Vous l’avez sans doute déjà repéré : sur la plateforme OpenEdition Books, une nouvelle interface vient d’être mise en ligne.
En cas d’anomalies au cours de votre navigation, vous pouvez nous les signaler par mail à l’adresse feedback[at]openedition[point]org.

Précédent Suivant

Capítulo ii

El entorno: de Cataluña a Nueva España, pasando por Madrid y Roma (1674-1711)

p. 45-64


Texte intégral

El día siguiente, 19, comimos mal en la venta de Santa Lucía porque no hallamos gente en ella, habiéndose ido a misa a un pueblo por ser la fiesta del patriarca san Joseph. Desde la venta a Villafranca no nos cesó de llover y hallamos muy ruin posada, cayendo muchas goteras sobre los tristes andantes.Frutos, Peregrinaciones, p. 184.

1Estamos en presencia de una obra que se desplaza de Castilla a Cataluña, después a Nueva España e Italia, atravesando dos veces el Atlántico, una vez el sur de Francia. Su autor es, de manera sucesiva, un pequeño campesino, después soldado, finalmente jesuita, pero siempre con el cielo sobre la cabeza, ya sea militar, viajero o administrador de hacienda. Y todo esto durante unos 35 años, probablemente los más dramáticos en términos climáticos, si nos olvidamos de los de hoy; estamos en presencia de los últimos coletazos terribles del mínimo de Maunder (ca. 1645-1715), en el corazón de la Pequeña Edad de Hielo. Con todo esto, ¿cuál es nuestro propósito final? Seguir estos cambios, no solo en sus realidades físicas directas, sino también a través de las percepciones, ellas mismas cambiantes, de un tal Frutos.

2El cambio está, por lo tanto, en el centro de nuestra reflexión. Es omnipresente pero a veces imperceptible. En Castilla el joven Felipe conoció otro paisaje diferente al de sus antepasados del siglo xv. Sin que lo supiera, los pinares tupidos en los que se internaba eran una creación reciente, del xvi, después de la deforestación que había afectado a los robledos1. ¿Y qué decir de esa sensación de frío, de humedad casi permanente, que percibe el soldado Frutos en los Pirineos, pero que desconoce entre 1701 y 1705 el jesuita Frutos en Barcelona, con buena comida y mejor techo? Eran los mundos de nuestro autor, que ignoraba vivir en un entorno evolutivo, más aún, que le tocaban los mayores «años de miseria2» que se hayan conocido en varios siglos. Todavía pensaba hallarse en un universo estático, a lo más, cíclico.

3Cuando se empezó a pensar la inestabilidad en términos científicos, fue precisamente en el transcurso del siglo xix, con criterios que en parte se podrían discutir hoy. Retomemos una vieja propuesta de Durkheim, en 1893:

El hombre solo depende de tres categorías de medios: el organismo, el mundo exterior, la sociedad […]. En cuanto al medio físico, desde los principios de la historia es sensiblemente el mismo, por lo menos si no se toman en cuenta las novedades que son de origen social. En consecuencia, es la sociedad la que ha cambiado lo suficiente para poder explicar los cambios paralelos de la naturaleza individual3.

4Actualmente, esa marginalización del «mundo exterior», su casi inmovilismo, su estrecha dependencia de lo social, exigen algo de ponderación. Lo mismo que Frutos, poco sabía Durkheim de la historia del clima. Y por ese tiempo, en que se estaba tejiendo la ciencia moderna, era correcto pensar que principalmente lo social (y lo humano) influían sobre el entorno. Y hasta con cierta razón; recordemos el caso de la campiña de Valladolid: el hombre era capaz de modificar el paisaje y, sin saberlo, por lo tanto, algo del clima.

5Nuestra postura será flexible, y hasta quizás demos la razón a Durkheim, a partir de una propuesta: la percepción del entorno (o medio ambiente) es sensible a los cambios sociales y hasta al propio organismo humano. Aquí somos dependientes de nuestra fuente, un relato personalizado. Es decir, que vamos a reflexionar desde el individuo y sus sensaciones, aunque naveguemos a través de inmensidades hemisféricas. Y para demostrarlo, llevemos la propuesta de Durkheim a su lógica final: es la naturaleza individual y su fisiología el instrumento de medición, hasta de articulación, entre el entorno y la sociedad.

6Por otro lado, Frutos fue soldado, religioso, hombre del campo, vivió y viajó en su tiempo: son maneras diferentes de percibir el entorno, sea el natural (montañas, llanuras, mares), sea el humanizado (caminos, ciudades, monumentos). Lo que nos transmitió son impresiones. A estas se las tacha de efímeras, fugaces, imprecisas. ¿Fue realmente así? ¿No tienen acuñado un sello, sea el de esos años, sea el de nuestro Felipe? Pero, sobre todo, ¿qué fue cambiando? Y aquí retomamos a Durkheim y su preeminencia de lo social.

7Para ser más concretos, vamos a pedir a Francisco de Quevedo que nos lo aclare. Desde 1643 se encuentra en Torre de Juan Abad, de donde es señor, pero prácticamente se halla recluido y muy enfermo. El terrible mínimo de Maunder muestra todo su rigor cuando el 19 de diciembre de 1644 el autor comparte con nosotros sus escalofriantes sensaciones de frío:

Yo he pasado los Alpes muchas veces y los Pirineos cuando ellos mismos no pueden sufrir la nieve ni el hielo, y no he padecido tan rabiosa destemplanza de frio como padezco en este lugar. Hansen hecho en los campos y en las calles, que todo es uno, unas rimas de nieve sobre hielo y de hielo sobre nieve, que tienen la vida de los hombres aterida, y hacen tiritar a las mismas ascuas. Considere vuesa merced cual estará este esqueleto4.

8Casi moribundo decide retirarse a Villanueva de los Infantes. Está cerca, a menos de 20 km, a una altitud más elevada: el frío no debió atenuarse. Pero Quevedo se siente trastornado, se olvida de la intemperie: «he vuelto mucho en mí con la asistencia y buena compañía y con haberme hecho algunos medicamentos que me son de mucho alivio». Más adelante añade: «más compañía y mejor abrigo, y un boticario amigo»5. ¿Qué había ocurrido? Simplemente el frío y la enfermedad eran combatidos por un cálido ambiente emocional, con amigos y no vasallos rústicos, y por una mayor atención a su salud. Nunca regresará a Torre de Juan Abad, hasta su muerte en Villanueva el 8 de septiembre de 1645.

9Todo esto es ciertamente complejo, acomodado a una personalidad, la de Frutos, que destiñe sobre todo lo que hace y después escribe. Y que va evolucionando de paisaje en paisaje, sobre todo de traje en traje, sea militar o clerical, según los universos físicos o sociales. De humilde hijo de carpintero, nuestro héroe llega a codearse con la alta aristocracia de Madrid, de simple castellano se convierte en colonizador rodeado de indios, del lomo del asno franciscano pasa al aristocrático carruaje, que por cierto es prestado.

Los años de miseria

10Hay que empezar por lo más físico e impositivo, la observación del mundo exterior, y en primer lugar del clima. Por lo tanto, frío y humedad no pueden faltar, sobre todo cuando se trata de un militar por los Pirineos. Frutos es soldado desde mayo de 1691, en Madrid, y conoce su primer «huracán» en los Pirineos en agosto de ese año: «entre aquellas montuosas breñas», a unos 1 200 metros de altitud, «el granizo o piedra caía como huevos de gallina […] Se puso tan lóbrego y oscuro que no se veía caminar»6. Como esa tormenta habrá muchas más a lo largo de los años, y quien más las padece y las describe es el soldado en sus actuaciones, el viajero a lomo de mula, el administrador de hacienda especulando sobre las cosechas, no es el jesuita en sus colegios de Barcelona o Tarragona: entonces habla poco de esos incidentes. Hemos insistido sobre la variación. Esta es perceptible hasta en el vocabulario, como ocurre con el término «huracán». Aunque esté en los diccionarios desde 1609, por lo menos7, es dudoso que nuestro soldado castellano conociera la palabra en 1691. Pero quien escribe en 1711 ha pasado dos veces por el Caribe, de donde procede el vocablo, ha enfrentado por lo menos media docena de tempestades en el Atlántico, y dicha locución le es familiar hasta en su carne. A tal punto que aparece catorce veces bajo su pluma, aun referida a realidades que nada tienen que ver con esas tormentas tropicales de origen marítimo, como en este caso de los Pirineos, u otra borrasca invernal en Roma.

11Pero sobre todo es el propio invierno el que resulta terrible, aunque en esos meses el soldado está habitualmente en resguardo. En Europa, el de 1693-1694, de Francia a Escandinavia, ha quedado en los anales, pero no se salvó Cataluña de su mordida:

… aquel riguroso invierno, pues fue tan cruel que se mantuvo la nieve en las calles de Barcelona por el tiempo de quince días y más. Heláronse muchos ganados en el llano de Urgel, y en Aragon se helaron los olivares hasta las raíces8

12Es notable que pocas veces Frutos levante los ojos más allá de su entorno inmediato. Que esta vez alcance a ver hasta Aragón significa que el impacto, las conversaciones, y hasta la memoria que se instaló, fueron relevantes.

13Cuando no es el frío, la lluvia toma el relevo. En marzo-abril de 1705, ya jesuita, emprende el recorrido de Barcelona a Sevilla, por Madrid, cabalgando una mula, bajo una lluvia casi ininterrumpida durante el mes de viaje; es la ocasión de ofrecernos una síntesis de todas las desavenencias de un viajero de entonces:

Y el día 25 [de marzo] comimos en Monrreal, y sin cesar de llover (y muy fuerte) pasamos por el convento de Huerta a refocilar las barrigas con el último licor de Aragon, llegando hechos unas miserias al malvado pueblo de Arcos, primer lugar de Castilla, porque además de llegar mojados y tener mala posada, nos registraron las maletas9

14La lluvia, los malos mesones, los aduaneros, tres de las obsesiones del Frutos viajero, que despintan sobre la percepción que puede tener, con el tiempo, del pobre pueblo de Arcos. Y si Écija es «ciudad insigne», ¿lo debe a su historia, o es porque ahí los viandantes «se sacaron las barrigas de mal año»10?

15Pero si en esas condiciones la fortuna del viajero es mala, la del soldado puede ser trágica. El 7 de septiembre de 1692, en Cataluña:

Entramos a las nueve de la noche y poco antes había comenzado a llover. Tuviéronnos seis horas en centinela, en las cuales fue tanta la lluvia que cayó sobre nosotros que salimos hechos unas desdichas de mojados, hallando para nuestro alivio la bóveda de la iglesia toda llena de goteras, sin más ropa de la que teníamos sobre las costillas, mojada. Los siete amanecimos con malignas fiebres […]. De los siete, los cuatro se llevó Dios en pocos días, y los tres estuvimos para casi expirar de la sobredicha mojadura […] En resolución […] saqué para divertir el tiempo once meses de cuartanas11

16En esta circunstancia, como en el caso anterior sobre la raya Aragón-Castilla, diversos elementos pueden modificar o agravar la percepción que se tiene, aquí de frío, acentuando, hoy se sabe, la sensación: estar mal alimentados como lo estaban entonces los soldados, casi siempre enfermos, puede agudizar la sensibilidad al fenómeno, más allá de elementos físicos como el viento. Frutos recuerda lo que le ocurrió en momentos de fiebre: «asomó el frío como un león […]. El frío y la fiebre de aquel día fueron para mí los más horribles que había tenido hasta entonces, pues me creí no salir con vida, ella me reventó12». Por supuesto aquí se trata del frío interior provocado por las cuartanas, ¿pero a veces no es como establecer fronteras, sobre todo si tratamos de percepciones, para un ser en malas condiciones sanitarias, enfermo?

17En esos tiempos de la Pequeña Edad de Hielo el frío se mantenía con facilidad hasta el verano; lo recuerda Frutos, de regreso en su pueblo por unos días, en julio de 1710, año marcadamente «horroroso»:

… en cuyo tiempo fue el dicho viento tan frío que nos hacía estar de día y de noche calentándonos al fuego como si fuese en diciembre […] al llegar a hacer mediodía a la villa de Buitrago, me fue preciso, al apearme, preguntar por la cocina para calentarme según el frío que llevaba y esta destemplanza de tiempo fue casi general en España en medio del mes de julio13.

18Otra vez, la onda gélida le obliga a llevar los ojos más allá de sus horizontes inmediatos. Si de sensación se trata, a los agravantes ya señalados podemos añadir otro, el desconcierto: el golpe de frío, imprevisto en esa estación del año, es una sorpresa que amplifica los efectos de un frío por lo demás muy real y que el viento ya incrementa. Es esta la ocasión de recordar el terrible invierno de 1708-1709, del cual este episodio de 1710 es como el último espasmo14. Vale la pena destacar que Frutos no puede testimoniar sobre ese invierno, por lo menos desde el lado occidental, ya que en ese momento se encontraba en Nueva España. Y si hay cierta concordancia entre los climas de cada lado del Atlántico, no hay estrecho paralelismo, pues los inviernos helados de un lado corresponden, con cierto margen —a veces de uno a dos años—, a veranos «hechos unas desdichas de mojados» del otro15. Tiempos de lluvia que se anticipan, por lo demás, en Nueva España: el 12 de abril de 1709, sobre el camino Acapulco-México, Felipe y sus acompañantes son «como unos pollitos mojados16».

19Es un hecho que en ese núcleo central del mínimo de Maunder, al pasar al Nuevo Mundo, nuestro protagonista también encuentra malas condiciones climáticas, pero, como se ha indicado, bajo forma de humedad más que de frío. A partir de 1707 será administrador de una hacienda del valle de México y no dejará de informarnos sobre el estado de las cosechas y sus fechas, al mismo tiempo que sobre las lluvias y los granizos, sin olvidar las caídas de las bestias sobre el suelo resbaladizo, que forman parte de la cotidianidad de un jinete en esas circunstancias. Pero al mismo tiempo, el agua, líquido vital, es objeto de disputas entre los hacendados, entre ellos y los jesuitas, y todos juntos contra los pueblos de indios.

20El año 1707 parece haber sido notable en el valle de México por las lluvias17, que empezaron muy recias desde el 2 de mayo:

Proseguían las lluvias tan continuas que nos anegaron el paso por la Piedad a Mexico, que es el camino real […]. Por la tarde del 13 fue en extremo lo que llovió, […] haciendo un conjunto los innumerables arroyos que descendían por sus lomas, que venía la barranca de San Juanico con una avenida tan furiosa cual no habían visto los ancianos de Misquaq y Tacubaya18

21A causa de lo mucho que había llovido, en julio los trabajos de barbechos estaban atrasados. En octubre seguía lloviendo: «el 24 fue tanto lo que llovió, que nos anegó la zanja grande19». ¿Cuál fue el resultado de todo esto? En enero de 1708, Frutos escribe: «Comenzamos este año cogiendo aún el maíz, que se comenzó el mes de diciembre y lo concluimos el día 9 de enero»; ciertamente fue una cosecha aceptable: «que aunque no fue mucho, no fue malo»20. Esto para poner en discusión una sensación inversa, esta vez del lado del historiador: tiempo adusto no siempre significa cosecha perdida.

22Ya se percibe la tentación: faltos de termómetros hasta por lo menos finales del siglo xvii, los historiadores europeos han utilizado las fechas de principios de vendimias como indicadores del estado del tiempo sobre buena parte del año. ¿Por qué no hacer lo mismo con la conclusión de las cosechas de maíz en América? Reconocemos que hay muchos limitantes, entre ellos la falta de series hasta ahora, pero también de una relativa normalización de la determinación de las fechas, existente para el viñedo, ausente aquí. Sin embargo, nada nos impide seguir explorando el universo de Frutos. Lo cierto es que 1708 está más marcado por los terremotos (volveremos sobre ellos) que por las lluvias21, que empiezan esta vez a fines de mayo (hay una referencia precisa al 30 de mayo) y no parecen ser notables hasta el 23 de septiembre, «reventando el río de Mixquaq […] pareciendo gran parte de la hacienda haberse incorporado con la laguna de México22». ¿Y cuál fue el resultado para la cosecha de maíz?: «El día 11 [de diciembre 1708] acabamos de coger el maíz en las tablas de Xaral23». Casi un mes de adelanto sobre 1707, pero los rendimientos no fueron muy diferentes: 127,5 costales por fanega en 1707, 136,3 en 1708, según los cálculos del buen Felipe24.

23El año 1709 no parece muy señalado a nivel de la meteorología novohispana según el texto de Peregrinaciones, de no ser una tempestad el 30 de septiembre en Veracruz, «un horroroso huracán que desamarró los bajeles25» que estaban en el puerto. Además, en noviembre Frutos tomó el camino de Veracruz para embarcarse: no sabemos por lo tanto cómo fue la cosecha de 1709, ni las que siguen.

24Nada de todo esto, en resumen, podía sorprender a nuestro europeo, acostumbrado al clima mediterráneo y su brusquedad, ni aun la violencia de las lluvias tropicales: por esos tiempos, Europa no estaba mejor surtida, ya lo vimos con el granizo. En octubre de 1710, estando en Génova, «prosiguió el mal tiempo, sin cesar de llover, días y noches, y en particular el de 29, que con truenos espantosos y relámpagos insoportables, parecía quererse hundir la ciudad26». Y efectivamente, sea por causa de la Pequeña Edad de Hielo o por falta de pararrayos, los efectos de los relámpagos son notorios: en particular en julio de 1711, cuando la Real Capilla del Palacio de Madrid, como el campanario de la catedral de Segovia, son víctimas de centellas.

25El periodo crucial de las condiciones meteorológicas adversas en Europa fue de octubre de 1708 a marzo de 1709, aunque ya sabemos que nada de eso nos dicen las efemérides novohispanas de Felipe, y poco más las otras27. Pero la autobiografía nos permite descubrir otra cola de ese tiempo de «miseria» sobre el Atlántico y, un año después, a través de un rosario de huracanes, esta vez genuinos (caribeños). Sale nuestro autor de Veracruz el 21 de noviembre de 1709, «amaneciendo el día 2 [de diciembre] con norte desesperado, con vientos y aguas encontrados que parecía quererse juntar el cielo con el mar», dura el mal tiempo unos tres días28. El 9 de diciembre «descargó Dios […] el mayor huracán que imaginarse puede», hasta el día 11, llegando poco después a Cuba29. Al salir de La Habana sigue el mar alterado, los golpes de viento frecuentes, los aguaceros violentos. El 8 y 9 de enero de 1710, otro huracán viene a sacudir la flota30. Peores fueron los días 18 y 19 de febrero, frente a las Azores. Retrospectivamente, la pluma de Frutos alcanza una de sus más altas expresiones:

Entró la noche, tenebrosísima, que nos tuvimos por perdidos toda ella o la mayor parte. Entoldáronse los cielos con horror, las nubes se desgajaban en agua, los vientos de todas partes, encontrados los unos con los otros, y los mares ¡no hay montes ni barrancos con que compararles31!

26Todavía no se han librado; el 25 de febrero el mar ruge de nuevo, aunque solo durante la noche. Están cerca de las costas de Europa: «Alterose el mar de suerte que parecía hundirse el cielo cuando las olas nos subían para arriba». El 26 fue peor: «los vientos fueron furiosos y de todas partes encontrados». En total son por lo menos cinco huracanes, cada uno ganando fuerza sobre los anteriores. El océano estuvo particularmente agitado, hasta en la zona templada, según Frutos. Basta leer esas páginas, entre las más dramáticas del relato, para entender el infierno por el cual pasaron tripulación y pasajeros:

Pasamos toda la noche con el credo en la boca, clamando al verdadero Dios entre unos cuantos, a oscuras y sin candil, abrazados de una mesa, que ni había brazos que aguantasen, ni huesos que lo sufriesen, ni fuerzas que lo tolerasen […] nos mirábamos los unos a los otros como despavoridos y macilentos o como esqueletos fantásticos32.

27Nuestro Felipe era un hombre de la tierra, no un marino. Sin embargo, y esa fue su verdadera sorpresa en el Nuevo Mundo, la corteza terrestre también podía tener sus sacudidas o temblores. Aunque sean contadas las referencias a temblores en su obra, no dejan de presentar cierto interés. En los tres años que estuvo Frutos en la hacienda de San Borja, se produce un número significativo de terremotos, y es posible que no todos hayan sido anotados, en particular algunas réplicas; terminando el año 1708, el autor recuerda: «el susto de seis o siete temblores que en el discurso de un año habíamos padecido33». Pero si nos pasamos al catálogo de referencia, aunque bien informado, hay muchos menos casos señalados34. En la materia, el recuento nunca se acaba para épocas alejadas, y el apoyo sobre obras y relatos personales es una necesidad para mejorar la cosecha. Como nuestro jesuita mismo indica, anteriormente no había tenido este tipo de experiencia, por lo tanto, tendremos que matizar sus impresiones, sobre todo para el primer temblor, y tal vez rebajar algo de lo «formidable» que fue. El susto de Frutos contrasta algo con la tranquilidad del padre Borja, que no se olvida de salir con su vaso de vino y su muleta. Sin embargo, hay puntos muy factuales que se deben de tomar en cuenta: duró varios Sanctus Deus, el pozo «arrojaba sus aguas al dicho patio». Además, Felipe permite acceder a consecuencias psicológicas muy precisas: después del temblor del 7 de abril de 1708, «desde este día, se me comenzó a andar con la cabeza aturdida por mucho tiempo, pareciéndome que siempre temblaba por el temor que ya les había cobrado35». Pero se fue acostumbrando, y el temblor de Acapulco del 14 de febrero de 1709, aunque «muy espantoso», se menciona de paso36 (cuadro 1).

Cuadro 1. — Terremotos en la hacienda de San Borja (Mixcoac), 1707-1709

F. Frutos, PeregrinacionesGarcía Acosta, Suárez Reynoso, 1996Observación
FechaHoraIntensidadDuración
2 de diciembre de 1707«a las ocho y media de la noche»«temblor de tierra formidable»: el pozo arrojó el agua al patioUn primer momento breve; un segundo «con mayor furia», durando varios Sanctus DeusFue el primer temblor para Frutos, tal vez sobreestime sus efectos
16 de marzo de 1708«al salir del sol»«horroroso temblor de tierra que temimos no se hundiese la troj, adonde estaban treinta indios trabajando»Se menciona temblor en la ciudad de México, en marzo
24 y 25 de marzo de 1708«no tan fuertes como los antecedentes»«repetidos temblores»No hay más información que la de arribaDeben de ser las réplicas del temblor del día 16
7 de abril de 1708«a las tres y media de la tarde»«tanta furia […] los ladrillos de lo alto se caían con furor». Se teme que toda «la casa se fuese a pique»«duró gran rato»Señalado, a las 3 h de la tarde, sin más«lo pasé allí con gran susto»: Frutos quedó aturdido mucho tiempo
10 de mayo de 1708«como a las dos de la tarde»«no fueron excesivos, pero no dejaron de causar algún horror»«repitió por dos veces el temblor de tierra»¿En qué medida son replicas a un mes de distancia del terremoto anterior?

Fuentes: Frutos, Peregrinaciones, pp. 237-238 y 243-244; García Acosta, Suárez Reynoso, 1996, p. 107.

Viajar en aquellos tiempos

28Percepciones, hemos escrito al principio de este capítulo, descansando sobre hechos «naturales», sean climáticos, sean sísmicos. Con esto no vaciamos el vaso, falta la lía de vino, que Felipe Frutos apuró a lo largo de interminables viajes a través de dos continentes, el océano y el Mediterráneo. En total son 5 470 leguas en cerca de siete años, según el recuento que hace, orgullosamente37 (mapa 1, p. 111). Las condiciones meteorológicas, la geografía física con sus cuestas y llanos, las faunas animales y humanas y, sobre todo, el purgatorio de los mesones dan toda su aspereza al relato, prácticamente son la médula de la obra. Ya nos advirtió nuestro guía: «yo sé que a más de cuatro de los que han de hacer viajes […], les servirá de grande alivio el leer este tratado38».

29Esto lo hemos restituido en el cuadro 2, en cuanto a los recorridos terrestres. Las cifras solo ocultan en parte las peripecias y pesadumbres, pero también las ocasiones de hacerse valer más que logra Felipe, de paraje en posada. Como siempre en estos casos, nuestra dificultad radica en la estimación de las distancias: sabemos que una legua corresponde en teoría al espacio recorrido en una hora, a pie o a caballo, lo que da un amplio margen, de 4 a 7 km. En el siglo xvi se fijó en 5 000 varas (4 200 metros). Se puede tener un acercamiento entre 4,5 y 5,5 km, pero también la experiencia nos recuerda que hay leguas llamadas cortas, cuando el terreno es accidentado y difícil, la progresión lenta, y otras largas, en espacios despejados39. El cuadro nos ilustra: el itinerario Viareggio-Roma tiene relieves difíciles, pero es un camino de carreta, cómodo, y la percepción es matizada, con una apreciación de 4,5 km por legua40. México-Cuernavaca-Acapulco, con sus 380 km, es un sendero penoso, en el mejor de los casos un camino de herradura, y Frutos acorta algo la legua, a 4 km. Pero por eso mismo parece ser más veloz: en realidad recorrió 40 km al día bajando hacia el Pacífico, 45 en Italia41. Subiendo de Acapulco hacia México, el soplo se acorta, son 33,6 km por día. Subiendo de Alicante a Madrid, esta vez en calesa, el promedio fue de 43 km diarios.

Cuadro 2. — Los viajes terrestres de Felipe Frutos

ItinerarioModo de transporteFechasDíasLeguasLeguas/día
Barcelona-SevillaMula170513 de marzo  / 13 de abril322036,3
Veracruz-PueblaMula17065 / 10 de junio6549
Puebla-MéxicoMula16 / 18 de junio3268,6
México-AcapulcoMula170920 / 28 de enero99310,3
Acapulco-MéxicoMula4 / 14 de abril11938,4
México-VeracruzMula / Calesa29 de octubre / 11 de noviembre14805,7
Sevilla-MadridCalesa / Carromato171030 de abril / 11 de mayo12917,5
Madrid-MarsellaCalesa28 de agosto / 1 de octubre352156,1
Viareggio-RomaCalesa5 / 12 de noviembre8698,6
Roma-Viareggio (por Florencia)Calesa17117 / 17 de abril11706,3
Alicante-MadridCalesa22 de junio / 1 de julio10616,1
Total15110556,9

Fuente: Frutos, Peregrinaciones.

30No olvidaremos el clima; en el mes transcurrido en el traslado de Barcelona a Sevilla, bajo una lluvia incesante, se alargaron los tiempos y contratiempos: son 1 150 km en total, 36 por día, aun cuando Frutos y sus compañeros iban ligeros de bagajes y preocupaciones, a lomo de mula. Pero no debemos recurrir demasiado a cifras y circunstancias: los viajeros iban de mesón en albergue, por lo tanto sus recorridos estaban establecidos en buena parte fuera de su decisión, con posadas cada 30-45 km, como vemos, salvo tal vez en algunos casos, como entre México y Acapulco, donde una parte del trayecto es indeterminado en cuanto a las etapas posibles. Pero también recordamos el contexto: el caminar es más o menos rápido y cómodo según el relieve, el estado del camino, el tipo de locomoción, el clima. Y la jornada se concluye con un descanso desigual en el albergue y, por lo tanto, el ánimo del viajero será cambiante.

31Desde los 12-13 años nuestro héroe hizo jornadas de hasta 40 km, subido sobre «el dromedario de la mula42», entre Segovia y Cantalejo: podríamos decir que fue el promedio diario en sus recorridos. Con 17 años, a punto de alistarse en el ejército, hace a pie el recorrido Valladolid-Madrid en ocho días, la media diaria disminuye a unos 22,5 km43. Después, salvo en sus tiempos de soldado, siempre lo veremos a lomo de mula44, y a partir de 1710, entre España, Francia e Italia, tras haber escalado la jerarquía social —como acompañante de un procurador jesuita—, viaja en calesa, lo que no es siempre descansado, cuando se rompe algún eje —hecho común—, cuando la cuesta obliga a caminar al lado del carromato o cuando el estado de la carretera es tan malo que los sobresaltos muelen tanto el cuerpo que es preferible ir sobre las dos piernas. En buenas condiciones del camino y del relieve se puede alcanzar hasta unos 60 km en un día. Por supuesto, se puede acortar si lo exigen las circunstancias, en particular la distancia entre dos etapas obligadas45. También el relieve puede interferir: subiendo en junio de 1711 de Alicante a Madrid, por terrenos accidentados y despoblados, de lluvia en sol abrasador, la distancia diaria disminuye algo, sobre todo al principio, más áspero, con unos 30-35 km al día46. Se puede concluir que todo esto constituye un buen ritmo, aunque muy inferior al de las travesías marítimas47.

32En el conjunto de estos recorridos, la meteorología y sus inclemencias están muy presentes. Puede ser un calvario, como en marzo de 1696: «Una jornada antes de llegar a la villa de Agreda, nos amaneció una mañana nevando terriblemente […] a subir un puertecillo, donde los ventisqueros de la nieve intentaron sepultarnos con sus furias»; pasando un riachuelo crecido, una mula y su bagaje caen «en medio de las corrientes»48. En los días que siguen, la nieve impide el paso del puertecillo a los acompañantes. Más adelante, en marzo-abril de 1705, Frutos atraviesa la Península, de Barcelona a Sevilla, bajo una lluvia incesante. Los caminos se vuelven casi impracticables, los atolladeros son un riesgo para los viajeros. En tales casos hay que confiar en la experiencia de las mulas viejas49.

33Con todos esos tormentos y riesgos, nuestro protagonista no tiene mayor percance, a lo más una volcadura de carro «y del porrazo se desencajó el brazo derecho por el hombro50». La inseguridad no parece haberle molestado, aunque esté presente, como en la venta de la Romera, «en donde pocos días antes (nos dijeron) habían muerto los ladrones un correo y al hijo del ventero51». A lo más tropieza con aduaneros, guardias fronterizos y algún que otro lobo, siendo los primeros los más atrabiliarios y desalmados. La estampa del guardián de los dominios del gran duque de Florencia impresionó al viajero: «nos salió de entre unos retamales un hombre desfigurado, con un color macilento, que parecía una [sic] fantasma en forma humana52». Los caminos son una gigantesca corte de los milagros donde Frutos se topa lo mismo con monjas (francesas) a caballo que con «dos horrendos avestruces encabestrados como jumentos, que de Marsella conducían a París, acompañados de otros dos ciervos de extraordinaria grandeza»53.

34Entre tantas andanzas, la de una noche primaveral de 1699 fue una verdadera hazaña, ya que Frutos, con 25 años entonces, recorrió a pie los 95 km entre Tarragona y Barcelona en quince horas54. El relato es detallado: quedó marcado en la memoria del autor, empezando por sus preparativos de vestimenta, «quedando solo en calzoncillos» y alpargatas en los pies para ir más desahogado. Sobre todo, la noche está poblada de aventuras y de cristianos de toda calaña. Se adelanta a vecinos de Reus sobre sus «arrogantes mulas», no logra entenderse con unos soldados bávaros —de los pocos tropiezos lingüísticos en toda la obra—, se mezcla con los invitados de una boda, se cruza con un correo y su linterna. Preso del miedo, lo confunde con alguna «ánima del otro mundo», o peor, con moros. Ya muy avanzada la noche, logra que le abran un hostal para desalterarse; acaba salvando a una mujer, conocida de años atrás, y su mula, al cruzar el río Llobregat crecido. Fue como una noche de mayo mágica, donde estrellas, ánimas, linterna, correo, novios, moros, bávaros y algún que otro muchacho y «ladrantes guardapuertas» se embrollan al paso ligero del joven y alegre Felipe.

35Este episodio es un rayo de luna en un paisaje variopinto, a veces con colores sombríos. En algunos casos los caminos son un verdadero vía crucis, como cuando se trata de pasar por montañas, sea los Apeninos, sea Sierra Morena: «dimos principio con la subida de una terrible montaña que llaman de Ri de Cofani […]. Montela toda ella a pie (por lo enhiesto y áspero del camino) hasta que llegamos a la cumbre, donde están las hosterías55». Hasta la salud se pone en riesgo56.

36Si el transitar por esos tiempos, aun en calesa, es un purgatorio, el llegar a dichas hosterías abre las puertas del infierno. Aquí la experiencia del autor es particularmente valiosa, ya que recorrió en cinco años cuatro espacios con características muy distintas en cuanto al albergue. España y sus «bien infames posadas57» son el hoyo negro, la dulce Francia bordea el paraíso del viajero, Italia se sitúa entre las dos. En cuanto a Nueva España, ofrece perspectivas peculiares.

37La mala reputación de los mesones españoles es proverbial, internacionalmente, por lo menos desde el siglo xvi. Los propios españoles son conscientes de ello, como recuerda el marqués de Lombay en «tres cuentos sazonados58» que revelan que esa miseria hotelera atañe hasta a la alta aristocracia y al propio rey en sus viajes. La primera calamidad es la falta de comida. Frutos se hace un maestro en ir de casa en casa en busca de legumbres, huevos o lo que se pueda comprar. Y esto después de una jornada extenuante59. Entendió rápidamente cuál es el mejor antídoto: «que quien caminare por España y no lleva prevención, tendrá de estas [desventuras] a cada paso60». Y a lo largo del camino, irá comprando sus presas a los pescadores y los cazadores.

38La comida no lo es todo —y además es cara cuando se encuentra61—. Y si la hay, caso peregrino, falta lo demás, como en un ventorrillo cerca de Carmona, donde los viajeros «plantamos nuestro rancho todo el día, y no nos fue del todo mal, porque no faltó bastantante [sic] que comer, pero no tuvimos más cama para los tres que un triste y viejo colchón62». Promiscuidad forzosa y ausencia de higiene son otros flagelos. Y aquí no se añadió lo que era ordinario en esos tiempos de gran humedad, las goteras, como en marzo de 1705: «hallamos muy ruin posada, cayendo muchas goteras sobre los tristes andantes63».

39Peor aún, tal vez, es la desdicha en la venta de Yecla, donde una vez acostados en un mal jergón de paja «nos comenzaron a levantar en el aire un enjambre de avechuchos, de aquellos que los antiguos castellanos llamaron chinches64», que parecen ser temidos por los viajeros en las posadas hispanas, como lo atestigua la literatura. Esto nos remite al episodio literario del mesón de la Sevillana (Toledo), en El Diablo Cojuelo , donde salen alborotados los clientes, en plena noche: «otros que, por las pulgas u temor de las chinches, dormían en cueros65». Los albergues de Frutos tienen otra cercanía con la literatura clásica, desde el Quijote hasta el Estebanillo González: son lugares de encuentro, donde se puede disfrutar lo mismo de una disputa entre un alcabalero y unos vendedores de cucharas de palo —de nuevo en «el mal mesón» de Yecla—, que de los «mil disparates» de unas matronas negras del camino de Veracruz, o de una conversación con monjas francesas —¿en qué idioma?—, cerca del santuario de Notre-Dame de Garaison en los Pirineos. Todo esto para ampliar nuestros horizontes66.

40¿Qué añadir a este desastre? La comparación con los albergues franceses. Apenas Frutos pasa a Francia, el cambio es radical. En Bayona,

pasamos a una posada donde hallamos cuanto habíamos menester, así de asistencia, como camas limpias y la cena bien compuesta, de que dimos gracias al Señor, acordándonos del desaliño de nuestra España y de la poca providencia que hallan los pasajeros por los caminos. Pues del mismo género fueron las demás posadas en lo que atravesamos por la Francia, siendo (como nos dijeron) el país por donde fuimos, el peor de todo el reino en la asistencia67.

41La sentencia es definitiva y no podemos acusar al jesuita Felipe de ser galófilo, no lleva en su corazón a los fieles de Lutero y Calvino. Lo cierto es que no siente más adelante la necesidad de comentar de nuevo dichas posadas francesas, de no ser la mención al «rico moscatel68» que cata, chorizo en mano, lo que puede ser un certificado de conformidad.

42Las ventas italianas son menos recordadas en el texto por sus defectos que las españolas, pero alguna merece el calificativo de «ruin hostería», como la de «la Xiambra»; otras, sin embargo, son celebradas por su vino. En algunos casos las «malas posadas» se explican por la proximidad de alguna gran ciudad, como Roma69. Lo cierto es que Frutos nunca tiene la obligación de ir recolectando comida, como en España, rutina que hay que retomar apenas se regresa a la Península por Murcia, yendo al encuentro de los chinches de Yecla y demás azotes.

43Queda Nueva España, en la cual nuestro viandante recorrió las dos arterias que constituyen la articulación imperial esencial: Veracruz-México, pasando por Puebla, y México-Acapulco. En sus idas y venidas hace las etapas a lomo de mula. El camino más transitado, de venta en venta, es el de Veracruz-Jalapa-Puebla-México: aun subiendo en junio de 1706, bajo la lluvia, «deslizando las bestias», el promedio diario es de 50 km70. El regreso, en noviembre de 1709, fue algo más accidentado, con una media de unos 39 km71. En cuatro años el resorte de la novedad se ha esfumado. De ida, la ansiedad y la curiosidad de llegar a un nuevo mundo, su embrujo, ya sensible llegando a las islas del Caribe, hacen que todo incidente, salvo la lluvia, se borre. De regreso domina el infierno tropical, con sus caimanes y demás mosquitos, salvo entre Jalapa y Córdoba, donde la belleza del paisaje todavía sorprende al viajero72.

44El trayecto entre México y Acapulco está cercano a la hoguera infernal. El calor es tal sobre la mayor parte del itinerario que obliga a viajar de noche, con todos los riesgos imperantes, caídas, pérdida del camino, por lo demás parecido a una vereda, apenas perceptible73. Sin embargo, el promedio diario queda aceptable, con cerca de 39 km: las mulas mexicanas eran de buen porte e iban entonces bajando hacia el mar. Más que en el caso de Veracruz-México, dominan los despoblados y, por lo tanto, hay que recurrir a los pueblos de indios, a ventas aisladas e inhospitalarias.

45Sea cual sea el recorrido, no parecen las posadas de Nueva España de mejor calidad que las españolas. Encontramos las mismas calificaciones y realidades, como «una ruin venta» saliendo de Puebla74, la falta de comida, un descuido generalizado75. Pero hay dos notables diferencias: los mosquitos son aún más agresivos que los chinches españoles, hasta obligan a Frutos a desertar en plena noche de la venta de Jamapa, ya cerca de Veracruz. Y ciertamente los alacranes son más peligrosos que los «avechuchos» hispanos76. Más allá de la fauna, el otro cambio es «político», en relación con la sociedad colonial que se tendrá que investigar más adelante. Faltos de comida, en España, los viajeros tenían casi que convertirse en pedigüeños, de casa en casa, aunque fueran marqueses o duques. En las Indias, el dominante expresa con violencia su voluntad. En 1709, rumbo a Veracruz, y ya moldeado en el ambiente novohispano, el autor practica el arte que aprendió:

… nos bajamos a comer al pueblo del mismo nombre, en donde por ser habitado de solos indios, hubo alguna dificultad en aderezar la comida, que para hacerles traer una olla y algunos platos, fue preciso jugar de cuarta con los magnates del pueblo, y así que les calenté las costillas, me trajeron cuanto les pedí sin dificultad ninguna77.

46Esto no se improvisa. Unos peninsulares, que el hijo de Cantalejo trata de «gachupines78», no conocen ese arte, y por culpa de su torpeza corren gran peligro79.

47En todo esto hay un episodio aparte: la estancia de nuestro jesuita en Acapulco, de finales de enero a principios de abril de 170980 (fig. 5). Es uno de sus relatos de mayor amplitud e interés en el conjunto de la obra. Como se esperaba, el galeón de Filipinas entró en el puerto en diciembre de 1708. Para responder a las exigencias de los vientos, debía de salir a fines de marzo y estaba previsto que se embarcasen 23 jesuitas para la provincia de Filipinas. Habitualmente se conformaban con el avío que preparaban los responsables del barco. Ahora se hará el «rancho aparte», con encargo a Frutos de ello. Es una misión delicada y compleja en el contexto tan peculiar de Acapulco, donde el calor, el engaño, la irresponsabilidad, la improvisación, son permanentes; el cuidado, intermitente.

Fig. 5. — «Portus Acapulco», grabado, en John Ogilby, America: being the latest, and most accurate description of the New World…, Londres, 1671

Image

© Colección particular.

48Pero también es un cometido novedoso, experimental. Y nuestro hombre es consciente de ello y su informe es preciso, ordenado en tres partes. Abre el expediente el relato de sus actividades en el puerto, buscando, recibiendo y acondicionando lo que será el cargamento final, desde la comida y gallinas hasta el agua «bien curada y mejor tapada» y sus valiosos recipientes. Y esto en medio de la competencia con otros (franciscanos entre ellos), la penuria, el calor que pone todo en riesgo. Para rematar, Frutos debe entendérselas con «la canalla de tanto mulato», practicando los métodos expeditivos que ya conocemos. Sigue el inventario de parte de las 90 cargas de mercancías recibidas de México para embarcarse, y de lo comprado en Acapulco: ¡lo mismo «ocho leones o tigres», que un peine por misionero! Y finalmente una serie de «advertencias para Acapulco», donde el autor vierte para sus sucesores todo el fruto de su experiencia reciente: a quién se debe de comprar y cuándo recibir las gallinas, privilegiando tal cura, evitando al alcalde mayor, pensando en el maíz para las aves; la necesidad de limones exprimidos; los cuidados en el embarque de las mercancías y demás catres de los jesuitas son otros puntos a prevenir. La precisión se extiende hasta en la carga de los animales en el camino, no más de seis arrobas (unos 70 kg): estamos lejos de los estándares, teóricos, de más del doble que algunos dan para ello.

49No podía faltar una tonalidad de buen humor al estilo de Frutos, entre orgullo y algo de desfachatez: «no trabajará otro más que yo trabajé en dicho puerto, y si le pareciere que no, a las obras me remito; que yo trato de salir de Acapulco para Mexico, porque me hallo solo y sin compañía, y con un sol que me abrasa, entre los mulatos y tamarindos81». El exotismo de Acapulco no parece haber seducido al buen Felipe.

Un tiempo restituido

50Intentar restituir el tiempo puede ser una de las grandes ambiciones del historiador, siempre que no se intente restablecer una totalidad, de cualquier manera inalcanzable. Leer entre líneas Peregrinaciones permite envolvernos en un clima y, por lo tanto, en unos paisajes y realidades hoy en día muy alejados. Y esto en horizontes cambiantes, con inversiones que tenemos que tomar en cuenta: poco o nada tiene que ver la Pequeña Edad de Hielo en el calor agobiante de Acapulco. Decirlo es superfluo, pero de mayor interés es reconocer que, en el mundo templado, el frío del invierno es el mayor exponente en esos tiempos y que, bajo los trópicos, las lluvias de verano son lo que más se teme, en las milpas, en los caminos. Desastre y miseria de un lado, el occidental, simple sacudida en el universo novohispano, donde las cosechas no fueron peores, por lo menos en 170782.

51Sin embargo, hay que insistir en lo más evidente: por esos años de 1705-1711 existe una fuerte correlación en el espacio que une España a Nueva España, ligada a la inestabilidad y la brutalidad climáticas. Años contrastados, con fuertes variaciones de pluviosidad en 1707-1708 en la región de México, larga ristra de huracanes en el Atlántico norte, frío intenso en Castilla en julio de 1710: fueron tiempos recios. Hasta la tectónica parece estar al unísono.

52Viajar en esos tiempos, aun en calesa, es tener de forma permanente el cielo sobre la cabeza, la tierra (o el mar) bajo los pies; es ser doblemente prisionero, del clima y del relieve. A esto hay que añadir —y aquí Frutos es un testigo irremplazable—, la acción de las diversas faunas, la más perjudicial tal vez la humana, y en primer lugar los venteros y su incapacidad absoluta en algunos universos83. De gran interés es la diferencia, más que notable, entre las posadas francesas y las españolas. Nos falta, hay que reconocerlo, una explicación por parte del autor. ¿Se justifica el contraste por el declive español de la época? Es probable, pero no es la única razón, ya que la reputación «del albergue español donde solo se encuentra lo que uno trae84» antecede a la declinación política. Tal vez se deba también de entender a partir de una tradición —no generalizada— según la cual el mesón español ofrece el abrigo, malo por cierto, no la comida. Sobre todo, hay que tomar en cuenta situaciones casi opuestas: en esa época la densidad demográfica hispana es la mitad de la francesa, con menos contrastes geográficos en Francia, si se excluye el Massif Central. Un despoblado no puede ofrecer las mismas ventajas que un mundo lleno.

53Y en esto no hay privilegiados: Francisco de Quevedo nos ha dejado el relato, jocoso como siempre, del viaje de Andalucía que hizo en febrero de 1624 acompañando a los reyes. No se escapó de volcaduras, atolladeros, malos caminos, en particular hacia Linares: «jornada para el cielo y camino de salvación, estrecho y lleno de trabajos y miserias. […] Oíanse lamentos de arrieros en pena, azotazos y gritos de cocheros, maldiciones de caminantes. […] Parecía un purgatorio de poquito». En cuanto a dormir en las etapas: en Aranjuez «tuvimos dos obleas por colchones, sin almohadas». En otra parte «hay cama de siete durmientes». Y hay quien tuvo peor suerte: «el duque del Infantado se quedó en Linares, por haber caído su litera y aporreádose»85.

54Con todo y esos frenos, Frutos viajó, se cruzaba o se acompañaba en los caminos, de día o de noche, con un sinfín de otros viajeros, fueran privados, mercaderes, arrieros, hombres y algunas mujeres, fueran institucionales, correos, soldados, religiosos, hasta algún que otro prisionero de alto relieve o algún obispo algo agrio. Todavía se viajaba como antaño, como en tiempos de Augusto, diría Fernand Braudel, por lo menos en cuanto a las vías terrestres. Pero ya algo iba cambiando: por descuidadas que fuesen las carreteras en Europa, permitían a Felipe hacer hasta 50-60 km en una jornada, en América 40-50, por tanto, el doble de un soldado romano, o incluso de un tercio del siglo xvi. A pesar de su ruindad, los mesones se iban multiplicando y se creaba una red a lo largo de los caminos más transitados, a partir de centros esenciales: Madrid, Barcelona, Marsella, Roma, México, en el caso de las peregrinaciones de Frutos. En alguna medida, esta vida demuestra que la primera globalización iba caminando a paso de mula, es decir, de forma certera, aunque aún no muy rápida, y con algo de parsimonia; recordemos los casi 70 kg de carga recomendada por bestia.

55Es posible que todos estos viajeros sean una estrecha minoría, pero tocan a una franja diversa y activa de la población. ¿Cómo se integraban en ella? Nada predisponía al joven campesino de Cantalejo, aunque ya conocía los rumbos hasta Segovia, a dar más vueltas que un trompo. Es cierto que siendo hijo de carpintero no estaba atado a la tierra como los demás payos de su pueblo. Más allá de su carácter inquieto, esta circunstancia fue determinante.

56Y es que viajar no es un juego de azar, sino que forma parte de los destinos, primero de un joven apicarado, después un soldado y al final un jesuita. Frutos se va por los caminos conforme toda una jerarquía: a pie cuando es simple campesino, con mula ya jesuita, en los cojines no tan mullidos de la calesa cuando se acompaña de un reverendísimo, aunque a veces este vaya en litera y el hermano coadjutor en mula. La dicha calesa es, además, un universo con sus propias reglas, en el que los criados viajan en el exterior, bajo la lluvia si no hay otra forma86. Y nuestro Felipe alcanza su cenit social cuando, fugazmente, se sienta en el carruaje del marqués de Lombay, descendiente de san Francisco de Borja87.

57¿Las reglas de la historia tienen la misma rigidez o son más flexibles? Lo cierto es que, partiendo del clima, sus imponderables, y siguiendo la vereda de los viajes y sus incidentes, hemos desembocado finalmente en las conductas sociales en la materia. Tal vez sea ese el camino histórico que seguimos siempre. En tal caso, no tenemos empacho en profundizar el surco, del soldado al jesuita administrador de hacienda, en lo que sigue.

Notes de bas de page

1 De Valladolid a Cantalejo: «con ser el camino montuoso, pues de las catorce leguas, son las nueve por lo menos de espesísimos pinares» (Frutos, Peregrinaciones, p. 5); Bennassar, 1983, pp. 35-45.

2 Para retomar el título del libro de Lachiver, 1991.

3 Citado por Quenet, 2014, p. 101.

4 Quevedo, Epistolario, p. 462.

5 Ibid., pp. 466-467

6 Frutos, Peregrinaciones, pp. 18-19.

7 Véase Vittori, Tesoro de las tres lenguas, p. 354.

8 Frutos, Peregrinaciones, p. 44.

9 Ibid., p. 185.

10 Ibid., p. 342.

11 Ibid., p. 33.

12 Ibid., p. 36.

13 Ibid., p. 354.

14 Sobre lo que Lachiver, 1991, llama el «gran invierno», su libro es esencial. En París, en 1709, hubo 160 días de nieve o de lluvia (p. 469). Esto solo se puede comparar, en Europa, con los años 1693-1694.

15 Frutos, Peregrinaciones, p. 33. Un 7 de septiembre de 1692, montando la guardia.

16 Ibid., p. 285.

17 Y en otras partes, como la región de Puebla (García Acosta, Pérez Zevallos, Molina del Villar, 2013, p. 226).

18 Frutos, Peregrinaciones, pp. 224-225.

19 Ibid., p. 236.

20 Ibid., pp. 238-239.

21 Hasta se mencionan varias sequías ese año, en particular en el valle de México y el Bajío (García Acosta, Pérez Zevallos, Molina del Villar, 2013, p. 227).

22 Frutos, Peregrinaciones, p. 253.

23 Ibid., p. 257.

24 Ibid., pp. 239 y 257. No podemos alcanzar el verdadero rendimiento sin conocer la capacidad de un costal o saca. Hoy en día, según los ámbitos, el rendimiento por hectárea varía entre 0,4 y 5,5 toneladas (sin entrar en casos excepcionales); los granos por mazorca oscilan entre 260 y 432 (Pecina Martínez et alii, 2011).

25 Frutos, Peregrinaciones, p. 290.

26 Ibid., p. 372.

27 García Acosta, Pérez Zevallos, Molina del Villar, 2013, pp. 226-227. En esas fechas hay pocas referencias al clima, las cuales, como se indicado, confirman las de Frutos.

28 Frutos, Peregrinaciones, p. 298.

29 Ibid., pp. 300-301.

30 Ibid., pp. 317-318.

31 Ibid., p. 321.

32 Ibid., pp. 324-325.

33 Ibid., p. 259.

34 García Acosta, Suárez Reynoso, 1996, p. 107; para 1706-1709, cuando Frutos está en Nueva España, solo se registran dos temblores, ambos en la ciudad de México.

35 Frutos, Peregrinaciones, p. 244.

36 Ibid., p. 265.

37 Ibid., p. 464. Serían unos 24 615 km en total, de los cuales 6 615 por vía terrestre. Véase Calvo, 2021.

38 Ibid., p. [c].

39 Saliendo de Florencia, Frutos recorre «una legua y no muy corta» (ibid, p. 424).

40 Son 365 km efectivos, que Frutos traduce en 70 leguas.

41 No tomamos en cuenta el recorrido Roma-Florencia-Viareggio, porque Frutos se detuvo unos dos días para visitar Florencia.

42 Frutos, Peregrinaciones, p. 4.

43 Ibid., pp. 4 y 13. Hemos dado a Valladolid-Madrid la distancia de 180 km.

44 Más excepcionalmente con «el caballo de san Francisco», el democrático asno, con el cual «se mama» en marzo de 1696 las 9 leguas (unos 50 km) entre Cerezo (el de Abajo) y Segovia (ibid., p. 67).

45 El 23 de agosto de 1710 se recorre de Tolosa a Castelnaudary, terreno llano, unos 55 km; el día siguiente, entre Castelnaudary y Carcassonne son 35 km (ibid., pp. 366-367).

46 Ibid., p. 433-437. Ya cerca de Madrid, entre Los Hinojosos y Villatobas se alarga a 53 km.

47 La flota sale de La Habana el 17 de enero de 1710, llega a Cádiz el 3 de marzo, recorriendo 7 300 km, un promedio de 158 por día (en línea recta) [ibid., pp. 307-329].

48 Ibid., p. 69.

49 Ibid., p. 187.

50 Ibid., p. 72.

51 Ibid., p. 184.

52 Ibid., p. 375.

53 Ibid., pp. 366 y 369, respectivamente. En Pisa se topa «con seis feroces camellos enjalmados como mulos» (p. 424).

54 Ibid., pp. 102-108.

55 Ibid., pp. 374-375.

56 Un relato muy similar para Sierra Morena, con un «valiente resfriado», además (ibid., p. 344).

57 Ibid., p. 345, en singular, «bien infame posada», referida a Villalta (Villarta de San Juan).

58 Ibid., pp. 349-351.

59 Se entiende que a veces pierda su buen humor, como después de haber recorrido Sierra Morena, y con un eje roto (ibid., p. 345).

60 Ibid., p. 351.

61 Ibid., p. 189.

62 Ibid., pp. 190-191.

63 Ibid., p. 184.

64 Ibid., p. 434.

65 Vélez de Guevara, El diablo cojuelo, p. 46.

66 Frutos, Peregrinaciones, pp. 433, 293 y 366, respectivamente.

67 Ibid., p. 364.

68 Ibid., p. 367.

69 Ibid., pp. 374 y 378, respectivamente.

70 Ibid., pp. 207-209.

71 Ibid., pp. 292-295.

72 Ibid., pp. 202 y 293.

73 Ibid., pp. 262-263.

74 Ibid., p. 209.

75 Con algunas notables excepciones, como en las cercanías de México, la venta del Ojo del Agua, donde Frutos y sus acompañantes explican cómo «nos refucilamos las barrigas con dos domésticas aves y […] un rico licor de España» (ibid., p. 217).

76 Ibid., p. 263.

77 Ibid., p. 293.

78 Término despectivo que se da en Nueva España a los naturales de España.

79 Frutos, Peregrinaciones, p. 294.

80 Ibid., pp. 259-280. Todas las citas que siguen referidas a este episodio están recogidas en el intervalo de páginas indicado.

81 Siendo originario de Asia del sureste, el tamarindo ya está naturalizado acapulqueño.

82 Por supuesto, en tiempos que tienden fácilmente a los extremos, todo está siempre sobre el filo de la navaja, como durante las crisis de 1690-1694 (Calvo, 2016).

83 Aunque Frutos pondría aquí en primer lugar la voracidad de los aduaneros y demás guardias.

84 «De l’auberge espagnole où l’on ne trouve que ce qu’on y apporte». Es un refrán que los viajeros franceses que habían ido a España (en particular a Santiago de Compostela) dieron a conocer desde el siglo xvii, compitiendo entre ellos por la descripción más divertida y la más exótica.

85 Quevedo, Epistolario, pp. 222-226.

86 Frutos, Peregrinaciones, p. 436.

87 Ibid., p. 349. Unos días antes hubo una ocasión fallida: cinco padres jesuitas subieron en el coche, el hermano Frutos siguió en la calesa, más popular (p. 347).

Précédent Suivant

Le texte seul est utilisable sous licence Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.