Version classiqueVersion mobile

Religión y sociedad en España (siglos xix y xx)

 | 
Paul Aubert

I. — La Iglesia y el Estado

La Iglesia durante la Segunda República y la Guerra Civil

Hilari Raguer i Suñer

Texte intégral

  • 1 Así lo hace, por ejemplo, Vicente Cárcel Ortí, La persecución religiosa en España durante la Segund (...)

1El período que va desde el comienzo de la Segunda República hasta el final de la Guerra Civil es sin duda uno de los mejor definidos en la periodización de la historia contemporánea de España. Se le podrán y deberán señalar antecedentes y consecuencias, pero los ocho años que van de abril de 1931 al mismo mes de 1939, constituyen claramente un objeto de estudio histórico unitario. Esto no quita que estos ocho años queden sangrientamente divididos por julio de 1936, hasta el punto de que constituye a mi entender grave error hablar de «persecución religiosa 1931-1939»1. Trataré de presentar este período desde el punto de vista de las relaciones entre la Iglesia y el Estado, que es el tema de la presente obra, aunque teniendo en cuenta que, en la ponencia inmediatamente anterior, el profesor Santiago Petschen se habrá ocupado de «España y el Vaticano».

La República

2Las elecciones del 12 de abril de 1931, que provocaron la caída de la monarquía, habían sido, según Alfredo Mendizábal,

  • 2 A. Mendizábal, Aux origines d’une tragédie, París, Desclée de Brouwer, s. f. [1937], p. 109.

las más pacíficas, las más notables por el número de votos que los españoles de esta generación hubiesen conocido2.

  • 3 Véase El Matí (22 de marzo de 1932).

3«Unas elecciones –decía un año después el catalán Ventosa i Calvell, monárquico y de la Lliga– que en cuanto a sinceras no tenían precedentes en España ni han tenido imitación después»3. Conviene subrayarlo porque posteriormente la historiografía derechista insistirá machaconamente en que de unas elecciones municipales no podía haberse derivado un cambio de régimen, y en que, además, las habían ganado los monárquicos. Este doble argumento servía a la derecha católica para deslegitimar moralmente el régimen republicano y justificar el alzamiento militar. Pero es forzoso admitir que, hasta el advenimiento de la República, el interés popular por la política y las elecciones, sobre todo en el campo, fue muy limitado, muy alta la abstención y por tanto muy poco representativos los resultados. Se añadía el juego del famoso artículo 29 de la ley electoral, que daba por elegidos automáticamente a los candidatos que no tuvieran adversario. Sabiendo el peso de los caciques locales, pocos se atrevían a contender con el hombre de paja del cacique. Con razón escribía a principios de siglo Joaquín Costa:

  • 4 Costa, Oligarquíay caciquismo como laforma actual delgobierno en España, Madrid, 1902, p. 19.

Farsa el sufragio, farsa el Gobierno, farsa el Parlamento, farsa la libertad, farsa la Patria4.

  • 5 Miguel M. Cuadrado, Elecciones y partidos políticos en España (1868-1931), Madrid, Taurus, 1969, t. (...)

4Así, según el cómputo de Cuadrado, en aquellas decisivas elecciones municipales del 12 de abril un 20,3% de los electores quedaron de hecho sin poder votar, porque no se presentó oponente al candidato caciquil y por consiguiente no hubo elección. De los que podían habervotado, el 33,1% se abstuvieron. Por la acumulación de ambos factores, el 46% del censo electoral no participó5. Se comprende que la opinión general, incluidos los políticos monárquicos, sólo atribuyera significatividad a los sufragios emitidos en las grandes capitales y en las zonas más industrializadas, como Cataluña y Euskadi, que tenían un movimiento obrero organizado y donde, además, jugaba el factor nacionalista o regionalista. Lo demás, como diría Azaña, aplicando la terminología británica, eran «burgos podridos». Es cierto que se proclamaron 10.700 concejales monárquicos y sólo 1.300 republicanos, pero casi todos los primeros eran hijos del artículo 29; entre los efectivamente elegidos, los monárquicos eran sólo 467, contra 772 republicanos moderados, 290 socialistas y 192 de otras varias tendencias. Porque aquellas elecciones se habían planteado claramente como un plebiscito a favor o contra la monarquía. Un monárquico tan cualificado como Gil-Robles lo ha reconocido de pleno:

  • 6 José María Gil Robles, No fue posible la paz, Barcelona,Ariel, 1968, pp. 31-34.

No acertaba a comprender el resultado [...]. Corrí al centro electoral con la certificación del escrutinio en la mano. Confiaba en que el resultado de mi sección fuera casi excepcional en el distrito; me esperaba, sin embargo, una decepción mucho mayor. De todas las secciones, de todos los distritos se recibían impresiones desoladoras [...]. De casi todas las capitales de provincias llegaban noticias catastróficas. En la Casa del Pueblo ondeaba, como expresión bien clara del significado de la contienda, una enorme bandera roja. Nos encontrábamos todos oprimidos, desalentados [...] La monarquía acababa de recibir un golpe de muerte6.

5El conde de Romanones declaró a los monárquicos:

El resultado de las elecciones no ha podido ser más lamentable para los monárquicos [...]. Han sido ocho años que al fin han hecho explosión.

6El propio Jefe del Gobierno, cuando el 13 por la tarde los periodistas le preguntaron si, a la vista de los resultados, habría crisis ministerial, les respondió:

  • 7 Recogido por E. Mola, Obras Completas., Valladolid, Santarén, 1940, p. 851.

¿Crisis? ¿Qué más crisis desean ustedes que la de un país que se acuesta monárquico y amanece republicano?7

7Pero el testimonio supremo es el de Alfonso XIII que, tras haber tanteado en vano la posibilidad de mantenerse por la fuerza, al negarse Sanjurjo a prestarle el soporte de la Guardia Civil, se vio obligado a renunciar al ejercicio de la soberanía y salir apresurada y secretamente hacia el exilio, tras publicar una proclama en la que confesaba:

Las elecciones celebradas el domingo revelan claramente que no tengo hoy el amor de mi pueblo.

8También la Iglesia se encontró con que ya no gozaba del amor de su pueblo. Para ella, la proclamación de la República significó el brusco despertar de un sueño feliz. De serlo todo pasaba a no ser nada. En un lúcido informe que dos colaboradores del cardenal Vidal i Barraquer entregaron en Secretaría de Estado, fechado en Roma el I de noviembre de 1931, se hacía este balance de la situación:

  • 8 Informe de los sacerdotes Lluís Carreras y Antoni Vilaplana, en M. Batllori y V. M. Arbeloa (eds.),(...)

El oficialismo católico de España durante la monarquía, a cambio de innegables ventajas para la Iglesia, impedía ver la realidad religiosa del país y daba a los dirigentes de la vida social católica, y a los católicos en general, la sensación de hallarse en plena posesión de la mayoría efectiva, y convertía casi la misión y el deber del apostolado de conquista constante para el Reino de Dios, para muchos, en una sinecura, generalmente en un usufructo de una administración tranquila e indefectible. El esplendor de las grandes fiestas y procesiones tradicionales, la participación externa de los representantes del Estado en los actos extraordinarios del culto, la seguridad de la protección legal para la Iglesia en la vida pública, el reconocimiento oficial de la jerarquía, etc., producían una sensación espectacular tan deslumbrante que hasta en los extranjeros originaba la ilusión de que España era el país más católico del mundo, y a todos, nacionales y extranjeros, les hacía creer que continuaba aún vigente la tradición de la incomparable grandeza espiritual, teológica y ascética de los Siglos de Oro.
No obstante, aquellos que, con juicio más clarividente y observación profunda, conocían la realidad, no temían confesar que, bajo aquella grandeza aparente, España se empobrecía religiosamente, y que había que considerarla no tanto como una posesión segura y consciente de la fe si no como más bien tierra de reconquista y de restauración social cristiana. La falta de religiosidad ilustrada entre las
élites, el alejamiento de las multitudes, la ausencia de una verdadera estructura de instituciones militantes, la escasa influencia de la mentalidad cristiana en la vida pública, eran signos que no permitían abrigar una confianza firme8.

9Son palabras que parecen un eco, o una ratificación, de la famosa frase pronunciada por Azaña una semana antes, y de la que enseguida hablaré, «España ha dejado de ser católica».

10Lo que entonces se llamó «la cuestión religiosa» no era algo creado artificialmente por la República, sino que era uno de los grandes problemas que los principales estados democráticos habían ya encauzado un siglo antes, pero que España seguía arrastrando. Junto con el problema militar, el agrario y el de los nacionalismos constituían las grandes asignaturas pendientes, y en todas ellas la dictadura de Primo de Rivera no había hecho más que oponer a las aguas torrenciales un dique que las acumulaba hasta que estallara la catástrofe.

11Inicialmente, la República fue bien acogida por bastantes católicos. Un año antes, Alcalá Zamora, en un discurso en Valencia, había prometido una República con representación de obispos en el Senado. Entre los doce ministros que formaban el Gobierno Provisional de la Segunda República, dos eran católicos confesionales y practicantes: el presidente, Niceto Alcalá Zamora, y el ministro de Gobernación, Miguel Maura; era también católico, «aunque sólo bajo ciertos aspectos» (M. Batllori), Lluís Nicolau d’Olwer; Alejandro Lerroux y Fernando de los Ríos no eran católicos, pero se mostraban respetuosos ante el hecho religioso; los siete restantes eran francamente anticlericales y aun antirreligiosos. Especialmente en Gataluña, estaba muy extendida la simpatía por la República, no sólo entre los laicos sino incluso entre el clero, porque toda una línea de ilustres sacerdotes, que va desde Balines hasta Morgades, Torras i Bages, Lluís Carreras i Caries Cardó, habían creado una opinión mayoritaria abierta y liberal; del integrismo o carlismo sólo quedaba un pequeño núcleo, activo e influyente, pero muy minoritario. Además, el torpe ensañamiento de Primo de Rivera contra lo que él llamaba separatismo del clero catalán, y en primerísimo lugar del cardenal Vidal i Barraquer, había extirpado casi todo lo que pudiera quedar de adhesión a la monarquía como algo inseparable de la fe católica.

12El mismo 14 de abril el Gobierno Provisional aprobó seis puntos que fueron como el embrión de la futura Constitución. El tercero decía:

  • 9 Gaceta de la República (15 de abril 190).

El Gobierno Provisional hace pública su decisión de respetar de manera plena la conciencia individual mediante la libertad de creencias y cultos, sin que el Estado, en momento alguno, pueda pedir al ciudadano revelación de sus convicciones religiosas9.

  • 10 H. Raguer, «L’Espanya de Franco i el Concili Vatica II», en VV. A A., Miscel-lània d’homenatgea Jos (...)

13Era la desconfesionalización del Estado, que ahora nos parece algo obvio, pero que entonces se tenía por herejía. Frances Lannon ha escrito, con humor británico, que si en el siglo XVI los teólogos católicos y protestantes discuten si la salvación ha de ser por la fe o por las obras, entre los católicos de la España contemporánea la cuestión capital parece ser, si la salvación ha de ser por la fe personal o por medio del Estado. Era la actitud masivamente predominante entre obispos, sacerdotes y laicos; actitud que por cierto se les había venido exigiendo desde el Vaticano. No sin alguna razón, cuando en el Vaticano II estaba a punto de aprobarse la declaración sobre la libertad religiosa, un grupo de obispos españoles, que tenían la confesionalidad del listado no como norma disciplinar sino como un dogma de fe irreformable, que así lo habían venido predicando a sus fieles, y que no sabían con qué cara regresar a sus diócesis, dirigieron a Pablo VI una carta durísima en la que le exponían que, si ellos hasta el último momento se habían opuesto a la libertad religiosa, era porque así se lo habían exigido siempre los Papas, y le pedían que retirara de la discusión conciliar aquella cuestión10.

14Al proclamarse la República, el Secretario de Estado, cardenal Pacelli, impartió a través del nuncio Tedeschini unas instrucciones a todos los obispos españoles en el sentido de acatar públicamente el nuevo régimen y procurar la unión de todos los católicos para la defensa del orden social y de los derechos de la Iglesia por los cauces legales. Los obispos hicieron actos de reconocimiento de la recién nacida República con más o menos convicción, desde la aceptación sin reservas de Vidal i Barraquer hasta las durísimas pastorales de Goma, entonces obispo de Tarazona, y del primado de Toledo, cardenal Segura, que con su inoportuno elogio del destronado Alfonso XIII se ganó el destierro. Contra lo que suele decirse, el Secretario de Estado, Pacelli, se mostró mucho más dúctil y transigente ante la República que el autoritario Pío XI. La generalizada opinión contraria tal vez esté influenciada por la actitud que más tarde tomaría Pío XII con respecto al régimen franquista, aunque también sobre este punto un mejor conocimiento de la documentación reservada ha obligado a corregir ciertos tópicos. Pero no es insólito el caso del Secretario de Estado que buscando, como es su misión, ganar espacios de libertad para la acción pastoral de la Iglesia en algún país se ha mostrado abierto o progresista, y más tarde, convertido en Papa, la defensa de la fe, que es su gran cometido, le ha hecho más intransigente.

15La frase pronunciada por Azaña, la noche del 13 al 14 de octubre, en el debate sobre la cuestión religiosa, «España ha dejado de ser católica», no era la formulación de un programa de des cristianización, sino un reconocimiento del hecho, de que culturalmente el catolicismo había dejado de influir en España:

  • 11 Manuel Azaña, Obras Completas, J. Marichal (ed.), México, Oasis, 1966-1968, t. II, pp. 51-52 (énfas (...)

La premisa de este problema, hoy religioso, la formulo yo de esta manera: España ha dejado de ser católica; el problema político consiguiente es organizar el Estado en forma tal que quede adecuado a esta fase nueva e histórica del pueblo español [...]. Para afirmar que España ha dejado de ser católica tenemos las mismas razones, quiero decir de la misma índole, que para afirmar que España era católica en los siglos XVI y XVII [...]. España, en el momento del auge de su genio, cuando España era un pueblo creador e inventor, creó un catolicismo a su imagen y semejanza, en el cual, sobre todo, resplandecen los rasgos de su carácter, bien distinto, por cierto, del catolicismo de otros países, del de otras grandes potencias; bien distinto, por ejemplo, del catolicismo francés, y entonces hubo un catolicismo español, por las mismas razones de índole psicológica que crearon una novela y una pintura y una moral españolas, en las cuales también se palpa la impregnación de la fe religiosa [...]. Pero ahora, señores diputados, la situación es exactamente la inversa. Durante muchos siglos, la actividad especulativa del pensamiento europeo se hizo dentro del cristianismo [...] pero también desde hace siglos el pensamiento y la actividad especulativa de Europa han dejado, por lo menos, de ser católicos; todo el movimiento superior de la civilización se hace en contra suya, y, en España, a pesar de nuestra menguada actividad mental, desde el siglo pasado el catolicismo ha dejado de ser la expresión y el guía del pensamiento español. Que baya en España millones de creyentes,yo no os lo discuto; pero lo que da el ser religioso del país, de un pueblo y una sociedad no es la suma numérica de creencias o de creyentes, sino el esfuerzo creador de su mente, el rumbo que rige su cultura11.

16Fue como un latigazo al rostro de los católicos españoles. Ciertos insultos personales duelen más si son verdad. Inmediatamente suscitó airadas reacciones y en los años siguientes, en el curso de la guerra y en una larguísima posguerra, las derechas españolas no han dejado de citarla como prueba suprema del sectarismo de la República. Desgajada de su contexto, se le atribuiría el sentido no de una constatación de hecho –como realmente fue– sino de un programa de descristianización. Así, la frase resultaría una legitimación de la cruzada de 1936, y a su vez la cruzada sería un mentís a la frase. ¿Pero volvió España a ser católica después del I de abril de 1939?

17Ante todo, situemos la frase en su contexto parlamentario. Aquellas palabras fueron pronunciadas por Azaña no para oponerse a las enmiendas de los diputados católicos (de antemano condenadas al fracaso, pues de los 468 diputados sólo había 60 firmemente decididos a defender las tesis confesionales) sino para que no prosperara el proyecto socialista, que hubiera resultado mucho peor para la Iglesia, Eue tal vez el mejor y más importante de los discursos de Azaña, minuciosamente preparado, aunque después él dijera que había tenido que improvisar. Para Gil Robles, es

  • 12 José María Gil Robles, op. cit., pp. 51-56.

el discurso más sectario que oyeron las Cortes Constituyentes [...]. El espíritu violento de mayo alcanzaba forma legal12.

18En cambio Vidal i Barraquer, informando a Pacelli, reconocía que la intervención de Azaña había sido

  • 13 Iglesia y Estado, t.I, 3a parte, pp. 369-414, nos 166-168,

el lazo de unión de los partidos republicanos hacia una fórmula no tan radical como el dictamen primitivo13.

19Para Batllori, editor del archivo de Vidal i Barraquer, el discurso fue «duro en el tono, pero de mucha mayor moderación que el texto del artículo 24».

20La noción clave de la política azañista, tanto acerca de la Iglesia como de cara al ejército, es la de peligrosidad. Por eso en su discurso sobre la cuestión religiosa distinguía entre las inofensivas monjas de clausura que confeccionaban repostería y acericos y los jesuítas y demás religiosos que se dedicaban a la enseñanza, y de este modo atentaban contra el proyecto, muy francés, de una educación nacional única para la República laica; esto último era «cuestión de salud pública». Pero además de no ser justo ni elegante hacer reproche eterno de unas palabras que fueron dichas para evitar mayores males a la Iglesia, la frase, entendida en el sentido sociológico y cultural que el propio Azaña explicitaba a continuación, no sólo era una realidad, sino que muchos hombres de Iglesia lo reconocían. Veamos algunos textos del mismísimo Goma.

21En la pastoral que, siendo obispo deTarazona, publicó al caer la monarquía, confesaba:

  • 14 I. Goma, «Carta pastoral sobre los deberes de la hora presente», 10 de mayo de 1931, en el Boletín (...)

Hemos trabajado poco, tarde y mal, mientras pudimos hacerlo mucho y bien, en horas de sosiego y bajo un cielo apacible y protector Carecemos de hombres de convicción y de abnegación cristianas. Hay convicción personal cristiana en muchos; convicción «católica», es decir, este arraigo profundo de la idea religiosa que lleva con fuerza a la expansión social del pensamiento y de la vida cristiana, con espíritu de solidaridad y de conquista [...], esto, bien sabéis, amados hijos, que no abunda14.

22Nombrado arzobispo de Toledo, en su primera pastoral desde la sede primada aludía a la frase de Azaña dándole la razón:

  • 15 Texto íntegro de esta pastoral en A. Granados, El cardenal Goma, primado de España, Madrid, Espasa- (...)

Nos atrevemos a señalar como primera de ellas [las causas internas de la ruina de la Iglesia española] la falta de convicciones religiosas de la gran masa del pueblo cristiano [...]. Desde un alto sitial se ha dicho que España ya no es católica. Sí lo es, pero lo es poco; y lo es poco por la escasa densidad del pensamiento católico y por su poca tensión en millones de ciudadanos. A la roca viva de nuestra vieja fe ha sustituido la arena móvil de una religión de credulidad, de sentimiento, de ruina e inconsistencia15.

23Lo repetía en la segunda de sus pastorales de guerra, La Cuaresma de España, en cuya tercera parte, «La confesión de España», se lee:

  • 16 Pastoral de 30 de enero de 1937. Texto íntegro en I. Goma, Por Dios y por España, Barcelona, 1940 ( (...)

Tal vez no haya pueblo en la historia moderna en que el sentido moral haya sufrido un descenso tan brusco –tan vertical, como se dice ahora– en los últimos años [...]. Pueblo profundamente religioso el español, pero más por sentimiento atávico que por la convicción que da una fe ilustrada y viva, la declaración oficial del laicismo, la eliminación de Dios de la vida pública en todos sus aspectos, ha sido para muchos, ignorantes o tibios, como la liberación de un yugo secular que les oprimía [..,], ¡España ha dejado de ser católica ! Esta otra [frase], que pronunciaba solemnemente un gobernante de la nación, da la medida de la desvinculación de los espíritus [...]. No florecía entre nosotros ya, como en otros días, esta flor de la piedad filial para con Dios que llamamos religión, que era de pocos, de rutina, sin influencia mayor en nuestra vida [...]. Por eso aplaudimos de corazón de sacerdote, la palabra recientemente dicha por el jefe del Estado español: «Nosotros queremos una España católica.» España católica de hecho, hasta su entraña viva: en la conciencia, en las instituciones y leyes, en la familia y en la escuela, en la ciencia y el trabajo, con la imagen de nuestro buen Dios, Jesucristo, en el templo, en el hogar y en la tumba [...]. La conciencia religiosa del pueblo español es débil, mal formada, a veces deformada16.

  • 17 Lecciones de la guerra y deberes de la paz (8 de agosto de 1939),

24Finalmente, la pastoral de la posguerra, prohibida por el Gobierno17, coincidía con Azaña en que en los últimos tiempos el catolicismo ya no regía la vida intelectual española:

  • 18 Texto íntegro en A, Granados, op. cit., apéndice VII, pp. 387-429 (fragmento citado en p. 393).

Es un hecho innegable que en España, en los últimos tiempos, la cátedra y el libro han sido indiferentes u hostiles al pensamiento cristiano18.

25Pero no le parecía que con la cruzada España hubiera vuelto a ser católica. Denunciaba la relajación moral y religiosa y confesaba, muy dolido:

  • 19 ¡bul, p. 403.

¿Y por qué no indicar aquí que en la España nacional no se ha visto la reacción moral y religiosa que era de esperar de la naturaleza del Movimiento y de la prueba tremenda a que nos ha sometido la justicia de Dios? Sin duda, ha habido una reacción de lo divino, más de sentimiento que de convicción, más de carácter social que de reforma interior de vida19.

  • 20 Ibid., p. 404.

26Goma aplicaba a la guerra de España lo que alguien había dicho de la guerra de 1914-1918: «Los dos grandes mutilados de la Gran Guerra europea frieron el sexto y el séptimo mandamiento de la Ley de Dios» (es curioso que olvide el quinto, «No matarás»)20.

27Aun rebajando, en los citados textos del cardenal Goma sobre lo poco católica que era España, lo que pudiera haber de aquella concesión a la retórica tremendista en que a menudo incurren los oradores sagrados, es indudable que reconocía la descristianización que Azaña había señalado. Goma se refiere explícitamente a la frase de Azaña, y no tanto para desmentirla o refutarla como para confirmar su triste realidad. Lo que no hace es sacar la consecuencia que de aquel hecho objetivo derivaba Azaña: que había que acomodar a la presente realidad religiosa la Constitución que tenían entre manos, al contracontrario: Goma quería cambiar aquella situación de hecho con un serio esfuerzo de recristianización del país.

28Pero si tal era la triste situación de la Iglesia española en 1931, ¿cabía exigir, como pretendía un sector radicalizado de la derecha, que la Constitución se atuviera a la tesis católica del Estado confesional? Vidal i Barraquer se quejaba, el 14 de setiembre de 1931, a Pacelli, de

  • 21 Iglesia y Estado, t.I, 3a parte, pp. 307-308, n° 134.

[...] un grave obstáculo que conviene apartar con energía, si no se quiere echar todo a perder. Me refiero a la posición derrotista iniciada y propagada con ciega tenacidad por elementos extremistas en determinados ambientes católicos y religiosos [que auguran] el próximo hundimiento de la República y el posible triunfo de la tesis católica21.

29Y al día siguiente, escribiendo a los demás metropolitanos para informarles del curso de las negociaciones sostenidas con el Gobierno, les prevenía en el mismo sentido:

  • 22 Ibid., p. 311.

Es de observaren algunos elementos católicos una excesiva confianza en los elementos clamorosos y de obstrucción radical, como esperando cambios profundos que hicieran innecesarios intentos de comprensión y acuerdos amistosos22.

La Guerra Civil

30Pocos meses después de acabar la Guerra Civil, escribía el cardenal Goma en la introducción a su pastoral Lecciones de la guerra y deberes de la paz, (cuya difusión, por cierto, prohibió el Gobierno):

  • 23 Carta pastoral de 8 de agosto de 1939.

Ha sido durísima, amados diocesanos, la guerra que se daba por terminada el I del pasado abril [...]. Ya no podrá prescindirse de su estudio para el conocimiento de la historia patria. Tuvo arraigo en los años que la precedieron, y tendrá una influencia decisiva, cualquiera que sea el rumbo que tome la vida nacional, en los años que sigan. Los espíritus serios, pasado ya el hecho que nos ha agobiado durante treinta y dos meses con la zozobra de cada día, deberán ahondar en la historia de esta guerra para derivar de ella las lecciones de vida que nos imponga. ¿Cómo debemos enjuiciar este hecho terrible de nuestra historia ? El militar, el diplomático, el simple historiador, el economista, el político, lo verán cada uno según su faceta y desde sus puntos de mira. A nosotros nos toca ponderarlo bajo el punto de vista de Dios y en el ambiente de eternidad en que debemos vivir los cristianos23.

31En efecto: nuestra Guerra Civil fue vivida como grave caso de conciencia. Conciencia religiosa de muchos católicos que la vivieron convencidos de que era una guerra santa, u otros católicos (en número mucho menor) que se mantuvieron fieles a la autoridad que ellos consideraban legítima, y también conciencia ética de tantos y tantos no creyentes, españoles o extranjeros, que en ella combatieron y por ella se apasionaron, y que aún hoy la recuerdan como «la última guerra limpia», en la que se ventilaban ideales y no intereses; algo por lo que valía la pena luchar. Pero, en su inicio, no fue así.

Propósitos iniciales del alzamiento

32Aunque la Guerra Civil española ha podido ser calificada con razón por Cuy Hermet como «la última de las guerras de religión europeas», el alzamiento de julio del 36 no se hizo por motivos religiosos. He examinado detenidamente todos los bandos de proclamación del estado de guerra emitidos en las ciudades en que los militares se sublevaron y no hay ninguno, ni uno solo, que invoque una motivación religiosa. Además de los intereses de grupo, de los militares que se consideraban vejados por la República, o que se habían acogido al ventajoso retiro de la Ley de Azaña y después sentían nostalgia cuartelera (motivaciones no confesadas, pero ciertamente muy presentes), los bandos, en el típico lenguaje retórico patriotero, hablan de salvara la Patria del desorden y del bolchevismo, de devolverle la dignidad y de salvar su unidad.

33Este último motivo pesaba mucho en los ambientes castrenses, que solían atribuirse la misión de combatir lo que ellos llamaban separatismos, y muy particularmente el catalán, que, a diferencia del vasco, era predominantemente de izquierdas. Es curioso que en este punto la Junta más moderada era precisamente la de Barcelona. Proyectaba una ley sobre autonomías en la que se estaestablecería: «en lo administrativo, la máxima autonomía; en lo político, ninguna». Y la declaración de principios habría de decir:

  • 24 José Del Castillo y Santiago Álvarez, Barcelona, objetivo cubierto, Barcelona, Timón, 1958,157, D y (...)

Será respetuoso el Gobierno Provisional con los usos y costumbres, fileros y foros, idiomas o dialectos de las regiones españolas24.

34Una vez estallado el movimiento, el ambiente, en la zona nacional, era no sólo anticatalanista, sino violentamente anticatalán. Son incontables los testimonios de catalanes que, habiéndose pasado con grave riesgo, por la frontera de Francia o desde el frente, eran pésimamente recibidos. Valga, como especialmente significativo, el del camisa vieja José M. Fontana:

  • 25 J. M. Fontana, Los catalanes Y la guerra de España, Madrid, Samarán, 1951.

[...] La recepción no solía ser demasiado calurosa, y se caracterizaba por cierta preventiva y quizá explicable dureza. A mí, Jefe Provincial de la Falange en Tarragona, con jerarquías que me esperaban a mi llegada, me interrogaron, y el Jefe de Fronteras me preguntó:
– ¿Y usted por qué no se ha pasado antes ?
Acto seguido se quedaban con el dinero de que se era portador, dejándonos tan sólo con cien pesetas nacionales. Me imagino lo que les ocurriría a otros, esperando, durante semanas, un aval
25.

  • 26 Bando n° 32, II de octubre de 1936, Bandos y Órdenes, Sevilla, Imprenta Municipal, 1937, pp. 35-36.

35Otro curioso ejemplo de este ambiente anticatalán es uno de aquellos esperpénticos Bandos de Queipo de Llano, de II de octubre de 1936, que alegando «la especial característica separatista del movimiento anárquico de la región catalana» prohibía el pago de deudas pendientes a favor de personas o entidades residentes en territorio de Cataluña; el pago, al llegar la fecha de su vencimiento, se haría, con carácter plenamente liberatorio, en un fondo especial que se llamaría «Cuenta de Créditos de Cataluña»26. Así, pues, no estaba prohibido pagar deudas a un acreedor de Madrid, pero sí a uno de Barcelona.

  • 27 Santa Cruz de Tenerife (18 de julio).

36La primera proclama de Franco27 alega el separatismo, el desorden, la infiltración soviética y la violación de la Constitución republicana, para acabar con la trilogía de la Revolución francesa, aunque con el orden cambiado: «Fraternidad, nidad, Libertad e Igualdad». Su mensaje a todos los españoles, radiado desde Tetuán el 22 de julio por la tarde, definía el alzamiento como un «movimiento nacional español republicano que salvará a España del caos». Si en algún mensaje de Franco de estos primeros días se habla de Cruzada o de cruzados es, con toda seguridad, en un sentido puramente metafórico, como cuando dice que «santuarios de la patria han sido siempre los cuarteles».

37Lo mismo ocurrirá con las proclamas de la Junta de Defensa Nacional constituida en Burgos el 22. Su presidente, el general republicano y masón Cabanellas, en una alocución radiada el 27, decía:

El Ejército no viene a hacer ninguna política, sino a sostener la forma republicana dentro de los términos de justicia y de trabajo, que salven a todos los españoles con el mayor respeto para todas las ideologías y para las conquistas del proletariado.

38Queipo de Llano, por su parte, declaraba en Sevilla:

  • 28 ABC, Sevilla (22 de julio de 1936).

Diga usted que el movimiento es netamente republicano, de lealtad absoluta al régimen que un movimiento de opinión legalmente expresado en unas elecciones generales, que fueron sinceras, dio al país en el año 193128.

39Mola, el «director» del golpe, en sus instrucciones preparatorias programaba una dictadura republicana con separación de Iglesia y Estado y libertad de cultos para todas las religiones. Respondiendo a un proyecto de decreto de la Junta de Barcelona, había escrito tajantemente: «No debe hablarse de monarquía». Sus negociaciones con los tradicionalistas habían sido muy difíciles, porque Fal Conde quería salir a la calle con la bandera monárquica, y Mola se mantenía firme en que el Ejército sólo se alzaría con la bandera republicana. Al fin, Fal Conde, acatando una orden expresa que desde Lisboa le dio Sanjurjo, se avino a que el Ejército se sublevara con la bandera tricolor, con tal que a los requetés se les permitiera hacerlo enarbolando la bicolor. Pero, entre la exacerbación de los ánimos al filo de los combates y de las bajas y la satisfacción por la adhesión masiva de los voluntarios navarros, Mola no tardó en ceder. Las estilizadas acuarelas de Carlos Sáenz de Tejada, con sus personajes alargados y flotantes como caballeros o ángeles del Greco, reflejan muy bien esta ideología de los voluntarios navarros de todas las edades (abuelo, padre e hijo a la vez, en una de sus láminas) y también el contrabando de armas de los requetés navarros, presentado como puente entre las guerras carlistas y aquella cuarta Guerra Civil.

40Navarra constituye un caso aparte en cuanto al aspecto religioso de la Guerra Civil. No será exagerado decir que desde el siglo XIX aquel país se hallaba en guerra latente por Dios, los Fueros y el Rey. Allí, sin necesidad de declaraciones episcopales, el alzamiento fue desde el primer momento confesional. En los cuatro primeros meses, la Diputación de Navarra promulgó por su cuenta y riesgo, soberanamente, una serie de medidas derogatorias de la legislación anticlerical de la República que se anticiparon en dos y hasta en tres años a la legislación franquista.

41Los generales conspiradores, que no se distinguían precisamente por su piedad y hasta algunos eran masones, no solicitaron, ni antes ni al comienzo del alzamiento, colaboraciones o bendiciones eclesiásticas. Sólo más adelante, casi un año más tarde, viendo Franco el perjuicio que le causaba la oposición del catolicismo europeo más progresista, pidió a Goma una declaración de los obispos en su favor: sería la carta colectiva del I de julio de 1937. Fueron los eclesiásticos quienes se les adhirieron espontáneamente de modo masivo y entusiasta. Franco, según Ricardo de la Cierva «no era un anticlerical, pero tampoco una excepción fervorosa en su ambiente y en su herencia castrense». En 1934, a un periodista que le preguntaba qué medidas convendría tomar para prevenir una insurrección de los moros, le contestó:

  • 29 El Diluvio (27 de enero de 1934).

Conviene fomentar y extremar el laicismo, ya que la religión es el mejor estímulo para un alzamiento29.

42Desde luego, ellos no promulgaron, al sublevarse, una cruzada. Ni siquiera habían previsto una guerra larga, sino que, según las reglas tácitas de los pronunciamientos decimonónicos, pensaban que su golpe debería decidirse en unos pocos días y con muy pocas víctimas. Pero al fracasar en las principales capitales de la península, y al no lograr, por otra parte, la República sofocar la insurrección en las zonas donde había triunfado, el pronunciamiento, como una herida infectada, degeneró hasta convertirse en una guerra larga, cruenta y a no tardar, internacionalizada. Franco se reconocía como un clásico general «pronunciado» cuando, a los diez días de haber estallado la sublevación, se quejaba de que el Gobierno de la República, al no rendirse, le obligaba a emprender una guerra que él no había buscado:

  • 30 ABC. Sevilla (29 de julio de 1936).

En todos los países civilizados, cuando el Ejercito se ha alzado contra un Gobierno en forma tan arrolladora como en la ocasión presente, prueba de la razón que nos asiste, los gobernantes han cedido, por patriotismo, para que el territorio nacional no sufra los horrores de la guerra30.

Reacción de la Iglesia española

43Los militares comprometidos en el intento habían llevado la conspiración con gran secreto. La Iglesia no estaba metida. Como en general toda la derecha, el clero y muchos católicos deseaban y hasta esperaban una intervención del Ejército que pusiera término a la tensión creciente, sobre todo a partir del Gobierno del Frente Popular, los únicos que podían dar el golpe con probabilidades de éxito eran aquellos militares. El obispo de Barcelona, Irurita, por ejemplo, deseaba ciertamente un levantamiento armado; al director de un periódico representante del catolicismo catalán más abierto, que le explicaba lo que estaba haciendo en defensa de la Iglesia, le respondió: «Desengáñese: Cristo necesita una espada»; y cuando el principal dirigente de Unió Democrática de Catalunya, Vila d’Abadal, le refería la actividad de su partido para ayudar a crear escuelas parroquiales que suplieran los colegios religiosos que habían tenido que cerrar, el prelado calificó de inútiles aquellos esfuerzos, y le añadió: «Lo que necesitamos en este momento no son escuelas, sino fusiles». Según un informe que Vidal i Barraquer envió a Roma poco antes del estallido, algunos eclesiásticos del entorno de Irurita estaban pidiendo dinero para un alzamiento, aunque no consta que lo hicieran por encargo del prelado. Pero Irurita no sólo no estaba comprometido en el movimiento concreto que se produjo sino que, a un seglar muy amigo suyo que le visitó en la casa particular donde se hallaba escondido hasta su detención le dijo que no se fiaba de los que lo dirigían, porque le parecían poco católicos; del propio Franco decía que había estado en Ganarías, donde todos eran masones. Quería un levantamiento, pero, como buen, integrista, no quería aquél.

  • 31 Carta de José María Gil Robles a Emilio Mola, fechada en Lisboa el 29 de diciembre de 1936. Texto í (...)

44Gil Robles, habiendo sabido confidencialmente que Mola necesitaba urgentemente dinero para su conspiración, le hizo entregar por persona de confianza la cantidad de 500.000 pesetas, procedentes del remanente de la campaña electoral de las elecciones del febrero anterior (en las que las derechas, a pesar de perder, no sólo no dejaron deudas sino que les sobró mucho dinero), y justifica su decisión asegurando que lo hizo «creyendo que interpretaba el pensamiento de los donantes de la suma si la destinaba al movimiento salvador de España»31. Seguramente no interpretaba mal la intención de los donantes. Esto ocurría unas semanas antes del alzamiento, según Gil Robles, o en junio, según Mola. Pero éste, ya sea que desconfiara del mensajero, ya sea que los militares conspiradores no querían atarse políticamente a nadie, se hizo el inocente y negó saber nada del golpe, y no aceptó el dinero. El mensajero lo entregó, con todo, a uno de los colaboradores de Mola, pero éste no tocó el dinero hasta que la guerra había ya empezado.

  • 32 P. Preston, Franco, «Caudillo de España», Barcelona, Grijalbo, 1994.

45Si el pronunciamiento tomó en muy poco tiempo un carácter religioso que al principio no tenía, no fue únicamente por la antipatía que la mayoría de los católicos españoles sentían hacia la República, o por las facilidades que a la Iglesia se daban en la zona nacional, sino principalísimamente por la tremenda persecución religiosa que se desencadenó en la parte donde el golpe fracasó. A este respecto me atrevería a hacer un reparo puntual al Franco de Paul Preston32, que se ocupa con la merecida extensión de la represión en la zona nacional, pero no habla, si no he leído mal, de la represión en la zona republicana, y particularmente de la persecución religiosa. Tal vez haya pensado que, ya que su obra es una biografía del Caudillo, debía ocuparse de lo ocurrido en la zona franquista, y no en la otra. Pero entiendo que aquella persecución religiosa fue decisiva en la orientación del régimen franquista desde su misma cuna. Pronto se vio que la guerra iba para largo, que se decidiría en las cancillerías del extranjero, porque unos y otros combatientes dependían de la ayuda exterior y de que tenían que presentar un rostro aceptable ante la opinión internacional. Con aquellas matanzas e incendios los extremistas e incontrolados sirvieron en bandeja a los militares revoltosos una legitimación religiosa de la que al principio carecían en absoluto. Aquellos generales estimaron que, tanto en el interior como de puertas afuera, el nuevo rostro del alzamiento les venía como anillo al dedo, y aceptaron convertirse en la ira de Dios. Algunos testigos poco dudosos ven estupefactos el cambio producido. Jorge Vigón anotaba en su diario, el 25 de julio, en Pamplona:

Santiago, Misa de campaña en la plaza del Castillo. Cabanellas, con boina roja, preside la consagración al Sagrado Corazón de Jesús (no tengo fiebre; estoy seguro de haberlo visto).

46Para estimular la toma pública de posición de los obispos fue muy importante el discurso de Pío XI a un grupo de prófugos españoles, en Castelgandolfo, el 14 de setiembre de 1936. Antes, la mayoría de los obispos guarda reserva. El 31 de agosto escribía Pía y Deniel a Goma acerca de la petición del ejército de entregar una cuota:

Puesto ya a escribirle, le consulto sobre la actitud que oficialmente hemos de adoptar los prelados. Es evidente para mí la licitud del Movimiento y así lo he dicho a todos [...]. Le agradecería me manifestase su autorizado criterio sobre la actitud oficial de los obispos y momento en que debemos declararnos.

47El cardenal primado le respondía el 7 de septiembre:

  • 33 Cartas citadas por Ma Luisa Rodríguez Aisa, El cardenal Gomá y la guerra de España. Aspectos de la (...)

Creo, respondiendo a su pregunta, que ha obrado muy cuerdamente en lo relativo a relaciones con la Junta de Defensa. He hecho igual. Todo mi apoyo, pero sin publicidad [...]. Por lo que a mí toca, no saldré de mi actual reserva sin que antes preceda el reconocimiento del nuevo estado de cosas por parte de la Santa Sede. Aunque tengo motivos para pensar que en Roma no se ve con indiferencia el Movimiento, que nunca como ahora ha podido llamarse salvador33.

48Pero, rectificando lo que yo mismo había escrito en alguna ocasión, tenemos bastantes declaraciones anteriores. Alvarez Bolado, que ha estudiado con insuperable rigor los boletines eclesiásticos de todas las diócesis españolas, concluye que

  • 34 A. Alvarez Bolado, «Guerra Civil y universo religioso. Fenomenología de una implicación, I: Primer (...)

[...] En no menos de 11 diócesis –de las 32 cuyas capitales estaban ya «liberadas» en la segunda mitad de agosto– y a través de 18 intervenciones, los obispos se han definido en forma absolutamente clara antes de que hable el Papa el 14 de septiembre. De manera que la categoría de «cruzada religiosa» aplicada a la Guerra Civil la encontramos empleada, a finales de agosto, en tres diócesis distintas (dos de ellas archidiócesis). Estas diócesis se corresponden acentuadamente con la mitad septentrional de España34.

  • 35 «[...] martirii in tutto il sacro eglorioso significato dellaparola [...]» (texto italiano original (...)

49El nivel y el valor de estas intervenciones episcopales, y de las de después del 14 de setiembre, es desigual. La más sólida teológicamente de todas las pastorales de guerra es seguramente Las dos ciudades, del entonces obispo de Salamanca Enrique Pla y Deniel. Un documento que parece ser que influyó en el propio Franco (que en su primer discurso como Jefe del nuevo Estado, el 1 de octubre, había hablado de separación de Iglesia y Estado); es decir, le convenció de la conveniencia de adoptar el tono de cruzada que se le atribuía. Pla publicó aquella importante carta pastoral apenas conoció la alocución de Pío XI en Castelgandolfo, pero el texto que leyó era una versión mutilada que divulgó el servicio de prensa franquista, en la que se recogían las enérgicas palabras del Papa contra los asesinatos de sacerdotes y otros católicos, a los que calificaba de verdaderos martirios35, pero se omitían aquellas otras en las que Pío XI hablaba de perdón, de que quería ser padre de todos, de bendición a los defensores de la religión, pero también de los excesos cometidos en esta defensa:

  • 36 Ibud. La parte subrayada por mí fue suprimida en la versión divulgada por los servicios de prensa d (...)

Por encima de toda consideración política y mundana, nuestra bendición se dirige de modo especial a cuantos han asumido la difícil y peligrosa tarea de defender y restablecer los derechos y el honor de Dios y de la religión, es decir, los derechos y la dignidad de las conciencias, la condición primera y la base más sólida de todo bienestar humano y civil. Tarea, decíamos, difícil y peligrosa, porque demasiado fácilmente el tesón y la dificultad de la defensa la hacen excesiva y no plenamente justificable, además de que con no menos facilidad intenciones no rectas e intereses egoísticos o de partido se introducen y enturbian o alteran toda la moralidad de la acción y todas las responsabilidades36.

50Pla hizo publicar inmediatamente en el Boletín Oficial de la diócesis del 30 de setiembre el texto incompleto que se le había facilitado, bajo el título de «Importantísima alocución de Su Santidad sobre los sucesos de España». Cuando le llegó el texto completo de la alocución de Castelgandolfo, lo publicó en el número siguiente del Boletín Eclesiástico, de 31 de octubre, íntegro y subrayando las palabras omitidas en la anterior publicación, con la siguiente nota:

  • 37 BOE de la diócesis de Salamanca, 1936, n° 11, 31 de octubre de 1936, pp. 337-347.

N, B. El texto lo tomamos del folleto en español repartido a continuación de la Alocución Pontificia, igual a la traducción castellana auténtica publicada por L’Osservatore Romano. Ni en ésta ni en el folleto repartido aparecen en cursiva más que las palabras latinas. Faltan párrafos del discurso en el texto publicado por la mayor parte de la prensa diaria37.

51Pero en el intermedio había publicado su pastoral Las dos ciudades, que aparecía oficialmente en aquel mismo Boletín Eclesiástico del 31 de octubre.

52También son muy importantes las pastorales del cardenal Goma. Bernardino M. Hernando, que es quien mejor ha estudiado este punto, dice que son «los dos paladines de la Cruzada». Pla y Deniel utilizó copiosamente la palabra cruzada y la aplicó con convicción a la Guerra Civil en numerosos escritos y discursos. Goma, aunque no menos convencido del carácter religioso de la contienda, fue mucho más cauto en la utilización del vocablo, tal vez por la relación directa que mantenía con la Santa Sede que se mostraba sumamente reticente. Recordemos que Pla procedía del campo del catolicismo social, y en cambio Goma era integrista, lo que hubiera hecho esperar mayor radicalidad en este último. Según Hernando, «en los trece escritos [de Goma] de 1936-1937 sólo la emplea una vez; en los ocho escritos de 1938, sólo otra vez, y en 1939, cuatro veces». Lo más notable es que en el más famoso de todos los documentos eclesiásticos de la Guerra Civil, la carta colectiva, redactada por el cardenal Goma, sólo se utiliza para decir expresamente que no se trata de una cruzada en el sentido estricto de la palabra:

  • 38 Carta colectiva del Episcopado español. El subrayado es mío. Para más detalles sobre el proceso de (...)

Siendo la guerra uno de los azotes más tremendos de la humanidad, es a veces el remedio heroico, único, para centrar las cosas en el quicio de la justicia y volverlas al reinado de la paz. Por esto la Iglesia, aun siendo hija del Príncipe de la Paz, bendice los emblemas de la guerra, ha fundado Ordenes Militares y ha organizado cruzadas contra los enemigos de la fe. No es éste nuestro caso. La Iglesia no ha querido esta guerra ni la buscó38.

53Cinco obispos españoles no firmaron la carta colectiva. El anciano obispo de Menorca, Torres i Ribas, medio ciego, se hallaba en la isla, respetado por los republicanos, pero incomunicado, por lo que Goma no pudo ponerse en contacto con él. El de Orihuela, el donostiarra Javier de Irastorza Loinaz, que se había distinguido por su interés por las cuestiones sociales, se hallaba en Londres cuando se preparó el documento. Consta que Goma le escribió, pero desconocemos la correspondencia cruzada. Por razones no precisadas (al parecer de tipo económico o administrativo) se le había dispensado de residir en su diócesis y se le había puesto un Administrador Apostólico, pero asesinado éste al principio de la guerra, Irastorza consideró que había recuperado automáticamente su jurisdicción episcopal y al término de la guerra apareció allí, asumió el gobierno de la diócesis hasta su muerte, según consta en el Anuario Pontificio. El cardenal Segura residía en Roma, y aunque se hallaba entonces en buena relación con Goma y con el representante de Franco, no firmó seguramente por su condición de arzobispo dimisionario. El cuarto es Mateo Múgica, obispo de Vitoria, expulsado dos veces de su sede: en 1931, durante la República anticlerical, por el católico Miguel Maura; en 1936, en plena guerra santa, por el general masón Cabanellas. Aunque Múgica manifestó retiradamente su adhesión al movimiento, estaba muy dolido por su expulsión y, más aún, por los fusilamientos de sacerdotes vascos. Pero la más significativa de las firmas ausentes es sin duda la del cardenal Vidal i Barraquer, arzobispo de Tarragona, el prelado que junto al nuncio Tedeschini se había significado por su esfuerzo de convivencia con la República. En sus cartas a Pacelli, Vidal explica las razones que le movieron a no firmar: el temor a que sufrieran represalias sus sacerdotes y sus fieles, ya tan probados por la persecución y también porque pensaba que la Iglesia no debía aparecer beligerante en una guerra civil, sino más bien trabajar por la paz y la reconciliación. Goma retrasó incluso la publicación del documento con la esperanza de convencer a Vidal, pero no lo logró. En la correspondencia entre Vidal y Pacelli queda claro que fue una decisión del primero; la Santa Sede ni se lo mandó ni se lo prohibió.

  • 39 Más detalles en H. Raguer, «La Iglesia y la Guerra Civil: Cataluña», en La Iglesia Católica y la Gu (...)

54Quisiera mencionar a otro obispo menos conocido: Justino Guitart, de La Seo de Urgel, íntimo de Vidal i Barraquen, y como éste, abogado, antes de entrar en el seminario. Pasó casi toda la guerra en Italia, en una casa de jesuítas de San Remo, resistiendo diversas presiones de obispos y de Antoniutti para que se pasara a la zona nacional. Cuando Goma le mandó el texto de la carta colectiva pidiéndole que la firmara, Guitart contestó que lo haría si la firmaban los obispos que se hallaban fuera de España, lo cual equivalía a decir que firmaría si lo hacía Vidal i Barraquen El obispo de Gerona, Cartanyà, que era en Pamplona el brazo derecho de Gomà, escribió a Guitart haciéndole notar que de momento había un vasco y un catalán que no firmaban, y que si no lo hacía él serían ya dos catalanes. Finalmente Guitart, probablemente puesto de acuerdo con Vidal i Barraqucr, firmó39.

Católicos por la República

55La gran mayoría de los católicos españoles (obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas, seglares militantes) fueron partidarios del bando llamado nacional, unos llevados de positiva convicción, otros pensando que, tal como habían ido las cosas, era el mal menor. Las excepciones son tan pocas que no cuesta mucho enumerarlas.

  • 40 J. V. C., Montserrat. Glosas a la carta colectiva de los obispos españoles, Barcelona, 1938.

56Ya he hablado de los obispos. Algunos sacerdotes se declararon públicamente contra el alzamiento y hasta colaboraron en la propaganda republicana. El canónigo de la catedral de Córdoba Gallegos Rocafúlt dio conferencias por toda Europa y organizó en la embajada de París un departamento de propaganda religiosa muy activo. Después de la guerra realizó una gran labor en México, donde gozó de notable prestigio. El párroco de San Ginés de Madrid, Leocadio Lobo, celebraba la misa, bendecía matrimonios, daba conferencias por radio y acompañó a Gallegos Rocafull en alguna de sus giras propagandísticas. El sacerdote catalán Josep M. Tarrago, que antes de la guerra había fundado la Unió de Treballadors de Catalunya, escribió una apología de los católicos vascos que alcanzó gran difusión: Le drame d’un peuple incompris. La guerre au Pays Basque (París, 1937). En el Comisariado de Propaganda de la Generalitat de Catalunya trabajaba el erudito sacerdote Joan Vilar i Costa, que editaba un Boletín de Información Religiosa difundido en varias lenguas y daba conferencias religiosas dominicales por radio. Pero su obra más importante, firmada con sus iniciales, es una documentada refutación de la carta colectiva de los obispos40, con un apéndice bibliográfico (libros, periódicos y filmes) que, según La Cierva, es la primera bibliografía de la Guerra Civil. Al término de la guerra tuvo que ir al exilio francés y hasta su muerte trabajó entre los exiliados españoles primero, y los emigrantes laborales después, en medio de la mayor pobreza, sin distinción de creencias ni partidos, en una labor sacerdotal y humanitaria que ha dejado un recuerdo indeleble entre todos los que le trataron. También colaboró en el Comisariado de Propaganda de la Generalitat Ferrán Ruíz Hébrard, secretario de la Federado de Joves Cristians de Catalunya, quien tras los terribles bombardeos de fines de marzo de 1938 (que L’Osservatore Romano llegó a calificar de matanzas inútiles, y que motivaron una gestión de Antoniutti, de parte del Papa, ante Franco para que cesaran) dirigió un manifiesto a la opinión católica internacional en nombre de la juventud católica catalana. El canónigo asturiano Maximiliano Arboleya Martínez –tal vez la figura más destacada del catolicismo social español– hizo en Bilbao, antes de caer en manos franquistas, unas declaraciones a la prensa diciendo: «No creo en los motivos religiosos de esta guerra; en el fondo no hay sino abandono de las masas», y que le valieron más tarde un penoso proceso. Ángel Ossorio y Gallardo, veterano precursor de la Democracia Cristiana en España, fue embajador en Bruselas y luego en París; en numerosas conferencias y escritos se declaró católico practicante y a la vez leal a la República. El grupo de la revista Cruz y Raya (José Bergantín, José M. Semprún Gurrea) representaba en 1936 una posición católica muy avanzada, en la línea de la revista francesa Esprit de Emmanuel Mounier; más que pacifistas, fueron decididos adverssarios de Franco. Luis Lucía y Lucía, jefe de la Derecha Regional Valenciana, partido integrado en la CEDA de Gil Robles, y que había sido ministro de Obras Públicas durante el bienio derechista, había evolucionado desde su inicial tradicionalismo hasta un sincero republicanismo, y en los primeros días del alzamiento hizo una declaración condenándolo y reiterando su lealtad al Gobierno legítimo, lo que no impidió que fuera encarcelado y estuvo a punto de ser fusilado, aunque le salvó su condición de diputado. De la cárcel republicana pasó a la franquista, siendo condenado a muerte, indultado y desterrado a Mallorca. Enrique Moreno Báez, del ala izquierda de Acción Popular dirigida por Giménez Fernández, era lector de español en Oxford y se esforzó por defender la causa de la República ante la opinión católica británica, polemizando con el vicario general de Westminster y con el arzobispo de Burgos. Algunos católicos catalanes pertenecientes al Partido Nacionalista Acció Catalana, prestaron durante la guerra señalados servicios a la República, a la Generalitat y también a la iglesia: Pere Bosch Gimpera, rector de la Universidad Autónoma y después consejero de Justicia, Lluís Nicolau d’Olwer, quien por encargo de Irujo hizo delicadas gestiones en París de cara a una mediación y al restablecimiento de las relaciones con el Vaticano, Joan de Garganta, que facilitó la asistencia religiosa en las prisiones, y el Dr. Jesús M, Bellido Golferichs, catedrático de Fisiología, como su amigo Negrín, que en diciembre del 38 le pidió que aceptara el Comisariado de Cultos de la República.

  • 41 H. Raguer, La Untó Democràtica de Catalunya i el seu temps (1936-1939), Montserrat, Publicacions de (...)

57Especial atención merece el Partido Unió Democrática de Catalunya, que condenó el alzamiento y colaboró con la República y la Generalitat, aunque condenando también los desmanes de matanzas e incendios41. Además de colaborar, algunos de sus miembros, en servicios de la Generalitat, intervinieron activamente en el salvamento de personas amenazadas y en las laboriosas y frustradas negociaciones para restablecer el culto público. Uno de sus dirigentes, Roca Caball, amenazado de muerte por los anarquistas, tuvo que pasar a Francia, pero allí trabajó como secretario del Comité para la paz civil y religiosa que presidía Alfredo Mendizábal, del que salió el comité homólogo francés, de Jacques Maritain. En el exilio, en Burdeos, le nació su hijo Miquel Roca Junyent. Pero el más conocido hombre de Unió Democràtica fue Manuel Carrasco i Formiguera, defensor de los derechos de la Iglesia en las Cortes Constituyentes y fusilado en Burgos en 1938, a pesar de las intensas gestiones de la Santa Sede, de Gomá y de su íntimo amigo y condiscípulo, el P.Romañà, jesuíta, que era entonces secretario o asesor de Antoniutti.

  • 42 Principalmente en mi trabajo : «El Vaticano y la Guerra Civil española», Cristianesimo nella storia (...)

58Pero el caso más importante entre las excepciones al franquismo de los católicos es el de los nacionalistas vascos, que influyó notablemente en la actitud del Vaticano. Pero tanto el caso vasco como la posición de la Santa Sede, de la que me he ocupado detalladamente en otras ocasiones42 y de la que ya nos ha hablado el profesor Petschen, desbordan los límites razonables de esta exposición.

Conclusión

59Por más que Azaña y Goma coincidieran, como hemos visto antes, en constatar la decadencia histórica del catolicismo español, la Iglesia española seguía siendo, políticamente hablando, mucho más potente de lo que Azaña y en general los políticos republicanos se imaginaban.

60Hay que distinguir entre el cristianismo propiamente dicho y la cáscara social, cultural, institucional y de intereses creados que segrega y lo envuelve. Puede darse el caso de que esta cáscara se haya vaciado casi enteramente de su contenido vital cristiano y sin embargo, o precisamente por eso, ser dura y consistente, como una especie de evangelio fosilizado, capaz de romper las muelas a quien trate, como Azaña, de triturarlo. El error de Azaña, y en general de las izquierdas, fue haber subvalorado la potencia estructural y la capacidad de reacción política, y eventualmente bélica, de la cáscara semivacía del decadente catolicismo español. Azaña, como buen intelectual que era, no daba demasiada importancia a las masas que, a su modo, seguían siendo cristianas, aunque no fuera más que con la cruz del neófito y la del sepulcro, como las describía plásticamente Goma. Se engañaba Azaña al ver que intelectualmente el catolicismo pesaba poco en aquella España, y por eso lo juzgó sin fuerzas para oponerse a su proyecto de construcción de un Estado laico. Su conocida reacción al llegarle la noticia de los primeros conventos quemados en Madrid parece indicar que pensaba que aquello no eran más que pequeños incidentes que incluso podían contribuir a desmantelar el catolicismo institucional y facilitar la construcción de la República laica, según el modelo francés, que él tanto admiraba; podía constituir, como dijo él en las Cortes a propósito de la disolución de la Compañía de Jesús o la prohibición de la enseñanza impartida por religiosos, «cuestión de salud pública».

61Pero resultó no la salvación, sino la perdición de la República. Los ataques sectarios a la institución eclesiástica, en los que un sector de los republicanos puso más celo que en emprender las verdaderas y necesarias reformas sociales, suministró a los monárquicos y demás reaccionarios un plus de carga mística para robustecer y a la vez edulcorar la defensa de sus privilegios e intereses. A pesar de que la Iglesia no ejerciera ya aquel influjo cultural que con razón juzgaba Azaña por desaparecido, y aunque la pulpa de la vida cristiana se hubiera resecado considerablemente, el papel del factor religioso en la Guerra Civil demostró que la cascara seguía incólume, o incluso se había endurecido con la hostilidad de la República. Unos políticos y unos militares no demasiado piadosos capitalizaron hábilmente este factor, con lo que el pronunciamiento de 1936 alcanzó, de hecho, el rango de cruzada.

62Cuenta el canónigo Arboleya Martínez que un sacerdote amigo suyo, párroco de un suburbio de Madrid, le escribía en 1939, entusiasmado con la nueva situación:

¡Hay que ver cómo han cambiado las cosas! Antes de la guerra, no venía ningún joven a misa. Ahora, ¡es que me los traen formados!

63Éste y otros ingenuos pensaban que el 1 de abril de 1939 España había vuelto a ser católica.

Notes

1 Así lo hace, por ejemplo, Vicente Cárcel Ortí, La persecución religiosa en España durante la Segunda República (1931-1939), Madrid, Rialp, 1990.

2 A. Mendizábal, Aux origines d’une tragédie, París, Desclée de Brouwer, s. f. [1937], p. 109.

3 Véase El Matí (22 de marzo de 1932).

4 Costa, Oligarquíay caciquismo como laforma actual delgobierno en España, Madrid, 1902, p. 19.

5 Miguel M. Cuadrado, Elecciones y partidos políticos en España (1868-1931), Madrid, Taurus, 1969, t. II, pp. 833-857 y 998-100.

6 José María Gil Robles, No fue posible la paz, Barcelona,Ariel, 1968, pp. 31-34.

7 Recogido por E. Mola, Obras Completas., Valladolid, Santarén, 1940, p. 851.

8 Informe de los sacerdotes Lluís Carreras y Antoni Vilaplana, en M. Batllori y V. M. Arbeloa (eds.), Arxiu Vidal i Barraquer: Iglesia y Estado durante la República Española, L II, Ia parte, Monasterio de Montserrat, 1975 (citado Batllori y Arbeloa [eds.], Iglesia y Estado), anexo al n° 192, pp. 72-83.

9 Gaceta de la República (15 de abril 190).

10 H. Raguer, «L’Espanya de Franco i el Concili Vatica II», en VV. A A., Miscel-lània d’homenatgea Josep Benet, Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1991, pp. 631-650.

11 Manuel Azaña, Obras Completas, J. Marichal (ed.), México, Oasis, 1966-1968, t. II, pp. 51-52 (énfasis mío).

12 José María Gil Robles, op. cit., pp. 51-56.

13 Iglesia y Estado, t.I, 3a parte, pp. 369-414, nos 166-168,

14 I. Goma, «Carta pastoral sobre los deberes de la hora presente», 10 de mayo de 1931, en el Boletín Eclesiástico de la diócesis de Tarazona y Tudela, 1931, pp. 345-380.

15 Texto íntegro de esta pastoral en A. Granados, El cardenal Goma, primado de España, Madrid, Espasa-Calpe, 1969, pp. 287 y 288.

16 Pastoral de 30 de enero de 1937. Texto íntegro en I. Goma, Por Dios y por España, Barcelona, 1940 (fragmentos citados en pp. 99,106 y 122).

17 Lecciones de la guerra y deberes de la paz (8 de agosto de 1939),

18 Texto íntegro en A, Granados, op. cit., apéndice VII, pp. 387-429 (fragmento citado en p. 393).

19 ¡bul, p. 403.

20 Ibid., p. 404.

21 Iglesia y Estado, t.I, 3a parte, pp. 307-308, n° 134.

22 Ibid., p. 311.

23 Carta pastoral de 8 de agosto de 1939.

24 José Del Castillo y Santiago Álvarez, Barcelona, objetivo cubierto, Barcelona, Timón, 1958,157, D y 169, II°.

25 J. M. Fontana, Los catalanes Y la guerra de España, Madrid, Samarán, 1951.

26 Bando n° 32, II de octubre de 1936, Bandos y Órdenes, Sevilla, Imprenta Municipal, 1937, pp. 35-36.

27 Santa Cruz de Tenerife (18 de julio).

28 ABC, Sevilla (22 de julio de 1936).

29 El Diluvio (27 de enero de 1934).

30 ABC. Sevilla (29 de julio de 1936).

31 Carta de José María Gil Robles a Emilio Mola, fechada en Lisboa el 29 de diciembre de 1936. Texto íntegro en B. Félix Maíz, Mola, aquel hombre. Diario de la conspiración (1936), Barcelona, Planeta, [976, p. 231.

32 P. Preston, Franco, «Caudillo de España», Barcelona, Grijalbo, 1994.

33 Cartas citadas por Ma Luisa Rodríguez Aisa, El cardenal Gomá y la guerra de España. Aspectos de la gestión pública del primado (1936-1939), Madrid, CSIC, 1981, pp. 108-109.

34 A. Alvarez Bolado, «Guerra Civil y universo religioso. Fenomenología de una implicación, I: Primer semestre: 18 julio 1936-24 enero 1937», Miscelánea Comillas, 44,1986, pp. 233-300 (texto en p. 267).

35 «[...] martirii in tutto il sacro eglorioso significato dellaparola [...]» (texto italiano original y oficial del discurso en Acta Apostolicae Sedis, 1936, pp. 373-381).

36 Ibud. La parte subrayada por mí fue suprimida en la versión divulgada por los servicios de prensa de la zona nacional.

37 BOE de la diócesis de Salamanca, 1936, n° 11, 31 de octubre de 1936, pp. 337-347.

38 Carta colectiva del Episcopado español. El subrayado es mío. Para más detalles sobre el proceso de elaboración de este documento, redactado por el cardenal Goma a petición de Franco, me remito a mis artículos: «Los obispos españoles y la Guerra Civil», Arbor, 439-440, julio-agosto 1982, pp. 295-320 y « El Vaticano y la Guerra Civil », Vida Nueva, 1523,5 de abril de 1986, pp. 669-678.

39 Más detalles en H. Raguer, «La Iglesia y la Guerra Civil: Cataluña», en La Iglesia Católica y la Guerra Civil española cincuenta años después, Madrid, Fundación Friedrich Ebert - Instituto Fe y Secularidad, 1990, pp. 289-311.

40 J. V. C., Montserrat. Glosas a la carta colectiva de los obispos españoles, Barcelona, 1938.

41 H. Raguer, La Untó Democràtica de Catalunya i el seu temps (1936-1939), Montserrat, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1976.

42 Principalmente en mi trabajo : «El Vaticano y la Guerra Civil española», Cristianesimo nella storia, t. III, 1982, pp. 137-209.

Auteur

Abadía de Montserrat

© Casa de Velázquez, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search