Version classiqueVersion mobile

Reforma y disidencia religiosa

 | 
Michel Boeglin
, 
Ignasi Fernández Terricabras
, 
David Kahn

II. — La difusión de la Reforma: el libro y la imagen

«Cosas perniciosas y de mala doctrina»

El fallido proceso por herejía contra Fadrique Furió Ceriol en la universidad de Lovaina (1556-1560)

Gert Gielis

Texte intégral

  • 1 Rijksarchief Leuven (RAL), Fonds Oude Universiteit Leuven (OUL), 58: Acta Universitatis Lovaniensi (...)
  • 2 RAL, OUL, 59: Acta DD. Deputatorum Universitatis Lovaniensis: Tomus 11 (1551-1567). Estos deputati (...)
  • 3 Específicamente en el fondo Audiëntie [Audiencia] y en el fondo Geheime Raad (Spaanse periode) [Co (...)

1Conocí a Fadrique Furió Ceriol por casualidad. Consultando las actas del Consejo Universitario de Lovaina, observé en el margen del volumen correspondiente a los años 1556-1561 varias veces el nombre de «Furius»1. También en las actas de los deputati —el «comité ejecutivo» de la Universidad— se mencionaba varias veces dicho nombre2. Los consejeros universitarios instruían su proceso, que parecía ser de herejía. De las actas se desprendía que las autoridades universitarias comunicaban regularmente con el Gobierno en Bruselas acerca de este asunto. Algunas pesquisas en el Archivo Nacional de Bruselas aportaron efectivamente varios documentos relacionados con el proceso de Furius3.

  • 4 Para información biográfica, véase Furió Ceriol, Obra completa. El consejo y consejeros del prínci (...)
  • 5 Existe abundante literatura sobre este trabajo, véanse Truman, 1999; Scandellari, 2005; y Howard, (...)
  • 6 Méchoulan, 1973, pp. 259-271. Debido al estado de conservación, esta recopilación de cartas ya no (...)

2Personalmente no conocía al llamado Furius, pero mis investigaciones me revelaron que debía de tratarse del humanista español Fadrique Furió Ceriol o Fredericus Furius Ceriolanus4. Furió estudiaba en aquellos años en Lovaina y, efectivamente, estuvo implicado en un juicio. En la segunda mitad del siglo xvi, Fadrique Furió adquirió cierta fama como autor humanista. Su obra más influyente fue, probablemente, Consejo y consejeros del príncipe de 1559, un tratado maquiavélico sobre el arte de gobernar que dedicó a Felipe II5. El mismo Furió fue consejero en el entorno de la corte entre 1566 y 1579, lo cual parece extraño sabiendo que Furió fue perseguido en Lovaina por herejía. Por eso, conviene descubrir más detalles del juicio en su contra. En la literatura biográfica constan algunos datos sobre el juicio entablado contra Furió en Lovaina. Henri Méchoulan publicó, junto con su edición de Consejo y consejeros del príncipe, algunas cartas y solicitudes relacionadas con el juicio contra Furió que había encontrado en una recopilación en la Real Biblioteca de Bruselas6. Esa documentación revela que Furió fue detenido en 1559 por orden del rector a petición del mismo Felipe II, que fue encarcelado en la prisión universitaria y que, al cabo de dos meses, fue liberado, pero que, después, volvió a ser detenido. Su proceso habría terminado alrededor del 7 de abril de 1560, pero Furió huyó mientras Felipe II seguía deliberando sobre su pena.

  • 7 Véanse al respecto Goosens, 1997; y Gielis, Soen, 2015.
  • 8 Vandeghoer, 1987.

3Los documentos del archivo de la Universidad de Lovaina y del Real Archivo de Bruselas arrojan luz sobre este episodio. Además de su relevancia biográfica, el juicio contra Furió también ofrece una perspectiva sorprendente sobre el hecho de que la Universidad de Lovaina, a pesar de ser una aliada del rey en la lucha contra la herejía, trataba los casos de herejía en su propio seno. Finalmente, este caso representa a la vez un estupendo ejemplo de la complejidad de la lucha jurídica contra la herejía en los Países Bajos7. La tradicional organización medieval de la lucha contra la herejía a través de los tribunales episcopales y unos cuantos inquisidores papales de la Orden de los Dominicos, que a menudo trabajaban de manera conjunta, fue drásticamente modificada por Carlos V en la década de 1520. Por una parte, el emperador promulgó ordenanzas que obligaban a los tribunales provinciales —y posteriormente también a los tribunales locales— a perseguir la herejía. Por otra parte, hizo que el papa nombrara inquisidores generales que, a su vez, podían delegar funciones inquisitoriales. De ahí que, en los Países Bajos, existieran cuatro niveles distintos (tribunales episcopales, inquisidores dominicos pontificios, tribunales civiles e inquisidores «papales-reales») competentes para combatir la herejía. Además, la Universidad gozaba de autonomía jurídica para sus suppositi (los matriculados), por lo cual disponía de su propio tribunal8. Esta fragmentación jurisdiccional llevaba, a menudo, a conflictos internos y a obstrucciones en los procedimientos. A pesar de que disponemos de suficientes datos sobre la compleja organización de la lucha contra la herejía en los Países Bajos, aún carecemos de suficiente información sobre la práctica jurídica concreta de semejantes juicios por herejía. ¿Cómo se desarrollaba el procedimiento? ¿Qué partes estaban implicadas en él? ¿Cuáles eran las relaciones de poder y cómo evolucionaban? ¿Qué resultados se obtenían de esta combinación de factores? A menudo, ofrecer una respuesta a dichas preguntas y —por consiguiente— entender mejor cómo se combatían las heterodoxias en la sociedad resulta difícil por la falta de fuentes. A diferencia de los territorios ibéricos o italianos, los Países Bajos carecían de una inquisición centralizada. Por consiguiente, los historiadores no disponen de un archivo central. Estudiar sistemática y detalladamente los juicios por herejía es una ardua tarea, dado que tan solo existen escasos expedientes procesales que documenten los juicios, más allá del nivel fragmentario. Los numerosos documentos relativos al juicio (o, mejor dicho, los juicios) contra Fadrique Furió Ceriol suponen, pues, un enfoque privilegiado de un juicio por herejía.

El personaje Fadrique Furió Ceriol

  • 9 Para los principales lugares citados en este artículo, véase el mapa 1, p. xii.
  • 10 Sobre el arzobispo Hermann von Wied, véanse Varrentrap, 1878; y Laux, 2001.
  • 11 Janssens, 1992.
  • 12 Tellechea Idígoras, 1963a, pp. 23-25.
  • 13 Ibid., p. 23. Sobre Michael Baius, véase Roca, 1957.

4Fadrique Furió, nacido en Valencia en 1527, debió de salir de su país natal después de 15419. Tras vagar por Europa, llegó a Colonia, donde los entornos reformistas del arzobispo Hermann von Wied influyeron en él. Este último pretendía llevar a cabo en su diócesis —y con la ayuda de los teólogos protestantizantes Martin Bucer y Philipp Melanchthon— una profunda reforma de la Iglesia de corte reformista moderado10. Es probable que Furió estuviera influido desde entonces por ideas erasmistas, reformistas e irenistas. Debido al fracaso de las tentativas de reforma de Von Wied y a su destitución, en 1546, Furió viajó a París, donde inició estudios de teología. Al volver a estallar en 1551 la interminable guerra entre Carlos V y Enrique II, varios estudiantes españoles abandonaron París para continuar sus estudios en Lovaina. Allí conocieron a compatriotas que llevaban ya más tiempo en la ciudad brabanzona y crearon una red de conocidos y amigos11. Su figura central era Pedro Ximénez cuya vivienda servía de lugar de encuentro informal para estos estudiantes españoles12. Ximénez, de origen portugués, pero nacido en los Países Bajos, era conocido por su excelente dominio del latín, griego y hebreo. A este cenáculo informal pertenecían algunos estudiantes que posteriormente adquirirían fama como los autores Sebastián Fox Morcillo, Felipe de la Torre, Lorenzo de Villavicencio y, también, Fadrique Furió Ceriol. Este último llegó a Lovaina en 1552 o a principios de 1553 después de haber participado en el asedio de Metz. La mayoría de ellos seguía clases en el famoso Collegium Trilingue, y algunos —como Furió y Villavicencio —también en la Facultad de Teología. Se reunían con frecuencia para discutir sobre las clases y sobre temas políticos y religiosos. Comentaban intensamente las ideas controvertidas del profesor de teología Michael Baius13. Las reuniones informales en casa de Ximénez hacen pensar un poco en los llamados conventículos que los reformistas venían organizando clandestinamente desde la década de 1520 en los Países Bajos.

  • 14 El original se encuentra en la Real Academia de la Historia, Proceso de Carranza, IX, pp. 350-360. (...)
  • 15 Tellechea Idígoras, 1963a, p. 25; Kinder, 1979, pp. 69-70.
  • 16 Tellechea Idígoras, 1963a, pp. 38 y 43-44.

5Un expediente informativo del dominico Baltasar Pérez para los inquisidores en España nos permite conocer mejor al «grupo Ximénez14». El mismo Pérez había formado parte de este círculo, pero se distanció cuando parte de sus compatriotas empezaron a acercarse cada vez más a la heterodoxia. Después de regresar a su país, Pérez redactó un amplio informe sobre los españoles lovanienses y en mayo de 1558 lo presentó al tribunal de la Inquisición en Sevilla. A pesar de que el informe debe considerase con reservas, este ofrece una imagen del mundo y de las ideas de un grupo de estudiantes españoles. El informe también contiene varias sorpresas: el estudiante de teología Lorenzo de Villavicencio, conocido sobre todo por su férrea defensa de la fe de Roma y por ser un luchador fanático contra la herejía, parece haber defendido él mismo, en aquella época, opiniones poco ortodoxas15. Otro nombre mencionado de manera destacada por Pérez es el de Fadrique Furió. De hecho, aconsejó al tribunal de la Inquisición repatriar a Furió a España16. Pérez mencionó que Furió también había sido encarcelado, pero que fue liberado sin abjurar. ¿Qué pasó exactamente?

Bononia: Fadrique Furió frente a Giovanni di Bononia sobre la Biblia en lengua vernácula

  • 17 Para leer la publicación en español, véase Furió Ceriol, Obra completa. El consejo y consejeros de (...)
  • 18 Ibid., pp. 260-262, y 619-621. De acuerdo con Henri de Vocht, De Bononia había defendido durante s (...)
  • 19 Bleznick, 1968. Al respecto, hay una discusión detallada en Agten, 2010 (existe una versión en fra (...)

6En el verano de 1556, Fadrique Furió Ceriol se encontraba en apuros. A principios de aquel año, Furió había publicado a través de Johannes Oporinus en Basilea su Bononia sive de Libris sacris in vernaculam linguam convertendis, libri duo o, brevemente, Bononia17. Como indica claramente el título, Furió comentaba la idoneidad de las traducciones de la Biblia, un tema controvertido en aquella época. Bononia reflejaba unas cuantas conversaciones que Furió había mantenido a solas con el profesor de teología Giovanni di Bononia18. Quedaron claras sus posturas opuestas en cuanto al tema de la traducción de la Biblia en lengua vernácula. Furió convirtió este intercambio de ideas en un debate público escenificado, que posiblemente refiriera las frecuentes disputationes celebradas en la Facultad de Teología. Bononia es una construcción retórica bastante compleja en dos partes. En la primera parte, recoge una serie de argumentos imaginarios a favor de la traducción de la Biblia en lengua vernácula que, a continuación, rebate llegando a la conclusión de que semejantes traducciones son censurables. En la segunda parte, Furió retoma los argumentos a favor de la Biblia en lengua vernácula. Quiere demostrar que dichos argumentos son válidos y los completa con sus propios razonamientos19.

  • 20 François, 2006; y otros artículos suyos sobre este tema.
  • 21 Id., 2002.
  • 22 Bujanda, 1986, p. 46.

7El debate sobre las traducciones de la Biblia venía manteniéndose en Lovaina desde principios de la década de 152020. Inicialmente, los teólogos adoptaron una actitud reservada. Aunque reconocían los riesgos de una lectura de la Biblia por parte de laicos sin formación, sí entendían el deseo de los laicos de disponer de la Biblia en lengua vernácula. En la práctica, inicialmente las traducciones de la Biblia se toleraban siempre y cuando permanecieran dentro de un marco ortodoxo. El profesor de teología Nicolaas Coppin —en su calidad de inquisidor general— incluso dio su permiso en 1527 para imprimir la Biblia Vorsterman, a pesar de que también esta edición se inspiraba en el reformismo21. La enorme popularidad de las traducciones heterodoxas de la Biblia hizo que, con el tiempo, los teólogos se mostraran más cautos y rígidos. Debía impedirse la distribución de semejantes traducciones peligrosas de la Biblia y estas habían de ser retiradas de la circulación. En el primer catálogo de libros prohibidos se incluyeron 24 traducciones de la Biblia22. Furió estaba muy familiarizado con las discusiones sobre la problemática de la Biblia, con las opiniones en Lovaina y con las traducciones al neerlandés y francés producidas en la Facultad entre 1546 y 1550.

  • 23 RAL, OUL, 443, fos 21ro-23vo. Bogaert en Gilmont, 1980, pp. 294-297; François, 2007; id., 2015.
  • 24 Id., 2007, pp. 350-351. Véase RAL, OUL, 443, fos 21ro-23vo.
  • 25 Furió Ceriol, Obra completa. El consejo y consejeros del príncipe. Bononia, pp. 199 y 342-345.
  • 26 Ibid., pp. 258-260.

8La cuestión de la Biblia en lengua vernácula volvió a avivarse allá por 1552. En aquel año, el emperador consultó a la Facultad de Teología sobre una carta que había recibido del magistrado de la ciudad de Cortrique (Kortrijk)23. En dicha carta, las autoridades municipales de Cortrique preguntaban si era posible prohibir la lectura de la Biblia por parte de simples laicos, pues habían comprobado que, a consecuencia de ello, los laicos se distanciaban de la doctrina y de las prácticas de la Iglesia de Roma. En aquellos años el calvinismo ejercía una gran atracción en el Condado de Flandes, especialmente en Cortrique y sus alrededores24. El tema fue comentado por la Facultad. Furió fue testigo de dicho debate, que posteriormente le sirvió de inspiración para su Bononia25. La Facultad emitió una opinión en contra de la traducción de la Biblia en lengua vernácula y expresó su deseo de verla confirmada por edicto, pero parece ser que el emperador no siguió dicha opinión. No obstante, la posición de los teólogos debe considerarse más matizada de lo que parece. Según algunos teólogos, que adoptaron una postura más moderada, la traducción de la Biblia en lengua vernácula no debía prohibirse necesariamente y podía ser autorizada bajo determinadas condiciones. También Furió se dio cuenta de ello. En Bononia distinguía tres facciones26. Un primer grupo estaba compuesto por los opositores radicales a la traducción de la Biblia en lengua vernácula. El segundo grupo incluía a los moderados dispuestos a tolerar la traducción de la Biblia en lengua vernácula siempre que cumpliera determinadas condiciones. Furió incluía en este grupo a los teólogos de Lovaina e incluso a los de París, donde prevalecía una postura más rígida con respecto a esta materia. El tercer grupo abogaba explícitamente por la traducción de la Biblia en lengua vernácula. Giovanni di Bononia, que sin querer dio su nombre a la obra, pertenecía, según Furió, al primer grupo, el opuesto a las traducciones.

El primer proceso (1556)

  • 27 Bujanda, 1986, p. 311.
  • 28 Bujanda, Davignon, 1984, p. 359; id., 1991, p. 471.
  • 29 RAL, OUL, 59, fo 94vo. En una carta del 22 de junio (véase más abajo) afirmaba el rector que «supr (...)
  • 30 RAL, OUL, 59, fo 94vo.

9Los teólogos no estaban nada contentos con Bononia. Baltasar Pérez escribió que el libro causó escándalo en Lovaina: «Estas disputas se continuaron hasta que salió impreso un libro de un balenciano que se llama Federico Furio Seriolano, el qual escandalizó mucho y hecharon preso al autor dél». Para 1558, Bononia ya se había incluido en el Índice de Libros Prohibidos de Lovaina27 y, en 1559, también se incorporó al Índice español y el Índice romano28. El libro también contenía fragmentos que, como se decía entonces, sabían a herejía. Por eso, los inquisidores generales Ruard Tapper y Michael Driutius pidieron al rector que iniciara un juicio contra Furió. Tanto Tapper como Driutius, indudablemente, pensaron que Furius era un suppositus de la Universidad y que, por lo tanto, estaba sujeto a la jurisdicción del rector, quien era en aquel momento el profesor de derecho Vulmar Bernaerts. Quizá Tapper había visto a Furió en algún momento durante una clase o en alguna otra ocasión en la Facultad. El 10 de junio de 1556, el rector abordó el tema Furió y la publicación de Bononia29.Tras consultarse el registro de matrículas, sin embargo, se observó que Furió no estaba inscrito. Eso cambió inevitablemente el asunto. Los deputati decidieron que el rector debía abandonar el caso y dejar a Furió «a su propia defensa30». A fin de cuentas, Furió era un clérigo tonsurado.

  • 31 RAL, OUL, 59, fo 95.
  • 32 RAL, OUL, 59, fos 95-95vo.
  • 33 RAL, OUL, 59, fo 95vo. La carta se conserva en ARAB, Geheime Raad, 1281, n. 8 (con su propia numer (...)
  • 34 RAL, OUL, 59, fo 95vo.
  • 35 RAL, OUL, 59, fo 95vo. Para la leyenda negra en los Países Bajos, véase Thomas, 1990.
  • 36 Véase Soen, 2010.
  • 37 RAL, OUL, 59, fo 96ro.
  • 38 ARAB, Geheime Raad, 1281, n. 1 (tiene su propia paginación).
  • 39 RAL, OUL, 59, fo 96vo. La respuesta del rector se conserva en forma de minuta en ARAB, Audiëntie, (...)

10Unas dos semanas después, el domingo 21 de junio, el rector recibió una carta de Manuel Filiberto de Savoya, gobernador de los Países Bajos, en la cual le ordenaba detener inmediatamente a Furió y recluirlo en un lugar seguro. No podía recibir la visita de nadie y debía redactarse una lista de sus libros. ¿Esta intervención le fue sugerida al gobernador por Tapper o Driutius? ¿O había más partes interesadas en la detención de Furió? El rector invitó inmediatamente a algunos compañeros profesores de derecho a su domicilio para comentar el caso. Se trataba de una cuestión jurídica complicada, entendía también el rector. Su rápida reacción destaca la extrema urgencia del tema. Ni Tapper ni Driutius asistieron a dicho encuentro. El rector propuso a la reunión restringida preguntar al gobernador si no habría sido informado erróneamente31.Al parecer, el rector no estaba convencido en absoluto de que Furió debiera ser considerado un hereje... A recomendación de los demás, se decidió detener a Furió, redactar una lista de sus obras y preguntar después al gobernador cómo proceder a continuación. Efectivamente, aquella noche Furió fue detenido por el promotor de la Universidad, el jefe de la policía universitaria, por así decirlo. Al día siguiente, el consejo universitario se reunió para debatir cómo abordar el asunto32. El rector se preguntaba si debía seguir adelante con el asunto a través del tribunal rectoral a pesar de que «el dictamen debía pronunciarlo el Oficial». También el consejo universitario opinaba que el tribunal rectoral no era competente. Por consiguiente, el rector escribió una carta al gobernador en la que abogaba a favor de la liberación de Furió33, puesto que del catálogo de sus obras, que adjuntó, se desprendía que Furió no había cometido graves infracciones. Según el rector se trataba de pecados de juventud y había suficiente esperanza de que el joven se arrepintiera. El 8 de julio los deputati volvieron a reunirse sobre el caso34. Furió había escrito una súplica en la que indicaba que prefería comparecer ante el tribunal rectoral, pero el rector seguía esperando instrucciones de Bruselas. El rector había oído rumores según los cuales se había comentado «in curia» que Furió sería entregado a los inquisidores en España «lo cual, si sucediera, debería preocupar a Furió35». La actitud de la Universidad cambió bruscamente, pues quería evitarlo. Posiblemente temiera que su imagen se menoscabara si estudiantes sospechosos declaraban a los inquisidores dónde se habían contagiado de esas ideas equivocadas. La reunión decidió enviar a Jean de Vendeville, profesor de derecho36, a Viglius para averiguar si al rey le incomodaría que la Universidad persiguiera a Furió. Vendeville partió ese mismo día a Bruselas. El 11 de julio informó de su encuentro37. Viglius le había dicho que el rey enviaría dentro de poco una ordinatio con su decisión al rector. Furió debía ser «liberado» bajo fianza y, durante las veinticuatro horas siguientes, trasladado a Bruselas38. Vendeville informó a Viglius unos días después de que se había encontrado a dos personas honorables y fiables como fiadores. La primera era Francisco Jover, capellán del rey y doctor theologiae por la Sorbona. La otra era Adrianus Amerotius, profesor de griego del Collegium Trilingue, pero este se retiró el 20 de julio. El 25 de julio Furió fue, efectivamente, liberado de la cárcel universitaria39. La actitud de la Universidad había vuelto a cambiar después de recibir la orden real. A pesar de que inicialmente el rector quería perseguir él mismo a Furió, no protestó contra el procedimiento impuesto. ¿Por qué no? ¿Acaso sabía ya que Furió no sería enviado a España? No está claro lo que sucedió después con él. ¿Fue trasladado realmente a Bruselas? Es la opción más plausible. En todo caso, la liberación no fue física, sino más bien una finalización de la causa ante el tribunal rectoral. Furió no fue enviado a España.

Un nuevo proceso (1559-1560)

  • 40 Matricule de l’Université de Louvain, p. 551, n. 248.

11Tras su estancia en la cárcel, Furió continuó sus estudios lovanienses. En agosto de 1557 Furió se matriculó en la Universidad de Lovaina40. En dicha ocasión, Furió también tuvo que jurar los 32 artículos, una profesión de fe católica redactada por Ruard Tapper en 1544. Muchos estudiantes solo se registraban cuando verdaderamente querían obtener un grado. También pudo haber ocurrido así en este caso. ¿O quizá Furió también valoró el hecho de que, en caso de problemas, caería bajo la jurisdicción del rector, por lo cual no podría ser entregado a los inquisidores (españoles)?

  • 41 Tellechea Idígoras, 1963a, p. 43.
  • 42 Novísima recopilación de las leyes de España, lib. 1, tít. VII, ley 25. Véase Pou y Martí, 1946, p (...)

12Podemos suponer que Furió siguió asistiendo a los encuentros en casa de Pedro Ximénez. El informe al respecto, redactado por Baltasar Pérez y entregado a los inquisidores de Sevilla, fechado en 1558, caracteriza a Furió como una figura atea con ideas radicales y tendencia a abrazar nuevas convicciones, del tipo de las que se asociaban a los alemanes41. Pérez aconsejaba enviar a España cuanto antes a Furió (y a algunos estudiantes españoles más). Es probable que dicha información también se expidiera a Bruselas, donde aún permanecía Felipe II. Probablemente, semejantes informes contribuyeran a que el rey emitiera un edicto en julio de 1559 según el cual quedaba prohibido a todos los estudiantes españoles estudiar en el extranjero, a excepción de Roma y unas instituciones españolas más42. Se ordenó a los estudiantes españoles que abandonaran los Países Bajos, lo cual causó cierta inquietud en la Universidad.

  • 43 La gobernadora remarcó en diferentes cartas que Furió fue arrestado «por expreso deseo del rey» («(...)
  • 44 RAL, OUL, 59, fo 156vo.
  • 45 Vincente Ponce: al igual que Furió, provenía de Valencia y se había matriculado en la Universidad (...)
  • 46 De la información de otros documentos se desprende que Furió fue arrestado bajo la acusación de he (...)

13En aquel período, en algún momento de julio de 1559 —desconocemos la fecha precisa—, se volvió a encerrar a Furió. La orden de detención no procedía del rector sino del rey, que tenía previsto viajar próximamente a España43. El 1 de agosto la reunión de diputados comentó una súplica de Furió en la que pedía al rector, en dicho momento el jurista Gysbert Loyden, la detención por su cuenta y riesgo («suo periculo») del estudiante portugués Ferdinandus Danthes44. Furió había descubierto que Danthes lo había acusado. Según Furió, la acusación no solo era injusta, sino también corrupta. El necesitado Danthes habría sido sobornado por el fraile dominico español Vincente Ponce45, un licenciado en teología, para llevar a cabo una campaña difamatoria contra Furió y acusarlo de ateísmo46. Parece una denuncia muy extraña. ¿Quizá guardara relación con la publicación aquel mismo año de su Consejo y consejeros del príncipe? ¿Hay una relación con el informe de Pérez en el que se califica a Furió de ateo? Dado que la detención se llevó a cabo explícitamente a cargo del rey, la campaña difamatoria también debe de haberse desarrollado en los estratos más altos. Quizá la persecución fue impulsada por el descubrimiento de grupos (cripto)luteranos en Sevilla y Valladolid y los autos de fe. Los sospechosos de herejía también debían detectarse y combatirse más allá de las fronteras.

  • 47 RAL, OUL, 59, fo 156vo. Véase, también, la carta del rector a Margarita de Parma (25 de octubre de (...)
  • 48 Méchoulan, 1973, p. 259. El inquisidor general Ruard Tapper había muerto ese mismo año.
  • 49 ARAB, Audiëntie, 1720.2, n. 15 (carta de 25 octubre de 1559).
  • 50 RAL, OUL, 59, fo 158ro.
  • 51 RAL, OUL, 58, fo 69ro.
  • 52 Méchoulan, 1973, p. 261.

14Desde la cárcel, Furió hizo lo posible para hacer que persiguieran a la persona que lo había acusado, y tuvo éxito47. Danthes, que estaba a punto de salir hacia España, fue encarcelado a principios de agosto. A lo largo de dicho mes, el tribunal rectoral investigó la denuncia contra Furió. Asimismo, el arcipreste de San Pedro, Michael Driutius, también inquisidor general y oficial de la diócesis de Lieja, se interesó por el caso. Al igual que el rector, fue alentado por la gobernadora Margarita de Parma48. Ambos concluyeron que Furió era inocente de la denuncia de ateísmo. Mantuvieron correspondencia al respecto con Bernardo de Fresneda, el confesor del rey, y hasta le enviaron una copia de los documentos del proceso. Fresneda les prometió remitirles los deseos del rey al respecto, pero partió junto con el rey a España sin contestarles49. Durante la reunión del 28 de agosto también los diputados estaban convencidos de la inocencia de Furió50. Decidieron enviar una carta a la gobernadora «sobre el estado de la situación y la inocencia del sospechoso». A principios de septiembre, Furió fue liberado por el rector bajo fianza a petición propia51. Según la gobernadora, el rey no estaba satisfecho con dicha liberación, para la cual no había dado su autorización52. Sin embargo, aún no había sido pronunciada una sentencia definitiva, ni por el tribunal universitario ni por el inquisidor general.

  • 53 Ibid., pp. 259-260.
  • 54 RAL, OUL, 59, fo 159ro; ARAB, Audiëntie, 1720.2.
  • 55 Méchoulan, 1973, p. 259.

15La cosa no terminó allí. En octubre, tanto Ponce como Furió intentaron convencer a la gobernadora Margarita y le remitieron sus súplicas con sus deseos. Furió deseaba obtener una sentencia definitiva en las causas pendientes y ser rehabilitado para poder regresar a España antes de que llegara el invierno libre de cualquier sospecha. Asimismo, quería una condonación de las deudas por su encarcelamiento y la persecución de los que lo habían denunciado si resultaba ser inocente. Furió se mostraba combativo y seguro de su causa53. Ponce, por su lado, insistía en que se volviera a encarcelar a Furió «mientras dure el proceso y mientras él [Furió] proceda contra ellos». Le sorprendía sumamente la excarcelación de Furió, a pesar de que estaba acusado de herejía y de que sus libros habían sido incluidos en el Índice de Libros Prohibidos. La gobernadora envió las dos súplicas al rector el día 20 de octubre, acompañadas de dos cartas bastante contradictorias54. En la primera afirmaba apoyar la súplica de Ponce y, un tanto irritada, ordenaba al rector que resolviera el asunto. Destacaba que el rey no estaba satisfecho con la excarcelación de Furió. Pero en la segunda carta sobre la súplica de Furió, le ordenaba al rector que no emprendiera absolutamente ninguna acción hasta que llegaran instrucciones del rey55.

  • 56 Esto se desprende de la respuesta del rector Gysbert Loyden a la gobernadora (ARAB, Audiëntie, 172 (...)
  • 57 RAL, OUL, 59, fo 161vo.
  • 58 RAL, OUL, 59, fo 161vo.
  • 59 ARAB, Geheime Raad, 1281, s. f. (n. 3).

16Efectivamente, poco después Furió volvió a ser encarcelado56. Durante dos meses las fuentes no mencionan ningún dato sobre los procesos contra Furió. Todo el asunto estaba estancado, para disgusto de Furió, que presentó una nueva súplica a finales de diciembre con el objetivo de que los procesos finalizaran57. Se hizo asistir por un abogado, Petrus Vanderanus, doctor en ambos derechos. Para entonces la causa de Furió se había convertido en una complicada maraña de distintos procesos. Sin embargo, los juicios llevados a cabo entre los españoles no podían finalizarse antes de terminar el proceso de la Inquisición. Pero, en 1559, los tres inquisidores generales habían muerto —el último de ellos Michael Driutius en septiembre— y todavía no se había nombrado a sus sucesores. La reunión de los deputati decidió averiguar si era posible obtener una sentencia en el proceso de la Inquisición, dado que les parecía injusto que debieran «aplazarse tantas causas debido al proceso de la Inquisición58». Cuanto más se prolongaba el juicio, más problemas surgían. En la cárcel, la tensión aumentaba, lo cual se expresaba sobre todo mediante violencia verbal, gritos y riñas, pero también fuera de la cárcel ambos bandos mantenían una viva discusión. Además estaban los importantes gastos. Motivos suficientes para que el rector dirigiera una súplica a la gobernadora en la que, explícitamente, le pedía permiso para pronunciar una sentencia en el proceso de la Inquisición59. El rector no quería sortear o ignorar la Inquisición, tal y como había sido instalada por el rey, ni pronunciar una sentencia por cuenta propia sin consultar a la gobernadora, pero sí quería dejar resuelto el asunto cuanto antes.

  • 60 Méchoulan, 1973, p. 265.
  • 61 RAL, OUL, 59, fo 163ro.
  • 62 ARAB, Geheime Raad, 1281, s. f. (n. 4); RAL, OUL, 59, fo 164ro.
  • 63 En original: «pour la conservation de voz privileges».
  • 64 Méchoulan, 1973, pp. 266-267.
  • 65 ARAB, Geheime Raad, 1281, s. f. (n. 6).
  • 66 ARAB, Audiëntie, 263, fo 6ro.
  • 67 RAL, OUL, 59, fos 164ro-vo.

17A mediados de enero, Maximilien Morillon, vicario de la diócesis de Arrás y asesor de la gobernadora, viajó a Lovaina con instrucciones de esta para el rector60. Durante el encuentro entre ambos, quedó claro que la gobernadora deseaba que el rector le entregara a Furió, de modo que pudiera enviarlo a España para que este compareciera ante el juez61. El Gobierno consideraba a Furió un preso del rey, por lo cual estaba sujeto al edicto de Felipe II que obligaba a todos los estudiantes españoles a regresar a España. La Universidad se negó a acceder a dicha petición por considerarla una violación de sus privilegios. Había que esperar una sentencia antes de que pudiera disponer eventualmente de Furió. La Universidad insistió en que su institución disfrutaba de libertad para pronunciar ella misma una sentencia. La respuesta de la Universidad, que se expuso una vez más en una carta a 17 de enero de 1560, agradó a la gobernadora, tal y como pudo comprobar personalmente el profesor de derecho Elbertus Leoninus62. Margarita autorizó que la Universidad, «para la conservación de sus privilegios»63, dictara primero una sentencia, pero insistió en que, a continuación, Furió fuera extraditado. A este fin, la Universidad tuvo que mantener correspondencia con Jacques van Dongelbergh, el baile —equivalente de un corregidor— de Brabante64, quien recibió instrucciones de la gobernadora para trasladar a Furió —después de la sentencia del rector— al castillo de Rupelmonde65. Dongelbergh también fue a entregar la carta de Margarita al rector, lo cual podría indicar que la gobernadora esperaba efectivamente una rápida conclusión del caso por parte de la Universidad. Esta estaba muy satisfecha con la autorización de la gobernadora y dejó entender que los distintos procesos entre Furió y los demás españoles —refiriéndose indudablemente a Ponce y Danthes— podrían finalizar en un espacio breve de tiempo66. De repente, las cosas se aceleraron y cinco días después los deputati discutieron un proyecto de sentencia67.

  • 68 RAL, OUL, 58, fo 72vo.
  • 69 RAL, OUL, 59, fo 165ro.
  • 70 RAL, OUL, 59, fo 167ro.
  • 71 ARAB, Audiëntie, 263, fo 55ro.

18Pero una vez más el caso Furió se estancó: a finales de febrero el preso volvió a presentar una súplica para ser liberado bajo fianza68. En el pasado, la Universidad siempre se había mostrado dispuesta y había insistido ella misma en favorecer una rápida tramitación del asunto, pero de repente adoptó una postura expectante y quiso esperar investigaciones adicionales antes de acceder a la petición69. ¿Fue la complejidad jurídica la que causó tanta demora? ¿O es que la Universidad volvió a inquietarse sobre un eventual envío de Furió a España, indudablemente para comparecer ante la Inquisición? Un encuentro entre Maximilien Morillon y el rector el 25 de marzo de 1560 podría ofrecer una respuesta a esta pregunta70. Parece ser que el asunto ya no estaba en manos de la Universidad. ¿Acaso debemos volver a tomar en cuenta los problemas causados por la carencia de inquisidores? Además había diferencias entre los jueces del tribunal universitario. Posteriormente, la Universidad también se referiría a la confusión y a las dudas causadas por las instrucciones indecisas y contradictorias procedentes de Bruselas71.

  • 72 ARAB, Audiëntie, 263, fo 44ro; RAL, OUL, 59, fo 167ro.
  • 73 RAL, OUL, 59, fo 167vo.
  • 74 RAL, OUL, 58, fo 74ro.

19Finalmente, el 7 de abril, se pronunció una sentencia72. El tribunal rectoral declaró a Furió inocente del delito de herejía, pero lo condenó al pago de los gastos del proceso y de su estancia en la cárcel. El tribunal rectoral no quería pronunciar una sentencia definitiva antes de que la gobernadora comunicara sus deseos y órdenes. Pero la Universidad sí insistió en pedir a la gobernadora que tomara una decisión cuanto antes, dado que la liberación de Furió era muy urgente. El 8 de abril se reunieron los deputati sobre la liberación de Furió73 quien había comunicado querer amortizar sus deudas durante las siguientes dos horas. Los deputati estaban deliberando cómo proceder para entregar a Furió a Dongelbergh, cuando Petrus Vanderanus interrumpió la reunión y anunció que Furió quería comunicar unas cuantas cosas a los seniores de las distintas facultades. El rector, no obstante, decidió convocar a todo el consejo de facultades para deliberar sobre la extradición, un «asunto serio». La reunión decidió que había que recluir a Furió en un lugar más decente a la espera de una carta de la gobernadora. Estimaba, asimismo, que Furió no debía ser extraditado sino liberado, siempre que la gobernadora estuviera de acuerdo. El acta de esta reunión no menciona nada sobre las comunicaciones anunciadas de Furió74.

  • 75 Méchoulan, 1973, p. 268.
  • 76 Ibid.
  • 77 RAL, OUL, 58, fos 74ro-vo.
  • 78 RAL, OUL, 59, fo 168ro.

20El 11 de abril, llegó la respuesta de la gobernadora75. A pesar de la insistencia de la Universidad para lograr una rápida decisión, anunciaba que ella misma deseaba esperar instrucciones del rey. Mientras tanto, la Universidad debía «actuar de tal manera que agradara al rey76». También Furió había hecho llegar una carta en la que ofendía a la Universidad y a tres doctores no especificados77. El consejo universitario decidió que el promotor debía perseguir a Furió si este se negaba a mencionar los nombres de los doctores. Unos días después, Furió se disculpó y pidió perdón. La Universidad «tomando en cuenta que Furió pasaba sus días en una mazmorra», lo perdonó78.

  • 79 RAL, OUL, 59, fo 168ro.
  • 80 RAL, OUL, 58, fos 74vo-75ro; RAL, OUL, 59, fo 168ro.
  • 81 RAL, OUL, 59, fo 168ro.
  • 82 ARAB, Staat, en Audiëntie, 263, fo 55.
  • 83 RAL, OUL, 59, fos 167ro-168vo.

21Ni después de este revuelo resultó posible proceder a la liberación. Furió ya había presentado numerosas súplicas e instruido repetidas veces a su abogado Vanderanus para que solicitara su liberación bajo fianza o, por lo menos, su traslado a una celda más adecuada. El 11 de abril lo intentó aduciendo que estaba enfermo79. Los deputati aceptaron su petición siempre y cuando Furius se sometiera a un examen médico para averiguar si efectivamente estaba enfermo. Dado que los días 22 y 26 de abril volvió a presentar nuevas súplicas, es probable que su enfermedad fuera una excusa80. Al parecer, resultaba difícil definir las condiciones de la liberación de Furió, a pesar del acuerdo de principios de la Universidad. A finales de abril o principios de mayo, finalmente fue trasladado a una habitación en la casa del rector. Los deputati lo habían autorizado con la condición de que Furió liquidara sus deudas81. En aquel período se resolvieron todos los asuntos pendientes relativos a Furió. El 8 de mayo la Universidad envió una carta a la gobernadora en la que le preguntaba qué decidir en el caso Furió82. Una vez más, insistió también en su liberación. Al fin y al cabo, ya había sido absuelto y, además, estaba dispuesto a asumir los gastos del proceso. Pero no llegó respuesta de Bruselas. Y Furió quedó encerrado, puesto que la Universidad y el Gobierno no alcanzaron un acuerdo sobre las condiciones de liberación83.

  • 84 RAL, OUL, 59, fos 169ro-169vo.
  • 85 Todavía en la reunión del 25 de mayo (RAL, OUL, 59, fo 169ro) se discutieron dos cartas de Furió, (...)
  • 86 RAL, OUL, 58, fo 77ro.
  • 87 RAL, OUL, 59, fo 169ro-vo.
  • 88 RAL, OUL, 59, fo 169ro-vo.
  • 89 RAL, OUL, 59, fo 170ro.

22El 26 de mayo el asunto dio un giro inesperado84. Tras haber permanecido encarcelado durante más de siete meses, Furió escapó de la casa del promotor y se refugió en el convento de Bogaarden85. Una investigación posterior sobre su huida, realizada en agosto, reveló que Furió había tendido una trampa86. Estando ausente el promotor, había atraído a una criada a su habitación haciendo ruido. Al abrir esta la puerta, Furió le entregó un real para que fuera a comprarle azúcar. La criada se marchó sin cerrar la puerta de la habitación de Furió ni tampoco la puerta de la casa, y este aprovechó la ocasión para fugarse. Los deputati decidieron ocultar el asunto de momento y no informar a la corte. O bien Furió debía ser vigilado en el convento por el prior mismo bajo su cuenta y riesgo, o bien el prior debía permitir que el promotor vigilara allí mismo a Furió. A continuación, el rector también envió a Petrus Vanderanus a Bruselas para obtener una respuesta a la última carta de la Universidad sobre la liberación de Furió. Como había dudas sobre si Furió permanecía aún en el convento, decidieron registrar el convento al día siguiente87. Si no se hallaba a Furió ese día o el siguiente, habría que informar a la corte. Pero el rector insistió en que de momento los deputati debían guardar silencio. Cuando al día siguiente se registró el convento de Bogaarden, resultó que el pájaro había volado88. Unos días después llegó a oídos del promotor que Furió había huido a Lieja89. La directiva universitaria ya no se preocupó del asunto. Probablemente se alegrara de haberse quitado de encima a Furió.

  • 90 RAL, OUL, 58, fo 76 (en fo 76vo).
  • 91 Truman, Kinder, 1979, pp. 67, 69, 71-72.
  • 92 Lagomarsino, 1978. Publicado en Méchoulan, 1973, pp. 228-234.

23La huida de Furió al principado de Lieja —y posteriormente a Colonia y Aquisgrán— supuso, de hecho, el fin del proceso. A mediados de junio, Furió aún intentó obtener un salvoconducto para regresar a Lovaina y pagar sus deudas90. A pesar de que el rector estaba dispuesto a entregárselo, parece que eso no sucedió. Tres años después, el dominico Alonso del Canto, un agente encargado de devolver a España a españoles sospechosos, logró convencer a Furió para que regresara a España91. Recibió amnistía del rey. Ya en su patria, Furió logró desarrollar cierta carrera en la corte. A pesar de su pasado sospechoso, sirvió a Felipe II como gentilhombre de la Casa del Rey. Entre 1574 y 1577 regresó a los Países Bajos, esta vez como emisario real. En ese contexto redactó en 1575 una propuesta de paz titulada Remedios92. Tras el Edicto Eterno (12 de febrero de 1577), Furió salió para Italia junto con las tropas españolas. Pronto regresó a España donde, sin embargo, no ocupó más cargos importantes. Ya no salió de su país natal y falleció en 1584 en Valladolid.

24La reconstrucción del (de los) proceso(s) fallido(s) contra Fadrique Furió Ceriol aclara muchas dudas sobre este episodio de su vida solo conocido por los documentos publicados por Henri Méchoulan en 1973. Furió estuvo preso dos veces en la cárcel universitaria. Su controvertido libro sobre las traducciones de la Biblia desempeñó algún papel en las acusaciones durante el primer proceso únicamente. Su segundo proceso fue consecuencia de una campaña difamatoria.

25El valor de este asunto es más que el meramente biográfico. Ilustra la compleja interacción entre las distintas autoridades en cuanto a la jurisdicción en materia de herejía y las dificultades prácticas de la persecución de esta. A la vez, aclara la manera de actuar de la Universidad de Lovaina contra los sospechosos de herejía. El asunto Furió revela la posición ambigua de la Universidad que —sorprendentemente— no reaccionó de una manera muy sensible a los rumores procedentes de España según los cuales albergaba a herejes. Investigó a fondo las acusaciones y decidió liberar al sospechoso. Aunque se mostró dispuesta a seguir las órdenes del Gobierno, a la hora de la verdad quiso, en primer lugar, hacer valer sus privilegios, aun en contra de la voluntad del Gobierno. De alguna manera, incluso parece que la Universidad protegió a Furió. Mientras que tradicionalmente se considera la Universidad un bastión de la ortodoxia católica y un pilar de apoyo leal de la autoridad española, el caso Furió ofrece una imagen más matizada.

Notes

1 Rijksarchief Leuven (RAL), Fonds Oude Universiteit Leuven (OUL), 58: Acta Universitatis Lovaniensis: Tomus 10 (1551-1567).

2 RAL, OUL, 59: Acta DD. Deputatorum Universitatis Lovaniensis: Tomus 11 (1551-1567). Estos deputati eran el rector (elegido cada medio año) y los decanos de las cinco facultades, quienes preparaban la agenda de la Universidad.

3 Específicamente en el fondo Audiëntie [Audiencia] y en el fondo Geheime Raad (Spaanse periode) [Consejo privado, período español].

4 Para información biográfica, véase Furió Ceriol, Obra completa. El consejo y consejeros del príncipe. Bononia, pp. 15-43; D’Ascia, 1999a; id., 1999b; Prosperi, 2010.

5 Existe abundante literatura sobre este trabajo, véanse Truman, 1999; Scandellari, 2005; y Howard, 2012.

6 Méchoulan, 1973, pp. 259-271. Debido al estado de conservación, esta recopilación de cartas ya no está disponible para su consulta.

7 Véanse al respecto Goosens, 1997; y Gielis, Soen, 2015.

8 Vandeghoer, 1987.

9 Para los principales lugares citados en este artículo, véase el mapa 1, p. xii.

10 Sobre el arzobispo Hermann von Wied, véanse Varrentrap, 1878; y Laux, 2001.

11 Janssens, 1992.

12 Tellechea Idígoras, 1963a, pp. 23-25.

13 Ibid., p. 23. Sobre Michael Baius, véase Roca, 1957.

14 El original se encuentra en la Real Academia de la Historia, Proceso de Carranza, IX, pp. 350-360. El expediente fue publicado en Tellechea Idígoras, 1963a, pp. 34-45. Existen pocos datos biográficos sobre Baltasar Pérez, pero al igual que Furió estudió en París en 1551 y, debido a la guerra, partió también hacia Lovaina para continuar con sus estudios.

15 Tellechea Idígoras, 1963a, p. 25; Kinder, 1979, pp. 69-70.

16 Tellechea Idígoras, 1963a, pp. 38 y 43-44.

17 Para leer la publicación en español, véase Furió Ceriol, Obra completa. El consejo y consejeros del príncipe. Bononia, pp. 245-621.

18 Ibid., pp. 260-262, y 619-621. De acuerdo con Henri de Vocht, De Bononia había defendido durante su doctorado una tesis sobre la prohibición de la Biblia en lenguas vernáculas. Esto remite al origen de la controversia (De Vocht, 1955, p. 437). Sobre Giovanni di Bononia (1518-1564), véanse Valerius, Fasti academici studii generalis Lovaniensis, p. 112; y Paquot, Mémoires pour servir à l’histoire littéraire, pp. 37-41.

19 Bleznick, 1968. Al respecto, hay una discusión detallada en Agten, 2010 (existe una versión en francés: Id., 2012).

20 François, 2006; y otros artículos suyos sobre este tema.

21 Id., 2002.

22 Bujanda, 1986, p. 46.

23 RAL, OUL, 443, fos 21ro-23vo. Bogaert en Gilmont, 1980, pp. 294-297; François, 2007; id., 2015.

24 Id., 2007, pp. 350-351. Véase RAL, OUL, 443, fos 21ro-23vo.

25 Furió Ceriol, Obra completa. El consejo y consejeros del príncipe. Bononia, pp. 199 y 342-345.

26 Ibid., pp. 258-260.

27 Bujanda, 1986, p. 311.

28 Bujanda, Davignon, 1984, p. 359; id., 1991, p. 471.

29 RAL, OUL, 59, fo 94vo. En una carta del 22 de junio (véase más abajo) afirmaba el rector que «supra viginti dies vel circiter», por lo tanto, alrededor de principios de mes estaba al tanto.

30 RAL, OUL, 59, fo 94vo.

31 RAL, OUL, 59, fo 95.

32 RAL, OUL, 59, fos 95-95vo.

33 RAL, OUL, 59, fo 95vo. La carta se conserva en ARAB, Geheime Raad, 1281, n. 8 (con su propia numeración).

34 RAL, OUL, 59, fo 95vo.

35 RAL, OUL, 59, fo 95vo. Para la leyenda negra en los Países Bajos, véase Thomas, 1990.

36 Véase Soen, 2010.

37 RAL, OUL, 59, fo 96ro.

38 ARAB, Geheime Raad, 1281, n. 1 (tiene su propia paginación).

39 RAL, OUL, 59, fo 96vo. La respuesta del rector se conserva en forma de minuta en ARAB, Audiëntie, 214, fos 171ro-vo.

40 Matricule de l’Université de Louvain, p. 551, n. 248.

41 Tellechea Idígoras, 1963a, p. 43.

42 Novísima recopilación de las leyes de España, lib. 1, tít. VII, ley 25. Véase Pou y Martí, 1946, pp. 435-436.

43 La gobernadora remarcó en diferentes cartas que Furió fue arrestado «por expreso deseo del rey» («par charge expresse du roy»).

44 RAL, OUL, 59, fo 156vo.

45 Vincente Ponce: al igual que Furió, provenía de Valencia y se había matriculado en la Universidad de Lovaina en 1552 (véase Matricule de l’Université de Louvain, p. 450). Ponce fue descrito en el memorial de Baltazar Pérez como un trabajador diligente y un buen cristiano (Tellechea Idígoras, 1963a, p. 43).

46 De la información de otros documentos se desprende que Furió fue arrestado bajo la acusación de herejía (véase Méchoulan, 1973, pp. 262-263).

47 RAL, OUL, 59, fo 156vo. Véase, también, la carta del rector a Margarita de Parma (25 de octubre de 1559), en ARAB, Audiëntie, 1720.2.

48 Méchoulan, 1973, p. 259. El inquisidor general Ruard Tapper había muerto ese mismo año.

49 ARAB, Audiëntie, 1720.2, n. 15 (carta de 25 octubre de 1559).

50 RAL, OUL, 59, fo 158ro.

51 RAL, OUL, 58, fo 69ro.

52 Méchoulan, 1973, p. 261.

53 Ibid., pp. 259-260.

54 RAL, OUL, 59, fo 159ro; ARAB, Audiëntie, 1720.2.

55 Méchoulan, 1973, p. 259.

56 Esto se desprende de la respuesta del rector Gysbert Loyden a la gobernadora (ARAB, Audiëntie, 1720.1). La carta está fechada el 25 de octubre, pero no fue enviada hasta el 27 (RAL, OUL, 59, fo 159ro).

57 RAL, OUL, 59, fo 161vo.

58 RAL, OUL, 59, fo 161vo.

59 ARAB, Geheime Raad, 1281, s. f. (n. 3).

60 Méchoulan, 1973, p. 265.

61 RAL, OUL, 59, fo 163ro.

62 ARAB, Geheime Raad, 1281, s. f. (n. 4); RAL, OUL, 59, fo 164ro.

63 En original: «pour la conservation de voz privileges».

64 Méchoulan, 1973, pp. 266-267.

65 ARAB, Geheime Raad, 1281, s. f. (n. 6).

66 ARAB, Audiëntie, 263, fo 6ro.

67 RAL, OUL, 59, fos 164ro-vo.

68 RAL, OUL, 58, fo 72vo.

69 RAL, OUL, 59, fo 165ro.

70 RAL, OUL, 59, fo 167ro.

71 ARAB, Audiëntie, 263, fo 55ro.

72 ARAB, Audiëntie, 263, fo 44ro; RAL, OUL, 59, fo 167ro.

73 RAL, OUL, 59, fo 167vo.

74 RAL, OUL, 58, fo 74ro.

75 Méchoulan, 1973, p. 268.

76 Ibid.

77 RAL, OUL, 58, fos 74ro-vo.

78 RAL, OUL, 59, fo 168ro.

79 RAL, OUL, 59, fo 168ro.

80 RAL, OUL, 58, fos 74vo-75ro; RAL, OUL, 59, fo 168ro.

81 RAL, OUL, 59, fo 168ro.

82 ARAB, Staat, en Audiëntie, 263, fo 55.

83 RAL, OUL, 59, fos 167ro-168vo.

84 RAL, OUL, 59, fos 169ro-169vo.

85 Todavía en la reunión del 25 de mayo (RAL, OUL, 59, fo 169ro) se discutieron dos cartas de Furió, una dirigida al rector y otra a la Universidad, pero el resumen no indica de qué temas trataban. Puesto que no hay ninguna mención de una huida, podemos deducir que Furió escapó poco después de esta reunión, o que en ese momento el rector aún no estaba al tanto de la fuga.

86 RAL, OUL, 58, fo 77ro.

87 RAL, OUL, 59, fo 169ro-vo.

88 RAL, OUL, 59, fo 169ro-vo.

89 RAL, OUL, 59, fo 170ro.

90 RAL, OUL, 58, fo 76 (en fo 76vo).

91 Truman, Kinder, 1979, pp. 67, 69, 71-72.

92 Lagomarsino, 1978. Publicado en Méchoulan, 1973, pp. 228-234.

Auteur

KU Leuven (Catholic University of Leuven)

© Casa de Velázquez, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search