Version classiqueVersion mobile

La reconstrucción de la política internacional española

 | 
Joaquim Albareda Salvadó
, 
Núria Sallés Vilaseca

I. — Política exterior y diplomacia de Felipe V: revertir los tratados de Utrecht

La influencia de Isabel de Farnesio en la política exterior de Felipe V

María Ángeles Pérez Samper

Texte intégral

Una reina poderosa

  • 1 Pérez Samper, 2003.

1Las mujeres jugaron un importante papel en la vida de Felipe V. Sus dos esposas alcanzaron una gran influencia en su ánimo inseguro, siempre necesitado de apoyo. Si importante fue la primera, María Luisa Gabriela de Saboya, mayor influencia tuvo en su reinado la segunda, Isabel de Farnesio, aunque solo sea por los muchos años que compartió el trono, desde su boda en 1714 a la muerte del rey en 17461.

  • 2 Diccionario de Autoridades, Madrid, Imprenta de la Real Academia Española, 1737, t. V, p. 308.
  • 3 Ibid., 1734, t. IV, p. 267.

2Una primera cuestión sobre la que hay que reflexionar es si Isabel de Farnesio tuvo poder o tuvo influencia. El Diccionario de Autoridades de la Real Academia definía poder como «El dominio, império, facultad y jurisdicción, que uno tiene para mandar o executar alguna cosa […] Se llama assimismo el instrumento en que alguno da facultad a otro para que en lugar de su persona y representándola, pueda executar alguna cosa […] Significa tambien tener dominio, autoridad o manejo2». Y así definía influencia: «En el sentido moral vale persuasión eficaz, con que se inclina a otro a hacer algo3». Partiendo de esas definiciones de la época, podríamos decir que Isabel de Farnesio tenía poder e influencia por ser reina, pero como lo era en cuanto esposa del rey, es decir, reina consorte, el poder y la influencia procedían del poder del rey. No los tenía por sí misma, si bien, en algunos momentos, Felipe V delegó en ella su poder, al designarla gobernadora del reino en su nombre. Más allá de la delegación oficial del poder, siempre tuvo influencia, por su capacidad de persuasión sobre el soberano e incluso con mucha frecuencia tuvo poder, por su dominio, autoridad y manejo. En cualquier caso, su personalidad fue decisiva para la orientación y la práctica de la política, sobre todo la política exterior, en el reinado de Felipe V.

3El abate Alberoni, en una carta al duque de Farnesio en la que comentaba lo sucedido en Jadraque, cuando Isabel de Farnesio, antes incluso de haberse encontrado con Felipe V y haber ratificado su matrimonio, se enfrentó a la princesa de los Ursinos —la mujer que había tenido el poder en la primera etapa del reinado—, gracias a la confianza que en ella habían depositado los jóvenes monarcas, Felipe y María Luisa Gabriela, y se atrevió a echarla de España sin más dilación, afirmaba:

  • 4 Archivio di Stato di Napoli (ASN), Farnese, leg. 54 (I), fascicolo 1, carta de Alberoni al duque F (...)

El mundo habrá quedado bien sorprendido de ver que una Reina, antes incluso de hallarse en el trono, ha tomado una resolución tan atrevida. Las conversaciones que tuvimos, a cuatro ojos, de Pamplona a Jadraque, han logrado esta felicidad en la que ahora se halla la Reina, que se encuentra señora absoluta de su marido, y que no lo hubiera sido si no hubiera suprimido el obstáculo. Es una gran alma: bien dirigida […] hará revivir ella sola todas las acciones más gloriosas de los Príncipes, sus ancestros4.

4Fue efectivamente una cuestión de poder. Había que suprimir el obstáculo, la princesa de los Ursinos, para llegar a ser «señora absoluta de su marido». Isabel lo sabía y actuó con decisión. Quería ser reina en plenitud, una reina gloriosa y lo consiguió de inmediato.

5El embajador de Francia, el duque de Saint-Aignan, en una carta al marqués de Torcy del 12 de marzo de 1715, explicaba la manera en que Isabel conquistaba el ánimo de su esposo:

  • 5 Archives diplomatiques du ministère des Affaires étrangéres (AMAE) [La Courneuve], Correspondance (...)

Continuamente halaga al monarca en su amor propio, exaltando el mérito de su persona. Le concede o le niega sus favores según conviene a sus femeninos planes políticos, y le hace notar el interés con que cuida, sobre todo, de la gloria del Trono. Se esmera en complacer al rey, no le contradice nunca, y aprueba siempre lo que él indica. Pero al mismo tiempo sigue con atención y destreza superior a los elogios que se le hicieran, los movimientos de su corazón y los pasos de su inteligencia, atrayéndolo insensiblemente, y como por magia, a la realización de su voluntad como si ésta fuera la suya propia5.

  • 6 Cit. por Taxonera y Vivanco, 1996, p. 51.
  • 7 Baudrillart, 1890-1901, t. I, p. 623.

6Isabel dominaba el arte de la seducción y supo ganarse la confianza del rey. Se aplicó a ello con la inteligencia y la tenacidad que la caracterizaban. La influencia lograda por la reina era evidente en el mundo cortesano. George Bubb Dodington, barón de Melcombe, que fue embajador extraordinario de Gran Bretaña en España de 1715 a 1717, vio con claridad el ascendiente logrado por la reina sobre el rey, y a través de este, sobre el gobierno de la monarquía: «Pronto fue señora absoluta de la voluntad de su marido y de la Monarquía6». Eran muchos los que esperaban que Isabel influyese en el indeciso monarca, pero más difícil era saber quién lograría influir en ella. Como escribía uno de los franceses destinados a la corte de España, Pachau: «La reina gobernará despóticamente al rey. Falta saber si ella se dejará gobernar y por quién7».

  • 8 Ibid.
  • 9 Ibid.

7Los franceses estaban dispuestos a intentar mantener el ascendiente que habían disfrutado en la corte española, y para ello había que intentar acercarse a la nueva reina, a pesar de que hubiera sido ella la causante del alejamiento de los franceses del poder. En ese sentido, escribía el ministro Torcy a sus agentes en Madrid: «No sirve de nada criticar la conducta que ha tenido, como se convertirá en la dueña y querrá que el rey esté contento con ella, es preciso manejarla8». Dauvigny, después de haberla criticado duramente, llegaba a la misma conclusión: «Y a pesar de todo, no hay más que una cosa a hacer: ganarse a la Reina9».

8Saint-Simon, que pudo observar a la pareja real durante su estancia en España en 1722, destacaba, sobre todo, su encanto y su seducción:

  • 10 Saint-Simon, Mémoires, ed. de Coirault, 1953-1961, p. 819.

Educada por encima de la mediocridad, con un ligero acento italiano, hablaba muy bien francés, utilizando buenos términos, elegidos, pero sin buscarlos; la voz y la pronunciación eran muy agradables. Una gracia encantadora, permanente, natural, sin amaneramientos, acompañaba sus palabras y sus silencios. Unía un aire de bondad, hasta de cortesía, con equilibrio y mesura, con frecuencia de una amable familiaridad, tiene un aire de grandeza y de majestad que no la abandona nunca10.

9Al duque le asombraba la unión de la pareja real:

  • 11 Ibid.

Parece unida al rey hasta el olvido de ella misma, con una atención a complacerle en cosas, en discursos, en alabanzas grandes y continuadas que nada distrae ni un momento, y con una amabilidad hacia él tan absoluta y que parece tan fácil y tan natural, que con frecuencia uno se equivoca en creer que es de su propio gusto lo que es lo menos, bien que continuo, fatigoso, aventurado, molesto. Tal es este particular tête-a-tête que no hubo jamás uno parecido, esta asiduidad de todos los días a la caza, embarazada, enferma, recién parida, expuesta al peligro infinito de los carruajes y a todos los daños del aire libre y otras mil cosas que, sin cesar, se suceden y se repiten11.

  • 12 Ibid., pp. 1120-1123.

10Como buen observador, Saint-Simon se fijaba en los recursos utilizados por Isabel de Farnesio en su relación con Felipe V y en la suerte diversa que tenía: «Arrogante, arrebatada, violenta incluso con el rey, le trata en ocasiones con humor, que no le falta, y algunas veces con habilidad; pero su éxito ha sido diverso». Ambicionaba el poder, pero era prudente: «Deseosa de autoridad, de saber y de tomar parte en todas las decisiones, sin osar mostrarlo demasiado»12.

  • 13 Seco Serrano, 1957, p. xxxvii.

11Claridad de ideas y tenacidad eran dos de los rasgos principales que caracterizaban la personalidad de Isabel de Farnesio. Como italiana que era y que nunca dejó de serlo, Italia era el centro de su pensamiento. Tenía muy claro lo que quería y para conseguir lo que se proponía trabajó incansablemente durante toda su vida. Como señaló Carlos Seco, «Isabel tuvo siempre a su favor la claridad con que percibía sus objetivos y la tenacidad con que sabía perseguirlos13».

Italia, una pieza esencial en la política mediterránea

  • 14 Bély, 2007a.

12El objetivo principal del gobierno de Felipe V y de Isabel de Farnesio estaba en la política internacional y era Italia. Coincidían en ello los reyes y su coincidencia respondía no solo a los intereses de la reina sino también a los de la monarquía española, a los de la dinastía borbónica y a los de una parte importante de la sociedad española, estrechamente vinculada desde hacía siglos, por muchos motivos, políticos, sociales, económicos y culturales, a los territorios italianos14.

  • 15 Armstrong, 1892.

13Isabel tenía sus particulares intereses, pero supo ponerlos en sintonía con los del rey y con los de muchos de sus súbditos, relacionados de mil maneras con las posesiones italianas. Según Edward Armstrong, la política italiana de la reina Isabel no fue ambición innoble ni impropia de una madre italiana la de querer que sus hijos reemplazasen a los extranjeros en el gobierno de su país. Aun para la misma España, si había de volver a ser en Europa algo más que una mera potencia peninsular, las esperanzas de conseguirlo se ofrecían en la renovación de su influencia en Italia, un proyecto que no era más que la repetición de la política de uno de sus monarcas más brillantes y admirados, Fernando el Católico15.

14Se trataba de conseguir el regreso a Italia por cualquier medio, con la diplomacia o con el ejército. Pero el panorama internacional no era favorable a las ambiciones de los reyes españoles. En Francia la situación había cambiado tras la muerte de Luis XIV, y las relaciones de Felipe V con el regente, el duque de Orléans, no eran buenas. El emperador Carlos VI seguía enemistado con los Borbones, nada dispuesto a ceder sus posiciones en tierras italianas. Gran Bretaña, que había obtenido grandes compensaciones en el Tratado de Utrecht, deseaba todavía más. Holanda se hallaba insatisfecha y envidiaba las ventajas coloniales de ingleses y españoles. Víctor Amadeo de Saboya, engrandecido en la guerra de Sucesión y convertido en rey, codiciaba el Milanesado. El papa estaba preocupado por el poder de los Habsburgo en Italia, pero también se hallaba en malas relaciones con los Borbones españoles por su política regalista. Había muchos intereses contrapuestos y en ese complicado tablero internacional debía desarrollarse el juego diplomático y militar español.

15Si para Felipe V la recuperación de los dominios italianos se trataba de una cuestión de honor, del suyo propio y del de la dinastía borbónica, si para España era una cuestión importante por motivos económicos, sociales y políticos, para Isabel el regreso a Italia era una cuestión política y, además, algo personal. Comenzaba por asegurar su propia posición como heredera de los Farnesio, con el propósito de extenderla después a sus hijos. En la política de regreso a Italia, el ministro Alberoni desempeñó un papel muy importante, como inspirador, pero sobre todo como ejecutor. Los reyes lo consideraban un instrumento útil de sus planes. A pesar de todas las dificultades exteriores e interiores, los reyes y Alberoni estaban dispuestos a todo por Italia.

16La reina, deseosa de asegurar su posición y temerosa de perder su poder en caso de morir su esposo, trataba, según decía Paolo Mattia Doria, un jurista de la época:

  • 16 Biblioteca Nacional de Nápoles, Brancacciano, V D III, 8, Paolo Mattia Doria, Il politico moderno (...)

Por medio de los tratados o de la guerra, procurarse un estado, en el cual pudiera reinar en caso de viudedad. Bien porque el derecho y la razón la han llamado a la sucesión de Toscana y la de Parma y Piacenza, ella no ha dejado nunca de promover todos los posibles recursos para entrar en posesión de estos dos estados, e incluso para ampliar su imperio por toda Italia, cuando le fuera posible poderlo obtener16.

17Isabel era reina y era madre de familia. Como mujer y como reina tenía obligación fundamental de dar hijos a su esposo y herederos a la corona. Aunque la sucesión del trono de la monarquía española estaba asegurada por los tres hijos varones del primer matrimonio de Felipe V, Isabel contribuyó a la sucesión de manera que acabaría siendo decisiva. Fue madre de siete hijos, de los que llegaron a adultos seis, tres niños y tres niñas. Como madre y como reina se ocupó siempre de buscar para sus hijos un futuro apropiado a su alta condición de infantes de España. Especialmente se ocupó de asegurar el futuro de su hijo mayor, el infante don Carlos. Nacido en Madrid el 20 de enero de 1716, fue su hijo primogénito y siempre el predilecto.

18Los intereses de Felipe V y los de la reina se combinaron en busca de una finalidad que consideraban irrenunciable: la recuperación de Italia. En los últimos intentos de negociar buscando cerrar la crisis de la guerra de Sucesión, con Francia como intermediaria, la finalidad española estaba ya meridianamente definida:

  • 17 Archivo General de Simancas (AGS), Estado (E), leg. 8128, «Extracto de lo que el Rey escrivió de s (...)

El Rey no se escusará a consentir en la Paz con el Archiduque siempre que sea tal como la justicia y el derecho de Su Magestad lo piden. Esto es, que Su Magestad será reconocido por Rey legítimo de la monarquía y que el todo o la mayor parte de los Estados perdidos en esta Guerra le serán restituidos, y que la subcesión de la Reyna y de sus hijos a los Estados de Parma y de Plasencia y a los de Toscana serán atendidos y reconocidos sin contextación alguna. Estas son las condiciones que el Rey de su parte debe y puede proponer debajo de las quales solas es únicamente convenible la Paz con el Archiduque17.

  • 18 Storrs, 2012b.

19El fin fue siempre volver a Italia. El matrimonio de Felipe V con Isabel de Farnesio sirvió como un recurso añadido para replantear el tema ante las potencias europeas, la herencia para el infante fue un elemento más del juego diplomático y de la confrontación bélica. El desarrollo de esta política supuso una larga cadena de fracasos y éxitos, pero lo fundamental es no perder de vista el conjunto, que llevó efectivamente a Italia18.

  • 19 Alonso Aguilera, 1977.
  • 20 Rossi, 1978.
  • 21 Sallés Vilaseca, 2016.

20Los primeros éxitos y fracasos en Italia fueron obra del ministro Alberoni. En 1717 las tropas españolas conquistaron la isla de Cerdeña19, lo que puso de nuevo en primera línea de la política europea la discusión sobre los territorios italianos. Los derechos del hijo de Isabel de Farnesio a la herencia de Toscana y Parma quedaban también incluidos en el proyecto. La apuesta española era, pues, muy alta. Alberoni era muy ambicioso20. Pero el proyecto no era solo cosa de Alberoni. Era todavía más: el plan de los reyes. Buena prueba de la decisión española es que sus tropas invadieron Sicilia al año siguiente21. Tan grande era el reto, que las potencias europeas se vieron en la necesidad de dar una respuesta para frenar a España. De nuevo los aliados de la guerra de Sucesión, Gran Bretaña, Holanda y Austria, en esta ocasión con Francia, que cambió de bando, firmaron la Cuádruple Alianza contra España. Felipe V e Isabel de Farnesio quedaron aislados, en una difícil situación diplomática y militar. Una escuadra inglesa destruyó la armada española en cabo Pesaro y los aliados exigieron la dimisión de Alberoni como condición para la paz.

  • 22 Orléans, Lettres de Madame duchesse d’Orléans, ed. de Amiel, 1981, p. 559.

21Resultaba útil responsabilizar a Alberoni como promotor de esta política. Era la figura sacrificable. Pero había más. En toda Europa, el dúo formado por la reina y el abate ascendido a cardenal se ganó fama de intrigantes y ambiciosos. La princesa palatina escribía desde París en 1719. Salvaba a Felipe V y culpabilizaba de lo sucedido a la reina y al ministro: «El rey de España no sabe ni una palabra de lo que pasa; la reina su esposa y el cardenal Alberoni lo dirigen todo, y estos dos están tan llenos de falsedad y de engaño que siempre hay que temerlo todo de su parte22». En la medida en que la reina y Alberoni buscaban el engrandecimiento de la monarquía española, se hacían odiosos para las demás potencias, incluida Francia, a pesar de la alianza dinástica.

22La interpretación que hacía el marqués de San Felipe de la caída del cardenal resulta reveladora del papel desempeñado por Isabel en la crisis:

  • 23 San Felipe, Comentarios de la guerra de España, ed. de Seco Serrano, 1957, p. 313.

Estos malos sucesos y el haber tenido el rey Felipe la noticia que estaban los alemanes en Sicilia, sitiando a Mesina sin que hubiesen los españoles podido embarazarlo, le hizo entrar en la reflexión que le había puesto Alberoni en empeños de que no podía salir, y empezó a enajenar el ánimo de este ministro, que no dejando de conocer alguna mudanza en el Rey, apelaba al favor de la Reina, que también estaba cansada de sostener la despótica voluntad de aquel hombre, a quien, por su bajo origen, miraba interiormente con desprecio23.

23Prescindir de Alberoni no era un precio demasiado alto por el primer intento de volver a Italia. Ahora ya todos sabían lo que España pretendía. Los reyes solo tenían que esperar el momento propicio y aprovecharlo.

La política matrimonial en el marco de la política exterior

24Era fundamental restaurar la alianza borbónica. España no podía volver a quedarse sola frente al mundo. Para Francia la alianza española también era conveniente. Poco a poco las aguas volvieron a su cauce y las dos familias de la Casa de Borbón reconstruyeron su alianza. Momento esencial fueron las dobles bodas de 1722. Se pactó el enlace del príncipe de Asturias, don Luis, con la princesa Luisa Isabel de Orléans y el del rey Luis XV con la infanta María Ana Victoria.

25Para Isabel de Farnesio, que su hija mayor se convirtiera en reina de Francia constituía un enorme éxito para su ambición maternal. Lo consideraba además un gran logro de la política exterior española. Pero acabó siendo un proyecto fracasado. De los dobles matrimonios hispano-franceses celebrados en 1722, el primero, entre don Luis y doña Luisa Isabel, se efectuó, pero el segundo, entre Luis XV y la infanta Marianina, acabaría frustrándose, porque a los franceses no les convenía esperar a que la pequeña infanta creciera, pues necesitaban contar pronto con un heredero.

  • 24 Archivio di Stato di Parma (ASP), Casa e Corte Farnesiana, serie II, b. 41, fascicolo 8, carta de (...)
  • 25 Cit. por Taxonera y Vivanco, 1996, p. 141.

26El incumplimiento del pacto matrimonial ocasionó una ruptura de relaciones diplomáticas entre las dos potencias borbónicas y una grave pérdida de confianza entre las dos ramas de la Casa de Borbón. Fue una enorme decepción para la reina Isabel. En una carta a su madre, la duquesa Dorotea, Isabel se mostraba a la vez indignada y desolada. Acusaba a Francia de engañar a todo el mundo con bellas palabras y criticaba al joven rey Luis XV. Acababa proclamando su confianza en su destino y en la providencia: «No somos nosotros los que lo hemos provocado para hacer esto. […] Vuestra alteza, pues, mantenga el buen ánimo y no se asuste, porque si deus pro nobis quis contra nos? Tenemos la razón de nuestra parte y esto nos basta24». El disgusto no se quedaría en simples palabras. Doña Isabel trataría con todas sus fuerzas de castigar a Francia por el desaire. Como decía Robert Walpole en una carta a lord Townshend, a partir de entonces toda la política de la reina española estaría dirigida a un objetivo prioritario «vengarse de Francia por el asunto de la Marianina25».

27Isabel buscó una compensación al fracaso francés. No perdió tiempo. En junio de 1725 había regresado la infanta a Madrid, y a mediados de octubre ya se anunció el doble matrimonio con Portugal. Las dobles bodas hispano-portuguesas consistieron en el enlace del príncipe de Asturias, Fernando, con María Bárbara de Braganza y el de la infanta María Ana Victoria con el príncipe del Brasil, José, el futuro rey José I. En enero de 1729 se produjo el encuentro de las dos familias reales en la frontera, en Caya, para intercambiar a las princesas y para relanzar las deterioradas relaciones entre España y Portugal, ambas potencias vecinas en la península ibérica y vecinas también en América. Otro gran éxito de Isabel fue conseguir el trono portugués para su hija mayor. María Ana Victoria fue reina de Portugal de 1750 a 1777.

Carlos, camino de Italia

28Al llegar Luis XV a la mayoría de edad se abrió una nueva etapa en las relaciones entre las dos ramas de la Casa de Borbón. Se intentó una nueva política de aproximación hispano-francesa, en que la reina era, como casi siempre, la figura clave. El nuevo primer ministro francés, el cardenal Fleury, que en junio de 1726 había sustituido al duque de Borbón, en sus instrucciones al nuevo embajador francés en España, el conde de Rottembourg, afirmaba que Isabel era «el resorte principal que movía la máquina política». Y le recomendaba:

  • 26 AMAE, CP, Espagne, vol. 347, f27, «Instruction pour le comte de Rottembourg», 18 de septiembre d (...)

Es necesario que aún en mayor grado que al Rey, halagar a la Reina, su esposa. Porque ignora esta astuta soberana que sus planes han sido objeto de no pocas sospechas, y a veces detenidos por la acción política de Francia. Conviene no olvidar tampoco que si bien tiene doña Isabel gran influencia con su marido, en ocasiones se ve obligada a cederle, en cosas que hieren sus sentimientos, a favor de la corte de Versalles. De esto resulta que deben emplearse muchos miramientos y conviene que no pueda sospechar que se dan pasos para cercenar su poder y la confianza que el Rey deposita en ella. Esta advertencia importa mucho tenerla siempre muy presente. Olvidarla un instante es exponerse a fracasar26.

29La nueva alianza con Francia se hizo realidad en el Convenio de El Pardo (1728), que reconoció la vigencia del Tratado de Utrecht. Bajo la dirección del ministro José Patiño se reorientó la política exterior, buscando el apoyo de Francia. En el marco de la política mediterránea ya trazada, el objetivo era, una vez más, la recuperación de los territorios italianos y se concretaba en la reivindicación de la herencia materna de los ducados de Parma y Toscana. Finalmente, en octubre de 1731, el infante don Carlos marchó a Italia. En junio de 1732, en Florencia, fue reconocido como heredero del ducado de los Medici; en septiembre, en Parma, como heredero del ducado de los Farnesio. Era el comienzo de un brillante futuro de don Carlos en Italia. Se había manifestado una vez más el poder de la reina, la ambición que le había llevado a conseguir, tras una lucha de años, su herencia, la herencia de los Farnesio y de los Medici, para su hijo predilecto. La claridad de sus objetivos y su voluntad de hierro asombraba a toda Europa. Como escribía el residente toscano en París, Giulio Franchini:

  • 27 Cit. por Mafrici, 1999, pp. 90-91.

Los principios positivos de la Reina, sobre los que está fundada su violenta resolución […] son dos, el uno querer continuar reinando de la manera que en el presente reina, teniendo encadenado al Rey […] y al príncipe heredero […]. El otro es llevar a cabo la idea de su ambición por establecer a sus hijos no solo con la concesión de la Toscana y Parma, sino dividir entre todos ellos las conquistas que se harán a costa del Emperador27.

  • 28 «Va dunque e vinci; la piu bella corona d’Italia ti attende» (Colletta, 1846, p. 24).

30Muy pronto surgió la oportunidad de ir más allá de los ducados. En 1733 estalló la guerra de Sucesión polaca y los Borbones estrecharon su alianza firmando el Primer Pacto de Familia, el 7 de noviembre de 1733 en El Escorial. Comenzó entonces la monarquía española lo que de verdad pretendía: la conquista de Nápoles y Sicilia. Imposible la anexión, por el contexto diplomático de equilibrio que dominaba en las relaciones de las potencias europeas, el plan fue conseguir la corona de Nápoles y Sicilia para el infante. Felipe V nombró a su hijo comandante en jefe del ejército y rápidamente las tropas borbónicas controlaron el sur. La reina, entusiasmada, le dijo a su querido hijo don Carlos: «Ve, pues, y vence; la más bella corona de Italia te espera28». Entre 1734 y 1735 se produjo la conquista de Nápoles y Sicilia. Se había logrado la doble finalidad perseguida desde 1714: la recuperación de Italia y un reino para don Carlos. Conseguir Nápoles y Sicilia para su primogénito fue sin duda el mayor éxito de la política exterior de Isabel de Farnesio.

31Si grande era la influencia de Isabel en Felipe V, igualmente lo fue sobre su hijo en los primeros años de su reinado italiano. Don Carlos era un buen hijo, siempre obediente, y de su docilidad se aprovechaban los monarcas españoles, muy interesados en Italia, para dirigir a distancia los asuntos del reino de las Dos Sicilias. Muy reveladoras son las instrucciones dadas en junio de 1735 por el ministro Montealegre, hombre de confianza del joven rey, al embajador napolitano en Madrid, duque de Sora:

  • 29 ASN, Esteri, Spagna, 1718, carta de Montealegre al duque de Sora, Palermo, 8 de junio de 1735.

Toda la política de Su Majestad no tiene otras máximas para con el Rey Nuestro Señor y con la Reina Nuestra Señora, sus augustísimos padres, que la de manifestar en todo su Mayor obsequio, y dar a Sus Majestades todos los posibles testimonios de su ternura, de su obediencia y de su reconocimiento29.

  • 30 Società Napoletana di Storia Patria, ms. XXII.A.3/88, «Relazione del conte Solaro di Monasterolo a (...)

32Años después, el embajador sardo en Nápoles, el conde Ludovico Solaror di Monasterolo, observaba esa misma injerencia de la reina Isabel en la vida de su hijo, que, sin llegar a rebelarse, cada vez soportaba peor la tutela materna: «Sufre Don Carlos no sin gran pena la ciega dependencia de la voluntad de la madre, la cual con su autoridad materna regula cada uno de sus gestos y de sus pasos30».

Tronos para Felipe y Teresa

33Una vez conseguido el trono de las Dos Sicilias para su hijo primogénito, don Carlos, la herencia de los Farnesio, los ducados de Parma y Piacenza, quedaban para el segundo hijo, el infante don Felipe. Era cuestión de tiempo conseguirlo, pero había que ir abriendo camino, por lo que otra boda borbónica podía facilitar las cosas. Para seguir luchando por Italia, tal como Isabel deseaba, la monarquía española precisaba ayuda internacional. Sola no podía hacer frente a tan gran empresa; era necesario el apoyo de Francia y también aprovechar alguna circunstancia favorable para lograrlo. La aproximación entre España y Francia llegó con ocasión de la guerra hispano-británica en América. Las potencias borbónicas hicieron causa común contra las ambiciones de Gran Bretaña en el mundo colonial. El escenario atlántico iba a ser aprovechado para avanzar en el escenario mediterráneo.

34Una primera señal fue, en 1738, el matrimonio concertado entre el infante don Felipe y la princesa Luisa Isabel de Francia. La boda de Felipe con Luisa Isabel, hija primogénita de Luis XV y de María Lesczinska, sería otro gran éxito de Isabel de Farnesio. De negociar la boda se encargó el embajador español en París, el marqués de la Mina. Aunque los novios eran muy jóvenes, especialmente la princesa, que solo tenía once años al acordar el matrimonio, no se quiso esperar más, para evitar disgustos como la ruptura ocurrida con María Ana Victoria años atrás. El acuerdo matrimonial fue anunciado en Versalles el 22 de febrero de 1739. La boda por poderes tuvo lugar el 26 de agosto. La posición del infante don Felipe quedaba muy reforzada con este enlace y su gran oportunidad llegaría pocos meses después, de nuevo con la guerra, en este caso por la sucesión de Austria. En 1740 murió el emperador Carlos VI dejando como heredera a su hija María Teresa y, ante la oposición de las potencias borbónicas, comenzó la guerra de la Pragmática Sanción. El Segundo Pacto de Familia, firmado el 25 de octubre de 1743 en Fontainebleau, fue acordado por Felipe V y Luis XV, en el transcurso de la guerra de Sucesión de Austria.

35Obtener para el infante don Felipe la herencia materna de los Farnesio no resultaría una empresa fácil. El embajador francés ante la corte de España, el conde de La Marck, tenía una opinión muy pesimista sobre las posibilidades de que Isabel de Farnesio lograra tener éxito en sus objetivos:

  • 31 AGS, E, Francia, leg. 5927, no 33, carta de La Marck a Amelot, sin fecha.

El cardenal Fleury, pacífico como es, bien lejos de querer ayudar a España, busca hacer una paz separada, o con Viena o con Inglaterra; y no hace más que distraer y engañar a la Reina Católica. Por consiguiente, si esta soberana se empeña en querer establecer a Don Felipe en Italia, cosa que las potencias amigas de la Corte de Viena no sufrirán jamás, el Rey Don Carlos corre el riesgo de ser despojado de los reinos que posee actualmente31.

36Era difícil, pero Isabel no iba a renunciar. El 22 de febrero de 1742 el infante Felipe partió hacia Italia.

  • 32 ASP, Carteggio farnesiano e borbonico estero (CFBE), Spagna, 141, carta de Isabel de Farnesio a su (...)
  • 33 ASP, CFBE, Spagna, 141, carta de Isabel de Farnesio a su hijo Felipe, Buen Retiro, 4 de julio de 1 (...)

37La guerra fue larga y compleja, con muchos altibajos. La reina seguía atentamente los acontecimientos bélicos y diplomáticos, siempre pendiente de su hijo. Aunque Felipe no era un hijo tan ejemplar como Carlos, doña Isabel nunca dejó de protegerlo y animarlo. Muy significativa es la felicitación del Año Nuevo de 1745: «Deseo de todo corazón que la campaña militar nos sea más favorable que el año pasado y lo que yo deseo extraordinariamente es vuestro establecimiento. Dios nos haga la gracia de concedérnoslo32». Obtener la corona ducal de Parma para su hijo era entonces la obsesión de la reina. En otra carta del mes de julio, Isabel insistía en solicitar la asistencia divina para lograr la herencia parmesana para Felipe: «Dios, la Virgen y San Antonio y las almas del Purgatorio os guíen, mi querido hijo, y os den la victoria sobre vuestros enemigos y nos concedan la gracia de estableceros en esta campaña33».

  • 34 Armstrong, 1892, pp. 373 sqq.

38El embajador Vauréal, que siempre criticaba duramente a la reina, no podía dejar de admirarla por su fortaleza en medio de las vicisitudes de la guerra. El 20 de agosto de 1745 escribía a Argenson: «He podido observar a la Reina en todas las situaciones, en los momentos de expectativa, de esperanza, de temor, pero no la he visto nunca preocupada de su propio futuro34». En medio de la adversidad se olvidaba de sus inquietudes personales: lo único que le preocupaba a doña Isabel era la suerte de su hijo Felipe.

39Mientras la guerra seguía su curso, la diplomacia seguía el suyo. Las relaciones hispano-francesas darían un nuevo paso adelante con la boda de la infanta María Teresa con el delfín de Francia, don Luis. Este matrimonio, celebrado el 23 de febrero de 1745, estrechaba todavía más los lazos entre Francia y España. Compensación del matrimonio fallido de Luis XV y María Ana Victoria, otra infanta iba a conseguir sentarse en el trono de Francia. Era la oportunidad de María Teresa y otro gran éxito para la reina Isabel de Farnesio. Todo parecía ir maravillosamente. Versalles acogió a la delfina con grandes fiestas. Don Luis amaba a su esposa y, poco tiempo después de la boda, María Teresa quedó embarazada, dando a luz, el 19 de julio de 1746, a una niña llamada igual que su madre. Pero la suerte se torció, pues la delfina no se recuperó del parto y murió el 22 de julio. La niña no vivió mucho tiempo, y finalmente también murió en abril de 1748. El dolor de Isabel por la pérdida de su hija fue enorme.

La crisis diplomática de 1746

  • 35 Baudrillart, 1890-1901, t. V, pp. 349-351.

40La muerte de María Teresa fue un desastre. Todo iba mal en ese año de 1746, un año terrible para Isabel de Farnesio, pero aún podía empeorar. Las relaciones con Francia se tambaleaban. Contrariando los términos del pacto de familia, la corte de Versalles había llegado a un acuerdo con la de Turín, a espaldas de los reyes españoles. Comunicar la noticia era asunto delicado. El ministro Argenson recomendaba al entonces embajador francés ante la corte española, Vauréal, que procurase presentar ante los reyes, especialmente ante la reina, el ultimátum de la manera más diplomática posible: «Decidle al Rey, y aun con más insistencia a la Reina, que S.M. hubiera deseado mucho concertarse previamente con sus Majestades Católicas respecto a las estipulaciones para el acomodamiento con el rey de Cerdeña». Y añadía: «Evitad todo lo que pueda excitar la cólera y el despecho de la Reina de España; mezclad con la firmeza de vuestro discurso toda la unción necesaria para calmar a esta Princesa y conducirla a la equidad y a la razón»35.

41Cuando el portador de los despachos llegó a Madrid el 24 de enero de 1746, los reyes se hallaban en El Pardo. El embajador francés se presentó ante ellos el día 26. La audiencia fue extraordinariamente tensa. Felipe V comenzó a leer la carta de Luis XV. No pudo llegar hasta el final. Isabel le interrumpió exclamando: «¿Y el Tratado de Fontainebleau? ¿Es que ya no hay nada sagrado en el mundo?» Y añadió, indignada: «¡Cuántas veces os he dicho que Francia, esas gentes de la corte de Versalles, nos tratarían como siempre lo han hecho!». Sorpresa, dolor, consternación. Felipe V no podía creer lo que estaba oyendo. Según informaba Vauréal a Argenson:

  • 36 AMAE, CP, Espagne, vol. 488, f134 y fo 145, cartas de Vauréal a Argenson, 27 y 29 de enero de 17 (...)

El Rey de España, en un estado de agitación en el que yo no le he visto nunca, me preguntó sobre este acuerdo con el Rey de Cerdeña y sobre si el Rey mi amo estaba dispuesto a devolverle todos sus estados y dejar el Milanesado a la Reina de Hungría [María Teresa]. Habiendo entendido por mi respuesta que el Milanesado le había sido concedido a Carlos Manuel, es imposible expresar la sorpresa, el dolor y la consternación causada por tal noticia en Sus Majestades36.

42El silencio de la reina todavía resultó más inquietante. Según informaba el embajador francés:

  • 37 AMAE, CP, Espagne, vol. 488, f134 y fo 145, cartas de Vauréal a Argenson, 27 y 29 de enero de 17 (...)

Yo vi entonces una escena completamente opuesta a la que de ordinario estoy acostumbrado y a la que esperaba: la reina Isabel, que es la que por lo común se encarga de explicar los sentimientos del Rey su marido, que habla poco sobre los cuestiones conflictivas y aun con menos expedición, absorbida ayer en su dolor no profirió una sola palabra durante el resto de la audiencia, y Felipe, transformado de un solo golpe en otro hombre, como si esta inesperada y lamentable nueva hubiera reanimado en él toda la sensibilidad de la que no se creyera capaz, me dijo cosas tan vivas, tan fuertes y tan razonadas, que yo no osaré aquí repetir37.

43A Isabel no le quedaban palabras. Después de años de esfuerzo y dedicación, sus planes para Italia estaban a punto de fracasar. La herencia de su familia Farnesio podía perderse.

44Las relaciones hispano-francesas eran muy complicadas. Doña Isabel se hallaba profundamente decepcionada. El nuevo embajador francés, el mariscal de Noailles, no tenía una idea clara sobre el talento político de la reina, pues estaba convencido de su ambición y detectaba en ella un exceso de desconfianza. Pero después de las veces en que, efectivamente, Francia había engañado a la reina, era natural que ella desconfiara. A pesar de todo, la opinión de Noailles era bastante favorable a la reina, en especial respecto de sus capacidades políticas y diplomáticas. En una de sus cartas de abril de ese año 1746 escribía:

  • 38 Cit. por Baudrillart, 1890-1901, t. V, p. 410, carta de Noailles a Luis XV, 30 de abril de 1746.

Doña Isabel tiene bastante talento y viveza. Entiende bien y responde aún mejor. Es, además, noblemente cortés. Todavía no he tenido bastante trato con ella para poder profundizar en su carácter. En general me parece que han exagerado el retrato que de sus cualidades buenas y malas han hecho. Es ambiciosa, no descuida la intriga y ama extraordinariamente la grandeza; es mujer en toda la extensión de la palabra. Teme que la engañen, como antes la han engañado, lo cual le ha hecho concebir una desconfianza que tal vez llega más allá de lo justo. Pero creo que un hombre cuerdo, desinteresado y que poseyese su confianza, conseguiría de ella, con alguna paciencia, que no tomase más que partidos razonables. Lo que importa es hallar hombres de esta especie, y la experiencia me ha hecho ver que son bastante raros en todos los tiempos y en todos los países38.

45Los acontecimientos se precipitaron. La guerra continuó. Felipe V murió en Madrid el 9 de julio de 1746 y subió al trono Fernando VI. Isabel, al quedarse viuda, perdió el poder y la influencia, justo en los peores momentos del final del conflicto bélico. A pesar de todo, el final sería positivo para los intereses de Borbones y Farnesios, pues Fernando VI defendió hasta el final los del infante Felipe. La guerra de Sucesión austriaca terminó con la paz de Aquisgrán de 1748, en la que el infante don Felipe obtuvo, por fin, la herencia materna de los Farnesio, los ducados de Parma y Piacenza.

46Isabel de Farnesio tuvo un papel muy relevante en la política exterior del reinado de Felipe V. Supo integrar muy bien sus planes en los del rey, su esposo, y en los de la monarquía española. Mujer fuerte, ambiciosa, de una voluntad de hierro, fue más temida y admirada que querida y respetada. Era una rival formidable y una enemiga muy temible. Su objetivo principal fue siempre Italia, pero veía con claridad el conjunto del panorama internacional. Conocedora de la conveniencia de la alianza entre las dos ramas de la Casa de Borbón, no confió, sin embargo, nunca completamente en esa alianza. Cosechó éxitos y fracasos, pero el balance final de su intervención en la política exterior del reinado de Felipe V es claramente positivo. Su horizonte iba más allá de lo estrictamente italiano y español. Isabel influyó decisivamente en la política internacional de su época y dejó una huella indeleble en la Europa del siglo xviii.

Notes

1 Pérez Samper, 2003.

2 Diccionario de Autoridades, Madrid, Imprenta de la Real Academia Española, 1737, t. V, p. 308.

3 Ibid., 1734, t. IV, p. 267.

4 Archivio di Stato di Napoli (ASN), Farnese, leg. 54 (I), fascicolo 1, carta de Alberoni al duque Farnesio, 7 de enero de 1715. Todas las traducciones son de la autora del artículo.

5 Archives diplomatiques du ministère des Affaires étrangéres (AMAE) [La Courneuve], Correspondance Politique (CP), Espagne, vol. 238, carta de Saint-Aignan a Torcy, 12 de marzo de 1715.

6 Cit. por Taxonera y Vivanco, 1996, p. 51.

7 Baudrillart, 1890-1901, t. I, p. 623.

8 Ibid.

9 Ibid.

10 Saint-Simon, Mémoires, ed. de Coirault, 1953-1961, p. 819.

11 Ibid.

12 Ibid., pp. 1120-1123.

13 Seco Serrano, 1957, p. xxxvii.

14 Bély, 2007a.

15 Armstrong, 1892.

16 Biblioteca Nacional de Nápoles, Brancacciano, V D III, 8, Paolo Mattia Doria, Il politico moderno ovvero il Politico alla moda di mente adeguato e pratico. Con alcune considerazioni intorno al ministero del Sig. Cardinale di Fleury, fo 51.

17 Archivo General de Simancas (AGS), Estado (E), leg. 8128, «Extracto de lo que el Rey escrivió de su puño proprio a SM Xma en 2 de abril de 1715».

18 Storrs, 2012b.

19 Alonso Aguilera, 1977.

20 Rossi, 1978.

21 Sallés Vilaseca, 2016.

22 Orléans, Lettres de Madame duchesse d’Orléans, ed. de Amiel, 1981, p. 559.

23 San Felipe, Comentarios de la guerra de España, ed. de Seco Serrano, 1957, p. 313.

24 Archivio di Stato di Parma (ASP), Casa e Corte Farnesiana, serie II, b. 41, fascicolo 8, carta de Isabel de Farnesio a la duquesa Dorotea, Aranjuez, 8 de mayo de 1725.

25 Cit. por Taxonera y Vivanco, 1996, p. 141.

26 AMAE, CP, Espagne, vol. 347, f27, «Instruction pour le comte de Rottembourg», 18 de septiembre de 1727.

27 Cit. por Mafrici, 1999, pp. 90-91.

28 «Va dunque e vinci; la piu bella corona d’Italia ti attende» (Colletta, 1846, p. 24).

29 ASN, Esteri, Spagna, 1718, carta de Montealegre al duque de Sora, Palermo, 8 de junio de 1735.

30 Società Napoletana di Storia Patria, ms. XXII.A.3/88, «Relazione del conte Solaro di Monasterolo a Sua Maestà dopo il primo ritorno dalla sua ambasciata straordinaria presso la Corte di Napoli», 1742.

31 AGS, E, Francia, leg. 5927, no 33, carta de La Marck a Amelot, sin fecha.

32 ASP, Carteggio farnesiano e borbonico estero (CFBE), Spagna, 141, carta de Isabel de Farnesio a su hijo Felipe, El Pardo, 2 de enero de 1745.

33 ASP, CFBE, Spagna, 141, carta de Isabel de Farnesio a su hijo Felipe, Buen Retiro, 4 de julio de 1745.

34 Armstrong, 1892, pp. 373 sqq.

35 Baudrillart, 1890-1901, t. V, pp. 349-351.

36 AMAE, CP, Espagne, vol. 488, f134 y fo 145, cartas de Vauréal a Argenson, 27 y 29 de enero de 1746, respectivamente.

37 AMAE, CP, Espagne, vol. 488, f134 y fo 145, cartas de Vauréal a Argenson, 27 y 29 de enero de 1746, respectivamente.

38 Cit. por Baudrillart, 1890-1901, t. V, p. 410, carta de Noailles a Luis XV, 30 de abril de 1746.

Auteur

Universitat de Barcelona

© Casa de Velázquez, 2021

Licence OpenEdition Books

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search