Version classiqueVersion mobile

Barcelone et le grand commerce d'Orient au Moyen Âge

 | 
Damien Coulon

Résumés, index et tables

Resumen

Texte intégral

1La presente obra analiza el papel que desempeñó el puerto de Barcelona desde 1330 hasta alrededor de 1430 en el gran comercio mediterráneo, especialmente el de las especias, que discurría por el imperio mameluco, es decir Egipto y Siria-Palestina. Hasta ahora, la historiografía se ha dedicado a destacar la participación de las grandes metrópolis italianas, especialmente de Venecia y Génova, en el comercio de Levante. Sin embargo, Barcelona resiste sin dificultad la comparación con esos dos grandes puertos durante el citado periodo.

2La primera parte de la obra analiza la relevancia de los elementos que condicionan ese comercio, empezando por la política pontificia. Ante la posibilidad de una hipotética cruzada, el papado prohíbe en teoría cualquier tipo de comercio con el Estado mameluco, pero de hecho lo tolera, imponiendo multas como contrapartida. Estas se convierten pronto en licencias onerosas que los papas de Aviñón multiplican para beneficiarse de esta sencilla fuente de ingresos.

3En segundo lugar, estas actividades comerciales con el Levante se enmarcan dentro de la diplomacia de la corona de Aragón, En efecto, los soberanos aragoneses pretendían proteger esta actividad tan lucrativa, con el fin de aprovecharse a su vez de ese maná providencial a través de numerosos impuestos que, en un primer momento y siguiendo el modelo aplicado por el papado, adoptaron la forma de multas para salvar las apariencias ante el poder pontificio. Desde el reinado deJaime II hasta el de Fernando I (1291-1416), los reyes de Aragón se esforzaron en mantener buenas relaciones con los sultanes mamelucos y en apaciguar los inevitables conflictos entre los comerciantes de ambas naciones, con el fin de que los mercaderes catalanes pudieran continuar su fructífero negocio. Sin embargo, con Alfonso el Magnánimo (1416-1458) se produjo un punto de inflexión en esta política, endureciéndose respecto a los sultanes mamelucos, quienes trataban a su vez de beneficiarse de ese comercio imponiendo arbitrariamente un gran número de tasas. La actitud del soberano aragonés se hizo mucho más constrictiva y autoritaria, incluso respecto a los comerciantes catalanes. Ello se explica en gran parte por la voluntad de Alfonso V de realizar sus ambiciosos proyectos de conquista en el Mediterráneo, para lo cual necesitaba la ayuda financiera de los negociantes y el apoyo táctico de su flota mercantil. En ocasiones, el rey tropezó con la oposición de los comerciantes y los ediles de Barcelona, que también pretendían controlar esta expansión mercantil hacia el Levante, especialmente mediante el nombramiento de los cónsules catalanes en Alejandría y Damasco. Desde el final del reinado de Pedro el Ceremonioso (1336-1387), surgieron tensiones entre el soberano y los magistrados municipales, a propósito, por ejemplo, del control del impuesto sobre el comercio con el imperio mameluco, destinado primero a la construcción y más tarde a la conservación de las atarazanas de Barcelona.

4Esta primera parte se completa con un estudio de la flota empleada y de las condiciones de navegación, que revela la utilización de naves de gran tonelaje a mediados del siglo XIV y posteriormente de menor tamaño, así como el uso (aunque menos frecuente) de galeras. Los itinerarios marítimos también demuestran la existencia de toda una red de escalas y de un ritmo y unos usos de navegación fundamentalmente parecidos a los de las otras grandes metrópolis comerciales. Por último, el estudio de los agitados episodios de corso y de piratería revela que los comerciantes y navegantes catalanes que viajaban a Egipto o Siria podían ser sucesivamente agresores y víctimas, lo cual generaba interminables ciclos de represalias contra las demás naciones comerciantes. Sin embargo, estos incidentes, cada vez más numerosos, nunca llegaron a interrumpir totalmente los flujos comerciales entre ambas orillas del Mediterráneo.

5La segunda parte del libro, dedicada al comercio propiamente dicho, comienza con un análisis de las técnicas comerciales utilizadas, que se caracterizan por la práctica masiva de contratos de comanda marítima, generando un continuo vaivén de comerciantes itinerantes entre Barcelona y los territorios mamelucos. De hecho, los primeros contratos de seguro a prima aparecen a principios del siglo XV y se generalizan durante los años 1420, en gran parte bajo el impulso de los comerciantes italianos presentes en Barcelona. El estudio de los capitales invertidos revela importantes fluctuaciones que reflejan las distintas fases de un ciclo económico casi completo: expansión, crisis, depresión y recuperación. Las inversiones alcanzan un nivel respetable durante los años 1340, debido probablemente a la reorientación de las grandes rutas comerciales, que vuelve a dar protagonismo a Egipto y a Siria, después del desmantelamiento de la unidad mongola, que en su día había permitido establecer unos ejes comerciales que cruzaban el centro del continente. No obstante, la década siguiente se caracteriza por una caída brutal del nivel medio de inversiones de capitales catalanes en el Levante, en gran parte a causa de las epidemias de peste y sus consecuencias demográficas y económicas, que golpean en ese momento la cuenca del Mediterráneo y más generalmente Europa. Los conflictos entre la corona de Aragón y Castilla (1356-1375), por una parte, y la incursión del rey de Chipre contra Alejandría en 1365, por otra, acaban de deteriorar una coyuntura ya muy debilitada. No obstante, a partir de los años 1370, se produce una recuperación, lenta pero segura, del nivel medio de capitales invertidos, alcanzando al final del siglo XIV la cifra de los años 1340 y superándola después ampliamente durante la tercera década del siglo XV.

6Por otra parte, los numerosos contratos de comanda analizados permiten saber exactamente cuáles eran las mercancías exportadas por los catalanes a Egipto y Siria. Los paños son, con diferencia, el principal artículo comercializado; su abundante llegada a los mercados de Oriente Próximo provocó incluso un retroceso de la producción textil del Levante. Además de este producto de calidad media y precio relativamente barato, también se exportan mercancías preciosas: plata, en primer lugar, en forma de lingotes, monedas o vajilla, aunque sólo durante un periodo muy delimitado (hasta los años 1340) pues los yacimientos sardos, que estaban bajo control catalano-aragonés y eran los principales proveedores de esas exportaciones, se agotaron pronto. En una época más tardía (finales del siglo XIV), también se exportó coral, esta vez durante mucho más tiempo (hasta la guerra civil de los años 1462-1472). La exportación sucesiva de estos dos tipos de artículos de lujo contribuyó a incrementar de forma significativa el nivel de las inversiones, aportando un elemento suplementario de explicación de las evoluciones comerciales antes descritas. Además, se exportaban muchos otros productos: azafrán, productos alimenticios de menor valor como la miel, los frutos secos o el aceite, o también pieles y antimonio. Las cifras son tan abundantes que a veces es posible establecer series de precios y constatar sus fluctuaciones.

7En cambio, esos mismos contratos, redactados antes de la partida de los comerciantes, son evidentemente mucho más parcos en información sobre los artículos importados. En efecto, las comandas no contienen ninguna indicación precisa sobre las cantidades, de modo que es imposible establecer series cifradas tan precisas como para las exportaciones. Sin embargo, los productos de Oriente demandados están claramente identificados y se puede elaborar incluso una clasificación de las distintas especias, por orden de importancia. En primer lugar se encuentra, por supuesto, la pimienta, superada a veces por distintas clases de jengibre; después aparecen la canela y el clavo. En cuanto a las importaciones de azúcar, se interrumpen brutalmente a finales del siglo XIV, a causa de la expansión del cultivo de la caña en regiones más cercanas a Cataluña, como Sicilia o el Levante ibérico. Además, muchos otros productos (condimentos, colorantes o artículos de uso medicinal) completan la lista de las numerosas especias importadas desde Barcelona por los catalanes. La imprecisión de los datos relativos a las mercancías de importación hace muy difícil determinar con exactitud el saldo de la balanza comercial entre Barcelona y el Oriente próximo mameluco.

8La tercera y última parte está dedicada al medio humano que anima estos intercambios con el Levante. El análisis de sus orígenes geográficos y sociales revela unos perfiles muy distintos: en este comercio participan, desde luego, un gran número de comerciantes, pero también encontramos corredores, banqueros, farmacéuticos, pañeros, peleteros y gentes de muchas otras profesiones. Sin embargo, se aprecia una clara evolución que conduce rápidamente a una uniformización a favor de los comerciantes y refleja un proceso de «protesionalización» directamente vinculado al aumento constatado de la media de capitales invertidos en el tráfico. De este modo, las personas modestas que arriesgaban algunos ahorros en el fructífero comercio con Egipto y Siria van desapareciendo progresivamente de estas actividades. En cambio, los ricos comerciantes que controlan cada vez más el tráfico con el imperio mameluco pertenecen a la elite mercantil de Barcelona y a menudo forman parte de la institución consultiva del Consejo de los Cien (Consell de Cent). El comercio de Levante, fuente de su opulencia, constituye, pues, para ellos, un instrumento de ascenso social. Sin embargo, estas personas no ocupan los puestos dirigentes de la ciudad, que siguen monopolizados por un grupo oligárquico que pretende conservar celosamente sus privilegios y se opone en ocasiones a los objetivos mercantiles de los comerciantes. La tensión entre estos dos grupos sociales rivales conducirá progresivamente a la guerra civil de los años 1462-1472.

9Los barceloneses son, con diferencia, los que participan en mayor número en el comercio de Levante. Entre ellos se encuentran algunas minorías activas de judíos y posteriormente de judeoconversos (tras los pogromos de 1391), así como algunas mujeres, a menudo esposas o viudas de comerciantes. Los otros catalanes constituyen el segundo grupo más numeroso; entre ellos, destacan los perpiñaneses. En cambio, los demás habitantes de la Corona de Aragón son relativamente escasos, al menos según unas fuentes que son en su gran mayoría barcelonesas, lo cual impide probablemente valorar con precisión la participación de mallorquines y valencianos. Lo cierto es que, según esta documentación, algunos años, la participación de los italianos (especialmente genoveses y florentinos) en el comercio barcelonés con el imperio mameluco es más numerosa que la de los tres grupos anteriores. En cuanto a los comerciantes del Mediodía francés, su participación en este tráfico es excepcional, pero no resulta inhabitual la presencia de marselleses cargando considerables cantidades de mercancías a bordo de barcos que zarpan desde Barcelona.

10Por último, algunos análisis complementarios muestran que los catalanes residentes en Egipto y en Siria formaban una comunidad muy reducida en número, a diferencia de los genoveses y los venecianos, que podían contar sobre el terreno con el apoyo de factores de su propia nación. Esta ausencia de agentes explica que el comercio barcelonés con el Levante recurriera tan a menudo a los contratos de comanda (es decir, contratos limitados a un único viaje y en cuya virtud los socios capitalistas confiaban bienes a comerciantes itinerantes, que se desplazaban así continuamente), mientras que otras naciones comerciantes utilizaban unas técnicas mercantiles más flexibles y más modernas (algo que también hacían los propios catalanes para los intercambios con otros destinos).

11En todo caso, conviene subrayar que, a lo largo del periodo analizado, Barcelona constituyó realmente un centro económico principal, que estructuró y dominó importantes ámbitos del espacio mediterráneo, tanto como lo hicieron Venecia o Génova, consideradas a menudo como ciudades fundadoras de un capitalismo mercantil moderno y de un «sistema-mundo», recogiendo la expresión y la lógica de Fernand Braudel. Las tensiones sociales en el seno de la capital catalana constituyeron probablemente su principal factor de fragilidad y explican en gran medida el estallido de la guerra civil que arrasó la ciudad entre 1462 y 1472 y puso fin a aquella brillante expansión comercial.

© Casa de Velázquez, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search