Version classiqueVersion mobile

Entre el Islam y Occidente

 | 
Mercedes García-Arenal

Los judíos de Fez a través del proceso inquisitorial de los Almosnino (1621)

Les juifs de Fez à travers le procès des Almosnino mené par l’Inquisition (1621)

The Jews of Fez through the Trial by Inquisition of the Almosninos (1621)

Mercedes García-Arenal

Résumé

Cette étude se fonde sur les documents de deux procès menés à Lisbonne par l’Inquisition entre 1617 et 1620 contre Isaac y Moisés Almosnino, juifs de Fez. Il s’agit de procès singuliers parce que sont accusés des juifs qui ne s’étaient jamais convertis au christianisme et qui appartenaient à une grande famille de Fez d’origine castillane. Ils illustrent le cas de ces juifs marocains rarement évoqués par les archives européennes : ceux qui ne vivaient pas à la frontière et n’assuraient pas le lien avec les puissances chrétiennes. Les Almosnino furent arrêtés à Goa, dans les Indes portugaises, alors qu’ils accompagnaient la suite de l’ambassadeur de Perse, et ils furent accusés d’être des juifs convertis de Porto. À travers leur procès et les nombreux témoignages qu’ils ont sollicités, nous pouvons brosser le portrait d’un large éventail de familles de juifs marocains : ceux qui vivaient à l’intérieur du pays, au sein de la communauté, ceux qui travaillaient comme agents commerciaux, intermédiaires ou traducteurs des Espagnols et des Portugais, ceux qui, enfin, avaient décidé d’essayer de revenir dans la Péninsule et de se convertir au christianisme. Ce procès nous renseigne également sur l’éducation, les connaissances religieuses et linguistiques de ces juifs, sur leurs stratégies collectives et individuelles, souvent d’ailleurs opposées ou divergentes entre les membres d’une même famille

Texte intégral

  • 1 Arquivo Nacional da Torre do Tombo (ANTT), Inquisição, proc. n° 5393 y n° 12799. Los documentos. cl (...)

1La base del presente trabajo está constituida por dos gruesos procesos inquisitoriales de los tribunales de Goa y de Lisboa1, que comienzan ambos en 1617 y terminan en 1621, incoados a los hermanos Isaac y Abraham Almosnino respectivamente, judíos de la ciudad de Fez.

2Se trata de documentos extraordinarios y apasionantes, se puede decir que únicos en su género, particularmente minuciosos y detallados, implicando un gran número de testificaciones. Los encausados no eran cristianos nuevos acusados de judaizar, sino judíos que nunca habían sido otra cosa y que no habían tenido contacto con la Península Ibérica desde que sus antepasados habían sido expulsados en 1492. El proceso, como veremos, terminó con la absolución y puesta en libertad de los Almosnino. A través de sus interrogatorios y testificaciones podemos reconstruir la vida de los encausados y de su familia, lo cual a su vez nos permite trazar el perfil de toda una época, de todo un grupo humano cogido en un momento álgido de conflictos contemporáneos.

3De este tipo de personas, que no participaron del complejo mundo del marranismo y que no dejaron obras escritas, rara vez podemos oír la voz, y esto es lo que hace del proceso que vamos a examinar algo único.

4En el proceso inquisitorial de que partimos participan además como testigos y como traductores de documentos otros judíos y conversos a los que podemos documentar gracias a fondos de archivos diversos. Vidas individuales que nos permiten observar cómo en una situación de marginalidad y bajo gran presión, estos judíos de origen o de profesión optaron por todo un abanico de vías alternativas de supervivencia o promoción social. Mostrar la variedad y diferencia interna de todo este mundo es uno de los objetivos del presente trabajo. No me interesa tanto, en este caso, el papel, bien conocido, de «intermediarios» de un grupo numeroso de estos judíos marroquíes, sino la coexistencia en ellos de diversos ingredientes culturales y las opciones diferentes a través de las cuales supieron aprovechar o sacar partido a distintos segmentos de sí mismos.

5Intentaré mostrar cómo los modos, plurales y dinámicos, de pertenecer a una religión, no se reducen exclusivamente a su fe y a su contenido, y menos todavía a un dogma canónico. Mi propuesta es que se pertenece a una cultura, en el sentido antropológico del término, antes de estar inscrito en un sistema religioso, y que esta inscripción es altamente variable, suma de distintos ingredientes.

6Los Almosnino eran una familia procedente de uno de los grupos expulsados de la Península a finales del siglo xv y uno de los fenómenos más interesantes de este grupo de expulsos es que mantuvieron sus caracteres hispánicos durante muchas generaciones en las diversas tierras en las que se instalaron. En este caso Fez, una de las ciudades más importantes de Marruecos, y un importante centro económico y cultural. Antes de ver la trayectoria vital de los Almosnino, es necesario trazar brevemente el marco social e histórico en el que les tocó vivir.

7Fez, que tenía una importante judería, se convirtió en un lugar de refugio de judíos hispanos desde las persecuciones de finales del siglo XIV y sobre todo recibió importantes contingentes en el momento de la expulsión de 1492.

8En aquellos años pocos eran los lugares en Europa donde se permitiera vivir a los judíos en calidad de tales (tan sólo Portugal y algunas ciudades italianas), razón por la que muchos judíos se refugiaron en tierras de Islam, y en especial en el Imperio otomano.

  • 2 Ma J. Pimenta Ferro Tavares, Los judíos en Portugal.

9En lo que a Portugal se refiere, en 1497 el rey Manuel I decretó la conversión obligatoria de todos sus súbditos judíos haciendo casi imposible la alternativa del exilio. Pero al tiempo se comprometía a no inquirir sobre el comportamiento religioso de los cristianos nuevos durante un periodo de dieciséis años. Su sucesor Juan III confirmó en 1522 esta ley de su padre, dando a los conversos un nuevo plazo. Los portugueses pues, fueron capaces de constituirse en un grupo coherente e irreductible, con una cultura judaica mucho más desarrollada que sus congéneres españoles. Pero ya en esos primeros años de la década de 1520 se alzan en Portugal voces denunciando que los cristianos nuevos practican sin recato la religión de sus antepasados. Todo ello llevó a la instauración de la Inquisición en 1536. Al tiempo, la necesidad de reglamentar la entrada de judíos en el reino de Portugal y en sus territorios ultramarinos hizo a Juan III reiterar en febrero de 1537 la orden de que los judíos que entrasen debían no sólo estar debidamente autorizados, sino llevar señal en el vestido, una estrella de seis puntas, roja, de paño, cosida en el hombro derecho2.

  • 3 Sobre el cual puede verse R. Ricard, «Bastião de Vargas, agent de Jean III de Portugal au Maroc»; I (...)
  • 4 SIHM Portugal, t. IV, pp. 55 sqq.

10También se prohibió a los cristianos nuevos el salir fuera de los territorios de la corona portuguesa. Muchos aprovecharían después su dedicación al comercio para instalarse en Brasil o en las Indias orientales. En realidad la diáspora de judíos convertidos se hace en paralelo a la expansión colonial portuguesa. Muchos cristianos nuevos utilizarían las plazas portuguesas en Marruecos (Tánger, Ceuta, Mazagán, Arcila, Azemmur) para pasarse a Marruecos y poder así regresar al judaísmo. La huida se hizo particularmente intensa a partir de que la Inquisición fuera instaurada en Portugal en 1536 y su consiguiente represión de los «judaizantes». Bastião de Vargas, factor portugués en Marruecos3, en una famosa carta escrita al rey juan III desde Fez en junio de 1542, da la voz de alarma al respecto. Informa acerca de cómo muchos cristianos nuevos vienen desde las plazas a comerciar a Fez donde se quedan y vuelven al judaísmo y pide que se tomen ciertas medidas, como que no se les deje salir de las plazas y que comercien desde ellas en vez de entrar en territorio marroquí. Que se les prohiba viajar por tierra entre una plaza y otra, y sólo se les permita por mar, porque en tierra se dan a la huida y se refugian en Fez o en Tetuán4. Estas medidas nunca se tomaron. Pero en los documentos de que voy a tratar aquí vemos la obsesión de la Inquisición portuguesa por localizar, con nombres, apellidos y detallada descripción física, a conversos portugueses que hayan vuelto al judaísmo y anden por diversas partes del mundo.

  • 5 A. Baião, A Inquisição de Goa. Correspondência dos Inquisidores da India.
  • 6 J. A. Rodrigues da Silva Tavim, «Os judeos e a expansão portuguesa na India».
  • 7 Véase A. Baião, A Inquisição de Goa. Correspondência dos Inquisidores da India, pp. 125 y 288.
  • 8 A. Baião, A Inquisição de Goa. Tentativa de História, pp. 17-18.

11En Goa la Inquisición no se instauró hasta 15695, y aun así con quejas de las autoridades portuguesas locales que recurrían a cristianos nuevos para intérpretes y espías y que manifiestan su temor de que todas estas personas se pasen a trabajar para los Otomanos ante el temor a la Inquisición6. El tribunal de Goa procesó desde el comienzo a numerosos cristianos nuevos acusados de judaizar: la mayor parte de éstos se dedicaban al comercio en las Indias, especialmente al «trato» del añil7. El flujo de los cristianos nuevos a Goa había sido tal que desde 1519 don Manuel había prohibido que cristianos nuevos ejercieran en esta ciudad los cargos de juez, veedor o escribano8.

  • 9 Véase H. Beinart, «Fez, centro de emigración y retorno al judaísmo» (en hebreo), donde se estudian (...)
  • 10 T. F. Glick, «Moriscos and Marranos as Agents of Technological Diffusion», p. 119.
  • 11 J. Tedghi, «Books, Manuscripts and Hebrew Printing in Fes» (en hebreo).

12A lo largo del siglo XVI, Fez se convirtió en un lugar de vuelta al judaísmo de criptojudíos o «marranos» tanto españoles como sobre todo portugueses, un lugar donde adquirir o recuperar cultura judía9. Entre 1516 y 1524, Samuel Isaac imprimió en Fez libros en hebreo: había aprendido las técnicas de la imprenta en Lisboa, de donde se había traído las máquinas necesarias10. La existencia de esta imprenta fue breve quizá debido al embargo de papel que los españoles impusieron sobre Marruecos. A partir de 1524 los eruditos de Fez tuvieron que imprimir sus libros en Italia o en Constantinopla11. Veremos más adelante al cuñado de Almosnino, Rabí Aaron, dirigirse vía Argel a Venecia, donde llevaba sus libros «a componer».

  • 12 Juan Núñez, sastre de Toledo, salió a Fez con los expulsos y más tarde volvió a Toledo, Su juicio s (...)
  • 13 L. Wolf, The Jews in the Canary Islands, p. 90; L. A. Anaya Hernández, Judeoconversos e Inquisición (...)
  • 14 AHN, Inquisición, leg. 176, n° 11.
  • 15 «Y está en la judería de Fez y trahe señal de judío en el bonete y le circuncidó el raby de los jud (...)
  • 16 «O tem instigado a voltar para a Bervería para livremente praticar o judaismo» (citado por A. Baião(...)

13Las propias fuentes inquisitoriales recogen diversos ejemplos de judíos pasados a Fez con la intención de educarse en el judaísmo12. Es muy conocido el caso de un marrano de Canarias, Rui López, que en el año 1530 envió a dos de sus hermanos a Fez a estudiar. En Fez se alojaron en la sinagoga y aprendieron «la Torah de Moisés»13. Otro caso es el de Juan Robles, procesado in absentia por la Inquisición de Toledo en 1532-153514. Este joven, aprendiz de vidriero en Cadalso de los Vidrios, marchó a Fez en compañía de su maestro Francisco Ydobro. Una vez allí, se separó de su patrón, se convirtió al judaísmo y se circuncidó y aprendió hebreo para mejor saber su Ley. Adoptó el nombre de Abraham Aguer («el prosélito») y se casó con una judía. A su vez, instaló en Fez un homo de vidrio, que no había antes15. La Inquisición les llama a veces «judíos moriscos» o amoriscados. Casos semejantes se encuentran en los fondos de la Inquisición portuguesa16.

  • 17 A. Roersch (ed. y trad.), Correspondance de Nicolas Clénart, t. III, p. 73 (carta de 21 de agosto d (...)

14Los niveles intelectuales parecen ser altos en la judería en estos años medianos del siglo XVI. Nicolas de Clénard, un humanista y erudito sumamente cultivado que había venido a Fez con el fin de poder evangelizar a los musulmanes, quedó impresionado por el nivel de erudición que encontró en el mellah, donde se alojaba, e incluso encontró empleo enseñando a judíos árabe clásico, latín y griego17! Durante su estancia en el mellah hizo amistad con un médico judío y con un astrólogo.

  • 18 Véase J. S, Gerber, Jewish Society in Fez, p. 78.

15Todo esto comenzaría a declinar a principios del siglo siguiente: una de las razones que aludió Jacob ben Sur para que se continuase la práctica de que los estudiantes estuvieran exentos de impuestos, es que el número de estudiantes se estaba reduciendo rápidamente. Isaac ben Sur, que terna una escuela privada en su casa, una beth ha-Midrash, murió asesinado en ella en 1603 cuando se encontraba dedicado al estudio18. Comenzaban los malos tiempos.

  • 19 SIHM Pays-Bas, t. III, pp. 31 et 33 sqq.

16A partir de 1580, con la unión de las dos Coronas, un contingente importantísimo de judíos conversos portugueses re-inmigró a los territorios españoles, incluido Flandes, donde no había tribunal inquisitorial, y de ahí pasó a engrosar las importantes comunidades de judíos de origen hispano de los Países Bajos. Las conexiones entre judíos portugueses cubren, como veremos, las distancias entre Lisboa y Madrid, Amsterdam y Marruecos, las colonias portuguesas... Las redes que entretejieron los judíos hispánicos, portugueses o no, son fundamentales en las relaciones de Marruecos con el exterior durante todo el XVII. Mercaderes judíos holandeses como David Mendes y David Faro, «portugueses» ambos, desempeñaron una importante actividad en Marruecos19.

  • 20 Sobre el reinado de Ahmad al-Manṣūr, véase D. Yahya, Morocco in the Sixteenth Century.

17Desde finales del siglo anterior, además, la actividad diplomática de Marruecos con Europa había aumentado enormemente, en particular a raíz de la batalla de Alcázar de 1578 con cuya victoria Marruecos cobra una nueva relevancia a ojos de los países europeos que empiezan a enviar misiones, políticas y comerciales, al sultán Ahmad al-Manṣūr. Marruecos se convierte en una pieza de singular importancia en los juegos de alianza en contra o a favor de los grandes poderes que inician su decadencia: la corona española sobre todo, pero también el Imperio otomano20. En toda esta actividad diplomática tendrán los judíos un papel muy destacado como agentes, traductores e intérpretes.

  • 21 Véase J. S. Gerber, Jewish Society in Fez, cap. vii: «Jews in Commerce», pp. 159 sqq.
  • 22 Se conservan numerosos procesos del tribunal de Lisboa que hacen referencia a este tráfico. Véase p (...)

18Los judíos, por otra parte, casi monopolizaban el comercio exterior de Marruecos21, y compaginaron frecuentemente las labores de la diplomacia con el comercio para el cual utilizan sus contactos con los judíos hispánicos establecidos en la Península, en los Países Bajos, en el Imperio otomano. Proveedores de trigo marroquí a España y a Portugal, comerciaban también con azúcar y compraban armas a los países protestantes del Norte de Europa sobre los cuales no pesaba la prohibición papal de vender armas a los musulmanes. Este último ramo comercial, el de la compra de armas, les hizo extraordinariamente valiosos a los ojos de los poderes políticos marroquíes. También judeoconversos portugueses se dedicaron al tráfico de armas con Marruecos, delito al que la Inquisición estaba particularmente alerta22.

  • 23 Mucha más información acerca de las personas que voy a mencionar a continuación puede encontrarse e (...)

19En todas estas actividades encontramos a personajes que serán luego mencionados en el proceso de los Almosnino y que se pueden documentar ampliamente a partir de diversos fondos de archivo, como son miembros destacados de las familias Rute, Pariente, Senanes, Ben Zamirro, Gibre... entre otras familias de judíos marroquíes que alcanzaron posiciones notorias en la vida pública. Voy a dar algunos datos acerca de estas familias mencionadas en el proceso de los Almosnino23.

  • 24 SIHM Angleterre, t. II, p. 11, nota 2.
  • 25 Véase por ejemplo la correspondencia entre «Xeque Rutt» y Baltasar Polo en el año 1595 (Archivo Gen (...)
  • 26 SIHM Portugal, t. II(2), passim.
  • 27 G. Gozalbes Busto, Los moriscos en Marruecos, p. 103.
  • 28 Por ejemplo, SIHM Portugal, t. III, doc. xix y xxi.
  • 29 R. Ricard, « Notice sur Bastião de Vargas, agent de Jean III de Portugal au Maroc», en SIHM Portuga (...)
  • 30 Véase el proceso inquisitorial de Pedro de Santa María (ANTT, Inquisição, proc. n° 3294).

20A fínales del siglo XVI Ahmad al-Manṣūr tenía un consejero que le llevaba las finanzas llamado Ya’aqob Ruti24, Jeque o Jaco Rute según las fuentes hispánicas contemporáneas, donde aparece nombrado en casi todos los documentos que hacen referencia a Marruecos en el Archivo General de Simancas25. Almosnino le llama Xeque Rute y en su casa en Fez conoció a cautivos portugueses de la batalla de Alcazarquivir. Pertenecía a una influyente familia de Fez que había proporcionado agentes e intérpretes a los Wattasíes, la dinastía inmediatamente anterior a la de los Sa‘díes a la cual pertenece Ahmad al-Manṣūr. Su abuelo Jaco Rute, intérprete del sultán Ahmad al-Waṭṭāsī es mencionado a menudo también en los documentos portugueses ya que tuvo una relación estrecha con Bastião de Vargas, el agente del rey Juan III de Portugal en Marruecos, quien produjo una enorme y detallada correspondencia con la corte de Portugal en la que se informa de todos los tratos facilitados por Rute, que sabía bien el portugués26. Además de intérprete, Rute se dedicó comercialmente a la redención de cautivos, de la que obtuvo importantes beneficios27. Como comerciante, Rute tenía negocios en las ciudades costeras de Azemmur, Larache, Mamora y Arcila donde sus agentes llevaban las transacciones con los gobernantes locales portugueses. En Tánger y en Arcila era el propio hermano de Jaco, Moisés, el que actuaba como su agente. Parece que Jaco informaba puntualmente a su hermano de todo cuanto sucedía en la corte de Fez, y que éste a su vez informaba a los portugueses28. Vargas, como he dicho, particularmente diligente y minucioso en su trabajo29, estimaba a Rute y afirma reiteradamente que sus buenos oficios eran favorables a Portugal. J. Rute, que tenía sus propias naves, se encargó de llevar trigo marroquí a este país en 1539-1540 y durante este viaje estableció contactos con cristianos nuevos judaizantes («marranos») en Portugal alguno de los cuales retornó al judaísmo tras frecuentarle30.

  • 31 SIMM Portugal, t. III, p. 20.
  • 32 Véase J. A. Rodrigues da Silva Tavim, «Abraão Benzamerro, “judeu de sinal” sem sinal».
  • 33 L. A. Anaya Hernández, Judeoconversos e Inquisición en las islas Canarias, p. 108.
  • 34 SIHM Portugal, t. V, pp. 50, 52-54.
  • 35 A. Laredo, Les noms des juifs du Maroc, p. 552.

21Vargas hace frecuentes referencias a marranos portugueses dedicados al comercio de trigo con Marruecos31. Entre otras familias de este país, encontramos dedicados a dicho comercio a los Ben Zamirro o Zamerro, una familia de Safi. Abraham ben Zamirro, gran rabino de esta ciudad, hizo de mediador en 1526 entre portugueses y marroquíes para hacer las paces con posterioridad al sitio, por parte de éstos, de la ciudad, que entonces era aún portuguesa, e hizo varios viajes a Portugal. Durante estos viajes y gracias a los servicios prestados, parece que se le liberó de la obligación de llevar señal en el traje32. Su sobrino Aarón era rabino en Santa Cruz de Cabo Gué, donde vivían quince o veinte judíos33. Otro sobrino suyo, Salomón, que también mediaba entre portugueses y marroquíes, fue arrestado y encarcelado en Cádiz en 1556 cuando iba de Lisboa a Marruecos con cartas de Juan III para el Sultán34. Al mismo tiempo otro sobrino, Yehuda ben Zamerro, era rabino en Fez. A principios del siglo XVII Isaac ben Zamirro era rabino en Tetuán y David ben Zamirro, Naguid de la comunidad de Fez35. Es decir, que aquellas personas que trabajaban de intermediarios o incluso claramente en favor de portugueses y españoles, pertenecían a menudo a familias judías con un papel religioso y de liderazgo importante en su comunidad.

  • 36 J. S. Gerber, Jewish Society in Fez, pp. 94 sqq.

22El poder político que consiguieron los judíos que comerciaban en grano y en armas está bien representado por el caso de Jaco Rute, indispensable a los Banū Waṭṭās, a los portugueses, y Naguid de la comunidad de Fez, cargo que se mantuvo entre sus descendientes36 que además, como he dicho, siguieron desempeñando cargos en la Corte hasta tiempos de Aḥmad al-Manṣūr.

  • 37 SIHM Espagne, t. I, p. 246; SIHM Portugal, t. II (2), pp. 562 et 583.
  • 38 SIHM Portugal, t. IV, p. 239.
  • 39 A. Laredo, Les noms des juifs du Maroc (Senanes: pp. 906 sqq.; Pariente: p. 980 sqq.; Rute: p. 375 (...)

23Estrechamente relacionada con la familia Rute encontramos a otra familia judía de Fez, los Senanes, que llevaron con los Rute carreras paralelas y complementarias. Menahem Senanes, tesorero de la comunidad de Fez, fue informador y confidente de Abū Ḥassūn al-Waṭṭāsī en la década de 1540, además de secretario y emisario personal de este Sultán37. En calidad de tal tuvo tratos con los portugueses a través de Alfonso de Noronha, el gobernador de Tánger38. La mayor parte de estas familias fasíes tenía una rama instalada en Tetuán, hacia donde fueron muchas de ellas gravitando. Abraham Senanes era el gran rabino de Tetuán a principios del siglo XVII39.

  • 40 J. I. Israel, «The Jews of Spanish North Africa (1600-1669)», pp.71-72.

24También Salomón Pariente, consuegro de Isaac Almosnino, hizo de intermediario por parte de los españoles en los tratos de Larache, y una vez cedida la ciudad a éstos, toda la familia Pariente se instaló en Larache aunque insistieron en que no se les hiciera vivir en la judería40.

  • 41 Sobre la cesión de Larache, véase M. García-Arenal, F. Rodríguez Mediano y R. El Hour, Cartas marru (...)
  • 42 Véase al respecto la correspondencia de Baltasar Fernández, alfaqueque de Tánger, en AGS, Estado, l (...)
  • 43 G. Gozalbes Busto, Los moriscos en Marruecos, p. 131.
  • 44 Jerónimo de Mendonça, Jornada de África, lib. I, cap. iii y lib. II, cap. v.

25Mawlay al-Shayj, hermano y rival de Mawlay Zaydān (Zidán en los documentos hispanos), conocido por Muley Xeque en los documentos españoles y apodado «rey de Fez» puesto que era el Norte del país el que estuvo bajo su dominio durante los largos años de guerra civil entre los hijos y herederos de Ahmad al-Manṣūr, tuvo también importantes judíos en su entorno. En las primeras negociaciones que mantiene con el rey de España acerca de la cesión de Larache –a cambio de ayuda militar y económica a Muley Xeque y contra Muley Zidán41– aparece un judío llamado Gibre42, perteneciente a una importante familia de Fez con una rama en Tetuán43. Abraham Gibre hizo varios viajes a Portugal por asuntos de rescates de cautivos y acabó instalándose en Tánger y convirtiéndose al cristianismo44. Dos miembros de esta familia Gibre, viven como cristianos convertidos en Lisboa en tiempo de los Almosnino.

26Pero el favorito de Muley Xeque es Ulet Natán o Natán Benterní, un judío de Fez, del que Juan Luis de Rojas da cumplida noticia:

  • 45 Juan Luis de Rojas, Relación de algunos sucesos postreros de Berbería, f° 67v°.

Razón es saber quien es este Nathán, que es hoy Xeque de todos los ludios, crióse desde niño en la casa de Muleixeque con sus hijos y creció entre ellos sirviendo en los menesteres en los que los Reyes se sirven de los Iudíos, de lengoas, de tercerías y de otras cosas que no fían de sus Moros. Adelantósse éste en la gracia de Muleixeque, por secretos y sospechosos servicios, y acompañóle y siguióle siempre recibiendo del Rey muchas mercedes y pudiendo mas en el que otros mayores45.

27A la muerte de Muley Xeque, Natán se vino a España y se convirtió al cristianismo.

28El mencionar a tantos judíos ocupando posiciones de relevancia no debe inducir a formar una imagen equivocada. Precisamente en tanto que judíos pertenecían a un grupo fácilmente identificable culturalmente como categoría a parte y excluida de la posibilidad de alcanzar honores y altos cargos. Incapaces pues, de conseguir séquito y obediencia. Por lo tanto, como bien explica Rojas en el párrafo que acabo de citar, el peligroso poder que estas posiciones confieren quedaba neutralizado y hada a los judíos particularmente cotizables en un momento de competición interna y luchas por el poder. Su posición dependía exclusivamente de su relación personal y del favor de un candidato al trono o de un gobernante determinado y por eso les era necesario abandonar el país en caso de desaparición o pérdida de poder de la persona de la que dependían.

29Por otra parte los capitanes de las fronteras hispano-portuguesas, como Alonso de Noronha de Tánger, y los agentes españoles destinados a Marruecos (en particular Baltasar Polo y Juanetín Mortara) se valen de judíos como correos y como informantes y los mencionan en sus «avisos de Berbería» ya como «un judío conocido mío», ya con nombres y apellidos. Es frecuente el caso en que estos judíos hacen valer los servicios prestados y piden cédulas para venirse a la Península y convertirse al cristianismo, caso también muy frecuente entre los moriscos.

30Una gran parte de los judíos marroquíes de origen hispánico vivía pues en la frontera y de la frontera, el único lugar posible donde conseguir algo de poder. Esa frontera es externa, geográfica y política, pero también interna de la propia comunidad y de los diversos individuos que la componen. Todo ello les coloca en los márgenes, en el filo, y aquello que constituye su baza principal está al tiempo en las raíces de su debilidad como comunidad.

31Hay que tener en cuenta la terrible situación por la que atravesó Marruecos en el primer cuarto del siglo XVII, arrasada por la peste y por continuas y devastadoras guerras civiles. La primera y más violenta de las epidemias de peste estalló a comienzos de 1603, y el propio sultán Ahmad al-Manṣūr pereció a consecuencia de ella. Su muerte desencadenó una larga guerra civil entre sus hijos que se disputaban el trono.

32Fueron años espantosos para toda la población y particularmente duros para la minoría judía. Saul ben David Serero escribía desde Fez:

  • 46 G. Vajda, « Un recueil de textes historiques judéo-marocains », p. 326.

Depuis trois ans et demi (1603-1606) nous sommes en proie à la famine et a beaucoup d’autres calamités [...]. Environ 800 âmes sont mortes de faim à Fis. Les précieux enfants de Fès sont gonflés comme des outres, dépérissent d’inanition; ils sont devenus comme de vils tessons, ils étreignent les tas d’ordures pour y picorer comme des poules. Plus de six cents (juifs) ont apostasié. Les routes sont peu sûres, les communications suspendues. Quiconque reste dans la ville meurt de faim, quiconque sort tombe victime du glaive; chacun avale vif son prochain. Israël s’est appauvri à l’extrême [...]. Et en plus de ce malheur, nous avons encore à subir les conséquences funestes des guerres46...

  • 47 M. García-Arenal, «Les bildiyyin de Fès».
  • 48 Como el judío de Fez Isacar ben Isaac, que se convirtió al islam y se puso al servicio de Muley Zid (...)

33Una de esas consecuencias funestas es que los pretendientes exprimían a impuestos forzados a sus juderías para poder seguir financiando sus guerras. Como veremos más adelante por algún testimonio personal de judíos de Fez, la situación de éstos distaba de ser envidiable. Y si en este trabajo sólo mencionaré a individuos que permanecieron en el judaísmo a pesar de todo, o que se convirtieron al cristianismo, hay que tener en cuenta, como dice Serero, que las conversiones al islam fueron muy numerosas. Pero esa es otra cuestión47. Entre los regresados a la Península y convertidos al cristianismo encontramos también algún caso de judíos que habían intentado antes la conversión al islam48.

34Un problema añadido es que muchas familias destacadas de judíos de Fez (y entre ellos los propios Almosnino) apoyaron al candidato Muley Zidán, que subió al trono nada más morir su padre. Cuando el hermano de éste, Muley Xeque, se rebeló contra él y le arrebató la ciudad de Fez y casi todo el Norte de Marruecos (lo cual sucedió en 1611 con la ayuda española lograda a cambio de la cesión de Larache), la permanencia de estas familias judías en la ciudad se hizo imposible. Por otra parte son evidentes las condiciones materiales que inducían a judíos que habían sido cercanos a uno u otro de los rivales por el trono, a preferir a veces intentar el exilio una vez su candidato había fracasado o muerto. Es el caso de Gibre, de algún Pariente y de algún Ben Zamerro a los que veremos testificando en Lisboa en el proceso inquisitorial contra los Almosnino.

  • 49 Juan Luis de Rojas habla extensamente de este problema, e incluso de los casos en que los moriscos (...)

35La salida por las fronteras y hacia la Península fue un recurso que intentaron también muchos moriscos recién expulsados49 además de un buen número de judíos. Tenemos casos de algunos de éstos pormenorizadamente documentados. Son mucho más frecuentes de lo que podría pensarse y de lo que se ha puesto de manifiesto y es muestra de lo amplio y cambiante de las lealtades, o mejor, cómo la conversión fue una manera muy practicada de adaptarse a la realidad social en que se encontraban y de navegar en las circunstancias en las que les tocaba vivir, un territorio perpetuamente fronterizo. La conversión a otra religión se convierte en una especie de «pasaporte».

36Existen también personas, y familias, que optan por la subsistencia y la resistencia dentro de su propia comunidad y el mantenimiento, sean cual sean las circunstancias y los usos a los que se puedan poner a contribución sus diversos ingredientes culturales, de su religión judaica. Que optaron por vivir de espaldas y tan lejos como fuera posible del cristianismo. Ese es el caso de los Almosnino que tomaron al pie de la letra la prohibición, varias veces reiterada por los rabinos de Fez, de emigrar a tierras donde no se pudiera libremente profesar el judaísmo.

37Los inquisidores de Goa Francisco Borges de Sousa y João Fernandes d’Almeida escribían al Rey el 30 de enero de 1618 una carta al final de la cual se enumera a los presos que en esos momentos se encontraban en las cárceles de la Inquisición. Entre ellos se incluye a un

Abraham judeu de nação por blasfemias que disse contra a divindade de Christo Nosso Senhor e contra pureza dea Virgem Nossa Senhora. Isac, judeu, phisico, pelas mesmas blasfemias e mformação que houve de ser christão,

  • 50 Apud A. Baião, A Inquisição de Goa. Correspondência dos Inquisidores da India, pp. 554-555.

38se les incoa proceso y se les traslada a Lisboa50.

39El 17 de febrero de 1618, la nave Nossa Senhora da Guia partió de Goa llevando a dos presos del Santo Oficio llamados Isaac y Abraham Almosnino, «judíos que dicen ser de nación». La nave llegó a Cascais en noviembre del mismo año y sus pasajeros prosiguieron por tierra a Lisboa, donde el tribunal inquisitorial de esta ciudad se hizo cargo de ambos reos, junto con copia de los papeles del proceso que en Goa se les había incoado. Isaac llegaba enfermo, «doente» después del largo y penoso viaje.

40Todo había comenzado en Goa en enero de 1617 con la denuncia de un cristiano viejo natural de Oporto llamado Luis Álvarez Garcés, que dijo haber reconocido en Isaac, aunque iba en traje de judío, a un tal Manuel López.

41Este Manuel López era cristiano nuevo, bautizado, y vivía en Oporto como cristiano, ejercía de médico y había huido de la ciudad por problemas con el Santo Oficio. El tal Manuel López, cuando Luis Álvarez Garcés le conoció, hace unos veinte años, era un hombre de unos treinta y cinco años, de barba espesa y rubia, de mediana estatura. Con la sospecha de que podría tratarse del mismo hombre, Luis de Acevedo y Luis Álvarez Garcés esperaron a la puerta de la casa de Robert Sherley, embajador de Persia en Goa, de quien Isaac era médico y donde se alojaba, en espera de verle y hablarle. Cuando llegó el judío en traje de judío, pero al parecer sin señal («em trajos de judeo con huna trunfa na cabeça listrada de cores e huna cabaya preta») le preguntaron si era médico y él dijo que sí, hablando en muy buen portugués. Se trata de un hombre de unos cuarenta y cinco años, mediano de cuerpo, blanco, con pecas, de barba dorada muy espesa, algo «vermelha», ojos verdes o azules... Su hermano Abraham es mucho más joven, parece de unos veinticinco o veintiséis años de edad, bajo y grueso, blanco y rubio. Habían venido de Persia con el embajador de dicho país.

42También testifica contra Isaac un mercader cristiano viejo llamado João Álvarez Ferraz, natural de Mozambique y casado y morador en la ciudad de Colombo en Ceilán, diciendo que le ha oído proferir, a Isaac, improperios contra Cristo y la Iglesia Católica. Este testigo tenía asuntos comerciales con el embajador e iba a su casa, y es allí donde ha presenciado los hechos que relata, y en particular discusiones entre los Almosnino y el padre Redento, de la Orden de los Carmelitas, que allí moraba. Es ésta una testificación muy interesante y donde se trasluce una clara envidia y competencia comercial, pues el mismo João dice que el embajador «lhes es muy affeiçoado e que ñao faz, mais que o que elles querem». Los Almosnino escarnecen a la Iglesia, dicen que Cristo era un judío como ellos, que los cristianos eran idólatras etc. Un día en que vio pasar a unos clérigos negros por la calle, Isaac se extrañó diciendo «que entre os judeus se escolhião os may genttlshomes» para ser clérigos. Isaac parece tener muy buen conocimiento de la doctrina cristiana, lo cual demostraría su condición de cristiano nuevo vuelto al judaísmo.

  • 51 Véase E. D. Ross, Sir Anthony Sherley and his Persian Adventure, p. 24.
  • 52 Ver García de Silva y Figueroa, Epistolario diplomático, pp. 88 sqq.
  • 53 Véase un relato pormenorizado de su llegada y estancia en Marruecos en la crónica portuguesa Crónic (...)
  • 54 E. D. Ross, Sir Anthony Sherley and his Persian Adventure, p. 62.

43El embajador del que se trata es Robert Sherley, el famoso aventurero inglés, hermano de Anthony Sherley, un personaje bien conocido y cuyos movimientos durante estos años están ampliamente documentados. Robert Sherley había ido a Persia en compañía de su hermano Anthony y, cuando éste fue enviado por Shah Abbas a Moscú en misión diplomática en 1599, Robert quedó en Persia como rehén51. Durante varios años sirvió en el ejército persa e intentó ganarse la confianza del Shah quien al fin le envió de embajador a Europa. En España estuvo, efectivamente, en calidad de embajador de Persia en 161052. Tras continuar su misión en Inglaterra volvió a Persia en 1613. Debió de conocer entonces y allí a los Almosnino, según cuenta Isaac en sus declaraciones. Tanto Sherley como los Almosnino pasaron en Ispahan dos años. Pero con anterioridad a todo esto, Anthony Sherley, después de sus viajes a Persia y a Moscú había sido enviado por Rodolfo II de Alemania en misión diplomática y comercial a Marruecos, a donde llegó en otoño de 160553. Estuvo cuatro meses en Safi y seis en Marrakech en cuyo mellah se instaló y donde vivió con título de embajador, llevando una intensa vida social con gran lujo y dispendio, hasta el punto en que tuvo que pedir dinero prestado a los judíos de la ciudad54. En palabras de António de Saldanha, Sherley:

  • 55 Crónica de Almançor, sultão de Marrocos, p. 420.

Llegó a Marrakech el 22 de febrero de 1606 y fue alojado, por mayor seguridad, en la Judería, donde le tenían reservada y preparada una buena casa y designado algunos judíos y diez cristianos para servirle. Entre los judíos se consideraron favorecidos por la fortuna aquellos que tenían ricas telas, sedas y brocados porque en cuanto, por el precio que les dictaba su amor a la ganancia, se las ofrecían a cualquiera de sus servidores, éste iba en seguida a buscar un papel firmado por el embajador, y, sin otra garantía, ellos se lo entregaban55.

44Sherley, según Saldanha, llevó en Marrakech una vida de estrepitoso lujo. Son precisamente esos años en los que Isaac Almosnino, como veremos, vivía en la ciudad de Marrakech ejerciendo de médico, y no es disparatado pensar que pudo conocer a través de otros judíos a Anthony Sherley, lo cual ayudaría a establecer la conexión con su hermano Robert una vez en Persia. Pero todo esto es suposición mía, porque no hay mención alguna a cómo se estableció el contacto. Isaac declara solamente que Robert Sherley, que se dirigía a Europa, les animó a los Almosnino a hacer con él el viaje a Ormuz y de allí a Goa. Sherley, según dice Almosnino, le necesitaba en su séquito en calidad de médico y el pensó que era un buen camino para regresar a Marruecos.

  • 56 Fray Florencio del Niño Jesús, En Ormuz y en el Mogol, pp. 56 sqq.

45Las fuentes documentales sobre Robert Sherley nos informan de que ese viaje comenzó en octubre de 1615. Acompañaban a Roberto Sherley su mujer, un séquito en el que se encontraba un carmelita, el padre Redento, y unos cincuenta cautivos portugueses con sus criados árabes que los persas habían hecho presos cuando la toma de Comorán56. Su mujer era Teresa Amazonitis, una circasiana convertida al catolicismo. Nada dicen estas fuentes de la existencia de los dos judíos en el séquito. Pero es notable cómo en la documentación tanto europea como árabe de la época se silencia, salvo que sea imprescindible, la presencia de judíos, a los que en última instancia se menciona sólo en tanto que «judíos» sin añadir nombres y apellidos. Son una categoría aparte que tiene algo de «no-personas». Ni siquiera se añade el apellido en la carta que hemos mencionado más arriba en que los inquisidores de Goa dan cuenta de la prisión de los Almosnino y de su traslado a Lisboa.

  • 57 Véanse García de Silva y Figueroa, Epistolario diplomático; Id., Comentarios de la embajada y C. Al (...)
  • 58 Fray Florencio del Niño Jesús, En Ormuz y en el Mogol, p. 69.

46El grupo de Roberto Sherley llegó a Goa en febrero de 1616, y fue recibido por el virrey Jerónimo de Acevedo. En Goa estaba entonces también el embajador español Garría de Silva y Figueroa, que permaneció en la ciudad hasta marzo de 1617 y que por desgracia, tampoco menciona a los Almosnino en sus abundantes escritos, aunque sí al padre Redento, del que habla, como de Sherley, muy mal. En realidad hizo todo lo que pudo para desacreditar al embajador de Persia y a su misión. Entre otras cosas, les califica siempre, a Sherley y a su mujer, de herejes57. Pero no creo que esto tenga nada que ver con el que prendieran a los Almosnino, personas del séquito de Sherley, ya que el padre Redento, en sus escritos, se manifiesta como amigo personal de los inquisidores de Goa ya citados, Francisco Borges de Sosa y Juan Fernández de Almeida58. Cuando Isaac es preguntado por el Tribunal que si tiene enemigos, cita a este João Álvarez Ferraz que había ido difundiendo el rumor de que la mujer de Sherley «era mora», por lo que el embajador se había ofendido y había roto relaciones con él, ruptura de la cual João había hecho responsable a Isaac. Tanto Sherley como su mujer eran personajes altamente coloristas que causaban honda impresión cualquiera fuera la Corte que les recibiera.

47Por los documentos incluidos en el proceso sabemos que Francisco Borges de Sousa y João Fernandes d’Almeida escriben el 24 de enero de 1617 al virrey de Goa, Jerónimo de Acevedo, solicitando permiso para detener a ambos judíos, ya que se da la circunstancia extraordinaria de que estén alojados en una embajada. El virrey responde que a los embajadores se les debe respeto, pero que más altas son las cosas del Santo Oficio, que son cosas de Dios, y que hagan según crean conveniente, tan sólo recomienda que esperen a que se embarque el embajador para no tener problemas. Los inquisidores evidentemente hicieron caso solamente a la primera parte de la respuesta, probablemente temiendo o sabiendo que los Almosnino pensaban emprender el viaje haría Lisboa con Sherley, viaje que necesariamente tenía que hacer escala en alguno de los puertos portugueses de Marruecos. En cualquier caso, los Almosnino fueron detenidos el 2Ó de enero y Robert Sherley se embarcó, con el padre Redento y el resto de su séquito, el 1 de febrero. Sherley llegó a Lisboa en septiembre de 1615y prosiguió camino a Madrid. No vuelve a intervenir ni a ser mencionado en el proceso contra los Almosnino.

48Traído a declarar ante el Tribunal por primera vez el 26 de enero, el encausado desde el comienzo hace toda una declaración de principios al no consentir que se le tome juramento sobre los Evangelios sino sobre un libro que él trae escrito en hebraico que el dice ser «o livro da ley velha de Moyses». Así será de ahora en adelante, y asimismo firmará todas sus testificaciones en hebreo. Lo mismo hará su hermano Abraham. Dice que se llama Isaac Almosnino, de cuarenta y cinco años, judío de nación y profesión, hijo de abuelos y padres judíos, natural de Fez donde está casado con una prima suya judía. Nació en Fez y allí fue circuncidado cuando tenía ocho días, allí se educó y aprendió el arte física, que la tiene por profesión y la ejercía en Fez, aunque fuera de las partes de África no la ejerce. Isaac se guarda así de que se le pueda acusar de haber transgredido la prohibición general en los países cristianos, desde la Edad Media, de que los judíos ejercieran la medicina.

49Por las divisiones y alteraciones que hubo en el reino de Fez, Isaac se salió de este reino con unos mercaderes y anduvo por algunas partes de Italia, por tierras del duque de Florencia, y también en Marsella en Francia. Fuego, con otros mercaderes de Fez marchó a tierra de turcos y de allí a las del Shah de Persia donde conoció a Robert Sherley («Roberto Cherle, ingres») con quien vino a la India. Robert Sherley, que anteriormente había sido embajador del Shah en España, había vuelto a ser enviado por el Shah a Europa con misiones en España y en Inglaterra. En Goa ha residido siempre en casa del embajador.

50Le preguntan a Isaac que si conoce a judíos que hayan sido cristianos nuevos bautizados y ahora vivan como judíos y él contesta que sí, que hay muchos en Venecia, Pisa y otras partes de Italia, en Levante y en Constantinopla, pero que no sabe nombres ni les preguntó nunca que de qué partes eran, si de Portugal o de dónde. Él, desde luego, es judío «desde Abraham a esta parte», con padre, madre y hermanos judíos y que nunca ha puesto los pies en Portugal ni en ningún lugar de la Península Ibérica. Su padre, Hasday, era mercader y siempre había ejercido su profesión sin salir de África. Su madre era Hasibona, hija de Rabí Azarandel, y ni su padre ni su madre han tenido nunca nombres cristianos. Nunca ha tenido parientes cristianos, nunca ningún pariente suyo ha estado en Portugal, ni él tampoco ha estado, ni siquiera sabe dónde está la ciudad de Oporto. Su familia, dice literalmente, pertenece a la «casta» de los judíos castellanos que echaron de España.

51Niega todas las acusaciones de haber hablado mal de Cristo o de la Iglesia, que ni por la cabeza se le ha pasado, y que nunca discute con infieles, sean católicos o sean moros. Sabe que en tierra de cristianos se castiga a quien hable mal de su Ley

pois os Mouros em Berberia, onde elle se criou, costumão tamben castigar os que dizem mal do seu Alcorão de Mafamede.

52Niega ser cristiano bautizado ni haber estado nunca él, ni ningún miembro de su familia, en Portugal. Los inquisidores le preguntan cómo ha podido abandonar a su tierra, sus parientes y su gente para irse a vivir entre gente extraña y bárbara. Lo cual muestra la ambivalencia que suscitan los cristianos nuevos (aunque en este caso los Almosnino no lo fueran): uno de nosotros pero que no es de los nuestros, al que no queremos integrar pero cuyo rechazo nos resulta incomprensible.

53Las testificaciones de Isaac y toda su actitud ante el Tribunal, irán siempre encaminadas a subrayar su calidad inquebrantable de judío, a enfatizar las señales culturales que le identifican como tal. Nunca intentará negociar ni congraciarse con el Tribunal por medio de bien conocidos recursos como el delatar a cristianos nuevos que hayan regresado al judaísmo. De vez en cuando protesta o exige algo, nunca varía sus declaraciones, que firma siempre en hebreo: sólo la primera testificación en Lisboa la firma en hebreo y en alfabeto latino (Isaque Almosnino). Su hermano Abraham firma también siempre en hebreo. Isaac se comporta con dignidad y orgullo y con el aplomo que confiere sin duda el pertenecer, como era su caso, a una familia destacada y privilegiada.

54Isaac no sólo hace prueba de gran integridad, sino que probablemente se trata de una estrategia inteligente: demostrar ante la Inquisición que nunca ha tenido contactos con el mundo cristiano ni con ambientes conversos; que ha vivido siempre a distancia del cristianismo e incluso del marranismo; que, salvo la desgraciada excepción de Goa, donde sin duda nunca pensó estar más que de paso, sólo ha vivido en tierras que permitan la práctica legal de la religión judaica. Y es ésta una de las cortapisas a tener en cuenta a la hora de interpretar la documentación: que seguimos el interrogatorio de la Inquisición, lo cual condiciona la información, y que ésta además va ceñida a la estrategia del interrogado. Por ello, por ejemplo, no creo que se pueda deducir del uso sistemático y exclusivo, por parte de los Almosnino, de la escritura hebraica, que no supieran escribir castellano. Es por su parte un acto consciente y encaminado a subrayar unas pertenencias claras y unas señas de identidad bien definidas en las cuales no sólo la religión, sino el nombre («Nunca tuvimos nombre de cristianos.»), la escritura y el vestido, son definitorias.

55Interrogado al respecto, Isaac afirma que sabe quién lo ha denunciado y que lo ha hecho por competencia comercial y por envidia por los privilegios comerciales que le otorga el vivir con el embajador de Persia. Es muy notable ver la firmeza con la que rechaza el abogado defensor de oficio que le quiere asignar el Tribunal. Es firme pero no desafiante. Dentro de la minuciosa y repetida descripción de Almosnino que los distintos documentos van repitiendo se incluyen curiosos detalles, como que Isaac, que «fala moito bon portugues», «fala muy manso», hecho que parece producir cierto asombro como si no fuera de esperar de su firme y poco sumisa actitud. Isaac manifiesta explícitamente que en Goa se siente incapaz de defenderse puesto que no tiene quien testifique en su favor ahora que el embajador Sherley se ha ido, y que si en vez de en Goa estuviera en Lisboa, podrían los inquisidores ver que en las plazas de África hay quien le conoce, a él y a su padre, pues son de familia importante y conocida, E incluso en la misma Lisboa se hallaran judíos convertidos procedentes de Fez que le conocen a él y a su familia. Insiste en repetidas audiencias en ser trasladado a Lisboa, cosa que al fin es otorgada.

56Una vez en Lisboa, las audiencias y testificaciones se reanudan a partir de enero de 1619. El proceso consiste a partir de aquí en reunir testimonios de personas que conocieran a los Almosnino en Fez por un lado, y testimonios de personas que conocieran a Manuel López en Oporto, por otro. Los primeros son bien indicativos del número considerable de judíos, convertidos al cristianismo y procedentes de Fez, que vivían entonces en Lisboa. De los segundos no voy a ocuparme, pues alargarían demasiado este trabajo y no aportan nada sobre la comunidad de judíos hispanos de Fez, aunque sí sobre los cristianos nuevos de Oporto y su región.

  • 59 Los Almosnino llevan sacos de diversas monedas, en particular, monedas de oro de doce o trece reale (...)

57Al mismo tiempo que la búsqueda y audiencias de testigos, los inquisidores van realizando una serie de interrogatorios más largos y detallados a Isaac y a Abraham. En la primera audiencia que con él se tiene en Lisboa, Isaac se declara enfermo, pide que le acrecienten la ración y que le den camisas limpias y cosas de su vestido que él necesita. Así mismo solicita que se apresure su causa pues ya lleva mucho tiempo en ella lo cual le supone un evidente perjuicio. Si le encuentran culpa, él no va a recusar el castigo. Que él sabe que en Lisboa las causas se apuran y se averiguan las verdades. Vuelve a negarse a jurar sobre los Evangelios y exige que se le traiga un texto de «la Ley vieja». Asimismo, presenta un inventario de sus bienes y presenta quejas contra el piloto de la nave que les ha traído de Goa y que se ha quedado con cosas que son de su propiedad. Por este inventario vemos que los Almosnino mercadeaban en productos suntuarios, oro y piedras preciosas, joyas, telas y armas ricas. También hace inventario de sus bienes personales, su ropa («muyta ropa blanca e sayos persianos e turquescos») y su cama, un escritorio pequeño, diversos libros hebraicos, servicio de casa en cobre y en plata, una mesa de bambú59.

58La Inquisición comienza, como es de rigor, por inquirir sobre la genealogía y sobre el «discurso de la vida» de ambos encausados, que paso a resumir juntamente. Los abuelos son Abraham Almosnin (Almosnin y Almosnino alternan en los diversos documentos) y Sima o Simea su mujer. Abraham fue médico del sultán Muley Abdala (1557-1574). Estos tuvieron dos hijos, Hasday, mercader, y Haim, médico. El padre de los encausados es Hasday, mercader, casado con Azibuena hija de Rabí Abraham Azarandel y Solbuena su mujer. Abraham es soltero pero Isaac está casado en segundas nupcias con su prima Alba Azarandel con quien tiene una hija, Azibuena, que tiene ahora catorce años y está casada con jaco Pariente, hijo de Salomón Pariente. En primeras nupcias estuvo desposado con otra prima, Oro, que murió muy pronto.

59Su bisabuelo paterno se llamaba Rabí Maer Azarandel y el paterno se llamaba Abraham que era médico, de Toledo, y le expulsaron los Reyes Católicos. No sabe de más antepasados. Su abuelo tuvo muchos hermanos, a algunos de los cuales los conoció el declarante y a otros no. Este abuelo tuvo un hermano que fue cristiano y se llamaba Judá Azarandel. Él afirma que no sabe dónde está y que si está vivo tendrá más de noventa años. Le preguntan que si este tío suyo se hizo cristiano ya adulto o si fue bautizado cuando niño y dónde; contesta que «hombre ya debía ser» porque se fue de Fez a hacerse cristiano a tierra de cristianos.

60El padre tenía un hermano, Haim. La madre tenía varios hermanos, Mair, Isaac, Jacob y José, que han muerto todos, y una hermana que vive todavía en Fez, llamada Paloma. Isaac y Abraham tienen además tres hermanas, Simea, viuda de un primo hermano, Abraham físico, Sasbona, casada con Rabí Araon y Axa que es joven sin casar.

61Isaac y Abraham pertenecen sin duda a dos de los linajes judíos más distinguidos de Fez. La familia Almosnino está documentada en Castilla y en Aragón al menos desde principios del siglo XIV, con rabinos y médicos entre sus miembros. Abraham Almosnino figura entre los rabinos de familia de expulsos que firmaron las taqqanot de Fez en 1545. En 1532, un fraile franciscano, fray Andrés de Spoleto, estuvo en Fez intentando convertir a los musulmanes comenzando por el propio Sultán. Acogido en casa del cuñado de dicho Sultán, Muley Ibrahim, comenzó a convocar a ulemas y rabinos para establecer con ellos polémica religiosa. El cronista portugués Bernardo Rodrigues, que estaba en Fez por las mismas fechas, relata que

  • 60 D. Lopes (ed.), Anais d’Arzila, t. II, p. 215.

avia todos os dias entre o frade, judeos e mouros disputas, entre os quais erão dous avidos por muito letrados, um deles ama nome Rabi Abraham Almosnino e outro Rabí Samuel60.

  • 61 P. Romeu y I. M. Hassan, «Apuntes sobre la Crónica de los Reyes Otomanos».
  • 62 A. Laredo, Les noms des juifs du Maroc, pp. 296-298.
  • 63 Ibid., pp. 201-202.

62Una rama de la familia se instaló en Salónica: Moses Almosnino escribió en esta ciudad un libro famoso, Crónica de los Reyes Otomanos, que fue terminado en 156761, y una parte, transliterada por Iacob Cansino con el título de Extremos y grandezas de Constantinopla, publicado en Madrid en 163862. En cuanto a los Azarandel, también aparecen en documentos de cancillería castellanos desde el siglo XIV, como secretarios, médicos, autoridades de las aljamas, y en documentos de Fez desde 159563.

63Isaac aprendió medicina con su tío paterno Rabí Haim, con quien estudió hasta tener veinte años de edad. Luego se trasladó a Marrakech (donde los Sa‘díes habían instalado su capital, y a donde gravitaron por tanto algunas familias judías importantes) a curar y allí vivió muchos años aunque iba y venía a Fez donde al final volvió a instalarse.

  • 64 ANTT, Inquisição, Cademos do Promotor, lib. 8, fos 597-599 (citado por J. A. Rodrigues da Silva Tav (...)

64Otras fuentes contemporáneas confirman y completan esta declaración de Almosnino: en 1619 José Alambotto, judío de Fez, declaró ante el comisario del Santo Oficio en Ceuta que el hijo de Hasday Almosnino, Isaac, había salido de Fez teniendo unos veinte años para ejercer el oficio de médico en Marrakech, lo cual hizo durante diez años. Su abuelo paterno había sido un médico eminente. Un primo de Isaac Almosnino llamado Moisés, rabino, sabio e igualmente médico ejercía como tal en Fez «tomando os pulsos aos infermos como deseoso de aprender a medicina»64.

65A la muerte de Muley Aḥmad (1603) estalló la guerra entre sus hijos, y los Almosnino y sus parientes se hicieron criados de Muley Zidán. Éste continuó teniendo médicos judíos. Gonzalo Coutinho, capitán de Mazagán, habla del médico del Sultán en estos términos:

  • 65 Gonçalo Coutinho, Discurso da Iornada a villa de Mazagam, f° 143.

De quem confia sua pessoa e saude. Chamase Ioseph Valença, por averem sido seus mayores naturais daquella cidade de Hespanha. He homem velho, e fot ja medico de Molet Hamet pay de Moley Zidam e de Moley Boferes seu irmão, de boa pessoa e presença, gentilmente Hespanholado, douto na disciplina dos Arabes, particularmente em Aviçena, que traz, consigo tresladado em Hebraico, porem ignorante da scholla Grega e Latina totalmente, se bem alguma vez allega Galeno: e com tudo pella longa experiencia e larga idade, pratico de nam desprezar entre outros medicos dos nossos65.

  • 66 Sorprendente pero no único. En una carta impresa en Roma en 1505 que informa sobre los viajes de lo (...)

66Cuando Muley Zidán fue derrotado por su hermano Muley Xeque, y el vencedor entró en Fez (1611), tuvieron que huir los Almosnino «como fogirão todos os criados de Molhei Zidan». Primero a Alcázar, luego a langer donde estuvo un año, luego a Tetuán, que estaba levantado contra Muley Xeque y buscaba el apoyo de Zidán. En Tetuán estuvo dos años y de allí volvió, encubierto, a Fez. Estuvo unos cuatro meses en la judería considerando la posibilidad de regresar a la ciudad, pero ésta se encontraba devastada y arruinada, y en situación tan penosa que tuvo que volver a Tetuán. De allí marchó a Argel con su cuñado Rabí Aaron, que llevaba unos libros hebraicos que él, el rabino Aaron, había escrito y llevaba a imprimir a Venecia. De allí, ambos cuñados comenzaron a mercadear juntos en Niza, Marsella y Venecia a través de Liorna (Livorno). En Liorna se le unió Abraham que iba en su seguimiento, también con miedo de Muley Xeque, mientras Isaac esperaba cobrar unas letras que le debían en Venecia. Fueron juntos a Florencia donde pasaron cuatro meses, y de allí a Marsella, En Marsella comienzan un largo periplo que relatan muy sucintamente: se habían embarcado hacia Trípoli de Siria hace unos ocho años. Llevaban tabaco y aljofar. Pasaron a Alepo, a «Babilonia» (Bagdad) permaneciendo varios meses en cada sitio y entraron en Persia por «Madan» (Hamadan), y de allí a Ispahán, donde está el rey persiano y donde se quedaron dos años. Allí conoció a Roberto Sherley. Con él vinieron a Ormuz donde se embarcaron hacia Goa: él viajaba en calidad de físico del embajador y su intención era acompañarle en su viaje a Lisboa para así poder volver a Marruecos. En Goa estuvieron once meses. En total, un recorrido en el que han empleado más de doce años y que resulta sorprendente66. Todo para ir a caer en manos de la Inquisición en la otra punta del mundo.

67Como documentos que pueden acreditar que se trata de él, Isaac propone presentar un papel hecho ante escribano público de un poder que le dio su hermano Abraham para cobrar en su nombre mil cruzados que le debía Azarlulho, judío de Fez residente en Venecia, así como el recibo de haber cobrado la deuda. Ambos papeles (que no se encuentran incluidos ahora en el proceso) llevan la firma de Isaac y éste solicita a los inquisidores que cotejen esa firma con la que él hace allí mismo y en su presencia. También tiene una carta de la gran duquesa de Florencia en que ésta recomienda a Isaac y Abraham al príncipe de Ginza para que les ayude a establecerse en Marsella, carta que no utilizó porque sólo estuvo en Marsella de paso. Dice que esas cartas están en su equipaje, en su «caxa» que vino con él de Goa y debe estar requisada por la Inquisición.

68Los inquisidores parecen muy interesados por diversos puntos de esta historia. En primer lugar, quieren saber de los estudios de Isaac y cómo los ha hecho. Le preguntan que en qué escuela estudió medicina, que si en Coimbra o en Salamanca, y él responde que en Fez. Los inquisidores preguntan que cómo puede ser médico si no ha estudiado en ninguno de esos dos sitios, y que si sabe latín. Isaac nos proporciona entonces informaciones preciosas acerca de lo que consistía la educación de un judío de Fez de buena familia. Aprendió a leer y escribir en la escuela judía de la ciudad, con otros mozos: declara que no sabe latín, que sabe hebraico, arábigo, castellano y «caldeo» (arameo), alguna cosa de italiano y entiende algunas palabras de la lengua francesa que se habla en Marsella por haber ido a mercadear; que la lengua portuguesa la sabe muy bien por los muchos portugueses que hay en Marruecos y por haber tenido tratos con cautivos de la batalla del rey don Sebastián y por los tratos con las fronteras portuguesas en África cuando iba a ellas. Le preguntan que cómo aprendió las lenguas y explica que en Fez fue criado en la lengua castellana y en la arábiga como todos los judíos que descienden de España, y hebraico y caldeo los aprendió estudiando en la escuela como acá se estudia el latín.

  • 67 AHN, Inquisición, leg. 2645, n° 51.

69Otros procesos posteriores (es decir, de tiempos en los que el judaísmo marroquí había empezado culturalmente a decaer) coinciden en estas informaciones. Es el caso, por ejemplo, de Juan Coitiño, que testificó ante la Inquisición en 1668, judío de Fez de cuarenta y ocho años, había aprendido en esta ciudad las lenguas arábiga, caldea y hebrea, antes de partir a Lisboa, donde se había convertido y donde tenía mujer e hijos: los judeoconversos de Málaga le pedían asesoramiento en materia de oraciones y ceremonias67.

70Los inquisidores piden más detalles acerca de las letras que Almosnino aprendió en Fez, de qué maestros y en compañía de qué personas. No se sabe ya si por curiosidad propia, si por interés «antropológico» o en espera de que sea mencionado algún judío de proveniencia portuguesa. Si es este último caso, es en vano. Mi impresión personal es que Isaac les produce perplejidad por ser tan cercano (puesto que de hecho podía pasar por portugués) y al tiempo tan ajeno, tan diferente, tan «exótico» al fin, y esa perplejidad les provoca también curiosidad. Quieren saber, precisar cómo se vive, cómo se es cuando se es alguien como Isaac.

71Isaac dice que aprendió a leer y escribir en la escuela de la judería de Fez con otros mozos de su misma edad, los nombres de los maestros de que se acuerda son Hudelas Raby, Jacob Benatia o Segurido, Rabí Isac Toledano, de estos dos últimos aprendió hebraico y caldeo. Eran sus condiscípulos sus primos y algunos más que nombra, muchachos vecinos suyos de la judería, y como amigo suyo, Abraham Oreja. Se precia de pertenecer a una familia importante y distinguida y afirma que «todos os homens que fossem de Fez e rabinos o conhecerão e a seu pay e a mais sua geração». Los inquisidores quieren saber si en Fez conoció algún portugués que volviera al judaísmo, a lo que Almosnino contesta que no. Le preguntan también si conoce judíos que se hayan convertido al cristianismo, y menciona a varios convertidos en Tánger en tiempos de don Alfonso de Noronha, como los hermanos Camondo: Jacob Camondo y su mujer, una judía de Alcázar, y Salomón Camondo. Ambos, dice, eran vecinos de la sinagoga de los Almosnino y se convirtieron hace unos trece o catorce años. Salomón se convirtió junto a su mujer y un niño suyo. También se convirtió en Tánger Abraham Gibre, Moysen ben Zamerro que ahora es don Paulo, y que le conoce muy bien; y que todos éstos le conocen a él muy bien.

  • 68 Las actas de bautismo de El Escorial a 3 de abril de 1589 presentan a «un hombre de edad de quarent (...)

72Más adelante en el proceso, traerán a declarar a Salomón ben Zamerro, que se ha convertido en Lisboa con el nombre de Manoel de Noronha. Moysen no vuelve a aparecer en el proceso, y sin embargo tenemos noticias de él por otras fuentes que confirman lo dicho por Almosnino: en 1589 se había convertido al cristianismo en el Escorial con el nombre de Pablo de Santa María68.

  • 69 Véanse J. Albarracín, «Vestido y adorno de la novia tetuaní»; J. Jouin, «Iconographie de la mariée (...)

73Según relata Almosnino, los Camodo (o Camondo), de judíos llamados Jacob y Salomón, vivían en su misma calle de la judería de Fez junto con su padre Josep. Un poco más arriba de la casa de Almosnino estaba la de los Gibre, Zancote y Obadías. Sobre los Camondo le hacen muchas preguntas, como si tenían madre y cómo se llamaba la madre. Almosnino dice que no teman tanta comunicación y que en cualquier caso los judíos no saben los nombres de las mujeres que no son de su familia; que él no fue a la escuela con los Camondo, que sólo los conocía del vecindario. El padre, Josep, murió antes de que los hijos se convirtiesen. El dicho Salomón se casó hace veinte años por primera vez con una hija de Israel Chibo, y le compró a él, Almosnino, para ella un sayo de chamalote de seda rojo con hilo de oro que había sido de una desposada de Almosnino llamada Oro hija de Raby Mair (su tío materno) que se le murió hace más de veinticinco años en Fez. Es un dato interesante, muestra de lo antiguo que es el traje rojo que ostentan tradicionalmente las novias judías del Norte de Marruecos69.

74Los Almosnino y sus primos tuvieron diferencia hace más de veintidós años en Fez con Rabí Isaías Guelis sobre una sinagoga de los Almosninos sobre la cual los judíos se dividieron, unos yéndose a una sinagoga y otros a otra, Josep Camondo, el padre de Jacob y Salomón, continuó en la sinagoga de los Almosnino.

  • 70 Apud. J. S. Gerber, Jewish Society in Fez, pp. 78-80.

75En cuanto a la educación recibida por un judío de Fez, los datos del proceso de los Almosnino se complementan, y confirman, en otro tipo de fuentes. Las crónicas hebreas de la comunidad indican que la educación formal de un niño empezaba en torno a los cuatro años. El aprendizaje se hacía, como también era el caso de los musulmanes, por medio de memorizar textos (en primer lugar, la Biblia con el comentario de Rashi) que eran explicados en árabe, y los alumnos adquirían también un conocimiento escrito de esta lengua70. Es decir, que los judíos de Fez que habían asistido a la escuela sinagogal, o a las pequeñas escuelas privadas que diversos rabinos tenían en sus casas, tenían un conocimiento del árabe escrito además de la vernácula hablada. No sabemos nada acerca de cuándo y cómo aprendían a escribir castellano, que implica un alfabeto diferente.

76Le preguntan que si ha ejercido su oficio de médico en Fez y contesta que no pero sí en Marrakech, hace más de veinticinco años, pues fue a aquella tierra con su tío Rabí Aron y con sus primos Rabí Abraham su cuñado y Rabí Jacob. En Marrakech vivió hace veinticinco años durante quince meses y hace veinte años se quedó durante cuatro años, siempre ejerciendo el oficio de médico. Pero en Fez no ejerció como médico y no era conocido en calidad de tal. La medicina la aprendió con su tío.

  • 71 Véanse G. Vajda, « Un recueil de textes juridiques judéo-marocains »; Y. D. Semach, « Une chronique (...)
  • 72 A. Laredo, « Les Purim de Tanger »; F. Cantera, «El purim del rey don Sebastián». Para un tratamien (...)

77Le preguntan que dónde estaba él cuando fue la batalla del rey don Sebastián (1578). Es de nuevo, a mi parecer, una muestra de curiosidad personal por parte de los inquisidores, indicativa de la tremenda impronta en la memoria colectiva portuguesa de tan catastrófico evento. Las respuestas de Almosnino son siempre breves, no aventura información, así que tos inquisidores insisten en sus interrogatorios en obtener ampliación o mayor detalle. Así, a la pregunta de dónde estaba él cuando la batalla, tan sólo dice que en Fez. Que si se acuerda, que claro que sí que se acuerda. Y cómo no se iba a acordar. El desembarco de las tropas portuguesas en la costa del Norte de Marruecos había producido un pánico enorme en Fez, y sus habitantes, tanto musulmanes como judíos, abandonaron la ciudad en masa para ir a refugiarse en las montañas vecinas. Las fuentes judías contemporáneas se hacen eco del miedo de los judíos ante la posible (inevitable, parecía) victoria portuguesa, con sus implicaciones de conversión forzada y de Inquisición71. Los judíos de Fez, Tetuán y todo el Norte celebraron la victoria marroquí de 1578 e instauraron un purim anual que aun hoy día se celebra. Se llama Purim Sebastiano o Purim de los Cristianos, siendo el purim un ritual que expresa la satisfacción y el agradecimiento cuando se aleja una amenaza de destrucción72.

78Los inquisidores quieren saber qué pasó en Fez después de la batalla, si había muchos cautivos portugueses. Almosnino dice que entonces él era tan sólo un niño, pero recuerda bien los muchos cautivos portugueses que había en Fez, como el duque de Braganza, que era un niño y estaba en casa de Xeque Rute, y también recuerda a don Francisco de Portugal, conde de Vimioso, pero que no tenía edad entonces para enterarse de los que trataban de los rescates.

  • 73 Jerónimo de Mendoça, Jornada de África, f° 11v°.
  • 74 Ibid., 11r°.
  • 75 Ibid., f° 68v°.

79Jerónimo de Mendoça, que estuvo también cautivo en Fez después de la batalla de Alcazarquivir, describe en su crónica, Jornada de África, la cantidad de cautivos portugueses de la batalla que fueron a parar al mellah, y como éstos fueron los que mejor suerte tuvieron de todos los cautivos pues eran muy bien tratados por los judíos que «choraban mil vezes o desterro de Espanha». También explica que los judíos no tenían poder ni medios para ejercer la fuerza sobre los cautivos y que para éstos era grande alivio entenderse con los judíos «porque hablan en general castellano»73. El conde de Vimioso, cautivo en el mellah, parece que en condiciones de privilegio, alojó en su casa a fray Vicente de Fonseca, fraile predicador, y ambos establecían polémica religiosa con los judíos de Fez. Según Mendoça, a las reuniones asistían hasta veinte o treinta rabinos, que discutían y escuchaban con mucha moderación y buenas razones. De resultas algunos se hicieron cristianos74. A esto hace también de pasada referencia Almosnino en las declaraciones de su proceso. Jerónimo de Mendoça encontró, a su vuelta a Lisboa, a varios de estos judíos de Fez convertidos al cristianismo, que según él mismo dice, le ayudaron como informantes para la descripción de la ciudad de Fez que aparece en su crónica75.

  • 76 Agente de la corona española junto a Muley Xeque. Sobre su papel, véase Fray Marcos de Guadalajara (...)
  • 77 Todos los mencionados son personajes bien conocidos y documentados, ver por ejemplo SIHM Portugal, (...)
  • 78 Véase Crónica de Almançor, sultão de Marrocos, pp. 264 sqq.
  • 79 Sobre este personaje, ver G. Gozalbles Busto, Los moriscos en Marruecos, pp. 102 sqq., y sobre todo (...)

80En relación a los rescates de los cautivos, en los cuales Almosnino afirma no haber participado pues era demasiado chico, sí recuerda haber conocido a Juanetín Mortara, genovés76, que trajo del cautiverio a António de Saldanha77 y a Antonio Pereira de Barredo, capitán que fue de Tánger. Y Mofaldar, que se decía ser hijo de Monfadar de Tetuán que vino en el vientre de su madre para España, se tornara a África y de allí con su mujer se volvió a tierra de cristianos78. Este Monfadar o Monfadal de Tetuán es un morisco muy conocido que tenía montado un próspero negocio de rescate de cautivos en el cual participaban numerosos judíos de Tetuán y de Fez con quien mantenía muy buenas relaciones79. Por eso sin duda Almosnino pasa a hablar de él a continuación de mencionar los cautivos que recuerda de la batalla y la gente empleada en los asuntos de los rescates. Y, efectivamente, se había convertido al cristianismo en El Escorial. Descartes, el embajador francés en Madrid, da cuenta de este episodio en una carta de 18 de junio de 1609:

  • 80 SIHM France, t. II, p. 454.

Ung cavallier more, que l’on dit estre filz d’ung qui a esté gouverneur de Toutouen, est passé du dessa depuis peu avecq sa famille en intention de se faire crestiens et a esté trouver le roy d’Espagne à l’Escurial80.

81Le preguntan mucho sobre estos moriscos, pero él dice que no sabe su nombre de cristianos, sino sólo los de moros que eran Mahamete Mofadar y Odella. La mujer Samena era pequeña y de faz mulata y mora de nación y fue tomada cuando niña en Orán y bautizada y hecha cristiana y criada entre cristianos. Él también había nacido y se había criado entre cristianos y era de buen cuerpo, blanco, con unas cicatrices de bubas en la cabeza, y una vez casados se tornaron a Tetuán a título de que él era hijo de Mofadar un moro muy rico y conocido y de una cautiva suya cristiana que se fue a parir a España. Isaac los había conocido en Tetuán y estaba convencido de que eran cristianos de corazón, y que sólo vivían como moros por gozar de las riquezas del padre y ni hablar arábigo sabían, y no los vio hacer cosas de moros más que comer carne en viernes. Acabaron yéndose a España y dejándole la hacienda a su madrastra, así que no se fueron por necesidad.

82También conoce a Abraham Gibre que se hizo cristiano con el nombre de Agostinho de Mendoza, que se ha ido de la tierra (Marruecos) y que cree que ha muerto.

83En el proceso se incluyen unas cartas que ha recibido el encausado, enviadas a «las Indias de Portugal», una de ellas en hebreo, escrita por su yerno Rabí Jacob Pariente, a 27 de enero de 1621 según la Inquisición, pascua de las Cabañuelas de 5.380 según consta en la carta, lamentando su prisión y exhortándole a mantenerse firme en la ley de Moisés, y diciéndole que si antes tenía una hija ahora nene una hija y un hijo. Está escrita con la cursiva hebraica característica del Magreb, que casi parece árabe, bellísima y muy clara en este caso, pero en lengua castellana (es decir, en aljamía hebraico española) y está traducida por Francisco de San António, judío de Fez convertido. Jacob Pariente mandó una segunda carta más extensa, también en escritura hebraica cursiva pero en aljamía castellana, a la cual se añade, aunque está evidentemente escrita por la misma mano, carta de la hija de Isaac Almosnino, Azibuena, que le llama padre de mi alma y dice que está bien de salud y que aunque hace tanto tiempo que no le ve guarda su pintura en su corazón. Las cartas se enseñan primero a Manoel Saldanha «da mettade hebreo de nação» que declara que las cartas están en hebraico, y a João de Meneses, convertido, hebreo de nación, que no entiende la carta ni las letras en las que están escritas. La carta es por fin traducida por Pedro de Castro hebreo de nación natural de Fez, convertido a «nuestra Sancta Fee Catholica». En esta segunda carta Jaco Pariente informa de manera muy críptica a Isaac de algunas diligencias que él ha hecho junto al gobernador de Ceuta y al Obispo, que cree darán buen resultado para su causa. No deja de ser notable que, después de más de doce años de ausencia, fuera tan estrecho el contacto entre los diversos miembros de la familia Almosnino y éstos tuvieran tan rápida capacidad de reacción.

84Francisco de San António, judío de Fez convertido al cristianismo y que es traductor y lengua (intérprete) de castellano, hace más que traducir la carta, y proporciona a los inquisidores el contexto. Les dice que aunque las cartas estén dirigidas a las Indias, está claro que el que las escribe ya sabe dónde está Isaac. Y que él, Francisco, ha sabido por otro preso de la Inquisición, que estuvo compartiendo prisión con los Almosnino, que Isaac se las manejó, durante su trayecto por tierra entre Cascais y Lisboa, para mandar una misiva a Tetuán avisando de su situación. Y sin embargo Francisco de San Antonio dice que los Almosnino son quienes afirman ser: todos ellos se conocían de Fez, de dónde proceden, y son más o menos de la misma edad. San Antonio además coincidió con Abraham en Túnez cuando éste se disponía a ir a Liorna a reunirse con su hermano y Francisco iba hacia Flandes.

  • 81 AHN, Inquisición, leg. 134, n° 18.

85En realidad de Francisco de San Antonio sabemos mucho pues había sido procesado por la Inquisición de Lisboa y sería más tarde procesado otra vez en España. Su proceso se conserva en los fondos del tribunal de la Inquisición de Toledo81. Merece la pena dedicar aquí atención aunque sea breve a este personaje.

86Francisco de San Antonio era un judío nacido en Fez en 1579 llamado Abraham Rubén. En 1604 (es decir, a la muerte de Muley Amad al-Manṣūr, la fecha fatídica) había emigrado a Liorna y luego a Estambul donde se dedicó al comercio durante tres años. Acabó emigrando a Amsterdam donde vivió como rabino enseñando la Torah con sueldo de 500 cruzados. Luego se pasó a Amberes, donde se convirtió al catolicismo en 1616, para regresar después a Amsterdam y al judaísmo. De allí vino a Lisboa, donde durante un tiempo se dedicó a enseñar hebreo, ritos y ceremonias judaicas a «gente de su nación». La Inquisición de Lisboa le detuvo en enero de 1618 y en febrero fue condenado a prisión, donde estaba, por lo tanto, al tiempo que los Almosnino. La audiencia que tiene con los inquisidores acerca del caso Almosnino es de octubre de 1620, y a San Antonio le sacan, para ella, de las cárceles del Santo Oficio. Salió en auto de fe el 5 de abril de 1620 condenado a abjurar de levi y en 1621 fue expulsado de Portugal de por vida.

87Se fue a Madrid donde pronto estableció contacto con otros judíos de Fez, como Pedro de Santa María, ayudante personal del conde de Benavente, y Francisco Enríquez, que se encontraba al servicio de un fraile trinitario, el padre Hortensio, al que daba clases de hebreo. Este Enríquez estaba ahorrando dinero para volver a Fez y exhorta a Francisco de San Antonio a hacer lo mismo.

  • 82 AHN, Inquisición, leg. 134, n° 18, f° 8.

88Pero lejos de ello, San Antonio se convirtió otra vez al cristianismo en junio de 1621 en presencia de Su Majestad la Reina en la Capilla Real, lo hizo, afirma en el proceso «por gozar de las limosnas que sus Magestades hacen a los que se baptizan» y con la idea de utilizar ese dinero en volverse a Flandes. Está claro que no era sincero cuando mantenía en presencia de otros cristianos nuevos, que, pese al estado de humillación en que vivían en Fez, era mejor aquello que vivir en tierra de cristianos82.

  • 83 Este proceso fue estudiado por H. Beinart, «La ruta de los judíos de Marruecos a España a comienzos (...)

89En Madrid había llevado una vida «de misión»: buscaba el contacto de mercaderes «portugueses» es decir, cristianos nuevos, y se dedica a «judaizar». Tenía un abecedario impreso en hebreo, con el alefato hebraico en caracteres muy grandes y el nombre de la letra al lado, en grafía castellana, y un cuaderno tamaño folio también impreso en hebreo, en el que se explica cómo realizar diversos ritos y ceremonias. Ambos se incluyen en el proceso. A quien se lo solicitaba, le enseñaba las oraciones en hebreo y se las ponía por escrito, y alquilaba el abecedario y cuadernillo por 30 reales al mes. También enseñaba a degollar los pollos y las reses y decía «malsín el que no va con gente de su nación». Fue procesado por el tribunal de Toledo por «dogmatizador, factor y encubridor de herejes» y reconciliado, con condena a cadena perpetua, en 162583.

  • 84 Véase los papeles que fueron enviados desde la Inquisición de Lisboa a la de Toledo (AHN, Inquisici (...)

90En este proceso de San Antonio aparece también el otro traductor o «lengua» de hebreo al que la Inquisición de Lisboa encarga una de las cartas recibidas por los Almosnino, es decir, Pedro de Castro, también en origen judío de Fez. Este, desde Lisboa, presta declaración contra San Antonio en marzo de 1625 ofreciendo una serie de informaciones en su contra. Pedro de Castro había vivido en Madrid, donde se convirtió, y desde donde pasó a Lisboa donde se puso al servicio de Jerónimo de Gobea, obispo de Ceuta, que le pagaba un salario de dos reales al día. Había informado también en contra de otros conversos procedentes del Norte de África84.

91Todos estos casos confirman que los judíos de Fez tenían unos conocimientos de hebreo que no se encontraban ya entre marranos portugueses o españoles. Y también que sus lealtades internas eran sumamente cambiantes y aleatorias, en función de las opciones que habían elegido para su supervivencia personal.

92Volviendo al proceso de los Almosnino, a continuación figuran en él una serie de judíos de Fez convertidos al cristianismo y que ahora viven en Lisboa, llamados a testificar sobre los encausados:

93En primer lugar es llamado Francisco Paulo hebreo de nación, que no tuvo información que dar en este caso.

94Otro testigo, Manoel de Noronha, hebreo de nación que es llamado a testificar en dos audiencias. Es judío de Fez convertido, que se llamaba de nombre hebreo Salomón Zamirro y era oribe de oro. Se acuerda de los Almosnino de Fez que eran tratantes (mercaderes) y que cuando se fue de Fez había oído decir que andaban yendo a Levante de mercaderes. Conoce también a Josep Camondo y a su mujer Aljofra, él era doradory mercader y vivía en Fez junto a las casas de Gibre y cerca de los Almosninos y los padres murieron allí en Fez hacía unos veinticuatro años. Traen a Isaac Almosnino y le confrontan con el testigo, el cual afirma que le conoce muy bien, que es Isaac Almosnino judío de Fez hijo de Hasday Almosnino, mercader. Interrogado, refrenda la historia del sayo de chamalote de seda rojo, traje de boda que le había comprado a Almosnino. Que hasta hace quince años no sabía que el dicho Isaac fuera médico ni tratara. Le preguntan que si es posible que se hiciera médico después, contesta que sí podría, aprendiendo de su tío y de su abuelo y leyendo los libros que se habían llevado los judíos expulsos de España porque en Fez entre los moros no hay escuelas donde se estudie medicina.

95Le preguntan ya de paso los inquisidores si sabe si había cautivos portugueses entre los judíos de Fez: que cuando la batalla quedaron muchos y que él recuerda a dos, uno de los cuales era sastre (alfaiate) y que los dos se hicieron judíos, pero que no sabe qué nombre tenían antes ni de dónde eran naturales. Le preguntan si conoce a alguien más que pudiera testificar en esta causa y él dice que Gibre, que ahora se llama Agostinho de Mendoça, pero que no está en esta tierra.

96Continúan los testigos:

97Rafael de Meneses, de edad de 45 años hijo de Amete Monfadar ya difunto, moro conocido de Tetuán, y de Maria Branca da Ferreira, casado con doña Maria de Boaventura, de nación morisca... Preguntado si conoce a algún judío de Fez que viniera a Tetuán, dice que a muchos, que venían con cafilas a mercadear a Tetuán. Le preguntan si conoce a judíos que hayan sido cristianos antes, o escapados de Portugal y dice que no. Pero luego dice que en la judería de Fez hay muchos cristianos nuevos de Portugal que van a mercadear en hábito de cristianos y que algunos se tornan judíos, y que el dicho judío (Isaac) era amigo de un cristiano nuevo de nombre Fonseca. Isaac moraba en Fez y venía a Tetuán a mercadear, y una vez le vendió unos anillos. Que siempre que venía a Tetuán se alojaba en casa de Abraham Gibre que era muy amigo suyo. En una de sus declaraciones Abraham Almosnino pide que se busque a Abraham Gibre, que se convirtió y vive en Lisboa, pues eran muy amigos del tiempo en que vivían ambos en Fez, y eran vecinos en la judería, en el barrio que llaman «Hortas Novas», y se criaron juntos. Este Abraham se convirtió hace unos quince años, en tiempo del rey don Sebastián. También se convirtió Joseph Gibre, y vive en Lisboa, pero Almosnino no sabe el nombre ni la calle. Abraham habla también de los Camondo y de Mimon Azancor, también judío de Fez convertido ahora al cristianismo. Meneses dice que le podría reconocer y también Sebastião Paez que estuvo mucho tiempo en Fez renegado y que era «estribeiro y pacha de Muley Xeque» y entraban y salían en su casa muchos judíos. Traen a Almosnino y confrontado lo reconoce, pero dice que no sabe quién era su padre ni su hermano.

98Meneses, Noronha, Mendoza, estos convertidos, como era usual, eligen el nombre de la autoridad a través de la cual se habían bautizado y por lo tanto sus apellidos corresponden a los de gobernadores y capitanes de Ceuta y Tánger.

  • 85 F. Rodríguez Mediano, «Portugueses en Marruecos, cautivos de la batalla de Alcazarquivir»; Id., «Le (...)

99La siguiente declaración es la de uno que fue «renegado», Sebastião Paez, que fue cogido prisionero cuando la batalla del rey don Sebastián, residió en Fez e iba algunas veces a Marrakech. De nombre musulmán se llamaba Soliman Baxa, y había desempeñado puestos importantes y de la confianza del Sultán. En Fez vivía junto a la judería, a donde iba muchas veces. Entraba en la judería a cobrar los tributos a los judíos, por lo cual conocía a todos los de la judería ya que Muley Xeque por sus guerras les ponía muchos cargos y había que ir a cobrar muy a menudo. Se puede afirmar que conoció a todos ellos. Conoció en la judería a dos médicos, Almosni y Balansi, es decir, aquel Joseph Valença del que he citado más arriba la descripción de Gonçalo Coutinho. Este Sebastião Paez es también un individuo sobre el que existe información abundante pues regresó a la Península y se reconvirtió al cristianismo, para lo cual tuvo que reconciliarse con la Iglesia a través de la Inquisición y relatar pormenorizadamente su novelesca vida85.

100Lourenço de Castelo Branco, hebreo de nación y de crianza de la ciudad de Fez, de la que huyó hace unos años en que vino a Ceuta donde se bautizó, dice que conoce bien a toda la familia Almosnino. Confrontado con Isaac y Abraham los reconoce fuera de toda duda.

101Los inquisidores de Lisboa escriben entonces al obispado de Ceuta para que envíen a indagar si en la ciudad de Fez hubo un judío llamado Hasday Almosnino hijo de Rabí Abraham médico, y este Hasday casado con una judía por nombre Azibuena, hija de Rabí Abraham Azarandel que fue mercader y después rabino, y si éstos tienen un hijo llamado Abraham soltero que nunca se casó, y otro hijo Isaac casado con su prima de nombre Alba, y que este Isaac estuvo ausente de Fez viviendo en Marrakech ejerciendo de médico.

102Se incluye copia de las testificaciones de varios judíos de Fez que están en Ceuta y dicen conocer a los Almosninos. En primer lugar, parientes y miembros de la familia. Son:

  1. – Salomón Pariente, consuegro de Isaac Nacido y criado en la ciudad de Fez y ahora morador y residente en Ceuta, con licencia de Su Majestad, de quien es criado. Su hijo Jacob Pariente está casado con Azibuena, hija de Isaac Almosnino y de Alva Azarandel. Que estando él (Salomón) ahora hace dos años en Madrid por negocios suyos le había dicho un judío de Portugal que Isaac y Abraham Almosnino habían sido presos por el Santo Oficio de Goa. Hace y firma en castellano su declaración;

  2. – Benaem Senanes, judío y vecino de Fez, estando en esta ciudad de Ceuta por negocios de mercancías. Testifica lo mismo que el anterior. Dice que hace doce o trece años que no ve a Isaac porque se fue de Fez con su mujer a vivir a Marrakech. Firma su testificación en hebreo;

  3. – Abraham Pariente. Es hermano de Salomón y declara lo mismo. Firma en castellano;

  4. – Samuel Alvo, judío de Fez que ha venido a Ceuta a negocios. Dice lo mismo, añade que el abuelo de Isaac y padre de Hasday fue el famoso médico Rabí Abraham Almosnino, médico que fue del sultán Muley Abdala. Azibuena, la madre de Isaac, era hija de Rabí Azarandel y de Solbuena;

  5. – Azibuena, la hija de Isaac Almosnino y Alba, casada con Jaco Pariente, también está en Ceuta con su marido y viene a declarar. Su padre la dejó en Fez con su madre siendo ella una niña de poca edad. De Fez se fue a vivir a Tánger con su madre. Está casada con Rabí Jaco Pariente, hijo de Salomón Pariente, criado de Su Majestad. Se casó con catorce años de edad. Hace doce o trece años que no ve a su padre. Firma su declaración en árabe (Lala Almosnin).

103Y por fin los inquisidores parecen suficientemente satisfechos.

104En septiembre de 1620 la Inquisición encomienda a Isaac y Abraham Almosnino a una carabela que va a Mazagán. Pero en diciembre de 1621 todavía están en Lisboa. Parten por fin en dirección a Safi. En abril de 1622 vuelve el capitán de la nave a la Inquisición demostrando que los ha dejado en Safi para que le paguen el transporte efectuado. Para demostrarlo trae un papel manuscrito y firmado por los Almosnino escrito en aljamía hebraico española, en el que ambos certifican que han sido depositados libres y salvos en Safi.

105Todavía existen hoy en día, en Marruecos, miembros de la destacada y linajuda familia de los Almosnino.

106El proceso de Almosnino tiene, como he intentado mostrar, unas características que lo hacen particularmente significativo. A través de sus folios podemos reconstruir las trayectorias vitales de un grupo de gente, tan cercano y estrecho en su relación interna que se trata casi de «compañeros de clase». Todos ellos habitantes de la judería de Fez, de origen hispánico, del mismo grupo de edad, de familias relacionadas entre sí. Enfrentados a unas mismas circunstancias, por cierto durísimas, cada uno de estos individuos optó por estrategias diversas y se construyó una vida muy diferente a la común en su punto de partida. Las reacciones ante la presión y la adversidad son múltiples y en las elecciones tienen tanto peso factores culturales como adscripciones religiosas. Los diversos ingredientes culturales de su identidad son los que permiten este abanico amplio de opciones y lo que capacita la identificación o la relativa sensación de pertenencia con los diversos mundos en contacto. Y las elecciones diversas, antitéticas, probablemente explican el rompimiento interno del grupo, puesto que causantes de una serie de resentimientos mutuos con el consiguiente abandono de toda lealtad interna, lo que lleva a algunos de ellos (como Pedro de Castro) a la denuncia frente a la Inquisición de algunos congéneres cercanos. Se percibe el resentimiento, el odio casi, entre aquellos que han hecho elecciones antitéticas.

107La aventura de los Almosnino y de las personas implicadas en su proceso es por otra parte, bien indicativa de un doble movimiento: en primer lugar, y a partir de finales del xv, una emigración de judíos hispanos a Marruecos, y una cierta identificación con este territorio como opuesto a españoles y portugueses. Esta identificación se mantiene casi sin brechas hasta finales del XVI, como prueban, entre otras cosas, las celebraciones judías ante la derrota del rey don Sebastián. En Marruecos, sin embargo, mantienen unas claras señas culturales, propias de los habitantes de la Península Ibérica y muy en particular el idioma. Castellano primero, pero también portugués según se incrementa a lo largo del siglo XVI la emigración de cristianos nuevos portugueses de origen judío a Marruecos, y la presencia, en general, de portugueses en el Magreb. El idioma pues, aparece básico en esta identidad cultural, hasta el punto en que la comunicación escrita en el interior de la comunidad judía parece hacerse en aljamía hebraico-española y no en aljamía hebraico-árabe como pasa en las comunidades judías del resto del mundo arabo-musulmán. Pues no debemos olvidar que los judíos marroquíes incluidos los de origen hispánico, eran además arabófonos.

  • 86 Como Francisco del Espíritu Santo, procesado por la Inquisición de Toledo (AHN, Inquisición, leg. 1 (...)
  • 87 Como es el caso de Samuel y Moisés Pallache (véase M. García-Arenal y G. Wiegers, Vida de Samuel Pa (...)

108El uso y alternancia de las grafías hebraica y castellana es también digna de notarse. Los Almosnino, Senanes, y algún otro86 firman en hebreo: son aquellos que no tienen trato directo con los poderes ibéricos. Los Pariente (tan estrechamente relacionados con España, «servidores de Su Magestad»), Alvo y todos los convertidos, firman en grafía latina. Tenemos constancia documental de que muchos de estos judíos escribían también el árabe87. Lo que más me cuesta explicarme es que la hija de Almosnino firme en árabe. No es de sorprender que no supiera hebreo, porque las niñas no recibían educación en las escuelas de la comunidad. Y una cosa es que supiera hablar árabe, puesto que toda la comunidad judía marroquí era arabófona y otra es que conociera el alifato. Son todas estas muestras de hasta qué punto los ingredientes culturales están mezclados, coexisten y alternan, en una misma familia, en un mismo individuo.

  • 88 Cf. por ejemplo SIHM Angleterre, t. II, doc. xxxviii, p. 117, en el que sir Christopher Parkins aco (...)

109Pero además del castellano, los judíos importan a Marruecos y mantienen también una serie de saberes. No sólo los libros que los expulsados trajeron de España, como afirma uno de los testigos, sino también saberes adquiridos por familias que habían desempeñado tradicionalmente papeles de funcionarios y servidores de las cortes castellana y aragonesa como escribanos, funcionarios del tesoro y la fiscalidad, agentes comerciales etc. Por ello conocían los usos de las cortes europeas, sabían de administración y contabilidad, de relaciones comerciales y diplomáticas. Estos saberes los pusieron también a contribución en Marruecos y en consecuencia el castellano se convertiría durante los siglos XVI y XVII en la lengua obligada para la comunicación diplomática con este país88.

110El segundo movimiento se produce un siglo más tarde, a partir de la primera década del siglo XVII en sentido contrario: judíos marroquíes que emigran, previa conversión al cristianismo, a España y a Portugal, con conocimientos de árabe y de hebreo mucho mayores en este último caso, que el de los criptojudíos que permanecían en la Península. Este es un hecho evidente y varias veces subrayado, ya que los criptojudíos peninsulares no podían recibir educación en escuelas judaicas. No deja de ser notable que los descendientes de los judíos más firmes en su fe, es decir, aquellos que prefirieron la expulsión a la conversión, optaran, tres o cuatro generaciones más tarde, por la conversión al cristianismo con tal de regresar a un país en el que no habían nacido.

111En este movimiento doble no están solos, pues similar trayectoria siguieron otros grupos minoritarios de origen peninsular, como son moriscos y renegados. En ellos puede observarse también la misma variabilidad de adscripciones religiosas en combinación con un mestizaje igualmente variable de ingredientes culturales diversos. Es sorprendente constatar hasta qué punto, en este siglo en el que los dos países de la Península le habían dado la espalda al Mediterráneo y a su enfrentamiento secular con el Islam, el Magreb y la Península permanecían profundamente imbricados. La frontera es tan permeable, tan lábil, que apenas existe como tal. Más bien se trata de una amplia franja de marea en la que las aguas alternan en lentos y continuos movimientos de subida y bajada. Una franja cuya arena nunca está permanentemente bajo el agua ni totalmente seca.

  • 89 M. Cohen (ed. y trad.), The Autobiograpby of a Seventeenth-Century Venetian Rabbi, Leon Modena, pp. (...)

112Si existe un número elevado de individuos que viven a horcajadas de la frontera, cuya identidad es fronteriza por definición, y cuyos sentimientos de pertenencia están muy difusos, los Almosnino representan al núcleo de la comunidad judía que se mantiene como tal y al margen de la Península. Su vida y su genealogía se prestan a un análisis que ya no tenemos tiempo de hacer aquí por falta de espacio, pero que muestra las estrategias de resistencia de una comunidad. No sólo en el mantenimiento inquebrantable de una fe religiosa y de unas señas culturales, sino a través de métodos recurrentes como es el matrimonio sistemático entre primos, la transmisión de saberes y dedicaciones profesionales dentro de la propia familia, la temprana edad de matrimonio (catorce años en el caso de Azibuena la hija de Isaac Almosnino). Todo ello coincidente con lo que sabemos de otras comunidades judías mediterráneas del mismo siglo89. Una comunidad que, en caso necesario, prefería gravitar hacia Oriente que incurrir en la evidente contaminación que suponía el Occidente católico. Incluso en este caso, el contacto con el Oriente portugués muestra que, aunque fuera en la periferia, la conexión ibérica fue siempre puesta a contribución.

Bibliographie

Bibliografía

Azevedo Mea, Elvira, Sentenças da Inquisição de Coimbra em metropolitanos de D. Frei Bartolomeu dos Mártires (1567-1583), Oporto, Arquivo Histórico Português, 1982.

Albarracín, Joaquina, «Vestido y adorno de la novia tetuaní», Cuadernos de la Biblioteca Española de Tetuán, 21-22, 1980, pp. 67-90.

Alonso, Carlos, La embajada a Persia de don García de Silva y Figueroa (1612-1624), Badajoz, Diputación Provincial de Badajoz, 1993.

Anaya Hernández, Luis Alberto, Judeoconversos e Inquisición en las islas Canarias (1402-1605), Las Palmas de Gran Canarias, Ed. del Cabildo Insular de Gran Canaria, 1996.

Baer, Fritz, Die Juden im christlichen Spanien (2 vols.), Berlín, Akademie Verlag, 1936.

Baião, António, A Inquisição em Portugal e no Brasil. Subsidios para a sua história, Lisboa, Arquivo Histórico Português, 1921.

– A Inquisição de Goa; tomo I: Tentativa de história da sua origem, estabelecimento, evolução e extinção. Introdução à correspondencia dos Inquisidores da India (1569-1630), Lisboa, Academia das Ciências de Lisboa, 1949 (citado A. Baião, A Inquisição de Goa. Tentativa de história); tomo II: Correspondência dos Inquisidores da India (1569-1630), Lisboa, Academia das Ciências de Lisboa, 1930 (citado A. Baião, A Inquisição de Goa. Correspondência dos Inquisidores da India).

Beinart, Haim, «Fez, centro de emigración y retorno al judaismo» («Fas, merkaz le-guiyur ulshibat anusim la-yahadut»), [en hebreo], Sefunot, 8, 1964, pp. 121-126.

– «Halijatam shel yehudim mi Maraco li-Sefarad bereshit hameá ha-17» [«La ruta de los judíos de Marruecos a España a comienzos del siglo XVII»], en Saul Lieberman (ed.), Salo Wittmayer Baron Jubilee Volume on tbe Occasion of his Eightieth Birthday (3 vols.), Jerusalén, American Academy for Jewish Research, 1974, t. III, pp. 15-39.

Cantera Burgos, Francisco, «El purim del rey don Sebastián», Sefarad, 5, 1945, pp. 219-225.

Cohen, Mark (ed. y trad.), The Autobiography of a Seventeenth-Century Venetian Rabbi, Leon Modena, Princeton, Universiry Press, 1989.

Coutinho, Gonçalo, Discurso da Iornada de D. Gonçalo Coutinho a villa de Mazagam, Lisboa, 1629 (citado Gonçalo Coutinho, Discurso da Iornada a villa de Mazagam).

Crónica de Almançor, sultão de Marrocos (1578-1603), [atribuida a António de Saldanha], ed. de António Dias Farinha, Lisboa, Instituto de Investigação Científico Tropical, 1997.

Florencio del Niño Jesús, Fray –, En Ormuz y en el Mogol (1608-1624): su fundación, sus embajadas, su apostolado, Pamplona, La Obra Máxima, 1930, t. IV de Id., Biblioteca Carmelitana de Misiones (4 vols.).

García-Arenal, Mercedes, «Les bildiyyin de Fès. Un groupe de néomusulmans d’origine juive», Studia Islamica, 66, 1987, pp. 113-144.

García-Arenal, Mercedes, y Gerard Wiegers, Entre el Islam y Occidente. Vida de Samuel Pallache, judío de Fez, Madrid, Siglo XXI, 1999 (citado M. García-Arenal y G. Wiegers, Vida de Samuel Pallache, judío de Fez).

García-Arenal, Mercedes, Fernando Rodríguez Mediano y Rachid El Hour, Cartas marruecas. Documentos de Marruecos en Archivos Españoles (ss. XVI-XVII), Madrid, CSIC, 2002.

García Fuentes, José María, La Inquisición en Granada en el siglo XVI: fuentes para su estudio, Granada, Universidad de Granada, 1981.

Gerber, Jane S., Jewish Society in Fez (1450-1700). Studies in Communal and Economic Life, Leiden, E. J. Brill, col. «Studies in Judaism in Modem Times» (6), 1980.

Glick, Thomas F., «Moriscos and Marranos as Agents of Technological Diffusion», History of Technology, 17, 1995, pp. 113-125.

Gozalbes Busto, Guillermo, Los Moriscos en Marruecos, Granada, Macarena, 1992.

Israel, Jonathan I., «The Jews of Spanish North Africa (1600-1669)», Transactions of the Jewish Historical Society of England, 26, 1979, pp. 71-86.

Jouin, Jeanne, «Iconographie de la mariée citadine dans l’Islam nord-africain», Revue des études islamiques, 4, 1931, pp. 313-339.

Laredo, Abraham, «Les purim de Tanger», Hespéris, 35, 1948, pp. 193-203.

– Les noms des juifs du Maroc: essai d’onomastique judéo-marocaine, Madrid, CSIC, 1978.

Lopes, David (ed.), Anais d’Arzila. Crónica inédita do século XVI por Bernardo Rodrigues (2 vols.), Lisboa, Academia das Ciências de Lisboa, 1915-1919.

Marcos de Guadalajara y Javier, Fray –, Prodición y destierro de los moriscos de Castilla hasta el valle de Ricote con las disensiones de los hermanos Xarifes y presa en Berbería de la fuerça y puerto de Alarache, Pamplona, Nicolás de Alsiayn, 1614.

Mendoça, Jerónimo de, Jornada de África, Lisboa, 1613.

Pimenta Ferro Tavares, María José, Los judíos en Portugal, Madrid, Mapfre, col. «Sefarad» (4), 1992.

Ricard, Robert, «Ibéro-Africana» [5 notas], Hespéris, 24, 1937, pp. 135-142; II: «Baptême d’un juif de Fès à l’Escorial (1589)» [p. 136].

– «Bastião de Vargas, agent de Jean III de Portugal au Maroc», Al-Andalus, 10, 1945, pp. 53-77.

– «Datos complementarios sobre Bastião de Vargas, agente de Juan III de Portugal en la corte de Fez», Al-Andalus, 10, 1945, pp. 383-386.

– «Bastião de Vargas, agent de Jean III de Portugal au Maroc, et le projet d’alliance entre le Portugal et le royaume de Fès (1539-1541)», en Sources inédites de L’histoire du Maroc (Les –). Première série: dynastie saadienne. Archives et bibliothèques du Portugal (6 vols, en 5 tomos), París, Paul Geuthner, 1934-1953, t. III: 1535-1541 (1948, ed. Robert Ricard), pp. 176-192 (citado «Notice sur Bastião de Vargas, agent de Jean III de Portugal au Maroc»).

Rodrigues da Silva Tavim, José Alberto, «Abraão Benzamerro, “judeu de sinal” sem sinal, entre o Norte de Africa e o reino de Portugal», Mare Liberum, 6, 1993, pp. 115-141.

– Os jadeos na expansão portuguesa em Marrocos durante o século XVI. Origens e actividades duma comumdade, Braga, APPACDM Distrital de Braga, 1997.

– «Os judeos e a expansão portuguesa na India durante o século XVI. O exemplo de Isaac do Cairo: espião, “lingua” e “judeo de Cochim de Cima”», Arquivos do Centro Cultural Calouste Gulbenkian, 33,1997, pp. 137-260.

Rodríguez Mediano, Fernando, «Portugueses en Marruecos. Cautivos de la Batalla de Alcazarquivir», en Rui Manuel Loureiro y Serge Gruzinski (eds.), Passar as fronteiras. Actas do II Colóquio Internacional sobre mediadores culturais (Lagos, outubro 1997), Lagos, Centro de Estudos Gil Eanes, 1999, pp. 39-59.

– «Les conversions de Sebastião Paes de Vega. Un portugais au Maroc Sa‘dien», en Mercedes García-Arenal (ed.), Conversions islamiques. Identités religieuses en Islam méditerranéen, Paris, Maisonneuve et Larose, 2001, pp. 173-192.

Roersch, Adolphe (ed. y trad.), Correspondance de Nicolas Clénart (3 vols.), Bruselas, Palais des Académies, 1941.

Rojas, Juan Luis de, Relación de algunos sucesos postreros de Berbería, salida de los moriscos de España y entrega de Alarache, Lisboa, 1613.

Romeu Ferré, Pilar, e Iacob M. Hassan, «Apuntes sobre la Crónica de los Reyes Otomanos de Moisés Almosnino según la edición del manuscrito aljamiado del siglo XVI», en Manuel Ariza Viguera y Rafael Cano (eds.), Actas del II Congreso Internacional de Historia de la lengua española (Sevilla, 5 de marzo de 1990), [2 vols.], Madrid, Pabellón de España, 1992, t. II, pp. 161 169.

Ross, Sir Edward Denison –, Sir Anthony Sherley and his Persian Adventure. Including Some Contemporary Narratives Relating Thereto, Londres, G. Routledge & Sons, 1933.

Semach, Y. D., « Une chronique juive de Fès. Le Yahas Fès de Rabbi Abner Hassarfaty », Hespéris, 19, 1934, pp. 79-94.

Silva y Figueroa, García de, Comentarios de don García de Silva y Figueroa de la embajada que de parte del rey de España don Felipe III hizo al rey Xa Abas de Persia [Madrid, 1618]; reed. Sociedad de Bibliófilos Españoles, 1903 (2 vols.), [citado Comentarios de la embajada].

– Epistolario diplomático, ed. de Luis Gil, Cáceres, Institución Cultural «El Brocense», 1989.

Sources inédites de l’histoire du Maroc (Les –), Première série : dynastie saadienne. Archives et bibliothèques d’Angleterre (3 vols.), París-Londres, Ernest Leroux - Luzac et Cie, 1918-1935 (citado SIHM Angleterre); t. II: 1590-1625 (1925, ed. Henry de Castries).

Sources inédites de l’histoire du Maroc (Les –). Première série: dynastie saadienne. Archives et bibliothèques d’Espagne (3 vols.), París-Madrid, Ernest Leroux - Ruiz Hermanos, 1921-1961 (citado SIHM Espagne) ; t. I: 1531-1551 (1921, ed. Henry de Castries).

Sources inédites de l’histoire du Maroc (Les –). Première série: dynastie saadienne. Archives et bibliothèques de France (3 vols. ; ed. Henry de Castries), París, Ernest Leroux, 1905-1911 (citado SIHM France); t. II (1909): 1578-1616.

Sources inédites de l’histoire du Maroc (Les –). Première série: dynastie saadienne. Archives et bibliothèques des Pays-Bas (6 vols.), París - La Haya, Ernest Leroux - Marinus Nijhoff, 1906-1923 (citado SIHM Pays-Bas); t. V: 1642-1654. (1920, ed. Henry de Castries).

Sources inédites de l’histoire du Maroc (Les –). Première série : dynastie saadienne. Archives et bibliothèques du Portugal (6 vols. en 5 tomos), París, Paul Geuthner, 1934-1953 (citado SIHM Portugal) ; t. I: 1486-1516 (1934, ed. Pierre de Cenival); t. II(2): 1527-1534 (1946, ed. Robert Ricard); t. III: 1535-1541 (1948, ed. Robert Ricard); t. IV: 1542-1550 (1951, ed. Robert Ricard).

Tedghi, Joseph, «Books, Manuscripts and Hebrew Printing in Fes» [en hebreo], Pĕ‘ amim, 52, 1992, pp. 47-73.

Vajda, Georges, «Un recueil de textes historiques judéo-marocains», Hespéris, 35, 1978, pp. 311-358.

Valensi, Lucette, Fables de la mémoire. La glorieuse bataille des Trois Rois, París, Seuil, 1992.

Wolf, Lucien, Jews in the Canary Islands. Being a Calendar of Jewish Cases Extracted from the Records of the Canariote Inquisition in the Collection of the Marquess of Bute, Londres, Spottswoode, Ballantyne and Co, 1926.

Yahya, Dahiru, Morocco in the Sixteenth Century. Problems and Patterns in African Foreign Policy, Londres, Longman, 1981.

Notes

1 Arquivo Nacional da Torre do Tombo (ANTT), Inquisição, proc. n° 5393 y n° 12799. Los documentos. claro está, están escritos en portugués.

2 Ma J. Pimenta Ferro Tavares, Los judíos en Portugal.

3 Sobre el cual puede verse R. Ricard, «Bastião de Vargas, agent de Jean III de Portugal au Maroc»; Id., «Datos complementarios sobre Bastião de Vargas, agente de Juan III de Portugal en la corte de Fez».

4 SIHM Portugal, t. IV, pp. 55 sqq.

5 A. Baião, A Inquisição de Goa. Correspondência dos Inquisidores da India.

6 J. A. Rodrigues da Silva Tavim, «Os judeos e a expansão portuguesa na India».

7 Véase A. Baião, A Inquisição de Goa. Correspondência dos Inquisidores da India, pp. 125 y 288.

8 A. Baião, A Inquisição de Goa. Tentativa de História, pp. 17-18.

9 Véase H. Beinart, «Fez, centro de emigración y retorno al judaísmo» (en hebreo), donde se estudian algunas de las fuentes inquisitoriales por mí citadas.

10 T. F. Glick, «Moriscos and Marranos as Agents of Technological Diffusion», p. 119.

11 J. Tedghi, «Books, Manuscripts and Hebrew Printing in Fes» (en hebreo).

12 Juan Núñez, sastre de Toledo, salió a Fez con los expulsos y más tarde volvió a Toledo, Su juicio se llevó a cabo en 1521-1523 (Archivo Histórico Nacional [AHN], Inquisición, Toledo, leg. 171, n° 2), En el juicio de Pedro Serrano prestó declaración un marrano que había salido con sus padres a Fez y allí había permanecido durante dieciseis años, luego volvió a España y se convirtió (apud F. Baer, Die Juden im Christlichen Spanien, t. II, p. 544); J. M. García Fuentes, La Inquisición en Granada en el siglo XVI (p. 180) habla de un encausado que «queria pasar en Berbería [...] ubo determinacion de yrse con unos moros a su tierra [...] y guardar [allí] la ley de los judios».

13 L. Wolf, The Jews in the Canary Islands, p. 90; L. A. Anaya Hernández, Judeoconversos e Inquisición en las islas Canarias, p. 108.

14 AHN, Inquisición, leg. 176, n° 11.

15 «Y está en la judería de Fez y trahe señal de judío en el bonete y le circuncidó el raby de los judíos [...] y aprendió hebraico para mejor saber la ley e meldar con los otros judíos, estaba muy alegre y muy contento de se aber tornado judío [...]. Yba a meldar e meldaba en la sinagoga de los judíos y llevaba a la sinagoga unas correas que llaman tafelis [...] y tenía hecha una cinta angosta de cuero como venda por la frente que le pendía por la espalda hasta la cintura y allí se ataba, y que en el horno de vidrio la llevaba recogida...».

16 «O tem instigado a voltar para a Bervería para livremente praticar o judaismo» (citado por A. Baião, Inquisição en Portugal e no Brasil, p. 243); otra encausada que decía ser judía de corazón rogava «que Deos ba levasse a morrer a terra de mouros» (E. Azevedo Mea, Sentenças da Inquisição de Coimbra, p. 10).

17 A. Roersch (ed. y trad.), Correspondance de Nicolas Clénart, t. III, p. 73 (carta de 21 de agosto de 1541).

18 Véase J. S, Gerber, Jewish Society in Fez, p. 78.

19 SIHM Pays-Bas, t. III, pp. 31 et 33 sqq.

20 Sobre el reinado de Ahmad al-Manṣūr, véase D. Yahya, Morocco in the Sixteenth Century.

21 Véase J. S. Gerber, Jewish Society in Fez, cap. vii: «Jews in Commerce», pp. 159 sqq.

22 Se conservan numerosos procesos del tribunal de Lisboa que hacen referencia a este tráfico. Véase por ejemplo el proceso de Vicente Lourenzo (ANTT, Inquisição, proc. n° 1282) o el de Pero Ruiz (ANTT, Inquisição, proc. n° 6438).

23 Mucha más información acerca de las personas que voy a mencionar a continuación puede encontrarse en el libro de J. A. Rodrigues da Silva Tavim, Os judeos na expansão portuguesa em Marrocos durante o século XVI, publicado en 1997, al que no he tenido acceso hasta haber acabado el presente trabajo.

24 SIHM Angleterre, t. II, p. 11, nota 2.

25 Véase por ejemplo la correspondencia entre «Xeque Rutt» y Baltasar Polo en el año 1595 (Archivo General de Simancas [AGS], Estado, leg. 492, passim).

26 SIHM Portugal, t. II(2), passim.

27 G. Gozalbes Busto, Los moriscos en Marruecos, p. 103.

28 Por ejemplo, SIHM Portugal, t. III, doc. xix y xxi.

29 R. Ricard, « Notice sur Bastião de Vargas, agent de Jean III de Portugal au Maroc», en SIHM Portugal, t. III, pp. 176-90.

30 Véase el proceso inquisitorial de Pedro de Santa María (ANTT, Inquisição, proc. n° 3294).

31 SIMM Portugal, t. III, p. 20.

32 Véase J. A. Rodrigues da Silva Tavim, «Abraão Benzamerro, “judeu de sinal” sem sinal».

33 L. A. Anaya Hernández, Judeoconversos e Inquisición en las islas Canarias, p. 108.

34 SIHM Portugal, t. V, pp. 50, 52-54.

35 A. Laredo, Les noms des juifs du Maroc, p. 552.

36 J. S. Gerber, Jewish Society in Fez, pp. 94 sqq.

37 SIHM Espagne, t. I, p. 246; SIHM Portugal, t. II (2), pp. 562 et 583.

38 SIHM Portugal, t. IV, p. 239.

39 A. Laredo, Les noms des juifs du Maroc (Senanes: pp. 906 sqq.; Pariente: p. 980 sqq.; Rute: p. 375 sqq.; Ben Zemiro: pp. 550 sqq).

40 J. I. Israel, «The Jews of Spanish North Africa (1600-1669)», pp.71-72.

41 Sobre la cesión de Larache, véase M. García-Arenal, F. Rodríguez Mediano y R. El Hour, Cartas marruecas, pp. 64 y sqq.

42 Véase al respecto la correspondencia de Baltasar Fernández, alfaqueque de Tánger, en AGS, Estado, leg. 200.

43 G. Gozalbes Busto, Los moriscos en Marruecos, p. 131.

44 Jerónimo de Mendonça, Jornada de África, lib. I, cap. iii y lib. II, cap. v.

45 Juan Luis de Rojas, Relación de algunos sucesos postreros de Berbería, f° 67v°.

46 G. Vajda, « Un recueil de textes historiques judéo-marocains », p. 326.

47 M. García-Arenal, «Les bildiyyin de Fès».

48 Como el judío de Fez Isacar ben Isaac, que se convirtió al islam y se puso al servicio de Muley Zidán. En 1611 emigró a España, se convirtió al cristianismo con el nombre de Francisco del Espíritu Santo y entró al servicio del corregidor de Madrid, don Pedro de Guzmán. Fue detenido por la Inquisición en 1615 y entre sus cosas se encontraron Salmos escritos en hebreo (AHN, Inquisición, leg. 145, n° 12).

49 Juan Luis de Rojas habla extensamente de este problema, e incluso de los casos en que los moriscos estaban dispuestos a volver en calidad de esclavos (Juan Luis de Rojas, Relación de algunos sucesos postreros de Berbería, fos 60-61).

50 Apud A. Baião, A Inquisição de Goa. Correspondência dos Inquisidores da India, pp. 554-555.

51 Véase E. D. Ross, Sir Anthony Sherley and his Persian Adventure, p. 24.

52 Ver García de Silva y Figueroa, Epistolario diplomático, pp. 88 sqq.

53 Véase un relato pormenorizado de su llegada y estancia en Marruecos en la crónica portuguesa Crónica de Almançor, sultão de Marrocos (1518-1603), atribuida al gentilhombre portugués, cautivo cuando la batalla de Alcazaiquivir, António de Saldanha (pp. 402 sqq.).

54 E. D. Ross, Sir Anthony Sherley and his Persian Adventure, p. 62.

55 Crónica de Almançor, sultão de Marrocos, p. 420.

56 Fray Florencio del Niño Jesús, En Ormuz y en el Mogol, pp. 56 sqq.

57 Véanse García de Silva y Figueroa, Epistolario diplomático; Id., Comentarios de la embajada y C. Alonso, La embajada a Persia de don García de Silva y Figueroa.

58 Fray Florencio del Niño Jesús, En Ormuz y en el Mogol, p. 69.

59 Los Almosnino llevan sacos de diversas monedas, en particular, monedas de oro de doce o trece reales, anillos de oro y rubíes pequeños, algunos diamantes, unos saquitos de oro veneciano, coral de poca importancia, rosarios de cuenta de madreperla, dos pedazos de ámbar gris de seis o siete onzas, un puñal con mango de oro guarnecido con turquesas, tres espadas grandes y finas, piezas de seda y de terciopelo, veinte madejas de hilo de oro de Turquía, cacharros de servicio de casa en cobre y en plata, tiendas de campo muy ricas, tres sacos llenos de lacre.

60 D. Lopes (ed.), Anais d’Arzila, t. II, p. 215.

61 P. Romeu y I. M. Hassan, «Apuntes sobre la Crónica de los Reyes Otomanos».

62 A. Laredo, Les noms des juifs du Maroc, pp. 296-298.

63 Ibid., pp. 201-202.

64 ANTT, Inquisição, Cademos do Promotor, lib. 8, fos 597-599 (citado por J. A. Rodrigues da Silva Tavim, Judeos em Marrocos, p. 387).

65 Gonçalo Coutinho, Discurso da Iornada a villa de Mazagam, f° 143.

66 Sorprendente pero no único. En una carta impresa en Roma en 1505 que informa sobre los viajes de los portugueses, se menciona el caso de una judía sevillana que había huido de España por causa de la Inquisición. Esta judía, que el capitán Gonçalo Maletra encontró en una «nau de mouros» en 1501, describió pormenorizadamente su periplo desde Sevilla a Berbería, luego a Alejandría de Egipto, de ahí al Cairo y luego a la India, a Calcuta (apud J, A. Rodrigues da Silva Tavim, «Os judeos e a expansão portuguesa na India», pp. 138-139). Véase también el periplo de Francisco Ferreira, procesado por la Inquisición de Lisboa en 1549 (ANTT, Inquisição, proc. n° 8933) que huyó de Portugal, se convirtió en Ancona, pasó un tiempo en Salónica y luego en Constantinopla para seguir, a través del Golfo Pérsico, hasta la India y China.

67 AHN, Inquisición, leg. 2645, n° 51.

68 Las actas de bautismo de El Escorial a 3 de abril de 1589 presentan a «un hombre de edad de quarenta años, judío de nación, natural de Fes, y se llamaba Moisen ben Zamerro en el judaísmo y en el baptismo se llama Pablo de Santa María…» (citado por R. Ricard, «Baptême d’un juif de Fès à l’Escorial [1589]», principalmente p. 136).

69 Véanse J. Albarracín, «Vestido y adorno de la novia tetuaní»; J. Jouin, «Iconographie de la mariée citadine dans l’Islam nord-africain».

70 Apud. J. S. Gerber, Jewish Society in Fez, pp. 78-80.

71 Véanse G. Vajda, « Un recueil de textes juridiques judéo-marocains »; Y. D. Semach, « Une chronique juive de Fès ».

72 A. Laredo, « Les Purim de Tanger »; F. Cantera, «El purim del rey don Sebastián». Para un tratamiento más extenso y elaborado de toda esta cuestión, véase L. Valensi, Fables de la mémoire, chap. iv: «Réjouissances. 5538 = «Il a envoyé la délivrance à son peuple.»

73 Jerónimo de Mendoça, Jornada de África, f° 11v°.

74 Ibid., 11r°.

75 Ibid., f° 68v°.

76 Agente de la corona española junto a Muley Xeque. Sobre su papel, véase Fray Marcos de Guadalajara y Javier, Prodición y destierro de los moriscos de Castilla hasta el valle de Ricote, fos 96 sqq.; M. García Arenal , F. Rodríguez Mediano y R. El Hour, Cartas marruecas, pp. 75 sqq.

77 Todos los mencionados son personajes bien conocidos y documentados, ver por ejemplo SIHM Portugal, t. I, pp. 698, 700, 730; SIHM Portugal, t. II(2), p. 639. António de Saldanha es el autor de la Crónica de Almançor que he citado más arriba.

78 Véase Crónica de Almançor, sultão de Marrocos, pp. 264 sqq.

79 Sobre este personaje, ver G. Gozalbles Busto, Los moriscos en Marruecos, pp. 102 sqq., y sobre todo el cap. v: «Convivencia judeo-morisca en el exilio», pp. 119 sqq.

80 SIHM France, t. II, p. 454.

81 AHN, Inquisición, leg. 134, n° 18.

82 AHN, Inquisición, leg. 134, n° 18, f° 8.

83 Este proceso fue estudiado por H. Beinart, «La ruta de los judíos de Marruecos a España a comienzos del siglo XVII» (en hebreo).

84 Véase los papeles que fueron enviados desde la Inquisición de Lisboa a la de Toledo (AHN, Inquisición, leg. 134, n° 18, f° 13r°).

85 F. Rodríguez Mediano, «Portugueses en Marruecos, cautivos de la batalla de Alcazarquivir»; Id., «Les conversions de Sebastião Paes de Vega».

86 Como Francisco del Espíritu Santo, procesado por la Inquisición de Toledo (AHN, Inquisición, leg. 145 n° 13).

87 Como es el caso de Samuel y Moisés Pallache (véase M. García-Arenal y G. Wiegers, Vida de Samuel Pallache, judío de Fez).

88 Cf. por ejemplo SIHM Angleterre, t. II, doc. xxxviii, p. 117, en el que sir Christopher Parkins aconseja acerca del protocolo que debe observarse en la corte marroquí y dice que el embajador inglés debe dirigirse al Sultán en términos de «Emperador» [sic, en castellano] y a su hijo como «Alteza». Véanse también las numerosas actas enviadas en castellano desde la Chancillería marroquí en M. García-Arenal, F. Rodríguez Mediano y R. El Hour, Cartas marruecas (passim).

89 M. Cohen (ed. y trad.), The Autobiograpby of a Seventeenth-Century Venetian Rabbi, Leon Modena, pp. 14-15.

© Casa de Velázquez, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search