Epistola 2. La lettre diplomatique

 | 
Hélène Sirantoine

II. — Enjeux de pouvoir : le genre épistolaire et l'efficacité de l'acte

Territorios narrativos de la carta diplomática en Castilla

Las epístolas cruzadas de la Historia de preliis y la Historia Roderici

Amaia Arizaleta

Texte intégral

Cartas historiadas

  • 1 Este trabajo se inscribe en el proyecto financiado por el Ministerio de Economía y de Competitivida (...)
  • 2 Uso de una palabra con dos significados distintos dentro del mismo enunciado. Para el concepto de r (...)
  • 3 Historia Roderici, ed. de Falque.
  • 4 Nativitas et victoria Alexandri Magni regis es el título de la traducción, realizada en el siglo x (...)
  • 5 Pérez Rodríguez, 2013, § 8; Bautista, 2013, § 6.
  • 6 Véanse las contribuciones publicadas en el número 15 de la revista e-Spania (2013) dedicadas a «La (...)
  • 7 Bautista, 2010; Id., 2013, § 8: «El episodio tiene lugar después de que Rodrigo haya incurrido en l (...)
  • 8 Hägg, 1983, 126.

1Se ajusta al objeto de estas páginas1 comenzarlas dilógicamente, esto es, mediante una dilogía2: constituye un reto examinar las cartas de reto contenidas en la Historia Roderici o Gesta Roderici Campidocti3 a la luz improbable de otras cartas de desafío contenidas en la Historia de preliis —un término que emplearemos para englobar las tres versiones interpoladas de la Nativitas et victoria Alexandri Magni regis de León de Nápoles4—. Desde luego, uno de los episodios de la biografía del Cid (definida recientemente como obra «enigmática» o «única»5) que mayor atención ha despertado entre los especialistas que han renovado su status quaestionis6 sigue siendo el del intercambio de epístolas de desafío entre Rodrigo Díaz y Berenguer Ramón, conde de Barcelona, antes de la batalla de Tévar en 1090. Dichas epístolas, incorporadas a la trama narrativa, pintan sucesos históricos en sendos cuadros que dan color a la enumeración de sucesos militares. De la historicidad de los hechos expuestos en esta porción de la Historia Roderici no parece caber duda (otro es el problema de la autenticidad de las propias cartas)7; en cuanto a las cartas de Alejandro Magno y Darío III, su origen se inscribe en la relación histórica de un cambio de misivas entre el líder macedonio y el rey de Persa que tuvo lugar en 334, antes de la batalla del Gránico8.

2La comparación de estos dos conjuntos de misivas cruzadas, aun sobradamente hipotética, la facilita el reciente estudio de Francisco Bautista, quien reconoce la analogía de las cartas en cuestión y apunta a que

  • 9 Bautista, 2013, § 23.

… el único ejemplo temprano que he podido localizar de cartas intercambiadas antes de un enfrentamiento bélico procede no de una obra historiográfica sobre el pasado reciente, sino de un texto literario sobre Alejandro Magno, el Liber de gestis Alexandri Macedonii o Nativitas et victoria Alexandri Magni9.

3El empeño de esbozar un linaje discursivo para las epístolas cidianas que arranque en el relato del duelo verbal entre Alejandro y Darío III encuentra numerosos obstáculos, incluso con el aval teórico de principio del profesor Bautista, pues como este no deja de destacar, las cartas de la Historia Roderici se relacionan con prácticas militares contemporáneas a la obra y, además, enfrentan a dos individuos que, si bien pertenecen a la élite social, no son monarcas. Además, como se ha indicado, no puede negarse el componente histórico de esta última obra, cuando la estratificada historia alejandrina tiene mucho de novela.

  • 10 Pérez Rodríguez, 2013, §97. Quede constancia de la viveza de la cordial discusión entre Francisco B (...)
  • 11 Cizek, 2014.
  • 12 Ibid.

4Por otra parte, los contextos de creación de ambos textos parecen en suma alejados: la biografía cidiana es de alcance hispánico; su autor fue conocedor de la escritura notarial, seguramente procedente del oriente de la Península y, según cierto consenso que parece admitirse en los últimos tiempos, habría escrito su gesta a finales del siglo xii10. En cambio, la Historia de preliis (como Nativitas et victoria) mantiene en cada una de sus redacciones la ambición universalista de la narración de los hechos del imperio de Alejandro Magno; todas las versiones son de origen y carácter italiano11. Tanto J1 como J2 parecen anteriores a la Historia Roderici, sin certeza aquí tampoco. A este panorama complejo se suma el que la nueva propuesta de datación de la biografía del Cid coincidiría con el término post quem de la versión J3 de la Historia de preliis, 1184-1190. El texto de León de Nápoles ha sido fechado entre 951 y 95912.

  • 13 BNE, Madrid, ms. 9783, fos 20ro-49vo. El códice, de origen aviñonés, ha sido fechado en los siglos (...)
  • 14 Fos 48vo-51ro. Tampoco he podido leer el trabajo de licenciatura de Emilia Fernández Mier, Edición (...)
  • 15 BNE, Madrid, ms. 9783, fos 64ro-67vo.
  • 16 Me permito remitir a Arizaleta, 2014b.
  • 17 Historia de preliis, ed. de González Rolán, Saquero Suárez-Somonte, p. 28.
  • 18 Cizek, 2014, p. 55; recuerda que el texto ha sido transmitido por los cuatro manuscritos de Bamberg (...)
  • 19 La base de datos FAMA incluye la Historia de preliis entre los textos de mayor impacto en la cultur (...)
  • 20 Battistini, Charvet, 2004, p. 780. Véase, también, Arthur-Montagne, 2012.
  • 21 Se compararán las opiniones al respecto de Brand, 1962; Loud, 2010; y Harris, 2003.
  • 22 Bautista, 2013, § 22.

5Tomaremos en cuenta algunos datos como punto de partida: la recensión J1 forma parte del códice misceláneo 9783 de la Biblioteca Nacional de España13, bajo el título de Gesta Alexandri Magni imperatoris, que incluye el relato conocido como «Iter ad paradisum14» y precede la Historia breviata Alexandri Magni de Julio Valerio15. Es digna de atención semejante reunión de material alejandrino en un códice de cuya composición algo se dirá después. J2, como es bien sabido, fue ampliamente utilizada por el anónimo autor del Libro de Alexandre, así como por los redactores alfonsíes que armaron la cuarta parte de la General estoria, lo que significa que al menos un manuscrito de esta versión de la Historia de preliis circulaba en la península ibérica y, más precisamente, en Castilla, desde principios del siglo xiii16, si no antes. J3 fue también conocida en el espacio peninsular: el manuscrito 10222 de la Biblioteca Nacional de España contiene un Liber de gestis Alexandri Macedonis, del siglo xiv y procedente de la biblioteca del marqués de Santillana, que es versión de J317. De Nativitas no hay, hasta donde sé, manuscritos en España18. El memento de la presencia de las versiones de la Historia de preliis en la Península en los siglos xiii y xiv no nos autoriza a dar por sentado el conocimiento de estas en ese territorio años antes; ahora bien, dada la fama del episodio19, cabe suponer que el intercambio de cartas ofensivas entre Darío III y Alejandro transmitido por Nativitas y su progenie textual no habría sido desconocido para una audiencia castellana que hubiera reconocido en él aquello que nos interesa: la narración de un enfrentamiento verbal ritualizado mediante el artefacto de la epístola, una narración que conlleva la delimitación de las virtudes y el estado de cada uno de los contricantes in absentia. Es magro asidero, desde luego, para considerar la verosimilitud de una conexión directa entre la Historia Roderici y la Historia de preliis. Vale la pena, sin embargo, recordar los elementos que ambos conjuntos epistolares poseen en común: juzgados en cuanto a su autenticidad o no, bien pudieran merecer un examen de su valor como variantes de una práctica epistolar exitosa, la del diálogo de apariencia oral. No se olvide, por otra parte, que, desde que Plutarco las utilizara, las cartas de Alejandro han estado en el punto de mira de los especialistas, quienes han «erigé le doute en système20» (sistematizado la duda); algo semejante ha sucedido con otro intercambio apasionante entre líderes morales y militares, el de Federico Barbarroja y Saladino, considerado como apócrifo o como objeto histórico, según el punto de vista21. Si hubo algún tipo de enlace entre la Historia Roderici y la Historia de preliis, serán la fluidez narrativa y la creación de los personajes en piezas concebidas como epístolas y la apuesta de intensificar la caracterización del héroe, los elementos que sitúen ambas obras en idéntico territorio comunicativo. Al fin y al cabo, como recordaba Francisco Bautista, «lo más excepcional de todo este episodio es el texto mismo de las cartas22».

  • 23 Menéndez Pidal, 1947, vol. 1, pp. 376-381. Ténganse siempre en cuenta Bautista, 2013; Montaner Frut (...)
  • 24 Lo que merece el siguiente comentario de Montaner Frutos, 2011a, p. 31: «En cuanto a las tres carta (...)

6Unas cartas que están vinculadas en esencia a la escritura diplomática, de lo que es testigo como se ha dicho el diálogo amistosamente desafiante de los profesores Bautista y Montaner, quienes reviven las opiniones de Ramón Menéndez Pidal —defensor de que las epístolas de la Historia Roderici eran documentos auténticos, integrados con mayores o menores modificaciones en el texto historiográfico23—. Los conceptos de hibridez y ductilidad explican las características del modus de la carta; sobre ellos se asienta la posibilidad de estudiar las misivas como producto de usos escriturarios que asocian géneros, y siguen objetivos prágmaticos. Las misivas intercambiadas por Rodrigo y Berenguer, por Alejandro y Darío III, confirman una jerarquía de poderes, y ello mediante el viejo arte de la palabra fingida. Son estas cartas objetos de comunicación de preceptos emanados de competente autoridad: la del personaje y la del escritor. En ellas se textualizan diálogos; son dadas a ver como discursos públicos, actos comunes, que funcionan como narraciones de poder. Presentadas como mensajes verbales y como documentos escritos24, integraron sin duda a la audiencia en lo que hubo de ser, también, un juego de identificación de modelos.

Misivas a contraluz

  • 25 Konstantakos, 2015.
  • 26 Historia Roderici, ed. de Falque, § 37, p. 70.

7Aun si no podamos esclarecer la relación entre las cartas de la Historia de preliis y la Historia Roderici, el cotejo entre ambos intercambios mostrará las posiciones respectivas de los contrincantes epistolares en su enfrentamiento por la potestad de hecho, así como las técnicas de construcción ascendente, y antagónica de los conceptos de victoria y sumisión en una demonstración de ingenio basada en el conmover de los afectos25. El dosier alejandrino está compuesto de dos intercambios (dos amenazas de Darío III y dos respuestas de Alejandro); el dosier epistolar cidiano tan solo necesita de un intercambio explícito (a la amenaza de Berenguer responde Rodrigo), pues sus lectores disponen de los antecedentes que informan de cómo Rodrigo había dado a conocer a su aliado al-Mustaʿīn, rey de Zaragoza, sus intenciones y desprecio por Berenguer: Comitem uero et suorum bellatorum multitudinem omnino uilipendo et sperno26. El intercambio entre el griego y el persa es entrecortado en la Historia de preliis por los discursos del primero a sus hombres y por una carta del segundo a los sátrapas, con su consiguiente respuesta. En anejo se transcriben estas cartas.

  • 27 Esperando un estudio detallado sobre esta cuestión, véase Kulikowski, 1998.
  • 28 Montaner Frutos, 2011a, p. 10.
  • 29 Historia Roderici, ed. de Falque, §38.
  • 30 Ibid., § 39.
  • 31 Ibid., sugiere que «el tono del contenido hace muy improbable que se pusiese por escrito, sobre tod (...)
  • 32 Arizaleta, 2008.

8Ambas cartas vienen intercaladas en el relato global de las gestas de Rodrigo y Alejandro y van engastadas en una cadena de múltiples mensajes transmitidos por vía oral o escrita, cuyo objetivo es disuadir, informar, aconsejar, dar pruebas de amistad y solicitar27. Como ha señalado Alberto Montaner, la «dirección diplomática28» de las epístolas cidianas (y también en este caso de las alejandrinas) explica el uso común de fórmulas que se refieren a la puesta por escrito de datos, afectos, órdenes o amenazas, como sucede en el caso que nos ocupa: la carta de Berenguer se refiere a una versión escrita del mensaje: … uidimus tuam epistolam quam misisti ad Almuzahen29, de igual modo que la respuesta de Rodrigo: … scripsi ad Almuzahen meam cartam30. Idéntica hecho sucede con el intercambio entre Alejandro y Darío III, en que se declara que el persa (acostumbrado a la escritura de misivas —… direxit epistolam satrapibus), … rescripsit Alexandro epistolam continentem ita, y cómo el griego mandó responder a su contrincante: … precepit Alexander scribere epistolam Dario, scripsit epistolam Dario continentem ita. Preguntarnos si los mensajes han sido real e históricamente puestos por escrito, o no31, no resulta, creo, del todo pertinente: lo que prevalece en esta construcción narrativa es que expone la palabra circular de los documentos32 mediante la representación de la lectura oral del mensaje, la cual se encarna en escrituras posteriores.

9Comienzan ambos intercambios por la precisión de que los mensajes han sido previamente escritos —y luego han sido vistos y oídos (uidimus, audiuimus)— respectivamente por Berenguer y Darío, así como por sus soldados y acompañantes más cercanos, cuyo valor es el de testigos anónimos del acta. Importa esa escenificación inherente al documento diplomático. Téngase en cuenta que ambos conjuntos epistolares siguen la estructura inicial de las actas; tras la intitulación (sencilla en el caso de la presentación de Rodrigo como otorgante, de dominio en el caso de Berenguer, de exaltación de poder en el caso de Alejandro y Darío III; conjunta en el caso hispánico: cum meis militibus, cum meis sociis) y la salutatio, sigue el muy novelado dispositivo. No hay lugar, sin embargo, para los elementos del escatocolo. Estamos ante un discurso ficcional, en el que cobran forma mediante un juego de espejos los caracteres internos del documento. Ello concede a las epístolas un color dramático variado, ceñido eso sí a los verbis litigiosis, a las talia verba que los personajes de Alejandro y Rodrigo dicen no apreciar, en una pintura sombreada por el escarnio gratuito hecho por Darío III a Alejandro, y por las burlas, justificadas a posteriori por Rodrigo, de las que es objeto Berenguer.

  • 33 Véase sobre todo esto el estudio minucioso de Bautista, 2013.

10Las inflexiones de estas misivas son las de una violencia implícita, algo chulesca y muy atractiva (lo que explica sin duda el éxito en la tradición occidental y oriental de las cartas entre Alejandro y Darío III). En ellas no importa tanto cuál de los personajes tenga razón en esos duelos verbales que preceden las confrontaciones militares como los puntos de vista de los duelistas y la caracterización moral de estos, tendente a demostrar la mayor legimitidad ética de los dos héroes de las gestas, Alejandro y Rodrigo33. Es esa tonalidad la que, en primer lugar, permite plantear la posibilidad de una influencia entre las cartas alejandrinas y las misivas cidianas de la Historia Roderici. Ahora bien, estimo que algunos elementos textuales acaso puedan asentar un poco más la hipótesis de que el autor de la gesta latina de Rodrigo hubiera leído o conocido de primera mano una versión de la Historia de preliis: porque si la carta de Rodrigo ha sido pautada sobre la de Berenguer, las misivas de la Historia Roderici se asemejan lo suficientemente en su textura a las de la Historia de preliis como para defender la propuesta de que el autor de la primera se inspirara en la segunda.

  • 34 Historia de preliis, ed. de González Rolán, Saquero Suárez-Somonte, § 31.

11Sin detenernos en coincidencias puntuales como el uso común del adverbio citius o incluso la alusión en la Historia de preliis a los montes que desempeñan un papel fundamental dentro de las acusaciones de cobardía de Berenguer a Rodrigo (cum tuo monte confidens in illo uis nobiscum debellare), ni en la semejanza de las expresiones que dan cuenta del contexto comunicacional (Perlecta hac epistola coram Roderico et ab eo audita, iussit continuo suam epistolam scribere, Alexander autem precepit ipsam epistolam legere coram omnibus militibus suis; scribere fecit epistolam huiusmodi se laegationem continentem, scripsit epistolam Dario continentem ita, etc.), o de las amenazas ante la persistencia del escarnio soportado (Darío III avisa a Alejandro, quodsi hoc facere non potueris, y Berenguer a Rodrigo, si autem hoc factum nolueris), sí que resulta llamativo el análogo discurso sobre la afrenta verbal padecida (Berenguer se queja de cómo Rodrigo per epistulam tuam nos spreuisti et derisisti, iniuriam et derisionem nobis fecisti; por su parte Alejandro había expresado querella contra las razones insultantes de Darío: Turpitudo et dedecus est tam lucidissimo atque magnificentissimo imperatori homini parvo talia verba dirigere34).

12Las ofensas recibidas son de peso: Rodrigo compara el valor de Berenguer y de sus gentes con el de las esposas de estos, lo que provoca el grandísimo malestar del conde de Barcelona,

  • 35 Historia Roderici, ed. de Falque, § 38.

… nostris uxoribus nos assimilasti […] quod possimus tibi monstrare quam plus ualemus quam nostre mulieres […] te et tuos derisi et derridebo et uestris uxoribus propter uestras femineas uires uos coequiparaui et assimilaui35;

y Darío III no había dudado en tratar a Alejandro de fámulo y de niñato,

  • 36 En el texto de Nativitas, los regalos son spera y virga curva. En J1 y J2 aparece el término zocani(...)
  • 37 Historia de preliis, ed. de González Rolán, Saquero Suárez-Somonte, § 29.

… redire ad matrem tuam et requiescere in sinu illius. Ecce dirigo tibi pilam ludicram et zocani36 cum quo ludas et cantram aeuream cum qua exerceas et cogites iocandi causam […] famulo meo Alexandro dicendo mandamus37,

enviándole juguetes (una pelota, un martinete redondo, un zurrón), harto ofensivos para un joven general, así como un saquito de semillas de amapola. El relato del ingenio del griego al reelaborar el uso de dichos objetos (la pelota es interpretada por Alejandro como una señal de que dominará el mundo esférico; el martinete, como indicio de que los poderosos inclinarán sus cabezas ante su poder; y el zurrón, como signo de que los nuevos súbditos entrarán en su dominio; la simiente le sirve como pretexto para enviar a Darío III unos granos de pimienta, más agresivos que la adormidera) constituyó una de las garantías de la recepción entusiasta de las cartas de desafío entre Alejandro y Darío III a lo largo del tiempo. El menosprecio del enemigo sostiene el contenido de las epístolas, que sirven para, en el caso de la Historia de preliis, demostrar la imprudencia y soberbia de Darío III, y la inteligencia eficaz de Alejandro; y en el caso de la Historia Roderici, para corroborar que Berenguer merece la burla, por traidor y, sobre todo, porque esta ha de servir como detonante que provoque la lucha entre ambos:

  • 38 Historia Roderici, ed. de Falque, § 39.

… te et tuos derisi et derridebo et uestris uxoribus propter uestras femineas uires uos coequiparaui et assimilaui. Nunc autem non poteris te excusare qui [n] mecum pugnes, si [ex]pugnare ausus fueris38.

13El autor de la Historia Roderici transforma la ofensa de Rodrigo en motivo estratégico y logra el mismo objetivo que Alejandro: poner en evidencia la inferioridad del jefe enemigo.

14Vinculado a este momento simbólico en el intercambio de epístolas entre el griego y el persa se halla el empleo del verbo intelligere, que define a Alejandro como un hermeneuta capaz y como un hábil reescritor de la historia. No me parece que sea una casualidad el hecho de que Rodrigo dé inicio a su respuesta al airado Berenguer confirmando que él también ha entendido la expresión verbal de la afrenta: Scias quia tuam audiui cartam et, quod in ea continebatur, totum intellexi. Intellexi en la Historia Roderici; intelligo repetido cuatro veces en la Historia de preliis, para deshacer la interpretación primera de los regalos de Darío III.

  • 39 Konstantakos, 2015.

15No es posible ir más lejos; quede constancia, sin embargo, de que el Alejandro de la Historia de preliis y el Rodrigo de la Historia Roderici tienen en común su wit39, su facultad discursiva de desmontar los argumentos del contricante y llevarlo a terreno desfavorable, tanto con su astucia verbal, como por las armas. La superioridad de Rodrigo y de Alejandro como líderes militares y como individuos dotados de un excelente entendimiento queda así demostrada: el griego, objeto de acoso por su juventud, se impone ante el emperador; el castellano, aparentemente agresor por haberse burlado en primer lugar del aragonés, justifica argumentadamente su posición y sus razones para desafiar a su enemigo. Las cartas hacen héroes.

Epístolas artefactas: el territorio literario

  • 40 Véase Montaner Frutos, 2011a, p. 31.
  • 41 Ibid., p. 30.
  • 42 Ibid., p. 31.

16La competencia epistolar de ambas historias se salda con la victoria y adquisición del poder moral para dos de los contrincantes. Dicha ventaja se adquiere mediante la argumentación minuciosa y el recurso a la gradación, con una buena medida del suspense en los dos casos que nos ocupan: el personaje de Rodrigo, que aparece en un primer momento como el ofensor, transforma la percepción de las cartas y causa la toma de iniciativa de los barceloneses (Cum autem Berengarius cum omnibus suis hanc audisset epistolam…40). Alejandro, objeto aparente de humillación, invierte situación y circunstancias. Tal evolución es fruto de un trabajo artístico, probablemente «a partir de noticias tradicionales sobre las graves injurias que ambos enemigos se habían cruzado41», lo que nos sitúa en el territorio de la narración literaria en que con mayor eficacia puede mostrarse la índole de los personajes. La forma estructurada de la carta diplomática se ha adaptado al relato de suspense épico, lo que en mi opinión garantiza la recepción de las epístolas y determina totalmente la capacidad de Rodrigo y Alejandro. Citando de nuevo a Alberto Montaner sobre la Historia Roderici, «las cartas conforman un intertexto dentro del texto mismo de la biografía latina42»; lo mismo se puede decir de la Historia de preliis. Lo que importa, sin embargo, es la probabilidad diplomática de este cruce epistolar y su eficacia.

  • 43 Ross, 1963; Voorbij, « Additions to Ross’s check-list of Alexander texts »; Gaullier-Bougassas, 201 (...)
  • 44 Véase Carlos Villamarín, 2008.
  • 45 Bautista, 2011. Por supuesto, todo lo dicho a la luz también de Id., 2010.
  • 46 Id., 2011, p. 98.

17Se me permitirá un último apunte, relativo a la hipótesis de que la lectura de la Historia de preliis haya podido incitar al autor de la Historia Roderici a incluir cartas de desafío en su biografía. El material alejandrino forma parte muy a menudo de códices misceláneos que compendian información relativa a la historia universal o al espacio mediterráneo y oriental43. De tales continuos narrativos es ejemplo el ya citado manuscrito 9783 de la Biblioteca Nacional de España, o el 8831, custodiado en la misma biblioteca, de grandísimo interés para las cuestiones que nos ocupan44 —por citar solo códices que compilan piezas de los siglos xii y xiii—. Sabemos que el manuscrito 9783 es de origen francés, procedente de la biblioteca del marqués de Cambis-Velleron en Aviñón; sirva ahora de muestra de la posibilidad de que el autor de la biografía cidiana conociera el continuo narrativo que estamos comentando, que quizá lo condujese por los caminos atajados de la «memoria de Carlomagno» que magistralmente ha estudiado Francisco Bautista45. Una «distante convivencia» pudo existir entre la materia carolingia y la gesta alejandrina, si tenemos en cuenta que es por el Pseudo-Turpín como comienzan algunos de los códices en que figura la Historia de preliis o Gesta Alexandri magni imperatoris. Un botón de muestra es nuestro manuscrito 9783, en el que la Historia Karoli Magni et Rotholandi antecede inmediatamente la gesta alejandrina, o bien el ms. latín 8866 de la Bibliothèque nationale de France, donde el Pseudo-Turpín convive con Dares Frigio, Isidoro y con otro material sobre Alejandro. No me es posible medir cuál debió de ser la situación hispánica a partir de estos ejemplos franceses; piénsese aun así que el Carmen de expugnatione Almariae urbis, escrito en torno a 1150, compara a Álvar Fáñez con Roldán y Oliveros, y ofrece así «el primer caso en que junto a los héroes franceses figuran los caballeros hispánicos, […] compartiendo un mismo universo literario, que no es otro que el de la épica romance46». Más aún, la Historia Karoli incluye a Alejandro en su desarrollo literario y evoca su enfrentamiento con Darío III, en el fragmento dedicado a considerar el peligro mortal al que se exponen los combatientes si mantienen relaciones sexuales previamente a la batalla:

  • 47 Historia Karoli, ed. de Meredith-Jones, p. 185.

Quidam enim terreni principes, Darius scilicet et Antonius, olim cum uxorum comitatu perrexerunt in bellum, et ambo ibi corruerunt, Darius superatus aba Alexandro, Antonius vero ab Octaviano Augusto47.

18Cabe, pues, preguntarse si un códice que reuniera materia carolingia y alejandrina no hubiese podido caer en las manos del autor de la Historia Roderici y despertar en él la idea de aderezar el desafío de Rodrigo a Berenguer con los insultos referidos a la escasa virilidad de la hueste de este último. Darío III, alter ego de Berenguer en el esquema del duelo verbal, es vencido por Alejandro por hallarse rodeado de mujeres. La supuesta fragilidad femínea del barcelonés (que Rodrigo no tiene reparos en destacar: uestris uxoribus propter uestras femineas uires uos coequiparaui et assimilaui) puede aparecer como el resultado de una compleja suma: la de la estructura de la carta de desafío heredada de la Historia de preliis junto a una híbrida argumentación dispositiva que imitaba la forma de la carta diplomática, a la que se añadiesen detalles bebidos en textos compañeros de la gesta de Alejandro, relacionados de alguna manera con la gesta cidiana.

19Como comenzaba conviene terminar: el reto entre varones ilustres sigue siendo grande y la resolución de la contienda, apenas visible. Quede, sin embargo, expuesta la permeabilidad de los modelos diplomáticos y conste cómo el espacio textual jurídico se prestaba, a finales del siglo xii y en la Península, a muy interesantes reescrituras semánticas. Estas cartas de desafío son representaciones bien medidas del proceso de accesión al poder y son piezas de arte literario que avivan la incertidumbre y, por lo tanto, la disposición de los receptores a seguir bebiendo las palabras de los héroes. Los personajes se (auto)caracterizan con mayor complejidad al ser presentados como hombres valientes, incluso soberbios, dotados de una cierta hybris. La noción no sorprende si la aplicamos a Alejandro Magno; acaso nos coja desprevenidos si la atribuímos al Cid. No deja de ser un reto estudiar estas cartas de reto, formalizadas dentro de la probabilidad diplomática.

Annexes

Anexo. — Transcripción de las dos cartas de Darío III frente a la carta de Berenguer, y las dos respuestas de Alejandro frente a la de Rodrigo

a. Historia Roderici, 38-39
Fuente: ed. de Falque, pp. 71-74. La propia Emma Falque ha editado las cartas cidianas de manera autónoma (Falque, «Cartas entre el conde Berenguer de Barcelona y Rodrigo Díaz de Vivar») y ha propuesto una traducción al castellano de las mismas (en Historia Roderici, trad. de Falque, pp. 127-137).
b. Historia de preliis, J2, 29-35
Fuente: ed. de González Rolán, Saquero Suárez-Somonte, pp. 74-82. El texto que se transcribe aquí (pese a los problemas evidentes que plantea) permite un cotejo fiable, pues nos hallamos ante la disyuntiva de una imposible elección de una de las versiones de la historia. Se tienen en cuenta por supuesto las respectivas ediciones de Pfister, Der Alexanderroman des Archipresbyters Leo; y las de las varias recensiones: Historia Alexandri Magni (Historia de Preliis), ed. de Hilka, Steffens, 1979 (J1); de Hilka, Burgmeister, 1976 (J2) y de Hilka, Grossmann, 1977 (J2); de Steffens, 1975 (J3)
Berenguer a Rodrigo
Altera autem die comes scribere fecit epistolam huiusmodi se laegationem continentem et scriptam Roderico per nuntium misit: Ego Berengarius, comes Barcinonensium, cum meis militibus dico tibi Roderico qua uidimus tuam epistolam, quam misisti ad Almuhazen et dixisti ei quod eam nobis ostenderet, que nos derisit ac nimium uituperauit atque ad maximam insaniam nos excitauit. Antea nobis feceras quam plures iniurias, quibus deberemus contra te esse infesti et ualde irati, quanto magis pro derisione, qua per epistulam tuam nos spreuisti et derisisti, debemus tibi esse inimici et aduersarii! Peccuniam nostram, quam nobis abstulisti, adhuc penes te † habeam †. Deus autem, qui potens est, de tantis iniuriis a te nobis illatis uindicabit. Aliam quoque deteriorem iniuriam et derisionem nobis fecisti, qua nostris uxoribus nos assimilasti. Nos autem nolumus tan nephanda derisione te deridere neque tuos homines, sed rogamus et obsecramus Deum celi ut ille tradat te in manus nostras et in potestate nostra, quod possimus tibi monstrare quam plus ualemus quam nostre mulieres. Dixisti etiam regi Almuhazen quia, si nos ueniremus ad tecum bellare, plus citius exires nobis obuiam quam ipse posset reuerti in Monteson et, si nos tardaremus uenire contra te, tu nobis in uia occurreres. Precamur ergo te multum uti iam nos non uituperes ob hoc, quod hodie non descendimus ad te. Ideo enim hoc facimus, quia uolumus nos certificare de tuo exercitu et de tuo contenimento. Videmus namque quia una cum tuo monte confidens in illo uis nobiscum debellare. Videmus etiam et cognoscimus quia † montes et † corui et cornelle et nisi et aquile et fere omne[s] genus auium sunt dii tui, qui plus confidis in auguriis eorum quam in Deo. Nos autem credimus et adoramus unum Deum, qui nos de te uindicet et in manibus nostris te tradat. Scias uero ueritatem quod cras ad auroram, Deo uolente, uidebis nos prope te et ante te. Si autem exieris ad nos in plano et separaberis te a monte tuo, eris ipse Rodericus, quem dicunt bellatorem et Campeatorem. Si autem hoc factum nolueris, eris talis, qualem dicunt in uulgo Castellani aleuoso et in uulgo Francorum bauzador et fraudator. Nichil quippe tibi prestabit ostendere similitidinem tanti roboris te habere. Non leuabimur super te nec discedemus a te, quousque uenias in manibus meis mortuus aut captiuus et ferreis compedibus illaqueatus. Tandem uero faciemus de te alboroz illud idem, quos scripsisti et fecisti tu ipse de nobis. Deus autem uindicet suas ecclesias, quas uiolenter confregisti et uiolasti.
Epistola Darii ad Alexandrum (1)
[…] et epistolam continentem ita:Darius rex regum terrenorum, parens solis, qui lucet una cum Persidis diis, famulo meo Alexandro dirigo gaudium. Audiuimus denique de te quod pro nostra inimicitia venias per vanam gloriam quam habes et coadunasti quippe quosdam latrunculos et vis confligere cum multitudine Persarum. Quin immo si adunare homines totius mundi potueris, non prevales resistere plenitudine Persarum, quia multitudo Persarum coequatur stellis celi et arene que est in litore maris. Un de oportet te iam penitere in hoc quod operatus es; quapropter precipio tibi tornare gressum et redire ad matrem tuam et requiescere in sinu illius. Ecce dirigo tibi pilam ludicram et zocani cum quo ludas et cantram aeuream cum qua exerceas et cogites iocandi causam. Cognosco de te quia pauper es et miserrime indiges; tantum enim aurum requiescit in Persida, quod vincit claritatem solis. Tu autem vade citius et resipisce ab hac stultitia et demoniaca quam ageris gloria, quia, si in ipsa perseverare volueris, dirigo ad te milites qui te apprehendant non quomodo filium Philippi, sed quomodo principem latronum et cruci te affligi precipiam.Epistola Darii ad Alexandrum (2)Darius rex Persarum famulo meo Alexandro dicendo mandamus. Scias qui in universo mundo laudatum et nome Darii, quin immo eitam et dii laudant nomen eius. Tu itaque quomodo ausus es transire flumina et mare et montes et venire contra me ? […] Verumtamen ut cognoscas qualis et quantus est meus exercitus, significabo tibi illud per hanc sementem papaveris quam dirigo tibi in mantico. Vide itaque quia, si hoc numerare potueris, pro certo scias qui numerabitur populus meus; quodsi hoc facere non potueris, revertere in terram tuam et obliviscere quod fecisti, et amplius non ascendant in cor tuum falia facere.
Rodrigo a Berenguer
Perlecta hac epistola coram Roderico et ab eo audita, iussit continuo suam epistolam scribere et comiti mittere, que hanc continent responsionem:
Ego Rodericus simul cum meis sociis tibi Berengario comiti et tuis hominis salutem. Scias quia tuam audiui cartam et, quod in ea continebatur, totum intellexi. In ea namque dixisti quia scripsi ad Almuzahen meam cartam in qua t<e> et tuos homines derisi et blasphemaui. Verum certe dixisti. Blasphemaui enim te et tuos homines et adhuc blasphemo. Dicam ergo tibi pro quo te uituperaui. Quandoquidem eras cum Almuzahen in partibus Calataiub coram illo tunc blasphemauisti dicens ei quia propter tuum pauorem non eram ausus intrare istas terras. Tui quoque homines, uidelicet Raymundus de Bar<bar>an et alii milites, qui cum eo erant, hoc idem regi Aldefonso me deridendo dixerunt in Castella coram Castellanis. Tu ipse etiam, Almuzahen presente existente, dixisti regi Aldefonso quia mecum omnino pugnasses et de terris de Alfagib uinctum me quidem eiecisses et in terris supradictis te spectare nullomodo auderem, sed regis amore hoc totum facere dimisisti et eius amore me hactenus non inquietasti et, quia eius eram bassallus, idcirco dedecus mihi inferre pepercisti et <iniuriam irrogare> mihi noluisti. Propter huiusmodi conuitia tali derisione mihi illata, te et tuos derisi et derridebo et uestris uxoribus propter uestras femineas uires uos coequiparaui et assimilaui. Nunc autem non poteris te excusare qui<n> mecum pugnes, si [ex]pugnare ausus fueris. Si autem ad me uenire recusaueris † me quecumque † in eius amore † habeor †. Si autem ausus es ad me uenire cum exercitu tuo, iam ueni † mecumque † non formido. Non credo te ignorare quod tibi et tuis hominibus fecerim, qualiter uobis nocuerim. Michi quidem notum est quod fecisti conuenientiam cum Alfagib, quod daret tibi peccuniam et tu de terris suis omnino <me> expelleres atque eiceres. Credo namque quia promissa implere formidabis et ad me uenire mecumque pugnare minime penitus audebis. Ad me autem uenire non recuses, quia in planiori loco, qui planior in cunctis terris istis uidetur, esse uideor. In rei certitudine tibi dico quia, si tu et tui ad me uenire uolueritis non proderit uobis. Dabo quidem uobis uestram solidatam, sicut dare uobis soleo, si forte uenire ad me ausi fueritis. Si autem ad me uenire recusaueris mecumque pugnare ausus non fueris, mittam litteras meas ad dominum regem Aldefonsum et nuntios mittam ad Almuzahen. Dicam eis quia, quicquid promisisti et supplendum te iactasti et uentilasti, pauore meo perterritus adimplere nequisti. Non solum his duobus regibus uerum et uniuersis nobilibus tam Christianis quam Sarracenis hoc innotescere e<t> scire omnino faciam. Tam uero Christiani quam Sarracenit t<e> a me fuisse captum et pecuniam tuam et pecuniam omnium tuorum penes me esse habitam proculdubio sciant. Nunc autem in plano te expecto securo et robusto animo. Si forte ad me uenire conaberis, ibidem tue pecunie partem uidebis, sed non ad tuum prouectum, imo ad tuum detrimentum. Te autem superfluis jactando uerbis me iam uictum aut captum aut mortuum in manu tua necnon ducere retulisti. Hoc autem in manu Dei est, et non in tua. Me autem falsissime deludendo dixisti quod feci aleue ad forum Castelle aut bauzia ad forum Gallie, quod sane proprio ore plane mentitus est. Nunquam enim feci tale quid, ipse autem fecit istud, qui iam probatus est in talibus traditionibus, quem tu bene cognoscis et plures tam Christiani quam pagani talem, qualem ego dico, esse proculdubio cognoscunt. Iam diu est, ex quo contendimus uerbis litigiosis. Parcamus huiusmodi uerbis et, sicut proborum militum mos est, inter nos diuidatur huiusmodi litigium uiribus armorum nobilibus. Veni et noli tardare. Accipies quidem a me tuam solidatam, quam tibi dare soleo.
Epistola Alexandri ad Darium (1)
Alexander autem precepit ipsam epistolam legere coram omnibus militibus suis […] Alio itaque die precepit Alexander scribere epistolam Dario imperatori continentem ita:
Alexander filius Philippi et Olimpiadis Dario regi terreni regni, parenti solis, qui lucet una cum Persidis diis, dicendo mandamus: Turpitudo et dedecus est tam lucidissimo atque magnificentissimo imperatori homini parvo talia verba dirigere et cotidie manere in suspectione posse ledi a me, tu qui es parens solis et resides in throno Mithre et fulges una cum Persidis diis […] De eo autem, quod direxisti nobis pilam ludicram et zocani cum quo luderem atqua cantram auream cum qua exercam et cogitem iocandi causam, hoc futurum in me esse intelligo: per rotunditatem pile intelligo quia subiugabitur mihi imperium totius orbis; per zocani intelligo quia sicut illud curvum est a capite, sic curvabunt ante me capita sua omnes potentissimi reges; per cantram auream intelligo me esse victorialem et censum ab hominibus recipere, qui tu qui magnus es et excelsus pre omnibus primum censum nobis misisti cantram auream.
Epistola Alexandri ad Darium (2)
Cum autem venissent ipsi missi Darii imperatoris ad Alexandrum, obtulerunt ei epistolam pariter et sementem papaveris, statimque Alexander iussit legere ipsam epistolam […] scripsit epistolam Dario continentem ita:Alexander filius Philippi et regine Olimpiadis Dario regei Persarum. Scias qui plurime epistole advenerunt nobis que impellunt nos invitos facere que dico […] ut cognoscas quia multitudinem sementis papaueris vincit acritas huius parvissimi piperis.Cumque fuisset scripta hec epistola, vocavit Alexander ipsos missos Darii et dedit illis ipsam epistolam et piper pariter et dona optima et dimisit eos. Deinde amoto exercitu cepit ire.

Notes

1 Este trabajo se inscribe en el proyecto financiado por el Ministerio de Economía y de Competitividad, HAR2013-42925-P, «Poderes, espacios y escrituras en los reinos occidentales hispánicos (siglos xi-xiv)». Agradezco a Hélène Sirantoine, responsable de la publicación del presente volumen, su inmensa paciencia, y a Francisco Bautista, su amistad y el haberme permitido consultar un borrador de su estudio (Bautista, 2013).

2 Uso de una palabra con dos significados distintos dentro del mismo enunciado. Para el concepto de reto o riepto, véanse Zaderenko, 1998; Montaner Frutos, 2006, 2011a, 2011b, 2012, 2013, en particular §28; y Bautista, 2013.

3 Historia Roderici, ed. de Falque.

4 Nativitas et victoria Alexandri Magni regis es el título de la traducción, realizada en el siglo x por León de Nápoles, de una de las versiones de la Novela de Alejandro del Pseudo Calísthenes; del siglo xi es la reescritura conocida como Historia de preliis J1; la versión J2 data de principios del xii; de fines del siglo xii o principios del siglo xiii, la versión J3. Véase Cizek, 2014. Para el texto de la Nativitas, véase Pfister, Der Alexanderroman des Archipresbyters Leo.

5 Pérez Rodríguez, 2013, § 8; Bautista, 2013, § 6.

6 Véanse las contribuciones publicadas en el número 15 de la revista e-Spania (2013) dedicadas a «La Chronica Adefonsi imperatoris y la Historia Roderici: dos crónicas particulares del ‎siglo xii» (dir. Alberto Montaner Frutos).

7 Bautista, 2010; Id., 2013, § 8: «El episodio tiene lugar después de que Rodrigo haya incurrido en la ira de Alfonso VI, tras el confuso desencuentro de Aledo; a partir de este momento, Rodrigo, que actúa en el oriente peninsular, se establece como un poder más en la zona, independiente del rey de León y Castilla, y ello le conduce a un conflicto que lleva a redefinir su papel en dicha región.» Compárese siempre con Montaner Frutos, 2011a, 2011b, 2012, 2013.

8 Hägg, 1983, 126.

9 Bautista, 2013, § 23.

10 Pérez Rodríguez, 2013, §97. Quede constancia de la viveza de la cordial discusión entre Francisco Bautista y Alberto Montaner, que mantienen posiciones opuestas en cuanto a la autenticidad de las epístolas que hoy me interesan o la datación de la obra. Por lo que me respecta, encuentro convincentes los argumentos a favor de que la Historia Roderici sea un producto finisecular.

11 Cizek, 2014.

12 Ibid.

13 BNE, Madrid, ms. 9783, fos 20ro-49vo. El códice, de origen aviñonés, ha sido fechado en los siglos xiii-xiv, si bien se le ha propuesto también una datación del siglo xii. Véase Alvar, 1991, p. 7, n. 10. No me ha sido posible consultar el trabajo de investigación de doctorado de María A. Moreno Gilmarín, Historia de preliis Alexandri Magni: edición y estudio del manuscrito 9783 de la Biblioteca Nacional de Madrid, defendido en 2004 en la Universidad Complutense de Madrid, bajo la dirección de Tomás González Rolán.

14 Fos 48vo-51ro. Tampoco he podido leer el trabajo de licenciatura de Emilia Fernández Mier, Edición y estudio del Iter ad Paradisum y de la Historia breviata Alexandri Magni, según el ms. de la B.N. de Madrid n° 9.783, defendido en 1978 en la Universidad Complutense de Madrid, bajo la dirección de Tomás González Rolán.

15 BNE, Madrid, ms. 9783, fos 64ro-67vo.

16 Me permito remitir a Arizaleta, 2014b.

17 Historia de preliis, ed. de González Rolán, Saquero Suárez-Somonte, p. 28.

18 Cizek, 2014, p. 55; recuerda que el texto ha sido transmitido por los cuatro manuscritos de Bamberg, Londres, Múnich y París.

19 La base de datos FAMA incluye la Historia de preliis entre los textos de mayor impacto en la cultura mediolatina; véase Institut de recherche et d’histoire des textes (IRHT-CNRS), 2015.

20 Battistini, Charvet, 2004, p. 780. Véase, también, Arthur-Montagne, 2012.

21 Se compararán las opiniones al respecto de Brand, 1962; Loud, 2010; y Harris, 2003.

22 Bautista, 2013, § 22.

23 Menéndez Pidal, 1947, vol. 1, pp. 376-381. Ténganse siempre en cuenta Bautista, 2013; Montaner Frutos, 2011a; Id., 2011b; e Id., 2012.

24 Lo que merece el siguiente comentario de Montaner Frutos, 2011a, p. 31: «En cuanto a las tres cartas relacionadas con Tevar, la dirigida por Rodrigo a al-Mustaʿīn, la enviada por Berenguer Ramón II a Rodrigo y la recíproca, puede advertirse de entrada la ya señalada incoherencia entre el hecho de que la primera se presente como un mensaje verbal y luego se aluda a ella como una misiva escrita, lo que no deja de ser sospechoso.»

25 Konstantakos, 2015.

26 Historia Roderici, ed. de Falque, § 37, p. 70.

27 Esperando un estudio detallado sobre esta cuestión, véase Kulikowski, 1998.

28 Montaner Frutos, 2011a, p. 10.

29 Historia Roderici, ed. de Falque, §38.

30 Ibid., § 39.

31 Ibid., sugiere que «el tono del contenido hace muy improbable que se pusiese por escrito, sobre todo en una época en que la carestía del material y de todo el proceso escriptorio reducían su empleo a lo indispensable».

32 Arizaleta, 2008.

33 Véase sobre todo esto el estudio minucioso de Bautista, 2013.

34 Historia de preliis, ed. de González Rolán, Saquero Suárez-Somonte, § 31.

35 Historia Roderici, ed. de Falque, § 38.

36 En el texto de Nativitas, los regalos son spera y virga curva. En J1 y J2 aparece el término zocani, transcripción del persa čowgãn, «martillo». Véase Casari, 2012, p. 189.

37 Historia de preliis, ed. de González Rolán, Saquero Suárez-Somonte, § 29.

38 Historia Roderici, ed. de Falque, § 39.

39 Konstantakos, 2015.

40 Véase Montaner Frutos, 2011a, p. 31.

41 Ibid., p. 30.

42 Ibid., p. 31.

43 Ross, 1963; Voorbij, « Additions to Ross’s check-list of Alexander texts »; Gaullier-Bougassas, 2014.

44 Véase Carlos Villamarín, 2008.

45 Bautista, 2011. Por supuesto, todo lo dicho a la luz también de Id., 2010.

46 Id., 2011, p. 98.

47 Historia Karoli, ed. de Meredith-Jones, p. 185.

Auteur

Université Toulouse 2 Jean-Jaurès

© Casa de Velázquez, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540