Vous l’avez sans doute déjà repéré : sur la plateforme OpenEdition Books, une nouvelle interface vient d’être mise en ligne.
En cas d’anomalies au cours de votre navigation, vous pouvez nous les signaler par mail à l’adresse feedback[at]openedition[point]org.

Précédent Suivant

Peregrinaciones, viajes y varias aventuras, pasadas, padecidas y aguantadas por el hermano Phelipe. Frutos de la Compañía de Jesus; desde su nacimiento hasta el año de mil seiscientos noventa y uno, que sentó plaza de soldado. Y desde dicho año, hasta el de mil setecientos y uno, que logró el ser admitido en la Compañía de Jesus en el noviciado de Tarragona; con su ida, estada y vuelta de la Nueva España para las cortes de Madrid y Roma; que de vuelta de esta me hallo en Madrid, en los últimos del año mil setecientos y once.

p. 125-392


Texte intégral

Para el que quisiere ser curioso, etc.

1[p. a]1 Hallándome de vuelta de la corte romana en la de los católicos reyes de España, Madrid, por compañero del padre Juan Bassilio Lochi, procurador general de la provincia de Philippinas de la Compañía de Jesus, me pareció escribir este tratado en forma de conversación (por no ser de mi oficio, el de histórico) en los ratos que la santa obediencia me tuvo desocupado, desde el día en que la Santa Iglesia celebra la festividad de la gloriosa madre Santa Theresa de Jesus, quince de octubre del año 1711, hasta el día del patriarca y esposo de la sacratísima Virgen María Nuestra Señora, san Joseph, a 19 de marzo de 1712, que con el amparo de los dos tan amantes santos di el fin a mis aventuras, desde el nacimiento hasta el último día del año 1711.

2La ocasión que tuve para escribir este libro la diré en breves palabras. Hallábame habitador del colegio [p. b] de Barcelona, cuando el año de 1704 vino sobre dicha plaza el príncipe de Armenstad2 con las armadas de Inglaterra y Olanda con el fin (según se vio) de querer apoderarse de Barcelona, como se verá en la pag. 168.

3Por el temor que hubo en el colegio de que las bombas hiciesen alguna mala obra en su edificio, dispuso el padre rector el que se sacasen del archivo todos los papeles que pertenecían para la manutención de los religiosos; y siendo yo compañero del padre procurador del colegio, hubieron de de [sic] pasar por mis manos dichos papeles, entre los cuales hallé un cuadernillo manuscrito del padre rector que se hallaba el año de mil seiscientos y seis en aquella casa. En este dicho cuadernillo, [me] encontré con varias curiosidades sucedidas en aquellos tiempos, notadas por el dicho padre rector. Y picado de aquella curiosidad, hice al punto un cuadernillo semejante a aquel, a quien puse por título Libro de los embustes3 para notar en él cuanto curioso viese por el mundo, pues me hallaba ya en la pretensión de pasar a las islas Philipinas, en cuyo viaje no me faltaría que notar. Y habiendo llegado a la Nueva España y vuelto de allí, me pareció ser bastante lo notado para [p. c] formar este libro.

4Y aunque he dado principio con los primeros años de mi edad, siguiendo los de la milicia, no los he puesto estos ni aquellos con la distinción que desde el encuentro del dicho cuadernillo, porque en aquellos años no me seguía en el pecho un Libro de los embustes, y desde entonces no me ha desamparado en viajes por la tierra y en navegaciones por el mar, de que he podido, a costa de poco trabajo, notar las cosas que he visto. Y si la Divina Majestad me guarda la vida hasta volver a mis Indias, confío en su misericordia infinita de formar otro diario de lo que fuere sucediendo en adelante; porque yo sé que a más de cuatro de los que han de hacer viajes, así por mar como por tierra, les servirá de grande alivio el leer este tratado, donde hallarán el modo de dirigir las jornadas, como asimismo algunas prevenciones para los embarques.

5No he querido ponerlo por capítulos, porque no dicen con diario (que es lo que he escrito), y así he ido siguiendo los años desde su principio hasta el fin de cada uno, en la forma que he dicho de conversación. Y muchas cosas he dejado de poner (que aunque pertenecientes al diario) por no incurrir en la falta de murmurar demasiado. [p. d] Si fuere la lectura algo enfadosa, suplico me perdonen, porque en mí no hallarán otro modo de conversar si no es este. Solo digo que cuantas aventuras se hallaren en el dicho libro son verdades, vistas y pasadas por mí, si bien hay algunas cosas que personas fidedignas me las han contado por verídicas, y así las creo, las cuales van ya notadas con el término me lo dijeron, o se dijo. Todo sea para alabanza del Altísimo y de la Reina de los Angeles María Santísima del Pilar, mi patrona.
AMÉN4.

 

Image

Nacimiento y travesuras hasta el año 1691 que senté plaza de soldado

6[p. 1]5 En el año de Nuestra Redención de mil seiscientos setenta y cuatro, en la villa de Cantalejo6, de la diócesi[s] de Segobia, viernes veinte y siete de abril, le nació un hijo a Antonio Frutos, legítimamente casado con Isabel de Miguel, y vecinos de dicha villa. Al cual hijo dieron las aguas del Santo Bautismo, domingo seis de mayo en la pila bautismal de la parroquia de San Andres Apóstol, dándole el nombre de Phelipe, como consta en el Libro de Bautizados de dicha parroquia más por extenso, a hojas 32.

7Tuvieron mis padres nueve hijos, siete varones y dos hembras, y el tercero que salió a la luz del mundo fui yo para no hacer cosa ninguna de provecho. Criáronnos a todos con el afán y trabajo humilde de carpintero, hasta que teniendo la edad competente nos iba poniendo a la escuela, en la que aprendimos todos solo leer y algún poco de escribir; porque en conociendo mi padre que ya le podíamos ayudar en el trabajo de su humilde oficio, nos sacaba de la escuela al mejor tiempo. De entre todos mis hermanos, solo yo fui el más travieso porque no estaban seguros de mis manos ni la doméstica gallina, ni el ladrante guardapuertas, ni menos el matarratas. Pues solo en verlos con mis ojos, eran despojos de mis iras, teniendo el regustazo [p. 2] de verles pataletear con el guijarro en sus lomos. Muchas felpas me costaron semejantes travesuras, así en la escuela como en casa; porque clamaban las vecinas que Phelipillo las mataba las gallinas. Y así no me escapaba de pagar mi merecido. Vez hubo, que al salir de la escuela, no hallando en casa quien me diese de merendar, hacerla entre otros dos como yo de la manera siguiente: encerramos todas las gallinas de mi buena madre, y cogiendo seis o siete, las fuimos cortando un poco por la cabeza y sacándolas la sangre en una escudilla hasta que la tuvimos llena. Ofreciósenos el enterrar las gallinas medio muertas en un muladar, por encubrir la travesura, y después arrojarlas donde no pareciese rastro alguno. Freímos con aceite nuestra sangre y sin pan nos la comimos, en un cierra y abre el ojo, volviendo a poner la sartén en su lugar. Marchamos los tres al muladar, y descubriendo las gallinas, las hallamos todas vivas; que con el calor del estiércol y con no haberlas desangrado del todo, volvieron en sí las tristes de tal suerte que mi madre no lo conoció hasta después de mucho tiempo que lo supo. Sacome mi padre de la escuela para hacerme trabajar en el oficio, en compañía de mi hermano mayor Joseph; cosa que a mí no me gustaba el trabajar de ninguna de las maneras, pero aguantaba como un perro. Viendo el señor arcipreste don Lucas Lopez Loarte, cura propio de mi lugar Cantalejo, que yo no gustaba del trabajo, le dijo a mi padre, que si gustaba, me llevaría a su casa, y que por su cuenta correría el darme estudio. Vino bien mi padre en ello, y yo muy alegre me fui a su casa, donde me [p. 3] hacía repasar el Mussa mussae7 por sus dos sobrinos, don Diego y don Geronimo Gill8 de Gibaja. El primero sucedió a su tío en el arciprestazgo, y el segundo se quedó soltero, parando en loco al cabo de algunos años. Por los de 1686 u 87, se movieron horrorosos pleitos entre don Francisco de Ojeda, señor de Cantalejo, y don Diego Gill de Gibaja, padre de los dos arriba referidos, los que duraron mucho tiempo en la Chancillería de Valladolid, y los que fueron causa del atraso de mi estudio. Porque habiendo sacado la cara los dos hijos en defensa de su padre, en que hubo en la villa varios lances de la una y otra parte, por último fueron llamados todos al tribunal de la Real Chancillería, menos el arcipreste joven, que se presentó ante el señor obispo de Segobia.

8A los principios, no se quiso presentar don Geronimo Gill, por lo que se vio precisada la Real Audiencia enviar ministros en su busca; que sabido por don Geronimo, montó en su mula con Phelipillo en las ancas, dando con nuestros cuerpos en la villa de Pedraza9 (que es del señor condestable de Castilla), en las casas de don Manuel de Grijalba, pariente algo cercano.

9Vinieron a Pedraza los ministros haciendo pesquisa de don Geronimo, a quien por no ser visto, ni yo tampoco, nos encerraron en la casa de don Juan Perez de la Torre todo el tiempo que estuvieron en Pedraza, que fue poco más de medio día. Luego que fue de noche, nos despacharon de allí con cartas de recomendación para la villa de Aillon10; y caminando la noche entera, llegamos a dicha villa el día siguiente a comer11. Fuímonos apear al convento de San Francisco, cuyo [p. 4] padre guardián nos regaló con cariño algunos días; en los cuales tuvo deseos mi don Geronimo de saber el estado de su negocio, y despachándome a mí en la mula grande para Pedraza, parecía en ella sabandija. En el mismo Pedraza me habían hecho de vestir con una chaquetilla a lo murciano, muy llena de perendengues, y una daga de guardamonte, de las del tiempo del rey Bamba12, que con todo esto parecía un arlequín sobre el dromedario de la mula. Salí de Aillon una mañana, espantando en el camino cuantos pastores encontraba por los campos; los que, en viendo arrancar de la daga cortadera, no había ciervo que les igualara, metiéndose por los bosques, y yo muy ufanillo, me volvía a mi camino. Entré en Pedraza el mismo día, en donde me hicieron dejar la mula y me entregaron un caballo de siete cuartas de altura; y con él me despacharon de allí a dos días a la ciudad de Segobia para recibir las órdenes de don Diego el arcipreste, quien desde allí me hizo ir dos veces a Cantalejo a saber de su tío el estado de las cosas13. En mi lugar deseaban muchos saber de mí el paradero de don Geronimo, pero era lo mismo que machacar en hierro frío, pues ninguno, si no es mi padre, lo pudieron conseguir. En estas andanzas, en los principios de Cuaresma de aquel año, vino carta de don Diego el Viejo, que estaba en Valladolid, para que don Geronimo se fuese a presentar en la Real Chancillería. Despacháronme con esta comisión a San Francisco de Aillon; y prontamente se dispuso la jornada, pasando una tarde a hacer noche en la villa de Maderuelo14, en casa de una hermana de don Ma- [p. 5] nuel de Grixalva, que estaba casada allí. El día siguiente marchamos a Pedraza, y en otro llegarnos a Segobia, donde se hizo de vestir don Geronimo para presentarse en la Real Sala.

10Una mañana al reír del alba, salimos de Segobia don Geronimo y mi gran personilla sobre el rocinante de las siete cuartas, pasando a comer en la Moralexa de Yscar15. Hallamos allí dos valientes tiradores de la barra16, llamados los mellizos de Portillo, quienes sabiendo que don Geronimo estaba en el lugar, vinieron a visitarle y a probarle las fuerzas, pues tenían noticias que meneaba bien la barra. Tiraron los tres a media docena de tiros, y aunque en muy poco, ganó a los dos don Geronimo, y se hicieron muy amigos. Con toda esta detención, llegamos a Valladolid al toque de la oración, entrando por la puerta de Tudela, hasta dar con la posada de su padre, que vivía casi enfrente del hospital que llaman de Esgueva17, dejando a la cola de Rocinante diez y seis leguas cabales.

11En el tiempo de la Santa Cuaresma, me enviaron varias veces a mi lugar Cantalejo, en demanda de dinero porque sabían que venía bien seguro en mi poder, con ser el camino montuoso, pues de las catorce leguas, son las nueve por lo menos de espesísimos pinares. En estos tenía gran gusto de embestir con los pastores, con mi daga cortadera, haciéndoles entrar en la espesura, huyendo del renacuajo; y algunos de ellos con más barbas que un zamarro18, causándome a mí gran risa. Salían de las casas en los lugares, solo a ver la figurilla en el promontorio del cuadrúpedo; y mucho más en Cantalejo, que llegaron a mis padres a decirles que yo era muy travieso en [p. 6] los caminos, y que temían que algún picarón me diese de mojicones. Reprehendíame mi padre como era justo, y yo más humilde que un cordero en su presencia, porque se hacía respetar, no solo de sus hijos, sino es de cualquiera que le trataba. Pero en apartándome de allí, ni un leoncillo desatado tenía qué hacer conmigo, pareciéndome todo niñería, pues no supe conocer el miedo. En la semana de la Pasión, se presentaron padre e hijo en la Real Sala, en que les mandaron restituirse a su casa; y aunque después hubo apelaciones de la una y otra parte, yo no supe en qué pararon dichos pleitos. Quedámonos en Valladolid a tener la Semana Santa, cuyas procesiones son de las mejores de España, y solo las de Barzelona las exceden en cuantas tierras tengo andadas. El último de la Pascua partimos todos a Cantalejo, y yo siempre a las ancas de Rocinante, porque aún no había fuerzas para andar a pie. Don Diego Gill de Gibaja el Viejo hizo su viaje en una yegua de don Fernando de los Ríos, cura del Villar de Sobre Peña, legua y media de Cantalejo. A los dos días de llegados me la mandaron restituir a su dueño, y para hacerlo con compañía, dije a otro tan travieso como yo que me fuese acompañando. Montamos los dos en la yegua, y habiéndosela entregado al cura, nos volvimos a pie por otro camino más corto, que es por el molino de San Juan; pero antes de llegar a este, encontramos en un verde pradecillo un simple jumento amarrado de las manos. Sobre montar o no en él discurrimos algún tanto, y por último [p. 7] resolvimos el sangrarlo con la daga, antes que montar en él. Apliquele la punta al pecho, y el compañero Perico la dio a la daga un buen golpe con una piedra en el pomo, y tan presto como le dio, saltó intrépida la sangre más de dos varas de la herida. Comenzó a dar vueltas el triste jumento, y cortándole a toda prisa la manea con la daga, lo dejamos en aquel campo, huyendo los dos por la cuesta abajo, sin que llegásemos al molino, y sin saber en adelante en qué paró la sangría jumental. Tales eran las travesuras de Phelipillo el de Antonio Frutos, y Perico de Juan Molinero, que se vio obligado el corregidor poner a los dos en la cárcel con un solo par de grillos, pero allí fuimos peores, pues le obligamos a que nos soltase luego.

12El día de la Porciúncula19 del año de ochenta y siete, me envió a pie el señor arcipreste al convento de Nuestra Señora de la Oz20, que es de religiosos observantes de Nuestro Padre San Francisco, una legua de Cantalejo. Fue mucho el concurso a ganar el santo jubileo de los lugares circunvecinos. Después del mediodía, me entregó un religioso doce barrilitos (a modo de piñas) llenos de margarita o arenilla para cartas, que el padre guardián enviaba al arcipreste de regalo. Al salir del convento, eché [de] menos la respuesta de la carta, y dejando las alforjas arrimadas a la portería, volví corriendo por ella, pero a la vuelta ni rastro de ellas hallé. Hice varias di- [p. 8] ligencias entre la muchedumbre de gente, y hasta hoy no han parecido; por lo que las hube de dejar e irme con otros a mi lugar Cantalejo, bastantemente afligido por haber sido descuidado. Entramos ya de noche en el lugar, y temiendo más a mi padre que al amo, cogí las de Villadiego21, amaneciendo en Segobia con intención de no volver a Cantalejo. Al día siguiente, me acomodé de pajecillo con don Juan de Contreras Giron, arcipreste de aquella catedral y hermano del marqués de Lozoya22, quien tenía en su casa una muy donosa pieza, sin ser sabedor el amo.

13Por el septiembre de 1688, se fueron los dos hermanos a divertirse a Lozoya23, y dejó en casa el arcipreste ama de llaves, cocinera, un licenciado y a mí. El licenciado paraba muy poco en casa (quizás había barruntado alguna cosa) y yo me estaba de pie firme, por si me mandaba a algo la dicha ama, que no tardó mucho en hacerlo. Díjome una tarde que fuese a cierta parte, a que respondí que no quería, por no haber aprendido aquel oficio, ni menos lo quería aprender. Amenazome que me haría dar una buena felpa por fulano, y si se descuida un poco, la rompo toda la cabeza con un manojo de llaves, que de enfadado la tiré. Salime de casa hecho un basilisco, y encontrando en la plaza al licenciado, le conté lo que había pasado con el ama, y que no quería volver a casa. Díjome que me fuese a la casa del marqués hasta que [p. 9] el amo volviese. Pero temiendo yo al fulano, dejé a Segobia aquella noche, dando con mi cuerpecillo en la Nava de Coca24, donde andaban vendimiando, y me puse a aquel oficio. Supo mi padre de mis novillos y luego vino en mi busca; que habiéndome encontrado, me sacudió la badana con lindo aire. Y cargando conmigo me restituyó a Cantalejo, haciéndome trabajar a su lado y el de mi hermano como a un perro, cepillando tablas y serrando maderos. Para aserrar, me dieron por compañero a Perico el de Molinero (otra alhaja como yo), y un día serrábamos en su casa, y otro en casa de mi padre; pero viendo que no hacíamos cosa ninguna de provecho, determinaron los dos padres darnos tarea fija, pena de felpa, y dejarnos sin cenar cuando no se concluía. Como ya conocíamos el rigor, se daba fin con la tarea muchos días a media tarde, y cuando más, con media hora de sol. Una tarde entre otras, habiendo concluido la tarea, nos fuimos a jugar con los muchachos que salían de la escuela, y unos cuantos nos tiramos a la torre de la iglesia a travesear. Entre ellos venía también un muchacho algo pequeño, a quien dijimos que se fuera noramala; y no queriéndolo hacer, lo cogimos entre cuatro, y con el cordel de la campanilla con que señalan a misa, lo colgamos por el pescuezo, tirando unos por arriba y otros por abajo, que le hacíamos sacar la lengua un palmo. Tuvo la fortuna de ser la cuerda algo gruesa y la de venir el sacristán [p. 10] casualmente, quien, oyendo el ruido que metíamos, cerró las puertas por dentro, y enderezándose para el coro, [se] encontró con el colgado casi sin respiración. Descolgolo a toda prisa, y con la misma tomó su marcha al campanario, donde nos habíamos retirado por no haber otro refugio; quitose la pretina prontamente, y uno por uno, llevó a más de docena pagaditos de contado, sin los que en casa nos plantaron al instante que se supo. No sucedía travesura en el lugar que no fuesen los autores Phelipillo y Perico Molinero, las que siempre se pagaban en dinero de contado, sin quedar a deber nada25.

14Por el mes de octubre del año de ochenta y nueve, un sábado por la noche, salieron los mancebos del lugar26 (como es costumbre en Castilla) a cantar sus coplillas en las puertas de las casas donde hay doncellas casaderas. También los dos chulos27 quisimos escupir en corro, metiéndonos en la cuadrilla, cuando un mozo pariente de mi Perico nos comenzó a reprehender y echarnos mucho de noramala; y diciendo y haciendo, dio un puntapié a mi Perico que me lo tendió en el suelo. No lo hube bien visto en tierra, cuando cogiendo dos guijarros, le plantifiqué el primero tan derecho que piedra y mozo cayeron a un mismo tiempo con la mitad de los dientes fuera. Alborotose el cazonal, y queriendo la cuadrilla hacer presa de nosotros, no lo pudieron conseguir; porque habiéndose levantado mi Perico, tomó otras peladas en las manos, y retirándonos un poco les dijimos que ninguno se acercara, pena de caer en tierra como el otro. Levantaron el herido y lo llevaron a curar; pero nosotros, que conocimos el buen recaudo ejecutado, nos fuimos retirando [p. 11] con buen orden a un bosquecillo vecino que llaman el Pinarejo28, pasando el domingo a misa al lugar de la Cavezuela29, donde vivían mis abuelos, quienes dieron aviso a mi madre de estar los dos emboscados. Tuvimos la fortuna que el herido no quiso dar querella, pero mi padre pagó la cura al cirujano, sin duda alguna con intención de sacarlo de mis costillas a puros golpes. Mas yo, temiendo el infortunio, no quise volver a casa, dando segunda vez en Segobia con mi cuerpo; y por medio de una hermana de mi madre, me acomodé al día siguiente de paje con don Ignacio Bonifaz, del orden de Calatrava30, a quien serví muy contento como cuatro meses y nada más. Servía un pícaro de un asturiano a un caballero llamado don Diego Asenjo, pariente muy cercano de mi amo, por cuya ocasión había familiaridad en las dos casas, y el asturiano y yo la contrajimos. Díjome este un día nos fuésemos los dos a Hindias, porque un hermano suyo lo llamaba; y como mis cascos no habían de menester mucho, acepté la oferta, sin conocer la mala intención del compañero31. Salímonos huidos de Segobia el día 13 de marzo del año de 91, en camino de Xijon32, su patria; y pasando por Valladolid y Medina de Río Seco, llegamos a Mansilla de las Mulas33. En esta villa encontró paisanos suyos, con quienes hizo ajuste de llevarlo a él a caballo hasta su lugar; y a mí me dijo que me volviese desde allí, porque su padre le reñiría si llevaba compañía. Quedeme helado, y le dije que por qué no me lo decía en el campo, pues le habría respondido de otra suerte semejante picardía. Dejome solo, y sin dineros, porque hasta allí había gastado lo mío, y fue tan vil que ni un cuarto me quiso dar para la vuelta, con [p. 12] tener algunas leguas que andar. En un lugarillo pequeño hube de vender la ropilla de felpa que llevaba en cinco reales de vellón para tener con qué comer, quedándome puesta la de paño, y la golilla en la cinta. En este lugar tan desdichado no pude hallar cosa comestible con mis reales, hasta que en una casa me vendieron como una libra de pan tan blanco como un sombrero, que no lo pude atravesar. Con ello volví a Río Seco, donde ya lo hallé más blanco para satisfacer mi hambruna, que era buena; y allí supe cómo a la mañana siguiente salía el correo que llaman el ordinario para Valladolid, y yo deseaba ir en su compañía por el monte de Torozos34. Aguardele al salir de la ciudad, y contándole mis aventuras, me dijo le acompañase, que lo hice con grande gusto en aquellas siete leguas, porque me dio bien de comer en el camino. Entramos temprano en Valladolid, y aquella noche me hizo quedar en su compañía en el mesón que llaman la Rinconada; y habiéndole dado al día siguiente el debido agradecimiento, me fui a la casa de don Martín de Basurto, alguacil mayor de la Real Chancillería, que me conocía muy bien, siendo casi paisano, natural de la villa de Sepulveda, dos leguas de Cantalejo35. Hallábase proveído de sirvientes, pero hizo diligencias de buscarme algún amo a quien servir, y en algunos días no lo halló, en los cuales, [me] encontré casualmente con un gallego (con perdón) que había servido en Segobia a un doctor en medicina que visitaba a mi amo.

15Hallábase el buen gallego, como yo, sin tener a quien servir; a quien dije un día nos fuésemos a Madrid a sentar plaza [p. 13] de soldados. Vino bien en ello, partiendo de Valladolid el día de san Marcos36 por la tarde en camino de la corte; cuyo viaje tomamos tan de prisa que para treinta y dos leguas37 estuvimos ocho días, pero sin atrevernos a pasar por la ciudad de Segobia, temiendo alguna aventura.

Cómo senté plaza de soldado, y lo que pasó en Cataluña, en lo restante del año de mil seiscientos noventa y uno

16Víspera de la Santísima Cruz de Mayo38, como a las doce del día, entramos en Madrid mi gallego y yo por la Puerta de Segobia39, bastantemente faltos de todo lo necesario. Pasamos derechos hasta dar con la gran Plaza Mayor, en la que no hallamos quien nos dijese palabra. Pero a cosa de las dos de la misma tarde, vimos venir por la calle de Atocha, para atravesar la plaza, una tropa, al parecer soldados, con sus chuzos, y un sargento con alabarda, que marchaban al ruidoso estruendo de una caja. Salímosles al encuentro, preguntando al sargento si nos querían admitir para soldados, quien diciendo que sí, nos condujeron a la Cava Baja40, donde estaba la bandera reclutando para Cataluña. Presentonos al capitán, que lo era don Juan de Tovar, que desde luego admitió al gallego por ser en todo mayor que yo; excluyéndome a mí por ser pequeño, pero no obstante, me remitió al excelentísimo marqués de la Granja41, por si me quería [p. 14] admitir. La misma me despachó el capitán con un cabo de escuadra, gallego por mis pecados, a la casa de Su Excelencia, que se hallaba con el empleo de comisario general de todas las armas de España. Al cabo de un gran rato salió a la sala, y dándole el recado de parte del capitán, el buen gallego me miró y me remiró, y dijo Su Excelencia que era muy pequeño para el oficio de soldado, y que el rey no quería niños. Piqueme un poco, y respondí: Excelentísimo Señor, de los niños se hacen hombres; y yo me hallo tan resuelto en servir al rey, que aunque Vuecelencia no me admita, me saldré para Flandes o Cataluña con la primera recluta que partiere. Púsose Su Excelencia a reír, y viendo mi determinación, dijo a su secretario: Don Fermín, sienta la plaza a este golilleja42 en la compañía de Tovar, que quiere ser soldado, si la sangre no le engaña.

17Hízome entrar en la secretaría, donde el dicho don Fermín me hizo el interrogatorio, preguntándome el nombre, los años de edad (que solos eran diez y siete), el nombre de mis padres, el lugar y el obispado; a que le fui respondiendo con toda sinceridad conforme lo preguntaba. Púsome también las señas de la cara y estatura; y saliendo de allí, di las gracias a Su Excelencia muy contento, porque ya me veía con todo el rey en el cuerpo43. Despidionos el marqués, y marchando a la Cava Baja a dar razón al capitán, metió la mano y me dio dos reales de a ocho de entrada, y los tres reales de vellón del socorro de aquel día, dando orden al mismo tiempo a los demás oficiales me dejasen salir cuando quisiese. Había en la cor- [p. 15] te en este tiempo trece banderas reclutando infantería y algunos estandartes para remontar caballería, siendo la mayor porción a Cataluña, donde amenazaban los franceses.

18El día once de mayo partió para el principado la recluta que se hacía en el mesón de los Huevos44, a cuyo capitán le faltaban algunos soldados para el cumplimiento de su compañía, que se los dio el mío; y entre ellos fue nombrado mi gallego, que lo sintió lo bastante. Para el día diez y nueve, se halló completa la recluta de mi capitán don Juan de Tovar; en cuya mañana nos condujo al aparador de la calle de Alcala para tomar los vestidos militares. Ya nos estaba aguardando el excelentísimo de la Granja, y todo el vestuario a punto, y sin detención ninguna fue llamando a cada uno el secretario con la lista, y se les daba el vestido, que era verde. Llegó mi tanda, y al verme Su Excelencia dijo: Este no sirve, que es muy niño. No me turbé yo por eso; antes, con gran valor, le respondí: Excelentísimo Señor, yo soy a quien Vuecelencia mandó sentar la plaza en su casa el día dos, y si Vuecelencia no gusta, me iré suelto en la compañía; que en llegando a Barzelona seré grande, y allá puede ser me admitan. Denle el vestido, dijo; y yo se lo agradecí. Como las diez serían, cuando en mal formadas filas, con mosquetes en los hombros y con el estruendo de pífanos y cajas, nos condujeron al Real Retiro, a que nos vieran los reyes. Estaba el rey Carlos Segundo en el primer balcón de enfrente, y haciendo las cortesías capitán y alférez, pasamos al segundo patio, al que salieron la reina madre y reinante45, que recibieron [p. 16] las mismas cortesías. Antes de salir del Retiro nos quitaron los mosquetes y nos dieron alpargatas para caminar a pie, pasando a dormir aquella noche en Ballecas46, lugar nombrado por el pan. Por nuestras jornadas militares entramos en Barzelona el día once de junio, en el que ganaron los franceses la plaza del Asseo de Urgel47, en presencia del ejército de España. Hallamos en Barcelona siete reclutas48 de bisoños, que con ellas y la de mi capitán marchó dentro de pocos días un sargento mayor reformado a la plaza de Girona, en la que estaba de gobernador don Carlos de Sucher49, de nación flamenco. Luego ordenaron a mi compañía subiese de guarnición al castillo de Monjuiq50, donde perecíamos de hambre porque no había socorro alguno. Viendo nuestra desdicha y miseria, el gobernador de aquel fuerte mandaba salir de noche algunos de los soldados en compañía de reformados a buscar manzanas para sustentarnos, que cocidas con sal, llenábamos las barrigas. Algunos pelotazos costaron algunas veces las manzanas, y muchas quejas de los paisanos al gobernador de la plaza, quien no lo podía remediar, pues estábamos en necesidad extrema. El día veinte y uno de julio por la mañana se oyeron desde el castillo varios tiros (al parecer de artillería) hacia la banda de Palamós. Diose aviso al gobernador de la plaza, y aún prosiguieron los disparos hasta más del medio día. Al día siguiente se supo cómo eran los franceses en Barzelona que bombeaban; y de allí pasaron a Alicante. Nosotros pasamos la crujía [p. 17] en aquel encantado castillo, hasta que la Divina Providencia en los principios del mes de agosto nos sacó de aquel penoso lugar, enviándonos al ejército; pasamos por Bañolas, Besalú y Castellfullit, temiendo no nos dejasen en aquella lagartera en que había presidio. Incorporámonos con las tropas del ejército en Ripoll51, en donde estaban acampados. Agregaron mi compañía al tercio de los verdes, de quien era su maestro de campo don Juan de Acuña, y sargento mayor don Estevan de Olalla, paisano mío52.

19A las cuatro de la tarde del mismo día arcabucearon dos soldados en el tercio por desertores, y uno en el de don Melchor de Avellaneda, que se hallaba contiguo al mío, dándonos por los ojos, por primera entrada, con tan horrible espectáculo, causando en mí no poco miedo tal tragedia. Y si bien en el discurso de un año me incitaron algunos a desertar, en que no faltaron buenas ocasiones para su ejecución, no obstante se me representaban siempre en la imaginación aquellos cadáveres, resolviéndome más a padecer hambres y otras inclemencias que trae consigo la milicia, que no exponerme a pasar por tan espantoso castigo. A pocos días hizo movimiento el ejército, pasando a las Torres de Ribas y de allí a Planolas53, desde donde salieron los dragones con las mangas avanzadas de los tercios, quienes subieron a la eminencia del Coll de Mayanes54 a reconocer el campo enemigo, que estaba acampado en las cercanías de Puigzerdá55; y así, nuestro ejército se volvió el día siguiente por la mañana a las Torres de Ribas, adonde valía un pan de munición un [p. 18] peso y no se hallaba. Bajando de Planolas a las Torres, hizo alto sobre la marcha el excelentísimo señor duque de Medina Sidonia56 en las márgenes de un pequeño riachuelo, a la sombra de una roca, y sin sentarse, lo vi en las manos un pedazo, y no muy grande, de pan de munición con que Su Excelencia se desayunaba. Pues si un capitán general y virrey de Cataluña comía pan de munición, [al margen: Año 1691] ¿qué mucho, que no se hallara, para los soldados? Hiciéronse las ollas aquel día con forraje, que no faltó, de ruines coles y calabazas nada buenas, pero en fin se llenó el pancho57 como se pudo. Al siguiente día, marchamos camino de Campredon58, y antes de llegar, como cosa de legua y media, dimos con una desesperada montaña que bajaba hasta cerca de la villa; cuando comenzó a descender mi tercio, ya el sol estaba en su ocaso, y se hacía poco a poco de noche. De la vanguardia a la retaguardia del ejército se dio orden sobre la marcha de que todos cargasen las armas con bala y encendiesen dos cabos de cuerda, por entrar la noche y caminar por paraje nada seguro de enemigos; tan presto como se ejecutó la dicha orden, cata, que se entoldaron los cielos, comenzando al mismo tiempo a desgajarse las nubes con truenos espantosos, haciéndolos más horribles por ser entre aquellas montuosas breñas59; el granizo o piedra caía como huevos de gallina, pues hubo algunas que al sargento mayor don Diego Manzano le rompieron la cadenilla de plata del bastón que al brazo llevaba asido, quien no lo halló hasta el día siguiente, que un soldado se lo trajo, con la cadenilla rompida. Se puso tan lóbrego [p. 19] y oscuro que no se veía caminar, sino es cuando venían los relámpagos, que en su duración se caminaba de cuatro a seis pasos. Algunos se guarecieron en unos pozos de nieve60 que estaban en la falda de aquel monte cercanos al camino; muchos (o los más) se quedaron entre las ramas de los innumerables bojes que estaban en las márgenes del camino, y los menos (siendo yo uno de ellos) nos bajamos con bastante trabajo al llano, siguiendo las acémilas, que con sus campanillas nos guiaban; las unas eran de mi tercio, así del maestro de campo, como las de la capilla, y las otras de otros tercios [al margen: Año 1691]. El fuerte huracán61 me llevó el sombrero (suceso que pasó por muchos sin poderlo remediar). Bien se deja considerar cómo llegaríamos de mojados, no hallando forma de enjugar la ropa aquella noche; empapados en agua, aguantamos hasta que fue de día, caminando desalados a los bosques en busca de leña a quien más podía. Después era gusto el ver cómo buscaban los soldados a sus cuerpos, asegurando que no pasamos de treinta los que llegamos a la tienda del maestro de campo de mi tercio aquella noche. Y esta noche la tuvimos de muchas maneras mala, porque las barrigas necesitaban más de comer algo, y no de beber los cuerpos tanto. Tuvimos la fortuna de que el día de la noche toledana62 habían entrado en Campredon los convoyes con pan a farta farta63, valiendo a tres dineros cada uno, porque dieron a cada soldado dos días atrasados que debían. Esto sucede con la abundancia, y la falta; el día antecedente valía un pan de munición un real de a ocho, y este día valía un cuarto. ¡Oh cuánta [p. 20] diferencia de un día solo de por medio! Formose el ejército a la banda del sur de Campredon, hasta que dieron orden de tomar la marcha en camino de Molló64. Atravesamos la villa, y estando en la banda del norte, mandaron fuesen delante los dragones, las mangas avanzadas de los tercios, y los miqueletes65; y al mismo tiempo enviaron las municiones al castillo de Rocabruna66, con [al margen: Marcha. Año 1691] el capitán, don Juan Rodríguez de la Yguera, y cincuenta hombres de mi tercio. Habiendo comenzado a marchar el ejército por entre dos colinas una tarde, vinieron los exploradores con la noticia de que en una loma habían visto de cuatro a seis regimientos de enemigos, noticia que hizo retroceder a los que marchaban, formándonos todos en forma de batalla cerca de la villa de Campredon, menos los tercios, que estaban de sobresaliente, los cuales, en las dos colinas que cogían el camino en medio, se fortificaron con trincheras, trabajando toda la noche sin cesar, y los demás con las armas en la mano esperando al enemigo. ¿Y qué enemigo? Presto lo veremos. Luego que fue de día, se envió a reconocer, y se halló haber sido unos rebaños de cabras, ovejas y carneros, que andaban solicitando su sustento entre aquellos Pirineos, y a los batidores les parecieron regimientos de franceses. Con esta droga volvimos a marchar a Molló, donde estuvimos de tres a cuatro días, mientras se disponía el sitio de Prats de Molló67, que con gran furia fuimos a ejecutar, reventándose doce mulas de la artillería en la subida de una gran montaña (yo las vi y las conté). Plantose el ejército enfrente de la plaza, feneciendo su [p. 21] formación como a las dos de la tarde. ¿Y cuánto duraría? ¡Luego lo veremos concluido! Trajéronse en menos de dos horas pasadas de cinco mil fajinas para los ataques; se promulgaron bandos para el tiempo de asaltar la plaza, se jugó la artillería de la una y [al margen: Año 1691] otra banda, y la que nos hacía algún daño era la que tenían en la torre de la iglesia. Pero nuestros miqueletes y algunos granaderos, que teníamos de italianos, les hacían mucho mal en la villa, desde el pie de su muralla. Al parecer, serían rendidos así villa como castillo en menos de dos días. Pero a la medianoche dieron orden a mi tercio (que estaba de sobresaliente) para que tomase tres días de pan, y marchase. Aunque era de noche y estaba algo oscurilla, bien se conocía que deshacíamos lo andado del día antecedente. Si bien al llegar a una quebrada del monte, nos echaron por una ladera sobre la derecha del camino, casi sin vereda, dando con nuestros cuerpos en la eminencia, como una hora antes de amanecer. Aclarose el día, descubriendo desde allí el castillo de Prats de Molló, la villa y el campo donde el día antes estuvimos formados, sin reconocer hubiese quedado rastro de que tal ejército había estado en el paraje. Descubrimos también, en la banda opuesta a nosotros y el camino, los dos tercios de alemanes que iban descendiendo por una empinada ladera, a incorporarse con mi tercio; y al mismo tiempo venía el grueso del ejército siguiéndonos a nosotros, aunque no les veíamos, por ser el camino entre dos horribles y montuosas montañas, hasta que en la dicha emi- [p. 22] nencia nos incorporamos todos, bajando el ejército a hacer noche junto al pueblo de Molló68. Este fue el sitio de la gran plaza y castillo de Prats de Molló, por el agosto de 91. El cómo, el cuándo y por qué se hizo esta estratagema, a Dios la cuenta darán, tanta [al margen: Año 1691] fue la cólera e inquietud en los soldados que desertaron no pocos, pues solo de mi compañía faltaron nueve en Molló en sola una noche, que fue a la siguiente del sitio. De allí nos pasaron sin entrar en la villa, por junto a Campredon, adonde se pusieron en las bocas calles cuantos muchachos tenía el lugar, gritando a grandes voces Gallinas, gallinas todo el tiempo que tardó en pasar el ejército victorioso. Pasamos a acampar en el llano de San Pau69, y estuvimos ocho días reventándonos las costillas haciendo barracas, deshaciendo y destruyendo bosques, que los hay admirables en el paraje. Después partimos a Olot70, dejando hechas cenizas con voraces llamas las barracas que habíamos hecho, haciendo como el perro del hortelano, que no come ni quiere que coman. A pocos días de estar en Olot, nos dieron un cuarto de paga supernumerario; creo que fue para acallar los soldados, que estaban medio (si no del todo) rabiosos. No puedo dejar de decir que Olot es de los mejores lugares que tiene Cataluña, así por la abundancia de las cosechas de todo género, como de sus hermosas y cristalinas aguas; es lugar de gran comercio y se fabrican muchas y buenas medias de estambre y lana. Tiene los bufadores71, que si los tuviera una corte, sería de grande recreo y diversión; estos bufadores son unos aires muy sutiles [p. 23] (y saludables, especialmente en el verano) que salen de unas peñas continuamente, sin saber de dónde o de qué se originan. Allí se va la gente el verano a tomar el fresco, y los pobres llevan el vino en sus vasijas, y en menos de un cuarto de hora lo tienen frío como si fuese con nieve. No tienen ejemplar que haya hecho mal a ninguno, por sudado y caloroso que llegue a entrar en los dichos bufadores; y con ser continuos aquellos vientos, parece que había de ser aquello húmedo, pero está el suelo tan seco y hecho polvo, que nadie lo imaginara. En el tiempo que estuvimos allí acampados, ahorcaron un hombre que hacía doblones falsos, y con ellos reclutaba miqueletes para Francia; este fue el primero que yo vi en Cataluña, y después vi tantos que perdí la cuenta72. Por los últimos de octubre, se hizo el repartimiento de las guarniciones para el invierno, tocándoles a mi tercio y el de los morados (de quien era maestro de campo don Thomas de los Cobos) la ciudad de Vique73. Azules, colorados y amarillos fueron a Barcelona, y el tercio de Madrid, que era de Abellaneda, a Palamós, en cuyo tercio conocí al gallego que fue conmigo a Madrid. Al segundo día de Vique, nombraron cinco compañías de verdes y morados para ir a invernar en la villa de Tremp74, con alguna caballería que se alojó en los pueblos circunvecinos; pasamos por un lugar, que se llama San Ahuja75, adonde reñimos otro soldado y yo con el patrón que nos dieron, sobre la cena que no nos quiso dar; y fue el primero y último con quien reñí en Cata- [p. 24] luña. Llegamos a Tremp las cinco compañías, dos moradas y tres verdes. Los capitanes de morados fueron don Lorenzo de Spinola y don Christoval Barragan, y de verdes don Francisco Riverte, don Juan Rodríguez de la Yguera y el mío, don Juan de Tobar. Fue por gobernador un sargento mayor catalán llamado don Joseph Boneu, de quien hablaré en otra parte. Alojáronnos [al margen: Año 1691] a todos por las casas de la villa, tocándome a mí y otro soldado sastre (con perdón) de oficio, llamado Andres Díaz, la casa de un confitero, quien tenía su madre con un fiero tabardillo en los últimos extremos de la vida. Asistíanla los frailes capuchinos que tienen en dicha villa, y desde la primera noche nos ofrecimos los dos soldados a velarla, como lo ejecutamos por cuatro noches, hasta que rindió su espíritu al Señor. Quedó el patrón Juan Morera tan agradecido a nosotros que nos miraba como a hijos en adelante, fiándonos la tienda y casa como si nos hubiera tratado muchos años. Fue aquel invierno muy riguroso de fríos y nieves, y el día que no estábamos de guardia, nos quedábamos en casa rompiendo almendras y avellanas. Otros días, pedían licencia los capuchinos para que mi compañero sastre fuese a remendar los ornamentos de su iglesia, y al mismo tiempo la daban para que fuésemos juntos al convento; yo ayudaba misas y le ayudaba a mi sastre, si no a coser, a descoser. Los buenos de mis capuchinos, y en especial el guardián, me dieron fieros asaltos a fin de que me hiciese capuchino; y fueron [p. 25] tales que me tuvieron ya si caigo, o no caigo en la red. Quiso la fortuna que un día, paseando por la huerta con un fraile que sabía las baterías que los otros me daban, me dijo cómo aquella religión era muy austera, y que tenía muchas disciplinas a la semana, con obligación y pena de pecado mortal. Yo le dije que de ninguna suerte quería ser fraile, y el mismo día le dije al guardián y a los demás batidores mi resolución con toda claridad, sin meterme con quien me lo había disuadido, retirándome de no volver al convento, por no exponerme a que me venciesen.

20De la guarnición de Tremp, nombró el gobernador algunos reformados con soldados para subir a la montaña de Gierri y Sort, a fin de impedir el comercio que por allí se tenía con Francia76, mudándolos por semanas para que todos pasasen los rigores de los fríos con la suavidad de algunas presas de ropas que se hacían; las cuales se conducían a Tremp, vendiéndolas a voz de pregones, repartiéndose después entre gobernador y los apresantes. La semana que yo estuve tuvimos la desgracia de que un alférez reformado, echando mano a su fusil para disparar a unas palomas, al dar fuego en la cazoleta, se le reventó el fusil, llevándole el brazo izquierdo, que traído a Tremp se lo acabaron de serrar y curó (gracias a Dios) perfectamente. Aquí pasamos muestra en el invierno, y en ella reformaron mi compañía, agregando los soldados a las dos que había de mi tercio. A mí me tocó en suerte la del capitán don Juan Rodríguez de la Yguera, como también a mi [p. 26] sastre. El capitán y alférez, que eran primos, hicieron pasaje al tercio de don Thomas de los Cobos. Y por este tiempo hubo también reforma de gobernador, viniendo a ejercer aquel oficio el sargento mayor don Francisco Antonio de Salazar; y don Joseph Boneu fue promovido a maestro de campo de la ciudad o Diputación de Barzelona.

21Volviendo a tratar de nuestro patrón Juan Morera, sucedió el que el capitán don Francisco Riverte tuvo su poquilla de envidia de que dos soldados de mala muerte tuviesen tan buen alojamiento. Y de potestad absoluta, se quiso entrar en la casa de nuestro patrón, quien estaba muy gustoso con sus soldados, y nosotros con él. Y así dispusimos el ir a hablar al gobernador Boneu. Y mi capitán no hizo poco por tenernos alegres y contentos. En fin, quien va con la cabeza, siempre sale la suya sana y buena; y quien mal pleito tiene, a voces lo pone. Quedamos como nos estábamos; y el patrón, para dar a entender lo gustoso que estaba con nosotros, lo manifestó cuando llegaron las fiestas de Navidad, haciendo una casaca de un mismo paño para cada uno de nosotros dos, dándose a conocer el amor que nos había cobrado. Viendo esto, gobernador, capitanes y demás oficiales subalternos, siempre que quisimos salir de la plaza nos daban amplia licencia; y cuando estábamos de guardia, aunque saliésemos a media noche de centinela, nos mandaban ir después a la cama. Sintió mucho el patrón cuando por principios de febrero del año de 92 sacaron de Tremp la guarnición para ir al Aseo de Urgel, quien nos dio [p. 27] algunos reales para gastar. Y con esto daré fin al año de 91.

Peregrinaciones del año 1692

22Por los principios de febrero de este año (como dije) salimos de Tremp las cuatro compañías de infantes a dar con el marqués de Priu77 en el lugar o villa de Orgaña78, a las márgenes del río Segre, en donde esperaba tropas para pasar al Aseo de Urgel79. En el ínter que venían de Barcelona, mandó el marqués poner una guardia en el paraje que llaman de los Tres Ponts para impedir el comercio. La primera semana fue mi capitán con su compañía, en cuyo tiempo hicimos en el primero de los tres puentes, a la banda de Orgaña, un fuertecillo de fajinas y terraplén, bastante para defender y ofender en caso de necesidad. Mudaron esta guardia sin ser ya necesario capitán en ella, reduciéndolo a quince hombres con un alférez reformado que les gobernase. La semana de guardia se pasaba mejor que en la casa del patrón, porque de los quince, salían la mitad por las masías a traer lo que era necesario para la bocolica, y de los taberneros que pasaban (con permiso del marqués) a la banda del Aseo, se llenaban las calabazas de vino; y habiendo puesto un derecho por pasar el puente a todos los paisanos80, reservando los de Orgaña, se hacían algunos reales, que al fin de la semana se repartían por iguales partes, haciendo dos para el alférez. Por los fines de marzo se incorporaron en Orgaña como dos mil y quinientos hombres, y [p. 28] entre ellos, como quinientos caballos y dragones. Resolviose el marqués de Priu con esta gente salir de Orgaña el día 10 de abril, tres horas antes del día, pasando horroroso frío por entre aquellas breñas hasta que nos salió el sol81, estando ya en el llano. Hicimos [al margen: Año 1692] como una hora de alto, mientras pasaron a reconocer algunos de los dragones y toda la miqueletalla que gobernaba don Blas de Trinchería. Comenzando nosotros a marchar, oímos que andaban castañeteando las armas cerca del Aseo. Mandó el marqués acelerar un poco la marcha, y al llegar a la Palanca, que es un puente, vino un dragón con la noticia de que solo serían doscientos los soldados franceses y como cuatrocientos miqueletes los que ya en precipitada fuga marchaban camino de Bellver82, y los nuestros miqueletes, que pasaban de tres mil, habían muerto a algunos y les iban picando las espaldas. Con esto ordenó el marqués de Priu al capitán don Francisco Riverte, quien se hallaba comandante, pasase luego con cincuenta hombres a ocupar el castillo del pueblo de Torres, una legua adelante del Aseo; que le ocupó el mismo día sin contradicción ninguna. Entramos nosotros en la ciudad, causándonos grima el ver las ruinas, así de casas como de sus murallas. Acuartelose la gente en casas deshabitadas, y en los conventos de Santo Domingo y San Agustín, y otros en el hospital. El día 15, a las 10 de la noche, mandaron salir algunas mangas por el camino de Orgaña, así de verdes, aunque pocos, como morados y azules, poniendo pena de la vida a quien hablase [p. 29] una palabra en la marcha. Ninguno de los soldados sabíamos para qué fin salíamos tan poca gente. Cuando nos hallamos fuera del llano, al entrar por la estrechura de los tres puentes, nos mandaron hacer alto, hasta que al salir del sol oímos que venían tropas de soldados de la banda de Orgaña. Esperámosles con gran quietud y sosiego, y al darles vista conocimos ser mi tercio de los verdes, que venía de Vique; y para hacerles mayor cuerpo, habíamos salido nosotros (son estratagemas de milicia). Entró el tercio en Urgel y a pocos días salieron [al margen: saqueo en San Julian] cuatrocientos infantes y doscientos dragones a saquear la villa de San Julian en el Vall de Andorra, por haber prestado la obediencia a los franceses. Echámonos sobre la villa dos horas antes del día, en que se pilló de bueno, de mediano y de muy ruin; lo mejor que se halló fueron algunas piezas de buenos lienzos. Un reformado y seis soldados entramos en una tienda ya sin nada, pero nos metimos a una pieza donde estaban temblando los dueños de la casa. Estaba una caja medio abierta y en ella estaba un cenacho casi lleno de realillos de plata franceses y unos envoltorillos que nos pareció ser cosa de valor y salió después maula. Partimos el dinero a puñados, y cada soldado dos envoltorios. Al amanecer, tocaron las cajas a recoger y nos salimos a formar a un verde y grande prado para retirarnos a Urgel. Y era gusto el mirarnos cargados como bestias los unos a los otros; quiénes con fardos de lienzos, y quiénes con agujas y alfileres; quiénes con cintas, y quiénes con fardos de congrio y bacalao seco. Entramos en Urgel, y al deshacer mis envoltorios los hallé que eran naipes franceses, sucediéndoles a los otros lo mismo, [p. 30] quedando burlados con la presa y carga del camino. Comenzose luego a fabricar un fortín de céspedes en Castell Ciudad83, subiéndolos desde el río a costillas de soldados. Feneciose este, y se emprendió hacer la fortaleza que hay hoy, subiéndose la gente a vivir al lugar que después se redujo a ninguna casa. Para que trabajasen los soldados en la obra, nos daban a cada uno un real de plata, además de nuestro pan de munición y el socorrillo ordinario [al margen: Año 1692], y esto que trabajábamos tres horas por la mañana y otras tres por la tarde.

23Estando yo de centinela una tarde a la puerta del gobernador, marqués de Priu, envió el cabo de la guardia un soldado mosquetero a que me mudase. Llegó, entreguele el puesto con todas sus circunstancias, y al querer salir de allí, me dijo el dicho soldado dejase la cuerda que tenía encendida; yo respondí que encendiese la suya, porque yo había de dar cuenta al sargento de la cuerda, como él de la suya. Replicamos un rato los dos, y viendo que se quería salir él con la suya de no querer encender, me incliné al suelo, apagando mi cuerda en la tierra. Al mismo tiempo, enarboló la horquilla que tenía en las manos, descargando el golpe en mi codo izquierdo, que por ser parte tan sensible, caí en tierra sin habla y sin sentidos. Acudió gente, y al ruido salió la señora marquesa, quien me echó agua y yo no sé qué más, hasta que volví en sí; pero arrojé cuanto había comido, quedando el estómago muy estragado. Fuime al cuartel, y me tendí sobre los colchones de ladrillo, sin más ropa que mi casaca verde. Mi sargento se hallaba aquel día en la ciudad; viniendo al cuartel al ponerse el sol, viome acostado y [p. 31] supo la causa, informándose primero de algunos que habían visto y oído las razones que tuvimos los dos sobre el dejar o no la cuerda. Llamó el sargento al soldado, preguntándole que por qué razón había dado a Frutos con la horquilla tan grande golpe. Respondió con desahogo que porque no le había querido dejar allí la cuerda y la había apagado. El sargento enarboló su alabarda, descargando sobre el soldado un fiero garrotazo en las costillas que le hizo caer en tierra. Ya fuese del golpe, o ya porque Dios así lo dispuso, le entró la misma noche al soldado una fiebre horrible, obligando bajarle el día siguiente al hospital de Urgel, en donde a los ocho días rindió su espíritu al Señor. Llamábamosle al dicho soldado por sobrenombre Abril84 y era natural de junto a Palencia en Castilla la Vieja. Dios le tenga en su Santa Gloria. Amén. De repente, un día, mandó (que a la ligera) el marqués de Priu saliésemos con Su Señoría casi toda la gente. Preguntaron dos oficiales que hacia dónde habían de ir, y si tardaríamos en volver para socorrer a los soldados. Y respondió el marqués que si su sombrero lo supiese, lo quemaría al instante. Marchamos por Torres, Pont de Montallá, el Martinet, dando en un pueblo llamado Montallá85, a una legua de la plaza de Bellver, ocupada de franceses. Encerraron todos los soldados en las casas de dicho pueblo, sin pan que comer ni agua que beber, ni licencia para salir a buscarlo por el pueblo. Los franceses de Bellver supieron sin duda que nosotros estábamos cercanos, porque toda la noche estuvieron disparando su artillería, creo [p. 32] sería llamar alguna gente de aquellas montañas, para que los socorriesen. Estuvimos así encerrados sin comer todo el siguiente día, no trayendo los vecinos del pueblo más que agua por no tener otra cosa, y al otro día nos volvimos a Urgel o Castell Ciudad sin haber penetrado los designios del marqués en aquella ida. Mandonos dar luego a dos panes por día, de tres que nos habían faltado, [al margen: Año 1692] y juntamente un refresco de pan, vino y queso, así que llegamos al cuartel. De allí a pocos días volvimos a San Julian con el marqués, pasando por medio de la villa a medianoche sin ser sentidos de los del pueblo (a lo que nos pareció) a dar en una casa de cuatro vientos de donde habían salido, como tres horas antes, soldados y miqueletes de Francia. Apoderámonos de la casa, cerrando sus puertas con leños, y a fuerza de picos abrieron troneras los maestros de Urgel que vinieron con nosotros; saqueose la casa sin licencia al tiempo de la partida, que fue luego a la mañana, llevándose los soldados cuanto en ella hallaron. Yo no llevé más que dos escudillas de estaño, con sus dos cucharas y tenedores de lo mismo (vajilla ordinaria de aquel país). Luego que descendimos de la casa, nos formaron en el verde y amplioso prado de la vez primera, adonde los de la villa nos trajeron un razonable refresco, y al repartirlo uno de los sargentos, sobre haber (como dicen) compadres y comadres, lo vio un capitán del tercio de los azules, llamado don Santiago de la Espada, quien echando mano de la que tenía a su lado, descargó valientes cuchilladas sobre el triste sargento, enseñándole que todos habían sido iguales [p. 33] en el trabajo y así lo habían de ser en el refresco. Retirámonos a Castell Ciudad, pasando por donde fue en otro tiempo el castillo de la Bastida, que está arruinado hoy del todo. Víspera de la Natividad de Nuestra Señora, a siete de septiembre, estábamos de centinela en la nueva muralla, también siete [soldados]. Entramos a las nueve de la noche y poco antes había comenzado a llover. Tuviéronnos seis horas en centinela, en las cuales fue tanta la lluvia que cayó sobre nosotros que salimos hechos unas desdichas de mojados, hallando para nuestro alivio la bóveda de la iglesia toda llena de goteras, sin más ropa de la que teníamos sobre las costillas, mojada. Los siete amanecimos con malignas fiebres y con ellas nos bajaron al hospital de Urgel el día de la Virgen. De los siete, los cuatro se llevó Dios en pocos días y los tres estuvimos para casi expirar de la sobredicha mojadura. Verdad es que en el hospital no había médicos, ni medicinas en forma, ni menos camas para los enfermos, porque solo hicieron unos jergoncillos y estos llenos de paja, sin más sábanas ni frazadas que la casaca de cada uno. En este santo hospital me dieron la primera medicina posterior, con la cual me escaldaron la barriga, y a pique de perder la vida. En resolución, ya que no dejé allí el pellejo, saqué para divertir el tiempo once meses de cuartanas, de que iré hablando a sus tiempos. Cuando ya la obra estuvo adelantada en Castell Ciudad, se fue casi toda la milicia a incorporar con el ejército, quedando solo una manga de cincuenta hombres de los tercios provinciales de verdes, morados, azules, colorados y amarillos, y doscientos dragones. De mi tercio se quedó mi capitán don Juan Rodríguez de la Iguera, y [p. 34] estando Frutos aún en el hospital, a los primeros de noviembre (si bien ya andaba levantado, pero estaban en su rigor las cuartanas) vino a mudar a mi capitán otro de mi tercio llamado don Agustín Rosado Coronel, con cincuenta hombres. Bajó al dicho hospital mi capitán, diciendo que le avisase el que no podía marchar a Barcelona, pero todos a una [al margen: Año 1692] voz, los convalecientes respondieron que querían salir de allí. Y así se puso en ejecución la marcha para Barcelona, dándonos el marqués de Priu dos itinerarios, el uno para el cuerpo de la compañía y el otro para los enclenques. El día que salimos de Urgel llegamos, aunque de noche, a Orgaña, desde donde tomó la compañía su viaje a la mañana siguiente, y el capitán con dos soldados pasaron a Tremp, en busca de alguna ropa que él había dejado cuando de allí salimos. El uno de los dos que llevaba era mi antiguo compañero sastre, Andres Díaz, quien en llegar a Tremp, se la pegó al capitán, desertando. En Orgaña, me dio a mí el itinerario y el dinero para socorrer cada día a diez soldados medio paralíticos, con nombramiento de cabo de dichas huestes. Procuraba en los lugares el que nos diesen alojamiento razonable, como en efecto lo conseguí en todos, y habiendo llegado un sábado por la tarde a la villa de Esparaguera86, seis leguas de Barcelona, nos dieron los jurados el alojamiento a todos en una calle. Amaneció el domingo y fui a recoger mis tropas para que juntos fuésemos a oír misa, y hallé que uno ya había ya salido de casa del patrón. Yo me creí estaría en la iglesia, pero no fue así, porque en el tiempo de la misa ni los otros ni yo le pudimos dar alcance con la vista. Salí de la iglesia hecho un veneno, y por muchas diligencias que hice, hasta hoy no le he vuelto a ver el pelo. Recogí los demás, temiendo de [p. 35] ellos lo mismo, y marchamos a dormir a Molins de Rey87, adonde dije a los jurados que mirasen dónde los alojaban, porque ellos me los habían de entregar por la mañana, y de esta suerte entramos en Barcelona el lunes a mediodía en busca del tercio que estaba de cuartel en el baluarte de Levante. El miércoles siguiente entró mi capitán con su soldado menos, y por estar yo con la cuartana no fui a darle cuenta de mi viaje aquella noche. Por la mañana del jueves vino a ver la compañía, y me dijo a la primera vista: ¡Buena cuenta ha dado usted de su gente, pues dejó que se fuese uno! Respondile prontamente: ¿qué mucho es que a un soldado bisoño de diez que le encomiendan le falte uno, si a un capitán, de dos solos, se le huya el uno? Alegrose con la respuesta, que le pareció ser pronta, pero yo la tenía estudiada, porque el sargento me lo previno desde la noche antecedente. Habiendo llegado de Castilla algunas reclutas a mi tercio, y con ellas crecido en gente, fue preciso el poner dos compañías en la torre de San Juan88 y cuatro en las torres del Portal Nuevo89, y en estas fue la de mi capitán. Pasé aquel invierno con mis señoras de cuartanas, de muy mala calidad, enfureciéndose de tal suerte que el frío era de seis horas, no bastando todos los jergones del cuartel a mitigarlo, entraba la fiebre, pasando siempre de veinte y cuatro horas, dejándome debilitado y sin aliento, por otro día natural. Y así eran dos días malos y uno bueno. Pues para componerlo mejor, no hubo remedio de librarme en todo el invierno de una sola guardia, teniendo los cabos gran cuidado en [p. 36] ver cuándo me entraba el frío para plantarme de centinela, la que no rehusé jamás en ningún tiempo. Bien es verdad, que sin que a mí me dijesen palabra, ponían otro soldado cerca de mí, a fin de que no me acostase en el suelo con la ferocidad de aquel frío, o que no hiciese algún disparate. Algunos días me enviaba el capitán lo que quedaba de su puchero, a quien se lo agradecí en lo que pude, y después lo hacía mejor cuando por el mes de enero de 93 se casó con doña Margarita Dufuset, mujer que fue de un capitán flamenco.

Peregrinaciones del año 1693

24Proseguían mis cuartanas con el mismo rigor, cuando por el mes de marzo le dieron a mi sargento unos molestísimos cursos en la misma torre en que estábamos acuartelados. Lleváronle al santo hospital y en breves días se lo llevó Dios a la vida eterna. Por el mes de abril me entró deseo de comer pimientos encurtidos. Resolvime una mañana, que era día de calentura, de luego que conociese venir el frío, bajarme a una taberna donde los vendían y satisfacer aquel antojo. Asomó el frío como un león, y como un tigre me bajé a la taberna, y con tres dineros de pimientos, que abrasaban, me satisfice, echándome sobre ellos una mitadella90 de buen vino, todo a fin de espantar las cuartanas de mi cuerpo. El frío y fiebre de aquel día fueron para mí los más horribles que había tenido hasta entonces, pues me creí no salir de ella con vida, ella me reventó. Pero gracias al Señor logré [p. 37] con el desesperado medicamento el que no volviese más la señora doña cuartana. Pero (y qué malos suelen ser estos peros) me quedó arraigado en el costado izquierdo un intensísimo dolor que se declaró ser de ijada91, no dejándome casi resollar ni toser cerca de tres meses, en los cuales me aplicaron diversidad de medicamentos, sin hallar en ninguno el menor alivio a mi dolor. Dijo el cirujano mayor del tercio que buscasen un perrillo pelado de los que llaman de China, y me lo aplicasen a la parte dolorida92. Oyolo un cabo de escuadra, y sin decir palabra se fue a una casa donde había visto uno muy donoso, y logró el hurtarlo con tanta fortuna que no fue visto, ni oído, cuando lo trajo al cuartel. Luego que llegó con el triste perro hurtado, me mandó acostar sobre mi pobre jergoncillo, quitose su casaca, y con la mía hizo de las dos, sábana y frazada, poniendo al mismo tiempo el perro en el costado, quien debía de sentir el mucho incendio del dolor, porque por sí mismo se aplicaba sin que yo le tocase. Conociendo yo la eficacia del medicamento perruno, salieron algunos soldados en busca de otros, pero no los hallaron. Tendríalo puesto como cosa de una hora, cuando me lo quitaron. Pero antes de media hora reventó el triste animalejo (¡qué tal debía de ser mi mal!). Para el día siguiente estaba dispuesto el salir la guarnición de Barcelona (como se ejecutó). Pasáronme con otros algo enclenques al baluarte de Levante, adonde me repitió el dolor con la misma furia a los últimos de mayo, queriendo Dios y mi fortuna el que las mujeres de algunos reformados de todo el tercio se vinie- [p. 38] sen a vivir al baluarte en algunos cuartos que antecedentemente estaban ocupados de soldados. Una de estas buenas mujeres quiso hacer conmigo el oficio de madre, ejerciendo su caridad con diferentes unturas, hasta que la dijeron que no había remedio más eficaz para aquel mal como un ladrillo de sal de Cardona. Salió del cuartel en su busca, y a poco rato halló quien se lo prestase. Vino con él muy alegre, calentándolo al fuego cuanto se pudiera [al margen: Año 1693] sufrir, y envuelto en un ruin paño, me lo aplicó al dolor. Conocí grande el alivio; repitiolo aquel día por tres veces, y en la última, que estaba ardiendo el ladrillo, y el paño era pobre y viejo como de soldados, no alcanzó bien a cubrir una esquina del ladrillo, y sin reparar la caritativa mujer me lo aplicó con fervor; pero la esquina descubierta dio en la viva carne con tal vehemencia que lo arrojé a un lado, dejándome señalado el pequeño lugar donde exhaló su furia ardiente para el tiempo futuro, pues aún la llevo. Al día siguiente me hallé (gracias al Señor) bueno del todo y dispuesto para ir en busca y seguimiento del tercio. Por si acaso repetía, me hicieron detener en Barcelona diez o doce días más, y viendo que no volvía, nos salimos con dos reformados, otros soldados y yo, a dar con nuestros cuerpos en Girona, en cuya plaza se había juntado el ejército. Hacían trabajar a los soldados en las fortificaciones de Santa Clara, San Agustín, Santa María, Monjuiq, etc. Siendo ranchero un día, al tiempo de apartar la olla del fuego, se transtornó para un lado, y queriendo con la [p. 39] mano detenerla y defender lo que tenía la olla en su buche, me cayó sobre la mano todo lo líquido y corpulento. Defendí la carne, pero no el caldo, abraseme la mano, levantando furiosas ampollas, que con cebolla picada y lodo hecho con vinagre, a los nueve días estuvo buena. La misma tarde subía mi tercio a trabajar al castillo de Monjuiq. Entró el sargento mayor en el cuartel e hizo que marchasen todos. Propúsele yo mi fatalidad, pero no hubo remedio de quedarme. Subimos al castillo y subió asimismo el excelentísimo virrey duque de Medina Sidonia, quien dio veinte y cinco doblones para refresco a los soldados del tercio.

25Sucedió al entrar en el castillo que el ayudante don Martín de Britos se apeó de su caballo para ir repartiendo la gente en el trabajo. Hallábase montado el capitán don Agustín Rosado Coronel, al tiempo que el caballo suelto del ayudante se enfureció con el del capitán Rosado, quien montado como estaba, hizo apartar al otro la cabeza, pero volviole las ancas, dándole al capitán tan terrible coz en una pierna que se la tronchó por medio, dejándole sin sentidos al mismo tiempo. A toda prisa lo bajaron a la ciudad sobre unas tablas, y lo curaron, aunque le quedó la pierna torcida después. Al mismo tiempo que estábamos todo el ejército fortificando a Girona, tenían los franceses puesto el sitio a la plaza de Rosas, que la gobernaba un caballero catalán, llamado don Pedro Rubí. Hiriéronlo de muerte, y así se entregó la plaza, que si no, no se entregara.

26[p. 40] La misma noche que se rindió Rosas al duque de Noalles93 nos dieron orden para por la mañana ir todo el ejército a socorrerla, y como llegó la noticia de la rendición, se suspendió la marcha, hasta que entró en Girona el tercio de los morados que la defendía; y algunos días antes había entrado don Pedro Rubí malherido, que murió la misma noche de su llegada. Dios le tenga en su Santa [al margen: Año 1693] Gloria. Amén. A pocos días marchamos por Pont Mayor94 a acampar en Curnallá; después pasamos por Bañolas y nos acampamos por muchos días en dos alas95, junto al pueblo de Spunallá96. Por los últimos de septiembre, ya fuese de comer cantidad de frutas, ya fuese de beber mucha agua, o ya de los terribles calores del sol, me dieron unas calenturas, que obligó a mi capitán enviarme al hospital que estaba en Bañolas para los militares. Con dos sangrías y bebidas frescas, mejoré casi del todo, y queriendo volver al ejército, que iba marchando hacia Olot97, le vino orden a un reformado de mi tercio que cuidaba de los soldados de él en el hospital, para que pasase con los enfermos a Girona, y que llevase a Frutos para ayudar a asistirles. Volvimos a dicha plaza, alquilando una casita para el reformado y para mí, desde donde íbamos todos los días a visitar los enfermos, y sirviendo de furriel a los convalecientes, que iban mejorando, trayéndoles a los cuarteles de la plaza de San Pedro su pan y sus seis dineros de socorro. Saliendo un día a divertirnos por las calles otro soldado y yo, pasamos por la estafeta, y me dio ganas de leer la [p. 41] lista. A pocos renglones [me] encontré con Phelipe Frutos, sin discurrir de dónde me podían escribir. Pedí la carta y hallé ser de mi madre, que a ciegas habían escrito porque no sabían de mi persona, ni menos yo les había escrito98. Encontré, entre las otras cláusulas, la de haberse llevado Dios a mi padre por la Cuaresma antecedente; naturalmente, leyendo, se me cayeron las lágrimas al oír la pérdida del padre. Díjome el compañero que por qué lloraba. Respondile que mi padre era muerto, y que lo encomendásemos a Dios. Pasamos a una iglesia y rezamos por su alma, después nos echamos media mitadella para desechar el susto. Después de Todos Santos, estando el ejército en Olot, hicieron el repartimiento de las guarniciones, marchando mi tercio a Barcelona con los azules, colorados y morados y el tercio de Aragon, de quien era maestro de campo el excelentísimo marqués de Aytona99. Por el invierno nos fuimos el reformado y yo a incorporarnos con el tercio en Barcelona, hallándolo acuartelado en el baluarte de Mediodía100.

27Pasóseme por alto en su lugar otro cuento en esta campaña, y aunque aquí no parece el caso, no dejaré de referirlo. Y digo que estando nuestro ejército en Girona y los franceses sobre la plaza de Rosas, y así que la rindieron, se fue la armada de mar a poner sobre Barcelona. Llegó a Girona este aviso, a diez u once de agosto; mandaron prontamente salir cuatro mil infantes y como dos mil caballos para Barcelona. Partimos el día 12 [p. 42] de Girona a dormir aunque cansados, y de noche al pueblo de Vidrieras; de allí pasamos a Pineda el día 13 y a Mataró el día 14101. Allí fue preciso el nombrar un capitán de cada tercio para recoger los cansados, que eran muchos. De mi tercio se quedó mi capitán, y con más de ciento y cincuenta no entró en Barcelona hasta el día 16. La villa de Mataró [al margen: Año 1693] nos sacó a la calle (donde sobre la marcha hicimos alto) un espléndido refresco, con que refucilamos102 las debilitadas barrigas. Partimos de allí como a las once de la noche, y así que pasamos el río Bessós103, nos mandaron descansar en los infinitos arenales de la playa, hasta que fue de día claro, el de la Asunción de Nuestra Señora104, y a tiempo que desde los navíos nos podían bien descubrir. La caballería siguió su marcha por la lengua del mar para que los enemigos les viesen más de cerca, y la infantería con gran sosiego por el camino de Montgat y Badalona105. Entramos en la ciudad a las siete de la mañana, muy cansados, mal comidos y peor dormidos106. Pusieron a mi tercio en el baluarte de Levante y a los demás en otros. Como era día de tan gran festividad, nos fuimos a misa unos cuantos, al monasterio de Mont Serrate, y confieso de mí que estando oyendo misa, y de pies, fue el sueño tan terrible que no me podía despertar. Salímonos de la iglesia, y no pudiendo llegar al cuartel de cansados, nos tendimos junto a unos molinos de viento a dormir hasta que [p. 43] otros soldados nos despertaron. Como a las dos de la tarde se hicieron a la vela los enemigos, poniendo sus proas a Levante. Y a lo que se supo después, fueron a socorrer a Peñarol, que estaba sitiada de nuestras armas, y lo consiguieron los enemigos107. El mismo día de la Asunción dio a toda la gente que había venido de Girona un gran refresco la ciudad de Barcelona, dando a cuatro bueyes a cada tercio, mucho pan y no poco vino, porque desde el muelle se repartían las pipas o botas sin que defraudasen los taberneros. Descansamos algunos días, y por el mismo camino nos restituimos al ejército en cinco días de viaje.

28Ahora proseguiré mi peregrinación dentro de Barcelona, desde que entré en el rigor del invierno con mi reformado. A principios de diciembre, se fue a Madrid mi capitán a dependencias suyas, y me dejó encargado fuese todos los sábados al correo, en busca de carta suya para su mujer y que de mi mala letra la sirviese de secretario, como lo hice con toda legalidad. También me ordenó pasase dos días en la semana en casa del capitán don Diego Davila, en busca del dinero para socorrer la compañía, porque no se quiso fiar del sargento, ni cabos de escuadra, temiendo no lo jugasen; y tenía ya gran confianza de mí, porque siempre huía del juego y procuraba, del dinero que me tocaba en los pagamentos, componerme y andar curioso, estimando más el ir mal remen- [p. 44] dado, que bien roto108. El capitán don Diego Davila me entregaba algunas veces el socorro de una semana, y aunque lo asentaba él en su cuenta, lo ponía yo también en mi mamotreto con su día, mes, etc.109, por lo cual me llamaba don Diego Davila capitán, alférez, sargento y cabo de escuadra de la compañía de don Juan Rodríguez de la Iguera.

29[Al margen: año 1693] Ya dije en otra parte cómo mi sargento mayor don Estevan de Olalla era paisano mío, y por esta circunstancia remitía yo mis cartas en su pliego para mi tío, el cura de Cerezo de Abajo, y las de mi viuda madre. Un día entre otros, que fui a su casa, me puso en las manos un doblón diciendo que me lo remitían de mi casa, y que tenía orden para darme cuanto hubiese menester. Yo se lo agradecí, y le dije que después que sabía hacer botones, no me faltaban cuatro reales en la faltriquera; y que así no me faltaba nada, que yo escribiría no enviasen más dinero. Salí de su casa con el doblón, y al pasar por la calle Ancha, pasaban dos franceses desertores vendiendo dos casacas de paño coloradas; puse la una en precio, y a pocas razones mal entendidas me la dio por tres reales de a ocho, que me sirvió de grande alivio aquel riguroso invierno, pues fue tan cruel que se mantuvo la nieve en las calles de Barcelona por el tiempo de quince días y más. Heláronse muchos ganados en el llano de Urgel, y en Aragon se helaron los olivares hasta las raíces; y con estos inclementes [p. 45] fríos, daremos fin al año de 93.

Peregrinaciones del año 1694

30Entraré en este año con un cuento algo ridículo, sucedido el día 16 de enero, y fue el que por la tarde nos salimos a divertir, a un lugarillo llamado Sans110, tres reformados de mi compañía con sus mujeres, mi sargento y yo. Merendamos un poco de fiambre y una ensalada de berros, y entre las ocho personas dos mitadellas de vino. Los berros, creo que nos hicieron mal a todos, porque todos se quejaron. Yo comí más que ninguno, pero no bebí sino solo un vaso de vino. Salimos de allí ya tarde, y junto a la Cruz Cubierta111, di de improviso con mi cuerpo en el santo suelo, con la cabeza muy encendida, que me parecía abrasarme. Pillaron de mí los dos reformados hasta una hostería que estaba entonces fuera del Portal de San Antonio. Y por ser ya casi de noche, me dejaron allí, recomendado a la hostelera, quien me untó el estómago con no sé yo qué, haciéndome lanzar los berros y dijo que tenían veneno. Dormí mal aquella noche del susto. Y a la mañana, al abrir la Puerta de San Antonio112, no me dejaron los soldados (que eran italianos) entrar por ella, diciéndome que fuese a entrar por la Puerta de la Mar. Íbame hacia el de Santa Madrona113, cuando por San Antonio salió mi sargento en busca de mi persona. Llamome por esta y me dijo cómo todos habían estado indispuestos, atribuyéndolo a los dichos berros. Como era [p. 46] fiesta del gran san Antonio Abad114, nos entramos a oír misa en su iglesia, y al estar en el Evangelio, caí en tierra de un intrépido desmayo. Levantome y sacome medio arrastrando el sargento, a la puerta de la calle, a tiempo que pasaba uno vendiendo el aquavita, y con una poca me fortificó los pulsos [al margen: Año 1694] hasta que llegamos a la calle del Hospital, donde vivía la mujer de mi capitán, quien hizo llamar un médico al instante, y con unos polvos que me dio con caldo acabé de arrojar los berros, quedándome dormido, vestido sobre una cama, despertando sano y bueno; gracias infinitas al Señor.

31A los últimos de febrero se restituyó mi capitán a Barcelona, alegrándose de que yo hubiese dado buena cuenta con el socorro a los soldados de la compañía y de haber asistido a su consorte de secretario sin hacer falta al servicio del rey. Por el mes de abril salimos a campaña, juntándose el ejército en Girona. Allí vinieron a incorporarse los tercios de nuevas levas que en el invierno se hicieron en las Castillas, y allí me envió un capitán llamado don Lorenzo Bustillos, desde la ciudad de Jaén, nombramiento de sargento de su compañía por habérsele muerto el que tenía. Consultelo con mi capitán y con don Estevan de Olalla, que ya se hallaba maestro de campo del tercio nuevo de Cuenca, y así el uno como el otro me lo disuadieron; lo primero, por faltarme tiempo para ejercer la alabarda, siendo preciso dragonearla hasta cumplir los cuatro años; y lo segundo, me dijeron que en el [p. 47] tercio (pues servía en él) me acomodarían a su tiempo. El tercio de Cuenca fue a guarnecer la plaza de Palamos y el ejército salió de Girona por mayo hacia Bascara115. El día 26 por la tarde, y era lunes, nos acampamos en las márgenes del río Ter, cerca [al margen: Río Ter] de Torruellas de Mongri116, y al mismo tiempo se fue formando el ejército de Francia a las márgenes opuestas del mismo río, cogiéndole a este los dos ejércitos en medio. Jugose la artillería de la una y otra banda grande rato, y dijeron cómo el duque de Noalles pidió paso al duque de Escalona117 para pasar a sitiar a Palamós. Si la pidió o no la pidió, por aquella tarde no se la concedió, como lo vimos, porque, como a las cinco, se puso en marcha el enemigo por el camino donde habían venido, y cuando anocheció ya no se veía ninguno, dando vuelta a una colina; encendieron grandes fuegos (a trechos) aquella noche en alguna distancia (al parecer) de nosotros118. Pusieron de nuestra infantería cuatrocientos hombres para defender el paso en el vado que llaman de las Vacas, y viendo que los enemigos se habían retirado, mandó aquella noche su general a la caballería que fuesen a forraje. El enemigo, con la obscuridad, se volvió a formar en el mismo puesto, y nosotros durmiendo, como si no les hubiésemos visto en días del mundo. Una hora antes de amanecer el martes 27, se levantó una terrible y furiosa niebla en las vecindades del río Ter, y con ella se arrojaron los enemigos al desguazo del río por el vado donde estaban los cuatrocientos infantes. Púsose nuestro ejército medio en arma, cogiéndoles de susto los disparos que se oían en el vado. Mandaron [p. 48] viniese luego la caballería, pero no había vuelto de su forraje119. Salieron de la infantería mangas a socorrer los cuatrocientos, pero llegaron cuando ya estaban pasados a cuchillo, sucediéndoles a ellos la misma tragedia sobre la marcha. Los tercios que aquel año llegaron de las levas, viendo que el enemigo entraba despidiendo centellas y fulminando rayos, echaron todos a huir, dejándose [al margen: Año 1694] las armas tendidas en el suelo, como fue el de Valladolid, Sevilla y Jaen y otros, quedando los tercios viejos en forma de batalla, que con la multitud de bien formados franceses, y nosotros desformados, ¡nos destrozaron enteramente! El excelentísimo conde de San Estevan de Gormaz, hijo de nuestro capitán general, tenía la plaza en mi tercio, por cuya ocasión el maestro de campo don Juan de Acuña hizo punto de ser el último en la retirada, aunque por dos veces le ordenaron que lo ejecutase, hasta que sin remedio nos tuvieron circundados por tres partes los enemigos, arrimados a un pequeño bosque; y entonces dijo don Juan de Acuña: ¡Cada uno escape la vida por donde pudiere120! La mayor parte del tercio se metió por el bosque arriba, que era solo lo libre de enemigos, y unos ocho o diez nos arrojamos por medio de un batallón de suizos a pillar una acequia llena de agua, donde al entrar en ella, gritaban los franceses o suizos: ¡Rende Bugre121! Y viendo que no quisimos ninguno, me tiró un tan fuerte sablazo a la cabeza que al ver su furioso descargue la aparté, dando el golpe en el arcabuz, y de soslayo me cogió la punta del sable un rasguño en la mano derecha, rompiéndome la vena, de quien salía sangre como [p. 49] agua poco menos que una fuente. Estando ya en la acequia con el agua sobre la cintura, disparan rabiosos sus carabinas sin hacer mal a ninguno, dejándome yo por las costas el arcabuz adonde me dieron el chinarrazo122. Cuando estuvimos todos fuera de la acequia, y de las garras del gavilán, sin advenir yo en mi herida de la mano, sí solo en libertar la vida, me dijo de los de la cuadrilla, uno: ¡Hombre, mira que te desangras! Coge un poco de lodo y se atajará la sangre. Tomelo con la mano izquierda, y como haciendo oficio de albañil, tapé el agujero con el lodo, y andando sin parar, eché mano de la falda de la camisa, que no era nueva, y la rompí un pedazo para con él cubrir y apretar la herida. A cosa de un cuarto de legua, tomamos el monte a la banda de la marina, y a otro cuarto, dimos con una llanada toda llena de cerezos, adonde muchos de los retirados satisfacían sus barrigas con cerezas, creyéndose sin duda estar libres de los lobos, pero cargaron sobre ellos, y sin haber gota de sangre les hicieron prisioneros. Y es de suponer que había tres días que no solo no comíamos cosa de sustento, pero ni pan habíamos visto en los tres días teniendo Girona a tres leguas123. La misma mañana llegaron antes del día los convoyes del pan, y estando en la refriega mandaron ir a los furrieles por ello, los cuales, antes de cargar, fueron cargados, llevándoselos prisioneros. Muchos fueron los muertos y heridos de nuestra gente excediendo en gran parte los prisioneros, siendo los más los que comían las cerezas. Nosotros éramos ocho, y todos heridos [p. 50], y sin detenernos aunque hambrientos, tomamos una vereda que nos llevó cerca de una ermita que llaman San Miguel, desde donde se descubre el mar por estar en una eminencia124. En esta vereda encontrábamos grandes despojos de los que huían y entre ellos muchas armas de fuego, de las cuales nos proveímos todos. Cerca de la sobredicha ermita, y más cerca de una masía, vimos salir de entre [al margen: Año 1694] unos madroñales una manada de cerdoncillos de leche; dimos sobre ellos a palos con las escopetas, cayendo dos en breve tiempo en la tierra. Emboscámonos con los muertos, y con la una escopeta se sacó fuego, e hicimos una valiente fogata; envasámosles en dos palos con no poco trabajo, por no tener entre los ocho un ruin cuchillo. Con tripas y todo recado se rustieron, pillando cada uno lo que podía con los cinco mandamientos de la mano, sin mirar si estaba crudo o asado. Ellos, por fin, fueron sepultados en nuestras barrigas, y lo cierto es que nos supieron mejor que las guindas que repartían pocas horas antes los suizos y franceses. Entre Pont Mayor y San Lazaro volvimos al Camino Real125, y entre las infinitas cosas perdidas o dejadas hallamos una manga que pesaba muy poco. Cargamos con ella hasta Girona sin reconocerla, y así que entramos en el cuartel, vimos que tenía en su barriga un rico pabellón de damasco encarnado. Descansamos un rato y luego nos salimos a merendar a un bodegón, cuando oímos que pregonaban la manga y ¡daban diez doblones de su hallazgo! Saltamos los seis (porque los dos estaban más heridos que nosotros y no fueron [p. 51] a merendar); dijímosle al pregonero cómo nosotros la habíamos hallado, y él nos dijo que fuésemos con él y la llevásemos a la casa de su dueño. Fuimos y hallamos que era del ingeniero mayor del ejército, a quien llamaban Ambrossín126; faltábale un ojo y así no hizo cosa a derechas. Vionos que éramos seis y dionos a cada uno un doblón, y aunque le replicamos que el pregón decía diez y que nosotros éramos ocho, no hubo remedio de arrancarle un sueldo más. Repartimos los seis entre los ocho, y la misma noche nos curó el cirujano del tercio, haciéndome ver (como dicen) las estrellas cuando me sacaba con las pinzas las arenillas de la herida. Parecía, este día y el siguiente, la plaza de Girona días de Juicio, entrando sin cesar muchísimos heridos, y quien más lástima me causó fue el capitán don Juan Ruyz de Escobar, quien se hallaba prioste de la capilla de mi tercio, y por defenderla con su compañía los degollaron a todos, dejándole tendido por muerto al capitán en la tierra; y quiso Dios que a pocas horas lo recogiesen unos paisanos, trayéndolo desnudo a Girona sobre un simple jumentillo, y al día siguiente se lo llevó Dios, estando su cuerpo hecho una criba de heridas. No refiero más desgracias porque bastan. Luego pasaron los franceses a sitiar a Palamós, y nosotros, con gran sosiego, no paramos hasta el Plano de Barcelona. Rindieron a Palamós en trece días, por haberles caído una bomba en el aljibe o cisterna, y no tener agua que beber. De Palamós marcharon a Girona, y en breves días la ganaron, o por mejor decir se la dieron; salió la guarnición con los pactos de no tomar las armas en toda la campaña, y así mar- [p. 52] charon por los Pirineos a Lerida, Tortossa y Tarragona, volteando casi el principado. De Girona se vino luego Monsieur de Noalles a la pequeña pero algo fuerte plaza de Stalriq, lugar del excelentísimo marqués de Aytona, y siete leguas solas de Barcelona127, y en breve tiempo la rindieron. Sin duda que el duque de Noalles tenía compasión de nosotros, porque si pasa a Barcelona, creo se la llevara, sin sangre [al margen: Año 1694] de treinta hombres. Y si de allí quisiera pasar a Madrid, ninguno se lo habría estorbado, según estábamos de amedrentados desde la mañana del río Ter. Contentose con volver la grupa por la Plana de Vique128, a poner de retirada el sitio a Castellfullit, y como si fuera una masmarria129, se la mamaron130, luego que a ella llegaron. Perdiéronse las sobredichas cuatro plazas en esta campaña; y lo que se perdió la mañana del martes 27 de mayo equivalía a otras cuatro. Nuestro derrotado ejército se entretenía en hacer trincheras, entre Moncada y Sant Andreu131; quizás temiendo quels Penxiats132 no resucitasen y nos pareciesen franceses. Estando en este paraje acampados, sucedió el que en un lugar llamado Masquefa133, seis leguas de Barcelona, dieron la muerte a un correo, quitándoles nueve mil doblones que de Madrid remitían al ejército. Nombraron al general de batalla134 don Miguel Gasco, con cuatrocientos infantes y algunos caballos, para buscar los ladrones; de mi compañía fuimos señalados cuatro, con el capitán don Francisco Pereyra, quien llevaba en todos cincuenta soldados; al llegar a Molins de Rey, tuvimos aviso cómo se habían guarecido en el castillo de Corbera135. El señor de allí, y su hermano, el padre Francisco Mora, despacharon propio136 al virrey con la [p. 53] noticia, y a lo que vimos le pidieron que, en caso de ir gente armada, no hiciesen daño en el castillo. Llegamos nosotros cuando ya se habían montado, siendo de cuadrilla más de treinta miqueletes. Dio orden don Miguel Gasco a los soldados pegasen fuego al dicho castillo, por haberlos encerrado en su buque, y no haberlos detenido. El padre Mora y su hermano detuvieron la furia con razones, hasta que les vino la respuesta del virrey, y con ella se libertó el castillo de Corbera, pero se tomaron los nombres de casi toda la canalla y de su capitán, vecino del lugar de Masquefa. Marchamos para él, e informándonos de su casa, luego la redujimos a cenizas, que estaba en frente de la plaza. La canallota se fue a Mont Serrate137, y de allí se pasaron a Francia. Pero no pudieron cargar con todos los doblones, porque a la mañana siguiente, antes de marchar nosotros, se apareció acaso en el pueblo un pastorcillo de allí, y dijo a uno de los jurados cómo el día antecedente había visto a los miqueletes (nombrando a algunos) que en un olivar hacían un hoyo en la tierra; avisó el jurado a nuestro jefe de lo que el muchacho decía. Marchamos con él hacia la banda de Esparaguera, y habiendo andado cerca de una legua, enseñó el rapaz el olivar, dando luego con las huellas de la canalla, y a pocos pasos con el nicho, donde se hallaron cuatro mil doblones enterrados en unos costales. Con un soldado de caballo dio de esto aviso don Miguel Gasco al virrey, y de cómo íbamos en seguimiento de ellos. Pasamos a Monistrol y Aulessa138 sin ir a Mont Serrate; y en los dos lugares tuvimos noticia de que habían marchado a Francia [p. 54] y así nos restituimos al ejército en dos días de camino militar.

32A pocos días de llegados me dijo mi capitán si quería ir a asistir a su mujer a Barcelona, por haber enfermado otro soldado que tenía en casa; respondile que de muy buena gana lo haría (¡Oh, nunca lo hubiera hechoǃ). Por el mes de octubre me escribió una carta un amigo, y en la mía venía otra para un oficial que estaba enfermo. Hallábase allí un demonio de mujer, quien luego, sin más conocimiento que aquella primera vista, me pidió la prestase [al margen: Año 1694] un real de a ocho; saquelo de la faltriquera, y se lo di con toda galantería. El cuento fue que caí como un pájaro en la red, y antes que pasasen quince días tenía perdida el alma, el cuerpo y la bolsa. Lleneme de dolores todo el cuerpo en breve tiempo, que no podía moverme. Retirose a cuarteles el ejército, y yo quise retirarme al cuartel de la compañía, pero el capitán no lo quiso consentir, diciendo que mejor lo pasaría en su casa, pues tendría en el invierno más abrigo que en el cuartel y que comería más a gusto; quedeme en fin a sus ruegos, y por el diciembre se volvió, como el año antecedente, a las dependencias a Madrid, dejándome (aunque medio paralítico) con el cargo de escribir a su mujer las cartas. Tuve la fortuna de que los brazos nunca me dolieron, y así escribía de mi mala letra. Con el rigor del frío, me quedé casi baldado, siendo ya forzoso andar por la casa con dos muletas.

33Antes que el ejército se retirase a cuarteles, me dio un sastre de Barcelona una perrilla de cinco meses muy donosa y blanca, a quien puse por nombre Paloma; con alguna ociosidad que tenía, [p. 55] tuve paciencia para enseñarla diferentes habilidades, que las aprendió en menos tiempo de dos meses, con tal arte que no era necesario de hablarla, si solo con las señas hacía cuanto yo quería. Esta perrilla pues, me faltó un día de casa, y por muchas diligencias que hice, no hubo forma de parecer. Pasadas cerca de tres semanas, vi mi perrilla, que por la calle del Hospital venía haciendo grandes fiestas a una señora de manto; estábame a la puerta de mi capitán tomando el sol, y así que la señora emparejó con la puerta, llamé a la Palomilla, quien de un salto me comenzó a hacer muchos agasajos y fiestas. La buena señora me dijo muy resuelta que qué modo era aquel de quitarla la perrilla; respondila con gran paz: Señora, la perra es mía, y de ello toda la gente de la calle serán testigos; y si no, llámela usted, que como ella se vaya, yo la quiero perder. Saltó como un tigre desde la ventana la mujer de mi capitán diciendo: Señora, váyase con Dios, que no ha de llevar lo que no es suyo. Fuese, pero llamando a la perrilla, la que no quiso seguir a su nueva dueña (aunque la miraba). Al siguiente día, pasando yo por la Rambla, se me hizo encontradizo un alférez con ejercicio, a quien llamaban Hermosilla, del tercio de los pardillos, y con aspecto (como el de don Quixote) de todo lo quiero y puedo, me dijo: que cómo con tanta descortesía y desvergüenza había sido atrevido a quitar la perra en medio de la calle a su mujer. Respondile: Señor alférez, me parece que en su tercio los soldados hablan con cortesía y modo, y usted muy al contrario. Enfureciose como un león, diciéndome [p. 56] que si no hubiera tanta gente, me daría dos cuchilladas allí, pero que le siguiese, y a solas me las daría. Acudió a estas razones alguna gente, y al pronunciar que le siguiese, le dije que no era mi puesto igual al suyo. Y en voz algo alta dije a los presentes: Séanme testigos de cómo el señor alférez me ha desafiado. Y dejelo con la palabra en la boca, echando centellas contra mí. Fuime a casa muy colérico, y llorando de rabia por el desafío y no poderlo ejecutar. Preguntome la mujer de mi capitán la causa de mi desconsuelo, y a sus instancias la dije lo que me había pasado con el alférez Hermosilla. Tomó tintero y papel, y me dijo que escribiese lo que me diría. Hícelo así e iba el papel hecho un volcán al sargento mayor don Juan Lopez, que lo era del dicho alférez, y compadre de quien enviaba el papel. Remitiolo con otro soldado, tardando la respuesta largas dos horas, en las cuales, después de grandes reprehensiones que don Juan Lopez dio al alférez, respondió cómo quedaba en el cepo de las Atarazanas139, y que si no bastaba, lo metería en la torre de las Pulgas140. Como quince días estuvo en el cepo pagando el desafío, hasta que su mujer vino a la de mi capitán a pedir perdón y a que lo mandase soltar. Entonces me envió a mí al sargento mayor para que lo soltase, y me hizo referirle todo lo que había pasado. Mandó luego a un ayudante fuese a soltarlo, y que le dijese que Frutos había pedido por él. Otro día lo encontré, y me quiso como dar satisfacción diciendo que la cólera le había cegado cuando me dijo que le siguiese. Después fuimos grandes amigos, pero la Palomilla se quedó conmigo, y en el año que viene la perderemos.

Peregrinaciones del año 1695

34[p. 57] Comenzaré este año con tener ya por virrey y capitán general al excelentísimo marqués de Gastañaga141, quien mudó al excelentísimo duque de Escalona. Luego que asomó la primavera, mejoré algo de los grandes dolores, llenándose mi cuerpo de lo que llaman gala en Vizcaya. Un viernes, por mi desgracia, me hallaba sentado y solo al fuego, en la casa de mi capitán, cuando impensadamente oigo un ruido como de truenos sordos sobre mí. Admireme, y medio confuso, no sabía lo que sería tanto ruido, hasta que cayó por la chimenea un volcán de fuego ardiendo. Salté con mis muletas dando gritos ¡fuego! ¡fuego!, y al bajar unos escalones de piedra, di con mi cuerpo un estupendo porrazo contra una esquina, quedando más baldado que antes estaba. Acudieron los vecinos, y en el tiempo de una hora con poca diferencia lo apagaron, porque se acudió luego, antes que las voraces llamas penetrasen en lo interior de la casa. Por el mes de marzo, supieron los de la Plana de Vique cómo habían salido de Castellfullit 900 hombres, y su gobernador con ellos, con intento de saquear y pegar fuego a los lugares de la Plana de Ambás. Hiciéronse cabos de los catal[an]es Ramón Sala, veguer142 de Vique, y un tal Más de Roda, vasallo del excelentísimo marqués de Aytona. Salieron como trescientos hombres armados de sus chispas y pistolas a dar al grau143 que llaman de Olot, y de allí descubrieron las huestes enemigas, que acababan de saquear el lu- [p. 58] gar de San Esteban de Ambás144. Reconocieron los franceses que había gente en la montaña, y a toda furia se pusieron en precipitada fuga por el camino de Olot. La mitad de los somatenes145 se les adelantaron a cogerles el puente de San Roque, como en efecto lo consiguieron; los demás iban siguiendo a los franceses poco a poco, hasta que los tuvieron [al margen: Año 1695] en el bosque de Mala Tosquera, y allí les comenzaron a cargar con tan lindo aire que los desbarataron casi del todo, porque los que tomaron el puente fueron víctimas de los que les estaban previniendo el almuerzo. Quedaron entre bosque y puente como cuatrocientos muertos, y los quinientos se les escaparon de las uñas, pero les picaron tan fuertemente que en la distancia de poco más de media legua y en las mismas calles de Olot quedaron como cien cadáveres tendidos por aquellos suelos. Viéndose apretado el gobernador (hereje) de Castellfullit, con aquellos que le seguían, hizo lo que hacen los perros cuando entran en la iglesia, que hallando abierta la del convento del Carmen, se embocaron todos dentro fortificándose en ella como unos desesperados. Batiéronlos sin artillería, y aunque con no poco trabajo, les hicieron a todos prisioneros. Dejáronse mal herido al señor hereje gobernador en Olot, y en breve tiempo fue a hacer compañía a las almas de Lutero y de Calvino. Yo creo que ninguno de los novecientos llevó la noticia a Castellfullit, porque luego marcharon con los prisioneros a Barcelona y yo conté pasados de 390. Aunque yo no me hallé en este destrozo, lo he querido poner aquí, porque [p. 59] los vi entrar por la Rambla hasta las atarazanas. Pocos días después, ya por mis dolores, ya por el gran porrazo que dije cuando el incendio de la chimenea, sin consentimiento de la señora, mujer de mi capitán, me fui al hospital del Rey, que estaba en el convento de Jesus, extramuros de la plaza, en busca de algún alivio a mis males. En el claustro estaban los prisioneros heridos con sus camas, y entre ellos había muchos que profesaban la secta o ley de su gobernador, a quienes los practicantes146 del hospital pusieron sobre la cabeza de cada un hereje una figura pintada, a manera de la peana de san Miguel147, a fin de que los católicos no comunicasen con tan buena gente. Víspera de la Anunciación de Nuestra Señora148, entró mi capitán en Barcelona, de vuelta de la corte, y preguntando por mí, le dijeron dónde estaba. Yo no sabía palabra de su llegada, hasta que como a las cuatro de la tarde entró por la pieza donde se hallaban algunos reformados, preguntándoles por Frutos, y luego que me vio dijo: ¡Picarón! Levántate y vete a casa, que por vida de san Cristóbal te cogeré de una pierna y te llevaré arrastrando. Trajéronme la ropa, vestime y nos fuimos juntos a casa, e hizo venir médico a visitarme, y habiendo dicho este que necesitaba de otros medicamentos que no había en Barcelona, llamó no obstante al doctor Fita, protomédico del ejército, quien respondió lo mismo que el otro, y que sería forzoso el pasar a Zaragoza a curarme. Por el mes de mayo hice hablar a mi [p. 60] maestro de campo (que ya lo era mi paisano don Estevan de Olalla) para que con su permiso intentase sacar licencia del capitán general. Diómele, y en pocas y rústicas razones formé un memorial para el excelentísimo marqués de Gastañaga, virrey entonces. Presentéselo un día de audiencia, y al hablarle me turbé; salime, y al día siguiente [al margen: Año 1695] salió decretado: que informe el protomédico. Informó muy a mi favor, y volvíselo a presentar, sin turbarme ya. Salió el decreto: que informe el maestro de campo. Hízolo como paisano, y tercera vez volví a darle el memorial; y salió decretado: que por falta de soldados en el ejército, no ha lugar. Salí este día de palacio muy desconsolado, y en la calle, saliendo de la parroquia de Santa María del Mar, me encontré con mi maestro de campo, mi capitán, y otros. Llamome y preguntó si había salido la licencia. Respondile con el mismo memorial, poniéndolo en sus manos. Leyó el decreto, y me dijo que aquello corría por su cuenta, que yo no me cuidase de nada. Metiose el memorial en el bolsillo, y a los tres días me envió a llamar, dándome la licencia despachada ya por todos los tribunales de veeduría, contaduría y proveeduría y un doblón para el camino; dile las gracias y salime muy contento en casa de mi capitán149.

35Hallábase mi sargento con los mismos y aún mayores males que mi persona, y en la misma pretensión de licencia para Zaragoza. Consiguiola a los últimos de mayo, y a mediado junio nos partimos los dos juntos de Barcelona, llevando para que nos [p. 61] sirviese de diversión en el camino la perrilla Paloma, que le costó al otro quince días de prisión. Al día siguiente me encomendé a la Virgen de Mont Serrate desde el camino, y la pedimos nos diese salud para visitarla en la Angélica Capilla del Pilar. Desde entonces fui hallando mejoría cada instante de mis males, pues cuando entramos en Zaragoza no me dolía cosa ninguna, si bien la gala vizcaína proseguía con su oficio. La primera entrada fue a visitar la Santísima Virgen del Pilar, en cuyas manos me puse con todo el corazón. Tenía mi sargento un tío suyo, junto a la parroquia de San Blas, y así nos fuimos a su casa, dándonos un aposento con dos razonables camas, sin consentir el guapo aragonés que yo me fuese a otra parte. Ocho días estuve en Zaragoza, en los cuales visitaba a mi patrona y abogada por las mañanas a misa, y por las tardes a rezarla. Pasando una tarde al anochecer por la puerta que llaman de Toledo, atravesaba un coche, a tiempo que un pobre impedido con dos muletas en sus manos venía de vuelta encontrada, y diciendo a gritos al cochero que parara, quien, o no lo oyó, o no quiso entenderlo, le dio con la lanza150 en el pecho tan gran golpe, dejándole tendido y cadáver, sin que pudiese recibir la santa extremaunción. Viendo nosotros aquella desgracia, nos retiramos luego a nuestra posada, y se lo contamos al tío y a la tía. [p. 62] Tenía también mi sargento un pariente religioso jerónimo en el convento de Santa Engracia; y pasando los dos una tarde a visitarlo, al tiempo de entrar, se nos quedó (por descuido a la puerta) la perrilla de las habilidades, sin echarla [de] menos en todo el tiempo que el santo religioso nos anduvo enseñando lo mucho que hay que admirar y ver en aquel sagrario de los [al margen: Año 1695] innumerables mártires151, convento y huerta; y para verlo todo, remató con llevarnos a la bodega, haciéndonos probar cantidad de diferentes y ricos vinos. Al salir de allí, nos hallamos sin la perrilla, y aunque se hicieron muchas diligencias en buscarla, hasta hoy no ha parecido para mí.

36Como me hallaba mejorado de mis males (creo que por la intercesión de la Virgen del Pilar), traté de pasar a la patria152, por ser la licencia amplia y sin término, caminando por Daroca153, en donde me detuve tres días. El día que entré en Longares154 me iba abrasando de sed; llegué a una puerta, pidiendo por Dios un poco de agua. Salió una buena vieja diciendo que agua no tenía, pero que me aguardase un poco, y me trajo un valiente cazuelo de leche en un instante; díjome también que descansase un rato a la sombra, y pasada como hora y media, me sacó muy bien que comer y buen vino que beber. Agradecilo como era justo, y marché mi camino adelante, pasando después por la ciudad de Siguenza, villa de Atienza y Riaza, y aquí, por ser [p. 63] día de mercado o feria, encontré paisanos y parientes155. Llevome un cuñado a hacer noche a Zerezo Arriba, de Riaza legua y media, y una corta de Zerezo Abajo156, donde estaba por cura un hermano de mi madre, quien supo la misma noche mi ida a su casa, pero el cuñado no me consintió el pasar hasta la mañana siguiente. Salime solo y vestido con mi casaca verde a tiempo que los de Zerezo Abajo salían en busca de unos ladrones, que cerca del lugar el día antecedente habían hecho un robo en el Camino Real; y como ninguno, si no es mi tío, sabía de mí, ni menos me conocían, luego que vieron soldado y con casaca verde, embistió todo el pueblo sobre mí, creyendo haber hallado a quien buscaban. Preguntome el alcalde a dónde iba, de dónde venía y cómo me llamaba, etc. Respondile a todo sin decirle verdad ninguna: Pues vaya preso, dijo el de la vara. Quisieron llevarme amarrado, y dije entonces: ¡Por mis pies iré preso, pero amarrado de ninguna suerte! Porque entre toda una villa no se les escapará un simple soldado, enfermo y lleno de sarna. Marchamos en tropa como un cuarto de legua, hasta que [nos] encontramos con un tío mío, a quien conocí al instante, y le hice señas que no se diese por entendido, pero el buen tío se creyó recibir de aquello algún agravio, y me habló, abrazando, como si me llevaran al suplicio. Díjele que por qué no callaba hasta entrar en el pueblo, y sería el cuento más alegre entonces. Quedáronse los po- [p. 64] bres de mis payos como espantados y avergonzados con el lance, y yo riéndome de ellos. Llegué luego al lugar, y después de besada la mano a mi tío el cura, me preguntó que a qué se volvía la gente del lugar conmigo. Díjele lo que había pasado, y lo celebró por muchos días, dándoles vaya a los del pueblo, y en particular al señor don alcalde, cuñado suyo, y hermano de mi madre157, admirándose [al margen: Año 1695] de que siquiera por la cara no me conociese. Regalome bien por ocho días, en cuyo tiempo hizo avisar a mi madre cómo iría luego a verla. Pasé luego a Cantalejo, mi patria; hallé buena la parentela, y a pocos días, con solas tres unturas se quitó la gala, que muchos días había me hacía tocar la vihuela sin ser músico. Por el invierno tuve intentos y buenas ganas de volver cuanto antes al ejercicio de la milicia, que me agradaba158, pero fueron tantas las instancias de mi viuda madre a que me quedase y no volviese a ser soldado, que hube de ceder a sus ruegos. Púseme al oficio de tejedor de lienzos con un sacristán de la villa, con intento de serlo yo también, y así comencé a estudiar en el arte de canto llano, cuando casi de repente intentó mi madre de casarse con otro viudo, y yo que lo vi ejecutado lo sentí en extremo, y la dije, antes de su ejecución, que si se casaba, al instante me volvía a Cataluña. Casose, y al mismo tiempo supe cómo había llegado a Segobia don Agustín Rosado Coronel, capitán de mi tercio, en busca de [p. 65] unas levas que en forma de diezmo sacaron de los pueblos para que pasaran a servir a Cataluña, etc.

Peregrinaciones del año 1696

37Luego que el capitán Rosado entró en Segobia, pidió aquella ciudad a Cantalejo dos soldados, y con secreto, prendió dos mancebos el corregidor, poniéndoles en la cárcel, a fin de que ellos habían de ir a servir al rey: el uno era primo mío, y no gustaba (decía él) de ir a la guerra. Fuime luego al corregidor diciéndole que primero habían de ir sus hijos que ningún pariente mío, si no es que por su voluntad quisieran ir; que yo había servido al rey, y que quería servirle, y así, que pasaran primero en suertes todos los del lugar antes que los míos. Hablele con humos de soldado y el buen hombre tuvo su poco de miedo, soltando a los dos al momento, y discurrieron el buscar con dinero (dos zaramullos) que se sacó de los vecinos. Al día siguiente de este cuento fue fiesta, y al salir de la misa mayor, estando todo el lugar a la puerta de la iglesia, dije en voz que me oyesen: Si algún mozo hubiere en el lugar que quiera por su gusto servir al rey, yo le enseñaré el camino y lo llevaré conmigo. Supo mi madre lo que yo había dicho, viniendo exhalada a saber de mí, si me quería volver a Cataluña, y con toda resolución la respondí que no quería vivir entre aquellos payos, y que después de su casa- [p. 66] miento había tomado de veras aquella resolución, y que en el servicio al rey buscaría mi fortuna; que Dios me asistiría. Púsose a llorar, y yo como un acero insistí con mis deseos marciales. Empeñó a mi tío cura y a otros íntimos amigos para disuadirme, pero no les daba más respuesta que el decir: Si mi madre [al margen: Año 1696] no me ablanda, ningún otro lo conseguirá.

38A mediado enero, estando un día litigando sobre la ida, se hallaban algunos vecinos presentes, y entre ellos el escribano de la villa, a quienes dije fuesen testigos de no querer cosa de lo que me tocaba de mi padre (que esté en Gloria), y que ellos se cuidasen de ello, porque yo no había de volver a Cantalejo si no es con cajas y trompetas. Hallábase en Sepulveda159 un caballero que servía en mi tercio y había venido a ver a sus padres con el capitán Rosado. Pasé a verles y a decir cómo, cuando ellos se fuesen, quería irme en su compañía. Y luego dispuse mi jornada, sin que de Cantalejo me siguiese si no es uno, que después de tres años cogió las que llaman de Villadiego, y desertando se volvió a la patria. El día de san Blas por la mañana fueron los llantos de mi madre y parientes muy atroces, y Frutos como un mármol en sus trece. Fuime en casa de un amigo sacerdote, y le dije me fuese a decir misa, y después de oída, almorzamos juntos un ajo de bacalao (porque era viernes) y luego tomé el jarpillo160 y la media manta, dando con mi [p. 67] cuerpo en casa de mi tío el cura de Zerezo, quien me regaló con algunos reales al despedirme. De allí me fui a Sepulveda a saber cuándo marcharía don Clemente del Yerro a Segobia, y [me] encontré con un alférez amigo llamado Pedro Mellado, que estaba para partir a dicha ciudad, porque a don Clemente no le dejó su madre doña Juliana. Salimos el alférez y yo para Segobia a los principios de marzo; él iba a mula y Frutos sobre el caballo de san Francisco161, y aunque son nueve las leguas, nos las mamamos aquel día162. Aconsejome el capitán llevara plaza desde allí, para ayuda de costa hasta Barcelona, y así me fui al corregidor don Manuel de la Moneda, a quien puse en sus manos la licencia del marqués de Gastañaga, y que me quería restituir a Cataluña con alguna plaza y que Su Señoría sirviera de dármela. Pareciole bien la propuesta, dándome el sí desde luego. Dispúsose la marcha para el día del patriarca san Joseph a 19 de marzo, y el capitán don Agustín Rosado nos encargó a otro y a mí la incumbencia de cuidar de los bagajes para las cargas de camisas, espadas y algunos vestidos sueltos. La primera noche la tuvimos en un pueblo muy pequeño llamado Santo Domingo de Piron163, y a la mañana amaneció el suelo con más de una tercia de nieve, llegando con ella a la villa de Pedraza164 (estado del condestable de Castilla). Hallábase alcalde por los caballeros hidalgos mi amigo antiguo don Manuel [p. 68] de Grijalva, quien estaba empeñado en rescatar por el dinero un hijo de un arrendador suyo. Luego que me conoció, me dijo que el capitán y yo habíamos de pasar aquella noche en su casa; ofreciósela y admitió. Y luego que los soldados se encerraron en el castillo y estábamos sosegados, me propuso Grijalva su empeño, y que daría cincuenta pesos. Respondiole que si yo no lo conseguía del capitán, [al margen: Año 1696] no se lo concedería a ninguno. Fuímonos todos a su casa, y cuando el capitán estuvo solo en su cuarto, entré yo a proponerle lo de los cincuenta, y aunque estuvo un rato remiso, por último le convencí, suplicándome se hiciese con silencio, y que nadie lo supiese. Subí arriba y se lo dije a Grijalva, quien al prompto me puso en las manos doce doblones y medio para el capitán, y este me dio un papelito como a las nueve de la noche para el alférez Mellado, que estaba con los soldados en el castillo; que leído el billete, entró dentro y me sacó fuera mi soldado. Llevelo a casa quitándole los atavíos militares, y poniéndole los de payo, se lo entregué al señor alcalde, quedando muy agradecido. Regalonos estupendamente aquella noche, y por la mañana. Y viendo que yo no le había querido tomar ningún dinero, se valió para ello de la señora doña María Montoya, su mujer, quien me quería en extremo desde muchachuelo, y a sus instancias y ruegos la recibí tres doblones. Al día siguiente fuimos a Duraton165 a dormir, y allí vino mi tío el cura a despedirse de mí, quien me socorrió con otros pocos de reales. [p. 69] Salimos camino de la villa de Ayllon, adonde por sospechas tenían presos a dos viandantes. Dijeron los alcaldes al capitán si se los quería llevar a servir al rey, y como le faltaba ya uno, los admitió desde luego, quienes muy contentos llegaron a Barcelona convoyados de las demás tropas, siendo en todos ciento y veinte.

39Una jornada antes de llegar a la villa de Agreda, nos amaneció una mañana nevando terriblemente. Salimos el otro y yo con los bagajes cargados a subir un puertecillo, donde los ventisqueros de la nieve intentaron sepultarnos con sus furias; pasámosle como Dios fue servido, cayendo y levantando, y luego que estuvimos en el llano, como una legua de Agreda, [nos] encontramos con un riachuelo de bastante agua. Fueron pasando las cargas, y a la penúltima mula, cargada con dos cajones de camisas, la dio el regustazo de tropezar y caer en medio de las corrientes; a quien vestidos y calzados nos arrojamos todos a favorecer bestia y camisas, que en breve espacio salió todo sobre la nieve blanca, y hechos unas miserias de mojados, cual se deja ponderar. Pasada esta aventura, entramos en Agreda, dándonos los reverendos alcaldes por posada el mesón que llamaban del Zurdo. De[s]cargáronse los cajones y se subieron a una sala grande que tenía dos alcobas y un aposento aparte. Comimos mi compañero y yo mejor que don Quixote y su Sancho en todas sus andanzas; y aunque serían como las cuatro de la tarde, nos acostamos los dos en una cama, para desde allí esperar el capitán con sus bisoñas huestes, que no llega- [p. 70] ron ni aquel día ni el siguiente, impidiéndoles la mucha nieve que en el puertecillo había caído el pasar adelante. Nosotros, a costo de cuatro pares de reales (que no faltaban), nos regalamos admirablemente hasta que vinieron las tropas, deseosas de buen mantenimiento, quienes descansaron también otros dos días. La misma noche que llegó el capitán a la posada, y tenía su cama en la [al margen: Año 1696] segunda alcoba (suponiendo que la primera la ocupábamos nosotros), entraron al mismo tiempo dos religiosos benitos, dándoles por albergue el aposento. Estos religiosos pasaban a Navarra, con porción de alhajas que traían de Cadiz y Sevilla, habiéndoselas remitido de Indias166. Metieron sus baúles en el aposento, y dentro de una hora se dejaron venir seis ladrones con el apellido de guardas; abriéronlos, y con cuenta y sin rastro de razón, cargaron con gran cantidad de perlas, oro labrado y acuñado, y otras cosas de valor, dándolo por contrabando. El capitán no pudo hacer otra cosa con los guardas, que hacer les dejasen algún dinero a los religiosos; y entre la mucha gente, y no menos ruidosa, mi compañero y yo les pillamos (sin que lo advirtiesen) uno de los cuatro baúles, metiéndolo debajo de nuestra cama. Fuéronse los esbirros, dejando muy desconsolados a los tristes monjes, y entonces el capitán les dijo que supuesto traían aquellas riquezas, que por qué no se las habían entregado para guardarlas, y si necesario fuese se las entraría en Aragon, y que viesen lo que corría peligro del baúl que los dos habíamos guardado; al oír guardado se les volvió la mitad del [p. 71] alma al cuerpo, por haberse creído que los guardas se lo habían llevado. Sacámosle y lo abrieron, entregándole al capitán las más de sus tripas metidas en una maleta y carta para que en la ciudad de Borja167 se entregase a un amigo de los monjes, que se ejecutó al pasar nosotros por ella. El día que salimos aún se quedaban los religiosos en Agreda litigando sus alhajas (tarde piache168). Si ellos, como les dijo el capitán, hubieran entregado los baúles a los soldados, no lo habrían perdido, pero nadie se fía de tan buena gente. Dos jornadas de soldados, y una del que no lo es, pasada la sobredicha ciudad de Borja (que no me acuerdo el nombre del lugar), se incorporó con nosotros don Clemente del Yerro, que desde Sepulveda se fue por Soria y Tarazona a ver unos parientes suyos en compañía de don Antonio de Alguibar, de Segobia natural. A estos dos caballeros les regalaron en Soria con dos valientes perros de presa, y al apearse el capitán de su castaño andaluz, se quedó suelto el bruto, quien con un mulo trabó luego su pendencia (aunque breve, pero no tanto), que embistiendo el uno de los mastines con el caballo, le hizo presa de una pierna, partiéndosela como una castaña. Aquí hizo falta don Quixote para deshacer este tuerto tan impensado. Don Clemente quiso matar los perros, y pagar el caballo al capitán, pero este no consintió en lo uno ni en lo otro.

40A pocos días de camino, saliendo de un lugar que llaman Muel169, hallaron que vendían un rocinante no malo, y en poco precio lo compraron. [p. 72] Desde Muel a otro pueblo llamado Quinto170 (que está en la margen del río Ebro) alquilaron los soldados diferentes carros para hacer aquella jornada, y en cuenta de bagajes nos dieron dos para los cajones. Frutos iba en el uno, cuando a la mitad del camino se volcó el carro sobre mí, y del porrazo se desencajó el brazo derecho por el hombro. El dolor era insoportable, hasta que llegados a Quinto, fue luego un jurado en busca de una vieja que entendía de la materia. Vino y viome, y luego dijo que fuésemos a su casa para curarme. Dijo también que fuesen dos hombres de buenas fuerzas para tenerme. Tenía puesto mi buena vieja un andamio de tablones, en el cual me hizo colgar como a un ahorcado, desnudo de medio cuerpo arriba. Lavome primero con un cocimiento de vino todo el hombro, pasando después a jugar de manos con mi dolorido brazo, que me hacía perder los estribos con impacientes suspiros. Volvió el hueso a su lugar, y con una bizma asnal de pez griega y común, huevos y otros ingredientes, todo extendido en un recado de estopa, me la plantó y amarró ligeramente, antes de descolgarme de aquella fantástica horca. Desataron los cordeles, bajándome poco a poco. Y en la misma casa de la curandera me hicieron cama por mandado de los señores jurados para aquella noche. Dormí admirablemente, porque ya no tenía dolor intenso, y por estar molido de estar una hora pendiente de los torcidos cordeles de aquel potro. Al día siguiente me fui andando hasta la barca y des- [p. 73] pués de pasada, me montaron en un asno, pareciendo en el jumento a los que dan doscientos [azotes] por las calles. Aquí de mi reparo, que el día antecedente estuve ahorcado y ¡al siguiente parecía azotado!, ni Fernan Mendez Pinto171 tuvo en tan breve tiempo tantas aventuras como yo. Por nuestras jornadas militares entramos en Barcelona, último día de Pascua de Resurrección, habiendo pasado la Santa Cuarentena comiendo carne desde que salimos de Segobia. A los quince días de la primera cura, me quité la corbata en que llevaba asido el brazo doliente, por haber hallado en mí mucha mejoría; pero la bizma se mantuvo hasta que por sí misma se despegó, como la buena vieja lo había ordenado. El capitán don Agustín Rosado (a quien debí mucho en la asistencia de mi brazo por el viaje) me pidió aclarase mi plaza en su compañía, y aunque debía mucho más a don Juan Rodríguez de la Yguera, mi capitán antiguo, Rosado me venció y así, a los primeros días de entrados en Barcelona, con un simple memorial, presenté mi licencia al virrey marqués de Gastañaga para que mandase aclarar la plaza en la compañía de don Agustín Rosado, quien luego decretó se pusiese en ejecución, como se hizo el mismo día por los tribunales de veeduría, contaduría y proveeduría. Sintiolo mucho don Juan Rodríguez, pero le consoló el maestro de campo Olalla dándole de las levas más soldados que a los otros capitanes del tercio, si bien a mí me parecía ser casi una misma cosa, supuesto no salir del [p. 74] tercio. Paréceme poner en breve, aunque no lo vi, lo que sucedió en la campaña antecedente de 95. Vinieron las armadas de Inglaterra y Olanda a poner sitio por mar a la plaza de Palamós, ocupada de franceses, y el marqués de Gastañaga con su ejército por tierra, no lo pudieron conseguir, porque según se dijo pidió el marqués cuatro mil hombres a la armada de mar y no se los quisieron conceder. Dejaron a Palamós y el ejército volvió [al margen: Año 1696] a Stalriq; que si bien costó lo bastante, por último desalojaron de aquel padrastro a los franceses, pasando nuestras tropas a demoler sus fortificaciones.

41Prosiguiendo mi peregrinación, digo que el día dos de mayo salimos los tercios que había en Barcelona para campaña. Alojaron a mi tercio en un pueblo cerca de Stalriq, y los demás en los lugares circunvecinos desde Sanseloní a Arbusias172, hasta que incorporadas todas las tropas, pasamos a formar campo desde el mismo Stalriq, tirando a lo largo hacia el lesnordeste, en distancia de más de legua y media, en cuyo distrito (a fuerza de nuestros brazos) se hizo un elegante cordón de céspedes y tierra, con su buen foso, estacadas y baluartes. Antes de fenecerlo, salió el príncipe Darmenstad173 con sus alemanes a acamparse en el llano de Massanet174, a fin de que del ejército tuviesen guardadas las espaldas los forrajeadores, que iban e íbamos dos veces a la semana. Una mañana habíamos salido cincuenta hombres armados de mi tercio a buscar fajinas con el capitán don Carlos de Lazcano, y estándolas haciendo con las bayone- [p. 75] tas, oímos muchos tiros de fusiles en un valle cerca de nosotros, y más cerca del cordón, cuando de repente vimos un trozo de caballería nuestro metido entre dos de los enemigos. Dejamos las fajinas, bajando a la ladera del monte, desde donde hicimos fuego a los enemigos, con otras mangas que se nos agregaron, dando tiempo para que el príncipe retirase su gente, por ser el intento de los franceses cortar el paso, pero fueron cortados en breve tiempo; y aún se creyeron avanzar al cordón, pues llegaron a tiro de cañón, a tiempo que salió alguna de nuestra caballería a rechazarles, y nosotros, que ya les cogíamos las espaldas, dando sobre ellos, dejando aquellas partidas, sepultados sus arrojos entre el montecillo y los arenales de un pequeño riachuelo. Aquí fue donde se le desbocó el caballo a un comisario general de la caballería, y tomó el camino del cordón (no lo nombro por no importarme), que los más creyeron era fuga de los franceses. A la mañana siguiente se fue a forraje general a la banda de Tordera175, nombrando a los granaderos de la infantería para guardar las acémilas de sus tercios, y entre los del mío me señalaron. Poco más de media legua, a la marina del pueblo de Tordera, nos encontramos con una tropa de miqueletes de Francia, quienes servían de batidores a su ejército. Disparose gran rato de una y otra banda, mientras cargaron de forraje los machos y parte de la caballería. Salieron luego de los nuestros como doscientos caballos a correr aquella canalla, pero se hubieron de retirar, por haber entrado en el llano el grueso del ejército enemigo. Al pasar nosotros con [p. 76] las cargas como un cuarto pasado Tordera a la banda de nuestro ejército, hallamos formados cinco tercios de infantería española y un grueso destacamento de caballería, los cuales habían ido en busca de los forrajeadores, así que supieron que el enemigo pasaba el Sus de la Palla; y habiéndose retirado todos los del forraje, lo ejecutaron asimismo las dichas tropas, dejando al mismo tiempo una [al margen: Año 1696] gran guardia en una casa de cuatro vientos, como media legua del cordón. Un día de gran festividad (que no me acuerdo) nos tocaron una arma176 desesperada los enemigos; como a las nueve de la mañana sería, cuando se oyeron y vieron disparar sobre la casa de cuatro vientos muchedumbre de balazos. Pusímonos en arma medio asustados, cuando cata encima de mi tercio al príncipe de Armenstad sobre un bruto sin silla (si bien enfrenado), dando voz ¡a las armas! ¡a las armas! Al llegar al tercio de la Diputación, le alcanzó un palafrenero con otro caballo ensillado, y montando en él dio vuelta al ejército en breve espacio, y los señores enemigos no pasaron adelante177. La misma tarde corrió voz, de aquellas que llaman de mosquetero, cómo el príncipe había dado por prisión su misma casa al virrey. Lo cierto fue que Su Excelencia no volvió a pasear por el ejército, porque en poco más de ocho días tuvimos virrey y capitán general nuevo, que fue el excelentísimo don Francisco Antonio de Velasco y Tobar178, quien a pocos días de llegado mandó ir un destacamento de infantería y caballería a la banda de Olot, comandados del general de batalla don Juan de Acuña. Salió mi tercio, amarillos, [p. 77] Diputación y Ciudad, y como cuatrocientos caballos. Atravesamos desde Arbusias a Vique, el encumbrado, rico y muy nombrado Mont Señ179, quien continuamente descubre sus innumerables riquezas de piedras finísimas con el sobrescrito de Piedras de Vique. Sin entrar en esta ciudad, pasamos al Esquirol y de allí a Rupit180, volviendo después a bajar al grau que llaman de la Salud, por estar en su eminencia una ermita de la Virgen con la advocación de Nuestra Señora de la Salud. Descendimos a la villa de San Felíu, a tiempo de que sus habitadores se huían de poblado a los emboscados montes, cargados con sus pobres alhajuelas, por miedo de unas partidas enemigas que estaban ya en el pueblo de Mer, y muy cercanos a San Felíu, pero con nuestra llegada se fueron las partidas de aquellas vecindades, y los pobres se restituyeron a sus casas. A pocos días marchamos a San Estevan de Ambás, estándonos en aquel valle cerca de ocho días, y de allí, pasando por el bosque de Mala Tosquera181, nos fuimos a formar a la banda del sur de Olot, pasado el puente de San Roque, adonde nos estuvimos cerca de quince días comiendo muy regaladas frutas de que abunda aquel país.

42Viendo que no había novedad de enemigos, se dispuso el volvernos por casi el mismo camino a incorporar con el ejército a los últimos de octubre, hallándolo en el mismo cordón. A pocos días se retiró el enemigo de Tordera182 por el Sus de la Palla, adonde se le pudo picar la retaguardia con facilidad, pero no se hizo. El día de Todos Santos nos creímos anegar de lo mucho que llovió y detenerse las aguas en lo fuerte del cordón183, [p. 78] por lo cual trataron los generales de retirar las tropas a cuarteles cuanto antes, por ser incapaz aquel sitio de mantenerlo con salud seis días. Marchó luego cada cuerpo a su cuartel, desmembrando de los que fueron a Barcelona un nervio de cincuenta hombres por cuerpo, para dejar guarnecido a Stalriq. De mi tercio fue nombrado mi capitán, don Agustín Rosado; de amarillos, el capitán don Juan Fernandez; de Aragon Viejo, el capitán don Francisco de [al margen: Año 1696] Eguaraz; de azules y colorados no me acuerdo de los nombres, dejando por gobernador al sargento mayor de los últimos. Metidos entre estas ruinas, pasamos los meses de noviembre y diciembre con más fríos que calores, en cuyo tiempo padecí intolerables fluxiones a las muelas, perdiendo algunas veces del todo los sentidos. Un día entre otros (aunque con dolor de muelas) me incitaron otros soldados al juego de los dados (cosa que aborrecía en extremo), porque a la verdad me olieron los pesos que había traído de Castilla. Púseme a jugar, y ganáronme cuanto dinero tenía. Salime del cuartel a la plaza, y en presencia de algunos oficiales y soldados hice juramento de no volver a tomar dados en la mano para jugar, cumpliéndolo después exactamente mientras estuve en el servicio del rey. Pasadas las fiestas de Navidad, vinieron a mudarnos otras mangas de los mismos tercios, y nosotros marchamos a fenecer el año a Barcelona, adonde entretenían las milicias componiendo los fosos de la plaza, y en este entretenimiento, que yo llamaré trabajo, entraremos con la gracia del [p. 79] Señor en las aventuras del año siguiente.

Peregrinaciones del año 1697

43Antes que viniese la Señora Primavera, se comenzaron a esparcir voces medio funestas de que los franceses venían sin duda aquel verano a sitiar la plaza de Barcelona. Conocíamoslo los soldados por la prisa que nos daban al trabajo de fosos y estacadas circundando toda la muralla alrededor; a que salieron también todos los estamentos de la ciudad, comenzando desde su ilustrísimo obispo con la clerecía, comunidades regulares y seculares, dándoles a estos la parte de la marina cerca del baluarte de Levante. La obra de Monjuiq se repartía por semanas a los tercios de infantería, quedándose de noche solo un capitán con cincuenta hombres, bajándose los demás a dormir a los cuarteles. La Semana Santa de este año le tocó quedarse de guardia mi capitán en el castillo, y el martes, por mi fortuna, me tocó en suerte el ser ranchero. Bajamos por la mañana a comprar que comer a la plaza, y en una calle me dijeron cómo un soldado de la compañía de don Carlos de Lazcano me buscaba, cuando a pocos pasos lo encontré en el Carrer de Escudillers184, que venía como un león para mí. Pregúntele que para qué me buscaba (si bien ya lo sabía), díjomelo y echelo con mi poca de cólera a pasear. Él, que presumía de guapo, no lo tuvo a chanza la respuesta que le di, y muy entufado me dijo que si era hombre le siguiese. Hícelo, y como si fuésemos de camaradas marchamos a un callejón, cerca del monasterio de San Pau, donde no nos podía ver persona nin- [p. 80] guna. Arrancamos los dos a un tiempo los cuatro reales, y sin reparos ni reveses nos tiramos lindos golpes por espacio de tres credos, hasta que me hirió en medio de la tetilla derecha. Yo que me vi ya herido, se me subió (como dicen) la mostaza a las narices; le tiré con tan lindo aire que le clavé la punta de la espada, [a] un solo dedo del ojo [al margen: Año 1697] izquierdo, dejándole asimismo dos dedos de la dicha espada (que se rompió con el ímpetu) clavada en la frente. Quiso Dios que al atravesar la Rambla nos conocieron algunos el mal intento, y al cabo de rato, salía un granadero de mi tercio llamado Francisco Massían (aragonés) de confesarse de los frailes trinitarios descalzos; saludándose con los que nos habían visto, le dijeron que Perico el de Lazcano y Frutos, al parecer, iban desafiados por el Carrer de San Pau. Dejolos y marchó en busca de los dos, quien así que nos vio echó un por vida, diciendo que luego al punto habíamos de dejar las espadas, y arrimándose a mí, me la quitó de la mano y dijo: ¡el que estuviere agraviado conmigo lo ha de reñir! Y en esto, reparó en la punta que el otro tenía en la frente, y yo le dije que también estaba herido. Hízonos abrazar y hacer las amistades, llevándonos por el Carrer de las Cabras185 a curar al hospital. Despedímonos, y el otro herido se retiró al convento de los trinitarios por miedo no lo pusieran preso, habiendo sido la causa de lo hecho. Yo me subí como pude a mi Monjuiq, y le referí el suceso a mi capitán, quien luego mandó hiciese otro soldado el rancho por mí; compúsose todo y después fuimos siempre grandes amigos.

44Por este tiempo, me dio mi capitán la gorra y plaza de granadero, para cuyo ejer- [p. 81] cicio nos ensayábamos dos y tres veces en la semana. Por los últimos de mayo, tuvimos cierta la noticia de haber salido de Girona con su ejército el señor de Vandoma186 con intento de sitiarnos. El día cinco de junio se aparecieron formados los franceses en las márgenes del río Bessós, muy cerca de Badalona187, y por el mar, gran cantidad de embarcaciones, entre galeras, saetías, balandras y nueve navíos de guerra; que comenzaron desde luego a desembarcar piezas, morteros y todo género de pertrechos militares. El día 11 pasaron a formarse desde San Martín a Sarriá188, poniendo su tienda el duque de Vandoma en el convento de Nuestra Señora de Gracia. Hallábase mi tercio de guardia en el castillo de Monjuiq, cuando el día de san Antonio de Padua, a 13, comenzaron desde el mar a ensayarse con las bombas, que no pasaron de los molinos de viento, pero hicieron algún daño en la caballería, tercios de Granada y costa, que se hallaban a la banda de fuera del baluarte de Levante. Los de tierra también dieron luego principio a formar y abrir ataques por la parte de los Capuchinos, por lo que mandaron saliese toda la guarnición de la plaza, y nosotros, que estábamos en Monjuiq, a coronar la estacada por dentro del foso, ocupando desde la Puerta del Angel a la del Portal Nuevo189 solo las tropas españolas; y desde el Angel a San Antonio los alemanes, flamencos e italianos. La ciudad levantó su coronela de cuatro mil hombres, que pusieron sobre la muralla de San Francisco de Borja, extendiéndose desde las atarazanas al baluarte de Levante190, guardando ellos aquel [p. 82] puesto. En los principios del sitio, llegó el tercio de Valencia, compuesto de cuatrocientos ramilletes muy floridos, a quienes mandaron descansar tres días en la atarazana, y pasados, habían de ir a la estacada con sus vihuelas encintadas. ¿Pero qué sucedió? Que cuando marchaban por la calle Ancha, antes de llegar a Santa María del Mar191, había crecido tanto el tercio de los cuatrocientos, que ya no pasaban de sesenta los que iban formados, siendo forzoso el [al margen: Año 1697] contramandarles, recogerles como se pudo y subirles a Monjuiq a que viesen los toros desde lejos, porque a la estacada ni brecha no querían ir, diciendo en su lengua valenciana: Per Deu adorat; si lo nostre maestre de camp volen onrra ¡que se enserque! ¿Quens vole fer anar en la brecha, a ont tiran les baletes com melonets de sis diners? ¡No per Deu! etc.192.

45Al tiempo que se puso en forma el sitio, se salió de la plaza el capitán general don Francisco de Velasco para, desde San Felíu, repartir sus órdenes a la plaza y a la montaña, que estaba coronada de los sometenes o cofadrías [sic] del principado. En Barcelona quedó su gobernador, don Juan Abarca y Luna, conde de la Rosa, el maestro de campo general conde de la Corzana, el general de la caballería marqués de la Florida, el señor marqués de Aytona, el príncipe Darmenstad y otros jefes, con los cuatro sargentos generales de batalla: conde de Peña Rubia, don Juan de Acuña y no me acuerdo de los [otros] dos. Ya que los enemigos tenían avanzados sus ataques, se dispuso hacer una salida una noche, nombrando cincuenta granaderos de cada tercio, y entre los del mío me señalaron, por mi fortuna. Salí a la verdad con más miedo que vergüenza, [p. 83] creyendo ser mi último día, y digo que el hombre de más valor, aunque tenga el corazón de un bronce y el hígado de un león, en el primer ímpetu, naturalmente se ha de compungir, y tener horror a la muerte. Yo lo tuve, y creo que los demás también. Quiso Dios que volviésemos a la estrada encubierta, de los cincuenta, los cuarenta y ocho (gracias al Señor) sin lesión ninguna. Pero se quedaron dos para infundir valor a los demás en las salidas que después se pudieron ofrecer, como sucedió una buena la vigilia del precursor san Juan por la noche193, en que salimos de mi tercio otros cincuenta granaderos con el capitán don Melchor de Arnedo, dirigidos y gobernados de mi sargento mayor don Diego Davila. Yo no puedo decir de cierto lo que sucedió, porque después de haber ganado y rechazado a los enemigos de tres ataques, y haberles clavado cinco piezas, nos cogieron las espaldas (o ya los enemigos, o ya los mismos españoles), jugando unos y otros con tanto ímpetu las granadas, que parecía un infierno el fuego que se arrojaba, sin advenir ni guardar orden ninguno entre los mismos compañeros, siendo tanta la multitud de franceses que se arrojó sobre los españoles que nos mandaron retirar a la estacada; hallando a pocos pasos tendido sobre el miserable suelo, casi moribundo, a nuestro capitán Arnedo, a quien conocimos en la voz otros dos de mi tercio y yo. Retirámosle medio arrastrando hasta la estrada encubierta, adonde le confesaron y registraron las heridas; hallándole el muslo derecho con tres golpes de bayoneta, hechos los huesos menudas piezas. Mandaron [p. 84] luego que lo llevásemos a una casa, cargándolo entre cuatro sobre una tabla y dos que lo mantenían por los lados, hasta que llegamos a la plaza de San Francisco y lo metimos en una casa de don Antón Potau194 (hoy marqués de la Floresta), adonde vino su sargento por delante a disponerle la cama, y adonde se lo llevó el Señor a los trece días de sus fatales heridas. Los seis que lo habíamos conducido no quisimos volver a la estacada hasta la mañana siguiente, y hallamos que de los cincuenta no habíamos vuelto más que diez. Hicieron llamada [al margen: Año 1697] los franceses para retirar los muertos, que concedió por una hora el que gobernaba la plaza. Salimos cada tercio en busca de los suyos, y solo de reformados del mío retiramos doce, sin contar los soldados, habiendo pasado de dos mil los que se quedaron en el campo de las tropas que servían a España, y por confesión de los franceses quedaron de los suyos pasados de cinco mil cadáveres en el campo. Toda la función del retirar muertos y sepultarlos sería con poca diferencia de media hora, y en lo restante del tiempo era gusto el ver mezclados españoles y franceses como si fuéramos amigos de muchos tiempos, dándose tabaco y vino unos a otros con gran afabilidad y alegría. Pero tan presto fue disparada la pieza de la muralla, como en el espacio de una avemaría, no verse un hombre en todo el campo, pareciendo hormigas cuando van y vienen al hormiguero. En una noche de estas se supo en la plaza cómo en una casa de las de la marina se habían fortificado algunos franceses. Salió dos horas antes del día el príncipe Darmenstad con alguna caballería y granaderos de los tercios [p. 85] y entre estos salimos cincuenta de mi tercio con el sargento mayor don Diego Davila. A poco ruido les hicimos prisioneros, por cogerles casi de susto, y a su jefe con ellos, que según se dijo era hombre de calidad. Aclaraba el día al salir de la casa, y aunque los disparos no fueron demasiados, nos oyeron desde el mar, arrimando a tierra las galeras, con las cuales nos hicieron retirar a toda prisa, dejando algunos por las costas en la arena de la playa, y a mi sargento mayor le mataron el caballo en que iba de un balazo de artillería, pasando la bala por las barbas del soldado que le asistía, arrancándole las quijadas con dientes y muelas. Este fue uno de los muchos prodigios que sucedieron en el sitio, porque le curaron perfectamente, si bien quedó sin poder pronunciar ni comer si no es cosas líquidas, siéndole necesario entrarlo todo en la boca con una cuchara.

46El fuego que se hizo la noche de Santa María Magdalena195 fue de los horrorosos que se contarán en las historias, y a pocos días nos mandaron retirar del foso a la muralla, por tener ya parte de la estacada ocupada de franceses. Ejecutose esto una mañana por la Puerta de Junqueras196, mandándonos descansar sobre la muralla a la banda del baluarte de San Pedro (hablo solo de mi tercio). Mi capitán, que tenía la vanguardia, se quedó arriba de retaguardia, en donde estaba una batería de seis piezas; mi sargento, Juan Alonso Cordero, natural de Salamanca, se tendió a dormir bajo la cureña de una de las piezas, y para que vean lo que es estar cansados y estar hechos al ruido de los cañones, [p. 86] hicieron los artilleros su puntería y calaron fuego al fogón de la pieza de cuarenta, sin advertir ni atender que el sargento estaba debajo. Salió intrépida la bala, con el estruendo del artificial fuego del cañón, retirándose para atrás largas dos varas la cureña, sin que mi bueno de sargento se moviese del lado que el sueño le había cogido. Creímos, los que lo veíamos, que del estruendo y susto se había quedado muerto, pero llegando un cabo de escuadra a tirarle de los brazos, despertó con gran sosiego, y preguntándole [al margen: Año 1697] que cómo no se levantó cuando dispararon, respondió que entre sueños había oído como ruido, pero que no le había despertado. Aquí podían venir los muchos a quienes el ruido de un pequeño mosquito les impide el dormir, y otros muchos más, los que necesitan de tres colchones para que con la blandura de la cama les venga el sueño. Pues mi sargento ni tenía más cama que el santo suelo, ni tenía más ruido que el disparo de una pequeña pieza de cuarenta libras de calibre. ¡Bravo sueño por cierto!

47La misma mañana nos dio a todas las tropas un refresco de pan, vino y queso la ciudad de Barcelona, para entrar a defender la brecha, que iba muy adelantada. A pocos días que estábamos de brecha, entró el tercio de los morados con su maestro de campo, don Francisco Pimienta, que venían desde Ceuta al socorro de Barcelona. Descansaron en la atarazana como los ramilleteros de Valencia, pero se portaron de diferente manera. Pidieron día para entrar de guardia, saliendo formados desde las atarazanas, para quedarse sobre la brecha; que lo ejecu- [p. 87] taron con arte militar, comenzando con valor, y sin cesar, a disparar su fusilería; no conociéndose en las veinte y cuatro horas que faltase el espacio de una avemaría su continuo y bien dirigido disparo, ni en el tiempo que se mantuvo el sitio hubo otras 24 horas como aquellas en la igualdad de los tiros. También entró de socorro el tercio de don Diego Salinas, a quienes llamaban los Pardillos, y en el sitio lo reformaron, graduando al maestro de campo con plaza y ejercicio de general de batalla, y agregaron los soldados al tercio de Madrid, de quien se hallaba maestro de campo don Miguel Gasco. No refiero muchas particularidades por no acordarme de los días fijos, como fue el volar el baluarte del Portal Nuevo, estando dentro el tercio de la Diputación con su maestro de campo, don Juan de Marimon, a quien llevaron prisionero y mal herido los franceses, por no abrirles la puerta para entrar el general de batalla que en ella estaba de guardia, y por la parte de dentro estaba para socorrerles el conde de Tatembac con su regimiento de bávaros197, sucediéndole al conde el que, tirando los enemigos una morterada de piedras, le cogió una en el hombro, haciéndole caer en tierra, pero quiso Dios que no fue cosa de cuidado. El maestro de campo Marimon murió a pocos días de las heridas que tenía. El día cinco de agosto nombraron diez granaderos de mi tercio para ir con las acémilas de capilla, maestro de campo y capitanes, en busca de rastrojos a la falda de Monjuiq para alimentar las bestias. Nosotros nos extendimos algo hacia el pueblo de Sans y en él descubrimos que había franceses entre las casas198. Mientras los trajineros arrancaban su rastrojo, nosotros nos peloteamos con [p. 88] los franceses a nuestro gusto. En esto, se descubrieron por la Cruz Cubierta como treinta miqueletes nuestros, los cuales se dividieron en dos cuadrillas, tirando la una por la otra banda del pueblo, y la otra se vino para nosotros. Preguntámosles que por qué no se disparaba en la plaza rato había, y nos dijeron que había suspensión de armas, pero que ellos habían de probar fortuna con los franceses que estaban en Sans: que si eran muchos, les dirían que había paces, y si eran pocos, los despojarían. Nosotros ayudamos [al margen: Año 1697] a cargar luego los machos y nos fuimos a Barcelona, hallándola ya muy quieta y sosegada. ¡Este fue un sitio, el más horroroso y más galán que se leerán de otros sitios! Fue horroroso, por parecer un continuo infierno, desde trece de junio hasta cinco de agosto, en que no se cesaba de día ni de noche, medio cuarto de hora, de arrojar todo género de fuegos artificiales, cuales no se habían visto hasta entonces. Fue galán, porque se daba todos los días el pan de munición, no solo fresco del día, sino es también de mayor peso; el dinero no anduvo nada escaso, y los mantenimientos al mismo precio que antes. Y para decirlo de una vez: no faltó nieve día ninguno en la plaza.

48Desde el día cinco al día de san Lorenzo se formaron y firmaron las capitulaciones, y el mismo día 10 se apoderaron los franceses de la muralla y baluarte del Portal Nuevo; y sobre el querer pasar un oficial de aquel regimiento adonde estaban los españoles, me creí de cierto que volviésemos a las armas, porque un sargento de mi tercio le quiso impedir el paso. Echó mano de su espadín el dicho francés, y el sargento, que vio el atrevimiento, enarboló su señora alabarda, dándole en las costillas tan buen garrotazo que lo hizo [p. 89] caer en la miserable y deshecha muralla tan largo como Dios le hizo. Los demás oficiales de aquel regimiento de suizos se enfurecieron de tal suerte que mandaron a sus soldados tomasen las armas; y la guardia de mi tercio, que se hallaba más próxima a ellos, ejecutó la misma diligencia, poniéndose a la frente el capitán don Francisco Sofía, que por haber servido algunos años en Flandes les entendía sus flinflanes, trabándose una furiosa disputa sobre que había de ser castigado el sargento por haber dado con la alabarda, y no con la espada, el garrotazo a un oficial. El capitán defendía al sargento diciendo que ya se le había avisado con buenas razones y cortesía el que no podía pasar por donde él quería, teniendo el sargento dicha orden. A esto respondían que si aquel oficial había faltado, que ellos eran quien[es] lo habían de castigar. Después de grandes debates, vino el teniente coronel de los bávaros y en pocas y buenas palabras les puso a todos en paz y sosiego, con solo decirles que los oficiales españoles no podían castigar si no es con sus insignias, y que aunque un sargento francés castigase una sinrazón a un español con su alabarda, no se tendría por ofendido.

49Dispúsose en estos días el allanar algo la brecha para salir por ella la guarnición, que se ejecutó el día de la Asunción de Nuestra Señora con todos los honores militares de banderas desplegadas, pífanos y cajas, cuerda encendida, bala en boca, cargadas las armas y formados, etc. Salimos toda la infantería por la dicha brecha, que cogía desde el baluarte del Portal Nuevo al del Apóstol San Pedro en distancia de doscientas varas199. Entregóse la [p. 90] plaza ¡pero no se rindió! pues aún tenía gente para defenderla más de un mes, y víveres para un año200. Y según mi corto juicio no se perdería, como nos entrasen algunos socorros de gente a sus tiempos. Desde la brecha tomamos la marcha por dentro del foso hasta la Puerta de San Antonio201, en donde estaba el duque de Vandoma con un parchecillo negro en el carrillo, montado sobre un soberbio andaluz. Toda la palizada tenían coronada los franceses, llegando su formación hasta el pueblo del Ospitalet202, en [al margen: Año 1697] dos alas, cogiendo en medio el camino y a nosotros. Yo no sé de dónde salió aquel día tanta multitud, porque aunque creo que vinieron a formarse cuantos vivanderos tenían, en la realidad me parecieron muchos.

50En los últimos días del sitio creo que propuso su virreinato don Francisco de Velasco, porque se retiró y quedó en su lugar el conde de la Corzana203, que fue quien entregó la plaza; y entró por maestro de campo el marqués de la Florida, general que se hallaba de la caballería. El mismo día 15 fuimos a hacer noche junto al pueblo de Curnallá204, convoyados de alguna caballería francesa que nos acompañó el día siguiente, hasta que pasamos el río Llobregat por Sant Andreu de la Barca205, y desde allí se volvieron. Nosotros atravesamos la villa de Martorell206, acampándonos en su cercanía por el tiempo de quince y más días, y en los cuales se huyeron del tercio de Valencia casi la mitad de su gente; un día cogieron y trajeron quince de una vez. Mandaron poner ocho en mi tercio y siete en el de Granada, porque se habían de arcabucear uno de ellos en cada [p. 91] tercio de los dos207. Rifáronse las vidas en cada tercio el suyo, en un mismo día, tocándole su fatal suerte al del mío a un muchacho de diez y nueve años, hijo de un alpargatero de la ciudad de Valencia. Llegó el día de la tragedia, saliéndonos a formar junto a un ribazo de una viña, en donde estaba clavado el palo para la ejecución de la muerte. Sacáronle de la capilla entre veinte granaderos hasta llegarle al suplicio, asistiéndole un religioso de la Seráfica Orden y así que estuvo junto al palo, mientras se reconciliaba, nombraron doce granaderos para que lo tirasen. Por mi mala fortuna, me señaló un cabo de escuadra, y aunque hice algo de resistencia, no me valió en aquel lance. Salimos cuando el sargento mayor (con las lágrimas en los ojos) nos llamó, poniéndonos los seis delante de los otros seis, y a las señas del bastón hicimos los movimientos, hasta la última, que fue para disparar, apretando las seis llaves tan a tiempo, que no se percibió más que un tiro, dejándole cadáver sin que los otros seis necesitasen de asestar sus fusiles. ¡Murió! Requiest cant impace208, etc.

51Después marchamos a Igualada por otros días209, hasta que los franceses nos fueron a echar de allí, y a toda prisa y de noche caminamos a dar con nuestros cuerpos en las cercanías de Cervera210, desde donde se convocaron el duque de Vandoma y conde de la Corzana para tener sus conferencias en el pueblo de Mont Maneu211. En Cervera me dieron unas lindas y regaladas tercianas, por las cuales me mandaron pasar al hospital de Lerida, y con cuatro sangrías me puse medio bueno, pero las picaduras dolieron meses, porque creo que fueron las primeras que aquel matasanos había dado hasta entonces. Cuando salí del hospital, ya estaba acuartelada la gente, y tenía mi tercio [p. 92] el barrio que llaman de la Magdalena por cuartel. Un día entre los demás, entramos diez hombres de guardia en casa del general don Diego Salinas, que comandaba las tropas que había en Lerida, y aquella noche dieron un carabinazo a Francisco Massían, granadero de mi tercio (de quien ya hice mención en otra parte212). Salieron seis soldados de la guardia con un ayudante en busca de los agresores, y con la prisa que les dieron, tomó un soldado mi fusil (por equivocación) creyéndose tomar el suyo; habíale yo cargado para entrar la guardia, y el tal [al margen: Año 1697] soldado le clavó segunda carga, volviéndose todos sin noticia de los matadores en casa del general aquella noche. El granadero murió y los alevosos parecieron al día siguiente retirados en sagrado. De allí a dos días volvimos a entrar de guardia en la Puerta del Puente con un capitán, y de esta salimos ocho a guardar un portillo que caía a la banda del río Segre. A la mañana nos pusimos a tirar al blanco, desde la margen del río, a una piedra que estaba en la opuesta ribera. Como sabía que no pasaban de tres días el haber cargado mi fusil, púsemele a la cara, dile gatillazo, ¡y no dio fuego! Levelo y repetí el golpe a la llave; tan presto se pegó el fuego a la pólvora, como reventarse el cañón por tres partes, quedándome solo la culata en las manos, y más blanco que un papel del susto que recibí. Dimos gracias al Señor por no sucederme mal ninguno. Yo no advertí en el grande estallido que dio al reventarse, pero los demás dijeron todos que según el estruendo, estaba dos veces cargado. Averiguose el mismo día, y confesó el otro haberlo cargado él, aunque conoció en el camino que aquel no era su fusil, creyendo estar descargado. No obstante, le tuvieron tres días en el cepo, porque no [p. 93] le reconoció antes de cargarlo, supuesto conoció no ser el suyo.

52Estando otra noche de guardia fuera del puente, vimos que en la plaza de San Juan se quemaba una casa, y a la mañana supimos que en ella se habían quemado tres personas, y que los soldados de la guardia habían recibido (sin lesión ninguna) sobre unas mantas a la dueña y tres hijos de la casa; y el amo, que no quiso arrojarse a la manta, se medio reventó de la caída, pues murió de allí a dos días. Los quemados del todo y hechos cenizas fueron tres oficiales de alpargateros, habiéndose prendido el fuego a gran cantidad de cáñamo que estaba en el portal de la casa. Por los últimos de octubre nos vino orden para salir de Lerida, que salimos todos de buena gana, porque lo que no sucedió en el sitio de Barcelona nos sucedió en esta plaza, que fue el darnos cada tercer día bizcocho en cuenta de pan, y no nos sabía muy bien. Marchamos, camino de Villafranca del Panadés, solo mi tercio213, y en una masía antes de Villafranca como tres leguas, veníamos una cuadrilla de soldados descarriados con un sargento, fuera del camino; enderezamos todos (que seríamos como veinte) hacia la casa, quien encerraba en sí solas dos mujeres, a quienes pedimos nos diesen un poco de agua, porque veníamos sedientos. Armose la más vieja con decir que no quería abrir la puerta. A esto la respondió el sargento que echase un cántaro por la ventana amarrado con un cordel y que en bebiendo se le volvería a subir, pero fue, como dicen, machacar en hierro frío, porque no hubo remedio de dar agua, de suerte ni forma ninguna; enfadado ya el sargento de la pertinacia de la vieja, nos dijo que matásemos cuantas gallinas se encontrasen. Y quiso nuestra buena fortuna que hallamos aún más de las necesarias [p. 94] porque quien menos llevó fui yo, y cargué con dos bien gordas. Bien caro la costó a la vieja un solo cántaro de agua, que pudo echarnos por la ventana aunque se lo hubieran rompido, lo que no se haría, por estar un sargento con nosotros. Estas fueron las gallinas que en diez años y meses que serví al rey en Cataluña hurté, robé y maté, siendo ordinario no estar las domésticas aves seguras en parte ninguna de las garras del soldado. Hallábase en Villafranca el conde de la Corzana con su corte. Envionos orden para descansar aquella noche en el pueblo llamado La Granada, en donde se plantaron ollas para las señoras [al margen: Año 1697] gallinas, dando a entender a otros que era vaca lo que se cocía. Allí se sepultaron en las cansadas y débiles barrigas, a la salud de la vieja que no quiso darnos agua. De allí nos enviaron alojar a la tierra de la buena malvasía, Sitches214, y viendo los vecinos que no podían con todo el tercio, sacaron orden para que pasasen seis compañías a la banda de Barcelona, de las nombradas Cuestas de Garraf215. Pasó con las seis compañías mi sargento mayor don Diego Davila, quien dejó dos en Castell de fels216, que fueron la de mi capitán y otra, y las demás se repartieran por los pueblos circunvecinos. Dieron los jurados sus boletas, tocándome a mí por suerte (con un cabo de escuadra y otro soldado) la casa del hereu217 Pere Parés, en donde nos regalaron treinta y seis días. Bien es verdad que ayudábamos en lo que se ofrecía, por no estar ociosos218, y los patrones nos tomaron gran cariño y a mí con especialidad, porque sucediendo el que estando un día tirando otros soldados a probar sus fuerzas con una piedra, se le escapó a uno de la mano y me dio con ella detrás de la oreja derecha tan gran golpe que caímos la piedra y yo al mismo tiempo en el [p. 95] santo suelo, dejándome sin sentidos. Trajeron aguardiente y vino, y con ello me hicieron volver en sí; necesitaba de puntos, y no había cirujano que los diese, y así se resolvieron enviarme a Barcelona a curarme de la herida, no consintiendo el patrón el que otro del pueblo me llevase. Aunque estaban los franceses en las puertas de guardia, no por eso dejaban de entrar muchos soldados españoles en la ciudad a divertirse, y así al entrar yo no me dijeron palabra, si bien llevaba la baja de mi capitán para que me admitiesen en el hospital de los heridos españoles, que estaba en el Colegio del Carmen, sin intervención de ningún francés.

53Entré en el dicho hospital, y en ocho días me curaron muy a mi satisfacción, en los cuales no dejó día ninguno de visitarme mi patrón Pere Parés, viniendo desde Castell de fels, que son tres leguas catalanas, casi solo por verme219. Restituime a su casa sano y bueno a mediado diciembre. Y en las fiestas de Navidad, la dieron a su mujer las ganas de querer parir, y estando el día del apóstol y evangelista san Juan con dolores muy intensos, dijo la pobre paciente que no pariría si no venía a tenerla el soldat220 Frutos. Hallábame ya acostado, cuando su mismo marido vino a la cama a llamarme para la dicha función. Levanteme a toda prisa y fui a donde estaba dando alaridos y la dije que se encomendara a la Virgen del Pilar221, y que luego pariría. Quedamos solos en el aposento el pastor de las cabras, la partera y yo, quienes rezamos una salve a la Virgen del Pilar y otra a la de Mont Serrate con toda devoción. Sería esto con poca diferencia a la medianoche. Y antes de pasar una hora, salió a luz un bello y gordo muchacho [p. 96] (gracias infinitas al Señor), pero la quedó otro tropiezo, que no le pudo arrojar hasta las ocho de la mañana del día de los Santos Inocentes, en que la dejaron libre aquellos terribles dolores. Para el día siguiente dispusieron bautizarle al recién nacido, con mucho aparato de fandango, frustrándose todo para nosotros porque nos dieron orden, la misma noche de los Inocentes, para marchar a Sitches a incorporarnos con el tercio; que se ejecutó luego, que fue de día, la mañana en que se había de celebrar el bautismo. Regalonos el patrón con dos pollas cocidas y una pava asada para el camino, [al margen: Año 1697] sintiendo mucho el que nos fuésemos en tal día. Juntose la compañía junto al mesón del pueblo, creyendo vendría el sargento mayor con las demás, hasta que llegó mi capitán y dijo que nosotros solos habíamos de marchar. Al entrar en Sitches nosotros, iba saliendo del lugar el tercio, camino de Barcelona, diciéndonos el maestro de campo que iba la compañía de guarnición a la plaza de Tarragona. Dormimos aquella noche en Sitches y el día siguiente en el Vendrell222, y me acuerdo que me dio a cenar el patrón una pierna de cabrito asado, porque se lo ayudé a matar y desollar. El último día del año entramos en Tarragona y el primero de 98, día de la Circuncisión de Nuestro Señor Jesucristo, entraron las armas de España en Barcelona, saliendo al mismo tiempo las francesas, promul­gándose la paz entre las dos coronas223.

Años de 1698 y 1699

54Fenecimos el año pasado con las paces entre las dos coronas de España y Francia, y nosotros entramos de guarnición en Tarrago- [p. 97] na, en cuya plaza se hallaba de gobernador don Gaspar Ramírez de Arellano, conde de Peña Rubia. Diome mi capitán, don Agustín Rosado, la plaza de cabo de escuadra, luego que entramos en Tarragona, poniéndome por cabo en la guardia del gobernador. Con los fríos, o yo no sé con qué, caí malo de un fuerte resfriado, declarándose después en tercianas dobles; hice un voto a la Virgen de Loreto (que dista poco más de media legua de la ciudad) de ir nueve días consecutivos a visitarla en su ermita. Comencé desde luego mi romería, aunque enfermo, con gran fe y devoción. A los cuatro días (raro prodigio) me faltó la calentura, y con ella me satisfacía la sed en una fuentecilla que sale por bajo de dicha ermita. Cuando acabé mi novenario, ya estaba bueno del todo, sin más médico ni medicinas que la maestra de los médicos, María Santísima.

55Pasamos el invierno alegremente, oyendo saladas cosas de la boca del gobernador, con los caballeros que de noche se iban a entretener a su casa. Una noche le preguntaron que qué había cenado y respondió: ¡Las superfluidades del bosque, con los desperdicios del ave doméstica! Otra mañana le preguntó un capitán que cómo había pasado la noche. Respondió que los etíopes saltantes le habían cicatrizado el cutis, y a este paso era todo cuanto hablaba, y fuese con quien se fuese. Por el mes de marzo se partió de Tarragona con su familia a Madrid, a pretender el ser general de la artillería de Cataluña, y lo consiguió. Hallábase al presente virrey del principado el príncipe Darmenstad, quien envió luego por gobernador interino al maestro de campo don Joseph Boneu, de quien hablé en el año de 91. Este caballero me conocía desde Tremp y me cobró algún [p. 98] cariño. Y así por esa causa, y por ser cabo de la guardia, me encomendaba algunas cosas, a las que procuraba darle en todo gusto, porque a la verdad, estaba corto de familia, pues no trajo más que una ama de llaves que servía de todos oficios, un secretario, y dos criados de escalera abajo. A los últimos de mayo, cayó enferma la Juana, que así se llamaba, doncella de cincuenta y ocho años; diola desde luego un furioso tabardillo, por lo que despachó el gobernador el uno de los criados a la villa de Calaff en busca de una viuda, sobrina [al margen: Año 1698] de la enferma224. El otro criado, así que vio enferma a la Juana, tomó las de Villa Diego y se fue, dejando la casa como escuela de danzantes. Llamome el gobernador y me dijo si tendría habilidad de matar una gallina para hacer caldo a la enferma. ¡Cómo si tendré!, respondí. Matela, pelela y saquela cuanto tenía en el vientre, pero con la prisa, se me olvidó sacarla el buche (luego lo sacaremos), lavé la gallina entera en dos aguas y púsela al fuego, estando hirviendo sin cesar toda la noche, hasta las nueve de la mañana, que se había de dar de comer a la enferma. Mientras comía, estaba presente el gobernador. Dila su escudilla de caldo y dijo la enferma que estaba bueno. Echela en una fuente la gallina para que comiese lo que la gustase. Con lo primero que [se] encontró fue con el buche, tan entero como antes que la gallina muriese: quedeme como atónito, sin saber lo que había sucedido. Conociolo la enferma, y en lugar de melancolizarse, lo tomó a risa y alegría, consolándome con decir que también la había sucedido a ella en otra ocasión lo mismo. Aquella tarde llegó la sobrina, y la contaron lo del buche, como también el gobernador a los que venían a visitarle, en que entraban otros cuentos [p. 99] casi del mismo jaez, que le habían sucedido cuando estudiante.

56Por los últimos de junio, vino de Barcelona una compañía del tercio de los colorados a mudar a mi capitán. Preguntome el gobernador si me quedaría de buena gana por cabo de su guardia, aunque los soldados fuesen de diferente tercio, asegurando que en la primera ocasión me acomodaría. Respondile que como mi capitán viniese en ello, que de mil gustos quedaría en la casa de Su Señoría, pues deseaba servirle. Habló con mi capitán y le dijo que si yo gustaba, que él por su parte lo concedía. Fuese la compañía a Barcelona y yo me quedé como estaba, cumpliendo a un mismo tiempo con muchos oficios, siendo el primero el del servicio del rey, llevando órdenes a donde se ofrecían; el segundo era haberme hecho el gobernador como ayo de su hijo don Mariano, quien me quería como hermano suyo. Las llaves de las puertas de la plaza estuvieron desde luego a mi cuidado, no consintiendo el gobernador entrasen los ayudantes en su alcoba a buscarlas por las mañanas, sí solo yo. Estaban, tiempo había, en Tarragona, dos compañías sueltas de irlandeses que alternaban con los españoles, llamándoles hermanitas. En la una de ellas vacó, por el mes de agosto, la alabarda, habiendo ascendido el sargento a alférez de la misma compañía, y aunque para dicha alabarda hubo algunos pretendientes, el gobernador se la pidió al capitán para mí, quien no se la pudo negar, dándole al mismo el nombramiento, y con informe del gobernador lo remitió a Barcelona para que me sentasen la plaza de sargento, ejecutándose, sin ser necesario presentarme, con solo el dicho informe. Comencé luego a ejercer mi oficio, entrando de guardia en las puertas, sin que el gobernador [p. 100] quisiese expedir algunos [sic] órdenes, ni que entrase el cabo nuevo de su guardia por las llaves las mañanas en su cuarto. Al entrar de aquel invierno, entró en Tarragona un regimiento de lombardos para hacer mayor la guarnición; y para que tuviesen unos soldados y otros paja para sus jergones, y leña para calentarse, me despachó por todos los lugares del campo que incluye en sí el veguerío de Tarragona, con órdenes del tesorero de Cataluña a fin que los dichos pueblos contribuyesen con leña y paja. Valiome [al margen: Año 1698] algunos realillos la dicha comisión, si bien con bastante sentimiento de los ayudantes de la plaza por ser aquella dependencia una de las de sus gajes. Supo el gobernador la queja y regalolos diciendo que por qué no habían avisado antes que a mí me enviase, pero les aseguró que si el año siguiente estaba en Tarragona, que enviaría la dicha comisión con uno de los ayudantes, porque no quería agraviar a nadie. Y con estas y otras cosas daremos fin a este año, comenzando el de 1699 con las alegres Carnestolendas que hicieron los oficiales italianos o lombardos del regimiento. Pidieron la casa de la marquesa de Tamarit que está junto a la catedral, por hallarse desocupada y ser capaz para sus entretenimientos. Hicieron por ocho días consecutivos ocho comedias diferentes en lengua toscana y a su moda, todo en prosa, con sus intermedios de bellísimos bailes y tramoyas, feneciendo el martes último de dichas Carnestolendas con un carro triunfal por las calles, tirado de seis mulas (porque no hubo caballos) pero cubiertas de cortinas, diferenciándose cada una por su color. En el carro iban doce personas con sus [p. 101] doce instrumentos, todos a la italiana, pasando a trechos a cantar sus armoniosos versos. Faltábales solo los capones para hacer perfecta la música de Italia, pues en lo demás no se echó [de] menos cosa ninguna.

57Luego que entró la Santa Cuaresma, se convocaron a sínodo los ilustrísimos obispos del principado, como fueron, en primer lugar, el ilustrísimo don fray Joseph de Linás, arzobispo de Tarragona, que presidía; el ilustrísimo don fray Benito de Salas, obispo de Barcelona225; el ilustrísimo don fray Julian Cano, obispo de Urgel; el ilustrísimo don Antonio Pasqual, obispo de Vique, viniendo después a consagrarse allí el ilustrísimo don Juan de Taberner, obispo de Girona, a cuya asistencia [al margen: Año 1699] estuvieron los arriba referidos con el ilustrísimo obispo de anillo del arzobispado. Faltaron a estas juntas los ilustrísimos de Tortossa y Lerida, como también el de Solsona; las dos últimas sillas estaban vacas y por eso no vinieron; el de Tortossa se halló indispuesto y no vino. Los abades de todos los monasterios de Cataluña también vinieron, y así mismo otros prebendados como arciprestes, etc. de dicho principado. El día en que se dio principio al sínodo se juntaron todos en la pieza capitular de la catedral, comenzando el ilustrísimo arzobispo con una oración latina de media hora, sentado en su silla y bajo de un rico solio, en donde acudió gran concurso a la dicha función, y yo entre los demás, solo por ser curioso en ver lo que no había visto.

58En este tiempo se le ofreció al gobernador enviar un propio a Barcelona (porque pretendía el gobierno en propiedad de Tarragona) a fin de que sus cartas pasasen a Madrid en los pliegos del virrey. [p. 102] Llamome el gobernador y me dijo buscase un soldado de la compañía de don Jayme Casals, que caminaba valientemente, al cual le habían sacado un ojo de un balazo en el sitio de Barcelona, por cuya ocasión lo llamábamos el tuerto. Salí en su busca, diciéndome su capitán que pocas horas antes lo había enviado a la villa de Mont Blanc226; volví con la respuesta, diciéndome el gobernador que buscase otro que fuese. Respondile que yo iría si Su Señoría gustaba. Pues es negocio que importa (dijo) el estar mañana a las doce en Barcelona y dadas las cartas al príncipe. Serían estas razones como [al margen: Año 1699] a las dos de la tarde del viernes, despachándome después de las cuatro227. Púsome la Juana en un morralillo pescado frito y pan para cenar, pero al tiempo de meter en el mismo los pliegos, saqué la servilleta en que la cena estaba, y sin acordarme de otra cosa que de mis cartas, salí como un rayo por aquellas calles. Luego que estuve fuera de las murallas, junto a una cruz de piedra, me descalcé los zapatos para ponerme las alpargatas; quiteme los calzones, quedando solo en calzoncillos, y al tiempo de guardar zapatos y corbata, hallé menos la servilleta con mi cena: ¡Dineros llevo! ¡No hay que volver! Echeme casaca y calzones sobre el hombro, y la espada en la mano, cogiendo la cuesta abajo un trote, volándome sin cesar tres leguas que cuentan hasta el hostal de Crexel. Al subir la cuesta de Altafulla, alcancé dos hombres vecinos de Reus sobre dos arrogantes mulas; preguntáronme si iba a Barcelona, y sin dejar mi trote les respondí que sí. Pues iremos en compañía, me dijeron. ¿Pues a qué hora han de entrar en Barcelona?, les respondí. A las cuatro de [p. 103] la tarde mañana, dijeron ellos. ¡Pues yo a las doce tengo el orden, y así, a Dios caballeros, que allá nos veremos si vivimos!

59Ya era de noche cuando llegué al dicho hostal, o venta, hecho una miseria de sudor; pedí de cenar y cené bien. Para sacar el dinero de la faltriquera, saqué primero el pañuelo que estaba en ella; pagué y marché a buen paso por ser de noche, y así que salí del hostal me puse a rezar mi rosario, cuando de repente oigo que gritaban: ¡Señor soldat! ¡Señor soldat! Discurrí si sería por la paga, pero me parecía estar cierto haber pagado. Volví y me llamaban para darme el pañuelo que encima de la mesa me había dejado olvidado. Diles las gracias y tomé la marcha por el camino de la marina. Luego que hube acabado mi rosario, me lo hice una manilla en el brazo y comencé a cantar cuatro coplas al aire. La noche estaba algo obscurilla y andando por la orilla del mar me perdí, habiendo dejado el camino más de media legua atrás, porque conocí poco más o poco menos dónde me hallaba. Atravesé una cáfila de tierra movediza y recién barbechada hasta que volví al camino, que sería en la travesía poco más de un cuarto de legua. A las once en punto entraba por Villanova de Sitches, con una sed que me apelambraba, hallando ya todas las puertas de las casas en silencio. Fuime a la plaza, en donde hallé una guardia de soldados bávaros. Pedíales de beber y ni ellos me entendían, ni menos les entendía yo a ellos; marchaba muy desconsolado por [p. 104] aquel pueblo adelante, cuando impensadamente vi una luz que venía derecho [sic] a mí. Detúveme hasta que emparejó conmigo; y le dije al que la traía si sabría dónde me darían un poco de agua por Dios, o por el dinero. Respondió que lo siguiese, y a pocas puertas se entró en una casa donde había una boda, o casamiento. Salió el padre de la novia (según él me dijo) y preguntó de dónde venía y adónde iba. Respondile que era un sargento de Tarragona, que don Joseph Boneu, su gobernador, [al margen: Año 1699] me enviaba a Barcelona con unos pliegos. Alegrose el tal, porque era muy su amigo: mandome entrar y que cenase. Pero no me quise sentar, sí solo tomé en la mano medio capón asado y algunos dulces con que pude saciar la gran debilidad y cansancio que traía, y con dos buenos tragos de rico vino, y uno no malo de clarísima agua, me despedí de esta tan afortunada e impensada aventura, tomando el camino de Sitches, que dista una legua catalana de Villanova. Al entrar en Sitches dio el reloj la una228, no hallando en todo el pueblo otro viviente, si no es gran número de ladrantes guardapuertas que parecían me querían tragar. Salí del lugar, y al entrar en las nombradas Cuestas de Garraf me recosté sobre una roca para aliviar un poco el cansancio y el sueño que me atormentaba. Dormiría como un cuarto de hora, despertando con el cuidado que llevaba entre manos, pero al levantarme no me pude tener en pies, por haber llegado caluroso y haberme enfriado demasiado sobre [p. 105] la dura y fuerte peña. Entristecime al principio, creyendo no poder pasar más adelante; encomendeme a mi patrona la Virgen del Pilar, haciendo al mismo tiempo diligencias para levantarme, sirviéndome de bastón la espada, que aunque se doblaba, sirvió muy bien en aquel frangente. Comencé a caminar poquito a poco hasta que volví a calentarme, y ya entonces apresuré los pasos. Antes de llegar al paso que llaman de la Mala Dona229, tuve el susto mayor que había tenido hasta entonces, y fue que a lo lejos vi como una luz que se enderezaba hacia mí (de la banda de Barcelona), mirando y remirando hacia las aguas del mar, por ver si serían los visos que en el agua hacen las estrellas. Volvía en mí y decíame a mí mismo: no pueden ser estrellas, porque el mar está muy apartado de allí. ¿Si serán moros? ¿Si serán ánimas del otro mundo? ¡Si son moros, ya me han descubierto! ¡Si son cosas del otro mundo, aunque me esconda en el hueco de una peña, me han de hallar! Y la luz más se me iba acercando, teniéndome como atónito y espantado, haciendo mil juicios, sin saber lo que sería, porque aún no conocía que fuese luz; solo veía que se movía y que se me iba acercando. ¡Pues qué remedioǃ Armarme de valor e invocar a los santos (que creo que pasaron todos los del cielo por mi mente). Detúveme y di un grito diciendo: ¿Quién viene allá? Respondiome una voz sin oír lo que había pronunciado; ¡quedé más confuso, creyendo de cierto que aquella voz era de moros! ¡Ya me pesaba el haber gritado, pero ya no tenía remedio! Desenvainé la espada, arrojando por [p. 106] aquellas breñas las vestiduras del acero, y con un espíritu semejante al de don Quixote me arrimé al pecho el pomo de la espada a fin de embazar al primero que viniese con su punta. Repetí segunda vez el ¿quién viene allá? Y respondióme: Amichs230. Gracias a Dios dije, que me hablan en lengua que yo entiendo, pero aún no estaba del todo seguro, hasta que conocí que la luz era un farol. Antes que llegase a mí como [al margen: Año 1699] treinta pasos, le volví a preguntar: ¿quién era el del farol? y me respondió que un correo. Juntámonos y le conté el susto que me había dado, a que me satisfizo con decir que todos los correos de a pie llevaban farol de noche. Preguntele si llevaba qué beber para corregir el espanto, y me dijo que no, que en el hostal de Garraf había refrescado y que si caminaba llegaría antes que se volviesen a la cama al dicho hostal. Díjome que el príncipe virrey estaba indispuesto y que iba a Tarragona en busca del señor obispo de Barcelona por mandado de Su Alteza. Despedímonos y yo aceleré la marcha por la cuesta abajo, andando en menos de un cuarto de hora media legua que faltaba para refrigerar la debilitada barriga y consolar el espantado y afligido corazón. Llegué al hostal y llamé, saliendo luego un muchacho a saber quién era el que llamaba; abriome y entreme a la cocina por no enfriarme como en la peña. Estaban tendidos sobre el suelo, alrededor de la fogata, seis valientes miqueletes; unos que dormían y otros que estaban despiertos. Pedí aguardiente y entre pecho y espalda cayó una libra, echándome sobre ella [p. 107] una caldereta de agua. Pagué y marché camino de Castell de fels, pero al salir de las cuestas y al entrar en la playa, comenzó a refrescar la mañana que ya asomaba por el septentrión muy risueña; eché [de] menos los guantes que traía y me acordé que se quedaban en el hostal del aguardiente. Si sale o no sale el sol, entré en Castell de fels a tiempo que mi patrona antigua salía para Barcelona; quiso volverme a su casa para almorzar, pero yo no lo quise admitir por ir de prisa. Díjela que se fuese por delante, pues llevaba compañía, que presto les alcanzaría yo. Entreme en el hostal y almorcé, si bien de pies, y cogí un trotecillo largo dando con ellos de allí solo media legua.

60El río Llobregat venía algo crecido, sobresaliendo las aguas un gran trecho de la barca, y aunque después de esta habían puesto unos banquillos largos para los de a pie, también era forzoso descalzarse para pasar otros desagües. La gente que tenía cabalgadura lo pasaban todo a caballo. Sucedió pues que la mula en que venía mi patrona metió las manos en lo falso de la arena o lodazal dentro del agua, cayéndose y cogiendo debajo a la pobre mujer, toda zambullida en el agua. Al ver esto, arrojé las calcetas y los zapatos de cordel a un pequeño arenal que estaba cerca; y lo que advertí después fue el que llegaron las calcetas y la una alpargata, y la otra se la llevó el señor río. Un hermano de mi patrona, otros dos de su lugar y yo nos arrojamos al agua, vestidos, pero no calzados, a favorecer la triste mujer que casi se ahogaba ya. Unos tiraron de la mula, y otros [p. 108] de la afligida mujer; sacámosla (gracias al Señor) libre, pero hecha una desdicha de mojada. Quiso Dios que había una casa como dos tiros de mosquete en donde vivía una prima hermana suya, y así la cogimos entre dos en el aire hasta la dicha casa, en donde les dejé, pasándome a Barcelona solo y a buen paso, forzándome la perdida alpargata a caminar con los zapatos. A las nueve y cuarto estaba dentro de las murallas231, con las aventuras dichas, y a la media tenía entregados los pliegos al capitán don Manuel [al margen: Año 1699] Fernandez en casa de don Felix Boneu, hermano de mi gobernador.

61Llevaba otras cartas de particulares que repartir, y sin tomar un refrigerio, pedí una espada en la casa para ir luego a entregar las dichas cartas. Cuando dieron las once, ya estaba de vuelta en casa y el capitán de la misma suerte. Mientras fui con mis cartas, me dejé el morralillo en un armario o alacena; por descuido había metido en él poco más de un doblón en reales viniendo por el camino, que era el dinero que en suma llevaba. Sin acordarme de cosa ninguna, me salí después de comer al baluarte de Mediodía a visitar mis amigos. Fuímonos mi antiguo sargento, otros dos y yo, a pasear al muelle, en donde les convidé a refrescar, pero (¡oh fortuna de la Manchaǃ) al meter la mano en la faltriquera, la hallé limpia de polvo y paja sin un remedio; quedeme avergonzado, pero llamé aparte al sargento y le dije cómo por olvido se me había quedado el dinero en casa y que así pagase por mí, que se lo satisfaría por la mañana. [p. 109] Pagolo y nos despedimos, ellos para su cuartel y yo a casa de don Felix en busca de mis realillos. Registré el morralillo y no hallé cosa de dinero en él. Pedí un peso al capitán don Manuel para satisfacer al sargento, y al día siguiente pasé a visitar al capitán don Agustín Rosado, y que me diese cinco doblones y medio que de los pagamentos de más de un año me debía y él los había cobrado. Diome por entonces doblón y medio y hasta hoy me debe los tres porque no los pude cobrar (yo se los perdono). Detúveme en Barcelona ocho días esperando una barca para volverme por mar, en los cuales me dijo uno de los criados de casa si me faltaba algún dinero. Respondile que sí, pero que no sabía dónde lo había perdido. Pues Manuel (me dijo), criado del capitán, los tomó del morralillo y se los ha jugado. Estando comiendo, me dejé caer (como que no hacía cosa) una pedradilla que le llegó al tal Manuel a tocar en el corazón. Salimos de la mesa, y me llamó aparte para darme satisfacción, diciendo que por Dios no lo dijese o supiese su capitán, que era verdad que lo había tomado y que lo había perdido en el juego, pero que en la primera ocasión me lo remitiría a Tarragona, que solo tenía allí un real de a cuatro, que lo tomase. Pillelo por no perderlo todo, y no quise hablar palabra por no infamarlo (presto veremos su paradero). Un día después de haber comido nos embarcamos dos clérigos de Tarragona y yo, con razonable viento, pero al emparejar con las Cuestas de Garaf nos quedamos en calma muerta. Al día siguiente, a fuerza de muchos bordos, no pudimos pasar de Sitches, desembarcándonos para [p. 110] cenar y dormir. Embarcámonos al otro día y no se pudo pasar de la torre de Ambarra232, quedándonos a dormir sobre las aguas. Amaneció el siguiente día con el viento por la proa, y a instancias de los tres (clérigos y yo) nos desembarcaron enfrente de la torre. Almorzamos y, piano, piano233, nos anduvimos dos leguas y media andando. Llegamos a Tarragona antes del mediodía, y antes de comer di cuenta al gobernador de toda mi peregrinación. Diome las gracias del cumplimiento de mi encargo, pues ya por el correo [al margen: Año 1699] sabía a la hora que en Barcelona había entrado, pero riose de tantas aventuras como me habían pasado en tan corto camino. De allí a quince días recibí una carta del capitán don Manuel Fernandez, dándome muchas quejas por no haber dicho en Barcelona el dinero que me había faltado, porque el dicho soldado le había abierto el escritorio, quitándole cincuenta doblones que en él tenía para el socorro de su compañía, y que con recado falso había pedido veinte y cinco doblones al furriel mayor del tercio en nombre del capitán, por lo cual lo tenía preso en la torre de las Pulgas y que sin remedio lo había de echar a galeras, como en efecto lo hizo después de algunos días. Respondile que si yo supiera sus malas intenciones habría dado cuenta de lo que a mí me había quitado, pero que por una niñería no había de infamar yo a quien en casa tenían en buena opinión; pues el señor don Felix me había dicho que en la primera coyuntura lo habían de hacer alférez, y que supuesto quererle ascender no era justo el que yo le desacreditase por cosa tan poca como un doblón. A galeras fue; [p. 111] ¡Dios le asista!

62Por los últimos de mayo se dio fin al sínodo tarraconense, despidiéndose aquellos prelados para sus diócesis y casas. El ilustrísimo don Antonio Pasqual, obispo de Vique, quiso pasar a Reus a ver la suntuosa capilla de la marquesa de Tamarit; convidó al gobernador, y mi persona fue a disponer la comida en compañía del mayordomo de Su Ilustrísima, que era natural de la imperial Toledo. Hubo gran fandango hasta las cuatro de la tarde, que salimos en tropa hasta Constantín, desde donde el señor obispo tomó su litera para irse a dormir al pueblo del Callar y nosotros en el coche a Tarragona.

63Por este tiempo, consiguió licencia uno de los ayudantes de la plaza para retirarse a Madrid, patria suya, y para ocupar este bastón lo proveyeron en un antenado del sargento mayor don Luis Alfonso de Morays, que se hallaba alférez de mi compañía; quedó vaca esta bandera, siendo para ella seis los pretendientes. Quien menos se cuidaba era yo, por no haber sido aún, año cabal, sargento. Ofrecieron al capitán, quién veinte y quién veinticinco doblones para dicha bandera, y esto que lo supo el gobernador. Una noche se quedaron solos, gobernador y capitán, hablando de la materia, cuando oigo que dice don Joseph Boneu: ¡En el tiempo de mi gobierno, no se ha de tomar dinero por plaza ninguna! Retireme y dejelos en sus disputas. Pasados poco más de ocho o diez días, traje las cartas del correo como solía al gobernador, y la Juana, que siempre estaba pronta a saber alguna novedad de Barcelona, vino llorando de alegría y con un abrazo me dijo que ya tenía sentada la plaza de alférez, y que el gobernador me llamaba. Fui [p. 112] a su presencia y me dijo: ¡Ya eres alférez! Lee ese papel. Leilo y hallé ser la certificación de la veeduría y demás tribunales de quedar sentada la plaza en dichos oficios. Besele la mano y le di las gracias por el favor no merecido. No tengas cuidado (me dijo), que mientras yo viva no te faltare, que no has de parar en eso, como cumplas como hasta aquí con tu obligación. Díjome que pasase a dar las gracias al capitán y que le llevase un corte de [al margen: Año 1699] paño de Inglaterra para una casaca que la Juana me sacaría de un baúl. Llamé [a] un soldado de la guardia para llevar el paño y fui a visitar al capitán, poniéndole en sus manos aquel corto y limitado obsequio, que lo recibió con las dos manos muy a gusto. Volvime a casa, hallándome algo confuso por no tener medios para hacerme de vestir con la decencia necesaria al puesto de alférez, y tenía vergüenza de pedirlo al gobernador. Discurrí pedir a un amigo seis doblones, quien sabía de cierto me los prestaría. Acosteme con estos pensamientos, cuando a la mañana me llamó la Juana y me dijo que escogiese de cuatro casacas del gobernador la una. Yo tomé la peor, que no era mala, y estando probándomela, entró el gobernador y dijo que aquella era buena para los días de trabajo, que tomase otra para los días feriados, y diciendo y haciendo me la dio con su mano. Diome también dos pares de medias encarnadas de Olanda, aunque no las tenía yo del todo malas. Para el día siguiente se dispuso el ir al Portal del Rosario, donde estaba de cuartel la compañía, a tomar posesión, entregándome el capitán el [p. 113] venablo234, y diciendo a los soldados me reconociesen por su alférez. Diles para que echasen dos tragos a mi salud, y sin más ceremonias comencé a ejercer mi oficio, entrando mis guardias cuando la suerte me tocaba. No hubo pasado un mes, cuando me dijo el gobernador que dragonease un bastón de ayudante que, aunque de mayor trabajo, quería tener en casa quien a cualquier hora pudiese repartir las órdenes que se ofreciesen, sin obligar al ayudante de semana a estarse todo el día aguardando si se ofrecía alguna cosa. Compré bastón y un sábado por la noche, estando el sargento mayor, capitanes y los otros dos ayudantes presentes, me entregó el gobernador el bastón, y al mismo tiempo el santo y la orden para darles a los sargentos que en el patio me estaban esperando con inquietud. Diles la orden y después el santo, pero no hubo bien vuelto a mí, cuando entre todos me levantaron en el aire con sumo alborozo y alegría. Entráronme en mi cuarto, en donde estaba prevenido un buen refresco para ellos; fuéronse los sargentos, y dentro de poco tiempo salió el mayor para su casa a quien, como ayudante ya y haber entrado de semana aquella noche, era forzoso acompañarlo, aunque lo resistía, pareciéndole hacer falta al gobernador; díjele que no era hacer falta cumplir cada uno con su obligación. El gobernador madrugaba siempre a oír misa antes de desayunarse y las más veces salía solo por no tener ayudante, y desde este día salía mi persona delante también a oír misa con Su Señoría. Los patrones de barcas tuvieron en mí grande [p. 114] alivio, porque sabiendo cuánto hacía el gobernador por mí, me empeñaban para que se les concediesen los embarques de sus géneros, y así en adelante jamás me faltaba provisión de regalillos en mi cuarto, de los cuales participaba el uno de los ayudantes compañeros, porque con el otro ninguno de los dos frisábamos. Por Todos Santos vinieron de Barcelona las reparticiones de paja y leña que acostumbran dar los lugares del veguerío para la guarnición de Tarragona. Nombrome el gobernador para ir como [al margen: Año 1699] el año pasado235, y en ocho días di vuelta a todos los pueblos del campo, y como ya me conocían, me alargaban algo más que el año antecedente, porque aunque les faltasen algunas de las arrobas se lo pasaba en cuenta, dándoles el recibo por entero; lavando la una mano con la otra, y con las dos la cara, porque era forzoso valernos de estos gajes, no percibiendo pagamentos. Repartí lo que me valió con el amigo ayudante Pedro Fernandez, mi compañero, por ser de los tres el más necesitado, siendo casado y con familia; el otro tenía la mesa del sargento mayor y no necesitaba de cosa ninguna. Yo era el mejor librado, así por tener la comida cierta, como por venir a parar todos los gajes a mis manos, de los cuales (como tengo dicho) estaban casi todos a dirección del ayudante Pedro, siendo él el dueño de mi cuarto, de lo que (además de profesar grande amistad) gustaba el gobernador de ello, porque siempre salíamos juntos y no nos careábamos el uno ni el otro con el ayudante del sargento mayor, porque tenía muchas niñadas y no guardaba lealtad con nadie, etc.

Año de 1700

64[p. 115] Para dar principio al año, antes de la festividad de los Santos Reyes, me envió el gobernador don Joseph Boneu a Barcelona con un regalo de Pascuas al príncipe Darmenstad, virrey y capitán general de Cataluña; fui embarcado y me volví por tierra. Por últimos de Cuaresma se fijaron a la puerta de la catedral unos papelones por orden del ilustrísimo arzobispo contra los canónigos de su iglesia; uno de ellos, luego que los vio, echó mano y los arrancó de donde estaban, haciéndoles menudas piezas. Súpolo luego Su Ilustrísima, y al punto mandó al fisco que se lo prendiese. Aguardó la ocasión el fisco de prender al canónigo cuando a las dos se fuese a vísperas, y saliéndole al encuentro, antes de subir las escalas que van la catedral, le dijo que se fuese preso con él, por orden del señor arzobispo; respondiole colérico que no quería. Echole mano el fisco al dicho canónigo, presumiendo tener valor para llevarlo, pero el canónigo, que era como un león, le echó mano al cuello y con la otra le dio valientes mojicones hasta que por boca y narices le salía la mostaza colorada, y el cuello y sotana quedó admirable para barrendero de horno. Como los dos eran sacerdotes y había sangre, ningún secular se atrevió a tocarles con las manos, sí con palabras les decían que se dejasen de pleitos, pero no se cesó hasta que el pobre fisco dio con su cuerpo en la dura tierra, o por mejor decir, en las no blandas piedras. El canónigo [p. 116] se fue a sus vísperas y el fisco todo ensangrentado en casa del arzobispo, quien así que lo vio de aquella suerte y sabido lo que había pasado, mandó llamar a su gobernador y veguer y que con armas fuesen a prender al canónigo, aunque estuviese en la iglesia. Salió el gobernador, doctor Ferran, en busca de sus fadrines236 y el veguer en busca de los suyos, recogiendo entre los dos hasta veinte hombres armados. Entre hermanos, parientes y amigos del canónigo juntaron casi otros tantos para [al margen: Año 1700] defenderlo. Entraron todos armados en la catedral, siendo avisado al punto el dicho canónigo, que con los demás estaba en el coro; se arrojó a coger la puerta de la sacristía y al entrar en esta le tiraron un balazo sin hacerle ningún daño. Entráronse con él algunos de los suyos, quienes le tenían la puerta abierta, y al instante la cerraron; subiose a un campanario o desván, y allí le vistieron de secular con armas en las manos. La gente que acudió a la iglesia era mucha, y con el bullicio abrieron por dentro la sacristía, cuando ya estaba vestido y con peluca. Bajose la escalera abajo, y sin ser conocido de sus adversarios, se salió con otros de la iglesia, retirándose a una casa mientras sus enemigos lo buscaban por los desvanes y agujeros de la sacristía, en donde hallaron el roquete y los hábitos de coro, dejándoles burlados. Por la noche me llamó el gobernador y me dijo que no me acostase hasta que fulano viniese en busca de las llaves del Portal del Rosario y que fuese yo abrir la puerta, y esto que no lo sintiese la tierra. Quedeme con [p. 117] las llaves y con el postigo de la puerta de casa abierto, hasta que cerca de la una sentí venir gente por la calle; púseme a escuchar y llegó el tal que el gobernador me había dicho, llamándome por mi nombre. Cogiéronme en medio seis embozados, sin conocer más que al que me llamó porque no se habló palabra hasta llegar al portal, que yo llamé al sargento que allí estaba de guardia. Mientras yo abrí las puertas y el rastrillo, montaron todos a caballo, y en la última puerta me llamó el canónigo, dándome las gracias y un doblón para guantes, que aunque me hice algo de rogar, lo recibí de muy buena gana. Diome también un real de a cuatro para el sargento de guardia, quien se había quedado en la primera puerta por orden mío, porque no les conociese; díselo y fuime a dormir con gran sosiego. Mi amigo y compañero ayudante Pedro, cuando por la mañana le puse en las manos medio doblón, se alegró sumamente, pero no supo en algunos días por qué arcaduz había venido. Hicieron grandes pesquisas por saber del canónigo dos o tres días, callando después, como si tal hombre no hubiera en el mundo. Alguno dirá que ¿por qué el arzobispo tiene gobernador y veguer secular? Y para el que no lo supiere, digo que el señor arzobispo es señor de lo espiritual y temporal del Campo de Tarragona, con obligación de tener gobernador secular (que siempre es un jurista), un veguer y ministro de justicia. Tenían antes obligación de sustentar y mantener cincuenta soldados en una torre cerca del [p. 118] puerto de Salou237, pero hoy no hay soldados para torres inexpugnables. En Tarragona hay siempre dos vegueres, uno por el rey y otro por el arzobispo, y si por contingencia se juntan los dos en la calle, el del rey lleva la derecha, y al contrario, en salir de jurisdicción de la plaza, lleva la mano derecha el veguer del arzobispo.

65Por el mes de mayo vino el excelentísimo marqués de Aytona a pasar muestra a la caballería que por los lugares del Campo [al margen: Año 1700] tenían su alojamiento, y a la infantería que estaba de guarnición en la plaza. Salió el gobernador a recibir a Su Excelencia hasta la playa del mar en un brioso andaluz, a quien fuimos acompañando en otros dos rocinantes el ayudante Pedro y yo. Cerca de una legua [nos] encontramos con Su Excelencia, que también venía a caballo y en su compañía iban los oficiales pendolistas para reseñar la muestra. Cuando llegamos a la plaza era ya [a]nochecido, y cuando estuvimos entre Rastrillo y puerta de San Antonio comenzó a jugar la artillería del baluarte más próxima, correspondiendo por su orden las demás piezas de la plaza, haciendo salva al excelentísimo marqués, no por el puesto que ejercía, sí por ser grande de España. Aposentose en la casa de la marquesa de Tamarit, que de antemano estaba prevenida, y a la mañana siguiente amaneció en Tarragona la caballería que dije, formada en la Rambla. Salió después a lo mismo el tercio de los lombardos y las compañías sueltas que eran: una [p. 119] de los colorados y dos de los hermanitos irlandeses. En la una de estas me hallaba yo con el ejercicio de alférez (aunque como he dicho dragoneaba el bastón de ayudante[)]238. Comenzó a pasar la caballería su muestra, siguiéndose después la infantería, y al entrar los irlandeses les notificaron su reforma, dando a los oficiales cuarenta días de tiempo para elegir dónde quisiesen pasar sus plazas de reformados, y a los soldados se les dio a escoger las compañías de colorados, la del presidio de Salou y la del puerto o muelle de Tarragona. Los más se quedaron en esta, y pocos [fueron] los que se repartieron en las otras dos. Ejecutada esta función, se volvió a Barcelona el excelentísimo marqués, haciéndole la misma salva al salir de Tarragona.

66Una mañana (impensadamente, y de susto) nos hallamos con cuatro galeras para entrar en el puerto con banderas de España, sin saber nadie a qué, ni quién venía en ellas. Fue fortuna el hallarse (acaso) en el puerto el condestable de la artillería, quien supo luego que venía a visitar la plaza el príncipe virrey239. Dio luego aviso al gobernador, y sin aguardar orden, disparó las piezas que en el muelle había. Asustámonos arriba, por no saber aún por quién se disparaba; salimos luego con el gobernador los dos ayudantes, y en la calle [nos] encontramos con el soldado que traía el aviso. Diose luego providencia a la artillería, que si bien todo deprisa, se disparó a su tiempo. Mandome el gobernador volviese a casa a disponer comida para el príncipe y su familia; traje de presto [p. 120] un carnero que hallé prompto en la carnicería para poner la piñata. Hallé luego dos docenas de perdices, capones y pollos, pavos y pichones. Pareciome lo bastante para un prompto, y así salí en busca del gobernador a darle razón de lo que había. [Me] encontré con las tropas en la catedral, en donde tuve ocasión buena de hablar con Su Señoría, de que se alegró sumamente por no quedar mal. El príncipe se quería volver a embarcar sin descansar, pero a instancias de la ciudad y gobernador se quedó a comer. Fuéronse todos [al margen: Año 1700] a casa, y al entrar por la puerta el virrey, le salieron de repente con el regalo para comer los ministros de la ciudad. Trajeron cuatro carneros vivos, doce pares de perdices, doce capones gordos, seis pares de gallinas, seis pavos, cuatro docenas de pollos y seis fuentes de diferentes dulces, un barril de vino blanco y dos de tinto muy rico, si bien todo del país. Agradeciolo el príncipe a la ciudad y mandó a su mayordomo diese para refrescar a los que trajeron el presente. Como la gente era mucha, me fue forzoso el buscar alguna ropa de mesa y plata juntamente en las casas de los caballeros tarragoneses. Comieron todos a satisfacción, porque fue mucho lo que sobró de comida, que se repartió después a pobres vergonzantes. Serían las tres de la tarde cuando se quitaron las mesas y al instante se fue a embarcar el virrey, quien pasando por cerca del noviciado de la Compañía de Jesus quiso ver la iglesia, marchando después a pie y andando hasta el embarcadero, despidiéndole la plaza con el estruendo de su artillería. Yo me quedé [p. 121] en casa, recogiendo lo que había traído de fuera para restituirlo a sus dueños, hallando solamente menos, entre tanta bulla, dos servilletas (que fue mucho, habiendo andado rodando la plata por entre gran número de lacayos); fuéronse y nos dejaron que hablar por algunos días de la impensada aventura.

67Desde que tomé el bastón de ayudante, salía muchas noches a rondar con algunos soldados de la guardia, por guardar que los demás soldados no hiciesen travesuras, y era yo quien las hacía. Comúnmente, nos juntábamos el veguer del rey y yo, cada uno con su escolta, él de fadrines, y yo de soldados. Por el mes de agosto, vinieron de la feria de Bellcayre240 (en Francia) algunos mercaderes de Tarragona, quienes traían sus géneros241 embarcados; supo el veguer que ya los tenían en tierra, pero les faltaba entrarlos en la ciudad, queriendo fuese por alto por no pagar los derechos. Dio aviso al gobernador para que, supuesto el salir yo de ronda, me llevase las llaves de las puertas alguna noche por si sentíamos andar con los fardos de la banda de fuera. Concediolo fácilmente, y unas noches las llevaba y otras las dejaba. Anduvimos desvelados cerca de quince días, sin rastrear cosa ninguna, retirándonos muchas noches a las dos de la mañana sin fruto de nuestro desvelo, y muchas de ellas me iba yo, en dejar a los soldados, a otra parte a dormir, de donde resultó el caso más horroroso que se verán [sic] en historias, por lo que suplico se lea con atención, y no se admiren de mi desgracia porque caí como hombre y como militar en quien (por lo general) concurren los malos vicios. Pero admírense de la gran providencia del Altísimo por medio e intercesión de su Santísima Madre, a quien rindo las debidas gracias.

Suceso notable por donde Dios me llamó a la religión de la Compañía de Jesus

68[p. 122] El viernes tres de septiembre del mismo año salimos el veguer y yo con nuestra escolta ordinaria a dar vuelta a la ciudad, y a cosa de las diez de la noche me dijo que ya los mercaderes estaban en dar alguna cosa, por tener las ropas seguras en sus casas y que las tenían prontas a entrarlas por alto (luego las hallaremos) y que así nos podíamos retirar a resarcir lo perdido de las noches antecedentes. [Al margen: Año 1700] Retirose con sus fadrines, y yo con mis soldados a casa. Dejelos, y me fui a mi depravado intento, porque sabía no tener embarazo para entrar. A los tres cuartos para las once llegué a la puerta, y hallé la llave en el lugar para ella señalado en tales ocasiones. Entré, cerré la puerta, subí arriba y me acosté bien descuidado de lo que había de suceder. Hallábase esta casa como doce pasos de una torre ochavada hecha en tiempo de los antiguos romanos, siendo de grueso sus paredes de diecisiete palmos242. Encerraba en sí todas las municiones que del sitio de Barcelona se sacaron el año de 97, cuando entraron los franceses; hallábanse cuatrocientos cincuenta quintales de pólvora entrefina, dos mil y más granadas de mano cargadas, mil ollas de fuegos artificiales, gran cantidad de fajinas embreadas y otras municiones, etc. Todo esto estaba en el centro de la torre para que fuese mayor el estrago y la tragedia. Poco después de las once, oímos a lo lejos unos truenos algo sordos, y al mismo tiempo comenzaron a llover algunos goterones de agua que se oían, pero (¡oh mi Diosǃ) que así como se oyeron las once y media (no lo podré explicar), tan presto se vio el fuego como el estruendo y caer la casa encima [p. 123] de los dos, y abrasándonos en voraces llamas, sin saber de dónde procedían, viéndonos volar por el aire con el furioso incendio; y volando, clamé a la Virgen del Pilar, mi patrona, que no me desamparase en aquel peligro. Cayó la casa sobre los dos, que eran dos altos y el tejado. Y al mismo tiempo también cayó el primer alto, en donde estaba la cama, hasta que no hubo más que caer de la dicha casa. Creime luego había sido rayo que Dios me enviaba para sepultarme en el abismo, cayendo solo sobre mí; por lo que comencé a pedir misericordia con fervorosos actos de contrición, cual la necesidad lo pedía. Casi de la misma forma que estaba en la cama, me quedé después sepultado entre las ruinas con la cara hacia arriba, y la cabeza arrimada a una pared que me la hacía tener inclinada para el pecho. A esta misma pared se quedó de punta una viga maestra que me cogía a lo largo, desde el hombro derecho por la barriga; esta viga me reventaba el cuerpo y esta me defendía de las innumerables ruinas. La pierna izquierda se quedó derecha para arriba, cruzando por entre una y otra los cabríos de la casa y las tejas del tejado. Estando de esta suerte sumergido debajo de tanta broza, quise hacer fuerzas, para ver si podía sacar alguno de los brazos y librarme de tanta carga, pero no fue posible, antes bien se cargó más ruina sobre mí. Al hacer esta fuerza (¡oh prodigio de la Virgen del Pilarǃ), se me puso sin saber cómo una teja sobre la cara, cogiéndome su hueco desde el casco de la cabeza hasta el pecho, siendo bastante aquel corto espacio para poder respirar y detener el mucho polvo para que no me ahogase, aunque no conocí el beneficio de la [p. 124] teja hasta después. Ya se deja considerar cómo estaría y cómo me dolería el haber ofendido a Dios ¿y los propósitos de la enmienda cuáles serían? En este laberinto de penas y congojas, hice voto de, si salía con vida, entrarme al punto en religión; pero tenía ya perdidas las esperanzas de salir de aquel naufragio, porque no sentía viniese nadie al socorro de tanta necesidad. También hice voto de ir a pie a visitar a nuestra Señora de Mont Serrate y subir su montaña a pie descalzo. Habría pasado como una hora [al margen: Año 1700] de arruinado, cuando oí una trompeta que parecía cosa del otro mundo, y sin oír otra cosa, quedé del todo desconsolado, clamando a voces por confesión. Dentro de poco espacio volvió a repetir la trompeta, con mayor fuerza que la primera vez, y luego sentí gran rumor de gente, cobrando ánimo y esperanzas de salir, pues no creía hubiese caído el rayo en otro lugar que en donde yo me hallaba. Consoleme cuando comenzaron a cortar con las segures243 y a cavar con picos y azadas sobre mí, pero me volví a desconsolar cuando la gente se pasaba de largo por encima. Tanto camino me pareció que hicieron, que pasaban los hombres a montón; con las azadas y picos me sacaron los dedos del pie izquierdo que, como dije, estaba en el aire para arriba, pero como eran del color de la tierra y ruinas, nadie los veía, aunque yo continuamente lo movía con el fin de que los viesen menear y me libertase de aquel calabozo.

69Al cabo de gran rato, entre la multitud que pasaba por encima, oigo que dice un hornero (a quien conocí en la voz): ¡Assí nia un de viu!; tan presto como pronunció que había uno vivo, se juntaron [p. 125] sobre mí (al parecer) más de veinte personas, unos con hachas, otros con picos, otros con azadas y otros con palas y varios instrumentos, y con grande prisa todos a desenterrarme. Comenzaron su trabajo por la parte más flaca de ruinas, de donde sacaron en breve el compañero, que estaba hacia aquella parte, con una pierna rompida. Luego que lo sacaron, cayó en aquel hueco mucha ruina de la que a mí me abrumada [sic], y entre ella se me fue la teja defensora, conociendo entonces el prodigioso beneficio, porque así que se quitó, me iba ahogando a toda prisa, y exclamé pero no pude pronunciar, teniendo ya la boca llena de tierra y polvo. Aquí hubo otro prodigio y fue el que, cavando aquellos hombres, dando con los instrumentos pegado [sic] a mi mismo cuerpo, ninguno me tocó, ni me hizo daño. Liberteme el brazo izquierdo, con el cual me tiré a favorecer la cara, mientras los hombres apartaban la viga grande por la punta para sacarme, y levantada un poco, pude enderezar la cabeza, dando un suspiro (que dejo a la consideración de cada uno), y al mismo tiempo exclamé diciendo: ¡Por Dios pido que vaya uno en casa del gobernador y me traiga la llave del Portalet, que me quiero ir a confesar a San Franciscoǃ ¿Cómo San Francisco?, respondió uno, que todos los frailes son muertos. Di de nuevo gracias al Señor por el beneficio recibido. Acabaron de sacarme de entre las ruinas de la casa, teniendo prevenida una escala con un transpontín encima para conducirme al hospital, pero como salí caliente, no sentía mal ninguno en el cuerpo. Hallábanse dos soldados de mi guardia al espectáculo, que por no dar conmigo en parte ninguna de la ciudad, se creyeron estaría allí244, y así les dije [p. 126] que valor tenía para irme por mis pies. Pusiéronme un capote, y cogiéndome los dos soldados con sus brazos por las espaldas y yo asido a ellos, nos fuimos poco a poco hacia casa, todavía sin saber lo que había sucedido, y preguntándoselo a los soldados, me lo refirieron al punto. Al pasar por la plazuela del Rosario, hallé a lo largo de ella una muralla de ruinas, y temiendo algún desmayo, les dije pasásemos primero por casa del ayudante Pedro a tomar un trago de aguardiente. Llegamos a la puerta y no podíamos entrar de las ruinas de la casa, habiéndose ellos librado por tener sus camas en [al margen: Año 1700] unas bóvedas del tiempo de los romanos; trepamos arriba, y tomé mi traguito, marchando luego a casa antes de enfriarme. Entré por la puerta falsa, porque el huracán la había sacado por la principal, y a esta en medio de la calle. Estaban a la puerta don Mariano, hijo del gobernador, y la Juana, preguntando a los que pasaban si sabían del ayudante Frutos, y nadie les daba razón. Entreme en mi cuarto, hallándolo todo arruinado, con parte de la casa en él y dije: ¡Gracias sean dadas a Dios!, que tan mal me habría ido en una parte como en otra. Por desmentir en algo al pueblo, comencé a vestirme para salir en busca del confesor y al gobernador, que estaba desenterrando frailes en San Francisco, pero subió don Mariano y también la Juana, quienes vieron mi color tan macilento y el ojo derecho que sobresalía como un puño; no me dejaron vestir ni salir, antes en otro cuarto me hicieron cama para que me acostase. ¡Pues ya que no me dejan salir (dije) búsquenme luego un confesor! Salió a la puerta don Mariano y antes que me acostase, tuve en el cuarto todos [p. 127] los santos sacramentos, médicos y cirujanos (como luego diré). Pulsome el médico y dijo que dejase la confesión por entonces porque no estaba de peligro, que había otras necesidades más urgentes. Dejáronme muy desconsolado, pero me aseguró el parroquial que no se volvería a su casa hasta haberme confesado, y que en el ínter me dispusiese para ello. Es digno de reparo esta grande providencia: venía un sacerdote con el admirable sacramento de la eucaristía, otro con el de la extremaunción, dos confesores, dos médicos, dos cirujanos, cuatro hombres con hachas encendidas, y dos con dos escalas para entrar los santos sacramentos por las ventanas donde la urgencia y necesidad lo pedía (como sucedió en algunas). Un soldado de la guardia fue a San Francisco a dar aviso al gobernador de mi aparecimiento, el cómo y adónde; dio gracias al Señor y prosiguió con su azada al desentierro de los religiosos. Antes del día vino el parroquial a confesarme, dejándome muy consolado y aliviado de mis congojas; vino también el gobernador a despachar correo a Barcelona, y después de referir el suceso a su hermano y hermanas les dice (como después supe y leí): en casa, gracias al Señor, ninguno ha padecido, sí solo Frutos, que si no se entra religioso, no cumplirá con su obligación, y esto sin saber mi voto.

70El caso fue que el rayo o centella cayó en la torre donde estaban las municiones que dije, pegándose fuego a la pólvora, de donde resultó el levantar la torre desde los cimientos por el aire, reventando al mismo tiempo por sus ocho esquinas, dejando cada una por donde se encaminaba una muralla de [p. 128] ruinas. Por la ciudad no entraron más que dos, el uno cogió toda la cordillera de casas que siguen a la muralla hasta el Portal del Rosario245, comenzando desde la casa en que me hallaba, sepultando en ellas muchas familias, que en la misma noche se desenterraron, unos vivos y otros hechos pedazos, llevando los heridos al punto al hospital. El otro ramal o esquina pasó por encima del convento de Santo Domingo, arruinándolo casi todo, y por ser obra nueva, aún no concluida, defendió gran parte de la ciudad. [Al margen: Año 1700] En este convento sucedió un raro prodigio (si no fue grande el milagro); cayose la iglesia a plomo, dejando algunas capillas, siendo el portento en el dormitorio: tenían los religiosos cada uno su salita, y dentro de ella su alcoba, en que todos dormían cuando el estruendo; hundiéronse todas las salitas, dejando intactas las alcobas, sin que ninguno recibiese lesión alguna, sí solo el padre sacristán, que quiso salir de su alcoba en busca de alguna luz, y cayó a lo profundo hiriéndose levemente, quien comenzó luego a gritar que nadie saliese de sus alcobas, hasta que después trajeron luz los vecinos y vieron el portentoso prodigio de haberse hundido las salas sin discrepar ninguna y quedar intactas las alcobas. Otra esquina dio sobre el convento de San Francisco (fuera de la primera muralla), haciendo cenizas todo el edificio, sepultando entre sus ruinas a treinta religiosos, saliendo el más bien librado malamente herido; cinco fueron los que sacaron difuntos, y de los más heridos murieron a la mañana dos, que hicieron siete. El mismo ramal pasó por [en]cima del cuartel de la Puerta [p. 129] de San Juan, donde estaban de guardia doce soldados; arruinó el cuartel, dejando libre el tablado en que dormían sin que recibiesen mal ninguno. Las demás esquinas expidieron por el campo, solo otra que tiró la Rambla adelante, sin encontrar tropiezo que hiciese daño. Las casas que cayeron del todo pasaron de cincuenta, no quedando ninguna en la ciudad que poco o mucho no padeciese, y muchas inhabitables por temor de su ruina. Los cerrojos de las puertas de la catedral (que eran bien fornidos) se troncharon como si fueran de vidrio, abriendo las puertas de par en par, como también la cadena, doblada tres veces, del Portal del Rosario, con que estaban cerradas sus puertas, cayendo estas sobre algunos soldados sin hacerles ningún mal. Pero lo más admirable fue el que en el Portalet que salía de la ciudad a San Francisco, y está entre la torre y convento del Rosario, estaban cinco soldados irlandeses de guardia; cayó la puerta sobre todos, quedándose el un extremo arrimado a la pared o muralla, cogiéndoles debajo de su hueco, en donde estuvieron hasta las ocho de la mañana que los sacaron asustados, pero sin lesión ninguna. Una losa que servía de escalón para entrar en la iglesia del hospital la sacó de su centro el huracán, y sin romperla fue a parar entre la puerta de la iglesia y la portería del noviciado de la Compañía de Jesus. Baste de esto y vamos a las providencias humanas de esta noche: mandaron pregonar por la ciudad, a son de trompeta (era la que yo oía), que todos, pena de quinientas libras, acudiesen a la plaza del Rosario con instrumentos para desenterrar, y que se encendiesen [p. 130] luminarias por todas las calles y en especial en las vecindades de la plaza del Rosario para que viese la gente por dónde andaba, y así como se mandó se puso en ejecución todo, como lo vi yo cuando salí de las tinieblas en donde estuve enterrado más de dos horas y media. Diose la gran providencia que dije de los santos sacramentos. Acudieron todas las señoras de Tarragona al hospital, proveídas de sábanas y toda ropa para hacer las camas a más de cien heridos que llevaron, empleándose dichas señoras en hacer hilas [al margen: Año 1700] y aplicarlas a las llagas, por no haber bastantes cirujanos ni practicantes. El ilustrísimo arzobispo envió luego cien doblones para que asistiesen con todo lo necesario al hospital, pero es de advertir que a Su Ilustrísima le cogió dormido el estruendo y no despertó hasta que los criados entraron, creyendo que estaría difunto, y lo llamaron, refiriéndole el suceso, sin saber que hubiese caído el rayo en la torre, sí solo veían todas las puertas del palacio caídas y las del mismo cuarto de su señor. Todo lo sobredicho sucedió desde las once y media del día tres, que cayó el rayo en la pólvora, hasta la mañana del día cuatro, que era sábado. Luego que fue de día, mandó el señor arzobispo recogiesen los difuntos al santo hospital, y se hallaron haber sido entre todos veinticinco. En el hospital juntaron diecinueve, haciéndoles a los demás su entierro aparte, siendo gente acomodada sus parientes. Por la tarde se hizo el entierro general, con la asistencia del señor arzobispo, cabildo y clerecía, desde el dicho hospital a la iglesia catedral, llevando los cadáveres de dos en dos, unos en andas y otros en tablas, causando grande lástima mirar aquel espectáculo, pareciendo día de Juicio [p. 131] y el cielo, que amenazaba nueva ruina, no cesando de día ni de noche en más de un mes los horrorosos y espantables truenos, fulminando fuego los intrépidos relámpagos que se desgajaban de las nubes; y por esto andaba la gente macilenta, triste y melancólica, y persuadiéndonos todos que la Divina Justicia quería destruir a la ciudad246.

71Ya dije cómo me hicieron la cama para acostarme en otro cuarto, y que me visitó el médico, etc., y será bien volver al hilo, por haber sucedido tantas cosas en sola una noche que es forzoso el dejar unas para seguir con las otras. Luego que me hube acostado, me quedé yerto, helado y tieso como un bronce, sin poder mover pie ni brazo y con un dolor muy intenso desde los pies a la cabeza, pegados a las carnes camisa y calzoncillos, pareciendo mi cuerpo una criba en los agujeros (guardo aún, gracias al Señor, las cicatrices). Diéronme una bebida y con ella volví algo en mí y a moverme, si bien con grandes dolores. Después de curada el alma, por medio de la confesión, vino el cirujano a curarme el cuerpo, dándome en diez días perfectamente sano. Y es de ponderar que tantos heridos como hubo (al parecer mortales), no murió ninguno del accidente de las heridas, pero sí murieron entre septiembre y octubre más de doscientas criaturas, que atribuyeron los médicos al alimento asustado de los pechos de sus madres.

72Por haber quedado la casa en que vivía el gobernador inhabitable, fue forzoso el mismo día cuatro mudar los muebles en casa del difunto arcediano de Villaseca, y por la noche me cargaron los soldados en una silla hasta ella, atravesando casi la ciudad. El gober- [p. 132] nador había mandado que se me asistiese con todo lo necesario, pero no quería entrar a verme, y yo deseaba ponerme a sus pies para pedirle perdón del agravio cometido. Logrelo el día de la Natividad de Nuestra Señora247, saliendo de casa con uno de los soldados (que me había ayudado a vestir) a confesar y comulgar a los carmelitas descalzos, que estaban muy cerca de casa; hice oración en la iglesia y salime al claustro en busca de confesor, en donde hallé gran concurso de hombres a la misma diligencia. Al salir uno de los pies del confesor, me [al margen: Año 1700] vio (acaso) el padre; ya fuese por mi quebrantado color, o ya porque sabía mi suceso, me llamó por mi nombre, confesome y consolome y me mandó fuese luego a comulgar. Hecha esta diligencia y oída una misa (aunque sentado) nos volvimos a casa, y al entrar por la puerta, me encontré con el gobernador, que salía a lo mismo; arrodilleme a sus pies, besándole la mano, pidiendo perdón de mi atrevimiento. Levantome con sus manos y me dijo: el perdón pídalo a Dios y dele gracias por el beneficio recibido. Fuese a misa y yo me entré en mi cuarto, trayéndome la Juana el desayuno. Volvió luego el gobernador, entrándose donde yo estaba, y allí le bajaron el chocolate; quedamos los dos solos a petición mía (porque estaban un capitán y el ayudante Pedro). Referile los votos que estando enterrado había hecho, y que me hallaba inclinado a una de tres religiones: a la Compañía de Jesus, a la Cartuja y a San Francisco, pareciéndome que en esta sería más fácil el conseguirlo. Respondiome que no pagaría a Dios el beneficio si no lo ponía en ejecución, y que así lo encomendase a Dios de veras, que también lo haría. Hasta aquí es el suceso, aunque se quedan muchas particularidades, [p. 133] como son el haber caído la misma noche, y al mismo tiempo, otra centella sobre el altar mayor de la iglesia de la Compañía, dos en Reus, villa del campo, no quedando en aquel pueblo puerta ni ventana que no se abriese al estruendo. La cerradura de la puerta de la fatal torre se la trajo al gobernador un marinero el día 9, que la había hallado en la playa del mar, una legua distante de la plaza. Para el día 11 dispuso el señor arzobispo dar principio a una misión con los clérigos de su familia, saliendo Su Ilustrísima con el acto de contrición la primera noche. Yo tenía concertado con el ayudante Pedro el salir también, y que no se apartase de mí, por si me venía algún desmayo; salimos con nuestros bastones delante del gobernador, quien en medio de la calle me conoció, y me dijo que me volviese a casa, porque estaba muy debilitado y temía no me cayese. Respondió por mí mi compañero y le dijo que no me desampararía. Pues vaya (dijo), enhorabuena. Predicó los ocho días el padre maestro Ibáñez, religioso mercenario [sic], concluyendo el último día de la misión con la comunión general de mano de Su Ilustrísima a más de ochocientas personas.

73Con la ocasión del suceso referido, vino de Barcelona el reverendísimo padre provincial de la Seráfica Orden a consolar sus heridos y afligidos religiosos que estaban en el hospital viejo dentro de la ciudad. Fuese a posar en casa de un panadero, tercero de la religión, adonde le visitó el gobernador algunas veces. Un día entre otros, salí de casa, con el ánimo de pedirle el hábito de su religión; antes de llegar a la puerta como cuatro pasos, me tiraron de la casaca para [p. 134] atrás, volví la cabeza y no vi una alma en toda la calle; turbeme un poco, retirándome sin poder discurrir quién había sido. Al día siguiente volví por la tarde, y en el mismo puesto me sucedió lo mismo; temblome el cuerpo, y acordándome de la Compañía de Jesus, dije a mis solas: ¡Dios no me quiere en San Francisco! ¡Pero en la Compañía es imposible! Porque allí no reciben si no es a los ricos y poderosos, a los de grandes habilidades y a los de muchas letras248. Volvime a casa confuso, poniéndome [al margen: Año 1700] el demonio mil dificultades para la Compañía, como el ser soldado, ser extraño de aquel país, ser pobre, etc. Repetí la tercera vez, pasando primero de camino a rezar a la patrona de Tarragona, santa Tecla, para que me dirigiese. Tomé la calle por la banda opuesta a las antecedentes veces y como los cuatro pasos de la puerta, me volvieron a tirar de la casaca sin ver a nadie. Quise pasar y di un fuerte tropezón por estar ya del todo atarantado. Retireme a casa, pasando luego al cuarto del gobernador a referirle lo que me pasaba, y me dijo que lo encomendase a Dios, que también lo haría; que si estaba de Dios determinado el que entrase en la Compañía, por más dificultades que pusiese el demonio, Dios las vencería. Pasé la misma tarde al hospital viejo, donde estaba herido mi confesor franciscano, a contarle mi aflicción, quien me respondió casi las mismas palabras que el gobernador me había dicho.

74Para el día 27, determiné pasar a cumplir el voto a la [p. 135] Virgen Santísima de Mont Serrate, saliendo solo con mi espada y bastón, y un morralillo en que iban unos zapatos nuevos, corbata limpia y algo de provisión. Pasado un pueblo llamado Los Monjes me anocheció, faltándome una buena legua para Villafranca del Panadés, a donde iba a dormir. Hacía luna clara pero muy furioso viento, y con él oí cerca del camino que daban grandes golpazos; salí de lo estrecho de unas viñas cuando, de repente, me vi delante de los ojos cuatro cadáveres suspendidos de una horca que con el recio del viento se daban unos con otros aquellos golpes que había oído249. Estremecióseme el cuerpo al ver el espantoso espectáculo que, aunque no tuve miedo ni horror a los muertos, esta vez confieso que le tuve por cogerme de susto en el campo, y desprevenido de noticia de tal justicia. Encomendé a Dios sus almas, prosiguiendo mi camino bien despavorido; llegué al lugar y a la posada, donde cené y me acosté. Al día siguiente comí en Piera, pasando por la tarde a refrescar al hostalet que está al pie de la montaña, a la banda de Collbató250. Salido del hostal como cien pasos, me descalcé los zapatos y medias para cumplir mi promesa, comenzando a subir con los pies descalzos. Metíanse las innumerables chinas251 por ellos, que me hacían salir las lágrimas de los ojos. Dábanme tentaciones a ponerme los zapatos, y me decía a mí mismo: no, que este es el demonio que me tienta. Mejor será arrojar los zapatos para evitar la tentación. Y diciendo y haciendo, los arrojé por entre aquellas breñas. Llegué al término deseado, como una hora anochecido, con los pies chorreando sangre. Fuime a la iglesia a dar mis rendidas gracias a la Soberana Reina, pero no me pude levantar del suelo del gran [p. 136] dolor de los pies, siendo forzoso el quedarme allí hasta la mañana, que poco a poco me salí de la iglesia en busca del padre fray Estevan de Rotaldo, para quien llevaba carta. Confesome, y me dijo que, en oír misa y comulgar, pasase a la sacristía, que allí me aguardaba. Cumplí en mis devociones, llevándome fray Estevan a su celda, a tomar el refrigerio corporal; pidió después al hospedero me diese un cuarto, en el cual me regalaron los tres días que allí estuve. La misma tarde que fue día del arcángel san Miguel252 me mostraron las santas reliquias; besé la mano a la Virgen y me enseñaron las riquezas. El día del gran doctor de la iglesia san Jerónimo subí a visitar las ermitas de aquel monte, y hallé en la de San Bartholome un santo ermitaño que había sido con [sic] soldado de mi gobernador, don Joseph Boneu. Después de varias preguntas del suceso de Tarragona, me sacó pescado fresco para almorzar, y estando en esta función, se asomó a una ventanilla, llamando a los pajarillos del monte. Tuve mi poca de turbación cuando vi sobre mi cabeza, sobre la mesita y sobre el plato una infinidad de pajaritos. Díjome el buen ermitaño que no les hiciese ningún mal, antes sí, que les diese algo de lo que comía, y luego les dijo que se fuesen con Dios a su monte; y yo me quedé alabando al Señor por cosa nunca vista de mis ojos, siendo en la realidad un gran prodigio tener tanto animalito domesticado. No pude visitar más que cinco ermitas por parecerme tarde, y así me volví a comer al cuarto señalado.

75El primer día de octubre, después de oír misa, me despedí de la Virgen y me volví a dormir a Villafranca; y el día dos a casa, [p. 137] aunque algo de noche, y estaban las puertas de la plaza cerradas, que avisando la centinela me las vinieron [a] abrir luego.

76A pocos días de llegado, fuimos una tarde (como otras muchas) a la Compañía el gobernador, el ayudante Pedro y yo; los dos nos quedamos en el patio, mientras el gobernador hacía su visita, y a poco tiempo bajó un novicio diciendo: Señor ayudante Frutos, el señor gobernador le llama. Subí arriba y, al entrar por el cuarto, vi que se despedía mi gobernador del padre rector Gregorio Mayor; detúveme porque había de venir por donde yo estaba, cuando me dice el padre rector: Venga, señor ayudante. Conocí luego la causa de mi llamada y me corté; entré en su aposento, abrazándome el padre, con las lágrimas en los ojos, de tal suerte que ni el uno ni el otro no nos podíamos hablar en gran rato. Por último, nos sentamos, y le referí el suceso desde su principio al fin, que aunque Su Reverencia sabía el cómo y adónde me habían hallado, no sabía las circunstancias. Contele lo que me había pasado en la pretensión de San Francisco y las dificultades que se me oponían para entrar en la Compañía. Respondiome con benignidad y santa prudencia que si era de Dios el llamamiento a la Compañía, que confiase en su misericordia, que lo conseguiría. Díjome que escribiese al padre provincial Gabriel Sierra, que se hallaba de visita en Tarazona253, todas las circunstancias de mi vocación, y que le enviase la carta para remitirla en su pliego. Despedime del padre rector, pasando al aposento del padre Jaime Vilar, donde me esperaba el gobernador. Supliquele al padre Vilar me hiciese un borrón para dirigirme por él [p. 138] en la carta que había de escribir al padre provincial. Diómele en breves razones y por la noche formé mi carta, trayéndosela al padre rector a la mañana siguiente. La respuesta fue en suma que lo encomendase a Dios de veras, que no me desampararía, etc.

77A los primeros de noviembre, supimos cómo venia el barón de Bek254 por gobernador en propiedad de la plaza de Tarragona, porque, como ya dije, don Joseph Boneu estaba interino. Llegó presto, tomó posesión y nosotros nos fuimos a Barcelona, no queriendo yo quedarme por estar en la pretensión sobredicha. Antes de partir supimos cómo Dios se había llevado a mejor vida a la majestad de nuestro católico [al margen: Año 1700] monarca Carlos Segundo (que Dios haya). También murió nuestro santísimo papa Inocencio Duodécimo, quedando en el fin de este año la Iglesia con la sucesión al pontificado del santísimo padre Clemente Undécimo255; y España esperando horrorosas tragedias, por quedar falta de sucesión en la corona; Tarragona, en lamentables sollozos, aguardando su desgracia, pues hasta los primeros de octubre la estuvo amenazando la Divina Justicia, con horrorosos y espantables truenos y relámpagos.

78Aunque se me pasó en su lugar, me parece no ser tarde para decir las providencias que se dieron en Tarragona acerca de nuevos almagacenes para las municiones. Mandose, a pocos días del estrago de la torre, hacer un almagacén en el baluarte de San Francisco, treinta pasos no más del arruinado convento, por sacar cuanto antes la pólvora que había en el castillo que llaman del Patriarca, en el del Rey, y en la torre de Santa Clara, que por ser edificios fuertes, se temía [p. 139] la total ruina de la ciudad; ejecutose al punto, haciéndole de materiales leves y ligeros, pasando después a la disposición de otro, cerca del matadero. Opusiéronse los carmelitas descalzos a la ejecución, alegando estar muy próximo a su convento; y viendo que ni la ciudad, ni don Joseph Boneu, su gobernador, no les quisieron oír, marcharon dos a Barcelona, presentando memorial al príncipe Darmenstad, virrey, en que decían que entre las monjas de Santa Clara y el noviciado de la Compañía había lugar a propósito para dicho almagacén. Salió decretado que se hiciese donde hubiese menos inconvenientes al bien público. Juntáronse una mañana ciudad y gobernador para elegir de los dos puestos (porque no había más) el mejor; acudieron también dos descalcitos, y estando con los maestros de cantería, detrás de la huerta del Carmen, me dijo el gobernador que midiese cuántos pasos había desde la pared de la huerta hasta donde estaban comenzados los cimientos para el dicho almagacén. Medilos y hallé cincuenta y nueve, algo más, y desde la banda opuesta a la muralla había cuarenta y siete, y de cimiento a cimiento dieciséis, con que teníamos de campo ciento veintidós pasos. Pasamos luego adonde mis frailes alegaban, y midiendo yo desde la pared de las monjas a la huerta del noviciado, no pude llegar a setenta pasos, y esto que las pobres monjas no tenían huerta, y la de los frailes era tan grande como la de la Compañía. [p. 140] Quedáronse los tristes con el desaire de tanto empeño mal logrado, siendo así que los pobres franciscanos no hablaron una palabra, teniendo el almagacén no más distante que los treinta pasos que dije.

79Luego que llegamos a Barcelona, senté mi plaza en la compañía del capitán don Manuel Fernandez, del tercio de los amarillos viejo, siendo maestro de campo don Fernando Davila, criollo del reino del Peru. Sentela en este tercio, y no en los verdes, por pedírmelo don Joseph Boneu, y para gozar el sueldo de reformado en el ínter que lograba mi deseada pretensión. Díjeselo a mi sargento mayor antiguo, don Diego Davila, quien me respondió que, supuesto había de ser por poco tiempo, diese aquel gusto a quien tanto yo debía, y que quien más lo había de sentir sería don Agustín Rosado y ese se había retirado a Madrid del servicio del rey.

Año de 1701 y entrada en la Compañía de Jesus

80Pasamos este invierno don Joseph Boneu, don Mariano su hijo, la Juana y yo con solos un criado y una criada como unos ermitaños del yermo, sin cuidados de expender órdenes, ni de entrar guardias, así por ser exentos de entrarlas los ayudantes, como por no dárseme ya nada del servicio del rey, pues tenía puestos los ojos en otro mejor Señor. Entramos en este año con el nuevo virrey y capitán general, que fue el excelentísimo conde de Palma256, quedándose en Barcelona hasta nueva orden [p. 141] el señor príncipe Darmenstad, que los últimos de marzo o primeros de abril se embarcó para Alemania, dejando ya sus ideas en los corazones de algunos catalanes257. Por el mes de mayo se reclutó gente para pasar a la Andalucía, y de los tercios que estaban en Barcelona nombraron algunos reformados. El buen maestro de campo criollo (sabiendo la pretensión en que yo andaba) se cerró de mollera en que había de pasar yo en el número de los reformados; intimome el sargento dicha orden en presencia de don Joseph Boneu, quien me dijo pasase luego a verme con el maestro de campo. Fui, y hablele, y me respondió con potestad absoluta que no tenía ya remedio, y así que me fuese al baluarte del Rey, que dentro de tres días nos habíamos de embarcar. Respondile con segunda intención que luego al punto me iba al baluarte, pero que su señoría daría cuenta a Dios si yo no cumplía con mi voto. Salime de su casa, que vivía en la calle de Santa Ana, y me entré en la Compañía, pidiendo al portero una cuartilla de papel y tintero, con que desde aquel castillo di cuenta a don Joseph Boneu de la respuesta del criollo. En el ínter que llevaron el papel, subí a verme con el padre Joseph Quintana, mi confesor, a tiempo que estaba en su aposento el padre Francisco Llanés, confesor del virrey258, quienes resolvieron el que hiciese un memorial para Su Excelencia, que el padre Llanés le prevendría para el despacho. Estando en esto, entró en el aposento don Joseph Boneu, echando centellas contra dicho maestro de campo, a quien había encontrado en la calle y le había dicho que yo estaba en la Compañía retirado, que venía a guardarme las espaldas, [p. 142] y así que trajese todo su tercio formado contra los dos, que primero nos harían pedazos que sacarnos de la Compañía. Sosegáronle los padres y allí mismo me dictaron el memorial; fuese el padre Llanés a palacio, don Joseph Boneu a su casa, y a mí me dijo el padre vicerrector Francisco Garau me subiese a la ropería hasta que don Joseph Boneu avisase. Comí allí aquel día y a las tres de la tarde me vino a buscar mi segundo padre Boneu. Salimos juntos del colegio hasta palacio, en donde [nos] encontramos con el ayudante [al margen: Año 1701] real de semana, muy nuestro amigo. Díjole don Joseph si habría forma de que presentase yo un memorial a Su Excelencia, de que ya estaba avisado por el padre Llanés; respondió que sí. Subímonos los dos a palacio, y entró él a ver si se podía hablar; salió luego y me dijo que entrase. Di el memorial a Su Excelencia, diciéndole al mismo tiempo que yo era por quien había hablado el padre Llanés a Su Excelencia: ¡Vaya con Dios!, que será despachado, me respondió. Despedime, bajando en busca de don Joseph, quien me dijo me fuese a casa.

81Al día siguiente, muy de mañanita, vinieron a buscarme a casa el alférez Coronel259 y su sargento; respondioles la Juana que ya me había ido, y no sabía a dónde. A las diez me fui a palacio en busca del decreto de mi memorial, y no hallé mi nombre en la lista; entreme en la secretaría, preguntando a un oficial si había bajado. Respondiome que subiese arriba, porque el secretario había subido a firmar la licencia. Subí como un rayo la escalera, y en la antesala [me] encontré con el ayudante real, que ya la tenía despachada en el bolsillo. Diomela y [p. 143] le di las gracias por la eficaz agencia. Al salir de palacio, me hallé de repente con el maestro de campo don Fernando Davila y con el sargento mayor don Antonio Pacheco, que entraban. ¿Por qué no está en el baluarte? (me dijo el criollo). ¡Porque no sirvo al rey!, le respondí. Y vuestra señoría puede mandar a los de su tercio y no a mí, que estoy fuera de él. Alterose un poco, y dile al sargento mayor con la licencia por los bigotes. Leyola y dijo al maestro de campo que tenía extensión en ella de dos meses para pasarla por los oficios, y añadí yo: ¡esos dos pagamentos (aunque haya entrado en la religión) no los perdono a nadie! Buen padrino ha tenido, dijo el maestro de campo. La culpa tuve yo en sentar la plaza en donde no conocía los genios, le respondí, y antes de sentarla le di parte a vuestra señoría de mi pretensión. Fuime y le dejé con la palabra en la boca, echando verbos contra mí, por haberlo así burlado. Contómelo después don Antonio Pacheco, su sargento mayor, en casa de don Diego Davila, sargento mayor de los verdes, porque se alegraban los dos el que entrase en la Compañía, de donde casi no salían, como lo saben los que en Barcelona les conocieron260.

82A los últimos de junio cobré los dos pagamentos de mano del capitán don Manuel Fernandez, aunque al uno le faltaban seis días para cumplirse, pero le dejé la licencia para que en cumpliendo la pasase por los oficios, como lo ejecutó dicho capitán; fue la causa de esta anticipación de cobranza el tener dispuesto don Joseph Boneu partirse a Calaf261, a recoger los granos de su hacienda, y había [p. 144] de ir yo en su compañía, dejando mis dependencias en manos del padre Joseph Quintana, mi confesor. Mudamos los muebles de la casa en que vivíamos a la de su hermana, junto a la iglesia de San Justo y Pastor. La víspera del apóstol san Pedro, habiendo concluido la Juana y yo de componer la ropa para llevar a Calaf, me salí de casa a despedir de algunos amigos, retirándome a cosa de las cinco de la tarde a tiempo que venían los clérigos de la parroquia de San Just de dar el sagrado [al margen: Año 1701] viático a don Agustín Berart, caballero catalán que estaba enfermo de cuidado. La hermana de don Joseph Boneu, con su hija y nuera, se pusieron a la ventana que cae a la puerta de la iglesia para adorar el divino pan sacramentado, y yo desde la calle hasta que entró en la parroquia. Al entrar yo en casa, bajaba un mozo la escalera; creyéndome sería criado de alguno de la ciudad, por lo cual no le dije palabra, cuando oigo de arriba que gritan: ¡Lladre! ¡lladre262! Salgo corriendo detrás de él, y lo vi que se entró en la iglesia de San Just por la puerta principal, cogile la puerta falsa, y ya había salido por ella; entróseme por la falsa de San Jaime, saliendo por la principal, y antes de entrar en la Diputación, dejó caer un envoltorio de ropa blanca en el suelo. Aquí dejé yo también caer el capote de media grana que llevaba puesto, pero llevaba zapatos de tacón y no lo podía dar alcance porque él llevaba alpargatas. Salió de la Diputación por la banda del Asseo, en donde le había avanzado algo yendo yo por la calle, grité a unos hombres que lo detuviesen, pero ellos no lo hicieron. Entrose en la catedral y allí fue donde lo perdí de vista, ni quien [p. 145] me dijese (hallé) por dónde iba. Volvime a casa a saber lo que faltaba y era la plata de mesa, porque los manteles y servilletas lo dejó caer (como dije) en el camino y lo recogieron. Llamé a un sastre (con perdón) que vivía casi enfrente y le dije fuese conmigo en busca del dicho gato rapante; hízolo, porque era amigo (que también hay sastres que lo son). Pedile una capa de bayeta, púseme zapatos ligeros, quedando solo en calcetas y jubón blanco, con una montera murciana en mi cabeza y un par de pistolas pendientes del bridacú263. El sastre solo llevaba un peine de una vara de largo y tres dedos de ancho. Salimos los dos, siguiendo las mismas pisadas que el pícaro había llevado, preguntando por las señas, si nos darían noticia de él. Pasando junto a la Diputación, nos dijo un hombre que el tal había sido pífano en el tercio de la Ciudad; llegando a la catedral, nos dijo una mujer que lo había visto ir corriendo por la plaza del Rey a la bajada de la prisión. Y antes de entrar en la Platería, [nos] encontramos con mi alférez antiguo de la compañía que fue de don Agustín Rosado, quien no me conoció, por haber subido en el vestuario de ayudante al de esbirro. Llegueme a él por si me daba alguna noticia de quien buscaba, y me respondió que lo había visto pasar por el cementerio de Santa María del Mar, muy sudado y a buen paso. Díjome también que había sido (después de pífano del tercio de la Ciudad) tambor de la compañía de don Joseph de Arahujo en el tercio de los verdes, y que lo llamaban el Gitanillo, que por estas señas lo descubriría en las mesas de los juegos. Anduvimos mi sastre y yo cuantas casas de juego tiene Barcelona, sin que nadie nos [p. 146] diese la más leve noticia. Volvimos segunda vez al juego de la Puerta del Mar y allí nos dijeron que hacía oficio de albañil, y que posaba junto a la casa de Colomer, en donde se amasaba el pan de munición, dándonos también las señas de la casa. Marchamos a ella, y preguntando a la dueña de dicha posada por él con la excusa de componer una pared, nos lo negó, diciendo que algunas noches venía a dormir allí y algunas no venía, pero [al margen: Año 1701] si viniese, se lo encargaría, para lo cual nos preguntó la mujer dónde vivíamos, y la respondí que enfrente de Santa Clara, en casa del capitán don Gregorio Cabezudo264 (sabía este capitán ya el cuento). Partímonos de allí, saliendo al Plán den Lluy, en donde discurrimos hacerle parada en su misma calle. Pusímonos el uno junto a la munición, y el otro en el remate de la calle, cogiendo la casa en medio para cuando el gazapo entrase en la madriguera. Tocaron las avemarías y nosotros a pie quedo. Salió la mujer a la calle, la vimos, pero no nos vio, y al instante, cata, que sale el conejo enderezándose para el sastre, y yo a buen paso siguiéndole las pisadas. El sastre lo esperaba en la esquina, pero nos dio cantonazo, tomando un callejón que sale a la Blanquería. Al entrar en este nos emparejamos el sastre y yo, y le dije que se fuese poco a poco, que ya el pájaro era mío. Alargué más el paso, y sin decirle palabra me le adelanté como dos pasos, llevando armada, debajo de la capa, la una de las pistolas, y al llegar a un puentecillo de la acequia le hice cara, echándole al mismo tiempo los cinco mandamientos de la mano izquierda al pescuezo y la [p. 147] pistola a los pechos. También mi sastre le echó la zarpa, quedando el triste confundido, y con la muerte a los ojos, pero no obstante negaba a los principios, y así le dije al sastre envainase la espada y tomase mi pistola para reconocerlo yo. Y esto que habían acudido más de cincuenta personas al ruido que se metía. A pocos lances, [me] encontré con el pimentero en partes algo ocultas, y al sacarlo le di con él en la cabeza. ¡Bástame esto (dije) para ponerlo en prisión! Oyolo la mujer (que nos había seguido) y me dijo muy callando que allí traía ella lo demás, que por Dios no lo pusiese en la cárcel, y que no le hiciese mal ninguno. Respondila con los nombres de las Pascuas (porque estaba colérico en demasía), queriendo ya llevar los dos, si no a la cárcel, a darles una buena felpa en el patio donde se hizo el delito, porque no sabía yo de cierto lo que había faltado en casa.

83Pidiome los dejase un confitero conocido mío, asegurando el tenerlos hasta la mañana, (por si faltaba otra cosa) en buena custodia. Si falta más (dije) dentro de una hora estoy aquí, y si no falta, no vuelvo. Dejelos, y marchamos mi sastre y yo muy alegres, con las tres piezas principales de la mesa, dos cucharas y dos tenedores. Entramos en casa cuando estaban cenando, levantándose de la mesa muy curiosos a saber si traía alguna cosa. Díjeles que no, y se quedaron medio heladas las mujeres. Plantelo de repente sobre la mesa, y volvieron en sí muy contentas, dándome las gracias por el trabajo, admirándose todos que en tan poco tiempo como tres horas hubiéramos andado tanta tierra, porque muy sentado [p. 148] y sobre un vaso de buen vino, les referí la estación con sus preguntas y respuestas265. Quiso la fortuna que no faltó otra cosa, y así no volví en busca de mis desafortunados.

84El día de san Pedro, después de comer, salimos para Calaf don Joseph Boneu, don Mariano su hijo, la Juana y mi persona en tres caballos y dos mulas porque la una era de carga. Dormimos en Martorell, y al día siguiente llegamos a Calaf muy temprano, [al margen: Año 1701] habiendo hecho mediodía en el horno del vidrio que está en la falda de Mont Serrate. El día 12 de julio tuve carta en Calaf del padre Joseph Quintana, avisándome de la muerte del padre Francisco Garau, quien dejó escrito los memorables libros de Máximas e Ideas266. A pocos días, pasamos a Cervera don Joseph Boneu y yo, a dependencias suyas, y al mismo tiempo hice yo una visita al padre Joseph Bellido, rector de aquel colegio, para saber noticias del padre provincial, y me dijo que en breve llegaría a Lerida y desde allí pasaría a Cervera de visita y que Su Reverencia le hablaría.

85Pasamos después toda la casa a la villa de Guisona267 a recoger las rentas de los granos que allí tenía don Joseph, pasando todas las noches en alegre conversación con el ilustrísimo señor don fray Julian Cano, obispo de Urgel y residente en Guisona. Volví otro día a Cervera, a saber cuándo llegaría el padre provincial a aquel colegio y me respondió el padre rector que ya estaba en Lerida, pero algo indispuesto, y que en llegar a Cervera me daría aviso Su Reverencia, como lo hizo el día 30 de julio por la noche con [p. 149] un expreso que llegó a Guisona a las dos de la mañana del día 31.

86Por no ser más que tres las leguas de Guisona a Cervera, cogí la madrugada, con una escopeta al hombro, entrando en el colegio a tiempo que el padre secretario Pedro Luqui salía a decir misa de mi gran patriarca san Ignacio, cuya fiesta se celebraba. Oí la misa y me entré en la sacristía, en donde me encontré con el padre rector Joseph Bellido, quien me dijo cómo tenía en buen estado mi pretensión, porque por la noche había hablado sobre ella con el padre provincial. Esperamos los dos a que el padre secretario diese gracias, y los tres entramos a ver y hablar al padre provincial. Díjole el padre rector cómo yo era el pretendiente, recibiéndome con un abrazo, y me dijo que sería bueno esperar a que el rey Phelipe Quinto (que Dios guarde) viniese a Barcelona, que se esperaba de día en día, y que después de haberlo visto, me enviaría con el padre Joseph Quintana al noviciado de Tarragona. Respondile: Padre provincial, el rey es un hombre como yo, porque ya he visto rey y reinas de la tierra y no deseo más que servir al Rey de los Reyes, por lo que suplico a Vuestra Reverendísima me consuele con admitirme desde luego. Suspendiose un poco y me dijo, echándome los brazos: Ya está recibido mi hermano. Si se quiere ir desde hoy, váyase a Tarragona. No es ponderable el júbilo y alegría que recibí a tales palabras. Besele la mano y entré con una petición diciendo: Ya que Vuestra Reverendísima se ha dignado admitirme en la Compañía, le suplico me dé licencia para quince días en los cuales acabaré de [p. 150] recoger unos granos de don Joseph Boneu, a quien asisto en Guisona, y le debo más que a padre; y quisiera cumplir con lo comenzado. Díjome que era muy justo y que me fuese al noviciado siempre que quisiese, que dejaría la patente al padre rector para despacharme cuando me fuese. Despedime, pasando por la casa de un amigo a tomar mi escopeta y un refrigerio corporal, porque en el colegio no quise admitir nada, aunque quería el padre provincial me [al margen: Año 1701] quedase a comer por ser día del santo patriarca. Salí de Cervera como un gamo, no tardando en llegar a casa hora y media a dar cuenta de mi admisión a don Joseph, quien de alegría se llenó los ojos de perlas. Por la noche, di también cuenta al ilustrísimo señor obispo, quien me dio buenos consejos y documentos hasta la partida, que se dispuso para el día 20 de agosto, dos horas antes del alba. Grande fue el sentimiento de don Joseph y su hijo al abrazarnos por la mañana, pero la Juana fueron extremos los que hizo, porque me quería más que a sus mismos hermanos. Partimos un sobrino suyo y yo en dos buenas mulas a Cervera en busca de la patente, y hallé en el colegio nuevo rector que fue el padre Francisco Viader, habiendo cumplido el padre Joseph Bellido, y se había ido a misiones al reino de Aragon. Hallábanse de fiesta por ser el titular del colegio el patriarca san Bernardo. Instome el padre rector me quedase allí aquel día, pero no lo admití (sí solo el desayuno). Diome mi patente y cartas para algunos padres, marchando a dormir a Valls; y el día 21 a las nueve entramos en Tarragona. [p. 151] Fuímonos a posar en casa del ayudante Pedro Fernandez, porque tenía que entregar algunas cartas así al ilustrísimo arzobispo, como a algunos particulares de la ciudad; pasé la misma mañana a ver al padre rector del noviciado, entregando a Su Reverencia cartas y patente, y le dije que por todo el siguiente día no podía entrar hasta despachar al que vino conmigo. Todo el día 22 se fue en despedirme de los amigos y del señor gobernador barón de Bek. La misma noche nos salimos, el ayudante Pedro y yo, a tenerla en la playa del mar, refrescándonos en este para limpiarme con agua salada el polvo del camino, y a la medianoche hicimos abrir la oficina de aguardiente de mi amigo Gaspar Gill, a cuya casa subimos por la mañana del día 23 a tomar el chocolate, que aunque vigilia, nos entró en gran provecho. Como a las ocho de la mañana de la víspera de san Bartholome, se juntaron en casa del sobredicho Gaspar Gill todos o los más caballeros de Tarragona para acompañarme al noviciado, y al mismo tiempo llegaron dos religiosos jesuitas que también iban a casa. Cogiéronme los dos en medio, con más de treinta de acompañamiento, atravesando casi la ciudad, y como hasta las criaturas me conocían, todos salían a sus puertas por verme pasar268. Llegamos al noviciado y luego bajó el padre rector, quien me recibió con sus brazos, diciendo a los que me acompañaban que casa había para todos. Pedí licencia al padre rector para dar mi espada (que era buena) al amigo ayudante Pedro, y él me dio un espadín que casi no le servía. [p. 152] Despedime de aquella comitiva honrada, para despedirme del mundo y entrar a servir al Señor en la santa religión de la Compañía de Jesus. Tuve mis tres días de hospedaje, antes de tener los santos ejercicios, que los fenecí el día tres de septiembre, en que cumplía un año del suceso de la torre y de mi conversión prodigiosa.

87Púsome la santa obediencia por ayudante de la cocina ocho días, y cumplidos, entré a ser cocinero, en donde no ejercí este oficio [al margen: Año 1701] más que solos trece días, siendo la causa el caer enfermo el hermano dispensero, dándome las llaves de la dispensa269. A pocos días de enfermedad del buen connovicio Juan Pastor, fue Nuestro Señor servido de llevárselo a mejor vida, y así me dejaron la dispensa por algún tiempo, en el cual se llevó Dios al hermano Fernando Esparza, procurador que había sido muchos años de aquel santo noviciado, y también otro novicio escolar del reino de Valencia, llamado Pedro Gill, de una tísica que lo acabó la vida.

Años de 1702 y 1703

88Al fin de Cuaresma de este año, volvieron los novicios de la santa peregrinación adonde (según costumbre) habían ido, unos a Barcelona, otros a Mont Serrate, otros a la Santa Cueva y ciudad de Manrressa, y otros por el Plán de Urgel y Lerida. Así que se restituyeron a Tarragona, dieron vacaciones a los seminaristas, que son de ordinario quince días en el maset270, o casa de campo. Dioles el padre rector que escogiesen uno de los hermanos coadjutores novicios para que les fuese a guisar la comida, y como [no] habían de [p. 153] dar con otro, pegaron conmigo. Fuimos al maset, estándonos veinte días aquel año, por la ocasión de venir las Pascuas y no haber más que un día de trabajo de por medio, después de cumplidos los quince días acostumbrados. Luego que volvimos a casa, me hicieron sacristán, quedándome a reposar la siesta casi las más de las tardes en el aposentillo cerca de dicha sacristía, que estaba siempre muy húmedo. Pillome en él un estupendo resfriado, que le obligó al padre rector [a] retirarme a la enfermería con una fiebre que me volaba. Aplacómela el médico, pero no del todo, quedando una calenturilla lenta y una tos desaforada, que si bien me levantaba, no podía ejercer ningún oficio de la santa religión.

89Por el mes de junio dieron el gobierno de Girona al barón de Bek, sin saberse quién vendría a Tarragona. Fuese este, y a pocos días entra de repente el padre rector en mi aposento y me dice que estaba allí un hombre amigo mío que me traía una alegre nueva; entró el tal, y con sola su vista, me dio algún género de alegrón. Después de las cortesías comunes, le dije: ¿Qué venida es esta, de llegar por estos parajes ahora, y en otros tiempos no había remedio de hacerlo ver las murallas de Tarragona? Respondió y dijo: Al padre rector he dicho cómo el señor don Joseph Boneu viene por gobernador en propiedad de esta plaza; y me envía por delante, para que si hubiere forma de aguardarlo con una misa, porque dentro de una hora entrará en la plaza. Ya se deja considerar si me alegraría de su venida, así por [p. 154] deberle lo que dejo referido, como por ser un varón de ejemplar vida. Despidiose el dicho amigo, y me dijo el padre rector si tendría valor y fuerza para que juntos fuésemos a recibirlo en su casa. Respondile a Su Reverencia que el ejercicio me pondría bueno y que así estaba prompto para acompañar a Su Reverencia, no solo allí, mas también a otra cualquier parte. Salimos, y al llegar a la puerta, lo vimos que venía sobre un bruto por la calle; entró y se apeó, echándome luego los brazos, y admirándose de que [al margen: Año 1702] estuviese indispuesto, con tan quebrantado color. Sin subir arriba, recibió el bienvenido de parte de la ciudad, y luego nos bajamos al colegio, en donde esperaba con la misa el padre Francisco Alemañ, ministro del noviciado. Dejeles en la iglesia, marchando al punto a mi aposento; y al día siguiente me vino a ver, muy despacio, y le pregunté cómo había sido tan de repente aquella venida, creyéndome estaba de marcha para las Indias, porque no había tenido respuesta de la que escribí a Su Señoría para que no fuese. Satisfízome, diciendo que después que Su Majestad (Dios le guarde) le había honrado con el gobierno de los Charcas, y haberlo admitido, que solo mi carta fue bastante para proponerlo271 y hacer dejación de dicho gobierno; y que luego el excelentísimo duque de Medina Sidonia, que se hallaba con el rey en Barcelona, le hizo dar el gobierno de Tarragona en propiedad, con título de general de la artillería. Fuese este día, y no dejó de visitarme los demás que estuve enfermo.

90Resolvieron el padre rector y el médico de sacarme de Tarragona [p. 155] y enviarme a la casa de campo, una legua sola de distancia. Y para que cuidase de mí fue otro hermano coadjutor; encargáronme que no anduviese por el sol y tomase por distribución, las mañanas que pudiese, el irme a las márgenes del río y cortase sarga para que los novicios hiciesen cestillas. Fuímonos al maset un domingo por la tarde, en compañía de otros tres hermanos que cuidaban de la hacienda; y, al día siguiente, me fui a tener mi hora de oración junto al río y luego corté un fardito de la sarga bien amarrado, cogiendo la cuesta arriba con él en las costillas, que aunque me cansaba, llegué sin descansar al maset, pidiendo al hermano Dionisio Degés un traguito del vino de las misas, que me refociló el corazón. Mudeme luego camisa, y a poco rato me dieron de almorzar. A cosa de las diez del día, me salí a la era donde estaban trillando; cogí las mulas de los ramales, corriendo encima de la parva como cosa de media hora detrás de ellas, hasta que me fatigué y se las entregué al mozo. Metiéndome en casa, echeme otro trago, y me volví a mudar otra camisa. Vino a comer al mediodía el hermano Dionisio y le dijeron lo que yo había hecho en la era. Sintiolo un poco, diciendo que el padre rector no me enviaba a trabajar, sino es a que cuidase de mi salud. Respondile: Si yo no conociera que el tener salud no dependía de sudar, no lo haría; pero conozco en mí que, si sudo bien, he de estar bueno. Y así le pido por Dios me deje hacer ejercicio siquiera tres días, y si en ellos no conociese alivio, lo dejaremos. [p. 156] Vino en ello y proseguí en adelante la misma distribución de las mañanas, y una hora de trabajo en la era por las tardes, con que me mudaba tres camisas al día, y antes de cada una refrigeraba el interior con un trago de buen vino. A los tres días, ya conoció el hermano Dionisio que los colores eran buenos y las ganas del comer muy adelantadas. Una tarde vinieron a verme el gobernador y su hijo don Mariano, y me hallaron en la era trabajando, y se admiraron de verme ya más aliviado y gordo, y les dije que no se lo dijesen al padre rector, por miedo que tenía me prohibiese el trabajar.

91[Al margen: Año 1702] Al domingo siguiente nos fuimos todos a Tarragona, a misa, y al entrar en el aposento del padre rector casi no me conoció de bueno que me había puesto en solos ocho días. Díjele a Su Reverencia la distribución que tomaba cada día, y que supuesto me hallaba muy mejorado que me quedaría en casa, y me respondió que pues me iba tan bien de salud, que quería me volviese por otros ocho días, para reforzarme bien del todo, y así se ejecutó la misma tarde, pasándonos a dormir a nuestro maset, en donde volví a mi tarea ordinaria la semana siguiente. Una mañana antes del día, oímos en Tarragona la campana que tocan a fuego y a levantar somatén. Fuego no se veía, y somatén no sabíamos por qué, estando quieto el país. Al mediodía nos dijeron lo que había sido, y fue el caso que la tarde antecedente, en el camino de Tarragona al Callar, cinco desalmados hombres, que cada uno merecía diez horcas, sentados todos en compañía, [p. 157] se trabaron dos de palabras sobre una alpargata; y a pocas razones, levantó su escopeta el uno, y sentado como estaba, le metió al otro las balas por el cuerpo, sin que pudiese levantarse de allí. Los cuatro (como si tal cosa hubiesen hecho) se fueron a dormir a Tarragona, adonde la misma noche llegó el aviso de aquella muerte, y otra más atroz que entre todos habían hecho en el pueblo del Callar, en una pobre mujer que (tiemblo al escribirlo), después de ejecutar una enorme maldad, la echaron viva en un horno de cal ardiendo. No creo que Diocleciano ni Neron lo hubiesen hecho. Hizo pesquisa el veguer en dónde paraban, y antes de amanecer juntó gente, dando sobre la casa que salía a la muralla, desde donde arrojaban fuego a los sitiadores, que les obligó a pedir soldados y tocar la campana a somatén para prenderlos; pero no hubo forma hasta que trajeron un brasero de fuego, y en él echaron cantidad de pimientos con que les dieron humazo de narices. Entró la gente y no hallaron más que al uno y una mujer, porque los tres se salieron por la muralla, sin saberlo el que se había quedado por meterse en un horno a defenderse del humo. Prendieron a este y la mujer, que según se dijo, no sabía de tales muertes, y así la soltaron de la prisión. A Carlos Poll lo pusieron en un calabozo del castillo del Rey, en donde quiso matar al veguer, si no llevara compañía que lo defendió, por lo que dispusieron pasarlo a Barcelona, en donde lo llevaré al suplicio el año que viene en [p. 158] compañía de otros cinco hermanos, que me ayudaron a llevarle hasta la horca. La tarde del día que prendieron a Carlos Poll se retiró al maset uno de sus compañeros, quien había servido en la hacienda un poco de tiempo antes de darse a la infame vida. Refirile al hermano Dionisio el trabajo en que se hallaba, y así le proveyó la mochila, y a la media noche le salieron acompañando tres de los mozos de casa, hasta que lo sacaron del Campo de Tarragona272.

92Al domingo siguiente me restituí al santo noviciado bueno del todo, gracias al Señor. Díjome el padre rector que en qué oficio [al margen: Año 1702] quería entrar y respondí: Padre, en donde Vuestra Reverencia gustare, como sea oficio de trabajo donde yo pueda sudar. Pues vuélvase a la dispensa (me dijo), que allí no falta que trabajar. Tomé mis llaves, muy contento por ser la oficina en donde nunca falta quehacer. Supo el gobernador que yo mataba los carneros para el abasto de la comunidad, y así tomaba después por distribución273 el venir a vérmelos degollar y quitarles la piel, porque lo hacía con eminencia. Por la Cuaresma antecedente, llegó un día por la mañana al noviciado monseñor Aquaviba274, que había desembarcado en el reino de Valencia y pasaba a Barcelona, donde se hallaban los reyes, por nuncio extraordinario de la santidad del señor Clemente Undécimo. Y por prisa que se dio (porque no se detuvo más que a comer y esto en el refitorio) llegó cuando los reyes habían salido, el rey para Italia y la reina para Zaragoza, pero la besó la mano en Nuestra Señora de [p. 159] Mont Serrate. Leíase en el refitorio la admirable vida del venerable mártir padre Diego Luis de Sanvitores275, apóstol de las islas Marianas, de cuya lección me vi con deseos de pretender pasar a las islas Philipinas, pero no hallaba a quién descubrir mi intento. Vino de Barcelona a Tarragona el padre Miguel Pardines a presidir unas conclusiones, quien yo sabía tenía muy adelantada su pretensión para las mismas islas. Comuniqué con Su Reverencia mi vocación y me respondió que lo encomendase a Dios, etc.

93El primer día de octubre llegaron al noviciado las mulas de provincia en busca de dos novicios. Llamome el padre rector y me dijo que sentía mucho el que me fuese a Barcelona, porque el padre provincial le había ofrecido el dejarme en Tarragona por compañero del procurador, y que le había escrito días antes que me enviase a Barcelona, pero que le había propuesto para que me quedase; y que viendo el padre provincial sus propuestas, aunque eficaces, habían podido más los padres de Barcelona, que se resolvió a enviar las mulas de provincia por mí, a fin de que no se pudiese excusar. Díjome que por la mañana me fuese a despedir del gobernador y demás amigos de la ciudad, porque el día tres había de partir con otro hermano que pasaba al Aseo de Urgel. Sintió mucho el gobernador mi despedida, pero se conformó con la santa obediencia, que lo ordenaba así. Partimos de Tarragona los dos novicios a los trece meses y nueve días de mi noviciado, que me parecieron trece días. Fuimos [p. 160] a dormir aquella noche a Sitches, tierra de la gran malvasía276, y al día siguiente, que fue la festividad del patriarca san Francisco, comimos en Castell de fels, viniendo a la posada a verme mis patrones antiguos, que no pudiendo conseguir pasásemos a su casa a comer, nos envió un par de pollas al mesón y allí cayeron. A las cuatro de la tarde entramos en Barcelona y en el colegio, señalándome luego el padre provincial por compañero del padre Francisco Puig, procurador del colegio. Hallábase rector el padre Antonio Rius, desde el febrero antecedente, a quien debí gran cariño en adelante. [Al margen: Año 1702] El día de Todos Santos se juntó la comunidad, en que se nombró por provincial al padre Francisco Badía, rector que había sido de aquel colegio, y a mediado noviembre salió a visitar la provincia con el padre Carlos Copons, su secretario, y así daré fin con este año para pasar en breve el de 1703, que no tiene cosas muy particulares.

94En los principios de este año supimos cómo el padre provincial andaba en su visita y muy indispuesto, y estando en el colegio de Cervera le cogió la apoplejía de que estaba, días había, tocado de este accidente. Púsose mejor a fuerza de medicinas, y lo trajeron al colegio de Barcelona, en donde padeció por mucho tiempo, hasta que se lo llevó el Señor, como diré en su lugar. Al fin de la primavera, vino de la Italia nuestro católico Phelipe Quinto (que Dios guarde): entró en Barcelona, y al día siguiente fui yo con el padre Francisco Bru a besarle la mano, teniendo la misma fortuna por otros tres días, con diferentes padres del colegio, al tiempo que Su Majestad [p. 161] salía a misa a la tribuna de Santa María del Mar por el pasadizo que hay desde palacio a la parroquia. Luego que llegó el rey, suspendió su ejercicio de virrey el excelentísimo conde de Palma, y así que el rey salió para Madrid, volvió a hacer el juramento en la catedral con las mismas ceremonias que la vez primera.

95Por este tiempo pasaron por Barcelona para la corte romana los padres Domingo Medel y Andres Serrano277, procuradores por la provincia de Philipinas de la Compañía de Jesus, con quienes comuniqué mi pretensión con todo sigilo, pero advertí sospechosamente que no era solo el de aquel colegio; y así un día, al hermano Bernardo Miguel, ropero de la casa, le pregunté si pretendía pasar a Indias, porque tenía bastantes motivos para creerlo. Respondiome que no pensaba en tal cosa: Pues yo sí, le dije; pues yo también, me respondió, ¡pero no lo sepa nadie! Díjele me dirigiese mis cartas para Roma, porque yo aún no había escrito a nuestro padre general, y me respondió que escribiese y diese la carta al padre Miguel Pardines, que sabía de su pretensión, como también el padre Joseph Rocaberti, que se hallaba leyendo filosofía en Urgel, y que ningún otro lo sabía. Escribí mi carta a nuestro padre278, diciéndome en su respuesta que lo encomendase al Señor, y que procuraría consolarme cuando hubiese ocasión. Vivía en el colegio un venerable hermano, llamado Juan Manxarell, quien nos decía muchas veces que por qué no pretendíamos pasar a las Indias. Respondímosle los dos que lo encomendase a Dios, que ya estábamos en eso, y así en ade- [p. 162] lante consultábamos nuestro negocio con el buen hermano.

96Ya dije cómo habían remitido de Tarragona al cruel y fiero Carlos Poll, saliéndole en Barcelona la sentencia de ser arrastrado por las calles hasta el suplicio, y allí cortarle la cabeza, haciéndole cuartos su cuerpo, y ponerlos en la Cruz Cubierta (que es su puesto ordinario), y que antes de entrarlo en la capilla, se le diesen rigorosos tormentos para que confesase los cómplices de tan execrables delitos. Avisaron al colegio, como [al margen: Año 1703] es costumbre, para asistirle hasta la muerte; y por hallarse el padre Ignacio March fuera de la ciudad en misiones, señalaron al padre Jaime Cochet y a mí por su compañero. Salimos a las dos de casa, y llegamos a la cárcel a tiempo que le sacaban del calabozo para entrarlo en la pieza donde se dan los tormentos. Díjele yo al padre que no había visto darlos hasta entonces, y que quería entrar entre la mucha gente279, aunque temía no me viese, porque me conocía el dicho Carlos. Leyó el relator solos cuatro capítulos de su proceso, diciendo el doctor Ameller, juez del crimen, que bastaba, porque horrorizaban los delitos, y dijo que los había más enormes, pero que si confesaba quiénes habían sido sus compañeros no pasaría por la tortura que tenía presente, y él no respondía más que: ¡Yo no sé nada! Pusiéronle en el potro, pasándolo sin pronunciar más palabra que ¡Mare de Deu del Carmen!, y de esta suerte aguantó todos los demás, que fueron muchos. Metiéronle en la capilla, el padre con él [p. 163] y dos guardas de vista, pero yo no quise entrar porque no me conociese. Dispúsole el padre para que al día siguiente se confesase, y yo me anduve por las rejas de calabozos y corralet280, diciendo algunas cosas a los presos a fin de que se confesasen. Y en una reja de la torre nueva estaba un compañero del penitente, quien, luego que me vio, me hizo señas que callase, diciéndome entre mí, que el aguantar el otro los tormentos había sido por librar al que estaba en el peligro, y más habiéndome preguntado si los aguantó el penitente. A las nueve de la noche vinieron dos religiosos recoletos de San Agustín a velar el preso y nosotros nos fuimos a casa a dormir; y a la mañana me dijo el padre rector volviese a la cárcel con el padre Cochet, y así que entramos en la capilla, me conoció Carlos Poll y, muy contento, me dijo que le diese algún consuelo de los que habría aprendido en la Compañía. Contele dos ejemplos del padre Señeri281, para que confiase en Dios e hiciese una buena confesión general, que Dios le perdonaría sus pecados, y esto que yo lloraba más que él. Asistímosle los dos hasta el miércoles después de las dos de la tarde, que entraron los ministros en la capilla, y el de justicia le fue poniendo las vestiduras blancas que usan con todos los ajusticiados, los cordeles y cadena al cuello, y las manos amarradas con un Santo Cristo en ellas. Salime yo por delante a esperarlo en el ínfimo escalón de la casa o cárcel, donde estaban otros nueve hermanos coadjutores con el serón282 en sus manos, para llevarlo en el aire. Sentolo el verdugo en la estera, amarrándole los pies a ella, y esta al caballo que lo había de arrastrar, pero levantan- [p. 164] do nosotros entre seis, no le dejamos llegase el cuerpo a la tierra, si no es en los parajes donde se le hacían los coloquios283. Llegó por fin a lo último de su carrera, en que ejecutó el ministro de justicia el quitar la vida a quien fue homicida de muchas.

97Los sucesos de este año van algo trabucados porque los escribo según vienen a la memoria284, y así digo ahora cómo en las Carnestolendas nos vino por virrey el excelentísimo don Francisco de Velasco y Tobar, quien en [al margen: Año 1703] el camino se encontró con su antecesor, conde de Palma, y le preguntó por las novedades de Barcelona, y dijeron que le respondió el de Palma que no había más novedad que muy alegres Carnestolendas. Pues yo las quitaré, respondió Velasco. Y así, desde la villa de Igualada, despachó un propio por delante al portanveces de Cataluña, que gobernaba en ínterin, para que cuando llegase estuviesen suspendidas las máscaras y disfraces de Barcelona. Ejecutose al punto con pregones, cesando todo de improviso. Y era la causa el estar ya muy maleados algunos genios, en particular los de la Plana de Vique.

98Acabaré este año con la muerte de la señora doña Rafaela de Eril, madre de la marquesa de Rupit. Confesábase esta señora con el padre Juan Plana, varón verdaderamente de ejemplarísima vida, y no lo era menos su penitenta. Señaló el padre rector a un hermano para que estuviese con el padre en la asistencia de la enferma, pero por hallarse achacoso no pudo aguantar más que ocho días. Señalome a mí y estuve cuarenta y dos días sin que el padre ni yo nos desnudásemos, sí solo los domingos, que nos íbamos [p. 165] a mudar ropa al colegio, porque estuvo la buena señora casi dos meses pareciéndonos cada instante que daba el último aliento al Criador de cielo y tierra, siendo lo más prodigioso el que en cincuenta días no tomó más alimento que, de dos en dos horas, dos cucharas de malvasía de Sitches. Once años había que se hallaba esta señora priora de una congregación, y no cumplía los once hasta el día de la Ascensión de este año, cerrándose las demás señoras congregantes que los había de cumplir. Doce días antes de su muerte, vinieron dos padres del colegio a su casa, mientras el padre Plana y yo nos íbamos a mudar; llegamos a casa, y antes de subir a los aposentos, entra furioso un lacayo llamando al padre Plana, porque su señora expiraba. Díjome el padre que me mudase de prisa y bajase a la portería; volvimos allá y desde la calle se oían los gritos que el padre Virgilio daba. Subimos arriba y dijo el padre Virgilio: No tiene Vuestra Reverencia que entrar, padre Plana, porque ya [hace] rato que expiró. Oyendo y andando, se puso el padre Plana a la cabecera de la que ya daban por difunta, y con una voz muy suave, que no se oía fuera de la alcoba, dijo: Señora doña Rafaela, ¿es esa la palabra que ha dado al Señor? (raro caso): tan presto como lo pronunció, volvió la cabeza y los ojos hacia el padre, como riéndose, la dicha señora, dejándonos a todos suspensos y admirados, porque habían dicho la recomendación del alma dos veces, y comenzado a decir las oraciones que estila la Iglesia después de expirar. Llegó la víspera de la Ascensión, con los mismos accidentes y parasismos que hasta entonces; pero estando comiendo, dijo el padre Plana que [p. 166] no la dejasen sola (después se advirtió esta palabra) este día; no se fue a reposar el padre, pero yo sí, sobre una estera. A las dos, se conoció evidentemente que se iba a toda prisa, y a las cuatro en punto de la tarde dio su alma al Criador, que creo, se iría derecha al cielo sin tocar en el purgatorio, por haberlo tenido acá en la tierra. Catorce jesuitas asistieron en su muerte, que vinieron luego que supieron el aprieto. Dionos el marqués el [al margen: Año 1703] coche para irnos a casa al padre Plana y a mí, porque llovía razonablemente, y en el camino le dije que las congregantes no habían salido, con que no moriría hasta el día de la Ascensión. Sí, han acertado (me respondió), porque las fiestas comienzan desde las vísperas y aunque hubiera muerto a las dos, salían con su pretensión. Murió y la enterraron. Requiest cant inpaze [sic].

Año de 1704 en Barcelona

99En los principios de este año se fue desocupando de tropas el Principado de Cataluña (fiándose demasiado el rey de los belicosos naturales del país). Hallábase maestro de campo de mi tercio de los verdes don Diego Davila, de quien he hablado cuando sargento mayor. Diéronles orden para marchar a Castilla, disponiendo el salir este tercio el día 11 de marzo, como lo ejecutaron por la calle del Carmen al Portal de San Antonio, solo, porque los soldados se despidiesen de los padres jesuitas, a quienes habían cobrado gran cariño, siendo el ejemplar el maestro de campo, que no había quien lo sacase de nuestra iglesia a todas horas en compañía de muchos capitanes del tercio, y entre ellos don Carlos de Lazcano que, retirándose de la milicia, se [p. 167] fue a vivir a nuestro colegio de Tudela de Navarra, su patria, para retirarse del mundo, si bien vestido de secular. También venían al colegio de Barcelona los oficiales del tercio de amarillos, guiándoles su maestro de campo, don Antonio Pacheco, quienes marcharon en seguimiento de los verdes el día 13 del mismo mes, dejando a Barcelona y su principado como tamboril sin danzantes285.

100El día 19 vino de Girona el padre Francisco Bru, rector de aquel colegio, para asistir a su señora madre que estaba enferma de [al margen: Marzo] cuidado286, sacándola el Señor de este [mundo] el día 23 por la tarde, y el día 27 a las seis y media de la tarde se llevó también a mejor vida al padre Ignacio Camós, de edad de 69 años y 54 de religión. Día [al margen: Abril] seis de abril, llegaron al colegio para su viaje de Roma el padre Joachín de Velasco y el hermano Sebastian de Monrreal, procuradores de la provincia del Peru, y salieron el día 10. Habiéndose agravado la enfermedad de apoplejía en el padre Francisco Badía, nuestro provincial, se le dio el sagrado viático el día 17, y tuvimos el día [al margen: Mayo] dos de mayo sucesor suyo al padre Juan Baptista Gormaz, que se hallaba en Zaragoza. El día 7 se publicaron las guerras con el reino de Portugal, y se supo haber llegado de fijo una flotilla a Cadiz que venía de Nueva España. El día 11 se comenzaron en nuestro colegio las fiestas de los congregantes, en que se mostraron los estudiantes ser perfectos devotos de la Inmaculada Concepción, componiendo los altares a cuál mejor. El primer día predicó el doctor don Juan Bach, arcediano de la catedral, el segundo predicó un religioso jerónimo, síndico del monasterio de Santas Cruces, y el tercer día se desempeñó el padre Pedro Martir Ferrusola, de nuestra [p. 168] Compañía, maestro de retórica en el colegio de Cordellas287. El día 17 se hizo salva por la toma de Salvatierra en Portugal, y por esta causa [al margen: Mayo] hicieron el día 20 los caballeros de Barcelona un estupendo fandango en el fuerte castillo de Monjuiq. Y el día 27 por la tarde señaló este armada de poniente, saliendo de la ciudad el día 28 al amanecer [al margen: Año 1704] un número, sin número, de gente a la montaña del castillo a saciar la vista de los bajeles, creyendo habían de traerles a Barcelona las cámaras alta y baja de la reina Anna de Inglaterra y Olanda. Por la tarde se acordonaron los navíos, y el día 29 enviaron una lancha en que traían algunos pliegos a la plaza. Salieron con otra a recibirla, en donde dieron su embajada, sin dejarles saltar en tierra. Sin duda que pedían lo que no se les concedió, porque el día 30 amanecieron desembarcando gente a toda prisa, pero se cansaron presto, no pasando el desembarque de dos mil hombres poco más. Mucha fue la gentalla que fue de Barcelona a darles el bienvenido, adonde estaban en tierra los ingleses muy ufanos, porque les dijeron la guarnición que había en la plaza, que no pasaban de cuatrocientos hombres militares. Pero se dispuso el que la ciudad levantase su coronela de las cofradías, que son cuatro mil hombres armados. El día 31 por la mañana comenzaron desde los pontones y navíos a arrojar bombas a la plaza, que aunque no fueron más que ciento y siete, llegaron algunas al corazón de la ciudad, por lo que desamparó el virrey su palacio, retirándose con su familia a las casas de don Juan de Jossa en la plazuela de Santa Anna, y la parte del pueblo del arrabal, a la banda del sur de la Rambla. Los tres [p. 169] brazos que componen el principado, diputación, ciudad y militar se recogieron a la universidad y allí les fue a visitar el virrey por la noche, después de descubierta la madeja que estaba enredada para el degüello de los afectos a nuestro católico P[h]elipe Quinto, que Dios guarde288.

101Prendió al veguer don Lazaro Janséns289, cabeza del tumulto, y mientras que algunos de los jueces oidores (que se hallaban con el virrey), tomaban la declaración al veguer, pasó a hacer la visita a la universidad para que se mudasen guardias de los puestos peligrosos, y en especial la del Portal del Angel, que había de ser por donde habían de hacer la salida los verdugos carniceros, y entrar degollando los que ansiosos esperaban en el convento de Jesus a que les abriesen la puerta para comenzar su depravado intento. Con la prisión y confesión del veguer, se dio pronta providencia, acudiendo al Portal del Angel toda la nobleza de Barcelona. La seña que había para avanzar era el toque de la campana de San Jaime, y si se repetía era señal de descubiertos, respondiendo al toque de la campana con una pieza desde los navíos. Sucedió todo como se había dicho, porque se tocó la campana a las diez de la noche y se repitió segunda vez. Mandome el padre rector Antonio Rius que velase o hiciese centinela toda la noche en la torreta del colegio, por si se acercasen las bombas, avisase a los padres. Como a las nueve volvieron al arrojo de ellas desde el mar, que contadas hasta las tres de la mañana fueron ciento cuarenta y dos, que concluyeron su disparo; quedáronse conmigo algunos de los teólogos y hermanos y hubo uno [p. 170] que contó una bomba más que yo (poco hace al caso, una entre tantas). Desde las ocho, que se prendió al veguer, no se apeó del caballo el excelentísimo virrey, rondando así por muralla como por las calles en compañía de algunos caballeros catalanes [al margen: Año 1704] y pocos soldados de su guardia, porque los demás estaban en la marina con el hijo del virrey, que se hallaba capitán de las guardias. Seis veces pasó por delante del colegio el virrey a caballo, atravesando las calles, de donde tuve a gran prodigio no lo dispararan los [al margen: Mayo] muchos de oreja torcida290, pero se dio providencia con pregones y pena de la vida que todas las casas de Barcelona sacasen luces a las ventanas y se encendiesen luminarias en las calles, de suerte que se andaba por ellas de noche como si fuera de día.

102Nosotros, encerrados en nuestro colegio, no sabíamos más de lo que se veía desde la torreta, que eran grandes su[s]piros, solloz[os] y gemidos de las muchas mujeres que pasaban por la Rambla. Un poco antes de amanecer tocaron la campanilla de la portería, y abriendo a quien llamaba, se halló ser don Felix Martín, oficial mayor de la secretaría del virrey, quien trajo al colegio el alegrón de irse a embarcar los enemigos por habérseles frustrado sus dañadas intenciones, con el descubrimiento de los alevosos de dentro de la plaza, que eran muchos, toda gente vil y baja como carne de pescuezo291. Luego que amaneció el primer día de junio, se acabaron de embarcar los enemigos con su vicario general, Jorge Landgabe de Assia, príncipe de Insfeldía292, etc., dejando la ciudad antes resucitada que muerta; hiciéronse a la vela, la vía de levante, antes del mediodía. Corrieron varias voces del [p. 171] suceso, pero lo cierto fue que, preso el veguer, se dieron muchas providencias para atajar el fuego voraz encendido en los corazones de los sediciosos, los cuales se habían de juntar en cierta parte a las diez de la noche, pero hallaron ocupado aquel puesto de los militares y fieles vasallos de Phelipe Quinto. Muchos con mascarillas pasaron por el Carrer de Estellérs, diciendo a la mucha gente que allí se había refugiado que antes de las once serían todos degollados. En una casa de las de la ribera hallaron gran cantidad de instrumentos de diferentes suertes para pasar a cuchillo. Se oyeron voces en diferentes partes (de aquellos malvados) que habían de dar principio al degüello por la casa del marqués de Rupit, por ser próxima a la Puerta del Angel293. Y diciéndoselo a la marquesa, se retiró asustada [al margen: Junio] en casa del marqués de Bessora. El segundo sacrificio había de ser por los canónigos de la colegiata de Santa Anna, cuyo prior daría principio a los demás. Y a este paso tenían su lista para la ejecución de tantas muertes a sangre fría.

103La misma tarde del día primero, pasando yo acompañando un padre por la plazuela de Santa Ana, vimos que de casa de don Juan de Jossa entraban en un coche el veguer y dos fadrines, y con escolta de soldados les condujeron a palacio presos. Después pasamos a la catedral, en donde se cantó el The Deum, etc., en acción de gracias del feliz suceso de la noche antecedente, en que asistió el excelentísimo virrey, con los tres brazos, militar, diputación y la ciudad. Hallábase conseller en cap el doctor en medicina Joseph Costa294, y con el bastón de coronel de la ciudad, quien muy ufano y metido en su Aristóteles, iba hombro con hombro con el virrey, pero no hay que admirar que también fue otro de la misma facultad, corcovado y mal [p. 172] empergeñado295, llamado el doctor Compañ, al lado de nuestro Phelipe, en el tiempo de las Cortes de Barcelona. Por la noche se hizo salva con toda la artillería y luminarias por las calles, ejecutando lo [al margen: Año 1704] mismo la noche siguiente del día dos. El día 11 llamaron con pregones a cinco de los principales sediciosos, pero no pareció ninguno. Yo creo que se embarcaron con el príncipe para desde allá urdir la tela que se tramó el año siguiente. A 16 de julio llegó [al margen: Julio] a Barcelona el duque de Tursis con sus siete galeras296, y el día 18 entraron en el muelle ocho de Francia, que unas y otras zarparon el día 22. El día 19 fue Nuestro Señor servido de llevarse para sí al padre Francisco Badía, provincial que había sido, de edad de 59 años y 43 de religión. El día 28 se descubrió por la banda de levante la armada de Francia, comandada por el conde de Tolossa [al margen: Agosto], y se estuvo dando bordos hasta el día 3 de agosto que tomaron la vía de poniente, habiendo salido el duque de Tursis el mismo día por haberse vuelto el día 29 con sus galeras. El día 4 vino de Urgel el padre Joseph Rocaberti297, que estaba leyendo allí el curso a los nuestros, y el día 9 llegaron de Mallorca tres estudiantes para comenzar la teología, que fueron Lombardon, Hiberte y Cipriano Campos; el primero se partió a Calatayud el día 21, y los dos quedaron en Barcelona prosiguiendo sus estudios, pero ninguno [al margen: Septiembre] de los dos los concluyó en el colegio. El día 3 de septiembre se volvió el padre Rocaberti a Urgel a proseguir su lectura. Y en el tiempo que Su Reverencia estuvo en Barcelona, tuve yo segunda carta de nuestro padre general sobre mi pretensión de pasar a las islas Philipinas, en que dicho padre Rocaberti coadyuvó en esta ocasión [p. 173] alguna cosa con sus prudentes y eficaces consejos, animándonos al hermano Bernardo y a mí para la empresa de tan largo viaje. El día 15 entraron en el puerto doce galeras de Francia con los heridos de la batalla que tuvieron las dos armadas, francesa e inglesa, enfrente de Malaga; y el día 26 llegó el duque de Tursis con las suyas que se habían hallado en la misma función. El día primero de octubre se dio sentencia [al margen: Octubre] en el pleito que traían de muchos años entre don Francisco Vilana, caballero catalán, y el padre Joseph Perera, procurador de la administración del doctor Alegre, difunto, en favor del dicho padre Perera. A 23 llegó el padre provincial Juan Baptista Gormaz, que venía de visitar el colegio de Girona con su secretario, el padre Carlos Copons, y su compañero, el hermano Bernardo Bernardon, para visitar el colegio de Barcelona. El día 24 señaló Monjuiq armada de poniente, pero por ser los vientos muy contrarios no se pudieron arrimar a la costa hasta el día 27, aunque conocimos ser la del conde de Tolossa298. Dieron fondo más de una legua de la plaza, con un levante desesperado, perdiéndoseles un navío genovés a la punta del río Llobregat, y otro francés encalló en la arena pero lo sacaron, si bien muy maltratado. El día 28 se hicieron tres salvas de la plaza, correspondiendo a ellas la armada con once piezas cada vez. La misma tarde dijo el padre provincial que fuesen los que quisiesen a bordo de la capitana a visitar al señor conde de Tolossa. Salimos dieciocho jesuitas, que los pongo por sus nombres. Sacerdotes fueron: los padres Francisco de Marimon, Pedro Martir Ferrusola y Francisco Pasqual; de teólogos: Miguel Torrens, Lorenzo Lopez, Francisco Juyol, Agustín Pradell, Pablo Fernós, Joseph Zeriza, Josef Benay, Joseph Hiberte y Pablo Serret. De coadjutores: Francisco Patau, [p. 174] Bernardo Bernardon, Antonio Nolla, Francisco Ballesteros, Gabriel Simon y Phelipe Frutos299. Llegamos al muelle los 18, de dos en dos, en donde el padre Marimon fletó una faluca300 genovesa. Estaba el mar algo razonable cuando salimos de la punta de la Lenterna, levantándose después un horroroso levante con olas desesperadas, que los [al margen: Año 1704] genoveses bogantes querían retroceder a la plaza; pero a las grandes instancias hubieron de proseguir su derrota. Llegamos como a tiro de mosquete de la capitana, muy bien bañados en agua salada, armándose los genoveses en no querer arrimarse al bordo de aquel formidable leño, temiendo que con sus balances no nos sumergiese a todos. Estuvimos así suspensos contra las olas un rato, hasta que desde uno de los balcones del navío nos hicieron señas para que nos acercásemos a bordo. Bogaron poco trecho mis genoveses, volviendo tímidos a cesar de su trabajo, y fue a tiempo que Su Alteza salió al balcón en cuerpo de jubón, conociéndole nosotros en solo la banda azul. Como vio que estábamos suspensos, mandó al instante saliesen sus dos lanchas en busca de los jesuitas de la faluca, pasando a ellas no sin algún trabajo, porque cuando la una subía con la ola la otra hundía para abajo y estuvo uno de los teólogos a peligro de caer al agua, estando a todo mirándolo Su Alteza con los demás oficiales del navío. Abordamos a la escala real, pudiendo subir por ella de cuatro en cuatro de fila y así que estuvimos arriba, hallamos que estaban cantando vísperas desde popa a proa sin reservarse ninguno301. Sacaron asientos para todos en la plaza de armas mientras concluían sus devociones, y así que dijeron Viba ó Roé302 salieron los oficiales a cortejarnos, hasta que avisaron de parte de Su [p. 175] Alteza bajásemos a la cámara de popa, en donde nos recibió con gran cariño y cortesía. El padre Marimon habló en nombre de todos, comenzando en lengua latina, y aunque Su Alteza lo entendía, dijo que hablase en castellano porque le gustaba. Respondía en idioma francés, explicándolo el intérprete o maestro de lenguas en buen castellano. Mandonos viésemos el navío que estaba acribillado de balazos. Cargaba ciento y cuatro piezas de bronce, y por ser tarde, fue la visita breve y sin sentarnos, si bien nos mandó hacer chocolate, que no se admitió por la prisa de volvernos a tierra, ejecutándolo con las mismas lanchas hasta ponernos en la faluca genovesa. Pero es de advertir que hubo tres de los teólogos que estuvieron en el Sol Real y vinieron a Barcelona sin lograr el ver a Su Alteza porque llegaron hechos una miseria de mareados, y se quedaron en la plaza de armas dando que limpiar a los matalotes (que así llaman a los grumetes).

104Entre los bien intencionados (al revés) de Barcelona, corrían voces de que la artillería de aquella armada era casi toda de madera, con color de bronce y de hierro, y pasó a tanto la desvergüenza que le obligó a uno de los afectos a nuestro Phelipe V, el llevar a bordo del navío del conde de Etré tres o cuatro de los mal contentos a que se verificasen de la verdad, aunque el motivo de llevarlos fue el ir a vender algunas libras de tabaco en polvo, de que son aficionados los franceses. Entraron en el navío, y después del despacho de su tabaco, pidieron licencia para ver la nao, que se la concedieron fácilmente. El afecto al rey sacó de la faltriquera un pequeño cuchillo, con el cual iba raspando las piezas y diciendo: ¿de [p. 176] fusta303 son? Los soldados, que vieron hacer esto en muchas de las piezas, y no sabían el enigma, dieron cuenta al conde de Etré, quien se enfureció sobremanera contra aquellos catalanes, haciéndoles venir a su presencia para ponerles presos. Respondiole el afecto al rey que les había traído por engaño al navío aquellos hombres para que, vistas las piezas por sus mismos ojos, contasen la verdad a sus [al margen: Año 1704] parciales. Refiriole al conde todo lo que decían en Barcelona de si eran, o no, las piezas de madera; alegróse del cuento y que se las enseñasen todas cuantas encerraba en su buque aquel navío [al margen: Noviembre] (contómelo el mismo que los condujo). Luego que se sosegó el tiempo, se hicieron a la vela en derrota de Tolon, rescatando de paso en Marsella algunos catalanes y mallorquines de dos bajeles de moros que les habían cautivado, y después los vi en Barcelona. El día 9 de noviembre volvieron de Roma para Madrid el padre Joachín [al margen: Pasas] de Velasco y el hermano Sebastian de Monrreal, procuradores del Peru, y venía sirviéndoles un indio filipino llamado Antonio Guirao. El día 22 compramos el padre Puig y yo doce quintales de pasas del reino de Valencia a once reales y medio de plata el quintal (bien sé yo que en Mexico valen mucho más caras). A 25 se fue el padre provincial a Tarragona y Aragon con solo su compañero, quedándose el padre [al margen: Diciembre] secretario en Barcelona después de concluida la visita del colegio.

105El día cinco de diciembre sacaron concelleres nuevos para el año siguiente en Barcelona, y para que se vea el estado en que se halla el muy nombrado Consejo de Ciento, los quiero nombrar a todos por su orden. Salió por conceller en cap el médico corcovado doctor Compañ, quien lo fue (como dije) cuando el rey tuvo las Cortes en Barcelona; [p. 177] el segundo fue un mercader llamado Christoval Lladó; en tercer lugar salió un caballero llamado don Anton Suñer, que sería mejor saliera en el primero, ¡pues ha de llevar a su derecha un médico y un mercader! El cuarto, un otro mercader llamado Francisco Font, el quinto un boticario para hacerles los jarabes y el sexto salió un sastre (con perdón de los oyentes) llamado Bartholome Oliver; faltóles un sacristán y un platero de tacones para calzarles y enterrarles304.

106El día 16 prendieron por fanáticos a dos de los conselleres que acabaron su oficio, que fueron el doctor Joseph Costa, médico, y Matheo Ereu, y con ellos un legista llamado el doctor Minguella305. El siguiente día 17 prendieron por lo mismo dos notarios, que fueron Joseph Duran y Francisco Reverter, pasándolo todo en prisiones sin ningún otro castigo, si bien, luego que se fueron los enemigos, ahorcaron dos en un día por haberse opuesto con sus armas a nuestros soldados, mientras el príncipe con sus ingleses estuvieron desembarcados. También alcabucearon [sic] un soldado que cogió la patrulla (rompida una pierna) al pie de la muralla por la banda de fuera, habiéndosele roto la cuerda con que la había escalado para irse a los enemigos. El día de la Natividad a 25, como a las cinco de la tarde, estando en el colegio encerrando el divino y admirable sacramento, se vio venir por la banda de levante una espantosa señal de fuego por el aire, prorrumpiendo en once tiros, como si fuesen de mosquetes, dejando, para que se viesen, once nubecillas en donde se reventaron aquellos volcanes. Parecionos a todos los de casa que había sido el estruendo casi encima del colegio y lo mismo les pareció a todos los de Barcelona, creyendo ser algún castigo del cielo, y mucho más cuando se supo haberse oído [p. 178] en toda Cataluña, lugar por lugar, discurriendo la gente, cincuenta disparates sobre el dicho señal, y así daremos fin a este año, comenzando el que viene casi en forma de diario306.

Año de 1705 y viaje hasta Sevilla

107Para dar principio a la peregrinación de casi doscientas leguas que cuentan de Barcelona a Sevilla, me ha parecido (por no perder el hilo) contar dos casos que sucedieron en el mes de febrero, el uno fue el día de la Purificación de Nuestra Señora, a las siete y cuarto de la noche. Reclutaban en Barcelona artilleros para remitir a las Castillas, y les dieron por cuartel una torre de las que están en la muralla, encima de la universidad, en donde se encerraba grande cantidad de pólvora. Desocuparon una bóveda para que durmiesen los nuevos artilleros, quienes después de haberla barrido, sin advertir en lo que hacían, encendieron lumbre sobre la broza recogida, sentándose alrededor once hombres que estaban reclutados, cuando pégase al montón de barreduras con un estrépito furioso que oímos nosotros en el colegio, por estar próximo a dicha torre. Abrasáronse los once, pero no murieron; sí la centinela que estaba de la banda de afuera, estrellándole los sesos la puerta que con la furia de aquel incendio saltó intrépida sobre el triste, dejándole al mismo tiempo cadáver sobre el duro suelo. La gritería, sollozos y gemidos de la vecindad nos hicieron salir a nosotros, unos a la Rambla y otros a la obra de la iglesia nueva, porque dijeron que el fuego había pegado en unas vigas que bajaban donde estaban las municiones y [p. 179] fue falso, pero nos tragamos el susto hasta que por un oficial supimos estar fuera de peligro. El otro caso fue, que habiendo llegado un regimiento de italianos el día 21 de enero con quinientos ochenta hombres, y repartidos en sus guardias, hallábase un teniente en la Puerta Nueva con doce soldados y su tambor guardando aquel puesto. Incitó el teniente a los soldados a que juntos hiciesen fuga, como en efecto lo ejecutaron a los principios de febrero, tomando la marcha la vía de Francia, y antes que llegasen a Girona les prendieron en un pueblo, dando aviso de ello a Barcelona, mandando desde allí les condujesen con escolta de hombres armados [al margen: Febrero]. Domingo de Carnestolendas, 22 de febrero, les entraron en la plaza, sentenciando el mismo día al teniente a morir en la horca, donde mueren y acaban los facinerosos (caso nunca oído que un teniente de infantería fenezca sus días en el palo de una horca); entendía bastante el idioma castellano, por cuya causa le fue a disponer para el tremendo lance el padre Ignacio March. El día 24, martes de Carnestolendas, por la mañana, pasó su coronel con todos los capitanes y oficiales de su regimiento a las atarazanas, en donde le degradaron, desde la plaza sencilla de soldado hasta el grado de teniente en que se hallaba. A las dos de la tarde salió acompañado de seis jesuitas hasta el suplicio, en donde (en lugar de máscaras y disfraces) acudió gran concurso de todo género de gente a ver aquella impensada tragedia, haciéndola más horrorosa ejecutarla en tal día y en tal sujeto como un teniente de infantería. [p. 180] El día 4 de febrero llegó un expreso de Madrid, llamando por infidentes a don Christoval Potau, conde de Vall Cabra, y al doctor Moret, ambos jueces de la audiencia de Barcelona, marchando luego sin detención más que de tres días, por ordenarlo así en la corte. También vino orden al señor ilustrísimo obispo de esta ciudad para que [al margen: Año 1705] ejecutase el mismo viaje307, por la misma causa que los oidores, tomando su camino el día 12 de marzo en que le adelantamos solo un día cuando nosotros partimos para Sevilla.

108Viernes trece de febrero por la tarde, llegó el correo de Aragon [al margen: Febrero] y en sus cartas le vino una al padre rector Antonio Rius del padre provincial Juan Baptista Gormaz para que al hermano Bernardo Miguel y a mí nos tuviese promptos al viaje de Philipinas hasta segunda orden de Su Reverencia. Estaba para hacer plática a la comunidad, cuando me envió a llamar y me dijo si había pretendido pasar a las Indias. Respondile que sí y que mucho tiempo había. Pues orden tengo (dijo) de despachar a Sevilla a mi hermano y otro del colegio, que son los que más falta me hacen en él, y así si quiere o tiene algo que proponer dígamelo, porque siento el que se vaya. Respondí que estaba firme en mi pretensión. Salí de su aposento y di cuenta al hermano Bernardo de lo que me había pasado con el padre rector; y aunque había otros pretendientes en el colegio, siempre me creí sería el hermano Bernardo al que el padre rector decía que tenía orden para despachar conmigo. Fuimos a la plática, que no fue larga, porque le daban cuidado los dos que se le iban, y al salir dijo al sacristán [p. 181] llamase al hermano Bernardo a su aposento, en donde pasaron sus idas y venidas como conmigo; pero yo tuve fuertes baterías todo el siguiente día, que las dejo por no estarme bien el referirlas. Comunicamos el cuento al hermano Juan Manxarell para que lo encomendase a Dios en sus fervorosas oraciones, quien nos alentó con valor a proseguir nuestra determinación. Al correo siguiente escribí una carta al padre provincial, pidiéndole licencia para pasar de camino a visitar la Santa Cueva de Manrressa308, porque habiendo estado cerca de catorce años en Cataluña y corrido casi todo el principado, me serviría de desconsuelo no haber visto la Santa Cueva. No tuve respuesta de dicha carta hasta el tiempo de la marcha, como diré. El último día de febrero tuvo carta el padre rector para que nos tuviese a punto al correo siguiente, pero se lo tuvieron en silencio, sin que nadie nos dijese palabra a los dos, siendo lo mejor del cuento el salir yo con el padre Francisco Puig, procurador del colegio, a hacer diligencia de cabalgaduras, y yo no sabía nada. El día seis de marzo llegaron con el correo las patentes fechas en Calatayud el día primero; pero Bernardo ni Frutos no supieron palabra hasta el martes 10 por la noche, que al salir de la quiete o recreación, nos llamó a los dos el padre rector y nos dijo cómo el padre provincial nos enviaba las patentes para que sin dilación marchásemos a Sevilla, y que el jueves sin falta estaría allí el padre Agustín Soler, que de Girona venía para hacernos compañía hasta Philipinas; que en caso de no llegar, saldríamos sin falta el viernes por la mañana a dormir a Montsserrate y de allí habíamos de pasar a Manrressa, que así lo ordenaba el padre provincial. Al mismo tiempo nos dio licencia [p. 182] el padre rector para salir de casa mañana y tarde los dos días, miércoles y jueves, a despedirnos de los amigos seculares, y que en el colegio pidiésemos a los padres algunas cosas de devoción, de que se recogió razonablemente, [al margen: Año 1705] dándolo los padres con mucho amor y caridad, como fueron estampas, medallas, cruces de Caravaca309, camándulas310, etc. El jueves por la mañana nos fuimos a despedir de la patrona de Barcelona, Santa Eulalia, en cuya santa capilla nos dijo misa y nos dio la comunión el doctor don Juan Bach, arcediano de aquella catedral, quien después de dadas gracias, nos regaló con algunas chucherías, porque era muy jesuita.

109La señora marquesa de Rupit sintió mucho nuestra ida, manifestándolo [al margen: Marzo] Su Señoría con algunos regalillos. Viendo que el padre Agustín no venía el jueves por la noche, dispusimos el que el viernes por la mañana, en tiempo de oración, nos dijese misa el padre Puig para dar principio a nuestra peregrinación. Despedímonos de los sujetos de casa aquella noche, y a la mañana les despertamos a todos, porque tuvimos aquel oficio mucho tiempo el hermano Bernardo y yo, concluyéndolo hasta el último aliento de la partida. Oímos misa y nos desayunamos en el aposento del padre Puig, estando dispuestas las mulas en el patio. Montamos a caballo (o por mejor decir a mula) despidiéndonos de Barcelona a las seis de la mañana del día 13 de marzo311, que nos dieron al salir por el Portal del Angel, habiendo dado fin el día antecedente a la novena del apóstol de las Indias, san Francisco Xavier, que con gran lucimiento se ejercita en aquel colegio. Pasamos a hacer mediodía a la villa de Martorell y al montar la inaccesible montaña de Mont Serrate por la banda de Esparaguera, nos cogió un furioso [p. 183] aguacero312, llegando al monasterio hechos unas desdichas de mojados, pero no obstante eso, logramos la misma tarde el besar la mano a la sacratísima Virgen, y ver las santas reliquias, ornamentos, plata y demás riquezas que en sí encierra aquella maravilla del mundo sobre los empinados riscos y montañas. Por la mañana del día 14 salimos de Mont Serrate y a media legua de la bajada del monte nos comenzó a llover furiosamente, no cesando hasta que [al margen: Marzo] llegamos a Manrressa, en cuyo camino (que es de cuatro leguas) se cayó en un riachuelo el mozo que nos acompañaba, pero no sucedió (gracias al Señor) más que el mojarse estupendamente. A las once entramos en el colegio y por la tarde bajamos a visitar la Santa Cueva, primeros fundamentos de nuestra mínima Compañía de Jesus, que en solo el verla causa ternura y devoción313. El domingo 15 muy de mañana nos dijo misa el padre Antonio Guiu, y nos dio la sagrada comunión en la capilla del Rapto, en donde, después de adorados los santos ladrillos que sirvieron de lecho los ocho días a mi gran patriarca san Ignacio, nos partimos para la villa de Guissona, adonde se hallaba Ignes Cladellas, madre de mi compañero, el hermano Bernardo, siendo preciso el pasar por allí para coger el camino real de Madrid. Entramos de noche en Guissona por haber andado diez leguas catalanas aquel día, y lloviendo fuertemente314.

110Por la mañana del día 16 visitamos al ilustrísimo y reverendísimo señor don fray Julian Cano, del orden de Nuestra Señora del Carmen, obispo de Urgel, quien después de buenos y saludables consejos y documentos espirituales, nos dio una limosnita para ayuda del viaje. [p. 184] Por la noche tuvimos un papel del padre Agustín Soler desde Cervera, diciendo que nos pasásemos por allá la mañana siguiente, pero se le respondió que el ir por Cervera nos serviría de mucho rodeo, y que así en Lerida nos juntaríamos por la noche. Toda la noche del día 16 y la mañana de 17 fueron los llantos y sollozos, así de la [al margen: Año 1705] madre como del tío (canónigo) de mi compañero, muy excesivos, porque hasta recibir el papel del padre Soler no supieron de nuestra jornada. Y esta la supieron por un ermitaño que llegó allí de Barcelona, que por nosotros no lo habrían sabido hasta que el ilustrísimo obispo se lo dijese, quien ya estaba prevenido. Entramos los dos en el colegio de Lerida poco más de las cuatro de la tarde, bien mojados y bien molidos315, y no lo entró nada menos el padre Agustín a las cinco dadas. El día 18 nos fuimos a comer a Fraga, cogiéndonos un estupendo aguacero al subir la cuesta, pasando a dormir a Candasnos. El día siguiente, 19, comimos mal en la venta de Santa Lucía porque no hallamos gente en ella, habiéndose ido a misa a un pueblo por ser la fiesta del patriarca san Joseph. Desde la venta a Villafranca no nos cesó de llover y hallamos muy ruin posada, cayendo muchas goteras sobre los tristes andantes. El día 20 por la mañana entramos en Zaragoza y por la tarde salimos a visitar sus admirables y magníficos templos. El día 21 fue el padre Soler a decirnos misa en la angélica capilla de mi patrona la Virgen del Pilar, y después de comer, nos partimos a dormir a la Muela. A 22 comimos en la venta de la Romera, en donde pocos días antes (nos dijeron) habían muerto los ladrones un correo y al hijo del ventero; pasamos a hacer noche al Frasno y allí [nos] encontramos con doscientos caballos de remonta que iban a Cataluña. El día 23 llegamos a las nueve a Calatayud, último colegio de [p. 185] mi provincia de Aragon, en donde nos detuvimos hasta el día 24 por la tarde, que nos fuimos a dormir al pueblo de Alama, y el día 25 comimos en Monrreal, y sin cesar de llover (y muy fuerte) pasamos por el convento de Huerta a refocilar las barrigas con el último licor de Aragon, llegando hechos unas miserias al malvado pueblo de Arcos, primer lugar de Castilla, porque además de llegar mojados y tener mala posada, nos registraron las maletas, haciéndonos pagar los derechos de cuatro docenas de medallas que los padres nos dieron en Barcelona. Salimos el día 26 lloviendo (como dicen las viejas de [al margen: Marzo] mi tierra) a cántaros, por no tratar con tan vil canalla de esbirros; y al emparejar con Medina Celi fue tan furioso el huracán de agua y vientos encontrados que nos creímos despeñar por entre las horribles breñas. Bajamos con no poco trabajo una desperada cuesta, cuando dimos con un convento al parecer de San Francisco, en que vimos el cielo abierto para refugiarnos de los vientos y las aguas. Pero (¡oh fortuna de la Manchaǃ) por estirones que se dieron a la campana de la portería y golpes con piedras en la puerta, no hubo quien nos respondiese, ni quien se compadeciese de nosotros.

111Marchamos muy desconsolados hasta llegar al pueblo de Fuen Caliente (que mejor se podía llamar Fuen Frío), en donde se buscaron algunos huevos, y con sopas calientes dimos un refrigerio a los debilitados estómagos, porque llegamos casi en ayunas, siendo en el rigor de la Cuaresma. Tanto fue lo que llovió, que nos precisó hacer noche en este miserable pueblo, no habiendo en todo el mesón más que sola una cama, con solo un jergón de paja, por no estilarse colchones en aquel país. El padre Soler y el hermano Bernardo se acos- [p. 186] taron en la rica cama, y yo sobre un poyo en la cocina como pude, vestido y medio calzado, calentándome por la proa y helándome por la popa, sirviéndome de gran consuelo para este lance el haber seguido la milicia, que es gran cosa padecer para llevar después con alegría los infortunios futuros. Con la misma borrasca amaneció el día 27, resignándonos a salir de aquel albergue, hasta llegar [al margen: Marzo 1705] a comer a la ciudad de Siguenza; aclarose un poco después del mediodía para mojarnos luego en la cuesta que está antes de Bahides, adonde fuimos a hacer noche, hallando la posada con muy poca diferencia de la noche antecedente. Y el día 28, después de haber comido en Ita, nos pasamos a dormir al colegio de Guadalaxara316, de donde salimos el día 29 antes de amanecer en compañía del padre rector de aquella casa y el hermano Manuel de la Cruz, compañero del procurador del noviciado de Madrid, hasta la ciudad de Alcala de Henares, entrando en el colegio a las diez de la mañana, no consintiendo el padre visitador saliésemos de Alcala por aquel día, y así visitamos el sagrado cuerpo de san Diego y los demás templos por la tarde. El siguiente día 30 dimos con nuestros cuerpos en la Corte y Villa de Madrid, entrando por la Puerta de Alcala a las once en punto; quisieron registrar los guardas, y al ver que se les largaron las llaves de las maletas con puntualidad, dijo el guarda mayor que nos dejasen ir con Dios. Diles para refrescar, aunque veníamos bien frescos y remojados; pasamos a comer al Colegio Imperial y por la tarde salimos los tres con el hermano Pascual Temprado, logrando el ver a nuestro rey Phelipe Quinto (que Dios guarde) al apearse del coche, de vuelta del Pardo en compañía del [p. 187] excelentísimo señor duque de Medina Sidonia, su caballerizo mayor.

112Como el tiempo no nos dejaba hacer las jornadas regulares, fue preciso el pedir algún socorro al padre Juan Martínez de Ripalda, procurador general de Indias en la corte, quien luego nos dio tres doblones que fue lo que se le pidió, por si sucedía alguna grande aventura. Partimos de Madrid el primer día de abril, [al margen: Abril 1705] lloviéndonos hasta entrar en Illescas, y al día siguiente junto al pueblo de Cabañas tuvimos una aventura (que ni don Quixote la tuvo tal): entre los muchos atolladeros y pantanos, encontramos con uno, llevando yo la vanguardia. Mi mula vieja, que debía de tener algo de entendimiento, no quiso pasar por donde yo la guiaba, tomando sobre la izquierda, por donde se veían unas piedras. El hermano Bernardo no quiso seguirme, porque vio que mi mula pasó con gran trabajo, y así, tirando por otro lado, se le cayó la mula en el atolladero, cogiéndole debajo. Viendo esto el padre Soler, fue a pasar por otra parte. Cuando padre y bestia se hallaron metidos en el lodo hasta las orejas, salté de mi mula para socorrerles, pero los mozos no me consintieron el pasar, sacándoles ellos con grande habilidad. Volví a montar, repasando con la mula vieja para que me siguiesen por donde había pasado dos veces, y así la logramos todos sin impedimento, guiados de la dirección de la mula vieja (porque todas las cosas viejas tienen más juicio que las que no lo son). Y es digno de reparo el sustentarla casi todo el viaje de Barcelona a Sevilla con sopas en vino por no poder comer cebada la triste bestia, faltándole lo mejor, que eran dientes y muelas. Reimos el cuento del atolladero con gusto y alegría, hasta que entramos en la imperial Toledo, como a las nueve [p. 188] del día. Salimos luego a visitar Nuestra Señora del Sagrario y el alcázar, donde estaba la reina viuda317. No teníamos muchas ganas de salir de Toledo hasta el día siguiente, pero nos obligaron a marchar las caras empergeñadas de sujetos de gran prudencia que vimos en dicha ciudad. Y así, a las dos de la tarde, tomamos [al margen: Abril 1705] el camino de Mora, en cuyo distrito, que es de cinco leguas, nos cogió un terrible aguacero, mezclado con bastante granizo grueso, y fue el último hasta llegar a Sevilla, habiendo sido veintiuno los días que sin cesar llovió sobre nuestras tristes costillas318. De Mora partimos el día tres a hacer mediodía en Consuegra, primer lugar de la Mancha, al que hallamos muy arruinadas las casas, por haberse llevado muchas una avenida furiosa de un riachuelo pequeño que pasa por dicho pueblo el día de san Agustín de 1704 (según nos dijeron sus vecinos319). Dormimos en las ventas de Lapiche (puesto de las aventuras de Sancho Panza)320. El día 4 comimos en la venta de Quesada, sobre el puente memorable de siete leguas del río Guadiana de donde se bebe el agua en dicha venta, sacada de un profundo pozo. Hízonos armonía el que fuese agua corriente la del pozo, y nos sacó de la duda un mozo de la venta arrojando un cesto de paja en él y consiguientemente arrojó el pozal, sacando el agua sin ningún átomo de paja, creyendo entonces ser verdad. Pasamos a hacer noche en Manzanares, en donde a la mañana siguiente nos dijo misa de Pasión el padre Soler, por ser Domingo de Ramos. Estando el padre en la Pasión (y leía bien), salió un religioso de cierta orden mendicante a decir misa en otro altar, y antes que el padre Soler acabara [p. 189] su Pasión, estaba el fraile de vuelta en la sacristía (el cómo fue aquello, yo no lo supe, porque no lo pregunté). Salimos a comer el día 5 a Val de Peñas y a dormir en el Visso, lugar del marqués de Santa Cruz. A 6, comenzamos a pasar Sierra Morena, comiendo en la venta que llaman de Miranda, y durmiendo en Bahilen, [al margen: Abril 1705] fuera de la sierra321. Por la mañana del día 7, al pasar por un barranco, [nos] encontramos con dos ferocísimos lobos, que al vernos y oír gritar se emboscaron en el monte. Comimos y dormimos en Andujar, pasando el día 8 a hacer mediodía en Aldealrío y noche en la venta del Carpio, en donde hicimos colación, unas sopitas y aceitunas, comprando aparte nosotros pan y vino. Por la mañana del día 9, al tiempo del pagar, me salió un desalmado gallego pidiendo cuarenta reales por la colación, y que no era nada menos. Enfurecime un poco y le dije saliese a pedírmelos una legua de la venta ¡que allí le pagaría, doblados, los cuarenta! (y esto, que se había de pagar aparte la cebada de las bestias); dile dos pesos por todo, y no los quiso tomar, pero se los puse sobre una mesa, diciéndome otros pasajeros que me fuese y no le diese un cuarto más. Después, cuando vine a España de las Indias, me dijeron había parado su fin pendiente de una horca; Dios haya tenido misericordia de él. Montamos a caballo en ayunas, y en el puente de Alcolea, donde están las caballerizas reales, tomamos desde las mulas una tacita de aquavita322 por sujeto, para poder llegar con tiempo a la ciudad de Cordova y a la asistencia de los divinos oficios, por ser Jueves Santo. Antes de las diez entramos en el colegio, con que logramos nuestro intento. Por la tarde, visitamos cuantas iglesias tiene aquella ciudad, [p. 190] viendo y adorando los magníficos monumentos323. El día 10, Viernes Santo, por la mañana, salimos de Cordova, y al fin de su puente encontramos con un hombre cargado de ricos y grandes sábalos. A pocas razones le compré el mayor por dos de plata. Saqué mi cuchilleja y desde a caballo le quité el vientre, colgándolo al arzón de [al margen: Abril 1705] la silla, hasta que llegamos a la venta del Arrecife, en donde se coció parte, parte se hizo frito y parte guisé con vino y alcaparras, no habiendo comido a nuestro gusto hasta este día desde Cataluña, y aún se guardó lo frito para el día siguiente (que quien guarda, halla). A las tres de la tarde llegamos a Ezixa, a tiempo que andaban en procesiones, por cuya causa tardamos en hallar con el colegio, pero nos hallamos en él con el padre Francisco Blanco de la provincia de Philipinas, quien procuró nos hiciesen algún agasajo, y si no fuera por Su Reverencia, nos quedaríamos sin colación aquella noche. Partimos el día 11 a comer a la venta de la Portuguesa, y al ponerse el sol entramos en Carmona324. Dijímosle el hermano Bernardo y yo al padre Soler nos fuésemos al mesón, y que después iríamos a prestar la obediencia al padre rector del colegio, pero no lo pudimos conseguir, marchando a él como unas balas. Amaneció el día 12, Domingo de Resurrección, y antes de levantarnos se fueron o nos fueron a despedir. Y así nos dijo misa el padre, montando en nuestras mulas en ayunas, y nos salimos de Carmona poco a poco, arrepintiéndose el padre de no haber ido al mesón como le dijimos, porque no queríamos hacer viaje el primer día de Pascua; por último remate, dimos con un ventorrillo, que llaman de Pedro Domínguez, a dos leguas de Carmona, y en él plantamos nuestro rancho todo el día, y no nos fue del todo mal, porque no faltó bastantante [sic] que comer, pero no [p. 191] tuvimos más cama para los tres que un triste y viejo colchón. El día 13, segundo de Pascua y día del gran patrón de Sevilla san Ermenegildo, entramos en esta ciudad a las siete de la mañana, dando con nuestros cuerpos en el hospicio de Indias, en donde se recogían misioneros para las provincias de Philipinas, Nueva España, Quito y Nuevo Reyno de Santa Feé. Hallamos por superior de la casa y procurador general de las Indias al padre Joachín de Velasco, quien nos recibió con mucho [al margen: Abril 1705] amor y caridad. A poco tiempo de llegados, me hicieron enfermero de los de nuestra misión, a causa de hallarse el padre Antonio Mir, natural de la isla de Mallorca, con la enfermedad casi incurable de hético, tísico, en que padeció lo bastante, siendo forzoso abrirle en el casco de la cabeza una quinta fuente, a fin de evaporizar los malos y nocivos humores325. Padeció también un furioso tabardillo el hermano Francisco Aguaron, pero le sacó del peligro (como a otros muchos de cuidado) el doctor don Christoval de Luque, siendo los más peligrosos (después de este) el padre Luis Gonzalez Coronado, natural de Granada y de la misión de Nuevo Reyno; el padre Blas de Messa, natural de Jaen y de la provincia de Philipinas, quien cayó enfermo de un furioso flujo de sangre por narices y boca el día de nuestro san Estanislao, a 13 de octubre, estando de peligro hasta el día 19, que a fuerza de sangrías y otras evacuaciones salió libre de tan penoso accidente. Hallábase en el noviciado de Sevilla, ciego del todo, el padre Pedro Farris, natural de Cerdeña, sujeto perteneciente a mi provincia de Philipinas. Las instancias que hicieron el padre Julian de Mayorga y el hermano Andres de Veytia para se trajese [p. 192] al hospicio el dicho padre ciego fueron muchas, pero no se pudo conseguir hasta que el padre superior se fue a Cadiz a dependencias de las misiones. Y al día siguiente fueron al noviciado por el padre Farris, a quien se le puso en cura con una dieta intolerable, pues no comía otra cosa que su porción asada, sin sal ni otra especia, el pan abizcochado y un solo vaso de agua, cocida con ciertas hierbas traídas de la botica. Un [al margen: Año 1705] mes estuvo sin salir de su aposento, en el cual le di, a fuerza de mis brazos, veinte y tres sudores, con otros tantos míos; y el día que el pobre no tenía sudor, descansaba con veinte píldoras capitales, que el doctor llamaba católicas326. Al fin de un mes de tanto trabajo, salimos con la victoria de tener casi del todo clara la vista, pues ya leía y rezaba, aunque con anteojos. Yo había padecido cerca de seis meses unos terribles vagidos de cabeza, y con estos sudores y sacarme a divertir las más tardes el sobredicho padre Mayorga, que se hallaba ministro del hospicio, me puse bueno y gordo, gracias al Señor. Por tratar de enfermos, he suspendido algunas cosas domésticas de este año y así digo que se hallaba cuando llegamos a Sevilla ministro del hospicio el padre Juan de Obiedo, de la misión de Nuevo Reyno [de Granada], quien con su ejercicio se fue el día de san Pedro por la tarde a tener las vacaciones a San Juan de Alfarache, con todos los estudiantes de las misiones referidas. Quedó en el hospicio por ministro el ya nombrado padre Luis Gonzalez Coronado, y por no sé qué impertinencias suyas nombró el padre superior al padre Antonio Lozano, y este lo fue hasta el día 7 de septiembre que volvieron de vacaciones, nombrando entonces al padre Mayorga, que lo ejerció hasta llegar a Cadiz al año siguiente. En el tiempo de las vacaciones, sucedió allá la [p. 193] fatal tragedia de ahogarse en Guadalquibir un filósofo de nuestra misión de Philipinas, llamado Pedro Egidio, que saliendo con los demás una tarde a refrescarse en el río, se dividió de los otros estudiantes, aunque poco, porque lo vieron arrojarse al agua, pero no lo pudieron remediar cuando vieron que se ahogaba. Hicieron diligencia de sacarlo aquella tarde, pero no se consiguió hasta la mañana siguiente, por medio de unos pescadores a quienes se lo encargaron. Enterráronlo en la iglesia de los religiosos de la tercera regla de San Francisco, siendo este el primer cadáver que la ocupó. Por cartas que tuve de Barcelona del padre rector Antonio Rius, supimos cómo se había llevado el Señor al hermano Agustín Mora el día 3 de abril, de una calentura hética que le quitó la vida, y el día 20 de junio al padre Manuel Sagarra, de tabardillo, como también el padre Isidro Costa el día 20 de julio de una fiera apoplejía. Requiest cant impaze, etc. En las témporas de diciembre, se ordenaron de orden sacro los padres Joseph de Bobadilla y Buena Ventura Plana, ambos de la misión de Philipinas, con quienes daremos principio al año siguiente y este le concluiremos con las festivas navidades que tuvimos en Sevilla, por hallarse sujetos de todas prendas en la gente estudiantina, dejando admirados y pasmados a los padres del colegio de San Ermenegildo, que fue donde se ejecutó.

Año de 1706 y viaje a Nueva España

113Doy principio a este año con la misa nueva del padre Joseph de Bobadilla, que la dijo en el hospicio el día de la Circuncisión de Nuestro Señor Jesu Christo, y un mes después, que fue día de la Purificación [p. 194] de Nuestra Señora, la dijo el padre Buena Ventura Plana en la misma casa y altar. Lunes 15 de febrero dispuso el presidente de la Casa de Contratación reseñar los misioneros para que se fuesen cuanto antes a Cadiz a fin de pasar al Nuevo Mundo. Vino por la tarde al hospicio, acompañado de sus oficiales, quienes, llamando a los sujetos por la lista, iban eximiendo a los catalanes y valencianos del pasaje a las Indias, cuya orden (dijo el presidente) tenía del rey [al margen: Año 1706] nuestro señor. ¡Considérese cómo quedarían los tristes religiosos, que con tanto amor habían dejado su patria y provincia por la conversión del gentilismo, a que el Señor les había llamado! Quince fueron los excluidos, porque aunque nos hallábamos 21 de la provincia de Aragon, no excluyeron sino es a los naturales de Valencia y Cataluña. Hallábase en Cadiz el padre superior Joachín de Velasco en esta tan lamentable fatalidad, y así, los superiores que habían quedado en el hospicio despacharon la misma noche un extraordinario a Madrid, remitido al padre Juan Martínez de Ripalda para que viese de conseguir el pasaje de aquellos pobres religiosos a sus provincias de las Indias; escribió también sobre lo mismo el dicho presidente, porque estimaba la Compañía (luego veremos su fin). Dispusieron los superiores que para el día 23 saliesen las misiones de Sevilla para Cadiz; por lo que el día 22 se condujeron desde el hospicio al río las cajas y demás matalotaje de las cuatro misiones; y aquella tarde nos fuimos a despedir el padre Julian de Mayorga y yo de su tía, mujer de don Gaspar de la Cueba, del orden de Calatrava y superintendente del Real Alcázar de Sevilla, quienes entre marido y mujer nos regalaron con rico tabaco, participando yo de dos libras y media [p. 195] docena de pañuelos, y el padre Mayorga una docena y seis libras de tabaco. El día 23 comimos a las nueve, ordenando los superiores el que los excluidos catalanes y valencianos saliesen una hora antes que los demás, pasando el puente hasta [al margen: Febrero 1706] San Juan de Alfarache, y que allí esperasen los barcos (alargando la cura, hasta que viniese la purga de la corte). Dadas las tres de la tarde, nos despedimos del hospicio, dejándolo como escuela de danzantes y de dos en dos, en comunidad, llegamos a Guadalquibir, en donde estaban prevenidos los barcos, y como a las cuatro comenzamos a navegar el río abajo hasta San Juan de Alfarache, incorporándose allí los ya arriba referidos. Calmonos el viento y comenzó a llover antes de llegar al pueblo de Coria, y al emparejar con él, dieron fondo los marineros a fin de que se dijese misa antes del día por celebrarse la festividad del santo apóstol Mathías, en cuyas témporas se ordenaron en Sevilla algunos padres de las misiones de Nuevo Reyno y Quito, como también de Philipinas el padre Antonio Xavier Mir, natural de Mallorca, que así estos como los del año pasado fueron ordenados de mano del ilustrísimo señor don Pedro Francisco Lelio y Levanto, auxiliar del arzobispado. Seis misas se dijeron en la iglesia de Coria a un tiempo, las cuales oímos los demás, haciéndonos luego a la vela con escaso viento, por lo que no se pudo pasar del tablazo grande, amaneciendo el día 25 como una legua de la barra de San Lucar. Montamos esta con no poco trabajo, porque fueron pocos los que dejaron de marearse, en que hubo la de Dios te la depare buena de lanzamientos y otras aventuras. Entramos en Cadiz por la tarde, y sabiendo el padre rector de aquel colegio que todos ayunaban, dispensó Su Reverencia, mandando que todos cenasen, porque íbamos casi todos hechos unas desdichas.

114[p. 196] Estaba la ciudad de Cadiz en grandísima confusión sobre la salida de galeones y flota, viniendo órdenes de la corte, unas para que saliesen y otras que se detuviesen, pero no obstante, con [al margen: Marzo 1706] tanta tribulación, nos mandaron el día cuatro de marzo que embarcásemos los cajones y demás trastes de las dos misiones, de Mexico y Philipinas, en el navío nombrado el Rey David del capitán don Geronimo de Toxo, a quien había de gobernar su hijo, don Juan de Toxo, juntamente con el capitán y maestre don Antonio Gomez. El mismo día 4 se embarcaron en el registro de Caracas nueve religiosos capuchinos, a cuyo custodio le había sucedido lo mismo que a nosotros, excluyéndole cuarenta religiosos entre catalanes y valencianos que tenía para Caracas. El día 5 por la noche tuvimos el alegrón con un expreso remitido de Madrid por el padre Juan Martínez de Ripalda, procurador general de las Indias, en que venía la respuesta del que se despachó en Sevilla el mes pasado, explicándose la reina nuestra señora327 en su real decreto de primero de marzo que la Compañía de Jesus no entraba en la generalidad del decreto antecedente, y que así mandaba a sus ministros no les pusiesen impedimento ninguno a los jesuitas en el pasaje a las Indias328. No es ponderable el júbilo y alegría de todos los misioneros, así los que iban como los tristes y afligidos que se quedaban en Europa. Mandaron traer el día 6 las cuatro galeras que se hallaban en el Puerto de Santa María para remolcar los navíos de flota y galeones a Puntales, luego que llegase otro mandato de la corte; este llegó, pero tarde, porque fue el día 9 después de mediodía. Por la mañana nos dieron orden para doblar nuestras camas, como se había hecho otros días sin ejecutarse cosa de provecho; salimos al muelle el hermano Bernardo y yo, y hallamos que se embarcaba el excelentísimo marqués de Castell Dorrius329, [p. 197] que pasaba por virrey del reyno del Peru. Creímos ser cierta la partida, volviéndonos desalados al colegio, en busca de nuestras camas, hallando a todos ya con acelerada prisa componiendo sus trebejos, que con la misma se transportaron a bordo de improviso. Comimos temprano para irnos a embarcar, como se ejecutó en la forma que después diré.

115Estábamos en la novena del apóstol de las Indias, san Francisco Xavier, cuyas pláticas predicaba el padre Nicolas Carola, sardo de nación, hombre de relevantes prendas, así en literatura como púlpito330. A petición de dicho padre en esta novena, tomó la ciudad de Cadiz por patrón al apóstol del Oriente, san Francisco Xavier, con el fin que se pretendía de que por su intercesión llegasen a salvamento galeones y flota. Un cuarto de hora antes de salir del colegio las misiones nos llamó el padre Carola al hermano Andres de Veytia, Bernardo y a mí para doblarle su cama y llevarla a bordo. Cogionos de susto la determinación, porque el padre se quedaba en España y estaba ya como de sujeto del colegio de Cadiz; encargonos no dijésemos palabra, no solo a los de fuera, pero tampoco a los domésticos. Salimos del colegio 88 jesuitas, acompañados de los padres de aquella santa comunidad, dividiéndonos en el muelle en diferentes caiques331, los 43 al navío San Joseph, en que iban las dos misiones de Nuevo Reyno y Quito, y dos sujetos para la provincia del Peru. Al navío Rey David fuimos los 51, con algunos de los padres del colegio, y entre ellos el padre Carola. Dirán que 43 y 51 hacen 94, y digo que salimos del colegio 88, pero es de advertir que los seis habían ido con las camas y no volvieron a tierra. Al ver los padres que nos habían acompañado que el padre Carola se quedaba a bordo, se quedaron como admirados, ignorando todos [p. 198] aquella repentina novedad. Volviéronse a tierra y los navíos salieron fuera de las Puercas332, dando fondo sobre una ancla hasta el miércoles 10 de marzo, que nos hicimos a la vela, porque hubo algunos navíos que no estaban aviados del todo; y aún se quedó uno que salió el día 11 y lo cogieron los ingleses. Al ponerse el sol del [al margen: Marzo 1706] mismo día 10, perdimos de vista la tierra con un elegante viento de noroeste, haciéndonos montar las Canarias en seis días. Salieron convoyando a galeones y flota cinco navíos franceses, llamados las Damas de París, hasta haber montado las islas Canarias, en cuya busca íbamos desde que salimos de entre cabos, pero tuvimos la fortuna de que antes de llegar a las islas, una tarde al ponerse el sol viró la capitana de galeones su proa al noroeste a fin de no descubrir ninguna de las dichas islas, como en efecto no las descubrimos (téngolo a milagro de san Francisco Xavier) porque virar nosotros y la armada enemiga atravesarnos, todo fue casi una misma cosa (según después supimos). El navío que dije salió el día 11 de Cadiz estaba esta tarde viendo la armada enemiga por su popa y por la proa nos veía a nosotros, pero no vio cuando viramos, siguiendo toda la noche el rumbo del día antecedente, hallándose por la mañana con los enemigos encima, del que hicieron presa, como lobos hambrientos. Siguiéronnos por el rumbo ordinario hasta dar vuelta a las islas, pero se quedaron a oscuras y sin candil, librándonos de sus garras la Altísima y Divina Providencia.

116Salimos de Cadiz con el padre Andres Zicardi por superior de nuestra misión de Philipinas, y el día 10 por la noche nos mandaron juntar a todos en la cámara de popa para leerse una [p. 199] carta que el padre Joachín de Velasco333 había dado a un sujeto de la misión para que se abriese y leyese cuando comenzásemos a navegar. Abriola y leyola en voz alta el padre Francisco Jansens, y en sustancia contenía el que por ella se nombró por superior de la misión al padre Nicolas Carola, a quien obedecimos en adelante, gobernándonos con la prudencia que se deja considerar en un sujeto de sus prendas.

117Antes de pasar de las islas de Canarias, quiero poner aquí los nombres de los sujetos de la misión de Philipinas, que los de Nueva España los pondrá otro curioso, y así comienzo por su orden:

Padre Nicolas Carola, de la provincia de Zerdeña.1.
Padre Juan Fundoni, de la misma provincia.2.
Padre Andres Zicardi, de la provincia de Napoles.3.
Padre Juan Pedro Confalonier, de la provincia de Milan.4.
Padre Francisco Jansens, de la provincia de Flandes.5.
Padre Joseph Virdis, de la provincia de Zerdeña.6.
Padre Joseph Astudillo, de la provincia de Toledo.7.
Padre Agustín Soler, de la provincia de Aragon.8.
Padre Antonio Alvarado, de la provincia de Castilla.9.
Padre Pedro Farris, de la provincia de Zerdeña.10.
Padre Antonio Lozano, de la provincia de Toledo.11.
Padre Antonio Iguerabide, de la provincia de Castilla.12.
Padre Francisco Antonio de Texada, de la provincia de Castilla.13.
Padre Francisco Cavia, de la provincia de Castilla.14.
Padre Pedro de Estrada, de la provincia de Andaluzía.15.
Padre Fernando de Aro, toledano, recibido para Philipinas.16.
Padre Pedro Delgado, asturiano, recibido para Philipinas.17.
Padre Joseph de Bovadilla, de la provincia de Milan.18.
Padre Buenaventura Plana, de la provincia de Arag0n.19.
[p. 200] Padre Antonio Xavier Mir, de la provincia de Aragon.20.
Padre Martín Gil, granadino, recibido para Philipinas.21.
Padre Diego Lasso, de la provincia de Andalucía. Teólogo.22.
Padre Blas de Mesa, de la provincia de Andalucía. Teólogo.23.
Padre Phelipe Messía, de la provincia de Andalucía. Teólogo.24.
Padre Juan Joseph Calvo, de la provincia de Aragon. Teólogo.25.
Padre Juan de Nozeda, de la provincia de Andalucía. Teólogo.26.
Padre Joseph Labrada, gallego, recibido para Philipinas. Metafísico.27.
Padre Juan Alexo Burgos, de Madrid, recibido para Philipinas. Seminarista.28.
Hermanos coadjutores [al margen: Año 1706]
Hermano Pedro Alonso, castellano, recibido para Philipinas.29.
Hermano Francisco Aguaron, de la provincia de Aragon.30.
Hermano Bernardo Miguel, de la provincia de Aragon.31.
Hermano Phelipe Frutos, de la provincia de Aragon.32.
Hermano Francisco de Soto Longo, de la Havana, recibido para Philipinas.33.
Y el hermano Andres de Veytia, vizcaíno, que entró en la misma provincia de Philipinas y vino a España por compañero del padre procurador Domingo Medel, que se quedó en la provincia de Aragon, llevando dicho hermano Veytia el cuidado del avío de la misión hasta que entramos en Mexico.

118Vuelvo a mi navegación.

119El día 16 de marzo, no habiendo encontrado rastro de enemigos, se despidieron las Damas de París con muchas salvas y brindis, y nosotros seguimos nuestro derrotero, por haber propasado las Canarias. Al día siguiente, 17, descubrimos cuatro velas a la banda del sur, haciéndonos ya falta los franceses para irlas a reconocer; porque los de la conserva procuraron no perder el favorable viento que Dios nos mantenía desde que salimos de Cadiz, por cuya [p. 201] ocasión no salió ninguno a saber quiénes eran. El día 18, habiendo bajado a 29 grados, se dividió de la conserva el registro de Caracas con sus nueve capuchinos (que creo no los hay en otra parte de las Indias). El día 26, en la declinación de 24 grados y minutos y con buena calma de vientos y mares, se atravesó la capitana de galeones, correspondiendo todos los demás navíos, y a poco tiempo reconocimos quererse dividir, porque se hicieron salvas en una y otra capitana con grande estruendo de la artillería. Despidiéronse los galeones la vía de Cartagena, y nosotros en busca de Puerto Rico con un leve viento de noroeste que nos calmó del todo en breve tiempo. En la conserva de galeones iban catorce navíos y otros tantos en la flota, pero al día siguiente se adelantó uno que dijeron iba a la Havana, aunque con muy corto viento. El día 28, casi en calma, atravesamos el trópico que llaman de Cancro entrando en el mes [al margen: Abril 1706] de abril sin un cuarto que notar, hasta el día 10 que nuestra capitana, disparando un cañonazo y enarbolando estandarte, llamó a punto con una calma desaforada que nos tuvo siete días si no quemando, abrasándonos vivos, si bien se conocía que hacíamos algo de viaje. El día 16 por la mañana disparó una pieza el navío de Diego Sanchez, quien servía de patache, y creímos habría descubierto tierra, porque puso bandera en la proa (pero yo no supe lo que fue), de[s]cubriéndola día 19 por la tarde, que dijeron ser las dos islas San Bartolome y San Martín, y el día 21 descubrimos una cordillera de muchas islas, y a su vista, dieron la santa unción a un criado o repostero del navío, pero no murió de aquella maligna enfermedad. El día 22 se descubrió la deseada isla de San Juan de Puerto Rico, a la cual fuimos [p. 202] costeando por la banda del norte, hasta el día 23 por la noche que nos pusimos a la capa, o nos atravesamos, por hallarnos enfrente de la aguada. Al virar el bordo nuestro Rey David, viró otro navío sobre nosotros con tanta vehemencia que nos cogía con su proa desde nuestro palo mayor a la popa de través; hiciéronse todas las diligencias que se ofrecieron en aquel prompto echando lanchas al agua (y no gatos) pero se llevó [al margen: Abril 1706] con el tajamar un pedazo del jardín334 de la banda de babor, de que no faltó en algunos su poquilla de alteración en los pulsos. Luego que fue de día el de 24, se apartó o se adelantó el registro que iba a Cuba, quien llevaba en su buque a su ilustrísimo obispo don fray Geronimo de Valdés, del orden de San Bassilio; y al mediodía dimos fondo en la aguada ordinaria, donde toman resuello las flotas que pasan a Nueva España. Desembarcose la misma tarde el ilustrísimo obispo de Puerto Rico, don fray Pedro de la Concepcion, de la Seráfica Orden, y criollo de la ciudad de Queretaro en la Nueva España. Hiciéronse provisiones de todos géneros, y para nuestra misión se desembarcaron los hermanos Veytia y Aguaron, quienes remitieron al navío dos canoas cargadas de frutas de la isla como fueron: limones, naranjas dulces, plátanos dominicos y guineos, guayabas, camotes, mameyes, sapotes negros y blancos, etc.335. Lavose también la ropa, y bebimos con abundancia y sin medida agua fresca y regalada.

120El día 28 por la tarde se apareció una balandrilla enfrente de nosotros, de que no se hizo caso por entonces hasta la mañana del día 29, que amaneció una corta legua de la flota. Viendo el general la desvergüenza, mandó luego saliesen seis lanchas armadas de gente en su seguimiento y que otras lanchas remolcasen dos navíos para darla caza. Con esta novedad (creyendo sería enemiga) salimos todos de la aguada haciendo nuestro viaje; pero la dicha balandrilla a remo [p. 203] y vela se desapareció de las lanchas antes del mediodía, y así se restituyeron cada una a su bajel. Supimos después en la Veracruz que la balandrilla había salido y vuelto de aquel puerto en reconocimiento de si iba o no la flota para vender los mercaderes los géneros que les sobraban336. El día 30 amanecimos sobre la isla Española, que comúnmente llaman de Santo Domingo, a la cual fuimos costeando por la banda del norte, dando fin con ella el día 6 de mayo, que [al margen: Mayo 1706] se descubrió por la proa la isla de Cuba o Havana, y si bien las señoras calmas aún nos perseguían, nos embocamos por entre las dos dichas islas, descubriendo al mismo tiempo el cabo de Tiburón, a que nos ayudaban no poco las favorables corrientes que tiran para el seno mexicano. Íbamos costeando la isla de Cuba por la banda del sur, cuando el día 9 descubrimos una vela por nuestra proa que venía de vuelta encontrada hacia nosotros. Creyéronse a los principios sería bajel de los ingleses de Xamaica, que no distaba más que quince leguas, pero al cabo de gran rato se reconoció ser el registro de Cuba que se había propasado del puerto y cuidad de Santiago, adonde había de dar fin a su navegación. Hiciéronle señal de la capitana de barlovento, que gobernaba el almirante don Andres de Arriola, a quien siguió el registro hasta entrar en su puerto.

121Este mismo día 9 murió en nuestro Rey David un vizcaíno, llamado Juan Baptista de Arregui, de quien no quiero dejar de poner en breve sus fatales aventuras. Al salir de Cadiz, tenía embarcada su pobre ropa, metida en una caja en nuestro navío Rey David; descuidose al embarcarse, forzándole la necesidad a meterse en uno de las Damas de París, que salieron de Cadiz los últimos; en este [p. 204] navío francés fue mi triste vizcaíno hasta montar las Canarias, y allí lo pasaron a la capitana de galeones, navegando en esta hasta el día que se dividieron de la flota, propasándolo entonces al navío de un tal Colarte, que se hallaba próximo a la capitana. En Colarte fue hasta la aguada de Puerto Rico, adonde tuvo la mala aventura de querer saltar en tierra en el bote de Colarte que iba por provisión. [Al margen: Año 1706] Tomolo un grumete al hombro porque no se mojara en la resaca del mar y cayeron los dos en el agua. Estúvose mojado en tierra hasta que la lancha de nuestro navío se volvió cargada a bordo y con esta coyuntura [al margen: Mayo] vino al navío mi Juan Baptista, metiéndose en él entre puentes en busca de su caja, que no halló para mudarse hasta el día siguiente, teniendo ya empapada en lo interior de su cuerpo toda aquella agua salada, amaneciendo al otro día con una fiebre maligna en que se le aplicaron las medicinas que trae consigo una caja de madera con toda vigilancia, y viendo que su enfermedad de cada instante le ponía a mayor peligro, le administraron los santos sacramentos muy a tiempo, dando su espíritu al Señor el sobredicho día.

122El día 16 amanecimos sobre los Caymanes337, que son unos islotillos muy bajos, y fue providencia del Altísimo en no estrellarnos con ellos porque íbamos los doce navíos con las proas para ellos y no distábamos poco más de media legua cuando amaneció, que el patache, a tiro de cañón del bajo, lo descubrió, disparando furioso una pieza y virando el bordo hacia los demás, a que al mismo tiempo hicieron los demás navíos la misma diligencia de virar sobre babor para escapar de los horribles caimanes. A las nueve de la noche fue Nuestro Señor servido de llevarse a mejor vida al hermano Mathías Oltra, filósofo de la misión de Nueva España. Era natural de cerca de Ali- [p. 205] cante, en el reino de Valencia, de edad de 23 años. El día 21 entramos en la Sonda, paraje donde ordinariamente se detienen las flotas a pescar con los anzuelos por falta de vientos y hallarse cantidad de pesca en el curso de cincuenta leguas en que se halla fondo de 25, 30, 40 y 50 brazas y sirve de gran divertimiento a los navegantes. Salimos de ella el día 25 y entramos en el seno mexicano.

123Al amanecer del día 26 se llevó el Señor [al margen: Mayo 1706] otro filó[so]fo, connovicio del pasado, llamado Joseph Ramo, y natural del reino de Aragon, de edad de 22 años, a quien le dio la misma enfermedad de tabardillo furioso la noche que murió su connovicio, no llevándose el uno al otro más que solos siete días. Pero menos fueron cuando el día 28, después de vista la tierra de Nueva España, se llevó Dios a un mancebo castellano, natural de la villa de Berlanga, llamado don Juan Gregorio N., que había sido la alegría del navío en la navegación y muy estimado de todos. Parecía ya epidemia, según caían de enfermos, pero quiso Dios que a las 10 del día 29 descubrimos la ciudad y castillo de la Veracruz, y aunque el viento era muy escaso, logramos el entrar en el puerto la misma tarde, con repique de campanas y salvas de la artillería, recibiéndonos aquellos moradores como venidos del cielo. Salionos a recibir en un barco el padre rector Juan de Pineda una legua fuera del puerto y se llevó a tierra a los padres procuradores de su provincia y algunos enfermos de la nuestra. Domingo 30, se desembarcaron las dos misiones, quedándonos a bordo cuidando de los trastes los hermanos Luis Piñoni y Domingo Arbues, de la misión de Nueva España, y de la de Philipinas los hermanos [p. 206] Francisco Aguaron, Bernardo Miguel y yo, que con cajas, maletas y demás emolumentos de las dos misiones nos fuimos a tierra el lunes 31 por la mañana, dejando al Rey David hecho un colegio de jesuitas, porque pasaron de cincuenta las pláticas que se hicieron en el curso de la navegación. Se hicieron tres novenas al apóstol del Oriente, san Francisco Xavier, dos a mi gran patriarca san Ignacio, una al patriarca san Joseph y una al arcángel san Miguel, que con su patrocinio nos llegaron a puerto de salvamento. Fuese a posar en nuestro colegio el ilustrísimo arzobispo de Manila, don fray Francisco de la Cuesta, del orden de San Geronimo, en donde así a Su Ilustrísima, como a todos los misioneros, nos regaló el padre Pineda con mucho amor y caridad. Antes de pasar adelante, me he resuelto de poner los nombres de la misión de Nueva España, porque algún curioso no me lo note, y así comenzaré por su orden, si es que me acuerdo338:

Padre Bernardo Rolandegui, procurador general, en primer lugar.1.
Padre Nicolas de Vera, segundo procurador.2.
Padre Julian de Mayorga, de la provincia de Toledo.3.
Padre Francisco Ortiz, de la provincia de Andalucía.4.
Padre Ignacio Marini, italiano.5.
Padre Francisco de Peralta, de la provincia de Andalucía.6.
Padre Jayme Gali, de la provincia de Aragon.7.
Padre Juan Martínez, de la provincia de Andalucía.8.
Padre Ignacio Cochet, de la provincia de Aragon.9.
Padre Balthasar Rubio, de la provincia de Aragon. Filósofo.10.
Padre Ignacio Crespo, de la provincia de Aragon. Filósofo.11.
Padre Constantino Carreras, de la provincia de Aragon. Filósofo.12.
Hermano Francisco Ximeno, de la provincia de Aragon. Coadjutor.13.
[p. 207] Hermano Luis Piñoni, de la provincia de Milan. Coadjutor.14.
Hermano Domingo Arbues, de la provincia de Aragon. Coadjutor.15.
Y los dos que murieron en el mar hacían 17, que sacados por regla de tres, diez y ocho y tres hacen quince.

124El día 2 de junio, y víspera de Corpus, cayeron enfermos de cuidado el padre Nicolas [al margen: Junio 1706] de Vera y el hermano Francisco Ximeno, como también el hermano Pedro Alonso, de nuestra misión, a quienes dieron el santo viático el día 4 por la mañana, pero quiso el Señor librarles por entonces al padre Vera y al hermano Pedro Alonso, quedándose por las costas en la recaída el hermano Ximeno. Luego que saltamos en tierra, dispusieron los superiores el que saliesen las misiones cuanto antes de la Veracruz, por ser su clima muy ardiente y destemplado, de que se origina a los que pasan de Europa una enfermedad a modo de epidemia que llaman vómito prieto339, y son muchos los que mueren, si no salen luego a mejor temple. El mismo día 4 por la mañana salieron los de la misión de Nueva España, quedándose en la Veracruz los padres procuradores y el hermano Domingo Arbues cuidando de sus enfermos. Por la tarde salieron los primeros de Philipinas, porque se repartieron en tres tropas, las cuales salieron entre mañana y tarde del día 5 quedando solo en la Veracruz el hermano Andres de Veytia con el enfermo Pedro Alonso. Con la última tropa partió nuestro superior, padre Nicolas Carola, quien luego que llegó a la venta del Lenzero se bebió una jícara de leche, porque iba muy caluroso, la cual fue causa (según dijeron los demás padres) de que a la noche, en la villa de Xalapa, le entró un furioso calenturón, que le [p. 208] obligó quedarse allí con dos padres y un hermano para asistirle, pasándose los demás camino de la Puebla; dieron aviso al hermano Veytia, quien trajo una litera de la Veracruz, viniendo en ella hasta Xalapa el hermano Pedro Alonso. Los religiosos [al margen: Junio 1706] de San Francisco que están en esta villa se llevaron al convento el enfermo padre Carola, con los tres de su asistencia, hasta que, venida la litera y hallarse algo aliviado, se puso en viaje a la Puebla de los Angeles, adonde llegó casi moribundo, dándole los médicos por desahuciado luego que lo vieron, mandándole al instante administrar los santos sacramentos; y a los dos días de llegado rindió el último aliento, pasando de esta miserable vida a la eterna.

125Al entrar la tropa (en que yo iba) a hacer noche en el mesón de la villa de Xalapa, nos encontramos con una vieja que decía tener ciento y treinta años, la cual tenía un hijo y dos hijas, pero el hijo nos confesó cumplir aquel año ciento y doce, a quien la buena madre le llamaba Chepillo; las dos hijas, contaba la una ciento y la otra noventa y seis, quienes llevaban el gobierno de la casa y del mesón y conducían a su madre todos los días a la iglesia, en donde la dejaban hasta que volvían por ella. Quedámonos admirados de tanta vejez y mucho más cuando vimos a la buena vieja con una costilla de carnero asada entre sus garras y encías, mejor que un mancebo de 25 años. Los de la primera tropa de Philipinas tuvieron una estupenda aventura al entrar en la Puebla el día 10 por la noche, cogiéndoles una terrible tempestad de granizo, agua, truenos, relámpagos y demás miserias, cortándoles el paso un pequeño arroyuelo, a quien se le subió en [p. 209] breve espacio la mostaza a las narices, con una furiosa avenida. Pasaron toda la noche en el campo sin ningún albergue, con la tempestad sobre las costillas, entrando por la mañana del día 11, a un mismo tiempo (casi), ellos mojados y nosotros sin mojarnos en el colegio del Espíritu Santo de la Puebla, en donde nos regaló cinco días el padre rector de aquella casa, si bien el uno fue en el colegio de San Ildefonso, de donde se hallaba rector el padre Ambrosio Odon. Partimos las dos tropas de la Puebla el día 16 por la mañana, y la tercera por la tarde, incorporándonos todos aquella noche en la villa de San Martín, de donde salió mi tropa antes de amanecer el día 17 por no encontrarnos juntos en una venta ruin [al margen: Junio 1706] a hacer mediodía. Comimos nosotros en Riofrío, marchando a dormir a la venta de Cordova, y a poco rato entraron los de la segunda tropa hechos unas desdichas de mojados, forzándonos a unos y otros la mucha lluvia a quedarnos en aquella venta. Por la mañana del día 18 bajamos con no poco trabajo la cuesta que llaman de Cordova, porque además de ser enhiesta, estaba mojada y deslizaban las bestias. Pasamos a comer a Stapalapa340, y de allí nos fuimos al hospicio de San Francisco de Borja (descanso de las misiones que pasan a Philipinas341). Recibionos el padre superior y procurador general, padre Francisco de Borja y Aragón, con amable y virtuosa caridad, siendo esta la primera misión que en su tiempo había llegado de Europa. Dio Su Reverencia aviso de nuestra llegada a los excelentísimos duque y duquesa de Alburquerque342, virreyes de la Nueva España, como también al excelentísimo e ilustrísimo arzobispo de Mexico, don Juan de Ortega Montañés, pidiéndoles audiencia para [p. 210] visitarles los misioneros, lo que se ejecutó el día 21 por la mañana con elegancia, pasando todos a comer al colegio de San Pedro y San Pablo, cuyo rector, el padre Juan de Palacios, nos regaló de prodigio; y sin más andanzas, nos restituimos a San Borja la misma tarde a descansar de los marítimos y térreos trabajos.

126Ya que los estudiantes estaban reforzados, se resolvió el padre Borja el que prosiguiesen sus estudios en el mismo hospicio y aunque hubo [al margen: Año 1706] algunos de los padres que les parecía más acertado llevarles al colegio de Mexico a estudiar, no le pareció este dictamen al padre Borja, y así de los mismos misioneros (que eran aptos para todo) les nombró maestros en esta forma: al padre Andres Zicardi, que leyese prima; al padre Juan Pedro Confalonier, que leyese vísperas; al padre Francisco Jansens, que leyese moral, y prefecto de estudios y de espíritu al padre Juan Fundoni, honra de la provincia de Zerdeña. Repartiéronse los padres misioneros, de dos en dos, por los obrajes circunvecinos, unos a Cuyoacán, otros a Misquaq343, otros al obraje de Panzacola y otros al de Castejon, etc., adonde iban los sábados y vísperas de fiesta a confesar, y las fiestas y domingos a decir misa y predicar. Otros dos padres escogieron para pláticas los domingos la Gran Plaza de Mexico y los portales, que son los puestos de la gente zaramulla. A mí no me faltó qué hacer en mi ejercicio de enfermero, porque todos, o los más, se previnieron con purgas y sangrías y algunos con sus tercianas y otros con grandes melancolías344. El padre Antonio Mir, que en el discurso de la navegación había mejorado de su hética, con la fuerza del estudio y argumentos eficaces, le repitió la tos furiosamente, que no le [p. 211] consintió proseguir su tarea. Y por evitar los argumentos entre sus condiscípulos, dispuso el padre Borja enviarlo a Tescuco345 en donde, quizá mudando temperamento, se le mitigase su enfermedad. Mandome el padre superior lo fuese acompañando en una silla volante346 el día 25 de septiembre y llegamos a la hacienda como a las tres de la tarde, que la administraba el hermano Sebastian García, extremeño de nación. Hallábase allí el reverendísimo padre fray Miguel de Urrea, del orden seráfico, y natural de Daroca, en el reino de Aragon, quien dijo quería venirse [al margen: Septiembre 1706] conmigo el día siguiente a la hacienda de San Borja347, como en efecto lo ejecutamos el día 26 en la misma silla. Para el día de san Miguel, a 29, teníamos dispuesto el mayordomo de la hacienda Luis de Leon y yo el ir a ver la zanja por donde el padre Borja conducía el agua a la hacienda348; y aunque llovió mucho la tarde y noche antecedente, nos resolvimos a marchar, en que tuvimos grandes aventuras, porque al comenzar a montar la cuesta de Quaximalpa349, nos comenzó a llover, aunque menudo, pero no cesó en todo el día. Púsose la dicha cuesta impenetrable, siendo su terreno a modo de greda que allá llaman tepetate, en donde se resbala o desliza, aunque las herraduras de las bestias sean muy buenas. Cayó en tierra el rocinante tordillo, cogiendo medio debajo a mi mayordomo Luis, pero tan grande fue el resbalón que se iba el caballo la cuesta abajo, dejando a su dueño sentado sobre las espuelas. Acudió al matalote para tomarlo del cabestro, y en la corta distancia que había, se sentó Luis dos veces sin poderlo remediar. Acabamos de subir la cuesta, estirando los caballos, y con bastante trabajo hasta que llegamos a la venta, en donde hallamos un indio que estaba prevenido de antemano para enseñarnos el camino del monte. Llevonos por [p. 212] el camino que llaman de los Puercos, siendo forzoso el apearnos a cada paso, por no rodar con los caballos. Llegamos al rancho de los indios trabajadores, enfrente de las Cruces, y allí dimos con el oficial mayor y superi[n]tendente de las aguas del cerro de los Muñecos350 y de los ojos de Atlapulco351, el magnífico Juan de Mayorga; y es de advertir que los ojos del agua son dos, pero Mayorga no tenía tantos porque [al margen: Año 1706] en su casa no se abre más que una ventana cada día que amanece. Almorzamos un poco de jamón fiambre y marchamos los tres hasta los referidos ojos de Atlapulco, sobre los miserables zapatos, por no ser el paraje para bestias. En ida y vuelta a pie andaríamos tres leguas, volviendo al rancho de las Cruces bien cansados, y bien y rebién mojados; pero, no obstante, comimos con gusto y apetito la piñata que nos pusieron mientras estuvimos a ver la zanja. Partimos de allí por el camino real que pasa de Toluca a Mexico, que aunque muy malo lo pasamos andando grandes trechos; llegamos a la venta y todavía lloviendo, pero nos mamamos un jicarón de champurrado352 cada uno para calentar las barrigas. Volvimos a bajar la cuesta por otra vereda, poco a poco y a pie, pero lloviendo hasta que pasamos de la Cruz Blanca, que se serenó el tiempo; y fue el caso que no llovió en todo el día en el llano de Mexico, que si la ropa mojada no sirviera de testigo, no lo querían creer ni el padre Borja, ni los demás de la misión.

127[Al margen: Octubre] El día 5 de octubre amaneció enfermo el hermano Veytia, y por parecer cosa de cuidado lo llevaron a Mexico la misma tarde, al noviciado de San Andres, volviéndose a casa medio convaleciente el día 14, pero recayó segunda vez a los últimos del mes y fue forzoso volverlo a Mexico el día de Todos Santos, como también [p. 213] el día 3 de noviembre al padre Juan Pedro Confalonier, con tercianas dobles y declarada tericia353. El día de santa Catharina Martir, a 25, se llevó Dios a la madre de la mujer del mayordomo Luis, a las doce y media del día, a quien asistió en el último lance de su muerte el padre Pedro Delgado, que la había confesado en la enfermedad, y el día 26 fuimos al entierro los padres Juan Fundoni, Joseph Virdis, Antonio Igueravide y Pedro de Estrada, y el hermano Sotolongo y yo. Día de san Javier por la mañana, llevó el padre Borja los pliegos para España a Mexico, cuyo capitán de aviso [al margen: Diciembre] salió para la Veracruz el día 5 de diciembre, con quien escribimos todos, largo y tendido, dando razón de nuestra llegada y personas.

128Habiendo caído enfermo el padre Juan Joseph Calvo con una calenturilla casi hética, y con la vuelta de Mexico del padre Juan Pedro Confalonier, resolvió el padre Borja de enviarlos a la hacienda de Tescuco354 nombrada Nuestra Señora de la Soledad, para que allá convaleciesen, lo cual se puso en ejecución el día 6 por la mañana; y por la tarde llegaron cartas de España que trajo a la Veracruz una tartana francesa, por donde se supo lo de la armada enemiga y la presa del navío junto a las islas Canarias.

129[Al margen: Nao] El día 22 de diciembre, estando el padre Borja para montar a caballo a tener las Pascuas con los enclenques de Tescuco, oímos gran repique de campanas en Mexico, y a poco rato entró furioso un soldado de la guardia del virrey con la alegre noticia de estar amarrada en Acapulco la nao de Philipinas nombrada Nuestra Señora del Rosario, gobernada por el general don Joseph Ziriano, y traían la fatal noticia de haberse perdido el año [p. 214] antecedente el galeón San Francisco Xavier, en cuyo buque (por ser nuevo) habían metido sus caudales casi todos los vecinos de Manila, dejándoles arruinados enteramente esta pérdida.

Aventuras del año 1707 en San Borja, extramuros de Mexico

130Con la noticia que tuvieron en Tescuco de la llegada del navío de Philipinas, se restituyeron a San Borja los enfermos o paralíticos que allí estaban, viniéndoles acompañando el día 10 de enero el hermano Sebastian García. Escribió desde Acapulco el general don Joseph Ziriano al padre Borja le hiciese el rancho y provisión para su navío (de vuelta) en Mexico, a lo que no se pudo excusar el padre, por tener la misión en casa y haber de ir forzosamente con el dicho general a Philipinas; pero le costó bien caro al padre Borja, como lo veremos. Salió Su Reverencia el día 13 de enero con su compañero, el hermano Veytia, a Mexico, y al llegar a la Piedad, le dio al padre Borja un accidente cólico que le hizo retroceder para casa con mucho trabajo; mandó pasar al hermano Veytia a la ciudad en busca del doctor don Gregorio Ballesteros y Picazo, médico del hospicio. Entró el padre en su cuarto, al parecer mortal, mandándome llamar como enfermero. Creime sería algún flato, y sin cuidarme de otra cosa, le embanasté en aquel cuerpo una fuerte y compuesta ayuda, aplicándole sin cesar servilletas de algodón bien calientes al estómago y barriga mientras el médico venía. Llegó este y halló al paciente padre sin pulsos y con dolores intensos que le atormentaban; no cesábamos en la aplicación [p. 215] de medicinas, unas a otras, un cuarto de hora, sin poder volverlo en sí. Quedose el médico en casa aquella noche, quien hizo por su mano muchos de los medicamentos, y entre ellos compuso el maná con ingredientes que a mí no me consultó. Serían dos horas después de medianoche cuando le dimos el maná, comenzando furiosamente a evacuar con terribles lanzamientos, de donde resultó volver los pulsos el día 14 por la mañana; y esto que no cesaba yo de aplicarle fieltros en la barriga, empapados en un cocimiento horroroso de caliente, compuesto y cocido con [al margen: Colica padre Borja] un lomo de puerco fresco, medio pescado grande muy salado, alholvas y linaza, manzanilla y aceite de almendras y otros embustes que yo no me acuerdo, sirviendo el mismo cocimiento para las continuas ayudas que le echaba. Pero fueron tan fuertes y vehementes los vómitos que no dieron lugar de administrar el santísimo viático. El día 15 lo tuvimos fuera de peligro, con la intrepidez de medicinas, y tuve por cierto que los fieltros abrasando le dieron la vida, aunque puse la barriga del pobre padre como un pergamino de tiesa, costándome mis repelones en la mollera cuando se los aplicaba, llegando yo a no sentirlos, por haberse hecho callos en mis manos. Al cabo de un mes, que ya el padre se levantaba y no podía enderezarse por el encogimiento de la barriga, se hizo fuerza un día para ponerse derecho y le rechinaba el cutis como un papel seco cuando se desdobla. Treinta y seis fueron las noches que dormí a los pies de Su Reverencia sobre un colchón en el suelo, sin quitarme más que los reverendos zapatos, por ser [p. 216] forzoso en todo este tiempo aplicarle fieltros o redaños de hora en hora. En cinco semanas no pudo salir de casa para las agencias del sobredicho general y su provisión, pero las hizo el hermano Veytia con eficacia y actividad, y fueron ciento y setenta cargas las que salieron del hospicio para el puerto de Acapulco, en que entraron los situados de Philipinas y Marianas355, la ropa de los padres de la misión y algunas encomiendas particulares de diferentes jesuitas. En el tiempo de la enfermedad de mi padre Borja vinieron diferentes veces a visitar a Su Reverencia el ilustrísimo arzobispo de Mexico [al margen: Año 1707] y el excelentísimo virrey duque de Alburquerque, quienes le amaban con especial cariño.

131El día 26 del mes de julio pasado de 1706 salió el padre Borja del hospicio con tres novicios para el noviciado de Tepotzotlan, recibiendo a los dos para la provincia de Philipinas el día siguiente, 27, y al padre Martín Gil, sacerdote granadino, para concluir su noviciado; el uno de los dos se llamaba Juan Antonio Quessa, sardo de nación, y el otro Francisco Covos, natural de la Mancha, en el reino de Toledo. Estos tres novicios se restituyeron al hospicio el día 9 de febrero del año que voy prosiguiendo, a fin de disponer sus trastes para el embarque a Philipinas. Luego que llegaron, señaló el padre Borja al novicio Francisco Covos para que ayudase al hermano Sebastian García en la administración de la hacienda de Tescuco, y a mí (como más inútil para Philipinas) me señaló para la administración de la hacienda de San Borja, que aunque lo resistí, por tener deseo de pasar a las islas, hube de bajar la cabeza al yugo de la santa obediencia. Dispúsose saliesen por tropas, que fuesen divididas hasta Acapulco, ejecutándolo en tres, comenzando con la primera el día 12 por la mañana en que fueron [p. 217] diez, y por superior de ellos el padre Pedro de Estrada; la segunda tropa partió de casa el día 14, en que marcharon once y por superior el padre Joseph Virdis; la tercera salió a 16 y fueron otros once, llevando por superior al padre Joseph Astudillo: los cuales hacen el número de 32 jesuitas repartidos en tres [al margen: Febrero] cuerpos, vanguardia, centro y retaguardia, pero les faltó sargento para hacerles ir en fila356. Con las dos primeras tropas, les salimos acompañando hasta San Agustín de las Cuevas357 el alcabalero de Cuernavaca358 don Juan de Araníbar, natural de Fuente Rabia359 en la Cantabria, Luis de Leon, mayordomo de San Borja, y yo, pero en la tercera se añadieron el insigne padre Francisco de Lossada y el hermano Andres de Veytia, que despedidos de los padres, nos entramos en la venta del Ojo del Agua, o por otro nombre de Pancho el Puerco, y de pies y sin sentarnos nos refucilamos las barrigas con dos domésticas aves (si bien fiambres) y bien guarnecidas de tres estacadas por plaza de un rico licor de España, para restituirnos triunfantes a nuestro hospicio de San Borja.

132Comenzamos luego, el hermano Covos y yo, a desembarazar la casa de los despojos de la misión, que sirvió de ejercicio corporal algunos días; en los cuales, el de 18, vinieron a ver al padre Borja los excelentísimos duque y duquesa de Alburquerque con su hija, quienes se volvieron por la tarde, admirados de ver la casa como tamborilero sin danzantes. El día 22 fuimos el mayordomo Luis y yo a ver los ojos de la primera agua, enfrente de Xalatlaco, pasándonos el no derecho Mayorga por el cerro de la Gachupina y por la falda de los Muñecos360, trepando y bajando por ciertos piricuetos361 nunca vistos ni representados en la tramoya del mundo, volviendo a casa a las cinco de la [p. 218] tarde con veinte leguas a las colas de los cuadrúpedos. El día 25 se volvió el hermano Francisco Covos a concluir su noviciado a Tepotzotlan, pero no lo acabó allí, por ser necesario en Tescuco. El primer día del mes de marzo fuimos Luis y yo a la memorable obra del agua de [al margen: Marzo 1707] Tlapacoya que, a pesar de muchos envidiosos, conduce el padre Borja a la hacienda nombrada San Nicolas de Tolentino362. Dormimos en la dicha hacienda y por la mañana del día 2 nos acompañó a Tlapacoya el casero y mayordomo Manuel de la Barreda, pero a la vuelta, junto al pueblo de Ayotla, nos mamamos una gallina de las que llaman fiambre, para poder volver a comer en San Nicolas, que se hizo con mucha paz y sosiego, pasándonos después a dormir a nuestra hacienda de San Borja. Y el día 8, que fue lunes de Carnestolendas, volví en compañía del maestro de aguas Joseph Gomez al agua de Quaximalpa, pero no pasé de la venta por habérseme encojado el caballo zahonado de una enclavadura del día antecedente, que no se advirtió hasta comenzar a montar la loma del molino del conde de Santiago, y así me volví a casa sin ver los trabajadores.

133El día 9, víspera de Ceniza, salió de Mexico para la Veracruz el excelentísimo virrey duque de Alburquerque a visitar aquella plaza y castillo de San Juan de Ulua; y el día 12 tuvimos extraordinario de la Ciudad de los Reyes y puerto de Acapulco, con la noticia de haberse hecho al mar el día 8 el navío de Philipinas, en que iban los 32 misioneros jesuitas y el ilustrísimo don fray Francisco de la Cuesta, arzobispo de Manila, quedándose en Mexico el ilustrísimo don fray Pedro Saenz de Landaverde, obispo de Cebu363, del orden de Nuestra Señora de la Merced; también se embarcaron tres padres franceses, que [p. 219] pasaban para la misión de China. Hallábamonos en la hacienda algo faltos de agua para el riego de los tiernos trigos, porque el río de Mixquaq había minorado sus corrientes, siendo la causa los indios del pueblo de Quaximalpa, que en el desierto de los padres carmelitas364 descalzos la habían hurtado365 para llevarla a su pueblo. Supímoslo en casa por medio de algunos interesados confinantes con nuestra hacienda a quienes les hacía tanta falta como a nosotros el agua, y en particular al molino del conde de Santiago, por lo que resolvimos el partir al desierto el día 8 de abril el administrador del dicho molino, Matheo Fernandez de Prado, el mayordomo Luis de Leon y yo con cuatro indios armados de sus segures para reventar las canoas del desierto366. Escalamos su cerca de cal y canto por la banda de la venta, porque sabíamos que por el convento no teníamos entrada, porque los descalcitos favorecían a los indios del dicho pueblo. Cuatro canoas pasaron por los filos de las cortadoras segures, y otras se arrojaron de la eminencia del monte a lo profundo del valle, logrando el intento que se buscaba en dejar correr las aguas por su centro, conociéndolo en las haciendas y molino a la mañana siguiente por ser su raudal más copioso. ¡Y aseguro que el trabajo de cuidar las aguas no es poco! Porque los indios lo hurtan con gran facilidad, y es forzoso velarla todas las noches y andar con ellos como Dios es servido367. El día 10 salió de Mexico la excelentísima duquesa doña Juana de la Zerda a la hacienda del capitán don Alonso de Alzinas, a recibir a su excelentísimo esposo, que venía de la Veracruz, y entraron los dos en Mexico el día 11 después de visitar [p. 220] a Nuestra Señora de Guadalupe, entrándose en la ciudad por la calzada de este nombre hasta palacio, no habiendo estado ausente Su Excelencia en ida, estada y vuelta a la Veracruz más que 33 días menos algunas horas. Al día siguiente, doce, se fue el hermano Veytia a tener los santos ejercicios al noviciado de San Andres de Mexico, y el mismo día amaneció enferma de cuidado Antonia de la Barreda, mujer de Luis [al margen: Abril 1707] de Leon. El día 14 concluimos con la era de la cosecha del año antecedente de 1706368, que fue Jueves de Pasión, y el sábado inmediato a 16 entró en ejercicios el padre Borja en el mismo hospicio y casa, pero a la noche tuvimos eclipse total de luna, siendo su duración de dos horas, un cuarto y seis minutos.

134La noche del Sábado Santo a 23 de abril, salimos Luis y yo a dar vuelta a las sementeras (jornada ordinaria de todas las noches) y luego que atravesamos la zanja grande por su puente de San Pablo, comenzamos con toda devoción a rezar el rosario de Nuestra Señora; seguíamos la margen de dicha zanja por la banda del sur de la tabla llamada la Longaniza (por lo larga y estrecha como alma de vizcaíno). Yo iba de vanguardia en mi caballo zahonado, y al llegar a unos arbolillos muy pequeños, salía de la zanja una regadera para regar la dicha tabla Longaniza; en esta, para mí fatal, se le fueron a un mismo tiempo los cuatro pies al bruto, dejándose caer sobre mí con furia desesperada. Cogiome la pierna y muslo derecho debajo de la silla, con sus cuatro pies que miraban hacia las estrellas del firmamento, sin cesar el bruto de dar golpazos con la cabeza, ya al un lado, ya al otro. El mayordomo Luis iba sobre un alazán claro, pero muy soberbio, por ser cerril y [p. 221] necesitar de taparle los ojos, así para montar en él como para haberse de apear. Sin advertir Luis en lo indómito de su bruto, se arrojó a favorecerme, dejándose su arcabuz colgado del arción de la silla. Abrazose Luis con la cabeza del bruto, temiendo que con ella me hiciese saltar los sesos de la mía y me enviase a cenar con Jesu Christo al otro mundo. Túvome debajo el irracional bruto como tres cuartos de hora, dando furiosos golpes sobre el muslo, que quiso Dios y la Virgen del Pilar, mi patrona, que no diese ninguno (de tantos) sobre la pierna que tenía atravesada y en hueco sobre la regadera donde tropezó, hasta que el animal hizo cuanto esfuerzo pudo para voltearse, que con el ímpetu arrojó de sí al mayordomo Luis como cuatro pasos, y yo tuve lugar para zafarme, arrastrando por el trigo; y al mismo tiempo se levantó Rocinante, quedando como atarantado. Acudió Luis en busca de su mal domado alazán, quien con el ruido que nosotros habíamos metido se ahuyentó (sin advertirlo), porque su dueño no miraba más que a libertarme si podía la vida, como en efecto lo consiguió, abrazándose con la cabeza de mi caballo.

135Levanteme de tierra, si bien muy dolorido, toda la parte derecha del cuerpo, y en especial muslo y pierna (que aún lo pago por no hacer caso), creyendo tener la pierna quebrada, pero gracias al Señor, conocí luego que no lo estaba. Díjome Luis que me ayudaría a montar sobre el caballo para volvernos a casa, pero no lo quise admitir, diciendo que montase en mi caballo y fuese en busca del suyo, porque yo quería andar a pie, temiendo no se me congelase la sangre yendo a caballo y tuviésemos después alguna apostema que curar. Ejecutose así, montando Luis en el zahonado [p. 222] y yo poquito a poco, y cojeando, me fui en busca del puente para pasar la zanja grande; y al llegar a esta me volví a encontrar con Luis, que habiendo dado vuelta a los trigos de San Pablo no pudo hallar su caballo, imaginando se habría huido a la provincia de Chalco, donde tenía su dueño y su crianza, porque lo había dejado Tomas Leyte [al margen: Abril 1707] para que Luis se lo domara. Marchamos los dos a casa, él a caballo y yo a pie, medio derrengado con el dolor intenso de muslo y pierna, como a las diez de la noche. Mientras Antonia, su mujer, disponía algún medicamento que aplicarme a la parte dolorida, oímos grande ruido en las casillas de los indios gañanes que estaban enfrente del cuarto del padre Borja, quien se estaba desnudando para acostarse, y al oír el ruido de los indios, salió Su Reverencia a la ventana para saber lo que fuese, ¡y era que los indios querían coger el caballo fugitivo! Llegaron Luis y el ayudante Joseph Cortés y tomaron por las riendas al indómito bruto, que mal herido en la cabeza no dejaba acercar a nadie. Contole Luis (en breve) al padre Borja mi fatal aventura, alterose Su Reverencia, creyéndome ya en el otro mundo hasta que yo pasé luego de improviso a darle cuenta del suceso, que viendo no tenía ningún hueso rompido, me mandó fuese en casa de Luis y me aplicasen algo hasta la mañana, que viniese el matasanos de Mexico. Volví a casa del mayordomo, y antes que me enfriase, me pusieron cuatro hojas de tabaco cocidas en orines bien aplicadas al muslo y entrapajadas con una servilleta vieja. Subiéndome a mi aposento, me acosté en la cama, y dormí lo bastante (que no fue poco, con la referida aventura, pues no se cuenta en las de Sancho Panza que durmiese o dejase de dormir, [p. 223] cuando gobernaba en la isla Barataria); Dios sea alabado por toda la eternidad. No pararon solo en mí las aventuras de esta santa noche, porque las fortunas están donde no se buscan, y fue que al quitar el freno al caballo el ayudante Joseph Cortés, sin saber nada de que estaba herido, al tocarlo con las manos en la cabeza le dio una manotada que le dejó impresos en un pie los clavos de la herradura. Trajeron luz porque estaba obscuro (y olía a hierro) para ver la causa de no dejarse tocar el bruto a la cabeza y le hallaron en la frente un estupendo agujero por donde se desangraba. Curáronlo (pero no como a mí) con estopas y clara de huevo aquella noche y a la mañana, día de Resurrección, se reconoció haberse dado el golpe en lo más blando de la puerta nueva, que fue en el cañón por donde entra la llave en la cerradura que sobresalía dos dedos, y sería (a lo que discurrimos) que venía azorado y corriendo, de vernos junto a la Longaniza; en tanta fatiga y la noche, que no estaba nada clara, ¿cómo había de dar en otra parte? Dio en la cerradura, saltando con furia en busca de la puerta vieja, y a su tropel salieron los indios de sus casillas. A las diez de la mañana de Pascua estuvo en casa el afamado cirujano viejo y sordo, maestro Valdivia, y a las once me clavó una sangría del brazo izquierdo (parte opuesta al gran dolor), y quedamos en ir yo a Mexico el día 26, último de Pascua, a pasar por segundo lancetazo, como se ejecutó, después de haber ido la misma mañana a rendir las gracias al templo de la mexicana Nuestra Señora de Guadalupe, viniéndome a desayunar en casa del cirujano, y a las once en [p. 224] punto se abrió segunda cisura. Comí en su casa y por la tarde, al salir por la calzada que llaman de la Piedad, me cogió un terrible aguacero, sin más piedad que llegar a casa hecho una miseria de mojado. Bien es verdad que lo pagó el fatal caballo, no tardando de Mexico a San Borja un cuarto de hora cabal, dando fin a esta, que llaman aventuras, sin más medicamentos que las dichas dos sangrías, aunque la pierna siempre ha dolido, duele y dolerá, si Dios no lo remedia.

136El día 27 comenzamos a barbechar las tablas del Xaral para sembrar en ellas el maíz, que se dio principio el día 30, con solos 17 gañanes a fuerza de 17 coas, por estar el terreno algo fuerte y falto de agua. El día [al margen: Mayo 1707] dos de mayo llegó a Mexico noticia: cómo en un puerto de la isla de Cuba habían apresado los ingleses el aviso que venía de España, pero que su gentilhombre o capitán se escapó de sus uñas con un cajón de pliegos y otras cartas. Este mismo día por la tarde fue en extremo lo que llovió, prosiguiendo de la misma suerte tres días consecutivos. El día 9 se despidió de la hacienda el ayudante Joseph Cortés, y el mismo día ocupó su plaza el viejo Juan de Badilla. El día 11 se concluyó con la siembra del maíz en las tablas arriba dichas, y en las tres de enfrente de la era. Proseguían las lluvias tan continuas que nos anegaron el paso por la Piedad369 a Mexico, que es el camino real y ordinario desde la hacienda de San Borja, por lo que se pidió licencia a don Juan de Sierra para hacer paso por su hacienda y salir al camino real de Cuyoacán370, la que concedió para solo los jesuitas y mayordomo de San Borja. Y así, en los días 12 y 13 hici- [p. 225] mos dos puentecillos en las dos zanjas que de las tablas de San Pablo confinan con la hacienda de don Juan de Sierra (quien la posee por casamiento con la viuda de Pedro Verde). Por la tarde del mismo día 13 fue en extremo lo que llovió, y en particular en las faldas del monte de Quaximalpa, haciendo un conjunto los innumerables arroyos que descendían por sus lomas, que venía la barranca que llaman de San Juanico con una avenida tan furiosa cual no habían visto los ancianos de Misquaq y Tacubaya371, entrando intrépida parte de sus corrientes en las tablas del Xaral y las del Rancho, llevándose el trigo sus raudales hasta el ejido y laguna de la ciudad, desbaratando al mismo tiempo cuantos defensivos de magueyes y tunales teníamos en las sementeras de la banda de Tacubaya; que nos obligó el día 14, con cincuenta indios, [a] reparar los más urgentes portillos, dejando otros para otra ocasión, porque nos llamaba a toda prisa cortar el trigo junto al tanque del Xaral, que estaba seco. Y así dimos principio a segar el día 16372, con solos 17 gañanes, no habiendo parecido más porque era lunes (fiesta ordinaria en los indios), que guardan desde el domingo antecedente en continua borrachera. El día dieciocho fuimos el padre Borja y yo a ver los zanjeros del agua de Tlapacoya, a quienes encontramos trabajando entre Cerro Gordo y la hacienda de un tal Zapata, y desde allí nos fuimos a comer a San Nicolas de Tolentino, a cuya hacienda pertenece la dicha obra del agua de Tlapacoya; y el día 24 subimos asimismo los dos al pueblo de Santa Lucía, donde estaban los tra- [p. 226] bajadores del agua del monte de Quaximalpa, y después de haber almorzado en la casilla de la iglesia, nos volvimos a comer a nuestra hacienda de San Borja, en donde se vendieron el mismo día 264 zaleas, a real cada una, a un oficial mexicano373.

137Las tablas del Rancho y de Argola pedían con instancias las segasen y nos faltaban segadores, por lo que se resolvió Luis de Leon partir el día 27 al pueblo de San Matheo Atenco374 con quinientos pesos en busca de cien indios y trajo setenta el día 31 por la tarde, a tiempo que había venido Juan Lopez de Ayotla para ayudarnos a la siega. Y la misma tarde le despachamos junto a su pueblo, en casa de un tal Salgado, por dos carretas que, días había, estaban mandadas hacer, las que condujo con 6 [al margen: Mayo 1707] pares de bueyes el primer día de junio (habiendo costado, cuarenta y seis pesos las dos), después del trágico suceso que voy a referir con todas sus circunstancias.

138Por la noche del día 31 de mayo nos avisó el padre Borja al mayordomo Luis y a mí para que a la mañana siguiente lo despertásemos a las tres de la mañana, porque quería Su Reverencia madrugar e ir temprano a ver los zanjeros del agua de Tlapacoya375, que estaban en Cerro Gordo, y quería volverse a comer a casa y tenía que andar en ida y vuelta muy cerca de nueve leguas. Ejecutamos el mandato y partió de casa Su Reverencia a las cuatro de [al margen: Junio] la mañana del día primero de junio. Salimos el mayordomo y yo en compañía de Su Reverencia hasta la ermita de San Diego, una legua de la hacienda, que por haber amanecido, nos mandó [p. 227] volver a cuidar de nuestros indios segadores; pasó el padre a ver su zanja y nosotros de un galope nos pusimos en la hacienda.

139A poco más de las diez, estaba yo sobre mi caballo zahonado en la puerta de la hacienda para irme a los segadores, y vi que por San Pablo venía un hombre a toda rienda sobre un caballo castaño; esperelo y conocí ser el indio tagalo376, que iba en compañía del padre Borja. Salile al encuentro y me dijo que su amo quedaba medio muerto en el camino porque la mula en que venía le había hecho pedazos una pierna, y que le enviaba para que yo o el mayordomo pasásemos de improviso en busca del cirujano maestro Joseph Díaz a la ciudad de Mexico. Sin más informe, me puse de un galope donde estaba Luis con los segadores, a quien referí lo que el indio tagalo me había dicho, y por saber el mismo Luis la casa del cirujano, dio de espuelas a su caballo, poniéndose en la ciudad en poco más de un cuarto de hora. Al entrar por la plazuela de San Juan, se encontró Luis con el hermano Andres de Veytia, que se retiraba de Mexico a comer a casa; contole la fatal desgracia, y como un cordero tierno se puso a llorar como niño. Dividiéronse los dos, el uno en busca del cirujano, a quien refirió el mayordomo a lo que iba y que el padre Borja tenía la pierna rompida sin saber por dónde. Hizo el maestro provisión de cajoncillos, tablillas, cabezales, etc., para la cura de la pierna, mientras que el hermano Veytia venía con un furlón para conducirlo a la hacienda, que se lo [p. 228] prestó al instante el general don Juan de Garaycoechea377.

140Desde los segadores, me partí a toda rienda a saber del indio en qué paraje había sucedido la desgracia, para marchar en busca de mi padre Borja. Díjomelo, y aunque mi zahonado tenía la mala maña de desbocarse, le saqué de sus trotes aquel [al margen: Junio 1707] día, tomando desde San Borja una carrera acelerada y larga hasta el pueblo de San Simon, en donde vi que traían a mi buen padre, cargado de cuatro indios con otros doce de remuda, sobre un tabernáculo de la iglesia de Mexicalzingo378. Díjele cuatro de mis disparates para alegrarlo de aquel conflicto, aunque sentía la desgracia como era justo. Informeme del cómo y adónde había sido la fatalidad, y poco a poco me la refirió el mismo padre de esta manera: después de haber estado Su Reverencia con sus dos criados en la obra de la zanja junto a Cerro Gordo, se retiraba a cosa de las diez por el pueblo de Mexicalcingo, y habiendo pasado la última compuerta de la acequia, junto a un árbol grande que está en la calzada, se apartaron de esta, guiando las bestias por lo más llano y sin piedras; pero a pocos pasos tropezó la mula en que el padre venía a caballo. Levantola Su Reverencia con una sofrenada, pero aturdida la bestia volvió de prompto segunda vez a tropezar, cayendo en tierra y cogiéndole al padre la pierna derecha debajo. Levantose la mula, quedando preso en el estribo el mismo pie, y anduvo como seis pasos la bestia con el padre arrastrando, hasta que los criados acudieron a detenerla. La mayor fortuna fue el que la mula era muy mansa y leal, que se detuvo luego que la gritaron.

141[p. 229] Creyose el padre que su mal no había sido otra cosa que el porrazo, y así, con ánimo valeroso, quiso levantarse de tierra, pero exclamó diciendo: ¡La pierna está rompida!, a que acudieron los dos mozos, y con un cuchillo le abrieron la bota que tenía calzada para envolverla con ropa por miedo no se enfriase. ¡Grande valor de padre por cierto!, que no tuvo la menor alteración en tal fatal frangente, despachando los dos criados y quedándose solo en medio de aquel campo, al uno envió a la hacienda (como queda referido) para buscar cirujano, y al mulato Joseph Galindo379 lo envió al pueblo (más próximo) de Mexicalcingo, en busca de indios que lo condujesen a San Borja. Tuvo este la fortuna de encontrarlos a todos los del pueblo a la puerta de la iglesia con el religioso franciscano que los administraba, y contando el mulato la desgracia del padre Borja, y a lo que iba, mandó el religioso que sacasen de la iglesia un tabernáculo de los que sirven en las procesiones a las estatuas de los santos, y un quitasol para defensa del padre hasta la hacienda, y juntamente al indio gobernador, que nombrase diez y seis indios, a fin de que, sin bajar al padre a tierra, se fuesen remudando los unos a los otros. En esta conformidad los encontré yo con el padre, enfrente del ya dicho pueblo de San Simon, y de trecho en trecho se iban remudando cuatro, cuando el gobernador indio y el fiscal se lo mandaba. A las doce en punto entramos en San Borja, y por presto que se le hizo la cama al padre fuera de la alcoba, estuvo el maestro Joseph Díaz en casa para poner en ejecución su primera cura. Vino también en el furlón don Estevan de [p. 230] Yguino, natural del Puerto de Santa María, quien ayudó siempre a todas las curas. Lo que Su Reverencia padeció en esta priesa380 lo dejo a la consideración de cada uno, porque al volverle los huesos cada uno a su lugar era un martirio, y aunque daba Su Reverencia, de cuando en cuando, algún suspiro por el intenso dolor, no se le conoció el más leve género de flaqueza, antes sí, con gran valor le decía al maestro que ejecutara bien y sin piedad su oficio y que le dejara desahogar. Por cuatro partes estaba [al margen: Junio 1707] rompida la pierna a lo largo de la canilla en la forma que está al margen, rematando junto al tobillo por la parte de dentro381. Al cumplir las 24 horas de la primera cura, volvió a reconocerla el sobredicho cirujano, enviando los demás días a la misma hora a su hermano Miguel Díaz para reconocer la pierna que lo entendía (al parecer) muy bien, y el día 9 se le volvió a curar en toda forma, que se conoció irse uniendo los huesos a su lugar.

142El día 12, que fue primero de Pascua de Pentecostés, vino a visitar al padre Borja el excelentísimo e ilustrísimo don Juan de Ortega Montañés, arzobispo de Mexico, a quien le sucedió la aventura de caérsele muerta, junto a la Piedad, una de las mulas del tiro que traía, forzándole a volver con cuatro, habiendo traído seis. A un vecino nuestro del pueblo de Mixquaq, llamado don Blas Mexía, le sucedió otra desgracia el día 17; viniendo de su batán se le volcó la silla volante, cogiéndole debajo y rompiéndole un hueso por el hombro, juntándosele al desencajarse el brazo por la misma parte; tuvo la fortuna de que lo curase el maestro Joseph Díaz, cuando venía a [p. 231] curar al padre Borja. El día 25 por la tarde nos fuimos el hermano Veytia y yo al noviciado de San Andres, al triduo de la Renovación, y volvimos a casa el día de san Pedro por la mañana, no habiendo cesado de llover en los tres días, y aunque habían salido a segar los indios en la hacienda el día del santo apóstol, fue forzoso recogerlos por lo mucho que llovió. El día 2 de julio vinieron los bueyes del agostadero, y de ciento que había llevado el [al margen: Julio] mulato Ibarra nos pagó con 97 y tres cueros, de tres que se le habían muerto en el monte. El día 3 tuvimos cartas de España, y por la tarde vino a ver al padre Borja el excelentísimo virrey duque de Alburquerque con un estupendo granizo. El día 5 volvió segunda vez el mayordomo Luis en busca de indios al pueblo de San Matheo Atenco, restituyéndose a casa el día 7 con algunos que dejaba en Santa Lucía. Y el día 9, entre él y yo, matamos dos caballos del ayudante Salvador en los trigos del rancho, porque se los comían días había, y no sabíamos qué bestias fuesen las malhechoras; por cuya causa se despidió de la hacienda el buen coyote Salvador y ocupó su plaza otro llamado Blas Perez. El día 10 logramos el ver levantado de la cama al padre Borja, después de haber estado en ella cuarenta días, que lo había consumido, y el día 14 cayó enfermo el mayordomo Luis con un flato que le ahogaba y estuvo a pique de liarlas, pero quiso Dios que no durase el rebato más que solos cuatro días. El día 18 dimos fin a la siega en las tablas del Rancho382, teniendo tiempo los indios de correr dos torillos en el potrerillo delante de la puerta, en que hubo valientes voltetas a los golpes de los brutos; y el día 20 comenzamos a carretear las hacinas con tres carretas de a 3 pares [p. 232] cada una, y el siguiente 21 se trilló la primera parva. El día 23 vino de Tescuco a la hacienda el alcabalero de Cuernavaca, don Juan de Araníbar, natural de San Sebastian en Vizcaya, en donde tuvo la noticia de haber parido su mujer un muchacho que a los cinco [al margen: Julio 1707] días se murió. El día 24 sucedió en Mexico la muerte fatal y desgraciada de don Thomas Fernandez de Guevara383, a quien se la dio alevosamente el alférez N. Badillo enfrente de la catedral, y al día siguiente, 25, tuvo devoción el padre Borja de ir a misa y comulgar a la capilla, por ser la festividad del gran patrón de España Santiago; llevamos y volvimos a Su Reverencia, Luis el mayordomo y yo en una silla ordinaria, por no dar el territorio sillas que llaman de manos. Luego que nos desayunamos, partí yo a Mexico a ver al padre Ignacio Cochet, que estaba con un fiero tabardillo en el colegio de San Pedro y San Pablo, de que se libró maravillosamente, gracias infinitas al Señor.

143Día de san Pedro Advincula, primero de agosto, logramos el ver afirmado en tierra el pie de mi padre Borja, que hasta este día no [al margen: Agosto] había podido ejecutarlo Su Reverencia, y el día 2 se fueron a pasear el hermano Veytia y don Esteban de Iguino a la hacienda de San Nicolas de Tolentino, distante de San Borja tres leguas, restituyéndose a casa el día cinco por la tarde. El día 6 vendimos a don Blas Mexía, del pueblo de Mixquaq, cuarenta arrobas de lana a 3 pesos y 4 reales arroba, que habíamos recogido de los chinchorros de las haciendas de San Nicolas y San Borja, y el día 11 dimos principio a los barbechos con treinta y dos pares de bueyes en la vuelta de la [p. 233] Piedad; y el día 15 se trajeron de casa del herrero Francisco Hernandez quince talachas384 calzadas, a 2 reales cada una, y siete nuevas a cuatro reales, habiendo puesto nosotros acero y hierro, las que sirvieron para la zanja del agua de Tlapacoya. Días había que al mayordomo de San Nicolas, Manuel de la Barreda, le faltaba un macho de la recua, y supo el día 21 cómo estaba en el pueblo de Santa Feé, amaneciendo el de 22 en el mismo lugar, en donde lo halló en poder de la justicia, y se lo entregaron luego que vieron la marca con que estaba herrado; el mismo día vino de Mexico a casa una mulata vieja para hacer la provisión de los dulces (en cajetas) así para Philipinas y Marianas, como para el gasto ordinario de la hacienda de San Borja. El día siguiente, 23, se vino del noviciado de Tepotzotlan el hermano Francisco Cobos para pasar a Tescuco, y el día de san Bartholome apóstol por la mañana hizo la magnífica entrada el superintendente de las aguas Juan de Mayorga, pasando por delante de la puerta el agua de los ojos de Atlapulco, que si bien su conductor no tenía más que uno, logró los vítores de sus indios, a quienes traía formados desde el tanque como soldados rendidos de cuatro en cuatro y los demás en tropa, sirviéndoles de armas las azadas, picos y palas con que habían conquistado los montes de Quaximalpa. Día de santa Rosa de Lima, a 30, tendimos por la mañana una valiente parva en la era para trillarla y a cosa de las nueve (estando antes el cielo claro) nos arrojó un formidable aguacero, mojándonos lo tendido y haciéndonos guardar la fiesta, enseñando con aquel amago que no solo es patrona del Peru sino es también de todas las Indias. El día 31 echamos en la milpa la hierba envenenada para matar [p. 234] los perros, porque se comían las mazorcas del maíz; y aunque estaban cerrados los de casa, no se supo por dónde se salió el mequínez y fue a comer de la dicha hierba, volviendo a casa como un borracho de que a pocas horas reventó con ella, siendo sepultado en breve tiempo en los buches de los zopilotes de Chapultepeque385.

144El día 2 de septiembre me envió de Mexico el padre Francisco de Lossada [al margen: Septiembre 1707] un rollo de cerillo de Campeche que pesaría como dos libras, y el hermano Andres de Veytia me trajo dos libras de tabaco en polvo del más ruin que tomé en mis días, por cuya causa entran en este tratado de prodigiosas aventuras, que si fueran buenos quizá no me acordaría. El día 4 se fue el hermano Francisco Cobos a la hacienda de Tescuco para ayudar en la administración al hermano Sebastian García, que andaba ya algo achacoso. El día de la Natividad de Nuestra Señora, a 8, para dar alabanzas a su Divina Majestad, tuvimos la fortuna de que, a los cien días de la quebradura de la pierna del padre Borja, nos dijese misa en la capilla, si bien con gran trabajo, al volverse en el altar, por ser forzoso cargar todo el cuerpo sobre el dolorido pie, quedando para en adelante con el mismo dolor, que se atribuyó a los pocos pasos que la mula llevó arrastrando a Su Reverencia cuando la desgracia; pero desde este día nos acompañó siempre al refitorio, a la comida y cena. El día 19 comenzamos a dar segunda labor a los barbechos, sin haber acabado la primera en algunas partes a causa de lo mucho que había llovido, y el día 23 mudamos el corral de los bueyes, junto a las casas de Argola, por haberse casi anegado donde estaba antecedentemente. El siguiente día 24 [p. 235] se fueron a San Nicolas, el hermano Veytia y don Estevan de Iguino a concurrir en la fiesta que se celebró a 25, con borracheras de los indios después del mediodía. El día de san Geronimo, a 30, hallamos difunto en la cocinilla del horno al hortelano Tata386 Alonso, quien pasaba de ochenta años de edad, y aunque por su vejez parecía andar achacoso, el día de san Miguel había trabajado algún poco en la huerta; Dios le tenga en su Santa Gloria, etc.

145Por faltarnos gañanes para sembrar y coger el maíz, se resolvió el [al margen: Octubre 1707] mayordomo Luis de ir en busca de indios, el día 2 de octubre, al pueblo de San Mateo Atenco y volvió con solos 20 el día 4, en cuyo intermedio, que fue el día 3, montó a caballo el padre Borja para ir a Mexico a visitar a los excelentísimos virreyes e ilustrísimo arzobispo, siendo este el primer día que Su Reverencia había salido de casa en cuatro meses cumplidos; y el día 7, por la tarde, fue también a visitar los graneros que estaban en el Molino del Rey, de quien se hallaba administrador el capitán Juan de Armendariz, y tenía porción de trigo sin que nadie lo comprase. El día 9 me envió el padre Borja a la hacienda de San Nicolas en busca de trescientos pesos, porque estábamos en cruz y en cuadro sin un medio, y de camino, me traje en una mula seis yugos que nos había mandado Manuel de la Barreda, mayordomo de la dicha hacienda; y el día 11 se fue a ella el padre Borja con don Estevan de Iguino, pasando el siguiente día al agua de Tlapacoya. Y el día 13 se volvieron a San Borja, en donde supieron cómo el día 12 se habían venido a comer el padre Lossada y don Lorenzo Ossorio, y por la tarde se llevaron en [p. 236] el furlón a Mexico al señor don Lucas Marquez de la Aurriaga, confesor de los de casa y asistente en ella pasados de veintidós años. El día 14 llegó a San Borja el padre Juan de Pineda, rector de la Veracruz, con su compañero, quien venía a la congregación para elegir procuradores a España y Roma; y se estuvieron en la hacienda hasta el día 17 por la mañana que se fueron a Mexico. El día 19 tuvimos noticias de España con la relación de la batalla de Almansa que ganaron las armas de nuestro Phelipe Quinto (que Dios guarde), gobernadas y mandadas por el señor duque de Berviq, el día 25 de abril pasado387. El día 24 fue tanto lo que llovió, que nos anegó la zanja grande, las tablas de San Pablo, en que participaron de sus avenidas algunas de las hacinas que aún se guardaban en el campo, por no tener en qué guarecerlas en casa. El siguiente, 25, salieron de casa para la Puebla de los Angeles don Estevan de Iguino y el hermano Andres de Veytia a dependencias de la provincia de Philipinas, sobre el Ato grande, etc.

146[Al margen: Noviembre 1707] Jueves a 3 de noviembre fue Nuestro Señor servido de llevarse para sí al padre Bernardo Rolandegui, provincial actual de la provincia de Nueva España en el colegio de San Pedro y San Pablo de Mexico; y el siguiente 4 abrieron los padres consultores el segundo pliego, y salió por provincial el padre Juan de Estrada, que se hallaba prepósito de la casa profesa, quien presidió la congregación porque el día cinco nombraron procuradores a Roma, y fueron los padres Alonso de Arrevillaga, padre Agustín de Sierra y Domingo Quiroga, los dos primeros criollos, y el tercero de Galicia. El día 14 por la mañana llegaron de Mexico a la hacienda los padres Domingo Crescoli, Jayme Gali y Juan de Munguía; el primero venía de congregación y los dos pasaban de Mexico [p. 237] a la Puebla, a tener su tercera probación, quienes partieron la mañana siguiente; pero habían llegado por la noche del mismo viaje el hermano Veytia y don Estevan, concluido su negocio. El día 22 entró en Mexico un extraordinario con la alegre noticia de tener un príncipe en España, pero estuvo algo confuso hasta el día 25, que llegaron las reales cartas dando noticia cómo el día 25 de agosto había nacido el príncipe Luis Fernando en la Villa y Corte de Madrid. Pusieron gallardetes, flámulas y banderas con ruidoso estruendo de fuegos y luminarias, haciéndose lenguas de alegría la diversidad de las campanas, así de las parroquias como de las comunidades religiosas, que no cesaron en tres días consecutivos, y el día 28 trajo el padre Borja cantidad de cartas a casa y algunos papelones que los ingenios cortesanos habían sacado a la luz.

147El día 2 de diciembre nos juntamos todos los interesados del [al margen: Diciembre 1707] río de Cuyoacan para hacerle una presa, y después de haber trabajado cerca de cien indios todo el día no logramos cosa, porque al ponerse el sol se desbarató (con la mucha agua) toda la obra. Volvimos a ella el día de san Xavier por la mañana, y la dejamos concluida y perfecta como a las tres de la tarde; pero a las ocho y media de la noche tuvimos el susto de un temblor de tierra formidable. Estábamos cenando en el refitorio el padre Borja, el señor don Lucas Marquez, el hermano Veytia y yo, cuando comenzó el temblor. Saltamos todos asustados hasta el patio, quien tenía en su centro un pozo, y con el temblor arrojaba sus aguas al dicho patio388, pero es de advertir que el padre Borja tenía en la mesa un vaso con vino, y al tomar en la una mano la muleta, no se [p. 238] olvidó de tomar en la otra el vaso, y al salir al patio pareció haber cesado el temblor, dando tiempo a Su Reverencia para beberse su vino; pero tan presto dio fin con ello como volver a repetir con mayor furia el temblor, que le obligó a tirar en tierra el vaso vacío y repetir varias veces el Sanctus Deus, Sanctus Inmortalis, etc.389. Toda la noche la pasamos en continuo susto por ser grande el que habíamos concebido y yo con particularidad, por ser el primer temblor que había experimentado.

148[Al margen: Diciembre 1707] El día 15 fue Nuestro Señor servido de llevarse a mejor vida al padre Agustín de Sierra, secretario de provincia y electo en segundo lugar procurador a Roma. El día 20 dimos fin con la siembra del trigo390, habiendo sembrado ciento siete cargas y dos fanegas que son 323 fanegas391, y el día 21, comenzamos a coger el maíz de la milpa de enfrente de la era392, y por la tarde llegó noticia de estar en la Havana Monsieur Ducás393 para conducir la flota a España. Los días 21, 22 y 23 nos tuvo abrumados (por falta de viento) una parva de granzas en la era, pero el día 24, con ser vigilia de Navidad, limpiamos de ella veinte cargas de ruin trigo, dejando casi otro tanto para después de las Pascuas. El día del protomártir san Estevan, a 26, nos envió el padre Borja a la hacienda de San Nicolas al mayordomo Luis con toda su familia y a mí; los dos fuimos a caballo y sus tropas en furlón, restituyéndonos a San Borja, antes de la noche.

Aventuras del año 1708 en San Borja, extramuros de la ciudad de Mexico

149Comenzamos este año cogiendo aún el maíz, que se comenzó el mes de diciembre y lo concluimos el día 9 de enero394, cogiendo en [p. 239] las tres tablas ochocientos noventa y tres costales de mazorcas en que habíamos sembrado siete fanegas de maíz, saliendo por cada una ciento veinte y siete y media, que aunque no fue mucho, no fue malo395.

150El día 11, como dos horas antes del día, salí de casa con el indio Juan Antonio a registrar todas las canoas y zanjas del monte de Quaximalpa, y después de haber pasado el agua de los Leones, nos fuimos a desayunar a los ojos de la primera agua, en frente de Xalatlaco, en donde [nos] encontramos con el principal maestro de la obra, Joseph Gomez, perfeccionando con los indios algunas de las canoas que estaban desbaratadas; partimos de allí, siguiendo el agua por entre los dos cerros, el de la Gachupina y los Muñecos, hasta que llegamos a la gran barranca de Atlapulco396, habiendo dejado como media legua los caballos, por no ser país para ellos. Llegamos a pie a dar vista a la barranca por cuya mediación hicieron la conducción del agua; pero siendo su terreno movedizo, se había derrumbado gran parte de la eminencia del monte sobre la fábrica de canoas, por lo que estaba dificultoso para pasar a una peña, casi en el centro de la barranca que, con el arte y el ingenio del maestro Joseph Gomez, habían rompido los indios a la fuerza de picos y talacha. La profundidad de la barranca es imponderable, porque los pedazos de la peña que en la eminencia se desmoronan llegan hechos polvos al centro, aunque sean de extraordinaria grandeza. En esta barranca, pues, quise hacer del atrevido, intentando atravesar a la peña, para reconocer la parte opuesta; quiteme el capote, amarreme las faldas de la sotana y tomé en la mano un trabuco que llevaba (¡oh, admirable trabuco que fuiste mi libertador este día!). Comencé a pasar por el derrumbadero pendiente [p. 240] con el pie izquierdo levantado, la rodilla derecha sobre la movediza tierra (y como dije) en la mano mi trabuco, clavándolo para sostenerme en mi arriesgado pasaje. Estaba ya como cinco pasos de adonde me había resuelto, cuando impensadamente se fueron de un resbalón el pie izquierdo y la rodilla derecha, pero inspirome el Señor el clavar de recio en la tierra mi trabuco, que se entró hasta la culata, y yo [al margen: Enero 1708], bien firme con las dos manos en él, exclamé invocando el dulce nombre de Jesus y a la Virgen del Pilar que me defendiesen, porque estuvieron los dos pies sola una cuarta de la borda de la barranca.

151El indio Juan Antonio se asustó tanto como yo; y quiso Dios que tenía en las manos (acaso) una larga rama de un árbol, quien me la alargó de improviso y la tomé fuerte con la mano izquierda, y en la otra poco a poco, clavando el trabuco en tierra, me fue casi arrastrando hasta que me tuvo fuera del peligro, en donde dimos gracias al Señor por el beneficio recibido después de haber vuelto en sí de mi gran susto; pues salí más blanco que un papel y se revolvió el estómago, lo que no es creíble, con grandes ansias, pero con un poco de agua que el indio me echó en la cara volví a resucitar antes de estar muerto. Pusímonos, desde algo lejos, a reconocer el paraje donde habría caído, y no lo pudimos discernir por la profundidad de la dicha barranca. Al escribirlo, me tiemblan las carnes, porque sin duda ninguna habría llegado hecho cenizas a la profundidad, si mi patrona la Virgen del Pilar no me hubiera defendido de caer. Partimos de allí en busca de los caballos que, como dije, los habíamos dejado media legua de la barranca de Atlapulco, y nos bajamos por los corra- [p. 241] les a los ojos de Atlapulco, siguiendo la zanja hasta la venta de Quaximalpa397, en donde tomamos un socorro de chocolate para poder llegar a San Borja, que fue a las cinco de la tarde, con dieciocho leguas, y bien asustadas. Comencé a referir al padre Borja mi suceso y al decirle el paraje y peligro en que me había visto, me dijo Su Reverencia que no pasase adelante, dando infinitas gracias al Señor, porque aunque corto de vista, tenía bien hollados aquellos montes en tiempo de abrir allí la zanja. Sucedió este caso el referido día once de enero de 708, para alabanzas del Altísimo y para memoria mía en los días que estuviere en esta miserable vida.

152El día 13, estando trillando la cebada en el potrerillo delante de la puerta, como a las tres de la tarde, vino un remolino tan furioso que levantó por los aires el jacal con que cubríamos las parvas en la era, y además de hacerlo menudas piezas, arrojó los tajamaniles al ejido de la ciudad, media legua distante de San Borja. El día 19 llegaron a Mexico noticias de España y en ellas la recuperación de la plaza de Lerida por nuestras armas, y el día 25 llegó correo de haberse desembarcado en el puerto de la Navidad398 el día 20 [al margen: Nao] el gentilhombre del navío de Philipinas399, por quien comenzaron desde luego a tocar las rogativas ordinarias que se hacen en Mexico hasta saberse estar amarrado en Acapulco.

153[Al margen: Febrero 1708] El día de la Purificación de Nuestra Señora, 2 de febrero, se despidió de San Borja para irse a su casa el señor don Lucas Marquez de la Aurriaga, después de 23 años de asistencia en nuestra hacienda400, y el día cuatro llegó a Mexico el gentilhombre del navío de Philipinas con las cartas y pliegos de segunda vía por equivocación en su desembarco y [p. 242] dijo cómo venían dos navíos y que en el otro se habían embarcado los padres Agustín de Fabregas y Juan Bassilio Lochi, que pasaban por procuradores a España y Roma, pero que al salir de las islas se habían dividido con un recio temporal y no se habían vuelto más a ver, y en la Nueva España no se supo de tal navío, ni menos de los padres hasta el año siguiente401. El día 6 se comenzaron en Mexico las alegres fiestas por el nacimiento del príncipe de Asturias, que se [al margen: Febrero 1708] ejecutaron con grandes regocijos por ocho días consecutivos, en los cuales fueron los tres de valientes toros de Sonora, Zamora y Salamanca que se corrieron en los barrios de San Cosme, y el mismo día dimos principio a los riegos con el agua de Atlapulco. El día 15 llegaron a San Borja dos padres franceses que pasaban a la China: el padre Pedro Bonnet hizo su profesión en la Veracruz, cuando se desembarcaron, y hacía oficio de superior del padre Pedro Talliander, ambos de la provincia de Leon de Francia402. El día 17 murió en Xalatlaco el maestro de las aguas Joseph Gomez, a quien trajeron difunto a su pueblo de Mixquaq la misma noche; y el día 18 concurrimos a su entierro el padre Borja, el hermano Veytia, don Juan de Araníbar, Luis de Leon y yo, todos de San Borja. El día 20 despachamos de la hacienda para el puerto de Acapulco a Joseph Lazcano, vecino de Tenanco, con cuarenta y dos cargas de situado y encomiendas para Philipinas y las islas Marianas. El día 27 pasamos a Mixquaq Luis de Leon y yo a las honras del difunto Joseph Gomez por orden del padre Borja, y al volver a comer a casa, hallamos que había venido de Tescuco el hermano Francisco Cobos a diligencias de aquella administración.

154El día 6 de marzo llegó a Mexico correo de estar amarrado en la [p. 243] Veracruz un aviso que venía de España, por quien repicaron las campanas (como por todos los demás) en todas las iglesias de la ciudad; y el día 8 trajo el hermano Veytia las cartas del padre Borja. El domingo 11 salieron para Acapulco los sobredichos padres franceses, después de haber conseguido el padre Borja la plaza de capellán [al margen: Marzo 1708] al uno de los padres para el tornaviaje de la nao, hasta las islas Philipinas, la cual vale cuatrocientos y cincuenta pesos (quitada la décima) porque se libran quinientos403. El día 16, al salir del sol, estando sacando con los indios parva para trillar, tuvimos de repente un horroroso temblor de tierra que temimos no se hundiese la troj, adonde estaban treinta indios trabajando. El día 18 pasé yo al noviciado de San Andres a tener los santos ejercicios, y el siguiente 19, día del patriarca san Joseph, tomó posesión de aquel rectorado el padre Joseph Bellido por devoción a su santo. El día de san Joachim, a 20, hicieron la fiesta en el mismo noviciado los excelentísimos virreyes, asistiendo los dos, mañana y tarde. Los días 24 y 25 tuvimos repetidos temblores, aunque no tan fuertes como los antecedentes, y el día 30 vino de Tescuco el hermano Sebastian García para irse al noviciado el día siguiente a tener también ejercicios, y el mismo día 31 por la tarde se vino a dormir a San Borja el padre Pedro Ignacio de Loyola con su compañero, que pasaban a Guatemala, donde iba por rector de aquel colegio el dicho padre.

155El primer día de abril dimos fin a la trilla y cosecha del año antecedente, sin dejar en la era más que una poca de paja que se recogió el día dos. El día 7, Sábado Santo, a las tres y media de la tarde, estando yo retirado en mi aposento, y bien [p. 244] descuidado, comenzó a temblar la tierra con tanta furia que salir del aposento no acertaba con el susto, porque los ladrillos de lo alto se caían con furor. Salime a la azotea como pude, clamando el Sanctus Deus, Sanctus Fortis, etc., al tiempo que el padre Borja se salía de su cuarto al campo, y me decía que me bajase de allí y [al margen: Abril 1708] saliese a la campaña, por temer que toda la casa se fuese a pique404; ¡pero yo tuve miedo de volver a entrar en ella! Antes bien, me arrojaría por la dicha azotea al campo; y así lo pasé allí, con grande susto hasta que se sosegó el temblor, que duró gran rato. Y desde este día, se me comenzó a andar con la cabeza aturdida por mucho tiempo, pareciéndome que siempre temblaba por el temor que ya les había cobrado.

156Habiendo muerto (como dije) el maestro de medir aguas, Joseph Gomez, dispuso el padre Borja el que viniesen dos hombres (que al parecer lo entendían) para ir a medir y tantear la zanja del agua de Tlapacoya, los cuales fueron don Gregorio de Avila Marroquín, natural de Canarias, grande hablador y embustero, y un mulato del valle de Toluca llamado Juan de Castellanos. Con estos dos, partió el padre Borja el día 11 a medir su zanja desde el nacimiento del agua hasta la hacienda de San Nicolas, adonde pertenecía. Estuvieron en esta función o aventura sus ocho días cumplidos, quedándose el mulato para administrar la obra por algún tiempo, hasta que el canario consiguió con sus embustes el cuidar de dicha obra.

157El día primero de mayo salió de la Veracruz la flotilla para España que gobernaba el general don Diego de Santillan, quien nos había convoyado desde Cadiz a dicho puerto el año de 706. El día 4 llegó [p. 245] Joseph Lazcano con la recua del puerto de Acapulco, algo maltratadas las mulas de los intolerables caminos. El día 10, como a las dos de la tarde, repitió por dos veces el temblor de tierra, aunque no fueron excesivos, pero no dejaron de causar algún horror. El día 13 [al margen: Mayo 1708] comenzamos a sembrar maíz en las tablas del Xaral y el Tanque, en las cuales cupieron cinco fanegas poco más de sembradura, y el día 15 pasamos a Mexico, el mayordomo Luis y yo, a escoger cincuenta rejas que pesaron treinta arrobas y 21 libras, las cuales se repartieron en las tres haciendas, Soledad de Tescuco405, San Nicolas de Tolentino y San Francisco de Borja. Día de la Ascensión del Señor, a 17, vinieron a comer con el padre Borja don Lorenzo y don Julian Ossorio con don Jacobo y don Blas, cajero de don Julian, quienes trajeron sus escopetas para la diversión de la tarde, a lo que se les juntaron después de mesa el secretario del virrey don Juan de Estacasolo y mi paisano don Francisco Sanz Daza, que mostraron sus habilidades tirando al blanco con bala rasa, llevándose la gloria don Juan de Estacasolo por su destreza en el tirar. El día 21 se fue el padre Borja con don Estevan de Iguino a la hacienda de Tescuco; y la misma mañana salieron de Mexico el señor oidor don Juan Díaz de Bracamonte y el gobernador del estado del valle de Goaxaca406, don Alonso de Morales, para dividir (según dijeron) los ejidos de la ciudad. A cosa de las nueve, les fui a hacer una visita al pueblecillo de la Piedad, en donde se desayunaron los dos referidos y juntamente otros ministros que venían con los autos. Volvime a casa, y por la tarde atravesaron la hacienda desde el Tanque a la Piedad, dejando puesto al mismo tiempo un tejocote407 clavado dentro de la misma hacienda, por la banda de fuera [p. 246] de la tabla de Juliango, donde hace esquina enfrente de las ruinas de la casa vieja que fue del dicho Juliango. Quedose así hasta que el padre volvió de Tescuco, que le referí la novedad de querernos poner mojonera de la ciudad dentro de la hacienda. Pasó Su Reverencia a Mexico a verse con el señor Bracamonte y le respondió [al margen: Mayo 1708] que aquella división de términos solo había sido entre la ciudad y lo que pertenecía al marquesado del Valle, pero que no se metían en la hacienda de San Borja, y que si los ministros habían puesto tejocote, Su Señoría no lo había mandado, ni visto poner.

158El día del apóstol san Pedro, viniendo de renovación del noviciado de Mexico, el hermano Veytia y yo hallamos que donde estaba el tejocote habían hecho un hoyo de vara y media en cuadro y lo mismo de profundo. Dimos aviso al padre Borja, y al día siguiente escribió un papel al dicho señor Bracamonte sobre el cuento; respondió que no había dado tal orden y que esto supuesto, lo mandase cegar y cubrir; que daría orden para que no hiciesen allí mojonera ninguna ni menos en parte de la hacienda (esta respuesta guardó el padre Borja para en adelante). Serían las once del día cuando el padre me mandó tapar el hoyo, y al instante, llamé dos indios con azada, poniendo en ejecución el mandato, cubriendo el hoyo con la piedra y pedazos de ladrillos que habían traído para hacer la mojonera, dejándolo perfectamente cubierto antes de volverme a comer a casa. He puesto esto, con esta distinción, por si acaso en algún tiempo intentaran de parte de la ciudad hacer semejante ultraje a la hacienda [p. 247] de San Borja408. Por no dejar la mojonera, me he propasado de mi diario, y así vuelvo al mismo día 21 de mayo, que llegó de la Puebla de los Angeles el padre Francisco de Peralta y pasaba (sin entrar en Mexico) a la misión de Californias; partiéndose de San Borja el día 22 por la mañana. El día 25 dimos principio a la siega en las tablas del Rancho con solos 19 indios, y el día 26 tuvimos noticia de haber dado fondo en la Veracruz un aviso que venía de España. El día 30 llegó de Tescuco el hermano Sebastian García como a las nueve de la noche, que estaba lóbrega y lloviendo, por lo que se le perdió un indio filipino que traía en su compañía y no pareció hasta después de medianoche, hecho una miseria de mojado; concluyó el hermano su negocio en Mexico el día 31, y se volvió a Tescuco el primer día de junio con su indio Juan de Mendoza.

159El día 2 de junio parió la mulata, mujer del cochero Joseph Galindo409, un Galindico, a quien bautizaron en Mixquaq, poniéndole por nombre Marcelino, y fue su padrino don Estevan de Iguino. El día 9 se fueron el mayordomo Luis y Domingo Godoy en busca de indios para segar al pueblo de San Matheo Atenco, y el mismo día administraron los santos sacramentos a la negra Isabel y al indio Pedro de Santiago, que uno y otro estaban de peligro. El día 13 volvió Luis a casa, dejando en Quaximalpa cincuenta indios con el sobredicho Domingo Godoy, que llegaron a la hacienda el siguiente día 14, y el día 16 vinieron otros treinta del mismo pueblo. El día 20 por la mañana se llevó Dios al indio Pedro de Santiago, quien hizo grande falta en la hacienda por no haber gañán que le igualase en la facultad de labrador, y el mismo día, que quise, [p. 248] que no quise, me hicieron purgar, así el padre Borja como el doctor don Gregorio Ballesteros, por algunas caídas de caballo que tuve en las cuestas de Quaximalpa, y fue la única que hasta este día había tomado en treinta y cuatro años. También se purgó la negra Isabel por hallarse muy mejorada de su enfermedad, aunque padecía de tener sobre sus costillas pasados de 86 años, con una catervada de mulatillos bisnietos, que parecía tener envidia a la vieja de Xalapa, en donde una y otra se habían conocido y también criado.

160[Al margen: Junio 1708] El día 10 de julio volvió el mayordomo Luis en busca de indios para acabar con la siega; pero se restituyó a casa el día 12 sin ninguno410, por no haberlos hallado en el valle de Toluca. Siendo sabedor de nuestra falta de gente, el licenciado don Joseph Lopez de Ondategui, vecino nuestro, y haber concluido con su siega, envió un recado al padre Borja, ofreciéndose a sí mismo con los indios que tenía. Agradecióselo el padre y a la mañana del día 13 amaneció el dicho señor licenciado, capitaneando sobre un caballo obscurillo, con [al margen: Julio] dos de sus ayudantes, a cuarenta y seis indómitos racionales con sus armas en la mano, pareciéndoles niñería cuanto trigo se les ponía delante. El día 14 envió solo un ayudante con 21 segadores, y el domingo siguiente les pagamos sus jornales a los unos y los otros, regalando a los ayudantes con ocho pesos y estimando a su amo el grande favor y agasajo que nos hizo. El día 23, a las dos de la tarde, quiso Dios que diésemos fin con la siega en la tabla grande con no poco trabajo, pero tuvieron tiempo los indios de correr dos toros (aunque amarrados) en el potrerillo ordinario delante de la hacienda; y el mismo día por la tarde tuvimos la fatal noticia de haber pele- [p. 249] ado los ingleses con los galeones que salieron de Puerto Velo411, echando al fondo a nuestra capitana, y otras desdichas que no digo, lo cual había sucedido el día 27 de mayo. El día 28 compró el padre Borja una mulata con un mulatillo en 360 pesos para que sirviese de cocinera, porque la vieja Isabel no podía ya con tantos años; y el mismo día hizo semejante compra el mayordomo Luis de otra mulata con su esclavito en 420 pesos. Y por acabar este mes con toda la mulatería412, digo que el día 29 vino el mulato Ibarra con los bueyes del agostadero, quien trajo cinco menos de los que había llevado, pagando tres con novillos y los dos con las pieles porque estos se le habían muerto en el monte. El mismo día 29 hizo los votos en Mexico el hermano Francisco Cobos, viniéndose a San Borja por la tarde, a tiempo de estar de parto la perra Sultana, que arrojó de sí dos perras y un solo perro; con este me quedé yo, porque había dado el Nerón al padre Joseph Bellido para guarda de la huerta del noviciado de Mexico, y a este nuevo le pusimos por nombre Batalla. La misma noche, el perro Tigre, ayudado del perro Tarfe, entraron en el corral de los carneros y por modo de entretenimiento (al parecer) degollaron cuatro, sin comer cosa ninguna. Salimos al ruido que en corral había y hallamos el destrozo de los dichos perros, a quienes amarramos Luis y yo al nuevo jacal de la era, y armados cada uno con su buena cuarta en las manos llevaron una felpa cual nunca se pensaron ellos. Canseme de dar al Tigre y me resolví de ahorcarlo en el mismo jacal por atrevido, pero se puso de por medio en su favor el hermano Cobos y no lo consintió, diciendo que él se lo llevaría a Tescuco, como lo ejecutó el día dos de agosto, [p. 250] en donde, ya cebado de correr y jugar con los carneros, no les dejaba sosegar en los alrededores de Tescuco, degollando cuantos se le ponían delante. Lo más de este mes se lo han llevado entre mulatos y perros, que entre unos y otros hay muy poca diferencia413.

161El día 3 de agosto, estando trillando una parva de capotes (que se mojó gran parte, con un fiero aguacero) trajo don Estevan de Iguino la noticia [al margen: Agosto 1708] de estar cerca de la Veracruz la flota que gobernaba el general don Andres de Pez414, y el día 6 recibió el padre Borja las cartas del padre Andres Serrano415 hechas en la Havana, en que le daba noticia de los misioneros que conducía para las provincias de Philipinas y Nueva España, y el mismo día comenzamos a barbechar en la tabla de Tlacoquemeca con 28 yuntas de bueyes, adonde me envió a llamar el padre Borja, para que luego pasase a Mexico en busca de una litera para ir el día siguiente por el hermano Sebastian García a la hacienda de Tescuco, quien se hallaba muy enfermo de molestísimos cursos. Hallé la litera, concertela en 16 pesos por un día y me la traje conmigo a San Borja, de donde partimos el día 7, dos horas antes del día, los litereros y yo. Llegamos a la hacienda de Tescuco a las once de la mañana, y partimos con el enfermo cerca de la una y media; dimos cebada en el pueblo de la Magdalena y nos anocheció junto al pueblo de Nativitas, llegando al noviciado de San Andres como una hora de noche, en cuya puerta (antes de abrirla) le dio a mi enfermo un accidente que nos obligó [a] subirlo entre cuatro al aposento del padre Lossada, en donde con defensivos de aguardiente le hicimos volver en sí, de suerte que pudo cenar y durmió bien aquella noche. Por la mañana del día 8, luego [p. 251] que vino el matasanos a visitar el enfermo, partí a San Borja a dar cuenta de mi comisión, y hallé al padre Borja que montaba a caballo para ir al noviciado. Fue Su Reverencia, y de vuelta trajo la noticia de estar amarrada en el castillo de San Juan de Ulua la flota desde el día 3, como también la de haber muerto en el ingenio el día 6 el hermano Juan Berdiguer, natural de Villanueva de Sitches, en el Principado de Cataluña. A la tarde del mismo día [al margen: Agosto 1708] se vino a San Borja (incógnito) el tesorero de las minas de Pachuca, don Joseph Tiburcio, criado de los excelentísimos duques de Alburquerque, a quien hizo venir la excelentísima duquesa con papel para el padre Borja, porque el excelentísimo duque no quería que viniese tan aprisa. Supieron jugar el lance con las cartas hasta el día 17 en que le mandaba su amo estuviese en Mexico, como lo hizo, dando a entender que venía entonces de Pachuca; llevose prestado de San Borja el insigne libro de las Peregrinaciones del ya muerto, ya resucitado Fernan Mendez Pinto, pero no le restituyó en mi tiempo. El día 25 por la mañana supimos estar los misioneros que conducía el padre Andres Serrano en la venta de Stapalapa, adonde partimos a recibirlos el hermano Veytia y yo, pero nos hallamos allí con el padre Juan de Obiedo, secretario de la provincia de Nueva España, y el hermano Juan de Iturberoaga, su procurador general, con un rico almuerzo para los pobres misioneros y con cuatro coches en que fueron todos a comer a nuestra hacienda de San Borja. Y por la tarde, se quedaron unos, y otros marcharon a dormir a Mexico; pero se quedaron en la Puebla de los Angeles algunos algo enfermos que tardaron en venir, como asimismo el padre Serrano, que venía cerrando la retaguardia de las tropas misionales.

162[p. 252] El día 7 de septiembre por la noche llegó el padre Andres Serrano con dos de los misioneros en el coche del ilustrísimo obispo de Cebu que en la Puebla se les dio; y el día 11 les llevó a todos a visitar los excelentísimos virreyes e ilustrísimo arzobispo, y comieron en el colegio de San Pedro y San Pablo, los cuales pongo por lista, como hice con los del año de 706, comenzando por la provincia de Philipinas en esta forma:

Padre Egidio Vibáo, de la provincia de Flandes416.1.
[Al margen: septiembre 1708] Padre Joseph Cortill, de la misma provincia.2.
Padre Jacobo Duberon, de la misma provincia.3.
Padre Pedro Cruydolf, de la misma provincia.4.
Padre Gabriel Grusson, de la misma provincia.5.
Padre Joseph Bloart, de la misma provincia.6.
Padre Lorenzo Alastuey, de la provincia de Aragon.7.
Padre Joseph Grimaltos, de la misma provincia.8.
Padre Francisco Fernandiz, de la misma provincia.9.
Padre Joseph de Samaniego, de la provincia de Castilla.10.
Hermano Francisco Mendez, de la provincia Bética, escolar y novicio.11.
Hermano Juan Gonzalez, de la misma provincia, escolar y novicio.12.
Hermano Juan Ramon, murciano, escolar y novicio.13.
Y hermano Luis García, coadjutor de la provincia de Aragon.14.

163Para la provincia de Nueva España, los siguientes:

Padre Ignacio de Uribe, de la provincia de Toledo.15.
Padre Cayetano Lazcaybar, de la provincia de Castilla.16.
Padre Luis Belarde, de la misma provincia.17.
Hermano Vicente Lopez, andaluz y novicio.18.
Hermano Matheo Ansaldo, andaluz y novicio.19.
Hermano Joseph Lopez, andaluz y novicio.20.
Y el padre procurador Andres Serrano, que los conducía desde España.21.
[p. 253] Y de estos veinte, se quedaron enfermos en la Puebla los padres Pedro Cruydolf y Francisco Fernandiz, el primero flamenco y el segundo valenciano417.

164El día 12 se fue el hermano Andres de Veytia a la casa profesa de Mexico a tener los ejercicios para hacer su incorporación, y la hizo el día 21. En cuyo tiempo, que fue el 19, salieron de San Borja para Tescuco los hermanos Sebastian García (que al parecer, mejorado de sus cursos, se había venido del noviciado) y Francisco Cobos, que de Tescuco vino a dar el [al margen: Septiembre] bien venido a los padres de la misión. Salieron de casa en un coche que se alquiló, y al salir de la hacienda para entrar en el camino que pasa de Mexico a Cuioacán, se volteó el coche en una zanja, cogiendo a los dos debajo, pero, gracias al Señor, salieron y lo levantaron sin lesión ninguna. El día 23 fue en extremo lo que llovió, reventando el río de Mixquaq, y anegándonos las tablas de San Pablo, y el día 24 otro que tal, pareciendo gran parte de la hacienda haberse incorporado con la laguna de Mexico; pero no obstante se resolvió el padre Borja partir de casa al agua de Tlapacoya y a la hacienda de San Nicolas, y estarse por allá de tres a cuatro días. Entró la noche y con ella un indio despachado de Tescuco, quien traía la carta para el padre Borja; subísela al padre Andres Serrano para ver su contenido (aunque el indio dijo de palabra lo que estaba sucediendo). Leyola y decía Miguel de Ortega que a la mañana siguiente habían mandado los médicos que administrasen los dos santos sacramentos al hermano Sebastian García, porque se moría sin remedio. Díjome el padre Serrano que no podía dar otra providencia más de que partiese yo, bien de mañana, en busca del padre Borja para que Su Reverencia dispusiese lo que se había de hacer. Salí el día 25, como una hora antes de amanecer, en mi caballo castaño, y sin pasar por [p. 254] la hacienda de San Nicolas, tiré derecho al pueblo de los Reyes, en donde me dijeron los indios que presto estaría allí el padre Borja, porque venía reconociendo la zanja. Piqué de espuelas al caballo y en menos de un cuarto de hora descubrí la tropa, que venían por entre unos magueyes, quienes se asustaron al verme con tanto aceleramiento. Díjele al padre lo que pasaba y desde el caballo le leí la carta de Miguel de Ortega. Respondiome Su Reverencia que pasase luego [al margen: Septiembre 1708] a Tescuco, y me estuviese asistiendo al hermano Sebastian hasta que Nuestro Señor dispusiese de él; y por si acaso moría, me dio una orden secreta, que hasta hoy no ha sido necesario comunicársela a nadie. Pedí al mulato Joseph Galindo un socorro para mi barriga, porque la tenía como un pergamino; sacó presto jamón y queso, y con un traguillo de España tuve bastante para caminar las tres leguas y media que me faltaban para Tescuco. Y tenía andado otro tanto sin haberme desayunado; pero las siete leguas y sus pocos de rodeos y lo que estuve detenido con el padre Borja, ¡se las mamó mi castañuelo en poco más de cuatro horas! Entré en la hacienda y hallé al enfermo con algún sosiego, después de haber recibido los santos sacramentos de viático y extremaunción. Metime en su aposento y despertó al poco ruido que hice, alegrándose mucho al instante que me vio, y mucho más cuando le dije que el padre Borja me enviaba para asistirle en su enfermedad.

165Aquella misma tarde se volvió el padre Borja a la hacienda, y al día siguiente despachó desde el hospicio al padre Joseph Cortil, uno de los misioneros, para que asistiese al hermano Sebastian en [p. 255] la hora de la muerte, si acaso sucedía, pero se le adelantó el padre Christoval de Cañas, ministro del noviciado, a quien envió luego que lo supo el padre maestro de novicios Joseph Bellido, y llegó a Tescuco dos horas antes que el padre Cortil, el dicho día 26 por la tarde. Viendo el padre Cañas que el padre Cortil se quedaba para asistir al enfermo en mi compañía, determinó volverse a Mexico el día 29, porque también el enfermo estaba más aliviado de su accidente, si bien dijeron los dos médicos que aunque durase algún tiempo, la enfermedad era mortal.

166El día 6 de octubre fue a mudar al padre Cortil el padre Egidio Vibó, que se estuvo hasta el día 18. Pareciendo que estaba muy mejorado nuestro enfermo, se volvió a San Borja para leer a los padres teólogos. Y es de advertir que, desde el día que llegué a Tescuco, enviaba todos [al margen: Octubre] los días un indio al padre Borja con la relación de lo pasado por el enfermo en aquellas 24 horas; y viendo Su Reverencia que cada día iba mejorando el hermano Sebastian, me escribió que supuesto estaba más aliviado y se levantaba todos los días, que me restituyese (si me parecía) a San Borja, como lo hice el día 27, saliendo muy consolado por dejar casi del todo bueno a mi buen enfermo418. Llegué a casa y hallé por novedad el haber venido de la Puebla los dos padres que dije se habían quedado enfermos allí, y hallé también enferma de cuidado a la negra que poco tiempo había que compró el padre Borja.

167El día de Todos Santos, primero de noviembre, salieron de casa para la Puebla de los Angeles los padres Lorenzo Alastuey y Joseph Grimaltos a ordenarse de orden sacro, y la misma noche asistimos el padre [p. 256] Joseph Cortil y yo a la negra enferma Juana de Anda, a quien se llevó el Señor a las tres de la mañana el día 2, con las almas de[l] purgatorio. Luego que fue entrada la mañana, pasé a Mexico a mandar hacer [al margen: Noviembre 1708] unos calzones de gamuzas cervales que en Tescuco me habían aderezado en el tiempo que allá estuve. El siguiente día 3, sábado por la tarde, tuvo aviso el padre Borja de haberse venido a la hacienda de San Nicolas el hermano Sebastian García, casi moribundo de sus cursos; y temiendo el padre no se muriese allí, sin asistencia de remedios así espirituales como corporales, me llamó y me dijo que partiese a la mañana siguiente en mi caballo y lo pasase al noviciado de San Andres de Mexico. Díjome misa el padre Egidio una hora antes de amanecer el domingo cuatro, y sin desayunarme monté en mi castañuelo (que era el que me sacaba de cualquier empeño), y a toda rienda me puso en el pueblo de San Lorenzo cuando el sol salía (que no son cortas las tres leguas), en donde encontré con el enfermo que en hombros de indios lo conducían (por su mandato) a la hacienda de San Borja. Díjele la orden que llevaba de pasarlo a Mexico y que si gustaba lo llevaría embarcado por la acequia; respondiome que le parecía muy bien, y luego que llegamos juntos al pueblo de Stapalapa, me adelanté a Mexicalcinco, a concertar una canoa, la que tuve dispuesta con su toldo cuando el enfermo llegó al pueblo. Pagué a los indios que le traían desde Tescuco sus dos jornales, y a dos mozos de aquella hacienda les entregamos los caballos del gachupín Juan de Alzola y el mío, para que por tierra les pasasen a Mexico; y los tres nos metimos en la canoa que gobernaba un solo indio hasta [p. 257] que nos tuvo bajo de los balcones del palacio del virrey. Salté en tierra en la plazuela del Volador419 en busca de una silla de manos para llevar a mi enfermo desde allí al noviciado, y a pocas puertas que anduve, me la dio con grande gusto una señora al ver que quien la pedía era un jesuita; con la cual silla llevé al enfermo a San Andres, en donde entramos a las once en punto. Comió y comimos, y a las dos de la tarde vino a visitarle el doctor don Andres Zessarini, [al margen: Noviembre] siciliano de nación, protomédico que fue del ejército en Cataluña, y con lo que dijo del enfermo me partí luego para el hospicio a dar cuenta al padre Borja de lo que se había ejecutado. El día 18 se restituyeron a casa los padres ordenados que habían ido a la Puebla, y el día 20 se fue el padre Borja al agua de Tlapacoya y a la hacienda de Tescuco, donde estaba el hermano Francisco Cobos administrando aquello en lugar de nuestro enfermo, a quien administraron el santísimo viático la mañana del día 26, porque iba a grandes carreras caminando para la vida eterna, sin que los remedios le alcanzasen. El día de san Andres apóstol, a 30, dijeron sus primeras misas los referidos padres Lorenzo Alastuey y Joseph Grimaltos, el primero aragonés y el segundo valenciano, a quienes sirvieron de padrinos el padre Borja y padre Serrano.

168El día 7 de diciembre se fueron a Mexico por algunos días el padre Andres Serrano y el hermano Luis García; y el día 10 llegó noticia cómo el día 7 se había amarrado un aviso de España, en el castillo de San Juan de Ulua en la Veracruz. El día 11 acabamos de coger el maíz en las tablas del Xaral y fueron setecientas cincuenta sacas (o costales) de mazorcas, de cinco fanegas y media de sembradura. [p. 258] El mismo día pasó a Mexico el padre Francisco Fernandiz a curarse de las tercianas que padecía desde que estuvo en la Puebla.

169El viernes 14, a las nueve y media de la noche, fue Nuestro Señor servido de llevarse a mejor vida al hermano Sebastian García, de edad de cincuenta y tres años, quien dio el ser a las haciendas de San Borja y Soledad de Tescuco. Fue su enfermedad la que he ido refiriendo, que fueron nueve meses continuados de molestísimos [al margen: Diciembre 1708] cursos hasta que le quitaron la vida. El día 15 dimos fin a la siembra del trigo, que fue de ciento trece cargas y dos fanegas420, y el siguiente día 16 se llevó Dios al excelentísimo e ilustrísimo don Juan de Ortega Montañés, arzobispo de la diócesi[s] de Mexico, quien pasaba de ochenta años de edad421, y el mismo día murió también don Antonio de Flores, dueño y señor del molino que llaman del Rey. El día 18 vino a comer con el padre Borja el ilustrísimo obispo de Cebu, don fray Pedro Saenz de Landaverde, y el día 20 por la tarde enterraron al señor arzobispo. El día 23 se fue el padre Borja a la hacienda de Tescuco a entregar la administración al hermano Francisco Cobos, y el mismo día enterraron en Mexico a la mujer de don Alonso de Morales, gobernador de los estados del Valle de Guaxaca422. Y en casa se nos murió un indio filipino, natural de Cavite, llamado Pascual de la Cruz, a quien asistió en su lengua tagala el padre Andres Serrano. El día 26 vino a Mexico la noticia de haber desembarcado en el puerto de la Navidad el gentilhombre del navío de Philipinas, por quien tocaron la rogativa ordinaria en las iglesias de Mexico. El día 27, sin estar en casa ni el padre Borja [p. 259] ni el padre Serrano, se vino a comer el ilustrísimo de Cebu, porque el padre Borja no volvió de Tescuco hasta el día 29, y el padre Serrano se estaba aún en Mexico con el hermano Luis García. El mismo día que se restituyó el padre Borja al hospicio llegó también a hacer noche la recua de don Francisco de Orozco, que traía veinte mil pesos para Mexico, escoltados de treinta criados suyos, que marcharon a entregarlos el día 30 por la mañana, que no habrían sido muy del todo malas las veinte talegas para enterrar tanto difunto como en este mes se habían muerto, y para desechar el susto de seis o siete temblores que en el discurso de un año habíamos padecido.

Aventuras del año 1709 en San Borja, Acapulco y salida para España y Roma

170Comienzo este año con la alegrísima noticia (llegada a Mexico el día de la Circuncisión de Nuestro Redemp[t]or Jesu Christo) de estar amarrado el navío de Philipinas (Nuestra Señora del Rosario y San Vicente Ferrer) de los reales tamarindos de la Ciudad de los Reyes y puerto de Acapulco, a cuyo vaso gobernaba el almirante don Joseph Madaría. Repicose en Mexico y cesó la rogativa. El día 5 llegó el gentilhombre con los cajones de pliegos, y recibimos en San Borja las cartas a las nueve de la noche, porque se detuvo el hermano Veytia hasta que se las entregaron en palacio; y por estar la calzada inficionada de zaramullos rateros, le vinieron acompañando desde Mexico a San Borja don Estevan de Iguino y un guarda.

171El día 7 vinieron los oficiales reales a hacer la reseña acostumbrada de los padres que habían de pasar a Philipinas de misioneros. El día 11 [p. 260] a media noche envió el excelentísimo virrey un propio al padre Borja en que le daba noticia de haber saltado en tierra otro gentilhombre de la nao capitana de Philipinas, nombrada Nuestra Señora del Rosario, que una y otra se habían dividido el día de san Bernardo, 20 de agosto del año pasado423. Venía gobernando a esta el general don Juan Ignacio de Bertis y en su buque traía al padre Juan Bassilio Lochi y al hermano Pedro Alonso, que habían de pasar a Europa, de quienes recibimos cartas el día 14 con la llegada del segundo gentilhombre a Mexico. El día 18 supimos estar amarrada en Acapulco en compañía de la almiranta, por quien repicaron en Mexico aún más de lo acostumbrado. Este navío capitana fue quien condujo a Philipinas a los padres misioneros con quienes pasé yo desde España la Vieja a la Nueva, y el hermano Pedro Alonso fue y volvió a Philipinas en ella, que también fue compañero desde Cadiz a San Borja.

172Dispusieron entre el padre Borja y el padre Andres Serrano el que se hiciese [al margen: Enero 1709] rancho aparte para la comida en el viaje de los padres misioneros desde Acapulco a Philipinas, porque la misión antecedente lo había pasado trabajosamente en la comida y bebida en el discurso de su navegación, y que para prevenirlo en Acapulco era forzoso enviar con tiempo uno de los de casa que lo agenciase en dicho puerto. Señaláronme a mí (como el más inútil) para dicha comisión, y entregándome el padre Borja la instrucción para hacer el rancho y cien pesos para el camino, me partí de casa el día de san Sebastian, a 20, por la tarde, pasándome a dormir en la venta de Pancho el Puerco, frente de San Agustín de las Cuevas, en donde nos habíamos de juntar el encomendero424 y yo. Pero el dicho encomendero don Joseph Perez Navas, después de haberme dado aviso que [p. 261] madrugase el día 21 a las tres de la mañana, se durmió en el pueblo y se quedó con su comitiva, perdiendo el camino, por no caminar derechos. Yo salí a la hora dicha con el gachupín de Tescuco, Juan de Alzola. Y sin reposar, nos mamamos nueve leguas que cuentan desde la venta a la villa de Cuernavaca, en donde nos tenía prevenida la comida la mujer del alcabalero don Juan de Araníbar. Dormimos también en su casa, sin saber noticias de nuestro encomendero don Joseph; y a la mañana del día 22 marchamos nuestro viaje hasta que, [al margen: Enero] pasado el pueblo de Guichitepeque, [nos] encontramos con un riachuelo en que bebieron las bestias; quité el freno a mi caballo obscurillo, estando en medio del río, para que también bebiese; y en el ínter que se le puso el mozo al salir, se emboscó en un cañaveral la mula que llevaba con la cama y otros trastes sin que ninguno la viese. Largas dos horas anduvimos en su busca, hasta que (acaso) oí ruido dentro del cañaveral, siendo forzoso el apearme para reconocer lo que fuese, tan espesas estaban las cañas, que estaba dos pasos de la mula y no la podía ver, y esto a las 10 de la mañana, con un sol que nos quemaba. Vila, por fin, y estaba de suerte que ni podía pasar adelante, ni volver para atrás, ni recostarse de ningún lado, lo que me obligó a montar en el caballo y salir gritando a los tres mozos que por otras partes la buscaban. Vinieron los dos, y con un machete o cuchillo de monte, rompieron las cañas para sacarla, como en efecto se consiguió luego (esta fue una de las aventuras, pero presto tendremos otra, no menos considerable). Tomamos nuestra derrota, y al montar de una pequeña cuesta, nos apeamos el gachupín Juan y yo, marchando por su camino adelante los otros dos con su carga en busca del pueblo de Alpuieca425, en donde habíamos de hacer el medio día. Volvimos luego [p. 262] a montar en los caballos, y al llegar a la eminencia de la cuesta, vimos que se dividían dos caminos, y en lugar de tomar sobre la derecha, tomamos el de la izquierda, por el cual anduvimos cerca de tres leguas hasta que dimos con una ranchería de vacas, que preguntando a los vaqueros por el pueblo de Alpuieca, respondieron que estaba dos leguas de allí, y que asimismo, otras dos leguas al camino de Acapulco, pero si queríamos ir al camino y no al pueblo, avanzaríamos [al margen: Enero 1709] las mismas dos leguas, si bien por muy mal camino. Resolvime en no ir al pueblo, y enseñándonos los vaqueros una vereda muy angosta y nada trillada, subiendo lomas y bajando barrancas, venimos a dar, como a las tres de la tarde, con el camino de Acapulco, donde quiso Dios que de vuelta encontrada venían unos arrieros, quienes nos dijeron no haber encontrado a los mozos. Encargueles mucho pasasen por Alpuieca y les dijesen que les estábamos esperando a la sombra de unos árboles. Hiciéronlo como se lo dije, y poco antes de ponerse el sol, vinieron los mozos, y desde a caballo tomamos los dos un socorrillo barrigal que ellos traían consigo, porque desde antes de amanecer no había entrado en las dos barrigas otra cosa más que agua. Pasamos a dormir al pueblo de Amacuzaque426, y por ser su vecindad toda de indios bozales, nos fuimos a posar a casa del fiscal, en donde estando acabando de rezar el santo rosario con mis mozos y los indios, llegó mi encomendero, el señor don Joseph Perez Naváz, convidándome con su cena, la que no quise admitir por tenerla yo muy buena y posar él en lo último del pueblo, pero quedamos concordados de salir juntos la mañana siguiente del dicho lugar, en que tuvimos otra de las que llaman aventuras, muy parecida a las antecedentes.

173[p. 263] El día 23, a la una de la mañana, partimos de Amacuzaque más de veinte de cuadrilla, y luego que atravesamos el río, siguieron los que guiaban un camino sobre la derecha, que al haber andado como legua y media, reconocieron ir errados427. La noche estaba algo obscura, por lo que seguíamos los de retaguardia a las voces que daban los de la vanguardia, quienes para volver al camino enderezaron las proas por unos derrumbaderos casi impenetrables, cayendo [al margen: Enero] y levantando así jinetes como mulas de carga a cada paso, lo que nos obligó a todos ir tirando de los cabestros las bestias. Amaneció el día claro antes de volver al camino, en donde echamos [de] menos un religioso mercenario, llamado fray Francisco de Almansa, y un secular que habían tomado otra vereda; y no parecieron hasta las diez de la noche en el pueblo nuevo, a donde estábamos los demás para cenar. Aquí tuvimos grande fiesta con el fraile sobre un medio real que dio a un indio para que le comprase unos plátanos, los cuales no ha visto hasta el día de hoy, aunque nosotros los vimos. El día 24 fuimos a hacer medio día en el pueblo de Palula, lugar de muchos alacranes, y debe de ser sin duda lo que dice un historiador, ¿que las hojas de los árboles se convierten en alacranes? Pero no es lo mismo convertirse las hojas, que ser (por su clima) el país a propósito para criarse. Salimos tarde de este pueblo y llegamos muy de noche al río de las Balsas428, en donde después de haber pasado, descansamos un rato, tomando la marcha antes de la una, o poco después de media noche para entrar y salir con la fresca de la impenetrable cañada del Sopilote, que por la infinidad de mosqui- [p. 264] tos y por ser el calor en sumo grado no se puede andar de día. A las 8 de la mañana entramos en el pueblo de Zumpanco429 y descansamos hasta el anochecer, que tiramos nuestra derrota para el pueblo de Chilpancinco430, pasando al amanecer del día 26 por los estados de Matzatlan431, poseídos del señor medio mulato don N. Hurtado de Mendoza. Hicimos el medio día en la venta de Acahuizotla432 [al margen: Enero 1709], y por tener el mal camino que llaman de los Capones, partimos algo temprano a dormir en la venta de Cuahuiniquilapa433, de donde salimos a media noche, amaneciéndonos el día 27 al pasar por el pueblo de Dos Caminos434. Comimos en la venta del Cacahuatal y, pasando el río del Papagayo, como también su intolerable cuesta, bajamos a dormir a la venta del Peregrino435. Salimos de aquí a las diez de la noche y a las 6 de la mañana del día 28 nos hallamos en la venta de los Dos Arroyos436, seis leguas solas de Acapulco, las que anduvimos con lo riguroso del sol, entrando en la Ciudad de los Reyes437 como a las tres de la tarde, con muy poca diferencia. Fuime a posar a la casa de don Francisco Perez Naváz (tío de mi encomendero), que estaba determinada para hospedar la misión. Hallamos en ella al padre Juan Bassilio Lochi, solo, por haberse llevado Dios al hermano Pedro Alonso dos días antes de llegar al puerto, a quien traía Su Reverencia por compañero para pasar a la Europa438. El día 29 pasé a visitar al general don Juan Joseph de Veytia439 y a los oficiales reales, como también al general y almirante de los dos navíos de Philipinas, para quienes traía cartas de favor del padre Borja, a fin de que me ayudasen en lo que se me ofreciese. [p. 265] El día 2 de febrero entró en el puerto un navichuelo del Peru, de quien era capitán un valenciano, al cual dieron por decomiso [al margen: Febrero] los oficiales reales, porque era de españoles y tener prohibidos los comercios de la Nueva España con los del reino del Peru440. El día 6 se despachó un correo para Mexico, y el día 8 llegó al puerto otro que envió el excelentísimo virrey, quien nos trajo cartas al padre Lochi y a mí, por donde se resolvió Su Reverencia partir de Acapulco para Mexico el día 13, que fue Miércoles de Ceniza; y el jueves siguiente, a las 3 de la mañana, tuvimos un temblor de tierra muy espantoso, pero duró poco tiempo.

174Luego que salió el padre Lochi, comencé yo a dar principio a la instrucción del padre Borja, sin sosegar de día ni de noche en busca de tinajas y botijas para prevenir la aguada necesaria, desde Acapulco a Philipinas, a 23 jesuitas que se habían de embarcar, y estas no las podía hallar por ningún dinero, a causa de estar en el puerto tres religiosos de San Pedro de Alcantara441, desde principios de enero, haciendo la misma diligencia para 34 misioneros que de su religión pasaban a Philipinas. Lo que trabajé en el puerto fue sin considerar lo destemplado de su clima, siendo como es tan ardiente, pero me asistió la Divina Providencia, dándome la salud más que robusta, pues en cerca de tres meses que allí estuve no me dolió (gracias al Señor) siquiera un dedo de la mano. Y es de advertir que los padres franciscanos eran tres, y hacían el rancho (como he dicho) para 34, y yo era solo para 23 jesuitas, y embarqué doscientas vasijas más de aguada que [p. 266] sus paternidades, con tener un mes de tiempo más que yo, y esto que me tuvo engañado el reverendo cura de Acapulco con cien botijas peruleras que hasta hoy no han parecido. El día 18 entró en el puerto otro navichuelo del Peru, a quien le sucedió [al margen: Febrero 1709] lo mismo que al pasado, y el día 23, a mediodía, se pegó fuego a la enramada del sargento mayor don Juan de Arreses, en que se quemaron ricas y buenas alhajas. El día 25 visitó don Juan Joseph de Veytia, acompañado de los oficiales reales, la nao almiranta, para que diesen principio a cargarla y el día 28 hicieron lo mismo con la capitana Nuestra Señora del Rosario.

175Teniendo ya dispuestas 130 tinajas, 230 botijas y algunos barriles con agua bien curada y mejor tapada, dispuse el llevarlas a la playa del día 6 de marzo; y a la mañana del día 7, después de tomar una jícara de chocolate dos horas antes de amanecer, me fui a recoger la mulatería de Acapulco, siendo por todos 50, y con ellos embarqué mi aguada, en que me hicieron perder los estribos la canalla de tanto mulato, porque ganando de jornal dos pesos y medio cada uno, y los arrum[b]adores a tres, no había remedio de hacerles trabajar a derechas. Bien es verdad que llevaron algunos palos de mi mano, pero también me costaron dos fieros golpes en la espinilla derecha que me hicieron andar cojo largos ocho días. A las dos de la tarde concluimos la faena y me fui a comer a casa, sin tener en la barriga más que el chocolate arriba dicho; estábamos en Cuaresma, y era tiempo de penitencia, pasándolo por ayuno, como todos los demás días.

176[p. 267] El día 9 llegó la recua con noventa cargas de diferentes géneros así para el rancho de los padres como los situados de Philipinas y Marianas que el padre remitía desde Mexico. Descargaron en la playa por la mañana luego que llegaron, y a la tarde fuimos el encomendero y yo a dividir marcas y apartar cajones; el uno sus [al margen: Marzo] situados y el otro lo que pertenecía al rancho de la misión. Amaneció el domingo 10, y por darme prisa don Joseph Juan de Veytia para el embarque, llamé al contramaestre de uno de los navíos peruleros, quien con doce negros en su lancha me embarcaron mi rancho con alguna conveniencia y sin ruido ninguno, porque trabajaba un negro tanto como seis mulatos, lo que me obligó (además de su paga) [a] darles un frasco de aguardiente.

177Embarcado ya mi rancho y tre[s]cientas y setenta vasijas de agua, me parecía esta muy poca para tan larga navegación, y así comencé de nuevo a no dejar rincón en Acapulco que no reconociese en busca de más tinajas y botijas, pero por grandes diligencias que hice no pude conseguir ninguna. Sabiendo don Juan Joseph de Veytia el desconsuelo mío, y que no cesaba de correr las calles de noche y de día y con el rigor del sol, se compadeció de mí en esta forma. Pasaba yo una mañana muy desalado por delante de su puerta (si era o no era de día), de que fue avisado Su Señoría por uno de los de su guardia; mandome llamar y comenzó a darme vaya sobre el no tener habilidad de buscar tinajas. Que quise, que no quise, me hizo tomar chocolate con poco sosiego mío, y después de grandes chanzas (porque le debí, lo que no es creíble) me dijo que [p. 268] fuese al tonelero del rey, y que de su parte le pidiese las pipas que hubiese menester: ¡no es decible lo que me consoló esta palabra! Pasé al punto en busca del tonelero, quien me respondió que las pipas allí las tenía de sobra para el año siguiente, pero que si las quería, le había de hacer una obligación ante el señor tesorero de ponérselas en Acapulco para el mes de diciembre siguiente. Tuve mi poca de dificultad en hacer dicha obligación, y por no tener licencia para tanto de mi superior padre Borja. Pero venciome la urgente [al margen: Marzo 1709] necesidad y le dije al tonelero fuésemos a hacer la dicha obligación en casa del tesorero. Hicímosla en toda forma, y luego se pusieron a fabricarlas (o armarlas) cuatro de sus oficiales, dándomelas en tres días concluidas; las que mandé luego curar con agua salada y dulce, y llenas las embarqué el día 15 de marzo con no pequeño trabajo por estar el navío cargado y haber comenzado a venir los padres de la misión el día 14 por la tarde, y entre quince y dieciséis acabaron de llegar, cerrando la tropa el padre Andres Serrano. El día 17 despaché la recua con noventa cargas de fardos de diferentes vecinos y mercaderes de Mexico, porque hice en Acapulco todo género de oficios. El día 18 dieron los padres principio a una fervorosa misión, en que se hicieron grandes conversiones, según los mismos padres me dijeron, estándose hasta las diez de la noche en la iglesia de San Nicolas, oyendo confesiones a la multitud de gente.

178El día 22 entró en el puerto el señor Ursua, conde de Lizarraga442, quien pasaba por gobernador de las islas Philipinas, y con su llegada trataron los mercaderes, así chinos como españoles, de poner los [p. 269] precios a las mercadurías, abriendo su feria acostumbrada, porque hasta este día estuvieron todos de mal pergeño; y fue en Domingo de Ramos, la cual noche me preguntó un oficial de los navíos que cuándo entraba la Cuaresma, por donde se puede colegir ¡que tales andaban sus cabezas engolfadas en sus intereses! El día 26, Martes Santo por la mañana, amaneció con un fiero calenturón el padre [al margen: Marzo] Francisco Fernandiz, declarándose a la noche ser especie de tabardillo; proseguía la fiebre con más actividad y nos hallábamos sin médico en Acapulco443. Había un medio arbolario, francés de nación, para pasar a Philipinas, a quien llamamos el día 27 por la tarde para que le visitase. Aplicole algunas medicinas que él tenía, que aunque hicieron el efecto que pretendía, no alcanzaron a la malignidad de la fiebre. Resolviose el jueves por la tarde en darle al enfermo unos polvos, con una cucharada de espíritus de aguardiente, surtiendo de esto tan buen efecto que amaneció el Viernes Santo libre de calentura y se levantó de la cama aquella tarde al oír la pieza de leva que disparó la capitana.

179El Sábado Santo, a 30, dispusieron así los religiosos franciscanos como nuestros jesuitas y también el ilustrísimo cura de Acapulco de concluir con los divinos oficios un poco temprano, para llevar con toda solemnidad, desde la iglesia a los navíos, las dos Divinas Señoras, ambas con la advocación del Rosario; y en ese tiempo embarqué las camas de los padres y los tres enclenques, medio enfermos. Volvime a casa, a darles de comer, y a las once les tuve a bordo de la almiranta, porque en la capitana iba el señor conde [p. 270] de Lizarraga y los 34 religiosos franciscanos, de quienes se embarcaron muy enfermos los tres que hicieron su provisión en el puerto de Acapulco, y el uno (según supe después) se le llevó Dios en el viaje. A la una de la tarde del dicho Sábado Santo, a 30, se hicieron a la vela los dos navíos, fulminando volcanes por sus costados [al margen: Marzo 1709], respondiéndoles en la misma forma la real fortaleza o castillo de Acapulco; y a las seis de la tarde les perdieron de vista las vigías o centinelas de la mira porque salieron con admirable viento fresco y en popa. Dios les llegue a puerto de salvamento, que yo me quedo solo, triste y melancólico, como tamborilero sin gaita ni danzantes, ajustando cuentas y pagando deudas contraídas de las provisiones hechas; que para si ofreciere en algún tiempo, quiero poner en este diario de varias aventuras unas advertencias para gobernarse en Acapulco el que quisiere ejecutarlo, como también lo que el padre Borja remitió desde Mexico, y lo que yo compré en el puerto para los 23 jesuitas que pasaron a Philipinas, que de los catorce del folio444 252 y el padre Serrano quince, dio la provincia de Nueva España los seis siguientes, si bien los dos recibió el padre Serrano. Padre Ignacio Ibarbuen, padre Ignacio Crespo, padre Baltasar Rubio, padre Constantino Carreras, hermano Pedro Aranguren y hermano Luis de la Puente, coadjutores y novicios. Añadiéronse también dos padres franceses que pasaban a la China, padre Alexandro Cassalés y el padre Pedro Fabro, que hacen el número de 23 religiosos. Agregose a los padres el capitán don Estevan de Yguino445, de quien [p. 271] he hablado en otras partes, etc.

Rancho que se remitió de Mexico

Cuatro cajones de garbanzos.

Dos barriles de longanizas.

Dos cajones de frijoles.

Un barril de almendras.

Dos cajones de orejones.

Un barril de pasas.

Dos de cajetas de dulce.

Una frasquera de anises.

Cuatro cajones de queso.

Una frasquera de mistela.

Dos cajones de habas.

Una frasquera de botica.

Dos de lentejas.

Dos cajones de bizcocho dulce.

Siete de jamones.

Dos de harina floreada.

Uno de papadas.

23 docenas de platos y escudillas.

Dos cajones de frijoles.

Un barril de almendras.

Treinta de bizcocho blanco.

Tres ollas de cobre, una de 25 porciones,

Dos de bizcocho negro.

otra de 12 y otra de ocho.

Cuatro de chocolate.

Tres peroles, uno de media arroba de agua, otro de 6 libras, y otro más pequeño.

Un cajón de ajos.

Dos sartenes, dos trébedes.

Uno de bizcochuelos.

Unas parrillas, dos asadores.

Uno de bizcotelas.

Dos morillos, cuatro cuchillas.

Un barril de aceitunas.

Dos cucharas grandes y dos llanas.

Seis cuñetes de alcaparras.

Dos espumaderas, dos torteras.

Cinco cajones de ropa blanca.

Cuatro chocolateros o jarros.

Mil pies de puerco.

Y el horno, que se les quedó olvidado

390 lenguas de puerco.

en San Borja, para cuando pase

Cuatro barriles de vino.

otra misión.

Un cajón de jabón.

Lo que yo compré en Acapulco, lo iré

Dos barriles de manteca.

poniendo a la vuelta, solo lo que les

Dos barriles de chorizos.

embarqué, para su alimento en el

Cuatro barriles de lomos.

viaje hasta las islas Philipinas.

[p. 272] 130 tinajas llenas de agua.

[p. 272] Nueve terneras grandes.

230 botijas para lo mismo.

Trece pesos de zacate.

Doce pipas de a 10 tinajas.

Treinta carneros.

Cuatro barriles con agua.

Una carga de naranjas.

Sesenta pesos de leña.

Una carga de limones.

Quinientas gallinas446.

Dos cargas de sandías.
Ciento cincuenta calabazas.

Mil huevos, 20 costales de salvado.

Dos arrobas de velas de cera.

[al margen: Año 1709] Seis tinajas, vino de coco.

Seis libras de pimienta.

Cinco botijas de vinagre.

Seis libras de canela.

Una de tomates con vinagre.

Una libra de clavo.

Catorce arrobas de arroz.

Seis docenas de tecumates [sic].

Dieciocho arrobas de azúcar.

Seis cuchillos de cocina.

Treinta arrobas de pescado róbalo.

Dos trébedes y un rallo.

Cuarenta arrobas de carne salada.

Un almirez y una bandeja.

44 almudes de sal.

Una caja para la cocina.

Cuatro cargas de cebollas.

Una para la ropa de mesa.

Cuatro tinas, y seis baldes.

Dos docenas de peines.

Dos frasqueras con 30 frascos.

Dieciséis tablas de manteles.

Una botija de aguardiente.

Trescientas y ochenta servilletas.

Cinco gallineros para las gallinas.

Dos frasquitos de agua de la reina de Ungría447, y seda, hilo y agujas, y

Cincuenta ollas de barro.

cincuenta baratijas más que en el

Doscientos y veinte cocos.

puerto se gastaron; las cuales no las

Cuarenta lenguas de vaca.

pongo, porque no se las llevaron,

Tres docenas y media de jarros.

pero sí me despojaron de calzones

Dos docenas de vasos de vidrio.

y sombrero, que no puede ser mayor

Ocho leones o tigres448.

aventura que pedirle a un hombre

Dos jaulas para ellos.

los calzones y alargarlos luego sin

63 tablas para los catres.

ninguna resistencia.

Cuatro cargas de plantanos [sic].

Veinte fanegas de maíz.

Advertencias para Acapulco

180[p. 273] Primeramente digo que el que cuidare de hacer provisión o rancho para alguna misión de jesuitas en el puerto de Acapulco, la cual haya de pasar a las islas Philipinas, que luego que llegue a dicho puerto, la primera diligencia ha de ser el prevenir la aguada necesaria para la misión, regulando para cada sujeto desde Acapulco a Philipinas a veinte tinajas o botijas peruleras449, y porque ya traen pocas los navíos, es preciso buscarlas por las casas de dicho puerto, y este es el mayor trabajo, porque no se hallan vasijas, y en caso de no hallarlas, prevendrá con tiempo pipas o barriles de madera que hagan el cómputo de dicha aguada. El año que yo estuve, embarqué como doscientas cincuenta botijas en que entraban cuatro barriles, ciento treinta tinajas y doce pipas para veintitrés jesuitas.

181Las gallinas se deben concertar en el camino, (esto es) que las deje prevenidas en Zumpanco o en Chilpancinco para que se las tengan puestas en Acapulco ocho días antes que salga la nao, y para esto es forzoso dar adelantado parte del dinero a la persona con quien las ajustase. Cuando yo estuve se ajustaron y encargaron al cura de los dos pueblos referidos, quien me puso en el puerto quinientas, a cuatro reales cada una, y allí valían a peso y no se hallaban. También me remitió el dicho cura mil huevos a corto precio según se vendían en Acapulco. Pero no se valga para estas cosas de ningún alcalde mayor, ni cosa semejante, porque le venderán gato por liebre, o no le cumplirán la palabra. (Yo no me valí de ninguno). Para cuando las gallinas lleguen al puerto, tendrá hecho un [p. 274] corralito de latillas450 cubierto con petates, en donde puedan estar con desahogo; como también salvado y maíz para que coman, y así le pondrán algunos huevos y no se le morirán.

182Si pudiere concertar el maíz en el camino será mucho mejor, que si embarca quinientas aves, son necesarias veinte fanegas para el viaje, y otras tantas de salvado; que esto, con más conveniencia, lo hallará en el puerto si lo busca con tiempo, porque a lo último todas las cosas van más caras, y con el peligro de quedarse a la [al margen: Año 1709] luna de Valencia451. En caso de no concertar el maíz en el camino, habrá de mortificarse en ir todas las mañanas a la plaza y comprarlo de seis en seis almudes, porque con la falta de este género, no deja la justicia llevar a nadie más que seis almudes; y si por vía de la plaza no lo puede conseguir todo, procurará tener amistad con alguno de los guardas (y si puede ser, con el guarda mayor), se lo harán traer a casa por cargas al precio que se vendiere en la plaza. Las cebollas, azúcar, arroz, leña, calabazas, etc., con más conveniencia se halla en Acapulco que traído de otras partes, si ya el cura no se mete de por medio, porque a mí me engañó con las cebollas como engañan los gitanos con los jumentos, por lo que es preciso huir de curas y frailes de aquel país; dígolo por experiencia en mí, que no me lo han contado. Las sandías, plátanos, limones, naranjas y otras frutas que se hubieren de embarcar se ha de valer de alguno de los vecinos de Acapulco con bastante tiempo para que no le hagan falta en estas cosas, de tres a cuatro [p. 275] días antes que parta el navío, porque no sirven si no es para allí; y si se traen antes al puerto, se le pudrirán con grande facilidad.

183La carne de tasajo y pescado róbalo también se halla en el puerto entre sus vecinos; la cual se puede embarcar anticipadamente cuando embarcare el rancho que le remitieren de Mexico, como asimismo la aguada, juntamente con la leña, porque se arruma lo uno con lo otro en la bodega de la nao. Los huevos que embarcare los ha de poner en tinajas que llaman encalichadas, que estos se componen con la sal para que se mantengan, poniendo una capa de sal y otra de huevos. Luego que tenga en casa las vasijas para la aguada, las hará ir llenando de agua, y de cuatro en cuatro días lo hará derramar, probando el agua de cada una, y la botija o tinaja que tuviere mal sabor se apartará, sirviendo estas para el arroz, azúcar, sal y huevos. Y si hubiere otras que ni del todo son buenas, ni del todo malas, se llenan de agua y se señalan para lavar la carne en el viaje y beber el ganado, como terneras, carneros y gallinas. Pero la que ha de servir para beber los religiosos misioneros ha de procurar que sea buena, y con su marca separada. Las cebollas, ollas de tierra y otras cosas quebradizas se embarcan en tancales, que se hacen de latillas para que no se maltraten.

184Al mismo tiempo que se fueren recogiendo las vasijas para el agua, tendrá prevenido la brea y manta de Ilocos452 para taparla; y si no se halla de Ilocos, también sirve la manta lanquina453, de que suele abundar en tiempo de nao Acapulco; y la brea también la venden allí, aunque cara; yo compré nueve arrobas para la aguada dicha. [p. 276] Tendrá hechas con tiempo en la casa las barbacoas454 para que duerman los padres cuando lleguen a Acapulco, las cuales se hacen de horcones y latillas a manera de tablados de soldados, y encima sus petates para que no padezcan los colchones, y asimismo, colgará otros petates delante de las barbacoas para vestirse y desnudarse con decencia religiosa los padres de la misión.

185Tendrá prevenido con tiempo quien les guise la comida los días que allí se detuviesen, concertándolo de antemano con alguno de [al margen: Año 1709] los vecinos. El año que yo estuve pagué por cada sujeto al día un peso, dándoles cinco platos al mediodía y cuatro por la noche, sin vino ni pan, porque esto se compra aparte, y para el pan es necesario tenerlo apalabrado y seguro porque no le haga falta cuando los padres lleguen, como también quien les lave la ropa.

186Si de Mexico no remitieren ropa de mesa para el viaje, comprará elefantes455, de que hará manteles y servilletas las que hubiere menester. Yo hice 16 tablas de manteles de a cinco varas y cerca de cuatrocientas servilletas con seis piezas de elefantes, cortando las servilletas de tres palmos de largo y estos partidos por medio, con que de cada tres palmos sacaba dos servilletas.

187Si hubiere de embarcar limones456 (que son necesarios), embarque los menos que pudiere (en ser), siendo lo más acertado exprimirlos en frascos, dejándoles de llenar cerca de dos dedos de agrio, y acabarlos de llenar de aceite para que se mantengan el tiempo que quisiere; esto se hace en ratos desocupados, aunque le aseguro que tendrá bien pocos, porque yo no los tuve y puede ser que otro no los [p. 277] tenga.

188Lo más principal de todo es el saber con tiempo la conveniencia de la nao en que han de pasar los padres, para tenerles hechos los catres antes que lleguen al puerto, y haciendo esta prevención al principio, pedirá a los oficiales reales las tablas y clavos necesarios para hacerles, porque el rey lo da; y si se aguarda (como yo me aguardé, pero no por mi culpa) dan por excusa los dichos oficiales reales que ya no hay ni clavos ni tablas; ¡y es forzoso comprarlo todo muy caro en el puerto! Y por lo que sucediere, se llevará de Mexico (como yo lo llevé) a lo menos quinientos clavos que llaman de barrote y otros tantos de medio barrote, seis candados grandes para camarotes y dispensas, seis para cerrar los gallineros y otros seis para tinajas o martabanas457, que estos doce no importa que sean medianos, dos docenas de gonces bien fornidos, con otras tantas armillas para gallineros y camarotes, etc.

189Suponiendo que todo el matalotaje de comida, bebida, etc. se ha de embarcar en la bodega de la nao, prevendrá de antemano un camarote que sirva de despensa en él entre puentes o cerca de la cámara en donde fueren los padres, que sea algo capaz, en el cual dejará de todas cosas comestibles cuando embarcare el rancho, por lo menos lo necesario para una semana, porque al principio de la navegación se halla el navío muy ocupado de diferentes trabajos, y no podrá bajar a la bodega el que llevase el cargo en el viaje cuando quisiera, y así esta prevención es muy esencial, como lo es también [p. 278] el que las martabanas que fueren en el combés para que beban los padres vayan bien ajustadas las tapaderas y candados, y bien aforradas por fuera, porque como ordinariamente se embarca mucha canalla, hacen agujeros y hurtan el agua con gran sutileza.

190El día que embarcare la aguada, tendrá paciencia de estarse lo más del tiempo al bordo del navío, con una listica en donde irá contando las tinajas y botijas que fuere bajando a la bodega, [al margen: Año 1709] y tendrá cuidado no se las rompan los mulatos al subirlas y bajarlas, porque es gente sin razón ni pelo de juicio; a mí no me rompieron más que una sola tinaja. Pero advierta que en la playa se reconoce todo cuanto se embarca y le registrarán tinajas y botijas por si embarca algún dinero, lo que no admitirá de ninguno por cuantos empeños tuviere; y así se franquea todo a los guardas para su registro, pero será bien tenerles contentos, porque lo hagan pacíficamente y no le rompan las vasijas; pero si se resiste con ellos a su reconocimiento le romperán las que quisiesen, como yo lo vi con algunos que se resistían, quedándose quebradas las tinajas y los señores guardas muy alegres. Tendrá cuidado de que se remita desde Mexico todo recado de cocina, porque en Acapulco no se hallan cosas de hierro como son rallos, almirez, trébedes, cuchillos, etc.

191Si quisiere mirar por su salud, tenga cuidado de no comer ningún género de frutas, y en especial melones y sandías, de que suele abundar la plaza. Yo no las gusté en cerca de tres meses que allí estuve, y no me dolió un dedo (gracias al Señor) y advertía que se morían muchos por comer frutas, y los más con fríos y calenturas; este es consejo [p. 279] mío; cada cual se gobernará según su prudencia le dictare. En caso de que el que hiciere las provisiones en Acapulco se hubiere de quedar en Nueva España (como yo me quedé), se detendrá en el puerto lo menos que pudiere, por ser su clima nada favorable y faltar al instante que sale el navío para Philipinas todos los alimentos. Si tiene (como es forzoso que tenga) algunos trastes que conducir a Mexico en su compañía, no cargue las bestias de seis arrobas para arriba458, porque [no] viniendo a la ligera se hallará desaviado cuando menos se piense, como a mí me sucedió por cargar ocho arrobas en cada mula, precisándome en pueblos y ventas a buscar una bestia que me faltaba, y me detenía mucho tiempo. Y si para ir desde Mexico al puerto de Acapulco llevase cabalgaduras de la hacienda, y estas se hubiesen de quedar para la vuelta, las hará quitar las herraduras luego que llegue y entregarlas a un vecino de Acapulco para que se las lleve al agostadero, pagándole un peso al mes por cada cabeza; pero se obliga al dicho agostador a pagar la bestia que se le perdiese por el precio que su dueño pidiere por ella, para lo cual debe informarse [sobre] quién de los vecinos tiene buena fama de cuidar de las bestias en el agostadero. Y si por caso trajese algún caballo, vuélvalo a remitir luego a Mexico, porque así como las mulas se ponen gordas y lozanas en tierra caliente, los caballos se deshacen y generalmente se mueren todos. Si para volverse de Acapulco hubiere de alquilar mulas, prevéngalas con tiempo, determinando el día fijo que haya de salir, porque si aguarda a que el navío se vaya, no las hallará fácilmente. Y tendrá prevenido para ellas en casa algo [p. 280] de maíz para que coman el tiempo que descansaren; en el cual, si son las bestias de casa, se pueden volver a herrar para que hagan su viaje. Dirame cualquiera que leyere estas advertencias que todo esto es superfluo, porque cada uno tiene entendimiento para disponer un rancho de misión, y pies y manos para trabajarlo; pero le aseguro que yo me atarantaba a cada paso, y que no trabajará otro más que yo trabajé en dicho puerto, y si le pareciere que no, a las obras me remito; que yo trato de salir de Acapulco [al margen: Año 1709] para Mexico, porque me hallo solo y sin compañía, y con un sol que me abrasa, entre los mulatos y tamarindos459.

192Por temor de perder en el camino las tres misas de la Pascua de Resurrección, no quise partirme de Acapulco hasta el jueves cuatro de abril por la tarde, en compañía del gachupín Juan de Alzola, a quien sucedió la gran aventura en la cuesta del Atajo, sin ser yo sabedor de nada. Veníamos los dos muy contentos sobre nuestros rocinantes cuadrúpedos, en seguimiento de las dos mulas de carga que venían algo avanzadas, cuando en la mitad de la cuesta se apeó mi Juan, y yo proseguí solo mi camino hasta la venta del Atajo, en donde [me] encontré con mis gargas [sic]. Esperamos un rato a mi gachupín, y no venía, por lo que dije al mozo de mulas que era forzoso aguardarlo porque traía en sus cojinillos la prevención para cenar. ¡Llegó la noche y mi Juan no parecía! Pero llegó un pasajero de la Puebla y me dijo que mi mozo quedaba en la cumbre de la cuesta, sin sombrero y mal herido. Asusteme un poco, creyéndome que algún pícaro por robarlo le había dado algún golpe; asegurome el pasajero que no era cosa [p. 281] de ladrones, (porque no los hay por allí) y prosiguió su camino, sin decirme más palabra. Aquella noche la pasamos toledana, porque en la venta no había que cenar, y con el sustillo de no parecer mi Juan.

193Luego que amaneció el día 5, llegó a la venta don Ignacio Seneca, caballero vizcaíno, grande amigo mío en Acapulco, quien me dio noticia de venir cerca mi gachupín y contome su aventura. De allí a [al margen: Abril] poco, llegó mi Juan con un paño en la cabeza, que le servía de sombrero, y la cara ensangrentada. Recibile con una cara de herrero, pero sin hablarle palabra le quité los cojinillos de su caballo y los puse sobre el mío, sacando primero que almorzar en lugar de cena. Tomamos la marcha a la venta de los Dos Arroyos, en compañía de don Ignacio Seneca, quien me acompañó hasta Mexico, pero dos leguas antes de dicha venta (y pasada la de El Egido460) se cansó con la carga una de mis mulas; llegamos nosotros con la otra temprano a la venta, y descargada que estuvo, se la envié al mozo con el gachupín para que, dividida aquella carga, la condujese en las dos mulas, quienes vinieron con ella algo después de media noche, y a tiempo que con algunos coloquios que yo decía a un moribundo arriero acababa de expirar461. Hice diligencia con el indio ventero para que me buscase una mula hasta la venta del Peregrino (alquilada por mi regalado dinero) y mientras fueron por la mañana en su busca, nos fuimos, Seneca y yo, a lavarnos las piernas al uno de los dos arroyos. Llegó el mediodía y la mula no venía, por lo que le pedí al ventero me alquilase los caballos de posta que allí tenía; y si bien me puso [p. 282] grandes dificultades en alquilarlos, por fin se resolvió, no solo hasta el Peregrino, sino es media jornada más adelante para cumplir un día entero. Partimos de los Dos Arroyos después de comer el día 6, pasando a hacer noche a la venta dicha del Peregrino, en donde luego que cenamos nos acostamos sobre los transpontines con mucha paz y sosiego. Quedeme dormido al instante, y en el espacio corto de media hora me desperté, baldado de todo el cuerpo, sin poder mover [al margen: Abril 1709] piernas ni brazos, y gritando con intensísimos dolores, procedido todo del lavatorio de las piernas en los Dos Arroyos, que si me hubiera bañado todo el cuerpo, creo no habría sido tan malo. Como a las tres de la mañana del día 7 llamé al gachupín para que me calentase un poco de aguardiente perulera (de que traíamos provisión), y bien caliente, me froté con ella las coyunturas de los huesos, por ser lo más dolorido. Aliviome un poco, tanto cuanto me pude quedar dormido y descansé hasta las cinco, con poca diferencia, que me despertaron para tomar chocolate y prevenimos a la marcha, siendo forzoso ponerme sobre la mula cuatro hombres de buenas fuerzas. Subimos la gran cuesta del Papagayo, y para descenderla por la banda opuesta, quise hacer del hombre (como en efecto lo hice), apeándome de mi caballo postillón, con ayuda de vecinos. Bajé la dicha cuesta con grandísimo trabajo, arrimado de un bejuco porque no cayese en tierra, y el gachupín Juan de Alzola teniéndome del brazo, hasta que con la fatiga se calentaron los nervios y comencé a sudar por todo el cuerpo, con grande consuelo mío, aunque las piernas y brazos por todas sus coyunturas me dolían terriblemente, pero no obstante llegué a las márgenes del río, muy aliviado de mis intensos dolo- [p. 283] res, si bien la pierna derecha (que siempre estuvo dolorida, desde el porrazo de mi caballo zahonado) se condolió más desde esta mojada. Pasamos a hacer mediodía al pueblo de los Dos Caminos, en donde entregué los caballos de posta que traía de los Dos Arroyos, y alquilé una yegua para pasar adelante. Dormimos en la venta de Cuahuiniquilapa, y a la mañana del día 8 salimos en ayunas [al margen: Abril] hasta la venta de Acahuizotla, en donde tomamos un refresco así personas como bestias, para llegar a comer en los estados del señor mulato Hurtado de Mendoza, que fue en la venta de Matzatlán. Comimos, y sin reposar la siesta, caminamos con los rigores del sol hasta el pueblo de Chilpancinco, cuyo cura me estaba esperando sobre una valiente mula, media legua del lugar. Llevonos a su casa, en donde después de habernos regalado aquella noche y la mañana del día 9 le ajusté sus cuentas, pagándole los alcances de maíz, huevos y gallinas que me había remitido al puerto. Mucho me costó el hallar bestia que alquilar en Chilpancinco, pero por medio del señor cura y del teniente de alcalde la conseguí hasta Pueblo Nuevo. Partimos, Seneca y yo, del pueblo de Chilpancinco, con toda nuestra comitiva, como a las tres de la tarde, y pasando por Zumpanco al poner del sol, compramos bastimento para cenar en la impenetrable cañada del Sopilote, en cuyo medio hicimos alto, descargando las bestias y encendiendo fuego para rustir seis gallinas sobre las encendidas brasas, porque otro asador no había. Volvimos a marchar al instante que cenamos, y llegamos a las tres de la mañana siguiente al [p. 284] pueblo nombrado Mescala462, habitado de solos indios, porque son tantos la canalla de mosquitos que es inhabitable de gente de razón y blanca. Dormimos en la casa de la comunidad hasta las doce del día, cerrados cuantos agujeros había en ella y con fuego bastante de excrementos de animales para espantar la multitud de picantes avechuchos. Luego que partimos de este enjambre, pasamos con gran sosiego el rápido del río de las Balsas con [al margen: Abril 1709] excesivo calor, y en tres leguas que cuentan al Carrizal, se me asoleó mi caballo, forzándonos a detener hasta que el sol se cerrase en su ocaso. Volvimos a marchar muy poco a poco, y yo muy desconsolado, para el pueblo de Palula, en donde hallé mi consuelo, encontrando luego que llegamos a Joseph Lazcano con la recua que yo despaché en Acapulco. Dejele mi caballo cansado, para que al paso de las cargas lo condujesen a Mexico, y yo me llevé una mula de silla para seguir mi viaje. El día 11 nos fuimos a comer a Pueblo Nuevo y pasamos a hacer noche a la venta del Paxarito, en cuyo pobre albergue encontré (acaso) una mula de la hacienda, que al pasar para Acapulco el capitán don Estevan de Iguino con el padre Andres Serrano se la dejaron cansada, con orden de entregarla al mayordomo de la recua si pasaba para Mexico antes que yo. Sin saber yo palabra de dicha mula, me preguntó el ventero por mi nombre, y habiéndole respondido, me dijo que le pagase cinco pesos y algunos reales del gasto de dicha mula por el tiempo que allí estuvo; si como me pidió los cinco pesos, etc., me hubiera pedido veinte, se los [p. 285] habría alargado, por venir desaviado de bestias. Con esta buena aventura partimos de allí la mañana del día 12, pasándonos a comer en casa del indio fiscal del pueblo de Amacuzaque463, y por la tarde, antes de entrar en Alpuieca464, nos cogió un fuerte aguacero compuesto de truenos, relámpagos y granizo grueso, entrando en el dicho pueblo como unos pollitos mojados. Alquilé mula de [al margen: Abril] carga hasta el pueblo de Guichilaque465, y después de haber comido en la villa de Cuernavaca, nos pasamos a dormir a él. Por ser domingo el día siguiente, nos hallábamos confusos por no perder de oír misa y llegar a Mexico aquel día; pregunté al indio gobernador, en cuya choza posábamos, si tendríamos misa al amanecer. Respondió que no, pero que iría a hablar al padre, que llegaba de Cuernavaca para decirles misa en el pueblo, y le diría de parte de los pasajeros si la querría decir al reír del alba. Díjele que le dijese que si nos decía misa antes de amanecer, se le recogería la limosna y que yo me haría cargo de ella. Fue el indio, y le respondió que no podía decir dos misas en una iglesia y que la una sería a las nueve de la mañana. Con esta respuesta, nos acostamos (aunque en frío) resueltos a marchar a la media noche para llegar a misa a San Agustín de las Cuevas, cuando el fraile, o ya picado del interesillo de la limosna, o ya compadecido de que no perdiésemos la misa, nos envió un recado diciendo que si queríamos tener el trabajo de pasar a la ermita del Calvario, que nos diría la misa a las cuatro de la mañana. Respondí por toda [p. 286] la comitiva que se aceptaba la oferta, y se le agradecía a Su Paternidad Reverenda. Dormimos en tierra fría, con muy poco de calor, hasta las tres de la mañana, que me levanté a despertar los dormidos y a recoger mi limosna. Diéronme entre todos los pasajeros tres pesos y algunos reales, y yo les hice cuatro pesos y medio, pareciéndome ser bastante para un pobre religioso que profesaba pobreza; recogiéronse las tropas y marchamos a la ermita, en donde [al margen: Abril 1709] el santo religioso nos estaba ya esperando. Ayudele a misa, y al doblar el amito le puse en sus manos los cuatro pesos y medio, y lo dejamos dando gracias, marchando a nuestro pobre albergue a calentar las barrigas, para tomar la derrota que se ejecutó dos horas antes de amanecer, pues llegamos a Los Guardas cuando el sol salía (y no son cortas las tres leguas). Bajamos el arenal de Achusco466 con un sol que penetraba, que después de dos dedos de buena escarcha de la mañana, y cogernos de repente tan vehemente calor, fue estupenda cosa para pillar un resfriado. Comimos en la nombrada venta de Pancho el Puerco, en donde se echó la casa por la ventana, porque don Ignacio Seneca quiso hacer el gasto solo, pero al tiempo de ajustar las cuentas de todo el viaje (que lo tenía yo por asiento y había pagado hasta allí) no quise consentir en que lo pagase solo, pues me obligaba a hacer otro gasto y no teníamos en dónde. Salimos temprano de la venta y nos fuimos juntos hasta después de las Ánimas, apartándonos en Río Viejo, don Ignacio a la ciudad y yo para mi San Borja, conclu- [p. 287] yendo nuestras aventuras, domingo catorce de abril467, a las tres, con poca diferencia, de la tarde, que entré en la hacienda, en donde hallé buenos (gracias al Señor) al padre Borja, padre Lochi y hermano Veytia, si bien el padre Lochi todavía convaleciente de unas recias calenturas, que de recién llegado le dieron. El día 16 di las cuentas al padre Borja de mis recibos, gastos [al margen: Abril] y persona, con todas sus circunstancias, después de haber contado todas las fatalidades de ida, estada y vuelta de Acapulco.

194El día 22 fuimos el padre Lochi y yo al noviciado de Mexico, porque ya tenían dispuesto entre las dos reverencias que había de pasar yo a Europa, acompañando al padre Lochi; y habiendo de ir el día 25 a comer a San Borja los señores oidores don Juan Díaz de Bracamonte y don Francisco de Valenzuela, con otros de su audiencia, nos fuimos nosotros el día 24 por la tarde para lograr el fandango, porque no era justo que se lo mamaran solos.

195El día 29 por la tarde trasladaron con magnífica procesión y solemne fiesta la portentosa imagen de Nuestra Señora de Guadalupe desde su iglesia antigua a la nueva que se había fabricado para que con más adorno y mayor capacidad fuese venerada de los fieles la sacratísima Virgen. Repartiéronse las comunidades religiosas de la ciudad de Mexico para hacer una novena a la santísima imagen, en que se portaron todas con los mejores ingenios de sus casas para sacar los portentosos milagros en sus [p. 288] panegíricas oraciones.

196El día 15 de mayo comenzamos a segar con solos 17 gañanes, y por estar faltos de segadores, se dispuso el que marchase Luis de Leon con quinientos pesos en busca de indios al lugar ordinario de San Matheo Atenco, quien condujo el día 24 setenta, y algunos [al margen: Mayo 1709] que llegaron después, con los cuales dimos principio a la siembra del maíz el día 25 por la mañana en las tablas del Xaral; aunque es verdad que no se emplearon todos en dicha siembra, porque la mayor parte de los indios estaban cortando trigo. Poco después de mediodía llegó a casa don Domingo Cortayre, mercader, y nuestro encomendero en la Veracruz, quien se estuvo en casa medio incógnito por algunos días, hasta que consiguió pasarse a vivir a Mexico. Domingo 26, día de la Santísima Trinidad, salió de Mexico para la Veracruz el excelentísimo virrey, duque de Alburquerque. Y por haber tenido grandísimo descuido todo el mes de junio en apuntar algunas sobre aventuras, también lo tuve con la vuelta de Su Excelencia, que no me acuerdo cuándo fue; pero sí me acuerdo que caímos dos veces, en diferentes días, mi caballo castaño y yo, en la cuesta de Quaximalpa, y en la una faltó muy poco para romperme la pierna derecha, sobre quien sucedían todas las aventuras fatales.

197El día 3 de julio dimos fin a nuestra siega en la tabla grande como a las dos de la tarde, y se entretuvieron los indios con un [p. 289] toro en el potrero delante de la casa. El día 4 comenzamos a sembrar frijoles enfrente de la ferrufina y junto al tanque y se concluyeron el día 6. El día 8 vinieron a San Borja, para componer un cuento algo dificultoso, los padres Castilla [al margen: Julio] y Lossada, el corregidor de Cuioacán don Juan Antonio Valiente, don Blas Mexía, dueño del obraje de Mixquaq y su yerno don Juan de la Peña, quienes después de haber comido y haber ajustado su negocio, se restituyeron los unos a Mexico y los otros a sus casas. El padre Lochi se hallaba en la hacienda de Tescuco, divirtiéndose (mientras se disponían los navíos de flota en el puerto de Veracruz) en compañía del hermano Francisco Cobos, administrador de la Soledad, a quienes regalaban las superfluidades de aquellos empinados montes468 con mucha paz y sosiego. En los principios del mes de agosto, escribió el padre Borja al padre Lochi cómo habían pregonado en Mexico la salida de flota para el día 17 de septiembre sin falta ninguna, por cuya razón se vino al punto el padre Lochi a San Borja para disponer del viaje, aunque después dilataron la salida para 11 de octubre, y luego hasta el mes de noviembre, como lo veremos. [Al margen: Agosto].

198Viernes 23 de agosto y vigilia del santo apóstol Bartholome, estuvo la ciudad de Mexico en los peligros de un furioso y desesperado motín, siendo la causa de tan impensado accidente los hermanos betlemitas469, que por no parecer bien meterme en cuentos de frailes y en especial de las Indias, no cuento el cuento, porque otros lo [p. 290] escribirán con más energía al Supremo Consejo de las Indias en Madrid, que es donde todo para, se dice y se habla y ninguna cosa buena se resuelve, porque no saben los más (ni aun por mapas) qué cosa sean las Indias, si no es cuando llegan los botes de ungüento amarillo470 de la Tierra Firme, y los de ungüento blanco de la Nueva España471, que unos y otros, aplicados con la masa de Goaxaca472 y espolvoreados con polvos de Soconusco473, alegran los corazones y aclaran la vista a muchos de los supremos señores, etc.474.

199[Al margen: Septiembre 1709] A los principios de septiembre, nos fuimos a Mexico el padre Lochi y yo por algunos días a romper zapatos en busca de doscientos pesos que había de dar un caballero vizcaíno, quien siempre los tuvo a punto, y hasta hoy no les hemos visto. Volvímonos a nuestro hospicio sin un medio que asentar en el Libro de los embustes, y por traerme el dicho caballero de Herodes a Pilatos los meses de septiembre y octubre, con la ida de dos veces cada semana a su casa en busca de los doscientos, se arrinconó mi cuadernillo y no se asentó un maravedí tan solo.

200Estando para partir a la Veracruz, en los principios de octubre, tuvimos aviso de aquel puerto el día 3 con la fatal noticia de haberse sumergido en el mismo puerto el día 30 de septiembre algunos de los navíos; y los de más y de mayor fuerza se habían mucho maltratado por causa de un horroroso huracán que desamarró los bajeles, rompiendo los cables con que estaban asidos del castillo de San Juan de Ulua475, y por ser forzoso su [p. 291] reparo, siendo grandísimo el daño, fue también forzosa la detención de la flota, como asimismo la del padre Lochi y la mía, pues nos detuvimos hasta el día 29 de octubre, en cuyo intermedio dispusieron los padres de la provincia de Mexico el que partiesen a Europa los dos elegidos suyos, porque antecedentemente estaban resueltos a que no pasasen. Pocos días antes de nuestra partida, llegó de Roma la patente de provincial de la Nueva España al padre Antonio Xardon, que se hallaba rector del colegio del Espíritu Santo en la Puebla de los Angeles, e hicieron vicerrector de dicha casa al padre Juan de Palacios.

201El día de san Narciso, obispo y patrón de la ciudad de Girona en el Principado de Cataluña, a 29 de octubre, salimos de San Borja el padre Lochi y yo a dar principio a nuestras aventuras. Salionos acompañando el padre Borja sobre un cuadrúpedo castaño hasta el pueblo de los Reyes, y en otro algo más oscuro venía el hermano Veytia, y el autor en su castañuelo, siguiendo los tres al padre Lochi, que dentro de una litera venía recostado como un papa. En el dicho pueblo, nos tuvo prevenida el padre Borja una valiente comida, y después de haberla reposado un rato, se dispuso la despedida, en que no faltaron sus pocas de perlecitas, nacidas del cariño que al padre Borja le debo. Montamos a caballo, todos a un mismo [p. 292] tiempo, el padre Borja y el hermano Veytia para casa, y nosotros a la hacienda de Tescuco, en donde nos esperaba con cena el hermano Francisco Cobos. El día 30, después de comer, partimos juntos a hacer noche a la venta de Cordova, de donde la mañana del día 31 se despidió el hermano Cobos, y nosotros fuimos a tomar un refresco a la venta de Ríofrío, para llegar a comer a la venta [al margen: Año 1709] de Tesmeluca. Cogionos un estupendo aguacero en ella, por lo que no se pudo pasar aquella tarde de la villa de San Martín.

202El día de Todos Santos entramos en la Puebla; y por no faltar en algunas impertinencias que se ofrecieron, no partimos de aquí hasta el día 4 de octubre476 por la mañana, que salieron de la Puebla, acompañando a las tropas, el padre Andres Rezino y don Antonio Navarro, cura de la catedral, hasta los guardas de las Ánimas, en el [al margen: Noviembre] coche del mismo cura. Comimos en Amozoque, pasando (si bien muy tarde) a hacer noche en la hacienda de San Pablo, de quien se hallaba administrador el hermano Joseph Bás, natural de Ontiniente477, en el reino de Valencia. Regalonos aquella noche y el día 5 a comer, y habiéndonos proveído para el camino, partimos a dormir a la venta del Tío Barrera, que es un viejo de casi noventa años, extremeño de nación. Pasamos la noche muy alegre (aunque con mucho frío) por ser el viejo extremado, quien nos contó toda su vida y milagros, etc. El día 6, después de descendida la horrible cuesta de Maltrata478, [p. 293] nos bajamos a comer al pueblo del mismo nombre, en donde por ser habitado de solos indios, hubo alguna dificultad en aderezar la comida, que para hacerles traer una olla y algunos platos, fue preciso jugar de cuarta con los magnates del pueblo, y así que les calenté las costillas, me trajeron cuanto les pedí sin dificultad ninguna. Pasamos a hacer noche a la villa de Orizaba479, lugar por cierto de amenidad, hermosura y lindo temple. Estuvímonos en él hasta el día 7 por la tarde, que recreando la vista todo el camino [al margen: Noviembre] por la diversidad de los árboles frutales e infinidad de limones y naranjas, llegamos temprano a la nombrada villa de Cordova, que por lograr la misma diversión no partimos de allí hasta el día 8 por la tarde, pasando a dormir al pueblo de San Lorenzo, lugar de seiscientas familias, todas de negros y negras, sin que consientan en dicho pueblo otra especie de nación de mulatos, indios, etc. Y todo su gobierno político es a la moda de España, con la circunstancia de que en ser casados luego son don Pedro, don Juan, doña Catalina y doña Elena. Lo cierto es que no nos dejaron dormir aquella noche, porque la señora negra doña Mesonera estuvo muy inquieta con otras tres, tan blancas como ella, con la quimera de que doña Juana no la había vuelto la visita; nosotros no dormimos, pero lo pasamos con alegría, oyendo mil disparates con aquellas medias lenguas480.

203El día 9 por la mañana nos despedimos de los negros, y con el calor excesivo llegamos a hacer mediodía al rancho que llaman de las Vacas, adonde poco después llegaron también otros pasajeros gachupines, [p. 294] quienes con poder absoluto y echando fieros, quisieron matar una miserable gallina sin pedírsela a su dueño, quien se enfureció contra ellos de tal suerte que si el padre Lochi no se pusiera de por medio creo que daría fin de todos, aunque eran cinco y él solo; pero era un esforzado mulato que cuidaba solo del rancho de sus vacas sin dependencia de venta ni mesón. Los gachupines [al margen: Noviembre 1709] se fueron sin comer y con el rigor del sol, temiendo que el mulato no les jugase alguna pieza que no pudieran contar. Luego que se fue bajando el sol, salimos nosotros, y pasando por el paso que llaman del Obispo, que es algo dificultoso, entramos algo de noche en el pueblo de Cuitasta, en donde volví a jugar de cuarta481 con el fiscal, gobernador y topiles, porque no querían traer recado para personas y bestias; pero con la cuarta se les hace andar derechos y le bailan al pasajero con el agua por delante, pero si no anda la cuarta, ni agua ni vino482. Partimos de Cuitasta el día 10 antes de amanecer, si bien nos detuvimos a que aclarase un poco para vadear su caudaloso río, quien tiene fama de muchos caimanes. Llegamos a hacer mediodía al rancho o venta de Esperilla, en donde la infinidad de mosquitos no nos dejaban sosegar, por lo que nos precisó salir de tan infame paraje con los rigores del sol. Y al pasar por un pequeño riachuelo que salía de un charco grande, en cuyo medio hacía una isleta, en la cual estaban tomando el sol dos espantosos caimanes, que en solo verles los ojos, comencé [p. 295] a tener miedo de aquellos horribles monstruos; y mucho más cuando uno se dejó caer al agua y nosotros no la habíamos pasado, temiendo no fuesen de los que llaman carniceros. Llegamos temprano a la venta de Xamapa483, que por estar en la margen de un razonable río fueron inmensos los mosquitos que nos abrasaban, siendo forzoso mientras que cenamos encender fuego [al margen: Noviembre] de los excrementos vacunos para aplacar aquella furia; pero lo mejor del cuento fue que por librarse el padre Lochi de tanto picante avechucho, se metió en su litera para dormir algún rato, pero fueron tantos los enemigos, que le obligaron a desamparar el puesto, sin hallar refugio en ningún albergue, hasta que compadecido el ventero, le sacó un pabellón a la campaña, con el cual se libertó de la multitud y durmió con algún sosiego. Yo, que no les podía sufrir ni tolerar, mandé a los mozos que cargasen las bestias para irme, como en efecto se ejecutó antes de la medianoche, caminando con la fresca hasta legua y media de la Veracruz, en donde descargaron; y yo sobre las cargas dormí gran rato, en medio de aquel campo donde corría un viento leve, pero bastante para espantar los mosquitos. Esperé allí al padre Lochi, que llegó donde yo estaba poco antes de salir el sol, y poco a poco nos fuimos acercando a la ciudad de la Nueva Veracruz, entrando en el colegio como a las 8 de la mañana del día 11 de noviembre. El día 14 por la mañana llegaron también al colegio el señor inquisidor don Joseph de Cienfuegos y el padre Domingo de Quiroga con su compañero, el hermano [p. 296] Christoval de San Lorenzo, a quien habían señalado para pasar a la Europa por quedarse en Mexico enfermo el padre Alonso de Arrevillaga. Pero fueron (sin duda) los deseos del padre Arrevillaga de querer pasar a España tan vehementes, que la misma tarde del día 14 entró también en la Veracruz. Mientras se disponía la partida, hice el ajuste con el señor N. San Juan, [al margen: Noviembre 1709] veedor de la Veracruz, para que me remitiese al puerto de Acapulco las doce pipas (que ya dije) que quedaba debiendo el año pasado, que después que se las pagué salí contento de aquella afortunada aventura.

204El día 17 fueron convidados a comer los padres procuradores de Mexico y el padre Lochi al navío de Monsiur de Noroña, nombrado el Apollon484, en cuyo buque habían de pasar a España los padres mexicanos. El padre Lochi y yo teníamos el Triton, que comandaba Monsiur de Dudresné. El día 18 se embarcó en su capitana la excelentísima doña Bernarda de Roxas, mujer del almirante general don Andres de Pez, quien había de gobernar la flota hasta ponerla en España. El día 19 por la mañana llevé a bordo todo nuestro matalotaje; y por la tarde disparó la capitana de barlovento485 la primera pieza de leva para dar calor a muchas cosas que faltaban que embarcar, no cesando un solo punto de día ni de noche botes y lanchas de la flota, hasta la hora deseada de salir del puerto, que se hizo con el favor de Dios como se verá por el derrotero que se sigue.

Derrotero o diario de la navegación que hizo la flota desde el puerto de la Veracruz a Cadiz, la cual se hizo a la vela el día 21 de noviembre de 1709, gobernada por el almirante general don Andres de Pez y su piloto mayor

205[p. 297] Jueves 21 de noviembre, día en que la Santa Iglesia celebra la Presentación de Nuestra Señora, después de haber dicho misa los padres procuradores de Mexico y Philipinas, y almorzados unos y otros, como a las siete de la mañana, nos despedimos de los padres del colegio para irnos a embarcar. Llegamos juntos al muelle y de allí nos dividimos: los padres Arrevillaga y Quiroga tiraron a su Apollon, y el padre Lochi y yo nos fuimos en una lancha a nuestro navío Triton. Ya dije que gobernaba el Apollon el almirante real Monsiur de Noroña, y el Triton el almirante real Monsiur de Dudresné, y así el uno como el otro eran franceses de guerra. A las doce, con poca diferencia, fuimos saliendo un navío detrás de otro, siguiendo a la capitana de barlovento, que con repetidas salvas de toda su artillería se iba despidiendo del castillo de San Juan de Ulua, correspondiendo la dicha fortaleza en la misma forma con intrépidos disparos. Tenían en la punta de Diamante, sobre el baluarte que mira al norte, colocada en un pabellón, la sacratísima imagen de la advocación del Rosario486, echándonos su bendición. [p. 298] Salimos con muy leve viento, y luego que fue de noche, comenzó a refrescar el leste nordeste, quien nos favoreció hasta el domingo 24 a la medianoche que, de repente, se cambió al norte y tan furioso que nos hizo velar sin ganas, amaneciendo el día 25 con muchas embarcaciones menos en la conserva, y en particular el navío del capitán don Pedro de Cordova y otro que llamaban del fraile (porque lo gobernaba uno), quienes fueron causa de virar los demás para buscarles hasta cerca de la noche, que no pudiendo dar con ninguno [al margen: Noviembre 1709] se volvió a virar bordo, en seguimiento de nuestra derrota. El día 26 por la noche calmaron vientos y mares, dejándonos al mismo tiempo a oscuras y sin candil hasta el día 27, que comenzó a soplar el viento nordeste por las proas, obligándonos a mantener, tirando bordos, casi siempre en un paraje, por no desandar lo andado. Amanecimos el día 28 con calma muerta y lo mismo los días 29 y 30, y con ella, a cosa de las nueve, hicieron salva los navíos al señor almirante general, por llamarse Andres y ser su santo.

206El primer día de diciembre por la noche refrescó el viento por la banda del nordeste, contrario a la navegación, amaneciendo el día 2 con norte desesperado, con vientos y aguas encontrados, que parecía quererse juntar el cielo con el mar. Dionos bien en que entender para encomendarnos a Dios de veras, hasta que amaneció, el grande apóstol de las Indias y príncipe del mar, con la mañana hermosa y clara, pero los mares aún muy levantados, por cuya causa no se pudo decir misa de san Francisco Xavier. Luego que fue de noche, disparó la capitana, e hizo señas de virar bordo, porque [p. 299] nos hallábamos cercanos al Negrillo, y temían no estrellarnos, como huevos en sartén. Al amanecer del día 4 se puso el viento por la proa y poco después del mediodía volvió a calmar del todo, pero a la medianoche refrescó el sudoeste lindo y admirable para hacer viaje, quien se mantuvo honradamente hasta el día 6 por la mañana, que amanecimos calmados; y con ella mandó el almirante general que pasase de una gabarrilla que venía en la conserva un piloto práctico [al margen: Noviembre] de la costa de la Havana a nuestro navío Triton, por miedo de que los franceses no diesen sobre algún escollo. Vino luego un valiente mocetón canario que entendía muy bien la aguja de marear, llegó la noche y por hacer resguardo a la tierra de la Havana, como a las nueve de la noche, disparó la capitana, haciendo señas de virar bordo (nunca ella la hubiera hecho). Correspondieron con las mismas señas y disparos los dos navíos de guerra Apollon y Triton, y habiendo ordenado nuestro almirante Dudresné a los oficiales de la proa que se virase el bordo sobre estribor, entendieron las órdenes al revés, disponiendo las velas para virar sobre babor, y no teniendo ya otro remedio, a la mitad de la vuelta, cata aquí el mayor promontorio que venía en la flota, que era el navío Apollon virando su bordo sobre nosotros, y nosotros sobre él, y sin remedio de ningún viento para zafarnos. Pusiéronse los dos formidables leños popa con popa, y proa con proa en solo la distancia de dos varas, y los franceses del uno y otro navío todos aturdidos, sin advertir en las palancas para tales ocasiones; ¡ni se sabía mandar, ni menos obedecer! Yo confieso que me la vi tragada, pero no fui solo, porque los más se creyeron ir a pique, y si llegan a rozarse, Dios sabe lo que habría sido. Pero el Señor, que es [p. 300] todo poderoso y no desampara [a] los afligidos, nos miró con misericordia, enviando una bocanada de viento aunque leve y breve, siendo lo bastante para gobernar el timón del uno y otro navío, que de improviso se fueron apartando las proas, dejando a la gente como resucitada antes de ser muertos, dando gracias a Nuestro Señor por el beneficio recibido. (Considérelo un rato, quien supiese qué cosa es [al margen: Diciembre 1709] el señor mar). Amanecimos el día 7, sin haber dormido de aquel susto, y a las 8 de la mañana descubrimos las Tetas de María, que son dos cerros iguales en la costa de la Havana; con el poco viento y casi en calma, nos llevaron las corrientes para tierra, forzándonos a dar bordos toda la noche por resistir a las corrientes. El día de la Concepción de la Virgen Nuestra Señora prosiguió la misma calma hasta el día siguiente, 9, a las cinco de la mañana, que nos entró un nortecillo guapo y lindo para embocarnos en el puerto. A las 9, con poca diferencia, nos hallamos todos los navíos en la boca del Morro, esperando que fuese por delante la capitana de barlovento, lo que no hizo el patache y cinco embarcaciones porque lograron el entrar en dicho puerto. Estando la capitana en el mismo embocadero, le dieron ganas o deseos al almirante general de virar bordo para fuera (quizás de confiado de que el viento duraría); hicieron lo mismo los demás navíos para guardar el tesoro real que venía en la capitana. Tan presto se viró el bordo, como calmarnos el viento, frustrándose las esperanzas de poder entrar aquel día. Al ponerse el sol, se levantó una nubecilla de la banda del oeste, siguiendo su mal intento hasta que paró en el norte, desde donde despidió lo que no es fácil ponderar, ni yo lo sabré [p. 301] explicar. A cosa de las 8 de la noche, descargó Dios sobre la flota el mayor huracán que imaginarse puede; las nubes se desgajaban en agua, los mares parecieron de repente como montes y barrancas, los vientos tan encontrados que nos querían sumergir, si bien el norte precedía a los demás, la tierra (nuestro mayor enemigo) en menos distancia de media legua, no faltando más que el fuego para pelear los cuatro elementos. Dos navíos franceses estuvieron a pique [al margen: Diciembre] de estrellarse, porque se hallaron a tiro de pistola de la tierra, los cuales dispararon muchas piezas pidiendo socorro. Pero ¿quién les había de socorrer, si todos pedíamos lo mismo? Nuestro navío Triton fue el que menos padeció, y le arrancó el huracán el tajamar con el bouprés [sic], rompió mucha jarcia de la proa; y al tiempo de aferrar las velas487, se llevó el furioso viento dos marineros que, por más de dos horas, nos creímos que estarían ahogados en el mar, pero Dios les guardó como a Jonás en el vientre de la ballena. El uno cayó de la verga de gavia488, y volando por el aire, se quedó a caballo milagrosamente en la verga mayor, donde sin sentidos se mantuvo grande rato. El gaviero voló de la misma gavia y en el aire se quedó, metido en una bolsa de la vela mayor que estaba medio arriada, donde al cabo de dos horas lo hallaron impensadamente, medio muerto sin poder hablar palabra. Es digno de gran reparo el que no les diesen a los dos aparecidos tan solo un trago de aguardiente, ni de otro licor ninguno para desechar el susto, como se hace en los navíos de españoles; pero les podemos excusar por estar en los rigores de la borrasca o tormenta, donde no hay hijos para padre ni [p. 302] padre para hijos. Prosiguió la tormenta sin aflojar un punto hasta el día 11 por la noche, sin cesar en las iglesias de la Havana en hacer grandes rogativas por nosotros. Calmó el viento, pero no los mares, y al amanecer del día 12 nos hallamos en calma muerta, sin poder pasar al puerto ni retroceder de la tierra, todos asustados, mal comidos y peor dormidos. Procuraron el dar bordos por ver si se lograría la entrada aquella tarde, y no pudiendo [al margen: Diciembre 1709] conseguirlo, la logramos el día 13, casi con la misma calma, espiando con las anclas los navíos. Gracias infinitas al Señor que salimos bien de tan fatal aventura.

207Estando nuestro Triton ya del Morro para dentro, me desembarqué yo en una canoa con cartas que traía [al margen: de su hermano el padre Andres489] para el ilustrísimo don Dionissio Rezino, obispo de la Florida y auxiliar de Cuba, metrópoli de la Havana, a quien encontré en su casa con el desconsuelo de habérsele muerto su señora madre el día 26 de octubre, de edad de 86 años; con la circunstancia de haber cumplido Su Ilustrísima el mismo día del entierro 64 años cabales. Leyó las cartas y me dijo que volviese a bordo y dijese al padre Lochi que en su casa posaríamos el tiempo de la detención. Comí aquel día con el licenciado don Joseph de Pimienta, para quien traía cartas de su hermano el jesuita. Pasé al navío en busca del padre Lochi, y con nuestras camas saltamos los dos en tierra, en donde nos esperaban los clérigos de la familia del señor obispo, quienes nos condujeron a casa, recibiéndonos Su Ilustrísima con gran benevolencia y caridad, y regalándonos como a obispos los treinta y cuatro días que nos detuvimos en la Havana. Por la tarde [p. 303] se desembarcó la excelentísima almiranta doña Bernarda de Roxas, criolla de la misma Havana y nacida en la Fuerza Vieja (según graves autores de aquella isla). Las salvas que la hicieron fueron muchas, del castillo del Morro, de la Punta, Fuerza Vieja y baluartes. Pusieron la guardia de cincuenta soldados con su capitán y bandera, la que no quiso admitir, y a mí me pareció bien. El día siguiente, 14, entró en el puerto el perdido Fraile490, que se había descarriado en [al margen: Diciembre] el primer temporal cuando faltó también el de Cordova. El día 17 sucedió la prisión del dicho fraile491 por hacerse capitán de un navío, a quien prendió el provincial de su religión, remitiéndole al Morro a que purgase sus aventuras. Consiguió después el que lo llevasen al convento, de donde se arrojó por una ventana baja y se fue en casa del provisor. Y no supe después en que paró nuestro gran capitán, solo sé que el navío se vendió, y lo compraron para cargarlo de tabaco del rey, que tiempo había que estaba detenido; y aunque luego le llamavaron [sic] (al navío) el Duque de Borgoña, ¡nadie le daba otro nombre que el Fraileǃ

208El día 18 entró don Pedro de Cordova con su navío zorrero492, también algo maltratado de las tragedias marítimas, y pocos días después hicieron sus pasajeros una fiesta muy solemne a san Francisco Xavier por la felicidad de la tormenta pasada. Habíanse embarcado en la Veracruz dos hermanos betlemitas para pasar a España y Roma sobre pleitos de su nueva religión, y siéndoles contrarios los del convento de la Havana, se fiaron demasiado en irse luego al convento, porque luego que llegaron los dos tristes, les zurraron la badana, y me los [p. 304] pusieron presos, con intento de no dejarles pasar a Europa. El gobernador de la plaza, don Laureano de la Torre, como juez conservador por lo que toca al patronato real, favoreció a los frailes del convento, dándoles auxilio contra los dos pasajeros, lo cual, sabido por el ilustrísimo don fray Geronimo de Valdés, obispo actual de Cuba y residente en la Havana, envió a decir al superior del convento que le remitiese a su palacio los dos religiosos presos, que enviados, se los tuvo en su casa hasta que fue tiempo de embarcarse para España. [Al margen: Diciembre 1709] Hallábase en el puerto un navío francés de guerra, por nombre el Arcion, prompto para partirse a Francia, cuando la flota llegó, y queriendo ejecutarlo, se lo impidió el almirante general, porque como era solo (si bien de guerra, y con 40 piezas) y por su desgracia lo apresaban los enemigos, era forzoso el que supieran dónde quedaba y en qué tiempo saldría la flota, para apresarla como los alanos al toro y por esta causa no consintieron su salida hasta partir todos juntos de la Havana.

209Diose luego la providencia para curar los navíos estropeados de las tragedias pasadas, y quien más lo necesitaba fue la capitana de barlovento, adonde acudieron el mayor golpe de practicantes, cirujanos de tablazón con todos los instrumentos de su arte, en que no les dio poco quehacer en hallar la vena, por donde, en lugar de desangrarse, la tiraba a sumergir la copiosidad de agua que la entraba. Descubierta que fue la herida, aforraron el navío de grandes tablones de cedro (madera ordinaria del país) que la circundaba alrededor, a manera de tablillas de pierna quebrada, y con su bizma de estopas y alquitrán muy bien calafateado la dejaron sana y buena en 34 días que fue nuestra [p. 305] detención, y en la realidad se adelantaron en la cura, porque había de ser para estar perfecta de cuarenta días cabales. Curaron al mismo tiempo todos los demás navíos a satisfacción de los médicos más peritos del arte marítimo para volverles a cargar de nuevo, habiendo sido (como dije) de todos el menos herido nuestro navío Triton.

210El día 29 de diciembre, después de dicho misa el ilustrísimo obispo don Dionissio Rezino, le entró de repente una recia calentura, y al declinar por la tarde se le fue encendiendo la pierna izquierda, saliendo en ella toda la malignidad de la ardiente fiebre, que al venir los médicos dijeron ser declarada erisipela, para la cual ordenaron se trajese luego al punto [al margen: Enero 1710] aguardiente y alcanfor y con malvas bien cocidas hiciesen unos emplastros [sic] y los aplicasen a la parte lesa. Quiso la mala fortuna que, en lugar de caminar para delante ¡iba empeorando la pierna cada díaǃ Llamaron [a] un cirujano flamenco, casado en la misma Havana, y así que vio el incendio de la pierna, dijo que el aguardiente con que le habían curado era (si no todo) la mayor parte de cañas, por lo que dispuso hacer de su misma mano todos los medicamentos, sin querer fiarse de los boticarios. Clavole cuatro sangrías del pie derecho en cuatro días consecutivos, y venía a curar la pierna dos veces cada día, hasta que brotó todo el mal a lo exterior. El día 8 de enero de 710 se la comenzó a desecar con ungüento blanco, pero se aceleró el cirujano don Carlos demasiado en la cura de pierna, porque cuando creímos que Su Ilustrísima se levantaba de la cama, le salió en el mismo muslo izquierdo un tumor desaforado que obligó a ser abierto con lanceta, la cual función se había de ejecutar la mañana que partió la flota, que no quiso mi fortuna dejarme hallar en esta [p. 306] grande aventura por el deseo que tenía en servir en algo a Su Ilustrísima, pues en todas las curas antecedentes había sido puntual a su asistencia, favor que merecí a tan benigno pastor, y quisiera dejarlo levantado de la cama, pero le dejamos (gracias al Señor) fuera de todo peligro. En el tiempo de la enfermedad, nos envió Su Ilustrísima a ver el muy nombrado castillo del Morro, siendo en la realidad de las mejores fortalezas que yo he visto, como también lo es el fuerte que llaman la Punta. El señor gobernador don Laureano de la Torre quiso manifestar a los pasajeros de flota la grande aplicación en sus magníficas obras materiales, con que adelanta Su Señoría a los antecesores suyos, plantando en el centro de la plaza una hermosa fuente de agua dulce, conducida de muy lejos, para el abasto de la ciudad de la Havana.

Aventuras del año 1710 y prosigue el derrotero, etc.

211Antes de salir de la Havana, quiero decir que los padres procuradores de la provincia de Nueva España posaron el tiempo de la detención en casa del capitán de caballos don Juan de Palacian, aragonés de nación, quien tenía un hijo jesuita en la provincia de Mexico. El día 14 por la mañana disparó la capitana pieza de leva, difiriendo velacho al mismo tiempo, y el día 15 por la tarde disparó el segundo cañonazo para recoger toda la gente de mar.

212Jueves 16 de enero, víspera de san Antonio Abad, luego que dijo misa el padre Lochi y haber almorzado los dos, nos despedimos del ilustrísimo obispo, en su propia cama, en donde aguardaba valeroso [p. 307] el sacrificio de su tumor. Fuéronnos acompañando, hasta la lengua del agua, los clérigos de su familia, volviéndose desde allí al punto que nos vieron en la lancha en busca de nuestro Triton. Serían las ocho de la mañana cuando comenzó la capitana a dejarse deslizar por el estrecho de entre Morro y Punta con grandes [al margen: Enero] salvas de su artillería, correspondiendo los castillos en la misma forma con la suya; fueron siguiendo los demás, uno por uno, por la boca estrecha, que parecían gallegos cuando van a segar a Castilla.

213Razón será poner los nombres de los navíos, por si se ofrece hablar en particular de alguno; y así, comenzando por los pocos de españoles, digo: que en primer lugar venía la capitana de barlovento; el navío del capitán don Pedro de Cordova, grande zorrero y maza, pero fuerte; el navío de Diego Sanchez, que por muy velero, servía de patache; el navío que fue del fraile, con título de Duque de Borgoña; salió también una gabarrilla de españoles que parecía la desdicha del mundo; pero en fin salieron 5 embarcaciones de España; si bien de franceses fueron seis: el Apollon, que servía de almiranta, con 60 piezas; el Triton, que hacía oficio de gobierno con 54 cañones; el navío Glorioso y el San Francisco, muy veleros; Nuestra Señora de Regla y otro que llamaban el Marselles, no muy grandes pero corredores, de suerte que solo Cordova era el moledor de los demás. Salimos con poco viento de aquel puerto hasta la mañana del día 17, que amanecimos con norte fresco, y a la tarde descubrimos tierra a la banda del sur que mis franceses no supieron conocer, pero algunos de los españoles pasajeros dijeron ser el cabo de Matanzas, al que, [p. 308] sin perder de vista, fuimos costeando todo el día 18, por haber aflojado el viento. El día 19, estando en calma, echó la capitana su bote al agua, y al mismo tiempo puso un gallardete blanco en el penol de la mesana, llamando a nuestro Triton. Venía el bote [al margen: Enero 1710] y nosotros nos acercábamos a él, creyendo yo que debía estar de parto la excelentísima doña Bernarda con sesenta años a cuestas, y solo un colmillo en su boca, por la prisa con que bogaban los del bote. Llegó este a nuestro navío, pidiendo de parte del almirante general, don Andres de Pez, al nuestro Dudresne que le enviase luego al punto el médico del Triton para visitar a don Juan de Esquibel, cargador de flota, quien estaba muy enfermo de molestísimos cursos. Ejecutose al instante el pasaje del doctor en medicina, y a la tarde volvimos a descubrir tierra, en la banda del noroeste, toda opuesta a la que vimos ayer, que reconocida se halló ser las cabezas (que llaman) de los Mártires, las cuales son una cordillera de islotillos o mogotes, que confinan con la costa de la Florida, hallándonos ya dentro del canal de Bahama493, según la observación del sol, que fue de 24 grados 12 minutos. Entró la noche, y a cosa de las diez, hizo señal la capitana de ponerse a la capa494 (o atravesarse), poniendo sus faroles en popa y proa, y disparó un cañonazo, la cual señal correspondieron solo los dos navíos, Apollon y Triton, si bien en los faroles todos los pusieron. Hízose este atrevimiento por no dar de coces a alguno de los islotes, que los teníamos muy cercanos. Luego que amaneció el día 20, comenzamos a caminar la vía de leste nordeste, hasta que dimos con uno de los cayos de la Florida, que son islas bajas, y habitadas [p. 309] de solos indios bozales; observose al mediodía 25 grados 16 minutos.

214El día 21 amanecimos con calma muerta, pero luego que entró el día nos abrasamos con los rigores del sol, quien fue la causa de que los más del navío padeciesen el cocolixtli, y [al margen: Enero] a mí me persiguió cuatro días495. Creyose al principio el que fuese mareo en algunos, pero viendo que casi todos lo padecían, lo atribuyeron a vientos inficionados, venidos de los dichos cayos; observose el sol en 26 grados 24 minutos, que aunque estábamos en calma nos ayudaban las corrientes. Después de haber comido, echó el bote al agua nuestro almirante Dudresné para pasar a la capitana y hacer visita a la excelentísima doña Bernarda, que estaba muy calurosa, y de vuelta se trajo en el mismo bote al señor matasanos por hallarse algo mejorado el enfermo don Juan de Esquibel. Antes de ponerse el sol, vinieron de aquellos cayos indios en una canoa al navío de don Pedro de Cordova: lo que trajeron o a qué vinieron, lo averiguaremos el día del Juicio por la tarde. El día 22 amanecimos con viento fresco del sudoeste, quien nos desembocó del canal de Bahama poco después de las once, porque se observó al mediodía 28 grados y medio496, y poco después de la observación disparó la capitana, poniendo bandera en su popa, dando aviso con aquella seña de hallarnos fuera del canal. El día 23 reforzó el viento sudoeste, que nos obligó [a] amainar las velas, por esperar al zorrero navío de Cordova, y aún hubimos de atravesarnos, teniendo el viento por la popa. Observose el sol, y nos hallamos en 30 grados cabales. Como a las tres de la tarde se acercó a la capitana el navío Arcion, francés, que dije hallamos en la Havana, para [p. 310] despedirse, según lo pactado en el puerto. Luego que hubo hablado, comenzó a vomitar de sus cañones (con arrogancia y furor) grandes volcanes de fuego, a los que correspondió con cinco la capitana, y haciendo fuerza de vela, desapareció la misma tarde, porque la flota no podía seguirlo, esperando siempre a Cordova. El día 24 amaneció calmado el viento, con mareta todo el día, y se observó [al margen: Enero 1710] 30 grados 8 minutos. Luego que llegó la noche, refrescó el viento sur, con el cual hicimos viaje todo el día 25 la vía de leste nordeste, habiendo observado el sol en 31 grados 7 minutos. El día 26 nos amaneció por la proa una pequeña velilla a quien dio caza el navío Glorioso, que aunque muy velero, no la pudo dar alcance, y se le escapó volando; observose 31 grados 10 minutos497. La mañana del día 27 se enfureció mucho el tiempo con un noroeste que nos pelaba los bigotes; y a las ocho, con poca diferencia, se desgajaron las nubes con un terrible aguacero que me puso el catre hecho una pura miseria de mojado. No se pudo remediar para otros tales, porque entraba el agua por los aforros del costado, y el catre arrimado a la misma borda sin haber lugar en otra parte para él. No se pudo observar el sol, porque no le vimos; como asimismo el día 28, por estar el tiempo borrascoso, si bien el viento (aunque algo fuerte) nos era muy favorable, pero (¡oh fortuna de la Manchaǃ) que teníamos trigo en abundancia y nos faltaban costales para echarlo, siendo forzoso amainar velas y atravesarnos, esperando al zorrero cordobés, que no nos podía seguir, por lo que la gente perdía los estribos en caballo de madera. Entró la noche y con su obscuridad, pasó adelante el gran cordobés, amaneciendo el día 29 con una presa [p. 311] entre sus garras, que cierto fue desgraciada en haber dado con quien no la podía correr, pero amaneció la desdichada balandra bajo del mismo cañón y no se pudo escapar. Acercose la capitana al triunfante Cordova y a la presa para disponer de su buque, y hallaron en la balandra una estupenda misión de 26 mujeres [al margen: Enero] inglesas que pasaban a la Carolina a propagar su religión protestante. Luego que el almirante general fue sabedor de tan buena gente y que querían libertarse, vino bien en ello por no dar de comer a tan vil canalla. Y así se libertaron en mil quinientos pesos a pagar en Cadiz, para la cual paga se quedó en rehenes el piloto de la balandra en la misma capitana, dejando luego las misioneras que fuesen a su viaje, porque supongo yo que llevarían bulas de la papesa doña Ana498, con las cuales también supongo que nos echaron su maldición (por no decir bendición) al tiempo del despedirse, entrándonos al instante un furioso ventazo del suroeste que levantó los mares como encumbradas breñas, y entoldándose los cielos, que no dejaron ver el sol para observar. Prosiguió el mal tiempo, y a la mañana del día 30 fue preciso arriar todas las velas, solo por esperar al bueno de Cordova, que se quedaba ya muy largo; tampoco se pudo observar, no dando lugar la lluvia a que viésemos el sol; pero seguíamos la derrota, la vía de leste nordeste. Luego que fue de noche, se cambió el viento al nordeste con tanta furia que, si como no duró más que una hora, hubiera proseguido más tiempo, creo que lo pasaríamos mal. Dionos el arriero este fuerte latigazo por un costado, como hacen los alcarreños con sus burros cuando conducen sogas y esparto a Madrid. Dios se lo perdone, [p. 312] que a mí bien mala noche me dio. El día 31 por la mañana, con el mar muy alterado, echó la capitana su bote al agua y en él el escribano de flota y un ayudante, quienes pasaron primero al Apollon a consultar con Monsiur de Noroña si dejarían o no al navío de Cordova porque no podía seguir; lo que respondió este almirante [al margen: Enero 1710] no lo sé. Pasaron luego a nuestro navío Triton a la misma diligencia, y respondió Monsiur de Dudresné por escrito que, supuesto el no poder seguir a la flota el navío del capitán don Pedro de Cordova, por ser tan pesado y nada velero, y que si en algún paraje lo habían de abandonar, que fuese allí y no en otro por dos solas razones; la primera: que dejándolo en aquel paraje, aunque por desgracia lo apresaran los enemigos, no sabrían estos por Cordova el rumbo de la flota, porque Cordova no lo sabía; y la segunda: que en llegar a las islas Terceras499 o pasadas estas, aunque el tiempo favoreciese, era forzoso aguardarlo por tenerlo ya en las bocas de los lobos, y aunque se arriesgara toda la flota, no era justo desampararlo. Fuese el bote a la capitana y al instante hizo fuerza de velas, por donde se coligió que el señor Noroña respondió lo que Dudresné. Pasaron estas que llaman aventuras como cuarenta leguas al norte de la Bermuda, y por la tarde, venía ya el triste de Cordova, casi a una vista de nosotros. Entró la noche con un fortísimo aguacero, y con la lluvia se sosegaron los mares y los vientos, amaneciendo el primero de febrero hechos unas miserias de mojados, pero el buen Cordova incorporado en la flota, que con poco viento caminaba. Fuese aclarando el tiempo, y se observó estar ya en 34 grados cabales, y [p. 313] a la noche, se puso todo sereno. El día 2 de febrero, con lindo viento en la popa, echó la capitana su bote al agua, quien pasó luego al navío de Cordova, que no venía muy lejos, y a lo [al margen: Febrero] que nos pareció, fue despedirse del todo, porque vuelto el bote a su posada, hicimos todos fuerza de vela, dejando a Cordova como ochenta leguas al norte de la Bermuda, en altura de 34 grados y 10 minutos. El día 3 amanecimos casi en calma, aunque el corto viento venía por la popa, porque se anduvieron, de doce a doce, 36 leguas de singladura y se observaron 34 grados y medio.

215El día 4, con el mismo vientecillo, caminamos 34 leguas y se observó en el sol 34 grados 54 minutos. Amaneció el día cinco muy opaco y muy lluvioso, si bien el viento algo fresco, porque se anduvieron 47 leguas, pero no se pudo observar. Desde este día, comencé yo a tener cuenta con el día que habíamos de ver la tierra (según Antonio de Maris Carneyro500, piloto portugués, cuyo libro tenía para diversión en el navío). Llegó el día seis, en que tuvimos toros y cañas. Amaneció por la proa de la flota una vela pequeña, que por estar casi en calma, no se la dio caza luego, y por estar también algo lejos de nosotros; pero a las 11 del día, comenzó a soplar el noroeste, reforzándose más cada instante. Hallábase el navichuelo del fraile sotaventado a los demás, quien hizo fuerza de vela para coger el barlovento a la dicha embarcación, y al mismo tiempo enarboló bandera inglesa, a que correspondió con la misma la balandrilla, viniéndose para el Fraile, creyendo sin duda que todos éramos ingleses, porque los demás navíos pusieron la misma bandera. [p. 314] Iba reforzando el viento, levantando furiosas olas el mar, y el Fraile (que al parecer no dormía) cogiendo su barlovento porque no se le escapase y nuestro navío Triton iba por el sotavento de la balandra, cuando a cosa de las dos de la tarde ya la tenía el Fraile a tiro solo de mosquete, creyéndonos todos que la tenía rendida. Pero echó mal lance el Fraile, porque [al margen: Febrero 1710] conociendo los ingleses que el navío era de españoles, hicieron fuerza de vela y con grande desvergüenza hicieron burla del fraile, dejándole con la boca abierta papando moscas al aire. Viendo esto, nuestro almirante Dudresné dio prisa a que virase el navío, y por presto que se aparejó y se viró ya estaba la balandra largas dos leguas de nosotros. También hizo la misma diligencia el Fraile para volver por su honra, pero de este siempre se habría escapado, y si las olas tan furiosas que se levantaron no la cortasen los vuelos, por ser pequeña, también haría burla de nosotros, pero luego que viramos bordo, hicimos fuerza de todas las velas sobre la dicha balandra que parecía volar, sin tocar al agua. Estando a poco más de media legua de distancia, se la disparó un cañonazo, que aunque la dio bien de cerca, no quiso hacer caso de ello; acercámonos algo más, y se la repitió con otro meloncillo y tampoco hizo ningún caso. El Fraile, que estaba ya cerca, la convidó con otros tres y fue lo mismo que echar guindas a la Tarasca501. Estaba ya enfadado el almirante Dudresné de la pertinacia de los ingleses en no quererse rendir, que mandó saliesen los fusileros [p. 315] a la proa, porque alcanzaban sus balas, y asimismo, no se cesaba de tirar cañonazos, hasta que el séptimo balazo de nuestro navío Triton fue tan derecho que, rompiéndole una guía502 de la vela que llevaba, la amainaron al instante, dándose rendidos más por fuerza que por ganas.

216Echose la lancha al agua con un oficial y soldados para reconocer la balandra, y así que entraron en ella los franceses, se quedaron atónitos y pasmados, porque no hallaron en su buque más que cinco ingleses borrachos. Como el temporal se puso tan furioso que parecía querer llegar [al margen: Febrero] las olas a los cielos, no hicieron más diligencia que dejar un piloto, cabo y quince soldados en la balandra y traerse al navío los cinco herejes, que al verlos nosotros, nos quedamos admirados de la multitud numerosa, y mucho más de la grande resistencia en no quererse rendir a las furias de las balas; observose al mediodía 35 grados 36 minutos. Entró la noche y tan furiosa de lluvia, vientos y mares levantados que no pudimos dormir, antes bien cada momento clamando al verdadero Dios, con el credo en la boca. Prosiguió en la misma forma todo el siguiente día 7, sin cesar un solo punto, y yo sin hallar albergue donde recostarme un rato, porque donde mi catre estaba, era lo mismo que en la plaza de armas, según se llovía todo. Al anochecer de este día se sosegó un poco el viento, pero no los mares, y antes de la media noche repitió el huracán con mayor furia, cogiéndome a mí medio dormido en el catre, y desperté como un pollito cuando nada, porque [p. 316] llovió sobre mí, no solo agua en extremo, sino es vino en abundancia, y fue el caso que con los balances tan horrorosos se rompieron las frasqueras del camarote de arriba, en que se quebraron seis de los frascos llenos de vino tintillo, que aún lo guardan en sus manchas las sábanas de mi cama. Amanecimos el día 8 bien mojados y mal dormidos, pero antes del mediodía calmaron algo los vientos, por lo que se resolvió el almirante Dudresne echar la lancha [al margen: Febrero 1710] al agua, con el teniente de capitán y el escribano de la nao que fuesen a la capitana para saber del almirante general lo que se había de hacer de la balandrilla presa, porque se temía que con el tiempo tan borrascoso no fuesen balandra y personas a ser pasto de los tiburones, monstruos marítimos de que abunda el mar océano. Salió la lancha con su comisión para la capitana, cuando, de repente, se apareció una ballena por la proa de nuestro navío, que de cuando en cuando daba terribles bufidos, arrojando el agua más alta que las grímpolas del palo mayor; persiguionos toda la tarde, dando vueltas al navío, y aunque hubo algunos de dictamen de dispararla un cañonazo, no lo quiso consentir el almirante. Partió la lancha de la capitana en derechura de la balandra y las dos se vinieron al Triton, con orden del almirante general de alijarla de cuanto encerraba en su pequeño buque, traspasándolo al navío, y después la pegasen fuego. Poníase la tarde increíble de borrascosa, pues no consintieron las tremendas olas el que se abordasen al navío, así balandra como lancha. Armose al instante un huracán terrible que no dio tiempo para descargar toda la balandra; sí solo traspasaron a la lancha cuatro barricas de [p. 317] bacalao, otras cuatro de cerveza, una caja grande de manzanas frescas, una de las dos velillas que llevaba y algo de la jarcia por no dar el tiempo lugar para otra cosa. Abrieron la cubierta con media docena de segures que del navío les echaron, y con parte de la duela que llevaba la encendieron en su centro por dos [al margen: Febrero] o tres partes fuego, dejándola en voraces llamas sobre aquel mar inmenso del océano. Pasaba la dicha balandrilla con los cinco ingleses desde Terranova a la isla de la Barbada con duela para pipas y barriles y porción de bacalao, lo cual perdieron los tristes en esta fatal aventura, y pasaron hasta Cadiz con plazas de marineros moito contra sua vountade503, porque al principio les despojaron los soldados franceses, y siendo sabedor de este ultraje el almirante Dudresné, se lo mandó restituir con órdenes apretados.

217Subiose la lancha al navío con grandísimo trabajo, y entró la noche, de las tenebrosas que contar se puedan, pasándola entre unos cuantos pasajeros, abrazados de la mesa que en la cámara de popa estaba, encomendándonos todos a Dios. De la misma suerte amaneció el día 9, prosiguiendo el huracán, y hallamos menos en la conserva la gabarrilla que dije había salido con nosotros de la Havana y Veracruz. Poco antes del mediodía, se descubrió algo el sol, y a las doce le observaron en 36 grados 32 minutos. A las cuatro de la tarde, dio principio la tormenta de las tormentas, que prosiguió con mayor fuerza luego que llegó la noche (no es ponderación ninguna). Las piezas de artillería del entrepuentes del navío se metían en el agua media vara, con los balances tan furiosos. Amanecimos el día 10, como se deja considerar, con tres noches con- [p. 318] secutivas sin poder pegar los ojos, mirándonos los unos a los otros, como almas venidas del otro mundo. Bien es verdad que a las tres de la mañana, a oscuras y sin candil y medio a tientas, nos refocilamos las debilitadas barrigas con unas broas504 de la Havana, sumergidas (por no decir ahogadas) en rico licor de España que traíamos prevenido para semejantes aventuras. Si terrible fue la noche, [al margen: Febrero 1710] no lo fue menos el día, hallándonos nosotros solos con el navío Glorioso a la vista, forzándonos el temporal a las ocho de la mañana a calar la verga mayor, y prevenidas las segures para echar el palo mayor al agua. Sosegose y aclarose un poco al mediodía, y conseguimos el ver los demás navíos que venían por nuestra popa, menos el triste del Fraile, que lo dimos por perdido poco después de la gabarra (ellos parecerán a su tiempo). Observaron los pilotos, con el poco sol que hizo, 37 grados 8 minutos. Por la tarde, se mudó el viento a la popa con la misma furia, quien alteró más los mares, y a la media noche calmó casi del todo, dejando las olas muy inquietas. El día 11 por la mañana, viendo que el tiempo se aquietaba, volvieron a izar la verga mayor a su lugar y se observó 37 grados 10 minutos, y andado en la singladura 46 leguas.

218El día 12 se puso el viento por el norte, no muy fuerte, pero el mar, aún todavía muy furioso, que calmando a las dos el señor norte, se fue poco a poco sosegando su señoría. El día 13 amanecimos con el viento por el sudoeste limpio y hermoso; pero presto se cansó de hacer bondad, porque a las nueve se le subió la mostaza a las narices, dándonos un ramalazo de agua y vientos encontrados, que nos tuvo un rato con cuidado, y fue [p. 319] efecto de la nocturna luna, por lo que vimos después. A las cuatro de la tarde, de repente, dio media vuelta el viento, poniéndose firme al norte, y a poco rato quedaron limpios de nubes todos los horizontes, entrando la noche serena y clara. A las ocho hizo la oposición la señora luna, quedándose eclipsada totalmente hasta las diez de la noche. Yo me creí por cierto que alguno de los vizcaínos [al margen: Febrero] se la había tragado y que sería necesario romperle la barriga para sacarle la luna del cuerpo. El día 14 amaneció el viento por el noroeste fresco y lindo para hacer viaje, observando al mediodía 37 grados 15 minutos. A las dos de la tarde puso la capitana un gallardete en el tope mayor, llamando a punto a los demás navíos; (no debía de ser tiempo aún) porque, de improviso, se alteraron vientos y mares de tal suerte que en el término corto de tres horas tuvimos siete huracanes terribles, de aquellos de Dios te perdone, por cuya causa se suspendió dar el punto. Pero a la noche volvió el viento a su lugar, y dormimos con quietud hasta la mañana del día 15, que nos hallamos casi en calma, y con ella llamó la capitana al patache, poniéndole un gallardete en el penol de la mesana, y por haber descaecido, no se observó más que 37 grados 6 minutos, pero tuvo la singladura 42 leguas. Poco después del mediodía disparó la capitana un cañonazo y puso el gallardete en el tope, volviendo a llamar al punto. Obedecieron todos con presteza, y por su orden, uno a uno, fueron a prestar el Jube y a besar la Santa Correa (y no de San Agustín505). De los nueve navíos de la conserva, los seis se hallaron de noventa a cien leguas de la isla de Santa María506 (que es una de las Terceras) y los tres se hallaban pasados todos de doscientas.

219[p. 320] El día 16, con rico viento por la popa, repartieron a los pasajeros de los despojos de la balandra quemada, que fueron manzanas frescas, nacidas en el paraíso de Terranova, por no ser del terrenal; observose el sol en 37 grados 10 minutos y andado 48 leguas en la singladura. El día 17 por la mañana disparó un cañonazo el navío de Diego Sanchez, creyendo haber visto tierra, por cuya causa [al margen: Febrero 1710] me daban vaya los pasajeros del Triton, teniendo por falso a mi autor y derrotero; pero yo me tuve firme en que faltaban para ver la tierra de 60 leguas para arriba; y no fue demasiadamente el yerro, como lo veremos presto. Observose el sol en 37 grados 4 minutos, y de singladura 36 leguas. Navegamos toda la tarde la vía de leste nordeste, en busca de la isla de Santa María, y con la misma derrota amanecimos el día 18, siendo el viento del sudoeste, y por la observación del mediodía nos hallamos en 37 grados 17 minutos, y andado en la singladura 40 leguas. Pasamos adelante hasta las nueve de la noche, que disparó la capitana un cañonazo y encendió sus faroles en la popa y jarcia de proa, señal fija de hacer resguardo a la tierra. Correspondieron con los disparos solos dos navíos, Apollon y Triton, y con los faroles todos los demás. Quedámonos a la capa hasta las cuatro de la mañana del día 19, que volvió a disparar la capitana, haciendo señal de virar bordo, y luego que estuvo claro el día descubrimos tierra al este de nosotros. Pusiéronse las proas para ella, y a poco rato se reconoció ser la isla de San Miguel507. Tenía intento el almirante general de desembocar por entre esta isla y la de Santa María; pero por ser el viento sudoeste, y estar en medio de las dos los bajos que llaman las Ormigas, y por miedo no nos cogiese la noche y picásemos nosotros sin sentir a los hormigones, se determinaron costear la isla [p. 321] de San Miguel para desembocar por entre esta y la Tercera (y qué caro que nos costó). Fuímosla costeando toda la mañana por la banda del norte, en poco más de distancia de media legua de la tierra, recreándonos la vista con las amenas y fértiles sementeras de los señores fidalgos, y con los cristalinos arroyuelos que descendían de las cumbres bañando hermosamente las faldas de aquellos montes de la isla. Luego que llegamos al nordeste de dicha isla, donde remataba, descubrimos una vela a la banda del [al margen: Febrero] norte, que habiéndonos reconocido, se venía para nosotros, aunque tenía el viento casi por la proa. Atravesámonos todos, arrimados a la tierra, por ser ya tarde para desembocar, teniendo miedo a un islote (que le llaman la Ballena, por su figura y muy bajo), el cual está entre las islas Tercera y San Miguel. Acercose la dicha vela, y conocimos ser el Fraile, que días había que andaba a sus aventuras. Incorporose a la flota, como a las cuatro de la tarde, al tiempo que nuestro Triton repartía bacalao de los despojos balandrinos a los navíos franceses. Llamó la capitana al patache Diego Sanchez, quien pasó al instante a los demás navíos, con orden del almirante general para que todos tomasen la derrota en busca del cabo de San Vicente508, la cual decía tener, dicho señor almirante, del rey y su Real Consejo.

220Entró la noche, tenebrosísima, que nos tuvimos por perdidos toda ella o la mayor parte. Entoldáronse los cielos con horror, las nubes se desgajaban en agua, los vientos de todas partes, encontrados los unos con los otros, y los mares ¡no hay montes ni barrancos con que compararles! Parecía niñería el de enfrente de la Havana, porque en este, además de ser tan furioso, nos hallábamos circundados de la tierra por todas partes, quien era nuestro mayor enemigo, y no podíamos librarnos de él. En este huracán y borrasca fueron tan asombrosos [p. 322] los balances que las piezas de la plaza de armas se metían en el agua más de tres cuartas, y en la cámara de popa no se podía vivir, porque estaba nadando en agua. Vino un balance tan furioso que me cogió de repente, y por no dar de narices sobre la armería del navío, me sostuve de golpe con la mano derecha de la mesa grande de la cámara, que aún lo estoy pagando por no haber hecho caso entonces de tan fatal aventura. Subime arriba, embozado en mi capote y calado mi sombrero para aguantar la gran lluvia; [al margen: Febrero 1710] halleme desocupada (en el combés) una silla poltrona, en donde muy a satisfacción me senté en ella; y aunque asido de las manos a la cureña de una pieza, fue tan horrible un balance que, de la banda de babor donde yo estaba recostado en mi poltrona, me arrojó con silla y todo a la banda de estribor, tendido como una rana; gracias a Dios y a la borda que me detuvo, que si no tropiezo en ella, al agua iba con mi cuerpo. A las tres de la mañana parecía comenzar de nuevo la tormenta, por lo que se llegó el almirante Dudresné a decir al padre Lochi que lo encomendase a Dios, porque el peligro era grande y que no había visto en treinta años que navegaba otro temporal como este. Consideren ahora si cuando un capitán y almirante real, criado toda su vida sobre las aguas del mar, hombre de grande prudencia y muy perito en el arte, dice que no ha visto otro temporal semejante en el discurso de treinta años y hallarse tan desconsolado, ¡qué haría yo, triste de mí, y otros que me acompañaban! Dios, por su infinita misericordia, nos mire en adelante con la piedad de esta noche, porque luego que amaneció el día 20 se sosegó la tempestad (aunque los mares todavía alterados) y comenzamos a hacer [p. 323] viaje por medio de las dos islas con el viento fresco y leve, dando gracias al Señor de haber salido con bien de esta impensada aventura, porque a las doce del día nos hallamos desembocados y fuera del peligro terrenal de los finchados fics y állos509, que quiere decir higos y ajos en la lengua catalana. Observose el sol en 38 grados 10 minutos, que fue la mayor altura a que subimos al nordeste de la ínsula llamada de San Miguel. Por la tarde refrescó el viento por la popa y con él amanecimos la mañana del día 21, observando [al margen: Febrero] al mediodía 37 grados y medio y andado 40 leguas. El día 22, con el viento del noroeste (no muy largo), navegamos la vía del este cuarta al nordeste, 36 leguas, y se observó 37 grados 14 minutos.

221La mañana del día 23 amaneció el patache Diego Sanchez sobre una pingue510, cargado de sal, con ocho ingleses en su buque, quienes después de apresados dijeron que pasaban con la sal a las islas de las Terceras para salar a los finchados por el mal rato que allí nos dieron. También dijo el que gobernaba la balandrilla que diez días antes habían entrado en Lisboa cincuenta navíos mercantiles convoyados de ocho de guerra, todos de nación inglesa, pero que llegaron muy maltratados por causa de una tormenta furiosa que al salir del canal de Inglaterra les cogió, de la cual se quedaban jaropeando, para cuando les mandasen purgar, y que supuesto estaban en medicinas para curarse los cursos, que no saldrían de la ría tan aprisa. Dejose la embarcación, tendidas las velas como de antes se estaba, sola y sin más compañía que la sal y el timón amarrado en medio del golfo que llaman de las Ieguas511, en la misma altura que está Cadiz, porque se observó 36 grados 40 minutos. [p. 324] Supimos en nuestro navío la enfermedad de los ingleses, porque pasó nuestro almirante por la tarde a la capitana y nos lo dijo, de cuya ida resultó el ir a Madrid Su Señoría con los pliegos de la primera vía, luego que estuviésemos a vista de Cadiz, como después se ejecutó. El día del apóstol san Matías, a 24, amanecimos con dos velas de gavia por la proa que dieron su poco de susto, temiendo fuesen espías [al margen: Febrero 1710] inglesas a quienes no se gustaba el verlas, por lo que llamó la capitana a consejo y pasaron al instante los almirantes reales Noroña y Dudresne, de donde salió decretado que se fuese en busca del cabo de Santa María y no del de San Vicente512. El día 25 por la mañana nos vino el viento del nordeste, llevando siempre las proas al leste cuarta al noroeste, y se observó 36 grados y medio. Entró la noche, de las de Dios te la depare buena. Si trabajillos habíamos pasado hasta aquí, ¡todos fueron dulces para los que nos esperanǃ

222Alterose el mar, de suerte que parecía hundirse el cielo cuando las olas nos subían para arriba. Agua, cuanta pudieron arrojar las nubes, y de esta y de las olas que entraban, estaba el navío como un lago. De nuestro camarote no quiero hablar más palabra porque ni de pies, ni sentados y menos acostados, no se podía estar en él. Pasamos toda la noche con el credo en la boca, clamando al verdadero Dios entre unos cuantos, a oscuras y sin candil, abrazados de una mesa, que ni había brazos que aguantasen, ni huesos que lo sufriesen, ni fuerzas que lo tolerasen. Pero antes que amaneciese el día 26, tomamos (a tientas) un socorrillo admirable de mistela y aguardiente en que se ahogaron algunos de los marquesotes que salieron de la Havana, con lo cual volvimos el alma al cuerpo, que parecía haberse ido, porque [p. 325] al subir al combés, nos mirábamos los unos a los otros como despavoridos y macilentos o como esqueletos fantásticos. Y cuando vimos que navegaba el navío con solo medio trinquete513, sin poder sufrir más vela, nos quedamos admirados, y mucho más cuando al mediodía nos dijeron los pilotos tener andadas sesenta leguas en la singladura, casi sin vela ninguna. Pero también es verdad que el viento venía por la popa, y con tal arriero, no es grande [al margen: Febrero] la admiración; que sin duda los fidalgos de las Terceras le trataron malamente y le enviaron para que nos arrease en el golfo de las Ieguas. Pues espera un poco, y verás lo que te aguarda en la esquina de tu puerta. Entró la noche; de las terribles, la terribilísima. La lluvia fue copiosísima en extremo, los mares, cual nunca vieron hombres que venían en el navío de 25 y de 30 años que navegaban a las Indias, porque los vientos fueron furiosos y de todas partes encontrados, los balances del navío no se podían aguantar, pareciendo en cada uno que no se volvería a levantar de aquel costado. ¡Lo cierto es que yo me la vi tragada! y casi perdí las esperanzas, amarrado de mi mesa. Serían las tres de la mañana del día 27 cuando se apareció san Telmo en todos los cabos de los penoles, a manera de hachas encendidas, causando no poca admiración en todos los del navío, y muy en particular a los franceses, quienes decían no haber visto cosa semejante, sí solo el contramaestre, hombre perito en el arte, que con grande alegría bajó a la cámara de popa para consolarnos, diciendo que, habiendo visto tan resplandecientes las luces [p. 326] de san Telmo y en los cabos de los penoles, eran fijas las señales de estar fuera de peligro514. Con este impensado alegrón, volvimos (los de la cámara) de muertos a resucitados, sacando al punto aguardiente, mistela y vino con los marquesotes de la Havana para dar algún consuelo a los débiles estómagos que estaban en cruz y en cuadro. Luego que amaneció, subimos a lo alto a reconocer el [al margen: Febrero 1710] tiempo, pero los que no lo en [sobreescrito: ten] ndíamos nos parecía estar en el mismo peligro hasta que a las ocho se mudó el señor viento a la banda del noroeste, que con potestad absoluta despejó las nubes y comenzó a aclararse el tiempo. No puedo dejar de decir lo que advertí en los franceses con la vista de san Telmo. Habían venido en el viaje disputando con los españoles sobre si los santos podían hacer milagros, y que las limosnas que se daban por las misas a los sacerdotes, decían que no eran aceptas a Dios y menos a los santos, que solo servían de sustentar a clérigos y frailes y otras cosas, primas hermanas de Lutero, Calvino y su maestro Jansenio515. Y esta noche, con la vista de las luces en los cabos de los penoles, confesaron todos que verdaderamente no podía suceder aquello sin especial providencia de la omnipotencia divina por medio del glorioso san Telmo; diciendo que en la realidad había sido milagro del santo en sacarnos de tan urgente peligro. Fuese milagro o fuese cosa natural, gracias infinitas al Señor, que nos libró de naufragio en esta noche tenebrosa, porque nos creímos ser alimento de tiburones.

223[p. 327] A cosa de las diez de la mañana del referido día 27 se descubrió la tierra al norte de nosotros en corta distancia, y por estar aún los horizontes muy opacos no se pudo saber qué tierra fuese, por lo que la capitana enderezó su proa para ella y los demás la siguieron (menos el Apollon, que estaba prolongado y la había reconocido), llevando las proas [al margen: Febrero] derechitas a la ría de Lisboa. Navegamos tres horas al norte, perdiendo del viaje a lo menos doce leguas, hasta que se reconoció ser el cabo de San Vicente, pues llegamos a él en la corta distancia de una legua, distinguiendo las garitas de las fortalezas y las ventanas del convento que allí tienen los fidalgos portugueses. Estando en la misma punta, observaron los pilotos 37 grados 10 minutos, y al instante se viró el bordo al sur sudeste, en demanda del cabo de Santa María, con viento largo del nordeste, quien nos desamparó a poco más de medianoche dejándonos en calma muerta, en tierra de enemigos y nada seguros de ellos. El día 28 amanecimos en el cabo de Santa María, con la misma calma, en que teníamos más miedo que vergüenza no nos mamasen los lobos, pero gracias al Señor que las corrientes nos favorecían, porque anochecimos enfrente de Ayamonte516.

224Amaneció el primer día de marzo con un calor intenso que nos quemaba por causa de estar calmados de todos vientos, alegrándonos por otra parte de ver huir las barquillas que habían salido a pescar de aquella costa, creyéndonos enemigos. Luego [p. 328] que se puso el sol, disparó la capitana un cañonazo que creímos llamaba al Fraile, que iba muy prolongado por la proa, pero prosiguió la capitana en poner gallardete sobre el penol de la mesana y conocimos que llamaba al patache Diego Sanchez; vino este a prestar el Jube, y al despedirse (que ya era noche) repitió la capitana con segundo cañonazo y encendiendo los [al margen: Marzo 1710] faroles, haciendo señal de virar bordo, al cual obedecieron los demás navíos sin resistencia ninguna; y a poco rato hizo también señal de atravesarse, ejecutándolo con sumisión los leños de su conserva luego al punto. Serían las doce de la noche cuando disparó otro cañonazo, con otras señas nunca vistas ni representadas delante de mis ojos, las cuales fueron para dar fondo sobre un ancla, que vi ejecutar de improviso en el Triton en 25 brazas de sonda. Viendo que no navegábamos, nos fuimos a recoger un rato, aunque los más vestidos y calzados. Y yo confieso de mí que había ocho días que no me desnudaba, y eran muchos los que me acompañaron, porque desde el principio del temporal furioso ni se dormía, ni se comía con gusto ni sazón; y en estos parajes estábamos con el ojo alerta, temiendo los enemigos. Antes de amanecer el día dos, domingo de Carnestolendas, disparó la capitana a levar las anclas y luego que se pusieron en su lugar amarradas, comenzamos a navegar con el terralillo que se levantó, y así que estuvo claro el día, la primera tierra que descubrimos fue a Nuestra Señora de Regla, después a Rota, y a las 7 vimos la fuerte plaza [p. 329] de Cadiz como en seis leguas de distancia; y al mismo tiempo comenzó la capitana a disparar su artillería, haciendo salva a Nuestra Señora de Regla, ejecutando la misma diligencia los demás navíos por su orden. A las nueve con poca diferencia, pasó un ayudante del almirante general a nuestro navío con los pliegos para Madrid que había de llevar el almirante real [al margen: Marzo] Monsiur de Dudresné, quien después de haber comido se despidió de nosotros, y en un barco del Puerto de Santa María se fue a tomar las postas a dicha ciudad. Nosotros, con el poco viento de la tierra, nos fuimos acercando a la bahía de Cadiz, en donde entramos, como a las doce del día, recibiéndonos los navíos que estaban dados fondo con intrépidos disparos de la artillería, flámulas y gallardetes y con diversidad de instrumentos, que alegraban grandemente a los que, ya en el puerto deseado, triunfaban de los elementos peligrosos del océano. Prosiguió la flota hasta de Puntales para dentro, en donde a las dos de la tarde (gracias infinitas al Señor) se arrojaron a las aguas los despojos vizcaínos517 para sujetar los formidables leños que venían de Nueva España, quienes encerraban en sus senos grande multitud de vivientes racionales, que de improviso, alegres y placenteros, comenzaron a una voz a entonar el The Deum laudamus, dando gracias al Soberano Señor por habernos traído a puerto de salvamento, después de tantos sustos como tengo referidos, en cuarenta y cinco días desde la Havana a Cadiz, que son [p. 330] los que matemáticamente se deben contar desde 16 de enero exclusive, hasta dos de marzo inclusive, que dimos fondo. Hallamos dada fondo en Puntales la gabarilla perdida en alta mar, que dos horas antes que nosotros había entrado triunfante en dicho puerto, la que nos creíamos ser (muchos días ha) alimento de monstruos marinos. Y el día siete entró también el navío zorrero del capitán don Pedro de Cordova, sin haberle sucedido contratiempo [al margen: Marzo 1710] ninguno, gracias al Señor, en el discurso de su viaje.

225Admiráronse en Cadiz con la impensada llegada de esta dichosa flota, y en tiempo de Carnestolendas, que unos y otros las tuvimos muy alegres. El padre Lochi y yo nos desembarcamos el día tres, lunes por la mañana, y hallamos en el colegio de Cadiz ochenta y un misioneros para las provincias del Chile y Paraguay518, los cuales habían llegado de Sevilla el primer día de marzo para embarcarse en dos navíos de don Andres de Murguía que estaban promptos a hacer a Buenos Ayres viaje, y le tuvieron bien fatal. Estaba de procurador de la provincia de Paraguay el padre Francisco Burgés con 48 sujetos, la mayor parte novicios, y de la de Chile el padre Domingo Marini con 33 sujetos, buenos todos al parecer.

Aventuras de Cadiz. Viaje a Madrid. Prosiguiendo el año de 1710

226A pocos días salidos de la Havana dije cómo venía enfermo en la capitana el cargador de flota don Juan de Esquibel, de unos [p. 331] molestísimos cursos, a quien quitaron la vida el día siete de marzo en su misma casa de Cadiz, que no fue poca fortuna en no quedar para pasto de los tiburones, y quizá con menos medicamentos espirituales, etc.

227Con la noticia que llegó a Madrid de la feliz llegada de nuestra flota, despachó Su Majestad (Dios la guarde) un correo, para que luego se diese principio a su descargue con la benignidad [al margen: Marzo] de no cargar a los flotistas más que uno y medio por ciento en el oro, tres por ciento en la plata y cinco por ciento en los géneros, el cual correo entró en Cadiz el día 11. Pero veremos cuándo se comienza a descargar, porque viendo algunos de los que llaman arbitristas519 la piedad y misericordia del rey ¡no sosegaron hasta que sacaron un siete más por ciento de todo!, si bien, después se arrepintieron y volvieron medio por ciento de quienes ya tenían cobrado, dejando asegurados nueve y medio por ciento para los demás, con el pretexto de dar al rey un donativo gracioso y para disponer navíos que fuesen en busca de los galeones. Quiera Dios que los unos vayan y los otros vengan, pero me persuado que todo se hará menos eso, y Dios nos libre de arbitristas, que son peores que langosta para el bien común de todos, pero bueno para ellos. Correos iban y correos venían, sin saberse jamás quién tendría la incumbencia del descargue; porque un día la tenía el capitán general, otro el presidente de la Real Casa de Contratación y [p. 332] otro no la tenía ninguno, pretendiendo todos a porfía quién sería el que más nos hurtaría. Y esto, sin dejar desembarcar a nadie, ni aun sola la ropa sucia; haciendo malísima obra a todos los pasajeros, especialmente a los religiosos, que no traían otra cosa que sus petacas o cajas, a quienes hicieron iguales con todos [al margen: Marzo 1710] los seculares, pasando por los ultrajes y vituperios de seis barcos de canalla con el renombre de aduaneros520, que desde Cadiz a Puntales521 robaban los pasajeros, sin más piedad que ladrones de camino real; pues llegaron a quitar a uno cuatro solas hojas de tabaco y media libra en polvos. Y así, no me admira el que cierto historiador me los ponga de vuelta y media, y no creo que los órdenes de Su Majestad lleguen a ser tan esquivos, y creo que entre gentiles no se ejecutaría tal desorden, porque se les debía justamente castigar.

228El día 13 se descubrieron al sur de Cadiz tres navíos de alto bordo, quienes se acercaron a un barquillo de pescar para adquirir noticias de la plaza, y reconociendo los del barco que los leños eran de Inglaterra, enemigos capitales, procuraron a fuerza de remo retirarse para tierra, por no dar noticia de lo que deseaban saber. Pero no fue tan a tiempo que, del uno de los navíos, les dispararon una pieza para rendir al barquillo, y no queriendo ejecutarlo, le dispararon hasta que lo vencieron, con la muerte del patrón. Supieron lo que les preguntaron, y lo dejaron irse libre a Cadiz, en donde entraron por la tarde, con el cadáver sobre los hombros de sus com- [p. 333] pañeros, que tristes y melancólicos se lamentaban de la fatal tragedia. El día siguiente, 14, se descubrieron hasta siete velas por la misma parte, quienes se mantuvieron dando bordos a la vista de la plaza todo el día 15 con sus banderas inglesas arboladas, teniendo dispuestos los navíos de don Andres de Murguía para hacerse a la vela en viaje de Buenos Ayres para el día de la encarnación del Verbo. Se embarcaron el día 24 por la tarde los padres [al margen: Marzo] misioneros de la provincia del Paraguay, como asimismo el ilustrísimo señor don Pedro Francisco Lelio y Levanto, arzobispo, que pasaba de la metropolitana iglesia de Lima522, corte del reino del Peru, y cinco monjas capuchinas, que también pasaban a fundar a la misma ciudad523, gobernadores y alcaldes mayores a tutiplén, con la agonía y afán de hacer bolsillo524, porque no van a otra cosa.

229La mañana del día 25 se embarcó la misión del Chile y luego se hicieron a la vela con el viento muy escaso, sucediéndoles al día siguiente una fatal aventura entre los cabos de San Vicente y el de Cantín, viniéndoles tres navíos holandeses que sin ninguna resistencia apresaron a los dos y una balandra que les servía de patache. La causa de no resistir los dos navíos a los tres fue, según se dijo, el llevar pasaporte de la reina Anna de Inglaterra y del rey de Portugal, pero les faltó el de Olanda, que sin duda, sabedores de la salida de los dos, les aguardaron a la puerta, con maña y sagacidad, para apresarlos como los alanos del toro, llevándolos a Lisboa, después de saqueados los dos navíos de cuantos cajones y ropa había en los entrepuentes, sin reserva [p. 334] de los pobres religiosos, a quienes miraron como papistas, enemigos capitales de Lutero y de Calvino525, llegando casi a desnudarles, pues les quitaron cuanto llevaban en lo interior de sus cuerpos. Dios les mire con ojos de misericordia en adelante, porque al venir de sus provincias de Chile y Paraguay, los mismos padres procuradores tuvieron la misma desgracia en Portugal, quitándoles lo que traían.

230[Al margen: Marzo 1710] El día 29 quiso Dios y nuestra fortuna que llegase correo de Madrid con la resolución del descargue de la flota, remitida al presidente de la Real Casa de Contratación, con asistencia del Consulado de Sevilla. Y ni estos ni los antecedentes hicieron cosa ninguna de provecho, porque el seis y medio por ciento que sacaron los arbitristas con el pretexto de donativo gracioso, etc., había sido con la condición de no registrar cajas, petacas ni papeleras, así de los barcos de la bahía, como ni al entrar por las puertas de Cadiz, lo cual ejecutaron despiadadamente con rigores excesivos en todo género de personas, sin tener atención a los religiosos que venían en flota. Llegando a uno, los lobos carniceros y con furia más que rabiosa ¡le sacaron de la manga dos bollos de chocolate y media libra de tabaco en polvo de la Havana! ¡Caso al parecer increíble entre católicos! Pero se lo creí al mismo fraile que me lo contó la tarde del día 30, a quien le sucedió esta aventura aquella misma mañana; hallábase solo y ellos eran muchos, según me dijo el dicho fraile, que si hubieran sido iguales en las armas, no se reirían de Su Paternidad aquellos infernales ministros. El mismo día 30 fueron los padres procuradores de Mexico [p. 335] con sus guías en busca de sus petacas al navío Apollon, que estaba en Puntales, dado fondo con los demás de flota. Volvían Sus Reverencias por la bahía, cuando se les arrimó uno de los barcos con el nombre de Aduana, pasando intrépidos a querer barrenar las tristes petacas donde los padres conducían su pobre ropa, y no bastando para tan vil canalla el decirles en cortesía que no había más que la ropa sola, ¡intentaron con desvergüenza atrevida el [al margen: Marzo] romper las petacas para reconocer lo que en ellas se encerraba! Pero el uno de los padres, revestido de alguna impaciencia, echó mano de un fuerte remo del barco, amenazando al atrevido y descortés que llegase a ejecutar su depravado intento en cualquiera de las petacas. Y con esta resolución les dejaron ir en paz, hasta que llegaron a la puerta, en donde se las hicieron abrir sin remisión ninguna, quedando todos los esbirros con media vara de boca abierta y tres cuartas de nariz, cuando vieron que no hallaron las drogas que ellos buscaban de chocolate y tabaco. ¡Creo que entre infieles, no ejecutarían tal maldad con sus bonzos!

231Viendo tanta desvergüenza, desde Puntales a Cadiz, de cinco barcos de ladrones, nos resolvimos nosotros de enviar desde el navío nuestras petacas a Sevilla; y así se dispuso que el día cuatro de abril fuésemos a bordo en el barco de Juan de Madrid para que por el río lo condujese a Sevilla. Fuimos el padre Lochi [y] yo en el mismo barco a Puntales, y en breve tiempo se trasladaron las petacas y otros trastes de nuestro navío Triton al barco de Juan de Madrid; pero tuvimos dos aventuras, la una favorable en no salirnos ningún barco de los cinco, quizás temiéndome a mí [p. 336] antes que me conociesen, porque si llegaban a desmandarse, o alguno de ellos o yo iríamos a nadar vestidos (gracias al Señor que me quitó la ocasión). La aventura que quiso ser fatal con nuestra bolsa la refiero como ella sucedió, en esta forma.

232Luego que tuvimos nuestros trastes en el referido barco de Sevilla, salió el escribano del navío Triton pidiéndonos 27 pesos 4 reales [al margen: Abril 1710] por sujeto de un impuesto que llamaban el piso del navío (que antiguamente se impuso en los navíos de guerra de España). Hízonos novedad la petición y dijo el dicho escribano que los padres del Apollon lo habían pagado también, porque tenían orden de cobrarlo (y por escrito) del presidente de la Real Contratación, y que ya lo habían pagado muchos de los pasajeros. Hallábame sin el dinero a bordo, por lo que le dijo el padre Lochi que enviase por la mañana un papelito y se le entregarían al portador los 55 pesos de los dos, pero con el con que: de que preguntado al presidente si se debía pagar, y respondiese que no, lo había de restituir al instante. Quedó en ello el dicho escribano y a la mañana del día 5 vinieron promptos dos franceses por los 55 pesos, que en reales de plata se los entregué en una bolsa. El día 6 por la mañana fuimos el padre Lochi y yo a saber del presidente si había mandado cobrar el dicho piso en los dos navíos franceses; respondió Su Señoría que tal orden no había dado, y que así procurásemos volverlo a cobrar. Pidiole el padre que se sirviese dar un papel para que no se resistiese en darlo el escribano, y dijo que supuesto no lo había dado para que lo cobrasen, que no sería necesario papel ninguno para [p. 337] que lo devolviese. Salimos del presidente para nuestro colegio, en donde luego escribió el padre Lochi (al escribano francés) un billete cargadito de sal y pimienta para que me entregase a mí los 55 pesos mal cobrados. Después de comer, nos partimos a Puntales otros tres jesuitas y yo, con la receta del padre Lochi, que al leerla Monsiur Le Blanc se quedó como espantado; y medio turbado dijo que el [al margen: Abril] escribano del navío Apollon, como superior al del Triton, le había dado el orden de cobrar el dicho piso y que él mismo la tenía por escrito del señor presidente, y que hasta tener orden del Apollon no entregaría los dichos pesos. ¿Pues qué tengo yo que ver (le dije) con el escribano del otro navío, si no es con quien infamemente me ha robado el dinero de la bolsa, con orden supuesto y falso que dice tener del presidente? Alterose y altereme, y me dijo muy del hombre, que mirase que estaba en un navío de guerra, y que si no tuviera puesta la sotana de la Compañía, que no consentiría el que hablase tan recio en aquel navío. ¡Pues si no la tuviera puesta (le respondí), ya le habría quitado, pelo a pelo, cuantos bigotes tiene en esa cara y lo habría arrojado por la borda al mar, si no respetara la sotana que tengo puesta, y así trate de darme el dinero y no pasemos a más razonesǃ Quedose medio temblando y dijo que escribiría un papel al escribano del Apollon, porque sin su orden no se atrevía a devolverme el dinero. No hay más papel, le dije, que el pasar los dos allá juntos. Habíame cobrado miedo y mandó aprestar su bote para irse en él y que yo me fuese en mi barco. Conocilo y le dije que en el mío podía pasar [p. 338] sin recelo ninguno (bien es verdad que ya estaba quieto y sosegado de mi furia). Marchamos juntos al Apollon, en donde encontramos a los escribas y fariseos muy armados de presidente, con orden que dijeron tenían por escrito para cobrar de los pasajeros el referido impuesto del piso, y que en decir otra cosa el presidente no decía verdad ninguna. Pediles con toda cortesía me enseñasen dicha orden, pero no pude conseguirlo [al margen: Abril 1710] de ninguna suerte, y por no ponerme en más disputas con ellos, por conocer mis fuertes furias, les dije con grande paz que antes de cuarenta y ocho horas les aseguraba tener cobrado el dinero, y así nos despedimos los tres jesuitas y yo de los dos, Anás y Cayfás526, para el colegio de Cadiz, refiriendo al padre Lochi y al padre rector Andres de Luque el cuento que me había pasado con los escribas referidos.

233El día 7 se consultó si sería bueno pasar adelante en la cobranza del dinero; y aunque hubo un voto (y le debía callar, porque le tocaba pagar o lo había pagado ya) de parecer de que era lícito pagar dicho impuesto, y que era muy justo el que lo cobrase, los demás dijeron que los religiosos estaban eximidos de dichos tributos. El padre Lochi lo tomó de veras, y porque no se riesen los franceses de haber hecho pagar la farda527 a los españoles y en particular a los jesuitas, tomamos los manteos la mañana del día 8 y nos fuimos al presidente, refiriéndole la respuesta de los dichos escribanos en la misma forma que ellos lo habían relatado; pidió papel y recado de escribir, formando un billete en lengua castellana que contenía el que luego al punto se restituyese a todos [p. 339] los pasajeros de los navíos Apollon y Triton el dinero que habían cobrado por el impuesto del piso, y especialmente a los religiosos y eclesiásticos. Con esta orden marchamos al colegio, y luego al punto nos fuimos a embarcar para Puntales el padre Domingo de Quiroga y yo. Llegamos al Apollon, y así que el escribano vio la sentencia sin apelación, entregó al padre Quiroga sus 55 pesos [al margen: Abril] y a mí me dio un papel para que ejecutase lo mismo el Judas del navío Triton, quien antes de leer el papel me puso en las manos la misma bolsa que yo le había remitido con los 55 pesos en reales, si bien con bastante dolor en su corazón, pero al fin los alargó. Volvímonos a comer a Cadiz con los ciento y diez del piso, como a las dos de la tarde y en ayunas por ser Cuaresma, que se dio por bien empleado, habiendo logrado el fruto de la fatal aventura.

234Estaba todo dispuesto para marchar la misma tarde para el Puerto de Santa María, en camino de Sevilla, por lo que fue preciso despedirnos de los padres del colegio, como asimismo del padre rector Andres de Luque, quien estaba para embarcarse a la Nueva España por visitador de aquella nuestra provincia, en la capitana de flota que llevó don Diego de Santillan el año de 706, cuando yo pasé con la misión de Philipinas. Embarcámonos en un barco luengo los padres de Mexico, nosotros dos, y los agentes del oficio de Indias de Sevilla, don Antonio García y don Francisco de la Peña, llegando al Puerto con bastante tiempo para ver algunos de sus templos y las cuatro galeras de España, que estaban en su río Guadalete, bien mal [p. 340] empergeñadas y viejas. El día 9 por la mañana nos fuimos a comer (en calesas) a San Lucar de Barrameda, con el fin de embarcarnos en el río hasta Sevilla. Alquiláronse dos barcos para ir con alguna conveniencia, los cuales estaban en la playa larga legua de San Lucar, la que anduvimos asnalmente en estos que llaman jumentos; y repartidos en los dos barcos con provisión bastante [al margen: Abril 1710] para el siguiente día, nos hicimos a la vela como a las cuatro de la tarde. Calmonos el viento a la medianoche, y a la mañana del día 10 volvió con lluvia, que nos duró casi todo el día, pero no obstante el agua que llovía, se guisó la comida a su tiempo y sazonada, porque no faltaba ya la salsa de san Bernardo528.

235A las tres de la tarde nos hallamos frente con espaldas de la Torre del Oro y el Arenal de Sevilla529, en donde nos desembarcamos, y con lindos y nada limpios lodos nos entramos el padre Lochi y yo por sus calles estrechas hasta dar con nuestro hospicio de Indias, en donde concluimos la Santa Cuaresma, visitando iglesias y paseando calles con gusto y alegría. Vimos también las procesiones de la Semana Santa, pero sobre todo el magnífico monumento de la Santa Iglesia que no discurro ver otro igual en el mundo, aunque he visto muchos hasta hoy. Bien es verdad que los demás de Sevilla no llegan a compararse con los de Barcelona, porque allí se esmeran en procesiones de Semana Santa y santos monumentos.

236Luego que pasó Pascua de Resurrección, concertamos calesas y un carromato para conducir a la corte nuestros navegantes cuerpos y las petacas con algunas chucherías ultramarinas, llevándonos los [p. 341] caleseros a real de a ocho por arroba, desde Sevilla a Madrid, y por cada una de las calesas, siete doblones y medio. Dejamos a nuestro hospicio como escuela de danzantes, porque el padre Ignacio Aleman, procurador general y superior de dicha casa, lo dejábamos en Cadiz con su compañero. En el hospicio quedaban solos el padre Juan de Gamiz y el padre Francisco Blanco530. Y nosotros cuatro tomamos la derrota, la vuelta de la corte, el día 30 de abril, pasando a dormir a Carmona531, en cuya posada hallamos a don Francisco de Medinilla, [ins]pector general de los ejércitos, que recogía caballos para conducir a Cataluña.

237El primer día de mayo, después que los padres dijeron misa, nos [al margen: Mayo] partimos de Carmona a hacer el mediodía en la venta y estados del conde de la Moncloba, en donde estuvo a pique de quedarnos sin comer, porque en la venta no se halló un remedio, y en diferentes casillas de los gañanes de aquel territorio no hubo forma de sacarles por el dinero un pollo ni una gallina532, hasta que yo me enfadé, y me fui al palacio en busca del gobernador, a quien pedí, por Dios o por mi dinero, alguna cosa que comiesen cuatro religiosos jesuitas que estaban con las tripas en la barriga y en estado de comerse las paredes del palacio. Estaba en el esquileo de las inocentes ovejas, y sin duda habían dado la muerte a una pocas horas antes, porque me sacó una pierna el mismo gobernador y me la dio sin admitir dinero por ella. Guisose y asose en breve tiempo porque se nos hacía muy tarde, pero estaba tierna como toro de sesenta años. Salimos de allí, [p. 342] a dormir a Ezixa, ciudad insigne533, en donde se sacaron las barrigas de mal año, y se hizo provisión para el siguiente día dos, que nos fuimos a comer a la venta del Arrecife, pasando a hacer noche en Cordova534. La mañana del día 3, por celebrarse la fiesta de la Invención de la Santísima Cruz, fueron los padres a decir misa a la iglesia catedral y vimos la gran capilla que [al margen: Mayo 1710] mandó hacer para su sepulcro el eminentísimo cardenal de Salazar con la advocación de santa Theresa de Jesus, la que no estaba concluida aún del todo535. También vimos en la dicha santa iglesia la memorable pieza del Punto que llaman de Cordova (de las cuales insignias vimos en Roma en todas las basílicas de aquella santa ciudad). Luego que comimos, tomamos la marcha por las caballerizas reales de Alcolea536, y al subir de una gran loma se rompió el eje del carromato, sin tener en legua y media paraje ninguno a que apelar. Esta sí que fue una de las grandes aventuras del Caballero de la Triste Figura, porque estando en el conflicto de nuestras grandes ideas, discurriendo el modo de conducir las petacas hasta la venta del Carpio, asomaron por la cumbre de la loma una cuadrilla de malandrines arrieros, de quienes hicimos presa para que nos diesen cuatro de los jumentos asnales que, aunque bien de mala gana y echando tacos andaluces, se redujeron a la razón, cargando los jumentos simples, más de palos que de otra cosa. Llegamos a la venta muy temprano537, y luego al punto se dio la providencia de que en la villa hiciesen eje nuevo, como en [p. 343] efecto se concluyó a la medianoche. Habiendo llegado temprano, como dije, tuvimos tiempo para ir a ver el insigne artificio de Juanelo538, que dista de la venta poco más de un cuarto de legua, el cual está fundado sobre el río Guadalquibir con tres ferocísimas ruedas, que a los ímpetus de la corriente suben las aguas más de cincuenta varas en alto para regar las campiñas de huertas, viñas y olivares, y también las sementeras [al margen: Mayo].

238Domingo cuatro de mayo fuimos al Carpio antes que nos amaneciese, a misa, las que se dijeron en la parroquia algunas, y el padre Lochi en [la] ermita de Jesus Nazareno, que está en el centro de la villa. Hallábase allí de visita el ilustrísimo obispo de Cordova, y no me supieron decir los payos el nombre de Su Ilustrísima, a quien no visitamos, por ir deprisa a Madrid. Marchamos luego a hacer el mediodía en un pueblo no muy grande que se llama Aldealrío539; y una legua poco más que hubimos caminado nos comenzó a llover furiosamente, poniéndose los caminos en breve espacio casi intolerables, por lo que, al atravesar de un puente estrecho, se volcó una de las calesas de la conserva, en que venían dos pequeñas criaturas con su madre. Acudieron promptos los demás caleseros al socorro, temiendo no cayesen así madre como hijos a lo profundo del río, y con no pequeño trabajo les libraron de aquel frangente, sin que recibiesen lesión ninguna. Pasamos a dormir a la ciudad de Anduxar540, y a la mañana del día 5 nos fuimos a hacer penitencia a la villa de Bahilen541 (lugar hermoso, para nada de provecho). Salimos temprano por llegar a la venta de Linares542 a dormir, en donde me [p. 344] creí quedásemos todos en cruz y en cuadro, sin cenar, por ser de noche cuando entramos en la venta y estar ocupada de diferentes pasajeros. Pero después de una hora, vinieron algunos de los cazadores de aquella sierra, con lo superfluo del país, de que abunda Sierra Morena, y sin dejarles llegar al suelo, les pillé dos pares de volátiles perdices para serenar y consolar los débiles e inquietos estómagos, con las cuales se durmió en la noche mejor [al margen: Mayo 1710] que no se esperaba cuando entramos en la venta.

239El día 6, antes de salir el sol, dimos principio a montar los encumbrados y empinados riscos de la gran Sierra Morena por el camino nuevo, o puerto que llaman del Rey, en donde me fue preciso navegar sobre los zapatos dos leguas hasta la cumbre, y otras dos en la bajada hasta la venta del Marqués, que con huevos (y esos pocos) se previno la comida. Marchamos luego, y en un valle bien profundo se volcó el carromato, de donde nos resultó una admirable aventura. Montamos la empinada cuesta que seguía al dicho valle, todos andando y a pie, y por ayudar al carromato, con algunos caleseros hasta llegar a lo alto, me acaloré demasiado, cogiendo al mismo tiempo un valiente resfriado, de que no se libraron ni aun los padres en la dicha subidilla. Volviendo a bajar la cuesta, fuera ya del mal camino, se rompió el eje nuevo (que se había echado en el Carpio) más de legua y media antes de llegar al Visso543. Quedamos tristes y desconsolados con la fatal aventura al pie de Sierra Morena, así el padre Lochi como yo, porque los padres de Mexico (insen- [p. 345] sibles) se pasaron de largo al Visso. Estuvímonos allí más de una hora, sin hallar remedio a nuestro mal, hasta que se hacía de noche, precisándonos a marchar, dejando el carro con la carga y un mozo que lo cuidase, mientras en el Visso se daba la providencia para volver a buscarlo. Entramos muy de noche en dicha villa, y con haber dos horas que los padres habían llegado al mesón, ¡no tenían qué cenar ni modo de prevenirlo con la excusa de [al margen: Mayo] que en el pueblo no había! Enfademe un poco y eché por los trigos de Cristo con cuatro medios de disparates, porque a la verdad, venía cansado y con mi poca de calentura. Tomé el jarpil y la media manta, y en breve espacio di dos vueltas al lugar, volviendo luego con tres pares de pollas de leche, cortadas sus cabezas al mesón, y una perdiz con su jaula que compré a un tejedor en corto precio, solo porque los padres decían que no se hallaba que cenar en un pueblo de dos mil vecinos. Cenose bien (aunque algo tarde) y previne comida para el día siguiente, porque no había forma de hacer el eje, para volver en busca del carromato. El día 7 por la mañana, mientras hicieron el eje y fueron a buscar el carro, dijeron misa los padres en la parroquia y vimos el palacio que allí tiene el excelentísimo marqués de Santa Cruz, que puede competir con otro cualquiera de España. Una hora después del mediodía, llegó el carro a la posada, y a las dos de la tarde marchamos camino de Val de Peñas544, en donde entramos dos horas anochecido. Cenamos de la [p. 346] provisión que se llevaba, y se hizo otra para el día siguiente, porque sin esto no se puede navegar por España545. El día 8 nos fuimos a comer a Manzanares, causándonos lástima y compasión la multitud de langosta que se comía los sembrados, por cuya causa estaban los lugares despoblados, habiendo padecido cuatro años [al margen: Mayo 1710] consecutivos aquel miserable yugo en los pueblos de la Mancha. Dormimos en Villalta546, bien infame posada y cara, y el día 9 nos pasamos de largo por las ventas de Lapiche547 a hacer el mediodía en la villa de Consuegra (puestos muy nombrados en las aventuras de don Quixote548) y aunque nosotros la tuvimos en mojarnos con la lluvia, pasamos a dormir a Mora549, no habiendo hallado hasta allí posada ninguna tan buena. Marchamos el día 10 a pasar el Tajo por la Barca de Azequia, en cuyas márgenes tiene el rey un donoso palacio con sus molinos y venta, que fue donde comimos este día. Pasamos a dormir a Illescas550, célebre por el santuario de Nuestra Señora de la Caridad con sus continuos milagros, en la cual santa y real capilla dijeron misa los tres padres la mañana del día 11, para pasar a comer a la villa de Getafe, en distancia de tres leguas algo largas. Llegamos temprano a Getafe, pueblo grande, y siendo once en la cuadrilla no se pudo hallar en todo el pueblo más que sola una libra de pan, y esto a las puertas de la corte. El padre procurador general de las Indias en Madrid tuvo aviso desde Illescas de nuestra ida, y habiendo dado yo la noticia al mismo tiempo al hermano Pasqual Temprado, le cogió la carta en casa del excelentísimo marqués [p. 347] de Lombay551; subió al cuarto de la excelentísima duquesa de Gandía, pidiendo el coche a Su Excelencia para salirme a recibir, y así, dispusieron luego el que saliese el coche de la casa de Gandía con mulas y cocheros de la casa de Lombay, porque cada una de Sus Excelencias querían enviarlo todo. Llegó el coche a la villa de Getafe como a las tres de la tarde, con el padre Alonso [al margen: Mayo] de Quirós, procurador general, y los hermanos Sebastian de Monrreal y Pasqual Temprado. Entraron cinco en el coche, y el hermano Temprado y yo marchamos en la calesa, por cerca de Villa Verde, hasta vadear el muy nombrado Manzanares, que venía crecidillo por deshacerse la nieve en los puertos de Guadarrama. Entramos en Madrid por la gran Puerta de Toledo, dando con almas y cuerpos en el Colegio Imperial antes de ponerse el sol, en cuya casa se hallaba de rector el padre Vicente Ramírez, y provincial actual el padre Pedro Blazquez.

240Supimos luego de cierto cómo el día 3 de mayo había salido de la corte para las fronteras de Cataluña nuestro católico rey Phelipe Quinto (que Dios guarde) a oponerse personalmente a la furia de los enemigos que se hallaban en las cercanías de Balaguer, fortificados con trincheras.

241El día 14 por la mañana fui a visitar a la excelentísima señora duquesa de Gandía de parte del padre Francisco de Borja y Aragon, con una insinuación del parentesco a la excelentísima casa, que recibió Su Excelencia con afectos de gran cariño, quedándome yo admirado en hablar a una señora santa, devota y humilde, siendo de lo primero de España. [p. 348] Pero no hay mucho que admirar, que mientras más señores, más humildes, y mientras más humildes, más tratables; y Dios nos libre de aquellos que todo lo humillan con soberbia, debiendo en sí ser abatidos. La misma tarde dimos principio el padre Lochi y yo a cumplir con las visitas de los señores consejeros del Real y Supremo o de las Indias (a quienes pondré en lista, en la vuelta de la Corte Romana552). Visitamos también los santuarios de Nuestra Señora de la Almudena, Soledad y Atocha y al patrón de Madrid, san Isidro, cuya fiesta se [al margen: Mayo 1710] celebró en la corte con solemne procesión el día 15 por la tarde, la cual refiero en la forma que la vi pasar por la puerta de nuestro Colegio Imperial. Venían delante de todos ocho estatuas de gigantes grandes, con dos pequeños muy pulidos que a la música de la gaita zamorana bailaban con gran primor. Seguían 17 estandartes y 12 cruces de parroquia; y a estos, dos bien vestidas danzas de color azul y encarnado, en continuo movimiento. Luego venían, por su orden, las religiones siguientes, siendo los primeros los mercenarios [sic] descalzos; segundos, los capuchinos; terceros, trinidad descalza; cuartos, mínimos de San Francisco de Paula; quintos, mercenarios [sic] calzados; sextos, trinidad calzada; séptimos, carmelitas calzados; octavos, agustinos de San Phelipe; los nonos, observantes de San Francisco y los décimos, dominicos. Seguían a las referidas comunidades los señores grandes de España con su estandarte, y al emparejar Sus Excelencias con la puerta de nuestra iglesia, entregaron el estandarte a un regidor de la villa, saliéndose todos de la procesión. (Dijéronme que era etiqueta muy [p. 349] antigua). Siguiose la villa y la clerecía con solemnes instrumentos de armoniosas voces, junto a la estatua del santo labrador que, vestido ricamente, lo traían sobre sus hombros seis de los sacerdotes. Después de la santa efigie, cerraba la procesión el señor conde de Xerena553, corregidor de Madrid, acompañado de sus ministros y gran concurso de pueblo, dando fin a día tan [al margen: Mayo] festivo y tan solemne.

242El día 24 presentamos nuestros despachos al secretario de Nueva España, don Felix de la Cruz Ahedo, para que diesen licencia del pasaje a Roma, etc., la que veremos a mediado el mes de agosto, porque se vive en Madrid con mucha paz y sosiego. Para esta misma tarde, nos tenía convidados (al padre Lochi y a mí) el excelentísimo marqués de Lombay a enseñarnos el Real Palacio del Retiro, por lo que a las cuatro en punto nos vino a buscar al colegio Su Excelencia, llevándonos en su amable compañía por las calles de Madrid, hasta que muy despacio vimos cuanto en sí encierra el real palacio. Marchamos luego por la calle Mayor, Puerta de Guadalaxara, y al llegar a la plazuela de la Villa, nos tocaron las oraciones, precisándonos a dar la vuelta al coche para el Colegio Imperial, donde nos dejó Su Excelencia. Contonos en el camino tres cuentos sazonados que habían pasado por Su Excelencia, tocantes a las posadas de España. El primero fue que, caminando para Valencia, en compañía del excelentísimo duque de Gandía, su padre, llegaron a hacer mediodía a un pueblo de la Mancha, cinco leguas de la raya de Valencia, en la víspera del santo abuelo, san Francisco de Borja, por cuya causa ayunaban Sus Excelencias. Entraron en el [p. 350] mesón y no hallaron en él otra cosa que paja y cebada para las mulas, pero para Sus Excelencias ni familia, ¡ni un remedio! Llevaban de mayordomo un sacerdote, y se ajustaron los tres en salir por el lugar en busca de algún alimento, dividiéndose por diferentes calles. El excelentísimo marqués, después de cansado de rodar, [se] encontró con una vieja, a quien pidió por su dinero alguna cosa que comer. [Al margen: Mayo 1710] La buena abuela le respondió diciendo: Usted parece hombre de bien, y a fe que le daré un poco de arroz de lo que tengo; dióselo y no quiso por ello ningún dinero, pues parecía hombre de bien. El excelentísimo duque, por otra calle, halló solo un par de huevos, pero le costaron un real de a ocho, porque Su Excelencia lo quiso dar. El clérigo mayordomo, por otra parte, halló media escudilla de aceite; y cuando se vieron en la posada con tan poco bastimento, mandaron poner el coche y sin comer marcharon a toda prisa hasta el primer pueblo del reino en donde hallaron todo lo necesario.

243El segundo cuento fue que, caminando el excelentísimo marqués para el reino de Navarra, entró en un pueblo tan desdichado que para cambiar un real de plata anduvo por todo el pueblo, y en la tienda solo halló cinco cuartos, en la carnicería cuatro y en el cura del lugar los siete, dejando al triste real de plata en poder del uno, hasta que al cura le vinieran los responsos para resarcir a los otros.

244El tercero cuento fue que, caminando por Castilla la Vieja, en compañía de Su Majestad (Dios le guarde), llegaron a un lugar donde no encontraron otra cosa que miseria. Pidieron pan, no lo hubo; pidieron carne a los alcaldes, que con sus varas como [p. 351] vigas de lagar, respondieron con justicia: allí tienen vostedes un buen hato de ganado, si quieren comer, vayan y mátenlo, ¡que acá no tenemos carnicería para vostedesǃ Viendo la simplicidad de los payos, enviaron algunos soldados de las guardias, que con las espadas hicieron una carnicería más que horrible, quedando los [al margen: Mayo] alcaldes muy satisfechos de la acción. Estos son los cuentos del señor marqués de Lombay, y yo digo que quien caminare por España y no lleva prevención, tendrá de estas a cada paso, porque tocante al gobierno de las posadas en los caminos, es España la vileza de las demás naciones.

245El día 2 de junio se votó en el Consejo de Castilla el pleito que entre sí tenían los excelentísimos conde de Santistevan y el marqués de Aytona, su yerno, sobre el condado de Medellín, el cual ganó el excelentísimo de Aytona, pero es digno de reparo el que siendo padre y yerno los pleiteantes, cada cual de por sí, hicieron este día [al margen: Junio] grandes deprecaciones a los santos sus devotos, pues la excelentísima de Aytona acudió al noviciado, al gran patriarca san Ignacio de Loyola, en donde (por su orden) estuvo expuesto toda la mañana el inefable pan sacramentado, por ganar el pleito a su padre, como en efecto lo consiguió. El día 10 se hizo procesión general con asistencia de las comunidades religiosas, desde Santa María de la Almudena a la Virgen de la Soledad, por los felices sucesos de la monarquía de España, y al día siguiente, en nuestro Colegio Imperial, se cantó una misa a la sacratísima Virgen del Buen Consejo, por el mismo efecto, con asistencia de toda la [p. 352] comunidad.

246Para el día 20 determinamos el salir yo de Madrid a ver [a] mi madre, que con ansias me esperaba en una aldea (de donde se hallaba cura don Juan de Miguel, su hermano, y tío mío) llamada Cerezo Abajo. Partí a las cuatro de la tarde a dormir a San Agustín, y el día 21 después del medio [día], llegué [al margen: Junio 1710] a Cerezo con los mismos deseos que me esperaba mi madre554. Hallela convalecida de un dolor fiero de costado, de que curó prodigiosamente y de improviso, por haberla dicho don Bernardo Sanz Daza, en el rigor de la enfermedad, que yo le había escrito pasaría en breve a verla, porque mi intento era cogerles de susto y de repente. Ya se deja considerar la alegría de la madre, hermanos y mi tío cuando me vieron entrar por la puerta después de dieciséis años que no me habían visto, y sin esperanzas de verme, y más con sotana de la Compañía. Regalámonos unos cuantos días en Cerezo, y el primer día de julio partimos a Cantalejo, mi patria, mi tío, mi madre y yo, a las tres de la mañana, para cuyo viaje de cuatro leguas me remitió su mula el señor arcipreste don Diego Gill de Jibaja, cura propio de Cantalejo, quien con grandes impaciencias deseaba el verme en su casa. A las siete de la mañana entramos en la villa, y luego vino la canallota de hermanos, primos y parientes a ver qué les traía de las Indias. El día 5, que fue sábado, nos fuimos a pie y andando a la ermita de Nuestra Señora del Pinar555, a misa, el licenciado don Urban Carrascosa, mi madre (aunque vieja), otros amigos y yo; y después de misa nos almorzamos dos lenguas de vaca fiambres, con sus tragos de buen [p. 353] vino para resistir el sol que furiosamente nos comenzó a calentar hasta que llegamos a casa. El domingo siguiente colocamos en la iglesia cerca del altar mayor un cuadro de san Francisco Xavier que en Mexico me regaló un padre con el deseo de que los payos de Cantalejo cobren devoción al santo. El mismo día por la tarde marchamos a caballo el señor [al margen: Junio556] arcipreste, el licenciado Carrascosa y yo a visitar el santuario de Nuestra Señora de la Hoz, que dista de Cantalejo una legua, el cual está gobernado de observantes de San Francisco en un desierto espantoso557, a la margen del río Duraton, y media legua poco más del insigne y antiguo santuario de San Frutos, habitado este de claustrales de San Benito en medio de aquel desierto, causando estupenda grima a los devotos que suben al monasterio, porque es la tierra más agria que hay en Castilla la Vieja. Volvimos por la noche a casa, y comencé a despedirme para no volver a verles (pero no se lo cumplí, como adelante se dirá). El día 7 se restituyeron a Cerezo Abajo mi tío y mi madre por decir misa a su pueblo el día siguiente domingo, que fue a ocho, y esta misma tarde me partí también en compañía del señor arcipreste, que se dignó ir conmigo hasta la mitad del camino de Cerezo, atormentándonos furiosamente un horroroso huracán de viento terrible de la banda del oeste, que no nos dejaba caminar, quien prosiguió en la misma forma, tan furioso y frío, hasta la tarde del día 13; llegué a Cerezo y dispuse salir de allí para Madrid, la ma- [p. 354] ñana del día 12, en cuyo tiempo fue el dicho viento tan frío que nos hacía estar de día y de noche calentándonos al fuego como si fuese en diciembre. Salí de Cerezo el día 12 y al llegar a hacer mediodía a la villa de Buitrago558, me fue preciso, al apearme, preguntar por la cocina para calentarme [al margen: Julio 1710] según el frío que llevaba y esta destemplanza de tiempo fue casi general en España en medio del mes de julio559.

247El domingo 13 a las cuatro de la tarde me restituí a Madrid, en donde hallé al padre Lochi (gracias al Señor) bueno de salud, como lo había dejado. El día 15 hicieron la consulta sobre nuestra licencia del pasaje a Roma en casa del señor Ronquillo, presidente de Castilla, y no fue poca fortuna el que unánimes y conformes fuesen los votos en favor560. Subiose luego a la Reina Nuestra Señora, y viendo Su Majestad que no había oposición de parte de sus consejos, expidió su real decreto para que nos despachasen luego las licencias; ¿pero cuándo se puso en ejecución? Dentro de un mes lo veremos, porque como dije en otra parte, se vive en la corte muy despacio. El día 24 por la mañana remitió desde palacio el excelentísimo señor conde de Santistevan561, mayordomo mayor de la reina (Dios la guarde), el coche al padre Lochi para hablar de cosas ultramarinas y en especial de Philipinas, lo cual se ejecutó en el cuarto de Su Excelencia, en que concurrieron los excelentísimos duque de Populi y conde de San Estevan de Gormaz, primogénito del de Villena.

248El primer día de agosto entró en la corte extraordinario del ejército, con la noticia de un reencuentro en las cercanías [p. 355] de Lerida562 el día 27 del pasado, en que murieron muchos de la una y otra parte, y en particular oficiales, pues murió en él don Francisco de Agulló, marqués de Gironella, catalán y grande amigo mío, que servía de coronel a nuestro Phelipe Quinto.

249Gobernaba el ejército del rey el excelentísimo marqués de Villadarias563, quien con instancias pidió a Su Majestad le diese licencia [al margen: Agosto] de retirarse a su casa (quizás por la poca unión de los demás subalternos); y habiéndosela concedido el rey, envió a llamar al marqués de Beé564, que gobernaba las tropas en Estremadura, para que comandase las de la frontera de Cataluña. Pasó este general por Madrid el día 9, a quien vi yo por la mañana en la covachuela del Despacho Universal, y no se partió hasta el día 12 para el ejército. El día 13 por la mañana tuvimos una estupenda aventura y fue que, habiéndonos convidado al desayuno en el noviciado de San Andres, se pidió un coche para dicho efecto, en el cual íbamos cuatro, pero al llegar a la calle de las Fuentes le dio las ganas de romperse el eje, dejándonos en la estrada, hechos unos espantajos, siendo preciso pasar adelante encima de los zapatos. El día 17 por la noche entró en Madrid otro extraordinario del ejército con otro reencuentro junto a Peñalba, ya en el reino de Aragon, y sin saber de fijo el suceso, se hundía Madrid con repiques de campanas, luminarias y otras demostraciones de alegría (mejor hubiera sido que no las hubieran hecho), porque fueron trocados los [p. 356] dados565. El día siguiente, 18, nos partimos a ver el Escurial el padre Lochi, los hermanos Sebastian de Monrreal, Domingo Calvo y yo en dos calesas o sillas volantes; comimos en casa del cura de Aravaca566, en donde nos la tenía prevenida el hermano Pasqual Temprado con abundancia de cosas extraordinarias. Pasamos a dormir a Colmenarejo, y el día 19 por la mañana llegamos [al margen: Agosto 1710] al Escurial, cuyos santos religiosos nos mostraron con alegría la inmensidad de ricas y preciosas alhajas que encierra en sí aquella maravilla de España, de que aseguro que un conjunto como aquel no se hallará en todo el orbe. Bien es verdad que alhajas particulares, Roma las tiene mejores.

250Restituímonos a Madrid el día 21 por la tarde, y hallamos de novedad sacada nuestra licencia para el pasaje de Roma con el indulto de 17 pesos que se pagaron por ella a los oficiales, a quienes enviaría yo 17 años a escribir con pluma de 25 palmos en gurapas567. El día 23 entró un cadete a las 11 de la mañana, herido del ejército, con la fatal noticia de la total ruina de nuestro ejército enfrente de Zaragoza la mañana del día 20, con la batalla más horrorosa que se había visto hasta entonces, la cual ganó el conde Guido de Staremberg568, general de las tropas del serenísimo archiduque, al marqués de Beé, que tres días había que comandaba nuestras armas. El día 24 a las nueve de la mañana entró en Madrid nuestro católico monarca Phelipe Quinto (que Dios guarde), retirándose de tan desgraciada tragedia, por lo que muchos de los de oreja torcida daban por fenecido este [p. 357] cuento, (pero antes que se acabe el año, lo veremos prodigiosamente restaurado todo). El día 25, en que cumplió los tres años nuestro príncipe de Asturias, Luis Primero, fueron los excelentísimos señores a besar la mano al rey. Y por la tarde (aunque con mucho viento) se estuvo al balcón Su Alteza, recibiendo los parabienes [al margen: Agosto] del pueblo. La misma mañana partieron para Roma los padres procuradores de Nueva España, mientras nosotros disponíamos el viaje, que fue en breve. El día siguiente, 26, se divulgó por Madrid la infausta sentencia de un señor que días había estaba preso en el alcázar de Segobia, la que se conmutó (según dijeron) en destierro perpetuo a un castillo de Galicia, y vimos nosotros que no fue así, como diré en el viaje por Vizcaya569.

251Teníamos determinado el padre Lochi y yo el tomar nuestra derrota por la vía de Pamplona, pero con el descalabro de Zaragoza estaban ya inficionados los caminos de los fugitivos nuestros que se recogieron en Tudela de Navarra y no faltaban ecos de que los enemigos entraban ya por Castilla, por lo que dispusimos seguir a los padres mexicanos por el camino de Vizcaya, etc.

Viaje a Roma desde Madrid prosiguiendo el año 1710

252Jueves 28 de agosto, como a las cuatro de la tarde, nos despedimos de los padres del Colegio Imperial el padre Lochi y yo, entrándonos en la calesa que a la puerta estaba dispuesta570. Salimos por la gran [p. 358] Puerta de Segobia, dejando a Madrid en un laberinto de intrépidas confusiones, asegurando algunos por muy cierto venir el serenísimo archiduque con el poder de su ejército caminando para la corte, como en efecto fue así, precisando a nuestros reyes retirarse de Madrid hasta Castilla la Vieja el día 9 de septiembre, con gran confusión de los señores [al margen: Septiembre (tachado) 1710. Agosto] y ministros que siguieron las reales huellas por el puerto de Guadarrama, unos a Valladolid con el rey, y otros a Vitoria con la reina571. Volviendo a nuestro viaje, digo que, aunque salimos tarde de Madrid, pasamos a dormir a la Torre que llaman de Lodones572. Y el día siguiente, 29, fuimos a hacer mediodía al pueblo de Guadarrama, muy nombrado por su puerto, y más nombrado por no hallar qué comer en él, precisándome el andar de huerto en huerto en busca de algunas hierbas, porque era viernes y no tenían ni aun huevos en el lugar. Hallé por último remate con una calabaza y unas judías verdes, que además de pagarlo bien pagado, me costó el cogerlo todo con mis manos. Comimos mal y de mala manera; y con un par de bueyes que se alquilaron para llevar la calesa y un rocinante para mí, comenzamos a subir el puerto573, hasta que bajamos a la venta de Huadillos desde donde se devolvieron los bueyes y rocinante. Pasamos a dormir a las Navas de San Anton una larga hora entrada la noche y no poco obscura. Comencé a dar vueltas por el lugar en busca de cena, y después de dos valientes caídas que di sobre las innumerables rocas en que está fundado el lugar, me volví al mesón [p. 359] con tres huevos solos que hallé en tres casas y un poco de bacalao seco, salado y podrido, que no pudieron comer los mozos. Ya se deja considerar cómo dormirían cuatro hombres con la cena de tres huevos. El día 30 por la mañana salimos de la estrafalaria aldea con más hambre que padeció Sancho Panza, camino de Villa Castín, en cuya entrada nos hallamos con cuatrocientos caballos del regimiento de la Muerte574, que de la raya de Portugal [al margen: Septiembre (tachado) Agosto] a toda prisa les llamaban a Madrid para guardia de las personas reales en las urgencias presentes. Comimos en el lugar de Labajos, no muy mal, y pasamos a hacer noche a la villa de Martín Muñoz575, donde nos desquitamos de la noche antecedente, que aunque sábado no faltaron menudillos y escabeche de atún fresco con que resarcimos los debilitados estómagos. El día 31, antes de amanecer, dijo misa en la parroquia el padre Lochi, y después de bien almorzados nos fuimos a hacer mediodía al pueblo de Almenara576, en cuya posada hallamos al padre Clefer, segundo procurador de la provincia del Chile, que de vuelta encontrada venía de Flandes y de Roma. Comimos juntos y luego nos despedimos: el padre para Madrid en busca del padre Covarrubias, su compañero, y nosotros a dormir a Valdastillas577, lugar célebre por su ajo578.

253El día primero de septiembre, a las nueve de la mañana, dimos con nuestros cuerpos en la ciudad de Valladolid, corte antigua de los católicos reyes de España, la que quiso ver el padre Lochi aquella tarde muy despacio, para lo cual fue preciso pasar a dormir [p. 360] y posar en el colegio de San Ignacio. Hizose provisión para el día siguiente, dos, que nos fuimos a comer a la venta de Trigueros, en donde a poco rato llegó un hombre con cuatro barbos del río Pisuerga de a cuatro libras cada uno. Comprele los dos y allí nos mamamos el uno, guardando el otro para la noche (porque como dice el refrán: quien guarda, halla), el cual nos cenamos [al margen: Septiembre 1710] en Dueñas579 acompañado de otras cosillas.

254El día 3, al llegar a comer a Torquemada, nos encontramos en el mesón con el mayordomo del excelentísimo duque de Bejar y otro caballero que de la batalla de Zaragoza se habían amontado por aquellos andurriales, huyendo de los enemigos, que los tenían tan cercanos, como cosa de cuarenta leguas (valientes soldados, pero grandes gallinas). Pasamos a dormir a Villa Odrigo580, lugar sin pies ni cabeza, en donde cenamos la provisión que traíamos. El día 4 comimos en Zelada581, y aunque algo de noche pasamos a dormir a Burgos582, que por temor a los rigores del sol nos salimos el día 5 sin lograr el ver al Santísimo Cristo que se venera con tanta devoción en aquella insigne ciudad. Hicimos el mediodía en un pueblo muy pequeño llamado Monesterio, pasando a dormir a la villa de Bribiesca583, grande pueblo y de comercio; pero nos desolló la faltriquera la señora mesonera: sobre su conciencia vaya, que yo se lo perdono de buena gana. El día 6 comimos en Pancorbo, lugar entre dos peñascos, adonde había llegado un soldado de a caballo, fugitivo de la batalla de Zaragoza, y contaba grandísimos disparates a unos diez o doce clérigos del lugar con a- [p. 361] plauso de los oyentes, quienes con la boca abierta le escuchaban, como si fuera el soldado uno de los evangelistas. Atendíalo yo todo, y al oír referir tanto embuste, les dije a dos sacerdotes que no le creyesen palabra de todo cuanto decía. Respondiome el uno de ellos: Padre, no puede decir mentira, porque es hijo de un lugar aquí vecino. Y así les dejé en la opinión de que, en dicho lugar, no se cuentan embustes ni pataratas, etc.

255Pasamos de allí a hacer noche a la [al margen: Septiembre] grande villa de Miranda de Ebro, en cuyo puente nos hicieron pagar el pasaje584. El día 7 por la mañana entramos en la provincia que llaman de Alava, una de las pertenecientes a Vizcaya, y habiendo comido en la venta de Zavalla, nos pasamos a dormir a la ciudad de Vitoria585, en donde descansamos todo el siguiente día por celebrar la fiesta de la Natividad de la Virgen Nuestra Señora. Convidonos a comer en su casa el mismo día don Blas de Vildazola, a quien conocía muy mucho desde que estuve en Acapulco, donde concurrimos los dos, y juntamente había sido uno de los pasajeros del navío Triton, desde la America a España, compañero de las horrorosas tempestades que padecimos en el mar océano. La misma noche supimos cómo en un pueblo cerca de Vitoria dormía el señor que dije estaba preso en el alcázar de Segobia, a quien sacaron de allí el primero de septiembre. El día 9, habiendo primero alquilado dos mulas de silla para pasar los terribles montes de Vizcaya, partimos de Vitoria en la calesa, y al entrar en el pueblo de Urribarri, [nos] encontramos con el preso, escoltado de 25 caballos y el comandante, que en la misma calesa del preso no consentía el dejarle hablar con nadie, en todo el camino. [p. 362] Fuímonos a hacer el mediodía a la venta de Salinas, después de haber descendido la cruel calzada de Salinas, donde fue forzoso amarrar las ruedas de la calesa, y dos mulas en su popa, para suspender la corriente. Hicimos noche en Mondragon586, así el preso como nosotros, y luego que marchamos el día 10, en distancia de una legua, apartaron el preso del camino por no entrarlo por Oñate, llevándolo por Bergara en un caballo.

256[Al margen: Septiembre 1710] Llegamos nosotros a Oñate muy temprano, en compañía de algunos de los soldados que convoyaban la calesa del señor, por cuya causa se creyeron en la villa de que el padre Lochi era el confesor del señor preso, sabiendo en todo Vizcaya que pasaba por allí. Montamos la horrible cuesta de Oñate, de cuya villa se sacaron dos pares de bueyecillos que subiesen la calesa hasta la cumbre, la que subí a pie y andando por parecerme mejor que no subirla a caballo. Entramos en Villa Real587, todo el convoy a un mismo tiempo, aunque el preso con su escolta se fueron a posar en una grande casa que les dieron en la villa, algo distante de nuestra posada. Luego que hubimos comido, dispusimos el pasar desde Villa Real a la santa casa de Loyola, y dejando la calesa y demás tren, partimos la misma tarde por medio de empinadas breñas, hasta que llegamos a Azcoytia, corta legua de Loyola, que habiéndonos anochecido, entramos también en el llano. Sería una hora entrada la noche, cuando dimos con nuestros cuerpos en la santa casa, en donde nos regalaron aquellos padres con grande amor y cariño, para donde traía el padre Lochi, de las islas Philipinas, una memoria donosa. [p. 363] La mañana del día 11 dijo misa el padre y comulgué yo en el mismo puesto donde sucedió el portentoso milagro de la aparición del apóstol san Pedro a mi gran padre san Ignacio y su admirable conversión. Después del mediodía, nos despedimos de la santa casa y de los padres, volviéndonos a dormir a Villa Real, de donde partimos la mañana del día 12 a comer a Villafranca, y a cenar y dormir a la villa de Tolossa588, cuyo [al margen: Septiembre] magistrado, con grande pompa y aparato, esperaban por instantes al serenísimo duque de Vandoma, quien entró en la villa media hora después que nosotros, acompañado del excelentísimo duque de Noalles y el marqués de Tuy. Salieron a recibirles cien mosqueteros vizcaínos, con cuerda encendida y bala en boca, que muy triunfantes entraron en la villa siguiendo a Su Alteza hasta la casa que tenían prevenida para el alojamiento, donde le hicieron la guardia aquella noche. Decían los de Tolossa que venía el señor de Vandoma por restaurador de España y no se engañan del todo, según dirigió las cosas, como lo dirán los enemigos que se hallaron en la entrada de Castilla y vuelta para Aragon, antes que se acabe el año.

257El día 13 partimos nosotros a comer a Arnani589, y por la tarde atravesamos unos espantosos bosques y cuestas inaccesibles, inficionados de ladrones (según nos dijeron), en cuyos parajes, pocos meses antes, habían dado la muerte a un sacerdote gallego por quitarle lo que llevaba, pasando a San Sebastian, pero gracias al Señor, que no [nos] encontramos con tal gente. Hicimos noche en Irun, último lugar de Vizcaya, en donde nos dijeron que aquella misma mañana habían pasado [p. 364] desde allí a la plaza de Fuente Rabía el preso de quien he hablado590. El día 14, al amanecer, fue a decir misa el padre Lochi a la parroquia, y poco después marchamos a pasar el río que divide los reinos de España y Francia591; ¡en el cual nos desollaron las bolsas, sin atender al pasaporte que la reina nos concedió! (que no hay mejor pasaporte que el caballero don Peso592). Entramos en la Francia, pasando a hacer mediodía en San Juan de Luz, [al margen: Septiembre 1710] en cuyo puente nos hicieron pagar farda, porque nos llevaron dos reales de plata al entrar y otros dos reales al salir. Dormimos en Bayona, plaza fuerte, a quien gobernaba en ínterin el mariscal de Mont Revel593. Hallábase en dicha plaza la reina viuda de España, quien salía las más de las tardes a divertirse en la campaña594. Visitonos el padre Erizalde, su confesor, a la puerta del gobernador, mientras refrendaron el pasaporte de España, y al instante pasamos a una posada donde hallamos cuanto habíamos menester, así de asistencia, como camas limpias y la cena bien compuesta, de que dimos gracias al Señor, acordándonos del desaliño de nuestra España y de la poca providencia que hallan los pasajeros por los caminos. Pues del mismo género fueron las demás posadas en lo que atravesamos por la Francia, siendo (como nos dijeron) el país por donde fuimos, el peor de todo el reino en la asistencia. Amaneció el día 15 y quisimos ver la ciudad, la que paseamos muy a nuestro gusto, divirtiéndonos con el gran comercio, que por dos brazos de mar o rías entran por medio de la ciudad.

258La misma tarde nos partimos de Bayona a hacer noche [p. 365] en un pequeño pueblo llamado Vía Rota595 y el siguiente, 16, después de pasar la Barca de Port de Lana596, nos fuimos a comer a Peña Dorada, y a dormir a Bache597. El día 17, en el camino de Aransa, donde fuimos a comer, encontramos enjambres de ocas o patos (que en mi tierra llaman gansos), como también grandes sembrados de milpas, que nos parecía pasar [al margen: Septiembre] por la Nueva España, según lo fértil de los maíces598. Casi lo mismo vimos por toda la provincia de Aquitania, que llaman Navarra la Baja599. Pasamos a hacer noche al gran village600 de Pau, que además de ser plaza fuerte, encierra en sí muchas comunidades religiosas. El día 18, como dos leguas de Pau, encontramos en el camino al padre provincial de Aquitania y al padre rector de Pau, que con sus dos compañeros venían de los baños de Bañeras601 (según supimos después), porque donde nos encontramos no nos pudimos hablar, por ser en medio de un lago. Comimos en las Bordas y nos pasamos a dormir a Tarva602, lugar muy grande y ameno por sus muchas cristalinas aguas, alamedas muy hermosas y el país fértil para todo. El día 19, después de comer en Tornay603, pueblo pequeño pero muy donoso, nos pasamos a hacer noche al gran santuario de Nostra Dam de Grenisson604, en donde habitan de continuo veinticuatro pretes605 para celebrar los divinos oficios: es el santuario más célebre que tiene el reino de Francia, a cuya romería vienen de muy distantes parajes, por no faltar jamás el concurso. El día 20, al entrar en las hosterías de Pou Marin606 para comer, nos hallamos en la posada con dos religiosas bernardas, [p. 366] la una vieja y la otra joven, las cuales, conociéndonos españoles, vinieron luego a entrar en plática con nosotros, y admirándonos de ver monjas por los caminos, les pregunté607 que cómo salían de sus monasterios, porque en España no se consentía sin grave necesidad, a lo cual me respondieron que en toda la Francia salían con licencia sola del ordinario o solo de sus confesores, y que ellas iban a cumplir una romería a Nostra Dam de Grenisson desde [al margen: Septiembre 1710] su monasterio de Lombés608. Y es la causa el no estar admitido en el reino de Francia el santo Concilio de Trento por lo que no guardan clausura en los conventos de monjas. Salieron las dos en compañía de un gentilhombre y una sola criada de la hostería (con harto poca de edificación) y montando en sus caballos, a manera de soldados, con los pies en sus estribos y muy largos, marcharon con el rigor del sol a cumplir su romería. Bien es verdad que en la Francia y en Italia todas las mujeres montan a caballo de la misma suerte, por lo que no hay que admirar en que las monjas lo fuesen. Nosotros, después de sosegada la comida, nos fuimos a hacer noche al sobredicho Lombés, y al día siguiente, 21, antes de llegar a Sis Lises609, [nos] encontramos con una abadía de monjes bernardos muy amena y deliciosa; y habiendo comido en el dicho Sis Lises, entramos en la ciudad de Tolossa muy temprano por un puente tan hermoso que hasta hoy no he visto otro igual.

259Descansamos el día 22 para pasear las calles de Tolossa, y es cierto que me agradó la planta de aquel village tan grande. El día 23 por la mañana pasamos a hacer mediodía a Bassieya610 [p. 367] y a dormir en la hostería que llaman de Castellnoudare, a la ribera de un pequeño río, que con su riego cultivan gran parte del país.

260El día 24, habiendo comido en el village de Alsona611, entramos a las cuatro de la tarde en la antigua Carcassona, ciudad muy buena, en cuya ciudadela (nos dijeron) se hallaban encerradas seiscientas mujeres de los hugonotes de Lenguadoc612, a quienes tenían en forma de galera, trabajando por cuenta de su rey, sin que ninguna, en [al margen: Septiembre] seis años que allí estaban, se hubiera querido reducir a nuestra santa religión. Prendieron a estas cuando el levantamiento de los herejes de los Sabenes613 contra su rey, el año de 705, a cuyos maridos mandó el rey de Francia echar a galeras perpetuas614. El día 25 comimos en Picsiric615, lugar tan grande como el nombre, y por la tarde nos pasamos a hacer noche al pueblo de Cabusacs616. El de 26 fuimos a Bisiers a comer, lugar de grande comercio en la costa del mar Mediterraneo, desde donde se comienza la sospecha de ser los más calvinistas. Dormimos en Pessenás617, no menos pueblo que Bisiers, causando lástima y compasión el que pueblos así tan grandes se vayan derechos al infierno por seguir a Lutero y a Calvino. El día siguiente, 27, comimos en Sitcháns618, pueblo pobre y destruido de los herejes, y por la tarde temprano entramos en Montpeller619, ciudad a la verdad hermosa, en donde la mañana del domingo 28 fue el padre Lochi a decir misa al convento de los padres cordeliers (así llaman a los franciscanos), y luego que nos desayunamos, volvimos a nuestra tarea ordinaria. A una legua poco más de Montpeller, en las hosterías de Columbier, hallamos rico moscatel, y estándolo probando, con un chorizo en [p. 368] las manos para pasar adelante, nos propasó allí el ilustrísimo obispo de Tolon, que se volvía a su diócesi[s], de vuelta de Montpeller, cuyo gobernador era su hermano; comimos en una misma posada en el Pont de Lunel, en donde había una gran guardia de soldados para tener a raya los hugonotes de toda aquella provincia. Luego que hubimos pasado el puente, dejamos sobre la izquierda el camino real que va a Nimes y Avinon, tomando sobre la derecha, a dormir a un pueblo algo pequeño [al margen: Septiembre 1710] llamado San Giles620, en cuya posada concurrimos con el dicho señor obispo aquella noche. El día 29 madrugamos bien nosotros, por lograr con tiempo el pasar la barca del uno de los dos brazos del río Rodano, que distaba de San Giles una larga legua, la cual estaba, cuando llegamos, a la banda opuesta, y viniendo luego al instante que nos vieron los barqueros, se dio principio a entrar la calesa, cuando de repente nos alcanzó en la faena el ilustrísimo obispo, a quien le hicimos la cortesía debida de que pasase primero, volviendo atrás la calesa, la que admitió sin ningún género de atención, ni aun quitarse su sombrero de la cabeza. Pasó a la otra banda con su familia y forlón, y al pedirle el barquero su trabajo, no hubo remedio de sacarle un sueldo, por lo que el triste barquero comenzó a disparatar, diciéndole en su misma cara cuanto se le vino a la boca, llamándole a voces gavacho, y trescientas cosas más; pero no se dio por entendido. Volvió la barca para pasar nosotros, y estando de la otra parte, le pagué el pasaje, que son dos reales de plata, y por su trabajo al barquero le di dos sueldos (que son cuatro cuartos) y comenzó a echar ben- [p. 369] diciones a todos los españoles, diciendo mil alabanzas; las que creo estará diciendo toda su vida, como blasfemias de sus mismos nacionales hasta el día del Juicio por la tarde.

261Pasámonos a comer a la antigua ciudad de Arles, donde quiso Dios librarnos del dicho señor obispo, pero no nos libramos de pagar la entrada y la salida de su puente, por donde [al margen: Septiembre] pasa el otro brazo del Rodano con dos levadizas en los extremos. Hicimos noche en San Martí de Creus621, mitad pueblo y mitad hosterías, de donde partimos la mañana del día 30 por un camino de cuatro largas leguas, sacado por cordel, pero todo un arrecife de piedrecillas pequeñas, sin un solo árbol hasta llegar al village de Sellon622, por lo que nos reventó el sol en dicho camino. Comimos en Sellon, y por la tarde, al salir del pueblo de Guyó, descendiendo una enhiesta cuesta, [nos] encontramos con dos horrendos avestruces encabestrados como jumentos, que de Marsella conducían a París, acompañados de otros dos ciervos de extraordinaria grandeza. Pasamos a dormir en San Pont623, pueblo pequeño pero rico (según dijeron), cuatro leguas solas de Marsella, adonde llevamos nuestras proas desde que salimos de Madrid.

262El día primero de octubre, como a las diez de la mañana, dimos con almas y cuerpos en la plaza de Marsella. Y por no hacer mala obra a los padres de la residencia en aquella hora tan incómoda, nos fuimos a una hostería a comer, y por la tarde nos pasamos a la residencia con todo el matalo- [p. 370] taje, despidiendo al mismo tiempo la calesa que nos condujo desde la corte de España. Hallábase el mar borrascoso, por lo que nos precisó a dete[ne]rnos algunos días, en los cuales hubo lugar de ver aquel hermoso y bien edificado pueblo624, con sus fuertes ciudadelas y castillos que guardan la entrada del puerto. El día 3 por la mañana llegaron a la ciudad los padres procuradores de Nueva España, quienes [al margen: Octubre 1710] salieron (como dije) de Madrid tres días antes que nosotros. El día seis por la tarde sacaron a [a]justiciar dos hombres por el delito de monederos falsos, a quienes siguieron por lo mismo otros dos hombres por la tarde del día 8, como asimismo otros dos el día 10 por la tarde. Y habiéndose huido de la prisión uno de los delincuentes, fue de gran gusto para mí el ver llevar a la horca, sobre los hombros del oficial de las obras altas, una estatua vestida el alma de paja, con su letrero en las espaldas y pecho, cuyas letras significaban el nombre del agresor, con la cual estatua hicieron las mismas ceremonias que si ella estuviera con alma y vida, pero no tuvo exhortación de los padres capuchos, que asistieron a los otros. Hallábanse comprendidos en el delito de monederos falsos más de treinta (según dijeron), de los cuales los doce habían de pasar por la justicia de la horca y los demás, por ser hombres de gran comercio, se libertaron las vidas con gruesas cantidades de doblones que ofrecieron a su rey.

263En el tiempo de las referidas aventuras, concertamos nuestro pasaje para Genova con Phelipe del Canto, patrón de una saetía genovesa, quien la mañana del día 13 nos envió recado para que luego nos fuésemos a bordo, cuya saetía se hallaba ya [p. 371] largas dos leguas del puerto. Embarcámonos en un barco hasta que dimos con dicha saetía, quien luego que nos tuvo dentro, levó sus anclas y nos hicimos a la vela con el viento por la popa sin ninguna alteración. Navegamos con esta felicidad hasta el día 14, dos horas antes de amanecer, que nos quedamos en calma, y a oscuras y sin candil, habiendo andado desde las 12 del día antecedente [al margen: Octubre] doscientas y cuarenta millas, que son como 80 leguas. Amanecimos enfrente de San Remo, primera tierra del Ginovesado, y viendo que el viento no volvía, fue forzoso, dando bordos, acercarnos a la tierra y al pequeño puerto de San Remo, en donde después de noche se dio fondo y dormimos descansados625. El día 15 por la mañana nos desembarcamos todos por celebrar en tierra la festividad de la Santa Madre Theresa de Jesus, y luego supimos cómo teníamos en el dicho San Remo una residencia nuestra, de quien se hallaba superior el padre Juan Baptista Spinola, natural de la ciudad de Genova. Fuimos a prestar el Jube, adonde nos regaló el dicho padre superior como lo usan en toda Italia con los huéspedes.

264Detuvímonos todo el día, hasta que al anochecer nos envió a decir el patrón que fuésemos a dormir a bordo, por lo que el padre superior dispuso luego el que cenásemos bien, antes de irnos a embarcar, y dándole las gracias por el beneficio hecho, nos despedimos de Su Reverencia y de los padres de la residencia. Volvímonos a embarcar, y a la medianoche hicimos con poco viento a la vela y al amanecer del día 16 comenzó a llover, aunque poco, navegando a ratos con el terralillo, que de cuando en cuando daba algunas bocanadas, mezclado con la lluvia. [p. 372] Ya con calma, ya con viento, y ya con agua, quiso Dios que a las diez de la noche diésemos fondo al puerto de Genova. El día 17 por la mañana logramos el desembarcamos para el Jesus, casa profesa (y por otro nombre San Ambrossio) de la Compañía de Jesus, en donde hallamos enfermo al padre Joseph Raymundo Arjó, que por falta de salud se retiraba de Roma a España, y estaba en Genova tiempo había esperando embarcación para pasar a Alicante, después [al margen: Octubre 1710] que tuvo con el santísimo papa grandísimas conferencias sobre los negocios de la China, a cuya santa misión pertenecía el padre Arjó626.

265El día 18 pasamos los cuatro a visitar el excelentísimo duque de Uzeda, embajador que había sido en Roma627, etc., y el siguiente nos convidaron a comer en el colegio de San Xavier, donde tiene los estudios mayores la provincia de Milan, de quien se hallaba provincial el padre Joseph Tarini. El día 20 fuimos a la misma diligencia a la casa del noviciado, porque es estilo en toda Italia regalar a los pasajeros jesuitas con toda solemnidad y festejo. El día 21 amaneció el mar muy alterado y borrascoso, prosiguiendo asimismo todo el día y noche y el siguiente 22. Estando dado fondo un navío holandés, cargado todo de aceite, con las olas horrorosas, dio un gran golpe sobre una de sus anclas que lo abrió como una granada, sumergiéndolo al mismo tiempo; al cual, el día 23, con los pontones del comercio y dos navíos de su nación, lo volvieron a levantar. Prosiguió el mal tiempo, sin cesar de llover, días y noches, y en particular el de 29, que con truenos espantosos y relámpagos insoportables parecía quererse hundir la ciudad. [p. 373] El día 31 amaneció el tiempo algo claro, y comenzó a aplacar sus furias el señor Mediterraneo, y por la tarde estuvo sereno todo.

266Temiendo no se volviese a enfurecer el mar, no nos atrevimos a embarcar el día de Todos Santos, y así nos fuimos al colegio de San Xavier, a la celebración de dos misas nuevas de dos religiosos nuestros, pero llegamos al Ite Misa est628 de la última [al margen: Noviembre 1710]. Regaláronnos estupendamente, y por la tarde se previno la faluca para la mañana siguiente, que después de haber dicho misa los padres, nos condujo al muelle el padre Tambini, procurador de las Indias de Portugal629. Embarcámonos en la faluca los padres de Mexico y nosotros, domingo dos de noviembre, y con la mar en leche, pasamos a hacer noche a Sestri de Levante630, en donde la mañana del día 3, por celebrarse la conmemoración de los Difuntos, dijeron misa los padres una hora antes que amaneciese en la parroquia del lugar. Hízose provisión para el mediodía, que lo tuvimos entre unas empinadas breñas en la lengua del agua, pasándonos a dormir a Lerichi631, lugar muy bueno. El día 4, al amanecer, zarpamos de Lerichi, y sin detenemos en ninguna parte, nos fuimos a hacer mediodía en Vio Regio632, lugar de la gran Republica de Luca, en cuya casa de postas nos convidaron con calesas para Roma; y aunque teníamos hecho el concierto de la faluca que nos llegaría a Liorna, tuvimos por más acertado el irnos desde allí por tierra. Descansamos aquella tarde y después de comer el día cinco nos partimos a dormir a Luca, cabeza de su nombrada república.

267[p. 374] En la hostería (que era la casa de postas) nos creímos tener pendencia con el amo porque las calesas que trajimos de Vio Regio venían por su cuenta, a quien le pareció ser muy corto el flete de las tres calesas; y por evitar algunos ruidos y no detenernos en Luca, le hubimos de ceder un doblón más de lo ajustado en Vio Regio. La mañana del día 6 partimos de la ciudad de Luca por una llanada muy amena y deliciosa que, aunque corta, no vi mejor [al margen: Noviembre 1710] país en la Italia; y llegando algo tarde a la hostería de la Escala, no quisimos pasar de allí aquella noche, si bien los caleseros lo querían, porque habiendo pasado con el rigor del sol y muy despacio la barca del río Erno633, eran ya las 20 horas cuando llegamos a la Escala634, que serían las dos de la tarde. Partimos el día 7 de la Escala, y al llegar a una ruin hostería llamada la Xiambra, nos comenzó a llover furiosamente, por lo que nos fue preciso detenernos allí a comer. Pasose el aguacero y nosotros marchamos adelante por la tarde, llegando a hacer noche a la antigua ciudad de Siena (por cierto, de las buenas que yo he visto). El día 8, después de haber comido en Bon Combento, nos pasamos a dormir al pueblo de San Quirico635, con tan buena aventura que, luego que entramos en la posada, se comenzaron a desgajar las nubes, sin cesar toda la noche de llover. Antes de amanecer el día 9, dijeron misa los padres en una pulida iglesia que estaba enfrente de la hostería. Marchamos luego, y a poco trecho, dimos principio con la subida de una terrible montaña que llaman de Ri de Cofani636, la que tiene de subida [p. 375] por cualquiera de las dos partes nueve millas (que son tres leguas). Montela toda ella a pie (por lo enhiesto y áspero del camino) hasta que llegamos a la cumbre, donde están las hosterías, y en lo más alto del monte tiene una gran fortaleza el gran duque de Toscana, guarnecida de milicia, y bajo de las murallas está el pueblo de Ri de Cofani, hacia la banda del sur. Comimos en la hostería, y luego comenzamos a descender por la banda opuesta [a] aquella [al margen: Noviembre] horrible montaña, en cuya mediación encontramos con un religioso español del orden de predicadores, a quien se le había rompido una de las ruedas de su calesa, por lo que muy afligido (con su rosario en las manos) esperaba de Ri de Cofani el consuelo de sus aventuras, y por presto que le socorriesen sería lo menos la medianoche cuando llegase a la posada, sin tener recurso alguno en toda aquella montaña. Salimos de la aventura del fraile, y a poco rato nos salió de entre unos retamales un hombre desfigurado, con un color macilento, que parecía una [sic] fantasma en forma humana: pidionos la gabela por salir de las tierras y dominio del gran duque, a dos por calesa, las que le pagué al instante por irnos de su presencia. Llegamos luego a la hostería de Xientino, primer dominio de la Iglesia, en donde nos hicieron pagar a medio real por calesa solo por haber entrado en los estados del papa, y pareciéndoles a los biturinos637 que era todavía temprano, nos hicieron pasar adelante, en cuyo camino nos llovió un gran rato. Comenzamos a montar la enhiesta montaña de Aqua Pendente, en donde fue forzoso el subirla andando, [p. 376] porque no era dable aguantar los terribles golpes que daban las calesas sobre las peladas y grandes piedras de que se componía la calzada para ascender a lo alto de la ciudad. Entramos en la hostería casi una hora de noche, cansados, molidos y reventados de subir la inaccesible montaña, por cuya causa se durmió valientemente638.

268[Al margen: Noviembre 1710] Antes de amanecer el día 10, salimos de Aqua Pendente, y tomando un socorrillo en el pueblo de San Lorenzo, pasamos a hacer mediodía en las hosterías de Monte Fiascó639, fuera de las murallas de la villa. Hiciéronme instancias para que fuese a ver un memorable sepulcro que tienen dentro de la villa, a que no quise condescender porque me refirieron en la hostería el origen de dicho sepulcro y su epitafio, el cual (me contaron) sucedió de esta manera.

269Había salido de Germanía en los tiempos pasados un señor muy principal con el deseo de ver tierras y países, y después de haber corrido mucha parte de la Europa, se retiraba por el camino de Roma para volverse a su patria. Este príncipe o señor no había aprendido más lenguaje que el nativo de Alemania, y del latino solo la palabra est, porque llevaba un gentilhombre que era maestro de lenguas para preguntar y responder cuando se ofrecía la ocasión, y al pasar por este pueblo no llevaba más familia que el gentilhombre intérprete.

270Entró pues en Monte Fiascó este príncipe alemán, a quien le preguntaron los del pueblo si aquel vino le gustaba, siendo la respuesta est, que quiso decir que sí. Súpole bien y agradole, [p. 377] por lo que se detuvo tres días en dicho pueblo, no habiendo hallado hasta allí otro mejor licor en la Italia. Al tercer día que estuvo en Monte Fiascó, despachó a su gentilhombre a la ciudad de Viterbo (que distaba solas tres leguas640) para que dispusiese posada a fin de pasar allá la misma noche en su seguimiento. Previno [al margen: Noviembre] el gentilhombre la cena para su amo en Viterbo, a quien estuvo esperando sin dormir toda la noche, y temiendo a la mañana siguiente alguna fatal aventura en su señor, volvió en su busca al sobre dicho Monte Fiascó, en donde le halló difunto, tendido en el miserable suelo de una sala. Comenzó el triste del gentilhombre, con lágrimas y suspiros, a preguntar por la causa de tan repentina desgracia, a la cual le respondieron, así el dueño de la casa como otros que habían concurrido, que habiéndole agradado en extremo el est, pidió y pedía tanto est que fue forzoso el satisfacer su desaforada sed, y que lo bebía con tan grande gusto y a menudo, que dio con su cuerpo en tierra, reventando al mismo tiempo con el est, dejándole difunto de improviso. Viendo el gentilhombre que ya no tenía remedio el volver el alma al cuerpo, dispuso hacerle un suntuoso sepulcro para memoria de los venideros, que en breves días le tuvo concluido, con este epitafio: Propter est, est, est, dominus meus sepultus est641. Pues este no lo trae el ilustrísimo Guevara en ninguna de sus epístolas, ni don Quixote en sus aventuras, ni menos Fernan Mendez en sus fatales navegaciones de la India642.

271La misma tarde del día 10 partimos nosotros de Monte Fiascó, [p. 378] y nos fuimos a hacer noche en la ciudad de Viterbo, en donde la mañana del día 11 fuimos a visitar el santo cuerpecito de la Virgen santa Rossa, que con gran cariño nos descubrieron las religiosas de aquel insigne monasterio. Salimos luego de Viterbo, y a corta distancia comenzamos a subir una desesperada y cruel montaña de dos leguas, en cuya eminencia nos hallamos con el [al margen: Noviembre 1710] mejor vino de Italia en una de las hosterías. Por lograr de tan buen licor, fue forzoso comer allí, y no pasar a Bullsena643, una legua más adelante, que era el lugar ordinario para hacer el mediodía. Pasamos por el dicho Bullsena, recreándonos la vista con un grande y hermoso lago (al norte del dicho pueblo) de buena y abundante pesca, llegando a hacer noche en las hosterías de Monte Rosso, ya en la Campaña644 de Roma, por cuya causa se tuvo mala posada, que aunque no era tiempo de las mutaciones, ningún pasajero se detiene a dormir en la Campaña, la cual es de cuarenta millas en circuito. El día 12, antes de amanecer con una furiosa niebla, marchamos de Monte Rosso a hacer mediodía en las hosterías de la Storta645, lugar muy venerado de todos los jesuitas, por habérsele aparecido (en aquel puesto) Cristo nuestro bien con la cruz a cuestas a mi padre san Ignacio, y le dijo le sería propicio en Roma, como significa la presente estampa en latín y en italiano646 [fig. 11]. Tomamos luego la marcha con el deseo de ver la Santa Ciudad, que logramos a dos leguas de la Storta con la cúpula de San Pedro in Vaticano.

Fig. 11. — Aparición de Cristo a san Ignacio, Roma, 1700.

Image

En la imagen superior: reproducción de la visión que en 1537 tuvo san Ignacio en la capilla del pueblo de La Storta (al noroeste de Roma, hoy en la ciudad), en la que se le apareció Cristo en su Pasión, el Espíritu Santo y Dios Padre, que le dijo: «Yo os seré propicio en Roma». En la imagen intermedia: representación del pueblo de La Storta, con su capilla; a la izquierda parece haber una hostería (¿la misma en la que estuvo Frutos?). En la imagen inferior: mapa con el camino de Roma a La Storta. En el verso del grabado aparece la inscripción: «Ay excomunión reservada al Papa para el que tomare polvos dentro de la Iglesia de San Pedro in Vaticano».

272Atravesamos el Tíber por el [p. 379] nombrado Puente Mole, de donde comienza la hermosa estrada de su nombre, que tiene largas dos millas. A las cuatro de la tarde, o las 22 de Italia, logramos el entrar en Roma por la gran puerta del Populo, y después de hacernos ir a la aduana, en donde nos registraron los baúles, pasamos al Jesus a dar fin a la jornada647. Besamos la mano todos a nuestro padre general, con [al margen: Noviembre] las rodillas en tierra, por ser la primera vez, quien nos recibió con los cariños de padre, con mucho amor, entre sus brazos. Hallamos algo indispuesto al padre Luis de Montesdoca, asistente de España, sobre la cama, creyendo no sería cosa, pero pasó adelante la enfermedad. Visitamos la misma noche a los demás padres asistentes de toda la Compañía y a los que componen su gobierno, como están a fol. 418648. Celebrándose el siguiente día 13 la festividad del beato Stanislao649, en el noviciado de San Andres, donde está colocado su santo cuerpo, nos convidaron a comer, así por ser nosotros huéspedes, como por ser día de corte, en que concurre nuestro padre general con todas las asistencias; y solo los días de corte tienen sus asientos señalados para los padres asistentes, secretario de toda la Compañía, y procurador general. Tuve la dicha este día de oír la primera misa en Roma, y comulgar en la portentosa y admirable capilla de nuestro padre san Ignacio, que se la ayudé al padre Lochi. El día 15, por la tarde, fuimos a ver la santa iglesia de San Pedro in Vaticano, donde visitamos el sepulcro de los santos apóstoles Pedro y Pablo, que está en medio del crucero de aquella no comparable basílica. Ciento y cuatro lámparas conté650, que continuamente están ardiendo delante del Santo Sepulcro, el cual es todo de [p. 380] bronce, grande y rico. Pasando adelante el accidente de nuestro padre asistente, le mandaron administrar el santísimo viático el día 16 por la mañana, en que fue forzoso velarle todas las noches, hasta que quiso Dios sacarle de las garras de la muerte, entre los tres hermanos españoles que nos hallábamos en el Jesus, casa profesa.

273El día 18 logramos el ver pasar por delante de nuestra iglesia al santísimo señor papa Clemente Undécimo, que del palacio [al margen: Noviembre 1710] de Monte Cavallo651 pasó a San Pedro a la festividad de la dedicación de aquella basílica. Llevaba doscientos caballos de sus guardias, bien vestidos los jinetes, cuyo capitán, don Alexandro de Alvano, sobrino carnal del papa, llevaba con su mucha gala la vanguardia. Seguían después cincuenta cadetes a caballo, con su estandarte cada uno en la mano, en los cuales iban cifradas las armas de Su Santidad; iban vestidos estos de damasco encarnado, con plumas blancas en los sombreros. Seguían a los cadetes la guardia de infantería (a modo de alabarderos) en dos alas, con las alabardas sobre el hombro, llevando en su centro la rica carroza en que iba el papa como un papa, con dos eminentísimos cardenales en su compañía. La carroza, toda dorada y de damasco encarnado, a quien tiraban seis irracionales brutos más blancos todos que un papel, como asimismo las dos mulas que seguían con la litera, que esta y la silla de manos eran semejantes a la carroza en la riqueza y hermosura. Inmediatos a Su Santidad, seguían cuatro monseñores a caballo, el gobernador de Roma y otros muchos caballeros. De esta misma suerte sale ordinariamente Nostre Signore, siempre que sale de casa. [p. 381] El día 20 nos convidaron a comer en el Colegio Romano a los cuatro españoles huéspedes (que como dije en otra parte, se esmeran en la Italia en agasajarlos y festejarlos). El día 21 por la tarde pasó Su Santidad a visitar la iglesia de Santa Cecilia, y por pillar yo la bendición papal de más inmediato que la otra vez, me fui con otros dos padres a lograrla, como en efecto lo conseguí [al margen: Noviembre] al salir por la puerta de dicha iglesia. El día 23 lo volvimos a ver muy de cerca el padre Lochi y yo, al salir de su palacio de Monte Cavallo, que se iba a pasear, y siempre con la misma ostentación652.

274La tarde del día 24 fuimos los cuatro, en compañía de los padres substituto y amanuense de España, a ver el rico jardín (o por otro nombre villa) del príncipe Burgessio653, que es de lo mejor de Roma, causándonos admiración la multitud de ricas y relevantes estatuas que encierra en sí el estupendo palacio, con otras curiosidades muy dignas del dicho príncipe; y que de cuantos hombres fueren a Roma, no se salgan sin ir a ver aquellos primores.

275El día 26 fuimos a ver el palacio pontificio de San Pedro in Vaticano, porque estaba prevenido para pasarse a él en breve el santísimo señor, a tener allí el invierno. Vimos cuanto había que ver, así de viviendas como de jardines, aunque nos costó nuestro dinero, porque en Italia no se enseña cosa si no va el cuatrín654 por delante. Once mil piezas, me aseguraron, que tenía el palacio entre salas y viviendas, las que me parecieron muchas, aunque el palacio es muy grande, pero más quise creerlo que no ponerme a contarlas. El viernes 28 se pasó Su Santidad a tener el in- [p. 382] vierno al palacio vaticano. Supongo que comería de carne, porque tiene las piernas inflamadas y padece muchos achaques, y creo que no tendrá necesidad de pedir licencia al papa655. El día 30 nos convidaron a comer en el noviciado, porque en la fiesta del beato Stanislao fue convite general para todos, y este era particular para los cuatro españoles.

276El día siete de diciembre hizo su entrada pública el señor [al margen: Diciembre 1710] marqués de Prie656, embajador del Imperio, no hallándose otro ninguno en la corte romana de todas las demás coronas (el porqué, yo no lo sé657). Salió de su casa a las 20, con poca diferencia, vestido a lo romano, en una rica carroza (si bien prestada), a quien acompañaban en ella dos eminentísimos cardenales. Seguían otras seis carrozas, de a seis caballos, todas muy ricas y doradas; pero la inmediata al embajador, en que iban los criados de primera clase, no había salido hasta entonces por las calles, y tuvo tanta fortuna que, al volver de la primera esquina frente de Sant Andrea de la Valle, donde me hallaba yo presente, se espantaron los seis brutos, dando tan fiero golpe a la carroza contra lo más delicado de la esquina, que era de mármol, haciéndola en un instante muchas y menudas piezas, sin lesión (gracias al Señor) de los cuatro que encerraba en su buque. Siguiéronse a las siete de a seis caballos, otras cinco carrozas de a cuatro, y todas doce de la librea del embajador con grande orden y concierto. Después siguieron pasadas de cincuenta carrozas de a dos caballos, todas de acompañamiento muy lucido, que unas y otras pasaron [p. 383] por el puente de Sant Angelo, hasta la Plaza de San Pedro. Para dar principio en la compra de algunas cosas de devoción que se habían de transportar a las Indias, fue preciso el entrar primero en ejercicios para tratar con los romanos (porque es gente que si pueden se la pegarán a un santo658), y así determinaron los padres de Mexico entrar en ejercicios el día 13 por la noche, y nosotros el día 15, de los cuales salimos la noche del 23, en cuyo día entró un extraordinario de España con la noticia de haber entrado en Madrid [al margen: Diciembre] nuestro católico monarca Phelipe Quinto (que Dios guarde) el día de san Francisco Javier, a 3 de diciembre, en seguimiento de sus enemigos659. El día 24, vigilia de Navidad, nos convidaron de Santa María la Mayor para ir a adorar el Santo Pesebre en que nació el redentor del mundo. Marchamos luego que comimos, y aún lo hallamos en la sacristía, colocado en una hermosa y rica urna que Phelipe Cuarto, rey de España, le había hecho en los años pasados. Adoramos la santa reliquia y se tocaron los rosarios con aquella veneración que pedía el Santo Pesebre, en el cual se conserva aún parte del heno en que estuvo reclinado el niño Dios recién nacido. La misma tarde lo colocaron en el altar mayor de la basílica, en donde estuvo manifiesto los cuatro días de Navidad o sus fiestas, y al volvernos al Jesus, me encontré en la portería con un papel del padre Melchor Royo, penitenciero de San Pedro y de mi provincia de Aragon660, en que me decía que, de parte del padre rector y suya, dijese a los padres procuradores de Mexico y padre Lochi cómo el día siguiente celebraba Su Santidad de pontifical en San Pedro, y que si querían ir a verlo, nos enviarían carroza por la mañana. Consul- [p. 384] tose el negocio con las almohadas aquella noche, y a las catorce y media del día de Navidad tuvimos prompta la carroza en la portería, que aunque lloviendo nos fuimos en ella a San Pedro in Vaticano, en donde por medio del padre rector de la penitenciaría, Juan Baptista Spinola, y del padre Melchor Royo, nos dejaron entrar en el presbiterio para lograr la función, la que quiero referir por tener más ceremonias que el pontifical de un obispo.

277[Al margen: Diciembre 1710] A las 16 de Italia (que corresponde a las 10 de España, con muy poca diferencia), dio principio la procesión por la puerta principal de San Pedro que venía del palacio pontificio. Venían delante los ca[nó]nigos de la basílica vaticana, de dos en dos, revestidos todos con casullas blancas. Seguían en la misma forma los prebendados y monseñores, asimismo revestidos, quienes se conocían por las sotanas moradas; después venían los ilustrísimos obispos con las mitras en las manos, y a estos se siguieron los eminentísimos cardenales también con casullas blancas, y delante de cada dos, precedían sus maceros, en que llevaban grabadas las armas o escudo de su casa. En medio de la procesión, venían repartidos a trechos algunos pretes de la familia del papa, que llevaban en las manos quiénes mitras y quiénes tiaras. Seguíanse luego doce entre cardenales y obispos con capas pluviales puestas para la asistencia de la misa, y después de estos venía el papa como papa sobre un tabernáculo, sentado como en silla, a quien conducían sobre sus hombros seis que me parecieron sacerdotes, y otros ocho que llevaban el rico palio que cubría al santo papa, como asimismo otros dos, uno por banda, [p. 385] con dos plumeros muy grandes y redondos de diferentes plumas de colores exquisitos. Llegaron al papa enfrente de la capilla del Venerable Sacramento, en donde lo descendieron al suelo para que hiciese oración, que la hizo sin salir del tabernáculo, y así que se volvió a sentar, prosiguieron la procesión hasta el puesto donde se había de celebrar, y allí lo bajaron a tierra. Traía Su Santidad una rica y primorosa tiara sobre sus sienes, como también la capa [al margen: Diciembre] pluvial, con que cubría sus hombros, era de mucho valor. Sentose luego en un solio, algo apartado del altar, a la banda de la epístola, en donde le quitaron la tiara y le pusieron la mitra. Cantó varias oraciones de pies y sentado, para lo cual le tenían el misal y, concluidas estas, se sentó en el solio, adonde fueron por su orden todos los que aquí diré: comenzaron los eminentísimos cardenales, según su antigüedad, a besar la mano al papa, que se la daba cubierta con la capa; siguieron los ilustrísimos obispos y monseñores, y estos le besaron la rodilla; después entraron nuestros penitencieros jesuitas, también con casullas, a besar el pie, como asimismo los canónigos de San Pedro, generales de las religiones y procuradores generales de ellas, el embajador del Imperio y el condestable Colona661 con los criados mayores de sus familias, y todos estos le besaron el pie al papa.

278Acabada esta función, le desnudaron de la capa y le comenzaron a revestir, en que le pusieron roquetes sobre roquetes, alba sobre alba, y encima su casulla, no muy mala. Levantose de aquel solio, y luego que bajó al presbiterio, entonó el Arperges662, comenzando al punto en las gradas del altar la confesión, que acabada lo condujeron a otro solio más distante, enfrente del altar, y desde [p. 386] allí entonó su Gloria. Y aunque las oraciones que se siguen las decía el papa en su solio, las cantó también en el altar el cardenal diácono. Cantaron en dicha misa dos epístolas y dos evangelios, uno en latín y otro en griego, por la hermandad de las dos iglesias (y para estas funciones, tenemos en Roma el colegio de los Minoritas, donde habita la mayor parte de griegos); en el mismo solio bendijo la hostia y cáliz, y allí le llevó el lavatorio de los dedos [al margen: Diciembre 1710] el condestable Colona. Para comenzar el prefacio, lo llevaron con grande pompa al altar, y al llegar a decir el Sanctus le quitaron el birrete que tuvo puesto hasta entonces. Estúvose en el altar ejecutando todas las ceremonias ordinarias de las demás misas; y así que partió la hostia consagrada y dijo Pax tecum, lo dejó todo en poder de diácono y subdiácono, y se restituyó a su solio con los dedos juntos, donde rezó las oraciones que se siguen después del Agnus. Y concluidas estas, tomó el diácono del altar la hostia consagrada en la patena y, cubierta con la hijuela, la levantó con las dos manos sobre su cabeza, dando una vuelta alrededor, para que la adorase el pueblo. E incontinentemente, le alzaron los ornamentos y le condujeron con velas encendidas al solio donde estaba el papa, que al llegar el diácono con la hostia, se levantó del solio y se puso de rodillas para tomar la patena, partiendo al mismo tiempo una partícula, con la cual comulgó al diácono y después se comulgó a sí mismo. Volvió el diácono al altar, y tomando el cáliz, hizo la misma ceremonia de levantarlo y dar la vuelta, como con la hostia, pasando al solio, donde le esperaba el papa de rodi- [p. 387] llas, quien sin tomar el cáliz en las manos, sacó del Sanguis con una cucharita y se la dio a sumir al diácono, y con una fístula consumió Su Santidad el cáliz sin tocarle con las manos, dejándose dentro la misma fístula. Y mientras el diácono se fue al altar a purificar el cáliz, llegó el subdiácono con el copón de las formas consagradas y se lo puso en las manos a Su Beatitud, quien fue dando la comunión a los cardenales y obispos [al margen: Diciembre], como también al embajador del Imperio, condestable Colona y senadores romanos. Concluida la comunión y purificados los dedos, le llevó el aguamanos el conservador más antiguo del Senado, y así que acabó de rezar las últimas oraciones, se fue al altar para echar la bendición después del Ite Misa est.

279Acabada que fue la misa, lo volvieron a poner capa y tiara y cargaron con Su Santidad en la misma forma que lo trajeron hasta ponerlo en su palacio, con la advertencia de que, inmediato al papa, le seguía monseñor Molines663, como el decano de la Sacra Rota y de la penitenciería, quien, cuando vino a San Pedro, seguía en la misma forma. Esto del pontifical con las ceremonias dichas es solo lo que yo pude comprender en este día, y es cierto que me gustó la función, aunque fue muy larga y estuvimos siempre de pies.

280El día 30 le llegó a monseñor Molines extraordinario de España con la noticia de haber cogido en Viruega cinco mil ingleses con su general Stanope664, de que nos alegramos todos, y dimos las gracias al Señor. Pero el día 31, último del año, le entró otro [p. 388] extraordinario al príncipe Avellino665, con carta original del conde Guido de Staremberg666, en que le decía cómo el día 10 de diciembre había derrotado enteramente el ejército que comandaba el duque de Vandoma. Divulgose luego por Roma, desvergonzándose con demasía los muchos catalanes que asistían en el palacio de Avellino, que está en la plaza Colona667, por cuya puerta no consintieron el pasaje a ninguno de los españoles afectos a Phelipe V, [al margen: Diciembre 1710] llegando a tanto la descortesía que con piedras y lodo tiraron a muchos sacerdotes así regulares como seculares españoles, lo que supo al punto el santo papa (quien sabía por Barcelona todo lo que había pasado en la batalla) y envió ministros que prendiesen a los amotinadores, y según me dijo la misma noche un caballero romano, fueron 22 los presos entre italianos y catalanes. Viendo los buenos vasallos de nuestro Phelipe Quinto la demostración del papa, no sosegaron hasta conseguir el original de Staremberg para el príncipe de la Avellina, que con empeños y escudos romanos se consiguió la dicha carta, y hallamos que se convencía asimismo, por ciertas circunstancias que explicaba; pero nosotros, todavía con la purga en el cuerpo, ni se creía lo uno ni lo otro, esperando con impaciencia alguna carta de España que nos sacase del susto, que con el favor de Dios lo conseguiremos en los principios del año siguiente.

Aventuras y peregrinaciones del año 1711. Desde Roma hasta Madrid

281[p. 389] Por no dejar de aplicar algún medicamento en los corazones de los que con impaciencia esperaban los sucesos de la batalla en España, me es forzoso anticiparme dos días por dar consuelo a los enfermos que padecían la tristeza melancólica de no venirnos correo de España con buenas o malas noticias. Mortificonos el Señor con la fatal aventura que tuvo el correo cerca de Antibo [al margen: Enero] en la Francia668, el cual, corriendo la posta, dio con su cuerpo un porrazo sobre lo blando de una roca, rompiéndosele un brazo al mismo tiempo. Lleváronle a Mónaco, cuyo príncipe, viendo que el correo no quería soltar los pliegos, hizo un despacho a Genova, al marqués de Monte Leon, ministro allí de nuestro Phelipe Quinto, y luego al punto le envió orden para que entregase los pliegos al florentín Antonio, hombre conocido del correo desgraciado. Entregole las cartas y el mismo florentín marchó con ellas a Roma por la posta, quien entró la mañana del día 8 de enero, dándonos un día cual se deja considerar, con la noticia de haber ganado los nuestros enteramente la batalla en los campos de Villa Viciosa669 el día 10 de diciembre. Marchó al punto monseñor Molines con la noticia a Su Santidad, quien le ordenó no hiciesen demostraciones públicas por no inquietar el pueblo romano, que estaba dividido en parcialidades. Redujéronse los buenos y afectos españoles a festejar la victoria con una misa cantada y su sermón en el hospital de Santiago, donde concurrieron y concurrimos todos los fieles vasallos a dar las gracias al Señor de [p. 390] los Señores. Cónstame que dentro de seis días se fueron a Napoles cincuenta catalanes de los que estaban en Roma pretendiendo, por frustrárseles las esperanzas de conseguir cosa ninguna. Por estos días salió en la papeleta que se esparce en Roma los sábados del año670: «Capítulo de la décima sexta rebelión de la nobilísima [al margen: Enero 1711] ciudad de Napoles, etc.».

282Vuelvo a pillar los dos días que (dije) me anticipé, y ojalá que hubieran sido seguidos para hablar con más descoco en Santa Cruz in Jerusalem. Día de la Epifanía, 6 de enero, por la mañana (con licencia de nuestro padre general) salimos el hermano Florencio de Caxa y yo a visitar las siete iglesias de Roma, a pie y andando. Comenzamos por San Pedro in Vaticano, en donde nos tocaron las 16, de allí pasamos por tras Tíber a embarcarnos en Ripa Grande671 para atravesar el río, que pasado fuimos a San Pablo, una larga legua de San Pedro672, y otra no corta de San Pablo a San Sebastian673, siendo estas dos estaciones las más distantes de Roma. Desde San Sebastian volvimos a entrar en la ciudad camino de San Juan in Laterano674, y al llegar a la plaza de su nombre nos tocó el reloj las 20675, y esto sin haber comido. Entramos en una hostería, donde refocilamos676 las barrigas antes de entrar en San Juan, y visitada esta iglesia nos partimos a lo mismo a la de Santa Cruz in Jerusalem677, que era la quinta estación. Mientras hicimos oración nosotros, entró en la iglesia [p. 391] el eminentísimo cardenal Dada, de la casa Borromeo678, quien al levantarnos nos llamó y nos dijo si éramos españoles porque lo parecíamos en las caras. Respondímosle que sí y comenzó a preguntar qué en qué estado estaba España. Díjele entonces a Su Eminencia que yo acababa de venir y sabía cómo quedaba y que no estaba tan enferma como en Roma se decía. Pues, ¡cómo no! me respondió, con dos batallas tan sangrientas que Carlos ha ganado [al margen: Enero] a Phelipe, la primera en Zaragoza y la segunda junto a Viruega. Eminentísimo señor, le respondí, la de Zaragoza es verdad, porque yo me hallaba en Madrid, pero no por eso se desmayaron los corazones de los castellanos, antes bien, con grandes aclamaciones vitoreaban los madrileños a Phelipe Quinto el día que entró en la corte después de la fatal desgracia, y esta que promulgan los servilleteros679 en Roma, yo no la quiero creer hasta saberlo de fijo. Y dígame (me dijo Su Eminencia) ¿a quién de los dos quieren más los castellanos: a Carlos o a Phelipe? Señor, le respondí, Carlos bien puede conquistar a España con las armas, pero no conquistará los corazones de los castellanos por el amor que han cobrado ya a Phelipe. Esa es arrogancia española (me respondió). Pues a los hechos me remito, eminentísimo señor, le dije.

283Bien conocimos que picaba Su Eminencia en algo de servilletas, pero nos fuimos con tiento en responder, aunque gustaba del que le fuese a las inmediatas. La lástima fue que nuestro correo no había llegado aún a Roma para ponerle de vuelta y media, pero quedamos amigos y gustosos, después de tres cuar- [p. 392] tos de hora que estuvimos en preguntas y respuestas. Partimos de Santa Cruz a visitar a San Lorenzo extramuros680, y nos volvimos a entrar por Santa María la Mayor681, donde fenecimos nuestra santa peregrinación, la cual tendrá cinco leguas no muy cortas. El día 10 por la tarde fuimos el padre Lochi y yo a la Escala Santa682, y tuvimos la fortuna de entrar en el Santa Santorum [sic] para adorar las innumerables reliquias, y el día 16 logramos entrar [al margen: Enero 1711] en la cárcel Marmertino [sic], donde estuvieron presos los santos apóstoles Pedro y Pablo nueve meses683. Bebimos del agua milagrosa, cuya fuente hizo el apóstol san Pedro para bautizar los gentiles que se hallaban allí presos. El día 18 por la tarde dio principio a las Carnestolendas de Roma el príncipe Avellino, con la estratagema de decir que hacía su primera entrada de embajador del serenísimo archiduque. Saliose por la mañana de Roma a una villa o casa de campo en la estrada de Puente Mole, adonde acudieron sus secuaces para el acompañamiento, en que entraron algunos catalanes poco más que carniceros (yo les conocí y así no me lo contaron), los que comenzaron su entrada en muchas carrozas alquiladas, pero todas de a seis caballos y en una de ellas, llena de polvo, venía el nuevo embajador haciendo la arenga de que venía de Barcelona; todo con el fin de obscurecernos con aquella entrada los claros días que gozábamos desde el de ocho que entró en Roma el florentín.

284La mañana de 19, amaneció en su puerta este pasquín clavado: Señor Príncippe Avellina, Carnaval savicina; fate voy la entrata, sará la prima mascarata684. Y luego pasó a poner sobre su puerta el [p. 393] escudo de embajador de Barcelona. El día 20 por la mañana salieron los padres procuradores de Nueva España y el padre Lochi, acompañados de los padres substituto y amanuense, a visitar las siete iglesias en carroza. Y el padre procurador, su compañero y yo, nos fuimos a esperarles con la comida en la casa de Santa Sabina, en donde tuvimos una de las aventuras de Sancho Panza. Estando ya para comer, quiso el hermano Florencio apartar la olla del fuego [al margen: Enero] porque estaba bien cocida; era la triste de tierra, y al ir a levantarla se hizo doscientos pedazos. Llamáronme a toda prisa, sin que lo advirtiesen los padres, hallando a mi buen Florencio abrazado con su olla; sin buscar paño ni rodilla, me levanté las faldas de la sotana, y con ellas me abracé de la moribunda, que estaba ya para arrojar las tripas al suelo. Túvela fuerte, mientras limpiaron otra de cobre, en donde se trasladaron la multitud de cosillas que tenía la de barro, sin que cayese en la tierra otra cosa más que el caldo. Echose agua caliente en la de cobre y se añadieron especias, con lo cual se puso al fuego un cuarto de hora a dar dos hervores para comerla a su tiempo, que se hizo con gusto de todos sin advertirse falta ninguna en el guiso nuevo y repentino. El día siguiente, 21, amaneció el padre Lochi con una fluxión en las muelas, con la cara toda encendida, y no obstante todo este mal, con un huracán de vientos desesperados, salimos por la tarde de Roma a visitar el templo de San[ta] Ignés, una legua fuera de los muros, en donde se cantaron las vísperas de la santa mártir, con grande solemnidad y concurso, siendo el paseo de los romanos [p. 394] desde la puerta Pía a Santa Ignés. El día 25 tuvieron consistorio el papa y los cardenales sobre un millón de escudos que pedía el emperador, y que por él restituiría a la Iglesia el estado de Comachio685. Diéronle el millón y Comachio se quedó como se estaba, en poder de los tudescos. El día 29 tuvimos el asueto general en Santa Sabina, en donde concurrió nuestro padre general con las asistencias, y después de [al margen: Enero 1711] haber comido, marchamos cuatro de buenos pies a las tres fontanas donde cortaron la cabeza al apóstol San Pablo. Guárdase allí la columna sobre la cual ejecutaron el martirio, y de tres saltos que dio la santa cabeza separada del santo cuerpo, se hicieron las tres fontanas, cuyas aguas hacen grandiosos prodigios. Concurrieron este día cuantos pobres mendigos tiene Roma en busca de una limosna (anual) que reparte el cardenal Altieri, la cual se compone de dos pañotas y un frasco de buen vino, por lo que se despuebla Roma de pobres ese día. Tuvimos los cuatro estupendo recreo con los zorros y zorras que encontramos, los que, además de decir mil disparates, se caían por los suelos sin poderse levantar, y arrojándose los frascos a las cabezas cuando ya estaban vacíos, etc.

285El día 31 se comenzó a alterar el tiempo, y por la tarde dio principio a una valiente nevada que no cesó hasta el día de la Purificación, dos de febrero, en cuya festividad hizo su profesión de cuarto voto el padre rector de los escoceses, en manos de nuestro padre general. El siguiente día 3 comenzaron sus comedias los colegiales de nuestro seminario romano, a donde concurrieron los más de los padres del Jesus todas las noches, y nosotros cuatro las tres primeras, porque alternaban las mismas tres hasta concluir el Carnaval. El día 6 entró un extraordinario de Florencia con la [p. 395] noticia de la muerte del príncipe Francisco María de Medicis, quien hizo dejación del capelo (después de algunos años de cardenal) para casarse, por estar la casa del gran duque sin esperanzas de sucesión, y por último se murió sin dejar hijo ninguno.

286El día 9 por la mañana fuimos a besar el pie a Su Santidad los padres Arrevillaga, Quiroga, Lochi y yo, acompañados del padre Antonio María Bonuchi, quien tenía grande entrada en el palacio pontificio. Dionos [al margen: Febrero] audiencia (porque estaba prevenido) y después de haber hecho las tres genuflexiones ordinarias, con las dos rodillas en tierra, hasta llegar a besar el pie, bajó del solio de las audiencias secretas, donde nos esperaba el beatísimo padre. Nos tuvo larga media hora de rodillas, preguntando de cosas ultramarinas, a las cuales respondió primero el padre Arrevillaga como más anciano, pero tocándole su vez al padre Lochi, en pocas palabras (pero picantes a la proposición del papa) se lo dio a entender con facilidad, y luego mudó nuestro señor la conversación.

287Yo, es cierto, que así como comenzó a hablar el padre Lochi, con la voz algo levantada y las razones tan eficaces, que me creí el que sin remedio nos echaría a todos a galeras, o, a lo menos un destierro. Concedionos a quinientas indulgencias por sujeto para repartirlas, e indulgencia plenaria para la hora de la muerte, a nosotros y todos los parientes hasta el tercer grado. Tocó la campanilla, y vino luego monseñor Olivier, sobrino suyo, y le dijo que nos diese ceras de Agnus, etc. Despidionos con más de veinte bendiciones, mientras que salimos de la pieza, haciendo las tres genuflexiones sin volverle las espaldas, como al principio cuando entramos. El día 12 remitió [p. 396] monseñor Olivier la gran cantidad de ciento noventa y seis ceras de Agnus para repartir entre los cuatro, que aun no quiso Su Ilustrísima que nos tocasen a cincuenta por sujeto; o él es grandísimo miserable, o su tío mucho más686.

288El día 15 domingo de Carnestolendas, se expuso el venerable sacramento en nuestra iglesia del Jesus para dar principio a las cuarenta horas, en cuya función dijo la [al margen: Febrero 1711] misa un ilustrísimo obispo de los congregantes con la asistencia de veintiséis cardenales que, en forma de procesión, entraron en la iglesia con sus maceros delante. Venía entre Sus Eminencias el eminentísimo Dada, quien, al vernos en la iglesia juntos a los dos de Santa Cruz, inclinó la cabeza, haciéndonos cortesía, como lo hizo muchas veces, pasando por las estradas de Roma en donde nos encontraba, pues sacaba la cabeza de la carroza para hacer la cortesía, por donde colegimos siempre que había gustado de la conversación Su Eminencia. Adornose el altar con quinientas luces, siendo la menor vela de dos libras, y el martes 17 por la mañana vino Su Santidad a visitar el santísimo con el acompañamiento ordinario. Salió a recibirle a la puerta de la iglesia nuestro padre general, con toda la comunidad en dos alas; y mientras llegó al altar donde estaba el reclinatorio, entonó la música sus dulces y acordados ecos, además de los ocho órganos que tiene la hermosa iglesia del Jesus, que de estos sirvieron los cuatro este día. Despidiose luego nuestro señor, pero se quedaron un sargento y tres soldados para cobrar la mancha que les toca, por haber entrado el papa en las iglesias, la que se compone de cuarenta pañotas, diez [p. 397] libras de queso y un barril de vino, y esta es gabela que la pagan en cualquiera iglesia donde entra Nostre Signore.

289El mismo martes por la noche vino el Senado romano (como todos los años) a encerrar el venerable sacramento con grande acompañamiento de conservadores y ministros del gobierno, después de haber dado fin al Carnaval, del cual quiero referir en breve su distribución y modo para el que no lo supiere. Comiénzanse en Roma las [al margen: Febrero] Carnestolendas el sábado de la sexagésima por la tarde, hasta el martes víspera de Ceniza, excluyendo viernes y domingos. En los ocho días no tienen fiestas ni regocijos públicos si no es 24 horas cabales, dando tres a cada día, las cuales comienzan a las 21 con el toque de la campana de Campidolio687, y entonces sale el Senado en pública cabalgata del mismo Campidolio con trompetas y clarines, hasta el palacio de San Marcos688. Llevan delante el primer día ocho piezas de tisúes muy ricos, de diferentes colores, a modo de estandartes, sobre ocho caballos enjaezados con sus jinetes a lo romano, y cada uno de los días se dejan una pieza de aquellas en premio del bárbaro que lo ganó con sus pies. Corrían antiguamente en Roma en estos días de Carnestolendas una cuadrilla de judíos en cueros (por mandado del Senado, obligándoles con graves penas), desde la plaza del Populo al palacio de San Marcos, y al que llegaba primero al puesto le daba el Senado un pequeño premio. Viéndose así ultrajados los hebreos, propusieron al Senado el que ellos pagarían ocho premios a discreción de los senadores y que les li- [p. 398] bertasen de aquel indecente ultraje. Vinieron bien en ello y discurrieron en que, en lugar de los hebreos, se corriesen potros sin domar, dándoles nombres de bárbaros, y al bárbaro que primero llegase al señalado puesto se le diese el premio cuya sentencia (por si llegasen dos juntos) se reserva el Senado para sí. Para esta diligencia tienen prevenidos y ensayados algunos [al margen: Febrero 1711] potros los labradores de Roma, a los cuales les amarran en las colas unas pelotas de hierro con muchas puntas que les hieren gravemente con el ímpetu de la carrera, sin que lleven ninguna otra carga hasta que llegan al puesto, etc. Cuando el Senado llega al palacio de San Marcos, ya está el Corso que no cabe de las carrozas, de las máscaras y disfraces, en que concurren hasta los príncipes y princesas de Roma con un sinfín de riquezas, pero con grande indecencia en el paseo, por lo que estamos (los jesuitas) prohibidos de entrar en el Corso mientras dura la función. A las 23 disparan una pequeña pieza en el palacio donde está el Senado, y corresponden con otra en la plaza del Populo para que al punto se despeje el Corso de las carrozas, que se ejecuta de improviso. Repiten el disparo de San Marcos, y al corresponder en el Populo alargan los bárbaros con dos latigazos, que con la furia del arranque y las heridas que en la carrera reciben de las pelotas de hierro, llegan a San Marcos como toros garrochados, en donde suelen suceder desgracias por cogerles, pero al primero (como tengo dicho) le da el Senado su pieza de tisú en premio.

290A las 24 tocan la campana en Campidolio para que todo el [p. 399] mundo se recoja, y se observa con tanta puntualidad que aunque les coja el toque de la campana en cualquiera parte de Roma, y sea la persona de la calidad que se fuere, se quita al punto la mascarilla de la cara, porque están los esbirros tan alerta, que al cesar el toque de dicha campana se arrojan como desalmados sobre cuantas máscaras encuentran sin perdonar estados, ni sexos: los cuales pierden carrozas, vestidos y toda gala, aunque sea el príncipe o princesa que se fuere, [al margen: Febrero] y así todo género de personas se descubre la cara luego que cesa la campana.

291El día 18, primero de Cuaresma, fue nuestro señor a decir misa en Santa Sabina, y aunque es costumbre el ir a caballo, no pudo Su Santidad por sus achaques, si no es en la carroza, pero los eminentísimos y monseñores hicieron su cabalgata. El día 20 amaneció el padre Lochi con repetida fluxión en las muelas, la que no le consintió decir misa hasta el día del apóstol san Matías, a 24, en cuya festividad consagró el eminentísimo Paulichi a monseñor Buenaventura, obispo de Nazaret, en la basílica de Santa María la Mayor, y el eminentísimo Corsini ejecutó la misma diligencia en la iglesia de San Salvador con monseñor Requi, obispo de Aqua Pendente. El siguiente día, 25, miércoles por la mañana, partieron de Roma para el santuario de la Madona del Loreto y a España los padres procuradores de Mexico, y a las 17 sucedieron las desgracias o tragedias que en breve quiero referir.

292Amaneció en la plaza del Populo [p. 400] el teatro funesto de una horca para ejecutar la justicia en un monedero falso. Salimos del Jesus el hermano Florencio y yo a cierta diligencia, y habiéndola concluido le dije que supuesto se haría la justicia por la mañana, que gustaría ver cómo lo ejecutan en Italia. Pasamos al Populo, en cuya plaza, con ser muy grande, no cabía ya la gente, pero nos pusimos en distancia de diez pasos de la horca para lograr la tragedia. [Al margen: Febrero 1711] Venía el penitente sobre un carro (a quien tiraban dos caballos) por la estrada de Ripeta, junto a una guardia de tudescos que cuidaban de un almagacén, doscientos pasos de la horca con muy poca diferencia, cuando de repente vimos que a toda prisa subía un hombre por la una de las escalas de la horca con un cuchillejo de faltriquera en la mano, y con grande furia (y decir palabra ninguna) cortó los cordeles con que estaban amarradas las dos escalas a la horca. Descendió con la misma prisa y, abrazándose de las dos escalas, dio con ellas en el santo suelo. Viendo esta acción, la multitud del pueblo comenzaron [sic] a dar gritos: Perdon, perdon, creyéndonos todos que sería aquel hombre oficial del maestro de las obras altas. Hallábanse cerca al cadalso cuatro o seis de los esbirros, que con furia de demonios se arrojaron sobre el triste del hombre (que según dijeron después, estaba loco), dándole de golpes y maltratándole, más con las obras que con las palabras, pues lo hirieron mortalmente. Hallábanse próximos a los golpes dos portugueses, criados del enviado de Portugal, y el uno de ellos dijo a los esbirros que no maltratasen tan mala- [p. 401] mente a aquel pobre hombre, que se lo llevaran preso, pero que no le hicieran daño alguno. La respuesta de un pícaro de los esbirros fue darle al lacayo con una vara en la cara, pero no la hubo bien dado, cuando le pagó casi en la misma moneda, plantándole los cinco mandamientos (y no los de la Iglesia) en la cara del esbirro, quien desalmadamente (en medio de tanto bullicio) echó [al margen: Febrero] mano a una pistola, metiéndole al lacayo a quemarropa las balas por el cuerpo, cayendo en tierra al mismo tiempo moribundo. El segundo lacayo portugués, luego que vio a sus pies la desgracia de su compañero, echó la mano a la espada, y tan presto como la desenvainó, se la embazó al esbirro por la barriga, que le salió una cuarta por las espaldas. Cayó también en la tierra el herido esbirro, y si no fuera porque a toda prisa venían los soldados de la guardia de Ripeta, donde estaba detenido el penitente, a quienes tuvo miedo el lacayo portugués, creo que con la misma espada no dejaría raza de los cuatro o cinco esbirros que tenía delante. Pero le fue forzoso, con la misma, hacerse lugar para retirarse de entre la multitud de la gente, con grande paz y sosiego (pero finchado), hasta entrarse en el hospital de San Jacome al Corso, adonde llevaron luego a los dos heridos moribundos, como también al loco de los golpes que fue la causa de tanta mala aventura. De allí a dos horas se llevó Dios al lacayo, y pasadas otras tres se llevó también al esbirro, recibidos, uno y otro, todos los santos sacramentos. Luego que se sosegó la gente un poco, trajeron con guardia de soldados y de esbirros al maestro Boya para volver las escalas a su puesto, que ayudado de dos oficiales suyos, las amarraron en breve tiempo [p. 402] y se ejecutó la sentencia en el monedero falso. La misma tarde, pasando un sacerdote prete por el Corso, reprehendió a un muchacho una mala acción, quien intrépido se entró en su casa, y sacando un espadín, se le embazó al sacerdote por las espaldas, y luego que fue de noche, sucedió otra muerte en la estrada Candoti [al margen: Febrero 1711] en un criado de un caballero napolitano. Todas estas desgracias debieron de ser efectos del cuarto de la luna que hizo este día; y la que sucedió el de 26 en plaza de España, que estando airado un hombre con su mujer a quien, según dijeron, quería castigar, ella se arrojó por una ventana a la calle, cayendo en tierra cadáver; Dios haya misericordia de todos. También murió el día 28 el loco que cortó los cordeles de la horca, solo de los golpes que le dieron los esbirros.

293El día dos de marzo, por extraordinario de España, supimos de cierto la rendición de Girona al excelentísimo duque de Noalles, que fue a 31 de enero, que aunque lo habían esparcido los de la oreja torcida, no les habíamos dado entero crédito, pero este día nos dimos los parabienes todos los fieles vasallos de nuestro Phelipe Quinto que Dios guarde. Prosiguiendo aún la fluxión de las muelas al padre Lochi, determinó el médico Cavalgadura purgarlo el día 9 por la mañana, con intención de multiplicar las fuentes en Roma, porque hay grande falta de agua en aquella corte. Y así, el día 10 vino el cirujano y le abrió una fuente en el brazo izquierdo, por donde comenzó el padre a reconocer el alivio que deseaba. El mismo día trajeron preso un caballero de la Perugia por el delito de monedero falso, con cinco [p. 403] criados suyos, que también hay de los nobles que degeneran de serlo. El día 14 se ejecutó la sentencia de horca en otro monedero falso, quien además de tan atroz delito tenía el de homicida cruel (según me lo contaron). El mismo día se salió de Roma para Turín el conde Guvernatis689, enviado del señor duque de Saboya, sin despedirse de Su Santidad, cuya orden tenía de su amo. El día 19 fuimos nosotros a las termas del [al margen: Marzo] emperador Caracalla, que son unas ruinas de horribles edificios antiguos690, como asimismo el palacio de Nerón y las termas de Diocleciano. El día de la Anunciación, a 25, vino el papa al convento de la Minerva691 a dar el dote a quinientas huérfanas (función anual todos los años en tal día); es estilo el que haya de venir Su Santidad en cabalgata solemne a esta función, pero por estar, como tengo dicho, muy achacoso, la hizo este día en silla de manos descubierta. Venía delante la infantería en número de cuatrocientos, quienes se repartieron de guardia en los alrededores de la Minerva, seguían a la infantería las quinientas zitelas692, todas vestidas de blanco, de dos en dos, en forma de procesión. Después venían doscientos caballos carabineros, y les seguía la guardia de cadetes, vestidos de damasco encarnado y en su seguimiento los ilustrísimos monseñores y obispos, todos a caballo, como asimismo los eminentísimos cardenales, quienes venían inmediatos a Su Santidad, que cerraba la tropa sentado en su silla descubierta, representando bien la cabeza de la Iglesia, pues aunque había cardenales de buen tono, ninguno [p. 404] llegaba al del papa. Hízose la función con la solemnidad y pompa que se deja considerar, y después de haber dado a las zitelas su dote en su bolsillo a cada una, depositan el dinero hasta el tiempo de casarse, etc.

294El día 29, domingo de Ramos, tuve deseo de ver la función en la capilla del papa y la logré con toda felicidad, con el compañero del padre asistente de Italia. Tuvimos dificultad en entrar en la capilla, [al margen: Marzo 1711] pero hablando en español a uno de los oficiales de la guardia nos hizo entrar dentro de la capilla, y vimos la bendición de los ramos por el mismo papa, quien después, sentado en el solio, fue repartiéndolos todos desde el mayor al menor, porque para la repartición dieron puerta franca a todo género masculino, y hay excomunión para el femenino. Acabados de dar los ramos, sacaron en procesión a nuestro señor en su tabernáculo, con la tiara en la cabeza y una palma en las manos, y hechas las ceremonias de cerrar la puerta, etc., lo volvieron a la capilla, y nosotros lo dejamos por estar fenecida la función y tener que andar media legua para irnos a comer. La misma tarde fuimos el padre Lochi y yo a San Juan in Laterano y a la Escala Santa, en donde logramos el entrar tercera vez en el Sancta Sanctorum para despedirnos de aquellas innumerables reliquias.

295El día primero de abril, Miércoles Santo, por la tarde, expidió un decreto el papa, prohibiendo en todas las iglesias de Roma el que el Jueves Santo no se celebrase misa ninguna, en público ni en secreto (excepto los Divi- [p. 405] nos Oficios), con la pena de diez escudos para la cámara apostólica al sacristán que diese ornamentos; al sacerdote regular, privación de voz activa y pasiva; y al secular, la de los diez escudos.

296Razón será, antes de salir de Roma y de que se nos vaya la Cuaresma, decir en breves razones algunas cosas que me faltan en el Diario, por ser asuntos particulares, y ya que estoy [al margen: Año 1711] en Semana Santa, quiero dar principio con la Santa Cuarentena, y digo que no es ponderable los grandes concursos que en las iglesias de Roma acuden a las pláticas y sermones todos los días de Cuaresma, porque no faltan casi ningún día en los más de sus ricos y suntuosos templos Cuaresma en forma. Todos los viernes de Cuaresma se gana indulgencia plenaria visitando los altares de San Pedro in Vaticano, adonde acude el pueblo romano por las tardes, y siendo, como es, el templo tan suntuoso de grande, algunos viernes que yo fui no se podía andar por él a causa de la mucha gente. También digo (Dios me lo perdone) que no lo tuve todo por pura devoción, porque en estos viernes por las tardes tienen el paseo los señores y señoras romanas desde el castillo de Sant Angelo a la plaza de San Pedro, y creo que viene mucha gente más por recrearse que por rezar devociones. Y como llegan a la plaza donde hay feria los mismos días, les cuesta poco el subir la Escala y visitar los altares. Pero no puedo negar que son grandes los concursos que, en dichos viernes, visitan a pie las siete iglesias que dije en otra parte. Desde el jueves, mediada la Cuaresma, [p. 406] hasta Pascua de Resurrección, se descubren todos los días las imágenes de la Virgen que pintó san Lucas, en cuyas iglesias se gana indulgencia plenaria dichos días, siendo los mayores concursos en Santa María la Mayor y en el Populo, pero en este es mucho mayor, por ser el paseo todos los días en la plaza del Populo, y tener feria en la misma plaza (que los romanos llaman el Carnavalete) exceptuando los viernes, como dije, que es en San Pedro.

297Desde el primer día de Cuaresma, se prohíbe en Roma el comer laticinios [sic], vendiendo la carne a escondidas, aunque parece no [al margen: Año 1711] ser tanta la prohibición, pero es gusto el oír gritar por las calles ¡Arenques de Muntaña!; ¡y son pichones, tordos y otros géneros de volatería! Grita otro: ¡Confits de Muntaña! ¡Y son huevos lo que vende693! Siendo así que hasta los niños saben lo que llevan, pero quieren encubrirlo, dando a entender otra cosa: porque en Roma nada es menos cada cosa que lo que parece a la vista694. Los monumentos695 de las iglesias de Roma son todos muy pobres, y en parte oculta, no pasando ninguno de veinte luces; solo el de la Capilla Paulina696 me agradó en extremo, pareciéndome en la realidad mejor que el de la santa iglesia de Sevilla, que son los mejores y más lucidos que yo he visto, porque además de ser mucha la cera del de la Paulina, es todo el monumento de cristal finísimo y asistido continuamente de gran número de cardenales. Sí me desagradó, muy mucho, el ver en Roma los días de Semana Santa, como son jueves y viernes, andar por las calles mayor concurso de carrozas que en lo restante del año, causándome no poca admiración, cuando en nuestra España se cela con [p. 407] tanto rigor y observancia.

298Los templos de Roma no tendrán igual en todo el mundo, así en sus edificios, arquitecturas, adornos y limpieza. ¿Pues qué diré de San Pedro? Mejor será no decir palabra, porque temo el entrar, para poder salir de él, y así quien quisiere tener alguna luz de lo que es San Pedro y todas las demás iglesias de Roma lo hallará en el libro intitulado Roma sacra y moderna, a quien llamo yo mi quitapesares. Todas o las más de las iglesias de Roma son títulos cardenalicios, encomendadas a los regulares, sin que les dejen para su sustento más que solo el pie de altar, cargando Sus Eminencias con las rentas y demás entradas, y el pícaro del fraile, que trabaje y reviente, que buenas costillas tiene; y no hay ninguno que no murmure del triste y desdichado fraile. Pues entro yo a murmurar de las gabelas de Roma, y comienzo por el papa, a quien los romanos llaman el Santísimo, y al del altar, el Venerable. Todos los años, el día de la Purificación de Nuestra Señora tienen obligación las iglesias de Roma (sea parroquia, sea de regulares, o sea congregación de cofradía) de llevar a Su Santidad, en forma de contribución, un cirio grande de cera, y me consta ser el menor de seis libras. De estos últimos, reparte el papa por su mano, a uno por cardenal, y otro a cada uno de los padres penitencieros, pero a estos les desquita su valor cuando al fin del año les paga sus alimentos. Con que saco yo, por buena consecuencia, que el papa vende la cera [p. 408] que las iglesias le dan. Bien es verdad (según me dijeron) que van guardando esta cera para hacer los Agnus Dei697, de siete en siete años el papa; y si es verdad, bien se puede creer.

299Las gabelas que paga el pueblo romano son increíbles, pues hasta un manojo de los brócolis que comen pagan su gabela, y así de todo lo demás. Llega un pasajero a las puertas de Roma para entrar en la ciudad, y la primera diligencia ha de ser sacar un julio para la guarda que lo ha de conducir a la aduana; pero guárdese de entrar ropa ninguna sin usar, que aunque no lleve más que un par de escarpines o un pañuelo sin estrenar, pagará sin remisión la gabela, aunque sea el príncipe que se fuere. Lo que está impuesto en las iglesias cuando nuestro señor pasa a visitarlas, ya lo dejo dicho en otra parte. Pues subamos a la dataría, que si no nos caemos, a lo menos daremos con todos los trastes en tierra. Imponderables son las sumas de escudos romanos que cada día entran en la cámara apostólica, de breves, decretos, beneficios, bulas, dispensas, etc. Y todo esto, solo de nuestra España y de Portugal, sin que tenga el triste pretendiente otro tribunal a que apelar, es forzoso alargar la bolsa y aguantar la marea, porque en decir el protonotario de la dataría Cosí vá no hay remedio de que baje un cuatrín de lo que pidió. Y así, el pretendiente que fuere a Roma tenga advertido que en llegar a la puerta del Populo698 ha de preguntar por estrada Julia, y por estrada Paulina, que sin estas dos estradas no conseguirá pretensión ninguna, porque además [p. 409] de haber pagado en dataría, entran los despedicioneros [sic] pidiendo sus agencias, y estas son muy justas porque lo trabajan. Pero tengo por injusto lo que piden los servitores [sic] del eminentísimo datario, a quienes es forzoso regalarles, porque tiran a desollar al triste que pretende; y mucho más si es español. Verdad es que no les dan otro salario sus amos, tanto el cardenal como los demás ministros, etc.

300Sucede en Roma lo que no sucede en otra ninguna parte del mundo y es el que no hay príncipe, eclesiástico ni secular, que no tenga, quién doce, quién quince, y quién veinte espías asalariadas, solo por saber lo que se dice y lo que se hace en Roma, y son muchos los escudos que en espías se reparten, porque entran en este oficio los criados mayores de dichos príncipes y señores, quienes cuentan lo que pasa en casa de su amo a quien le paga el salario; y así, quien quisiere saber cuántas vueltas da en la cama el santísimo papa, y cuántas palabras dice, aperciba cuatrines, que yo le aseguro lo sabrá todo con individualidad, porque hacen gala los romanos de ser soplones y noveleros. Dios me libre de tan vil canalla.

301Roma es una corte donde se vive como cada uno gusta y se viste como quiere, porque si le viene a cuento a un prete, se viste de secular y el secular de prete, y es lo general vestirse los seculares de abates699; creyéndose un hombre que habla con un sacerdote y está hablando con un casado, como a mí me sucedió con uno mucho tiempo hasta que [p. 410] dijo que tenía su mujer enferma. Bien es verdad que los pretes romanos incultan700 las coronas (la razón, yo no la sé), llevan ordinariamente sus pelucas con una corona de pergamino del tamaño de un real de plata, y encima su becuquín701, por donde no es dable conocer si es sacerdote o no; y de esto también hacen gala en Roma.

302Parece casi increíble que en Roma, cabeza de cristiandad, haya licencia para que las mujeres públicas se vendan. Pues este año (según la lista que yo vi) eran trescientas cincuenta las que, con permiso auténtico del gobernador de Roma, ofenden al Señor públicamente y con licencia, el cual permiso lo refrendan cada un año para que no se metan con ellas ni el barrichel702 mayor, ni sus esbirros. Aunque celan mucho, por las calles donde viven, el que no entren en dichas casas frailes, clérigos y casados, y si por desgracia pillan a alguno de estos, ya está la sentencia dada, que son galeras para el fraile y para el clérigo; y para el casado mucho tiempo de prisión, y la pena pecuniaria a juicio del gobernador para la cámara apostólica. Tienen prohibición estas meretrices, con excomunión reservada al papa, de no poder entrar en ninguna iglesia donde se gane indulgencia plenaria, y son muchos los templos donde se gana todos los días del año. Tampoco pueden entrar en iglesia donde estuviere expuesto el santísimo sacramento. No pueden ser enterradas en sagrado por la duda de hallarse en gracia, como asimismo todos los que mueren en desesperación o descomulgados o que haya duda en su arrepentimiento, para los cuales tienen señalado un puesto fuera de [p. 411] los muros, junto a la puerta del Populo, donde llaman el Muro Torto703. También están prohibidas de entrar con mascarilla los días del Carnaval en el Corso, donde acude todo Roma ¡y con todas estas desdichas, haya quien viva tan mal! Cierto que causa compasión en quien lo oye.

303Público es en el mundo cómo hay en Roma un barrio de judíos que siguen la ley hebrea, en la cual no quiero hablar palabra ninguna, porque no la quiero entender. Dicen que los permiten solo por mantener aquella antigüedad, pero yo digo que los tienen por lo mucho que contribuyen, pues están como esclavituados [sic], sin consentirles ningún oficio, sí solo el de remendones de trapos viejos, de que todos son oficiales, y andan por las calles gritando ¡ebreoǃ para que les manden trabajar o venderles alguna ropa vieja, que, recogida en sus casas, lo sacan a vender en pública almoneda todos los miércoles del año en la feria que se hace en Plaza Nabona, donde están divididos de los demás vendedores. Llevan por señal, para que sean conocidos, una telilla colorada con que cubren los sombreros, y las mujeres llevan pendiente en las espaldas un listoncillo de color. Pero el judío que se quiere redimir de llevar la tela colorada en el sombrero lo consigue con cinco escudos cada un año, llevándolos al gobernador de Roma, quien le da facultad para ir sin señal por donde le diere gusto. Pídenla algunos por no padecer los ultrajes que padecen los demás señalados, con los muchachos en las [p. 412] calles, de quienes son perseguidos en demasía, tirándoles lodo y cuanto se les viene a las manos, sin que el triste hebreo tenga valor para reprehenderles. Y si por su desgracia dice la menor palabra a los muchachos, salen luego (sin saber de dónde) la canalla de los esbirros, y no solo les maltratan, sino que les chupan cuantos bayocos704 y cuatrines llevan en las faltriqueras. Baste de judíos, aunque tenía mucho que decir de tan vil y desastrada gente; pero no puedo dejarme en el tintero el que al toque de las avemarías han de estar todos en el geto705, que es su barrio, el cual se cierra cada noche porque no salgan por las calles, como también los tienen encerrados Miércoles, Jueves y Viernes Santo, sin consentirles andar por las calles de la ciudad.

304Hasta aquí he murmurado de los estilos de los romanos, y quiero murmurar también de sus relojes, porque en ninguna parte del mundo los tienen con tanta extravagancia; y si el pobre pasajero que llega a Italia quiere saber por el reloj o relojes la hora del mediodía, no lo sabrá jamás, si no es comprando un cuadernillo que se lo explique706. También padecen en esto mucho los sacerdotes que han de rezar los maitines del día siguiente, desde pasadas las dos de la tarde, porque ¿cuándo habían de ser las dos? En un tiempo dará el reloj las dos (que ellos llaman las veinte) y en otro tiempo, aunque dé las mismas, serán las tres de la tarde. Explicareme a la vuelta, si bien en breve para [que] el que no lo supiere haga concepto de sus cosas, y así pongo la tabla siguiente:

305[p. 413]

Sale el solHoras del díaMedio díaMedia noche
DíasHoras‑MinutosHoras‑MinutosHoras‑MinutosHoras‑Minutos
Enero
a115 y 248 y 3619 y 427 y 42
a815 y 168 y 4419 y 387 y 38
a1615 y 28 y 5819 y 317 y 31
a2414 y 439 y 1719 y 227 y 22
Febrero114 y 239 y 3719 y 127 y 11
a814 y 49 y 5619 y 27 y 2
a1613 y 4110 y 1918 y 506 y 50
a2413 y 1610 y 4418 y 306 y 38
Marzo113 y 110 y 5918 y 306 y 30
a812 y 3911 y 2118 y 196 y 19
a1612 y 1311 y 4718 y 66 y 6
a2411 y 4712 y 1317 y 535 y 35
Abril111 y 112 y 3917 y 405 y 40
a810 y 5913 y 117 y 305 y 30
a1610 y 3713 y 2317 y 185 y 18
a2410 y 1313 y 4717 y 65 y 6
Mayo19 y 5314 y 716 y 564 y 56
a89 y 3414 y 2616 y 474 y 47
a169 y 1614 y 4416 y 384 y 38
a248 y 5915 y 216 y 294 y 29
Junio18 y 4615 y 1416 y 234 y 23
a88 y 3815 y 2216 y 194 y 19
a168 y 3315 y 2416 y 164 y 16
a248 y 3215 y 2816 y 164 y 16
Julio18 y 4615 y 1416 y 234 y 32
a88 y 3815 y 2216 y 194 y 19
a168 y 3315 y 2416 y 164 y 16
a248 y 3215 y 2816 y 164 y 16

306[p. 414]

Sale el solHoras del díaMedio díaMedia noche
DíasHoras‑MinutosHoras‑MinutosHoras‑MinutosHoras‑Minutos
Agosto59 y 3414 y 2616 y 474 y 47
a129 y 5314 y 716 y 564 y 56
a1910 y 1313 y 4717 y 65 y 6
a2710 y 3713 y 2317 y 185 y 18
Septiembre310 y 5913 y 117 y 305 y 30
a1111 y 112 y 1917 y 405 y 40
a1911 y 4712 y 1317 y 535 y 45
a2712 y 1311 y 4718 y 66 y 6
Octubre512 y 3911 y 2118 y 196 y 19
a1213 y 110 y 5918 y 306 y 30
a1713 y 1610 y 4418 y 406 y 38
a2513 y 4110 y 1918 y 506 y 50
Noviembre214 y 49 y 5919 y 27 y 2
a914 y 239 y 3719 y 127 y 11
a1714 y 439 y 1719 y 227 y 21
a2615 y 28 y 5819 y 317 y 31
Diciembre415 y 168 y 4419 y 387 y 38
a1215 y 248 y 3619 y 427 y 42
≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈Horas. MinutosHoras. MinutosHoras. MinutosHoras. Minutos

307Por esta tabla se puede colegir el modo de gobernarse en Italia con los relojes. Aunque a mí no me hace fuerza en las horas que sale el sol, y las que tiene el día, pero sí me hace en la del mediodía y medianoche, porque no hallaremos en la tabla que toque las 18 en punto del mediodía, ni menos las seis a la medianoche, que son las horas (según su cuenta) que pertenecen a los dichos tiempos, pero las 24 siempre han de tocar a las avemarías, y desde entonces comienzan de nuevo a contar hasta otras veinticuatro.

308Baste de murmuración romana, que aseguro no haber dicho de doscientas partes una y quiero por curio- [p. 415] sidad poner otra tabla de las iglesias, colegios y oratorios que tiene Roma, las cuales no pongo por sus nombres, por no dilatarme y por no cansar a quien lo leyere, pero los pongo por abecedario conforme los tengo en el original, etc.

A.
De San Adrian.1.De San Benito.2.
De San Angel.3.De San Bernardo.4.
De Santa Agnes.2.De San Bernardino.1.
De Santa Agata.2.De San Blas.5.
De San Agustín.1.De Santa Bonossa.1.
De Santa Anna.4.De San Buena Ventura.1.
De San Antonio Abad.1.De Santa Bibiana.1.
De San Antonio de Padua.1.De Santa Brígida.1.
De Santa Apollonia.1.23.
De San Apolinar.1.C.
De Santos Apostoles.1.De San Calisto.1.
De San Alexo.1.De Santa Catharina.5.
De San Andres.10.De San Cayo.1.
De San Anizeto.1.De San Carlos.2.
De Santa Anastassia.1.De Santa Cecilia.1.
De San Aniano.1.De San Celso.1.
De San Atanassio1De San Claudio.1.
De San Ambrossio2De San Cosme.3.
Santísima Anunciata.2.De San Clemente.1.
De Agonizantes.1.De Santa Clara.2.
38.De Santa Cruz.4.
Santísima Conzepcion.2.
De Santa Constanza.1.
Colegios.25.
50.
B.D.
San Bartholome.3.De San Dionissio.1.
San Bassilio.1.De Santa Dorotea.1.
Santa Balvina.1.De San Domingo.1.
Santa Barbara.2.3.
7.

309[p. 416]

E.M.
San Egidio.2.Santa María Egipciaca.1.San Simon.2.
Santa Elena.1.Santa María Magdalena.3.Del Spiritu Santo.3.
San Eligio.2.San Miguel.2.Santa Sabina.1.
Santa Isabel [sic].1.San Marcos.1.San Sabas.1.
Santa Eufemia.1.Santa Marta.2.De San Salvador.11.
San Eusebio.1.San Marzelo.1.Scala Santa.1.
San Eustachio.1.San Martín.2.San Sebastian.2.
9.Santa Margarita.1.San Sergio.1.
Monte de la Piedad.1.San Sisto.1.
F.San Matheo.1.San Silvestre.3.
San Faustino.1.15.Santa Silvia.1.
San Felipe.1.N.San Stanislao.1.
San Francisco.4.San Nereo.1.Santa Susana.2.
San Francisco de Paula.1.San Nicolas.7.Santísimo Sudario.1.
7.San Norberto.1.La Sapiencia.1.
9.Seminario Romano.1.
G.O.42.
San Gorge [sic].1.Ospicios.3.T.
San Geronimo.2.Oratorios.22.San Thodoro.1.
San Grisogono.1.Ospitales.30.Santa Theressa.1.
San Gregorio.3.San Omobono.1.Santo Thomas.4.
7.56.Santísima Trinidad.2.
I.P.San Trifon.1.
Del Jesus.2.San Pedro.6.9.
San Julian.3.San Pelegrino.1.V.
San Jacobo.4.San Pantaleon.2.De la Virgen.71.
San Juan.14.San Pancracio.1.San Valentín.1.
San Joseph.3.San Pablo.3.San Venancio.1.
San Ignacio.1.Santa Praxedes.2.San Vitor.1.
San Ilefonso [sic].1.Santa Prisca.1.San Vizente.3.
San Isidoro.1.Santa Pudenciana.1.San Vital.1.
San Ibo.1.17.San Vrbano.2.
30.Q.80.
L.Santos Cuatro Mártires.2.
San Lazaro.2.San Quirico.1.
San Lorenzo.8.3.
San Leonardo.1.R.-[S.]
Santa Luzía.4.San Roque.1.
San Luis.1.San Romualdo.1.Palacios suntuosos.40.
16.Santa Rufina.1.Columnas o agujas.9.
San Estevan [sic].6.Estatuas no tienen número,
como así mismo fontanas.
9.

310[p. 417] Los títulos cardenalicios son 64, de los cuales los cincuenta y uno son cardenales pretes, y los trece títulos diaconales. Hay también seis cardenales sin título, que son obispos de seis iglesias. Y hay tanta cosa, que si lo hubiera de escribir, sería necesario traer de Genova un balón grande de papel, pero quien quisiere informarse de las cosas exquisitas que tiene Roma, lo hallará en Roma sacra y moderna, porque yo me voy a España, cansado y molido de romanos; y pido a Dios me libre de ellos, porque es gente que por un cuatrín se irán a Constantinopla y renegarán de Mahoma707, etc.

311El día 3 de abril, Viernes Santo por la mañana, acabaron de poner en el pórtico [al margen: Abril 1711] de Santa María la Mayor cuatro formidables rejas por orden (que dejó) el eminentísimo cardenal Porto Carrero, arzobispo que fue de la imperial Toledo708. En esta Semana Santa se deshizo (por orden de nuestro señor Clemente Undécimo que Dios guarde) la fontana que estaba enfrente de Santa María la Rotunda, para poner una aguja que está junto al colegio romano que, según decían, sería en la forma de la de Plaza Navona. Temo que antes de salir de Roma no me nazca en la barriga algún huerto de coles verdes, por causa de llevar en ella cuarenta y cuatro manojos de aquellos que llaman brócolis en Italia, y estos solo en la Santa Cuarentena, que si tuviera más días, más brócolis nos darían.

312Quiero poner una lista de los padres que dejamos para el gobierno de la Compañía en Roma, [p. 418] el cual se compone como se sigue:

Compañeros
Reverendo padre, nuestro general, padre Miguel Angel Tamburini709
Procurador general, padre Pedro María Orta
Secretario, padre Oracio Olivier
Hermano Juan de Ugarriza y hermano Pedro María Joachino
Hermano Antonio Pablo Casanova
Hermano Juan Agustín Castello
Asistencia España
Padre Luis de Montesdoca, asistente
Padre Salvador Gonzalez, substituto
Padre Gregorio de Velasco, procurador
Padre Manuel de Mena, amanuense
Hermano Juan Ramírez

Hermano Florencio de Cafa
Asistencia Portugal
Padre Michael Díaz, asistente
Padre Juan Baptista de la Valle, substituto
Padre Luis Vincencio Mamiani, procurador
Padre Andres Díaz, amanuense
Hermano Luis Gudiño
Asistencia Germania
Padre Andreas Waibl, asistente
Padre Carlo Walthein, substituto
Padre Francisco Pliieggl, procurador
Padre Francisco Molitore, amanuense
Hermano Gabriel Egs

Hermano Pablo Vrient
Asistencia Italia
Padre Juan Vizencio Imperiali, asistente
Padre Phelipe Berarti, substituto
Padre Juan Ascleppi, amanuese
(no tiene procurador)
Hermano Domingo Bartolome Fornari
[p. 419] Asistencia Francia
Padre Guillermo Daubenton, asistente710
Padre Benedeto Sallon, substituto
Padre Juan Berzeau, procurador
Padre Antonio Pages, amanuense
Hermano Joseph Finieur, compañero
Padre Nicoló Dominichi, procurador de beatificaciones. Italiano
Padre Jacomo Fontana, escritor contra jansenistas. Flamenco
Padre Joseph Jubenci, histórico de la Compañía. Francés
Padre Diego Calcaño, viceprepósito de la Casa
Padre Ipolito Thadeo, ministro de la Casa

[De regreso a Madrid, 1711]

313[Al margen: Año 1711] Desde 20 de marzo que embarcamos los cajones de medallas y otras cosas de devoción en el puerto de Ripa, para que por el Tíber los condujesen a Civita Vequia711 y de allí a Genova, comenzamos a disponer nuestra vuelta a España, con intención de pasar por el célebre santuario de Nuestra Señora de Loreto (el que se consiguió días antes con los padres procuradores de Nueva España), pero por ciertas circunstancias no lo logramos nosotros. Amaneció el día de Pascua de Resurrección, cinco de abril, día en que se estila en Roma dar a cada uno un huevo duro en la mesa, por los que se dejaron de comer en la Santa Cuarentena, lo que está en tanta observancia que el mismo papa le come, y si se sabe que algún romano o extranjero no lo comió, no lo tienen por católico, etc.

314[p. 420] El día siete, último de Pascua, después de haber comido, nos despedimos de los padres del Jesus para dar principio a nuestra jornada de España712, que se ejecutó por la puerta del Populo y estrada de Puente Mole hasta llegar a la Storta, donde se tomó un refrigerio, pasándonos a hacer noche en las hosterías de Becani. El día 8 comimos en Ronchillioni713, y por la tarde, antes de montar la cuesta grande de Viterbo, nos bañamos valientemente con un horrible [al margen: Abril 1711] aguacero, acompañado de granizo. Dormimos en Viterbo, en cuya posada nos hallamos con un correo que de España pasaba a Roma. El día 9 por la mañana, después de refrescar en Monte Fiascó, nos pasamos a comer en Bullsena (célebre pueblo por su lago), en donde compramos dos admirables peces para cenar a la noche. Antes de entrar en Aqua Pendente, nos cogió un estupendo aguacero y otro al descender de su infame cuesta, porque nos fuimos a hacer noche en las hosterías de Xientino, últimos dominios de la Iglesia. El día 10 nos hicieron pagar la gabela por salir de dichos dominios, y a poco rato la volvimos a pagar por entrar en los del gran duque de Toscana. Montamos la horrible cuesta de Ri de Cofani, que por ser tan enhiesta me obligó [a] subirla andando, como descenderla a pie; y por ser aún algo temprano, no nos detuvimos en Ri de Cofani (sí solo a refocilar las barrigas), pasándonos a comer a la hostería de la Escala, de donde marchamos a hacer noche al pueblo de Torrinieri714. El día 11 [p. 421] hicimos mediodía en Monteroni, pueblo pequeño, donde entraron a poco rato dos sacerdotes navarros que pasaban a pretender a Roma en caballos de San Francisco. Partimos por la tarde, y sin detenernos, atravesamos la ciudad de Siena, pasando a hacer noche en la hostería de Castellonzello. Amaneció el domingo 12, y por no haber recado para decir misa, fue forzoso el esperar al ministro de aquel distrito, que antes de salir el sol lo tuvimos con todo lo necesario. Dijo misa a los vecinos circunvecinos y a nosotros, pero la dijo [al margen: Abril] con una mano, porque en la otra no tenía más que un dedo, y en una ermita medio solitaria. Comimos en Tabernelli, y nos fuimos a dormir a San Caxiano, cuatro leguas de Florencia, en donde entramos el día 13 por la mañana715. Fuímonos al colegio y por la tarde salimos a ver la hermosura de la ciudad, que es de las pulidas que he visto. Atraviésala por medio el caudaloso río Erno, sirviendo de hermosas calles, tres anchas y grandes puentes, y sobre la una de ellas está fundada la Platería, como asimismo un pasadizo que atraviesa desde el un palacio del gran duque al otro. El día catorce por la mañana fuimos a visitar el Domo (rica iglesia), cuyo campanario es todo de preciosos y coloridos mármoles, con 418 escalones para subir donde están las campanas, que por parecerme muy alta, tuve la curiosidad de contarlos716. De allí pasamos al serrallo, quien encierra en sus divisiones gran cantidad de ferocísimos animales como son leones y leopardos, osos de diferentes calidades, tigres y lobos de tres o cuatro géneros, zorras y otros avechuchos, y coyotes de la Nueva España. [p. 422] Dimos la vuelta por el palacio viejo, donde están las galerías tan nombradas en Europa del gran duque de Florencia; y con razón pueden ser nombradas, por hallarse allí cuantas cosas exquisitas inventó naturaleza. Y además de lo exquisito, precioso y rico de alhajas ultramarinas, y delicadezas primorosas del Potosí, tiene en una pieza los retratos de cuantos hombres florecieron y florecen en ciencias y facultades, desde Nerón a estos tiempos [al margen: Abril 1711], los cuales están separados, militares con militares, doctores con doctores, estatuarios, pintores, etc. Vista esta grandeza, pasamos a ver otra que es el panteón de los Medizis con la advocación de San Lorenzo. Comenzose esta fábrica en el año de mil quinientos noventa y ocho (según la inscripción) y hasta el día de hoy han trabajado cien hombres continuamente en la obra, a la que falta aún casi la tercia parte. Aseguró el maestro estar gastados en dicha obra más de catorce millones de escudos y yo lo creo, por ser de lo magnífico y suntuoso que pienso ver en el mundo. Después de haber comido, pasamos a ver el palacio donde habita el serenísimo gran duque Cosme de Medizis de Florencia717, y estando reconociendo las hermosas piezas, salieron de la antesala siete distintas naciones de que se sirve Su Alteza, como son chinos, malaveares718, macazares719, de Goa, de Guinea, del gran Cayro y un blanco y rubio de Angola, los cuales vinieron deshalados [sic] por ver si nuestro Feliciano720 sería de alguno de los siete países, pero lo hallaron ser filipino, de cuya nación se les [p. 423] había muerto un compañero el año antecedente. Estando nosotros entre negros, indios y blancos, tuvo aviso Su Alteza de que estábamos en palacio, y luego al punto nos hizo llamar por un camarero suyo. Salionos a recibir el serenísimo gran duque, fuera de la antesala, haciéndonos entrar delante, hasta el camarín o retrete, donde no quiso sentarse hasta ejecutarlo nosotros, como asimismo cubrirse. Pusímonos los becuquines y se comenzó la conversación de cosas de Indias, en que [al margen: Abril] se emplearon como cosa de tres cuartos. Salió después Su Alteza acompañándonos hasta la sala donde nos despedimos, y pasamos luego a ver los jardines, que no creo les tenga mejores ningún príncipe de la Europa. Hallamos allí en qué recrear el gusto y la vista, porque había tanta multitud de aves de colores exquisitos, venidas de Assia, Africa y America, como también animales montesinos, domésticos como corderos. Si lo pusiera con distinción, así lo uno como lo otro, sería necesario un libro solo. Luego que fue de noche, nos envió el serenísimo gran duque un gentilhombre y cuatro faquines cargados con el regalo que hace siempre a los jesuitas pasajeros, el que se compuso de seis ricos quesos, seis mortadelas de Florencia, doce vidrios de diferentes dulces, y dieciocho frascos de tres diferencias de relevantes vinos, el cual regalo se lo dejamos al colegio por no poderlo llevar en la calesa.

315El día 15 por la mañana partimos de Florencia y nos fuimos a comer [p. 424] en Monte Luppo, lugar pequeño, en donde tiene el gran duque un convento de la seráfica orden, todo de religiosos españoles, y le llaman la Ambrosiana. Pasamos aquella tarde un riguroso calor, por cuya causa nos quedamos a hacer noche en la hostería de San Roman. El día 16 entramos por la mañana en la bien plantada ciudad de Pissa, pero muy pobre de gente, y antes de llegar a la posada nos encontramos en la calle con seis feroces camellos enjalmados como [al margen: Abril 1711] mulos. Después de haber comido, nos fuimos a ver el Domo, que aunque no muy grande es muy hermoso y pulido. Las tres puertas principales no las tiene Roma tales, porque además de ser de bronce, está esculpido en ellas el Nuevo y Viejo Testamento con gran primor. A la banda del sur de dicho templo tienen los pisanos el campo santo donde, a las veinticuatro horas de enterrados los difuntos, los consume la tierra en polvo sin dejar rastro de huesos (así me lo aseguraron muchos naturales del mismo Pissa). A la banda del norte de la catedral está el campanario con sus campanas, que a la primera vista me pareció que se caía, pero está así desde el principio que se hizo, con tal arquitectura que el remate de lo alto sobresale del cimiento catorce varas afuera721, cosa prodigiosa en la realidad porque viene a estar como en un pie. Retirándonos para la posada, nos llevaron a una casa de las que allí tiene el gran duque, en cuya galería baja vimos los formidables huesos de dos ballenas soberbias, sin que faltase ninguno según allí nos dijeron. El día 17 por la mañana, después de andar una legua y no muy corta, atra- [p. 425] vesamos el río Serquio722 en una barca, y nos pasamos a hacer el mediodía a Vio Regio723, donde la misma tarde despedimos la calesa, y ajustamos una faluca para Genova. El día 18 zarpamos a fuerza de remo hasta llegar a Lerichi, donde dormimos. Amaneció el día 19 muy alborotado el señor mar, sin dejarnos salir de la posada, porque no cesaba de llover, y el día 20, que nos pareció estar algo sosegado, marchamos a Porto Veneri en distancia de legua y media, sin poder pasar adelante. Fue en otros [al margen: Abril] tiempos el dicho Porto Veneri colonia de catalanes, porque tienen en las puertas las armas de Cataluña, y con esta ocasión me lo dijeron sus vecinos. El día 21 nos creímos abrasar con el sumo calor del sol en la faluca, pero, no obstante, llegamos a hacer noche a Sestri de Levante; y el día 22, con el mismo rigor del sol, entramos en Genova como a las dos de la tarde724. Pasamos luego a la profesa, donde hallamos a los padres procuradores de Nueva España, que había más de un mes que esperaban embarcación para España725. Hallábanse prontos a hacer viaje para Cadiz y Portugal cinco navíos genoveses, tres de guerra y dos pequeños, y en el uno habían ajustado su pasaje los dichos padres hasta Alicante. Diose luego providencia para ajustarlo nosotros (si bien en distinto navío), porque los padres mexicanos tenían a Santa Rossa la Vieja, y nosotros ajustamos en la Nueva, aunque los dos calzaban a 54 piezas cada uno, y el German llevaba 64. El día 23 fuimos a bordo de Santa Rossa la Nueva, y quedó ajustado nuestro pasaje con un solo camarote, porque ya no había [p. 426] otra cosa. Luego que volvimos a tierra, nos llevaron a comer al noviciado, cuyo padre rector nos vino a convidar la noche antecedente. El día siguiente, 24, sacaron del arsenal una galera para conducir a la isla de Corzega el visitador de la República, quien partió de Genova el día 25 por la mañana. La tarde del 26 entró un extraordinario de Viena con la [al margen: Abril 1711] infausta noticia de la muerte del señor emperador Joseph Primero726, y el día siguiente, 27, se supo también la del señor Luis Décimo Quinto, delfín de Francia727, sucedidas las dos en los días catorce y diecisiete de abril. Este mismo día 27 amaneció lloviendo, con el mar tempestuoso y lo mismo hasta que concluimos con el mes.

316El primer día de mayo amaneció el tiempo algo sosegado, por cuya causa se resolvieron los ingleses que se hallaban con su armada en el puerto de Vado partir para Barcelona con el socorro de soldados, bastimentos y municiones, pero no estaban diez millas a la mar, cuando les entró un terrible temporal, obligándoles [a] volver como pudieron al puerto, en que perdieron dos saetías con cincuenta soldados y se les murieron sesenta caballos que llevaban en dos navíos, los que al entrar en Vado de arribada, se estrellaron el uno con el otro. El día 3, después de mediodía, entró en el puerto un navío genovés nombrado el Gran Diablo728 que venía de Cadiz y Portugal729 cargado de lana, marfil y bacalao, de quien veremos presto su infeliz tragedia.

317[p. 427] El día 4 por la mañana salieron dos galeras de la República con socorro de bastimento y municiones para la armada inglesa, que estropeada se halla de arribada en Vado, y lo mismo hicieron los siguientes días, sin cesar las galeras de ir y volver al puerto. Y esto, mucho de neutrales los señores genoveses, pero por fin no pueden negar que lo son, y con verdad se les puede decir [al margen: Abril (tachado) Mayo]:

Genova la bella, mar sin pescado, monte sin leña,
hombre sin palabra, mujer sin vergüenza, etc.730.

318Proseguía el tiempo borrascoso, y este mismo día salieron del puerto los navíos Germán y Santa Rossa la Vieja, quedándose fuera bien anclados, pero Santa Rossa la Nueva, ni los dos pequeños, no quisieron moverse por ver el tiempo enmarañado, y el día 6 por la mañana, con vientos y mares desesperados, tuvieron por bien los dos navíos de volverse a entrar en el puerto. Comenzó a llover con tanta furia que parecía querernos anegar, pues no cesó de noche ni de día en todo el cuarto de luna. El día 12 por la noche, desgajándose las nubes en agua, se conjuraron los cuatro elementos con el navío Gran Diablo, que dije vino de España. Pegose fuego al navío (cargado aún) y con el viento horroroso, en breve espacio, cogieron las voraces llamas desde la popa a la proa, sin que persona humana le pudiera socorrer. Cortáronle las amarras desde uno de los otros navíos porque no peligrasen todos y los vientos le llevaron a estrellar, frente (casi) del palacio de los Dorias, donde estuvo hecho un volcán hasta el día 13 por la [p. 428] noche, que se acabó de consumir, lo que causó en todos lástima y compasión ver arder tan buen navío, pues calzaba 46 piezas; quiso Dios que no pereciese persona ninguna porque, según dijeron, no había nadie en el navío. El mismo día 13 entró en Genova el general Peterbourg, que venía de Milan731; a qué o para qué a mí no me lo dijeron, ni yo lo quise averiguar. El día 15 amaneció la mañana clara y prosiguió el buen tiempo en adelante, [al margen: Mayo 1711] y el día 16 supimos haber vuelto a salir los ingleses, con su socorro para Barcelona, del ya nombrado puerto de Vado. Salieron también del puerto de Genova los cinco navíos referidos, y se pusieron fuera sobre una ancla. Gobernaba este convoy el capitán Juan Lorenzo Vibiano, genovés, desde Santa Rossa la Vieja, quien el día 17 disparó pieza de leva.

319El día 18, después de haber comido, nos fuimos a embarcar los padres de Mexico y nosotros, los unos a un navío, y los otros a otro, sin haber adquirido noticia alguna, desde que salimos de Roma, de los cajones de devoción que allí embarcamos. Entramos en nuestra Santa Rossa la Nueva, y poco antes de anochecer, tuve una grande aventura, metiendo la pierna izquierda por donde juega el pinzote del timón, haciéndome dos heridas dolorosas en medio de la espinilla que no tardaron poco en curarse. El día 19 nos hicimos a la vela, con el viento muy escaso, amaneciendo el de 20 sobre la costa del final como cuatro leguas de la tierra. La mañana del 21 descubrimos por nuestra popa dos navíos y una saetía que [p. 429] luego se conocieron ser de genoveses que iban a Berbería. Descubrimos también al mismo tiempo, por la banda del leste, la isla de Corzega, y por ser el viento tan escaso, nos estuvimos a su vista todo el día 22. El día 23 se dividieron para su viaje los dichos dos navíos y la saetía, porque no les volvimos a ver las caras, y el día de Pascua de Pentecostés, a 24, con el viento por la proa (pero leve), entramos en el golfo que llaman de Leon, donde fue forzoso navegar [al margen: Mayo] a la bolina732, con las proas para el sur. El último día de Pascua, a 26, pasó desde su navío al nuestro el capitán Juan Lorenzo Vibiano con un religioso dominico de los que vinieron de la China, quienes después de misa y comidos bien, se volvieron juntos a la Vieja Santa Rossa con grande serenidad, porque estábamos en calma. El día 27, reforzando un poco el viento, si bien siempre por la proa, fuimos a dar con nuestros cuerpos cerca de la costa de Bervería. Amaneció el día 28 y viraron bordo hacia el noroeste; descubrimos por la proa la grande isla de Mallorca, la que costeamos por la banda del sur, siendo el viento noroeste, que aunque no furioso, no nos era favorable.

320A la tarde de este día, me conocí tener alguna indisposición, con algo de calentura, pero creyéndome no ser cosa, lo aguanté sin hablar palabra hasta que, al tiempo del comer el día 29, me lo conoció el padre Lochi, porque me hallaba macilento y sin ganas de comer. Hizo llamar al cirujano, quien dijo ser más de lo que yo me creía, y por ser ya tarde, no se hizo más remedio que plantificarme en las costillas una docena de ventosas. Amanecí la mañana del [p. 430] día 30 con una suma inquietud, sin haber pegado los ojos en la noche. Diéronme una bebida purgante, que antes de llegar al estómago ya la tenía lanzada. Sangrome luego del brazo derecho, pero no hallé ningún alivio en mi inquietud. Prosiguieron con bebidas frescas, de las que puede dar de sí una casa de madera puesta sobre las aguas del mar, pero tan presto como entraban, las volvía a despedir de la boca con gran violencia, sin poder aguantar cosa en el estómago de [al margen: Junio 1711] alimento ni bebida. Proseguimos el viaje por la costa de Valencia sin poder yo ver la tierra hasta la mañana del día 3 de junio, que dos leguas de Alicante dieron fondo los navíos. El día antecedente había dicho el cirujano al padre Lochi que si el día siguiente no llegábamos a tierra, le parecía casi imposible el vivir más tiempo en el mar. Diose fondo como dije, y al mismo punto echaron la lancha al agua, en que pasó a la ciudad el escribano del navío para dar cuenta de la gente pasajera y géneros que traían.

321Escribió el padre Lochi dos letritas al padre rector del colegio de Alicante, en que le pedía remitiese un barco para conducirme a tierra, porque estaba en gran peligro. Hízolo el padre rector con su mucha caridad, enviando luego lo que el padre Lochi pedía. Desembarqueme solo con el indio Feliciano, porque el padre Lochi no había comido aún; y al llegar al muelle me estaban esperando los padres Bartolome Puizerber y Juan Baptista Lombardon con el coche del señor gobernador de la plaza. Llegamos al colegio, donde esperaba a la puerta el padre Pablo Ingles, su rector, y antes de darme o, entrar [p. 431] en aposento, pasé a visitar al padre Joseph Raymundo Arjó, que meses había estado enfermo en la cama, a quien pasaron luego a la villa de Novelda por mudar de temple733, etc.

322Acosteme luego, mientras fueron a llamar el médico de casa, quien dijo al punto que me vio: Si tenemos nieve, campará el enfermo, pero si no la tenemos, se nos muere. Hicieron diligencias de buscarla, y quiso nuestra fortuna que no la hubiese en la ciudad [al margen: Junio], hasta que lo preguntaron a don Carlos Caro, señor de la villa de Novelda (que se hallaba en Alicante a sus dependencias), quien tuvo en su casa como cosa de una libra para cenar Su Señoría, y así que le dijeron en lo que consistía mi vida, se obtubo734 de cenar con nieve y remitirla al colegio, con la cual hicieron una limonada, y me refrescaron con ella, pero no la quiso admitir el voraz incendio de mi estómago, arrojándola de improviso. Pasé la noche con la misma inquietud que las seis antecedentes en el mar, y amaneció la mañana del día cuatro, en que se celebraba la festividad del Corpus, con abundancia de nieve en Alicante, que traída luego al colegio, hizo el médico por sus mismas manos en una grande tembladera como una azumbre735 de limonada. Enfriáronla con tres nieves, y bien helada me la pusieron a la boca, que con grande furia la lanzaba sin poder detener cosa. El médico (que estaba presente), con grande anhelo, porfiaba con la bebida hasta que con lo frío venció el incendio del estómago, quedando en él como cosa de medio cuartillo736, a que dijo el médico: ¡Gracias a Dios que vencimos! Y como la nieve no [p. 432] falte, en tres días está bueno. Repitieron por la tarde en darme frío, y aunque lanzaba alguna cosa, quedaba ya la mitad dentro, y así se resolvió el doctor sangrarme del brazo izquierdo, que se ejecutó la mañana del día cinco con tan buena suerte que la noche siguiente la pasé con algún sosiego, aunque sin dormir.

323El día 6 por la mañana se despidieron los padres Arrevillaga [al margen: Junio 1711] y Quiroga para marchar a la corte, y yo me quedaba en mi cama aún no fuera del peligro. Diéronme diferentes cordiales, pero (a mi mal parecer) el mejor de todos fue la repetición de las limonadas heladas. El día 8 por la mañana pasó a mi aposento el padre Joseph Raimundo Arjó a darme un abrazo, porque se iba a Novelda con don Carlos Caro para ver si convalecía de su continuado accidente; y a poco rato me mandó sangrar el doctor de la mano derecha, que con la sangría y el alimento del mediodía me quedé dormido por la tarde, siendo este el primer sueño de doce días con sus noches, siete en el mar y cinco en la tierra. Salí (gracias infinitas al Señor) del grave peligro de la vida, y luego traté de levantarme, aun antes de tiempo, porque la cama me molía; y sacando fuerzas de flaquezas tuve valor el día 12 para salir del colegio, en compañía del padre Roque Soriano, a ver el funeral que en la colegiata de San Nicolas hizo la ciudad por el señor delfín de Francia737, cuyas honras predicó el padre prior de San Agustín. El padre rector Pablo Ingles y el padre Lochi salieron dos días antes a visitar al padre Arjó, y volvieron el día 13 por la tarde con muy pocas esperanzas de la salud de dicho padre. Comencé a salir de casa [p. 433] para estirar algo las piernas, con el fin de salir cuanto antes de Alicante, cuyas ruinas me causaban grandísima melancolía738. Determinose la partida para el día 22 por la mañana, que con penetrante y desapiadado sol nos pasamos a hacer mediodía a la villa de Monforte. Dormimos en Modobar739, en donde no hallamos más que una triste cama y esa ruin, en que se acomodó como pudo el padre Lochi. La mañana del día 23 sacamos provisión de Modobar para [al margen: Junio] comer en la venta del Mal Abrigo, porque además de estar en un páramo triste y solitaria, no se hallaba en la tal venta ni aun paja para las mulas. Luego que salimos del dicho albergue, nos comenzó a llover terriblemente hasta bajar el llano de Iecla740, en cuya villa hicimos noche; llegamos a la posada, o mal mesón, donde fue menester aquello de Dios y ayuda para que nos diesen un mal cuarto; consiguiose en fin, con una sola cama que no tenía ni tuvo más que un solo jergón de paja. Aquí faltó don Quixote para desfazer741 a un tiempo, no uno, sino muchos tuertos [sic], porque de improviso llegó al mesón el alcabalero de la villa, pidiendo su alcabala a dos hombres que traían a vender dos cargas de cucharas y cucharones de palo (por no decir de madera), los cuales les respondieron que, en habiendo vendido las cucharas, le pagarían lo que pedía. ¡Aquí de Dios! Porque comenzaron unos y otros a decirse los nombres de las pascuas y era vigilia de San Juan, y si yo no hago el oficio de don Quixote, metiendo paz de por medio, ya los cuchareteros estaban armados con sus cucharones contra el triste alcabalero, [p. 434] quien tuvo por bien de irse con Dios sin un ochavo, aunque echando verbos por la boca. Hizo colación el padre Lochi, y yo cené medio pollo mal cocido y peor guisado, pero no tuvo remedio el buscarnos otra cama para mí, que estaba convaleciente y con deseos de descansar. Traía el calesero un pequeño costalillo para llevar la cebada, el que fue forzoso llenar de paja, y con el almohadón de la silla, lo tendimos en el cuarto, sobre la cual cama [al margen: Junio 1711] me acosté con sotana, medias y zapatos, como los arrieros de mi tierra. Apagáronse las luces, y a poco rato nos comenzaron a levantar en el aire una enjambre de avechuchos, de aquellos que los antiguos castellanos llamaron chinches, y los modernos también. El padre Lochi se quejaba, porque le sucedía la misma aventura, pero no hubo forma de hallar remedio alguno ni de encender una luz hasta que amaneció la mañana de San Juan que, bien picados y mal dormidos, nos fuimos a misa al convento de los capuchinos. Volvimos a desayunarnos, en cuyo tiempo fue bajando el calesero los trebejos a la silla, desocupó su costal y, al arrojar el almohadón en la tierra, se cubrió el suelo de chinches, siéndole forzoso pedir una escoba para limpiar dicho almohadón, por ser tanta la multitud que no vi más en mi vida. Pido al Señor no me vuelva a Iecla, de cuya villa fue natural el afamado Pedro Ponze, quien no dejó dormir a muchos en su tiempo742. Partimos del nombrado Yecla con lindo sol, y nos fuimos a comer en un desdichado pueblo, a quien llaman Monte Alegre743, y aunque [p. 435] tarde, por lo penetrante del sol, nos pasamos a hacer noche cerca del pueblo de Petrola744, en una pequeña venta donde hallamos acostados a los señores venteros. Hízose luego fuego y si bien convaleciente mi persona, fue forzoso el rustir la carne en la cocina para cenar porque doña Dulcinea no se quiso levantar. Hízolo después, para quitarse un colchoncillo de su cama, que tendido en el miserable suelo, le sirvió de lecho [al margen: Junio] al padre Lochi. Yo me tendí sobre un poyo, vestido como me estaba, que aunque duro, no tuvo a lo menos chinches. Pues consideren a las tres posadas referidas para un cuerpo como el mío, que aún estaba para dar el alma a Dios de la grave enfermedad pasada. El día 25, en las cercanías de Chinchilla, nos quiso reventar el señor sol con sus fulminantes rayos, hasta que entramos en Albazete745, que a la fuerza de agua fría volvimos las almas a los cuerpos antes que se separaran. Comimos en el dicho Albazete, y por ser la posada buena, con camas limpias y todo lo necesario, nos quedamos a hacer noche, temiendo alguna aventura como las noches pasadas. La mañana del día 26 nos fuimos a comer a la Gineta, que se hizo como Dios fue servido, por ser viernes, con sardinas mal saladas y unos huevos mal cocidos. Hicimos noche en el pueblo de la Roda746. Y al día siguiente, 27, luego que llegamos a Binaya747, se pegó fuego a la casa del alcabalero, quien corría con el gasto de la nieve, y por la fatal aventura de su casa nos quedamos nosotros si[n] beber el agua fría, con harto sentimiento [p. 436] mío. Dormimos en el Prudencio748, donde hicimos penitencia con la colación de San Pedro, que si bien yo comía carne no la hallamos en el pueblo. El día 28, por la mañana, después de misa (por ser domingo) nos partimos a hacer el mediodía en el pueblo del Pernoso, de donde salimos temprano por la tarde, pero a una legua de allí nos creímos anegar con un temporal furioso de vientos y aguas encontradas, relámpagos, truenos y granizo grueso; que dentro de la calesa nos mojamos, pues ¿qué haría el calesero y mi triste Feliciano?

324[Al margen: Junio 1711] Llegamos a los Inojosos749, donde deseaban el agua, porque allí no llovió gota. Cenamos y dormimos hasta la mañana de San Pedro, que el padre Lochi dijo misa en una hermosa y pulida ermita que estaba junto al mesón, y después marchamos a comer en el Corral de Almaguer, y a dormir en Villa Tobas750, lugar donde se hacen grande cantidad de medias, que casi por fuerza me hicieron comprar un par. El día 30 por la mañana, después de un desayuno en la gran villa de Ocaña, nos pasamos con gran calor a hacer el mediodía en los reales de Aranjuez, donde no fue poco el trabajo que me costó para buscar qué comer. Hízose esta diligencia, y mientras el padre Lochi se puso a descansar un rato, nos fuimos el indio751 y yo a ver los reales jardines, amenos y deleitables en las riberas de Xarama752. Partimos por la tarde, y en el distrito de dos leguas fue grande el divertimiento con la multitud de conejos que junto a los pies se ponían, de cuya caza tuve deseos de cenar, y lo conseguimos a costa de gran trabajo [p. 437] del triste y pobre calesero, que anduvo más de una legua siguiendo a los cazadores, que los cogían con redes. Hicimos noche en Valdemoro753, para concluir las malas posadas, por no faltarnos aventuras, que no han sido pocas desde Roma hasta Madrid.

325El primer día de julio, como a las nueve de la mañana, entramos en la corte por la Puerta de Toledo754, donde pasamos por los rigores que quiso ejecutar el señor guarda mayor, reconociendo los dos baulillos de la ropa con bastante sentimiento [al margen: Julio] de los demás agarrantes, porque vieron en mi mano el quita pecado y no lo pudieron lograr, pues pasando por el ultraje, no sería razón que les untase las manos, y más no hallando lo que ellos deseaban755. Entramos en el Colegio Imperial, y [nos] volvimos a encontrar con los padres procuradores de Nueva España, que 18 días antes que nosotros se partieron de Alicante con intento de partirse a Mexico a mamar atole, tamales y chilaquiles756.

326El día cinco por la mañana dieron la santa extremaunción al padre Joseph Granados, provincial que había sido de la provincia de Toledo, y el día siguiente, a las dos en punto de la tarde, fue Nuestro Señor servido de llevársele para sí a la vida eterna.

327El día 8, después de haberse desafiado dos plateros de tacones, salieron juntos a la puerta que llaman de Moros, y de dos idas y venidas se embazaron las espadas por las barrigas, quienes cayeron de improviso, difuntos en el suelo, y después de muertos así el uno como el otro, les condujeron a la puerta [p. 438] de las cárceles de corte, en donde les pusieron un par de grillos a cada uno de los difuntos, en sus cadáveres piernas: Dios haya misericordia de sus almas.

328El día 11 por la tarde se partió para Sevilla el padre Alonso de Arrevillaga para alcanzar la flotilla que salía a la Nueva España, dejándonos en rehenes al padre Domingo de Quiroga, con las dependencias de su provincia; porque el padre Alonso no deseaba otra cosa que no morirse en España sin volver a su atoliyo de Mexico, por quien clamaba cada instante757.

329[Al margen: Julio 1711] El día 14 por la noche la tuvimos toledana, con un temporal furioso de relámpagos y truenos; y a la una poco más, fue tan terrible el estruendo que nos hizo aturrullar [sic] a algunos, pues entre relámpagos y truenos, cayó en la real capilla de palacio un rayo o centella ardiente, con estrépito furioso, pero no se hallaban en él los reyes, porque estaban en Corella de Navarra, desde que salieron de Zaragoza. El día 17, viernes por la tarde, se publicó en Madrid ser inquisidor general de España el eminentísimo cardenal de Judizes758, hermano del duque de Jobenazo, quien se hallaba en Genova tiempo había, por afecto a Phelipe Quinto.

330El día 22 por la noche murió el señor inquisidor don Pedro Guerrero759, cuyo cadáver enterraron en nuestro Colegio Imperial el día siguiente, 23. Dejó lo bastante para fundar un colegio, en la Fuente del Maestre, su lugar, cerca de Zafra en la Estremadura. Día del Santo Patrón de España, a 25, amaneció con relámpagos y truenos terribilísimos, que nos tuvo en susto [p. 439] largas tres horas del reloj de Santa María, porque espanta perros no quería andar derecho.

331Por no hallarme aún bien convalecido de mi enfermedad pasada, me escribieron de mi tierra pasase allá por algunos días, y que para el primer día de agosto me enviarían cabalgadura en que ir. Pero [al margen: Agosto] no viniendo ese día, amaneció en Madrid la mañana del día 2 mi primo, don Juan Nuñez, cura de la parroquial de Santa María de Pedraza, con una mula para mí, quien me trajo la noticia de haberse muerto mi tío, cura de Zerezo Abajo. Marchamos la misma tarde los dos juntos a hacer noche en la villa de Colmenar Viejo. El día 3 por la mañana, antes de llegar a Miraflores con una luna que nos quemaba, nos perdimos entre unas huertas; volvimos luego al camino para montar el puerto de Val Hermoso, en cuya eminencia nos reventó el señor sol, sin tener piedad ninguna. Descendimos el empinado monte por la banda de Canencia, y nos fuimos a comer a la villa de Lozoya, una legua del Paular, de donde partimos con los rigores del penetrante planeta, por ser los pasos peligrosos del puerto de Navafría, donde de ordinario hay ladrones. Llegamos temprano a Pedraza, villa (como dije en otra parte) del excelentísimo condestable de Castilla. Regalome dos días mi primo en su casa, hasta que el día cinco por la tarde me envió cabalgadura don Diego Gill de Jibaja, arcipreste de Sepulveda, y cura de Cantalejo, mi lugar, quien con impaciencia me esperaba, por lo que fue forzoso salir de Pedraza al ponerse el sol, [p. 440] e irme a dormir a Cantalejo, dos leguas solas de allí. Cenamos, parlamos y dormimos muy a nuestra satisfacción, y el día 6 por la tarde vino mi madre de Zerezo, donde había muerto mi tío. La mañana del día 7 entró en Cantalejo don Gaspar Manuel de Legassa y Vallejo, sobrino de don Francisco de Ojeda, de quien hablé en el principio de este diario, que por muerte de dicho don Francisco heredó sus estados doña Cezilia de Ojeda, madre del referido don Gaspar, quien venía [al margen: Agosto 1711] en nombre de su madre a tomar la posesión del señorío. Hubo lindos cuentos con los payos, en el tiempo que allí estuvo, sobre el darle señoría, por no darle perliquitencia [sic]. Pero por lo general, le decían: Sí Su Sería760, que con estos vocabularios modernos nos descalzaban de risa. No puedo dejar de referir un cuento gracioso que sucedió entre un alcalde y un regidor de la villa. Habían concurrido los dos juntos una mañana a dar los buenos días a su nuevo señor, y a lo que pareció después, debió de sacar la lengua el regidor hablando con don Gaspar, porque estando en ayuntamiento con los vecinos presentes, reprehendió el alcalde al regidor con estas formales palabras: ¡Señor regidor, Vusted no saque la lengua desta manera (y sacola el alcalde) delante de Su Sería! ¡que delante de él, se ha de tener cortesía! No hay que no admirarse mucho de estas y otras cosas de los pobres labriegos, porque no saben ni entienden de más perliquitencias, ni Su Serías, que su trigo y sus sementeras, en que están criados.

332El día 15 se celebró con toda solemnidad la Asunción de Nuestra Señora y predicó el reverendísimo padre guardián del convento de Nuestra [p. 441] Señora de la Oz. Hubo sus danzas y novillos por la tarde, en que no faltaron volatines sin estudiar el oficio de alrequines [sic]. El día siguiente, 16, se partió de Cantalejo el referido don Gaspar en compañía de don Miguel de Soto y Temporal, hermano del marqués de Castellon, que desde Madrid habían salido juntos en amable y recíproca compañía. El día 19, a las 12 de la noche, se llevó el Señor a mejor vida a un labrador llamado Pedro de Diego, hombre, a la verdad, [al margen: Agosto] de ejemplarísima vida (que también la profesan los labradores).

333El día 21, aunque amaneció la mañana algo opaca, nos fuimos el arcipreste y yo con otros amigos al santuario de San Frutos, en la ribera del río Duraton, para despedirme del santo de mi apellido. Comimos en el batán de Santa Engracia las truchas y barbos que el batanero nos pescó. Entoldose la tarde de furiosas nubes, por lo que nos volvimos temprano a casa, y a pocas horas supimos cómo a las ocho de la mañana había caído una centella en la catedral de Segobia que deshizo gran parte del campanario. Despedime la misma tarde de los amigos de Cantalejo, y el día siguiente, 22, una hora antes que amaneciese, ejecuté la misma diligencia con mi triste y afligida madre. Paseme a comer a Torre Iglesia761 en casa de un hermano mío que estaba casado allí, y entre este y otros parientes no me consintieron pasar adelante hasta la mañana del 24, que a fuerza de pura instancia, tomé la marcha a Segobia dos horas antes del día, donde con impaciencia me esperaban dos prebendados de aquella catedral, parientes míos762, y en particular el canónigo don Gabriel de Esquibel, quien no me consintió salir de su casa. El día 25 por la noche me llevaron a la catedral para visitar [p. 442] la milagrosa imagen de Nuestra Señora de la Fuencisla763, y el patrón del obispado, san Frutos764. Enseñáronme al mismo tiempo las ruinas que causó la centella del día 21, y me parecieron ser más de lo que me habían ponderado, asegurando los canónigos que no se volvería a componer el campanario y capillas con el caudal de diez mil pesos. El día 26, por la tarde, que quisieron, que no quisieron los referidos prebendados, quise partirme a Madrid, como se [al margen: Agosto 1711] logró, saliendo con los dos en el coche del señor gobernador y provisor del obispado por las calles de Segobia hasta fuera del mercado, donde me esperaba un rocinante cuadrúpedo con más huesos que un elefante. Despedime de mis parientes y, al montar en Rocinante, me creí de cierto ser de los despojos de Sancho Panza, porque sin duda ninguna no había visto la cebada en más de catorce días, ni menos el agua en dieciséis, si no es que ya se lo hubiesen dado con anteojos transparentes, de los que llaman multiplicativos. Comenzamos a subir el puerto con grande paz y quietud, porque el pobre rocinante se cansaba, y cuando llegamos a la venta de la Fuenfría sería una hora de noche. Tomamos nosotros un refrigerio jamónico con dos tragos de buen vino, en cuyo tiempo se le echó a Rocinante medio celemín de cebada que creo no le llegó a la barriga; pero no obstante, se le conoció en la viveza de sus pies para descender la cuesta el socorrillo que tomó. Serían las once de la noche cuando llegamos a la venta de Santa Catharina, pero no hubo forma de que nos quisiesen abrir la puerta. Pasamos a Zerzedilla, y aunque sería media noche, luego [p. 443] abrieron el mesón, y tuvo habilidad un ciego de buscarnos de casa, en casa, en casa [sic] hasta diez pares de huevos para cinco racionales que entramos en la posada (que no fue poco en aquella hora hallar bastante que cenar). Pues mi cuadrúpedo rocinante dos celemines se mamó antes que amaneciese la mañana del 27 para poder aguantar a la Torre de Lodones, que magnánimo y valeroso, parecía con la barriga llena que volaba por los aires. Comimos en la Torre y marchamos a Madrid, donde llegamos a las ocho de la [al margen: Agosto] noche por no espantar a la gente de la corte con la figura de Rocinante. La mañana de 28 pasamos el padre Lochi y yo a visitar las excelentísimas señoras duquesa de Gandía, marquesa de Solera, su hija, y marquesa de Lombay, en cuyo día supe las novedades siguientes.

334La primera fue el haber muerto el padre Joseph Raymundo Arjó el día 29 de julio en el convento de Nuestra Señora de Loreto, residido de religiosos de San Pedro de Alcantara en las cercanías de Novelda, donde dije lo habían traído para mejorar de temple; pero el venerable padre, conociendo que se moría, se hizo llevar al convento, donde le vino a asistir en el último trance de la vida el padre Pablo Ingles, rector de nuestro colegio de Alicante. La segunda novedad fue cómo el día seis de agosto se hizo a la vela desde Cadiz la flotilla para Nueva España, en que se embarcó el padre Alonso de Arrevillaga, pero se quedaron muchos pasajeros en tierra, y entre ellos el ilustrísimo don fray Joseph de Lanciego, arzobispo de la metrópoli de Mexico765, y el señor obispo de Durango, etc. Hallé también que el padre Lochi había impreso un memorial sobre la restitución de la misión de Sanboangan en la isla de Minda- [p. 444] nao, de los cuales se remitió uno a Corella para que, por mano del padre Pedro Robinet766, confesor de Su Majestad, se le presentase al rey, que se hallaba allí con la reina y demás corte767.

335El día primero de septiembre dimos principio, el padre Lochi y yo, a presentar dichos memoriales a los señores consejeros de las Indias, los que quiero poner en lista, aunque el señor presidente estaba en Corella con el rey. Pondrelos con sus nombres y en las casas donde vivían cuando les fuimos visitando [al margen: Septiembre 1711], etc.

El excelentísimo señor conde de Frigiliana, presidente, al Prado de San Geronimo, en sus mismas casas.

El señor don Alonso Carnero, calle de las Carretas.

El señor don Joseph Agustín de los Ríos, fiscal, calle de la Luna, a mano derecha primera puerta, entrando por San Bernardo.

El señor don Juan de Otalora, calle de la Luna, frente del fiscal.

El señor marqués de Valero, al Barquillo.

El señor don Alonso Perez de Araziel, junto San Martín, frente de la casa que llaman de Santa Theressa.

El señor marqués de Miana, frente de la calle de la Puebla.

El señor conde de Adanero, bajando a Leganitos, a mano derecha.

El señor don Nicolas Manrique, frente del fiscal.

El señor don Fernando de Arango, calle ancha de San Bernardo, junto al Rosarito.

El señor don Joseph Munibe, bajando por las espaldas de casa de Uzeda, la casa de enfrente.

El señor don Manuel de Miesses, calle de los Peligros.

[p. 445] El señor don Antonio de Oms, frente de las monjas de don Juan de Alarcon.

El señor don Joseph Pastor y Mora, junto a los italianos, casas del Salinero, cuarto bajo.

El señor don Manuel de la Cruz Ahedo, en la misma casa.

El señor don Luis Ramírez, calle de Santa Isabel, frente de la puerta de los carros de Anton Martín.

El señor don Miguel Calderon de la Barca, calle de la Espada [al margen: Septiembre], a mano derecha, pasada una cochera768.

El señor don Gaspar Tinajero, secretario del Peru y Nueva España, frente de la portería de San Gill769.

336No me parece acertado el poner en lista algunos de los que el año pasado se fueron a Barcelona con el serenísimo archiduque para formar (sin duda) allí un nuevo Consejo de Indias, ni al secretario de Nueva España, que lo llevaron preso al alcázar de Segobia, donde aún lo tienen el día de hoy sin que yo sepa el porqué.

337El primer día de septiembre, que fue martes, por la tarde, se salieron a divertir al campo por los términos de Aravaca los excelentísimos marqueses de Lombay, la excelentísima de Solera y la excelentísima de Aytona en una estufa770 de la excelentísima duquesa de Gandía. Retirábanse las cuatro excelencias por el camino de Pozuelo de Aravaca, a oscuras y sin candil, como a las ocho de la noche. Dioles ganas a los cocheros de pasar la estufa por lo pendiente de una pequeña ladera, pareciéndoles sin duda que el camino sería bueno, y aunque es verdad que venían muy [p. 446] de espacio [sic], con grande paz y sosiego, dieron volteta a la estufa, cogiendo cuatro excelencias debajo y encima de las vidrieras de la banda de babor, quienes lastimaron a Sus Excelencias en la forma que diré. El excelentísimo marqués fue herido en cuatro partes la mano izquierda, y el cuerpo algo golpeado, porque le cayó encima la excelentísima marquesa, su dignísima consorte, quien sacó herido el brazo izquierdo y muy dolorido el cerebro. La excelentísima de Solera también [al margen: Septiembre 1711] fue herida en la mano izquierda y en la oreja derecha, porque también cayó debajo de la excelentísima de Aytona, quien fue levemente maltratada el cuerpo. Con esta que yo llamo aventura, después de enderezada la estufa, se restituyeron poco a poco a casa, donde les esperaba la excelentísima duquesa madre, a quien por el prompto quisieron disimular las heridas. Pero luego que Su Excelencia lo supo, mandó llamar cirujano, como asimismo al médico de casa, y dieron dos puntos en la mano al excelentísimo marqués sin que (gracias al Señor) se manifestase más daño del que tengo referido. Pero no obstante, por el susto, se sangraron al día siguiente todas las cuatro excelencias, que quiso Dios que no fuese cosa de cuidado, porque la estufa venía cargada de juicio y entendimiento, etc. El día cuatro se volvieron a sangrar, por igualar las sangrías, y en cuatro días se levantaron de las camas, porque estaba cada excelencia en la suya. Por no dejar de hablar, también diré cómo el día 7 por la tarde, estando el padre Lochi y yo en casa de la excelentísima duquesa de Gandía, vinieron a vender tafetán de lustre para mantos, de lo que compró doce varas la excelentísima marquesa de Solera771 en [p. 447] trece pesos, cuatro reales de plata y seis cuartos, que fue a razón de 17 reales de vellón la vara para el corte de un manto.

338El mismo día (por el correo ordinario de Andalucía) se supo cómo el día 2 habían entrado en la bahía de Cadiz los dos navíos de don Andres de Murguía, que ya dije en otra parte haberles preso los holandeses cuando salían para Buenos Ayres. También avisaron del mismo Cadiz haber entrado en la bahía el [al margen: Septiembre] día 29 de agosto seis navíos franceses, con catorce presas de los señores holandeses que llevaban géneros a Portugal. El mismo día 7 entró en Madrid don Joseph Velasco, mayordomo del excelentísimo conde de Santisteban, con los huesos del excelentísimo marqués de Solera772, quien murió en Pamplona siendo virrey de Navarra, los cuales huesos pasaron la misma tarde a su entierro de las Navas.

339El día 14 entró en la corte el conde de Berguein773, flamenco, quien (según se dijo) venía para formar una nueva planta en el gobierno de España, y se dijo tener dispuesto el salir los reyes de Corella para el día 24. El día 19, sábado por la tarde, salió de Madrid para Gandía el excelentísimo marqués de Lombay a ver a su excelentísimo padre, que tiempo había se hallaba en el reino de Valencia774. El día 26 comenzaron en la Encarnación las exequias por el señor delfín de Francia, con grandísimo aparato y lucimiento775. Dijo misa de pontifical el ilustrísimo obispo de Gironda, que lo fue de anillo776 de Zaragoza, y hoy presidente del Real Consejo de Hacienda. El día 29 por la mañana amaneció el padre Alberto Pueyo [p. 448] con un dolor cólico desaforado. Procuró cierto amigo el darle algún alivio a Su Reverencia con la principal medicina que pide el dicho accidente, pero no siéndole posible, con luces y un par de anteojos, vinieron a toda prisa en busca mía, para que ejercitase el oficio de enfermero, que lo hice con elegancia en aquella impensada aventura. Pero sería gustoso el retrato: en ver dos hombres con seis ojos, armados de artillería, cargados de munición, con faroles y linternas, sobre el avance de dos horribles peñascos que se asaltaron con valor y bizarría, quedando dueños de la empresa.

340[Al margen: Octubre 1711] El día 9 de octubre, con el parte que llegó de Corella de Navarra, se supo de cierto la partida de Sus Majestades para Madrid, y el día 10 entraron los excelentísimos duques de Osuna y de Veraguas y el marqués de Valero, que venían de Corella. El día 12 se dijo ser cierto el embarque del serenísimo archiduque en Barcelona el día 27 del pasado; y no cesó de llover en todo el día, con bastante frío en Madrid.

341El día 15, por cartas que llegaron de la corte romana, se supo cómo el santísimo había quitado todos los honores a monseñor Molines777, privándole de asistir a ninguna de las congregaciones, y el mismo día partió de Corella la princesa de los Ursinos778, a quien veremos presto en Madrid. El día 20 nos hicimos sotanas el padre Lochi y yo, que costaron 16 pesos, 2 reales y medio con las hechuras, y por la tarde echaron bando para que todos los habitadores de los cuartos principales encendiesen faroles a la calle, de forma que ardiesen desde las ocho de la noche hasta el amanecer del día [p. 449] siguiente. El día 23, después del mediodía, entró la serenísima princesa de los Ursinos con una alteza como un palacio. Venía en su compañía una sobrinita suya, y las salieron a recibir los excelentísimos duques de Osuna y de Veraguas, como asimismo las excelentísimas duquesa de Frías, condestablesa de Castilla, y condesa de San Estevan de Gormaz. El día 24, por cartas de Roma, supimos cómo nuestro padre general quedaba enfermo y por las mismas se confirmó la muerte del cardenal de Tournon en la China779 porque había días [al margen: Octubre] que se decía y no se daba entero crédito. El día 26 durmieron los reyes en Guadalaxara y el siguiente, 27, en Alcalá de Henares. El día 28, creyéndose en Madrid que entrarían ocultos, se despobló la corte por la Puerta de Alcala, por el deseo grande que tenía la gente de ver a Sus Majestades, pero por algunas circunstancias se pasaron a hacer noche en Arganda, y de allí al real recreo de Aranjuez. El mismo día, por cartas que hubo de Genova, se supo lo que hizo el excelentísimo de Uzeda con el señor archiduque780, etc. El día 31 llegó noticia de Tortossa: cómo el día 25 por la mañana habían intentado los enemigos sorprender aquella plaza, pero salieron como perro con pedrada, por la vigilancia que hallaron en la guarnición; remítome a la Gaceta del día 3 de noviembre donde está copiada la relación, de tres que yo vi originales.

342El día seis de noviembre se dio principio en la plaza de palacio a formar tres castillos de fuegos artificiales para cuando los reyes viniesen a Madrid, y asimismo comenzaron también [p. 450] a desocupar los cajones de la Plaza Mayor. El día 9, como a cosa de las once, entró en Madrid desde Aranjuez la alegre noticia de estar preñada la reina, por lo que hubo de improviso gran repique de campanas y tres días de luminarias. El día siguiente, 10, se supo haber nombrado Su Majestad, que Dios guarde, tres plenipotenciarios para el congreso de las paces: en primer lugar, el excelentísimo duque de Osuna, en segundo [al margen: Noviembre 1711] el conde de Bergeich, flamenco, y en tercer el marqués de Monte Leon, que se hallaba enviado de España en Genova781.

343Para el día 14 estaban dispuestas las calles por donde había de ser la real entrada en la forma y modo que aquí quiero explicar, aunque no diré la tercia parte. Amaneció la mañana del día 15, y a poco rato salimos del Colegio Imperial el padre Lochi y yo para registrar y admirar tan rico recibimiento como estaba prevenido. Y aunque comenzamos por la Plaza Mayor, me parece poner desde el principio de Atocha a lo último del palacio, la cual calle estaba cerrada de dos vallas guarnecidas de infantería con sus fusiles en mano y caladas las bayonetas, no consintiendo desde el mediodía pasase nadie por las vallas hasta que viniesen Sus Majestades con su real y lucida comitiva, quedando por uno y otro lado de dichas vallas paso bastante para el innumerable gentío, que así de Madrid como de los pueblos circunvecinos y aun remotos, habían concurrido a tan feliz y dichosa entrada. A la entrada del camino que de Madrid pasa a Nuestra Señora de Atocha, había un arco de hermosas [p. 451] y frescas flores, a quien coronaba la estatua de un héroe armado con una lanza en la mano. En lo blanco de la plazuela que sigue hasta el hospital general formaron los guardas una calle, colgada de rica tapicería y adornada de diferentes estatuas con un dosel en su mediación que tenía los retratos de nuestros reyes y del príncipe de Asturias. En la puerta principal del hospital general ocupaba el frontispicio de sus altas gradas una bien imitada idea de la entrada de nuestros reyes [al margen: Noviembre] con dosel y ricos retratos, que de esto fueron innumerables en toda la carrera. Sobre las mismas altas gradas, pusieron los practicantes una gran fuente de vino que dio principio a su corriente al pasar Sus Majestades por delante. Seguíase toda la calle colgada de los más exquisitos tapices y colgaduras que se hallaron en Madrid, y llegando a los Niños Desamparados, estaban todos bien vestidos en las rejas de su casa, y pendiente de la una, una militar bandera que con armoniosas chirimías (y no tuyas) guardaban los infanticos. En el pórtico de Anton Martín se vieron con mucho adorno los retratos de rey y reina, quienes tenían en medio el de Nuestra Señora de Belen, y a los pies de la Soberana Reina el gran príncipe de Asturias782 (aunque pequeño de cuerpo). En la plazuela de Anton Martín, frente del hospital de Mont Serrate, formaron de prespectivas [sic] muy curiosas la ciudad de Barzelona783 con sus torres, fortines y baluartes, como también el castillo de Monjuiq y el muelle con sus bien imitadas olas, pobladas de navíos y galeras. [p. 452] En el pórtico de San Sebastian, bajo de un rico dosel, estaba el retrato del augustísimo sacramento del altar y, a sus dos lados, los de rey y reina de España. En el frontispicio de la aduana se miraban los retratos de rey y reina a caballo, guarnecidos de ricos y esmaltados matices, pobladas todas sus hojas de hermosas frutas de cera, primorosamente imitadas al natural.

344En el pórtico de la Santísima Trinidad estaban con gran decoro los retratos de nuestros reyes y del príncipe en mantillas. En la derecha [al margen: Noviembre 1711] del frontispicio del gran colegio de Atocha se dejaba ver el retrato de nuestro Phelipe Quinto, y a la izquierda, en igual correspondencia, el de nuestra amada reina, quienes tenían en medio al principito, su hijo. En el nicho que forma la puerta de dicho colegio, se veían con grande pompa los retratos de nuestros reyes, acompañados de la real familia de Francia. La torre de Santa Cruz parecía un ejército formado de banderas y estandartes en copioso número, en cuya lonja estaba el retrato de nuestro rey sobre un brioso caballo, circundado de pobres mendigos, venerándose al mismo tiempo el Santísimo Christo de los Afligidos con copiosas luces y sagrada pompa. La fuente de la cárcel de corte estaba hecha un pensil ameno, con muchas y primorosas estatuas, entretejidas de hermosos naranjos y otras diversas frescuras. Sobre la puerta de la dicha cárcel, estaban los retratos de nuestros reyes y príncipe, pero en la fachada de provincia se vieron con el adorno que merecían Sus Majestades, porque excedieron las colgaduras y otros primores a lo que hasta aquí [p. 453] tengo referido. Entramos en la Plaza Mayor que, desocupada de los gatos de rapiña como de los revendedores de todo género, estaba primorosamente colgada, sin verse pared ninguna en sus cuatro frontispicios, y en ella, a trechos, diferentes tablados para mostrar las habilidades la copiosidad de danzantes que esperaban a los reyes. Tuvo también la gran plaza (por no ser menos que el hospital general) una gran fuente de vino [al margen: Noviembre] en que los hijos de Baco se calentaron los celebros [sic] y también, unos con otros, se amostazaron las narices. Pasamos a la rica Platería, donde se apareció de repente el rico tesoro de las Indias, guarnecido de diamantes, esmeraldas y rubíes cuanto se puede ponderar, a cuyo magnífico apartato [sic] precedían los reales retratos con majestuoso lucimiento, pisando y abatiendo las rebeldes herejías. En el remate de la Platería, sobre la mano derecha, estaba el retrato del rey, todo dibujado de primorosos rasgos en un brioso caballo, embrazando por escudo la soberana custodia del inefable sacramento del altar784; y en el plan estaba una rica silla que sostenía una corona real, la que guardaban dos muchachos bien armados y ricamente vestidos. La fuente de la villa salió de madre este día, porque en lugar de raudales, brotaba fuego por todas partes, en defensa de la plaza de Viruega, que con intrépido arrojo se veía formado nuestro ejército, cuya frente llevaba nuestro gran rey Phelipe Quinto, a quien seguía el serenísimo duque de Vandoma, y el nombrado y valeroso don Joseph Vallejo con su amigo Bracamonte, que [p. 454] en veloces andaluces gobernaban aquel sitio. Habían formado sobre la misma fuente un castillo formidable, guarnecido de gente inglesa con las estatuas muy al vivo y natural, como asimismo nuestro ejército bien formado, abocada la artillería contra las murallas de la plaza, lo que causó grande armonía en las señoras madrileñas, viendo lo que jamás habían visto. En los balcones de la villa estaban los retratos de Sus Majestades y serenísimo príncipe y en la parte superior de dichos balcones estaba [al margen: Noviembre 1711] un generoso león, manteniendo con su mano derecha una formidable espada, y en su izquierda, abrazada, la santísima cruz de Cristo785. Llegamos a Santa María de la Almudena786, en cuya puerta principal estaba el divino retrato de la Soberana Reina, y a sus sagrados pies algunos moros y turcos, entregando humildes y rendidos las llaves de Madrid. Pasamos hasta el palacio, siempre por dentro de las vallas, donde no se pudo entrar, porque sus reales puertas estuvieron casi lo más del día cerradas por el bullicio de la gente. Volvimos a comer a casa, y por la tarde temprano nos pasamos para lograr la real entrada en casa de la excelentísima duquesa de Gandía, o bien de la excelentísima marquesa de Solera, su hija, que así al padre Lochi como a mí nos convidaron con balcón Sus Excelencias.

345A las tres de la tarde entraron Sus Majestades en su real carroza por la puerta contigua al hospital general hasta el real convento de Nuestra Señora de Atocha, y después de cantado el The Deum y la salve, salieron los reyes, y montando [p. 455] el rey sobre un peñasco irracional, cordobés hijo del Betis, asistido de la nobleza española787, tomando al mismo tiempo la real carroza la reina nuestra señora con el serenísimo príncipe, a quien llevaba en regazo suyo su noble aya.

346Dieron principio al real acompañamiento cuantos alguaciles y ministros agarrantes encerraba en sí Madrid, que en briosos y bien aderezados brutos con los lienzos en las manos iban delante vitoreando al gran Phelippo, a quienes seguía [al margen: Noviembre] el alguacil mayor y regidores de la villa, cerrando tan lucida tropa el conde de la Jorossa788, corregidor de Madrid. Seguían después, en buena y formada marcha, la guarda española de alabarderos con alabardas al hombro, al compás de pífanos y atambores, concluyendo su capitán. Siguiose a esta una brigada de las Reales Guardas de Corps que, marchando a pie, bien formados, ocuparon el palacio para custodia de las reales personas. Siguió a esta otra brigada de montados con espada en mano, con ocho clarines sonoros, quienes iban delante de la real carroza, la que venía a paso lento por el centro de las vallas sobre una cuarta de arena que se puso expresamente desde la Puerta de Atocha hasta las puertas de palacio, por venir la reina preñada ya de tres meses. Al estribo derecho de la real carroza, venía a caballo el rey, vestido de rica grana, y al otro estribo el excelentísimo duque de Osuna, como capitán de la guarda de la reina, sobre un tostado andaluz. Inmediatos a la [p. 456] carroza seguían algunos de los señores, de quienes no conocí más que al excelentísimo duque de Medina Sidonia789, caballerizo mayor, y al marqués de Mejorada, secretario del Despacho Universal. Siguiéronse luego dos brigadas de montados a los armoniosos ecos de clarines y trompetas. Cerraban la real marcha cuatrocientos infantes con los fusiles al hombro, en militar armonía, al ruidoso estruendo de ocho cajas con sus pífanos, infundiendo aliento en los corazones de los que lo miraban790, sin que cesasen al mismo tiempo los repiques [al margen: Noviembre 1711] de campanas de los templos de la corte. Entraron Sus Majestades en el real palacio con el príncipe, su hijo, en punto de anochecer, sin que se conociese ser noche hasta después de las doce, con la inmensa claridad de infinitas luminarias y fuegos artificiales, las que prosiguieron tres días consecutivos. Mucho tendría que decir de esta magnífica y real entrada, pero baste por ahora, remitiéndome a la relación impresa que salió por Madrid el día siguiente con más individualidad791.

347Teníamos enfermo a nuestro indio Feliciano desde mediado el mes de octubre con una calenturilla que se declaró ser hética, y viendo que los matabuenos de Madrid no hallaban remedio a su dolencia, se dispuso llevarlo a Ballecas, por ver si en aquel temple mejoraba con la dirección y visitas del doctor don Joseph de Soriano, con quien teníamos correspondencia. Pasó el indio a Ballecas la mañana del día 18, de quien iré hablando conforme se ofreciere, hasta que llegó el día de su entierro. El domingo 22 se hicieron en nuestra iglesia de este Colegio Imperial las honras [p. 457] de los militares, con grande pompa y lucimiento, con asistencia de los señores del Consejo de la Guerra792. El día siguiente, 23, salió a la visita de provincia el padre y provincial Pedro Blazquez con su secretario y compañero, y el día 24 salimos nosotros de los santos ejercicios, habiendo entrado el día 16, por cuya causa no habíamos visitado a los padres confesores de los reyes, y así, el día 25 fuimos el padre Lochi y yo a cumplir con esta que llaman obligación793. Por noticia que tuvimos de Ballecas, de que [al margen: Noviembre] el indio se iba muriendo poco a poco, pasó el padre Lochi a verlo el día 3 por la tarde, en compañía del padre Quiroga, con quien se confesaba el indio. Vieron que estaba de mala calidad, y después de haberlo confesado, le mandaron administrar los santos sacramentos de viático y extremaunción. Volvieron los padres al colegio y me ordenó el padre Lochi pasase a Ballecas el día siguiente por la mañana, que fue primero de diciembre, en busca de nuestro enfermo por estar admitido en la Compañía (de nuestro padre general) para la hora de la muerte, y que muriese [al margen: Diciembre] entre jesuitas. Partí del colegio en una calesa a Ballecas, y después de haber comido, vestí a mi indio y me lo traje a Madrid, temiendo que en la corta distancia de una legua se me quedase helado y muerto, por cuyo temor le habían dado los sacramentos. Proseguía la enfermedad con todo aceleramiento el camino de la muerte, por lo que el día cuatro, al anochecer, le recibió el padre Lochi por hermano de la Compañía con su sotana y becuquín; y aunque se le dieron huesos de víboras y los ojos del cangrejo con [p. 458] otras medicinas, que por último no alcanzaron794. El día ocho, en que celebra la Santa Iglesia la festividad de la Inmaculada Concepción de la Virgen Nuestra Señora, después un poco de las doce de la noche, rindió su espíritu al Criador nuestro Feliciano del Espíritu Santo, natural de la isla de Manila795, una de las Philipinas, quien (confío en la Majestad Divina) se está gozando en la eterna bienaventuranza, por habernos parecido un perfecto religioso el tiempo que le tratamos. Dejó admirados en Roma [al margen: Diciembre 1711] a los padres del Jesus, por verlo continuamente a todas horas en la iglesia, como asimismo a los padres del Colegio Imperial de Madrid. Después de una muerte, se sigue aquí un casamiento, que fue el día 13 entre los excelentísimos señores duque de Ixar y doña Luisa de Moncada796, hija del excelentísimo marqués de Aytona. El día 14 por la mañana salió decreto del rey en que mandaba salir de la corte los enviados o ministros de las repúblicas de Venecia, Genova, Parma y Luca, por haber salido a Milan a cumplimentar al señor archiduque, dándole (lo que no tenía) y reconociéndole por rey de España. Hallábase en el ejército de Cataluña el excelentísimo conde de Aguilar797, cuando de repente fue suspendido de ejercer ninguno de sus oficios, que eran muchos, entrando en esta corte el día 18 por la noche, y el cargo que Su Excelencia ocupaba de capitán de la primera Guarda de Corps la dio luego Su Majestad al excelentísimo duque de Osuna, que se hallaba capitán de la segunda, y esta la confirió en el excelentísimo conde de San Estevan de Gormaz, hijo del señor marqués de Villena.

348Los dos navíos de don Andres de Murguía, de que he hablado en [p. 459] otras partes, supimos de cierto haber salido de Cadiz en seguimiento de su derrota de Buenos Ayres, el día 28 de este ¡Dios les libre de enemigos y les ponga en puerto de salvamento! Que con esto y el levantamiento del sitio de Cardona en Cataluña, quiero dar fin a este tratado de diversas aventuras, mientras que con el tiempo se fueren ofreciendo otras, las que iré con todo cuidado escribiendo en mi Libro de los embustes, que me sirve de recreo en los viajes y peregrinaciones de tierra y mar, a que me hallo prompto el día de hoy para la vuelta de la Nueva España, y de allí a Philipinas798, donde si el Señor me conserva la salud y las fuerzas, daré fin a mis cortos trabajillos, en el servicio de Dios y de mi madre la Religión,etc.
FINIS CORONAT OPUS.

 

Image

349Síguense a la vuelta los pueblos por donde he pasado, numeradas las leguas, desde un lugar a otro, etc.

[p. 460] Ciudades, villas, pueblos y ventas por donde he pasado desde 13 de marzo de 1705 que salí de Barcelona en viaje de las Indias, hasta últimos de diciembre de 1711, que de vuelta de ellas, y de Roma, me hallo al presente en Madrid

Los que tienen en [sic] este señal :+: son ciudades
Barzelona. :+:Buxaraloz.Padilla.
Esplugas.Venta de Santa Lucía.4. leguasHita.3. leguas
San Felíu.Vsera.Tortola.
Molins de Rey.Villafranca.Guadalaxara. :+:5. leguas
El Papiol.Alfaxarín.4. leguasAlcalá. :+:6. leguas
Sant Andreu. La Puebla.Torrejon.
Martorell.4. leguasZaragoza. :+:4. leguasMadrid.5. leguas
Abrera.La Muela.Villa Verde.
Esparaguera.Venta de la Romera.5. leguasGetafe.3. leguas
Coll Bató.La Almunia.Parla.
Mont Serrate.3. leguasEl Frasno.5. leguasIllescas.3. leguas
Castell Gali.Calatayud. :+:3. leguasIuncos.
Manrressa. :+:4. leguasTerrer.Cabañas.3. leguas
Rexadell.Ateca.Ólías.
Calaff.5. leguasUbiercas.Toledo. :+:3. leguas
Cunill.Alama.4. leguasMora.5. leguas
Guissona.4. leguasAriza.Consuegra.4. leguas
Mon Roch.Monrreal.4. leguasVentas de Lapiche.4. leguas
Bellver.Huerta en Castilla.Villalta.
La Guardia.5. leguasArcos.4. leguasVenta de Quesada.4. leguas
Baldú.Fuen Caliente.4. leguasManzanares.
Lerida. :+:4. leguasSiguenza. :+:5. leguasVenta de Aberturas.4. leguas
Alcarrás.Bahides.3. leguas
Fraga en Aragon.4. leguasBuxalaro.Val de Peñas.5. leguas
Candasnos.4. leguasMiral Río.Venta del Judío.
Peñalva.Villa nueva.3.El Visso.5. leguas

350[p. 461]

Venta del Marques.3.799Xalapa.5.Guichitepeque.2.
Venta de Miranda.3.Venta de la Hoya.4.Alpuieca.3.
Venta de Linares.3.Venta de Perote.5.Guagozingo.2.
Bahilen.4.Venta de Martínez.5.Amacuzaque.4.
Anduxar. :+:4.Venta Ojo de Agua.4.Venta de la Negra.2.800
Marmolejo.Nusmeluca.4.÷ De la Gachupina.1.
Aldeal río.4.Amozoque.5.÷ Del Paxarito.3.
Pedro Abad.La Puebla. :+:4.÷ Del Plantanillo.
Pueblo Nuevo.
÷ Venta Astudillo.
Palula.
÷ el Carrizal.
Las Balsas, río.
Mescala.
Sopilote.
Zumpanco.
Chilpancinco.
3.
3.
3.
3.
3.

3.
4.
4.
3.
El Carpio.4.Ventorrillo.3.
Alcolea.San Martín.3.
Cordova. :+:5.Venta Tesmeluca.3.
Venta de Arrecife.4.Venta de Río frío.3.
Ezixa. :+:4.Venta de Cordova.3.
Venta de Monclova.Venta de Chalco.2.
Venta Portuguesa.5.Ayotla.2.
Carmona. :+:3.Venta Nueva.1.
Pedro Dominguez.2.Los Reyes.1.Petaquillas.2.
Sevilla. :+:4.Stapalapa.2.÷ Mazatlan.2.
Coria.Mexicalzingo.1.÷ Acahuizotla.3.
San Lucar. :+:Nativitas.
Mexico. :+:
1.
1.
÷ Cuahuiniquilapa
Dos Caminos
÷ Cacahuatal.
Río Papagayo.
÷ el Peregrino.
3.
4.
3.
1.
2.
Cadiz.
el río y el mar.
21 por
Viaje de Mexico
a Acapulco ≈
Viaje de la Veracruz
a Mexico ≈
San Agustín de las Cuevas.3.÷ Agua Escondida.
÷ Dos Arroyos.
3.
3.
Nueva Veracruz. :+:Achusco.÷ El Egido.3.
Veracruz Vieja.5.÷ Los Guardas.3.÷ el Atajo.3.
Venta de Rinconada.4.Guichilaque.3.Agua Zarca.1.
Venta del Río.5.Tlatenanco.Acapulco. :+:2.
Venta de Lenzero.4.Cuernavaca.3.Los de este señal ÷ son ventas

351[p. 462]

Viaje de Mexico a la
Veracruz por el
camino nuevo
801
Aravaca.
Las Rozas.
Torre Lodones.

3.
2.
Monesterio.
Quintana Vides.
Pradano.

4.
Las Animas.Guadarrama.3.Bribiesca.4.
Mexicalcingo.El Puerto.Santa María.
Estapalapa.3.Venta de Huadillos.3.Pancorbo.4.
Santa María.1.El Espinar.
Navas de San Anton.

3.
Ameyugo.
Miranda de Ebro.
4.
Los Reyes.
Venta Nueva.
1.
1.
Villa Castín.Venta la Puebla.3.
Ayotla.Labajos.4.Vitoria. :+:3.
Venta de Chalco.1.Almarza.1.Urribarri.
Venta de Cordova.2.Sazidrian.
Martín Muñoz.
2.
2.
Salinas.
Escoriaza.
3.
÷ De Río frío.3.Rapariegos.Arichazaleta.
÷ De Tesmeluca.
San Martín.
Ventorillo.
La Puebla. :+:
3.
3.
3.
3.
Montejo.
Almenara.
Olmedo.

4.
Mondragon.
Oñate.
Villa Real.
4.
1.
3.
Amozoque.
Cazingo.
Quichula.
÷ Tío Barreda.
4.
5.
2.
5.
Hornillos.
Valdastillas.
Puente de Duero.

4.
(Azcoitia y Loyola,
fuera del camino)
Maltrata.4.Valladolid. :+:3.Oropaztegui.
Orizaba.4.Cabezon.2.Villa franca.4.
Cordova.3.Venta de Trigueros.2.Tolossa.3.
San Lorenzo.4.Dueñas.2.Anduay.
Rancho de Vacas.5.Magáz.Arnani.4.
Paso del Obispo.4.Torquemada.4.Oyarzun.
Cuitasta.4.Quintana.Irun.4.
Esperilla.4.Venta del Moral.
Villa Odrigo.

4.
Francia 105.
÷ Xamapa.
Veracruz. :+:
4.
4.
Villa Zepeque.
Zelada.
Buniel.
4.San Juan de Luz.
Bayona. :+:
4.
3.
Viaje de Madrid a
Marsella por la
Vizcaya ≈
80.Quintanilla.
Burgos. :+:
Quintana Palla.

5.
Vía Rota.
Port de Lana.
Peña Dorada.
Abás.
3.
4.

352[p. 463]

Piou.Carcassona. :+:3.Lucca. :+:5.
Bach.4.Montrevés.Erno Río.
Hortés.Picxirich.4.Venta de la Escala.5.
Aransa.2.Cabusachs.3.La Xiambra.4.
Lak.Cab Estal.Siena. :+:3.
Artichs.Bisiers. :+:4.Bon Combento.4.
La Bastida.2.Pessenás. :+:4.San Quirico.4.
Dinguin.Montañach.La Escala.
Sirós.Lluppía.Ri de Cofani.4.
Puey.2.Sitxans.4.Xentino.3.
Lescá.Fabrégas.Aqua Pendente. :+:2.
Luns.Mont Peller. :+:4.San Lorenzo.
Pau. :+:4.Columbier.Monte Fiascó.4.
Les Bordes.4.Pont de Lunell.4.Bullsena.
Tarva. :+:4.San Giles.4.Viterbo. :+:4.
Tornay.3.Rodano Río.Venta del Monte.3.
Morriau.2.Arles. :+:4.Monte Rosso.4.
Notra Dam de
Grranisson.
4.San Martí de Creus.4.Ronchilioni.3.
Boulogñe.Sellon.4.Venta de Becanó.3.
Pou Marin.4.Guyó.La Storta.3.
Lombés.3.San Pau.4Roma. :+:3.
Santa Foy.Seteme.Vuelta de Roma a
Genova por Florencia
Sis Lises.
Toulossa. :+:
4.
3.
Marsella. :+:4.
De Marsella a Genova
hay 100 leguas por el mar,
que anduvimos em-
barcados, etc. ≈
Mongiscar.La Storta.3.
Basieya.Venta de Becani.3.
Vila franca.
La Bastida.
Castellnoudare.
4.

4.
Viaje de Genova
a Roma ≈
Ronchilioni.
Monte Rosso.
Venta del Monte.
3.
3.
4.
Les Bordes.
Vill Peint.
Alsona.
Pessens.



3
Sestri de Levante.
Lerichi.
Vio Regio.
10.
10.
8.

Viterbo. :+:
Bullsena.
Monte Fiascó.


3.
4.

353[p. 464]

San Lorenzo.Vio Regio.4.Monte Alegre.4.
Aqua Pendente. :+:4.Lerichi.8.Pétrola.4.
Xientino.2.Porto Beneri.3.Albazete.3.
Ri de Cofani.3.Sestri de Levante.7.La Gineta.4.
La Escala.3.Genova. :+:10.La Roda.3.
Torrinieri.3.De Genova a Alicante
200 leguas por mar,
según cuentan los
genoveses en quinien-
tas millas de Italia
Binaya.4.
Monteroni.2.El Prudencio.3.
Siena. :+:2.El Pernosso.3.
Castellonsello.Los Inojosos.3.
Tabernelli.4.Corral de Almaguer.3.
San Caixano.3.Viaje desde Alicante
a Madrid ≈
Villa Tobas.3.
Florencia. :+:4.Ocaña.1.
Monte Luppo.3.Aranjuez.3.
San Roman.4.Monforte.4.Val de Moro.3.
Venta de la Escala.3.Modovar.3.Villa Verde.
Pissa. :+:3.÷ Las Quebradas.4.Río Manzanares.
Río Serquio.Iecla4.Madrid.4
De Barcelona a Cadiz, por tierra.0224.leguas
De Cadiz a la Veracruz, por mar.2000.leguas
De Veracruz a Mexico, por tierra.0080.leguas
De Mexico a Acapulco, por tierra.0093.leguas
De Acapulco a la Veracruz, por tierra.0173.leguas
De Veracruz a Cadiz, por mar.2000.leguas
De Cadiz a Roma.0500.leguas
Y de Roma a Madrid.0400.leguas
Estas son las leguas, poco más5470.leguas
o menos, que quedan andadas desde que salí de Barcelona hasta el día primero de julio de 1711 que llegamos a Madrid.

Notes de bas de page

1 Sin paginación en el manuscrito.

2 Príncipe de Darmstadt o príncipe de Hesse-Darmstadt. Volveremos a encontrar a este importante personaje.

3 Embuste: «Baratijas, dijes y otras alhajitas curiosas, pero de poco valor» (Rae, Dle).

4 Al pie de la página hay un dibujo, en forma de rúbrica adornada, de la misma tinta, que por lo tanto podría ser de la misma mano, es decir, la de Frutos, y que se ha escogido para componer la portada de este presente volumen. Por lo demás, hay en él algo entre sencillez y elegancia naturales, acordes con esa personalidad que acompañaremos a lo largo de casi medio siglo y algo más de quinientas páginas. Tanto el dibujo como el personaje nos pueden seducir…

5 Empieza la numeración de las páginas en el manuscrito.

6 En Castilla la Vieja, a unos 35 km al noreste de Segovia. Para la identificación de los topónimos del manuscrito, véase el Anexo que figura al final de este presente volumen.

7 Recordatorio de las primeras lecciones de latín, aquí con referencia a la primera declinación: «musa musæ».

8 Por supuesto, el apellido es Gil.

9 Veinte kilómetros al sur de Cantalejo, en sentido contrario a Valladolid.

10 Ayllón, a 50 km al estenordeste de Cantalejo.

11 En unas quince horas recorrieron cerca de 50 km, de Pedraza a Ayllón. Fue un valiente paseo, aun siendo en mula.

12 Wamba, rey visigodo de finales del siglo vii.

13 Con cerca de 50 km de Segovia a Cantalejo, pasando por Pedraza y Ayllón, son largos recorridos para un niño solo de entre 12 y 13 años.

14 Cantalejo-Ayllón son 50 km, Ayllón-Maderuelo son 12,5 km.

15 Iscar, a 35 km al sur de Valladolid.

16 Juego en el que se lanza una barra metálica para que caiga de punta.

17 El hospital de Santa María de Esgueva, hoy desaparecido, estaba en el corazón de Valladolid.

18 Prenda de piel que conserva su lana.

19 El 1 de agosto, celebración franciscana.

20 Nuestra Señora de la Hoz está en Sebúlcor, unos 4 km al este de Cantalejo.

21 Vieja expresión: «ausentarse impensadamente, de ordinario, por huir de un riesgo o compromiso sin intención de regresar» (Rae, Dle).

22 Familia establecida en Segovia. Carlos II creó en 1686 el título a beneficio de don Luis de Contreras-Girón y Suárez de la Concha, I marqués de Lozoya.

23 A 25 km al este de Segovia.

24 Unos 40 km al noroeste de Segovia. Recibió el título de villa en 1773, con el nombre de Nava de la Asunción.

25 En todo esto se siente la satisfacción, el orgullo del pícaro; hasta la felpa recibida es signo positivo: se le reconoce y trata con justicia, como debe ser.

26 Frutos tiene ya 15 años cumplidos.

27 Sigue la identificación, casi gloriosa, con el hampa.

28 Probablemente lo que hoy se llama el Pinar, al suroeste inmediato de Cantalejo.

29 A 2,5 km al sur de Cantalejo.

30 En 1681 sucede a su padre como tesorero del ingenio de la moneda de Segovia, en 1706 es su superintendente (Rivero, 1919, pp. 48, 55 y 71-72).

31 El espejismo de las Indias, tan presente en las novelas picarescas, todavía sigue presente.

32 Gijón.

33 A unos 110 km al noroeste de Valladolid.

34 A 25 km al oeste de Valladolid. De Medina de Rioseco a Valladolid hay unos 30 km (7 leguas, según Frutos, alrededor de 4,5 km/legua), que recorrieron en el día.

35 Tendremos ocasión de comentar más adelante que los lazos de paisanaje no son poca cosa en ese mundo, pero aquí notemos que relacionan un joven campesino con un personaje importante de la audiencia de Valladolid. En el Archivo de la Real Chancillería de Valladolid, mucha documentación se refiere a don Martín de Basurto, por ejemplo, para 1691 (ARCV, Registro de ejecutorias, caja 3054, exp. 26).

36 El 25 de abril. Dos días después Frutos cumple 17 años, edad legal para ser soldado.

37 En línea recta son 160 km, según las leguas de Frutos (4,5 km) serían 144 km. El correo iba más deprisa.

38 Llegaron el 2 de mayo.

39 Hoy desaparecida, formaba parte de la muralla de Felipe II. Se localizaba en lo que hoy es la calle de Segovia, en el oeste de la villa, pasando el Manzanares.

40 Una de las calles más viejas de Madrid, lugar de arrieros, correos, mesones.

41 Nicolás Jacinto Fernández de Córdoba y Ponce de León, I marqués de la Granja.

42 Este término, entre despectivo y cordial, procede de la golilla, indumentaria característica de la España del xvii, que se ha prestado a ciertas apelaciones de personajes de medio pelo (estudiantes de los colegios mayores, burócratas de bajo rango).

43 Con ironía, el misterio de la transubstanciación está aquí presente.

44 Situado, a lo largo de los siglos xvii al xix, en la calle de Atocha.

45 Mariana de Austria y Mariana de Neoburgo, respectivamente.

46 Vallecas está a unos 10 km al sureste de Madrid. Hoy integrado en la mancha urbana de la capital.

47 Por Seo de Urgel (La Seu d’Urgell en catalán), provincia de Lérida, actualmente. En los Pirineos españoles.

48 Siete compañías de reclutas.

49 Carlos Adrián Sucre y Pardo, nativo de Flandes (1668). Fue maestre de campo en el ejército de Cataluña. Murió en Caracas (1746), habiendo desempeñado varios cargos militares en el Caribe.

50 El castillo de Montjuic (Monjuïc en catalán) está al sureste de Barcelona, frente al mar; domina la ciudad desde unos 170 metros.

51 Bañolas (Banyoles en catalán) se halla a unos 15 km al norte de Gerona; Besalú, inmediato al norte; Castellfullit de la Roca (Castellfollit de la Roca en catalán), a 12 km al oeste de Besalú; 30 km aún más adelante está Ripoll.

52 Por encima de las diferencias sociales, notemos otra vez los paisanajes.

53 Planoles en catalán, cien kilómetros al norte de Barcelona, cerca de la frontera con Francia.

54 Coll de Mayans.

55 Puigcerdá (Puigcerdà en catalán), unos 20 km al noroeste de Planolas.

56 Juan Fausto Clarós Pérez de Guzmán el Bueno, IX duque de Medina Sidonia, virrey entre 1690 y 1693.

57 La «panza» o «barriga», como se recoge en Rae, Dle.

58 Camprodón (Camprodon en catalán) está a 15 km de la frontera con Francia y 20 km al este de Bañolas.

59 Estamos entre montañas, a 1 000-1 300 metros de altitud.

60 En todos los alrededores del litoral mediterráneo, en zonas elevadas, se mantenían esos pozos: ofrecían la posibilidad de disponer de la anhelada nieve, por razones recreativas o medicinales, a lo largo del año.

61 La utilización de este término procedente del Caribe, en la fecha en la que Frutos escribe este texto (1711), ya es bastante común. Es cierto que Frutos ha pasado por el Caribe, precisamente.

62 Una mala noche.

63 El término catalán fartar significa comer a saciedad, con gula. La repetición del término incrementa la sensación.

64 Unos 5 km al noreste de Camprodón, aún más cerca de la frontera.

65 O «migueletes» en castellano: cuerpos de milicia en Cataluña, formados en un primer tiempo en 1640 para luchar contra Felipe IV, renacen en 1689, tanto del lado francés como español. Dice Cánovas del Castillo, Historia de la decadencia, p. 101: «soldado ligero y este [nombre] derivado de cierto Miguel de Prat, caudillo famoso de ellos».

66 Rocabruna está a 4 km al este de Molló.

67 Prats-de-Mollo-la-Preste, unos 9 km al norte de Rocabruna, del lado francés. Para pasar de un lado a otro hay que vencer espinazos a 1 500 metros de altitud.

68 Esta vez de vuelta a España, a unos 8 km de Prats-de-Mollo-la-Preste.

69 San Pablo de Seguríes (Sant Pau de Segúries en catalán), 5 km al sur de Camprodón y a 10 km de Molló, lo que se recorrió ese día.

70 13 km al sur de Sant Pau de Segúries.

71 De bufar, en catalán, pero también presente en Rae, Dle: «soplar».

72 ¿Es premonitorio del malestar del Principado de Cataluña y de lo que ocurrirá en la guerra de Sucesión? Lo mismo con los gritos de los muchachos de Camprodón.

73 Vich (Vic en catalán), a 50 km al oeste de Gerona y 60 km al norte de Barcelona.

74 Ciento treinta y cinco kilómetros al noroeste de Barcelona.

75 Sanahuja (Sanaüja en catalán), a 85 km al noroeste de Barcelona.

76 Tremp está a unos 60 km de la frontera y a 500 metros de altitud; la separa de Francia una barrera montañosa de unos 2 500-2 700 metros.

77 Carlos Adrián Sucre, ya mencionado, marqués de Preux.

78 Organyà en catalán, a 35 km al este de Tremp.

79 Seo de Urgel se halla a menos de 10 km de Andorra, una posición avanzada con relación a Orgaña.

80 Otra forma de exacción por parte de los militares, aquí parece ser por la iniciativa de los propios soldados y oficiales subalternos.

81 Siguiendo el cauce del río Segre, a unos 500-700 metros de altitud en esa zona. Este río se encuentra encajonado entre altas tierras a más de 1 000 metros sobre el nivel del mar.

82 En dirección este. Bellver de Cerdeña (Bellver de Cerdanya en catalán) está en territorio español.

83 Castellciutat, contiguo a Seo de Urgel.

84 Que los soldados tomaran sobrenombre era práctica corriente en todos los ejércitos de la época. Algunos de esos alias han alcanzado la celebridad, como en Francia Fanfan la Tulipe.

85 Montellá Martinet (Montellà i Martinet en catalán) está a unos 20 km al este de Seo de Urgel.

86 A 30 km al noroeste de Barcelona. En catalán, Esparreguera.

87 Molins de Rei en catalán, ya cerca de Barcelona.

88 Torre emblemática del convento de Santa Clara, en el siglo xviii será integrada a la ciudadela de Barcelona. Destruida en 1868.

89 Portal Nou en catalán, una de las puertas fortificadas de la ciudad, de principios del siglo xvii.

90 Unidad de medición del aguardiente en Cataluña: 128 mitadellas equivalen a una carga catalana de 11 arrobas y una libra; un poco menos de un kilogramo o litro. Véase Mártir Coll y Alsina, Tratado elemental, pp. 244-245.

91 Posiblemente cólico nefrítico.

92 Esto nos dice bastante sobre la calidad del cuerpo sanitario militar de la época.

93 El duque de Noailles fue mariscal de Francia. Los hechos de la rendición de Rosas, en Feliu de la Peña y Farell, Anales de Cataluña, pp. 411-412. La rendición es el 15 de junio de 1693.

94 Actual Grup del Pont Major, al norte de Gerona.

95 Se ha regresado cerca de la frontera.

96 Esponellà en catalán, en el centro de la actual provincia de Gerona.

97 A unos 23 km al oeste de Bañolas.

98 Ni siquiera el correo militar funciona bien.

99 Guillén Ramón de Moncada Portocarrero (1672-1727). El 27 de mayo de 1694, en la batalla del Ter (pp. 47-48 del manuscrito), donde fue derrotado, era general de artillería del ejército de Cataluña. Frutos seguirá dando noticias del marqués, de su esposa, cercana a la Compañía de Jesús, y hasta de su hija.

100 El baluarte que defendía la puerta principal de Barcelona en el frente de mar se empezó a construir en 1527 (Capmany y de Montpalau, Memorias históricas, p. 77). En términos más generales, sobre los baluartes en la costa, Segovia Barrientos, 2014.

101 ¿Comete un error? Vidriera Gironina está al norte inmediato de Gerona. De Gerona a Pineda de Mar, al sur, hay unos 40 km; de Pineda a Mataró, 22.

102 «Refucilamos»: término que afecciona particularmente Frutos, aparece siete veces en su texto. Refocilarse: «estarse complacido en el gusto que se recibe» (Rae, Dlc).

103 El río Besós desemboca al norte de Barcelona.

104 15 de agosto de 1693.

105 Montgat y Badalona están en el camino del litoral, al norte de Barcelona.

106 De Mataró a Barcelona son 32 km. En tres días pasaron de Gerona a Barcelona, unos 100 km en total. Se entiende el cansancio.

107 La batalla de Pinorolo o Pignerol (Piamonte) tuvo lugar el 4 de noviembre de 1693. Descrita en Kennet, A complete history of England, p. 663.

108 Algunos rasgos de la personalidad de Frutos —ordenado, cuidadoso, preocupado de su persona— se reflejan aquí.

109 Ya tomó el hábito de anotar. ¿Tal vez ya lleva un semblante de diario, lo que explicaría la precisión de algunas de sus fechas y desplazamientos?

110 Sants, actual estación de ferrocarril, al sur de Barcelona.

111 Hoy calle de la Creu Coberta; llega a Sants.

112 Al oeste, ahí empieza la carretera de Madrid.

113 Al sur de la anterior.

114 Al lado de la puerta epónima.

115 Bàscara en catalán, unos 23 km al norte de Gerona.

116 Torroella de Montgrí, cerca del mar, a 25 km al este de Gerona, a menos de 50 km de la frontera. Sobre la batalla del Ter, véase Sarobe i Huesca, Espino López, 2013.

117 Juan Manuel Fernández Pacheco y Zúñiga, entonces virrey de Cataluña.

118 La estratagema parece evidente, lo que no perciben los comandantes españoles.

119 Un error táctico en presencia del enemigo, que maniobró con habilidad.

120 Si lo escrito por Frutos es verídico, y no ha