Version classiqueVersion mobile

Orígenes y desarrollo de la guerra santa en la Península Ibérica

 | 
Carlos de Ayala Martínez
, 
Patrick Henriet
, 
J. Santiago Palacios Ontalva

III. — GUERRA SANTA Y CANCILLERÍA EN TORNO A LAS NAVAS

El discurso de la guerra santa en la cancillería castellana (1158-1230)

Carlos de Ayala Martínez

Texte intégral

1Sin duda, el fenómeno cruzado es uno de los acontecimientos más importantes de lo que llamamos Edad Media. A través de él, el Occidente cristiano o la cristiandad romana, el embrión de la futura Europa en definitiva, supera sus propios límites para instalarse en un ámbito territorial y cultural ajeno. Es decir, toma conciencia de su propia realidad y, porque lo hace, es capaz de «exportarla» como un apreciable tesoro. La guerra santa, en su concreción cruzada, se convierte así en una más que visible seña identitaria del Occidente cristiano.

2Por otra parte, no es fácil cuestionar que la inequívoca pertenencia de la Península Ibérica a ese Occidente cristiano y europeo acaba por consolidarse precisamente a través de la ideología cruzadista. Es la cruzada, entendida como una evolucionada forma de guerra santa cristiana deudora de la noción de «reconquista» pontificia, la que dinamiza el proceso de integración peninsular en el conjunto de la cristiandad romana.

3Pero si ello es así, será preciso detectar y analizar con la mayor precisión posible cuáles fueron los cauces que, evidenciándolo, permitieron consumar ese proceso. Nos proponemos en este estudio reflexionar sobre uno de esos cauces, referido exclusivamente al ámbito castellano, el de la terminología propia de la guerra santa presente en los usos diplomáticos de la cancillería regia entre 1158 y 1230.

  • 1 Sirantoine, 2012a, pp. 319-328; el papel jugado por la Chronica Adefonsi Imperatoris y la Praefati (...)

4Las fechas escogidas se corresponden obviamente con los años de existencia de un reino privativo castellano entre la muerte del emperador Alfonso VII y la definitiva reunificación castellanoleonesa operada por Fernando III. La elección no significa, por supuesto, que con anterioridad a 1158 las categorías propias de la guerra santa sean ajenas al discurso cancilleresco. De hecho, recientemente Hélène Sirantoine ha mostrado cómo el reinado de Alfonso VII, y concretamente su renovada apuesta imperial de 1135, constituye el punto de partida de todo un coherente sistema programático para el ejercicio del poder en el que la guerra santa adquiere, tanto en el ámbito cancilleresco como en el cronístico, el rango de vector esencial1. Sin embargo, es evidente que es en la segunda mitad del siglo xii y primeras décadas del xiii cuando ese vector asume un grado de definición difícilmente comparable con etapas precedentes e incluso subsiguientes. Castilla se forja en el crisol de la guerra santa y hace de la cruzada el escaparate de su programa legitimador. Razones de espacio nos impiden reparar en los importantísimos antecedentes que supone el reinado del Emperador o en las decisivas décadas de la ofensiva fernandina de los años treinta y cuarenta del siglo xiii, pero, pese a todo, el marco cronológico y geográfico escogido nos proporcionará la posibilidad de un análisis más detallado y desde luego lo suficientemente significativo y coherente.

5Para la elaboración del trabajo hemos revisado, creemos de forma sistemática, los aproximadamente 1.400 documentos reales, en un porcentaje elevadísimo publicados, que, provenientes de la cancillería de Castilla, hemos conservado entre los años 1158 y 1230. Nuestra labor se ha visto notablemente facilitada por la existencia de algunos trabajos de gran calidad que, relativos a las cancillerías de los más importantes de los monarcas tratados, serán citados en las próximas páginas. Por nuestra parte, nos hemos propuesto en este estudio reunir toda la información posible acerca del reflejo de la guerra santa en los documentos y su conexión con el espíritu cruzadista que tan decisivo fue en el proceso de incorporación del reino de Castilla al horizonte cultural e ideológico de la cristiandad romana.

EL PROYECTO DE SANCHO III

  • 2 Esa «recepción» vino fundamentalmente jalonada por tres importantes hitos: la celebración del conc (...)
  • 3 Archivo Histórico Nacional (en adelante AHN), Órdenes Militares (en adelante OOMM). Calatrava, car (...)

6La «recepción de la idea de cruzada», balbuciente, discontinua y muy tímida durante el reinado de Alfonso VII2, cristaliza con fuerza a través de la cancillería castellana en la segunda mitad del siglo xii. En este sentido, el corto reinado de Sancho III constituye algo más que el ineludible preámbulo del de Alfonso VIII. Tenemos indicios —que desde luego la cancillería, como en seguida veremos, va a confirmar— de que el rey Sancho tuvo en mente un sólido proyecto político de caracterización claramente cruzadista. Aunque se insiste en su corto reinado, no debemos perder de vista que este no solo lo constituye el año que ocupó el trono tras el fallecimiento de su padre, el Emperador. Con anterioridad, en 1152, cumplidos ya dieciocho años, había sido asociado al trono y era, por tanto, formalmente rey y disponía de curia propia. Sabemos que su actividad en este tiempo, el de la activación del impulso cruzadista del concilio de Valladolid de 1155, fue significativa. Lo fue, en concreto, su implicación en la lucha contra el islam. Es un hecho, por ejemplo, que el 6 de agosto de 1152 se hallaba en el sitio de Jaén «super mezmutis» y que allí «divicit eos»3.

7Es probable, aunque ciertamente nos movemos en el terreno de la hipótesis, que el belicoso heredero, en el contexto cruzadista del final del reinado de su padre, estuviera pergeñando ya un proyecto propio de reforzamiento militar del reino. Dos razones le podían impulsar a ello: los pobres resultados que estaban dando los instrumentos de que se había valido Alfonso VII en este sentido —la cofradía de Belchite o la introducción del Temple— y la amenaza de una creciente presencia almohade en al-Andalus, que presagiaba una decisiva e inminente invasión por parte de su califa ʿAbd al-Mu’min (1130-1169).

  • 4 Goñi Gaztambide, 1958, p. 88, n. 76. El texto de las actas puede consultarse en Erdmann, 1996, p.  (...)

8En este contexto se produce el llamamiento cruzado de Valladolid de 1155. El cardenal legado Jacinto Bobone utiliza tres ideas para hilvanarlo, ideas que de forma más o menos directa se traducirán en las iniciativas de Sancho III y en su materialización documental. El cardenal habla de la opresión que sufrían los cristianos por parte de los sarracenos, invitaba a todos los fieles, «clericis quam laicis», a sumarse al esfuerzo de combatirlos y lo hacía mediante la concesión de privilegios espirituales asimilables a los que había concedido el papa Urbano en beneficio de quienes marcharan a Jerusalén a liberar la Iglesia oriental, y todo ello para conseguir defender la cristiandad y destruir la malicia de los sarracenos4.

  • 5 Jiménez de Rada, Historia de Rebvs Hispaniae [en adelante De rebus], VII, xiv, pp. 234-236.
  • 6 El tratado de Nágima, que suscribieron en febrero de 1158 Sancho III y Ramón Berenguer IV, nos inf (...)
  • 7 En una inicial donación real dirigida a la Iglesia de Burgos, el protocolo documental, tras la cor (...)
  • 8 Recordemos que no parece casual que poco antes de acceder al trono en plena propiedad y no muchos (...)
  • 9 González, 1960, t. II, doc. 35.
  • 10 «… Diuino munere inspirante…». La fórmula coactiva final comienza aludiendo al mismo tema: «Si qui (...)
  • 11 «Defendatis eam a paganis inimicis crucis Christi, suo ac nostro adiutorio». La misma ya clásica (...)
  • 12 «Ut Deus per uso honoretur, Christiana religió dilatetur, et ut regnum nostrum augmentum sui et (...)

9Pues bien, como es sabido, el hecho más sobresaliente del fugaz gobierno personal de Sancho III fue la creación de la orden de Calatrava. Todo apunta a que, a diferencia de lo que sugiere la clásica descripción del arzobispo Jiménez de Rada5, tal acontecimiento no fue ni mucho menos espontáneo. Un rey como Sancho, que se coronó ante el símbolo de la espada6, que desde el inicio de su gobierno personal quiso plasmar en los preámbulos documentales de su cancillería la estrecha conexión entre su preocupación por la Iglesia y el incremento de la base material de su reino7, y que era sensible a la deriva belicista de un significativo sector de la espiritualidad monástica cisterciense8, no pudo jugar a la improvisación a la hora de crear una institución, casi revolucionaria en su fundamentación doctrinal, y por otra parte tan adecuada al espíritu del discurso cruzadista del concilio vallisoletano de 1155. Lo podemos advertir sin dificultad al acercarnos al contenido del formulario documental de la donación de Calatrava que, en enero de 1058, realizó el rey en beneficio del abad y monasterio de Fitero9. Para empezar, y es una idea en la que se insiste a lo largo del diploma, la donación ha sido inspirada por Dios10, y aunque la finalidad concreta sea la defensa de la villa frente a los enemigos paganos de la cruz de Cristo11, contando siempre con la ayuda del rey, los efectos de la concesión van mucho más allá: honra a Dios, expansión de la religión cristiana e incremento y protección del reino12.

LA FORMULACIÓN DEL DISCURSO EN LA CANCILLERÍA CASTELLANA: EL REINADO DE ALFONSO VIII

  • 13 En su momento Simon R. Doubleday llamó la atención sobre la sorprendente calificación de Nuño Pére (...)
  • 14 Con anterioridad, la cancillería, en relación a temas bélicos, apenas había podido reflejar otra c (...)

10Es muy difícil no asumir que es con Alfonso VIII cuando la cancillería castellana alcanza rasgos de expresividad hasta entonces nunca vistos, y que esa expresividad encuentra en el discurso de guerra santa y cruzada un cauce verdaderamente privilegiado. Sin duda el complejo proyecto político de Alfonso VIII, en lo que se refiere concretamente a la lucha contra el islam, es deudor, o al menos claramente continuista, del apenas esbozado por su padre Sancho III, pero también es cierto que ese proyecto no registra cotas de auténtica cristalización formal hasta mediados de la década de 1170. Es conocido que la mayoría de edad del rey, teóricamente alcanzada a los 14 años en noviembre de 1169, no pasó de ser una mera formalidad política y que la tutela de los Lara siguió, de hecho, siendo efectiva hasta que Alfonso cumplió prácticamente los 20 años13. En cualquier caso, fue precisamente a partir de entonces cuando la cancillería comienza a plasmar en términos muy expresivos el liderazgo providencial y cruzadista del rey Alfonso14.

11Ordenar el material con el que contamos resulta relativamente fácil. Hay un primer hecho decisivo del que partiremos, la toma de Cuenca de 1177 con el que el rey no solo inaugura claramente su gobierno personal, sino que lo hace bajo el sello de la guerra santa contra el islam, toda una apuesta programática sobre la que vertebrará su propia concepción del ejercicio de poder; por otra parte, Cuenca no solo fue la gran primera victoria del rey frente al islam, sino también la primera de toda la cristiandad hispánica desde que hacía 30 años la «segunda cruzada» se había activado en suelo peninsular. A partir de este momento, la cancillería intensifica sus referencias cruzadistas, y lo hace de manera particular a través de la documentación relativa a las órdenes militares, constituidas ya claramente desde este momento en instrumentos de cruzada al servicio de la realeza. La apuesta profundamente ideologizada que presentan estos diplomas nos servirá de hilo conductor que irremediablemente desembocará, por último, en el gran acontecimiento cruzado de Las Navas, con el que prácticamente se cierra el reinado y también el coherente reguero cruzadista que lo atraviesa. Es evidente que la cancillería ofrece, en lo que se refiere a este hecho histórico, una condensación doctrinal que ya no será muy fácil superar.

La toma de Cuenca: el punto de partida

  • 15 Linehan, 2011, p. 315. En este sentido, no deja de ser una simbólica coincidencia que Nuño Pérez d (...)
  • 16 Estas palabras preceden la ideologizada descripción de la toma de Cuenca: De rebus, VII, xxvi, p.  (...)
  • 17 González, 1960, t. II, doc. 277. Conviene recordar el valor propagandístico de una afirmación cont (...)
  • 18 Un documento de 6 de agosto de 1184, confirmatorio de los privilegios concedidos a la Iglesia de T (...)

12Empecemos, pues, por la toma de Cuenca, el acontecimiento fundante del gobierno personal de Alfonso VIII y al que, según Peter Linehan, el cronista Juan de Osma da la caracterización de «ceremonia de iniciación que marca la llegada del joven rey a la plena madurez regia»15. También muchos años después otro cronista áulico, Rodrigo Jiménez de Rada, focalizaba en Cuenca el despertar de la vocación caudillista y cristiana del joven rey, quien «uirtute Altissimi roboratus conuertit manum ad infideles, ut bella fidei exerceret»16. Pero la propia cancillería del rey, el mismo año del asedio y conquista de Cuenca, 1177, dejaba ya muy claro el marco explicativo en el que cabía entender su ejemplar iniciativa bélica: en el diploma castellano que contiene las peticiones cursadas a Enrique II de Inglaterra, suegro de Alfonso VIII, cara a su arbitraje en el conflicto con Navarra, entonces todavía vivo, se alude a Alfonso VI, su sobresaliente antecesor, como quien «Tholetum de potestate Sarracenorum liberabit»17, y esa acción liberadora —lo expresaría también la cancillería algunos años después— suponía un indiscutible triunfo para la cristiandad18.

  • 19 Referida a Cuenca, la expresión «quando fuit capta» se documenta por vez primera el 14 de septiemb (...)
  • 20 Ibid, t. II, doc. 297.
  • 21 En 1177, desde Monsalud, Alfonso VIII, rex, donaba a este monasterio la villa de Alocem «cum mero (...)
  • 22 Se trata de una noticia sobre una pesquisa que, por orden del rey, había incoado el merino de La B (...)

13Esa inevitable correspondencia entre «liberación de la opresión sarracena» y «enaltecimiento de la Cristiandad» es la ecuación sobre la que la cancillería construye la memoria de tan significativo acontecimiento como fue la conquista de Cuenca, viva en los diplomas durante algo más de seis años19. Y, sin embargo, es curioso constatar que entre septiembre de 1177, en que se consuma la conquista tras largo asedio de nueve meses, y abril de 1179 la cancillería se muestra austera y poco expresiva limitándose a constatar, y solo a partir de febrero de 1178, que «serenissimus rex prefatus Aldefonsus Concam cepit»20. Podemos aludir a dos únicas excepciones, la de un documento de 1177 pero que es claramente falso21, y otro de 1178, que no procede propiamente de la cancillería real22.

14Es efectivamente en abril de 1179 cuando advertimos un cambio en la formulación de los «micro-relatos» de las datas documentales hacia una clara ideologización, resaltándose, en todo caso, el argumento de la liberación. Veamos brevemente cómo va evolucionando la fórmula y qué variantes encontramos hasta su desaparición en noviembre de 1182.

  • 23 El documento tiene fecha de 18 de abril (ibid., t. II, doc. 322). Una fórmula prácticamente idénti (...)
  • 24 Un documento de la cancillería de la reina, fechado el 30 de abril de 1179 y en el que se consagra (...)
  • 25 Pérez González, 2010, pp. 450-451.
  • 26 González, 1960, t. II, doc. 325. La expresión «fe cristiana» sustituyendo a cristiandad, se regist (...)
  • 27 Algunos documentos de comienzos de 1180 insisten, sobre todo, en esta idea: «anno quarto ex quo pr (...)
  • 28 Son varias las muestras ya a lo largo de la segunda mitad del año 1180: «anno quarto ex quo prefat (...)
  • 29 No se aprecian variantes significativas sobre lo ya expuesto en los documentos de 1181 y 1182 que (...)

15El texto significativamente innovador de abril de 1179 dice así: «anno tercio ex quo serenissimus rex prefatus Aldefonsus Concam cepit et eam de potestate inimicorum crucis Christi strenue liberauit»23. Pronto, y a excepción de algún texto anómalo24, es frecuente que el verbo utilizado para designar la conquista liberadora sea mancipere, una interesante palabra rica en matices y en la que subyacen, además de la idea de liberación, los significados de arrebatar algo con firmeza haciéndolo pasar de un dominio a otro y, de este modo, consagrándolo a una nueva realidad25. Obviamente esa nueva realidad no es otra que la cristiandad o la fe cristiana. Lo vemos claramente en un documento de septiembre de 1179 a favor de la Iglesia de Palencia en que puede leerse: «anno tercio ex quo rex Aldefonsus supranominatus Concam Christianitati mancipauit»26. Por tanto, «liberación de los enemigos de la cruz de Cristo»27 y «entrega de lo arrebatado al estricto control de la Cristiandad» —es frecuente la alternativa del verbo «subiugare al de mancipere»28— son, efectivamente y como indicábamos un poco más arriba, los ejes sobre los que gira el mensaje relativo a la toma de Cuenca29.

  • 30 Linehan, 2011, pp. 316-318.
  • 31 Los documentos que recogen la nueva consagración de un altar toledano en honor a santo Tomás Becke (...)
  • 32 Arizaleta, 2010, pp. 178-179. También la autora llama la atención sobre la consolidación del calif (...)

16En su momento P. Linehan encontró una explicación al cambio cancilleresco de 1179 y a la carga ideologizadora con que aparecen a partir de entonces los «micro-relatos» documentales relativos al acontecimiento del que nos estamos ocupando. Según el autor británico, a raíz de la conquista de Cuenca, y de manera particular a partir de 1180, la cancillería quiso potenciar la imagen del rey como la de un campeón de la religión cristiana entregado a su defensa30. Volveremos sobre ello un poco más adelante. Conviene también recordar aquí que, sobre la base de la hipótesis de P. Linehan, Amaia Arizaleta ha profundizado en la explicación propuesta sugiriendo pistas más que razonables, todas ellas vinculadas a la necesidad regia de trasmitir una imagen de reconocible pujanza «internacional» en el complejo tablero diplomático de la época. Castilla aspiraba al reconocimiento de una cierta primacía peninsular, y el reciente conflicto surgido con Navarra había servido para canalizar aspiraciones de presencia política más allá de los Pirineos. Los «micro-relatos» sobre una toma de Cuenca convenientemente idealizada, podían conferir autoridad y prestigio al rey frente a monarcas peninsulares como Alfonso II de Aragón y Sancho VI de Navarra, pero también frente a su suegro el rey Enrique II de Inglaterra, cuyo arbitraje había sido solicitado en el reciente conflicto navarro y cuyos representantes estarían presentes, junto a los reyes de Castilla, en las fervorosas iniciativas que precisamente por estos años se llevaban a cabo en memoria del mártir de Canterbury31. Cuenca y el enfrentamiento con el islam servían, así, de argumento legitimador para aspiraciones políticas, en este caso, de orden diplomático32.

  • 33 El estudio más reciente sobre este importante testimonio se lo debemos a Amaia Arizaleta (ibid., p (...)
  • 34 «… Rex itaque tam nomitate auctoritatis, quem a mari usque ad mare reges christiani nominis hostes (...)
  • 35 «… Postquam obsidione facta post multos laborum cruciatus multis angustiis, abintus afflictus host (...)
  • 36 «… Eam ceteris preferens, utpote Alphonsipolim elegit et preelegit in habitacionem sibi, et ciues (...)

17El discurso político-religioso de la cancillería sobre la toma de Cuenca, sin embargo, llegaría a su punto culminante no a través de los diplomas habituales sino del prólogo de un texto jurídico, el fuero de Cuenca, cuyo autor fue con toda probabilidad un culto clérigo de la cancillería del monarca, responsable quizá de no pocos de aquellos diplomas. Esa autoría está envuelta, sin embargo, en la nebulosa, pero sin duda menos que la datación del texto para la que el invierno de 1189-1190 sigue siendo la mejor propuesta33. La parte de esta interesantísima pieza político-ideológica en que se alude a la conquista de Cuenca expresa el grado de idealización que, pasados los años, adquirió el acontecimiento en la intencionalidad propagandística de la monarquía. El rey se nos presenta como una autoridad célebre allende las fronteras de su territorio, de modo que su solo nombre despertaba el temor de todos los enemigos de la cruz de Cristo34. Es decir, es la lucha contra esos enemigos, la lucha contra el islam, la que ha situado al monarca en esa posición de temible celebridad. Pero esa lucha no es fácil, y ello se puso de manifiesto en la fatigosa conquista de Cuenca, asediada durante nueve meses35. El rey es víctima de un enorme sufrimiento —«cruciatus multis angustiis»—, una imagen casi martirial que quizá no fuera descabellado asociar a la cruz de Cristo en un momento en que el Occidente vive bajo el trauma de Hattin. Finalmente la conquista da su fruto, y una vez libre de su «servidumbre babilónica» y del «yugo del faraón», y limpia de la impureza idolátrica, se convierte en la ciudad del rey, Alfonsópolis, la preferida sobre todas las demás y con cuyos habitantes establece un vínculo muy particular36.

La documentación de órdenes militares: la consolidación

  • 37 «… Illorum qui assidue pro patria pugnantes certamine tam oratione quam propri sanguinis effundere (...)
  • 38 Según Linehan, el sentido del texto es que «Castilla daba morada y nombre a la Cristiandad» (Lineh (...)
  • 39 Poco más de quince años después, en 1202, Alfonso VIII volvería a expresar de manera mucho más sen (...)

18Este hito tan decisivo y propagandísticamente recreado como fue la conquista de Cuenca hizo que la cancillería pusiera en marcha toda una batería de micro-relatos diplomáticos en apoyo del carácter cruzadista del liderazgo del monarca. Lógicamente serán los documentos de las órdenes militares los que los recojan de manera más sistemática y completa. Por otra parte, no debemos olvidar que Alfonso VIII, siguiendo sin duda la estela de su padre el rey Sancho, hizo pivotar sobre las órdenes militares el edificio ideológico de un reino que debía ser forjado en la identidad cruzadista, pero, eso sí, una identidad al servicio de la territorialización y fortalecimiento de la monarquía. Precisamente en uno de esos «micro-relatos», los clérigos de la cancillería nos ofrecen una muy clara visión regia del significado de las órdenes militares y su papel en el proyecto político del monarca. En efecto, en una donación a favor de la orden de Santiago, realizada «intuitu pietatis et misericordie» por Alfonso VIII en junio de 1185, los freires son definidos como aquellos que, combatiendo contantemente con valor por su patria, defienden los lugares y moradas de la cristiandad tanto mediante la oración como mediante el derramamiento de su propia sangre37. Este breve texto encierra un extraordinario interés. Por un lado, nos define con expresiva exactitud la naturaleza de las órdenes militares: instituciones religiosas que compatibilizan su vocación por la plegaria con el carisma martirial del combate físico, manifestación doble de un mismo y esforzado compromiso. Pero, por otro lado, nos aclara que la defensa del propio reino no es incompatible con la de la cristiandad, porque aquel no es sino morada de esta38. La función de las órdenes se sitúa, pues, bajo la estricta y disciplinada obediencia a un rey que, construyendo su propio reino, combate por el conjunto de la cristiandad39. No encontraríamos mejor definición para lo que es y supone una orden militar de carácter territorial, una orden, alejada de los presupuestos universalistas con los que hacía poco más de medio siglo había nacido el Temple, arquetipo originario de todas las demás órdenes.

19Por lo demás, este interesante texto remite a constantes ideológicas —asiduidad, valor, derramamiento de sangre…— presentes en la mayoría de los «descriptores explicativos» que acompañan las concesiones y privilegios recibidos por los freires y cuyo número e importancia cualitativa, como hemos señalado, se intensifican notablemente desde los años previos a la conquista de Cuenca. Veamos cuáles son los argumentos con que se expresan. Contamos para ello, entre enero de 1174, en que la concesión de Uclés a la orden de Santiago preanuncia la acción conquense, hasta marzo de 1210, en que el protagonismo cruzado de Las Navas polarizará buena parte de la atención documental, con un total de 25 diplomas, concentrados fundamentalmente en el período 1174-1185. Pues bien, si comparamos los protocolos de todos ellos, la información descriptiva sobre las órdenes militares obedece más o menos a una media docena de modelos en cada uno de los cuales se repiten las mismas ideas o muy semejantes.

  • 40 «Regali nempe conuenit maiestati honestos ac religiosos uiros quosque diligere, et maxime eos qui (...)
  • 41 En referencia a la «regia maiestas» Linehan supone la expresión como probablemente relacionada con (...)
  • 42 La recepción en la orden templaria de un nuevo miembro suponía, como en cualquier otra orden relig (...)
  • 43 «In capitulo autem quod annis singulis diximus celebrandum […] ubi precipue ad defensionem chris (...)

20Veamos el primero de ellos, muy presente en los documentos de los primeros años, entre 1174 y 1176. La donación de Uclés a los santiaguistas, de 9 de enero de 1174, nos sirve de referencia. En ella se nos dice que conviene a la regia majestad proteger a los hombres honestos y religiosos, máxime a aquellos que, abandonando las cosas de este mundo, han hecho libremente voto contra los adversarios de la cruz de Cristo, no solo derramando su propia sangre sino poniendo fin a su vida temporal40. La fórmula contiene elementos que se repetirán casi invariablemente y no solo en los documentos obedientes a este modelo. El inicio es común a muchos otros diplomas de la cancillería en que se atribuye al monarca como prerrogativa irrenunciable de la realeza la de proteger y defender a los hombres de religión41. La fórmula contiene, además, otros dos elementos muy importantes. Por un lado, los miembros de las órdenes son religiosos y como tales abandonan la vida secular, y lo hacen mediante un voto específico consistente en combatir a los enemigos de la cruz de Cristo. ¿De qué voto se trata? ¿Es una expresión metafórica o existió un compromiso expreso y ritualizado en este sentido? Sabemos que entre los templarios efectivamente existía42, pero no está claro que así fuera entre los freires hispánicos. Los santiaguistas, por ejemplo, según su primitiva regla de 1175, recibían en el capítulo general exhortaciones a procurar la defensa de los cristianos de manera especial contra los sarracenos43, pero ello está lejos de constituir un compromiso personal y regularizado. ¿A partir del micro-relato analizado habría que concluir que efectivamente existía? La cuestión no es evidente, es cierto que la utilización de la expresión «uouere sponte» parece remitir a promesa solemne, pero su omisión en textos reglares resulta elocuente. Quizá no estemos sino ante un compromiso implícito que expresa la conciencia de que el freire es un cruzado permanente, un hombre cuyo compromiso de vida consiste, por vocación, en combatir a los enemigos de la cruz. Finalmente, el texto alude a derramamiento de sangre, incluso muerte, como destino de quien asume tal compromiso. Obviamente, y como ya hemos indicado, estamos ante una evidente expresión de conciencia martirial inherente a todo cruzado.

  • 44 González, 1960, t. II, doc. 198-200, 220, 225, 244-247 y 260. La mención expresa a un voto en docu (...)
  • 45 ibid., t. II, doc. 200; el mismo texto ibid., t. II, doc. 220.

21Pues bien, esta fórmula de la concesión de Uclés se constituye en referente modélico reiteradamente utilizado en casi una decena de documentos concedidos a la orden de Calatrava entre 1174 y 117644. En algún caso se observa alguna pequeña variante y excepcionalmente algún significativo añadido. Es el caso, por ejemplo, de la donación a Calatrava, en febrero de 1174, de la quinta parte «de omni acquisitione quascumque de terra maurorum» y el diezmo de todas las rentas pertenecientes al fisco real; en este «micro-relato» documental se reproduce el texto ya conocido complementado al final con la frase «… derramando su propia sangre y constituyéndose con firmeza en muralla y escudo en defensa de la fe cristiana»45.

  • 46 «Regali conuenit dignitati milites deuote Deo seruientes, et precipue contra multitudinem paganoru (...)
  • 47 «Regali nempe conuenit pietati honestos quo[s]que uiros diligere, qui relictis seculi militaribus (...)

22Una fórmula distinta y desacostumbradamente concisa es la contenida en la concesión a la orden de Calatrava de los diezmos de Uclés el 30 de abril de 1174. En ella se dice que a la dignidad real corresponde remunerar con sus propios bienes a los caballeros que sirven devotamente a Dios, y especialmente a los que combaten diariamente contra la muchedumbre de paganos46. Se trata de un texto que no vuelve a repetirse según esta formulación; en él se alude a un motivo frecuentemente reiterado en la documentación como arquetipo idealizador, el del combate cotidiano de los freires, y también al argumento, nada excepcional por otra parte, de la consideración pagana de los musulmanes. Pero en lo que más conviene fijarse es en un tema, el de la «militancia en Cristo» —en este caso en Dios—, que sí vamos a ver con cierta insistencia y con mucha mayor expresividad en otros muchos diplomas. Por ejemplo, el concedido a la orden de Santiago el 31 de enero de 1176 en el que se habla de «quienes, abandonadas las prácticas caballerescas del siglo, desean militar contra los enemigos de la cruz de Cristo, y defender y exaltar su nombre»47.

  • 48 Ayala Martínez, 2009b, p. 35.
  • 49 Id., 2010, p. 135.
  • 50 Me refiero a la concesión que Alfonso VIII hace a la orden de Calatrava, en agosto de 1180, del ca (...)

23El texto es expresión de lenguaje cruzado en estado puro. Se alude, por un lado, al discurso bernardiano de la conversión, presente ya en los relatos cronísticos que recogen la predicación papal de Clermont: la necesaria transformación del «miles saeculi» en miles Christi»48. Pero es que, además, «militare contra crucis Christi inimicos» era la expresión más radical y descarnada que trajo consigo el nuevo concepto de «Iglesia militante» que se impuso en la cristiandad occidental desde las primeras décadas del siglo xii49. Esa Iglesia militante, a la que obviamente pertenecían los miembros de las órdenes militares, tenía precisamente el cometido de defender y propagar el nombre de Cristo, en consonancia con una Iglesia que se sentía amenazada y exigía de sus fieles compromiso de activa militancia, un compromiso que no hace sino contribuir a la gloria del alma, tal y como lo expresa un documento solo un poco posterior50.

  • 51 «Regali nempe conuenit maiestati honestos quosque uiros diligere uiros, et eos maxime qui, relicti (...)

24En esta misma línea, aunque más expresivos si cabe, son los micro-relatos en los que el deseo de militar por la causa de Cristo contra sus enemigos, se asocia al verbo uouere, es decir, el compromiso cruzado del que ya hemos hablado, unido al concepto igualmente cruzado de militancia guerrera. Así se expresa el protocolo documental de algunas concesiones realizadas a favor de la orden de Calatrava de los primeros meses de 1176 o alguno santiaguista de 117751.

  • 52 «Regali nempe conuenit maiestati religiosos uiros et honestos diligere, honorare et ab impiorum in (...)

25Poco añade a este conjunto de referencias el privilegio que Alfonso VIII otorgaba en mayo de 1178 a la orden de Calatrava concediéndole la décima parte de todo cuanto tomara «Dei auxilio in terra Maurorum», parias, quintos y todo portazgo, si bien el correspondiente micro-relato protocolario introduce un subrayado, que hará fortuna en diplomas posteriores, acerca del desprecio del mundo, de sus fastos y pompas, por parte de los freires de órdenes52.

  • 53 «Inter cetera pietatis opera precipuum est christianam religionem ab incursibus sarracenorum defen (...)
  • 54 Hemos visto, eso sí, la expresión «defensa de los cristianos» en dos documentos aquí mencionados: (...)
  • 55 Ibid., t. II, doc. 435.

26Más importancia puede tener el documento de donación del castillo de Piedranegra a la orden de Santiago en diciembre de 1180, en que por vez primera en un diploma de estas características aparece la expresión «defensa de la Cristiandad» aplicada al cometido de los freires53. No se trata ciertamente de una expresión muy extendida54, pero constituye sin duda un hito cancilleresco, que volvería a reformularse pocos años después, en junio de 1185, para evidenciar la identificación del reino con una parte de la cristiandad, según un micro-relato diplomático que ya conocemos55.

  • 56 «Iustum est et rationi consentaneum et regibus et terrarum principibus potissimum, et specialiter (...)
  • 57 Throop, 2010, y Ead., 2011. Véase Alvira Cabrer, 2012, p. 64. En relación a la documentación caste (...)

27Y llegamos así a un texto que podríamos considerar, dada su extensa y rica formulación, como una especie de recapitulación de muchas de las ideas ya expresadas con algún interesante añadido. Nos hemos referido ya a su contenido, se trata de la concesión de la villa de Areños que el 22 de abril de 1185 la cancillería regia, significativamente desde Uclés, sede central del convento santiaguista, realizaba a favor de la orden jacobea, «persecutionem gentis paganae instituto»56. Para empezar, las frases introductorias del texto, en las que siempre se señala la pertinencia de la donación en correspondencia con lo que cabe esperar de la dignidad regia, giran en torno a la lógica remuneración a favor de quienes se esfuerzan en el servicio de la monarquía: «eos qui obsequiis regum et principum diligenter et deuote assistunt», subrayando de este modo el papel subsidiario respecto a la realeza que las órdenes militares juegan en el organigrama del reino de Castilla. Centrándonos ya en la descripción de los freires destinatarios de la concesión, se nos habla, y esto sí resulta ser una interesante novedad diplomática, de quienes son «llevados por un buen y encomiable celo» —«illis confertur qui bono et commendabili zelo ducti»—. Sobre el término «celo» en la documentación cruzadista se ha venido llamando la atención en los últimos años por parte de la profesora Susanna A. Throop, para quien el «celo» y su evidente conexión con la idea de venganza constituye un importante componente emocional en el discurso cruzadista57. El resto del dispositivo formulario recoge ideas ya conocidas: los freires abandonan los fastos mundanos, se constituyen en muros inexpugnables en defensa de la religión cristiana, se esfuerzan en su expansión combatiendo a los enemigos de la cruz de Cristo, y militan en la causa del Salvador sin eludir fatigas ni evitar derramar su sangre exponiendo sus vidas. Es precisamente esta dimensión martirial la que ofrece un mayor desarrollo en lo que constituye toda una colorista reflexión sobre la doctrina cristiana del martirio: se parte de una referencia al proto-mártir crístico del Cordero que, muerto por nuestra redención, está siempre presente como modelo para los freires, y se alude a continuación a la «ley del martirio» a la que se someten sin titubeo, alegrándose de que su vida finalice en la entrega al único Dios.

  • 58 Eso no quiere decir, naturalmente, que no contemos con documentos concedidos a órdenes militares q (...)
  • 59 En el documento de 1193, que contiene la confirmación, entre otros privilegios, de la donación a l (...)

28La intensidad y número de este tipo de «micro-relatos» protocolarios en documentos de órdenes militares desciende de manera llamativa a partir de este año de 118558. De hecho, desde esta fecha hasta la del final del reinado no encontramos más que cuatro nuevos ejemplos, y tres de ellos, uno de 1193 y otros dos de 1207 y 1210, no aportan nada nuevo o realmente interesante, lo cual no deja de ser sorprendente, sobre todo en lo que se refiere a los documentos de comienzos del siglo xiii, previos a la cruzada de Las Navas y dirigidos ambos a este testimonio de resistencia frente al islam que era el convento de Salvatierra59.

  • 60 Esta asociación estratégica entre defensores de la fe y lugares expuestos a las acometidas de los (...)
  • 61 «Regali sane maiestati expedit et ad salutem animarum et Christianitatis provectum accedit viros r (...)

29La excepción la constituye el interesante micro-relato contenido en la concesión de una serie de fortalezas al convento de los freires de Trujillo y a su maestre Gómez el 6 de marzo de 1195, es decir, prácticamente en la antesala de la gran derrota de Alarcos de 19 de julio de ese mismo año. Estamos de nuevo ante un texto relativamente extenso en el que vuelve a aparecer explícitamente la expresión «Cristiandad», cuyo provecho se erige en directriz irrenunciable para la realeza. Esta, prosigue el texto, debe promover la existencia de hombres fuertes y constantes en la fe, capaces de oponerse en lugares estratégicos y especialmente expuestos a la perfidia de los infieles60. Pues bien, entre ellos, destacaban de manera muy especial, quienes bajo la disciplina del voto y la normativa reglar, dedicaban su austera vida a la defensa de la fe interponiéndose, como muro indefenso, ante el cruel envite de los paganos61. Elementos nuevos son los de la radicación en lugares estratégicos, el subrayado de la dependencia reglar y el contraste descriptivo entre la indefensión del mártir cristiano y la crueldad de la envestida pagana.

  • 62 «Condolensque paupertati uestre eo quod domum uestram maiorem de Calatraua uestrasque omnes fere (...)
  • 63 La fórmula «peccatis nostris exigentibus» se popularizó en el lenguaje cruzadista a partir de su i (...)

30A partir de este momento, y hasta la eclosión ideológico-doctrinal que supuso la cruzada de Las Navas, la cancillería se muestra cauta y muy parca en lo que se refiere al discurso sobre guerra santa. Lo hemos visto ya incluso entre los documentos dirigidos a órdenes militares. Por supuesto, no hay que perder de vista el trauma de Alarcos del verano de 1195, y lo que supuso ese «infortunio» —como lo define un interesante documento de diciembre de 1196— en la conciencia del poder castellano. Precisamente en este documento al que acabamos de aludir, que es el de la concesión real a la orden de Calatrava de ciertas propiedades de la de Trujillo que pudieran compensar la extrema pobreza que había supuesto para ella el «infortunio» de Alarcos, la cancillería no encuentra otra fórmula para darse a sí misma una explicación que la ya clásica doctrina cruzadista de «peccatis exigentibus nostris»62, que no veíamos aparecer en el horizonte cancilleresco castellano desde hacía por lo menos más de setenta años63.

Las Navas de Tolosa: un efímero cénit

  • 64 Es significativo que documentos de la primera década del siglo xiii se limiten a definir el combat (...)
  • 65 Publ. (versión castellana) Gorosterratzu, 1925, p. 74 (fechándola en 1211); González, 1960, t. III (...)
  • 66 No es la única propuesta en este sentido. Arizaleta apunta más bien a Diego García (Arizaleta, 201 (...)
  • 67 Gorosterratzu, 1925, p. 74. Véase también Alvira Cabrer, 2012, p. 100.
  • 68 En este sentido, sobre todo si nos fijamos en los contenidos de los preámbulos de la documentación (...)
  • 69 «Dubitare mori nemo debet pro Christi nomine, cum legatur Christum mortem pro populo pertulisse…(...)
  • 70 Resulta interesante en este punto observar cómo se intenta separar muy bien la tradición judía de (...)
  • 71 «Regno proximi sunt et confines, vasa mortis in manibus suis continentes, nos et sanctae fidei pro (...)
  • 72 Apocalipsis 16.
  • 73 Sobre la expresión «Trinitatis hostes», véase la interesante reflexión acerca de su significado sí (...)
  • 74 «Ab eis non minus quam mortem expectamus. Proh pudor! et in ministros altaris non desinunt degra (...)
  • 75 Son los famosos trescientos dieciocho vernaculos expeditos que Abraham movilizó para liberar a su (...)
  • 76 «Nihil dubitantes quia, si sanguinis noster in conflicto Christi respondet sanguini, vere poteri (...)

31La austeridad cancilleresca en realidad no da síntomas de dinamización hasta prácticamente el momento en que se produce el decisivo enfrentamiento campal64, y lo hace a través de la carta que Alfonso VIII envía al rey francés Felipe II Augusto probablemente en 121165. La carta no está datada pero, si como parece razonable, hay que contextualizarla en la embajada que el arzobispo Rodrigo Jiménez de Rada, su posible autor66, llevó a cabo en Francia en vísperas de Las Navas, su fecha no puede ser otra67. En cualquier caso, el texto refleja la ideología cruzadista tanto del rey como de sus más íntimos colaboradores, a la cabeza de los cuales se sitúa, especialmente en estos últimos años del reinado, el arzobispo Jiménez de Rada. El argumento central del diploma es el de la apuesta martirial como único antídoto posible contra la brutal idolatría del islam. Ciertamente, la intensidad y el dramático colorido del texto alcanza cotas de relativa excepcionalidad, aunque desde luego, y a la vista de otra documentación ya analizada, no podamos considerarlo como un caso llamativamente aislado68. La carta comienza con un llamamiento a la irrenunciable ejemplaridad martirial de Cristo: del mismo modo que él murió por nosotros, nosotros debemos hacerlo por su nombre69, y debemos hacerlo frente a un enemigo racialmente violento, muy alejado en su recalcitrante paganismo de la piadosa tradición judeocristiana70, un pueblo apostado junto a la tierra de los fieles de Cristo y dispuesto a derramar sobre ellos los vasos de la muerte71. Esta última imagen contiene una implícita referencia apocalíptica, la de las copas llenas del furor de Dios que los ángeles derramaron sobre la humanidad en vísperas del combate escatológico del Harmaguedón72. Es como si los colaboradores de Alfonso VIII quisieran presentar el enfrentamiento campal que preparaban como ese juicio decisivo en que una humanidad pecadora, justamente atormentada por sus pecados, se enfrenta, a través del derramamiento de su sangre, a un definitivo y purificador destino de salvación. Por eso, frente a la cruel personificación del mal en los enemigos de la Trinidad73, que persiguen a los ministros del altar y que gozan con el sufrimiento de los hijos del Crucificado, no cabe sino el ofrecimiento a Dios en sacrificio, un sacrificio que no es sino el ataque contra los numerosísimos y mejor armados enemigos de Cristo por parte de un puñado de fieles asistidos por Dios74. La carta termina con la correspondiente petición de ayuda al monarca francés al que se insta a aportar, entre otros contingentes, a «vernaculos expeditos», una bíblica y recurrente expresión75; y finalmente se cierra con una explícita alusión a la condición de mártires de cuantos encontraran la muerte en un combate que se producía por la satisfacción de la sangre de Cristo76.

  • 77 Archivo de la Catedral de Toledo (en adelante ACT), I.6.G.1.13. Publ. Pick, 2004, pp. 209-210 (con (...)
  • 78 Publ. Mansilla Reoyo (ed.), La documentación pontificia hasta Inocencio III, doc. 483, pp. 509-515 (...)
  • 79 Ibid., pp. 190 y 194.

32El discurso cruzadista no puede ser más elocuente, y encaja sin dificultad con la perspectiva del arzobispo Jiménez de Rada que por las mismas fechas —quizá un poco más adelante— hacía un llamamiento a la cruzada con el ingrediente canónico sustancial de las indulgencias que serían recibidas por sus beneficiarios en un grado superior aún a quienes pudieran marchar a Jerusalén77. Pero volviendo a la cancillería regia, contamos con un segundo ejemplo de exaltado lenguaje cruzadista en la famosa carta enviada por Alfonso VIII al papa Inocencio III a raíz de su contundente victoria78. También en este caso se discute sobre su autoría material, pero una vez más no resulta trascendente a nuestro propósito que el redactor fuera nuevamente el arzobispo Jiménez de Rada o, como sugiere A. Arizaleta, el propio rey que la podría haber dictado directamente a uno de los hombres de su cancillería79. La carta, en cualquier caso, obedece a una lógica discursiva de carácter netamente cruzadista que es la oficialmente sostenida en este momento en el reino de Castilla con independencia de que el arzobispo ciertamente pudiera haber jugado en ella un papel determinante.

  • 80 «Propositum impugnandi Sarracene gentis perfidiam […] in fidei catholicae auxilium et iuuamen», (...)
  • 81 «Pro auxilio tote christianitati impenso…» (ibid.).

33No nos interesa analizar aquí ni mucho menos todo el contenido de un documento que es fundamentalmente descriptivo, pero sí aquellos elementos que, sirviendo para hilvanar la narración, otorgan a la campaña de Las Navas el carácter de inequívoca acción cruzada. Para empezar, la misiva comienza clarificando el objetivo que había puesto en marcha la maquinaria de la guerra: «combatir la perfidia del pueblo sarraceno», un objetivo amplio que, en positivo, se expresa como «auxilio y ayuda a la fe católica»80 y que venía a comprometer la acción de Castilla con la defensa de la cristiandad. Esta defensa, al fin y al cabo, era el tema que la cancillería alfonsina quiso de alguna manera privilegiar desde por lo menos hacía treinta años y que, en la carta que analizamos, es nuevamente retomado al final de la misma cuando el rey hace ver al papa el extraordinario servicio que ha sido prestado «a toda la Cristiandad» a través de su victoria81.

  • 82 «… Audita remissione peccatorum quam uos venientibus indulsistis…» (ibid.).
  • 83 «… Uiam Domina cepimus proficisci…» (ibid.).
  • 84 Ambas expresiones se documentan cinco veces a lo largo del texto.
  • 85 «Et sic bellum Domini a solo Domino et per solum Dominum est feliciter consummatum», Mansilla Reoy (...)

34Que para Alfonso VIII y sus colaboradores la naturaleza de la acción emprendida y felizmente consumada fue una verdadera cruzada, lo pone de relieve una y otra vez el propio desarrollo del documento: alusión a la concesión de indulgencias82, caracterización de la campaña como «uiam Domini»83, definición de su ejército como «Dei exercitum o exercitum Domini»84, calificación de la contienda como «bellum Domini…»85.

35Pero incluso más importante que esta terminología inequívocamente cruzadista lo es la formulación de las cuatro grandes ideas que recorren el texto y que se concentran de manera particular en el desarrollo y desenlace de la batalla: la centralidad de la cruz como referente especialmente simbólico, las iniciativas milagrosas de Dios que acompañan a su ejército, el carácter expresamente martirial de sus componentes y el protagonismo de un Dios que lidera la batalla y la conduce hacia la victoria definitiva.

  • 86 «Desiderio patrie coacti, omnes pariter, signo crucis relicto […], licet certitudinem de bello S (...)
  • 87 «Et anteriores nostri, necnon et medii multas eorum acies, que in minoribus promontoriis existeb (...)
  • 88 «Signo crucis dominice preeunte et uexillo nostro, in quo erat ymago beate Uirginis et Filii sui (...)
  • 89 «Dominus illorum infinitam multitudinem crucis sue gladio trucidauit» (ibid.).
  • 90 «Honor y gloria a Dios, que por medio de Jesucristo Nuestro Señor concedió la victoria a su cruz(...)

36El primero de los temas es el del simbolismo de la cruz y su centralidad, patente en el relato de la contienda. Efectivamente el «abandono del signo de la cruz» es la expresión que utiliza el redactor de la carta para significar la retirada del grueso de las tropas francas de la expedición tras la toma de Calatrava86. Por otra parte, es el «valor de la cruz» el que infunde ánimo a las tropas cristianas87, y es el «signo de la cruz» el que, junto al estandarte real en el que figuraban las imágenes de la Virgen y del propio Cristo, precede al ejército en el combate, y es, en consecuencia, objeto de las afrentas de los infieles88. Por lo demás, es la «espada de la cruz del Señor» la que inclina la balanza hacia la victoria89, de la que en último término es receptora la propia cruz90.

  • 91 «Ad indicium cuiusdam rustici, quem Deus nobis ex imperato misit…» (ibid.).
  • 92 «Et ita, dante Domino, factum est quod, licet uia esset inuia et inaquosa, lapidosa et nemorosa, (...)
  • 93 «Ut extremos agminis nostri non possent in aliquo molestare, quod quidem, diuina operante gratia (...)
  • 94 «Et quod incredibile est, nisi quia miraculum est, uix XXtiVque christiani aut XXX de toto nostr (...)
  • 95 La familiaridad del escriba con los datos bíblicos permite suponer que esta cifra no sea una mera (...)
  • 96 «Antiqua innouando miracula gloriosam tribuisti uictoriam de perfidis gentibus populo christiano (...)

37La idea de milagro acompaña todo el relato. Se materializa, en primer lugar, a través de un campesino enviado por Dios para indicar el camino a los amenazados cristianos91, y fue la voluntad de Dios la que hizo que ellos nada perdieran en los desplazamientos previos al enfrentamiento92; también la gracia divina intervino para que, en la víspera de la contienda, los extremos del ejército cristiano no sufrieran merma por parte de los sarracenos ya dispuestos para el combate93; y desde luego el rey estimaba como increíble, «salvo que se tratara de un milagro», las poquísimas bajas sufridas por su ejército94 frente a los numerosísimos muertos musulmanes y a sus 185.000 soldados capturados95. Finalmente, una oración añadida en fecha incierta al texto de la carta habla de la gloriosa victoria sobre los pérfidos gentiles gracias a la renovación de los antiguos milagros concedida al pueblo cristiano96.

  • 97 «Cumque nos iam pro fide Christi mori constanter eligeremus…» (ibid.).
  • 98 «O quanta leticia! o quot gratiarum actiones!, nisi de hoc dolenddum sit, quod tam pauci martyre (...)

38Obviamente la formulación de la idea de martirio no podía estar ausente. El propio monarca se atribuye potencialmente la condición de mártir al afirmar, en el momento decisivo de la contienda, su irreversible decisión de «morir por la fe de Cristo»97. Por otra parte, acompañando al comentario acerca de las poquísimas bajas del ejército cristiano, hay todo un lamento por haber podido proporcionar a Cristo tan escaso número de mártires98.

  • 99 «Ille, a quo omnia, in quo omnia, per quem omnia, fecit mirabiliter, et direxit manus sui exerci (...)
  • 100 «Dominus illorum infinitam multitudinem crucis sue gladio trucidauit…» (ibid.).
  • 101 «Et sic bellum Domini a solo Domino et per solum Dominum est feliciter consummatum. Deo autem ho (...)

39Pero la idea formulada de manera más contundente, y la de mayor alcance teológico, es la que convierte a Dios en el líder del ejército cristiano y actor necesario de su triunfo. Fue él, «de quien todo procede, en quien todo permanece o por quien todo se hace, quien dirigió con su mano el ejército contra sus enemigos»99. Fue, además, el Señor quien «degolló» a una extraordinaria masa de sarracenos «con la espada de su cruz»100, y es que todo pudo llegar a feliz término «por la sola intervención del Señor» quien, «por medio de Jesucristo Nuestro Señor, concedió la victoria a su cruz»101.

  • 102 González, 1960, t. III, doc. 898 (a partir de la copia del siglo xviii de Martène y Durand); Herná (...)
  • 103 El domingo, efectivamente, podría haberse producido el combate porque «paratique erant Saraceni ad (...)
  • 104 «Partitus est ergo pater noster suos in tres acies: Dia Lopes et tres barones cum suis et peregr (...)
  • 105 Es la tesis de Teresa M. Vann para quien no se trata de una carta salida de la cancillería castell (...)

40Como es sabido, la de Alfonso VIII no es la única carta redactada a instancias de un miembro de la familia real conteniendo información sobre la victoria de Las Navas. Conservamos también la misiva enviada por la reina Berenguela de León, hija del monarca castellano, a su hermana Blanca, consorte del heredero de Francia, el futuro Luis VIII102. El texto es una aséptica descripción, poco emotiva y con escaso contenido ideológico, que da cuenta de la victoria frente al «Miramamolin» «in pugna campestri». Ahora bien, a los efectos que nos interesan, y si dejamos a un lado la alusión a la santificación del domingo por parte del modélico rey cristiano de Castilla103, el texto contiene un dato de extraordinario interés: la utilización de la palabra «peregrinos» para designar a los contingentes que integraban, junto a los hombres de Diego López de Haro y los freires de las órdenes militares, la primera línea de las tres en las que Alfonso VIII había dispuesto su ejército104. Obviamente la palabra es ajena a la tradición castellana y ha servido para probar los galicismos detectables en la cancillería o, incluso, para desechar la autoría de Berenguela atribuyéndola directamente a la propia destinataria105. Pues bien, en cualquier caso, el dato no pierde relevancia: ya nos encontremos con una expresión salida de la cancillería castellana o de medios francos, lo cierto es que estamos ante un término inequívocamente cruzado aplicado a un acontecimiento indiscutiblemente cruzado.

  • 106 González, 1960, t. III, doc. 910.
  • 107 Véase Arizaleta, 2010, p. 187. Para la autora, un nuevo ejemplo de «neutralidad discursiva».
  • 108 «Summus Pater deuincit superbum et humiliat ut ulneratum, eius uero sapiencia in hoc manifeste c (...)

41Pero estas cartas no agotan la información que la cancillería nos ofrece acerca de la decisiva victoria de Las Navas. Al margen de los breves sumarios conmemorativos adjuntos a la data de los documentos, de los que en seguida nos ocuparemos, hay una segunda descripción teóricamente atribuible al rey Alfonso VIII, mucho más sintética pero no menos ideologizada que la larga misiva dirigida al papa, y que está contenida en el preámbulo excepcionalmente extenso que ofrece la donación al arzobispo de Toledo de las iglesias de Alcaraz en agosto de 1213106. Quizá con más fundamento que en otras ocasiones, estamos ahora, casi con toda seguridad, ante un texto redactado por el propio beneficiario de la donación, a quien en este caso cabe atribuir toda la carga ideológica de unas palabras, sin duda, asumidas con gusto por el monarca107. Resumamos su contenido y veamos cuál es su formulación. El redactor parte del discurso de la sabiduría de Dios como clave del triunfo cristiano frente al más poderoso y temible de sus enemigos, el rey de los marroquíes, «Mafomat almiramomelin», dueño de la tercera parte del orbe y de más de treinta diócesis hispanas. El texto lo compara con Lucifer por su soberbia declarando una «campestre bellum» contra todos los «adoradores de la cruz de Cristo» con el objetivo de destruir el culto cristiano. Pues bien, la santa cruz impuso finalmente su victoria a través de la debilidad humana108.

  • 109 «Et quidem omnes pene Saracenorum provincias usque post tempora beati Gregorii Christiani populi (...)

42No cabe sintetizar mejor, en tan pocas palabras, la densidad ideológica de un enfrentamiento en el que no falta la evocación apocalíptica ni la dimensión milagrosa. En efecto, la asociación de Lucifer con el desafío a la cristiandad en una batalla campal, evoca una conciencia cercana al juicio de Dios y, en definitiva, a una ultimidad no muy alejada de planteamientos apocalípticos. No es extraño que así fuera en un ambiente impregnado de joaquinismo en el que, apenas unos meses antes, en abril, el papa Inocencio III en su bula de convocatoria de la cruzada, Quia Maior, había interpretado la victoria de Las Navas como un signo precursor de la llegada del Anticristo109. Por otra parte, la dimensión milagrosa queda también suficientemente subrayada al contraponerse la victoria de la santa cruz y el débil instrumento elegido por la providencia para llevarla a cabo: la pequeñez del rey Alfonso, el humilde y cristiano contrapunto de la anticristiana soberbia.

  • 110 El documento referido está fechado el último día de octubre de 1212 y es una donación a don Álvaro (...)
  • 111 Ibid., t. III, doc. 901. Curiosamente ese mismo mes, se documentan dos nuevos privilegios en los q (...)

43La densidad ideológica, e incluso doctrinal, que encierran estos más o menos extensos desarrollos cancillerescos es, por supuesto, más la excepción que la regla. Meses después de consumada la victoria —prácticamente medio año— la cancillería incorpora ya hasta el final de los días de Alfonso VIII la rememoración formularia del acontecimiento. Los primeros ejemplos son de diciembre de 1212, pues una carta anterior alude a la victoria pero lo hace en la parte del dispositivo y no en la fórmula aneja a la data como será lo habitual desde diciembre110. En efecto, por vez primera el día 9 de este último mes aparecerá la fórmula que, con alguna pequeña excepción, se consagrará sin cambios hasta el final del reinado. En esa fecha el rey realizaba una concesión a uno de los héroes de Las Navas, Diego López de Haro, y el documento consignaba que se hacía «eo scilicet anno quo predictus Aldefonsus, rex Castelle et Toleti, Almimamorinum regem Cartagenis deuici, non meo merito set misericordia Dei et seruitio uassallorum meorum»111.

  • 112 Arizaleta, 2010, p. 182.
  • 113 La carta, publicada por Lucy Pick, fue redactada con toda probabilidad poco después de Las Navas ((...)

44La fórmula presenta algunos elementos de gran interés. Se ha subrayado con frecuencia que, por vez primera, aparece la voz del rey en primera persona fuera del dispositivo documental y de la corroboración112, pero no es esta cuestión, pese a sus evidentes implicaciones, en la que nos vamos a fijar. También se ha destacado, y es ciertamente significativo, que el rey renuncia al protagonismo atribuyendo no a sus méritos sino a la misericordia de Dios la victoria, lo cual entronca perfectamente con la centralidad de Dios en todo momento que veíamos, sobre todo, en la carta de Alfonso VIII a Inocencio III, como un recurso de connotaciones evidentemente cruzadistas. Pero hay más, y es que junto a la misericordia de Dios, se sitúa «el servicio de mis vasallos» como condición necesaria para entender la victoria. Es obvio que estamos ante una inteligente concesión del clérigo redactor a la nobleza en un momento en que esta estaría dando síntomas de cierta inquietud, muy amenazadora en el dificilísimo contexto de la cruzada y el tiempo inmediatamente posterior a ella. No es mucho lo que sabemos acerca de esos movimientos pero todo apunta a que debieron ser lo suficientemente desestabilizadores como para provocar el envío por parte del arzobispo Jiménez de Rada de una carta abierta a los caballeros del reino animándoles a resolver sus diferencias con el rey en la corte y amenazándoles con la excomunión en caso de que eligieran el desleal camino de la alianza con los musulmanes113.

  • 114 González, 1960, t. III, doc. 905, 907-911, 914, 915, 917-921, 923-927, 1032 y Ayala Martínez, Libr (...)
  • 115 González, 1960, t. III, doc. 919.
  • 116 «Cum enim villa illa [Úbeda] numquam ab imperatore uel ab aliquo regum Ispanie expugnata sciretu (...)

45Es muy probable que este tenso ambiente aconsejara introducir en los «micro-relatos» cancillerescos relativos a Las Navas la idea del imprescindible servicio de los vasallos. Ahora bien, ello provocó una inevitable secularización del mensaje contenido en ellos. La omnipotencia de Dios como agente de la victoria a través de su fiel instrumento, el rey de Castilla, se convierte en una acción colectiva en la que lo de menos son los méritos del monarca, y en la que la iniciativa divina se sitúa en paralelo a la colaboración de los vasallos. Está claro que los «micro-relatos» conmemorativos pierden en intensidad sacral y se convierten, según el modelo único que ya conocemos, en el testimonio exclusivo de la memoria de la cruzada. Se subraya, eso sí, el carácter campal de la campaña y se utilizan los verbos devincere o superare, de escaso contenido emocional y poca proyección cruzadista, para describir la victoria114. La monotonía de la fórmula y el uso de los verbos indicados no desaparece en ningún momento. Todo lo más, y para referirse a la conquista de Eznavexor un documento de mayo de 1214, además de la consabida fórmula final, introduce en el dispositivo diplomático el siguiente comentario: «quod ego acquisiui per Dei clemenciam a paganis»115. Un verbo este último acquirire que está lejos de reflejar el potencial ideológico que descubríamos en la carta de Alfonso VIII al papa a propósito de la toma de Úbeda, ciudad que, gracias a la iniciativa del rey, superando en esto a todos sus antecesores, se consiguió que fuera expugnata uel subiugata116.

46Es evidente que el discurso cruzadista se vio seriamente afectado en el tramo final del reinado del vencedor de Las Navas. Había servido desde aproximadamente 1180 como principal argumento en la fundamentación de un poder que aspiraba a la incondicionalidad, y los nobles acabaron recelando seriamente de él. Los colaboradores cancillerescos del monarca, probablemente Rodrigo Jiménez de Rada en primer lugar, vieron que era preciso bajar al rey del pedestal del caudillaje sacral y devolverlo a un escenario feudal en el que el poder se entendiera bajo los parámetros del pacto y de la colaboración política.

LA CASTILLA POST-ALFONSINA DE ENRIQUE I

47La continuidad respecto a la etapa precedente es el argumento al que cabe aludir para referirse al breve reinado de Enrique I. La cancillería continuó en manos del arzobispo Jiménez de Rada o en la de sus hombres de confianza y, por tanto, bajo su influencia. Y la situación continuó así hasta que con la subida al trono de Fernando III pasara al control del que sería todopoderoso canciller Juan de Osma durante prácticamente todo el reinado.

  • 117 González, 1960, t. III, doc. 965. Un texto idéntico en fórmulas (con variantes puramente formales) (...)
  • 118 «Inter cetera salutis opera unum precipue commendatur, scilicet, nominis dilatatio christiani…» (G (...)
  • 119 «Quia uero, peccatis exigentibus, tanta duricia corda cooperuit sarracenorum, ut quasi aspis sur (...)
  • 120 «Restat ut eorum perfidia gladio uel potentia repellatur, et munitionum oppositionibus eorum pot (...)
  • 121 «Dominus per manus uassallorum uestrorum, quorum sanguis ibídem efusus fuit a manibus sarracenor (...)

48No vamos a ver, pues, grandes novedades, aunque un interesante documento dirigido precisamente al arzobispo, el de la concesión del castillo de Milagro y su amplia jurisdicción en noviembre de 1214, merece nuestra atención117. El tono cruzadista es innegable recurriéndose a temas ya conocidos pero muy hábilmente combinados. En el preámbulo del diploma se concentra la información que nos interesa. Comienza por identificar la expansión del nombre cristiano con una destacable obra de salvación118. La correspondencia entre ambos elementos no deja lugar a la duda. Inmediatamente se retoma, una vez más, el viejo y hasta ahora intermitente tema de la causalidad del pecado como explicación de la desgracia presente, y lo hace a través de la fórmula «peccatis exigentibus» que se repite en dos ocasiones119. Se alude luego a los sarracenos con la descalificación de la perfidia que les hace sordos a la voz del Evangelio, y se insta al rechazo de su poder mediante la espada y la construcción de fortalezas120. El preámbulo finaliza con una descripción de la toma del castillo de Milagro en la que el protagonismo de Dios en la acción liberadora se combina con el derramamiento de sangre de quienes, como vasallos del arzobispo, habían sido el instrumento de la divinidad121. Este papel más que significativo de los vasallos nos remite al secularizante esquema cancilleresco impuesto por conveniencia política al final del reinado precedente.

  • 122 En la asignación y confirmación de los términos del concejo de Ávila realizada por Enrique I en ab (...)
  • 123 Enrique I concedía al conde don Álvaro términos para el castillo de Alfambra, concedido con anteri (...)

49Por lo demás, los escasísimos documentos que conservamos de la cancillería de Enrique I no permiten reconstruir ningún esquema de intencionalidad doctrinal mínimamente coherente, más allá de recoger alguna expresión típicamente cruzadista —«christianorum exercitus», leemos en un documento de 1215122— y la formulación de algún interesante principio animado igualmente por el ambiente cruzado como, por ejemplo, la consideración de la «frontera de los sarracenos» como potencial ámbito de salvación, tal y como lo recoge un documento real dirigido en enero de 1217 a favor del conde don Álvaro123.

FERNANDO III, REY DE CASTILLA

  • 124 Sirantoine, 2012b; Arizaleta, 2010, pp. 197-198.
  • 125 Martin, 2006, y en general todos los artículos de este número monográfico; Ayala Martínez, 2012, p (...)

50La subida al trono de Castilla de Fernando III, con independencia de que fuera acompañada de ciertos problemas de estabilidad, desde muy pronto, al menos en el plano propagandístico de la cancillería, marcó distancias respecto a la fase inmediatamente anterior, y ello pese a la austeridad de recursos que comienza a caracterizar ya entonces a los documentos reales, no muy numerosos, por otra parte124. En cualquier caso, vemos que los diplomas vuelven al intenso y no matizado discurso cruzadista de los mejores años de Alfonso VIII, y lo hacen incorporando nuevos elementos y renovadas perspectivas. Quizá no todo deba ser atribuido al nuevo hombre fuerte de la cancillería, el abad Juan, futuro obispo de Osma, pero es evidente que su idealizada concepción de la monarquía, inequívocamente plasmada en la crónica de su más que probable autoría, descansa en la imagen del perfecto cruzado125.

  • 126 En este sentido, conservamos únicamente cuatro confirmaciones de documentos de Alfonso VIII, tres (...)
  • 127 Efectivamente en agosto de 1218 Fernando III eximía e inmunizaba a favor del arzobispo e Iglesia d (...)

51Efectivamente, el Alfonso VIII conquistador de Cuenca y victorioso caudillo cristiano en Las Navas se constituye en revitalizado referente, y durante un brevísimo espacio de tiempo la incipiente cancillería fernandina quiso plasmar este ejercicio retrospectivo a través de algunas de las confirmaciones regias de 1218 en que se alude expresamente al éxito cruzado de Alfonso VIII frente al «rey de Cartagena»126. Otro recurso ideológico, con plasmación cancilleresca, e igualmente asociable a la memoria de Alfonso VIII, es la presencia por lo menos significativa de Santiago, «patrono en tierra e intercesor en el cielo», en algunos documentos también muy iniciales del reinado127.

  • 128 Ayala Martínez, 2012, pp. 18-19 y 45-46.

52El reinado estrictamente castellano de Fernando III, a los efectos que nos interesan, se divide claramente en dos momentos articulados por la famosa curia de Muñó de 1224, en la que el monarca proclamó su intención de romper las treguas con los almohades y reiniciar la lucha contra el islam, y cuya escenificación conocemos bien gracias al relato cronístico del canciller Juan128.

  • 129 «Attendens fidelissimum seruicium quod in defensione regni et Christianitatis Deo et illustrissi (...)
  • 130 En efecto, la concesión se hace «attendens titulum deuotionis Hispanieque totius gloriam, et honor (...)

53De los primeros años, aparte de los documentos ya apuntados, contamos con algunos otros interesantes, en especial los dirigidos a órdenes militares. Encontramos nuevamente en ellos, aunque desde luego no con el detalle y abundantes matices de los «micro-relatos» de época alfonsina, temas que claramente a partir de 1180 ocuparon el protagonismo de la propaganda documental. Un documento de abril de 1220 dirigido por Fernando III a la orden de Calatrava en el que se confirmaban privilegios y donaciones concedidos por sus antecesores, nos devuelve efectivamente la memoria del pasado, también en este caso, asociada al rey Alfonso. La merced se otorgaba atendiendo «al fidelísimo servicio que en la defensa del reino y de la Cristiandad» había jugado la orden en su reinado; se recuperaba así directamente de la cancillería alfonsina el binomio reino-cristiandad, siempre en defensa de los «enemigos de la cruz de Cristo»129. Más original resulta el tratamiento del tema en un documento de un año después, mayo de 1221, dirigido también a la orden de Calatrava, que recibía el castillo y bienes de la de Monfragüe; en este documento, en que se subraya de manera especial el «servicio a Cristo» desplegado por los freires, la dicotomía reino-cristiandad se transforma en devoción por la «gloria de Hispania» y «honra del nombre cristiano». De algún modo, adivinamos ya un precursor anuncio de la definitiva «hispanización de la cruzada», un tema derivado de la cimentación del programa político fernandino en la realidad hispánica130.

  • 131 Sobre la novedad del tema fronterizo en la cancillería fernandina, ya ha llamado la atención Siran (...)
  • 132 «Oportet reges suas frontarias premunire et eos qui se opponunt contra eorumdem inimicos bonis for (...)
  • 133 Nos hemos referido ya a él. Se trata de la confirmación de la concesión de Milagro y su jurisdicci (...)

54Un aspecto especialmente reseñable en este período inicial del reinado, previo al anuncio del despliegue militar de 1224, es el del reflejo en la cancillería de una «política de fronteras» en conexión con la defensa de la fe131. Contamos con dos interesantes ejemplos. En enero de 1222 confirmaba a los pobladores de Milagro el fuero que el arzobispo Rodrigo de Toledo quisiera darles. Pues bien, la fórmula protocolaria que antecede a la concesión alude a la pertinente obligación de la realeza de fortificar fronteras y otorgar buenos fueros a quienes se apostaran en ellas para su defensa132. La conexión indicada no aparece explícitamente, pero las características estratégicas del castillo de Milagro y su papel en la defensa de Toledo frente a los musulmanes era recordada por otro documento, también fechado en enero133. En cualquier caso, esa conexión sí aparece explícitamente en otro diploma de este mismo momento, la confirmación que en marzo de 1222 hacía Fernando III de la heredad de «Ossa, in frontaria maurorum», a favor de Suero Téllez; en esta ocasión la fórmula protocolaria de introducción afirma expresamente que

  • 134 «Decet reges ac principes catholicos contra insidias infidelium fines eorum seu frontarias premuni (...)

conviene a los reyes y príncipes católicos fortificar contra las insidias de los infieles sus fronteras, de modo que cuando los enemigos ataquen no se pierdan por negligencia las posesiones de los católicos134.

  • 135 Ibid., t. II, doc. 197.

55La ruptura de hostilidades con el islam a raíz de la curia de Muñó, tiene inmediato reflejo en la cancillería. Por lo pronto, un documento emitido en junio de 1224 en el contexto de su celebración, incorpora una significativa expresión a la fórmula protocolaria que sirve para introducir su contenido. El documento es el de la entrega de los castillos de Alcalá y Cuevas de Garadén, en el Júcar, a la orden militar aragonesa de Alcalá de la Selva135, y en él se nos dice que

  • 136 «Regalis excellentiae conuenit dignitati uiros religiosos cultoresque Dei uinae Domini Sabaoth sui (...)

conviene a la dignidad real apoyar a los hombres religiosos y a los cultivadores de la viña de Dios, el Señor de los Ejércitos, máxime a aquellos que valientemente se constituyen en muro de defensa a favor de la casa de Israel136.

  • 137 Central no tanto en la bula como en el propio concilio: Melloni, 1999.

56La viña de Dios, el Señor de los Ejércitos —«Dei uinae Domini Sabaoth»— es la comprometida expresión que encabeza la bula de convocatoria del IV concilio de Letrán promulgada poco más de diez años antes por el papa Inocencio III, uno de cuyos temas centrales será precisamente el de la cruzada137.

  • 138 En abril y mayo de 1226 reaparece la fórmula alfonsina asociada a la memoria del vasallaje del rey (...)
  • 139 Cuando en marzo de 1227 Fernando III entrega a la orden de Santiago las fortalezas de San Pablo y (...)
  • 140 El interesante documento de diciembre de 1228 por el que Fernando III entregaba el castillo de Mar (...)

57A partir de entonces, las acciones militares, especialmente concentradas en el transcurso de 1226, dejan su huella en la cancillería que recupera viejas fórmulas alfonsíes: las conquistas se conciben como acciones liberadoras que arrancan los emplazamientos de manos de los sarracenos y permiten devolverlos al culto cristiano. Lo vemos así en las incorporaciones de Salvatierra, Burgalimar, Martos, Andújar, Capilla y Baeza a lo largo de aquel fructífero año reconquistador138. En este ambiente de intensificación cruzadista, las órdenes militares no dejan de ser objeto de interés cancilleresco, aunque eso sí, sin los coloristas desarrollos formularios de antaño139, y las conquistas previstas para un futuro inmediato se describen como graciosas concesiones de la divinidad140.

58Vamos a finalizar aquí un recorrido que necesariamente habrá de culminarse, casi de manera natural, con el tiempo de las grandes conquistas que ponen fin al proceso expansivo de los reinos, ya definitivamente unidos, de Castilla y León. Es un objetivo que desborda el compromiso de contención con que ha sido redactado este trabajo. Baste indicar, a modo de colofón, la conciencia de excepcionalidad que llegaría asumir Fernando III, el monarca que acabaría hispanizando definitivamente la cruzada, al incorporar Sevilla a sus dominios. Lo reflejaron muy bien los ideólogos de su cancillería cuando afirmaron en 1251 que la conquista de

  • 141 Ibid., t. III, doc. 825.

toda el Andaluzía a seruicio de Dios et a ensanchamiento de Christiandat, mas lleneramientre et mas acabadimientre que nunca fue conquista por otro rey nin por otro omne141.

Notes

1 Sirantoine, 2012a, pp. 319-328; el papel jugado por la Chronica Adefonsi Imperatoris y la Praefatio de Almaria, son igualmente destacados por la autora que constata la evidencia de que la guerra contra el islam, inextricablemente unida a la dignidad imperial del rey, se convierte en el argumento esencial de la segunda parte de la crónica, es decir, a partir de 1135; la coronación imperial se narra en los últimos epígrafes del primer libro (ibid., pp. 335-336).

2 Esa «recepción» vino fundamentalmente jalonada por tres importantes hitos: la celebración del concilio de Burgos en 1136, presidido por el legado papal Guido de Vico, y donde se procedió a la restauración de la cofradía de Belchite, de hondo significado cruzadista; la participación «regional» del rey en la «segunda cruzada» y su culminante episodio de la conquista de Almería; y la celebración del concilio de Valladolid de 1155, presidido por el legado apostólico Jacinto Bobone, y en el que, una vez más, se proclamaría la equiparación del sanctum iter peninsular con la cruzada oriental. Rassow, 1926; Goñi Gaztambide, 1958, pp. 73-76 y 87-88; Reilly, 1998, pp. 55-56, 92-102 y 125. Véase Ayala Martínez, 2015.

3 Archivo Histórico Nacional (en adelante AHN), Órdenes Militares (en adelante OOMM). Calatrava, carp. 417, doc. 10; AHN, OOMM. Registro de Escrituras de Calatrava, IX (1349 C), fº 29rº-vº. Reg. Reilly, 1998, doc. 755, indicando que, aunque el documento esté fechado en 1153, todos los datos diplomáticos apuntan a un año antes.

4 Goñi Gaztambide, 1958, p. 88, n. 76. El texto de las actas puede consultarse en Erdmann, 1996, p. 84.

5 Jiménez de Rada, Historia de Rebvs Hispaniae [en adelante De rebus], VII, xiv, pp. 234-236.

6 El tratado de Nágima, que suscribieron en febrero de 1158 Sancho III y Ramón Berenguer IV, nos informa de que fue entonces «quandocumque rex Sancius se coronaverit et eum vocaverit, veniat ad curiam et dum coronabitur ante ipsum teneat ensem» (González, 1960, t. II, doc. 36).

7 En una inicial donación real dirigida a la Iglesia de Burgos, el protocolo documental, tras la correspondiente invocación, se expresa en estos términos: «Quoniam piorum et catholicorum regum et sanctam Dei ecclesiam diligere, ecclesiasticas personas honorare et eis grata suffragia verbo et opere conferre, ut omnipotens Deus eis regnum augmentet in terris et feliciter reganare concedat in celis, quatinus per opera misericordie ei sine intermisione valeant placere, sine quo nec regnum possunt obtinere terrenum neque adquirere sempiternum» (ibid., t. II, doc. 30).

8 Recordemos que no parece casual que poco antes de acceder al trono en plena propiedad y no muchos meses antes de la donación de Calatrava al abad del monasterio de Castellón-Fitero, este, en abril de 1157, había recibido de manos del rey Sancho el castillo de Tudején (ibid., t. II, doc. 29; Monterde, 1978, doc. 92). La concesión de una fortaleza a un monasterio obviamente no tiene que indicar por necesidad una dimensión estratégico-militar, pero la particular y llamativa ubicación de Tudején en el contexto fronterizo castellano-navarro debe, cuanto menos, hacernos reflexionar sobre el particular.

9 González, 1960, t. II, doc. 35.

10 «… Diuino munere inspirante…». La fórmula coactiva final comienza aludiendo al mismo tema: «Si quis hoc meum factum diuino munere incoatum et donationem auso temerario infringere…», ibid., t. II, doc. 35.

11 «Defendatis eam a paganis inimicis crucis Christi, suo ac nostro adiutorio». La misma ya clásica expresión encontramos en el documento de febrero de 1158 por el que Sancho III donaba a «monachis et fratribus de Calatraua» la aldea de Cirugares en el término de Toledo «quia accepistis Calatravam in protectione uestra contra inimicos crucis Christi» (ibid., t. II, doc. 38).

12 «Ut Deus per uso honoretur, Christiana religió dilatetur, et ut regnum nostrum augmentum sui et protectionem uestro omnipotenti Deo gratissimo famulatu recipiat», ibid., t. II, doc. 35.

13 En su momento Simon R. Doubleday llamó la atención sobre la sorprendente calificación de Nuño Pérez como «tenente curie regis et eius imperii» que aparece en dos documentos de Sahagún fechados el 18 de febrero de 1174 y 5 de julio de 1175. Véase Doubleday, 2004, pp. 47-48.

14 Con anterioridad, la cancillería, en relación a temas bélicos, apenas había podido reflejar otra cosa que conflictos intracristianos, y como de costumbre en estos casos no se había mostrado demasiado expresiva. En 1165 se alude a «quando rege Ferrandus Castroterram cercauit et prehendiuit», y en 1167 a una «almofalia super Munio» (González, 1960, t. II, doc. 76 y 97); y a propósito de las campañas frente a Navarra de 1173-1174, se habla de «expeditione super, exercitu super, equitare super, obtinere uictoriam, deuincere…» (ibid., doc. 185, 188-190, 194, 202…). Hay, sin embargo, una interesante y llamativa excepción, un documento de enero de 1167 que contiene una donación real a la iglesia de San Vicente de Valencia; en ella tras invocar la tradicional responsabilidad de la monarquía en la atención a los santuarios, se subraya en este caso la condición de aquellos que sufren el control de los musulmanes: «et maxime illa inter sarracenorum procellas multas propter fidem Christi miserias atque angustias dinoscuntur». De alguna manera hay una acentuación de la idea de martirio en el hecho de la propia advocación del santuario, y es que la donación se dirige a Dios «et preciosissimo martiri Christi Vincencio de Valencia et omnibus fratribus eiusdem martiris ecclesie seruientibus…» (ibid., doc. 95).

15 Linehan, 2011, p. 315. En este sentido, no deja de ser una simbólica coincidencia que Nuño Pérez de Lara, todopoderoso valido del rey, antes y después de su mayoría, falleciera precisamente en el asedio de Cuenca.

16 Estas palabras preceden la ideologizada descripción de la toma de Cuenca: De rebus, VII, xxvi, p. 248.

17 González, 1960, t. II, doc. 277. Conviene recordar el valor propagandístico de una afirmación contenida en un documento dirigido a la corte de Inglaterra.

18 Un documento de 6 de agosto de 1184, confirmatorio de los privilegios concedidos a la Iglesia de Toledo, comienza por uno otorgado por el rey Alfonso senior, de quien se dice que «Toletum Christianitati subiugavit» (González, 1960, t. II, doc. 425).

19 Referida a Cuenca, la expresión «quando fuit capta» se documenta por vez primera el 14 de septiembre de 1177 en un documento fechado en la propia ciudad de Cuenca (ibid., 1960, t. II, doc. 289). La última referencia es de 14 de noviembre de 1183 cuando, en un diploma conteniendo una concesión a la Iglesia conquense, se alude a la refundación de la ciudad «post diuturnam obsessionem et laboriosum et anuum certamen, Domino tandem miserante et operante, ab infidelibus adquisierim» (ibid., t. II, doc. 411). Sin embargo, ya a finales de 1182, en el anno sexto, la cancillería había dejado de nombrar el acontecimiento de manera sistemática en las datas de los documentos (ibid., t. II, doc. 395).

20 Ibid, t. II, doc. 297.

21 En 1177, desde Monsalud, Alfonso VIII, rex, donaba a este monasterio la villa de Alocem «cum mero et mixto imperio», y ello «quoniam per eius merita, ab epilepsia, qua diu laboraueram, sanus effectus sum et de mauris obsidione super Concham victoriam reportaui, atque urbem cepi» (ibid., t. II, doc. 284).

22 Se trata de una noticia sobre una pesquisa que, por orden del rey, había incoado el merino de La Bureba sobre ciertas posesiones de San Millán de la Cogolla. El documento comienza con estas palabras: «Anno primo Quoncam, diu expugnata, conatu robusto ualidaque manu, diuina fauente gratia, rex Adefonsus cepit» (ibid., t. II, doc. 294).

23 El documento tiene fecha de 18 de abril (ibid., t. II, doc. 322). Una fórmula prácticamente idéntica encontramos en un documento también de abril de 1179, pero sin indicación de día (Pérez Celada, 1986, doc. 51).

24 Un documento de la cancillería de la reina, fechado el 30 de abril de 1179 y en el que se consagra un altar en Toledo en memoria del mártir Tomás de Canterbury, presenta la fórmula: «secundo anno [sic] quo serenissimus rex Adefonsus per uim Concam optinuit» (González, 1960, t. II, doc. 324).

25 Pérez González, 2010, pp. 450-451.

26 González, 1960, t. II, doc. 325. La expresión «fe cristiana» sustituyendo a cristiandad, se registra, por ejemplo, en un documento fechado en Albelda el 13 de octubre de 1179: «anno III ex quo serenissimus rex prefatus Aldefonsus Concam cepit et eam fidei christiane strenue mancipauit» (ibid., t. II, doc. 329).

27 Algunos documentos de comienzos de 1180 insisten, sobre todo, en esta idea: «anno quarto ex quo prenominatus rex Aldefonsus, Concam cepit et eam a crucis Christi inimicos liberauit» (ibid., t. II, doc. 334), con alguna ligera variante: «anno quarto rex A. victoriosissimi Concham civitatem ab inimicis Crucis Christi liberabit» (ibid., t. II, doc. 335).

28 Son varias las muestras ya a lo largo de la segunda mitad del año 1180: «anno quarto ex quo prefatus serenissimus Aldefonsus, Concam cepit et eam fidei christiane uiriliter subiugauit» (ibid., t. II, doc. 347, 350, 351…)

29 No se aprecian variantes significativas sobre lo ya expuesto en los documentos de 1181 y 1182 que siguen incorporando, en solitario o más frecuentemente compartido con otras efemérides, el «micro-relato» de la conquista de Cuenca. Únicamente destacaremos un documento de mayo de 1182 en el que aparece nuevamente la fórmula «Anno sexto ex quo serenissimus rex prefatus Aldefonsus Concham fidei christiane subiugauit», junto a la referencia de la recuperación del Infantazgo (anno secundo ex quo Infantaticum a rege Ferrando patruo suo acquisiuit), y lo que es más llamativo, una aislada referencia al primer ataque de Alfonso al corazón de los territorios andalusíes: «eo anno quo primitus terram sarracenorum armata manu cum exercitu regni sui potenter introiuit» (ibid., t. II, doc. 390).

30 Linehan, 2011, pp. 316-318.

31 Los documentos que recogen la nueva consagración de un altar toledano en honor a santo Tomás Becket, de 1179 y 1181, obviamente forman parte de los muchos que contienen referencias relativamente elaboradas sobre la conquista de Cuenca (González, 1960, t. II, doc. 324 y 355).

32 Arizaleta, 2010, pp. 178-179. También la autora llama la atención sobre la consolidación del calificativo serenissimus aplicado al rey en coincidencia con la documentación relativa a la toma de Cuenca (ibid., p. 175).

33 El estudio más reciente sobre este importante testimonio se lo debemos a Amaia Arizaleta (ibid., pp. 208-231). Para la autora, que se decanta claramente por la aludida cronología temprana, puede que el autor fuera el maestro Mica, importante notario real del período.

34 «… Rex itaque tam nomitate auctoritatis, quem a mari usque ad mare reges christiani nominis hostes, utpote totiens uires eius experti, et ab eo contusi, solo nomine contremiscunt». El prestigio, continúa el texto, no se detiene ante los príncipes cristianos que no dudan en servirle, como lo pone de manifiesto la concesión de caballería a Conrado de Alemania o al rey Alfonso de León. El texto ha sido reproducido y traducido al francés por Arizaleta (ibid., p. 340).

35 «… Postquam obsidione facta post multos laborum cruciatus multis angustiis, abintus afflictus hostibus, decursis mensibus nouem, Conchensem urbem intrauit» (ibid., p. 340).

36 «… Eam ceteris preferens, utpote Alphonsipolim elegit et preelegit in habitacionem sibi, et ciues eius populum peculiarem sibi adsciuit, ut quam de seruitute Babilonis, et iugo Pharaonis armis potencie regalis eripuerat, eliminata idolatrie spurcicia, liberam et precipuam inter alias in prosperum stabiliret» (ibid., p. 340).

37 «… Illorum qui assidue pro patria pugnantes certamine tam oratione quam propri sanguinis effundere Christianitatis loca et habitationes uiriliter in Domino defendunt…» (González, 1960, t. II, doc. 435).

38 Según Linehan, el sentido del texto es que «Castilla daba morada y nombre a la Cristiandad» (Linehan, 2011, p. 319).

39 Poco más de quince años después, en 1202, Alfonso VIII volvería a expresar de manera mucho más sencilla y sin alusión explícita a la cristiandad, el doble e inseparable cometido de las órdenes militares en una carta destinada a la de Calatrava —en ese momento Salvatierra— y en la que se la autorizaba a percibir donaciones porque «fratres eiusdem ordinis stant assidue in Dei servitio et meo et in regni mei defenssione» (González, 1960, t. III, doc. 719).

40 «Regali nempe conuenit maiestati honestos ac religiosos uiros quosque diligere, et maxime eos qui relictis secularibus uouerunt sponte contra crucis Christi aduersarios et proprium sanguinem fundere et temporalem uitam finere» (ibid., t. II, doc. 195).

41 En referencia a la «regia maiestas» Linehan supone la expresión como probablemente relacionada con la presencia casi ininterrumpida del obispo Raimundo de Palencia al frente de la cancillería desde el comienzo del reinado hasta 1178 (Ostos, 1994, pp. 104-107), en que ciertamente comienza a languidecer. Pero el autor británico señala también otra causa como prioritaria: el deseo en torno a 1180 de dar paso a una dimensión de la realeza que hiciera más hincapié en el liderazgo de la religión cristiana que en la maiestas: «la maiestas cede el peso a la christianitas» (Linehan, 2011, pp. 316-317). En cualquier caso, ya desde el primer período vemos cómo los documentos que analizamos intercambian la referencia de la «regia maiestas» y la de la «regalis pietas».

42 La recepción en la orden templaria de un nuevo miembro suponía, como en cualquier otra orden religiosa, el pronunciamiento expreso sobre los votos de castidad y pobreza, pero también en este caso sobre la actividad militar. En el protocolo de recepción de los nuevos hermanos figura, entre los compromisos expresamente formulados, el siguiente: «¿Prometes también a Dios y a Nuestra Señora la Virgen María que, durante todos los días del resto de tu vida, ayudarás a conquistar, con la fuerza y el poder que Dios te ha dado, la Tierra Santa de Jerusalén; y que aquello que los cristianos poseen ayudarás a mantenerlo y salvarlo dentro de lo que esté en tu mano?» Y él debería decir: «Sí, mi señor, si así place a Dios» (Upton-Ward, El Código Templario. Texto íntegro de la Regla de la Orden del Temple, art. 676, p. 220).

43 «In capitulo autem quod annis singulis diximus celebrandum […] ubi precipue ad defensionem christianorum intendere moneantur et destricte precipiatur ut in sarracenos» (Martín Rodríguez, 1974, doc. 73).

44 González, 1960, t. II, doc. 198-200, 220, 225, 244-247 y 260. La mención expresa a un voto en documentos de órdenes militares no volveremos a encontrarla en Castilla hasta el año 1236, concretamente meses después de la toma de Córdoba y como dato aislado; entonces, en diciembre, en un documento que ponía fin a un pleito entre las órdenes de Alcántara y el Temple, Fernando III expresa la dilección que siente por ambas órdenes «quia mihi et progenitores meis ad votum servierunt viriliter et devote» (ibid., t. III, doc. 579).

45 ibid., t. II, doc. 200; el mismo texto ibid., t. II, doc. 220.

46 «Regali conuenit dignitati milites deuote Deo seruientes, et precipue contra multitudinem paganorum cotidie certantes, propriis remunerare donis» (ibid., t. II, doc. 204).

47 «Regali nempe conuenit pietati honestos quo[s]que uiros diligere, qui relictis seculi militaribus contra crucis Christi inimicos de cetero cupiunt militare et eius nomen deffendere et exaltare» (ibid., t. II, doc. 243).

48 Ayala Martínez, 2009b, p. 35.

49 Id., 2010, p. 135.

50 Me refiero a la concesión que Alfonso VIII hace a la orden de Calatrava, en agosto de 1180, del castillo de Malagón con reserva del 50 por ciento en prestimonio vitalicio; en ella podemos leer «Inter cetera pietatis opera precipuum est et regibus specialiter conueniens loca que pia actio instituit uenerari ac diligere, et earum posesiones augmentare, presertim tamen ea in quibus Christi milites ad anime laborant gloriam et ad Christianorum militant defensionem» (González, 1960, t. II, doc. 350).

51 «Regali nempe conuenit maiestati honestos quosque uiros diligere uiros, et eos maxime qui, relictis armis secularibus, de cetero uouerunt Christo militare et contra eius nominis inimicos proprium sanguinem fundere». Véase ibid., t. II, doc. 251, 252 y 291. En estos casos se especifica que lo abandonado por los freires son las «armas seculares».

52 «Regali nempe conuenit maiestati religiosos uiros et honestos diligere, honorare et ab impiorum incursibus omnino defendere, sed eos precipue qui, relictis secularibus mundique huius pompa penitus spreta, contra crucis Christi inimicos se ipsos exponentes sanguinem proprium effundere deuotissime decreuerunt» (ibid., t. II, doc. 301).

53 «Inter cetera pietatis opera precipuum est christianam religionem ab incursibus sarracenorum defensare, et eos qui postposita seculari pompa ad hoc pro salute animarum suarum et ad defensionem Christianitatis constituti sunt promouere donationibus et exaltare» (ibid., t. II, doc. 352). Ha sido Linehan quien ha puesto de manifiesto esta primeriza mención (Linehan, 2011, p. 318).

54 Hemos visto, eso sí, la expresión «defensa de los cristianos» en dos documentos aquí mencionados: la regla bulada de la orden de Santiago de 1175 (Martín Rodríguez, 1974, doc. 73) y la concesión real a Calatrava de 19 de agosto de 1180 (González, 1960, t. II, doc. 350).

55 Ibid., t. II, doc. 435.

56 «Iustum est et rationi consentaneum et regibus et terrarum principibus potissimum, et specialiter congruit, eos qui obsequiis regum et principum diligenter et deuote assistunt dignis remunerare stipendiis, et bono operi fructum uirentem recompensare et ubi mundane remunerationis causam diuini intuitus comes ratio amplexatur, donum suscipientibus dupplici de causa collatum ad salutem cedit anime conferentis, et laudem humanam nichilominus promeretur, precipue uero quod illis confertur qui bono et commendabili zelo ducti, contemptis mundanis pompis et spreto seculari tumultu, in defensionem christiane religionis et eius dilatationem et inimicorum crucis Christi expugnationem, perfidie sarracenice opprimende se muros inexpugnabiles constituunt, et, non immemores agni qui pro nostra occisus est redemptione, Saluatori suo assidue militant, indesinenti desudant certamine, sanguinem suum sub lege martirii effundere non formidant, et sic tandem Deo soli uitam finire letantur» (ibid., t. II, doc. 432). Por su parte, el motivo de institución de la orden situado en la dirección del documento es semejante al que figura en un par de concesiones a la orden de Calatrava de septiembre de 1189, en las que por cierto no aparece micro-relato protocolario; en ellas se habla de «ad exaltationem fidei et infidelium oppressionem institute» (ibid., t. II, doc. 534-535).

57 Throop, 2010, y Ead., 2011. Véase Alvira Cabrer, 2012, p. 64. En relación a la documentación castellana, el término aparece inicialmente en documentación pontificia de inequívoco sabor cruzadista, y asociado a otros no menos significativos como el de «athletas Christi». Veamos, por ejemplo, la bula de Alejandro III por la que en 1175 se anunciaba al mundo cristiano la fundación de la orden de Santiago. Por su interés reproducimos la casi integridad de su dispositivo protocolario: «Versus Hispaniam contra gentem nefariam paganorum surrexerunt de novo viri Domini timentes et zelantes legem Domini, videlicet fratres Sancti Iacobi qui pro defensione fidei christianae se ipsos extremis periculis exponunt et fines christianitatis ab incursibus paganorum, induti lorica fidei et multiplici succinta virtute tuentur. Horum utique propositum in Domino digna gratiarum prosequimur actione et ei a quo omne bonum procedit ascribimus quod temporibus nostris surrexit in partibus illis religió que Deo grata est, sicut indubitanter credimus, et acepta et christianitati neccesaria plurimum, cum hii qui religionem ipsam assumunt ad hoc specialiter et precipue studio tocius sollicitudinis elaborent ut inimicos crucis Christi, Eo adiuvante, confundant et fines christianitatis versus Hyspaniam ab eorum incursibus protegant et defendant; unde, cum expediat universis qui nomine christiano censentur tam fortes athletas Christi propter Deum, ferventi caritate diligere et signum et quod gestant in pectore reveriri, per quod ad tuitionem fidei nostre se ostendunt Semper armatos, rogamus» (Martín Rodríguez, 1974, doc. 75).

58 Eso no quiere decir, naturalmente, que no contemos con documentos concedidos a órdenes militares que, sin tan elaborados protocolos diplomáticos, contengan datos de interés para el tema que nos ocupa. Hemos citado ya un par de privilegios concedidos por Alfonso VIII en septiembre de 1189 a la orden de Calatrava. En ellos encontramos una significativa alusión a la defensa de la cristiandad, dos años después del desastre de Hattin (julio de 1187). Ambos documentos, en efecto, se otorgan «intuitu pietatis et Christianitatis debito, in eius presidium et defensionem», y en ambos igualmente se alude a la institución de la orden «ad exaltationem fidei et infidelium oppressionem» (González, 1960, t. II, doc. 534 y 535). Poco después, en marzo de 1190, Alfonso VIII entregaba a la orden de Santiago la mitad de todos los rescates que correspondían a la monarquía por los musulmanes que hubiesen sido capturados por la orden o los hombres de Uclés; pues bien, en la motivación de la concesión se alude a «bona multiplice et Iacobitane ordinis militum nostre fidei defensorum sustentationem augmentem» (ibid., t. II, doc. 543).

59 En el documento de 1193, que contiene la confirmación, entre otros privilegios, de la donación a la orden de Calatrava de su villa, casi en vísperas de su pérdida en Alarcos, leemos una fórmula protocolaria de no mucho contenido y nada novedosa, cuyo tema central es la necesidad de incrementar los bienes de quienes combaten en defensa del nombre de Cristo contra los enemigos sarracenos: «Quoniam regum et principum interest uiros religiosos, et eos qui pro Christi nominis defensione contra hostes Sarracenorum incursus pro uiribus se opponunt diligere, et eorum res et possessiones augmentare, et que sibi largiuntur a fidelibus confirmare» (ibid., t. III, doc. 610). Pues bien, es esta misma fórmula, incluso ligeramente más reducida, la que encontramos en los documentos de Salvatierra de 1207 y 1210 (ibid., t. III, doc. 794 y 862).

60 Esta asociación estratégica entre defensores de la fe y lugares expuestos a las acometidas de los infieles había sido ya un tema desarrollado en el privilegio de delimitación de términos de Plasencia, otorgado por Alfonso VIII el 3 de marzo de 1189. En él se insiste más en la idea del obstáculo que supone para los infieles colonizar espacios y ciudades cercanas a la «región de los paganos»: «Quanto largius fides pululat et augetur Christiana religio, tanto magis ex inuocatione diuini nominis superna gloriatur maiestas et suis fidelibus exhibet quod spopondit. Unde pium est et saluti animarum expedit his in locis paganorum regioni affinibus urbes construere, et Christicolarum eggregationes plantare, que infidelium nequitie sint in obstaculum, et omnium Creatori in gloriam et laudem» (ibid., t. II, doc. 520).

61 «Regali sane maiestati expedit et ad salutem animarum et Christianitatis provectum accedit viros robustos et constantes in fide contra infidelium perfidiam in locis que assidua per eos importunitate infestantur constituere; presertim ad Dei laudem et divinum huiusmodi obsequium tales debent assumi qui, divina inspiratione, spreta seculari pompa, sub voto et dispositione regulari pie ac simpliciter viventes in defensionem Christiane fidei se murum indefensum contra saevitiam paganorum opponunt» (ibid., t. III, doc. 641).

62 «Condolensque paupertati uestre eo quod domum uestram maiorem de Calatraua uestrasque omnes fere res ex infortunio de Alarcos, in quo mecum intrauistis, amisistis, ubi diuine potentie, peccatis exigentibus nostris, non placuit nos obtinere uictoriam» (ibid., t. III, doc. 658).

63 La fórmula «peccatis nostris exigentibus» se popularizó en el lenguaje cruzadista a partir de su inclusión en la bula Quantum praedecessores que Eugenio III emitió en diciembre de 1145 con motivo de la caída de Edessa y también en una conocida epístola de san Bernardo en el mismo contexto de convocatoria de la llamada «segunda cruzada» (Mayer, 2001, p. 133; San Bernardo, Obras completas, VII. Cartas, nº 363). La expresión venía a subrayar la relación de necesidad entre la empecatada existencia de una sociedad y la acción correctora de Dios llevada a cabo mediante la amenaza o realidad invasora de los musulmanes. Obviamente esta relación providencialista de causalidad no es ni mucho menos nueva para el Occidente cristiano del siglo xii. Tampoco es nueva por supuesto la fórmula, que encontramos ya en la patrística tardía, concretamente en Gregorio Magno, algún tratadista carolingio y otros autores posteriores, pero es cierto que no será hasta el siglo xii cuando adquiera carta de naturaleza en el contexto terminológico-conceptual de la cruzada. En lo que se refiere al ámbito del Occidente peninsular, los antecedentes con que contamos son una donación de la reina Urraca que en febrero de 1124 concedía un conjunto de rentas al primer obispo de Sigüenza, el francés Bernardo de Agen, considerando la extrema pobreza de su iglesia que, «peccatis exigentibus», había permanecido durante más de cuatrocientos años destruida y desolada como consecuencia de la impiedad de los sarracenos (Ruiz Albi, La reina doña Urraca, doc. 138), y una confirmación que Alfonso VII realiza en 1144 del acuerdo suscrito entre ese mismo obispo y el cabildo de su Iglesia el 26 de diciembre de aquel año, y en el que prelado alude a la destrucción de su iglesia por parte de los sarracenos y a su reconstrucción y reforzamiento frente al ataque de los enemigos de la cruz de Cristo; no en vano, como se aclara al final del documento, los sarracenos retenían hasta la fecha todas las tierras situadas al sur del Tajo «peccatis nostris exigentibus» (Minguella y Arnedo, 1910, t. I, pp. 375-377).

64 Es significativo que documentos de la primera década del siglo xiii se limiten a definir el combate contra los musulmanes como una simple bellum y la acción de combatir como «hostem facere» sin más. En este sentido, los fueros de Guipúzcoa confirmados por Alfonso VIII en octubre de 1200 no distinguen lo más mínimo entre un eventual enfrentamiento contra los musulmanes o contra el rey de Navarra: «… si contigerit me postullare ad bellum contra sarracenos vel agarenos vel contra regem Navarrorum venire debeatis in meo auxilio, et ego dare vobis equos, arma et solidos secundum forum infantaticum» (González, 1960, t. III, doc. 692). Por su parte, un acuerdo entre el maestre de Santiago y el concejo de Ocaña, confirmado por el rey en 1210, incluye una aséptica disposición, aunque es verdad que primando la importancia de la amenaza islámica sobre cualquier otra; la disposición permitía a los hombres de esta población no acudir «in exercitum, nisi cum rege quando hostem fecerit contra sarracenos» (ibid., t. III, doc. 868).

65 Publ. (versión castellana) Gorosterratzu, 1925, p. 74 (fechándola en 1211); González, 1960, t. III, doc. 890 (fechándola en [1212?]).

66 No es la única propuesta en este sentido. Arizaleta apunta más bien a Diego García (Arizaleta, 2010, pp. 189-190).

67 Gorosterratzu, 1925, p. 74. Véase también Alvira Cabrer, 2012, p. 100.

68 En este sentido, sobre todo si nos fijamos en los contenidos de los preámbulos de la documentación de órdenes militares ya vistos, no compartimos la opinión de Arizaleta que considera la carta enviada al rey de Francia una comprometida, ideologizada y apologética excepción antislámica entre los documentos de Alfonso VIII, caracterizados más bien por una cierta neutralidad discursiva (Arizaleta, 2010, pp. 188 y 194).

69 «Dubitare mori nemo debet pro Christi nomine, cum legatur Christum mortem pro populo pertulisse…» (Gorosterratzu, 1925, p. 74; González, 1960, t. III, doc. 890).

70 Resulta interesante en este punto observar cómo se intenta separar muy bien la tradición judía de Israel y este nuevo pueblo al que se define de incircunciso: «Semen Chanaan, et non Juda, violenta progenies, incircumcissus populus et immundus, maculatae mentis et conscientiae gentiles» (ibid.).

71 «Regno proximi sunt et confines, vasa mortis in manibus suis continentes, nos et sanctae fidei profesores tam innata malitia quam assueta perfidia persequuntur…» (ibid.).

72 Apocalipsis 16.

73 Sobre la expresión «Trinitatis hostes», véase la interesante reflexión acerca de su significado símbolico-doctrinal en Alvira Cabrer, 2012, pp. 261-264. La expresión podría apuntalar aún más la atribución de la autoría del texto al arzobispo Jiménez de Rada. Véase Arizaleta, 2010, p. 190.

74 «Ab eis non minus quam mortem expectamus. Proh pudor! et in ministros altaris non desinunt degrassari. Gaudium eorum est et affectus mutilare servos simul et filios Crucifixi. Memoramus quod idololatrae, Trinitatis hostes, nostrum sanguinem sitientes in nostras animas conjurarunt. Sed nos offerre volentes nosmetipsos sacrificium Deo in odorem suavitatis, in instante die Maii cum eis qui viam pacis minime cognoverunt, ante quorum oculos Dei timor non est, sumus proculdibio conflicturi, firmiter confidentes quod licet pauci sumus, et ipsi multiplicati sint in equis et curribus necnon et numero, de caelo nobis advenit fortitudo…» (Gorosterratzu, 1925, p. 74; González, 1960, t. III, doc. 890).

75 Son los famosos trescientos dieciocho vernaculos expeditos que Abraham movilizó para liberar a su sobrino Lot de la prisión de que fue objeto por parte de la coalición de los «cuatro grandes reyes» (Génesis 14, 14).

76 «Nihil dubitantes quia, si sanguinis noster in conflicto Christi respondet sanguini, vere poterimus inter martyres computari» (Gorosterratzu, 1925, p. 74; González, 1960, t. III, doc. 890).

77 Archivo de la Catedral de Toledo (en adelante ACT), I.6.G.1.13. Publ. Pick, 2004, pp. 209-210 (con traducción al inglés); y Alvira Cabrer (trad. castellana), 2012, p. 95. Alvira rechaza la cronología propuesta por Pick (entre junio y octubre de 1211) y sugiere fechar la carta en enero de 1212.

78 Publ. Mansilla Reoyo (ed.), La documentación pontificia hasta Inocencio III, doc. 483, pp. 509-515 (fechándola después del día 16 de julio); González, 1960, t. III, doc. 897; Pérez González, 2000 (texto latino en pp. 254-257 y trad. castellana pp. 261-264). Tampoco en este caso, compartimos la apreciación de Arizaleta en el sentido de que «le corps de ce texte est non marqué, c’est-à-dire qu’il participe de la neutralité idéologique (“désintérèt pour l’islam en tant que tel”, dirait Patrick Henriet) qui caractérise l’immense majorité des diplòmes émis par la chancellerie d’Alphonse» (Arizaleta, 2010, p. 194).

79 Ibid., pp. 190 y 194.

80 «Propositum impugnandi Sarracene gentis perfidiam […] in fidei catholicae auxilium et iuuamen», Mansilla Reoyo (ed.), La documentación pontificia hasta Inocencio III, doc. 483, pp. 509-515; González, 1960, t. III, doc. 897; Pérez González, 2000 (texto latino en pp. 254-257 y trad. castellana pp. 261-264).

81 «Pro auxilio tote christianitati impenso…» (ibid.).

82 «… Audita remissione peccatorum quam uos venientibus indulsistis…» (ibid.).

83 «… Uiam Domina cepimus proficisci…» (ibid.).

84 Ambas expresiones se documentan cinco veces a lo largo del texto.

85 «Et sic bellum Domini a solo Domino et per solum Dominum est feliciter consummatum», Mansilla Reoyo (ed.), La documentación pontificia hasta Inocencio III, doc. 483, pp. 509-515; González, 1960, t. III, doc. 897; Pérez González, 2000 (texto latino en pp. 254-257 y trad. castellana pp. 261-264).

86 «Desiderio patrie coacti, omnes pariter, signo crucis relicto […], licet certitudinem de bello Saracenorum haberemus, ad propria redierunt» (ibid.).

87 «Et anteriores nostri, necnon et medii multas eorum acies, que in minoribus promontoriis existebant, uirtute crucis dominice prostrauerunt…» (ibid.).

88 «Signo crucis dominice preeunte et uexillo nostro, in quo erat ymago beate Uirginis et Filii sui, in signis nostris superposita […] attendentes crucis Christi et ymaginis sue Matris ignominiam, quas lapidibus et sagittis irruere impetebant…» (ibid.).

89 «Dominus illorum infinitam multitudinem crucis sue gladio trucidauit» (ibid.).

90 «Honor y gloria a Dios, que por medio de Jesucristo Nuestro Señor concedió la victoria a su cruz» (ibid.).

91 «Ad indicium cuiusdam rustici, quem Deus nobis ex imperato misit…» (ibid.).

92 «Et ita, dante Domino, factum est quod, licet uia esset inuia et inaquosa, lapidosa et nemorosa, nihil de nostris amisimus» (ibid.).

93 «Ut extremos agminis nostri non possent in aliquo molestare, quod quidem, diuina operante gratia, sic euenit…» (ibid.).

94 «Et quod incredibile est, nisi quia miraculum est, uix XXtiVque christiani aut XXX de toto nostro exercitu occubuerunt…» (ibid.).

95 La familiaridad del escriba con los datos bíblicos permite suponer que esta cifra no sea una mera coincidencia con la de los 185.000 asirios de Senaquerib que, según el segundo libro bíblico de los Reyes (Libro Segundo de los Reyes 19, 35-36; cit. Libro Segundo de los Macabeos 8, 19 y 15, 22), fueron aniquilados por el Ángel de Yahvé por haberse atrevido a amenazar Jerusalén.

96 «Antiqua innouando miracula gloriosam tribuisti uictoriam de perfidis gentibus populo christiano…», Mansilla Reoyo (ed.), La documentación pontificia hasta Inocencio III, doc. 483, pp. 509-515; González, 1960, t. III, doc. 897; Pérez González, 2000 (texto latino en pp. 254-257 y trad. castellana pp. 261-264).

97 «Cumque nos iam pro fide Christi mori constanter eligeremus…» (ibid.).

98 «O quanta leticia! o quot gratiarum actiones!, nisi de hoc dolenddum sit, quod tam pauci martyres de tanto exercitu ad Christum martyrio peruenerunt» (ibid.).

99 «Ille, a quo omnia, in quo omnia, per quem omnia, fecit mirabiliter, et direxit manus sui exercitus contra inimicos suos…» (ibid.).

100 «Dominus illorum infinitam multitudinem crucis sue gladio trucidauit…» (ibid.).

101 «Et sic bellum Domini a solo Domino et per solum Dominum est feliciter consummatum. Deo autem honor et gloria, qui cruci sue dedit uictoriam per Ihesum Christum Dominum Nostrum…» (ibid.).

102 González, 1960, t. III, doc. 898 (a partir de la copia del siglo xviii de Martène y Durand); Hernández, 2003, pp. 138-139 (con ligerísimas variantes, a partir de la misma copia del siglo xviii); y Vann, 2011, pp. 90-92 (con ligeras variantes, pero a partir de la copia del siglo xiii que sirvió de base a Martène y Durand; ofrece traducción al inglés).

103 El domingo, efectivamente, podría haberse producido el combate porque «paratique erant Saraceni ad pugnandum ipso die», sin embargo, «pater noster vero noluit eo die propter reverentiam diei sancti…» (ibid.).

104 «Partitus est ergo pater noster suos in tres acies: Dia Lopes et tres barones cum suis et peregrinis qui remanserant ex hac parte portus, et omnes dordre in prima acie…» (ibid.).

105 Es la tesis de Teresa M. Vann para quien no se trata de una carta salida de la cancillería castellana con galicismos (como opina Hernández) sino directamente de una composición realizada en la corte francesa por Blanca de Castilla; ella la habría entregado a su sobrina María de Brienne, la esposa de Balduino II de Constantinopla, en enaltecimiento de la ascendencia cruzada de la emperatriz destronada. Sería María, por tanto, quien la depositaría en la abadía flamenca de Cambron, ligada a la familia de los condes de Flandes (Vann, 2011, pp. 87-88).

106 González, 1960, t. III, doc. 910.

107 Véase Arizaleta, 2010, p. 187. Para la autora, un nuevo ejemplo de «neutralidad discursiva».

108 «Summus Pater deuincit superbum et humiliat ut ulneratum, eius uero sapiencia in hoc manifeste claruit quod regem Marrochitanum Mafomat almiramomelin, cuius potestati non est potestas super terram que possit comparari, qui factus est ut neminem timeret, qui solus occupat terciam partem tocius orbis que Affrica dicitur, et de alia tercia, scilicet, de Europa in Hyspaniiis usque ad triginta dioceses, que quondam partem christiano cultui subfuerat, noscitur occupare, qui etiam in superbia elatus tanquam Lucifer omnibus crucem Christi adorantibus indixit campestre bellum, hunc inquam regem per nostre paruitatis misterium, uenientem multitudinem maximam et comminantem cultum destruere christianum, apud Nauas de Tolosa sternere per Sancte Crucis uictoriam campestri bello misericorditer est dignatus…» (González, 1960, t. III, doc. 910).

109 «Et quidem omnes pene Saracenorum provincias usque post tempora beati Gregorii Christiani populi possederunt; sed ex tunc quidam perditionis filius, Machometus pseudopropheta, surrexit, qui per saeculares illecebras et voluptates carnales multos a veritate seduxit; cujus perfidia etsi usque ad haec tempora invaluerit, confidimus tamen in Domino, qui jam fecit nobiscum signum in bonum, quod finis hujus bestiae appropinquat, cujus numerus secundum Apocalypsin Joannis intra sexcenta sexaginta sex clauditur, ex quibus jam pene sexcenti sunt anni completi…» (Inocencio III, Regestorum sive Epistolarum, t. CCXVI, col. 818). Véase Smith, 2011, en especial p. 158.

110 El documento referido está fechado el último día de octubre de 1212 y es una donación a don Álvaro Núñez de Lara por servicios prestados, «necnon et pro seruitio plurimum comendando quod michi in campestri prelio fecistis, cum vexillum meum sicut uir strenuus tenuistis, cum Almiralmomeninum regem Cartagenis deuici» (González, 1960, t. III, doc. 899).

111 Ibid., t. III, doc. 901. Curiosamente ese mismo mes, se documentan dos nuevos privilegios en los que la fórmula aparece abreviada, sin alusión a la misericordia de Dios y al servicio de los vasallos, y cambiando el verbo devincere por el de superare: «eo uidelicet anno quo ego predictus Aldefonsus Almiramomeninum regem Cartagenis campestri prelio superaui» (doc. 903 y 904).

112 Arizaleta, 2010, p. 182.

113 La carta, publicada por Lucy Pick, fue redactada con toda probabilidad poco después de Las Navas (Pick, 2004, pp. 46-47 y el texto en p. 211). El arzobispo apela a imperativos religiosos para reconvenir la actitud de los caballeros, pero también, y quizá más aún, a argumentos de carácter «patriótico»: «Immo sicut athlete Christi et sui nominis et fidei catholice defensores uso murum pro domo Israel opponatis, pro patriis legibus et gente et patria si necesse fuerit morituri…».

114 González, 1960, t. III, doc. 905, 907-911, 914, 915, 917-921, 923-927, 1032 y Ayala Martínez, Libro de Privilegios de la orden de San Juan de Jerusalén en Castilla y León, doc. 210.

115 González, 1960, t. III, doc. 919.

116 «Cum enim villa illa [Úbeda] numquam ab imperatore uel ab aliquo regum Ispanie expugnata sciretur uel subiugata», ibid., t. III, doc. 897.

117 González, 1960, t. III, doc. 965. Un texto idéntico en fórmulas (con variantes puramente formales) y contenido (con alusión a la reina Berenguela y omisión absoluta del rey Enrique I) fue promulgado por Fernando III en enero de 1222: Id., 1983, t. II, doc. 155.

118 «Inter cetera salutis opera unum precipue commendatur, scilicet, nominis dilatatio christiani…» (González, 1960, t. III, doc. 965).

119 «Quia uero, peccatis exigentibus, tanta duricia corda cooperuit sarracenorum, ut quasi aspis surda ad uocem Euangelii suas aures obturent […] Cum ergo Toletana ciuitas, peccatis exigentibus, castris sarracenorum et munitionibus sit uicina…» (ibid.).

120 «Restat ut eorum perfidia gladio uel potentia repellatur, et munitionum oppositionibus eorum potencie resistatur…» (ibid.).

121 «Dominus per manus uassallorum uestrorum, quorum sanguis ibídem efusus fuit a manibus sarracenorum predictum castrum expugnantium, miraculose liberauit predictum castrum…» (ibid.).

122 En la asignación y confirmación de los términos del concejo de Ávila realizada por Enrique I en abril de 1215, se alude a los muchos servicios prestados a su padre y a él mismo, y se añade que «illi militi qui ciuitatem Abulensem de manu regia tenuerit in christianorum exercitu nisi ipse rex presens fuerit in expeditione cum eis quintam redere non cogantur» (González, 1960, t. III, doc. 981). Exactamente el mismo texto encontramos en la confirmación realizada por Fernando III el 17 de mayo de 1219, en la que se omite toda alusión a Enrique I (Id., 1983, t. II, doc. 73).

123 Enrique I concedía al conde don Álvaro términos para el castillo de Alfambra, concedido con anterioridad «ad defensionem et utilitatem regni mei et ad salutem anime uestre in Sarracenorum frontaria populetis» (Id., 1960, t. III, doc. 1009).

124 Sirantoine, 2012b; Arizaleta, 2010, pp. 197-198.

125 Martin, 2006, y en general todos los artículos de este número monográfico; Ayala Martínez, 2012, pp. 17 sqq.; Id., 2014, pp. 250-261.

126 En este sentido, conservamos únicamente cuatro confirmaciones de documentos de Alfonso VIII, tres a favor de monasterios cistercienses y uno a favor de la orden de Calatrava, emitidas por la cancillería en marzo y en mayo de 1218. El texto es semejante en todas ellas: «approbans donationes illas quas […] et srrenissimus avus meus dominus Alfonsus, recordationis felicissime, regum et ducum Carthagenis victor inclitus»; vemos una variante en «volens facta magnifica avi mei, domini Aldefonsi regis praeclarae memoriae, Almiramomini et ducum Marruecos victoris incliti» (González, 1983, t. II, doc. 24, 25, 29 y 31).

127 Efectivamente en agosto de 1218 Fernando III eximía e inmunizaba a favor del arzobispo e Iglesia de Santiago a la villa de Ledigos que había sido entregada a la sede por Alfonso VIII, y ahora el rey la favorecía «ob reuenentiam beatissimi apostoli sancti Iacobi, quem et patronum in terris et intercesorem habere desideramus in celis» (ibid., t. II, doc. 36). Más adelante, en enero de 1220, el rey confirmaba otro privilegio, en este caso de abril de 1150 y atribuido a Alfonso VII, por el que se aceptaba el pago de los votos de Santiago en los términos de Toledo (ibid., t. II, doc. 99). Curiosamente, la cancillería fernandina no sería especialmente sensible al santo patrono en la etapa en que el monarca lo sea también de León. Únicamente conservamos un documento significativo al respecto, el de la donación del castillo de Aguilar de Pedrayo al arzobispo e Iglesia de Compostela en noviembre de 1238, y en el que se alude al «gloriosissimo apostolo beato Jacobo, victoriosissimo patrono nostro, cuius patrocinium hic et in futuro desidero licet inmeritus et specto» (ibid., t. III, doc. 636).

128 Ayala Martínez, 2012, pp. 18-19 y 45-46.

129 «Attendens fidelissimum seruicium quod in defensione regni et Christianitatis Deo et illustrissimo auo meo domino A. regi, felices memorie, uiriliter impendistis, et quod credo mihi et ecclesie Dei uso deinceps impensuros». En relación a uno de los privilegios confirmados se dice: «Priuilegium decimarum quas ab auo meo pretaxato obtinuistis, de quinta sui exercitus cuius inimicos crucis Christi personaliter impugnaret, necnon et decime parte tocius terre quam ipsis acquireret inimicis…» (González, 1983, t. II, doc. 115).

130 En efecto, la concesión se hace «attendens titulum deuotionis Hispanieque totius gloriam, et honorem nominis Christiani quem in suis Christo constat exhiberi famulis Calatrauensibus fratribus quos cunctis preferri in ornatu celebres militari». El efecto, obviamente, sería el de que «Istum in dictum Calatrauensem ordinem ad Christi seruicii augmentum cupiens commutare» (ibid., t. II, doc. 133).

131 Sobre la novedad del tema fronterizo en la cancillería fernandina, ya ha llamado la atención Sirantoine, 2012b, p. 187.

132 «Oportet reges suas frontarias premunire et eos qui se opponunt contra eorumdem inimicos bonis foris laudabilibusque consuetudinibus recreare» (González, 1983, t. II, doc. 154).

133 Nos hemos referido ya a él. Se trata de la confirmación de la concesión de Milagro y su jurisdicción que en 1214 había realizado Enrique I a favor del arzobispo, y que el documento de 1222 traslada casi al pie de la letra: Id., 1960, t. III, doc. 965 e Id., 1983, t. II, doc. 155. Lo reproduce, traduciéndolo al castellano, Sirantoine, 2012b, p. 188.

134 «Decet reges ac principes catholicos contra insidias infidelium fines eorum seu frontarias premunire, ne cum possessiones fidelium ipsi irruerint inimici catholicorum negligencia ammitantur» (González, 1983, t. II, doc. 157). La misma lógica conexión encontramos de forma mucho menos desarrollada y en este caso implícita en el documento de agosto de 1221 por el que Fernando III confirmaba al concejo de Plasencia la carta plomada que había recibido de Alfonso VIII concediéndole ahora el castillo de Belvis para su poblamiento «quia Christi fideles et paratos in meo seruitio vos Semper inueni» (ibid., t. II, doc. 141).

135 Ibid., t. II, doc. 197.

136 «Regalis excellentiae conuenit dignitati uiros religiosos cultoresque Dei uinae Domini Sabaoth suis patrociniis consolari, eos uero maxime qui murum pro domo Israel uiriliter se opponunt» (ibid.).

137 Central no tanto en la bula como en el propio concilio: Melloni, 1999.

138 En abril y mayo de 1226 reaparece la fórmula alfonsina asociada a la memoria del vasallaje del rey de Baeza, que venía reproduciéndose, esta última, desde hacía meses: «eo uidelicet anno quo rex Baecie apud Nauas de Tolosa deuenit uassallus meus et osculatus est manus meas, et Saluaterram et Borialamer de manibus sarracenorum liberata cultui reddidi christiano» (González, 1983, t. II, doc. 213, 215 y 216). Más adelante, en septiembre, leemos: «anno regni mei decimo, eo videlicet anno quo castrum Capellam, ab infidelium manibus liberatum, cultui reddidi christiano» (Ayala Martínez, Libro de Privilegios de la orden de San Juan de Jerusalén en Castilla y León, doc. 244; González, 1983, t. II, doc. 218), y en enero de 1227, las referencias se multiplican pero la fórmula permanece idéntica: «anno regni mei decimo, eo uidelicet anno quo Baeciam et Capellam adquisiui, secundo etiam anno quo Saluaterram, Martos, Anduiar et Borialamar de manibus sarracenorum liberata reddi cultui christiano» (ibid., t. II, doc. 222).

139 Cuando en marzo de 1227 Fernando III entrega a la orden de Santiago las fortalezas de San Pablo y Montiel, la describe como una institución dedicada a Dios para la protección de la religión cristiana: «Firmum merentur memoriale facta regum suscipere et scripture et robore perhennari et ea pocius que Deo pro christiane religionis tutamine dedicantur…» (ibid., t. II, doc. 223).

140 El interesante documento de diciembre de 1228 por el que Fernando III entregaba el castillo de Martos a la orden de Calatrava para que «defendatis terminos suos quoscumque defendere et manutenere poteritis», promete también la cesión de Jaén, Arjona, Porcuna y Víboras. Las fórmulas empleadas para expresar las futuras incorporaciones van desde la conocida devolución al culto cristiano (… cum diuina clementia Jahen et Arionam et alias circumadiacentes villas per manus nostras cultui reddiderit christiano…) al reconocimiento del protagonismo de un Dios generoso que graciosamente las entregará a sus fieles: «Porcunam et Biuoras […] cum Dominus eas nobis dederit misericorditer possidendas […] uiginti iugatas heredatis ad anni uicem in Ariona, cum eam mihi Omnipotens dignatus fuerit tradere…» (ibid., t. II, doc. 243).

141 Ibid., t. III, doc. 825.

© Casa de Velázquez, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search