Version classiqueVersion mobile

Cambio institucional y fiscalidad

 | 
Michel Bertrand
, 
Zacarías Moutoukias

III.2. — Guerras, cuerpos, ciudadanos: fiscalidad y dinámicas políticas

Las Juntas de comercio y el Consulado de Buenos Aires y sus relaciones con la Corona

Los préstamos y donativos a fines del siglo xviii y principios del xix

Javier Kraselsky

Texte intégral

  • 1 Kraselsky, inédita, pp. 249-278.

1El objetivo de este trabajo es analizar las estrategias económicas de los comerciantes rioplatenses agrupados en las corporaciones mercantiles a fines del siglo xviii y principios del xix. Se abordarán las relaciones entre las juntas y el Consulado frente a la Corona. Estas tuvieron dos etapas según su grado de cohesión y su capacidad de negociación. La primera entre 1748-1779 en la que los comerciantes se reunían irregularmente y la segunda entre 1779-1794 en la que poseían una representación permanente mediante apoderados y contaban con el reconocimiento de la Corona. Este ámbito se trasforma en 1794 en el Consulado de Comercio de Buenos Aires convirtiéndose en el cuerpo formal y legal de los actores rioplatenses. El Consulado, luego de ser exclusivamente mercantil, en 1797 se transforma en mercantil y productivo con la incorporación de los hacendados a su dirección1.

  • 2 Hespanha, 1989, pp. 233-256 y 404-414; Guerra, 1992, pp. 19-54; Fernández Albaladejo, 1992; Imízco (...)
  • 3 Véase Moutoukias, 2000b 2002.
  • 4 Véase Irigoin, Grafe, 2012.

2Este análisis tendrá como punto de partida el papel que tuvieron los préstamos y donativos recaudados por estas corporaciones mercantiles para financiar los gastos extraordinarios de la Corona. En dicho periodo los actores locales colaboraron con el financiamiento de las guerras de la monarquía. Esta, como contraprestación, les otorgaba privilegios y reconocimiento para transformarse en las élites capaces de negociar ventajas corporativas. En esta sociedad, las instituciones y corporaciones socio profesionales se entrelazaban jerárquicamente, poseyendo derechos y deberes mutuos. En la cúspide de esta sociedad estaba la Corona que asignaba privilegios a las corporaciones en contraprestación a su lealtad2. En este complejo universo, los actores locales se disputaban, mediante facciones, redes políticas o grupos de interés, la capacidad de transformarse en el nexo con la Corona3. Esta necesidad de la Corona de obtener consenso de los cuerpos y actores manifestaba la debilidad del Estado borbónico para imponer arbitrariamente medidas, pero también el poder relativo de los actores locales4.

  • 5 Mariluz Urquijo, 1983; Moutoukias, 2002; Kraselsky, inédita, pp. 91-101.

3Esta sociedad rioplatense se caracteriza por la conformación de élites comerciales que eran quienes lideraban grupos políticos desde mediados del siglo xviii. Un ejemplo de esto lo encontramos en el caso de la fallida designación del diputado del Consulado de Lima en Buenos Aires en los años 1752 y 17565. Este hecho, no solo significó un punto de inflexión de las disputas políticas entre los actores sino que simbolizó el crecimiento de la corporación mercantil lo cual constituye una de las claves explicativas de la conformación de la institución consular a fines del siglo xviii. Desde el último tercio de dicho siglo, los hacendados como grupo de interés se van a posicionar, primero como opuesto y luego como complementario a los intereses mercantiles.

  • 6 Véase North, 1984.
  • 7 Kraselsky, 2011; véase también Morelli, 2005, pp. 11-32 y 2008.

4Los estudios sobre la fiscalidad en Antiguo Régimen fueron un punto de partida para observar las relaciones entre la Corona y los actores locales. En las últimas décadas la renovación teórica que impulsaron los estudios sobre la configuración institucional, le otorgaron vitalidad y desarrollo a este campo teórico6. Nosotros utilizaremos el término «centralización corporativa» para dar cuenta del proceso de cambios y transformaciones producido desde mediados del siglo xviii en las relaciones entre la Corona y sus súbditos7. Con este concepto definimos el sistema político de América en el siglo xviii, en el cual la Corona y las élites locales negocian sus beneficios corporativos. La Corona ante su dificultad de aplicar la fuerza, recurría a la negociación con las élites de las corporaciones como el Consulado de comercio. La Corona borbónica intentaba centralizar el poder del Estado y a la vez generar poderes aliados organizados corporativamente. En dichas corporaciones se van a formar élites capaces de extraer metálico de la comunidad. Este proceso fue potenciado por los actores locales que veían en ella una manera de negociar con la Corona fueros y beneficios económicos para toda la comunidad.

  • 8 Torres Sánchez, 2008b y 2013, pp. 13-129; para el espacio del Río de la Plata, véase Jumar, Sandrí (...)

5La centralización corporativa es una interpretación desde un espacio marginal de la monarquía, como el rioplatense, que aborda las relaciones políticas entre la Corona y sus dominios ultramarinos a fines del siglo xviii. Estas relaciones de poder se reflejan, desde la economía, en el concepto del «Estado fiscal-militar». Este fue acuñado por J. Brewer para considerar el Estado de Inglaterra entre 1688 y 1783. Según él, el Estado debía preocuparse por conseguir recursos fiscales indispensables para la movilización de los ejércitos, este control económico y militar llevaría a una supremacía política. Muchos investigadores como R. Torres Sánchez, han aplicado este concepto a la Corona hispánica en el periodo de Carlos III. Dicho Estado poseía la capacidad de recaudar gravámenes impositivos resultantes de una administración comercial más eficiente y de solicitar préstamos y donativos de los súbditos8.

6Este trabajo se propone demostrar que las corporaciones mercantiles locales aseguraban a la Corona la obtención de ingresos monetarios con la percepción de donativos y la conservación de su autoridad nominal a cambio de privilegios para sus actores. Las juntas de comercio primero y el Consulado después, representaban los intereses de la élite mercantil local que negociaba con la Corona los términos del vínculo de conveniencia mutua. La élite que la representaba tendría la capacidad de imponer al resto de la comunidad gravámenes comerciales en beneficio propio y de la Corona. La comunidad mercantil habría prestado su consentimiento a dicha élite, debido a que mediante ello, lograban beneficios laterales y dilaciones en el pago de las alcabalas de segunda venta y un fuero mercantil para resolver sus conflictos.

7La Corona, en permanente estado de guerra, habría solicitado desde 1793 donativos y préstamos con un interés anual a quienes estaban dispuestos a darlos. Desde los inicios del siglo xix el Consulado habría perdido parte de su capacidad de negociación y poder como ámbito corporativo. El recurso a la Junta —que no había desaparecido con la creación del Consulado y que debía convocarse para elegir a sus miembros— comenzaría a retomar su importancia como ámbito de planificación de estrategias corporativas.

8El Consulado —al igual que el Cabildo después de la ocupación británica de la ciudad de Buenos Aires— se transformaría en una suerte de entidad prestamista que garantizaba los intereses de los acreedores. Para ello, la élite mercantil que actuaba en el Consulado habría recaudado ingresos de las rentas impositivas que pagaba toda la comunidad. Es decir, que los costos de la fidelidad de los comerciantes prestamistas se trasladaban al resto de la comunidad mediante los impuestos.

9La centralización corporativa habría fracasado por el derrumbe de la Corona en 1808. El Consulado habría perdido capacidad de negociación y poder como único ámbito corporativo que obtenía ventajas de la negociación frente a la Corona. El Cabildo de Buenos Aires a partir de 1806-1807 habría tenido un rol recaudador de fondos locales, no solo para la Corona sino para la defensa territorial, mediante préstamos o cesiones de dinero de los actores y cabildos de algunas ciudades del Virreinato. Las actas de Cabildo de Buenos Aires revelan que, como garantía a dichos préstamos recaudados por esa institución vecinal, la Corona y la Real Hacienda prometían utilizar las sumas correspondientes al situado de Potosí.

Los préstamos y donativos en otros espacios americanos

  • 9 Marichal, 2001a, p. 39; Valle Pavón, 1998, 2000 y 2001.
  • 10 Torres Sánchez, 2013, pp. 29-69.

10Sabemos por los estudios de C. Marichal y G. del Valle Pavón que los fondos americanos con que la Corona financia las guerras aumentan a fines del siglo xviii y comienzos del xix9. Recientemente Torres Sánchez analizó, a través del concepto de Estado fiscal-militar, como los donativos graciosos se efectuaron en la Península para financiar las necesidades del Estado de Carlos III10. Centrándonos en América podemos decir que dichos fondos fueron de dos tipos: los ordinarios y los extraordinarios. Los primeros eran los ingresos derivados de impuestos, monopolios, etc. y los extraordinarios eran ingresos generados por el Estado en distintos tipos de títulos de deuda emitidos por la Real Hacienda. Los préstamos y donativos se incluyen en estos últimos.

  • 11 AECBA, serie III t. VI, pp. 126-128. Véase Jumar y Kraselsky, 2007, p. 42.
  • 12 Véase Marichal, 1999, p. 104; Torres Sánchez, 2013, pp. 29-103.

11Los donativos y préstamos recolectados en América fueron un recurso extraordinario de la Corona utilizado en periodos de guerra y crisis financiera, —aunque también se recaudaron para otros temas como la asunción de los virreyes, ceremonias, etc.11— y tenían como objeto equilibrar los desajustes fiscales en la metrópoli. Estas contribuciones habrían sido iniciadas por Felipe II, pero practicadas asiduamente por Felipe IV. Gran parte de ellos fueron solicitados en España y América12.

  • 13 Como es sabido en América existieron hasta el Reglamento de Libre Comercio de 1778, dos Consulados (...)

12Desde el siglo xvii, los consulados como corporaciones mercantiles y tribunal de comercio eran quienes podían recaudar dinero de la comunidad mercantil13. El Reglamento de Libre Comercio abrió la puerta a los «nuevos» consulados, creándose el de Buenos Aires por ejemplo. Esto dentro de un contexto de reformas y de liberalización progresiva del comercio. Es decir que como parte del proceso que denominó centralización corporativa, los actores locales se conforman en gremios y se transforman en articuladores con la comunidad. La Corona debía sostener los conflictos y guerras con las potencias de la época. Debido a estas guerras, los gastos militares sobrepasaron los ingresos, recurriéndose a donativos y préstamos particulares. Los consulados se utilizaban como intermediarios entre la Corona y los comerciantes.

  • 14 Marichal, 1999, p. 106 considera a los donativos universales como impuestos, ya que no tenían devo (...)
  • 15 Eran préstamos gratuitos dados por los miembros de la élite y el clero ante cada coyuntura crítica (...)
  • 16 Marichal, 1999, p. 114 divide a los préstamos según los réditos que daban al acreedor. Sus sumas e (...)
  • 17 Ibid., p. 134.
  • 18 Ibid., p. 119.
  • 19 Von Wobeser, 2002, pp. 787-827.

13La Corona satisfacía sus necesidades de recursos en tiempo de crisis de diversos modos. Ya sea mediante la recaudación de donativos voluntarios o forzosos14, de suplementos15, de préstamos a rédito solicitados a las corporaciones16 y por intermedio del préstamo patriótico solicitado en ambos lados del Atlántico17. Por otra parte se recurría a la gestión de empréstitos con banqueros holandeses18, a la emisión de vales reales primero en la Península y luego en América y, finalmente, a la apropiación de los bienes eclesiásticos y civiles en el decreto de consolidación real en ambos lados del océano19. Es decir, la política de solicitar colaboraciones a los actores americanos fue solo una manera de recurrir a fondos en situaciones extraordinarias.

La financiación del virreinato: préstamos y donativos del Río de la Plata

  • 20 Véase Levene, 1962; Tjarks, 1962; Klein, 1973a, p. 378; Halperín Donghi, 1982; Amaral, 1984b y 201 (...)

14Para el caso del Río de la Plata, existen muchos trabajos dedicados a observar la financiación de la Corona, algunos de ellos hacen referencia a los préstamos y donativos20. El Consulado tenía la función de recaudarlos. Esta institución se transforma en la garantía de cobro por lo que es una inversión rentable y segura. La élite que financiaba a la Corona mediante préstamos traslada al resto de la comunidad los costos de su fidelidad: los intereses de los individuos que aportan recursos son devueltos por el Consulado a través de la recaudación impositiva.

El Cabildo y las juntas de comercio: algunos donativos anteriores a la formación del Consulado de Buenos Aires

  • 21 AECBA, serie II, t. I, pp. 563-564.
  • 22 AGN (Buenos Aires), IX 23-10-01, exp. 2. Agradezco a Fernando Jumar haberme facilitado el dato del (...)

15Los actores locales en el Río de la Plata financiaron a la Corona en reiteradas oportunidades por medio de donativos. Por ejemplo el 4 de febrero de 1707 en los Acuerdos del Extinguido Cabildo de Buenos Aires se encuentra una copia de la Real Cédula del 13 de marzo de 1705 en la que la monarquía pide auxilio a quien pudiera colaborar desde América para fortalecer sus ingresos en la guerra de sucesión. En ella manifestaba que los fondos eran para «los precisos gastos q. ocasiona guerra tan porfiada en defensa de la Religión y Monarchia». Aunque no solicitaba una cantidad determinada manifiesta que ella debía ser «en la mayor porcion q. fuere posible»21. El Cabildo de Buenos Aires ofrece 4 000 pesos corrientes, a pagarse con los fondos municipales. No obstante ello, en octubre de 1711 el gobernador y capitán general de Buenos Aires, Alonso Juan de Valdes, otorga 17 000 de toda la jurisdicción, recaudación que concluye en diciembre de 171422.

16En el inicio del siglo xviii el Cabildo se constituye en el portavoz de los actores locales. A mediados de siglo, con la constitución de las juntas de comercio —que se consolidan en el 1779— este rol se diversifica. Los comerciantes tuvieron su corporación mercantil hasta la formalización de su Consulado y con ello sus propios canales de negociación. En 1767 mediante el Cabildo y nuevamente en 1771 mediante una junta de comercio los comerciantes ofrecieron dinero ante las peticiones de la Corona.

  • 23 AECBA, serie III, t. III, pp. 549-553.

17El primer donativo fue sustanciado en el Cabildo el 25 de septiembre, a instancias del acuerdo del 23 que citaba a todos los «Vesinos y Comerciantes» para que contribuyeran «voluntariamente» a los gastos de la Corona. Con este donativo, los actores locales buscaban el levantamiento de la prohibición de la libre internación de productos de Castilla hacia el Perú por el Río de la Plata. Mediante una representación, el Cabildo manifestaba su necesidad de obtener el permiso de internación aduciendo para ello a la posición geográfica de su puerto, su fidelidad como ciudad «mui Noble y muy leal» y su oposición al contrabando por Colonia de Sacramento23.

  • 24 AGN (Buenos Aires), IX 11-8-7, s/f.
  • 25 Jumar, Kraselsky, 2007.

18En 1771, y ante la posibilidad de declararse la guerra contra Inglaterra, la Corona promovió la conformación de una junta de comercio el 17 de febrero en la cual instaba a los comerciantes a enviar una esquela en la que declarasen su patrimonio e informasen de cuánto dinero podían facilitar a la Corona en caso de concretarse el conflicto bélico24. Los comerciantes no eran los únicos que aportaban dinero para las urgencias de la Corona. En 1777 los hacendados juntaron la suma de 12 000 pesos fuertes como donativo para las ceremonias de la llegada del primer virrey. Estos utilizaron el Cabildo como ámbito de recaudación en el recientemente creado Virreinato del Río de la Plata25.

  • 26 Estos fueron Manuel de Sarratea, Manuel Rodríguez de la Vega y Sancho Larrea (Kraselsky, 2007).
  • 27 AGN (Buenos Aires), IX 3-4-7, exp. 6.

19En 1779 se crea la estructura permanente de las juntas de comercio con sus apoderados26. Como precio a la legitimación del cuerpo, la Corona solicita donativos en 1786. Como ya hemos analizado en un trabajo previo, por medio de una junta de comercio, se juntan 25 000 pesos. Ellos se usarían para colaborar con los gastos ocasionados por la declaración de la paz con el rey y la Regencia de Argel. La recaudación se realizó a partir del pago de los derechos de exportación del 0,5 % en la plata y el oro que se exportasen desde los puertos del Río de la Plata27.

  • 28 Kraselsky, 2007.

20En 1793 la Corona solicita fondos para afrontar la guerra contra la Francia revolucionaria. Los comerciantes recaudan 25 000 pesos, como en 1786, lo cual es rechazado, entonces y por junta de comercio se recaudan 100 000 pesos fuertes. Esta cantidad sería como préstamo al 6 % de interés. Por intermedio de tal erogación, los comerciantes locales logran la merced de la creación del Consulado28. El Río de la Plata brindó esta recaudación de 100 000 pesos fuertes a través de un préstamo que dieron algunos comerciantes y fue devuelto a través de un impuesto del 0,5 % sobre los metales que salieran desde los puertos del Río de la Plata con destino a España que pagaba toda la comunidad.

Creación del Consulado y financiación del préstamo de 1793

  • 29 AGI, Buenos Aires, 585.

21El 2 de junio de 1794 comienza a sesionar el Consulado y desde las primeras reuniones el caso de la devolución del préstamo realizado en 1793 juega un rol destacado. La Real Cédula de Erección del Consulado indicaba que serían pasibles de la recaudación de averías del 0,5 % sobre los «géneros frutos y efectos comercializables» que se extraigan o introduzcan por los puertos. Los comerciantes poderosos colocaban su dinero en préstamos a la Corona que el Consulado garantizaba devolver con interés. El Consulado cobraba el 0,5 % de la Real Cédula de Erección sumado el 0,5 % como contribución al donativo. Esta contribución se cobraría hasta haber pagado el fondo principal y los intereses de quienes aportaron para el donativo29.

22Los comerciantes que brindaron sus fondos a la Corona, lo hicieron con un interés de 6 % anual hasta la decisión del rey —Real Orden del 6 de junio de 1797— aplicada el 25 de septiembre de este año por la cual se redujo el interés a 5 % anual. Estos acreedores de la Corona colocaban sus fondos con la garantía del Consulado que actuaba de este modo como suerte de entidad «bancaria» que colaboraba con el financiamiento de sus guerras.

  • 30 AGN (Buenos Aires), Consulado de Buenos Aires, Actas y Documentos, t. I, p. 234.
  • 31 AGN (Buenos Aires), IX 4-7-4, exp. 28, fo 26ro.

23El 5 de septiembre de 1794 mediante una carta del virrey Arredondo al Tribunal del Consulado manifiesta que de los 100 000 pesos «solo se hayan entrado treinta y nueve mil quinientos cuarenta y tres pesos en la Tesorería General de Exto. y Real Hacienda»30. El virrey peticiona la entrega de los fondos restantes aprovechando la partida hacia Cádiz de la fragata de guerra Santa Lucía de los «sesenta mil quatro cientos cincuenta pesos»31.

  • 32 AGI, Buenos Aires, 585.
  • 33 Un informe contable señala que además de los 32 960 pesos recaudados en febrero de 1794, se recaud (...)
  • 34 Entre los que aceptaron seguir con un intereses del 5 % estaban Juan Esteban de Anchorena, Gaspar (...)

24El Consulado gestiona con mayor intensidad los préstamos particulares a la Corona. Un expediente del 30 de octubre de 1794 del Consulado señala que ha entregado en «la Tesorería de ejército y Real Hacienda de esta capital más de 80 000 pesos a cuenta del donativo de 100 000 pesos fuertes»32. El Consulado recauda un suplemento quedando «satisfecha la oferta que el comercio de esta ciudad hizo»33. Así, el donativo del Consulado respecto a la Corona fue cancelado en diciembre de 1794, ahora el Consulado tenía que recuperar este dinero prestado. Los fondos fueron —a los que aceptaron la rebaja en el interés del 6 % al 5 % anual— devueltos a los comerciantes34.

  • 35 El rey resuelve «reducir al 5 % el interés del 6 % que hasta ahora había pagado a los acreedores» (...)

25En suma, los intereses del donativo de 1793 se pagarían con la recaudación de averías. Pero como la coyuntura de guerra hacía dificultosa la recaudación, extendiéndose en el tiempo con el aumento progresivo de los intereses y por lo tanto en beneficio de los acreedores, la Corona con el objeto de librar al Consulado de esas deudas y contar con los fondos para obras del bien común, establece la necesidad de cancelar las deudas antes del plazo previsto35.

  • 36 AGN (Buenos Aires), Consulado de Buenos Aires, Actas y Documentos, t. II, pp. 531-544.
  • 37 AGN (Buenos Aires), Consulado de Buenos Aires, Actas y Documentos, t. II, pp. 556-557.
  • 38 AGN (Buenos Aires), IX 4-7-4, exp. 28.
  • 39 Como el caso del Prior Esteban de Anchorena que prestó al Consulado, el 17 y 25 de octubre del 179 (...)

26El Consulado discute esto en la sesión del 26 de agosto y resuelve que aunque no posea la suma total, se devolverá lo que el tesoro del Consulado alcance36. Esteban de Anchorena propone al Consulado «suplir el dinero que le faltase» y el cónsul Cecilio Sánchez de Velasco observa que Tomas Fernández está dispuesto a otorgar «todo el dinero que falta a interés del 5 % por todo el tiempo que lo necesite este Consulado»37 así como el Consulado avisa por medio de carteles al público que «quien quisiese suplir al Consulado interés, el dinero que necesite a menos del cinco por ciento al año»38 se le recibirá en los próximos tres días. Evidentemente, los comerciantes como Esteban de Anchorena, practicaban este recurso de financiación como forma de inversión de capitales, como forma de abarcar otro mercado. En tiempos de guerra preferían tener el dinero prestado y recibir un interés que invertir el dinero en negocios no tan lucrativos39.

  • 40 AGN, Consulado de Buenos Aires, Actas y Documentos, t. II, p. 579.
  • 41 AECBA, serie III, t. X, p. 247.
  • 42 Azcuy Ameghino, 2002, pp. 91-163; Fradkin, 1986.
  • 43 En la Real Orden del 31 de marzo de 1797 el rey establece la integración de los hacendados al cons (...)

27Así, en 1797 los comerciantes en el Consulado —a instancias de la Corona— dispusieron una rebaja en los intereses a los acreedores del 6 % al 5 % anual40. En este periodo, el Cabildo de Buenos Aires no juega un rol importante en la recaudación, en sus acuerdos solo se menciona el tema transcribiendo la Real Cédula que autoriza al virrey a recibir donaciones41. Era el Consulado el que recaudaba dinero para la Corona, a cambio esta le prestaba reconocimiento como cuerpo dentro del cual la élite mercantil obtenía beneficios de su posición. En 1797, un cambio institucional se produce en el seno del Consulado, los hacendados son incorporados por Real Cédula al gobierno del cuerpo. Así, los hacendados luego de conformarse como cuerpo en 1775 y de solicitar un tribunal o Hermandad de la Mesta en 1790 y de enfrentarse con los comerciantes en 1791 por la hegemonía del mercado de cueros,42 se incorporan al Consulado en 179743.

  • 44 AGN (Buenos Aires), Consulado de Buenos Aires, Actas y Documentos, t. II, p. 629.

28En diciembre de 1796 España entra en guerra con Inglaterra. La Corona solicita al Virreinato de Lima y al del Río de la Plata la recaudación de dinero para sus arcas reales. Las cesiones de dinero podrían ser gratuitas o tener un 5 % de interés sin plazo prefijado, su devolución se haría conforme se fuesen juntando nuevos fondos. Los comerciantes en el Consulado de Buenos Aires llaman a junta general, realizada el 14 de diciembre de ese año. No encontramos datos que nos permitan saber que pasó con esta cesión de dinero. Los comerciantes manifiestan que quien quisiera podría colaborar acercando al Consulado los fondos dispuestos a prestar. La Corona solicita que el Consulado sea más riguroso con los que deban derechos aduaneros y por medio de una junta general «haga entender a sus Individuos la actual urgencia»44. Es decir que los individuos de la comunidad mercantil adeudaban impuestos a la Real Hacienda y estos eran importantes en la coyuntura de guerra. La Corona buscaba percibirlos y para eso apelaba a la élite local que era la única vía para obtenerlos. La forma de contraprestación a ello era la de prestar su reconocimiento y redituar los fondos dados.

  • 45 AGN (Buenos Aires), IX 4-8-3; AGN (Buenos Aires), Consulado de Buenos Aires, Actas y Documentos, t (...)
  • 46 AGN (Buenos Aires), IX 4-8-3.

29Así, por medio de carteles en «parajes públicos» anunciaron la recepción de fondos al 5 % anual en la casa del Consulado. En este caso como en el donativo de 1793 recompuesto en 1797, Anchorena se trasforma en un actor central adelantando la recaudación de la alcabala de reventa. Así proporcionaba el 18 de diciembre —como se verá más abajo— 8 300 pesos de la alcabala de reventa correspondiente a 1797 y que para su devolución se obligue al Consulado «con sus fondos presentes» a otorgar un 5 % anual hasta que se reintegren las partidas45. Durante todo el periodo del Consulado hasta la disolución de la Corona en 1808, muchos actores —no solo comerciantes— utilizan este recurso para beneficiarse con los intereses del 5 %, diversificando sus estrategias productivas46.

Conflicto bélico con Inglaterra: la Corona y su necesidad de fondos

  • 47 Grieco, 2009.

30Como ya hemos mencionado, a fines del 1796, se produce la guerra entre Inglaterra y España implicando grandes desembolsos de dinero para esta. La Corona solicitó al Consulado que recaudase dinero para socorrerla. El 31 de enero de 1799, en sesión extraordinaria, los comerciantes —por medio del Consulado— otorgan un préstamo de 100 000 pesos fuertes a la Corona47. Sus autoridades Martín de Sarratea, Cecilio Sánchez, Manuel de Arana observan que no obstante carecer de fondos «y aun debiendo más de cuarenta mil ps del anterior donativo» a los comerciantes, ofrecen nuevamente un donativo. En él, remarcan su lealtad y patriotismo. Los 100 000 pesos los tomarán a 5 % de interés.

31El Consulado buscó mantener el reconocimiento como cuerpo más propicio a los intereses del rey. La élite se beneficiaría de la coyuntura de guerra ya que ubicaría su dinero a rédito para especular con los intereses. Los comerciantes absorben la deuda esperando de la Corona una serie de beneficios colectivos. La exención de la participación en la milicia, además del reconocimiento y visibilidad como élite dentro del cuerpo mercantil, puede ser un motivo que explicaría las cesiones de dinero.

  • 48 AGN (Buenos Aires), IX 4-7-5, exp. 10, fo 1vo.
  • 49 AGN (Buenos Aires), IX 4-9-5, exp. 32.
  • 50 AGN (Buenos Aires), IX 4-7-5 exp. 10, fo 47ro.

32Desde hacía un año, el 18 de mayo de 1798, los actores del Consulado venían solicitando la excepción de las milicias y buscaban reconocimiento en virtud de su función económica48. En una representación, sesenta comerciantes suplican al rey que los exima de tal obligación ya que ellos «en los casos en urgencia y necesidad» aportan «sus fortunas, sus personas y la vida misma»49. El 4 de julio de 1799, el virrey, en nombre del rey, exime a los comerciantes «de grueso giro». Estos, deberían en caso de ataque enemigo alistarse en un regimiento que crearía el rey a semejanza de «varias plazas principales de Europa y América»50.

33En el préstamo de 1799 se observa además que, aun con un interés menor, crecen los montos dados a la Corona, con lo cual aportan al fisco real una actividad rentable y segura. Entre los prestamistas, no actúan solo los comerciantes —como el ocurrido en 1793— sino que prestan otros actores como Pedro Picazarri, deán de la catedral de Buenos Aires o Luís Chorroarain, rector del Colegio San Carlos. A los comerciantes les convenía colaborar con ingresos a la Corona. A cambio de ello obtenían reconocimiento político y réditos del dinero aportado.

  • 51 Kraselsky, inédita, pp. 232-241.

34En el año 1800, Inglaterra en guerra contra la Corona hispánica, amenazaba los puertos de los territorios en América. En el Río de la Plata esta situación preocupaba a los intereses de los comerciantes ya que obstaculizaba su actividad mercantil. Dadas las circunstancias —ante la crítica situación de la Corona— los comerciantes impulsaron juntas generales de comercio para tratar acerca de la defensa y el armamento de buques corsarios en las costas del Río de la Plata. Estas juntas pueden interpretase como una apelación al conjunto de los comerciantes y como un síntoma de la declinación del Consulado como órgano corporativo51.

  • 52 Ordenanzas de la Ilustre Universidad y Casa de Contratación de la M.N y M.I. Villa Bilbao, cap. XI (...)
  • 53 AGN (Buenos Aires), IX 29-1-3, fo 88ro.

35Las juntas generales de comercio eran recursos de los comerciantes practicados no solo para elegir a los miembros del Consulado, sino para recaudar dinero con el que financiar a la Corona. Las Ordenanzas de Bilbao manifestaban que podrían establecerse ante la «urgencia, o necesidad, y ocasión precisa de gastos, en defensa, y utilidad del Comercio […] por medio de sus individuos congregados en su Junta General»52. Así, en las actas consulares se llama a una junta general realizada el 14 de noviembre, donde se trata la amenaza que representaba un buque inglés para el comercio. Los comerciantes establecen recaudar los fondos para los armamentos basados en un préstamo sobre las recaudaciones de la avería proponiendo aumentarla a un 4 % a la introducción y al 2 % en la extracción marítima53.

  • 54 Ibid.
  • 55 AGN (Buenos Aires), IX 4-6-2, fo 222ro.

36El 15 de noviembre, en las Actas del Consulado se manifiesta que al no poseer fondos, sus miembros solicitan «a S. E. se sirva hacer a este Consulado un suplemento de 100 000 pesos por ahora con cargo de reintegro, de algunos de los ramos de la Real Hacienda»54. En las Actas del Consulado se menciona que su tesorero, Joseph Álvarez, era quien debería recibir tal suma, para lo cual se comprometería a establecer una nueva contribución llamada «avería de guardacosta [en] las ventas presentes y futuras, y los bienes propios del cuerpo», con lo que algunos fondos de la Real Hacienda serían utilizados para la defensa del estuario. A esta contribución, si bien debía aplicarse al Río de la Plata, en sus puertos marítimos, Montevideo, mediante una junta celebrada el 29 de noviembre de 1800, el tesorero se opuso55. El Consulado de Buenos Aires quería que la comunidad mercantil y hacendada de ambas bandas pagase los costos de los impuestos. En Montevideo se convoca a una junta que trata de «la ninguna potestad y facultad que tiene el comercio de Buenos Aires para arbitrar sobre la substancia del de esta ciudad, con lo que las rivalidades entre estas dos ciudades quedaban de manifiesto.

  • 56 AGN (Buenos Aires), IX 29-1-3, f° 65ro.

37Es decir, a través de estos gravámenes, toda la comunidad mercantil pagaba, por medio de impuestos, los gastos del Estado monárquico. Así, el Consulado se encargaba de la defensa y compraba barcos para llevarla a cabo, por ejemplo el «San Francisco Javier alias “el Buenos Aires”» y la «Fragata Americana alias “el Mercurio”» en 180156.

Declive del Consulado y disolución de la monarquía (1806-1808)

  • 57 AGN (Buenos Aires), IX 29-1-4, f° 105ro.

38En 1804 España e Inglaterra entran nuevamente en guerra, esto acentuaría el declive de la monarquía española. En 1805 el Consulado recauda para construir el muelle y para armarlo con cañones para su defensa57. Con esos preparativos la ocupación británica no parece sorprender a los habitantes de Buenos Aires.

  • 58 AGN (Buenos Aires), IX 4-8-3.
  • 59 AGI, Buenos Aires, 588.
  • 60 Ibid.

39En esta situación, los actores rioplatenses de la mayoría de las regiones del Virreinato recaudan, tras una proclama real del 14 de marzo del 1806, fondos para la Corona en forma de «empréstito perpetuo o indefinido»58. Una carta del 11 de abril de 1806 firmada por Juan de Lezica, Jaime Alsina y Verjes, Josefh Riera y Manuel Belgrano dice que el Consulado tiene proyectado abrir «un empréstito al 6 % con el objeto de socorrer las atenciones del Erario»59. El Consulado, luego de llamar a la Junta General de Comercio acordó recaudar «cuantas cantidades se le quieran entregar por todos los habitantes del virreinato»60.

  • 61 AGN (Buenos Aires), IX 4-9-9.
  • 62 Grieco, 2009.

40El 3 de junio de 1806, el Consulado, con la firma de Manuel Belgrano, entrega una recaudación de los actores de parte del Virreinato. Se dividen entre los que aportan al empréstito recaudando 102 272 pesos a un interés del 6 % anual, y los 55 que aportan entre 306 y 8 240 pesos61. Esta cantidad se recauda en forma paralela al donativo que alcanza 9 021 pesos 4 reales 17 maravedíes: los que aportan al donativo son 10 fluctuando entre 50 y 2 060 pesos, mientras que 4 prometen otorgar la suma de 10 150 pesos y solo uno aparece dando un donativo de 50 pesos anuales mientras dure el conflicto. El Consulado se transformaría en el «banco» en el cual los prestamistas colocan su dinero a rédito. El Consulado acentuaba su rol de ser una institución financiera utilizada por los actores del Virreinato. Pero, en este año se observa que el Cabildo comienza a desplazar al Consulado como interlocutor de la Corona. El Cabildo de Buenos Aires, además de ser una institución que centraba sus funciones en el gobierno local actuó como prestamista y recaudadora de fondos para la Corona y para la defensa territorial62.

  • 63 AECBA, serie IV, t. II, p. 284.
  • 64 Ibid., serie IV, t. III, pp. 317, 350, 366, 371, 391, 489, 502, 508, 515 y 516.
  • 65 Ibid., pp. 563-564.
  • 66 Moutoukias, 1988a, pp. 190-198; Marichal, Grafenstein (eds.), 2012.

41Así, el 26 de agosto de 1806, en el seno del Cabildo se mencionaba la recaudación de donativos para colaborar con la defensa de Buenos Aires exigiendo «un donativo gracioso para objeto de tanto intereses tan útiles á la Patria y al Estado, debiendo ser los primeros que contribuyan los individuos actuales de este IC»63. La forma de recaudación era mediante los donativos64 y los préstamos al 6 %, la Corona garantizaba su devolución con el situado de Potosí, así el Cabildo da una lista de individuos que eran prestamistas de la Corona65. El situado potosino era de este modo, la forma de trasladar los costos de la defensa de los espacios americanos66.

  • 67 AECBA, serie IV, t. III, pp. 491-492, 521 y 535-536.
  • 68 AECBA, serie IV, t. II, p. 296.
  • 69 Ibid., pp. 440-448.

42El Cabildo de Buenos Aires va creciendo en importancia transformándose en el ámbito donde los individuos otorgan fondos para la defensa del territorio. Esto se muestra a través de la recaudación de los otros cabildos locales que comienzan a otorgarle sumas al de Buenos Aires67. En esta etapa, el Cabildo se abocó con mayor intensidad a la protección territorial, ejerciendo la defensa y la promoción de sus autoridades68. Como institución de gobierno local, depuso al virrey Sobremonte y eligió a Santiago de Liniers69.

43La actitud recaudadora de donativos del Cabildo de Buenos Aires se manifestó el 29 de abril de 1807, cuando se hizo presente el síndico procurador general, Benito Iglesias, y dijo

  • 70 Ibid., p. 513.

haver recogido del vecindario por via de suplemento á este I.C. […] la cantidad de sesenta mil seiscientos pesos fuertes para el apresto de la expedición a la otra banda […] con cargo de reintegro a la llegada de los primeros situados70.

  • 71 Ibid., pp. 545-546.
  • 72 Ibid., p. 546.

44No solo recaudaba para la Corona, sino también para la defensa del territorio. El 1o de junio, el Cabildo exige participar en la Junta de Guerra y mediante un oficio se queja de la poca guardia en el río, lo que desprotege a Buenos Aires de los navíos ingleses71. En opinión de los miembros del Ayuntamiento las autoridades monárquicas deben delegar en el Cabildo y no en la Marina la «intervención y conocimiento en las Juntas de Guerra»72.

45En el periodo final del Antiguo Régimen, las respuestas del Consulado y del Cabildo ante el pedido de ingresos por la Corona difieren. El Consulado deja de ser el cuerpo principal que recaudaba para la Corona. Las circunstancias políticas de las invasiones, la antigüedad del cuerpo vecinal, el apego local con el que contaba y, sobre todo, las perturbaciones del comercio que impedían el desarrollo del mismo, hicieron que las funciones del Cabildo aumentasen su rol de recaudador de fondos y su papel de intermediario entre el rey y la comunidad local.

  • 73 AECBA, serie IV, t. IV, p. 15.
  • 74 Ibid., p. 69.
  • 75 Ibid., p. 94.
  • 76 Ibid., pp. 105 y 113-114.

46En 1808, antes del derrumbe, la Corona acentúa su petición de fondos al Cabildo. Así, el 8 de enero, el superintendente pide al Cabildo se faciliten 200 000 pesos, como lo ha hecho en otras circunstancias «hasta el arribo del situado»73. El 22 de enero, el Cabildo dice que apelaron al apoderado de la compañía de Filipinas, Martín de Sarratea, quien ofreció 50 000 pesos, y a esto se le sumaba los 20 000 de Manuel de Arana. Sarratea pedía sin éxito que «se lo exonere de dicho préstamo», pero el Cabildo lo intimó a aportar la cantidad suficiente para alcanzar los 200 000. El 21 de marzo de 1808 el superintendente pide otro donativo de 200 000, con lo cual el Cabildo nombra como diputados a Antonio de Santa Coloma y Juan Bautista Elorriaga para que soliciten al vecindario el préstamo, proponiendo que la «oferta se cubriria á la llegada del situado»74. El 4 de mayo el superintendente vuelve a solicitar al Cabildo 100 000, y este se lo pide a la vecindad «reintegrables a la llegada del situado»75. Además, el virrey propone el establecimiento de una contribución general según los fondos que cada uno de los habitantes pueda aportar76.

  • 77 Ibid., p. 194.
  • 78 Ibid., p. 196.

47El 27 de agosto se conocen las abdicaciones de Bayona y el derrumbe de la monarquía. En el Cabildo se redacta un acta de apoyo y se menciona el patriotismo, la fidelidad, «la constante adhesión a la religión» y los esfuerzos realizados por el vecindario en forma de donativos77. Los cabildantes observan que esperan recaudar contribuciones y remitirlo de inmediato a la Península78. Con ello el Cabildo deja en claro su función de recaudador de fondos para la Corona en la coyuntura de derrumbe, guerra e incertidumbre.

  • 79 AGN (Buenos Aires), IX 29-1-5, fo 140ro.

48Por otra parte el virrey le solicita un suplemento al Consulado en 1808, después del desmoronamiento monárquico. En el Río de la Plata, muy pocos individuos se muestran dispuestos a otorgar su dinero, el cuerpo mercantil, al menos en un primer momento, se mostró reacio a colaborar debido a las deudas impagadas de los préstamos anteriores79. Esta respuesta, sin duda tiene que ver con la desconfianza hacia la Junta de Gobierno y las demás instituciones formadas ante la caída del rey y con la pérdida de su posición hegemónica como interlocutor local.

  • 80 Ibid., fo 140ro.
  • 81 Ibid., fo 152ro.

49No obstante ello, el 17 de noviembre se realiza una junta general de comercio y se decide juntar el suplemento. Para lo cual, recaudan la suma de 72 064 pesos 5,5 reales80. Pero, el virrey, por intermedio de un oficio del 22 de noviembre, dice «no tener a bien aceptar la cantidad q.e se habia proporcionado»81 por considerar la suma insuficiente.

Consentimiento de la comunidad: las alcabalas de reventa

50Ya mencionamos los motivos por los que la élite porteña negociaba con la Corona beneficios mutuos. La capacidad de extraer recursos de la comunidad mercantil era indispensable para tal relación. Pero ¿qué es lo que llevaba a la comunidad mercantil a prestar su consentimiento a la élite? O, en otras palabras, ¿por qué se legitimaba a los representantes que otorgaban dinero a rédito para la Corona e imponían derechos aduaneros sobre las producciones con las cuales pagar los intereses de esos préstamos? La respuesta podría buscarse en los beneficios laterales que recibía la comunidad mercantil como un fuero especial, la exención de la milicia y las dilaciones y rebajas en las alcabalas de reventa. Sólo analizaremos brevemente estas últimas.

  • 82 Tjarks, 1962, pp. 36-44.
  • 83 AGN (Buenos Aires), IX 4-7-4, exp. 12, fo 13ro.

51Las alcabalas de reventa eran un impuesto percibido por la Real Hacienda y pagado por todos aquellos que comerciaban artículos venidos de la Península, sea en sus tiendas y almacenes o por su venta callejera82. Esta imposición se recaudaba una vez por año y desde 1792 las juntas de comerciantes delegaron en dos de sus miembros la capacidad de decidir cuánto debía pagar cada uno. Esto se reproduce anualmente desde la creación del Consulado en 1794. En retribución a la recolección de las alcabalas de reventa, los recaudadores quedaban exentos de tal gravamen83.

52Las alcabalas fueron un pilar en la negociación entre la Corona y la élite de comerciantes que representaba a toda la comunidad mercantil rioplatense. La Corona necesitaba de la élite local asumiendo su imposibilidad de utilizar la coerción para recibir los montos anuales. La recaudación y el modo que la realizaban explicarían la legitimidad de la élite mercantil frente a sus pares, ya que permitían el pago dilatorio de sus obligaciones fiscales. Es decir, que la élite mercantil fortalecía su preeminencia y su representatividad como interlocutor en la negociación de toda la comunidad frente a la Corona.

53La Corona se beneficiaba en tener una renta regular en tiempos de necesidad de fondos y, no menos importante, la conservación de su autoridad en territorios tan lejanos a su control. A cambio reconocía a la élite mercantil y le brindaba privilegios y ventajas como la de ser el órgano recaudador. En esta negociación con la Corona puede verse que, en 1802 un hecho relevante ilustra el papel de la élite representativa de los comerciantes en la recaudación de estas alcabalas del resto de la comunidad mercantil. Es en esta fecha donde se produce la llegada del visitador de la Real Audiencia, Diego de la Vega quien intenta cambiar, sin éxito, las reglas del juego. Para ello, luego de observar el padrón de comerciantes y de inspeccionar el modo con que los diputados Pedro Duval y Ramón Ximénez realizan la recaudación de los 8 300 ps por las alcabalas de reventa, solicita la intervención del administrador de la Real Aduana.

  • 84 Ibid., fo 17ro.

54Este, por medio de un informe, considera que el padrón de comerciantes «no es tan exacto» ya que deja por lo menos 40 tiendas sin recaudar. Además observa que el monto del pago es inferior a lo que debería ser, siendo 8 300 cuando en realidad debería ser 26 911 pesos. Alega el crecimiento de la ciudad y de su comercio. El Consulado por intermedio de su secretario Manuel Belgrano primero y de su síndico procurador Francisco de Escalada, luego desestiman al administrador de la Real Aduana y al visitador diciendo que carecen de la autoridad suficiente para acusar al Consulado, que la regulación de la alcabala fue acordada con el superintendente y aprobada por la Corona84. En ese año finalmente no se innova en las alcabalas.

55Con ello, aquí se interpreta que el Consulado y la élite que lo controla tienen legitimidad sobre la comunidad no solo a partir de la administración de justicia sino de su capacidad en la recaudación de dinero. Estos montos eran más bajos de lo que deberían ser. A ello se suma la posibilidad de dilatar el pago, lo que hacía de esta élite, su representante legítimo. Por otro lado, esta élite mercantil aseguraba el pago anual de una cantidad fija de dinero. Lo cual era preferible a la evasión.

 

56Este trabajo pretendió analizar las estrategias de las corporaciones locales del Río de la Plata a fines del Antiguo Régimen. Para ello se analizaron los préstamos y donativos de la comunidad a la Corona. Estos fueron una contribución extraordinaria que se llevó a cabo —sobre todo— en tiempos de conflictos bélicos y fue un pilar en las relaciones entre la Corona y los actores locales. Fueron recaudados por las instituciones corporativas, las juntas de comercio y el Consulado luego de su creación en 1794, aunque como vimos a inicios del siglo xix —luego de la ocupación británica— fueron recaudados también por el Cabildo.

57Los préstamos y donativos funcionaron, por un lado, como un contrapeso en la negociación entre los representantes del cuerpo de comercio y la Corona. El primero le brinda fidelidad, conservando su autoridad en regiones alejadas de su control directo y fondos para sus guerras a cambio de reconocimiento y fueros especiales. Este reconocimiento le permite presentarse a la élite como representante de los intereses generales ante la comunidad mercantil. Esta élite legitima su posición para recibir beneficios aleatorios o secundarios como dilación en el pago de alcabalas o exenciones militares.

58Por otro lado, los préstamos y donativos le servían a la élite mercantil como medios en los que beneficiarse de una inversión más bien segura a largo plazo. Las cantidades contaban con la garantía, en última instancia, del Consulado en el que ellos mismos participaban. Los acreedores recibían una renta anual por los intereses de lo entregado. Con ello, los miembros de la élite que representaba al Consulado depositaban sus fondos y diversificaban sus estrategias comerciales.

59En los primeros años del siglo xix se produce un resurgimiento de las juntas generales de comercio que comienzan a desplazar las funciones del Consulado. Los comerciantes reunidos en junta elaboran sus estrategias corporativas y recaudan fondos para la Corona. Con ello las juntas —además de designar a los miembros del Consulado— se dedican a otros temas que inicialmente habrían sido delegados en el Consulado. Por eso se plantea que a inicios del siglo xix el Consulado pierde progresivamente poder como interlocutor local frente a la Corona. Esta pérdida del poder acentúa la progresiva importancia del Cabildo.

60La función preponderantemente bancaria del Consulado persistió hasta la ocupación británica, donde se agrega a ella el Cabildo. Este va a asumir a partir de ahora funciones fiscales de recaudación de fondos para la Corona. Ahora —y ante una novedosa coyuntura en el Río de la Plata— la Corona, asumiendo los riegos de perder más poder potenciando una institución vecinal, modifica su estrategia para recibir dinero. La Corona mediante el canal del Cabildo daba como garantía a los préstamos efectuados por la comunidad el situado potosino.

61El Consulado como corporación de comerciantes no poseyó la capacidad de recaudación ni el arraigo político que tuvo el Cabildo. Después de la ocupación británica, el Consulado deja de ser el interlocutor principal ante la Corona siendo reemplazado por el Cabildo. Este, aunque no poseía diputaciones, tuvo más alcance a los cabildos del interior: las sumas de cada uno así lo demuestran. Ello explica que, después del desmoronamiento real, el Cabildo de Buenos Aires asumiese el poder vacante en el Virreinato.

62Con el derrumbe de la Corona en 1808, el proceso político que llamo «centralización corporativa» queda disuelto. Las nuevas autoridades de la junta representativa van a tratar de conservar los territorios del Río de la Plata bajo el control de los virreyes otorgando grandes exenciones fiscales, por ejemplo, la libertad de comercio en 1809 a cambio de la conservación de sus territorios e impuestos para sus arcas.

Notes

1 Kraselsky, inédita, pp. 249-278.

2 Hespanha, 1989, pp. 233-256 y 404-414; Guerra, 1992, pp. 19-54; Fernández Albaladejo, 1992; Imízcoz Beunza, 1996a, pp. 13-50; Rojas (coord.), 2007, pp. 29-84.

3 Véase Moutoukias, 2000b 2002.

4 Véase Irigoin, Grafe, 2012.

5 Mariluz Urquijo, 1983; Moutoukias, 2002; Kraselsky, inédita, pp. 91-101.

6 Véase North, 1984.

7 Kraselsky, 2011; véase también Morelli, 2005, pp. 11-32 y 2008.

8 Torres Sánchez, 2008b y 2013, pp. 13-129; para el espacio del Río de la Plata, véase Jumar, Sandrín, inédita.

9 Marichal, 2001a, p. 39; Valle Pavón, 1998, 2000 y 2001.

10 Torres Sánchez, 2013, pp. 29-69.

11 AECBA, serie III t. VI, pp. 126-128. Véase Jumar y Kraselsky, 2007, p. 42.

12 Véase Marichal, 1999, p. 104; Torres Sánchez, 2013, pp. 29-103.

13 Como es sabido en América existieron hasta el Reglamento de Libre Comercio de 1778, dos Consulados: el de México y el de Lima. Para el primero, véase del Valle Pavón, 2001, pp. 203-222. Para Lima véase Mazzeo, 2003, pp. 63-84. Una comparación entre los dos Consulados, véase Mazzeo, 2012.

14 Marichal, 1999, p. 106 considera a los donativos universales como impuestos, ya que no tenían devolución y nadie estaba exento de contribuir.

15 Eran préstamos gratuitos dados por los miembros de la élite y el clero ante cada coyuntura crítica. Generalmente por un plazo máximo de dos años.

16 Marichal, 1999, p. 114 divide a los préstamos según los réditos que daban al acreedor. Sus sumas eran más importantes que los donativos.

17 Ibid., p. 134.

18 Ibid., p. 119.

19 Von Wobeser, 2002, pp. 787-827.

20 Véase Levene, 1962; Tjarks, 1962; Klein, 1973a, p. 378; Halperín Donghi, 1982; Amaral, 1984b y 2014; Grieco, 2009, pp. 321-350.

21 AECBA, serie II, t. I, pp. 563-564.

22 AGN (Buenos Aires), IX 23-10-01, exp. 2. Agradezco a Fernando Jumar haberme facilitado el dato del donativo real.

23 AECBA, serie III, t. III, pp. 549-553.

24 AGN (Buenos Aires), IX 11-8-7, s/f.

25 Jumar, Kraselsky, 2007.

26 Estos fueron Manuel de Sarratea, Manuel Rodríguez de la Vega y Sancho Larrea (Kraselsky, 2007).

27 AGN (Buenos Aires), IX 3-4-7, exp. 6.

28 Kraselsky, 2007.

29 AGI, Buenos Aires, 585.

30 AGN (Buenos Aires), Consulado de Buenos Aires, Actas y Documentos, t. I, p. 234.

31 AGN (Buenos Aires), IX 4-7-4, exp. 28, fo 26ro.

32 AGI, Buenos Aires, 585.

33 Un informe contable señala que además de los 32 960 pesos recaudados en febrero de 1794, se recaudan en septiembre, como suplementos que suman 21 001 pesos. El resto se complementa con la avería del 0,5 del año 1794, lo que suma 150 585 pesos (AGI, Buenos Aires, 585).

34 Entre los que aceptaron seguir con un intereses del 5 % estaban Juan Esteban de Anchorena, Gaspar de Santa Coloma y Manuel Rodríguez de la Vega.

35 El rey resuelve «reducir al 5 % el interés del 6 % que hasta ahora había pagado a los acreedores» (AGI, Buenos Aires, 586).

36 AGN (Buenos Aires), Consulado de Buenos Aires, Actas y Documentos, t. II, pp. 531-544.

37 AGN (Buenos Aires), Consulado de Buenos Aires, Actas y Documentos, t. II, pp. 556-557.

38 AGN (Buenos Aires), IX 4-7-4, exp. 28.

39 Como el caso del Prior Esteban de Anchorena que prestó al Consulado, el 17 y 25 de octubre del 1797, 6 000 y 2 500 pesos al 5 % de interés recibiendo 330 y 125 pesos anuales hasta 1807 (AGN [Buenos Aires], IX 4-8-3).

40 AGN, Consulado de Buenos Aires, Actas y Documentos, t. II, p. 579.

41 AECBA, serie III, t. X, p. 247.

42 Azcuy Ameghino, 2002, pp. 91-163; Fradkin, 1986.

43 En la Real Orden del 31 de marzo de 1797 el rey establece la integración de los hacendados al consulado. Véase Documentos para la Historia Argentina, pp. 127-128.

44 AGN (Buenos Aires), Consulado de Buenos Aires, Actas y Documentos, t. II, p. 629.

45 AGN (Buenos Aires), IX 4-8-3; AGN (Buenos Aires), Consulado de Buenos Aires, Actas y Documentos, t. II, pp. 647-649.

46 AGN (Buenos Aires), IX 4-8-3.

47 Grieco, 2009.

48 AGN (Buenos Aires), IX 4-7-5, exp. 10, fo 1vo.

49 AGN (Buenos Aires), IX 4-9-5, exp. 32.

50 AGN (Buenos Aires), IX 4-7-5 exp. 10, fo 47ro.

51 Kraselsky, inédita, pp. 232-241.

52 Ordenanzas de la Ilustre Universidad y Casa de Contratación de la M.N y M.I. Villa Bilbao, cap. XIII, art. VII, p. 61.

53 AGN (Buenos Aires), IX 29-1-3, fo 88ro.

54 Ibid.

55 AGN (Buenos Aires), IX 4-6-2, fo 222ro.

56 AGN (Buenos Aires), IX 29-1-3, f° 65ro.

57 AGN (Buenos Aires), IX 29-1-4, f° 105ro.

58 AGN (Buenos Aires), IX 4-8-3.

59 AGI, Buenos Aires, 588.

60 Ibid.

61 AGN (Buenos Aires), IX 4-9-9.

62 Grieco, 2009.

63 AECBA, serie IV, t. II, p. 284.

64 Ibid., serie IV, t. III, pp. 317, 350, 366, 371, 391, 489, 502, 508, 515 y 516.

65 Ibid., pp. 563-564.

66 Moutoukias, 1988a, pp. 190-198; Marichal, Grafenstein (eds.), 2012.

67 AECBA, serie IV, t. III, pp. 491-492, 521 y 535-536.

68 AECBA, serie IV, t. II, p. 296.

69 Ibid., pp. 440-448.

70 Ibid., p. 513.

71 Ibid., pp. 545-546.

72 Ibid., p. 546.

73 AECBA, serie IV, t. IV, p. 15.

74 Ibid., p. 69.

75 Ibid., p. 94.

76 Ibid., pp. 105 y 113-114.

77 Ibid., p. 194.

78 Ibid., p. 196.

79 AGN (Buenos Aires), IX 29-1-5, fo 140ro.

80 Ibid., fo 140ro.

81 Ibid., fo 152ro.

82 Tjarks, 1962, pp. 36-44.

83 AGN (Buenos Aires), IX 4-7-4, exp. 12, fo 13ro.

84 Ibid., fo 17ro.

Auteur

Universidad Nacional de Tres de Febrero – Universidad Nacional de La Plata

© Casa de Velázquez, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search