Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los rebaños de Gerión

 | 
Joaquín Gómez-Pantoja

Los espacios ganaderos

Desarrollo e impacto de la ganadería trashumante en la Extremadura castellano-oriental a fines de la Edad Media

L’élevage et l’espace. Développement et influence de l’élevage transhumant dans l’est de l’Estrémadure castillane à la fin du Moyen Âge

Animal Husbandry. Development and Impact of Transhumance in East-Castilian Extremadura in the Late Middle Ages

María Asenjo González

Résumé

El desarrollo de la ganadería trashumante durante la segunda mitad del siglo XV culminó en el reinado de los Reyes Católicos (1475-1516). El apoyo institucional otorgado a la Mesta por la monarquía fue muy importante, incluso en territorios de tradición ganadera como los de la Extremadura castellano-oriental. En Soria y Segovia surgieron conflictos y tensiones cuando su crecimiento entró en colisión con los intereses y las formas de vida de los vecinos de la zona. La documentación muestra que el impacto de la ganadería tuvo consecuencias bien distintas en estos dos grandes concejos de realengo ya que mientras para Soria significó un cambio drástico, con consecuencias notables en el poblamiento, en la economía y en la organización social, en Segovia su desarrollo no interesó a la poderosa oligarquía urbana que mantenía bajo control los espacios ganaderos de los territorios de la ciudad. El despegue ganadero fue una actividad especulativa que trajo la desplobación y reorganización del hábitat en Soria, y también nuevas formas de asentamiento de población, y de adaptación de la economía agrícola y ganadera en toda la Extremadura castellano-oriental. El importante desarrollo de la ganadería trashumante contribuyó tanto al afianzamiento de las oligarquías urbanas como al despegue de las oligarquías rurales «labradores ricos», de Castilla a fines del siglo XV y principios del XVI

Le développement de l’élevage transhumant en Castille, pendant la seconde moitié du XVe siècle, connaît son apogée sous le règne des Rois Catholiques (1475-1516). Le soutien institutionnel apporté par la monarchie à la Mesta fut très important, même dans des régions traditionnellement adonnées à l’élevage comme la partie orientale de l’Estrémadure. À Soria et Ségovie éclatèrent des conflits entre les éleveurs transhumants et les paysans et éleveurs locaux. Les sources montrent que le développement de l’élevage transhumant eut des effets bien différents dans ces deux villes. À Soria, il entraîna des changements profonds sur le peuplement et aussi dans le domaine économique et social. Le cas de Ségovie est différent, car le développement de l’élevage transhumant n’intéressait pas l’oligarchie urbaine, qui disposait pour ses troupeaux du vaste territoire dépendant de la ville. L’élevage transhumant des ovins, activité hautement spéculative, entraîna des conséquences sociales sur le peuplement et la réorganisation de l’habitat à Soria et influa aussi sur la sédentarisation et l’économie agraire, et particulièrement sur l’élevage local, dans tout l’est de l’Estrémadure castillane. Enfin, dans la Castille de la fin du XVe siècle et du début du XVIe siècle, la transhumance concourut puissamment au maintien de l’oligarchie urbaine et contribua aussi à l’apparition d’une oligarchie rurale de nouveaux riches, les labradores ricos

The development of transhumance in the second half of the 15th century reached maturity during the reign of the Catholic Monarchs (1475-1516). The Crown’s institutional support of the Mesta was a highly significant factor, even in traditional stock-raising areas like East-Castilian Extremadura. Conflicts and tensions arose in Sofia and Segovia when the growth of husbandry clashed with the interests and ways of life of local inhabitants. Documentary evidence shows that the consequences of pressure from expanding stock-raising activity were quite different in these two crown lands; whereas in Sofia it prompted a drastic change with considerable influence on patterns of settlement, economy and social organisation, in Segovia it failed to attract the interest of the powerful urban oligarchy that controlled the city’s grazing lands. The expansion of stock-raising was a speculative activity which in Sofia brought with it depopulation and reorganisation of the land, new forms of human settlement and alteration of the economy of agriculture and animal husbandry throughout East Castilian Extremadura. The tremendous growth of transhumance was a factor in both the consolidation of urban oligarchies and the emergence of rural oligarchies of «wealthy farmers» (labradores ricos) in Castile in the late 15th and early 16th centuries

Texte intégral

  • 1 Carmelo Sáez Ridruejo, Pedro García Martín y José Luis García Sáinz, «Las rutas de la Mesta», Cuade (...)

1El territorio que conocemos como Extremadura castellano-oriental abarca la zona del sur del río Duero que incluye las actuales provincias de Soria y Segovia. Esta zona ofrecía unas condiciones geográficas favorables al desarrollo de la ganadería. Durante el período histórico se desarrolló la cría de ganado y las gentes que habitaron la zona la practicaron en sus diversas modalidades: ganadería estante, trashumante ο de largo recorrido y trasterminante ο de desplazamiento de corto radio, limitado a un ámbito regional. Sabemos también que durante la Edad Media, y en particular a partir del siglo XI, la ganadería servía de complemento a la actividad agraria, de estímulo para la diferenciación social y la expansión territorial, y de medio para el enriquecimiento. La convivencia de estas diferentes formas de cría de ganado queda a veces en el olvido por el hecho de que los nombres de Segovia y Soria se asocian casi de inmediato a la ganadería trashumante, debido a que fueron dos lugares relevantes en la organización del Honrado Concejo de la Mesta. Así, se denominaban segoviana y soriana oriental y occidental a tres de las nueve cañadas con las que contaba la Mesta en la Edad Moderna, y también Soria y Segovia fueron dos de los cuatro partidos de las cuadrillas1. A pesar del protagonismo que se reconoce a las dos ciudades en el seno de la organización mesteña en la Edad Media y la Edad Moderna, su interés por la ganadería trashumante fue en las dos ciudades, tal y como vamos a comprobarlo, un fenómeno tardío ya que llegó a fines del siglo XV, y produjo importantes transformaciones demográficas, económicas y sociales. En el presente trabajo nos proponemos profundizar en el conocimiento de esa actividad ganadera y, en particular, en valorar los cambios económicos y sociales asociados a su desarrollo. Para llevar a cabo este análisis tomaremos inicialmente como referencia los casos concretos de los dos grandes concejos de realengo de Soria y Segovia, y luego tendremos en cuenta la situación de los otros enclaves próximos que también se vieron afectados por el desarrollo de la ganadería trashumante, ya que a fines del siglo XV se convirtió en la faceta más pujante de la economía de esta zona, tras contar con el amparo de los privilegios y concesiones regias.

I. – Importancia de la ganadería en la zona

  • 2 Julio González González, «La Extremadura castellana al mediar el siglo XII», Hispania, 127, 1973, p (...)
  • 3 Miguel Arenillas Parra et alii, Análisis del medio físico de Segovia. Delimitación de untdades y st (...)

2El desarrollo de la ganadería en la Extremadura castellano-oriental se encuentra documentado desde los tiempos de su repoblación2. Asociada a la agricultura, desde la época prehistórica, la ganadería fue en la Edad Media un bien que enriquecía y, en consecuencia, actuaba como elemento de diferenciación social. En tanto que bien mueble podía formar parte del botín junto a otras riquezas, ayudaba a fomentar la diferenciación social de los caballeros villanos, en el seno de los diferentes concejos durante los siglos XI-XIII. Ahora bien, la ganadería desarrollada en estos primeros siglos era mucho más diversificada que la de la Baja Edad Media e incluía diferentes especies aclimatadas a las condiciones naturales de la zona. La diversidad de paisajes, que ofrecía el medio físico de la Extremadura oriental, fue una circunstancia favorable para la producción ganadera ya que contaba con pastos de verano en las zonas altas del sistema Central e Ibérico que se completaban con pastos de invierno en las zonas más cálidas del sur de la Sierra de Guadarrama; hacia allí llevaban sus rebaños los ganaderos de Segovia, y los de Soria los dirigían hacia La Rioja ο hacia Aragón3.

3Debemos de tener en cuenta que las posibilidades que pudiera ofrecer el medio natural no suponen condicionantes ni determinantes de las formas de explotación, sino que es preciso interpretarlas en un determinado contexto histórico y conocer los distintos elementos y factores que influyeron para decidir cada modelo de actividad económica. En este sentido, sabemos que las formas de explotación económica que se han sucedido en un territorio a través de la historia, han ido asociadas a sistemas de organización económica y social, en las que el progreso técnico actuó de estímulo en la medida en que podía ser asimilado por el grupo. Esta pauta, que se ha mantenido a través de los siglos, nos obliga a dar mayor relevancia a los aspectos de organización económica y social, a la bora de valorar la rentabilidad del suelo y las posibilidades de explotación de una zona, que a los determinantes geográficos. De ese modo, llegamos al convencimiento de que el hombre desarrolla una relación dialéctica con el medio en el que se desenvuelve y siempre lleva a cabo la explotación económica desde una determinada forma de organización social.

II. – Organización de la actividad agraria y ganadera. La trashumancia

  • 4 Ángel Barrios García, «Repoblación de la zona meridional del Duero. Fases de ocupación, procedencia (...)
  • 5 Esta cuestión fue abordada en un interesante e innovador trabajo de geografía histórica por Jesús G (...)
  • 6 La documentación del siglo XIII proporciona referencias acerca de las formas de organización en el (...)

4Desde los tiempos de la repoblación la vida fue difícil en esta zona fronteriza, donde resultaba arriesgado desarrollar formas de economía sedentaria. Los primeros asentamientos tomaron como referencia importantes enclaves en un modelo repoblador que se ha dado en denominar concejil4. El proceso de asentamiento tuvo que ser lento al estar condicionado por la inseguridad de la frontera y por las limitaciones sociales y políticas, factores todos ellos que iban a ralentizar el proceso de sedentarización de aquellas gentes. La estabilidad de los asentamientos dependía de las posibilidades del terreno tanto como de los recursos y limitaciones de la sociedad repobladora. El desarrollo técnico asociado a la organización del terrazgo se ha tenido como la clave sobre la que descansa la sedentarización de las poblaciones agropecuarias de la Edad Media y que en caso de la Meseta castellana se generaliza en el período tardío de la Baja Edad Media5. Si a ello añadimos la abundancia de tierras para «rozar» en el amplio espacio de los concejos de realengo, resulta más fácil comprender la tardía organización del terrazgo. Todo esto es preciso tenerlo en cuenta para poder valorar el alcance y la relevancia que alcanzaron la ganadería y la agricultura, ya que en muchos casos iban íntimamente asociadas. A través del análisis de las fuentes documentales6, sabemos que los habitantes de estas tierras desarrollaron una agricultura primitiva, basada en un sistema de roza de la tierra y de su explotación continuada hasta su agotamiento. La pobreza de algunos suelos obligaba muchas veces al abandono de los lugares poblados, siempre a la búsqueda de nuevas tierras para rozar. La movilidad que necesitaba este sistema producrivo, durante los siglos XI al XIII, quedaba garantizada en el interior del territorio de los concejos de Extremadura, gracias a una fuerte cohesión social mantenida en el sistema de collaciones de villa y tierra, que respetaba esos derechos de movilidad en el espacio que controlaban las parentelas integradas en el concejo. La ganadería se adaptaba fácilmente a esta primitiva forma de explotación agraria, asociada también a la recolección como forma de subsistencia. Las garantías de desplazamientos del ganado de los vecinos por el interior de las tierras del concejo eran la razón misma de su constitución para repoblar un territorio y los fueros de Extremadura recalcan además ese derecho.

5El paulatino asentamiento, en las zonas más ricas, unido a la desarticulación de las parentelas y a la incorporación de nuevas formas de organización e integración social de fuerte impronta feudal, alteró estas formas de vida a partir del siglo XII. No obstante, este proceso de transformación fue más lento en unos ámbitos que en otros, ya que el éxito dependía de la disponibilidad de buenos suelos que permitieran la organización del terrazgo y el consiguiente establecimiento de relaciones de dependencia, asociados a la sedentarización en época medieval, lo cual se hizo más difícil para concejos instalados en tierras pobres como las de Soria.

  • 7 Julio González González, Repoblación de Castilla la Nueva, Madrid, 1975; VV. AA., Las sociedades de (...)

6La normativa de los concejos dejaba bien claro que el acceso a los pastos y otros bienes comunales se reservaba a los vecinos y se prohibía a los foráneos. Sólo se respetaban algunos derechos de paso al ganado, siempre que no supusieran abuso y daños para la agricultura. El conflicto entre ganaderos y agricultores no se detecta en los concejos de realengo hasta fines del siglo XV y principios del XVI. Con anterioridad, se puede pensar en que la extensión de los «comunes» facilitaba tanto el aprovechamiento ganadero como el agrícola sin dar lugar a conflictos7.

III. – El despegue de la trashumancia hasta 1480. El empuje ganadero de los concejos de señorío

  • 8 Julius Klein, The Mesta. A Study in Spanish Economic History (1273-1836), Cambridge, 1920, trad. en (...)

7Sabemos que la práctica de la trashumancia se había extendido y desarrollado en los reinos de Castilla y León, particularmente en el siglo XIII, aprovechando el avance de la Reconquista y la incorporación de la Meseta meridional, Extremadura y la Andalucía Bética. Las vías utilizadas para la conducción del ganado, denominadas «cañadas», se pusieron a punto en su trayectoria norte-sur tras las conquistas que sucedieron a la batalla de las Navas de Tolosa (1212), El grado de desarrollo de esa ganadería en el siglo XIII resulta difícil de precisar pero tuvo que conocer una gran expansión, que justificara la creación del concejo de la Mesta en 1273 por Alfonso X el Sabio8.

  • 9 J. Valdeón Baruque, art. cit., p. 59.
  • 10 J. Klein, op. cit., pp. 79-95.

8La transición entre las «mestas» locales, de exclusiva proyección comarcal y las de alcance regional, y la aparición del Honrado Concejo de la Mesta debió producirse de forma gradual, sin que sea posible precisar cuándo. Lo cierto es que a partir del siglo XIII, la ganadería trashumante contaba con la Mesta, organización que iba a convertirse en un poderoso medio de acción ya que ampliaba a todo el reino de Castilla la protección a los ganados trashumantes y les amparaban los privilegios que los reyes habían ido concediendo a los ganaderos, garantizando su movilidad9. Durante los siglos XIV y XV, la ganadería trashumante creció y se desarrolló notablemente, al calor de la demanda de lana para el comercio internacional que abastecía los telares de Flandes y también la propia manufactura textil castellana. Fue entonces cuando la Mesta se organizó en cuatro cuadrillas: leonesa, segoviana, soriana y conquense, y a cada una se le asignó un «alcalde de cuadrilla» y cuatro «alcaldes de alzada» para resolver los conflictos de los ganaderos entre sí. Los «alcaldes entregadores» vigilaban la observancia de los privilegios y el cumplimiento de los acuerdos entre ganaderos y con concejos y particulares, y podían imponer sanciones a los que no cumpliesen la ley. Las funciones de representación correspondían a los «procuradores de Corte y Chancillería», los «procuradores de los puertos» y los «procuradores de las dehesas» para vigilar los pasos y arrendar los pastos10.

  • 11 Elías Tormo, «El estrecho cerco de Madrid en la Edad Media por la admirable colonización segoviana» (...)
  • 12 J. González González, El reino de Castilla en la época de Alfonso VIII, vol. III, Madrid, 1960, doc (...)
  • 13 María Asenjo González, Segovia. La ciudad y su Tierra a fines del Medievo, Segovia, 1986, p. 167 (c (...)

9El concejo de Segovia se pudo beneficiar desde muy pronto de la posesión de un amplio espacio al sur de la Sierra de Guadarrama, al que llevaba sus cabezas de ganado durante el invierno, aprovechando las mejores condiciones de clima y los pastos en esa época del año. Esa actividad ganadera fue el argumento económico y social sobre el que se justifica la presencia segoviana en las tierras que actualmente son de la Comunidad de Madrid11. Los privilegios concedidos por Alfonso VIII le dieron el apoyo necesario, y en 1208, en el famoso documento de las cañadas, se delimitaba la zona de pastoreo12. En el concejo de Segovia, el aprovechamiento de las tierras de pasto del sur de la Sierra fue quedando paulatinamente bajo el poder de la oligarquía de caballeros-villanos, quienes ya hacían uso preferentemente del acceso a dichos términos a fines de la Edad Media y en 1371 impedían el acceso a los pastos a los vecinos pecheros. Las tierras del sur de la Sierra se explotaban como amplio espacio de aprovechamiento ganadero13.

  • 14 Esas mismas condiciones se mantenían a fines del siglo XV, cf. María Asenjo González, «Las tierras (...)

10El concejo de Soria disponía también de un amplio espacio sobre el que desarrollaba una economía de agricultura de roza, salvo en zonas como el Campo de Gómara en la parte oriental de su Tierra más apta para el cultivo de cereal, que se combinaba bien con el desarrollo de la ganadería. De ese modo, el espacio soriano quedaba protegido por el fuero del acceso de los foráneos y se prestaba al desarrollo ganadero gracias a la movilidad de su población14. Así cabe concluir que hasta fines del siglo XV los dos grandes concejos de la zona mantenían en su territorio una importante actividad ganadera de trashumancia de corto radio ο trasterminancia, y como veremos el contacto institucional con la Mesta llegaría en el reinado de los Reyes Católicos. Hasta ese momento, las relaciones de estos concejos con la Mesta no permiten suponer una integración destacada de los vecinos de los concejos de Soria y de Segovia en la organización ganadera.

  • 15 María Antonia Carmona Ruiz, «La penetración de las redes de trashumancia castellana en la Sierra No (...)

11La tardía incorporación de los concejos de realengo de la Extremadura castellano-oriental a la práctica de la trashumancia contrasta con el interés que pronto manifestaron por los pastos de los Extremos los concejos de jurisdicción señorial, ya fuera laica ο eclesiástica del norte de Soria y de la Rioja15.

  • 16 Máximo Diago Hernando, Estructuras de poder en Soria a fines de la Edad Media, Valladolid, 1993, ca (...)

12En el ámbito de la Extremadura oriental, el fenómeno de señorialización incidió con fuerza a partir de la segunda mitad del siglo XIV, y afectó a concejos pequeños, estratégicamente situados en los márgenes septentrionales de: Segovia, Sepúlveda, Soria y Ágreda. Éstos fueron los únicos que lograron permanecer bajo la jurisdicción de la Corona a fines del siglo XV. El desarrollo de la ganadería en muchos de estos concejos de señorío les obligaba necesariamente a contar con pastos en las zonas del Sur, a los que desplazaban en invierno sus rebaños16.

  • 17 Marie-Claude Gerbet, «Les ordres militaires et l’élevage dans l’Espagne médiévale», En la España Me (...)
  • 18 Id., «Les serranos et le pont de Capilla au XVe siècle», Journal of Medieval History, 17, 1991, pp. (...)

13El protagonismo que los sectores nobiliarios tuvieron en el desarrollo de la Mesta ya ha sido probado para el caso de la nobleza eclesiástica, pero se conoce peor la aportación de la nobleza laica. No obstante algunos argumentos prueban el peso de la nobleza laica en el desarrollo de la ganadería trashumante en el siglo XV17. En este sentido resulta clarificador el trabajo de Marie-Claude Gerbet sobre los peajes ilegales que se cobraban a los rebaños que atravesaban el señorío de Capilla. En las relaciones de rebaños y de su procedencia se prueba la escasa presencia de los rebaños procedentes de los concejos de realengo y que el protagonismo de ese tráfico lo aportan los rebaños de los señoríos situados al norte de Soria y al sur de La Rioja, tanto por la cantidad de lugares mencionados de estas zonas como por el número de rebaños que agrupaban18.

  • 19 Ibid., pp. 356 ss., cf. en particular los mapas, pp. 376-379. Entre los topónimos recogidos en el t (...)

14La mayoría de los ganados trashumantes que llegaban a invernar a la comarca de La Serena procedían de la cuenca del alto Duero, las sierras de la Demanda, Urbión y Cameros, y sin embargo del concejo de Soria sólo se mencionan catorce lugares, once de ellos enclavados en las proximidades de esas mismas sierras, en la región septentrional19. Esta actividad ganadera, perfectamente documentada desde 1428, indica una especialización económica de las tierras del norte del concejo de Soria, en perfecta sintonía con los concejos próximos de Yanguas, Magaña, Ágreda y Cameros.

  • 20 Ibid., p. 362, Yanguas aporta entre 1454-1455: 28 rebaños y 39.000 cabezas, mientras Soria y su tér (...)

15Ese desarrollo ganadero desigual en una región próxima nos plantea la pregunta de en qué modo pudo afectar a la actividad económica de los concejos. Una de las consecuencias fue el importante y temprano desarrollo que la ganadería trashumante conoció en algunos lugares de la zona norte del concejo de Soria, debido al estímulo de la proximidad de los concejos ganaderos de señorío. De ahí la incorporación de los once lugares sorianos a la trashumancia: Molinos de Razón, Sotillo, Carrascosa, Pobar, Gallinero, Almarza, Castilfrío, La Losilla, Narros, San Andrés y Lumbreras (ver mapa 3, p. 108). Todos ellos representan cuantitativamente poco en el conjunto de los trashumantes, ya que el papel más destacado por su actividad ganadera correspondía, según el estudio de Marie-Claude Gerbet, al concejo de Yanguas, un enclave de señorío con un reducido espacio territorial, sobre todo si lo comparamos con el concejo de Soria. Los datos aportados por esta autora muestran además un incremento de la actividad ganadera trashumante entre 1428 y 1461, e interesa destacar el aumento que experimenta la representación de los lugares del concejo de Soria que pasan de ocho rebaños en 1428-1429 a veintiocho en 1460-1461 y de pagar 18.121 cabezas en la primera fecha a 48.579 entre 1460-146120. Otros lugares del concejo de Soria como Miranda y Zamajón, incorporados al conjunto de los enclaves de los que procede el ganado trashumante, se localizaban en la zona sur del concejo y permiten romper con cualquier posible determinismo geográfico, al tiempo que avalan el interés que había entre los vecinos de algunas localidades de la Tierra para acceder con sus rebaños a las dehesas extremeñas (Cáceres y Badajoz), dispuestos a utilizarlas desde el momento en que el número de cabezas disponibles hiciese rentable su desplazamiento y otros gastos de arrendamiento y montazgo.

  • 21 Gerbet, «Les serranos», p. 355. Los ganados mesteños que pagan peaje en el puente de piedra de Capi (...)

16A partir de este trabajo se puede asegurar que el despegue del concejo de Soria a la ganadería trashumante es palpable desde 1460 y en constante crecimiento en los decenios posteriores. Con anterioridad y en ese mismo período se documenta una importante actividad de ganadería trashumante en los concejos limítrofes al soriano en la zona norte: Yanguas, San Pedro de Manrique, Magaña y Ágreda y los lugares próximos a la cañada real21. Aunque fue tardío el despertar soriano a las formas de la ganadería trashumante iba a producir efectos contundentes, habida cuenta de las excepcionales condiciones para el desarrollo intensivo de la ganadería en un terreno de mínima sedentarización de las actividades agrarias, a fines del siglo XV, y con facilidad de acceso a los terrenos baldíos en toda su Tierra.

  • 22 Asenjo González, Segovia, p. 166.
  • 23 Archivo General de Simancas (AGS), Consejo Real (CR), leg. 70-4, fos 2-6: «Et orosi por quanto todo (...)
  • 24 Román Riaza, «Ordenanzas de Ciudad y Tierra», Anuario de Historia del Derecho Español (AHDE), 12, 1 (...)

17De Segovia no tenemos menciones, si bien cabe destacar el despertar económico que conocieron algunos de los enclaves de su Tierra, al paso de los hatos de ganado por las cañadas que discurrían en su proximidad (ver mapa 1, p. 106). Sí sabemos que los sexmos segovianos más vinculados a actividades ganaderas fueron El Espinar y San Martín22. La razón pudo estar en el hecho de que durante el siglo XIV la oligarquía de los caballeros-villanos había logrado hacerse con el uso exclusivo de la explotación ganadera al sur de la Sierra excluyendo a los vecinos pecheros, tal y como se señala en el Ordenamiento del Común de la ciudad y Tierra de 137123. Eso les habría llevado a buscar en otras zonas los pastos de invierno que a ellos les estaban vedados, y de ese modo se fueron introduciendo en la Mesta. En las ordenanzas de 1483 y las posteriores de 1514, se prueba el potencial ganadero de esos lugares, ya que se observa una variación, en la que ambas coinciden, al disponer que todo heredero ο vecino de cualquier estado ο condición pueda llevar sus bestias a pacer al lugar del que fuesen vecinos, y que lo pudieran hacer tanto si viven en el lugar como si viven en la ciudad de Segovia, siempre que el ganado sea suyo y disponga en el lugar de una heredad que labrar en dicho término. Sólo se hace la excepción para los lugares del sexmo de San Llorente, los del «col de la sierra», Hontoria, El Espinar, Aldeavieja y Villacastín, y los lugares de allende el puerto que pertenecen a dicha ciudad, debido probablemente a que su potencial ganadero ya era muy superior. Que cada uno pueda traer el ganado que quisiese dicen las ordenanzas de 1514, mientras que las de 1483 especificaban, que sólo se pudiesen llevar hasta ciento cuarenta ovejas, tres muruecos, una yegua con su vientre y con sus crías y ciento cuarenta borregos24.

18De ese modo, se establecían unas condiciones de paso muy buenas para los vecinos de Segovia y de su Tierra que quisiesen aprovecharse de las posibilidades que ofrecía la cría de ganado trashumante. Esa actitud favorable al tránsito del ganado por parte del concejo y de la oligarquía de Segovia parece justificada para favorecer la producción de lana necesaria para los telares y la actividad pañera que Segovia desarrollaba con éxito. Pero, al asociar derechos ganaderos a la condición de «heredero» y a la posesión y explotación de tierras, se limitaba el acceso, al tiempo que se reforzaba la sedentarización y la vinculación de los posibles ganaderos al concejo de Segovia, en tanto que vecinos pecheros.

19Podemos asegurar que el mayor empuje de incorporación de ganados a los circuitos y a la organización de la Mesta, en la zona de la Extremadura castellana, la iniciaron los concejos de señorío y sólo más tarde se incorporaron los grandes concejos de realengo. Esa circunstancia se comienza a detectar en particular a partir del reinado de los Reyes Católicos.

IV. – La ganadería trashumante en el reinado de los Reyes Católicos y su impacto en la zona

  • 25 J. Klein, op. cit., pp. 359-360; Felipe Ruiz Martín, «Pastes y ganaderos en Castilla. La Mesta (145 (...)
  • 26 F. Ruiz Martín, art. cit., p. 399. Esa opinión favorable al protagonismo y poder de los medianos ga (...)
  • 27 Documento citado por Fermín Marín Barriguete, «La configuración institucional del Honrado Concejo d (...)

20Sabemos que la etapa de mayor auge de la ganadería trashumante se initia en el reinado de los Reyes Católicos, aproximadamente entre 1450 y 152525. Esta organización ganadera estaba formada mayoritariamente por modestos propietarios de ganado, desde 1400, cuyos votos se fueron imponiendo en las asambleas anuales pero que no lograron aminorar la fuerza de nobles y monasterios, propietarios de millares de ovejas26. Al amparo de los privilegios reaies, ratificados por los Reyes Católicos se unían las disposiciones favorables al tránsito aprobadas en las Cortes de Toledo de 1480. Además la Corona prohibía cualquier imposición al ganado trashumante que no fuera el «servicio y montazgo», que cobraban para las áreas de la hacienda al paso por determinados puertos. En 1489 los Reyes Católicos otorgaron a la Mesta un privilegio que permitía el paso de los ganados trashumantes y su libre tránsito por cualquier lugar, paciendo las yerbas y bebiendo las aguas, siempre y cuando respetasen cinco cosas: tierras de pan, viñas, huertas, prados de guadaña y dehesas boyales27. Este privilegio se considera fundamental para asegurar la incorporación de nuevas cabezas de ganado que desde lugares próximos a las cañadas quisiesen utilizar esta vía pecuaria, abriendo nuevas vías de paso. A pesar de la justificación de la necesidad de la medida, que se incluyó en el documento de privilegio, no hay indicios de acoso generalizado a la institución ni a sus miembros, salvo por los conflictos derivados de la aplicación de los derechos y fueros locales.

21A fines del siglo XV, se iniciaba un proceso de recuperación de garantías normativas de notables consecuencias para los intereses ganaderos, gracias a la seguridad de los privilegios concedidos a la Mesta por los Reyes Católicos, cuyo respaldo permitió:

  • la creación de un sólido cuerpo jurídico logrado a partir de la confirmación de sus privilegios;

  • mejora institucional que supuso la creación del cargo de presidente de la Mesta y la potenciación de la figura de los alcaldes entregadores;

  • la defensa de los derechos de paso;

  • la fijación del arrendamiento de los pastos;

    • 28 Id., «Trashumancia y Mesta en los siglos XVI y VII», en G. Anes Álvarez y Á García Sanz (eds.), op. (...)

    la mayor solidaridad entre los hermanos del Honrado Concejo, capaces de luchar contra concejos, señores e instituciones28.

  • 29 Ángel García Sanz, «Los privilegios de la Mesta: contexto histórico y económico de su concesión y d (...)

22Se iniciaba una etapa nueva y decisiva para la organización y estructura de la Mesta y se avalaba este argumento con el propio crecimiento de la cabaña trashumante que llegaba a ser de 3.200.000 cabezas en 151929.

  • 30 Fermín Marín Barriguete, «La configuración institucional del Honrado Concejo de la Mesta: los Reyes (...)

23El reto que en adelante tenía la Mesta era dejar de ser una organización de ganaderos procedentes de las tierras de señorío, que por falta de pastos debían llevar sus ganados a Extremos, y lograr interesar a las oligarquías urbanas en el proyecto. En consecuencia, a partir de la obtención de los privilegios concedidos por los Reyes Católicos, el objetivo era hacer atractivo el proyecto ganadero a nuevos miembros que a su vez les facilitaran la aplicación de su contenido. Ya que aunque la Mesta, en teoría, gozaba de gran capacidad, en la práctica, su ganaderos se veían muy limitados por la imposibilidad de hacer cumplir lo establecido en esos privilegios, sin contar con la colaboración de las oligarquías que ocupaban el poder30.

El concejo de Soria

  • 31 Máximo Diago Hernando, Soria en la Baja Edad Media. Espacio rural y economía agraria, Madrid, 1993, (...)
  • 32 Cortes de los antiguos reinos de León y Castilla, vol. IV, Madrid, 1882 (citado Cortes).

24La presencia de la organización ganadera en el concejo de Soria y la integración significativa de los vecinos de Soria en la ganadería trashumante, pudο haberse producido en el curso del siglo XV, manteniendo hasta entonces una presencia mínima en la Mesta, que despegó durante la primera mitad de la centuria para aumentar rápidamente a partir de mediados de siglo y seguir creciendo de forma espectacular hasta comienzos del XVI31. Desde esta perspectiva, el análisis de las relaciones entre el concejo de Soria y la Mesta presenta dos etapas que tienen como línea divisoria la fecha de 1480. En ese año se celebraron las famosas Cortes de Toledo, donde se tomaron medidas decisivas para asegurar la actividad de la ganadería trashumante, frente a posibles reclamaciones de derechos de paso ο de tierras de pastos, presentadas por particulares ο por concejos32. El tránsito de los rebaños por la Tierra de Soria se veía entonces constantemente amenazado por el cobro de imposiciones que perjudicaban a los ganaderos.

25Con anterioridad a esa fecha ya se había logrado que se enviara una carta regia dirigida al alcaide de Soria, ordenándole que

  • 33 AGS, XII-1477, f° 570, Sevilla, 24 de diciembre de 1477.

no llevase derechos sobre los ganados del concejo de la Mesta que por allí pasasen y que devolviese lo que hasta entonces había llevado33.

  • 34 «[…] ordenamos e mandamos que de aqui adelante no se pida ni coxa de ganados que passaren a estremo (...)

26Esta acción contra el alcaide pone de manifiesto uno de los más graves problemas con los que se va a enfrentar la Mesta en Soria, como era el cobro de imposiciones y derechos al ganado a su paso por algún puente, puerto ο en cualquier parte de su trayecto hacia ο desde los pastos de invierno. Estos abusos quedaron zanjados desde el punto de vista legal, en 1480 cuando se ratificó que el «montazgo» era un impuesto regio y se condenó cualquier otra imposición sobre los ganados trashumantes34.

  • 35 AGS, Registro General del Sello (RGS), IV-1508, Burgos, 6 de abril de 1508. Provisión real dirigida (...)

27Las causas de las reclamaciones de la Mesta eran, por lo general, la ocupación de pastos comunes, entradas en la cañada para labrar, la apropiación de «términos redondos», defender el término como dehesa ο hacer prendas al paso del ganado. Sobre ellas, se centraban las acusaciones más frecuentes. La ubicación de los lugares en los que se señalaban los conflictos entre vecinos de Soria y el concejo de la Mesta muestra una gran dispersión sobre el espacio de la Tierra de Soria, sólo compensada por la concentración de lugares más conflictivos en la zona norte, en la proximidad de los ríos Razón, Tera y Duero, zonas particularmente atractivas por sus pastos de verano (ver mapa 3, p. 108). En las cercanías del concejo de Soria existía gran movilidad ganadera ya que los ganados que entraban desde Aragón y Navarra a herbajar a Castilla cruzaban las fronteras desde hacía siglos y a ellos se les cobraba también «servicio y montazgo»35.

28La Mesta tuvo que hacer frente, desde 1470 hasta fines del siglo XV, a tres tipos de problemas en el territorio de Soria:

  1. el cobro de imposiciones a los ganados en las zonas de paso;

  2. el mantenimiento de un status quo que garantizase a sus ganados la máxima accesibilidad a las magníficas y extensas tierras de baldío del concejo;

  3. frenar el adehesamiento y las labores de cultivo en las tierras sorianas.

29Veamos a continuación cada uno de estos asuntos:

El cobro de imposiciones a los ganados mesteños

  • 36 «[...] Salud e gracia, bien sabedes quantos males e daños en estos nuestros reynos se han seguido p (...)
  • 37 «[...] Señores por que la merçed de vosotros escribió a mi señor Alfonso de Arellano que los agravi (...)
  • 38 «[...] Quanto al primer capítulo que dyze que pasando los ganados por Rybamilanos e Fuenteaçan e Vi (...)
  • 39 «[...] E porque es mejor que en el señor Iohan de Torres que faze el primero agravio asy debe ser s (...)
  • 40 «[...] Quanto el terçero capitulo que dis quel bachiller Calderon que non bastando los males que lo (...)

30En 1483, una provisión real ordenaba la observancia de cierta capitulación concertada entre el concejo de la Mesta y Soria36. En este documento se prueba la acumulación de impuestos de tránsito cobrados al ganado, que pasaba por el territorio soriano. Para abordar la reclamación se había recurrido inicialmente a un acuerdo fechado en 1474 y pactado entre los vecinos ganaderos de Yanguas, vasallos del señor don Alfonso de Arellano, y el concejo de Soria37. En aquella ocasión se presentaron una serie de quejas de los ganaderos de la Mesta Sombre los abusos que contra ellos hacían algunos concejos de lugares de la Tierra de Soria y algunos señores como el alcaide Juan de Torres y Nicolás de San Clemente, mientras que otros, como Juan de Torres alcaide de Peñalcázar, habían acumulado ganancias de 6.000 mrs en el último año y más de 30.000 en los quince años anteriores, al cobrar indebidamente tasas al paso de los ganados por los lugares de Rivamilanos, Fuenteazán y Velilla porque los ganaderos decían que les pertenecían38. Nicolás de San Clemente que también era miembro de la oligarquía soriana había logrado llevar en diez años más de 40.000 mrs, cobrados a los ganados cerca del paso de su lugar de Navalcaballo39 y el bachiller Calderón los cobraba al pasar por su casa fuerte de Malceso40.

  • 41 «[...] E asymismo señores desides que tenedes montaneros, esto señores bien queremos que abrá logar (...)
  • 42 «[...] E asymismo señores en Quintana Redonda por non ser de menos condiçion que los otros lievan a (...)
  • 43 «[…] Ε asymismo señores somos mucho maravillados querer faser agora lo que nunca se fasia en tyempo (...)

31La reclamación de los ganaderos de Yanguas reconocía que las imposiciones sobre los ganados se iniciaron con diez ο quince maravedís y que habían llegado a doscientos maravedís por rebaño, eso era lo que cobraban los alguaciles sorianos en todo el término a los ganados que lo cruzaban41. Además, se añadió a esto la imposición del alcaide de cobrar una res de cada rebaño. También los concejos de ciertos lugares fueron denunciados ante el concejo de Soria, porque cobraban por pasar por su demarcación ο al cruzar puentes42. A estas gravosas imposiciones, se añadía otra complicación derivada del control que los oficiales sorianos hacían del paso por su término y que obligaba a declarar personas, animales y bienes que pasaran por el territorio a fin de que obtuvieran un «albalá de guía», debidamente cobrado, para poder cruzarlo43.

  • 44 «[...] Lo qual todo sobredicho los dichos caballeros e conçejo dixeron e mandavan e mandaron asy gu (...)

32Las reclamaciones de 1474 encontraron reconocimiento en el regimiento de Soria, el cual aceptó la imposición de no interferir en el recorrido de los «ganados de cañada», ni que tampoco lo hicieran los oficiales del concejo de Soria, ni los vecinos y delegados de los lugares de su jurisdicción, al tiempo que prohibirían hacer otro tanto a los señores de la oligarquía urbana44. No conocemos el alcance de la aplicación de este acuerdo pero sí sabemos que en 1481 los cobros abusivos continuaban. En esta ocasión, habían sido realizados por los «montaneros» y el alguacil del concejo en un territorio concreto: el término de Garray, Tardesillas y Val de Useda, que se convertía en el cuello de botella obligado para los ganados que se dirigían hacia los pastos del Sur.

  • 45 «[...] E despues desto los dichos caballeros e conçejo de la dicha çibdad de Soria respondieron al (...)
  • 46 «[...] Señores vosotros bien sabedes en commo entre otras cosas que sus altesas me mandan faser es (...)

33Ante este segundo bloque de reclamaciones, posterior al acuerdo de 1474, los regidores y el concejo de Soria declaraban su impotencia para hacerlo cumplir, por la tradicional aplicación de uno de los capítulos de la ley del Fuero de esa ciudad que capacitaba al alguacil para acotar cierto territorio al paso de ganado desde mediados de septiembre hasta San Miguel45. Para llevar a cabo la averiguación se hizo un cuestionario a propuesta de los damnificados, con el que se pretendía descubrir hasta qué punto el concejo de Soria se había preocupado de hacer cumplir el acuerdo de 1474 y, en consecuencia, se había implicado en el mismo. La pesquisa resuelve que se levantaran las imposiciones a los ganaderos en el puente de Garray y hace responsable de ello al concejo de Soria46.

34Resulta interesante que el documento nos muestre a los ganaderos de Yanguas reclamando libre tránsito para sus ganados en dos momentos. Primero en 1474, ante los abusos de señores de la oligarquía soriana, de los concejos de los lugares y de los propios oficiales sorianos, entonces se firmó una concordia entre las partes, que responsabilizaba al concejo de Soria de su cumplimiento. Y en un segundo momento, los ganaderos de Yanguas, apoyados por las disposiciones de Cortes de 1480, presionaron al concejo de Soria para que hiciese imponer a vecinos y oficiales los acuerdos de libertad de paso. De ese modo obligaban a los regidores y miembros del concejo a devolver a los ganaderos todo lo prendado en el paso –puente de Garray–, respondiendo de ello con sus fortunas. Se creaba así una red de poderes que, partiendo de los ganaderos de Yanguas, presionaba al concejo de Soria para lograr la no aplicación del fuero en el artículo que les afectaba, amparándose en los privilegios que los Reyes Católicos otorgaron a la Mesta.

  • 47 «[...] que los dichos pastores e señores de ganado no pueden ser prendados no cohechados, ni llevad (...)
  • 48 «[...] E luego los dichos regidores e cavalleros dixeron que ellos non consienten llevar derechos n (...)

35Las trabas, puestas por el concejo y vecinos de Soria a la circulación de ganados, se encontraban respaldadas por el fuero de Soria que reconocía a los alguaciles capacidad para acotar territorio y cerrarlo al paso del ganado de vecinos y extraños, durante los últimos catorce días del mes de septiembre47. Si en el siglo XIII, tal medida se relacionaba con la preservación de cultivos en un corto período de gran movilidad ganadera ya en el siglo XV se había adaptado su interpretación a las ventajas que ofrecía el imponer sanciones al paso de ganado trashumante por Garray, y convertirse así en la excusa legal para el cobro de ciertas imposiciones. Lo cierto es que el regimiento y el concejo de la ciudad no solo no invalidaban la ley del fuero, que mantenían como de rango superior, sino que apoyándose en ella recurrían judicialmente para que no se aceptasen las peticiones de los ganaderos48.

  • 49 «[...] que commoquiera que Juan de Torres e Gonzalo Gil de Miranda como regidores de la dicha çibda (...)
  • 50 «[...] E asymismo el procurador de los caballeros e concejo de la dicha çibdad de Soria dixo ante n (...)

36El incumplimiento de la capitulación de 1483 se denuncia al año siguiente. La alegación de los ganaderos de Yanguas, hecha por Fernando de Çayas ante el concejo de Soria, afirmaba que entonces se seguían cobrando imposiciones a los ganados de la Mesta y se mencionaba a Juan de Torres y a Gonzalo Gil de Miranda, regidores de Soria, como culpables y faltos de palabra al no cumplir el acuerdo. Con esa actitud los ganaderos mesteños seguían insistiendo en su estrategia de comprometer a los miembros del regimiento urbano en el respeto del pacto49. En el mismo documento, los caballeros y concejo de la ciudad hacían alegación de sus razones y aseguraban que las prendas tomadas por el alguacil y los «montaneros» lo habían sido justamente50. De nuevo se acuerda hacer cumplir las leyes de Toledo en favor de los ganados mesteños.

  • 51 «[…] [ibid., f° 1/] Ε diz que contra la dicha nesçesidad vosotros days liçençia a algunas persona (...)
  • 52 Ibid., XII-1497, Madrid, 12 de diciembre de 1497, f° 75.
  • 53 AGS, RGS, IV-1494, Medina del Campo, 19 de abril de 1494.
  • 54 Ibid., X-1498, Zaragoza, 7 de octubre de 1498.

37El que los regidores y caballeros, a la hora de defender sus intereses, fuesen colocados en el punto de mira de los ganaderos mesteños parece plenamente justificado por la gran capacidad de acción sobre las tierras de pasto, que todavía conservan a fines del siglo XV. Estos regidores y caballeros no solo se servían de las abundantes tierras yermas de Soria para sus ganados sino que también se apropiaban de dehesas y facilitaban el paso a ganaderos foráneos, tal y como denunció la Universidad de la Tierra51. Pero la Mesta, en su proceder, no hacía sino señalar a la representación del poder local y contra él dirigir sus reclamaciones. En este mismo sentido actuó contra don Pedro de Mendoza, conde de Monteagudo, por los derechos que les llevaban a los ganaderos a su paso por Almazán52. También el maestresala Ruy Díaz de Mendoza fue demandado por la Mesta por haber cobrado ciertos derechos de asadura en la villa de Morón53. Al igual que lo hacían contra el obispo de Osma y los alcaides de las villas de Ausejo y Cabrejas que les cobraban indebidamente derechos de asadura54.

  • 55 Ibid., XII-1490, f° 270, Aranda de Duero, 11 de diciembre de 1490.
  • 56 Loc. cit.
  • 57 Ibid., IV-1494, f° 119, Morón, 26 de junio de 1496.

38Dentro del territorio soriano, los señores eclesiásticos también tuvieron sus roces con los ganaderos mesteños debido a los cobros realizados al paso del ganado. Así, don Pedro Rodríguez de Santa Cruz, deán de la iglesia colegial de Soria, y Hernán Gómez de Ortega, vicario de Osma, debían responder ante las reclamaciones de los ganaderos de la Mesta sobre el cobro de impuestos al paso de ganados por algunos castillos y fortalezas55. El deán de San Pedro de Soria fue requerido por la Mesta para dar cuenta de los problemas que había tenido el ganado al pasar por la fortaleza de Cabrejas del Pinar de su jurisdicción56. En 1496 se hace emplazamiento a otro señor soriano que había impuesto cobro al ganado mesteño a su paso por el lugar de Cabanillas57.

Reivindicación de territorios de paso

  • 58 Ibid., III-1494, f° 203; IV-1494, f° 322; y X-1494, f° 234. Las comisiones se encargan a Juan Garcí (...)
  • 59 Ibid., Χ-1497, f° 64, Valladolid, 26 de octubre. Diego Nuñez, como procurador del Concejo de la Mes (...)
  • 60 J. Klein, op. cit., p. 72. Junto a una séptima parte de la producción de queso, doce fanegas de tri (...)

39Los abusos debieron ser ya tan frecuentes que en 1494 la Mesta envió dos comisionados a hacer averiguación en la ruta que iba de Soria a Medina del Campo por la cañada adelante a fin de determinar las imposiciones cobradas a los ganaderos que pasaban a «extremos». En esa ruta se sabía que también se cobraban derechos fuera del territorio soriano en las villas de Ucero y Cabrejas, y en los lugares de Cantalucía, Abejar y otros58. Como abuso se denuncian las prendas que los guardas del término de Soria hacían a los mozos de soldada que llevaban sus cabezas de ganado, junto con las de los ganaderos mesteños, a través del territorio del concejo, acogiéndose al amparo de lo dictaminado por el fuero59. Esas cabezas de ganado pertenecían a los pastores en parte porque también les pagaban en especie, ya que les entregaban anualmente una quinta parte de las ovejas nacidas en el rebaño60.

40De todas estas reclamaciones mesteñas sobre abusos cometidos en Tierra de Soria, cabe destacar la mayor diversidad de implicados a fines del siglo XV y la mención de nuevos lugares de cobro de imposiciones a los ganaderos de la Mesta, si lo comparamos con las denuncias recogidas en el documento de 1483. Lo cual parece ratificar el rápido despertar y la potenciación de la actividad ganadera trashumante en un período de diez años. Al hilo de la misma, se desarrolló la astucia en distintas instancias sociales de percibir derechos de paso.

  • 61 AHN, Mesta (Ejecutorias y Sentencias), caja 193/11. Reunido en 175 folios, incluye deslindes, sente (...)
  • 62 «[...] sentencias dadas por algunos jueces en favor de la dicha çibdad de Soria e por consiguiente (...)
  • 63 «[...] Fallo que por parte del dicho conçejo de la Mesta e de los dichos señores de ganado se prueb (...)
  • 64 «[...] E otrosy se prueba que en tierra de la dicha çibdad de Soria ay otros terminos que llaman de (...)
  • 65 «[...] Otrosy se prueba que todos los dichos terminos realengos son pastos comunes de la dicha çibd (...)

41La reclamación de tierras de paso y el afianzamiento de la Mesta en Soria se logra tras un largo proceso y la sentencia del alcalde Chinchilla. Esa importante activación de la ganadería trashumante en este concejo en la segunda mitad del siglo XV bien puede explicar en 1514 el cambio observado en la actitud de Soria respecto a los intereses de la Mesta en su territorio. Así lo prueban las sentencias dadas en 1514 por el licenciado Chinchilla, nombrado por el Consejo Real para que, conforme a la Ley de Toledo de 1480, dejase libres algunos pastos y términos de Soria que estaban ocupados por caballeros y concejos de su jurisdicción61. Lo más llamativo de este documento es la unión del concejo de Soria y de los ganaderos mesteños en la defensa del interés ganadero de los terrenos comunes de Soria62. La reclamación del uso ganadero de las tierras baldías exigía una redefinición de la condición de dichas tierras, a fin de precisar los derechos de los vecinos y siempre teniendo como referencia las disposiciones del fuero. En esta declaración se afirmaba, como primer argumento, que en la dudad y en la Tierra de Soria había términos «realengos», deslindados y apartados de otros términos de los que no se precisaba su uso63. A esos términos se añadirían otros denominados «derraygados», que habían sido de lugares habitados y al quedar éstos despoblados pasaban a ser términos «realengos», excepto si en ellos hubiese «heredades»64. Por último, se concluye en afirmar que todos los términos realengos eran pastos comunes de la dicha ciudad y su tierra, y de todos los vecinos de ella para uso ganadero y sin que nadie pudiera apropiárselos65. Esa reordenación previa de la condición de las tierras comunes se basaba en la utilización del término «realengo» para definir la condición de tierras que no eran propiedades y se prefería ese vocablo a otro también utilizado y conocido, como era «concejil». Resulta interesante este hábil empleo de la terminología porque, a nuestro entender, esconde el deseo de pronunciarse abiertamente sobre la condición de unas tierras que ya no iban a ser ofrecidas al uso de los vecinos y moradores del concejo de Soria sino que se reclamaban para beneficio de los ganaderos mesteños (ver mapa 3, p. 108).

Las tierras de baldío y su explotación

  • 66 «Otrosy se prueba que los terminos de la dicha çibdad e de cada uno de los dichos lugares que los t (...)

42Esa definición se hacía necesaria debido al particular uso que de la tierra hacían los vecinos de Soria, al rozarla y trabajarla para la agricultura de forma esporádica, abandonándola tras su agotamiento. El recurrir a un lenguaje en el que los términos se reclaman como «comunes»-«realengos» induce a una confusa interpretación, ya que sobre ese argumento de uso general se trataba de conculcar un derecho común a los vecinos de Soria, que les permitía subsistir en un terreno difícil, de clima duro y con condiciones precarias, quedando a salvo de otros usos competitivos de la tierra. La opción de uso común planteada por los ganaderos mesteños y por los miembros del concejo de Soria era, por el contrario, una alternativa imposible para muchos de los vecinos del concejo, ya que éstos iban a verse abocados ο bien a la práctica de una ganadería intensiva, como asalariados, ο a la emigración al quedar excluidos de las tierras que ellos trabajaban y necesitaban pero que seguían siendo de todos, según disponía el fuero. Ni siquiera las heredades quedaban a salvo de su posible uso ganadero, salvo si se encontraban sembradas, tal y como dice el texto mencionado. En efecto, sólo se respetarían aquellas tierras que se mantuviesen permanentemente como espacios de cultivo ο bien fuesen dehesas66. La forma más sólida de hacerse con tierras de pasto y defenderlas de la entrada del ganado era poseer una dehesa. El adehesamiento fue por tanto otro de los grandes objetivos de los miembros de la oligarquía, que incorporaron extensas tierras en dehesas, y fue también denunciado por los ganaderos.

  • 67 «[…] Otrosy se prueba que de mas desto ay algunas veredas señaladas y pasos antiguos acostumbrados (...)

43Ayudaba a los ganaderos el que la cañada se respetara a su paso por todos los términos «realengos» y de «propios», y favorecía el tránsito de ganado hacia las tierras de pastos. Al libre paso de la cañada se añadía la demarcación de una zona, que se reclamaba como de libre tránsito para el ganado «estrangero», y se demarcaba desde las dehesas próximas a la ciudad de Soria hasta el confín del término con Yanguas y con los Cameros, incluidos los términos de La Poveda, Los Molinos y Adobeço. En esta primera declaración se dejan sentados principios básicos sobre los que se argumentaban las razones del concejo de Soria y la Mesta, y que tenían como objetivo acotar una zona de tránsito ganadero y acabar con las posibles resistencias que los concejos de las aldeas pudieran ofrecer. De este modo las sentencias y ejecutorias acordadas se iban a convertir en el freno al desarrollo de las aldeas mencionadas y a la ocupación de términos, realizada en los últimos cuarenta años, por parte de los vecinos de las mismas67.

  • 68 Ibid., fos 18 a 20.
  • 69 Ibid., fos 30-32: Fernando de Tormes, Juan de Barrionuevo, Pedro de Barrionuevo, Monjas de Sant (...)

44Tras una primera sentencia, dada por Sancho Díaz de Lugones, en la que se dispone castigar a los culpables con sanciones de 5.000 mrs, si se trata de particulares, ο 100.000 si fuesen concejos68, se logró la recuperación del trazado de la cañada por medio de un nuevo amojonamiento, para lo cual hubo que dar cuenta de las usurpaciones que en ella se habían realizado. En una primera relación de las personas que poseían tierras para pasto en el curso de la nueva cañada a su paso por Garray, descubrimos a algunos caballeros de Soria junto a iglesias y monasterios de la ciudad69. Se comprueba así que el adehesamiento en la zona próxima a la ciudad era uno de los fenómenos más destacados del acaparamiento de tierras.

  • 70 «[...] e digo que la ley de Toledo, por la qual pide se proceda en estos casos, non dysponen ellos (...)

45Otros amojonamientos llevados a cabo para recuperar la cañada, conforme a la ley de las Cortes de Toledo de 1480, en los lugares de Arévalo, Lumbreras, Tardesillas y Cervariça ponen en evidencia la necesidad que tenían estos concejos de término propio, al afirmar que las ocupaciones de tierras realizadas por particulares se habían hecho en perjuicio de los pueblos y concejos donde estaban situados. Estos concejos de las aldeas, se quejaban con asombro de que la reclamación de esos términos, ilegalmente ocupados por particulares, no fuese hecha por el concejo de Soria a quien competía, sino que fuese hecha por el concejo de la Mesta, de quien se decía que en aquellos lugares era tenido como un extraño y como persona privada70.

46A grandes rasgos, se puede afirmar que este amplio documento nos proporciona una interesante información sobre el espacio de interés ganadero reclamado por la Mesta, logrado gracias a la aquiescencia de miembros de la oligarquía y al concejo de la ciudad de Soria. En él se denunciaban las usurpaciones que sobre las tierras comunes habían realizado vecinos de la ciudad, miembros de la oligarquía, y concejos y vecinos de las aldeas, y se ponía de manifiesto el interés concurrente sobre la tierra que se disputaban los ganaderos y los vecinos, que la querían para sembrar. Es decir, para seguir practicando una agricultura de roza, la única que se podía mantener en aquellas tierras.

  • 71 «[...] Y que asymismo sabe que tiene los dichos vesynos de la Poveda que son cofrades del Señor San (...)
  • 72 Ibid., f° 148.

47La respuesta más contundente de los vecinos de la Tierra de Soria se ofrecía desde la instancia de algunos de los concejos de las aldeas, dispuestos a hacer la reclamación de las tierras de baldío como términos de sus respectivos lugares. Pero, si eso no fuera posible, recurrían a la creación de cofradías como la de San Sebastián, formada por vecinos de la Poveda que actuaba en la zona de Gallinero y Lumbreras para mantener acotados terrenos de pasto, de los cuales a su vez se servían para arrendarlos a los ganaderos por cuarenta y ocho medidas de trigo71. Mientras, la cofradía de San Sebastián de Gallinero había tornado un «cerrado» que alquilaba por tres mil maravedís y una cántara de vino72.

48La aparición en la escena económica de estas cofradías de vecinos, que actuaban como propietarios de dehesas, en el término del concejo rural, resulta muy ilustrativa de la manera solidaria de afrontar las dificultades que los cambios económicos y sociales habían producido a los vecinos de la Tierra de Soria. Estas nuevas formas de solidaridad horizontal les ayudaban a sobrevivir y hacer frente a esas dificultades con las que se encontraron, al perder las tierras de cultivo de las que siempre se habían servido, y no disponer de los medios económicos para poder transformarse en ganaderos mesteños. No olvidemos que la competencia en el uso ganadero de la tierra, para estos vecinos de los concejos rurales, se la hacían los miembros de la oligarquía urbana ο de la alta nobleza como los Arellano, señores de los Cameras. Se comprende que ante la fuerza de estos competidores, su potencial económico y su poder, sólo pudieran hacerles frente con las decisiones solidarias de los vecinos.

49Sobre estos argumentos cabe concluir que, tal y como se desvela en el proceso de 1514, se había producido una fusión de intereses entre el concejo de Soria, dominado por la oligarquía de regidores y caballeros, y el concejo de la Mesta. A partir de entonces, la reclamación de tierras comunes, que llevaba a cabo la Mesta en Tierra de Soria, se amplió al reivindicar para uso ganadero todo el espacio que no estuviese reconocido como propiedad particular ο concejil, e incluso en ese caso les era accesible porque quedaba como tierra común del concejo de Soria. Esa aproximación de la oligarquía soriana al Honrado Concejo de la Mesta le iba a ahorrar a la ciudad de Soria esfuerzos y dinero en su enfrentamiento con los usurpadores, de hecho los caballeros del concejo de Soria pedían traslado de la escritura para presentarla ante tribunales y procesos futuros ο donde fuese menester.

  • 73 Esta información se incluyen en las preguntas que el concejo de Arévalo propone a sus testigos: «[… (...)

50El proceso de 1514 desvela, a través de los testimonios y pruebas de los acusados, que en la Tierra de Soria se habían puesto a punto, por parte de algunos vecinos de la Tierra, diferentes formas de organización económica y social, destinadas a facilitar el desarrollo de la ganadería estante, en un reducido marco local. Probablemente, esa opción de ganadería estante se habría impuesto de no haber triunfado en Soria la ganadería trashumante representada por la Mesta. Los concejos de las aldeas necesitaban términos más amplios para el desarrollo ganadero y de ahí que la fusión de los términos de lugares abandonados fuese el primer paso hacia la formación de un único concejo, al tiempo que se mantenían los términos comunes para uso de los vecinos. Ese fue el caso de los vecinos de Arévalo, aldea próxima al límite con Ágreda, que aseguraban que les pertenecían los pastos del lugar de Mortero y la dehesa de la Mata, ya que cuando el lugar de Mortero todavía estaba poblado, entre ambos, hicieron un concejo y, como tal, funcionaron hasta que los vecinos de Mortero pasaron a vivir a Arévalo y desde allí siguieron labrando sus heredades73. Como prueba aportaron que los diezmos de las heredades de Mortero los recogía el clérigo que era beneficiado en Arévalo. La nueva situación exigía mantener una respuesta solidaria, y los nuevos vínculos sociales de vecindad, hermandad y solidaridad iban a facilitar la subsistencia en el marco rural. Esos vínculos eran necesarios para hacer frente a la competencia de los poderosos caballeros sorianos y de la organización mesteña, en un período en el que la parentela ο familia amplia habría desaparecido, ο no era capaz de afrontar tales retos.

  • 74 «Ε que asymismo sabe que tienen los dichos vesynos de la Poveda que son cofrades del dicho Señor Sa (...)
  • 75 Gerbet, L’élevage dans le royaume de Castille, p. 39, ed. cit.

51Otra forma de actuación solidaria de los vecinos de un concejo rural, para mejorar las condiciones de su explotación ganadera, consistía en agruparse en una cofradía capaz de adquirir bienes inmuebles en propiedad, y mantenerlos en explotación. De ese modo, los vecinos del lugar de la Poveda, como ya vimos, se constituyeron en cofrades del Señor San Sebastián para poder adquirir un «cerrado» al que llamaron de San Sebastián y que, según las denuncias de los ganaderos mesteños, constituía un buen lugar de paso74. Estas cofradías rurales, poco conocidas, debieron ser alternativas de respuesta de las que se sirvieron los campesinos y ganaderos castellanos a fines del siglo XV, tal y como ocurría en Palencia donde había una cofradía de Santiuste pastor75.

52En definitiva, cabe concluir que la creciente presencia de los ganaderos mesteños, de fuera y de dentro del concejo de Soria, acabó con las opciones que se hubiesen podido poner a punto para desarrollar una ganadería, trasterminante ο estante, más eficaz e independiente en la Tierra de Soria. Lo cierto es que la Mesta había triunfado en Soria a comienzos del siglo XVI, gracias a la colaboración de la oligarquía, y eso contribuyó a dinamizar un proceso de redistribución de la población y sedentarización, al tiempo que favoreció un fenómeno de especialización económica en la Tierra de Soria acorde con las formas precapitalistas de economía que se conocían en Castilla a fines del siglo XV. A partir de entonces, el territorio de la zona norte de Soria se decantó como zona prioritariamente ganadera, mientras la parte oriental desarrollaba una actividad agraria volcada en la producción de cereal. No olvidemos que la reclamación de las tierras comunales para uso ganadera, al amparo de su condición de tierras de «realengo», afectaba a toda la Tierra de Soria, tal y como lo prueba el mapa en el que figuran los lugares en los que la Mesta hace reclamaciones de esos terrenos en 1514 (ver mapa 3, p. 108).

El concejo de Segovia y la Mesta

  • 76 AGS, CR, leg. 9-8, Medina del Campo, 10 de mayo de 1504.
  • 77 «[...] de verano por la syerra de Segovia e Hoyos de Sant Millan que es parte de la dicha syerra... (...)

53La posición del concejo de Segovia respecto al concejo de la Mesta resulta también interesante porque, aunque durante el período medieval no tenemos noticia de grandes conflictos debido a que la oligarquía tenía puestos sus intereses ganaderos en los sexmos del sur de la Sierra, a comienzos del siglo XVI figura un interesante pleito. Se trata de unas diligencias para el proceso sostenido entre el concejo de la Mesta y la Tierra de Segovia contra el concejo de Segovia, sobre la dehesa de Hoyos de Santillán, destinada a ser de uso de la carnicería que abastecía a la ciudad76. El concejo de la Mesta reacciona, y asegura que la provisión no había sido ganada convenientemente y que sus partes no habían sido ni consultadas ni informadas, lo cual era necesario hacer puesto que se trataba de algo que iba en su perjuicio. Además, afirmaba que iba en contra de los intereses de los vecinos de la Tierra de Segovia y de los «hermanos» de esa cuadrilla que traían por allí sus ganados77. Se temía así, que si la dehesa se hiciera, se le quitarían al concejo de la Mesta sus cañadas, por las cuales pasaban unas 500.000 ovejas y, en consecuencia, notificaban al Consejo que la dicha provisión sería obedecida pero no cumplida ya que pedían que la mandase revocar. Esa misma petición se solicitaba de nuevo en octubre de 1504, cuando el concejo de Segovia no acudió a defenderse de la demanda puesta por la Mesta. Entonces se quejaron de que la ciudad no acudiese al emplazamiento y pidieron que se revocase la provisión, por el perjuicio que hacía a los ganados que pasaban por allí hacia la Venta del Cojo.

  • 78 «[...] zona de pasto común que es la Tierra de Segovia e lo puede pazer todos los vecinos dela tier (...)

54El 10 junio 1505, se incorporaban como parte a este pleito los sexmos y pueblos de la Tierra de Segovia porque decían que la decisión del concejo justicia y regidores de Segovia sobre la dehesa de Hoyos de Santillán hacía mucho agravio a los vecinos de la Tierra. Aseguraban que la dicha dehesa era inútil y así lo habían dicho los que la conocían y creían que por ofrecérsela a los carniceros éstos no darían la carne más barata. También recordaban que estaba situada en zona de pasto común de los vecinos de la Tierra78.

  • 79 Ibid., f° 7: «[...] e no pueden salir las aves de casa quanto mas los ganados que no se los prend (...)

55Resulta interesante observar cómo en el caso de Segovia, habían sido los vecinos de la Tierra, representados institucionalmente en el pleito, quienes se colocaron al lado de la Mesta frente a la decisión de la ciudad, a la que tachaban de parcial y poco conveniente a los intereses del concejo. La razón de este alineamiento se encuentra en el hecho de que éstos, como otros tantos lugares de la Tierra de Segovia por los que atravesaban las cañadas, participaban en las actividades de la ganadería trashumante, ya fuera como propietarios de ganado ο como asalariados, trabajando como pastores ο zagales. Así, sentían que todo lo que perjudicaba a la Mesta les perjudicaba a ellos. En este caso decían que, si se mantenía el amojonamiento de la dehesa, se produciría el despoblamiento de algunos lugares como Hontoria, Juarrillos, Revenga, Aldehuela, Las Navas y Pellejeros. Lugares ganaderos, próximos a la ciudad de Segovia, que no podían producir pan y se mantenían de la cría de ganado, por lo que pagaban muchos impuestos. Afirmaban que esos lugares se destruirían por estar muy cerca de la dicha dehesa79 (ver mapa 1, p. 106).

  • 80 «[...] se pasta e corte e roçe segund que siempre se pasçio e rroço e cortó de tiempo inmemorial am (...)

56En consecuencia, solicitaban que se mandase quitar la dehesa y que las tierras fuesen pasto común para pacer y rozar, como siempre se había hecho, para lo cual pidieron un real oficio de S. A.80 Resulta interesante este modelo de relación entre el concejo de la Mesta y los vecinos de la Tierra de Segovia, que se hacía compatible incluso con hacer rozas. El 13 septiembre 1505, el Consejo Real decidió que

se debía anular la dicha provisión que había sido dada para hacer la dicha dehesa y que la ciudad buscase en qué otra parte donde se pudiese hacer, sin perjuicio de terceros, y se proveería sobre ello.

V. – Conflictos de la Mesta en el territorio de la Extremadura oriental

  • 81 A través de la documentación de AHN, Mesta (Ejecutorias y Sentencias), se pueden conocer algunos as (...)
  • 82 Las ejecutorias y sentencias conservadas en el AHN, sección Mesta, han sido estudiadas entre otros (...)

57Una vez conocidas las particulares circunstancias de Soria y Segovia en sus relaciones con el concejo de la Mesta, resulta de interés conocer cómo se relacionaba esta institución con los concejos y lugares del resto de la zona estudiada81. La documentación ilustra sobre los conflictos y tensiones que la Mesta tenía en la zona, al tiempo que se conocen las soluciones que los dictámenes judiciales ofrecían a cada problema. Al hacer un resumen de los problemas tratados observamos en la documentación que se refieren a trs tipos de asuntos: 1° imposiciones y gravámenes puestos sobre el ganado; 2° ocupación de vías pecuarias por cultivos y otros usos; y 3° asuntos de gobierno y organización de la Mesta, que figuran en menor medida. La impresión que dan estas ejecutorias favorables a la Mesta es de una tendencia casi generalizada a la ocupación y cultivo de las cañadas, veredas y abrevaderos, por parte de los vecinos y, en consecuencia, de ahí se derivaban conflictos y tensiones que acababan en pleitos82.

Los conflictos por controlar las zonas de paso de los ganados

  • 83 Luis Vicente Díaz Martín, «La Mesta y el monasterio de Guadalupe: un problema jurisdiccional a medi (...)

58El tránsito de los ganados hacia los pastos de verano y de invierno era uno de los asuntos de los que se habían ocupado los monarcas en sus concesiones de privilegios a la Mesta desde el reinado de Alfonso X. Garantizar la seguridad de rebaños y pastores era preciso y para ello nada mejor que defender los trazados de las cañadas. Ahora bien, el trazado de esas vías y su acotamiento tardó siglos en precisarse y definirse, ya que los reyes daban los privilegios expresando de forma general su recorrido y sólo se aludía a los terrenos por los que debía pasar el ganado trashumante83. Al preguntarse por el sentido de esos señalamientos de las rutas que se expresan con escasas precisiones, aludiendo a términos enteros como lugares de paso, no encontramos una única justificación. Lo cierto es que los ganados discurrían por vías que se ensanchaban al llegar a tierras de baldíos y espacios concejiles en los que los rebaños podían pastar sin dificultades y sólo se hacían estrechas al llegar a encontrarse con accidentes del relieve ο al aproximarse a las tierras de labor. Por lo tanto, cuanto menos específica fuese la mención del trazado más amplitud de espacios tendrían los ganados para su disfrute y sólo cuando surgieran reclamaciones se recurriría a la legalidad del ancho de la vía pecuaria y el respeto a su trazado.

  • 84 El autor supone que pudiera deberse a la reserva que los pastores mantenían acerca del trazado de l (...)
  • 85 A. García Sanz, art. cit., p. 24.
  • 86 AHN, Mesta (Ejecutorias y Sentencias). Los lugares con conflictos de paso de ganados eran: Alcoba d (...)

59Curiosamente, la falta de precisión en el trazado de las rutas no mermaba detalles a la hora de describir la capacidad y las competencias del «alcalde entregador» como oficial de la Mesta. A comienzos del siglo XIV no existían como tales unos trazados de cañadas ya que éstos sólo eran fijos en determinados pasos, cuando lo agreste y difícil del terreno obligaba a concentrarse en un punto de paso; era entonces cuando quedaba señalizado, y a partir de esas referencias cada pastor elegía el camino en función de su itinerario. Así, salvo para esos puntos concretos, no hay referencias sobre la descripción de las cañadas84. La indefinición del trazado de las vías del ganado se fue resolviendo lenta y puntualmente en el curso de los siglos XIV y XV, gracias a la intervención de los «alcaldes entregadores» que actuaban en defensa de los ganaderos. Con anterioridad al reinado de los Reyes Católicos no se encuentra documentación precisa que aborde el problema del paso del ganado definiendo el trazado de las cañadas (ver mapa 2, p. 107). Por lo tanto, cabe pensar, que bajo el amparo general que ofrecían los privilegios y con la colaboración de los «alcaldes entregadores», se podía llevar a cabo la trashumancia, sin entrar en grandes conflictos sobre pasos y términos. La razón de este supuesto equilibrio para el uso de los terrenos de paso pudo quedar rota en el reinado de los Reyes Católicos y habría que achacarlo a los importantes cambios económicos y sociales que se produjeron en Castilla en el curso del siglo XV, que dieron resultados visibles en las formas de explotación del suelo ya en el último cuarto de esa centuria. El crecimiento demográfico pronto se tradujo en necesidad de tierras de cultivo y las tierras de baldío conocieron una mayor presión85. Los conflictos entre Mesta y concejo prueban la tensión que estas tierras soportaban a fines del siglo XV. Des de 1481 a 1514 se mantuvieron veintisiete pleitos por razón de defender los pasos del ganado al atravesar los territorios de la Extremadura castellano-oriental y de ellos once corresponden a lugares del ámbito segoviano y dieciséis al soriano86. El soporte jurídico de las reclamaciones de la Mesta estaba en las disposiciones de las Cortes de Toledo de 1480 y el privilegio otorgado a la Mesta en 1489, a los que ya nos hemos referido anteriormente. Por medio de esas concesiones se aseguraba de un modo preciso la movilidad de los ganados y se les reconocía libertad de tránsito por cualquier lugar, paciendo las yerbas y bebiendo las aguas, siempre que respetasen los cultivos de pan, las viñas, las huertas, los prados adehesados y las dehesas boyales (ver mapa 2, p. 107).

  • 87 Ibid., caja 49/12.

60Los conflictos dejan entrever la necesidad que tenían los vecinos de tierras para rozar, que en ocasiones eran causa de los estrechamientos y la invasión de las cañadas. En algún caso, como el de Cantalucía y Ucero (1495) se designa a cinco personas para que indiquen por dónde iba la cañada y se recupere para uso ganadero87. A través de las ejecutorias conservadas observamos que la Mesta se adaptaba a las formas de explotación agropecuaria de los terrenos por dónde pasaban los ganados y, según los casos, diseñaba estrategias de reclamación que también se ajustaban a un uso diferenciado de los distintos terrenos, por parte de los ganaderos mesteños. A partir de estos elementos de análisis diferenciamos tres actitudes reclamatorias.

Zonas de agricultura sedentarizada

  • 88 Estrechamientos de las cañadas por cultivos se documentan en Aldehuela (1493), ibid., caja 14/17; V (...)
  • 89 Se amojona la cañada en Quijorna (1490), caja 171/2; Boceguillas (1490), ibid., caja 36/5; San Este (...)
  • 90 Ibid., caja 87/1.

61En ellas, el límite de la cañada es más preciso y las denuncias aluden a tierras labradas que se recuperaban para la cañada con imposición de penas. Debido a lo cual, en estas zonas los conflictos iban asociados a estrechamientos de cañadas y a su invasión con labores88. La solución del problema se resolvía con un amojonamiento de la vía pecuaria89. Se observa que en estas zonas más sedentarizadas la convivencia con el ganado trashumante era más llevadera y parecía que las ocasiones de conflicto se reducían mucho e incluso se observa una buena disposición de las partes, cuando las diferencias se resolvían a favor de la Mesta. El caso de Fuentearmegil (1492), lugar del monasterio y monjas de Fuencaliente, resolvía reservar las vías para el paso del ganado y una vez cogido el fruto, los ganados podrían entrar en los rastrojos sin que les tomasen nada, de ese modo se beneficiarían ambas partes de la derrota de mieses90.

Zonas con agricultura en proceso de sedentarización

  • 91 Ibid., caja 81/2-3-4-5-6-7 y 8. Se dice que los alcaldes lo habían mandado labrar sin saber que pas (...)

62Éstas eran más apetecidas por los ganaderos porque en ellas los rebaños encontraban pasto y acogida. En ellas también había cultivos esporádicos que paulatinamente se iban haciendo más estables a medida que la población crecía y la tierra lo permitía. Estas zonas, a medio plazo, estaban abocadas a quedar ocupadas por cultivos y a dejar reducidos espacios para el paso del ganado. Se puede decir que en ellas la Mesta mantuvo una política más cauta y práctica, ya que, en determinados lugares, de especial interés ganadero, trató de ampliar en la medida de lo posible los pasos de ganado, reivindicando su antigua condición de vía pecuaria. Éste es el caso de las reclamaciones que emprende la Alesta en El Espinar, a su paso por las zonas cercanas a la población, donde se obtuvieron varias sentencias individualizadas y favorables a la Mesta para acotar un paso de ganado en 1493 y 1497. En este caso, las tierras reivindicadas por la Mesta estaban próximas a la población y nos asombra el hecho de que algunos de los ocupantes fuesen regidores ο miembros destacados del concejo de El Espinar. Si tenemos en cuenta, que desde muy pronto, ese lugar tuvo interés por la actividad ganadera y se llegó a convertir en un lugar rico gracias a su desarrollo, sorprende encontrar a sus regidores actuando contra los intereses de la organización mesteña y alegando en su defensa que desconocían el trazado de la cañada, y que no actuaban de mala fe, por lo que se les impuso una pena reducida de cien maravedís91. Por eso pensamos que la recuperación de tierras en este lugar no se quería hacer de un modo general e impreciso, sino que se trataba de fijar límites y recuperar tierras para el paso y apacentamiento de ganados. Para ello, una buena estrategia era iniciar un proceso de reclamación judicial, con objeto de alcanzar una sentencia favorable que adjudicase tierras ocupadas para el paso del ganado. Así se acotaban zonas importantes en espacios clave y se impedía la expansión de los cultivos en ellos. En el caso de El Espinar conviene tener presente que era una villa perteneciente al concejo de Segovia y cualquier modificación de la condición de sus tierras concejiles era competencia del gobierno de la ciudad. Si la oligarquía rural deseaba que determinadas zonas se preservasen para el paso de los ganados trashumantes, era más fácil colaborar con la Mesta en la fijación de ese uso que solicitarlo a los regidores de Segovia.

  • 92 Ibid., caja 185/1. Se trataba de una incipiente organización del terrazgo como paso hacia la sedent (...)

63También resulta interesante el caso de Riaza (1504), donde se hizo amojonamiento de la cañada, para lo cual fueron reconociendo las parcelas labradas, a las que denominan rastrojos. Esas tierras se recuperaban así para el uso pecuario y se amenazaba con la imposición de multas de trescientos maravedís, con lo cual se vinculaban definitivamente al uso ganadero. En otra tierra, en el camino de Saldaña, decidieron organizarla en hojas, para que un año labrasen una hoja y dejasen la otra para cañada y al año siguiente se cambiase92. En La Losilla y Pobar (1493) también se recuperaron tierras labradas para la cañada, lo mismo que en Bohos (1495), Sepúlveda (1499) y Lozoya (1513) (ver mapa 1, p. 106).

Zonas de suelos pobres y poco sedentarizadas

  • 93 Ibid., como la sentencia contra Zayas de la Torre (1492), caja 234/21.
  • 94 «[…] [f° 1/] fallo que devo mandar e mando que los labradores e vesinos del dicho lugar ayan de l (...)
  • 95 Ya se analizó el caso de Soria, en la ejecutoria de 1514, ibid., caja 626/1.
  • 96 Ibid., cajas 12 y 92/7.

64Por lo general, en estos casos, las ejecutorias recomendaban que dejasen abiertas las cañadas93. Esta recomendación tan imprecisa se asociaba a las circunstancias que acompañaban el paso de ganado por términos abiertos en los que, tras la ley de 1489, los ganados podían pasar sin trabas ni limitaciones. El acuerdo para mantener las tierras labradas y permitir el paso del ganado, organizando los cultivos por hojas, es muchas veces la solución que se encuentra, como ocurrió en Rejuelas (1501)94. Pero en realidad lo que pretendía la Mesta era acabar con la práctica de los cultivos de roza, que de forma casi generalizada se mantenían en las zonas más pobres. Esa forma de agricultura, que tenía serias difîcultades para derivar en sedentarización, creaba enormes problemas al paso del ganado y se convertía en un competidor serio de los intereses de la ganadería trashumante. En la tarea de poner freno a la agricultura de roza, se tuvieron que emplear a fondo los «alcaldes entregadores» después de 1480, con la intención de evitar que derivasen en ocupaciones de tierras ya fuera para dehesas ο para cultivos95. En Alcoba de la Torre se consiguió una prohibición amplia (1492) y en Grajera, se lograba el acuerdo de fijar los cultivos en hojas y permitir el paso del ganado96.

  • 97 Ibid., caja 619.

65Por su parte, algunos concejos como Segovia, poco dados a sintonizar con los intereses mesteños, muy pronto vieron que las tierras de baldío, de escaso valor para la agricultura pero de interés para la ganadería trasterminante, resultaban demasiado vulnerables a las apetencias de la organización ganadera. De ahí, la voluntad que manifiesta Segovia en delimitar y precisar el trazado de las cañadas para evitar que todas las tierras de baldío pasasen a ser paso de ganado. En 1481-1482, Segovia hizo el apeo, junto con los enviados de la Mesta, de la cañada que atravesaba el campo de Azálvaro, entre Segovia y Ávila, que era una de las zonas de interés ganadero para la oligarquía urbana97. Es posible que, de nuevo en 1505, quisiera evitar perder el control sobre unas tierras próximas a la ciudad y esa fuese la razón de querer instalar allí, en esas tierras pobres y de escaso valor agrario, una dehesa de las carnicerías. Esa fue la causa de la disputa entre Segovia y la Mesta, tal y como ya indicamos.

  • 98 «[...] que abra un año poco mas ο menos lo repartieron por suertes a cada veçino una suerte para qu (...)

66Lo interesante y curioso es que en esta rivalidad con los concejos por el uso de las tierras de baldío, la Mesta se aprovechaba del significado del término «concejil», y reivindicaba precisamente que esas tierras fuesen las que quedaran para uso ganadero. Así lo expresan sus representantes, en Quintanas Rubias de Yuso, entre otros lugares, cuando consiguen recuperar el término del Jaranillo porque dicen que era término «derraygado» y despoblado, que era de pasto concejil y que nunca fue labrado. Los vecinos alegaban que hasta hacía siete u ocho años esa tierra se había repartido por suertes y se había arado y sembrado98.

67En resumen, cabe concluir sobre este apartado, que se prueba la capacidad de la Mesta para adaptarse a las diferentes situaciones de explotación agropecuaria de los terrenos y disputar con diferentes argumentos y, al amparo del apoyo jurídico que le otorgaban los privilegios de la monarquía, reivindicar los espacios necesarios para asegurar la movilidad del ganado. A su vez, la documentación nos ofrece datos y detalles de las condiciones de explotación en que se encontraban las tierras en disputa, lo cual nos permite ratificar la cambiante situación de la agricultura y también conocer algunos aspectos de la actividad agraria más pobre de Castilla, y de las circunstancias que acompañaron al proceso de sedentarización, organización del terrazgo y distribución de las actividades pecuarias a fines del siglo XV y principios del XVI.

Imposiciones y prendas tomadas a los ganados

  • 99 Cortes, vol. III, apartado 90, pp. 172-173.
  • 100 Riofrío, Camporredondo, Coca, Turégano y Santa María de Riaza son los de la zona segoviana y Medina (...)
  • 101 AHN, Mesta (Ejecutorias y Sentencias): Soria (1481), caja 191/9; Navas de Riofrío (1488), caja 142/ (...)
  • 102 Ibid., caja 211/5. Es el caso de Torrevicente en Soria que cobraban hasta doscientos mrs por pasar (...)

68Uno de los lastres a los que se enfrentaba la ganadería trashumante era el cobro de tasas e imposiciones que sobre las cabezas de ganado se exigían al pasar por puentes, estrechamientos, castillos y fortalezas. Generalmente se cobraban en especie y en algunas zonas se convirtieron en una forma estable de obtener beneficios. En las Cortes de Toledo de 1480 se prohibió la imposición de cualquier impuesto bajo graves penas, y de ese modo, el ganado trashumante sólo pagaría el servicio y montazgo99. A través de las ejecutorias y sentencias sabemos que en el cobro de tasas al ganado se encontraban implicados numerosos concejos y también grandes señores laicos y eclesiásticos. El conjunto documental prueba que los cobros estaban más extendidos en la zona soriana que en la segoviana, ya que diez de los lugares denunciados correspondían a la primera zona y seis a la segunda100. La mayor proclividad a efectuar imposiciones al ganado trashumante se asocia a las dificultades del terreno y van justificadas por las prohibiciones a la entrada de ganados foráneos contenidas en los fueros. Ya hemos visto cómo en el concejo de Soria, se había convertido en una forma de ingresos saneados y estables para algunos miembros de la oligarquía urbana de los caballeros, principalmente. Tras las ordenanzas de las Cortes de Toledo, se puso coto a esos cobros, y trece lugares y concejos fueron sancionados y obligados a abandonar esas prácticas consideradas abusivas101. Así sabemos que se cobraban derechos de «asadura» en Ágreda por el paso de ganados, impuestos al pasar por su término en Zayas de la Torre, Brías, Zarzuela, Santa María de Riaza y Rejas de Ucero, portazgo en Camporredondo, y montazgo imponía Valdeprado al cruzar la sierra de la Pineda102. La actitud judicial de las sentencias es de romper con esas prácticas, castigar con multas y amenazar con pena de muerte en caso de incumplimiento. La actitud de los concejos parece resignada a aceptar lo que las sentencias disponen y en consecuencia pensamos que esos gravámenes irían disminuyendo.

  • 103 Ibid., Medinaceli (1469 y 1493), caja 123/11-13; Almazán (1496), caja 130/20; Villacomancio (1497), (...)
  • 104 Ibid.,Yanguas (1514), caja 232/8.

69Por el contrario, la actitud adoptada por los jueces para con los delitos cometidos por miembros de la alta nobleza de la zona parecía distinta. Se planteó tras las quejas que mantenían los ganaderos contra miembros de la nobleza, con señoríos en la zona, por cobrar tasas a los ganados trashumantes. Nobles de la importancia del conde de Medinaceli fueron acusados por cobrar tasas al ganado a su paso por la villa de Medinaceli, a los Fonseca en la villa de Coca, al obispo de Osma en Ucero, al duque de Nájera en el paso de la Pinilla y al conde de Monteagudo a su paso por Almazán103. Lo curioso es que en estos casos las sentencias mantenían una actitud menos drástica que la observada hacia los concejos y disponían que no se impusieran nuevas tasas, como figuraba en la ejecutoria contra el duque de Medinaceli. En el caso del conde de Monteagudo, se le hacía emplazamiento para que declarase sobre lo tornado, a la familia Fonseca se le decía que revocase su exigencia de imposición y sólo en el caso del obispo de Osma se dispuso que pudiesen pasar los rebaños de la Mesta por Ucero, Cabrejas y las otras fortalezas del obispo y que no les cobrase «castillería» bajo pena de 50.000 mrs, y finalmente en el caso del conde de Nájera se llegó a disponer que pagara hasta 200.000 mrs que había cobrado a los ganados trashumantes durante cinco ο seis años, pero mandaban que lo devolviera bajo pena de 20.000 mrs. No obstante, éste alegó, que los ganados de la villa de San Pedro de Manrique eran suyos y que mantenía derechos sobre aquellos ganados que entrasen en su territorio, tal y como se le concedió en diferentes privilegios reaies. La actitud obcecada del duque, don Pedro Manrique, hace pensar que aunque la sentencia dictaminó que cumpliese lo dispuesto resultaba difícil de lograr104. Así, vemos que la ley también era más favorable en su aplicación a la nobleza laica y menos para la nobleza eclesiástica y los concejos del lugar. El castigo era más severo si se trataba de particulares que quisiesen aprovecharse e imponer tasas al paso del ganado.

Cuestiones de organización y gobierno

  • 105 Ibid., Robledo (1497), caja 175/6.
  • 106 Ibid., Soria y Ágreda (1504), caja 193/10.
  • 107 Ibid., Fuentepinilla (1509), caja 88/2a. También eran posesiones del conde de Aguilar el territorio (...)

70Entre las ejecutorias y sentencias manejadas aparecen muy pocas referencias a asuntos de organización, si bien se ha encontrado una real provisión de 1497, dirigida al concejo de Robledo de Chavela en el sexmo de Casarrubios (Segovia) sobre ciertas ovejas en litigio con el concejo de la Mesta, que los guardas habían encontrado en su término, para que fuesen entregadas a un hermano (miembro) del concejo de la Mesta hasta que se dispusiese sobre su pertenencia105. Otra real orden disponía que los concejos de la ciudad de Soria y su Tierra y los de la de Ágreda y su Tierra, dejasen sacar a los hermanos del concejo de la Mesta las rentas de pan que tenían colocadas en esos concejos hacia otras partes del reino siempre que no saliesen a otro país106. Se comprende que ante la escasez de trigo del año 1504 los concejos de la zona soriana tratasen de evitar que el trigo saliese y verse así desabastecidos. Por último, en 1509 se dió sentencia en contra del conde Aguilar y se dispuso que a partir del día de la fecha se consintiese a los hermanos del concejo de la Mesta celebrar sus reuniones y mestas en los lugares y villas de sus señoríos y que se permitiese la entrada a los ganados mostrencos107.

VI. – La atracción de las oligarquías

71A fines del siglo XV el Honrado Concejo de la Mesta se había dotado de medios institucionales y humanos suficientes como para poder vencer los obstáculos que impedían el desarrollo creciente de la ganadería trashumante. No obstante, a través de la documentación manejada en este trabajo, se observa que le quedaban aún serios obstáculos por vencer. Uno de los retos más importantes con los que se enfrentaba la Mesta era el de conseguir el apoyo de las oligarquías concejiles ya que éste resultaba fundamental. En el caso de Soria, la Mesta consiguió interesar a la oligarquía de caballeros que gobernaban la ciudad, y el regimiento y la ciudad apoyaron la reivindicación de tierras y libre tránsito de la Mesta. A su vez la Mesta y sus «alcaldes entregadores» pasaron a ser los más fieles defensores de la integridad territorial del concejo, que en la mayor parte de su territorio se reservaba para la explotación ganadera.

  • 108 AGS, Cámara de Castilla (Pueblos), leg. 20, 1514. Dice que los originales de esas sentencias están (...)

72Sin embargo, la ejecutoria de 1514 marcó un hito en las relaciones de los vecinos de la Tierra de Soria con la Mesta, al sentar las bases de una nueva forma de explotación del espacio soriano, Pero los conflictos y diferencias en el acceso a los territorios y las disputas se siguieron manteniendo y prueban la dificultad para lograr el cumplimiento de las sentencias. La perfecta unión de intereses entre la ciudad de Soria y el concejo de la Mesta se pone entonces en evidencia ya que en un documento de 1514 se reclamaba, por parte de la ciudad de Soria, el cumplimiento de las sentencias pronunciadas a favor de la ciudad a tin de que se le restituyesen los términos ocupados por algunos regidores, caballeros y otras personas de la dicha ciudad y su Tierra108. Se mantenía la ambición de tierras por parte de la oligarquía urbana que se negaba a devolver lo usurpado a las tierras concejiles y seguía cercando y adehesando términos.

  • 109 AGS, RGS, IX-1515, Segovia, 28 de septiembre de 1515.

73Pero también, la alianza trabada entre el concejo de Soria y el concejo de la Mesta, comenzó muy pronto a verse descompensada ante el empuje del creciente poder de la Mesta, que dejaba bien claro su objetivo de convertir el territorio soriano en zona de paso y de aprovechamiento privilegiado para los «señores de ganado». De ese modo, los derechos y atribuciones del concejo de Soria, en tanto que señor colectivo de sus términos, quedaban fuera de consideración, tal y como lo prueba la reclamación hecha por la ciudad que exigía respeto y ejecución, para las imposiciones que sus guardas y montaneros ponían a los pastores y ganados del concejo de la Mesta. Porque se quejaban de que éstos no solo no pagaban las multas y sanciones impuestas al ganado sino que, por haber conseguido el favor real, lograban que el asunto fuese tratado en lugares de los que procedían los rebaños y ganaderos, y que eran de señorío. Decía que allí, los «dueños de ganado» tenían sus casas y el concejo de Soria nunca alcanzaría cumplimiento de justicia. En el mismo documento se indicaba la desconfianza que tenían del corregidor y creían que debería de llevar compañía, por resultar también sospechoso de favorecer a la Mesta109.

74Para interpretar correctamente el rápido ascenso y la imposición de la Mesta en el territorio del concejo de Soria, entre el último cuarto del siglo XV y primeros decenios del siglo XVI, no cabe argüir solamente su capacidad, buenas relaciones con los centros de poder, como la monarquía y la alta nobleza, y su eficacia en los procedimientos judiciales, es preciso también tener presente la complicidad y el interés que la Mesta tenía en atraer a los ganaderos sorianos, miembros de la oligarquía de caballeros, y conocedores de las estrategias y medios para lograr un propósito que les beneficiaba también a ellos. Fue la ambición de estos caballeros sorianos la que les llevó a cambiar su actitud de parasitar a los ganaderos mesteños, tal y como lo habían hecho hasta 1480, para aunar sus intereses más tarde, y volcarse con ellos en la explotación de la ganadería trashumante. Movidos por razones de afinidad económica y el deseo de aprovechar la mayor disponibilidad de tierras de pasto para todos, en zonas todavía reticentes a la entrada de las ovejas trashumantes, y de ese modo se volcaron en la actividad de cría de ganado trashumante. Siempre al amparo de la favorable legislación con la que se vio favorecida la Mesta, en el reinado de los Reyes Católicos.

  • 110 Ibid., caja 187. De 1537 y 1634 se conservan dos voluminosos libros que recogen asuntos de pleitos (...)
  • 111 Cf. mi artículo «Labradores ricos: nacimiento de una oligarquía rural en la Segovia del siglo XV», (...)

75El caso de Segovia fue más difícil ya que el concejo de la ciudad gobernado por el regimiento y apoyado por los caballeros de los linajes y los caballeros quiñoneros participaban de la explotación ganadera de trasterminancia que se desarrollaba en la Tierra sur de Segovia. Constituían así un bloque de resistencia a los intereses mesteños que se mantuvo durante la Edad Moderna110. El contrapunto de apoyo social, en el caso de la ciudad de Segovia y su Tierra, lo ofrecen los llamados «labradores ricos», miembros de la oligarquía rural, interesados desde muy pronto por la actividad ganadera y apartados del acceso a los pastos de trasterminancia, lo cual les llevó a interesarse por la trashumancia de largo recorrido que discurría por las cañadas que atravesaban la Tierra de Segovia. Así, lugares y villas como Villacastín, El Espinar, Robledo de Chavela, Valdemorillo y otros, desarrollaron un gran interés por la ganadería111.

  • 112 AHN, Mesta (Ejecutorias y Sentencias): 1492, caja 172/7. Juan de Barrionuevo aparece dando testimon (...)

76Para la Mesta, constituía un importante reto obtener el apoyo de los poderes concejiles debido a que éste podía llegar a ser fundamental para asegurar el paso de los ganados por su territorio. Las vías utilizadas para lograr hacerse con su favor se resumían, en interesarles en los beneficios económicos de la ganadería trashumante e integrarles en la organización de la Mesta, pero, en algunos casos, llegaban a ofrecerles cargos de responsabilidad en el seno de la organización. Así ocurrió en el caso de algunos caballeros sorianos como Juan de Barrionuevo que figuraba como representante de la Mesta y de Juan Guerra, delegado por la organización ganadera para llevar el pleito con el conde de Aguilar112.

77En el presente trabajo hemos abordado el estudio del desarrollo de la ganadería trashumante en el territorio de la Extremadura castellano-oriental y hemos comprobado cómo, a pesar de las facilidades para la actividad ganadera en los territorios de Soria y Segovia, surgieron conflictos y tensiones cuando su crecimiento entró en colisión con los intereses y las formas de vida de los vecinos de la zona. La documentación prueba cómo el impacto de la ganadería tuvo consecuencias bien distintas en los dos grandes concejos de realengo al sudeste del Duero. Mientras para Soria significó un cambio drástico con consecuencias notables en el poblamiento, en la economía y en la organización social, en Segovia se vio frenada por la poderosa oligarquía urbana que no se interesó en participar en la ganadería de largo recorrido y supo mantener bajo control los espacios ganaderos de su Tierra.

78Por lo tanto, cabe concluir que para conocer el alcance de la implantación y desarrollo de la ganadería trashumante es preciso analizarla también en el marco regional y local en el que discurren los asuntos cotidianos. La diversidad de paisajes iba pareja a las diferentes posiciones de vecinos, concejos y señores, generalmente dispuestos a favor ο en contra de la Mesta. Se observa que a fines del siglo XV la organización mesteña contaba con los medios humanos e institucionales como para saber hacer frente a los numerosos problemas que surgían acerca del paso del ganado. La experiencia les aconsejaba que era necesario el favor de los miembros del gobierno concejil y si fuese posible la tolerancia de los vecinos. También sabían que la estrategia de preservación de terrenos de pasto exigía diferentes soluciones según la condición de los mismos y así actuaron con cautela, exigiendo con dureza a los vecinos y concejos el cumplimiento de la ley y siendo condescendientes con los grandes señores, aunque esquilmasen los rebaños.

79El desarrollo de la ganadería trashumante fue tardío pero fundamental para las tierras situadas al sur del Duero; se convirtió en uno de los estímulos económicos más importantes de la zona y contribuyó al desarrollo de nuevas formas de vida. Este hecho favoreció el abandono de la economía de subsistencia y el sistema de rozas, y fomentó la organización de los cultivos en hojas en explotación colectiva. En las zonas más pobres el paso del ganado mesteñο impidió la práctica de cultivos de roza que esporádicamente aparecían en el monte y hacían difícil y costoso el paso del mismo. Los pastores se quejaban de que las multas impuestas se elevaban constantemente porque los animales entraban en lo plantado, por ello la Mesta quería acabar con los cultivos de roza de forma definitiva. Fue la población campesina con escasos medios la que tuvo que sufrir dolorosas adaptaciones y no pudo ofrecer resistencia eficaz a los cambios. No olvidemos que en algunos casos, como el concejo de Soria, la complicidad del apoyo de la oligarquía fue definitiva para lograr el cumplimiento de lo dispuesto por las leyes y dictaminado por el juez. Entre las consecuencias sociales y económicas del despegue ganadero habría que incluir la despoblación y reorganización del hábitat en Soria y también las nuevas formas de sedentarización de la población y adaptación de la economía ganadera en toda la Extremadura castellano-oriental. El importante desarrollo de la ganadería trashumante contribuyó firmemente al afianzamiento de las oligarquías urbanas y al despegue de las oligarquías rurales ο de «labradores ricos» de Castilla a fines del siglo XV y principios del XVI.

MAPA I. – Caminos y cañadas en Segovia y su Tierra en 1480

MAPA 2. – Lugares de la cañada real soriana

ΜΛΡΑ 3. – Lugares de Soria sancionados por la Mesta (1514)

Notes

1 Carmelo Sáez Ridruejo, Pedro García Martín y José Luis García Sáinz, «Las rutas de la Mesta», Cuadernos de Cauce 2000, 10, 1985, pp. 8-9.

2 Julio González González, «La Extremadura castellana al mediar el siglo XII», Hispania, 127, 1973, pp. 265-424.

3 Miguel Arenillas Parra et alii, Análisis del medio físico de Segovia. Delimitación de untdades y structura territorial, Valladolid, 1988; José Maria Pala Bastaras, Análisis del medio físico de Soria. Delimitación de unidades y estructura territorial, Valladolid, 1988.

4 Ángel Barrios García, «Repoblación de la zona meridional del Duero. Fases de ocupación, procedencias y distribución espacial de los grupos repobladores», Studia Historica, III, 1985, pp. 33-82; Claudio Sánchez Albornoz, Despoblación y repoblación en el volle del Duero, Buenos Aires, 1966; María Asenjo González, «La repoblación de las Extremaduras», en VV. AA., Las sociedades de frontera en la España medieval. Zaragoza, Aragón en la Edad Media, Zaragoza, 1993, pp. 75-99 (citado VV. AA., Las sociedades de frontera).

5 Esta cuestión fue abordada en un interesante e innovador trabajo de geografía histórica por Jesús García Fernández, «Campos abiertos y campos cerrados en Castillo la Vieja», en Homenaje al Excmo. Sr. D. Amanda Melón, Zaragoza, 1966, pp. 117-131. En este trabajo plantea la tardía organización del terrazgo en Castilla la Vieja, en algunas zonas no documentado hasta el siglo XVI y que obliga a situar en la Baja Edad Media el periodo de su generalización.

6 La documentación del siglo XIII proporciona referencias acerca de las formas de organización en el espacio de una población, todavía muy condicionada por usos arcaicos. Cf. mi trabajo Espacio y sociedad en Soria (siglos XIII-XV), Soria, 1999, cap. i y ii, pp. 33-205. En las tierras de Soria había treinta y cinco collaciones que repartían sus aldeas por la Tierra, a una media de seis por collación, entre zonas de diferentes recursos. En este sentido, ta movilidad del ganado se aprovecharía para abonar las tierras de cereal de la parentela, tras la recogida de la mies.

7 Julio González González, Repoblación de Castilla la Nueva, Madrid, 1975; VV. AA., Las sociedades de frontera.

8 Julius Klein, The Mesta. A Study in Spanish Economic History (1273-1836), Cambridge, 1920, trad. en castellano La Mesta, Madrid, 1979, pp. 31-36; y Julio Valdeón Baruque, «La Mesta y el pastoreo en Castilla en la Baja Edad Media (1273-1474)», en Gonzalo Anes Alvarez y Ángel García Sanz (eds.), Mesta, trashumancia y vida pastoril, Madrid, 1994, pp. 49-64 (ver p. 55).

9 J. Valdeón Baruque, art. cit., p. 59.

10 J. Klein, op. cit., pp. 79-95.

11 Elías Tormo, «El estrecho cerco de Madrid en la Edad Media por la admirable colonización segoviana», Boletín de la Real Academia de la Historia, 118(I-II), 1946, pp. 47-206.

12 J. González González, El reino de Castilla en la época de Alfonso VIII, vol. III, Madrid, 1960, doc. 830.

13 María Asenjo González, Segovia. La ciudad y su Tierra a fines del Medievo, Segovia, 1986, p. 167 (citado Asenjo González, Segovia). En 1302 se permite a los caballeros quiñoneros la posibilidad de mantener una presencia en la zona y beneficiarse de su explotación económica, cf. Id., «Los quiñoneros de Segovia (siglos XIV y XV)», En la España Medieval, II(2), 1982, pp. 59-82.

14 Esas mismas condiciones se mantenían a fines del siglo XV, cf. María Asenjo González, «Las tierras de baldío en el concejo de Soria a fines de la Edad Media», Anuario de Estudios Medievales, 20, 1991, pp. 389-411.

15 María Antonia Carmona Ruiz, «La penetración de las redes de trashumancia castellana en la Sierra Norte de Sevilla», Anuario de Estudios Medievales, 23, 1993, pp. 111-118.

16 Máximo Diago Hernando, Estructuras de poder en Soria a fines de la Edad Media, Valladolid, 1993, cap. i.

17 Marie-Claude Gerbet, «Les ordres militaires et l’élevage dans l’Espagne médiévale», En la España Medieval, 5, 1986, pp. 413-445; Id., «Des libertés de pâturage dans tout le royaume aux exemptions partielles de taxes sur la transhumance. Le roi de Castille et l’essor de l’élevage monastique médiéval», En la España Medieval, 14, 1991, pp. 77-130.

18 Id., «Les serranos et le pont de Capilla au XVe siècle», Journal of Medieval History, 17, 1991, pp. 353-384 (citado Gerbet, «Les serranos»).

19 Ibid., pp. 356 ss., cf. en particular los mapas, pp. 376-379. Entre los topónimos recogidos en el trabajo que señala el origen de los rebaños que llegan al puente de Capilla desde 1428 a 1460 figuran los siguientes que se reconocen como pertenecientes al concejo de Soria: Molinos de Razón, Sotillo, Carrascosa, Pobar, Gallinero, Almarza, Castilfrío, La Losilla, Narros, San Andrés, Lumbreras, Soria, Miranda y Zamajón, De un total de catorce lugares, once de ellos se ubican en ta parte septentrional.

20 Ibid., p. 362, Yanguas aporta entre 1454-1455: 28 rebaños y 39.000 cabezas, mientras Soria y su término (Valdejeña, San Andrés y Zamajón) sólo 10 y 10.557 cabezas. Entre 1460-1461: Yanguas tiene 28 rebaños y 50.930 cabezas y Soria y sus lugares (Gallinero, Carrascosa, Molinos, Valdejeña, San Andrés y Pobar) 28 rebaños de 48.579 cabezas.

21 Gerbet, «Les serranos», p. 355. Los ganados mesteños que pagan peaje en el puente de piedra de Capilla a los Estúñiga, condes de Plasencia, procedían en su mayor parte de estos concejos.

22 Asenjo González, Segovia, p. 166.

23 Archivo General de Simancas (AGS), Consejo Real (CR), leg. 70-4, fos 2-6: «Et orosi por quanto todos los de las franquesas pasçen con sus ganados en Tierra de Xarama, e de poco tiempo aca no consienten a los pecheros que nos pascan en ella con sus ganados, e fue costumbre en otro tiempo pasciesen todos de vuelta ansi cavalleros como pecheros de Tierra de Segovia, que pascan con sus ganados en la dicha Xarama sin dineros e que non sean prendados por ellos en algun tiempo, e si algunas prendas fuesen tomadas por esta rason que las tornen a su dueño».

24 Román Riaza, «Ordenanzas de Ciudad y Tierra», Anuario de Historia del Derecho Español (AHDE), 12, 1935, pp. 475-476. Sobre las Ordenanzas de 1483, cf. Archivo Municipal de Segovia, leg. 39, f° 4. Las Ordenanzas de 1514 fueron publicadas por Luis Redonet, «Ordenanzas de la comunidad de la ciudad y derra de Segovia (1514)», BRAH, 100, 1932, pp. 279-283.

25 J. Klein, op. cit., pp. 359-360; Felipe Ruiz Martín, «Pastes y ganaderos en Castilla. La Mesta (1450-1600)», en La lana come materia prima, Florencia, colección «Prato» (1), 1972, pp. 171-190; Jean-Paul Le Flem, «Las cuentas de la Mesta (1510-1709)», Moneda y Crédito, 121, 1972 pp· 23-304; Eduardo Laguna Sanz, Historia del merino, Madrid, 1986; y Marie-Claude Gerbet, L’élevage dans le royaume de Castille sous les Rois Catholiques (1474-1516), Madrid, Collection de la Casa de Velázquez (31), [2a ed. revisada], 1999 (citado Gerbet, L’élevage dans le royaume de Castille).

26 F. Ruiz Martín, art. cit., p. 399. Esa opinión favorable al protagonismo y poder de los medianos ganaderos ya fue expresada por J. Klein y rebatida por J. Vicens Vives, Manual de Historia económica de España, Barcelona, 1985, pp. 235-236, y por Reyna Pastor, «La lana en Castilla y León antes de la organización de la Mesta», Moneda y Crédito, 112, 1970, pp. 47-55, que opinan que fueron los grandes propietarios de ganado los que controlaban la Mesta y eran la piedra angular del monopolio ganadero castellano.

27 Documento citado por Fermín Marín Barriguete, «La configuración institucional del Honrado Concejo de la Mesta: los Reyes Católicos y los privilegios ganaderos», en G. Anes Álvarez y Á. García Sanz (eds.), op. cit., pp. 67-89 (ver p. 74, n. 21), documento fechado en Jaén, el 20 de marzo de 1489.

28 Id., «Trashumancia y Mesta en los siglos XVI y VII», en G. Anes Álvarez y Á García Sanz (eds.), op. cit., pp. 93-103 (verp. 93).

29 Ángel García Sanz, «Los privilegios de la Mesta: contexto histórico y económico de su concesión y de su abolición, 1273-1836 (Una necesaria revisión de la obra de Julius Klein)», en Ángel García Sanz (ed.), Los privilegios de la Mesta: contexto histórico y económico de su concesión y de su abolición (1273-1836), Madrid, Lex Nova, 1994, pp. 17-31, n. 18. Ofrece datos modificados sobre el número de cabezas de ganado trashumante entre 1400 y 1832. F. Ruiz Martín, art. cit., p. 274, propone la cifra de 3.000.000 de cabezas para la misma fecha.

30 Fermín Marín Barriguete, «La configuración institucional del Honrado Concejo de la Mesta: los Reyes Católicos y los privilegios ganaderos», en G. Anes Álvarez y A. García Sanz (eds.), op. cit. Este autor reconoce las limitaciones del Concejo de la Mesta, p. 75: «[...] no era una institución representativa de la totalidad de los ganaderos y aún carecía de normas de funcionamiento decididas y aceptadas, por lo que no podía atender directamente los problemas planteados en las migraciones ni las peticiones de los hermanos. Además, los alcaldes entregadores no estaban controlados porla Organización [...]».

31 Máximo Diago Hernando, Soria en la Baja Edad Media. Espacio rural y economía agraria, Madrid, 1993, p. 132 y del mismo autor, «Caballeros y ganaderos. Evolución del perfil socioeconómico de la oligarquía soriana en los siglos XV y XVI», Hispania, LXIII(2), 1993, pp. 451-495.

32 Cortes de los antiguos reinos de León y Castilla, vol. IV, Madrid, 1882 (citado Cortes).

33 AGS, XII-1477, f° 570, Sevilla, 24 de diciembre de 1477.

34 «[…] ordenamos e mandamos que de aqui adelante no se pida ni coxa de ganados que passaren a estremo a ervajar e de los que salieren del dicho ervaje, mas de un serviçio e montazgo [...] se pida e coxa e recabde por los nuestros arrendadores e recabdadores e reçeptores que nos para ello diremos […]». Cortes, vol. IV, cf. pp. 172-173 sobre las Cortes de Toledo de 1480.

35 AGS, Registro General del Sello (RGS), IV-1508, Burgos, 6 de abril de 1508. Provisión real dirigida a los arrendadores, recaudadores y escribanos para que lo cobren.

36 «[...] Salud e gracia, bien sabedes quantos males e daños en estos nuestros reynos se han seguido por las grandes tyranias e robos e cohechos que se han fecho a los ganaderos e pastores que pasan al Estremo a hervajar con sus ganados e toman del. E a ocras muchas personas pidiéndoles e levándoles de ley tres veses el serviçio e montazgo, y pidiéndoles e levándoles otros nuevos portazgos, e pasajes, e portajes rodas e castellerías e borras e asaduras e otras nuevas ynpusiçiones de que se han seguido grandes males e daños y eso mismo que algunas personas han estrechado las cañadas por donde los dichos ganados e pastores acostumbraban yr e venir a los dichos Estremos con los dichos [ibid., f° 2ν°/] ganados en los tiempos AGS, RGS, XII-1483. También se encuentra mención de este documento en AHN, Mesta (Ejecutorias y Sentencias) caja 193/9, Soria, 17 de septiembre de 1481, nos serviremos del primero: AGS, RGS, f° 42: f° 2.

37 «[...] Señores por que la merçed de vosotros escribió a mi señor Alfonso de Arellano que los agravios que en esa çibdad e su Tierra fasían a sus basallos los diesen e declarasen a donde se fasían e que luego darían el remedio dello asy en lo pasado como en lo venido [...]» (ibid., f° 4, Soria, 6 de septiembre de 1474).

38 «[...] Quanto al primer capítulo que dyze que pasando los ganados por Rybamilanos e Fuenteaçan e Vililla, términos que se dyzen de Iohan de Torres, que les lievan de cada Revaño dos reales, e con las veses mas ο de menos [...]» (ibid., f° 5).

39 «[...] E porque es mejor que en el señor Iohan de Torres que faze el primero agravio asy debe ser su quexo primero que pasando el ganado por Riba la Fuente a tan Reales, quando más de manera señores que ha levado este año pasado mas de seys mil mrs. e de çinco años acá commo quiera que bien se podrá desir de más de quinse años tiene levados más de treynta mil mrs. Asy mismo señores en el término de Navalcaballo lievan a dos reales de cada rebaño Nicolás de San Clemente e a las veses más ο menos que ha levado este año asy en ganado commo en dyneros de dyez años acá sobre cuarenta mil mrs. [...]» (ibid., f° 4).

40 «[...] Quanto el terçero capitulo que dis quel bachiller Calderon que non bastando los males que los [cot res] fasen lieva asymesmo paso en la su casa de Malceso a los ganados que por allí pasan [...]» (ibid., f° 5).

41 «[...] E asymismo señores desides que tenedes montaneros, esto señores bien queremos que abrá logar para entre vosotros e a vuestros montes pero non se [cares] para nosotros que tenedmos privilegios para que podamos yr por todo este regno guardando pan e vino e dehesas aboyadas syn nos ser levadas prendas nin calopnias. Pero commo esto sea cosa que comun sea a todos e aun commo vosotros señores comerçastes la cosa dulçementen llevando dyes ο quinse quando mas de cada relaçion. Commo ello fuese cosa de poca contía, non entrando que fuese cosa de muchos a lo que podían venir dando a ello consentimiento. El qual nunca fue dado sygno de fuerça fasta que lo aveys llegado al estado en que oy está que sólo de Dios, aunque de otro non [semeres] debiades de aver vergüença que non ay rebaño que non les cueste dosientos mrs. [...]» (ibid., loc. cit.).

42 «[...] E asymismo señores en Quintana Redonda por non ser de menos condiçion que los otros lievan a dos reales de cada un rebaño que por allí pasan disiendo que non han de pasar por allí [ibid., f° 4v°/]. Asymesmo señores en las puentes de Bylvestre e Raconde nunca fue costumbre su lievan doze mrs. de cada rebaño por la puente. Ε asymismo señores en la puente Serrançano que fizo el conçejo de la Mesta lieva [en el año] un cordera de cada rebaño. Asymismo señores lieban los del Cubo por que se asoman a su termino a real de cada rebaño, eso mesmo se haze en cada término de Tierra de Soria. Ε esto señores a la merçed de vosotros paresçe ser cosa sufrydera. Ε nosotros paresçe que es mejor dexar nuestras fasiendas el primero día que no penar con ellas para que cada uno nos robe [...]».

43 «[…] Ε asymismo señores somos mucho maravillados querer faser agora lo que nunca se fasia en tyempo de vuestros anteçesores e nuestros porque paresçia querían guardar la buena besindad e por que tenía conosçida la costumbre de non escribir los vesinos de la villa de Yanguas e su tierra en esa çibdad, nin le ser pedida ninguna alvalá de guya al guarda damos la fasyenda que asy tenemos e agora nuevamente quereys e mandays que salgan a pedir albalaes e demandar franquesas. E sy traen ο non traen, syempre lievan cohechos y tantos que son e tanto grado que a nosotros no es nesçesario. E sy asy oviese de pasar de aver de buscar asy el remedio desto como de todos los ottos agravios que en esa çibdad e tierra nos fazen, de lo qual señores nos todos pesará pero por defender lo nuestro a quien contra rasón nos lo quiere tomar non vos debeis maravillar [...]» (ibid., loc. cit.).

44 «[...] Lo qual todo sobredicho los dichos caballeros e conçejo dixeron e mandavan e mandaron asy guardar e complir, segund de suso es contenido e declarado, e defendían e defendieron que ninguna ni algunas personas non sean osados de yr ni pasar contra todo lo sebredicho, ni contra cosa alguna, ni parte dello, so las dichas penas en que cahen los que ponen ympusiçiones e tributes nuevos. E que prometían e prometieron de lo asy guardar e complir, e de non yr nin venir contra ello en ningund tiempo nin por alguna manera […]» (ibid., f° 7).

45 «[...] E despues desto los dichos caballeros e conçejo de la dicha çibdad de Soria respondieron al requerimiento fecho por parte de la dicha villa de Yanguas e su tierra, antel señor vesytador, dixeron que la dicha çibdad 110 es tenuda [ibid., f° 8/] ni obligada a cumplir los capitulos que disen por que aquellos serían e son en grand perjuisio de la dicha çibdad e su tierra, e de los límites e terminos e montes della, e de los mantaneros que los guardan, e contra da dispusyçion de las leyes del triera de la dicha çibdad, e contra lo aquello que faser en la dicha capitulaçion se acordaron non pudieron disponer cosa alguna, no a la dicha villa de Yanguas e su tierra aprovecha, ni a la dicha cibdad e su tierra enpeçe en quanto de fecho pasó; la qual capitulaçion agora e nuevamente viendo su poder la contradise e dellos reclama e pide al dicho señor vesytador que se non entremeta en quebrantar ni perturbar las dichas leyes del fuero de usos e costumbres desta dicha çibdad, pues que contra ella ninguna innovación se pudo nin puede faser. E en quanto lo que toca al señor alguasil dixo que de tiempo inmemorial aca conformándose con las dichas dispusiçiones de las dichas leyes del dicho fuero, los alguasiles de la dicha çibdad tenían de uso e de costumbre de poner límites e señalar términos e montes de la dicha dicha çibdad, e los que entran en los dichos límites desde mediado el mes de setiembre fasta el dia de Sant Miguel los acostumbran levar las penas e calopñas çinco reses de cada rebaño, asy a los vesinos de la dicha çibdad e su tierra commo a los estranjeros della, ο se ygualan con ellos, commo bien les esta; de manera quel dicho alguasil e los otros que tovieron el dicho ofiçio e los ofiçiales de la justiçia por la reyna nuestra señora les está adquirido de derecho contra el qual la dicha çibdad ninguna cosa en perjuisio de aquello pudieron faser, ni hordenar ni el dicho señor vesitador se pudo entremeter e lo perturbar commo costumbre antigua de tiempo ynmemorial e sy los dichos caballeros e conçejo por lo que a ellos toca, e el dicho alguasil por lo que a ello a atañe dixeron y pedyan e requerían al dicho señor vesytador segund de suso desia [...]».

46 «[...] Señores vosotros bien sabedes en commo entre otras cosas que sus altesas me mandan faser es la pesquisa sy se llevan ymposiçiones, e portazgos, e serviçios, e montazgos, e rodas, e asaduras, pontajes e pasajes a los ganados que pasan a Estremo por estos sus regnos. E por quanto por los pastores de los dichos ganados me es quexado e aun otra ves os he requerido e notificado en commo en la Puente de Garray e en otros logares desta çibdad e sus términos les llevan a los dichos pastores por el alguasil e los montaneros por cada rebaño de ganado de los que pasan a quatro reales de plata, lo qual es contra el thenor e forma de las leyes de Toledo e de la carta de Sus Altesas que dieron e contra los capítulos e concordia que esta çibdad tiene con sus comarcanos [...]» (ibid., f° 13).

47 «[...] que los dichos pastores e señores de ganado no pueden ser prendados no cohechados, ni llevadoles maravedís ni otras cosas algunas salvo sy fueren fallados tornando todo el rebaño atras una hechadura de mano e de teja, e sobre ese retorno naçcan debates e quystiones e achaques para cohechar a los dichos pastores e señores de ganados e para quitar los dihcos debates creyendo ser cosa mas conbenyente asignar e sañalar dyas çiertos en que los dichos ganados que ansy van a los estremos [...] que ovyesen syete dias, los quales asygnaba para en que pudiesen pasar los ganados que entrasen por el puerto de Piqueras ο [Honcala] e que saliesen por las Muñecas que son cabe Almaçan, que son fasta nueve leguas lo mas luengo de los terminos de Sorya por aquella parte e sy mas ο menos ovyese por donde entrasen [ibid., f° 35/] yendo a salir derechamente por la salida […]»: AΗΝ, Mesta (Ejecutorias y Sentencias), caja 193, leg. 11.

48 «[...] E luego los dichos regidores e cavalleros dixeron que ellos non consienten llevar derechos ningunos a los dichos montaneros e alguasil alvo que los manda guardar el fuero de la dicha çibdad e non vayan ni pasen contra el e piden traslado de lo requerido para dar su [respuesta], e el dicho vesitador se ta mandó dar, testigos Gutierre Sanches de Candelera, escribano público e Alonso de Çayas, e Luys de Luna, criados del dicho Fernando de Çayas [...]» (ibid., f° 14).

49 «[...] que commoquiera que Juan de Torres e Gonzalo Gil de Miranda como regidores de la dicha çibdad ayan dicho que estaban prestos de la complir dis que non han complido. Antes dis que en menospresçio nuestro e de la dicha nuestra justiçia e en quebrantamiento de las dichas senias les han llevado e llevan mayores tributos e ynpusiçiones que de primero, apaleando los pastores que van e vienen con el dicho su ganado e fasiendo otras muchas fuerças [ibid., f° 1/] e agravios [...]» (AGS, RGS, IV-1484, f° 75, Valladolid, 30 de junio de 1484).

50 «[...] E asymismo el procurador de los caballeros e concejo de la dicha çibdad de Soria dixo ante nos en el nuestro Consejo: que los dichos alguasil e montaneros ni otras personas algunas de la dicha çibdad e su tierra non avian fecho cosa alguna de lo que el procurador deçia [...] e que si algunas prendas avian levado sería justamente [...]» (ibid., loc. cit.).

51 «[…] [ibid., f° 1/] Ε diz que contra la dicha nesçesidad vosotros days liçençia a algunas personas estranjeras que entren con sus ganados a paçer las yerbas de los terminos desa decha çibdad e a otras personas so color que se quieren aveçindar en ella, sin traer casa, diziendo que les dais hespacio de medio año ο uno, commo os pareçe para que se aveçinden e diz que cuando el dicho tiempo hes cumplido se ban e lleban los dichos sus ganados [...]» (ibid., III-1507, Palencia, 19 de marzo de 1507).

52 Ibid., XII-1497, Madrid, 12 de diciembre de 1497, f° 75.

53 AGS, RGS, IV-1494, Medina del Campo, 19 de abril de 1494.

54 Ibid., X-1498, Zaragoza, 7 de octubre de 1498.

55 Ibid., XII-1490, f° 270, Aranda de Duero, 11 de diciembre de 1490.

56 Loc. cit.

57 Ibid., IV-1494, f° 119, Morón, 26 de junio de 1496.

58 Ibid., III-1494, f° 203; IV-1494, f° 322; y X-1494, f° 234. Las comisiones se encargan a Juan García de Ciudad Real primero y a Fernand Frances en abril y octubre.

59 Ibid., Χ-1497, f° 64, Valladolid, 26 de octubre. Diego Nuñez, como procurador del Concejo de la Mesta se queja y pide que no les hagan más prendas en sus ganados y les devuelvan lo que les tomaron.

60 J. Klein, op. cit., p. 72. Junto a una séptima parte de la producción de queso, doce fanegas de trigo y sólo seis maravedís al año, según consta en las disposiciones de las Cortes de Valladolid de 1351.

61 AHN, Mesta (Ejecutorias y Sentencias), caja 193/11. Reunido en 175 folios, incluye deslindes, sentencias contra particulares y concejos y las ordenanzas de Chinchilla.

62 «[...] sentencias dadas por algunos jueces en favor de la dicha çibdad de Soria e por consiguiente del dicho conçejo de la Mesta e dueños de ganados que por su parte me fueron presentados [...]» (ibid., f° 14).

63 «[...] Fallo que por parte del dicho conçejo de la Mesta e de los dichos señores de ganado se prueba complidamente que la dicha çibdad de Soria e de los demas de los lugares de su tierra tienen terminos apartados cada uno sobre sy, deslyndados por sus limites e mojones e que demas desto hay dentro de los terminos de la dicha çibdad de Soria e su tierra otros terminos realengos [...]» (ibid., f° 16).

64 «[...] E otrosy se prueba que en tierra de la dicha çibdad de Soria ay otros terminos que llaman derraygados de lugares que antiguamente fueron poblados y estan agora despoblados, los quales son avidos por terminos realengos, excepto sy alguno probare tener heredad propia en ellos [...]» (ibid., loc. cit.).

65 «[...] Otrosy se prueba que todos los dichos terminos realengos son pastos comunes de la dicha çibdad e su tierra e de todos los vesinos e moradores della para sus ganados, syn que persona alguna puedan apropiar ni aplicar para sy cosa alguna dello [...]» (ibid., loc. cit.).

66 «Otrosy se prueba que los terminos de la dicha çibdad e de cada uno de los dichos lugares que los tienen son pastos comunes para todos los ganados de los vesynos de Soria e de su tierra, guardando pan e vino e guertos e dehesas dehesadas e privillejiadas e pagos e panes. Otrosy se prueba que las propias heredades de todos los vesinos e moradores de Soria e de su tierra en tanto que non estan sembradas son ansy mismo pastos comunes de todos los dichos ganados, salvo que son dehesas privillejiadas e guardando ansy mismo pan e vino e las otras cosas suso dichas [...]» (ibid., 17).

67 «[…] Otrosy se prueba que de mas desto ay algunas veredas señaladas y pasos antiguos acostumbrados por los dichos terminos de Soria e de su tierra por dende los ganados de fuera desa çibdad e su tierra suelen e acostumbran yr e pasaryendo a los extremos e vyniendo dellos otrosy se prueba que desde las dehesas de Gallinero y Almarça y San Andres, lugares de la dicha çibdad de Soria fasta partir termino con Yanguas y con los Cameros y fasta las cumbres de la Sierra, con todo lo que esta dentre destos dichos limites fasta la parte de la Pobeda y los Molinos de Posada Rey y los Santos y Arguijo y Adobeço es todo termino realengo e pasto común de todos los dichos ganados de Sorya e su tierra. E por donde pueden pasar los ganados de los estrangeros que van y vyenen de unas partes a otras, por manera que los dichos lugares de la Poveda y Los Molinos y Los Santos y Adobeço ninguno dellos non tyenen termino algunos limitado ny apartado sobre sy eçebto lo que de yuso se a declarado [...]» (ibid., 17).

68 Ibid., fos 18 a 20.

69 Ibid., fos 30-32: Fernando de Tormes, Juan de Barrionuevo, Pedro de Barrionuevo, Monjas de Santa Clara de Soria, Antón de Torres, Diego de Vera, Juan de Santa Cruz, Fernando de San Clemente, Pedro de Barrionuevo el de Tardelcuende, Fernán Yáñez, Alonso de Gormayo, Ramiro González, Iglesia de San Pedro de Soria y Fernan Yañez vecino de Garray.

70 «[...] e digo que la ley de Toledo, por la qual pide se proceda en estos casos, non dysponen ellos que aquella ley alegara quando los exidos e terminos se ocupan en perjuysio de los pueblos e concejos donde estan situados lo que es aqui muy diverso que la çibdad non lo pyde e pydelo el conçejo de la Mesta, que es avido aqui por estraño e como persona privada. E quanto aqueilo digo mys partes poseher justa e juridicamente los dichos dos pastos el uno que es la Mata y el otro la dehesa e exido de Mortero, lo qual todo ha que mis partes poseen de quarenta e çincuenta e sesenta años [...] e lo poseen ante que los pribilejos de la Mesta fuesen dados [...]» (ibid., f° 72).

71 «[...] Y que asymismo sabe que tiene los dichos vesynos de la Poveda que son cofrades del Señor San Sebastian e questa fecho en el myjor abrisco para las ovejas e que prendan a todos los ganados que en el toman en todos los tiempos del año, que está fecho en el realiengo e que a todos los ganados que prendan que los llevan a la Poveda de que resçiben mucho daño porque los tienen en el corral fasta que les pagan sus dueños todo lo que les quieren llevar, E quel dicho çerrado de Sant Sebastian sabe que los tienen arrendado por quarenta e ocho medias de trigo en cada un año. Y asymismo sabe que tyenen mas çerrados agora que tenyan al tiempo que se dyeron y executaron las dichas sentencias [...]» (ibid., f° 141).

72 Ibid., f° 148.

73 Esta información se incluyen en las preguntas que el concejo de Arévalo propone a sus testigos: «[…] Yten sy saben ο vyeron ο oyeron desir que el lugar de Mortero en tiempo que estava poblado fue junto al concejo de Arevalo e todos fisiesen un conçejo e syn apartamiento alguno. E ansy andubyesen juntamente en las derramas e cojedurias e todos se juntasen a una campana para las cosas que convennyan e hordenar ansy en guardar los terminos e sacar [casteres] como en las cojedurias syn faser apartamiento algnno en la fiesta de nuestra señora e en cofradías» (ibid., f° 741).

74 «Ε que asymismo sabe que tienen los dichos vesynos de la Poveda que son cofrades del dicho Señor San Sebastián un çerrado que disen de San Sebastian e questá fecho en el myjor ahrisco e majada que ay en toda la syerra para las ovejas e que prendan a todos los ganados que en el toman en todos los tiempos del año [...]» (ibid., f° 141).

75 Gerbet, L’élevage dans le royaume de Castille, p. 39, ed. cit.

76 AGS, CR, leg. 9-8, Medina del Campo, 10 de mayo de 1504.

77 «[...] de verano por la syerra de Segovia e Hoyos de Sant Millan que es parte de la dicha syerra... porque dos cañadas prinçipales que vienen de Soria y Agreda e de otras muchas partes vienen por los dichos hoyos de Santillan […]» (ibid.).

78 «[...] zona de pasto común que es la Tierra de Segovia e lo puede pazer todos los vecinos dela tierra della libremente [...]», según los privilegios de la reina Catalina y del rey Enrique (1381), [ibid., f° 7ν°].

79 Ibid., f° 7: «[...] e no pueden salir las aves de casa quanto mas los ganados que no se los prendan [...] Porque dicha dehesa no es sino cosa e armadura para destruir a los vesinos de la tierra e de la çibdad e aun en tiempo de roturas no se hacían fuerças e agravios que alli se hazen agora [...]». Aseguraban que al amojonar habían tomado más tierra de la que decían. «[...] Ansy la Cabeza de Mataluembres como otras muchas partes de la dicha sierra por las quales razones e por cada una dellas la dicha de- [f° 8 /] hesa no se puede ni debe hazer ni tomar e es e esta en perjuizio de la tierra e vezinos della […]».

80 «[...] se pasta e corte e roçe segund que siempre se pasçio e rroço e cortó de tiempo inmemorial amparando e defendiendo la dicha tierra e viçinos della en la posesion que tienen de lo pasçer conforme a sus privilegios que tienen haziendoles sobre todo complimiento de justiçia [...]» (ibid., loc. cit.).

81 A través de la documentación de AHN, Mesta (Ejecutorias y Sentencias), se pueden conocer algunos aspectos. En este fondo se conservan las ejecutorias dadas a favor de la Mesta en los pleitos sostenidos que se inician en 1469 (Medinaceli) y que hemos recogido hasta 1515. Estos conflictos afectaron a unos cincuenta concejos y lugares.

82 Las ejecutorias y sentencias conservadas en el AHN, sección Mesta, han sido estudiadas entre otros por F. M Marín Barriguete, art. cit., pp. 140-141. En este trabajo, su autor nos ofrece en gráfica final la organización temática de los pleitos repartidos entre: derechos e impuestos (46%), roturaciones (19%), impedir paso y pasto (33%) y otros (2%).

83 Luis Vicente Díaz Martín, «La Mesta y el monasterio de Guadalupe: un problema jurisdiccional a mediados del siglo XIV», AHDE, 48, 1978, pp. 507-541. Según el autor, la más antigua información sobre la red viaria de la Mesta es la que se contiene en un documento de Fernando IV de 1306. Asegura que ésta es la mejor fuente para conocer el trazado de las cañadas, ya que se trata de un documento que sirvió de modelo a otros concedidos por Alfonso XI en 1339 y Pedro I en 1363 (p. 119).

84 El autor supone que pudiera deberse a la reserva que los pastores mantenían acerca del trazado de las cañadas que ellos consideraban mejores y así ponerlas a salvo, ibid., p. 123. Conocemos el trazado de las cañadas a través de datos recientes como los de la Descripción de la cañada soriana, Madrid, 1857. Sobre ellos se ha realizado el mapa 2.

85 A. García Sanz, art. cit., p. 24.

86 AHN, Mesta (Ejecutorias y Sentencias). Los lugares con conflictos de paso de ganados eran: Alcoba de la Torre, Bohos, Cantalucía, Caravantes, Fuentearmegil, Pinilla, Pobar, Quintanas Rubias, Quintana Redonda, Rejuelas, San Esteban de Gormaz, Soria, Valdenebro, Zayas de la Torre de la zona soriana. Aldehuela, Boceguillas, El Espinar, Grajera, Lozoya, Paradinas, Quijorna, Palazuelos de la Sierra, Segovia, Sepúlveda, Santa María de Riaza en la zona segoviana.

87 Ibid., caja 49/12.

88 Estrechamientos de las cañadas por cultivos se documentan en Aldehuela (1493), ibid., caja 14/17; Valdenebro (1495), caja 217/8 y Paradinas (1501), donde el paso ocupado servía para cargar imposiciones a los ganados: caja 151/1.

89 Se amojona la cañada en Quijorna (1490), caja 171/2; Boceguillas (1490), ibid., caja 36/5; San Esteban de Gormaz (1498) se hizo el amojonamiento ante la presencia de un regidor y el escribano, caja 181/3 y Palazuelos de la Sierra (1500), caja 149/7. En este que era un lugar del monasterio de las Huelgas, los vecinos habían cerrado las cañadas con sus labores, ante lo cual para evitar que el lugar se despoblara se amojonó la cañada.

90 Ibid., caja 87/1.

91 Ibid., caja 81/2-3-4-5-6-7 y 8. Se dice que los alcaldes lo habían mandado labrar sin saber que pasaba una cañada y alegan ignorancia (año 1497).

92 Ibid., caja 185/1. Se trataba de una incipiente organización del terrazgo como paso hacia la sedentarización.

93 Ibid., como la sentencia contra Zayas de la Torre (1492), caja 234/21.

94 «[…] [f° 1/] fallo que devo mandar e mando que los labradores e vesinos del dicho lugar ayan de labrar e sembrar a ojas de manera que un año labren la una parte, e por la parte que quedare por sembrar puedan yr los dichos ganados de los dichos hermanos del Concejo de la Mesta libre e desembargadamente [...]» (ibid., caja 172/8). En Caravantes (1497), los vecinos habían recibido una ο dos suertes de tierra y sobre esa cantidad se imponen sanciones de 100 mrs por suerte (caja 52/7).

95 Ya se analizó el caso de Soria, en la ejecutoria de 1514, ibid., caja 626/1.

96 Ibid., cajas 12 y 92/7.

97 Ibid., caja 619.

98 «[...] que abra un año poco mas ο menos lo repartieron por suertes a cada veçino una suerte para que se labrase e asy lo avian arado e sembrado los vesinos del dicho lugar de Quintanas Rubias de Yuso, cada uno la suerte que le cupo [...] e syempre fue conçejil [...]» (ibid., caja 171/7).

99 Cortes, vol. III, apartado 90, pp. 172-173.

100 Riofrío, Camporredondo, Coca, Turégano y Santa María de Riaza son los de la zona segoviana y Medinaceli, Soria, Zayas de la Torre, Rejas de Ucero, Almazán, Brías, Torrevicente, Valdeprado, Osma, Torretartajo y Yanguas de la zona soriana.

101 AHN, Mesta (Ejecutorias y Sentencias): Soria (1481), caja 191/9; Navas de Riofrío (1488), caja 142/8; Agreda (1490), caja 1/25; Zayas de la Torre (1491), caja 234/20; Rejas de Ucero (1492), caja 172/7; Camporredondo (1498), caja 48/14; Brías (1499), caja 38/6; Zarzuela (1499), caja 234/11; Torrevicente (1499), caja 211/5; Valdeprado (1501), caja 217/6; Turégano (1503), caja 213/16; Santa María de Riaza, caja 185/2; y Torretartajo, caja 211/3.

102 Ibid., caja 211/5. Es el caso de Torrevicente en Soria que cobraban hasta doscientos mrs por pasar con sus rentas y no les dejaban que saliesen de las cañadas aunque no hiciesen daño. Añaden que la sanción fuese de 100.000 mrs y que si fuese persona particular que muera por ello.

103 Ibid., Medinaceli (1469 y 1493), caja 123/11-13; Almazán (1496), caja 130/20; Villacomancio (1497), 123/4; Coca (1501), caja 66/7; Ucero (1503), caja 214/18; y Yanguas (1514), caja 232/8.

104 Ibid.,Yanguas (1514), caja 232/8.

105 Ibid., Robledo (1497), caja 175/6.

106 Ibid., Soria y Ágreda (1504), caja 193/10.

107 Ibid., Fuentepinilla (1509), caja 88/2a. También eran posesiones del conde de Aguilar el territorio de los Cameros, al norte de Soria.

108 AGS, Cámara de Castilla (Pueblos), leg. 20, 1514. Dice que los originales de esas sentencias están en poder de Antón del Río, vecino de la villa de Yanguas, como cajero que es de todas las escrituras de la Mesta, ya que se dieron a petición del concejo de la Mesta y se las llevaron todas y no quedó ninguna en la dicha ciudad.

109 AGS, RGS, IX-1515, Segovia, 28 de septiembre de 1515.

110 Ibid., caja 187. De 1537 y 1634 se conservan dos voluminosos libros que recogen asuntos de pleitos tratados entre la ciudad de Segovia y la Mesta por razón de términos.

111 Cf. mi artículo «Labradores ricos: nacimiento de una oligarquía rural en la Segovia del siglo XV», En La España Medieval, 6, 1984, pp. 63-85.

112 AHN, Mesta (Ejecutorias y Sentencias): 1492, caja 172/7. Juan de Barrionuevo aparece dando testimonio de la sentencia que se había dado a favor de la Mesta para que el concejo de Ucero dejara libre et paso del ganado. Juan Guerra representaba al concejo de la Mesta en el pleito que mantenía con el duque de Nájera, Pedro Manrique (1514), caja 232/8.

Table des illustrations

Légende MAPA I. – Caminos y cañadas en Segovia y su Tierra en 1480
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2684/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 316k
Légende MAPA 2. – Lugares de la cañada real soriana
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2684/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 204k
Légende ΜΛΡΑ 3. – Lugares de Soria sancionados por la Mesta (1514)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2684/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 263k

Auteur

Universidad Complutense, Madrid

© Casa de Velázquez, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540