Version classiqueVersion mobile

La reconstrucción de la política internacional española

 | 
Joaquim Albareda Salvadó
, 
Núria Sallés Vilaseca

I. — Política exterior y diplomacia de Felipe V: revertir los tratados de Utrecht

Balance de la primera parte

Europa a comienzos del Setecientos: algunas reflexiones

Cinzia Cremonini

Texte intégral

  • 1 Agradezco mucho a Roberto Quirós Rosado la traducción del artículo. Partiendo de las investigacion (...)

1La guerra de Sucesión española, finalizada en 1714, generó profundos cambios tanto en el plano político europeo como en el cultural, de tal forma que, tras la conclusión del conflicto, el continente aparecía —geopolíticamente hablando— muy diferente de lo que había sido ya no solo siglo y medio antes, sino incluso a finales del siglo xvii. Se habían transmutado los sistemas de alianza y las formas de interacción entre las potencias en liza. Con el restablecimiento de la paz se logró una nueva estabilidad política que, sin embargo, no duró demasiado y que se caracterizó como un modelo inédito que no satisfizo plenamente a las partes y que, por tanto, dio origen a una situación definida por un equilibrio precario, cuyo fiel de balanza volvería a mutar1.

  • 2 La bibliografía sobre esta temática se ha enriquecido enormemente durante los últimos años. Sin pr (...)

2Recientemente, las conmemoraciones ligadas a los centenarios del conflicto y sus tratados de paz han estimulado nuevas investigaciones que, a su vez, han generado un proceso de reconsideración de las dinámicas políticas internas de los Estados europeos. Aquellas, al mismo tiempo, están estimulando una reevaluación de la política exterior y las acciones diplomáticas transcurridas después de las paces de Utrecht y Rastatt2. Las investigaciones recogidas en la presente sección constituyen no solo importantes reflexiones sobre múltiples perspectivas de la acción externa de la monarquía de Felipe V, sino también ensayos —fundamentales desde el punto de vista del estudio de las fuentes diplomáticas— que ofrecen visiones inéditas en torno al complejo panorama político del continente y que, así, pueden coadyuvar a una renovación de toda la historia del primer Setecientos.

  • 3 Para la política de Carlos III de España (emperador desde 1711 con el nombre de Carlos VI) en la p (...)

3La complejidad del periodo 1714-1725 se vincula a las numerosas tentativas para superar las condiciones establecidas en Utrecht, evidente signo de todo lo ya apuntado, dado que el trabajo desarrollado durante tan largo congreso no había producido un resultado plenamente articulado y capaz de generar una estabilidad perdurable. Es evidente el cambio radical del papel con el que se había revestido a la península itálica y al mar Mediterráneo en los equilibrios internacionales3: si por un lado no se debe minusvalorar el hecho de que estos espacios continuaran siendo un centro fundamental para la monarquía borbónica de España, el rol internacional que se atribuiría a tal ámbito geopolítico se distanció del que había gozado precedentemente. Felipe V, aunque se vio reconocido en su propio derecho de soberanía sobre los territorios hispanos, no logró mantener prácticamente ningún punto de control sobre la Italia española, ni siquiera sobre Gibraltar o Menorca: esto constituiría una limitación del poder felipista y, en paralelo, una consecuente humillación estaría en el origen de las acciones que ocuparon su política —y la europea— entre 1714 y 1720. Durante los años sucesivos a los congresos de pacificación general, sus actos trataron de reintegrar dentro de su jurisdicción los territorios pertenecientes a la corona antes de la muerte de Carlos II. Tales tentativas terminarían, por último, entrelazándose con la fuerte actividad de la nueva soberana española, Isabel de Farnesio, y en contraste, con la inercia e inestabilidad psicológica de Felipe V.

  • 4 La figura de Anne-Marie de la Trémoille, princesa Orsini desde 1675, ha sido recientemente objeto (...)
  • 5 Mafrici, 2019, p. 33.
  • 6 «Impastata di butirro e di cacio» (ibid., p. 34, todas las traducciones de citas son de Cinzia Cre (...)
  • 7 Sobre la duquesa, véase Sodano, 2017.
  • 8 El abuelo materno de Isabel de Farnesio, Felipe Guillermo de Neoburgo, conde palatino, tuvo de su (...)
  • 9 Mafrici, 2019.

4Es necesario aprovechar la ocasión para reflexionar sobre la elección que condujo al monarca a contraer segundas nupcias con la Farnesio, una de las grandes protagonistas de la escena europea de la primera mitad del Setecientos. No tiene sentido afirmar que la búsqueda de la consorte real no pretendió opacar el poder personal y la autoridad de la favorita real, la princesa Orsini (o de los Ursinos, según las fuentes hispanas)4. La coyuntura permitió al entonces abate Giulio Alberoni, muy conocido en la corte del rey Felipe, ocultar la verdadera y compleja personalidad de Isabel, bien dotada de capacidades y de la que no podía ciertamente decirse que estaba interesada exclusivamente en tejer, como afirmaba Alberoni en su correspondencia5; ni tampoco se la podía considerar como una simple lombarda «amasada con manteca y queso6». El hecho de ser hija de Dorotea Sofía de Neoburgo7 propiciaba que la joven Isabel estuviera destinada al punto más elevado de los negociados de la política continental. Emparentada con las más conspicuas dinastías europeas en la transición entre los siglos xvii y xviii, Isabel era sobrina de Mariana de Neoburgo, segunda mujer del difunto Carlos II, y familiar directa de reyes, emperadores y príncipes eclesiásticos electorales en el Sacro Imperio8. A pesar de esto, Alberoni supo mostrar en Madrid un retrato personal que no correspondía plenamente con su naturaleza —que, incluso, pocos conocían en verdad— aparentemente fácil y dócil, pero en realidad entretejida de grandes ambiciones9.

  • 10 Cit. por Saint-Simon, Mémoires, ed. de Coirault, 1953-1961, p. 819, y recogido por Pérez Samper en (...)
  • 11 La bibliografía sobre Isabel de Farnesio es abundante. Véanse, al menos, los estudios más reciente (...)

5Es preciso subrayar que Isabel de Farnesio, dotada de «gracia encantadora, permanente, natural10», ha sido durante largo tiempo juzgada como poco más que una pequeña intrigante italiana, que únicamente se movía para ganar Estados para sus hijos, según afirmaba una perspectiva interpretativa basada en fuentes divulgadas por la corte de Francia ya en el siglo xviii. En los últimos años, la reina ha gozado de una mayor atención por parte de la historiografía, que ha logrado presentar una imagen de ella más compleja11, permitiendo mostrar su protagonismo en la política cortesana y, en particular, en las dinámica exteriores de la España borbónica, dirección en la que se halla el estudio de María Ángeles Pérez Samper en este volumen. En la convincente reconstrucción biográfica de su persona, con el horizonte de su rol político de fondo, la autora observa Italia como un objetivo personal y, a la vez, una perspectiva sistémica perseguida por la soberana al convertirla en uno de los principales objetivos de la política de la monarquía felipista.

  • 12 «Facile ad essere dominato» (ibid., p. 48).
  • 13 Ibid., pp. 45-53. En este ensayo se introduce la idea de Isabel de Farnesio como «reina reparadora (...)

6Los detalles tocantes a la llegada a la corte de la nueva reina, inteligente y avispada pese a sus veintidós años de vida, permiten entender el impasse en que se encontraba la España borbónica y, a la vez, el cambio que podía forzar la Farnesio. Si Alberoni, como se ha dicho, había ocultado a la corte algunos rasgos secretos o desconocidos de su carácter, no dudó en mostrar a la joven consorte el carácter de su futuro marido, un hombre que «fácilmente era dominado12» por su mujer, y la omnipresencia de Orsini. Sabedora de ello, en su camino a Madrid, Isabel eliminaría el rol político de la arrogante dama francesa, aprovechándose de los errores mayúsculos en que esta había incurrido a la llegada de la parmesana. El alejamiento de la Orsini demostró a la corte y al propio Felipe V la idea de la función que Isabel podía desarrollar tanto en asuntos internos como en los negociados internacionales de alianzas dinásticas y políticas para sacar a España del cul de sac al que había sido arrojada en Utrecht13. La «eliminación» cortesana de la princesa Orsini representó el primer paso hacia un nuevo horizonte que llevaría a España a convertirse en una potencia que trascendería las fronteras peninsulares, como refiere Pérez Samper en su trabajo.

  • 14 Ibid., p. 56. Mafrici subraya el «tête á tête continuo» que caracterizaba la vida cotidiana de los (...)
  • 15 «Cervello diabolico» (ibid., p. 72).

7Por lo tanto, también gracias a la acción de la soberana la monarquía de España pudo reanudar los hilos de una política exterior renovada, unida, sin embargo, a la esencia íntima de la política interna, mezclando las tradiciones más antiguas con los proyectos futuribles. Capaz de influir sobre su marido y en toda la corte madrileña, Isabel de Farnesio emerge en los nuevos estudios históricos como una dama inteligente, que «hechizó» a Felipe V e inauguró con él un estilo de vida y de pareja inéditos en su tiempo, sobre todo entre las testas coronadas14. Creando circunstancias políticas innovadoras, la emprendedora y perspicaz consorte fue capaz de revertir los acuerdos de Londres que llevaron a las negociaciones de La Haya, con la consecuente pérdida de derechos sobre Italia. Isabel no tuvo dudas en sacrificar a Alberoni, a quien debía buena parte de su fortuna en la corte. Para ello, cargó sobre él la responsabilidad de varias acciones, señalándolo como personaje que podía ser considerado prescindible, de acuerdo con Pérez Samper, y revelando su propia ingratitud al definir al abate como una «mente malvada15» en su correspondencia con su tío el duque de Parma.

8Gracias a la habilidad de Isabel de Farnesio, Italia se transmutó en una suerte de síntesis de intereses políticos y familiares de la pareja Borbón-Farnesio, en un fin irrenunciable que haría de la España felipista algo más que un reino periférico. Por otro lado, hay que subrayar el rol geopolítico que la región había disfrutado ya a comienzos del reinado de Felipe V: el matrimonio con María Luisa Gabriela de Saboya no fue solo un medio para evitar que el ducado sabaudo mantuviese sus lazos de alianza con el Sacro Imperio sino también para crear las bases de un control itálico más amplio del que habían disfrutado los Austrias.

  • 16 Durante la estancia de Felipe V en Milán, en toda relación, memorial o descripción de ceremonias e (...)

9Ciertamente, la reconsideración historiográfica de Isabel de Farnesio contribuye a resaltar, por contraste y en modo negativo, una imagen diferente de Felipe V, del que destaca cada vez más su perfil psicológico y político de soberano confuso y débil, alejado de la imagen positiva y victoriosa de que, como desprendían las fuentes, se hacían eco sus súbditos italianos durante su viaje a Nápoles y Milán en 170216. Tras la paz de Utrecht, la muerte de la reina María Luisa Gabriela y el deceso de Luis XIV el Animoso, comenzó a aparecer subyugado por numerosos obstáculos: la falta de sintonía con el duque de Orléans, regente de Francia y de quien no se fiaba, hizo desestabilizar uno de los puntales del gobierno hispano a comienzos de su reinado, en tanto que la presencia de su ya difunto abuelo, el Rey Sol, había constituido un punto central de referencia para su propio aprendizaje político. Probablemente, la inestabilidad mental del soberano constituyó un papel nada secundario en la centralidad que supo ganarse Isabel de Farnesio. Los problemas psicológicos estarían también detrás de la momentánea renuncia al trono en 1724. Las condiciones del soberano tampoco fueron ajenas —siendo una probable consecuencia— a la marginalidad que caracterizó a la España borbónica del Setecientos, la «monarquía vacilante» a la que alude Joaquim Albareda en su contribución, concepto que responde perfectamente a las metamorfosis de la corona bajo la Casa de Borbón. Los «ingredientes» de esta nebulosidad del poder español pueden encontrarse tanto en la compleja situación internacional como en la búsqueda de aventuradas estrategias diplomáticas que emprendió la corte de Madrid para mantener su prestigio, tal y como demuestran los lazos con Rusia que se desgranan en las páginas de Núria Sallés Vilaseca. La atribución de un papel relevante para el zarato ruso, fruto de la conocida labor de Pedro el Grande en favor de la creación de puentes culturales, comerciales y políticos con el Occidente europeo, tampoco estaría alejada de la influencia creciente de las dinámicas comerciales franco-británicas, que prosiguieron hostigando a España durante el primer cuarto del siglo xviii en el marco atlántico y, en particular, en el Mediterráneo.

10En este contexto de relectura de la política europea a través de la política exterior del reinado de Felipe V aparece una suerte de «convidado de piedra»: Carlos VI. Pese a no ser objeto específico de ninguno de los trabajos recogidos en esta sección, su presencia emerge al contraluz y obliga a ampliar su mirada hacia España y reflexionar sobre varios aspectos. Si la guerra de Sucesión para decidir quién debía gobernar España fue vencida por Felipe V, el poder que había adquirido el Imperio satisfacía con creces a los Habsburgo por dicha pérdida. Para determinar la mayor estabilidad de su monarquía y las alianzas imperiales a comienzos del siglo xviii, debían tenerse en cuenta muchos factores: la enorme ampliación de los territorios —bajo Carlos VI alcanzaron la mayor extensión de los Habsburgo austriacos desde los tiempos de Carlos V— se unía al notable redimensionamiento de la amenaza turca, atajada por el ejército cesáreo con la conquista de Belgrado en 1718. No se debe olvidar tampoco la persistente hostilidad frente al reformismo borbónico en una Cataluña hasta hacía poco fiel a Carlos III de Austria, analizada en el trabajo de Joaquim Albareda. Así, en los nuevos e inéditos caminos diplomáticos por los que deambuló la España felipista entre 1714 y 1730, deben tenerse en cuenta todos y cada uno de estos aspectos.

  • 17 De Jonge, García García, Esteban Estríngana (eds.), 2010; Postigo Castellanos, 2002.

11El contenido de la misión del barón de Ripperda en Viena durante los años 1724 y 1725 —analizado tanto en el artículo de contextualización de Albareda sobre las dificultades de la monarquía borbónica, como en el amplio estudio de Anna Mur i Raurell— es fácilmente comprensible si consideramos el inevitable y desventajoso enfrentamiento con el antiguo enemigo dinástico. Reexaminando los puntos de las instrucciones dadas a Ripperda, aparece la medida de los límites de la España felipista: las peticiones de Felipe V que mostraba su embajador eran francamente exageradas y, en cualquier caso, naturalmente inadmisibles. No solo los mismos proyectos matrimoniales parecían difíciles de concretizarse (María Teresa de Habsburgo ya se había prometido al duque de Lorena, con quien desposaría en 1736); también otras intenciones estaban fuera de alcance y no se podía tener la esperanza de que el emperador Carlos aceptase la petición de una verdadera alianza defensiva-ofensiva contra terceros como si la enemistad Borbón-Habsburgo, que había caracterizado la historia reciente, pudiese ser fácilmente superada. Entre las diversas peticiones, es particularmente significativa de la mutación de los tiempos y especialmente relevante desde un punto de vista simbólico y ceremonial la solicitud de Felipe V para retener en exclusiva la facultad de gestionar uno de los premios más prestigiosos de entre las órdenes caballerescas europeas: la Insigne Orden del Toisón de Oro17.

  • 18 Spagnoletti, 1996.
  • 19 Este aspecto no había perjudicado la significatividad social de la orden, al menos en Italia, pues (...)

12Como es comúnmente conocido, el toisón estaba en manos de los reyes de España bajo la soberanía de los Austrias, pero solo en virtud de los lazos dinásticos de Carlos V con Borgoña, donde había surgido la orden, dado que su abuela, la duquesa María, llevaría en dote tal patrimonio al futuro emperador Maximiliano I. El césar Carlos, con la partición de su herencia, asignó el título de gran maestro a su hijo Felipe II y sus sucesores en tanto que reyes de España. La orden tendría una verdadera eclosión durante la segunda mitad del Seiscientos, con numerosas concesiones del collar ya no solo, como anteriormente, a quienes pertenecían a familias de la alta aristocracia europea o a los grandes de España18. El aumento del número de los caballeros y la ampliación de las condiciones en base a las cuales se otorgaba el toisón causaría una menor exclusividad y, de ahí, la disminución de su valor19. La guerra de Sucesión también tendría un reflejo en este ámbito, pues haciendo gala de sus lazos dinásticos con la Casa de Borgoña, Carlos VI pretendía que a él perteneciese el derecho a suceder en el rol de gran maestro de la Insigne Orden y, por tanto, hacer tales nóminas caballerescas.

13Todos los precedentes aspectos —geopolíticos, dinásticos y simbólicos— sugieren que no existía la voluntad de una paz duradera entre Viena y Madrid. Asimismo, pese a la discutible figura de Ripperda, fue posible la firma de una serie de tratados que culminaron con la paz del 5 de noviembre de 1725 y que fijaron los lazos relacionales entre los Habsburgo y los Borbón a través de la renuncia de Carlos VI a sus intenciones sobre España, y la de Felipe V respecto a los Países Bajos e Italia.

14En el frágil equilibrio articulado con las postrimerías de la guerra de Sucesión española, la península itálica aparecía con un rol importante, más que por su valor per se, por el hecho de convertirse en un objeto novedoso: en el escenario político europeo, la Italia del primer Setecientos surgía como un puzle de territorios que podían trocearse para responder a los intereses de los juegos de la alta política. En sustancia, los pequeños Estados italianos serían piezas apetecibles para quien quisiera expandir sus fronteras o asegurar su influencia, a la vez que se usarían como instrumentos para la desestabilización de los rivales, como refiere Lluís Roura i Aulinas. Es comprensible, por tanto, que la actividad diplomática conociese en la primera mitad del siglo xviii un aumento exponencial, siempre bajo presión. Desde esta perspectiva, examinar la historia de los territorios italianos y de sus dinastías —en gran medida, en vías de extinción, como los Farnesio o los Medici— puede constituir un laboratorio de reflexión sobre la realidad política europea del periodo, siempre y cuando no se olvide valorar en su justa medida los intereses económicos europeos (como las compañías privilegiadas habsbúrgicas de Ostende y Trieste) y su influencia directa o indirecta sobre dinámicas locales.

15Las dificultades económicas ligadas a una crisis general se tradujeron en tales principados en políticas fiscales opresivas que generaron respuestas novedosas e imprevistas aspiraciones locales; por ejemplo, en Toscana reemergió el republicanismo. Esta idea se ligó al temor de que la extinción de la dinastía reinante llevara, a través de una nueva infeudación imperial, al control directo de Viena. Esta hipótesis, controvertida desde el punto de vista de los equilibrios y del statu quo regional, parecía una realidad en el momento en que el Imperio era cada vez más vecino de las colinas toscanas desde que el Estado de Milán y el ducado de Mantua estaban gobernados directamente por Carlos VI, ya no con modalidades mediatizadas que en el pasado habían garantizado, hasta el conflicto sucesorio español, un poder cesáreo presente pero lejano y, por lo tanto, aparentemente más débil.

16Para evaluar la situación toscana a finales del gobierno mediceo es posiblemente excesivo el uso moderno del término soberanismo, exclusivamente usado a día de hoy para expresar una coherente y consciente reivindicación de la soberanía nacional en contraposición a las instancias políticas internacionales. Se trata de una aspiración que, probablemente, no sea posible encontrar en la Toscana setecentista, cuando en todo caso se podría hablar de ambición de independencia o autonomía. No obstante, no puede olvidarse que la dinastía Medici, con jurisdicción sobre el territorio durante tres siglos, había garantizado protección y mediación en medio de la lucha de potencias extranjeras por la hegemonía y el control del área. La debilidad medicea llevó a gran parte de las élites locales a proponer la vía de la república o consentir la presencia de un nuevo granduca ligado a una España que ya no tenía presencia significativa sobre la península y que, por tanto, era concebida como una potencia menos invasiva que la vieja monarquía de los Austrias o el presente imperio de Carlos VI.

  • 20 Verga, 1993.

17El caso de los Medici se entrelaza con el de los Farnesio, dado que tras el fracaso del intento por hacer aprobar la sucesión por la línea femenina, el gran duque Cosme III hubo de aceptar la sucesión a favor de Carlos de Borbón, hijo de Felipe V y de Isabel de Farnesio20. Los soberanos españoles debieron ver a través de esta perspectiva una solución compensatoria a la pérdida de Sicilia y Cerdeña tras el pacto de Londres de 1718. Obtener la sucesión medicea significaba también garantizar a España la legitimidad de tener en la península itálica un cuerpo de tropas sobre el que proyectar la recuperación de las posesiones perdidas. Obviamente, no se debe olvidar que si fuese aceptada esta hipótesis, los Borbones españoles habrían de obtener y reconocer la infeudación imperial y, así, confirmar el poder superior del emperador sobre la autoridad de quien gobernaba el territorio. Porque, en efecto, el Gran Ducado de Toscana pertenecía al ámbito de los feudos imperiales italianos y, en este sentido, los Borbones deberían reconocer el poder del Imperio y devenir ellos mismos vasallos del emperador.

  • 21 Se puede hacer hipótesis sobre si el «gran triunfo político español», alcanzado en cuanto conciern (...)
  • 22 Caridi, 2014. En este sentido, es preciso recordar cómo dicho proceso también tuvo lugar en los ep (...)

18La obra del padre Salvador Ascanio, agente español que deseaba una Toscana ajena al control imperial21, se reveló ciertamente ineficaz, como analiza el citado Roura i Aulinas. Y si bien en 1731 el césar Carlos VI, a cambio del reconocimiento de la Pragmática Sanción, terminó por aceptar la sucesión hispana sobre el Gran Ducado de Toscana, rápidamente todo el sistema fue puesto en tela de juicio no solo por la frenética actividad de los sujetos proloreneses, que criticaron abiertamente al diplomático Ascanio, sino porque la guerra de Sucesión polaca afectó sobremanera a los frágiles equilibrios alcanzados entre 1725 y 1731. Observando el mapa de la Europa emergida de la paz de París de 1738, debemos admitir que si España no recuperó finalmente el control directo sobre el territorio italiano, la gran actividad diplomática de Felipe V e Isabel de Farnesio sí consiguió situar y hacer reconocer a su propia descendencia en algunos de sus territorios más importantes: los reinos de Nápoles y Sicilia y el toscano Estado de los Presidios, que pasarían del control de Carlos VI a la soberanía de Carlos de Borbón, hijo primogénito de los soberanos hispanos22.

 

19A modo de conclusión, considero que los casos estudiados ayudan a confirmar cómo, durante la primera mitad del Setecientos, la dimensión dinástica, pese a consolidarse durante todo el siglo como la clave de bóveda del equilibrio europeo, mostró cambios en múltiples direcciones. Por un lado, dicha perspectiva se abrió con la creación (a partir de las casas reinantes) de ramas colaterales con dignidad soberana y con la valorización de un sistema de alianzas de sangre que debía crear la idea de una mayor solidez a través de cadetes coronados, como en el caso de los Borbón franceses, que de España pasarían a Toscana y Parma, para rápidamente emerger como soberanos de Nápoles y Sicilia.

  • 23 Sobre este aspecto, véase Cremonini, 2015.
  • 24 Sobre el caso de Guastalla, véase Bartoli, 2000 y 2001.

20Por otro lado, se verificó la tendencia hacia la racionalización de sistemas complejos: se observa el caso de la monarquía habsbúrgica de Viena, donde surgió un proceso progresivo de asimilación dentro de sus propias estructuras de piezas bajo jurisdicción cesárea, como acaecería con el ducado de Mantua tras la declaración de felonía de los Gonzaga. En este ejemplo, dicho feudo revirtió al Sacro Imperio sin ser reinfeudado, siendo gobernado bajo una administración judicial que duró treinta años (1708-1738) hasta su absorción al feudo imperial de Milán, que con Mantua, Parma y Piacenza se convertiría en la «Lombardía austriaca». La dinastía de los Habsburgo, que al poco tiempo mutó en los Habsburgo-Lorena, sin renunciar al título imperial, poco a poco englobaría porciones del dominio cesáreo mediante una racionalización o reducción de los feudatarios italianos. Con la extinción de algunas dinastías, frente a la infeudación a nuevos vasallos se prefirió la agregación de territorios a las ya existentes. Es el caso del feudo de Mirandola a los Este, duques de Módena23, o del principado de Guastalla, inicialmente autónomo y, en 1746, unido al ducado de Parma24. El modo de concebir la soberanía estaba cambiando, como si el gran enfrentamiento entre Borbones y Habsburgo por la sucesión hispana hubiese dado lugar a una metamorfosis de todo el sistema europeo en el que los territorios hubieran asumido un rol distinto al que habían disfrutado en el pasado. La diplomacia sería uno de los factores básicos en dicha transición y ejerció la mediación necesaria entre la tradición y el nuevo mundo que estaba naciendo.

Notes

1 Agradezco mucho a Roberto Quirós Rosado la traducción del artículo. Partiendo de las investigaciones de Joaquim Albareda, en particular Albareda Salvadó, 2010, cabe recordar las reflexiones expuestas en Cremonini, 2011.

2 La bibliografía sobre esta temática se ha enriquecido enormemente durante los últimos años. Sin pretensión de exhaustividad, véanse León Sanz (coord.), 2013; Albareda Salvadó (ed.), 2015; Ieva, 2016.

3 Para la política de Carlos III de España (emperador desde 1711 con el nombre de Carlos VI) en la península italiana en los años de la guerra de Sucesión, véase Quirós Rosado, 2017.

4 La figura de Anne-Marie de la Trémoille, princesa Orsini desde 1675, ha sido recientemente objeto de interesantes revisiones: López Anguita, 2018; Riva, 2018; Albareda Salvadó, 2018a.

5 Mafrici, 2019, p. 33.

6 «Impastata di butirro e di cacio» (ibid., p. 34, todas las traducciones de citas son de Cinzia Cremonini).

7 Sobre la duquesa, véase Sodano, 2017.

8 El abuelo materno de Isabel de Farnesio, Felipe Guillermo de Neoburgo, conde palatino, tuvo de su primera mujer, Isabel Amalia de Hesse-Darmstadt, 16 hijos. De entre los enlaces de sus vástagos destacan el doble matrimonio con la dinastía imperial de los Habsburgo (la primogénita, Leonor Magdalena, casó con Leopoldo I, y su hermano Juan Guillermo lo haría en primeras nupcias con la archiduquesa Mariana y, en segundas, con Ana Luisa de Medici), con la dinastía Braganza (María Sofía con Pedro II de Portugal), con los Austrias madrileños (Mariana con Carlos II) y, finalmente, con la Casa ducal de los Farnesio (Dorotea Sofía con el duque Eduardo y, en segundas nupcias, con su cuñado Francisco).

9 Mafrici, 2019.

10 Cit. por Saint-Simon, Mémoires, ed. de Coirault, 1953-1961, p. 819, y recogido por Pérez Samper en este volumen (p. 000).

11 La bibliografía sobre Isabel de Farnesio es abundante. Véanse, al menos, los estudios más recientes publicados en Italia: Fragnito (ed.), 2009, y en particular Mafrici, 2019, que aporta una actualizada bibliografía.

12 «Facile ad essere dominato» (ibid., p. 48).

13 Ibid., pp. 45-53. En este ensayo se introduce la idea de Isabel de Farnesio como «reina reparadora de la España» (p. 53).

14 Ibid., p. 56. Mafrici subraya el «tête á tête continuo» que caracterizaba la vida cotidiana de los soberanos.

15 «Cervello diabolico» (ibid., p. 72).

16 Durante la estancia de Felipe V en Milán, en toda relación, memorial o descripción de ceremonias emerge el apoyo entusiasta de la población, fascinada por este joven soberano que «nel modo di contenersi [era] comparso così savio e così divoto che ha[veva] innamorato il cuore di tutti, e molti che fussi di genio diverso, particolarmente frati e preti, si sono mutati in modo che qui non vi sia persona che non l’ami teneramente» (Archivio Storico Civico di Milano, Dicasteri, cartella 171, minuta del secretario Pietro Bonenzio al marqués Airoldi, Milán, sin fecha, pero entre el 18 y el 25 de junio 1702). Sobre la figura de Felipe V, positiva y universalmente aceptada a comienzos de su aventura real, véase la siguiente reflexión del historiógrafo Ottieri: «le qualità personali di questo principe [Felipe V] avevano universalmente incontrato bene cogli spagnuoli, perché egli era cortese, ma serio, e fu stimato principe d'intendimento chiaro, capace, e atto a mantenere il segreto. Non teneva in sè vizi, e neppure legerezze di gioventù, anzi era più tosto dedito alla devozione, sommamente modesto, ed amante della castità, tanto che fece ammirazione in tutti, specialmente trattandosi d’un principe, venuto nel fior degli anni di Francia. I consueti suoi divertimenti erano il giuco del maglio, della palla a corda, e soprattutto la caccia» (Ottieri, Istoria delle guerre, p. 90).

17 De Jonge, García García, Esteban Estríngana (eds.), 2010; Postigo Castellanos, 2002.

18 Spagnoletti, 1996.

19 Este aspecto no había perjudicado la significatividad social de la orden, al menos en Italia, pues durante todo el Setecientos se consideró un gran honor la recepción del toisón, tal y como demuestra la figura del príncipe Antonio Tolomeo Gallio Trivulzio. Véase Cremonini, 1993, 2017 y 2019.

20 Verga, 1993.

21 Se puede hacer hipótesis sobre si el «gran triunfo político español», alcanzado en cuanto concierne a la sucesión toscana gracias al acuerdo de Sevilla de 1729 y luego revalidado en la convención de Florencia de 1731, comprendía la posibilidad de introducir tropas españolas en Toscana, pero confirmaba a Francia y Gran Bretaña los derechos y privilegios reconocidos por España en sus Indias. Se constataba con ello cómo los intereses económico-mercantiles se convertían en un elemento prevalente en los negociados internacionales.

22 Caridi, 2014. En este sentido, es preciso recordar cómo dicho proceso también tuvo lugar en los epígonos de la dinastía Habsburgo-Lorena: durante el Setecientos, tanto en la corte imperial como en la española —hasta finales del siglo xvii regidas por líneas masculinas de la misma Casa habsbúrgica— se generalizó la práctica por la que los futuros monarcas debían estar instruidos en un recorrido virtuoso de «aprendizaje político», según el cual, antes de convertirse en emperadores o reyes de España, los príncipes ya habían fungido como gobernantes en los Estados italianos, caso de Carlos III de Borbón, duque de Parma y rey de Nápoles y Sicilia, o Leopoldo II, gran duque de Toscana.

23 Sobre este aspecto, véase Cremonini, 2015.

24 Sobre el caso de Guastalla, véase Bartoli, 2000 y 2001.

© Casa de Velázquez, 2021

Licence OpenEdition Books

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search