Version classiqueVersion mobile

Reforma y disidencia religiosa

 | 
Michel Boeglin
, 
Ignasi Fernández Terricabras
, 
David Kahn

III. — Redes, sociabilidades y círculos disidentes en la Península

El protestantismo castellano revisitado: geografía y recepción

Doris Moreno

Texte intégral

  • 1 Para los principales lugares citados en este artículo, véase el mapa 1, p. xii.

1La historiografía ha tendido a localizar el protestantismo castellano en un punto geográfico central, Valladolid, con diversos enclaves menores, entre los que destacaría Pedrosa del Rey1. La presencia de la familia Cazalla, en ambos núcleos, el doctor Agustín de Cazalla en Valladolid y su hermano Pedro en Pedrosa, serían, de alguna forma, el hilo de unión. La centralidad de Valladolid estaría, además, justificada porque allí se desarrollaron los procesos, allí se celebraron los autos grandes de 1559, con la corte como escenario. Marcelino Menéndez Pelayo, Juan Antonio Llorente, Thomas M’Crie, Adolfo de Castro, Henry Charles Lea… partiendo de las abundantes copias de las relaciones de autos de fe, de 21 de mayo y 8 de octubre de 1559, y de las informaciones rastreadas en las fuentes inquisitoriales, fijaron este marco. El doctor Agustín Cazalla, predicador del emperador, a quien acompañó en su viaje por Europa en 1548, fue considerado el cabecilla del grupo de procesados de Valladolid, directa o indirectamente. Se subrayaba que los dos cabecillas del protestantismo español habían sido dos influyentes predicadores de Carlos V contaminados por la herejía en sus viajes a Alemania: Constantino de la Fuente en Sevilla habría sido el líder del grupo sevillano y Agustín de Cazalla, del de Valladolid. Al resto de procesados se los situaba en un segundo plano o, sencillamente, eran relacionados en una lista de procesados.

  • 2 Tellechea Idígoras, 1973a.
  • 3 Firpo, 2000a.
  • 4 Pastore, 2010. Para una visión de conjunto sobre el tema, véase Thomas, 2001b, pp. 211-235.

2A partir de los trabajos de José Ignacio Tellechea Idígoras recuperaron un protagonismo más relevante otros personajes del grupo castellano como don Carlos de Seso y el dominico fray Domingo de Rojas2. De don Carlos de Seso, el introductor del luteranismo en Castilla, al decir de Tellechea, se han estudiado a partir de su sentencia los fundamentos de su fe protestante, algunos datos sobre su vida y algo más sobre sus idas y venidas durante el período 1554-1559. Los trabajos y reflexiones de Tellechea y, más recientemente, Massimo Firpo sobre Juan de Valdés y su influencia en Italia han abierto líneas de investigación todavía no exploradas sobre la componente valdesiana del protestantismo castellano3. Algo que, en referencia a Sevilla, ha puesto de manifiesto Stefania Pastore para el doctor Constantino4.

  • 5 Schäfer, 2014.

3Tellechea, que abordó el protestantismo castellano con el arzobispo Carranza como objetivo, fundamentó sus estudios en la documentación del proceso del arzobispo y la completó con otros documentos inquisitoriales, retazos de procesos y actas. Utilizó ampliamente la información proporcionada por Schäfer en su importante historia del protestantismo español del siglo xvi que, afortunadamente, ha sido recientemente traducida5.

  • 6 Pérez García, 2011, pp. 135-137.

4A partir de Ernst H. J. Schäfer, Tellechea y las fuentes inquisitoriales, nos proponemos en este texto replantear la pluralidad de centros del protestantismo castellano reconstruyendo las redes de relación de los diferentes implicados que articularon ese espacio geográfico. Las relaciones entre los miembros de los diversos grupos no nacieron de su disidencia, sino que, al contrario, esta viajó sobre una red relacional previa. Es un aspecto importante porque la gigantesca reacción que provocó el descubrimiento de los focos luteranos, una mezcla de sorpresa, miedo, tristeza e ira, se levantó sobre el peligro que esas relaciones implicaban para una rápida extensión de la herejía. Redes de hilos trenzados: de familia y parentesco, de identificación espiritual, de común matriz conversa, clientelares, de servicio, femeninas y masculinas, corporativas… Redes en las que la importante presencia nobiliaria, con su patrón de comportamiento tardomedieval en materia de religión y los énfasis de la efervescencia espiritual del Renacimiento —donaciones a la Iglesia, fomento de las virtudes personales, dominio de las propias pasiones, práctica de las obras de misericordia para con los necesitados, creación y desarrollo de minicortes nobiliarias con la presencia de una colmena de espirituales, hombres devotos, beatas o monjas— favorecieron contactos y la circulación de ideas y experiencias espirituales6. Una densidad de hilos que solo cuando seamos capaces de reconstruir sus tramas nos ofrecerán un tapiz, una imagen más completa y rica, de la recepción y transmisión de las ideas protestantes en Castilla.

La corte de Valladolid: espiritualidad y política

5La corte de Valladolid en las décadas centrales del siglo xvi era, especialmente a partir de la regencia de la princesa doña Juana de Austria en 1554, no solo el centro político de la monarquía hispánica, sino también un curioso espacio de piedad.

  • 7 Martínez Millán, 2003.

6En el ámbito político, el gobierno de la hermana de Felipe II propició el ascenso al poder del partido ebolista. Junto al gran patrón de esta facción, Ruy Gómez de Silva, príncipe de Éboli y amigo personal de Felipe II, se alineaban personajes tan cercanos a la familia real como los también portugueses Leonor de Mascarenhas y Cristóbal de Moura, o el jesuita Francisco de Borja, todos ellos muy próximos a la princesa Juana. Ellos conformaron el núcleo del ebolismo. Y a su lado encontramos al príncipe don Carlos, que mantenía una especial relación emotiva con la princesa. El profesor José Martínez Millán puso de relieve cómo en estos años sensibilidades políticas y religiosas se correlacionaron dando lugar a un faccionalismo político-religioso que, si bien no era totalmente homogéneo entre sus partidarios, sí permitía identificarlo a través de algunos rasgos esenciales7. El partido, encabezado por Ruy Gómez de Silva, desató las resistencias del partido castellano que hasta aquellos años había copado buena parte de los altos cargos de la monarquía, con el duque de Alba como gran patrono y con don Fernando de Valdés, inquisidor general, entre sus partidarios.

  • 8 Giannini, 2007.

7Estas divisiones afectaban a todos los cuerpos de la monarquía y tenían su reflejo más allá de las fronteras peninsulares, como lo demuestra el caso de la fallida misión a Roma de Juan de Figueroa8. En el ámbito de las sensibilidades religiosas, uno de los aspectos fronterizos entre unos y otros era su actitud hacia la Compañía de Jesús que, creada oficialmente en 1540, estuvo regida hasta 1556 por Ignacio de Loyola y, a partir de 1558, por el padre Diego Laínez. Desde 1554, Francisco de Borja era comisario general de la Compañía para España y Portugal.

  • 9 Martínez Millán, 2012.

8La figura de Francisco de Borja estaba llamada a desempeñar un papel destacado en aquellos años. Su prestigio político por los servicios prestados a la monarquía, la admiración que provocó entre las élites, la decisión de abandonar todo para entrar en religión y la fama de espiritual le otorgaron una aureola especial ante lo opinión aristocrática y cortesana. Para la Compañía, su presencia en España en 1554 como comisario supuso un balón de oxígeno después del desgaste sufrido por las duras críticas a su aceptación de conversos y las acusaciones de heterodoxia lanzadas por personajes de tanto prestigio como el dominico Melchor Cano o el arzobispo de Toledo, Silíceo9.

  • 10 Aran, 2001, pp. 257-271.
  • 11 El ambiente cortesano, más espiritual y austero, que impuso la princesa Juana ya lo pusieron de re (...)

9Borja ejerció una enorme influencia en el entorno de la princesa Juana tanto en el ámbito espiritual como político. Son conocidas sus gestiones para dilucidar, en 1554, si la anciana reina Juana, recluida en Tordesillas y que había rechazado la confesión en los últimos años, estaba bajo influencia demoníaca (al fin, ya había sido exorcizada en 1516 y 1520); su actitud obedecía, bien a su enfermedad, bien a una sensibilidad próxima al protestantismo10. Por las mismas fechas, Francisco de Borja se convertía en consejero y confesor de la regente, lo que contribuyó a crear en Valladolid y su área de influencia un curioso lugar de piedad. La princesa doña Juana tenía entre sus lecturas preferidas la Vita Christi del Cartujano (Ludolfo de Sajonia), el Comptentus mundi de Kempis, la Suma de doctrina cristiana y los sermones de Constantino de la Fuente, prohibidos después, en 1559. Borja facilitó el ingreso secreto de doña Juana en la Compañía11.

  • 12 Jiménez Pablo, 2012.

10La nueva orden fascinó a un sector importante de la nobleza con su actitud tan particular de vivir la fe como un apostolado cotidiano, con su énfasis en la comunión frecuente y la meditación, con los Ejercicios espirituales como un instrumento de conversión y su aureola de modernidad. La Compañía daba respuesta constructiva y pragmática, trazaba el camino y proporcionaba la guía, para dar respuesta a la sensibilidad religiosa castellana, a esa bohemia religiosa en la que se habían mixtificado elementos erasmistas, alumbrados, de espiritualismo dominicano, de misticismo franciscano… Y Francisco de Borja, con su abandono del mundo, se había convertido, en cierta forma, en un referente modélico. Así, Ruy Gómez se confesaba con el padre Antonio Araoz y mantuvo contactos con los padres Ribadeneira y Borja. El conde de Feria y su mujer, la marquesa de Priego, tenían un hijo jesuita, don Antonio de Córdoba. Los asuntos espirituales de los marqueses de Velada eran dirigidos por el padre Baltasar Álvarez. La duquesa de Medina Sidonia, doña Ana de Aragón, tía de Francisco de Borja, ayudó a las fundaciones de los colegios de Trigueros y Sanlúcar de Barrameda. Los marqueses de Mondéjar apoyaron a los jesuitas en su establecimiento en Alcalá de Henares y Jesús del Monte. Los duques de Arcos fundaron el colegio de Marchena. Leonor de Mascarenhas apoyó a Borja en la fundación de un colegio en Madrid. Y don Juan de Austria fue educado en la espiritualidad jesuita a través de las enseñanzas de sus tutores, don Luis Quijada y doña Magdalena de Ulloa12.

11Este era el clima político religioso en la corte y en este contexto se difundieron las ideas protestantes y, posteriormente, llegaron las noticias de las primeras detenciones inquisitoriales, en la primavera de 1558. Es de sobra conocida la severa reacción de Carlos V al exigir a su hija poner todos los medios para la identificación de los culpables y el máximo rigor en el castigo. La ola de persecución inquisitorial desatada tocó a medios aristocráticos de relevancia, a élites de algunas ciudades castellanas, a ciertos medios monásticos, particularmente dominicos, a miembros del clero secular y predicadores de nombradía, a beaterios y a miembros de órdenes militares.

Valladolid

12En la ciudad de Valladolid la persecución inquisitorial se centró, fundamentalmente, en los tres núcleos que articularon las relaciones de los acusados.

  • 13 Se exhumó su cadáver y se quemaron sus huesos y estatua en el auto de fe de 21 de mayo de 1559.
  • 14 Pérez Escohotado, 2003.

13Alrededor de la casa del difunto Pedro de Cazalla y Leonor de Vivero13 se formó un núcleo estrechamente vinculado a los hijos. Era una casa que ya había estado bajo la mirada del Santo Oficio: por el parentesco con la alumbrada María de Cazalla y también porque en esa casa se había alojado la beata Francisca Hernández de 1520 a 1527, una mujer que había fascinado a Pedro de Cazalla, al bachiller Medrano o a Bernardino de Tovar, todos ellos, como es sabido, procesados por el Santo Oficio acusados de alumbradismo14.

  • 15 Entregado al brazo secular, apareció en el auto de fe de 8 de octubre de 1559.
  • 16 Fabro, Fabri monumenta, p. 365, 11 de septiembre de 1545.
  • 17 Schäfer, 2014, t. III.B, p. 645.
  • 18 Véase la importancia de los Espinosa en Lohman Villena, 1968; para Jerónimo Espinosa véase ibid., (...)
  • 19 Ana de Jesús, la carmelita descalza seguidora de Teresa de Jesús, afirmaba: «Cuando las herejías d (...)

14El doctor Agustín de Cazalla15, un predicador reconocido en la corte y preferido de la regente doña Juana, capellán de Carlos V, canónigo de Salamanca, de carácter inestable y dubitativo, un poco áspero, desempeñó un papel destacado en conversaciones con la élite cortesana, la nobleza de la ciudad y los conventos femeninos de Nuestra Señora de Belén (benedictinas) y Santa Catalina (dominicas), donde con frecuencia predicaba con un doble lenguaje que permitía disimular y simular a sus religiosas seguidoras. Las conversaciones privadas de carácter espiritual eran frecuentes en aquella corte austera. No hacía tantos años que el padre Fabro informaba a Ignacio de Loyola: «… en ninguna parte, entrando en la cuenta París, Roma y Parma, tuve conocimiento con tantas personas para en cuanto a la conversación espiritual como aquí en Valladolid16». Y ese clima no había hecho más que acentuarse bajo el gobierno de la princesa Juana. Conversaciones entre amigos, vecinos de toda la vida, familiares… Una práctica de la conversación espiritual en casas particulares, en monasterios, en oratorios privados. Conversaciones que conducían, a veces, a la opinión política. Así, en casa de Leonor de Vivero se llegó a afirmar que ojalá triunfase el rey de Francia porque permitiría predicar públicamente «y también lo querían en España17». Los testimonios de que disponemos nos presentan al doctor Cazalla intentando convencer a otros en este marco; como a sus vecinos: el célebre doctor Jerónimo de Espinosa, notario de Castilla en 1553, y su esposa doña Isabel de Monteser. Los Espinosa, de origen judío como los Cazalla, eran vecinos colindantes de estos desde hacía muchos años18. O también a Teresa de Jesús y su amiga y benefactora Guiomar de Ulloa19. Mucho se ha discutido sobre el momento de la conversión de Cazalla al protestantismo. Aunque tuvo contacto con las obras de los protestantes centroeuropeos, a juicio de Schäfer, su aceptación debió de ser tardía, a principios de 1557. Su papel en el liderazgo del grupo, a pesar del renombre de su fama, fue mucho más discreto de lo que la tradición historiográfica se ha esforzado en señalar.

  • 20 Francisco de Vivero fue entregado al brazo secular en el auto de fe de octubre de 1559, igual que (...)
  • 21 Schäfer, 2014, t. III.A, p. 16, n. 377.
  • 22 Ibid., t. III.B, p. 681.

15La casa de los Cazalla era también un referente para los otros hijos de la familia: Francisco de Vivero, cura de Hormigos (Palencia), de carácter apasionado, y Juan de Vivero y su esposa doña Juana de Silva, hija ilegítima del marqués de Montemayor. Es necesario subrayar especialmente a doña Beatriz de Vivero, beata, de unos cuarenta años (nacida en 1518) y con fama de «santidad20». Las numerosas relaciones de los autos de Valladolid incorporan rumores populares a la descripción de sus creencias que, desde luego, no aparecen en las actas inquisitoriales y que, en cualquier caso, nos informan de esa fama. Por ejemplo, que con su oración logró apagar un incendio en la Rinconada de Valladolid21. Alrededor de Beatriz de Vivero se movía un círculo de mujeres espirituales y laicas, viudas y solteras, como Isabel Domínguez, su criada; su también hermana Constanza de Vivero, viuda del contador real Hernando Ortiz y madre de trece hijos; y otras mujeres con las que también se encontraba en el convento de Belén de Valladolid. Doña Juana de Fonseca, mujer de Álvaro de Lugo, señor de Villalba, era también una de las amigas habituales, desplazándose desde su lugar, Aldea del Palo, cerca de Zamora. Esta mujer, que tuvo algún papel en el descubrimiento de Valladolid, afirmó en sus declaraciones que, desde hacía diez años, se relacionaba con Beatriz de Cazalla «por relación de Cano y otro padre dominico, fray Thomás de Vallejo, que me dixeron que eran muy siervas de Dios y entonces me parecían muy buenas la madre y doña Beatriz y doña María, que eran las que yo trataba22».

  • 23 Doña María de Miranda, doña Margarita de Santisteban, doña Marina de Guevara y doña Catalina de Re (...)
  • 24 Antonio de Baeza, muy amigo de Alcaraz, fue el traductor del De probatione spirituum de Gerson; Ba (...)

16El segundo núcleo de referencia era el convento benedictino de Nuestra Señora de Belén. Frecuentemente visitado para predicar y conversar por el doctor Agustín de Cazalla y otros hombres del grupo, en el convento encontramos a las monjas doña María de Miranda, doña Margarita de Santisteban, doña Felipa de Heredia, doña Catalina de Alcaraz, doña Marina de Guevara y, finalmente, doña Francisca de Zúñiga y doña Catalina de Reynoso, hijas de Jerónimo de Reynoso, señor de Astudillo de Campos, y de doña Juana de Baeza, sobrina del obispo de Córdoba y de Gonzalo Pérez de Vivero, hermano de los Cazalla23. Resulta interesante saber que, además del parentesco con los Cazalla, la madre doña Juana de Baeza era hermana del alcaide de Escalona, Antonio de Baeza, casado a su vez con doña Francisca de Zúñiga. Doña Juana había estado en la órbita inquisitorial veinte años antes por haber dado apoyo a la beata Francisca Hernández mientras esta se alojaba en la casa de los Cazalla. Es necesario añadir para completar el cuadro que los hermanos Juana y Antonio de Baeza eran hijos de Pedro de Baeza, servidores e íntimos del viejo marqués de Villena en Escalona, Diego López Pacheco, que contrató en 1523 a Alcaraz como predicador. Los Baeza eran conversos24.

  • 25 Schäfer, 2014, t. III.B, p. 678. Catalina Ortega, Francisca de Zúñiga y el platero Juan García fue (...)
  • 26 Ibid., p. 243.

17Pero volvamos al convento de Belén. Visitantes habituales del monasterio de Belén y de aquellas monjas en particular fueron doña Catalina de Ortega, hija de Hernando Díez, miembro del Consejo Real y Fiscal, y viuda del comendador Loaysa; doña Eufrasina de Mendoza, beata de curiosa trayectoria, instalada en la casa de doña María de Mendoza, la mujer de Francisco de los Cobos; doña Juana Sánchez, otra beata, pariente de Juan Sánchez, que después mencionaremos; y, finalmente, doña Francisca de Zúñiga, viuda y beata, hija de Antonio de Baeza y sobrina de Garcilaso de la Vega, prima de las dos monjas mencionadas más arriba (su homónima Francisca de Zúñiga y Catalina de Reinoso). Para el convento de Belén trabajó el platero Juan García25. Lectura habitual de aquellas monjas y tema de conversación con estas visitas era el comentario de la Doctrina cristiana del doctor Constantino26.

  • 27 Llorente, 1980, vol. 2, pp. 194-195.

18Del tercer núcleo de referencia, el convento dominico de Santa Catalina de Siena, varias monjas se vieron implicadas en los procesos, aunque solo apareció en auto doña María de Rojas: doña Bernardina de Rojas, hermanas de fray Domingo de Rojas, la priora Catalina de los Ríos, y la sobrina doña Isabel Enríquez de Almanza, hija de doña Elvira27.

  • 28 La condesa se confesaba con el padre Baltasar Álvarez, era favorecedora de santa Teresa y la Compa (...)
  • 29 AHN, Inq., leg. 3189, exp. 10.

19No podemos adscribir a ninguno de estos núcleos a algunas de las personas que sí aparecieron en los autos, pero de las que apenas sabemos nada. Es el caso de la anciana beata Ana de Castro, pariente del dominico fray Alonso de Castro; Ana de Mendoza, hija de Antonio de Mendoza y de Inés Vázquez, doña Teresa de Oypa, esposa de Antonio de Torres, avecindada en Madrid, pero con residencia en Valladolid, muy cercana a doña Catalina de Ortega, y un desconocido Francisco de Coca. Todos ellos fueron reconciliados en el auto de fe de octubre de 1559. Juan Antonio Llorente señala, además, los nombres de varias personas a las que, aunque en apariencia no se les abrió proceso, sí estuvieron bajo sospecha, sufriendo interrogatorios y en algunos casos prisión: doña Juana de Borja, hija de Francisco de Borja y esposa de don Juan Henríquez de Almanza, marqués de Alcañices; don Juan de Rojas, marqués de Poza, que murió en 1559; doña Elvira de Rojas, madre del marqués de Alcañices; el duque de Nájera, difunto; la condesa de Monterrey, María Pimentel de Mendoza, mujer de Alonso de Zúñiga y Acevedo Fonseca, III conde de Monterrey (muerto en 1559)28; don Antonio Manrique de Lara, V conde de Paredes de Nava; don Fadrique Henríquez de Ribera, hermano de Per Afán de Ribera, marqués de Tarifa; y los primos de la princesa de Éboli: doña María, don Álvaro y don Bernardino de Mendoza. Sabemos con seguridad que se abrió proceso al abad de Valladolid, don Alonso Enríquez, hermano del almirante de Castilla y pariente de doña Elvira de Rojas29.

  • 30 Sobre fray Juan de Villagarcía, véase Moreno Martínez, 2013, pp. 29-71.
  • 31 AGI, Contratación 5219, N.4, R5, consultado a través de PARES (19 de enero de 2015).

20A estos tres núcleos habría que añadir los dominicos del colegio de San Gregorio y convento de San Pablo, vinculados a la figura de Bartolomé de Carranza y que, en el marco de su proceso, vivieron bajo la sospecha de heterodoxia. Y no fueron los únicos. Según Llorente, fueron investigados y en algunos casos se llegó a abrir proceso a un buen número de religiosos por sus relaciones con Bartolomé de Carranza, con fray Domingo de Rojas y con don Carlos de Seso: fray Luis de Granada; fray Hernando del Castillo; fray Pedro de Sotomayor, catedrático de Salamanca; fray Alonso de Castro y fray Ambrosio de Salazar, ambos catedráticos de Salamanca; fray Antonio de Santo Domingo; fray Juan de la Peña, regente del colegio de San Gregorio de Valladolid; fray Francisco Tordesillas; fray Juan de Villagarcía; fray Luis de la Cruz, maestro en teología; fray Domingo de Soto; Sabino Astete, canónigo de Zamora; y fray Pedro de Soto, confesor del emperador30. Fray Antonio de Santo Domingo y fray Juan de la Peña, además, fueron acusados de acoger a fray Domingo de Rojas cuando se corrió el rumor de que este iba a ser encarcelado por el Santo Oficio y de darle dinero y cabalgaduras. Todos eran partidarios de Carranza en aquellas trágicas fechas. Y algunos, calificadores, se habían mostrado defensores de la obra de Carranza y de las de Constantino y fray Luis de Granada. Con la excepción del arzobispo de Toledo y fray Domingo de Rojas, la orden dominica logró echar tierra sobre el asunto y buscar alternativas silenciosas. No parece casualidad que de los 32 frailes dominicos que a finales de junio de 1560 pasaron a Nueva España un buen grupo fuera originario del convento de San Pablo de Valladolid31.

21No es posible entender cabalmente el impacto que el descubrimiento de los focos luteranos provocó en la corte y en toda Castilla si no nos desplazamos más al norte, a la ciudad de Toro.

Toro

22Todas las evidencias documentales disponibles nos muestran que la extensión del protestantismo castellano se inició a partir de 1554. La mayoría de los procesados habla de conversaciones y encuentros que marcan un progresivo deslizamiento en las ideas llegando a finales de 1556 y el año 1557, fecha en la que, además de estos encuentros, pasaron a celebrar la Cena al modo protestante.

23Fue la ciudad de Toro el centro irradiador desde el que se produjo esa difusión. Se ha escrito con frecuencia que fue el nombramiento del italiano don Carlos de Seso como corregidor de Toro en 1554 el factor definitivo. Siendo cierta esta afirmación, habría que tener en cuenta otros elementos.

  • 32 González de Fauve, Las Heras, Forteza, 2003.

24Don Carlos de Seso hacía más de diez años que vivía en España, probablemente a caballo entre Valladolid y Logroño, ciudad donde estaba avecindado. El Logroño de don Carlos estaba conectado con Toro al menos por dos razones. La primera por su nombramiento como corregidor de 1554 a 1557, gracias al interés y relación con don Antonio de Fonseca, presidente del Consejo de Castilla, que curiosamente supo de las cualidades de don Carlos a través del confesor del príncipe Felipe, el padre fray Bernardo de Fresneda. La segunda razón tiene que ver con la esposa de don Carlos, Isabel de Castilla. Descendiente de la línea bastarda de la casa real castellana, los Castilla y, junto a ellos, los Fonseca, con quienes habían emparentado, tenían su capilla en la iglesia de San Lorenzo el Real de Toro. La ciudad era un referente esencial del linaje que repartía sus ramas también por Palencia y Toledo, y poseía además unas magníficas casas en Valladolid, en la parroquia de San Esteban, la misma de los Cazalla. Los Castilla, desde principios del xvi, estaban buscando la mejora de su linaje a través de la reivindicación de la figura de su antecesor Pedro de Castilla I el Cruel y una estrategia de recuperación del poder que pasaba por la ocupación de cargos religiosos y eclesiásticos32. Don Carlos, casado con Isabel de Castilla a principios de los años cuarenta, se había integrado muy bien en esta estrategia familiar.

  • 33 Olivieri, 1967, pp. 54-117.

25Parece que fue don Carlos quien, desde Toro, hizo circular entre los después condenados por protestantismo en Valladolid varias obras de Erasmo y de protestantes alemanes y suizos, y otros libritos en italiano y manuscritos, que habría traído de sus viajes a Italia en 1546-1547 y 1550-1551. Entre estas obras encontramos el Beneficio de Cristo, algunos escritos de Bernardino de Occhino, la Rime spirituali de Vittoria Colonna, el Trattato della oratione de Federico Fregoso y, entre otros textos de Juan de Valdés, selecciones de las Ciento diez divinas consideraciones, en la versión de Juan Sánchez. Seso se declaró discípulo de Juan de Valdés, aunque por las fechas no es probable que lo conociera personalmente. Lo que parece probado es que no solo conoció los textos valdesianos, sino también los textos calvinistas por ser miembro de la escuela de Fulvio Pellegrino Morano mantuano, fallecido en 1548, una escuela decisiva en la difusión del calvinismo en Italia33.

  • 34 Los trabajos de Firpo ponen en evidencia las muchas y variadas rutas de la extensión del valdesian (...)
  • 35 Testimonio de Ana Enríquez, Schäfer, 2014, t. III.B, p. 638.

26En cualquier caso, es claro que, de Valdés, Seso aprendió no solo una espiritualidad basada en la experiencia interior de la fe, sino también la pedagogía discreta de esa fe, el disimulo. Solo así es posible entender los años de silencio y, al mismo tiempo, la dificultad de detectar su círculo34. El nicodemismo de Seso parece un fiel reflejo valdesiano. Don Carlos tenía claro el gradualismo de la enseñanza que había que aplicar con suavidad y delicadeza permitiendo que el presunto discípulo fuera descubriendo la verdad del nuevo camino por sí mismo. En una carta de don Carlos a Francisco de Vivero le hablaba de otro hermano Cazalla, Gonzalo Pérez, y le recomendaba suavidad, «que no le diesen grandes bocados. El fin era que le enseñasen solo ahora el beneficio de Jesucristo, y que, visto esto, él vería lo demás35». El beneficio de Cristo como limes.

  • 36 Fue reconciliado en el auto de fe de mayo de 1559.
  • 37 Sagarra Gamazo, 2006, p. 66.
  • 38 Juan de Rojas es el autor de una oración consolatoria a su hermana, doña Elvira, en 1544, impresa (...)

27¿Cuándo y dónde a Seso se le escapó de las manos el disimulo? En Toro, que era el centro irradiador, por un lado, por el prestigio social de los implicados y/o sus entornos; y por otro, por su red de relaciones entre las más altas instancias de la monarquía y la extensión europea de esas relaciones, hacia Roma, Flandes o Inglaterra. Alrededor de la familia Rojas-Enríquez, marqueses de Alcañices, y su palacio, se aglutinó un dinámico grupo de simpatía y práctica religiosa en el que se trenzaban espiritualismo, experiencia religiosa afectiva de diversa matriz… En esa casa se alojaban, de visita, las hermanas Beatriz de Cazalla y Constanza de Vivero y fray Domingo de Rojas, el doctor Agustín de Cazalla, y había sido frecuentada también por don Juan de Ulloa Pereira, hijo de los señores de la Mota, natural de Toro y caballero de San Juan de Jerusalén, desde los tiempos del corregimiento de Seso36. Fue en Toro donde se alojó el príncipe Felipe en 1554 de camino a Inglaterra y adonde acudió a veranear la princesa regente doña Juana con el príncipe don Carlos; los indicios indican que el palacio de los marqueses de Alcañices fue el alojamiento habitual de la princesa en sus frecuentes estancias en Toro de 1554 a 155837. Alrededor de doña Elvira se encontraban sensibilidades varias, acentos espirituales distintos que encontraban acogida en una corte nobiliaria conectada con el mundo. No es solo que las cartas del arzobispo desde Flandes llegaran habitualmente desde 1554. Un hermano de doña Elvira, don Juan de Rojas Sarmiento fue paje de Felipe II y había vivido durante varios años en Flandes; siendo militar, había escrito un tratado sobre el astrolabio que se publicó en París, en 1550. Don Juan vivió en Palencia, en casa de su padre en 1545-1546, junto con el científico holandés Hugo Helt38. En ese círculo donde se pasaban de mano en mano los borradores manuscritos de los Comentarios al catecismo cristiano que Carranza enviaba desde Inglaterra y Flandes a doña Elvira, hallamos también las cartas de Juan de Ávila y la Suma de doctrina cristiana de Constantino así como sus sermones.

  • 39 Parece que don Gabriel de Rojas, sospechoso por la posesión de unas cartas, estuvo poco tiempo en (...)

28Siete miembros de la familia Rojas se vieron implicados de una forma u otra: los hermanos fray Domingo de Rojas, don Gabriel de Rojas, don Pedro Sarmiento y doña Elvira de Rojas, marquesa viuda de Alcañices, todos ellos hijos del difunto don Juan de Rojas y Castilla, primer marqués de Poza; la mujer de don Pedro, Mencía de Figueroa; y el sobrino y heredero del título, don Luis de Rojas. También, de entre los hijos de doña Elvira, doña Ana Enríquez de Rojas, y las hijas que ya hemos citado en el convento de Santa Catalina39.

  • 40 Archivo de la Diputación de Zamora, L87/41.
  • 41 Herrezuelo fue entregado al brazo secular en el auto de fe de mayo; su esposa fue reconciliada en (...)

29Desde el palacio de Alcañices en Toro, las ideas protestantes se difundieron por Castilla de la mano de sus servidores. La marquesa viuda, doña Elvira de Rojas, tenía a su servicio, en Toro, como tutor de sus hijos a Cristóbal de Padilla, que tenía su casa en Zamora y era, también, mayordomo del Hospital de Sotelo de Zamora40; el capellán de la marquesa era Sabino Astete, canónigo de Zamora, mayordomo del mismo Hospital y amigo de los Ocampo (albacea y heredero de Florián de Ocampo, canónigo de la misma sede desde 1547) y de Carranza, como ya hemos dicho. A su servicio estaba como letrado el bachiller Herrezuelo, que sería procesado junto con su mujer, Leonor de Cisneros. Y al servicio de su hija, doña Ana Enríquez, se encontraba Juana Velázquez, una de las mujeres devotas de Pedrosa del Rey, seguidora de Pedro de Cazalla. Finalmente, Pedro de Sotelo, con casa en Aldea del Palo, muy cerca de Zamora, era mayordomo del palacio de los marqueses de Alcañices41.

  • 42 Menéndez Pelayo, 1946-1948, vol. 7, p. 519.

30Las conversaciones, las cartas y el préstamo de textos entre unos y otros están bien reflejados en la documentación inquisitorial. Leonor de Cisneros confesó que había oído hablar a su marido, el bachiller Herrezuelo, de estas cosas con don Carlos, Pedro de Cazalla y Juan de Ulloa, desde principios de 1556 en Toro. Por su parte, el bachiller Herrezuelo declaró que había hablado con todos ellos y que se había intercambiado libros de Calvino con Pedro de Cazalla y Pedro de Sotelo desde principios de 1556, y también con Cristóbal de Padilla «porque venía a Toro, a casa del Marqués de Alcañices, porque tenía cargo de sus hermanos e hablaba a este confesante y se han escrito el uno al otro cartas42».

Palencia

  • 43 Bataillon, 1995, p. 191.

31Las nuevas ideas viajaron sobre las relaciones de parentesco y sobre las relaciones de servicio hasta otros lugares de la geografía castellana donde fueron bien recibidas, sin asomo de extrañeza, porque ya un clima previo había abierto el camino. Es el caso de la ciudad de Palencia. Ya Marcel Bataillon advirtió la relevancia del erasmismo en Palencia al abordar la figura de Alonso Fernández de Madrid, arcediano del Alcor y traductor del Enchiridion militis christiani de Erasmo de Róterdam en 152643.

  • 44 Ibid., p. 483.

32Un destacado grupo de eclesiásticos de la catedral de Palencia, con el arcediano del Alcor incluido, militaron en un erasmismo crítico y abierto que llevó a un testigo del proceso inquisitorial de Juan de Vergara a hablar de «los canónigos de Palencia, finos lutheranos endiosados44». La opinión reconocía en muchos de los miembros de este grupo su ascendencia conversa. Desde la catedral se difundieron entre el pueblo palentino actitudes críticas que llevaron a actitudes poco ortodoxas en temas como la confesión, la dignidad sacerdotal y la obediencia a la Iglesia representada en su jerarquía.

  • 45 Barrio Gozalo et alii, 2004, pp. 117-119.
  • 46 El canónigo Alonso de Losada en mayo de 1558 entregó para su examen al obispo de Orense don Franci (...)
  • 47 Arriaga, 1928-1940, t. I, p. 352; Schäfer, 2014, t. III.B, p. 1030. En junio de 1559, fray Domingo (...)

33A juicio de Antonio Cabeza, estas ideas confusas y la proximidad de Valladolid explican que algunos palentinos se vieran implicados en los procesos de los protestantes de Valladolid45. A nuestro juicio, la importancia de las corrientes humanistas y erasmianas entre las décadas de los años veinte y cincuenta del siglo xvi en Palencia fueron un terreno abonado para recibir influencias protestantes. Hay que destacar también la presencia de Bartolomé de Carranza en Palencia, que vivió en el convento de San Pablo entre 1548 y 1551, siendo dos años prior y, además, definidor de la provincia dominica en España. En este tiempo leyó la Epístola de san Pablo a los gálatas y entre sus oyentes estaban fray Domingo de Rojas, el doctor Francisco Blanco (obispo de Orense en 1558, defensor de Carranza y lector de algunos de los textos heterodoxos que corrieron entre los procesados46), el licenciado Mérida (procesado en 1558), el prior Juan Fernández, Tomás Paz y Sabino Astete, amigo muy cercano a Carranza que todavía recordaba el impacto de aquellos sermones diez años después47. Poco después, en 1552, fray Domingo acompañaba a Carranza a Trento y, a la vuelta, se instalaba en Palencia. Según el testimonio de fray Domingo de Rojas, fue en estos años, entre 1548 y 1550, cuando escribió unos artículos de la fe que circularían mucho entre los diversos grupos, aunque la primera que los leyó fue doña Ana de Castilla y Mendoza, esposa del virrey de Nueva España don Luis de Velasco. Fray Domingo «jugó» con la autoría de esos artículos, dejando creer que detrás de ellos estaba fray Bartolomé de Carranza, e insinuando, ya en 1558, que Carranza habría reutilizado esos textos «a la letra» para sus Comentarios al catecismo cristiano:

  • 48 Schäfer, 2014, t. III.B, p. 1027.

E comúnmente todos dezían que eran de el maestro Miranda, porque a la verdad eran de doctrina suya, que yo de él reciví; e unos dellos dia al dicho maestro Miranda, e en el dicho libro de el dicho maestro Miranda vi algunos capítulos de los dichos, a la letra48.

  • 49 Cabeza, 1996, pp. 115-128.
  • 50 Fernández de Madrid, Silva palentina, pp. 455 y 474.
  • 51 El maestro Alonso Pérez fue relajado en el auto de fe de mayo; don Pedro Sarmiento, su mujer, su s (...)

34Palencia era, además, la cuna y réplica de las grandes estirpes castellanas: entre otros, los Castilla, Manrique, Acuña, Enríquez, Guevara, Mendoza o Vega49. Muchas de estas familias estaban vinculadas a la corte y al servicio del emperador. Los Rojas eran unos de ellos. Don Pedro Sarmiento, hijo del primer marqués de Poza, don Juan de Rojas, era comendador de la orden de Alcántara y había servido al emperador a las puertas de Viena frente al turco en 1532 y, más tarde, en la jornada de Argel (1535)50. Estaba casado con doña Mencía de Figueroa, hija del correo mayor del emperador Mateo de Tassis, que había sido dama de la reina de Bohemia. También allí por algún tiempo vivió don Luis de Rojas, hijo de don Sancho de Rojas y heredero del marquesado, y su criado Antón Waser. Doña Ana Enríquez, prima de don Luis, también vivió por algún tiempo en Palencia con sus tíos. Otros acusados de luteranismo palentinos fueron el prior Juan Fernández de Torres, el chantre de la catedral, el licenciado Torres, hermano del anterior, el licenciado Pedro de Mérida, también canónigo y el maestro Alonso Pérez, capellán de la parroquia de San Miguel51.

Zamora

  • 52 Padilla y Docampo fueron relajado en el auto de fe de 21 de mayo de 1559.
  • 53 Fernández Duro, 1882, vol. 2, p. 265.
  • 54 Marina de Saavedra fue reconciliada en el auto de fe de mayo, y su vecina Leonor en el de octubre (...)
  • 55 Sobre la importancia de estas comunidades de lectura en España, véase Castillo Gómez, 2000, pp. 99 (...)

35En el grupo de Zamora encontramos, como decíamos, a tres individuos que aparecen como los líderes de los grupos castellanos: Cristóbal de Padilla, que tenía su casa en Zamora y era, también, mayordomo del Hospital de Sotelo de Zamora; Pedro de Sotelo, con casa en Aldea del Palo, muy cerca de Zamora, que era mayordomo de la casa de la marquesa de Alcañices; y Cristóbal de Ocampo52. Es llamativa la ausencia de noticias sobre este último. Natural de Zamora, caballero de la Orden de San Juan y limosnero del gran prior de Castilla, y posiblemente pariente de Florián de Ocampo, el cronista del emperador y canónigo de Zamora. Era, además, tío del inquisidor del tribunal de Valladolid, Francisco Vaca. Murió en la hoguera del auto de fe de 21 de mayo de 1559. El más tupido silencio lo ha acompañado desde entonces53. Desde Toro circularon hacia Zamora textos manuscritos e impresos: Padilla les leía un librillo manuscrito y afirmaba que eran comentarios a las epístolas de san Pablo y el bachiller Herrezuelo envió la Institución de la religión cristiana de Calvino a Zamora, a Cristóbal de Ocampo. En Zamora y Aldea del Palo, el círculo de relaciones de Padilla era muy amplio: miembros del cabildo catedralicio, de la Orden de San Juan de Jerusalén, de los dominicos… Pero el eje alrededor del que giraron la mayoría de sus componentes fue Marina de Saavedra, una mujer iletrada y casada, pariente de Pedro de Sotelo, que ejerció en su entorno una influencia relevante: su círculo de relaciones incluía a sus hijas, otros parientes como Gregorio de Sotelo o Antonia de Mella, sus vecinas, como Leonor de Toro, y criadas, y algunas beatas54. La lectura en comunidad y las conversaciones espirituales fueron las vías de transmisión del incipiente protestantismo entre aquellas mujeres55. En abril de 1558, Pedro de Sotelo testificó contra Cristóbal de Padilla afirmando que

  • 56 Citado en Tellechea Idígoras, 1959, p. 220.

le llevó un librico escripto de mano en que contenía los «artículos de la ffe» bien puestos por su orden, pero glosados y enderezando la glosa dellos a la justificación por la manera e orden de suso declarada, que por la passion de Iesu Christo nos estaban perdonados los peccados sin nuestras obras56.

  • 57 Moreno Martínez, 2015.

36Padilla dijo a Sotelo que el libro en cuestión era de fray Domingo de Rojas. Este grupo de Zamora tenía un perfil social distinto a los que hemos visto hasta ahora. Se trataba de hidalgos bien considerados con un notable poder local57.

Logroño y Villamediana

  • 58 Schäfer, 2014, t. III.B, p. 516, n. 417. Ambas fueron reconciliadas en octubre de 1559.
  • 59 Labarga García, 2003, p. 1061.

37Aunque ya hemos hablado de don Carlos de Seso, volvemos ahora a Logroño para subrayar que, probablemente, el italiano se instaló en esta ciudad tras su matrimonio con doña Isabel de Castilla. Ausente en el período de 1554-1557 por el oficio de corregidor de Toro, cuando finalizó este se instaló en Villamediana con su familia: tres niños pequeños, doña Catalina de Castilla, sobrina de su esposa, y doña Catalina, la madre de don Carlos58. Don Carlos disimulaba con naturalidad: era miembro de la Cofradía del Santísimo Sacramento en la parroquia de Palacio de Logroño y fue mayordomo en 1557; los apellidos más nobles de la ciudad eran miembros59.

  • 60 Ambos fueron relajados en los autos de fe.

38En Logroño también fueron procesados el licenciado Diego Sánchez, sacerdote de Villamediana; el clérigo Palacios, beneficiado de Arnedo; y Francisco Pérez de Herrera, de Logroño, que actuó como su lugarteniente durante el corregimiento y en 1558 era juez de aduanas, además de hermano de Vicente Pérez de Herrera, tesorero del rey. Una familia de raíces judías60.

39Don Pedro de Cazalla confesó que conocía a don Carlos al menos desde 1544 y que la relación se había hecho más estrecha diez años después, en 1554, coincidiendo con el nombramiento del italiano como corregidor de Toro. Entre 1544 y 1554, Pedro de Cazalla pudo coincidir con don Carlos en varios escenarios: en Valladolid, donde los Cazalla y los Castilla poseían casas cercanas, en Toro y, como no, lo más probable, en Logroño. Una parienta de Leonor de Vivero, quizás una hermana, Juana de Vivero, estaba casada en Logroño con Pedro Moreno de León, un rico y poderoso comerciante converso. Otro hermano, Juan de Vivero, vivía en Logroño. Y una rama de los Cazalla también se había instalado en la ciudad.

Pedrosa del Rey

  • 61 Isabel Estrada, Catalina Román, Juana Velázquez y Juan Sánchez fueron relajados; Catalina Bezerra, (...)

40El pequeño pueblo de Pedrosa del Rey —ahora perteneciente a la provincia de Valladolid, pero en el siglo xvi dependiente de la diócesis de Palencia— está unido a la figura de Pedro de Cazalla, su párroco desde 1552. En Pedrosa, Pedro de Cazalla fue la figura prominente que logró reunir a un grupo en el que la participación femenina fue muy destacada, entre beatas y otras mujeres espirituales: Isabel Estrada, Catalina Román, Juana Velázquez (la criada de doña Ana Enríquez en Toro), Catalina Bezerra (viuda del alcaide Juan de Vergara) o Isabel de Pedrosa. Hay que añadir también a Daniel de la Cuadra y Antón Domínguez, carpintero. Una figura también vinculada a Pedrosa es la de Juan Sánchez, que ya hemos mencionado por su lugar de nacimiento, Astudillo. De origen judío, Sánchez fue sacristán en Pedrosa, pero su carácter impulsivo y poco prudente hizo que Pedro de Cazalla lo despidiese pasando al servicio de Catalina de Ortega en Valladolid61.

41La relación de Pedro de Cazalla con fray Domingo de Rojas era antigua, mantenían una estrecha amistad desde el tiempo en el que ambos habían estudiado juntos. Quizás ambos habían sido discípulos de Carranza, aunque Pedro de Cazalla no había finalmente tomado el hábito dominico. Por eso no dudaba al afirmar que para fray Domingo el referente había sido Carranza.

42Resulta interesante la declaración de Pedro de Cazalla en la que sitúa cronológicamente algunas de sus decisiones más radicales. Así, sabemos que desde 1554 rechazó el purgatorio. Las fechas en que entró en un contacto más estrecho con don Carlos. Un cambio que también constató su colaborador en la parroquia de Pedrosa del Rey, el beneficiado Francisco Gómez, quien confesó que vio un cambio de actitud de Pedro de Cazalla respecto a la práctica de la confesión hacia 1555.

43Este, necesariamente, breve repaso nos ha permitido esbozar la red de relaciones por las que circularon las ideas protestantes: relaciones familiares, de amistad, clientelares, de servicio… Relaciones que implicaban, incluso, a dos generaciones como los Cazalla y los Zúñiga-Baeza de Escalona, que habían formado parte de la nube de simpatizantes de la beata Francisca Hernández veinte años antes. Es forzoso destacar la componente judeoconversa de buena parte de los implicados. Y también hay que subrayar la importancia de la participación de las élites nobiliarias castellanas, como muy bien ha enfatizado Pérez García, a partir de un sustrato previo, de una participación en la reforma religiosa del país anterior a Trento. Importantes linajes nobiliarios asumieron modelos de comportamiento y espiritualidad que generaron un clima mental propicio al mantenimiento de cortes nobiliarias de profunda efervescencia espiritual, sacralizadas, desde las que se difundieron esos modelos:

  • 62 Pérez García, 2011, p. 139.

Esas cortes nobiliarias, a veces simples casas señoriales de segundo rango en ciudades o villas de realengo (minicortes), no son sino nodos de una gigantesca red-circuito de contenido espiritual y que soporta un intenso tráfico de individuos flotantes entre ellas: red que conecta cortes y palacios señoriales, con conventos, monasterios, beaterios a lo largo y ancho de la Península; red que deberemos comprender como yuxtaposición de redes distintas que estructuran diversos territorios de la Península, cuya geografía estamos todavía lejos de poder dibujar con precisión, pero que sin duda guarda relación con aquella otra de las alianzas y los parentescos de las grandes familias de la nobleza, se transforma al ritmo de estas, y, por último, está íntimamente ligada al mapa del asentamiento y difusión de las órdenes religiosas, generado, a su vez y en buena medida, por los espasmos del impulso nobiliario62.

44La proximidad de un número importante de los procesados a los círculos cortesanos más cercanos a los miembros de la familia real desencadenó una respuesta feroz, directamente proporcional al pánico provocado. El contexto de aquellos años, de lucha por el poder entre dos facciones dominantes que, además, marcaban diferencias en sus sensibilidades espirituales, estimuló la persecución. Este factor fue una de las claves del proceso al arzobispo de Toledo, fray Bartolomé de Carranza, y la persecución contra Francisco de Borja; personajes, por otro lado, relacionados con los acusados de protestantismo.

  • 63 Tellechea Idígoras, 1971.

45La recepción y difusión de las doctrinas protestantes pasó por la lectura personal y colectiva de las obras de los reformadores, pero junto a esos textos también se leyeron otros que tenían acentos distintos como los de Juan de Valdés o el Gran libro de Giorgio Sículo, si Massimo Firpo está en lo cierto. Las conversaciones espirituales entre unos y otros fomentaron la adhesión progresiva. Nosotros nos seguimos preguntando hoy: ¿adhesión a qué? O lo que es lo mismo, ¿fueron los procesados por el Santo Oficio realmente protestantes? Deslindar las fronteras entre protestantismo y catolicismo en aquellos años de 1554 a 1559 no ha sido el objetivo de este texto. Sin embargo, sí nos gustaría apuntar, a la luz de lo expuesto, que la apropiación personal de las doctrinas protestantes de cada uno de los procesados fue diversa y esa diversidad tuvo que ver, entre otros elementos, con el sustrato previo y con el propio proceso individual de acercamiento a las nuevas ideas. El resultado fue una síntesis carismática y original que no tuvo ocasión de cuajar en una estructura por la terrible avalancha inquisitorial. Los primeros heridos de la reacción española ante la presencia protestante fueron naturalmente los españoles procesados, condenados y quemados. Pero, como subrayó Tellechea, también quedó dañado el catolicismo español porque el pánico produjo una reacción de distanciamiento, una voluntad de subrayar lo que separa, de trazar clara y distintamente la frontera y, por tanto, un rigorismo teológico que tuvo en Carranza y su proceso la primera víctima, y no la última63.

Notes

1 Para los principales lugares citados en este artículo, véase el mapa 1, p. xii.

2 Tellechea Idígoras, 1973a.

3 Firpo, 2000a.

4 Pastore, 2010. Para una visión de conjunto sobre el tema, véase Thomas, 2001b, pp. 211-235.

5 Schäfer, 2014.

6 Pérez García, 2011, pp. 135-137.

7 Martínez Millán, 2003.

8 Giannini, 2007.

9 Martínez Millán, 2012.

10 Aran, 2001, pp. 257-271.

11 El ambiente cortesano, más espiritual y austero, que impuso la princesa Juana ya lo pusieron de relieve Bataillon, 1952; y Baños-Villacorta, 2005.

12 Jiménez Pablo, 2012.

13 Se exhumó su cadáver y se quemaron sus huesos y estatua en el auto de fe de 21 de mayo de 1559.

14 Pérez Escohotado, 2003.

15 Entregado al brazo secular, apareció en el auto de fe de 8 de octubre de 1559.

16 Fabro, Fabri monumenta, p. 365, 11 de septiembre de 1545.

17 Schäfer, 2014, t. III.B, p. 645.

18 Véase la importancia de los Espinosa en Lohman Villena, 1968; para Jerónimo Espinosa véase ibid., pp. 88-89.

19 Ana de Jesús, la carmelita descalza seguidora de Teresa de Jesús, afirmaba: «Cuando las herejías de Cazalla y sus secuaces, habían querido estos tratar a doña Guiomar de Ulloa y otras señoras viudas y religiosas, y que sabiendo que trataban con personas de diferentes Ordenes, dijeron no querían entrar ellos en casas de tantas puertas, y con esto se libraron de saber nada de ellos; […] y a la misma Madre también la codiciaron hablar antes que supiesen trataba con tantos». Ana de Jesús, Informaciones de Salamanca, del año 1597, en Procesos de Beatificación y canonización, pp. 471-477.

20 Francisco de Vivero fue entregado al brazo secular en el auto de fe de octubre de 1559, igual que su hermana Beatriz; en este auto también fue reconciliada su hermana Constanza; su hermano Juan de Vivero y su esposa doña Juana de Silva fueron reconciliados en el auto de fe de 21 de mayo de 1559.

21 Schäfer, 2014, t. III.A, p. 16, n. 377.

22 Ibid., t. III.B, p. 681.

23 Doña María de Miranda, doña Margarita de Santisteban, doña Marina de Guevara y doña Catalina de Reinoso fueron entregadas al brazo secular en el auto de fe de octubre de 1559; fueron reconciliadas doña Felipa de Heredia, doña Catalina de Alcaraz y doña María de Reinoso. El proceso de Marina de Guevara fue editado y comentado con delicadeza por Tellechea Idígoras, 2004b.

24 Antonio de Baeza, muy amigo de Alcaraz, fue el traductor del De probatione spirituum de Gerson; Bataillon, 1995, pp. 182 y 185.

25 Schäfer, 2014, t. III.B, p. 678. Catalina Ortega, Francisca de Zúñiga y el platero Juan García fueron relajados al brazo secular en el auto de fe de mayo de 1559; Eufrasina de Mendoza fue entregada al brazo secular en el de octubre, el mismo en el que se quemó la estatua de Juana Sánchez, ya difunta.

26 Ibid., p. 243.

27 Llorente, 1980, vol. 2, pp. 194-195.

28 La condesa se confesaba con el padre Baltasar Álvarez, era favorecedora de santa Teresa y la Compañía de Jesús. El matrimonio favoreció la fundación del colegio de Monterrey (1556).

29 AHN, Inq., leg. 3189, exp. 10.

30 Sobre fray Juan de Villagarcía, véase Moreno Martínez, 2013, pp. 29-71.

31 AGI, Contratación 5219, N.4, R5, consultado a través de PARES (19 de enero de 2015).

32 González de Fauve, Las Heras, Forteza, 2003.

33 Olivieri, 1967, pp. 54-117.

34 Los trabajos de Firpo ponen en evidencia las muchas y variadas rutas de la extensión del valdesianismo en Italia y en el mundo europeo. Firpo, 2007, pp. 457 sqq.

35 Testimonio de Ana Enríquez, Schäfer, 2014, t. III.B, p. 638.

36 Fue reconciliado en el auto de fe de mayo de 1559.

37 Sagarra Gamazo, 2006, p. 66.

38 Juan de Rojas es el autor de una oración consolatoria a su hermana, doña Elvira, en 1544, impresa en Lovaina en la misma imprenta que los textos del protestante español Juan de Jarava.

39 Parece que don Gabriel de Rojas, sospechoso por la posesión de unas cartas, estuvo poco tiempo en la cárcel inquisitorial y no consta que se le abriera proceso. AGS, Estado, leg. 137, fº 77. Fray Domingo de Rojas fue entregado al brazo secular en el auto de fe de 1559; doña Ana Enríquez fue reconciliada en el auto de fe de mayo de 1559.

40 Archivo de la Diputación de Zamora, L87/41.

41 Herrezuelo fue entregado al brazo secular en el auto de fe de mayo; su esposa fue reconciliada en el mismo auto de fe; Pedro de Sotelo fue relajado en el auto de fe de octubre.

42 Menéndez Pelayo, 1946-1948, vol. 7, p. 519.

43 Bataillon, 1995, p. 191.

44 Ibid., p. 483.

45 Barrio Gozalo et alii, 2004, pp. 117-119.

46 El canónigo Alonso de Losada en mayo de 1558 entregó para su examen al obispo de Orense don Francisco Blanco, unos papeles en los que figuraba el nombre de Carranza: dos cuadernillos en octavo con los artículos de la fe de fray Domingo de Rojas y otro cuadernillo que empezaba con un sermón sobre la Misa, a nombre de Carranza, con otros sermones más. Padilla, a quien consideraba su amigo, se los había dado en Zamora, en septiembre de 1557, Tellechea Idígoras, 1959.

47 Arriaga, 1928-1940, t. I, p. 352; Schäfer, 2014, t. III.B, p. 1030. En junio de 1559, fray Domingo afirmó en sus testificaciones que lo que predicó Carranza en Palencia lo escribió el dominico fray Alonso de Castro, pariente de Ana de Castro, reconciliada el 8 de octubre de 1559.

48 Schäfer, 2014, t. III.B, p. 1027.

49 Cabeza, 1996, pp. 115-128.

50 Fernández de Madrid, Silva palentina, pp. 455 y 474.

51 El maestro Alonso Pérez fue relajado en el auto de fe de mayo; don Pedro Sarmiento, su mujer, su sobrino y el criado inglés fueron reconciliados en el mismo auto de fe.

52 Padilla y Docampo fueron relajado en el auto de fe de 21 de mayo de 1559.

53 Fernández Duro, 1882, vol. 2, p. 265.

54 Marina de Saavedra fue reconciliada en el auto de fe de mayo, y su vecina Leonor en el de octubre de 1559.

55 Sobre la importancia de estas comunidades de lectura en España, véase Castillo Gómez, 2000, pp. 99-122.

56 Citado en Tellechea Idígoras, 1959, p. 220.

57 Moreno Martínez, 2015.

58 Schäfer, 2014, t. III.B, p. 516, n. 417. Ambas fueron reconciliadas en octubre de 1559.

59 Labarga García, 2003, p. 1061.

60 Ambos fueron relajados en los autos de fe.

61 Isabel Estrada, Catalina Román, Juana Velázquez y Juan Sánchez fueron relajados; Catalina Bezerra, Isabel de Pedrosa, Daniel de la Cuadra y Antón Domínguez fueron reconciliados.

62 Pérez García, 2011, p. 139.

63 Tellechea Idígoras, 1971.

Auteur

Universitat Autònoma de Barcelona

© Casa de Velázquez, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search