Reforma y disidencia religiosa

 | 
Michel Boeglin
, 
Ignasi Fernández Terricabras
, 
David Kahn

IV. — Activismo e influencias: reformados y círculos de exiliados

Conclusión

Michel Boeglin, Ignasi Fernández Terricabras et David Kahn

Texte intégral

1De este recorrido sobre la recepción de la Reforma en los diversos reinos de la península ibérica se desprende una percepción más fina de la periodización de la reacción ante las novedades y la progresiva definición de los contornos de la herejía. La superposición de las escalas territoriales —en el ámbito de cada corona y a escala imperial— con sus respectivas prioridades propiciaba una percepción diferenciada del peligro y de la urgencia de cada respuesta en un momento en que estaban reconfigurándose las relaciones con la Santa Sede. El análisis de las fuentes pone de relieve la urgencia de reducir el sesgo inquisitorial en cuestiones teológicas —deformador por ser judiciario— y la necesidad de ajustar el enfoque individual y el colectivo para captar las evoluciones doctrinales y los caracteres diferenciales de la herejía.

2Tanto en España como en Portugal, en el siglo xvi, se asentó una política confesional que, desde el punto de vista religioso, estaba conforme con las determinaciones de Roma. La nueva articulación de poderes se caracterizaba por la afirmación de la corona ante el papado y por una mayor interferencia regia en los asuntos eclesiásticos. La preocupación por la extensión de la Reforma había acelerado la creación del Santo Oficio portugués. En Castilla y Aragón, a partir de la década de 1540, los tribunales inquisitoriales endurecían, por una parte, las respuestas penales contra los extranjeros que se consideraban entonces un vector potencial de la herejía luterana, en particular a lo largo de las fronteras terrestres y marítimas; y, por otra, contra peninsulares sospechosos de simpatías con las doctrinas protestantes. En los años cuarenta, se había fraguado una política represiva contra las doctrinas reformadas y su difusión, en sintonía con las prioridades de la Santa Sede. Los grupos más próximos al humanismo cristiano fueron perdiendo influencia en la corte, a la par que ganaban un mayor peso los defensores de una ortodoxia cuyos perfiles se precisaban en torno a posturas consensuadas en Trento.

3Con la extensión de la protesta de Lutero y la recepción en determinados círculos de la Península de sus críticas, la Inquisición revisaba su modo de actuación, con respecto al libro más particularmente, en un primer tiempo. Los procesos de revisión y exámenes de biblias, los mecanismos de censura, la creación de los índices y los debates sobre la oportunidad de propagación de las traducciones de las Escrituras señalaban la creciente inquietud en torno a la difusión de obras, particularmente aquellas en castellano accesibles al vulgo. Tanto en lo relacionado con la producción escrita como iconográfica, en conformidad con las directivas de la Santa Sede, se velaba por obviar que estas pudiesen llegar a ser un posible vector de la herejía. En el siglo de la difusión del libro por excelencia, la Inquisición cobraba un protagonismo inédito y creciente, y asumía el nuevo papel que le otorgaban las monarquías peninsulares; asimismo, los jueces de la fe eran llamados a vigilar también las imágenes.

4Desde los años treinta hasta la oleada de procesos judiciales de 1559 en Castilla, los borrosos y tenues linderos que separaban heterodoxia y ortodoxia iban precisándose. La escenificación de la herejía y de su represión a través de los Autos de Fe de 1559 daba a conocer las nuevas demarcaciones religiosas. Se condenaba en un mismo movimiento de rechazo las novedades luteranas y alumbradas. De sospechosas, las doctrinas de Erasmo pasaron a ser consideradas auctoris damnati. La represión masiva en Sevilla y Valladolid daba a entender que la adhesión a la herejía, de homogéneos perfiles doctrinales, se había derivado de un amplio movimiento proselitista en todos los estamentos sociales.

5A propósito de las redes y cenáculos disidentes en la Península, la amplitud de la adhesión al protestantismo en estos círculos merece una apreciación más matizada, como lo ha venido resaltando la historiografía, y aún es preciso seguir profundizando su estudio. Si bien, como se ha visto, el análisis de las clientelas ha arrojado nuevos datos acerca de las lógicas institucionales, el de las redes de creyentes y de las comunidades secretas de novadores permite captar mejor los vínculos existentes entre individuos y grupos. Su estudio, para muchas ciudades y provincias está por realizar, antes de sistematizarlo a escala peninsular, así como el estudio del arraigo social y económico de los miembros de dichos círculos disidentes. A semejanza de varios trabajos aquí presentados, queda por cruzar las fuentes inquisitoriales con las minutas notariales para reconstituir los vínculos de tipo familiar, clientelar y profesional que la documentación del Santo Oficio solo permite vislumbrar de forma parcial, incompleta y deformada. Los diferentes testimonios de ruptura y de oposición a la antigua Iglesia invitan a profundizar en la investigación individual y la afirmación de singularidades. El estudio prosopográfico de casos particulares posibilita la valoración del impacto de la Reforma, el posicionamiento de unos y otros con respecto, por una parte, a la situación prevaleciente en el Imperio, pero también, por otra, a las doctrinas defendidas en el seno de las dietas imperiales, lo que facilita la comparación pormenorizada de las actitudes ante las Iglesias y prolonga los trabajos que se han venido realizando en Francia y en Italia.

6En cuanto a los círculos de disidentes peninsulares en el extranjero, fuera de las investigaciones generalmente limitadas a casos individuales, el estudio de aquellos individuos que optaron por irse y el análisis de los nuevos vínculos creados en el exilio, el de la inserción de aquellos exiliados en las sociedades que los recibieron, como también el de las dificultades de orden intercultural, en particular en lo relativo a las costumbres religiosas, merecen realizarse. Cabe propiciar estudios de aquellos colectivos que agreguen datos disponibles sobre casos individuales en su entorno, para inscribir la Península dentro de una historia europea de la Reforma. Carecemos aún de trabajos sobre las comunidades que los acogieron, sobre las redes de exiliados que apenas esbozaron los hispanismos francés, suizo, italiano e inglés, más a través de casos individuales que de las comunidades de peninsulares instalados en el extranjero, en particular entre los círculos de traductores y gramáticos. Prometedor es el examen de la reintegración de algunos de aquellos heterodoxos en sus países respectivos, a veces mediante compromisos con las autoridades reales, colaboraciones con los servicios de inteligencia o negociaciones con la Inquisición. Tuvieron, además, un especial protagonismo ciertas órdenes religiosas, la Compañía de Jesús, en particular, para permitir el regreso de los vástagos de familias aristocráticas.

7Como varios de los investigadores lo han realizado aquí, el análisis de las obras de teología leídas en la Península ha de realizarse, de manera más sistemática, con arreglo a los procesos de apropiación, reelaboración y reescritura de contenidos heterodoxos. De esta lectura y adaptación de textos y de doctrinas reformadas depende una «historia de las apropiaciones» (Roger Chartier) que supere la simple oposición entre productores de contenidos y receptores, vistos como pasivos, para interrogar la recepción de las producciones religiosas en España y en Portugal. Como lo consideraba Hans R. Jauss, solo es la mediación del lector la que inscribe la obra en el horizonte de experiencia movedizo de una continuidad, cuya hermenéutica condiciona el análisis de la acogida de la obra, de su comprensión y aceptación en la sociedad de su tiempo. Si bien las fuentes son fragmentarias, los textos y sus contextos de producción se entienden más nítidamente y se valoran mejor a la hora actual gracias al avance realizado en el conocimiento del ámbito social, político y religioso en torno al nacimiento de aquellas obras en la península ibérica o en el exilio. En complemento, la genética textual y el análisis sociocrítico toman en consideración la producción, propiciando el acercamiento a los textos y enmarcándolos en su época. Y, precisamente, en la confluencia de la historia, del análisis literario y de la teología es como la producción de los escritos puede analizarse, así como aquellas obras influenciadas directa o indirectamente por la Reforma, por identificación, asociación o rechazo.

8Aun aquí, las producciones de Juan de Ávila, de Juan de Cazalla, del doctor Constantino, de Carranza o de Damião de Góis, por ejemplo, requieren ser interrogadas y reevaluadas sin verse encerradas en lo que no son —obras protestantes o presuntamente nicodemitas—, pero tomando en cuenta el extraordinario desarrollo de proyectos y modelos de reforma religiosa en la península ibérica y la evolución de las doctrinas y de las sensibilidades religiosas hasta mediados del quinientos. Aquello debe realizarse sin obviar los procesos de reescritura en aquellas obras, las retóricas de la disimulación y los modos de difusión de temáticas cercanas a la de la Reforma o de inflexión con respecto a estas. La serie de recepciones —y no la recepción de las obras— es la que constituye el hilo conductor de una tradición, como se sabe. Afortunadamente, este enfoque ha empezado a privilegiarse.

© Casa de Velázquez, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540