Version classiqueVersion mobile

Les marchands français de Cadix et la crise de la Carrera de Indias (1778-1828)

 | 
Arnaud Bartolomei

Résumés

Resumen

Texte intégral

1¿Qué guía a los actores económicos en las decisiones cruciales que se ven obligados a tomar a lo largo de su vida?¿Tan solo el «ánimo de lucro»? ¿O ciertos arbitrajes más complejos, en los que intervienen consideraciones políticas, sociales y culturales? Abordamos aquí una vieja cuestión –que conserva, sin embargo, su actualidad, tanto en el seno de las ciencias sociales como en el debate público– a partir del observatorio singular de unos 500 comerciantes franceses que se instalaron en Cádiz en el siglo xviii para beneficiarse de la excepcional situación comercial del puerto andaluz –por aquel entonces «cabeza de puente» de la Carrera de Indias, la gran ruta del comercio colonial español–. En el transcurso de las últimas décadas del siglo vieron, en efecto, cómo se derrumbaban, una tras otra, las condiciones favorables que habían motivado su establecimiento en Andalucía: el monopolio de comercio colonial que disfrutaba Cádiz empezó a desmantelarse en 1778 con las reformas del comercio libre, que abrieron las colonias españolas al conjunto de los grandes puertos de la Península; el puerto de Cádiz quedó marginado durante mucho tiempo en los intercambios atlánticos debido a las derrotas navales de España frente a Inglaterra (Cabo de San Vicente en 1796 y Trafalgar en 1805) y al proceso de emancipación colonial que se extendió por las colonias americanas a partir de 1810; por último, la alianza franco-española, que había permitido a la «nación francesa» de Cádiz beneficiarse de un clima político propicio a lo largo del siglo xviii dejó paso, a partir del periodo revolucionario, a relaciones mucho más conflictivas entre ambos Estados, enfrentados, principalmente, durante la guerra de la Convención (1793-1795) y la guerra de la Independencia (1808-1813). Sin embargo, a pesar de la degradación generalizada de su situación, los comerciantes franceses de Cádiz se mantuvieron constantemente vinculados a la ciudad y no la abandonaron hasta que se vieron obligados a ello durante las guerras franco-españolas regresando en gran número en cuanto pudieron hacerlo, en 1796 y en 1815. ¿Por qué? ¿Cómo explicar su apego a una ciudad que ya no ofrecía ninguna de las condiciones que habían provocado su instalación? Este estudio intenta responder a esta cuestión central a través de la reconstitución sistemática de las trayectorias que siguieron los comerciantes franceses de Cádiz en los tiempos turbulentos de las guerras revolucionarias, de la epopeya napoleónica y de la emancipación de las colonias españolas.

2Para ello la obra se divide en cinco capítulos que esclarecen unas veces la evolución del contexto general de la ciudad y otras veces la andadura excepcional de su colonia francesa. El primer capítulo proporciona una visión general y se centra únicamente en Cádiz, de un extremo al otro del periodo, e incluso más allá, ya que abarca igualmente las décadas que siguieron a la batalla de Ayacucho (1824) y la abolición del comercio libre (1828), para integrar en el marco de estudio el efímero resurgir económico que vivió la ciudad en la época de la franquicia del puerto (1829-1831) así como otro más durable que le permitió reactivar el crecimiento en las décadas centrales del siglo xix. Viene así a paliar la ausencia de una síntesis cómoda que aúne en un mismo movimiento la historia de la ciudad durante el apogeo de la Carrera de Indias con la de su decadencia y su segunda prosperidad en el siglo xix. Los dos capítulos siguientes trazan la historia de la colonia francesa durante el largo periodo bisagra que separa las épocas moderna y contemporánea. El capítulo ii pone en evidencia los cimientos en los que se asentaban la pujanza y prosperidad de la colonia en vísperas de la Revolución Francesa. Subraya la resistencia que supo oponer a los ataques de los reformadores españoles, pero también la extrema dependencia en la que se hallaba con respecto al comercio colonial español, que contribuía a conectar al resto del sistema-mundo europeo y que le proporcionaba la mayor parte de sus ingresos. El capítulo iii describe el declive irremediable de esta prominente comunidad que perdió al mismo tiempo la posición privilegiada que ocupaba en el sistema atlántico y a una parte esencial de sus miembros. Muestra cómo, a pesar de que en el tiempo largo de la historia la plaza supo reinventarse y volver a ser un centro destacado del negocio español del siglo xix, la colonia francesa no lo consiguió y acabó desapareciendo. Dilucida, sin embargo, la cronología singular de este declive, que no fue lineal sino que estuvo jalonado por las grandes rupturas políticas de 1793 y 1808, más que por el bloqueo británico o la disgregación final de la Carrera de Indias.

3Indudablemente, la colonia resistió todo lo que pudo y sus miembros solo abandonaron la ciudad cuando se vieron obligados a ello. El análisis de dicho apego, por parte de individuos supuestamente racionales y prestos a la movilidad, es por lo tanto el objeto de los dos últimos capítulos. El cuarto detalla las estrategias que pusieron en obra los comerciantes franceses de la ciudad entre 1796 y 1808 para adaptarse y soslayar el bloqueo marítimo británico y plantea un juicio crítico de su éxito. Aunque los negociantes franceses se convirtieron en armadores de corsarios, financieros o terratenientes para compensar las pérdidas que sufrían en otros ámbitos, estas actividades no fueron más que vanos intentos para permanecer a flote que como mucho ralentizaron el desclasamiento al que les abocaba la crisis de la Carrera de Indias. El último capítulo, finalmente, se interroga sobre el enraizamiento local de los comerciantes franceses y sobre su nivel de integración en la sociedad andaluza, preguntándose si su decisión de quedarse en Cádiz no se debía en última instancia al apego que sentían por la vida que allí habían construido. Así, invita a repensar la relación que mantenían los comerciantes con su medio –la plaza– proporcionando una llave esencial para la comprensión de la trayectoria que siguieron esos cientos de comerciantes franceses que se quedaron en Cádiz contra viento y marea.

© Casa de Velázquez, 2017

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search