Version classiqueVersion mobile

La reconstrucción de la política internacional española

 | 
Joaquim Albareda Salvadó
, 
Núria Sallés Vilaseca

II. — La reacción internacional ante la política española

La prensa británica ante la política exterior de Felipe V (1715-1742)

Manuel Alejandro Castellano García

Texte intégral

1A la hora de estudiar la correlación entre poder y opinión pública en los siglos xvii y muy especialmente el xviii, el caso británico resulta paradigmático por el uso estructurado de redes creadoras de opinión y la gran influencia de la prensa y otros medios escritos. Sin ánimo de exhaustividad, señalaremos algunos elementos destacados en relación al tratamiento dado en ella a la política exterior de Felipe V.

  • 1 Cook, 1962, pp. 297-299.

2Convertida en elemento de persuasión de primer nivel, no podemos entender la importancia de la prensa si la desligamos de la gran expansión propiciada por el fin de la censura previa, en 1695, que había establecido la Licensing Act y las particularidades del parlamentarismo británico. La exigencia de renovar el Parlamento cada tres años tras la Triennial Act (1694) obligó a mantener una comunicación fluida, si bien unidireccional, con la opinión pública y sus electores, que se mantuvo tras modificarse la obligatoriedad de comicios a cada siete años en 1715. Entre las estrategias necesarias para mantener una fidelidad electoral que no podían dar por segura1, los medios jugaron un papel importante difundiendo los idearios propios y criticando a los rivales políticos.

  • 2 Cowan, 2005, p. 154.

3A esto debemos sumar que un número creciente de ciudadanos se interesaba por la política. Buena prueba fue el continuo aumento de los coffee houses, centros de sociabilidad clave en la difusión y debate de noticias políticas que ponían periódicos, gacetas y demás folletos informativos a disposición de sus clientes, existiendo 551 solo en Londres en el año 17342. Existió, en resumidas cuentas, un interés entre un importante sector poblacional por consumir información política, y entre las clases dirigentes por difundirla.

  • 3 Siebert, 1965, p. 380.
  • 4 Langford, 1990, pp. 47 y 300.
  • 5 Hyland, 1986, pp. 864-865.

4Conscientes de su poder, los sucesivos gobiernos buscaron formas de controlar los medios y especialmente la información publicada sobre cuestiones políticas, siendo uno de los recursos más habituales la acusación de libelo sedicioso. Pese a ser un delito difícil de probar, la simple amenaza fomentó la autocensura3, especialmente cuando la Juries Act de 1730 promovió la impresión de que se formarían jurados favorables para garantizar las condenas4. También se emplearon elementos impositivos como la Stamp Act, que al tasar en 1712 las obras de longitud inferior a seis hojas en octavo puso coto a panfletos y hojas volanderas, que en gran medida dependían de que su coste de realización fuese reducido5. Además, la introducción en 1725 de un canon de medio penique por página acabó con la picaresca de evitar la tasa usando un formato de papel de gran tamaño y doblándolo en seis páginas. Una de sus consecuencias inmediatas fue la reducción de la viabilidad económica de los periódicos, que pasaron a ser más dependientes de patronazgos.

  • 6 Slauter, 2015, p. 30.
  • 7 Dickinson, 1994b, pp. 64-65.
  • 8 Holmes, Szechi, 1993, p. 196.
  • 9 Ibid., p. 30; Harris, 1994, p. 191.

5Aunque algunos medios desaparecieron, el descenso de ventas por las medidas de tasación no fue considerable ni sostenido, y se estima que a mediados de la década de 1720 los diarios londinenses vendían unos 800 ejemplares, los semanales 3 500 y los trisemanales alrededor de 2 5006. Además, los editados fuera de Londres pasaron de 24 en 1723 a 42 a principios de 17407, disponiendo al menos 55 localidades de su propio periódico entre 1700 y 17608. Esto sin olvidar que la prensa de Londres salía de la imprenta coincidiendo con la partida del correo a las provincias, lo que permitía su distribución esa misma mañana en un radio de hasta 60 millas de distancia9.

6Finalmente, su percepción como instrumento de utilidad superó el temor al peligro que podían conllevar. Ya durante la guerra de Sucesión española, Robert Harley construyó un poderoso entramado propagandístico para ayudar a asentar al Gobierno y defender la necesidad de alcanzar la paz aun a costa de sus aliados, confirmando su éxito que el contacto con la opinión pública era una necesidad política de primer orden. Precisamente por haber jugado España un papel central en la mayor discusión mediática hasta ese momento, su política exterior podía aparecer como uno de los grandes focos de la prensa británica en el nuevo periodo. De ahí nuestro interés por comprobar cuestiones tales como cuándo y por qué se centran en sus actuaciones, de qué manera se trataron los hechos o si esta información se consideraba relevante por sí misma o únicamente en base a las repercusiones que los movimientos de la monarquía hispánica pudiesen tener sobre Gran Bretaña.

Primeros focos de interés y guerra de la Cuádruple Alianza

  • 10 «The foreign and domestic affairs of the present times seem to be blended together […] it is scarc (...)
  • 11 Roosen, 1986, p. 21.

7Para realizar este análisis debemos tener en cuenta que la prensa británica, además de información, presenta perspectivas ideológicas definidas en ocasiones bajo una pretendida imparcialidad para revestirse de mayor legitimidad. Tan importante como lo anterior y clave para entender la importancia de las noticias sobre política exterior es que existía la concepción de que la política interior y exterior estaban indisolublemente ligadas: «En estos tiempos los asuntos exteriores y domésticos parecen haberse mezclado […] es prácticamente imposible hablar de ellos por separado10». Sirva como ejemplo de la relevancia de la información foránea el periódico Mercurius Politicus, donde la información internacional supuso el 49 % de lo publicado en 1718 —387 páginas de 788— y el 39 % —322 sobre 816— en 171911.

  • 12 Daniel Defoe, The case of the war in Italy stated: being a serious enquiry how far Great-Britain i (...)

8En lo que concierne a España, lo que hizo que los ojos de la prensa británica volviesen a posarse en ella fue el inicio de las operaciones para recuperar los territorios italianos perdidos en Utrecht, justificadas en la ruptura previa de la neutralidad italiana por parte del emperador al ordenar detener a José Molines cuando viajaba a Madrid a ocupar el puesto de inquisidor general. Ya a finales de 1717 Daniel Defoe escribió The case of the war in Italy stated12. En él defendía que, al margen de que los motivos españoles fuesen o no justos, las potencias debían intervenir ante la invasión de la península italiana como medida de autodefensa ya que España, al actuar contra lo estipulado en Utrecht, agredía a todos los aliados y ponía en riesgo el equilibrio europeo de poderes. Este argumento se mostró muy poderoso, y se insistió en él hasta los momentos previos al estallido del conflicto:

  • 13 «I am willing to put the sum of the argument upon this question, whether any particular nation arm (...)

Quiero resumir el argumento en esta cuestión, si cualquier nación se arma para la guerra y la comienza cayendo injustamente sobre sus vecinos más débiles, a los que si conquista añadirá a su poder convirtiéndola en formidable para sus otros príncipes vecinos por volverse exorbitadamente grande, no da justa causa a esas otras naciones, aunque no estén implicadas de otro modo, para caer sobre ella y reducirla a un estado tal que puedan frenar sus ambiciosos designios13.

  • 14 Weekly Journal, 25 de octubre de 1718.
  • 15 Hanson, 1967, p. 104.

9El empuje probélico también atacó las dudas del Gobierno a la hora de declarar la guerra. Weekly Journal, el medio tory más popular del momento, denunció que su política conciliadora tras los primeros movimientos españoles en la península italiana y la conquista de Cerdeña en 1717 solo habían conseguido facilitar el ataque a Sicilia de julio de 171814. En efecto, Walpole, para evitar una escalada de tensión, se opuso a aprobar una partida presupuestaria para enviar una flota al Mediterráneo, pero el Gabinete reaccionó afirmando que era una crítica parcial, que no atendía a la realidad del momento en que se había tomado aquella decisión y realizada con el único objetivo de dar la peor impresión posible sobre la actuación del Gobierno15. De todos modos, esta estrategia de atacar las decisiones en política internacional para desgastar al Gobierno no era nueva, y ya en 1717 fue criticada en St. James Weekly Journal:

  • 16 «among the foreign news, make heroes and saints of all who are not in the interest of the present (...)

entre las noticias extranjeras, hacer héroes y santos a todos los no aliados con el poder establecido […] y a los que están en nuestra alianza, tratarlos bien como pequeñas potencias, o […] vecinos formidables que en pocos años nos despojarán de nuestro comercio y riquezas, convirtiendo a esta nación en provincia de una potencia extranjera16.

  • 17 Black, 2004, pp. 46-47.
  • 18 Whitehall Evening Post, 25 de septiembre de 1718.
  • 19 Black, 2011, p. 34; Gibbs, 1968, p. 290.

10Aunque poco después del ataque británico a la flota española en cabo Passaro el marqués de Monteleón, embajador español en Londres, recibió orden de retirarse a La Haya, sabedor de la influencia de la prensa aún trató de usarla para evitar el conflicto. Avisado por Spencer Compton de la resistencia que sufriría toda medida que hiciera peligrar el comercio británico17, filtró un memorándum asegurando que el envío de una flota al Mediterráneo se consideraría una declaración formal de guerra y conllevaría la requisa de bienes de los súbditos británicos en España y el cierre de los puertos a sus barcos18. Este tipo de actuación fue común entre los diplomáticos extranjeros que, con suerte desigual, filtraban a los medios documentos favorables a sus intereses19.

  • 20 Furbanks, Owens, 2000, p. 13.
  • 21 Strawn, 2012, p. 333.

11Pero llegado el momento de declarar la guerra, la prensa cerró filas para asegurar el apoyo de una población aún exhausta por los gastos ocasionados por la guerra de Sucesión española. De hecho, Nathaniel Mist fue presionado para desvelar el nombre del autor de la citada crítica del Weekly Journal, que resultó ser Daniel Defoe. Este, aunque no fue acusado por ella, se curó en salud para evitar problemas legales. Además de dejar de escribir para Weekly Journal y pasar a mantener visiones whigs moderadas en Whitehall Evening Post, durante 1718 escribió seis cartas al subsecretario de Estado, Charles Delafaye, explicando que llevaba dos años al servicio del Gobierno fingiéndose tory para moderar los ataques de sus medios20. También mostró su apoyo a la guerra, que aseguró imprescindible para mantener la paz y garantizar el comercio mundial, ya que de hacerse Felipe V con Sicilia obtendría el control absoluto de la circulación naval por la zona de Levante21.

  • 22 Black, 1987, pp. 29-30.
  • 23 Harris, 2007, p. 191.
  • 24 Mercurius Politicus, diciembre de 1719.

12Durante el conflicto no se produjeron fisuras en el respaldo a la guerra y toda nota discordante fue recibida con tal rigurosidad que Francis Clifton, escritor del Weekly Medley, tras contradecir noticias sobre la inminencia de la paz, tuvo que reafirmar no haber tomado nunca partido por los españoles22. Es más, hubo de pasar una década para que se denunciase que, al igual que con el cariz antirruso de la política exterior británica en la segunda mitad de la década de 1710, la entrada en la guerra de la Cuádruple Alianza buscó en buena medida defender intereses europeos de los Hannover y fue causada más por la presión de influyentes miembros vinculados a esa dinastía que por el convencimiento de los ministros del Consejo real de la necesidad de iniciar hostilidades23. También se extrajeron ciertas ideas del final de la contienda, y Defoe usó la destitución de Alberoni para explicar a grandes rasgos el funcionamiento de la política exterior. Afirmó que lo sucedido demostraba una constante: cuando un rey erraba cargaba su responsabilidad sobre uno o varios ministros, cesados aunque a menudo no existiese disgusto sobre sus actuaciones. Así, Alberoni había sido una pieza sacrificada para que Felipe V pudiese rectificar sin menoscabo de su honor y mantener el principio de que un rey no puede estar equivocado, sino únicamente mal aconsejado24.

13De este modo, la primera gran cuestión referida a la política exterior de Felipe V siguió unas pautas concretas. Aunque se criticó la política del Gobierno no hubo división respecto a la guerra, justificada ante la necesidad de defender la legalidad de la Europa post-Utrecht, de la que Gran Bretaña era árbitro y España, con su política mediterránea, ponía en riesgo. Todo ello al margen de servir para cohesionar a la sociedad en un momento en el que la amenaza jacobita seguía poniendo en entredicho la seguridad de la corona de Jorge I.

La cobertura desde la década de 1720 al Primer Pacto de Familia

14Si bien en los momentos posteriores a la guerra el interés por las acciones españolas se mantuvo, a partir de 1720 las noticias internacionales se vieron parcialmente eclipsadas por focos de interés local, como la polémica inoculación voluntaria de viruela para adquirir inmunidad o la crisis de la South Sea Company. Esta última conllevó importantes campañas de ataque al Gobierno, especialmente las Cato’s Letters que a modo de editorial publicó London Journal, medio finalmente adquirido por el Gobierno para desactivar su constante oposición.

  • 25 Simms, 2007, pp. 184-185.
  • 26 Downie, Corns, 1993b, p. 3.

15Fue el Tratado de Viena (1725) el que abrió una nueva etapa en el seguimiento de la actuación española. Pese a que la paz entre Carlos VI y Felipe V concluía definitivamente la guerra de Sucesión española, la inclusión de un pacto para casar a los infantes don Carlos y don Felipe con las dos hijas mayores del emperador hizo temer un futuro bloque hegemónico Habsburgo-Borbón en Europa. Además, los privilegios otorgados a la Ostend Company amenazaban al comercio británico, que perdía la exclusividad en las Indias obtenida en Utrecht. Esto les hizo temer llegar a quedar totalmente excluidos de ese comercio y que Carlos VI se fortaleciese tanto por el éxito y los beneficios de la compañía que acabase deviniendo en una potencia naval25. Esta situación coincidió con que, interiormente, la oposición buscaba ayudarse de la prensa para crear una plataforma que uniese a todos los contrarios a Walpole26, lo que contribuyó a que entre 1726 y 1731 las cuestiones de política exterior fuesen ampliamente debatidas.

  • 27 Black, 2011, p. 72.

16Esto ayuda a explicar que la oposición, pese a acusar inicialmente al Gobierno de reaccionar de manera desproporcionada al buscar una alianza con Francia27, virase hacia la intervención. Frente a un Walpole más contemporizador, asumió las demandas de los principales sectores mercantiles británicos, que pedían ampliar las redes comerciales y asegurar su defensa fomentando unos tambores de guerra que desembocaron en la guerra anglo-española de 1727-1729.

  • 28 Daniel Defoe, The evident approach of a war: and something of the necessity of it, in order to est (...)
  • 29 Ahn, 2011, p. 115.
  • 30 Simms, 2007, p. 205.
  • 31 Sommerville, 1996, p. 133; Downie, 1994, p. 184.
  • 32 Harris, 1994, pp. 195-196.
  • 33 The Craftsman, 7 de mayo de 1727, cit. en Varey (ed.), 1982, pp. 10-13.

17Ya antes del estallido de las hostilidades, Defoe escribió un influyente panfleto, The evident approach of a war, que destaca por su estudiada dualidad. Por una parte, justifica la guerra exponiendo que la alianza entre España y el emperador, por sus características, suponía un ataque directo a Gran Bretaña al atentar contra su comercio28. Sin embargo, para reducir la tensión política derivada de la mezcla de sucesos internos y externos29, también abogó por frenar la capacidad parlamentaria en cuestiones de guerra y paz, defendiendo las prerrogativas regias al respecto. Junto a la pluma de Defoe, beligerante hasta el punto de decir que España era tan inofensiva que Gran Bretaña bien podría estar eternamente en guerra contra ella sin sufrir daños de gravedad30, en el tratamiento de este conflicto revistió importancia la labor de The Craftsman. Esta publicación había ganado gran reputación precisamente por sus materiales sobre relaciones internacionales y política exterior, estimándose en sus mejores momentos medio millón de lectores. Desde su fundación se convirtió en uno de los grandes azotes de Walpole, colaborando en el aglutinamiento de los opositores al primer ministro31 y siendo, junto a London Evening Post y The Champion, uno de los medios más importantes entre los que el Gobierno no pudo atraer o neutralizar32. En sus alegatos jugó una labor importante Bolingbroke, especialmente al tratar la necesidad de defender y conservar Gibraltar, asediado desde febrero de 1727, y que consideraba un enclave estratégico crucial para la defensa de Gran Bretaña y sus aliados y para asegurar el comercio británico con Italia, África y Turquía33.

  • 34 Carta de Arbuthnot a Swift, 19 de marzo de1729, cit. en The correspondence of Jonathan Swift, ed. (...)
  • 35 Simms, 2007, pp. 213-214.
  • 36 A letter from an elector of the Borough of Great-Yarmouth in the County of Norfolk, to Mr. Horatio (...)

18De esta forma, buena parte de las argumentaciones probélicas descansaron en la defensa del comercio, exigiendo la obtención de mejores condiciones y nuevas garantías. Esto explica la presión que en los momentos finales del conflicto ejercieron publicaciones opositoras que, alineadas con los grandes comerciantes, atacaron una paz que consideraban insatisfactoria34. Pero, en vista de que las dos únicas acciones militares emprendidas en esta guerra —el asedio español de Gibraltar y el bloqueo británico de Portobelo— estaban condenadas al fracaso, no existió una oposición radical a su finalización sino una crítica a los términos de paz acordados en el Tratado de Sevilla. Y es que si bien en él recuperaron el derecho de asiento y el navío de permiso y consiguieron que Felipe V revocase las ventajas concedidas a la Ostend Company, se le reprochó suponer un retorno al statu quo anterior y, especialmente, su impacto sobre el equilibrio de poderes en Europa35. A ese respecto uno de los puntos más discutidos fue el reconocimiento británico del derecho del infante don Carlos a la sucesión de los ducados de Parma, Piacenza y Guastalla, permitiendo establecer tropas españolas para garantizarlo, lo que fue duramente criticado en A letter from an elector36. En él se defendía retornar a la neutralidad de las guarniciones para evitar una escalada militar que podría abrir la puerta al dominio español del territorio y permitir ganancias francesas en la zona o llevar al emperador a aumentar sus fuerzas en Italia para garantizar su seguridad.

  • 37 Robert Walpole, Observations upon the treaty between the crowns of Great-Britain, France and Spain (...)
  • 38 The observations on the Treaty of Seville examined, Londres, R. Francklin, 1730.
  • 39 Harris, 2007, p. 192.
  • 40 A review of a pamphlet, intitled, Observations on the treaty of Seville, examin’d, Londres, J. Rob (...)

19En aquel momento los panfletos políticos recobraron importancia, sucediéndose réplicas y contrarréplicas en ataque y defensa del Gobierno. Así, Observations upon the treaty between the crowns of Great-Britain, France and Spain o The treaty of Seville and the measures that have been taken37 incidieron en las dificultades económicas para financiar una nueva guerra. Igualmente argumentaron que el deber de todo Gobierno era evitar la guerra o limitar lo máximo posible su duración e hicieron hincapié en las seguridades recibidas de que España no tomaría posesión de esos territorios. El segundo replicaba además a The observations on the Treaty of Seville examined38, panfleto realizado como crítica a Observations upon the treaty, y que, centrándose en los errores políticos y diplomáticos del Gobierno, atacaba indirectamente el uso de la política británica en favor de los intereses de los Hannover39. El debate por el tratado con España siguió durante largo tiempo. De esta forma, los ataques vertidos en A review of a Pamphlet o A short view of the State of affairs40 fueron replicados en A review of the short view, uno de los más duros frente a los panfletos antigubernamentales al exhortar:

  • 41 «Weekly papers being a magazine of false facts, false reasonings, of scandal, malice and scurrilit (...)

Las publicaciones semanales están siendo un magazine de hechos y razonamientos falsos, de escándalo, malicia y grosería lista para ser dispersada […] El autor de Remarks on the observations estaba tan excitado por esas dos bajas pasiones [envidia e indignación] que […] usó su pluma como un borracho usaría su espada, hiriendo al aire y, muy a menudo, a sí mismo […] Aquí tenéis la esencia y la médula de todos los argumentos de Craftsmen’s y otros descontentos, y una prueba muy evidente tanto de su ignorancia como de su insolencia41.

  • 42 London Journal, 28 de octubre de 1728.
  • 43 Aunque en 1735 Daily Courant, The Free Briton y London Journal se unieron en un único medio, el Da (...)
  • 44 Wilson, 1995, pp. 44-45.
  • 45 Cranfield, 1978, p. 44.
  • 46 Downey, 1994, p. 178.
  • 47 Varey (ed.), 1982, p. xiv; Langford, 1990, p. 47.
  • 48 Harris, 1994, p. 196.

20Ante el peso de los medios opositores y la ferocidad de sus ataques, Walpole buscó la forma de limitarlos. Al no atreverse a reimplantar la censura previa —aunque lo sondeó, llegando a apuntar London Journal que la libertad de prensa no era esencial en un Gobierno libre42—, decidió absorber a la mayor cantidad posible de ellos. Siguiendo esa estrategia consiguió que hacia el final de su mandato estuviesen bajo su control muchos de los principales medios de Londres (London Gazzete, Flying Post, Daily Courant, London Journal, y British Journal)43 y creó un sistema de propaganda que englobaba escritores, impresores, editores, distribuidores e incluso encargados de buscar elementos susceptibles de persecución legal en publicaciones opuestas44. Este entramado alcanzó tal dimensión que solo en la década de 1730 empleó más de 50 000 libras en producir y distribuir panfletos y diarios así como en suavizar las críticas de los medios fuera de su control45, que pese a todo contaron con muchas de las grandes plumas del momento. De hecho, aunque Grub Street Journal comentaba que, en 1731, 8 o 9 publicaciones por semana para defendían a Walpole46, este se vio asediado desde principios de 1730 por constantes acusaciones de corrupción capitaneadas por The Craftsman, el periódico más popular del momento con una tirada de entre 12 000 y 13 000 ejemplares47 y aproximadamente medio millón de lectores habituales48.

  • 49 Reitan, 1994, pp. 50-51.
  • 50 Black, 1987, p. 199.
  • 51 Pettit, 1997, p. 40.

21En un momento en que el primer ministro buscaba reducir el intervencionismo británico para asegurar el apoyo de los parlamentarios conservadores, preocupados porque el gasto en política exterior obligaba a incrementar los impuestos a los propietarios de tierras49, su actitud chocaba con un interés en aumento por los sucesos internacionales. Este se dejó ver incluso en el formato de los medios, y mientras British Observator afirmó en su número inicial que se consagraría a publicar las mejores informaciones sobre política internacional, General Evening Post tuvo que ampliar su tamaño en 1733 ante las continuas peticiones de sus lectores de más noticias exteriores. La situación queda aún más patente en contraste con el espacio ocupado por información local: en 1734 Daily Advertiser le dedicaba solo once líneas y Daily Post Boy, junto a buena parte de la prensa de provincias, ni siquiera la incluía50. Claro ejemplo de este interés fue la filtración que The Craftsman hizo en enero 1731 de The Hague Letter, una supuesta carta relacionada con las negociaciones secretas entre británicos y austríacos referentes al segundo Tratado de Viena, que el Gobierno calificó como falsa y cuya publicación conllevó la detención de su impresor51.

  • 52 Black, 1987, p. 94.
  • 53 Ibid., p. 207.
  • 54 «we are glad the mysteries in Spain are cleared up […] for doubts, conjectures and dark designs ar (...)
  • 55 Id., 1987, p. 230.

22Esto último nos lleva a plantearnos la cuestión de la fiabilidad de la prensa. En ocasiones se difundieron noticias que no eran veraces, y, de hecho, en casi todos los momentos de mayor cobertura de la política exterior española encontramos información cuestionable. Así, tras la guerra de 1717-1719, London Gazzette debió refutar reportes de un nuevo ataque a Gibraltar y en 1729 The Evening Post publicó erróneamente que España concentraba navíos en La Coruña para atacar posiciones británicas52. En otras ocasiones cayeron en contradicciones, como cuando en 1732 de forma casi simultánea se anunció una inminente alianza tras una entrevista entre Walpole y el embajador Portocarrero53 y se especuló sobre un plan español para invadir Gran Bretaña al conocerse la preparación de una flota que finalmente resultó estar destinada a la reconquista de Orán. La situación podría ejemplificarse en las declaraciones que, una vez aclarada la cuestión de la flota de Orán, realizó el subsecretario de Estado, George Tilson: «nos alegra que los misterios en España se hayan aclarado […] ya que las dudas, conjeturas y oscuros designios no son buenos para nadie salvo para los gaceteros54». Pero pese a estos errores la credibilidad de los medios era respetada a todos los niveles, siendo leídos con gran interés incluso por los distintos diplomáticos que los usaban para confirmar noticias o rumores que les llegaban por otras vías. Precisamente el caso español proporciona uno de los mejores ejemplos de hasta qué punto se tomaba en consideración lo publicado cuando en 1731 Benjamin Keene, embajador británico en Madrid, informó del acaloramiento sufrido por Felipe V al leer en The Craftsman que Gran Bretaña solicitaría la entrega de territorios adyacentes a Gibraltar55.

  • 56 Slauter, 2015, p. 36.

23En resumen, no se puede hablar de estrategias intencionadas que buscasen expandir noticias falsas para manipular al lector, siendo los errores y malas interpretaciones achacables al habitual desconocimiento de las fuentes que surtían la información y a la dificultad para contrastarlas56. De hecho, la mayor parte de los medios multiplicaron esfuerzos para desenmascarar errores de sus competidores y remarcar su propia fiabilidad y por ello, si bien era sabido que las noticias publicadas inicialmente debían tomarse con cautela, mantuvieron su credibilidad e influencia durante todo el periodo tanto a nivel interior como internacional.

El tratamiento en prensa de la política exterior española tras el Primer Pacto de Familia

24El interés por los movimientos diplomáticos de carácter internacional realizados por España volvió a reavivarse tras el Primer Pacto de Familia (1733). La alianza defensiva franco-española, su frente común contra Austria y el compromiso francés para defender la restitución de Gibraltar y los derechos del infante don Carlos sobre Parma, Piacenza y Toscana, hicieron temer el retorno de la preponderancia francesa en Europa y un nuevo intento expansionista español en Italia, además de amenazar los privilegios comerciales británicos, que ahora Felipe V ofrecía a Francia a cambio de su apoyo.

  • 57 The natural probability of a lasting peace in Europe; shewn from the circumstances of the great po (...)
  • 58 Reitan, 1994, p. 55.
  • 59 Wye’s Letter, 12 de mayo de 1733.

25El Gobierno buscó calmar la inquietud con uno de los panfletos más famosos del periodo, The natural probability of a lasting peace in Europe57, que alababa el equilibrio de poderes alcanzado como garante de una paz real entre las potencias europeas frente a los imperfectos resultados de tratados anteriores. Sin embargo, los panfletistas opositores defendieron que la reavivada construcción naval gala y su acercamiento a España solo podían tener como objetivo atacar intereses comerciales británicos58. También acusaron a España de buscar ventajas territoriales y planear su engrandecimiento económico a costa de los intereses británicos, haciéndose eco Wye’s Letter de una noticia publicada en Leyden Gazette que denunciaba preparativos militares relacionados con el interés español sobre Cerdeña59.

  • 60 A view of the depredations and ravages committed by the Spaniards on the British trade and navigat (...)
  • 61 Finucane, 2016, p. 85.
  • 62 Delgado Ribas, 2015a, pp. 164-167.
  • 63 Dickinson, 1994a, p. 68.
  • 64 Young, Levi, 2011, p. 216.
  • 65 Holmes, Szechi, 1993, p. 83.
  • 66 Urstad, 1999, p. 116.
  • 67 Cranfield, 1963, p. 20.
  • 68 Reasons for a war against Spain in a letter from merchant of London trading to America to a member (...)
  • 69 Wilson, 1988, p. 79.

26Al mismo tiempo, los tories vieron una gran oportunidad de reforzar su actividad opositora cuando, a partir de 1737, los principales mercaderes británicos en aguas del Atlántico comenzaron a elevar memoriales contra la actuación española y las agresiones sufridas por su causa. No era una protesta novedosa y panfletos como A view of the depredations and ravages60, publicado en 1727 y reimpreso en 1730, ya habían incidido en cómo el servicio de guardacostas contra el contrabando creado por Patiño prácticamente había devenido en un negocio para aventureros en busca de botín. Ello, unido al aumento de controles a los navíos de la South Sea Company —solo entre 1730 y 1734 doce de sus navíos fueron aprehendidos por llevar contrabando61— y las medidas de presión ordenadas sobre embarcaciones y mercancías para constreñirles estrictamente a lo pactado en el asiento62, llevó a estos mercaderes a solicitar una intervención que ampliase el comercio británico en las Indias63, recibiendo el total apoyo de la oposición a Walpole. Este, viendo en la guerra una amenaza al orden político y a su propio poder, trató de calmar la situación, mostrándose partidario de la negociación y alegando que una guerra con España sería injusta, contraria a la lógica política y deshonrosa para Gran Bretaña64. Pero a la presión política a favor de un nuevo conflicto contra España se añadió la mediática. En efecto, aunque el Gobierno había logrado rebajar sus críticas repartiendo importantes subsidios entre 1732 y 173665, la prensa opositora se unió a este movimiento. Además de reeditarse las Cato Letters, lo que se entendió como un ataque directo a Walpole66, London Evening Post, posiblemente el medio opositor más leído e influyente67, comenzó a publicar cartas de comerciantes y marinos británicos que denunciaban agresiones y humillaciones sufridas a manos de los españoles. No fue la única manera de hacer sentir la voz de los comerciantes agredidos y su petición de iniciar las hostilidades, publicándose también panfletos dedicados en exclusiva al tema como Reasons for a war against Spain68. La ofensiva belicista se completó con los cálculos de daños causados por España al comercio británico, que varios medios calcularon en medio millón de libras, a la vez que se difundían constantes rumores sobre la infiltración de española en Georgia69.

  • 70 Reitan, 2010, p. 298; Simms, 2007, p. 247.
  • 71 Gentleman’s Magazine, julio de 1738, vol. 8, p. 336.
  • 72 Bowen, 1998, p. 53; Reitan, 1994, p. 56.
  • 73 Mark Akenside, The voice of liberty or, a British Philippic: a poem in miltonic verse occasioned b (...)
  • 74 Bolingbroke, Letters on the spirit of patriotism, p. 190.
  • 75 «The general cry is war, revenge on the Spaniards, restitution for our past losses, satisfaction t (...)

27Uno de los puntos más importantes en esta escalada belicista fue el reavivamiento del caso del capitán Robert Jenkins, abordado en 1731 por un guardacostas español en los mares del Caribe y a quien, tras ser acusado de contrabando, se le cercenó una oreja y, en teoría, se le encargó advertir a Jorge II que lo mismo le sucedería de atreverse a hacer algo parecido. Si cuando se produjo el suceso recibió escasa atención, a partir de 1737 se reavivó el interés por el hecho, magnificándose hasta el punto de ser debatido el año siguiente en la Cámara de los Comunes. Aunque parece improbable que Jenkins llegase a declarar ante la Cámara70, Gentleman’s Magazine volvió a mencionar el caso al dar cuentas de las sesiones parlamentarias en la sección Lilliput Debates71, atrayendo la atención de unos lectores que vieron publicadas constantes alegaciones a la necesidad de defender el orgullo nacional y resarcir las ofensas al rey. Ello se unió a la difusión de múltiples cartas, no siempre legítimas, de prisioneros británicos que exponían su suplicio en España y pedían ayuda72, algo en lo que incidieron obras como The voice of liberty73. Incluso Bolingbroke volvió a tomar partido, con la circulación de los primeros manuscritos de The idea of a Patriot King, y denunciando, entre otras cuestiones, que Gran Bretaña llevaba dieciocho años sufriendo las depredaciones españolas74. La guerra parecía inminente y también The Craftsman tomó partido por ella y exclamó: «El grito general es guerra, venganza sobre los españoles, restitución de nuestras pérdidas pasadas, satisfacción a nuestro honor nacional y, por encima de todo, amplia seguridad para nuestro futuro comercio y navegación», una expresión citada literalmente en medios como London Evening Post75.

  • 76 Black, 2001, p. 85.
  • 77 Simms, 2007, pp. 267-268; Wilson, 1995, pp. 141 y 164.

28La campaña, tan dura que a principios de 1738 el secretario de Estado español La Quadra comentó al embajador británico que no debía hacer caso a los rumores vertidos por súbditos británicos76, atacó también la Convención de El Pardo. Firmada en 1739, buscó dar una solución negociada al conflicto acordando que España pagaría 27 000 libras (95 000, a descontar 68 000 por los impagos previos que arrastraba la Compañía del Asiento) como indemnización por sus extralimitaciones. De ella se denunció que no solucionaba el problema de las depredaciones sufridas por los comerciantes británicos, suponía un insulto al rey y refrendaba la debilidad y deshonor del Gobierno al aceptar una indemnización mínima y permitir a los españoles mantener el derecho de visita77.

  • 78 Robert Walpole, The convention vindicated. From the misrepresentations of the enemies of our peace(...)

29Por supuesto, el Gobierno intentó mover a la opinión pública hacia posturas pacifistas y ordenó el reparto gratuito de más de 10 000 ejemplares de The convention vindicated y de The grand question78. Si bien ambos panfletos defendieron que la Convención garantizaba la seguridad comercial y satisfacía plenamente las pérdidas sufridas, recibieron una contrarréplica poderosísima que insistió en la debilidad mostrada por el Gobierno y su falta de credibilidad, sirviendo de ejemplo la sarcástica mención del York Courant:

  • 79 «Within these few days near 20,000 ministerial pamphlets, in defence of the Convention, etc. have (...)

En estos pocos días, cerca de 20 000 panfletos ministeriales en defensa de la Convención etc. han sido distribuidos y regalados entre recaudadores, oficiales de aduanas y otros oficiales civiles, eclesiásticos y militares etc., lo que ha hecho descender de forma muy considerable el precio del papel higiénico79.

  • 80 Holmes, Szechi, 1993, p. 84.
  • 81 Ibid., p. 66.
  • 82 Cit. en Woodfine, 1998, p. 241.
  • 83 War against Spain declared. A dialogue between a citizen and a courtier. To which is added, a prop (...)

30Al mismo tiempo, Carteret, Pulteney y William Pitt acusaron en el Parlamento al Gobierno de pasividad frente a la actitud española. Toda esta presión, unida a los problemas internos del Gabinete por la desafección de antiguos colaboradores como Newcastle y Hardwicke80 y la ruptura de los acuerdos de El Pardo, forzó a Walpole a iniciar actuaciones de fuerza pese a compartir con España el interés por un acuerdo negociado81. Sin embargo, es indudable el importante papel jugado por el empuje bélico de los medios, que, combinando el grito en favor de la guerra con la denuncia a la corrupción ministerial, insuflaron tal ardor guerrero a la población que ya en 1796 Edmund Burke afirmó que la guerra de 1739 fue la única de todo el siglo xviii «fruto del deseo popular82». En efecto, su estallido fue recibido con expresiones de júbilo y sensación de victoria anticipada ante una España considerada incapaz, sensación que también dejan ver panfletos como The war against Spain declar’d83, o la farsa Britons strike home; or, the sailor’s rehearsal.

  • 84 Wilson, 1995, pp. 142-143.
  • 85 Norwich Gazette, 30 de mayo de 1741.
  • 86 Wilson, 1988, p. 82.
  • 87 Common Sense, 10 de mayo de 1740.
  • 88 Cranfield, 1963, p. 30.
  • 89 «a certain great man should interpret all the applauses heap’d upon Admiral Vernon as so many sati (...)

31Pero la guerra no supuso el fin de las críticas al Gobierno, que pasó a ser acusado de afrontarla con escasa diligencia incluso tras la conquista de Portobelo a manos de la flota comandada por el almirante Edward Vernon. Ello no quita que la victoria fuese grandemente celebrada, regalándose en muchas publicaciones mapas del lugar84. Además Vernon fue convertido en un héroe nacional, hasta el punto que se plantaron árboles en su honor85 y se plasmó su efigie en centenares de medallas conmemorativas y objetos tan variados como los platos regalados por The Gentleman’s Magazine en su suplemento de 1740 o las tazas y teteras repartidas por London Evening Post, Salisbury Journal, Newcastle Courant, Norwich Mercury o Norwich Gazette86. Más aún, que Vernon fuese un conocido opositor a Walpole permitió a sus oponentes capitalizar su acción militar y presentarle como la encarnación de las virtudes patrióticas frente a un Walpole de quien Common Sense aseguró que se había enfurecido con la victoria87. La profusión de críticas a Walpole, llegando a afirmar London Evening Post que los españoles brindaban a su salud al reconocer en él a un amigo88, contrastó con las constantes loas a Vernon en poemas y baladas como A poem on the glorious achievements of Admiral Vernon in the Spanish West-Indies, diferencia sobre la que London Evening Post apuntó: «cierto gran hombre debería interpretar todos los aplausos que recibe el Almirante Vernon y tantas sátiras sobre él89».

  • 90 Urstad, 1999, p. 135.
  • 91 Daily Gazetter, 24 de julio de 1740.

32Esta situación contrastó con la actitud defensiva de la prensa gubernamental. Si antes de la guerra argumentó que debía evitarse el coste que supondría y acusó a la oposición de buscarla como parte de su agenda política, tras su estallido, además de defender el derecho británico a tomar venganza, debió centrarse en mejorar la imagen del Gabinete90. También dio voz al temor gubernamental a que Francia entrase en el conflicto. Eso obligaría a ampliar la lucha marítima y pelear en el continente e incluso en las islas británicas, por lo que aún a mediados de 1740 las gacetas gubernamentales advertían del peligro de que la guerra se eternizase y expandiese a otras potencias91.

  • 92 Langford, 1990, p. 52.
  • 93 Wilson, 1995, p. 163.
  • 94 Black, 1987, pp. 167-168.
  • 95 Barker, 2000, pp. 140-141.

33Los fracasos de las tropas de Vernon en el sitio de Cartagena de Indias y la batalla de Cuba redoblaron las críticas de incapacidad y cobardía hacia Walpole92. Los ataques contra él se multiplicaron, siendo acusado de no haber suministrado a tiempo a Vernon los refuerzos y pertrechos necesarios93 e incluso insinuándose que el retraso se debió a su buena relación con los Borbones94. Buena muestra de las continuas críticas a la gestión bélica de Walpole la da un poema publicado en Weekly Worcester Journal que compara la situación británica con la de un barco atravesando una tormenta y que únicamente podrá evitar el naufragio arrojando por la borda a su incompetente piloto95. La hábil explotación del conflicto por parte de la oposición, que supo hacer suyo el sentir de los grandes comerciantes y expandir la idea de un Gobierno que sacrificaba los intereses británicos en favor de los personales, logró minar buena parte de los apoyos de Walpole y acelerar su definitiva caída, sucedida el 11 de febrero de 1742.

  • 96 Hanson, 1967, p. 118.

34Con el nuevo Gabinete, que tuvo como hombres fuertes a Spencer Compton y John Carteret, se redujo considerablemente la producción de prensa afín al Gobierno96. Que en ese mismo 1742 se recrudeciera la guerra de Sucesión austriaca hizo que ambos contendientes dejasen de lado las grandes operaciones marítimas de la guerra del Asiento y, salvo los intentos menores de invadir Georgia por parte española y los ataques de Knowles a La Guaira y la expedición de Anson al Pacífico, el grueso de los esfuerzos militares de ambos contendientes volvió al terreno europeo. Eso explica también que el interés pasara a los movimientos terrestres en dicha guerra y se moderase la atención mediática sobre España, que si bien se mantuvo en cierto modo por el interés de Felipe V en los territorios italianos, pasó a ser minoritario.

 

35El periodo iniciado tras la guerra de Sucesión española consolida la influencia política en Gran Bretaña de la prensa. Esta, como en los estadios finales de aquel conflicto, además de presentar los hechos cuidadosamente moldeados bajo una lectura política definida, entrega al lector las pautas de reacción a ellos y el argumentario para defenderlos o atacarlos. Se intenta de esta forma mover al cuerpo social a apoyar las ideas presentadas, reforzar el apoyo y militancia de los partidarios e incluso en ciertos momentos dotar de argumentos que puedan ser empleados en los debates parlamentarios. Y si bien no podemos llegar a medir su influencia real entre las masas populares, casos como la guerra de la Oreja de Jenkins nos demuestran que ejerció una presión palpable en las decisiones y actividades a nivel político. No menos importante a la hora de llegar a esta conclusión es comprobar el vasto esfuerzo del gabinete Walpole por fortalecer el aparato propagandístico gubernamental y neutralizar y absorber a la prensa disidente.

36El predominio de las noticias internacionales se enmarcó en una constante que, variando con el paso de los años, presenta dos ejes. Uno inicial, más intervencionista, arrogó a Gran Bretaña la cualidad de defensor del statu quo post-Utrecht y el equilibrio europeo de poderes. El segundo, especialmente en las décadas de 1730 y 1740, se vinculó a la lucha política británica enfrentando a la propaganda gubernamental con los intentos de unificar a tories y whigs disidentes contra Walpole. Estos últimos emplearon el crecimiento comercial y el intervencionismo con miras preimperiales para aglutinar una oposición poderosa que contase con el apoyo de los principales sectores económicos británicos y les permitiese derribar al primer ministro.

37Esto no quiere decir que a los movimientos de las potencias europeas no se les concediese relevancia propia, pero es innegable que recibieron una mayor atención en la medida en que afectasen a intereses británicos o pudiesen vincularse a la lucha partidista que, con fuerza creciente desde la década de 1730, definió en gran medida las posturas tomadas por los medios. Todo ello nos reafirma en que los avatares de la política interior británica del momento no pueden entenderse sin atender a su vinculación a lo que sucede en el exterior y que precisamente esto provocó un especial interés mediático por dichos acontecimientos. Por ello, en el caso español, además de mirar con interés y preocupación los planes expansivos de Felipe V sobre Italia, hubo una fijación ante cualquier alianza que pudiera trastocar los equilibrios políticos o afectar al comercio, esencialmente el de Indias. Fueron estos hechos los que coparon la atención de la prensa británica respecto a los movimientos exteriores españoles y que, además de cómo información internacional para sus lectores, fueron convenientemente presentados de manera que pudiesen ayudar a la consecución de los objetivos políticos del partido con el que el medio concreto se alineaba.

Notes

1 Cook, 1962, pp. 297-299.

2 Cowan, 2005, p. 154.

3 Siebert, 1965, p. 380.

4 Langford, 1990, pp. 47 y 300.

5 Hyland, 1986, pp. 864-865.

6 Slauter, 2015, p. 30.

7 Dickinson, 1994b, pp. 64-65.

8 Holmes, Szechi, 1993, p. 196.

9 Ibid., p. 30; Harris, 1994, p. 191.

10 «The foreign and domestic affairs of the present times seem to be blended together […] it is scarce possible to speak of them apart» (Mercurius Politicus, julio de 1718, todas las traducciones son del autor del artículo).

11 Roosen, 1986, p. 21.

12 Daniel Defoe, The case of the war in Italy stated: being a serious enquiry how far Great-Britain is engaged to concern itself in the quarrel between the Emperor and the King of Spain, Londres, T. Warner, 1717.

13 «I am willing to put the sum of the argument upon this question, whether any particular nation arming itself for a war, and beginning that war by unjustly falling upon her weakest neighbors, who, if she conquers, will add to her power, and make her formidable to her other neighboring princes, by her becoming exorbitantly great, does not give just cause to those other nations, though not otherwise concerned, to fall upon her and reduce her to such a state as may check her ambitious designs» (Whitehall Evening Post, 29 de noviembre de 1718).

14 Weekly Journal, 25 de octubre de 1718.

15 Hanson, 1967, p. 104.

16 «among the foreign news, make heroes and saints of all who are not in the interest of the present establishment […] and those who are in our alliance, treat either as petty powers, or […] formidable neighbours, that in a few years will strip us of our trade and riches and make this nation a province to a foreign power» (St. James Weekly Journal, 26 de diciembre de 1717).

17 Black, 2004, pp. 46-47.

18 Whitehall Evening Post, 25 de septiembre de 1718.

19 Black, 2011, p. 34; Gibbs, 1968, p. 290.

20 Furbanks, Owens, 2000, p. 13.

21 Strawn, 2012, p. 333.

22 Black, 1987, pp. 29-30.

23 Harris, 2007, p. 191.

24 Mercurius Politicus, diciembre de 1719.

25 Simms, 2007, pp. 184-185.

26 Downie, Corns, 1993b, p. 3.

27 Black, 2011, p. 72.

28 Daniel Defoe, The evident approach of a war: and something of the necessity of it, in order to establish peace, and preserve trade: to which is added, an exact plan and description of the bay and city of Gibraltar, Londres, J. Roberts y A. Dodd, 1727, p. 5.

29 Ahn, 2011, p. 115.

30 Simms, 2007, p. 205.

31 Sommerville, 1996, p. 133; Downie, 1994, p. 184.

32 Harris, 1994, pp. 195-196.

33 The Craftsman, 7 de mayo de 1727, cit. en Varey (ed.), 1982, pp. 10-13.

34 Carta de Arbuthnot a Swift, 19 de marzo de1729, cit. en The correspondence of Jonathan Swift, ed. de Williams, 1965, p. 326.

35 Simms, 2007, pp. 213-214.

36 A letter from an elector of the Borough of Great-Yarmouth in the County of Norfolk, to Mr. Horatio Walpole, one of the representatives in Parliament for that Borough, and ambassador to the Court of France: concerning the stipulation in the Seville Treaty for introducing Spanish troops into Tuscany, Parma and Placentia, Londres, T. Warner, 1730.

37 Robert Walpole, Observations upon the treaty between the crowns of Great-Britain, France and Spain, concluded at Seville on the ninth of November 1729, Londres, J. Roberts, 1729; A. B., The treaty of Seville and the measures that have been taken for the four last years impartially considered. In a letter to a friend, Londres, J. Roberts, 1730.

38 The observations on the Treaty of Seville examined, Londres, R. Francklin, 1730.

39 Harris, 2007, p. 192.

40 A review of a pamphlet, intitled, Observations on the treaty of Seville, examin’d, Londres, J. Roberts, 1730; William Pulteney, A short view of the state of affairs, with relation to Great Britain, for four years past: with some remarks on the treaty lately published and a pamphlet intitled, Observations upon it, Londres, R. Francklin, 1730.

41 «Weekly papers being a magazine of false facts, false reasonings, of scandal, malice and scurrility, ready to be dispers’d […] The author of the Remarks on the observations was so diggy with those two base passions, that he […] make use of his pen, as a man that’s drunk would make use of his sword, wounding the air, and very often himself […] Here you have the very pith and marrow of all the Craftsmen’s and other malecontents arguments, and a very evident proof of both their ignorance and impudence» (A review of the short view and of the remarks on the treaty with Spain: wherein the falsities, sophistry, and the sense of that author and his faction, Londres, J. Roberts, 1730, pp. 1-3).

42 London Journal, 28 de octubre de 1728.

43 Aunque en 1735 Daily Courant, The Free Briton y London Journal se unieron en un único medio, el Daily Gazetteer.

44 Wilson, 1995, pp. 44-45.

45 Cranfield, 1978, p. 44.

46 Downey, 1994, p. 178.

47 Varey (ed.), 1982, p. xiv; Langford, 1990, p. 47.

48 Harris, 1994, p. 196.

49 Reitan, 1994, pp. 50-51.

50 Black, 1987, p. 199.

51 Pettit, 1997, p. 40.

52 Black, 1987, p. 94.

53 Ibid., p. 207.

54 «we are glad the mysteries in Spain are cleared up […] for doubts, conjectures and dark designs are good for nobody but gazeteers» (cit. en Id., 2011, pp. 112-113).

55 Id., 1987, p. 230.

56 Slauter, 2015, p. 36.

57 The natural probability of a lasting peace in Europe; shewn from the circumstances of the great powers, as they are now situated; compared with the state of affairs when the Treaties of Ryswick and Utrecht were severally concluded, Londres, J. Peele, 1732.

58 Reitan, 1994, p. 55.

59 Wye’s Letter, 12 de mayo de 1733.

60 A view of the depredations and ravages committed by the Spaniards on the British trade and navigation most humbly offer’d to the consideration of the Parliament of Great Britain, Londres, W. Hinchliffe, 1727.

61 Finucane, 2016, p. 85.

62 Delgado Ribas, 2015a, pp. 164-167.

63 Dickinson, 1994a, p. 68.

64 Young, Levi, 2011, p. 216.

65 Holmes, Szechi, 1993, p. 83.

66 Urstad, 1999, p. 116.

67 Cranfield, 1963, p. 20.

68 Reasons for a war against Spain in a letter from merchant of London trading to America to a member of the House of Commons. With a plan of operations and a true copy of Queen Elizabeth’s heroic speech at the head of Her army against the Spaniards, Londres, J. Wilford, 1737.

69 Wilson, 1988, p. 79.

70 Reitan, 2010, p. 298; Simms, 2007, p. 247.

71 Gentleman’s Magazine, julio de 1738, vol. 8, p. 336.

72 Bowen, 1998, p. 53; Reitan, 1994, p. 56.

73 Mark Akenside, The voice of liberty or, a British Philippic: a poem in miltonic verse occasioned by the insults of the Spaniards and the present preparations for war, Londres, J. Chaney, 1738.

74 Bolingbroke, Letters on the spirit of patriotism, p. 190.

75 «The general cry is war, revenge on the Spaniards, restitution for our past losses, satisfaction to our national honour and above all, ample security to our future trade and navigation» (London Evening Post, 17/19 de agosto de 1738).

76 Black, 2001, p. 85.

77 Simms, 2007, pp. 267-268; Wilson, 1995, pp. 141 y 164.

78 Robert Walpole, The convention vindicated. From the misrepresentations of the enemies of our peace, Londres, J. Roberts, 1739; Id., The grand question, whether war, or no war, with Spain, impartially consider’d: in defence of the present measures against those that delight in war, Londres, J. Roberts, 1739. Véase Harris, 1994, p. 199.

79 «Within these few days near 20,000 ministerial pamphlets, in defence of the Convention, etc. have been dispersed and given away gratis among the excisemen, custom-house officers, and other officers, civil, ecclesiastical, military etc., which has fallen the price of waste-paper, very considerably» (York Courant, 13 de marzo de 1739).

80 Holmes, Szechi, 1993, p. 84.

81 Ibid., p. 66.

82 Cit. en Woodfine, 1998, p. 241.

83 War against Spain declared. A dialogue between a citizen and a courtier. To which is added, a proposal humbly offer’d to the consideration of the legislature for making England the terror of the whole world, Londres, C. Corbet, 1739.

84 Wilson, 1995, pp. 142-143.

85 Norwich Gazette, 30 de mayo de 1741.

86 Wilson, 1988, p. 82.

87 Common Sense, 10 de mayo de 1740.

88 Cranfield, 1963, p. 30.

89 «a certain great man should interpret all the applauses heap’d upon Admiral Vernon as so many satires upon himself» (cit. en Barker, 2000, p. 139).

90 Urstad, 1999, p. 135.

91 Daily Gazetter, 24 de julio de 1740.

92 Langford, 1990, p. 52.

93 Wilson, 1995, p. 163.

94 Black, 1987, pp. 167-168.

95 Barker, 2000, pp. 140-141.

96 Hanson, 1967, p. 118.

Auteur

Universitat Pompeu Fabra

© Casa de Velázquez, 2021

Licence OpenEdition Books

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search