Version classiqueVersion mobile

L’empire des exilés

 | 
Thomas Glesener

Résumés

Resumen

Texte intégral

1En 1713, el tratado de Utrech ratifica, tras dos siglos de hegemonía incuestionable en Europa gracias a sus posesiones en Italia y Países Bajos, el desmembramiento de la Monarquía Hispánica y su repliegue hacia la Península Ibérica. Se ha considerado tradicionalmente este acontecimiento como el acta de defunción de las antiguas formaciones imperiales europeas: marcaría la relegación de las potencias mediterráneas y confirmaría la emergencia de los Estados soberanos que forjaron el «equilibrio europeo». Habría asimismo acentuado un proceso largo e ineluctable de declive de España, no siendo la pérdida de sus territorios europeos más que un lejano preludio al desmoronamiento de su imperio colonial en América. Por último, bajo el mando de la nueva dinastía de los Borbones, sobre los escombros de la Monarquía Hispánica, se habrían establecido las bases del Estado español: frágiles fundaciones de un poder en manos de extranjeros que habrían impuesto una centralización autoritaria a castellanos y aragoneses.

2Este libro estudia el proceso de pérdida del imperio español y pretende demostrar que la ruptura no fue tan completa como se ha querido afirmar: a través del destino de miles de exiliados flamencos, en su mayor parte militares, que abandonaron los Países Bajos y se instalaron en la Península Ibérica para seguir el servicio al rey de España, este estudio cuestiona las circunstancias y las modalidades del repliegue imperial y sus consecuencias en la sociedad española. Este exilio masivo subraya, en efecto, la capacidad del rey de España de seguir siendo un polo de atracción de lealtades políticas en Europa, mientras que estos exiliados van a desempeñar, a su vez, un papel considerable en la estructuración de las nuevas ambiciones imperiales españolas. Las condiciones de acogida de estos refugiados políticos en la Península posibilitaron esta situación: lejos de quedar relegados a tareas subalternas, el rey de España les abrió generosamente las puertas de los altos cargos de la Corte y de los gobiernos provinciales. Principal baluarte institucional, los exiliados flamencos conservarón durante un siglo privilegios específicos en la casa militar del rey, lo que les permitió constituirse en una influyente élite de poder. A través de la reconstitución de las dinámicas políticas y de las adscripciones sociales de las microsociedades militares del exilio flamenco, esta obra pretende esclarecer los horizontes políticos de un colectivo de exiliados y las condiciones de su inserción en la sociedad y en el Estado español. Descifrando a escala de los actores los horizontes políticos de estos exiliados, este estudio intenta demostrar que la manera cómo los Borbones reconfiguraron la herencia imperial de España fue tributaria de la competición entre diferentes grupos de poder.

3La obra consta de siete capítulos que se organizan siguiendo un hilo cronológico que va desde finales del siglo xvii a la guerra de Independencia. El primer capítulo está dedicado a las circunstancias que permitieron a Luis XIV forjarse fidelidades entre las élites de los Países Bajos, así como a las formas de participación de este núcleo de borbónicos flamencos en las primeras reformas de la monarquía. El segundo capítulo, desplazando la mirada hacia España, examina las transformaciones de la política nobiliaria llevada a cabo durante la contienda sucesora, que permitieron a Felipe V atraer a su causa a unas élites flamencas que estaban más atraídas en por Versalles que por Madrid. Al inscribir la economía de la gracia en la participación al esfuerzo bélico, al conferir a algunas corporaciones militares el privilegio de controlar el Estado, Felipe V promovió a los exiliados de Flandes y al conjunto de los veteranos de la guerra a los primeros empleos de la monarquía. El tercer capítulo estudia la difícil salida de la guerra y las tentativas abortadas para limitar los privilegios de los generales del ejército. La participación de los exiliados de Flandes en la reanudación de la guerra en Europa se canjeó contra la preservación y la ampliación de sus privilegios. El cuarto capítulo hace un paréntesis en el desarrollo cronológico para examinar las inscripciones sociales y espaciales de los oficiales flamencos. Subraya cómo las redes familiares de los exiliados ayudaron a mantener vínculos entre los antiguos territorios de la Monarquía Hispánica a la vez que contribuyeron a estructurar las relaciones políticas entre las distintas monarquías borbónicas en Europa. Por otro lado, se indaga en los procesos de integración local de una parte de los exiliados mediante alianzas con la nobleza y el patriciado urbano de la antigua Corona de Aragón. A partir de la segunda generación, resultó cada vez más difícil justificar los derechos de la nación flamenca por la condición de exiliados cuando una parte creciente de los oficiales tenia casa y solar en la Península. Esos privilegios se fueron percibiendo cada vez más como un vestigio político que favorecía la reproducción de una élite social. Esta cuestión se aborda en el quinto capítulo, que muestra cómo los llamamientos de las élites ilustradas para una reforma de la institución militar toparon con los poderosos corporativismos militares. Los capítulos seis y siete tratan del aumento de las tensiones entre el rey y una élite militar que se estaba reinventado una identidad nobiliaria gracias a la apropiación de las instituciones creadas por Felipe V. Progresivamente, la figura del fundador, el cosmopolitismo original y la memoria dinástica se fueron difuminando en beneficio de un discurso nobiliario y patriótico que inscribía dichas instituciones en el tiempo largo de la historia del reino y de sus élites naturales. Carlos IV y su favorito, Manuel Godoy, apremiados por la abolición de la monarquía en Francia, intentaron retomar a toda costa el control sobre el generalato. Sin embargo, constatarán a sus expensas el apego de la aristocracia militar a las instituciones felipistas ya que esta prefirió sublevarse y deponer al rey antes que abandonar el lugar que ocupaba desde hacía un siglo detrás del trono.

4Frágil lobby dinástico convertido en el núcleo de la aristocracia militar, el exilio flamenco permite entender cómo se constituyó el poder de los generales en la España en el siglo xviii. De hecho, el análisis de esta micro-sociedad demuestra que acontecimientos generalmente estudiados por separado —el desmembramiento imperial, la militarización de la monarquía y su proyección dinástica en Europa— están sin embargo estrechamente relacionados entre sí. En última instancia, la longevidad de los derechos de la nación flamenca muestra cómo las dinámicas políticas de la España borbónica quedarón profundamente marcadas por los acontecimientos trágicos del conflicto de sucesión.

© Casa de Velázquez, 2017

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search