Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Epistola 2. La lettre diplomatique

 | 
Hélène Sirantoine

I. — Enjeux d’écriture : origines et développements épistolaires de l'acte

La epístola romana y su pervivencia en la cancillería castellana (1400-1450)

María Josefa Sanz Fuentes

Texte intégral

1Cuando un diplomatista se plantea la cuestión de la pervivencia de la vieja epístola romana a lo largo de la Edad Media castellana, sabe que, desde un primer momento, va a chocar con una serie de problemas antes de poder alcanzar algún resultado sólido.

2Ya en la introducción del presente volumen se advirtieron estas dificultades, que además se han visto acentuadas por el hecho de que hasta hace poco tiempo a los diplomatistas nos estaba, en principio, vedado su estudio, ya que según los antiguos teóricos de la ciencia esta podía ocuparse solamente de aquellos documentos cuyo contenido respondiera a la creación o ejecución de un derecho, rememorando así que el origen de la diplomática como ciencia tuvo cabida en las facultades que dedicaban sus estudios a las ciencias jurídicas. Ello provocó que las epístolas se vincularan a los estudios literarios, lo que las separó del núcleo de los documentos esencialmente diplomáticos.

3Hoy han cambiado profundamente las tornas. Desde la ampliación del concepto de diplomática y de las fuentes objeto para su estudio, todos los documentos escritos, amparándose en unas fórmulas conocidas y validados según unos medios establecidos en su lugar de expedición, no solo pueden, sino que deben, ser estudiados, utilizando para ello los mismos métodos que se emplean en el análisis de los grandes privilegios o las cartas de gobierno.

  • 1 Sobre la tensión entre carta y epístola, véase Guyotjeannin, 2008.

4De hecho, ya los investigadores incluíamos estos tipos documentales dentro de nuestros trabajos de una manera natural y evitábamos, de esta manera, tener que eliminar documentos de gran importancia histórica y paleográfica, al ser muchos de ellos autógrafos, lo que proporcionaba espléndidas noticias sobre la habilidad gráfica de su autor, sea este rey, noble u oficial, sea laico o eclesiástico. Y es cierto que en muchas ocasiones se cubrió esa «deslealtad» para con la diplomática vigente en aquellos momentos y se calificaron estos documentos de «híbridos», ya que a un contenido epistolar, unían una validación netamente diplomática1.

5Del hecho de que en la península ibérica hubo en la Edad Media conocimiento de cómo se redactaba una epístola nos dan razón diversos textos, entre los que vamos a espigar algunos ejemplos.

  • 2 Sanz Fuentes, 1995a, pp. 128-131; Ead., 1995b, pp. 467-469.

6Uno de los casos lo encontramos en el cartulario conocido como Liber Testamentorum Ecclesie Ovetensis, en el que se recogen bajo el título de epístolas los dos documentos del papa Juan, por uno de los cuales se otorga a la iglesia de Oviedo el título de metropolitana. Es un hecho conocido la manipulación de ambos documentos a finales del siglo xi o comienzos del xii por parte del obispo Pelayo, que añadió a estas epístolas unos elementos validatorios que no les corresponden, con el objeto de transformarlas en sendos privilegios2; pero en la segunda de ellas directa per Rainaldum Gerulum, el pontífice se dirige al monarca asturiano como dilecto filio Adefonso glorioso regi Gallitiarum y se despide del mismo con un uobis gratias referamus et per eorum portitorem de benedictionibus Sancti Petri uos remuneremus. Bene vale, dilectissime fili et clarissime rex, en el más puro estilo epistolar, alejado de la rigidez de las fórmulas cancillerescas.

  • 3 Ead., 2011, pp. 38-39. La edición más reciente, Guscin, 2006.

7El segundo caso lo conocemos gracias a la primera carta de publicación de indulgencias del relicario ovetense. Ha de ser posterior a 1075, fecha en que se hace recuento del contenido del Arca Santa en presencia del rey Alfonso VI. La epístola referida a las reliquias ovetenses es parangonable a la del papa León para el santuario compostelano, con la diferencia de que en la ovetense no se especifica el autor. Pero sí se perciben en ella claramente las huellas de la epístola latina tanto en su inicio —en este caso por la dirección: Dilectissimi fratres in Christo, qui Deum in celis atque in terra omnia quecumque vult posse non dubitatis— como en el saludo final Valete. Este texto había sido publicado varias veces en relación con la historia de las reliquias, pero nunca, hasta hace muy pocos años, desde el punto de vista de la diplomática, ya que por su redacción quedaba excluido del objetivo de esta ciencia3.

  • 4 Calleja-Puerta, 2001, pp. 486-488.

8Un tercer caso nos lleva al entorno de un noble asturiano cercano a la corte de Alfonso VII, el Emperador. Cuando Suero Vermúdez y su mujer Endrequina donan a Cluny el monasterio que habían fundado en Cornellana bajo la advocación de San Salvador, el documento llegado a nuestros días en el que especifican tal donación no se sujeta a la redacción común a las donaciones redactadas en aquellos momentos, sino que reviste la forma de epístola, dando preferencia en su inicio a la dirección: Sanctissimo patri ac domino domno Pontio, Dei gratia Cluniacensis abbati, totique cetui eius cure commisso, seguida por la intitulación Assuerus, Asturicensis consul, eiusque uxor Enderquina y la salutación salutem et obedienciam, el documento se cierra con el acostumbrado saludo final de las epístolas Valete4.

  • 5 Véanse especialmente las contribuciones de Pardo Rodríguez, Calleja-Puerta y Alturo i Perucho en es (...)

9No voy a insistir en la influencia de la epístola romana en documentos alto y plenomedievales: otros colegas lo desarrollan en esta misma obra5. Voy a encaminar mis pasos hacia su reflejo en las cancillerías bajomedievales y muy especialmente en la de Juan II, cuyo reinado transcurre entre los años 1426 y 1454.

  • 6 Así se recoge en Cárcel Ortí, 1997, nº 404, p. 99.

10Y es que la pervivencia de la vieja epístola la encontramos clarísimamente en uno de los tipos usados dentro de la cancillería real, que se denomina comúnmente carta misiva o misiva y que se convierte en el más claro reflejo de ese denominado documento híbrido6, ya que a unas formas muy concretas tanto en el protocolo como en el escatocolo heredadas del Ars dictandi une la validación más completa de un documento diplomático, como es la suscripción autógrafa del monarca rubricada y la aposición del sello.

  • 7 Floriano Cumbreño, 1946, p. 539. Véase, también, Ostos Salcedo, Sanz Fuentes, 1996, p. 245, lám. 8.

11El manual de Floriano Cumbreño recoge ya la misiva como un documento de la cancillería real castellana que surge en tiempos de Enrique II, como un documento que «una vez se emplea con carácter oficial y otras para los negocios personales o privados de la persona del rey» y que «no se ajusta a una norma uniforme en todo su desarrollo7». El mismo autor indica que probablemente existieran con anterioridad y las da por desaparecidas tras el reinado de los Reyes Católicos.

  • 8 Guyotjeannin, 2008, pp. 19-21.

12La verdad es que en el caso de las misivas nos movíamos hasta este momento en un terreno inseguro. Ya advierte Guyotjeannin que su localización es, cuando menos, muy difícil8. Y no le falta razón, ya que su contenido, por lo general de efecto inmediato —comunicación de una noticia, transmisión de un deseo que ha de hacerse realidad casi inmediatamente o dejará de tener efecto— ha hecho que su conservación haya sido casi nula: es de los documentos más propicios para ser expurgados también casi de inmediato.

13Sería necesario contar con ediciones de documentos pertenecientes a archivos, fundamentalmente señoriales o municipales, o acceder a archivos de otras monarquías reinantes para hacernos con suficientes ejemplares de este tipo documental. Por eso ha resultado de un excepcional interés encontrar un formulario, realizado por un secretario de Juan II, para poder apreciar las distintas variantes existentes para la redacción de este tipo documental, unas variantes que están totalmente justificadas en la relación de autoridad entre el intitulante y el destinatario y en la proximidad de parentesco.

  • 9 Real Biblioteca (Madrid), ms. II/2988.
  • 10 Arribas Arranz, 1964.
  • 11 Sanz Fuentes, «El testamento de Fernán Díaz de Toledo, el Relator (1455)».
  • 12 Sobre su estructura y contenido hemos presentado una ponencia en el XIII Congreso de la Commission (...)

14Este formulario —transmitido en forma original, o, cuando menos, en una copia coetánea, se conserva en la actualidad en la Real Biblioteca, ubicada en el Palacio de Oriente de Madrid9— llamó hace tiempo la atención de Filemón Arribas, que publicó una aproximación a este con un índice y la edición aleatoria de algunos de los documentos que contiene10. Hoy, tras un estudio detallado, podemos afirmar que se trata de una compilación de documentos realizada por, o mejor posiblemente, sobre los registros de Fernán Díaz de Toledo, secretario y persona muy allegada del monarca, así como relator de su Consejo11, y del que estamos preparando en la actualidad su edición completa12.

15Si bien todas ellas se caracterizan básicamente por el empleo de diferentes fórmulas de tratamiento en la dirección y el saludo, en este caso inicial y final, y de fórmulas que en el Ars dictandi se denominan benevolentiae captatio, la mayor diversidad vamos a encontrarla al analizar los diferentes personajes, individuales o colectivos, con los que el monarca se relaciona.

16Las misivas de la cancillería real castellana en la Baja Edad Media se expiden en papel, con la escritura paralela al lado más largo del mismo. Se utiliza la escritura usual de la cancillería, la gótica redonda cursiva, denominada comúnmente cortesana. El texto forma un bloque, en el que destaca solamente la invocación monogramática en forma de cruz y la suscripción autógrafa del monarca y de su secretario, esta última dentro de la formula de cierre. El documento se expedía en forma de littera clausa y se cerraba con la aposición del sello menor del monarca, de cera roja, adherido bajo placa de papel, que debía romperse para acceder a su contenido. Por ello era necesario, asimismo, situar en sobre escrito la dirección, más explícita que la que aparece en el interior del documento.

  • 13 El excepcional valor de este formulario de misivas me ha impulsado a incluir como anexo en esta pub (...)

17Por lo que nos ha llegado hoy día, el manuscrito se concibió como un compendio de documentos, cuya expedición corría a cargo de un secretario del monarca. Las quince primeras fórmulas que se conservan completas, ya que de la primera solo nos resta la parte final, al estar la inicial en el primer cuadernillo perdido, sí son, esencialmente, un formulario de cartas misivas, cuyos textos se introducen mediante el brevete «Para» seguido de la precisión del destinatario: «el rey de…, el príncipe de…, el conde de…, la ciudad de…». En las once fórmulas siguientes, igualmente misivas, el brevete adquiere un carácter más didáctico que se inicia mediante la locución «Cómo se escribe a…», mientras que otras dos de nuevo vuelven al primer sistema de «Para»13.

18El comienzo de la misiva real varía, mostrándonos con ello a quién consideraba el monarca sus iguales y a quién sus subordinados. Así, se inician por la dirección, como forma de respeto las misivas dirigidas a los reyes de Aragón y Portugal, a la reina de Aragón, al príncipe de Viana, heredero del reino de Navarra, al infante de Portugal, al maestre de Rodas, al duque de Bretaña y a los condes de Foix y de Armagnac.

19En todos los demás casos —ciudades y villas (italianas, como Génova, Siena; francesas como Saint-Malo, La Rochelle; de la corona de Aragón, como Mallorca); universidades, como los Estudios de Salamanca y Valladolid; arzobispos de Toledo, Santiago y Sevilla; obispos; el prior de la Iglesia Mayor de Valladolid; las abadesas de Santa Clara de Tordesillas y de las Huelgas de Burgos; instituciones, como la Corte General de Aragón o los cónsules de los genoveses en Sevilla; y monarcas extraños como el rey de Granada, el de Fez o el titulado como «soldán de Babilonia» y sus alguaciles: Mule Omar, de Granada y de Fez, y la misiva destinada en general a los condes, la intitulación real inicia el documento.

20Por lo que se refiere a las fórmulas más características de la misiva, como son intitulación, dirección y salutaciones inicial y final, las fórmulas utilizadas en este formulario son las siguientes:

  • «Don Johán», etc., obviando así la copia de la extensa expresión de dominio que sigue a la fórmula de derecho divino y que es la intitulación más completa de los monarcas castellanos, en las dirigidas al Soldán de Babilonia y al rey de Fez;
  • «Nos el rey de Castilla e de León» en las dirigidas a los reyes de Aragón y de Portugal; a la reina de Aragón; al príncipe de Navarra, al infante de Portugal; al duque de Bretaña; a los condes de Foix, de Armagnac, de Cangas y de Tineo; al maestre de Rodas; a la Corte General de Aragón; a las ciudades de Saint-Malo, Génova, Siena y ciudad e isla de Mallorca; a la villa de La Rochelle y al alguacil de Fez;
  • «Yo el rey», la más breve, utilizada también en los albalaes, a los arzobispos de Toledo, Santiago de Compostela y Sevilla; a los obispos miembros de su Audiencia o de su Consejo; a los Estudios de Valladolid y Salamanca; al prior de la Iglesia Mayor de Valladolid; a las abadesas de las Huelgas de Burgos y de Santa Clara de Tordesillas; a los cónsules de los genoveses en Sevilla y a los condes.

21Por lo que respecta a las direcciones, las variantes son mucho más numerosas, lo que muestra más claramente el panorama de las preferencias del monarca:

  • «Muy ylustre rey, nuestro muy caro e muy amado primo [rey de Aragón]». En el sobrescrito, y es el único que se nos manifiesta: «Al muy ylustre rey don Alfonso de Aragón e de las Dos Seçilias, nuestro muy caro e muy amado primo»;
  • «Rey, muy caro e muy amado sobrino, hermano e amigo [rey de Portugal]»;
  • «Reyna, muy cara e muy amada hermana [reina de Aragón]»;
  • «Muy ylustre prínçipe, nuestro muy caro e muy amado sobrino [príncipe de Navarra]»;
  • «Ynfante, muy caro e muy amado primo [infante de Portugal]»;
  • «Muy reverendo e de grant religión maestre del Ospital de Sant Johán de Jherusalem, nuestro muy caro e muy amado amigo [maestre de Rodas, Orden de San Juan de Jerusalén]»;
  • «Ýnclito e magnífico duque, nuestro muy caro e muy amado primo e aliado [duque de Bretaña]»;
  • «Ýnclito conde, nuestro muy caro e muy amado primo [conde de Armagnac, de Cangas y de Tineo]»;
  • «Conde muy caro e muy amado amigo (conde de Foix)»;
  • «A vos el grande e poderoso, onrrado alabado entre los moros soldán de Bavilonia»;
  • «A vos el grande, onrrado e alabado entre los moros don [en blanco] rey de Fez»;
  • «A vos, la muy honorable Corte General del reyno de Aragón»;
  • «A vos, los nuestros bien amados duque e ançianos e común de la magnífica comunidad de Génova»;
  • «A vos los nuestros bien amados mayre e preboste, esclavines e otras justiçias de la villa de Rechela [La Rochelle]»;
  • «A vos los nuestros bienamados justiçia e oficiales e comunidades de la muy noble çibdad de Sena [Siena]»;
  • «A vos los nuestros bien amados gobernador e juezes e regidores e justiçias e omes buenos de la çibdad e isla de Mallorcas [Ciudad e Isla de Mallorca]»;
  • «A vos, los nuestros amados el capitán e juje e gobernadores de la çibdad de Samalo [Saint-Malo]»;
  • «A vos el honrrado cavallero el alguazil de Fez Mule Bucar»;
  • «A vos el prior e cabildo de la Yglesia Mayor de la noble villa de Valladolid»;
  • «A vos, el rector, dotores, maestros, liçençiados e consyliarios e los otros de la universidad del mi Estudio de la noble villa de Valladolid»;
  • «A vos, el rector, dotores, maestros, liçençiados e consyliarios e los otros de la universidad del mi Estudio de la çibdad de Salamanca»;
  • «A vos la onesta e devota religiosa abadesa del monesterio de Santa María la Real que es cerca de la muy noble çibdad de Burgos, cabeça de Castilla, mi Cámara»;
  • «[A vos la] devota e onesta religiosa madre abadesa [abadesa de Tordesillas]»;
  • «A vos los cónsoles e mercaderes ginoveses estantes en la muy noble e muy leal çibdad de Sevilla»;
  • «A vos el reverendo padre yn Christo “fulano”, arçobispo de Toledo, primado de las Espannas, chançiller mayor de Castilla e del mi Consejo»;
  • «A vos el reverendo padre yn Christo “fulano”, arçobispo de Santyago, mi capellán mayor e del mi Consejo»;
  • «A vos el reverendo padre yn Christo “fulano”, arçobispo de Sevilla e del mi Consejo»;
  • «A vos el reverendo padre “fulano”, obispo de “tal” çibdad. E ha de dezir luego sy es oydor o referendario o del Consejo»;
  • «A vos “fulano”, conde de [en blanco] e del mi Consejo. Pero sy fuere commo al conde de Haro, que es camarero mayor, o el conde de Castanneda, que es chançeller mayor, u otro que tenga otra dignidad o ofiçio, ase de poner antes que diga e del mi Consejo».

22Otro tanto ocurre con las fórmulas de saludo. Menos variables que las direcciones, pero también complejas. Así para el saludo inicial contamos con estas variantes:

  • «Vos enbiamos mucho saludar commo aquel que mucho amamos e preçiamos e para quien querríamos que Dios diese tanta vida, salud e onrra quanta vos mesmo deseades [rey de Aragón, rey de Portugal, príncipe de Navarra, infante de Portugal, duque de Bretaña, condes de Armagnac, de Cangas y de Tineo, maestre de Rodas]»;
  • «Vos enbiamos mucho saludar commo aquella que amamos e preçiamos commo a nuestra persona mesma, e para quien querríamos que Dios diese tanta vida, salud e onrra quanta vos mesmo deseades [reina de Aragón]»;
  • «Vos enviamos mucho saludar commo aquel que amamos e preçiamos, para quien querríamos que Dios diese tanta vida, salud e onrra quanta vos mesmo deseades [conde de Foix]»;
  • «Enviamos mucho saludar a vos [ciudad de Saint-Malo, alguacil de Fez]»;
  • «Enviamos mucho saludar a vos […] commo aquellos para quien mucha onrra e buena ventura querríamos [ciudad de Génova y villa de La Rochelle]»;
  • «Enbiamos mucho saludar a vos […] commo aquellos que mucho amamos e preçiamos e para quien mucha onrra e buena ventura querríamos [ciudad de Siena, Ciudad e isla de Mallorca]»;
  • «Enbío mucho saludar […] commo aquel que amo e preçio e de quien mucho fío [arzobispo de Toledo, arzobispo de Santiago de Compostela, arzobispo de Sevilla, condes]»;
  • «Envío mucho saludar […] commo aquel/aquellos de quien mucho fío [obispos, prior de la Iglesia Mayor de Valladolid, Estudio de Valladolid]»;
  • «Envío mucho saludar […] commo aquellos que amo e preçio e de quien mucho fío [Universidad de Salamanca]»;
  • «Envío mucho saludar […] como aquellos de quien fío [cónsules de los genoveses en Sevilla]»;
  • Envío mucho saludar […] e recoméndome en vuestras santas e devotas oraciones [abadesa de las Huelgas de Burgos];
  • «Salud con acreçentamiento de todos buenos deseos [soldán de Babilonia, rey de Fez]».

23Por el contrario, el número de variantes en el saludo final es menor, además de ser una fórmula mucho menos frecuentes que se reserva siempre para personajes de alto rango, cercanos y amigos del monarca. Las restantes fórmulas, más numerosas, lo omiten. Así aparecen las siguientes:

  • «Muy ylustre rey, nuestro muy caro e muy amado primo, Dios vos aya todos tienpos en su espeçial guarda [rey de Aragón]»;
  • «Rey muy caro e muy amado sobrino, hermano e amigo, Dios vos aya todos tienpos en su espeçial guarda [rey de Portugal]»;
  • «Reyna muy cara e muy amada hermana, Dios vos aya todos tienpos en su espeçial guarda [reina de Aragón]»;
  • «Muy ylustre príncipe, nuestro muy caro e muy amado sobrino, Dios vos aya todos tienpos en su espeçial guarda [príncipe de Navarra]»;
  • «Conde, muy caro e muy amado amigo, Dios vos aya todos tienpos en su especial guarda [conde de Foix]»;
  • «Dios vos aya todos tienpos en su espeçial guarda [infante de Portugal]»;
  • «Ýnclito e magnífico duque, my muy caro e muy amado primo e aliado, Dios vos aya todo[s] tienpos en su guarda [duque de Bretaña]»;
  • «Ýnclito conde, nuestro muy caro e muy amado primo, Dios vos aya todos tienpos en su espeçial guarda [condes de Armagnac, de Cangas y de Tineo]».

24Son, pues, unas pocas fórmulas, pero que presentan tal variedad de casuísticas que nos permiten confirmar para la cancillería castellana del siglo xv esa tensión entre el documento diplomático y la redacción siguiendo las pautas del Ars dictandi; la posibilidad de variar siempre fundamentalmente las fórmulas de dirección o, mejor dicho, las fórmulas de tratamiento dentro de la dirección, según lo que desee obtener el remitente del destinatario, y cómo no, las de saludo, más o menos complejas, más o menos cercanas.

25Es un universo poco explotado que irá enriqueciéndose poco a poco, según se vaya podiendo acceder a archivos, esencialmente privados, y que se podrá complementar, asimismo, con el estudio de las misivas que cruzan entre sí nobles, concejos, eclesiásticos, comerciantes y todos aquellos que han podido hacer uso de la escritura para comunicarse con sus familiares y amigos o con aquellos más necesarios para el desempeño de sus cargos y oficios.

Annexes

Anexo. — Formulario de Juan II

Fuente: Real Biblioteca (Madrid), ms. II/2988.

[1]

Para el conde de Fox, sobrestoa

Conde muy caro e muy amado amigo. Nos el rey de Castilla e de León vos enviamos mucho saludar commo aquél que amamos e preçiamos, para quien querríamos que Dios diese tanta vida, salud e onrra quanta vos mesmo deseades. Fazémosvos saber que nos escrevimos al muy alto e muy poderoso don Enrrique, rey de Ynglaterra, nuestro muy caro e muy amado sobrino, que le plega administrar justiçia a fulano, vezino de [en blanco], nuestro súbdito e natural, sobre razón de una su nao e çiertas mercadurías e bienes que diz que le fue tomado e robado en la villa de Aquitania por çiertos súbdictos e naturales del dicho rey de Ynglaterra. Por que vos rogamos muy afectuosamente que por nuestra contenplaçión vos plega de tener manera con el dicho rey, nuestro muy caro e muy amado sobrino, de guisa que les sea fecho brevemente conplimiento de justiçia, pues quel dicho rey de Ynglaterra, segund el thenor e forma de los capítulosb e firmadosc e jurados entre nos e nuestros reynos e tierras e sennoríos e naturales dellos e el dicho rey de Ynglaterra e los suyos, de buena razón e justiçia es obligaçión de los asý fazer. De lo qual vos mucho gradeçeremos. Conde, muy caro e muy amado amigo, Dios vos aya todos tienpos en su especial guarda.

[2]

Requisitoria para Génova

—Nos el rey de Castilla e de León enviamos mucho saludar a vos, los nuestros bien amados duque e ançianos e común de la magnífica comunidad de Génova, commo aquéllos para quien mucha onrra e buena ventura querríamos. Fazémosvos saber eçétera [en blanco].

—E nos suplicó e pedió por merçed sobrello le proveyésemos por manera quél pudiese alcançar conplimiento de justyçia. Sobre lo qual acordamos de vos escrivir. Por que vos rogamos e requerimos afectuosamente que, por nuestra contenplaçión e guardando lo que syenpre se guardó entre los reys de gloriosa memoria, nuestros progenitores, e esa magnífica comunidad, vos plega administrar justiçia al dicho fulano por manera que le sea dado e tornado la dicha su nao e restetuýdas todas las mercadurías que asý le fueron tomadas e robadas, o las dichas [en blanco] doblas de la dicha su estimaçión. E otrosý fagades soltar a los dichos omes, que asý están presos, por manera que ellos se puedan venir libremente para estos nuestros reynos, segund que lo nos faríamos e mandaríamos hazer en nuestros regnnos e tierras e sennoríos a los súbditos e naturales destad magnífica comunidad cada quel caso se ofreçiese. Lo qual vos mucho gradeçeremos. En otra manera bien podedes entender que nos buenamente non podíamose denegar la justiçia a nuestros súbdictos e naturales e les mandar proveer por todas aquellas vías e maneras que con derecho devemos, por que non resçiban mal nin dapnno nin agravio alguno. Dada [en blanco].

[3]

Requisitoria para el duque de Bretanna

—Ýnclito e magnífico duque, nuestro muy caro e muy amado primo e aliado. Nos el rey de Castilla e de León vos enbiamos mucho saludar commo aquél que mucho amamos e preçiamos e para quien querríamos que //1v Dios diese tanta vida, salud e onrra quanta vos mesmo deseades. Fazémosvos saber e çétera [en blanco].

—E nos, considerando los buenos debdos e amistança antigua que syenpre fue entre nosotros e la nuestra casa e la vuestra, acordamos de vos escrevir sobrello. Por ende, ýnclito e magnífico duque, nuestro muy caro e muy amado pariente e amigo, afectuosamente vos rogamos que, por nuestra contenplaçión, guardando los dichos capítulos e tractos, vos plega mandar luego restituyr al dicho fulano los dichos [en blanco] florines que asý dize que podría valer todo con las costas e dapnnos que sobrello se le han recreçido, mandándole sobre todo administrar conplida justiçia, segund el thenor e forma de los dichos capítulos e según lo nos mandaríamos hazer en nuestros reynos e tierras e sennoríos a vuestros súbdictos e naturales quel caso lo ofreçiese. Lo qual vos mucho gradeçeremos. En otra manera, bien podedes entender que nos buenamente no podíamosf denegar la justiçia a nuestros súbdictos e naturales e les mandar proveer por todas aquellas vías e maneras que con derecho devemos, por que non resçiban mal nin dapnno nin agravio alguno. Ýnclito e magnífico duque, my muy caro e muy amado primo e aliado, Dios vos aya todo>s< tienpos en su guarda. Dada [en blanco].

[4]

Requisytoria para la çibdad de Samolag

—Nos el rey de Castilla e de León enviamos mucho saludar a vos, los nuestros amados el capitán e juje e gobernadores de la çibdad de Samalo de lah. Fazémosvos saber e çetera [en blanco].

—Sobre lo qual acordamos de vos escrivir. Por que vos rogamos que, guardando las dichas amistades antiguas e buena paz que syenpre han seýdo e son entre nos e el dicho duque de Bretanna, nuestro muy caro e muy amado pariente e amigo, e nuestros reynos e tierras e sennoríos e súbditos e naturales dellos e los suyos, querades mandar restituyr al dicho fulano, nuestro súbdicto e natural, el dicho robo que asý le fue fecho, o por él los dichos tantos florines de la dicha su estimaçión, administrándole sobre ello conplida justiçia, por manera quél cobre el dicho robo que asý le fue fecho, con las costas e dannos que sobrello se le han recresçido, segund que nos lo mandaríamos fazer en nuestros reynos e tierras e sennoríos a los súbdictos e naturales de dicho duque, nuestro muy caro e muy amado pariente e amigo cada quel caso lo ofreçiese. Lo qual vos mucho gradesçeremos. En otra manera bien vedes que nos buenamente non nos podíamosi escusar de mandar proveer al dicho fulano segund que con derecho devamos, por manera que él cobre de los vezinos e moradores desa çibdad el dicho robo e dapnno que por ellos le fue fecho e non quede robado e danificado. Dada (en blanco).

[5]

Para el maestre de Rodas

—Muy reverendo e de grant religión maestre del Ospital de Sant Johán de Jherusalem, nuestro muy caro e muy amado amigo. Nos el rey de Castilla e de León vos enbiamos mucho saludar commo aquél que mucho amamos e preçiamos e para quien querríamos que Dios diese tanta vida, salud e onrra quanta vos mesmo deseades. Fazémosvos saber e çétera [en blanco].

—Por ende afectuosamente vos rogamos e çétera [en blanco]

—Lo qual vos mucho gradeçeremos y asý lo mandaremos fazer cada que por vos fuese escripto. Dada [en blanco].//

[6]

2rPara la Corte General de Aragón

—Nos el rey de Castilla e de León enbiamos mucho saludar a vos, la muy honorable Corte General del reyno de Aragón, commo aquéllos que mucho amamos e preçiamos e para quien mucha onrra e buena ventura querríamos. Fazémosvos saber e çétera [en blanco].

—Por que vos rogamos que por la nuestra contenplaçión e çétera (en blanco).

—Lo qual vos mucho gradeçeremos. Dada [en blanco].

[7]

Para el príncipe de Navarra

—Muy lustre prínçipe, nuestro muy caro e muy amado sobrino. Nos el rey de Castilla e de León vos enbiamos mucho saludar commo aquél que mucho amamos e preçiamos e para quien querríamos que Dios diese tanta vida, salud e honrra quanta vos mesmos deseades. Fazémosvos saber e çétera [en blanco].

—Por que vos rogamos que por nuestra contenplaçión e çétera [en blanco].

—Lo qual vos mucho gradeçeremos. Muy ylustre príncipe, nuestro muy caro e muy amado sobrino, Dios vos aya todos tienpos en su espeçial guarda. Dada [en blanco].

[8]

Para la reyna d’Aragón

—Reyna, muy cara e muy amada hermana. Nos, el rey de Castilla e de León vos enbiamos mucho saludar commo aquélla que amamos e preçiamos commo a nuestra persona mesma, e para quien querríamos que Dios diese tanta vida, salud e onrra quanta vos mesmoj deseades. Fazémosvos saber e çetera [en blanco].

—Por que vos rogamos muy afectuosamente que por nuestra contenplaçión et çetera [en blanco].

—Lo qual vos mucho gradesçeremos. Reyna muy cara e muy amada hermana, Dios vos aya todos tienpos en su espeçial guarda. Dada [en blanco].

[9]

Nos el rey de Castilla e de León enbiamos mucho saludar a vos los nuestros bien amados mayre e preboste, esclavines e otras justiçias de la villa de Rechelak, commo aquéllos para quien mucha onrra e buena ventura querríamos. En lo qual faredes lo que devedes e a nos plazer e serviçio agradable.

[10]

Para el rey de Aragón

—Muy ylustre rey, nuestro muy caro e muy amado primo. Nos el rey de Castilla e de León vos enviamos mucho saludar commo aquél que mucho amamos e preçiamos e para quien querríamos que Dios diese tanta vida, salud e onrra quanta vos mesmo deseades. Fazémosvos saber e çétera [en blanco].

—Por ende afetuosamente vos rogamos que por nuestra contenplaçión e çétera [en blanco]. //

2v[—L]o qual vos mucho gradeçeremos. Muy ylustre rey, nuestro muy caro e muy amado primo, Dios vos aya todos tienpos en su espeçial guarda. Dada [en blanco].

—El sobrescripto: Al muy ylustre rey don Alfonso de Aragón e de las Dos Seçilias, nuestro muy caro e muy amado primo.

[11]

Para el conde de Armenaque e de Cangas e Tineo

—Ýnclito conde, nuestro muy caro e muy amado primo. Nos el rey de Castilla e de León vos enbiamos mucho saludar commo aquél que mucho amamos e preçiamos e para quien querríamos que Dios diese tanta vida e salud e onrra quanta vos mesmo deseades. Fazémosvos saber [en blanco].

—Por que vos rogamos muy afectuosamente que por nuestra contenplaçión e çetera [en blanco].

—Lo qual vos muchol gradesçeremos. Ýnclito conde, nuestro muy caro e muy amado primo, Dios vos aya todos tienpos en su espeçial guarda. Dada (en blanco).

[12]

Para el rey de Portogal

—Rey, muy caro e muy amado sobrino, hermano e amigo. Nos el rey de Castilla e de León vos enbiamos mucho saludar commo aquél que mucho amamos e preçiamos e para quien querríamos que Dios diese tanta vida e salud e onrra quanta vos mesmo deseades. Fazémosvos saber que fulano nos fizo relaçión que fulano e fulano le furtaron e robaron tal e tal cosa, e que se fueron e pasaron con todo lo sobredicho en ese vuestro regnno de Portogal; e nos suplicó e pidió por merçed que sobrello le proveyésemos con remedio de justiçia. E por quanto segund los tractos de la pozm perpetua firmada e jurada entre nos e nuestros regnnos e vos e los vuestros, cada que alguno o algunos de nuestros regnnos e de los vuestros se fueren o pasaren de un reyno a otro con qualesquier cosas e las furtyblemente traxiesen contra voluntad de sus duennos, seyendo nos, o nuestros herederos o subçesores que por el tienpo fueren, o las nuestras justiçias o qualesquier dellas sobrello requerido o requeridos, los devemos mandar enviar presos de conçejo en conçejo e entregar en el primero logar del regnno donde asý fizieron el tal furto o robo, con las cosas que les fueren falladas e se pudieren aver, para hazer dellos e de cada uno dellos derecho en el logar o logares donde se fiziere e cometyere el tal robo e malefiçio. Por ende afectuosamente vos rogamos que, guardando e cunpliendo el trato de la dicha paz, lo mandedes esecutar contra los sobredichos, segund e por la forma e manera que en ellos se contiene, por que los sobredichos sean traídos al dicho lugar, donde asý cometieron el dicho furto, con todas las cosas que les fueren falladas, e se faga dellos conplimiento de justiçia, pues que segund el thenor e forma de los dichos tractos de la paz se debe asý fazer; ca por semejante lo nos faríamos e mandaríamos fazer en nuestros reynnos e sennoríos cada quel caso lo ofreçiese. Rey muy caro e muy amado sobrino, hermano e amigo, Dios vos aya todos tienpos en su espeçial guarda. Dada [en blanco].

[13]

Para un ynfante de Portogal sobresto

—Ynfante, muy caro e muy amado primo. Nos el rey de Castilla e de León vos enbiamos mucho //3r saludar commo aquél que mucho amamos e preçiamos e para quien querríemos que Dios diese tanta vida, salud e onrra quanta vos mesmo deseades. Fazémosvos saber que nos escrevimos al rey de Portogal, nuestro muy caro e muy amado sobrino, hermano e amigo, sobre razón de çierto furto que fulano nos querelló e denunçió que le fue fecho por fulano e fulano, rogándole que los mande remitir e enbiar presos a estos nuestros regnnos con todo lo que les fuere fallado, porque en el lugar donde dilinieronn sea fecho dellos conplimiento de justiçia, segund el tenor e forma de los tractos de la paz perpetua fecha e firmada e jurada entre nos e nuestros regnnos e el dicho rey de Portogal, nuestro muy caro e muy amado sobrino, hermano e amigo e los suyos. Por que vos rogamos afectuosamente que por nuestra contenplaçión vos plega que ello se faga e cunpla asý, segund e por la forma e manera que los dichos tractos lo quieren e disponen. Ynfante, muy caro e muy amado primo, Dios vos aya todos tienpos en su espeçial guarda. Dada [en blanco].

[14]

Para la çibdad de Senao

—Nos el rey de Castilla e de León enbiamos mucho saludar a vos los nuestros bienamados justiçia e oficiales e comunidades de la muy noble çibdad de Sena, commo aquéllos que amamos e preçiamos e para quien mucha onrra e buena ventura querríamos.

—Por que vos rogamos muy afectuosamente que por nuestra contenplaçión e çétera [en blanco].

—Lo qual vos mucho gradeçeremos e por semejante lo faríamos e mandaríamos fazer a los vuestros en nuestros regnnos, tierras e sennoríos cada quel caso lo ofreçiesep. Dada [en blanco].

[15]

Para la çibdad e isla de Mallorcas

—Nos el rey de Castilla e de León enviamos mucho saludar a vos los nuestros bien amados gobernador e juezes e regidores e justiçias e omes buenos de la çibdad e isla de Mallorcas commo aquéllos que amamos e preçiamos e para quien mucha onrra e buena ventura querríamos. Fazémosvos saber que fulano nos fizo relación que él ovo cargado una nao de fulano con çiertas mercadurías, e que çiertos súbdictos e naturales del ylustre rey de Aragón, nuestro muy caro e muy amado primo, que las ovieron tomado en tal logar. E nos suplicó e pidió por merçed que sobre ello le mandásemos proveer por manera quél pudiese alcançar conplimiento de justicia e aver e cobrar lo que asý le fue robado, o commo la nuestra merçed fuese. Sobre lo qual acordamos de vos mandar escrivir. Por que vos rogamos que, guardando los capítulos de la paz fecha e firmada entre nos e el dicho ylustre rey de Aragón, nuestro muy caro e muy amado primo, e nuestros regnnos e súbdictos e naturales dellos e los suyos, administredes e fagades conplimiento de justicia sobrello al dicho fulano, o al que su poder oviere, restituyéndole e faziéndole restetuyr todo lo que asý fue tomado e robado, o su valor, cada quel caso se ofreciese; nos asý lo mandaríamos fazer a los súbdictos e naturales del dicho ylustre rey, nuestro muy caro e muy amado primo. Lo qual vos mucho gradesçeremos; en otra manera, nos non podremos escusar de mandar fazer conplimiento de justicia al dicho fulano, nuestro súbdicto e natural, nin buena nin onestamente gela podíamosq denegar. Ada [rúbrica]. //

[16]

3vCómmo se escrive al soldán de Bavilonia

—Don Johán e çetera. A vos el grande e poderoso, onrrado alabado entre los moros soldán de Bavilonia, salud con acreçentamiento de todos buenos deseos. Fazémosvos saber e çétera [en blanco].

—Rogámosvos muy afectuosamente [en blanco].

—En lo qual faredes lo que pertenesçe fazer a vuestra grandeza, e nos vos lo ternemos en syngular graçia. E sy algunas cosas vos plazen destas partidas, fazédnoslas escrivir, que nos las mandaremos conplir con buena voluntad. Dada [en blanco].

—Segund que lo son e serán por vuestra contenplaçión tratados en nuestros regnnos e tierras e sennoríos mucha gente e aljamas de moros que en ellos viven [en blanco].

[17]

Cómmo se escrive al rey de Fez

—Don Johán e çétera. A vos el grande, onrrado e alabado entre los moros don (en blanco) rey de Castillar Fez, salud con acreçentamiento de todos buenos deseos. Fazémosvos saber e çétera [en blanco].

—Por que vos rogamos muy afectuosamente que por nuestra contenplaçión vos plega mandar tornar e restituyr todo lo que asý le fue tomado al dicho fulano por quél libremente se pueda venir con todo ello para estos nuestros regnnos, pues que de buena razón e justiçia lo devedes asý mandar fazer. Lo qual vos muchos graderemoss, ca por semejante lo nos faríamos e mandaríamos fazer a los vuestros en nuestros regnnos, tierras e sennoríos cada quel caso se ofreçiese. En otra manera a nos converná de nesçesario de proveer sobrello, por manera que nuestros súbdictos e naturales alcançen conplimiento de justiçia. Dada [en blanco].

[18]

Cómmo se escrive alt alguazil de Fez

—Nos el rey de Castilla e de León enbiamos saludar a vos el honrrado cavallero el alguazil de Fez Mule Bucar commo aquel para quien mucha onrra e buena ventura querríamos. Fazémosvos saber e çetera [en blanco].

—Por que vos rogamos que por serviçio e contenplaçión nuestra vos plega tener manera e çétera [en blanco].

—Lo qual vos mucho gradeçeremos. Dada [en blanco].

[19]

Otra tal para el alguazil Mule Omar.

[20]

Por esta manera se a d’escrivir el rey de Granada.

[21]

Y a su alguazil.

[22]

Cómmo se escrive al prior e cabildo de la Yglesia Mayor de Valladolid

—Yo el rey enbío mucho saludar a vos el prior e cabildo de la Yglesia Mayor de la noble villa de Valladolid commo aquéllos de quien mucho fío. //

4r—Por que vos ruego e mando, sy serviçio e plazer me deseades fazer e çétera (en blanco).

—En lo qual me faredes plazer e serviçio. Dada [en blanco].

[23]

Cómmo se escrive al abadesa de Tordesillas

—Devota e onesta religiosa madre abadesa [en blanco].

—Por ende yo vos ruego que por serviçio de Dios e mío e çétera [en blanco].

—En lo qual me faredes plazer e serviçio. Yo me encomiendo en vuestras devotas oraçiones e de las otras hermanas desta santa casa. Dada [en blanco].

[24]

Cómmo se escrive al Estudio de Valladolid

—Yo el rey enbío mucho saludar a vos, el rector, dotores, maestros, liçençiados e consyliarios e los otros de la universidad del mi Estudio de la noble villa de Valladolid commo aquéllos de quien mucho fío [en blanco].

—Por que vos ruego e mando, si serviçio e plazer me deseades fazer e çetera [en blanco].

En lo qual me faredes plazer e serviçio. Dada [en blanco].

[25]

Cómmo se escrive al Estudio de Salamanca

—Yo el rey enbío mucho saludar a vos, el rector, dotores, maestros, liçençiados e consyliarios e los otros de la universidad del mi Estudio de la çibdad de Salamanca commo aquéllos que amo e preçio e de quien mucho fío [en blanco].

—Por ende vos ruego e mando, sy plazer e serviçio me deseades fazer e çetera [en blanco].

En lo qual me faredes mucho plazer e serviçio. Dada [en blanco].

[26]

Cómmo se escrive a la abadesa de las Huelgas de Burgos

—Yo el rey envío mucho saludar a vos la onesta e devota religiosa abadesa del monesterio de Santa María la Real que es çercau de la muy noble çibdad de Burgos, cabeça de Castilla, mi Cámara, recoméndome en vuestras santas e devotas oraçiones [en blanco].

—Yo vos ruego que por serviçio de Dios e mío [en blanco].

—En lo qual me faredes plazer e serviçio. Dada [en blanco].

[27]

Cómmo se escrive a los cónsoles de los genoveses que están en Sevilla

—Yo el rey enbío saludar a vos los cónsoles e mercaderes ginoveses estantes en la muy noble //4v e muy leal çibdad de Sevilla, commo aquéllos de quien fío. Fágovos saber e çétera [en blanco].

—E me suplicó que sobrello le proveyese por tal manera quél alcançase conplimiento de justiçia. Sobre lo qual yo escrivo al duque e ançianos de la magnífica comunidad de Génova enviándoles rogar e requerir que luego administren e fagan conplimiento de justiçia al dicho fulano. Por ende yo vos ruego e mando que luego escrivades a la dicha comunnidad de Génova que brevemente le fagan justiçia de guisa que aya e cobre todo lo que asý fue tomado e robado, o su valor, con todas las costas e dapnnos que se le han recreçido. En otra manera, sed çiertos que yo mandaré en ello proveer por todosv aquellas vías e maneras que con derecho deviere por que su justiçia le sea guardada e aquella aya e alcançe conplidamente. Dada [en blanco].

[28]

Commo se escrive al arçobispo de Toledo

—Yo el rey enbío mucho saludar a vos el reverendo padre yn Christo fulano, arçobispo de Toledo, primado de las Espannas, chançiller mayor de Castilla e del mi Consejo, commo aquel que amo e preçio e de quien mucho fío [en blanco].

—Por ende yo vos ruego e mando, sy serviçio e plazer me deseades hazer e çétera [en blanco].

—En lo qual me faredes mucho plazer e serviçio. Dada [en blanco].

[29]

A los arçobispos de Santiago

—Yo el rey envío mucho saludar a vos el reverendo padre yn Christo fulano, arçobispo de Santyago, mi capellán mayor e del mi Consejo, commo aquel que amo e preçio e de quien mucho >fío<. Commo lo de arriba.

[30]

Al arçobispo de Sevilla por esta mesma, salvo que non ha de dezir capellán mayor.

[31]

Para los obispos

—Yo el rey envío mucho saludar a vos el reverendo padre fulano, obispo de tal çibdad. E ha dedezir luego sy es oydor o referendario o del Consejo. E después «commo aquél de quien mucho fío»[en blanco].

—Por ende yo vos ruego e mando, sy servicio e placer me deseades fazer e çétera [en blanco].

[32]

A los condes

—Yo el rey envío mucho saludar a vos fulano, conde de w e del mi Consejo commo aquél que amo e preçio e de quien mucho fío e çetera [en blanco]. //

5rpero sy fuere commo al conde de Haro, que es camarero mayor, o el conde de Castanneda, que es chançeller mayor, u otro que tanga otra dignidad o ofiçio, ase de poner antes que diga «e del mi Consejo».

—En lo otro, commo lo de arriba.

Notes

1 Sobre la tensión entre carta y epístola, véase Guyotjeannin, 2008.

2 Sanz Fuentes, 1995a, pp. 128-131; Ead., 1995b, pp. 467-469.

3 Ead., 2011, pp. 38-39. La edición más reciente, Guscin, 2006.

4 Calleja-Puerta, 2001, pp. 486-488.

5 Véanse especialmente las contribuciones de Pardo Rodríguez, Calleja-Puerta y Alturo i Perucho en esta misma obra.

6 Así se recoge en Cárcel Ortí, 1997, nº 404, p. 99.

7 Floriano Cumbreño, 1946, p. 539. Véase, también, Ostos Salcedo, Sanz Fuentes, 1996, p. 245, lám. 8.

8 Guyotjeannin, 2008, pp. 19-21.

9 Real Biblioteca (Madrid), ms. II/2988.

10 Arribas Arranz, 1964.

11 Sanz Fuentes, «El testamento de Fernán Díaz de Toledo, el Relator (1455)».

12 Sobre su estructura y contenido hemos presentado una ponencia en el XIII Congreso de la Commission internationale de diplomatique, Les formulaires – Compilation et circulation des modèles d’actes dans l’Europe médiévale et moderne, celebrado en París en 2012, publicado en la página web de l’École nationale des chartes.

13 El excepcional valor de este formulario de misivas me ha impulsado a incluir como anexo en esta publicación su edición completa.

a Al haberse perdido en gran parte la fórmula que la precedía, no podemos saber claramente a qué se refiere el «esto» que acompaña al brevete.

b Tachado: de la reyna fecha.

c Corregido sobre: firmada.

d Sic pro: desa.

e Sic pro: podríamos.

f Sic pro: podríamos.

g Sic pro: Samalo (Saint-Malo).

h Sic.

i Sic pro: podríamos.

j Sic pro: mesma.

k Sic pro: Rochela (La Rochelle).

l Tachado: as.

m Sic pro: paz.

n Sic pro: dilinquieron.

o En el espacio en blanco, prueba de pluma: nos b c d e.

p Tachado: e çétera.

q Sic por: podremos.

r Sic.

s Sic pro: gradesçeremos.

t Tachado: re.

u Tachado: del monesterio.

v Sic pro: todas.

w Omite el espacio en blanco.

Auteur

Universidad de Oviedo

© Casa de Velázquez, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540