Vous l’avez sans doute déjà repéré : sur la plateforme OpenEdition Books, une nouvelle interface vient d’être mise en ligne.
En cas d’anomalies au cours de votre navigation, vous pouvez nous les signaler par mail à l’adresse feedback[at]openedition[point]org.

Précédent Suivant

Pagar sus deudas

p. 7-8


Texte intégral

1Me doy cuenta, muy al final, de que he dejado al autor, Felipe Frutos, la posibilidad de expresarse muy a sus anchas desde 1711 a 1722. Pero ¿qué diría si retomara la pluma en este momento? Sin duda agradecería (y lo haría yo con él). En primer lugar, a la larga cadena de entes que, en México, Londres, Barcelona, finalmente otra vez en México, han custodiado el manuscrito cerca de tres siglos, permitiéndole otra vez discutir, revivir a pleno sol. Y, sobre todo, al final de la cadena, se quitaría su birrete frente a Jean-Pierre Berthe y Carmen Val Julián, artífices esenciales, como se leerá más adelante. Tal vez estén ahora juntos, dialogando los tres. Sin ellos, Frutos seguiría encerrado en su celda-manuscrito.

2Un manuscrito que en cierto momento se tuvo que localizar y del cual hubo que obtener un microfilm, diferente del utilizado por Berthe y Val Julián, perdido. Se logró gracias a la pericia de Miguel Galicia, quien fue mi asistente de investigación del Conacyt. Lesly Zavala, otra ayudante, consiguió con posterioridad una reproducción de buena calidad del único grabado incluido originariamente en el manuscrito. Agradezco, asimismo, al obispado de Segovia su autorización para la reproducción del acta de bautismo de nuestro autor.

3Frutos fue un gran giróvago, y encontró alguien capaz de responder a sus desafíos, como ha sido Carlos Roberto Cruz Gómez, también ayudante. Con una decena de mapas, nos permite poner los pies en las huellas del autor, a lo largo y ancho de la Península Ibérica, del sur de Francia, de Italia, y por supuesto de la Nueva España, de Veracruz a México, de México a Acapulco. No estuvo nuestro jesuita en Filipinas, pero poco faltó.

4Después del autor, tomo el relevo, y debo agradecer a la Casa de Velázquez, a su equipo editorial, en especial a Beatriz Alonso, quien hizo una relectura muy profesional del mamotreto y de mis elucubraciones, adjuntas a las de Peregrinaciones, viajes y varias aventuras, así como al Colegio de Michoacán, quien aceptó también acompañar el proyecto.

5Advierto en este momento un sentimiento extraño: Carmen y Jean-Pierre dieron movimiento a toda la maquinaria. Me agregué después. Me encuentro ahora solo. Frutos regresó a su universo muy lejano: ya no intercambio anécdotas, pareceres, momentos gratos con mis dos compañeros. Algún día nos volveremos a reunir.

6Last but not least, Felipe hubiese hecho buenas migas con Paulina. No es esposa de ningún capitán de las guerras de Cataluña, ni marquesa del clan de los Borja, mujeres que conoció nuestro escritor. Es historiadora del siglo xxi, por eso sabe dialogar a través de los tiempos. Cruzando por ellos hizo amistad con Frutos. Persiguió su sombra en la fortaleza de Prats de Molló, cuando varios siglos después del autor nos lanzamos a su ataque: ahí Paulina cosechó un buen golpe de calor. La historia tiene sus riesgos.

Précédent Suivant

Le texte seul est utilisable sous licence Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.