Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Cambio institucional y fiscalidad

 | 
Michel Bertrand
, 
Zacarías Moutoukias

Introducción

Actores, instituciones, Estado: la fiscalidad y los debates historiográficos sobre el cambio político

Michel Bertrand et Zacarías Moutoukias

Texte intégral

  • 1  El programa ECOS (Évaluation-orientation de la Coopération Scientifique, ministère des Affaires ét (...)

1El presente libro es el resultado de dos actividades acopladas. Por un lado, la combinación de dos proyectos del programa ECOS, los cuales, coordinados en una sola investigación, permitieron el trabajo conjunto de especialistas argentinos, franceses y mexicanos. Por el otro, el apoyo de otras instituciones hizo posible la organización de un coloquio final en los locales de la université de Toulouse – Le Mirail en octubre del 2011, para el cual pudimos también contar con la presencia de colegas de Alemania, España e Italia. El objetivo de este trabajo y el libro que de él ha resultado, ha sido estudiar y debatir sobre los mecanismos de evolución de las instituciones políticas, administrativas y sociales durante el periodo indicado, de profundas mutaciones en los territorios de la Monarquía hispana, como bien se sabe1.

2Los años que iban de la guerra de los Siete Años y la aplicación de las reformas borbónicas sobre las posesiones ultramarinas de Castilla, a la formación de los estados nacionales en España y en América hispana, constituyen uno de los periodos más visitados por distintas historiografías; y en las tres últimas décadas hemos asistido a una importante renovación de la imagen de dichos procesos que esas historiografías nos devuelven. En relación a esta vasta literatura —o a este amplísimo conjunto de diferentes historiografías— la particularidad del enfoque que ha presidido la investigación mencionada, así como la organización del libro que de ella ha resultado, ha sido tratar de aprehender los mecanismos y los procesos de cambio a través de la historia de la fiscalidad. Para ello, hemos examinado los problemas fiscales en su interdependencia con las transformaciones y cambios institucionales y sociales más amplios. Y esto en diferentes escalas: la de la Monarquía que, a ambos lados del Atlántico, negocia y reforma los mecanismos de acceso y de circulación de recursos, transformando así sus propios equilibrios políticos; o, en el otro extremo, la de las arenas locales estructuradas en redes de actores, cuyos modos de cooperación y conflicto producen reconfiguraciones institucionales y territoriales; o aun el ámbito de los dispositivos que atraviesan las escalas —como los derechos de propiedad, el papel de los cuerpos y de las articulaciones comunitarias o las dimensiones fiscales de la ciudadanía— cuyas evoluciones acompasaban el tránsito del Antiguo Régimen al orden republicano.

3Estos ámbitos y escalas ordenan nuestro libro en las tres partes que organizan el material proveniente de nuestros terrenos de investigación: España, México y el Río de la Plata. Una de las principales proposiciones de nuestro trabajo afirma la necesidad de situarnos a ambos lados del Atlántico para interpretar o formular hipótesis sobre las evoluciones observadas en nuestros respectivos terrenos locales. El objetivo puede parecer modesto frente a las preconizaciones de los enfoques globales y transnacionales, que en los últimos años han impregnado distintos espacios historiográficos. Sin embargo, en nuestro campo de estudio, la adopción de estas perspectivas —como ha sido también nuestro caso— no necesariamente proporciona respuestas a las dificultades que supone el intento de tratar al mismo tiempo, por un lado, la pluralidad institucional y los dispositivos comunes que atravesaban los territorios de la Monarquía hispana y, por el otro, las evoluciones posteriores al desmoronamiento del imperio. Respecto del análisis del cambio institucional, aun aprehendido a través del prisma circunscrito de la fiscalidad, el objetivo de situar dicho análisis a ambas orillas del Atlántico no puede obviamente ser fruto de un solo libro, sino de un programa de investigación. En ese sentido, estamos persuadidos que este libro ha logrado cuanto menos delimitar un temario de cuestiones y problemáticas apuntando a ese programa.

4La elección de la fiscalidad se justificaba por su papel central en la intersección de los ámbitos económico, político y social. En efecto, las guerras europeas renovaban constantemente los retos que la Monarquía hispana debía afrontar, entre los cuales el de intensificar las negociaciones con cuerpos y comunidades políticas a escala del imperio. En un contexto de constante tensión de sus recursos disponibles, enfrentar los problemas de la deuda, las movilizaciones militares, las negociaciones diplomáticas, los bloqueos del comercio colonial por la propia guerra, etc., suponían cadenas de interacciones y acontecimientos que ponían en movimiento actores interviniendo en diferentes escalas y contextos, cada uno con sus propios designios y estrategias. Actuaban, como bien sabemos, insertos en comunidades y cuerpos políticos, pero integraban al mismo tiempo redes de relaciones que atravesaban las fronteras tanto geográficas como institucionales y sociales.

5Esta dialéctica de la contingencia modelaba la realidad histórica, poniendo en evidencia procesos sociales, políticos, económicos y culturales de larga duración. Un aspecto de dichos procesos concernía, naturalmente, a las herramientas de la cultura política, que afectaban tanto a la percepción de riesgos y oportunidades, como a la fabricación de saberes y categorías. Esto sitúa el punto de partida de nuestro trabajo en una doble evolución, cuyos mecanismos incluían las relaciones entre la Corona y las comunidades políticas de los reinos hispanos en Europa y América, durante la segunda mitad del siglo xviii. En primer lugar, la progresiva introducción de nuevos modos de gobierno que acompañaban los esfuerzos de centralización política y administrativa. Si tenían por obvio telón de fondo el lenguaje de una nueva cultura política, compartida por una parte de las élites políticas, la Real Hacienda fue el ámbito en el cual los esfuerzos fueron más enérgicos y constantes, aunque con ritmos diferentes en cada lado del Atlántico. En segundo lugar, esos esfuerzos de centralización se realizaban en un contexto que multiplicaba la negociación política con comunidades y cuerpos locales, debido a las crecientes necesidades políticas y financieras de la Corona. Un aspecto de este proceso era la implicación, igualmente creciente, de una pluralidad de actores económicos en la gestión de las finanzas y el Estado, asegurando toda suerte de servicios y funciones. Mientras, la aceleración de la guerra y la competencia entre imperios cimentaba las interdependencias entre los diferentes aspectos, aparentemente contradictorios, de este proceso.

  • 2Artola, 1999 y 1975; Halpering Donghi, 1985; Guerra, Demélas-Bohy, 1993; Hoquellet, 2001; Portillo(...)

6Otras dimensiones de nuestro trabajo nos acercaban a una imagen de la fiscalidad como dispositivos emergentes de un universo político poblado de jerarquías plurales y de cuerpos que negocian o se disputan con los representantes de la autoridad soberana, ella misma fragmentada entre dichas jerarquías. Esta visión de las dinámicas institucionales ha condicionado también nuestra percepción de los efectos de las guerras napoleónicas. Como muy bien sabemos, su papel en la crisis e implosión de un universo institucional de soberanías fragmentadas, ha sido abundantemente subrayado por varias generaciones historiográficas2. Pero las vicisitudes del Antiguo Régimen nacieron de una diversidad de factores y la ocupación napoleónica no delineó una senda exclusiva en la construcción del orden político y fiscal fundado en la soberanía nacional y la competencia política, que acabaría por reemplazarlo. Y no solamente este proceso no fue en absoluto lineal. Su trayecto resultaba también de las bifurcaciones e incertidumbres propias a la acción humana en el plano local.

7En otras palabras, este conjunto de ideas y problemáticas nos planteaba la necesidad de abordar las instituciones fiscales desde una concepción que integrase las relaciones entre actores políticos y económicos. Así, la visión de la fiscalidad como espacio que articulaba diferentes ámbitos, nos ha permitido formular en nuestros trabajos una serie de preguntas sobre la relación entre la configuración de los grupos sociales, la dinámica de los conflictos y las evoluciones institucionales; lo cual incluye en nuestros temarios aquellas cuestiones relativas al contexto y las estrategias de los actores. De modo que el objetivo de esta introducción es presentar la combinación de historiografías que nos han permitido pensar esas problemáticas y objetivos y que ha acabado dando forma a la organización del presente libro.

8En la primera parte abordaremos la noción misma de institución, cuya obvia centralidad en nuestro trabajo nos obliga a tratar de explicitar la complejidad de un término que abarca una pluralidad de contenidos, o al cual distintos autores le dan sentidos a veces contradictorios entre sí. En la segunda parte trataremos de dirigir nuestra atención hacia los actores y sus relaciones recíprocas. Algo parecido podemos decir aquí también: la idea de adoptar o analizar el punto de vista de los actores en realidad engloba una diversidad de enfoques y nos pareció necesario delimitar aquellos que constituyen nuestras referencias comunes. Y finalmente acabaremos con una discusión general sobre los procesos iniciados con la guerra de los Siete Años, vistos desde el prisma de la fiscalidad. En esta tercera sección intentaremos presentar como la historiografía ha abordado la relación entre la fiscalidad y las dimensiones sociales, políticas y económicas de aquellos procesos —o al menos los aspectos de aquellas dimensiones que nos parecieron más pertinentes para nuestro trabajo— así como las relaciones entre la contingencia histórica y las evoluciones de larga duración. No hemos, por lo tanto, tratado de fijar un estado de la cuestión cerrado —por lo demás imposible para las tres temáticas, al menos dentro de los límites de una introducción—, sino de dar cuenta de la coherencia del espacio de discusión en el cual hemos trabajado a partir de experiencias de investigación forzosamente diversas. En fin, este empeño en cruzar diferentes historiografías nos hará obviamente perder en exhaustividad, tanto por la amplitud de la materia, como por las exigencias de la argumentación. Pero creemos que así daremos mejor cuenta de nuestra manera de proceder.

La noción de institución, las instituciones fiscales y el orden político

  • 3Elias, 1981 y 1982.
  • 4Bertrand, 2005.

9La idea de partir de la fiscalidad para tratar de dibujar el perímetro de un ámbito de investigación que articulara el estudio de las estrategias y los lazos entre los actores, las reglas de juego y las estructuras y organizaciones del orden político pone en un primer plano una reflexión sobre la noción misma de «institución». No es entonces inútil recordar que ya en los noventa, algunos de los debates que entonces circulaban, incitaban a tomar esta dirección. Aunque mucho menos citado últimamente, parece natural mencionar aquí a N. Elías, quien, como bien sabemos proponía que conjuntos institucionales como el Estado, la familia y la fábrica, fuesen tratados como configuraciones dinámicas; es decir, como un sistema de interdependencias personales. Su estudio sobre la corte como expresión del orden sociopolítico de la monarquía francesa, fue a la vez una fuente de elaboración y un terreno de aplicación de aquel enfoque general3. Y a finales de los noventa, uno de los participantes en este libro, retomó un debate, bien anterior a aquellos años, entre R. Mousnier y E. Labrousse, quienes oponían la idea de órdenes y estamentos —el primero— y grupos y categorías sociales —el segundo— como principal herramienta para analizar las jerarquías y la estratificación del universo social de Antiguo Régimen. Así, M. Bertrand proponía superar dicha oposición estudiando los lazos personales que atravesaban tanto los cuerpos como los grupos sociales4.

10Estos debates de los años noventa formaron parte del clima de ideas con el que tratamos las instituciones fiscales durante el recorrido que nos ha llevado al presente libro. Nos ha parecido conveniente evocarlos pues la expresión «dispositivos institucionales» que acabamos de utilizar, traduce algo de la dificultad que encontramos con el término «institución». Cada uno de nosotros ha puesto en él matices diferentes, según las distintas trayectorias y experiencias de investigación. Sin embargo, la polisemia del término en castellano está fuertemente enmarcada por el peso de dos conjuntos historiográficos, tan importantes como distintos en sus enfoques: la historia de las instituciones y del derecho, por un lado, y el neo institucionalismo anglosajón así como el convencionalismo francés, por el otro.

  • 5Clavero, 1986b y 1991; Elliott, 1992; Fernández Albaladejo, 1992; véanse también Rojas (coord.), 2 (...)

11El primer grupo produjo una profunda renovación de sus conceptos y enfoques desde los años noventa, cuyos actores más emblemáticos probablemente sean B. Clavero —quien subraya la naturaleza jurisdiccional de la autoridad soberana de Antiguo Régimen—, J. H. Elliot y P. Fernández Albaladejo —proponiendo una nueva historia política del Antiguo Régimen—. Al presentar el orden político como una pluralidad de cuerpos y jerarquías que fragmentaban la autoridad soberana y al llamar la atención sobre la negociación y el conflicto entre agentes de dicha autoridad, como un elemento central de su dinámica política, las contribuciones de esa historiografía brindaron un conjunto de nociones que, aunque a veces contradictorio y discutido desde otros puntos de vista, constituyó un lenguaje que otros especialistas se apropiaron en su trabajo5. Esta historiografía nos ha enseñado a evitar las visiones anacrónicas de la autoridad soberana —y, más concretamente, a desconfiar de la noción de Estado tal como aparece a partir de principios/mediados del siglo xix, aplicada a las monarquías compuestas de Antiguo Régimen—. No obstante dicha renovación, en esta historiografía prevalece una visión sustancialista del orden institucional que suele dejar fuera de foco los mecanismos de la acción de los actores. En ese sentido, no está muy lejana de una de las definiciones de «institución» que recoge cualquier diccionario. El campo semántico que contiene esta visión aparece claramente cuando los historiadores oponen las instituciones formales del Estado (y sus finanzas) a las redes informales que conectan —por ejemplo— oficiales de Real Hacienda y actores económicos. Nosotros hemos partido de la idea de que esas redes componen un marco de cooperación y de acceso a recursos para la acción política de la autoridad. Así, la distinción entre formal e informal carece de pertinencia pues desdibuja las vías de acceso a recursos fiscales y obscurece los mecanismos del cambio institucional.

  • 6North, 1981 y 2005; véanse también Vandenberg, 2002; Searle, 2005; Hodgson, 2006.

12Las premisas de la acción —en el campo de la economía, pero también en el ámbito de la política— constituyen en cambio el punto de partida del segundo conjunto historiográfico arriba mencionado. Como bien sabemos, las corrientes neo-institucionalistas aceptan en general la distinción formulada por North entre las organizaciones y las reglas de juego que definen la trama de oportunidades y restricciones que estructuran la acción, limitando la noción de institución a las segundas6. No obstante las críticas al supuesto de racionalidad que los historiadores suelen dirigir al neo-institucionalismo, algunas ideas de ese conjunto historiográfico nos ofrecen una vía para discutir sobre una visión de las instituciones que englobe el contexto de los actores.

  • 7Prados de la Escosura, 2003; Prados de la Escosura, Amaral (eds.), 1993. Por un buen ejemplo de la (...)

13El eco que estos enfoques han encontrado en la historiografía latinoamericanista, declina de distintas formas la idea según la cual, la configuración institucional de una sociedad —concebida en términos de derechos de propiedad y de otros mecanismos institucionales que regulan los costos de transacción— explica su éxito o fracaso económico. El tópico dominante en este modo de abordar las cuestiones institucionales ha sido el del fracaso económico latinoamericano comparado al éxito de los EE.UU. tras sus respectivas independencias, aunque L. Prados de la Escosura ha cuestionado la pertinencia de la comparación7. Esta perspectiva no ha sido abordada en nuestra investigación ni en el presente libro. Sin embargo, algunos aspectos del debate más amplio en el cual se inscribe remiten al papel de la fiscalidad como vínculo entre actores económicos, poder político e instituciones. Dichos vínculos constituyen uno de los aspectos centrales de los debates suscitados por el modelo de D. North y B. Weingast sobre Inglaterra en los siglos xviixviii. Según estos autores, a partir de 1688, el contrapeso de la representación parlamentaria le impuso al soberano comportamientos previsibles en el plano fiscal. A su vez, esto permitió el surgimiento de mercados financieros, y como consecuencia, el aumento de los recursos disponibles para el gobierno y el crecimiento económico a largo plazo. Esta dinámica virtuosa contrastaría con los efectos negativos en el largo plazo del comportamiento imprevisible y predador del soberano característico del periodo precedente.

  • 8North, Weingast, 1989; Epstein, 2000, caps. i y ii.

14A este último aspecto responden las críticas formuladas por S. R. Epstein, quien cuestiona esta última imagen del soberano frente a la de sus súbditos, supuestamente homogéneos. La imprevisibilidad del primero antes de la Revolución Gloriosa se explicaría por las restricciones impuestas a su acción, en particular las dificultades que encontró para instituir un régimen legal y fiscal unificado y no discriminatorio8.

  • 9Irigoin, Grafe, 2006 y 2008.

15Examinar la evolución de este debate excede los términos de esta introducción, sobre todo cuando el nexo de la respuesta de Epstein con las realidades del imperio hispano a ambos lados del Atlántico —en particular después de la guerra de los Siete Años— es suficientemente evidente. La visión del orden político que comparten los historiadores influenciados por Clavero y Fernández Albaladejo, por un lado y, por el otro, los argumentos de Epstein, puestos uno al lado del otro, ratifican la pertinencia del enfoque y del corte cronológico que han presidido nuestra propia investigación, en relación a otros que ponen el acento en 1808 y en las consecuencias de la invasión napoleónica de España como motor del cambio institucional. En dos estudios recientes inspirados en este debate, y más precisamente en la respuesta de Epstein, se presenta el entramado institucional —en particular los mecanismos de distribución de los excedentes fiscales a través de los situados y de los arbitrajes que los presidian—. Concluyen que con la ruptura de 1808, la crisis de la Monarquía hispana habría engendrado una competencia por los excedentes fiscales, la cual a su vez habría conducido a la fragmentación de los territorios hispanoamericanos9. Las aporías de este razonamiento son bastante obvias: al no atender —a pesar de la matriz de nociones que inspiran esos dos estudios— a la naturaleza jurisdiccional de las instituciones de la Real Hacienda ni a la autonomía de las dinámicas que condujeron a la transformación de la cultura política, la formulación de los proyectos liberales y la guerra civil, las autoras invierten el orden de la causalidad. Las instituciones de Real Hacienda estaban encajadas en un complejo de jurisdicciones cuya territorialidad difícilmente pueda reducirse a un espacio homogéneo, mientras que la competencia por recursos fiscales no fue la causa sino la consecuencia de la fragmentación —allí donde hubo fragmentación— de unos territorios, cuyas unidades segmentadas adquirían sentido a partir de una de esas jurisdicciones, la del cabildo.

  • 10O’Brien, 2012, p. 442.
  • 11Yun-Casalilla, 2012.
  • 12Torres Sánchez (ed.), 2007 y 2013; Solbes Ferri, 2007; González Enciso (ed.), 2012; Harding, Solbe (...)

16Una vez más, aquí interesa la visión sobre las instituciones que acarrean esos debates más que el material histórico sobre el cual reposan los argumentos. En ese sentido, los aportes de los estudios consagrados al Estado fiscal o fiscal-militar ocupan un lugar específico en nuestra reflexión. Para sintetizar la orientación de este conjunto historiográfico, podemos comenzar citando a P. O’Brien en relación al Estado fiscal en la Época Moderna (o más precisamente, durante los siglos que siguieron al ascenso de Venecia), cuya «principal preocupación nunca fue económica», sino «asegurar su propia supervivencia y formación»10. Partiendo de la noción de Estado fiscal de J. A. Schumpeter como el estadio a partir del cual ya no era la hacienda del soberano, sino la contribución de sus súbditos la principal fuente de recursos, esta literatura trata de analizar el papel del comercio y la guerra en esos procesos de construcción y autopreservación en contextos de competencia entre estados. Este enfoque dialoga con una sociología fiscal que analiza las relaciones entre el orden social y los mecanismos de contribución11. Y siguiendo un registro que no está lejos del anterior, una parte de esta amplia historiografía explora las nociones de «Estado fiscal-militar» y de «Contractor State» —siendo la segunda un intento de superar los límites de la primera— poniendo de manifiesto la complejidad de los mecanismos sociopolíticos, así como las innovaciones que suponían la movilización de recursos para la guerra y la competencia entre estados12.

  • 13Lindert, 2004; O’Brien 2012, 1998,1999 y 2011.
  • 14Bin Wong, 2007; Postel-Vinay, 2007.
  • 15Tilly, 1993; Ramos Palencia, Yun-Casalilla, 2012.

17Dicha función del gasto militar en el Antiguo Régimen se inscribe en una visión más amplia de la evolución del Estado y de sus relaciones con los otros sectores de la sociedad. Evolución que iría de aquellos cuyos recursos se asignaban principalmente a la guerra y a otras formas de competencia entre estructuras soberanas, hacia estados cuyas funciones se habrían tornado cada vez más complejas y sus ingresos fiscales se destinaban cada vez más a gastos sociales. Proceso a su vez marcado por la creciente apertura de los sistemas políticos, cuyos beneficiarios serían también los de esas nuevas funciones13. Este esquema resuena en algunos de los debates propuestos por trabajos que contiene el presente libro, así como en el arco cronológico adoptado, que intenta aprehender las mutaciones institucionales que acompañaban a los cambios fiscales. Recientemente se ha criticado esta visión de la evolución de los estados, que R. Bin Wong califica de excesivamente eurocéntrica14. Dichas críticas recuerdan también las que C. Tilly dirigía —en los años noventa— a las visiones teleológicas de la formación de los estados nacionales; presentando dicha formación como una pluralidad de procesos no lineares, que generaban una combinación igualmente diversa de formas de centralización económica y política15.

  • 16  Entre los principales títulos para México: Carmagnani, 1998; Jáuregui, Serrano (coords.), 1998; Ma (...)
  • 17Marichal, 2007.

18Respecto al presente libro y a la investigación que ha precedido, es verdad que los estudios consagrados al imperio hispánico desde la perspectiva del Estado fiscal o el Estado fiscal-militar se han concentrado en la parte peninsular de aquel, dejando de lado América hispana. Para esta última, son numerosas las publicaciones que, en los últimos años, han renovado o completado nuestro conocimiento del funcionamiento de las instituciones fiscales16. Entre ellos, los trabajos de C. Marichal y de otros autores que han discutido sus contribuciones, no solo han mostrado el papel de los excedentes fiscales americanos en la financiación de la defensa del imperio, sino también el aporte de aquellos al esfuerzo bélico español en Europa17. Tomando conjuntamente las literaturas que acabamos de mencionar —los estudios dedicados a la fiscalidad hispanoamericana en la segunda mitad del siglo xviii y los trabajos sobre el Estado fiscal o el Estado fiscal-militar en los territorios europeos de la Monarquía hispana—, cada una de dichas literaturas dispone a la otra en su propio ángulo muerto. A pesar de la excelente calidad y la madurez alcanzada por estos estudios, este recorte de los territorios del imperio hispano desdibuja algunos de los mecanismos que han atraído la atención de los trabajos del presente volumen. No obstante, la serie de enfoques nacidos de la noción de Estado fiscal declinan a su manera y contribuyen a pensar las instituciones fiscales como un espacio sociopolítico donde se coaligan actores económicos y agentes del poder soberano.

  • 18Robinson, 2006; Robinson, Acemoglu, 2008; Robinson, Acemoglu, Johnson, 2001 y 2005. Véase también (...)
  • 19North, Wallis, Weingast, 2010.

19Para conceptualizar la formación de esos espacios, podemos cerrar esta rápida revista de distintas imágenes de las instituciones haciendo una mención sucinta a los trabajos más recientes de la corriente neoinstitucionalista, en los cuales también encontramos esa dimensión social o sociopolítica. Algunos autores presentan una visión de la configuración institucional de distintitas regiones del continente americano, en la cual articulan la estratificación social y el orden sociopolítico para producir explicaciones sobre el vuelco de las fortunas en la evolución económica —que transformó espacios otrora pobres en la región más rica del planeta, mientras que, inversamente, regiones americanas de altos ingresos per cápita en el siglo xvi, se encuentran hoy entre las más pobres—18. A pesar de una presentación en general esquemática y sesgada de las realidades históricas a las cuales remiten esos estudios, es evidente el interés que para nuestro trabajo tiene la idea de instituciones cuya forma se articula a órdenes sociales más o menos oligárquicos. Menos esquemáticos son los análisis del último libro de North y otros autores, donde subraya el papel de la violencia y de las relaciones interpersonales en la formación de los dispositivos que regulan el acceso a los recursos19.

  • 20Hodgson, 2006; Dedieu, 2010a. Véanse también: Thévenot, 1986; Boltansky, Thévenot, 1991.

20No obstante las tentativas de estos autores por integrar el ámbito de la política al análisis de las instituciones, estas aparecen como fenómenos externos a los actores. Mientras que G. Hodgson, en su crítica a la mencionada distinción entre organización y reglas de juego que organiza los argumentos de los enfoques neo-institucionalistas, defiende la idea según la cual las representaciones sobre la institución forman parte de la institución misma. Su visión nos recuerda el ensayo de J.-P. Dedieu sobre la Monarquía como convención. Esta noción —tomada de la sociología económica francesa y que remite a la idea de unos códigos y unas reglas tan internalizadas por los actores que su explicitación es superflua— le sirve a Dedieu de hilo conductor para presentar el papel del mérito y la merced como principio de coordinación de comportamientos económicos y políticos a escala del imperio20. Mostrando así que en la articulación del poder soberano, el funcionamiento de ámbitos como el de la fiscalidad reposaba en un complejo de mecanismos y de relaciones sociales que desdibujaban las fronteras entre el Estado y los otros espacios sociales.

De las instituciones a los actores

  • 21Levi, 1985.
  • 22Lepetit, 1988 y 1995; Revel, 1989; Id. (ed.), 1996.

21Esta manera de aprehender las instituciones también expresa la evolución que, en historia como en otras ciencias humanas, ha ido confiriendo un papel central a los actores en detrimento de lo que se designaba como «estructuras sociales». Uno de los capítulos centrales de esta evolución remonta al cambio radical de enfoques introducido por la micro-storia italiana, gracias a trabajos como el conocido estudio de G. Levi sobre Santena en el siglo xvii21. B. Lepetit teorizó ese momento como el de un tournant critique, mientras que J. Revel subraya que se trata de escribir una historia a «ras del suelo», introduciendo la noción de «juego de escalas»22. Por su parte, Levi rompe con la limitación que representaba el estudio de la institución familiar, limitando el análisis a la estructura del núcleo doméstico de los corresidentes, como hasta entonces lo venía practicando la demografía histórica francesa y anglosajona. Demuestra en particular la existencia de lógicas y estrategias que no guardaban relación con la estructura familiar tal como se la venía concibiendo. Y su noción de «frentes de parentesco» le permitió explicar tanto el funcionamiento del mercado de la tierra, como las mediaciones políticas entre la comunidad campesina y el poder feudal. Su contribución incita a repensar las relaciones entre los actores y las instituciones con las cuales se los identificaba, así como la capacidad de iniciativa de los primeros.

  • 23Chacón, 1995.
  • 24García González, 2000.

22En la historiografía del mundo hispánico —donde la contribución de Levi ha tenido un eco considerable— esta nueva manera de entender las relaciones entre actor e institución familiar, acabó transformándose en una herramienta importante en manos de quienes renovaban el estudio de la administración y las estructuras soberanas. Desde la historia de la familia, testigo y actor de esta evolución fue el número especial de la revista Historia Social de 199523. En su presentación, F. Chacón señala que aquella se confrontaba al análisis de redes, utilizando este instrumento, ya no como metáfora sino como concepto analítico, favoreciendo así profundas revisiones historiográficas. Desde entonces, numerosos trabajos mostraron el interés de pasar de un enfoque estructural y cuantitativo de los grupos familiares a una reconstrucción de sus dinámicas y de sus lógicas relacionales. Como el estudio realizado por F. García González sobre la sierra de Alcaraz en el siglo xviii, cuya fuerza reside en la combinación de ambas formas de análisis, que deja al descubierto las aporías de la primera24.

  • 25Dedieu y Windler-Dirisio, 1998; Imízcoz Beunza, 1998; Artola Renedo, 2013; Imízcoz Beunza, Chaparr (...)
  • 26Andújar Castillo, 2004.

23A partir de estos planteos, Dedieu y C. Windler llegan a conclusiones análogas a las de Levi y Chacón cuando proponen analizar las familias como «redes familiares», lo cual significa para ellos ir «más allá del matrimonio y de la sangre», haciendo del análisis de las relaciones personales un instrumento de historia política. De la misma manera, los trabajos de J. M. Imízcoz así como los de varios de sus discípulos confirman la renovación historiográfica alcanzada gracias a la movilización del análisis de redes para comprender la inserción de los grupos familiares dentro del aparato institucional de Antiguo Régimen, ya sea en su dimensión civil como eclesiástica25. Pues, para retomar uno de los tópicos de la sección precedente, al analizar las trayectorias de movilidad que conducían de la comunidad local al servicio a la Corte o al comercio de Indias, esos estudios revelan algunos de los mecanismos que aseguraban la circulación de las élites políticas y las articulaciones territoriales a escala del imperio. Igualmente importantes son los trabajos de F. Andújar, que han renovado nuestra comprensión del reclutamiento del personal burocrático y militar de la Monarquía hispánica, así como de los procesos de distribución de la gracia mediante el otorgamiento de títulos nobiliarios y mercedes, al retomar el análisis de la práctica de la venalidad como un instrumento en manos de grupos familiares preocupados por acceder al aparato institucional y a sus beneficios26.

  • 27Balmori, Voss, Wortman, 1984.

24Paralelamente a estos cambios historiográficos aplicados a los estudios de la sociedad y las estructuras estatales del Antiguo Régimen peninsular, los trabajos relativos al mundo latinoamericano seguían unas líneas de reflexión en torno a las instituciones, donde los enfoques estructuralistas, basados en la prosopografía y las categorías socioprofesionales preestablecidas, fueron mayoritarios. Para la institución familiar, el estudio de D. Balmori, S. Voss y M. Wortman constituyó de cierta manera la referencia obligada a partir de los años ochenta27. Estos autores entienden el grupo familiar como una estructura o unidad colectiva de relaciones de consanguinidad y de alianza, en cuyo seno los actores sociales encontraban el apoyo necesario a la acción económica y el control político —sobre todo cuando las otras instituciones se desmoronaron durante el siglo xix. Inscriben su problemática en el tránsito desde una aproximación al «individuo» a través de las biografías de personajes de alto rango, hacia el estudio de una historia de las instituciones sociales. Sin embargo, al definir aquella estructura relacional como «red familiar», no conciben ninguna forma de autonomía de acción para los actores individuales que las constituyen.

  • 28Brading, 1971; algunos títulos de esta inmensa literatura entre los más próximos a las problemátic (...)
  • 29Brown, 1997; Hoberman, Socolow (eds.), 1986.

25Esta concepción de la institución familiar como estructuras amplias y coherentes —algunos historiadores hablan de ellas como de organizaciones—, cuyas normas explicaban el comportamiento de sus miembros, sin dejar espacio para las estrategias y aspiraciones individuales, arrancaba —como bien sabemos— de la abundantísima producción sobre las élites coloniales comenzada en los años setenta con el clásico libro de D. A. Brading. La familia se convirtió así en la puerta de entrada al estudio de las élites coloniales en sus distintos ámbitos: los que estructuran el mundo económico y social —como el comercio transatlántico y los consulados que lo administran o la minería colonial28—. Otros se centran con preferencia en la reconstrucción de los itinerarios de ascenso o de reproducción social, buscando mostrar los mecanismos del éxito. Estos reposaban en modelos culturales compartidos que se imponían a los actores sociales, estructurando así las instituciones familiares, económicas y políticas. De modo que la importancia acordada al ajuste a las reglas o normas inherentes a aquellas instituciones, —sobre las cuales reposaba su cohesión interna— constituía el dispositivo explicativo más generalizado en aquella literatura29.

  • 30  Véanse ejemplos de esta tendencia en Vázquez de Prada, Olábarri Gortázar (coords.), 1989; Burkhold (...)
  • 31  Un balance de esta evolución que reivindica un análisis del fenómeno institucional a partir de enf (...)

26Este dispositivo recuerda la manera como una rica tradición historiográfica —próxima de la igualmente fecunda historia del derecho— indaga las instituciones políticas coloniales principalmente en términos de normas y coacciones. Mientras que la nueva corriente de «historia social de las instituciones» contribuyó, a partir de los años setenta del siglo pasado, a matizar con fuerza esta manera de interpretar el funcionamiento de las estructuras políticas30. A ellos se agregaron, en esta evolución, los estudios que desde hace unos veinte años, enfocan el fenómeno institucional en términos de «convenciones», de manera más o menos explícita. Su objetivo es insistir en los espacios de negociación y autonomía abiertos entre actores sociales, quienes eran al mismo tiempo capaces de constituir referencias comunes y de movilizarlas en estrategias plurales y contrapuestas, en distintos contextos institucionales31.

27El estudio sobre la Audiencia de Quito de J. L. Phelan, quizás haya sido uno de los primeros en abordar las instituciones desde este punto de vista. Como lo explica en su introducción, su propósito es conciliar la escuela española de las instituciones políticas y jurídicas de Rafael Altamira y Crevea con la historia social, entonces en pleno auge. Y cabe aquí citar otro ejemplo, el de J. H. Parry, quien señala que el propósito de la investigación de Phelan es abordar los órganos de gobierno

32
  • 33Burkholder, Chandler, 1977.

28En un segundo momento, el lugar de referencia lo ocupó el estudio de M. Burkholder y D. Chandler sobre los oidores de las audiencias americanas. Partiendo del lugar de nacimiento como variable esencial, reconstruyen un modelo de instituciones políticas atravesadas por un enfrentamiento estructural entre criollos y peninsulares. Sobre esta sólida base, toda una corriente de trabajos aborda el estudio de las instituciones del cuerpo político colonial en términos de competencia entre dichos bandos —entre ellos, los estudios dedicados a las instituciones locales, que ponen en evidencia el control criollo asentado en la venta de los regimientos capitulares, como en las audiencias analizadas por Burkholder y Chandler33—. Aunque algunos de estos estudios subrayan —para algunos casos— la importancia de la integración entre ambos bandos, lo hacen sin interrogarse realmente sobre el significado y el alcance de dicha integración. Como lo subrayamos para las instituciones familiares en el ámbito socioeconómico, estos estudios muestran la existencia de comunidades políticas elitistas cimentadas por valores compartidos, como la hispanidad, la pureza de sangre y la riqueza. Desde estos trabajos pioneros, se multiplicaron otros aplicados a instituciones y espacios sociales diversos, algunos de los cuales utilizan el análisis de redes sociales, mostrando que la dicotomía entre criollos y peninsulares debe ser entendida con mucha mayor cautela.

  • 34Bertrand, 2011.
  • 35Moutoukias, 1992 y 2002.

29En los trabajos de M. Bertrand y Z. Moutoukias sobre el siglo xviii se combinan diferentes elementos de estas evoluciones historiográficas. El primero centra su estudio en el cuerpo de los oficiales de la Real Hacienda de Nueva España, mientras que el segundo analiza el papel de séquito de gobernadores y los conflictos de jurisdicción en el Río de la Plata. Ambos utilizan las herramientas del análisis de redes sociales. Este instrumento permite a Bertrand reconstruir el entorno relacional de esos magistrados, mostrando los mecanismos de su inserción y movilidad social. Subraya, por un lado, la pluralidad de relaciones personales que integraban los oficiales en distintos sectores de las élites locales y, por el otro, como esas relaciones sociales trastocaban las jerarquías administrativas, estructurando el funcionamiento de las finanzas34. Con el mismo cuerpo de nociones y herramientas, Moutoukias analiza los mecanismos por los cuales se articulaba el núcleo doméstico de los gobernadores con distintos segmentos de la oligarquía indiana de Buenos Aires, generando cadenas de fidelidad política. Estos lazos atravesaban cuerpos y jurisdicciones, asegurando así el funcionamiento de la organización administrativa y militar y estructuraban la cooperación y el conflicto políticos entre facciones35.

  • 36Ibarra, Valle Pavón (eds.), 2007.

30En suma, ambos autores subrayan el papel de las relaciones interpersonales en la articulación del poder y la acción administrativa y política. Por otra parte, las mismas herramientas aplicadas al análisis de instituciones económicas acabaron por producir explicaciones más complejas que las heredadas del modelo interpretativo de Brading. Como lo ilustra la renovación que introdujeron los análisis basados en la reconstrucción de redes comerciales, los cuales han demostrado, también en este caso, un funcionamiento más complejo del que presentaban las interpretaciones generalmente admitidas hasta entonces36. De forma que, todas estas revisiones de la idea de «institución» incitan a pensar la segunda mitad el siglo xviii y el periodo de las independencias en términos distintos al de la idea de «ruptura». Dicho de otro modo, se trata de plantear el tema de las continuidades o de las experimentaciones anteriores a las independencias que se mantienen una vez lograda este objetivo político, como lo hacen las contribuciones reunidas en este volumen.

Tras la Guerra de los Siete Años: fiscalidad y conflictos sociales

31Los argumentos expuestos en las secciones precedentes acerca de la naturaleza del fenómeno institucional y el papel de los actores nos permiten volver al tema del cambio institucional que acabamos de dejar, pero ahora desde la óptica de algunos de los tópicos más clásicos como las reformas borbónicas o las dimensiones fiscales de las construcciones políticas que sucedieron al derrumbe de la Monarquía hispana. Esto nos conduce a la relación entre la fiscalidad y su contexto sociopolítico —visto ahora desde la perspectiva del conflicto y la acción política— que constituye el marco que organiza las partes de este libro, así como uno de los principales motivos que atraviesan los trabajos en cada una de ellas.

  • 37  Para una visión global véanse Stein, Stein, 2003; Dubet, Luis (eds.), 2011; Kuethe, Andrien (eds.)(...)

32Como tan bien sabemos, los efectos de la tardía y catastrófica participación de España en la guerra de los Siete Años sobre la política institucional y fiscal de la monarquía católica, constituye uno de los campos historiográficos que más han atraído la atención de los especialistas. El repertorio de temas de esta bibliografía es igualmente conocido: centralización de la gestión fiscal y administrativa, reforma económica, renovación de las élites administrativas, etc.; aunque la diversidad de enfoques e interpretaciones es tan grande como la literatura misma37. Dentro de esta literatura, algunos estudios tratan también los efectos sobre los equilibrios y los conflictos sociales y políticos, aunque sin colocar los últimos en su dimensión imperial. De hecho, durante las dos décadas que siguieron a la guerra de los Siete Años, las manifestaciones de conflictividad social afectaron al conjunto de la Monarquía hispana en un periodo relativamente corto. Desde Quito, con el «motín de los barrios» de 1765, hasta el motín de Esquilache a fines de marzo de 1766, y ulteriormente desde el movimiento de los comuneros en Socorro, hasta las grandes revueltas panandinas de principios de 1780-1781, la amplitud del fenómeno y la diversidad de facetas y dimensiones que abarcaron nos invitan a comentarios generales en relación a nuestras problemáticas. Aunque el análisis del proceso excede obviamente los límites de nuestro trabajo, es sin embargo importante subrayar que, mientras que la Monarquía aumentaba su eficacia en el acceso más centralizado a los recursos destinados a la financiación de la guerra, un movimiento paralelo ponía en entredicho los dispositivos políticos e institucionales que aseguraban dicha transferencia de recursos. Nos parece entonces importante referirnos a algunos autores que han concentrado sus esfuerzos sobre estos problemas aun proponiendo interpretaciones no del todo coincidentes.

  • 38Morelli, 2005.

33En su estudio sobre el acceso a la independencia de una región periférica como la Audiencia de Quito, F. Morelli subraya la importancia de los temas fiscales y del tratamiento que la Monarquía hispana les da en el marco de sus proyectos de reforma. En Quito, desde 1765, las primeras reformas se introdujeron en el terreno fiscal y tuvieron como consecuencia inmediata la mencionada «revuelta de los barrios». El proyecto del virrey de Santa Fe intentaba reducir el peso de los recaudadores privados en la percepción de los impuestos. Las élites locales lo percibieron como una amenaza al derecho consuetudinario que regulaba la autonomía local en materia fiscal. En otros términos, como lo ha mostrado Phelan a propósito de la rebelión de Socorro en Nueva Granada, el motor de esas revueltas fueron las tentativas por limitar o poner en entredicho la «constitución consuetudinaria» y no el rechazo al poder monárquico en sí. Esta interpretación rompe con la visión tradicional de las reformas en los territorios americanos de la Monarquía cuando las interpreta como una oposición creciente entre la metrópoli —el poder real— y las élites locales, que abría el camino hacia un «protonacionalismo». Al contrario, la resolución de la crisis quiteña de 1765 muestra que, a lo largo de la segunda mitad del siglo xviii, se articuló una colaboración cada vez más estrecha entre los representantes de la Corona española en Indias y las oligarquías indianas, con el fin de preservar el orden social38.

  • 39Serulnikov, 2006.

34El trabajo de S. Serulnikov sobre los conflictos andinos completa nuestra visión de esta relación entre políticas de centralización fiscal y lógicas sociales de cooperación y conflicto matizando simultáneamente el papel otorgado al tema fiscal. Hasta entonces la producción sobre movimientos sociales andinos, con raras excepciones, deducía la acción colectiva de estructuras mentales —pensamiento milenarista y mesiánico, nacionalismo inca, tradiciones utópicas andinas…— y de cambios generales en las condiciones socioeconómicas tales como incremento en los tributos, impuestos, monopolios estatales y en el reparto forzoso de mercancías. Sin embargo, estas interpretaciones dejaban pendiente la comprensión de la cultura política de las propias comunidades andinas partícipes de la insurrección. ¿Por qué embarcarse en una las mayores sublevaciones ocurridas en la América colonial que amenazó, durante meses, la dominación colonial así como su orden social? Es precisamente este «ángulo muerto» historiográfico que encara Serulnikov construyendo una historia política desde lo local. Rompiendo con el análisis preponderante desde los años setenta, Serulnikov considera que el impacto concreto, local, de las reformas borbónicas tuvo menos que ver con el incremento de la presión fiscal que con otras dos derivaciones fundamentales de este proyecto: la normalización de las prácticas sociales comunales y, sobre todo, los profundos antagonismos —ideológicos, jurisdiccionales, económicos— que suscitó entre los principales grupos de poder colonial39.

  • 40Wachtel, 1990; Poloni-Simard, 2000.

35Aunque diferentes por su enfoque y divergentes en su apreciación de las reformas borbónicas, ambos trabajos muestran las complejas articulaciones entre la fiscalidad y las constituciones consuetudinarias de los reinos americanos. Desde el punto de vista del presente libro, las declinaciones de dichas articulaciones conciernen tanto al mundo indígena, como al de grupos y redes que componían la República de españoles. En relación a los segundos, el trabajo de Morelli completa e ilustra con un caso nuestras afirmaciones de las dos secciones precedentes, en el sentido que las relaciones entre oligarquías urbanas y la Monarquía no se reducían a un juego de suma cero entre «intereses locales» y un poder «central» abstractamente concebido. En cuanto al mundo indígena, las contribuciones de J. Poloni-Simard y N. Wachtel sitúan los análisis de Serulnikov en una evolución de larga duración: la de las dinámicas sociodemográficas que reconfiguraron, al mismo tiempo, sus jerarquías políticas y la figura del tributario40.

  • 41  Véanse las reflexiones de Hamnett, 2013 y la presentación de Hébrard, Verdo, 2013; un análisis dif (...)

36Los debates historiográficos alrededor de estos conflictos sociales en relación con el tema de las independencias nos devuelven entonces a uno de los motivos principales que reaparecía a lo largo de los proyectos ECOS y que dieron lugar al presente libro: nuestro intento por tratar la fiscalidad como un observatorio situado —como hemos dicho al principio— en la intersección de los procesos políticos, sociales y económicos que transformaron el espacio de la Monarquía hispana. O dicho de otro modo, un instrumento para observar cómo y por qué mecanismos unos actores interconectados constituían y tejían la trama de dispositivos institucionales, que a su turno organizaban la acción y daban sentido a las estrategias de aquellos actores. También hemos dicho que, así enfocadas, las instituciones fiscales nos permiten englobar la pluralidad de ámbitos en los cuales tomaban forma las dinámicas que condujeron al Antiguo Régimen del imperio hispano hacia la emergencia de los distintos órdenes nacionales. Y estos objetivos mantienen un obvio dialogo entre nuestro trabajo y las historiografías que estudiaron las independencias y las transformaciones del orden político en América y España41.

  • 42Artola, 1982 y 1999.
  • 43Fontana, 1987, 1992 y 2002.

37Discutir la evolución interna y lo que esas historiografías han puesto en juego excede, nuevamente, los propósitos de esta introducción. No obstante, es útil recordar algunos de los aspectos de esas literaturas más presentes en nuestros textos. En el caso de España, la relación entre fiscalidad y cambio político ha sido estudiada por distintos autores, como M. Artola, J. Fontana o J. P. Luis, por no citar sino a los que más cerca están de nuestras propias preocupaciones42. A lo largo de sus aportes sucesivos —y como él mismo lo resume en la introducción a la reedición de su primer libro—, Fontana ha explorado «la quiebra de la monarquía absoluta» siguiendo diferentes direcciones43.

  • 44Id., 1987, p. 166; 1992 y 2001, pp. 121-128.

38Por un lado, considera que la evolución de la Hacienda en el siglo xviii traduce su fracaso, pues aunque sus ingresos se multiplicaron por tres, este incremento se debió sobre todo al aumento de la recaudación de las aduanas a finales del siglo. Por el otro, la deuda se multiplicó por siete entre 1788 y 1820 y a finales del periodo, su servicio representaba el 80 % de la recaudación. En este contexto, el papel de las Indias debe evaluarse en relación a la compleja articulación que permitía a la monarquía organizar una gestión de esos problemas sin afrontar la alternativa de unas reformas que habrían llevado al fin del Antiguo Régimen. Así, la situación devino crítica en 1808 y desesperada en 1814. Si entre 1808 y 1814 esas reformas no pudieron salir del papel por obvias razones, tras la Restauración, las reformas de la Hacienda que se intentaron entre 1814 y 1820 mostraron sobre todo que la fiscalidad no se podía transformar sin cambios en aspectos tales como los derechos de propiedad, cuyas consecuencias políticas la monarquía no podía o no deseaba asumir. Subrayando así las interdependencias a ambos lados del Atlántico, así como el entrelazamiento entre oligarquías locales y poderes soberanos en todos los territorios del imperio44.

  • 45Id., 1987, pp. 25-29; Prados de la Escosura, 1988.

39Algunas de las contribuciones del presente libro, así como los resultados de la reciente literatura sobre el Estado fiscal y militar desmienten algunas de estas afirmaciones de Fontana, en particular en lo relativo a la incapacidad de la Hacienda borbónica por reformarse. Permanece, sin embargo, la pertinencia de un enfoque que desde el inicio postula la necesidad de considerar la evolución de la fiscalidad en el contexto del orden político y social a escala del imperio. Es en relación a este enfoque que debe entenderse la cuestión de los efectos de la pérdida de las colonias y del comercio colonial, presente en su debate con Prados de la Escosura. Más allá de la importancia de dicho comercio en relación al PIB, lo que contaba eran sus efectos sobre las economías regionales y sobre la Hacienda y la relación entre esta y el orden social45.

40En una reciente reseña, Luis señala que es interesante confrontar las publicaciones de Fontana de los años 1970 con sus trabajos más recientes en los cuales se notaría un giro en la evaluación del último decenio del reinado de Fernando VII. En realidad, la reevaluación de este periodo es obra del propio autor de la reseña.

41En efecto, Luis cuestiona la idea, ampliamente difundida en la historiografía, de una inmovilidad de la monarquía española al final del siglo xviii y al principio del siglo siguiente, muy especialmente para el último decenio del reinado de Fernando VII. Según Luis, la llamada Década ominosa no se puede, en realidad, considerar como un periodo de estancamiento e inmovilismo absoluto en la historia de España. Al contrario, su estudio pormenorizado del sistema de poder estatal demuestra claramente que dicho decenio no fue un simple paréntesis a la espera del desmoronamiento del sistema, el cual abriría paso a la modernización política española. Y considera este periodo como una etapa de transición a lo largo de la cual se tratan temas clave en vista de la nueva estructuración del estado español así como en vista de un nuevo equilibrio entre los grupos de poder.

  • 46Luis, 2002.

42Esta revisión historiográfica se acompaña de una relectura de la depuración cuya amplitud afecta a menos de un 10 % de los miembros del aparato estatal. Es más, a partir es 1825 su impacto se reduce debido a una reincorporación de afrancesados y liberales. Finalmente lo que pone en evidencia Luis es una confrontación entre discurso ideológico y prácticas políticas. Dicho de otro modo, la afirmación de valores muy reaccionarios no impide la implementación de iniciativas más abiertas y modernizadoras, con la afirmación de un estado liberal en plena fase política reaccionaria, en la cual prevalece la preocupación de una «buena gestión», identificada con la reducción del gasto público. El sector privilegiado de esta profunda transformación vino a ser el sector vital de la Real Hacienda transformada en una verdadera burocracia estructurada en cuerpos especializados46.

  • 47  RG; Fiscalitat estatal i hisenda local, 1988; Lorenzana de la Puente, 2014; Angulo Teja, 2002a; Du (...)
  • 48  Véanse las conclusiones de este mismo libro.

43Volviendo a los primeros estudios comentados en esta sección, los textos incluidos en este libro comparten con trabajos como el de Phelan o el de Serulnikov —aunque alejados de ellos por sus materias— la imagen de las finanzas del imperio español como resultado de una trama institucional —producto de su naturaleza constitucional— en la cual las jerarquías sociales estructuraban el orden político. En realidad completan y afinan esa idea, contribuyendo a una mejor comprensión de sus dinámicas. Visto desde España, en ese contexto institucional la negociación estaba en el centro de un complejo y confuso sistema fiscal, cuyas formas cambiaban según las regiones y las épocas, combinando una pluralidad de ámbitos de imposición y de espacios jurisdiccionales. Las finanzas municipales constituían un buen ejemplo de esos espacios de negociación. Resultaban del derecho de las comunidades a imponerse a ellas mismas, pero podían servir para pagar impuestos cedidos al Rey en otro contexto de derechos y obligaciones. Por otra parte, no eran los contribuyentes individuales quienes debían los impuestos, sino la comunidad, mientras que esta necesitaba de la licencia real para autoimponerse. En América, la apropiación y la reelaboración local de esta trama institucional resultó, por un lado, de la manera como las comunidades indígenas y las ciudades de españoles negociaron sus estatutos frente a la autoridad soberana y, por el otro, de la necesidad de organizar un sistema de redistribución de recursos como los situados47. La costumbre definía entonces las reglas de negociación entre actores locales y la Real Hacienda. Mientras que las relaciones de poder, los márgenes de libertad y las interacciones entre actores interconectados hacían emerger equilibrios políticos locales y fabricaban el repertorio de respuestas que —frente a la crisis abierta por la ocupación napoleónica de España— acabaron por desmontar dichas estructuras fiscales. Sin duda los especialistas de España y de América criticarían o completarían aspectos de este esquema, pero nos parece un punto de partida adecuado para debatir sobre el destino divergente de las evoluciones comenzadas con la crisis de 1808 (o 1806 en el Río de la Plata)48.

  • 49  Véanse las reflexiones de Fradera, 2010; Delgado, 2010; Carreras, 2010; Gelman, 2010.
  • 50Halperín Donghi, 1971b, 2a parte y 1982.

44Por otra parte, considerados en su conjunto, los trabajos comentados en esta sección, constituyen una invitación a, por un lado, evitar toda lectura lineal y teleológica de las dinámicas políticas e institucionales que transformaron el orden fiscal del imperio hispano y, por el otro, rehuir los cortes cronológicos definidos en términos de continuidad o ruptura. A esto también incitan, con otras problemáticas, las reflexiones sobre la transición fiscal reunidas en el número especial de Illes i Imperis49. Los trabajos de T. Halperín Donghi constituyen un buen ejemplo de la manera de proceder en la cual nos inspiramos y que estamos preconizando. Su análisis de la revolución en el Río de la Plata muestra los mecanismos de la necesidad y la contingencia que transformaron las jerarquías sociopolíticas, instituyendo nuevas formas de competencia política —la «carrera de la revolución»—, prestando atención a las dimensiones fiscales del proceso. Pero sintió necesidad de completarlo con un estudio sobre la transformación de las finanzas públicas por efecto de la guerra, uno de cuyos motivos es el papel de las primeras en la relación entre la plebe y la élite política emergente50. Los citados trabajos de S. Amaral completan —y en parte corrigen— las líneas de un proceso local que condujo a la creación del papel moneda inconvertible a mediados de los años 1820. Pero más allá de la evaluación de los aspectos técnicos del trabajo pionero de Halperín, intentamos subrayar aquí el sentido de un enfoque. Desde entonces, otros trabajos han estudiado esta transición en otros espacios —entre ellos, algunos de los participantes en este volumen— enriqueciendo la perspectiva de estudiar el proceso de cambio institucional considerando al imperio como una unidad, cuya transformación en espacios nacionales debe ser estudiada desde su configuración de Antiguo Régimen si queremos evitar el espejismo teleológico. Creemos que los estudios reunidos en el presente libro contribuyen a este trabajo y afinan el temario de la discusión y la investigación.

45Estudiar las instituciones fiscales tomando en cuenta la compleja pluralidad de la noción de institución; considerar a los actores con un enfoque relacional que dé cuenta del contexto de sus objetivos y estrategias; y analizar las mutaciones del periodo que iba desde la guerra de los Siete Años hasta mediados del siglo xix como procesos no lineales, dentro de los cuales la fiscalidad aparecía encastrada en las dinámicas sociales, económicas y políticas; he aquí entonces los tres ejes que estructuraron el recorrido de los proyectos ECOS que condujeron al presente libro. Obviamente que no pretendemos haber llegado a algo parecido a resultados completos con un temario tan ambicioso y en terreno historiográfico en constante evolución. Constituyen, mucho más modestamente y como se ha dicho al comienzo de la introducción, el espacio de nuestras discusiones y las pautas que estructuraron el presente libro.

46En la primera parte se abordan las mutaciones promovidas por la monarquía hispana en un contexto de competencia entre imperios, en el sentido de una mayor centralización. Alimentadas por una evolución de la cultura política, que las propias reformas promovieron, dichas mutaciones constituyeron el contexto en el cual emergieron los nuevos lenguajes liberales, pero que a la vez se distinguieron de los anteriores por sus fuentes y sus propuestas para la construcción fiscal y estatal a ambos lados del Atlántico. La segunda parte desplaza la mirada hacia los actores locales, considerados aquí como una configuración de individuos o de grupos interdependientes. Se atiende así a los mecanismos de negociación o de coacción locales y a los efectos de las acciones de los actores tanto sobre los cambios del orden político de instituciones vinculadas a las finanzas, como de la dimensión territorial de esos cambios. Finalmente, en la tercera parte se analizan los dos aspectos centrales de la contradictoria transición fiscal del orden corporativo al republicano: por un lado, el papel de la tierra, la propiedad y las instituciones jurisdiccionales y comunitarias y, por el otro, las dinámicas políticas vinculadas a la financiación de la guerra y los debates sobre el contribuyente.

47La voluntad de situar nuestras discusiones a ambos lados del Atlántico no siempre pudo traducirse en trabajos relativos a América y España para todas las temáticas. Pero está presente en la complementariedad de las perspectivas de los autores. Así, algunos motivos atraviesan las secciones. La problemática de las reformas borbónicas se declina en diferentes escalas, desde sus dimensiones imperiales hasta sus ámbitos locales. Lo mismo la guerra como componente de la competencia entre imperios o como guerra local —la revolucionaria y su reacción—, presente como efecto de los esfuerzos para financiarla o como objeto de los debates sobre el orden jurídico que encuadraba dichos esfuerzos o la naturaleza del contribuyente. O aun la figura de este último, el colectivo de la contribución de cuerpos y comunidades al individual del nuevo orden fiscal; y esto desde los debates peninsulares o novohispanos, hasta la experiencia particular del Río de la Plata, tempranamente desprendida del proceso constitucional de Cádiz. Al comienzo decíamos que el objetivo de esta introducción no era de cerrar un imposible estado de la cuestión, sino delimitar la coherencia de un terreno de debate historiográfico, abierto a perspectivas futuras. Por ello el libro cierra con los comentarios de uno de los autores más conocidos de los estudios sobre fiscalidad y orden político, que ejerce su igualmente conocido espíritu crítico.

Notes

1  El programa ECOS (Évaluation-orientation de la Coopération Scientifique, ministère des Affaires étrangères et ministère de l’Enseignement supérieur, de la Recherche et de l’Innovation) ha financiado esta investigación a través de dos proyectos: un ECOS-Sud A06H03, Francia/Argentina, en cooperación con la entonces Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y un ECOS-Nord Francia/México M07H02, en cooperación con el ANUIES (Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior), coordinado por el CONACYT (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) y la SEP (Secretaría de Educación Pública). Ambos llevaban como título común «Changement institutionnel et fiscalité dans le monde hispanique/Cambio institucional y fiscalidad en el mundo hispano», y fueron ejecutados como un solo proyecto, cuyos responsables eran: en Argentina, Samuel Amaral; en México, Leonor Ludlow y en Francia, Zacarías Moutoukias quien, además, aseguraba la coordinación general. La generosa ayuda de este programa nos permitió financiar los numerosos viajes transatlánticos en ambas direcciones, que fueron puntuando nuestra actividad. El coloquio realizado en la université de Toulouse – Le Mirail, del 17 al 19 de octubre del 2011, tuvo las siguientes instituciones organizadoras: por la université de Toulouse –Le Mirail, el laboratoire FRAMESPA (UMR 5136); por la université de París Diderot, el laboratoire CESSMA (UMR 245, entonces SEDET EA 4534); y la Casa de Velázquez, Madrid. Además del sostén financiero y logístico de estas instituciones, también contamos con el apoyo del Institut universitaire de France, la comunidad urbana de Toulouse y la región de Midi-Pyrénées. Expresamos aquí nuestro mayor agradecimiento a todas estas instituciones, que hicieron posible una cooperación que aún se prolonga en otras actividades.

2Artola, 1999 y 1975; Halpering Donghi, 1985; Guerra, Demélas-Bohy, 1993; Hoquellet, 2001; Portillo Valdés, 2006; una excelente presentación del debate y la historiografía en Piqueras, 2008.

3Elias, 1981 y 1982.

4Bertrand, 2005.

5Clavero, 1986b y 1991; Elliott, 1992; Fernández Albaladejo, 1992; véanse también Rojas (coord.), 2007; Herzog, 2006.

6North, 1981 y 2005; véanse también Vandenberg, 2002; Searle, 2005; Hodgson, 2006.

7Prados de la Escosura, 2003; Prados de la Escosura, Amaral (eds.), 1993. Por un buen ejemplo de la visión convencional, véanse Engerman, Sokoloff, 1999 y, en general, los ensayos reunidos en Haber (ed.), 1999.

8North, Weingast, 1989; Epstein, 2000, caps. i y ii.

9Irigoin, Grafe, 2006 y 2008.

10O’Brien, 2012, p. 442.

11Yun-Casalilla, 2012.

12Torres Sánchez (ed.), 2007 y 2013; Solbes Ferri, 2007; González Enciso (ed.), 2012; Harding, Solbes Ferri, 2012.

13Lindert, 2004; O’Brien 2012, 1998,1999 y 2011.

14Bin Wong, 2007; Postel-Vinay, 2007.

15Tilly, 1993; Ramos Palencia, Yun-Casalilla, 2012.

16  Entre los principales títulos para México: Carmagnani, 1998; Jáuregui, Serrano (coords.), 1998; Marichal, Marino (eds.); 2001; Alves Carrara, Sánchez Santiró (eds.), 2012; Sánchez Santiró, 2013. Para el Río de la Plata: Klein, 1973a y b; Halperín Donghi, 1982; Amaral, 1984b, 1988, 1995 y 2014.

17Marichal, 2007.

18Robinson, 2006; Robinson, Acemoglu, 2008; Robinson, Acemoglu, Johnson, 2001 y 2005. Véase también Mahoney, 2003.

19North, Wallis, Weingast, 2010.

20Hodgson, 2006; Dedieu, 2010a. Véanse también: Thévenot, 1986; Boltansky, Thévenot, 1991.

21Levi, 1985.

22Lepetit, 1988 y 1995; Revel, 1989; Id. (ed.), 1996.

23Chacón, 1995.

24García González, 2000.

25Dedieu y Windler-Dirisio, 1998; Imízcoz Beunza, 1998; Artola Renedo, 2013; Imízcoz Beunza, Chaparro, 2013.

26Andújar Castillo, 2004.

27Balmori, Voss, Wortman, 1984.

28Brading, 1971; algunos títulos de esta inmensa literatura entre los más próximos a las problemáticas de libro: Ladd, 1976; Socolow, 1987; Langue, 1992.

29Brown, 1997; Hoberman, Socolow (eds.), 1986.

30  Véanse ejemplos de esta tendencia en Vázquez de Prada, Olábarri Gortázar (coords.), 1989; Burkholder, 1978.

31  Un balance de esta evolución que reivindica un análisis del fenómeno institucional a partir de enfoques basados en la experiencia de los actores sociales en Bertrand, Moutoukias, Poloni-Simard (eds.), 2000; véase también López-Cordón Cortezo, Dedieu, Castellano (eds.), 2000.

32Parry, 1993; véase también Phelan, 1995.

33Burkholder, Chandler, 1977.

34Bertrand, 2011.

35Moutoukias, 1992 y 2002.

36Ibarra, Valle Pavón (eds.), 2007.

37  Para una visión global véanse Stein, Stein, 2003; Dubet, Luis (eds.), 2011; Kuethe, Andrien (eds.), 2014; algunos ejemplos de estudios de caso en Barbier, Klein, 1990 y 1985; Pietschmann, 1996a; Barbier, 1980; Lynch, 1958.

38Morelli, 2005.

39Serulnikov, 2006.

40Wachtel, 1990; Poloni-Simard, 2000.

41  Véanse las reflexiones de Hamnett, 2013 y la presentación de Hébrard, Verdo, 2013; un análisis diferente en Piqueras, 2008.

42Artola, 1982 y 1999.

43Fontana, 1987, 1992 y 2002.

44Id., 1987, p. 166; 1992 y 2001, pp. 121-128.

45Id., 1987, pp. 25-29; Prados de la Escosura, 1988.

46Luis, 2002.

47  RG; Fiscalitat estatal i hisenda local, 1988; Lorenzana de la Puente, 2014; Angulo Teja, 2002a; Dubet, Luis (eds.), 2011; Slicher van Bath, 1989; Menegus Bonermann (ed.), 2000b; Pietschmann, 1996a; Marichal, Marino (eds.), 2001.

48  Véanse las conclusiones de este mismo libro.

49  Véanse las reflexiones de Fradera, 2010; Delgado, 2010; Carreras, 2010; Gelman, 2010.

50Halperín Donghi, 1971b, 2a parte y 1982.

© Casa de Velázquez, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540