Vous l’avez sans doute déjà repéré : sur la plateforme OpenEdition Books, une nouvelle interface vient d’être mise en ligne.
En cas d’anomalies au cours de votre navigation, vous pouvez nous les signaler par mail à l’adresse feedback[at]openedition[point]org.

Précédent Suivant

Prólogo

Las tribulaciones de un autor y su manuscrito

p. 9-26


Texte intégral

Entre el hermano coadjutor Felipe Frutos y don José Fernando Ramírez

1La Biblioteca Nacional de México conserva entre los manuscritos de su Fondo Reservado, bajo la referencia 1823, un abultado volumen1, con una encuadernación de pergamino ya cansada, más por los años que por el descuido de innumerables lectores. En el lomo se puede leer, con alguna dificultad: «Diario del her. Ph. Frutos» (fig. 1). En total son 512 páginas de textos, de una escritura única, regular, muy legible, con muy pocas rasgaduras o añadiduras, más la página de título, seguida de otras cuatro a modo de introducción y otras cinco de índice al final, unas y otras sin numeración. No hay marcas de fuego, ni exlibris, sino los sellos de la Biblioteca Nacional. Con todo y sus achaques, la encuadernación protegió bien el volumen, que no ha sufrido ni de la humedad ni del ataque de la polilla.

Fig. 1. — Manuscrito de Felipe Frutos: detalle del lomo con la inscripción «Diario del her. Ph. Frutos», BNM, Fondo Reservado, ms. 1823

Image

© Biblioteca Nacional de México.

2Poco antes de 1870, el bibliófilo don José Fernando Ramírez —como veremos, conoció bien el manuscrito— dio un resumen, personal, de su contenido: que sirva aquí de epígrafe.

Frutos (Felipe). Coadjutor de la Compañía de Jesús y español de nacimiento. No acomodándose su genio inquieto y turbulento a la pacífica profesión de carpintero que ejercía su padre, y temiendo los resultados de una pendencia en que figuró activamente, huyó de la casa paterna, lanzándose en la carrera de las aventuras. Tenía entonces quince años: pasó cerca de dos con varia suerte, sirviendo de paje; y a los 17 asentó plaza de soldado, el año 1691. Hizo la guerra contra los franceses, obteniendo por sus servicios la charretera de subteniente2 y el encargo de ayudante.
Enredado en una aventura amorosa se dirigió la noche del 3 de septiembre de 1700 a la casa donde era esperado, introduciéndose furtivamente. La casa estaba situada a doce pasos de distancia de una antigua torre que existía en Tarragona desde la época romana, ocupada entonces con un cuantioso depósito de pólvora, granadas, fuegos artificiales y otros muchos combustibles de su género. Un rayo los incendió y su estrago asoló gran parte de Tarragona, derribando a larga distancia todos los edificios que se encontraban en la línea de proyección de los escombros de la torre, que obraban como proyectiles. La casa que ocupaban nuestro alférez y su compañera3 vino enteramente a tierra, sepultándolos en sus ruinas, sin dejar señal alguna para reconocerlos. Así permanecieron casi dos horas, siendo verdaderamente prodigioso el accidente que dio ocasión a descubrirlos y sobre todo la disposición que tomaron los escombros que los cubrían, pues solo ella pudo salvarlos. El alférez salió poco menos que ileso, y tan bien librado que pudo ir por su pie a su alojamiento. La compañera escapó con una pierna fracturada.
Durante esas horas de horrible agonía que pasó luchando entre la vida y la muerte, y juzgando con los sentimientos de aquella época y característicos de la nación española que tan espantable catástrofe era un castigo de lo que él llama «su depravado intento», así como su estupenda salvación, un aviso del cielo, dice que «hizo voto de entrar en religión». Llevólo a efecto, venciendo algunas contradicciones, y el 3 de septiembre de 1701, un año justo después de la catástrofe que determinó su vocación, tomó la ropa de la Compañía de Jesús en la calidad de coadjutor, cambiando la espada por el asador. El antiguo alférez y ayudante del gobernador de Tarragona, fue destinado inmediatamente a servir el oficio de «ayudante de cocina» del Convento de la misma ciudad, teatro de sus pasadas dichas.
El año de 1706 envió la Compañía de Jesús varias misiones a América y Asia, destinando al hermano Frutos a la de Filipinas. Esta y la de México fondearon en Veracruz el 29 de mayo. El 30 comenzó el desembarque apresurando la salida de la ciudad, «por ser clima mui ardiente y destemplado, de que se origina, a los que pasan de Europa, una enfermedad, a modo de epidemia, que llaman vómito prieto4, y son muchos los que mueren si no salen luego a mejor temple &.» Trascribo esta noticia porque recuerdo haber leído otra en que se fija hacia esta época la aparición de aquella terrible enfermedad. Víctima de ella fue, ciertamente, el P. Nicolás Curola, Superior de la misión de Filipinas.
Esta prosiguió su destino, quedándose en México el hermano Frutos, según él dice «por inútil para aquella». Destinósele a la administración de la hacienda de San Borja, hasta el 29 de octubre de 1709 en que salió para Europa acompañando los procuradores que enviaba la Provincia5. Con ellos viajó por España, Francia e Italia hasta julio de 1711 en que volvió a Madrid. Aquí «aprovechando (dice) los ratos que la santa obediencia lo tuvo desocupado» desde el 15 de octubre de 1711, hasta el 19 de marzo de 1712, en que dio fin a sus aventuras», coordinó las notas de viaje, que llevaba diariamente, y produjo un volumen escrito de muy buena y limpia forma, con el siguiente título:
«Peregrinaciones, viages y varias aventuras pasadas, padecidas y aguantadas por el hermano Phelipe Frutos, de la Compañía de Jesus; desde su nacimiento hasta el año de 1691, que sentó plaza de soldado; y desde el6 dicho año hasta el de 1701 que logró ser admitido en la Compañía de Jesus, en el Noviciado de Tarragona; con su ida, estada y vuelta de la Nueva España para las Cortes de Madrid y Roma; que de vuelta de esta me hallo en Madrid en los últimos de el año 1711.» MS. en 4o de 517 páginas7.
Débil y muy escaso es el provecho que la historia mexicana puede sacar del Diario del hermano Frutos8. Ocupado exclusivamente en la administración de las haciendas de la Compañía, los trabajos del campo, sus productos, y los incidentes ya trágicos, ya cómicos, que brotaban del servicio semiforzado de los indios jornaleros. Es útil, sin embargo, para formarse una idea bastante aproximada del sistema establecido por los jesuitas en este importante ramo de administración que les acarreó tan graves pesadumbres y tuvo no pequeña parte en su grande catástrofe[9]. Más entretenimiento ofrecen las anécdotas que cuenta el autor en sus relaciones de Europa, tanto por el asunto, cuanto por la rudeza y desparpajo con que emite su juicio. Sirva de muestra el que formó de la Ciudad Santa:
«en Roma (decía) nada es menos cada cosa que lo que parece a la vista (…) es una corte donde se vive como cada uno gusta y se viste como quiere; porque si le viene a cuento a un prete, se viste de secular, y el secular de prete, y es lo general vestirse los seculares de abates (…) Los pretes romanos incultan las coronas (la razón yo no la sé): llevan ordinariamente sus pelucas con una corona de pergamino, del tamaño de un real de plata, y encima su becuquin; por donde no es dable conocer si es sacerdote o no. Y desto también hacen gala en Roma &.10».
El autor anunciaba al fin de su obra estar preparado para volver a México y la intención de continuar la relación «de las aventuras que con el tiempo se fueran ofreciendo (…) escribiéndolas en el Libro de los embustes que le servía de recreo en los viajes y peregrinaciones de tierra y mar». No es dudoso que las escribiría, mas se ignora su paradero, así como la época de la vuelta a México. De esta tenemos perfecta certidumbre en los datos que ministra un opúsculo agregado al final de la relación del viaje con el siguiente epígrafe:
«Relación sucinta de las propiedades de los indios mexicanos que en el discurso de catorce años ha observado en ellos el hermano Philipe Frutos de la Compañía de Jesus, administrandolos en las labores del campo11».
Este sí es un documento útil para la historia de México, aunque su interés vaya acompañado de un sentimiento profundamente doloroso y desconsolador. Él presenta en toda su fealdad la degradación y abatimiento en que había caído la raza indígena, la opresión en que vivía, y los abusos de que era víctima, ministrando en sus anécdotas la confirmación de un hecho que he visto repetido en muchos otros documentos de la época, conviene a saber, que el poder despótico que ejercían los religiosos, de todas las órdenes, sobre los indios, les era infinitamente menos opresivo y oneroso que el que sufrían cuando ocurrían a las autoridades civiles demandando justicia y protección, porque éstas los esquilmaban inhumanamente con las costas judiciales12. Cuando no podían pagarlas los condenaban al horrible servicio de obraje, que equivalía a un estado más duro que el de la verdadera esclavitud. En esa relación cita el autor fechas que llegan al año 1720, en el cual continuaba administrando las haciendas de la Compañía13.

3Sin duda, don José Fernando es buen relator y fina pluma. Solo añadiremos algunos comentarios o advertencias, por ahora. Los diez años que Frutos pasó como soldado en Cataluña en tiempos de la guerra de la Liga de Augsburgo (1689-1697), y después durante los primeros tiempos borbónicos en Barcelona como jesuita, hasta 1705, son de gran interés, sin olvidar los meses transcurridos en Roma en 1710-1711, en una coyuntura muy peculiar, de ruptura entre el papado y Felipe V. Es la gran historia visitada desde la microhistoria. Ramírez no les da la importancia que merecen. Pero tiene razón, y lo precisaremos: el texto en conjunto es bastante desigual, y los años pasados en Nueva España no son los de mayor interés para un lector, por lo demás bien informado, como don José Fernando. Sin embargo, quedarse en su juicio de valor sería desperdiciar algunos diamantes en bruto, como la estancia que hizo nuestro escritor en Acapulco en 1709 preparando el viaje de la misión jesuita para Filipinas en el galeón, así como la variedad de la información que ofrece.

4Se podría insistir más sobre las circunstancias en las cuales Frutos ingirió el gusanito del diario, y hasta cierto punto de la autobiografía —vida en esos tiempos—. Fue en 1704, cuando tropezó con un venerable «cuadernillo manuscrito del padre rector» del colegio jesuita de Barcelona de 1606. Desde entonces hizo «un cuadernillo semejante a aquel, a quien puse por título Libro de los embustes para notar en él cuanto curioso viese por el mundo», dado que pretendía entonces ir hasta Filipinas14. Fue por lo menos a Nueva España, regresó a Europa, visitó Francia, Roma: era suficiente para que el diario conociera una metamorfosis y de «Libro de los embustes» (o anécdotas curiosas) se transformara en Madrid, en cinco meses (1711-1712), en una auténtica vida, lo que mucho más tarde se llamará autobiografía, aunque las debilidades o la rigidez de un diario no se pierden totalmente, hay que reconocerlo.

5El manuscrito se compone de dos textos de extensión muy distinta: la vida en sí, que abarca los años 1674 a 1711, hasta la página 464, y otro más breve, la «Relación sucinta de las propiedades de los indios mexicanos», de 48 páginas; los dos están separados por unos diez años al menos en cuanto a su redacción, pero son consecutivos en el volumen. Si como supone don José Fernando, Frutos hubiera escrito algo entre medias, probablemente la «Relación» no estaría aquí, o estaría relegada después de los años 1712-1720. Y si Frutos no dio continuidad a su vida, es que el resorte creador, la espontaneidad como gran fuerza del escrito de nuestro autor, estaba roto, así como la ampliación de los horizontes había desaparecido. Creo que nunca fue a Filipinas. Las tareas de administrador se comieron al escritor, salvo precisamente ese breve paréntesis que situamos hacia 1722, en una estancia en España que aprovechó para ocuparse, durante unos días, de los indios mexicanos, a solicitud de alguien, y tal vez así aplacar su nostálgica sed de «atoliyo de México», como escribió en alguna parte15.

6Se debe recalcar un último comentario a esta instructiva presentación que nos ofrece Ramírez sobre el episodio ligado a la conversión de nuestro Felipe, efectivamente una pieza central en esa vida. Pero sea lectura apresurada, sea censura moral, sea elegante discreción, nos parece que la versión de los hechos es edulcorada por don José Fernando: feminizó el «compañero» del manuscrito. Frutos también trató de mantenerla entre nieblas, pero su pluma era muy ágil, casi autónoma, y por lo tanto traicionera —es lo que nos gusta de ella y de él—. Las circunstancias son probablemente —estamos entre lo posible y lo certero— más complejas y delicadas aún que lo que nos cuenta don José Fernando16.

7En todo esto hay algo irónico y paradójico: en tres siglos de existencia, este manuscrito y su autor habrán tenido un número de lectores muy reducido; si tomamos en cuenta los que han dejado alguna huella, serán menos que los dedos de una mano. Y, sin embargo, ya empezamos a discutir sobre tal interpretación, matizando o refutando lo escrito por otro comentarista. Esto es un efecto de la poción que nos hizo beber Clío, amarga y saludable como la crítica; pero procede también de la complejidad interna de una obra límpida en superficie, mas complicada en profundidad. Es la expresión de toda una humanidad reducida a un solo individuo, pero con las facetas de un vivido múltiple. Lucien Febvre nos recomendaba hacernos hombres del siglo xvi para entender los misterios que agitaban ese universo. Tarea imposible: pienso que es igualmente imposible ser Felipe Frutos. Pero…

Felipe Frutos y algunos de sus lectores

8¿Quién fue Felipe (él escribió Phelipe) Frutos? Hay variaciones. Para sus familiares y conocidos nació en 1674, en la villa de Cantalejo, con menos de doscientos vecinos entonces, obispado de Segovia, hijo de un humilde carpintero, y murió, probablemente, extramuros de México —Mixcoac—, después de 174317. Como indicó Ramírez, de niño travieso pasó —naturalmente, diríamos— a soldado en las guerras de Cataluña (1691-1701) y, recorriendo su camino de Damasco, entró en 1701 como hermano coadjutor en la Compañía de Jesús18, viajando a Nueva España, donde fue largo tiempo administrador de hacienda. De adulto, visitó cada vez que le fue posible su patria chica.

9Para el profesor Jean-Pierre Berthe, Frutos fue el autor de una autobiografía, un mamotreto manuscrito del cual obtuvo una copia en microfilm cuando la obra estaba en manos de un librero en México, allá por los años 1950-1960. Mucho más tarde, en la década de los 90, junto con Carmen Val Julián, emprendieron la transcripción de Peregrinaciones, viajes y varias aventuras, llegando a un primer borrador. La muerte los alcanzó, en 2004 a Val Julián y en 2014 a Berthe, dejando inconcluso lo que fue su último gran proyecto académico.

10Aunque conocí muy de cerca a Jean-Pierre Berthe, me doy cuenta de que, si siempre hablábamos de historia, pocas veces nos planteamos el sesudo problema de las actitudes posibles del historiador frente a su objeto, de no ser la trampa que constituye el carácter «acabado» o supuestamente conocido del pasado histórico: sabemos cómo se termina, y esto nos distingue de los contemporáneos de los hechos, nos inclina a juicios de valores o por lo menos a estrategias discursivas particulares19. Por eso no sé a ciencia cierta cuál fue la relación de Berthe con Felipe Frutos, sino que este ocupaba su espíritu en los años de transcripción, según las menciones que me hacía de sus preocupaciones sobre el avance de la investigación. ¿Era para él un objeto histórico como otro cualquiera? En general, Jean-Pierre fue un apasionado de la investigación más que del objeto histórico en sí, pasaba con facilidad de un tema a otro. Finalmente, había abierto el expediente Frutos cerca de cuarenta años después de recibirlo, y creo que en parte para ofrecer un tema de investigación a Carmen. Pero entonces, pienso que se produjo alguna alquimia: el hijo del carpintero Berthe de Prades (Pirineos catalanes franceses) no podía quedarse sin reacciones frente al vástago del carpintero Antonio Frutos de Cantalejo. Las andanzas del soldado Frutos por Cataluña debieron recordar al Berthe parisino sus correrías de niño por las vertientes del Canigou: hay espacios donde se hubiesen podido cruzar, a 250 años de distancia. El español del texto, mestizado de catalán, tan peculiar en algunas páginas, debía de tener un sabor especial para quien esos términos eran suculentos recordatorios de juventud, y que por eso a veces también cultivaba Jean-Pierre, entre amigos.

11Son suposiciones mías, en realidad. ¿Cuál fue la cercanía entre los dos hombres, más allá de las circunstancias señaladas? Por desgracia, Jean-Pierre no ha escrito nada sobre Felipe. Pero Frutos sí ha escrito, ha pintado maravillas de sí mismo, aunque no era lo que se proponía, y a pesar de que no sabemos nada de su físico. Para entender lo que los podía acercar, hay que ser externo a ambos y conocerlos bien: es mi caso. Son hombres del terruño; aun si han roto parte de sus raíces, no las han olvidado, y menos renegado de ellas: siendo soldado y después jesuita, Frutos volverá dos veces a su tierra, su madre, su familia. Berthe siempre regresó con constancia a la casa de sus padres en Prades. Son hombres con entereza, con total cabalidad, inteligentes y pragmáticos, a la vez sensibles y dominantes. ¿Cómo no se iban a encontrar y apreciar? El librero que le dio esa copia microfilmada de la obra a Berthe no le regaló un manuscrito inédito, sino un espejo, con una distancia de dos siglos y medio.

12¿Quién fue Frutos para sí mismo? Se dirá que hay más de quinientas páginas de respuesta. Y en efecto, que un hombre de acción, soldado y después jesuita administrador de hacienda en Nueva España, sienta la necesidad de realizar tal hazaña de escritura merece reflexión. Entendemos que tuvo una primera pulsión, al encontrar un viejo diario escrito por otro jesuita, catalán, a principios del siglo xvii; pero muchos hemos compulsado viejos papeles, diarios, y no nos hemos convertido en diaristas. Igualmente nos dice, repetidas veces, que quiere compartir su experiencia, ayudar a sus lectores, jesuitas y otros, que tendrán que recorrer tierras y hospedarse en mesones inhóspitos, que estarán encargados de preparar los viajes lejanos de sus correligionarios en Acapulco: lo entendemos, pero un informe escueto hubiese sido suficiente.

13Frutos quería ir más allá. Había vivido parte de las convulsiones de Barcelona a principios de siglo, acababa de regresar de Roma, donde el papa lo había recibido, estaba en el Madrid que acogía a su rey en una recepción esplendorosa, cargada de significados (noviembre de 1711), iba viajando entre el Nuevo y el Viejo Mundo. Sentía la necesidad de descargar todas esas emociones, no únicamente testimoniar y menos sintetizar y jerarquizar. No era historiador. Para él su hazaña persiguiendo en las calles de Barcelona a un mísero ladrón de «plata de mesa» es más vital que la visita que hace, ya jesuita, al navío del conde de Toulouse en el puerto de Barcelona, aunque esta tenga un evidente sentido político20. Todo pasa por el prisma de sus sentimientos y su persona: no olvidemos que se trata de una vida, es decir, una escritura que circula en espiral alrededor de una personalidad, por lo demás ávida de protagonismo; en este último punto está el sello de Frutos. Una frase lo puede definir; al terminar su encargo, importante y difícil, en Acapulco, escribe: «yo me atarantaba a cada paso, y que no trabajará otro más que yo trabajé en dicho puerto, y si le pareciere que no, a las obras me remito21». Pero siempre nos quedará otra visión, la del bon vivant, amante del vino malvasía catalán, de la mistela y hasta del atole, veámoslo: «en las hosterías de Columbier [Francia], hallamos rico moscatel, y estándolo probando, con un chorizo en las manos para pasar adelante22…».

14Y hay que reconocer que escapa a los moldes, los estereotipos y las simples estratificaciones. Rápidamente el hijo del carpintero olvidó, no sus orígenes, que siempre los tendrá presentes, pero sí el ser campesino. Superó su formación inicial limitada, el ambiente familiar medianero —hay toda una caterva de curas entre sus parientes—. Sacarse de pobre y de remiso lo llevó a salirse a los caminos, y ser, con menos de 30 años, oficial de los tercios, para después vestir la sotana jesuita de la cual está tan orgulloso, aunque sea simple hermano coadjutor. Y acabó con una posición envidiable, pero mucho después de Peregrinaciones: desde 1735, por lo menos, se le da el calificativo de «padre», caso muy raro para un excoadjutor23. Sabemos que en 1743, última huella que tenemos de él, está todavía en México, esta vez como procurador general de la provincia jesuita de Filipinas, donde muy probablemente nunca estuvo24. Aquí tenemos, aparte de la catarsis que constituye el esfuerzo de escritura, otro origen del espejo que nos deja el autor. El hijo de Antonio Frutos ha visto mundos, se ha codeado con los pudientes de la Tierra (marqueses, duques y hasta cardenales), y lo agradece: «mientras más señores, más humildes y mientras más humildes más tratables25». Y por esto valen ser conocidos. No ha olvidado su gente, pero cuando regresa hacia los campesinos de su pueblo es para burlarse de su forma de hablar y comportarse: no hay que no admirarse mucho de estas y otras cosas de los pobres labriegos, porque no saben ni entienden de más perliquitencias26, ni Su Serías [por Su Señoría] que su trigo y sus sementeras, en que están criados. Y olvidadizo del pequeño Frutos, los califica de payos, despectivamente27.

15No lo sabía el autor cuando huyó de su casa, pero en el camino encontraría también otras formas de cultura. Y aquí bien podemos añadir dos otras razones por las cuales el proyecto no se detuvo al cabo de algunas páginas, como es casi siempre el caso con esas veleidades. Felipe es un autodidacta que saca en todo momento a Sancho Panza y una multitud de refranes de su cultura popular. Pero también visitó todas las iglesias de Roma, guía impresa en mano, surcó los mares con libros de navegación a su alcance, y era capaz de citar algunas obras del Siglo de Oro, al menos sus títulos. Hasta parece haber leído una obra de deleite que encontró en la hacienda de Mixcoac, cerca de México, la Historia Oriental de las peregrinaciones de Fernán Méndez Pinto portugués, de principios del siglo xvii, otro de sus modelos, desde el título28. En materia de cultura de la élite, con la cual se codea desde 1700 por lo menos, es un converso, y se entiende que quiera rendirle el mayor tributo, en la forma más elevada, escribiendo un libro propio, aunque sea un diario en apariencia. Pero no es solo un ferviente e improvisado adorador de la cultura: es un escritor, a su modo, que continuamente piensa en el lector, trata de no aburrirlo, de encontrar expresiones que sorprendan, que den atractivo a su lectura, aunque no siempre logre el propósito inicial cada vez que lo intenta. En particular, ir tejiendo anécdotas de una vida supone saber escogerlas, conforme a un propósito.

16Muchas veces su designio fue ascender, aunque no muy alto, demostrar que el hijo del carpintero Antonio Frutos «podía valer más», codearse en la sociedad de abajo arriba. Encuentra plenitud escribiendo con la pluma que él mismo talló, es decir, a su manera, jocosa, atrabancada, descuidada si se quiere, con procedimientos repetitivos, lo veremos. Pero es una escritura que atrae. Fascina la posibilidad de penetrar sin rodeos en una personalidad con resortes múltiples, soldado-religioso, caminando con casaca o sotana por medio mundo, en proceso de civilización, matando gatos, ovejas, caballos, y tal vez algún cristiano, por lo demás jesuita que va maltratando toda la «vil canalla», indios y mulatos, pero también guardias de las aduanas. Quien lee a Frutos descubre una expresión cultural con pocos artificios. Frutos no esperó a Jean-Jacques Rousseau ni a Philippe Lejeune para descubrir la fuerza de la complicidad autor-lector del «pacto autobiográfico29». Se ha hecho el reproche a algunos autores de vidas del siglo xvii de «escribir como hablan». Pues es el caso de nuestro escritor, agravado porque cultiva ese estilo, juega con él y espera que el lector entre con deleite en ello: tiene las armas y las creencias de los autodidactas con sed de reconocimiento.

17Todo ello nos conduce al último actor-espectador de la obra escenificada por Felipe Frutos: el historiador que estas páginas suscribe. Alcanzo a nuestro jesuita a través de su escritura, y esta me ha cautivado y desorientado a la vez. Hay frescura, ingenuidad, espontaneidad…, en una palabra, desparpajo, en medio de un texto que fluye, que se cuida de no ser pesado: sin pensar en ser editado, sabe que será leído, por algún jesuita, probablemente. Como en otras vidas redactadas en el siglo xvii —aquí Frutos cierra un ciclo, con Diego de Torres Villarroel30—, poco se preocupa de hacer alguna introspección, de sacar a la luz las oscuridades del alma; como mucho expresará su sentir después de una buena comida o una mala noche en un mesón de Castilla. Pero el puntapié o el cuartazo que da a «la canalla» india o mulata vale más que un discurso, pues pinta los prejuicios y sentimientos de Frutos en cuanto al Otro, que contradicen, matizan o complementan otros gestos, como el de entregar «un jergoncillo con paja» al indio tembloroso de fiebre, para que se no se acueste sobre el suelo31 (fig. 2).

Fig. 2. — Exvoto con la representación de un enfermo en su petate

Image

© Basílica de San Juan de los Lagos (Jalisco, México)..

18Es Frutos hombre de entusiasmo más que de reflexión; esto le lleva a actitudes sorprendentes: es capaz de mostrar distancia, hasta frío sarcasmo, al tratar de Clemente XI, papa adversario de su rey. A través de esos comportamientos, ese largo discurso sobre sí mismo y sus mundos, de Roma a México, es todo un segmento variopinto de la sociedad el que se autorretrata con naturalidad, con su percepción del resto de la humanidad. Es una amplia confesión que no busca la absolución y apenas presenta afeites: no puede dejar de interesar al historiador.

19No soy hijo de carpintero, pero procedo de una cultura cercana a la catalana, vivo parte del año en país catalán (Perpiñán), conozco perfectamente los lugares que frecuentó Frutos de cada lado del Atlántico. Como él, estoy inmerso en el mundo novohispano. Pienso poder ser su intérprete, tal vez no neutral, y lo advierto. Pero es posible que en temas «micro» la empatía sea menos peligrosa, hasta más recomendable, que en materia «macro», donde la carga ideológica, la acumulación de pareceres encontrados, es mucho más fuerte, y el desliz, asegurado.

20Para mí hubo dos Frutos. Un primero, hasta 2007, muy mediatizado por Jean-Pierre Berthe, quien episódicamente me hablaba del proyecto, cada vez más difícil por razones de salud de Carmen, y después por la suya. Mi curiosidad todavía no estaba alertada, recibía una información fragmentada, no preguntaba. Ese mismo año me jubilé de la Universidad de Paris-Ouest Nanterre. Jean-Pierre me propuso continuar la tarea con él. Para ello, me dio una copia en papel del borrador, es decir, de la transcripción del texto, esencialmente elaborada por Carmen, revisada por él mismo a mano, con anotaciones. Estas eran básicamente de cuatro tipos: correcciones a la transcripción, aclaraciones lingüísticas (por ejemplo, sobre términos en catalán), precisiones geográficas e históricas (lugares, personajes) e hipótesis en cuanto a algunas oscuridades del texto. Todo ello de forma elíptica, al filo de la pluma, pero muy sugerente. El trabajo de edición ya estaba avanzado, pero aún en una etapa intermedia, con una dificultad añadida: el soporte había sido un archivo word, realizado por Carmen, que ya no existía. En consecuencia, mi primer trabajo sería poner en limpio una nueva versión informática del manuscrito. Es lo que hice, hacia 2010, con la ayuda eficiente de Margarita Sandoval (Colmich-SIG). Remití a Jean-Pierre el resultado, el nuevo archivo word de la versión Val Julián-Berthe. Y todo quedó en esto: él iba perdiendo interés, otros quehaceres me llamaban.

21Jean-Pierre se fue en agosto de 2014. Entonces yo terminaba un libro sobre siete vidas de soldados del siglo xvii32: sus destinos a la vez excepcionales y mínimos, la escritura «desde abajo», me habían fascinado. Había una traslación natural entre este libro recién acabado y el manuscrito de Frutos: pasar de soldados a un militar-jesuita, escuchar la vibración de sentimientos, posturas, relatos y, sobre todo, terminar con una misión que se me había encargado. Y por eso me he sentado, durante meses, frente a frente con Felipe Frutos. En realidad, todavía me encontraba en una situación dudosa. Carmen y Jean-Pierre habían trabajado a partir de un microfilm del manuscrito, no sabían en realidad dónde había ido a parar el original. En 2014, Berthe buscó dicho soporte en microfilm, ya no lo encontró. Pensaba que el librero había vendido Peregrinaciones, viajes y varias aventuras a la Biblioteca Nacional de México, pero sin poder asegurarlo. No se podía avanzar en dicho proyecto de edición sin confrontar original y transcripción, y esta era lo único que quedaba. Por suerte, en septiembre de 2016, Miguel Galicia, entonces mi ayudante de investigación del Conacyt, localizó el manuscrito en la Biblioteca Nacional y me facilitó una copia de la totalidad. Frutos podía expresarse de nuevo, con su vehemencia natural.

Las peregrinaciones de un manuscrito

22Fuera de la transcripción que se me confió, nunca consulté ninguna otra documentación preparada, eventualmente, por Val Julián y Berthe. Sé que en algo de ello trabajaron, que Carmen fue hasta Cantalejo, donde encontró el acta de bautismo de Frutos (fig. 3). El propio jesuita debió de tener acceso a su partida bautismal, pues al inicio de su manuscrito especifica que le «dieron las aguas del Santo Bautismo, domingo seis de mayo en la pila bautismal de la parroquia de San Andres Apóstol, dándole el nombre de Phelipe, como consta en el Libro de Bautizados de dicha parroquia más por extenso, a hojas 3233». Jean-Pierre, por su parte, era un infatigable escudriñador de bibliografía y documentación. ¿Hasta qué punto tuvieron conocimiento de las tribulaciones del manuscrito? No dispusieron de los recursos de las bases de datos de Internet. Pienso que no llegaron a conocer la nota de José Fernando Ramírez; su publicación en 1898 por Nicolás León era una rareza, y la reedición en México por Ernesto de la Torre Villar, en 2001, viajaba con dificultad hasta París, y ya Carmen y Jean-Pierre se estaban desligando del proyecto.

Fig. 3. — Acta de bautismo de Felipe Frutos, Libro de Bautismos 1668-1698, fo 32, Iglesia del Apóstol San Andrés, Cantalejo (Segovia)

Image

En la página de la derecha, abajo; en el margen izquierdo: «no 130, Phelipe, hijo de Anton de fructos y de Ysabel de miguel». En cuerpo de texto: «En la iglesia parroquial de señor san Andres apóstol, domingo seis días del mes de mayo de mil y seiscientos y setenta y cuatro años, yo, el licenciado Lucas Lopez Loarte, cura propio de la dicha parroquia, bauticé un niño de Anton de fructos y de Ysabel de miguel, legítimamente casados, vecinos de esta villa, y naturales el dicho Anton de fructos de esta villa y la dicha Ysabel de miguel natural del lugar de la Caveçuela, y le puse por nombre Phelipe, el cual nació viernes veintisiete días del mes de abril y le di por su abogada a la Virgen Santísima Señora Nuestra, y fue su padrino Juan de fructos, vecino de esta dicha villa, que le advertí el parentesco que contrajo con dicho bautizado y sus padres y la obligación que tiene de enseñarle la doctrina cristiana. Y fueron testigos Blas de Esteban y Juan Molinero y lo firmé ut supra. Lucas Lopez Loarte».

© Obispado de Segovia, Archivo Diocesano.

23Sin embargo, el punto de partida está aquí. ¿Cuáles fueron las relaciones de Ramírez con el manuscrito? Su vida y su afán por los libros son bien conocidos34. Supo aprovechar el desmantelamiento de las grandes bibliotecas conventuales que se estaba dando desde cerca de un siglo antes, desde 1767 y la expulsión de los jesuitas. Fue entonces cuando el manuscrito de Frutos empezó a viajar, tal vez desde la hacienda de San Borja, cerca de México, donde nuestro jesuita nos dice que había al menos algunos libros, en particular el de Fernão Mendes Pinto con sus extraordinarias peregrinaciones, que fue prestado a un particular que nunca lo devolvió35. ¿Pasó después de 1767 el manuscrito de Frutos a otra biblioteca conventual? Es probable. La devastación bibliotecaria alcanzó su apogeo con la desamortización y las leyes de Reforma de 1857. En ese momento Ramírez era director del Museo Nacional, de la Biblioteca Nacional e interventor de las bibliotecas de los conventos. Llegó a tener 7 477 libros selectos, de los cuales 1 554 eran de historia y viajes, y 200 de diversos temas36. Entre ellos debió de estar el manuscrito del hermano Frutos. Por lo menos lo sugiere la nota que redactó, cuidadosa, bien informada.

24Primer ministro del emperador Maximiliano, Ramírez huyó de México en 1867, con sus libros. Después de su muerte exiliado en Alemania, su biblioteca regresó a México, pero rápidamente pasó de mano en mano, hasta su desmantelamiento, ella también; así eran aquellos tiempos. Esto supone la existencia de buitres: quien se aprovechó de ello fue el librero inglés Bernard Quaritch. En 1880, su catálogo dedicado a los libros de quien fue el ministro de Maximiliano contenía «524 títulos, comprensivos de algunas de las más valiosas y raras obras del catálogo Ramírez37». No hemos podido consultar dicha lista, pero sí el catálogo general de Quaritch de 1887, donde aparece el manuscrito con el no 29 090:

FRUTOS. Peregrinaciones, viajes y varias aventuras, pasadas, padecidas y aguantadas por el hermano Phelipe Frutos, de la Compañía de Jesús, pequeño 4to. MS, págs. 512, con tres prel. hojas y otros tres por índice; con letra pequeña pero muy clara, envoltorio de vitela flácido, 18 £ 10 chelines. Madrid, 1711 – México, 1720.
El autor nació en Cantaleja38, cerca de Segovia, en 1674; a los diecisiete años ingresó como soldado en el ejército español, pasó a Argel39, y a su regreso realizó la campaña contra los franceses en Cataluña de 1693 a 1700, en la que fue ascendiendo progresivamente al puesto de teniente y ayudante . En 1701 ingresó en la orden de los jesuitas, y en 1706 fue enviado por su Superior a México, donde permaneció durante cuatro años, y luego regresó a Europa. Habiendo concluido su negocio en Roma, volvió a Madrid, con la intención de navegar a Filipinas por la vía de México. Aquí, en Madrid, la obra original termina en diciembre de 1711. La narración continua se interrumpe y no sabemos más de sus viajes. Pero se anexa una «Relación sucinta de las propiedades de los Indios Mexicanos, que en el discurso de catorze años ha observado en ellos el hermano Felipe Frutos». Esto fue escrito en o después del año 1720, lo que hace probable que llegara a México en 1712, y no fue más allá40.

25Para un librero la nota es bastante extensa, prueba del interés, que también revela el precio del manuscrito, nada desdeñable. Salvo la patraña de Argel, es bastante exacta y precisa, hasta cita expresamente Cataluña, lo que no hizo Ramírez en su propia nota: ¿pensaba encontrar algún cliente por ahí? No hay que olvidar tampoco que a finales del siglo xix Barcelona tenía un gran acercamiento con las islas Filipinas. La obra debió acabar por venderse, pero no sabemos a quién.

26Lo cierto es que el original, o bien alguna copia parcial —entonces de la segunda parte, la «Relación»—, fue leído. En 1913 el jesuita Pablo Hernández publicaba en Barcelona un libro sobre los indios guaraníes, y como elemento de comparación escribía:

Pudiéronse traer en comparación de lo mismo los casos semejantes que de los indios de Méjico explica el hermano Felipe Frutos, y los azotes que entre ellos daban los maridos a sus mujeres, sin los cuales no era durable la paz del matrimonio, porque desde el punto que cesaban los azotes semanales, clamaba la mujer que había cesado el amor que su marido la profesaba41.

27Este texto da otras precisiones diferentes al de Ramírez, corresponde a una lectura distinta, aunque también ideológica: entonces la información documental no circulaba como ahora, y muy probablemente el texto de Frutos se encontraba en España por esas fechas, y más en concreto en Barcelona, donde Hernández publicaba.

28El manuscrito ingresó en la Biblioteca Nacional de México hacia los años 60, después de pasar por manos de un librero mexicano. Como se ha indicado más arriba, mantiene la encuadernación de pergamino de la época, con un texto que se encuentra en buen estado de conservación y parece ser autógrafo42, con una escritura regular, muy legible (fig. 4a). Según señala el catálogo de Quaritch, es un pequeño cuarto. La cubierta de pergamino es 15.5 cm de ancho x 20.5 cm de largo; de la primera hoja a la última es 15 cm x 20.3 cm. En general es un texto que se encuentra en buen estado, sin manchas de humedad o de hongos. Las hojas están pegadas y cosidas. En lo particular, se ha perdido parte del color original de las cubiertas, de un café obscuro que se ha aclarado por la oxidación hasta verse en un amarillo sepia (fig. 4b). La cubierta se encuentra despegada de las hojas; sin embargo, eso no ha provocado que se deshoje el libro (fig. 4c). En las guardas se encuentran el sello de la Biblioteca Nacional y su referencia.

Fig. 4. — Manuscrito de Felipe Frutos, BNM, Fondo Reservado, ms. 1823

Image

a. — Muestra de la caligrafía de Felipe Frutos en la primera página [p. a] de su manuscrito; b. — Cubierta anterior de la encuadernación, donde se observa la pérdida de parte de su color original; c. — Cabeza o corte superior de la encuadernación

© Biblioteca Nacional de México.

29Tras su ingreso en dicha institución, el manuscrito pronto despertó interés, ya que en el Boletín del Instituto de Investigaciones Bibliográficas, en 1976, se advierte que «la transcripción del viaje de Felipe Frutos está por concluirse»; más adelante se añade que se va a «continuar el estudio del Diario de Felipe Frutos»43. Notemos que ninguno de los dos títulos dados es muy exacto, y no sabemos hasta dónde se llevó el proyecto. Pero es posible que fuera un campanazo que se escuchó por entonces. A finales de los años 60, principios de los 70, Fernando Benítez estaba redactando su obra magna de periodismo antropológico, Los indios de México. Inesperadamente, en el tomo tercero, en un apartado titulado «El ocio indio», interfirió el farniente soñador del cora con el testimonio de un texto colonial, la «Relación» de Frutos; otra vez se le nombraba:

Otro fue el problema de las masas reducidas a la esclavitud que pertenecieron a los antiguos imperios. Todo lo que construyó la Colonia —catedrales, conventos, inmensas obras públicas—, y todo el trabajo de las haciendas y de las minas se hizo a latigazos. Cuando el látigo dejaba de intervenir, la tarea se interrumpía, según lo demuestra un documento revelador, de principios del xviii, dejado por el hermano Felipe Frutos44.

30Y literalmente retoma una de las anécdotas —en cuyo relato el jesuita es generoso—. Y si esto no bastara, añade otra, de la misma cal y arena, procedente de Carl Gustav Jung, en relación con sus viajes por África oriental (Uganda, Kenia). Mezclar antropología, historia y psicoanálisis, África y México, es arriesgado, más cuando no hay una crítica, aun aproximada, de las fuentes. Pero el texto de Benítez demuestra la flexibilidad del escrito de Frutos; a través de él Ramírez denunció «el poder despótico que ejercían los religiosos45», a lo que había dado respuesta por adelantado el jesuita Hernández en Barcelona: que el temor y el castigo son efectos de la perversión humana, que explica «la costumbre de ver como cosa ordinaria el castigo de azotes desde la niñez46». Benítez, con generosidad, distribuye la culpa sobre todo el sistema colonial. Pero, animado por Jung, añade «una especie de fatalismo ancestral que opera en el fondo del ser [del indio]». No cabe duda de que más adelante deberemos retomar el expediente4748, tal vez expurgarlo, o al contrario complicarlo aún más.

31Si todo esto se tambalea y no es muy seguro, no deja de ser intrigante. Y por lo tanto Frutos siguió teniendo sus seguidores, aun indirectamente. Ya en 1918 se había escrito una historia del Río Grande del Sur donde se lee: «los indios de México, según la relación del hermano Felipe Frutos, tenían la misma propensión [que los del Río Grande]. El esposo daba golpes a su mujer, en señal de amor, sin lo cual no duraba la paz en el matrimonio49». Por supuesto, el autor, Carlos Teschauer, había leído a Frutos a través de otro jesuita, el mencionado Pablo Hernández. Es notable que en una obra magna, dedicada al Río Grande del Sur, con algunas referencias a la colonización jesuita del Paraguay, nuestro héroe haga una breve aparición. Y tal vez sea hora de abrevarnos directamente de la fuente, de nuestro Felipe Frutos.

Notes de bas de page

1 Biblioteca Nacional de México, Fondo Reservado, ms. 1823, Peregrinaciones, viajes y varias aventuras, pasadas, padecidas y aguantadas por el hermano Phelipe Frutos de la Compañía de Jesus; desde su nacimiento hasta el año de mil seiscientos noventa y uno, que sentó plaza de soldado. Y desde dicho año, hasta el de mil setecientos y uno, que logró el ser admitido en la Compañía de Jesus en el noviciado de Tarragona; con su ida, estada y vuelta de la Nueva España para las cortes de Madrid y Roma, que de vuelta de esta me hallo en Madrid, en los últimos del año mil setecientos y once.

2 Según el manuscrito, alférez. Las notas que aparecen entre corchetes en esta cita son nuestras.

3 Aquí no tenemos la misma lectura que Ramírez, para lo que remitimos al texto de Frutos, Peregrinaciones, p. 125, correspondiente a lo acaecido en la noche del 3 de septiembre de 1700. Los números de página citados de esta forma tras el título abreviado corresponden siempre al manuscrito. La introducción, de cuatro páginas sin contar la de título, no tiene numeración; se la hemos puesto alfabética: [a]-[d].

4 O fiebre amarilla. Probablemente presente en Veracruz desde tiempos tempranos. En 1580 la «Relación de Veracruz» denuncia la presencia de los mosquitos en el sitio «naturalmente malsano» de la ciudad (Relaciones geográficas, pp. 315 y 317-318).

5 En realidad es uno solo, el padre Juan Basilio Lochi.

6 No aparece en el manuscrito este «el».

7 Es decir, que incluye las páginas del principio no numeradas. Salvo una variante muy limitada, quizás un desliz de la pluma de Ramírez, es exactamente el mismo título, y por lo tanto el mismo manuscrito, podemos pensar. Es cierto que Ramírez no tomó en cuenta las cinco páginas finales, tampoco numeradas, de la «Tabla de las cosas más notables».

8 Es el punto de vista de un historiador del siglo xix, además preocupado exclusivamente por su universo mexicano.

9 Ramírez piensa en las grandes propiedades de los jesuitas y la avidez que pudieron despertar, en particular en la Corona, lo que condujo a su expulsión en 1767.

10 Frutos, Peregrinaciones, pp. 409-410.

11 Es el título exacto del texto en el manuscrito aquí editado.

12 Es, efectivamente, probable, pero con esto don José Fernando calza las botas de siete leguas de Frutos: sigue su argumentación, enmienda su conducta.

13 Cierto, pero poco después Frutos está de nuevo en España, donde redacta ese «opúsculo». Este resumen está en Ramírez, Obras del Lic. Don José Fernando Ramírez, pp. 210-217. Ha sido reproducido en Id., Obras históricas, pp. 106-109.

14 Frutos, Peregrinaciones, p. [b]. Las citas del manuscrito respetan los subrayados originales de Felipe Frutos.

15 En referencia a otro jesuita (ibid., p. 438).

16 Sobre esta cuestión, véase ibid., pp. 123-125.

17 Según la copia de una cláusula emitida por «el padre Felipe Frutos procurador general de mi provincia [de Filipinas] en México en fecha de 10 de abril de 1743», todavía está vivo entonces, con un sensible ascenso, inclusive, en los grados sacerdotales, y permanece en México (AGI, Filipinas, 293, N. 16). Hay documentos que se refieren a él en febrero de 1745, pero desde Madrid, lo que no garantiza que siguiese con vida en los meses anteriores, incluso en el último año, dados los atrasos burocráticos habituales (AGN, Indiferente virreinal, caja 5185, exp. 26).

18 Mientras no recibieran el sacerdocio, se destinaban a oficios temporales. Juan Antonio de Oviedo, Elogios de muchos hermanos coadjutores, fo 2, exalta su labor: «sacristanes, porteros, maestros de las escuelas de los niños, cocineros, despenseros, refitoleros, enfermeros, limosneros, procuradores, y administradores de haciendas, sin que estas exteriores ocupaciones les impidieran el adelantarse mucho en la perfección». De forma intermitente, Frutos será enfermero, pero, sobre todo a partir de 1707, administrador de hacienda en la región de México. En cierta medida, Oviedo toma ejemplo en los hermanos legos franciscanos, citando a san Francisco. Pero no deja de recordar, entre los coadjutores, a «muchos, que sin ser predicadores de oficio han sabido con santos consejos y eficaces razones convertir pecadores» (fo 3vo).

19 Berthe pensaba en su propia experiencia, joven adolescente, de la guerra de 1939-1945. La guerra, por los sentimientos y circunstancias extremas que la acompañan, durante y después, invita a esa reflexión; véase Clausewitz, De la guerra, lib. II, cap. v: «Crítica». Algo de ello comenta también Châtelet, 2008, p. 83, en referencia a la conducta histórica de Heródoto en cuanto a las guerras médicas pasadas.

20 Frutos, Peregrinaciones, pp. 144-147 y 173-174.

21 Ibid., p. 280.

22 Ibid., pp. 367-368.

23 AGN, Indiferente virreinal, caja 5550, exp. 24, «Copia del auto proveído por los jueces hacedores para la excomunión de padre Phelipe Frutos, coadjutor de la compañía de Jesús», México, 1735.

24 AGI, Filipinas, 293, N. 16.

25 Frutos, Peregrinaciones, p. 348.

26 «Título burlesco de honor a modo de Señoría» (Terreros y Pando, Diccionario castellano, s. v. «Perliquitencia»).

27 Frutos, Peregrinaciones, p. 440.

28 Por lo menos la cita dos veces (ibid., pp. 73 y 251). Mendes Pinto (ca. 1513-1588) fue cercano a la Compañía, conoció a Francisco Javier. Su obra, bastante desordenada y algo fantasiosa, fue muy popular en el siglo xvii; véase Trías Folch, 1999. Más cercano aún a nuestro autor, pero al que Frutos no debió conocer, fue Bartolomé Lorenzo, otro hermano coadjutor, que llegó a Lima en 1572, y de quien Joseph de Acosta escribió su biografía, «Peregrinación de Bartolomé Lorenzo»; véase también Rubio González, 1980.

29 Lejeune, 1996.

30 Torres Villarroel, Vida, ascendencia, nacimiento.

31 Frutos, Peregrinaciones, pp. 467-468.

32 Calvo, 2019.

33 Frutos, Peregrinaciones, p. 1.

34 José Francisco Ramírez nació en Parral (México) en 1804, murió en el exilio en 1871 en Bonn (Alemania). Ernesto de la Torre Villar hace preceder su edición de las Obras históricas de una amplia y bien estructurada biografía de quien fue historiador, político y bibliófilo (Torre Villar, 2001a). En el tomo IV hay un sintético recuento de sus relaciones con los libros (Id., 2001b).

35 Frutos, Peregrinaciones, p. 251.

36 Torre Villar, 2001b, pp. 15 y 19.

37 Ibid., pp. 20-21.

38 Por Cantalejo.

39 Por supuesto, es error de lectura. Se trata de Seo de Urgel, en los pies de los Pirineos, donde Frutos estuvo varias veces, como soldado.

40 «FRUTOS. Peregrinaciones, viajes y varias aventuras, pasadas, padecidas y aguantadas por el hermano Phelipe Frutos, de la Compañía de Jesús, small 4to. MS, pp. 512, with three prel. leaves and other three por index; in a small but very clear handwriting, limp vellum wrapper, £18 10s Madrid, 1711 – Mexico, 1720.
The author was born in Cantaleja, near Segovia, in 1674; when seventeen years of age he entered the Spanish army as a soldier, went to Argel and after his return made the campaign against the French in Cataluña from 1693 to 1700, in which he was gradually promoted to the post of lieutenant and adjutant. In 1701 he entered the order of Jesuit, and in 1706 was send by his Superior to Mexico, where he remained during four years, and then returned to Europe. Having concluded his business in Rome he returned to Madrid, with the intention of sailing for the Philippines by way of Mexico. Here, at Madrid the original work ends with December 1711. The continuous narrative breaks off, and we hear no more of his voyages.
But there is annexed, a «Relación sucinta de las propriedades de los Indios Mexicanos, que en el discurso de catorze años a observado en ellos el ho. Phelipe Frutos». This was written in or after the year 1720, which makes it probable that he reached Mexico en 1712, and went no farther» (Quaritch, A general catalogue of books). Todas las traducciones de este libro son de Thomas Calvo.

41 Hernández, 1913, lib. I, p. 123. En su listado de documentos solo cita la «Relación sucinta de las propiedades de los indios mexicanos», como si estuviera desgajada, como copia, del resto del manuscrito de Frutos.

42 Tenemos pocos documentos autógrafos de Frutos, y son de 1735: AGN, Indiferente virreinal, caja 5643 (jesuitas), exp. 26, «Autos por Felipe Frutos de la Sagrada Compañía de Jesús administrador de la Hacienda de San Borja por pago de diezmos con uno de sus capitulares a la recaudación de diezmos el Doctor Joseph Codallos. México», y AGN, Indiferente virreinal, caja 5361 (jesuitas), exp. 116, «El Padre Phelipe Frutos de la Compañía de Jesús de la Hacienda de San Borja perteneciente a la provincia de Philipinas en los autos con la parte de la Santa Iglesia catedral sobre la paga de ciertos diezmos que dicen serles debidos». Son cartas de recusación contra el recaudador de los diezmos por parte de Frutos como administrador de la hacienda de San Borja. No tienen fecha, pero por el contexto se les puede adjudicar la indicada. La escritura es parecida a la del manuscrito.

43 Boletín, pp. 457-458.

44 Aunque no cita las referencias del texto (Benítez, 1970, pp. 601-606).

45 Recojo de nuevo la cita de Ramírez, Obras del Lic. Don José Fernando Ramírez, p. 216.

46 Hernández, 1913, lib. I, p. 123.

47 Benítez, 1970. Volvemos sobre ello en el cap. iv,

48 pp. 96-101.

49 «os indios do México, segundo a relacão do irmão Felipe Frutos, tinham a mesma persuasão [que los de Río Grande]. Dava o marido em sinal de amor açoites à sua mulher, sem os quais não era durável a paz do matrimonio» (Teschauer, 2002, p. 378).

Précédent Suivant

Le texte seul est utilisable sous licence Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.