Version classiqueVersion mobile

Los rebaños de Gerión

 | 
Joaquín Gómez-Pantoja

Rutas ganaderas, transterminancia y caminos antiguos

El caso del Occidente peninsular entre el Calcolítico y la Edad del Hierro

Itinéraires d’élevage, traversée de territoires et voies anciennes. Le cas de l’Occident péninsulaire entre le Chalcolithique et l’âge du bronze

Drover Routes, Transterminance and Old Drove Roads. The Case of the Western Iberian Peninsula between the Chalcolithic and the Iron Age

Eduardo Galán Domingo et Marisa Ruiz-Gálvez

Résumé

Cet article se propose de poser la question de l’existence de mouvements pastoraux systématiques au cours de la Protohistoire, de leur nature et de leur importance. On propose de situer leur apparition à l’âge du cuivre, au moment où les animaux commencent a être élevés plus que pour les produits secondaires que pour la viande et où, par conséquent, apparaît une économie pastorale spécialisée. Ce phénomène coïncide avec la création par l’homme d’un paysage de dehesa, attestée pour cette époque par les données palynologiques. Cependant, pendant la plus grande partie de la Préhistoire, il n’a pu s’agir que de mouvements courts, quoique systématiques, entre espaces limitrophes, car en raison de la fragmentation politique de la Péninsule avant la conquête romaine, les déplacements à long rayon devaient être extrêmement difficiles. Bien que courts, ces mouvements durent néanmoins nécessiter l’établissement puis le maintien d’un réseau d’alliances et de parentés permettant le passage d’un territoire à un autre. Ce réseau a dû créer les conditions préalables requises pour l’apparition de processus de territorialisation, qui interviennent à la veille de la colonisation phénicienne

Texte intégral

1El trazado de rutas ganaderas sobre un mapa durante la Prehistoria no es empeño fácil. De hecho esta afirmación es válida para el trazado de cualquier vía prehistórica a excepción de las realizadas con madera (trackways) en los países húmedos del Centro y Norte de Europa.

2Así pues, carecemos de estructuras ο elementos constructivos reconocibles, y de reflejo en fuentes escritas... y sin embargo se movían. Tenemos múltiples evidencias de intensos movimientos habituales de poblaciones prehistóricas. De hecho se movían tanto que, arqueológicamente, no es fácil detectar e interpretar ocupaciones regulares, pero no permanentes. A veces ni siquiera tenemos clara información funeraria que pueda indicarnos sus lugares de asentamiento temporales.

  • 1 Tim Ingold, The Appropiation of Nature. Essays on Human Ecology and Social Relations, Manchester, 1 (...)

3Sin embargo hay que aclarar que no estamos hablando de pobladones nómadas, sino de grupos que mantienen una relación fluida con el espacio en el que habitan, afincados en un territorio más ο menos amplio en el interior del cual se desplazan y que constituye su área de explotación1.

4Sin embargo, en un espacio tan complejo, fraccionado y diverso como la Península Ibérica resulta casi imposible aunar en una única región todos los ecosistemas necesarios para el desarrollo eficiente y aprovechable de una actividad de tipo ganadero.

  • 2 Eric Higgs, «The History of the European Agriculture. The Uplands», Philosophical Transactions of t (...)
  • 3 Robert Chapman, «Transhumance and Megalithic Tombs in Iberia», Antiquity, 53, 1979, pp. 150-152; Mi (...)
  • 4 Ian Davison, «Transhumance, Spain and Ethnoarchaeology», Antiquity, 54, 1980, pp. 144-147.

5Precisamente esta consideración ha presidido la polémica en el campo de la Arqueología en torno a la existencia de rutas ganaderas de largo recorrido desde la Prehistoria, debate llevado a cabo sobre todo por investigadores anglo-sajones, cuyas posturas han oscilado desde la transposición directa de las cañadas de la Mesta al mundo megalítico2, hasta la negación completa de la posibilidad de una trashumancia prehistórica3, pasando por posturas más razonables que tienen en cuenta las peculiaridades del ámbito mediterráneo, a la vez que ven con cautela la pretensión de arraigar las cañadas mesteñas en la Prehistoria4.

  • 5 Felipe Criado, Ramón Fábregas y Jacobo Vaquero, «Concentraciones de túmulos y vías naturales de acc (...)
  • 6 Germán Delibes y Manuel Santonja, El fenómeno megalítico en la provincia de Salamanca, Salamanca, 1 (...)

6Efectivamente, es sólo a partir del momento megalítico cuando tenemos las primeras evidencias de un claro deseo de delimitar el espacio, aunque apenas podamos decir algo más que los dólmenes son tanto tumbas como elementos señalizadores, y que su emplazamiento ha sido escogido siempre con sumo cuidado, a menudo privilegiando una perspective concreta, en relación sistematicamente con lugares de tránsito5. Y también, que desde este momento podemos documentar con claridad contactos entre ambas vertientes del Sistema Central, que implican tanto el intercambio de materias primas, como de elementos ideológicos6.

Zona de estudio y su justificación

7Hemos seleccionado como modelo ilustrativo el Occidente español por dos razones. En primer lugar, porque el patrón de asentamiento en gran parte de la Prehistoria reciente es similar en las dos grandes unidades que podemos distinguir en su seno –el Noroeste y el Suroeste – carente de estabilidad y casi invisible arqueológicamente, a la vez que en ellas se produce la aparición de manifestaciones como estelas ο hitos de referencia, con el común denominador de servir de marcadores de rutas y caminos tradicionales. En segundo lugar, porque son zonas de crecimiento vegetativo y aprovechamiento agropecuario complementarias, lo que no es sino la justificación básica de la existencia, en época histórica, de las cañadas leonesas y de la Plata.

8Sin embargo, esto no supone que desde siempre se haya producido esa relación de complementariedad entre el Norte y el Sur del Occidente peninsular. Antes bien, la evidencia arqueológica hace pensar que durante largos períodos de la secuencia de ambas regiones, los contactos entre ellas se han reducido a la zona limítrofe entre las mismas, esto es, al Sistema Central y sus aledaños, y que los desplazamientos parecen haberse producido en sentido transversal, esto es, de este a oeste, más que en sentido vertical, de norte a sur. Sólo a partir del Bronce Final esta tendencia se invierte y parece posible suponer contactos más amplios. Si eso supone el desarrollo de sistemas de trashumancia en este momento, ο por el contrario obedece a otras razones, es algo que discutiremos más adelante.

Clima y paisaje

  • 7 A. C. Stevenson y R. J. Harrison, «Ancient Forests in Spain: A Model for Land-Use and Dry Forest Ma (...)
  • 8 David K. Chester y Peter A. James, «Holocene Alluviation in the Algarve, Southern Portugal: the Cas (...)
  • 9 Joâo Carlos Senna, «The Late Prehistory of Central Portugal: a First Diachronic View», en Katrina T (...)
  • 10 Arturo Morales, «Estudio de la fauna del yacimiento calcolítico de “Las Pozas” (Casaseca de las Cha (...)
  • 11 Manuel García et alii, «Contribución al conocimiento del paisaje vegetal holoceno en la Submeseta S (...)

9Las reconstrucciones tanto paleobotánicas como paleoclimáticas que poseemos para el Occidente de la Península señalan que tras el periodo atlántico (6000-3050 a. de C.), durante el cual se produjo el tránsito a la agricultura y tuvo lugar el óptimo climático, el Subboreal (3050-950 a. de C.), supuso, en general, la fijación de las tendencias que aún hoy subsisten en la región: un clima mediterráneo frío para la Submeseta Norte y mediterráneo cálido con ciertos rasgos de aridez para la Submeseta Sur y Extremadura. Así como el desarrollo de un paisaje de dehesa bajo control humano, que conocemos gracias a los datos polínicos y antracológicos y del estudio de los micromamíferos obtenidos en el Coto de Doñana7, Algarve8, Beiras portuguesas9 valle del Duero10 y Submeseta Sur11.

10Esta reconstrucción del paisaje y el hecho de que, hasta la transición II - Ier milenio a. de C., la documentación habitacional en la mitad Occidental peninsular sea más bien efímera, apenas de parcas huellas de cabañas de materia vegetal y de basureros asociados a las mismas, ha favorecido su interpretación como testimonio de una alta movilidad poblacional relacionada con la ganadería trashumante.

11Aunque esta no es, probablemente, la única razón explicativa, sí es cierto empero, que desde el inicio de lo que Sherratt (1981 y 1983) denominó «Revolución de los productos secundarios», esto es, la cría de animales para otras utilidades distintas del consumo de su carne, parece existir una mayor movilidad en el patrón de poblamiento y una relación entre antiguas cañadas y cordeles de trashumancia y la concentración de asentamientos y hallazgos prehistóricos.

Secuencia diacrónica

Calcolítico-Bronce Antiguo (3500-1600 a. de c.)

  • 12 A. C. Stevenson y R. J. Harrison, art cit.

12De los análisis paleoambientales antes referidos, sin duda los más informativos resultan ser los de la Laguna de las Madres y El Acebrón en Huelva12, puesto que documentan la aparición de un paisaje adehesado ya desde el IV milenio a. de C. Esto es importante porque supone una alteración consciente por el hombre del bosque mediterráneo para un aprovechamiento indudablemente ganadero –que eso es, en suma, una dehesa– coincidiendo y no casualmente, con la introducción en la región de «la Revolución de los productos secundarios». Se inicia así una evolución sin retroceso que proseguirá durante toda la Prehistoria y los tiempos históricos en la mayor parte del Occidente peninsular.

  • 13 Jesús del Val, «El yacimiento calcolítico precampaniforme de Las Pozas, Casaseca de las Chanas, Zam (...)
  • 14 Contra Richard J. Harrison, España en los albores de la Historia, Madrid, 1989, p. 41, quien afirma (...)
  • 15 Julio Fernández Manzano y Manuel Rojo Guerra, «Notas sobre el yacimiento campaniforme de Arrabal de (...)

13Un caso relevante de explotación ganadera especializada es la del yacimiento de las Pozas en Casaseca de las Chanas, situada a 10 km al SE de Zamora, vado sobre el Duero y punto de paso de la cañada Vizana ο de la Plata que discurría entre el norte de León y Extremadura. El sitio tiene dos ocupaciones, Calcolítica y Campaniforme, bien datadas en la transición IV-IIIer milenio a. de C. la más antigua, y entre 2600-2500 a. de C. la Campaniforme. El estudio de la fauna señala en ambas ocupaciones especialización ganadera, con presencia de caballo doméstico, posiblemente para monta, desde luego no por su carne; bóvidos y ovejas igualmente explotadas por su aprovechamiento secundario, siendo únicamente el cerdo criado para su consumo13. Este patrón de movilidad se generaliza a partir de época Campaniforme (2600-2250 a. de C.), posiblemente, asociado a la introducción de la oveja lanera14, de cuya importancia es tal vez reflejo, el patrón decorativo de la cerámica campaniforme, la presencia en las tumbas de ricos complementos de vestido en hueso y oro y el propio énfasis en el enterramiento individual y masculino con los atributos del guerrero, lo que en nuestra opinión, señalaría la emergencia de la institución patriarcal asociada a la especialización ganadera. La preferencia del asentamiento Campaniforme en la Meseta Norte en zonas de humedales hablaría en ese mismo sentido15.

  • 16 Seguramente cosidos a un rico traje, posiblemente de lana.
  • 17 Lourdes Iglesias et alii, «Nuevos datos acerca del yacimiento de “Santioste”, Otero de Sariegos (2a(...)
  • 18 A falta de análisis metalúrgico nos inclinamos por considerar una procedencia del SO, a través del (...)
  • 19 Ma Concepción Blasco Bosqued (ed.), El horrizonte campaniforme en la provincia de Madrid en el cent (...)

14De la importancia de la economía ganadera en la Meseta Norte en estos momentos es también testimonio el yacimiento de Santioste, en las salinas zamoranas de Villafáfila, en el cordel que conecta la cañada leonesa occidental con la Vizana. En el sitio se extrajo sal por el sistema de ebullición de la salmuera, como lo indican los hornos, cubetas y gran cantidad de cerámica grosera y muy fragmentada, documentada durante la excavación. Dos dataciones radiocarbónicas, sitúan a inicios de Bronce Antiguo (2250-1600 a. de C.) la explotación de las salinas. Además se documenté un interesante enterramiento correspondiente a un individuo juvenil de sexo femenino, recostado sobre el lado derecho y yaciendo sobre una mancha de ocre, acompañado de un rico ajuar que incluía botones de hueso ο marfil16 y un collar de cuentas de hueso y plata17. Tres aspectos quisiéramos señalar de lo que hemos visto: 1° la riqueza y exotismo del ajuar que, dada la edad y sexo del individuo enterrado señalan una posición heredada; 2° la ausencia de plata en la Meseta Norte obliga a pensar en su procedencia bien del SE ο del SO de la Península18; 3° no es preciso recordar que, desde el comienzo del Neolítico, la sal está asociada a la alimentación humana, a la conservación de alimentos y, muy especialmente, a suplemento de la alimentación de los herbívoros que, en estado de domesticidad, dependen del hombre para su provisión. De ello es también indicativo la localización de los yacimientos campaniformes de la provincia de Madrid, gran parte de los cuales se relacionan con afloramientos de sal en el entorno19.

15Relacionadas también con los caminos pecuarios están las estatuas-menhir e ídolos-guijarro. Aunque carentes de asociación arqueológica que facilite su datación, las estatuas-menhir pueden situarse, de acuerdo con las armas figuradas en ellas –puñales triangulares y alabardas– en Campaniforme - Bronce Antiguo (2600-1600 a. de C.).

  • 20 Eduardo Hernandez Pacheco, Juan Cabré Aguiló y Marqués de Vega del Sella, «Las pinturas prehistóric (...)
  • 21 Primitiva Bueno, Fernando Piñón y Lourdes Prados, «Excavaciones en el Collado de Sejos (Valle de Po (...)

16La más famosa de estas representaciones se halla fuera de nuestro ámbito de estudio. No obstante, nos parece pertinente mencionarla aquí porque, tanto su situación como su contexto parecen relacionados con movimientos estacionales de ganado. Se trata del Peñatu de Vidiago (Asturias), grabada bajo la visera de una roca destacada en el paisaje, situada a unos 200 m sobre el nivel del mar y en un punto que controla visualmente los valles costeros de un lado, y el cordal de acceso a los fértiles valles prelitorales, de otro20. Otro tanto podría decirse del grupo de estatuas-menhir de Collado de Sejos (valle de Polaciones, Cantabria), próximos a un dolmen, significativamente llamado el «hitón» y situados en las estribaciones de dos altas montañas, en torno a los 2.000 m sobre el nivel del mar, controlando un cordal y una divisoria de aguas21. La gran altura a la que estos menhires se encuentran nos lleva a plantear la idea de que se trata de hitos visibles para grupos humanos que se desplazan estacionalmente, posiblemente para explotar los pastos de verano. Algo similar parece indicar la situación del Peñatu.

FIG. 1. – Dispersión de las estelas-menhir e ídolos-guijarro del Calcolítico - Bronce Antiguo.
1-2 Rutas ganaderas de las sierras interiores de Lugo y Orense a la Sierra de Lobeira en la frontera con el Alto Minho portugués
a.
3 Ruta ganadera entre las sierras del Douro y Mondego
b.
4 Ruta ganadera de las Beiras interiores al Campo de Ourique, cruzando el Tajo en Vila Velha de Rodâo
c.
5 Cañada Vizana.
6 Cordel a las tierras de Sanabria.
7 Cordel a Ciudad Rodrigo y Portugal.
8 Cordel al Alentejo y Algarve
d.
9 Cañada leonesa occidental.
10 Cordel a la Sierra de Aroche y Sevilla
e.
11 Cañada leonesa oriental.
a Segün Pegberto SAAVEDRA, La vida cotidiana en la Galicia del Antiguo Régimen, Barcelona, 1994, p. 88.
b Según João Carlos SENNA, «The Late Prehistory of Central Portugal: a First Diachronic View», en Katrina T. LILLIOS (ed.), The Origins of Complex Societies in Late Prehistoric Iberia, Michigan. 1995, pp. 64-94
c Según Robert DURAND, Les campagnes portugaises entre Douro et Tage au XIIe et XIIIe siècles, París, 1982, pp. 662-668.
d Ibid.
e Según Ma Antonia CARMONA RUIZ, «Vías pecuarias de la Sierra Norte de Sevilla», en Manuel CRIADO DEL VAL (dir.), Caminería hispánica. Actas del II Coloquio de Caminería hispánica, Guadalajara, Diputación Provincial de Guadalajara, 1993, pp. 199-210

  • 22 Martín Almagro Βasch, «Los ídolos y la estela decorada de Hernán Pérez (Cáceres) y el ídolo de Tabu (...)
  • 23 Manuel Santonja y Manuel Santonja, «La estatua-menhir de Valdefuentes de Sangusín (Salamanca)», Bol (...)
  • 24 Juan Dantín Cereceda, «Las cañadas ganaderas del Reino de León», Boletín de la Real Sociedad Geográ (...)

17Algo semejante puede decirse de las estelas de Tabuyo del Monte y de Valdefuentes de Sangusín, en el extremo occidental de la Meseta. De la primera no sabemos desgraciadamente más que el nombre del término donde apareció, un pueblo leonés en las estribaciones de los montes de Teleno22 . De la segunda, la salmantina de Valdefuentes, poseemos información más precisa gracias a sus publicadores23. La estela procede del sitio de las Lanchetas, un lugar situado en posición topográfica dominante sobre el río Sangusín, cuyo valle es un excelente camino de comunicación entre ambas submesetas, El valle presenta un microclima muy especial, de tendencia subhúmeda y con apenas dos meses áridos al año. Además, de acuerdo con la descripción de Dantín Cereceda24, la cañada Vizana ο de la Plata cruza el río Sangusín, en donde hay un abrevadero, a la altura de Valdefuentes para seguir después a la calzada de Béjar. A la derecha del cauce además, sale una cañada hacia el puerto de Lagunilla, en las estribaciones meridionales de Sierra de Gata entre Salamanca y Cáceres.

18En el SO, paralelamente al apogeo del mundo megalítico, se desarrollan otra serie de manifestaciones cuya cercanía a los posteriores caminos ganaderos resulta significativa. De esta forma los llamados ídolos-guijarro y los petroglifos.

  • 25 Primitiva Bueno Ramírez, «El grupo Hurdes-Gata de las estelas antropomorfas extremeñas», en Actas d (...)
  • 26 Marie-Claude Gerbet, L’élevage dans le royaume de Castille sous les Rois Catholiques (1474-1516), M (...)
  • 27 Robert Durand, Les campagnes portugaises entre Douro et Tage aux XIIe et XIIIe siècles, París, 1982
  • 28 Daniel Rodríguez Blanco, «Las relaciones fronterizas entre Portugal y la Corona de Castilla. El cas (...)

19Los ídolos-guijarro25 están constituidos fundamentalmente por representaciones supuestamente femeninas, cuya máxima concentración se da en una zona por la que hoy no atraviesa ningúna via pecuaria principal, pero de la que existen evidencias de uso desde tiempos muy antiguos como marcan los propios topónimos: Camino Morisco, Pinofranqueado, etc. y de las que sí sabemos que existen cordeles que, en sentido horizontal, conectan el Oeste de España y el Este de Portugal. Es la comarca de Las Hurdes y la Sierra de Gata. Es significativa la distribución de estos ídolos siguiendo un corredor que permite el paso del Sistema Central y la existencia de algunos ejemplares al norte del mismo, pero sobre todo al sur, hasta los límites de Badajoz y Huelva. Así como que los lugares donde los ejemplares extremos aparecen en puntos que coinciden con las terminales de las cañadas leonesas, es decir, Jerez de los Caballeros y Bodonal de la Sierra. Sin embargo, vemos que, excepto en las zonas de frontera, no parece haber coincidencias que permitan pensar en amplios desplazamientos interterritoriales, aunque, volvemos a repetir, cabe pensar en desplazamientos transversales entre zonas complementarias de lo que hoy son las provincias occidentales españolas y orientales portuguesas. Algo así, pero de extensión más limitada, como lo que ha propuesto la Dra. Gerbet en este mismo coloquio y en otras publicaciones26. Esto mismo parece sugerir el propio trazado de la cañada Vizana que, en época histórica, franquea el Guadiana para adentrarse en el Alentejo27.O también, las frecuentes querellas fronterizas entre los ganaderos de Extremadura y Norte de Huelva, con los del Alentejo y el Algarve, a partir de la fijación definitiva de la frontera entre ambos reinos28, que, indirectamente, nos habla de tradicionales recorridos en sentido transversal.

  • 29 Ma del Carmen Sevillano San José, Grabados rupestres en la comarca de Las Hurdes (Cáceres), Salaman (...)
  • 30 R. Bradley, «Rock Art and the Perception of the Landscape», Cambridge Archaeological Journal, 1(1), (...)

20Por último, los petroglifos29, cuya función como elementos de referencia en el paisaje empieza a ser reconocida en toda la Europa atlántica30, se concentran también en el paso por Las Hurdes, otra zona de frontera, no solo desde el punto territorial sino, sobre todo, ecológico, donde siempre se relacionan con collados ο zonas de paso y amplia visibilidad.

Bronce Final - transición Edad del Hierro

21Durante la mayor parte del II milenio, esto es, lo que convencionalmente llamamos Bronce Medio y Final (1600-950 a. de C.), el panorama no parece haber variado sustancialmente. Sin embargo en los últimos momentos de esta época, la transición a la Edad del Hierro ο lo que, convencionalmente, denominamos Bronce Final III (950-800 a. de C.), el proceso de transformación parece acelerarse.

  • 31 Germán Delibes de Castro et alii, «Panorama arqueológico de la Edad del Hierro en el Duero medio», (...)
  • 32 Germán Delibes y Julio Fernández Manzano, «El Castro protohistórico de “La Plaza” en Cogeces del Mo (...)
  • 33 Arturo Balado Pachón, «La secuencia protohistórica del yacimiento de Almenara de Adaja (Valladolid) (...)
  • 34 Germán Delibes, «Un enterramiento triple de facies Cogotas I, en San Román de la Hornija (Valladoli (...)
  • 35 Ma Concepción Blasco et alii, «Enterramientos del horizonte protocogotas en el valle del Manzanares (...)
  • 36 Julio Mangas y Ma del Rosario Hernando, «La sal y las relaciones intercomunitarias en la Península (...)
  • 37 Alfredo Jimeno Martínez, Los Tolmos de Caracena (Soria), Madrid, colección «Excavaciones Arqueológi (...)

22Delibes31 defiende que el modelo de pequeñas aldeas ο de cabañas aisladas, construidas con materiales perecederos y sin apenas preocupaciones defensivas que caracteriza a las gentes meseteñas de la cultura de Cogotas I, responde más bien a un modelo de agricultura de roza itinerante, complementada con desplazamientos estacionales del ganado entre los pastos de invierno y verano. Sin embargo, creemos que fuera cual fuere el peso de la agricultura entre las gentes meseteñas, la evidencia arqueológica de la diversificación de los emplazamientos entre zona liana, cueva y montana es coherente con una economía itinerante, que alterna los recursos complementarios de valle y montaña. Posiblemente, sin llegar a la especialización ganadera que se producirá posteriormente, la importancia del ganado en la economía de estas gentes es mayor de lo que Delibes pretende. Sitios Cogotas como Cogeces del Monte (Valladolid)32, Almenara de Adaja33, San Román de la Hornija, junto a Tordesillas34 ο Perales de Tajuña35, se localizan en humedales ο a la salida de vados, pero siempre en relación con vías ganaderas tradicionales que luego serán la Cañada leonesa occidental ο la soriana36. Sí estamos de acuerdo con Delibes en que tales movimientos ganaderos deben ser entendidos no como trashumancia, sino como desplazamientos de corto radio, como demostró Jimeno37 en su excavación de los Tolmos de Caracena, y en que las gentes de la cultura Cogotas I practicaban además, una agricultura itinerante, ya fuera de roza ο con arado ligero pues, salvo en las regiones desérticas ο al borde de la estepa, ningún ganadero vive exclusivamente del ganado.

  • 38 Delibes, Romero y Morales (eds.), Arqueología y medio ambiente.
  • 39 Arturo Morales Muñiz y Corina Liesau von Letow-Vorbeck, «Análisis comparado de las faunas arqueológ (...)
  • 40 Montserrat Seco Villar y Francisco Javier Treceño Losada, «La temprana “iberización” de las tierras (...)

23Sin embargo, a fines de la Edad del Bronce, en fechas que podemos datar por Carbono 14 calibrado en siglo IX a. de C., cambios espectaculares se producen en la Meseta Norte, similares por otra parte a los que ya se están produciendo en el SO y Portugal. Frente al poblamiento disperso que caracterizó las fases anteriores, los hábitats tipo Soto se caracterizan por la tendencia a la nuclearización. El caso más emblemático, aunque no el único, es el del propio Soto de Medinilla a las afueras de Valladolid, un auténtico tell con doce niveles sucesivos de ocupación representativos del final del Bronce, la transición a la Edad del Hierro y toda la Primera Edad del Hierro, donde se ve la evolución desde frágiles cabañitas de cañizo a edificaciones más sólidas y amplias en adobe. Todos los poblados siguen un patrón similar, tendiendo a ocupar los valles fluviales. Es por ello que se les consideró tradicionalmente agricultores de aluvión frente a los pastores cogotenos. Recientes estudios faunísticos y de reconstrucción del medio ambiente38, señalan sin embargo una clara especialización ganadera de la cultura de Soto. Si es cierta la tendencia a asentarse en los valles fluviales, también lo es su preferencia por las zonas de humedales y relacionadas con vías ganaderas. Este es el caso del propio Soto de Medinilla, a la salida del vado de Valladolid, donde en la Edad Media se situaba un descansadero de ganado39, ο de los poblados de la Mota, en Medina del Campo, y de Melgar de Abajo, ambos importantes cañadas ganaderas40. De acuerdo con la reconstrucción del medio, el entorno inmediato de los yacimientos estaría constituido por zonas abiertas de pastos permanentes y cultivos. Más allá, se situaría un bosque adehesado de encina y quejigo donde pastaría el ganado en semilibertad, como indica el estudio faunístico, y en las zonas más lejanas, bosque más denso.

  • 41 Art. cit., p. 574.
  • 42 Marisa Ruiz-Gálvez Priego, «La novia vendida: orfebrería, herencia y agricultura en la protohistori (...)

24El estudio faunístico destaca igualmente la dominancia del bóvido entre las especies criadas, su gran alzado, similar al de las especies actuales y su cría preferentemente para carne. Hechos tan sobresalientes como excepcionales en el registro arqueológico, se justifican por la riqueza de los pastos del entorno, que permitirían una auténtica especialización en ganadería bovina, algo que, como Morales y Liesau señalan41, no ha vuelto a producirse en la región en tiempos históricos. En orden de importancia les seguirían ovicaprinos, criados por sus rendimientos secundarios, cerdo y caballo. Naturalmente, variedades diversas de trigo y cebada están también documentadas, pero, por el contrario, lo están muy excepcionalmente, leguminosas nitrogenantes y de alto valor nutritivo. No obstante, ocupaciones tan prolongadas como las de los poblados Soto, reflejan no tanto una economía ganadera diferente a la agricultora itinerante practicada antes por los habitantes de la cultura Cogotas, como la práctica ahora de una agricultura eficiente, posiblemente incluyendo abonado ο rotación de cultivos, que permite solventar los problemas de falta de aireación y necesidad de frecuente abonado42, inherentes al arado ligero, aparentemente introducido en la Península, como en el resto de Europa Occidental, entre el IV-IIIer milenio a. de C. y que facilita el cultivo intensivo de pequeñas huertas para autoconsumo, y la cría del ganado como excedente.

25Son estas prácticas eficientes las que marcan el contraste con la movilidad anterior y las que permiten conservar durante periodos prolongados la fertilidad de los suelos y ocupaciones permanentes, de cientos de años, sobre el mismo sitio. Esto es también lo que hace posible la sedentarización, la especialización ganadera y el que sólo una parte de la población se desplace estacionalmente con el ganado.

  • 43 Nivel 9 de El Soto. Cf. Delibes, Romero y Morales (eds.), Arqueología y medio ambiente.

26Y también, el que la metalurgia parezca ser ahora una actividad mucho más relevante que antes, hecho que puede ser más aparente que real, dado que el que conozcamos ahora más poblados y de estratigrafías más potentes, favorece el que poseamos más abundante información sobre prácticas artesanales. Esta metalurgia es claramente de tipo atlántico y es similar a la que conocemos en el SO, Portugal y costa levantina. Con ellas aparecen también cerámicas y decoraciones murales pintadas sobre temas geométricos, similares a los de Andalucía y el Levante. También las primeras evidencias de hierro43.

  • 44 Eduardo Galán Domingo, Estelas, paisaje y territorio en el Bronce Final del Suroeste de la Penínsul (...)

27Aunque no directamente comparable con el que acabamos de ver en la Meseta Noroccidental, el extremo SO emprende también en estos momentos un proceso de cambio. La sedentarización se produce aquí mucho más lentamente, pero sí es claramente perceptible una acusada tendencia a la territorialización, siendo claro exponente de ello las estelas decoradas ο de guerrero, cuyas localizaciones se asocian sistemáticamente a puntos nodales de la red viaria de la región, entre ellos a los de las cañadas más occidentales. Sirvan como ejemplo las estelas de San Martín de Trevejo –literalmente sobre la vereda que desciende del Puerto de Jálama– de Torrejón el Rubio y Trujillo –junto al tramo final de la cañada Vizana – de Las Herencias –que controlan el paso del Tajo por Azután - Puente del Arzobispo de la cañada leonesa oriental– la concentración de estelas de la Sierra de Montánchez –junto a un ramal de la Vizana que se dirige a las cercanías de Medellín– Fuente de Cantos – junto al tramo final de la cañada leonesa occidental–, etc. sin contar otras más retiradas de la zona de estudio pero en relación con otras zonas de paso de ganados: Ategua (en una vereda hacia el sudeste), Setefilla (en la cañada cordobesa hacia La Alcudia - soriana oriental), Aldea del Rey (en la unión de los ramales de la cañada soriana y segoviana antes de entrar en el valle de Alcudia)44.

28Una zona de gran concentración de estelas merece una atención especial. Es la que se localiza en torno al curso medio del río Zújar. Es una región agreste y pobre en comparación a las comarcas vecinas, famosas por la calidad de sus pastos: La Alcudia al este, La Serena al oeste y Los Pedroches al sur. Y la razón de ser de esa concentración es, precisamente, la de marcar un límite entre esas comarcas, en una zona potencialmente conflictiva por la competición en torno a un recurso especifico, que difícilmente puede ser otro que los pastos, en un momento en el que la importancia de los recursos mineros de la zona resulta escasamente relevante.

FIG. 2. – Dispersión de las estelas de guerrero del Bronce Final en relación con las vías ganaderasa.
1-2 Rutas ganaderas de las sierras interiores de Lugo y Orense a la Sierra de Lobeira en la frontera con el Alto Minho portugués.
3 Ruta ganadera entre las sierras del Douro y Mondego.
4 Ruta ganadera de las Beiras interiores al Campo de Ourique.
5 Cañada Vizana,
6 Cordel a las tierras de Sanabria.
7 Cordel a Ciudad Rodrigo y Portugal.
8 Cordel al Alentejo y Algarve.
9 Cañada leonesa occidental.
10 Cordel a la Sierra de Aroche y Sevilla.
11 Cañada leonesa oriental.
12 Cañada segoviana.
13 Cañada soriana oriental.
a Según Eduardo GALÁN DOMINGO, Estelas, paisaje y territorio en el Bronce Final del Suroeste de la Península Ibérica, Madrid, colección «Complutum Extra» (3), 1993

29La observación de la dispersión de las estelas del Suroeste parece contradecir la argumentación anterior sobre la mayor interconexión existente entre el Norte y el Sur del Occidente peninsular en este período. Pero no son solo los elementos grabados en las estelas, sino también los referentes reales de algunos de ellos, los que muestran claramente la relación que ahora se está estableciendo entre el Suroeste y la Meseta.

30A partir de ahora, vemos como todos los puntos de paso entre ambas regiones empiezan a ser controlados de una forma más efectiva, lo que sugiere que los desplazamientos a través de esas rutas han aumentado, así como el flujo de mercancías y posiblemente de personas, información e innovaciones tecnológicas.

  • 45 M. Ruiz-Gálvez Priego (ed.), Ritos de paso y puntos de paso. La Ría de Huelva en el mundo del Bronc (...)

31Igualmente muchos de los vados importantes de los ríos del Occidente peninsular aparecen marcados por la presencia de espadas arrojadas a las aguas45.

32En suma, los caminos que permiten la interconexión a través del Sistema Central son muy pocos, y por ellos transitan tanto personas como mercancias y ganado. Los hallazgos se concentran preferentemente a ambos lados de la Cordillera, lo que debe interpretarse nuevamente como una evidencia de que los contactos directos entre ellos no se extenderían mucho más allá, pero que ahora la integración de otros recorridos menores es mayor, y ello propicia un más rápido trasiego de información, mercancías y personas, funcionando como una serie de eslabones conectados, formando una cadena continuada de movimiento e información.

33Este mismo patrón es perceptible durante el período orientalizante (comienzos de la Edad del Hierro), con la presencia en tierras septentrionales de materiales de clara raigambre tartésica, que ascienden por estas rutas y sus bifurcaciones hacia el este, que a su vez conectan con otras cañadas trashumantes.

Discusión de los datos

34¿Cómo debemos entender estos datos? ¿Estamos ante los vestigios de una auténtica trashumancia de ciclo largo ο más bien hemos de hablar de transterminancia durante toda la secuencia prehistórica?

35Hasta la transición entre la Edad del Bronce y la Edad del Hierro, está claro que difícilmente podemos hablar de otra cosa que no sean recorridos cortos y por tanto de transterminancia. Ninguno de los elementos arqueológicos que caracterizan a cada una de las regiones consideradas tiene una distribución que exceda claramente sus límites salvo en la zona de contacto entre ambas. Sólo a partir de inicios del primer milenio a. de C. se plantearía la duda.

36Pero incluso ahora, para poder admitir recorridos de ciclo largo, habríamos de presuponer la existencia de una cierta unidad política en todo el ámbito, con la fuerza suficiente para asegurar la circulación de viajeros, ganados y otras mercancías. Y eso es algo que parece poco factible hasta época romana en la que existe una primera unificación peninsular, y ya en la Edad Media cuando el avance de la Reconquista permitió el establecimiento del sistema específico que constituyó La Mesta.

FIG. 3. – Elementos de vestido y estética, asociados a la imagen simbólica del Pastor de Pueblos y su dispersión en el Bronce Final, en dirección SO-NE y OE.
1 Ruta ganadera entre las sierras del Douro y Mondego.
2 Ruta ganadera de las Beiras interiores al Campo de Ourique.
3
Iter ab Emerita Asturicam.
4 Cañada Vizana.
5 Cordel de Sanabria.
6 Cordel a Ciudad Rodrigo y Portugal.
7 Cordel al Alentejo y Algarve.
8 Cañada leonesa occidental.
9 Cordel a la Sierra de Aroche y Sevilla.
10 Cañada leonesa oriental.
11 Cañada segoviana.
12 Cañada soriana oriental

37Es más, la imagen de territorialización inicial que nos ofrecen las estelas del Suroeste por ejemplo, hace pensar más bien en una acusada fragmentación del territorio, por lo que los desplazamientos de tipo ganadero trashumante resultarían costosos y difíciles, si no imposibles.

38Por tanto tendremos que aceptar que, incluso en los momentos más avanzados de la secuencia prehistórica, sólo podemos hablar de recorridos más ο menos cortos aunque seguramente habituales y regulares, que es lo que conocemos como transterminancia,y cuya concatenación es en definitiva el sistema de cañadas que ha llegado hasta nosotros.

39Esta imagen de movimientos transterminantes tampoco difiere mucho del tipo de desplazamientos que se siguen haciendo en diversas regiones peninsulares. Nosotros mismos realizamos la experiencia de participar en uno de estos viajes entre la cuenca del Tajο y los pastos de altura de la Sierra de Gredos, acompañando un rebaño de vacas avileñas y utilizando para ello parte de la cañada leonesa occidental, en concreto el tramo de la misma que cruza por el Puerto del Pico.

40Con ellas realizamos un recorrido que en apenas un centenar de kilómetros nos llevó de las llanuras adehesadas de la cuenca del Tajo a un ecosistema totalmen te diferente, y perfectamente complementario, como el de los piornales de las cumbres de la Sierra.

41Además sirvió para que nos diésemos cuenta de las dificultades existentes incluso para movimientos como éste de apenas tres días. En efecto, a cada paso los problemas con los propietarios de tierras agrícolas, con los encerraderos y los pesos por terrenos comunales, el cruce con otros grupos, etc. y los problemas más modernos derivados del cruce de carreteras y calles de pueblos actuales. Dificultades insalvables si podemos suponer la existencia de condicionantes políticos derivados de atravesar un número variable de límites territoriales cuya coexistencia no necesariamente debía ser siempre pacífica.

42Tradicionalmente, los ganaderos transterminantes del Occidente peninsular han sido asimismo comerciantes e intercambiaban mercancías entre ambos extremos de las regiones que conectaban. Ello es cierto para los maragatos, que intercambiaban mercancías entre León y Galicia por el paso de Foncebadón; los Vaqueiros de Alzada que traficaban entre las montañas de Asturias y Castilla ο los mismos ganaderos de Gredos, que lo hacían entre Castilla y Extremadura. Estos ganaderos eran también portadores de noticias, novedades e información a las tierras a donde llegaban. Son pues un importante vehículo de innovación.

43Ahora bien, el mantenimiento de estas rutas, incluso si contemplamos recorridos cortos, habría requerido no solo, como comentamos más arriba, realizar toda una serie de transacciones políticas, sino el establecimiento, afianzamiento, mantenimiento y renovación, una generación tras otra, de las redes de parentesco, reales ο ficticias, que posibilitarían los desplazamientos interterritoriales. Ello supone un cierto grado de organización política y habría creado las precondiciones, esto es la infraestructura necesaria desde el punto de vista social y económico, para la ampliación de las rutas y la aparición de procesos de territorialización que vemos producirse ya en los momentos inmediatamente anteriores a la colonización fenicia del primer milenio a. de C.

44Este es, en suma, el modelo que creemos posible aplicar a los movimientos ganaderos de época prehistórica.

Notes

1 Tim Ingold, The Appropiation of Nature. Essays on Human Ecology and Social Relations, Manchester, 1986; M. Casimir, «The Dimensions of Territoriality: an Introduction», en M. Casimir y A. Rao (eds.), Mobility and Territoriality. Social and Spatial Boundaries among Foragers, Fishers, Pastoralists and Peripatetics, Oxford, 1992, pp. 1-26.

2 Eric Higgs, «The History of the European Agriculture. The Uplands», Philosophical Transactions of the Royal Society of London, 275, 1976, pp. 159-173.

3 Robert Chapman, «Transhumance and Megalithic Tombs in Iberia», Antiquity, 53, 1979, pp. 150-152; Michael Walker, «Laying a Mega-mith. Dolmens and Drovers in Prehistoric Spain», World Archaeology, 15(1), 1983, pp. 37-50.

4 Ian Davison, «Transhumance, Spain and Ethnoarchaeology», Antiquity, 54, 1980, pp. 144-147.

5 Felipe Criado, Ramón Fábregas y Jacobo Vaquero, «Concentraciones de túmulos y vías naturales de acceso al interior de Galicia», Portugalia, 11-12, 1990-1991, pp. 27-38; Eduardo Galán Domingo y Ana Martín, «Megalitismo y zonas de paso en la cuenca extremeña del Tajo», Zephyrus, 44-45,1991-1992, pp. 193-205.

6 Germán Delibes y Manuel Santonja, El fenómeno megalítico en la provincia de Salamanca, Salamanca, 1986; Ε. Galán Domingo y A. Martín, art. cit.

7 A. C. Stevenson y R. J. Harrison, «Ancient Forests in Spain: A Model for Land-Use and Dry Forest Management in South-West Spain from 4000 BC to 1900 AD», Proceedings of the Prehistoric Society, 58, 1992, pp. 227-247.

8 David K. Chester y Peter A. James, «Holocene Alluviation in the Algarve, Southern Portugal: the Case for an Anthropogenic Cause», Journal of Archaeological Science, 18(1), 1991, pp. 73-88.

9 Joâo Carlos Senna, «The Late Prehistory of Central Portugal: a First Diachronic View», en Katrina T. Lillios (ed.), The Origins of Complex Societies in Late Prehistoric Iberia, Michigan, 1995, pp. 64-94; Isabel Figueiral, Le Nord-Ouest du Portugal et les modifications de l’écosystème du bronze final à l’époque romaine, d’après l’anthracoanalyse des sites archéologiques, Montpellier, 1990.

10 Arturo Morales, «Estudio de la fauna del yacimiento calcolítico de “Las Pozas” (Casaseca de las Chanas, Zamora). Campaña de 1979», Boletín del Seminario de Arte y Arqueología (BSAA), LVIII, 1992, pp. 83-96; Blanca Mariscal, Carmen Cubero Y Paloma Uzquiano, «Paisaje y recursos del valle del Duero durante el primer milenio antes de Cristo a través de la Paleoetnobotánica», en Germán Delibes, Fernando Romero y Arturo Morales (eds.), Arqueología y medio ambiente. El primer milenio a. de C. en el Duero medio, Valladolid, 1995, pp. 417-454 (citado Delibes, Romero y Morales [eds.], Arqueología y medio ambiente).

11 Manuel García et alii, «Contribución al conocimiento del paisaje vegetal holoceno en la Submeseta Sur Ibérica: análisis polínico de sedimentos microturbosos en el Campo de Calatrava (Ciudad Real, España)», en Fernando López-Vera (ed.), Quaternary Climate in Western Mediterranean, Madrid, 1986, pp. 189-204.

12 A. C. Stevenson y R. J. Harrison, art cit.

13 Jesús del Val, «El yacimiento calcolítico precampaniforme de Las Pozas, Casaseca de las Chanas, Zamora», Boletín del Seminario de Arte y Arqueología, LVIII, 1992, pp. 48-61; A. Morales, art. cit.

14 Contra Richard J. Harrison, España en los albores de la Historia, Madrid, 1989, p. 41, quien afirma que la oveja lanera fue introducida en el primer milenio a. de C. por los fenicios.

15 Julio Fernández Manzano y Manuel Rojo Guerra, «Notas sobre el yacimiento campaniforme de Arrabal del Portillo (Valladolid)», Noticiario Arqueológico Hispano, 27, 1986, pp. 43-45.

16 Seguramente cosidos a un rico traje, posiblemente de lana.

17 Lourdes Iglesias et alii, «Nuevos datos acerca del yacimiento de “Santioste”, Otero de Sariegos (2a campaña de excavación)», Anuario del Institute de Estudios Zamoranos Florián Ocampo, 1991, pp. 175-185; Germán Delibes, «Sal y Jefaturas: una reflexión sobre el yacimiento del Bronce Antiguo de Santioste, en Villafáfila (Zamora)», Brigecio, 3, 1993, pp. 33-46.

18 A falta de análisis metalúrgico nos inclinamos por considerar una procedencia del SO, a través del eje natural de comunicación SO-NO que constituye la falla de Plasencia y la vía y la cañada de la Plata. Otros adornos de plata aparecen en tumbas coetáneas del Norte de Portugal y Galicia.

19 Ma Concepción Blasco Bosqued (ed.), El horrizonte campaniforme en la provincia de Madrid en el centenario de Ciempozuelos, Madrid, Universidad Autónoma, 1994, p. 64 y fig. 8.

20 Eduardo Hernandez Pacheco, Juan Cabré Aguiló y Marqués de Vega del Sella, «Las pinturas prehistóricas de Peña Tú», Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas, 2, 1914.

21 Primitiva Bueno, Fernando Piñón y Lourdes Prados, «Excavaciones en el Collado de Sejos (Valle de Polaciones, Santander). Campaña de 1982», Noticiario Arqueológico Hispano (NAH), 22, 1985, pp. 27-53.

22 Martín Almagro Βasch, «Los ídolos y la estela decorada de Hernán Pérez (Cáceres) y el ídolo de Tabuyo del Monte (León)», Trabajos de Prehistoria, 29, 1972, pp. 83-124,

23 Manuel Santonja y Manuel Santonja, «La estatua-menhir de Valdefuentes de Sangusín (Salamanca)», Boletín de la Asociación de Amigos de la Arqueología, 10, 1978, pp. 19-24.

24 Juan Dantín Cereceda, «Las cañadas ganaderas del Reino de León», Boletín de la Real Sociedad Geográfica, LXXXVI (8 y 12), 1936, pp. 465-499.

25 Primitiva Bueno Ramírez, «El grupo Hurdes-Gata de las estelas antropomorfas extremeñas», en Actas del ΧVIII Congreso Nacional Arqueológico, Zaragoza, 1987, pp. 449-457.

26 Marie-Claude Gerbet, L’élevage dans le royaume de Castille sous les Rois Catholiques (1474-1516), Madrid, Collection de la Casa de Velázquez (31), [2a ed. revisada], 1999.

27 Robert Durand, Les campagnes portugaises entre Douro et Tage aux XIIe et XIIIe siècles, París, 1982.

28 Daniel Rodríguez Blanco, «Las relaciones fronterizas entre Portugal y la Corona de Castilla. El caso de Extremadura», en Actas das II Jornadas Luso-Espanholas de Historia Medieval (Oporto), t. II, Oporto, Centro de História da Universidade de Porto y el Instituto Nacional da Investigação Científica, 1987, pp. 135-146.

29 Ma del Carmen Sevillano San José, Grabados rupestres en la comarca de Las Hurdes (Cáceres), Salamanca, 1991.

30 R. Bradley, «Rock Art and the Perception of the Landscape», Cambridge Archaeological Journal, 1(1), 1991, pp. 77-101.

31 Germán Delibes de Castro et alii, «Panorama arqueológico de la Edad del Hierro en el Duero medio», en Delibes, Romero y Morales (eds.), Arqueología y medio ambiente, pp. 49-146 (ver pp. 53-55).

32 Germán Delibes y Julio Fernández Manzano, «El Castro protohistórico de “La Plaza” en Cogeces del Monte (Valladolid). Reflexiones sobre el origen de la fase Cogotas I», Boletín del Seminario de Arte y Arqueología, XLVII, 1981, pp. 51-70.

33 Arturo Balado Pachón, «La secuencia protohistórica del yacimiento de Almenara de Adaja (Valladolid)», Boletín del Seminario de Arte y Arqueología, LIII, 1987, pp. 169-177.

34 Germán Delibes, «Un enterramiento triple de facies Cogotas I, en San Román de la Hornija (Valladolid)», Trabajos de Prehistoria, 35, 1978, pp. 225-250.

35 Ma Concepción Blasco et alii, «Enterramientos del horizonte protocogotas en el valle del Manzanares», Cuadernos de Prehistoria de la Universidad Autónoma de Madrid, 18, 1992, pp. 55-112.

36 Julio Mangas y Ma del Rosario Hernando, «La sal y las relaciones intercomunitarias en la Península Ibérica durante la Antigüedad», Memorias de Historia Antigua, XI-XII, 1992, pp. 121 y 147-149.

37 Alfredo Jimeno Martínez, Los Tolmos de Caracena (Soria), Madrid, colección «Excavaciones Arqueológicas en España» (161), 1984.

38 Delibes, Romero y Morales (eds.), Arqueología y medio ambiente.

39 Arturo Morales Muñiz y Corina Liesau von Letow-Vorbeck, «Análisis comparado de las faunas arqueológicas en el valle medio del Duero (prov. Valladolid), durante la Edad del Hierrο», en Delibes, Romero y Morales (eds.), Arqueología y medio ambiente, pp. 454-514 (ver p. 470).

40 Montserrat Seco Villar y Francisco Javier Treceño Losada, «La temprana “iberización” de las tierras del sur del Duero a través de la secuencia de La Mota, Medina del Campo (Valladolid)», en Fernando Romero, Carlos Sanz y Zoa Escudero (eds.), Arqueología vaccea, Valladolid, 1993, pp. 133-171; Id., «Perfil arqueológico de un poblado de la Edad del Hierro al sur del Duero; “La Mota”, Medina del Campo», en Delibes, Romero y Morales (eds.), Arqueología y medio ambiente, pp. 219-246; Luis Carlos San Miguel Maté, «Notas sobre la secuencia y características arqueológicas del yacimiento de la Edad del Hierro de Melgar de Abajo (Valladolid)», en Delibes, Romero y Morales (eds,), Arqueología y medio ambiente, pp. 307-317 (ver p. 307).

41 Art. cit., p. 574.

42 Marisa Ruiz-Gálvez Priego, «La novia vendida: orfebrería, herencia y agricultura en la protohistoria de la Península Ibérica», Spal, 1, 1992, pp. 219-251.

43 Nivel 9 de El Soto. Cf. Delibes, Romero y Morales (eds.), Arqueología y medio ambiente.

44 Eduardo Galán Domingo, Estelas, paisaje y territorio en el Bronce Final del Suroeste de la Península Ibérica, Madrid, colección «Complutum Extra» (3), 1993, pp. 91-99.

45 M. Ruiz-Gálvez Priego (ed.), Ritos de paso y puntos de paso. La Ría de Huelva en el mundo del Bronce Final Europeo, Madrid, colección «Complutum Extra» (5), 1995, pp. 21-32.

Table des illustrations

Légende FIG. 1. – Dispersión de las estelas-menhir e ídolos-guijarro del Calcolítico - Bronce Antiguo.1-2 Rutas ganaderas de las sierras interiores de Lugo y Orense a la Sierra de Lobeira en la frontera con el Alto Minho portuguésa.3 Ruta ganadera entre las sierras del Douro y Mondegob.4 Ruta ganadera de las Beiras interiores al Campo de Ourique, cruzando el Tajo en Vila Velha de Rodâoc.5 Cañada Vizana.6 Cordel a las tierras de Sanabria.7 Cordel a Ciudad Rodrigo y Portugal.8 Cordel al Alentejo y Algarved.9 Cañada leonesa occidental.10 Cordel a la Sierra de Aroche y Sevillae.11 Cañada leonesa oriental.a Segün Pegberto SAAVEDRA, La vida cotidiana en la Galicia del Antiguo Régimen, Barcelona, 1994, p. 88.b Según João Carlos SENNA, «The Late Prehistory of Central Portugal: a First Diachronic View», en Katrina T. LILLIOS (ed.), The Origins of Complex Societies in Late Prehistoric Iberia, Michigan. 1995, pp. 64-94c Según Robert DURAND, Les campagnes portugaises entre Douro et Tage au XIIe et XIIIe siècles, París, 1982, pp. 662-668.d Ibid.e Según Ma Antonia CARMONA RUIZ, «Vías pecuarias de la Sierra Norte de Sevilla», en Manuel CRIADO DEL VAL (dir.), Caminería hispánica. Actas del II Coloquio de Caminería hispánica, Guadalajara, Diputación Provincial de Guadalajara, 1993, pp. 199-210
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2697/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Légende FIG. 2. – Dispersión de las estelas de guerrero del Bronce Final en relación con las vías ganaderasa.1-2 Rutas ganaderas de las sierras interiores de Lugo y Orense a la Sierra de Lobeira en la frontera con el Alto Minho portugués.3 Ruta ganadera entre las sierras del Douro y Mondego.4 Ruta ganadera de las Beiras interiores al Campo de Ourique.5 Cañada Vizana,6 Cordel a las tierras de Sanabria.7 Cordel a Ciudad Rodrigo y Portugal.8 Cordel al Alentejo y Algarve.9 Cañada leonesa occidental.10 Cordel a la Sierra de Aroche y Sevilla.11 Cañada leonesa oriental.12 Cañada segoviana.13 Cañada soriana oriental.a Según Eduardo GALÁN DOMINGO, Estelas, paisaje y territorio en el Bronce Final del Suroeste de la Península Ibérica, Madrid, colección «Complutum Extra» (3), 1993
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2697/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Légende FIG. 3. – Elementos de vestido y estética, asociados a la imagen simbólica del Pastor de Pueblos y su dispersión en el Bronce Final, en dirección SO-NE y OE.1 Ruta ganadera entre las sierras del Douro y Mondego.2 Ruta ganadera de las Beiras interiores al Campo de Ourique.3 Iter ab Emerita Asturicam.4 Cañada Vizana.5 Cordel de Sanabria.6 Cordel a Ciudad Rodrigo y Portugal.7 Cordel al Alentejo y Algarve.8 Cañada leonesa occidental.9 Cordel a la Sierra de Aroche y Sevilla.10 Cañada leonesa oriental.11 Cañada segoviana.12 Cañada soriana oriental
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2697/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 85k

Auteurs

Universidad Complutense, Madrid

Universidad Complutense, Madrid

© Casa de Velázquez, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search