Vous l’avez sans doute déjà repéré : sur la plateforme OpenEdition Books, une nouvelle interface vient d’être mise en ligne.
En cas d’anomalies au cours de votre navigation, vous pouvez nous les signaler par mail à l’adresse feedback[at]openedition[point]org.

Précédent Suivant

Capítulo iii

Ser soldado, después jesuita, en las crisis de los años 1691-1711

p. 65-83


Texte intégral

Y así el fin supremo de la vida es necesariamente el mismo para el individuo que para los hombres reunidos y para el Estado en general.
Aristóteles, La Política, lib. IV, cap. iii.

Il n’y a pas d’autre moyen de connaître les hommes du passé que de tenter d’emprunter leurs regards, de vivre leurs émotions.
Alain Corbin, Le territoire du vide. L’Occident et le désir du rivage, París, Flammarion, 2018, pp. 7-8.

1Probablemente Frutos no sabía de una forma cabal lo que era «la política». Nuestro propósito ahora es recuperar una larga cadena de acciones y palabras que son el palimpsesto de la representación de los eventos y de los universos por los que atravesó un desconocido, soldado en 1691, jesuita en 1701. Es política, si se quiere, pero au ras du sol («al nivel del suelo») en un mundo alterado; es «macrohistoria» vivida por el autor desde la distancia de la «microhistoria».

2Son tiempos de crisis: climática, como ya sabemos; militar, con las guerras de Luis XIV que atañen particularmente al país catalán; religioso-política, con el conflicto entre Roma y Madrid a lo largo de los años 1700-1710. Por fin, larga crisis en sí, el sistema de explotación colonial, visto desde Nueva España1. Y todo esto analizado a través de una personalidad, más normal que excepcional, pero que estuvo en esos diferentes frentes, a veces los sufrió en su carne, a veces se aprovechó de ellos, pero siempre supo asociar ingenuidad y espíritu crítico. Ya lo conocemos. No fue un hombre ajeno a los eventos, aunque era castellano y soldado en Cataluña, español felipista en una Roma austracista, y finalmente peninsular y jesuita entre indios «medio irracionales2». De formas distintas tomó sus distancias, más en Roma, donde estuvo apenas unos meses pero con frentes políticos muy marcados, menos en Cataluña o Nueva España, donde vivió largo tiempo, dentro de cierta ambigüedad. Pero siempre se incorporó a una política, la de la Monarquía católica.

3Dicho esto, nunca sintió el malestar del extraño fuera de su tierra3. Vivió en la distancia, geográfica y cultural, hasta la gozó —por eso sin duda escribió—, hasta la midió, legua por legua4. Estando en Cataluña, pasando por Francia, por Italia, sabemos que nunca se quejó de alguna dificultad en comunicar, siempre parece dialogar con facilidad. Seamos más concretos. Hay en La Chartreuse de Parme un episodio célebre, aquel en el cual el joven Fabrice del Dongo se encuentra envuelto en la vorágine de la batalla de Waterloo: italiano sin experiencia militar y sin entendimiento de lo que ocurre, «no entendía nada de todo esto5», escribe Stendhal. Con Frutos no estamos en la ficción; nuestro testigo logra aclimatarse progresivamente, pero algunos desfases persisten, hasta se van acentuando, por ejemplo en el medio colonial, donde ser dominante es una posición cómoda, pero no innata, a la cual accede el peninsular Felipe en un año, y que siempre hay que legitimar en el discurso. En veinte años Frutos conoce al menos tres situaciones como Fabrice en Waterloo, que duran de unos meses a varios años. Por lo tanto, no se trata aquí de relatos de algún viajero de paso, más superficiales a medida que la distancia y la incomprensión se acrecientan. Por lo menos en dos lugares, en Cataluña y en México, se trata de un actor, no solo de un espectador, versátil, aunque diminuto, que quiere compartir sus impresiones, hasta su aprendizaje y su saber, y es esto lo que justifica su notable esfuerzo de escritura.

Ser soldado español en Cataluña (1691-1700)

4Esa apertura y agilidad mental, con algún barniz de escritura (y contabilidad), le fueron útiles desde su primer tramo profesional, como militar. De origen plebeyo, simple soldado a sus 17 años, es sargento a los 24, alférez un año más tarde. Se le multiplican los protectores, sus diversos capitanes y sobre todo el gobernador de Tarragona Joseph Boneu, un militar catalán que hace de él su principal colaborador, como ayudante. Esto le facilitó sus últimos años en la milicia, en especial después del fin de la guerra de la Liga, en 1697, tras haber sido partícipe del sitio de Barcelona por los franceses. Y sin duda estaba encaminado hacia alguna capitanía, sobre todo pensando en lo que siguió, la guerra de Sucesión de España. Esta larga trayectoria de diez años le permite tener una visión amplia, pero siempre desde lo «micro», de la guerra en Cataluña y sus repercusiones sobre los episodios que siguen, en especial a partir de 1704.

5El primer problema al que se enfrenta el joven soldado, apenas llegado a Cataluña, es el de la logística —él diría, de manera más prosaica, del rancho—, y este lo perseguirá en los años posteriores. A veces mueren los soldados literalmente de hambre: en julio de 1691, en el castillo de Montjuic, donde está su compañía de guarnición, solo hay de comer manzanas robadas por la noche, «que cocidas con sal, llenábamos las barrigas6». Poco después, en los Pirineos, «hiciéronse las ollas aquel día con forraje, que no faltó, de ruines coles y calabazas nada buenas». El desorden en la materia es tal que de un día a otro el precio del pan pasa de un real a un cuarto7. Ni los más altos oficiales escapan, a veces, de la penuria. Frutos nos pinta, en ese mismo año 1691, un cuadro digno de los más gloriosos anales militares de antaño:

… hizo alto sobre la marcha el excelentísimo señor duque de Medina Sidonia en las márgenes de un pequeño riachuelo, a la sombra de una roca, y sin sentarse, lo vi en las manos un pedazo, y no muy grande, de pan de munición con que Su Excelencia desayunaba8.

6Estamos, lo recordamos, en una época particularmente fría y, si hay alguna población afectada, es la que tiene que hacer largas marchas de continuo, en particular en los Pirineos, y montar la guardia en cualquier circunstancia. Ya conocemos el destino de los centinelas que vigilaron por la noche en Urgel el 7 de septiembre de 1692, entre ellos Frutos, bajo una lluvia intensa9. Los siete enfermaron, cuatro murieron.

7En esas condiciones, el alojamiento del soldado es un punto rojo, sobre todo en las largas estaciones de invierno, cuando no hay aún cuarteles y el vecindario debe dar alojamiento y alimentos. La historiografía ha pintado con negros rasgos tal situación. Y en particular para la Cataluña de esa época: la revuelta de los Barretines (1687-1689) está ligada a esa práctica que contravenía las constituciones catalanas. El problema sigue sin resolver en las Cortes de Barcelona de 1701-170210. Desgraciadamente, nuestro protagonista no ha leído esa literatura histórica, y su testimonio, aunque algo partidario, es mucho menos negativo. Nos cuenta tres experiencias sobre ese tema. La primera fue mala: en octubre de 1691, «reñimos otro soldado y yo con el patrón [el vecino que los alojaba] que nos dieron sobre la cena, que no nos quiso dar; y fue el primero y último con quien reñí en Cataluña11». Sin embargo, sus otras relaciones con patronos fueron muy diferentes: en Tremp «quedó el patrón Juan Morera tan agradecido a nosotros que nos miraba como a hijos en adelante12», pues cierto es que Frutos asistió a su madre moribunda hasta el último momento. En otra ocasión, en 1697, ayudó a la esposa del patrón a dar a luz, el cual quedó muy obligado13. ¿Cómo explicar tal contradicción? ¿Debemos apelar a una memoria algo trastornada cuando escribe esto en 1711? ¿O tomar en cuenta una personalidad que hemos calificado de abierta y activa, dispuesta a compartir, a trabajar? ¿Y no era el caso de los otros soldados? El historiador Joaquim Albareda pone de relieve «una actitud contra el ejército español, considerado como el ocupante». Pero los testimonios que da son algo diferentes: en 1692, un campesino escribe que «el país está muy mortificado; todos los inviernos tenía a los soldados alojados en casa, y eso es el azote del campesino […]. Los soldados que había en aquel tiempo eran todos flamencos, y el campesino no los entendía». Ya en 1690 los diputados de Barcelona planteaban una situación difícil, provocada por las necesidades de los soldados, y de recalcar que «un regimiento de alamanes [sic] que se hallaban en Perelada, llegó a tanta la miseria y necesidad que no solo les faltaba el necesario sustento, sino también con que cubrirse su desnudez». La región, dicen, quedó «totalmente devastada y destruida»14. Frutos no ofrecía esas dificultades de comprensión ni el ánimo devastador: según él, en sus diez años de milicia solo robó —y se comió— dos gallinas. Pero él mismo pone en duda la ejemplaridad de su caso15. Sin embargo, Albareda tiene razón: fueran españoles o alemanes y flamencos, eran soldados, es decir, para los catalanes un instrumento al servicio del rey de España, aparte de ser peores que langostas.

8Los soldados tenían otra fuente de disgusto, y era la debilidad del mando, no solo incapaz de organizar la logística, sino de mantener una conducta recta, proponer estrategias y tácticas coherentes. Aun los mejores de los oficiales, como el futuro protector de Frutos, el maestre de campo Joseph Boneu, no escapan a la corruptela cuando se trata de repartir los productos confiscados a los contrabandistas. Más grave, la ineptitud de algunos: la falta de preparación y orden en las marchas hace que se llegue a confundir, en las montañas, ganados de cabras y ovejas con batallones enemigos. Todavía peor, la inconsistencia de algunas acciones: se prepara y se hace el sitio de Prats de Molló, por una vez en la vertiente francesa de los Pirineos. ¡El sitio dura menos de un día, sin dar explicación alguna!: «tanta fue la cólera e inquietud en los soldados que desertaron no pocos […] que estaban medio (si no del todo) rabiosos» (fig. 6). Aún más embarazoso, esto no pasa desapercibido entre la población catalana, que recibe a la tropa con escarnio: «se pusieron en las bocas calles cuantos muchachos tenía el lugar [Camprodón], gritando a grandes voces Gallinas, gallinas todo el tiempo que tardó en pasar el ejército victorioso»16. Para rematar, hay que aceptar cierta ineptitud criminal del mando, que revela la batalla del Ter, en la cual participó Felipe, el 27 de abril de 1694. Los dos ejércitos están en presencia, pero el comandante español manda a su caballería recoger forraje, de forma que no puede apoyarse sobre ella en el momento fatídico, cuando los cuatrocientos soldados que defienden el vado son aniquilados, junto con la infantería que les venía a socorrer. Lo que sigue era previsible: una huida generalizada, empezando por los oficiales, acabando por Frutos17.

Fig. 6. — Fortaleza de Prats de Molló, donde Frutos nunca entró

Image

© Paulina Machuca.

9¿Será por todas estas razones, también, que nuestro autor abandonó una prometedora carrera de soldado? Sin embargo, cuando entró en ella, fue como entrar en religión: siendo aceptado como mílite, «ya me veía con todo el rey en el cuerpo18». Es una sensación compleja, escribe un jesuita refiriéndose a un joven recluta, unos veinte años antes. ¿Exaltación juvenil o reempleo de un estereotipo utilizado en la mística monárquica, con la transferencia de la transubstanciación de una religión a otra?

Los franceses y Frutos, en Cataluña y otras partes

10Otra vez podríamos sugerir a Frutos que polemice con la historiografía. Para esta, la antipatía catalana hacia los franceses es menor que la hispanofobia, más allá de rivalidades comerciales19, a pesar de las tres ocupaciones del ejército galo de 1653, 1657 y 1676, y anticipando la de 1714. Este anticastellanismo estaría ligado al comportamiento político de la Monarquía católica, que no respeta el pactismo, en particular en materia del alojamiento militar, ya mencionado, y que no da la protección suficiente al territorio. ¿En qué medida lo entendió Luis XIV y tuvo una conducta más medida durante la guerra de los Nueve Años en Cataluña que en Alemania, donde se destruyeron, a hierro y fuego, regiones enteras del Palatinado como Worms, Heidelberg y Münster? También el rey debía especular sobre la muerte de Carlos II y las posibles opciones sucesorias.

11Entre 1691 y 1700, Frutos es un soldado castellano que lucha contra franceses en tierras catalanas. Sabemos que a lo largo del tiempo tiene una fuerte relación con la población local: ha apreciado sus vinos, sus comidas, ha hablado algo de catalán, entre otras cosas. Su percepción del enemigo francés será compleja, original —¿peculiar?—. Y todo ello sin olvidar que escribe en el Madrid felipista afrancesado de 1711, aunque esto solo ofrece matices suplementarios. Pero Frutos, sobre todo, es cristiano viejo y de Castilla la Vieja, es decir, católico por los cuatro costados. Para él, los franceses, sin mayor distinción, son un enjambre hereje, como ya escribió en 1635 Quevedo20, producto a vez de Lutero, Calvino y hasta Jansenio, sin que nuestro Felipe sepa mayor cosa sobre esos cismáticos, por supuesto, ¡hasta hace de Jansenio un maestro de Calvino21! Por lo demás, es algo que comparte con muchos en Barcelona. A principios de 1695, en el hospital de las Ramblas de esta ciudad hay numerosos soldados franceses heridos:

… y entre ellos había muchos que profesaban la secta […] a quienes los practicantes del hospital pusieron sobre la cabeza de cada un hereje una figura pintada, a manera de la peana de San Miguel, a fin de que los católicos no comunicasen con tan buena gente22.

12Esta propaganda antifrancesa de los años 169023 será forzosamente contraproducente en la década siguiente, cuando Madrid querrá recordar a Cataluña que las potencias marítimas son herejes. ¿Y por qué no los franceses, entonces aliados de España, o mejor dicho de Castilla24?

13La inversión de alianzas de esos años también es problemática: se luchó, codo con codo, con los alemanes, en particular los bávaros (católicos) del príncipe de Darmstadt, sobre todo en 1697 en la defensa de Barcelona asediada por las tropas francesas de Noailles25. ¿Cómo olvidar esta circunstancia, que provocó la exasperación del sentimiento antigalo, con las mujeres llegando a las murallas al grito de «no hay que dejar un gabacho vivo26»? Este sentimiento se acentuó una vez declarada la guerra de Sucesión en 1702; el cónsul de los franceses en Barcelona escribía en 1703: «no se hace justicia en este país […], si no se encuentra algún remedio, créame Señor, una vez el Rey fuera, nos matarán como perros27». Terrible amenaza.

14Como se ha indicado, Felipe Frutos estuvo presente, como soldado, en el sitio de Barcelona de 169728. ¿Cómo podía describir los hechos, en 1711, un jesuita felipista? Por supuesto con ambigüedad, probablemente el relato de un catalán sería más enardecido:

¡Este fue un sitio, el más horroroso y más galán que se leerán de otros sitios! Fue horroroso por parecer un continuo infierno […] en que no se cesaba de día ni de noche, medio cuarto de hora, de arrojar todo género de fuegos artificiales […]. Fue galán, porque se daba todos los días el pan de munición, no solo fresco del día, sino es también de mayor peso […]. Y para decirlo de una vez: no faltó nieve día ninguno en la plaza29.

15Ninguna mención directa al francés, ninguna al sufrimiento de la población civil.

16La misma ambigüedad, junto con cicatrices múltiples, la encontramos en una vista panorámica procedente, allá por 1732 (y reeditada en 1780), de los talleres franceses y que recrea la toma de Barcelona por los galos… en 1714 (fig. 7). A unos años de distancia quedaban las escenas de 1697, con presencia bélica de los gabachos y explosiones entre las fortificaciones, ostentación y orgullo de los vencedores. Para los catalanes, el sabor a hiel no acababa con ello: ya no era Noailles quien mandaba, sino el conde de Harcourt (1648-1719), nieto de Enrique de Lorena-Harcourt (1605-1666), quien había sido en 1645 virrey de Cataluña, nombrado por Luis XIII. Cuando Felipe V de Borbón quiso que ese militar francés encabezara esa última toma de la ciudad rebelde, ¿sabía todas las implicaciones, simbólicas entre ellas, que esto conllevaba?

Fig. 7. — Jacques Rigaud (grab.), Prise de Barcelonne par les francois aux ordres de Mr. le Comte d’Harcourt [1714], París, 1780 (1a ed. 1732)

Image

© Colección particular.

17Ya aliados, Frutos tuvo que codearse con franceses en dos ocasiones por lo menos. En noviembre-diciembre de 1709 se embarcó en Veracruz, rumbo a Sevilla, en un barco de guerra galo. En tales circunstancias, el jesuita español pudo medir la distancia que lo separaba del espíritu ya en vías de secularización de los franceses:

Habían venido en el viaje disputando con los españoles sobre si los santos podían hacer milagros, y que las limosnas que se daban por las misas a los sacerdotes, decían no eran aceptas a Dios y menos a los santos, que solo servían de sustentar a clérigos y frailes y otras cosas, primas hermanas de Lutero, Calvino y su maestro Jansenio30.

18Poco después, camino a Roma, las circunstancias le obligaron a pasar por Francia, de San Juan de Luz a Marsella. La presencia protestante se hizo de nuevo presente, con las seiscientas mujeres encerradas en la fortaleza de Carcasona «en forma de galera», por lo menos desde hacía seis años, sin querer «reducirse a nuestra santa religión». No hubo mayor aflicción de su parte; solamente, al pasar por Béziers, notó que causaba «lástima y compasión el que pueblos así tan grandes se vayan derechos al infierno por seguir a Lutero y a Calvino»31. ¡Hay tan poca esperanza de redención en esa nación! Hasta los católicos más afirmados dejan mucho que desear, como el obispo de Tolón, que Frutos se cruzó en el camino, hombre descortés y avariento32. En cuanto a las monjas francesas que viajan «montando en sus caballos, a manera de soldados33», ¿qué se podrá decir? Felipe estaba muy lejos de entender esas «Luces» que se perfilaban en el horizonte. ¿Entendió mejor lo que pasaba durante los años 1701-1705 en Barcelona, donde estuvo como jesuita?

Un jesuita en la Cataluña de 1701-1705

19En septiembre de 1700, en circunstancias bastante singulares, tras la explosión de la torre polvorín de Tarragona, nuestro héroe tiene su revelación (fig. 8, p.74). Decide tomar los hábitos. El contexto en el cual se encuentra, en particular su entorno militar y sobre todo su protector, Joseph Boneu, lo lleva hacia la Compañía de Jesús34. Entra en el noviciado de la ciudad de Tarragona, en la que había servido como ayudante del gobernador Boneu, sale de él como hermano coadjutor en noviembre de 1702, y después tiene que ir al colegio de Barcelona35. A partir de entonces esta microhistoria se confunde con el maremoto que está subiendo en el Principado y del cual Frutos no alcanza a percibir todas las tensiones que lo mueven, aunque su opción sea claramente felipista. Es decir, que su destino se enlaza con el felipismo en Barcelona, más aún con el papel desempeñado por la orden jesuita en esa corriente política. Ese último punto ya ha sido desarrollado por la historiografía36, pero la autobiografía de Felipe añade sus pinceladas, en particular proponiendo una coincidencia entre oficiales militares —entre ellos catalanes—, jesuitas y lealtad a Felipe V.

Fig. 8. — Johann Stridbeck (grab.), Taragona in Catalonien, Augsburgo, 1720. Vista panorámica de Tarragona, con la torre polvorín (identificada como «F. Munitions Thurn») emplazada sobre la muralla

Image

© Colección particular.

20En septiembre de 1700 el joven ayudante Frutos —tiene 26 años— puede escoger entre varias órdenes religiosas, entre ellas la de San Francisco, pero la encuentra demasiado austera. ¿La Compañía? Tiene pocas esperanzas: «¡Pero en la Compañía es imposible! Porque allí no reciben si no es a los ricos y poderosos, a los de grandes habilidades y a los de muchas letras». Todos los inconvenientes fueron superados gracias a la recomendación explícita de Joseph Boneu37. Otros oficiales, cercanos al protector de nuestro autor, están también muy ligados a la Compañía38. El propio jesuita Frutos se dice «grande amigo» de un felipista catalán notable, el marqués de Gironella, muerto en la batalla de Lérida (1710)39.

21Sin embargo, el caso de Boneu se debe medir aparte. Sin duda fue un ferviente fiel de la Compañía, pero también pertenecía a un grupo peculiar. Como dice varias veces Feliu de la Peña, era «natural de Barcelona»; su linaje, como otros, estaba en vías de ascenso desde la mitad del xvii, en un contexto de enfrentamiento con Francia. Eran grandes propietarios, en zonas marginales, en su caso Guisona y Calaf, a uno y otro lado de la frontera con Aragón, y se habían fortalecido en ese medio rural, más o menos víctima de las incursiones francesas. Pretendían el estatus noble40. Ya en 1675 encontramos a Boneu como capitán en Massanet, logrando algunos éxitos militares apoyado sobre los miqueletes, es decir, la sociedad campesina armada. Buen soldado, en 1684 es maestre de campo. En 1694, en la desastrosa batalla del Ter, «fue el único del ejército que puso en forma de batalla su tercio de la diputación […]. Se retiró a Gerona sin perder un hombre, como experimentado soldado41». En 1697, durante el sitio de Barcelona, tuvo también una actividad destacada. Lógicamente las recompensas vendrían después: en 1698, Frutos lo encuentra en Tarragona como gobernador interino, donde queda hasta noviembre de 1700. La muerte de Carlos II y la salida del virrey Darmstadt a principios de 1701 parecen interrumpir durante un tiempo la carrera del maestre de campo, que se lo debía todo a la dinastía Habsburgo y a sus combates contra los franceses, hasta que en junio de 1702 recibe, esta vez en propiedad, la gobernación de Tarragona. Ahí lo encuentra la frustrada tentativa de desembarco angloholandesa de 1704 en Barcelona. Boneu ya había escogido de qué lado luchar: con el veguer de Barcelona, uno de los cabecillas del complot austracista, y por lo tanto fue arrestado42. Aquí también vino la recompensa a su tiempo. El 24 de noviembre de 1705, el rey Carlos III lo nombró asistente de quien era general de artillería y gobernador de esta ciudad catalana43. Hemos evitado cierta ironía de la historia: ¿qué habría pasado si el buen Felipe hubiese estado entonces todavía en Barcelona y, como soldado, hubiera tratado de arrestar a quien fue su segundo padre, según él mismo decía? Lo cierto es que, después de 1702, ya no hace ninguna referencia a José Boneu ni menciona el encarcelamiento del maestre de campo en 1704. Los dos destinos se han desunido irremediablemente.

22Frutos nos ofrece pruebas privilegiadas de la proximidad entre el felipismo y la Compañía. Después del malogrado desembarco angloholandés de 1704, llegó a Barcelona la flota francesa con el conde de Toulouse, hijo legitimado de Luis XIV. El conde, en un gesto de promoción, invitó a bordo de la capitana a 18 jesuitas, nuestro Felipe entre ellos. Por otro lado, cuando en 1706 se encuentra en Sevilla, a punto de embarcarse para Nueva España, llega la prohibición real de que los religiosos catalanes y valencianos pasen a las Indias. Pero rápidamente se recibe una contraorden a favor de los jesuitas44. Las mismas circunstancias se repiten en 1708 y el rey toma igual determinación porque dichos religiosos «se han señalado en la fidelidad y mi servicio, padeciendo muchos trabajos por no poder su amor disimularlo45». El hecho es que estos ocupan en la Monarquía de Felipe V un lugar aparte, como confesores de las más altas autoridades. En 1701 el confesor del virrey, el conde de Palma, es un jesuita, que apoyará la entrada de Frutos en la Compañía. Más conocidos son los confesores de Felipe V, los padres ignacianos Guillermo Daubenton y Pedro Robinet, franceses, el último de los cuales también está presente en Peregrinaciones, por su interés en los asuntos de Filipinas46.

23En el bando felipista los jesuitas son depositarios de la confianza y la lealtad, y Frutos será digno de esa responsabilidad, desde su humilde lugar47. Siempre tratará de acercarse a la persona del rey, ya sabemos algo de su mística monárquica. Cuando en 1703, de regreso de Italia, Felipe V desembarca en Barcelona, el otro Felipe, acompañando a un jesuita, pasa «a besarle la mano, teniendo la misma fortuna por otros tres días, con diferentes padres del colegio». En 1705, apenas llega a Madrid, logra ver al monarca «al apearse del coche, de vuelta del Pardo»48.

24Frutos deja Barcelona el 13 de marzo de 1705, por lo que el último acto al que puede asistir es la salida hacia la corte del obispo de dicha ciudad el día anterior, apenas mencionada en la autobiografía. No podrá testimoniar, en consecuencia, sobre los eventos decisivos de agosto-octubre de 1705, que vieron el triunfo del austracismo en Cataluña. Pero estuvo presente en los momentos que llevaron progresivamente a la ruptura, sin tener la capacidad de detectar todo su significado. Son testimonios sin velos reales —el del felipismo es tan evidente que es fácil apartarlo—, algo anecdóticos, pero que aclaran las pulsiones que se estaban resintiendo desde abajo. Un abajo, por lo demás, analizado desde el lado castellanizado y jesuítico, no lo olvidemos. En esas páginas ya estamos muy cerca del diario, que precisamente Frutos empieza a escribir en la ocasión de la tentativa de desembarco del príncipe de Darmstadt, en 1704.

25En lo relativo a Cataluña, el manuscrito de nuestro autor aporta un testimonio valioso sobre la personalidad carismática del príncipe, quien fue a lo largo del tiempo, desde 1696 a 1705, su general, su virrey y, finalmente, su adversario. En 1696, durante un ataque sorpresivo de los franceses, Darmstadt demostró un gran protagonismo, montado en un caballo sin silla, «dando voz ¡a las armas! ¡a las armas!». Esto le granjeó gran popularidad, hasta tal punto que corrió la voz de que había encarcelado al virrey. Se distinguió en 1697 en la defensa de Barcelona, logrando un golpe audaz contra una posición francesa: Frutos participó en esa acción49. Virrey de Cataluña desde 1698 hasta 1701, favoreció las instituciones catalanas, pero de esto no dice nada nuestra fuente. Lo que sí revela es el error político de Felipe V al destituir al príncipe y nombrar en su lugar a virreyes represivos y sin simpatía entre la población. Una anécdota, otra más: Frutos cuenta haber oído decir —los rumores…— que cuando salió del Principado en 1703 (sic), el virrey conde de Palma se cruzó en el camino con su sucesor, Francisco de Velasco,

… y le preguntó por las novedades de Barcelona, y dijeron que le respondió el de Palma que no había más novedad que muy alegres Carnestolendas. Pues yo las quitaré, respondió Velasco. Y así, desde la villa de Igualada, despachó un propio por delante […] para que cuando llegase estuviesen suspendidas las máscaras y disfraces de Barcelona50.

26Por supuesto, nuestro héroe trata de justificar dicha decisión, por «el estar ya muy maleados algunos genios, en particular los de la Plana de Vique», lo que además era cierto51. Pero era una mala entrada en funciones. Fue un sambenito que se colgó el propio Velasco, al prohibir efectivamente esas festividades populares52.

27Frutos fue testigo de los «sucessos de la venida del Principe de Darmstad con la armada de los aliados53», del 27 al 31 de mayo, que la historiografía califica como «el intento de 1704: un fracaso y un advertimiento54». La neutralidad (aparente) en su enunciado de Feliu de la Peña vale como una aceptación de la derrota austracista en una operación mal pensada: Darmstadt creía que con 2 400 hombres y, sobre todo, con el entusiasmo de los catalanes, podría apoderarse de la ciudad55. Y también mal coordinada: no hubo un verdadero entendimiento entre la flota inglesa y la conspiración interna, esta última además sin gran apoyo popular56. Finalmente, hay que poner de relieve la personalidad y la represión de Velasco, decisivas en esos momentos.

28Sobre todo esto, nuestro autor nos presenta su visión, la de un felipista, jesuita en vías de ascensión social, y parcialmente externa, al ser de origen castellano57. Todavía en 1711, cuando escribe, dominan en el recuerdo el desconcierto, el miedo, el recelo y el desprecio: los matices florecen en la expresión de los sentimientos. Cuando desembarcan los enemigos, el 30 de mayo, «mucha fue la gentalla que fue de Barcelona a darles el bienvenido». De inmediato corren los rumores de «la madeja que estaba enredada para el degüello de los afectos a nuestro católico P[h]elipe Quinto». Por el Portal del Ángel «había de ser por donde habían de hacer la salida los verdugos carniceros, y entrar degollando los que ansiosos esperaban en el convento de Jesus a que les abriesen la puerta para comenzar su depravado intento58». Las reacciones de la población son de esperar: los jesuitas, felipistas, se encierran en su colegio; «eran grandes su[s]piros, solloz[os] y gemidos de las muchas mujeres que pasaban por la Rambla». En cuanto a los austracistas, su presentación por Frutos descansa igualmente sobre sus animosidades: «los alevosos de dentro de la plaza, que eran muchos, todos gente vil y baja como carne de pescuezo». Cuando se trata de temores, los enemigos siempre son demasiados y de mala vida: no hay que esperar algo menos vehemente de su parte. Aunque añade una notación sociológica: la nobleza fue fiel; después de descubierta la conspiración y el arresto del veguer, toda ella acudió al Portal del Ángel para prevenir la entrada de los contrarios.

29Su testimonio insiste sobre la actividad del virrey Velasco en esos momentos, que fue decisiva, organizando la defensa «de los puestos peligrosos y en especial la de la del Portal del Ángel» y ordenando que «todas las casas de Barcelona sacasen luces a las ventanas y se encendiesen luminarias en las calles […] por de noche»; «… no se apeó del caballo el excelentísimo virrey, rondando así por muralla como por las calles en compañía de algunos caballeros catalanes». Otra vez encontramos la conjunción, según nuestro jesuita, de nobleza y felipismo.

30Ya se entendió que el hijo del carpintero Antonio Frutos, de Cantalejo, es poco afín con las formas democráticas, en particular las del pactismo catalán. Aun simple hermano coadjutor, ya por 1711 se ha codeado con la crema y nata de la aristocracia, en particular la familia de los duques de Gandía, como debe ser para un jesuita. En diciembre de 1704 vierte todo su escarnio sobre los seis nuevos concelleres nombrados por el Consejo de Ciento para 1705: el primero es un médico, el segundo un mercader, y llega en tercer lugar un caballero «que sería mejor saliera en el primero, ¡pues ha de llevar a su derecha un médico y un mercader!». La lista se termina con «un sastre (con perdón de los oyentes)». Su conclusión, sarcástica como acostumbra, fue: «faltóles un sacristán y un platero de tacones para calzarles y enterrarles»59.

Roma y el avispero austracista (1710-1711)

31En 1706 Frutos se embarca para Filipinas (en realidad Nueva España) y se olvida de la guerra de Sucesión. Su decisión de pretender pasar a las misiones de las Indias también está sellada por la coyuntura jesuita, ya que sus «padrinos» son ni más ni menos que los dos apóstoles de las islas del Pacífico. En primer lugar, el padre Diego Luis de San Vitores, promotor de la conversión de las Marianas, martirizado por los marianos (o chamorros) en 1672: en el refectorio del colegio de Barcelona, en 1702, «leíase […] la admirable vida del venerable mártir padre Diego Luis de Sanvitores, apóstol de las islas Marianas, de cuya lección me vi con deseos de pretender pasar a las islas Philipinas60». Poco después escribe: «Por este tiempo pasaron por Barcelona para la corte romana los padres Domingo Medel y Andres Serrano61, procuradores por la provincia de Philipinas de la Compañía de Jesus, con quienes comuniqué mi pretensión con todo sigilo62». Y, precisamente, Serrano venía a Europa, entre otras cosas, para reclutar obreros para las conversiones. Esta vez no se trataba de las Marianas, sino de las islas de Micronesia, Palaos en particular. Con mucha energía, Serrano organizó y participó en dos expediciones, infelices. En la primera, en 1710, sufrió un naufragio; en la segunda, cuando iba a rescatar dos jesuitas perdidos en las islas de Palaos, el 18 de octubre de 1711, encontró la muerte en la pérdida de su patache, dentro del laberinto de las islas Filipinas (cerca de Marinduque)63.

32Frutos pasa a Nueva España en 1706, insistiremos en ello en el siguiente capítulo. La contienda internacional vuelve a introducirse en su existencia cuando, desde allí, regresa a España en 1710. Y más aún cuando acompaña a Roma al procurador general de la provincia jesuita de Filipinas, Juan Basilio Lochi, entre noviembre de 1710 y marzo de 1711, en el peor momento de las relaciones entre Clemente XI y Felipe V64. El papa había sido proclamado el 23 de noviembre de 1700, en previsión de los cambios esperados después de la muerte de Carlos II (1 de noviembre) —lograr una mayor autonomía de la Iglesia—, siendo el nuevo pontífice de una «neutralidad ambigua65». Clemente XI no cumplió con lo proyectado y en los años siguientes la diplomacia papal se fue tambaleando entre las tres potencias católicas, España, Francia y Austria, sin lograr imponer su arbitraje. Presionado por los eventos, el papa debió reconocer en 1709 a Carlos III como rey de España y, a consecuencia de ello, Felipe V rompió las relaciones con la Santa Sede, pero no hasta el punto de no tener algún representante en Roma66 y no dejar pasar a los procuradores jesuitas de sus reinos, entre ellos Lochi y Frutos.

33Nuestro protagonista llega, por tanto, en un momento crucial67. Y más tomando en cuenta que las victorias de Felipe V en ese instante preciso (batallas de Brihuega y Villaviciosa, 8-10 de diciembre de 1710) permiten al papado aflojar algo el garrote que le imponen los imperiales, aunque en las calles de Roma los austracistas, entre ellos catalanes, siguen dominando. Todo esto, mezcla de ambigüedad y debilidad, hace que en Roma Frutos pronuncie su profesión de fe felipista más firme. Espeta a un cardenal «servilletero» —así llama a los partidarios del archiduque en Roma68—: «Señor, le respondí, Carlos bien puede conquistar a España con las armas, pero no conquistará los corazones de los castellanos por el amor que han cobrado ya a Phelipe. Esa es arrogancia española (me respondió)69». ¿Con la distancia se precisan y acaloran las opciones?

34Al tratarse de un momento decisivo para las armas en España, hay una verdadera lucha entre las embajadas, significativamente sobre las noticias, ocultándolas o manipulándolas:

… el día 31 [de diciembre de 1710], último del año le entró otro extraordinario al príncipe Avellino, con carta original del conde Guido de Staremberg, en que le decía cómo el día 10 de diciembre había derrotado enteramente el ejército que comandaba el duque de Vandoma. Divulgose luego por Roma, desvergonzándose con demasía los muchos catalanes que asistían en el palacio de Avellino, que está en la plaza Colona, por cuya puerta no consintieron el pasaje a ninguno de los españoles afectos a Phelipe V, llegando a tanto la descortesía que con piedras y lodo tiraron a muchos sacerdotes así regulares como seculares españoles70.

35En este caso el papado reaccionó con vigor contra los agitadores: según Frutos, el papa es el único que tiene fuentes de información fiables «(quien sabía por Barcelona todo lo que había pasado en la batalla)71» y conjetura que el viento está cambiando. En la distancia el correo es un arma política esencial, pero también de gran fragilidad: aunque monseñor Molines, representante de Felipe V, tiene noticias desde el 30 de diciembre de 1710 sobre el resultado de la batalla de Villaviciosa (10 de diciembre de 1710), le falta el anuncio oficial que debe traer un correo. Pero este se rompe el brazo cerca de Antibes; todo se atrasa, hasta el 8 de enero, en que llegan a Roma las cartas72. Para no echar más fuego,

… redujéronse los buenos y afectos españoles a festejar la victoria con una misa cantada y su sermón en el hospital de Santiago, donde concurrieron y concurrimos todos los fieles vasallos […]. Cónstame que dentro de seis días se fueron a Napoles cincuenta catalanes de los que estaban en Roma pretendiendo, por frustrárseles las esperanzas de conseguir cosa ninguna73.

36Todo esto no facilita la simpatía de Frutos hacia Roma. Al final de su relato romano escribe: «yo me voy a España, cansado y molido de romanos; y pido a Dios me libre de ellos, porque es gente que por un cuatrín se irán a Constantinopla y renegarán de Mahoma74». El escarnio recae hasta sobre el mismo papa y su familia. Este recibe en audiencia algunos jesuitas de las Indias, entre ellos Frutos. Les promete agnusdéis de cera. Unos días después los manda su sobrino: «remitió monseñor Olivier la gran cantidad de ciento noventa y seis ceras de Agnus para repartir entre los cuatro, que aun no quiso Su Ilustrísima que nos tocasen a cincuenta por sujeto; o él es grandísimo miserable, o su tío mucho más75». ¡Ya era hora de que nuestro Felipe Frutos saliera de Roma austracista! ¡Fuera de su ámbito hispano, hasta el más católico felipista sentía abrirse las alas de la inconformidad!

37Felipe es barroco, es un oxímoron en sí mismo: la obediencia a la autoridad no acaba con la crítica. Más allá de su felipismo, de su capacidad de adhesión a la ideología dominante, Frutos requiere poder dar cabida a cierta censura, en Madrid o México —aunque menos directamente en Nueva España, donde tiene la sartén por el mango—, tanto como en Barcelona o Roma. En los pocos años pasados en Nueva España, ha tenido tiempo de incorporarse a la percepción política de los criollos, con una censura amarga del Consejo de Indias. Y escribe, en Madrid:

… Supremo Consejo de las Indias en Madrid, que es donde todo para, se dice y se habla y ninguna cosa buena se resuelve, porque no saben los más (ni aun por mapas) qué cosa sean las Indias, si no es cuando llegan los botes de ungüento amarillo de la Tierra Firme, y los de ungüento blanco de la Nueva España, que unos y otros, aplicados con la masa de Goaxaca y espolvoreados con polvos de Soconusco, alegran los corazones y aclaran la vista a muchos de los supremos señores, etc.76.

38Pero en el mismo Madrid puede reincorporar su casaca, olvidar sus diatribas. Tiene la dicha de ver otra vez a su rey. Y sobre todo de asistir a la entrada triunfal de Felipe V en su capital, el 15 de noviembre de 1711, donde el lema central, en especial en los cuadros que se exponen por las calles, más allá del monarca y de su familia, es la exaltación, según nuestro protagonista, de la nueva dinastía, «la real familia de Francia77». El felipismo, en su nivel más simple, al estilo Frutos, sin otra adhesión que la que se forjó como un habitus, sin reflexión, teniendo por costumbre obedecer a la autoridad, seguir a los superiores, oficiales o religiosos, curtida en la oposición distante (Cataluña, Roma), trasciende las fronteras. Algo que también caracteriza al austracismo, y esto desde el Habsburgo Carlos Quinto, soberano plenamente europeo.

Una personalidad, un discurso, una vivencia

39En el caso de Frutos, la distancia se domestica: ¿de qué distancia se trata? La espacial le regocija, como un desafío; la cultural la manejó, distintamente, según los casos. Por rudas que sean las estadísticas, ellas también, nos pueden servir de apoyo. Hay tres términos determinantes, relacionados con tres espacios que surcó. «Catalanes» interviene apenas una docena de veces en el texto, con cierta neutralidad, sin calificativos positivos o negativos78. «Romanos» tiene trece ocurrencias, aunque las páginas y el tiempo dedicados a Roma son mucho más reducidos. En cuanto al término «indios», domina ampliamente, con unas 140 coincidencias, acompañadas por los adjetivos más variados79. Además, hay una expresión tajante que interviene seis veces en el manuscrito: «vil canalla»; ¿a quién se aplica? Tres veces a aduaneros —el peor enjambre que pueda existir para Frutos—, dos a los indios, una a los romanos. Si se trata de la «gentalla» o de «la gente vil y baja» de Barcelona, no es necesario añadir «catalanes», al considerar el autor que no hay distancia, precisamente, entre él y los de Cataluña, a diferencia de los romanos y, sobre todo, de los indios, «medio irracionales».

40Intentar ir más allá, explorando las supuestas actitudes políticas de este giróvago, es aleatorio. Hay que poner a la luz del día diversas capas de sentimientos y reacciones. La más profunda y espesa, siempre dispuesta a aflorar, está formada por una educación y una cultura campesinas y cristianas viejas, de una fidelidad sin reticencias a ambas majestades que la distancia nunca altera, sea en Barcelona, en Roma y menos aún en Nueva España. Ese núcleo duro se fortalece frente a la oposición: por lo tanto, poco se expresa la crítica en Nueva España, entonces espacio preservado políticamente en conjunto. Está claro que la diatriba se despliega cuando «los de la oreja torcida» —así llama a los imperiales— ponen en riesgo la estabilidad de Barcelona. Podría ser igual de expresivo en Roma, pero la santidad de los lugares —hasta cierto punto del papa— le impide ir demasiado lejos en su demostración.

41En realidad, la verdadera confrontación, temperamental más que reflexiva (de no ser con los aduaneros), es con los franceses, totalmente asumida como soldado y católico, hasta 1700. Es más difícil sacarla a la luz después, siendo jesuita y súbdito de Felipe V, del cual solo recuerda una vez sus orígenes, lo que indica que la distancia es también la que construye a veces el contexto político, no únicamente geográfica. Y tal vez este sea el mayor operador en toda esta parafernalia de conceptos rígidos, de emociones variables, de pulsiones fuertes que lo llevan a actuar, para ser valorado por sus acciones, pero también, de forma irreprensible, a criticar y mofarse.

42Esa necesidad de reconocimiento para el hijo del carpintero Antonio Frutos lo condujo a recorrer otros espacios, estos sociales. Pero entonces la distancia, que sabe no podrá vencer, le quita sus armas, olvida su temperamento chispeante, se rinde ante la grandeza social: al salir de visitar a la duquesa de Gandía queda admirado, «que mientras más señores, más humildes, y mientras más humildes, más tratables80». En realidad, esto no es una conducta propia de Frutos, sino el resultado de la vieja práctica de doblar la cerviz ante el pudiente.

Notes de bas de page

1 Esto se verá en el cap. iv, pp. 93-96.

2 Así los califica el autor (Frutos, Peregrinaciones, p. 481).

3 Subrahmanyam, 2013.

4 Frutos, Peregrinaciones, pp. 460-464.

5 «Il n’y comprenait rien du tout» (Stendhal, La chartreuse de Parme, p. 95).

6 Ibid., p. 16.

7 Ibid., pp. 16, 18 y 19.

8 Ibid., p. 18.

9 Véase el cap. ii, p. 48. Estamos a más de 1 000 metros de altitud.

10 Albareda i Salvadó, 1993, pp. 23-32.

11 Frutos, Peregrinaciones, pp. 23-24.

12 Ibid., p. 24.

13 Ibid., pp. 95-96.

14 «Una actitud contra l’exércit espanyol considerat ocupant»; «Lo país estaba molt mortificat; tots los ivernes tenia los soldats allogats en casa, i es lo asot del paisa. […] Los soldats [que] corrien en aquell temps eren tots flamencs, y lo paisa no els entendia». Todas las citas relativas a Joaquim Albareda, en Albareda i Salvadó, 1993, pp. 23-24 y 37. Las cursivas son nuestras.

15 Frutos, Peregrinaciones, pp. 93-94: «siendo ordinario no estar las domésticas aves seguras en parte ninguna de las garras del soldado».

16 Ibid., pp. 25, 20 y 21-22, respectivamente.

17 Ibid., pp. 47-51. Véase Sarobe i Huesca, Espino López, 2013.

18 Frutos, Peregrinaciones, p. 14.

19 Esto es notable en materia de abastecimiento de trigo, al ser el francés más barato que el castellano en Cataluña (Vilar, 1962, p. 645).

20 En su supuesta carta a Luis XIII, no rebaja a los galos de herejes, impíos y profanadores de lo más sagrado de la religión (Quevedo, Epistolario, pp. 95-122).

21 Frutos, Peregrinaciones, p. 326.

22 Ibid., p. 59.

23 ¿En qué medida Luis XIV no fue también responsable de ella? La mayor parte de los soldados que lucharon en Cataluña debían de proceder del sur de Francia, más contaminado por el protestantismo. ¿Fue parte de la estrategia del rey alistar a los protestantes en sus tropas, usándolos como «carne de cañón»?

24 Véase González Cruz, 2002.

25 Frutos, Peregrinaciones, pp. 74 y 87.

26 «No ha de quedar gavatx viu» (Albareda i Salvadó, 1993, pp. 111-112).

27 «No es fa justicia en aquest país […], si no s’hi posa remei, creieu Senyor que una vegada el Rei segui fora, ens mataran com a gossos» (ibid.).

28 El 5 de junio de 1697 los franceses empiezan el sitio, a partir del 13 bombardean desde el mar. Se suspenden las operaciones el 5 de agosto, se firma la rendición el 10, según Frutos (Frutos, Peregrinaciones, pp. 81-88).

29 Ibid., p. 88. Lo confirma la historiografía: tomando por índice de precios del trigo en Barcelona 100 para 1675-1684, se establece en 151,9 en 1678, y apenas en 86,7 en 1697 (Vilar, 1962, pp. 642-643).

30 Frutos, Peregrinaciones, p. 326.

31 Ibid., p. 367.

32 Ibid., p. 368.

33 Ibid., p. 366.

34 La noche del 3 de septiembre de 1700, Frutos estaba con un compañero en un cuarto, cuando explotó, muy cerca, el polvorín de Tarragona (ibid., p. 125), confesión que se le escapa y deja plasmada en el papel. Podemos hacer muchas hipótesis sobre tal confidencia apenas sugerida: lo más probable —han pasado más de diez años, su conducta es irreprochable desde entonces—, ha pagado por dicho pecado como buen católico. Por lo demás, hasta los Padres de la Iglesia no empezaron por ser santos, y agradecen a Dios haberlos sacado del pecado: «Te amaré, Señor, te daré gracias, y confesaré tu nombre, porque me has perdonado tantas obras mías malas y criminales» (San Agustín, Confesiones, p. 34). ¿Por qué no haría lo mismo Frutos? Sobre el tema de la homosexualidad en esa época, hay una historiografía que se multiplica: en los extremos, Gruzinski, 1995 y Hernández Soubervielle, 2021.

35 Frutos, Peregrinaciones, pp. 152-159.

36 Albareda i Salvadó, 1993 y 2010, ofrecen los mejores acercamientos, en términos generales.

37 Frutos, Peregrinaciones, pp. 134 y 137.

38 Ibid., pp. 142-143 y 166.

39 Ibid., p. 355. Sobre el felipismo jesuita en Cataluña, véase Albareda i Salvadó, 2010, p. 84.

40 Peña Izquierdo, inédita, pp. 354-356.

41 Feliu de la Peña y Farell, Anales de Cataluña, pp. 370 y 384; la cita en p. 415.

42 Peña Izquierdo, inédita, p. 283.

43 Feliu de la Peña y Farell, Anales de Cataluña, p. 555.

44 Frutos, Peregrinaciones, pp. 174 y 194.

45 AGI, Filipinas, 94, N. 31.

46 Frutos, Peregrinaciones, pp. 142 y 444.

47 En 1706, el obispo de Lérida, felipista empedernido, dice que solo puede contar sobre la fidelidad de un agente del rey y un jesuita (González Cruz, 2002, p. 238).

48 Frutos, Peregrinaciones, pp. 160 y 186, respectivamente.

49 Ibid., pp. 76 y 84-85, respectivamente.

50 Ibid., p. 164.

51 «Vique»: Vic, en catalán, o Vich, en castellano. Sobre los ánimos en Vic, véase Albareda i Salvadó, 1993, pp. 129-130.

52 Aunque fue nombrado por Felipe V en octubre de 1703, Velasco juró en Barcelona el 27 de enero de 1704 (Feliu de la Peña y Farell, Anales de Cataluña, p. 516). Las Carnestolendas son en febrero o marzo. Frutos se confunde algo con las fechas, no pudo ser en 1703. Si la anécdota es real, Palma hablaría, en enero de 1704, de los preparativos de la festividad.

53 Ibid., p. 519.

54 «l’intent de 1704: un fracàs i un advertiment» (Albareda i Salvadó, 1993, p. 127). Remitimos también a Feliu de la Peña para una descripción detallada de los hechos.

55 Y entonces ¿por qué bombardear una ciudad que se quiere conquistar por el afecto? Frutos contó 247 bombas (Frutos, Peregrinaciones, pp. 168-169).

56 Escribe Feliu de la Peña y Farell, Anales de Cataluña, p. 520: «no habiéndose logrado […] alguna inteligencia que tenía [Darmstadt] con algunos de la plaza». Recordemos lo que indica Vilar sobre que la rebelión de Cataluña no estuvo encaminada entonces por el pueblo, sino «por un grupo dirigente», formado por los amigos de Feliu de la Peña, y que no querían separarse de España sino dirigirla (Vilar, 1962, pp. 670-672).

57 Frutos, Peregrinaciones, pp. 168-171. Las citas que siguen corresponden a estas páginas.

58 Ese convento franciscano, extramuros al norte de la ciudad, parece haber sido, efectivamente, una madriguera de austracistas (Feliu de la Peña y Farell, Anales de Cataluña, p. 522). Es el recordatorio de que, más allá de los jesuitas, gran parte de la clerecía era partidaria de los imperiales, empezando por el obispo.

59 Frutos, Peregrinaciones, p. 177.

60 Se refiere a la biografía de García, Vida y martyrio. La cita de Frutos, en Peregrinaciones, p. 159.

61 Personaje de interés, tanto por su obra, de gran realce barroco (Serrano, Feliz memoria de los siete principes), como por su actividad misionera en el Pacífico en 1710-1711; véase AGI, Filipinas, 297, N. 12.

62 Frutos, Peregrinaciones, p. 161.

63 AGI, Filipinas, 333, L. 12, fos 169ro-170ro; Filipinas, 332, L. 11, fos 221vo-225ro; Filipinas, 297, N. 12, carta del provincial de Filipinas al padre Pedro Robinet, 20 de junio de 1712.

64 Sobre el tema hay mucha «literatura»; nos apoyamos esencialmente sobre Martín Marcos, 2011 para lo político, y Deupi, 2014 para lo cultural. Sobre la Italia imperial, véase Quirós Rosado, 2017.

65 Deupi, 2014, p. 5.

66 Martín Marcos, 2008.

67 Su estancia en Roma, en Frutos, Peregrinaciones, pp. 380-419.

68 De las «servilletas alemaniscas».

69 Frutos, Peregrinaciones, p. 391.

70 Ibid., pp. 387-388.

71 Ibid., p. 388.

72 Las noticias circulan mal entre España y Roma: la rendición de Gerona a favor de las tropas francesas, del 31 de enero de 1711, llega el 2 de marzo (ibid., p. 402).

73 Ibid., pp. 389-390.

74 Ibid., p. 417.

75 Ibid., pp. 395-396.

76 Ibid., p. 290.

77 Ibid., p. 452.

78 Salvo si se trata de los catalanes austracistas refugiados en Roma: «algunos catalanes poco más que carniceros» (ibid., p. 392).

79 Un «otro», muy presente, que aquí no tomamos en cuenta por la complejidad de la relación: «franceses» está presente 69 veces.

80 Frutos, Peregrinaciones, p. 348.

Précédent Suivant

Le texte seul est utilisable sous licence Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.