Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Les archevêques de Mayence et la présence espagnole dans le Saint-Empire

 | 
Étienne Bourdeu

Résumés

Resumen

Texte intégral

1Esta obra tiene un doble propósito: estudiar las relaciones que establece la monarquía hispánica con uno de los principales actores sociales del Sacro Imperio Germánico, el arzobispado de Maguncia, a la vez que superamos el topos historiográfico de los lazos armoniosos existentes entre las dos ramas de la dinastía de los Habsburgo. Este trabajo se ha llevado a cabo recurriendo a las herramientas de la historia social y de la historia conectada y se despliega en tres fases a lo largo del periodo que va de la abdicación de Carlos V (1556) a la Paz de Westfalia (1648).

2Se analizan, en primer lugar, las condiciones que propiciaron el inicio de la relación. Así, tras la abdicación de Carlos V y la fallida tentativa de nombrar a Felipe II su sucesor al frente del Sacro Imperio, es preciso repensar las relaciones entre el mundo hispánico y el germánico. Los españoles necesitan, indudablemente, mantener un vínculo estrecho con la corte imperial y los príncipes territoriales germánicos para obtener la investidura de los feudos imperiales, como el ducado de Milán, o la leva de soldados. Se privilegiaron, en un primer momento, los contactos directos con el emperador y su entorno, así como con los príncipes cuyos territorios lindaban con los Países Bajos españoles. Los arzobispos de Maguncia no intervienen entonces en este esquema ya que no son vecinos inmediatos de las posesiones territoriales hispánicas. A esto se añade el hecho de que la jefatura del arzobispado se confiere por elección lo que impide prever quién será designado y, por lo tanto, anticipar el establecimiento de tratados de buena correspondencia, como sí ocurría con los jefes de las casas dinásticas. Se plantea pues la cuestión de la conmensurabilidad entre dos actores políticos que no están necesariamente destinados a llegar a encontrarse.

3Dos factores van a hacer evolucionar esta situación. Por una parte, la revuelta de los Países Bajos, a partir de 1566, obliga a la monarquía hispánica a intentar encontrar árbitros para pacificar los territorios sublevados. En varias ocasiones, los españoles se acercan a los arzobispos de Maguncia que, debido a su cargo de archicancilleres imperiales, mantienen vínculos con todos los actores sociales del Sacro Imperio, sea cual sea su confesión. Por otra parte, el reinado del emperador Rodolfo II (1576-1612) supone un punto de inflexión en las relaciones hispánicas con la corte imperial: el emperador, desconfiando de sus primos españoles y celoso de preservar su autoridad, restringe progresivamente los lazos y la comunicación con los españoles. Estos últimos se ven así abocados a construir redes clientelares en el Sacro Imperio, centradas ya no en la corte de Viena o de Praga, sino constituidas por príncipes territoriales germánicos. De ahí que la década de 1570 resulte un momento crucial en las relaciones entre la monarquía española y los arzobispos de Maguncia que constituyen la clientela hispánica a comienzos del siglo xvii.

4Por último, a partir de los años 1610, las relaciones entre los españoles y los arzobispos de Maguncia, particularmente con Johann Schweikard von Cronberg, arzobispo de 1604 a 1626, se afianzan. Este acercamiento puede explicarse, en parte, por el debilitamiento de la autoridad imperial. En efecto, durante el reinado de Rodolfo II, y más tarde durante el de Matias (1612-1619), no se pudo designar un sucesor en vida del emperador. A la incertidumbre que pesa sobre la sucesión al trono se suma el aumento de las tensiones confesionales que fragilizan numerosas instituciones del Sacro Imperio, como la Dieta. Para paliar el declive del poder imperial, sostenido tradicionalmente por los caballeros del Imperio, de donde proceden los arzobispos de Maguncia, estos últimos se giran hacia los españoles ya que parecen, en ese momento, los más capaces de preservar tanto el orden institucional del Santo Imperio como su propia posición. En el contexto de la Guerra de los Treinta Años, este acercamiento se traduce, hasta principios de la década de 1630, en una estrecha colaboración que convierte a los arzobispos en informadores de máxima importancia para los españoles y sostén de su política en las instituciones imperiales. A su vez, los españoles actúan como soporte efectivo de los prelados. Esta alianza de hecho se mantendrá mientras los hombres de la monarquía hispánica puedan amparar eficazmente a los arzobispos y mientras esté en entredicho la autoridad del emperador. Con el restablecimiento de esta en la segunda mitad de los años 1620, con, sobre todo, la incapacidad de los españoles para asumir a largo plazo un papel de primer orden en el Sacro Imperio y su presencia militar en varios frentes, los arzobispos de Maguncia van a abandonar progresivamente la clientela hispánica y a declarar a los españoles ajenos al espacio imperial.

5Esta obra propone pues una nueva lectura de una historia, a priori política, basada en una óptica social. Esta última permite abordar la presencia española en el espacio imperial bajo una nueva luz, evitando las mistificaciones de un planteamiento exclusivamente dinástico. Asimismo, la apuesta por los métodos de la historia conectada evita un enfoque unilateral de los acontecimientos y restituye las lógicas de los diferentes actores implicados en esta investigación. Los resultados obtenidos se inscriben en la estela de los recientes trabajos de renovación de la historia de los mundos hispánicos y ofrecen la posibilidad de abordar bajo un nuevo prisma el encuentro entre dos imperios europeos, próximos pero con lógicas diferentes.

© Casa de Velázquez, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540