Version classiqueVersion mobile

Orígenes y desarrollo de la guerra santa en la Península Ibérica

 | 
Carlos de Ayala Martínez
, 
Patrick Henriet
, 
J. Santiago Palacios Ontalva

III. — GUERRA SANTA Y CANCILLERÍA EN TORNO A LAS NAVAS

Expresiones de la guerra santa en las fuentes del reinado de Pedro el Católico, rey de Aragón y conde de Barcelona (1196-1213)

Martín Alvira Cabrer

Texte intégral

  • 1 Sobre la terminología de la guerra santa en torno a 1200 puede verse C (...)
  • 2 Las noticias de las fuentes narrativas breves (anales, cronicones) son (...)

1Atendiendo al interés de los organizadores de este coloquio por las «palabras» y las «imágenes» de la guerra santa, más que por la discutida definición de este concepto, abordamos aquí el estudio de las expresiones (palabras, ideas) encontradas en las fuentes narrativas, trovadorescas y documentales del reinado de Pedro el Católico, rey de Aragón y conde de Barcelona. La búsqueda se ha centrado en el «vocabulario de la guerra santa» (bellum sanctum, bellum sacrum, zelo fidei, fidei christiane, christiani nominis, honorem Dei, christianitatis, defenssionem, exaltationem, propagationem, ampliationem, confusionem, despossessionem, oppresionem…), lo que podríamos llamar los «verbos de la guerra santa» (deffendere, expugnare, impugnare, subjugare, liberare, restaurare, exterminare…), los «nombres del enemigo» (inimicos Crucis Christi, pagani, barbari, sarraceni, moros, renegados, descreídos, herejes…) y el más específico «vocabulario de cruzada» (Jerusalén, Sepulcro, Ultramar, cruzados, negotium Christi, cruzada…)1. Hemos optado por manejar las fuentes escritas en vida de este monarca (1196-1213), incluyendo algunos testimonios datados después de su muerte2. Nuestro objeto de estudio es, por tanto, la guerra santa en la Corona de Aragón de finales del siglo xii y principios del xiii, y, más concretamente, puesto que la mayor parte de las fuentes analizadas procede del ámbito regio, las formulaciones de la guerra santa en la monarquía catalanoaragonesa y su entorno más próximo en este momento histórico.

  • 3 Utrilla Utrilla, 2007, pp. 106-107 y 117-1 (...)
  • 4 Véase Ayala Martínez, 2007b, pp. 29-32; Barquero Goñi, 2011, pp. 1 (...)
  • 5 Ubieto Arteta, 1977, pp. 107-114; e Id., 1 (...)
  • 6 Ayala Martínez, 2007b.

2Afirma Juan Fernando Utrilla que «el principal fundamento ideológico de la expansión» de los reyes aragoneses de los siglos xi-xii (después de Sancho Ramírez) fue el vasallaje hacia el Papado y la «predicación de cruzada contra el infiel»3. El célebre testamento de Alfonso el Batallador insistiría en esa vocación religioso-guerrera encarnada por las órdenes militares, vocación que el conde de Barcelona Ramon Berenguer III y los primeros monarcas de la Corona de Aragón, Ramon Berenguer IV y Alfonso el Casto (o el Trovador), habrían cultivado en su relación con los freires y en sus campañas militares antimusulmanas4. Del padre de Pedro el Católico, Antonio Ubieto dijo que encarnaba un «espíritu de reconquista» que habría sustituido hacia 1200 al antiguo «espíritu de frontera», una idea expresada en 1977 y que hoy es bastante matizable5. Lo que ofrece menos dudas es la madurez adquirida por las nociones de guerra santa y cruzada en los años finales del siglo xii, esto es, a comienzos del reinado de Pedro el Católico, un proceso que tiene relación con la fusión de estas concepciones bélico-religiosas con la idea hispánica de «restauración» o «reconquista» y que Carlos de Ayala ha llamado «hispanización de la cruzada»6.

ENTRE SARRACENOS Y HEREJES: EL REY DE ARAGÓN HACIA 1200

  • 7 «… Que·l Sepulcre perdet premeiramen/ et ar sufre qu’Espanha·s vai (...)
  • 8 «… E nostre reys d’Arago», ibi (...)

3Cuando Pedro el Católico inició su reinado, a finales de abril de 1196, la Península Ibérica y también el conjunto de la cristiandad vivían un momento de temor y zozobra. En julio de 1195, los castellanos habían sufrido una dura derrota en la batalla de Alarcos a manos del ejército califal almohade, lo que dejó abiertas las fronteras cristianas a los ataques islámicos. Fue en esos meses cuando el trovador de origen genovés Folquet de Marselha compuso una célebre canción de cruzada en la que animaba a los caballeros cristianos a morir por la causa de Dios, pues primero se había perdido el Sepulcro (Jerusalén en 1187) y ahora se estaba perdiendo Espanha7. Si recordamos de nuevo esta conocida composición es porque en ella se menciona expresamente al rey de Aragón Alfonso el Trovador, padre de Pedro el Católico8.

  • 9 «Volo etiam omnibus fieri mani (...)
  • 10 «Ego Petrus, rex Aragonum, pro (...)
  • 11 «Rei aragones, legatz de Romai (...)
  • 12 Los documentos relativos a este proyecto en: Mansilla Reoyo (ed.), (...)
  • 13 «Al rey Peire, de cui es Vics, (...)
  • 14 Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Cató (...)

4En este complicado contexto, en junio de 1196, al poco de asumir el trono, el joven rey estableció que se le diera sepultura en Sigena, el monasterio de la orden militar del Hospital de San Juan de Jerusalén fundado por su madre, la reina Sancha de Castilla9. En noviembre de 1204, Pedro fue coronado por el papa Inocencio III en Roma, donde renovó el vasallaje de sus reinos a la Santa Sede y se comprometió a servir a la Iglesia «defendens fidei catholicam et persequens hereticam pravitatem»10. Para resaltar esta cercanía al papado de Pedro el Católico, el trovador del Vianés Guilhem Magret le llamó entonces «Rei aragones, legatz de Romaigna»11. Ya antes de este importante episodio, el monarca intentó poner en marcha una campaña militar para conquistar Mallorca, vieja aspiración de su dinastía. La isla había sido ocupada por los almohades en septiembre de 1203, lo que suponía una grave amenaza para la Corona de Aragón. Con este fin negoció con el papa, quien llegó a aceptar su petición de establecer una sede episcopal en Mallorca, una vez conquistada a los musulmanes12. Fue en esos momentos cuando el gran trovador tolosano Pèire Vidal, tan vinculado a las cortes hispanas, le animó desde Malta a que pusiera todo su esfuerzo «en destruir a los paganos»13. El proyecto balear, sin embargo, no saldría adelante. Pocos meses después de quedar estancado, en septiembre de 1206, el castellán hospitalario de Amposta, el maestre del Temple en Provenza y España, y un barón catalán acordaron en Acre el matrimonio del monarca con María de Montferrato, titular del reino de Jerusalén, una maniobra política aún a debate que nos habla del prestigio que reportaba la cruzada de Tierra Santa, también en el caso de un monarca hispano14.

  • 15 «Cum igitur carissimus in Chri (...)
  • 16 «… Pro Christi nomine tam pium (...)
  • 17 Sobre las iniciativas del rey Pedro en la guerra contra los almoha (...)
  • 18 Richard de Graye recibió 120 libras tornesas de los canónigos de B (...)
  • 19 «Del rei d’Aragon m’es gen,/ q (...)
  • 20 «Dels falses cas, ses ley marr (...)
  • 21 «E mortz als cas!/ E Dieus (...)
  • 22 «Reis d’Aragon, francs, humils (...)

5Desde 1207 Pedro el Católico comenzó a movilizarse de nuevo contra los almohades, acelerando los preparativos militares en 1208-1209. En febrero de 1210, el papa Inocencio III le ponía como ejemplo al hablar de «nuestro queridísimo hijo en Cristo Pedro, ilustre rey de Aragón», quien, «inflamado por el celo de la fe ortodoxa, ataca la perfidia de los sarracenos»15. Apelando al rey Alfonso VIII de Castilla a través del arzobispo Rodrigo de Toledo, el pontífice le exhortaba a emular «tan piadoso propósito por el nombre de Cristo […] con la misma piedad y similar devoción» que las demostradas por el monarca catalanoaragonés, pues era un «servicio de Dios» en defensa «del nombre cristiano»16. Esta guerra antialmohade iniciada por Pedro el Católico le llevaría a conquistar en el verano de 1210 los castillos del Rincón de Ademuz (Castielfabib, Ademuz, El Cuervo y Serrella), al noroeste del futuro reino de Valencia. Y lo que es más importante, esta es la misma guerra que precipitaría meses después la gran batalla de Las Navas de Tolosa17. La campaña de 1212 fue asimilada a una verdadera cruzada y gozó de una gran cobertura espiritual e ideológica. Las palabras de dos crucesignati normandos, en documentos recién dados a conocer por Daniel Power, insisten en la plena condición de cruzada que tuvo la empresa de Las Navas18. El juglar Perdigon instó en esos momentos al rey de Aragón a que se uniera a Alfonso VIII de Castilla en la lucha contra los «renegados»19. Y de forma mucho más vehemente, su paisano el trovador Gavaudan apeló —seguramente entonces— a la unidad de todos los cristianos (incluidos aragoneses y «cerdanos» [¿catalanes?]) frente a una temida invasión de la Península y Provenza por los musulmanes, «falsos perros, malditos sin fe»20. Era la hora de darles muerte —escribió en su célebre canción de cruzada—, porque así sería «Dios honrado y servido donde Mahoma era reverenciado»21. Como es sabido, la participación de Pedro el Católico y sus hombres en la campaña de 1212 fue inmediata, numerosa y muy destacada: «Rey de Aragón, franco, humilde y de buen origen, vos servís a Dios con buen corazón, humildemente; sea Él con vos y digamos todos “Amén”», escribiría pocos meses después de la gran victoria el trovador y caballero pobre de Auvernia Pons de Capduelh22.

  • 23 Sobre la batalla de Muret y sus circunstancias, Alvira (...)
  • 24 Los testimonios más explícitos pueden leerse en la Hystoria Albige (...)
  • 25 «Fratris nostri regis Aragonum qui tantus (...)

6Tras regresar de Las Navas es cuando Pedro el Católico decidió hacer frente al dilema que arrastraba desde marzo de 1208: su señor, el papa, había predicado una cruzada contra sus parientes, aliados y vasallos del sur de Francia, a los que se acusaba de complicidad con la herejía. Tras contemporizar, negociar con unos y con otros, e intentar hasta el último momento la vía diplomática, el rey de Aragón apostó por convencer al Papado mediante una política de hechos consumados. En septiembre de 1213 se enfrentó en Muret al ejército de la cruzada albigense en condiciones ventajosas, pero fue vencido por los «milites Christi» de Simon de Montfort, quienes le dieron muerte durante el combate23. El celoso defensor de la fe ortodoxa contra los sarracenos pasó a convertirse en un rey pérfido, falso e impío, además de fautor de herejes, imágenes que los autores más cercanos a los dirigentes franco-eclesiásticos de la cruzada albigense se aprestaron a difundir24. Tras lo ocurrido en la batalla de Muret era realmente difícil contrarrestar esta negativa imagen creada por sus enemigos, pero tampoco pudo olvidarse que el rey Pedro, como escribió pocas semanas después del desastre su hermana Constanza de Aragón, emperatriz y reina de Sicilia, «había sido toda su vida un caballero de la Iglesia, un guerrero por la fe y un hijo especial de su Santidad Apostólica»25.

7Estas circunstancias históricas tan contradictorias hacen que el estudio de las expresiones de la guerra santa en las fuentes del reinado de Pedro el Católico, y a diferencia de los demás monarcas ibéricos de su tiempo, deba abordarse necesariamente en un doble plano: el de la guerra santa contra los musulmanes y el de la guerra santa contra los herejes.

LA CORONA DE ARAGÓN Y LA GUERRA SANTA ANTIHERÉTICA

  • 26 Un reciente análisis de esta cuestión en Aurell, 2013, pp. 214-258

8Comenzaremos justamente por esta última, materializada en la ya citada cruzada albigense. Se trataba de una forma de cruzada nueva, una cruzada en el interior de la cristiandad y, en el caso de la Corona de Aragón, claramente hostil a sus tradicionales intereses ultrapirenaicos. Por todo ello, la cruzada albigense fue pronto cuestionada por muchos, especialmente en el sur de Francia26.

  • 27 «Era MªCCªXLVIIª, anno MºCCVIIII. Gens (...)
  • 28 Annals de 1285, fº 1vº (A) y 1rº ( (...)
  • 29 «Era MCCLIIII, anno Domini MCCXVI. Obiit dominus Innocencius (...)
  • 30 Véanse los comentarios sobre esta noticia de Cingolani en El annal (...)

9Las fuentes del reinado de Pedro el Católico ofrecen al menos tres interpretaciones distintas de esta guerra santa. La primera es de aceptación de la cruzada albigense como una empresa sagrada contra los herejes, enemigos internos de la cristiandad. Esta interpretación no existe en las fuentes diplomáticas de Pedro el Católico, que no mencionan la guerra antialbigense. Si acudimos a las fuentes narrativas manejadas, de los quince anales y crónicas escritos mayoritariamente en Cataluña (que suman 24 si añadimos los procedentes de las tierras occitanas en mayor o menor medida vinculadas a la Corona catalanoaragonesa), siete (7/15, 7/24) hablan expresamente de la cruzada antiherética: el Obituario o Cronicón de Roda (acabado en 1211), que lo hace de forma crítica, como ahora comentaremos; los Anales de Tortosa II (terminados en 1210) y los más tardíos Annals de Barcelona de 1311, cuyas noticias tienen un tono neutro27; los Annals de 1285, el Cronicó de Perpinyà (ca. 1282-1289) y los Annals de Tortosa I (1099-1323), los tres datados tardíamente, que repiten la noticia de la destrucción de Béziers28; y los Anales de Ripoll II (38 a. C.-1302), que recogen una noticia biográfica de Inocencio III (redactada después de 1216) en la que se dice que el papa «restituyó la tierra de los herejes, esto es de Carcasona y Tolosa, a los católicos»29. Este último testimonio, abiertamente pro-pontificio, está alejado de las percepciones de la corte y resulta, en este sentido, bastante excepcional30.

  • 31 «ANNO MºCCºVIIIIº. Cruciferi ex precepto domini pape ad (...)
  • 32 «E l’an de M et CC et VIIII, l (...)

10Una segunda interpretación contempla la cruzada albigense como una guerra santa legítima, pero desviada. Contamos con un testimonio aragonés muy esclarecedor, recién citado y al que ya hemos hecho referencia en otras ocasiones. Es la última noticia del Obituario de Roda (Huesca), que relata los acontecimientos ocurridos entre 1209 y 1211 en el sur de Francia con un tono sumamente crítico. El autor reconoce que los cruzados combatían a los herejes y a sus cómplices por orden del Papado, pero deslegitima su causa al acusarlos de violencias sin número y desmanes incontrolados31. Una denuncia similar, aunque más breve, menos explícita y referida únicamente a la sangrienta conquista de la ciudad de Béziers en julio de 1209, puede leerse en la crónica occitana de Montpellier, señorío ligado desde 1204 a la monarquía catalanoaragonesa32.

  • 33 Sobre todo en la continuación anónima de la célebre Canso de la Crozada (...)
  • 34 En dicho edicto se ordena que «valdenses, videlicet qui vulgariter (...)
  • 35 Ibid., t. II, nº 438 (Carcasona, f (...)
  • 36 Ordo coronationis Petri regis (...)
  • 37 Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. III, nº 1.136 (...)
  • 38 «Et quoniam comes Convenarum nec fuit (...)

11La tercera interpretación es el ocultamiento de la cruzada albigense, que pasa por el ocultamiento de la herejía: sin herejes, la cruzada antiherética no tenía sentido. Ésta es la interpretación mayoritaria en las fuentes catalanoaragonesas, por cierto, la misma que se observa en las fuentes occitanas más hostiles a los cruzados33. Dos actas oficiales de Pedro el Católico reconocen la existencia de la herejía. Una es el edicto antiherético promulgado en Girona en febrero de 119834. La segunda es la sentencia dictada contra los hereticos tras el coloquio de Carcasona de febrero de 1204, por la que el rey los condenó como «fidei inimicos»35. Después de esta fecha, el término «hereje» desaparece de la documentación oficial. Es cierto que Pedro el Católico juró en Roma perseguir la «hereticam pravitatem» en noviembre de 1204, y también que durante el asedio de Carcasona por los cruzados, en el verano de 1209, intentó convencer a su vasallo, el vizconde Raimon Roger Trencavèl, de que expulsara de la ciudad a los eretges, a los que llamó «locas gentes» (folas gens), pero estamos ante expresiones externas a la monarquía —la primera procede de la curia pontificia y las segundas del clérigo y poeta navarro-occitano Guilhem de Tudela, autor de la primera parte de la Canso de la Crozada36. Un documento regio de marzo de 1211 hablará de los excomulgados pertinaces y de los que atentaren contra el clero, pero sin mencionar explícitamente a los herejes37. Y la última vez que un escribano del rey empleó esta palabra fue en enero de 1213, en el documento que recogía las propuestas presentadas por Pedro el Católico a los dirigentes eclesiásticos de la cruzada albigense, reunidos en el concilio de Lavaur, para llegar a un acuerdo de final de las hostilidades, pero justamente para afirmar que los condes de Foix y de Comminges debían ser respetados por los cruzados porque no eran «herejes»38.

  • 39 Cronicón de la abadía de San P (...)
  • 40 Gesta Comitum Barchinonensium (...)
  • 41 «Et postea, mandato domini Pape, cui in (...)
  • 42 «Unde cum in terram suam felic (...)
  • 43 «Hac de causa in iram excitatu (...)

12El silencio en torno a la herejía es más evidente en las fuentes narrativas breves, principalmente anales y cronicones, escritas en el sur de Francia (Béziers, Burdeos, Carcasona, Marsella, Montpellier, Narbona y Tolosa): cinco de los nueve consultados (5/9) hablan de cruzados (crucesignati, crozatz, crozaz) y de cruzada (crozada, crozadas), pero ninguno menciona la palabra «herejes»39. Con todo, el testimonio más esclarecedor es el de los primeros Gesta Comitum Barchinonensium, crónica oficial de la Corona de Aragón. La noticia sobre el reinado de Pedro el Católico fue escrita poco después de 1214 en el monasterio de Ripoll con informaciones posiblemente procedentes de la corte, en concreto del entorno del conde Sancho, tío del monarca y regente hasta 1218 en nombre de Jaime I40. Aquí tampoco hay herejes ni cruzada albigense; se dice que el rey de Aragón aceptó el vasallaje de Simón de Montfort por Carcasona (1211) obedeciendo fielmente al Papado; se silencia la conquista de Carcasona por los cruzados en 120941; y la batalla de Muret se presenta como una operación interna de la Corona de Aragón, como el enfrentamiento entre un monarca obligado a defender a sus hermanas, las infantas Leonor y Sancha, esposas del conde Raimon VI de Tolosa y su hijo Raimon el Joven, frente a un vasallo rebelde y cerrado a todo acuerdo, Simón de Montfort, que quería desheredarlas42. Solo al final se reconoce que el rey Pedro fue muerto «por los cruzados» (a crucitis), pero sin ninguna explicación más43.

  • 44 «E aquí morí nostre pare. Car (...)
  • 45 Jaime I de Aragón, Llibre dels Fets del Rei En (...)
  • 46 «… Fratris nostri regis Aragon (...)

13En la Corona de Aragón de Pedro el Católico, por lo tanto, muy pocos quisieron admitir que la cruzada albigense fuera una guerra justificada (ni santa, por tanto), y mucho menos en el seno de la monarquía catalanoaragonesa. Antes de 1208, el rey Pedro reconoció que había herejes y promulgó medidas antiheréticas. Una vez iniciada la cruzada, entre marzo de 1208 y septiembre de 1213, se habló de cruzados, pero no de herejes (sobre todo en el sur de Francia); algunos reconocieron que entre los occitanos había herejes, aunque sin aceptar que todos los occitanos fueran herejes y censurando los excesos de los cruzados contra la población; tampoco se admitió que la nobleza occitana vinculada a la Corona de Aragón fuera cómplice de los herejes. Y después de 1213, se ocultó la herejía para negar la legitimidad religiosa de la cruzada albigense y se interpretó la batalla de Muret en clave exclusivamente política y feudal, lo mismo que haría más tarde el rey Jaime I en su Llibre dels Fets (ca. 1270), donde no se habla en ningún momento de los herejes ni de la cruzada albigense. Como en la noticia coetánea de los Gesta Comitum Barchinonensium, la muerte de Pedro el Católico en Muret fue envuelta en un halo caballeresco —prefirió morir en combate antes que ser derrotado44—, mientras que el desastre se explicó por la mala organización de las tropas y los pecados del monarca (soberbia, lujuria), aunque lejos de cualquier vinculación con la herejía45. En el seno de la propia dinastía —la infanta Constanza de Aragón en 1213— y en los importantes Anales de San Víctor de Marsella, muy ligados a la Corona de Aragón, también se admitió desde el primer momento que el rey de Aragón había muerto en Muret «peccatis exigentibus», pero igualmente sin establecer relación ninguna con los herejes46.

LA CORONA DE ARAGÓN Y LA GUERRA SANTA CONTRA LOS MUSULMANES

  • 47 «En esti año fue presa Biar qui era de (...)
  • 48 «XVIIº kalendas augusti, anno Domini (...)
  • 49 «… Fuit prelium inter paganos et christianos (...)
  • 50 «… Providentia etiam ipsius, Ispanie Reges in (...)
  • 51 Se trata de la defensa del sitio de Madrid, cercada por el ejércit (...)
  • 52 «… Cum suis exercitibus Ildefonsum regem Castellanum contra re (...)
  • 53 «Nam castrum de Afabib et mult (...)
  • 54 En el Obituario de Roda o Chronicon Rotense: «Anno MºCCºXº Petrus rex, filius eius, (...)
  • 55 «Deinde negociis expeditus, contra Miramomelinum regem cum Cas (...)
  • 56 Annals de 1285: «En l’any de MCCXII ffo [B omite ffo] lo rey Miram (...)
  • 57 «En esti año fue la del puerto de (...)

14Veamos ahora las expresiones de la guerra santa contra los musulmanes, primero en las fuentes narrativas catalanoaragonesas. Las Crónicas de los Jueces de Teruel (1176-1532) son las únicas en informar escuetamente de algunas conquistas a los moros en el Bajo Aragón anteriores a 121047. Cuatro de los quince textos manejados (4/15) mencionan la campaña del Rincón de Ademuz y todas (15/15) se hacen eco de la campaña y/o la «batalla de Úbeda» (o Las Navas de Tolosa), aunque solo la mitad de las noticias (8/15) se refieren a lo ocurrido en 1212 con expresiones de guerra santa. Los Anales de Barcelona de 1311 hablan de la victoria de los cristianos sobre los «pérfidos sarracenos»48, mientras que los de 1270, 1291, 1298 y 1323, así como la Crónica Comunia de Barcelona (ca. 1270), recuerdan la batalla librada entre «cristianos» y «paganos»49. En la noticia biográfica de los Anales de Ripoll II, se atribuye la victoria de los Ispanie Reges sobre los sarracenos a la providencia del papa Inocencio III50. El testimonio más importante e interesante vuelve a encontrarse en la primera redacción de los Gesta Comitum Barchinonensium. Dicen que el rey Pedro ayudó a Alfonso VIII de Castilla en su guerra contra el «rey de los moros», que ambos «liberaron» el castillo de Madrid51, dejando la tierra de Castilla «liberada de paganos» —es el único texto que utiliza el verbo liberare—, que «invadió varias veces España (entendida como tierra de musulmanes)» y que «puso toda su intención en subyugar la tierra de los sarracenos»52. También menciona la toma de Castielfabib (1210) y otros castillos, pero de forma neutra, sin ninguna interpretación religiosa53. Esta sobriedad, visible también en otras fuentes breves, resulta un tanto sorprendente, especialmente si se tiene en cuenta que la conquista del Rincón de Ademuz fue la campaña de conquista territorial más exitosa de todo el reinado y que contó con la bendición de Roma y el apoyo de todas las órdenes militares54. Casi lo mismo ocurre en el largo relato de la campaña de Las Navas, donde, además de atribuir al rey Pedro el protagonismo de la victoria y un comportamiento ejemplar respecto del botín, solo se dice al final que regresó de esta «gran e inaudita victoria» «Deo grates refferens» (dando gracias a Dios)55. Lo descriptivo prima también en las noticias resumidas de los Annals de 1285, el Cronicó de Perpinyà y los Annals de Tortosa I56. Y más parcas aún son las noticias sobre la victoria de Las Navas en las Crónicas de los Jueces de Teruel57.

  • 58 «Anno millesimo ducentesimo duodecimo actum (...)
  • 59 «MCCXII. Omnibus qui hoc scriptum legerint (...)

15En cuanto a las nueve fuentes narrativas del sur de Francia estudiadas, todas recogieron la campaña de 1212 y/o de la batalla de Las Navas de Tolosa, aunque solamente dos (2/9) con expresiones de guerra santa. La tardía Crónica latina de los condes de Tolosa afirma que «multa millia paganorum cesa sunt a paucis christianis»58. Por su parte, los ya citados Anales de San Víctor de Marsella aseguran con júbilo que los reyes hispanos vencieron al rey de Marruecos «potenti virtute Dei», matando en la batalla «a más de cien mil sarracenos»59.

  • 60 Son los documentos recogidos en Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, (...)
  • 61 Ibid., t. III, nº 1.137-1.144 (Lle (...)

16La interpretación de las fuentes diplomáticas es más compleja. Los documentos con palabras o ideas de guerra santa son menos de una cincuentena para un corpus estudiado de unas 950 actas (49/947)60. Es interesante observar que las primeras expresiones no aparecen hasta bien entrado el reinado (1201) y que son escasas (7) hasta el año 1207 (gráfico 1). En 1208 se aprecia un aumento muy evidente, que tiene que ver con los preparativos de la guerra contra los almohades y que coincide con la predicación por parte del papa Inocencio III de la cruzada contra los albigenses. Hay otros ocho documentos en 1210 relacionados con la campaña de Ademuz y otros quince en 1211, aunque once de ellos (11/15) son copias de las garantías dadas por el rey a la Iglesia catalanoaragonesa de no exigir más tributos, ni siquiera por «causa Yspanie expugnande vel subjugande»61.

Gráfico 1. — Documentos regios con expresiones de guerra santa.
© Martín Alvira Cabrer

Gráfico 1.                         — Documentos regios con expresiones de guerra santa.© Martín Alvira Cabrer

17En cuanto a los destinatarios, puede apreciarse cómo estas expresiones se encuentran mayoritariamente en documentos dados a las órdenes militares (gráfico 2), así como el predominio entre éstas de la orden del Temple (gráfico 3).

Gráfico 2. — Porcentaje de documentos con expresiones de guerra santa en función del destinatario.
© Martín Alvira Cabrer

Gráfico 2.                         — Porcentaje de documentos con expresiones de guerra santa en función del                             destinatario.© Martín                         Alvira Cabrer

Gráfico 3. — Destinatarios de los documentos con expresiones de guerra santa.
© Martín Alvira Cabrer

Gráfico 3.                         — Destinatarios de los documentos con expresiones de guerra santa.© Martín Alvira Cabrer
  • 62 Bonet Donato, 2011, pp. 275-276, n (...)

18Presentamos en forma de catálogo las expresiones encontradas. Un buen número de ellas hace referencia a la cristiandad. Se trata de fórmulas de tono cruzadista cuya presencia en documentos de las órdenes militares de la Corona de Aragón se detecta desde mediados del siglo xii en adelante62. Comenzamos por las apelaciones a la utilidad y la salud o la salvación de la cristiandad, todas encontradas en documentos dados a los freires:

Expresión Data Tipo Destinatario Referencia
Salutem totius christianitatis 24/09/1201 Donación Sant Jordi d’Alfama 293
Omnem bonum et comunem utilitatem christianitatis 30/12/1205 Donación Hospital 587
Magnam et communem utilitatem totius christianitatis 03/04/1209 Donación Calatrava 887
Ad honorem Dei et utilitatem christianitatis 13/06/1210 Donación Santiago 1.055
Ad utilitatem tocius christianitatis 23/10/1210 Donación Temple 1.087

19En una confirmación al obispo de Tortosa, se habla del bien y la conservación de la cristiandad:

Expresión Data Tipo Destinatario Referencia
Pro bono et conservatione tocius christianitatis 18/11/1208 Confirmación Obispo de Tortosa 828

20Se manifiesta más habitualmente la intención de defender y ampliar (también de honrar o servir a) la cristiandad, también de forma mayoritaria en documentos de las órdenes militares:

Expresión Data Tipo Destinatario Referencia
In defensionem christianitatis 23/12/1207 Concesión Temple 733
Ad ampliationem christianitatis 27/01/1208 Confirmación Temple 746
In servicium et defensionem tocius christianitatis 28/08/1208 Concesión Alcalá de la Selva* 801 bis
Ad ampliacionem christianitatis 17/09/1208 Confirmación Temple 807
Ad ampliationem christianitatis 17/11/1208 Privilegio Temple 827
Ad honorem Dei et defensionem christianitatis 24/11/1208 Donación Guillem de Cervera 833
Ad honorem Dei et defensionem christianitatis 03/04/1209 Donación Calatrava 887
Ad honorem Dei et defensionem christianitatis 13/04/1209 Donación Obispo de Tortosa 890

* Sobre esta orden militar deben verse los estudios (en francés y su traducción castellana) de Josserand, 2006.

21Varios documentos, de igual forma relacionados con los freires, sustituyen la palabra «cristiandad» por «fe cristiana», aludiendo a su defensa, su propagación y su exaltación:

Expresión Data Tipo Destinatario Referencia
Deffensione fidei christiane 20/12/1207 Confirmación Temple 732
Christiane fidei deffensioni et propagationi 10/01/1208 Orden Oficiales y poblaciones de Aragón 741
Christiane fidei religio… […] propagationi et defensioni 27/01/1208 Confirmación Temple 746
Ad exaltacionem fidei christiane et ad confusionem inimicorum Cruçis Christi 04/03/1208 Donación Alcalá de la Selva 756
Defensioni et propagacioni fidei christiane 09/09/1208 Privilegio Hospital 805
Christiane fidei religio… […] propagacioni et deffensioni 17/09/1208 Confirmación Temple 807
Christiane fidei religio… […] propagationi et defensioni 17/11/1208 Privilegio Temple 827
Defensioni et propagacioni fidei christiane 16/02/1209 Privilegio Temple 870
Defensioni et propagacioni fidei christiane 20/02/1209 Privilegio Temple 872
Christianis defensionis 03/04/1209 Donación Calatrava 887
Ad honorem Domini [et ad exa]ltacionem [totius] christianitatis 11/03/1211 Convocatoria de Cortes y bovaje Cataluña 1.126
Christiane fidei deffensioni et propagationi 02/07/1211 Donación Temple 1.184
Christiane fidei deffensioni et propagationi 23/05/1213 Concesión Temple 1.513

22Otra variante tiene que ver con la defensa de los cristianos o del pueblo cristiano:

Expresión Data Tipo Destinatario Referencia
Ad bonum et deffensionem christianorum 01/1204 Donación Gastón de Castellote 432
Deffensionem populi Cristiani 12/03/1203 Autorización y confirmación Monasterio benedictino de Sant Feliu de Guíxols 380

23Una fórmula frecuente es la que alude a la lucha por el honor de Dios, bien en solitario, bien combinada con el servicio de Dios y la defensa o la exaltación de la cristiandad:

Expresión Data Tipo Destinatario Referencia
In honorem Dei 24/09/1201 Donación Sant Jordi d’Alfama 293
Ad honorem Dei et fidei christiane 30/12/1205 Donación Hospital 587
Ad honorem Dei et defensionem christianitatis 24/11/1208 Donación Guillem de Cervera 833
Ad honorem Dei et defensionem christianitatis 03/04/1209 Donación Calatrava 887
Ad honorem Dei et defensionem christianitatis 13/04/1209 Donación Obispo de Tortosa 890
Ad honorem et servicium Dei 06/09/1210 Donación Hospital 1.081
Ad honorem Dei 23/10/1210 Donación Temple 1.087
Ad honorem Domini [et exa]ltacionem [totius] christianitatis 11/03/1211 Convocatoria de Cortes y bovaje Cataluña 1.126

24En la concepción de la guerra santa tienen gran relevancia las palabras que se emplean para designar al enemigo. Una primera expresión es «enemigos de la Cruz de Cristo»:

Expresión Data Tipo Destinatario Referencia
Inimicos Crucis Christi 24/09/1201 Donación Sant Jordi d’Alfama 293
Inimicos Crucis Christi 12/03/1203 Autorización y confirmación Monasterio benedictino de Sant Feliu de Guíxols 380
Depossessionem inimicorum Crucis Christi 23/12/1207 Concesión Temple 733
Inimicos Cruçis Christi 04/03/1208 Donación Alcalá de la Selva 756

25Un término conocido y muy habitual en esta época es «sarracenos», que en nuestro caso se refiere a las fronteras o los confines con las tierras de al-Andalus, al territorio islámico, al ejército de los musulmanes o a la guerra contra ellos:

Expresión Data Tipo Destinatario Referencia
In confinio sarracenorum 24/11/1208 Donación Guillem de Cervera 833
Pacem et guerram omnium sarracenorum
Vicinum frontarie sarracenorum
Saracenis damno et impedimento
03/04/1209 Donación Calatrava 887
In exercitu quem facimus contra sarracenos 19/09/1210 Confirmación Temple 1082
A sarracenis ablatis 23/10/1210 Donación Temple 1.087
Exercitus sarracenorum 01/01/1211 Donación Hospital de Pobres
de Perpiñán
1.106
In […] sarracenos viriliter impugnare 11/03/1211 Convocatoria de Cortes y bovaje Cataluña 1.126
In terra sarracenorum 06/12/1211 Concesión Obispo de Zaragoza 1.223
In frontaria sarracenorum 29/11/1212 Confirmación Temple 1.412
A sarracenis possessas 22/05/1213 Concesión Temple 1.511

26Una denominación clásica y frecuente en textos de cruzada es «paganos», aunque en las fuentes estudiadas tiene una presencia escasa:

Expresión Data Tipo Destinatario Referencia
Paganorum oppressione 03/04/1209 Donación Calatrava 887
A paganis 26/08/1210 Donación Hospital 1.074

27Y aún más infrecuente es el término «bárbaros», documentado en el acta de fundación de la orden militar de Sant Jordi d’Alfama y en una confirmación a los Trinitarios de autenticidad sospechosa:

Expresión Data Tipo Destinatario Referencia
In barbarorum rabies 24/09/1201 Donación Sant Jordi d’Alfama 293
Servitute hereditarii hostis et sevitia barbarica 26/12/1205 Confirmación y protección Trinitarios 585 bis
(acta dudosa)
  • 63 GCB I, XIV, 1.

28Una expresión interesante, que se repite en varios documentos de 1211, es la que define la lucha contra los musulmanes peninsulares como la «causa de España» o el «hecho de España», identificándose este término —como vimos en el caso de los primeros Gesta Comitum Barchinonensium63— con las tierras islámicas:

Expresión Data Tipo Destinatario Referencia
Nec aliqua de causa Yspanie expugnande vel subjugande 21-22/03/1211 Reconocimiento, confirmación y promesa Obispados y monasterio de Sant Joan de Ripoll 1.137-1.144 y 1.146-1.147
In facto Ispanie… […] tam pium opus quilibet fidelis christianus debet auxilium et consilium impartire 11/03/1211 Convocatoria de Cortes y bovaje Cataluña 1.126

29Es sabido que la victoria sobre los musulmanes conllevaba la transformación de los lugares de culto. Contamos con tres documentos que se refieren, con cierta extensión además, a esta cuestión. El primero es la donación de la iglesia de Castielfabib y otro lugar a los hospitalarios para la construcción de una iglesia y unos oratorios, en agradecimiento por su colaboración en la conquista. El segundo es un permiso regio al Hospital para edificar iglesias en Burriana, una vez que sea conquistada. Estas dos actas se sitúan en el contexto de la campaña del Rincón de Ademuz (verano de 1210). La tercera, un poco posterior, es otra concesión a futuro en territorio valenciano: la donación de la villa y el castillo de Culla a los templarios, incluidas las iglesias que allí se construyeran. En los dos últimos documentos se emplean los verbos (referantur et reformentur), de los que nos interesa sobre todo el primero, refero, que significa «hacer volver, restituir, restablecer» al culto cristiano. En las fuentes del reinado de Pedro el Católico no aparecen las palabras restaurare o restauratio (ni mucho menos «reconquista»), pero estos dos testimonios sí parecen aludir al concepto de «restauración» en su primigenio sentido religioso.

Expresión Data Tipo Destinatario Referencia
Ecclesias et oratoria ad honorem Dei et Beate Marie… […] que Ecclesiis Dei a Christi fidelibus debentur et offerentur 26/08/1210 Donación Hospital 1.074
Per ministerium vestrum multa loca a sarracenis possessa et ydolis dedicata Dei sacrificiis et christianos cultui referantur et reformentur… […] ecclesias et oratoria ad honorem Dei et Beate Marie ac Sanctorum suorum 06/09/1210 Donación Hospital 1.081
Per ministerium nostrum multa loca a Sarracenis possessas et ydolis d[ed]icata Dei sacrificiis et Christiano cultui referantur et reformentur 22/05/1213 Concesión Temple 1.511
  • 64 Sánchez Casabón (ed.), Alfonso II, rey de Aragón, conde de (...)

30Debe notarse que estos tres últimos documentos regios comienzan con la frase «Omne datum optimum et omne donum perfectum desursum est, descendens a patro luminum», una cita de la Epístola de Santiago (1, 17) que es conocida porque da inicio al texto de la bula pontificia con la que el papa Inocencio II oficializó la existencia de la orden del Temple (Letrán, 29 de marzo de 1139). A continuación, los tres documentos incluyen asimismo otra cita bíblica, esta vez tomada de los Proverbios (8, 15): «Per me reges regnant et potentes scribunt iustitiam». Se trata de una referencia veterotestamentaria de afirmación del poder soberano. En el caso de la Corona de Aragón, ya había sido utilizada por el rey Alfonso el Trovador, padre de Pedro el Católico, en las convocatorias de Paz y Tregua para Cataluña realizadas en julio de 1173 y agosto de 118964.

31También en relación con la campaña del Rincón de Ademuz, en el verano de 1210 encontramos expresiones interesantes relativas a la ayuda de Dios recibida por los cristianos en sus conquistas a los musulmanes:

Expresión Data Tipo Destinatario Referencia
A paganis tempore longo possessum virorum Altissimi dedit in manibus nostris 26/08/1210 Donación Hospital 1.074
In exercitu quem facimus contra sarracenos quando, divina gratia cooperante, cepimus castrum de Deymuz et Castellum Habib et castellum quod dicitur Lo Corvo et castellum quod dicitur Serrella 19/09/1210 Confirmación Temple 1.082
Dei gratia per nos noviter a Sarracenis ablates 23/10/1210 Donación Temple 1.087

32Las victorias eran una señal inequívoca del favor de Dios, lo que animaba a los cristianos a futuras empresas. De aquí que, en septiembre de 1210, el rey tuviera su mente puesta en la referida conquista de Burriana. El incremento de la tensión con el califato almohade y el inicio a finales de 1211 de la movilización cristiana de cara a la gran cruzada que terminaría en Las Navas de Tolosa también hicieron pensar en una próxima conquista, «cum divina cooperante clemencia», de la alquería de Russafa, en la misma huerta de Valencia. De hecho, en espera de la concentración de fuerzas en la primavera de 1212 en Toledo, Pedro el Católico quiso mantener la presión sobre territorio almohade, iniciada en 1210, concediendo al obispo de Zaragoza todos los castillos musulmanes que pudiera tomar entre principios de diciembre de 1211 y finales de junio de 1212. Tras la victoria de Las Navas, en mayo de 1213, el rey animó a los templarios a conquistar la citada localidad valenciana de Culla.

Expresión Data Tipo Destinatario Referencia
Quamdocumque Deus dederit eam in manibus christianorum 06/09/1210 Donación Hospital 1.081
Cum divina cooperante clemencia in manus nostras vel successorum nostrorum devenerint 05/11/1211 Donación Temple 1.212
Acquirere poteritis, divina cooperante clementia, in terra sarracenorum 06/12/1211 Concesión Obispo de Zaragoza 1.223
Quam cito Deus dederit eam in manibus christianorum 22/05/1213 Concesión Temple 1.511
  • 65 El conjunto de estos documentos es analizado por Gómez, inédita, p (...)
  • 66 «Quoniam nullus in carne positus potest (...)
  • 67 «… Volens ire incontra sarracenos in expeditione Yspanie pro r (...)
  • 68 «Quoniam nullus in carne positus evadere (...)
  • 69 «Quoniam nullus in carne positus potest (...)
  • 70 «… Vadens in exercitum cum dom (...)
  • 71 «Qu[oni]am nemo absque ordinacione rerum suarum existere debet (...)
  • 72 «Et propter remissionem omni peccatorum (...)

33Entre todas estas expresiones de guerra santa, destacan por su viveza y aparente espontaneidad las encontradas en algunos de los testamentos dados por varios combatientes, en su mayoría catalanes, antes de la cruzada de Las Navas de Tolosa65. El de Ferrer de Sanaüja habla de «lo irremediable de la muerte» y de unirse «al ejército de España contra las naciones sarracénicas y los enemigos de la Cruz»66; el de Bernat de Bellmirall afirma su voluntad de «ir contra los sarracenos en la expedición de España por el remedio de mi alma»67; el de Bernat de Claravalls apela al «temor a las penas del infierno», al «deseo de heredar a Cristo» y a la voluntad de «acudir con otros cristianos a la hueste contra los sarracenos para la expansión de la santa cristiandad por la redención de mi alma»68; el de Bernat de Conesa muestra su deseo de combatir en esta campaña «para merecer la salvación por Aquel que soportó por nosotros el patíbulo de la cruz»69. Más sobrio, el del vizconde Jofré de Rocabertí habla de ir con el ejército del rey de Aragón «ad bellum contra sarracenos»70. En dos de estos testamentos se establece una relación entre la cruzada hispánica y la de Tierra Santa: menos evidente en el caso del barón catalán Guillem de Creixell, quien, «buscando el honor de Dios y de toda la Iglesia Católica en la defensa del santo pueblo de Dios», entregó sus caballo, su armadura, sus armas y todo su equipo a la orden del Temple71; y más claramente en el caso del ricohombre aragonés Arnaldo de Alascún, quien hizo testamento la víspera de la batalla de Las Navas, «ad portum de Muradale super exercitum Sarracenorum», entregando a los freires del Hospital, en caso de morir, su castillo de Sádaba y todas sus armas de madera y hierro, todo su equipo, su caballo, su escudo y su ropa, para que fuera todo ello enviado por los hospitalarios «a Ultramar»72.

LA CORONA DE ARAGÓN Y LA CRUZADA DE TIERRA SANTA

  • 73 «Catalan et aragones/ an senho (...)
  • 74 Sobre estas críticas, Aurell, 2013, (...)
  • 75 Pons de Capduelh, So c’om plus vol (...)
  • 76 «E nos don forss’e poder gran/(...)

34Al hilo de estos testimonios, aprovechamos para comentar las expresiones propias de la cruzada con mayúsculas, la de Jerusalén. Los trovadores relacionados con Pedro el Católico no solo cantaron sobre la guerra antimusulmana en la Península Ibérica, comparándola además con la cruzada de Oriente, sino que también llamaron a la recuperación de Tierra Santa. Hacia 1201-1202, en el contexto de la predicación de la cuarta cruzada, el citado Pèire Vidal escribió Baron, Jhesus, qu’en crotz fon mes, una canso de crozada en la que llenó de elogios al rey de Aragón, aunque criticando también su excesiva generosidad, la perniciosa influencia de sus cortesanos y su pasividad73. Del trovador Pons de Capduelh es otra canso de crozada compuesta entre las batallas de Las Navas y Muret, justo después de la convocatoria por el papa Inocencio III de una nueva cruzada (bula Quia major, abril de 1213). La composición reúne muchos de los elementos propios de la ideología cruzadista —servicio a Dios, compensación del sacrificio del Salvador, «imitatio Christi», honra de los participantes frente a vergüenza de los que no toman la cruz—, además de una denuncia a las falsas cruzadas lanzadas contra los cristianos (la cruzada albigense)74. Lo que más nos interesa es que está dedicada al rey de Aragón con las elogiosas palabras que ya citamos arriba75. El mismo trovador compuso otra canso de crozada hacia 1213-1214 en la que reclamaba que los reyes de Francia, Inglaterra y Sicilia, así como el emperador, se unieran para acabar, gracias a la ayuda de la Virgen, con «el gran poder de los turcos felones, descreídos»76.

  • 77 «Era MªCCXL, anno MºCCII. Fact (...)
  • 78 «… Cum vero tractaret de recup (...)
  • 79 Anales de Ripoll II: «[Inocenc (...)
  • 80 Cronica de Besièrs I, p. 13: «El A (...)
  • 81 «MCCIIII. Civitas Constantinop (...)

35Las cruzadas de Ultramar tienen una presencia relativa en las fuentes narrativas. No hay mención alguna en el relato oficial de los Gesta Comitum Barchinonensium. Los Anales de Tortosa II solo se hacen eco de un gran terremoto ocurrido en Jerusalén en 120277. La original noticia pro-pontificia de los Anales de Ripoll II es mucho más explícita a la hora de describir a Inocencio III como un papa siempre preocupado por la «recuperatione Terre Sancte» y que ardía en deseos de llevar a cabo el «negotium Crucifixi»78. Las fuentes breves catalanoaragonesas suelen registrar la conquista cristiana de Jerusalén (1099), su pérdida a manos de los musulmanes (1187) y la toma de Damieta (1219). Delimitando la búsqueda a las noticias de los años del reinado de Pedro el Católico, cuatro de las quince fuentes estudiadas (4/15) mencionan la conquista de Constantinopla durante la cuarta cruzada (1204)79, llegando a siete si se incluyen las tres fuentes ultrapirenaicas que también recuerdan este episodio (3/9; 7/24)80. La más expresiva es la noticia de los Anales de la abadía de San Víctor de Marsella, cuyo autor afirma que esta conquista se produjo «por la virtud divina»81.

  • 82 Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, (...)
  • 83 Ibid., t. III, nº 1.282 (Zaragoza, (...)
  • 84 Ibid., t. I, nº 75 (Perpiñán, 31 d (...)
  • 85 «Devotus Ecclesie filius P[etrus], Dei miseratione rex Aragonum (...)
  • 86 «… Ideoque necesse erat quod d (...)

36En cuanto a las fuentes documentales, las alusiones a la cruzada de Oriente son muy escasas. Las palabras «Ultramar» y «Tierra Santa» no aparecen en los documentos regios. Sí se encuentran las fórmulas «cismarinis et transmarinis partibus» (6/50) y «ultramarinis et cismarinis partibus» (1/50), siempre en privilegios y donaciones reales a las órdenes militares, en su mayoría del Temple82. «Jerusalén» tampoco figura en la documentación regia. Y sí hay una referencia al «Sepulcro», nada sorprendente porque aparece en la confirmación de una donación hecha por el rey Alfonso el Trovador en 1194 a la orden del Santo Sepulcro. Lo más significativo es su data (mayo de 1212), esto es, en vísperas de la cruzada de Las Navas de Tolosa83. Un dato interesante, que podría hablarnos de los vínculos entre la monarquía catalanoaragonesa y Tierra Santa, lo encontramos a principios del reinado (enero-febrero de 1197). El capellán del rey Pedro era entonces el prior de la orden del Santo Sepulcro en Barcelona, Pere de Sirac, quien sería obispo de la Ciudad Condal desde finales de 1208 y moriría luchando contra los sarracenos a finales de 121184. Donde sí se aprecia una identificación de la Península Ibérica y Oriente como escenarios de la guerra santa es en las peticiones que el rey de Aragón hizo al concilio de Lavaur (enero de 1213) con el objetivo de conseguir una salida pacífica al conflicto albigense. Propuso que el conde Raimon VI de Tolosa pagara por su complicidad con la herejía (pro excessibus suis) luchando «in subsidium christianorum», bien «in frontaria sarracenorum» (la Península Ibérica), bien «in partibus transmarinis» (Tierra Santa). Pedro el Católico argumentó ante los eclesiásticos reunidos en el concilio que el perdón a los barones occitanos acusados de filoheréticos (el conde de Foix, el conde de Comminges y el vizconde de Bearne) permitiría unir a los que ahora se enfrentaban en el sur de Francia, incluidos los cruzados de Simón de Montfort, en la lucha común contra los musulmanes que él mismo lideraría «in negotio christianitatis in partibus Yspanis ad honorem Dei et sancte Ecclesie»85. Los enemigos del monarca catalanoaragonés también supieron de sus negociaciones en Roma, antes de la batalla de Muret, para transferir las indulgencias papales de la cruzada antiherética a la guerra contra los «paganos Ispanienses vel ad subsidium Terre sancte»86.

ALGUNAS CONCLUSIONES

37Las relaciones, siempre complicadas, que la Corona de Aragón de Pedro el Católico mantuvo con la guerra santa antiherética parecen más fáciles de interpretar que el significado de las expresiones de la guerra santa antimusulmana encontradas en las fuentes de su reinado. En este punto, nuestras conclusiones exigen una reflexión más amplia y detenida. Así, por ejemplo, sería necesaria una exhaustiva comparación de las expresiones de estos años con las de reinados anteriores y posteriores, así como de las fórmulas empleadas en la Corona de Aragón con las utilizadas en otras monarquías ibéricas y, por qué no, en otros reinos europeos.

  • 87 La conocida imagen de los freires como paradigma de los milites Ch (...)

38De lo aquí analizado puede deducirse que las palabras y las ideas de la guerra santa son más claras en algunas fuentes trovadorescas de tiempos de Pedro el Católico que en las narrativas y en las diplomáticas. También resultan menos abundantes en las fuentes narrativas de lo que en principio cabría esperar. En este sentido, el relato oficial de los primeros Gesta Comitum Barchinonensium, con su tono inflamado en algunas líneas y su sospechosa sobriedad en otras, merecería una mayor atención. Entre las fuentes documentales destacan las manifestaciones de espiritualidad guerrera personal visibles en los testamentos de combatientes de la campaña de Las Navas de Tolosa, que son más ricas, más vivas, que la terminología o las ideas empleadas por la cancillería regia. Si a las fuentes diplomáticas nos referimos, puede hablarse también de una «coyunturalidad de la guerra santa», que se manifiesta poco hasta 1207 y mucho más desde el año 1208 en adelante. Y es muy evidente, además de bastante natural, la relación directa entre las expresiones de esta guerra sacralizada y las órdenes militares87.

39Apelando al título de esta obra, podemos preguntarnos hasta qué punto la guerra santa legitimó a la monarquía catalanoaragonesa de Pedro el Católico o su política expansiva. Desde luego, la guerra santa antialbigense en el sur de Francia deslegitimaba totalmente la política de apoyo a sus vasallos occitanos acusados de complicidad con la herejía, y de aquí su ocultación en las fuentes oficiales de la Corona de Aragón. En el caso de la guerra santa en la Península Ibérica, las expresiones estudiadas nos hablan más bien de una cobertura religiosa, ideológica y moral de la lucha contra los musulmanes, una guerra que se hacía en defensa de la fe cristiana, de la cristiandad, de los cristianos y de la Iglesia, aunque también por su propagación, ampliación o exaltación; una guerra que se hacía por el honor de Dios contra los sarracenos, enemigos de la Cruz, llamados también paganos y algo menos bárbaros; una guerra que conllevaba la restitución y la transformación de los lugares de culto idolátrico en templos dedicados a Dios y sus santos; y una guerra que se luchaba y que se vencía, sin duda alguna, con la ayuda divina.

  • 88 Para el tema que aquí nos ocupa, el Llibre ha sido estudiado por S (...)

40Las expresiones de la guerra santa durante este reinado serían probablemente más abundantes si Pedro el Católico hubiera conquistado alguna gran ciudad. Y serían sin duda mucho más importantes si hubiera liderado esa conquista de Mallorca que intentó organizar en colaboración con el papa Inocencio III entre 1203 y 1205, una campaña que casi con toda seguridad habría tenido el rango de cruzada. Y también nos falta un Libro de los Hechos de Pedro el Católico como el que escribió su hijo Jaime88, una obra que, de haber existido, sin duda nos habría permitido conocer bastante mejor qué era y qué no era, para este rey de Aragón, la guerra santa.

Notes

1 Sobre la terminología de la guerra santa en torno a 1200 puede verse Cipollone, 1996.

2 Las noticias de las fuentes narrativas breves (anales, cronicones) son difíciles de datar. Los textos conservados suelen ser posteriores o muy posteriores a 1213, pero no puede descartarse que las noticias del reinado tengan un origen coetáneo o, al menos, cercano a los hechos. Agradezco a Stefano M. Cingolani la posibilidad de manejar sus transcripciones de los anales barcinonenses, de los que prepara una nueva edición en la colección Monumenta d’Història de la Corona d’Aragó (Universitat de València).

3 Utrilla Utrilla, 2007, pp. 106-107 y 117-118. Sobre la guerra santa en el siglo xi aragonés debe verse también Laliena, 2009.

4 Véase Ayala Martínez, 2007b, pp. 29-32; Barquero Goñi, 2011, pp. 173-174; y sobre todo la excelente síntesis, que recoge la bibliografía anterior, de Bonet Donato, 2011.

5 Ubieto Arteta, 1977, pp. 107-114; e Id., 1981, pp. 276-280.

6 Ayala Martínez, 2007b.

7 «… Que·l Sepulcre perdet premeiramen/ et ar sufre qu’Espanha·s vai perden», Folquet de Marselha, Hueimais no·y conosc razo (ca. 1195-1196), ed. y trad. de Riquer, 2001, t. I, cap. 27, nº 112, pp. 599-603, estr. I, v. 6-7 y t. II, v. 16-18.

8 «… E nostre reys d’Arago», ibid., estr. IV, v. 37.

9 «Volo etiam omnibus fieri manifestum quod ego offero et trado corpus meum ad sepeliendum monasterio de Sixena», Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. I, nº 53 (Zaragoza, 6 de junio de 1196).

10 «Ego Petrus, rex Aragonum, profiteor et polliceor quod semper ero fidelis et obediens domno meo pape Innocencio eiusque catholicis successoribus et Ecclesie Romane, regnumque meum in ipsius obedientia fideliter conservabo, defendens fidei catholicam et persequens hereticam pravitatem», Ordo coronationis Petri regis Aragonum (9-11 de noviembre de 1204), Mansilla Reoyo (ed.), La documentación pontificia hasta Inocencio III, nº 307 y Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. II, nº 485. Sobre la coronación, véase Smith, 2004, pp. 43-78.

11 «Rei aragones, legatz de Romaigna,/ […] q’el loc de Saint Peir’es pausaz/ e drechuriers reis coronaz!/ E pos Deus vos a mes lai sus,/ membre·us de nos que em za jus!», Guilhem Magret, Ma dompna·m ten pres [ca. 1205-…], ed. y trad. de Riquer, 2001, t. II, cap. 42, nº 180, pp. 921-923, estr. V, v. 41-50. Sobre las relaciones de Pedro el Católico con la poesía trovadoresca debe verse Guida, 2006.

12 Los documentos relativos a este proyecto en: Mansilla Reoyo (ed.), La documentación pontificia hasta Inocencio III, nº 295 y Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. II, nº 440 (14 de febrero de 1204); Smith, 2004, nº 6 y Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. II, nº 472 (8 de agosto de 1204); e ibid., nº 546 (16 de junio de 1205). Sobre este tema, Smith, 2004, pp. 40-42 y 50-51; y también Id., 2011, p. 167.

13 «Al rey Peire, de cui es Vics,/ e Barsalon’ e Monjuzics,/ man que meta totz sos afics/ en destruire·ls pagans de lai,/ qu’ieu destruirai totz sels de lai», Pèire Vidal, Pus ubert ai mon ric tezaur (ca. 1204-1205), ed. y trad. fragmentarias de Riquer, 2001, t. II, cap. 41, p. 864. El trovador estaba entonces al servicio del corsario genovés Enrico Pescatore, luego conde de Malta, Grimaldi, 2013, pp. 7-8.

14 Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. II, nº 657 (Acre, 22 de septiembre de 1206). Los representantes del rey eran Jimeno de Lavata, castellán de Amposta, Ponç Marescalc, maestre del Temple, y Pere de Creixell. Sobre este asunto, véase Smith, 2004, pp. 171-173.

15 «Cum igitur carissimus in Christo filius noster P[etrus] Aragonum rex illustris orthodoxe fidei zelo succensus, quam perfidia sarracenorum impugnat, ad expugnandum eos…», Mansilla Reoyo (ed.), La documentación pontificia hasta Inocencio III, nº 416 y Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. III, nº 1.007 (Letrán, 16 de febrero de 1210).

16 «… Pro Christi nomine tam pium propositum emulando, ad opus huiusmodi pietatis simili devotione consurgat […] auctoritate nostra in remissionem eis peccaminum iniungentes, ut dicto regi ad promovendum tantum Dei servitium consilium et auxilium opportunum impendant […] quod in eius executione monstretis quam sinceri sitis christiani nominis zelatores», ibid. El 12 de abril de 1211 el papa autorizó al rey de Aragón a revocar las donaciones que había hecho durante los años de su minoría para sufragar los gastos de la guerra contra los musulmanes (… graves et grandes expensas subire in expugnando christiani nominis inimicos…), Mansilla Reoyo (ed.), La documentación pontificia hasta Inocencio III, nº 453 y Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. III, nº 1.156.

17 Sobre las iniciativas del rey Pedro en la guerra contra los almohades, véase Alvira Cabrer, 2012, pp. 66-71; y más ampliamente Id., 2014c.

18 Richard de Graye recibió 120 libras tornesas de los canónigos de Bayeux «ad peregrinationem meam faciendam in Hispaniam, cum crucesignatus essem contra Sarracenos» (2 de abril de 1212), Antiquus Cartularius Ecclesiae Baiocensis (Livre Noir), t. II, nº 311, pp. 33-34; y Barthélemy Chesnel hizo una donación al priorato de Sacey «cum essem crucesignatus et apud Hispaniam in auxilium Christiane fidei contra paganos uellem proficisci» (confirmación del obispo Guillaume de Avranches, 2 de mayo de 1212), Bibliothèque nationale de France, ms. lat. 5441, t. II, p. 164. Los dos documentos citados por Power, 2013, p. 1055, n. 27. Compárense estas expresiones con las encontradas en los testamentos de combatientes hispanos que comentamos más adelante.

19 «Del rei d’Aragon m’es gen,/ quar tan li platz enantir/ tot quan bos pretz deu grazir;/ e·l rei n’Anfos eissamen,/ qu’ab rics faitz d’emperador/ creis s’onor;/ don sapchatz/ que acordatz/ los volgr’en patz/ vezer contra·ls renegatz», Perdigon, Entr’amor e pessamen (ca. 1211-1212), ed. y trad. fr. de Chaytor, Les chansons de Perdigon, nº V, pp. 14-18, esp. 17 (estr. VI). Sobre la data, ed. y trad. de Riquer, 2001, t. II, cap. 47, p. 956.

20 «Dels falses cas, ses ley marritz», Gavaudan, Senhor, per los nostres peccatz (ca. 1195-1211), ed. y trad. de Riquer, 2001, t. II, cap. 52, nº 208, pp. 1049-1052, estr. III, v. 27.

21 «E mortz als cas!/ E Dieus er honratz e servitz/ On Bafomet era grazitz», ibid., estr. VIII, v. 65-67. Nótese el contraste de esta virulencia con el tono elogioso hacia los musulmanes del trovador catalán Raimon Vidal de Besalú en su Arte del juglar (ca. 1209), una célebre pieza en la que nombra a varios barones catalanes, aragoneses y castellanos protagonistas de la batalla de Las Navas, además de a los reyes de Aragón y Castilla. En ella, el trovador habla de «un sabio y noble sarraceno» (us conoissens sarrazí ric, v. 283-284), de «un sultán de España que era tan valeroso como sus antecesores» (En Espanha ac .I. soudan, / valen segon sos ancessors, v. 288-289) y de «un dignatario de Marruecos, que era justo, valiente, franco, generoso, conquistador y muy arrojado y corajudo» (e levet s’en us almassors/ vas Marrocx, adretz e valens/ e francx e larcx e conquerens/ et abrivatz a totz coratges, v. 290-293), alabando a los antiguos almorávides (bona companha e noblas gens, v. 504-505) e incluso a los mismos almohades (linhatge ric e fort [de] noble cors, v. 516 y 519), Raimon Vidal de Besalú, Abril issi’e mays intrava, Huchet (ed. y trad. fr.), 1992, pp. 37-139, v. 281-528; y trad. de Rodríguez Velasco, Castigos para celosos, consejos para juglares, pp. 173-219, esp. 184-190. Sobre esta composición, véase también Espadaler, 2012.

22 «Reis d’Aragon, francs, humils, de bon aire,/ vos serves Deu de bon cor humilmen;/ El si’ab vos e tuich digam “Amen”», Pons de Capduelh, So c’om plus vol e plus es volontos [verano 1213], ed. y trad. de Riquer, 2001, t. III, cap. 78, nº 255, pp. 1267-1269, estr. VI, v. 41-43. Sobre la participación catalanoaragonesa en esta campaña, véase Alvira Cabrer, 2012, pp. 415-419; e Id., 2014a. Entre los cruzados occitanos que se sumaron a la campaña de Las Navas había dos caballeros gascones de cuyas motivaciones también tenemos constancia documental: Arsius de Montesquiu (fr. Arsieu de Montesquiou, condado de Armagnac) contrató un préstamo en 1212 para poder ir «pro amore Dei ad Ispanias ad expugnandos sarracenos»; y Arnaut Guilhem de Peiriçans (fr. Peyrissas, condado de Astarac) hizo una donación a la abadía cisterciense de Berdoas (fr. Berdoues, Astarac) «amore Dei et Sancte Crucis quam iturus ad Ispanias ad debellandum pro Christi nomine Sarracenos», ed. de Cazauran, Cartulaire de l’abbaye de Berdoues, nº 112, pp. 86-87 (cit. Canso, ed. y trad. fr. de Martin-Chabot, La chanson de la croisade des Albigeois, t. III, p. 65, n. 1) y nº 331, pp. 225-226. Ambos citados por Gómez, inédita, p. 131.

23 Sobre la batalla de Muret y sus circunstancias, Alvira Cabrer, 2002a; Id., 2008a; Id., 2011; Id., 2013; Id., 2014b; Id., 2014d; e Id., 2015.

24 Los testimonios más explícitos pueden leerse en la Hystoria Albigensis (ca. 1213-1218) del cisterciense francés Pierre des Vaux-de-Cernay, familiar de Simón de Montfort: «De malicia regis Aragonum»; «Circa festum vero Dominice apparitionis [1213], rex Aragonum, Petrus, qui negotio fidei plurimum invidebat, venit Tolosam et fecit ibi multos dies, excommunicatis et hereticis comunicando […]; rex […] sicut infidelissimi […]; Rex vero Arragonensium in nullo resipiscens, sed quod male proposuerat pejus adimplens, hereticos omnes et excommunicatos […] in sua protectione suscepit; rex Aragonensium per nuntios suos jam circumvenire intendebat simplicitatem apostolicam et per suggestionem falsitatis et veritatis suppressionem impetraverat litteras […]; Post celebratum concilium prelatorum apud Vaurum cum rex Aragonum perfidissimus exiisset a Tolosa […]; […] super hec omnia dicebatur in tota terra Albigensi et celebri jam erat sermone vulgatum quod rex Aragonum congregabat exercitus suos, ut intraret cum superbia terram nostram militesque Christi de terra illa penitus exstirparet; Rex autem impius…», Pierre des Vaux-de-Cernay, Hystoria Albigensis, cap. 121, 367, 369, 389, 399, 412, 442 y 447. También en el poema Versus de victoria comitis Montisfortis (ca. 1215-1216), escrito por un cisterciense anónimo para celebrar la batalla de Muret: «illum rex […]/ federa constituit, fautorque fit impietatis; Adversus Christum rex impius arma paravit;/ Stultus et infelix frustra conatur in illum; Hinc heresis socios sobio perfidieque sequace/ Aggregat, ad bellum promptos verbisque minaces,/ Cum quibus invadit terra; rex […] superbo; Inveniunt corpus miseri regis laceratum,/ Inter scismaticos horrendo funere stratum;/ Prosilit hoc viso Simon pius, et lacrematur» (v. 25 y 28, 48-49, 63-65, 92 y 193-195).

25 «Fratris nostri regis Aragonum qui tantus erat […] cum toto tempore vite sue miles Ecclesie fuerit et pro fide bellator extiterit, limen et terminus in quo stabat furor ille ac impetus immanium barbarorum, cum Apostolice Sanctitatis fuerit filius specialis», Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. IV, nº 1.661 (noviembre-diciembre de 1213).

26 Un reciente análisis de esta cuestión en Aurell, 2013, pp. 214-258.

27 «Era MªCCªXLVIIª, anno MºCCVIIII. Gens catholica venit contra hereticos in partibus Biteris et Carcassone. Et in mense iulio capta est Biterris, in qua interfecti sunt plusquam XXV millia hereticorum. Continuo ab eisdem mense augusto capta est Carcassona et quamplurima oppida hereticorum», Anales de Tortosa II, p. 138; «Anno MCCVIIIº, intraverunt crucesignati in Carcasses», Annals de Barcelona de 1311, fº 7rº.

28 Annals de 1285, fº 1vº (A) y 1rº (B); Cronicó de Perpinyà, p. 14 (En l’any M.CC.VIII. [1209] fo destruÿtz Besers lo jorn de la Magdalena); y Annals de Tortosa I, p. 26.

29 «Era MCCLIIII, anno Domini MCCXVI. Obiit dominus Innocencius Papa IIIus. […] Hic restituit terram hereticorum, scilicet Carcasonensis et Tolosanam, catholicis», Anales de Ripoll II, p. 99.

30 Véanse los comentarios sobre esta noticia de Cingolani en El annals de la família rivipullense i les genealogies de Pallars-Ribagorça, p. 66. También es original la noticia sobre la actividad de Santo Domingo de la Crónica Comunia de Barcelona: «in partibus Tholosanis, ubi contra hereticos verbo et exemplo predicabat» (fº 28vº [A] y fº 34rº [B]).

31 «ANNO MºCCºVIIIIº. Cruciferi ex precepto domini pape ad destruendam gentem hereticorum et coadiutores eorum venerunt in Bederres et in Carcasona et ceperunt eas cum omnibus terminis earum, et interfecerunt vicecomitem dominum illius predicte terre, et deddit cruciferis dominus papa ducem et principem abbatem Cistellentium, et ceperunt Benerba et Termens et Pamias et Albi et Caparetum et Zabaurum, et obsederunt Tolosam, et interfecerunt in omnibus predictis civitatibus et castellis et villis et terris amplius quam centum milia virorum et mulierum cum parvulis suis, et pregnantes mulieres interficiebant, et quosdam excoriabant, et nullus a manibus eorum evadere poterat, et multa alia que ab eis facta sunt non possunt enumerari», Obituario de Roda o Chronicon Rotense, p. 192. Sobre esta noticia, Alvira Cabrer, 2003.

32 «E l’an de M et CC et VIIII, lo jorn de Sancta Madalena, fon Bezers destrutz, els homes mortz e las femenas, els enfans», Le Petit Thalamus de Montpellier, año 1209 (ms. D); «En aquest an, lo jorn de Sancta Magdalena, lo duc de Borgonha, lo comte de Nivers e∙l comte de Sant Paul prezeron Bezes et auciron tota la gent», ibid. (ms. A).

33 Sobre todo en la continuación anónima de la célebre Canso de la Crozada (ca. 1219-1228), compuesta por un poeta occitano vinculado a los condes de Tolosa, ed. y trad. fr. de Martin-Chabot, La chanson de la croisade des Albigeois, t. II y III. Al respecto, véase Raguin, 2015, pp. 129-133.

34 En dicho edicto se ordena que «valdenses, videlicet qui vulgariter dictintur “çabatati” qui et alio nomine se vocant pauperes de Lugduno, et omnes alios hereticos sean expulsados de sus tierras por su condición de inimicos crucis Christi christianeque fidei violatores, et nostros etiam regni nostri publicos hostes», Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. I, nº 128 (Girona, febrero de 1198).

35 Ibid., t. II, nº 438 (Carcasona, febrero de 1204).

36 Ordo coronationis Petri regis Aragonum (9-11 de noviembre de 1204), Mansilla Reoyo (ed.), La documentación pontificia hasta Inocencio III, nº 307 y Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. II, nº 485; y Guilhem de Tudela, Canso de la Crozada, estr. 27, v. 22 y estr. 28, v. 3. Sobre las palabras empleadas para denominar a los herejes puede verse Alvira Cabrer, 2009.

37 Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. III, nº 1.136 (Lleida, 21 de marzo de 1211).

38 «Et quoniam comes Convenarum nec fuit unquam hereticus nec eorum susceptor sed potius impugnator […] Item, cum comes Fussensis nec hereticus fuerit nec sit, pro eo memoratus rex petit et rogat…», Mansilla Reoyo (ed.), La documentación pontificia hasta Inocencio III, nº 492 y Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. III, nº 1.434 (Tolosa, 16 de enero de 1213).

39 Cronicón de la abadía de San Pablo de Narbona, col. 39; Cronica de Besièrs I, p. 83; Cronica de Besièrs II, p. 85 (crozadas, crozada, crozatz); Cronicón de la iglesia de Santa Coloma de Burdeos, p. 245; Cronica occitana de los condes de Tolosa (d. 1249), nº 36, p. 94 (crozaz); Crónica latina de los condes de Tolosa (d. 1258), nº 39, p. 95 (crucesignatis); Le Petit Thalamus de Montpellier, años 1209-1229; Anales de la abadía de San Víctor de Marsella, p. 153 (crucesignatis); Necrologio de la iglesia de San Nazario de Carcasona, cols. 35-36 (crucesignatis). Sobre estas fuentes breves puede verse Alvira Cabrer, 2006. Y sobre la aparición del término «cruzada», véase la contribución de Benjamin Weber en este volumen «El término “cruzada” y sus usos en la Edad Media. La asimilación lingüística como proceso de legitimación».

40 Gesta Comitum Barchinonensium I (en adelante GCB I), XIV, 14. Sobre la datación y el origen de la información, véanse los comentarios de Cingolani en Les «Gesta Comitum Barchinonensium», pp. 92-95.

41 «Et postea, mandato domini Pape, cui in omnibus semper voluit obedire, Carcasonem civitatem cum omni suo dominio Simoni comiti Montisforti, accepto ab eo fidelitatis hominiatico, concessit», GCB I, XIV, 8.

42 «Unde cum in terram suam feliciter reversus esset, audiens comitem Montisfortis in exheredationem sororum suarum intendere, equanimiter non potuit sustinere, et multis precibus sive amonicionibus premissis, multis etiam super hoc domino Pape nunciis transmissis, animum comitis Montisfortis a tali proposito numquam potuit revocare», GCB I, XIV, 14.

43 «Hac de causa in iram excitatus, exercitus suos contra ipsum comitem Montisfortis direxit, et cum castrum de Murel in propia persona cum magno exercitu obsideret, in bello campali ab ipso comite sive a crucitis, suis deficientibus, interfectus est, pro dolor, anno Domini MºCCXIIIIº. Et maluit mori in bello quam si vivus victus exiret de campo», GCB I, XIV, 14.

44 «E aquí morí nostre pare. Car així no ha usat nostre liynatge totz temps, que en las batayles qu·els an feytes ne nós farem, de vençre o morir», Jaime I de Aragón, Llibre dels Fets del Rei En Jaume, cap. 9; y «Et maluit mori in bello quam si vivus victus exiret de campo», GCB I, XIV, 14.

45 Jaime I de Aragón, Llibre dels Fets del Rei En Jaume, cap. 8-9.

46 «… Fratris nostri regis Aragonum […] peccatis exigentibus in ultimis suis inventus est alius, et eius videatur demeruisse clementiam multis suis laboribus in longo studio jam quesitam», Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. IV, nº 1.661 (noviembre-diciembre de 1213); «Noscant presentes et futuri quod anno Dominice incarnacionis MCCXIII, Petrus illustris rex Aragonensis apud Tolosam, in bello quod habuit cum francigenis, peccatis exigentibus, interfectus fuit. De cuius morte tota Christianitas lugere debet et tristari», Anales de la abadía de San Víctor de Marsella, p. 153.

47 «En esti año fue presa Biar qui era de moros» (1199) [ms. AHT] y «Fue preso Ruviellos que era de los moros» (1203) [mss. A y AHT], Crónicas de los Jueces de Teruel, pp. 76 y 78. Una noticia posterior da cuenta de la desconocida batalla de Ravanera (1211-1212), ibid., p. 82.

48 «XVIIº kalendas augusti, anno Domini MCCXII, fuit capta civitas Hubede, Calatrave et Baense, habito campestri bello cum perfidis sarracenis, et optenta victoria a christianis», Annals de Barcelona de 1311, fº 7rº.

49 «… Fuit prelium inter paganos et christianos apud Ubedam», Annals de Barcelona de 1270, fº 21rº; «… ffo feta la batala entre crestians e pagans a Húbeda», Annals de Barcelona de 1291, fº 34rº (p. 259). La misma noticia en los Annals de Barcelona de 1298, fº 97rº; Annals de Barcelona de 1323, fº 138vº; y la Crónica Comunia de Barcelona (ca. 1270), fº 28vº (A) y fº 34rº. En los Annals de Barcelona de 1334, la palabra «sarracenos» sustituye a «paganos» (p. 227).

50 «… Providentia etiam ipsius, Ispanie Reges in campo devincerunt Sarracenos», Anales de Ripoll II, p. 99.

51 Se trata de la defensa del sitio de Madrid, cercada por el ejército del califa almohade al-Manṣūr en el verano de 1197, según recogen varias fuentes musulmanas y cristianas. Véase Huici Miranda, 1956, p. 178; y García Fitz, 1998, pp. 202-203.

52 «… Cum suis exercitibus Ildefonsum regem Castellanum contra regem Maurorum secutus est, et milites ipsius in manu valida castrum de Madrid liberaverunt. Et ipsius ope et auxilio, tempore illo tota terra regis Castellani a paganorum instancia est liberata. Per multas etiam vices Hispania ex parte sua invasit. […] Postea totam intencionem suam ad subiugandam terram sarracenorum direxit», GCB I, XIV, 1 y 10.

53 «Nam castrum de Afabib et multis aliis strenuissime occupavit», GCB I, XIV, 1.

54 En el Obituario de Roda o Chronicon Rotense: «Anno MºCCºXº Petrus rex, filius eius, anno XVº cepit castellum Daimuz et de Corbo et de Serrellas et de Castellofabiu» (p. 191); los Anales de Tortosa II: «Era MªCCªXLVIII. anno Mº.CCX. [Ca]ptum est Castrumhabibi a rege, VIIIº die post assumptionem beate Marie» (p. 138); y las Crónicas de los Jueces de Teruel: «Fue preso Ademuz et Castiel Fabib que lo tenian los moros» (ms. A) y «En esti año fueron presos Castiel et Ademuz que eran de moros» (ms. AHT) [p. 82].

55 «Deinde negociis expeditus, contra Miramomelinum regem cum Castellano rege Alfonso et Navarrensi ad bellum campale procedens, castrum de Calatrava cum multis aliis a sarracenis recuperavit. Et sic, ultra portus de Muredals cum omni virtute sua progrediens, in loco ubi dicitur Landes de Tolosa regem Maurorum in campo devicit, et sic, sarracenorum inestimabili strage facta, per totam illam diem ipsos fugavit. Et dum rex noster ipsos persequeretur, Castellani regis gentes predam campi rapiunt. Et in hoc mandatum regum et pontificum ibi existencium sunt transgresse, set rex Aragonensis de preda in campo non curavit. Et sic accepta victoria, in Hispaniam ultra progrediens, cepit Ubedam et Bagenzam et multa alia fortissima castra, multis sarracenis ibi gladio occisis et omnibus aliis per totum mundum captivatis. Et sic cum magna et inaudita victoria quisque regum, Deo grates refferens, remeavit ad propria», GCB I, XIV, 12.

56 Annals de 1285: «En l’any de MCCXII ffo [B omite ffo] lo rey Miramamolí de Marrochs fo vengut al Port de Moradal e fo vençut e desbaratat per lo rey N’Amfós [A: fo vençut al port de Muredal per lo rey N’Amffós] de Castella e per lo rey En Pere d’Aragó e per lo rey don Sanxo de Navarra, e puys anaren pendre Úbeda» (fº 1vº [A] y fº 1rº [B]); Cronicó de Perpinyà: «En l’any .M.CC.XII., en juliol, la festa de Sant Jacme, fo la batala de Miramamolí e·l rey de Castela e·l rei Pere d’Aragó e·l rei de Navarre; e fo desbaratatz Miramamolí; e fo presa Calatrava et Húbeda» (p. 14); y Annals de Tortosa I: «En l’any mil ·CCXII· fo la bataya entre Miramamolin e·l rey de Castela e·l rey de Navarra, et fo desbaratat, et presa Calatrava et Úbeda» (p. 26).

57 «En esti año fue la del puerto de Muladar» (ms. AHT), «Fue la preson de Ubeda» (mss. A y B), «En esti año fue la batalla en que fue presa Ubeda» (ms. AHT) y «Fue presa Ubeda» (ms. BAR), Crónicas de los Jueces de Teruel, pp. 82-83.

58 «Anno millesimo ducentesimo duodecimo actum est bellum in Hispaniis, in quo multa millia paganorum cesa sunt a paucis christianis», Crónica latina de los condes de Tolosa, nº 48, p. 99.

59 «MCCXII. Omnibus qui hoc scriptum legerint vel audirent manifestum fieri volumus quod anno Dominice incarnacionis MºCCºXIIº Ildefonsus rex Castelle et Petrus rex Aragonum et Sancius rex Navarre, cum multitudine nobilium virorum de diversis mundi partibus congregatorum, pugnaverunt contra Maomelino, rege Marroc, et gente eius innumerabili in Hispaniis, et, potenti virtute Dei, vicerunt illum et de exercitu eius interfecerunt plus quam centum milia sarracenorum», Anales de la abadía de San Víctor de Marsella, p. 153.

60 Son los documentos recogidos en Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. I-IV.

61 Ibid., t. III, nº 1.137-1.144 (Lleida, 21 de marzo de 1213) y 1.146-1.147 (Lleida, 22 de marzo de 1213). No incluimos la mención al «ejército de los sarracenos» en una donación al Hospital de Pobres de Perpiñán (Salses, 1 de enero de 1211), ibid., t. III, nº 1.106.

62 Bonet Donato, 2011, pp. 275-276, n. 74-75.

63 GCB I, XIV, 1.

64 Sánchez Casabón (ed.), Alfonso II, rey de Aragón, conde de Barcelona y marqués de Provenza. Documentos, nº 149 (Fondarella, julio de 1173) y 472 (Vilafranca, 13 de agosto de 1189); también Sesma Muñoz, 1998, p. 746. Y más en general, sobre el uso de esta expresión bíblica, véase Hattenhauer, 2008.

65 El conjunto de estos documentos es analizado por Gómez, inédita, pp. 161-207; véase también Alvira Cabrer, 2012, pp. 109-111. Un testamento anterior es el dado por el aragonés Guillén de Urús durante la campaña del Rincón de Ademuz (iturus ad bellum contra sarracenos), Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. III, nº 1.067 (julio de 1210).

66 «Quoniam nullus in carne positus potest evadere mortem, idcirco ego Ferrarius de Sanaugia, pergens in exercitum Yspanie contra sarracenicas nationes et inimicos Crucis, faciens meum testamentum», ibid., t. III, nº 1.294 (Poblet, 23 de mayo de 1212).

67 «… Volens ire incontra sarracenos in expeditione Yspanie pro remedio anime mee», ibid., t. III, nº 1.298 (Girona, 26 de mayo de 1212).

68 «Quoniam nullus in carne positus evadere mori non potest, ideo, in Christi nomine, Ego Bernardus de Clares valls timeo penas inferni et cupio esse herem Christi, et volo pergere cum aliis christianis in hostem supra sarracenis examplare sanctam christianitatem pro redemptionem anime mee, ea propter facio nunc testamentum», ibid., t. III, nº 1.308 ([Poblet], mayo de 1212).

69 «Quoniam nullus in carne positus potest evadere mortem, idcirco Ego Bernardus de Chonesa, pergens in exercitu Yspanie contra sarracenicas nationes et inimicus crucis ut merear salvari ab Eo qui pro nobis sustinuit patibulum crucis, facio nunc testamentum», ibid., t. III, nº 1.310 ([Poblet], 3 de junio de 1212).

70 «… Vadens in exercitum cum domino Rege Aragonum ad bellum contra sarracenos», ibid., nº 1.311 (3 de junio de 1212). De la «batalla contra los paganos», refiriéndose a Las Navas, se habla en una permuta realizada por García de Huerta con el monasterio oscense de San Victorián en 1212 (anno quo dompnus Petrus rex pergreret in illo exercitu de Toleto, et in illo bello quod proposuerat se factum illuc cum paganis), ibid., t. III, nº 1.424 (agosto-diciembre de 1212).

71 «Qu[oni]am nemo absque ordinacione rerum suarum existere debet, idcirco, in Christi nomine, Ego Guillelmus de Crexello, pergens ob honorem Dei et tocius Ecclesie [c]atolice ad defendendum populum sanctum Dei, facio meum testamentum […] In primis dimitto corpus meum Milicie Templi, cum meo equo et garnidone et armis et cum omnib[us] aparatibus meis Milicie», ibid., t. III, 1.301 (28 de mayo de 1212).

72 «Et propter remissionem omni peccatorum meorum, et animabus patris et matris mee omnique meorum parentum, dono, laxo et concedo predicto Hospitali post obitum meum illud meum castellum novum de Sadava cum sua villa, totum ab integro cum omnibus introitibus et exitibus suis, et cum omnem medietatem de illa mea hereditate quam ego habeo et habere debeo in Sadava et in suis terminis […] et cum omnibus meis armis ex ligno et ferro, et cum omnes meos guarnimentos ab integro, et cum tota mea parte de illa roppa. Volo, laxo, et mando quod meum equum et meas armas ex ligno et ferro et meum scutum et totam aliam roppam qualem mihi acciderit in parte fratres dicti Hospitale defferant hoc totum Ultramare», ibid., t. III, nº 1.351 (Puerto del Muradal, 15 de julio de 1212); Barquero Goñi, 2014.

73 «Catalan et aragones/ an senhor honrat e valen/ e franc e larc e connoissen,/ humil et ardreg e cortes./ Mas trop laissa enmanentir/ sos sers, cui Dieus bais et azir;/ qu’a totz jorns estan en agag/ per far en cort dan et empag», Pèire Vidal, Baron, Jhesus, qu’en crotz fon mes (ca. 1201-1202), ed. y trad. de Riquer, 2001, t. II, cap. 41, nº 176, pp. 903-906, estr. V, v. 33-40; también estr. VI, v. 41-48.

74 Sobre estas críticas, Aurell, 2013, pp. 223-224.

75 Pons de Capduelh, So c’om plus vol e plus es volontos (ca. 1213), ed. y trad. de Riquer, 2001, t. III, cap. 78, nº 255, pp. 1267-1269.

76 «E nos don forss’e poder gran/ Sobre·ls turcs fellos, mescrezens», Pons de Capduelh, En honor del pair’en cui es (ca. 1213-1214), Napolski, 1879, nº 26, pp. 89-91, estr. VI, v. 71-72. Veáse también Riquer (ed.), Antología. Cantares de gesta, trovadores, narrativa medieval, literatura catalana y castellana, y vida caballeresca, p. 52.

77 «Era MªCCXL, anno MºCCII. Factus est terremotus magnus in partibus Iherosolimitanis et tota terra fere periclitata est», Anales de Tortosa II, p. 137.

78 «… Cum vero tractaret de recuperatione Terre Sancte, et toto desiderio flagaret circa negotium Crucifixi, vitam finivit in Domino apud Perusinam civitate», Anales de Ripoll II, p. 99.

79 Anales de Ripoll II: «[Inocencio III] restituit Constantinopolim Latinis, Patriarcam sibi subiugavit» (p. 99); Annals de Tortosa I: «En l’any mil CCIV. fon pres Contestinoble» (p. 26); Annals de 1285: «En l’any de MCCIIII lo rey En Pere fo coronat en Roma, e fo presa la ciutat de Contastinoble» (fº 1vº [A]) y «En l’any MCCIIII fo presa Costantinoble» (fº 1rº [B]); y Cronicó de Perpinyà: «[En a]quel meteys any fo pres Contastinople, et fo coronatz en Roma lo rei P[ere] d’Aragó» (p. 13).

80 Cronica de Besièrs I, p. 13: «El An. M. cc.iiij., fon pres Constantinopol»; Crónica latina de los condes de Tolosa, p. 92: «Eodem anno, ciuitas Constantinopolis capta est a Francis, in mense aprilis». Sobre las noticias de las cruzadas de Ultramar en las fuentes breves del sur de Francia puede verse Alvira Cabrer, 2006, pp. 198-201, 203 y 204-206.

81 «MCCIIII. Civitas Constantinopolitana, virtute divina, capta est a Francis», Anales de la abadía de San Víctor de Marsella, p. 152.

82 Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. II, nº 732 (al Temple: Calatayud, 20 de diciembre de 1207), 805 (al Hospital: Huesca, 9 de septiembre de 1208), 870 (al Temple: Lleida, 16 de febrero de 1209), 872 (al Temple: Lleida, 20 de febrero de 1209), t. III, nº 1.087 (al Temple: Lleida, 23 de octubre de 1210) y 1.214 (al Hospital: Daroca, 22 de noviembre de 1211).

83 Ibid., t. III, nº 1.282 (Zaragoza, 14 de mayo de 1212).

84 Ibid., t. I, nº 75 (Perpiñán, 31 de enero de 1197) y 76 (Girona, 9 de febrero de 1197). Sobre este personaje, véase Baucells i Reig, 2004, pp. 162-163; y Smith, 2004, pp. 64-65.

85 «Devotus Ecclesie filius P[etrus], Dei miseratione rex Aragonum […] quod pater [Raimon VI de Tolosa] nichilhominus satisfaciat personaliter pro excessibus suis vel in frontaria sarracenorum eundo in subsidium christianorum cum militibus suis vel in partibus transmarinis […] In omnibus tamen premissis duxit memoratus rex misericordiam potius quam iudicium invocandum, mittens ad clementiam vestram episcopos, clericos et barones suos super premissis ratum habiturus, quicquid a vobis cum eis fuerit ordinatum, supplicans ut talem habere dignemini circumspectionem et diligentiam in hoc facto, ut in negotio christianitatis in partibus Yspanis ad honorem Dei et sancte Ecclesie dilatationem predictorum baronum et comitis Montisfortis subsidium possit habere», Mansilla Reoyo (ed.), La documentación pontificia hasta Inocencio III, nº 492 y Alvira Cabrer (ed.), Pedro el Católico, t. III, nº 1.434 (Tolosa, 16 de enero de 1213).

86 «… Ideoque necesse erat quod dominus papa indulgentiam suam quam fecerat proficiscentibus contra hereticos penitus revocaret eamque transferret vel contra paganos Ispanienses vel ad subsidium Terre sancte. O inaudita sub specie pietatis inpietas!», Pierre des Vaux-de-Cernay, Hystoria Albigensis, cap. 438. Sobre la igualación de la cruzada albigense y la cruzada de Tierra Santa, véase el reciente análisis de Power, 2013, pp. 1075-1083.

87 La conocida imagen de los freires como paradigma de los milites Christi y personificación de la guerra santa se comenta en Rodríguez-Picavea Matilla, 2011, pp. 160-165.

88 Para el tema que aquí nos ocupa, el Llibre ha sido estudiado por Smith, 2006.

Table des illustrations

Titre Gráfico 1. — Documentos regios con expresiones de guerra santa.© Martín Alvira Cabrer
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/314/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 65k
Titre Gráfico 2. — Porcentaje de documentos con expresiones de guerra santa en función del destinatario.© Martín Alvira Cabrer
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/314/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 61k
Titre Gráfico 3. — Destinatarios de los documentos con expresiones de guerra santa.© Martín Alvira Cabrer
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/314/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 66k

© Casa de Velázquez, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search