Version classiqueVersion mobile

L'archipel des épices

 | 
Xavier Huetz de Lemps

Annexes

Annexe iv

Lettre du gouverneur général Domingo Moriones au ministre d’Outre-Mer, 12 avril 1877, mention « reservado »

[AHN, Ultramar, leg. 1532, exp. 92]

Texte intégral

1Exmo. Sr.

2Desde que tuve la honra de ser investido con el alto cargo que ocupo, por la confianza de S.M. el Rey y de sus consejeros responsables, llegaron ya a mis oidos multitud de quejas contra la administraciόn publica de estas provincias, en sus diversos órdenes, tanto en el político o gubernativo como en el militar, el civil, el económico y aun el judicial, que constituye, por decirlo así, el eje y el regulador de todos. Ellas eran tantas y tales que no podía en mi prudencia ni negarme enteramente a escucharlas ni darles completo crédito, y resolví suspender mi juicio hasta tanto que tuviera ocasión de comprobarlas por mi mismo.

3Llegó esa ocasiόn con mi arribo a Manilay desgraciadamente todo me induce desde enfonces a sospechar que no carectan de fundamento.

4La insubordinaciόn del Regimiento de Artillería, corregida por mi enérgica e inmediatamente, como ya sabe V.E., me dio la medida de la disciplina de la porciόn peninsular y por consiguiente más granada de este ejército ; la alta inspecciόn que me está encomendada sobre todos los ramos administrativos y que con la mayor vigilancia ejerzo, me ha hecho conocer después la moralidad de los demás funcionarios que sirven a mis ordenes, con raras y honrosísimas excepciones. Indiferencia por el bien público, falta de aplicación y de celo, ignorancia mezclada de vanidad y de soberbia, condescendencia con los abusas o cobardía para denunciarlos, perversin del sentido moral, egoismo, incuría, infidelidad, maledicencia, tales son los vicias que dominan en la mayor parte de los agentes del Estado en Filipinas y que en medio del desconcierto general que revelan, todavía pueden parecer tolerables a lado de la venalidad, de las iniquidades, de la concupiscencia, del sórdido merodeo a que se entregan muchos de aquellos, a la sombra de la posición oficial que tan indignamente ocupan. Toda la atmόsfera administrativa está aqui infestada de este virus y de ello iré dando cuenta circunstanciada a V.E. ; pero donde con más intensidad ejerce su maléfico influjo, donde se observan todos sus estragos y pueden apreciarse mejor sus peligrosos síntomas es en la administración económica, que refleja todas las demás instituciones sociales.

5Los informes que confidencial y aun oficialmente me dirige desde que tomó posesión de su cargo el Jefe superior de la misma, que con tanta lealtad me secunda y que tan conocedor es de la materia, vienen a poner de relieve toda la incapacidad y toda la corrupción que reina en la gestión de los intereses públicos. Desorden en la conta bilidad, distracciones o malversaciones de fondas, participación en los contratos con la Hacienda, venta de destinas sobre todo en las fábricas de cigarros, cohechos repugnantes, negociaciones o agiotages con los mtsmos caudales del Erario, esplotación inicua del dócil indígena y especialmente de los cosecheros de tabaco, todos los abusos, todos los vicias administrativos anteriormente expuestos aparecen en esos informes con unas proporciones verdaderamente alarmantes.

6Baste decira V.E. que segun el Jefe superiora que me refiero y que merece toda mi confianza apenas hay un empleado de lasfábricas de tabaco que no esté de acuerdo con las maestros o las cabecillas para sustraer en mayor o menor cantidad aquel articulo ; que los aforadores de las colecciones rechazan considerable porción de fardos utiles cuando los presenta el pobre cosechero, para adminitirlos después subrepticiamente presentadospor otraspersonas que los adquteren a precios naturalmente ínfimes,y en fin que las sumas de dinero destinadas en algunas ocasiones a satisfacer el todo o parte de las cosechas ban solido servira los colectores para comprar por medio de terreras personas los créditos de los cosecheros, ocultando algún tiempo la orden de pagoy no dándole cumplimiento hasta que es tos se habían deshecho de ellos con grandes pérdidas, que eran pmgiies ganancias para los primeras. Tal y no otro ha sido el motivo de haberse negado constantemente el actual Director General de Hacienda a pesar de las instancias que para ello se le hacían a aplicar al pago de una parte al menos de la deuda de las colecciones las respetables sumas de metálico que babía y aun hay en las cajas de aquellas ; y a evitar tan infame tráfico se ha dirigido principalmente la emision de bille tes del Tesoro creados, como ya sabe V.E., para la amortizacion de las misma deuda.

7Ahora bien, Exmo. Sr., tengo la evidencia moral de cuanto aventuro en las anteriores lineas, pero las pruebas legales se me escapan por la connivencia o el miedo de los que podrían suministrarlas, y para perseguirlas o por lo menos para obtener los datos suficientes a llevarmi convicción al ánimo de V.E. considero de todo punto necesario enviar a las provincias comisionados especiales que, provistos de instrucciones reservadas y de suficientes facultades, hagan el oficio de verdaderos confidentes y presentandose de incógnito en los pueblos, introduciendose en todos los círculos, trabando relaciones con los mismos prevaricadores, fingiéndose sus amigos o sus adeptos, tomando participación, si es preciso, en sus agiotages, inquieran, investiguen y me den cuenta de todo cuanto observen en sus excursiones. Estos comisionados no pueden ser los Inspectores de Hacienda, a quienes por su categoría todo el mundo conoce, ni ningún otro empleado de la administraciόn activa, cuy a posición oficial no le permitiría pasar desapercibido. Han de ser personas oscuras o por la menos desconocidas, de una lealtad a toda prueba,y que por su misma insignificancia a nadie inspiren sospechas antes bien se bagan simpáticas a las más recelasos y astutos. Yo tengo esas personas, Exmo. Sr., pocas en verdad, pero de cuyas condiciones para la misión que deseo encomendarles, de cuyo acierto en su desempeño, me atrevo a responder a V.E. Yo tengo esas personas, repito, prontas a obedecer mis mandatos, cualesquiera que ellos sean, completamente dispuestos a sacrificarse por mi, si es preciso, como ya me lo han demostrado en ocasiones mucho más difíciles ; lo que no tengo, Exmo. Sr., son los fondas necesarios para remunerar sus servicios y habré de recurrir para levantarlos a la concesión por el Director General de Hacienda de un crédito extraordinario de ocho mil pesos que necesito para el objeto segun mis cálculos, después de autorizado por mi el gasto como de carácter imprescindible urgente, en uso de las facultades que me estan conferidas.

8Dignese, pues, V.E. aprobar esta determinación que desde luego le anuncio y esté seguro de que con esa pequena cantidad bien empleada, podrá llevarse a cabo mi propósitoy descubrir abusos que se ignoran realmente, aun cuando se sospechen, asi como adquirir pruebas de los y a conocidos, o cuando menos recoger los datas suficientespara que ni V.E. ni yo podamos dudar de su existencia.

9Esta administraciόn necesita una correcciόn severa, y yo estqy resuelto a aplicarsela sin contemplaciόn alguna, habiendo empezado ya a hacerlo ton la suspensiόn motivada de algunos funcionarios y especialmente de tres Jefes político-militares de provincia o distrito, y de Don Manuel Rodríguez de los Ríos, Tesorero Central que era de Hacienda, de lo cual doy por separado conocimiento a V.E. ; pero antes quiero poseer e inspirara V.E. la seguridad de proceder con estricta justicia. Por eso me atrevo a emplear los medios anteriormente indicados, y por eso confío en que han de merecer la superior aprobacin de V.E.

10Dios guarde a V. E. muchos años. Manda 12 de Abril de 1877.

11Exmo. Sr. Domingo Moriones.

© Casa de Velázquez, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search