Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Epistola 2. La lettre diplomatique

 | 
Hélène Sirantoine

I. — Enjeux d’écriture : origines et développements épistolaires de l'acte

Epistulae y género epistolar en la documentación del Poder real

Noroeste peninsular (siglos ix-xii)

María Luisa Pardo Rodríguez

Texte intégral

1Para abordar el empleo de epístolas o elementos formularios propios de este género en la práctica documental de los reinos hispánicos occidentales, desde el nacimiento y consolidación de las nuevas realidades políticas cristianas hasta mitad del siglo xii, he tenido presente dos razones previas que, sin duda, determinan el desarrollo y desenlace final de esta investigación, pero que resultan imprescindibles a la hora de definirla. La primera cuestión tiene como fin conocer el nivel de incidencia de este recurso escriturario y el camino por el que transitó en la documentación de estos territorios norteños. Para ello he intentado responder a cómo, cuándo y por qué las epistulae encontraron su acomodo en el lenguaje diplomático hispano y detectar así cuáles fueron los pasos del proceso de formalización de sus caracteres externos e internos, teniendo también presente en esa trayectoria las huellas de la incorporación en los documentos típicamente diplomáticos de una fórmula tan característica de dicho género como es la salutatio.

  • 1 Ostos Salcedo, Pardo Rodríguez, Sanz Fuentes, 1998.
  • 2 Canellas López, 1979, pp. 37-38.

2He fijado el campo de observación al ámbito del poder y, más concretamente al real, teniendo presente su difícil precisión en este largo trayecto de siglos, sobre todo en los primeros tiempos, en los que los instrumentos de gobierno de los distintos monarcas son realmente escasos. Los llamados documentos solemnes, semisolemnes y/o preceptos muestran, además, la mayoría de las veces, contenidos relativos al derecho privado, volcados todos ellos en su forma adecuada, resultando ser esta documentación distintiva tan solo por la categoría del otorgante y la presencia de sus suscripciones y signos personales1. En todo caso, útiles culturales hijos de un tiempo, caracterizado por la carencia de una oficina de escritura estable y, en consecuencia, de un formulario propio para los productos regios, lo que provoca, en este sentido, un hiato entre lo visigodo2 y los incipientes reinos cristianos.

3También he manejado prácticas documentales de escritura cuando los primeros rastros de la cancillería regia empiezan a detectarse. Primero con Alfonso VI (1065/1072-1109), después con una mayor intensidad durante el reinado de su hija Urraca (1109-1126), tomando carta de naturaleza definitiva en la primera mitad del siglo xii y, en concreto, durante el tiempo de su hijo Alfonso VII, el Emperador (1126-1157). Desde luego, ya en estas coordenadas, las limitaciones de número y de formulación definida, que evidenciaban los documentos relativos a los monarcas del reino astur (718-910) y del llamado reino astur-leonés (910-1037), van a ir superándose paulatinamente, coincidiendo cronológicamente con la unión dinástica y política de los territorios correspondientes al condado de Castilla y al reino leonés, y la ya comentada vertebración de un órgano de expedición documental específico.

4Obviamente, la problemática general de las fuentes conservadas en el período observado ha condicionado los resultados de esta indagación a modo de encuesta, y más tratándose del carácter tan singular que la epístola parece asumir en este trayecto. Afecta más concretamente a la cantidad y la calidad de las piezas, a su modo de transmisión y a su nivel de fiabilidad.

  • 3 Lucas Álvarez, La documentación real astur-leonesa (718-1072), pp. 75-76.

5Del total de documentos acopiados hoy en día, los correspondientes al ciclo asturiano apenas rebasan los 70, el porcentaje de originales no llega siquiera al 9 %, aunque parece que un 60,6 % sí son auténticos. Al reino astur-leonés pertenecen unos 294 diplomas de los que únicamente un 19,4 % son originales; el resto, un 54 %, son copias realizadas en su mayor parte en cartularios, de las que tan solo un 26,6 % afectan a las independientes3.

  • 4 Zabalza Duque, Colección diplomática, p. 65.
  • 5 Escalona Monge, 2012.
  • 6 Escalona Monge, Velázquez Soriano, Juárez Benítez, 2012.
  • 7 Blanco Lozano, Colección diplomática de Fernando I, p. 12.
  • 8 Vivancos Gómez, Reinado y diplomas, pp. 109-152.

6He tenido en cuenta también los relativos a la etapa condal de Castilla. Su editor juzga una mínima parte de lo que se debió de escribir los 81 documentos conservados4. Una cantidad sometida en la actualidad a una profunda revisión5 y que recientemente ha permitido sacar a la luz un nuevo original del conde Fernán González (912-970), salido de la mano de Florencio de Valderánica6. De Fernando I (1037-1065), el rey que inaugura la unión dinástica de ambos territorios, se cuenta con un total de 76 diplomas, de los que está probada su ingenuidad en tan solo 4 ejemplares7. Su hijo Sancho II (1065-1072), quien reinó en Castilla tras su muerte y también durante su último año de vida en León, tiene una memoria escrita tan corta como su reinado. A él se le ha adjudicado recientemente 18 documentos, cuya variada manera de transmisión solo alumbra dos originales8.

  • 9 Gambra, Alfonso VI, t. I, p. 56.
  • 10 Ruiz Albi, «Cancillería y documentos de Raimundo de Borgoña y la Infanta Urraca», pp. 229-240.
  • 11 Ead.,La reina doña Urraca (1109-1126).
  • 12 Lucas Álvarez, Las cancillerías reales (1109-1230), pp. 119 y 162.
  • 13 Reilly, 1976, p. 249.

7A partir de aquí se observa en el occidente peninsular la misma tendencia al alza que en el resto de Europa. En los reinados sucesivos se asiste al abandono de la oralidad y al resurgir del documento escrito como un vehículo fundamental para la vertebración del poder. Debido a ello, los datos con que se cuenta del reinado de Alfonso VI (1065/1072-1109), rey de León y de Castilla-León, a partir del asesinato de Sancho II en Zamora, indican la existencia de un total de 196 ejemplares9, de los cuales 27 se han transmitido en su estado original, lo que supone el 14 % de los documentos conservados. Su hija Urraca, siendo aún infanta, intitula junto con su marido, el conde Raimundo de Borgoña (1092-1109), una treintena de piezas de las que solo 5 son originales, y algunos con dudas apreciadas por su editora10, una cantidad que aumenta de manera lógica al desempeñar tareas de gobierno durante la minoría de edad de su hijo (1109-1126), pues tiene en su haber para este trayecto 31 originales, un 20 % de los 149 conservados11. Se incrementa el porcentaje (en torno al 30 %) de una producción mucho más ingente atribuida a Alfonso VII (1126-1157)12, quien durante sus treinta y un años de reinado evidencia un empleo mucho más abundante del escrito documental en su labor de gobierno13, resultado entre otros factores de una cancillería en pleno funcionamiento que formaliza el lenguaje de la administración.

  • 14 Calleja-Puerta, 2013.
  • 15 Agúndez San Miguel, 2010.
  • 16 Azcárate et alii, 2006.

8En cualquier caso, pocos son los originales, muchas las copias, y de entre ellas destaca un número muy significativo de documentos conocidos gracias al hecho de que fueron trasladados habitualmente por sus directos beneficiarios en cartularios u otros códices diplomáticos, pensados y concebidos tanto como estrategia para conservar los instrumentos que fundamentaban su memoria colectiva como para construirla14, lo que pone sobre la mesa el problema de las falsificaciones. Estas hurtan un conocimiento veraz del pasado, pero también instruyen sobre datos precisos acerca de fórmulas y prácticas documentales que, indudablemente, conocían los falsarios y que emplearon en el momento de confección de estos manuscritos, coincidiendo la mayoría de las veces su factura material con los últimos dos siglos del período que aquí se analiza. Y tanto León15 como Castilla16 cuentan con casos paradigmáticos al respecto.

9Resulta axiomático presumir que, si se desciende al espacio ocupado por las epístolas, este sea realmente corto en el panorama de la documentación hispana de esta etapa, al menos para la originada en el área noroccidental. Y un paisaje similar parece predecirse también para aquellos documentos que asumieron en su tenor algún formulismo propio del modus epistolaris, y que le aporta a su forma cierto color mestizo. No obstante, la razón de que el número de piezas sea tan precario no solo debe achacarse a factores tan generales como el hecho de que se cuente con una memoria escrita mermada a causa de un empleo anémico de la escritura, especialmente durante los primeros siglos del período analizado, o a las circunstancias políticas especiales que la península ibérica vivió en esos tiempos. También han contribuido unas causas de calado más específicas.

  • 17 Constable, 1976, pp. 21-22.
  • 18 Calleja-Puerta, 2002, p. 9.
  • 19 Pastor Díaz de Garayo, 1997.
  • 20 Véase un panorama similar para Italia en Cammarosano, 1996.

10Obviamente, la primera consideración deriva de las prácticas de archivo del escrito documental puestas en práctica desde los siglos x al xii, que afectan con mayor virulencia a los componentes de este genus, pues unas cartas redactadas fuera de sistema, carentes de data, sin elementos de validación destacables, y que en principio no creaban derechos, aunque a posteriori sí lo generaran, no fueron contempladas por sus destinatarios como objetos de conservación preferente17. Así ocurrió en los territorios del antiguo reino de León18 y de Castilla19, pese a que los beneficiarios, con frecuencia sus propios autores, y las entidades que fueron activas en la custodia de estos tipo de diplomas coinciden en ser personas pertenecientes a instituciones religiosas, monásticas o catedralicias, interesadas durante siglos en preservar una memoria antigua, que sobrepasaba muy a menudo su propio espacio20.

  • 21 Véase la contribución de Hélène Sirantoine en el presente volumen.
  • 22 Herrero de la Fuente, 2011, pp. 115-132.
  • 23 Lucas Álvarez, El Tumbo de San Julián de Samos (siglos viii-xii).
  • 24 Rodrigues, Costa, Livro Preto. Cartulário da Sé de Coimbra.
  • 25 Mabille, La pancarte noire de Saint-Martin de Tours.

11No obstante, han llegado hasta hoy algunas piezas, pocas pero representativas, al verse estas afectadas también por la labor de copia sistemática en unos cartularios, datados o datables en el siglo xii, concebidos como espacios de construcción memorial de determinados cenobios21. Epístolas y fórmulas epistolares encontraron refugio en compilaciones, entre otras, las conocidas como el Becerro gótico de Sahagún22, el Tumbo de San Julián de Samos23, el Libro Preto da Sé de Coimbra24 o el desaparecido cartulario de San Martín de Tours conocido como Pancarte noire25.

  • 26 Historia Compostellana, ed. de Falque.
  • 27 Galindo Romeo, 1945, p. 9.
  • 28 Sánchez-Albornoz, 1977, p. 90.
  • 29 Galindo Romeo, 1945, p. 30; Herbers, 2011.

12Aportan también cartas relevantes algunos códices diplomáticos de contenido fundamentalmente historiográfico, como la Historia Compostellana. Dicho manuscrito, elaborado también en el siglo xii, y cuya escritura está dedicada a ensalzar los hechos protagonizados por el arzobispo Gelmírez26, es un ejemplo tremendamente significativo. Situado a caballo entre crónica y registro27, realizado a tiempo real o casi, se vale de piezas documentales que inserta a modo de sustento de los hechos que narra, una circunstancia que motivó que se definiera como «una verdadera colección diplomática de valor inapreciable28». En ella se encuentran algunas epístolas reveladoras del momento político narrado, lo que evidencia que el empleo de recursos de este género para comunicar peticiones o mandatos era ya bastante común y que se fraguaba en cartas entre obispos, reyes y el poderoso Gelmírez o entre este y la curia romana29.

  • 30 Constable, 1976, pp. 6 sqq.
  • 31 Lucas Álvarez, La documentación real astur-leonesa (718-1072), pp. 149-151.
  • 32 Ibid., informa convenientemente sobre ellas en las notas 438 y 439.

13La segunda razón se relaciona con fundamentos metodológicos de importancia. Y es que, hasta hace poco tiempo, unas rígidas fronteras disciplinares en el ámbito de la diplomática provocaron un criterio tremendamente selectivo en lo relativo al material recogido en colecciones documentales al uso o en los estudios sobre cancillerías concretas. Y la incidencia de dicho criterio para apreciar este filón de lo escrito es esencial, pues revela y explica la inclusión o no de las epístolas en este tipo de trabajos. A su consideración como documentos diplomáticos y como tales dignos de formar parte de ellos ya se aludió hace años, cuestionándose si este rico material debía estar realmente fuera de los ojos del especialista30. En este sentido, resulta muy revelador que se dudara en encajar dentro del material regio asturleonés la epístola espúrea que Alfonso III envió al pueblo de Tours en 906. Se incluyó finalmente pese a considerarla «al margen de la Diplomática estricta», al ser una carta propia de la correspondencia oficial del monarca31. Había sido editada en varias ocasiones con anterioridad32.

  • 33 Nicolaj, 1998.
  • 34 Guyotjeannin, 2008.
  • 35 Ostos Salcedo, Pardo Rodríguez, Sanz Fuentes, 1998.
  • 36 Moreno Trujillo, 2007, pp. 34-35.

14Una consecuencia derivada de lo anterior es la diversidad terminológica que distintos autores han empleado para nombrar los ejemplares conservados, y ello pese a que resulta evidente que toda epístola se atiene desde época romana al binomio forma-función y que nuestro sistema documentario occidental con sus adaptaciones y fracturas acaecidas en tiempos medievales33 debe mucho a prácticas de dicha procedencia, pero no deja de ser aún un camino inexplorado34. En todo caso, hay que indicar que en la corona de Castilla el léxico diplomático, que servirá para identificar unas determinadas estructuras formales35, empezará a acuñarse parejo a la cancillería desde mediados del siglo xii, y será a partir de esa época cuando los tipos documentales íntimamente relacionados con la gestión de los asuntos de gobierno presenten préstamos y recursos epistolares, cuyo origen está profundamente relacionado con este género. Se marcó con acierto la vía de cómo influyeron las cartas misivas medievales en la correspondencia del conde de Tendilla en su labor como capitán general de Granada a principios del siglo xvi36; pero falta por precisar en este amplio interregno todo lo relativo al nivel de apropiación e incluso mutación de estos recursos epistolares en mandatos, provisiones, albalaes y las ya citadas cartas misivas o mensajeras, emitidas por la burocracia del poder.

  • 37 Galindo Romeo, 1945, pp. 42-43.
  • 38 Lucas Álvarez, La documentación real astur-leonesa (718-1072), p. 159.
  • 39 Ruiz Albi, La reina doña Urraca (1109-1126), p. 264.

15Va a ser precisamente esta carencia de definición lo que enmascara las estrategias documentales seguidas en este proceso durante la época analizada y lo que explica que varios autores establezcan para las mismas prácticas de clara raíz epistolar distintas denominaciones. Un dato indicador es que denominara mandatos a los diplomas asentados en la Historia Compostellana37, los mismos que casi cincuenta años más tarde se calificaron como documentos menores, mandatos puros o misivas38 o que, más recientemente, se optara por conceptuar las epístolas urraqueñas por su contenido, exactamente como peticiones de ayuda, pues mediante ellas la reina Urraca solicitaba auxilio político al todopoderoso arzobispo santiagués en 1112 y 111339.

  • 40 Lucas Álvarez, La documentación real astur-leonesa (718-1072), pp. 149-150.

16Sea como fuere, es llamativo el hecho de que no se cuente con epístolas originarias de los reinos cristianos occidentales hasta el último cuarto del siglo xi, produciéndose un evidente hiato con la realidad anterior. De hecho, la única que protagoniza este largo trayecto es el ejemplar apuntado antes de la epístola atribuida al rey Alfonso III, aunque despierta grandes y fundadas dudas sobre su autenticidad. Datada en torno al año 906, en ella el monarca se dirige al pueblo y clero de San Martín de Tours para contestar a una petición que le habían hecho los turenses sobre la compra de una corona imperial a fin de obtener recursos para la reedificación de su iglesia destruida por los normandos. Y actúa como intermediario Sisnando, el obispo de Compostela. Asentada entre los folios 100 y 101 de la Pancarte Noire, un cartulario confeccionado in situ entre 1132-113740, es preciso señalar que, pese a ser falsa, la secuencia de fórmulas que emplea en su redacción responde a los usos epistolares característicos del período en que se data dicho códice diplomático.

  • 41 Barrau-Dihigo, 1919, p. 12.
  • 42 Floriano Cumbreño, 1946, p. 393; Floriano Llorente, 1972, p. 164.
  • 43 Sanz Fuentes, «El Documento de Fakilo (803): estudio y edición», p. 314.
  • 44 Sanz Fuentes, Calleja-Puerta, 2005, pp. 247-248.

17Mejor fortuna tuvo el uso de la fórmula de la salutatio, de origen romano, presente también en las Formulae Wisigothicae. Pese a que se negó su empleo en los documentos reales asturianos, especialmente en los considerados indubitados41, y que más tarde, aun matizando algunos aspectos, se redundara en ello42, los datos permiten concluir que, aunque se dispone de pocos ejemplares, el saludo emprende su camino en el período astur, y este difumina la débil frontera existente entre el lenguaje documentario real y el privado43. Es sintomático que forme parte de las fórmulas de la donación de Fakilo, datada en el año 803, el original más antiguo conservado de dicho período, y también de la que protagonizó, en 889, el diácono Taielo, relativa a las propiedades, los libros y el ajuar litúrgico con los que dotó a la iglesia de San Esteban de Álava, erigida en esta ocasión en monasterio44.

  • 45 Lucas Álvarez, La documentación real astur-leonesa (718-1072), pp. 239 y 245.
  • 46 Ibid., Regesta 1-16, 41, 42 y 51.

18En cualquier caso, desde el siglo ix los monarcas asturianos contarán con esta fórmula epistolar al menos en cuatro ocasiones, que se constatará siempre en documentos considerados originales y tipificados como semisolemnes45. Son tres preceptos que contienen dos donaciones y una permuta, correspondientes al reinado de Alfonso III (866-910), a los que se añade una carta de confirmación de su padre Ordoño I (850-866)46. La redacción empleada es In Domino Deo eternam salutem.

  • 47 Ibid., pp. 249-250 y 292.
  • 48 Mínguez Fernández, Colección diplomática del monasterio de Sahagún, doc. 93.
  • 49 Fernández Flórez, Herrero de la Fuente, 1995, pp. 305-307.

19Ya en la etapa leonesa la salutatio aparece con mayor frecuencia, especialmente en los privilegios y las cartas reales, de contenido siempre concesivo, sobre todo a partir de Ordoño II (910-924). Y así seguirá en un porcentaje cada vez más alto hasta el final del período, y su uso será más visible y persistente a partir de Vermudo II (982-999). Sus redacciones más habituales son a la romana: salutem, o bien la utilizada con anterioridad con una mínima variante estilística: in Domino semper salutem, in domino Deo eternam/sempiternam salutem o in Deo Dei filio sempiternam/eternam salutem47. Este desarrollo léxico tan parecido, que alumbra un proceso de estandarización en ciernes, hizo que se calificara de singular la fórmula del saludo presente en un documento de Ramiro II, datado en 944: In Domino Dei filio, qui peccatoribus babtismate tinctis sine operibus iustificat, sempiternam salutem48. Su transmisión como copia en el Becerro gótico de Sahagún impide asegurar si su uso responde a su tiempo o es un ejemplo más de esas libertades que se tomó el copista Munnio al trasladar, a principios del siglo xii, los documentos a dicho cartulario49.

  • 50 Núñez Contreras, «Colección diplomática de Vermudo III, rey de León».

20No obstante, se puede afirmar que el proceso de formalización del saludo en la documentación leonesa avanza por caminos ya marcados y que se cierra con Vermudo III (1027-1037). Los ejemplares del último rey leonés50 permiten evaluar cuatro puntos que interesan señalar, puesto que ponen de manifiesto unas líneas tímidamente manifestadas antes, pero con trazas evidentes de continuidad temporal. En primer lugar, conocer que el nivel exacto de incidencia de dicha formalidad ha alcanzado ya en esta época el 50 % al utilizar la salutatio exactamente en la mitad de sus documentos, 10 de 20 conservados. Una segunda cuestión alude al camino transitado, pues el saludo, romano en origen, pasa a la documentación leonesa a través de los usos documentales asturianos, tal como se ha señalado antes, por lo que para los documentos vermudianos tampoco son válidos los reparos antes aludidos, al ser su presencia patente tanto en documentos originales como en copias fiables. En tercer lugar, sus territorios de amparo seguirán siendo las donaciones y concesiones, ropaje propio de documentos solemnes y semisolemnes, incluyendo también una permuta. Y un cuarto y último aspecto es que tanto las redacciones adoptadas para la salutatio como su situación física en el tenor documental recuerdan costumbres recientes. Solo que, en esta época, la secuencia I+S, que la ubica inmediatamente detrás de la titulatura es claramente minoritaria al mostrarse únicamente en dos diplomas, mientras que será la opción abrumadoramente mayoritaria para este reinado emplearla tras la intitulatio y directio, conformando el orden formulístico I+D+S.

  • 51 Zabalza Duque, Colección diplomática de los condes de Castilla, doc. 59 y pp. 319 y 419.

21Aun teniendo este punto de partida, la ausencia de recursos epistolares en los primeros tiempos de la nueva realidad política que le sucede, el reino castellano-leonés, fruto del matrimonio entre Sancha de León y Fernando, hijo de Sancho Garcés de Navarra, indica una pausa en un largo camino. En el período condal (912-1037) observo un vacío clamoroso. Castilla no cuenta con ninguna epístola, al menos en lo que se conoce hasta ahora, y la fórmula salutatoria es prácticamente inexistente entre las escasas piezas conservadas de los condes castellanos. De hecho, su presencia se reduce a una única mención en una donación del año 987, por la que el conde García Fernández y su mujer Ava concedieron a la iglesia de Santa Juliana (Santillana), en Planes, unas iglesias con sus posesiones, sitas en el territorio del Campoo. In Domino Deo et eternam salutem acompañada de la aprecación Amen es el saludo que le pertenece. Hay que indicar que ser la única mención entre los 83 documentos, correspondientes a dicha etapa, tiene que ver, tal y como he comentado antes, con que lo poco conservado se relacione íntimamente con su transmisión en cartularios. En este caso se trata del conocido como el Libro de Reglas, datado en el siglo xiii51.

  • 52 Blanco Lozano, Colección diplomática de Fernando I (1037-1065), p. 9.
  • 53 Herrero de la Fuente, Colección diplomática del monasterio de Sahagún (857-1230), docs. 505 y 599.

22Y esa misma sensación de olvido aparente en el uso de este recurso dan los diplomas (76) atribuidos al primer rey que ciñe la corona castellano-leonesa52, pues se cuenta tan solo con dos casos y ambos transmitidos en el Becerro gótico de Sahagún. Se trata de dos donaciones que los reyes Fernando I y Sancha hicieron, en los años 1047 y 1058, al obispo de León, Cipriano, y a Godesteo y demás familiares del conde Sancho García respectivamente, y que terminaron afectando a dicho dominio monástico. Es significativo indicar dos cuestiones, relativas a su aparición fortuita. La primera tiene que ver con el hecho de que su empleo se justifique en el universo epistolar por la calidad e importancia de los beneficiarios de estas dádivas reales, el jefe de la iglesia capitalina y la propia familia real, siguiendo los preceptos del ars dictandi. La segunda indica que en ambas ocasiones el saludo mantiene la costumbre, ya señalada antes, de cerrar el paquete de las formalidades preliminares, siendo las fórmulas que lo preceden las ocasionales arenga y/o invocatio, y las imprescindibles intitulatio y directio53.

23Sin embargo, con el reinado de Alfonso VI y de su hija Urraca, regente del futuro Alfonso VII, cambian las tornas relativas al empleo del genus epistolaris. La vía leonesa de la salutatio prácticamente interrumpida tras la derrota de Vermudo III en la batalla de Tamarón se retoma, reviviendo también la propia epístola. Ambos adquieren carta de naturaleza en el escrito documental con solución de continuidad, al contar con señales más que suficientes que respaldan que sus inmediatos descendientes hicieron uso de dichas cartas y sus formalidades textuales.

  • 54 Gambra, Alfonso VI, t. I, p. 202.
  • 55 Ruiz Albi, La reina doña Urraca (1109-1126), p. 295.

24La fórmula del saludo de este período, por lo que se refiere a su incidencia en los documentos de la práctica, saca a la luz el hecho de que es un proceso vinculado a la situación precedente, a pesar del hiato castellano. Exhiben, en lo relativo a su nivel de uso, la misma presencia minoritaria señalada antes, siendo bastante escaso el empleo de este recurso estilístico en relación con el conjunto de la producción de ambos monarcas. Los datos resultan abrumadores. De Alfonso VI se conservan 196 documentos correspondientes a sus cuarenta y tres de reinado, y únicamente la utiliza en 17 ocasiones54, y entre los pertenecientes a su hija Urraca, un total de 149 en casi veinte años de ejercicio, tan solo 20 de ellos la llevan55.

  • 56 Ibid., pp. 87-114 y 296.

25A lo expresivo de esta cuantificación hay que añadir que la salutatio en los diplomas alfonsinos y urraqueños presenta en su praxis un panorama continuista que no solo se caracteriza por mantener un bajo nivel de empleo de dicha fórmula, sino también porque salvaguarda la tendencia secular de mantener su refugio preferido en documentos concesivos, privilegios o cartas reales y, en particular, en las donaciones regias. De hecho, la única desviación de la norma la representan tres ventas y tres permutas, que protagoniza la reina Urraca en los años 1113, 1118 y 1123, confeccionadas todas por uno de los dos notarios permanentes y el más activo con que contaba su notaría, el palentino Fernando Pérez56.

  • 57 Ibid., p. 296.

26No resulta baladí anotar para este tiempo dos circunstancias ligadas a su empleo. La primera es que el uso de este recurso epistolar corresponde al primer período de su reinado, decreciendo a partir de 1118, precisamente cuando su hijo empieza a ejercer tareas militares propias de un monarca medieval en Toledo y, en consecuencia, Urraca deja de emplear tipos diplomáticos ligados al ejercicio del poder, siendo una venta y tres simples permutas los únicos testimonios que sobrepasan dicha data. La segunda no es nueva, pero consolida la tendencia fijada en el dictamen de que los destinatarios de las cartas sean integrantes de la nobleza como Rodrigo Bermúdez, Suero Ordóñez o Fernando García o eclesiásticos pertenecientes al alto clero, como los obispos de Palencia y León57.

  • 58 Gambra, Alfonso VI, t. I, p. 203.
  • 59 Ruiz Albi, La reina doña Urraca (1109-1126), docs. 13, 14, 15, 19, 22, 23, 25, 39, 43, 50, 53, 63, (...)
  • 60 Gambra, Alfonso VI, t. I, p. 202, n. 81; Ruiz Albi, La reina doña Urraca (1109-1126), p. 295.
  • 61 Ibid., pp. 297-298.

27La etapa alfonsina muestra, además, una utilización bastante equilibrada de los modelos conocidos, y es mayoritaria la secuencia I+S al emplearse en diez ocasiones, mientras que la correspondiente a I+D+S lo hace solo siete veces58. Sin embargo será en la documentación urraqueña cuando el fiel de la balanza se incline a favor del último modelo pues en los 18 diplomas que la llevan59, sin contar con las epístolas conservadas, se asiste a su triunfo abrumador. En cualquier caso, con redacciones conocidas y alguna que otra variante, a la romana o lo cristiano60, permitiendo a veces ligar texto con notario61, siempre acostumbra esta fórmula a servir de cierre del protocolo inicial.

  • 62 Ibid., pp. 87-140.

28En consecuencia, da la impresión que será durante este trayecto cuando se ira conformando un determinado modo de composición formal, un paquete de fórmulas propio de un lenguaje diplomático sometido aún a tensiones relativas a la fijación de sus elementos, compuesto siempre por la misma secuencia: intitulatio, directio y salutatio, presentadas fijamente en igual orden, y que acaba venciendo al otro antes indicado. Desde luego, fragua en este período y lo hace al hilo de los primeros indicios que apuntan a la existencia de una oficina de escritura prácticamente cancilleresca o casi, una notaría real, que se había ido formando en torno a la reina Urraca con cierto personal fijo, la mayoría de ellos ligados al clero palentino, con algún que otro aporte santiagués62. Y va a ser esta comunión con la incipiente burocracia del reino lo que le garantice su gran porvenir en la diplomática hispana.

29En cualquier caso hay que llegar al reinado de Alfonso VII, el Emperador, para constatar el salto o mejor dicho la acomodación definitiva que se produce de esta secuencia triunfadora en el lenguaje diplomático del poder. Averiguar su confluencia con otros elementos típicos de redacción epistolar y la definitiva apropiación de dichas formalidades en el lenguaje cancilleresco, lo que perfila su forma al mismo tiempo que su función, obliga a volver los ojos hacia la epístola.

  • 63 García y García, 1994, pp. 128-129.

30Su resurrección es propia de esta época. Y un indicio más de que se asiste en los territorios de la corona castellano-leonesa a tiempos de cambios en sus paradigmas culturales. La apertura hacia el continente que significa el reinado de Alfonso VI, sus especiales relaciones con Cluny y su clero, que repoblarán monasterios y catedrales, el cambio del rito mozárabe por el galicano, la progresiva desaparición de la escritura visigótica y la paulatina introducción de la escritura continental son señales inequívocas de un universo cambiante. Y, en especial, los primeros balbuceos del derecho romanista que marcaron la praxis de una oficina de escritura aún titubeante con Urraca, pero a punto de estabilizarse como cancillería en tiempo de su hijo63.

  • 64 Calleja-Puerta, 2014, § 2, n. 8.
  • 65 Díaz y Díaz, 1971; Rucquoi, 2005.
  • 66 Pardo Rodríguez, 1999.

31La relación de dichas novedades escriturarias con la influencia de documentos pontificios llegados a la Península tras la reforma gregoriana resulta lógica. Probablemente vinieron muchas veces de la mano de legados papales y de jueces delegados64, sirviendo sus fórmulas a los escribas de los diplomas regios para refrescar una memoria antigua revivida. En cualquier caso, no descartaría que todo este arsenal de información importado se canalizara por vía episcopal, al saberse la costumbre de algunas escuelas episcopales, como la de Santiago de Compostela, que desde principios del siglo xii enviaba a algunos de sus clérigos a formarse fuera de la Península65. Ocurrió allí también por la misma época préstamos formales de la importancia de la rota papal, introducida y asimilada en los modos diplomáticos de Diego Gelmírez y en los de sus otros colegas gallegos. Transformada en rueda, esta herencia recibida fue seña de identidad constante para validar la documentación más solemne que emitió la cancillería castellana hasta fines del siglo xv66.

  • 67 Gambra, Alfonso VI, t. II, docs. 47, 69, 103 y 169.
  • 68 Ibid., p. 345.
  • 69 Ruiz Albi, «Cancillería y documentos de Raimundo de Borgoña y la Infanta Urraca», docs. 41 y 46; Hi (...)
  • 70 Ibid., II, lxxiii, 2.
  • 71 Ibid., I, cviii, 2; II, lxxxi, 4 y xciii, 2; III, xxxiv, 5.

32La epístola empieza a utilizarse como medio de relación entre ausentes durante el reinado de Alfonso VI. De este monarca se tienen cuatro ejemplares67, un número escaso en el conjunto de su producción antes señalada, una circunstancia que motivó que se calificara de muy infrecuente la epístola dentro de la diplomática alfonsí68, obviando que, puesta en su contexto dicha cantidad, se convertía en extraordinaria al simbolizar el final de una sequía cultural de siglos. Significa un retorno a la epistula, un resurgir que pronto se convertirá en tendencia y cuyo empleo se prolongará con la reina Urraca, quien sola69 o con su hijo70 durante su regencia titularon otras cuatro más. A ellas hay que añadir la misma cantidad que Alfonso VII incorpora al cómputo general, primero como príncipe y después como rey71.

33Relativo a los elementos formales que la componen, las cartas oficiales castellano-leonesas presentan dos modelos básicos que con mínimas variantes he caracterizado como A al resultante del empleo normalizado de la secuencia: intitulatio + directio + salutatio + valete, siendo el B iniciado siempre por la directio y componiéndose además con la intitulación más el saludo, presentando este último una presencia no constante. A ambos arquetipos hay que añadir la inexistencia en todos los casos de datos crónicos u otros característicos del protocolo final, pues ninguna de las epistulae lleva datación, circunstancia esta que remite a las visigodas, indicio y síntoma una misma comunidad de origen.

34En cualquier caso, es significativo indicar que es el primer paradigma el que prevalecerá a partir de ahora en los usos oficiales. Su empleo se detecta desde época de Alfonso VI, pero será a partir de 1124 cuando se asista a su consagración definitiva, lo que lo convertirá en el único tipo empleado por el poder para las comunicaciones de estas características, en concreto, durante el gobierno de Alfonso VII. Y otro dato importante: será en este trayecto cuando se asocie en todas las circunstancias a documentos de contenido yusivo.

  • 72 Guyotjeannin, 2008, p. 12, se hace eco de la opinión de Nicolaj, 1998.

35Con todo, la utilización de uno u otro patrón en este período tiene que ver, y mucho, con la función que está llamada a desempeñar en un futuro cercano, y para ello entran en juego no solo recursos clásicos de la redacción epistolar, condicionados a que el dialogo escrito se estableciera entre superiores, iguales o inferiores. También debe tenerse en cuenta sus efectos jurídicos. Por eso aplicar el concepto de estricta comunicación para esta tipología escrituraria72 queda corto en la mayoría de las cartas oficiales castellanas, antes incluso de producirse su influencia terminante en el escrito administrativo del poder.

  • 73 Gambra, Alfonso VI, t. II, doc. 47.
  • 74 Ibid., doc. 103.

36Al hilo de ello, es revelador que en las dos ocasiones en que Alfonso VI se dirige al abad de Cluny, Hugo, en 1077 y en torno a 1087-1089, lo haga utilizando el modelo B. El carácter cercano y amistoso de ambas epistulae, explicaría tal vez la presencia del valete como fórmula de despido en la primera73 y, en su caso, una oración que denota especial confianza en la segunda: Orate pro me, pater, et sanctissimum gregem uestrum, ut pro me oret […] facite. Domno uero Siguino […] credite74. En ellas la consideración simplista de asumir una única función de correspondencia para estos productos cae por su base. El rey ruega su intervención en Roma, le pide una entrevista personal, su ayuda ante el desconcierto que está suponiendo en sus reinos la implantación del rito romano o ante los problemas políticos internos. Y cómo se manifiesta con hechos esa captatio benevolentiae que rezuman ambos textos: duplicando el censo a Cluny, tal y como aparece expresado en el misma carta, y anunciando en la otra, enviada diez años más tarde, el adelanto de 10 000 talentos como inicio de ayudas futuras que promete para la edificación de la iglesia emprendida por el abad.

  • 75 Ruiz Albi, La reina doña Urraca (1109-1126), doc. 41.
  • 76 Historia Compostellana, ed. de Falque, I, lxxv, 1.

37Ese mismo modelo es el que utilizará la reina Urraca en tres ocasiones para relacionarse mediante la escritura con su amigo o enemigo ocasional, Diego Gelmírez. Y solo la primera, datada en torno a 111275, tiene una fórmula de despido. Es una epístola clásica, pues ruega suplicante al reverendissimo et sanctissimo domino Didacus, que tome unos castillos que estaban a manos de unos rebeldes. Y cierra el final de una narración trufada de expresiones amistosas, con el clásico valete, al que le sigue et quantocius potueritis supradicto ad effectum perducite. Es decir, te ruego y suplico, deseo que estés bien, pero en cuanto pudiéreis, llevad a cabo lo dicho76. Desde luego, evidencian unas circunstancias políticas complejas.

38Las dos restantes, fechadas alrededor de 1113 y 1116, carecen de cualquier formulismo cortés al uso. La ausencia de las fórmulas de saludo y de cierre da lugar a una redacción menos encorsetada, más simplificada en la que la directio y la narratio ocupan todo el espacio del discurso, siendo el correlato formal adecuado para la inmediatez de la súplica, lo que favorece también un desarrollo textual más libre, más suelto, en donde tienen especial cabida expresiones amistosas y cercanas en la parte narrativa. Por eso no es extraño que en ese juego de influencias políticas, de alianzas y desacuerdos entre Urraca, Gelmírez y el príncipe Alfonso, cuando el futuro rey pide ayuda a su antiguo preceptor, en 1116, para conseguir que el reino de Galicia torne a su influencia utilice ese mismo lenguaje próximo de este «subtipo». Se dirige a

  • 77 Ibid., I, cviii, 2.

[Una persona a la que] abrazo y venero sobre todos los hombres de este mundo, como a mi señor, protector mío, que me regeneraste en la fuente del bautismo y no mucho tiempo después me ungiste en la iglesia de Santiago como rey, en quien está echada el ancla de mi confianza, dígnate prestarme ayuda para conseguir mi reino77.

39Con este final de la parte narrativa no se necesita obviamente ni la salutatio ni el refuerzo del valete. De cualquier forma, todas estas epístolas muestran en mayor o menor medida la petición, ruego o súplica, lo que demanda así una actuación concreta por parte del destinatario.

40No obstante será el modelo A el que se imponga definitivamente. Va a ser el vehículo adecuado para acoger órdenes de los distintos monarcas o para aquellos en los que el rey no tiene por qué expresar ningún tipo de deferencia al destinatario, ni siquiera una simple despedida, al estar él en la cúspide de la pirámide social. De este último tipo tan solo contamos con una carta dirigida a los magnates del reino, por la que Alfonso VI les comunica los pormenores del pleito y la resolución de un litigio, surgido entre Sahagún y los herederos de Gonzalo Fernández, quien in articulo mortis había realizado una donación a favor de dicho monasterio, de la que no quedó rastro.

41En todo caso, el contenido imperativo triunfa desde Alfonso VI y se hace imprescindible con su nieto Alfonso VII, lo que borra, a partir de entonces, cualquier atisbo de otra formulación en el discurso. En general, suelen ser documentos que cuentan con una redacción breve, simple, directa, pero efectiva. Eso sí, no renuncia nunca a las formalidades del saludo ni del cierre. El primer ejemplar conocido de este tipo está datado entre 1096-1109. En dicho documento, el monarca autoriza, y ordena, a su yerno Enrique de Borgoña, conde de Portugal, a que resuelva una queja que le había llegado del obispo de Coímbra, sobre una supuesta donación real a un tal Cipriano de una villa perteneciente al monasterio de Vacariça. Es interesante reseñar, por lo que pueda significar, que en el Livro Preto da Sé de Coimbra su copia se anteceda a modo de epígrafe con la palabra salutatio, y que antes del valete como despido amistoso a su yerno, el rey renueve la orden mediante el imperativo inderenzate, ligando así su puesta en marcha a la estima regia.

42Y será en la Historia Compostellana donde se encuentren los siguientes ejemplares. Datados en 1124, 1128 y 1133, respectivamente, la reina Urraca, el príncipe Alfonso y, más tarde, este ya como rey (1126-1135) protagonizarán tres ejemplares más en los que con las características formales antes apuntadas se expresarán órdenes directas reforzadas con cláusulas sancionales que conminan a ser cumplidas. Dichas órdenes tienen como destinatario a Diego Gelmírez, el mismo arzobispo a quien, con anterioridad y en circunstancias políticas bastantes adversas, se habían dirigido utilizando toda una panoplia de recursos estilísticos encaminados a captar su voluntad. Cambiadas las tornas políticas, también muda el discurso epistolar y, en consecuencia, el modelo a utilizar.

  • 78 Calleja-Puerta, 2012, pp. 142-148. Relativo a los mandatos de Alfonso VII, véase su trabajo en este (...)

43Precisamente va a ser en este trayecto de casi un siglo cuando consiga fraguarse un determinado paquete textual que pone en evidencia la apropiación de formalidades de origen epistolar en los modos cancillerescos. El reinado de Alfonso VII significa la acomodación definitiva de la fórmula del saludo en el lenguaje diplomático del poder, que abandona su secular refugio en los documentos solemnes y concesivos de los monarcas y se instala definitivamente en documentos de formulario más escueto, de carácter administrativo, y encaminados a la gestión más inmediata. En este sentido, resulta llamativo que, tras su coronación como emperador en León el año 1135 y hasta su muerte en 1157, las epístolas producidas en el ámbito real brillen por su ausencia, al menos en apariencia. La razón no es otra que la aparición y casi inmediata consolidación de los mandatos, unos escritos más escuetos, desprovistos de fórmulas superfluas, que resultaron ser unas herramientas imprescindibles para el gobierno del reino y que emanan de una cancillería ya plenamente organizada con lenguaje diplomático propio78. Ellos incorporan a su forma la secuencia epistolar más en boga, la I+D+S, añadiendo en ocasiones la fórmula de despedida, cuyo empleo dependerá de la cercanía del monarca con el destinatario.

  • 79 Villar García, Documentación medieval de la catedral de Segovia (1115-1300), docs. 49, 50, 51, 52, (...)
  • 80 Lucas Álvarez, Las cancillerías reales (1109-1230), p. 214.
  • 81 Comentada por Guyotjeannin, 2008, p. 21, n. 4.
  • 82 Mañueco Villalobos, Zurita Nieto, Documentos de la Iglesia Colegial de Santa María la Mayor, pp. 35 (...)

44Llegados a este punto, ubicar con precisión la barrera entre la epístola y el mandato con los materiales disponibles es una tarea complicada. Una mirada a las cartas oficiales transmitidas en cartulario, datables entre 1136-1157, sitas todas en la catedral de Segovia79, indica que tienen un formulario muy común pese a que se haya querido distinguir en ellas misivas y mandatos. La diferencia supuesta radica en adjudicar a las primeras las fórmulas de saludo Salutem et amicitiam/Salutem si obedientes fueritis, sin duda, más expresivas que el que a la romana llevan los segundos, siendo todo el conjunto de contenido yusivo80. Una distinción similar en lo relativo a esta dualidad de términos se utiliza también para los documentos de Luis VI de Francia81. En verdad, son cartas que el rey castellano envía a los concejos de Ávila, Ayllón, Pedraza, Madrid, Segovia, Iscar y Toledo en las que les comunica determinadas disposiciones suyas, que en todos los casos ordena cumplir. Y en ninguna de ellas se indica lugar ni fecha en que se libraron, coincidiendo, en parte, en esta ausencia de datación con el único mandato original expedido por la cancillería del emperador, conservado en la catedral de Valladolid, al que le falta el año82.

  • 83 Lucas Álvarez, El Tumbo de San Julián de Samos (siglos viii-xii), doc. S-23.
  • 84 Canellas López, 1979, p. 37.
  • 85 Carrasco Lazareno, 2012, pp. 90-91.

45También aporta pistas igualmente interesantes la que Alfonso VII envió al arzobispo de Braga entre los años 1150 y 1152 con motivo de la elección del abad de Samos como obispo de Lugo. Transmitida en el Tumbo de Samos83, carece también de fecha explícita, lleva un bene valeatis como fórmula de despido, además de otra anunciando que estaba provista de un sello pequeño: Ideo parvo sigillo sigillavimus, quia magnum Rome missimus. Se trata del anular, empleado aquí con una clara función validadora, que recuerda el utilizado antes por los visigodos84 antecedente inmediato del llamado sello de la puridad85, y que placado sobre papel tendrá un gran porvenir en la diplomática castellana. En esta ocasión, pendería del pergamino, probablemente de una plica con tres orificios, tal y como evidencia el mandato original ya citado.

  • 86 Dufour, 1998, pp. 73-74.
  • 87 Como referencia general véase Frenz, 1989, pp. 23 sqq.
  • 88 Bautier, 1998, pp. 103 sqq.

46Ante este panorama cabe preguntarse hasta qué punto resulta posible o conveniente adjudicar un término concreto, estático por definición, a los productos derivados de una situación de documentación tan variable. El acomodo de elementos característicos del género epistolar es una realidad palpable en los lenguajes documentales vigentes en esta etapa, lo mismo que su readaptación en estos tiempos. No obstante, la incorporación de la validación sigilar o su regreso de un pasado lejano permiten marcar o incluso diferenciar, a partir de estos momentos, algunos modelos del escrito administrativo, de lo que se deduce sin grandes problemas que los mandatos alfonsíes llevaban todos en origen la validación sigilar, una costumbre que también se implantó en la dinastía capeta86. Y esta realidad convive con otros que no lo tienen, siendo un síntoma más del panorama poliédrico que caracteriza el lenguaje del escrito documental en esta época. Desde luego, se asiste durante el siglo xii en el área noroccidental peninsular a una diplomática en movimiento, con probada capacidad de mutación, al igual que en la cancillería pontificia87 o en la francesa88.

 

47En conclusión, todos estos indicios apuntan a que la necesidad del empleo por parte del poder de un lenguaje documental más resuelto y directo provocó una reacción en la esfera de la práctica, siempre reactiva a las demandas de la sociedad, que se encaminó hacia soluciones técnicas más simplificadas, efectivas y, sobre todo, carentes de artificios. Y será en la formalización del documento de mandato donde se vea reflejado el resultado de la confluencia de una doble vía de formalidades epistolares, que he intentado rastrear con una perspectiva de larga duración, la de la epístola propiamente dicha y la de la fórmula de la salutatio.

48Esta abandona de manera definitiva su lugar en los documentos concesivos del poder y, al situarse en los yusivos, provoca la consagración definitiva en la praxis de este escrito documental de un mismo paquete formulario, que es el resultado final de dos caminos paralelos expresados, además, en el mismo orden secuencial. Se resuelve de esta manera la tensión entre comunicación, petición o súplica y orden en un nuevo lenguaje distintivo del ejercicio del poder y de su organismo de expedición, la cancillería. Se ha conseguido, por tanto, la diplomatización del discurso epistolar y se han puesto sus elementos esenciales al servicio de la burocracia del Estado, al mismo tiempo que la vía ha quedado expedita para la apropiación de determinados recursos epistolares en el documento de gobierno.

49Otra cosa es que su capacidad de asumir un mayor o menor nivel de recursos epistolares provoque en un futuro casi inmediato diferentes arquetipos culturales, variados en función del rol a desempeñar, ilustrando en sincronía o en diacronía una panoplia diversa de modelos disponibles. El desarrollo posterior de la tipología diplomática que genera esta relación dialéctica no exenta de tensión, al pivotar dichos tipos entre los polos del escrito administrativo y el genus epistolaris, y la función que como vertebradores del poder se le asigne a lo largo del camino es parte ya de otra historia. En cualquier caso, la exacta delimitación de este filón del escrito documental evidencia la difícil frontera resultante de un proceso complejo, precisamente el que transcurre en el período cronológico analizado, caracterizado por mimbres escriturarios tan exiguos.

Notes

1 Ostos Salcedo, Pardo Rodríguez, Sanz Fuentes, 1998.

2 Canellas López, 1979, pp. 37-38.

3 Lucas Álvarez, La documentación real astur-leonesa (718-1072), pp. 75-76.

4 Zabalza Duque, Colección diplomática, p. 65.

5 Escalona Monge, 2012.

6 Escalona Monge, Velázquez Soriano, Juárez Benítez, 2012.

7 Blanco Lozano, Colección diplomática de Fernando I, p. 12.

8 Vivancos Gómez, Reinado y diplomas, pp. 109-152.

9 Gambra, Alfonso VI, t. I, p. 56.

10 Ruiz Albi, «Cancillería y documentos de Raimundo de Borgoña y la Infanta Urraca», pp. 229-240.

11 Ead.,La reina doña Urraca (1109-1126).

12 Lucas Álvarez, Las cancillerías reales (1109-1230), pp. 119 y 162.

13 Reilly, 1976, p. 249.

14 Calleja-Puerta, 2013.

15 Agúndez San Miguel, 2010.

16 Azcárate et alii, 2006.

17 Constable, 1976, pp. 21-22.

18 Calleja-Puerta, 2002, p. 9.

19 Pastor Díaz de Garayo, 1997.

20 Véase un panorama similar para Italia en Cammarosano, 1996.

21 Véase la contribución de Hélène Sirantoine en el presente volumen.

22 Herrero de la Fuente, 2011, pp. 115-132.

23 Lucas Álvarez, El Tumbo de San Julián de Samos (siglos viii-xii).

24 Rodrigues, Costa, Livro Preto. Cartulário da Sé de Coimbra.

25 Mabille, La pancarte noire de Saint-Martin de Tours.

26 Historia Compostellana, ed. de Falque.

27 Galindo Romeo, 1945, p. 9.

28 Sánchez-Albornoz, 1977, p. 90.

29 Galindo Romeo, 1945, p. 30; Herbers, 2011.

30 Constable, 1976, pp. 6 sqq.

31 Lucas Álvarez, La documentación real astur-leonesa (718-1072), pp. 149-151.

32 Ibid., informa convenientemente sobre ellas en las notas 438 y 439.

33 Nicolaj, 1998.

34 Guyotjeannin, 2008.

35 Ostos Salcedo, Pardo Rodríguez, Sanz Fuentes, 1998.

36 Moreno Trujillo, 2007, pp. 34-35.

37 Galindo Romeo, 1945, pp. 42-43.

38 Lucas Álvarez, La documentación real astur-leonesa (718-1072), p. 159.

39 Ruiz Albi, La reina doña Urraca (1109-1126), p. 264.

40 Lucas Álvarez, La documentación real astur-leonesa (718-1072), pp. 149-150.

41 Barrau-Dihigo, 1919, p. 12.

42 Floriano Cumbreño, 1946, p. 393; Floriano Llorente, 1972, p. 164.

43 Sanz Fuentes, «El Documento de Fakilo (803): estudio y edición», p. 314.

44 Sanz Fuentes, Calleja-Puerta, 2005, pp. 247-248.

45 Lucas Álvarez, La documentación real astur-leonesa (718-1072), pp. 239 y 245.

46 Ibid., Regesta 1-16, 41, 42 y 51.

47 Ibid., pp. 249-250 y 292.

48 Mínguez Fernández, Colección diplomática del monasterio de Sahagún, doc. 93.

49 Fernández Flórez, Herrero de la Fuente, 1995, pp. 305-307.

50 Núñez Contreras, «Colección diplomática de Vermudo III, rey de León».

51 Zabalza Duque, Colección diplomática de los condes de Castilla, doc. 59 y pp. 319 y 419.

52 Blanco Lozano, Colección diplomática de Fernando I (1037-1065), p. 9.

53 Herrero de la Fuente, Colección diplomática del monasterio de Sahagún (857-1230), docs. 505 y 599.

54 Gambra, Alfonso VI, t. I, p. 202.

55 Ruiz Albi, La reina doña Urraca (1109-1126), p. 295.

56 Ibid., pp. 87-114 y 296.

57 Ibid., p. 296.

58 Gambra, Alfonso VI, t. I, p. 203.

59 Ruiz Albi, La reina doña Urraca (1109-1126), docs. 13, 14, 15, 19, 22, 23, 25, 39, 43, 50, 53, 63, 65, 71, 92, 127, 128 y 130.

60 Gambra, Alfonso VI, t. I, p. 202, n. 81; Ruiz Albi, La reina doña Urraca (1109-1126), p. 295.

61 Ibid., pp. 297-298.

62 Ibid., pp. 87-140.

63 García y García, 1994, pp. 128-129.

64 Calleja-Puerta, 2014, § 2, n. 8.

65 Díaz y Díaz, 1971; Rucquoi, 2005.

66 Pardo Rodríguez, 1999.

67 Gambra, Alfonso VI, t. II, docs. 47, 69, 103 y 169.

68 Ibid., p. 345.

69 Ruiz Albi, «Cancillería y documentos de Raimundo de Borgoña y la Infanta Urraca», docs. 41 y 46; Historia Compostellana, ed. de Falque, I, cvii, 3.

70 Ibid., II, lxxiii, 2.

71 Ibid., I, cviii, 2; II, lxxxi, 4 y xciii, 2; III, xxxiv, 5.

72 Guyotjeannin, 2008, p. 12, se hace eco de la opinión de Nicolaj, 1998.

73 Gambra, Alfonso VI, t. II, doc. 47.

74 Ibid., doc. 103.

75 Ruiz Albi, La reina doña Urraca (1109-1126), doc. 41.

76 Historia Compostellana, ed. de Falque, I, lxxv, 1.

77 Ibid., I, cviii, 2.

78 Calleja-Puerta, 2012, pp. 142-148. Relativo a los mandatos de Alfonso VII, véase su trabajo en este mismo volumen.

79 Villar García, Documentación medieval de la catedral de Segovia (1115-1300), docs. 49, 50, 51, 52, 53, 54 y 55.

80 Lucas Álvarez, Las cancillerías reales (1109-1230), p. 214.

81 Comentada por Guyotjeannin, 2008, p. 21, n. 4.

82 Mañueco Villalobos, Zurita Nieto, Documentos de la Iglesia Colegial de Santa María la Mayor, pp. 358-359; Pino Rebolledo, El concejo de Valladolid en la Edad Media (1152-1399), pp. 88-89; Castro Toledo, Documentos de la Colegiata de Valladolid, pp. 86-87.

83 Lucas Álvarez, El Tumbo de San Julián de Samos (siglos viii-xii), doc. S-23.

84 Canellas López, 1979, p. 37.

85 Carrasco Lazareno, 2012, pp. 90-91.

86 Dufour, 1998, pp. 73-74.

87 Como referencia general véase Frenz, 1989, pp. 23 sqq.

88 Bautier, 1998, pp. 103 sqq.

Auteur

Universidad de Sevilla

© Casa de Velázquez, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540