Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los rebaños de Gerión

 | 
Joaquín Gómez-Pantoja

Jerarquización social y organización del espacio

Bosques y pastizales en la Sierra de Burgos (siglos X-XII)

Hiérarchisation sociale et organisation de l’espace. Bois et pâturages dans la Sierra de Burgos (Xe-XIIe s.)

Social Stratification and the Organisation of Space. Woodland and Pasture in the Sierra de Burgos (10th-12th centuries)

Julio Escalona Monge

Résumé

El desarrollo ganadero en la Castilla bajomedieval suele oscurecer los desarrollos previos, ο lleva a verlos de forma teleológica, como conducentes a la constitución de la Mesta. En este trabajo se parte de la etapa previa (siglos X-XII) y se trabaja sobre dos líneas: a) Se sondea la relación de los diferentes grupos sociales con la actividad ganadera. Frente al arraigado binomio «campesinos agricultores/señores ganaderos», se sugiere que todos los grupos sociales están implicados en ella; el factor diferencial es más bien la escala del sistema económico en el que se desenvuelven; b) la ganadería de los siglos X al XIII está marcada por el movimiento señorializador, que implica tanto el sometimiento, de las comunidades campesinas y el control de sus recursos por poderes señoriales, como la inserción de economías de pequeña escala (familiares, locales ο comarcales) en circuitos económicos de gran escala, que rebasan la capacidad de acción del campesinado. Para desarrollar esta faceta, se estudia la etapa final de la Alta Edad Media (siglos X-XII) en la vertiente sur de la Sierra de la Demanda burgalesa, una zona con importantes recursos naturales silvopastoriles, crucial por su abundancia en pastos de veranada, y con implantación de entidades señoriales fuertes con un alto grado de implicación en la práctica de la ganadería

L’essor de l’élevage en Castille au bas Moyen Âge fait souvent oublier les étapes antérieures ou amène à les considérer sous un aspect téléologique, en tant seulement qu’elles ont conduit à la constitution de la Mesta. Prenant comme point de départ la période précédente (Xe-XIIe siècle), la présente étude progresse selon deux axes. Tout d’abord est explorée la relation entre les différents groupes sociaux et l’élevage. En lieu et place du traditionnel binôme paysans agriculteurs / seigneurs éleveurs, on suggère que tous les groupes sociaux étaient impliqués dans cette activité, la différence résidant plutôt dans l’échelle du système économique au sein duquel ils s’y consacraient. En second lieu, l’élevage est marqué, du Xe au XIIIe siècle, par le mouvement de seigneurialisation, qui implique aussi bien la soumission des communautés paysannes et le contrôle de leurs ressources par le pouvoir seigneurial que l’insertion d’économies d’échelle réduite (familiales, locales ou régionales) dans des circuits économiques se développant sur une large échelle et dépassant la capacité d’action de la paysannerie. Ce second aspect est illustré par l’étude de la dernière période du haut Moyen Âge (Xe-XIIe siècle) dans le versant sud de la Sierra de la Demanda (région de Burgos), une zone riche en forêts et en pâturages, particulièrement importante en raison de ses nombreux pâturages d’estivage et où étaient implantées de fortes entités seigneuriales s’impliquant à un haut degré dans la pratique de l’élevage

The development of stock-raising in late mediaeval Castile habitually obscures previous periods of development or causes them to be viewed ideologically as leading up to the foundation of the Mesta. This study starts with the earlier period (10th-12th centuries) and works along two lines: a) The relationship of the various different social groups with livestock. As against the long-held dichotomy of «peasant farmers/lordly stock breeders», it is suggested that all social groups were involved in livestock breeding, the differentiating factor being rather the scale of the economic system in which they operated; b) An essential feature of stock-raising in the 10th to the 13th centuries was the process of seigneurialisation, meaning on the one hand the subjection of peasant communities and control of resources by lordly power, and on the other hand the insertion of small-scale economies (family, local or district) in large-scale economic circuits in which the peasantry had no power to act. Lastly, to further develop this aspect, the author examines the latter part of the High Middle Ages (10th-12th centuries) on the southern watershed of the Sierra de la Demanda in Burgos, an area possessing plentiful natural woodland and grazing resources, which was crucial for the abundance of summer pastures and characterised by the existence of strong seigneurial estates with considerable stock-raising interests

Texte intégral

  • 1 A la hora de citar los documentos medievales, he empleado, como se puede ver a continuación, una cl (...)
  • 1 Peter S. Wells, Granjas, aldeas y ciudades. Comercio y orígenes del urbanismo en la protohistoria e (...)
  • 2 Una amplia argumentación en esta línea se puede consultar en Chris Wickham, «Pastoralism and Underd (...)

1Desde la Protohistoria1, las poblaciones que ocuparon el Occidente europeo aseguraron su subsistencia por medio de la combinación sistemática del cultivo de la tierra y la cría de animales y organizaron el espacio del cual obtenían su sustento material, en función de los condicionantes impuestos por ambas actividades1. Esta dualidad se mantuvo en los siglos altomedievales, en los que tan difícil es documentar zonas donde la agricultura excluyese totalmente la ganadería como casos de sociedades pastoriles, en sentido estricto2. Apesar de que cultivo y pastoreo han sido secularmente un binomio fundamental en la economía europea, los medievalistas han centrado preferentemente su atención en la imagen del campesinado medieval como impulsor del ager frente al saltus, dejando en un discreto segundo plano sus actividades pastoriles, lo que supone también encasillar la práctica pecuaria –sobre todo a gran escala– como algo propio de los poderes señoriales. Sin embargo la realidad estaba mucho más interrelacionada: las comunidades aldeanas, además de agricultoras también eran ganaderas (porque su economía era una combinación de ambas actividades) y los señores, a su vez, basaban buena parte de su posición de clase en el excedente detraído de la agricultura campesina.

  • 3 La argumentación clásica en esta línea es la expuesta por Charles Bishko, «El castellano, hombre de (...)
  • 4 Pastor, «La lana en Castilla y León» José Angel García de Cortázar y Ruiz de Aguirre, El dominio de (...)
  • 5 Ver la visión de conjunto sobre la ganadería castellana altomedieval en Ch. Wickham, art. cit., pp. (...)

2Un ejemplo típico de esta situación es Castilla, donde la etapa altomedieval ha tendido a quedar en la sombra ante el interés despertado por el espectacular desarrollo a partir del siglo XIII, de manera que parece asumirse que los circuitos de trashumancia sólo habrían podido nacer a partir del afianzamiento de las posiciones castellano-leonesas en la Submeseta Sur3; sin embargo, sucesivos estudios han venido acumulando evidencias suficientes para plantear que existieron sistemas complejos de ganadería extensiva durante los siglos X al XII, principalmente desarrollados por las grandes instituciones monásticas4. Hoy es ya posible plantear que la Mesta no fue sino una etapa organizativa superior en una evolución que hunde sus raíces en la Alta Edad Media, y que la ganadería altomedieval, comparativamente mucho menos conocida, puede ser un factor clave para explicar las bases económicas y sociales del posterior despegue5. Por todo ello, puede resultar esclarecedor analizar las prácticas ganaderas en términos de dialéctica entre el pastoreo de unas comunidades campesinas sometidas a la exacción feudal y otras formas de ganadería más complejas, propias de los grandes poderes feudales y correspondientes a economías de escala superior dirigidas y organizadas directamente por éstos.

3Lejos de pretender resolver los interrogantes que el tema plantea, en estas breves páginas me limitaré a señalar algunas líneas que pueden permitir avanzar en la cuestión; la estrategia básica será integrar el análisis de las prácticas ganaderas en el de las estructuras sociales, y para ello procederé en dos pasos: en primer lugar, tomaré como marco de referenda espacial la Castilla meridional entre el Arlanzón y el Duero, y haré un recorrido por su estructura social altomedieval, señalando cómo se relaciona cada grupo con la actividad ganadera; en segundo lugar, proyectaré todo ello en un territorio más concreto, sobre el cual se pueden observar los cambios que se producen en la organización de los espacios ganaderos al compás del crecimiento de los poderes señoriales.

I. – Jerarquización social y ganadería en la Castilla meridional de los siglos x-xi

  • 6 Este carácter fragmentario de la propiedad y el señorío castellano es bien conocido desde hace much (...)

4Las fuentes castellanas de los siglos X y XI, nos muestran una sociedad jerarquizada, en la cual las relaciones sociales feudales están en proceso de generalización a través de la articulación de dos elementos: las comunidades campesinas y los poderes feudales superiores. Esta articulación dio lugar, por razones muy complejas, a una estructura de la propiedad y del señorío fuertemente fragmentada6. Ciertamente, las fuentes de que disponemos, de procedencia casi íntegramente eclesiástica, permiten pocas precisiones sobre la gestión económica de los señoríos laicos, pero, en general, da la impresión de que los dominios eclesiásticos gozaron de una mayor capacidad de iniciativa en la organización de la producción, sólo comparable a la de algunas élites aristocráticas del más alto nivel. En la mayor parte de los casos, la presión de los señores se ejerció de manera indistinta sobre las rentas de la agricultura y de la ganadería, pero casi siempre por medio del sometimiento de las familias campesinas (o comunidades de aldea en su conjunto) a formas diverses de detracción del excedente, dejando la ordenación de las actividades agrarias en manos de los propios campesinos.

La ganadería de las comunidades campesinas

Del autoabastecimiento a la producción para la renta

  • 7 Ortega Valcárcel, Montañas de Burgos, pp. 177 ss.
  • 8 Pocos estudios incluyen datos zooarqueológicos de época altomedieval. Pueden verse los recogidos po (...)
  • 9 Para una visión general de la especialización ganadera por zonas en la Castilla altomedieval, ver O (...)
  • 10 M. Montanari, art cit., pp. 628-629.
  • 11 En la zona meridional de Castilla son muy poco frecuentes las mendones de ganado porcino, pero lο m (...)
  • 12 Ortega Valcárcel, Montañas de Burgos, pp. 187 ss. Se pueden ver discusiones sobre la abundancia rel (...)

5Las economías campesinas altomedievales se desarrollaron bajo dos condicionantes de diferente signo: por una parte, la necesidad de asegurar la reproducción de las células campesinas; por otra, la de satisfacer la creciente demanda de renta por parte de los poderes señoriales. Los datos de que disponemos para la Castilla altomedieval sugieren que el desarrollo de la división del trabajo era escaso y el ritmo de intercambios muy bajo; las comunidades campesinas organizaban su espacio económico con el objetivo principal de cubrir la mayor parte de sus necesidades con un mínimo de intercambios. La subsistencia del grupo familiar requería una agricultura policultivista y la ganadería respondía a un planteamiento análogo, diversificada en una multitud de especies, cada una de las cuales tenía por misión cubrir un pequeño sector de las necesidades domésticas (lo que Ortega Valcárcel ha denominado «policultivo ganadero»7). Por desgracia, no todas las especies están igualmente documentadas, debido a las especiales circunstancias en que los animales son mencionados en las fuentes; por ejemplo, para la Castilla suroriental escasean en el período estudiado las menciones de aves de corral, pero es perfectamente razonable suponer su existencia, tal y como consta para otras zonas sobre evidencias arqueológicas, ο para este mismo sector en documentos más tardíos8. Las especies más representadas en los textos son, sin duda, el vacuno y el ovino, en proporción variable según las zonas9. Los bóvidos eran empleados preferentemente como tracción para los arados y como medios de transporte; su uso con fines alimentarios y como provisión de cuero era muy secundario, con excepción de la obtención de leche10. Las necesidades de leche y lana se cubrían principalmente con ganado ovino, que también proporcionaba la carne, junto con el ganado porcino11. Como ha puesto de relieve Ortega Valcárcel, esta cobertura se puede lograr con un número reducido de cabezas de ganado por unidad familiar, así como con el recurso a caprinos, raramente documentado en las fuentes, pero que pudo tener un papel clave en la estabilidad de las economías domésticas12.

  • 13 CIC, 6, 978.
  • 14 Conviene recordar que en el siglo XII el fuero de Yanguas establece una cifra prácticamente idéntic (...)

6¿Qué envergadura podían alcanzar los rebaños de las familias campesinas? No disponemos de muchos textos que nos permitan evaluar la importancia de sus explotaciones, pero es posible señalar algunos términos para la comparación. Por ejemplo, en una donación de 978, el monasterio de Covarrubias recibe de un clérigo dos sernas, unas casas con su corral, su prado y su fuente, dos viñas, una tierra, una participación en un molino, dos bueyes y veinte ovejas, todo ello en la aldea de Zahalanes, en el alfoz de Ausín13. En el mismo documento otro clérigo cede a Covarrubias, entre otras cosas, una viña, un campo, la participación en un molino, una yunta de bueyes con sus arreos y su carro, veinte ovejas y cinco cerdos. Aparte de la infrecuente mención de los cerdos en el segundo caso, el tamaño de las cabañas es muy semejante: una yunta y veinte ovejas. De todas formas, y teniendo en cuenta que los dos otorgantes son clérigos, no parece probable que éste sea el patrimonio típico de una explotación campesina del siglo X. Más bien debe ser considerado como su techo máximo, pero puede servir como referencia para comparar con otros grupos sociales14.

  • 15 Esta organización comunitaria del pastoreo ha sido estudiada, entre otros por ORTEGA Valcárcel, Mon (...)

7Las comunidades aldeanas practicaban técnicas ganaderas extensivas, aprovechando para pasto tanto las tierras incultas como las cultivables durante los períodos de descanso. La organización del terrazgo a nivel local incluía espacios ganaderos apropiados por familias, como los prados y los herrenes, pero la mayoría estaban sometidos al aprovechamiento mancomunado de los vecinos, caso de ejidos, montes y bosques, por medio de sistemas de comunicación viaria entre los campos de labrantío y las zonas incultas que permitían la entrada del ganado en los campos para aprovechar los rastrojos y barbechos, así como su salida al espacio de pasto exterior. El cuidado del ganado con frecuencia se regulaba de manera comunitaria, tal y como seguía haciéndose en las montañas de Burgos y en la parte superior de la Sierra de la Demanda hasta fechas recientes15.

  • 16 A comienzos del siglo XI ya encontramos referencias al número de bueyes que labran una tierra para (...)
  • 17 El empleo de bueyes como fuerza de transporte tirando de carretas está bien atestiguado desde el si (...)
  • 18 Sin olvidar que las abondantes referencias a pagos en carneros pueden reflejar no tanto una abundan (...)

8Estas consideraciones no deberían hacer olvidar que la producción para la subsistencia es sólo una cara de la economía campesina; la otra, es la producción para la renta. La jerarquización de la sociedad feudal depende, en último término, de la puesta en circulación del excedente agrario en forma de productos almacenables generados por los campesinos muy por encima de las necesidades domésticas: la tendencia al autoabastecimiento entra así en conflicto con la detracción de excedente, cuyo volumen aumenta a medida que se consolida la señorialización. Entre los indicadores que revelan este creciente peso de la cerealicultura, uno muy claro es de naturaleza ganadera: el mantenimiento de bueyes como tiro para los arados. A menudo habrá una relación directa entre el número de bueyes y la extensión de tierra cerealera que puede labrar el grupo familiar; de ahí que desde el siglo XII se generalice como criterio de estratificación del campesinado el número de bueyes. El referente ganadero es sólo aparente: en realidad se evalúa la extensión de tierra cultivada16. Por otra parte, la necesidad de mantener a los bueyes obligará a complementar su alimentación con el cultivo de hierba en prado y también a aprovecharlos como tracción para los carros17. De manera análoga, el ganado ovino se revaloriza por su capacidad para aprovechar las rastrojeras y fertilizar al mismo tiempo los campos, con lo cual también forma parte de esta tendencia para intensificar la producción agrícola al ritmo de la imposición de la renta feudal18.

Por encima de las aldeas: las comunidades supralocales

  • 19 Durante años el poblamiento de la meseta del Duero ha sido tratado como la resultante de una despob (...)
  • 20 Se puede ver una extensa argumentación en este sentido en Escalona Monge, Transformaciones, pp. 75 (...)
  • 21 El concepto de comunidad de valle ha sido desarrollado especialmente por García de Cortázar y sus d (...)
  • 22 Desde fines de este siglo y a lo largo de los dos siguientes, la progresiva articulación política d (...)

9La detracción de renta feudal permite apreciar de manera clara la intensa interdependencia existente entre agricultura y ganadería y la complejidad de su impacto sobre el espacio rural. Esta dimensión espacial no puede ser correctamente entendida si nos limitamos a aceptar la imagen, comúnmente difundida, de un espacio rural compuesto por una nube de aldeas progresivamente señorializadas19. En la mayor parte de las comarcas de la Castilla condal las familias campesinas se agrupaban en aldeas que, a su vez, formaban parte de unidades supralocales20. Las más elementales eran los valles21, característicos de las regiones septentrionales, pero también presentes en la Castilla suroriental, donde, no obstante, son más típicas las unidades compuestas por varias aldeas centralizadas por un lugar jerárquico (que los textos suelen denominar évitas). Estas demarcaciones parecen haber sido la base de la organización territorial de la Castilla meridional durante los siglos VIII y IX22.

  • 23 El aprovechamiento colectivo de montes en el interior de los valles y alfoces de la zona de la Sier (...)
  • 24 El pequeño campesinado, rara vez aparece en las fuentes actuando de manera independiente, suele est (...)
  • 25 La cohesión interna de estos grupos dirigentes y su vinculación con el resto de la comunidad puede (...)
  • 26 SPA, 4, 924; BCG, 3, 972.
  • 27 SPA, 95, 1135.

10La articulación interna de estas unidades supralocales tenía bases económicas claramente expresadas, entre otros, en los aprovechamientos silvopastoriles. El pastoreo de los rebaños rara vez se desarrollaba dentro de los términos de una aldea; generalmente requería transitar por términos de otras, accediendo a espacios más amplios de monte ο bosque de uso mancomunado, ο bien aprovechando el agua de vegas fluviales de gran extensión. Las demarcaciones supralocales solían incluir recursos de pasto y agua suficientes, así como una combinación de laderas elevadas y fondos de valle que sostuvieran los desplazamientos verticales de radio corto23. Pero además, valles y alfoces eran unidades de articulación social, con una estructura interna más compleja que la de las aldeas. Por más que en el nivel local predominasen las relaciones de tipo comunitario, también se daban procesos de diferenciación social y económica que permitían la elevación de algunos linajes ο grupos de linajes capaces de acumular mayores riquezas y someter al resto de la comunidad a su control. En los siglos X y XI los documentos lo expresan con la dualidad «maiores et minores» ο «maximos et minimos»24. Los grupos destacados tienden a constituir una cúpula dirigente para toda la unidad de valle ο alfoz, y su acción sobre el espacio económico responde a intereses diferentes de los del pequeño campesinado25. El fenómeno ya es palpable en el siglo X, en que los concejos de las cabeceras territoriales acotan espacios de monte (dehesas) para uso de los ganados concejiles26, pero se muestra plenamente desarrollado en los fueros del siglo XII, que prestan atención preferente a la preservación de estos espacios ganaderos. Destaca en este aspecto el fuero de Lara, que establece penas para quienes incendien el monte ο las dehesas, para quienes labren los ejidos. Lara debió de contar además con un amplio rebaño gestionado por el concejo, puesto que entre los oficiales concejiles exentos de la prestación del fonsado se cita a los vaquerizos27. El interés que subyace en esta protección del pastoreo es obvio, si se advierte que en el mismo fuero se establecen privilegios análogos a los de la caballería para los vecinos que tuviesen un caballo, orientándolos a la función militar, y eximiéndolos de la obligación de dar posada al séquito del señor. En un sistema como este, la actividad de recría caballar, que requiere amplias extensiones de pastos de elevada calidad, es una faceta crucial para la definición social de los grupos dominantes locales.

  • 28 CIC, 3.
  • 29 En ese mismo año otra traditio en favor de Covarrubias (CIC, 4, 974) incluye caballos, rescula y bu (...)
  • 30 SPA, 76, 1070.
  • 31 SPA, 82, 1082.

11¿Podemos distinguir entre estos grupos destacados y el campesinado más humilde en términos de riqueza ganadera? Un instrumente especialmente útil son las traditiones, por las cuales el otorgante se entrega a un monasterio, aportando todos sus bienes de libre disposición personal. En estos casos se puede sopesar la importancia de su fortuna, como ocurre con un grupo familiar que, dirigido por dos clérigos, se entregó al monasterio de Covarrubias en 97428: la cesión de tierras, viñas, huertos, molinos, etc. se acompaña de vacas, yeguas, caballos, frenos y sillas, bienes que exceden los propios del pequeño campesinado y apuntan a una órbita social superior29. Un siglo después, otras donaciones ponen de manifiesto la importancia del ganado como signo de status, caso del presbítero Argisco de Ausín, que en 1070 se entregó a San Pedro de Arlanza aportando el quinto de libre disposición de sus mulos y caballos, ovejas y bueyes, entre otros bienes30, ο del presbítero, Padre de Hormaza, que entregó al mismo monasterio numerosos bienes raíces y setenta ovejas, dos yuntas, dos asnos y una yegua31. El contraste con el pequeño campesinado es obvio tanto en términos cuantitativos como en los signos de distinción social del tipo de la posesión de caballos.

La ganadería de los señores

  • 32 Sobre la relación entre estos grupos sociales y los espacios pecuarios, ver Esther Peña Bocos, La a (...)

12La clase feudal castellana de los siglos X y XI se muestra dividida en dos niveles: en la base hay una aristocracia menor (infanzones), procedente de las comunidades locales y supralocales y que se desliga de las mismas para entrar en las redes de las relaciones clientelares de una minoría muy restringida de poderosos «linajes magnaticios», que corresponden a los divers os linajes condales del siglo IX ο a ramas colaterales de los mismos, y cuyo poder se extiende por regiones muy diverses del condado32.

Los infanzones

  • 33 Algunos casos pueden ser ilustrativos, como el bien conocido de Castrojeriz y el no menos famoso de (...)

13Desde los primeros momentos de la articulación política del condado, algunos de los linajes destacados de las comunidades locales pudieron desligarse de éstas e integrarse en las redes de dependencia de la aristocracia magnaticia, y adquirir la condición nobiliaria. Las fuentes del siglo XI los denominan infanzones. Este proceso debió realizarse desde tiempos muy antiguos en las áreas septentrionales, a modo de lento goteo; por el contrario, en la Castilla meridional debió tratarse un proceso más acelerado, que en ocasiones, especialmente bajo el gobierno de García Fernández (970-995·), permitiría el reconocimiento de la infanzonía de manera colectiva para los grupos dirigentes de territorios enteras33.

  • 34 SJP, 54 (1017-1030). La zona en que se ubica este pasaje pertenece al valle medio del Duero, con un (...)
  • 35 BGC, 14, 1073.

14Es fácil trazar una línea entre esos personajes que en el siglo X donaban bienes en gran cantidad, incluyendo caballos, y otros que, ya a comienzos del siglo XI aparecen designados como infanzones, es decir, con un reconocimiento explícito de nobleza, y cuya riqueza en ganado es notoria. Así, por ejemplo, el merino de Clunia Rodrigo Gudestioz a comienzos del siglo XI tomó en prenda a Abdella de Valdezate, ciento treinta ovejas y diecisiete bueyes34. Un caso análogo, más tardío, puede ser el de los trece infanzones del valle de Orbaneja, quienes en 1073, al perder un pleito sobre derechos ganaderos, fueron condenados colectivamente a pagar doscientos ocho bueyes35. En ambos casos se trata de cantidades muy por encima de la yunta y la veintena de ovejas que antes propuse como referencia para una explotación campesina.

  • 36 Dejo aquí de lado ta complejidad semántica del término (Javier Faci Lacasta, «Vocablos referentes a (...)
  • 37 Por ejemplo, CSMC2, 76, 1084: «Et in Busceto mea divisa in omnibus locis, et in pratis ad pascendi (...)

15La acción de los infanzones sobre las comunidades campesinas deriva de la alta fragmentación de la propiedad y el señorío antes señalados. Aunque hay casos de aldeas sometidas íntegramente a un único señor, lo más común será que un señor tenga bajo su dependencia a uno ο varios campesinos de una aldea, disfrutando de la renta generada por ellos y de los derechos comunales que, como vecino, corresponden al campesino y que el señor se arroga. Esta situación es ya perceptible en los textos del siglo X, pero se define con mucha mayor precisión en el siglo XI bajo el término divisa36. Las divisas que disfrutaban los infanzones comprendían tierras agrícolas, casas, derechos sobre los campesinos instalados en ellas y participación en los aprovechamientos comunales, como montes, pastos y aguas. Es obvio que estos aprovechamientos correspondían originariamente a la comunidad y que los señores se beneficiaban de ellos en la medida en que sus campesinos dependientes les prestan servicio, sin explotarlos directamente los propios infanzones. Pero, al arrogarse el señorío sobre porciones de usos comunales, los infanzones podían sobreexplotarlos utilizándolos como vía de entrada para sus ganados en los montes de las comunidades, más allá de las necesidades de pasto de los campesinos37. De esta forma, los infanzones pertenecen a la comunidad aldeana y participan (generalmente en posición de fuerza) en las decisiones colectivas, pero sus intereses se mueven a una escala superior: en la esfera de la clase feudal, donde cuenta mucho la competencia por los pastizales; además, sus divisas suelen estar dispersas por muchas aldeas, e incluso por muchas comarcas, con lo que su destino no está directamente ligado al de sus comunidades de origen. De hecho, las donaciones de divisas a monasterios se revelan como una vía esencial para la infiltración de éstos en las aldeas para beneficiarse de la dependencia campesina, pero también de los derechos de pasto. Esto, obviamente, era una política dañina para la integridad económica de las comunidades, pero los intereses de los infanzones se inclinaban hacia el lado de la clase feudal, dentro de la cual aspiraban a prosperar.

Los magnates

  • 38 Este aspecto es de la mayor importancia para el tema que nos ocupa, puesto que ayudaría a explicar (...)

16El nivel superior de la aristocratia castellana está formado en el siglo X por un estrecho círculo de magnates. El tipo de poder que ejercen sobre el resto de la sociedad se fundamenta sobre la dependencia campesina, y también sobre sus redes clientelares. Como ocurre con los infanzones, buena parte de sus patrimonios están atomizados en porciones de aldeas, pero con frecuencia disfrutan el señorío sobre villas completas y también ejercen el dominio señorial superior sobre demarcaciones territoriales. En la cima de este grupo se consolida a comienzos del siglo X el linaje de Fernán González, que será capaz de aunar la construcción de un amplio patrimonio repartido por todo el condado, la jefatura sobre los demás linajes aristocráticos y el ejercicio de un dominio señorial peculiar, inicialmente muy laxo, sobre la totalidad del territorio. La articulación política del territorio castellano parece producirse por medio del reconocimiento del señorío superior condal por parte de los poderes dominantes en cada sector, de forma que los condes vendrían a asumir en un piano superior el control ejercido sobre las diferentes demarcaciones por linajes aristocráticos ο por colectivos locales38.

  • 39 Esta es la trama básica de la serie documental de Cardena, antes aludida. Estos procesos podían ser (...)

17Los linajes magnaticios del siglo X, de la misma manera que se habían infiltrado en las comunidades aldeanas acaparando propiedades y sometiendo a miembros de las mismas a su dependencia, también habían actuado sobre los aprovechamientos ganaderos en un doble sentido: privatizando algunas áreas de monte y bosque (bajo la forma de dehesas) y participando en los usos comunales a través de miembros de las comunidades campesinas sometidos a su dependencia. Un ejemplo bien conocido es el del valle de Orbaneja, donde una dama del linaje condal, Fronilde, había obtenido el señorío íntegra sobre una de las villas del valle, lo que permitía a sus ganados acceder a los montes que explotaban colectivamente esas comunidades39.

  • 40 CIC, 7, 978.
  • 41 OÑA, 8, 1011.

18Sin duda el linaje condal iba en cabeza en cuanto a riqueza ganadera, beneficiándose no sólo de la gran extensión de su patrimonio, que alcanzaba a casi todos los rincones del condado, y también, y muy especialmente, a su señorío sobre los espacios de monte. Sólo así se entiende que en 978 el conde García Fernández pudiera fundar el Infantado de Covarrubias dotándolo de un dominio claramente orientado a la ganadería y proporcionándole una cabaña inicial de 500 vacas, 1.600 ovejas y 150 yeguas40. Obviamente, estos rebaños no eran sino una pequeña parte de la riqueza ganadera de los condes, puesto que el hijo de García Fernández, Sancho García, se permitió en 1011 dotar al monasterio de Oña con una nueva serie de derechos silvopastoriles y ganado en cantidad apreciable41. Es especialmente interesante observar cómo, a medida que se asciende en la escala social gana importancia la cría caballar: las yeguadas tienen en esta esfera un valor político, puesto que permiten sostener la función militar del condado y, por medio de concesiones a los vasallos, mantener las redes clientelares.

La Iglesia

  • 42 Sobre el carácter de los centros de culto de las comunidades locales, se puede ver Álvarez Βorge, P (...)

19La Iglesia castellana evolucionó mucho entre los siglos X y XI al compás de la articulación de la sociedad feudal, y como una de las piezas claves de la misma. En el siglo X muestra una organización sumamente dispersa; predominan los centros de culto aldeanos controlados por las propias comunidades ο por linajes destacados de las mismas, pero cada vez será más frecuente ver iglesias y monasterios en manos de los linajes aristocráticos. Algunos centros monásticos, casi siempre bajo el impulso de magnates ο de los propios condes, empiezan a adquirir propiedades y derechos más allá del marco local y a construir dominios feudales de mayor envergadura42.

  • 43 García de Cortázar y Ruiz de Aguirre, San Millán, y Mínguez Fernández, Sahagún.
  • 44 Las más importantes de estas concesiones han sido recogidas y estudiadas por Pastor, «La lana en Ca (...)
  • 45 Ibid., pp. 158 ss.

20Como los dominios laicos, los eclesiásticos están también compuestos por propiedades dispersas sobre villas enteras y sobre porciones de las mismas, así como el dominio señorial sobre espacios más ο menos extensos (cotos); pero la Iglesia, ajena a las particiones hereditarias, puede mantener una estructura mucho más compacta para sus dominios y organizar de manera más efectiva el funcionamiento económico de los mismos, lo cual se refleja claramente en las actividades ganaderas. Los ejemplos bien conocidos de San Millán de la Cogolla y Sahagún muestran cómo los grandes monasterios basaron en los rebaños una parte fundamental de sus rentas y cómo fueron capaces de organizar, ya en el siglo X, redes de trashumancia destinadas a proporcionar cobertura para la práctica de la ganadería extensiva a gran escala; más aún, en ocasiones modelaron sus dominios buscando deliberadamente favorecer el trasiego estacional de los ganados, algo especialmente perceptible en el caso de Sahagún43. El desarrollo de estos circuitos se verá más tarde confirmado e impulsado por las concesiones regias de libertad de pastos44, que reflejan la extensión alcanzada por los rebaños eclesiásticos. Otro síntoma de está expansión ganadera sera la creciente presión ejercida sobre los pastos de veranada en las zonas de mayor orientación ganadera. R. Pastor ha puesto de manifiesto cómo esos pastizales son una pieza estratégica para el sostenimiento de las cabañas, y cómo el control de los pastizales de la Submeseta Sur, que abre la puerta a la posibilidad de incrementar aún más los rebaños, lo que se traduce en una presión redoblada sobre los pastos de veranada septentrionales45. Sobre este aspecto tendré ocasión de insistir en el epígrafe siguiente.

21Como se puede ver, todos los grupos sociales de la Castilla altomedieval estaban, de una manera u otra, implicados en la actividad ganadera y en el disfrute de las rentas que ésta producía. Las transformaciones en el seno de estos grupos y en las relaciones entre unos yotros tienen también su impacto sobre la actividad económica y, a su vez, estos cambios se reflejan sobre la organización del espacio. Invirtiendo el proceso, el análisis de las transformaciones espaciales puede ayudar a comprender mejor los procesos sociales y económicos en los que éstas se basan. Dedicaré a ello la segunda parte de este trabajo.

II. – La señorialización de bosques y pastizales en la vertiente meridional de la serranía ibérica burgalesa

  • 46 Ortega Valcárcel, Montañas de Burgor. Cf. también C. Díez Herrera, op. cit.
  • 47 Ortega Valcárcel, «Geografía histórica», y Escalona Monge, Transformaciones.
  • 48 Esta zona está relativamente bien provista de documentación, gracias a que en ella se encuadran alg (...)

22Entre los territorios que en el curso del siglo X formaron parte del condado de Castilla destacan dos áreas especialmente orientadas hacia las actividades ganaderas: la Montaña cantábrica y la Sierra Ibérica. La primera ha sido estudiada con un enfoque regional y diacrónico por Ortega Valcárcel46, poniendo de relieve el gran peso de la ganadería bovina en la economía de la región; por el contrario, la parte castellana del Sistema Ibérico, ha sido abordada sólo parcialmente en relación con algunos dominios monásticos, pero no ha recihido una atención específica hasta fechas recientes47. Las diferencias de organización social y económica entre las áreas norteñas y la Castilla meridional son bastante notables; por ello en la primera parte de este trabajo, en lugar de analizar ambas conjuntamente, he preferido centrarme en esta última. A continuación ceñiré el análisis a un ámbito muy concreto: la vertiente sur de la Serranía Ibérica burgalesa, que coincide aproximadamente con la cuenca alta del río Arlanza y con la extensión máxima alcanzada por el alfoz de Lara a mediados del siglo XII48. Las investigaciones que en los últimos años he venido realizando acerca de las estructuras sociales y territoriales de esta comarca en la Alta Edad Media proporcionan una apoyatura contextual suficiente para poder trazar un esquema de la evolución de los espacios ganaderos entre los siglos X y XII, con el fin de apreciar sobre un área concreta cómo impactan sobre la organización del espacio los fenómenos estudiados.

23El territorio de estudio es una amplia hondonada de orientación noroeste-sudeste cerrada en su parte superior por las cumbres del macizo de la Demanda y que desde el punto de vista hidrográfico puede ser entendida unitariamente como la cuenca alta del río Arlanza, desde su nacimiento hasta la confluencia con el río Mataviejas, ya en el tránsito hacia los llanos de Lerma.

  • 49 La compleja trayectoria territorial de este sector durante la Alta y Plena Edad Media está analizad (...)
  • 50 La imagen ofrecida por el reparto actual de masas boscosas no debe ser proyectada directamente sobr (...)

24A comienzos del siglo X este espacio estaba dividido en demarcaciones territoriales de mediana extensión, generalmente dotadas de un centro jerárquico, entre las cuales sobresalía la propia Lara, aunque con un territorio mucho más reducido que el posterior alfoz plenomedieval49. En general, las áreas de monte y bosque eran abundantes en todo el territorio, intermitentes en las zonas bajas de campiña en torno a Lara y Salas, y compactas en los rebordes montañosos del territorio, muy especialmente en la parte superior de la Demanda. Entre estas áreas de bosque destacan dos, por tratarse de espacios marginales poco definidos desde el punto de vista territorial50: a) la vertiente suroccidental de la Sierra de las Mamblas: una pequeña cadena montañosa cuyas elevaciones cerraban el entorno inmediato de Lara de los Infantes, desde los inicios de las hoces del Arlanza hasta la confluencia de este con el río Mataviejas, y se prolongaba por los montes de Valzalamio hacia el noroeste, hasta las proximidades de Revillarruz y Sarracín; b) la comarca pinariega al este de Salas de los Infantes (actual Tierra de Pinares) un amplio espacio de predominio de bosque casi total desde las Sierras de San Leonardo y Arganza hasta la de Neila, que enlaza al este, al otro lado de la Sierra de la Umbría, con la Tierra de Pinares soriana.

  • 51 El proceso por el cual se realiza esta incorporación está estudiado con detalle en Escalona Monge, (...)
  • 52 En Escalona Monge, Transformaciones, se contienen detalles sobre la formación de las estructuras te (...)

25En las dos, el poblamiento estaba mucho menos estructurado que en la campiña; oscilaba entre asentamientos eremíticos más ο menos importantes en los cañones del Arlanza y comunidades campesinas muy aisladas y casi totalmente ajenas al control político condal, sobre todo al este. La incorporación a la estructura territorial del condado tuvo lugar de forma peculiar y con distintos ritmos para cada una. La zona occidental fue controlada desde Lara por la familia de Fernán González51 a comienzos del siglo X y articulada internamente por medio de la fundación de dos grandes centros eclesiásticos: San Pedro de Arlanza en torno a 912 y el Infantado de Covarrubias en 978. La zona oriental siguió siendo un espacio marginal durante el siglo X y fue lentamente infiltrada por poderes feudales desde comienzos del siglo XI hasta ser incorporada definitivamente al alfoz de Lara en el último cuarto de ese siglo52.

26En todo el espacio serrano parece haber existido durante los siglos X al XII una pujante ganadería local, practicada por las comunidades del sector. Esta actividad será objeto de la infiltración señorial por dos vías: la detracción de rentas procedentes de la ganadería campesina y la organización de circuitos de pastoreo más complejos, y de escala territorial mayor, que infiltran los espacios aprovechados por las comunidades ο bien los segregan en favor de los señores.

El desarrollo de los dominios monásticos del siglo x

27A la hora de precisar los usos pastoriles en el siglo X, chocamos con la escasez y poca expresividad de las fuentes existentes. Podemos superar esta traba en parte, combinando éstas con testimonios más tardíos, que reflejan una situación que no pudo haberse fraguado bruscamente y, por lo tanto, puede ser razonablemente proyectada sobre el pasado.

  • 53 Así, la insistencia con que los fueros de Lara (SPA, 95, 1135) y Covarrubias (CIC, 22, 1148) aluden (...)
  • 54 SPA, 95, 1135.
  • 55 En el sector de Pineda, desde comienzos del siglo X se suceden las menciones de bustares vacarizas. (...)
  • 56 Los Votos de San Millán (CSMC1, 22, 934?) –una falsificación elaborada a mediados del siglo XII– so (...)

28En la zona de Lara de los Infantes y, en general, en el espacio occidental del territorio, parece haber predominado el ganado ovino53, sin excluir ni mucho menos, la cría de ganado bovino y caballar controlada por el concejo54. En cambio, la parte superior de la Sierra de la Demanda (sectores de Pineda y Barbadillo) destaca por las reiteradas menciones de ganadería bovina55. La parte oriental, uno de los espacios marginales a que antes me he referido, sería un sector especialmente proclive a los aprovechamientos silvopastoriles, si bien es difícil precisar que especie pudo predominar56.

  • 57 SPA, 3. Un documento problemático como ha sido puesto de relieve repetidas veces. Ver Ernesto Pasto (...)
  • 58 SPA, 13, 932.
  • 59 SPA, 20, 969; SPA, 23, 982; SPA, 24, 982.

29Desde comienzos del siglo X el territorio serrano se ve afectado por la expansión de tres dominios eclesiásticos con fuertes intereses ganaderos: los de San Pedro de Arlanza, San Pedro de Cardeña y el Infantado de Covarrubias (mapa I). San Pedro de Arlanza se ubica en la parte oriental del área marginal de la Sierra de las Mamblas, en su extremo más próximo a la ciudad de Lana; su dotación fundacional hacia 91257 por los parientes de Fernán González incluía un coto en torno al monasterio (una zona agreste y boscosa, de obvio aprovechamiento ganadero), y también varios bustares en la parte superior de la Sierra: Pineda de la Sierra, Castroviejo, Sierra de Arando y Arlanzón, así como en la parte occidental de la Sierra de las Mamblas, en Valzalamio, un área que, como veremos, va a destacar durante toda la Edad Media por su valor pastoril. De esta manera, el cenobio quedaba en posesión de un dominio dividido entre los pastizales de Valzalamio, el coto arlantino y los bustares de la Sierra alta, apto para la práctica de una trashumancia de medio radio (unos 40 km). A lo largo del siglo X, el monasterio obtiene propiedades más ο menos dispersas por todo el condado, incluyendo algunas típicas de los grandes cenobios, como rentas de sal en Salinas de Añana58, pero su expansión en la zona serrana se limita a algunas propiedades agrícolas de pequeña ο mediana entidad59, donadas por personajes destacados de las comunidades campesinas (clérigos generalmente), y cuyo verdadero valor probablemente reside en la posibilidad de abrir al monasterio la participación en los pastizales de las comunidades en las cuales obtenía heredades.

Mapa I. – Siglo X: intereses ganaderos de los principales monasterios

  • 60 Sobre la expansión de los intereses forestales de Cardeña, se puede consultar Moreta Velayos, Monas (...)
  • 61 Donde posteriormente la importancia del ganado bovino está atestiguada es en el pleito de 1073 ya c (...)
  • 62 BG, 329.
  • 63 BGC, 214, 935; BGC, 208, 962.

30También desde comienzos del siglo X, el ángulo noroccidental del territorio de estudio empieza a ser infiltrado por el monasterio más relevante de la Castilla del momento: San Pedro de Cardeña, cuyas adquisiciones, sin embargo, afectan más claramente a la vertiente septentrional de la Sierra y a la cuenca del Arlanzón. Los intereses forestales de Cardeña reflejan ya una cierta especialización por zonas: a) en el ángulo en que limitan los alfoces de Burgos, Juarros y Ausín, una zona de monte con predominio de encinar, Cardeña formará un amplio espacio adehesado a base de donaciones recibidas de magnates y de compras de tierras a propietarios de la zona, incluso a base de reconvertir en monte espacios que habían sido roturados previamente por los campesinos. Los documentos de los siglos X y XI coinciden en señalar que el aprovechamiento efectuado en estas dehesas es de recolección de leña, pero no se menciona su uso como pasto60; b) más al este, Cardeña acapara derechos sobre espacios ganaderos que parecen especialmente dedicados al ganado vacuno, en la cara norte de la Sierra y en su «piedemonte», caso del valle de Orbaneja61, del valle del río Palomero, donde obtuvo en 972 varias vacarizas62, y de Pineda de la Sierra (donde ya estaba presente San Pedro de Arlanza), en cuyos montes ganó licencia de pastos; c) tampoco el área de Valzalamio pasó desapercibida para Cardeña, que dispone allí de un extenso espacio de pastizal que dará lugar más adelante a pleitos con otras entidades interesadas en la zona63.

  • 64 CIC, 7, 978.
  • 65 El caso más semejante en Castilla es el de Oña, que nace en 1011 también como fundación condal para (...)
  • 66 Contingente que, sin duda se fue incrementando sin dejar constancia documental. El único caso sufic (...)

31Ya en los años finales del siglo, se añade a los anteriores el Infantado de Covarrubias, fundado en 978 por García Fernández. Esta institución presenta algunas peculiaridades significativas: en primer lugar está destinada a dotar a los miembros femeninos del linaje condal, por lo que no queda nunca fuera del control directo del mismo; en segundo lugar, se ubica en la parte central del espacio marginal de las Mamblas, ocupando un extenso coto que linda con el de San Pedro de Arlanza y con los alfoces de Lara, Ura y Lerma, una zona que, una vez articulada por el monasterio, tiene una importancia comunicacional muy destacable, tanto en sentido este-oeste como norte-sur; finalmente, la dotación fundacional de Covarrubias64 excede con mucho a la de Arlanza y supone la formación de un extenso dominio feudal prácticamente en una sola operación65, y claramente orientado hacia la ganadería extensiva. El dominio está compuesto por un núcleo compacto en los alrededores del monasterio (formado a partir de los territorios comprendidos entre la Sierra de las Mamblas y el curso del Arlanza, ampliados con algunas adiciones de villas cercanas pertenecientes a los alfoces de Lerma, Ura y Lara), numerosas aldeas y porciones en la Castilla meridional y, especialmente, una larga serie de iglesias y derechos en Cantabria, en Cabuémiga, Iguña, Buelna y Camesa. Si a ello añadimos la exención de herbazgo y portazgo en toda Castilla y la cesión de los amplios rebaños arriba citados66, la orientación ganadera es evidente.

  • 67 En el territorio de Barbadillo, la aldea de Barbadillo del Pez, y en el de Tabladillo, la de Talama (...)

32La presencia de Covarrubias en el interior del área serrana es peculiar: en varias demarcaciones de la zona la dotación fundacional del Infantado incluye una única aldea, a veces en lugares verdaderamente alejados del núcleo del coto67; aparentemente estos lugares carecen de especial interés, pero se debe recordar que el señorío sobre una de las aldeas de una comunidad supralocal podía dar acceso a los aprovechamientos comunales dentro de esa demarcación, de manera que estas villas aisladas eran probablemente la Have para la utilización de amplios espacios de pastizal.

33Tanto el caso de Covarrubias como el de Cardeña contribuyen a reforzar la impresión de que los años sesenta a ochenta del siglo X son un momento de verdadera emergencia de la ganadería a gran escala en Castilla, coincidiendo con lo señalado por Mínguez para Sahagún, y parecen apuntar a un movimiento generalizado en la meseta en favor del desarrollo de grandes circuitos pecuarios que aprovechan al máximo la extensión territorial disponible en ese momento.

La expansión de Arlanza en el siglo xi

  • 68 En la zona que nos afecta, Santa María de Lara (1038), San Cristóbal de Vallegimeno (1041), San Jua (...)

34Durante el siglo XI el panorama señorial de la zona se transforma intensamente al compás de los cambios políticos derivados de la introducción de la dinastía navarra y de la expansión territorial. El crecimiento del poder regio se traduce en un mayor intervencionismo, especialmente a través de la potenciación de unos pocos grandes cenobios que absorben en su dependencia a numerosos monasterios menores que habían surgido durante el siglo X. Así, Fernando I impulsa decididamente el dominio de San Pedro de Arlanza, verdadero instrumento de su política en la zona serrana y que, gracias al favor regio, incorporará numerosos monasterios menores68. Buena parte de los documentos que recogen estas incorporaciones hacen mención explícita de los aprovechamientos pastoriles que pasa a disfrutar Arlanza.

  • 69 Escalona Monge, Transformaciones, pp. 368 ss.
  • 70 Ibid., pp. 533 ss.
  • 71 CB1, 22, 1068.
  • 72 CΒ1, 26, 1075.

35En comparación con Arlanza, Covarrubias y Cardeña apenas conocen avances destacables en el territorio estudiado. En cambio, cabe señalar como novedades, la infiltración de Oña en 1011 en el territorio de Ausín69 y la de San Millán de la Cogolla, entidad hegemónica en la vertiente norte de la Sierra y que desde 1008 irrumpe en la hasta ahora indocumentada Tierra de Pinares, donde la documentación deja constancia de la importancia de los usos ganaderos70. Pero sin duda la gran novedad del siglo XI es la emergencia de la Sede episcopal. Desde su restauración por Sancho II en 1068, la sede de Oca ya incorpora a su dependencia directa algunos monasterios de la zona, como San Quirce de Ausín; también obtiene licencia de pastos y de aprovechamiento de leñas y madera para la construcción en todos los montes del reino. En uno de los textos de esta serie se especifican los montes de señorío regio en los cuales pueden pacer los ganados del Obispado, mencionando Valzalamio, Pineda, Palomero y, en la zona oriental, hasta ahora escasamente documentada, Río Cabrones y Quintanar71. Cuando, siete años después, Alfonso VI ordena el traslado de la Sede de Oca a Burgos, insistirá en estas concesiones, con la donación de la aldea de Mahomat en Valzalamio y la iglesia de Santa María de Rabanera, en plena zona pinariega y extiende los derechos de aprovechamiento forestal a los montes de Arganza72 (mapa 2).

36También en el último tercio del siglo se produce el despegue del monasterio de San Sebastían (luego Santo Domingo) de Silos, todavía poco importante en ese momento, pero que llegará a ser el de mayor peso en la zona en el siglo siguiente.

Mapa 2. – Siglo XI: expansión de los dominios eclesiásticos y del linaje de Lara

  • 73 Ver, por ejemplo, la serie de fazañas que acompañan al texto del fuero de Castrojeriz, en las que h (...)
  • 74 Sobre el funcionamiento y la importancia de estos centros de administración regia, generalmente sit (...)

37Pero el desarrollo del siglo XI no se limita a la expansión de los dominios eclesiásticos. De manera paralela, se documenta con intensidad creciente la existencia de divisas en aldeas acaparadas por linajes nobiliarios cuyos patrimonios suelen rebasar la zona serrana y que, con frecuencia, ceden dichas divisas a entidades eclesiásticas. Con algunos precedentes anteriores, entre 1044 y 1144 hay una verdadera avalancha de donaciones de divisas, cuyo principal beneficiario es Arlanza, seguido de San Millán; en varios de estos textos, el valor de las divisas como acceso a porciones del aprovechamiento de montes y pastos es explícito. Es una de las pocas vías por las cuales podemos sopesar la magnitud de los intereses ganaderos de la aristocracia laica, raramente reflejados en las fuentes. La documentación de la zona serrana no es demasiado explícita, pero por otros textos de la Castilla meridional sabemos que los nobles disponían de palacios y que en ellos se concentraban los rebaños de su propiedad73. En cambio, sí, tenemos noticias de la existencia de palacios regios, que funcionaban como centros de administración de las rentas agrícolas y ganaderas de los monarcas en los diferentes distritos74.

  • 75 Sobre todos estos procesos, Escalona Monge, Transformaciones, passim.

38Por otra parte, la segunda mitad del siglo contempla el ascenso del linaje de Lara, señores de la ciudad serrana, cuyo alfoz experimenta ahora una importante ampliación por el este en la cual confluyen los intereses de los condes (que proyectan sus ambiciones hacia la zona soriana) y los del concejo de la ciudad, que verá ampliados sus pastos con la incorporación, por este orden, de Barbadillo, Salas y la Tierra de Pinares75 (mapa 2).

El siglo xii: concejos y monasterios

  • 76 Sobre estos hechos, ibid., pp. 624 ss..
  • 77 SPA, 95.
  • 78 SDS, 47, 1135. De hecho, el burgo de Santo Domingo acabará por convertirse en la sede de la adminis (...)
  • 79 CIC, 22, 1148.
  • 80 SDS, 38, 1125 y SDS, 39, 1125.
  • 81 SDS, 50, 1137.
  • 82 SDS, 56, 1152.
  • 83 SPA, 94.
  • 84 SPA, 97.
  • 85 Esta concesión probablemente sanciona de iure algo que ya ocurría de facto y es probable que estuvi (...)
  • 86 SPA, 110.

39La trayectoria ascendente del linaje de Lara sufre una fuerte inflexión en 1130, con el enfrentamiento entre Pedro González de Lara y Alfonso VII que finaliza con el destierro y muerte del primero y la toma de control del monarca sobre el espacio serrano76. Alfonso VII procede a reorganizar la zona en dos sentidos: en primer lugar, se potencia el desarrollo institucional de los concejos. Lara deja de ser el único núcleo urbano del entorno; aunque el fuero de 113577 reconoce su pujanza, a su lado emergen igualmente los burgos de Santo Domingo de Silos78 y de Covarrubias79 y en la segunda mitad del siglo inicia su ascenso también el concejo de Salas, que consolidará su posición como punto más fuerte del área oriental (mapa 3). En segundo lugar, la reordenación de la comarca se completa utilizando como herramientas a los grandes monasterios (mapa 3). Parece percibirse un cierto reparto de áreas de influencia entre Silos y Arlanza. El monarca entrega a Silos los distritos regios de Tabladillo80, Huerta81 y Ura82, poniendo en sus manos el control de los montes de una extensa franja boscosa en la parte meridional del territorio estudiado. Por el contrario, Arlanza se orienta hacia el corazón de la zona serrana, acaparando dehesas, villas y porciones de villas en el alfoz de Lara e incluso en la propia ciudad. Más importante es observar cómo Alfonso VII liquidó en favor del monasterio algunas de las rentas ligadas al señorío de Lara de claro contenido pecuario: por ejemplo, en 1130 (inmediatamente después de la caída de Pedro González de Lara) le cedió el diezmo del montazgo que percibía el señor de Lara83 y en 113584, le concedió comunidad de pastos con los habitantes de todas las villas en las cuales tuviese Arlanza heredades (es decir, la mayor parte de la sierra)85. El punto culminante se alcanza en 115486, cuando Alfonso VII concede al monasterio licencia para pastar en todo el reino, con lo cual la potencia ganadera del cenobio se alinea con la expansión territorial del reino.

40Por tanto, a mediados del siglo XII el monasterio de Arlanza había conseguido incrementar notablemente su presencia señorial en la zona serrana y los aprovechamientos ganaderos son una de sus claves. El monasterio tenía importantes rebaños que explotaba tanto por medio de espacios reservados (su propio coto, dehesas) como por participación en los usos comunales de la mayor parte del sector. Y además, parte de la renta señorial generada por el resto de los propietarios ganaderos de la zona también revertía en favor del cenobio por medio de la participación en el montazgo. Esta situación es especialmente significativa si se tiene en cuenta que la zona sobre la que Arlanza actúa se sitúa al norte del Duero: por lo tanto, pastizal de veranada. Al compás de la expansión territorial del reino, Arlanza está en envidiables condiciones para formar un gran circuito trashumante basado en la libertad de tránsito en todo el reino y la hegemonía sobre los pastizales de la Sierra.

Mapa 3. – Siglo XII: auge de los dominios de Silos y Arlanza

  • 87 SPA, 132.
  • 88 Sin embargo, los concejos también se incorporaron, aunque más tardíamente, a las nuevas tendencias (...)

41Precisamente esto es lo que se refleja en una noticia recogida en el Becerro de Arlanza y que debe ser datada hacia mediados de siglo87. En ella se indican las etapas del tránsito de los ganados del monasterio entre dos focos: los bustares de la parte superior de la Demanda y los montes de la zona occidental (sector de Valzalamio). Igualmente se indica que los ganados de San Pedro tenían derecho a pernoctar en Campolara (a medio camino entre ambos) al efectuar el desplazamiento en una y otra dirección (mapa 3). El documento indica un flujo de ganado cuyos focos principales son los mismos que disfrutaba el monasterio desde su dotación en 912 y revela un circuito de trashumancia de radio medio que, probablemente, se prolongaba desde Valzalamio en dirección al Duero y la Extremadura, donde tampoco faltaban las posesiones de Arlanza. En todo caso, estos movimientos de ganado operaban a una escala claramente superior a la desarrollada por los concejos de la zona serrana88.

  • 89 SDS, 69, 1175; SDS, 71, 1176.
  • 90 AVIII, II, 271, 1176.
  • 91 SPA, 140.
  • 92 La pugna por los pastizales de verano conduce inevitablemente a conflictos entre los ganados trashu (...)

42En la segunda mitad del siglo, Alfonso VIII continúa la tendencia apuntada, completando el reparto de áreas de influencia entre Silos y Arlanza (mapa 3). El primero redondea su control sobre el flanco meridional del territorio, llegando incluso a un acuerdo para limitar los derechos de Arlanza en el antiguo alfoz de Tabladillo89. Arlanza, en cambio, continuará acaparando villas en el interior de la Sierra y, además protagoniza una expansión espectacular sobre la zona oriental, primero con la incorporación de la iglesia y hospital de San Leonardo de Yagüe90, y en 1213 (significativamente un año después de la victoria de Las Navas, que aseguró definitivamente la Meseta Sur para los cristianos), cuando Alfonso VIII establece una permuta con el monasterio y le cede el señorío sobre la mayoría de las aldeas del extremo oriental de la Tierra de Pinares burgalesa91. A comienzos del siglo XIII, en puertas de la gran expansión ganadera castellana, Arlanza había consolidado una posición de hegemonía en la lucha por el control de los pastos de verano de la Sierra92.

43Por lo tanto, y a manera de resumen, se puede decir que el punto de partida de las actividades pecuarias en la zona serrana era una ganadería de escala comarcal controlada por las comunidades locales, diversificada en cuanto a especies, y que basaba su existencia en la explotación de los aprovechamientos comunales y en los desplazamientos de radio corto en el seno de las tradicionales demarcaciones supralocales. Sobre esta realidad de base se desarrollan las prácticas señoriales. Da la impresión de que la aristocracia laica actúa en dos vías: por una parte, acapara rentas de origen pastoril derivadas del señorío sobre el territorio (en el caso de Lara coexistirían hasta 1130 los derechos regios con los de los condes de Lara); por otra parte, los ganados de los señores participan de los usos comunales y de la capacidad de la nobleza para adquirir espacios de monte acotados. Pero siempre dan la impresión de seguir los mismos patrones organizativos de las comunidades, aunque en un nivel cuantitativamente superior. Aunque pudo existir, no hay huellas en el territorio estudiado –al margen del poder condal/regio– de una organización más compleja generada por los señores laicos al margen de las comunidades locales.

44En cambio, los señoríos eclesiásticos muestran una mayor capacidad organizativa y construyen circuitos de pastoreo de escala superior a la comarcal. En el espacio estudiado hay dos ejemplos muy claros: en primer lugar, el dominio de Covarrubias, que en el siglo X nace diseñado para aprovechar el desplazamiento de ganados a escala de todo el condado; en segundo lugar, el de Arlanza, que nace en el siglo X orientado a una trashumancia interna a la zona serrana, pero en los siglos XI-XII, al calor del favor regio, acapara una amplia reserva de pastos de verano que garantiza la posibilidad de mantener rebaños mucho mayores como base para la trashumancia de radio largo que en ese momento está despegando.

III. – Conclusiones y problemas

45Como puede verse, las evidencias disponibles para el estudio de las actividades ganaderas en Castilla entre los siglos X y XII son mucho menos abundantes que para la época bajomedieval, pero, si se relacionan con los cambios sociales del período, pueden ser ordenadas en una secuencia lógica útil para generar hipótesis de trabajo en futuras investigaciones.

46Quizá la idea más importante que podemos extraer es la relación que existe entre las actividades ganaderas y la evolución social de los siglos X y XI. La cristalización de la clase feudal tiene su base económica en la orientación de las economías campesinas hacia la producción excedentaria especializada en productos almacenables para suministrar la renta exigida por los señores. En este sentido, la ganadería pudo desempeñar un papel importante en la reconversión del policultivo campesino en sistemas de producción para renta, tanto agrícola como pecuaria.

47Pero, igualmente, la intervención directa de los poderes señoriales en la articulación de circuitos ganaderos refleja un estadio de mayor desarrollo en la circulación del excedente agrario. Difícilmente se puede comprender la organización de la trashumancia a larga distancia en la segunda mitad del siglo X si no es en relación con las fases más tempranas del crecimiento urbano.

48De la misma manera, es interesante observar que, por debajo de la exacción feudal, el medio rural castellano sigue presentando en los siglos X y XI una jerarquización que conduce en el siglo XII hacia la formalización de concejos controlados por élites locales con intereses especialmente ligados al mantenimiento de rebaños.

49En definitiva, la clásica contraposición entre señores-ganaderos y campesinos-agricultores puede ser superada y corregida. Es necesario entender la economía de los siglos X y XII como una etapa de articulación de economías de diversa escala (las familias campesinas, las demarcaciones supralocales y la cúpula feudal en expansión) y distinguir entre el autoabastecimiento campesino, la producción efectuada para satisfacer la exacción feudal, y las actividades económicas de escala superior directamente promovidas por los grupos sociales dominantes. Todos estos elementos responden a relaciones estructuralmente diferentes, pero se plasman en un único espacio económico, de manera que el estudio de la organización social del espacio se revela como un área de investigación extraordinariamente rica, compleja y jerarquizada, en la cual las relaciones sociales no se expresan de manera directa, sino en una interacción constante entre subsistemas económicos de diferente escala, con sus propios fundamentos sociales.

50Junto a estas observaciones de carácter positivo, conviene no olvidar que las investigaciones sobre la ganadería castellana altomedieval siguen en una etapa embrionaria. Los interrogantes son muchos y algunos de ellos apuntan a cuestiones verdaderamente difíciles de resolver. Quizá uno de los más importantes es el de los límites de complejidad que pudo alcanzar la ganadería castellana con anterioridad a la segunda mitad del siglo X. ¿Hubo verdadera trashumancia a radio largo? ¿Y si la hubo, fue desarrollada por los campesinos de manera autónoma ο por la aristocracia laica? ¿Es posible que se desarrollasen circuitos ganaderos amplios por encima de la fragmentación política y territorial del período?

  • 93 Ver en esta misma obra la aportación de Joaquín Gómez-Pantoja, «Pastio Agrestis. Pastoralismo en Hi (...)

51En otros trabajos incluidos en este mismo volumen se pueden ver argumentos a favor de la existencia de circuitos de trashumancia más ο menos dilatados durante la Prehistoria y Antigüedad peninsular. En concreto, la aportación de Joaquín Gómez-Pantoja es una decidida apuesta en favor de la existencia de trasiego de ganados entre las dos mesetas durante el Alto Imperio, en una línea semejante a la que se ha venido planteando para la Península Itálica93. Sin duda, se trata de una vía prometedora, pero que abre la puerta a un sinfín de interrogantes. Dado que la mayoría de los individuos implicados en estas actividades en época romana son indígenas, ¿desde cuándo existieron estos circuitos de trashumancia? ¿Cabe pensar en una organización de los mismos por comunidades prerromanas carentes de unidad política, o, por el contrario, es necesario esperar a la aparición del Estado romano para que exista un soporte institucional que permita ese crecimiento? La cuestión no es baladí. Recuérdese que la mayoría de los historiadores vinculan la creación de los grandes circuitos meseteños a la expansión política castellano-leonesa.

52En principio, no parece ya difícil argumentar que en la cuenca del Duero altomedieval existieron circuitos de trashumancia de radio corto organizados por las comunidades campesinas y que fueron aprovechados por los poderes feudales para estructurar sus propios intereses ganaderos. En cambio, la trashumancia de meseta a meseta no parece poder deberse a estas comunidades, sino al impulso de los poderes más ligados a las monarquías feudales en expansión.

  • 94 Cf. nota anterior.

53En el fondo, reducir la cuestión a los aspectos meramente jurídicos ο institucionales es una deformación. Se puede argumentar que la falta de unidad política se puede superar por medio de pactos ο acuerdos para el trasiego de ganado, como está presente en la propuesta de Gómez-Pantoja y mucho más explícito en la de E. Gabba94. Pero, tanto para la época prerromana como para la Alta Edad Media, es necesario preguntarse acerca de la estructura económica global en que se inserta el pastoreo: si se practica la trashumancia a gran escala es para superar los límites del propio territorio en cuanto a mantenimiento de rebaños. Pero apenas sabemos nada sobre el destino de los excedentes ganaderos en la Alta Edad Media. ¿Mero consumo señorial? ¿Mecanismo para el mantenimiento de clientelas? ¿Pudo alimentar este excedente ganadero una división del trabajo superior a lo hasta ahora admitido? ¿Pudo esta división del trabajo – en torno a 960/980– contribuir a un desarrollo urbano y comercial más temprano de lo hasta ahora pensado? El espacio para las comparaciones entre los procesos de la Antigüedad y el Medievo es muy amplio.

54Estos y muchos otros interrogantes sin respuesta hacen que nuestro conocimiento de las bases económicas del feudalismo castellano sea aún insuficiente. Pero, más aún, es preciso reconocer que, a pesar de que las fuentes escritas pueden ser explotadas de manera más eficaz (y de hecho lo están siendo), hay un límite a partir del cual no podemos esperar más de ellas; y ese límite está cerca. Hoy por hoy la única vía para superar esta situación es la Arqueología, la cual puede abordar de forma muy consistente buena parte de las cuestiones que he esbozado más arriba. Pero el desarrollo de la Arqueología de la Castilla medieval apenas va más allá de la Arqueología religiosa y funeraria. Escasean los estudios sobre el hábitat rural altomedieval, la organización del espacio económico, ο las jerarquías de asentamientos, y lo mismo puede decirse de los estudios de zooarqueología, cruciales para el tema que nos ocupa.

55Con frecuencia, los especialistas de la Alta Edad Media lamentan las limitaciones de las fuentes y culpan de la ausencia de datos alternativos a una Arqueología que no puede acudir en socorro de los historiadores sin un desarrollo previo. A mi modo de ver, la vía para superar esta situación pasa por un entendimiento más directo entre historiadores y arqueólogos y por la elaboración de proyectos de investigación con interrogantes comunes y que combinen ambas estrategias para su resolución. Sin duda hay un horizonte prometedor para los estudios de economía de la Castilla altomedieval, y es de esperar que poco a poco se consoliden las bases para avanzar en esa dirección.

Notes

1 Peter S. Wells, Granjas, aldeas y ciudades. Comercio y orígenes del urbanismo en la protohistoria europea, Barcelona, 1988, pp. 34-47.

2 Una amplia argumentación en esta línea se puede consultar en Chris Wickham, «Pastoralism and Underdevelopment in the Early Middle Ages», en L’Uomo di fronte al mondo animale nell’Alto Medioevo. XXXI Settimane di Studio del Centro Italiano di Studi sull’Alto Medioevo (Spoleto, 7-13 aprile 1983), Spoleto, 1985, pp. 401-451 (citado L’Uomo di fronte al mondo animale). También se pueden ver algunos argumentos en favor de la práctica simultánea de ganadería y agricultura en Massimo Montanari, «Gli animali e l’alimentazione umana», en L’Uomo di fronte al mondo animale, pp. 619-662, esp. pp. 620-622; cf. Richard Hodges, Dark Age Economics. The Origins of Towns and Trade AD 600-1000, Londres, 1989, pp. 130 ss. (1a ed. 1982).

3 La argumentación clásica en esta línea es la expuesta por Charles Bishko, «El castellano, hombre de llanura. La exploración ganadera en el área fronteriza de La Mancha y Extremadura durante la Edad Media», en Homenaje a Vicens Vives, t. I, Barcelona, 1965, pp. 201-218. Posteriormente, Reyna Pastor, «La lana en Castilla y León antes de la organización de la Mesta», en Id., Conflictos sociales y estancamiento económico en la España medieval, Barcelona, 1980, pp. 133-171 (citado Pastor, «La lana en Castilla y León») replanteó la cuestión, rastreando los orígenes de la trashumantia ganadera en la expansión castellana del siglo XII.

4 Pastor, «La lana en Castilla y León» José Angel García de Cortázar y Ruiz de Aguirre, El dominio del monasterto de San Millán de la Cogolla (siglos X al XIII). Introducción a la historia rural de Castilla altomedieval, Salamanca, 1969 (citado García de Cortázar y Ruiz de Aguirre, San Millán), Salustiano Moreta Velayos, Génesis y desarrollo del dommio del monasterio de San Pedro de Cardeña (902-1338), Salamanca, 1970 (citado Moreta Velayos, Monasterto de San Pedro de Cardeña), José Ortega Valcárcel, La transformación de un espacio rural. Las montañas de Burgos. Estudio de geografía regional, Valladolid, 1974 (citado Ortega Valcárcel, Montañas de Burgos) José María Mínguez Fernández, El dominio del monasterio de Sahagún en el siglo X (Paisajes agrarios, producción y expansión económica), Salamanca, 1980 (citado Mínguez Fernández, Sahagún); José Ángel García de Cortázar y Ruiz de Aguirre y Esther Peña Bocos, «La atribución social del espacio ganadero en el Norte peninsular en los siglos IX a XI», Studos Medievais, 8, [Oporto], 1987, pp. 3-27; J. Ortega Valcárcel, «Geografía histórica del Burgos altomedieval», en Burgos en la Alta Edad Media. II Jornadas Burgalesas de Historia (Burgos, 1-4 de mayo de 1990), Burgos, 1991, pp. 181-228 (citado Ortega Valcárcel, «Geografía histórica»).

5 Ver la visión de conjunto sobre la ganadería castellana altomedieval en Ch. Wickham, art. cit., pp. 423 ss.

6 Este carácter fragmentario de la propiedad y el señorío castellano es bien conocido desde hace mucho tiempo, pero recientemente está siendo elevado a la categoría de uno de los fenómenos estructurales básicos del feudalismo castellano, principalmente a través de los trabajos de Carlos Estepa Díez, «Formación y consolidación del feudalismo en Castilla y León», en En torno al feudalismo hispánico. I Congreso de Estudios Medievales (León, septiembre de 1987), Ávila, 1989, pp. 157-256 (citado Estepa Díez, «Formación y consolidación del feudalismo»); Id., «Hombres de behetría, Labradores del rey y Königsfreie. Propuestas para una historia comparativa en la formación y primera evolución del feudalismo europeo», en Joseph Pérez y Santiago Aguadé Nieto (eds.), Les origines de la feodalité. Hommage à Claudio Sánchez Albornoz, Collection de la Casa de Velázquez (69), Madrid, 2000, pp. 137-158; Id., «Proprietá, evoluzione delle strutture agrarie e transformazioni sociali in Castiglia (secoli XI-XII)», en Gerhard Dilcher y Cinzio Vilante (eds.), Strutture e transformazioni della signoria rurale net secoli X-XIII, Annali dell’Istituto Storico Italo-Germánico, 44, 1996, PP-411-443 (citado Estepa Díez «Proprietá, evoluzione delle strutture agrarie e transformaziom sociali»); Ignacio Álvarez Borge, Monarquía feudal y organización territorial. Alfoces y merindades en Castilla (siglos X-XIV), Madrid, 1993 (citado Álvarez Borge, Monarquía feudal), Id., Poder y relaciones sociales en Castilla en la Edad Media. Los territorios entre el Arlanzón y el Duero en los siglos X al XIV, Salamanca, 1996 (citado Álvarez Borge, Poder y relaciones sociales en Castilla).

7 Ortega Valcárcel, Montañas de Burgos, pp. 177 ss.

8 Pocos estudios incluyen datos zooarqueológicos de época altomedieval. Pueden verse los recogidos por Francisco Reyes Tellez y María Luisa Menéndez Robles, «Excavaciones en la ermita de San Nicolás. La Sequera de Haza (Burgos)», Noticiario Arqueológico Hispánico, 16, 1985, pp. 163-213 y F. Reyes Tellez, Población y sociedad en el valle del Duero, Duratón y Riaza en la Alta Edad Media, siglos VI al XI: aspectos arqueológicos, tesis doctoral inédira presentada en la Universidad Complutense de Madrid, en abril de 1991. Por lo que respecta a los textos pleno y bajomedievales, puede descacarse, a manera de ejemplo, cómo en el Becerro de las Behetrías de 1352 abundan las infurciones pagadas en gallinas, como algo característico de rentas exiguas (p. ej. Alcueza de Mozoncillo, Cueva de Juarros, Cuzcurrita de Juarros y San Andrés de Ibeas, San Adrián de Juarros, Espinosilla, Revilla de la Fuente, Revilla del Campo, Revillarruz, Castrillo de la Reina, Castrovido, Hacinas, Salas de los Infantes, Santibáñez del Val, etc).

9 Para una visión general de la especialización ganadera por zonas en la Castilla altomedieval, ver Ortega Valcárcel, «Geografía histórica».

10 M. Montanari, art cit., pp. 628-629.

11 En la zona meridional de Castilla son muy poco frecuentes las mendones de ganado porcino, pero lο más probable es que se trate de un sesgo de las fuentes. Ocasionalmente hay referencias que hacen pensar en una abundancia mucho mayor de la que se podría deducir de la mera cuanrificación, como ocurre con los fueros de Covarrubias, en que se establece el pago de infurción en especie, incluyendo «uno tocino mediano» (CIC, 22, 1148).

12 Ortega Valcárcel, Montañas de Burgos, pp. 187 ss. Se pueden ver discusiones sobre la abundancia relativa de las diferentes espedes en la Europa altomedieval en M. Montanari, art. cit., pp. 622 ss. y Ch. Wickham, art. cit., pp. 416 ss.

13 CIC, 6, 978.

14 Conviene recordar que en el siglo XII el fuero de Yanguas establece una cifra prácticamente idéntica como limite en la estratificación social: quien tuvieta una yunta de bueyes, un asno y veinte ovejas no estaba obligado a mantener caballo, pero quien sobrepasara ese número debía tenerlo (citado por Pastor, «La lana en Castilla y León», p. 164).

15 Esta organización comunitaria del pastoreo ha sido estudiada, entre otros por ORTEGA Valcárcel, Montañas de Burgos, pp. 1845 ss., pero algunos de los testimonios más expresivos se contienen en la obra de Joaquín Costa, Colectivismo agrario en Εspaña, t. II, Madrid, 1983, dedicada precisamente a este tipo de organización del trabajo y que incluye numerosos ejemplos procedentes de las zonas que ahora nos ocupan. Ver también, para la zona superior de la Serranía Ibérica burgalesa Carlos Giménez Romero, Valdelaguna y Coatepec. Permanencia y funcionalidad del régimen comunal agrario en España y México, Madrid, 1991.

16 A comienzos del siglo XI ya encontramos referencias al número de bueyes que labran una tierra para cuantificar su extensión: SJP, 54 (1017-1030): «Inter illas hereditates de illo monasterio et illas de Penna de Aranda, X iugus de vobes arabant ibi, de anno ad anno». Hay también ejemplos de igual naturaleza en algunos fueros del siglo XII, como los de Covarrubias (CIC, 22, 1148) y las referencias se multiplican en los siglos sucesivos.

17 El empleo de bueyes como fuerza de transporte tirando de carretas está bien atestiguado desde el siglo X, p. ej. BGC, 5, 972.

18 Sin olvidar que las abondantes referencias a pagos en carneros pueden reflejar no tanto una abundancia de este ganado como la imposición de su cría por parte de los señores para poder cobrar las rentas en esta especie (Ch. Wickham, art. cit., p. 431).

19 Durante años el poblamiento de la meseta del Duero ha sido tratado como la resultante de una despoblación y posterior repoblación de la región. Hoy día contamos ya con elementos de juicio suficientes para rechazar esta imagen reduccionista y proponer en su lugar una evolución compleja que parte del mundo prerromano y conduce a la sociedad medieval por medio de un proceso evolutivo peculiar. Muchos rasgos de la configuración espacial de la meseta del Duero altomedieval deben ser explicados por este juego de ruptures y continuidades. Se puede ver un resumen crítico de la historiografía sobre esta cuestión en Julio Escalona Monge, Transformaciones sociales y organización del espacio en el alfoz de Lara en la Alta Edad Media, tesis doctoral inédita leída en la Universidad Complutense de Madrid en 1996, pp. 51 ss. (citado Escalona Monge, Transformaciones).

20 Se puede ver una extensa argumentación en este sentido en Escalona Monge, Transformaciones, pp. 75 ss. Ver también del mismo autor «Unidades territorial supralocales: una propuesta sobre los orígenes del señorío de behetría», en Carlos Estepa Díez y Cristina Jular Pérez-Alfaro (coord.), Los señoríos de behetría. I Jornadas sobre el feudalismo castellano (Madrid, 1-2 de octubre de 1998), [en prensa] e Id., «Más allá de “señores y campesinos” a “poderes feudales y comunidades”. Elementos para definir la articulación entre comunidad, territorio y clases sociales», en I. Álvarez Borge (ed.), Poderes feudales y comunidades locales en la Edad Media (en prensa), [citado Escalona Monge, «De señores y campesinos a poderes feudales y comunidades»].

21 El concepto de comunidad de valle ha sido desarrollado especialmente por García de Cortázar y sus discípulos. Debe destacarse la formulación recogida en J. Á. García de Cortázar y Ruiz de Aguirre, La sociedad rural en la España medieval, Madrid, 1988, pp. 7 ss., así como su aplicación al caso de Cantabria por Carmen Díez Herrera, La formación de la sociedad feudal en Cantabria, Santander, 1990, ver pp. 21 ss. Cf. también Escalona Monge, Transformaciones, pp. 88 ss. Sobre la jerarquización social interna y la articulación entre estas comunidades de valle y el sistema sociopolítico englobante, es especialmente recomendable José María Imizcoz Beunza, «Comunidad de valle y feudalismo en el Norte de la Península: algunas preguntas sobre el valle de Baztán», en Esteban Sarasa y Eliseo Serrano (eds.), Señorío y feudalismo en la Península Ibérica (siglos X-XVIII), t. III, Zaragoza, 1993, pp. 69-86.

22 Desde fines de este siglo y a lo largo de los dos siguientes, la progresiva articulación política del condado supondrá la organización de un sistema de distritos (los alfoces) que toma como punto de partida esas unidades supralocales preexistentes, a veces incorporándolas directamente, pero más a menudo introduciendo modificaciones de mayor ο menor trascendencia. Cf. Carlos Estepa Díez, «El alfoz castellano en los siglos IX al XII», en Estudios dedicados al profesor D. Ángel Ferrari Núñez (citado Estudios dedicados al profesor D. Ángel Ferrari Núñez), t. I, Madrid, «En la España Medieval» (4), 1984, pp. 305-342; Id., «El alfoz y las relaciones campo-dudad en Castilla y León durante los siglos XII y XIII», Studia Historica. Historia medieval, II(2), 1984, pp. 7-26; Álvarez Borge, Monarquía feudal, pp. 7 ss.; Escalona Monge, Transformaciones, passim; y del mismo autor, «Acerca de la territorialidad en la Castilla altomedieval: tres casos significativos», en María Isabel Loring García (ed.), Historia social, pensamiento historiográfico y Edad Media. Homenaje al profesor Abilio Barbero de Aguilera, Madrid, 1997, pp. 217-244 (citado Escalona Monge, «Acerca de la territorialidad»).

23 El aprovechamiento colectivo de montes en el interior de los valles y alfoces de la zona de la Sierra de la Demanda, a la que luego me referiré más concretamente, se comprueba en varios casos desde el siglo X. Se documenta, por ejemplo, en el alfoz de Tabladillo (SPA, 4, 924), y puede sospecharse en el de Barbadillo (CIC, 7, 978). Dentro de alfoces de gran extensión, algunas unidades de valle menores podían constituir espacios más reducidos de aprovechamiento ganadero comunitario, como ocurre en el valle de Orbaneja, dentro del alfoz de Burgos (la información sobre este enclave se contiene en una conocida serie documental del Becerro Gótico de Cardeña, en la cual destaca BGC, 14, 1073). Sobre la trashumancia vertical ο de radio corto como modalidad característica de la Alta Edad Media ver Ch. Wickham, art cit., p. 420.

24 El pequeño campesinado, rara vez aparece en las fuentes actuando de manera independiente, suele estar representado en los actos protagonizados a título colectivo por las comunidades aldeanas en su conjunto; por el contrario, los linajes destacados aparecen con cierta frecuencia efectuando concesiones a monasterios y, muy a menudo, bajo la dirección de un clérigo que parece desempeñar la dirección del grupo familiar. La bibliografía sobre ello es muy amplia y representa una de las corrientes más renovadoras de los estudios sobre la formación del feudalismo castellano. Se puede destacar Abilio Barbero de Aguilera y Marcelo Vigil Pascual, La formación del feudalismo en la Península Ibérica, Barcelona, 1978, pp. 354 ss.; Reyna Pastor, Resistencias y luchas campesinas en la época del crecimiento y consolidación de la formación feudal. Castilla y León (siglos XXIII), Madrid, 1980, pp. 7 ss. (citado Pastor, Resistencias y luchas campesinas); Estepa Díez, «Formación y consolidación del feudalismo», passim; Ignacio Álvarez Borge, «El proceso de transformación de las comunidades de aldea: una aproximación al estudio de la formación del feudalismo en Castilla (siglos X y XI)», Studia Historica, V, 1987, pp. 145-160; Escalona Monge, Transformaciones, pp. 75 ss. e Id., «De señores y campesinos a poderes feudales y comunidades».

25 La cohesión interna de estos grupos dirigentes y su vinculación con el resto de la comunidad puede presentar grados muy variables en función del impacto de las relaciones feudales, y ello puede ser un condicionamiento básico para la evolución posterior de estos territorios (Escalona Monge, Transformaciones, pp. 294 ss. y pp. 604 ss.). En lo referente a la ganadería, estos grupos destacados potencian el mantenimiento de grandes rebaños, bien de titularidad privada, bien pertenecientes al concejo, que ellos controlan. Cuando a partir del siglo XII se redacten los fueros que dan forma jurídica a los concejos, su potencia ganadera quedará fuera de toda duda, al observarse cómo se regula el acceso de los ganados a los términos de pasto (Covarrubias, CIC, 22, 1148), cómo se establece como norma habitual el tomar ganado (carneros generalmente) como prenda del pago de multas y al regularse la obligación de los vecinos de aportar came para satisfacer el conducho (Lara, SPA, 95, 1135). Sobre el conducho, ver Abilio Barbero de Aguilera y María Isabel Loring García, «Del palacio a la cocina. Estudio sobre el conducho en el Fuero Viejo», En la España medieval, 14, 1991, pp. 19-44.

26 SPA, 4, 924; BCG, 3, 972.

27 SPA, 95, 1135.

28 CIC, 3.

29 En ese mismo año otra traditio en favor de Covarrubias (CIC, 4, 974) incluye caballos, rescula y bueyes.

30 SPA, 76, 1070.

31 SPA, 82, 1082.

32 Sobre la relación entre estos grupos sociales y los espacios pecuarios, ver Esther Peña Bocos, La atribución social del espacio en la Castilla altomedieval. Una nueva aproximación al feudalismo peninsular, Santander, 1995, pp 78 ss.

33 Algunos casos pueden ser ilustrativos, como el bien conocido de Castrojeriz y el no menos famoso de los infanzones de Espeja, en el área de influencia del centro condal de Clunia. Sobre este último caso, ver Ignacio Álvarez Borge, «Poder condal y organización territorial en Castilla en la Alta Edad Media: el alfoz de Clunia», en Burgos en la Alta Edad Media, op. cit., pp. 571-586; Id., Monarquía feudal, pp. 21 ss.; y Escalona Monge, Transformaciones, pp. 327 ss.

34 SJP, 54 (1017-1030). La zona en que se ubica este pasaje pertenece al valle medio del Duero, con una orientación claramente cerealista. La mención de bueyes y ovejas debe ser considerada, teniendo en cuenta el rango social de Abdella y el valor de los bueyes, como expresión de la riqueza en tierras. De todas maneras, la abundancia de ganado en poder del infanzón es en sí misma un dato valioso.

35 BGC, 14, 1073.

36 Dejo aquí de lado ta complejidad semántica del término (Javier Faci Lacasta, «Vocablos referentes al sector agrario en León y Castilla en la Alta Edad Media», Moneda y Crédito, 144, 1978, pp. 69-87; Estepa Díez, «Proprietá, evoluzione delle strutture agrarie e transformazioni sociali»; Álvarez Borge, Poder y relaciones sociales en Castilla, pp. 273 ss.), para centrarme en la faceta señorial del término, referente a la participación en el dominio señorial sobre una aldea. Sobre la divisa y su relación con las comunidades supralocales y con el desarrollo del señorío de behetría, ver también Escalona Monge, Transformaciones, pp. 632 s.

37 Por ejemplo, CSMC2, 76, 1084: «Et in Busceto mea divisa in omnibus locis, et in pratis ad pascendi pecora sicut de aliis infanzonibus».

38 Este aspecto es de la mayor importancia para el tema que nos ocupa, puesto que ayudaría a explicar cómo en el siglo siguiente los reyes castellanos disfrutan del señorío sobre los aprovechamientos de bosques y montes en todo el reino y pueden hacer concesiones que derivan de su superior señorío sobre todo et territorio, cf. Escalona Monge, Transformaciones, pp. 624 ss.

39 Esta es la trama básica de la serie documental de Cardena, antes aludida. Estos procesos podían ser muy dilatados en el tiempo. La donación por Fronilde, de la villa de Orbaneja de Picos a Cardeña se documenta en 963 (BGC, 15), mientras que el conflicto estalla en el ámbito judicial en 1073 (BGC, 14). Sobre éste último, cf. Pastor, Resistencias y luchas campesinas, p. 91.

40 CIC, 7, 978.

41 OÑA, 8, 1011.

42 Sobre el carácter de los centros de culto de las comunidades locales, se puede ver Álvarez Βorge, Poder y relaciones sociales en Castilla, pp. 53 ss. Sobre los grandes dominios, ibid., pp. 109 ss.

43 García de Cortázar y Ruiz de Aguirre, San Millán, y Mínguez Fernández, Sahagún.

44 Las más importantes de estas concesiones han sido recogidas y estudiadas por Pastor, «La lana en Castilla y León», pp. 140-147.

45 Ibid., pp. 158 ss.

46 Ortega Valcárcel, Montañas de Burgor. Cf. también C. Díez Herrera, op. cit.

47 Ortega Valcárcel, «Geografía histórica», y Escalona Monge, Transformaciones.

48 Esta zona está relativamente bien provista de documentación, gracias a que en ella se encuadran algunos de los más importantes monasterios castellanos altomedievales, como Arlanza, Covarrubias y Silos, y a que otros más lejanos también tuvieron intereses en ella, caso de Cardeña ο San Millán.

49 La compleja trayectoria territorial de este sector durante la Alta y Plena Edad Media está analizada con detalle en Escalona Monge, Transformaciones, pp. 283 ss.

50 La imagen ofrecida por el reparto actual de masas boscosas no debe ser proyectada directamente sobre la Alta Edad Media; es el resultado de un proceso de especialización de la zona oriental en el aprovechamiento maderero de los pinos que tiene sus raíces en la Plena Edad Media, pero se desarrolla sobre todo a partir del siglo XVI, permitiendo la expansión del pinar sobre áreas anteriormente roturadas y sobre otras especies arbóreas como el roble y el haya, que hoy sólo aparecen de manera residual y que tenían una representación más importante en el Medievo.

51 El proceso por el cual se realiza esta incorporación está estudiado con detalle en Escalona Monge, Transformaciones, pp. 313 ss. y pp. ss., así como en Id., «Acerca de la territorialidad», donde se analizan las trazas documentales de dicha anexión.

52 En Escalona Monge, Transformaciones, se contienen detalles sobre la formación de las estructuras territoriales de todo el sector, y sobre la presencia de otras áreas marginales y boscosas de menor importancia.

53 Así, la insistencia con que los fueros de Lara (SPA, 95, 1135) y Covarrubias (CIC, 22, 1148) aluden a los pagos en carneros coincide con el panorama que se dibujó hacia 1144 en el diploma falso conocido como los Votos de San Millán (CSMC1, 22), en virtud del cual San Millán de la Cogolla aspiraba a percibir tentas en todos los lugares del antiguo condado de Castilla. Los falsificadores asignaron a los distritos de Lara, Juarros y Ausín (centro-noroeste del territorio) el pago de un carnero cada ocho casas.

54 SPA, 95, 1135.

55 En el sector de Pineda, desde comienzos del siglo X se suceden las menciones de bustares vacarizas. Para el territorio de Barbadillo, algo más al este, los Votos de San Millán, atentos a la abundancia en hierro de la zona, exigen el pago en rejas de arado, pero otros testimonios del siglo XI reflejan la riqueza en bóvidos de los pueblos comarcanos (SPA, 33, 1041).

56 Los Votos de San Millán (CSMC1, 22, 934?) –una falsificación elaborada a mediados del siglo XII– son muy expresivos, al denominar a todo este territorio «silvestre confinio», y exigir a sus habitantes el pago de un queso cada casa. Este tributo puede aludir tanto a ganado bovino como ovino, pero en todo caso la referencia ganadera es clara. Por otra parte, a fines del XI (CSMC2, 254, 1095) San Millán de la Cogolla recibió la donación del monasterio de San Millán de Velilla, con comunidad de pastos en Covaleda y Duruelo.

57 SPA, 3. Un documento problemático como ha sido puesto de relieve repetidas veces. Ver Ernesto Pastor y Díaz de Garayo, «Los testimonios escritos del sector meridional de Castilla (siglos X-XI). Ensayo de crítica documental», Historia, Instituciones, Documentos, 24, [Sevilla], 1997, pp. 355-379, y Escalona Monge, Transformaciones, pp. 585 ss.

58 SPA, 13, 932.

59 SPA, 20, 969; SPA, 23, 982; SPA, 24, 982.

60 Sobre la expansión de los intereses forestales de Cardeña, se puede consultar Moreta Velayos, Monasterio de San Pedro de Cardeña. El impacto de la misma sobre el alfoz de Ausín está estudiado pormenorizadamente en Escalona Monge, Transformaciones, pp. 368 ss. Las primeras donaciones que hicieron crecer la dehesa de Cardeña especifican su uso para leña (BGC, 7, 964). La protección legal de esta dehesa consta en un documento condal (BGC, 5, 972) en el cual se recoge la existencia de un hombre del monasterio dedicado a las tareas de vigilancia de la dehesa y se especifica que queda vedado el acceso a la misma para los hombres de las villas colindantes (los cuales es de suponer que hasta entonces aprovechaban ese espacio), para hacer leña, so pena de perder el carro y los bueyes de tiro. La recolección de leña parece también predominar en el vecino Palazuelos de la Sierra, donde Cardeña obtuvo en 957 (BGC, 75) otra dehesa, también denominada «defesa lignarum» en el texto. Se pueden comparer estos ejemplos con el de la dehesa que Fernán González donó en 964 (BGC, 363) a San Julián de Bezares (posteriormente agregado a Cardeña), en el territorio de Oca: se especifican sanciones para aquellos que accedan a la dehesa en busca de leña, pero también para los que entren a apacentar bueyes, ovejas, cabras, caballos, mulos y asnos, aspecto ausente en las anteriormente citadas.

61 Donde posteriormente la importancia del ganado bovino está atestiguada es en el pleito de 1073 ya citado y en donde la infiltración patrimonial de Cardeña fue intensa durante los siglos X y XI.

62 BG, 329.

63 BGC, 214, 935; BGC, 208, 962.

64 CIC, 7, 978.

65 El caso más semejante en Castilla es el de Oña, que nace en 1011 también como fundación condal para dotar a una infanta y también con un dominio de proporciones muy importantes, aunque fuese ampliado en tiempos sucesivos. Sobre los procesos de constitución de todos estos dominios monásticos deben tenerse en cuenta las observaciones de Álvarez Borge, Poder y relaciones sociales en Castilla, pp. 109 ss.

66 Contingente que, sin duda se fue incrementando sin dejar constancia documental. El único caso suficientemente significativo es el de CIC, 11, 979, por el cual un personaje de Buelna acusado de diversos delitos tuvo que entregar sus bienes a la abadesa Urraca, incluyendo una cantidad de animales que, aunque no se especifique el número, debió de ser importante, si atendemos a su diversidad: caballos, yeguas, bueyes, vacas, ovejas, cabras y cerdos.

67 En el territorio de Barbadillo, la aldea de Barbadillo del Pez, y en el de Tabladillo, la de Talamanquilla, que Covarrubias conservará en su poder durante casi todo el Medievo.

68 En la zona que nos afecta, Santa María de Lara (1038), San Cristóbal de Vallegimeno (1041), San Juan de Tabladillo (1041), San Mamés de Ura (1042), San Quirce de Canales (1062), San Juan de Ausín (1070) y San Pedro de Lara (1116).

69 Escalona Monge, Transformaciones, pp. 368 ss.

70 Ibid., pp. 533 ss.

71 CB1, 22, 1068.

72 CΒ1, 26, 1075.

73 Ver, por ejemplo, la serie de fazañas que acompañan al texto del fuero de Castrojeriz, en las que hay varias menciones de palatia como lugares donde los señores reúnen sus ganados y otros obtenidos por apresamiento (texto en Gonzalo Martínez Díez, Fueros locales en el territorio de la provincia de Burgos, Burgos, 1982, pp. 119-122).

74 Sobre el funcionamiento y la importancia de estos centros de administración regia, generalmente situados en las cabeceras de las demarcaciones territoriales, se puede ver Álvarez Borge, Monarquía feudal, pp. 29 ss.

75 Sobre todos estos procesos, Escalona Monge, Transformaciones, passim.

76 Sobre estos hechos, ibid., pp. 624 ss..

77 SPA, 95.

78 SDS, 47, 1135. De hecho, el burgo de Santo Domingo acabará por convertirse en la sede de la administración regia de la zona cuando se consolide el sistema de merindades menores. Sobre este sistema, en términos generales, se puede ver Álvarez Borge, Monarquía feudal, pp. 147 ss., y en concreto sobre la Merindad de Santo Domingo de Silos, cf. Ignacio Álvarez Borge, «Merindades y merinos menores de Silos, Muñó y Castrojeriz. Notas sobre la evolución de la monarquía feudal y la organización territorial en Castilla (1200-1350)», en Burgos en la Plena Edad Media. III Jornadas Burgalesas de Historia (Burgos, 15-18 de abril de 1991), Burgos, 1994, pp. 655-675.

79 CIC, 22, 1148.

80 SDS, 38, 1125 y SDS, 39, 1125.

81 SDS, 50, 1137.

82 SDS, 56, 1152.

83 SPA, 94.

84 SPA, 97.

85 Esta concesión probablemente sanciona de iure algo que ya ocurría de facto y es probable que estuviese motivada por resistencias de las comunidades campesinas a una cada vez más absorbente presencia pecuaria de Arlanza.

86 SPA, 110.

87 SPA, 132.

88 Sin embargo, los concejos también se incorporaron, aunque más tardíamente, a las nuevas tendencias de la ganadería lanar. La vieja vía de comunicación entre La Rioja y Castilla meridional por el valle de Canales y a través de Valdelaguna y Salas tiene mucho que ver con el ascenso del concejo de Salas, ya citado, y con la reconversión de la Sierra alta (sector de Barbadillo-Valdelaguna), que originariamente se orientaba de modo preferente a la ganadería bovina y ahora empieza a decantarse por el ovino. Buena prueba de este ascenso es que en 1190 (AVIII, II, 540) varios concejos de este sector compraron al rey Alfonso VIII una extensa zona de pastizal entre Valdelaguna y Salas, dando en pago 2.000 carneros, lo que revela el auge de su cría, que no hará sino aumentar en los siglos sucesivos.

89 SDS, 69, 1175; SDS, 71, 1176.

90 AVIII, II, 271, 1176.

91 SPA, 140.

92 La pugna por los pastizales de verano conduce inevitablemente a conflictos entre los ganados trashumantes y los ganados locales, que se desplazan en el corto radio de una aldea ο un conjunto de aldeas. Un reflejo de esta tensión son las referencias de las fuentes a acuerdos para que los ganados que atraviesen un determinado espacio no puedan pernoctar en él; citas de este tipo aparecen tanto en fueros (SPA, 96) como en avenencias del tipo de la que establecieron Arlanza y Covarrubias en 1242 (CIC, 61) y con el concejo de Lara en 1255 (Ma Carmen León Sotelo, «El dominio monástico de San Pedro de Arlanza durante la Plena y la Baja Edad Media», en Estudios dedicados alprofesor D. Ángel Ferrari Núñez, t. I, pp. 499-511 [p. 507]).

93 Ver en esta misma obra la aportación de Joaquín Gómez-Pantoja, «Pastio Agrestis. Pastoralismo en Hispania romana», pp. 177-213, y también del mismo autor, «Pastores y trashumantes de Hispania», en Francisco Burillo (ed.), El poblamiento celtibérico. III Simposio sobre los celtíberos (Daroca, 1991), Zaragoza, 1995, pp. 495-505. Una visión de la problemática italiana se puede consultar en Emilio Gabba, «La transumanza nell’Italia romana. Evidenze e Problemi. Qualche prospettiva per l’etá altomedievale», en L’Uomo di fronte al mondo animale, t. I, pp. 373-389.

94 Cf. nota anterior.

Notes de fin

1 A la hora de citar los documentos medievales, he empleado, como se puede ver a continuación, una clave consistente en la abreviatura de la colección de procedencia, seguida del número del documento en la misma y, si procede, el año (por ejemplo, CIC, 7, 978). Estas son las abreviaturas utilizadas: – AVIII: Julio González González, EI Reino de Castillo en la época de Alfonso VIII, Madrid, 1960. – BGC: Luciano Serrano, Becerro Gótico de Cardeña, Valladolid, 1910. – CB1: José Manuel Garrido Garrido (ed.), Colección Diplomática de la Catedral de Burgos (804-1183), Burgos, 1983. – CIC: Luciano Serrano, Cartulario del Infantado de Covarrubias, Madrid-Valladolid, 1907. – CSMC1: Antonio Ubieto Arteta, Cartulario de San Millán de la Cogolla (759-1076), Valencia, 1976, – CSMC2: María Luisa Ledesma Rubio, Cartulario de San Millán de la Cogolla (1076-1200), Zaragoza, 1989. – OÑA: José del Álamo, Colección Diplomática de San Salvador de Oña (822-1284), Madrid, 1950-1951. – SDS: Miguel Carlos Vivancos Gómez, Documentación del monasterio de Santo Domingo de Silos (954-1254), Burgos, 1988. – SPA: Luciano Serrano, Cartulario de San Pedro de Arlanza (antiguo monasterio benedictino), Madrid, 1925.

Table des illustrations

Légende Mapa I. – Siglo X: intereses ganaderos de los principales monasterios
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2686/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 344k
Légende Mapa 2. – Siglo XI: expansión de los dominios eclesiásticos y del linaje de Lara
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2686/img-2.png
Fichier image/png, 772k
Légende Mapa 3. – Siglo XII: auge de los dominios de Silos y Arlanza
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2686/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 367k

Auteur

Institutο de Historia, CSIC

© Casa de Velázquez, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540