Version classiqueVersion mobile

La reconstrucción de la política internacional española

 | 
Joaquim Albareda Salvadó
, 
Núria Sallés Vilaseca

III. — El impacto económico de la política exterior

El efecto de la política de asientos militares de Felipe V sobre la economía catalana (1715-1725)

Eduard Martí Fraga

Texte intégral

  • 1 Este trabajo se inserta dentro del grupo de investigación «La política exterior de Felipe V y su r (...)
  • 2 Rodríguez Campomanes, Discurso sobre la educación popular, pp. 420-421.
  • 3 Thompson, 1981.

1En 1775 Campomanes no dudaba en afirmar que una de las virtudes del reinado de Felipe V fue que «las tropas españolas se empezaron a vestir y armar de manufacturas de España por primera vez, lo cual antes se hacía en Flandes e Italia»1. Desde entonces «se formaron casas españolas de hombres de negocios, y aprendieron nuestros españoles el manejo de los asientos, que quedaron privativamente dentro de la nación»2. Para Campomanes la nacionalización de la producción militar y de los empresarios militares era un triunfo de la nueva política. Esta realidad no era nueva y había estado presente ya en época de los Austrias3. Pero ahora había importantes novedades. Entre ellas el ejercicio de la autoridad para integrar a los diversos territorios en la movilización de los recursos militares. Nuestro objetivo es valorar la incidencia de la política de provisión militar en un territorio como Cataluña, que tuvo un destacado protagonismo en la actividad bélica del primer tercio del siglo xviii.

  • 4 Caresmar, Discurso sobre sobre la agricultura, p. 99.
  • 5 Mercader Riba, 1985, pp. 204 y 208.
  • 6 Arranz Herrero, inédita, p. 1872.
  • 7 Molas Ribalta, Farga Peñarrocha, 2010, p. 128; Tortella Casares, 2016.

2La historiografía catalana no ha sido ajena a este debate. Cinco años después de que escribiese Campomanes, Jaume Caresmar confirmaba: «Barcelona ha sido el arsenal general en donde se han aprestado las expediciones de Cerdeña y Sicilia […] con aprestos y preparativos intermediarios que han contribuido a su riqueza4». No hay duda que el recurso a asentistas catalanes para la provisión del ejército fue una de las principales novedades que trajo el gobierno de Felipe V ya que, como recordaba Mercader Riba, hasta ese momento «no podría decirse que las manufacturas catalanas hubiesen trabajado para el ejército», lo cual favoreció desde entonces una mayor colaboración con la burguesía5. Con planteamientos similares, Manuel Arranz concluía que la presencia militar en Cataluña supuso una «actuación estimulante de la economía en algunos sectores sociales y además logró disipar o atenuar el carácter opresor que le confirió6», algo parecido a lo que ha afirmado Pere Molas7.

3Pero esta visión no es compartida por todo el mundo y sigue siendo un tema de debate. Capmany criticaba a aquellos que consideraban que

  • 8 Capmany y de Montpalau, Memorias históricas, p. 314.

el acantonamiento de tropas animó la industria y las manufacturas, sin reparar que de los innumerables ramos de artes que florecen en aquel Principado, solo cinco o seis tienen relación con el vestuario, armamento y fornitura de la milicia. El vasto comercio y navegación, en que igualmente lleva una incomparable ventaja a las demás provincias en este siglo, de ningún modo depende del decantado acantonamiento de tropas8.

  • 9 Castellví y Obando, Narraciones históricas, ed. de Mundet i Gifre, Alsina Roca, 1997-2002, vol. 4, (...)
  • 10 Delgado Ribas, 2013, p. 122. En el caso de las investigaciones y textos en catalán se ha optado po (...)

4También el contemporáneo Francesc de Castellví tenía dudas sobre los beneficios de la presencia militar y de los asientos que se derivaron de ella9. Basándose en estos memorialistas y otras fuentes, el historiador Josep Maria Delgado concluye que «las posibilidades de una rápida recuperación económica del Principado quedaron detenidas durante mucho tiempo por la ocupación permanente del territorio, una auténtica plaga formada por 30 000 soldados10».

  • 11 Torras Ribé, 2009, p. 222.
  • 12 Delgado Ribas, 2015b.
  • 13 Una buena síntesis del debate en torno al catastro, en Alcoberro Pericay, 2005.
  • 14 En este campo encontramos numerosos estudios. Entre las aportaciones más recientes quizá destaquen (...)
  • 15 La aportación más reciente y que recoge una buena síntesis de toda la bibliografía es Id., 2016.
  • 16 Id., 2013b, pp. 163 y 168.
  • 17 Guerrero Elecalde, inédita.
  • 18 Andújar Castillo, 2013, p. 251.
  • 19 Solbes Ferri, 2012, p. 1765.
  • 20 Torres Sánchez, 2013a, p. 30.

5Valorar los efectos de la política militar de Felipe V sobre Cataluña no es una tarea fácil y, como recordaba Josep Maria Torras, «se tendría que someter a una investigación exhaustiva, ya que no podemos olvidar que se trataba de una actividad artificial e inducida11». Igualmente, Josep Maria Delgado nos recordaba que «está aún por cuantificar el gasto efectuado por el ejército y la marina durante sus estancias en Cataluña» así como «los beneficios que obtuvieron asentistas, comerciantes y artesanos»12. La historiografía catalana ha tendido a analizar esta problemática como parte de los efectos que tuvo el catastro y la política fiscal de Felipe V y los Borbones para Cataluña13, ignorando en ocasiones que esta política formaba parte de un enfoque mucho mayor, como es el de la consideración del Estado borbónico como un Estado fiscal-militar y la efectividad de las medidas mercantilistas14. Cada vez hay más estudios que demuestran que el Estado borbónico se convirtió en una auténtica empresa de contratación de la que se beneficiaron no pocos asentistas15. Ahora bien, una parte importante de estos trabajos se han centrado en el análisis de los grandes asientos firmados en Madrid, especialmente a partir de la década de los treinta, ignorando, como recordaba Rafael Torres, que en la movilización de recursos militares estaban también implicados muchos pequeños artesanos con asientos de menor cuantía. Profundizar en su análisis «multiplicaría la transcendencia de los asientos de los suministros militares», algo «más intenso de lo admitido habitualmente»16. Los trabajos de Rafael Guerrero para el País Vasco han puesto de manifiesto que la dinámica de los asientos locales podía ser diferente de la estatal17. En este sentido es sugerente el concepto de «microasiento» utilizado por Francisco Andújar para referirse a un modelo de reclutamiento de unidades pequeñas de soldados por parte de particulares18, o el de «asientos menores» utilizado por Sergio Solbes para la demanda de vestuario durante la década de los cuarenta19. ¿En qué medida existieron también «microasientos» para otros sectores que abastecían al ejército? A la hora de la verdad, había una gran variedad de formatos según el momento histórico y las particularidades de la zona20.

  • 21 Uno de los muchos ejemplos sería el de Antonio Beliges, a quien en 1722 se le concedía el asiento (...)

6No pretendemos dar una visión concluyente sobre la cuestión de los efectos que tuvo la política militar de Felipe V sobre la economía catalana, pero sí dar un primer paso que nos ayude a valorar los efectos de la constante presencia militar en el Principado entre 1715-1725. ¿Hasta qué punto supuso una fuente de riqueza para las grandes fortunas del siglo xviii? ¿Fueron muchas las personas que se beneficiaron? ¿Hubo continuidades o cambios en la dinámica económica catalana (compañías comerciales, gremios) como consecuencia de esta nueva política económica? La fuente principal para este estudio son los registros de la Real Intendencia de Cataluña, completados con otras informaciones procedentes de pleitos o estudios de diferentes autores. Los datos aportados no son absolutos, pues hemos comprobado que algunos de los asientos menores no fueron registrados21, pero sí que representan unas cifras suficientemente amplias para poder extraer conclusiones válidas.

La situación militar de Cataluña

  • 22 Sanpere i Miquel, 2000, p. 671.
  • 23 Entre otros, véase Roura i Aulinas, 2001; Jiménez Sureda, 2001; Torras Ribé, 2005a.
  • 24 Andújar Castillo, 2015, p. 230.
  • 25 Id., 2004, p. 80.
  • 26 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 109, fos 38 sqq.

7En 1715 Patiño sostenía la necesidad de mantener un importante contingente militar en Cataluña después de los hechos de la guerra de Sucesión, ya que «la fuerza superior de las armas [es] el modo que la quietud y la observancia debe afianzarse22». Conocemos la importancia de los contingentes militares en Cataluña a partir de 171523. Las cifras varían según el momento histórico, pero, como ha calculado recientemente Francisco Andújar, en 1717 la infantería ascendía a 19 600 soldados (lo que supone el 43 % de todo el ejército español). Entre ellos destacaban los cuerpos élite del ejército (infanterías valonas y españolas), señal inequívoca de la importancia que se otorgaba al Principado24. A estas cifras habría que añadir aún el monto de la caballería y la marina, pues en 1718 se crearon dos regimientos de dragones compuestos por catalanes25. Un balance de los pagos que en 1717 hizo la Real Intendencia al ejército recogía la presencia de 32 unidades militares (entre regimientos, batallones de infantería y de dragones), a las que había que añadir los sueldos de los altos mandos y otras deudas. En total suponían 7 635 960 reales de vellón, que debían ser pagados con el dinero procedente del catastro26.

  • 27 Torras Ribé, 2005b, p. 80.
  • 28 Delgado Ribas, 2010, p. 71.
  • 29 Silhouette, Voyages de France, pp. 27-28.

8Este contingente de soldados debía ser alojado, vestido y alimentado, lo que produjo enfrentamientos con la población civil. Por eso Torras Ribé ha hablado de una «militarización obsesiva del Cataluña», ya que los continuados abusos de las tropas en los alojamientos dieron lugar a un «malestar y clima de descontento de la ciudadanía» que preocupó fuertemente a las autoridades borbónicas27. A estos elementos se sumaban los problemas derivados de la aplicación del catastro, que también provocaron notables injusticias y abusos que llevaron a que en 1721 el mismo capitán general de Cataluña se quejara de la excesiva carga fiscal que soportaba el Principado28. Todavía en 1729 un viajero francés, Ettiene de Silhouette, recordaba que «toda la provincia está llena de soldados. […] los catalanes no esperan sino la ocasión de una nueva rebelión. Aunque oprimidos, tienen siempre un aire determinado, una mirada atrevida y segura29». Un memorial de los procuradores o diputados de los corregimientos del Principado en 1723 se quejaba de cómo

  • 30 Mercader Riba, 1955, la cita pertenece al artículo 16 de la p. 418. También publicado por Torras R (...)

la suministración de bagajes a las tropas acarrea a los pueblos gastos de grave entidad […] quedando a cargo de las Universidades recompensar a los bagajeros lo que por los transeúntes se les ha satisfecho, y siendo muy frecuentes los tránsitos, puede este gasto contarse por 10 000 pesos anuales30.

  • 31 Alcoberro Pericay, 2007, p. 236.

9A la vez, durante los años anteriores y posteriores a 1719 se había producido una fuerte oleada represiva que culminó en 1720 con un «alud de detenciones y ejecuciones sumarias, incluso superior a las de 171431».

  • 32 Torras Ribé, 2009, p. 232; Sallés Vilaseca, inédita, pp. 490 sqq.
  • 33 Castellví y Obando, Narraciones históricas, p. 633.
  • 34 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 1-3; 98-99 y 603-607.
  • 35 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 88-98.

10A estos problemas se sumaban los derivados de la política internacional iniciada por Alberoni, con las operaciones de conquista de Cerdeña y Sicilia en 1717 y 1718. Ambas habían tenido el puerto de Barcelona como punto de partida, lo que conllevaba un aumento notable de los soldados acantonados en el Principado. Castellví calculaba que la expedición de Sicilia constaba de 30 000 hombres, que incluía 6 regimientos de dragones y 8 de caballería32. Era «un numeroso y formidable embarco, tan bien dispuesto y abastecido que desde Felipe II no se había visto en España mayor ni igual33». Las consecuencias de esta presencia pronto se hicieron notar en la economía catalana. Así, por fijarnos solo en un aspecto, para los regimientos de dragones se encargaban en enero de 1718 a Francisco Maseras 756 bayonetas, a Pedro Estaban 400 fusiles y a Francisco Rigo 1 200 frenos34. En mayo, ante la llegada de nuevas tropas, se tenían que ampliar los cuarteles, de lo que se encargó Juan Bautista Bonet35.

  • 36 Sobre la actividad de Carrasclet o Carrasquet, véase Albareda Salvadó, 1997.
  • 37 Giménez López, 2005, p. 554.
  • 38 Arranz Herrero, inédita, p. 1870.
  • 39 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 651-657, 646-651, 657-662 y 662-664.
  • 40 ACA, RP, BGRP, Procesos, 1720, no 4, L, s. fo.

11La expedición de Sicilia implicó la entrada de España en guerra contra la Cuádruple Alianza, en la que el frente catalán, especialmente entre 1718-1720, fue uno de los puntos clave de la contienda, alimentada por las actividades de las milicias de Carrasclet36. En este contexto, como mostró Enrique Giménez, la principal preocupación del marqués de Castelrodrigo fue «la defensa de Cataluña, sobre todo las plazas próximas a la frontera37», unas defensas que, según Manuel Arranz, necesitaban ser reforzadas ya que «su eficacia había quedado en entredicho repetidas veces durante los últimos años del siglo xvii38». En esta situación, el recurso a asentistas privados para su reparación y sustento resultaba una necesidad inevitable. En octubre de 1718 se iniciaban las obras para mejorar las defensas de Rosas, encargándose el asiento a Francisco Torrents; en noviembre era el turno de Cardona y Berga y en diciembre se afrontaron los problemas de Castellciutat y Girona39. Pero la guerra tuvo consecuencias también en la producción de los asientos. En el concedido a Ramon Esteve en 1720 para la fábrica de 1 500 fusiles, este mostraba las dificultades de la producción, pues las tropas francesas habían ocupado Ripoll y Manresa, dos de los principales centros armamentísticos40.

  • 41 Serrano Álvarez, 2013, pp. 9 sqq.
  • 42 Para una visión general de los astilleros españoles y su evolución, véase Díaz Ordóñez, 2010, pp.  (...)
  • 43 Mercader Riba, 1985, pp. 209-213. Véase ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fo(...)
  • 44 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fos 211 sqq; Díaz Ordóñez, 2010, p. 156.
  • 45 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 113, fos 9-11, 229-235.
  • 46 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 113, fos 14-36.

12Simultáneamente, a partir de 1717 se creó la Intendencia General de Marina. Bajo la dirección de José Patiño se puso un énfasis especial en la construcción de una armada propia41. En este contexto, Cataluña se convirtió durante unos años en un centro de cierta relevancia en este campo, precedente de los astilleros de La Carraca, Cartagena, La Habana y Ferrol42. Aparte de los conocidos tres barcos que se construyeron en Sant Feliu de Guíxols43, las atarazanas de Barcelona tuvieron una especial importancia para la construcción de galeras durante los años veinte y treinta44. Para el periodo analizado, sabemos que en 1723 se contrataba a Pedro Costa la construcción de dos galeras, a las que se añadiría después una nave capitana45, una medida que iba acompañada de la reforma y ampliación de las atarazanas, de las que se responsabilizó Josep Vallescà46.

  • 47 Cit. por Giménez López, 2005, p. 549.
  • 48 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 112, fo 133.
  • 49 En 1716 se recogían quejas de cómo, ante las malas cosechas, «la subsistencia de las tropas [era] (...)
  • 50 Albareda Salvadó, 2013b, pp. 76-79.
  • 51 Torras Elías, 2019, p. 157.

13Aquella demanda constituyó una oportunidad para una economía catalana debilitada por la guerra de Sucesión, si bien es cierto que no siempre fue capaz de dar respuesta a las exigencias del Estado. En 1719 el marqués de Castel Rodrigo se quejaba de la falta de comerciantes que asumieran el coste de los asientos, ya que el comercio estaba «totalmente destruido y hay poquísimos hombres de negocios47». La documentación muestra cómo en algunos casos los asientos no llegaron a ejecutarse por falta de candidatos, como sucedió en 1721 con el asiento de camas de los hospitales del Principado48. Es cierto que la presencia de soldados también generó problemas49. Joaquim Albareda, entre otros, ha recogido numerosos ejemplos del peso de la militarización en Cataluña50. Esta es una realidad difícil de cuestionar, pero ello no significa que, a la vez, tuviera algunos efectos positivos en determinados sectores sociales como los referidos. El tema es complejo y por esta razón no podemos caer en valoraciones simplistas que califiquen como netamente positiva o negativa la presencia militar. En este sentido, es necesario analizar cómo se gestionó la movilización de recursos militares durante esos años, aspecto en el que nos vamos a centrar a continuación. Se trata de valorar a quién benefició sin olvidar, al mismo tiempo, la pesada carga de las tropas y el peso del catastro, agravado por el reparto injusto por parte de los regidores. Por eso mismo, debemos ser muy prudentes al vincular el desarrollo económico catalán solo a la inversión militar, una inversión, como recuerda Jaume Torrras, que únicamente podía generar prosperidades coyunturales y beneficiar a sectores muy concretos51.

La contrata y subasta de asientos en Cataluña

  • 52 Castellví y Obando, Narraciones históricas, p. 633.
  • 53 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 112, fo 67.
  • 54 Andújar Castillo, 2013, p. 252.
  • 55 Id., 2004, pp. 79-81.
  • 56 Torres Sánchez, 2002, p. 492.
  • 57 Solbes Ferri, 2012, pp. 1762-1764; Martí Morales, 2004, pp. 51-52; Arranz Herrero, inédita, pp. 69 (...)
  • 58 Martí Morales, 2004, p. 111. Uno de los muchos casos que podemos encontrar es el del asiento de 30 (...)
  • 59 Arranz Herrero, inédita, p. 694.

14Francesc Castellví recordaba que para preparar la expedición de Sicilia de 1718 «por toda Cataluña se trabajaba incesantemente. La celeridad era mucha y se mandó que en las cabezas de partidos se juntasen artesanos, concluyendo de esta forma los vestuarios y aprestos52». ¿Era algo puramente coyuntural? Nuestra impresión es que no. Cuatro años más tarde, en 1721, se fijaba un asiento de 12 000 fusiles con Joan Quintana y Cia. Entre las condiciones del acuerdo se exigía que se dieran órdenes para que «todos los maestros y oficiales de estas artes que hay en el Principado le asistan53». No resulta fácil poder valorar con exactitud la influencia real que tuvo la política de asientos militares para la economía y la sociedad catalana. Esto se explica en parte porque no se pueden conocer todos los asientos que se hicieron y su coste, como ya planteó Francisco Andújar para los microasientos de regimientos54. Estos presentan una gran variedad de formatos en los que, según el tipo, el asentista podía asumir el coste del vestuario, caballos y armas mediante contratos privados. Cuando no sucedía, era el Estado el que asumía la gestión, lo que suponía un aumento considerable del precio55. Para Rafael Torres el recurso al «asiento se convertía en un instrumento eficaz para vincular la bajada de precios56». Manuel Arranz, Ricard Martí y Sergio Solbes nos han explicado con detalle el funcionamiento de las subastas públicas de los asientos, así como las diferentes corruptelas57. En el caso de las armas catalanas era frecuente «la asociación entre diversos especialistas que se van repartiendo los papeles de asentista principal, fiadores y examinadores» en las diferentes subastas, lo que hacía que al final todo estuviera en manos de unas pocas personas58. Manuel Arranz, por su parte, ha constatado que en el caso de la construcción «acuerdos, pactos y entendimientos hacían de las subastas una mera ficción59».

  • 60 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 641-644.
  • 61 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 110, fos 72-76.
  • 62 En 1719 se concedía a Joan Lapeira el asiento de vestuario de 6 batallones de fusileros, pero al f (...)

15Determinar en qué medida aquello fue la norma durante los primeros años del gobierno de Felipe V en Cataluña resulta difícil. Lo cierto es que son numerosos los casos en que se perciben auténticas competiciones para conseguir determinados asientos. La asignación de las obras de fortificación de Rosas en 1718 inicialmente se concedió a Jaume Escabatxeras, que ofrecía 9 000 libras catalanas; posteriormente se añadió Miquel Jaumar, que rebajó el precio a 7 700 libras, aunque al final fue Francisco Torrents quien se llevó la contrata por 5 280 libras, casi la mitad del precio inicial60. Este tipo de competencia se puede encontrar incluso en asientos cuyo coste podía ser muy pequeño, como es el caso del que se hizo en 1719 para pintar la ciudadela de Barcelona. De las iniciales 345 libras que ofrecía Miquel Labana, se pasó a las 163 de Juan Savall, después de que otros dos candidatos hubieran ofrecido precios intermedios61. Estos y otros ejemplos62 manifiestan que la competencia por conseguir asientos relativamente pequeños fue más alta de lo que se había pensado. Todo parece apuntar que, junto a los inconvenientes de soportar una mayor presencia militar en el territorio, existió también un universo de oportunidades, que muchos catalanes pudieron aprovechar.

  • 63 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 106, s. fo.
  • 64 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 110-132; vol. 110, fos 93-97.
  • 65 Arranz Herrero, inédita, p. 530; Ferré Gispets, 2019.
  • 66 Martí Morales, 2004, pp. 110 sqq.

16Las formas en que los proveedores catalanes gestionaron la demanda militar todavía nos resultan bastante desconocidas. Parece clara la existencia de un mundo de negocios privados, particulares, pero también hay indicios de que en otras ocasiones era una actividad colectiva, en la que participaban varios individuos. La idea de grupos más o menos cohesionados atendiendo a esta demanda pudo ser más importante de lo que cabría pensar. Incluso hay indicios de que se llegaron a crear pequeñas compañías y hasta redes de proveedores, que, llegado el caso, buscaban imponer verdaderos monopolios. Un buen ejemplo lo encontramos en la construcción de la ciudadela de Barcelona. Después de un largo proceso en el que pujaron un grupo de negociantes franceses, la contrata se concedió a Antonio Debon, de Tortosa, con una compañía formada por 13 personas entre las que destacaban los albañiles Antoni Reÿt y Pedro Bertran63. Las contratas posteriores demuestran que Debon era la cara visible de la actividad de Pedro y Juan Bertrán, que a lo largo de los años posteriores se responsabilizaron de las obras de interiores de la ciudadela (dos cuarteles, el arsenal y la iglesia en 1718; el hospital, el almacén, la panadería, los hornos, otros dos cuarteles y la cantina en 1719)64. Los Bertran, en palabras de Manuel Arranz, se convirtieron «en el eje de la más poderosa constructora del Principado en la primera mitad del siglo xviii65». En la misma situación cabría mencionar los diferentes grupos de interés vinculados al asiento de armas, que han explicado Ricard Martí y David Ferre66.

17Parece claro que para abastecer la demanda militar los empresarios catalanes recurrieron a una multiplicidad de sistemas, tanto empresas individuales como colectivas, en las que no estaban exentas las corruptelas económicas en detrimento del Estado. Pero para poder valorar mejor toda esta actuación hay que conocer con cierto detalle de cuántos asientos estamos hablando y qué tipo. Solo así podremos entender mejor la importancia y vitalidad de la movilización de los suministros militares en Cataluña tras la guerra de Sucesión.

Cuantía y tipología de los asientos

  • 67 En algunos casos desconocemos los fiadores de la contrata (48 casos de los 194) bien porque no los (...)

18Los datos que se ofrecen a continuación se basan en el análisis de los primeros años de gobierno de Felipe V en Cataluña (1715-1725), por lo que no se pueden generalizar las conclusiones para todo su reinado. En cifras absolutas, es posible afirmar que la Intendencia de Cataluña hizo durante este periodo un total de 198 asientos o contratas para fines militares, los cuales beneficiaron al menos unas 360 personas diferentes (tanto titulares como fiadores)67. El gráfico 1 (p. 000) nos muestra su distribución temporal.

Gráf. 1. — Los asientos de la Intendencia catalana entre 1715-1725

Gráf. 1. — Los asientos de la Intendencia catalana entre 1715-1725

Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vols. 106-180 y ACA, RP, BGRP, procesos varios.

  • 68 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 585-588 y 618-620.
  • 69 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 583-585.
  • 70 Como ya se ha indicado, fue en 1718 cuando se reforzaron las defensas de Berga, Rosas, Gerona y Ca (...)

19Fue el año 1718 cuando hubo una mayor concentración de asientos, fruto de la expedición a Sicilia, seguido de los años 1717 y 1719. Durante la década de los años veinte la media se sitúa en torno a los 10-15 contratos por año. Si fijamos nuestra atención en 1718, veremos que más de cuarenta asientos tienen relación directa con la expedición que salió en junio. Así, entre muchas otras cosas, se encargaron a asentistas catalanes las armas, tiendas, caballerizas, víveres y vestimentas de los regimientos de Vendôme y las Guardias valonas, la pipería y cordaje del San Felipe, la ampliación de los cuarteles para dar cabida a las tropas que llegaban y un largo etcétera. Muchos de estos contratos eran muy pequeños y se hicieron para completar los materiales que faltaban y con poco tiempo. El 2 de mayo se daban a Joan Puig 20 días para entregar 12 tiendas y se encargaba a la compañía de Honorato Godimar la construcción de dos portones de desembarco en un mes68. Antoni Valldejuli tuvo que preparar entre abril y mayo 2 000 cubas de agua y 2 000 de vino69. Parece claro que la expedición de 1718 fue un revulsivo para los artesanos catalanes, que dieron respuesta a las demandas urgentes y de última hora del Estado. En este sentido es significativo constatar que la mayoría de los asientos posteriores a junio de 1718, una vez ya había salido la expedición, estaban vinculados a la reconstrucción de las fortalezas en previsión de una posible invasión francesa del Principado70.

  • 71 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 591-592; vol. 110, fos 49-58; vol. 113 (...)
  • 72 En este cálculo excluimos los relacionados con la construcción. Es decir, solo contamos los vincul (...)

20Por otro lado, hay que ser prudentes a la hora de valorar las cifras del gráfico 1 (p. 000), pues no tienen en cuenta la duración de los asientos. La regla general fue que la mayor parte de los que se hicieran fueron pequeños y con una extensión temporal que no excediera el año. Se encargaban productos muy concretos, como podían ser las 50 000 raciones de armada a Josep y Jaume Duran en 1718 o arreglar 4 838 pistolas y carabinas a Josep Navarro en 1719 o las 2 000 espadas contratadas a Ramón Esteve71. Si excluimos los asientos referentes a los temas vinculados a la construcción, solo hemos encontrado 23 asientos con una duración superior a un año, lo que supone el 15,5 % del total72. El siguiente cuadro (cuadro 1) recoge aquellos asientos que sabemos con seguridad que sobrepasaron el año. Se excluyen del cómputo los referentes a la construcción y reparación de obras, pues en ellos las dificultades hacían que se alargasen más de lo previsto.

Cuadro 1. — Asientos con una duración superior a un año

Titular Año Duración Concepto
Espinàs, Gabriel y Sebastián 1715 Varios años Camas y limpieza de hospitales
Beliges, Antonio 1715 Varios años Transporte de pólvora
Garrido, Lucas 1715 Varios años Estanco de balas y perdigones
Bellvitge, Antoni 1716 5 años Camas para las tropas
Bornio, Josep y Cia 1717 Mensual 500 fusiles
Torres, Salvi 1717 1 año Asentista del pan de munición
Bover, Josep 1718 Hasta 1720 Perdigones y balas
Carbonell, Ventura y Cia 1718 Hasta 1720 Fusiles y bayonetas
Carbonell, Ventura y Cia 1718 Hasta 1724 Producción de 600 fusiles mensuales
Torres, Salvi 1718 2 años Pan de munición para las tropas de Cataluña, Mallorca y Ibiza
Altimiras, Jaime 1719 Mensual Fábrica de 45 000 marcos
Carbonell, Ventura 1719 Mensual 650 fusiles y 250 pistolas
Serdanya, Salvador; Bellvitge, Antonio; Abolín, Bernardo 1719 3 años Atención de hospitales del Principado
Esteve, Ramon 1720 Varios años Asiento de fusiles
Guitart, Oleguer 1720 Varios años Asiento del pan de munición
Bellvitge, Antonio 1720 Varios años Asentista del tren de artillería
Beliges, Antonio 1722 Varios años Transporte de pólvora
Bover, Josep 1722 4 años Estanco de la pólvora
Bover, Juan 1723 3 años Estanco de municiones
Hermes, Antonio 1723 3 años Estanque de balas
Bornio, Josep y Navarro, Josep 1724 Varios años (empezaron antes) Asiento de armas para el regimiento de caballería
Cases, Jaume 1724 3 años Asiento de paja del Principado
Gremio panaderos 1724 Probablemente desde 1722 Asiento de pan de munición

Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vols. 106-180 y ACA, RP, BGRP, procesos varios.

Cuando indicamos «varios años» es que tenemos constancia de que estuvo activo durante un tiempo largo, pero la contrata solo habla de producción «mensual». En muchas ocasiones, a través de informaciones indirectas, sabemos que en un determinado momento el asiento dejaba de estar activo.

  • 73 Solbes Ferri, 2015, p. 451.
  • 74 Aquerreta González, 2001, pp. 124 y 126.
  • 75 Torres Sánchez, 2006, p. 382; Id., 2016, p. 57.
  • 76 Storrs, 2016b, p. 48.
  • 77 González Enciso, 2016, p. 133.
  • 78 Id., 2010, pp. 180-188. Véase también Id., 2013, p. 285.
  • 79 Bencomo Mora, inédita, p. 146.
  • 80 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 106, s. fo.
  • 81 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 113, fos 9-11.

21Una inmensa mayoría de ellos hacen referencia a cuestiones vinculadas a la producción de armas y víveres. Esto se explica en parte porque los grandes asientos durante esos años se otorgaron a asentistas madrileños, andaluces o navarros. Así, José Cebrián tuvo el monopolio de la vestimenta de la Guardia de Corps entre 1714-174373. Entre noviembre de 1717 y octubre de 1718 (años de la expedición a Sicilia) se concedía a la compañía del marqués de Valdehomos y la familia Goyeneche el asiento de víveres y al año siguiente (1718-1719) el de pan y cebada para todas las tropas74. Posteriormente algunos de estos asientos estuvieron bajo la influencia de Urbano Ruiz Velarde y Antonio Puche75. Respecto al vestuario, debemos valorar que José García de Asarta (miembro del grupo de Goyeneche) tuvo el control de todos los uniformes de infantería entre 1717-172076 y, en lo referente a las armas, no podemos olvidar que el asiento de artillería de 1715-1726 estuvo bajo control de los asentistas de Liérganes77. Además, la producción de munición estuvo casi monopolizada por la fábrica de Eugi y la familia Aldaz primero y Loperena después78. Esta realidad hacía que, al final, la producción catalana durante esos años estuviera limitada a asientos relativamente pequeños y de corta duración, lo cual no significaba que en algunos casos, pocos, tuvieran cierta importancia. En el cuadro anterior (cuadro 1) aparecen algunos ejemplos significativos: la atención de los hospitales, en manos de Antonio Bellvitge y Cia, los diferentes asientos de armas de Ventura Carbonell, el pan de munición a Salvi Torres, etc. A estos habría que añadir todavía algunos otros que no hemos recogido en el listado pero que tienen una gran significación: a la compañía de Josep Milans se le encargó en 1715 el pan de munición para la expedición de conquista de Mallorca79; la construcción de las obras de la ciudadela, como hemos visto, estuvo también en manos catalanas80 y en 1723 se encargaba la fábrica de dos galeras a Pedro Costa81.

  • 82 Torres Sánchez, 2013b, pp. 167-169.
  • 83 «It’s now becoming obvious that there was in fact a hidden and bustling world of military supply-c (...)

22Otro elemento a analizar sería la tipología de los asientos. Los estudios de Torres Sánchez han puesto de manifiesto la amplitud de cuestiones que fueron atendidas por el Estado en los contratos para el abastecimiento de tropas82, de modo que «cada vez resulta más evidente que había en realidad un oculto y bullicioso mundo de contratos para el abastecimiento militar, mucho más profundo y extenso de lo que habitualmente se había admitido83». Entre ellos aparecen algunos tan concretos como palos de tiendas, piedras, mangos, pontones de desembarco, frenos, sillas, etc. En los siguientes gráficos (gráf. 2, p. 000 y gráf. 3, p. 000) hemos simplificado esta variedad de productos a cinco tipologías.

Gráf. 2. — Asientos por tipologías (1715-1725)

Gráf. 2. — Asientos por tipologías (1715-1725)

Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vols. 106-180 y ACA, RP, BGRP, procesos varios.

Gráf. 3. — Tipología por años (1715-1725)

Gráf. 3. — Tipología por años (1715-1725)

Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de intendencia, vols. 106-180 y ACA, RP, BGRP, procesos varios.

23Dentro del sector armamentístico hemos incluido tanto la producción de armas como de aquellos elementos necesarios para la artillería: cureñas, hachas, sacos y redes, pólvora, capazos, etc. Respecto a los navíos, se incluye no solo la construcción de barcos, sino también todas las actividades derivadas: cordajes, tala y transporte de madera, caballerizas, así como diferentes tipos de herrería. Algo parecido podemos decir de los víveres, que abrazan también la paja para los animales o los sacos de bizcocho. Respecto a la vestimenta, consideramos parte de ella todas las sillas de caballería que se asientan, así como las ropas de los hospitales (sábanas, camas, mantas) y las diferentes bolsas o partes de los uniformes para portar utensilios. Finalmente, el apartado de la construcción incluye tanto la reparación de murallas, como la ampliación de almacenes y cuarteles, hospitales, etc.

  • 84 El autor muestra que entre 1714 y 1720 el gasto en armas y cuerpos del ejército supuso un 52 % del (...)
  • 85 Mercader Riba, 1985, p. 107.
  • 86 Jiménez Sureda, 2001, pp. 103-106. Véase también Roura i Aulinas, 2001, p. 292.
  • 87 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 63-65; Martí Morales, 2004, p. 27.
  • 88 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 110, fos 31-34 y 49-58. De los 33 asientos para (...)
  • 89 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 112, fos 199 sqq. y fos 336 sqq. Véase también (...)

24Fue el sector armamentístico en el que el Estado invirtió más dinero en Cataluña, unas cifras que porcentualmente son semejantes a las que ha contabilizado Jurado Sánchez84. Este sector ya ha sido estudiado con solvencia por Ricard Martí, y por esta razón solo quisiéramos destacar algunos aspectos. Primero, que el dinamismo de la producción de armas se explica en parte por el hecho de que, como destacó Mercader Riba, en 1715 el gremio de los armeros fue uno de los pocos que fueron suprimidos inmediatamente después de la Nueva Planta85, lo que permitió una liberalización de los precios y mayor competitividad. Esta decisión fue tomada en un contexto de dura represión y desarme de la sociedad catalana86, a la vez que se limitaba la producción de armas solo a algunas localidades87. Una ojeada a la inmensa variedad de productos muestra que también se asentaron herraduras, embudos, palas, etc. El asiento firmado con Jacinto Valls el 2 de febrero de 1718 con el nombre de «géneros para la artillería», incluía 27 productos diferentes, entre los que destacan 200 hachas de varias tipologías, burletes, espejes, agujas, azuleas, etc. En otras ocasiones se asentaba el arreglo de armas, aprovechando materiales sobrantes o defectuosos guardados en los almacenes. Ello podría significar grandes cantidades de armas, como las 4 838 carabinas y pistolas que se encargaron a Josep Navarro el 25 de enero de 1719 o cuantías mucho menores, como fueron los 38 fusiles rayados asentados a Francisco Baxeras diez días antes88. A partir de 1722 se asentó el transporte y el estanco de pólvora a Antonio Bellvitge y Josep Bover, y al año siguiente se hizo lo mismo con las municiones del Principado89.

  • 90 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 110, fos 41-49, y vol. 112, fos 114-118.
  • 91 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 106, 4 de marzo, s. fo.
  • 92 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 88-98; vol. 110, fos 99-114; vol. 114, (...)
  • 93 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 111, fos 132-136; vol. 112, fos 11-15.
  • 94 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 110, fos 99-114 y 231-235; vol. 113, fos 14-36.

25Los asientos vinculados a la construcción representan una originalidad del caso catalán, condicionados sobre todo por los efectos de la guerra de Sucesión y el peligro de una nueva invasión del Principado. Aparte de la construcción de la ciudadela de Barcelona, se reformaron y mejoraron durante esos años las defensas de Berga, Castellciutat, Rosas, Cardona, Girona y Hostalrich. También tienen importancia la construcción de tres almacenes de pólvora (uno en 1719 y dos en 1721)90 y las reparaciones de un molino de pólvora (1716)91. La fuerte presencia militar implicaba la necesidad de ampliar cuarteles (1718, 1719, 1724)92 y atender hospitales (1720-1721)93. A ello, habría que añadir las obras necesarias para acondicionar el puerto de Barcelona y las atarazanas. En 1719 se ordenaba a Jerónimo Torrents que terminase los cuarteles de dicho edificio y a Jaume Puigsalvens que arreglase la Lonja de Mar. Todavía en 1723 encontramos asientos reparar las atarazanas, almacenes y baluartes94.

  • 95 Díaz Ordóñez, 2010, p. 156. Véase también Pradells, 2006, p. 50.
  • 96 Mercader Riba, 1985, pp. 209-213.
  • 97 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 113, fos 9-11 y 229-235.
  • 98 El San Felipe se contrató con Juan Campos; respecto a El catalán y Nuestra Señora de Montserrat, d (...)
  • 99 Aquerreta González, 2001, pp. 102 y 111.

26Ya hemos mencionado antes la importancia de Sant Feliu de Guíxols y Barcelona como astilleros95. Durante estos años hemos podido constatar la construcción de al menos seis buques: tres navíos en Sant Feliu de Guíxols y tres galeras en Barcelona. De este asunto, que ya fue estudiado por Mercader Riba96, quisiéramos destacar solo algunos aspectos. Por un lado, que la construcción de tres galeras a partir de 1723 fue encargada a catalanes (en concreto a la compañía de Pedro Costa)97, hecho que parece que no sucedió con los navíos de Sant Feliu de Guíxols98. Por otro lado, que la construcción de los barcos conllevaba la creación de numerosos asientos menores como la tala y transporte de madera (1717, 1720 y 1723), el cordaje (1717, 1718) la pipería (1718, 1719), la construcción de caballerizas (1718), etc. Esto no significa que todos estos asientos siempre fueran encargados a catalanes. No podemos olvidar que entre 1699 y 1723 la compañía de Goyeneche tuvo el asiento de «mástiles, tablazón, pez, brea y alquitrán» y para ello podía talar madera de Navarra, Aragón y Cataluña99.

  • 100 Torres Sánchez, 2006, p. 382, Aquerreta González, 2001, p. 115 y ACA, RP, BGRP, Procesos, 1721 n(...)
  • 101 ACA, RP, BGRP, Procesos, 1720, no 4, Bh y ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 114, (...)
  • 102 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fos 305-306 y vol. 180, fo 591-592.
  • 103 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 614-620. En concreto se abastecía a lo (...)
  • 104 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 110, fos 118 sqq.; vol. 180, fos 583 sqq.

27Como se puede comprobar en los gráficos 2 (p. 000) y 3 (p. 000), las cifras de asientos para víveres y vestuario son muy pequeñas. Rafael Torres ha destacado que durante los primeros años de gobierno de Felipe V hubo numerosos intentos por unificar todo el asiento de víveres en un único asentista, lo que repercutió en duros enfrentamientos entre diferentes grupos de interés navarros y madrileños100. Pero eso no impidió que en algunos sectores menores penetrasen asentistas catalanes. Salvi Torres obtuvo el asiento del pan de munición del ejército entre 1717 y 1720, fecha esta última en la que pasó a manos de Oleguer Guitard y más tarde al gremio de panaderos101. A la vez, encontramos asientos más cortos en el tiempo pero de mayor envergadura. Entre ellos quizá podamos destacar el concedido a Josep y Jaume Duran para abastecer a las tropas en 1717-1718 (60 000 raciones en 1717 y 200 000 en 1718)102 o el concedido en noviembre de 1718 a Josep Besora, soguero, para abastecer entre 2 y 6 meses a todas las plazas fuertes del Principado103. Junto a estos, tendríamos otros menores, como el repuesto de víveres para el ejército del Principado durante dos meses concedido a Mariano Riera en 1719 o las 2 000 cubas de agua y vino encargadas a Antoni Valldejuli para la expedición de 1718104.

  • 105 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fos 298-302; vol. 180, fos 106-110; vol. 1 (...)
  • 106 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fo 301.
  • 107 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 595-598; vol. 112, fos 193-199. A esto (...)
  • 108 Mercader Riba, 1955, artículo 7, p. 413.
  • 109 Id., 1985, p. 204.

28La poca importancia que tienen los asientos vinculados al vestuario es sin duda uno de los aspectos más llamativos durante estos años. Solo hemos encontrado a dos personas que provean vestimenta a los ejércitos y de forma muy limitada: Joan Lapeira, que vistió al regimiento de Vendôme en 1717 y completaba lo que faltaba a los regimientos de Henao y Wacup en 1718, y Félix Bertran, que en 1719 confeccionó el vestuario de seis regimientos de fusileros (en un contrato que por el que también había pujado Lapeira)105. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el asiento de Lapeira en 1717 era un reasiento del asentista general, José García de Asarta106. El resto de contratos vinculados con el vestuario tiene que ver con los cinco asientos de sillas, que fueron controlados por el gremio de silleros desde 1718107. Como puede verse, estamos hablando de cantidades muy pequeñas, y por eso no nos puede extrañar que en 1723 los procuradores se quejaran de que «el vestuario de las tropas no se fabrica en el Principado108», queja que también era compartida por Josep Aparici109.

El coste de los asientos

  • 110 Los asientos eran pagados en diferentes monedas: reales de ardite catalanes, libras, escudos, peso (...)

29Otra cuestión es valorar el coste de los asientos. Su cálculo no resulta fácil, ya que en muchos casos, especialmente en los asientos de la construcción, el precio estaba determinado por el peso de los productos y otras variables. A pesar de todo, hemos podido calcular el coste de 127 asientos de los 198 localizados, lo que supone el 64 % del total de asientos de este periodo. Hemos unificado las cifras a reales de vellón (rv.)110, y quisiéramos hacer algunas reflexiones que nos parecen relevantes. En primer lugar, se constata que la mayor parte de estos asientos tuvieron un coste pequeño. El siguiente gráfico (gráf. 4, p. 000) muestra la distribución según el coste en reales de vellón.

Gráf. 4. — El coste de los asientos (1715-1725)

Gráf. 4. — El coste de los asientos (1715-1725)

Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vols. 106-180.

30El 55 % de los asientos tuvieron un precio menor a los 50 000 rv. y el 81 % no llegaba a los 100 000. Esto refuerza la idea que hemos ido mostrando de que los asientos eran realmente pequeños y de poco valor, a pesar de su amplitud. Una ojeada a los diez asientos de menor coste lo pone de manifiesto (cuadro 2).

Cuadro 2. — Asientos de menor cuantía económica

Asentista Año Asiento Tipo Coste (en rv.)
Rigo, Francisco 1718 Renovar 1 200 frenos Armas 1 960,7
Presas, Francisco 1724 6 000 platillos Armas 1 918,9
Torren, Francisco 1718 Limpiar la Sequia Construcción 1 767,8
Savall, Juan 1719 Pintar la Ciudadela Construcción 1 746,4
Saladriga, Francisco 1718 Géneros de hojalata Armas 1 362,8
Puigsalvens, Jaume 1719 Arreglar la Lonja de Mar Construcción 964,3
Mallol, Salvador 1718 Arreglar 6 000 fusiles de Cádiz Armas 700,0
Cirera, Agustín 1721 Obras en el hospital Construcción 642,8
Cirera, Francisco 1718 Material para un navío de guerra Navíos 592,5
Rubio, Josep 1718 200 cajones para llevar escopetas Armas 428,6

Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vols. 106-180.

31El hecho que se asienten y se pongan a subasta estos productos nos muestra realmente la amplitud de sectores que el Estado quiso asentar para bajar el precio. Además, vemos que afectan a casi todas las tipologías: armas, construcción, navíos. Lo mismo se puede decir, pero en la clave inversa, de los diez asientos de mayor coste, tal como refleja el siguiente cuadro (cuadro 3).

Cuadro 3. — Asientos de mayor cuantía económica

Asentista Año Asiento Tipo Coste
Campos, Juan 1716 Navío en San Feliu de Guíxols Navío 2 080 000,0
Abadía, Pedro 1719 Víveres para Castilla León Víveres 1 922 305,9
Bertran y Cia 1718 Terminar obras Ciudadela Construcción 1 846 764,7
Bertran, Félix 1719 Vestuario para 6 batallones de fusileros Vestimenta 1.284.705,9
Petit, Josep y Barnola, Mariano 1724 Asiento de obras de Gerona, Rosas y Hostalric Construcción 529.459,4
Besora, Josep 1718 Víveres para la defensa Víveres 514.675,8
Carbonell, Ventura y Casals, Francisco 1718 600 fusiles mensuales Armas 509.130,0
Pera, Salvador 1717 3 932 quintales de hierro para cureñas Armas 338 152,0
Jaumar, Miquel 1717 416 cureñas y otros materiales anexos Armas 320 348,6
Gremio de silleros 1722 2 121 sillas nuevas y arreglar 266 sillas viejas Vestimenta 311 399,2
Borras, Josep 1719 Cortar madera y construcción Ciudadela Construcción 292 556,5

Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vols. 106-180.

  • 111 Archivo General de Simancas (AGS), Dirección General del Tesoro (DGT), inv. 7, leg. 1, expedientes (...)
  • 112 AGS, DGT, inv. 7, leg. 1, expediente 12.
  • 113 AGS, DGT, inv. 7, leg. 3, expedientes 2-6.

32Podemos ver que aquí los asientos también afectan a todos los sectores. Llama la atención el alto importe que tiene el asiento de materiales, que aparentemente parecía ser secundario, como es el hierro en bruto para hacer cureñas y otros materiales, que rondan los 300 000 reales. Las obras de construcción para terminar algunos edificios interiores de la Ciudadela de Barcelona costaban casi dos millones de rv. Ahora bien, cuando se comparan estas cifras con los grandes asientos que se hacían en Madrid, percibimos que son realmente pequeñas. Algunos ejemplos: el coste del asiento de pólvora con Miguel de Aldecoa entre 1717 y 1720 ascendía a 8 773 139 rv111, el de vestuario con García Asarta en los mismos años era de 17 506 741 rv112, y el de víveres de Goyeneche entre 1717-1719 era de 23 729 930 rv113. Todas ellas son cifras mucho mayores que las del cuadro 3. Si sumamos el precio de todos los asientos que hemos podido contabilizar entre 1715-1725 (el 64 %), la cifra llega casi a 16 millones de reales de vellón (15 716 555), cantidad inferior al asiento de víveres de Goyeneche durante tres años. La conclusión es clara: la inversión en Cataluña es una realidad evidente, pero no fueron los catalanes los principales beneficiarios de la movilización de recursos militares durante los años analizados.

Los asentistas y el cambio social

  • 114 Mercader Riba, 1985; Martí Morales, 2004; Arranz Herrero, inédita; Molas Ribalta, Fargas Peñarroch (...)
  • 115 La cifra tendría que ser mayor. En algunos casos aparece como titular del asiento un gremio (como (...)
  • 116 Torres Sánchez, 2013b, p. 163.

33Ahora bien, ¿qué catalanes se beneficiaron del gasto estatal? Los estudios de Mercader Riba, Ricard Martí, Manel Arranz, Pere Molas y Josep María Delgado114 han tratado sobre algunos aspectos de esta problemática, pero lo han hecho de manera sectorial y todavía falta un estudio que intente dar una visión de conjunto. ¿Cuántas personas fueron las que se enriquecieron? ¿Qué sectores? Las preguntas no resultan fáciles de responder porque en algunos casos las fuentes no nos permiten conocer los miembros de las compañías o los fiadores, que con frecuencia también participaban del negocio. En nuestro caso, hemos podido identificar a 155 de los fiadores/miembros de las compañías del total de 199 asientos que se hicieron, lo que supone un 78 % del total. Entre 1715-1725, un mínimo de 360 personas diferentes se benefició y participó de los asientos militares, ya fuera como titulares o fiadores115, lo cual muestra la amplitud de sectores a los que se llegó y confirma los planteamientos de Rafael Torres sobre la existencia de un mundo de pequeños asentistas mucho más intenso de lo que se pensaba116. Por otro lado, una cosa es que muchas personas se beneficiasen y otra diferente cómo se participaba en estos beneficios. El siguiente gráfico (gráf. 5, p. 000) recoge el número de asientos que tuvieron estas 360 personas.

Gráf. 5. — Reparto de los asientos entre sus miembros

Gráf. 5. — Reparto de los asientos entre sus miembros

Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vols. 106-180.

34Como puede apreciarse, por muy extendida que estuviera la red de diferentes artesanos y mercaderes que participaban en los asientos, a la hora de la verdad existía una gran desigualdad entre ellos y la minoría que controlaba los asientos. El 79 % de las personas participaron en uno o dos asientos diferentes, y solo el 5 % lo hizo en más de cinco. Por otro lado, podemos aproximarnos a esta problemática a partir de los diferentes oficios (gráf. 6, p. 000).

Gráf. 6. — Oficios implicados en los asientos militares (1715-1725)

Gráf. 6. — Oficios implicados en los asientos militares (1715-1725)

Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vols. 106-180.

  • 117 Contamos aquí solo a los maestros de oficio.
  • 118 Arranz Herrero, inédita, pp. 234 sqq.
  • 119 Ibid., pp. 256 sqq.
  • 120 Díaz Ordóñez, 2010, p. 325.

35En total, 56 miembros de oficios diferentes participaron en los asientos militares. Entre los aparentemente más alejados de este tipo de contratas aparecen corredores de cambio, doradores, escultores, muleros, taberneros, cinteros, tapiceros y terciopeleros. Ahora bien, el elemento más llamativo es que el 48 % de los contratistas estaba compuesto por 58 albañiles, 36 carpinteros, 34 negociantes,30 armeros y 17 encajadores, es decir, oficios que podían trabajar tanto en el sector de la construcción como en el de las armas. No es casualidad, ya que, como hemos podido ver, estos son los sectores en los que se efectuaron más asientos. Una vez más nos encontramos con el contraste entre una amplitud de personas que participa y una minoría que controla. Esto todavía resulta más claro cuando se compara el número de albañiles que participan en los contratos con el número de miembros del gremio que había en ese momento. Así, en el año 1718 se beneficiaron de las contratas militares hasta 24 albañiles de los 93 que componían el gremio ese año117, lo que supone el 25 % del total118. Los 36 carpinteros diferentes que participan en las contratas suponen el 16 % del total que había en 1724, que era 217119. Esta situación parece que no cambió con el tiempo. En 1741 los impuestos que pagaba el soguero Josep Besora (asentista principal de la jarcia ese año) suponían el 10 % de todo el gremio, lo cual indica su riqueza, pero también que una parte importante del gremio (con la excepción del Ignasi Buxó) no participaba de ese asiento120. En fin, constatamos que la magnitud de las cifras de participantes en los asientos no nos debe engañar: la política militar de Felipe V entre 1715 y 1725 enriqueció a un número limitado de personas.

36¿Quiénes fueron? No es posible responder de manera contundente a la pregunta porque hay muchos factores que la condicionan: el número de asientos y su coste, el reparto interno de los beneficios dentro de cada compañía, determinar qué parte de estos beneficios afectan al interesado, etc. Lógicamente esto excede los límites de este trabajo, pero sí que se pueden hacer algunas aproximaciones. El siguiente cuadro (cuadro 4) recoge el nombre de las algunas de las personas que participaron en más de cinco asientos durante esos años, así como el coste total de estos asientos.

Cuadro 4. — Principales asentistas de la Real Intendencia catalana (1715-1725)

Asentista Asientos Coste
Costa, Pedro 13 311 000
Pera, Salvador 10 544 400
Rubio, Josep 10 173 000
Carbonell, Ventura 9 536 000
Borras, Josep 8 472 000
Reÿt, Antoni 8 30 000
Baxeres, Francisco 7 70 000
Esteve, Raimundo 7 435 000
Padró, Francisco 7 947 000
Besora, Josep 6 837 000

Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vols. 106-180.

  • 121 Arranz Herrero, inédita, p. 163.
  • 122 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fos 253-255; vol. 111, fos 118-121; vol. 1 (...)
  • 123 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fos 264-267; vol. 113, fos 14-36; vol. 114 (...)
  • 124 Martí Morales, 2004, pp. 53 sqq y pp. 111 sqq.
  • 125 Véase por ejemplo ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fos 286-293; vol. 180, f(...)
  • 126 Díaz Ordóñez, 1998, p. 157.

37El coste del asiento no es equivalente al beneficio personal, puesto que dependía del reparto de la inversión inicial de cada uno y del modo en que participaban como fiadores/asentistas, pero, aun así, las cifras nos permiten a entender mejor la naturaleza de la movilización de recursos militares. Pedro Costa y Josep Rubió121 forman un tándem en que se alternan como titulares o fiadores en negocios tan variados como asientos de materiales para la artillería, transporte de maderas, construcción de galeras, ampliación de los arcos de las atarazanas o caballerizas para los barcos122. Salvador Pera dirigió o participó en numerosos asientos, vinculados tanto a hierros y materiales varios para la artillería como en al reparo de las atarazanas y al dorado de la nave capitana123. Las figuras de Ventura Carbonell, Josep Navarro, Francesc Baxeras y Ramon Esteve nos resultan muy conocidas gracias a los estudios de Ricard Martí. Fueron grandes asentistas de armas que colaboraron activamente entre ellos124. Mención especial requieren los hermanos Josep y Ramon Besora, que aparecen como sogueros y confiteros, pero que a la hora de la verdad fueron auténticos negociantes implicados en multitud de asientos diferentes. Aparte de aprovisionar a la marina con varios tipos de cordajes y sacos para el transporte, también participaron y asumieron algunos asientos de víveres, como el referido de 1718 para abastecer las plazas fuertes de Cataluña y el bizcocho para la expedición de 1718125. Con el tiempo, Besora se convirtió en el principal asentista de toda la jarcia del ejército español entre 1733 y 1743126.

38Por otro lado, las cifras nos permiten ver que no hay una relación directa entre el número de asientos y el beneficio. Josep Besora, que es el titular de todos asientos en los que participa, tiene muchos más ingresos que Pedro Costa, que interviene en el doble de asientos de Besora. Algo similar sucede con Francisco Baxeres y Antoni Reÿt, que en la mayor parte de los casos aparecen como fiadores de las contratas y no como titulares. Los datos de Josep Padró nos pueden confundir, ya que Padró es el representante del gremio de los silleros, con lo que los beneficios quedaban muy repartidos. Más allá de otras reflexiones que se pueden hacer, lo que está claro es que un mayor número de asientos no significa unos mayores ingresos.

Lo que los datos parecen señalar

  • 127 Valls-Junyent, 2016, p. 260. De manera semejante, Josep M. Delgado considera que las expediciones m (...)
  • 128 Torras Elías, 2019, p. 158.
  • 129 «arrancada [económica] quasi fulminant» (Vilar, 1964, p. 55).
  • 130 Albareda Salvadó, 2013a, p. 22.

39Como escribía Francesc Valls, a «la demanda militar difícilmente se la puede considerar como el único elemento propulsor de crecimiento económico127», planteamiento que también comparte Jaume Torras128. Lo que no excluye es que, de acuerdo con los datos recogidos en este trabajo, sin duda reportó un beneficio claro para algunas personas, procedentes de amplios sectores sociales. Por otra parte, resulta necesario diferenciar periodos, pues no es lo mismo la situación de Cataluña en 1720 que en los años cincuenta, considerados por Pierre Vilar como de «arranque [económico] casi fulminante129», o los años ochenta, con el desarrollo de las manufacturas de indianas. En este sentido el presente trabajo quiere llamar la atención sobre la necesidad de afinar el análisis antes de sacar conclusiones generales sobre la política económica borbónica como si fuera un bloque compacto y coherente. El estudio de lo que sucedió entre 1715-1725 constituye el primer paso130.

  • 131 Delgado Ribas, 2013, p. 150.
  • 132 Torres Sánchez, 2013b, p. 194.
  • 133 «ben poc crèdit mereixen les al·lusions a les virtualitats transformadores, en gran escala i a lla (...)
  • 134 Ibid., p. 159.

40El hecho de que haya beneficios claros no significa, como planteaba Josep Maria Delgado, que «el recurso a proveedores catalanes» fuera «el producto de una decisión política que les quisiese dar un trato de favor»131, ya que, siguiendo a Rafael Torres, «en la política de abastecimientos seguida se impuso una realidad más pragmática, en la que lo prioritario era garantizar el suministro», independientemente de quién lo suministrara. Por esta razón, continúa el mismo autor, gracias a esta política se «fortaleció el Estado y el ejercicio de su autoridad», no el interés de los ciudadanos132. Los datos aportados sobre el número de asientos, tipologías, costes y personas muestran que hubo un beneficio evidente por parte de algunos sectores económicos. Sin embargo, cuando miramos las cuantías de estos contratos, nos damos cuenta de que fueron muy pocos los que realmente tuvieron unos ingresos considerables. La gran variedad de contratos y la amplitud de personas implicadas no nos puede hacer olvidar que estamos hablando de microcontratos. Sin duda esto pudo haber ayudado al desarrollo económico en un primer momento, pero en ningún caso fue un factor determinante. Como recuerda Jaume Torras «muy poco crédito merecen las alusiones a las virtudes transformadoras, en gran escala y a largo término, de un gasto militar que solo podía generar prosperidades coyunturales133». En cambio, prosigue, para explicar el desarrollo económico catalán hay que tener en cuenta el alcance mucho mayor que tuvieron los sistemas de derechos que regían el acceso a la tierra y la vinculación a un proceso de internacionalización muy prometedor134.

Notes

1 Este trabajo se inserta dentro del grupo de investigación «La política exterior de Felipe V y su repercusión en España (1713-1740)» [HAR2014-52645-P], dirigido por el profesor Joaquim Albareda.

2 Rodríguez Campomanes, Discurso sobre la educación popular, pp. 420-421.

3 Thompson, 1981.

4 Caresmar, Discurso sobre sobre la agricultura, p. 99.

5 Mercader Riba, 1985, pp. 204 y 208.

6 Arranz Herrero, inédita, p. 1872.

7 Molas Ribalta, Farga Peñarrocha, 2010, p. 128; Tortella Casares, 2016.

8 Capmany y de Montpalau, Memorias históricas, p. 314.

9 Castellví y Obando, Narraciones históricas, ed. de Mundet i Gifre, Alsina Roca, 1997-2002, vol. 4, p. 640.

10 Delgado Ribas, 2013, p. 122. En el caso de las investigaciones y textos en catalán se ha optado por traducirlos al castellano.

11 Torras Ribé, 2009, p. 222.

12 Delgado Ribas, 2015b.

13 Una buena síntesis del debate en torno al catastro, en Alcoberro Pericay, 2005.

14 En este campo encontramos numerosos estudios. Entre las aportaciones más recientes quizá destaquen Storrs (ed.), 2009; Fynn-Pau, 2014; Torres Sánchez, 2015.

15 La aportación más reciente y que recoge una buena síntesis de toda la bibliografía es Id., 2016.

16 Id., 2013b, pp. 163 y 168.

17 Guerrero Elecalde, inédita.

18 Andújar Castillo, 2013, p. 251.

19 Solbes Ferri, 2012, p. 1765.

20 Torres Sánchez, 2013a, p. 30.

21 Uno de los muchos ejemplos sería el de Antonio Beliges, a quien en 1722 se le concedía el asiento del transporte de pólvora. En el documento se menciona que su padre, también llamado Antonio, ya tenía este asiento al menos desde 1717, pero ese asiento no aparece en los registros {Archivo de la Corona de Aragón (ACA) [Barcelona], Real Patrimonio (RP), Bailía General del Real Patrimonio de Cataluña (BGRP), Manual General de Intendencia, vol. 112, fo 199}.

22 Sanpere i Miquel, 2000, p. 671.

23 Entre otros, véase Roura i Aulinas, 2001; Jiménez Sureda, 2001; Torras Ribé, 2005a.

24 Andújar Castillo, 2015, p. 230.

25 Id., 2004, p. 80.

26 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 109, fos 38 sqq.

27 Torras Ribé, 2005b, p. 80.

28 Delgado Ribas, 2010, p. 71.

29 Silhouette, Voyages de France, pp. 27-28.

30 Mercader Riba, 1955, la cita pertenece al artículo 16 de la p. 418. También publicado por Torras Ribé, 1996.

31 Alcoberro Pericay, 2007, p. 236.

32 Torras Ribé, 2009, p. 232; Sallés Vilaseca, inédita, pp. 490 sqq.

33 Castellví y Obando, Narraciones históricas, p. 633.

34 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 1-3; 98-99 y 603-607.

35 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 88-98.

36 Sobre la actividad de Carrasclet o Carrasquet, véase Albareda Salvadó, 1997.

37 Giménez López, 2005, p. 554.

38 Arranz Herrero, inédita, p. 1870.

39 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 651-657, 646-651, 657-662 y 662-664.

40 ACA, RP, BGRP, Procesos, 1720, no 4, L, s. fo.

41 Serrano Álvarez, 2013, pp. 9 sqq.

42 Para una visión general de los astilleros españoles y su evolución, véase Díaz Ordóñez, 2010, pp. 149-168; Storrs, 2016b, pp. 66-82.

43 Mercader Riba, 1985, pp. 209-213. Véase ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fo 270.

44 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fos 211 sqq; Díaz Ordóñez, 2010, p. 156.

45 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 113, fos 9-11, 229-235.

46 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 113, fos 14-36.

47 Cit. por Giménez López, 2005, p. 549.

48 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 112, fo 133.

49 En 1716 se recogían quejas de cómo, ante las malas cosechas, «la subsistencia de las tropas [era] antepuesta a la de los mismos naturales, quitándose a estos los poco granos que actualmente les quedan en especie» (Torras Ribé, 2008, p. 358).

50 Albareda Salvadó, 2013b, pp. 76-79.

51 Torras Elías, 2019, p. 157.

52 Castellví y Obando, Narraciones históricas, p. 633.

53 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 112, fo 67.

54 Andújar Castillo, 2013, p. 252.

55 Id., 2004, pp. 79-81.

56 Torres Sánchez, 2002, p. 492.

57 Solbes Ferri, 2012, pp. 1762-1764; Martí Morales, 2004, pp. 51-52; Arranz Herrero, inédita, pp. 694 sqq.

58 Martí Morales, 2004, p. 111. Uno de los muchos casos que podemos encontrar es el del asiento de 3000 fusiles firmado el 12 de mayo de 1718 a Josep Bornio y Cia. Este asiento fue rebajado posteriormente por la compañía de Francisco Canals, el cual tenía como fiadores, entre otros, al mismo Josep Bornio (ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 570 sqq).

59 Arranz Herrero, inédita, p. 694.

60 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 641-644.

61 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 110, fos 72-76.

62 En 1719 se concedía a Joan Lapeira el asiento de vestuario de 6 batallones de fusileros, pero al final se quedó el asiento Félix Bertrán, que bajó el coste de Lapeira y de Esteve Canals, que también habían pujado por la contrata (ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fos 85-92).

63 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 106, s. fo.

64 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 110-132; vol. 110, fos 93-97.

65 Arranz Herrero, inédita, p. 530; Ferré Gispets, 2019.

66 Martí Morales, 2004, pp. 110 sqq.

67 En algunos casos desconocemos los fiadores de la contrata (48 casos de los 194) bien porque no los había o porque las fuentes no nos los indican.

68 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 585-588 y 618-620.

69 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 583-585.

70 Como ya se ha indicado, fue en 1718 cuando se reforzaron las defensas de Berga, Rosas, Gerona y Castellciutat.

71 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 591-592; vol. 110, fos 49-58; vol. 113, fos 186-188.

72 En este cálculo excluimos los relacionados con la construcción. Es decir, solo contamos los vinculados a las armas, víveres y vestimenta. Si contamos todos los asientos, incluidos los de la construcción, la cifra sería del 11 %.

73 Solbes Ferri, 2015, p. 451.

74 Aquerreta González, 2001, pp. 124 y 126.

75 Torres Sánchez, 2006, p. 382; Id., 2016, p. 57.

76 Storrs, 2016b, p. 48.

77 González Enciso, 2016, p. 133.

78 Id., 2010, pp. 180-188. Véase también Id., 2013, p. 285.

79 Bencomo Mora, inédita, p. 146.

80 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 106, s. fo.

81 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 113, fos 9-11.

82 Torres Sánchez, 2013b, pp. 167-169.

83 «It’s now becoming obvious that there was in fact a hidden and bustling world of military supply-contracts, much more deep-rooted and widespread than has habitually been admitted» (Id., 2016, p. 16, todas las traducciones son del autor del artículo).

84 El autor muestra que entre 1714 y 1720 el gasto en armas y cuerpos del ejército supuso un 52 % del total, cifra que aumenta casi a un 53 % en el periodo 1721-1730. Véase Jurado Sánchez, 2006, p. 79.

85 Mercader Riba, 1985, p. 107.

86 Jiménez Sureda, 2001, pp. 103-106. Véase también Roura i Aulinas, 2001, p. 292.

87 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 63-65; Martí Morales, 2004, p. 27.

88 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 110, fos 31-34 y 49-58. De los 33 asientos para la fabricación de armas, en 9 casos lo que se contrataba era su arreglo.

89 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 112, fos 199 sqq. y fos 336 sqq. Véase también el vol. 113, fos 86 sqq. Esto parece que no fue incompatible con los asientos de transporte de pólvora que se concedieron a Antonio Beliges y su hijo (ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 112, fo 119), lo que nos indica que en ningún momento se trató de monopolios.

90 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 110, fos 41-49, y vol. 112, fos 114-118.

91 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 106, 4 de marzo, s. fo.

92 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 88-98; vol. 110, fos 99-114; vol. 114, fos 81-84.

93 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 111, fos 132-136; vol. 112, fos 11-15.

94 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 110, fos 99-114 y 231-235; vol. 113, fos 14-36.

95 Díaz Ordóñez, 2010, p. 156. Véase también Pradells, 2006, p. 50.

96 Mercader Riba, 1985, pp. 209-213.

97 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 113, fos 9-11 y 229-235.

98 El San Felipe se contrató con Juan Campos; respecto a El catalán y Nuestra Señora de Montserrat, desconocemos la concesión (ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 106, s. fo.).

99 Aquerreta González, 2001, pp. 102 y 111.

100 Torres Sánchez, 2006, p. 382, Aquerreta González, 2001, p. 115 y ACA, RP, BGRP, Procesos, 1721 n4, Cy.

101 ACA, RP, BGRP, Procesos, 1720, no 4, Bh y ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 114, fos 132-134.

102 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fos 305-306 y vol. 180, fo 591-592.

103 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 614-620. En concreto se abastecía a los soldados acuartelados en la Ciutadella de Barcelona, Cardona, Rosas, Castelló, Castellciutat, Girona, Berga y Hostalric.

104 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 110, fos 118 sqq.; vol. 180, fos 583 sqq.

105 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fos 298-302; vol. 180, fos 106-110; vol. 110, fos 85-92.

106 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fo 301.

107 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 180, fos 595-598; vol. 112, fos 193-199. A estos habría que añadir los 1 000 zapatos encargados a Gabriel Mitjans en 1719. Véase ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 110, fos 226 sqq.

108 Mercader Riba, 1955, artículo 7, p. 413.

109 Id., 1985, p. 204.

110 Los asientos eran pagados en diferentes monedas: reales de ardite catalanes, libras, escudos, pesos, reales de vellón. Para la unificación de las medidas nos hemos guiado por Villabertrán, Reducción recíproca de reales de vellón, fos 119, 145, 177. Véase también Alcoberro Pericay, 2005, p. 242. A partir de aquí hemos aplicado las siguientes equivalencias: una libra equivale a 10 reales de ardite catalanes, a 20 sueldos y a 240 dineros; un real de ardite catalán equivale a 1 0714 reales de vellón; un peso son 15 reales de vellón; un escudo de vellón supone 10 reales de vellón; un escudo de plata son 15 reales de vellón y 2 maravedís; un doblón antiguo (o de «a dos escudos») son 60 reales de vellón. Finalmente, como es conocido, un real de vellón son 34 maravedís.

111 Archivo General de Simancas (AGS), Dirección General del Tesoro (DGT), inv. 7, leg. 1, expedientes 5-7.

112 AGS, DGT, inv. 7, leg. 1, expediente 12.

113 AGS, DGT, inv. 7, leg. 3, expedientes 2-6.

114 Mercader Riba, 1985; Martí Morales, 2004; Arranz Herrero, inédita; Molas Ribalta, Fargas Peñarrocha, 2010 y Delgado Ribas, 2013.

115 La cifra tendría que ser mayor. En algunos casos aparece como titular del asiento un gremio (como el de los silleros o el de los toneleros), lo cual no nos permite saber cuántos miembros de ese gremio participaron realmente en el asiento. Pensamos que en torno a unas 400 personas se debieron beneficiar de los asientos militares.

116 Torres Sánchez, 2013b, p. 163.

117 Contamos aquí solo a los maestros de oficio.

118 Arranz Herrero, inédita, pp. 234 sqq.

119 Ibid., pp. 256 sqq.

120 Díaz Ordóñez, 2010, p. 325.

121 Arranz Herrero, inédita, p. 163.

122 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fos 253-255; vol. 111, fos 118-121; vol. 113, fos 9-11.

123 ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fos 264-267; vol. 113, fos 14-36; vol. 114, fos 120-128.

124 Martí Morales, 2004, pp. 53 sqq y pp. 111 sqq.

125 Véase por ejemplo ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vol. 108, fos 286-293; vol. 180, fos 37-40, 580-582 y 614-620.

126 Díaz Ordóñez, 1998, p. 157.

127 Valls-Junyent, 2016, p. 260. De manera semejante, Josep M. Delgado considera que las expediciones militares del siglo xviii «dejaron una huella no pequeña en la economía catalana» y «resulta innegable que algunos empresarios se beneficiaron» (Delgado Ribas, 2013, p. 148).

128 Torras Elías, 2019, p. 158.

129 «arrancada [económica] quasi fulminant» (Vilar, 1964, p. 55).

130 Albareda Salvadó, 2013a, p. 22.

131 Delgado Ribas, 2013, p. 150.

132 Torres Sánchez, 2013b, p. 194.

133 «ben poc crèdit mereixen les al·lusions a les virtualitats transformadores, en gran escala i a llarg termini d’una despesa militar que només podia generar prosperitats conjunturals» (Torras Elías, 2019, p. 157).

134 Ibid., p. 159.

Table des illustrations

Titre Gráf. 1. — Los asientos de la Intendencia catalana entre 1715-1725
Crédits Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vols. 106-180 y ACA, RP, BGRP, procesos varios.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/27785/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 97k
Titre Gráf. 2. — Asientos por tipologías (1715-1725)
Crédits Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vols. 106-180 y ACA, RP, BGRP, procesos varios.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/27785/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 94k
Titre Gráf. 3. — Tipología por años (1715-1725)
Crédits Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de intendencia, vols. 106-180 y ACA, RP, BGRP, procesos varios.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/27785/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Titre Gráf. 4. — El coste de los asientos (1715-1725)
Crédits Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vols. 106-180.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/27785/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 126k
Titre Gráf. 5. — Reparto de los asientos entre sus miembros
Crédits Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vols. 106-180.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/27785/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 84k
Titre Gráf. 6. — Oficios implicados en los asientos militares (1715-1725)
Crédits Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos recogidos en ACA, RP, BGRP, Manual General de Intendencia, vols. 106-180.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/27785/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 156k

Auteur

Universitat Internacional de Catalunya

© Casa de Velázquez, 2021

Licence OpenEdition Books

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search