Version classiqueVersion mobile

El republicanismo en el espacio ibérico contemporáneo

 | 
Nicolas Berjoan
, 
Eduardo Higueras Castañeda
, 
Sergio Sánchez Collantes

II. Nuevos estudios sobre los republicanismos ibéricos

La difusión de los símbolos republicanos en provincias: Asturias, 1789-1931

Sergio Sánchez Collantes

Texte intégral

  • 1 Este trabajo se ha realizado en el marco del proyecto de I+D+I «La construcción del imaginario mon (...)

1El objetivo de estas páginas es analizar la difusión y los usos del universo simbólico del republicanismo español a partir de un estudio de caso: el de Asturias1. Conociendo lo sucedido en una región, se puede comprender mejor el alcance de un proceso que seguramente se dio de forma paralela en otras provincias. Las investigaciones locales deberían ayudar a calibrar el impacto que tuvo el uso de los emblemas republicanos y a detectar sus variantes o relecturas. Aquí se examinará la aparición y circulación de esos símbolos, los medios que la favorecieron, las singularidades que se produjeron y su papel en diversas prácticas sociales y familiares. El estudio del imaginario republicano, que goza de una larga tradición en Francia, ha recibido poca atención en España y se ha convertido en una línea novedosa que conviene explorar mediante análisis regionales para documentar mejor las visiones de conjunto.

Origen y precedentes

2Los inicios de la difusión de símbolos republicanos en las provincias, aunque sin el grado de articulación que adquirirá después —incluso con expresiones ambiguas—, ha de buscarse en la Revolución francesa y las primeras décadas del xix. Desde momentos tempranos, en muchas zonas de España se constatan diferentes usos de algunos elementos que, con el correr de los años, integrarán el corpus simbólico del republicanismo; por más que aparezcan aquí y allá como destellos de una cultura política que, en verdad, todavía no existe como tal ni se afianzará hasta mediados del Ochocientos.

  • 2 Peyrou, 2017a.

3La paulatina germinación de ese acervo es indisociable de la circulación transnacional de ideas, personas y mercancías que se acentuó desde finales del siglo xviii2. Así, las transferencias culturales que se produjeron en aquellos umbrales de la contemporaneidad resultaron tan decisivas que sin ellas no se comprendería la adopción de varios símbolos políticos comunes en diferentes países.

  • 3 Anes Álvarez, 1969, p. 175.
  • 4 Gutiérrez Dacosta, 2007, p. 235; Elorza, 1989, p. 72.
  • 5 Posada, Fragmentos de mis memorias, p. 17.
  • 6 Carantoña Álvarez, 1989, p. 297.
  • 7 Palacio Valdés, La novela de un novelista, p. 87.

4Un puñado de ejemplos del caso asturiano bastan para ilustrar hasta qué punto dichos emblemas circularon entre países durante las ocho décadas que median entre 1789 y 1868. Ya en el invierno de 1792 a 1793, por ejemplo, apareció expuesto en la plaza mayor de Gijón un pasquín que hablaba de trescientos hombres dispuestos a levantarse y plantar el árbol de la libertad3. A su vez, la circulación de emblemas nacionales se documenta gracias a la detención en Santander de la asturiana María Josefa Piles por llevar en el sombrero una cuerda tricolor en unos años en los que las autoridades españolas prohibían el uso de la escarapela incluso a los súbditos franceses4. No se han documentado en Asturias usos tan tempranos del gorro frigio, pero en 1822 hubo uno muy sonado que habría de quedar en el recuerdo, cuando un profesor entró en el patio de la Universidad de Oviedo con esa prenda en la cabeza mientras lanzaba vivas a la República5. Incluso en pleno absolutismo fernandino, en 1825, hubo quienes se atrevieron a lucir gorros encarnados durante los carnavales, osadía que provocó la ira del obispo de la diócesis, que no tardó en presentar una denuncia6. En cuanto a la divisa «Libertad, Igualdad, Fraternidad», aunque ya del período isabelino, llama la atención el caso del zapatero librepensador de Avilés que decidió ponerles esos nombres a sus tres hijas7.

  • 8 Escalera, Recuerdos de Asturias, p. 168.
  • 9 Palacio Valdés, La novela de un novelista, p. 86.
  • 10 La Discusión, 31 de agosto de 1862.

5En definitiva, se constatan bastantes testimonios elocuentes que ilustran el componente transnacional de ese protoimaginario republicano que se fue abocetando durante años. En todos ellos salta a la vista la impronta francesa, pero hubo referentes asociados a otros países. Lo ilustra bien el poderoso magnetismo de Garibaldi. En 1865 Evaristo Escalera habló de un viejo liberal asturiano que siempre llevaba consigo el retrato del italiano «en las cajas de fósforos y en los libritos de papel de fumar»8. Pero, más allá de su imagen, resultan muy elocuentes otras prácticas culturales relacionadas con su persona. Sirva de ejemplo la difusión del Himno de Garibaldi, que ya cantaba el citado zapatero a finales de los cincuenta en las tabernas avilesinas, con una letra de su invención que fustigaba al papa y que tras la denuncia del cura de Sabugo le valió dos años de cárcel9. En prisión acabó igualmente el médico noreñés Dionisio Cuesta Olay por regalar unos trajes garibaldinos a varios de sus amigos10.

  • 11 Posada, Fragmentos de mis memorias, p. 37.
  • 12 Valmaseda y Ortiz, «El Bienio de 1854 a 1856», p. 79.
  • 13 El Correo de Asturias, 26 de septiembre de 1894.

6Ante la escasa permisividad del régimen isabelino, el espacio doméstico se convirtió en una especie de refugio simbólico de los primeros emblemas republicanos. Lo plasma gráficamente un recuerdo de la niñez de Adolfo Posada, ejemplo, además, de que existió un acervo compartido por liberales y republicanos. Se trata del pasaje que evoca el cuadro del fusilamiento de Zurbano que presidía la pared del comedor y que, por lo tanto, veía a diario11. No hay que olvidar que el hogar, la casa, era el primer espacio de socialización política, el lugar donde los niños solían experimentar sus contactos originarios con determinados símbolos y se familiarizaban con prácticas e ideas. Muchos republicanos de Asturias se habían criado en esos ambientes liberales del progresismo histórico, que pudieron expresarse públicamente al llegar el bienio de 1854-1856, cuando se vivió «el espectáculo, muy del agrado de una parte del vecindario, de sacar en procesión por las calles el retrato de D. Baldomero [Espartero] […] alumbrado por largas filas de luces» mientras sonaba el Himno de Riego; una puesta en escena que alguien recordará gráficamente como parte de «la historia del fanatismo tricolor»12. No menos sintomático es el testimonio que asegura que los «pequeñuelos de tres a cinco años» que eran alzados por sus madres («mujeres de los artesanos, obreros y armeros») en la plaza de la Constitución de Oviedo en 1854 para que vieran la exhibición del retrato de Espartero, fueron los que en 1868 «se gozaban en arrastrar por las calles de la población el busto [de Isabel II]»13.

Florecimiento y codificación

  • 14 Sánchez Collantes, 2017, pp. 150-151.

7Ochenta años era tiempo suficiente como para que varias generaciones supieran identificar perfectamente lo que significaba una alegoría o un gorro frigio y contribuyeran a su reproducción. Pero fueron las libertades que trajo la revolución «Gloriosa» (de expresión, de reunión, de asociación…), y que recogió la Constitución de 1869, las que hicieron posible que se multiplicase la presencia pública de emblemas republicanos. A la sazón, había símbolos tan populares que los jeroglíficos de la prensa satírica podían incorporarlos con la certeza de que sus lectores más sagaces lograrían descifrarlos14.

  • 15 Id., 2016.
  • 16 La Igualdad, 3 de diciembre de 1868; El Amigo del Pueblo, 5 de diciembre de 1868.

8En esos años, por lo pronto, los republicanos tuvieron una participación señalada en la destrucción de retratos y bustos de Isabel II, que vino a representar un destronamiento simbólico a escala local15. Sin embargo, no actuaron solos. La primera gran demostración pública específicamente republicana fueron las manifestaciones que se promovieron ese otoño de 1868 en muchas ciudades. El 29 de noviembre se movilizaron en Oviedo entre cinco mil y siete mil personas, acompañadas de una puesta en escena muy vistosa en la que se vieron hasta treinta banderas y pancartas con sus lemas. Simbólicamente, descolló la presencia de una alegoría femenina de la República, que la prensa describió como «la estatua de la Libertad, con un gorro frigio sobre la cuchilla de su lanza, apoyando su mano izquierda en la cabeza de un león». Algunos estandartes incluso precisaban el oficio de sus portadores, arrojando luz sobre las bases sociales del republicanismo: «estudiantes, artistas, obreros, armeros, comerciantes y periodistas». Sin embargo, la mayoría de las enseñas recogían las grandes aspiraciones de la democracia republicana: en un lugar visible de la cabecera y rematado por tres coronas de laurel se leía «Viva la República Federal»; y después, entre otros, los lemas «Derecho al Trabajo», «Libertad, Igualdad, Fraternidad», «Abolición de la esclavitud», «Jurado para toda clase de delitos», «Libertad de cultos», «Abolición de la pena de muerte», «No más reyes», «Libertad absoluta de imprenta», «Fuera quintas y matrículas de mar», «Libertad de enseñanza» y «Contribución directa única». Tampoco faltó en las consignas una descarada instrumentalización de la historia, con el rótulo «Villalar, 1521, Bravo, Padilla, Maldonado». Según las crónicas afines, el golpe de vista que ofrecían las «numerosas masas» resultaba más imponente cuando se presentaban en plano inclinado, por ejemplo en la calle del Rosal16.

  • 17 Se menciona también en Alas «Clarín», Juan Ruiz, p. 373, que estima una asistencia de más de «6.00 (...)
  • 18 Palacio Valdés, La novela de un novelista, p. 213.

9Esa manifestación, definida como «la primera que hicieron los ovetenses al grito de viva la República», contó con el imprescindible acompañamiento musical17. La apropiación del Himno de Riego por los republicanos será cada vez más evidente, aunque sonaran también La Marsellesa o el Himno de Garibaldi. En esta ocupación de las calles, además de republicanizarse físicamente el espacio público gracias a estos cánticos, se lograba asimismo una paralela republicanización acústica cuya trascendencia no fue menor. De ahí su constante reiteración, que en algunos momentos incluso llegó a saturar a los más partidarios del Himno de Riego: «Sonando día y noche por las calles, llegó a producirme un malestar indecible», confesará más tarde Palacio Valdés18.

  • 19 La Igualdad, 3 de diciembre de 1868.
  • 20 Guzmán Sancho, 2001, p. 31.
  • 21 Duarte Montserrat, 2004, p. 105.
  • 22 La República Española [Gijón], 27 de julio de 1869.

10En ese primer acto masivo de Oviedo ondeó la «bandera nacional» —la rojigualda— e incluso una de Estados Unidos, a la que se abrazaba un histriónico federal mientras gritaba: «Blancos y negros somos hermanos, ¡abajo la esclavitud!»19. Pero en la Asturias del Sexenio se constatan otros afectos cromáticos. Por ejemplo, los Voluntarios de la Libertad gijoneses, entre los que dominaba el antimonarquismo, enarbolaron «su bandera morada, emblema de la federación republicana, en el centro de la cual aparecía don Pelayo», según el testimonio de Somoza20. Ese color era un símbolo de identificación de la milicia nacional de 1820 que, a su vez, se tenía por el de los comuneros castellanos21. Y se asoció al republicanismo con tanta frecuencia que el pabellón republicano por antonomasia terminó incorporando la franja morada. Pero tiñó asimismo otros muchos distintivos: entre los hombres y las mujeres que recibieron en Gijón a los delegados que volvían de firmar el Pacto Galaico-Asturiano en 1869 hubo tres vecinos que portaban sendas banderas de color morado, rojo y azul22.

  • 23 Miguel González, 2007b, pp. 332-333.

11El rojo, sin embargo, suscitaba un importante disenso porque no todos los republicanos compartían las significaciones revolucionarias que encerraba, ligadas a un federalismo socializante y levantisco. Este color entroncaba con la revolución de 1848 y revivirá en la Comuna de París, pero también se utilizó en España, donde el republicanismo federal más obrerista lo convirtió en un signo de identidad23. Los estudios regionales habrán de dilucidar hasta qué punto se dio en las provincias esta apropiación y el relativo cisma simbólico que representaba.

  • 24 La Iberia, 11 de julio de 1856.
  • 25 Sánchez Collantes, 2011b, pp. 74 y 81-82.
  • 26 García Calzón, inédita, p. 150.
  • 27 Archivo Histórico de Asturias (en adelante AHA), Fondo José Posada Herrera, caja 11.419, leg. 47, (...)
  • 28 La República Democrática, 20 de mayo de 1873 (extracto de El Eco).
  • 29 Aramburu y Zuloaga, Monografía de Asturias, p. 186.
  • 30 Jove y Bravo, «Oviedo», p. 95.

12En Gijón ya había aparecido en 1856 un pasquín que la prensa definió como «más bien rojo que republicano»24. Y El Rojo fue, precisamente, el título del periódico que en el Sexenio fundaron en Madrid los asturianos Celedonio Remís y Antonio Rodil, quien terminó en la cárcel de Oviedo por codirigir la insurrección federal de octubre de 186925. A ese republicanismo situado más a la izquierda, «intransigente» según el léxico de la época, es al que se refería el gobernador de Oviedo en una misiva privada en la que sostenía la necesidad de «dar la batalla a todos los elementos disolventes y a los socialistas en particular»26. Según le explicó Benito Canella a Posada Herrera, allá por 1874 los republicanos de la capital asturiana se dividían «con los nombres caprichosos de Vaites, o templados, y Vitis, rojos»27. Más aún, el edificio consistorial del Ayuntamiento ovetense, donde esta última facción debió de predominar, lució un pabellón creado a partir del que había surgido durante la invasión napoleónica: ondeó una «bandera roja» en la que «se veía en campo azul […] la cruz de Pelayo». El símbolo ofendió en particular a los republicanos moderados de El Eco de Asturias, que lo rechazaron tajantemente: «Basta ya de carnavalescos espectáculos, señores rojos del ayuntamiento en cuadro»28. Esos apelativos tan locales de los tiempos de la República no se habían olvidado a finales de siglo, cuando Aramburu evocó «aquellos bandos de vitis y vaites, que hacían de la familia republicana una familia mal avenida»29. También Jove y Bravo habló de las «contiendas entre vitis y vaites»30.

  • 31 Sánchez Collantes, 2017, p. 152.
  • 32 La República Española, 7 y 14 de septiembre de 1869.
  • 33 El Hijo de Llanes, 31 de enero de 1869.
  • 34 La República Española, 3 y 24 de agosto de 1869.

13En la Asturias del Sexenio se constata asimismo la incipiente mercantilización que subyacía tras los «objetos republicanos». En efecto, las banderas, los retratos o los gorros frigios que realzaban las diferentes escenografías se comercializaron de una forma que, a estas alturas del siglo, se beneficiaba de las posibilidades que ofrecía el sistema industrial para generar una producción masiva que rebajaba su coste y permitía satisfacer la demanda de miles de simpatizantes31. Entre otros objetos, en la prensa regional se anunciaron medallas republicanas, que se podían adquirir en la gijonesa librería de Hermógenes Andrade «a precios sumamente módicos» —de 4 a 8 reales— y los asequibles retratos de Emilio Castelar, que vendía el fotógrafo federal Marceliano Cuesta en la misma villa a 2 reales la unidad32. En concejos más apartados, como Llanes, se publicitaron láminas con el retrato colectivo de quienes integraban el primer gobierno del Sexenio Democrático33. Otros productos no estaban al alcance de cualquiera, como la galería completa de los diputados que habían votado a favor de la República en aquellas Cortes de 1869, «lujosamente grabada a cinco tintas», que valía una cantidad (180 reales) de la que solo disponían ciertas sociedades republicanas o los correligionarios pudientes. El periódico gijonés La República Española incluyó el anuncio, en el que la empresa fotográfica se dirigía «a los comités y clubs republicanos de España» para que la encargasen con un fin muy preciso: «Que su vista sirva de recuerdo eterno y continuo estímulo a la propaganda». El propio semanario, acaso deseoso de ornar la sala de redacción, no tardó en hacer un pedido del que ha quedado rastro en su sección administrativa: «Recibida su carta […] con la fotografía de los diputados republicanos»34.

  • 35 La Igualdad, 12 y 13 de febrero de 1870.

14En definitiva, los periódicos republicanos anunciaron diversos productos que fueron encargados por correligionarios de toda España. Otras veces, el artículo simbólico y la mística del caído republicano se combinaron en suscripciones filantrópicas que ayudaban a despertar emociones y a tejer redes solidarias. Ocurrió por ejemplo cuando al morir el diputado Rafael Guillén en las sediciones de 1869 el fotógrafo Charles Monney propuso hacer «una gran tirada» de tarjetas con su retrato para vender a 3 reales y, descontados los gastos de su producción, entregar el resto a su huérfano, campaña para la que también pedía el auxilio de la prensa: «Los periódicos republicanos pueden recomendar la adquisición de la fotografía a sus correligionarios». Recogió el guante y canalizó los pedidos La Igualdad, que tenía una amplia difusión en todas las provincias en general, incluida Asturias35.

  • 36 Sánchez Collantes, 2017, pp. 155 y sqq.
  • 37 García Calzón, inédita, p. 187.
  • 38 Archivo Municipal de Gijón (en adelante AMG), Colección Fotográfica Padre Patac y Libro de Acuerdo (...)

15En lo que se refiere a las actuaciones simbólicas desde el poder, el ámbito local es el espacio más adecuado para estudiarlas, dado que los gobiernos municipales solían distinguirse de los estatales en este aspecto36. La más común en las principales ciudades fue la de rebautizar la plaza mayor con el nombre de «Plaza de la República» y sustituir la lápida correspondiente. En Oviedo incluso se adelantaron al rumbo político que iba a tomar el país en junio, puesto que ya en marzo se aprobó que dicho letrero pusiera «Plaza de la República Federal, proclamada el 12 de febrero de 1873»37. En Gijón, la nota más destacada fue la resignificación simbólica que experimentó el salón de plenos, donde se acordó instalar una placa de mármol que en letras mayúsculas rezaba: «El Ayuntamiento de Gijón a la proclamación de la República Democrática el XI febº MDCCCLXXIII». Pero lo más vistoso se hallaba en la parte inferior, donde se cinceló un mediorrelieve en el que una matrona republicana togada y con gorro frigio abrazaba otras dos representaciones alegóricas femeninas de la Igualdad y la Ley38.

  • 39 Archivo Municipal de Oviedo, Libro de Acuerdos, 12 de junio de 1874.
  • 40 AMG, Libro de Acuerdos, 9 de enero de 1875.

16El golpe de Pavía, en enero de 1874, marcó el inicio de una reorientación simbólica que en diciembre consagró definitivamente el pronunciamiento de Martínez Campos. Ya en junio el gobernador manifestó su «sorpresa y pesar» ante la inscripción del Ayuntamiento de Oviedo, alegando que era «conmemorativa de penosos recuerdos y opuesta en su significación a la actual situación política», por lo que mandó colocar la anterior lápida, «en la que sólo se leería Plaza de la Constitución»39. Y, una vez restaurada la Monarquía, se multiplicaron las actuaciones simbólicas en consonancia. Por ejemplo, en enero de 1875 el Ayuntamiento de Gijón acordó retirar «inmediatamente» del salón «la lápida conmemorativa de la proclamación de la república, así como también cuantos atributos de dicha forma de gobierno existan en los edificios oficiales». En su lugar, había que poner ahora «el retrato de S. M. el Rey Don Alfonso 12º y en el sillón presidencial la corona real que indebidamente se cortó del mismo»40.

Un mundo interiorizado para discrepar

17Al inicio de la Restauración habían terminado de configurarse unas estructuras simbólicas que sirvieron a quienes se oponían a la Monarquía para robustecer su fe en el ideario republicano, consolidar sus identidades políticas y estrechar filas en tiempos de adversidad. Todos los emblemas que se han mencionado arraigaron en el imaginario colectivo de la disidencia republicana y continuaron propagándose y mostrándose en numerosas prácticas sociales.

  • 41 Orobon, 2005.
  • 42 Fuertes Acevedo, Noticias históricas de la prensa, p. 92 (nota manuscrita del ejemplar conservado (...)

18Las caricaturas de las revistas satíricas del Sexenio habían contribuido a popularizar las alegorías femeninas de la República en toda España41. Y en otras publicaciones locales también se propagó esta iconografía. El Municipio Federal, por ejemplo, se publicó en Gijón en 1873 y su cabecera mostraba «una viñeta representando la República»42. Así, mucha gente sabía perfectamente lo que significaba esa mujer togada, con gorro frigio y con unos rasgos canónicos que perdurarán. El semanario republicano Gijón, que se publicó en la villa homónima, difundió una caricatura en 1885 en la que, para acusar de traidor al dirigente federal Eladio Carreño, lo representa contando monedas después de vender y entregar a un fraile la República, que aparece como una figura femenina togada, en sandalias y con el gorro frigio (fig. 1).

Fig. 1. — Anónimo, «Alegoría de la República», Gijón [semanario], 29 de marzo de 1885.

Fig. 1. — Anónimo, «Alegoría de la República», Gijón [semanario], 29 de marzo de 1885.

Fuente: Archivo Municipal de Gijón.

  • 43 Martínez, Al final del sendero, p. 35.

19El sentido del dibujo habría resultado incognoscible sin todos los precedentes ya explicados. Ni que decir tiene que las revistas satíricas de Madrid y otros lugares siguieron circulando por Asturias, y era habitual que el impacto de sus dibujos se multiplicase, y no solo por hallarse en las bibliotecas de los ateneos o los círculos políticos: un zapatero de Avilés tenía las paredes y el techo de su taller «totalmente empapelados con grandes ilustraciones en color sacadas del semanario El Motín»43.

20Quienes trabajaban en las artes gráficas conocían muy bien todas esas representaciones. El litógrafo Nemesio Martínez Sienra, que en 1869 había pertenecido a la Juventud Republicana de Gijón, elaboró en 1880 el Álbum enciclopédico de ornamentación, con tipos decorativos y muchas alegorías, incluyendo la de la República (fig. 2).

Fig. 2. — Nemesio Martínez Sienra, «Alegoría de la República», en Martínez Sienra, Álbum enciclopédico de ornamentación, Gijón, 1880, lám.34.

Fig. 2. — Nemesio Martínez Sienra, «Alegoría de la República», en Martínez Sienra, Álbum enciclopédico de ornamentación, Gijón, 1880, lám.34.

Fuente: Biblioteca Pública Jovellanos, Gijón, RES GI 159, lám. 34.

21El que fuera uno de los dibujos recogidos en la obra sugiere que hubo grabadores que la tomaron de modelo y que también formaba parte del universo de patrones que necesitaban los artistas gráficos para atender toda clase de encargos. Al fin y al cabo, la producción masiva e industrial de símbolos políticos no impidió que muchas sociedades democráticas recurrieran a un artesano local cuando deseaban un retrato o un busto único para engalanar sus instalaciones.

  • 44 El Carbayón, 13 de febrero de 1883.
  • 45 Ibid., 13 de febrero de 1886.

22Entre las prácticas sociales más adecuadas para el despliegue simbólico, hay que citar los banquetes políticos, donde solía haber un calculado atrezo para solemnizar el acontecimiento. Los más representativos fueron los del 11 de febrero, pero también se organizaron veladas, mítines y reuniones varias que habilitaron igualmente una escenografía para la ocasión: colgaduras, banderas, retratos, bustos, adornos florales... Cuando se desarrollaban en el círculo republicano de turno, la ornamentación habitual, que de por sí formaba un decorado, se perfeccionaba con elementos añadidos dispuestos para subrayar lo especial del momento. Hasta ciento treinta comensales se juntaron en el Casino de la Unión Democrática de Oviedo en 1883 para conmemorar el día de la proclamación de la República44. Y en torno a noventa hicieron lo propio en Mieres en 188645. Ahora bien, las descripciones más ricas en detalles simbólicos corresponden al período de entresiglos, cuando se menciona la presencia de la matrona, la bandera o tal o cual retrato.

  • 46 El Imparcial, 1 de septiembre de 1904.
  • 47 El Noroeste, 13 de febrero de 1905.
  • 48 Ibid., 12 de febrero de 1906.

23En estos y otros actos políticos, las alegorías de la República, en pintura o en bulto redondo, solían ocupar lugares estratégicos, deviniendo elementos rectores del espacio. Lo reflejó muy bien el comentario de Juan Llera sobre un mitin de Avilés en 1904: «Tenemos la reina de la fiesta ―dice señalando la efigie de la República―, que está al fondo del escenario»46. Las crónicas de los actos del 11 de febrero son las que mejor ilustran cómo, año tras año, se trabajaba profusamente el decorado. En 1905, por ejemplo, en dicha villa se colocaron «bajo dosel de terciopelo rojo, la bandera española y los retratos de D. Nicolás Salmerón y de la matrona republicana»; mientras que para una velada en Mieres se optó por situar detrás, en el escenario, «una alegoría de la república y el retrato del jefe de la Unión Republicana D. Nicolás Salmerón»47. A su vez, la mesa presidencial de otro acto celebrado al año siguiente en Gijón se realzó con «el busto de una matrona que representaba la República»48.

  • 49 Ibid., 1 de septiembre de 1897.
  • 50 Ibid., 15 de agosto de 1931.

24Debió de tratarse de la «obra bellísima» del escultor José María López que mencionó la prensa en otras ocasiones y que ya había destacado «en el fondo del escenario, bajo elegante dosel» en un importante mitin de la Fusión Republicana que en 1897 se organizó en el teatro de los Campos Elíseos49. El busto realizado por este artista gijonés apareció en la primera plana de El Noroeste en 1931 (fig. 3), junto a los retratos de Fermín Galán y Ángel García Hernández, que engrosaron el martirologio republicano después de ser fusilados en 1930 por liderar la intentona de Jaca50.

Fig. 3. — José María López, «Busto de la República», portada de El Noroeste. Diario democrático independiente [Gijón], 15 de agosto de 1931.

Fig. 3. — José María López, «Busto de la República», portada de El Noroeste. Diario democrático independiente [Gijón], 15 de agosto de 1931.

Fuente: Hemeroteca Municipal de Gijón.

  • 51 El Comercio, 20 de febrero de 1912.

25Por último, no hay que olvidar las alegorías vivientes, habituales en el contexto de diversas fiestas populares. Por ejemplo, durante los carnavales de 1912 en Gijón una muchacha se vistió de República con tanto acierto que un cronista local no escatimó en alabanzas51.

  • 52 El Motín, 4 de septiembre de 1884.
  • 53 Ibid., 18 de octubre de 1888.
  • 54 Las Dominicales del Libre Pensamiento, 15 de octubre de 1887.
  • 55 Ibid., 18 de enero y 15 de febrero de 1890.
  • 56 El Motín, 25 de septiembre de 1884.
  • 57 Las Dominicales del Libre Pensamiento, 2 de agosto de 1890. A menudo no es difícil inferir el nomb (...)

26Entretanto, las redacciones de los periódicos siguieron funcionando como centros expedidores de productos simbólicos concebidos para republicanizar espacios de la casa o de la sociedad y para las grandes demostraciones públicas. En Asturias se distribuyeron muchas imágenes desde los años ochenta, no solo alegorías o retratos de dirigentes, sino también de los militares que promovieron intentonas republicanas. Hoy lo sabemos porque los pedidos dejaron su rastro en la sección administrativa de los periódicos. Así ocurrió, por ejemplo, con el teniente que acaudilló la insurrección de 1883 en Santo Domingo de la Calzada: «Trubia.― V. A.­― Servidos segunda vez los retratos de Cebrián»52. Y seguramente fue mayor la demanda que tuvieron alegorías como la que distribuyó El Motín: «Candás.― B. G. P.― […] Servida lámina República el 15»53. En ocasiones los mensajes no especifican la iconografía de la imagen comprada, pero sí evidencian una circulación incesante, a juzgar por los muchos textos alusivos: «Gijón.― S. G.― […] envié el retrato pedido»54. El abono de cifras elevadas debió de significar la compra de un buen número de estos productos, así como de libros o paquetes de ejemplares: «La Felguera.― J. M. S.― Idem [recibidas] 253,56 [pesetas] y son atendidos los pagos que me indica»55. Además, esas notas telegráficas no se limitan a constatar los encargos recibidos, sino que también muestran el interés que despertaban otros artículos de los que se pedía información: «Infiesto.― V. G.― Recibí libranza de cuatro pesetas y el día 19 le remití los ocho ejemplares del retrato de Cebrián. En pliego grande y papel grueso, hay retratos litográficos de los señores Zorrilla y Salmerón, y cuesta cada pliego una peseta»56. Ni que decir tiene que algunas imágenes lograron tal éxito que terminaron agotándose: «La Felguera.― J. M. S.― […] No hay las fotografías que desea»57.

27El resultado de este comercio de símbolos fue que, hasta en los concejos más rurales, se documentan escenografías como la que se preparó en un café de Grao, que ofrecía

  • 58 Ibid., 21 de febrero de 1886.

[un golpe de vista de lo más precioso al ver colocados […] en los sitios más vistosos los retratos de los hombres más eminentes de la democracia republicana, D. Estanislao Figueras, D. Emilio Castelar, D. Francisco Pi y Margall, D. Manuel Ruiz Zorrilla, D. Nicolás Salmerón, D. José María Orense y, para completar el cuadro, el de D. Ramón Chíes58.

  • 59 El Noroeste, 4 de julio de 1910.
  • 60 El Progreso de Asturias, 20 de octubre de 1903.
  • 61 El Comercio, 3 de agosto de 1899.
  • 62 La Aurora Social, 8 de mayo de 1931.

28Tampoco desapareció en la Restauración el uso del gorro frigio, lo mismo en representaciones que como prenda de vestir circunstancial. Su exhibición se documenta en momentos señalados: banquetes, mítines, manifestaciones, actos civiles, etcétera. En la movilización anticlerical de 1910, por ejemplo, se vieron en Gijón algunas mujeres y «muchos niños» que portaban en su cabeza «el significativo gorro frigio»59. También en concejos tan remotos como Cabrales se organizaron actos donde «numerosos niños» se mostraron «con el gorro frigio y dando vivas a la República», e incluso se menciona a una niña que llevaba el letrero «Viva España libre»60. Refiriéndose a los choques con los católicos en otras provincias, la prensa local vaticinó conflictos asegurados si no se prohibían tales distintivos61. Y esta práctica se mantuvo hasta la proclamación de la República incluso entre los socialistas. Se reflejó bien en la fiesta del Primero de Mayo de 1931 en Oviedo, donde fueron compatibles los sones de La Internacional y La Marsellesa, así como que «muchos concurrentes [luciesen] gorro frigio y en la solapa la bandera roja»62. Otras veces, la prenda figuró sencillamente como motivo iconográfico o decorativo, como en el sello del comité federal de Gijón (fig. 4).

Fig. 4. — Sello del Comité Republicano Federal de Gijón, detalle de las actas, reunión del 27 de junio de 1918, p. 3.

Fig. 4. — Sello del Comité Republicano Federal de Gijón, detalle de las actas, reunión del 27 de junio de 1918, p. 3.

Fuente: Archivo Histórico de Asturias, Fondo Guerra Civil, rollo 1296, K5-5.

  • 63 Rodríguez Infiesta, 2008, p. 656.
  • 64 AHA, Fondo Guerra Civil, rollo 1296, K5-5, actas del 19 de marzo y del 5 de mayo de 1919.

29También en el homenaje post mortem que en Gijón le dispensaron a Ramón Álvarez García, exdirector de El Noroeste: su hija descubrió una lápida tapada con «la bandera de la República, en cuyo centro ostentaba un rojo gorro frigio»63. El mármol fue adquirido por el comité republicano federal de la villa y costó 500 pesetas64.

  • 65 La Opinión de Asturias, 20 de septiembre de 1893 (en el palco del teatro de Jovellanos durante un (...)
  • 66 El Pueblo Astur, 27 de abril de 1914.
  • 67 El Comercio, 4 de julio de 1910.
  • 68 El Noroeste, 23 de enero de 1920.
  • 69 Ibid., 8 de noviembre de 1921.

30En cuanto a las banderas, los republicanos de Asturias utilizaron durante muchos años tanto la rojigualda como la tricolor. Pese a todo, la segunda acabaría imponiéndose y se mostró cada vez más desde los noventa65, aunque no fueron incompatibles hasta entrado el siglo xx; por ejemplo, todavía en 1914 hubo un mitin en Gijón presidido por un busto de la República al que flanqueaban las dos enseñas66. Alternaban igualmente con los estandartes propios de las diferentes sociedades, sobre todo en las manifestaciones. En las anticlericales de 1910, una mujer llevaba «la bandera roja del Centro Instructivo Republicano»67. También se mostraron en ritos de paso laicos, como el entierro de Alvarina García Rodríguez, presidenta de la Agrupación Feminista Anticlerical, que en 1920 fue conducida al cementerio civil de Gijón en un ataúd «envuelto en la bandera republicana del Subcomité del Natahoyo»68. De hecho, se trataba de una reafirmación post mortem que se lograba cubriendo el ataúd con la bandera republicana69.

  • 70 Dos usos de la tricolor en Gijón: El Noroeste, 28 de abril de 1902 (en el Casino Federal); La Pren (...)
  • 71 El Noroeste, 8 de octubre de 1910.
  • 72 Ibid., 12 de febrero de 1908.
  • 73 Las Dominicales del Libre Pensamiento, 14 de abril de 1893.

31Las banderas, que no parece que se izaran a diario, ondeaban en los balcones de las sociedades republicanas en jornadas señaladas70. Aparte del 11 de febrero u otras efemérides, había muchas razones para hacerlo: festejar la elección de un diputado, agasajar a un visitante e incluso celebrar éxitos ajenos, como la proclamación de la República en Portugal71. A veces la puesta en escena resultó bastante espectacular, casi el trasunto de una revista militar, según el relato de una velada gijonesa: «Entraban, portando lujosas banderas, los individuos que forman los Comités, Subcomités y Juventudes adeptas al Partido Federal»72. La enseña fue también la pieza rectora de manifestaciones con un fin tan simbólico como era «entregar una bandera por el triunfo […] obtenido en las últimas elecciones»73.

  • 74 Un ejemplo en El Noroeste, 23 de agosto de 1897.
  • 75 La Verdad, 6 de enero de 1889.

32Las banderas republicanas se exhibieron asimismo en la sede de la prensa afín74. Más aún, dentro de los estandartes que algunos periódicos tenían para lucir en ciertos actos, los republicanos incorporaron su propio simbolismo: en una manifestación a favor del puerto de El Musel, el semanario ovetense La Verdad mostró un pendón de terciopelo en el que, junto al nombre de la publicación, figuraba la divisa «Libertad, Igualdad, Fraternidad», y también «una escuadra y un compás entrelazados, bordados en oro», detalles masónicos que fustigó el tradicionalista La Cruz de la Victoria75.

  • 76 Mateos, 2007, p. 25.
  • 77 El Comercio, 4 de julio de 1910; El Noroeste, 4 de julio de 1910.

33Con frecuencia esas banderas habían sido confeccionadas por mujeres que profesaban las mismas ideas. La socialista Teresa Olay, por ejemplo, cosió la primera bandera roja que festejó el Primero de Mayo en Gijón76. Pero las republicanas no se limitaron a ejercer de bordadoras del pabellón, sino que lo vivieron con igual solemnidad y emoción que los varones. Así lo refleja la crónica de una marcha anticlerical que recorrió Gijón en 1910, según la cual, al pasar frente al Centro Instructivo Republicano «los manifestantes, y particularmente las mujeres, saludaron respetuosamente la bandera tricolor izada en la fachada». En ocasiones, de hecho, ellas mismas la ondearon con pasión, como sucedió en esa misma protesta callejera, en la que Rosario de Acuña llevaba una enseña y otra librepensadora marchaba delante portando la bandera roja del Centro Instructivo Republicano77.

  • 78 El Progreso de Asturias, 2 de junio de 1903.
  • 79 El Nuevo Régimen, 12 de septiembre de 1891.

34Al acercarse el siglo xx, pero sobre todo en sus inicios, los progresos técnicos se ponen al servicio de las escenografías republicanas, de manera que los momentos y espacios en los que se producía el despliegue simbólico se veían realzados gracias a la iluminación con luz eléctrica y a la música reproducida con fonógrafos o gramófonos78. Además, hay más fuentes que atestiguan singularidades regionales de interés durante esos años. Un buen ejemplo fue el empleo de la gaita para interpretar La Marsellesa y el Himno de Riego, como sucedió durante la visita de Pi y Margall79.

  • 80 Martínez, Al final del sendero, pp. 157-158.

35El uso de los emblemas republicanos continuó bajo la dictadura de Primo de Rivera, aunque se limitase su exposición pública. Porque las luchas por la apropiación simbólica de las calles siguieron muy presentes entonces y después. Por ejemplo, durante el gobierno de Dámaso Berenguer hubo una cena de socialistas y republicanos en la que, después de una larga sobremesa, pertrechados de una escalera y un martillo, decidieron «ir a arrancar la placa de mármol, con letras y escudo en bronce» que se había colocado para homenajear a Primo de Rivera en uno de los laterales de la iglesia de los jesuitas en Gijón80. No consiguieron su propósito, pero el hecho evidencia que ese tipo de lápidas seguía avivando las pasiones como en los tiempos de Riego.

  • 81 Radcliff, 2004, pp. 154-155.
  • 82 La Voz de Asturias, 21 de abril de 1931.

36El 14 de abril de 1931, al proclamarse la Segunda República, las calles de numerosas ciudades españolas se vieron inundadas por banderas tricolores, gorros frigios, cánticos patrióticos y gritos políticos. Ese acervo de símbolos era fruto de un largo proceso de codificación y difusión, en cuyo transcurso miles de personas de varias generaciones los interiorizaron y construyeron así un imaginario que desempeñó un papel muy importante en la forja de las identidades republicanas y en la movilización emocional. En Asturias hay pruebas muy evidentes de la continuidad simbólica entre el 14 de abril y sus dilatados precedentes. En Gijón, sin ir más lejos, cuando se proclamó la República desde el balcón del Ayuntamiento se izó en un primer momento la bandera federal porque era «la única no monárquica que tenían a mano», aunque en pocas horas ya se veía gente con escarapelas tricolores81. Y el nuevo alcalde propuso encargar una lápida conmemorativa del 14 de abril y restituir la de 1873, que se hallaba en los almacenes municipales82.

  • 83 Piñera, 2005, passim.
  • 84 Id., 2005, pp. 253-254.

37El nomenclátor, a su vez, iría amoldándose a la naciente situación política en sucesivos acuerdos municipales: desaparecían nombres relacionados con la Monarquía o el santoral y aparecían las calles Catorce de Abril, General Riego, Ferrer i Guàrdia, Rosario de Acuña, Pablo Iglesias, Manuel Azaña, Capitán García Hernández, Leopoldo Alas o Blasco Ibáñez junto con guiños a la tradición republicana local (Ateneo o Jabobo Olañeta, entre otras) y las consabidas plazas de la República y de Galán83. Tan reveladores son los cambios que se introdujeron como lo que recogen algunas solicitudes ciudadanas que no prosperaron en las que, por ejemplo, se pedían calles para Alfredo Calderón, Rafael María de Labra, Emilio Menéndez Pallarés o José Nakens; y no menos elocuente, tratándose de símbolos, es la queja que presentaron dos concejales que exigían la retirada de los rótulos de Azaña e Iglesias por ver en su diseño «el triángulo masónico»84.

38En resumen, todo ese entramado simbólico se institucionalizó y adquirió rango oficial en 1931, lo que inevitablemente comportaba una pérdida del carácter heterodoxo que venía caracterizándolo desde hacía varias décadas, en las que los republicanismos habían formado parte de la oposición y la disidencia político-religiosa. En ese largo período, los símbolos ayudaron a movilizar y a fortalecer en los republicanos su identidad política, así como el sentimiento de pertenencia a una gran familia que les daba la esperanza de un futuro mejor.

Notes

1 Este trabajo se ha realizado en el marco del proyecto de I+D+I «La construcción del imaginario monárquico. Monarquías y repúblicas en la Europa meridional y América Latina en la época contemporánea (siglos xixxx)», del Ministerio de Ciencia e Innovación (ref. PID2019-109627GB-I00). Parte del proceso de documentación también se había beneficiado de la ayuda JC2015-00145.

2 Peyrou, 2017a.

3 Anes Álvarez, 1969, p. 175.

4 Gutiérrez Dacosta, 2007, p. 235; Elorza, 1989, p. 72.

5 Posada, Fragmentos de mis memorias, p. 17.

6 Carantoña Álvarez, 1989, p. 297.

7 Palacio Valdés, La novela de un novelista, p. 87.

8 Escalera, Recuerdos de Asturias, p. 168.

9 Palacio Valdés, La novela de un novelista, p. 86.

10 La Discusión, 31 de agosto de 1862.

11 Posada, Fragmentos de mis memorias, p. 37.

12 Valmaseda y Ortiz, «El Bienio de 1854 a 1856», p. 79.

13 El Correo de Asturias, 26 de septiembre de 1894.

14 Sánchez Collantes, 2017, pp. 150-151.

15 Id., 2016.

16 La Igualdad, 3 de diciembre de 1868; El Amigo del Pueblo, 5 de diciembre de 1868.

17 Se menciona también en Alas «Clarín», Juan Ruiz, p. 373, que estima una asistencia de más de «6.000 almas».

18 Palacio Valdés, La novela de un novelista, p. 213.

19 La Igualdad, 3 de diciembre de 1868.

20 Guzmán Sancho, 2001, p. 31.

21 Duarte Montserrat, 2004, p. 105.

22 La República Española [Gijón], 27 de julio de 1869.

23 Miguel González, 2007b, pp. 332-333.

24 La Iberia, 11 de julio de 1856.

25 Sánchez Collantes, 2011b, pp. 74 y 81-82.

26 García Calzón, inédita, p. 150.

27 Archivo Histórico de Asturias (en adelante AHA), Fondo José Posada Herrera, caja 11.419, leg. 47, n.º 64 (carta fechada en Oviedo el 4 de enero de 1874).

28 La República Democrática, 20 de mayo de 1873 (extracto de El Eco).

29 Aramburu y Zuloaga, Monografía de Asturias, p. 186.

30 Jove y Bravo, «Oviedo», p. 95.

31 Sánchez Collantes, 2017, p. 152.

32 La República Española, 7 y 14 de septiembre de 1869.

33 El Hijo de Llanes, 31 de enero de 1869.

34 La República Española, 3 y 24 de agosto de 1869.

35 La Igualdad, 12 y 13 de febrero de 1870.

36 Sánchez Collantes, 2017, pp. 155 y sqq.

37 García Calzón, inédita, p. 187.

38 Archivo Municipal de Gijón (en adelante AMG), Colección Fotográfica Padre Patac y Libro de Acuerdos, 22 de febrero de 1873.

39 Archivo Municipal de Oviedo, Libro de Acuerdos, 12 de junio de 1874.

40 AMG, Libro de Acuerdos, 9 de enero de 1875.

41 Orobon, 2005.

42 Fuertes Acevedo, Noticias históricas de la prensa, p. 92 (nota manuscrita del ejemplar conservado en el Real Instituto de Estudios Astutrianos).

43 Martínez, Al final del sendero, p. 35.

44 El Carbayón, 13 de febrero de 1883.

45 Ibid., 13 de febrero de 1886.

46 El Imparcial, 1 de septiembre de 1904.

47 El Noroeste, 13 de febrero de 1905.

48 Ibid., 12 de febrero de 1906.

49 Ibid., 1 de septiembre de 1897.

50 Ibid., 15 de agosto de 1931.

51 El Comercio, 20 de febrero de 1912.

52 El Motín, 4 de septiembre de 1884.

53 Ibid., 18 de octubre de 1888.

54 Las Dominicales del Libre Pensamiento, 15 de octubre de 1887.

55 Ibid., 18 de enero y 15 de febrero de 1890.

56 El Motín, 25 de septiembre de 1884.

57 Las Dominicales del Libre Pensamiento, 2 de agosto de 1890. A menudo no es difícil inferir el nombre del comprador que se ocultaba tras las iniciales.

58 Ibid., 21 de febrero de 1886.

59 El Noroeste, 4 de julio de 1910.

60 El Progreso de Asturias, 20 de octubre de 1903.

61 El Comercio, 3 de agosto de 1899.

62 La Aurora Social, 8 de mayo de 1931.

63 Rodríguez Infiesta, 2008, p. 656.

64 AHA, Fondo Guerra Civil, rollo 1296, K5-5, actas del 19 de marzo y del 5 de mayo de 1919.

65 La Opinión de Asturias, 20 de septiembre de 1893 (en el palco del teatro de Jovellanos durante un mitin).

66 El Pueblo Astur, 27 de abril de 1914.

67 El Comercio, 4 de julio de 1910.

68 El Noroeste, 23 de enero de 1920.

69 Ibid., 8 de noviembre de 1921.

70 Dos usos de la tricolor en Gijón: El Noroeste, 28 de abril de 1902 (en el Casino Federal); La Prensa, 12 de febrero de 1922 (en el Centro Instructivo Republicano).

71 El Noroeste, 8 de octubre de 1910.

72 Ibid., 12 de febrero de 1908.

73 Las Dominicales del Libre Pensamiento, 14 de abril de 1893.

74 Un ejemplo en El Noroeste, 23 de agosto de 1897.

75 La Verdad, 6 de enero de 1889.

76 Mateos, 2007, p. 25.

77 El Comercio, 4 de julio de 1910; El Noroeste, 4 de julio de 1910.

78 El Progreso de Asturias, 2 de junio de 1903.

79 El Nuevo Régimen, 12 de septiembre de 1891.

80 Martínez, Al final del sendero, pp. 157-158.

81 Radcliff, 2004, pp. 154-155.

82 La Voz de Asturias, 21 de abril de 1931.

83 Piñera, 2005, passim.

84 Id., 2005, pp. 253-254.

Table des illustrations

Titre Fig. 1. — Anónimo, «Alegoría de la República», Gijón [semanario], 29 de marzo de 1885.
Crédits Fuente: Archivo Municipal de Gijón.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/27480/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 603k
Titre Fig. 2. — Nemesio Martínez Sienra, «Alegoría de la República», en Martínez Sienra, Álbum enciclopédico de ornamentación, Gijón, 1880, lám.34.
Crédits Fuente: Biblioteca Pública Jovellanos, Gijón, RES GI 159, lám. 34.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/27480/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 546k
Titre Fig. 3. — José María López, «Busto de la República», portada de El Noroeste. Diario democrático independiente [Gijón], 15 de agosto de 1931.
Crédits Fuente: Hemeroteca Municipal de Gijón.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/27480/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 375k
Titre Fig. 4. — Sello del Comité Republicano Federal de Gijón, detalle de las actas, reunión del 27 de junio de 1918, p. 3.
Crédits Fuente: Archivo Histórico de Asturias, Fondo Guerra Civil, rollo 1296, K5-5.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/27480/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 103k

© Casa de Velázquez, 2021

Licence OpenEdition Books

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search