Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Cambio institucional y fiscalidad

 | 
Michel Bertrand
, 
Zacarías Moutoukias

I.1. — Negociar y reformar en el Antiguo Régimen

Tejiendo una Hacienda Imperial

«Unir los manejos de la Real Hacienda de España y América» en el reinado de Carlos III

Rafael Torres Sánchez

Texte intégral

  • 1 Este trabajo se ha realizado dentro del proyecto de investigación financiado por el Gobierno de Es (...)

1En agosto de 1776, en medio de unos meses de continuos envíos de tropas desde España para reforzar las guarniciones en América, el secretario de Hacienda, M. Múzquiz, hizo una curiosa oferta al secretario de Indias, J. de Gálvez1. A juicio del secretario de Hacienda, en las oficinas de la Tesorería General se estaba viviendo una confusión cada vez mayor a la hora de determinar dónde se debían cargar los gastos que motivaban el traslado y mantenimiento de esas fuerzas armadas. Los oficiales de la Tesorería General se quejaban de que no era fácil decidir qué gastos correspondían a «Indias» y cuáles debían asignarse a otras tesorerías de la Real Hacienda. Las situaciones particulares eran tantas que las excepciones se amontonaban: oficiales que solicitaban adelantos de sus sueldos en la Tesorería General, que luego deberían descontarse en las tesorerías americanas, soldados que dejaban una parte de sus salarios consignados a sus familiares en las tesorerías peninsulares, préstamos que se hacían en la Tesorería General, con calidad de reintegro y sin interés, para que funcionarios pudiesen realizar el viaje a América, ellos y sus familias… Para el secretario de Hacienda, concluía, había un serio problema de superposición de contabilidades que había que intentar resolver. La solución que en ese mismo informe propuso Múzquiz a Gálvez fue, nada más y nada menos, que la de, literalmente: «unir los manejos de la Real Hacienda de España y América». Según el ministro:

  • 2 AGS, SSH, leg. 61, Miguel Múzquiz a José Gálvez, Madrid 4/8/1776.

No siendo fácil ocurrir a las obligaciones y gastos de la América, sin que se experimente falta en la asistencia a los que se ofrecen en estos Reinos, es otra de tantas pruebas como cada día se tocan, para persuadir la necesidad de que se unan los manejos de la Real Hacienda de España y América, y yo, posponiendo mis intereses al celo y amor que tengo al servicio de SM, pido a VS se lo haga presente, o que me diga que yo lo haga, para que SM en su inteligencia resuelva lo que fuere de su real agrado […]2.

2Que Múzquiz le sugiriese a Gálvez que alguno de los dos secretarios debía proponer al rey Carlos III la unión de los «manejos» de las dos haciendas, puede explicarse en el contexto que hemos aludido de agobios de la Tesorería General y de urgencias por la guerra contra Portugal en marcha y la expedición de Cevallos navegando, pero no cabe duda que permite ilustrar que un problema existía y también una solución. Si era cierto lo que afirmaba Múzquiz, que los problemas contables de la Tesorería General eran «otra de tantas pruebas» de la necesidad de abordar la solución que proponía, que no era otra cosa que avanzar en la dirección de una única Real Hacienda, cabría pensar que al menos en el más alto nivel de gobierno de la Monarquía española se estaba sugiriendo claramente la posibilidad de crear una hacienda imperial.

3Como sabemos bien, esta hacienda imperial nunca fue una realidad. Los territorios americanos se independizaron de la Monarquía española sin que se crease alguna institución hacendística que gestionase de forma conjunta recursos económicos de América y España, indistintamente y sin tener en cuenta su origen. Así, las independencias americanas llegaron sin que existiese una única Tesorería General de la Monarquía imperial española. Pese a esta realidad histórica, la propuesta de Múzquiz es lo suficientemente inquietante para plantearnos explorar por qué el secretario de Hacienda había llegado a la conclusión de que «un único manejo» de ambas haciendas era una solución.

  • 3 La bibliografía es enorme. Una buena guía de las dimensiones del problema en Greene, Morgan (eds.)(...)
  • 4 Hart, 2003, p. 107.
  • 5 Nos referimos, claro está, a la tesis de J. H. Elliott donde argumenta que el imperio colonial esp (...)

4En este trabajo queremos indagar si durante el reinado de Carlos III se estaba avanzando en la dirección de construir una hacienda imperial, o si había algunos procesos en marcha que permitan respaldar la conclusión y propuesta del secretario de Hacienda. Queremos analizar, en definitiva, si había «tantas pruebas», como indicaba el secretario de Hacienda, para plantear al secretario de Indias y al rey ese «único manejo» de ambas haciendas. De confirmarse que, al menos, la tendencia existía, las consecuencias pueden ser interesantes. En un momento historiográfico de revisión y puesta en valor de la «historia atlántica»3, puede tener un cierto valor señalar que, en el caso español, se avanzaba hacia la unificación de instituciones hacendísticas. Esta tesis contribuiría a confirmar la eficacia administrativa alcanzada por el imperio español, al menos en comparación con el inglés o francés. Como afirma Jonathan Hart, la comparación entre los tres imperios permite revisar la tradicional imagen negativa y de fracaso del imperio español, al menos en cuanto a la capacidad para regenerarse y reaccionar con cierta flexibilidad a las necesidades institucionales4. De alguna manera, si se pudiese demostrar que el proceso existía, el imperio español habría marcado, de nuevo, el camino para otros imperios, tal y como ya había hecho a comienzos del siglo xvi, según la conocida tesis de Elliott5.

La guerra como motor de cambio

5Creemos que el factor que más ayudó a hacer visibles los hilos que se estaban tejiendo en el Atlántico entre las haciendas de la Monarquía española pudo ser la guerra, en concreto, el trauma de la guerra de los Siete Años y la posterior carrera armamentística de los años siguientes. La evidencia de la necesidad de revisar el sistema defensivo de los territorios americanos obligó a intensificar el envío de tropas y suministros militares a América y a abordar importantes reformas en las fortificaciones y estructuras militares. Todo este proceso de reforma militar obligó a introducir importantes cambios fiscales y administrativos, pero, sobre todo, aceleró los intercambios militares entre ambas orillas del Atlántico. Nunca como entonces, la Corona española empleó tantos recursos humanos y económicos en el fortalecimiento militar de América, y este esfuerzo exigió que una parte importante de los «beneficios» del imperio, fuesen consumidos directamente en América, retornasen, literalmente, al imperio o, incluso, que la Real Hacienda peninsular financiase directamente el trasvase de hombres y recursos militares a los territorios coloniales.

6La sección del Archivo General de Simancas titulada «Avisos a la Secretaría de Hacienda» de la Secretaría de Indias permite pulsar con claridad qué significó este auténtico retorno o envío de recursos hacia América. Además, nos da pistas de cómo, en la búsqueda de soluciones por la Secretaría de Hacienda a las demandas de la de Indias, se hizo patente que se estaba empezando a trabajar como una hacienda imperial. Pongamos algunos ejemplos, necesariamente dispersos, pero ilustrativos de cuál era el problema.

  • 6 AGS, SSH, leg. 61, Miguel Múzquiz a Francisco Montes, 5/4/1777.

7Durante las décadas de 1760 y 1770 se hicieron en España multitud de compras de suministros militares para enviar a América. La mayor parte de estas compras se realizaron en Cádiz y a cargo de la Depositaría de Indias. El mecanismo casi siempre era el mismo. El secretario de Indias avisaba al secretario de Hacienda de una necesidad de suministros militares o gasto en América, y este daba las órdenes oportunas al tesorero general para que facilitase los medios con los que se pudiese atender. La clave, de nuevo, estaba en que los medios que el tesorero general ponía a disposición de la necesidad podían implicar a la totalidad de las tesorerías y recursos de la monarquía. El procedimiento habitual era librar o poner a disposición del presidente de la Casa de Contratación el dinero suficiente para realizar las compras en Cádiz: «en aquella Depositaría General a disposición del referido Presidente»6.

8Veamos en detalle una de estas compras de suministros militares para América, para valorar la complejidad administrativa y económica que podía suponer y destacar la importancia de operar en una escala imperial. En mayo de 1777, Gálvez informaba a Múzquiz, con cierto enfado, del fracaso de la Secretaría de Guerra para proporcionarle artillería a la Secretaría de Indias,

  • 7 AGS, SSH, leg. 61, José Gálvez a Miguel Múzquiz, Aranjuez, 7/5/1777.

no habiéndose podido facilitar por el Ministerio de la Guerra ni un cañón de bronce, de los muchos que faltan en todas las plazas de América para el completo de los de su dotación, y han pedido reiteradamente los respectivos Virreyes y Gobernadores, ni el crecido número de balas y armas que igualmente se necesitan para ponerlas en estado de una regular defensa7.

  • 8 La salida a los mercados internacionales de armamento para cubrir la demanda de las fuerzas armada (...)

9El Gobierno decidió utilizar la vía diplomática para resolver el problema, y encargó a la Secretaría de Hacienda que atendiese el gasto de las compras necesarias. Ya había una experiencia previa de comprar balería en Nápoles, pero este mercado parecía insuficiente para el problema que se planteaba8. Se optó por acudir a la monarquía francesa para solicitar que le facilitase la artillería y balería que se necesitaba en América. Las negociaciones con la Corona francesa y el Ministerio de Guerra francés las dirigió el embajador español en París, Conde de Aranda. El resultado fue la adquisición de 180 cañones de bronce, munición correspondiente y 20 000 fusiles, que importaban más de 5,7 millones de reales, aunque al final el coste fue de 6 745 960 reales.

10Lo importante para nosotros de esta compra es cómo se gestionó su pago por la Secretaría de Hacienda. Para trasladar los suministros desde Francia hasta América, hubo que montar toda una compleja operación logística. El tesorero general ordenó al tesorero del Real Giro de Ámsterdam que contratase las embarcaciones necesarias para trasladarlas a Francia a cargar la artillería y municiones. El coste de los fletes se pagaría entre la Tesorería de Ámsterdam y la Tesorería de Marina de Ferrol, a quien el tesorero general ordenó

  • 9 AGS, SSH, leg. 61, Zambrano a Múzquiz, Madrid, 1/9/1777.

que disponga que del caudal de la tesorería de aquel departamento se satisfagan los fletes, según el ajuste que se haya hecho en Holanda, quedando a mi cuidado el reintegrar de su importe a la misma tesorería9.

  • 10 AGS, SSH, leg. 61, Miguel Múzquiz a Francisco Montes, Madrid 13/2/1778.

11Tanto la Tesorería de Ámsterdam como la de Ferrol fueron reintegradas por la contabilidad del tesorero general, con cargo a tesorerías de la Real Hacienda. Para pagar al ministerio de guerra francés los suministros entregados, se ordenó que lo hiciese la Tesorería de París. El problema era que en aquella Tesorería, en esos momentos, «solo existían 2 541 000 reales». La solución fue que la Depositaría de Indias, sin especificar de qué ramo, si Rentas o Indias, pasase al Real Giro lo que se necesitara en París: «se socorra al Giro para hacer este pago con 3 000 000 de reales de los que existen a su disposición de la Depositaría de caudales de Indias»10, y todavía faltaba el coste de fletar y transportar el envío de la artillería a América, que también se pagó en diversas tesorerías españolas. Es decir, el cañón que finalmente se empleó en una fortificación americana se había pagado entre varias tesorerías de la Real Hacienda española, en España y en Europa, y gracias a la coordinación entre ellas realizada desde la Tesorería General de Madrid. El tesorero general operó a una escala global para transferir fondos y conseguir un recurso necesario en América.

  • 11 Lamikiz, 2010.

12Todas estas gestiones no eran un mundo estrictamente gubernamental. Con frecuencia, la coordinación de las gestiones necesarias para conseguir los recursos demandados en América implicaba directamente a compañías privadas. Esto es importante porque, a la vez que se iba «tejiendo» una hacienda imperial, cabría añadir que este proceso pudo beneficiar también a una comunidad mercantil, que operaba ya sin problemas en el espacio imperial español11. Esta influencia del proceso institucional hacia el mundo privado se puede ver con facilidad en el mundo de los asientos contratados en España para abastecer al imperio.

  • 12 AGS, SSH, leg. 61, Julián de Arriaga de Miguel Múzquiz, Aranjuez 10/7/1775.
  • 13 AGS, SSH, leg. 62, Real Orden, 28/9/1775.
  • 14 AGS, SSH, leg. 62, Real Orden, 20/7/1777.

13Veamos como ejemplo la petición en 1773 de varios virreyes americanos al Gobierno de Carlos III de una gran cantidad de armas blancas y de fuego. Según relató Julián Arriaga al secretario de Hacienda posteriormente, solo el virrey del Perú, Manuel de Amat, había pedido, entre otras cosas, 15 000 espadas, 6 000 sables, 3 000 bayonetas sueltas y 7 000 lanzas abayonetadas. Estas peticiones, sigue el relato, fueron pasadas al secretario de Guerra, Conde de Ricla, quien trasladó la solicitud a los proveedores habituales de aquel ministerio, pero, según Arriaga, solo pudieron proporcionar 1 300 espadas y 1 000 sables, «respecto de que las Fábricas de Toledo apenas alcanzan a la provisión precisa del ejército»12. La limitada capacidad de producción estatal requería trasladar la demanda al mercado y, de nuevo, colocaba el problema en manos de la Secretaría de Hacienda. Precisamente por el creciente papel de este ministerio en el control del dinero de la monarquía, la Secretaría de Hacienda había ido a lo largo del siglo aumentando su participación en el control de los asentistas y asientos. Es decir, dinero y suministros militares terminaron siendo competencias directas de la Secretaría de Hacienda. Consecuentemente, los ministros del Gobierno de Carlos III dejaron la solución del problema al secretario de Hacienda. Miguel Múzquiz se dirigió a los asentistas habituales de este tipo de suministros, en este caso la Compañía Guipuzcoana de Caracas, para que proporcionasen este armamento. En concreto, se le encargó que hiciesen construir en las fábricas de Plasencia parte del armamento requerido y «que lo remitiesen a Cádiz al Presidente de la Contratación» para enviar a Perú13. La producción y el transporte a América de este armamento fue más compleja de lo esperado, y las urgencias y peticiones de la Secretaría de Indias aumentaron y se fueron acumulando14. Los recelos de la compañía a atender esta escalada en las peticiones de armas se superaron por la gestión directa de la Secretaría de Hacienda. Miguel Múzquiz autorizó un contrato de comisión de «cuya fábrica y transporte fue encomendado a esta compañía por vía de comisión», fijada en el 2 %, y, además, estableció un medio de compensación de pagos entre la compañía y la Real Hacienda. Para pagar a la compañía los gastos de este encargo, la Tesorería General no se los abonó en Cádiz con los fondos de la Depositaría de Indias, sino que el coste fue cargado a lo que la compañía debiese a la Real Hacienda por impuestos comerciales de sus actividades privadas:

  • 15 AGS, SSH, leg. 62, Cuentas de Juan Bautista de Goizueta y Vicente Rodríguez de Rivas a Miguel Múzq (...)

dándoseles por Tesorería Mayor carta de pago entrada por salida, en cuenta de los derechos reales que la compañía tenga adeudados o adeudase en el puerto de San Sebastián15.

  • 16 En algunos casos, los descuentos se debían a actividades contratadas por la misma compañía para at (...)

14La multitud de servicios y actividades comerciales de esta compañía en España, Europa y América, hacía que los derechos fiscales adeudados a la Real Hacienda fueran importantes. Además, había que cobrarlos en multitud de lugares, para los que la Tesorería General tuvo que hacer descuentos en tesorerías muy diversas de toda la monarquía, ya fuese en Cádiz, Ferrol, Ámsterdam, Génova, Alicante o Barcelona16. Lo importante para nosotros es que, de nuevo, un gasto que debía de atender directamente el virrey de Perú o la Tesorería de Caracas, por ejemplo, terminó siendo abonado en varias de las tesorerías de la Monarquía. Ni las haciendas americanas, ni la Depositaría de Indias pagaron el coste de este armamento, sino el conjunto de la Real Hacienda y con cargo a la fiscalidad comercial.

  • 17 Torres Sánchez, 2002.

15La evolución en las relaciones del Estado con los asentistas militares durante el siglo xviii favoreció el fortalecimiento de estos hombres de negocios y una progresiva mayor vinculación de sus negocios a la capacidad de pagos de la Tesorería General, especialmente en Madrid. Durante el reinado de Carlos III, se produjo un creciente traslado de pagos desde las tesorerías de ejército hacia la caja de la Tesorería General. Este desplazamiento geográfico en los pagos, en realidad una concentración en Madrid, se explica en parte por el creciente protagonismo adquirido por las relaciones directas de la Secretaría de Hacienda con un cada vez menor número de asentistas17. La Tesorería General prefería desviar los pagos hacia las tesorerías de la periferia, principalmente las de Andalucía y el levante mediterráneo, pero cuando los impagos se acumulaban en aquellas, no había más remedio que abonar directamente en Madrid, utilizando los recursos de la caja, o echando mano, literalmente, a fondos y tesoros depositados en la Corte. El proceso se aceleró aún más con la aparición de los Vales Reales, difíciles de colocar en otras tesorerías y abundantes en manos de los tesoreros generales en Madrid. El resultado fue que los asentistas y sus asientos tenían un contacto más fluido y permanente con las posibilidades políticas y económicas de los responsables económicos madrileños. Para nuestro estudio, esto significaba que gastos en suministros militares en América fueron satisfechos directamente por la caja de la Tesorería General en Madrid, y no solo por la Depositaría de Indias.

  • 18 AGS, SSH, leg. 61, Gálvez a Múzquiz, El Pardo, 5/2/1776.
  • 19 AGS, SSH, leg. 61, Francisco Montes a Gálvez, 2/1/1777.

16Pongamos un ejemplo. Cuando en 1776 hubo que vestir a las milicias disciplinadas de Puerto Rico y Santo Domingo, se hizo evidente que no se podía comprar este vestuario en Cádiz. Ni el presidente de la Casa de Contratación ni el propio secretario de Indias creían que se pudiese encargar a productores de la zona gaditana tal cantidad de uniformes. La solución fue una petición de Gálvez al secretario de Hacienda, para que «se construya y remita con la posible brevedad por el Ministerio de su cargo»18. La Secretaría de Hacienda pasó el encargo al asentista habitual de vestuario, Ramón Sierra quien, al día siguiente, hizo una propuesta de asiento, que fue inmediatamente autorizada. Al año siguiente todo el vestuario estaba acabado y entregado en las guarniciones americanas, y el tesorero general podía presentar las cuentas del «coste que se ha satisfecho al asentista por la Tesorería General que estuvo a mi cargo». Lo importante de esta operación es lo que el tesorero general añadió en la carta que finalmente se remitió al secretario de Indias, con la que se daba por concluido este negocio: «que disponga se reintegre la propia cantidad a la Real Hacienda por los oficiales reales (de aquellas cajas Reales), remitiendo el dinero a mi disposición en partida de registro»19. De nuevo, la Secretaría de Hacienda por mano de la Tesorería General había financiado el coste del vestuario para las milicias americanas. En este caso, el asentista Ramón Sierra no había cobrado en Cádiz ni en Puerto Rico, sino en Madrid, y toda la operación se hizo con la esperanza futura de que dicho coste fuese finalmente remitido desde América, a la Depositaría de Indias y a disposición del tesorero general. Los negocios y los tiempos se superponían en una escala imperial, bajo la atenta vigilancia de la Tesorería General.

  • 20 AGS, SSH, leg. 61, Gálvez a Múzquiz, Madrid, 1/9/1776.
  • 21 AGS, SSH, leg. 997, Gálvez a Múzquiz, Madrid 4/4/1782.

17El mismo mecanismo de compensación contable y de flujos de dinero se encuentra de forma abundante en esos años con otros asentistas de víveres, madera, pólvora o betún remitidos a América, donde se muestra con claridad el papel coordinador de la Tesorería General. Para pagar a un comerciante de La Habana, Alejandro Munro, de los perjuicios que había tenido en la contrata firmada con la Real Hacienda para la provisión de ladrillos en las obras de fortificación de aquella plaza, la Secretaría de Hacienda le concedió una licencia para traer plata a La Coruña, con la específica cláusula de poder exportarla fuera de España y todo ello «libre de todos derechos»20. La exportación de plata había llegado a ser un asunto de vital importancia para la Secretaría de Hacienda, sobre todo por la unión del Real Giro a la Tesorería General y la vitalidad alcanzada por la venta directa de plata por los tesoreros generales en las plazas europeas. La exportación de plata o la fiscalidad sobre su comercialización tenía un valor económico, y era otra forma de pagar los negocios de la Real Hacienda con comerciantes privados. De hecho, uno de los enfrentamientos más serios que tuvieron los secretarios de Hacienda e Indias fue precisamente por la propuesta de Cabarrús de acceder directamente a la plata mexicana21.

  • 22 AGS, SSH, leg. 61, Julián de Arriaga a Miguel Múzquiz, 18/5/1775.
  • 23 AGS, SSH, leg. 61, Julián de Arriaga a Miguel de Múzquiz, 26/5/1775.
  • 24 AGS, SSH, leg. 61, Julián de Arriaga a Miguel de Múzquiz, 26/8/1775.
  • 25 AGS, SSH, leg. 61, José de Gálvez a Miguel de Múzquiz, 18/9/1776.
  • 26 AGS, SSH, leg. 61, Julián de Arriaga a Miguel de Múzquiz, 21/4/1775.
  • 27 AGS, SSH, leg. 61, José de Gálvez a Miguel de Múzquiz, 27/4/1777.
  • 28 AGS, SSH, leg. 61, Julián de Arriaga a Miguel de Múzquiz, 6/4/1775.

18Los suministros militares a América iban acompañados de soldados. El reforzamiento de las guarniciones en América y la creación de nuevas unidades estimularon un considerable traslado de tropas hacia América. El envío de estas tropas suponía remitir el coste de su mantenimiento desde la Real Hacienda a las haciendas virreinales, pero el problema económico no acababa con la embarque de los soldados para América. Los militares desplazados a las guarniciones americanas solían encargar que una parte de sus sueldos fuese periódicamente entregada a sus familiares en España. Esta era una cuestión particular y cada uno dejaba la consignación que estimaba conveniente22. Las contadurías militares americanas retenían a los militares la cantidad correspondiente al abonarles sus sueldos, que luego debían remitir físicamente a España o poner a disposición de la Real Hacienda. La Real Hacienda no cobraba nada por esta transferencia, pero aplicaba la orden general de que lo cobrado en pesos fuertes en América se abonara en España en reales de vellón (por peso fuerte consignado en América se pagaban en España 15 reales y 2 maravedís de vellón). Además, y como garantía ante el riesgo de fallecimiento o contraorden del militar que dejaba la consignación, se había dado orden en 1774 para que se descontase a los que gozasen sueldos en Indias, «para resguardo de la Real Hacienda», un tercio de sus salarios, y que, además, el militar que consignase parte de su sueldo adelantase en su contaduría americana tres mensualidades23, que podía llegar a seis en el caso de altos funcionarios24. Los ejemplos de estas consignaciones son miles, afectaban a todo tipo de militares y abarcaban la totalidad de la Monarquía española. Algunos militares incluso dejaban consignaciones para varios familiares, que debían ser pagados en lugares diferentes25. La mayoría eran militares, pero también se incluía a personal adscrito a los militares, como boticarios26, o que iban como comisionados en actividades militares27. A veces estas consignaciones no eran regulares, sino que se trataba de envíos puntuales, en los que los militares en América ordenaban transferir a España una cantidad con la garantía de su sueldo, es decir, una auténtica transferencia bancaria, que la Tesorería General debía abonar en la tesorería asignada28.

  • 29 AGS, SSH, leg. 61, José de Gálvez a Miguel de Múzquiz, 6/3/1777.
  • 30 AGS, SSH, leg. 61, Julián de Arriaga a Miguel de Múzquiz, Aranjuez 2/4/1775. AGS, SSH, leg. 61, Jo (...)
  • 31 AGS, SSH, leg. 61, José de Gálvez a Miguel de Múzquiz, 13/7/1777.
  • 32 Sola Corbacho, 2000.

19Junto a las consignaciones, las tesorerías de ejército y la propia Tesorería General tuvieron que atender también la petición de préstamos y adelantos de sueldos que solían realizar algunos oficiales para cubrir los gastos del viaje a América: «a cuenta de las cantidades que deben abonársele por las cajas de Buenos Aires se le libren en España 15 000 reales» solicitó el Brigadier Agustín de la Roza, Gobernador en Montevideo29. Aunque parece que era una práctica generalizada, especialmente entre los oficiales30, también la encontramos en otros comisionados más modestos31. Por otras fuentes, sabíamos que estos préstamos estaban muy extendidos entre los altos funcionarios que pasaban a América y en el mercado de crédito de Madrid, que contrataban elevados préstamos con garantía de los supuestos futuros beneficios que le reportaría el ejercicio de su trabajo en América32. No sabemos si hubo un desplazamiento desde estos mercados de crédito privado hacia las tesorerías del rey, lo que está claro es que los militares de las décadas de 1760 y 1770 que iban a América utilizaban de forma fluida la posibilidad bancaria de una hacienda que empezaba a funcionar con parámetros imperiales.

  • 33 AGS, SSH, leg. 61, Conde de Ricla a Múzquiz, 22/3/1777.

20El gasto del desplazamiento de tropas hacia América suponía otro coste también muy importante para la Real Hacienda. Todos los gastos de suministros y contratación de embarcaciones, fletes y seguros hasta su destino corrían de cuenta de la Real Hacienda, pero también el adelanto a los soldados de dos meses de sueldo y prest: «debiendo anticipárseles las dos mesadas prevenidas por Ordenanza al tiempo de su embarco». Estos adelantos, además, podían ser complicados de gestionar, porque había que pagarle al soldado en el lugar donde estaba antes de iniciar su viaje a Cádiz. Cuando era el regimiento completo el que se desplazaba la gestión era fácil porque se abonaba donde estuviese acuartelado, pero cuando la tropa a embarcar se formaba con hombres de diversos regimientos, la operación se complicaba; como ocurrió cuando en 1777 se decidió enviar un nuevo batallón de 400 hombres de infantería a Guatemala, que debía formarse con oficiales y tropas de los regimientos de infantería existentes en España. Entonces las gestiones en diversas tesorerías de ejército y locales se multiplicaron, y con ellos los atrasos para la movilización de los soldados, hasta el punto de acusar el conde de Ricla a «la tesorería mayor [de que] se ha negado a la entrega de los dos meses de prest»33. Es solo un ejemplo, pero ilustra cómo hasta las tesorerías locales de España se veían inmersas en unas transferencias que no les afectaban directamente pero que tenían que ver con una política imperial.

  • 34 Véase Torres Sánchez, 2012, pp. 199-268.
  • 35 Sanz Tapia, 1994.

21Los gastos de los embarcados volvían a aparecer cuando estas tropas regresaban y traían la acumulación de meses de sueldos debidos y no pagados en América, algo que era más frecuente de lo que pudiera pensarse. Los gastos más elevados y complicados de gestionar se referían a los marineros, especialmente en los momentos de desembarco, como ocurrió al finalizar la guerra contra Gran Bretaña. Tanto los soldados y marineros que iban, como los que venían provocaban un coste directo en la Tesorería General34. Los ejemplos se podrían multiplicar, como el de las cada vez más frecuentes expediciones marítimas, pero lo que nos interesa destacar es que constituía un serio asunto para las finanzas peninsulares, que, en algunos casos, implicó el envío de grandes cantidades de dinero35. De cualquier modo, queda claro que, al menos desde la Guerra de los Siete Años, el fortalecimiento militar de América exigió de la Real Hacienda española mayores recursos y una mayor coordinación de tesorerías. Probablemente nunca navegaron tantos caudales del rey español por el Atlántico, y lo hicieron en ambas direcciones.

El papel moneda imperial

  • 36 Marichal, 2007.

22Los especialistas americanistas han dejado claro que las reformas de Gálvez abrieron una etapa de creciente contribución financiera y fiscal de los americanos en la defensa de aquellos territorios36. Nuevos impuestos, monopolios, estancos, donativos (forzosos o voluntarios) y un sin fin de nuevas formas de recaudación contribuyeron a sostener el esfuerzo bélico en aquellas tierras. Para nosotros, algunas de esas medidas tuvieron un marcado tono imperial, porque se plantearon de forma conjunta (metrópoli y colonias) o porque aspiraban a tener una presencia uniforme en todo el imperio. Su mera existencia o realidad durante la segunda mitad del siglo xviii habría que sumarlas a la tendencia de crear un espacio hacendístico imperial.

  • 37 AHN, leg. 3230, caja 1, Reflexiones de Floridablanca, s.f. (probablemente antes de junio de 1779).

23Si el fracaso de la Guerra de los Siete Años fue el catalizador de un incremento de los intercambios militares y económicos entre los territorios de la Monarquía española, el seguro conflicto con Gran Bretaña animó al Gobierno español a proponer medidas que señalaban con claridad las ventajas de actuar en una escala imperial. En la primavera de 1779, el Gobierno español discutió la propuesta del secretario de Estado, conde de Floridablanca, de crear un «fondo nacional» para facilitar la continuidad del comercio y el crédito en todo el imperio ante la perspectiva de un conflicto con los ingleses37. El plan del secretario de Estado establecía que el Gobierno español emitiese papel moneda con la garantía nacional de los caudales de Indias y que este papel tuviese un curso obligatorio: «los billetes, pagarés o resguardos del Erario se reputarán por dinero efectivo donde quiera que se hallaren». Los destinatarios del papel moneda serían, en un primer momento, todos aquellos individuos relacionados con América, puesto que, como el propio secretario reconocía, el principal objetivo de este plan era «el socorro de los interesados en el comercio y rentas de Indias, ya sean negociantes o ya de otra cualquier clase». El fondo de garantía propuesto por Floridablanca para la emisión de papel moneda estaría compuesto principalmente por los propios caudales de Indias. Según un cálculo realizado por el mismo secretario, en el caso de una declaración de guerra, se daría la orden de retener las mercancías y caudales en América hasta que hubiese ocasión de remitirlos de forma segura a España. Estos caudales destinados a los particulares supondrían retener en América del orden de unos 20 millones de pesos, a los que habría que sumar otros 5 millones que vendrían para la Real Hacienda como producto de impuestos del rey en América. Esto significaba que si una guerra duraba como pensaba unos 4 o 5 años «aunque según fundadas conjeturas sería mucho más larga», y en el peor de los casos no se pudiera trasladar a España ningún caudal del rey hasta entonces, esto supondría que al acabar la guerra habría no menos de 25 millones de pesos a disposición del fondo de garantía.

  • 38 AHN, leg. 3230, caja 1, «Reglamento interino de SM para la creación y manejo de un Fondo Nacional (...)

24En junio de 1779 España entró en guerra contra Gran Bretaña y los peores pronósticos se cumplieron. Un nuevo borrador dejó claro que el proyecto de Floridablanca seguía adelante, pero se ampliaba el alcance de la prevista emisión de papel moneda a todos los territorios de la monarquía, que incluiría ahora a España y sus territorios americanos38. Todo parece indicar que el proyecto debió atraer la atención del secretario de Indias, Gálvez. Su influencia se dejó sentir en su presencia institucional en el plan de emisión de papel moneda y gestión del «Fondo Nacional». Según la nueva redacción del plan, la dirección del Fondo sería compartida por el secretario de Estado y el secretario de Indias. Del mismo modo, ahora se incluían las rentas reales en América en la dotación del fondo. Así, los ingresos de la Renta del Tabaco, tanto en España como en América, debían ser remitidos a la caja del «Fondo Nacional». Las cajas donde se emitiría el papel moneda ahora se limitaban en número y se extendían geográficamente para incorporar a América. De tal manera que las únicas cajas habilitadas para recibir ingresos de rentas y emitir papel moneda serían Madrid, México, Lima y Buenos Aires; interesante y significativa selección de ciudades. Además, se fortalecía la solvencia de este «Fondo Nacional», que en realidad debería haberse denominado «Imperial», con la aportación de todos los sobrantes de las haciendas municipales, «todos los sobrantes de Propios y Arbitrios de los pueblos de España y América». Las dimensiones que empezaba a tomar el plan inicial de Floridablanca eran realmente notables y la escala de la emisión de papel moneda era claramente imperial.

  • 39 AHN, leg. 3230, caja 1, la Real Orden está unida al último borrador del «Reglamento interino».
  • 40 AHN, leg. 3230, caja 1, Conde de Floridablanca a Miguel Múzquiz, Madrid, 17/6/1779 y Miguel Múzqui (...)

25Según el borrador que acordaron ambos secretarios del Gobierno de Carlos III, el uso del papel moneda imperial sería obligatorio tanto en España como en América. Cualquier hombre de negocios o rentista, en España o América, podía solicitar papel moneda al Gobierno, que luego abonaría con caudales procedentes de las posesiones o de los tratos en América. Para garantizar la posición acreedora del Estado, el Gobierno estableció que los súbditos de «ambos hemisferios» deberían justificar con suficientes hipotecas de personas y bienes. En concreto, se estableció que la hipoteca fuera en bienes raíces, cuya tasación superase en un tercio el total solicitado en papel moneda. Para evitar los fraudes, el papel moneda se emitiría al portador y numerado, con las firmas correspondientes. Estos «billetes del Fondo» tendrían una duración de un año, al cabo del cual los portadores o deudores deberían presentarlos en cualquier caja para su descuento o renovación. Transcurrido este primer año, los dueños del papel decidirían si querían percibirlo en efectivo con la rebaja del 3 %, que en el caso del papel moneda usado en América el descuento sería del 4 %. Si no quisiese hacerlo efectivo, el propietario podría renovar el papel entregando el 1,5 % del capital al que ascendiese el papel moneda que poseía. De este modo, el papel moneda podría correr sin límite alguno de tiempo y circunstancias dentro de todos los territorios de la Monarquía española, de España, América y Filipinas. La voluntad política del secretario de Estado de que el proyecto se hiciese efectivo se materializó en la redacción final del Real Decreto que «aparecería en el Público». En él se explicaba el origen del Fondo, que ahora se llamaba «Monte o Erario Nacional»39. Este último borrador, con el Real Decreto para su publicación, fue analizado por los secretarios de Hacienda, Indias y Estado a mediados de junio de 1779, y el propio secretario de Hacienda, Miguel Múzquiz, lo calificó de un proyecto «admirable» y que merecía toda la atención pues su «objeto es nuevo y grande»40.

26Que finalmente no saliese adelante, no invalida la importancia del proyecto. El hecho de que lo propusiese el secretario de Estado, que se discutiese en el Gobierno y que llegase a existir una redacción del Reglamento nos hablan de la seriedad de la propuesta. Su aceptación habría supuesto nada más y nada menos que la aparición de un papel moneda imperial, algo realmente revolucionario y que, sin duda, habría abierto con fuerza el camino hacia una hacienda imperial.

  • 41 AHN, Consejo, leg. 5380, Real Cédula 17/8/1780, la sesión de la Junta de Medios fue el 22/7/1781.
  • 42 AHN, Consejo, leg. 5380, Real Cédula 17/8/1780, la sesión de la Junta de Medios fue el 22/7/1781.

27De cualquier modo, el haber existido esta propuesta puede explicar otra propuesta no menos significativa que se planteó varios años después. En julio de 1781, la Junta de Medios establecida para buscar recursos para financiar la guerra, estudia la posibilidad de aplicar en España el aumento en la presión fiscal decretado para los contribuyentes americanos, por el que «todos los habitantes de América contribuyan con un doblón, y que los españoles y nobles de allí con dos»41. Al final se decidió rechazar su aplicación «porque la población de la península ya está suficientemente gravada con el aumento del tercio de la Extraordinaria». Pero, lo interesante, es que en aquella sesión se valoró el impuesto aplicado en América y su relación con la Real Hacienda. La junta consideró que el aumento de impuestos decretado en España y América y los préstamos tomados se habían hecho «precisamente para conservar y sostener aquellas Provincias ultramarinas», por lo que acordó «recomendar» al rey, «que las Indias contribuyan más y que se establezca una única caja». Con «única caja» se referían claramente a crear una tesorería en la que fuesen entrando la recaudación de los nuevos impuestos que se impondrían en América, y con los que esperaba pagar la deuda pública existente. Los miembros de la Junta no dejaron ningún lugar a la duda de qué lugar ocuparía esa «única caja» para amortizar la deuda: «establecer una caja particular, aunque agregada y dependiente de la Tesorería General, en que fuesen entrando estos fondos, con preciso destino a los grandes y urgente obra de este desempeño»42.

28De nuevo, nos encontramos con una medida que no llegó a ser aplicada, probablemente porque lo desaconsejó el final de la guerra, el miedo a la reacción de los contribuyentes americanos o un crónico miedo a seguir aumentando el endeudamiento público. No obstante, el sentido y la dirección de esta medida, del mismo modo que la propuesta de un papel moneda imperial, parecen apuntar con claridad hacia una mayor vinculación institucional entre las haciendas y las finanzas de las dos orillas del Atlántico. Una tesorería que físicamente gestionase los impuestos de los americanos y la amortización de deuda pública habría seguramente reforzado el carácter imperial de la Real Hacienda española.

Tabaco y Armada: la concepción mercantilista del imperio español

  • 43 Para comprender la política económica, véase González Enciso, 2008b. Un planteamiento interesante (...)

29Probablemente los dos factores que mejor representan el proyecto reformista de los Borbones en sus relaciones imperiales son el tabaco y la marina. El tabaco porque transformó la fiscalidad de la monarquía en España y en América. En la Península, al protagonizar el mayor cambio en la estructura fiscal borbónica, con la precoz implantación de un monopolio fiscal y la administración directa. Y en los territorios americanos y Filipinas, por ser la principal fuente de ingresos fiscales para abordar el fortalecimiento militar y administrativo de la monarquía después de la Guerra de los Sietes Años, y por contribuir a una mayor integración de los espacios americanos43. La marina porque ejemplariza la concepción mercantilista de esfuerzo común para sostener una defensa de imperio, que se cerraba hacia el exterior pero se abría en su interior. Ambos factores contribuyeron poderosamente a hacer imperio, y ambos elementos pudieron ofrecer más hilos para tejer la hacienda imperial.

  • 44 Marichal, 1997, p. 480.
  • 45 AGS, DGT, inv. 16, Guión 15, leg. 7, Diego de Tricio, Cádiz, 9/1/1776.
  • 46 En 1775, los ingresos por ventas de la Renta en Cádiz fueron de 5,9 millones de reales de vellón ( (...)

30La fiscalidad del tabaco tenía, por origen y destino, un marcado carácter imperial. Servía para articular y financiar el imperio y ofrecía una saneada fuente de ingresos a la Real Hacienda peninsular, que creemos que incluso fue superior a lo que se ha creído. C. Marichal consideró la existencia de una contribución fiscal directa de tabaco desde América, que, como él avisaba y subrayaba en su texto, «no ha sido contemplado ni analizado por L. Prados ni otros investigadores»44. Partía del hecho de que esta contribución fiscal se hacía «en especie», es decir, el tabaco en rama proporcionado por Cuba a las fábricas de tabaco en España, pero que tenían un indudable valor económico al ser vendido en el estanco de la Renta en España. Marichal estimó que el valor de esa aportación de tabaco en rama podría ser del 25 % de la recaudación de la Renta en España. Es decir, si tomamos los años 1768 a 1786, los ingresos netos de la Renta fueron de 1 543 millones de reales y el valor del tabaco americano en rama sería de 385 millones de reales. Sin entrar en si el porcentaje propuesto era el correcto, lo que no cabe duda es que la aportación en especie existió. Pero, además, lo que no consideró Marichal es que también pudiese haber una contribución fiscal directa y en dinero físico a la Real Hacienda procedente del tabaco vendido en los estancos de América. Los datos manejados por la Tesorería General nos permiten asegurar que sí la hubo, y que solo en los años anteriormente considerados la Real Hacienda ingresó por «ventas de tabacos en América» un total de 237 millones de reales. Lo que representó un incremento del 15 % de los ingresos netos producidos por el estanco del tabaco en España, aunque hubo años, como el de 1774, en los que la aportación de las ventas de tabaco en América llegó a representar el 49 % de todos los ingresos del estanco de la Renta de ese año. Estos ingresos por la venta de tabacos en América serían el neto que las contadurías virreinales enviaban a la Real Hacienda española después de haber atendido sus gastos, principalmente militares y administrativos. Todos estos ingresos por venta de tabacos americanos iban a parar esencialmente a la Depositaría de Indias, donde eran puestos a disposición del tesorero general, y de hecho constituyó el segundo ingreso más importante de la Depositaría de Indias, por detrás del derecho de «Real Proyecto»45. Es significativo que, al mismo tiempo, también entrara en la Depositaría de Indias el producto del tabaco consumido en los estancos de Cádiz y ciudades próximas46, y que se unían en la gestión del tesorero general.

Ingresos fiscales por tabaco de la Real Hacienda

Año Estanco peninsular Venta Tabacos América Venta Tabacos Francia Total Ventas Total Estanco y Ventas % Ventas
1768 65 997 259 10 000 000 0 10 000 000 75 997 259 15,2
1769 70 325 894 0 0 0 70 325 894 0
1770 74 539 336 30 000 000 0 30 000 000 74 539 336 40,2
1771 77 176 697 1 451 348 0 1 451 348 78 628 045 1,9
1772 80 107 825 11 378 236 0 11 378 236 91 486 061 14,2
1773 81 246 841 0 0 0 81 246 841 0
1774 80 699 436 40 000 000 0 40 000 000 120 699 436 49,6
1775 79 800 683 30 475 063 0 30 475 063 110 275 746 38,2
1776 81 409 409 30 000 000 0 30 000 000 111 409 409 36,9
1777 85 125 834 0 1 640 000 1 640 000 86 765 834 1,9
1778 83 265 686 20 000 000 8 216 882 28 216 882 111 482 568 33,9
1779 84 804 622 20 000 000 3 076 918 23 076 918 107 881 541 27,2
1780 82 691 009 0 0 0 82 691 009 0
1781 86 975 316 0 0 0 86 975 316 0
1782 84 030 642 0 0 0 84 030 642 0
1783 87 477 551 0 0 0 87 477 551 0
1784 89 573 508 3 128 155 0 3 128 155 92 701 663 3,5
1785 87 153 730 676 666 0 676 666 87 830 396 0,8
1786 80 811 947 40 000 000 0 40 000 000 120 811 947 49,5
Total 1 543 213 225 237 109 468 12 933 800 250 043 268 1 763 256 494 16,2

Fuente: AGS, DGT, inv. 16, Guión 24, leg. 49.

  • 47 AGS, DGT, inv. 45, leg. 45, Miguel Múzquiz al Marqués de Zambrano, Palacio, 19/12/1777.
  • 48 Crespo Solana, 2005.

31Los ingresos por el tabaco americanos, decíamos, fueron superiores a lo considerado, porque también la Real Hacienda comenzó a beneficiarse de su comercialización. Desde la década de 1760, la Renta del Tabaco en España se tuvo que enfrentar a un problema de tabacos sobrantes, de tabacos que no se podían vender en los estancos españoles. Esto estimuló las opciones de venta de este sobrante en Europa. Aunque esta comercialización iba en contra del principio de monopolio, fueron ganando terreno los partidarios de utilizar el tabaco sobrante para establecer un «comercio activo» y aumentar los ingresos de la Real Hacienda. Los planteamientos no fueron solo proyectos, y se aprovecharon las dificultades de abastecimiento en Europa que produjo la guerra de las Trece Colonias, para efectuar en los años 1777 a 1779 una serie ventas a los arrendadores de tabaco francés. El resultado fue la venta de más de 3 millones de libras de tabaco en rama de las fábricas de Sevilla al mercado francés, y pensamos que el consumo anual en todo el estanco de la Renta era de 3,6 millones de libras, que produjeron un ingreso a las arcas de la Real Hacienda de unos 13 millones de reales de vellón. Un ingreso que, además, al tesorero general no le importaba especialmente dónde se ingresase, puesto que para su gestión le servía tanto en la Depositaría de Indias o en la Tesorería del Real Giro de París, al fin y al cabo era un ingreso para sostener los compromisos globales de la Real Hacienda47. A estos ingresos por tabacos vendidos en Francia, habría que sumar los vendidos en Holanda, de los que la Real Hacienda se benefició también, por la vía de impuestos comerciales no cobrados a las compañías que lo gestionaron, como ocurrió con los tabacos de Venezuela y Puerto Rico vendidos en el mercado holandés48. El potencial de desarrollo de este «comercio activo» de tabaco era enorme y podría haber tenido consecuencias muy importantes para la Real Hacienda. De cualquier modo, lo que está claro es que el tabaco no solo era una «agricultura viajera» que abasteció al estanco español, todo indica a que fue un ingreso directo, efectivo y cuantioso en las arcas de la Tesorería General, que pudo ser movilizado para sostener el conjunto de la Real Hacienda.

  • 49 El texto de la Real Orden, puede consultarse en la Real Academia de la Historia, Colección Mata Li (...)
  • 50 Según los datos de Marichal, en 1783, esta deuda pública reunió capitales por valor de 523 376 pes (...)

32Precisamente la importancia alcanzada por la fiscalidad del tabaco es lo que permitió plantear una operación de mayor envergadura, que también tuvo una dimensión imperial, como fue la vinculación de deuda pública y tabaco. Durante la guerra contra Gran Bretaña, la Secretaría de Hacienda ordenó la emisión de deuda pública con la garantía de los ingresos futuros de la Renta del Tabaco. Sucesivas emisiones de censos redimibles con la hipoteca del tabaco permitieron al Estado atraer entre 1780 y 1786 capitales por valor de 135 millones de reales de vellón. Lo importante de esta emisión es que, desde el primer momento, no se limitó al marco peninsular. El 17 de agosto de 1780, el Estado decidió extender la emisión de deuda pública con la hipoteca del tabaco a sus «dominios de Indias»49. La emisión de deuda en América, firmada por Gálvez, se hizo en los mismos términos que la realizada cinco meses antes en España, y se justificó con el mismo argumento principal: «por no imponer nuevas contribuciones a mis amados vasallos de América». La única diferencia relevante entre ambas emisiones fue que el tipo de interés anual sería del 4 % en los territorios americanos, mientras que en España era del 3 %. La diferencia en el tipo de la emisión de la deuda americana se justificó: «pues, aunque en América es corriente el cinco por ciento en esta clase de contratos, no los pueden soportar las fincas, y sufren por ellos los censualistas considerables pérdidas y retrasos». Desconocemos qué capitales atrajo esta deuda pública en todos los territorios americanos y filipinos, pero al menos sabemos que la deuda fue una realidad50. Es decir, esta emisión de deuda pública en los dos hemisferios casi paralela en el tiempo, contenido, objetivos y condiciones, hace que podamos calificarla de una deuda pública verdaderamente imperial. Si esta interesante vía imperial de financiación pública no se desarrolló más en los años siguientes puede que no tenga que ver con la virtud del instrumento, sino más bien con el freno impuesto por el propio Gobierno español a seguir aumentando la deuda pública al finalizar aquella guerra y su deseo de volver a un equilibrio presupuestario. Cuando años más tarde, a partir de la guerra de la Convención, haya que recurrir irremediablemente a la deuda pública, la escala de emisiones y la imposibilidad de un retorno a la paz hicieron inviable la recuperación de una deuda pública imperial y, finalmente, impusieron soluciones regionales con fuerte presencia de donativos y empréstitos locales, como ilustra el caso mexicano estudiado por Marichal.

  • 51 Según Gutiérrez i Poch, 1999, p. 90, en 1769 el virrey de Nueva España ordenó comprar 90 000 resma (...)
  • 52 Ribes Iborra, 1985, p. 113.
  • 53  Entre los principales productores catalanes estaban Antoni Ferrer y Frances Guarro (Gutiérrez i Po (...)
  • 54 AHN, Hacienda, lib. 6 730: «de papel de Barcelona y Valencia entregado por la Compañía de Henrile (...)

33La dimensión imperial, fiscal y crediticia, que proporcionaba el tabaco a la Real Hacienda quedaba confirmada por la participación que hacía la propia hacienda de Carlos III en el mantenimiento del negocio del tabaco. Según las cuentas de los tesoreros generales, la Real Hacienda gastó importantes recursos económicos en la compra de papel en España para enviar a México. Conocíamos que el papel era uno de los gastos habituales en la producción mexicana de tabaco, pero desconocíamos lo que la Real Hacienda española se gastaba en comprar el papel «de encigarrar» para América. El abastecimiento de papel para aquellas fábricas mexicanas se había realizado mediante proveedores franceses y, sobre todo, genoveses, pero desde finales de la década de 1760 el Estado fue desplazando a los proveedores extranjeros en beneficio de productores de papel nacionales51. En un claro ejemplo de política mercantilista, la Real Hacienda firmó asientos directamente con proveedores catalanes y valencianos, que, además, pudieron aprovecharse de las oportunidades que ofrecían la apertura comercial del Decreto de Libre Comercio de Barlovento (1765) y el de Libre Comercio (1776)52. Paralelamente, el Estado limitó la posibilidad de que se instalasen molinos en México para producir papel, lo que significaba un claro triunfo del «pacto colonial». El resultado de toda esta política fue que fabricantes catalanes y valencianos consiguieron atender el fuerte incremento que se produjo en los años siguientes en la producción de tabaco mexicana. Si en 1767-1772, los catalanes exportaban un total de 25 500 resmas de papel, en 1773-79 se incrementó a 74 403 resmas53. Mercantilismo y «Pacto colonial» fueron impuestos por el Estado español, pero a corto plazo había que financiar esas compras de papel. Para atender a este nuevo gasto, que no iba a tener nada de «extraordinario» por la forma en la que se había creado, la Real Hacienda utilizó el «Extraordinario de Hacienda» y a las tesorerías del Ejército como principal vía de pago. Las tesorerías de Cataluña y Valencia atendieron la totalidad del gasto en papel realizado por el Estado en estos años. El gasto realizado por la Real Hacienda en papel se extendía tanto al pago directo a los productores levantinos con los que había contratado la Real Hacienda, como también al abono por el coste de los fletes por las partidas54. El gasto total registró un notable ascenso, especialmente a partir de 1773. En 1772 el coste total atendido por la Real Hacienda para compra de papel fue de 177 000 reales, un año después casi era de un millón de reales, en 1775 se superaba el 1,7 millones y en 1776 el «Extraordinario de Hacienda» desembolsó 2,9 millones de reales en compra de papel.

Compras de papel para América realizado por la Real Hacienda

Compras de papel para América realizado por la Real Hacienda
  • 55 Deans-Smith, 1992, p. 100.
  • 56 Puede que estas previsiones de producción estuviesen cerca de cumplirse. Según Gutiérrez i Poch, 2 (...)
  • 57 Deans-Smith, 1992, pp. 264-265.

34Esta escalada en las compras de papel continuó durante los años de la guerra. A ello contribuyeron varios factores. Por un lado, y a diferencia de lo que ocurrió durante las guerras napoleónicas, el tráfico comercial no se interrumpió de forma completa, y las fábricas mexicanas pudieron recibir sin grandes contratiempos el papel que necesitaron, y evitar así los graves problemas de desabastecimiento y paralización que se produjeron durante las guerras de finales del siglo55. Por otro lado, en 1778 concluyó el contrato de abastecimiento de papel a las fábricas mexicanas con Nicholas Henrile, genovés, que tenía comprometido el suministro de 24 000 resmas, y el Estado no lo renovó. La Corona prefirió confiar en adelante la totalidad del abastecimiento a la producción peninsular. Durante los años de la guerra, los intendentes de Cataluña, Valencia y Aragón recibieron órdenes expresas para conseguir estimular la producción de papel para México y alcanzar un mínimo de 108 000 resmas de papel anuales56. Por último, otro factor que estimuló la demanda de papel al alza fue el fuerte aumento del consumo de tabaco en el área del Caribe. Esta zona se convirtió en el principal teatro de operaciones del imperio español durante la guerra y protagonizó una extraordinaria concentración de fuerzas armadas, lo que unido al notable consumo de tabaco entre los militares, se tradujo en un nuevo impulso al aumento de la demanda regional. De tal manera que si en 1777 se había alcanzado la producción de 50 millones de cigarrillos en Nueva España, en 1781 se superaron los 104 millones, récord histórico que no volvió a ser superado hasta 180957.

  • 58 En 1782 el coste de todas las delegaciones diplomáticas en el exterior costó 6 574 862 reales de v (...)
  • 59 Citado por Gutiérrez i Poch, 2006, p. 92.

35El resultado de esta combinación de factores que estimulaban la producción y el consumo de papel para cigarrillos fue que la Real Hacienda tuvo que incrementar de forma aún más notable el gasto en compras de papel. Si en 1776 el gasto anual del «Extraordinario de Hacienda» en papel para América se aproximaba a los 3 millones de reales, en 1780 subió hasta los 5 millones, y durante el resto de la guerra se mantuvo por encima de esa cantidad, con un máximo en 1783 de casi 5,9 millones de reales. Del mismo modo que descendió la producción de cigarrillos al acabar la guerra en México, con la vuelta de la paz las compras de papel en España también se redujeron hasta situarse en adelante en torno a los 3,5 millones anuales. De tal manera que el «Extraordinario de Hacienda» fue la vía elegida por el Estado para atender este gasto, que era claramente regular. Su carácter ordinario vino establecido por la función cada vez más estratégica del estanco mexicano para financiar parte de la actividad militar en el Caribe y por la apuesta por el fomento industrial en España. La continuidad de este gasto se hizo imprescindible para el Estado. Por las mismas razones, la Real Hacienda no solo no consideró conveniente reducir este desembolso durante los años de la guerra, sino que incluso lo incrementó de forma extraordinaria. Pensemos que los 6 millones de reales pagados por la Real Hacienda en compra de papel en 1783 equivalían a casi lo que le costaba al Estado todo el servicio diplomático58. Sin duda, la escala de las compras de papel alcanzadas durante los años de la guerra se comprende mejor a la luz de las necesidades financieras de la Corona, que por el mantenimiento de una política de promoción industrial, aunque el resultado evidente es que proporcionó una notable oportunidad a los productores de papel levantinos. En 1777, las autoridades catalanes reconocía que el espectacular crecimiento de la industria papelera en aquella región se debía «principalmente[…] a la benignidad del Soberano por las considerables remesas de papel que, de cuenta de la Real Hacienda se hacen para América»59.

36En definitiva, el Estado español estuvo dispuesto a gastar importantes recursos de la Real Hacienda en la compra de papel para enviar a América, con fuerte impacto local y pese a que se encontraba en unos momentos de extraordinarias urgencias y necesidades por la guerra. La inspiración de este esfuerzo era claramente mercantilista, pero el motivo era el carácter estratégico que el tabaco tenía para la subsistencia financiera de la Real Hacienda. Más que ningún otro recurso fiscal, el tabaco ofrecía a la construcción del imperio unas ventajas fiscales y financieras indiscutibles.

37La realidad de estas ventajas explica que, al acabar la guerra, el secretario de Indias, Antonio Valdés, hiciese a la Suprema Junta de Estado una sorprendente propuesta. La Secretaría de Hacienda «cedería» a la de Indias el uso y disfrute de la Renta del Tabaco, a cambio, Indias costearía enteramente los gastos de la Armada, en España y América:

  • 60 AGI, Indiferente, leg. 1747, 1788 (citado por Barbier, 1984, p. 184).

El Ministerio de Hacienda de España está convenido, permitiéndolo S.M., al ceder al de Indias la renta del tabaco como propuso el Sr. Valdés en la última Suprema Junta de Estado, dejando a su arbitrio los productos de esta renta bajo la calidad, que el mismo ofreció, de suministrar al Ministerio de Marina todos los caudales que necesite dicho ministerio para satisfacer los gastos de construcción, carenas, diques, pago de oficialidad, tropa, marinería, y demás que ocurra ahora y en adelante dicho ministerio, de modo que el Ministerio de Hacienda de España nada ha de satisfacer en ningún ramo al de Marina, y ha de quedar exento absolutamente hasta el mas ligero e imprevisto60.

38De nuevo, el proyecto no resultó viable, pero también de nuevo se apunta en la misma dirección: los recursos hacendísticos eran perfectamente intercambiables entre ambos hemisferios. Si ambos ministerios, Hacienda e Indias, llegaron a plantear, y a redactar, en 1788, un contrato formal para intercambiar parcelas naturales de poder tan importantes es porque el proyecto de una hacienda imperial estaba madurando a un ritmo incluso mayor del que podríamos suponer.

Reflexión final

39Mi planteamiento es, sin lugar a dudas, incompleto, y necesitaría muchas más evidencias para sostenerlo con fundamento, pero hay elementos suficientes para creer que aquellas «tantas pruebas» que aconsejaban al secretario de Hacienda, Miguel Múzquiz, proponer una unión de las haciendas de España y América, puede que sí existieran. El triunfo de la Secretaría de Hacienda abrió el camino a un creciente control sobre los recursos fiscales y financieros en las tesorerías de la monarquía. Su éxito sobre la Depositaría de Indias fue, principalmente, el resultado de esta dinámica y de la necesidad de incluir a la más importante tesorería en la gestión conjunta de la Real Hacienda en España, en América o en Europa. Pensar que con esa instrumentalización de la Depositaría de Indias simplemente se usaban los recursos de los súbditos americanos es minusvalorar el notable esfuerzo realizado por coordinar y trasvasar recursos entre tesorerías, como hemos visto en el ejemplo del pago de las pensiones a los jesuitas, la compra de suministros para América o la atención de sueldos y consignaciones a familiares de las tropas enviadas fuera de la metrópoli. Sin duda, faltó el último escalón, una tesorería general imperial, pero de facto durante el reinado de Carlos III, la Tesorería General de Madrid estaba comenzando a trabajar como tal. Que el Gobierno plantease un papel moneda imperial solo se puede entender en esta dinámica de creciente interrelación entre las haciendas de ambos lados del Atlántico. Al final, no importaba que el Estado gastase en papel para cigarros en España más que lo que se cobraba en impuestos comerciales. Lo importante es que había una dinámica de unificación institucional, que los puentes existían y se transitaban, probablemente más de lo que hemos pensado. Esta realidad terminó calando en los políticos y en los planteamientos que algunos hombres señalados del Gobierno hicieron. Para terminar, la mejor descripción de que el problema existía y la solución estaba en la mente de los ministros de Carlos III, se reflejó en la Instrucción Reservada a la Junta de Estado de Floridablanca en 1787, y su referencia a cómo debía gestionarse los «negocios de Indias»:

  • 61 Ruiz Alemán, 1982, p. 166.

Si se pudiera, sin atraso del despacho, agregar por ramos el de Indias a los departamentos de las secretarías de España, sería esto lo más conforme al sistema de unión de aquellos y estos dominios, y a la utilidad recíproca de unos y otros vasallos […]. Los gastos, recursos y socorros de Hacienda y Guerra en las necesidades del Estado, serían más prontos y seguros en los dos hemisferios, como que estarían bajo de una mano responsable al todo, y finalmente, se desterraría en mucha parte la odiosidad de esta separación de intereses, mandos y objetos, que destroza la Monarquía española, dividiéndola en dos imperios61.

Notes

1 Este trabajo se ha realizado dentro del proyecto de investigación financiado por el Gobierno de España, Ministerio de Ciencia e Innovación, Programa Nacional de Proyectos de Investigación Fundamental, en el marco del VI Plan Nacional de I+D+I 2012-2014. Movilización de recursos para la guerra y la construcción del Estado en el siglo xviii: España y su contexto europeo, referencia HAR 2011-23570. Agradezco a Ana Dubet, Jean-Pierre Dedieu y Agustín González los comentarios recibidos.

2 AGS, SSH, leg. 61, Miguel Múzquiz a José Gálvez, Madrid 4/8/1776.

3 La bibliografía es enorme. Una buena guía de las dimensiones del problema en Greene, Morgan (eds.), 2009.

4 Hart, 2003, p. 107.

5 Nos referimos, claro está, a la tesis de J. H. Elliott donde argumenta que el imperio colonial español determinó el camino a seguir para el imperio británico, pese a que finalmente no lo pudiese aplicar (Elliott, 2006).

6 AGS, SSH, leg. 61, Miguel Múzquiz a Francisco Montes, 5/4/1777.

7 AGS, SSH, leg. 61, José Gálvez a Miguel Múzquiz, Aranjuez, 7/5/1777.

8 La salida a los mercados internacionales de armamento para cubrir la demanda de las fuerzas armadas españolas parece que fue más importante de lo que cabría suponer, y una prueba clara del limitado alcance de las reformas emprendidas en la producción estatal de armamento. Un ejemplo de este fracaso en el terreno de la artillería en Torres Sánchez, 2006b.

9 AGS, SSH, leg. 61, Zambrano a Múzquiz, Madrid, 1/9/1777.

10 AGS, SSH, leg. 61, Miguel Múzquiz a Francisco Montes, Madrid 13/2/1778.

11 Lamikiz, 2010.

12 AGS, SSH, leg. 61, Julián de Arriaga de Miguel Múzquiz, Aranjuez 10/7/1775.

13 AGS, SSH, leg. 62, Real Orden, 28/9/1775.

14 AGS, SSH, leg. 62, Real Orden, 20/7/1777.

15 AGS, SSH, leg. 62, Cuentas de Juan Bautista de Goizueta y Vicente Rodríguez de Rivas a Miguel Múzquiz, Madrid 3/5/1779.

16 En algunos casos, los descuentos se debían a actividades contratadas por la misma compañía para atender esta comisión, como ocurrió, por ejemplo, con el seguro tomado por la Compañía de Caracas con Francisco Milans y de Benages, director de la compañía de Seguros Marítimos de Barcelona (AGS, SSH, leg. 62, Madrid 12/7/1777).

17 Torres Sánchez, 2002.

18 AGS, SSH, leg. 61, Gálvez a Múzquiz, El Pardo, 5/2/1776.

19 AGS, SSH, leg. 61, Francisco Montes a Gálvez, 2/1/1777.

20 AGS, SSH, leg. 61, Gálvez a Múzquiz, Madrid, 1/9/1776.

21 AGS, SSH, leg. 997, Gálvez a Múzquiz, Madrid 4/4/1782.

22 AGS, SSH, leg. 61, Julián de Arriaga a Miguel Múzquiz, 18/5/1775.

23 AGS, SSH, leg. 61, Julián de Arriaga a Miguel de Múzquiz, 26/5/1775.

24 AGS, SSH, leg. 61, Julián de Arriaga a Miguel de Múzquiz, 26/8/1775.

25 AGS, SSH, leg. 61, José de Gálvez a Miguel de Múzquiz, 18/9/1776.

26 AGS, SSH, leg. 61, Julián de Arriaga a Miguel de Múzquiz, 21/4/1775.

27 AGS, SSH, leg. 61, José de Gálvez a Miguel de Múzquiz, 27/4/1777.

28 AGS, SSH, leg. 61, Julián de Arriaga a Miguel de Múzquiz, 6/4/1775.

29 AGS, SSH, leg. 61, José de Gálvez a Miguel de Múzquiz, 6/3/1777.

30 AGS, SSH, leg. 61, Julián de Arriaga a Miguel de Múzquiz, Aranjuez 2/4/1775. AGS, SSH, leg. 61, José de Gálvez a Miguel de Múzquiz, 2/8/1776.

31 AGS, SSH, leg. 61, José de Gálvez a Miguel de Múzquiz, 13/7/1777.

32 Sola Corbacho, 2000.

33 AGS, SSH, leg. 61, Conde de Ricla a Múzquiz, 22/3/1777.

34 Véase Torres Sánchez, 2012, pp. 199-268.

35 Sanz Tapia, 1994.

36 Marichal, 2007.

37 AHN, leg. 3230, caja 1, Reflexiones de Floridablanca, s.f. (probablemente antes de junio de 1779).

38 AHN, leg. 3230, caja 1, «Reglamento interino de SM para la creación y manejo de un Fondo Nacional en España y América» (probablemente redactado antes del 17/6/1779).

39 AHN, leg. 3230, caja 1, la Real Orden está unida al último borrador del «Reglamento interino».

40 AHN, leg. 3230, caja 1, Conde de Floridablanca a Miguel Múzquiz, Madrid, 17/6/1779 y Miguel Múzquiz a José Gálvez, Madrid 19/6/1779.

41 AHN, Consejo, leg. 5380, Real Cédula 17/8/1780, la sesión de la Junta de Medios fue el 22/7/1781.

42 AHN, Consejo, leg. 5380, Real Cédula 17/8/1780, la sesión de la Junta de Medios fue el 22/7/1781.

43 Para comprender la política económica, véase González Enciso, 2008b. Un planteamiento interesante del papel desempeñado por el tabaco en la articulación imperial en Nater, 2006.

44 Marichal, 1997, p. 480.

45 AGS, DGT, inv. 16, Guión 15, leg. 7, Diego de Tricio, Cádiz, 9/1/1776.

46 En 1775, los ingresos por ventas de la Renta en Cádiz fueron de 5,9 millones de reales de vellón (AGS, DGT, inv. 16, Guión 15, leg. 7, Diego de Tricio, Cádiz, 9/1/1776).

47 AGS, DGT, inv. 45, leg. 45, Miguel Múzquiz al Marqués de Zambrano, Palacio, 19/12/1777.

48 Crespo Solana, 2005.

49 El texto de la Real Orden, puede consultarse en la Real Academia de la Historia, Colección Mata Linares, t. CIX, fos 116rº-119vº.

50 Según los datos de Marichal, en 1783, esta deuda pública reunió capitales por valor de 523 376 pesos (Marichal, 2007, p. 87).

51 Según Gutiérrez i Poch, 1999, p. 90, en 1769 el virrey de Nueva España ordenó comprar 90 000 resmas de papel para la producción de tabaco, de los cuales 32 000 serían compradas a los genoveses, la misma cantidad a valencianos y algo menos a catalanes, 26 000 resmas. Este autor sugiere que los franceses y genoveses fueron desplazados del abastecimiento de papel a América desde la década de 1760 (Gutiérrez i Poch, 2006, p. 437).

52 Ribes Iborra, 1985, p. 113.

53  Entre los principales productores catalanes estaban Antoni Ferrer y Frances Guarro (Gutiérrez i Poch, 1999, pp. 90-91).

54 AHN, Hacienda, lib. 6 730: «de papel de Barcelona y Valencia entregado por la Compañía de Henrile (genovesa) para las fábricas de cigarros de Nueva España», el 14/8/1779 se ordena al tesorero general abonar a José Brun y Patrón, tesorero de la aduana de Cádiz, 238 777 rs por igual cantidad que había suplido, que luego se abonaría a la cuenta del tesorero de ejército de Valencia.

55 Deans-Smith, 1992, p. 100.

56 Puede que estas previsiones de producción estuviesen cerca de cumplirse. Según Gutiérrez i Poch, 2006, p. 438, entre 1765 y 1782, los envíos de papel desde Cataluña para la producción en México fueron de unos 746 mil resmas y las realizadas desde Valencia de 486 731.

57 Deans-Smith, 1992, pp. 264-265.

58 En 1782 el coste de todas las delegaciones diplomáticas en el exterior costó 6 574 862 reales de vellón y en 1783, 8 592 325 reales de vellón.

59 Citado por Gutiérrez i Poch, 2006, p. 92.

60 AGI, Indiferente, leg. 1747, 1788 (citado por Barbier, 1984, p. 184).

61 Ruiz Alemán, 1982, p. 166.

Table des illustrations

Titre Compras de papel para América realizado por la Real Hacienda
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/4308/img-1.png
Fichier image/png, 18k

Auteur

Universidad de Navarra

© Casa de Velázquez, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540