Version classiqueVersion mobile

Gobernar colonias, administrar almas

 | 
Xavier Huetz de Lemps
, 
Gonzalo Álvarez Chillida
, 
María-Dolores Elizalde

II. — La gestión de las relaciones a nivel colonial

El cabildo eclesiástico de Manila

Entre el Patronato y la defensa de los derechos del clero secular de Filipinas (1797-1872)

Roberto Blanco Andrés

Texte intégral

  • 1 Este trabajo está realizado en el marco del proyecto «Imperios, naciones y ciudadanos en Asia y el (...)

1Aunque parezca inexplicable, la historiografía de temática religiosa del ámbito hispanofilipino ha prestado escasísima, por no decir nula, atención a todo lo concerniente al cabildo eclesiástico de la catedral de Manila durante el período de dominio hispánico1. Los estudios de cariz histórico eclesiástico han preferido indagar en general, o bien en el amplio y multiforme universo de las órdenes religiosas en el archipiélago, campo preferente de los investigadores españoles, o, más recientemente, en la evolución del clero secular o diocesano, orientación creciente entre los especialistas filipinos. En relación con todo ello también se han desarrollado otras tantas áreas de investigación muy variadas, como la vinculación entre las corporaciones monásticas y la jerarquía civil y eclesiástica, la incidencia global del sistema de patronato en la Iglesia insular, las cuestiones clericales que afectaron a la administración espiritual de las islas o el desarrollo del primer nacionalismo entre el clero filipino, por citar sólo algunas de las más significativas.

  • 2 El único libro monográfico sobre la materia abarca la historia del cabildo hasta mediados del sigl (...)

2Es probable que todas estas áreas de estudio mencionen, refieran, o tengan en cuenta de forma periférica la existencia del cabildo eclesiástico, pero ninguna de ellas lo contempla como objeto monográfico de estudio2. Por ejemplo, se sabe de sacerdotes —algunos muy ilustres y afamados— que formaron parte del cabildo, pero no se tiene constancia de la auténtica labor que desempeñaron en el mismo. De igual manera, se sabe que el cabildo de Manila fue un instrumento muy útil para gobernar la archidiócesis y que llegó a ostentarlo plenamente, como le correspondía en los períodos de vacante después del fallecimiento del arzobispo, pero tampoco existe constancia de su auténtica función, el significado o las implicaciones que pudiese tener dicho organismo en la sociedad en la que existió. Desde tales planteamientos, resulta muy sugerente intentar desgranar algunos de estos aspectos, con el propósito de presentar una aproximación al rol concreto que desempeñó el cabildo metropolitano de Manila, único existente en las islas, en el mundo colonial hispanofilipino.

3A falta de un estudio exhaustivo sobre el cabildo catedralicio de Manila, pero a la luz de ciertos trabajos parciales y de investigaciones personales discontinuas en la materia, estamos en condiciones de aportar algunas valoraciones sobre la historia de este órgano y, sobre todo, de su funcionamiento dentro del sistema español del que dependía atendiendo a cinco aspectos capitales. En primer lugar, se nos antoja que puede ser del mayor interés explicar qué fue el cabildo eclesiástico de Manila, qué suponía formar parte de él o cómo podía ser ubicado en el espacio real que ocupaba en el mundo colonial. En un segundo lugar, completamos la respuesta a las anteriores preguntas al encontrar algunos indicios de ello que subrayan el sentido real de su gobierno durante las vacantes, por constituir la circunstancia en la que sus miembros asumían, por lo general a través de la figura del vicario capitular, la dirección de la archidiócesis. Más sorprendente podría resultar, en un tercer punto de desarrollo, valorar el cabildo como órgano de convivencia interracial en una colonia en la que las aprensiones político-raciales se habían desplegado —no de forma lineal pero sí con cierta persistencia— desde tiempo atrás, por ejemplo en todo lo relativo a la titularidad de los curatos entre órdenes religiosas y clero secular. Otro enfoque ha sido el de ilustrar las escasamente conocidas actuaciones del patronato para mejorar el funcionamiento del cabildo, al indagar si respondieron a un sentido de mera eficiencia técnica o si por el contrario fueron lastradas por otro tipo de prejuicios. Por último, un estudio sobre el cabildo eclesiástico debería recordar las acciones, más o menos conocidas o estudiadas, que emprendió para defender los derechos de los clérigos filipinos pero, sobre todo, para reflexionar por qué fue este, y no otro organismo o colectivo, el que catalizó un esfuerzo en el que participaron varios de sus prohombres más capacitados junto con otros cientos de eclesiásticos implicados por ellos.

4Hemos acotado el ámbito de estudio al tiempo que transcurre desde finales del siglo xviii hasta los años setenta del siglo xix, pues entendemos que ese fue el momento en el que el cabildo desplegó una actividad más valiosa e interesante, y lo diferenciamos del período que siguió al motín de Cavite (1872), que se desenvolvió con otras coordenadas políticas y religiosas muy distintas.

El cabildo eclesiástico de Manila: funciones, estructura y estatus social

  • 3 Gutiérrez, 1992, p. 69. Una aproximación genérica a la historia de la Iglesia en Filipinas también (...)

5Al final del dominio español, había en Filipinas una archidiócesis en Manila y cuatro diócesis sufragáneas en el resto del archipiélago (Nueva Segovia, Nueva Cáceres, Cebú y Jaro), pero sólo un cabildo eclesiástico, el de la catedral de Manila (véase mapa). Desconocemos la fecha exacta de su fundación, pero parece lógico datar el establecimiento de la catedral el 21 de diciembre de 1581, año en que el primer obispo de la sede, el dominico Domingo de Salazar, habría instituido la primera junta capitular con algunos de los presbíteros que le habían acompañado a las islas u otros que se encontraban allí a su llegada. Dadas las extremas dificultades iniciales, el primer cabildo no estuvo formado más que por dos dignidades —deán y chantre—, además de dos canonicatos3.

Las diócesis de Filipinas a mediados del siglo xix (Blanco Andrés, 2005, p. 242).

Las diócesis de Filipinas a mediados del siglo xix (Blanco Andrés, 2005, p. 242).

© Roberto Blanco Andrés

  • 4 Haering, Schmitz, Pérez de Heredia, et alii, 2008, pp. 101-102.
  • 5 Un ejemplo de venta por el cabildo de cuatro solares pertenecientes a obras pías, sitos uno en San (...)
  • 6 Carta del padre Peláez a L. Barili, Manila, 5 de octubre de 1861 (APP, II-7-023, pp. 11-12). Sobre (...)

6La función del cabildo era asesorar al obispo en todo lo relativo al gobierno espiritual y temporal de la diócesis, así como hacerse cargo del gobierno de la misma en caso de que se produjese su vacante por defunción, renuncia o traslado del prelado titular4. Era un órgano ejecutivo cuyo cometido principal era administrar la catedral en sus aspectos litúrgicos y presupuestarios. Las competencias de un cabildo como el de Manila llegaron a ser verdaderamente extensas, máxime si tenemos en cuenta la inexistencia de cabildos en las diócesis sufragáneas. Era tal la cantidad de tareas que, entre ellas, podemos detallar que, por ejemplo, sus miembros debían encargarse del culto, de los sermones y la liturgia de la catedral, debían efectuar las reparaciones oportunas, tener a punto los ornamentos, deshacer la plata para hacer otra, inventariar las alhajas, aportar provisores para el resto de las diócesis, gestionar sus inmuebles5 o administrar los fondos de las obras pías, que a mediados del siglo xix llegaban a redituar la nada desdeñable cantidad de 1500-2000 pesos, gracias a los préstamos a particulares al seis por ciento6.

  • 7 Rodríguez, 1992, p. 704.
  • 8 El arcediano se encargaba de las obras de caridad de la Iglesia y de la administración de los bien (...)
  • 9 Bajo la acepción de españoles incluimos exclusivamente a los naturales de la península ibérica y b (...)

7El nombramiento de los prebendados del cabildo era facultad exclusiva del rey, en virtud del Patronato de Indias, pero más adelante esta competencia se confirió a los obispos, los cuales a su vez la otorgaban con la institución canónica. Desde 1608, dada la inmensa distancia entre España y Filipinas, el monarca otorgó al gobernador general de las islas, en su condición de vicepatrono o vicerreal patrono, la facultad de presentar a los prebendados con carácter interino, que más tarde se confirmaba o anulaba, según los casos, por el soberano7. En Filipinas, el número de prebendas del cabildo varió a lo largo del tiempo. A mediados del siglo xix se produjo un incremento y en el último cuarto un recorte. Los cargos que se mantuvieron de forma invariable fueron el de deán, el cual actuaba como presidente de la corporación (no era raro que fuese incluso director del seminario de Manila) y los de las cuatro dignidades, esto es: arcediano, chantre, magistral y tesorero. El resto experimentó alguna modificación, pero globalmente hubo canónigos, racioneros (con raciones enteras o medias raciones), maestro de ceremonias y curas del Sagrario8. Desde mediados del siglo xix, un vistazo a la abundante documentación existente en la sección de Gracia y Justicia del fondo Ultramar del Archivo Histórico Nacional advierte de un sensible incremento de las peticiones individuales para obtener prebendas en el cabildo. Entre las solicitudes encontramos indistintamente a españoles y filipinos de diverso tipo, origen y condición9. Una buena parte de los filipinos que trabajaron en el cabildo en esta centuria —llegaron a ser la mayoría durante bastante tiempo— utilizaron apoderados o agentes en España para negociar el acceso a las prebendas, lo cual bien podría ser indicativo de su pertenencia a familias con medios.

  • 10 Además, la integración en el cabildo abría las puertas a los capitulares a desempeñar otras funcio (...)
  • 11 Información sobre este evento en Moreno Garbayo, 1977.
  • 12 Discurso desconocido, pero mencionado en AHN, Ultramar, leg. 2140.

8La adscripción o pertenencia al cabildo confería una especial distinción y honor a los sacerdotes seculares que formaban parte de él, sobre todo para los filipinos. Para estos, el cabildo podría haber significado, además de la garantía de un empleo estable, razonablemente bien pagado y con cierta comodidad, un honorable colofón a una valiosa carrera eclesiástica, como de hecho lo fue para algunos de sus más conspicuos clérigos. Si los estudios sacerdotales representaron para la mayor parte de los filipinos la avenida más directa hacia la educación superior y la adquisición de un estatus social, la integración en el cabildo significaba, en cierta manera, la lógica consagración del cursus honorum10. Dicho reconocimiento social quedó escenificado también en una presencia privilegiada en un importante número de eventos, como las audiencias oficiales, las conmemoraciones religiosas de singular trascendencia, o en la recepción de las primeras autoridades civiles o eclesiásticas del país. Un festejo particularmente popular y multitudinario en el que participó el cabildo de la catedral fue en el recibimiento solemne del retrato de Fernando VII, obra del pintor de cámara Vicente López. La pintura, obsequio del propio monarca a las islas por su constante lealtad, la recibieron como si se tratase del propio soberano. El 18 de diciembre de 1825 recorrió las calles de Manila, engalanadas a conciencia para la ocasión, a bordo de un carro triunfal entre los vítores de la multitud, salvas de artillería y repique de campanas11. A las dos de la tarde, el cabildo eclesiástico lo recibió en la puerta de la catedral, con el deán, con capa pluvial, y el diácono y el subdiácono con agua bendita y acetre. Los canónigos condujeron el retrato bajo palio hasta el presbiterio, acompañados de otras dignidades eclesiásticas y seculares. Fue colocado por el momento en un solio, mientras el magistral, Salvador Arcinas, mestizo de sangley, pronunció un discurso12. El acto concluyó en el templo con un tedeum y el abandono de la comitiva hacia otro punto de la ciudad.

  • 13 Parece ser que dicha precedencia, que probablemente había sido observada desde el comienzo de la p (...)
  • 14 El expediente que llevó a esta determinación había comenzado dos años atrás con la petición de inf (...)

9En todos estos actos, los miembros del cabildo ocuparon un lugar privilegiado, lo que suscitó incluso el recelo de otras corporaciones civiles o religiosas. Así, como mínimo durante cien años, entre mediados del siglo xviii y la mitad de la siguiente centuria, los capitulares precedieron, como regla general, al cabildo secular del ayuntamiento de Manila en los tradicionales besamanos de las autoridades, en los recibimientos de los gobernantes, en la celebración de los cumpleaños de los reyes y de los príncipes y en las habituales felicitaciones de las pascuas13. Esta situación comenzó a cambiar a partir de 1842, año en el que se emitió una real orden, ambigua en su contenido pero clara en su propósito, para conceder la precedencia a la corporación municipal, en especial en los actos civiles en los que ambos organismos concurriesen14.

  • 15 La fiesta de San Andrés fue una de las más relevantes del período hispánico. Conmemoraba la victor (...)
  • 16 AAM, 1B4/3, Oficios Zulaibar (1804-1817) y Libro de Gobierno (Díez), 1826-1829, Relación instructi (...)

10Con independencia del grado de precedencia, lo cierto es que el cabildo siempre estuvo presente y, de un modo destacado, en todos los actos centrales de la vida de la capital de las islas. Adquiría singular relevancia tanto en las procesiones como en el paseo del pendón real los domingos y los lunes previos a la fiesta de san Andrés15, pero sobre todo, a la llegada y recibimiento del nuevo arzobispo de Manila. La entrada en la ciudad de un prelado para hacerse cargo de la sede metropolitana constituía todo un acontecimiento que desperezaba a la ciudad de su rutina. Antes de que el diocesano entrase en la urbe —actual Intramuros— el cabildo eclesiástico avisaba del día de su llegada al barrio extramuros de Santa Cruz, en donde el protocolo ya reglamentaba la presencia del alcalde y otros munícipes, así como agasajos varios. Uno de ellos, precisamente, contemplaba la preparación de un convite a cargo del cabildo eclesiástico después de la ceremonia en la que el arzobispo recibía el palio. Llegado el día y la hora fijada para hacer la entrada en la ciudad, el mitrado accedía a caballo por la puerta real, acompañado por el alcalde y capitulares de ambas corporaciones en solemne procesión. Después de recorrer la calle real se dirigía a la catedral, en donde se cantaba un tedeum en el que los asistentes permanecían de pie. A continuación, los prebendados acompañaban al arzobispo a su palacio, algo más atrás iban otros regidores. En el edificio, entraban primero los miembros del cabildo eclesiástico, que ocupaban sus asientos junto al del arzobispo, y después lo hacían el resto de acompañantes. El día podía terminar con un ágape o refrigerio a cargo de los prebendados de la catedral16.

11La participación preeminente en estos actos centrales de la vida de las islas confirió a los capitulares un rol privilegiado en los espacios preferentes del mundo colonial. Para muchos prebendados nativos, bien fuesen criollos, bien mestizos o indígenas, en la práctica significó un diálogo directo con la jerarquía civil y religiosa, una mayor familiaridad con el funcionamiento de la gobernanza colonial, con sus virtudes y defectos y, en consecuencia, una indirecta y paulatina toma de conciencia de la igualdad de capacidades con los españoles, con quienes además convivían en el cabildo.

Gobierno de la archidiócesis durante las vacantes

  • 17 El Concilio de Trento había establecido la legislación relativa a las vacantes de las sedes episco (...)

12De todas las funciones inherentes al cabildo eclesiástico de la catedral de Manila, quizá la más importante fue la que le correspondía efectuar cuando se producía la vacante de la sede episcopal. Hasta que llegase el nuevo prelado, todo lo que suponía el gobierno del arzobispado y su jurisdicción episcopal recaían plenamente en el cabildo y, en especial, en su vicario capitular, quien debía ser elegido en el plazo de ocho días después de haberse producido la vacante (artículo 20 del Concordato de 1851)17. La ausencia del titular confería al vicario casi todas las atribuciones y dignidades propias de la figura del arzobispo.

13Dada la distancia con España y el característico protocolo del patronato, las vacantes podían llegar a durar varios años. En realidad, el proceso podía ser, en ocasiones, de una lentitud exasperante. Requería que se notificase la defunción del arzobispo, el gobernador y vicepatrono de Filipinas debía presentar la terna de candidatos —previa información más o menos detenida de los mismos—, el Consejo de Indias lo tenía que estudiar —más adelante lo haría el ministerio de Ultramar—, después se elegía a uno de los candidatos —solía ser el primero señalado en la terna—, se le presentaba ante la Santa Sede, se llevaban a cabo la preconización y emisión, si procedía, de las bulas por el papa (en el siglo xix hubo varios rechazos sonados a ciertos obispos electos), el soberano español llevaba a cabo el pase regio (regium exequatur) y, a continuación, el envío de las bulas a Filipinas. En teoría, hasta que las bulas no llegasen al archipiélago el arzobispo electo (primero presentado en la terna) no podía ser consagrado ni debía entrar a gobernar su sede, pero en la práctica muchos de ellos hicieron al menos lo segundo, siendo este precisamente uno de los hábitos que intentó corregir la jerarquía diocesana reformista filipina de los años sesenta de la centuria decimonona.

14Durante el período en el que hemos centrado el estudio, la vacante más larga fue la que tuvo lugar entre mayo de 1797 y marzo de 1804, esto es, los casi siete años que transcurrieron entre la muerte del arzobispo Juan Antonio de Órbigo y Gallego y la toma de posesión del siguiente prelado, Juan Antonio Zulaibar. Las siguientes más duraderas fueron de dos años y cuatro meses (marzo de 1824 a julio de 1826) y un año y dos meses (mayo de 1829 a julio de 1830). Las cuatro restantes fueron inferiores a las duraciones enunciadas.

  • 18 El nombramiento de Arlegui se efectuó el 9 de julio de 1845, cinco días después del óbito de Seguí (...)
  • 19 La negativa de Roma a la preconización y emisión de bulas de estos dos prelados debe entenderse en (...)
  • 20 Probablemente la forma de gobierno más extraña decidida por el cabildo durante una vacante acontec (...)
  • 21 «Compulsa de la última contestación del cabildo eclesiástico de esta Iglesia Metropolitana en el e (...)

15La circunstancia de que el cabildo de Manila fuese el único existente en Filipinas supuso un considerable recargo de sus funciones en determinadas coyunturas. Una de ellas, especialmente sensible, fue la que siguió al fallecimiento del arzobispo José Seguí (4 de julio de 1845), de la Orden de San Agustín, que además coincidió con la vacante de otras sedes sufragáneas. El deceso del mitrado de Manila delegó el gobierno de la sede vacante en el canónigo español Joaquín Arlegui, a quien el prelado agustino había nombrado provisor y vicario general de la diócesis en abril del año anterior18. A esta función de vicario capitular de la metropolitana se sumaron también las de vicario general de las diócesis, también vacantes, de Cebú y Nueva Cáceres, que estaban sin titular desde que el Gobierno español ordenara el 17 de enero de 1844 el cese de sus dos obispos electos, no preconizados por Roma, Jaime Gil de Orduña y Tomás Ladrón de Guevara19. Es posible que esta acumulación de funciones llevase a algunos miembros del cabildo a abrir un gran debate sobre si durante el tiempo que duraba la vacante debía gobernar el cabildo eclesiástico en cuerpo y delegar las facultades que estimase oportunas en el vicario nombrado, o por el contrario, si el gobierno correspondía a este sin limitación. Esta discusión generó una documentación de enormes dimensiones en la que, por primera vez y de modo tangible, se aprecian sensibilidades muy diversas en el interior de la misma junta capitular. En reunión extraordinaria del 5 de diciembre de 1845, se vivió uno de los encuentros más polémicos que se recuerdan. En él se discutía la oportunidad y conveniencia de tramitar el derecho del cabildo ante el gobernador vicepatrono a tenor de la citada excepcional coyuntura de varias vacantes20. Un sector minoritario, encabezado por el díscolo magistral, Pedro Nolasco Elordi, con el apoyo del chantre, Mariano García, había actuado a espaldas de la mayoría, y se oponía a elevar cualquier consulta al Gobierno por considerar que atentataba contra el derecho del cabildo. Trataban de fortalecer la figura del vicario capitular, pasando por alto las cualidades exigidas por la Sagrada Congregación y apelando al supuesto ejemplo del vicario capitular de las dos anteriores vacantes, Pedro León de Rotaeche. Pero la mayoría, aglutinada en torno al tesorero, Manuel Peralta, el arcediano, Ciriaco Iraola, el doctoral, Antonio Torres, y el canónigo de gracia, Juan José Zulueta, recordó que en la vacante apelada las condiciones del vicario Arlegui eran diferentes a las de Rotaeche, tanto en formación como en experiencia —el primero era bachiller y con pocos años de servicio; el segundo licenciado, con mayor edad y práctica— y que, de ello, se infería una mayor deferencia de esta figura hacia el cuerpo de prebendados, lo cual fue elevado al superior Gobierno de Filipinas21. Al final, se concluyó proceder con semejanza a anteriores vacantes pero con una mayor participación del cabildo como órgano colegiado, decisión que facilitó la colaboración y el carácter conciliador del propio vicario capitular Arlegui.

16A pesar de que la norma general durante los períodos de vacante era que no se produjesen innovaciones, más allá de las meramente administrativas, lo cierto es que los prebendados intentaron, en ocasiones, modificar ciertas normativas del patronato, cuando no apostaron por una política autónoma o diferenciada. Esta actitud, aplicada al terreno de la administración espiritual, suscitó como veremos serias diferencias y hasta fuertes litigios con las órdenes religiosas. El cabildo en sede vacante defendió con mayor vehemencia que los propios obispos la conservación de la jurisdicción de muchas parroquias que el patronato había previsto trasvasar de forma indiscriminada del clero secular al regular.

  • 22 Peláez incidió en la necesidad de mejorar el funcionamiento y hábitos del cabildo, sobre el que ob (...)
  • 23 Un estudio amplio sobre este período de vicariato en sede vacante, en Blanco Andrés, 2010, pp. 16- (...)
  • 24 La Orden de San Juan de Dios fue finalmente suprimida por Real Orden de 17 de agosto de 1865. Dura (...)
  • 25 AM, agustinos recoletos, leg. 6, n.o 1, Manila, 11 de noviembre de 1861, El padre Peláez a Claudia (...)

17Pocas vacantes arzobispales a lo largo de la historia de Filipinas ofrecen un interés tan marcado como la desempeñada por el vicario capitular Pedro Peláez, regentada entre el 24 de abril de 1861, después de la muerte de monseñor José de Aranguren, y mayo de 1862, momento en el que entró en su circunscripción Gregorio Melitón. Peláez, criollo, muy preparado y con enorme prestigio en el cabildo, dejó una memoria detalladísima sobre lo que fue el gobierno eclesiástico durante los trece meses que estuvo sin prelado. Tocó con suma profesionalidad todas las ramas inherentes a la archidiócesis: administración espiritual, hábitos, vida del cabildo22, seminario, colegio de Tiples, beaterio de la Compañía, instrucción del clero, curatos, costumbres de la población, moralidad, obras pías, administración temporal, etc. Explicó al arzobispo entrante las medidas empleadas para mejorar el funcionamiento de la sede, las características propias de cada uno de sus organismos, su evolución, además de aportar consejos llenos de enjundia y sensatez. Peláez supo conectar con renovado ímpetu con el impulso inédito experimentado entonces por el Patronato, cifrado en la mejora de las condiciones globales de la Iglesia de Filipinas, y con el aire aperturista que supuso para las islas el Concordato de 1851. El vicario capitular, ciñéndose a una estricta aplicación del derecho canónico, pujó por introducir las reformas que se habían valorado y sobre las que se había meditado desde hacía tiempo23. Algunos de los aspectos abordados fueron más complejos, como fue el caso de la visita de los religiosos de San Juan de Dios, cuya orden vivía una situación de extremo deterioro a nivel moral y asistencial hasta el punto de que más adelante sería suprimida24. Durante la vacante, surgieron diferencias con el Diario de Manila, a raíz de una serie de críticas de Peláez sobre la permisividad del Gobierno con la entrada de publicaciones progresistas, como El español de ambos mundos, que el vicario terminó prohibiendo entre el clero por su indisimulado carácter anticlerical25, para promover la suscripción a El Católico Filipino, que había fundado junto a su amigo Francisco Gaínza, dominico muy capaz que más adelante fue nombrado obispo de Nueva Cáceres. Sólo una figura de la talla de Peláez podía permitirse realizar estas censuras a un periódico español. Sabiendo del ascendiente y capacidades de este presbítero no se puede dejar de concluir que podría haber sido uno de los más capacitados para ejercer el cargo de arzobispo, pero para entonces el Patronato había cosechado no pocas aprensiones contra el encumbramiento de los criollos a los más altos puestos de decisión.

El cabildo eclesiástico como espacio de convivencia interracial

18La documentación existente en torno al cabildo eclesiástico de Manila ofrece trazas muy interesantes en torno a lo que podríamos considerar una correcta convivencia entre sus miembros: entre los peninsulares y los filipinos o entre estos y aquellos. Esta afirmación podría entrar en aparente contradicción con los procedimientos paralelos verificados por el patronato en materia parroquial, que en función de considerandos políticos y raciales, limitó la presencia de los curas del país al frente de las parroquias en régimen de titularidad, pues preferían ceder su dominio a las órdenes religiosas y relegar a los clérigos filipinos a labores de simple coadjutoría.

  • 26 AHN, Ultramar, leg. 2160, exp. 47.
  • 27 Puede consultarse un estado del cabildo para estos años, concretamente para 1826, en AHN, Ultramar (...)
  • 28 AHN, Ultramar, leg. 2201, exp. 12, carta reservada n.o 13, Manila, 6 de octubre de 1844, Francisco (...)
  • 29 Quizá la excepción a este aserto fue Camilo Pividal, prebendado filipino que protagonizó sonados i (...)

19Parece que la convivencia y el entendimiento fueron la norma en el cambio de centuria y el primer cuarto siguiente. En 1805, después de la primera vacante, había en el cabildo cuatro españoles y no consta que se produjese ninguna diferencia o problema con el grupo mayoritario de filipinos, y sí, por el contrario, alguna entre los propios peninsulares. Este verdadero modelo de convivencia seguía observándose en 1824 de forma aún más acusada. En ese año, muerto el arzobispo Juan Antonio Zulaibar, el cabildo, compuesto casi al cien por cien por filipinos, nombró como vicario capitular al único español que había entonces, el vizcaíno Pedro León de Rotaeche, sobrino del arzobispo26. El consenso que había concitado esta figura no fue una casualidad puntual. Cinco años más tarde, tras el óbito del arzobispo Hilarión Díez, el cabildo volvió a decantarse por Rotaeche en la vacante, a pesar de que el prelado fallecido había dejado las sólitas al prebendado Arcinas, mestizo de sangley, lo que equivalía a designarle para que la junta capitular lo eligiese como vicario capitular27. Esta concordia no pasó inadvertida para el gobernador Francisco de Paula Alcalá de la Torre, el cual en una ocasión se congratulaba de que entre españoles y filipinos no hubiese odios ni banderías en el cabildo, y sí compañerismo, pues era frecuente que los segundos beneficiasen a los primeros con sus votaciones siempre que lo mereciesen28. Es obvio que esto no significa tampoco que el cabildo fuese un remanso de paz. La apetencia de sus cargos, los ascensos, e incluso las diferencias surgidas por la convivencia diaria suscitaban pleitos, más o menos ruidosos, pero la dinámica, al menos durante la primera mitad del siglo xix, fue de un desarrollo global armónico29.

  • 30 Véase AHN, Ultramar, leg. 2201, exp. 12, carta reservada n.o 13, Manila, 6 de octubre de 1844, Fra (...)

20La habitual concordia y convivencia del cabildo capitular comenzó a alterarse con las intrigas y tejemanejes del deán Pedro Reales, precisamente el único peninsular que hubo en él durante un tiempo. Su política de ascensos, según la cual obviaba a los miembros de mayor antigüedad, su carácter fuerte y dominante, poco dado a transigir, junto con su descarado nepotismo, lo convirtieron en un personaje que resultaba antipático, no sólo a los prebendados sino incluso a buena parte del clero regular y las autoridades civiles. Rivalidad, por tanto, que en ningún caso podría fundarse en prejuicios de carácter racial o de clase, sino en la escasa querencia que suscitaba su arbitraria política. A comienzos de los años cuarenta, el cabildo estaba compuesto por un peninsular, cuatro criollos, cuatro mestizos de español, dos indios puros y un mestizo de sangley30.

  • 31 AHN, Ultramar, leg. 2183, exp. 1, relación de prebendas de la catedral de Manila para los años 183 (...)
  • 32 AHN, Ultramar, leg. 2201, exp. 12, carta reservada n.o 13, Manila, 6 de octubre de 1844, Francisco (...)
  • 33 Para más detalles consúltese Blanco Andrés, 2010, pp. 6-10.
  • 34 AHN, Ultramar, leg. 2201, exp. 12, carta reservada n.o 13, Manila, 6 de octubre de 1844, Francisco (...)

21Las primeras desavenencias del deán, nombrado para el cargo el 29 de abril de 183731, se escenificaron en 1839 o 1840 durante un tedeum celebrado en honor a la reina o algún miembro de la familia real. Fue un suceso puntual, pero también una primera advertencia sobre las maneras autoritarias de Reales. Comenzados los oficios de aquella jornada, el deán percibió que la ropa que llevaba era distinta a la de sus compañeros, los cuales habían concurrido, como solían hacer, con la que habían creído más apropiada para la solemnidad. En vez de no darle importancia al asunto y dejarlo pasar, ordenó a todos los canónigos que abandonasen el templo y fueran a cambiarse de traje. Aunque obedecieron, no se callaron ni dejaron de contestar, aunque es probable que fuera Pedro Peláez, el magistral interino, quien habría podido manifestar un malestar más rotundo32. El deán nunca se lo perdonó. Años más tarde, cuando el 6 de agosto de 1841 salió a oposición la canonjía magistral amañó escandalosamente el proceso para perjudicar a Peláez frente al español recién llegado, Pedro Nolasco Elordi, excapellán del Ejército carlista. La evidencia aplastante de las irregularidades —uno de los examinadores era el agustino Juan Zugasti, amigo personal de Elordi— junto con la vehemente protesta del cabildo causaron la invalidez de la oposición. Pero, poco tiempo después, Reales volvió a la carga captando la voluntad del anciano arzobispo de Manila, con quien vivía en su palacio, y lo que es peor, la del propio gobernador, Marcelino Oráa, paisano navarro del opositor Elordi, y del hermano de este, el fiscal Gaspar Elordi. Con estos apoyos, Peláez tenía las de perder en la nueva convocatoria, fijada para el 6 de febrero de 1843. A pesar de que en la prueba los examinadores, catedráticos y profesores dominicos de la Universidad de Santo Tomás reconocieron la inmensa superioridad de Peláez, pues como concluyó un miembro del tribunal «su coopositor Elordi en ningún concepto no puede ni con mucho igualársele» y que el cabildo le concedió otra vez su apoyo, con la lógica excepción de Reales, Marcelino Oráa, haciendo gala de un descarado nepotismo, entregó la canonjía magistral a Elordi33. Pero este empleo sólo quedó circunscrito a los despachos y al estipendio que recibía por la prebenda, porque los feligreses que acudían a la catedral de Manila aplaudían con entusiasmo la brillante oratoria exhibida por Peláez en sus sermones al tiempo que abandonaban el templo antes de que Elordi concluyese los suyos34.

  • 35 La desmedida actuación del capitán general Oraá contra la cofradía de San José de Apolinario de la (...)
  • 36 AHN, Ultramar, leg. 2201, exp. 12. Ventura González Romero, Manuel García. Las observaciones del m (...)
  • 37 AHN, Ultramar, leg. 2201, exp. 12, carta reservada n.o 13, Manila, 6 de octubre de 1844, Francisco (...)

22La absurda intromisión del gobernador Oráa, ya conocido por su desafortunada intervención en la rebelión de Apolinario de la Cruz35, por la que sería destituido del mando, a punto estuvo de dar al traste con un organismo que, con sus ventajas y sus inconvenientes, había funcionado hasta entonces razonablemente bien. Sus prejuicios y observaciones erradas llevaron por primera vez la aprensión racial, de la que se habían librado hasta entonces, al cabildo metropolitano. Un informe de la pertinente sección de Gracia y Justicia concluyó, sin ningún otro antecedente que las inciertas observaciones del gobernador, que sería muy conveniente «valorar dar las prebendas del cabildo sin oposición, porque sin españoles puede ser un foco de litigios y conflictos»36. Los firmantes pretendían de algún modo «blanquear» el cabildo de forma idéntica a como deseaban hacer con las parroquias (Real Orden de 1826, a las que siguieron las de 1848, 1849 y 1861). La sensata intervención del siguiente gobernador, Francisco de Paula Alcalá de la Torre, acabó con esta descabellada propuesta, que de haberse aplicado habría vetado el acceso al cabildo del clero filipino, hasta entonces mayoritario en dicho organismo. Para ello desarmó las valoraciones del ministerio y sentenció que las disputas capitulares no tenían que ver en absoluto con nada que se pareciese a la «rivalidad de clases y nacimientos, ni puede en lo más remoto dar resultado ninguno de consideración para el Gobierno». Y concluyó que toda la cuestión se había creado por el carácter del deán Reales («que no cuenta en toda esta población [Manila] con una docena de amigos»), la parcialidad de Oráa, la falta de criterio del arzobispo y los descarados intereses de algunos asistentes37.

  • 38 AHN, Ultramar, leg. 2158, carta reservada n.o 34, 4 de junio de 1845, Narciso Clavería. La polémic (...)
  • 39 Blanco Andrés, 2012, p. 286.
  • 40 Ibid., pp. 334-335.
  • 41 Consunji et Espino, Directorium divini officii.

23Lo curioso del caso fue que las siguientes desavenencias que se produjeron en el cabildo estuvieron más relacionadas con las diferencias entre los propios peninsulares que entre los filipinos, o entre los peninsulares y los filipinos38. Pero, con todo, la idea de españolizar el cabildo nunca desapareció. Continuó en el subconsciente del Patronato en los años siguientes. De forma inesperada, esta filosofía se vio potenciada de modo momentáneo por un ardiente defensor de los derechos del clero secular, el arzobispo de Manila, Gregorio Melitón. El prelado, impresionado por los rumores que implicaban a Peláez en una conspiración contra el dominio de España —que no se habría podido llevar a cabo debido a su deceso en el terremoto que había sacudido Manila el día 3 de junio de 1863—, sugirió que el Gobierno no debía ser indiferente a la constitución del cabildo de la catedral, y que en él debía predominar «un espíritu completamente español»39. Es casi seguro que Melitón no creía en la implicación de Peláez, el cual es cierto que le había influido bastante desde su llegada a la mitra, pero de este modo se distanciaba por un tiempo de la campaña por la secularización de los curatos, que había alcanzado un preocupante tinte político, a la vez que se aseguraba un par de prebendas en el cabildo para dos familiares suyos, acción que es inevitable que no le indispusiera con el resto de los capitulares40. Sea como fuere, a finales del siglo xix se había invertido la composición de un cabildo que había sido en su mayoría filipino, con un predominio peninsular en las principales dignidades y canonjías (once frente a nueve)41.

El Patronato y los proyectos de reforma del cabildo

  • 42 Blanco Andrés, 2012, pp. 192-195.

24A mediados del siglo xix, el patronato albergó importantes proyectos de reforma para el cabildo metropolitano de Manila y contemplaba incluso la creación de cabildos en las diócesis sufragáneas. Hubo diseños ambiciosos, con los que se intentó mejorar la organización diocesana así como suplir las carencias de la Iglesia filipina, pero los resultados no fueron del todo satisfactorios. El gobernador Narciso Clavería, de modo casual, manifestó la necesidad de promover un estudio amplio de las condiciones eclesiásticas de la colonia. Entre 1845 y 1846 con ocasión del mal estado de salud del obispo de Nueva Segovia, Rafael Masoliver, y la consecuente delegación de su gobierno interino en el provisor filipino Pedro Vicente Abaya, que debido a las circunstancias era también administrador interino de las sedes vacantes de Nueva Cáceres y Cebú, Clavería promovió un expediente para evitar que tales cargos no fuesen provistos en clérigos nativos, por inconveniencia política, malestar del clero regular y falta de formación de los sacerdotes seculares. Como una cosa llevaba a la otra, dicho expediente alumbró un interesante cúmulo de propuestas, con las que se intentaba atraer a sacerdotes de la Península para cubrir los cargos de provisores en las diócesis, mejorar su retribución y hacer el puesto más atractivo, o en su defecto enviar algún prebendado del cabildo de Manila a los obispados sufragáneos para ejercer la vacante como interinos, o incluso facilitar que los frailes accediesen a los provisoratos en caso de necesidad42.

  • 43 Texto completo de la real orden en AHN, Ultramar, leg. 2191, exp. 3.

25Las demandas expuestas por el conde de Manila se estudiaron y aprobaron en un escenario de sensible mejora de las condiciones económicas, materiales y de progreso en Filipinas. En relación con el cabildo se aprobó la Real Orden de 22 de agosto de 1853, por la que se dictaba un incremento de sus dotaciones —igual que las del arzobispo— así como el número de sus prebendas (dos canonjías, dos raciones enteras y dos medias)43. Por el contrario, quedó desechada la idea siempre postergada de erigir cabildos en las diócesis sufragáneas, cuestión en la que había sido determinante la advertencia de Clavería al observar que con su creación «se corría el riesgo de crear unos centros de resistencia lejos de la vista y de la acción de la autoridad que, en casos determinados podría producir inconvenientes fatales». Una aprensión política tan contundente eliminó cualquier posibilidad si quiera de ser estudiada en las reformas misionales de 1848 y 1852. No obstante, para curarse en salud, se estipuló que la tercera parte de los capitulares de Manila deberían ser desde entonces licenciados en jurisprudencia por alguna universidad de España, para así poder proveer los cargos de provisor y secretario de las sufragáneas en caso de necesidad. No dejó de resultar sorprendentemente ingenuo que tal ocupación habría de efectuarse gratis, sin ninguna contraprestación económica.

  • 44 Fue aprobado el 7 de febrero de 1859 y entró en vigor en Filipinas el 1 de mayo de 1860. Un estudi (...)
  • 45 Para este personaje remito a Id., 2011a, pp. 11-88.
  • 46 AHN, Ultramar, leg. 2198, exp. 26, 9 de febrero de 1861, Elízaga. El fiscal Elízaga enfatizó la ne (...)
  • 47 AHN, Ultramar, leg. 2198, exp. 26, «Creación de Cabildos en los obispados de Cebú, Nueva Cáceres y (...)

26El aumento de prebendas en el cabildo y la exigencia aneja de formación jurídica no solucionaron la falta de personal en las sufragáneas. Aparte de que continuó siendo harto complicado encontrar sujetos con las cualidades requeridas para venir desde España, fue imposible disponer de la proporción establecida de licenciados en jurisprudencia dentro del mismo cabildo. Por eso, aprovechando un nuevo incremento nominativo tanto de los capitulares de la catedral como de los prelados diocesanos a instancias del gobernador Fernando de Norzagaray en 185944, los obispos de las tres sedes sufragáneas creyeron encontrar más predisposición en las autoridades para plantear en firme la creación de cabildos en las sedes dependientes de Manila. En carta colectiva signada el 7 de septiembre de 1859, los diocesanos de Nueva Cáceres, Manuel Grijalvo45, el electo de Nueva Segovia, Francisco Miró, y el de Cebú, Romualdo Jimeno, expusieron las inmensas dificultades que habían de afrontar en la administración diaria de sus circunscripciones por la falta de un cabildo. La escasez de personal apto para atender las necesidades del gobierno de la diócesis o la misma dirección del seminario obstaba enormemente las condiciones de trabajo de los mitrados, que en sedes como la de Cebú tenían una población de un millón ochocientas mil almas46. La demanda de los tres prelados encontró apoyo en el arzobispo de Manila, José de Aranguren, que tiempo atrás había suscrito la conveniencia de crear cabildos sufragáneos de cinco miembros, y también la calurosa acogida del gobernador José Lemery47. Por extraño que parezca, sin que conozcamos los motivos, algún departamento de Ultramar se opuso a su tramitación y el proyecto se suspendió sine die. Esta, en apariencia, incomprensible negativa, más aún después de haber escuchado al vicepatrono que las cajas del real erario estaban en condiciones de «sufragar el gasto que debe irrogar la creación de cabildos», solo podía entenderse con la obstinación por evitar la casi segura presencia en esos destinos de presbíteros filipinos. Con estos planteamientos, resulta difícil comprender por qué años atrás no se había estudiado en profundidad la apreciable propuesta que realizase la Audiencia de Manila, con el apoyo del gobernador Clavería y, más adelante, del arzobispo Melitón, de levantar un colegio de sacerdotes seculares para Filipinas en España —a imitación del que ya tenían las órdenes religiosas—, así como un seminario en Manila para facilitar su entrada en los curatos y producir una alternancia entre españoles y filipinos que mitigase las aprensiones político-raciales que estaba empezando a generar el Patronato.

  • 48 Blanco Andrés, 2012, p. 274.
  • 49 AHN, Ultramar, leg. 2222, exp. 23. El expediente que dio lugar al establecimiento de las curias ec (...)
  • 50 AHN, Ultramar, leg. 2221, exp. 24, 4 de abril de 1872, Gregorio Melitón. Es lo que hizo ya en ese (...)

27Después de los fallidos intentos de crear cabildos sufragáneos, o de dotar económicamente la figura de los provisores, como propusieron varios obispos en una célebre exposición firmada en Manila en febrero de 186348, se pensó en instalar pequeñas curias eclesiásticas. Veinte años después de la Orden Real de 1853 no se había conseguido que la tercera parte de los miembros del cabildo fuesen licenciados en jurisprudencia, ni mucho menos que los que obtuviesen ese grado sirviesen gratis como provisores en las diócesis sufragáneas. Parecía disparatado pensar que prebendados de la catedral resignasen de buen grado del «cómodo sitial del coro para ejercer, atravesando largas tierras, un cargo activo y gratuito»49. Por otra parte, la afluencia de sacerdotes españoles con la titulación requerida, fue a todas luces muy insuficiente. En Manila, su arzobispo no había conseguido traer de España más que dos que cumplían las exigencias definidas pero, al poco tiempo, uno falleció y el otro regresó a la Península, mientras que en Nueva Cáceres el presbítero que se había comprometido a partir a Filipinas al final había decidido cancelar su viaje, lo que ocasionó que el obispo que lo costeaba perdiera su dinero. Ante este cúmulo de imponderables no hubo más remedio que delegar los provisoratos en párrocos faltos de competencia, bien fuesen seculares, bien religiosos, lo que no resolvía el problema de dotar de un servicio eficiente a las diócesis. Por este motivo, en octubre de 1872 se ordenó el establecimiento de curias eclesiásticas en las cuatro sedes sufragáneas (Nueva Segovia, Nueva Cáceres, Cebú y Jaro) con provisor, fiscal y un notario, todos ellos con decorosa dotación. El proyecto constituía, en realidad, un premio de consolación para los agobiados obispos sin capitulares y, en el mejor de los casos, un sucedáneo de última hora del cabildo de Manila. Para soslayar la machacona carencia de sacerdotes sin licenciatura en derecho civil o canónico, se dio permiso a los obispos para dispensar a los nombrados de ese grado. La idea preferencial del Patronato, in crescendo desde los sucesos de Cavite de 1872, era la de reservar estas plazas a presbíteros españoles, por el notable incremento de la desconfianza política hacia la clerecía filipina, pero la falta de aquellos obligó a los diocesanos a descargar los provisoratos en frailes de las corporaciones religiosas50.

El cabildo eclesiástico de Manila y la defensa de los derechos del clero secular de Filipinas

  • 51 Manchado López, 1994, pp. 213-216.
  • 52 Blanco Andrés, 2003, pp. 186-189.

28Uno de los roles más interesantes que ejerció el cabildo eclesiástico de Manila fue la defensa de los derechos jurisdiccionales de los presbíteros seculares filipinos que, desde el último cuarto del siglo xviii, se estaban viendo recortados por la política. Tal empeño no fue exclusivo de la junta catedralicia de la capital —también hubo obispos implicados en ello en mayor o menor grado e incluso sacerdotes a título particular— pero es cierto que el cabildo imprimió con el tiempo otro sentido. Esta singular vocación comenzó a materializarse precisamente con la primera vacante de la sede arzobispal en el cambio de siglo, una de las más largas habidas en el período español. Los canónigos de la metropolitana se sintieron responsables de exigir sin ningún complejo la anulación de ciertas disposiciones puestas en marcha por el Patronato desde 1776 en lo referente a la titularidad de los curatos, las cuales habían determinado la entrega de múltiples feligresías a las órdenes religiosas51. Durante varias décadas casi no había sido necesario realizar intervención alguna, pues las citadas disposiciones no sólo no se habían cumplido por la creciente escasez de frailes, sino que incluso se había verificado lo contrario, esto es, la secularización de sus ministerios aún en contra de las trabas perfiladas por el Patronato para cualquier cesión a los presbíteros (Real Orden de 17 de septiembre de 1788)52. Pero, en 1794, el Gobierno, en un intento de frenar lo que a todas luces era una cadena de secularizaciones, dispuso que varias feligresías próximas a Manila retornasen al clero regular (Santa Rosa, Imus y Las Piñas), en una operación que contó con el visto bueno del arzobispo Órbigo y Gallego. Fallecido este en 1797 y llegada la vacante, a los canónigos de la metropolitana les faltó tiempo para solicitar la revocación de la medida, firmada a sólo dos meses de la defunción de su prelado.

  • 53 Una copia de esta cédula en el APSR, Historia Eclesiástica de Filipinas, t. VII, doc. 23, Aranjuez (...)
  • 54 La cancelación fue ordenada por Aguilar el 1 de octubre de 1804. Detalles del desenlace en Blanco (...)

29Ante la falta de resultados, en 1801 la junta capitular endureció su tono y puso directamente en el punto de mira a los regulares, a los que reprochó con vehemencia los métodos que utilizaban con los nativos en la edificación de iglesias, casas parroquiales o escuelas, así como la práctica de evadirse del pago del 3% acordado para sostener los seminarios diocesanos. En su ofensiva, contaron con la inesperada ayuda del obispo de Nueva Segovia, Agustín Pedro Blaquier, agustino, quien se había embarcado en una verdadera cruzada por la secularización de los ministerios regulares no cubiertos en su circunscripción, que aunque parezca extraño eran regentados por párrocos de su misma orden. Cabildo y prelado neosegoviano consiguieron un éxito fulgurante con la Real Cédula de 31 de marzo de 1803, que ordenaba que se secularizasen de nuevo los tres curatos entregados a los frailes nueve años antes en las cercanías de la capital y los que no tuviesen ministro en Nueva Segovia53. Pero el gobernador Rafael María de Aguilar suspendió la medida, amonestó al cabildo y, casi a despecho, dispuso la entrega de nuevos curatos seculares para los recoletos en Mindoro. El final de la vacante y la defunción de Blaquier restaron fuelle a ulteriores acciones de los prebendados54.

  • 55 El cabildo intentó conservar algunos curatos para el clero filipino en los años siguientes como el (...)
  • 56 Un estudio amplio del conflicto en torno a Malate en Id., 2004b, pp. 22-54.
  • 57 AHN, Ultramar, leg. 2142, docs. 1829-1830, Cabildo al Consejo de Indias, Manila, 23 de febrero de  (...)

30En los años siguientes, el cabildo continuó con su labor, con desigual suerte, para asegurar una colocación al amplio clero de la diócesis, así como para alcanzar los derechos que podían asistirles ante el patronato55. La vacante de 1824 le concedió un protagonismo excepcional, de donde sobresalió su vicario capitular, Pedro León de Rotaeche, único peninsular entre sus componentes. Su defensa numantina para conservar el ex curato agustino de Malate, secularizado dos años atrás por su tío, el arzobispo Zulaibar, frente a los intentos de su devolución a los religiosos, suscitaron un duro enfrentamiento con el gobernador Juan Antonio Martínez, su asesor, el intrigante Íñigo González de Azaola, y el clero regular. El pleito constituyó un efecto colateral de la cancelación de las medidas adoptadas por los gobiernos liberales del Trienio Constitucional en Filipinas, una vez que Fernando vii fue repuesto plenamente en el trono. En su actuación, Rotaeche obtuvo el apoyo de la Audiencia ―formada por reconocidos constitucionalistas―, con lo que consiguió que esta anulase las disposiciones de la primera autoridad civil en materia de curatos. Un logro verdaderamente increíble que legó para el futuro un prestigio y un hito de actuación56. Pero, si dejamos a un lado esta excepción, el patronato siguió apostando por reforzar a las corporaciones monásticas en la titularidad de los curatos. El calado de las nuevas disposiciones soliviantó al cabildo de tal manera que no esperó a ninguna vacante. En 1829, durante el arzobispado de Hilarión Díez, dirigido de nuevo por Rotaeche denunció la Real Orden de 1826, que disponía la devolución de los curatos secularizados a las órdenes religiosas nada más y nada menos que desde 1768. Es probable que en esta acción existiese una coordinación con la protesta emitida por un grupo de sacerdotes de la Pampanga, que serían de los primeros afectados por el precepto regio. Pero, en esta ocasión, los capitulares no encontraron los auxilios anteriores. La férrea voluntad por hacer cumplir el mandato, que contaba con amplios apoyos de las élites religiosas y civiles coloniales, dejaron solo al cabildo ante un Consejo de Indias cerrado en banda a negociar cualquier entendimiento sobre su determinación57.

31El modus operandi de Rotaeche influyó en las generaciones futuras del cabildo, pero el sentido ominoso que adquirió el Patronato determinó una estrategia diferente y un alcance imprevisto. Con el renombrado Peláez, el cabildo salió de la catedral y no sólo físicamente. Buen conocedor de los canales de comunicación que le brindaba la propia estructura del cabildo como medio auxiliar de gobierno del arzobispo, buscó implicar directamente a los sacerdotes filipinos en la campaña, para lo que les explicó la necesidad de reaccionar contra el despojo de parroquias al que estaban a punto de verse expuestos. De igual forma, sabedor de la eficiencia del uso de apoderados frente al Gobierno de España para acceder a las prebendas dentro de la catedral, pasó a emplearlos ahora para el interés general del clero filipino, no el particular de cada uno de los canónigos. Esta táctica supuso, en efecto, un importante salto cualitativo y fue más extensiva que la planteada por Rotaeche dos décadas atrás, como se pudo ver en las actuaciones emprendidas para exigir la retirada o modificación de la Real Orden de 9 de marzo de 1849, que establecía la entrega de varios ministerios atendidos por el clero secular en Cavite a agustinos recoletos y dominicos. Peláez, con el apoyo e inspiración del vicario foráneo de Cavite, Mariano Gómez, sacerdote respetado y con ascendiente, consiguió una amplia movilización de los párrocos de Cavite, Batangas, Manila y La Laguna, llevando las quejas y demandas a la prensa de Madrid. Aunque el gobierno español no cedió, Peláez tomó nota para ulteriores acciones.

  • 58 Un libro de referencia para estas cuestiones es Schumacher, 1981.
  • 59 Blanco Andrés, 2010, pp. 767-772.
  • 60 Una copia de la cédula en AHN, Ultramar, leg. 2211, exp. 66.
  • 61 El más importante de todos ellos fue Juan Francisco Lecaros.
  • 62 Flores, 2007, pp. 1-39.
  • 63 La obra principal de Peláez fue impresa de forma anónima en Madrid, en 1863, con el título Documen (...)

32Pedro Peláez, para su defensa, había apelado al derecho canónico y a la igualdad entre peninsulares y filipinos en el servicio parroquial. La advocación de la igualdad no fue una idea patrimonial del presbítero criollo. Antes que él la habían utilizado ciertos prelados y sacerdotes peninsulares destacados en la defensa de la clerecía filipina. Pero, con Peláez, tal empeño predispuso la apertura paulatina de la mente del clero hacia un sentir nacional, el awakening («despertar») del padre Schumacher58. No se conformaba con reclamar simplemente esa igualdad racial, como algunos homónimos españoles, sino que se mostró dispuesto a no tolerar bajo ningún concepto que hubiera prejuicios hacia los curas seculares por el mero hecho de ser filipinos59. Este volvió a ser precisamente su patrón procedimental cuando el 10 de septiembre de 1861 se aprobó una orden real que prescribía la lisa y llana expropiación de veintisiete parroquias atendidas por el clero diocesano en la archidiócesis de Manila para indemnizar a los agustinos recoletos por las que iban a ceder a los jesuitas en Mindanao60. El auténtico sentido expeditivo de la cédula conmovió a Peláez, horrorizado al vislumbrar que de aplicarse el mandato la clerecía contaría no más que con una veintena de curatos de los ciento ochenta y siete existentes en el arzobispado. La prescripción llegó a sus manos cuando ejercía el cargo de vicario capitular, durante la vacante de la sede. Desde ese inmejorable podio desplegó una táctica al más alto nivel, nunca vista en la amplitud en que se planteó. Espoleó al cabildo a realizar varios escritos de protesta, canalizó las quejas de varios párrocos de Batangas, utilizó numerosos apoderados en España61 ―propios, contratados aparte e incluso canónigos españoles― para invalidar la ordenanza, contactó con las autoridades de la Santa Sede a través del nuncio de Roma en España, Lorenzo Barili62, y llevó su denuncia a diversas publicaciones y medios de comunicación en Madrid63. Además, consiguió la adhesión total del arzobispo entrante a su política en materia de curatos, hasta el punto de que Gregorio Melitón puso serios obstáculos a la entrega de ministerios a los frailes (caso de Antipolo). Peláez, considerado el «oráculo» del clero, contactó con el propósito reformista de la jerarquía diocesana de 1863, y en concreto, con su demanda para obtener la amovilidad para los sacerdotes regulares, cuestión canónica que ansiaba junto a su amigo, el ya obispo de Nueva Cáceres, Francisco Gaínza. Fue justo esta cuestión ―la solicitud de la amovilidad ad nutum («a voluntad»)― la que enfrentó a los obispos con las órdenes religiosas, temerosas de que aquella supusiese un recorte de su administración espiritual. Peláez entendió que ahí era donde había que dar la batalla y, por ese motivo, dirigió sus movimientos hacia los miembros del Consejo de Administración, encargados de discutir el proyecto en primer lugar. Intentó convencerlos con escritos anónimos y libelos para contrarrestar las acciones de unas corporaciones religiosas que ya habían puesto el grito en el cielo.

  • 64 Así lo verbaliza Gaínza: «solo bajo presión de esa atmósfera nebulosa y sofocante por el polvo que (...)
  • 65 Desarrollo con más amplitud este punto en Blanco Andrés, 2012, pp. 279-294.

33Mientras tirios y troyanos exponían sus argumentos en una atmósfera en extremo volátil, con una capital escandalizada por la polémica, según la opinión pública, el 3 de junio de 1863 un violentísimo terremoto sacudió Manila. Entre los muertos se encontraban Peláez y varios compañeros del cabildo, que fallecieron mientras oficiaban las vísperas del Corpus Christi al derrumbarse la catedral y numerosos edificios. El drama, y los nervios que siguieron a la tragedia no contribuyeron al debate sereno en torno a las cuestiones planteadas. Hasta los más circunspectos se asustaron al leer en la prensa sensacionalista los disparatados rumores que afirmaban que si Pelaéz no hubiera fenecido en el seísmo habría encabezado una insurrección contra España prevista para el día del Corpus64. En los meses siguientes, los prelados suscriptores de la amovilidad consideraron oportuno retirar su petición, a lo que el arzobispo accedió a regañadientes. Quedaba por pronunciarse el Consejo de Administración, que en su votación quedó dividido entre filipinos, a favor de la citada amovilidad, y peninsulares, en contra. El escrutinio evidenció cómo una cuestión de mera disciplina eclesiástica se había estropeado al transformarse en un inconveniente debate político e incluso racial65. Ese tono ya nunca se perdería.

  • 66 Mis indagaciones sobre la adscripción del documento, conocido genéricamente como el «Manifiesto de (...)
  • 67 Peralta, Juicio sobre folleto.

34A la muerte de Peláez, el cabildo continuó activo en su lucha por la defensa de los derechos del clero secular. En 1864, imprimió un cambio cualitativo a su estrategia al vincularse poco a poco a sectores reformistas de la sociedad filipina, procedentes del mundo de la abogacía, los negocios o la universidad. Es probable que esta senda hubiera sido prevista por el propio Peláez al trabajar estrechamente con el letrado Juan Francisco Lecaros y con algunos canónigos vinculados al colegio de abogados y el claustro de la universidad. Si hubo un texto que marcara el punto de partida de la nueva estrategia, este fue, sin duda, el artículo publicado en La América el 12 de septiembre de 1864. Hoy sabemos que en él, firmado de forma genérica por «los filipinos» y titulado «A la nación», colaboraron varias personas. La principal fue un abogado criollo filipino apellidado Fuentes. El resto, casi con toda seguridad, fueron el canónigo doctoral criollo Ramón Fernández, a quien el arzobispo consideraba el sucesor natural de Peláez y es muy posible que el célebre José Burgos, entonces un interno de Santo Tomás en vísperas de su ordenación sacerdotal66. Advertimos que en este artículo no colaboraba ningún peninsular español —la firma es de «los filipinos»— lo que representa un síntoma creciente de esa concienciación del ser «filipino», pues estos consideran que están capacitados para desempeñar las funciones sacerdotales y poseen las mismas aptitudes que los peninsulares según la igualdad pregonada por Pedro Peláez. Esto marcaba un cambio importante con respecto a las actuaciones previas, aunque no de un modo definitivo, ya que el peninsular, Manuel Peralta, deán del cabildo, en las mismas fechas editó, en aparente concomitancia con los anteriores, un libro en el que sostenía tesis similares en torno a la idoneidad de los presbíteros filipinos frente a las censuras del clero regular67. Pero aunque Peralta, presuntuoso, se autodefinía como el «campeón del clero filipino», lo que no dejaba de incordiar al arzobispo ni de provocar a las órdenes religiosas, es que, en efecto, jamás desarrolló un liderazgo sólido entre los prebendados de la catedral ni en el clero en su conjunto. Además, el sentido de la defensa de la igualdad transitaba claramente hacia una cierta concienciación nacional en la que ya participaban otros estamentos sociales, no sólo los procedentes del mundo eclesiástico.

  • 68 Un estudio de esa campaña en Blanco Andrés, 2012, pp. 312-336 y 344-364. Las tesis regulares en ma (...)

35Por lo demás, el documento de La América constituía una defensa apologética de la figura de Peláez, «prez y honor del pueblo filipino», mancillada por las acusaciones de insurgencia, así como una vindicación de toda su argumentación canónica en la que se exaltaba la precedencia del clero secular en los curatos en detrimento del regular. Al mismo tiempo, tampoco se desaprovechaba la ocasión para censurar con firmeza a las órdenes religiosas, las cuales en aquellos momentos —en especial los agustinos y, sobre todo, los agustinos recoletos— habían orquestado una dura, intensa y efectiva campaña en la prensa y otros organismos gubernamentales de ultramar para desacreditar las reformas que intentaba promover el arzobispo y los cabecillas del clero diocesano68. Esta insistencia de las corporaciones monásticas en asegurar lo que de forma legítima creían que les correspondía fue la que pudo llevar al cabildo a explorar nuevos ámbitos sociales de actuación más allá del mero empleo de apoderados en Madrid. El inmenso poder de las corporaciones regulares, estrechamente conectadas con la política colonial, a través por ejemplo de la figura de sus procuradores en la capital de España (Guillermo Agudo, Celestino Mayordomo), convenció a los canónigos de que era necesario buscar apoyos más sólidos en sus demandas.

  • 69 Expediente en PNA, Patronatos, leg. 48.
  • 70 Sobre las actividades de Burgos remitimos a Schumacher, 1981, pp. 12-32. Una síntesis actualizada (...)
  • 71 Villarroel, 1971, pp. 93-106.
  • 72 Documento reproducido en Blanco Andrés, 2012, pp. 442-444.
  • 73 Schumacher concluye que Burgos «was a nationalist because he was a priest» (Schumacher, 1972, p. 4 (...)
  • 74 Un estudio actualizado sobre este suceso en Id., 2011, pp. 55-81.
  • 75 Villarroel, 1971, pp. 93-106.

36En la segunda mitad de los años sesenta, comenzó a emerger lenta pero sin pausa una figura nueva y de gran relevancia en el cabildo, la del criollo José Burgos, doctor en Teología y miembro del órgano catedralicio desde 1865. La persistencia del patronato en expropiar los curatos de los clérigos, con polémicas tan enojosas como la que siguió a la entrega a los agustinos de la parroquia de San Rafael en Bulacán (1868), ni siquiera contemplada en la casuística de las cédulas69, suscitó de nuevo la urgencia de articular más formas de amparar los derechos de la clerecía. La entrada en escena del padre Burgos como cabeza visible de los sacerdotes filipinos aconteció al asistir a la recepción de bienvenida del gobernador Carlos María de la Torre y Navacerrada el día 12 de julio de 186970. Con el prebendado acudieron en manifestación pública de agradecimiento otros personajes de la sociedad manileña, pertenecientes a la clase media y alta ilustrada (Trinidad Pardo de Tavera, Jacobo Zóbel, José Icaza, José Caña, etc.), con la ilusión de que el mandatario recién llegado pusiese en práctica las reformas que auguraban su credo liberal. El acto ejemplificó la proximidad del sector eclesiástico a la burguesía reformista de la capital de las islas, movimiento que por cierto había producido algunas grietas dentro del propio clero, como la oposición interna del sacerdote caviteño Mariano Gómez. Las esperanzas generadas a la llegada de De la Torre no tardaron en verse defraudadas. Pero Burgos no se arredró, sino que apostó por intensificar las acciones. Por ello, buscó implicar al mundo universitario, en el que un problema con unos pasquines llevó a la cárcel a Felipe Buencamino, lo que supuso la destitución de sus puestos de docencia a dos curas filipinos (Agustín Estrella y Víctor Dizon) y puso bajo vigilancia al mismo Burgos y otros clérigos activos como José Guevara o Agustín Mendoza71. Para imitar a Peláez, intensificó el recurso a los agentes en Madrid y acudió ahora a los hermanos Regidor, criollos, entre los que destacaba, en especial, Manuel. Escribió en la prensa, donde emprendió una agria polémica con el fraile franciscano Joaquín de Coria. Pero, sobre todo, destacó por conseguir involucrar en la campaña por la defensa de los derechos del clero secular a varios cientos de eclesiásticos de la archidiócesis —miembros del cabildo, párrocos, coadjutores, capellanes, sacerdotes sin oficio, capellanes, estudiantes y profesores—, los cuales, inspirados por Burgos, firmaron un importante documento en el que solicitaban la anulación de la malhadada cédula de septiembre de 1861, que tantos curatos les había expropiado, y la reposición de sus antiguos ministerios72. A estas alturas, la concienciación nacional era bastante evidente73 y, en última instancia, había terminado de ser catalizada por Burgos desde el propio cabildo de la catedral de Manila, cuyos canónigos aparecían como primeros firmantes de aquel documento, que además contaba con el conocimiento y apoyo del propio arzobispo de Manila. Esta campaña obtuvo un éxito desconocido, ya que logró anular la fatídica orden que se impugnaba, pero la ejecución en febrero de 1872 de José Burgos, junto con su compañero en el cabildo, Jacinto Zamora, y el presbítero, Mariano Gómez, colaborador de Peláez a finales de los años cuarenta, por su implicación en los sucesos del motín de Cavite74, acabaron con la activa defensa de los derechos del clero secular de Filipinas desde el cabildo y, en consecuencia, con el activismo del propio clero. Desde entonces y hasta el final del dominio español la junta catedralicia dejó de ser el portavoz cualificado que había sido del clero secular de las islas, para convertirse en un órgano más técnico y con menos filipinos. En los años siguientes, la campaña para conseguir reformas pasó a otros ámbitos laicos y con otros intereses75.

  • 76 Una valoración sobre el sistema del patronato en Díaz-Trechuelo, 1997, pp. 89-99.
  • 77 «Principio» que bien podría constatarse en una frase del liberal y comisario regio Patricio de la (...)

37Como en otras tantas facetas de su amplísimo campo competencial eclesiástico76, el Regio Patronato hispano hizo también gala de su característica ambigüedad en las políticas desplegadas para el desarrollo, existencia y gobierno del cabildo eclesiástico de Manila. Por un lado, permitió el asiento en su interior de un grupo considerable y cualificado de sacerdotes filipinos, formados en los principales colegios y en la Universidad de Manila, les facilitó el acceso a las prebendas del único cabildo catedralicio existente en el país, les concedió una posición privilegiada en las relaciones con la jerarquía colonial, e incluso, en ocasiones, les proporcionó el ascenso a algunos de los puestos más importantes dentro de la Iglesia (obispados, vicaría capitular). Pero, como contrapartida, el Patronato terminó creando prejuicios sobre su promoción, tendió a recortar el número de filipinos en estos puestos así como el rol que desempeñaban. Todo ello representó una consecuencia más del sometimiento de la estructura del gobierno hispano al principio absoluto de la conservación de la colonia77.

38En este breve estudio, hemos concluido otra serie de hechos muy interesantes y desconocidos que, en efecto, podrían constituir un punto de partida para futuras investigaciones sobre el binomio cabildo eclesiástico-clero secular filipino. El cabildo de la catedral de Manila brindó a los filipinos que formaron parte de él una destacada inserción y participación en algunos de los lugares centrales que conformaban la vida en la colonia (catedral, palacio del gobernador, palacio arzobispal, Audiencia, etc.). Su proximidad con la jerarquía concedió, cuando fue necesario, un planteamiento de acción más directo, circunstancia que tuvo lugar de un modo intenso durante las vacantes, pero también fuera de ellas. Lejos de la imagen usual del predominio de prejuicios políticos o raciales que el Patronato había erigido desde el último cuarto del siglo xviii, debido a su preferencia por el clero regular peninsular frente al clero secular filipino en las parroquias, el cabildo se convirtió en un espacio singular de interacción social y racial, en el que los filipinos y los peninsulares colaboraron juntos para mejorar los derechos del conjunto de la clerecía diocesana, un escenario en el que en una de las fiestas más concurridas del siglo xix, un canónigo mestizo de sangley, Arcinas, podía recibir con total normalidad como delegado de los prebendados el retrato de Fernando VII, un cabildo eclesiástico en el que los filipinos al ser mayoría durante muchos años no dudaban en elegir para gobernar la junta capitular de la vacante arzobispal al único español en ella (Rotaeche), o en el que los peninsulares no tenían inconveniente en encumbrar y encomendar toda su confianza en un criollo filipino (Peláez). Son sólo algunos ejemplos de una más que razonable convivencia que comenzó a truncarse cuando las aprensiones político-raciales de la cura de almas comenzaron a inocularse en el cabildo, algo que en realidad ocurrió más tarde en esta institución que en otros ámbitos, pero que se agudizó de una forma inexorable en coyunturas como la del terremoto de 1863 o el motín de Cavite de 1872, lo que a la postre cambió el sentido y presencia de los filipinos en el cabildo. Tampoco diremos nada nuevo si sentenciamos que esta fue también la razón por la que el Patronato no tuvo la valentía de encarar el proyecto de la creación de cabildos en las sedes sufragáneas y prefirió, por el contrario, conformarse con el sucedáneo de las curias eclesiásticas.

39Por último, el cabildo, tan próximo física y emocionalmente a la jerarquía y los poderes fácticos coloniales, utilizó su ascendiente y conocimiento de la gobernanza para defender los derechos del clero secular de Filipinas cuando los derechos eclesiásticos estaban siendo recortados por el Real Patronato. Desde este punto de vista, se convirtió en la primera y más eficaz herramienta al servicio de la clerecía filipina y de la jurisdicción global diocesana. Su disposición colegiada, su estrecho conocimiento de los canales de comunicación con la archidiócesis donde trabajaba su clero, la habitual elevada instrucción de algunos de sus miembros (doctores), la concertación con otros ámbitos sociales e institucionales, así como el recurso al empleo de apoderados para el acceso a las prebendas fueron instrumentos muy útiles a la hora de emprender acciones de envergadura, como las consistentes en la protesta contra ciertas reales órdenes lesivas para el conjunto de los presbíteros. Sólo así se consiguió una movilización y una concienciación colectiva que, de otro modo, habría sido muy difícil de lograr (1829, 1849-1850, 1861-1862, 1870-1871). El cabildo terminó aportando los líderes eclesiásticos más importantes (Peláez, Burgos), así como, a través de ellos, el argumentario fundamental de la igualdad entre europeos y nativos, germen del primer nacionalismo y por ende de la paulatina conformación de la identidad filipina.

Notes

1 Este trabajo está realizado en el marco del proyecto «Imperios, naciones y ciudadanos en Asia y el Pacífico», financiado por el Plan Nacional de Investigación (España) (HAR2012-39352-CO2-02), dirigido por M.a Dolores Elizalde Pérez Grueso.

2 El único libro monográfico sobre la materia abarca la historia del cabildo hasta mediados del siglo xvii (Moreno, Historia de la Santa Iglesia).

3 Gutiérrez, 1992, p. 69. Una aproximación genérica a la historia de la Iglesia en Filipinas también puede consultarse en Fernández, 1979.

4 Haering, Schmitz, Pérez de Heredia, et alii, 2008, pp. 101-102.

5 Un ejemplo de venta por el cabildo de cuatro solares pertenecientes a obras pías, sitos uno en San Lázaro y tres en Manila (AAM, Box 1E15, folder 1, fo 145).

6 Carta del padre Peláez a L. Barili, Manila, 5 de octubre de 1861 (APP, II-7-023, pp. 11-12). Sobre la importancia de los fondos de las obras pías observaba el padre Peláez, entonces vicario capitular del cabildo, que «son bastante grandes; pero se ha procurado siempre ocultar su importancia para impedir que un gobierno revolucionario se eche algún día sobre ellos».

7 Rodríguez, 1992, p. 704.

8 El arcediano se encargaba de las obras de caridad de la Iglesia y de la administración de los bienes diocesanos; el chantre organizaba el canto coral; el magistral era el predicador oficial de la catedral; y el tesorero era el responsable de la economía del cabildo metropolitano. Otro personal que, a su vez, solía estar contratado por el cabildo era el pertiguero, el sochantre, el cantor mayor, los cantores menores, los músicos (violón, organista), los sacristanes, el perrero, los campaneros y los barrenderos. En 1834, el deán cobraba 2000 pesos anuales, las cuatro dignidades 1450 cada una de ellas, tres canónigos 1250, dos medio racioneros 915, y en el escalafón más bajo el pertiguero, con 190 pesos anuales (AHN, Ultramar, leg. 2145; véase también Buceta, Bravo, Diccionario geográfico Filipinas, t. II, p. 272). No se debe confundir el cabildo eclesiástico de la catedral, constituido por las dignidades y canónigos expuestos, con la curia del arzobispo, formada a su vez por un provisor y vicario general, un promotor fiscal y otro personal administrativo.

9 Bajo la acepción de españoles incluimos exclusivamente a los naturales de la península ibérica y bajo la de filipinos a los nacidos en las islas Filipinas. En esta última categoría diferenciamos: criollos, los más privilegiados, en tanto en cuanto eran considerados como «españoles filipinos», o «hijos del país»; mestizos (de español o de chino/sangley), e indios.

10 Además, la integración en el cabildo abría las puertas a los capitulares a desempeñar otras funciones eminentes como la dirección del seminario diocesano, la curia eclesiástica, la comisaría general de la santa cruzada, el tribunal de la Rota, el cargo de vicario capitular durante el tiempo de las vacantes, e incluso podía facilitar la inclusión en las ternas para obispados (caso del criollo filipino Tomás Casañas para la silla episcopal de Cebú). Por otro lado, muchos de los prebendados, o aspirantes a serlo, habían servido en parroquias bien dotadas, en capellanías del ejército, del colegio de Santa Potenciana, o habían desempeñado cargos relevantes como la rectoría del colegio de San José o en la docencia en Santo Tomás.

11 Información sobre este evento en Moreno Garbayo, 1977.

12 Discurso desconocido, pero mencionado en AHN, Ultramar, leg. 2140.

13 Parece ser que dicha precedencia, que probablemente había sido observada desde el comienzo de la presencia española, tomó definitivo asiento legal después de una reclamación efectuada en 1739 por el maestrescuela Antonio Coello contra el ayuntamiento tras el recibimiento y besamanos del gobernador Gaspar de la Torre Ayala (AHN, Ultramar, leg. 5155, exp. 65).

14 El expediente que llevó a esta determinación había comenzado dos años atrás con la petición de información elevada por el capitán general de Filipinas al extrañarse de que el cabildo metropolitano no hubiese acudido en comunidad, sino en diputación, al acto del besamanos (más información en AHN, Ultramar, leg. 5155, exp. 65).

15 La fiesta de San Andrés fue una de las más relevantes del período hispánico. Conmemoraba la victoria española frente al intento del chino Limahong de invadir Manila. Ocurrió el 30 de noviembre de 1574, día de San Andrés, desde entonces patrón de la ciudad.

16 AAM, 1B4/3, Oficios Zulaibar (1804-1817) y Libro de Gobierno (Díez), 1826-1829, Relación instructiva del recibimiento del nuevo prelado, fo 150v-151v.

17 El Concilio de Trento había establecido la legislación relativa a las vacantes de las sedes episcopales en su ley 24, capítulo 16. Interesante información al respecto en AHN, Ultramar, leg. 2198, exp. 26.

18 El nombramiento de Arlegui se efectuó el 9 de julio de 1845, cinco días después del óbito de Seguí. Puede consultarse amplia información sobre este personaje en AHN, Ultramar, leg. 2199, exp. 9. Arlegui regresaría años más tarde a la Península, alegando problemas de salud.

19 La negativa de Roma a la preconización y emisión de bulas de estos dos prelados debe entenderse en el contexto del empeoramiento de relaciones interestatales durante la regencia de Espartero (AHN, Ultramar, leg. 2160).

20 Probablemente la forma de gobierno más extraña decidida por el cabildo durante una vacante aconteció a la muerte del arzobispo Guerrero en 1641, momento en el que se estableció un inédito sistema de turno (Govantes, Compendio historia Filipinas, pp. 210-213).

21 «Compulsa de la última contestación del cabildo eclesiástico de esta Iglesia Metropolitana en el expediente promovido sobre el gobierno de este arzobispado en sede vacante para acumularse al principal de dicho expediente» (AHN, Ultramar, leg. 2171), aparece firmado a 9 de enero de 1846, actuando como secretario Pedro Peláez. Complementa el susodicho documento AHN, Ultramar, leg. 2161, exp. 56.

22 Peláez incidió en la necesidad de mejorar el funcionamiento y hábitos del cabildo, sobre el que observó reservadamente: «Los capitulares rarísima vez predican: apenas habrá tres que confiesen con alguna frecuencia y otras pocas alguna que otra vez al año; los demás se contentan con asistir al coro y celebrar. Salen muchos con vestido seglar; y alguno se dedica a industrias indecorosas como alquilar carruajes o fabricar órganos si bien procura disimularlo un poco» (APP, II-7-024, p. 3).

23 Un estudio amplio sobre este período de vicariato en sede vacante, en Blanco Andrés, 2010, pp. 16-19.

24 La Orden de San Juan de Dios fue finalmente suprimida por Real Orden de 17 de agosto de 1865. Durante su existencia en Filipinas habían llegado a regentar hasta cinco hospitales (AHN, Ultramar, leg. 2212, exp. 30).

25 AM, agustinos recoletos, leg. 6, n.o 1, Manila, 11 de noviembre de 1861, El padre Peláez a Claudia del Arco, circular reservada prohibiendo la divulgación de El español de ambos mundos.

26 AHN, Ultramar, leg. 2160, exp. 47.

27 Puede consultarse un estado del cabildo para estos años, concretamente para 1826, en AHN, Ultramar, leg. 2137.

28 AHN, Ultramar, leg. 2201, exp. 12, carta reservada n.o 13, Manila, 6 de octubre de 1844, Francisco de Paula Alcalá, capitán general.

29 Quizá la excepción a este aserto fue Camilo Pividal, prebendado filipino que protagonizó sonados incidentes con el resto de sus compañeros y que logró concitar una oposición unánime contra él (AHN, Ultramar, leg. 2160, exp. 47).

30 Véase AHN, Ultramar, leg. 2201, exp. 12, carta reservada n.o 13, Manila, 6 de octubre de 1844, Francisco de Paula Alcalá, capitán general.

31 AHN, Ultramar, leg. 2183, exp. 1, relación de prebendas de la catedral de Manila para los años 1836-1842.

32 AHN, Ultramar, leg. 2201, exp. 12, carta reservada n.o 13, Manila, 6 de octubre de 1844, Francisco de Paula Alcalá, capitán general.

33 Para más detalles consúltese Blanco Andrés, 2010, pp. 6-10.

34 AHN, Ultramar, leg. 2201, exp. 12, carta reservada n.o 13, Manila, 6 de octubre de 1844, Francisco de Paula Alcalá, capitán general.

35 La desmedida actuación del capitán general Oraá contra la cofradía de San José de Apolinario de la Cruz tuvo además el inconveniente de espolear una rebelión de soldados tayabenses ―oriundos de la región donde se había producido el enfrentamiento― en el cuartel de Malate.

36 AHN, Ultramar, leg. 2201, exp. 12. Ventura González Romero, Manuel García. Las observaciones del ministerio eran totalmente desacertadas y nada tenían que ver con la realidad. Era falso, por ejemplo, que durante las pasadas vacantes los filipinos no hubiesen elegido a españoles para el oficio de vicario capitular, y bastaba para demostrarlo citar el caso aquí aludido del canónigo Pedro León de Rotaeche.

37 AHN, Ultramar, leg. 2201, exp. 12, carta reservada n.o 13, Manila, 6 de octubre de 1844, Francisco de Paula Alcalá, capitán general.

38 AHN, Ultramar, leg. 2158, carta reservada n.o 34, 4 de junio de 1845, Narciso Clavería. La polémica más notoria de este tiempo vino promovida por el peninsular Antonio Torres Martínez, doctoral en ambos derechos, que terminó con su destitución por el arzobispo Seguí.

39 Blanco Andrés, 2012, p. 286.

40 Ibid., pp. 334-335.

41 Consunji et Espino, Directorium divini officii.

42 Blanco Andrés, 2012, pp. 192-195.

43 Texto completo de la real orden en AHN, Ultramar, leg. 2191, exp. 3.

44 Fue aprobado el 7 de febrero de 1859 y entró en vigor en Filipinas el 1 de mayo de 1860. Un estudio de las congruas, comparadas con las de 1853, en Blanco Andrés, 2012, pp. 260-261.

45 Para este personaje remito a Id., 2011a, pp. 11-88.

46 AHN, Ultramar, leg. 2198, exp. 26, 9 de febrero de 1861, Elízaga. El fiscal Elízaga enfatizó la necesidad de cabildos sufragáneos para dignificar la labor de los diocesanos así como por la falta de personal de servicio de los propios obispos, aludiendo precisamente a la dramática situación de la gigante sede de Cebú en los años previos a su división.

47 AHN, Ultramar, leg. 2198, exp. 26, «Creación de Cabildos en los obispados de Cebú, Nueva Cáceres y Nueva Segovia». Los obispos calculaban que el gasto a desembolsar con la creación de los cabildos rondaría los 15 000-20 000 pesos.

48 Blanco Andrés, 2012, p. 274.

49 AHN, Ultramar, leg. 2222, exp. 23. El expediente que dio lugar al establecimiento de las curias eclesiásticas se desarrolló desde el 8 de octubre de 1872, en el que se solicitó informe y pareceres del arzobispo de Manila, Gregorio Melitón (4 de abril de 1872), y del obispo de Nueva Cáceres, Francisco Gaínza (18 de febrero de 1873). Los últimos flecos se cerraron en abril de 1874. La creación de las curias supuso la eliminación de las seis prebendas instauradas en 1853 para atender los provisoratos del resto de las diócesis, dado que no habían servido para la función para la que habían sido creadas.

50 AHN, Ultramar, leg. 2221, exp. 24, 4 de abril de 1872, Gregorio Melitón. Es lo que hizo ya en ese mismo año el arzobispo de Manila para cubrir el provisorato y gobierno eclesiástico de la sede vacante de Cebú al elegir para el cargo al religioso agustino Nicolás López, desplazando al sacerdote filipino a quien habría correspondido legítimamente. Al final monseñor Melitón se vio desbordado por las circunstancias y cedió contra lo que había sido su habitual proceder. Su justificación no dejaba lugar a dudas: «Pero las consideraciones a que da lugar la insurrección militar ocurrida el día 20 de enero en la plaza de Cavite me han hecho mirar con mucho detenimiento este asunto, el que a no haber sobrevenido aquella, hubiera sido de fácil expedición: nombrar para el desempeño del delicado cargo de gobernador eclesiástico de la diócesis de Cebú al que fue provisor y vicario capitular del difunto prelado, que es el único sacerdote del clero secular a quien si no por sus grados al menos por su experiencia pudiera habérsele confiado, acaso no fuera bien visto en las actuales circunstancias por no ser español, y sí mestizo de sangley» (ibid.).

51 Manchado López, 1994, pp. 213-216.

52 Blanco Andrés, 2003, pp. 186-189.

53 Una copia de esta cédula en el APSR, Historia Eclesiástica de Filipinas, t. VII, doc. 23, Aranjuez, 23 de marzo de 1803 y en AGI, Ultramar, 683, 1.a vía, pp. 1-2vo.

54 La cancelación fue ordenada por Aguilar el 1 de octubre de 1804. Detalles del desenlace en Blanco Andrés, 2004, pp. 140-143.

55 El cabildo intentó conservar algunos curatos para el clero filipino en los años siguientes como el de Caloocan (Id., 2007, pp. 144-147).

56 Un estudio amplio del conflicto en torno a Malate en Id., 2004b, pp. 22-54.

57 AHN, Ultramar, leg. 2142, docs. 1829-1830, Cabildo al Consejo de Indias, Manila, 23 de febrero de 1829 y la respuesta del Consejo, 27 de marzo de 1830.

58 Un libro de referencia para estas cuestiones es Schumacher, 1981.

59 Blanco Andrés, 2010, pp. 767-772.

60 Una copia de la cédula en AHN, Ultramar, leg. 2211, exp. 66.

61 El más importante de todos ellos fue Juan Francisco Lecaros.

62 Flores, 2007, pp. 1-39.

63 La obra principal de Peláez fue impresa de forma anónima en Madrid, en 1863, con el título Documentos importantes para la cuestión pendiente sobre la provisión de Curatos en Filipinas. Vio la luz póstumamente y, en esencia, constituía una defensa o aval de las reformas que ansiaban promover los obispos de Filipinas.

64 Así lo verbaliza Gaínza: «solo bajo presión de esa atmósfera nebulosa y sofocante por el polvo que levantaron las ruinas del terremoto, puede discurrirse y hablarse como se habló» (APAF, 902/2, 1 de diciembre de 1864).

65 Desarrollo con más amplitud este punto en Blanco Andrés, 2012, pp. 279-294.

66 Mis indagaciones sobre la adscripción del documento, conocido genéricamente como el «Manifiesto del P. Burgos» pueden verse en ibid., pp. 336-338. El padre Schumacher, a raíz de ello, publicó sus conclusiones definitivas en Schumacher, 2006, pp. 153-304. Su estudio supuso una variación sustantiva en la forma, quizá no tanto en el fondo, con respecto a otras publicaciones previas como en Id., 1972 y 1999.

67 Peralta, Juicio sobre folleto.

68 Un estudio de esa campaña en Blanco Andrés, 2012, pp. 312-336 y 344-364. Las tesis regulares en materia de curatos quedaron recogidos básicamente en las siguientes obras: Villacorta, Papeles interesantes a los regulares, 1826, y Papeles interesantes a los regulares, 1838; Agudo-Mayordomo, Complemento de los documentos e Importantísima cuestión; véase también Fito, Documentos interesantes secularización.

69 Expediente en PNA, Patronatos, leg. 48.

70 Sobre las actividades de Burgos remitimos a Schumacher, 1981, pp. 12-32. Una síntesis actualizada en Blanco Andrés, 2011b, pp. 312-316. Sobre este gobernador puede verse Torre, Memoria sobre el gobierno; Caulín Martínez, 1997.

71 Villarroel, 1971, pp. 93-106.

72 Documento reproducido en Blanco Andrés, 2012, pp. 442-444.

73 Schumacher concluye que Burgos «was a nationalist because he was a priest» (Schumacher, 1972, p. 42).

74 Un estudio actualizado sobre este suceso en Id., 2011, pp. 55-81.

75 Villarroel, 1971, pp. 93-106.

76 Una valoración sobre el sistema del patronato en Díaz-Trechuelo, 1997, pp. 89-99.

77 «Principio» que bien podría constatarse en una frase del liberal y comisario regio Patricio de la Escosura sobre Filipinas: «se trata de una colonia, en suma, y su conservación es para nosotros punto menos vital que su prosperidad misma» (Escosura, Memoria sobre Filipinas, p. 196).

Table des illustrations

Titre Las diócesis de Filipinas a mediados del siglo xix (Blanco Andrés, 2005, p. 242).
Crédits © Roberto Blanco Andrés
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/6335/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 400k

Auteur

Doctor, investigador asociado al Instituto de Historia, CSIC

© Casa de Velázquez, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search