Version classiqueVersion mobile

Entre el Islam y Occidente

 | 
Mercedes García-Arenal

Comercio en la frontera

Judíos magrebíes intermediarios en los intercambios mercantiles hispano-norteafricanos (ss. XVI-XVIII)

Commerce frontalier. Les juifs maghrébins comme intermédiaires dans les échanges nord-africains (XVIe-XVIIIe s.)

Trade on the Frontier, Maghreb Jews as Middle-Men in Spanish-North African Trading in the 16th and 17th Centuries

Eloy Martín Corrales

Résumé

Les juifs du Maghreb jouèrent un rôle important en tant qu’intermédiaires dans les relations commerciales (comme dans les relations politiques, diplomatiques et même militaires) entre l’Espagne et le Maghreb. Ce rôle fut possible parce que les échanges commerciaux ne connurent pas d’interruption (sauf lors d’interdictions temporaires et partielles de l’un ou l’autre côté) pendant les longues périodes d’affrontement entre les deux camps de 1492-1509 et 1767-1791. Bien que les juifs ne fussent pas les seuls agents du commerce hispano-maghrébin (participèrent également Espagnols vieux-chrétiens, morisques, Français, Anglais, Hollandais, Génois, etc., ainsi que racheteurs de captifs, esclaves – musulmans en Espagne et chrétiens au Maghreb – et renégats), ils contribuèrent amplement aux échanges marchands. Ils y participèrent depuis les ports marocains, algériens et tunisiens ; depuis les villes occupées par les Espagnols sur le littoral nord-africain (Oran, Bougie, Larache, Melilla, Vélez et Ceuta) dans lesquelles ils furent autorisés à s’installer après 1492 et demeurèrent au cours du XVIe, du XVIIe et même du XVIIIe siècle ; enfin, depuis divers ports européens (Marseille, Livourne, Gibraltar, etc.) et, lors de voyages plus ou moins longs, depuis le territoire espagnol

Texte intégral

  • 1 F. Braudel, El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II, t. II, pp. 201-228; E (...)
  • 2 E. Gutwirth, «El comercio hispano-magrebí y los judíos»; para el conjunto de la Corona de Aragón, v (...)
  • 3 Véanse las páginas que se le dedica en J. Caro Maroja, Los judíos en la España moderna y contemporá (...)

1La actividad de los judíos como intermediarios en el comercio entre la Europa cristiana y el Mediterráneo musulmán cuenta con importantes estudios1. La historiografía española también se ha ocupado del papel que desempeñaron en las relaciones mercantiles hispano-musulmanas en el período medieval2 y en el transcurrido entre los siglos XVI y XVIII3.

2Los trágicos acontecimientos de 1492 (conquista cristiana del reino de Granada, el consiguiente establecimiento de la frontera marítima entre cristianos y musulmanes y la expulsión de los judíos de los territorios españoles) no consiguieron interrumpir la actividad mercantil entre los puertos hispanos y los magrebíes en el largo período que va desde 1492 hasta 1767-1791 (en éstos últimos años se firmaron los tratados de paz y comercio entre España y Marruecos [1767], Trípoli [1784], Argel [1786] y Túnez [1791]). Tampoco se paralizó la intermediación mercantil de los judíos entre ambas partes. Antes al contrario, su labor salió reforzada como consecuencia del enfrentamiento hispanomusulmán, ya que españoles y magrebíes debían recurrir necesariamente a terceros para todo tipo de contactos (políticos, mercantiles, etc.). La monarquía hispana y sus gobernantes, en su interés estratégico de estar al tanto de lo que ocurría en los países del Norte de África, necesitaban contar con la colaboración de los judíos en calidad de interlocutores, intérpretes, informantes y espías. No debe, por tanto, extrañar que para favorecer las citadas funciones, se proveyera a los judíos norteafricanos (en ocasiones a individuos recién instalados en el continente vecino como consecuencia de la expulsión de 1492 y conocidos como megorašim) de salvoconductos para que pudieran acudir a los puertos españoles. Las mismas razones movieron a los gobernantes magrebíes (sultanes, reyes, deys y beys) a solicitar la colaboración de sus súbditos judíos para conocer con más exactitud las fuerzas, intenciones y proyectos de los reinos cristianos del Norte del Mediterráneo en general y de España en particular. Fueron enviados en embajadas a los países europeos, siendo uno de sus principales cometidos el de obtener armas en aquellos países que estuvieran dispuestos a proporcionarlas. También fueron utilizados como agentes comerciales al servicio de las propias autoridades magrebíes, deseosas de controlar personalmente el comercio exterior de sus respectivos Estados. Debe tenerse en cuenta el hecho de que las minorías judías de Marruecos, Argelia y Túnez, por mucho poder que alcanzasen algunos de sus miembros, o familias, no supusieron ningún peligro para la conservación del poder de los sultanes, deys y beys. Lo anterior explica el importante papel que les fue asignado en las áreas de finanzas y, especialmente, en la de relaciones exteriores, tanto en el aspecto diplomático como en el comercial.

3Desde finales del siglo XV la actividad diplomática y comercial de los judíos magrebíes fue fundamentalmente desarrollada a partir de los puertos norteafricanos en los que se instalaron con anterioridad a la expulsión de 1492, reforzándose su asentamiento como consecuencia de ésta. Otra plataforma de gran interés fue la constituida por los enclaves conquistados por los españoles en el litoral norteafricano (Orán, Bugía, Melilla, Ceuta, Larache, Peñón de Vélez de la Gomera, etc.). Por último, hay que tener en cuenta la actividad comercial desempeñada por los judíos magrebíes que se establecieron en diversos puertos europeos (Marsella, Génova, Liorna, Gibraltar, etc.). La comunicación entre los núcleos mercantiles judíos de los tres escenarios citados (puertos magrebíes, presidios españoles y puertos europeos) fue posible gracias a los tradicionales e intensos vínculos establecidos entre las distintas comunidades que formaban la diáspora judía, los cuales facilitaron extraordinariamente el continuo trasiego de mercaderes de uno a otro lado.

4Para valorar adecuadamente el papel de los judíos en los intercambios comerciales hispano-magrebíes hay que tener en cuenta que la citada actividad fue fundamentalmente desempeñada por un reducido número de familias (en Marruecos, conocidas como «tuŷŷar al-sulṭān»). También hay que considerar que no todo el comercio pasó por mano de agentes judíos, ya que también intervinieron otros intermediarios: franceses, ingleses, genoveses, holandeses y otros. Igualmente hay que tener en cuenta que el comercio hispano-musulmán se materializó en no pocas ocasiones directamente y sin intermediarios. Por último, y en función de lo que sabemos en la actualidad, hay que convenir que, hoy por hoy, es imposible establecer la verdadera importancia de los respectivos grupos de mercaderes en el citado cometido.

  • 4 He defendido la existencia de un fluido comercio hispano-musulmán en los siglos XVI, XVII y XVIII, (...)
  • 5 Para la condición de converso de Sánchez, que también aparece como Sanchíz, véase J. Guiral-Hadziio (...)

5Igualmente es necesario, antes de avanzar en el tema que nos ocupa, realizar algunas advertencias. En primer lugar, dejar claro que la intermediación mercantil de los judíos entre los puertos españoles y magrebíes sólo fue posible en la medida en que el comercio entre ambas partes fue una realidad (por muchas interrupciones que pudiera sufrir), algo que la historiografía hispana acepta con reticencia o a lo que apenas presta atención. No tendría sentido continuar estas líneas si no se aceptara la existencia de este tráfico comercial4. En segundo lugar, no me ocupo de la actividad desarrollada por los judíos entre portugueses y marroquíes durante el período en el que Portugal y España estuvieron dominados por la monarquía de los Austrias. En tercer lugar, que las continuas idas y venidas entre España y el Norte de África de judíos, cristianos nuevos y conversos, sólo las he contemplado en la medida que los individuos que las protagonizaron intervinieron en el tráfico mercantil. Por último, tampoco me ocupo de la participación de los conversos españoles (ampliable a los originarios de Portugal que se establecieron en territorio hispano en el siglo XVII) con el Norte de África, salvo en el caso de que comerciaran con judíos magrebíes (algo que por otra parte debió ser lo más usual). Quedan, pues, excluidos del presente texto (hasta que nuevos estudios no demuestren fehacientemente su vinculación con los judíos argelinos) individuos como los Sánchez. Uno de ellos, Alfonso, fue teniente de Tesorería de los Reyes Católicos y hermano del tesorero Gabriel Sánchez y consiguió el asiento del arrendamiento de los derechos del comercio con Berbería central, el litoral argelino, en 1510. Naturalmente, también habría que investigar las conexiones judeo-norteafricanas de los «Xuetas» mallorquines, descendientes de conversos, que tanta importancia tuvieron en el comercio marítimo balear del siglo XVII5.

La intermediación en los puertos norteafricanos

  • 6 M. Abitbol, «Judíos ibéricos, musulmanes y cristianos tras la expulsión»; H. Zafrani, «Las comunida (...)

6Como ya se ha señalado, una de las consecuencias de la expulsión de 1492 fue la del reforzamiento demográfico, económico y cultural de las comunidades judías establecidas en el Magreb6. Lo anterior favoreció la especialización comercial de los núcleos mercantiles judíos existentes con anterioridad en los puertos magrebíes.

Los puertos marroquíes

  • 7 J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, pp. 527-528.
  • 8 J. E. López de Coca Castañer, «Vélez de la Gomera y su puerto durante la primera mitad del siglo XV (...)

7La reconquista de 1492 no supuso la ruptura de las relaciones comerciales con el vecino Marruecos, por lo que los judíos allí establecidos pudieron continuar desarrollando una labor intermediadora que fue, sin ninguna duda, mucho más importante de lo que podría deducirse de la escasez de noticias disponible por el momento. Así lo testimonia el caso de Gonzalo de Burgos, escribano real, quien mantuvo tratos con judíos y musulmanes de la zona de Santa Cruz de Berbería entre 1499 y 15027. En 1525, Esteban y Bastista Salvago y Blasyo de Basiniana, comerciantes genoveses establecidos en Málaga, tenían negocios con judíos de Badis (Y saque Azenel y Salomón Cohen), a los que entregaron una importante partida de laca (variedades «semoni» y «conbeyte»), «botaçines», sedas y paños. En 1527, «Mosen Rapez», judío de Vélez, se presentó ante un notario en Málaga, declarando que el comerciante malagueño Rodrigo de Ramy, establecido en Badis, le había remitido, por medio de los también malagueños Lope Martínez de Baeza y su hijo Hernando, una partida compuesta por 229 fardos de dátiles, 13 fardos de pieles cabrunas, 1 fardo de pequeños cueros «marroquines», 6 fardos de cera y 2 de goma. Las citadas mercancías, que venían «a la lía morisca» y sin pesar, debían entregarse a Rapez. Al año siguiente, «el xeque judío, vezino de Velez» cargó en un bergantín español un cofre con calzado, una caja con escrituras, otra con bonetes, «e cosas de su serviçio»8.

  • 9 M. García-Arenal, «Los judíos de Fez a través del proceso inquisitorial de los Almosnino»; M. Garcí (...)
  • 10 M. García-Arenal y G. A. Wiegers, Vida de Samuel Pallache, judío de Fez.

8En la segunda mitad del siglo XVI destacó la figura de Jaco Rute (o Xeque Rute), perteneciente a una familia judía de Fez (que había proporcionado consejeros a la dinastía de los Wattasíes). Rute intervino en las negociaciones de Aḥmad al-Manṣūr, de quien era consejero y gestor de sus finanzas, con Felipe II9. Un poco más tarde, Samuel Pallache, de familia originaria de España y establecida en Tetuán, fue agente comercial y diplomático del sultán Muley Zidan, al tiempo que agente de España, donde intentó instalarse con su familia. Entre 1605 y 1607, Joseph y Samuel Pallache recibieron un salvoconducto del duque de Medina Sidonia, quien mantenía relaciones con Muley Xeque, y estuvieron en Madrid a! servicio de Felipe III. Por sus servicios lograron que por Real Cédula se les concediera licencia para establecerse en España con su familia si se convertían (algo que no llegó a suceder). Posteriormente, en 1608, Josué Pallache (posiblemente hijo de Joseph) mostró al embajador español en los Países Bajos sus deseos de ponerse al servicio de España. Tampoco prosperó esta iniciativa, ya que Josué murió en Marruecos en 1656, tras haberse encargado de las finanzas del Sultán. Las citadas actividades de los Pallache fueron en paralelo con su intervención en los más variados asuntos mercantiles, como la venta de joyas de la casa del duque de Medina Sidonia en Marruecos10.

  • 11 J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, p. 229; M. García-Arenal, «L (...)
  • 12 Ver también J. I. Pulido Serrano, «Consentir por necesidad».
  • 13 J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, pp. 234-235; B. López Belinc (...)
  • 14 Hacia comienzos de la centuria Joseph Cortizos hizo venir de Marruecos a un «mohel» para que circun (...)
  • 15 V. Rodríguez Casado, Política marroquí de Carlos III; M, Arribas Palau, «Datos sobre Samuel Sumbel (...)

9Por su parte, Salomón Pariente, ejerció de intermediario de los españoles en las negociaciones de Larache, plaza en la que se estableció con su familia tras su toma por los españoles. A mediados del siglo XVII estuvo en Madrid al servicio de la Monarquía11. En 1617, Salomón trataba de enviar desde Tarifa a Marruecos unos 2.000 bonetes, tejidos, monedas de oro y plata, así como joyas de este último metal12. Similar fueron los casos de los tetuaníes Levi Benjamín, Menajen ben Cebi, Antonio Tomás y otros individuos dedicados casi todos ellos a la venta al por menor de mercería, hilos, puntas, especias, joyas, pasteles y nieve por las calles de Málaga. Aunque casi todos estuvieron de paso en la ciudad (como Benjamín y Cebi) otros fijaron en ella su residencia permanentemente (Tomás, quien fue condenado por la Inquisición en 1672)13. Aunque las noticias escasean a partir de la segunda mitad del Seiscientos, todo parece indicar que continuó siendo muy corriente la presencia temporal de judíos magrebíes en territorio español, así como su participación en el comercio hispano-musulmán14 En la década de los sesenta del siglo XVIII se fueron anudando las relaciones pacíficas hispano-marroquíes, que culminaron en el tratado de paz y comercio de 1767. El nuevo clima amistoso potenció el papel de los judíos como intermediarios mercantiles entre ambas partes. En las negociaciones previas al tratado jugó un destacado papel Samuel b. Yusuf Sumbel, una especie de secretario de las relaciones exteriores del Sultán. Sumbel mantuvo intensas relaciones con los enviados (el religioso Boltas) y representantes consulares españoles en Marruecos (T. Bremond, J. Patissiati, J. M. Salmón y P. Boltas) hasta 1782, año en el que murió15.

  • 16 R. Lourido Díaz, «Los intercambios comerciales hispano-marroquíes», p, 61.
  • 17 V. Rodríguez Casado, Política marroquí de Carlos III; R. Lourido Díaz, «Los intercambios comerciale (...)

10En esos momentos otros judíos ocupaban importantes puestos en las altas esferas política y económica marroquíes, por lo que es muy posible que también hubieran influido para que el acercamiento hispano-marroquí se llevara a cabo. En 1766 el arrendador de los derechos del puerto de Tánger (muy vinculado con los puertos gaditanos) era Atael, un judío que hablaba castellano y era un alto cargo del sultán Sidi Muhammad Ben Abd Allah16. En 1766, en pleno periodo de negociaciones hispano-marroquí previo a la firma del tratado, llegó al puerto de Essaouira un enviado de Carlos III, Juan Francisco de Vilanova, con un navío cargado de las mercancías más comunes de España. Trasladado a Marrakech para negociar con el Sultán, éste le recomendó que se instalara en Mogador y le presentó a un judío para que negociase con él la venta de los géneros que traía en el navío17.

  • 18 Para este extremo, véase Arxiu Històric de Barcelona (AHB), Fons de Sanitat, serie I, vol. XIII, fo (...)

11En numerosas ocasiones, si no se contaba en determinados puertos con cónsules o vicecónsules españoles, los intereses hispanos fueron representados por judíos. Fue lo sucedido en 1771: el emperador de Marruecos habilitó para el comercio el puerto de La Mamora, dado que allí acudían embarcaciones españolas. Como no existía colonia hispana, se designó cónsul a un comerciante judío, David Cardoso Núñez, quien debía expedir las patentes. La medida se tomó para posibilitar que las naves españolas pudieran exhibir a su regreso a los puertos españoles la preceptiva patente de sanidad firmada por el cónsul del puerto marroquí. Si se carecía de la patente, o ésta no estaba firmada por una autoridad reconocida por España, la embarcación no era admitida en ningún puerto español18.

  • 19 R. Lourido Díaz, Marruecos y el mundo exterior, pp. 249-250 y 423-424.

12La intensificación de la apertura de Marruecos al comercio exterior durante el sultanato de Sidi Muhammad b. Abd Allah favoreció una mayor utilización de los judíos, a los que encargó de varios cometidos: compra de armas, comisiones especiales, arrendamiento de aduanas, etc. Su labor se llevó a cabo en los puertos de Santa Cruz de Agadir, Salé, Fedala, Rabat-Salé, Tánger, Tetuán, Larache, etc. Los comerciantes europeos se vieron a menudo obligados a adquirir directamente de los agentes judíos del Sultán aquellos productos que deseaban. Claro que éstos también trabajaron para aquellos países cuyas banderas les protegían19.

  • 20 Ibid., pp. 250 y 424; R. Lourido Díaz, «Los judíos en Marruecos durante el sultanato de Sīdī Muamm (...)

13Isasias b.’Ammur se encargaba de tramitar las órdenes del Sultán para que los canarios pudieran cargar trigo en la segunda mitad del siglo XVIII. Moisés Bemby y Benselam, entre otras actividades realizadas en nombre del Sultán, se dedicaban a rescatar a aquellos europeos sometidos a la esclavitud en el litoral sahariano. Paralelamente, las embarcaciones pesqueras de Canarias tenían que arreglar sus conflictos de impuestos en las costas de Agadir con Salomón de la Mar, también agente del Sultán. Jacob Benider se dedicaba a las actividades comerciales en los puertos del Norte marroquí, mientras que Abraham Masahod y Salomón Hassan fueron enviados de Sidi Muhammad b. Abd Allah en diversos países europeos20.

  • 21 R. Lourido Díaz, Marruecos y el mundo exterior, p. 423.
  • 22 El asunto pudo ser arreglado, ver R. Lourido Díaz, «Los intercambios comerciales hispano-marroquíes (...)

14No siempre fueron amistosas las relaciones entre comerciantes españoles y judíos, ya que ambos grupos se disputaron el control del comercio exterior marroquí. En 1766 los comerciantes españoles protestaron por los fuertes derechos de aduanas que les hacía pagar el judío Salom Chocron, que administraba el arrendamiento de las aduanas del puerto de Tánger21. En 1788 un malentendido entre las cortes española y marroquí estuvo a punto de acabar con la firma española Campana, Riso, Patrón y Cía. Según el cónsul portugués en Marruecos en aquellos momentos, los judíos habían acusado a la casa española de revender a bajo precio a otros países europeos el trigo que había adquirido al sultán marroquí, con la condición única y exclusiva de consumirlo en España22.

15En definitiva, los judíos marroquíes gozaron de una posición privilegiada (relevancia política y financiera, control de las aduanas, dominio del árabe y del castellano, etc.) para convertirse en intermediarios privilegiados en el comercio hispano-marroquí.

Los puertos argelinos

  • 23 J. Guiral-Hadziiossif, «L’apport des communautés juives et musulmanes». De la misma autora, Valence (...)

16La expansión castellano-aragonesa en Berbería central, inmediatamente posterior a la conquista cristiana del reino de Granada, favoreció la actividad intermediadora de los judíos, bien instalados cerca de las autoridades de los distintos puertos argelinos. La monarquía hispana, interesada en tener un exacto conocimiento de lo que ocurría en el Norte de África, pudo contar con la colaboración de interlocutores, intérpretes, informantes y espías judíos. De ahí que se les otorgaran salvoconductos para que pudieran acudir a los puertos y plazas españolas a realizar su cometido. Fue lo que sucedió en el caso de Valencia, plaza a la que los judíos podían dirigirse «con qualquier fusta e nauio de christianos»23.

  • 24 J. Hinojosa Montalvo, «Solidaridad judía ante la expulsión», pp. 112-113 y 115.
  • 25 A. de la Torre, Documentos sobre relaciones internacionales de los Reyes Católicos, t. IV, pp. 232 (...)

17Las mismas razones citadas en el caso de España movieron a los reyes y gobernantes argelinos a solicitar similares servicios de sus súbditos judíos para tener un cabal conocimiento de las intenciones y fuerza de la monarquía española, En definitiva, la relativa libertad de movimientos de los judíos norteafricanos, así como las misiones que les fueron encomendadas, favorecieron extraordinariamente el que pudieran participar activamente en el comercio hispano-argelino. Para fines del siglo xv tenemos algunos ejemplos ilustrativos. El más importante es el de Salomón Malequi, embajador y representante del rey de Bugía, quien estuvo en 1492 en Valencia, dedicado a facilitar el transporte a Berbería de parte de los judíos expulsados. En concreto, concertó con Antonio Juan el flete de su carabela por el importe de 300 ducados, o su valor en mercancías norteafricanas24. En 1493, aparecía como «estante en Barcelona» en una misión al servicio del rey de Bugía. En dicha ocasión recibió un préstamo de 2.000 florines del mercader de Barcelona Joan Pont. La citada cantidad debía ser reembolsada en cueros y cera en el puerto de Bugía, lugar al que se dirigió Pont en una embarcación y con una recomendación de Fernando el Católico dirigida al rey de la ciudad africana. Las precauciones tomadas no estuvieron de más, ya que Pont y Malequi tuvieron un pleito sobre «certa roba» que el primero vendió al segundo, venta destinada seguramente a reintegrar el préstamo concertado en Barcelona25. En julio de 1494, Fernando el Católico enviaba una carta al baile de Valencia, adjuntándole una «carta de passo para los puertos» en favor de un mensajero judío del rey de Bugía, que no era otro que el ya citado Malequi:

  • 26 A. de la Torre, pp. 489-490.

Bayle general. Vuestra carta recebimos; y por ella vimos lo que nos embiauades a demandar, a saber es, el guiage para el judio, mensagero, embiado por el rey de Bogia; el qual luego mandamos despachar, y con la presente vos embiamos. Por ende rogamos y encargamosvos que, encontinente que hayais recebido el dicho guiage, jelo entregueys, y deys forma como luego, en la hora, se parta para nuestra corte, dondequiere que estuieremos. Y fazet venga con y en su companyia Martin Vençon, si ahi estuuiere; ca por semeiante les embiamos carta de passo para los puertos. Darles eys vos por ende toda la direction, para su venida necessaria, como de vos confiamos26...

18Posiblemente Malequi se trasladó a Valencia para lograr de las autoridades españolas que obligaran al patrón Antoni Joan a que le pagara una deuda que había contraído con él en negocios llevados a cabo en el puerto de Tenes. El monarca español, a instancias del rey de Bugía que intercedió por su súbdito judío, se dirigió a las autoridades valencianas en los siguientes términos:

  • 27 Ibid., pp. 526-527.

Per quant no es nostra intencio ni voluntat que la justicia sia a algu denegada, ans volem que a moros y a juheus e a christians, per nos e nostres officials, sia egualment ministrada, com no admetam excepcio de persones, per ço us manam que appellat e oyt lo dit mossen Antoni Joan, en tot lo que voldra dir e allegar en les coses sobredites, en aquelles e en cascuna de aquelles, façau y administreu, sumariament y de pla, sens scrit ni figura de proces, prompta y expedita justicia, no donant loch a excepcions ni dilacions algunes, que lo dit mossen Antoni Joan, en les coses sobredites, volgues conta justicia interposar; de manera que sobre aço no se bata mes a nos recorrer, ni lo dit juheu haia a star mes del temps, que de nos te limitat, per causa de certs negocie, en los quals, per seruey nostre, en Berbería ha a entendre; e axi despachan lo prest en justicia, com dit hauem; e no façau lo contrari, per quan teniu cara nostra gracia y en la ira e indignacio nostra desijan no incorrer27

19Es importante destacar que, contemporáneamente a la expulsión de los judíos de España, la Monarquía no tenía ningún escrúpulo en permitir sus actividades mercantiles en territorio español, garantizándoles la protección tanto de su persona, como de sus bienes e intereses. Naturalmente, las atenciones hacia los judíos tenían que ver con el hecho de que prestaban diversos servicios en beneficio de la Monarquía. En concreto, una de las actividades de Malequi fue su intervención en el rescate de los cautivos cristianos en poder del rey de Bugía. Sin duda alguna, tal cometido se realizó a satisfacción del Monarca ya que a finales del mismo año de 1494 se extendió un seguro a Malequi, que iba en compañía de dos norteafricanos, para que pudiera embarcar en cualquier puerto español:

  • 28 Ibid., pp. 527-528 y 532. La cita en p. 532.

Con todas sus ropas, mercadurías y otros bienes, azeytes y pasas que consigo leuara, pues que no sean cosas prohibidas y vedadas por la Sede Apostólica28.

20La posterior conquista española de Bugía (1510) no supuso la interrupción de las citadas actividades, ya que la colonia judía permaneció en el presidio mientras estuvo bajo dominio hispano, aunque este aspecto lo abordaremos al ocuparnos de los presidios conquistados por los españoles en el litoral norteafricano.

  • 29 B. López Belinchón, «Aventureros, negociantes y maestros dogmatizadores».
  • 30 En Argel en el siglo XVII los redentores solían alojarse en casas de los judíos (J. Caro Baroja, Lo (...)

21En el siglo XVII se produjo un desplazamiento del comercio hispano-argelino en dirección a Argel. Consecuentemente, se detecta la actividad de judíos de la citada ciudad en el comercio con los puertos españoles. Jacob Ferro, de origen portugués, mantenía correspondencia con el mercader converso de Málaga Miguel Gutiérrez Peña hacia 164329. Paralelamente, los judíos mantuvieron contacto de todo tipo con los esclavos cristianos de la Regencia, así como con los religiosos que dirigían el Hospital de cautivos y con aquellos que acudían puntualmente a cualquiera de los puertos y ciudades norteafricanas para proceder al rescate de los cautivos. Dado que la actividad comercial de los redentores fue una práctica usual, la existencia de vínculos mercantiles con los judíos fue permanente30.

  • 31 AHB, Protocols, J. Brossa, 1724-1725, fos 246-247.

22A comienzos del siglo XVIII diversas casas comerciales catalanas mantenían correspondencia con comerciantes judíos del Norte de África. La intensidad de los contactos explica el buen conocimiento que se tenía en los ambientes comerciales y marítimos catalanes de los citados judíos. Hacia 1712, el cerero catalán Francesc Elies importaba cera de Argel por medio de «Aron y Rabat Jacob Coen Jonatan y Ali Blincuas moros vezinos de la Ciudad de Argel». Dado que en 1725 aún existían unas cuentas pendientes, Elies otorgó poderes al patrón catalán Salvador Maço, a la sazón establecido en Menorca, para que «pueda pedir quenta y razon» a los mencionados comerciantes31. Notable es el caso de Samuel Coen, administrador de la firma Fort y Cía. establecida en Argel. Jacobus Jofré, marinero de Sitges, afirmaba que había efectuado varios viajes a Argel en los que había tenido contacto con Coen, del cual reconocía la escritura por haber visto numerosas cartas que había remitido a Barcelona. Lo mismo afirmó el botiguer de telas de Barcelona Josep Pi, quien al igual que Jofré había visto muchas cartas enviadas por Coen a Barcelona, por lo que sostenía

  • 32 Los testimonios se referían al periodo anterior a 1714 (Archivo Corona de Aragón, Consulado, exp. 1 (...)

haver ell testy concorregut ab alguns negocis de la dita Compañia que se son fets en la presente Ciutat, lo que es molt publich y notorio32.

  • 33 J. M. Torras Ribé, «Els corresponsals del comerç català amb Europa», pp. 127 y 138.
  • 34 J. M. Torras Ribé, «Els corresponsals del comerç català amb Europa», pp. 127 y 138.

23Un informe de 1716 que recogía una relación del total de corresponsales de los comerciantes catalanes en puertos extranjeros, señalaba que Francesc Jofré, posiblemente emparentado con Jacobus, y el también mercader barcelonés Ignasi Fontaner mantenían correspondencia con Argel a través de la firma Jacome Forte y Cía., administrada, recordémoslo, por Samuel Coen33. Por su parte la compañía Dalmases, Catà y Piria tenía correspondencia con Aron i Aliau Molco, también en Argel34.

  • 35 J. B. Vilar Ramírez, «Notas sobre las relaciones hispano-judías en Orán»; Id., «Los judíos de Argel (...)

24A fines del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX, las colonias judías de Argel y Orán (en manos argelinas desde 1792) continuaban interviniendo activamente en el tráfico hispano-argelino. Entre los comerciantes más destacados hay que citar a los Cabeça, Toledano, Darmon, Masias, Abudarhan, Bacri, Bendahan, Benichu, Benamor, Benaquet, etc. Estos comerciantes enviaron a los puertos de Málaga y Almería, controlados por las autoridades españolas que en Sevilla y Cádiz se oponían al avance francés, productos alimenticios de primera necesidad, caballos y ganados. También utilizaron el puerto de Gibraltar con la citada finalidad35.

25Al igual que habíamos visto al tratar de Marruecos, la competencia mercantil entre comerciantes españoles y judíos también dio lugar a enconados conflictos. José Alonso Ortiz, cónsul general y encargado de negocios españoles en Argel entre 1802 y 1809, así describía a la regencia argelina:

  • 36 J. Pradells Nadal, Diplomacia y comercio, p. 531.

Un país en el que el perjurio, la falsedad, la estafa y la mentira son máxima de gobierno [y añadía que era] un país en que la raza que los maneja [los hebreos] se alimenta de la infernal complacencia de ver abatidos agentes y gobiernos cristianos, deseándoles a éstos su aniquilación, y a los primeros su ignominia y que vivan siempre en una desesperación mortal (y no son exageraciones)36.

Los puertos tunecinos

  • 37 Para Costa y Belbiure, véase M. Gil Guasch, «Femando el Católico y los consulados catalanes en Áfri (...)

26Las noticias relativas a Túnez son más escasas que en los casos de Marruecos y Argel, aunque la intermediación de los judíos también se detecta a lo largo del período objeto de estudio. En 1507, un judío privado del rey de Túnez defendía a los comerciantes barceloneses Bernat Costa y Luis Belbiure, desplazados por negocios a dicho puerto, frente a Luis Soler, designado cónsul de los catalanes por Fernando el Católico, con quien tenían litigios pendientes37.

  • 38 Remitió a la Compañía 1.572,5 mestall de aceite y 100 cuarteras de jabón (Arxiu Diocesà de Barcelon (...)
  • 39 J. M. Torras Ribé, «Els corresponsals del comerç català amb Europa», pp. 127 y 138.
  • 40 En 1739 llegó a Barcelona la embarcación del patrón francés Jean Banadich, procedente de Túnez dond (...)

27Dos siglos más tarde, los judíos de Túnez continuaban interviniendo en estos intercambios. Durante los años 1710-1712 la barcelonesa «Companya de Tunis», que contaba en la Regencia con un corresponsal estable, el catalán Gispert, llevó a cabo buena parte de sus negocios con la colaboración de Abraham del Mar, miembro de la comunidad judía por cuyas manos pasaba el comercio tunecino38. Posteriormente, en 1716, los ya citados comerciantes Ignasi Fontaner y Francesc Jofré mantenían correspondencia con Josep Hudson y Abraham del Mar de Túnez. Por su parte, Joan Francesc Comelles lo hacía con Joan Ángel Bogo, en Tú nez39. La presencia de judíos originarios de Túnez en los puertos españoles se debió a causas totalmente involuntarias. Fue el caso de aquellas embarcaciones francesas, inglesas, o de otro pabellón, que llevaban pasajeros judíos tunecinos y se vieron obligadas a entrar en puertos españoles por diversas circunstancias, especialmente en casos de accidentes de navegación40.

Presidios españoles en el norte de África

  • 41 La colonia judía de Orán ha sido objeto de una copiosa bibliografía: J. Caro Baroja, Los judíos en (...)

28A raíz de la ofensiva hispana en el Norte de África diversas plazas fueron ocupadas, temporal o perpetuamente. En estos enclaves la presencia judía fue un factor de enorme importancia, hasta el punto de que les fue permitido su establecimiento. En realidad, tanto en la vertiente puramente política como en la militar, fueron imprescindibles a los gobernadores españoles de las plazas conquistadas. Sus conocimientos del Norte de África y su dominio del árabe y del beréber les permitieron actuar como informantes/espías y como intérpretes de los recién Llegados. No debe extrañar, por tanto, que se permitiera la instalación de comunidades judías en Orán, Bugía, Melilla, Larache y Ceuta41.

  • 42 Satorra recibió 50 ducados anuales por su intervención en la entrega de Orín. Ala muerte de Benzene (...)

29En el caso de Oran la autorización les fue concedida por el hecho de que el judío Samuel Satorra (Zatorra) fue uno de los primeros intérpretes que los españoles utilizaron en sus contactos con los argelinos de la zona, negociando juntamente con dos musulmanes la entrega de la plaza a los españoles en 1510. En pago al citado servicio, su familia y la de los Cansino y los Benzamerro (Semerro, Zumerros) fueron autorizadas a permanecer en Orín. Abrahen Benzenegro también jugó un papel importante al servicio de las autoridades españolas ya que se le asignaron 50 doblas anuales, mientras que otro judío recibió algunas piezas de paño por haber salvado a unos náufragos cristianos en 1510. Los judíos prestaron otros variados servicios a los españoles, incluso el de conducir las cabalgadas o razzias hispanas en el campo fronterizo en busca de esclavos, ganado, mieses, etc.42.

  • 43 J. Ma Doussinage, La política internacional de Fernando el Católico, pp. 208-209; R. Gutiérrez Cruz(...)

30Como consecuencia de lo anterior, muy tempranamente los judíos comenzaron a desempeñar un valioso cometido en la economía de los presidios, especialmente en su actuación como intermediarios del comercio hispano con el hinterland de los citados enclaves. Para que pudieran llevar a cabo el citado cometido la Monarquía colocó bajo su protección a los judíos de Tremecén, Benarax y otros lugares. En 1512, Fernando el Católico extendió una Real Cédula dirigida al gobernador de Orán, por la que dispuso que el rey de Tremecén pudiera recaudar los derechos que le pertenecían por medio de tres musulmanes y dos judíos (Y saque Cansino y Abrahen Semerro) en una casa de la plaza. Asimismo, Cansino y Semerro ejercieron como embajadores ante el rey de Tremecén en 1511 y 1512. El importantísimo papel que los judíos realizaban en la economía del presidio fue claramente percibido por las autoridades de Orán. Un informe de la plaza solicitaba que se autorizase la instalación de veinte familias judías, lo que permitiría que el presidio pudiera obtener unos ingresos anuales de 27.000 doblas. El lugarteniente del justicia mayor de Oran afirmó tajantemente que sin los judíos «no vale nada el trato desta çibdad porque moro ninguno no comprara sino por mano de judío por cosa del mundo»43.

31Samuel Satorra, además de efectuar diversos préstamos a las autoridades de Orán y de ser factor del pagador López Ortiz de Ayala durante los años 1514 y 1515, se encargó de recaudar, junto con Gisberte de Santa Fe, las parias que debía satisfacer el rey de Tremecén. También intermedió en negocios mercantiles entre comerciantes cristianos (como fue el caso del justicia Martín de Argote) y notables musulmanes (el xeque Fisteli) como se demuestra por las variadas mercancías sacadas de Tremecén que entregó hasta 1516 al citado Argote:

  • 44 También le vendió laca por valor de doscientas doblas. Otro comerciante judío que igualmente tuvo n (...)

Dos mantas blancas e una colorada, costaron nueve doblas. Mas quarenta panes de açucar, valían diez doblas. Mas dos pieças de lino, costaron diez doblas. Mas dos marlotas de seda que costaron veynte doblas. Mas unos cordones de seda azul, costaron seys doblas. Mas un albornoz de seda negra que costo doze doblas. Mas una dozena de alpargatas que costaron tres doblas y inedia. Mas tres arambeles labrados que costaron veynte e quatro doblas. Mas una cadena de oro de tibar que pesava çinquenta doblas e costa sesenta moriscas. Mas un anillo de oro con turquesa, costo seys ducados. E una caxa de dátiles que valia çinco doblas e otra caxa de datiles de [...] Mas dos tareas de cueros que son una dozena, quando vino de tremeçen costaron ocho doblas. Mas dos cargas de trigo que valían dos doblas. Mas le a dado el dicho Symuel Çatorra en trigo e cebada cantidad de treynta doblas. De çera e azeyte e xabon, cantidad de çinquenta doblas. Mas le dio el dicho Çatorra un buey, lo del buey [...] doblas. Dize el mismo Çatorra e el xeque Fisteli, moro. Dizelo tambien Hernando de Castro, y que el lo peso en la carnicería por mandado del dicho Martin de Argote. Lo del anillo dize solo Çatorra. Todo lo otro dizen el mismo Çatorra e dos judíos criados suyos44.

  • 45 J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, pp. 432-433.

32Igualmente interesante es el caso de Juan de Bilbao, judío que entre 1512 y 1516 fue agente de comercio en Orán del mercader vasco Juan de Bilbao (de quien tomó su nombre). Posteriormente, el gobernador del presidio lo convirtió en su despensero. Sin duda alguna, la actividad mercantil de Juan de Bilbao II (como lo llama Caro Baroja) no debió limitarse a las importaciones procedentes de la Península, sino que también debió mantener negocios con los magrebíes (tanto musulmanes como judíos)45.

  • 46 R. Gutiérrez Cruz, Los presidios españoles del Norte de África, pp. 40 y 370-382.

33Los beneficios que deparaban a los judíos su actividad mercantil suscitaron la codicia del justicia Martín de Argote. Éste, además de negarse a reconocer las mercancías que le fueron entregadas por diversos comerciantes judíos, los encarceló con la excusa de que practicaban su religión (algo que les estaba permitido por Real Cédula). Una vez liberados, Satorra y los demás implicados se marcharon a Tremecén, no volviendo a Orán hasta la llegada de un juez de residencia. Este último, Lope Hurtado, restableció el clima de tolerancia para con los judíos atendiendo a que «en este Çatorra esta hazerse todo el trato desta çibdad»46.

  • 47 Como consecuencia de esta frustada operación mercantil se calculó que se perdieron más de 1.000 duc (...)
  • 48 J. I. Pulido Serrano, «Consentir por necesidad».

34Los judíos también tuvieron valedores en las autoridades del campo fronterizo, igualmente interesados en su actividad. El alcaide Hamet se negó a adquirir mercancías en Orán al no concedérsele que Satorra actuara como intermediario47. El mismo sentido hay que darle al hecho de que las capitulaciones acordadas en 1545 entre el rey de Tremecén y el conde Alcaudete, gobernador de Orán, fijaran entre sus cláusulas la libertad a los judíos de Tremecén para establecerse en Orán y otros presidios españoles48.

  • 49 Diversos judíos proporcionaron préstamos a los gobernadores de la plaza en momentos de penuria, com (...)
  • 50 J. Caro Baroja, Inquisición, brujería y criptojudaismo, p. 63; Id., Los judíos en la España moderna (...)
  • 51 Saportas tuvo negocios mercantiles con Domingo Gómez Nuñez, de origen portugués y mercader portugué (...)
  • 52 Acosta estuvo en contacto en Madrid con Jacob Cansino (J. Caro Baroja, Los judíos en la España mode (...)
  • 53 J. I. Pulido Serrano, «Consentir por necesidad».
  • 54 B. López Belinchón, «Aventureros, negociantes y maestros dogmatizadores».

35Todo indica que el papel de los judíos en la economía de Orán se incrementó en el siglo XVII49. Entre los elementos más destacados de la colonia en esta centuria cabe señalar a Jacob Cansino (entre 1623 y 1646, estuvo tres veces en Madrid, fue intérprete oficial árabe del gobernador de Orán y, al menos desde 1625, del conde-duque de Olivares) Jacob y Samuel Saportas, este último xeque de la comunidad. El hecho de que Cansino ofreciese al Monarca un donativo de 800.000 ducados en nombre de la comunidad judía de Oran permite afirmar que fue la actividad mercantil de los judíos oraneses entre cristianos y musulmanes la que posibilitó una donación tan importante50. También fue importante el paso por la corte española de Jacob Saportas, quien realizó una misión por encargo del sultán marroquí51. Hacia mediados del siglo XVII numerosos judíos del Norte de África se instalaron en los puertos españoles con gran escándalo de la Inquisición. Entre los numerosos casos se encuentra los de los comerciantes Diego Francisco Carlos, nacido en Orán y residente en Málaga, condenado por la Inquisición en 1672, así como Luis de Acosta, nacido en Fez, cordonero de seda, quien también estuvo al servicio del Conde-Duque52. Este continuo ir y venir facilitó el que los citados individuos llevaran a cabo multitud de negocios mercantiles. Los Cansino y los Saportas estuvieron durante todo el siglo XVI y el XVII abasteciendo a Orán de trigo y cebada argelina. Jacob Cansino llegó a proponer en 1637, aunque sin éxito, una Compañía, cuyo protector debía ser el conde-duque de Olivares, para potenciar el cultivo de trigo y su control en el hinterland oranés. A comienzos del siglo XVII, los Saportas introducían bonetes españoles en el Norte de África. Jacob Saportas, llegado a Madrid en 1642, fue denunciado por la Inquisición por tener «armadas lonjas de comercio como las tienen los mercaderes desta Corte». David el Hatat, judío de Orán, se encargó hacia 1649 de llevar trigo de Berbería a Málaga y de transportar productos españoles a Orán53. Entre los judíos que se fueron incorporando a Orán en este período hay que citar a Francisco Gutiérrez, de Alcazarquivir, que proveyó a Orán de mercancías de Tremecén en 160154.

  • 55 Felipe viajó a Oran por motivos familiares. Su hermano Manuel, residente en Alicante, fue el herede (...)

36Incluso cabe añadir la instalación definitiva en territorio español de conversos originarios del presidio de Orán. Uno de los casos mejor conocidos fue el de Felipe de Moscoso, miembro de una destacada familia de la colonia judía. Convertido al cristianismo, se instaló en Alicante donde desempeñó un importante papel en el gran comercio, llegando a ser uno de los dirigentes de la corporación mercantil local entre 1660 y 1686. Entre sus actividades mercantiles interesa destacar las mantenidas con su tío Samuel y su primo Salomón Saportas, que habitaban en Oran, y con su padre Jacob, quien tras ser expulsado del presidio norteafricano se estableció en Génova55.

  • 56 B. Alonso Acero, «Judíos en un mundo de frontera»; J. I. Pulido Serrano, «Consentir por necesidad».

37Como es sabido los judíos fueron expulsados de Orán en 1668. Los beneficios que sus variadas actividades proporcionaron a la Corona no sirvieron finalmente de nada a la hora de evitar la expulsión. Tres fueron los motivos fundamentales que explican esta drástica medida: los conflictos religiosos entre las dos religiones56, el temor a un importante crecimiento numérico de la colonia judía y, por último, la lucha por el control de las actividades económicas y fuentes de ingresos existentes en el presidio.

  • 57 Ibid.

38El temor al crecimiento demográfico de los judíos en Orán se acentuó como consecuencia de las terribles penurias padecidas por una guarnición siempre reducida y continuamente hostigada por los argelinos fronterizos. De ahí, la política tendente a limitar el número de familias (o «casas» judías) en la plaza. En 1554, se limitó a 10, aunque tuvo que elevarse a 18 en 1598. Sin embargo, el número de individuos continuó creciendo a pesar de algún breve período en el que experimentó una clara disminución: en 1591, 220 individuos, 70 unos ocho años después, 277 en 1613, cerca de 300 en 1662 y unos 466 en el momento de la expulsión. No fue, por tanto, casual que en 1591 y 1598 surgieran diversas tentativas, aunque fracasadas, para forzar la expulsión de los judíos57.

  • 58 Ibid

39Los grandes beneficios obtenidos por los judíos en las diversas actividades (ingresos del comercio, salarios de intérpretes, botín en su calidad de guías, etc.) que practicaban, suscitaron envidiosas apetencias entre los gobernantes, intérpretes y comerciantes españoles. En todos prendió el deseo de prescindir de aquellos y hacerse con sus elevados ingresos. Es lo que sucedió con Martín Argote en los primeros años del siglo XVI. Los intentos por suplantar a los judíos arreciaron a fines de la centuria, como lo demuestran las instancias elevadas por las autoridades locales a la Corona en 1598 y 1613 para que prohibiera, o limitara, la práctica mercantil a los judíos, incluida la llevada a cabo con las poblaciones fronterizas. Los argumentos utilizados, que se repitieron hasta el momento de su expulsión, fueron que los judíos acaparaban las mercancías y provocaban su encarecimiento. Naturalmente, los judíos respondieron elevando su protesta al mismo Monarca, como sucedió en 160558.

  • 59 El cargo de intérprete del gobernador estaba dotado con 25 ducados de plata mensuales. Fueron expul (...)
  • 60 B. Alonso Acero, «Entre la aceptación y el rechazo»; J.-Fr. Schaub, Les juifs du roi d’Espagne.

40En definitiva, los citados temores, recelos y rivalidad estuvieron presentes en la campaña emprendida en pro de la expulsión de los judíos, que culminó con una orden secreta de 1668 por la que fueron expulsados al año siguiente59. Sin embargo, la necesidad de contar con el elemento judío se puso nuevamente de relieve en 1734, dos años después de que los españoles recuperasen la plaza, que habían perdido en 1708, cuando se le volvió a permitir su entrada60.

  • 61 Como comerciantes también destacaron Zufre y Yusufe, ver R. Gutiérrez Cruz, Los presidios españoles (...)

41En Bugía también se comprueba la existencia de una comunidad judía, que llegó a alcanzar en el siglo xv I el centenar de individuos. Sus miembros contribuyeron al abastecimiento de los suministros y materiales (parte de los cuales podrían haber sido adquiridos del hinterland argelino) que necesitaban las autoridades del Peñón, a las que también concedieron diversos préstamos. Entre los prestamistas más notables destacó Bencidoque61.

  • 62 J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, p. 229; M. Garcia-Arenal, «L (...)
  • 63 T. García Figueras y C. Rodríguez Joulia Saint-Cyr, Larache, Datos para su historia en el siglo XVI (...)

42En Larache también se detecta una colonia judía en el período en el que esta plaza estuvo en poder español (1610-1689). Salomón Pariente, que intervino como intermediario en las negociaciones que desembocaron en la cesión del enclave a España por parte de los marroquíes, consiguió autorización para establecerse con su familia62. En 1644, tres judíos habían conseguido erigir modestos establecimientos. Paralelamente, los judíos del campo exterior acudían regularmente a vender sus géneros en Larache63.

43En Melilla (conquistada en 1497) no se instalaron (o no se les permitió instalarse) los judíos. Sin embargo, los establecidos en el campo fronterizo, además de las labores de informantes e intérpretes (truchumanes o trujimanes), llevaron a cabo una importante actividad mercantil. Alonso de Gurrea, gobernador del presidio, envió una carta a la reina regente en 1556 en la que le escribía:

  • 64 J. Salafranca Ortega, Hechos, realizaciones y andanzas de los primeros judíos melillenses; Id., La (...)

Quanto a lo que Vra. Alteza me manda que yo trabaje con estos Moros si se pudiera comprar dellos algun trigo, no ha lugar, aunque yo he concertado con un jodio de Belez que me traiga trigo de allá con tal que yo le dé seguro para que pueda entrar en la Laguna con nabio por sal y le dé seguro de las galeras y de los nabios que binieron a entrar. Cosa que conbiene. Es jodio y no le doi crédito hasta que lo vea por la obra. Vra. Alteza me abise de lo que fuese servida y facultad para que le pueda mandar dar el seguro64.

44Aunque la anterior operación no se llevó finalmente a cabo, la labor de los comerciantes judíos no se interrumpió. En 1559 fueron admitidos en la plaza:

  • 65 J. Salafranca Ortega, La presencia hebrea en Melilla hasta 1874, cita p. 10.

Un Judio y un Moro en amaneciendo y, de que tubieron seguro el campo, llegaron con un asnillo, diziendo que eran mercaderes con quatro çurrones de dátiles e que los enbiaba un Jeque de Alarabes65.

  • 66 B. López Belinchón, «Aventureros, negociantes y maestros dogmatizadores».
  • 67 En el siglo XVIII, estaba en la plaza en calidad de presidiario Moises Melul, judío con negocios en (...)
  • 68 J. E, López de Coca-Castañer, «Vélez de la Gomera y su puerto durante la primera mitad del siglo XV (...)

45Posteriormente, en 1608, Juan Bautista Ramírez, estudiante rabínico de Fez, se trasladó a Sevilla (ciudad en la que vendía lienzos por las calles) desde Melilla66. A partir de entonces, las noticias sobre los judíos se hacen más raras. Una única mención, datada en el siglo XVIII, se refiere a un individuo originario de Gibraltar que purgaba una condena en el presidio67. Por último, también se detecta la presencia de negociantes judíos en el peñón de Vélez de la Gomera, cuando lo ocuparon tropas españolas en la primera mitad del siglo XVI68.

  • 69 C. Gozalbes Cravioto, «La judería y los judíos en la Ceuta medieval»; C. Posac Mon, «Ceuta. La últi (...)
  • 70 Recuérdese que el período portugués no interesa en el presente trabajo.

46Similar a los anteriores fue el caso de Ceuta, plaza que contó con una colonia judía que no fue expulsada hasta comienzos del siglo XVIII, aunque es posible que alguno de sus miembros continuara en ella durante todo el Setecientos. Los judíos tuvieron presencia en la plaza a lo largo del período medieval y del dominio portugués (1415-1640/1668)69. A partir de 1640, cuando la plaza entra en la esfera de influencia castellana con motivo de la separación de Portugal70, continuó practicándose la misma política respecto a los judíos, tal como el Monarca ordenó al gobernador de Ceuta en 1650 sobre

  • 71 J. de Esaguy, Libro de los veedores de Ceuta, p. 201.

Lo que se podría hazer para con toda seguridad y sin Riesgo alguno de esa plaza se continuara el trato y el comercio con los moros en la forma que antes se hacia [...] guardeis los Regimientos antiguos sobre la Residencia de los moros y judios en esa ciudad71.

  • 72 M. Míguez Núñez y J. L. Martínez López, Ceuta también es Sefarad, f° 38. Debo la información a José (...)

47La posterior integración de pleno derecho de Ceuta en la corona de Castilla, que se produjo en 1668, no supuso ningún cambio sustancial en la tolerancia tenida para con los judíos. El hecho es tanto más notable cuanto que ese mismo año se decretó la expulsión de los judíos, hecha efectiva al año siguiente. Por esos años se detectan diversos conflictos motivados por deudas entre judíos y cristianos de la plaza. Sirva de ejemplo el pleito mantenido en 1678 por Abraham Tobí y Francisca Caña de Mendoza. Otro ejemplo similar lo proporciona el enfrentamiento entre Benjamín Gabay y varios canónigos de la Catedral que habían contraído una deuda con el primero72.

  • 73 C. Posac Mon, «Ceuta. La última judería del Imperio español», p. 42.
  • 74 En el siglo XVIII se registraron cinco nacimientos de judíos en la plaza (A. Carmona Portillo, Ceut (...)

48Es posible que tales pleitos fueran creando un clima adverso hacia los judíos. En 1681, el gobernador de Ceuta decidió el cierre de la sinagoga. Esta medida, que fue recurrida por los valedores de los afectados, y que continuaba pendiente de resolución en 1684, no se refería de ninguna manera a la expulsión de los judíos, cuyos restantes derechos fueron respetados. Posteriormente, hacia 1708, el gobernador de la plaza consiguió que una nueva propuesta de expulsión de los judíos fuera aprobada por la Monarquía. Entre los nombres de aquellos que se vieron obligados a abandonar Ceuta en dirección a Marruecos, figuraban Israel, Levi Pardo, Mosen Hazan, Monzón, Escudero y algunos más73. Sin embargo, todo parece indicar que durante todo el siglo XVIII los judíos continuaron siendo recibidos esporádicamente en el presidio, siempre por motivos comerciales74.

  • 75 J. Torrejón Chaves, «Gobierno y economía de Argel en el siglo XVII», cita p. 306.

49En todo caso, el interés que la participación judía en el comercio tenía para los contemporáneos se pone de manifiesto en las postrimerías del reinado de Felipe III, cuando un autor anónimo envió una información secreta al Monarca animándole a emprender la conquista de Argel. Proponía que, en caso de conquista, se permitiera que siguieran viviendo en la ciudad los judíos que morasen en ella con anterioridad. Sobre un cálculo de mil casas de judíos proponía que se le cobrasen 20 ducados anuales por casa, en total unos 20.000 ducados. Además, el Rey se reservaría las tiendas y boticas de aquellos, a los que las cedería mediante el pago de 10 ducados anuales, otros 10.000. En total, unos 30.000 ducados, que no deja de ser cifra minúscula si la comparamos con los 800.000 ducados que los judíos de Orán ofrecían contemporáneamente a Felipe IV75.

50Naturalmente, hay que plantearse de nuevo hasta qué punto los presidios españoles fueron lugares en los que se concretó el comercio hispano-musulmán. Es indudable que la actividad comercial, intermitente e irregular, de las plazas con su hinterland tuvo una cierta importancia, aunque la historiografía hispana haya pasado de puntillas en este aspecto.

Puertos europeos

  • 76 Para el caso de Liorna, véase J.-P. Filippini, «Les juifs d’Afrique du Nord et la communauté de Liv (...)
  • 77 S. Boubaker, La Régence de Tunis au XVIIe siècle, pp. 119,134-136, 153, 168 y 225; Id., «Simon Merl (...)

51En numerosos puertos del Sur de Europa se instalaron parte de los judíos expulsados de España, así como otros procedentes del Norte de África, Desde estos puertos intervinieron activamente en el comercio indirecto entre los dominios españoles y el litoral norteafricano. Poco a poco los comerciantes judíos instalados en puertos italianos, especialmente Liorna desde fines del siglo XVI, fueron tomando el control de los intercambios hispano-magrebíes, especialmente la introducción en Berbería de las «piastres de Séville»76 Paralelamente, y al menos durante el siglo XVII, controlaban la reexportación hacia la regencia tunecina de las lanas finas españolas, especialmente las de Segovia. Este producto fue considerado como «de l’or en barre» en Túnez, llegando a alcanzar un precio diez veces mayor que el de la lana local entre 1685 y 170477.

  • 78 J. B. Vilar Ramírez, «Femando VII, la Inquisición y los judíos de Gibraltar», pp. 6-10 y 10-13; Id. (...)

52Posteriormente, las colonias judías de Menorca y Gibraltar, bajo el dominio inglés a partir de 1704, también fueron importantes en este tráfico. A pesar de que el artículo décimo del tratado de Utrecht referido a la ocupación inglesa de la Isla y del Peñón establecía que no podrían establecerse en ambos lugares ni hebreos, ni norteafricanos, lo cierto es que no tardaron en instalarse en ambas colonias, especialmente en la plaza andaluza78. De ahí, que cuando los franceses conquistaron Menorca entre 1756-1763, las autoridades españolas confiaban en que

  • 79 AHB, Fons de Sanitat, serie I, vol. X, fos 12-13, el marqués de la Mina, capitán general de Cataluñ (...)

los hebreos, y griegos que havia establecidos en la misma Isla, salieran de ella despues de la mencionada Conquista, conforme a la Capitulacion que entonces se hizo79.

  • 80 Para la colonia judía de Gibraltar, véase J.-L. Miège, «Les juifs de Gibraltar au XIXe siècle».
  • 81 J. B. Vilar Ramírez, «Fernando VII, la Inquisición y los judíos de Gibraltar»; Id., «Los judíos de (...)

53La colonia judía de Gibraltar, parte de la cual era de origen magrebí, intervino de forma muy activa en los intercambios hispano-magrebíes e hispano-marroquíes en particular80. Importantísimo fue su papel como receptora de productos (cereales, aceite, caballos, ganados, etc.) que desde Argelia se dirigían a Sevilla y a Cádiz, acuciadas por el avance de las tropas napoleónicas. Tras el conflicto, los judíos gibraltareños continuaron desempeñando un importante papel en el comercio hispano-magrebí gracias a sus conexiones con Argel, Orán, Túnez y los puertos marroquíes. Entre los más destacados comerciantes se encontraban Israel Cabeça, Aaron Cardozo, Tauriel, Serrucha, Benseria, Benoliel, Ángel, Gabisson y Tubiana81.

54En definitiva, los judíos norteafricanos fueron unos intermediarios muy importantes en las relaciones mercantiles (además de las políticas, diplomáticas e, incluso, bélicas) entre España y el Magreb. Esto fue posible porque el citado tráfico mercantil no se interrumpió (salvo temporales y parciales prohibiciones de uno u otro lado) a lo largo del período de enfrentamientos que transcurrió entre 1492-1509 (conquista cristiana del reino de Granada y comienzos de la ofensiva española en el Norte de África, respectivamente) y 1767-1791 (período en el que se firmaron tratados de paz y comercio entre España y los países norteafricanos). El dominio de las lenguas española, árabe y las distintas variantes beréberes, unido al conocimiento del Norte de África y a las sólidas posiciones adquiridas tanto en el mercado magrebí como en la corte de sultanes, reyes, deys y beys, explica que los judíos pudieran desempeñar el citado papel desde la costa norteafricana. Además, la cultura común compartida con cristianos nuevos y conversos peninsulares permitió a los judíos desempeñar idéntico papel en la Península.

55Sin embargo, no debe creerse que los judíos fueron los únicos intermediarios en el comercio hispano-magrebí. También intervinieron españoles cristianos viejos, franceses, ingleses, holandeses, genoveses, etc., así como moriscos (que compartían ventajas similares a las que poseían los judíos, aunque su participación diferenciada fue de corto recorrido dada su rápida difuminación como comunidad a uno y otro lado del Estrecho), redentores, esclavos (musulmanes en España y cristianos en el Magreb) y renegados.

56De ahí que para calibrar la verdadera importancia de los judíos en el comercio hispano-magrebí sea absolutamente necesario avanzar en nuestro conocimiento del citado tráfico. No obstante, su papel en este cometido viene dado por el hecho de que fueron necesarios por las razones ya citadas a los monarcas españoles y norteafricanos. Sus cualidades fueron apreciadas y utilizadas por las dos partes (informantes, espías, interlocutores, embajadores, agentes económicos, etc.).

57En el caso español, resultaron imprescindibles en las plazas ocupadas en el litoral norteafricano (Orán, Bugía, Larache, Melilla, Vélez y Ceuta). La importancia política, estratégica y económica de Orán, así como el de su comunidad judía, ha obscurecido lo sucedido en los demás presidios. Especialmente el hecho de que en Ceuta y Larache también formaron parte de las poblaciones locales y el que pudieran permanecer en ellas más allá de 1669. Es decir, la expulsión de Orán fue una medida local, e incluso reversible ya que, como se expuso, los judíos fueron autorizados a establecerse nuevamente en la plaza tras la conquista española de 1732.

58En suma, la participación de los judíos magrebíes en los intercambios hispano-marroquíes pudo llevarse a cabo perfectamente tanto a través del comercio directo entre los puertos españoles y norteafricanos (que fue posible a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII), como a partir del realizado desde diversos puertos europeos (Marsella, Liorna, Gibraltar, etc.). Además, hay que añadir que, especialmente durante los siglos XVI y XVII, fue usual la práctica de viajes puntuales, e incluso la permanencia estable, de comerciantes judíos en los puertos españoles y en la Corte, tanto comisionados por las autoridades magrebíes o al servicio de los monarcas españoles como por cuestiones de negocios propios. No menos evidente fue que la actividad comercial de los judíos entre españoles y magrebíes continuó, activándose de manera espectacular, a lo largo del siglo XVIII.

59En definitiva, la labor de intermediarios mercantiles de los judíos magrebíes entre España y los países norteafricanos, posible por la existencia del comercio entre ambas partes a lo largo del período estudiado, tuvo gran importancia por lo que se hace necesario prestarle mayor atención de la que ha merecido hasta el momento.

Bibliographie

Bibliografía

Abitbol, Michel, «Judíos ibéricos, musulmanes y cristianos tras la expulsión. El caso norteafricano», en Henry Méchoulan (ed.), Los judíos de España. Historia de una diáspora (1492-1992), Madrid, Trotta, 1993, pp. 486-489.

Abulafia, David, A Mediterranean Emporium. Tbe Catalan Kingdom of Majorca, Cambridge, Cambridge University Press, 1994.

Alonso Acero, Beatriz, «Judíos y musulmanes en la España de Felipe II. Los presidios norteafricanos, paradigma de la sociedad de frontera», en José Martínez Millán (dir.), Felipe II (1527-1598). Europa y la Monarquía Católica. Actas del Congreso Internacional Felipe II: Europa dividida. La Monarquía Católica de Felipe II (Madrid, 20-23 de abril de 1998), [5 vols. en 4 tomos], Madrid, Parteluz, 1998, t. II: Economía, hacienda y sociedad, pp. 11-28.

– «Entre la aceptación y el rechazo. La presencia judía en Orán (1589-1639)», en Judit Targarona Borrás y Ángel Sáenz-Badillos (eds.), Jewish Studies at the Turn of the Twentieth Century (Toledo, July 1998), [2 vols.], Leiden-Boston, E. J. Brill, 1999, t: II: Judaism from the Renaissance to Modern Times, pp. 430-439.

– «Judíos en un mundo de frontera. Los recelos cristianos hacia la presencia judía en Orán», en este mismo volumen, pp. 223-243.

Amram Cohen, Rica, «Juifs et musulmans dans la ville de Ceuta à la lumière de la documentation latine de la moitié du XVIe à la moitié du XVIIe siècle», en Michel Abitbol (ed.), Relations judéo-musulmanes au Maroc. Perceptions et realités, París, Stavit, 1997, pp. 79-89.

Arribas Palau, Mariano, «Datos sobre Samuel Sumbel y sus relaciones con España», Sefarad, 15, 1980, pp. 121-139.

Ashtor, Eliyahu, «The Jews in the Mediterranean Trade in the Fifteenth Century», en Jürgen Schneider (ed.), Wirtschaftskräfte und Wirtschaftswege. Festschrift für Hermann Kellenbenz (5 vols.), Stuttgart, Klett-Cotta, 1978-1981, t. I (1978), Mittelmeer und Kontinent, pp. 449-450.

Ayoun, Richard, «Argelia y Túnez: de los siglos XIII al XX», en Henry Méchoulan (ed.), Los judíos de España. Historia de una diáspora (1492-1992), Madrid, Trotta, 1993, pp. 475-485.

Bejarano Robles, Francisco, «Reanudación del comercio de Málaga con África bajo los Reyes Católicos», en Homenaje a Guillermo Guastavino, Madrid, Asociación Nacional de Bibliotecarios, Archiveros y Arqueólogos de España, 1974, pp. 429-441.

Benady, Tito, «Las comunidades del Norte de Marruecos», en Henry Méchoulan (ed.), Los judíos de España. Historia de una diáspora (1492-1992), Madrid, Trotta, 1993, pp. 507-514.

Boubaker, Sadok, «Simon Merlet, marchand marseillais dans la Régence de Tunis (1693-1741)», Provence historique, 137, 1984, pp. 327-343.

– La Régence de Tunis au XVIIe siècle. Ses relations commerciales avec les ports de l’Europe méditerranéenne, Marseille et Livourne, Túnez, Zaghouan, 1987.

– « Les Majorquins à Tunis au XVIIe siècle », en Gonçal López Nadal (ed.), El comerç alternatiu. Corsarisme i contraban (ss. XV-XVIII). VIII Jornades d’Estudis Històrics Locals (Palma de Mallorca, 24-25 de novembre 1989), Mallorca, Institut d’Estudis Baleàrics, 1990, pp. 163-173.

Braudel, Fernand, «Les Espagnols et l’Afrique du Nord de 1492 à 1557», Revue africaine, 69, 1928, pp. 184-233 y 351-428.

– El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II (2 vols.), Mexico – Madrid - Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 1976.

Cabrillana Ciezar, Nicolás, «Notas sobre las relaciones de Málaga con el Norte de África en el siglo XVI», Cuadernos de la Biblioteca Española de Tetuán, 17-18,1978, pp. 215-232.

Cantera Montenegro, Enrique, «El asentamiento de judíos castellanos en el Norte de África tras la expulsión de 1492. Causas y consecuencias», en Eduardo Ripoll Perelló (ed.), El Estrecho de Gibraltar. Actas del I Congreso International (noviembre 1987), [4 vols.], Madrid, UNED, 1988, t. II: Historia de la Edad Media, pp. 277-288.

Carmona Portillo, Antonio, Ceuta española en el Antiguo Régimen (1640 a 1800). Análisis demográfico y socio-económico del segundo periodo de la presencia española en la ciudad, Ceuta, Consejería de Cultura, 1996.

Caro Baroja, Julio, Inquisición, brujería y criptojudaismo, Barcelona, Ariel, 1970.

– Los judíos en la España moderna y contemporánea (2a ed.), [3 vols.], Madrid, Itsmo, 1978.

Cazès, David, Essai sur l’histoire des Israélites de Tunisie. Depuis les temps les plus reculés jusqu’à l’établissement du protectorat de la France en Tunisie, París, Armand Durlacher, 1888.

Doussinage, José María, La política internacional de Fernando el Católico, Madrid, Espasa-Calpe, 1944.

Dufourcq, Charles-Emmanuel, L’expansió catalana a la Mediterrània occidental (segles XIII i XIV), Barcelona, Vicens Vices, 1969.

Esaguy, José de, Libro de los veedores de Ceuta. Libro Grande de Sampayo (1505-1670), Tánger, Editorial Tánger, 1939.

Filippini, Jean-Pierre, « Les juifs d’Afrique du Nord et la communauté de Livourne au XVIIIe siècle», en Jean-Louis Miège (dir.), Les relations intercommunautaires juives en Méditerranée occidentale (XIIIe-XXe siècles). Actes du colloque international de l’Institut d’histoire des pays d’outre-mer et du Centre de recherches sur les juifs d’Afrique du Nord (Abbaye de Sénanque, mai 1982), Paris, CNRS, 1984, pp. 60-69.

Galindo y de Vera, León, Historia, vicisitudes y política tradicional de España respecto de sus posesiones en las costas de África. Desde la monarquía gótica y en los tiempos posteriores a la Restauración hasta el último siglo, Madrid, Imprenta y Fundición de Manuel Tello, 1884.

García-Arenal, Mercedes, «Los judíos de Fez a través del proceso inquisitorial de los Almosnino (1621)», en este mismo volumen, pp. 153-187.

García-Arenal, Mercedes, y Gerard Wiegers, Entre el Islam y Occidente. Vida de Samuel Pallache, judío de Fez, Madrid, Siglo XXI, 1999 (citado M. García-Arenal y G. Wiegers, Vida de Samuel Pallache, judío de Fez).

García Figueras, Tomás, y Carlos Rodríguez Joulia Saint-Cyr, Larache. Datos para su historia en el siglo XVII, Madrid, Instituto de Estudios Africanos, 1973.

Gil Guasch, Miguel, «Fernando el Católico y los consulados catalanes en África», en V Congreso de Historia de la Corona de Aragón (Zaragoza, 4-12 de octubre de 1952), [5 vols.], Zaragoza, Diputación Provincial - Institución Fernando el Católico, 1955-1961, t. III (1956, Alberto Boscolo [ed.]), Fernando el Católico e Italia, pp. 105-122.

Gómez Barceló, José Luis, «Evolución de calles y barrios en el istmo de Ceuta, coetánea al cerco de 1694-1727. Esbozo de un noménclator para su estudio», en Eduardo Ripoll Perelló y Manuel F. Ladero Quesada (eds.), El Estrecho de Gibraltar. Actas del II Congreso International (noviembre 1990), [5 vols.], Madrid, UNED, 1995, t. IV: Historia Moderna, pp. 387-404.

Gordillo Osuna, Manuel, Geografía urbana de Ceuta, Ceuta, Instituto de Estudios Ceutíes, 1972.

Gozalbes Busto, Guillermo, «Convivencia judeo-morisca en el exilio», Espacio, Tiempo y Forma. Historia Moderna, 6, 1993, pp. 85-107.

Gozalbes Cravioto, Carlos, «La judería y los judíos en la Ceuta medieval», Boletín de la Asociación Española de Orientalistas, 17, 1982, pp. 259-276.

Guiral-Hadziiossif, Jacqueline, «Les relacions commercials del Regne de Vàlencia amb Berbería al segle XV», en Antoni Furió (ed.), València, Un mercat medieval, Valencia, Diputació de València, 1985, pp. 277-324.

– « L’apport des communautés juives et musulmanes au commerce maritime de Valence au XVe siècle », en Maria Christina Chatzioannou y Anna Tabaki (eds.), Économies méditerranéennes. Équilibres et intercommunications (XIIIe-XIXe siècles). Actes du IIe colloque international d’histoire (Athènes, 18-25 septembre 1983), [3 vols.], Atenas, Fondation nationale de la recherche scientifique, 1986, pp. 461-474.

– Valence. Port méditerranéen au XVe siècle (1410-1525), París, Publications de la Sorbonne, «Série Histoire Moderne» (20), 1986.

Gutiérrez Cruz, Rafael, Los presidios españoles del Norte de África en tiempo de los Reyes Católicos, Melilla, Consejería de Cultura, Educación, Juventud y Deporte, 1997.

Gutwirth, Eleazar, «El comercio hispano-magrebí y los judíos (1391-1444)», Hispania, 159, 1985, pp. 199-205.

Hinojosa Montalvo, Jesús, «Solidaridad judía ante la expulsión. Contratos de embarque (Valencia, 1492)», Saitabi, 33, 1983, pp. 105-124.

Huerga Criado, Pilar, «El marranismo ibérico y las comunidades sefardíes», en este mismo volumen, pp. 49-68.

Israel, Jonathan I., «The Jews of Spanish North Africa (1600-1669)», Transactions of the Jewish Historical Society of England, 26, 1979, pp. 71-86.

– La judería europea en la era del mercantilismo (1550-1750), Madrid, Cátedra, 1992.

– Conflicts of Empires. Spain, the Low Countries and the Struggle for World Supremacy (1585-1713), Londres, The Hambledon Press, 1997.

Jacoby, David, « Les juifs à Venise du XVe au milieu du XVIe siècle», en Hans-Georg Beck, Manoussos Manoussakas y Agostino Pertusi (eds.), Venezia, centro di mediazione tra Oriente e Occidente (secoli XV-XVI): aspetti e problemi. Atti del Convegno internazionale di storia della civiltà veneziana (Venezia, 3-6 ottobre 1973), [2 vols.], Florencia, Leo S. Olschki, 1977, pp. 185-202.

Juan Vidal, José, «El comercio del trigo entre Mallorca y África del Norte en los siglos XVI y XVII», Mayurqa, 15, 1976, pp. 73-92.

– «El abastecimiento cerealístico mallorquín procedente de la costa norteafricana durante el siglo XVIII», Les Cahiers de Tunisie, 103-104, 1978, pp. 197 215.

– « Le commerce de blé en [sic] Majorque et l’Afrique du Nord (XVIe et XVIIe siècles) », Les Cahiers de Tunisie, série Histoire, n° 1, t. II, Túnez [Centre d’Études et de recherches économiques et sociales], 1980, pp. 129-154.

Kamen, Henry La España de Carlos II (2a ed.), Barcelona, Crítica, 1981.

Ladero Quesada, Miguel Ángel, «Castilla, Gibraltar y Berbería», en Eduardo Ripoll Perelló (ed.), El Estrecho de Gibraltar. Actas del I Congreso International (noviembre 1987), [4 vols.], Madrid, UNED, 1988, t. II: Historia de la Edad Media, pp. 37-64.

Lobo Cabrera, Manuel, «Canarias y Berbería. Relaciones comerciales en los comienzos del siglo XVI», en Manuel Olmedo Jiménez (ed.), España y el Norte de África. Bases históricas de una relación fundamental (aportaciones sobre Melilla). Actas del Primer Congreso Hispano-Africano de las culturas mediterráneas (Granada, 11-16 de junio de 1984), [2 vols.], Granada, Universidad de Granada - Ayuntamiento de Melilla, 1987, pp. 317-323.

López Belichón, Bernardo J., «Aventureros, negociantes y maestros dogmatizadores. Judíos norteafricanos y judeoconversos ibéricos en la España del siglo XVII», en este mismo volumen, pp. 69-99.

López Beltrán, María Teresa, «Fiscalidad regia en los puertos españoles del reino de Tremecén. Datos para su estudio», Baética [Málaga], 8, 1985, pp. 301-310.

López de Coca-Castañer, José Emilio, «Relaciones mercantiles entre Granada y Berbería en la época de los Reyes Católicos», Baetica [Málaga], 1, 1978, pp. 293-311.

– «Vélez de la Gomera y su puerto durante la primera mitad del siglo XVI», Historia, Instituciones, Documentos [Universidad de Sevilla], 20, 1993, pp. 207-230.

– «Granada, el Magreb y las galeras mercantiles de Venecia en tiempo de los Reyes Católicos y Carlos I», en José Hinojosa Montalvo y Jesús Pradells Nadal (eds.), Mil cuatrocientos noventa: en el umbral de la modernidad. El Mediterráneo europeo y las ciudades en el tránsito de los siglos XV-XVI, Valencia, Generalitat Valenciana - Consell Valencià de Cultura, 1994, pp. 23-55.

Lourido Díaz, Ramón, «Los intercambios comerciales hispano-marroquíes en el siglo XVIII», Cuadernos de la Biblioteca Española de Tetuán, 8, 1973, pp. 49-86.

– «Los judíos en Marruecos durante el sultanato de Sīdī Muammad b.‘Abd Allāh (1757-1790)», Miscelánea de Estudios Árabes y Hebraicos, 26-28, 1977-1979, pp. 327-355.

– Marruecos y el mundo exterior en la segunda mitad del siglo XVIII. Relaciones político-comerciales del sultán Sidi Muhammad B. Allah (1757-1790) con el exterior, Madrid, Agencia Española de Cooperación Internacional, 1989.

Luzzatto, Gino, «Armatori ebrei negli ultimi 250 anni della Repubblica», en Attilio Milano y Giorgio Romano (eds.), La Rassegna Mensile di Israel. Scritti in Memoria di Federico Luzzatto, Roma, Tip. Unione Arti Grafiche, 1962.

Martín Corrales, Eloy, «El comerç de Catalunya amb el Nord d’Africa el segle XVI: una segona exclusió?», L’Avenç, 189, 1995, pp. 16-21.

– «El comercio de la seda entre España y el Mediterráneo musulmán (siglos XVI-XVIII)», en Comisión de la Ruta de la Seda (ed.), España y Portugal en las rutas de la seda. Diez, siglos de producción y comercio entre Oriente y Occidente, Barcelona, Universidad de Barcelona, 1996, pp. 160-179.

– «El comercio español con Tetuán y el litoral del Rif durante los siglos XVI y XVII», en Coloquio de historia de Tetuán (siglos XVI-XVII), Tetuán, 1996, pp. 3-28.

– «Intercambios mercantiles hispano-marroquíes en el siglo XVII», en Mohammed Salhi (ed.), El siglo XVII hispano-marroquí. Actas del Coloquio (Rabat, 25-27 de abril de 1996), Rabat, Universidad Mohammed V, 1997, pp. 177-202.

– «The Silk Trade between Spain and the Islamic Mediterranean Area (16th-18th centuries)», en Andrew Gray (ed.), Spain and Portugal in the Silk Routes. Ten Centuries of Production and Trade between East and West, Barcelona, Universidad de Barcelona, 1998, pp. 89-100.

– Comercio de Cataluña con el Mediterráneo musulmán (ss. XVI-XVII). El comercio con los enemigos de la fe, Barcelona, Bellaterra, 2001.

Maziane, Leila, «Les juifs marocains sous les premiers sultans ‘alawites», en este mismo volumen, pp. 303-316.

Meyuhas Ginio, Alisa, Jews, Christians and Muslims in the Mediterranean World after 1492, Londres-Portland, Frank Cass, 1992.

Miège, Jean-Louis, « Les juifs de Gibraltar au XIXe siècle», en Id. (dir.), Les relations intercommunautaires juives en Méditerranée occidentale (XIIIe-XXe siècles). Actes du colloque international de l’Institut d’histoire des pays d’outre-mer et du Centre de recherches sur les juifs d’Afrique du Nord (Abbaye de Sénanque, mai 1982), Paris, CNRS, 1984, pp. 99-118.

Miège, Jean-Louis (dir.), Les relations intercommunautaires juives en Méditerranée occidentale (XIIIe-XXe siècles). Actes du colloque international de l’Institut d’histoire des pays d’outre-mer et du Centre de recherches sur les juifs d’Afrique du Nord (Abbaye de Sénanque, mai 1982), Paris, CNRS, 1984.

Míguez Núñez, Manuel, y José Luis Martínez López, Ceuta también es Sefarad. Estudio histérico-social de la presencia de los judíos en Ceuta (texto inédito).

Milano, Attilio, «Uno sguardo sulle relazioni tra la Livorno ebraica e i paesi della Berberia», en Menachem Emanuele Artom, Sergio Joseph Sierra y Luciano Caro (eds.), Miscellanea di studi in Memoria di Dario Disegni, Turín, Giuntina, 1969, pp. 139-151.

Posac Mon, Carlos, «Judíos y cristianos nuevos en Tánger durante la ocupación portuguesa», en Eduardo Ripoll Perelló (ed.), El Estrecho de Gibraltar. Actas del I Congreso International (noviembre 1987), [4 vols.], Madrid, UNED, 1988, t. II: Historia de la Edad Media, pp. 289-296.

– «Ceuta. La última judería del Imperio español», Raíces. Revista Judía de Cultura, 5, 1989, pp. 41-45.

Pradells Nadal, Jesús, Diplomacia y comercio. La expansión consular española en el siglo XVIII, Alicante, Universidad de Alicante, 1992.

Pulido Serrano, Juan Ignacio, «Consentir por necesidad. Los judíos de Orán en la monarquía católica durante los siglos XVI y XVII», en este mismo volumen, pp. 201-222.

Ricard, Roben, «Bastião de Vargas, agent de Jean III de Portugal au Maroc», Al-Andalus, 10, 1945, pp. 53-77.

– «Datos complementarios sobre Bastião de Vargas, agente de Juan III de Portugal en la corte de Fez», Al-Andalus, 10, 1945, pp. 383-386.

– Études hispano-africaines, Tetuán, Instituto General Franco de Estudios e Investigaciones Hispano-Árabes, 1956.

Rodríguez Casado, Vicente, Política marroquí de Carlos III, Madrid, CSIC, 1946.

Rodrigues da Silva Tavim, José Alberto, «Abraão Benzamerro, “judeu de sinal” sem sinal, entre o Norte de Africa e o reino de Portugal», Mare Liberum, 6, 1993, pp. 115-141.

Rozen, Minna, «The Leghorn Merchants in Tunis and their Trade with Marseilles at the End of the 17th Century», en Jean-Louis Miège (dir.), Les relations intercommunautaires juives en Méditerranée occidentale (XIIIe-XXe siècles). Actes du colloque international de l’Institut d’histoire des pays doutre-mer et du Centre de recherches sur les juifs dAfrique du Nord (Abbaye de Sénanque, mai 1982), Paris, CNRS, 1984, pp. 51-59.

Rumeu de Armas, Antonio, España en el África atlántica (2 vols.), Madrid, Instituto de Estudios Africanos, 1956-1957.

– Cádiz, metrópoli del comercio con África en los siglos XV y XVI, Cádiz, Caja de Ahorros, 1976.

Salafranca Ortega, Jesús F., Hechos, realizaciones y andanzas de los primeros judíos melillenses, Melilla, UNED, 1982.

– La presencia hebrea en Melilla hasta 1874, Melilla, UNED, 1987.

– La población judía de Melilla (1874-1936), Caracas, Asociación Israelita de Venezuela - Centro de Estudios Sefardíes de Caracas, 1990.

Salvador Esteban, Emilia, «Datos sobre el comercio con el Norte de África en la Valencia del siglo XVI», en I Congreso de Historia del País Valenciano (Valencia, 14-18 de abril de 1971), [4 vols.], Valencia, Universidad de Valencia, 1973-1980, t. III (1976), pp. 117-124.

Sancho de Sopranis, Hipólito, «El comercio entre el Puerto de Santa María y las plazas marítimas de Marruecos durante el siglo XVI», Mauritania, 168, 1941, pp. 343-345; 169, 1941, pp. 372-374; 171,1942, pp. 56-59; 172, 1942, pp. 89-90.

– «Las relaciones mercantiles entre Cádiz y Marruecos a finales del siglo XVI», Mauritania, 222, 223 y 225, 1946, pp. 114-116, 137-138 y 183-185.

Schaub, Jean-Frédéric, Les juifs du roi d’Espagne (Oran, 1509-1669), París, Hachette, 1999.

Toaff, Ariel, y Simon Schawarzfuchs, The Mediterranean and the Jews. Banking, Finance and International Trade (XVI-XVIII centuries), Ramat-Gan, Bar-Ilan University Press, 1989.

Torras Ribé, Josep M., «Els corresponsals del comerç català amb Europa al començament del segle XVIII», Recerques, 23, 1990, pp. 115-138.

Torre, Antonio de la, Documentos sobre relaciones internacionales de los Reyes Católicos (5 vols.), Barcelona, CSIC - Patronato M. Menéndez Pelayo, 1949-l965.

Torrejón Chaves, Juan, «Gobierno y economía de Argel en el siglo XVII. La información secreta al Rey de España», en Presencia Española en el Norte de África, número 26 (1995) de la revista Aldaba [Melilla], pp. 285-307.

Vilar Ramírez, Juan Bautista, «Notas sobre las relaciones hispano-judías en Oran en el siglo XIX», Revista del Instituto de Estudios Alicantinos, 16, 1976, pp. 63-70.

– «Fernando VII, la Inquisición y los judíos de Gibraltar», Maguen [Caracas], 14-15, 1971, pp 6-10 y 10-13.

– «Jacobo Cansino: un judío en la corte de Felipe IV», Maguen [Caracas], 26, 1972.

– «La judería de Orán en el siglo XVII», Maguen [Caracas], 25, 1972.

– «Los judíos de Argel, Orán y Gibraltar, intermediarios del tráfico hispano-argelino entre 1791 y 1830: el asunto Bacri», Miscelánea de Estudios Árabes y Hebraicos, 24, 1975, pp. 67-73 (citado J. B. Vilar Ramírez, «El asunto Bacri»).

– «Los judíos de Argelia (1833-1900) a través de la documentación diplomática española», Miscelánea de Estudios Árabes y Hebraicos, 30(2), 1981, pp. 49-81.

– «Orígenes de la judería de Orán bajo la dominación española», Maguen [Caracas], 24, 1972.

– La judería de Tetuán (1489-1860) y otros ensayos, Murcia, Universidad de Murcia, 1969.

Vincent, Bernard, «Juifs et esclavage à Oran», en este mismo volumen, pp. 245-252.

Zafrani, Haïm, «Las comunidades judías de origen ibérico de Marruecos, desde 1492 hasta nuestros días», en Henry Méchoulan (Ed.), Los judíos de España. Historia de una diáspora (1492-1992), Madrid, Trotta, 1993, pp. 490-506.

Notes

1 F. Braudel, El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II, t. II, pp. 201-228; E. Ashtor, «The Jews in the Mediterranean Trade in the Fifteenth Century», t. I, pp. 449-450; A. Toaff y S. Schawarzpuchs, The Mediterranean and the Jews; J. I. Israel, La judería europea en la era del mercantilismo; A. Meyuhas Ginio, Jews, Christians and Muslims in the Mediterranean World after 1492; A. Milano, «Uno sguardo sulle relazioni tra la Livorno ebraica e i paesi della Berbería»; G. Luzzatto, «Armatori ebrei negli ultimi 250 anni della Repubblica»; D. Jacoby, «Les juifs à Venise du XVe au milieu du XVIe siècle»; también J.-L. Miège (dir.), Les relations intercommunautaires juives en Méditerranée occidentale, R. Ricard, «Bastião de Vargas, agent de Jean III de Portugal au Maroc»; Id., «Datos complementarios sobre Bastião de Vargas, agente de Juan III de Portugal en la corte de Fez»; C. Posac Mon, «Judíos y cristianos nuevos en Tánger durante la ocupación portuguesa»; J. A. Rodrigues da Silva Tavim, «Abraão Benzamerro, “judeu de sinal” sem sinal, entre o Norte de Africa e o reino de Portugal».

2 E. Gutwirth, «El comercio hispano-magrebí y los judíos»; para el conjunto de la Corona de Aragón, véase Ch.-E. Dufourq, L’expansió catalana a la Mediterrània occidental, pp. 113-117; para Valencia, ver J. Guiral-Hadziiossif, «L’apport des communautés juives et musulmanes»; para Mallorca, ver D. Abulafia, A Mediterranean Emporium.

3 Véanse las páginas que se le dedica en J. Caro Maroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, pp. 227-236; R. Lourido Díaz, «Los judíos en Marruecos durante el sultanato de Sīdī Muhammad b.‘Abd Allāh»; M. Arribas Palau, «Datos sobre Samuel Sumbel y sus relaciones con España»; B. Alonso Acero, «Judíos y musulmanes en la España de Felipe II».

4 He defendido la existencia de un fluido comercio hispano-musulmán en los siglos XVI, XVII y XVIII, véase E. Martín Corrales, Comercio de Cataluña con el Mediterráneo musulman; Id., «El comerç de Catalunya amb el Nord d’Africa el segle XVI»; Id., «El comercio español con Tetuán y el litoral del Rif»; Id., «Intercambios mercantiles hispano-marroquíes en el siglo XVII»; Id., «El comercio de la seda entre España y el Mediterráneo musulmán»; Id., «The Silk Trade between Spain and the Islamic Mediterranean Area». Además, hay que citar diversos estudios para el caso español en su conjunto: F. Braudel, «Les Espagnols et l’Afrique du Nord: de 1492 à 1557»; A. Rumeu de Armas, España en el África atlántica; M. Á. Ladero Quesada, «Castilla, Gibraltar y Berbería»; para Andalucía, véase A. Rumeu de Armas, Cádiz, metrópoli del comercio con África en los siglos XV y XVI; J. E. López de Coca-Castañer, «Relaciones mercantiles entre Granada y Berbería en la época de los Reyes Católicos»; Id., «Granada, el Magreb y las galeras mercantiles de Venecia»; Id., «Vélez de la Gomera y su puerto durante la primera mitad del siglo XVI»; Ma T. López Beltrán, «Fiscalidad regia en los puertos españoles del reino de Tremecén»; N. Cabrillana Ciezar, «Notas sobre las relaciones de Málaga con el Norte de África»; H. Sancho de Sopranis, «El comercio entre el Puerto de Santa María y las plazas marítimas de Marruecos»; Id., «Las relaciones mercantiles entre Cádiz y Marruecos a finales del siglo XVI»; F. Bejarano Robles, «Reanudación del comercio de Málaga con África bajo los Reyes Católicos»; para las Baleares, ver J. Juan Vidal, «El comercio del trigo entre Mallorca y África del Norte en los siglos XVI y XVII»; Id., «Le commerce de blé en [sic] Majorque et l’Afrique du Nord»; Id., «El abastecimiento cerealístico mallorquín»; S. Boubaker, «Les Majorquins à Tunis au XVIIe siècle»; para Valencia, ver E. Salvador Esteban, «Datos sobre el comercio con el Norte de África en la Valencia del siglo XVI»; J. Guiral-Hadziiossif, «Les relacions commercials del Regne de Vàlencia amb Berbería»; para las islas Canarias, ver M. Lobo Cabrera, «Canarias y Berbería», t. I; R. Ricard, Études hispano-africaines, cap. vii: «Recherches sur les relations des îles Canaries et de la Berbérie au XVIe siècle», pp. 67-133.

5 Para la condición de converso de Sánchez, que también aparece como Sanchíz, véase J. Guiral-Hadziiossif, «L’apport des communautés juives et musulmanes», p. 473. Sánchez participó activamente en el transporte de los judíos expulsados, parte de ellos hacia el Norte de África, véase J. Hinojosa Montalvo, «Solidaridad judía ante la expulsión», p. 110; para el asiento, ver Ma T. López Beltrán, «Fiscalidad regia en los puertos españoles del reino de Tremecén»; J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. II, pp. 22-24; R. Gutiérrez Cruz, Los presidios españoles del Norte de África, pp. 225-226.

6 M. Abitbol, «Judíos ibéricos, musulmanes y cristianos tras la expulsión»; H. Zafrani, «Las comunidades judías de origen ibérico de Marruecos»; T. Benady, «Las comunidades del Norte de Marruecos»; R. Ayoun, «Argelia y Túnez: de los siglos XIII al XX». Para los judíos expulsados desde los puertos valencianos hacia el litoral norteafricano, véase J. Hinojosa Montalvo, «Solidaridad judía ante la expulsión»; E. Cantera Montenegro, «El asentamiento de judíos castellanos en el Norte de África tras la expulsión de 1492»; J. B. Vilar Ramírez, La judería de Tetuán y otros ensayos; G, Gozalbes Busto, «Convivencia judeo-morisca en el exilio»; ver también L. Maziane, «Les juifs marocains sous les premiers sultans ‘Alawites»; M. García-Arenal, «Los judíos de Fez a través del proceso inquisitorial de los Almosnino»; B. López Belinchón, «Aventureros, negociantes y maestros dogmatizadores»; P. Huerga Criado, «El marranismo ibérico y las comunidades sefarditas».

7 J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, pp. 527-528.

8 J. E. López de Coca Castañer, «Vélez de la Gomera y su puerto durante la primera mitad del siglo XVI», pp. 226 y 229.

9 M. García-Arenal, «Los judíos de Fez a través del proceso inquisitorial de los Almosnino»; M. García-Arenal y G. A. Wiegers, Vida de Samuel Pallache, judío de Fez.

10 M. García-Arenal y G. A. Wiegers, Vida de Samuel Pallache, judío de Fez.

11 J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, p. 229; M. García-Arenal, «Los judíos de Fez a través del proceso inquisitorial de los Almosnino».

12 Ver también J. I. Pulido Serrano, «Consentir por necesidad».

13 J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, pp. 234-235; B. López Belinchón, «Aventureros, negociantes y maestros dogmatizadores».

14 Hacia comienzos de la centuria Joseph Cortizos hizo venir de Marruecos a un «mohel» para que circuncidara a un hijo que había tenido (J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. II, p. 134).

15 V. Rodríguez Casado, Política marroquí de Carlos III; M, Arribas Palau, «Datos sobre Samuel Sumbel y sus relaciones con España»; R. Lourido Díaz, «Los judíos en Marruecos durante el sultanato de Sīdī Muammad b.‘Abd Allah», pp. 350-351; Id., Marruecos y el mundo exterior, pp. 250-252.

16 R. Lourido Díaz, «Los intercambios comerciales hispano-marroquíes», p, 61.

17 V. Rodríguez Casado, Política marroquí de Carlos III; R. Lourido Díaz, «Los intercambios comerciales hispano-marroquíes», p. 57.

18 Para este extremo, véase Arxiu Històric de Barcelona (AHB), Fons de Sanitat, serie I, vol. XIII, fos 41-42.

19 R. Lourido Díaz, Marruecos y el mundo exterior, pp. 249-250 y 423-424.

20 Ibid., pp. 250 y 424; R. Lourido Díaz, «Los judíos en Marruecos durante el sultanato de Sīdī Muammad b.‘Abd Allāh», pp. 350-351.

21 R. Lourido Díaz, Marruecos y el mundo exterior, p. 423.

22 El asunto pudo ser arreglado, ver R. Lourido Díaz, «Los intercambios comerciales hispano-marroquíes», p. 78.

23 J. Guiral-Hadziiossif, «L’apport des communautés juives et musulmanes». De la misma autora, Valence. Port méditerranéen au XVe siècle, p. 84; A. de la Torre, Documentos sobre relaciones internacionales de los Reyes Católicos, t. IV, p. 532.

24 J. Hinojosa Montalvo, «Solidaridad judía ante la expulsión», pp. 112-113 y 115.

25 A. de la Torre, Documentos sobre relaciones internacionales de los Reyes Católicos, t. IV, pp. 232 y 364.

26 A. de la Torre, pp. 489-490.

27 Ibid., pp. 526-527.

28 Ibid., pp. 527-528 y 532. La cita en p. 532.

29 B. López Belinchón, «Aventureros, negociantes y maestros dogmatizadores».

30 En Argel en el siglo XVII los redentores solían alojarse en casas de los judíos (J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, p. 234), Similares tratos tuvieron lugar paralelamente en Marruecos y Túnez.

31 AHB, Protocols, J. Brossa, 1724-1725, fos 246-247.

32 Los testimonios se referían al periodo anterior a 1714 (Archivo Corona de Aragón, Consulado, exp. 13275 [3 de junio de 1717]).

33 J. M. Torras Ribé, «Els corresponsals del comerç català amb Europa», pp. 127 y 138.

34 J. M. Torras Ribé, «Els corresponsals del comerç català amb Europa», pp. 127 y 138.

35 J. B. Vilar Ramírez, «Notas sobre las relaciones hispano-judías en Orán»; Id., «Los judíos de Argelia a través de la documentación diplomática española».

36 J. Pradells Nadal, Diplomacia y comercio, p. 531.

37 Para Costa y Belbiure, véase M. Gil Guasch, «Femando el Católico y los consulados catalanes en África», t. III, pp. 113-114.

38 Remitió a la Compañía 1.572,5 mestall de aceite y 100 cuarteras de jabón (Arxiu Diocesà de Barcelona, Causes Pies Particulars, V, fos 23-24). Para la actividad comercial de los judíos tunecinos en la segunda mitad del siglo XVII, ver S. Boubaker, La Régence de Tunis au XVIIe siècle, pp. 153-157.

39 J. M. Torras Ribé, «Els corresponsals del comerç català amb Europa», pp. 127 y 138.

40 En 1739 llegó a Barcelona la embarcación del patrón francés Jean Banadich, procedente de Túnez donde había embarcado «unos veinte, y dos moros y entre ellos algun judio». Finalmente, la nave fue admitida a práctica y los musulmanes y judíos hicieron cuarentena en el lazareto barcelonés, sin que sepamos si intervinieron en actividades comerciales (AHB, Fons de Sanitat, serie VI, vol. VIII, fos 19-25 y 42-43; Real Acuerdo, 22, 1739, fos 163-164).

41 La colonia judía de Orán ha sido objeto de una copiosa bibliografía: J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I. pp. 227-229; J. B. Vilar Ramírez, «Orígenes de la judería de Oran bajo la dominación española»; Id., «La judería de Orán en el siglo XVII»; J. I. Israel, «The Jews of Spanish North Africa». El citado autor le dedica el capítulo: «The Jews of Spanish Oran and their Expulsion in 1669» en su obra Conflicts of Empires, pp. 219-239. Véanse también J. I. Pulido Serrano, «Consentir por necesidad»; B. Alonso Acero, «Judíos en un mundo de frontera»; B. Vincent, «Los judíos de Orán y la esclavitud».

42 Satorra recibió 50 ducados anuales por su intervención en la entrega de Orín. Ala muerte de Benzenegro, su hija continuó recibiendo la citada merced, ver R. Gutiérrez Cruz, Los presidios españoles del Norte de África, pp. 59-41 y 53. Las noticias referentes a judíos en puertos españoles se debió en muchos casos a su llegada fortuita, siendo encarcelados o permitiéndoseles que continuara su navegación según los casos. Salomón Zamirro (Zemerro), de una familia de Safi, también instalada en Fez y Tetuán, fue detenido en Cádiz en 1556 cuando se dirigía en una embarcación de Lisboa a Marruecos al servicio de Juan III y del sultán marroquí, véase M. García-Arenal , «Los judíos de Fez a través del proceso inquisitorial de los Almosnino».

43 J. Ma Doussinage, La política internacional de Fernando el Católico, pp. 208-209; R. Gutiérrez Cruz, Los presidios españoles del Norte de África, pp. 39, 51, 224, cita, p. 39.

44 También le vendió laca por valor de doscientas doblas. Otro comerciante judío que igualmente tuvo negocios con Argote fue Franco (R. Gutiérrez Cruz, Los presidios españoles del Norte de África, pp. 40, 371-380, cita en p. 376).

45 J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, pp. 432-433.

46 R. Gutiérrez Cruz, Los presidios españoles del Norte de África, pp. 40 y 370-382.

47 Como consecuencia de esta frustada operación mercantil se calculó que se perdieron más de 1.000 ducados paras las rentas reales (R. Gutiérrez Cruz, Los presidios españoles del Norte de África, p. 233).

48 J. I. Pulido Serrano, «Consentir por necesidad».

49 Diversos judíos proporcionaron préstamos a los gobernadores de la plaza en momentos de penuria, como ocurrió en la década de los treinta del siglo XVII (J. I. Pulido Serrano, «Consentir por necesidad»).

50 J. Caro Baroja, Inquisición, brujería y criptojudaismo, p. 63; Id., Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. II, pp. 50 y 90.

51 Saportas tuvo negocios mercantiles con Domingo Gómez Nuñez, de origen portugués y mercader portugués establecido en la calle Mayor de Madrid, que fue denunciado ante la Inquisición (J, Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, pp. 227-236 y 301; Id., Inquisición, brujería y criptojudaismo, p. 63).

52 Acosta estuvo en contacto en Madrid con Jacob Cansino (J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, pp. 234-235; t. II, pp. 122-124).

53 J. I. Pulido Serrano, «Consentir por necesidad».

54 B. López Belinchón, «Aventureros, negociantes y maestros dogmatizadores».

55 Felipe viajó a Oran por motivos familiares. Su hermano Manuel, residente en Alicante, fue el heredero de su fortuna, ver J. B. Vilar Ramírez, «Jacobo Cansino: un judío en la corte de Felipe IV»; J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, pp. 230-234; H. Kamen, La España de Carlos II, pp. 219-226.

56 B. Alonso Acero, «Judíos en un mundo de frontera»; J. I. Pulido Serrano, «Consentir por necesidad».

57 Ibid.

58 Ibid

59 El cargo de intérprete del gobernador estaba dotado con 25 ducados de plata mensuales. Fueron expulsadas cuatrocientas veintiséis personas. En el momento de la expulsión, un miembro de la familia de los Cansino, Isaac, decidió hacerse cristiano y se quedó en la plaza, ver J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, pp. 230-234; H. Kamen, La España de Carlos II, pp. 492-493; también J. I. Israel, Conflicts of Empires. La durísima diatriba del gobernador de Orán, de 1667, contra los judíos, su eco en la Corte y el Bando de expulsión se encuentra en L. Galindo y de Vera, Historia, vicisitudes y política tradicional de España respecto de sus posesiones en las costas de África, pp. 424-434.

60 B. Alonso Acero, «Entre la aceptación y el rechazo»; J.-Fr. Schaub, Les juifs du roi d’Espagne.

61 Como comerciantes también destacaron Zufre y Yusufe, ver R. Gutiérrez Cruz, Los presidios españoles del Norte de África, pp. 40-41 y 233.

62 J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, p. 229; M. Garcia-Arenal, «Los judíos de Fez a través del proceso inquisitorial de los Almosnino».

63 T. García Figueras y C. Rodríguez Joulia Saint-Cyr, Larache, Datos para su historia en el siglo XVII, pp. 349-350.

64 J. Salafranca Ortega, Hechos, realizaciones y andanzas de los primeros judíos melillenses; Id., La presencia hebrea en Melilla hasta 1874, cita p. 10.

65 J. Salafranca Ortega, La presencia hebrea en Melilla hasta 1874, cita p. 10.

66 B. López Belinchón, «Aventureros, negociantes y maestros dogmatizadores».

67 En el siglo XVIII, estaba en la plaza en calidad de presidiario Moises Melul, judío con negocios en Gibraltar. Posiblemente condenado por su actividad contrabandista, aunque se desconoce si pudiera estar vinculado al comercio entre España y Marruecos, ver J. Salafranca Ortega, La presencia hebrea en Melilla hasta 1874, pp. 19-20; Id., La población judía de Melilla.

68 J. E, López de Coca-Castañer, «Vélez de la Gomera y su puerto durante la primera mitad del siglo XVI», p. 215.

69 C. Gozalbes Cravioto, «La judería y los judíos en la Ceuta medieval»; C. Posac Mon, «Ceuta. La última judería del Imperio español»; R. Amram Cohen, «Juifs et musulmans dans la ville de Ceuta», Otras noticias en J. L. Gómez Barceló, «Evolución de calles y barrios en el istmo de Ceuta».

70 Recuérdese que el período portugués no interesa en el presente trabajo.

71 J. de Esaguy, Libro de los veedores de Ceuta, p. 201.

72 M. Míguez Núñez y J. L. Martínez López, Ceuta también es Sefarad, f° 38. Debo la información a José Luis Gómez Barceló.

73 C. Posac Mon, «Ceuta. La última judería del Imperio español», p. 42.

74 En el siglo XVIII se registraron cinco nacimientos de judíos en la plaza (A. Carmona Portillo, Ceuta española en el Antiguo Régimen, pp. 286 y 480; M. Gordillo Osuna, Geografía urbana de Ceuta, pp. 135-136).

75 J. Torrejón Chaves, «Gobierno y economía de Argel en el siglo XVII», cita p. 306.

76 Para el caso de Liorna, véase J.-P. Filippini, «Les juifs d’Afrique du Nord et la communauté de Livourne au XVIIIe siècle»; para la vinculación mercantil entre los colectivos judíos de Liorna y Túnez, véase D. Cazès, Essai sur l’histotre des Israélites de Tunisie, pp. 118-199 (citado en J. Caro Baroja, Los judíos en la España moderna y contemporánea, t. I, p. 235).

77 S. Boubaker, La Régence de Tunis au XVIIe siècle, pp. 119,134-136, 153, 168 y 225; Id., «Simon Merlet Marchand marseillais dans ta régence de Tunis», p. 341. Sobre envíos de cargamentos de lana, sin que se sepa su origen, por judíos de Liorna hacia Túnez, véase M. Rozen, «The Leghorn Merchants in Tunis and their Trade with Marseilles».

78 J. B. Vilar Ramírez, «Femando VII, la Inquisición y los judíos de Gibraltar», pp. 6-10 y 10-13; Id., «El asunto Bacri».

79 AHB, Fons de Sanitat, serie I, vol. X, fos 12-13, el marqués de la Mina, capitán general de Cataluña, a la Junta de Sanidad del Ayuntamiento de Barcelona (1° de abril de 1757).

80 Para la colonia judía de Gibraltar, véase J.-L. Miège, «Les juifs de Gibraltar au XIXe siècle».

81 J. B. Vilar Ramírez, «Fernando VII, la Inquisición y los judíos de Gibraltar»; Id., «Los judíos de Argelia».

Auteur

Universitat Pompeu Fabra, Barcelona

© Casa de Velázquez, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search