Version classiqueVersion mobile

Reforma y disidencia religiosa

 | 
Michel Boeglin
, 
Ignasi Fernández Terricabras
, 
David Kahn

IV. — Activismo e influencias: reformados y círculos de exiliados

Pere Galès: un protestante de Ulldecona profesor en Ginebra

Xavier Espluga

Texte intégral

  • 1 Grupo de investigación Ludus (Barcelona Classical Digital) [SGR 998], proyecto de Investigación «M (...)
  • 2 La bibliografía fundamental sobre Galès se resume en los siguientes títulos: Boehmer, Morel-Fatio, (...)
  • 3 Una excepción sería un librum de secundis nuptiis citado por Gilles Ménage (Menagius, In Diogenem (...)
  • 4 Véase el capítulo de Francisco Pons Fuster, en este mismo libro.

1A principios del siglo xx varias contribuciones1 —por lo general, obra de hispanistas europeos (Edward Boehmer, Alfred Morel-Fatio, Henri Omont)— trazaron a grandes rasgos la trayectoria vital del humanista catalán Pere Galès2, cuya exacta valoración se ve mermada por la circunstancia de no haber dejado prácticamente obra escrita3. Galès fue alumno de Pere Joan Nunyes en Valencia durante los primeros años cincuenta, fecha en que se data su adhesión a posiciones reformistas. Es probable que las tendencias de su maestro —aún por aclarar— y sus probables contactos (aunque hasta la fecha no documentados) con el grupo disidente de la Valencia de ese momento propiciaran tal adhesión4.

  • 5 Para Agustín, remito a los distintos trabajos de Joan Francesc Alcina, citados en la bibliografía, (...)

2Tras una estancia en Roma y de vuelta en la Península, se convirtió —aún a pesar de sus ideas reformistas— en un estrecho colaborador tanto de Antonio Agustín (†1586), obispo de Lérida (1561-1576) y arzobispo de Tarragona (1576-1586), una figura intelectual de dimensión europea y un gran protagonista del Concilio de Trento5, como de Joan Baptista Cardona (†1589), por entonces, canónigo de la seo valenciana (1576-1581). A esto se debe que, tras la celebración del Concilio de Trento, Galès participara en algunas de sus iniciativas editoriales del arzobispo y de su círculo, en particular en las ediciones críticas de diversos textos (las actas de los concilios, el De emendatione Gratiani, el De legationibus polibiano, la obra completa de Isidoro de Sevilla) y la traducción al latín de la Epistola canonica ad Letoium de Gregorio de Nisa.

  • 6 Para los principales lugares citados en este artículo, véase el mapa 1, p. xii.

3Tras su decisión de abandonar definitivamente la Península (ca. 1581), Galès se instaló brevemente en Padua (donde entró en contacto con el erudito local Gian Vincenzo Pinelli). Probablemente, fue gracias a la comunidad protestante italiana que consiguió el aval, ante Teodoro de Beza, para poder ser contratado, como profesor de filosofía (y ocasionalmente, también de teología), en Ginebra6.

4Precisamente, gracias a las vicisitudes finales de su vida —en particular, su peregrinación por los colegios hugonotes del sur de Francia con posterioridad a su alejamiento de Ginebra, y el interrogatorio al que fue sometido por los oficiales españoles, tras ser capturado por parte de las tropas de la Liga católica francesa— se pueden conocer, a grandes rasgos, las posiciones teológicas y doctrinales de Galès, desde sus años valencianos hasta la etapa ginebrina, y señalar su adopción de posiciones anabaptistas más radicales (como las sostenidas por el predicador navarro, Gaspar Olaza) en los años de su periplo francés.

  • 7 Almenara Sebastià, 1997, p. 1184.
  • 8 Según Boehmer y Morel-Fatio, la ruptura —fechada entre 1556 y 1558— se pudo producir en Valencia o (...)

5Aunque se ha discutido el momento de inicio de su disidencia religiosa, el ambiente erasmista y heterodoxo de la Valencia de su juventud bien pudieron predisponer en este sentido al joven estudiante de Ulldecona7; probablemente, Nunyes pudo tener algún tipo de influencia en la trayectoria de Galès8; en cualquier caso, una plena disidencia religiosa parece documentarse durante el período romano: del informe de Saravia (1593), se deduce que no se había confesado desde hacía veintiséis años, es decir, desde 1567 (las fechas tendrían que leerse con cierta cautela). Es decir, parece ser que fue durante la estancia italiana cuando Galès empezó a negar validez al sacramento de la confesión. Los problemas con la Inquisición romana provienen no solo de esta negativa, sino también de su oposición a la abstinencia de la carne. Esta primera condena se saldó con una breve estancia en la prisión y con una abjuración que lo llevó a practicar, a partir de entonces, una especie de criptoprotestantismo, probablemente conocido y tolerado por sus protectores españoles.

Orígenes familiares y etapa educativa

  • 9 La fecha de su nacimiento se deduce del interrogatorio de Pedro de Saravia, agente de Felipe II al (...)
  • 10 Almenara Sebastià, 1997, p. 1183. Probablemente, se trate de Francesc Joan Reyner, que fue elegido (...)
  • 11 Ibid., p. 1183.
  • 12 Frecuentemente, probablemente a partir de Schott, Hispaniae Bibliotheca seu de Academiis ac Biblio (...)
  • 13 Para la figura de Nunyes y su magisterio en Valencia, véanse Grau, inédita; Barbeito Díez, inédita (...)
  • 14 García Martínez, 1986, pp. 40-41. Véase, también, Alcina, 1998a.
  • 15 Nunyes, Petri Ioannis Nvnnesii Valentini Oratio de causis obscuritatis Aristoteleae et de illarum (...)
  • 16 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 361, 432-433; García Martínez, 1986, p. 51, n. 71.

6Galès nació en la localidad catalana de Ulldecona hacia 15379. Era hijo de Joan Galès (†1554), un labrador terrateniente y mercader de lana y lino, y de Isabel Reiner (o Reyner). Las relaciones familiares dirigen al joven hacia Valencia: un hermano de su madre, Francesc Reiner, parece instalado, como comerciante, en esa ciudad, mientras un hijo de este último, de nombre también Francesc (Joan), se graduó utroque iure en el Estudi General de Valencia en 155310. No resulta raro, pues, que también Galès estudiara en la Universidad de la capital valenciana, en donde la totalidad de la familia se instalaría tras la muerte del progenitor en 155411. En el Ateneo valenciano12 fue alumno aventajado de Pere Joan Nunyes13: el profesor valenciano, tras un breve paso por París (1550/1551), había regresado a Valencia para asumir la cátedra de Oratoria en el curso académico 1552/1553 y sucesivamente, entre 1553 y 1556, la segunda cátedra de Súmulas, Cuestiones y Filosofía, con gran éxito entre el alumnado14. De esta estrecha relación con el maestro Nunyes da fe un opúsculo publicado en 1554 por el editor flamenco Juan Mey (†1555) que incluye diversas composiciones del profesor valenciano15. En el folio 152 de dicho opúsculo, a continuación del Commentarium in constitutionem artis dialecticae del maestro, Galès, autodefinido «Gotolanus» y «auditor magistri Petri Ioannis Nunnesii Valentini», dedica una poesía —compuesta a imitación del poema 43 de Catulo— a modo de salutación encomiástica al manual del maestro16. En cualquier caso, en estos años de formación, el maestro Nunyes, cuyo exacto posicionamiento religioso es objeto de debate y discusión, debió de suscitar en Galès algún tipo de cuestionamiento personal en materia de fe, del que, por desgracia, no se dispone de más información.

  • 17 Fernández Vega, 1999 y 2004; Gregori Roig, inédita. Para la imprenta de los Mey, véanse Bosch Cant (...)
  • 18 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 430, n. 1; Almenara Sebastià, 1997, p. 1182, n. 8.
  • 19 Galès, Epitome troporum ac schematum et Grammaticorum et Rhetorum.
  • 20 Brennan, inédita, 1960a y 1960b.
  • 21 Véanse, por ejemplo, Antonio, Bibliotheca Hispana noua, t. I, p. 491; y Ximeno, Escritores del Rey (...)
  • 22 Grau, 2012, p. 220.

7De esta etapa valenciana quedan aún por dilucidar varios aspectos de parentesco. En primer lugar, Juan Mey estaba casado con una Jerònima Galès que, tras la defunción del editor flamenco, continuaría la empresa familiar bajo el nombre de «viuda de Juan Mey» (1556-1568)17. Como ya apuntaron en su día Boehmer y Morel-Fatio18, debe de existir algún tipo de relación familiar entre esta Jerònima Galès y los Galès de Ulldecona (sin que sea posible identificar a la esposa del editor flamenco con la homónima hermana de Pere). En segundo lugar, otro Galès, de nombre Francesc, aparece relacionado con las actividades de esta conocida familia de impresores de Valencia. En efecto, en 1553, Juan Mey publica un tratado de retórica titulado Νῦν δὲ θεοὶ μάκαρες. Epitome troporum ac schematum et grammaticorum et rhetorum, ad autores tum prophanos cum sacros, cuyo autor se esconde tras el nombre de Francesc Galès (Franciscus Galesius)19. Recientemente, Ferran Grau ha dejado claro que el epítome es un plagio del exitoso manual del mismo título de Johannes Susenbrot (Iohannes Susenbrotus)20. La edición valenciana de Mey se realizó, muy probablemente, a partir de la estampa lionesa de la obra (1551), de la que se eliminaron el nombre del autor y las referencias a Melachthon tanto en la epístola a los alumnos como en la lista de autoridades. Sintomáticamente, el nombre de Erasmo (al que se deben las palabras en griego del título) no se suprimió. Poco —en realidad, nada— se sabe de este Francesc Galès. La mayor parte de las informaciones sobre este autor presentes en la bibliografía sucesiva se han sacado del título de la obra21. Por ello, es lícito cuestionarse la existencia real del personaje22: se trataría de un seudónimo destinado a esconder el nombre del compilador real —que debería ser alguien cercano a Mey y a Nunyes— del volumen (una obra que podría levantar sospechas si se publicaba con el nombre del autor real).

La primera estancia en Italia

  • 23 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 362; Almenara Sebastià, 1997, p. 1185, n. 19.
  • 24 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 360.
  • 25 Almenara Sebastià, 1997, p. 1185, n. 19.

8Tras su etapa de estudiante en Valencia, Galès debió de tomar nuevos rumbos. En el interrogatorio de 1593, se afirma que a los veintiséis años —es decir, aproximadamente, hacia 156323— se trasladó a Italia para estudiar derecho (explícitamente recuerda que «estuvo en Roma, Boloña, París y Turín y Aste»24). Esta fecha coincide con el momento en que se celebran en Valencia los procesos contra Gaspar Centelles y Jeroni Conques25, por lo que Galès debió de aprovechar la ocasión para dirigirse a otros horizontes.

  • 26 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 433-434.
  • 27 Cujas, Observationum et emendationum, lib. 10, cap. xii. Véase Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 435 (...)
  • 28 Dichas inscripciones recogidas en el manuscrito epigráfico de Saulout (Sauloutius): BnF, ms. lat.  (...)
  • 29 Ciofano, In P. Ouidii Nasonis Metamorposin ex. 17 antiquis. libris obseruationes, en relación con (...)
  • 30 Papponetti, 1991.
  • 31 Pastorello, 1960, carta nº 1708, n. 54.

9Por el momento, no puedo determinar si Galès se marchó directamente a Italia en 1563, como pretende una buena parte de la tradición, a partir de la información presente en el interrogatorio de 1593. En esta etapa italiana —cualquiera que sean su cronología y recorrido—, se deben situar sus relaciones con el gran jurista francés Jacques Cujas (Cuiacius) y con el humanista de Sulmona Ercole Ciofano (†1592)26. El primero menciona a Galès por haberle enviado el texto latino de un privilegio de Justiniano, dedicado a analizar la prescripción de la posesión de un bien obtenido mediante violencia, citado en un pasaje de sus Observationes et emendationes27. Además, mientras Cujas reside en Turín —probablemente durante el curso académico 1566-1567 en que el jurista francés ejerció la docencia en la capital del Piamonte— Galès le manda algunas inscripciones cuyo texto había conseguido en Florencia y en Padua28. En Roma conoció al sulmonés Ercole Ciofano, un personaje esencialmente interesado en la edición de las obras de su compatriota Ovidio29. Ciofano, alumno de Muret en La Sapienza, siguió estudios de derecho, al menos entre 1570 y 1572, un período en el que pudo haber conocido a Galès en Roma. En su comentario a las Metamorfosis de Ovidio, publicado en 157530 aparece el nombre de Galès, al que define como «uiro ingenio acerrimo, et eruditione praestante». Ciofano también lo menciona, como propietario de un manuscrito de Juvenal, en una carta (de 20 de agosto de 1575) que el sulmonés envió a Aldo Manucio el Joven31.

  • 32 Carbonell, 2000, pp. 124-125; Sommar, 2009. Sobre el interés de Agustín por el derecho canónico y (...)

10Durante esta etapa romana estuvo en contacto con algunos de los familiares de Agustín (Tomàs de Taixaquet, Cardona, Chacón, Orsini), miembros del grupo de correctores y revisores de los textos de derecho canónico32, pero solo un estudio de la actividad romana de estos personajes —aún por realizar— permitirá en el futuro conocer el alcance de esta colaboración.

  • 33 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 482-484; Almenara Sebastià, 1997, p. 1184.
  • 34 Ibid., p. 360.
  • 35 El testimonio de Thysius está recogido en las Athenae Batavae de Johannes van Meurs (Mersius, Athe (...)

11Por lo que se refiere a su posición doctrinal, es durante este período romano cuando aflora en la documentación, por primera vez, su disidencia religiosa. En el resumen del proceso de fe que lo condenó en 159533, se asegura que fue preso de la Inquisición romana por motivos religiosos. Al parecer, durante esta estancia en la prisión, perdió un ojo, como recoge el interrogatorio de 159334 y el testimonio del erudito neerlandés Antonius Thysius el Viejo que conoció a Galès en Ginebra35.

Contactos con Antonio Agustín y el canónigo Cardona

  • 36 Por el momento, me inclino por los primeros años setenta.
  • 37 Para su relación con Agustín, véanse Maians i Siscar, «Vida Antonii Augustini», §128; e ibid., t. (...)
  • 38 Agustín, De emendatione Gratiani dialogorum libri duo, p. 8 (edición de 1587). Debe señalarse que, (...)
  • 39 Almenara Sebastià, 1997, p. 1186.
  • 40 Así se declara en la carta de Agustín a Lorenzo Surio de 1575. Véase Salvadó Recasens, 2008, en pa (...)
  • 41 Agustín, De emendatione Gratiani dialogorum libri duo, p. 57. Véase Salvadó Recasens, 2008, p. 165 (...)
  • 42 Espluga, 2014.

12Probablemente tras el período italiano (creo que se debería excluir que hubiese sido con anterioridad a la estancia en Italia), Galès tuvo que permanecer una temporada —más o menos larga36— en Lérida, bajo la protección de Antonio Agustín37. Esta estancia leridana está documentada por la presencia de Galès como interlocutor en los Dialogi de emendatione decreti Gratiani que tienen lugar mientras Agustín era, efectivamente, obispo de dicha ciudad (1564-1576). En estos Dialogi, publicados póstumamente en 1587, Galès aparece como el interlocutor designado con la letra B, tal como se declara en la editio princeps de la obra38. Dicha etapa parece haber sido silenciada en el interrogatorio de 1593 (en el que solo se alude en términos genéricos a su amistad con Antonio Agustín). En este interrogatorio se cita también el hecho de que Galès habría vuelto a Valencia hacia 1580 («hace unos 12 años»). Sin embargo, tal fecha no parece cuadrar con la documentación judicial exhumada por Miguel Almenara Sebastià39 que confirma que Galès ya estaba en Valencia en los primeros meses de 1577. Así pues, la presencia de Galès en Lérida se tiene que situar post 1564 (año en que Agustín vuelve a la Península tras su participación en el Concilio de Trento) y ante 1576, cuando Agustín fue elevado a la sede arzobispal de Tarragona. En un apartado de la obra, se afirma que Galès envió una copia de lo que se consideraba el uerum Isidori proemium —que Agustín había conseguido de García Loaysa hacia 157340— a Miquel Tomàs de Taixaquet y a Pedro Chacón41, quienes por entonces se hallaban en Roma, lo que indica que también Galès colaboró en los trabajos destinados a editar la obra completa de Isidoro de Sevilla42.

  • 43 Agustín, De emendatione Gratiani dialogorum libri duo, p. 215.

13Por ello, la fecha más plausible de su presencia en Lérida son los años 1573-1577. En la intervención inicial del interlocutor C (identificado con Martín Agustín, uno de los sobrinos del obispo), se anticipa la voluntad de Galès de abandonar Lérida para dirigirse a Italia (aunque finalmente tuvo que regresar a Lérida)43.

  • 44 Véanse Id., Canones Poenitentiales et Bedae et Rabani liber poenitentius cum notis Antonii Augusti (...)
  • 45 Agustín, Diálogos de medallas, inscriptiones y otras antigüedades, p. 290: «Porque vinieron de una (...)
  • 46 Maians i Siscar, «Vita Antonii Augustini», t. II, p. LV (en su primera biografía, Maians i Siscar, (...)

14De esta colaboración con Agustín —que debió de ser intensa, prolongada y fecunda— nace la traducción latina de la Epistula ad Letoium de Gregorio de Nisa, realizada a partir de una modificación de la traducción anterior de Gentianus Hervetus y editada en cuarto lugar en los Canones Paenitentiales de 158244. Además, en este período puede fecharse una alusión presente en los Diálogos de medallas, inscripciones y otras antigüedades de Agustín, publicados póstumamente en Tarragona en 1587, a propósito del nombre de Saguntum45. Ya Maians había notado que se trataba de una alusión velada a Galès (en 1587 su nombre, por razones obvias, debía permanecer oculto)46.

  • 47 En la alegación judicial de 1580, aún se define estudiante. Véase Almenara Sebastià, 1997, pp. 118 (...)

15A pesar de lo que declara en el interrogatorio, Galès, desde finales de 1576 o principios de 1577 y hasta 158047, parece instalado de nuevo en Valencia. Su regreso a esta ciudad parece coincidir con la presencia en la ciudad de Joan Baptista Cardona, nombrado canónigo de la sede valenciana en el mes de agosto de 1576. Cardona se debió de convertir en su protector durante unos años, en los que Galès continuó también su colaboración con Agustín.

  • 48 Toda esta información se recaba de las cartas de Saravia posteriores a la captura de Galès.

16Sin embargo, hacia 1580/1581, Galès manifestó ya su intención de regresar a Italia. Sus contactos valencianos —en particular, el canónigo Cardona y el caballero Jaume Joan Falcó (Valencia 1522-Madrid 1594), comendador de la Orden de Montesa (desde 1559)— intentaron retenerlo en Valencia con varias ofertas: una plaza en el Estudi General; hacerse cargo de la educación del joven Alonso de Idiáquez, hijo de Juan de Idiáquez, secretario de Felipe II; o quedarse bajo la protección de Diego Fernández de Cabrera y Mendoza, conde de Chinchón48.

  • 49 Citada en la carta nº 123; Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 366-367.
  • 50 Ibid., p. 367.
  • 51 BUB, ms. 94, fos 20-21 (Miquel i Rosell, 1940, p. 196, no 60), editada por De Azagra, Cartas erudi (...)

17Las gestiones de Cardona y de Falcó, dos insignes representantes de la ortodoxia posconciliar, resultaron inútiles: en la primavera de 1581 (en febrero Galès aún estaba en Valencia), tomó la irrevocable decisión de emigrar. El 21 de abril, Cardona, desde Valencia, escribió dos cartas de recomendación para Galès dirigidas a los responsables de los tráficos marítimos entre la Península e Italia, es decir, a Joan (Folc) de Cardona i Requesens, barón de Sant Boi y capitán general de las galeras de Nápoles49, y a Guillem Ramon de Santcliment i Centelles (1550-1608)50. En julio, Cardona redactó una nueva misiva —esta vez a Antonio Agustín— en la que el canónigo valenciano preguntaba por Galès y exhortaba al arzobispo de Tarragona a hacer lo posible por retener al humanista de Ulldecona51.

  • 52 Biblioteca de la Universitat de Barcelona, ms. 94, fos 69ro-70vo, editada por Boehmer, Morel-Fatio (...)
  • 53 Orsini, Ex libris Polybii Megalopolitani selecta de legationibus et alia quae sequenti pagina indi (...)
  • 54 Alcina, 1998b.
  • 55 Montevecchi, 1938, pp. 30-35.
  • 56 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 428-430.
  • 57 En ibid., pp. 428-430, aparece la fecha de 11 de septiembre (y no 7 de septiembre).

18Precisamente, a este último contacto físico con Agustín hacen referencia las cartas conservadas de Galès en las que se mencionan algunos de los proyectos en que ambos colaboraban. La primera de la serie, escrita en Barcelona el 27 de septiembre de 1581, está dirigida al arzobispo52. En ella, Galès menciona «la muestra de Polibio» que debería identificarse con las pruebas de imprenta del De legationibus de Polibio, cuyo texto había sido entregado por Fulvio Orsini a Agustín. El resultado final fue la conocida edición de Amberes, a cargo de Christophe Plantin53. Al parecer, Orsini envió dichas pruebas a Agustín y este último, a su vez, las debió de mostrar a Galès. En la carta, Galès comenta un pasaje de Polibio (7, 2, 3) que aparece, en efecto, en la página 1 de la edición de Amberes, y no se muestra plenamente satisfecho con el resultado de la edición del De legationibus, especialmente por la poca prolijidad de los comentarios de Orsini (que tampoco había incluido el relato de todas las embajadas). Las otras dos misivas, dirigidas a Antonio Agustín y a su secretario, Martín López de Baylo54, se conservan en un manuscrito de la Veneranda Biblioteca Ambrosiana de Milán (el R 97 sup.) que había pertenecido a Gian Vincenzo Pinelli55. Se trata de dos versiones de dos cartas, dirigidas, respectivamente, a López de Baylo (fos 47ro-48vo y 51ro-52vo) y a Agustín (fos 49ro-50v y fos 53ro-54vo)56, escritas en Padua en fecha de 7 de septiembre de 158257. Galès menciona también otras obras que Agustín y Orsini tenían interés en publicar, como los fragmentos de Festo o el De legibus et senatus consultis de Agustín, que se publicaría, con las notas de Fulvio Orsini, en 1583. Del contenido, en especial de la frase «escrive M. Fulvio ser ya acabado», se podría deducir que Galès tuvo comunicación directa con Orsini (a quien tal vez conoció en Roma).

Padua y la etapa ginebrina

  • 58 Ya Casaubon, en una carta a Pinelli fechada en 1601, recordaba que Galès había sido familiaris del (...)
  • 59 Para una descripción de este manuscrito, véanse Rivolta, 1933, pp. 228-230, no 243; y Debenedetti, (...)

19En Padua, Galès encontró la protección del erudito local Gian Vincenzo Pinelli58, con el que colabora en cuestiones de epigrafía. De hecho, las cartas de Galès se conservan en un manuscrito de Pinelli; su nombre también se cita en otros dos manuscritos que recogen materiales del erudito de Padua. Así, el humanista de Ulldecona parece la fuente de inscripción romana de Barcelona (CIL II 4514) citada en el manuscrito P 65 sup. de la Ambrosiana, y de los textos catalanes (la colección de proverbios de Ramon Llull y una composición poética de Raimon Cornet) presentes en el D 465 inf.59 de dicha biblioteca.

  • 60 Boehmer, 1874-1904, pp. 72 y 76.
  • 61 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 360.
  • 62 Registres de la Compagnie des Pasteurs de Genève. Tome V, p. 130, n. 156.
  • 63 Borgeaud, 1900, p. 188.
  • 64 Borgeaud, p. 188; Dufour, 1969, pp. 113-147.
  • 65 Correspondance de Théodore de Bèze. Tome XXIII, pp. 177-182, en particular, p. 181, n. 15.
  • 66 Registres de la Compagnie des Pasteurs de Genève. Tome V, pp. 6-7; véase Boehmer, Morel-Fatio, 190 (...)
  • 67 Ibid., p. 7.
  • 68 Ibid., p. 8, n. 26.
  • 69 Sobre esta información, véanse Borgeaud, 1990, p. 190; y Registres de la Compagnie des Pasteurs de (...)

20La estancia en Padua —un territorio bajo la autoridad de la más tolerante Serenísima— fue provisional, ya que, en septiembre de 1582, Galès aparece entre los nombres de la comunidad evangélica italiana de Ginebra60. En octubre del año siguiente se casó con Lavinia Busi, originaria de Vicenza61, miembro de dicha comunidad62. Sus contactos hicieron que el 18 de febrero de 1583 Galès fuese nombrado lector de Filosofía en la Academia de Ginebra63. Hasta entonces, las asignaturas de Filosofía y Lógica las había impartido el famoso jurista italiano Giulio Pace (Pacius) (1550-1635) que también daba clases de derecho en dicha institución desde 1574. Pace había asumido estos cursos suplementarios de Filosofía y Lógica desde el 26 de marzo de 158264, cuando tuvo que sustituir a Alexandre Brisson65. Pues bien, en dicha fecha (18 febrero de 1583), Beza, y Jean Trembley presentaron la propuesta al Consejo de Ginebra, en virtud de la cual Galès asumió los cursos de Filosofía (no el de Lógica), con un sueldo anual de 200 florines y 20 medidas de trigo66. Su nombramiento oficial se fecha el 25 de febrero: ese día acudió a la Academia, donde fue presentado por Antoine de la Faye y prestó el correspondiente juramento67. Poco tiempo después, el 11 de marzo, Pace renunció a seguir impartiendo los cursos de Lógica, por lo que, a partir de esta fecha, Galès también asumió dicha materia68. Además de estas dos disciplinas, asumió, en algún momento y tal vez de forma temporal, la enseñanza de Teología: en abril de 1586, la Compañía de Pastores informaba del cambio de hora de las clases de Galès que pasaba a impartir Teología a las ocho de la mañana69. Si no es un error de transcripción, Galès habría sido el tercer profesor de Teología en la Academia de Ginebra, tras Calvino y Beza.

  • 70 Calvino, Ioannis Calvini opera quae supersunt omnia, pp. 333-337, no 791.

21Galès parece bien integrado en la comunidad universitaria protestante de Ginebra, especialmente con Casaubon, sin que se le conozcan vínculos especiales con los exiliados españoles. La noticia según la cual el conquense Juan Díaz se habría alojado en casa de Galès en 1560 es fruto de un error de lectura del apellido Gallasius que figura en la correspondencia de Calvino70. En realidad, quien alojó al conquense en Ginebra fue Nicolas des Gallars (Gallasius).

  • 71 Correspondance de Théodore de Bèze. Tome XXV, pp. 114-116, carta no 1678, de 8 de junio de 1584.
  • 72 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 365.
  • 73 Ibid.
  • 74 Registres de la Compagnie des Pasteurs de Genève. Tome V, p. 130.
  • 75 Ibid., p. 136.
  • 76 Ibid., p. 137.
  • 77 Tras el arresto y muerte de su marido, Lavinia Busi continuó viviendo en el sur de Francia. Así, e (...)

22Beza lo cita en una carta de 8 de junio de 1854, dirigida a Grynaeus, en la que le comunica que Sivert Grubbe, hijo del canciller de Dinamarca, había sido pensionado en casa de Galès, al que califica como «uir optimus et doctissimus71». Se tienen noticias de las desavenencias matrimoniales de los Galès en 158672. En efecto, tras tres años de matrimonio, las graves divergencias entre los Galès motivaron la intervención de la Compañía de Pastores el 30 de julio73. Al parecer, Galès acusaba a su esposa de infidelidad; los pastores parecen dar la razón a la mujer, considerada una «femme de bien», conminando a Galès a «despuiller ceste opinion». Galès no quiso aceptar el parecer de la Compañía, que, sin embargo, resolvió dar un cierto tiempo de reflexión al profesor de filosofía74. Las divergencias continuaron durante el otoño. En octubre y noviembre, la Compañía de Pastores interrogó a los colegas universitarios de Galès, entre ellos, Casaubon, sobre las desavenencias matrimoniales75. La documentación revela una cierta reconciliación en fecha de 11 de noviembre76 y, al parecer, Lavinia Busi siguió a su marido en su posterior peregrinación por las escuelas protestantes de la Provenza y del Lenguadoc77.

  • 78 Borgeaud, 1900, p. 193.
  • 79 Ibid., pp. 286-288.
  • 80 Registres de la Compagnie des Pasteurs de Genève. Tome V, p. 130, n. 156.

23Poco después, otros problemas —más graves— se cernieron sobre el profesor de Ulldecona y sobre la entera comunidad universitaria ginebrina. En efecto, el 8 de octubre, a pesar del parecer contrario de la Compañía, expresado por boca del mismo Beza, las autoridades municipales de Ginebra, acuciadas por la falta de presupuesto, decidieron prescindir de los servicios de los tres profesores de letras. Así pues, perdieron su plaza Corneille Bertram, que ocupaba la cátedra de Hebreo; Casaubon, que tenía a su cargo la de Griego; y Pere Galès, profesor de Filosofía78 (posteriormente se despidieron también los tres docentes de Derecho: Denis Godefroy, Jacques Lect, Daniel Colladon79). Así pues, Galès abandonó Ginebra a finales de 1586, o a principios de 1587, y dejó en dicha ciudad a su mujer que, el 24 de mayo, se lamentó de no tener recursos para subsistir80. Al año siguiente, la situación económica ginebrina mejoró, pero, en una reunión de 11 de abril de 1587, los delegados de la Compañía de Pastores, tras mantener una reunión con el Consejo Municipal, ya manifestaron las dificultades para repescar a Bertram y a Galès, quienes ya habían abandonado Ginebra para siempre.

  • 81 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 434-435. Para más información sobre el personaje, véase Parenty, 2 (...)
  • 82 «Schedis quibusdam manu exaratis quinque priorum idylliorum, quas (scilicet, lectiones) ab optimo (...)
  • 83 Las referencias aparecen en la edición ginebrina de 1593 (Casaubon, Διογένους Λαερτίου περὶ βίων, (...)
  • 84 Parenty, 2009, p. 59. Sobre este texto, véase ibid., pp. 50-53.
  • 85 Casaubon, Animaduersionum in Athenaei Dipnosophistas libri XV, ad lectorem. Se alude a la colación (...)
  • 86 Casaubon, C. Suetoni Tranquilli de XII Caesaribus libri VIII. Isaacus Casaubon recensuit et Animad (...)
  • 87 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 478.

24De esta etapa ginebrina sobresale su estrecha amistad con Isaac Casaubon81. El filólogo ginebrino lo nombra, en varias de sus obras, como fuente de las lecturas de diversos manuscritos; entre ellas, de Teócrito82, de Diógenes Laercio (en cuya edición Casaubon incorpora lecturas por sugerencia de Galès: «…quae mihi communicavit doctissimus et charissimus Galesius»)83, de los escolios a Eurípides84, de Ateneo85, de un Onirocriticum86 y del Commonitorium de Orencio de Auch87.

La peregrinación por el sur de Francia

  • 88 Sobre el personaje, véase Bernus, 1900.
  • 89 Registres de la Compagnie des Pasteurs de Genève. Tome VI, pp. 302-307, n. 19.
  • 90 Ibid., p. 304.

25Tras su marcha de Ginebra, Galès se dirigió al sur de Francia, donde permanecería los últimos años de su vida entregado a la docencia en distintos colegios hugonotes del Lenguadoc y de la Provenza: Nimes (1587-1588), Orange (1588-1591) y, finalmente, Castres (1591-1593). En esta última ciudad, se vio implicado en la controversia suscitada por la predicación del exaltado navarro Gaspar Olaza88. La lejanía de Ginebra comportó también un distanciamiento respecto de la ortodoxia calvinista, que, con el paso del tiempo, causó la indignación de los pastores protestantes de Ginebra89. Olaza había llegado a Castres en 1592 procedente de Sorèze. Dotado de una oratoria muy vehemente, su actividad levantó críticas entre los pastores de Castres, que censuraron su ignorancia, así como sus errores doctrinales y teológicos. La comunidad protestante se dividió en dos bandos irreconciliables: a favor y en contra de Olaza. En el mes de febrero de 1593 tuvo lugar una conferencia de arbitraje con un resultado de compromiso mínimo: se confirmó la posición de Olaza y se decidió analizar sus posiciones doctrinales en una nueva reunión que se celebró en Caraman el 28 marzo de 1593. En esta reunión, libre de la presión ejercida por la población de Castres, se decidió suspender y excomulgar a Olaza. Este apeló al sínodo provincial, mientras continuaba su predicación en Castres, gracias al apoyo popular. La asamblea provincial, reunida el 20 de mayo en Montauban, confirmó la condena de Olaza y también la de Galès, que se había asociado al navarro. Entre los motivos de disidencia figura la cuestión del bautismo: al parecer, Galès había rehusado bautizar a una de sus hijas. Esta posición de Galès —que había impartido clases de teología en Ginebra— fue duramente criticada en un informe presente en los registros de la Compañía de Pastores de Ginebra, indignados por la deriva doctrinal de Galès y temerosos de que las ideas anabaptistas se extendieran por Lenguadoc90.

  • 91 Citado por Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 361.
  • 92 Ibid., p. 481.

26La etapa final de la biografía de Galès —con su detención, interrogatorio, encarcelamiento, tortura, muerte en la prisión de Zaragoza, condena en efigie— resulta sobradamente conocida: Galès fue detenido el 8 de agosto de 1593 por los cónsules de Marmande (cerca de Agen) cuando, probablemente, se dirigía a Burdeos (su destino final resulta desconocido). Entre el 8 y el 9 de agosto tuvo lugar un primer interrogatorio91 en el que colaboraron también los oficiales españoles, reclamados a tal efecto dada la importancia del sujeto. Así, el 19 de agosto, el capitán Pedro de Saravia, agente de Felipe II, alertado por la presencia de ilustres nombres en la correspondencia de Galès, informó directamente al rey y también a Martín de Idiáquez, secretario del rey y primo de Juan de Idiáquez (cuyo nombre aparecía precisamente en la documentación confiscada)92.

  • 93 Ibid., p. 367.
  • 94 Esta institución había sido fundada en 1583 por voluntad de Margarita de Navarra y del obispo de V (...)
  • 95 Sobre su biblioteca, véanse Omont, 1905; y Crawford, 1993a. Schott, Hispaniae Bibliotheca seu de A (...)

27En el momento de su captura, el humanista catalán circulaba con varias cajas de libros y con «algunos cuadernos escritos de su mano de sus errores y desventuras y de las disputas que ha tenido con los otros ministros93». Desgraciadamente, no queda ningún rastro de estos «cuadernos» que hubieran ilustrado no solo la red de contactos y corresponsables de Galès, sino también sus posiciones en materia religiosa. Los libros y manuscritos que llevaba consigo fueron entregados al Colegio de los Jesuitas de Agen94 y siguieron la suerte de la biblioteca del colegio tras la expulsión de esta orden a finales del siglo xviii. Sin embargo, parte de su contenido podrá ser reconstruido en el futuro gracias a la presencia del nombre de Galès o del Colegio de Agen en manuscritos e impresos dispersos por distintas bibliotecas europeas. De esta manera, podrá ser parcialmente posible recuperar los intereses intelectuales y teológicos de Galès95.

El hecho de que Galès no dejara prácticamente obra escrita dificulta el estudio de su trayectoria intelectual y académica. Quedan por ilustrar numerosos puntos clave de su biografía (en particular, los tiempos y las modalidades de su conversión a las posiciones reformistas) y también la estructura de su red de contactos tanto con los familiares de Agustín como con los núcleos protestantes de Italia y Ginebra. Resulta particularmente difícil de aprehender su posición en material doctrinal al carecer de documentación al respecto. Una declaración explícita sobre este tema aparece solo en el interrogatorio de 1593 (en el que Galès contempla retrospectivamente su propia evolución personal en materia de fe) y en los informes de las autoridades religiosas ginebrinas posteriores a la expulsión de Galès: su alejamiento de la ortodoxia calvinista lo llevó a abrazar posiciones más extremas (con la negación de la validez del bautismo), tal vez acentuando una cierta impulsividad, propia de un exiliado inquieto, ya manifestada en algún que otro momento de su vida.

28Sin embargo, lo que más se elogió entre sus contemporáneos, tanto católicos como protestantes, fue su pericia filológica, puesta al servicio de los innumerables proyectos de ediciones críticas auspiciados por Antonio Agustín y su círculo. No deja de ser sorprendente que un criptoprotestante como Galès colaborara, sin tapujos, en la edición de textos particularmente sensibles, desde el punto de vista religioso, como pueden ser las actas de los concilios, el decreto de Graciano —uno de los principales textos de derecho canónico— o la obra completa de Isidoro de Sevilla; ello se debe, con toda probabilidad, a los amplios conocimientos, dominio de lenguas (latín y griego) y pericia técnica en varias disciplinas (epigrafía, numismática, crítica textual) del humanista de Ulldecona, que Agustín y Cardona supieron apreciar por encima de las diferencias en materia religiosa (en este sentido, ni en el uno ni en el otro se halla ningún tipo de alusión al respecto).

29Tiempo habría para un estudio más en profundidad de algunas de estas ediciones y del contenido de su biblioteca —actualmente en curso— que permita valorar, con perspectiva moderna, la aportación intelectual de Galès y su posición en materia religiosa. Sin embargo, a la vista de los resultados preliminares, el nombre del humanista de Ulldecona debería ya escribirse en letras de oro junto al de los demás próceres de la Cataluña del siglo xvi.

Notes

1 Grupo de investigación Ludus (Barcelona Classical Digital) [SGR 998], proyecto de Investigación «Manuscritos anticuarios y epigráficos en su contexto histórico (1450-1500)», Ministerio de Economía y Competitividad (2012-2015) [FFI2011-27372]. La presente contribución, limitada por cuestiones editoriales, no es más que un resumen de un proyecto de investigación actualmente en curso.

2 La bibliografía fundamental sobre Galès se resume en los siguientes títulos: Boehmer, Morel-Fatio, 1902 (republicado por Id., 1925); Boehmer, 1904; López Rueda, 1973, p. 133; Brown Wicher, 1984, pp. 91-92; Almenara Sebastià, 1997; Fernández Luzón, Moreno Martínez, 2005. Sobre la transcripción exacta del apellido catalán, véase Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 359-360, n. 1, quienes recordaban que en una carta de Martín López de Baylo, el secretario de Antonio Agustín, el apellido aparecía escrito con e abierta (Galès). Prefiero escribir Galès (y no Galés), tal como hace, por ejemplo, el Diccionari català-valencià-balear.

3 Una excepción sería un librum de secundis nuptiis citado por Gilles Ménage (Menagius, In Diogenem Laertium Aegidii Menagii Obervationes et emendationes, p. 309).

4 Véase el capítulo de Francisco Pons Fuster, en este mismo libro.

5 Para Agustín, remito a los distintos trabajos de Joan Francesc Alcina, citados en la bibliografía, así como a los volúmenes colectivos: Jornades d’Història Antoni Agustí i el seu temps, 1988-1990; Crawford, 1993a; y Balasch, 1995.

6 Para los principales lugares citados en este artículo, véase el mapa 1, p. xii.

7 Almenara Sebastià, 1997, p. 1184.

8 Según Boehmer y Morel-Fatio, la ruptura —fechada entre 1556 y 1558— se pudo producir en Valencia o en Zaragoza.

9 La fecha de su nacimiento se deduce del interrogatorio de Pedro de Saravia, agente de Felipe II al servicio de Emmanuel Philibert des Prez, marqués de Villars y gobernador de la Guyena, realizado en 1593, en el que Galès declara tener cincuenta y seis años. Fue publicado por primera vez por Besson, 1900. La identificación del interrogado con Pere Galès se debe a Bernus, 1900. Fue republicado con correcciones por Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 361-362. Para la fecha de su nacimiento, véase ibid., p. 361. El expediente de Galès —publicado parcialmente por Boehmer y Morel-Fatio en 1902— constaba de varios documentos, todos ellos custodiados por entonces en París, Archives Nationales, K 1586: 116 (resumen del interrogatorio, Marmande, 8 de agosto de 1593; Besson, 1900; Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 360-361); 121 (carta de Pedro Saravia a Martín de Idiáquez, Aiguillon, 19 de agosto de 1593: ibid., pp. 480-481); 122 (carta de Pedro Saravia a Martín de Idiáquez, Aiguillon, 19 de agosto de 1593: ibid., pp. 480-481); 123 (carta de Pedro Saravia a Felipe II, Aiguillon, 19 agosto de 1593; ibid., pp. 366-367); 125 (carta de Saravia a Martín de Idiáquez, Aiguillon, 21 de agosto de 1593: ibid. p. 481).

10 Almenara Sebastià, 1997, p. 1183. Probablemente, se trate de Francesc Joan Reyner, que fue elegido examinador sustituto de las facultades jurídicas en 1554. Véanse Felipo Orts, 1993, p. 210; y Febrer Romaguera, 2003, p. 321, n. 1218.

11 Ibid., p. 1183.

12 Frecuentemente, probablemente a partir de Schott, Hispaniae Bibliotheca seu de Academiis ac Bibliothecis. Item Elogia et Nomenclator Clarorum Hispaniae Scriptorum, III, p. 612; se le considera estudiante en Zaragoza, probablemente porque Núñez ejerció la docencia en la capital de Aragón a partir de 1557. Sin embargo, de una lectura atenta de las afirmaciones del jesuita flamenco no se deduce que Galès estudiara en Zaragoza, solo que fue alumno de Nunyes.

13 Para la figura de Nunyes y su magisterio en Valencia, véanse Grau, inédita; Barbeito Díez, inédita; e Id., 2000.

14 García Martínez, 1986, pp. 40-41. Véase, también, Alcina, 1998a.

15 Nunyes, Petri Ioannis Nvnnesii Valentini Oratio de causis obscuritatis Aristoteleae et de illarum remediis.

16 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 361, 432-433; García Martínez, 1986, p. 51, n. 71.

17 Fernández Vega, 1999 y 2004; Gregori Roig, inédita. Para la imprenta de los Mey, véanse Bosch Cantallops, inédita; y Hernández Royo, inédita.

18 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 430, n. 1; Almenara Sebastià, 1997, p. 1182, n. 8.

19 Galès, Epitome troporum ac schematum et Grammaticorum et Rhetorum.

20 Brennan, inédita, 1960a y 1960b.

21 Véanse, por ejemplo, Antonio, Bibliotheca Hispana noua, t. I, p. 491; y Ximeno, Escritores del Reyno de Valencia chronologicamente ordenados, t. I, p. 127.

22 Grau, 2012, p. 220.

23 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 362; Almenara Sebastià, 1997, p. 1185, n. 19.

24 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 360.

25 Almenara Sebastià, 1997, p. 1185, n. 19.

26 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 433-434.

27 Cujas, Observationum et emendationum, lib. 10, cap. xii. Véase Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 435-436.

28 Dichas inscripciones recogidas en el manuscrito epigráfico de Saulout (Sauloutius): BnF, ms. lat. 17575 (con el título Inscriptiones ueteres). Para este manuscrito epigráfico, véase CIL II, p. xvii; Crawford, 1993b, pp. 138-141.

29 Ciofano, In P. Ouidii Nasonis Metamorposin ex. 17 antiquis. libris obseruationes, en relación con los versos 280-283 del libro 6 de las Metamorfosis (un auténtico locus desperatus de la crítica textual ovidiana).

30 Papponetti, 1991.

31 Pastorello, 1960, carta nº 1708, n. 54.

32 Carbonell, 2000, pp. 124-125; Sommar, 2009. Sobre el interés de Agustín por el derecho canónico y para la historia de los concilios, véanse Leonardi, 1964; Kuttner, 1977; Id., 1980; y Salvadó Recasens, 2008. El manuscrito Vat. lat. 6093 de la Biblioteca Apostólica Vaticana, conocido como Liber Tarraconensis, que contiene una interesante colección de cánones del siglo xi, perteneció a Galès, antes de pasar a manos de Agustín.

33 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 482-484; Almenara Sebastià, 1997, p. 1184.

34 Ibid., p. 360.

35 El testimonio de Thysius está recogido en las Athenae Batavae de Johannes van Meurs (Mersius, Athenae Batauae, p. 333; mencionado por Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 365).

36 Por el momento, me inclino por los primeros años setenta.

37 Para su relación con Agustín, véanse Maians i Siscar, «Vida Antonii Augustini», §128; e ibid., t. II, p. lv; Maians i Siscar, Obras completas, pp. 119-236.

38 Agustín, De emendatione Gratiani dialogorum libri duo, p. 8 (edición de 1587). Debe señalarse que, en otras ediciones de la obra, ha sido omitida, conscientemente, la identificación de los interlocutores.

39 Almenara Sebastià, 1997, p. 1186.

40 Así se declara en la carta de Agustín a Lorenzo Surio de 1575. Véase Salvadó Recasens, 2008, en particular, p. 165.

41 Agustín, De emendatione Gratiani dialogorum libri duo, p. 57. Véase Salvadó Recasens, 2008, p. 165, n. 12.

42 Espluga, 2014.

43 Agustín, De emendatione Gratiani dialogorum libri duo, p. 215.

44 Véanse Id., Canones Poenitentiales et Bedae et Rabani liber poenitentius cum notis Antonii Augustini, p. 204; Brown Wicher, 1984, pp. 89-92 y 95; y Salvadó Recasens, 2008, p. 165, n. 12.

45 Agustín, Diálogos de medallas, inscriptiones y otras antigüedades, p. 290: «Porque vinieron de una isla de Grecia dicha Zacyntho, según Estrabón y Silio Itálico, y creo que Polybio, y por esto piensa un hombre docto amigo mío que se ha de escrivir Saguntus como Zacynthus, y no Saguntum». En efecto, la forma Saguntus aparece atribuida expressis uerbis a Galès en la Orthographia de Claude Dausque publicada en París, en 1677. Dausque, Orthographia Latini sermonis uetus et noua, p. 277: «Saguntum primore casu recte sibi negat Galesius».

46 Maians i Siscar, «Vita Antonii Augustini», t. II, p. LV (en su primera biografía, Maians i Siscar, Vida de d. Antonio Agustín; el sabio de Oliva se había limitado a traducir el contenido del pasaje de la Bibliotheca Hispana de Schott). Véase Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 369, n. 1.

47 En la alegación judicial de 1580, aún se define estudiante. Véase Almenara Sebastià, 1997, pp. 1185-1187.

48 Toda esta información se recaba de las cartas de Saravia posteriores a la captura de Galès.

49 Citada en la carta nº 123; Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 366-367.

50 Ibid., p. 367.

51 BUB, ms. 94, fos 20-21 (Miquel i Rosell, 1940, p. 196, no 60), editada por De Azagra, Cartas eruditas de algunos literatos españoles, pp. 88-91. Véase Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 433.

52 Biblioteca de la Universitat de Barcelona, ms. 94, fos 69ro-70vo, editada por Boehmer, Morel-Fatio 1902, pp. 426-428. Véase Miquel i Rosell, 1940, p. 195, no 58 (por error la fecha se ha transformado en 1585).

53 Orsini, Ex libris Polybii Megalopolitani selecta de legationibus et alia quae sequenti pagina indicantur.

54 Alcina, 1998b.

55 Montevecchi, 1938, pp. 30-35.

56 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 428-430.

57 En ibid., pp. 428-430, aparece la fecha de 11 de septiembre (y no 7 de septiembre).

58 Ya Casaubon, en una carta a Pinelli fechada en 1601, recordaba que Galès había sido familiaris del paduano.

59 Para una descripción de este manuscrito, véanse Rivolta, 1933, pp. 228-230, no 243; y Debenedetti, 1995. Véase, también, Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 478. Parte de estos textos fueron editados por el mismo Morel-Fatio, 1882.

60 Boehmer, 1874-1904, pp. 72 y 76.

61 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 360.

62 Registres de la Compagnie des Pasteurs de Genève. Tome V, p. 130, n. 156.

63 Borgeaud, 1900, p. 188.

64 Borgeaud, p. 188; Dufour, 1969, pp. 113-147.

65 Correspondance de Théodore de Bèze. Tome XXIII, pp. 177-182, en particular, p. 181, n. 15.

66 Registres de la Compagnie des Pasteurs de Genève. Tome V, pp. 6-7; véase Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 362.

67 Ibid., p. 7.

68 Ibid., p. 8, n. 26.

69 Sobre esta información, véanse Borgeaud, 1990, p. 190; y Registres de la Compagnie des Pasteurs de Genève. Tome V, p. 114.

70 Calvino, Ioannis Calvini opera quae supersunt omnia, pp. 333-337, no 791.

71 Correspondance de Théodore de Bèze. Tome XXV, pp. 114-116, carta no 1678, de 8 de junio de 1584.

72 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 365.

73 Ibid.

74 Registres de la Compagnie des Pasteurs de Genève. Tome V, p. 130.

75 Ibid., p. 136.

76 Ibid., p. 137.

77 Tras el arresto y muerte de su marido, Lavinia Busi continuó viviendo en el sur de Francia. Así, el 7 de diciembre de 1598 fue recibida por Isaac Casaubon, por entonces residente en Montpellier. Veáse Casaubon, Ephemerides Isaaci Casauboni cum praetatione et notis edente Johanne Russell, I, p. 108, citada por Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 366, n. 2.

78 Borgeaud, 1900, p. 193.

79 Ibid., pp. 286-288.

80 Registres de la Compagnie des Pasteurs de Genève. Tome V, p. 130, n. 156.

81 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 434-435. Para más información sobre el personaje, véase Parenty, 2009. El nombre de Galès aparece escrito al lado del de Casaubon —que firma Isaak Hortibonus—, en un ejemplar de las Icones de Beza utilizado como álbum de Bartholomaeus Schonbinger junior, estudiante en Ginebra, conservado en Sankt Gall (véase Verzeichniss, 1864, p. 165, citado por Boehmer, Morel-Fatio, 1902, pp. 363-363, n. 6).

82 «Schedis quibusdam manu exaratis quinque priorum idylliorum, quas (scilicet, lectiones) ab optimo et doctissimo Galesio meo habueram». La referencia se halla en Isaaci Hortiboni Theocriticarum lectionum libellus, publicado en 1586 en la edición ginebrina de Eustache Vignon, que lleva por título: Vetustissimorum authorum georgica, bucolica, et gnomica poëmata quae supersunt. Accessit huic editioni Is. Hortiboni Theocriticarum lectionum libellus (la alusión a Galès se lee en la exhortación ad lectorem que se halla, sin numeración, tras el comentario crítico de los idilios de Teócrito). Para esta edición de Causabon, véase Parenty, 2009, pp. 53-55. En algunas ediciones sucesivas el nombre de Galès aparece bajo la forma corrupta de Gelasius.

83 Las referencias aparecen en la edición ginebrina de 1593 (Casaubon, Διογένους Λαερτίου περὶ βίων, δογμάτων καὶ ἀποφθεγμάτων τῶν ἐν φιλοσοφίᾳ εὐδοκιμησάντων βίβλια ὶ, pp. 93, 105, 118-119).

84 Parenty, 2009, p. 59. Sobre este texto, véase ibid., pp. 50-53.

85 Casaubon, Animaduersionum in Athenaei Dipnosophistas libri XV, ad lectorem. Se alude a la colación realizada por Benedetto Egio de un manuscrito de la biblioteca del cardenal Farnese. Véanse Besson, 1900, pp. 279-280; y Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 435. Sobre su edición del Ateneo, véase Parenty, 2009, pp. 68-72. El actual impreso en París, BnF, ms. reserva Z, 31 —un ejemplar de Ateneo de la edición de Basilea (1535), que había pertenecido a Casaubon, recuerda que Galès le había prestado unas notas manuscritas con las colaciones de Egio. Véase Crawford, 1983b, p. 138, n. 37.

86 Casaubon, C. Suetoni Tranquilli de XII Caesaribus libri VIII. Isaacus Casaubon recensuit et Animaduersionum libros adiecit, Animadversiones, p. 12.

87 Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 478.

88 Sobre el personaje, véase Bernus, 1900.

89 Registres de la Compagnie des Pasteurs de Genève. Tome VI, pp. 302-307, n. 19.

90 Ibid., p. 304.

91 Citado por Boehmer, Morel-Fatio, 1902, p. 361.

92 Ibid., p. 481.

93 Ibid., p. 367.

94 Esta institución había sido fundada en 1583 por voluntad de Margarita de Navarra y del obispo de Villars. Lauzun, 1888.

95 Sobre su biblioteca, véanse Omont, 1905; y Crawford, 1993a. Schott, Hispaniae Bibliotheca seu de Academiis ac Bibliothecis, t. III, p. 612, recuerda que, en el momento de la captura, resultó «amissa insigni Graecorum exemplarium bibliotheca». A los volúmenes citados en Omont y Crawford (British Library, ms. Harley 4858, 5252, 5288), deberían añadirse el Harley 4927 y Egerton 2656; Oxford, Bodleian Library, ms. Add. C.142; ms. gr. 133; Auct. S.10.25, el ms. 447 de la Hunterian Library de Glasgow, el Vat. lat. 6093 de la Biblioteca Apostólica Vaticana y tal vez el París, BnF, ms. Nouv. acq. lat. 1940. Remito a ulteriores sedes un trabajo específico sobre los libros y manuscritos de Galès.

Auteur

Universitat de Barcelona

© Casa de Velázquez, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search