Version classiqueVersion mobile

Brique et architecture dans l’Espagne médiévale (xiie-xve siècle)

 | 
Philippe Araguas

Résumés, tables et index

Resumen

Texte intégral

1Esta obra tiene su origen en una tesis doctoral defendida en 1996 en la Sorbona, presentada aquí sin el catálogo de cerca de quinientos edificios que constituye el corpus de monumentos sobre el que se basa el trabajo. Este catálogo, actualizado cada año, se encuentra disponible en el sitio del centro de investigación Ausonius de la Universidad Bordeaux III(http://ausonius.u-bordeaux3.fr→ Membres→ Araguas). La síntesis que de hecho constituye el presente libro parte de la constatación del notable auge que conoció la utilización del ladrillo en la España medieval, especialmente entre los siglos XII y XV. Esta constatación, así como el conjunto de análisis sobre la evolución espacio-temporal del fenómeno estudiado, da lugar a una abundante cartografía, que se adjunta como anexo, establecida à partir de un sistema de información geográfica (SIG) que reúne todos los datos. Las observaciones puntuales sobre la utilización del ladrillo tanto en la estructura como en la ornamentación se acompañan de una ilustración continua a lo largo del texto, que se completa con láminas en color agrupadas topográficamente al final del volumen.

2La primera parte de la obra analiza las condiciones de fabricación del material, basándose en estudios históricos y en observaciones sobre el terreno que plantean el problema de la existencia, junto a establecimientos permanentes localizados en la periferia de las aglomeraciones, entonces en pleno auge demográfico, de talleres itinerantes menos fáciles de identificar. Se evocan aquí las distintas modalidades de fabricación; se analizan las dimensiones y los módulos, que permiten establecer con bastante claridad una distinción entre dos sistemas de proporciones concurrentes. El examen de la naturaleza y del comportamiento del material en las mamposterías permite subrayar algunos aspectos específicos de la construcción en ladrillo. A partir de esas observaciones se puede cuestionar una serie de lugares comunes sobre la arquitectura de ladrillo. De ello se deriva que, a pesar de tener un peso volumínico bastante importante respecto al material lítico corriente, la mampostería de ladrillo presenta una serie de ventajas indudables en virtud de su gran capacidad de resistencia a la tracción, especialmente cuando el ladrillo se combina con el yeso.

3La segunda parte establece, basándose en observaciones sobre el terreno, una tipología de los procedimientos de utilización del ladrillo en las mamposterías murales, los cubrimientos y la ornamentación. Esta tipología se ha podido establecer con bastante precisión según las variaciones en el espacio y en el tiempo gracias a la explotación del SIG. Ello conduce a una cartografía diacrónica que pone de manifiesto la existencia de zonas de coherencia, un dato que enriquece considerablemente la reflexión histórica. En efecto, este análisis del corpus revela unas disparidades muy grandes en la utilización del ladrillo, dibujando una geografía del material que, lejos de ser estática, se articula sobre la evolución política y económica de la España medieval. Algunos «tópicos» aparecen y se quedan fijados, otros se difunden de tal forma que se convierten en modalidades de construcción prácticamente nacionales. Entre estas últimas, cabe destacar el aparejo «toledano» y la bóveda «catalana», conocida en Francia con el nombre de bóveda «à la Roussillon» (al estilo del Rosellón). La obra analiza ampliamente esta forma de construcción de las bóvedas y de las bovedillas de las bóvedas ojivales de ladrillo y yeso, utilizando los ladrillos no ya al modo tradicional, es decir de forma radial respecto a la curvatura de la bóveda, sino de forma tangencial a esta. La investigación sobre el origen de esta técnica de construcción hace pensar que fue «inventada» en Valencia en 1382, sin que se pueda determinar con certeza si se trató de un hallazgo fortuito de una nueva forma de construir hecho por un albañil al servicio del rey Pedro IV de Aragón o del descubrimiento de una bóveda ya existente en un palacio que se remontaba a la época musulmana, Sea como sea, hoy se puede afirmar con certeza que la bóveda al estilo del Rosellón tiene, al menos en Occidente, un origen «catalán», aunque la Cataluña así designada sea valenciana y su área de difusión originaria sea esencialmente aragonesa.

4La tercera parte de la obra aborda las relaciones existentes entre el material examinado y unas categorías estilísticas definidas esencialmente a partir de monumentos construidos en piedra. Muy poco empleado en la arquitectura prerrománica, el ladrillo no está mucho más presente en la arquitectura musulmana emiral y califal; en realidad sólo se impone en la arquitectura almohade a finales del siglo XII. En ese mismo momento, combinado con las fórmulas puramente occidentales de la arquitectura románica mediterránea, el ladrillo permite caracterizar una vasta corriente arquitectónica que se desarrolla principalmente en el noroeste de la península. El «románico de ladrillo», término aparentemente más apropiado que el de «románico-mudéjar» para designar la producción arquitectónica de los siglos XII y XIII en Castilla y León, presenta diversas variantes regionales que no cuestionan su unidad ni su pertenencia al estilo románico. Ahora bien, probablemente quepa destacar la arquitectura románica de Toledo, la única que combina la estructura occidental y cristiana con elementos ornamentales tomados de la arquitectura musulmana. Parece bastante claro que en el caso de esta ciudad, conquistada ya en 1085 a los musulmanes allí establecidos desde principios del siglo VIII, el peso de la comunidad cristiana mozárabe, fuertemente vinculada a sus tradiciones no sólo litúrgicas sino también probablemente arquitectónicas, debió de desempeñar un papel muy importante en la elección de formulas ornamentales, Por tanto, el «mudéjar toledano» sólo puede entenderse como la aceptación más o menos forzosa, por el clero romano, en unas iglesias estructuralmente «latinas», de fórmulas ornamentales «rehabilitadas», «cristianizadas» y «exorcizadas» aquí por siglos de mozarabismo. Sería por tanto más acertado hablar de un románico-mozárabe que de un románico-mudéjar, término que no puede sino inducir una interpretación errónea del ámbito artístico toledano. En cuanto al gótico de ladrillo, tanto en Andalucía como en Aragón (dos regiones fundamentalmente distintas entre sí desde el punto de vista de la utilización técnica del material) se debe insertar necesariamente en el marco más amplio del gótico mediterráneo. Los parentescos fácilmente identificables entre los edificios aragoneses y andaluces y tal o cual iglesia o palacio de Languedoc o de Provenza no excluyen la presencia de influencias más septentrionales, de Aquitania, Poitiers o el País del Loira. A partir del siglo XIV, estas construcciones puramente góticas se revisten, en Aragón especialmente, de una decoración que toma un gran número de ornamentos de la arquitectura musulmana; acompañadas en ocasiones por torres con estructura de minarete o cubiertas de bóvedas agallonadas o de nervios entrecruzados, generalmente se las califica de «mudéjares», Sin rechazar esta terminología consagrada por el uso, resulta indispensable poner en evidencia la ambigüedad de la posición tradicional para comprender en profundidad la arquitectura gótica española. Un examen atento y matizado de las disparidades regionales permite así ir más allá del efecto banalizador de los conceptos estilísticos comunes (románico, gótico, mudéjar…), que apenas invitan a apreciar la originalidad de una arquitectura en la que abundan los particularismos locales; son esos particularismos los que atribuyen una unidad indiscutible a las arquitecturas regionales cuando se analizan durante un periodo largo.

5La cuarta parte del trabajo ilustra esta reflexión, haciendo una presentación por regiones y por provincias para tratar de restituir esas constantes de una forma mínimamente objetiva y matizada, sin sepultarlas bajo el peso de una interpretación dominada por el concepto estilístico de «mudejarismo». Se toma así conciencia de que este fenómeno no se puede reducir a un sistema arquitectónico válido para el conjunto de España y para los cuatro siglos que se examinan.

6La quinta parte propone una interpretación de los fenómenos observados y explica la elección del ladrillo como material de construcción por diversas razones que hay que examinar y combinar para elaborar, tipo a tipo, región a región, periodo a periodo e incluso monumento a monumento, un sistema explicativo adecuado.

7De este modo, se puede considerar que la elección es una elección pasiva cuando responde a imperativos geológicos, a menudo –pero no siempre– determinantes. En el caso de la España medieval, la explicación frecuentemente formulada y casi siempre implícita en la utilización del ladrillo apunta a la tradición mudéjar. El autor desarrolla una argumentación presentada en 1987 en un artículo de los Mélanges de la Casa de Velázquez, respaldada ahora por un enfoque historiográfico que pone de manifiesto las implicaciones nacionalistas que subyacen a la confusión cuidadosamente alimentada entre arquitectura de ladrillo y arquitectura mudéjar, y recoge sistemáticamente el tema de la utilización del ladrillo en la arquitectura de tradición hispano-musulmana. Una vez más, para comprender correctamente el fenómeno es necesario partir de periodificaciones, matizaciones geográficas y distinciones entre estructura y ornamentación. Ello conduce a relativizar la importancia de las poblaciones mudéjares frente a los cristianos mozárabes o latinos a la hora de adoptar el ladrillo como material privilegiado en la construcción de las iglesias.

8Otra explicación que se propone generalmente para justificar la elección de este material es su bajo precio (baratura), que se presenta como una evidencia que no exige justificación alguna. Este postulado se examina de la forma más sistemática posible a partir de la documentación disponible. De nuevo aquí aparecen importantes disparidades que impiden generalizar la explicación económica. Por otra parte, esta explicación, para ser pertinente, debe tener en cuenta no sólo el precio del material sino también del transporte y la utilización y comparar estos elementos con los precios de coste de la construcción en piedra de talla contemporánea. Se trata de un ejercicio difícil, pero al menos permite establecer magnitudes que permiten establecer una forma de parangone entre los dos materiales estrella de la construcción medieval. La comparación detallada de dos monumentos equivalentes del final de este periodo, las catedrales de Zaragoza y de Barbastro, permite aplicar a un caso real los modelos propuestos para calcular el precio de coste, confirmando que la muy relativa baratura de la construcción en ladrillo no se debe en absoluto al precio del material sino al ahorro en volumen de las mamposterías y al ahorro de mano de obra que permite este material cuando se utiliza de manera mis sutil que como un mero sucedáneo de la piedra.

9Una vez relativizados estos elementos de elección «pasiva», se puede examinar de forma más eficaz las razones «activas» que indujeron a los contratistas y a los maestros de obras de la Edad Media a privilegiar la utilización del ladrillo. La asociación, en el imaginario medieval, del ladrillo con la grandeza romana contribuyó sin duda a que este material se mantuviera en algunos monumentos de la monarquía asturiana antes incluso de pasar, junto con muchos otros tópicos de la arquitectura antigua, a la práctica arquitectónica de los constructores del periodo Omeya, pero su utilización fue prácticamente anecdótica. Las aptitudes de la construcción en ladrillo para adaptarse a las veleidades normalizadoras de las administraciones nacientes y a las necesidades de organización de las ciudades son probablemente una de las explicaciones más adecuadas de la difusión a gran escala de ese material y de la generalización de su utilización en la arquitectura menor. No se trata de algo propio de la España medieval ni, a fortiori, de la España musulmana. Idéntico fenómeno se aprecia al norte de los Pirineos y al sur de los Alpes, lo cual lleva a establecer unos vínculos muy estrechos entre la práctica constructora española y aquella que es promovida en toda Europa por los clérigos al servido de la Roma pontifical. El auge de la arquitectura de ladrillo española, contemporáneo del auge cisterciense, se debe claramente a unas opciones estéticas deliberadas que lo convierten en una variante del éxito que conoció el estilo severo apreciado por los prelados reformadores del siglo XII. De este modo, se superan las explicaciones puramente geográficas, étnicas o económicas, para insertar esta arquitectura en el muy complejo orden de la creación artística, donde lo estético rivaliza con lo ideológico e incluso con lo político. Desde este punto de vista, no cabe duda de que, más allá de una mera cuestión de gusto, el «mudéjar de cour» (por utilizar un concepto extremadamente pertinente acuñado por Élie Lambert) no impone, en efecto, el ladrillo como un material «político» capaz de traducir, en la gran complejidad del lenguaje artístico, la ambigüedad de las relaciones de las monarquías de la España cristiana con el frágil pero fastuoso reino nazarí.

10Resulta del todo evidente que la extraordinaria ductilidad de este material, que le permite plegarse a motivaciones tan diversas como contradictorias, nada debe al propio ladrillo y todo al genio y a la invención técnica de aquellos que lo utilizan. Es el ingenio y las aptitudes artísticas de los maestros de obras lo que, en definitiva, permite superar el obstáculo natural de un material de costosa elaboración y que es, desde un punto de vista antropológico, indiscutiblemente «innoble» en la cristiandad latina. Este obstáculo, expresado con una sutileza preconceptista por una enigmática ornamentación epigráfica de la Seo de Zaragoza es superado con maestría por los albañiles del final de la Edad Media en los admirables pórticos de ladrillo limpio andaluz y en las bóvedas de ladrillo y yeso de la catedral de Zaragoza, de estilo flamígero, o de las iglesias gótico-mudéjares de Aragón.

11El examen de las relaciones entre el ladrillo y la arquitectura en la España medieval revela pues la pertinencia histórica de un procedimiento que sitúa el material en el núcleo de una interrogación sobre un fenómeno artísticó: lejos de conducir a un callejón sin salida positivisto, el anclaje inicial en la materialidad bruta del ladrillo conduce a establecer un hilo conductor firme que permite, sin riesgo de perderse, pero sin omitir la exploración de ninguna pista, recorrer el laberinto del espíritu creador de los albañiles en la España medieval.

© Casa de Velázquez, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search