Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Les archevêques de Mayence et la présence espagnole dans le Saint-Empire

 | 
Étienne Bourdeu

Annexes

Annexe iii

Les instructions au comte d’Osona

Texte intégral

1Cet ensemble documentaire est composé de trois pièces qui ont à voir avec l’envoi de Francisco de Moncada comte d’Osona, futur marquis d’Aytona, comme ambassadeur ordinaire à Vienne. Les deux premières, datées du 6 décembre 1623, correspondent aux instructions, officielles pour la première et secrètes pour la deuxième (fos 56-58vo et fos 60-63). La dernière pièce est une lettre du comte d’Oñate dans laquelle il dresse un état du Saint-Empire à la demande de Philippe IV.

I. — INSTRUCTIONS OFFICIELLES AU COMTE D’OSONA (BNE, ms. 2354, fos 56-58vo)

2El Rey
Lo que vos el Conde de Ossona Pariente avéis
de hazer en la corte del Seren[ísi]mo Emperador
Ferdinando mi tío, donde vais a residir
por mi Embaxador ordinario

3Por averme pedido liçençia el conde de Oñate que como savéis me esta aora sirviendo en la embaxada de Alemania e yo e conçedidosela. Es muy neçessario a la buena direcçión de los negoçios públicos conçernientes al bien de la Christiandad y a los particulares míos embiar persona que resida çerca de la del Emperador mi tío y le sea grato y como tal trate de los dichos negoçios con la prudençia, cuydado y fidelidad que se requiese, conoçiendo que en vos concurren estas y las otras buenas partes y calidades que para este cargo y ministerio son necessarias, os e elegido con mucha seguridad y confiança de que me serviréis allí tan açertadamente como lo avéis hecho por lo passado y para que llevéis entendida mi voluntad y la orden con que lo avéis de executar, se pondrán aquí los advertimientos que al presente ocurrieren que de los que adelante se offreçieren de un tiempo a otro se os irá dando aviso y de lo que (según el estado y suçesso de las cosas) pareçiere convenir a mi serviçio y al benefiçio de ellas.

4Lo primero se os advierte que después que avise al dicho Conde de Oñate de la elecçión que avía hecho de vuestra persona para suçederle en aquella embaxada, le mande escrevir que me embiasse una relaçión muy particular del Estado en que tiene los negoçios de mi serviçio que trae entre manos para que acá se tenga entendido y, caso que llegue a tiempo, se os entregará con esta instrucçión y sino le escrivirá que en llegando a veros con el os dé copia de ella para que os podáys aprovechar de los advirtimientos que contiene la dicha relaçión demás de lo que os informará de palabra y aunque se pudiera escusar con esto otra instrucçión se apuntara aquí, como queda dicho, lo que se offreçe.

5En el discurso del viage que avéis de hazer, os encargo mucho procuréys usar de toda la diligençia que pudieredes con vuestra comodidad, por lo que convine que quanto antes estéis en Alemania y llegado a Viena o a la parte donde se hallare el Emperador mi tío con comunicaçión y pareçer del Conde de Oñate pediréis audiençia suya y dándolo la carta que le e escrito de mi mano en vuestra creençia, le diréis de mi parte como os embio por mi embaxador ordinario para residir en su corte, con orden de servirle con la puntualidad y cuydado que a mi mesmo y para avisarme de su salud y de todo lo que se offreçiere en q[ue] darle contentamiento que a esto estaréis siempre muy prompto, por los grandes vínculos de amor y deudo que de por medio ay y en esta sustançia os alargaréis con la buenas y gratas palabras que veáys será justo decirle.

6Hecha esta visita procuraréys visitar a la Emperatriz en mi nombre y darle la carta que también le escrivo de mi mano, usando con ella de todo el cumplimiento neçessario, a fin de dexarla muy satisfecha de lo mucho que amo y estimo su persona y lo que deseo mostrarlo en las ocasiones que ocurrieren de su gusto y satisfaçión y de lo que en ambas visitas huvieredes passado, me avisaréis con el primero.

7Con los Archiduques Leopoldo y Carlos hermanos del Emperador tendréis muy buena correspondençia y acudiréis a sus cosas como a las proprias mías y quando les encaminéis las cartas que lleváis para ellos en vuestra creençia, les escriviréis la orden que os e dado a este propósito y de que me aviséis de la salud con que se hallan. La misma buena correspondençia tendréis con la infanta mi tía y porque no tiene persona propria en aquella Corte, acudiréis a todo lo que se offreçiere y os encargaré de su serviçio, con el cuydado y puntualidad que al mío.

8Al Rey de Polonia escrivo en vuestra creençia y que vays muy encargado de acudir a lo que se offreçiere de su serviçio como al mío, assí lo haréis y llegado a Praga, le embiaréys mi carta acompañada de otra vía, en que le escriviréys quan agradeçido estoy de la mucha afiçión que muestra a mis cosas y el gusto con que siempre acudiré a las suyas, alargándoos en este tenor, como os pareçiere, y será bien de quando en quando continuéis esta correspondencia.

9Con la Casa de Baviera es mucha la amistad et deudo que tengo y aunque el Duque Guillermo esta tan retirado y no quiere tratar de negoçios, le escrivo en la carta que se os entregará para él, diziéndole la mucha estimaçión que hago de su persona y también escrivo al Duque Maximiliano su hijo, avisándole como os embio por mi Embaxador çerca del Emperador, embiaréisle su carta y en la vuestra le apuntareis la mucha confiança que de él hago y que os avéis de valer de su medio, consexo y fabor en las cosas que me tocaren en el Imperio porque estoy muy çierto que hallare en él la buena amistad que hasta aquí, la qual hallará el assimismo en mi para todo lo que le tocare y estaréis muy atento en procurar que la casa de Austria y la de Baviera anden muy unidas y conformes, haziendo gran caudal de aquella Casa y gran fundamento en la persona del dicho Duque Maximiliano.

10Después que el Duque de Neoburg se redujo al gremio de la Religión cathólica, e ido continuando en su amistad y protecçión y acudido a todas sus cosas, de la manera que avréis entendido, escrivole en vuestra creençia lo que veréys por la copia, vos le embiaréis la carta acompañada de otra vuestra en que le asseguréis de mi voluntad que es la que tiene conoçida por los efectos.

11Con esta se os darán también cartas mías para los tres Electores Eclesiásticos y el de Saxonia y otros Príncipes Eclesiásticos y seglares del Imperio que contiene lo que veréis por sus copias, remitírselas eys con otras v[uest]ras en que les aviséis de vuestra llegada a aquella corte, offreciéndoles buena amistad y correspondençia como se la ternéys en lo que se offreçiere y vieredes convenir a mi serviçio para obligarlos a que ellos os avisen de lo que pasare en el Imperio, señaladamente quando huviere levantamiento de gente o alguna otra novedad de que pueda redundar daño a mi serviçio, a fin que vos en tal caso podáis hazer las diligençias neçessarias para estorvarlo y porque con el Elector de Magunçia como Director de todo el Colegio Electoral avéis de tener más ordinaria correspo[n]dençia, procuraréys con particular cuydado tenerle muy co[n]tento como lo mereçe y lo mesmo al Arçobispo de Salzburg que es el mayor Prínçipe Eclesiástico de Alemania y también al obispo de Spira de quien se haze muy gran quenta en los negoçios y assí será bien tenerla con él.

12El Príncipe de Equemberg es el ministro solo aquie[n] el Emperador faboreçe y en los negoçios tiene la mano que avréis entendido muestrasse afiçionado a mis cosas y assí le escrivo, lo que veréis por la copia, para que tengáis mexor ocasión de valeros en lo que se offreçiere.

13Las demás cartas que lleváys assí para los Ministros del Emperador como para otros personages, se las daréis en conformidad que acordaredes con el Co[n]de de Oñate, cumpliendo con todos con muy buenas palabras y en particular procuraréys tener muy gustosos al cançiller mayor de Bohemia por quien se despachan los negoçios de aquel Reyno y a su muger por ser ambos devotíssimos a mi serviçio y muy çelosos de la Religión Cathólica y les diréys de mi parte quan satisfecho y agradeçido estoy desto y que os e mandado tengáis gran quenta con ellos y porque para conservar gratos a los Ministros y offiçiales por cuya mano se despachan los negoçios, creo que usa el Conde de Oñate con ellos de alguna gratificaçión y liberalidad, sabréis de él lo que se suele hazer y seguiréis la misma costumbre, avisando de todo lo que en ello huviere y os pareçiere.

14Con los Embaxadores que en aquella Corte residen o residieren de los Príncipes y Potentados de Italia mis amigos y confederados avéis de tener buena amistad y comunicaçión, a fin que todos entiendan la quenta que se haze de sus amos y de conservarlos en mi buena graçia y amistad.

15Avéys de tener assimismo buena correspondençia con mis Vissoreyes de Nápoles y Siçilia y Governador de Milan y con mis Embaxadores de Roma, Françia, Ingalaterra, Flandes, Saboya, quando le huviere Veneçia, y Génova, avisándoles de lo que respectivamente vieredes que cumple a mi serviçio y a la buena direcçión de mis negoçios en todas partes que ellos harán lo mismo con vos como yo se lo escrivo y embio a mandar en las cartas que para cada uno de ellos se os dan, vos se las remitiréys y usaréis conmigo y con ellos en las cosas que lo requieren de la çifra general que también se os da con esta.

16Muchos años a que los Reyes de Françia no tienen Embaxadores en la Corte del Emperador y, a lo que se cree, la prinçipal causa deve ser por la declaraçión que hizo en favor del Rey mi Señor y Abuelo que aya gloria el emperador Ferdinando sobre el artículo de la preçedençia que se guardo en su tiempo y en el de Maximiliano su hijo, como tengo por çierto se guardará de aquí adelante, pues es tan fundado en razón pero todavía estaréys advertido desto para que en caso que el Rey de Françia quisiesse intentar lo contrario, en ninguna manera se haga novedad ni ponga en disputa y demás desto procuraréis entender si se guarda en la Cançillería del Emperador la orden que entonçes se dio a los offiçiales de ella de que en todos pusiessen siempre a mí en primer lugar que aunque esto no es de mucho momento, todavía pareçe que junto con lo demás haze al caso para la corroboraçión de mi razón y justiçia.

17Las materias tocantes a paz o guerra con el Turco serán en aquella Embaxada muy considerables, assí por lo general de la defensa de nuestra Santa Religión como por ser yo tan interesado en que este debilitado aquel Imperio respecto a la conservaçión de mis Reynos de Nápoles y Siçilia y seguridad del Mar Mediterráneo y por la antigua confederaçión que tienen con françeses y aunque al presente ay tregua entre el Emperador y el Turco, todavía atenderéys con particular cuydado aprovar tener buenos avisos de Constantinopla, assí por medio del Ministro que allí tiene el Emperador como de otros personages que tengan correspondençia en Turquia e iréis dando quenta de todo lo que entendieredes de por allá a mí y a mis Ministros de Italia y señaladamente de lo que tocare a las armadas que suele embiar los veranos a infestar las costas de la Christiandad y en particular de mis Estados marítimos para que con tiempo se pueda prevenir y proveer lo que para su defensa y seguridad fuere neçessario.

18Podréys dirigirme vuestras cartas por la vía de Flandes, Milán y Génova con los ordinarios que para aquellas partes salen cada semana de la Corte del Emperador, encaminadas a Ministros que tendrán cuydado de remitírmelas a recaudo pero esto se entiende que a de ser quando no aya ocasión que os obligue a embiar correo expresso que aviéndola le podréys despachar acá o a los Ministros míos que conviniere y assentaréys lo que costaren en os gastos de aquella Embaxada y de todo lo que en estos despachos y otras cosas importantes a mi serviçio, podréys embiarme relaçión firmada de vuestro nombre en fin de cada año para que yo la mande ver y se os passe en quenta, siendo tan justificada como de vos se espera.

19Esto es lo que aora a pareçido advertiros, remitiendo en lo demás que puede ocurrir y se deja de deçir aquí, a lo que como queda dicho os informará el Conde de Oñate con su mucha prudençia y experiençia y de la vuestra fío que acudiréys a todo como convenga y de lo que adelante se fuere ofreçiendo se os irá dando aviso. Dada en Madrid a 6 de Diziembre de 1623.

20Yo el Rey.

21Por mandado del Rey nuestro Señor, Juan de Ciriça.

II. — INSTRUCTIONS SECRÈTES AU COMTE D’OSONA (BNE, ms. 2354, fos 60-63)

22El Rey
Conde de Ossona Pariente: Demás de lo que os or-
denó en la instrucçión que con esta se os da para Ale-
mania a donde os embio por mi Embaxador Ordina-
rio, e querido aquí advertiros aparte las co-
sas de mas consideraçión que se
ofreçen para que las procuréys
encaminar.

23De los negoçios que allí ocurrieren la prinçipal quenta y atençión que avéys de tener a de ser con los que tocaren al benefiçio y aumento de las cosas de nuestra Santa Fee Cathólica y obediençia del Papa y de la Santa Sede Apostólica, paz, sossiego y quietud de la Christiandad, haziendo de mi parte en razón desto todos los buenos offiçios y diligençias que fueren neçessarias y teniendo sobre ello y sobre qualesquier otras cosas conçernientes a estas materias la inteligençia que juzgaredes ser conveniente con el Nunçio de su Santidad que allí reside o residiere de tal manera que él puede dar notiçia de ello y su Beatitud entienda que por todas las vías y medios possibles hago lo que en mi es como obediente y observante hijo suyo y de aquella Santa Sede para promover y adelantar lo que le toca con el cuydado y vigilançia que puedo y devo y porque algunas veçes se suelen ver algunos Prínçipes de la Casa de Austria en grandes conflictos con sus subditos hereges que les importunan con violençia para efecto de ir ganando tierra en la libertad de sus exerçiçios y en opressión de los Cathólicos y mi Embaxador suele ser consultado sobre las respuestas que se an de dar a estas violentas importunaçiones de los Hereges. Estaréys muy atento a no torçer por ningun caso del camino, sino estar firme en seguir al Nunçio de su Santidad y ayudarle en esta materia porque va a dezir mucho para la conçiençia y para el Estado conservar immaculada la opinión que de mí se tiene del çelo de la Religión, assí en las ocasiones sobredichas como en las que cada día se ofreçen de ayudar en la Corte del Emperador a Prínçipes y Obispos, Capitulos y Abbades y Ciudades cathólicas del Imperio en negoçios graves en que se requiere tener mucha puntualidad en darles audiençias gratas y combidarlos y en ayudarlos con los Ministros del Emperador favoreçiendo sus cosas porque es sin duda que este favor que de mi parte se les da es después de Dios el alma y sustento de la Religión Cathólica en Alemania y con lo que respira todo el Estado Ecclesiástico del Imperio y conforme a esto y a lo que el Conde de Oñate os advertirá y a lo que vos mesmo juzgaredes convenir os iréys governando.

24El Prinçipado del Emperador se divide en dos partes que son en sí muy diferentes en el Govierno y en todo. La una es los Reynos de Ungria y Bohemia y Provinçias Austriacas: la otra lo que toca al Imperio que se forma de los Obispos y Prinçipes legos y Ciudades Imperiales. Esta última se divide en tres parçialidades, la liga cathólica en que están casi comprehendidos todos los Prínçipes Ecclesiásticos de Alemania que son los mas en número, la liga calvinista de que era director el Palatino y segundo el de Brandemburg y comprehendidos en ella casi todos los Prínçipes de estas dos casas y el Duque de Wirtemberg y sus hermanos que son quatro y el Lantzgravio Mauriçio de Hassia cabeça de aquella casa y otros y las Ciudades de Argentina, Ulma, y Norimberga y otras muchas y toda esta máquina se govierna con los documentos de los Estados de Olanda. La otra parçialidad es del Elector de Saxonia y los Duques de su Casa que son muchos, los Duques de Brunzuich, Pomerania, Mekelembrug, el Lantzgrauio Ludouico de Hasia y sus dos hermanos y otros luteranos de cuya secta es como Protector el Duque de Saxonia que haze como de neutral y componedor entre las dos Ligas de Cathólicos y Calvinistas. Con los de la Liga Cathólica avéis de tener gran correspondençia conforme a la capitulaçión hecha con los de la dicha liga el año passado de [1]610 en Monaco que, aunq[ue] se hizo por solos tres años, después se a ido continuando por ambas partes y se está de acuerdo en guardar aquellas condiçiones porque aunque a avido algunos pareçeres contrarios, se tiene por mas çierto que lo que conviene es que dure la Liga Cathólica mientras durare la Calvinista, si bien sería lo más conveniente para la Religión y para el Estado y autoridad imperial extinguir entrambas ligas si huviesse medios para ello. Pero como es negoçio que pende de tantas voluntades ya se ve las dificultades que tendría el conseguirlo y assí por ningún caso lo avéis de intentar ni hablar en ello pero si otros movieren la plática, la ayudaréis con los de la liga calvinista, no tendréys que entrometeros mas de en quanto se pudieren observar sus andamientos y porque según e entendido quando concurren en las Dietas, ellos son los más comedidos y cortesos en las çeremonias y cumplimientos, será bien pagarles en la misma moneda pero sin fiarse de ellos en nada. Con el Elector de Saxonia y su parçialidad podréis tratar con mas confiança y en el negoçio de Juliers (que está pendiente) conviene mucho guardar el rostro porque no se le dé justa ocasión de resentirse, de que yo inclino más a alguno de los pretensores de aquellos Estados y si bien la experiençia a mostrado que es trabajar envalde el procurar tener estrecha correspondençia con hereges, todavía podréys exceptuar de esta generalidad al Lantzgravio Ludovico de Hasia, el qual es muy buena persona y assí es bien tenerle contento y procurar pagar con puntualidad la pensión que de mi lleva.

25Cerca de los Reynos y Provinçias Austriacas se deve llevar casi la misma mira porque también están muy divididas en materia de Religión y assí es tan neçessario y aun más que en el Imperio el favoreçer y ayudar los Cathólicos y aunque mi tío proçede en esto con particular cuydado y mucho zelo de Religión, conviene mucho que vos favorescáis quanto se pudiere el partido de los Ministros del Emperador y de los Prelados y Cavalleros Cathólicos sus vassallos.

26Demás de lo que se os en la instrucçión que se os da pública, a propósito de la confiançia que avéis de hazer de la persona del Duque de Baviera en todas ocasiones para quanto me tocaré. E querido aquí aparte advertiros que si bien avéis de proçeder con él en aquella forma y tenerle siempre muy confiado y gustoso por ser como es Prínçipe en quien concurren muy singulares virtudes y zelo de la Religión pero porque allende desto fe a conoçido en el mucho deseo de encaminar en su persona y casa el Imperio, él y sus dependientes están con cuydado de no perder qualquiera buena ocasión que para esto se les offresca, os encargo que estéys muy advertido de procurar entender sus designios en esta parte y de avisarme lo que fueredes descubriendo y lo mesmo al Emperador para que siendo assí se puedan atajar con tiempo, proçediendo en ello con la dissimulaçión y recato que requiere negoçio tan grave y por serlo tanto y muy conveniente salir deste riesgo y cuydado quanto antes se pueda haréys offiçios con el Emperador y sus Ministros para que traten desde luego de la elecçión de Rey de Romanos en la persona del Archiduque Ferdinando su hijo, anteponiendo este negoçio a otro qualquiera que se offresca pues el Emperador no tiene ninguno de mayor importançia que este para el y su Casa y porque podría ser que el encaminarlo aora tuviesse dependençia de la composiçión y assiento de las cosas del Imperio y estas también, es muy neçessario tratar de a como darlas, luego se os advierte en el Capítulo siguiente lo que en esto se offreçe.

27El Duque de Baviera a deseado grandem[en]te estableçer en su casa la Dignidad Electoral Palatina con ocasión de estar despojado de ella el Conde proprietario y aunque yo holgará mucho de qualquiera acreçentamiento en la persona y casa del Duque y de mi parte solo e dado a entender assí por cartas mías como por vía del mismo Conde de Oñate, no solo se a dado por satisfecho pero antes a entrado en desconfiança, tomando por motivo los offiçios que en mi nombre se an hecho con el Emperador endereçados al assiento de estas cosas y de pareçerle se afloxaba en la continuaçion de los socorros con que e acudido para la guerra y lo çierto es que si preçediera ante todas cosas como la parte muy prinçipal la composiçión de las de Alemania tuviera yo mucho gusto como queda apuntado que el Duque de Baviera consiguiera su intento pero no de otra manera, porque en este caso era dexar avierta la puerta a la guerra perpetua y arriesgo evidentíssimo la religión Cathólica en el Imperio y también los amigos, aliados y demás Cathólicos que con tan buena voluntad an assistido hasta aora a esta causa y aunque después de todo esto el Emperador apartándose de los Consexos que de mi parte se le dieron endereçados a este fin siendo tan convenientes, seguros y sanos, confirió en el Duque el Electorato con la limitaçion que avréys entendido que en sustançia es hasta que se declare en la Dieta que aora se convoca en Colonia la forma en que esto a de quedar porque el Emperador está muy pendiente y a sido a los Consexos del Duque y él en su primer propósito y por este respecto desea poco venir en medios de paz, convendrá y os encargo que estéys muy advertido para procurarla con el Emperador, pues si en la Dieta dicha no se tomasse assiento en estas cosas tal qual conviene y a satisfaçión del Rey de Ingalaterra que tanto insta en ello por el respeto de su yerno y nietos, sería dexar avierta la puerta a la guerra en el Imperio y en este caso, ariesgo de perderse y la Religión Cathólica y con estos fundamentos avéys de procurar guiar este negoçio de la composiçión, tanto con el Emperador como con el mismo Duque de Baviera, poniéndoselo a ambos en consideraçión con mucha confianza y haziendola de ellos en orden a su mayor bien, descanso y commodidad y quan dificultosamente se podrá tomar otro camino por los embaraços con que yo me hallo para assistir al de la guerra, por la que tengo con los Rebeldes de Flandes, a que me es tan forçoso acudir y por las demás ocasiones y obligaciones que tengo de presente tan inescusables, representándoles también el desinterés con que voy en esto, sin reparar en los grandes gastos que en estas ocasiones e tenido, juzgando que lo que más importa para el sossiego y benefiçio de todos es assentar esto de Alemania, sin mas largas y porque para conseguirlo con mas façilidad y que el Emperador lo abraçe, se a platicado que el Rey de Ingalaterra pida a su Magestad Cesarea su hija segunda para casarla con el Primogénito del Palatino, entregándole al Emperador para que se crie en su Corte con que será a la Cathólica. Aviendo entendido del Conde de Oñate el Estado que esto tiene, lo apoyaréys y encaminaréis, governándoos en ello y en todo lo demás según lo que el dicho Conde os advirtiere, pues como quien está sobre el caso lo hará con el açierto que conviene.

28En la Corte del Emperador ay pendientes algunos negoçios en materia de feudos de Italia en que las partes interesadas pleytan, y tambien ay pendientes otros feudos particulares, particularmente el de Zucarelo y porque açerca desta materia y la forma con que se a de proçeder en ella tiene ordenes mías el Conde de Oñate, aviendo os informando de él con la particularidad que convenga de todo lo que en esto ay, os governaréys en ello como os lo advirtiere el dicho Conde y assí me avisaréis de lo que se os fuere offreçiendo, advirtiendo que lo que se desea es que el feudo de Zucarelo no quede en Príncipe poderoso sino que quede con él la República de Génova.

29Estaréys muy atento a todas las platicas que huviere en Alemania, advirtiendo al Emperador de las que juzgaredes conveniente y de las que Olandeses tienen por todas partes para avisarme de todos.

30A la Corte del Emperador acude diversa manera de gente y assí tendréis quenta de las cosas que tratan porque muchas vezes por ellas se entienden pláticas y designios de los Príncipes, tanto de los de Alemania como de los de Italia y otros y avisaréysme de lo que conviniere y también a los Ministros a quien tocare y estaréys advertido de que allá os empeñaran façilmente en gastos representado os extremas neçessidades e imposibilidades para acudir al remedio de ellas sin mi assistençia y sin en esto no fueredes con mucho tiento me po[n]drán en grandes ocasiones de gastos que todos los estiman en poco y no se aquerdan de los millones con que les e socorrido en diferentes ocasiones.

31Con todos los afiçionados a mi serviçio se a de cumplir, amparar y acudir en los negoçios que se les ofreçieren. En materia de puestos y preçedençias avéys de estar con cuydado de conservar lo que hasta aquí se a usado que es que exçepto los Electores del Imperio y el Duque de Baviera, todos an dado la preçedençia a mi embaxador y assí se hizo con Don Baltasar de Zuñiga en Francafort quando la coronaçión en el grande Bayle, que llaman, donde le dieron lugar delante del Conde Palatino que entonçes tenía administrador y del Duque de Wirtemberg y el Lantzgravio y los demás Prínçipes.

32Con esta se os entregará una relaçión de las pensiones que se pagan en Alemania a algunos Prínçipes Eclesiásticos y seglares y Ministros del Emperador y a otras personas y de algunos sueldos y entretenimientos que también se pagan por quenta de la Embaxada, ajustaréysla con la que os diere desto el Conde de Oñate para que conforme a aquella vays continuando en lugar las dichas pensiones y convendrá que conoscays las personas a quien se dan para valeros de ellas en las ocasiones que puedan ser de fruto para la buena direcçion de los negoçios, pues es este el fin con que se les señalaron y para la paga de todo se os irá proveyendo de lo neçessario.

33Por lo que queda dicho se da bien a entender el intento que se lleva en todo para que lo dispongáys y encaminéys conforme a lo que os advirtiere el Conde de Oñate al estado en que se huvieren puesto las cosas y a lo que el tiempo fuere mostrando y assí no se os da más larga instrucçión, pues no se pueden dar reglas çiertas sino remitirlo a vuestra prudençia y discreçión y de lo que hizieredes y os occuriere, me iréys dando quenta para que visto seos ordene lo que mas convenga. Dada en Madrid a 6 de Diziembre de 1623.

34Yo el Rey.

35Por mandado del Rey Nuestro Señor, Juan de Ciriça.

III. — RELATION DU COMTE D’OÑATE (BNE, ms. 2354, fos 64-67)

36Respuesta del Conde de Oñate Embaxador
extraordinario en Alemania a la carta que en 15
de Setiembre de 1623 le escrivió Juan de Ciriça
Secretario de Estado para que le embiasse
Relaçión del estado en que se tenía los ne-
goçios de aquella Embaxada y cuya
copia se entrega al Conde de Ossona.

37En carta de 15 de Setiembre me diçe V[uestra] m[erce]d le avise para que persona convendrá que trayga cartas de su Mag[esda]d el s[]or Conde de Ossona y lo que a mí se me offreçe que advertir para su instrucçión, embio con esta la memoria de las cartas y si bien en Señor Don Baltasar de Zúñiga en carta de 28 de Febrero de 1616 para formar mi instrucción, aviso a V[uestra] m[erce]d de todo lo que en general se puede dezir de las cosas de Alemania, por obederçerle diré yo en esta lo que con la mudança de las cosas e notado.

38En qualquiera ocasión que se offreçe (que en estos tiempos ay muchas) luego acuden los Ministros del Emperador al Embaxador de España por socorro, en que es neçessario que el Conde proçeda con mucho tiento, no empeñandose, ni aun a escrevir a su Magestad sino con mucha causa, avisando de la ocasión y circunstançias de ella para que si se huvieren de dar estos socorros, sean proporçionados a la neçessidad a fin que se pueda salir con lo que se intentare y yo pienso que siempre serán de mas efecto en gente pagada que no en dinero, mas es menester que la gente sea buena, bien disçiplinada y que tenga lo neçessario para su sustento para conservar la gran reputación que el poder y armas del Rey Nuestro Señor an ganado estos años en Alemania, lo qual conviene mucho por todas razones y por las muchas ocasiones que adelante se podrán offreçer.

39El Emperador es Prínçipe de tanto zelo de Religión y tan recta intençión, como se saue, hallasse su Magestad Cesarea embarazado por los muchos acçidentes que an sobrevenido, después que reaquisto estos Reynos para componer sus cosas en ellos, por los fines e intereses particulares de algunos de los que tratan destas materias y assí aora no se a introduçido el curso de la justiçia en el Reyno de Bohemia y Provinçia de Moravia, ni estableçidose el Patrimonio que deven tener los Payses, ni fortificadose los puestos que es menester para su seguridad como su Magestad Cesarea lo puede hazer, pues no averlos reaquistado se an anulado todos sus privilegios. Cosa es esta que a menester remedio por el serviçio del Emperador y de toda la casa de Austria y por el consuelo de aquellas Provinçias que con la carga de tan grandes aloxamientos y tan gruessas contribuçiones sobre la guerra pasada y juntándose a esto tan rigurosa execuçión en materia de confiscaçiones están harto afligidos los pueblos.

40Algunas veçes se le offreçerán al Conde consultándole el Emperador cosas de esta calidad y en ellas será bien procure encaminar lo que viere ser mas del serviçio de Dios y de la casa de Austria, mas es neçesario que en esto se govierne con tiento y prudençia para no dar sospecha a los Ministros del Emperador de que se ingiere demasiado ni generalmente a las Provinçias de que quiere reduzir esto al Govierno de España porque el absoluto Señorío de los Reyes de allá y la perfecta obediençia de los vassallos, malos y buenos todos, la aborreçen por acá.

41En la transaçión que en nombre del Rey Nuestro Señor (que este en el Cielo) hize yo con este Emperador sobre la suçessión de los Reynos de Ungria y Bohemia, se obligó su Magestad Cesarea a mandar q[ue] este contrato se injiriesse en las tablas del Reyno de Bohemia para mayor firmeza y seguridad del y aunque yo saqué confirmaçión del Emperador Mathias deste contrato por la chançillería de Bohemia, no se puso en las tablas del Reyno porque pareçió peligroso mover esta plática en aquella ocasión. Después que se reaquisto aquel Reyno no se a juntado Dieta en él y assí yo no e tratado de esto porque conviene que el inserirse este contrato en las tablas del Reyno se haga en Dieta general pública y solemnente a fin que todo el Reyno sepa que la línea masculina del Rey Nuestro Señor (que este en el Cielo) suçede immediatamente a la línea masculina del Emperador pressente porque el tenerse esto por assentado en aquel Reyno y entendido en toda Alemania es cosa de consideraçión para si llegasse el caso y assí pienso que conviene mucho que el Conde trayga orden de procurar en la primer Dieta que esto se assiente en la mexor forma. Para lo qual le ayudará mucho el gran Cançiller de Bohemia apasionadíssimo criado de su Magestad y el mas informado que ay por acá de las cosas de aquel Reyno.

42En el de Ungria no se a tratado desto porque el Emperador açetó el Reyno por elecçión y assí no a sido forma de mover la plática mas si se reaquistasse por las armas y las huviesse para declarar y asse[n]tar esta suçessión, sería bien que el Conde lo procure de forma que no cause inconvinientes porque si esto se tratasse intempestivamente con los Ungaros podría causar efectos derechamente contrarios.

43El señor Archiduque Ferdinando, hijo mayor de su Magestad Cesarea, es Príncipe delicado en la complexión y en la disposiçión pero muestra su A[lteza] muy buen ingenio y mucha promptitud y atençión a las cosas. Pienso que sería bien que si el Emperador quiere residir en Viena le encargasse el govierno de Bohemia, haziéndole coronar y jurar por suçessor de aquel Reyno en la forma que en él se usa para que començasse a tomar experiençia en el manexo de las cosas y a dar muestras de si avilitándose para la suçessión del Imperio, de que a mi pareçer convendrá tratar quando se concluya la paz del Palatino y assentando esta a satisfaçión de los neutrales como pareçe conveniente, no lo tengo por negoçio dificultoso y al contrario si esta ocasión se passa, podrían offreçerse muchas que difficultassen el negoçio mas de lo que por ventura se piensa poniendole a peligro de salir la elecçión de la casa de Austria.

44En la paz de Alemania e scrito muy larga a su Magestad y lo voy haziendo según las ocasiones que se offreçen y assí me pareçería superfluo tocar aquí este punto.

45El Duque de Baviera tiene empeñada la Austria superior por el preçio y en la manera que e ido avisando su Magestad. Aquel Prínçipe habla siempre en el gran deseo que tiene de que se la desempeñe mas los efetos difieren algo de estas palabras porque después de averse el Emperador allanado en la quenta que se hizo en Ratisbona a pagarle mucho más de lo que se le deve, con todo esto no veo que se executa lo que allí se conçertó y no se save quando ni como se a de restituyr la Provinçia, la qual por el sitio y rentas es a mi entender la más importante que tiene la casa de Austria en estas partes. Es negoçio grave y de que adelante podría resultar una gran rotura entre las casas de Austria y Baviera y assí todo lo que pudiere hazer el Conde de Ossuna [sic] para façilitar el recuperar esta Provinçia será muy bien empleado y en esto tendrá de su parte a todos los Ministros del Emperador que no fueren muy apassionados del de Baviera.

46Y con esta ocasión quiero dezir a V[uestra] m[erce]d que si la hazienda del Rey Nuestro Señor estuviesse en estado de poder desembolsar la cantidad que fuesse menester para este desempeño, que yo tendría por conveniente, que su Magestad tomasse esta Provinçia porque las rentas de ella pagarán el interés de lo que diere a mucho más de çinco por çiento y sustentara[n] los Ministros y Presidio que es menester para governar y guardarla si estos Prínçipes la desempeñaren, no se abra perdido nada y si el Rey nuestro Señor la retuviesse para las cosas de su serviçio podría ser de mucho provecho tener por acá este pie, escusando la rotura de las casas de Austria y Baviera que muchos tienen por muy verisímil. Esta es cosa en que a de aconsexar el tiempo y por todo lo que pudiere offreçerse, me a pareçido dezir a V[uestra] m[erce]d estas palabras.

47Quando yo vine a Alemania estava la Liga Cathólica casi destrecha y la de los Calvinistas muy en su punto. La elecçión que los Bohemios hizieron del Palatino por su Rey fue causa de que en Francafort se procurasse restableçer la Liga Cathólica, lo qual se hizo quedando solo Director de ella el Duque de Baviera, su Magestad dio algun socorrillo al prinçipio que çesó con la entrada del exerçito de Flandes en el Palatinato inferior, pues este vino en favor de todos los Catholicos. El Rey N[uest]ro S[]or no a entrado formalmente en esta liga, la de los Calvinistas se disolvió con el aquerdo que ellos hizieron en Magunçia con el marqués Espínola y después de paçificadas las cosas del Imperio, pienso que el dissolver la Cathólica es lo más conveniente para todo y que se hará de suyo por estar tan cansados los Ecclesiásticos de contribuyr y es neçessario que el Conde anime a los Prínçipes Ecclesiásticos a conservar, y si puede ser aumentar, la Religión Cathólica assegurándoles de la Real protecçión de su Magestad y procurando tenerlos bien dispuestos a su Real serviçio.

48Con los Electores Ecclesiásticos tendrá el Conde muy buena correspondençia y la hallará en ellos, si bien el de Colonia corre en quanto al Palatinato con la opinión de su hermano el de Baviera, el qual es Prínçipe tan atento a su grandeza y conveniençias de Estado y de hazienda que no es façil el tenerlo contento. Todavía es fuerça que el Conde lo procure en quanto la razón y otras conveniençias dieren lugar.

49El Elector de Saxonia es Prinçipe de gra[n]des adherençias en Alemania y que asta aora a sido arbitro entre los Cathólicos y Calvinistas con lo qual a podido de algunos años a esta parte casi guiar al Imperio. Tiene amor y respeto al Rey Nuestro Señor con gra[n] opinión de su poder y grandeza y a aprouado mucho la forma como hasta aora se a governado España en estos movimientos de Alemania, yo e procurado introduzirme con su prinçipal consexero y es bien que el Conde continue esto y procure tener bien dispuesto a aquel Elector porque sin él pocos negoçios se concluyrán bien en Alemania.

50Conviene que el Conde este atento a los feudos que bacaren en Italia y a mi pareçer hará bien en procurar que de ninguno considerable se disponga sin comuniarlo primero a su Magestad y esto lo será façil de obtener del Emperador por la affiçión y amor que su Magestad Cesarea tiene al Rey Nuestro Señor y por lo que en esta parte tiene prometido. Es neçessario que el Governador de Milán avise al Conde y particularmente de todo lo que se offreçiere en Italia en estas materias, en que no conviene se empeñe la autoridad del Rey Nuestro Superior sino es con fundamento y justificaçión. La çedula original desta promessa será neçessario dexarla al Conde por si huviere menester valerse de ella y porque no sirve en otra parte.

51En quanto a la Provinçia de Alsaçia aora e reçevido la orden de su Magestad se sirvió de embiarme en carta de 16 de Agosto y conforme al estado en que yo dexaré este negoçio se abra de governar el Conde, ajustándose a las ordenes él se fueren embiado.

52Yo e mantenido el lugar y preçedençias q[ue] se me ordeno y en el Convento de Ratisbona el Duque de Neoburg, el Duque Alberto de Baviera y el Lantzgravio Ludovico de Hassia me çedieron sin compenteçia y a estos Prínçipes çeden los demás de Alemania. El Arçobispo de Saltzbourg pretendió preçederme y que yo le visitasse primero, aunque llegue después a Ratisbona, sobre este punto no nos vimos y no tiene razón para mas que pretender igualdad con el Embaxador de España, pues en la Cesión de las Dietas los Embaxadores de la Casa de Borgoña siguen immediatamente a los Archiduques de la casa de Austria y sus Alteças y los dichos Embaxadores alternan con el Arçobispo preçediendo él la primera vez y ellos la segunda de que se infiere llana la igualdad aun con los Embaxadores de Borgoña.

53En esta Corte se an emmendado en mi tiempo algunos abusos que en el tratamiento del Embaxador de España avían quedado de quanto Don Guillén de San Clemente sirvió esta Embaxada sin título y se a reduçido a término que con conservarle el Conde de Ossuna [sic] estará con harta deçençia este cargo. Si V[uestra] m[erce]d quisiere saver alguna particularidad podrá mandarla preguntar a Peñalosa.

54Conviene mucho que el Conde tenga las provissiones neçessarias para pagar las pensiones porque el diferirlas ofende a estos Prínçipes y si llegan a creer se dexa de hazer por neçessidad causa aun peores efectos.

55Conviene que al Conde tenga grangeados a los Ministros del Emperador, gastando en esto más de lo que yo e hecho porque yo e escusado este gasto teniendo otros medios con que encaminar lo que se a offreçido mas en efecto conviene tener gratos a los Ministros porque el Emperador pende y penderá siempre mucho de sus consexos y para esto tengo por mexor regalarlos de quando en quando según las ocasiones y su proçeder que no darles pensiones assentadas por las razones que en esto de pueden considerar.

56Dezir a V[uestra] m[erce]d lo que siento de los Prínçipes y personas particulares de por acá sería hazer muy largo este discurso, yo le dexaré al Conde informaçión particular de todos y con prudençia le guiará como más convenga.

Memoria de las pensiones q[ue] se pagan en la Embaxada de Alemania
Florines de Alemania de a 7 r[eale]s y ½.

Al Elector de Magunçia se le dan cada año diez mil florines 10 V
Al Elector de Colonia otros tantos, aunque de ordinario montan algunos centenares más, porque ay obligaçión de pagárselos en Colonia y assí baxa la cantidad conforme corren los cambios 10 V
Al Duque de Neoburg y su hijo se le dan cada año doze mil florines 12 V
Al Obispo de Spira dos mil 2 V
Al Lantzgravio Ludovico de Hassia 3 V 500
Al Conde Wolfgango de Mansfelt 1 V 500
Al Conde de los Leones Roxos MayordomeMayor del Duque de Baviera 1 V 500
Al Cardenal Cleselio Obispo de Viena tresmil escudos que hazen de florines 4 V 500
Al Baron de Mecao Camarero Mayor del Emperador mil y quinientos Escudos que hazen de florines dos mil duçientos y cinc[uen]ta 2 V 250
Al Baron Cam consexero de Estado del Emperador otro tanto 2 V 250
Al Coronel Don Baltasar Marradas mil Escudos que valen mil y quinientos florines 1 V 250
Montan cada año dichas pensiones çinquenta y un mil florines que hacen al pie de treynta y cinco mil Ducados de a once Reales. 51 V 000
Demás de las pensiones referidas se paga SueldosEscudos
A Guillermo Rentz factor en Augusta treinta escudos al mes V 030
Al Secretario de la Embaxada otros tantos V 030
Al Secretario de las lenguas ochenta escudos V 080
Montan cada mes çiento y quarenta escudos V 140
y al año mil y seisçientos y ochenta 1 V 680

© Casa de Velázquez, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540