Version classiqueVersion mobile

Inmigración, trabajo y servicio doméstico

Parte II. Otros mercados laborales, otras movilidades campo-ciudad

Población flotante y asistencia hospitalaria

Santiago de Compostela, siglos xix-xx

Isidro Dubert

Texte intégral

  • 1 La elaboración de este trabajo ha sido realizada en el marco del proyecto de investigación HAR2009 (...)
  • 2 Mooney, 1997, p. 56.

1A mediados del siglo xix, William Farr y los hombres del General Register Office de Inglaterra y Gales recurrían a las tasas brutas de mortalidad para evaluar la salubridad y el éxito alcanzado por las mejoras sanitarias introducidas en las ciudades inglesas de la época1. Partían del supuesto de que las poblaciones urbanas que tuviesen una tasa de mortalidad superior al 17 por mil estarían afectadas por unas condiciones sanitarias desfavorables, mientras que si esta superaba la barrera del 30 por mil, entonces el día a día de esas poblaciones se desarrollaría en unas condiciones altamente destructivas para la vida humana2.

  • 3 López Taboada, 1979, p. 132.
  • 4 Véase al respecto Szreter, 1988, p. 13; De Vries, 1987, pp. 234 sqq.; Sharlin, 1978.
  • 5 González Ugarte, 1994, p. 39; González Portilla (dir.), 2010, pp. 56 sqq.; González Portilla, Garc (...)

2Durante la segunda mitad del siglo xix, Santiago de Compostela fue una pequeña ciudad provincial cuyo tamaño rondó los 22 000-23 000 habitantes y cuya tasa bruta de mortalidad osciló en torno al 40-43 por mil (1849: 42,6 ‰; 1871: 40,4 ‰). Una tasa que a finales de la década de 1870 era un 36 % más elevada que la del conjunto de Galicia, un país mayoritariamente rural (1878-1887: 25,9 ‰)3. En este contexto, la importancia de las defunciones originadas por las enfermedades infecto-contagiosas en la urbe, un 62 % del total de las causas de muerte registradas entre 1844 y 1899, nos remite, de aceptar la lógica de William Farr, a las terribles condiciones higiénico-sanitarias bajo las que habría discurrido la vida cotidiana de sus habitantes. Desde esta perspectiva, Santiago respondería entonces a esa clásica imagen histórica que tiende a presentar a la ciudad como una auténtica devoradora de hombres, como un inmenso cementerio, que solo consigue sobrevivir demográficamente gracias a la continua arribada de inmigrantes, cuya posterior y previsible muerte se produce luego merced al hacinamiento, la insalubridad, la falta de servicios básicos o la explotación laboral4. En otras palabras, la intensidad alcanzada por la mortalidad urbana y sus diferencias con respecto a lo ocurrido en la generalidad del mundo rural gallego, situarían a Santiago de Compostela en línea con lo que por las mismas fechas acontecía en las pequeñas ciudades vascas, belgas o francesas que se hallaban inmersas en un proceso de crecimiento demográfico y expansión urbana vinculado al desarrollo de una rápida e intensa urbanización e industrialización5.

  • 6 Archivo Histórico Universitario de Santiago (AHUS), Estadísticas especiales, 1844-1900, no 355, re (...)
  • 7 Biblioteca Xeral da Universidade de Santiago, El Diario de Santiago, de intereses materiales, noti (...)

3Lo paradójico es que, tal y como ya se ha anotado, durante la segunda mitad del siglo xix Santiago mantuvo estancada su población en los 22 000-23 000 habitantes y nada apunta a que tuviese lugar aquí nada semejante a un proceso de urbanización o de industrialización tout court. De hecho, en 1879 su tejido industrial se reducía a una fábrica de gas, once curtidurías en decadencia, algunos galpones de obras públicas, siete cererías, dos fábricas de gaseosas, una de jabón, dos de sebo…, y a un número limitado de pequeños talleres artesanos, industrias familiares y talleres manufactureros que, todo lo más, empleaban de 5 a 10 trabajadores, quienes enfrentaban su actividad laboral con una mentalidad artesanal, tal y como nos lo indica el orgullo que mostraban por la obra bien hecha6. En suma, no se detecta en Santiago la existencia de una incesante y continua arribada de inmigrantes llegados de otras procedencias para trabajar en sus fábricas, pese a que entre 1871 y 1924 alrededor de un 30 % del total de sus habitantes reconociese haber nacido fuera de la urbe. En estas condiciones, su vida discurría con la languidez propia de una pequeña ciudad provincial, cuyas élites no dejaban de lamentarse a mediados de la década de 1870 de la decadencia que había experimentado la industria y el comercio local en los últimos veinte años. Es más, algunos articulistas de prensa no dudaban en interpretar esa decadencia en clave darwinista, afirmando que todo lo heredado por Compostela no serviría de nada si esta no seguía luchando por su existencia con la decidida intención de labrarse un futuro, un porvenir7.

  • 8 Burnnett, 1991, pp. 162 sqq.
  • 9 Cores Trasmonte, inédita, pp. 33 sqq.
  • 10 AHUS, Memoria acerca del estado sanitario de Santiago de Compostela. Redactada en virtud de la R.O (...)

4Ante esto, es evidente que la ciudad no se vio afectada por un crecimiento urbano anárquico y desordenado que hubiese promovido la insalubridad y el hacinamiento de los recién llegados8. Todo lo contrario. Desde 1860 estuvo inmersa en un proceso de remodelación espacial que desembocó en una auténtica reordenación urbana, la cual culminaría con posterioridad a 1900, toda vez que las autoridades procedieron a la sistemática apertura y adoquinado de las calles situadas a extramuros del casco histórico9. En el curso de ese proceso aprovecharon además para introducir no pocas mejoras higiénico-sanitarias en la traída de aguas, las fuentes públicas o el alcantarillado, contribuyendo de este modo a reforzar la benéfica acción que a este nivel ejercía la existencia de un sólido entramado hospitalario-asistencial sobre la población local. Este, estaba compuesto por tres hospitales (el Hospital Central de Galicia, el hospital de San Roque y el hospital de San Lázaro y Santa Marta), varios hospitalillos menores (el de Santa María Salomé, el de Santa Ana, el de San Andrés, el de las Huérfanas, etc.), una inclusa, un asilo para ancianos y un hospicio para niños huérfanos y abandonados10.

  • 11 Dubert, 2012, pp. 138 sqq.; Ramiro Fariñas, 2007, pp. 409 sqq.; Mooney, 1997, pp. 247 sqq.

5La existencia de ese entramado es en realidad una de las claves que nos permite comprender, y explicar, el porqué de los elevados niveles de mortalidad ordinaria encontrados en Santiago. Conviene tener presente que a semejanza de lo sucedido en otras ciudades españolas y europeas de la época, su capacidad de atracción sobre las poblaciones de los alrededores fue capaz de dar vida a un tipo muy particular de inmigrante temporal cuya muerte en una de las mencionadas instituciones hospitalario-asistenciales distorsionaba tanto esos niveles de mortalidad ordinaria como la estructura interna de la mortalidad urbana11. Muestra de ello es que entre 1844 y 1920 un 22,2 % del total de las partidas de defunción asentadas en Santiago pertenecen a individuos de procedencia foránea, que en ocho de cada diez ocasiones fallecieron en una de esas instituciones. Como puede apreciarse en el gráfico 1 su incidencia sobre la evolución de las tasas brutas de mortalidad urbana es clara, y acompañan a dicha evolución en las distintas fases de su desarrollo en la media duración, al punto de hacerse eco del declive que experimenta la mortalidad a partir de la década de 1870.

6Así pues, la presencia de estos inmigrantes, o mejor de estos residentes temporales, en la vida sociodemográfica de la ciudad fue relativamente constante entre 1844 y 1920 (gráfico 2). Poco importa pues que dicha vida estuviese marcada por períodos de crisis económica, tal y como aconteció durante la década de 1850 o durante los años que van de 1879 a 1882; o de relativo bienestar, caso de los años que median entre 1870 y 1878 o entre 1892 y 1894. Era una suerte de población flotante que iba y venía a Santiago conforme a unas claves y a una lógica que poco o ningún parecido guardaba con las que imperaban en los mercados de trabajo locales.

Gráfico 1. — Tasas brutas de mortalidad registradas en Santiago y de la población compostelana

Gráfico 1. — Tasas brutas de mortalidad registradas en Santiago y de la población compostelana

Fuentes: Archivo Histórico del Registro Civil de Santiago (AHRCS), Defunciones, y AHUS, censos y padrones municipales, años 1844-1920.

Gráfico 2. — Evolución del porcentaje de foráneos fallecidos en la ciudad con respecto al total de defunciones registradas en Santiago

Gráfico 2. — Evolución del porcentaje de foráneos fallecidos en la ciudad con respecto al total de defunciones registradas en Santiago

Fuentes: AHRCS, Defunciones, y AHUS, censos y padrones municipales, años 1844-1920.

7No obstante, la capacidad de atracción poblacional de este entramado hospitalario-asistencial estuvo siempre por detrás de la de los mercados laborales urbanos, al fin y al cabo un 32,3 % del total de las partidas de defunción compostelanas pertenecen a individuos que, afirmando estar avecindados en la ciudad, habían nacido en realidad fuera de ella. Un porcentaje que, curiosamente, coincide con ese 30 % de habitantes de Santiago que entre 1871 y 1924 reconocía a los oficiales encargados de empadronarlos poseer un origen foráneo. Pero, sea en su caso o en el de los residentes temporales que acudían a la ciudad al calor de los cuidados médico-asistenciales, lo relevante a este nivel es que el 54,5 % de las muertes ocurridas en Compostela durante el período de estudio eran de gentes que mantenían algún tipo de relación con la movilidad poblacional campo-ciudad, cuyo volumen e impacto sobre la estructura de la mortalidad urbana vale la pena investigar.

Población flotante, entramado hospitalario-asistencial y mortalidad urbana

  • 12 Barreiro Mallón, Rey Castelao, 1999.
  • 13 García Guerra, 2001, pp. 224 sqq.

8La existencia de un sistema hospitalario-asistencial en Santiago es muy anterior a mediados del siglo xix12. Ahora bien, sus bases se vieron significativamente alteradas a partir de 1845 a causa de una serie de transformaciones internas que contribuyeron a incrementar primero, y a mantener de una manera permanente en el tiempo después, su potencial capacidad de atracción sobre las gentes de los alrededores13. Fue así como ese sistema acabaría por alentar el nacimiento de esta suerte de población flotante que se renovaba periódicamente.

  • 14 AHUS, Estadísticas Especiales, 1862-1922, leg. 1509, expedientes 1 a 5.

9Una ligera idea de esa capacidad de atracción nos la podemos hacer gracias a los distintos informes elaborados por la Junta de Sanidad local acerca del número de enfermos civiles que fueron atendidos en las distintas instituciones hospitalarias compostelanas entre 1865 y 1875. Sabemos que en esos años un 83 % de estos enfermos fueron asistidos en las enfermerías del Hospital Central de Galicia y un 14 % en las del hospital de San Roque. La combinación de este total de enfermos con la información que al respecto nos ofrecen los libros de ingresos de cada institución sobre su origen geográfico nos indica que un 55 % de los más de 26 600 pacientes que pasaron por sus diferentes salas entre 1865 y 1875 eran de fuera de Santiago14. Esto significa que los casi 15 000 enfermos de procedencia foránea ingresados a lo largo de esos once años en ambos hospitales equivalían al 68 % del total de habitantes que la ciudad tenía en esas fechas (1867: 22 022 habitantes; 1871: 22 072 habitantes). En otras palabras, uno y otro eran capaces de movilizar cada año el equivalente a un 6-7 % del total de la población residente en Santiago, porcentaje este que se sitúa en un 7-8 % del total si tomamos en consideración a los expósitos.

10La información contenida en las partidas de defunción nos permite acercarnos a la personalidad y al comportamiento de estos residentes temporales (gráfico 2). Sabemos así que un 13,1 % del total de fallecidos en la ciudad en 1844-1920 eran gentes de los alrededores, que en ocho de cada diez ocasiones llegaban hasta ella buscando algún tipo de remedio para sus males, mientras que un 9,1 % de esos fallecidos eran niños expósitos que habían sido abandonados en su día en el torno de la inclusa. Como cabe suponer, la aportación de unos y otros a la mortalidad urbana estuvo en estrecha relación con su particular estado físico, la evolución de su enfermedad, el carácter y atenciones dispensadas por la institución que los acogía y los avances y mejoras médico-sanitarias que esta pudiese haber incorporado a su funcionamiento cotidiano.

  • 15 Mooney, 1997, p. 247.
  • 16 Ibid., pp. 233 sqq.

11Dejando por el momento a un lado a los expósitos, desde 1844 el fallecimiento de los residentes temporales tendió a incrementarse, para, y tras conocer un leve retroceso, estabilizarse en los años siguientes a 1860 en torno a un 14-15 % del total de las defunciones urbanas y en 1885 a un 11-12 % (gráfico 2). En el 93 % de las ocasiones los fallecidos morían en las distintas enfermerías del Hospital Central y solo un escaso 1 % lo hacía en las del hospital de San Roque y del hospital de San Lázaro, proporción esta última que se mantuvo prácticamente inalterada durante todo el período de estudio. Por sí solas, estas cifras ponen de manifiesto el enorme protagonismo que el mencionado Hospital Central tuvo en la aportación de individuos de origen foráneo a la mortalidad compostelana. No en vano, a lo largo de la segunda mitad del siglo xix un 45 % de quienes fallecían en él procedía tanto de poblaciones cercanas a la ciudad como de puntos más alejados de Galicia. Para que nos hagamos una idea de lo que supone este porcentaje, y por ende de la capacidad de atracción que tenía la institución, bastaría con decir que multiplica por algo más de tres al obtenido por los hospitales londinenses de la época, un 12-13 %15. Por otra parte, estos datos nos recuerdan que, y a semejanza de lo ocurrido en otros ámbitos urbanos europeos, no todos los hospitales de Santiago eran iguales. Lo cierto es que cada uno de ellos poseía un carácter, una naturaleza y un grado de especialización patológica muy diferente. De ahí que en cada caso los ingresos que acogían se realizasen en unas circunstancias determinadas, de las cuales, obviamente, dependía el tipo de paciente, la gnoseología de la dolencia, el tratamiento ofertado y la duración del mismo. Esto supone, como luego veremos, que la estructura de la mortalidad del Hospital Central poco o nada se parecía a la del hospital de San Roque, de la misma manera que tampoco lo hacían las estructuras de edad de los fallecidos en uno u otro, sus tasas de mortalidad o sus causas de muerte16.

12Detrás del comentado ascenso que experimentaron los fallecimientos de los foráneos en 1844 se encuentra la entrada en vigor de la Real Orden de 1845. Fue así como el viejo Hospital Real de Santiago pasó a convertirse en Hospital Central de Galicia con cargo a las cuatro diputaciones gallegas. Una transformación significó algo más que un mero cambio de nombre, ya que, y entre otras cosas, supuso una substancial mejora de sus tradicionales fuentes de financiación y de las clásicas fórmulas de gestión hospitalaria empleadas hasta el momento. Se explica entonces que el número medio de enfermos que atendía cada año se multiplicase por dos entre 1794-1844 y 1845-1893, al pasar de los 850-900 de primera hora a los 1 600-1 700 de segunda. Los efectos demográficos de la crisis agrícola ganadera de la década de 1850 también jugaron su papel en este sentido, visto que propiciaron la arribada a la ciudad de miles de campesinos hambrientos, muchos de los cuales morían luego en sus calles sin conseguir la tan ansiada ayuda asistencial.

  • 17 Ibid., p. 236.
  • 18 García Guerra, 2001, pp. 243 sqq.

13La situación cambió en la década de 1860, toda vez que con el retorno a la normalidad el Hospital Central prosiguió con su funcionamiento habitual en las condiciones apuntadas. Así se entiende la relativa estabilidad que muestra el fallecimiento de residentes temporales a partir de 1865. Una estabilidad explicable en parte porque las condiciones que determinaban el ingreso hospitalario no conocieron modificaciones relevantes con respecto al pasado. Por regla general, seguía excluyéndose del mismo a los enfermos contagiosos, a los incurables o a quienes padecían una dolencia crónica. La aplicación de esta lógica suponía, de manera semejante a como sucedía en otras instituciones hospitalarias europeas de la época, la exclusión de facto de todas aquellas personas cuya curación requería de una estancia prolongada en el centro17. Este espíritu, heredero del viejo Hospital Real, solo se alteró parcialmente a partir de 1851, en concreto, a raíz de la apertura en el interior del Hospital Central de un Hospital Clínico universitario, el cual, al tener como objetivo la enseñanza de la medicina, comenzó a acoger en su seno casos que hasta esos instantes solían ser rechazados. Una acogida que durante la segunda mitad del siglo xix daría lugar a no pocos enfrentamientos entre los administradores de una y otra institución18.

  • 19 Pérez García, 1976, pp. 188-189; García Guerra, 2001, p. 288; Martínez Rodríguez, 2014, pp. 265 sq (...)

14Lo sucedido a los expósitos fallecidos en la inclusa aneja al Hospital Central abunda en lo que venimos diciendo, si bien la evolución de sus defunciones responde a unas claves específicas. Si entre 1848 y 1852 la muerte de estos niños suponía un 20-23 % del total de las defunciones urbanas, todo va a cambiar con posterioridad a 1860. A partir de ese instante iniciaron una pérdida de protagonismo que, en un primer momento, los situó en torno a un 10 % del total de los fallecidos, y en un segundo, más allá de la década de 1870, en un 3-5 % del total (gráfico 2). Esta singular trayectoria descendente se desarrollaba en paralelo a la paulatina desaparición que conoció el fenómeno de la exposición tras la definitiva supresión del torno donde eran abandonadas las criaturas (gráfico 3), la cual va a ir de la mano de la decisión adoptada por las autoridades de la inclusa de que los menores permaneciesen en ella durante al menos un mes y no, como venía siendo habitual, tres o cuatro días hasta su definitivo envío a manos de las amas externas que vivían en las feligresías rurales cercanas. Asimismo, también cabría contar en este caso con los beneficiosos efectos que en los años ochenta generó la apertura en el Hospital Clínico de dos salas de Pediatría donde comenzó a prestársele una atención específica19.

Gráfico 3. — Evolución de la exposición en la inclusa del Hospital Central

Gráfico 3. — Evolución de la exposición en la inclusa del Hospital Central

Fuente: Pérez García, 1976, p. 174.

  • 20 Así, pese al evidente retroceso que experimentó la exposición infantil, la mortalidad de los peque (...)
  • 21 Para hacer operativo el manejo y explotación de los varios miles de expresiones diagnósticas de mu (...)

15Hasta ese momento, los niños con menos de un mes de vida eran atendidos de sus males en la inclusa, donde una parte significativa de ellos moría20. Una vez superado el mes de vida, cualquier problema de salud que tuviesen se veía en las salas del Hospital Central de Galicia. Estos pequeños formaban parte del contingente de expósitos que tras la preceptiva estancia de un mes en la inclusa habían sido remitidos a las amas externas. Esta es la razón de que en las partidas de defunción posteriores a 1870, que es cuando se regulariza definitivamente la inscripción de la edad de los menores en ellas, en concreto, toda vez que el Registro Civil pasa a estar controlado por la autoridad judicial, los expósitos atendidos en el hospital demuestran ser todos mayores de un mes. De hecho, entre 1872 y 1920 un 74 % de ellos tenía entre 7 y 12 meses de edad, mientras que solo un 16,1 % se movía entre los 1 y 6 meses. En todo caso, lo habitual era que estos niños muriesen en el 69 % de las ocasiones de una enfermedad infecciosa, concretada el 80 % de las veces en una diarrea, una enteritis, una sífilis congénita y, en menor medida, una bronquitis; entre los males no infecciosos que acababan con sus vidas estaban sobre todo los vicios de conformación y las atrepsias21.

Instituciones hospitalario-asistenciales, movilidad campo-ciudad y mortalidad

16La información de los libros de ingresos del Hospital Central de Galicia nos permite acercarnos a los rasgos básicos de la personalidad de los individuos involucrados en la serie de desplazamientos campo-ciudad que este promovió entre 1844 y 1893, así como a su estacionalidad, lugar de procedencia, distancias recorridas y demás aspectos relativos a su fallecimiento. De este modo sabemos que un 57 % de los forasteros atendidos en sus enfermerías eran varones que tenían una media de 36 años de edad, entre los que los solteros (49 % del total) se situaban ligeramente por delante de los casados (42 % del total), y ambos, ya muy desmarcados, de los viudos (9 %). Lo normal era que permaneciesen en Santiago una media de 37 días, es decir, nueve menos que las mujeres, quienes con una edad media de 34 años constituían el 43 % del total de los forasteros ingresados. El 60 % de ellas eran solteras, un 28 % casadas y un 12 % viudas. Con todo, era común a unos y a otras su origen campesino, visto que el 58 % de los asistidos declaraba ser labrador o jornalero, un 16 % miembros del artesanado rural, un 7 % criados, entre los que las mujeres eran mayoría en dos de cada tres ocasiones, un 8 % gentes dedicadas al pequeño comercio o a la administración local, y un 10 % tener otras ocupaciones. Los integrantes del clero y las élites permanecían alejados de las salas del hospital, pues apenas si llegaron a ser un 1 % del total de ingresados, lo que nos remite de plano a la vertiente más social de la atención y los cuidados médico-sanitarios que la institución dispensaba al grueso de esta población flotante.

17La intensificación que experimentó la capacidad asistencial del Hospital Central a partir de 1845 fue de la mano de la que desde ese instante tuvo para atraer a gentes de procedencia extraurbana, las cuales llegaron a ser a finales del siglo xix el 66-71 % del total de los individuos que pasaron por sus enfermerías (gráfico 4). Dicho de otro modo, a partir de 1845 el hospital tendió a funcionar como un gran centro de atención para las gentes de las comarcas rurales más o menos próximas, contribuyendo de este modo a dar vida de manera permanente a una suerte de población flotante, parte de la cual se renovaba por completo cada 41 días. Aunque los afectados realizaban los desplazamientos al mismo a lo largo de todo el año, y en la mayor parte de las ocasiones acompañados de uno o varios familiares o allegados, el grueso de las salidas de sus lugares de origen se concentraba entre los meses de marzo y junio, que era cuando el número de ingresos hospitalarios se disparaba hasta un 35 % con respecto a los registrados en los meses previos. Con posterioridad a junio estas salidas menguaban hasta alcanzar su punto más bajo a finales del otoño.

Gráfico 4. — Evolución del porcentaje de enfermos foráneos atendidos en el Hospital Real de Santiago

Gráfico 4. — Evolución del porcentaje de enfermos foráneos atendidos en el Hospital Real de Santiago

Fuente: AHUS, Libros de ingresos de enfermos del Hospital Real de Santiago.

  • 22 Barreiro Mallón, Rey Castelao, 1999, p. 178.

18Sobre la base de este calendario, Santiago de Compostela recibía anualmente un flujo continuo de hombres y mujeres procedente de todo el noroeste gallego que, como sabemos, acabarían siendo el 11-12 % del total de las defunciones urbanas. Pese a ello, en la práctica, el 53 % de estos residentes temporales provenía de comarcas rurales dispuestas en un radio de 30 kilómetros alrededor de la urbe (mapa 1). Más allá de este límite, el número de mujeres tendía a reducirse en beneficio de los varones, indicándonos así que no solo eran menos propensas a desplazarse, sino también que las distancias que recorrían solían ser mucho más cortas. Un comportamiento este idéntico al que mostraron durante la primera mitad del siglo xix22.

19Un 11 % del total de los forasteros admitidos en el Hospital Central fallecía a los quince días de haber sido ingresado. Este grado de mortalidad hospitalaria tendió a reducirse a medida que transcurría el siglo xix: en 1844 era del 14,3 % del total, en 1854 del 12,3 %, en 1864 del 10,1 % y en los años que siguieron a 1874 se situó ligeramente por debajo de la barrera del 10 %, justo cuando los foráneos eran el 64 % del total de los enfermos asistidos. La información de las partidas de defunción del Registro Civil nos revela que los forasteros que morían en el mencionado hospital entre 1844 y 1920 tenían una media de 41 años de edad y que en el 54 % de las ocasiones lo hacían tras haber padecido una enfermedad infecciosa. Este nivel de letalidad demuestra haber sido mucho menor que el soportado por los habitantes de la ciudad, visto que en su caso las dolencias de este tipo fueron responsables del 60 % del total de los fallecimientos ocurridos en esos años. Es más, incluso en la media duración la incidencia de las enfermedades infecciosas entre los residentes temporales demuestra haber estado por debajo de la registrada entre los vecinos de Santiago (gráfico 5). Basta con comparar la reducción operada en las muertes debidas a estos males en unos y otros entre 1844-1872 y 1900-1920, respectivamente, un 13,2 % y un 9 % del total. Una diferencia explicable en razón de las diferentes condiciones de vida que pesaban sobre cada una de las dos subpoblaciones consideradas. Así, por ejemplo, sabemos que los compostelanos se veían afectados en mayor medida que los forasteros por patologías infecciosas originadas por la ingesta de agua y alimentos en mal estado (11,7 % frente a 6,8 % del total), y aquellas que se trasmitían por el aire (30,4 % frente a 25,6 % del total).

Mapa 1. — Procedencia geográfica de los enfermos del Hospital Real de Santiago entre 1864 y 1874

Mapa 1. — Procedencia geográfica de los enfermos del Hospital Real de Santiago entre 1864 y 1874

Fuente: Elaboración propia a partir de AHUS, Libros de ingresos de enfermos del Hospital Real de Santiago.

Gráfico 5. — Evolución de las causas de muerte por enfermedad infecciosa entre los foráneos y los habitantes de Santiago

Gráfico 5. — Evolución de las causas de muerte por enfermedad infecciosa entre los foráneos y los habitantes de Santiago

Fuentes: AHRCS, Defunciones, 1844-1920.

  • 23 Ibid., p. 186.

20Las características de los desplazamientos temporales que alentaba el Hospital Central no se parecían a las de aquellos que promovían las otras instituciones hospitalarias compostelanas, como tampoco lo hacía la aportación que cada una de ellas hacía a la intensidad y a la evolución de la mortalidad urbana. Un buen ejemplo de esto lo tenemos en lo sucedido en el hospital de San Roque, especializado en atender a enfermos de sífilis. Según los informes elaborados por la Junta de Sanidad local en 1865-1875, años para los que se han perdido sus libros de ingresos, dicho hospital asistía a una media anual de 375 personas, en línea por tanto con lo que ocurría a finales del siglo xviii23. El 82 % de ellas eran individuos de procedencia foránea desplazados a Santiago con la intención de encontrar un medio a sus males. Tenían una media de 28-30 años y el número de hombres y mujeres era prácticamente idéntico. Respectivamente, los solteros/as eran un 55-56 % de los pacientes y los casados/as un 42 % y 36 %. Las mencionadas curas les obligaban a hospitalizarse unos 32 días y el centro las ofertaba en tres tandas anuales. La primera a finales del mes de abril, la segunda a mediados de junio y la tercera a finales de julio. Esto significa que la ciudad recibía cada año tres oleadas de residentes temporales procedentes de distintas poblaciones situadas en la fachada occidental gallega (mapa 2). Vista su estacionalidad, estas no hacían sino superponerse y coincidir en el tiempo con la serie de continuas arribadas que tenían como principal destino el Hospital Central de Galicia. Sin embargo, la diferencia entre uno y otro tipo de desplazamientos estriba en que entre los individuos hospitalizados en San Roque, la presencia de oriundos de los municipios urbanos era más relevante.

Mapa 2. — Procedencia geográfica de los enfermos del Hospital de San Roque de Santiago entre 1877 y 1879

Mapa 2. — Procedencia geográfica de los enfermos del Hospital de San Roque de Santiago entre 1877 y 1879

Fuente: Elaboración propia a partir del Archivo Histórico de la Catedral de Santiago, Libros de ingreso de enfermos del Hospital de San Roque.

21Por ejemplo, entre 1877 y 1879 quienes llegaban de los municipios de Ferrol, A Coruña y Vigo constituían el 30 % del total de los ingresados. Teniendo en cuenta que estas eran las tres grandes ciudades de la Galicia de la época, con más de 10 000 habitantes cada una, y que eran importantes puertos comerciales o arsenales militares con un gran movimiento de personas y mercancías, la relación de la sífilis de estos residentes temporales en Santiago con los efectos derivados del ejercicio de la prostitución urbana parece obvia. En este sentido, si a los que venían de esas tres grandes ciudades portuarias añadimos el goteo que suman las aportaciones procedentes de los pequeños municipios encabezados por puertos pesqueros y villas de la costa atlántica, como Muros, Noia, A Pobra, Vilagarcía o Pontevedra, junto a las personas oriundas del propio municipio de Santiago de Compostela, entonces, el porcentaje de gentes con un origen potencialmente urbano entre los ingresados se sitúa en un 43 % del total.

22A diferencia de lo que sucedía con el Hospital Central, los fallecimientos ocurridos en el hospital de San Roque poco aportaban a la mortalidad compostelana, visto que las defunciones registradas en sus enfermerías entre 1877 y 1879 apenas si afectaron a un 0,7 % del total de los ingresados en sus salas, o lo que es igual, apenas si llegaron a ser un 0,1 % del total de muertes registradas en Santiago en esos años. Esto no quiere decir que la institución no haya jugado su papel en la conformación de los distintos flujos migratorios que sostenían, animaban y renovaban la población flotante que giraba en torno a la vida hospitalaria de la ciudad.

La población de Santiago: mortalidad urbana entre inmigrantes y naturales

  • 24 Pereira, 2012; Villares, 2003; Pernas Orozo, 2001; Domínguez Castro, Quintana Garrido, 1999.
  • 25 Dubert, Muñoz Abeledo, 2014, pp. 41-43; Dubert, 2001b, pp. 163 sqq.; Mendiola Gonzalo, 2002, pp. 5 (...)

23Entre 1844 y 1920 la vida económica de Santiago pivotó alrededor de la actividad desplegada por el comercio, los pequeños talleres artesanos y familiares, la oferta de servicios educativos, la asistencia hospitalario-asistencial, las obras públicas y la resolución de las necesidades domésticas de las clases privilegiadas24. Sin embargo, durante todos esos años los distintos ramos de su actividad productiva atravesaron por una larga fase de estancamiento. De ahí que los patrones de crecimiento urbano y la estructura socioprofesional de la ciudad apenas se hubiesen modificado. En consecuencia, y a semejanza de lo sucedido en otros enclaves peninsulares, los cambios operados en sus tradicionales mercados de trabajo fueron muy poco relevantes, por lo que no puede sorprender que en la media duración el volumen y la estructura interna de la inmigración campo-ciudad hubiesen conocido pocas alteraciones25.

24En este contexto, lo sorprendente fue la enorme capacidad que Santiago tuvo para ejercer un claro liderazgo como ciudad de servicios frente al mundo rural circundante. De allí procedía el 30 % del total de sus habitantes. Ahora bien, teniendo en cuenta la debilidad de su tejido industrial, la escasa trascendencia de su comercio local, la existencia de numerosas instituciones laicas y religiosas de distinta naturaleza que contribuían a dar vida a una reducida casta de privilegiados y el origen rural de la mayoría de los inmigrantes que acabaron empadronados en la urbe, no ha de extrañar que la mayoría de ellos fuesen individuos una extracción social humilde y una baja o nula cualificación laboral.

  • 26 Dubert, 2001a, pp. 285 sqq. De la misma manera que lo era en otras ciudades europeas, véase Fauve- (...)
  • 27 Véase Arru, Ramella (eds.), 2003.

25Lo sucedido en los mercados de trabajo compostelanos en 1871 —y que sin duda ejemplifica bastante bien lo acaecido en Santiago entre 1844 y 1924— nos advierte de que así era. De hecho, el 45 % de los inmigrantes empadronados en la ciudad ese año demuestran ejercer profesiones poco o nada especializadas, tales como la de criado o la de jornalero; profesiones entre las que abundan las mujeres, no en vano ellas eran el 53 % del total de los inmigrantes urbanos. Para muchos de estos individuos estos trabajos constituían una ocupación temporal, por lo que tras ejercerlos durante unos años lo normal era que los abandonasen, bien por haber encontrado uno mejor, bien por haberse casado, si se era mujer, o bien por haber retornado a sus lugares de origen, lo que sabemos era bastante frecuente entre las criadas que servían en Compostela26. Por tanto, la renovación de la mano de obra de los mercados de trabajo locales, y por ende de una parte importante de la vida sociodemográfica urbana, pivotaba sobre la base de las continuas idas y venidas de estas gentes27. Buena muestra de ello es que el 60 % de las jóvenes llegadas a Santiago desde el mundo rural en los dos años inmediatamente anteriores a la realización del Padrón de 1871 lo hacían con la declarada intención de trabajar como criadas.

  • 28 Véase por ejemplo: Alter et alii, 1999; Oris, 1996; Reher, 1990; Keyfitz, Philipov, 1984; Anderson (...)

26Atendiendo al humilde origen social de casi uno de cada dos inmigrantes compostelanos y a la temporalidad y precariedad de sus condiciones laborales sería de esperar que ellos alimentasen el grueso de la mortalidad urbana. El manejo de las partidas de defunción del Registro Civil nos indica sin embargo que este no era el caso. Si entre 1844 y 1920 los individuos de origen foráneo avecindados en Santiago fueron responsables del 25,1 % del total de las defunciones urbanas, y hasta de un 28 % en los años que van de 1885 a 1920, lo cierto es que solo un 35 % de esas defunciones correspondía a la figura de personas que hubiesen trabajado en vida como criados o jornaleros (gráfico 6). Esto significa que su comportamiento a este nivel no se ajusta al expresado por aquellos autores que tienden a vincular sobremortalidad urbana e inmigración campo-ciudad28. Algo que podemos apreciar con mayor claridad si procedemos a comparar su comportamiento con el mostrado al respecto por los naturales de Santiago.

Gráfico 6. — Evolución del promedio de inmigrantes fallecidos en Santiago

Gráfico 6. — Evolución del promedio de inmigrantes fallecidos en Santiago

Fuente: AHRCS, Defunciones, 1844-1920.

  • 29 La mejor síntesis de una idea recurrentemente repetida en Sharlin, 1978. Una visión del problema p (...)

27Lo primero que llama la atención al hacerlo es la existencia de dos patrones de mortalidad en la ciudad que, en esencia, no son muy diferentes entre sí. Es más, las divergencias de las tasas de mortalidad de naturales e inmigrantes en los momentos considerados —respectivamente, 1871: 33,9 ‰ y 31 ‰; 1924: 20 ‰ y 23,1 ‰— no son tan relevantes como para hacer responsables a estos últimos de la intensidad que en determinados momentos haya podido alcanzar la mortalidad urbana frente a la rural. En esta tesitura, es evidente que Santiago no responde a la clásica imagen que tiende a presentarnos a las ciudades de la época sobreviviendo demográficamente gracias a una continua arribada de inmigrantes, cuya posterior y previsible muerte se produciría luego merced a las malas condiciones de vida, la necesidad y la explotación laboral, siendo por tanto responsables directos de que sus saldos naturales fuesen negativos29.

  • 30 Dubert, 2001b.

28Paradójicamente, donde naturales e inmigrantes van a mostrar diferencias es en el terreno de la morbilidad. En los primeros, el porcentaje de fallecimientos causado por la actuación de las enfermedades infecciosas fue de un 63 % del total; promedio este más elevado que el encontrado en el conjunto de la población urbana, un 60 % del total, o entre los propios inmigrantes, un 53 % del total (véase cuadro). La menor importancia que entre estos últimos tuvieron las defunciones de esta naturaleza se explica en función de la serie de características que concurrían sobre sus personas. El análisis del perfil de los inmigrantes llegados a la ciudad en los dos años anteriores el levantamiento de los padrones municipales de 1871 y 1924, revela que su media de edad se situaba en 26-27 años y que en siete de diez ocasiones estaban solteros. Es pues su condición de individuos adultos y solteros, junto a la escasa presencia que entre ellos tenían las familias formalmente constituidas con niños a su cargo30, lo que nos ayuda a comprender que de sus causas de muerte hayan estado prácticamente ausentes las enfermedades propias de la infancia —caso de la difteria, el coqueluche, el sarampión o el crup—, visto que de 1844 a 1920 estas apenas si fueron responsables del 3 % de todos sus fallecimientos. Por el contrario, entre las gentes nacidas en Compostela este promedio se situaba en un 12,7 % del total, de lo que se deduce que las diferencias encontradas entre ambas poblaciones urbanas estriban en el desigual impacto que sobre ellas tuvo la mortalidad infantil.

  • 31 Martínez Rodríguez, 2014, pp541 y pp. 544 sqq.; Alter et alii, 1999.

29Ante esto, la arribada a Santiago de inmigrantes adultos de procedencia rural debería de haber contribuido a suavizar su tasa de mortalidad y a promover un alza proporcional de la población urbana en edad fecunda. No obstante, ambos aspectos fueron relativizados, por un lado, a causa de los efectos generados en la mortalidad urbana por la continua afluencia de residentes temporales con destino a las distintas instituciones de su sistema hospitalario-asistencial, y por otro, de las sistemáticas y reiteradas idas y venidas de generaciones de inmigrantes, entre los que abundaban las criadas y los jornaleros solteros, quienes poco o nada aportaban a la evolución de la fecundidad compostelana y, menos aún, a la mortalidad infantil, verdadera responsable de que en Santiago los saldos naturales fuesen negativos. Cabe suponer que esto no impediría que, y de manera parecida a como ocurría en las demás ciudades europeas de la época, la mortalidad infantil fuese luego más expeditiva en su actuación sobre los hijos de aquellos inmigrantes nacidos en la urbe después de su definitiva instalación o de que hubiesen permanecido en ella largos períodos del tiempo31.

  • 32 Martínez Rodríguez, 1992.
  • 33 Dubert, 2001b. Igual a como sucedía en otras urbes europeas, Zucca Micheletto, 2012; Arru, Ramella (...)

30En suma, nada invita a pensar que los inmigrantes hayan sido los verdaderos responsables de la sobremortalidad registrada en Santiago32. Algo que se explicaría también a causa de su estrecha integración en las tramas sociales y productivas urbanas, posible en este caso gracias a la existencia de sistemas informales de ayuda y al funcionamiento de cadenas migratorias campo-ciudad; dos factores que ayudaron a minimizar los efectos negativos del desplazamiento facilitando su posterior instalación en el ámbito urbano33. En esta misma línea, cabría asimismo pensar que la ausencia en Santiago de un proceso de urbanización e industrialización tout court habría ayudado a ello, al evitar que las condiciones materiales de vida de los inmigrantes se hubiesen visto degradadas y, en consecuencia, que tuviesen que sufrir un descenso de sus niveles de vida tan acusado como el que ahora padecían quienes, por ejemplo, se acercaban a trabajar a las ciudades industriales inglesas, francesas o belgas.

Cuadro 1. — Clasificación de las causas de muerte en Santiago, 1844-1920

Tipo de mal Residentes temporales Inmigrantes asentados en Santiago Naturales de Santiago Santiago ciudad
Enfermedades infecciosas
1.1-Transmitidas por agua y alimentos 6,8 7,8 13,6 11,7
1.2-Transmitidas por aire 25,6 26,1 32,4 30,4
1.3-Transmitidas por vectores 0,7 0,4 2,5 1,8
1.4-Otras infecciones 21,2 19,2 14,1 15,8
Enfermedades no infecciosas
2.1-Carenciales 2,1 1,6 3,5 2,9
2.2- Metabólicas 0,5 0,4 0,2 0,3
2.3-Endocrinas 0,0 0,0 0,0 0,0
2.4-Procesos cerebro-vasculares 5,1 9,5 4,6 6,2
2.5-Del sistema nervioso 1,5 1,7 4,3 3,5
2.6-Del sistema circulatorio 7,7 11,4 6,9 8,4
2.7-Del aparato respiratorio 1,4 3,1 1,7 2,2
2.8.-Del sistema digestivo 8,8 6,8 4,7 5,4
2.9-Del sistema genito-urinario 1,5 1,0 0,9 0,9
2.10-De la piel y otras 1,0 0,1 0,2 0,2
2.11-Patologías perinatales 0,8 0,6 1,3 1,1
2.12-Vicios de conformación 0,6 1,7 2,7 2,4
2.13-Cáncer y tumores 7,8 4,7 2,1 2,9
2.14-Por causas exteriores 3,6 2,9 3,0 3,0
Mal o no definidas
3.0-Mal definidas 0,3 0,8 0,6 0,6
4.0-No definidas 3,0 0,2 0,5 0,4
Total 100 100 100 100
N.c. 2 197 4 219 8 819 13 038

Fuente: AHRCS.

  • 34 Alter et alii, 1999; Dubert, 2001b.

31En estas condiciones, la relativa buena salud de nuestros inmigrantes frente a los naturales poco parece haber debido a la existencia de un proceso de aclimatación previo a las deficientes e insanas condiciones materiales, sanitarias y epidemiológicas que imperaron en Santiago entre 1844 y 1920, puesto que en tres de cada cuatro ocasiones su llegada a la urbe se producía directamente desde sus lugares de origen, situados en su mayoría en las feligresías rurales que formaban parte de su amplio y dilatado alfoz. Todo lo contrario de lo que sabemos sucedía a los inmigrantes urbanos belgas y franceses a los que nos hemos referido. Por norma, estos solían desplazarse de un enclave industrial a otro, tras haber permanecido en cada uno de ellos ese corto período de tiempo que les permitía inmunizarse de muchas de las patologías propias de un medio urbano insano, en continuo crecimiento y transformación imparable. Eso sí, una inmunización que lograban a costa de padecer previamente ese elevado número de defunciones que incidía sobre la intensidad que alcanzaba por su particular tasa de mortalidad, y cuya impronta tenía un reflejo inmediato sobre la ciudad en la que fallecían34.

Conclusiones

32La elevada mortalidad de Santiago de Compostela durante la segunda mitad del siglo xix, recordemos, superior al 40 ‰, fue una de las consecuencias directas de la existencia y funcionamiento en su seno de un importante complejo hospitalario-asistencial. Su capacidad de atracción sobre las poblaciones del noroeste gallego y la Galicia atlántica contribuyó a dar vida a una suerte de población flotante, cuya importancia tendió a aumentar a partir de 1845 respecto a lo sucedido en años anteriores, así como a ver renovados sus efectivos de una manera continuada y sistemática en fases que oscilaron entre los 32 y los 41 días. Las distintas oleadas de individuos que se acercaban a cualquiera los distintos centros que formaban parte de dicho complejo hospitalario buscando un remedio para sus males dejaron una profunda huella en la mortalidad urbana, no en vano llegaron a constituir el 22,2 % del total de defunciones registradas en la ciudad entre 1844 y 1920. Por otra parte, cada uno de esos centros alentaba una lógica migratoria específica, cuyas características, caso de las distancias recorridas, la composición y duración de los flujos o el tipo de residente temporal, dependía en buena medida de la naturaleza de las patologías que atendían.

33El otro gran motor migratorio de la ciudad fue su mercado de trabajo. Aunque segmentado desde un punto de vista social, laboral y sexual, su capacidad de atracción fue muy superior a la del complejo hospitalario asistencial, al punto de animar la existencia de cuando menos dos tipos genéricos de migraciones campo-ciudad. Por un lado, las protagonizadas por mujeres e individuos de muy baja cualificación laboral venidos a Santiago de manera temporal, y por otro, la de aquellos que, con un mayor grado de cualificación, tenían más oportunidades de acabar siendo vecinos de la ciudad. En cualquier caso, ambos dejaron su impronta sobre la mortalidad urbana, como nos lo indica el hecho de que constituyesen el 32,3 % del total de las defunciones que se produjeron en Compostela entre 1844 y 1920. Aún así, estos inmigrantes urbanos estuvieron lejos de ser los responsables de la sobremortalidad urbana registrada en la ciudad, la cual, en última instancia, recaía tanto sobre la persona de quienes se acercaban a ella desde el mundo rural circundante buscando asistencia médica como sobre la actuación de la mortalidad infantil.

34Con todo, no puede negarse que, y a semejanza de lo sucedido en otros ámbitos urbanos, Santiago poseyó dos grandes patrones de mortalidad —el de los inmigrantes y el de los naturales—. Paradójicamente, ambos apenas muestran diferencias realmente relevantes entre sí, lo que no ocurre sin embargo con sus respectivas estructuras de mortalidad. Basta por ejemplo con atender a la importancia que entre los nacidos en la ciudad tuvieron los fallecimientos causados por las enfermedades infecciosas, en cuya base se encuentra el particular aporte que estos hacían a la mortalidad infantil y juvenil urbana. Un aporte que fue mucho más parco entre los inmigrantes debido a la peculiar composición de su contingente poblacional, formado en su mayor parte por personas adultas y solteras.

Notes

1 La elaboración de este trabajo ha sido realizada en el marco del proyecto de investigación HAR2009-08098, financiado por la Dirección General de Investigación y Gestión del Plan Nacional de I+D+i, del Ministerio de Ciencia e Innovación.

2 Mooney, 1997, p. 56.

3 López Taboada, 1979, p. 132.

4 Véase al respecto Szreter, 1988, p. 13; De Vries, 1987, pp. 234 sqq.; Sharlin, 1978.

5 González Ugarte, 1994, p. 39; González Portilla (dir.), 2010, pp. 56 sqq.; González Portilla, García Abad, Urrutikoetxea Lizarraga, 2007; Neven, 2003, pp. 110 sqq.; Alter et alii, 1999, p. 33; Oris, 1993, p. 192.

6 Archivo Histórico Universitario de Santiago (AHUS), Estadísticas especiales, 1844-1900, no 355, respuesta 1 y 17. Esa misma cifra de obreros industriales aparece recogida en la Estadística de fábricas e industrias, montes y plantíos, cuadro 28, año 1876. Acerca de todo ello, Dubert, Muñoz Abeledo, 2014, pp. 41 sqq.; Pose Antelo, 1992, pp. 98 sqq.; Pernas Orozo, 2001, pp. 118 sqq.; Dubert, 2001b, pp. 163 sqq.

7 Biblioteca Xeral da Universidade de Santiago, El Diario de Santiago, de intereses materiales, noticias y anuncios, 28 de octubre de 1874, no 706, año 3; Ibid., 1 de marzo de 1875, no 712, año 3.

8 Burnnett, 1991, pp. 162 sqq.

9 Cores Trasmonte, inédita, pp. 33 sqq.

10 AHUS, Memoria acerca del estado sanitario de Santiago de Compostela. Redactada en virtud de la R.O. de 20 de marzo de 1894, Santiago de Compostela, Escuela Tipográfica Municipal, 1894, pp. 10 sqq.

11 Dubert, 2012, pp. 138 sqq.; Ramiro Fariñas, 2007, pp. 409 sqq.; Mooney, 1997, pp. 247 sqq.

12 Barreiro Mallón, Rey Castelao, 1999.

13 García Guerra, 2001, pp. 224 sqq.

14 AHUS, Estadísticas Especiales, 1862-1922, leg. 1509, expedientes 1 a 5.

15 Mooney, 1997, p. 247.

16 Ibid., pp. 233 sqq.

17 Ibid., p. 236.

18 García Guerra, 2001, pp. 243 sqq.

19 Pérez García, 1976, pp. 188-189; García Guerra, 2001, p. 288; Martínez Rodríguez, 2014, pp. 265 sqq.

20 Así, pese al evidente retroceso que experimentó la exposición infantil, la mortalidad de los pequeños abandonados antes de cumplir un mes de vida tendió a incrementarse entre 1842-1851 y 1886-1895, al pasar de un 36 % a un 47 % del total (Pérez García, 1976, pp. 187-188).

21 Para hacer operativo el manejo y explotación de los varios miles de expresiones diagnósticas de muerte que constituyen la base de este trabajo hemos asumido una propuesta metodológica que, en esencia, se concreta en la serie de modificaciones que sobre la base de criterios etiológicos se introdujeron en su día en el sistema clasificatorio ideado por Thomas McKeown. Véase al respecto, Sanz Gimeno, Ramiro Fariñas, 2002; Sanz Gimeno et alii, 2003.

22 Barreiro Mallón, Rey Castelao, 1999, p. 178.

23 Ibid., p. 186.

24 Pereira, 2012; Villares, 2003; Pernas Orozo, 2001; Domínguez Castro, Quintana Garrido, 1999.

25 Dubert, Muñoz Abeledo, 2014, pp. 41-43; Dubert, 2001b, pp. 163 sqq.; Mendiola Gonzalo, 2002, pp. 51 sqq.; Reher, 1990, pp. 51 sqq. Lo que, pese a todo, no fue el caso de todas las pequeñas ciudades provinciales peninsulares, de las pequeñas ciudades vascas o de las de tamaño intermedio de otros puntos del continente. Véase San Andrés Corral, 2011; González Portilla, García Abad, Urrutikoetxea Lizarraga, 2007; Lee, 1999.

26 Dubert, 2001a, pp. 285 sqq. De la misma manera que lo era en otras ciudades europeas, véase Fauve-Chamoux, 1997, pp. 64 sqq.; Faron, 1997, pp. 264 sqq.

27 Véase Arru, Ramella (eds.), 2003.

28 Véase por ejemplo: Alter et alii, 1999; Oris, 1996; Reher, 1990; Keyfitz, Philipov, 1984; Anderson, 1985.

29 La mejor síntesis de una idea recurrentemente repetida en Sharlin, 1978. Una visión del problema puede verse en el trabajo de Jean-Pierre Poussou que abre este volumen.

30 Dubert, 2001b.

31 Martínez Rodríguez, 2014, pp541 y pp. 544 sqq.; Alter et alii, 1999.

32 Martínez Rodríguez, 1992.

33 Dubert, 2001b. Igual a como sucedía en otras urbes europeas, Zucca Micheletto, 2012; Arru, Ramella (eds.), 2003. Véase también al respecto el trabajo de Beatrice Zucca Micheletto contenido en este volumen.

34 Alter et alii, 1999; Dubert, 2001b.

Table des illustrations

Titre Gráfico 1. — Tasas brutas de mortalidad registradas en Santiago y de la población compostelana
Crédits Fuentes: Archivo Histórico del Registro Civil de Santiago (AHRCS), Defunciones, y AHUS, censos y padrones municipales, años 1844-1920.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/4265/img-1.png
Fichier image/png, 31k
Titre Gráfico 2. — Evolución del porcentaje de foráneos fallecidos en la ciudad con respecto al total de defunciones registradas en Santiago
Crédits Fuentes: AHRCS, Defunciones, y AHUS, censos y padrones municipales, años 1844-1920.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/4265/img-2.png
Fichier image/png, 35k
Titre Gráfico 3. — Evolución de la exposición en la inclusa del Hospital Central
Crédits Fuente: Pérez García, 1976, p. 174.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/4265/img-3.png
Fichier image/png, 19k
Titre Gráfico 4. — Evolución del porcentaje de enfermos foráneos atendidos en el Hospital Real de Santiago
Crédits Fuente: AHUS, Libros de ingresos de enfermos del Hospital Real de Santiago.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/4265/img-4.png
Fichier image/png, 19k
Titre Mapa 1. — Procedencia geográfica de los enfermos del Hospital Real de Santiago entre 1864 y 1874
Crédits Fuente: Elaboración propia a partir de AHUS, Libros de ingresos de enfermos del Hospital Real de Santiago.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/4265/img-5.png
Fichier image/png, 85k
Titre Gráfico 5. — Evolución de las causas de muerte por enfermedad infecciosa entre los foráneos y los habitantes de Santiago
Crédits Fuentes: AHRCS, Defunciones, 1844-1920.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/4265/img-6.png
Fichier image/png, 34k
Titre Mapa 2. — Procedencia geográfica de los enfermos del Hospital de San Roque de Santiago entre 1877 y 1879
Crédits Fuente: Elaboración propia a partir del Archivo Histórico de la Catedral de Santiago, Libros de ingreso de enfermos del Hospital de San Roque.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/4265/img-7.png
Fichier image/png, 62k
Titre Gráfico 6. — Evolución del promedio de inmigrantes fallecidos en Santiago
Crédits Fuente: AHRCS, Defunciones, 1844-1920.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/4265/img-8.png
Fichier image/png, 26k

© Casa de Velázquez, 2017

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search