Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los rebaños de Gerión

 | 
Joaquín Gómez-Pantoja

La Serranía de Albarracín

Análisis etno-arqueológico de la ganadería en la Celtiberia meridional

La Serranía de Albarracín. Analyse ethnoarchéologique de l’élevage en Celtibérie méridionale

The Serranía de Albarracín. Ethno-archaeological Analysis of Animal Husbandry in Southern Celtiberia

Martín Almagro-Gorbea

Résumé

El análisis etno-arqueológico de la Serranía de Albarracín permite una interesante aproximación paleoetnológica a la Celtiberia meridional, al identificar una estructura socío-cultural ganadera, reflejada en la organización del territorio y del poblamiento, característica de la cultura celtibérica, de la que procede, El paisaje serrano, por encima de los 1.000 m sobre el nivel del mar, núcleo de la antigua Celtiberia, ofrece un sistema de explotación territorial mantenido hasta hace pocos años como resultado de una profunda interacción hombre/medio natural. Aunque se considera de origen medieval, la correlación entre poblados serranos y castros celtibéricos permite considerar el «paisaje serrano» como «paisaje céltico». En consecuencia, su estructura, contrastada con datos arqueológicos y etnológicos, abre nuevas perspectivas para los estudios célticos

L’analyse ethnoarchéologique de la Serranía de Albarracín donne lieu à une intéressante approche paléoethnologique de la Celtibérie méridionale et permet d’identifier une structure socioculturelle d’élevage reflétée dans l’organisation du territoire et du peuplement, caractéristique de la culture celtibère dont elle procède. Noyau de l’ancienne Celtibérie, le paysage serrano, situé à plus de 1.000 m au-dessus du niveau de la mer, se signale par un système d’exploitation du territoire qui a perduré jusqu’à il y a quelques années, étant le résultat d’une profonde interaction entre l’homme et le milieu naturel. Bien qu’on considère ce système comme étant d’origine médiévale, la corrélation entre peuplements serranos et castros celtibères permet de considérer le « paysage serrano » comme un « paysage celtique ». Par conséquent, sa structure, confirmée par des données archéologiques et ethnologiques, ouvre des perspectives nouvelles pour les études celtiques

Ethno-archaeological analysis of the Serranía de Albarracín (Teruel, Spain) provides a useful avenue of approach to the palaeo-ethnology of southern Celtiberia, in that it identifies a husbandry-centred socio-cultural structure, reflected in the organization of territory and settlement characteristic of the Celtiberian culture from which it emerged. The uplands over 1000 m above sea level which constitute the core of ancient Celtiberia, were the scene of a system of land exploitation that persisted until recently thanks to a profound degree of interaction between man and his natural surroundings. Although the «upland landscape» is considered to be of mediaeval origin, the correlation between hill settlements and Celtiberian «castros» suggests that it closely matches a «Celtic landscape». An analysis of its structure in the light of archaeological and ethnological data therefore opens up new perspectives for Celtic studies

Texte intégral

Introducción

  • 1 «Las tierras de Teruel, antes de la reconquista cristiana», Teruel, 57-58, 1977, pp. 35-61 (ver p. (...)

1Hace años, aludiendo a las formas de vida tradicionales de las serranías ibéricas, Martín Almagro1 señalaba la perduración de su «armazón económico y social prerromano». Pero, a partir del brusco cambio sufrido desde los años 1960 con la consiguiente despoblación y desculturización, esa forma de vida casi ha desaparecido sin que sus interesantes elementos culturales hayan sido estudiados.

  • 2 M. Almagro-Gorbea, «Aproximación paleoetnológica a la Celtiberia meridional: Las Serranías de Albar (...)
  • 3 O. Collado, Introducción al poblamiento de época ibérica en el noroeste de la Sierra de Albarracín, (...)
  • 4 F. Galindo, «La cabaña ideal de la Sierra de Albarracín», Teruel, 11, 1954, pp. 111-164 (ver p. 132 (...)
  • 5 Lo mismo ha ocurrido en otras áreas montañosas, especialmente en las pirenaicas, que a penas se rom (...)
  • 6 Almagro, «Las tierras de Teruel», p. 61.

2Una reciente interpretación paleoetnológica de las Serranías de Albarracín y Cuenca2, principal núcleo de la Celtiberia meridional, ha permitido conocer la organización característica de este territorio y de su poblamiento en época celtibérica, basándose en la estructura territorial de esta parte de la Celtiberia3 contrastada con la rica información etnológica que aporta la geografía humana de esas montañosas regiones. Dicho análisis demostraba que los elementos culturales conservados en estas zonas, al depender en gran medida de un medio ambiente muy determinado4, son resultado de una larga y eficaz adaptación cultural de gran antigüedad, habiéndose mantenido por su perfecta adecuación al medio ambiente, por falta de alternativas a esta dependencia del medio físico y por el aislamiento cultural de estas zonas, acentuado por su alejamiento de las grandes vías de comunicación5. Este contexto socio-económico semejante al de la cultura celtibérica6 permite analizar la paleoetnología de dichas áreas para explicar y completar la falta de referencias escritas de la Antigüedad y los datos obtenidos de los escasos hallazgos arqueológicos y los primeras análisis territoriales, sobre estas apartadas zonas.

El marco geográfico

  • 7 J. Vilá Valentí, «El paisaje humano de la Sierra de Albarracín», Teruel, 7, 1952, pp. 27-94; A. Mor (...)
  • 8 J. de Asso, Historia de la economía política de Aragón, Zaragoza, 1798 (reed, por Casas Torres, 194 (...)
  • 9 I. de Antillón, Elementos de la geografia astronómica, natural y política de España y Portugal (3a (...)

3Desde el punto de vista geográfico y humano, dicha sierra se integra en la estribación más occidental del Sistema Ibérico. Su característica más llamativa es consecuencia de su orografía y de la climatología local, ya que estas sierras, aunque su altura no alcanza los 2.000 m sobre el nivel del mar, recogen las precipitaciones de las borrascas que atraviesan la Meseta, por lo que constituyen «un islote de pluviosidad entre zonas de lluvias escasas»7 formando una isla ecológica entre las depresiones y llanuras esteparias que las rodean. A causa de este hecho, mantiene muy valiosos pastos de verano, especialmente apreciados por su calidad como ya señalaba en el siglo XVIII Asso8, pero, sobre todo, es una zona estratégica como reserva alimenticia estival para la ganadería trashumante de la Península Ibérica, hecho que ha condicionado la cultura y la historia de estas tierras. Pero este hecho exige una organización muy peculiar de su dura vida, basada en la trashumancia en los fríos períodos invernales, como ya observó hace muchos años Antillón9, así como en una especializada organización comunal.

4Desde el punto de vista geomorfológico, su estructura es de sierras amesetadas de cumbres horizontales cuya superficie aparece fragmentada por profundos cortes cársticos muy encajados que, a veces, forman pequeños valles ampliados al disolver la erosión fluvial las frecuentes formaciones locales de margas del Keuper. Este conjunto irregular de montes y pequeños valles conforman la complicada topografía de la región, con ríos muy encajados que en muchas ocasiones no sirven ni como vía de comunicación.

  • 10 J. Estébanez, Cuenca. Estudio geográfico, Madrid, 1974, pp. 38 ss.; O. Collado, op. cit., pp. 80 s.
  • 11 Ibid., p. 68.
  • 12 H. Lautensach, Geografía de España y Portugal, Barcelona, 1967 (trad. española de Iberische Halbins (...)

5En su clima, destaca el aumento de las precipitaciones desde unos 500 mm por año en las zonas de los páramos del entorno hasta superar los 1.000 mm por año en las zonas más altas10, siendo su reparto irregular, con veranos secos y máximas en primavera y otoño, más otra invernal de más de quince días de nieve al año. La temperatura media oscila de 12° a 10° en lo más alto de la Sierra11, con mínimas que superan los -20°, pero que en agosto no llega a los 20°. Sin embargo lo más significativo es que su índice de aridez anual varía de 30 a 50 (52,2 en Uña y 32,9 en Villalba, Cuenca), frente a 18 de Belmonte e Iniesta, en La Mancha, hecho debido a la menor temperatura y al aumento de las precipitaciones, que explica su carácter de isla climática y su importancia por conservar pastos frescos en verano, clave de la ganadería trashumante12.

  • 13 F. Galindo, art. cit., p. 132; J. L. Calvo, op. cit.
  • 14 M. Almagro-Gοrbea A, «El urbanismo en la Hispania céltica: castros y oppida en la Península Ibérica (...)
  • 15 A. M. Barrero, El Fuero de Teruel, Teruel, 1979, pp. 19 ss.

6Este medio físico de «isla ecológica» ha impuesto las especiales formas de vida de estas Serranías Ibéricas13, en las que han pervivido estructuras socioculturales de tradición ancestral por su perfecta adecuación al medio ambiente, por falta de alternativas a las mismas y por su alejamiento de las grandes vías de comunicación, lo que ha facilitado su aislamiento cultural. Esta adaptación cultura-medio ambiente permite determiner la posible extensión real de la cultura celtibérica, pues dicho «paisaje serrano» coincide con el «paisaje castreño celtibérico»14, por ser un elemento cultural carácterizado por un tipo de territorio estructurado en torno a los castros y poblados serranos. En todo caso, no parece casual que dichos territorios coincidan con la expansión de los llamados «Fueros de Extremadura»15, cuyo ámbito territorial se extiende por el Sistema Ibérico y zonas altas adyacentes desde la serranías sorianas hasta la Meseta Sur, seguramente basado en un medio ambiente ganadero relacionable con las formas de vida prerromanas del sistema cultural celtibérico, ya que bien pudiera ser una mera continuación de las mismas.

Emplazamiento del hábitat y estructura del territorio: huertos, prados y monte

  • 16 O. Collado, op. cit.
  • 17 Almagro-Gοrbea, «Aproximación paleoetnológica a la Celtiberia meridional».
  • 18 O. Collado, op. cit., pp. 103 ss.; Almagro-Gordea, «Aproximación paleoetnológica a la Celtiberia me (...)
  • 19 Id., «Elurbanismo en la Hispania céltica».
  • 20 P. Moret, Les fortifications ibériques. De la fin de l’âge du bronze à la conquête romaine, Madrid, (...)
  • 21 J.J. Eiroa, «Una aproximación al modelo urbano del Bajo Aragón protohistórico», en Homenaje a A. Be (...)
  • 22 F. Romero, Los Castros de la Edad del Hierro en el norte de la provincia de Soria, Valladolid, 1991 (...)
  • 23 M. Cerdeño y R. García Huerta, El castro de La Coronilla: Chera, Guadalajara (1980-1986), Madrid, c (...)
  • 24 V. Fernández Martínez et alii, «El poblado ibérico del Cerro de las Nieves (Pedro Muñoz). Excavacio (...)
  • 25 L. Berrocal, Los pueblos célticos del suroeste de la Península Ibérica, Madrid, colección «Complutu (...)
  • 26 J. Soares y C. Tavares da Silva, «Ocupaçao do periodo proto-romano do povoado do Pedrâo (Setubal)», (...)

7El análisis territorial del NO de la Serranía de Albarracín16 ha permitido identificar la estructura socio-económica subyacente, en estas áreas montañosas de la cultura celtibérica, al contrastar dicha información con datos etnológicos y geográficos de esas regiones17. La población celtibérica se estructuraba en pequeños núcleos fortificados de tipo «castro» con un número de viviendas relativamente reducido18, unas veinte en San Cristóbal del Jabalón (observación personal). Dichos castros presentan un urbanismo de «poblado cerrado», pues las viviendas, rectangulares, se distribuyen dando las puertas a un espacio central, generalmente una calle si es alargado, mientras que el muro posterior hace función de muralla19 La eficacia de este tipo de «poblado cerrado» explica su creciente expansión desde el Levante20 y el valle del Ebro21 por toda la Celtiberia, desde la cultura de los Castros Sorianos22 a las Parameras de Molina23 y la Meseta Sur24 hasta llegar a Extremadura25 y al Sur de Portugal26. Pero este tipo de urbanismo aún aparece en los caseríos serranos actuales menos evolucionados, construidos sobre un cantil y con las puertas hacia el interior, lo que permite más fácil defensa y mejor control del ganado.

  • 27 Almagro-Gοrbea, «El urbanismo en la Hispania céltica».
  • 28 O. Riba, Estudio geológico de la Sierra de Albarracín, Teruel, 1959; J. L. Peña et alii, Geomorfolo (...)
  • 29 J. Estébanez, op. cit., p. 72.

8Pero aún más significativo es que la ubicación de los poblados actuales coincide con la de los castros27, pues unos y otros controlan un ámbito territorial equivalente, dada la necesidad de aprovechar una zona de recursos muy limitados. Dicha similitud de ubicación revela una relación con su territorio explicable por su sistema de explotación económica, pues castros y aldeas se asientan en muelas ο cerros destacados que dominan las hondonadas que constituyen su territorio inmediato y que son la base de su sustento. Tales hoyas están originadas por formaciones morfológicas de margas ο arcillas disueltas por la erosión fluvial, lo que ha resaltado el carácter kárstico del entorno rocoso28, que dando los fondos de valle ocupados por suelos buenos pero mal drenados29, lo que disminuye su rendimiento agrícola pero los hace muy idóneos por su frescura y humedad para pastos de verano. En efecto, la ubicación recurrente de castros y poblados evidencia una selección intencionada del emplazamiento motivada por la continuidad de las formas de aprovechamiento del terreno que no ban variado substancialmente, como ocurre con su urbanismo. Esta observación permite plantear una interesante reconstrucción etnoarqueológica, si se extrapola la estructura territorial de los poblados actuales y su estructura socio-económica para interpretar la organización territorial originaria de los castros, pues una y otra reflejan idéntico sistema de organización y explotación del característico territorio en que están emplazados, que parece haberse mantenido sin cambios desde épocas ancestrales.

  • 30 De enorme interés para analizar el sistema socio-económico comunal es su comparación con la organiz (...)
  • 31 A. Meitzen, Siedlung und Agrarwesen der Westgermanen und Ostgermanen, der Kelten Römer, Finner und (...)

9El territorio circundante de estos castros y de los pueblos serranos actuales se puede dividir en cuatro categorías ο tipos según su sistema de utilización agropecuaria basada en su ubicación, tipo de suelos y forma de explotación deducida de la estructura económica de los poblados actuales: huertos, campos de labor, prados y monte, división funcional que corresponde a la de hortus, ager, pascua y saltus en el mundo latino arcaico30 y puede compararse con reconstrucciones del uso del campo en la Edad del Hierro de la Europa templada31.

  • 32 A. Alfaro, «Alimentación y morbilidad en la Sierra de Albarracín», Teruel, 11, 1954, pp. 109-117 (v (...)
  • 33 Lib. IV, título 1, ley 10.

10El huerto es la base de la subsistencia, siendo, junto con la casa, la única propiedad privada inalienable fuera de la familia y el elemento esencial de su pobre economía32 al obtenerse del mismo leguminosas y hortalizas, base de su alimentación, tal como recoge el Fuero Viejo de Castilla33, que indica

  • 34 Ordenamiento de Alcalá, XXXII, 13.

...Que todo devisero puede comprar en la villa de behetría quanto podier del labrador fueras ende sacado un solar que haya cinco cabnadas de casa, e sua era, e suo muradal, e suo guerto: que esto non lo puede comprar, nin el labrador non gelo puede vender34.

  • 35 Respecto a la noción de vecino, véase infra, p. 257.
  • 36 J. Costa, Colectivismo agrario en España, Zaragoza, 1898 (reed. 1983), p. 221, n. 111 (citado Costa(...)
  • 37 F. Kelly, «Il diritto celtico», en VV. ΑΑ., I Celti, Milán, 1991, pp. 657-658 (ver p. 658).

11Además de casa y huerto, cada vecino35 poseía como propiedad privada familiar inalienable un cercado ο muradal (de muratale = cerco de piedras)36; y una era, frente al resto del término que eran tierras laborables y de pastos de uso común. Esta propiedad familiar inalienable se daba también en la Irlanda céltica, donde el grupo parentelar tenía poder legal sobre sus miembros para controlar la venta de la propiedad de su tierra de posesión común37, hecho que explicaría que la venta de bienes raíces en Molina de Aragón ο en Albarracín debía pregonarse tres domingos seguidos para que salieran al tanto sus parientes.

  • 38 Costa, Derecho consuetudinario; Moreno, «La trashumancia», p. 79; L. A. Sánchez Gómez, Sayago. Gana (...)
  • 39 O. Collado y E. Punter, «Estudio del amillaramiento agrario del término municipal de Albarracín, de (...)
  • 40 P. J. Fowler, The Farming of Prehistoric Britain, Cambridge, 1983, pp. 94 ss.
  • 41 Este hecho, hasta ahora poco valorado, es esencial para documentar este tipo de antigua estructura (...)

12Normalmente, los huertos son de muy escaso tamaño, en torno a los 100 m2, con estructuras de riego muy simples, aprovechando pequeños arroyos ο fuentes, situándose al pie de los castros ο de los pueblos actuales, ya que debían ser cuidados y vigilados por las mujeres. Estos huertos se cercan siguiendo una tradición jurídica consuetudinaria, pues los campos privados debían estar cercados para protegerlos de los animales y excluirlos de los campos abiertos comunales38, como han sido estas sierras hasta fecha reciente donde el terreno público aún supera el 95%39. Estos cercados a base de muros de piedra seca ο de ramas de espino se asemejan a los «campos célticos»40, lo que permite identificar estos campos cultivados desde fechas ancestrales de las estructuras agrarias modernas41.

  • 42 J. Álvarez-Sanchís y A. Lorrio, comunicación personal.
  • 43 G. Fatás, Contrebia Belaisca II. Tabula Contrebiensis, Zaragoza, 1980, pp. 13 y 69 ss. (citado Fatá (...)

13Estos huertos cercados, que equivalen al hortus lacial originario, supondrían menos del 1% del terreno y pueden remontarse al mundo celtibérico, como se confirmaría en el oppidum de Las Cogotas42 y en algún otro caso de Extremadura (observación personal), aunque su sistema de regadío debe considerarse anterior al de acequia documentado en época celtibérica por la Tabula Contrebiensis 143.

  • 44 R. Otegui, Estrategias e identidad. Un estudio antropológico sobre la provincia de Teruel, Teruel, (...)

14A continuación, se debe hacer referencia a las «labores» ο ager, que tendían a estar en el terreno inmediato. En Saldón y en el Javalón ocupan la falda del Castro, que ofrece una laboriosa organización de campos aterrazados, abandonados en fecha reciente. Estos «piazos» ο campos de cultivo son de estructura antigua por su disposición aterrazada, tradicional en el área mediterránea. Estas pequeñas parcelas inmediatas al poblado hasta época muy reciente tenían un valor añadido dado su menor gasto en traslado44, por lo que se podrían interpretar como campos destinados a cereales de secano y de leguminosas, cultivados en año y vez.

  • 45 F. Galindo, art. cit., p. 134; O. Collado y E. Punter, art. cit.
  • 46 J. Estébanez, op. cit., p. 232 y mapa 18.
  • 47 J. de Asso, op. cit., p. 108.
  • 48 Ibid., p. 111.

15En la Sierra de Albarracín, en 1950, el terreno cultivado no llegaba al 11,2% del total45 y algo parecido se ha señalado en la Serranía de Cuenca46. En su mayor parte estaba formado por «piazos» de secano, en gran medida debidos a roturaciones ο «rochas» modernas, posteriores al siglo XVIII47, aunque desde época ancestral existirían presuras que se poseían mientras se labraran. Los productos cultivados en secano eran los cereales como trigo, cebada, ladilla, centeno, ordeo (sic), avena, espelta y mijo, además de cáñamo, garbanzos y, hasta fecha casi actual, vid48.

  • 49 La «dula» constituye una asociación para llevar a pastar ovejas, ganado de verano, mulos ο vacas, d (...)
  • 50 R. Otegui, op. cit., pp. 88 ss.
  • 51 Ibid., pp. 88 ss.
  • 52 Costa, Colectivismo agrario, p. 147.
  • 53 A. Meitzen, op. cit., pp. 214 ss.
  • 54 Ibid., p. 211.

16Otro tipo de explotación esencial eran los fondos de la hoya dominada por el antiguo castra y el pueblo actual, por ser el elemento que ha condicionado su existencia. Se extiende al pie de la población con una extensión aproximada de 1 km2. Actualmente están roturadas y ocupadas por cultivos, pero hasta época relativamente reciente estos terrenos bajos, mal drenados y en los que aparecen humedales y afloramientos de agua, han debido formar prados con gran capacidad de resistencia a la sequía en los periodos estivales, como aún se observa en los casos mejor conservados de la Sierra, como Royuela ο la Vega de Argalla, en Tramacastilla, roturada a inicios de este siglo. Estos prados, por su situación y por tradiciones locales, originariamente formarían el ejido y estarían dedicados a pastos comunales, explotados siguiendo costumbres como la «dula»49 ο rebaño formado por animales de todos los vecinos50. En ellos pastaba especialmente el ganado vacuno y caballar, como aún se mantiene en Villar del Cobo, así como las ovejas de cría ο el ganado de carne colectivo, destinado a ser sacrificado según las necesidades de cada familia en el momento de la siega. La carne del animal común sacrificado para la siega que consumía cada familia51 se anotaba en un palo ο una rama de árbol52, método usado en Irlanda53, Gales54 y Escocia para apuntar los días de trabajo común en el campo.

  • 55 A. Almagro, Casa y urbanismo en la Sierra de Albarracín, Teruel, 1993.
  • 56 J. de Asso, op. cit., pp. 107 y 116.

17De este modo se explica la enorme importancia económica de estas hoyas, en cuyo borde se sitúan los castros y hacia las que aún están orientados en los poblados serranos actuales los porches de los «ayuntamientos»55. Por tanto, las actuales «vegas» suponen una clara transformación de los sistemas de propiedad y de explotación primitivos56, pues son resultado de la roturación de los prados originales que eran de propiedad, uso y función ganadera comunal, por lo que en ningún caso se podían alienar ni labrar.

  • 57 J. Estébanez, op. cit., pp. 73 ss.

18El resto del territorio, más del 95% y prácticamente todo el situado en un radio superior a media hora de marcha, está formado por «monte», equivalente al saltus que incluye bosques y pinares, en su mayoría crecidos sobre suelos pardos calizos y rendsinas57. De esta zona de explotación comunal se obtiene madera, leña y también pastos para el ganado ovicaprino, si bien exige un pastoreo más laborioso, de tipo itinerante. A esta actividad se añade el laboreo de «rozas» abiertas para la siembra en las zonas mejores del monte, normalmente en las tierras pardas más profundas, para sembrar cereales y, más raramente leguminosas, rozas cuya posesión se perdía al dejar de ser labradas y cuyo uso estaba controlado por la comunidad.

19Como consecuencia de la morfología del terreno y de dicho sistema de explotación, este paisaje resulta reiterativo en un amplio territorio que rebasa en mucho las Serranías de Albarracín y Cuenca, aunque en estas zonas se haya conservado particularmente bien «fosilizado». La fuerte correlación existente entre circunstancias medioambientales y culturales permite interpretar este característico «paisaje serrano», en sentido paleoetnológico, como reflejo del «paisaje celtibérico» originario, permitiendo reconstruir éste con bastante fiabilidad. En efecto, este paisaje se ha mantenido por su estrecha vinculación a ciertas características geomorfológicas de los valles de las Serranías Ibéricas, a un medio ambiente de bosque, prado y fuentes, que actualmente se desarrolla a partir de alturas próximas a los 1.000 m sobre el nivel del mar y, finalmente, a una determinada explotación del territorio mantenida gracias a la economía comunitaria de estos pueblos serranos. Esta asociación de elementos es el resultado de una profunda interacción y adaptación hombre - medio natural, lo que le da su fuerte personalidad cultural. Esta «cultura serrana» está perfectamente atestiguada desde la época medieval por la expansión de los «Fueros de Extremadura», pero existen indicios que evidencian su anterioridad, como la citada correlación topográfica y territorial con los castros celtibéricos. Por tanto, este paralelismo etnográfico cerrado permite explicar el origen e interacciones de usos actuales, completando la escasa información sobre estos temas proporcionada por la Arqueología prerromana.

La base económica ganadera

  • 58 F. Galindo, art. cit., p. 134; O. Collado y E. Punter, art. cit., vid. supra.

20La interacción cultura humana - medio natural resulta esencial para reconstruir las formas de vida, como el uso del territorio, pero este marco explicativo, al interpretar costumbres actuales como elementos culturales filogenéticamente relacionados con tradiciones ancestrales, permite atribuir a estas un origen en el citado substrato cultural celtibérico. Este hecho permite reconstruir la economía de este ámbito etno-cultural, en el que hay que destacar su economía de base ganadera, pues en la Sierra de Albarracín el terreno cultivado no alcanza ni el 10%, aún teniendo en cuenta que en gran parte son roturaciones modernas58.

  • 59 L. V, Elías y C. Muntión, Los pastores de Cameros, Logroño, 1989, pp. 119 ss.
  • 60 Op. cit., p. 109.
  • 61 Diod., 33, 16.
  • 62 J. Estébanez, op. cit., p. 342.
  • 63 I. Bacaicoa et alii, Albarracín-Cuenca-Molina, Madrid, colección «Cuadernos de Trashumancia» (8), 1 (...)

21Esta estructura agraria explica la gran importancia económica y social, aunque no alimenticia, de la ganadería, perfectamente adecuada a la estructura comunal del terreno, en especial el pastoreo de ovejas, merinas para la trashumancia y entrefinas las estantes, aunque aún se desconocen las razas celtibéricas. En 1950, en la Sierra de Albarracín existían 89.000 cabezas, que suponían 59,5 animales por km2, con un equivalente teórico de carne de 315 kg por habitante y 29,2 kg por ha, cuyo principal beneficio tradicionalmente era la lana. Como en todas las regiones de ganadería trashumante59, anteriormente habían sido más, ya que Asso60 dedujo la existencia de 145.000 cabezas por la producción de 24.000 arrobas de lana. Esta importancia de la lana se confirma por la presencia abundante de fusayolas ο pesas de huso en poblados y necrópolis y por las referencias de las fuentes escritas, que indican la entrega de saga como tributo a los ejércitos romanos, como los ocho mil entregados por las ciudades de Numancia y Termes el 139 a. de C.61 Algunos municipios, como Frías ο Villar del Cobo en Albarracín ο los de Beamud, Cuenca, Huélamo, Salvacañete y Tragacete, llegaban a tener más de diez mil cabezas, aunque lo normal osciIaba entre tres mil y cinco mil cabezas62. Esta ganadería era en su mayor parte trashumante, pues en 1992 la proporción aún superaba el 50%, variando entre el 100% en Griegos ο Guadalaviar, los pueblos más altos, hasta menos del 8% en Albarracín y Royuela63.

  • 64 J. Villá Valentí, art. cit.; Moreno, «La trashumancia», p. 57.
  • 65 J. de Asso, op. cit., p. 109; F. Galindo, art. cit., p. 131.
  • 66 J. de Asso, op. cit., p. 109.
  • 67 J. Vilá Valentí, art. cit.

22La dura climatología local, especialmente la falta de pastos de invierno, se compensaba con los de verano. Al ser esta zona serrana «un islote de pluviosidad entre zonas de lluvias escasas»64, produce pastos especialmente apreciados por su calidad65. Al menos un tercio de las ovejas de la Sierra de Albarracín era trashumante en el siglo XVIII66, para huir de los fríos inviernos de la sierra y aprovechar los ricos pastos estivales. Este sistema secular era consecuencia de un triple esfuerzo humano: selección de los animales más adaptables, rígida organización del pastoreo y defensa de los pastos67.

  • 68 J. Klein, The Mesta. A Study in Spanish Economic History (1273-1836), Cambridge, 1920 (trad. españo (...)
  • 69 Ibid., p. 309.
  • 70 Lib. 8, título 4, ley 5.
  • 71 Lib. 8, título 4, ley 26-27.
  • 72 A. Díez Navarro, Quaderno de leyes y privilegios del Honrado Concejo de La Mesta..., Madrid, 1731, (...)
  • 73 A. Jimeno y J. J. Fernández Moreno, Los Tolmos de Caracena (Soria), Madrid, colección «Excavaciones (...)
  • 74 M. Almagro-Gοrbea y A. Lorrio, «La expansión céltica en la Península Ibérica: una aproximación cart (...)
  • 75 Sobre el discutido problems de la trashumancia prerromana, hay que tener en cuenta la importante do (...)
  • 76 Moreno, «La trashumancia», p. 65.
  • 77 Ibid., p. 80; I. Βacaicoa et alii, op. cit., pp. 32 ss.
  • 78 J. de Asso, op. cit., p. 108.

23Albarracín, a pesar de ser Aragón, desde época medieval formaba parte de la Mesta, siendo cabecera de la real cañada de Cuenca68, a la que confluían los ganados de Molina, Cuenca y Albarracín, esto es, de toda la antigua Celtiberia meridional, lo que evidencia que la organización de esta trashumancia es anterior a los reinos cristianos de la Reconquista. Esta hipótesis puede considerarse avalada por referencias indirectas a la existencia de trashumancia en la legislación visigoda69, desde Sisenando70, que prohíbe se impida el paso a los ganados en campos abiertos como recoge el Fuero Juzgo71, a las ordinaciones de la Mesta72. Además, prácticas de posible trashumancia parecen documentarse en el área celtibérica desde la Edad del Bronce, como en los Tolmos de Caracena, Soria73 (poblado a casi 1.000 m sobre el nivel del mar) de ocupación temporal reiterada en los meses de primavera-verano, lo que hace suponer que en otoño-invierno se emigrara a zonas más cálidas y también se han identificado con posibles prácticas trashumantes la dispersión de las téseras de hospitalidad prerromanas74, entre cuyas funciones pudo estar la de posibilitar tales actividades75. El destino tradicional de los ganados de Albarracín era Sierra Morena, el valle de Alcudia y el Campo de Calatrava76, pero también llegaban hasta Extremadura y, al mismo tiempo, desde la zona de jabaloyas partían hacia Levante y el Sureste los ganados que invernaban en Castellón, Valencia, Alicante y Murcia77. Pero en la Sierra de Albarracín pasaban también el verano ganados de Zaragoza78, esto es, del valle del Ebro, lo que supone que estos núcleos serranos cumplían también una función de puntos de contacto entre ganaderos. Los pastos cran comunales, salvo los «ejidos» ο dehesas reservadas a las aldeas, normalmente en proximidad de éstas, donde pastaban caballos y vacas y las ovejas de cría, más delicadas, que se solían separar para cuidarlas más.

  • 79 Derecho consuetudinario, pp. 339 ss.
  • 80 Ibid., p. 343.

24Estas tradiciones parecen arrancar del ejercicio mancomunado de la ganadería, clave del sistema de propiedad comunal que pudo ir asociada a la trashumancia característica de estas tierras serranas, aunque Costa79 ya señaló su amplia generalización por buena parte de la Península. Los pastores ponían en común pastos y rebaños, que confiaban a un solo pastor, pagado según las reses que tenía cada uno, por lo que, al no existir límite, suponía grandes diferencias de riqueza. Este «rebaño concejil», de ovejas, cabras ο de ambos animales, se formaba por la suma de los hatos de todos los asociados y recorría todas las tierras: dehesas, montes, yermos, sotos, barbechos, rastrojeras, etc., menos las excluidas por algún motivo y expresamente señaladas. La contrata de pastores se hacía desde San Miguel (29 de septembre) ο San Mateo (21 de septiembre), hasta San Medario (8 de junio). Al pastor y rabadán ο ayudante cada vecino les daba cena caliente en casa y merienda en la alforja para el monte en días proporcionales al número de reses que cada uno tenía en el rebaño (un día cada dos, cuatro, seis, diez, etc. ovejas) siguiendo turnos en ciclos de treinta, sesenta ο noventa días, pero preferentemente mensuales. Este sistema también permitía el reparto del estiércol, que tenía gran importancia para abono de los campos, pudiéndose cambiar pastos por estercolera. Si la paridera estaba en monte público, se repartía a partes iguales entre todos los pastores, no según el número de ovejas, pero también podía ser recogido por turno en el establo donde daban cena al pastor ο ir cada ganado a su casa, si se volvía al pueblo cada noche80.

  • 81 J. de Asso, op. cit., p. 110.
  • 82 I. Βacaicoa et alii, op. cit., pp. 37 ss.

25Tras las ovejas, en escala decreciente kg/habitante, venía a continuación el cerdo (31,4 kg por habitante y 2 kg por hectárea), de gran calidad y alimentado con gamones81. El cerdo constituía, junto con el huerto, el elemento esencial de la economía doméstica al ser la principal, casi la única fuente, de proteína animal. A continuación se sitúa la cabra (30,8 kg por habitante y 2,8 kg por hectárea), que proporciona leche y aprovecha el peor monte. Sigue el ganado bovino (22,2 kg por habitante y 2 por hectárea), que pasta en los prados y servía como fuerza de trabajo, aunque existe un importante ganado vacuno trashumante que aprovecha los pastos de verano en las partes más altas de la Sierra82. Finalmente, las aves (4,1 kg por habitante) y conejos (0,6 kg por habitante) constituían los animales de corral.

  • 83 M. Almagro-Gοrbea y D. Fernández-Galiano, Excavaciones en el Ecce Homo (Alcalá de Hemares, Madrid),(...)
  • 84 A. Morales, V. Liesau y C. Letow-Vorbeck, «Análisis comparado de las faunas arqueológicas en el val (...)
  • 85 G. Molero et alii, «Estudio final de la fauna de La Coronilla (Chera, Guadalajara), [excepto campañ (...)
  • 86 J. A. Bellver, «Estudio zooarqueológico de las cabañas circulares de El Castillejo de Fuensaúco», e (...)
  • 87 F. Hernández y F.J. de Miguel, «Informe sobre los restos de fauna recuperada en el yacimiento de el (...)
  • 88 A. Morales, «Los restos de animales de Villar del Horno. Primer informe. A. Gómez, 1986, El Cerro d (...)
  • 89 Id., «Primer informe sobre la fauna de Barchín. M. Sierra, 1981, Fuente de la Mota (Barchín del Hoy (...)
  • 90 A. Lorrio, Los celtíberos, Madrid, colección «Complutum Extra» (7), 1997, pp. 297 s., fig, 119.

26Esta población ganadera, reducida a porcentaje, puede ser comparada a la documentada en otros yacimientos prerromanos de la Meseta, como el Ecce Homo en la Carpetania83, los de la zona vaccea84 y, en especial, en castras celtibéricos, como La Coronilla, en las Parameras de Molina85, Los Castillejos de Fuensaúco, Soria86, El Montón de Trigo, en Griegos87 ο Villar del Horno88 y Fuente de la Mota, en Barchín del Hoyo, en Cuenca89, confirmando la relación entre unos y otros ya que prácticamente no se observan variaciones significativas90:

Cuadro de la ganadería de la Sierra de Albarracín comparada con la de algunos yacimientos de la Edad del Hierro

Cuadro de la ganadería de la Sierra de Albarracín comparada con la de algunos yacimientos de la Edad del Hierro

* NMI = número mínimo de individuos

  • 91 F. Galindo, art. cit., p. 143.
  • 92 J. Εstébanez, op. cit., pp. 274 y ss.

27En resumen, destaca el predominio de la ovicápridos, con clara ventaja de las ovejas, entre un 50% y un 75%, seguido en importancia del ganado vacuno, que oscila entre el 3% y el 18%, aunque en aportación proteínica teórica ocuparía el primer lugar, hecho no reflejado en la actualidad por su sustitución como fuerza de tracción. Sin embargo, el papel fundamental en la alimentación diaria lo representa el cerdo, que oscila en torno al 10%, ocupando un lugar menor las aves y demás animales. Por otra parte destaca el caballo como elemento de elite: en la Sierra de Albarracín había 654 caballos, mientras que 2.800 mulas y 888 asnos91 reflejan probablemente formas de cultivo medievales y modernas92 aún en uso hasta mediados del siglo XX, que en el mundo celtibérico estarían representadas por los bóvidos. Igualmente, existían varias razas caninas bien definidas. Una era el podenco, especializado en caza y para el ganado, además de los mastines, había un pequeño perro «pastor» de lanas, muy adaptado y sobrio, cuya dispersión hace suponer un origen muy antiguo.

  • 93 A. Schulten, Geografía y etnología antiguas de la Península Ibérica, t. I (trad. de Iberisches Land (...)
  • 94 J. de Asso, op. cit., p. 90.
  • 95 Ibid., pp. 107 y 298.
  • 96 Ibid p. 298.

28En este ámbito ganadero no hay que olvidar la gran importancia que tenía la sal, necesaria para alimento de personas y ganado, así como para curar, los salazones, por lo que debe considerarse un producto esencial para la Celtiberia ganadera93. Se obtenía en primitivas salinas de fuentes margosas a base de sistemas de estanques y de canales de madera que hay que suponer de origen prerromano, aunque se hayan conservado casi inalterados hasta nuestros días. Las principales de la Serranía de Albarracín - Cuenca eran Salinas del Manzano, Ojos Negros (3.000 fanegas castellanas por año)94, Valtablado (1.500-2.000 fanegas por año)95, Villel (600-700 fanegas por año)96, etc Cabe suponer que la sal fuera uno de los pocos elementos ajenos a la propiedad y explotación comunal de la tierra, pues, de acuerdo con la tradición medieval, su extracción y venta pudieron estar controladas por las elites dominantes.

  • 97 Ε. Powello, Hispania sive de Regis Hispaniae regnis et opibus comentarius, Lugdunum Batavorum, 1629 (...)

29Sin embargo, a pesar de esta aparente riqueza ganadera, la Sierra de Albarracín debe considerarse como una tierra pobre, aunque su peculiar sistema de propiedad comunal impidiera la indigencia. Un reflejo puede verse en que el obispo de Albarracín tenía la menor renta de España, sólo de 6.000 ducados según juan Boterio; 3.000, según Maríneo Sículo97.

Alimentacion

  • 98 A. Alfaro, art. cit., p. 111; L. Pinedo, «Problemas y hábitos alimenticios en la provincia de Terue (...)
  • 99 L. V. Élias y C. Muntión, op. cit., pp. 161 ss.
  • 100 G. Forni, Gli albori dell’agricultura. Origine ed evoluzione fino Etrutci ed Italici, Roma, 1990, p (...)

30El serrano era gente sobria, resistente y bien adaptada a las duras condiciones climatológicas y ambientales, pero presentaba serias deficiencias en su alimentación, que repercutían en su morbilidad y en sus características biomédicas, psíquicas y genéticas98. La primera comida, al levantarse, eran migas de pan con ajo y grasa, comida habitual de pastores trashumantes99. Al mediodía, si se permanecía en casa, se tomaba pan y un «puchero» ο «potaje» hervido de vegetales (hoy a base de patata, que ha debido sustituir a bellotas, cereales y leguminosas)100 con grasa de cerdo, siendo excepcional, sólo en fiestas, la carne; normalmente se acompañaba de algo de vino. A la noche, una cena aún más frugal, como lo era la comida si se iba al campo, salvo en período de siega en que se consumía el «frito».

  • 101 L. Pinedo, art. cit., pp. 230-234.
  • 102 A. Alfaro, art. cit., p. 111.

31Es interesante comprobar que a mediados de este siglo aún se alimentaban exclusivamente de la producción doméstica, según el dicho «de lo que se cría, se come», lo que suponía una dieta monótona y desequilibrada, con exceso de grasas de cerdo y de pan, falta de calcio por ausencia casi total de leche, y falta de suficientes proteínas en un 20% de las familias, ya que el consumo de carne era 16,0 kg por año de cerdo, 4,7 de oveja, 0,8 de buey, 0,5 de cabra, 0,3 de aves y 0,1 equina, lo que supone menos de 23 kg por año101. La carne de cerdo conservada frita y en aceite (el «frito») era la reserva energética para el momento de la siega ο de esfuerzos especiales, así como el alimente de jornaleros de paso. Los huevos se vendían para hacer pagos locales y las cecinas y jamones eran la reserva económica, utilizada también para compras importantes102.

  • 103 Ibid., pp. 113 ss.

32Este régimen alimenticio ofrece notables carencias y, junto a la ausencia de la actual preocupación por la higiene, explica la existencia hasta épocas relativamente recientes de enfermedades como la avitaminosis aviar, bocio endémico, sabañones, raquitismo, caries dental, hipocalcemias, pelagra, latirismo, equinococosis, brucelosis, etc.103

Demografía y antropología

  • 104 M. Almagro-Gοrbea, «Aproximaciones a la demografía de la Celtiberia», en L. Berrocal-Rangel y Ph. G (...)
  • 105 O. Collado, op. cit., p. 129.
  • 106 Respecto a las relaciones entre la Ciudad y las aldeas en la Comunidad, véase infra pp. 248 y 255.
  • 107 F. Galindo, art. cit., p. 138; Almagro-Gοrbea, «El urbanismo en la Hispania céltica».

33La estructura del territorio y la estrecha relación entre castros y pueblos serranos permite abordar una aproximación demográfica a la población celtibérica de estas regiones104. Según los datos arqueológicos, el número y tamaño de los poblados prerromanos105 puede considerarse similar al de las aldeas medievales de la Comunidad106, antecesoras de los pueblos actuales107, lo que permite analizar su estructuración territorial y socio-política.

  • 108 J. De Asso, p. 205.
  • 109 Op. cit., pp. 130 ss.

34Tras un aparente máximo en los siglos XVII-XVIII108, la población de la Sierra de Albarracín decreció a partir del siglo XIX, por lo que dicha época sirve de referencia máxima para la Edad Media y ésta para calcular la población de la Edad del Hierro. Antillón109 señala para la provincia de Cuenca una densidad de 311 individuos por legua cuadrada, por lo que el corregimiento de Albarracín, de 35 leguas cuadradas de 20 al grado, no superaría los 10.885 habitantes con una densidad de unos 10 habitantes por km2, aunque en la actualidad apenas alcanza 3 habitantes por km2 por haberse desertizado en estos últimos años. Para extrapolar estos datos a la Edad del Hierro, se puede calcular una densidad aproximada algo superior a la de la Edad Media, entre la mitad y un tercio del máximo del siglo XVIII, lo que la situaría entre 3 a 5 habitantes por km2.

  • 110 J. de Asso, op. cit.
  • 111 M. Almagro-Gοrbea y A. Dávila, «El area superficial de los oppida en la Hispania “céltica”», Complu (...)

35Más interesante es analizar su estructura interna. De 10.725 habitantes que en 1842 tenía la Sierra de Albarracín, sólo 2.064 eran vecinos, concentrados en pequeños núcleos. Albarracín era la «Ciudad» por antonomasia, con función de capital política y administrativa de todo el territorio que incluía unas veinte aldeas y unos 2.300 vecinos en el siglo XVIII, lo que supone una media de 100 vecinos por aldea110. Albarracín contaba con 99 vecinos en 1495, que aumentan a 300 en 1650 y a 382 en 1842, fecha en que ese número correspondía a 1.530 habitantes. Estas cifras evidencian un aumento del 380% desde la Edad Media hasta su máximo histórico a mediados del siglo XIX, lo que representa la población atribuible a un oppidum de pequeño tamaño111.

  • 112 Respecto a la noción de hogar, véase infra pp. 257 y 258.

36Muy importante es la diferencia socio-política tradicional entre habitante y «vecino» (= cabeza de familia = «hogar»112), que seguramente procede de la Antigüedad pues afecta a todos los aspectos de la vida social. La proporción habitante-vecino era de 5,29 en el conjunto de la Sierra y 6,0 en la Comunidad, salvo en Albarracín, donde sólo alcanzaba un 4,0 por sus características urbanas, frente a las aldeas, por lo que la proporción original sería de cinco a seis personas por hogar. Este dato es un estadígrafo de gran interés para calcular el número teórico de habitantes de los poblados celtibéricos ο actuales al multiplicarlo por el número de casas. Como ejemplo, las veinte del Castro de San Cristóbal supondrían entre cien y ciento veinte habitantes.

  • 113 P. Madoz, Albarracín. Diccionario geográfico-estadístico…, Madrid, 1846, pp. 297-305 (reed., 1986, (...)
  • 114 Almagro-Gοrbea, «EL urbanismo en la Hispania céltica».
  • 115 J. M. Rubio, «Análisis geodemográfico de las comarcas turolenses», Teruel, 72, 1984, pp. 119-224 (v (...)
  • 116 V. Bielza, La población en la provincia de Teruel, Teruel, colección «Cartillas Turolenses» (13), 1 (...)

37Es interesante ver que las tablas de «quintos» de la población serrana permiten calcular el número de «mozos» ο jóvenes en edad militar de dieciocho a veinticuatro años. En 1842113 había 825 mozos, lo que supone aproximadamente un 9% de una población de 9.310 personas y 0,4-0,5 por vecino y hogar. Este dato es un índice de la fuerza demográfica real de esta población y de su capacidad de trabajo y crecimiento descontando la mortalidad infantil, aunque se vería mermado por pestes, guerras y emigración. Si estos datos se extrapolan a la Edad del Hierro, permitirían calcular la juventud prerromana pastoril y «guerrera» de la Sierra en torno a un miliar, estando seguramente organizada en bandas ο fratrías de estructura «pregentilicia»114. La natalidad de la Sierra de Albarracín supera el 40‰ y la mortalidad, con fuerte mortandad infantil, en torno al 34‰115, pero malnutrición, guerras, hambres, epidemias, etc.116 explican, junto a la alta tasa de mortandad peripuerperal y de mortalidad infantil, la escasa esperanza de vida, seguramente inferior a treinta años al nacer, pudiéndose calcular que más del 70% moriría antes de los cuarenta años.

  • 117 L. Pinedo, art. cit., p. 233.
  • 118 F. Galindo, art. cit., p. 140.
  • 119 Ibid., p. 141.

38Desde el punto de vista de sus características físicas, el serrano era vigoroso, de buena complexión pero de estatura media-baja, en torno a 1,66 cm de talla y 64 kg de peso117, de desarrollo morfológico retrasado por una alimentación poco equilibrada y/o insuficiente, magro, frugal, buen andador y de gran resistencia a la fatiga, refractario a la enfermedad, tesonero, conformado, desconfiado y aferrado a prácticas ancestrales por tradición ο por rutina, Pastores con espíritu de aventura, consecuencia de los continuos viajes de trashumancia, y de trabajo y ahorro, como reacción contra el medio hostil118, ofrecían un carácter muy independiente, en ocasiones casi insolidario, lo que explica su falta de interés para desarrollar una organización social extrafamiliar fuera de las tradiciones consuetudinarias. A su vez, la mujer era medianamente prolífica y poco precoz sexualmente, simultaneando la maternidad y las labores de campo, lo que explica su vejez prematura, pero larga, dada su mayor longevidad media119.

El trabajo, la casa y la vida familiar y social

  • 120 R. Otegui, op. cit., pp. 21 ss.

39Las actividades de trabajo determinaban los principales roles sociales, con clara división de funciones: laboreo y pastoreo constituían las actividades características del hombre, frente a las labores de cuidado de la huerta y de la casa que correspondían a la mujer120.

  • 121 Ibid., p. 21.

40El hombre se ocupaba del trabajo, por el que se entendía el agrícola-ganadero pesado, como ir al campo a labrar, sembrar y segar ο de pastoral monte ο a la trashumancia, excluyendo el intelectual y las labores propias de la mujer, Los jóvenes ayudaban a escardar, segar, trillar y recoger hierba, pero pronto empezaba la división del trabajo: los mozos ayudaban al padre y las mozas, a la madre. Los viejos cuidaban de las ovejas de parto, que quedaban en el pueblo, ο iban de pastores si no había otro hombre más adecuado. También al hombre correspondían las relaciones con el exterior: ir a la plaza y encargarse de las relaciones con los vecinos, de las ventas, etc.121 Como valores del hombre se consideraba ser «honrado» y «hombre de bien», cumplidor de su deber y de su «palabra», lo que se juzgaba por el estado de sus tierras y ganado, siendo el valor contrario el «cantamañanas» ο vago y el «perdido», que no sabía mantener su casa.

  • 122 El aparente papel secundario de la mujer en la Sierra de Albarracín pudiera ser un elemento relaciv (...)
  • 123 R. Otegui, op. cit., p. 21.

41A su vez, la mujer («de su casa») cuidaba el huerto de la casa y los animales domésticos, hacía la comida, el pan en el horno colectivo, la colada, colchones, calcetines, etc., blanqueaba la casa y ayudaba en el campo (siega, escardado, gavilla, etc.), pero nunca labraba ni sembraba, pues esto correspondía al hombre122. La mujer se quedaba en la casa, salvo en fiestas especiales. Las mozas ayudaban en la casa, preparaban el ajuar y, en ocasiones, ayudaban en el campo (escardar, siega, etc.)123. Como valores de la mujer estaba el ser «de su casa» y discreta, ahorradora, trabajadora y el cuidar a los hijos, la familia y la casa. Entre sus funciones más importantes estaba educar a los hijos, dadas las largas ausencias del padre en el campo y en la trashumancia, por lo que era ella la que transmitía los valores esenciales de esta cultura y sus formas de vida.

  • 124 D, M. MacDonwell, Spartan Law, Edimburgo, 1986, pp. 89 ss.
  • 125 Cοsta, Derecho consuetudinario, pp. 53 ss.
  • 126 Ibid, p. 69, n. 14; F. Beltrán, «Un espejismo histórico. Las “organizaciones gentilicias” hispanas» (...)
  • 127 Costa, Derecho consuetudinario, p. 53.
  • 128 R. Otegui, op. cit., pp. 18 ss. y 37.

42La casa era la unidad de producción y consumo, al mismo tiempo hogar familiar y empresa agrícola-ganadera. Se consideraba «casa» el edificio que se habitaba más el corral y paridera destinados a los animales, patrimonio inalienable que no se podía vender fuera de la familia, lo que recuerda tradiciones indoeuropeas como las conservadas entre los dorios124. La «casa» era el grupo doméstico de padres, hijos, abuelos y, en su caso, servidores que vivían y trabajaban a cambio de sustento. J. Costa125 ya relacionó este tipo de familia ο comunidad doméstica con la gentilitas prerromana126. Esta familia estaba regida por el padre, pero al morir ο envejecer éste se designaba a un hijo mayor de edad, normalmente el primogénito, al que los hermanos pasaban a obedecer y respetar127. Por ello el «padre» ο «amo» era el representante de la familia ante el exterior, en ceremonias, cofradías, tratos, etc.128 La familia ο «casa» era una unidad solidaria intrafamiliar y doméstica, pues los enemigos y el honor eran comunes y también colaboraba conjuntamente en trabajos colectivos, aportaciones a fiestas y cofradías, etc. Una «casa fuerte» era una casa rica, con fuerza productiva, que se media por el número de cabezas de ganado y, ya en épocas más recientes, por los bueyes ο «machos» como fuerza para labrar: a más machos, más tierras.

  • 129 M. Ruiz-Gálvez, art. cit.

43Dicha organización económica implicaba un sistema de herencia a partes iguales entre todos los hijos, por medio de lotes ο «suertes», costumbre que traía asociada una endogamia local con frecuentes matrimonios entre primos, como medio para reconstruir la unidad de producción doméstica dividida por la herencia y restablecer una estructura productiva mínima de las tierras129, lo que explica los numerosos lazos familiares existentes en las aldeas, si bien, con el mismo fin, se arrendaban las partes que habían tocado en suerte a los hermanos. Igualmente, se daba endogamia de estatus, ya que al casar se buscaba una dote equivalente, concertandose la aportación de cada parte en bienes raíces, como casa y tierras, y bienes muebles, como aperos, ropas, y especialmente ganado, etc., elementos sobre los que se asentaría la base económica de la nueva pareja. En este contrato intervenían los padres de la novia y del novio con ayuda de los consejos de familia, formados por tíos, hombres buenos, etc., que en el Fuero de Aragón tenían poderes ejecutivos para que se cumplieran los tratos, evitando discusiones y mediando en intereses contrapuestos.

44Para conocerse se aprovechaban ramerías, fiestas, ferias, etc. y las relaciones se establecían con los Mayos, que tenían esta finalidad social. Al casarse, se solía pasar a vivir en casa aparte y se adquiría la condición de «vecino», aunque también se podía proseguir vinculado a la unidad familiar y cultivar las tierras de los padres a tercios ο a medias durante dos ο tres años, normalmente hasta el primer hijo, para ahorrar y establecerse después por su cuenta.

  • 130 P. Ciprés, «Sobre la organización militar de los celtíberos: la inventus», Veleia, 7, 1990, pp. 173 (...)
  • 131 V. Renedo, Prehistoria y tradición popular: El arbol de Mayo y su ciclo en la Península Ibérica, me (...)
  • 132 R. Otegui, op. cit., pp. 82 ss.

45La organización social implicaba colaboración vecinal para ciertos trabajos, como el homo ο la matanza, en la que era preferida la ayuda de hermanas y cuñados a la de hermanos y cuñadas: la mujer de la casa dirigía y, al final, se celebraba una comida colectiva, la «prueba». Más rara era la colaboración entre pueblos vecinos, como el intercambio de agua por pastos entre El Cuervo y Castelfabib, renovado anualmente con una comida. También corresponden a este ámbito cultural las cofradías, peñas y «quintos». Las peñas como asociaciones de jóvenes tenían gran importancia para reforzar los vínculos de amistad en el paso a la edad adulta de solteros y quintos ο mozos que iban al servicio militar. Los mozos de catorce-quince años, denominados «pombos», pagaban al entrar una libra y con eso se hacía una merienda en una casa, comprando una res (oveja ο cabra). Esta costumbre mantiene las clases de edad, como la inventus celtibérica130 con fiestas característica de probable origen céltico como los Mayos, en que se plantaba en la plaza del pueblo el Mayo, árbol (pimpollo) lo más grande posible, normalmente un pino, para demostrar la fuerza y unión de los jóvenes131. En esta fiesta se sorteaban las mozas al que más pujaba, que tenía derecho a salir con ella durante el año. Por el contrario, la enramada indicaba la selección de pareja132.

  • 133 J. Gonzalez Mas et alii (eds,), Albarracín, Zaragoza, colección «Cuadernos de Aragón» (2), 1985; O.(...)
  • 134 R. Otegui, op. cit., p. 99.
  • 135 J. González Mas et alii (eds.), op. cit.

46Entre las fiestas133, es difícil determinar qué elementos pueden considerarse pervivencia del substrato céltico, pero la mayoría corresponden a un substrato ganadero ancestral, como los Mayos, el agua de San Juan, las hogueras que se hacían para San Antón, San Juan y Santa Bárbara y costumbres casi inexplicables como la de decapitar un gallo en Albarracín y Jabaloyas, existiendo leyendas populares relacionadas con la mitología celta. Las fiestas de invierno eran las más celebradas, al coincidir con el momento en que hay menos faena en el campo, muchas asociadas a hogueras por pervivencia de un fondo ritual ancestral, como Santa Bárbara, San Antón, el 17 enero, patrón de los animales, especialmente del cerdo, animal esencial de la economía doméstica, por lo que se bendecían los animales y se asaba el «somarro» en hogueras comunitarias, la Candelaria, San Blas, con hogueras, meriendas y bendición de panes para curar la garganta y proteger de todo lo que entra por ella, agua y alimentos134, Santa Águeda, patrona de las mujeres y de la solidaridad femenina, etc. También se celebraba el carnaval, con meriendas de cuadrillas de chicos y chicas, arrojándose harina y salvado, huevos, agua, etc., disfrazándose los hombres de mujeres, y viceversa, y confeccionando los mozos «pánfilos» de cáñamo que se encendían y colocaban entre las faldas de las mozas135.

  • 136 Ibid. ; Ο. Collado y J, L. Peña, op. cit., pp. 147-148.
  • 137 C. Romeo (ed.), Los Mayos de la Sierra de Albarracín, Teruel 1981.

47En primavera, destacaba el domingo de Pascua, cuando en la plaza de la Seo de Albarracín se introducía un gallo vivo en un agujero, cuya cabeza debía ser cortada por los niños con una espada tras vendarles los ojos. Esta costumbre se ha mantenido también en Jabaloyas136 correspondiendo a un fondo ritual de sacrificio de un ave solar. Pero la fiesta principal eran los «Mayos», la noche del 30 de abril137, cuando se plantaba el árbol y se sorteaban ο subastaban las mozas.

  • 138 A. Tovar, «Las inscripciones de Botorrita y Peñalba de Villastar y los límites orientales de los ce (...)
  • 139 J. González Mas et alii (eds.), op. cit. Existía, además, una medicina popular basada en hierbas pa (...)

48En verano, tras recoger la cosecha, se organizaban romerías a la ermita local del Patrón, que tenía una función protectora del término, ocupando un lugar destacado, como el santuario céltico de Peñalba de Villastar138 ο la Peña de la Cruz. Muy populares eran San Roque, patrono contra las pestes, y Santa Ana, relacionada con la mujer y la familia. Sólo una tenía carácter supralocal, la de la Virgen del Tremedal, celebrada por toda la Sierra de Albarracín el 8 de septiembre y asociada a una importante feria de ganado, que constituía un importante elemento de identidad colectiva. En estas fiestas se podía matar una vaquilla que se comía entre todos los vecinos en la plaza, siguiendo costumbres de convivialidad para reforzar la solidaridad local. La Cruz de Mayo parece una cristianización de rituales de lustración ο bendición de campos y cosechas desde un punto dominante del término, asperjando con agua bendita hacia los cuatro puntos cardinales ο solo hacia los lugares cultivados. También se introducía en los campos una rama bendita de romero ο candelas de cera y, cuando se segaba y se volvía a encontrar, se llevaba a casa para que sirvieran como amuletos contra el ravo. En San Juan se hacía la recogida ritual de hierbas y plantas con fines mágicos y terapéuticos. De la hierba de San Juan (Verbena officinalis) mezclada con aceite y expuesta cuarenta días al sereno, se obtenía un bálsamo astringente y antiespasmódico. También se solía «sanjuanarse» con el rocío (agua lustral) bañándose la madrugada de San Juan en fuentes y manantiales antes de la salida del sol139.

49En otoño las fiestas eran más raras, salvo las del 1 y 2 de noviembre, de Todos los Santos y Difuntos, que pudieran tener profunda raíz céltica con el recuerdo a los antepasados. También cabe señalar a San Miguel, celebrada a finales de septiembre y que servía de indicación para los pactos y acuerdos entre ganaderos.

50Los contactos externos, acentuados por la trashumancia, reforzaban la identificación con la familia, el pueblo y la «sierra». Esta autoidentificación como «serrano» se basaba en que las gentes de estas áreas, a veces muy distantes entre sí, percibían identidad en sus formas de vida y valores, sentimiento acentuado por los contactos a los que daba lugar la trashumancia y que se veía reforzada por oposición a la forma de vida de las gentes de los llanos y zonas bajas periféricas, tanto limítrofes, como las de Caminreal, Cella o Teruel respecto a Albarracín, como más alejadas, entre las que se incluía el valle del Ebro y, con más evidencia, La Mancha ο Valencia.

Derecho consuetudinario y organización comunal: del oppidum céltico a la «comunidad de ciudad y aldeas» medieval

  • 140 Almagro-Gorbea, «Aproximación paleoetnológica a la Celtiberia meridional».

51El hábitat serrano y sus formas de vida han conservado una estructura socio-económica consuetudinaria que refleja una organización política muy simple y arcaica, ambas integradas en un mismo sistema cultural mantenido por el fuerte condicionamiento al medio. Por esta razón, la documentación etnoarqueológica de la Sierra de Albarracín140 proporciona información sobre la estructura socio-política de la Celtiberia, ya que el sistema cultural serrano parece haber conservado elementos esenciales de la estructura socio-económica y sociopolítica originarias de los castros y civitates prerromanos.

  • 141 Costa, Derecho consuetudinario; V. L. Simo, «Derecho agrario en el Fuero de Teruel», Teruel, 45-46, (...)
  • 142 Costa, Colectivismo agrario; V. L. Simo, art. cit.
  • 143 Diod., V, 34, 3.
  • 144 Costa, Colectivtsmo agrario, pp. 147 ss.; J. Caro Baroja, Los pueblos de España. Ensayo de etnologí (...)
  • 145 Almagro, «Las tierras de Teruel», p. 59.
  • 146 A. M. Barrero, op. cit., p. 19.
  • 147 L. A. Sánchez Gómez, op. cit., pp. 27 ss.
  • 148 Almagro-Gorbea, «Los celtas en la Península Ibérica».

52En esta cultura es esencial el derecho consuetudinario141, reflejo de un concepto de la vida familiar y comunal del que deriva la organización de la propiedad y del trabajo, la mentalidad colectiva y la estructura socio-política. El hecho más significativo es el mantenimiento de la propiedad comunal de suelo ο comunidad142, asociada a un rechazo de la propiedad privada de la tierra, que recuerda la organización colectivista agraria de pueblos protocélticos, como los vacceos143 y que cabe suponer relacionadas con las tradiciones comunales144 conservadas por las altas tierras de la cordillera Ibérica, desde Burgos a Teruel y Cuenca145, por el piedemonte de la cordillera Central146 y por las regiones ganaderas occidentales de la España silícea147, áreas que mejor han conservado el substrato cultural céltico. Pero esta tradición comunal supone una estructura social pregentilicia148 en la que las diferencias sociales existentes son más de hecho que de derecho, al estar basadas no en la propiedad de la tierra sino en la ganadera, lo que permitía cierta jerarquización social.

  • 149 J. I. Mantecón, La comunidad de Santa María de Albarracín. Contribución al estudio de la Historia d (...)
  • 150 Op. cit., p. 308.
  • 151 Op. cit.
  • 152 J. I. Mantecón, op. cit., p. 14.
  • 153 Ibid., pp. 39 y 41.

53Entre las estructuras ancestrales asociadas a la explotación colectiva de la tierra destaca un peculiar sistema político para organizar el territorio por encima de las aldeas: las «comunidades de Ciudad y aldeas»149. Este régimen de comunidades el natural desde un punto de vista geográfico en regiones serranas para la gestión de las necesidades económicas, pues su elemento esencial era la comunidad de pastes, por lo que Klein150 las interpretó como una organización rural de poblaciones en torno a una ciudad para administrar tierras comunes. Pero ya Antillón151 había señalado el carácter político de esta institución, idea recogida por Mantecón152. Para este autor, la Comunidad era una confederación de la ciudad con sus aldeas, dirigida a organizar su economía y sociedad sobre una base geográfica primitiva, mantenidas sin solución de continuidad, por ser el mejor sistema para organizar y explotar los recursos de un territorio de economía pecuaria153.

  • 154 Franco y F. Guillén, Instituciones de Derecho civil amgonés, Zaragoza, 1841, pp. 127 ss. ; L. Loren (...)

54La Comunidad es una institución originariamente integrada por un territorio con una ciudad como población principal con sus aldeas, con ingenuidad de sus habitantes, fraternidad entre todas las poblaciones y mancomunidad de intereses, obligaciones y derechos, especialmente en pastos, justicia y defensa. Este sistema político consuetudinario154 tan vinculado a su estructura sociocultural ganadera se refleja en los «Fueros de Extremadura» medievales y, en algún caso, como en Albarracín, ha perdurado hasta nuestros días.

  • 155 J. I. Mantecón, op. cit., n. 38.
  • 156 Almagro, «Las tierras de Teruel»; Almagro-Gorbea, «Aproximación paleoetnológica a la Celtiberia mer (...)
  • 157 Por ello, en época medieval, las Comunidades acabaron adoptando la forma de pequeños estados con fu (...)
  • 158 Almagro, «Las tierras de Teruel», p. 59.
  • 159 F. Burillo «La jerarquización del habitat en el valle medio del Ebro. Una aplicación de los modelos (...)
  • 160 BG, I, 5, 1: «oppida, vici y aedificia privata»; cf. O. Buchsenschutz y I. Β. M, Ralston, En relisa (...)

55Esta primitiva estructura comunitaria155 es anterior a los reinos medievales de Aragón y Castilla que la fueron adaptando en sus fueros, lo que apunta hacia una tradición celtibérica156 adaptada a las necesidades de cada época157. La perduración de esta primitiva estructura territorial, socio-económica y política a causa de su íntima adecuación al medio158 permite suponer que su ancestral organización es comparable y, quizás, procede de los oppida prerromanos, completando la escasa información de los textos clásicos y los hallazgos arqueológicos159. Esta organización político-territorial está basada en una jerarquía de ciudad-aldea-masada semejante a la documentada en las Galias por César160.

  • 161 Almagro-Gοrbea, «El urbanismo en la Hispania céltica».
  • 162 F. Fita, «Las ocho villas del valle de Canales», Boletín de la Real Academia de la Historia, 50, 19 (...)
  • 163 J. I. Mantecón, op. cit., p. 13.
  • 164 L. Franco y F. Guillén, op. cit., pp. 127 ss.; L. Lorente y L. Martín-Ballestero, op. cit., pp. 73 (...)
  • 165 Α. M. Barrero, op. cit., pp. 19 ss.

56Por tanto, las comunidades de «ciudad y aldeas» reflejan una estructura similar a la de los oppida prerromanos con su territorio jerarquizado, que incluiría fenómenos de sinecismo y sistemas de colonización colectiva161. Los pequeños castros ο aldeas, con sus territorios correspondientes a sus valles serranos, se integrarían en un territorio más amplio, al frente del cual aparece la «Ciudad» por antonomasia, aunque existen comunidades más primitivas, llamadas «comunidades de pastos», formadas por una agregación de aldeas que carecen de ciudad como centro territorial, como la de Canales de la Sierra162, lo que confirmaría la idea de una organización federal para organizar la explotación ganadera. Estos territorios denominados de «Ciudad y Comunidad»163 constituían una unidad ο pequeño estado organizado desde la ciudad con su propia legislación consuetudinaria164, en la que perdurarían tradiciones celtibéricas que acabaron recogidas en los «Fueros de Extremadura»165 extendidos por el Sistema Ibérico y el Central, las áreas nucleares de la antigua Celtiberia, con similares condiciones medioambientales. En ellos se evidencia su unidad económica, política, administrativa y judicial, y en cierto sentido, incluso religiosa, al estar organizada como pequeñas repúblicas regidas por ordenanzas ο leyes propias.

  • 166 J. Costilla (ed.), Suma de fueros de las ciudades de Santa María de Albarracín, y de Teruel, de las (...)
  • 167 Almagro, «Las tierras de Teruel», p. 59.

57Según esta hipótesis, un estudio crítico del sistema político de estas comunidades permitiría reconstruir la estructura política de los oppida ο civitates célticos. El elemento esencial es su organización socio-política, sencilla pero perfectamente adecuada, recogida en Fueros y Ordinaciones166, que reflejan la personalidad socio-económica y cultural de sus gentes167:

  • 168 J. de Asso, op. cit., p. 23.

Las Comunidades de Calatayud, Daroca, Teruel y Albarracín eran como pequeñas repúblicas, [...] que en lo político y económico se regían por sus Ordenanzas particulates cuya ejecución estaba encomendada a los Oficiales nombrados en las Juntas ο Pliegas Generales de la Comunidad168.

  • 169 J. I. Mantecón, op. cit., pp. 15 ss.
  • 170 Ibid., p. 71.
  • 171 Ibid., pp. 42 y 71.
  • 172 A. Gargallo, Los orígenes de la Comunidad de Teruel, Teruel, 1984. p. 2.
  • 173 J. I. Mantecón, op. cit., p. 59.
  • 174 A. Gargallo, op. cit., pp. 3 ss.

58Este sistema político se basaba en la gestión de un territorio de estructura ganadera con mancomunidad de intereses con su correspondiente organización socio-cultural, para determinar obligaciones y derechos de los vecinos, administrar las dehesas para pasto y las tierras comunes, aprovechar rozas para cultivo y organizar la justicia y la defensa colectiva, etc.169 En toda comunidad, la Ciudad era el centro administrativo, que organizaba todo el territorio y le daba nombre, frente a las aldeas, que eran estructuras agrarias que aprovechaban la proximidad a presuras para el laboreo y dehesas para el ganado, lo que no presupone señorío de la ciudad sino falta de personalidad jurídica de las aldeas170. Por ello, teóricamente, ciudad y aldeas formaban una comunidad171, con deberes y obligaciones comunes, como derecho a los pastos y participación en la defensa172 y con oficiales e instituciones idénticos, destacando un concejo de aldeas ο concilium, asamblea general de vecinos, mencionado en el Fuero de Medinaceli173. Pero los vecinos de la ciudad tenían mejor condición jurídica, ya que ostentaban los cargos de administración y judiciales, a los que se accedía al adquirir el estatuto de vecino tras vivir un año en la ciudad. Además, estaban exentos de las pechas, contribuciones y servicios que las aldeas pagaban a cambio de las tierras que labraban ο pastaban, originadas por su obligación de contribuir a la Comunidad con labores para la defensa de la Ciudad, como conservar la muralla y otras necesidades174.

  • 175 Costa, Derecho consuetudinario, p. 53.

59El elemento esencial de esta organización socio-política era el «vecino», que se identifica con casa u «hogar», morada continua y matrimonio, siendo el casamiento requisito esencial pare ser vecino. Esto diferencia a mozos (antes del servicio militar), de vecinos (adultos casados) y solteros(as)175 siguiendo la estructura de clases de edad. El «hogar» estaba formado por casa, corral, era y huerto, que formaban el patrimonio familiar, frente al común. Su representante era el padre, cabeza de familia y vecino, cargo que en ocasiones podía desempeñar una mujer, como en caso de viudedad sin hijos mayores de edad.

  • 176 Fuero de Cáceres, f° 253.
  • 177 Costa, Colectivismo agrario; Noël Salomon, La vida rural castellana en tiempos de Felipe II, Barcel (...)
  • 178 A. Gargallo, op. cit., pp. 49 ss.
  • 179 Julio Luelmo, Historia de la agriculture en Europe y America, Madrid, 1975, pp. 307-339; C. Junquer (...)
  • 180 Apiano, Ib. 100.
  • 181 Diod., 31, 42.
  • 182 Salustio, Hist. 2, 92; A. M. Prieto, «La organización social de los celtíberos», en Segovia y la Ar (...)
  • 183 Apiano, Ib. 93.
  • 184 Este hecho explica que sólo un miembro de cada familia estaba representado en el senado de cieras c (...)

60La ciudad como centro administrativo de la comunidad tenía un concejo de vecinos (o concilium) igualitario, «tam de aldeis quam de Villa»176 y un cargo esencial: el juez, estando dividida a efectos de censo y administración en colaciones. Este concejo era la institución «política» esencial de esta sociedad, pero su base económica eran los bienes comunales ο común, que es la clave de las tradiciones de explotación colectiva agrícola y ganadera177. Originariamente, el común lo integraría todo el territorio a excepción de huertos y casas que formaban el patrimonio familiar inalienable. Las aldeas no tenían propiedad sobre el término propio, pero sí disponían de su uso. El concejo era una institución que suponía autonomía política (jurisdicción territorial) y económica (propiedad y uso del común). Era el elemento esencial para el gobierno de la ciudad, como cabeza de la comunidad, y de las aldeas. Formalmente, el concejo era «una asamblea comunal abierta de todos los vecinos», convocados públicamente con obligación de acudir bajo pena de multa, en fechas señaladas, como por San Miguel para regular asuntos económicos y de pastos, ο el martes de Resurrección para elegir los jueces, alcaldes, etc. y recibir su juramento. El concejo se solía reunir en la plaza con los jueces y junto a «hombres buenos» decidía y organizaba los asuntos públicos, la economía, la explotación de pastos y maderas y la concesión de tierra a quien construía casa tejada y se convertía así en vecino; organizaba caminos y límites, etc., autorizaba el paso de ganados extraños, percibía las caloñas impuestas a los infractores, administraba el patrimonio comun178, recibía el juramento de oficiales ο magistrados de la ciudad y organizaba las cabalgadas. Además, tenía atribuciones judiciales pues era la última instancia, dirimía las responsabilidades de los oficiales, señalaba prendas al que se resistía al juez ο alcaldes y actuaba en procedimientos de inimicitia contra el causante de muerte en revuelta, etc. Esta institución, considerada como originada en la Reconquista, conserva costumbres arcaicas similares a las de otras áreas hispanas y europeas179, como pudo ser la boulé celtibérica180 ο ἐκκλησία181 ο, quizás, el senatus de los oppida prerromanos182, asamblea formada por notables ο πρεσβυτέροι183, seguramente los ancianos ο «cabezas de familia»184.

  • 185 Liv., 26, 50 y 40, 47.
  • 186 Almagro-Gοrbea, «El urbanismo en la Hispania céltica», p. 56; M. Almagro-Gοrbea y M. Torres, op. ci (...)
  • 187 Fatás, Tabula, pp. 101 ss.; F. Motta, «Per un’interpretazione della facia Β del Bronzo di Botorrita (...)
  • 188 M. Almagro-Gοrbea, «Estuctura socio-ideológica de los oppida celtibéricos, en F. Villar y F. Beltrá (...)
  • 189 J. de Asso, op. cit., p. 23; J. I, Mantecón, op. cit., p. 59; A. Gargallo, op. cit., pp. 42 ss.

61Los cargos del concejo se elegían por sorteo (insaculatio) entre los vecinos que los solicitaban, pero sólo podían entrar en el sorteo quienes tuvieran caballo, lo que permite suponer que en los oppida sólo los equites185 tuvieran plenos derechos políticos como aristocracia de tipo urbano186. El gobierno de la Ciudad y Comunidad, segun sus ordenanzas, se encomendaba a oficiales, cargo comparable a los magistratus187 celtibéricos188. Estos magistrados eran, básicamente, el juez y los alcaldes elegidos anualmente por collationes. Dichos cargos eran nombrados en el concejo de la Comunidad, que reunían a «jurados e [...] homes de las [...] aldeas» para regular asuntos económicos189, normalmente por San Miguel, esto es, cuando finaliza el año pastoril.

  • 190 Fatás, Tabula, pp. 12-13 y 103.
  • 191 Este tipo de magistratura binaria, aunque pudiera proceder de los IIviri romanos, parece anterior, (...)
  • 192 R. Menéndez Pidal, La España del Cid, t. I y II, Madrid, 1947, p. 102; J. García Sainz de Baranda, (...)
  • 193 Moreno, «La trashumancia», pp. 67-67; Id., «Estudio histórico-jurídico y sociológico de la Comunida (...)
  • 194 La misma función se documenta en los jueces de Castilla, que dirigían las huestes, mesnadas y cabal (...)
  • 195 J. I. Mantecón, op. cit., p. 197; A- Gargallo, op. cit., pp. 36 y 48.

62El magistrado supremo y ejecutivo de la Ciudad y Comunidad era el juez, cargo que se pudiera equiparar al praetor de las inscripciones celtibéricas190, que regía la organización judicial civil y criminal como garante de los fueros y costumbres. Generalmente, era uno por aldea, pero podían ser dos en la Ciudad como centra de la Comunidad, pues muchas magistraturas parecen ser dobles191, como ocurría en Castilla, donde se documentan a partir del siglo X192. Los jueces representaban al concejo de vecinos, eran garantes de los fueros y constituían la autoridad suprema civil y criminal, siendo independientes del rey, ante el que representaban a la Comunidad193, teniendo entre sus atribuciones la de dirigir las cabalgadas194. Eran elegidos anualmente en Pascua por rotación entre los cuatro alcaldes (Fuero de Sepúlveda), cargo electo que representaba a las cuatro collationes en que se dividía la ciudad con fines censales y de prestación a la guerra. A su vez, el territorio con las aldeas se dividía en cuatro cuadrillas ο sexmas a cuyo frente estaban los sexmeros ο cuadrilleros195, cuyo cómpito era establecer el censo, recibir el juramento de los dos jurados elegidos por el concejo de cada aldea, vigilar la justicia y recaudar las pechas.

  • 196 J. I. Mantecón, op. cit., p. 62.
  • 197 Ibid., p. 61.
  • 198 Son numerosos los ejemplos de empleo de medianetum como un término de contenido jurídico. Fuero de (...)
  • 199 J. García Sainz de Baranda, op. cit., p. 107.
  • 200 Ibid., p. 356.
  • 201 R. W. Feachem, «Medionemeton on the Limes of Antoninus Pius, Scotland», Latomus, 103, 1969, pp. 210 (...)
  • 202 F. Le Roux y Ch. J. Guyonvarc’h, Les druides, París (4a ed.), 1986, p. 228.
  • 203 Ibid., pp. 228 ss.; B. García Fernández-Albalat, Guerra y religión en la Gallaecia y la Lusitania, (...)
  • 204 F. Marco, «La individuación del espacio sagrado: testimonios cultuales en el Noroeste hispánico», e (...)
  • 205 F. Kelly, op. cit., p. 658.

63Jueces y alcaldes se reunían en jurado un día a la semana y formaban tribunal para resolver los recursos presentados a los alcaldes y para procesos de inimicitia. Los alcaldes presidían los duelos judiciales reglamentados, no pudiendo intervenir como abogados ni como consejeros en pleitos. Una institución jurídica de evidente origen prerromano era el medianetum196, norma consuetudinaria en Derecho procesal de designar un lugar específico para resolver litigios por jurisdicción arbitral y para que los procedimientos de inimicitia tuvieran validez, documentada ya en los fueros más primitivos de estas comunidades. Mantecón197 observé que se trataba de una institución judicial198 y no de una linde ο divisoria de un término jurisdiccional ni de un lugar de reunión en un punto intermedio, pues en ocasiones se situaba en proximidad a la puerta de la ciudad, como en Medinaceli, Calatayud, etc., en cuyo medianeto se resolvían las contiendas entre los vecinos de la ciudad, lo que también recuerda que en las merindades de Castilla los jueces actuaban en un lugar concreto199 teniendo cada merindad su lugar específico de reunión: un soto, bajo una encina, en una peña, en un campo, junto a un cementerio, etc.200 que debe equivaler al medianetum de los Fueros de Extremadura. Esta institución consuetudinaria parece ser una tradición céltica, pues medianetum ο medianedo debe proceder del término céltico *medium nemetum > medionemeton, término atestiguado en Escocia201 y que significa «santuario central»202, ya que en el mundo céltico nemeton era el centro onfálico sagrado donde se celebraba la oenach ο asamblea jurídica203, elemento documentado en la Península Ibérica204. Además, en el derecho céltico, la formalidad jurídica tenía gran importancia en los actos de incriminación, comparecencia y procesamiento205, lo que exigiría que los juicios se llevaran a cabo en el lugar preestablecido, fuera ante la puerta de la ciudad ο en otro lugar extramuros designado al efecto.

  • 206 J. I. Mantecón, op. cit.
  • 207 Iturralde y Suit, «El tributo de las tres vacas», en Miscelánea histórica y arqueológica, Pamplona, (...)
  • 208 Costa, Derecho consuetudinario, pp. 53 ss.
  • 209 Fatás, Tabula, p. 83; A. Torrent, art. cit.

64También es ancestral la tradición de resolver cuestiones litigiosas por sistema arbitral206 vinculada a pleitos ganaderos, por medio de alcaldes faytivios nombrados por los litigantes ο por los alcaldes para resolver litigios particulares por medio de intermediarios, muchas veces como componedores amistosos en un primitivo concepto de justicia casi privada. Esta tradición de jueces arbitras debió estar muy extendida, pues, en el Pirineo, se documenta en la concordia entre el valle del Roncal y el de Barentons207 y en asuntos domésticos y privados208 y debe considerarse también de origen prerromano, pues el Bronce de Contrebia Belaisca 1209 documenta un arbitraje celtibérico entre dos ciudades que pleitean por el paso de un acueducto.

Conclusion

  • 210 Almagro, «Las tierras de Teruel», p. 61; A. Lorrio, art. cit.

65La Sierra de Albarracín ocupa la parte meridional de la antigua Celtiberia210, que comparte características geomorfológicas, medioambientales y humanas. El análisis etnoarqueológico del territorio, poblados y formas de vida tradicionales de dicha área etno-cultural, situada por encima de los 900 m de altura, evidencia la perduración de estructuras comunales ancestrales, seguramente desde la Edad del Bronce, basadas en una organización socio-económica ganadera que ha condicionado sus formas de vida, hecho explicable por la estrecha dependencia del medio ambiente, evidenciada por la coincidencia de castras y poblados, que ha originado un proceso de continuidad cultural de larga duración a lo largo de la Historia, hasta la desculturación sufrida en los últimos cuarenta años.

66Este paralelismo etnográfico cerrado permite reconocer formas de vida actuales filogenéticamente relacionadas con tradiciones ancestrales de un substrato cultural celtibérico, pues ambas están integradas en un mismo sistema socio-económico de base ganadera y de organización comunitaria, esencial para comprender las formas de vida serranas desde época prerromana. En consecuencia, la información sobre esas montañosas regiones, contrastada con datos arqueológicos, permite una nueva aproximación a campos inéditos de los estudios célticos peninsulares. Entre las instituciones y formas de vida prerromanas conservadas destaca su característica estructura socio-política vinculada a su organización comunal ganadera, base esencial de la trashumancia, siendo evidente que, aunque ésta no se documente directamente en los oppida celtibéricos, su estructura socio-cultural permitiría su desarrollo y la similitud de sistema cultural parece abogar por su existencia.

Notes

1 «Las tierras de Teruel, antes de la reconquista cristiana», Teruel, 57-58, 1977, pp. 35-61 (ver p. 61), [citado Almagro, «Las tierras de Teruel»].

2 M. Almagro-Gorbea, «Aproximación paleoetnológica a la Celtiberia meridional: Las Serranías de Albarracín y Cuenca», en F. Burillo (ed.), El poblamiento celtibérico. III Simposio sobre los celtíberos (Daroca, 1991), Zaragoza, 1995, pp. 433-446 (citado Almagro-Gorbea, «Aproximación paleoetnológica a la Celtiberia meridional»),

3 O. Collado, Introducción al poblamiento de época ibérica en el noroeste de la Sierra de Albarracín,’Teruel, 1990. Sobre la Celtiberia meridional, A Lorrio, «Elementos para la delimitación de la Celtiberia meridional», en F, Villar y F. Beltran (eds.), Pueblos, lenguas y escritura en la Hispania prerromana. Actas del VII Coloquio sobre lenguasy culturas paleohispánicas (Zaragoza, 12-15 de marzo de 1997), Salamanca, 1999, pp. 257-267 (citado F. Villar y F. Beltrán [eds. |, Pueblos, lenguas y escritura).

4 F. Galindo, «La cabaña ideal de la Sierra de Albarracín», Teruel, 11, 1954, pp. 111-164 (ver p. 132); J. L. Calvo, «Geografía humana y económica de la Sierra de Albarracín», Teruel, 49-50, 1973, pp. 33-63.

5 Lo mismo ha ocurrido en otras áreas montañosas, especialmente en las pirenaicas, que a penas se romanizaron y han conservado «siglos y siglos en toda su pureza las instituciones primitivas», como ya observó Joaquín Costa, Derecho consuetudinario y economía popular de España, Zaragoza, 1902 (reed. 1981), p. 69 (citado Costa, Derecho consuetudmario).

6 Almagro, «Las tierras de Teruel», p. 61.

7 J. Vilá Valentí, «El paisaje humano de la Sierra de Albarracín», Teruel, 7, 1952, pp. 27-94; A. Moreno, «La trashumancia en la Sierra de Albarracín», Teruel, 36, 1966, pp. 49-86 (ver p. 57), [citado Moreno, «La trashumancia»].

8 J. de Asso, Historia de la economía política de Aragón, Zaragoza, 1798 (reed, por Casas Torres, 1947), p. 109; F. Galindo, art. cit., p. 131.

9 I. de Antillón, Elementos de la geografia astronómica, natural y política de España y Portugal (3a ed.), Madrid, 1824, pp. 139 ss. «[...] Ni los altos puertos de León, Asturias, Guadarrama, Cuenca, Albarracín, etc., cubiertos de nieve por el invierno, podrían sustentar los ganados, que en número tan prodigioso aprovechan sus frescuras y sabrosas yerbas veraniegas; ni las pingües dehesas de Extremadura, Mancha, Valencia y Murcia, esterilizadas por el sol del estío, podrían mantener en aquella estación los inmensos rebanos que las pacen de invierno».

10 J. Estébanez, Cuenca. Estudio geográfico, Madrid, 1974, pp. 38 ss.; O. Collado, op. cit., pp. 80 s.

11 Ibid., p. 68.

12 H. Lautensach, Geografía de España y Portugal, Barcelona, 1967 (trad. española de Iberische Halbinsel, Múnich, 1964), fig. 55.

13 F. Galindo, art. cit., p. 132; J. L. Calvo, op. cit.

14 M. Almagro-Gοrbea A, «El urbanismo en la Hispania céltica: castros y oppida en la Península Ibérica», en M. Almagro-Gοrbea y A. M.a Martín (eds.), Castros y oppida de Extremadura, Madrid, colección «Complutum Extra» (4), 1994, pp. 13-75 (citado Almagro-Gοrbea, «El urbanismo en la Hispania céltica»).

15 A. M. Barrero, El Fuero de Teruel, Teruel, 1979, pp. 19 ss.

16 O. Collado, op. cit.

17 Almagro-Gοrbea, «Aproximación paleoetnológica a la Celtiberia meridional».

18 O. Collado, op. cit., pp. 103 ss.; Almagro-Gordea, «Aproximación paleoetnológica a la Celtiberia meridional».

19 Id., «Elurbanismo en la Hispania céltica».

20 P. Moret, Les fortifications ibériques. De la fin de l’âge du bronze à la conquête romaine, Madrid, Collection de la Casa de Velázquez (56), 1996.

21 J.J. Eiroa, «Una aproximación al modelo urbano del Bajo Aragón protohistórico», en Homenaje a A. Beltrán, Zaragoza, 1986, pp. 589-408 (citado Homenaje a A. Beltrán).

22 F. Romero, Los Castros de la Edad del Hierro en el norte de la provincia de Soria, Valladolid, 1991, pp. 219 y 174 SS. ; J. A. Bachiller, «La cultura de los Castros en la altimeseta soriana», Bajo Aragón. Prehistoria, 9-10, 1993, pp. 273-288 (ver p. 278).

23 M. Cerdeño y R. García Huerta, El castro de La Coronilla: Chera, Guadalajara (1980-1986), Madrid, colección «Excavaciones Arqueológicas en España» (163), 1992.

24 V. Fernández Martínez et alii, «El poblado ibérico del Cerro de las Nieves (Pedro Muñoz). Excavaciones (1984-1985)», en J. Sánchez Meseguer et alii (eds.), Arqueología en Ciudad Real, Ciudad Real, 1994, pp. 113-129.

25 L. Berrocal, Los pueblos célticos del suroeste de la Península Ibérica, Madrid, colección «Complutum Extra» (2), 1992, pp. 180 ss.

26 J. Soares y C. Tavares da Silva, «Ocupaçao do periodo proto-romano do povoado do Pedrâo (Setubal)», en Actas II Jornadas Arqueológicas da Associaçâo dos Arqueologos Portugueses, t. I, Setúbal, 1973, pp. 245-305.

27 Almagro-Gοrbea, «El urbanismo en la Hispania céltica».

28 O. Riba, Estudio geológico de la Sierra de Albarracín, Teruel, 1959; J. L. Peña et alii, Geomorfología de la provincia de Teruel, Teruel, 1984, pp. 49 ss.

29 J. Estébanez, op. cit., p. 72.

30 De enorme interés para analizar el sistema socio-económico comunal es su comparación con la organización del campo en el sistema romano primitivo, seguramente también de tipo comunal como se desprende de alguna pervivencia jurídica, como el «ercto non cito, id est dominio non diviso» (Gai., 3, 154a) «propiedad comunitaria indivisa, resto de una antigua tradición ya en desuso (olim... erat...) que sólo se comprende desde esta perspective de Derecho comparado. En la Roma primitiva, parece que originariamente la propiedad se limitaba a una superficie de unas dos arpentas ο ca. 0,5 ha (Plin., NH, XVIII, 2, 7: «Bina tunc iugera populo Romano satis erant, nullique maiorem modum adtribuit»), que constituían el hortus ο huerto y equivalían al heredium según la Ley de las XII tablas (Plin., NH, XIX, 4, 50), que era lo que se podía heredar (Varr., Res rusticae [citado R. r.], I, 10, 2; Paul, Fest. p. 89 L, v.: «Bina ingera, quod a Romulo primum divisa dicebantur viritim, quae heredem sequeretur, heredium appelarunt»). El resto sería propiedad colectiva ο de la gens, el ager publicus, hasta que debió ser paulatinamente puesto en cultivo y pasar a propiedad privada (J.-Cl. Richard, Les origines de la plèbe romaine, Roma, Bibliothèque des Écoles françaises d’Athènes et de Rome [232], 1978, p. 177; T. Mommsen, Römisches Staatsrecht, Leipzig, 1887, pp. 22 ss.), pues sólo la familia pecuniaque constituía el patrimonio ο propiedad de la familia, lo que recuerda mucho la tradición de la propiedad en la sociedad comunal. De dicho patrimonio, una parte, res mancipi, se podía emancipar y disponer de ella el paterfamilias (XII Tablas, 5, 3; Ulp., 11, 14): los bienes muebles, básicamente la pecunia, el ganado; otra no se podía, la familia o bona paterna avitaque (Dig. 27, 101 pr; Paulo, sent, 3, 4a, 7), res nec mancipi, pues sería propiedad familiar inalienable, seguramente fornada por la domus y el heredium (para las discusiones sobre el tema, M. N. Andreev, «La propriété foncière dans le très ancien droit romain», Gesellschafi und Recht im griechisch-römischen Altertums, 1, [Berlín], 1968, pp. 1-27 [ver pp. 9 ss. y n. 22]), por lo que volvían al grupo gentilicio si se moría sin sucesor (Ley XII Tablas, 5, 5: «Si adgnatus nec escit, gentiles familias habento»). Frente al heredium, cabe distinguir los prata ο pascua (pastio agrestis pecuaria, Varr., R. r., III, 1, 8; B. Kübler, s. v. Pascua, Pauly-Wissova, Real-Encyclopädie der Classischen Altertumwissenschaft, XVIII, 2, Waldsee, 1949, pp. 2052-2055), esto es, los pascua publica equivalentes a los νομαί griegos, que cabe considerar como los prados para apacentar animales y que a veces mantuvieron carácter colectivo (Isid. Orig., XV, 13, 9: «Compascuus ager appelatur, qui a divisoribus relictus est ad pascendum communiturvicinis»; Fest., s. v. Compascuus, p. 40: «Si compascuus ager est, ius est compascere»; Dig., VIII, 5, 20, 1: Ius compascendi). Finalmente, cabe distinguir el saltus (Galio Aelio en Festo, s. v. Saltum p. 302: «Saltus est ubi silvae et pastiones sunt [...]»; Varr., saltus [l.l. V, 36]), que correspondería a los montes arbolados y de peor calidad de pasto, lo que actualmente se denomina como «monte».

31 A. Meitzen, Siedlung und Agrarwesen der Westgermanen und Ostgermanen, der Kelten Römer, Finner und Slaven, t. I-IV, Berlín, 1895; D. Clarke, «A Provisional Model of an Iron Age Society and its Settlement System», en D. Clarke (ed.), Models in Archaeology, Londres, 1972, pp. 801-869; A. Gallay, Habitat et habitation, Ginebra, 1982. César (De bello Gallico [citado César, BG], IV, 1) señala que los germanos no tenían campos privados: «Sed privati ac separati agri apud eos nihil est, neque longius anno remanere uno in loco colendo causa licet», lo que se corresponde a este tipo de estructuras que también se documentan entre los Galos (César, BG, 6, 22, 1-2; K. Wührer, «Die Schwedischen Landschaftsrechte und Tacitus Germania», Zeitschrift der Savigny-Stiftung für Rechtsgeschichte, Germ. Abteilung [ZRG], 76,1959, pp. 1 ss. [ver p. 212]; A Meitzen, op. cit.; R. Much, Die Germanen des Tacitus [3a ed.], Heidelberg, 1967, pp. 331 ss.).

32 A. Alfaro, «Alimentación y morbilidad en la Sierra de Albarracín», Teruel, 11, 1954, pp. 109-117 (ver p. 111).

33 Lib. IV, título 1, ley 10.

34 Ordenamiento de Alcalá, XXXII, 13.

35 Respecto a la noción de vecino, véase infra, p. 257.

36 J. Costa, Colectivismo agrario en España, Zaragoza, 1898 (reed. 1983), p. 221, n. 111 (citado Costa, Colectivismo agrario).

37 F. Kelly, «Il diritto celtico», en VV. ΑΑ., I Celti, Milán, 1991, pp. 657-658 (ver p. 658).

38 Costa, Derecho consuetudinario; Moreno, «La trashumancia», p. 79; L. A. Sánchez Gómez, Sayago. Ganadería y comunalismo agropastoril, Zamora, 1991, pp. 36 ss.

39 O. Collado y E. Punter, «Estudio del amillaramiento agrario del término municipal de Albarracín, de 1947», Teruel, 73, 1985, pp. 169-191.

40 P. J. Fowler, The Farming of Prehistoric Britain, Cambridge, 1983, pp. 94 ss.

41 Este hecho, hasta ahora poco valorado, es esencial para documentar este tipo de antigua estructura agraria en todas las áreas ganaderas de la Península Ibérica La reutilización continuada hasta fechas actuales de este tipo de «cercados» pucde ayudar a explicar que no se hayan encontrado «campos célticos» fosilizados en el paisaje, ya que pueden considerarse aún «vivos» en muchas regiones.

42 J. Álvarez-Sanchís y A. Lorrio, comunicación personal.

43 G. Fatás, Contrebia Belaisca II. Tabula Contrebiensis, Zaragoza, 1980, pp. 13 y 69 ss. (citado Fatás, Tabula); Α. Τorrent, «Consideraciones jurídicas sobre el Bronce de Contrebia», Cuadernos de Trabajos de la Escuela Espoñula de Historia y Arqueología en Roma, 15, 1981, pp. 95-104 (ver pp. 99 ss.).

44 R. Otegui, Estrategias e identidad. Un estudio antropológico sobre la provincia de Teruel, Teruel, 1990, p. 19.

45 F. Galindo, art. cit., p. 134; O. Collado y E. Punter, art. cit.

46 J. Estébanez, op. cit., p. 232 y mapa 18.

47 J. de Asso, op. cit., p. 108.

48 Ibid., p. 111.

49 La «dula» constituye una asociación para llevar a pastar ovejas, ganado de verano, mulos ο vacas, documentada, por ejemplo, en Villar del Cobo. Se saca a subasta el «dulero», que también podía tener el homo, y al que todos pagaban por llevar los animales a pastos comunales. Lo mismo cabe señalar respecto a la cabrada concejil en Gea de Albarracín ο a otros casos de colaboración semejantes relacionados, como el ganado de la carne: animales que a partir de la Cruz de Mayo se llevaban a una dehesa cedida por el ayuntamiento, cuya carne servía para pagar la siega, pues se anotaba lo aportado y lo consumido y entre todos se pagaba al carnicero (R. Otegui, op. cit., pp. 88 ss.). En las «dulas» ο «veceras» era corriente que el pastoreo se realizase por «turno» ο «vez» entre los vecinos, según el número de animales de cada uno existente en el rebaño común, lo que debe considerarse la forma mas primitiva de pastoreo comunal (Costa, Colectivismo agrario; Sánchez Gómez, comunicación personal).

50 R. Otegui, op. cit., pp. 88 ss.

51 Ibid., pp. 88 ss.

52 Costa, Colectivismo agrario, p. 147.

53 A. Meitzen, op. cit., pp. 214 ss.

54 Ibid., p. 211.

55 A. Almagro, Casa y urbanismo en la Sierra de Albarracín, Teruel, 1993.

56 J. de Asso, op. cit., pp. 107 y 116.

57 J. Estébanez, op. cit., pp. 73 ss.

58 F. Galindo, art. cit., p. 134; O. Collado y E. Punter, art. cit., vid. supra.

59 L. V, Elías y C. Muntión, Los pastores de Cameros, Logroño, 1989, pp. 119 ss.

60 Op. cit., p. 109.

61 Diod., 33, 16.

62 J. Estébanez, op. cit., p. 342.

63 I. Bacaicoa et alii, Albarracín-Cuenca-Molina, Madrid, colección «Cuadernos de Trashumancia» (8), 1993, p. 18.

64 J. Villá Valentí, art. cit.; Moreno, «La trashumancia», p. 57.

65 J. de Asso, op. cit., p. 109; F. Galindo, art. cit., p. 131.

66 J. de Asso, op. cit., p. 109.

67 J. Vilá Valentí, art. cit.

68 J. Klein, The Mesta. A Study in Spanish Economic History (1273-1836), Cambridge, 1920 (trad. española: Madrid, 1979), p. 33.

69 Ibid., p. 309.

70 Lib. 8, título 4, ley 5.

71 Lib. 8, título 4, ley 26-27.

72 A. Díez Navarro, Quaderno de leyes y privilegios del Honrado Concejo de La Mesta..., Madrid, 1731, p. 7.

73 A. Jimeno y J. J. Fernández Moreno, Los Tolmos de Caracena (Soria), Madrid, colección «Excavaciones Arqueológicas en España» (161), 1984.

74 M. Almagro-Gοrbea y A. Lorrio, «La expansión céltica en la Península Ibérica: una aproximación cartográfica», en I Simposium sobre los celtíberos (Daroca, 1986), Zaragoza, 1987, pp. 105-122 (ver pp. 113 ss., mapa 6).

75 Sobre el discutido problems de la trashumancia prerromana, hay que tener en cuenta la importante documentación romana dada a conocer por J. Gómez-Pantoja, «Historia de dos ciudades: Capera y Clunia», en Jean-Gérard Gorges y F. G. Rodríguez Martín (eds.), Économie et territoire en Lusitanie romaine, Madrid, Collection de la Casa de Velázquez (65), pp. 91-108; del mismo autor «Pastio agrestis. Pastoralismo en Hispania romana», pp. 177-213 de esta misma obra; y M. Almagro-Gοrbea y M. Torres, Las fíbulas de jinete y de caballito. Aproximación a las elites ecuestres y su expansión en la Hispania céltica, Zaragoza, pp. 111 s.

76 Moreno, «La trashumancia», p. 65.

77 Ibid., p. 80; I. Βacaicoa et alii, op. cit., pp. 32 ss.

78 J. de Asso, op. cit., p. 108.

79 Derecho consuetudinario, pp. 339 ss.

80 Ibid., p. 343.

81 J. de Asso, op. cit., p. 110.

82 I. Βacaicoa et alii, op. cit., pp. 37 ss.

83 M. Almagro-Gοrbea y D. Fernández-Galiano, Excavaciones en el Ecce Homo (Alcalá de Hemares, Madrid), Madrid, 1980, pp. 117 ss.

84 A. Morales, V. Liesau y C. Letow-Vorbeck, «Análisis comparado de las faunas arqueológicas en el valle Medio del Duero (prov. Valladolid) durante la Edad del Hierro», en G. Delibes et alii, Arqueología y medio ambiente. El primer milenio a. de C. en el Duero Medio, Valladolid, 1995, pp. 455-514.

85 G. Molero et alii, «Estudio final de la fauna de La Coronilla (Chera, Guadalajara), [excepto campaña 1986]», en M. Cerdeño y R. García Huerta, El Castro de La Coronilla: Chera, Guadalajara (1980-1986), Madrid, colección «Excavaciones Arqueológicas en España» (163), 1992, pp. 125-136 (ver p. 129).

86 J. A. Bellver, «Estudio zooarqueológico de las cabañas circulares de El Castillejo de Fuensaúco», en II Symposium deArqueología Soriana (Soria, 1989), t. I, Soria, 1992, pp. 325-332.

87 F. Hernández y F.J. de Miguel, «Informe sobre los restos de fauna recuperada en el yacimiento de el “Montón de Tierra” (Griegos, Teruel)», Kalathos, 11-12, 1992, pp. 157-164.

88 A. Morales, «Los restos de animales de Villar del Horno. Primer informe. A. Gómez, 1986, El Cerro de los Encaños (Villar del Horno-Cuenca)», Noticiario Arqueológico Hispano, 27, 1986, pp. 343-350.

89 Id., «Primer informe sobre la fauna de Barchín. M. Sierra, 1981, Fuente de la Mota (Barchín del Hoyo - Cuenca)», Noticiario Arqueológico Hispano, 11, 1981, pp. 227-236.

90 A. Lorrio, Los celtíberos, Madrid, colección «Complutum Extra» (7), 1997, pp. 297 s., fig, 119.

91 F. Galindo, art. cit., p. 143.

92 J. Εstébanez, op. cit., pp. 274 y ss.

93 A. Schulten, Geografía y etnología antiguas de la Península Ibérica, t. I (trad. de Iberisches Landeskunde., t. I, Baden-Baden, 1974), Madrid, 1959, pp. 203 ss.; M. Ruiz-Gálvez, «El mundo celtibérico visto bajo el prisma de la “Arqueología social”», Kalathos, 5-6, 1986, pp. 71-106 (ver p. 77).

94 J. de Asso, op. cit., p. 90.

95 Ibid., pp. 107 y 298.

96 Ibid p. 298.

97 Ε. Powello, Hispania sive de Regis Hispaniae regnis et opibus comentarius, Lugdunum Batavorum, 1629, pp 359-362; I. de Antillón, op. cit., p. 154.

98 A. Alfaro, art. cit., p. 111; L. Pinedo, «Problemas y hábitos alimenticios en la provincia de Teruel», Teruel, 30, 1963, pp. 223-234 (ver p. 234).

99 L. V. Élias y C. Muntión, op. cit., pp. 161 ss.

100 G. Forni, Gli albori dell’agricultura. Origine ed evoluzione fino Etrutci ed Italici, Roma, 1990, pp. 232 ss.

101 L. Pinedo, art. cit., pp. 230-234.

102 A. Alfaro, art. cit., p. 111.

103 Ibid., pp. 113 ss.

104 M. Almagro-Gοrbea, «Aproximaciones a la demografía de la Celtiberia», en L. Berrocal-Rangel y Ph. Gardes (eds.), Entre celtas e íberos. Las poblaciones protohistóricas de las Galias e Hispania, Madrid, Casa de Velázquez - Real Academia de la Historia, 2001, pp. 45-60.

105 O. Collado, op. cit., p. 129.

106 Respecto a las relaciones entre la Ciudad y las aldeas en la Comunidad, véase infra pp. 248 y 255.

107 F. Galindo, art. cit., p. 138; Almagro-Gοrbea, «El urbanismo en la Hispania céltica».

108 J. De Asso, p. 205.

109 Op. cit., pp. 130 ss.

110 J. de Asso, op. cit.

111 M. Almagro-Gοrbea y A. Dávila, «El area superficial de los oppida en la Hispania “céltica”», Complutum, 6, 1995, pp. 209-233.

112 Respecto a la noción de hogar, véase infra pp. 257 y 258.

113 P. Madoz, Albarracín. Diccionario geográfico-estadístico…, Madrid, 1846, pp. 297-305 (reed., 1986, pp. 31-39).

114 Almagro-Gοrbea, «EL urbanismo en la Hispania céltica».

115 J. M. Rubio, «Análisis geodemográfico de las comarcas turolenses», Teruel, 72, 1984, pp. 119-224 (ver p. 186).

116 V. Bielza, La población en la provincia de Teruel, Teruel, colección «Cartillas Turolenses» (13), 1988, p. 12.

117 L. Pinedo, art. cit., p. 233.

118 F. Galindo, art. cit., p. 140.

119 Ibid., p. 141.

120 R. Otegui, op. cit., pp. 21 ss.

121 Ibid., p. 21.

122 El aparente papel secundario de la mujer en la Sierra de Albarracín pudiera ser un elemento relacivamente moderno, ya que contrasta con otras áreas serranas más primitivas de economía trashumante, como Cameros, donde «la mujer conduce la vida: lleva el control económico administrando el dinero y realizando el trabajo agrícola y el control ideológico a través de la formación de los niños [...], aran y siembran la tierra mientras los maridos van al monte y llevan la leña [...], cavan las huertas [...]» (L. V, Elías y C. Muntión, op. cit., pp. 15 ss). En estas costumbres parece pervlvir el importante papel de la mujer en el mundo proto-celta del Norte peninsular (Estrabón, III, 4, 17-18; Justino, XLIV, 3, 7; M. Almagro-Gοrbea, «Los celtas en la Península Ibérica: origen y personalidad cultural», en M. Almagro-Gοrbea y G. Ruiz Zapatero [eds.], Los celtas: Hispania y Europa, 1993, pp. 121-173 [ver pp. 141 ss.], [citado Almagro-Gοrbea, «Los celtas en la Península Ibérica»]), dentro de una tradición indoeuropea muy antigua, atestiguada también entre los Pictos, donde la herencia se transmitía a través de las mujeres y no de los hombres (H. D’Arbois de Jubainville El ciclo mitológico irlandés y la mitología céltica, reed. Barcelona, 1981, p. 173), seguramente por ser ellas, como entre los galaicos, las que cuidaban la tierra y, en consecuencia, transmitían su propiedad, mientras los hombres se ocupaban de la ganadería.

123 R. Otegui, op. cit., p. 21.

124 D, M. MacDonwell, Spartan Law, Edimburgo, 1986, pp. 89 ss.

125 Cοsta, Derecho consuetudinario, pp. 53 ss.

126 Ibid, p. 69, n. 14; F. Beltrán, «Un espejismo histórico. Las “organizaciones gentilicias” hispanas», en G. Pereira (ed.), I Congreso Penínsular de Historia Antigua (Santiago de Compostela, 1986), t. II, Santiago de Compostela, 1988, pp. 263-269; Ma C. González, Organizaciones suprafamiliares en la Hispania indoeuropea, Vitoria, colección «Veleia, Anejos» (2), 1986.

127 Costa, Derecho consuetudinario, p. 53.

128 R. Otegui, op. cit., pp. 18 ss. y 37.

129 M. Ruiz-Gálvez, art. cit.

130 P. Ciprés, «Sobre la organización militar de los celtíberos: la inventus», Veleia, 7, 1990, pp. 173-187; M. Almagro-Gοrbea, «Saunas iniciáticas, termas celtibéricas y culto imperial», en Mélanges Raymond Chevallier, vol. II: R. Bedon y P.-M. Martin (eds.), Histoire et archéologie, Tours, Centre de recherches André-Piganiol, colección «Caesarodunum» (XXVIII), 1994, t. I, pp. 139-153.

131 V. Renedo, Prehistoria y tradición popular: El arbol de Mayo y su ciclo en la Península Ibérica, memoria de 3er ciclo leída en la Universidad Complutense en 1994 (inédita).

132 R. Otegui, op. cit., pp. 82 ss.

133 J. Gonzalez Mas et alii (eds,), Albarracín, Zaragoza, colección «Cuadernos de Aragón» (2), 1985; O. Collado y J. L. Peña, La ciudad de Albarracín, Zaragoza, 1986, pp. 147 ss.

134 R. Otegui, op. cit., p. 99.

135 J. González Mas et alii (eds.), op. cit.

136 Ibid. ; Ο. Collado y J, L. Peña, op. cit., pp. 147-148.

137 C. Romeo (ed.), Los Mayos de la Sierra de Albarracín, Teruel 1981.

138 A. Tovar, «Las inscripciones de Botorrita y Peñalba de Villastar y los límites orientales de los celtíberos», Hispania Antigua, III, 1973, pp. 367-405; F, Marco, «El dios céltico Lug y el santuario de Penalba de Villastar», en Homenaje a A. Beltrán, pp. 731-759. En este impresionante conjunto rupestre hay grabados e inscripciones arabes así como cruces pintadas de cristianización del lugar, lo que hace suponer que su desacralización es posterior a la Reconquista, como en el Santuario de Diana en Segóbriga, evidenciando la larga perduración de ritos de origen céltico hasta fechas muy avanzadas (M. Almagro-Gοrbea, «Sacred Places and Cults of the Late Bronze Age Tradición in Celtic Hispania», en Archäologische Forschungen zum Kultgeschehen in der jüngeren Bronzezeit und frühen Eisenzeit Alteuropas [Regensburg, 1993], Regensburg, 1996, pp. 43-79).

139 J. González Mas et alii (eds.), op. cit. Existía, además, una medicina popular basada en hierbas para sanar personas y animales y se mantenían creencias en brujas, como las de Jabaloyas, Huélamo ο Beamud, y supersriciones como la de tener en el rebaño una oveja negra para evitar que entre el «mal de ojo».

140 Almagro-Gorbea, «Aproximación paleoetnológica a la Celtiberia meridional».

141 Costa, Derecho consuetudinario; V. L. Simo, «Derecho agrario en el Fuero de Teruel», Teruel, 45-46, 1970, pp. 15-79.

142 Costa, Colectivismo agrario; V. L. Simo, art. cit.

143 Diod., V, 34, 3.

144 Costa, Colectivtsmo agrario, pp. 147 ss.; J. Caro Baroja, Los pueblos de España. Ensayo de etnología, Barcelona, 1946, pp. 186 ss.; M. Salinas, «Sobre las formas de propiedad comunal de la cuenca del Duero en época prerromana», Veleia, 6, 1989, pp. 103-110; L. A. Sánchez Gómez, op. cit., pp. 27 ss.

145 Almagro, «Las tierras de Teruel», p. 59.

146 A. M. Barrero, op. cit., p. 19.

147 L. A. Sánchez Gómez, op. cit., pp. 27 ss.

148 Almagro-Gorbea, «Los celtas en la Península Ibérica».

149 J. I. Mantecón, La comunidad de Santa María de Albarracín. Contribución al estudio de la Historia del régimen municipal español, tesis doctoral de la Universidad de Zaragoza, 1924, p. 13 (inédita).

150 Op. cit., p. 308.

151 Op. cit.

152 J. I. Mantecón, op. cit., p. 14.

153 Ibid., pp. 39 y 41.

154 Franco y F. Guillén, Instituciones de Derecho civil amgonés, Zaragoza, 1841, pp. 127 ss. ; L. Lorente y L. Martín-Ballestero, La norma en el ordenamiento jurídico aragonés, Zaragoza, 1944, pp. 73 ss.

155 J. I. Mantecón, op. cit., n. 38.

156 Almagro, «Las tierras de Teruel»; Almagro-Gorbea, «Aproximación paleoetnológica a la Celtiberia meridional».

157 Por ello, en época medieval, las Comunidades acabaron adoptando la forma de pequeños estados con fuero propio y exclusión de todo señorío feudal, lo que explica su sumisión directe al rey (J. I. Mantecón, op. cit., pp. 15 ss.), que era quien «concedía» los fueros que recogían los usos ancestrales de la zona. Por este motivo, el poder concejil sólo tenía por límite al Rey o, en Albarracín, al Señor, que ostentaba un poder politico equivalente, así como al obispo como autoridad religiosa, lo que explica que en Albarracín solo ellos tuvieran palacio, pudiendo entrar el juez, alcaldes y sayón a prendar en cualquier casa. Pero estas instituciones supraconcejiles son evidentemente posteriores a la Reconquista y, en todo caso, a la conquista musulmane.

158 Almagro, «Las tierras de Teruel», p. 59.

159 F. Burillo «La jerarquización del habitat en el valle medio del Ebro. Una aplicación de los modelos locacionales», en Estado actual de los estudios sobre Aragón, IV Jornadas (Alcañiz), Zaragoza, 1981, pp. 215-228; Guillermo Fatás, «Apuntes sobre la organización política de los celtíberos», en I Simposium sobre los celtíberos (Daroca, 1986), Zaragoza, 1987, pp. 9-18; M. Almagro-Gorbea y A. Lorrio, «Les Celtes de la péninsule Ibérique au IIIe siècle avant J.-C.», Études celtiques, 28, 1993, pp. 33-46. M. P. García-Gelabert, «La organización sociopolítica celtibérica a través de los textos clásicos y la Arqueología», en II Symposium de Arqueología Soriano (Soria, 1989), t. I, Soria, 1992, pp. 659-670; Almagro-Gοrbea, «El urbanismo en la Hispania céltica»; etc.

160 BG, I, 5, 1: «oppida, vici y aedificia privata»; cf. O. Buchsenschutz y I. Β. M, Ralston, En relisant la Guerre des Gaules, Actes du VIIIe colloque sur les âges du fer en France non méditerranéenne (Angoulême, 18-19-20 mai 1984), publicadas en la revista Aquitania. Supplement 1, Burdeos, 1986, pp. 383-387 y básicamente equivalente a la que en la Celtiberia indica Liv., 40, 33: «urbs... vicos castellaque»; J. Rodríguez Blanco, «Relación campo-ciudad y organización social en la Celtiberia Ulterior (s. II a. de C.)», Memorias de Historia Antigua, 1, 1977, pp. 167-178 (ver p. 170); M. Salinas, Conquista y romanización de Celtiberia, Salamanca, 1986, pp. 85 ss. (citado Salinas, Conquista y romanización) y Estrabón, III, 4, 13: Πόλεις... πύργους... μηγάλας κώμας.

161 Almagro-Gοrbea, «El urbanismo en la Hispania céltica».

162 F. Fita, «Las ocho villas del valle de Canales», Boletín de la Real Academia de la Historia, 50, 1907, pp. 359-370.

163 J. I. Mantecón, op. cit., p. 13.

164 L. Franco y F. Guillén, op. cit., pp. 127 ss.; L. Lorente y L. Martín-Ballestero, op. cit., pp. 73 ss.

165 Α. M. Barrero, op. cit., pp. 19 ss.

166 J. Costilla (ed.), Suma de fueros de las ciudades de Santa María de Albarracín, y de Teruel, de las comunidades de las aldeas de dichas ciudades, y de la villa de Mosqueruela; y de otras villas convecinas, Valencia, 1531; J. B. Pujadas, Ordinaciones reaies de la Comunidad de Santa María de Albarracín, Teruel, s. f.; J. Ozcariz y Belez, Insaculaciones, y ordinaciones reales de la ciudad de Santa María de Albarracín, Zaragoza, 1678.

167 Almagro, «Las tierras de Teruel», p. 59.

168 J. de Asso, op. cit., p. 23.

169 J. I. Mantecón, op. cit., pp. 15 ss.

170 Ibid., p. 71.

171 Ibid., pp. 42 y 71.

172 A. Gargallo, Los orígenes de la Comunidad de Teruel, Teruel, 1984. p. 2.

173 J. I. Mantecón, op. cit., p. 59.

174 A. Gargallo, op. cit., pp. 3 ss.

175 Costa, Derecho consuetudinario, p. 53.

176 Fuero de Cáceres, f° 253.

177 Costa, Colectivismo agrario; Noël Salomon, La vida rural castellana en tiempos de Felipe II, Barcelona, 1973 (reed. 1982); D. E. Vassberg, «Peasant Communalism and Anti-Communal Tendences in Early Modern Castile», Journal of Peasant Studies, pp. 477-491, 1980; C, Junquera, Verguellina de Órbigo. Antropología, cultura e historia de un pueblo leonés, León, 1993; etc.

178 A. Gargallo, op. cit., pp. 49 ss.

179 Julio Luelmo, Historia de la agriculture en Europe y America, Madrid, 1975, pp. 307-339; C. Junquera, op. cit., pp. 93 ss.

180 Apiano, Ib. 100.

181 Diod., 31, 42.

182 Salustio, Hist. 2, 92; A. M. Prieto, «La organización social de los celtíberos», en Segovia y la Arqueología romana, Barcelona, 1977, pp. 329-343 (ver p. 341); Fatás, Tabula, pp. 12 y 104; Salinas, Conquista y romanización, pp. 42 ss.

183 Apiano, Ib. 93.

184 Este hecho explica que sólo un miembro de cada familia estaba representado en el senado de cieras ciudades galas, como entre los Eduos (César, BG, VII, 33; cf. C. Goudineau y C. Peire, Bibracte et les Éduens, París, 199, pp. 81 ss.).

185 Liv., 26, 50 y 40, 47.

186 Almagro-Gοrbea, «El urbanismo en la Hispania céltica», p. 56; M. Almagro-Gοrbea y M. Torres, op. cit., pp. 86 s.

187 Fatás, Tabula, pp. 101 ss.; F. Motta, «Per un’interpretazione della facia Β del Bronzo di Botorrita», Aion, 2, 1980, pp. 1-25 (ver p. 18); A. Beltrán, A. Tovar y E. Porta, Contrebia Belaisca I. El bronce con escritura ibérica, Zaragoza, 1982, p. 77; J. de Hoz, «La epigrafía celtibérica», en Reunión sobre epigrafía hispánica de época romano-republicana, Zaragoza, 1986, pp. 43-102 (ver pp.80 ss.).

188 M. Almagro-Gοrbea, «Estuctura socio-ideológica de los oppida celtibéricos, en F. Villar y F. Beltrán (eds.), Pueblos, lenguas y esritura en la Hispania prerromana, pp. 29-34.

189 J. de Asso, op. cit., p. 23; J. I, Mantecón, op. cit., p. 59; A. Gargallo, op. cit., pp. 42 ss.

190 Fatás, Tabula, pp. 12-13 y 103.

191 Este tipo de magistratura binaria, aunque pudiera proceder de los IIviri romanos, parece anterior, pues magistraturas dobles se documentan entre los Galos (C. Jullien, Histoire de la Gaule, reed. C. Goudineau, París, 1993, pp. 229 ss. [1a ed. París, 1908-1926]) y, en la Hispania prerromana, en pactos de hospitalidad (M. D. Dopico, La Tabula Lougeiorum, colección «Veleia, Anejos» [5], Vitoria, 1988, n° 8: Legati Silvanus Clouti, Noppius Andami; n° 20: Mag. Latino Ari et Aio Temari, etc.) y documentos como la deditio de Alcántara (R. López Melero et alii, «El Bronce de Alcántara. Una deditio del 104 a. de C.», Gerión, 2, 1984, pp. 264-323).

192 R. Menéndez Pidal, La España del Cid, t. I y II, Madrid, 1947, p. 102; J. García Sainz de Baranda, Historia de las antiguas merindades de Castilla, Burgos, 1950, pp. 99 ss. y p. 109.

193 Moreno, «La trashumancia», pp. 67-67; Id., «Estudio histórico-jurídico y sociológico de la Comunidad de Santa María de Albarracín», Boletín Informativo de la excelentísima Diputación Provincial de Teruel, 29, 1973, pp. 16-43.

194 La misma función se documenta en los jueces de Castilla, que dirigían las huestes, mesnadas y cabalgadas, etc. (J. García Sainz de Baranda, op. cit., pp. 249 ss.)

195 J. I. Mantecón, op. cit., p. 197; A- Gargallo, op. cit., pp. 36 y 48.

196 J. I. Mantecón, op. cit., p. 62.

197 Ibid., p. 61.

198 Son numerosos los ejemplos de empleo de medianetum como un término de contenido jurídico. Fuero de Sepúlveda: «Et quales homines petierent contra illos judicium, aut illos ad allios in Riviela Consegara habeant medianeto [...]»; Fuero de Calatayud: «[...] quod habetis medianeto cum totas meas terras et ad vestram portam de Catalayub […] Et vicino de Catalayub paret illam in medianeto ante suos parentes et vicinos de Catalayub». Fuero de Escalona: «Et medianetum cum homines de ultra serram sit in Alfaquim»; Fuero de Roa de Alfonso VII: «Habiendo medianero cum tota Castella in eo loco quem dicunt Duron et ex altera parte habeant medianedo in santo Marcelo et ex altera parte habeant medianedo in santo Juliano cum tota gente qua in Extremadura sunt»; Fuero de Casseda: «Medianeto dono ad illa porta de Casseda cum totas gentes et cum totos homines»; Fuero de Carcastillo: «[…] cum suas terras medianeto ad sua porta et transeat illos de Coracastello super eos e non veniant infanzones»; Fuero de Uclés: «Et vestros medianedos: de talavera a toledo, in maidrid; de avila a pedraza, medianedo in alfariella; de sepulveda a aellon, de fita a talamanca medianedo in almoguera; de caracena a cesaraugusta medianedo in opte; de opte medianedo in alcaçar» (P. Quintero Atauri, Uclés. Antigua residencia de la Orden de Santiago, Madrid, 1904, pp. 155 ss.), etc.

199 J. García Sainz de Baranda, op. cit., p. 107.

200 Ibid., p. 356.

201 R. W. Feachem, «Medionemeton on the Limes of Antoninus Pius, Scotland», Latomus, 103, 1969, pp. 210-216.

202 F. Le Roux y Ch. J. Guyonvarc’h, Les druides, París (4a ed.), 1986, p. 228.

203 Ibid., pp. 228 ss.; B. García Fernández-Albalat, Guerra y religión en la Gallaecia y la Lusitania, La Coruña, 1990, p. 266.

204 F. Marco, «La individuación del espacio sagrado: testimonios cultuales en el Noroeste hispánico», en Religio Deorum. Actas del Coloquio Internacional de Epigrafía (Culto y sociedad en Occidente), Sabadell, 1993, pp. 317-324.

205 F. Kelly, op. cit., p. 658.

206 J. I. Mantecón, op. cit.

207 Iturralde y Suit, «El tributo de las tres vacas», en Miscelánea histórica y arqueológica, Pamplona, 1917, pp. 185-218.

208 Costa, Derecho consuetudinario, pp. 53 ss.

209 Fatás, Tabula, p. 83; A. Torrent, art. cit.

210 Almagro, «Las tierras de Teruel», p. 61; A. Lorrio, art. cit.

Table des illustrations

Titre Cuadro de la ganadería de la Sierra de Albarracín comparada con la de algunos yacimientos de la Edad del Hierro
Légende * NMI = número mínimo de individuos
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2695/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 77k

Auteur

Universidad Complutense, Madrid. Departamento de Prehistoria

© Casa de Velázquez, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540