Version classiqueVersion mobile

Los virreinatos de Nueva España y del Perú (1680-1740)

 | 
Bernard Lavallé

Introducción

Bernard Lavallé

Texte intégral

1El siglo xviii ha sido uno de los períodos privilegiados para los estudios sobre el Imperio español de América, pero fueron sobre todo sus últimas décadas las que, durante mucho tiempo, llamaron la atención de los especialistas. La época de las llamadas reformas borbónicas, en realidad, correspondió al reinado de Carlos III (1759-1788). De ello hay razones evidentes. Las decisiones que tomó entonces Madrid —en campos esenciales como la fiscalidad, la administración, el comercio trasatlántico, las relaciones interétnicas, etc.— desembocaron en profundas modificaciones. Casi todas significaron verdaderos trastornos y, no pocas veces traumas, para los antiguos equilibrios coloniales. Suscitaron, en muchos sectores de la sociedad y en prácticamente todas las regiones del Imperio, reacciones muy vivas y también, en general violentas, aunque de una variada duración y magnitud, así como con unas consecuencias diversas, tanto es así que las autoridades las denominaron con nombres diversos, según la gravedad y la importancia que les concedieron: tumultos, inquietudes, motines, levantamientos, sediciones, sublevaciones o rebeliones. En algunos países, como el Perú y Bolivia, la celebración del sesquicentenario de los movimientos liderados por Túpac Amaru o los hermanos Katari acentuó de manera notable esa tendencia, más todavía al coincidir con la voluntad historiográfica de proponer, en una perspectiva de larga duración, una profunda reconsideración del papel del mundo indígena frente al orden colonial, de su capacidad de resistencia e, incluso, para proponer planteamientos alternativos.

2En cambio, en el marco de las investigaciones hispanoamericanistas, hasta una fecha reciente, la primera mitad del siglo xviii no ha suscitado tanto interés. Lo mismo se puede decir, quizá de una manera más evidente, de las décadas finales de la centuria anterior que correspondieron y al ocaso de los Habsburgo con el reinado de Carlos II.

3Por lo tanto, constituían un terreno abierto y novedoso para la investigación esos años que median entre el evidente agotamiento y desgaste de un modelo colonial —en muchos aspectos ya obsoleto— y la imposición de otro, más moderno, fundado sobre valores políticos renovados así como un concepto más dinámico y reorientado de la relación centro-periferia.

4El tercer centenario de la llegada al trono español de los Borbones suscitó en la Península, pero también en la comunidad científica internacional, un rebrote de interés por ese período. Lo prueban, por ejemplo, la publicación de varias biografías de Carlos II (José Calvo Poyato, 1998, Jaime Contreras, 2003) o la reedición de libros sobre su tiempo (Henry Kamen, 2005) y, con mayor amplitud, de Felipe V (Henry Kamen, 2001; Carlos Martínez Shaw y Marina Alfonso Mola, 2001; Suzanne Varga, 2011) o de personajes que tuvieron entonces una actuación relevante como José Grimaldo (Concepción de Castro, 2004). Lo mismo se podría decir de la guerra de Sucesión (José Calvo Poyato, 1988 y 1993; Joaquín Albareda Salvadó, 2010). Este conflicto suscitó también varios simposios importantes, en algunos de los cuales se prestó una atención especial a sus repercusiones en el Imperio.

5En lo que a América se refiere, el déficit historiográfico ya no es tal. En estos últimos años, varios libros importantes han ido demostrando cambios notorios al respecto. Baste con citar aquí, solo a modo de ejemplo la obra de Adrian Pearce, The Origins of Bourbon Reforms in Spanish Southern América (Nueva York, 2014) —donde el autor propone, como indica el título, une revisión drástica de la cronología reformista— o el libro de Mariano A. Bonalian, El Pacífico hispanoamericano, política y comercio asiático e el imperio español (1680-1784) (México, 2012) —que ofrece une visión mucha más amplia y diferente en lo secuencial de la tradicional sobre un espacio colonial y comercial menos estudiado—. En cuanto a obras de varios autores, destacaríamos la que han publicado Jorge Gelman, Enrique Llopis y Carlos Marichal, Iberoamérica y España antes de las independencias (1700-1820) (México, 2015) y la de Allan Kuethe y Kenneth Andrien, The Spanish Atlantic World in the Eighteenth Century, War and the Bourbon Reforms, 1713-1796 (Nueva York, 2015) donde tan solo las épocas indicadas en los títulos revelan bien el interés de sus autores por reconsiderar las periodizaciones, comúnmente y desde hace mucho aceptadas, un proceso que en la historia ibérica no concierne solo al eximperio como prueba la temática de un gran simposio reciente reunido por dos prestigiosas universidades madrileñas («¿Decadencia o reconfiguración? Las monarquías de España y Portugal en el cambio de siglo [1640-1723]»).

6La Casa de Velázquez ha participado en esa renovación historiográfica. Hace algunos años había acogido un simposio organizado por la Sorbonne Nouvelle-Paris 3 centrado en «El primer siglo xviii en Hispanoamérica», cuyas actas se publicaron en Toulouse en 2012 (col. « Méridiennes »). El libro que aquí presentamos profundiza la reflexión entonces iniciada y retomada ulteriormente en el marco de otro encuentro realizado en el Instituto Mora de México a finales de 2013, con la ayuda de diversas universidades mexicanas y peruanas así como del Institut universitaire de France, por un grupo de conocidos investigadores franceses, españoles y procedentes de diversos países latinoamericanos con marcados intereses y una larga experiencia investigativa comunes sobre el período estudiado pero en cuanto a espacios diferentes. Este libro tiene varios objetivos:

  1. Comparar durante el período estudiado las evoluciones de los virreinatos americanos en el marco de las investigaciones actuales más recientes sobre:
    • La afirmación de identidades regionales ya bien visibles, cada vez más diversificadas y a veces conflictivas, al punto de obligar a reconsiderar el edificio administrativo heredado del siglo xvi, como mostró durante esos años la creación, complicada y por episodios, de un tercer virreinato, el de Nueva Granada.
    • Los contextos y los ritmos propios en esos espacios tan diversos de la economía que empezaban a cuestionar las antiguas estratificaciones coloniales (por ejemplo, el cambio de primacía en el Imperio entre el Perú y Nueva España) pues iban a marcar la centuria que se abría y habían de condicionar a la vez las grandes reformas de la segunda mitad del siglo xviii y las reacciones, de vigor variable en función de los contextos regionales, que habían de suscitar entre los sectores afectados en la sociedad.
  2. Ayudar la comparación de los virreinatos con los resultados de los temas de investigación que se han ido desarrollando en la investigación latinoamericanista a lo largo de las dos últimas décadas, no solo en el ámbito ultramarino del Imperio, como son las que se refieren a la ciudad letrada, a la naturaleza y dificultades de la administración, las élites de niveles diversos y las redes de poder, las prácticas culturales y políticas de las cortes virreinales, la reconsideración de los resultados de la actividad minera y de sus ritmos, los problemas visibles y crecientes como las aspiraciones cada vez más exigentes de la economía mercantil cuyas ambiciones tenían ya otros horizontes y suponían derroteros renovados.
  3. Proponer una bibliografía razonada que permita establecer una especie de balance sobre esos tremas y contribuya mayormente a hacer de este libro una referencia insoslayable y sobre todo útil.

7El libro se compone de once textos: algunos dialogan de un virreinato a otro (Langue y Peralta; Marchena y Del Valle; Bertrand y De la Puente), otros estudian un mismo tema en ambos conjuntos territoriales (Menegus y Castro) o, incluso, ofrecen un solo texto para una mirada cruzada sobre los dos virreinatos (Béligand y Valenzuela). En tres capítulos este libro cubre un abanico abierto de temáticas y problemáticas, en todo caso trata de ofrecer un esfuerzo de comprensión renovada y dinámica del período estudiado a partir de enfoques que, en muchos aspectos, se complementan e inciden unos sobre otros: las transiciones vividas por el mundo indígena, las interacciones de las élites y de las redes de poder; en fin, las evoluciones de la economía.

© Casa de Velázquez, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search