Version classiqueVersion mobile

Serio ludere

III. — Primores de la prosa

«Entra en él Guadalete»

Un río en la polémica

Nadine Ly

Texte intégral

El «extraño error» de Celia

1Es el acto segundo de La Dorotea el del triunfo de la alcahueta Gerarda. Lo abre una escena de mutua seducción (II, 1) en que el indiano don Bela la colma de regalos y ella le ensalza las dotes y belleza de Dorotea, hasta que queda concertada una cita en casa de la dama. Es el de los remordimientos y nostalgias de Dorotea (II, 2), siempre enamorada de Fernando, convaleciente y más hermosa que nunca, a quien trata de consolar su criada Celia. Y es, por fin, el acto en que se conforma Dorotea con recibir a don Bela después de enterarse, durante la visita de Marfisa a su propia casa (II, 3), de que Fernando tiene otra amada en Madrid. Al exquisito enfrentamiento de las damas, sutilmente emponzoñado por las noticias de Fernando que cada una de sus amantes, en nombre de fingidas amigas, destila a la otra, sigue la llegada de Gerarda, algo bebida, a casa de Dorotea hasta que llama don Bela a la puerta (II, 4): entonces tiene lugar el decisivo, pero único en toda la obra, encuentro dialogado de Dorotea con el liberalísimo indiano.

2La escena segunda del segundo acto, paralela a la primera y temporalmente coincidente con ella, presenta un intercambio privado entre dama y doncella, en torno a Fernando, los hombres, el olvido, Sevilla y el Betis, Madrid y el Manzanares. Frente a una Dorotea desconsolada, Celia le pinta a un Fernando descuidado, olvidadizo, embelesado por los encantos de Sevilla e infiel:

Dorotea.[...] la ausencia de uno que quise me atormenta. Éste bien sé yo que era bueno para mí.

Celia. Ya lo será para otra.

  • 1 Salvo nueva indicación, cito por Vega Carpio, La Dorotea, ed. de Donald McGrady. Por no multiplica (...)

Dorotea. No me des celos, que rodea con ellos el amor para el olvido. Dime que piensa en mí, revolviendo la memoria de nuestras cosas pasadas, sin descanso de noche, sin gusto de día; que le enfadan los amigos; que le parecen bien las mujeres feas, que va y viene desde Sevilla a Madrid más veces su imaginación que tiene el tiempo instantes [...] (II, 2, p. 91)1.

  • 2 Para una comparación entre esos ríos, remito globalmente al texto del libro I del Viaje entretenid (...)
  • 3 «Celia. Yo, señora, deseo divertirte [...]. ¿Pensabas que era el Betis como nuestro Manzanares, rí (...)
  • 4 La palabra es de Edwin S. Morby, el cual la toma de Jorge Icaza: «erudición impertinente», a quien (...)

En cuanto al olvido, supuesta reacción de Fernando al exilio al que le condena su amante y único remedio a la ausencia, dolorosa y graciosamente experimentada por Dorotea («Dime [...] que le parecen bien las mujeres feas»), da lugar a un primoroso dúo de dama y criada sobre los ríos de Sevilla y Madrid. Brioso alarde jocoserio de tópicos2, entre los que hasta figura la transposición de un verso de Góngora3, el dúo de los ríos podría juzgarse «impertinente4» por insertarse, como aparente digresión, en una charla entre dama desesperada y doncella determinada a desengañarla. En realidad, el canto amebeo entonado por Celia y respondido por Dorotea es un juego de encarecimiento geográfico‑poético‑sentimental de doble o triple filo: el de los remordimientos amorosos e inútiles consuelos, el de la parodia del laus urbium aquí enfocado como laus fluminum y el del rencor personal de Lope, bajo la máscara de una crítica socio‑económica, encubierta a su vez por el brillo de las dos Babilonias, sus ríos y sus damas:

Celia. Sí, en verdad Sevilla es para eso. Eso dicen de la hermosura de sus damas, y aquellas bocas desenfadadas, donde tan lindos dientes brillan, que como de las Indias traen perlas a España, pueden ellas enviar perlas a las Indias [...]. Pues ¡lo que cuentan de sus barcos, con los tendales de ramos de naranjos, en que pasan a Triana y al Remedio!
[…]

  • 5 Título de una comedia de Lope, La noche de San Juan, de 1631 que, en varios aspectos, comparte pun (...)

Dorotea. Manzanares no se precia de profundo, que es como ingenio cortesano, oropel y ruido de orillas sí, y de seguridades [...]. Y más vale una noche de San Juan5 suya entre verbenas, álamos y mastranzos, que los días que dices de barcos enramados. Demás que si por el Betis vienen barcos de plata a la Torre del Oro, por Manzanares vienen coches de perlas y diamantes en mil hermosas damas, adonde para cuanto crían las Indias (II, 2, pp. 92-93 y p. 95).

  • 6 Betis: así designan Celia y Dorotea al río de Sevilla. El hidrónimo «Guadalquivir» lo inserta Celi (...)

3Tanto «nuestro Manzanares, río con mal de piedra, todo arenas» (p. 95) con sus lujosos coches como el Betis con sus barcos6 y tanto Madrid como Sevilla van estrechamente vinculados a «las Indias», así las geográficas y económicas, proveedoras de oro y perlas como las «doroteánicas»: la provincia del interés y la codicia. Propias de la alteración del orden sentimental ocasionada por la llegada a Madrid del indiano rico (complejo avatar del remoto Francisco Perrenot de Granvela) y causa (in)directa del exilio sevillano de Fernando, se convierten «las Indias» o las fórmulas «estar en, ir a, pasarse a, venir de las Indias» en metafóricos emblemas verbales propios del encono de Lope y de la materia y el idiolecto llamados «Dorotea». Más de treinta veces (treinta y cuatro) se documentan esas fórmulas en la obra, tanto en boca de Dorotea como de Fernando, y alguna que otra vez de Gerarda o Felipa y Laurencio, criado de don Bela:

  • I, 3: Dorotea. Ese agrado tuyo, ese brío, ese galán despejo, esos regalos de tu boca, cuyo primero bozo nació en mi aliento, ¿qué Indias los podrán suplir, qué oro, qué diamantes? (p. 31) y IV, 7 – Dorotea. No quiero Indias, ni cautivar mis años. ¿Qué oro, qué diamantes como mi gusto? (p. 326).
  • I, 5: Dorotea. ¿Por qué no volveré a verla? [tu casa] – Fernando. Porque te vas a las Indias, y hay mar en medio (pp. 49‑50).
  • II, 1: Bela. Hipérboles y energías. – Gerarda. Parecen frutas de las Indias como plátanos y aguacates (p. 83).
  • III, 2: Laurencio. [...] Haz cuenta que tú estabas en Madrid, y que ellas fueron a las Indias [Dorotea y Gerarda] (p. 185). – Lau. Los [bienes] de tu fortuna poco a poco se van a los que le dio la naturaleza a Dorotea, y tendrálos entrambos. Mira si son oficio, y si digo yo bien que no han menester ir a las Indias [...]. – Bela. Nunca yo estuve más en las Indias, que mereciendo ver a Dorotea. – Laurencio [anécdota de las minas de oro de los Montes Claros]. ... y mandólas cegar aprisa y que nadie sacase oro, pena de la vida; porque si lo sabían los cristianos, no las irían a buscar a las Indias, sino a su tierra (p. 180).
  • III, 6: Celia. No, señora, mas impórtame saber si le escribes [a Fernando], que puede ser que te hayas cansado sin causa. – Dorotea. ¡Ay, Dios, Celia! ¿Es muerto aquel loco, o se ha pasado a las Indias? – Celia. No, señora, ni Dios lo quiera, mas porque pienso que está en Madrid (p. 223).
  • IV, 1: Marfisa. Vos sois espejo de vos misma. – Dorotea. Y vos del mismo sol, que sale más aprisa por ver en vuestra cara si amanece más aliñado en España que en las Indias. – Marfisa. Vos lo sabréis mejor, que amanecéis en entrambas (p. 252).
  • IV, 1: Fernando. Murieron mis padres, y un solicitador de su hacienda cobró la que pudo y pasóse a las Indias, dejándome pobre. Que siempre fui desdichado en las Indias, pues como otros traen dellas hacienda, me llevaron allá la mía. – Julio. Parece que se ríe esta dama de que dijeses que eras desdichado en Indias. – Fernando. No puede ella entender por lo que yo lo digo7 (p. 256).

4Muy lejos de perderse de vista el objeto de la escena y los temas de la obra con lo que podría parecer adorno, puro juego o digresión, el precioso y ambiguo elogio a dos voces de Babilonias y ríos tiene la fuerza de condensación y distanciamiento de la metáfora: una metáfora ambigua, brillante pero agresiva, renovada por el arte lopiano de la conversación y capaz de concentrar y elevar a poesía, como un sorprendente y sublime absceso de fijación, cuantos odios y rencores pasados y actuales entran en la composición de la acción en prosa.

5Algo parecido sucede con el «error» de Celia que abre el canto amebeo relacionándolo, como trataré de demostrar, con disgustos presentes:

Celia. Sí, en verdad Sevilla es para eso [...]. Pues el río es bobo para no ser el del olvido. ¿No ves que entra en él Guadalete, aquel río del romance de la estrella de Venus? (II, 2, p. 92) [Mía la cursiva].

  • 8 Consultada en la reproducción facsimilar de la Real Academia Española: Vega Carpio, La Dorotea, p. (...)

Otras lecturas de la edición príncipe8, algo distintas, merecen citarse. La de José Manuel Blecua usa signos de exclamación, pero al suprimir el acento, hace del morfema «el» un artículo que introduce a «Guadalete»:

  • 9 Vega Carpio, Lope de, La Dorotea, ed. de José Manuel Blecua, p. 169. Mía la cursiva.

Pues el río ¡es bobo para no ser el del olvido! ¿No ves que entra en el Guadalete, aquel río del romance de la estrella de Venus?9

  • 10 En Vega Carpio, Comedias escogidas, ed. de Juan Eugenio Hartzenbusch, p. 15c.

En cuanto a Morby (lo mismo que puntuara Hartzenbusch10), usa los signos de exclamación y acentúa el morfema «él», como pronombre puesto en sustitución de «el río»:

  • 11 Vega Carpio, Lope de, La Dorotea, ed. de Edwin S. Morby, p. 169. Mía la cursiva.

Pues el río ¡es bobo para no ser el del olvido! ¿No ves que entra en él Guadalete, aquel río del romance de la estrella de Venus11?

  • 12 Ibid., p. 141, n. 32.

6En Morby y McGrady, «Guadalete» se convierte en afluente de «el río» (Betis o Guadalquivir); en Blecua, en cambio, «el río» es el que llega a ser afluente del Guadalete. En ambos casos y poniéndolo como se pusiere, un error geográfico‑hidrográfico garrafal, señalado por Morby («Nótese que en realidad no entra el Guadalete en el río de Sevilla, sino “al mar de España”, como dice el romance12») y otra vez recalcado por McGrady: «Extraño error de Celia: el Guadalete nunca se acerca al Guadalquivir, y desemboca en la Bahía de Cádiz» (p. 92, n. 111). En la nota complementaria (92.111, p. 564), McGrady, al señalar la falta de puntuación («en el Guadalete») adoptada por Julia Martínez y Blecua, apunta: «pero esa afirmación sería igualmente falsa».

7A todas luces, tal insistencia en el error señala uno de los casos de (im)pertinencia, localizables en la obra, cuya justificación requiere algo de espacio. Si bien no dejaría de tener sentido que, para caracterizar la ignorancia de una criada, Lope le atribuyera a Celia ese «extraño» error, sabemos que tampoco vacila en dotar a sus personajes (en especial a Gerarda) de una ciencia y una erudición que contradicen su estatus socio‑literario. Tanto el error como las muestras de una cultura juzgada inverosímil señalan, a mi parecer, la intención de Lope, sesgada pero deliberada, de usar de la voz de su personaje para ajustar cuentas pendientes.

El Guadalete en la polémica

8Otra dificultad, de comprensión, surge tanto en la versión adoptada por McGrady: «Pues el río es bobo para no ser del olvido», como en la versión de Morby con signos de admiración: «Pues el río ¡es bobo para no ser el del olvido!». Otra vez, le debemos a McGrady no solo señalarla sino proponer su interpretación y la de dos traducciones: «El río de Sevilla es el Guadalquivir ; el río del olvido aludido es el Guadalete, según una explicación etimológica registrada por Covarrubias [...]; ‘El Guadalquivir se desvive («es bobo») por no ser el río del olvido’» (p. 92, n. 110). Croce propone la interpretación contraria: «E il fiume, sarebbe sciocco a non voler essere quello dell’oblio ! ». La traducción de Trueblood‑Honig es parecida a la de Croce: «And, as for the Guadalquivir, it cannot help but be the river of oblivion».

  • 13 En RAE, Autoridades: «Bobo. [...] Es mui bobo para Alcalde. Phrase vulgar que se dice del que no e (...)
  • 14 Vega Carpio, La Dorotea, trad. de C. B. Dumaine, ed. de M-C. Barbazza, p. 78.
  • 15 Vega Carpio, La Dorotea, trad. de Yves Roullière, p. 69.
  • 16 En Vega Carpio, La Dorotea, ed. de C. Benavides, G. Grilli y B. Periñán. Al no disponer del libro, (...)

9Por mi parte, me inclino por Croce y Trueblood-Honig13: si por algo se esfuerza Celia (ya que no el Guadalquivir), por no decir que «se desvive», es por demostrarle a Dorotea que Fernando la olvidará en Sevilla. A la fuerza tiene que ser el Guadalquivir el río del olvido. De las dos traducciones francesas existentes, la de Dumaine (1892)14 carece de claridad: «Et le fleuve ! Il est lent pour n’être pas le fleuve de loubli !», mientras que la de Yves Roullière15, si bien se salta la literalidad de la sintaxis original invirtiendo rasgo negativo («bobo») y negación («para no ser») en aserciones positivas, acierta en la percepción y la expresión de la ironía: «Et son fleuve : lui au moins a qualité pour être le fleuve de loubli !». Así leen también C. Benavides, G. Grilli y B. Periñán en su edición‑traducción de La Dorotea16 con una fórmula aún más densa: «E il fiume? è senzaltro quello delloblio», confirmándose la chistosa afirmación de Celia de que sería muy bobo, muy ingenuo, el río de Sevilla si no pudiera llamarse, o ser, río del olvido.

10Otra dificultad que, según parece, no lo es en absoluto para Celia, no tanto ignorante como, aquí, auténtica «figura del donaire», radica en cómo va a poder justificar su propuesta. Lo hace con todas las de la ley: la solución primero, en forma de retórica pregunta con la que, hábilmente, involucra a Dorotea en su «error» y luego las pruebas, apoyadas así en la convocación de autoridades capaces de sustentar su afirmación (una de ellas consultada directamente) como en el debido (y archiconocido) comentario etimológico, imprescindible herramienta de vocabulistas y lexicógrafos:

Celia. [...] ¿No ves que entra en él Guadalete, aquel río del romance de la estrella de Venus? Que preguntándole yo a Julio qué río era este que se cantaba más que nuestro Manzanares, me dijo que los antiguos pusieron allí el Leteo. Que eso es Lete, porque guada es río, nombre arábigo, como Guadarrama, Guadalquivir, Guadalajara. ¡Pues lo que cuentan de sus barcos, [...]! (pp. 92-93).

Mal disimulados, sin embargo, tras la aparente corrección formal de la demostración, no tardan elipsis, contradicciones y juegos de manos pseudo‑eruditos en poner de manifiesto el tenor fantasioso y paródico del fragmento. Aunque afirme que el Guadalete, como afluente suyo, entra en el Guadalquivir, incomprensiblemente al parecer, aduce Celia, para caracterizar al río, el famoso romance Sale la estrella de Venus en que el propio Lope, autoridad nec plus ultra, canta que se echa en el mar de España:

  • 17 En Vega Carpio, Rimas humanas y otros versos, ed. de Antonio Carreño, p. 22.

y con ella un fuerte moro
semejante a Rodamonte
sale de Sidonia airado,
de Jerez la vega corre,
por donde entra Guadalete
al mar de España, y por donde
Santa María del Puerto
recibe famoso nombre17.

11Más aún, mientras está persuadiendo a Dorotea de que Fernando la olvida y engaña en Sevilla, Celia juzga oportuno citar este romance, uno de los más famosos del ciclo de los Gazules y Zaidas, en el que ya (1583) se viene repitiendo la «historia» de la traición de Elena Osorio. Hablando del río de Sevilla, Betis o Guadalquivir, como nuevo río del olvido, no vacila en torcer descaradamente («¡es bobo para no ser el del olvido!») hidrografía y etimología para encajar al Guadalete, él sí relacionado con el Leteo y el olvido, donde no le conviene. Otro elemento intensifica las dudas que suscita la «impertinente» solución: su carácter excepcional. En la escena del Prado (IV, 1, pp. 265-266) que hace con la segunda del acto segundo un notable juego de ecos, Fernando no necesita de Guadaletes, autoridades ni etimologías, sino solo de un «milagro» o una ilusión para que «el río», el Guadalquivir, sea otro Leteo:

Fernando. [...] proseguía mi camino, hasta que, cayendo y levantando, llegué a Sevilla.

Felipa. Allí presto se le olvidaría Madrid y la dicha Dorotea con la hermosa variedad del trato, damas, caballeros, estrangeros, naves de las Indias, río, barcos y Triana.

Fernando. ¡Y cómo se olvidó! Luego en llegando fue ese milagro: el río me parecía el Leteo, las barcas, almas; las damas, sus ministros ; las naves, montes flamígeros, como el Etna de Sicilia ; su trato, la confusión de sus voces ; finalmente, la más bella y populosa ciudad, un infierno soñado (pp. 265‑266).

En cuanto a la segunda autoridad, preguntada directamente por Celia, Julio, la había puesto en duda Dorotea al oír a su criada alabarle su hermosura, al principio de la escena:

Dorotea. Pienso que estoy muy fea, que la perfeta lisonja siempre tuvo su fundamento sobre defetos.

Celia. En tí es imposible, que yo he oído decir que el Cielo no admite peregrinas impresiones, ni tu rostro cosa indigna por lo mismo.

Dorotea. ¡Qué docta te dejó el buen Julio, maestro o ayo de aquel caballero ausente! (pp. 88-89).

  • 18 Covarrubias, Tesoro, ed. de Martín de Riquer, pp. 662b y 661b: «Guadarrama. Río, lugar y puerto co (...)

12Aprendido de Julio (a quien tacha Fernando de «bachiller histórico», I, 4, p. 33, o «bestia escolástica», I, 5, p. 54), también tiene sus fallos y su gracia el comentario etimológico. Gracioso y pedante, a todas luces elíptico y, en el marco de la forzada explicación, desfasado por aplicarle al Guadalquivir lo que solía decirse del Guadalete, la única y tradicional relación que establece entre «Guadarrama, Guadalquivir, Guadalajara18» y «Guadalete» es la raíz árabe «guada-», es decir «guad- + al», el artículo, que no demuestra nada.

  • 19 «Guadalete. [...] Entra en el mar océano por el puerto de Mnesteo, cerca del estrecho dicho antigu (...)
  • 20 La fórmula figura en el título de Guadix, Recopilación, ed. de E. Bajo Pérez y F. Maíllo Salgado.
  • 21 «Yo he consultado a Diego de Urrea, intérprete del Rey nuestro señor, y visto algunos escritos del (...)
  • 22 Guadix, Recopilación, ed. de E. Bajo Pérez y F. Maíllo Salgado, pp. 15-131, «Estudio introductorio (...)
  • 23 Véase ibid., pp. 31-32, nota 8.
  • 24 Para las relaciones de Diego Guadix con Francisco López Tamarid y de Covarrubias con Urrea, Tamari (...)

13El interés notable que tiene, en cambio, es invitar a recordar la controversia de los vocabulistas y etimologistas en torno al hidrónimo «Guadalete» y a la localización del Leteo. Suelen las ediciones de La Dorotea consultadas mencionar una mínima parte del comentario etimológico de Covarrubias: «Guadalete: Vale tanto como río del olvido». Se saltan, en cambio, cuantos Estrabón, Ptolomeo, Plinio, Pomponio Mela, Hermolao Bárbaro, Abraham Ortelio, Pedro de Medina y otros, alega el lexicográfo para certificar su análisis, así como la localización del río en la Lusitania (según Estrabón) y la explicación histórica19 con que lo remata. En materia de arabismos, topónimos, hidrónimos y nombres arábigos de «otras muchas cosas20», consultaba directamente Covarrubias, como se lee en el prólogo del Tesoro, «al letor21», a Diego de Urrea, del que sabemos por el «Estudio introductorio» de Elena Bajo y Felipe Maíllo a la magna edición de la Recopilación de algunos nombres arábigos de Diego de Guadix22, que no había publicado obra alguna de lexicografía23 y, cuando podía y le convenía, se apoyaba en ciertos escritos del mismo Guadix, tal vez en fragmentos del compendio terminado de redactar y aprobado en 1593, pero que no llegó a publicarse hasta 200524. Baste aquí señalar el notable interés que presentan las entradas de la Recopilación y, sin pretender ofrecer más que una simple y superficial observación, solo citar el comentario etimológico de «Guadalete» en el que el padre Guadix toma rotundamente partido contra la vulgar asimilación del río andaluz con el Leteo de la Antigüedad, con lo que (al igual que otras palabras) llegaría el hidrónimo a ser posible objeto de disputa o controversia entre etimologistas y lexicógrafos:

Es en España el nombre de un río que naze en las sierras de Çahara y vazía en la mar, en el Puerto de Santa María.
Consta de guad, que, en arábigo, significa río, y de al, que significa del, y de led, que significa alegría y contentamiento; assí que, todo junto, guadalet [sic}, significa río de [la] alegría o río del contentamiento; y, corrompido, dizen Guadalete; en menor corrupción dixeran guadalede.
Dize Abrahamo Ortelio que su nombre antiguo fue Lethen y que los árabes lo llamaron Bedala.
Salga el curioso lector de error en que muchas personas an estado, pensando que este río es el río [Le]theo de que hablan los poetas, diziendo dél que es o fue el río del olvido, porque esse río Letheo o río del olvido es un río en Portogal a que oy llaman Miño, a el qual también llamaron los árabes Guadalete, que es la mesma algarabía y significa lo mesmo que acabo de dezir, .i., río de la alegría o río del contentamiento [...] (pp. 669-670, mía la cursiva).

  • 25 Véanse: Vega Carpio, La Dorotea, ed. de A. Blecua, p. 169, n. 28; ed. de E. S. Morby, p. 142, n. 3 (...)

14Si llegó a enterarse Covarrubias del artículo «Guadalete» del padre Guadix, se ve que no lo discutió y lo calló. En cuanto a Lope, como a otros «poetas», no faltan lugares de su obra en los que adopta la tradicional derivación Lethe/Leteo→Guadalete25. No podía menos de recordarla Celia enjeriéndola jocosamente en su atrevida definición del Guadalquivir como nuevo río del olvido.

  • 26 Es de E. S. Morby el elogio (Vega Carpio, La Dorotea, ed. de E. S. Morby, p. 142, n. 34). 
  • 27 Ibid., ed de D. McGrady, p. 92, n. 114.
  • 28 Góngora, Fábula de Polifemo, ed. de Jesús Ponce Cárdenas, pp. 157 y 207.
  • 29 Pellicer, Lecciones solemnes al Polifemo, 1630, columnas 55 a 60 [la numeración 61-62, errónea, co (...)
  • 30 Ibid., col. 56.
  • 31 Autor del Parecer acerca de las Soledades a instancia de su autor (1614), en el que, como es de es (...)

15Poco tendrían que ver esas observaciones con el objeto de este análisis si los editores de La Dorotea, con excepción de Blecua, no asociaran a Covarrubias, en sus notas al texto, a otro sonado erudito: don José Pellicer de Tovar, citándolo como autoridad incontrovertible, dotado de una «portentosa documentación26» y «un gran enemigo de Lope, el erudito y archipedante José Pellicer (1602-1679)27». Tanto Morby como McGrady reproducen tan solo aquellos fragmentos suyos que remachan la asimilación del Guadalete al Leteo. Ahora bien, el interés del comentario al que remiten rebasa con creces la tópica identificación. Moderadamente prolijo, concierne, en las Lecciones solemnes (1631), a los versos 57‑58 del Polifemo de Góngora28 («Negro el cabello, imitador undoso / de las obscuras aguas del Leteo»), y su objeto casi exclusivo —por más que no lo nombre Góngora— es el Guadalete29. En él, se hace eco Pellicer de dos controversias: la de los muchos ríos («fuera del fabuloso de Virgilio30») que compiten por identificarse con el Leteo y la de los etimologistas. En cuanto a la primera, se opone Pellicer a la teoría propuesta tanto por don Francisco Fernández de Córdoba, el Abad de Rute31, como por Covarrubias, de que uno de ellos era el río dicho «Limea», «Limio», «Limia» o «Lima», empeñándose él en sostener que el único que mereció ser reconocido como Leteo era el Guadalete:

  • 32 Pellicer, Lecciones solemnes al Polifemo, cols. 56-57.
  • 33 F. Dextro, o Flavius Lucius Dexter (371-444), dedicatario del De viris illustribus Liber ad Dextru (...)
  • 34 Pellicer, Lecciones solemnes al Polifemo, col. 58.

Vnos quieren que en Lusitania, otros que en la Tarraconense, o en Galicia, que dixeron Limea Estrabon y Plinio; Limio Ptolomeo, y oy se llama Limia, que deciende segun Andres Resende lib. 2. de Antiquit. Lusit. de unos lugares pantanosos que ay entre Orense y Monterrey, y se llama aquella tierra Limia. Acuerdase deste rio Limia P. Mela lib.3.c.1. cui oblivionis cognomen est Limia, y le haze rio del olvido como Plinio [...] y de los nuestros Ant. de Nebrija Maestro de las Españas, in descript. de flum. Hisp. ante Decad. Ambrosio de Morales lib. 8.c.5 Hist. Hisp. Andres de Poça de Antiq. Hisp. Pop. D. F. Fernandez de Cordova in Didascal. c. 45. Aunque Plutarco in quæst. Centur. Rom. le pone en Portugal, donde ay rio y ciudad deste nombre Lima, segun D. Sebastian de Covarrubias in thes.ling. Cast. verbo Lima, que me parece lo tomó de Apiano de bello Hisp. pero no implica que aya avido en Galicia, o Portugal este Lete, para provar yo que lo huuo en Andaluzia, y es el que oi llamamos Guadalete32.
D. F. de Cordova loco citato dize, que concederá que Guadalete es lo que los antiguos llaman Lethe, si le dan un autor solo que lo diga, y creo sobrará el de F. Dextro33, varon de conocida virtud, santidad, antiguedad y letras, que vivio en tiempos de S. Geronimo, de quien el santo mismo haze mencion in Praes. lib. de Script. Eccles. lib. 234.

16¿Habría tenido conocimiento el Abad de Rute de la vigorosa opinión del padre Guadix al respecto? La lectura del capítulo xlv de la Didascalia multiplex muestra que no: que se inspirara abundantemente Pellicer en el capítulo, sí. En cuanto a la controversia lingüística, versa sobre el sufijo —«lete», interpretado por Francisco Fernández de Córdoba como «deleite», del mismo modo que Guadix lo leía como «alegría» o «contentamiento». Es muy otro el juicio de Pellicer y otro, en su análisis, el étimo del sufijo:

  • 35 ¿Con lejana y graciosa repercusión en La Dorotea, IV, 7? En esa escena, conversando Marfisa con su (...)
  • 36 Pellicer, Lecciones solemnes al Polifemo, col. 59 [61].

Y si yo huuiera de conjeturar como don F. de Cordova, no arrastrara la etymologia tanto de Arabigo de Guad, que es rio, y ledet deleite, como rio de deleite, que mas cerca estava, pues murio alli toda la cavalleria Goda, llamalle Guadalitis35, rio de batalla, vniendo una voz Latina con otra Arabiga, como lo hizieron con Ana, voz Latina y Griega, a quien llamaron Guadalana y oi Guadiana. Pero la verdad es, que se llama Guadalete, rio del olvido, como consta de Dextro, y Silio, y Assi no es menester mas adivinacion36.

  • 37 Salcedo Coronel, El Polifemo comentado, rep. facsimilar, 2008, p. 16: «Nadie puede negar con razon (...)
  • 38 Primera cuarteta del romance, con versos pares consonantes (no 90 en Obras completas, ed. de Anton (...)

17A la inversa del sobrio comentario, ajustado a la metáfora gongorina y al Leteo, de Salcedo Coronel (1629)37, el de Pellicer, según suele hacerlo, excede considerablemente los límites de las cuestiones aplicables al fragmento poético para lograr que, literalmente, «entr[e] en él Guadalete». ¡Irónico destino el de esos dos versos de Góngora: que, aunque no se perciba en ellos ni sombra de la menor alusión al Guadalete, lleguen a suscitar tal derroche de erudición y documentación sobre el río y la etimología de su nombre! Más todavía: se pueden contar con los dedos (de una mano) las veces que aparece el hidrónimo «Guadalete» en la poesía gongorina: dos nada más, y en ninguna de las dos relacionado con el Leteo. Se documenta en un romance de 1591: «Tendiendo sus blancos paños / sobre el florido ribete / que guarnece la una orilla / del frisado Guadalete38», y en los espléndidos versos 723‑731 de la Soledad segunda a propósito de los caballos del desfile de cetrería:

  • 39 Cito por ngora, Soledades, ed. de R. Jammes, pp. 524-525, a cuya versión en prosa remito así com (...)

Al Sol levantó apenas la ancha frente
el veloz hijo ardiente
del céfiro lascivo,          725
cuya fecunda madre al genitivo
soplo vistiendo miembros, Guadalete
florida ambrosia al viento dio jinete,
que a mucho humo abriendo
la fogosa nariz, en un sonoro          730
relincho y otro saludó sus rayos39.

  • 40 Citado por Alonso, 1960, p. 477, «Todos contra Pellicer».

Al consultar la lección dedicada a este fragmento, el curioso lector se lleva un chasco: en vez de comentario lo que descubre es una «explicación», es decir la «parafrase» del poema. Todo lo que, para él, significaba el Guadalete, ya lo había destinado Pellicer a dos espléndidos versos en los que no entraba el río, sino el de los infiernos. Pero fuerza es reconocer que leer, a la luz de la escena II, 2 de La Dorotea, esa prolija demostración de una sola idea: «el Leteo es el Guadalete», alegando cuantas autoridades, fuentes y documentos podía reunir y citar con fruición —aunque no vinieran a cuento— un «hablador a lo humanista», como lo llamaba Andrés Cuesta40, permite emitir una hipótesis que justifique las dificultades del texto de Lope, aclarando su intención y el alcance del error de Celia.

  • 41 Es de Pellicer la fórmula, y la destina a zaherir a Lope («A los Ingenios doctissimos de España»).
  • 42 Por decirlo con un título conocido del mismo Alonso, 1960, p. 488, «Cómo contestó Pellicer a la be (...)

18«Error» no lo hay. «Extraño error» podría ser, pero más bien señal destinada a recalcar una disonancia singular, uno de esos detalles en los que tropieza el análisis y donde late el sentido. Y, sobre todo, «despejadísima insolencia41» de Celia. De lo que se trata es de una manipulación por parte de un Lope apenas disimulado bajo la máscara de la supuesta ignorancia o de la más probable im-pertinencia de Celia. Nunca están los editores de La Dorotea más próximos a esta lectura que al citar a Pellicer en sus notas, solo que ellos lo citan como autoridad mientras que yo lo designo como blanco de «la befa de Lope42». Se verifican manipulación y parodia si se cotejan las directrices que rigen los comentarios de Pellicer y su caricaturesco y breve remedo en La Dorotea:

  • análogo punto de partida: el mítico Leteo por un lado y, por otro, el mitificado —por la poesía43— río de Sevilla, puestos ambos en relación forzada con el Guadalete;
  • competencia entre el Guadalete y varios otros ríos de España por ser el Leteo en Pellicer y, en la conversación de Celia y Dorotea, competencia entre el caudaloso Guadalquivir y el medio seco Manzanares por ostentar los barcos o coches más cargados de oro, perlas y bellísimas damas y más vinculados a «las Indias»;
  • frente a la voz de Pellicer bregando con los argumentos de voces contrarias a fuerza de citas a favor de su teoría, muchas de ellas sacadas del Calepino o de aquellas polianteas de que también usaba Lope, el canto amebeo de dama y criada dictado por el distinto estado de ánimo de cada una : retórica persuasión para Celia, tristeza y nostalgia para Dorotea;
  • de ambas partes un objetivo definido: para Pellicer, darle lustre a España demostrando que el Guadalete es «el Leteo de los Antiguos» y, para Celia, «divertir» a Dorotea «con esta pintura breve del lienço de Sevilla puesto en prática» (p. 94) para persuadirla de que, siendo el Guadalquivir el Leteo, la tiene que olvidar Fernando;
  • idéntico «salto ecuestre» entre el pre-texto y su ulterior ampliación: del Leteo al Guadalete en el caso de Pellicer y del Guadalquivir al Guadalete para Celia. En Pellicer, la articulación entre la mención del Leteo y el paso al Guadalete se da por medio de la conjunción adversativa «pero» que señala el decisivo cambio de orientación del comentario. Justifica el comentarista el vuelco recurriendo a la localización antigua del Leteo en Andalucía y con el argumento, algo superfluo con respecto a la estricta aclaración de los versos de Góngora, del amor a la patria. En cuanto a Celia, ansiosa por rebatir los lacrimosos argumentos de Dorotea (un Fernando desesperado no la podrá olvidar ni amar a otra, ya que «los hombres nunca están más inhabiles para ofendernos que cuando maltratados», p. 92), opta bruscamente por cambiar de tono44. Recurriendo ahora a la ironía, el desenfado, el descarado torcer de la verdad con vistas a apoyar sus argumentos, no vacila en encajar al Guadalete en el Guadalquivir, «muy bobo para no ser el río del olvido», del mismo modo que Pellicer encajaba al Guadalete en el comentario al mitológico Leteo gongorino.
  • Excusado es volver a las articulaciones, ya señaladas, de la jocoseria y demoledora parodia de Lope, pero no lo será subrayar su eficacísima brevedad, su asesina, por limitada, «acumulación» de pruebas y su soberana y graciosa elegancia: siendo tan prolijo, tan pesadamente erudito el comento de Pellicer, el dardo más hiriente que le podía lanzar Lope no podía ser sino el lacónico y agudísimo «extraño error» de una criada.

La cuestión del «griego» y otros ataques a Pellicer

  • 45 Márquez Villanueva, 1988, pp. 143-267.
  • 46 Ibid., pp. 151-157.
  • 47 En ibid., pp. 206-210 y, más reciente, Lope de Vega, Vega Carpio, Epístolas, ed. de P. Conde Parra (...)

19Entre la primera y la última escena del acto primero de La Dorotea se trazan las líneas que configuran la orquestación temática de la acción en prosa: masivo en el proscenio textual y en un ambiente meretricio45 encarnado en la alcahueta Gerarda, un «caso» de amor, el de la experiencia personal lopiana, se amolda al tema de la «cortesana enamorada»46. En un segundo plano, pero recurrentes y destinados a culminar a lo largo de dos escenas enteras del acto cuarto (la segunda y la tercera, dedicadas al comentario del soneto «cultidiablesco» «Pululando de culto, Claudio amigo»), los dos temas polémicos de la «nueva lengua47» y de Pellicer, a menudo entrelazados, no solo dan lugar a alusiones, unas de ellas incluso ampliadas, sino que «contaminan» la misma lengua de La Dorotea, fundiéndose en ella tan perfectamente que podrían pasar desapercibidos si no los señalaran leves incongruencias, ecos de otros textos o la percepción de un retintín burlón o de una mala intención apenas disimulada.

  • 48 Así lo interpreta, a la zaga del artículo luminoso de Rozas, 1990; Ávila, 1995, pp. 14-19. Para un (...)

20De hecho, ya están en ciernes esas escenas justo después de la evocación del infausto sueño del primer acto, anunciador de la traición de Dorotea, como si no se pudieran separar rencores amorosos y rencores literarios. Apenas cuenta el sueño Fernando a Julio cuando surge el ataque a Pellicer en el primer poema de la obra, el «romance de Lope» cantado por Fernando: «A mis soledades voy48», en el que se reconocen, cifrados en pocas y contundentes palabras, algunos de los insultos que el comentarista le asestara en el discurso introductorio («A los ingenios doctissimos de España») de sus Lecciones solemnes:

Entiendo lo que me basta,
y solamente no entiendo
cómo se sufre a sí mismo          15
un ignorante soberbio.
De cuantas cosas me cansan,
fácilmente me defiendo;
pero no puedo guardarme
de los peligros de un necio.          20
Él dirá que yo lo soy,
pero con falso argumento,
que humildad y necedad
no caben en un sujeto.

21Sería excesivo afirmar que a partir de allí se multiplican los ataques a Pellicer, más o menos identificables como tales, pero sí los hay, unos reconocibles y los demás como fundidos en el mismo metal de la obra.

  • 49 Vega Carpio, La Circe, ed. de José Manuel Blecua Teijeiro, pp. 980-981.
  • 50 Blanco, 2008, p. 46. El artículo señala los rasgos de Pellicer que enfurecen a Lope: polígloto, er (...)

22Podría pasar desapercibida, por ejemplo, la palabra «delicadeza», aplicada por Celia a Fernando, al final de la tercera escena del acto segundo, después de retirarse Marfisa y Clara y optar Dorotea por rendirse «al indiano y a las Indias» (p. 102). Del indiano opina Celia: «A mi me parece demasiado hombre para la delicadeza de aquel tu ausente» (p. 104). Tan hombre es don Bela que si «[d]ebes de imaginar que al amor de Fernando le han crecido los bigotes con el tiempo», al indiano no le basta tenerlos fornidos sino que los tiene dobles: «nuestro don Bela se precia tanto dellos que los trae con sotacola, los unos a la sombra de los otros» (ibid.). Entre los varios ecos que vibran en esas palabras, hay uno espectacular: en el canto segundo de La Circe (1624) ya metamorfoseaba Lope a Polifemo en amante y poeta potente, maduro y varonil, cuya voz estremecía los montes y asombraba el mar, frente a un Acis «tan desigual conmigo», rapaz desvanecido de voz sutil de grillo y «partes afeminadas», cuya lira suena como sierra en nogal49. Vaya dirigida la insultante comparación de La Circe al amante gongorino de Galatea o al mismo Góngora, cuya voz poética no puede medirse con la de Lope, la «delicadeza» achacada por Celia a Fernando se desplaza ahora del «cisne andaluz» a Pellicer, aquel que era, en palabras de Mercedes Blanco: «como un compendio del gongorismo, por comentarista e imitador de Góngora», con algunas tachas más, todas insufribles, entre las que campea su juventud50.

  • 51 Rozas, 1990 cita dos sonetos de Burguillos, el 31 y 32, [33] y [34] en Vega Carpio, Rimas humanas, (...)
  • 52 Admirable primer verso del soneto amoroso [126] de Burguillos (ibid., p. 311): «En la Troya interi (...)

23Podría sorprender que Lope le achacara a Fernando, su representante más probable en la obra, un rasgo tan propio de Pellicer51, tan poco halagador y tan en contra de su virilidad. Lo decisivo en este caso no es tanto el personaje ni su supuesto «modelo» como su inclusión en una pareja de rivales opuestos, muy joven él, petulante también y a veces pedante frente a un hombre maduro, bigotudo y viril: Acis frente a Polifemo, Fernando frente a don Bela, Pellicer frente a Lope. ¿A quién sino a Fernando, cuyo bozo nació del anhélito enamorado de Dorotea, podía achacarle la delicadeza de una juventud ahora odiada? Como todos los personajes de La Dorotea, el de Fernando no se puede encasillar ni remitir a un solo modelo «real», aunque fuera al Lope joven. El Lope que compone La Dorotea está a la vez muy dentro y muy por encima de sus criaturas, irónica y poéticamente distanciado de ellas: al vincularse ellas, según el contexto, a experiencias vividas o escritas, pasadas o presentes, solo le sirven de instrumentos para entonar una u otra de las partituras que componen esa espléndida sinfonía en la que desahoga y eleva a poesía las obsesiones y la «Troya interior de [su] sentido52». En una obra tan perfectamente controlada, tan compleja y tan sutil como La Dorotea, no caben identificaciones simplistas, errores ni incoherencias.

  • 53 Véase la condena de las «divagaciones» de La Dorotea en Monge, 1957, y unas sugerencias mías en Ly(...)
  • 54 El que vengan anunciadas las escenas polémicas, no les quita validez a las hipótesis de su inserci (...)
  • 55 En la misma Dorotea, IV, 2, p. 281, a propósito del soneto culto: «César: Es en la nueva lengua. L (...)
  • 56 Ambas citas en Márquez Villanueva, 1988, p. 206.

24Difícilmente podía la crítica de los «noveles» y los ataques a Pellicer dar pie a un argumento dramático o narrativo, comparable al de la traición amorosa y el desamor. La solución la encuentra Lope incluyéndola en la «conversación53» mantenida por unos personajes que no son sino las máscaras distintas o las encarnaciones variopintas de su propio sentir: las múltiples voces del diálogo que, en su fuero interno ahora teatralizado, mantiene consigo mismo. Todos comparten las mismas lecturas, la misma erudición; discuten idénticos problemas literarios o lingüísticos y todos participan, desde puntos de vista diversificados, de las mismas guerras y polémicas. Así enfocadas las dos escenas del acto cuarto, cuya inclusión se suele considerar no solo tardía sino a veces artificial y un obstáculo algo molesto al desarrollo del drama54, deberían leerse como el momento en que la conversación privada accede a su institucionalización paródica en forma de tertulia literaria o junta de académicos. Entre los temas debatidos aflora la cuestión central, bien conocida y comentada, del «griego55», que tiene la ventaja de asociar la «nueva lengua» a su principal defensor, Pellicer. Le permite asimismo a Lope manifestar su intención de mostrar que él sí sabe usar adecuadamente palabras griegas, siendo por eso mismo La Dorotea toda, en palabras de Márquez Villanueva: «un dechado de estilo y bien decir, un monumento a la pureza y exquisitez de la lengua castellana» y «un formidable alegato contra la “nueva lengua”»56. Valgan, para apoyar la propuesta, los dos casos que siguen.

25Mientras que se convierten los vocablos nuevos en motivo de furor para Teodora (I, 2, pp. 27-29), los juzga Gerarda excelente anzuelo para seducir a Dorotea, del que promete usar don Bela. En cuanto buen poeta, calidad que comparte con Fernando, Dorotea y el mismo Lope, no ignora las figuras de la elocutio y las nombra con la más elegante naturalidad. Lo gracioso (y problemático si se pierde de vista que Gerarda también representa a Lope) es la variación sutilísima que la alcahueta introduce entre dos términos parónimos de la retórica que, por su proximidad referencial, solían confundirse:

Bela. Yo le diré tales hipérboles y energías que no me igualen cuantos agora escriben en España.

Gerarda. Acabóse: si ella te oye eso de hipérboles y enargías, como suele un niño ir los brazos abiertos a quien le regala, se irá a los tuyos ; que en oyendo un vocablo esquisito, le escribe en un librillo de memoria, y que venga o no venga, le encaja en cuanto habla. ¿Cómo dijiste esas dos voces?

Bela. Hipérboles y energías.

Gerarda. Parecen frutas de las Indias, como plátanos y aguacates [...]. (II, 1, pp. 82-83, mías las cursivas)

  • 57 Véase la Institución oratoria de Quintiliano, IV, 2, 63; VI, 2, 32; VIII, 3, 61; VIII, 3, 59. La e (...)
  • 58 Id., Laurel de Apolo, ed. de A. Carreño, «Introducción», p. 23.

26La evidente degradación cómica, licenciosa, de las «hipérboles y energías» de don Bela en frutas de clara connotación sexual, esdrújulos los «plátanos» como las «hipérboles» y llanos los «aguacates» como las «energías», le sirve de jocoserio realce a la ínfima pero significativa variación introducida por Gerarda: «si ella te oye eso de hipérboles y enargías [...]». Hay que saber mucha retórica para diferenciar «energía/energeia» de «enargía/enargeia»57: Autoridades no tiene entrada para «enargía» y, aunque cita, a propósito de «energía», las «hipérboles y energías» de don Bela, no les presta atención a las «enargías» de Gerarda. Eso que podría parecer efecto de la ignorancia de la tercera, aparentemente incapaz de repetir cabal y correctamente lo que oye, es sutil, brillante y algo pedante afirmación de la ciencia retórica de Lope. Al revés de lo que sugiere McGrady: «Resulta irónico que este vocablo rebuscado [enargías] figure —muy posiblemente por puro error— en boca de la analfabeta Gerarda» (II, 1, p. 83, n. 30), no creo que se trate de un error de Lope sino más bien de un caso parecido al del «error» de Celia. En un tema tan candente como el de la elocución y sus vocablos exquisitos, no puede menos Lope de tomar la palabra (in)directamente, a despecho de lo que exigiría un prurito de verosimilitud estricta, mal entendida. En La Dorotea, más allá de la verosimilitud de los personajes en función de su estatus, se exhibe la libertad que tiene otro personaje, el del autor (el «personaje de sí mismo», como atinadamente escribe Antonio Carreño58), de prestarles su voz a sus personajes para intervenir en ciertos debates. Lo hace a despecho de las reglas y con ese despejo insolente que caracteriza su poder absoluto y su omnipresencia en la obra.

  • 59 Ibid., p. 71; ver también, en la misma página, la nota 441 y pp. 544-545, la nota complementaria 7 (...)

27A ese respecto, no carece de sal el que, haciendo burla por medio de Celia de «versos, acotaciones y vocablos nuevos, destos que no se precian de hablar como los otros» (II, 2, p. 93), no vacile Lope en introducir y comentar uno nuevo: «primorosa59», en el quijotesco saludo paródico que le dirige Gerarda a Teodora (I, 7):

  • 60 Transilvania, «lugar lejano y exótico, famoso por sus guerras de religión [...], aquel atormentado (...)

Gerarda. Esté en buen hora la honra de las viudas, el ejemplo de las madres, la maestra primorosa de las cortesías, la caritativa huéspeda de las desamparadas, maguer con poca dicha, que merecía ser princesa de Transilvania60.

Teodora. Notable vienes, Gerarda, hablando a lo moderno y a lo antiguo. ¿Cómo has casado el «maguer» y la «primorosa», ésta nueva y aquél viejo?

Gerarda. Ya, Teodora, nuestra lengua es una calabriada de blanco y tinto.

Teodora. Con eso la hablas de tan buena gana.

  • 61 Acerca de cultos y cultismos, ver Étienvre, 2019.

Poco después le toca a Teodora soltar dos cultismos61, inmediatamente señalados por Gerarda de cuyas palabras se vale Lope para tachar la nueva lengua no ya de herejía (implícito el tan trillado juego «culterano»/«luterano») sino, a tono con la calidad y el talante de la alcahueta, de enfermedad repugnante y contagiosa:

  • 62 Ver Vega Carpio, La Dorotea, ed. de McGrady, p. 72, n. 448 y p. 545, nota complementaria 72.448. E (...)

Teodora. [...] Ya, Gerarda, no querría más de que saliese esta moza bien morigerada de mi educación62.

Gerarda. Y esas dos palabritas, ¿de dónde son, Teodora? Bien digo yo que se pega la habla como la sarna.

28Volviendo al «griego» y al segundo de los casos anunciados, le toca otra vez a Gerarda llevar el juego. Alabándole a Teodora, al final del primer acto, las partes de don Bela, tan excelsas que su interés por Dorotea más tiene que ver con una inclinación natural y honesta que con un deseo lascivo, arremete ahora contra «los que saben poco latín y mucho griego» (con Pellicer al frente) por medio de una deformación cómica de la palabra «simpatía»:

  • 63 Sobre el conocido valor erótico de la caza y del comer, además de Márquez Villanueva, 1988, pp. 19 (...)

«[...] Debe de ser un bendito, que mirad, amiga, no todos los hombres comen la caza que matan. Amores hay honestos que se causan naturalmente por no sé qué sinfonía o simpatonía que dicen estos que saben poco latín y mucho griego» (I, 7, p. 72)63.

  • 64 Oliver, 1995, p. 96.
  • 65 Vega Carpio, Rimas humanas y divinas, ed. de A. Carreño, p. 244.

29En cuanto al «griego», falta espacio para aducir ejemplos y bibliografía. Me limitaré a mencionar el artículo de J. Oliver que cita el soneto «A un poeta que decía que en España no había quien supiese la lengua griega64» compuesto por Pellicer en respuesta al soneto de Tomé de Burguillos, «Que en este tiempo muchos saben griego sin haberlo estudiado65», en el que Lope le acusa también a Góngora de haber copiado a Tommaso Stigliani, autor de Il Polifemo, y a Gabriello Chiabrera. Los sonetos dicen así:

Burguillos (75),
A don Francisco López de Aguilar
Pellicer
    Das en decir, Francisco, y yo lo niego,
que nadie sabe griego en toda España,
pues cuantos Helicón poetas baña
todos escriben en España en griego,
    Que ninguno en España entiende el griego,
afirma un maldiciente encanecido,
cuando él en el idioma que ha nacido
y habló ochenta años se nos muestra lego.
    Para entender al venusino ciego,
querrás decir, por imposible hazaña,
si a las lenguas la ciencia no acompaña
lo mismo es saber griego que gallego.
    Sus escritos dirán, pliego por pliego,
la ignorancia abundante que ha tenido,
pues siendo tantos, todos han salido
dignos de la pimienta y aun del fuego.
    Cierto poeta de mayor esfera,
cuyo dicipulado dificulto
de los libros de Italia fama espera.
    ¡Oh caduca insolencia! ¡Oh pluma loca
que a tu patria, satírica, disfamas
con negarla aquella ática noticia!
    Mas, porque no conozcan por insulto,
os hurtos de Estillani y del Chiabrera,
escribe en griego disfrazado en culto.
    Selle plomo legal tu infame boca,
para que ardiendo en tus mentales llamas,
tu envidia te castigue tu malicia.

 

  • 66 Véase la «Epístola» cuarta, de La Circe, a Francisco de Herrera Maldonado (Vega Carpio, La Circe, (...)

30Queda claro que «estos que saben poco latín y mucho griego» —con un demostrativo que los inscribe en el presente de la escritura— no conocen la palabra «simpatía». Si «saber poco latín» se ha de entender literalmente, en cambio, «saber» o «hablar griego» y «mucho (o “un poco de”) griego» llega a ser, en el tintero de Lope, sinónimo de escribir oscuro, forjar vocablos incomprensibles que suenan a turco y tudesco o, por lo vacío, la poca ciencia y falta de altos conceptos, a «gallego». Como se ha visto con el significado propiamente doroteánico de «las Indias», suenan esas fórmulas como la cita de un mote irónico, cuyo significado no se puede entender fuera de la polémica anti‑gongorista (por usar los gongorizantes de «voces trogloditas», y de una «locución» tan oscura y áspera como la «tiniebla extravagante»66) y anti‑Pellicer (por adepto de la nueva jerigonza y por su insufrible pedantería).

31Frente a «estos», que ignoran la palabra «simpatía» y llegan a hacerse obsesivos en varios fragmentos de La Dorotea antes que se desahogue la indignatio de Lope en el bloque de las dos escenas académicas y polémicas del acto IV, tiene el Fénix que haber demostrado que él sí sabía latín y griego y conocía la palabra. Y en efecto la usa, en boca de Julio, al final de la cuarta escena del acto primero, acabado de cantar el romance «A mis soledades voy», en el momento en que vuelven Fernando y su amigo a comentar el infausto sueño del galán y la reacción de Dorotea frente al oro. En este último intercambio de la escena enlazan los dos temas, tan afines y fecundos ambos, del odio a Pellicer y del rencor amoroso, alternándolos Lope en proporciones desiguales. Surge «simpatía» con tanta naturalidad que casi pasaría desapercibido el término si no le confirieran retrospectivamente un relieve singular la ignorancia de los cultos y la manipulación cómica de Gerarda:

Julio. ¿Cómo no has cantado alguna cosa de Dorotea?

Fernando. Por la pesadumbre que me ha dado aquello del oro.

Julio. Pues ¿por qué no había de tomarlo?

Fernando. Porque como la perdiz conoce el halcón que la ha de matar, conozco yo que me ha de matar el oro.

Julio. Tienen oro y mujer correspondencia y simpatía; ni hay requiebro que las agrade como decirles que son como un pino de oro, y esto no porque son altas y dispuestas, sino porque es el árbol más grande, para que sea más el oro (p. 42).

  • 67 Señalada en CORDE, la palabra «simpatía» aparece una vez en primer libro de El peregrino en su pat (...)
  • 68 Véanse: Tubau, 2007 y Conde Parrado (ed.), 2015.
  • 69 Vega Carpio, Lo fingido verdadero, ed. de Marcelino Menéndez Pelayo, t. CLXXVII, pp. 53-54. En las (...)

32No es la primera ni la única vez que Lope adopta el vocablo67, recién introducido (Corominas fecha su primer empleo en 1582, en la traducción de la Arquitectura de Marco Vitruvio Pollión por Miguel de Urrea) y, al parecer no usado por los culteranos (p. 72 n. 453 y p. 545, n. complementaria): no aparece en Góngora y no me consta que la use Pellicer. Por no citar más que un ejemplo, en la dedicatoria «al R. P. Presentado Fr. Gabriel Téllez» de Lo fingido verdadero, de 1621, viene asociado el término griego al de «envidia», lo mismo que al final de la escena I, 4 de La Dorotea, en el que surge después de oírse los últimos versos del «romance de Lope» («Con esta envidia que digo,/ y lo que paso en silencio,/ a mis soledades voy,/ de mis soledades vengo», p. 42). La pareja «envidia/simpatía» ya se documenta, pues, unos diez u once años antes, en el contexto de otra(s) polémica(s): el de la anterior de 1617 con Torres Rámila y La Spongia, la de 1621 contra «la nueva poesía» y los amigos de Juan Ruiz de Alarcón, y la ulterior de 1624, con Diego de Colmenares68. He aquí el fragmento de la dedicatoria, con un elogio moderado para Tirso y un dardo contra Claramonte y Alarcón69:

Algunas historias divinas he visto de V. P. en este género de poesía, por las cuales vine en conocimiento de su fertilísimo ingenio, pues a cualquiera cosa que le aplica, le halla dispuesto, y con la afición que de esta correspondencia nace, aunque a los envidiosos parezca imposible simpatía, quedé cuidadoso de ofrecer alguna, y por ventura, en reconocimiento de lo que a todos nos enseña, templándome en su alabanza como en la reprensión de otros, por el consejo de Séneca: Lauda parce, vitupera parcius. Dando la razón el filósofo, que como es reprensible la excesiva alabanza, así el inmoderado vituperio; porque como la una es sospechosa de adulación, la otra de malignidad y aborrecimiento. Que por el que me tienen a mí, no quiero más defensa que aquellas palabras de san Jerónimo en el Prólogo a los libros de Nehemías: Et interdum contra se, conscientia repugnante, publice lacerant, quod occulte legunt. LO FINGIDO VERDADERO, tragicomedia de la vida y martirio de san Ginés representante, doy a la estampa con el nombre de V. P, y con muchas razones para que sea suya, a pesar de los que envidian sus obras, que tantos bien intencionados califican; haciendo elección de historia divina, así por su profesión como por haberlas escrito tan felizmente, escureciendo los que se valen de Edipos y Tiestes, que mejor dijera de los caballos y carpinteros, por quien Marcial, en su décimo libro: Quid nisi monstra legis?

  • 70 Véase el libro colectivo Declercq, Murat, Dangel (eds.), 2003, al que remito en su totalidad.
  • 71 Gracián, Agudeza, edición y notas de Ceferino Peralta, Jorge M. Ayala, José M. Andreu, vol. 1, dis (...)

No se puede comentar la escritura polémica70 sin relacionarla con el ingenio y la agudeza y con ese goce algo perverso que proporciona el morder con gracia, prontitud y malicia71. Obviada la ignorancia de los que saben griego por desconocer ellos la palabra «simpatía», Lope concentra en «por no sé qué sinfonía o simpatonía» una serie de juegos de los que cabe dar cuenta, siquiera rápida. El primero concierne a «sinfonía», vocablo al parecer tan poco usado como «simpatía». Corominas no da ninguna fecha de primera documentación de la palabra. En CORDE, el latín symphonia figura en la Traducción de Introductiones latinae de Nebrija (1481) y en su Vocabulario español‑latino de (1495): «Çampoña. quasi symphonia. ae» y en 1582, con acento, symphonía, en la traducción ya citada de la Arquitectura de Vitruvio por Miguel de Urrea. Con la ortografía «sinfonía», se documenta en 1550, en los Coloquios de Palatino y Pinciano de Juan de Arce de Otárola, en 1603 y en un contexto burlesco en El viaje entretenido, en 1604 en El peregrino en su patria, en 1609 en el entremés anónimo El rescate de Melisendra y en la Ortografía castellana de Mateo Alemán, en 1622, en el auto sacramental de José de Valdivieso, Del hijo pródigo, en 1632 en La Dorotea y en 1635 en La hora de todos de Quevedo. Añádase a esta corta lista el Tesoro de Covarrubias (1611), con la definición: «consonancia o resulta de muchas voces juntas. Vulgarmente llaman sinfonía un instrumento que suelen traer los ciegos con un perrillo que bayla». La burla consiste aquí, como en otras ocasiones, en atribuirle a Gerarda un «saber griego» que si no le corresponde, le permite a Lope (él sí conoce la palabra, ausente del léxico gongorino y de la que cabría averiguar si la usa Pellicer) preparar el advenimiento de «simpatonía».

  • 72 Covarrubias, Tesoro, p. 939b.
  • 73 Ibid., vol. 2, discurso xxxi, «De la agudeza nominal», p. 360. En el caso analizado se trata de un (...)
  • 74 Ibid., vol. 1, discurso viii, «De las ponderaciones de contrariedad», p. 96: «Si toda dificultad h (...)
  • 75 Ni athonia ni atonía se documentan en los buscadores y diccionarios aquí consultados. Rey (dir.), (...)

33Mientras que entre «sinfonía» y el innombrable «simpatía», se halla, por medio de la etimología y de un sutil careo semántico, una ingeniosa correspondencia entre la armonía de la música y «la amistad y conformidad que naturalmente suele tener una cosa con otra72», el neológico, crítico e irrisorio monstruo «simpatonía» encierra una disonancia rayana en discordancia, un como lapsus deliberado. Por una parte, al forjarse a base de una manipulación anagramática de «simpatía», parece cifrar la manipulación llevada a cabo por la astuta Gerarda. Por otra, al intercalarse dentro de «simpatía» como si se tratara de recalcar «la primorosa improporción y repugnancia entre el nombre y los efectos o contingencias del sujeto denominado73», otro vocablo, «aton-ía», da pie a un concepto tanto formal como semántico: lo que se combina con ‘«simpatía» interponiéndose en medio del vocablo es un como «extremo repugnante74», una dispar falta total de com-pasión (que es lo que propiamente significa sympathia y excluye athonia), pero también de tensión o de fuerza, con la idea desacorde, heterogénea, de una debilidad tanto física como psíquica75 que no desdice de una palabra «minotaurista» y, si fuera cierta la interpretación, tampoco desdijera de la poquísima estima en que Lope tenía a los que sabían griego. Que no pase esta lectura de pura y subjetiva lucubración importa poco. Lo que importa es el juego y su resonancia: «le texte est souverain» solía decir nuestro común maestro Mauricio Molho, no pudiendo alterarlo ninguna de las lecturas que a su contacto se elaboran.

34Cualquiera que haya podido ser el proceso de composición de La Dorotea y por más que ciertas partes de la obra las incluyera Lope apremiado por los lances inmediatos de su vida, nunca pierde de vista la organización del conjunto y su coherencia. La obra toda la inervan dos tensiones, ambas de venganza y ambas presenciadas por César, con dos clímax: la venganza en forma de escarnio académico de las Lecciones de Pellicer en las escenas segunda y tercera del acto IV y la venganza del desamor en la escena tercera del acto V, con el segundo relato «autobiográfico» de Fernando. Vienen preparadas, pero de modo distinto: la amorosa es la misma materia, dramática y narrativa, de la obra; para la otra, Lope siembra indicios (muchos de ellos ya localizados) y alusiones, pullas, juegos sutiles e indirectas. Solo una honda impregnación en el lector del Fénix y las Lecciones solemnes le permitirá detectar en La Dorotea aquellas palabras, incluso aisladas, en las que sea posible reconocer la voz polémica de Lope. Mientras no sea efectiva tal impregnación, la identificación, en La Dorotea, de nuevos dardos y ataques a Pellicer, no pasará de pura hipótesis cuando no de siempre controvertibles e inestables impresiones.

Bibliographie

Fuentes

Covarrubias, Sebastián de, Tesoro de la Lengua Castellana o Española, ed. de Martín de Riquer, Barcelona, SA Horta I.E., 1943.

Fernández de Córdoba, Francisco, Parecer de don Francisco de Córdoba acerca de las Soledades, a instancia de su autor [1614], ed. de Muriel Elvira, París, Université Paris-Sorbonne – LABEX OBVIL, 2015, [disponible en línea].

Fernández de Córdoba, Francisco, Didascalia multiplex, Francisci Fernandii de Cordoua cordubensis Didascalia Multiplex, Lugduni, Sumptibus Horatij Cardon, 1615, [disponible en línea].

ngora, Luis de, Las Soledades, ed. de Dámaso Alonso, Madrid, Sociedad de Estudios y Publicaciones, 1956, [3ª ed.].

ngora, Luis de, Soledades, ed. de Robert Jammes, Madrid, Castalia, 1994.

ngora, Luis de, Obras completas, ed. de Antonio Carreira, Madrid, Fundación José Antonio de Castro, 2008, t. I, [2ª ed.].

ngora, Luis de, Antología poética, ed. de Antonio Carreira, Barcelona, Crítica, 2009.

ngora, Luis de, Fábula de Polifemo y Galatea, ed. de Jesús Ponce Cárdenas, Madrid, Cátedra, 2010.

Gracián, Baltasar, Agudeza y arte de ingenio, edición y notas de Ceferino Peralta, Jorge M. Ayala y José Ma Andreu, Zaragoza – Huesca, Prensas universitarias de Zaragoza – Instituto de Estudios Altoaragonenses, col. «Larumbe. Filología» (31), 2004.

Guadix, Diego de, Recopilación de algunos nombres arábigos que los árabes pusieron a algunas ciudades y a otras muchas cosas, edición, introducción, notas e índices de Elena Bajo Pérez y Felipe Maíllo Salgado, Gijón, Ediciones Trea, 2005.

Pellicer de Salas y Tobar, don Ioseph, Lecciones solenes al Polifemo de don Luis de Gongora, Pindaro andaluz ; Principe de los poetas liricos españoles, escrivialas don Ioseph Pellicer ..., Madrid, Imprenta del Reino, 1630, [reimp. facs., Hildesheim, Olms, 1971].

Pellicer de Salas y Tobar, don Ioseph, Lecciones solenes a las Soledades de don Luis de Góngora y Argote / escrivialas Don Joseph Pellicer de Salas y Tovar…, Madrid, Imprenta del Reino, 1630, [disponible en línea].

Real Academia Española

Salcedo Coronel, don García de, El Polifemo de don Luis de Góngora comentado por Don García de Salzedo Coronel, Madrid, Iuan Gonçalez, 1629, [reprod. facs., Sevilla, Extramuros, 2008].

, Diccionario de Autoridades, Madrid, Editorial Gredos, 1969, [ed. facs.], [3 vols.].

Vega Carpio, Lope de, Edición crítica de las Rimas de Lope de Veja [1604], edición crítica y anotada de Felipe B. Pedraza Jiménez, Universidad de Castilla-La Mancha, 1993, t. I.

Vega Carpio, Lope de, El peregrino en su patria [1604], ed. de Juan Bautista Avalle‑Arce, Madrid, Castalia, col. «Clásicos», 1973.

Vega Carpio, Lope de, El sembrar en buena tierra [1616], ed. de William L. Fichter, Nueva York, Modern Language Association of America, 1944.

Vega Carpio, Lope de, Epístolas de La Filomena [1621], ed. de Pedro Conde Parrado, París, Université Paris-Sorbonne – LABEX OBVIL, 2015, [disponible en línea].

Vega Carpio, Lope de, Lo fingido verdadero [1621], en Id., Obras, t. IX: Comedias de vidas de santos, edición y estudio premiminar de Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Altas, «Biblioteca de autores españoles», 1964, pp. 53-107. «Observaciones preliminares», pp. XXXII-XLIV.

Vega Carpio, Lope de, La Dorotea, ed. de C. Benavides, G. Grilli y B. Periña, Collana, Iberica, 2012.

Vega Carpio, Lope de, La Circe [1624], en Id., Obras poéticas, edición, introducción y notas de José Manuel Blecua Teijeiro, Barcelona, Planeta, col. «Clásicos universales Planeta» (66), 1983, pp. 915‑1318.

Vega Carpio, Lope de, Canto segundo [1624], en Id., Obras poéticas, edición, introducción y notas de José Manuel Blecua Teijeiro, Barcelona, Planeta, col. «Clásicos universales Planeta» (66), 1983, pp. 973-999.

Vega Carpio, Lope de, Epístolas de Diego de Colmenares y Lope de Vega (en La Circe) [1624], ed. de Pedro Conde Parrado, París, Université Paris-Sorbonne – LABEX OBVIL, 2015, [disponible en línea].

Vega Carpio, Lope de, Laurel de Apolo [1630], ed. de Antonio Carreño, Madrid, Ediciones Cátedra, col. «Letras hispánicas» (603), 2007.

Vega Carpio, Lope de, La noche de San Juan [1631], Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2004, [disponible en línea].

Vega Carpio, Lope de, La Dorotea en Id., Comedias escogidas de Frey Lope Félix de Vega Carpio, ed. de Juan Eugenio Hartzenbusch, Madrid, Atlas, «Biblioteca de autores españoles» (34), 1950, pp. 1-70.

Vega Carpio, Lope de, La Dorotea. Acción en prosa, Madrid, Impr. de la fundación Conde de Cartagena, 1951, [reprod. facs. de la ed. de 1932].

Vega Carpio, Lope de, La Dorotea. Acción en prosa, ed. de José Manuel Blecua, Madrid, Ediciones Cátedra, 1996 [1955].

Vega Carpio, Lope de, La Dorotea. Acción en prosa, ed. de Edwin S. Morby, Madrid, Castalia, 1968.

Vega Carpio, Lope de, La Dorotea. Acción en prosa, edición, estudio y notas de Donald McGrady, Madrid, Real Academia Española, 2011.

Vega Carpio, Lope de, La Dorotea, trad. de C. B. Dumaine, ed. de Marie-Catherine Barbazza, estudio de Suzanne Varga, Montpellier, ETILAL – Université de Montpellier III, 2002.

Vega Carpio, Lope de, La Dorotea, trad. de Yves Roullière, ed. de Nadine Ly, París, GF Flammarion, 2006.

Vega Carpio, Lope de, La Dorotea, Roma, Edizioni Nuova Cultura, 2013, [2a ed.].

Vega Carpio, Lope de, Rimas humanas y otros versos, edición y estudio preliminar de Antonio Carreño, Barcelona, Crítica, 1998.

Vega Carpio, Lope de, Rimas humanas y divinas del Licenciado Tomé de Burguillos y La Gatomaquia [1634], ed. de Antonio Carreño, Salamanca, Almar, 2002.

Bibliografía

Alonso, Dámaso (1960), Estudios y ensayos gongorinos, Madrid, Gredos, «Biblioteca románica hispánica» (2).

Alzieu, Pierre, Lissorgues, Yvan, Jammes, Robert (1975), Floresta de poesías eróticas del Siglo de Oro, Toulouse, Université-Le Mirail.

Ávila, Francisco Javier (1995), «La Dorotea: arte y estrategia de senectud, entre la serenidad y la desesperación», Edad de Oro, 14, pp. 9-27.

Blanco, Mercedes (2008), «La polémica como fermento creativo en el Lope de la vejez (1621‑1635)», Anuario Lope de Vega, 14, pp. 37-66.

Conde Parrado, Pedro (ed.) [2015], Epístolas de Diego de Colmenares y Lope de Veja (en La Circe), París, Sorbonne Université – LABEX-OBVIL, [disponible en línea].

Corominas, Joan, Pascual, José A. (1980), Diccionario crítico etimologico castellano e hispánico, Madrid, Editorial Gredos, [5 vols.].

Declercq, Gilles, Murat, Michel, Dangel, Jacqueline (eds.) [2003], La parole polémique, París, Honoré Champion, col. «Colloques, congrès et conférences sur l’époque moderne et contemporaine» (11).

Rey, Alain (dir.) [1992], Dictionnaire historique de la langue française, París, Dictionnaires Le Robert.

Étienvre, Jean-Pierre (2004), «Primores de lo jocoserio», Bulletin Hispanique, 106 (1), pp. 235‑252.

Étienvre, Jean-Pierre (2019), «VIII. Lope “fiscal de la lengua” en La Dorotea o las dos patrias del Fénix», en Id., Envites del talante literario en tiempos áureos, Madrid – Fráncfort, Iberoamericana – Vervuet, pp. 141‑157; Edad de Oro, 23, 2004, pp. 295‑309.

López Bueno, Begoña (2005), «Las tribulaciones literarias del Lope anciano. Una lectura de La Dorotea, IV, 2 y 3», Anuario Lope de Vega, 11, pp. 145-164.

Ly, Nadine (2001), «La Dorotea: la question du genre», Les Langues Néo-Latines, pp. 41-68.

Márquez Villanueva, Francisco (1988), «Literatura, lengua y moral en La Dorotea», en Id., Lope, vida y valores, Puerto Rico, Editorial de la Universidad de Puerto Rico, pp. 143-267.

Monge, Félix (1957), «La Dorotea de Lope de Vega», Vox Romanica, 16, pp. 60-145.

Montesinos, José F. (1969), «Lope de Vega, poeta de circunstancias», en Id., Estudios sobre Lope de Vega, Salamanca, Anaya, col. «Temas y estudios», pp. 293-314.

Oliver, Juan Manuel (1995), «Poesías de D. José Pellicer: un manuscrito poético reencontrado», Criticón, 65, pp. 87-100, [disponible en línea].

Periñán, Blanca (2008), «Espacio de la ficción y espacio de la polémica», Anuario Lope de Vega, 14, pp. 213-233.

Rozas, Juan Manuel (1990), «Lope contra Pellicer», en Jesús Cañas Murillo (ed.), Estudios sobre Lope de Vega, Madrid, Cátedra, pp. 133-168, [disponible en línea].

Ruhstaller, Stefan (2013), «Los inicios de la investigación sobre el arabismo léxico en español. El Compendio de Francisco López Tamarid frente a la Recopilación de Diego de Guadix», Bulletin Hispanique, 115 (1), pp. 253-270.

Ruhstaller, Stefan (2017), «Sebastián de Covarrubias como recopilador y transmisor del saber generado durante el Humanismo acerca del arabismo léxico en español», Bulletin Hispanique, 119 (1), pp. 317-336.

Serés, Guillermo (1998), «A mis soledades voy ...: Fuentes remotas y motivos principales», Anuario Lope de Vega, 4, pp. 327-337.

Tubau, Xavier (2007), Una polémica literaria: Lope de Vega y Diego de Colmenares, Madrid – Francfurt, Iberoamericana – Vervuet.

Notes

1 Salvo nueva indicación, cito por Vega Carpio, La Dorotea, ed. de Donald McGrady. Por no multiplicar las notas, indico en el cuerpo del texto el acto, la escena y la página de las citas. En realidad, Fernando no tendrá relación con ninguna sevillana, pero no tardará Dorotea en enterarse, en la escena tercera de ese mismo acto segundo, de que tiene otra amante en Madrid: Marfisa, la cual, al visitarla, le revela la doble vida del galán.

2 Para una comparación entre esos ríos, remito globalmente al texto del libro I del Viaje entretenido [1603] de Agustín de Rojas Villandrando. En cuanto a tópicos, véase el conocidísimo juicio de Lope en el prólogo a sus Rimas: «Usar lugares comunes, como engaños de Ulises, Salamandra, Circe y otros ¿por qué ha de ser prohibido, pues ya son como adagios y términos comunes y el canto llano sobre que se fundan varios conceptos?» (Vega Carpio, Edición crítica de las Rimas, ed. de F. B. Pedraza, p. 139). Lo que no quita que Ludovico, acto IV, escena 2, p. 284 (ed. de Donald McGrady) critique a aquellos (y a Pellicer) que «cuanto hallan en Estobeo, la Poliantea y Conrado Gisnerio y otros librotes de lugares comunes, todo lo echan abajo, venga o no venga a propósito». Véase la magistral «Introducción» de Edwin S. Morby a su edición de La Dorotea (Vega Carpio, La Dorotea, ed. de Edwin S. Morby), en especial «Las dos caras de la erudición», pp. 23‑27. Acerca del concepto de «jocoserio», véase el bello estudio de Étienvre, 2004, pp. 235‑252 y, especialmente p. 251: «Y la misma Dorotea puede adscribirse a lo jocoserio por varios aspectos de su escritura, que van desde la relación ambigua con la biografía del propio autor hasta el juego culto con las tradiciones literarias [...]. Rediviva mezcla, pues, en La Dorotea de lo “festivo más plausible” y de lo “sentencioso más grave”, reivindicada en el prólogo de esa inagotable “acción en prosa”».

3 «Celia. Yo, señora, deseo divertirte [...]. ¿Pensabas que era el Betis como nuestro Manzanares, río con mal de piedra, todo arenas, por quien dijo don Luis de Góngora, aquel famoso cordobés, que un jumento le orinó el invierno y otro se lo bebió el verano?» (p. 95). El verso de Góngora es: «Bebióme un asno ayer, y hoy me ha meado», último del soneto 71, de 1588: «Duélete de ese puente, Manzanares» (ngora, Obras. completas, ed. de Antonio Carreira, pp. 96-97).

4 La palabra es de Edwin S. Morby, el cual la toma de Jorge Icaza: «erudición impertinente», a quien cita para invertir en alabanza la impertinencia de la erudición de Lope: «No siempre se ha reparado en que ese estorboso bagaje se justifica muchas veces precisamente por su impertinencia» (Vega Carpio, La Dorotea, ed. de Edwin S. Morby, «Introducción», p. 24).

5 Título de una comedia de Lope, La noche de San Juan, de 1631 que, en varios aspectos, comparte puntos de interés con La Dorotea, como se lee en Rozas, 1990, pp. 3-4.

6 Betis: así designan Celia y Dorotea al río de Sevilla. El hidrónimo «Guadalquivir» lo inserta Celia en una lista de nombres arábigos destinada a apoyar el análisis etimológico que propone de «Guadalete»: «[...] porque guada es río, nombre arábigo, como Guadarrama, Guadalquivir, Guadalajara» (Vega Carpio, La Dorotea, p. 93). En cuanto a la equivalencia entres coches y barcos, la concreta felizmente la lengua clásica en la doble referencia de «galera»: «embarcación de bajo bordo» y «carro grande de cuatro ruedas» (RAE, Autoridades).

7 Las cursivas son mías.

8 Consultada en la reproducción facsimilar de la Real Academia Española: Vega Carpio, La Dorotea, p. 52.

9 Vega Carpio, Lope de, La Dorotea, ed. de José Manuel Blecua, p. 169. Mía la cursiva.

10 En Vega Carpio, Comedias escogidas, ed. de Juan Eugenio Hartzenbusch, p. 15c.

11 Vega Carpio, Lope de, La Dorotea, ed. de Edwin S. Morby, p. 169. Mía la cursiva.

12 Ibid., p. 141, n. 32.

13 En RAE, Autoridades: «Bobo. [...] Es mui bobo para Alcalde. Phrase vulgar que se dice del que no es a propósito para nada: y con ella se da a entender su incapacidad e inhabilidad».

14 Vega Carpio, La Dorotea, trad. de C. B. Dumaine, ed. de M-C. Barbazza, p. 78.

15 Vega Carpio, La Dorotea, trad. de Yves Roullière, p. 69.

16 En Vega Carpio, La Dorotea, ed. de C. Benavides, G. Grilli y B. Periñán. Al no disponer del libro, debo la traducción (sin indicación de la página) a la gentileza de Giuseppe Grilli.

17 En Vega Carpio, Rimas humanas y otros versos, ed. de Antonio Carreño, p. 22.

18 Covarrubias, Tesoro, ed. de Martín de Riquer, pp. 662b y 661b: «Guadarrama. Río, lugar y puerto conocido, que passa de Madrid a Valladolid; dize Diego de Urrea que vale río arenoso, de guada, río y ramal, arena» y «Guadalaxara. Río en el reyno de Toledo, que dio nombre a la ciudad de Guadalaxara. Vale tanto como el río de las piedras, o de las guijas [...]. Diego de Urrea dize que el nombre es Uadelatifara, compuesto de uad, que sinifica río, y de hagera, piedra [...]».

19 «Guadalete. [...] Entra en el mar océano por el puerto de Mnesteo, cerca del estrecho dicho antiguamente Lethes, porque los cartaginenses y phenices, después de los grandes encuentros que avían tenido en la isla de Cáliz y en su comarca, vinieron a hazer pazes, satisfaciéndose unos a otros los daños recibidos, olvidando las injurias y poniéndolas en perpetuo olvido; y porque los conciertos y pazes se hizieron en las riberas deste río, le llamaron con nombre griego lethes, que vale olvido; y los moros conservando el nombre le añadieron el guada; y de allí Guadalete» (Covarrubias, Tesoro, pp. 661b y 662a). Citado y comentado por McGrady (Vega Carpio, La Dorotea, p. 564, nota complementaria 92.114).

20 La fórmula figura en el título de Guadix, Recopilación, ed. de E. Bajo Pérez y F. Maíllo Salgado.

21 «Yo he consultado a Diego de Urrea, intérprete del Rey nuestro señor, y visto algunos escritos del padre Guadix: de ambos me he aprovechado, y de algunos otros que cito en diversos lugares», Covarrubias, Tesoro, p. 20.

22 Guadix, Recopilación, ed. de E. Bajo Pérez y F. Maíllo Salgado, pp. 15-131, «Estudio introductorio», en especial pp. 31-41.

23 Véase ibid., pp. 31-32, nota 8.

24 Para las relaciones de Diego Guadix con Francisco López Tamarid y de Covarrubias con Urrea, Tamarid y Guadix, remito también a dos sustanciosos artículos de Ruhstaller, 2013 y 2017.

25 Véanse: Vega Carpio, La Dorotea, ed. de A. Blecua, p. 169, n. 28; ed. de E. S. Morby, p. 142, n. 34; ed. de D. McGrady, p. 92, n. 114 y pp. 564-565, nota complementaria, 92.114.

26 Es de E. S. Morby el elogio (Vega Carpio, La Dorotea, ed. de E. S. Morby, p. 142, n. 34). 

27 Ibid., ed de D. McGrady, p. 92, n. 114.

28 Góngora, Fábula de Polifemo, ed. de Jesús Ponce Cárdenas, pp. 157 y 207.

29 Pellicer, Lecciones solemnes al Polifemo, 1630, columnas 55 a 60 [la numeración 61-62, errónea, corresponde a las columnas 59-60]. Justifica su opción argumentando que quiere dejarse «arrebatar» por el amor a su patria: «yo quisiera dar a España todo quanto lustre pudiera con mis escritos, y no me parece serà pequeño provar que fue este [el Guadalete] el Leteo de los Antiguos» (col. 56).

30 Ibid., col. 56.

31 Autor del Parecer acerca de las Soledades a instancia de su autor (1614), en el que, como es de esperar, no aparece ningún comentario referido al Guadalete, y de la Didascalia multiplex (1615) en la que dedica el capítulo 45 a la cuestión del Guadalete y el Leteo «Plures fuisse fluuios Lethes nomine, unicum in Hispania nostra, neque illum, ut vulgo creditur, qui hodie Guadalete» (Fernández de Córdoba, Didascalia multiplex, 1615, pp. 351-357). En el capítulo xlviii, «De Hispanorum equorum pernicitate; de eis fabella quædam explosa; Varronis locus castigatus ...» (ibid., pp. 375-384), rebate la leyenda según la cual el Céfiro fecundaba las yeguas de la Bética y la Lusitania, en las praderas del Guadalete, leyenda evocada en la Soledad segunda (Góngora, Soledades, ed. de R. Jammes, p. 525, vv. 723-731). Se puede ver la edición del Parecer por Muriel Elvira en el marco del proyecto OBVIL, dirigido por Mercedes Blanco.

32 Pellicer, Lecciones solemnes al Polifemo, cols. 56-57.

33 F. Dextro, o Flavius Lucius Dexter (371-444), dedicatario del De viris illustribus Liber ad Dextrum de San Jerónimo en el que trata de escritores eclesiásticos dirigiéndole dos breves y elogiosas noticias (106 y 132). Es autor de una Omnimoda Historia, desaparecida, a la que tal vez aluda Pellicer y de cuyo título se valió Román de la Higuera para publicar el falso Cronicón Omnimodae Historiae (1594), atribuyéndolo a Dexter.

34 Pellicer, Lecciones solemnes al Polifemo, col. 58.

35 ¿Con lejana y graciosa repercusión en La Dorotea, IV, 7? En esa escena, conversando Marfisa con su confidente Clara, lee una carta con un poema de Fernando dirigida a su amigo Fabricio, el cual se la remitió para apartarla del galán. Al último verso del poema «Y Amarilis se ha vengado» sigue un doble comentario: «Marfisa. ¡Qué cortesano estilo! Clara. ¡Y qué descortés contigo! Pero dime, señora, ¿de cuándo acá se llama esta señora Amarilis? Dorotilis había de decir; que a ti, como a Marfisa, te tocó siempre ese nombre» (p. 331). Con el reparo de que, con la presencia de «Amarilis», podría resultar ocioso el recuerdo del Guadalitis pellicerino.

36 Pellicer, Lecciones solemnes al Polifemo, col. 59 [61].

37 Salcedo Coronel, El Polifemo comentado, rep. facsimilar, 2008, p. 16: «Nadie puede negar con razon a don Luis la felicidad que tuuo en los equivocos, y en las metaforas, en que se auentaja a muchos, y de ninguno a mi juyzio es excedido. Esta metafora del cabello de Polifemo a las aguas del Leteo es galantissima, y la continua con estudiosa atencion. Leteo segun los Poetas, es rio del Infierno, cuya agua infundia en quien la bevia olvido de todas las cosas passadas. Silio libro I. Inferne populis referens oblivia læthes. Virgilio en el 6. de los Eneidos le llama al Lago averno nigrum lacum. Y està bien pensado, que las aguas de los rios infernales sean negras y obscuras: y por el consiguiente muy propia la Metaphora de nuestro Poëta».

38 Primera cuarteta del romance, con versos pares consonantes (no 90 en Obras completas, ed. de Antonio Carreira), así comentado por A. Carreira en Góngora, Antología poética, ed. de Antonio Carreira, p. 177: «Primera jácara de nuestra literatura, género que desarrollarán Quevedo, Cáncer y otros décadas más tarde. Es uno de los romances en que Góngora utiliza la consonancia, moda pasajera en esos años, como en Moriste, ninfa bella (no 55) y Despuntado he mil agujas (1596)» y, ibid., nota 4: «frisado: ¿rizado? Frisar es «levantar y retorcer los pelitos de algunos tejidos de lana por el envés (Dicc. Auts.)».

39 Cito por ngora, Soledades, ed. de R. Jammes, pp. 524-525, a cuya versión en prosa remito así como a las preciosas notas eruditas (la leyenda de los caballos de Aquiles, hijos del Céfiro) y lingüísticas (anacoluto y «genitivo» en particular). Ver también las notas 722-728 de ngora, Antología poética, ed. de A. Carreira, p. 487.

40 Citado por Alonso, 1960, p. 477, «Todos contra Pellicer».

41 Es de Pellicer la fórmula, y la destina a zaherir a Lope («A los Ingenios doctissimos de España»).

42 Por decirlo con un título conocido del mismo Alonso, 1960, p. 488, «Cómo contestó Pellicer a la befa de Lope».

43 Véanse los cantarcillos y seguidillas citados por Vega Carpio, La Dorotea, ed. de José Manuel Blecua, p. 169, n. 29; ed de Edwin S. Morby, p. 142, n. 35 y de Donald McGrady, p. 93, n. 116 y p. 565, n. complementaria. La más conocida, de Lope, en Lo cierto por lo dudoso: «Río de Sevilla, / ¡cuán bien pareces, / con galeras blancas / y ramos verdes!».

44 Inmediatamente antes, la suplicaba y amonestaba para que olvidara a su amante: «Por tu vida, que con tu raro juicio arrojes de ti este pensamiento. Y pues dices que estás sin esperanza, que te esfuerces a estar sin memoria [...]» (p. 92). 

45 Márquez Villanueva, 1988, pp. 143-267.

46 Ibid., pp. 151-157.

47 En ibid., pp. 206-210 y, más reciente, Lope de Vega, Vega Carpio, Epístolas, ed. de P. Conde Parrado, en el marco del proyecto OBVIL POLEMOS, dirigido por Mercedes Blanco.

48 Así lo interpreta, a la zaga del artículo luminoso de Rozas, 1990; Ávila, 1995, pp. 14-19. Para una síntesis razonada (y enriquecida) de las diversas lecturas del romance y un homenaje a los nombres ilustres que lo comentaron, véase Serés, 1998, p. 332, nota 10: « [...] los vv. 13-40 se refieren, sin nombrarlo, al joven Pellicer, que simboliza el impedimento para alcanzar las dignidades apetecidas y que no se contuvo a la hora de insultarle llamándole viejo ignorante, loco, envidioso, perdedor de la batalla con Góngora, usuario de polianteas, idiota y deshonrado; véase D. Alonso, “¿Cómo contestó Pellicer a la befa de Lope?” [...]».

49 Vega Carpio, La Circe, ed. de José Manuel Blecua Teijeiro, pp. 980-981.

50 Blanco, 2008, p. 46. El artículo señala los rasgos de Pellicer que enfurecen a Lope: polígloto, erudito, pedante, beneficiario de un protagonismo cortesano y joven.

51 Rozas, 1990 cita dos sonetos de Burguillos, el 31 y 32, [33] y [34] en Vega Carpio, Rimas humanas, ed. de Antonio Carreño, pp. 185-186 en los que la falta de bigotes alude claramente a la supuesta homosexualidad de Pellicer.

52 Admirable primer verso del soneto amoroso [126] de Burguillos (ibid., p. 311): «En la Troya interior de mi sentido», aplicable a cualquier turbación del fuero interno.

53 Véase la condena de las «divagaciones» de La Dorotea en Monge, 1957, y unas sugerencias mías en Ly, 2001, pp. 53‑68.

54 El que vengan anunciadas las escenas polémicas, no les quita validez a las hipótesis de su inserción circunstancial. Véase, por ejemplo, Periñán, 2008, p. 215: «Lope se sintió tildado de poco culto en cuanto ajeno a las novedades hipermanieristas y [...] respondió a las exageraciones y a la erudición autorreferencial ridícula representada por el Pellicer joven y exitoso. En este sentido inventa para La Dorotea el segmento textual del soneto culto paródico y su comentario introduciéndolo inesperadamente [mía la cursiva] en un momento de freno de la acción de la acción y convirtiendo el asunto en un topos literario, trabajado de manera personalísima. Concuerdo con Begoña López Bueno [2005] que ve en estos capítulos como el punto final del encono de Lope contra Góngora, lanzados ahora que ya el cordobés no podía responderle». Me permito matizar aquí el «inesperadamente» de la sabia especialista y traductora de La Dorotea, ya que, siguiendo paso a paso en La Dorotea el motivo anticulterano y anti-Pellicer, se ve que no surgen esas escenas de la nada. Me parece útil puntualizar que el «momento de freno de la acción» coincide exactamente con el momento en que, después de la reconciliación del Prado, se retiran los dos amantes para una reconciliación erótica, ocupado Fernando en el «poema» Dorotea y faltando significativamente al desuello del soneto.

55 En la misma Dorotea, IV, 2, p. 281, a propósito del soneto culto: «César: Es en la nueva lengua. Ludovico: No importa. Yo sé un poco de griego».

56 Ambas citas en Márquez Villanueva, 1988, p. 206.

57 Véase la Institución oratoria de Quintiliano, IV, 2, 63; VI, 2, 32; VIII, 3, 61; VIII, 3, 59. La energía tiene que ver con la fuerza de un discurso libre de palabras ociosas y la enargía con la inlustratio y la evidentia: más que narrar con claridad los hechos, los hace ver como si estuvieran presentes.

58 Id., Laurel de Apolo, ed. de A. Carreño, «Introducción», p. 23.

59 Ibid., p. 71; ver también, en la misma página, la nota 441 y pp. 544-545, la nota complementaria 71.441, mal señalada como nota 72.441. En Corominas, Pascual, 1980: «primoroso [1632, calificado de neologismo en Lope, La Dorotea I, viii [en vez de vii]; med. S. XVII, Aut.]». La escena no es la octava, como pone Corominas, sino la séptima.

60 Transilvania, «lugar lejano y exótico, famoso por sus guerras de religión [...], aquel atormentado país, ya que su príncipe más celebrado (de 1456 a 1462 y 1476) fue Vlad Tepes, el infame Drácula», ibid., p. 71, n. 440.

61 Acerca de cultos y cultismos, ver Étienvre, 2019.

62 Ver Vega Carpio, La Dorotea, ed. de McGrady, p. 72, n. 448 y p. 545, nota complementaria 72.448. En Corominas, Pascual, 1980: «Educación [1607, Oudin; 1612, Góngora; 1612, Márquez; 1632, citado como neologismo por Lope, Dorotea, I, viii]». La escena sigue siendo la séptima. «moral. Morigerar ‘templar o moderar los afectos’ [Lope, Aut.]».

63 Sobre el conocido valor erótico de la caza y del comer, además de Márquez Villanueva, 1988, pp. 191-206 y p. 72, notas 452, 453 con las complementarias p. 545 de la ed. de referencia, véase Alzieu, Lissorgues, Jammes, 1975, textos 44, 75, 108, 130, 136, 137, etc.

64 Oliver, 1995, p. 96.

65 Vega Carpio, Rimas humanas y divinas, ed. de A. Carreño, p. 244.

66 Véase la «Epístola» cuarta, de La Circe, a Francisco de Herrera Maldonado (Vega Carpio, La Circe, ed. de José Manuel Blecua Teijeiro, vv. 282 y 290-291).

67 Señalada en CORDE, la palabra «simpatía» aparece una vez en primer libro de El peregrino en su patria, p. 78, donde se evoca la elección amorosa de Florinda: «Amor, inclinación natural, y una divina simpatía de estrellas forzó a Florinda amase a Doricleo y desfavoreciese a Filandro […]» tres veces; Vega Carpio, La Dorotea, ed. de McGrady, p. 545: Vega Carpio, El sembrar en buena tierra, ed. de William L. Fichter, v. 1479; la dedicatoria de Vega Carpio, Lo fingido verdadero en Case, 1975; y la carta 325 (¿1617?) en Vega Carpio, Cartas completas, ed. de Ángel Rosenblatt.

68 Véanse: Tubau, 2007 y Conde Parrado (ed.), 2015.

69 Vega Carpio, Lo fingido verdadero, ed. de Marcelino Menéndez Pelayo, t. CLXXVII, pp. 53-54. En las «Observaciones preliminares» a esta comedia, escribe Menéndez Pelayo p. xxxiii: «De paso, se traslucen alusiones satíricas a otros poetas que se valen de caballos y carpinteros. La de los caballos ha de referirse al gran plagiario Andrés de Claramonte, que tenía la manía de introducir en sus comedias desafíos a caballo por el patio [...]. La de los carpinteros puede ser un dardo contra la maquinaria usada en El Anticristo, de Alarcón (representado en 1618) [...] Hay que añadir, para comprender toda la malicia de esta alusión, que Tirso era amigo y colaborador de D. Juan Ruiz de Alarcón, como lo prueba aquel sabido epigrama: «Vítor, don Juan de Alarcón / y el padre de la Merced: / por ensuciar la pared, / que no por otra razón». Y es sabido que Alarcón era como el caudillo de todos los disidentes y alzados contra la monarquía literaria de Lope [...]».

70 Véase el libro colectivo Declercq, Murat, Dangel (eds.), 2003, al que remito en su totalidad.

71 Gracián, Agudeza, edición y notas de Ceferino Peralta, Jorge M. Ayala, José M. Andreu, vol. 1, discurso xxvi, «De la agudeza crítica y maliciosa», pp. 286-299.

72 Covarrubias, Tesoro, p. 939b.

73 Ibid., vol. 2, discurso xxxi, «De la agudeza nominal», p. 360. En el caso analizado se trata de un sutil y conceptuoso injerto que señala la inadecuación total de «la simpatía natural y honesta» a la negociación de la alcahueta.

74 Ibid., vol. 1, discurso viii, «De las ponderaciones de contrariedad», p. 96: «Si toda dificultad hace punta al entendimiento, ¡cuánto más la que incluye repugnancia! Unir, a fuerza de discurso, dos contraditorios estremos, estremo arguye de sutileza».

75 Ni athonia ni atonía se documentan en los buscadores y diccionarios aquí consultados. Rey (dir.), 1992, entrada «Atone», sitúa en el siglo xiv el uso de athonie.

Le texte et les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont sous Licence OpenEdition Books, sauf mention contraire.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search