Vous l’avez sans doute déjà repéré : sur la plateforme OpenEdition Books, une nouvelle interface vient d’être mise en ligne.
En cas d’anomalies au cours de votre navigation, vous pouvez nous les signaler par mail à l’adresse feedback[at]openedition[point]org.

Précédent Suivant

Capítulo iv

Jesuitas, haciendas e indios (1706-1722)

p. 85-103


Texte intégral

Más fácil me será, a mi parecer, el definir el objeto formal de la lógica, dar la cuadratura del círculo y el lado matemático del duplo del cubo de la esfera o hallar regla fija para la mesura de los grados de longitud del globo de la tierra, que definir el natural de los indios, sus costumbres y resabios.
San Agustín, «Carta», p. 273.

1¿Cómo este castellano, ya medio catalán, se encontró a partir de 1706 en Nueva España? Lo recordaba la corta biografía que hizo de él don José Fernando Ramírez. Y también hemos presentado brevemente al padre Andrés Serrano, de la provincia jesuita de Filipinas, quien en 1702 pasó por el colegio de la Compañía en Barcelona en busca de obreros para su magna obra: la exploración y evangelización de las islas Palaos, en el Pacífico occidental. Conquistado por su entusiasmo, Frutos escribe su indipetae (carta de solicitud para las Indias), la cual es aceptada. Se embarca en Sevilla, llega a Veracruz en mayo de 1706. Con los demás pasajeros ignacianos cuyo destino final es Manila, es alojado en el hospicio que la provincia tiene cerca de México para este fin. También tiene en los alrededores algunas haciendas para su sustento. La personalidad abierta, activa del hermano atrae al procurador, entonces en Nueva España. Y cuando los demás se embarcan en Acapulco en 1707, nuestro Felipe se queda como administrador de la hacienda de San Francisco de Borja, hasta 1709.

2En el capítulo anterior de este estudio nos hemos enterado de que entre 1710 y 1712 está en España y Roma, acompañando a otro procurador de la provincia filipina. Y después vuelve a San Borja, encargado de la hacienda. En total cumple catorce años como administrador suyo, por lo tanto, hasta 1722, cuando regresa a España por un tiempo. Es entonces cuando redacta su «Relación sucinta de las propiedades de los indios mexicanos1», rosario de anécdotas, como todo lo escrito por él; pero, tratándose de la adecuación (aclimatación) a la distancia, nos permite plantear algunas preguntas esenciales. ¿Cuánto tiempo tarda un «metropolitano» en adherirse a la ideología, a la conducta de los dominantes colonizadores «de la tierra», sobre todo con relación al comportamiento con los vasallos, aquí los indios? Si esa primera pregunta es válida, ¿hay una distancia entre peninsulares (gachupines) y otros (criollos)? ¿Hay en la práctica una conducta jesuítica? Más allá de esos procederes, ¿en qué medida Frutos sigue siendo el mismo, aun con evoluciones necesarias? «Hay que plantear la(s) pregunta(s)», decía Lucien Febvre2.

Felipe Frutos, administrador de la hacienda de San Francisco de Borja (1707-1709; ca. 1712-1722)

3Para fines prácticos, la provincia jesuita de Filipinas necesitaba de un apoyo en México, de manera que sus miembros, en sus largos desplazamientos entre Europa y Asia, tuvieran, durante varios meses, un albergue, y este fue «el hospicio de San Francisco de Borja (descanso de las misiones que pasan a Philipinas)3». No parece haber sido tan suntuoso como el de los agustinos, grandes constructores, con un edifico barroco espléndido en el centro de la ciudad, hoy todavía presente. El hospicio jesuita estaba en una hacienda, llamada de la Piedad, a unos cuatro kilómetros al sur de la ciudad4. Su prurito de terratenientes condujo a los jesuitas a apoderarse de haciendas para sostener —y algo más— el establecimiento y sus misiones de paso5.

4Fueron por lo menos tres haciendas de la provincia filipina en Nueva España, que conoció muy bien Frutos: la primera, la de San Francisco de Borja, que se fue constituyendo en latifundio a partir de la compra de las primeras haciendas y ranchos, en 1683, y de la cual fue administrador desde 17076. La segunda fue la de la Santa Soledad de Texcoco, adquirida en 1699, y, por último, la de San Nicolás de Tolentino, bordeando el lago de Texcoco, comprada en 17057. Las tres estaban entonces bajo la supervisión del padre Francisco de Borja, procurador de la provincia, y tenían una estrecha relación entre ellas, tanto en cuanto al personal como al dinero que circulaba de una a otra, y el manejo de las obras hidráulicas que se realizaban, en conjunto, desde la de San Borja, fuera por el padre Borja o por el mismo Frutos8. Hasta los instrumentos de trabajo se distribuían entre ellas9. Las tres se localizan en el valle de México, las de Texcoco hacia el oriente, la de San Borja en la jurisdicción de Coyoacán, más precisamente en Mixcoac, hoy integrada por completo en el tejido urbano, entonces a media legua al sur de los ejidos de la ciudad10 —unos dos kilómetros—. Están, por lo tanto, rodeadas de otras haciendas, ranchos, labores y pueblos de indios, sobre tierras valiosas por su cercanía con México, y que, en consecuencia, hoy día están ahogadas en la mancha urbana.

5A finales de septiembre de 1706, unos meses después de haber llegado a México, Frutos queda implicado en el quehacer de dicha hacienda de San Borja, concretamente vigilando la zanja «por donde el padre Borja conducía el agua a la hacienda11». Su dinamismo atrajo la atención del reverendísimo, y el 9 de febrero de 1707, cuando sale la misión para Filipinas, «a mí (como más inútil para Philipinas) me señaló para la administración de la hacienda de San Borja, que aunque lo resistí, por tener deseo de pasar a las islas, hube de bajar la cabeza al yugo de la santa obediencia12». Es decir, que desde febrero de 1707 hasta enero de 1709, cuando tiene que ir a Acapulco y después salir para España y Roma13, será el administrador de una de las grandes haciendas jesuitas del centro de México14, que volverá a gestionar probablemente a partir de 1712, cuando regresa a Nueva España.

6Antes que todo, la hacienda es gran productora de cereales: trigo irrigado, sembrado por diciembre y segado por mayo-junio; maíz, cosechado en noviembre-diciembre, y algo de cebada. Pero otros cultivos se deben tener también en cuenta, como el frijol. En sus tierras menos productivas tiene crianza de ovejas para la lana15. A partir de su diario —aquí estamos bastante cercanos a esa modalidad de escritura—, es posible reconstituir el calendario agrícola de dichos años (cuadro 3).

Cuadro 3. — Trabajos rústicos en la hacienda de San Borja (1707-1709)

FechaActividadObservación
Año 1706
29 de septiembre«Ver la zanja» de la haciendaPor Cuajimalpa
Deben de ser los ojos de aguas denunciados en 1701
Año 1707
9 de febreroFrutos, nombrado administrador de San Borja
1 de marzoVisita a la «memorable obra del agua de Tlapacoya»Pertenece a la hacienda de San Nicolás Tolentino
Marzo«Faltos de agua en la hacienda». Se revientan las canoas del Desierto de los LeonesDichas canoas eran del pueblo de Cuajimalpa
Guerra del agua entre pueblos y hacendados. Los carmelitas sostienen a los indios
14 de abril«El día 14 concluimos con la era de la cosecha del año antecedente»Debe de ser el maíz de diciembre de 1706
23 de abrilFrutos y el mayordomo visitan de noche las sementeras de trigo irrigadoComo todas las noches
Accidente de caballo, por la oscuridad
27 de abrilBarbecho para el maízDebe durar unos 3 días
30 de abrilSiembra del maízSolo con 17 gañanes y sus coas
«Terreno algo fuerte y falto de agua», pero el año será finalmente muy húmedo
11 de mayoFin de la siembra del maízEn total son 4 tablas de maíz
16 de mayoEmpieza la siega del trigo
24 de mayoSe venden 264 zaleasEn total la venta de esa lana produce 33 pesos
27 de mayoFalta de segadores para el trigoEl mayordomo va al pueblo de Atenco con 500 pesos para traer 100 indios. Solo trae 70 el 31 de mayo
31 de mayoSe manda ir a por dos carretas fabricadasA un pueblo no especificado. Valen 46 pesos las dos. Para conducirlas se necesitan 6 pares de bueyes
2 de julioEl mulato Ibarra regresa 97 bueyes del agostaderoDe los 100 que fueron al agostadero, probablemente fuera de las tierras de la hacienda, ¿hacia el norte?
JulioFrutos y el mayordomo matan 2 caballosComían el trigo del rancho
18 de julioFin de la siega del trigo «en las tablas del rancho»Duró 2 meses
Los indios corren 2 torillos delante de la puerta
20 de julioSe acarrearon las hacinas con 3 carretas
21 de julio«Se trilla la primera parva»
6 de agostoSe venden 40 arrobas de lanaDe los chinchorros de San Nicolás y San Borja. Por 140 pesos
11 de agostoPrincipio de los barbechos «en la vuelta de la Piedad»Con 32 pares de bueyes
15 de agostoSe traen del herrero 15 talaches calzados, 7 nuevosPara la zanja del agua de Tlapacoya. La fabricación costó 8 pesos y 2 reales
24 de agostoEl agua de los ojos de Atlapulco pasa por la puerta de la hacienda«Conquistamos los montes de Quaximalpa»
30 de agostoSe sigue trillandoCon «un formidable aguacero»
19 de septiembreSegunda labor a los barbechosSin haber terminado la primera, por culpa de la lluvia
2 de octubreMayordomo sale en busca de indios a AtencoRegresa el 4 de octubre solo con 20 indios
2 de diciembreIntento entre interesados para hacer presa en río de CoyoacánCon 100 indios. La lluvia lo desbarata por la tarde
20 de diciembreFin de siembra del trigoEn total 323 fanegas
21 de diciembreComienza cosecha de maíz en milpa enfrente de la era
21-24 de diciembreSe sigue trilla, pero con falta de viento20 cargas «de ruin trigo»
Quedan 20 cargas para trillar
Debe de ser el trigo cosechado por junio
Año 1708
9 de eneroFin de cosecha de maízEn las tres tablas, con un rendimiento de 127,5 costales por fanega: «aunque no fue mucho, no fue malo»
13 de eneroTrillando la cebadaViolento remolino perturba el trabajo
Febrero«Principio a los riegos con el agua de Atlapulco»Estamos en el corazón de la estación seca
1 de abrilFin de la trilla y cosecha del año antecedenteDebe de ser de maíz, que también se trilla. Debe de corresponder a la cosecha de diciembre-enero
11 de abrilSale el padre Borja para inspeccionar la zanja de TlapacoyaDe la hacienda de San Nicolás Tolentino
13 de mayoEmpieza la siembra del maíz5 fanegas para las tablas del Xaral y el Tanque
15 de mayoSe recogen 50 rejas para las 3 haciendasEn México, un total de 30 arrobas, 21 libras
21 de mayoSe ponen mojoneras en la hacienda por parte de la ciudadReacción inmediata de los dos jesuitas, Borja y Frutos
25 de mayoPrincipio de siega del trigoEn las tablas del rancho, con solo 19 indios
9 de junioEl mayordomo va a Atenco en busca de indiosRegresa el día 13. Llegan 50 indios el 14, y 30 el día 16
10 de julioEl mayordomo vuelve por indios al valle de TolucaRegresa el día 12 sin ninguno
23 de julioFin de siega en la tabla grande, «con no poco trabajo»Los indios corren 2 toros
28 de julioDos de los perros de la hacienda degüellan cuatro carneros
3 de agostoEmpieza barbecho de la tabla de TlacoquemecaCon 28 yuntas de bueyes
11 de diciembreFin de la cosecha de maíz en la tabla de XaralCon 136 costales por fanega
15 de diciembreFin de la siembra del trigoEn total 189 hectolitros
Año 1709
15 de mayoPrincipio de siega del trigoSolo con 17 gañanes. Faltan segadores
15 de mayoEl mayordomo va a Atenco en busca de trabajadores, con 500 pesos para elloVuelve el día 24, con 70, y algunos después
25 de mayoPrincipio de siembra del maíz, en las tablas del XaralCon los trabajadores traídos de Atenco
3 de julioFin de siega del trigo en la tabla grandeSe entretienen los indios con 2 toros
4 de julioEmpieza siembra del frijolSe termina el 6 de julio

Fuente: Frutos, Peregrinaciones, pp. 209-289.

7Los momentos culminantes de la actividad son abril-julio, cuando a la vez se siega el trigo irrigado y se siembra el maíz, actividades más o menos combinadas con la preparación de las tierras (barbechos), y noviembre-diciembre, cuando se cosecha el maíz y se hace el sembrado del trigo. En los intervalos de estos tiempos principales se desarrollan otras actividades, en particular la trilla de los cereales, que puede durar meses, con sus contratiempos, sea lluvia, sea exceso o falta de viento. La trilla de la cosecha de maíz de 1706, que debió de tener lugar hacia diciembre de dicho año, se termina el 14 de abril de 1707; es ciertamente en tiempo de seca, siguiendo el vocabulario de los campesinos16.

8Siembra, barbecho, trilla son las actividades esenciales en una hacienda, que los manuales de la época ponen de manifiesto, como las Instrucciones a los hermanos jesuitas administradores de haciendas, que fueron redactadas en el segundo cuarto del siglo xviii:

La primera [regla] es preparar buenos barbechos para las siembras; porque este es el principio de una buena cosecha […]. Estos barbechos, para que sean buenos, han de tener tres cualidades: la primera es que quede la tierra floja y bien mullida […]. La segunda es que quede bien profundo el barbecho […]. La tercera es que quede bien desarraigada la tierra e limpia de la mala yerba17.

9En cuanto a la siembra, reconoce siete condiciones, según las cualidades de la semilla, su cantidad, «el tiempo oportuno», el modo de sembrar, la preparación de la tierra. Más allá de la siega, también con sus exigencias, sigue la trilla, trabajo pesado, con los indios que «volteen la parva y remuden las cobras hasta que se acabe bien de trillar […]. Cuando hay viento suficiente la han de aventar con bielgos, y traspalear con palas el trigo, hasta dejarlo limpio de polvo y paja18».

10En los tiempos intermedios se atienden los incesantes trabajos hidráulicos, como la construcción de una presa en el río Coyoacán19, su inspección, los conflictos por el agua, en particular con las comunidades indígenas circundantes. El exsoldado Frutos realiza verdaderas expediciones, como en marzo de 1707. Los indios de Cuajimalpa desvían el curso del agua del Desierto de los Leones, perjudicando a los hacendados del valle. Escribe Felipe: «la habían hurtado» los indios. Con un pequeño grupo escala las lomas, así como la cerca de cal, con el fin de «reventar las canoas del desierto20». Unas se cortan, otras se tiran a la barranca, sin la menor contemplación: es forzoso «andar [con los indios] como Dios es servido», sin miramientos21. ¿Cómo dudar de que esa apropiación del agua por los jesuitas no haga «muchos envidiosos22»?

11De manera más tradicional, se trata de conseguir los diversos instrumentos necesarios para el trabajo, sean carretas, sean talaches para el riego, sean rejas. Se defiende en todo momento la hacienda, contra los predadores, animales o humanos, contra las instituciones rivales que pretenden discutir el territorio, poniendo mojoneras indebidas. Y hay que llevar las diversas contabilidades en una multitud de libros, que no refiere Frutos pero que están señalados en las aludidas Instrucciones23.

12Y, por supuesto, impera un control de cada instante sobre la mano de obra, su trabajo, su conducta. La composición laboral de esta hacienda de granos del altiplano es sensiblemente diferente de la de las haciendas cañeras de los jesuitas, en esencia de origen africano y esclavo. Aquí los esclavos son muy pocos, destinados a labores domésticas, como las cocineras que se suceden por esos años. Un papel similar deben de tener algunos filipinos que aparecen de manera ocasional. Los trabajadores del campo son exclusivamente indígenas, los «que están siempre de pie en la hacienda y ordinariamente son desde ochenta a ciento24». Algunos viven en la hacienda, otros en el pueblo, más los ocasionales, que el mayordomo tiene que ir a enganchar —con la bolsa bien guarnecida con los 500 pesos que se le adelantan— a las comunidades, en particular de Atenco, donde San Borja tiene su principal vivero de mano de obra. En total, en momentos de gran actividad, como la siega, pueden estar rayando cada tarde, al regreso de las tablas, 230 indios25. Es ese pequeño mundo de San Borja el que regenta el padre Borja, encargado también de la administración del conjunto de los bienes y almas de la provincia de Filipinas en Nueva España. Sigue nuestro Felipe, responsable de la administración moral y material de la hacienda, apoyado por el mayordomo, más ligado a la conducta de los trabajos, y uno o dos ayudantes, poco presentes en Peregrinaciones.

13La asistencia del padre Borja hace que Frutos no se quede tan solo en el desempeño de sus tareas como temen las Instrucciones; además, la parte de la educación religiosa de los trabajadores no le corresponde, pero se encarga de su control moral y social. Aquí la hora de la raya es determinante para amonestar y castigar a los indios e indias por medio de ejecutores de sus sentencias. Pero él mismo, lo sabemos, pronto tiene la cuarta en mano. Sin ninguna autoridad legítima espiritual, y menos jurídica, se atribuye un verdadero papel de juez, «sentado en mi tribunal», como se le ocurre escribir, mandando a uno u otra al obraje de Mixcoac, por amancebamiento, reconociendo que es lo «mismo que galeras», aunque sea por unos días. El magistrado está impedido por los límites de su jurisdicción, lo que no reconoce Frutos, dispuesto a perseguir al indio amancebado lejos de la hacienda, distrayendo para ello al mayordomo y a un ayudante de sus actividades agrícolas26.

14El buen Felipe cumple cabalmente, dice, con sus obligaciones en la educación y gobierno de los sirvientes, en particular en lo que se refiere a las exigencias religiosas, luchando contra la hechicería, entre y fuera de los gañanes de la hacienda: «de supersticiones y hechicerías es muchísimo lo que hay, de que he visto bastante, y no quiero moler con ellas a ninguno27». En un entorno ya periurbano, es probable que los indios asistan a la misa en las iglesias de los pueblos, y Frutos no tiene que cumplir con la misión de castigar a los ausentes, como hacían otros administradores28. Dentro del ordenamiento social, le queda un último punto que atender, el del amancebamiento. Para el jesuita, de origen peninsular, es la ocasión de reflexionar sobre el determinismo geográfico: «lo lleva [el concubinato] el clima de la tierra, porque también hay mucho de esto en la gente que no son indios29». Otra vez ignora toda responsabilidad que pudiera proceder del contexto opresivo, inclusive al nivel sexual, del sistema imperante en Nueva España. El resultado es que con orgullo puede afirmar que ha logrado más de 150 casamientos30.

Los jesuitas: ¿«padres de familia en las haciendas»?

15Es este un tema debatido, y por los propios jesuitas, que por supuesto responden de manera afirmativa, entre ellos el padre Martínez de la Parra, quien escribe con toda tranquilidad que «el padre de familia debe ser padre de sus esclavos», criterio que sigue el autor anónimo del referido manual para los hermanos administradores de haciendas: «acuérdense, pues, que son padres de familias en las haciendas, y por eso tienen las mismas estrechísimas obligaciones que todos los padres de familias con sus domésticos, y los amos y señores con sus criados y esclavos»31.

16Hacia 1722, al cabo de cerca de catorce años siendo administrador de hacienda en Nueva España, Frutos retoma, en la redacción de su «Relación sucinta de las propiedades de los indios mexicanos», toda una serie de tópicos que, según él, arrastran la ciencia y las actitudes de su tiempo. Asocia la «complexión […] muy caliente» de los indios con su ausencia de ropa, aun en tiempos de frío32. Por supuesto, «desde que nacen los indios salen con la inclinación al hurto; pero ladrones rateros, que con poco se contentan33». «Son tan flojos en cualquier género de trabajo que no he visto en catorce años sudar ningún indio, ni aun en los rigores del sol cuando siegan; y solo sí cuando se hacen las hacinas en el campo, que con la cuarta en la mano se les hace correr en el acarreto de las gavillas34». Esta última cita, importante, nos aleja de una visión idílica del campo mexicano entonces, si la teníamos.

17¿En cuánto tiempo logró nuestro protagonista llegar a ese punto de endurecimiento? Él mismo da, en varias ocasiones, la respuesta: en un año. Llegando como administrador novicio, aún siente compasión, por ejemplo, hacia un indígena moribundo al cual «hace un jergoncillo con paja, y yo mismo lo acosté […] compadecido de su miseria», lo que el indio rechazó, por ser una novedad35. Y añade: «Todo el primer año (que fue el de 707), se me fue en reñir al mayordomo y ayudantes, porque castigaban y gritaban a los indios trabajadores, compadeciéndome de verlos tan míseros y desdichados36». Finalmente, el mayordomo le demostró su error, «que todos los indios son como el nogal y la encina», es decir, duros, rígidos y fastidiosos, con quienes la cuarta es un instrumento esencial de diálogo y persuasión, hasta de redención37. De ello procede otro tópico, que será el tema central de su relación de 1722:

Para mayor prueba de que son ellos y ellas llevados por mal, si el indio no da cada semana por lo menos una felpa a su mujer, se le huirá en busca de otro que la castigue, y si no hay paliza o azotaina, dicen que el marido no las quiere, y de estos he compuesto muchos amancebamientos, mandando expresamente a los indios que las den azotes a sus mujeres, y no golpes, para que hagan vida maridable38.

18Es una forma de pensar que Frutos comparte en Nueva España con los españoles, seglares y religiosos, quienes legitiman así su comportamiento, lo que les quita toda posibilidad de remordimiento, o peor, de reforma. Sobre todo, punto medular, «la medio irracionalidad» de esa gente hace «que todo indio ni reconoce agravio, ni agradece beneficio»39: ¿por qué limitarse con tal terquedad y tomar actitudes benévolas? Por supuesto, Felipe prevé la contradicción —escribe en España, para peninsulares—, y tiene su respuesta preparada:

No faltará quien diga que es demasiada crueldad azotar tanto a los indios, a lo que debo responder que si no se ejecuta de esta suerte, todo indio vivirá como quisiere; y antes ellos lo agradecen por estar connaturalizados desde sus principios a que se les castigue con azotes40.

19«La letra con sangre entra», y además esa opresión, consubstancial a la cotidianidad indígena, tal vez sea una herencia, dice él, de los tiempos pasados de la gentilidad.

20En todo esto no se dejan de lado los intereses económicos de la Iglesia y, más allá, de la sociedad criolla en su conjunto:

Viendo yo lo que pasaba, vine a determinarme en que entre sus curas y yo compusiésemos los cuentos de los indios amancebados, sin que tuviese parte en ellos la justicia, y mucho mejor cuando se les podía hacer que se casasen, pues se componía con dos docenas de azotes a cada uno, y que el indio trabajase en la hacienda para ganar los derechos parroquiales en cuyo ínterin depositaba el cura a la india41.

21De esta forma ganan la moral pública, el cura, la hacienda jesuita y la familia española donde se deposita la india. Además, Frutos entiende perfectamente la lógica del sistema colonial; la humillación es parte del castigo, también psicológico, que los eclesiásticos preconizan, nuestro jesuita con ellos: cortarle al indio «las guedejas, que es lo que más ellos sienten, y se tienen por infames. Más quisiera un indio mexicano que le dieran doscientos azotes por las calles, que no que le cortaran las guedejas42». Hay que degradar al dominado moralmente, limitar su capacidad de respuesta y resistencia. Es una vieja práctica colonial con la cual nos topamos tanto en relación con el clero secular, los curas, como con los religiosos, sean franciscanos o aquí jesuitas; del siglo xvii (por lo menos) al xviii, forma parte de «la paternal corrección43».

22Frutos no olvida por completo de dónde procede, mantiene cierta distancia frente a la sociedad colonial en su conjunto, sobre todo tratándose del concubinato, como veremos. Pero, inmerso en el sistema colonial, no lo critica de frente, pierde el espíritu mordaz que ejerce contra las instituciones coloniales de España: tiene una fuerte capacidad de integración en el medio donde se mueve, más cuando este le favorece. Nada contra el virrey, teniendo en cuenta que este visita la hacienda periódicamente; nada contra la administración colonial local corrupta, con la cual convive en su hacienda.

23Tampoco deja en el tintero su condición de jesuita. Por duro que sea el trato que se da a los indios en las haciendas de la Compañía, en otras se les considera como esclavos, reciben golpes, no los azotes que él propicia, es decir, un castigo razonado, graduado y, afirma, aceptado por los indígenas. «En la mano el pan y en la otra buena cuarta, y cada cosa a su tiempo44». «Pan o palo», dirá más tarde el dictador Porfirio Díaz. Simple hermano coadjutor, Frutos no duda en mofarse de algunos religiosos de otras órdenes; en el Jueves Santo de 1720 asistió, con otros jesuitas, al sermón de Pasión en un convento:

Fuimos allá los tres, y más valiera no haber ido, porque en lugar de compungirnos, no hicimos más que reír en el sermón, con los grandes disparates que hizo y dijo el buen fraile. Todos los pasos los hicieron los indios al vivo, cuando el predicador los llamaba, reservando para sí el principal papel, que al llegar a los azotes, se los hizo dar por dos sayones en el mismo púlpito, pero sobre una zalea, según el ruido que metieron. Pues si los religiosos hacen esto, no es mucho lo hagan los indios45.

24Es doblemente grato, para el jesuita, poner de relieve la doble rudeza, de los frailes y de los indios. Otra vez se oye el rechinar irónico de nuestro Felipe.

25Lo aquí pintado es un paisaje humano desolador, donde el desprecio y la brutalidad son la regla, asociados a un discurso autocomplaciente, legitimador. Esto es tan absoluto, interiormente, que aun siendo Frutos hombre con capacidad de crítica, lucidez, revela una total incomprensión de la realidad que él mismo contribuye a construir: «generalmente huyen los indios del trato de los españoles, sin que hasta ahora haya podido averiguar yo la causa de la extrañeza46».

«Carta que escribe el muy reverendo padre fray Gaspar de San Agustín a un amigo suyo»

26Tal actitud de Frutos no puede ser un caso único, hasta se podría decir que es una trampa general en situación de dominio colonial en la que caen los dominantes, y entre ellos los religiosos, por lo menos durante un largo tiempo. Y estos más que los demás, paradójicamente, porque están más cerca del Otro y construyen con más materiales un alegato fundado precisamente sobre la distancia. Y no solo en Nueva España, si seguimos lo que escribió el padre agustino Gaspar de San Agustín (1651-1724) en referencia a los indígenas de Filipinas.

27Hay muchos paralelos entre los dos textos. En primer lugar, la cronología y las circunstancias. San Agustín dice que ha «empleado cuarenta años» en intentar «definir el natural de los indios, sus costumbres y resabios»47. Sabemos que el cronista de Conquistas de las islas Filipinas48 llega a este archipiélago hacia 1667, y por lo tanto debió de redactar su carta después de 170749, es decir, poco antes de la información de Felipe Frutos. Como la «Relación sucinta de las propiedades de los indios» del jesuita, la «Carta que escribe el muy reverendo padre fray Gaspar de San Agustín a un amigo suyo, dándole cuenta del natural y genio de los indios de estas islas Filipinas» es la respuesta a una solicitud, muy seguramente también de algún peninsular, aunque escrita desde el archipiélago filipino. ¿Quién en Manila se podía interesar sobre lo que pensaba un misionero de los indios? Los dos textos, de una amplitud bastante comparable, tuvieron una difusión marcada, inclusive antes de ser publicados. Sabemos que, hasta hoy, lo que se conoce de Frutos es su «Relación sucinta», como ya hemos analizado. La relación de San Agustín circuló manuscrita hasta que fue impresa, en 1892, en la obra del jesuita Juan José Delgado —escribió su Historia general sacro-profana a partir de 1751—, el cual dice que es «una carta crítica […] que se suele citar». En realidad, Delgado la incluyó, como analizaremos, para acabar con la visión que ella ofrecía: «con la advertencia que tiene más de crítica que de verdadera»50. Y si hemos llegado a tener un primer acercamiento con el documento fue porque hacia 1840 un joven catalán, Sinibaldo de Mas, profundamente colonialista, lo consultó, de paso por Filipinas, sacando lecciones que consideraba muy acertadas51.

28Sin embargo, el calco no es absoluto, y no podía serlo entre un escritor profesional como fray Gaspar —un intelectual diríamos hoy— y un autodidacta como Frutos. Si el jesuita piensa y escribe como conversa, es decir, con algunas ideas fuertes y muchas repeticiones, con clavos y martillo, el agustino es más medido, más literario. Saca la anécdota con más parsimonia y solo cuando la frase martillada en el bronce o la flecha del razonamiento no han sido suficientes. Fray Gaspar pertenece a la categoría de los «retratistas» de su tiempo, como Juan de Zabaleta y Jean de la Bruyère, y aunque solo tenga un modelo, el indio filipino. Un ejemplo, entre muchos:

Primeramente son notables en la ingratitud, que aunque es vicio en todos innato, por la corrupción del pecado original en nuestra viciada naturaleza, en ellos no la corrige el entendimiento y la falta de magnanimidad, y así lo mismo es hacer un beneficio a un indio, que prevenirse para recibir el golpe de su ingratitud52.

29Aceptemos, sin embargo, que los dos textos proceden de una misma vivencia y aprehensión de la realidad: las de los dos religiosos, por supuesto, no las de sus neófitos. En primer lugar, lo que podría ser también el lema del agustino, «no hacen nada sin el palo» o «donde nace el indio nace el bejuco», expresión que repite dos veces53. Bastaría reemplazar el mimbre filipino por la cuarta mexicana para pasar de un universo al otro. El aprendizaje de la sabiduría colonial es comparable: según fray Gaspar, «yo confieso de mí que al principio me apuraba y angustiaba mucho, hasta que con el tiempo fui conociendo ser este su genio y condición, y que no podían estos árboles dar otro mejor fruto»; sabemos que para Frutos esta lección tardó un año en ser alcanzada. La lógica colonial tampoco cambia: «no se les ha de apurar ni apretar mucho más de lo que puedan dar de sí, como hacemos con el limón, porque será todo amargura lo que supeditarán»54.

30Encontramos la misma ceguera en el padre agustino sobre «su incapacidad e ingratitud [de los indios] y el horror que tienen a los españoles», teniendo en cuenta «la abundancia y regalo, buen vestir y comodidad que gozan con algunos españoles»55. Pero por lo menos fray Gaspar intenta alguna explicación, en parte fundamentada:

Es cosa de admirar que hasta sus perros de otra naturaleza se visten y tienen particular ojeriza con los españoles, y en sintiéndolos se les hace a ladrar, como los niños que viendo al padre, luego lloran y huyen; porque es el coco con que los espantan y así desde la cuna comienzan a tenerle horror56.

31Hasta hay rasgos, aparentemente muy peculiares, que se comparten de cada lado del Pacífico: ya conocemos la afición de los indios mexicanos por sus guedejas; San Agustín nos informa que los de Filipinas también «quieren más a su melena que a su alma57». Y si difieren sobre la complexión del indio, caliente para Frutos, «fría y húmeda» para San Agustín, es peccata minuta: en los dos casos procede de una ciencia más que incierta58. A lo más, hay que singularizar al Otro. Y queda lo común, lo baladí: el latrocinio, la borrachera, la pereza no podían faltar tampoco en Filipinas. Hasta se topa, parece, con las mismas malicias: causa en ellos «grande contento el vernos perder la paciencia, aunque les cueste algunos golpes, los cuales llevan de muy buena gana por hacernos impacientar59». ¿Qué no dijo nuestro Felipe pensando en «la canalla» que lo rodea?

32Algunas anécdotas, o exempla, son intercambiables de una geografía a otra. Es dudoso que Frutos haya leído al autor agustino60, y sin embargo podríamos dibujar una vívida estampa colonial juntando lo que escriben Felipe y Gaspar sobre ciertas relaciones entre eclesiásticos y niños indígenas. Remito al texto de Frutos, transcribo el de fray Gaspar:

A un religioso que hoy vive, le sucedió, recién venido, recibir en su servicio un muchacho de ocho a nueve años, tan experto y vivo que se hacía querer y estimar, y el dicho religioso lo quería mucho por la buena expedición. Reparó el muchacho que el padre le sufría bastante y le reprendía muy mansamente sus descuidos, y un día le dijo: «padre, tú se conoce que eres nuevo: mira, a los indios, como yo, no se les ha de perdonar ninguna, y si quieres que te sirva bien has de tener prevenido un bejuco, y haciendo alguna falta, darme con él, y verás cómo ando listo como un gavilán61.

33Pero todo tiene sus límites, y las personalidades, el colorido de las experiencias, son distintos. Más culto que Felipe, Gaspar de San Agustín se atreve a criticar Bartolomé de las Casas y hasta el tratado de Palafox sobre los indios, porque «con raro modo quiere hacer virtudes sus vicios y malas inclinaciones62». Y con total firmeza escribe que «su modo de vivir [de los indios filipinos] en la antigüedad era más de irracionales que de hombres». El agustino conceptualiza con más facilidad que el jesuita: «no conocían que los españoles les habían sacado del duro cautiverio de su bárbara tiranía, a una sujeción generosa que los hizo más dueños de su libertad»63. Sobre todo, su apreciación de las indias filipinas es contraria a la de Frutos tratando de las mexicanas. En resumen: «[las mujeres filipinas] son verdaderamente muy honestas en su trato y conversación64». Algo se puede salvar allende los mares, que no en Nueva España, según esta divergencia entre San Agustín y Frutos.

34Que se nos permita introducir al tercero en discordia, el padre Juan José Delgado, el «editor» de la carta de San Agustín. Ya sabemos que la quiso publicar para destemplarla y la rodeó de una serie de textos que debían quitarle todo su veneno65. Sin entrar en detalles, tomemos unas pocas citas: «son los indios animales racionales como los europeos»; y los «doctos catedráticos y maestros» del pasado, San Agustín (y Frutos) entre ellos, «no atendieron al diverso clima y temperamento de estas tierras situadas debajo de la zona tórrida». Es decir, «estos climas y diversos temperamentos influyen en los genios de los indios y de los españoles naturales de estas tierras, y aun en los que vienen a ella de climas diferentes»66. Todo se aclara, por lo tanto: Delgado escribe hacia 1751, una generación después de nuestros dos autores, es hombre de las Luces, y como tal es prisionero del determinismo geográfico, que ignora el agustino, y que solo implica, tímidamente, veremos, al otro jesuita, Frutos. En definitiva, estos retratos de supuestos indígenas que venimos analizando pintan a sus autores y sus propias circunstancias, su situación de dominación, su malestar y culpabilidad interiores que no encuentran otro camino para expresarse que una escritura ambigua, que hay que leer como en un espejo, es decir, al revés.

35Nueva España y Filipinas: a ese ambiente tenso podemos añadir otros contextos de conquista-colonización, incluyendo África en los siglos xix-xx y espíritus europeos que se pensarían por encima de tales circunstancias. Cuenta nuestro Felipe una anécdota de un indio al cual pidió llevar un correo a la hacienda de Texcoco, y este empezó diciendo que no sabía ir, hasta que se le calentaron las costillas y «cogió la rauta como un gamo67». Carl Jung pasó un tiempo en África oriental, en 1925, y cuenta un lance muy parecido: mandó a un africano llevar unas cartas a 120 km del lugar. El hombre se quedó como si fuera de mármol, sin reacción, hasta que «se le calentó los costados con el bastón». «Entonces salió como una bala de cañón». ¿Por qué no decirlo? La «moralidad» que sacó el psicólogo Jung fue similar a las del jesuita Frutos o del agustino San Agustín: «al comienzo de mi estancia en África me asombraba la brutalidad con que eran tratados los indígenas y el fuete era moneda corriente; […] debí convencerme de que era necesario y desde entonces no me abandonaba mi látigo de piel de rinoceronte»; la cuarta o el bejuco, aquí vertiente africana, manejado por otro occidental, ya no un religioso, sino un psicoanalista68.

36Finalmente, ese contexto, sea en Nueva España, en Filipinas, en África, es por eso mismo un universo de total incomprensión, cómoda para los que llevan la cuarta, el bejuco, el látigo. Se asocia con una estrategia de evitación, de resistencia oculta, por parte del indígena, que pretende, por ejemplo, desconocer el idioma del dominante, salvo cuando no lo puede esconder69, y otra de afirmación ciega y brutal tratándose del opresor, en defensa de su estatus. El mayordomo de la hacienda reprochará a Frutos ser manso con los indios: «algún día se le han de subir encima70».

La administración de hacienda, un crisol

37Recapacitando todo lo que significa esa actividad, agrícola, de gestión, conductora de hombres y mujeres rebajados a un nivel infrahumano y humillados como «tan vil canalla», se entiende el pensamiento de un Gaspar de San Agustín, de un Felipe Frutos, o inclusive, más de un siglo después, de un Sinibaldo de Mas en Filipinas. Hombre del siglo xix, este es más explícito que sus antecesores, expresa un racismo abierto: «¿Qué dificultad hay pues en concebir que una raza entera sea inferior a otra raza71?».

38En el crisol colonial hispano, en los campos, sobre todo, de Nueva España a Filipinas, ideología imperial dominante, religión y moral inflexibles y lógica productivista férrea72 se amalgaman, con el calor del fuete, en una aleación (por no decir alienación) dura y transparente. Así es también la percepción que tiene Frutos de los indios, los mulatos, y demás sumisos. O por lo menos son aparentemente subyugados: hay una resistencia pasiva a cada instante, subterránea la mayor parte del tiempo, que el fuete no hace retroceder, que el propio Felipe no quiere entender en su ceguera. No tiene una mejor comprensión de la revuelta abierta, como en el caso de la «tropa, entre indios y mulatos», que mata al hacendado y su mayordomo. No ve otra explicación que el carácter, a la vez pusilánime, vicioso y sanguinario del indio: ¿dónde está su explotación multisecular en el espíritu del jesuita, y de la cual Frutos es un agente73?

39Sin embargo, ¿son la ceguera tan cerrada y la aleación tan perfecta? El mismo Felipe tiene dudas, dejando a veces de castigar, aunque después se arrepienta, legitimando siempre su castigo, pidiendo la aprobación de la colectividad. Otros son más políticos, como el autor de las Instrucciones a los hermanos jesuitas administradores, que entiende que la cuerda se puede romper, sobre todo en materia de esclavitud —lo que no toca prácticamente a Frutos—, y recomienda a veces la mansedumbre: «sean benignos en admitir a los fugitivos que reconocidos de su yerro volvieren a pedirles perdón y misericordia». Hasta recomienda una comedia de particular hipocresía: que los administradores «busquen secretamente padrinos que vengan a rogar [por los culpables] para soltarlos. Y entonces habiendo un poco resistido al ruego […], ponderando la gravedad de su delito que no merece perdón: por fin denles libertad»74. No iremos más allá en el acercamiento a esa realidad.

¿Quién fue Frutos?

40Al final de todo, volvemos a una pregunta que nos acompaña desde el principio: ¿quién es realmente Felipe Frutos? La respuesta nos sitúa en la pista de un personaje cercado por lo que hoy llamaríamos prejuicios, pero que entonces eran ideas dominantes en el conjunto de la sociedad, articuladas con el habitus. De entrada, es un hombre entre nogal y encina, recio como los indios que tanto despreciaba, a los que calificó con el mismo apelativo75. Pero sobre esa escultura ruda, heredada de Cantalejo76, se fueron integrando trazos más sutiles: el placer de convivir, de compartir, de ayudar, de servir, de ilustrar, de alborozar —el libro es parte de eso—. Y quiso ser escritor, no simple diarista. Sin duda los viajes, las experiencias en mundos tan variados, en momentos cruciales, estimularon su talento, junto con su personalidad emprendedora.

41¿Por qué se tomó la molestia de dejarnos ese mamotreto, escrito en unos pocos meses en Madrid? Se nos ofrece una respuesta esperada, pero no la más convincente, aunque él mismo la proponga a veces: abrir camino, dejar testimonio. Pensamos en algo más profundo, el gozo de poder escribir, como el filósofo de la vitalidad, Ortega y Gasset: «yo soy yo y mi circunstancia77». Nos dice Frutos, implícitamente: «he recorrido parte del mundo, he conocido sus mayores maravillas: El Escorial, Roma… He visto a mi Soberano en sus palacios, en sus tribulaciones y sus fiestas. He dado mi sangre a mi Rey, mi alma a mi Dios» (fig. 9). ¿Se puede pensar en un mayor logro, un orgullo más esplendoroso? Protagonismo, protagonismo; así alcanzamos, finalmente, a Felipe Frutos y su obra.

Fig. 9. — L’Escurial à quatre lieües de Madrit […] Cette veüe est telle que l’Edifice parôit lors qu’on y arrive par le Pont de Guadarama. A Paris, Chez N. Langlois rüe St. Iacques a la Victoire. Avec Privilege du Roy, grabado sobre papel, 161 mm x 224 mm, segunda mitad del siglo xvii

Image

© Colección particular.

42Y después de vivir mil peregrinaciones, por fin, con esa exaltación que lo acompaña, en unas quinientas páginas hizo literatura al estilo de Fernão Mendes Pinto, su modelo, con toda naturalidad; como Monsieur Jourdain —el burgués-gentilhombre de Molière— hablaba en prosa… sin saberlo. Frutos testimonió, repartió aprobaciones y desaprobaciones, elogios y denuncias, amabilidades y sarcasmos, hizo y deshizo sobre el papel lo que tenía a su mano, para que el mundo, estando al revés, volviera a su lugar de siempre. Y todo esto, habiendo empezado en Cantalejo.

Notes de bas de page

1 En el título completo de este texto, «Relación sucinta de las propiedades de los indios mexicanos que en el discurso de catorce años ha observado en ellos el hermano Phelipe Frutos de la Compañía de Jesus, administrándolos en las labores del campo» (Frutos, Peregrinaciones, pp. 465-512), que nuestro autor escribió en España, aparece la mención expresa de los años transcurridos al frente de la hacienda de San Francisco de Borja.

2 Febvre, 1944. La introducción se titula: «Poser la question»; se termina con la frase: «Du droit d’un historien qui se pose des problèmes, au lieu d’épuiser des inventaires».

3 Frutos, Peregrinaciones, p. 208.

4 Ibid., p. 209, y AGN, Indiferente virreinal, caja 5454, exp. 27.

5 Estas eran nutridas. En 1707 pasan a Manila 32 jesuitas (Frutos, Peregrinaciones, p. 218).

6 Reyna, 1991, p. 31.

7 Esta ya cercana de Xochimilco, a tres leguas de la de San Borja.

8 En particular «la memorable obra del agua de Tlapacoya» (Frutos, Peregrinaciones, p. 218).

9 Como las rejas (ibid., p. 245).

10 Ibid., p. 241.

11 Ibid., p. 211. Son los ojos de agua que Borja denunció en 1701, peleando con haciendas y pueblos.

12 Ibid., pp. 216 y 232.

13 Aunque tiene cierta actividad agraria todavía en 1709. Al regresar de España, hacia 1712, Frutos vuelve a la administración de la misma hacienda, hasta 1722, y probablemente en las décadas que siguen.

14 La lista de las haciendas jesuitas del arzobispado de México, en Florescano, 1983, pp. 63-67.

15 Frutos, Peregrinaciones, p. 226.

16 La secuencia es la misma el año siguiente: se concluye la trilla el 1 de abril de 1708.

17 Instrucciones a los hermanos jesuitas, pp. 140-143.

18 Ibid., pp. 165-166.

19 Se construye en diciembre de 1707, supuestamente en tiempo de seca, en realidad con un tremendo aguacero: estamos en la Pequeña Edad de Hielo.

20 Las canales de madera que conducen el agua.

21 Frutos, Peregrinaciones, p. 219.

22 Ibid., p. 218.

23 En total son 8 libros, algunos a contabilidad doble, con cargo y descargo, más un archivo de los papeles sueltos y varios, y correspondencia (Instrucciones a los hermanos jesuitas, pp. 171-179).

24 Frutos, Peregrinaciones, p. 485. Esto hacia 1722. La expresión «que están siempre de pie» es otro americanismo, son trabajadores permanentes. Una expresión semejante, «acasillados».

25 Ibid., p. 477. Sobre ese momento, las Instrucciones a los hermanos jesuitas, p. 132, mencionan: «todas las noches asistirán los administradores a la raya de los gañanes que han trabajado en aquel día, acompañados del mayordomo y ayudante».

26 Frutos, Peregrinaciones, pp. 476-477. Es cierto, la estancia sentenciada en el obraje es solo de tres días.

27 Ibid., p. 502.

28 Instrucciones a los hermanos jesuitas, pp. 53-55. En la misma materia, Frutos se refiere al cura, quien «planta la docena [de azotes]», a los que faltaron la semana anterior (Frutos, Peregrinaciones, p. 484).

29 Ibid., p. 480.

30 Ibid., p. 509.

31 Martínez de la Parra, Luz de verdades católicas, pp. 198-202; Instrucciones a los hermanos jesuitas, p. 50.

32 Frutos, Peregrinaciones, p. 465.

33 Ibid., p. 493.

34 Ibid., p. 473. Insiste en ello en otra parte: «lo flojos que son en sumo grado, y si no es a cuartazos no trabajan» (p. 496).

35 Ibid., p. 468.

36 Ibid., p. 470.

37 Ibid., pp. 472-473.

38 Ibid., p. 473.

39 Ibid., pp. 481 y 506, respectivamente.

40 Ibid., p. 479.

41 Ibid., pp. 479-480.

42 Ibid., p. 495.

43 Sobre esa conducta, véase la relación de fray Juan González Cordero (1636-1667), en Franciscanos eminentes en territorios de fronteras, pp. 179-208.

44 Frutos, Peregrinaciones, p. 485.

45 Ibid., p. 511.

46 Ibid., pp. 502-503.

47 San Agustín, «Carta», en Delgado, Historia general sacro-profana, p. 273. Esta obra de Delgado es la única publicación donde se encuentra dicha carta de Gaspar de San Agustín (pp. 273-296).

48 La primera parte de su obra Conquistas de las Islas Filipinas, que relata los eventos hasta 1615, fue publicada en Madrid en 1698. Pero la segunda permaneció inédita hasta finales del siglo xix.

49 Su primera referencia, como misionero en Bisayas, es de 1672 (San Agustín, «Carta», p. 279).

50 Ibid., p. 272. Delgado emplea el término «crítica» en el sentido de «criticable».

51 Mas, Informe sobre el estado de las islas Filipinas. Vertió los testimonios del padre Gaspar y de algunos otros religiosos en el t. I, cap. iii, «Población». Cada capítulo tiene su propia paginación, aquí pp. 1-138.

52 San Agustín, «Carta», p. 275.

53 Ibid., pp. 281-282.

54 Ibid., p. 291.

55 Ibid., p. 284.

56 Ibid., p. 287.

57 Ibid., p. 277.

58 Ibid., p. 275.

59 Ibid., p. 281.

60 Pero no se descarta. Además, sabemos que la carta de San Agustín circuló mucho, manuscrita. Según las fechas y el contexto de los dos documentos, es posible que un lector de Gaspar de San Agustín, encontrándose en la Península con un «misionero» de Nueva España, le plantee a Frutos la pregunta que se hizo con anterioridad al agustino.

61 San Agustín, «Carta», p. 282; Frutos, Peregrinaciones, p. 483. Mas, Informe sobre el estado de las islas Filipinas, pp. 98-99, cita la misma anécdota, con algunas variantes, y da la fecha de 1684.

62 San Agustín, «Carta», p. 289. Se refiere, por supuesto, a Palafox y Mendoza y su De la naturaleza del indio (Palafox y Mendoza, Manual de estados y profesiones).

63 Estas citas proceden de San Agustín, Conquistas de las Islas Filipinas. Parte segunda, pp. 57 y 571, respectivamente.

64 Id., «Carta», p. 288.

65 En particular uno propio, «Gentes y costumbres de los naturales de Filipinas» (Delgado, Historia general sacro-profana, pp. 267-272).

66 Ibid., pp. 267-268.

67 Frutos, Peregrinaciones, p. 472.

68 Citado en Benítez, 1970, pp. 603-604. La cita procede de Jung, 1943. Sinibaldo de Mas cuenta también una anécdota parecida y una conclusión semejante: «cuando quiere vd. dar a entender a su caballo que ha de andar vivo, ¿no le mete vd. las espuelas?» (Mas, Informe sobre el estado de las islas Filipinas, p. 136).

69 Frutos, Peregrinaciones, p. 470.

70 Ibid., p. 471.

71 Mas, Informe sobre el estado de las islas Filipinas, p. 136.

72 Por supuesto no en todos los casos, pero por lo menos en el de las haciendas jesuitas y algunas otras. Nada es gratis, sobre todo en manos de la Providencia: «han de poner mejor cuidado en el cultivo de las almas y buena educación de los sirvientes que en el cultivo y labranza de los campos, porque Dios ha prometido abundantes cosechas de frutos temporales a los que guardaren su santa Ley» (Instrucciones a los hermanos jesuitas, p. 49).

73 Frutos, Peregrinaciones, pp. 493-494.

74 Instrucciones a los hermanos jesuitas, pp. 65-66.

75 Frutos, Peregrinaciones, p. 472.

76 Aunque con el tiempo se distancia de su tierra natal, pero ella no lo deja a él: en 1711, pasando por su pueblo, se burla de la forma de hablar de los payos (ibid., p. 440).

77 Ortega y Gasset, 1990, p. 77.

Précédent Suivant

Le texte seul est utilisable sous licence Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.