Version classiqueVersion mobile

La reconstrucción de la política internacional española

 | 
Joaquim Albareda Salvadó
, 
Núria Sallés Vilaseca

I. — Política exterior y diplomacia de Felipe V: revertir los tratados de Utrecht

La creación de un nuevo espacio en la política exterior de Felipe V

Cinco episodios diplomáticos hispano-rusos

Núria Sallés Vilaseca

Texte intégral

Un nuevo espacio para la diplomacia española

  • 1 La excepcionalidad de los momentos en los que se desarrolla esta relación, su dependencia de los f (...)
  • 2 Nuestro esfuerzo no sería posible sin la valiosísima publicación de estas instrucciones en Corpus (...)

1El primer tercio del siglo xviii en España vio desarrollarse, de forma muy limitada pero singularmente repetitiva, un conato de relaciones entre la España de Felipe V y Rusia (bajo el gobierno de los zares Pedro el Grande, Catalina I y Pedro II), vehiculadas a través de individuos encargados de los asuntos del rey de España en San Petersburgo. Su oficialidad, su grado de profesionalidad en lo que se refiere a los diplomáticos elegidos, o su secretismo variaron en gran medida. Y aun así, los paralelismos y semejanzas entre ellas permiten intuir una continuidad en la forma en que el rey de España enmarcaba y entendía su relación con un monarca tan evidentemente remoto como el zar. Puntualizamos que en ningún momento esta relación dejó de entenderse como un resorte final, extremo; una forma de completar un cuadro de relaciones internacionales, o un aliado necesario para que otra alianza más prioritaria pudiese mantenerse en pie1. No pretendemos, al situarlas bajo el foco de nuestra atención, magnificar su importancia o plantear que este nuevo peso en la balanza del equilibrio europeo tuviera ya la relevancia que le será propia en el siglo siguiente. Sin embargo, el reconocimiento implícito de la importancia del zar, y la interpretación —miope o acertada— de su poder y de los riesgos que entrañaba para el equilibro europeo, están bien presentes en los documentos de instrucciones y papeles relacionados que permiten esclarecer el ámbito de cada misión, los cuales nos servirán de base para analizar el calado de estas misiones e interpretarlas2.

2El uso y empleo de las instrucciones diplomáticas entraña limitaciones muy evidentes, pero estas se revelan como la única fuente clara para interpretar el sentido de las misiones planeadas que no llegaron a la corte de destino, sino que fueron requeridas de vuelta; en consecuencia, no existe correspondencia diplomática directamente asociada a ellas. De las cinco misiones de las que se ocupa este artículo, solo tres se hicieron efectivas. Se impone, por ello, extraer la máxima información posible de las pocas fuentes que hacen referencia explícita a los planes de envío de nuevos diplomáticos secretos a la corte del zar. No podemos ofrecer, en el espacio de un artículo, un análisis pormenorizado y sistemático de cada una de las misiones en su contexto y la coyuntura que estimuló su preparación. La visión de conjunto, aunque carente de detalles, debe facilitarnos una síntesis general. Resulta imprescindible tomar en cuenta el marco de las relaciones entre los Estados europeos en cada uno de los momentos observados, o nos arriesgamos a no comprender las circunstancias consideradas excepcionales —y aun así, repetidas en varias instancias en la primera mitad del siglo xviii— que alimentaron esta relación.

  • 3 Egea Fernández, 2015; Fernández Izquierdo, 2000; Derjavin, 1930; López de Meneses, 1946.
  • 4 Fernández Izquierdo, 2000, p. 87.
  • 5 Sobre el cambio de actitud del ducado de Moscovia en su involucración en el tablero europeo en est (...)

3Sería impropio, hablando del primer tercio del Setecientos, referirnos a un «descubrimiento» de la importancia del zarato moscovita por parte de la corona española desde su posición en el extremo occidental del continente europeo. Las relaciones anteriores, que se desarrollaron durante la segunda mitad del siglo xvii, son conocidas y han sido descritas con detalle3. Se trataba, en estas misiones precedentes, de una búsqueda unilateral por parte de los emisarios del gran duque de Moscovia de una vía o canal por el que desarrollar su relación con el monarca hispánico. Debemos recalcarlo: en ningún momento se pretendió corresponder a la presencia de Pyotr Ivanovich Potiomkin en Madrid en 1667-1668 o la de Yakob Fiodorovich Dolgorukii en 1687-1688 con ministros españoles enviados a Moscú, si bien los rusos estaban dispuestos a facilitar los pasaportes inmediatamente4. Aunque la cuenta de resultados de estas dos embajadas sea poco destacable —el último de los Austrias no tenía demasiado interés en desarrollar una relación bilateral—, se trata de las misiones rusas más conocidas de entre las que Carlos II recibió en España durante su reinado5. En contraposición, las misiones de Patricio Laulés en 1719, Francesco Arcelli en 1723-1725 y del duque de Liria en 1727-1730 fueron las primeras experiencias de diplomáticos representando al rey de España ante el zar en Rusia. Con el cambio de siglo, la iniciativa diplomática procedía de Felipe V y de su Gobierno. De entre ellas, la única misión ostensible con visos de oficialidad fue la última, realzada además por la importancia de las fuentes escritas que nos ha dejado. En contrapartida, el secretismo envolvió el viaje de Laulés y los esfuerzos de Arcelli, y también las dos misiones proyectadas pero no realizadas, encargadas a Pierre de Lambilly (1724) y al conde de Bena (1741).

  • 6 Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), pp. 53-55.
  • 7 Sallés Vilaseca, inédita, p. 617.

4A diferencia del interés mostrado durante el siglo xvii, la representación del zar en la corte madrileña en respuesta a los intentos de Felipe V de dar comienzo a una negociación política se hizo rogar. Hubo planes, a finales de 1718, de enviar a un diplomático, Aleksandr Naryshkin, a quien se le redactaron en abril de 1719 unas instrucciones que no sirvieron6. A finales de aquel año, el sistema de inteligencia británico —representado en este caso por el enviado de Jorge de Inglaterra en Berlín, Charles Whitworth— informaba del viaje de otro agente ruso, Rumyantsev, en dirección a Madrid, aunque no se trata necesariamente de más que un rumor (Rumyantsev no llegó a personarse ante Felipe V)7. En definitiva, el primer ministro del zar Pedro ante el rey de España en este marco de replanteamiento de relaciones fue Sergey D. Golitsyn entre 1723 y 1726, reemplazado por Ivan Andreyevich Scherbatov entre 1727 y 1730, que llevaba residiendo en España desde 1724 en calidad de cónsul de la nación rusa en Cádiz.

  • 8 Resultado de ello fue el establecimiento de la compañía comercial franco-rusa: Schop Soler, 1970, (...)
  • 9 Sobre Beklemishev, véase Krylova, 1940.
  • 10 Volosiuk, 2011, pp. 148-156.

5La trayectoria de Ivan Andreyevich Scherbatov subraya un factor fundamental. La comunicación anterior a 1761 se canalizó de forma principal a través de agentes comerciales, con una primacía clara del puesto de cónsul o agente en Cádiz, que interesaba mantener cubierto de forma prioritaria. Desde 1715 los rusos se preocuparon por introducirse en el comercio francés y español (en aquellos momentos en que las dos coronas borbónicas parecían actuar en sintonía, bajo la dirección general de Luis XIV)8. Después de la evidente separación entre las dos ramas de la Casa de Borbón, el agente Beklemishev trató de llevar a cabo una investigación de tipo comercial que proporcionara al zar los elementos de juicio necesarios para establecer un comercio directo con España, por un lado, y por beneficiarse en la medida de lo posible del comercio (de contrabando, si no se conseguía un privilegio específico) con los virreinatos americanos, transportando mercancías que fueran allí bien recibidas y valoradas9. En lo que se refiere al consulado gaditano fundado en 1723, cuando las formalidades de recepción y reciprocidad estuvieron esclarecidas, este lo ocupó Yakov Yevréinov en 1723, y el Kniaz Ivan Andreyevich Scherbatov entre 1724 y 1727, antes de convertirse en ministro plenipotenciario y pasar a Madrid10.

  • 11 Krylova, 1940.
  • 12 Sobre la introducción privilegiada de mercancías holandesas, flamencas, y británicas en los puerto (...)
  • 13 Krylova, 1940; Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), pp. 72-79.
  • 14 Sallés Vilaseca, inédita, p. 269, n. 202. Mariotti era un comerciante en contacto con el embajador (...)
  • 15 Krylova, 1940; Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), pp. 72-79. Dejamos a un lado la cuesti (...)
  • 16 Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), pp. 58-63.

6Krylova ha dado buena cuenta del interés comercial con el que los monarcas rusos miraban hacia Cádiz, puerta de acceso al comercio del imperio español11; conocemos asimismo cómo, en el contexto de la visita de Pedro I a París y La Haya, en 1716-1717, los ministros de su legación (Gabriil I. Golovkin, Pyotr P. Shafirov, Pyotr A. Tolstoy, Vasili V. Dolgorukov, y Boris I. Kurakin) deseaban establecer un fructífero comercio de introducción de mercancías en la península, desplazando a los intermediarios británicos y holandeses12, y fue la misma intención la que orientaba el proyecto que Francisco Perrata presentó a Felipe V en 172413, y la actividad aún poco esclarecida del italiano Mariotti14. Es también el potencial del comercio lo que explica los esfuerzos de Pedro I para recabar información sobre España a través del viaje de investigación de Piotr Beklemishev, que fue estudiado por Krylova15, así como el punto principal en las instrucciones del primer embajador, Golitsyn16.

  • 17 Fernández Izquierdo, 2000, pp. 88 y 97.
  • 18 Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), pp. 82-84.
  • 19 Ibid., p. 84.

7La prioridad de los intereses comerciales rusos en España no encajaba del todo con la voluntad de Felipe V de conseguir un aliado de tipo político, pero sí permitió al rey español prometer repetidamente —al menos desde el momento en que detectó el interés ruso, que fue evidente en 1717, si no antes— que el apoyo político ruso sobre el tablero europeo se vería recompensado eventualmente por un tratado de comercio. Pero los conatos de negociación de tipo comercial jamás se concretaron en tratados, privilegios, ni siquiera medidas específicas que fueran más allá del permiso para el comercio de la nación rusa en los puertos de España concedido por Carlos II en 1667 y reiterado en 168117. En un intento de forzar a Felipe V a desarrollar un tratado, el zar Pedro I firmó un edicto en diciembre de 1724 ordenando la inmediata puesta en marcha del comercio directo entre Rusia y España, aun si se preveían pérdidas18. El embajador extraordinario entonces presente en Madrid, Sergey D. Golitsyn, anunció el envío inmediato de los tres primeros bajeles rusos con destino a Cádiz, al tiempo que rogaba (en julio de 1725) que se les otorgaran los privilegios de la nación más favorecida19. El episodio acabó de forma poco ilustre: la Junta de Comercio del Consejo de Hacienda valoró que

  • 20 Ibid., pp. 84-89.

por descuido del Gobierno, o por facilitar la paz en ocasión de guerra, se han concedido a las naciones francesa, inglesa y holandesa ventajas y gracias exorbitantes para sus comercios […] no parece conveniente conceder a los moscovitas las gracias que pretenden […] pues los privilegios dispensados a otras naciones, por capítulos de paces, no sería justo franquearlos, sin urgente necesidad, ni otros especiales motivos de parentesco o alianza a un Príncipe y a unas provincias que no tienen ninguna conexión a estas consideraciones ni a los intereses de V.M., por lo distante de aquella soberanía a esta de los dominios de V.M.20.

  • 21 Ibid., p. 89.

8De la presión ejercida en 1725 solo se sacó un dictamen de la Junta de Comercio que permitía —si el embajador extraordinario ruso seguía insistiendo— reconocer a la nación rusa los privilegios de las naciones sueca y danesa21.

  • 22 Kovacs, 1999, pp. 584-586.

9La irregularidad de las relaciones diplomáticas entre el monarca español y el zar o imperator ruso en la primera mitad del siglo xviii queda subrayada en este breve repaso. La historiografía ha dedicado mayor atención a la segunda mitad del siglo: solo en 1761 se regularizó el intercambio de ministros entre el rey de España y la zarina Elizabeth Petrovna, con la embajada de Pedro de Luján, marqués de Almodóvar, a San Petersburgo, y la de Piotr Repnin a Madrid, después que Carlos III de España aceptara otorgar finalmente a los zares el título de emperadores, que ellos reclamaban desde 172122. La imposibilidad de establecer una relación permanente o estable, incluso la incapacidad de sentar las bases para un acuerdo comercial, explican que la actividad diplomática española en Rusia durante el reinado de Felipe V parezca quedar suspendida sin una estructura que le dé estabilidad. ¿Qué es lo que perseguía Felipe V? ¿Se puede trazar alguna línea que una, dé sentido y permita interpretar de forma conjunta los cinco distintos episodios que hemos identificado entre 1719 y 1741? Un primer indicio reside en la misma irregularidad de los contactos: los intentos anteriores a 1761 fueron esfuerzos puntuales en los que se recurría a misiones extraordinarias para dar respuesta a una necesidad apremiante de apoyo en algún ámbito de la acción política exterior. Por así decirlo, se incluía a Rusia en la cartera de relaciones exteriores de Felipe V para compensar el fallo de otras alianzas más tradicionales. Aun así, como veremos, este recurso no solo se activaba bajo la dirección de ministros considerados casi universalmente «aventureros» como Alberoni o Ripperda.

La misión de Patricio Laulés en el marco de la Cuádruple Alianza

  • 23 Altbauer, 1980.

10La profunda reforma del servicio diplomático ruso en el primer cuarto del siglo acabó en gran medida con las dificultades de comprensión que habían lastrado las relaciones anteriores y la inclusión de los ministros rusos en aquella sociedad diplomática incipiente que se dejaba notar en las cortes europeas23; con la asimilación en un patrón europeo más reconocible, sumado a la visibilidad del zar en París o La Haya, se evitaba que la percepción de la alteridad se convirtiera en un obstáculo para una negociación de más entidad. Aun así, Felipe V no tenía, al inicio de su reinado, un interés especial en desarrollar una relación diplomática con los moscovitas, priorizando en cambio una alianza con Suecia que parecía excluir —por razón de la Gran Guerra del Norte— al zar. Sin embargo, el rey de Suecia, aliado prioritario de Francia en el norte de Europa, pareció inclinado a negociar con el zar una paz separada de enormes implicaciones para el conjunto del continente; fue esta negociación, que se desarrolló en las islas de Aland, la que llamó la atención de Felipe V sobre los asuntos rusos.

  • 24 Lo sobredimensionan, en nuestra opinión, Nordmann, 1956, y Carpio, 1952. Nos hemos ocupado de ello (...)
  • 25 Nos hemos ocupado de los entresijos de esta relación en Sallés Vilaseca, 2020.

11Al inicio de 1717 el rey de España se vio alentado a recopilar información sobre el zar de Moscovia, este príncipe del norte que estaba ganando notoriedad a medida que avanzaba la Gran Guerra del Norte contra Suecia. Felipe V estaba sobre todo interesado en la capacidad del zar —en alianza con el rey de Suecia— de atentar contra el statu quo establecido en los tratados de Utrecht, aunque es necesario no sobredimensionar este interés, que tomó cuerpo como último recurso24. El rey de España tomó inicialmente una posición de observador y, en esta línea, los diplomáticos españoles en París y La Haya, el príncipe de Cellamare y el marqués Beretti Landi, respectivamente, mantuvieron los primeros contactos con sus homólogos rusos, el barón Hans Christofor Schleinitz y el Kniaz Boris Ivanovich Kurakin, facilitados por el viaje de Pedro I a ambas cortes. Se produjo en este estadio el intercambio formal de cartas para establecer la comunicación entre una y otra (a raíz del nacimiento de la infanta María Ana Victoria, en abril de 1718)25.

  • 26 Desde agosto de 1718, el representante ruso en París, el barón Schleinitz, avanzó que los británic (...)

12Como telón de fondo al desarrollo de esta comunicación se alzaba la negociación de la Cuádruple Alianza: la respuesta a la actividad «irredentista» de Felipe V en el Mediterráneo en 1717 y 1718, concretada en los ataques a Cerdeña y a Sicilia. A pesar de su enorme distancia de los sucesos en el Mediterráneo, el zar Pedro era un oponente visible del modus operandi que Jorge I de Gran Bretaña y el regente de Francia habían desplegado con lo que llamaban su «plan de paz en el sur». Por la acción combinada de los dos gobernantes, el destino de los reinos de Cerdeña y Sicilia, y de los ducados de Parma y Piacenza, iba a ser decidido a través de un arbitraje que no contemplaba el consentimiento o aprobación de los monarcas en conflicto (Felipe V de España, el emperador Carlos VI, y Víctor Amadeo de Saboya), sino solo su reducción y aceptación del plan proyectado. Los diplomáticos españoles consiguieron enmarcar la situación en que se encontraban de una forma a la que Pedro I podía ser receptivo: también la conclusión de la paz de la Gran Guerra del Norte estaba pendiente, y el zar pretendía que sus nuevas posesiones fuesen respetadas sin deberse a consideraciones abstractas como la tranquilidad pública o el equilibrio europeo. Su alejamiento progresivo de Jorge de Gran Bretaña (elector de Hannover) hacía temer que un mecanismo de arbitraje aplicado al conflicto nórdico reduciría las posesiones ganadas por los ejércitos de Pedro el Grande26.

  • 27 En primer lugar, es importante subrayar que el Congreso de Aland no se debe a una iniciativa españ (...)
  • 28 Dentro de la red diplomática española y europea se hizo correr primero el nombre de Jacinto Pozobu (...)

13Giulio Alberoni, ministro de Felipe V, creyó poder encontrar en el zar y el rey de Suecia un apoyo en su oposición a la Cuádruple Alianza, y pretendió emplear a su favor el llamado Congreso de Aland para redirigir a los «Príncipes del Norte» contra Carlos VI y contra Jorge de Inglaterra. La complejidad de la situación debe hacernos medir muy críticamente la participación española en los asuntos del norte, por una parte, y los intereses que Pedro I pudiera tener para implicarse en el conflicto mediterráneo27. Finalmente, en octubre de 1718 se envió el primer representante de Felipe V a Moscú, en una misión secreta cuyos estadios de preparación se corresponden con el aumento de la tensión en la propuesta de plan de paz que los británicos y los franceses presentaron en 1718 como un ultimátum al rey de España. El diplomático elegido fue el irlandés Patrick Lawless (Patricio Laulés en las fuentes españolas, «Lales» en las fuentes rusas)28, miembro de las Guardias de Corps, un extranjero en Madrid. Su misión tenía una marcada intención projacobita, contraria a Jorge I de Gran Bretaña; de hecho, la elección del ministro ya la revelaba, puesto que Lawless era en 1718 el agente de más peso de los que Jacobo Estuardo tenía en España. Con su elección, Felipe V revestía de carácter y representación del rey de España a quien ostentaba ya carácter por parte del rey católico de Inglaterra:

  • 29 «D. Patrice Laules maréchal de camp de mes armées destiné pour aller à la Cour de Suède, et de Mos (...)

D. Patricio Laulés, mariscal de campo de mis ejércitos, destinado a ir a la Corte de Suecia, y de Moscú […] se presentará en primer lugar ante el Rey de Suecia y después al lugar de residencia del zar; y procurará hacerles conocer a uno y otro que para tener éxito en sus designios y triunfar en un gran proyecto es necesario empezar expulsando de Inglaterra al Rey Jorge, y poner al Pretendiente en el trono. […] Una vez expulsado el Rey Jorge, o incluso si solo logran llevar la guerra a Inglaterra, donde el Pretendiente tiene un partido más grande que nunca, la Cuádruple Alianza se verá desconcertada y trastornada29.

  • 30 Archivio di Stato di Napoli, Farnese, leg. 58 (I), fascicolo 2, fo 141, carta de Alberoni al duque (...)

14En síntesis, el establecimiento de una relación con Rusia perseguía el objetivo de alterar e impactar la política británica en primer lugar, aunque las instrucciones posteriores que recibió Lawless pretendían asimismo cimentar la alianza con Pedro el Grande a través de la concertación del matrimonio de uno de los hijos de Felipe V con la hija mayor del zar, Ana30. Que la propuesta llegase tan lejos como para pedir el retrato de la esposa potencial es una señal tanto de la importancia que se dio a este aliado, como de la inclusión del monarca ruso en la esfera de las casas principescas europeas.

  • 31 En el curso de este año se prepararon las instrucciones para Naryshkin, que finalmente no fue envi (...)
  • 32 Terekhova, 2016.

15La misión de Lawless duró algo menos de un año31; este primer diplomático volvió a España en paralelo a la caída de Giulio Alberoni de su posición de casi valido de Felipe V. A la vuelta de Patrick Lawless se abrió un compás de espera, hasta que cuatro años más tarde —en el contexto del Congreso de Cambrai— un nuevo ministro se presentó en San Petersburgo con instrucciones relacionadas con los intereses de Felipe V. Esto no obstante, la conversación acerca de un matrimonio entre ambas casas reinantes seguía viva. Tanto el regente de Francia como el rey de Inglaterra —con razones potentes para temer, y por ello vigilar, el desarrollo de los contactos hispano-rusos— lo sospechaban, aunque sin ser capaces de discernir quién conducía esta conversación, ni cuál era su contenido exacto. Solo la reciente investigación de Natalia G. Terekhova ha arrojado algo de luz sobre esta negociación secreta, en manos de Iván Krushala, traductor y miembro del séquito del zar desde su viaje a Europa occidental en 1716-1717, de origen dálmata, y posiblemente al servicio del Senado de Venecia. Terekhova sostiene que en un primer momento el interés en este matrimonio procedió no del rey de España, sino del zar; y afirma asimismo que la idea siguió viva entre 1719 y 1722, lo que explica que el siguiente diplomático pudiera relanzarla con premura32.

La negociación matrimonial de Arcelli, ministro del duque de Parma

  • 33 D’Amato, 1922, p. 60.
  • 34 Pérez Samper, 2003.

16Este segundo ministro no llevaba credenciales del rey de España, sino del duque de Parma. Se trataba de Francesco Arcelli, que justo antes de pasar a San Petersburgo había representado al duque de Parma en Varsovia. Arcelli consiguió establecer una buena relación con el embajador ruso en Varsovia, Grigori Fiodorovich Dolgorukii, como preceptor de sus hijas, y gracias a este contacto pasó a Moscú primero, y luego a San Petersburgo. Una vez allí, se ofreció al duque de Parma —de quien era súbdito— para negociar en nombre de España una alianza con el zar33. El duque de Parma, Francesco Farnesio, se convirtió entonces en el mediador para facilitar la concertación de un matrimonio, que en un primer momento debía ser el de Ana Petrovna con el infante Carlos, hijo de la segunda esposa de Felipe V, Isabel de Farnesio. La reina de España estaba particularmente interesada en asegurar una posición a sus hijos, que parecían demasiado apartados en la línea de sucesión de Felipe V para poder ascender al trono español34. Si nos fijamos únicamente en esta primera parte de la misión, Arcelli parecería un procurador para los intereses de la Casa de Farnesio. Sin embargo, el infante Carlos fue prometido en 1721 con una de las hijas del regente de Francia, el duque de Orléans, al mismo tiempo que Luis XV quedaba prometido a María Ana Victoria. Por ello, el primer proyecto de Arcelli debía ser repensado.

  • 35 Sobre el congreso, la publicación más completa es Feygina, 1959.

17El interés en Ana Petrovna parece un eco de la idea planteada durante la misión de Lawless tres años antes. Sin embargo, la política matrimonial de Pedro I le conduciría a desposar a Ana Petrovna con un aliado mucho más próximo, Carlos Federico, duque de Holstein‐Gottorp, sobrino del malogrado Carlos XII de Suecia. Carlos Federico fue, en el interregno de 1718-1719, el candidato al trono sueco apoyado por Rusia después de la muerte (sin hijos) de Carlos XII, contra quien Pedro I se había batido por el dominio del Báltico, y con quien negoció durante casi dos años la paz en el Congreso de Aland35. Aunque Carlos Federico fue apartado de la sucesión sueca con la entronización en 1719 de su rival, su otra tía Ulrica Eleonora, su posición como jugador de primera línea en el contexto escandinavo le hacía un aliado muy preferible a cualquiera de los hijos de Felipe V, incluso si se les consideraba plausibles herederos de la (poderosa y remota) monarquía española.

  • 36 D’Amato, 1922, p. 71.
  • 37 De las cartas de Arcelli publicadas por Amato se extrae que la línea de transmisión de información (...)

18Consciente de la importancia de Ana como pieza de la política matrimonial del zar, en 1722 Arcelli prefirió presentar a los ministros de Pedro I su proyecto de matrimonio entre el infante Fernando (hijo de Felipe V y María Luisa Gabriela de Saboya) y Natalia Petrovna, tercera hija de Pedro el Grande, nacida en 171836. Que el hijo de Felipe V elegido para esta propuesta fuese el infante Fernando, nacido en 1713 del primer matrimonio del rey de España, subraya que Arcelli, a pesar de recibir sus instrucciones de la mano del duque de Parma, actuaba como vector de transmisión de la política matrimonial de Felipe V, que se servía del duque como pantalla para llevar la negociación de la forma más discreta posible37.

  • 38 Sobre el ukas de 1722, respecto a la sucesión al trono, véase Hughes, 2008, pp. 167-168; Martin, 2 (...)
  • 39 Volosiuk, 2011, p. 137.
  • 40 Terekhova, 2016, p. 447.

19¿Qué objetivos en el campo de la política internacional se había fijado Felipe V con esta negociación matrimonial, que encerraba una alianza política de mayor calado? Esta pregunta no tiene a fecha de hoy una respuesta clara. Fernando quedaba entonces por detrás de Luis, príncipe de Asturias (Luis I en 1724) en la línea sucesoria al trono español. La profesora Volosiuk apunta que la intención de Felipe V era que mediante este matrimonio su hijo Fernando se colara en la línea sucesoria del zar, aprovechando la circunstancia de la condena a muerte y ejecución de su heredero varón, Aleksei Petrovich, en 1718, así como del reciente ukas («decreto») de 1722 sobre el derecho a la elección del sucesor al trono por parte del zar reinante38. En lugar de esto, Pedro I solo se prestó en abril de 1724 a sostener la candidatura de Fernando al trono polaco si se presentaba una ocasión propicia para ello39. Se trataba de un compromiso menor, no desvinculado de la tarea de Dolgorukii por otra parte, puesto que la misión del diplomático ruso en Varsovia era la de establecer el derecho de intervención del zar en el reino de Polonia (como garante de su constitución política)40. Aunque la posibilidad de una candidatura española era remota, resurgiría en 1729.

  • 41 D’Amato, 1922, pp. 74-75.
  • 42 No parece que Arcelli esté autorizado a ocuparse de ninguna negociación comercial, lo que disminui (...)

20El secreto de la misión, que se debía mantener a lo largo del Congreso de Cambrai, revela la continuidad entre este esfuerzo y el anterior. Este congreso constituyó en tal contexto el espacio donde se concretó la mediación británico-francesa en el conflicto entre Felipe V y Carlos VI; en otras palabras, es la consecuencia lógica de la aceptación (a regañadientes) de Felipe V de los designios de la Cuádruple Alianza después de su derrota en 1720. Como en 1719, la alianza rusa fue en 1723 un resorte al margen de esta mediación, aunque no parece basarse en un rechazo de las condiciones planteadas por los mediadores (lo que sí pasará en 1725), sino en el temor de una ruptura de conversaciones por parte de Carlos VI, que conllevaría inmediatamente la reactivación de la guerra en su contra. Según Maria D’Amato, el objetivo oculto de una alianza antiaustriaca explicaría el desinterés de Pedro I en concluir la negociación matrimonial41. Es posible, por otra parte, que para Pedro I mantener la negociación a través de Arcelli, agente de Parma, fuese poco atractivo, en comparación con la posibilidad de recibir un embajador del rey de España en Rusia (en reciprocidad a Sergey D. Golitsyn) y dar forma al tratado de comercio que le interesaba y al que Golitsyn estaba dedicando todos sus esfuerzos42.

  • 43 Volosiuk, 2011, p. 142.

21Fuese por la actividad subterránea de Ripperda, que superaría el antagonismo entre Felipe V y Carlos VI en el Tratado de Viena, o fuese por la muerte de Pedro I y de su hija Natalia a principios de 1725, lo cierto es que la negociación de Arcelli fue un fracaso palmario, algo que se hizo evidente en el mismo momento en que fracasaba la negociación comercial; e incluso el Consejo Privado de la zarina consideró en marzo de 1725 que no era necesario mantener un ministro ruso ante Felipe V43. Golitsyn se retiró finalmente de Madrid en abril de 1726. Sin más que hacer, Francesco Arcelli regresó entonces a Varsovia, donde —como veremos un poco más adelante— en 1731 podría ocuparse de una nueva misión: presentar la candidatura de Felipe, luego Felipe de Parma, al trono polaco.

La misión de Pierre de Lambilly en el contexto de la paz de Viena

22En el momento de la retirada de Golitsyn, en abril de 1726, un nuevo ministro salió de España en dirección a San Petersburgo. Se trataba del marqués Pierre de Lambilly, francés bretón, al servicio de Felipe V desde 1720, cuando se exilió a raíz de la persecución del duque de Orléans a la revuelta bretona de Pontcallec. Sus instrucciones vienen firmadas por Juan Guillermo Ripperda, puesto que su misión formaba parte de un plan del secretario del despacho holandés para conseguir la entrada de la zarina a la alianza de Viena, y el desarrollo de una alianza defensiva específica.

  • 44 Ibid., p. 147.

23El contexto de la elaboración de la paz de Viena, en 1725, significaba el desplazamiento definitivo de la mediación al conflicto entre Felipe V y Carlos VI planteada por los monarcas británico y francés desde 1718. El rey de España y el emperador austriaco encontraban —gracias a la habilidad de Ripperda— una fórmula para reconciliarse al margen de lo que los mediadores estipulaban, descartando la mediación que se habían visto inclinados a aceptar siete años antes, y eligiendo prescindir de la negociación establecida en el Congreso de Cambrai. Por ello, se trataba de un gesto arriesgado para ambos. A través de Lambilly, Ripperda quería asegurarse de que en caso de que Gran Bretaña declarara la guerra a España, la zarina emprendería un desembarco jacobita a partir de Arkangelsk, para intentar conseguir la restauración de los Estuardo al trono de Inglaterra44:

  • 45 Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), p. 89.

Y sabiendo de fijo el rompimiento de guerra entre el Rey Nuestro Señor y el Rey Jorge de Gran Bretaña, persuadirá V.E. a la Zarina a que arme una poderosa armada en Arcángel y solicitará que la dicha Zarina haga un desembarco en las costas de la Gran Bretaña, para que de este modo se pueda volver al trono al Rey Jacobo y restablecer el equilibrio en Europa45.

  • 46 Schop Soler, 1971, p. 14.
  • 47 Corps universel diplomatique du droit des gens, ed. de Dumont de Carels-Kroon, Rousset de Missy, 1 (...)

24Lambilly no llegó a San Petersburgo: recibió una orden de regreso inmediato en el momento de la caída de Ripperda, dos meses después de haberse puesto en camino, cuando se encontraba en Amsterdam46. Aun así, la zarina accedió a la alianza de Viena en virtud del segundo artículo de su tratado con el emperador, de 6 de agosto de 1726. Solo quedó en el aire la propuesta de concluir también una alianza separada con el rey de España, aunque el texto del tratado entre Catalina y el emperador le mencionaba explícitamente47.

La embajada del duque de Liria en el marco del sistema de Viena

  • 48 Así mismo aparece mencionada en las instrucciones a Liria: Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1 (...)
  • 49 Ibid., p. 97.

25El interés por conectar diplomáticamente con el zarato seguía vivo, especialmente a la vista de la articulación progresiva de la liga contraria a la Alianza de Viena, la llamada Alianza de Hannover48. Al regresar Lambilly salió de Madrid la siguiente misión. Que la instrucción ya no viniese firmada por el aventurero Ripperda, sino por Orendain, no significa que el ámbito de la misión fuese distinto. Al contrario de las anteriores, esta tuvo éxito. La encabezaba el duque de Liria y Jérica, entre 1727 y 1730. Son bien conocidas las dos memorias escritas por el embajador y luego publicadas: su Relación de Moscovia y su Diario de viaje. La mayor oficialidad de esta misión es patente en todos sus documentos: Liria llevaba credencial tanto de ministro como de embajador, por si elegía hacer uso de este carácter; una representación moscovita recíproca —encabezada por Ivan Andreyevich Scherbatov— ya se había presentado ante Felipe V en Madrid, y las mismas instrucciones remarcaban que Liria era «el primer ministro de esta Corona que ha residido en la Corte donde se os destina49».

26Entre los objetivos políticos concretos se hallaba la consolidación del apoyo del nuevo zar Pedro II al Tratado de Viena, y el desarrollo de un tratado complementario, si era preciso, a partir del artículo 8 de dicho tratado. De nuevo, la tensión que desde 1715 a 1748 animó la relación hispano-británica se encontraba en un punto álgido, que condujo al intento de sitio de Gibraltar y al bloqueo de Portobelo en 1727. Tampoco en esta ocasión la misión en Rusia era ajena a la coyuntura hispano-británica. El diplomático elegido, el duque de Liria, era uno de los nietos de Jacobo II de Inglaterra, y sus instrucciones copiaban las que había recibido Lambilly:

  • 50 Ibid., pp. 97-102.

Para el caso de un declarado rompimiento de guerra entre Mí y el Rey Jorge de Inglaterra (que no deja de haber razones para discurrirle inminente), sería una de las más fáciles y más efectivas ayudas […] mandando aquella Soberana armar una poderosa armada en el puerto de Arcángel u otro de su dominación, y hacer un desembarco en las costas de aquella isla, para volver al trono al Rey Jacobo y restablecer el equilibrio de Europa50.

  • 51 Kovacs, 1995.

27Sabemos también que en los primeros meses intentó acordar el matrimonio del infante Carlos con Natalia Alekseyevna, nieta de Pedro I, pero ella murió en 172851.

  • 52 Volosiuk, 2011, pp. 160-183.

28A pesar de la máxima oficialidad de la misión de Liria, su viaje, residencia y negociación obedecían—como las misiones anteriores— a una coyuntura de excepcionalidad. De acuerdo con ello, la misión empezó a perder su sentido cuando las relaciones hispano-británicas (con Jorge I de Gran Bretaña, el rey protestante, y luego su hijo Jorge II) se reencauzaron en el Congreso de Soissons y luego el Tratado de Sevilla en 1729. Inmediatamente después, en el marco de la crisis de la Alianza de Viena —compensada con la aproximación a Gran Bretaña, que apoyó en 1731 el desembarco del infante Carlos en Parma—, el emperador solicitó a Pedro II que retirara a Scherbatov de Madrid, y Liria salió de Moscú52.

  • 53 En la negociación de Arcelli en 1722, el candidato al trono polaco debía ser Fernando, segundo hij (...)
  • 54 Rodríguez Polo, 2008, pp. 228-229; Taracha, 2016, p. 543.
  • 55 Arcelli llegó a actuar públicamente como ministro plenipotenciario del rey de España. Parece que d (...)
  • 56 Baudrillart, 1890-1901, t. III, pp. 155-160.

29En el camino de regreso a la península, el duque de Liria se detuvo en Polonia para tratar de dar cuerpo a la idea de una sucesión polaca a favor del infante Felipe53. La monarquía polaca, cuya condición de no hereditaria era defendida no solo por su Sejm, sino también por el zarato ruso, se encontraba entonces gobernada por Augusto, elector de Sajonia. La mala salud de este alimentaba las pretensiones de Estanislao Leszczynski, quien había ocupado ya el trono entre 1704 y 1709, y cuya hija además se había esposado con Luis XV en 1725. Augusto, por su parte, buscaba la forma de transmitir el trono a su hijo para mantenerlo dentro de la Casa de Sajonia. Durante la estancia en San Petersburgo, el duque de Liria ya se había planteado insinuar en Moscú, Berlín y Varsovia una nueva candidatura a favor del hijo menor del rey de España, idea que fue vista con buenos ojos por Felipe V e Isabel de Farnesio a mediados de 1729, y que el mismo duque de Liria exploró en Varsovia en diciembre de 1730 y enero de 1731. Liria abandonó el reino de Polonia en enero de 1731, aunque recomendó a los reyes de España que dejaran encargada la negociación de la candidatura española al trono polaco a Francesco Arcelli por considerarlo un sujeto fiel y debidamente informado de los asuntos de las cortes polaca y rusa54. Arcelli se puso efectivamente manos a la obra después de la muerte de Augusto II de Sajonia, en febrero de 1733, aunque no se apoyó en los soberanos rusos55. Según las órdenes de los reyes de España, la candidatura de Felipe de Parma era solamente una opción que la alianza borbónica podía defender en el caso de que la apuesta por Estanislao Leszczynski no se consolidara56. Rusia, por su parte, se decantó por ingresar en la coalición que llevó finalmente a Augusto III al trono polaco.

El conde de Bena y la Pragmática Sanción

  • 57 Sobre la misión de Bena contamos con el excelente estudio de Kovacs, 1999.

30La última de las iniciativas de Felipe V para establecer una legación diplomática en San Petersburgo fue la embajada del conde de Bena, en 1741. El diplomático elegido era, de hecho, un jefe de escuadra de la Real Armada, aunque después de esta misión se integró en el servicio diplomático en Varsovia. Se trató de otro intento fracasado, puesto que Bena no llegó jamás a San Petersburgo. Nos limitamos, por lo tanto, a observar el objetivo de la misión con relación al contexto del momento. La misión del conde de Bena, cuyas instrucciones fueron redactadas en mayo de 1741, aspiraba a conseguir que la regente de Rusia (puesto que el zar Iván VI no tenía más de un año) no sostuviera la Pragmática Sanción de 1713 y que, por lo tanto, no apoyara a María Teresa en el marco del nuevo conflicto internacional que se había abierto con la muerte del emperador Carlos VI57. En aquellos momentos, también Luis XV y Felipe V habían retirado su apoyo a María Teresa y a su esposo, Federico I, actuando con ello al margen de los compromisos contraídos en vida de Carlos VI, y el segundo hijo del rey de España se encontraba ya al mando de los ejércitos españoles en el Milanesado.

  • 58 Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), p. 122.
  • 59 La especificidad con la que se planea dañar los intereses comerciales británicos es un recordatori (...)

31Para conseguir la oposición de la regente de Rusia a la emperatriz austriaca, el rey de España ofrecía un tratado de comercio, que debía compensar «la diversión y garantía que nos ofrezcan». Podemos ver aquí una referencia velada al empleo de las armas moscovitas contra la Casa de Austria, para obtener los territorios «que desea el rey para el infante don Felipe»58, es decir, la consolidación de un territorio bajo su soberanía en el norte de Italia (preferiblemente, el ducado de Parma con Piacenza y Guastalla, que había regresado al emperador al fin de la guerra de Sucesión de Polonia, y el Milanesado). En esta ocasión, la mención a un tratado de comercio tomaba protagonismo en las instrucciones, que con ello parecían obedecer a un mejor conocimiento de los intereses rusos59. La corte rusa se encontraba dividida ante el nuevo contexto de la guerra de Sucesión austriaca, pero antes que Bena pasase de París se produjo el coup palaciego que entronizaría a Elizabeth Petrovna y que dejaría los asuntos exteriores en manos de Aleksei Bestuzhev-Ryumin, claramente parcial a María Teresa y contrario a prusianos y franceses. La misión de Bena era, con ello, un fracaso antes de haber empezado.

32Fue durante el reinado del primer monarca Borbón en España cuando la relación con Rusia se intentó consolidar a partir de una iniciativa española. Se había operado un cambio significativo en la posición internacional del zarato de Rusia, así como en su percepción y estatus, que alimentaba el interés español. Respondía al efecto causado por la llegada al trono de Pedro I de Rusia y por la evolución a su favor de la Gran Guerra del Norte. La transformación del zarato de Moscovia, por una parte, y la notoriedad de este zar, hecho aún más importante, fueron las claves del nacimiento del interés que llevaría a desarrollar estos contactos. La instrucción al conde de Bena en 1741 subrayaba la importancia de Pedro I en el origen del interés hispánico:

  • 60 Instrucción de Felipe V al conde de Bena, nombrado ministro plenipotenciario en Rusia, Aranjuez, 3 (...)

Aunque la remota situación de la Moscovia, respecto de nuestros dominios, aleja también los recíprocos intereses de ambas monarquías, no obstante la gloriosa conducta del Zar Pedro, que extendió los influjos de su poder hasta mezclarse con los negocios más arduos de Europa, en que se han adelantado ventajosamente sus sucesores, nos precisan a mirar aquel dominio como paraje conveniente ya al adelantamiento de nuestras ideas60.

  • 61 Schnakenbourg, 2008.

33Un tercer factor se revela básico para comprender la diferencia entre este conjunto de misiones diplomáticas a inicios del siglo xviii, y las anteriores. La visión de Felipe V se alejaba de la que tuvo el Consejo de Estado en tiempos de Carlos II, cuando la imagen de Rusia estaba muy directamente vinculada a la política de la Casa de Austria. En cambio, el referente más claro para Felipe V fue la política borbónica francesa que su misma casa había desarrollado en el norte de Europa durante el reinado de su abuelo, Luis XIV61. Trazas de esta influencia francesa en la forma de entender y conceptualizar el comportamiento del zar en los asuntos europeos se hallan con frecuencia en los documentos y cartas de Giulio Alberoni, quien fuera ministro del rey de España entre 1717 y 1719, y promotor indubitable de la primera misión española ante el zar, la de Patricio Laulés en 1718-1719, que llegaba después de varios intentos de establecer una negociación secreta a través de los ministros plenipotenciarios del zar en La Haya y en París, Kniaz Boris Ivanovich Kurakin y el barón Hans Christofor Schleinitz, respectivamente.

  • 62 Dhondt, 2015a.
  • 63 En relación a Rusia como «límite de Europa», véanse Neumann, 1998, pp. 67-74 y Hennings, 2016, pp. (...)

34En la primera mitad del siglo xviii, el tablero europeo sufría una metamorfosis sin precedentes, que llevaría a la inversión de las alianzas contempladas como tradicionales, creando un nuevo sistema en el que la búsqueda del apoyo ruso por parte del rey de España encaja perfectamente62. Aun a pesar de la dependencia de la coyuntura inmediata, existe una unidad de acción que atraviesa las cinco misiones que se sucedieron entre 1718 y 1741, y por esta razón consideramos que cada una de ellas constituye un eslabón en la creación de un nuevo espacio de acción diplomática. La inclusión de este territorio liminar es también un recurso, un elemento nuevo para el juego político y diplomático63.

  • 64 Sallés Vilaseca, inédita, pp. 75-77.

35En esta multiplicidad de «intentos», se repiten algunas características en cuanto al contexto europeo que los motiva, los agentes implicados, y la aspiración de las misiones. En primer lugar, el destacado perfil jacobita de dos de los agentes, secundado por el contenido de la misión en la forma en que es diseñada en sus instrucciones, no parece baladí. Ya en 1715 la misión que Felipe V mandó al norte, aunque en este caso fue a Estocolmo, la encabezaba Tobias Bourke, el ministro de Jacobo Estuardo en Madrid hasta entonces64. Si en 1715 la misión del ministro jacobita, representante a la vez de Jacobo Estuardo y de Felipe V se dirigía solo a Estocolmo, en 1718 la de su sucesor, de nuevo prominente jacobita, ya se dirigía tanto a Estocolmo como a Moscú, y la del tercer ministro jacobita que representaba a Felipe V, el duque de Liria, en 1727, ya solo se acreditaba ante el zar. Se cruzan aquí dos factores: la tendencia de Felipe V a emplear a su servicio a individuos de procedencia extranjera, y por ello, vinculados a la figura real de forma particular, y la elección de personajes que están al margen de la carrera diplomática y de los cargos de Gobierno —militar o no—. Lambilly, de origen bretón, encaja también en este perfil. El secretismo de tres de las cinco misiones y la poca comodidad de una misión en San Petersburgo o en Moscú, un puesto diplomático irregular, hacen preferir este tipo de agentes.

36En segundo lugar, la lectura de las instrucciones —redactadas en el espacio de 23 años— resulta sorprendentemente redundante. La impresión es que se presenta un abanico muy reducido de posibles objetivos, a pesar de los cambios en el contexto internacional. El uso tradicional de las instrucciones de un ministro precedente enviado al mismo destino como base para la redacción de los materiales de una nueva misión puede explicar en parte esta repetición, que se ve exacerbada por la ausencia de correspondencia regular que permitiría actualizar los objetivos de cada misión y ajustar y modular las estrategias y decisiones del monarca español. El elemento básico en estas instrucciones reiteradas es la oposición a Jorge I y Jorge II de Gran Bretaña, vehiculada siempre a través del apoyo al pretendiente católico Estuardo, y solo en 1741 vinculada también a la idea de lastimar su comercio. María Josefa Carpio y Ana Schop Soler vinculan esta idea fija como una expresión de la integridad católica de Felipe V. Sin embargo, el repaso a las cinco misiones nos ha permitido identificar que la búsqueda de la alianza rusa coincidía regularmente con momentos de excepción y de conflicto, en los que la monarquía española se encontraba en la necesidad de contrarrestar una alianza mayor en su contra. Con ello, los pretendientes Estuardo se deben interpretar como un resorte para causar una transformación profunda en el sistema de alianzas del momento. El uso de la alianza matrimonial constituye un mecanismo de acción en un contexto en que la monarquía española no halla una estructura diplomática que le permita establecer una negociación política o comercial de calado y que, en lugar de explorar las posibilidades para una negociación beneficiosa a ambas partes, pretende aprovechar la disponibilidad de infantes e infantas de la familia real española para conseguir consolidar más rápidamente su alianza rusa, dejando para otro momento el estudio de las ventajas que puedan convencer y compensar al zarato.

37En último término, la cohesión que adquieren estas instrucciones obedece a la atribución de un rol específico a la nueva potencia rusa y a su gobernante, que se mantiene entre 1718 y 1741, aunque se modula en intensidad. En la visión que el rey de España tiene de Europa, la Rusia de Pedro el Grande juega el rol de la potencia que es capaz de modificar de un solo golpe el escenario europeo; es asimismo un antídoto a la potencia de la Gran Bretaña de Jorge I y de Jorge II. De forma un tanto paradójica, cuanto más deslumbrado se encuentra el gobierno de Felipe V ante la posibilidad de una intervención rusa, menos atención dedica a ofrecer contrapartidas sólidas que permitan consolidar su alianza. Es paradigmática, en este sentido, la búsqueda infructuosa de un tratado de comercio, que los ministros rusos empezaron a perseguir en 1717, sin resultado alguno. Más allá de los pobres resultados de las cinco misiones, la coherencia relativa de su planteamiento permite entrever una interpretación concreta, y no desprovista de lógica, de los mecanismos del equilibrio europeo, que nos interesaba poner de relieve.

Notes

1 La excepcionalidad de los momentos en los que se desarrolla esta relación, su dependencia de los factores coyunturales, ya la puso de relieve Isabel de Madariaga en su reseña a la contribución de A. M. Schop Soler: Madariaga, 1973.

2 Nuestro esfuerzo no sería posible sin la valiosísima publicación de estas instrucciones en Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), ed. de Espadas Burgos, 1991.

3 Egea Fernández, 2015; Fernández Izquierdo, 2000; Derjavin, 1930; López de Meneses, 1946.

4 Fernández Izquierdo, 2000, p. 87.

5 Sobre el cambio de actitud del ducado de Moscovia en su involucración en el tablero europeo en esta segunda mitad del siglo xvii, es muy relevante el artículo de Sashalmi, 2018. Una descripción pormenorizada del gasto y trato dispensado a las embajadas rusas en la España de Carlos II, en Fernández Izquierdo, 2000.

6 Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), pp. 53-55.

7 Sallés Vilaseca, inédita, p. 617.

8 Resultado de ello fue el establecimiento de la compañía comercial franco-rusa: Schop Soler, 1970, p. 29.

9 Sobre Beklemishev, véase Krylova, 1940.

10 Volosiuk, 2011, pp. 148-156.

11 Krylova, 1940.

12 Sobre la introducción privilegiada de mercancías holandesas, flamencas, y británicas en los puertos de Andalucía en la segunda mitad del siglo xvii —ratificada en los tratados de comercio de 1715 y 1716—, véase Delgado Ribas, 2007, pp. 45-71. La primera audiencia de los ministros rusos con el embajador español en La Haya, el marqués de Beretti Landi, se describe en Archivo General de Simancas, Estado, leg. 6184, carta de Beretti Landi a Alberoni, La Haya, 1 de abril de 1717. Véase también Sallés Vilaseca, inédita, pp. 567-570.

13 Krylova, 1940; Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), pp. 72-79.

14 Sallés Vilaseca, inédita, p. 269, n. 202. Mariotti era un comerciante en contacto con el embajador español en París, Cellamare, y el embajador español en La Haya, Beretti Landi. Schop Soler, 1970, pp. 29-31 habla de él sin dar su nombre, a partir de una interesante cita con la información que Lavie, representante francés ante el zar, manda al regente.

15 Krylova, 1940; Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), pp. 72-79. Dejamos a un lado la cuestión del grupo de guardiamarinas desplazados a Cádiz para recibir instrucción. Sobre ello, se puede consultar Guillén Tato, 1961, 1972 y 2001.

16 Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), pp. 58-63.

17 Fernández Izquierdo, 2000, pp. 88 y 97.

18 Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), pp. 82-84.

19 Ibid., p. 84.

20 Ibid., pp. 84-89.

21 Ibid., p. 89.

22 Kovacs, 1999, pp. 584-586.

23 Altbauer, 1980.

24 Lo sobredimensionan, en nuestra opinión, Nordmann, 1956, y Carpio, 1952. Nos hemos ocupado de ello en Sallés Vilaseca, inédita, pp. 549-551. Véase también Schop Soler, 1970, p. 24, y Ead., 1971, p. 9, con algunas afirmaciones tomadas de la bibliografía anterior que no se sostienen.

25 Nos hemos ocupado de los entresijos de esta relación en Sallés Vilaseca, 2020.

26 Desde agosto de 1718, el representante ruso en París, el barón Schleinitz, avanzó que los británicos y los franceses tenían la intención de concluir el conflicto en el norte tan pronto como consiguieran extinguir la guerra en el Mediterráneo, y de nuevo a través de una mediación coordinada (Archivo Estatal Ruso de Actas Antiguas, fondo 93, opus 1, año 1718, expediente 4, fo 420, carta de Schleinitz a Pedro el Grande, París, 29 de agosto de 1718).

27 En primer lugar, es importante subrayar que el Congreso de Aland no se debe a una iniciativa española, como se hace evidente en la historiografía rusa: Feygina, 1959. Intentamos una aproximación más completa de la interrelación entre los asuntos del norte y los del Mediterráneo en 1716-1719 en Sallés Vilaseca, 2017.

28 Dentro de la red diplomática española y europea se hizo correr primero el nombre de Jacinto Pozobueno, gobernador de Portolongone, como agente enviado ante el zar, lo que ha confundido a parte de la bibliografía.

29 «D. Patrice Laules maréchal de camp de mes armées destiné pour aller à la Cour de Suède, et de Moscou […] se rendra en premier lieu auprès du Roy de Suède et âpres au lieu de la Résidence du Czar; et tachera de faire connaître a l’un et a l’autre que pour réussir dans leurs desseins et venir à bout d’un grand projet il faut commencer par chasser d’Angleterre le Roy George, et mettre sur le Trône le Prétendant. […] Une fois chassé le Roy George, ou qu’on arrive seulement à porter la Guerre en Angleterre où le Prétendant a plus que jamais un très gros Party, on verra déconcertée et bouleversée la Quadruple Alliance.» [Archivo Histórico Nacional (Madrid), Estado, leg. 2884 (1), Instrucciones a Lawless, El Escorial, 23 de octubre de 1718, traducción de la autora del artículo].

30 Archivio di Stato di Napoli, Farnese, leg. 58 (I), fascicolo 2, fo 141, carta de Alberoni al duque de Parma, Madrid, 5 de mayo de 1719: «In quanto alla Figlia del Czar bisognerebbe poter averne il ritratto, poiche doppo essersi fatte alcune riflessioni non pare proposizione spregevole».

31 En el curso de este año se prepararon las instrucciones para Naryshkin, que finalmente no fue enviado a Madrid: Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), p. 53.

32 Terekhova, 2016.

33 D’Amato, 1922, p. 60.

34 Pérez Samper, 2003.

35 Sobre el congreso, la publicación más completa es Feygina, 1959.

36 D’Amato, 1922, p. 71.

37 De las cartas de Arcelli publicadas por Amato se extrae que la línea de transmisión de información entre Madrid y San Petersburgo pasaba por el servicio diplomático farnesiano: Arcelli en San Petersburgo y Annibale Scotti en Madrid, ambos enlazados por las instrucciones y la correspondencia que recibían de su soberano, Francesco Farnesio, duque de Parma.

38 Sobre el ukas de 1722, respecto a la sucesión al trono, véase Hughes, 2008, pp. 167-168; Martin, 2012.

39 Volosiuk, 2011, p. 137.

40 Terekhova, 2016, p. 447.

41 D’Amato, 1922, pp. 74-75.

42 No parece que Arcelli esté autorizado a ocuparse de ninguna negociación comercial, lo que disminuiría substancialmente el interés de sus declaraciones rimbombantes, como la petición de noviembre de 1723 en la que ofrece negociar ciertas ventajas comerciales que «espera que sean de mejor provecho que las que le pudieren ser hechas por otros soberanos.» La recoge el Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), pp. 67-68. La vaguedad de los ofrecimientos de Arcelli no ayudó a afianzar su credibilidad, especialmente cuando Golitsyn se encontró con la negativa frontal de la Junta de Comercio.

43 Volosiuk, 2011, p. 142.

44 Ibid., p. 147.

45 Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), p. 89.

46 Schop Soler, 1971, p. 14.

47 Corps universel diplomatique du droit des gens, ed. de Dumont de Carels-Kroon, Rousset de Missy, 1726-1731, t. VIII (2), pp. 131-133. El artículo 2 contiene la entrada formal de la zarina al Tratado de Viena; el artículo 8 contiene la promesa del tratado con España: «Si par hazard Sa Sacrée Majesté de toute la Russie prenoit la résolution d’équiper une Flotte de Vaisseaux de Guerre contre les Ennemis, et de l’employer du consentement de Sa Sacrée Majesté Impériale et Catholique, on promet une retraite assurée à cette Flotte, non seulement dans tous les Ports de l’Empereur, mais aussi dans tous ceux de Sa Sacrée Majesté Catholique, tant dans l’Océan que dans la Méditerranée, au nom du Serenissime Roi des Espagnes, qui accedera pleinement à ce Traité d’aujourd’hui, et qui a donné pour cet effet ses Instructions à son Ministre résidant à Vienne».

48 Así mismo aparece mencionada en las instrucciones a Liria: Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), p. 98.

49 Ibid., p. 97.

50 Ibid., pp. 97-102.

51 Kovacs, 1995.

52 Volosiuk, 2011, pp. 160-183.

53 En la negociación de Arcelli en 1722, el candidato al trono polaco debía ser Fernando, segundo hijo de Felipe V, puesto que la sucesión al trono español recaía en Luis. Pero en 1729, después de la muerte de Luis (Luis I de España), Fernando era el nuevo príncipe de Asturias, por lo que no se le debía comprometer en negociaciones tan remotas. El segundo en la línea de sucesión al trono era entonces Felipe, quien en 1748 se convertiría en Felipe I de Parma.

54 Rodríguez Polo, 2008, pp. 228-229; Taracha, 2016, p. 543.

55 Arcelli llegó a actuar públicamente como ministro plenipotenciario del rey de España. Parece que después de haberse esforzado en esta misión fracasada le fue difícil aceptar que se le licenciara del servicio diplomático, llegando al punto de chantajear la Secretaría del Despacho de Estado y conseguir que esta misma le comprara los documentos comprometidos que estaban en su posesión, para que como mínimo le sirvieran de fuente de ingresos. Véase ibid., pp. 546-548.

56 Baudrillart, 1890-1901, t. III, pp. 155-160.

57 Sobre la misión de Bena contamos con el excelente estudio de Kovacs, 1999.

58 Corpus diplomático hispano-ruso (1667-1799), p. 122.

59 La especificidad con la que se planea dañar los intereses comerciales británicos es un recordatorio del conflicto americano que en aquel momento oponía la corona británica con la española: la guerra del Asiento o de la Oreja de Jenkins, que había estallado en 1739, y que no se resolvería hasta 1748 en Aquisgrán, en el marco de la paz general de la guerra de Sucesión austriaca.

60 Instrucción de Felipe V al conde de Bena, nombrado ministro plenipotenciario en Rusia, Aranjuez, 30 de mayo de 1741, en Kovacs, 1999, p. 565.

61 Schnakenbourg, 2008.

62 Dhondt, 2015a.

63 En relación a Rusia como «límite de Europa», véanse Neumann, 1998, pp. 67-74 y Hennings, 2016, pp. 35-44.

64 Sallés Vilaseca, inédita, pp. 75-77.

© Casa de Velázquez, 2021

Licence OpenEdition Books

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search