Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los rebaños de Gerión

 | 
Joaquín Gómez-Pantoja

El pastoreo en Cuenca a fines de la Edad Media

Bases y lógicas de un sistema económico en la compleja realidad agraria

L’élevage à Cuenca à la fin du Moyen Âge. Fondements et mécanismes d’une économie au sein d’une réalité agricole complexe

Stockbreeding in Cuenca in the Late Middle Ages. Principal Features of an Economic Model within a Complex Agrarian System

María Concepción Quintanilla Raso

Résumé

El presente trabajo tiene como objeto trazar un panorama general de la complejidad del pastoreo en la Tierra de Cuenca, y en especial en su sector de la Sierra, donde los factores geográficos abrían tradicionalmente numerosas posibilidades para esa actividad, pero la realidad bajomedieval estaba condicionada por los conflictos de intereses, como se pone de relieve a través de los numerosos pleitos, que demuestran los abusos constantes, y las difïcultades existentes para la coexistencia de los distintos usos agrícolas, forestales, y ganaderos, y dentro de éstos, para la explotación equilibrada de los pastizales por parte de los ganaderos locales, y los trashumantes mesteños

Cette étude se propose de donner une vue d’ensemble sur l’élevage dans le finage de Cuenca, et en particulier dans la Sierra. Depuis toujours en effet, la configuration géographique de ce secteur avait offert de nombreuses possibilités aux activités pastorales. Toutefois, à la fin du Moyen Âge, les conflits d’intérêt passèrent au premier plan, ce qui entraîna une prolifération de procès, qui démontre l’existence d’abus constants, et rendit difficile la coexistence entre les différentes options agricoles, forestières et pastorales. À l’intérieur de cette dernière catégorie, ces conflits vinrent rompre l’équilibre de l’exploitation des terres de pâturage, que se partageaient les éleveurs locaux et les transhumants mesteños

The aim of this paper is to give a general picture of the complexity of stock-raising in Cuenca, and particularly in the area known as La Sierra. There, the geographical features have always been propitious for such activity, but in the late Middle Ages it was very much subject to conflicts between landlords and cattle farmers over the use of pasture land. A study of the law suits underlines the difficulties that characterized the coexistence of both sides and, besides, the conflict of interests between local breeders and owners of transhumant herds (mesteños)

Texte intégral

1El territorio conquense presenció en la Baja Edad Media el desarrollo de una temprana explotación ganadera, fomentada por razones diversas, derivadas, en parte, del medio físico, junto a otras de índole social, por la presencia de una acreditada oligarquía caballeresca, con importantes patrimonios ganaderos.

2El tratamiento de la cuestión se centra especialmente en un ámbito bien determinado: La Sierra. Como comarca natural definida, representa uno de los marcos más adecuados para este objetivo, por la mayor incidencia de la práctica ganadera, y porque constituye un observatorio plenamente indicado para plantear el tema desde la óptica de la diversidad y la complejidad. En ella se daban las diversas modalidades de pastoreo –complementario de la agricultura, ο especulativo–; entraban en contacto las distintas formas de explotación ganadera –ganados estantes serranos, y rebaños trashumantes de vecinos y foráneos–; sobre ella se proyectaban los intereses de los distintos sectores sociales –grupos aristocráticos, vecinos de las aldeas–; y, por último, constituía un escenario sobre el que se desarrollaban, a menudo en competencia, los más diversos sistemas de aprovechamiento económico del espacio –la explotación ganadera preferente, los usos forestales (madera, carbón, caza, recolección), y la agricultura de rozas–; en definitiva, el triple aprovechamiento de pasto, monte y labor, planteado sobre la coexistencia de dehesas, pastizales, bosque y cultivos, tan frecuente a fines de la Edad Media.

3En este contexto, puede decirse que el pastoreo en la Cuenca bajomedieval era una actividad económica importante, pero distaba de ser exclusiva, incluso en las comarcas donde las características del territorio habían ido imponiendo con preferencia dicha orientación económica. Sobre las bases físicas determinantes, derivadas del espacio –tierras abruptas, montuosas, poco apropiadas para la dedicación agrícola, alejadas de los centros de poder– trataban de imponerse distintas lógicas de espacialización y utilización de los recursos, en función de intereses opuestos, y aún contradictorios. A esta complejidad se sumaba, además, la derivada de los distintos sistemas de propiedad, de gestión y de explotación de la tierra.

4A la vista de todo lo anterior, la presente propues ta parte de la observación del procesο de configuración socioeconómica del territorio a lo largo del período bajomedieval, que influyó de modo importante en la práctice del pastoreo, inmerso a fines de la Edad Media, en una realidad económica compleja y diversificada.

I. – Las bases condicionantes. espacio y sociedad

El medio físico

  • 1 Un buen ejemplo de la toma en cuenta de la Historia por los modelos naturalistas de interpretación (...)

5Al abordar este tema se impone una referencia previa a las características físicas del espacio, correspondientes al modelo natural ο ecológico; sin embargo, deberá ser confrontado posteriormente con el modelo histórico, como manifestación de la humanización del medio, que intervenía, y en muchas ocasiones con un papel preponderante, en la definición de los sistemas económicos. Es preciso, pues, distanciarse de su consideración como elemento determinante en términos absolutos, para seguir las nuevas tendencias geográficas, capaces de establecer la aproximación global al espacio desde la óptica de la biogeografía histórica1.

6La Serranía de Cuenca, una de las tres comarcas del territorio conquense, constituye un accidentado territorio, de complicada topografía, compuesto por un conjunto de alineaciones montañosas paralelas, orientadas de noroeste a sudeste, que ocupa la mitad oriental de la actual provincia, con prolongaciones hacia Guadalajara y Teruel. Está integrada en el Sistema Ibérico, y aparece delimitada al norte y al este por el río Tajo y los Montes Universales, al sur por la Sierra de Mira, y al oeste por una línea divisoria, de orientación noroestesudeste. En este espacio se distinguen, por su altitud, edafología y organización socioeconómica, tres sectores: la Serranía alta, en los límites de la Tierra de Molina y La Alcarria; la media, en la comarca central, donde se encuentra la ciudad; y la baja, al sur, desde Cañete hasta Moya. Está compuesta por un conjunto de mesetas, fragmentadas por ríos, que dibujan valles muy encajados y se localizan en ella una serie de sierras, entre las que cabe señalar la de Bascuñana, al oeste, y las de Tragacete y Valdemeca, al este.

  • 2 Estébanez Alvarez, Cuenca. Estudio geográfico, Madrid, 1974.

7Los terrenos son predominantemente secundarios, y están constituidos por materiales detríticos –areniscas, conglomerados, y margas yesíferas–, con numerosos espacios donde las tierras calizas han favorecido fenómenos cársicos muy desarrollados. La red hidrográfica se vertebra en dos cuencas fundamentales: la del Tajo, con importantes afluentes, como el Escabas, el Guadiela, ο el Gallo, y la del Júcar. Con un clima templado mediterráneo, de montaña, las temperaturas, así como la pluviosidad, se ven influidas por la altitud y la disposición del relieve, y en cuanto a los suelos, la unidad claramente predominante es la de los pardo-calizos forestales, cuyas propiedades impiden el desarrollo vigoroso de la vegetación herbácea; por eso, los pastizales son discontinuos, y en cambio, domina el bosque de pinos escalonados en altura, combinados con sabinas y enebros. En resumen, se trata de suelos de dudoso aprovechamiento agrícola, en los que el bosque podía alternar con el pastizal, ofreciendo amplias posibilidades para el uso forestal, con pastos de calidad aceptable2.

8Con todo, estas condiciones naturales podían verse fuertemente alteradas por la acción humana, porque, en definitiva, el medio físico establecía una serie de orientaciones preferentes en el sistema económico, pero no resultaba determinante de forma absoluta.

El territorio como espacio organizado

9A fines de la Edad Media la Sierra de Cuenca aparecía organizada, poblada y vertebrada, de acuerdo con un lento proceso de organización jurisdiccional y socioeconómica, cuyos perfiles interesa señalar.

10El sector serrano había quedado estructurado en dos grandes realidades jurisdiccionales: la Comunidad de Villa y Tierra de Cuenca, con sus seis unidades ο sexmos, y un conjunto de entidades señoriales.

  • 3 Expresión procedente de un pergamino de Alfonso XI, del Archivo Municipal de Cuenca (AMC), leg. 46, (...)
  • 4 Un estudio muy completo de Cuenca y su Tierra, en la obra de Y. Guerrero Navarrete y J. MaSánchez B (...)

11La ciudad era, en cierta medida, el núcleo organizador de la Serranía, pero en coexistencia y en competencia con otros poderes e instituciones. La urbe aparecía como cabecera de una estructura que quedaba recogida en la expresión «conçejo de Cuenca de villa e aldeas»3, indicativa de una sólida integración de la entidad cabecera y los lugares de su término, poblados y organizados bajo la jurisdicción del concejo urbano, y con fuertes vínculos, en la que muy pronto se manifestó una tendencia al afianzamiento creciente de la posición de poder de la ciudad sobre su territorio. Buena parte del mismo se encontraba emplazado en la comarca serrana, sobre la que se superponían, en parte, las unidades administrativas ο sexmos, de Chillarón y Torralba –en su sector oriental–, y especialmente los denominados de La Sierra, y del Campo, entre los cuales se repartían la mayoría de las aldeas serranas. Entre las más destacadas se localizan, en el sexmo de La Sierra: Huertapelayo, Zaorejas, Armallones, Arbeteta, Villanueva de Alcorón, Recuenco, Peralveche (en la actual provincia de Guadalajara), El Pozuelo, Alcantud, Poveda de la Sierra, Carrascosa, Cañizares, y Fuertescusa. En el del Campo: Fresneda de la Sierra, Castillejo de la Sierra, Arcos de la Sierra, La Frontera, Ribatajada, Ribagorda, Ribatejadilla, Villalba de la Sierra, Buenache de la Sierra, Mariana, Embid, Verdelpino, Torrecilla, Collados, Zarzuela, Villaseca, Pajares, Sotos. Otras localidades de la Serranía correspondían al sexmo de Areas: Cañada, Arguisuelas, Yemeda, Enguídanos; y al de Chillarón: Cañamares4.

  • 5 Un panorama de la señorialización nobiliaria de Cuenca en Ma C. Quintanilla Raso, «Marcos y formas (...)

12Por otro lado, un irrefrenable proceso de implantación nobiliaria produjo en estas tierras la constitución de importantes enclaves señoriales, que colindaban con las aldeas dependientes de la ciudad. Entre ellos cabe destacar los de Cañete, Poyatos, Tragacete y Uña, de los Hurtado de Mendoza; Torralba, Cañamares y Beteta, de los Carrillo de Albornoz; Huélamo, de la Orden de Santiago; y Priego y Cañaveras, de los Carrillo de Mendoza, estado señorial emplazado fuera del sector propiamente serranο, pero muy vinculado a esta comarca en sus intereses y usos5.

  • 6 AMC, leg. 190, exp. 2.
  • 7 Datos relacionados directa ο indirectamente con los niveles de población en las Actas Municipales d (...)

13En las fuentes de la época, la Sierra aparecía habitualmente como una comarca «mucho aspera e no frutosa e muy cara e trabajosa de vivienda6». El carácter abrupto del terreno, era un factor importante, que imponía serios obstáculos para la ocupación y dinamización social y económica del territorio. Por ello, en términos absolutos, los niveles de población en esta comarca eran bajos, la población aparecía dispersa, y la jerarquización de los núcleos muy débil, como cabe esperar de dichas circunstancias. Y, sin embargo, algunas fuentes fiscales correspondientes a las primeras décadas del siglo XV, y otras para fines de la centuria nos informan de que, en el marco general demográfico del territorio de la ciudad, que era en general de niveles bajos, el sexmo de La Sierra ocupaba el segundo puesto, con un 29% de la población, y sus aldeas experimentaron un ascenso de sus niveles poblacionales a mediados del siglo XV, ofreciendo un panorama jerarquizado de núcleos, con una relativa concentración de la población con tres predominantes: Recuenco (19%), Villanueva de Alcorón (17,8%), y Zaorejas (10,9%). El caso del sexmo del Campo, localizado también en buena parte en el sector serrano, en cambio, sí se ajustaba a esas características predeterminadas: ocupaba el quinto puesto de los seis sexmos (8%), y dentro de una cierta jerarquización menor, presentaba una distribución más homogénea de la población7.

  • 8 Archive General de Simancas (AGS), Contadurías Generales, leg. 768, «Averiguaçion de las vezindades (...)
  • 9 AMC, leg. 5, exp. 4 del año 1454, en que se recoge la queja de la ciudad ante el gran número de pob (...)

14Al final del período, los datos del censo de hacia 1520 permiten constatar que los lugares de la Tierra de Cuenca contaban con una población muy escasa, si se tienen en cuenta las cifras de las villas dependientes de otras jurisdicciones, pero, entre los tres más poblados del sector se encontraban dos núcleos serranos, Enguídanos, y Buenache, con 116 y 101 pecheros respectivamente8. En esa misma fuente llama la atención, asimismo, el elevado nivel de población de algunos núcleos señoriales, en especial el condado de Priego, con 413 vecinos pecheros la villa de Priego, y 246 la de Cañaveras; en este sentido, es sabido cómo la nobleza señorial actuó como un eficaz agente de trasvase poblacional, generando movimientos de emigración desde la ciudad, y desde las aldeas de la Tierra, hacia los lugares de su jurisdicción, localizados, sin embargo, en los mismos parajes9. Una vez más, todo esto significa que, por encima de los condicionantes naturales, las motivaciones sociales y económicas, y las estrategias de actuación de los poderes actuantes podían modificar sensiblemente las condiciones de organización de un territorio.

La sierra: entre la marginalidad y la integración

  • 10 Cf. entre otros documentos, AMC, leg. 34, exp. 1, con el testimonio de las diligencias practicadas (...)

15La lejanía de la Sierra respecto de la posición de centralidad ocupada por la ciudad era una realidad manifiesta durante el período bajomedieval. De ella se hacen eco numerosos testimonios documentales, que insistían, además, en la dificultad de acceso, por ejemplo, con motivo de las preceptivas visitas de términos, que se imponían con frecuencia ante la compleja situación de derechos e intereses en las últimas décadas del siglo XV10.

  • 11 De interés para la época antigua el libro de S. Palomero Plaza, Las vías romanas en la provincia de (...)

16Se ha realizado la identificación de algunas vías prerromanas y romanas, desde Chinchilla (Albacete), Iniesta, Enguídanos, Reillo y Cañete, hasta Aragon. Éste sería luego el camino que unía, en el período musulmán, Córdoba con Zaragoza. En época medieval, las deficiencias de los sistemas de comunicaciones y transportes eran una realidad bastante general; en este ámbito, la red de caminos de Cuenca no alcanzaba la entidad de las vías romanas, aunque es probable que se reutilizaran algunas de estas; por ejemplo, quizás la vía 31 del Itinerario de Antonino pudo servir para realizar la trashumancia desde las sierras del Sistema Ibérico hasta Andalucía ο Levante; pero esto se considera sólo como hipótesis11.

  • 12 Cf. el aparcado sobre la red de comunicaciones de la obra de J. MaSánchez Benito, Las tierras de Cu (...)

17Pese a los obstáculos, a lo largo de la Baja Edad Media, Cuenca se convirtió en epicentro de caminos que la unían con Toledo, con Teruel y Zaragoza, con Burgos, con Huete, La Mancha y Alarcón, y con Valencia. Puede decirse que, dentro de las circunstancias de la época, estaban aseguradas las comunicaciones entre Andalucía, Aragón y Levante, a través de la Submeseta Sur, y en ese contexto el territorio conquense cumplía un papel importante. Dentro de este ámbito, aparte de la propia ciudad de Cuenca y la importante localidad de Huete, las comarcas occidentales, de La Alcarria y La Mancha eran las más apropiadas, por razones geográficas, para trazar vías. La Sierra, en principio, por las razones ya apuntadas, aparecía como un espacio marginal. Sin embargo, su ubicación en la frontera aragonesa, independientemente de razones y circunstancias políticas, favorecería su comunicación natural con tierras de Aragón, Valencia, y por el sur, con Albacete y Murcia. En cualquier caso, el sector Serrano se vio favorecido por una vía principal, que iba de Iniesta a Cañete, y de ahí a Albarracín, y por otras secundarias. En este marco hay que situar los intentos de racionalización de los caminos reales, vías, y sendas –de mayor a menor entidad–, dentro de las limitaciones generales de la época; así, en la Baja Edad Media el sector serrano mantenía comunicaciones con los sectores centrales del territorio conquense, y con la propia ciudad: Alcantud, Cañete, Buenache, Beamud, Cañada del Hoyo, etc. eran núcleos comunicados; y existían también enlaces entre villas serranas, como el camino que unía Beteta conTragacete. Un punto de interés lo constituían los puentes, necesarios en este territorio surcado por numerosos ríos, y que, sin embargo, constituyeron siempre una preocupación no resuelta por su escasez y fragilidad, al estar construidos básicamente de madera, yeso, y argamasa12.

  • 13 Una mirada a las fuentes medievales en general, desde el texte forai hasta la documentación del Arc (...)

18Todo esto significaba para La Sierra una forma de salida de su proverbial aislamiento, y en este sentido hay que situar como factor de integración de la comarca, la trashumancia ganadera; el desplazamiento de los ganados había encontrado su sentido tradicionalmente por las características geográficas del territorio, que contenía pastos serranos norteños, y se abría hacia las tierras llanas del sur13.

Los sectores sociales. Lógicas y criterios

  • 14 Más información en mis trabajos, citados supra, cf. Quintanilla Raso, «Marcos y formas de proyecció (...)
  • 15 Se dió en el condado de Priego de Cuenca, cf. ibid., pp. 395 y 397.

19Durante los siglos XIV y XV se consolidé un proceso de señorialización de la Tierra de Cuenca, constituido por linajes propiamente conquenses –los Albornoz, Acuña, Carrillo de Albornoz, Carrillo de Mendoza, y Hurtado de Mendoza– y otros grandes nobles que, desde sus bases señoriales en tierras próximas, proyectaban su poder y capacidad hacia esta comarca, como los Mendoza, desde Guadalajara, ο los duques de Medinaceli, grandes señores en tierras sorianas14. Los integrantes de este grupo de poder desarrollaron una lógica económica propia, en sus señoríos y en los lugares donde podían ejercer presión. En principio, es evidente que, junto a apetencias estrictamente económicas, los señores introducían en sus pautas de comportamiento criterios orientados a la proyección de su poder sobre tierras y hombres; de este modo se explica el sentido preferentemente socio-jurídico que podía tener una imposición vasallática como la del «berraco señonal», es decir, la entrada libre de una cabeza de ganado en las tierras de los vecinos, transformada a veces en una renta fija, de escaso valor económico15.

20Las pautas generales de la política económica nobiliaria en la Baja Edad Media son bien conocidas: se trataba de explotar en sus señoríos los recursos naturales, potenciando aquellos que permitían obtener mayores beneficios. Para ello se utilizaban los dos consabidos modelos: el de explotación directa, que afirmaba la figura del señor como propietario directo de tierras, inmuebles, ganados, etc.; y el fundamentado preferentemente en la presión fiscal establecida sobre las actividades de sus propios vasallos y de quienes tenían alguna relación con su territorio. De aquí el interés por analizar estas estrategias nobiliarias, no sólo por las decisiones que les implicaban a ellos directamente, sino por la capacidad que tenían para inducir o condicionar algunas actitudes ο tendencias económicas en su entorno. El interés por la obtención de ingresos a través de la fiscalidad se convirtió en factor de impulso de determinadas actividades económicas, como las ferias ο mercados, la producción artesanal, ο la roturación y puesta en cultivo de nuevas tierras, etc.

  • 16 Se conservan bastantes datos at respecto en uno de los conjuntos documentates depositado recienteme (...)

21En este marco cabe situar su interés en el control fiscal del tráfico de personas, mercancías y ganado, lo que incide directamente en la temática de este trabajo. Un ejemplo muy significativo lo tenemos en el señorío de Priego, cuyo titular, Fernán Carrillo, ballestero mayor del rey, en el último tercio del siglo XIV, solicitó al concejo de Huete licencia para hacer dos puentes, uno en el río Guadiela, en sustitución de otro antiguo, y otro en el río Escabas16. Es conocido el importante papel desempeñado por los puentes para una activa política de recaudación fiscal, relacionada con dos sectores económicos situados en franco desarrollo en la Castilla de la Baja Edad Media, el comercio y las actividades pecuarias migratorias, y cómo los grupos de poder supieron aprovechar su posición para introducirse en la organización de estas actividades. Los puentes hacían converger el tráfico de una zona hacia ellos, y es bien manifiesto el interés de los particulares en su construcción y mantenimiento, como provechosa fuente de recursos. Las condiciones establecidas en el acuerdo de los Carrillo con el concejo de Huete reflejan con claridad la decidida y exclusiva orientación de sus derechos recaudatorios hacia los rebaños trashumantes, ya que se comprometían a no cobrar ningún derecho a los vecinos que pasasen por ellos,

salvo que los ganados que pasaren a estremos vos fagan algund conosçimiento de carne que sea aguisado segund que antiguamente lo fasian a los vuestros anteçesores, señores que fueron de la casa de Priego, de los ganados que pasaren yendo ο viniendo a los estremos por la dicha puente.

  • 17 AGS, Registro General del Sello (RGS), junio de 1477, f° 222. Los Ruiz de Molina y los señores de P (...)

22De este documento se deduce también que los Carrillo controlaban este transite desde antes, y que la decisión tomada ahora suponía una ratificación de su interés, si cabe, incrementado, pues se refería a construcciones más sólidas, en piedra. Cincuenta años después, la explotación de los puentes seguía siendo muy rentable, como lo demuestra el pleito sostenido entre Pedro Carrillo y el concejo de Huete, solventado con una sentencia arbitral, en la que se adjudicaban los derechos al primero, tras reconocer el interés demostrado por su buen mantenimiento. Pero, además de esto, los puentes fueron utilizados por los señores de Priego para practicar abusos y extralimitaciones en la fiscalidad, por un lado, y como eficaz instrumento de presión contra sus enemigos, mediante el robo de los rebaños que por allí pasaban, como el de los Ruiz de Molina, a quienes fueron sustraídas 5.000 cabezas en 1477, por los vasallos del conde de Priego, en una clara manifestación de bandidaje señorial17.

  • 18 J. MaSánchez Benito, Tierras de Cuenca y Huete, pp. 175-181, que incluye un mapa con ta localizació (...)

23El desplazamiento de los ganados se mostraba así, como un aspecto de interés para ser utilizado por la nobleza en su gestión hacendística. Hay que señalar en este punto la variedad de tasas señoriales que gravaban esta actividad, y que experimentaron un fuerte incremento a fines del período medieval, en especial en algunos momentos, como el reinado de Enrique IV, en el que se multiplicaron los derechos de tránsito por tierras señoriales, como los «montazgos» ilegales, ο los derechos de «asadura», y las «castillerías» identificadas con la protección garantizada por las fortalezas. Otro aspecto relacionado directamente con el tránsito de los ganados es la explotación de la sal. Algunos de los centros de explotación salinera serranos se hallaban situados en señoríos, como los de Beteta, Cañete, Tragacete, y Huélamo, de donde se surtían los lugares del sexmo de La Sierra, el que más cahíces reclamaba18.

  • 19 AMC, leg. 62, exp. 1, referido a las dedicadones de los vecinos del señorío de Priego desde riempo (...)

24Sin embargo, pese a la importancia alcanzada por la ganadería, y sus aspectos derivados, en las villas señoriales, no se observa una orientación económica exclusive ο preferente inducida por los señores; por el contrario, el interés señorial pasaba por la diversificación de las actividades económicas; la instalación de molinos y batanes en los ríos, en conexión con usos artesanales, y el desarrollo de la agricultura cerealera fueron promovidos por los titulares de señoríos; así, los habitantes de villas señoriales practicaban usos muy diversos, como se pone de manifiesto en los testimonios documentales, que hablan de rozar, cazar, pescar, cortar madera y sacarla por el río ο el camino, además de pacer y beber las aguas con sus ganados mayores y menores19.

25A fines de la Edad Media los distintos sectores oligárquicos relacionados con la ciudad de Cuenca y su territorio –por su vecindad e intereses diversos– manifestaban preferencias económicas diversificadas en varios sectores –la producción agrícola, la artesanía textil, el comercio y las finanzas–, y daban claras muestras de una implicación en mayor ο menor grado en la economía ganadera.

  • 20 Ver el interesante apartado dedicado a la oligarquía conquense, en la obra de Y. Guerrero Navarrete(...)

26Sobre la nobleza de rango menor, importantes productores de cereal, existen testimonios, directos ο indirectos, de su condición de propietarios de ganado, y en concreto de ganado lanar; así sucede con los Alarcón, dueños de miles de cabezas, ο los Vázquez de Acuña, que arrendaban dehesas para su explotación particular. En un escalón inferior, hidalgos y caballeros, como los Alcalá, los Chinchilla, los Molina, de la Muela y de la Torre, aunque habían accedido al marco de las finanzas ejerciendo las funciones de arrendadores de rentas, ο participación en la Casa de la Moneda, no por ello habían dejado de incluir la producción ganadera en la constitución de sus fortunas, de modo muy diverso, pues, si por un lado está documentada su condición directa de «señores de ganados», por otro mantenían intereses respecto de otras actividades, relacionadas con la ganadería, como la fabricación de paños20.

27En el estrato del común, los sectores caballerescos mantuvieron tradicionalmente una fuerte relación con la actividad pecuaria; interesa señalar el papel representado por los «caballeros e fieles de la sierra», tipificados como guardas protectores de montes, bosques y rebaños, perceptores de ingresos y rentas relacionados con ellos, y convertidos, en muchos casos, en importantes propietarios ganaderos, circunstancia que les conduciría a adoptar actitudes abusivas, o, cuando menos, irregulares, bien documentadas en el siglo XV.

  • 21 En el AGS, RGS, se conservan bastantes tesdmonios de vecinos deestos lugares que poseían grandes ca (...)

28En cuanto a los sectores campesinos, la escasa población de esta comarca debió estar constituida, en los primeros momentos, por comunidades orientadas a la explotación ganadera. Los habitantes de las aldeas serían, básicamente, pastores, establecidos en las proximidades de los pastizales de verano. Al finalizar la Edad Media, algunos vecinos de los lugares serranos poseían rebaños de miles de cabezas21. No obstante, pronto se impuso la necesidad y conveniencia de una práctica económica más flexible, en la que, por las características del espacio, debían tener cabida la recolección, la caza, y en general, el aprovechamiento forestal, determinado en buena medida por la corta de madera, constitutiva de una dedicación específicamente orientada a la exportación, mediante la práctica de la «saca de madera», aprovechando los cursos fluviales para transportar los árboles talados.

29Hay que constatar, además, que, pese a los condicionamientos del suelo, la práctica de la agricultura debió iniciarse en la Sierra muy pronto, en parte asociada a la actividad maderera, y en alianza con éstos, mediante el sistema de «arrompidos» ο rozas, que sucedían a las cortas de arboles, dando lugar a una producción agrícola de escaso rendimiento, y de carácter complementario. Esta orientación económica, suficientemente diversificada, se daba en los aldeanos dependientes de la jurisdicción ciudadana, y también en los vasallos de señorío. Por otra parte, la inevitable jerarquización social producida a lo largo del período bajomedieval determinó la aparición de campesinos acomodados, interesados en un doble aprovechamiento de pastoreo y labor, y cuya presencia se dejó sentir en el marco de interacción de intereses y estrategias.

II. – Estrategias en la explotación económica del espacio en la baja edad media

30Los distintos poderes, instituciones y grupos sociales –concejo ciudadano, concejos de las villas, nobleza, sectores oligárquicos, y aldeanos– utilizando sus propias lógicas, trataron, en la medida de sus posibilidades, de establecer unas estrategias que, respondiendo a intereses específicos, y a menudo contrapuestos, influyeron en los sistemas de explotación, y en concreto, en la práctica del pastoreo.

Propiedad y derechos sobre la tierra

31La Sierra de Cuenca en el período bajomedieval ofrecía un panorama muy complejo, por lo que se refiere a la propiedad y derechos sobre la tierra. Atendiendo a una triple realidad –derechos de propiedad sobre la tierra, de explotación de la misma, y formas de aprovechamiento–, se observa la combinación de estos criterios en fórmulas que iban desde el realengo, a la propiedad concejil, y particular, en cuanto a títulos de propiedad; de un sistema comunitario en sentido estricto, a otro concejil, y al privado, en lo referente a derechos de uso; y por último, de la explotación ganadera, al aprovechamiento de los recursos forestales, y a la agricultura, en lo referente a explotación económica del espacio. Además, hay que tener en cuenta que estas situaciones se dieron de forma superpuesta y combinada.

32Resulta difícil pronunciarse con rotundidad acerca del concepto de propiedad en el mundo medieval en general, y esto es si cabe, más difícil en territorios como éste. Junto al principio de potestad regia, que se mantuvo latente durante todo el período medieval, se habían ido consolidando los derechos concejiles desde la repoblación, y por último, la propiedad particular se fue abriendo paso, entre los siglos XIV y XV, utilizando distintos procedimientos.

  • 22 Así se observa en el texto foral, R. de Ureña y Smenjaud, Fuero de Cuenca (Formas primitiva y siste (...)
  • 23 Entre otros testimonios, AMC, leg. 34, exp. 2, fechado en Arévalo, 12 de octubre de 1454.

33La monarquía había transferido a la ciudad de Cuenca el dominio eminente de un territorio muy amplio, en el que hacía dejación incluso de las regalías menores de minas y salinas22. No obstante, como prolongación de su primigenio derecho de propiedad sobre las tierras conquistadas, el realengo tuvo en Cuenca un significado de dominio compartido entre el concejo y la monarquía, como se recoge en documentas en los que se alude a los lugares de la Tierra de Cuenca, que eran, en palabras del monarca, «mios e de mi çibdad»23. En este marco de propiedades y derechos múltiples hay que tener en cuenta la existencia de tierras y bienes comunales, en atención a que correspondían al «común de vecinos». Pero, igual que sucedió en otros territorios, la ciudad de Cuenca utilizaba su eminente capacidad para negociar la explotación de algunas de sus tierras, sustrayéndolas al libre uso común, para englobarlas en los bienes concejiles. Por último, el proceso hacia la privatización de las tierras resultó en la Sierra más lento y problemático que en las comarcas llanas, porque la calidad de sus tierras las hacía conservar el sentido de propiedades públicas, como en todos los territorios castellano-leoneses de estas características, pero desde el siglo XIV, y especialmente en el siglo XV, todos los procedimientos fueron puestos en práctica en orden a la apropiación por particulares: algunos campesinos, y sobre todo, miembros de la oligarquía ciudadana, así como representantes de la nobleza señorial.

Sistemas de explotación

34Los derechos de uso de las tierras, desde la triple fórmula de comunales, concejiles ο particulares, se encontraban fuertemente condicionados por las características geohistóricas del territorio. En este sentido, unas tierras altas, de suelo inapropiado para la agricultura, y abundantes en pastos y recursos forestales, como las de la Serranía conquense, en principio reunían todas las características apropiadas para ser objeto de explotación comunal. Sin embargo, sobre esta realidad podían incidir algunos fenómenos de tendencia, como los procesos de consolidación de grupos oligárquicos y nobiliarios poderosos, fuertemente arraigados, que actuarían limitando de forma efectiva y creciente el sentido y el alcance de los usos comunitarios. A ello, cabría añadir algunas razones coyunturales que permitirían comprender definitivamente cómo en determinadas situaciones, un sistema de explotación agrícola individualizada, se convertía en una fórmula adecuada para sustituir a la explotación ganadera y forestal abierta y colectiva, ο a menudo, para complementarla.

  • 24 La historiografía de los últimos años está haciendo de esta cuestión una de las más atendidas en el (...)

35En la Sierra de Cuenca, el sistema de aprovechamiento comunitario por parte de todos los vecinos y moradores de la ciudad y los lugares de su término tuvo en los primeros momentos una gran amplitud y un vasto alcance, englobando los usos ganaderos –pastos, aguas–, la explotación forestal –corta de madera, recolección, caza y pesca. Pero ese modo de utilización abierta y mancomunada de las tierras no tuvo en la práctica un sentido de régimen igualitario, y, al compás del proceso de jerarquización social, tanto en el concejo cabecero como en los lugares comarcanos, se vio afectado por una serie de limitaciones y obstáculos constantes, a lo largo de todo el período bajomedieval24.

  • 25 Desde fines del siglo XIV Cuenca solicitaba permiso regio para el arrendamiento de las dehesas de F (...)
  • 26 AMC, leg. 114, exp. 5: el concejo de Cuenca arrendaba el 30 de junio de 1464 una serie de dehesas e (...)

36La importancia de esas tierras pare una forma de aprovechamiento económico, en auge creciente en Cuenca, como era la ganadería, constituyó un acicate para quienes se habían ido convirtiendo en importantes propietarios de ganado. De este modo se comprende un proceso de privatización institucional, ο privada, de la Sierra, aunque con la misma orientación económica ganadera y forestal. La fórmula utilizada por el concejo de Cuenca era el establecimiento de dehesas, con licencia de la monarquía, para arrendarlas a particulates, argumentando los importantes ingresos que de ello se obtenía para la hacienda concejil25. El arrendamiento solía realizarse por plazos sujetos a renovación, aproximadamente cada tres ο cada nueve años, y el pago se establecía en dinero, y a veces también en especie, a entregar en la ciudad en la festividad de San Miguel; en cuanto al régimen económico, tenía un sentido flexible, pues los documentos hablan de «corta, ceba y labor», aunque también se solía indicar que sólo podía labrarse la tierra cultivada desde antes, sin que se pudiera «arromper» de nuevo26. En relación con esto, interesa poner de relieve que, pese a la predominante dedicación ganadera y forestal de esta comarca, al menos desde el siglo XIV, están documentadas las cesiones a caballeros y ciudadanos enriquecidos, de ciertos términos y lotes de tierras destinados a la labranza en La Sierra, donde dispondrían de prados adehesados para sus ganados, incluidos bueyes y bestias de arado, si bien la entrega se hacía con la condición de consentir que atravesaran por allí los ganados de los vecinos de Cuenca y su Tierra cuando subieran a los pastos serranos. La acuciante necesidad de cereal de la ciudad de Cuenca, que

era muy estrecha para labrar pan, que no se coge en ella sino muy poco, que todo tiempo biven de acarreo,

  • 27 Ibid., leg. 834, exp. 5.

37de modo que los habitantes de la ciudad y su tierra «lo pasan muy mal», es por tanto, motivo suficiente para explicar una tendencia generalizada a romper, rozar y labrar bastante temprana en el alfoz de Cuenca, incluida la comarca de La Sierra27.

Apropiaciones ilegales y usos indebidos

  • 28 Me he ocupado con detalle de estas cuestiones en un trabajo titulado «Los derechos sobre la tierra (...)
  • 29 Así, por ejemplo, sabemos que los miembros del regimiento y las personas poderosas quebrantaron, a (...)

38El papel del concejo de Cuenca como entidad jurisdiccional propietaria y responsable, con el asentimiento de la Corona, de las tierras de su alfoz, pronto se vería sobrepasado por las ambiciones de los grupos oligárquicos y los miembros de la clase nobiliaria, protagonistas de múltiples agresiones a los derechos de la ciudad como señorío colectivo28. Ante la frecuencia e intensidad de las situaciones de abuso, hay que tener en cuenta que la actuación del concejo quedaba mediatizada, en numerosas ocasiones, en cuanto que los causantes directos, ο los responsables indirectos, eran a menudo los propios integrantes del gobierno concejil, la nobleza, el poderoso grupo de los regidores, y sus allegados, interesados siempre en orientar cualquier medida en su propio beneficio29.

  • 30 Entre otros paralelos, puede indicarse la situación de Córdoba, cf. E. Cabrera Muñoz, «Usurpación d (...)

39La enajenación de propiedades y de usos comunales se derivaba, en parte, de la propia imprecisión de su sentido público. Por otra parte, cuando se trataba de comarcas abruptas, lejanas a la ciudad, y escasamente pobladas, como la Sierra de Cuenca, las ocupaciones ilegales, abusos e intromisiones se realizaron con más facilidad y con mayor frecuencia, según sucedió en muchos ámbitos del reino castellano durante el siglo XV30.

  • 31 AMC, leg. 34, exp. 1.

40Existen testimonios muy explícitos de la situación de confusión y abuso creada en algunos términos de la ciudad, ya desde fines del siglo XIV, y que ilus tran muy bien la naturaleza y envergadura del problema. En 1390, a petición del concejo de Cuenca, Juan I envió como corregidor a Fernando Martínez de Bonilla para poner fin a una ocupación de lugares y términos en la zona de la Sierra, que se remontaba a 137931. Desde ese momento había tenido lugar un proceso por el que los vecinos de algunos lugares –Uña, Poyatos, Tragacete, Beteta, Beamud, Las Majadas, Huélamo y La Losilla–, que habían recibido tierras, arrendadas ο donadas, del concejo de la ciudad, se habían extralimitado en sus derechos, apropiándose de otras, e interrumpiendo el paso a los ganados de la ciudad y la Tierra, y labrando en zonas de pasto, por lo que se incumplía la condición impuesta de respeto al uso ganadero, comentada antes. La responsabilidad de la gestión competía, en primer término, a los alcaldes y alguaciles de Cuenca, quienes debían dilucidar, por un lado, acerca de la legalidad de los derechos conseguidos por algunos a usar esas tierras como «cosa suya», pudiendo acotarlas y labrarlas, y por otro, averiguar quiénes habían ocupado ilegalmente otras tierras, que, una vez señaladas, debían ser devueltas a la ciudad para explotarlas como «estremos» para los ganados; once años después el problema seguía vivo, cuando el citado corregidor llevó a cabo en la primavera y verano de 1390, por orden regia, la visita de cada uno de los lugares, recabando información de los vecinos, como «junteros», para delimitar los términos entre la ciudad y las villas conforme a la situación anterior, y requisar, en castigo, el cereal cosechado fuera del espacio que legalmente les correspondía.

  • 32 Ibid., leg. 3, exp. 15; y leg. 5, exp. 4.
  • 33 Uno de los más claros ejemplos lo encontramos en las villas de Uña, Poyatos, Tragacete y Beteta, de (...)

41Un caso particular constituían, por la complejidad y trascendencia de sus repercusiones, los numerosos enclaves señoriales en el territorio de Cuenca. La emigración de pecheros hacia zonas de señorío eclesiástico y nobiliario, se había convertido en un fenómeno preocupante para la ciudad32. Muchos de esos señoríos estaban emplazados en La Sierra, por lo que forzosamente la señorialización tendría una fuerte incidencia en este ámbito, debido a la superposición de los intereses de la nobleza señorial, y de sus vasallos, en el complejo marco de relaciones sociales, económicas y jurisdiccionales, que estaban establecidas en la ciudad de Cuenca y su Tierra. La presencia de señores que gestionaban con gran interés la explotación de sus villas y lugares, iba a tener indudables repercusiones. La tónica de su comportamiento, en líneas generales, fue la de extralimitación de sus derechos, y apropiación de bienes y usos, mediante los más diversos procedimientos: desde el traslado de mojones para provocar una ampliación de sus tierras, hasta el logro de censos, en condiciones ventajosas, ο incluso fraudulentas, de dehesas concejiles, o, por último, la ocupación de lugares del término de Cuenca para someterlos después ilegalmente bajo su jurisdicción. Desde finales del siglo XIV están bien documentadas las intromisiones practicadas en la Sierra –entradas y tomas ilegales de tierras, siembra indebida de pan, etc.– desde una serie de señoríos33.

  • 34 Y. Guerrero Navarrete y J. MaSánchez Benito, op. cit.También se contienen referencias en mi artícul (...)
  • 35 AMC, leg. 120, exp. 3.

42Estas actitudes no eran exclusivas de la alta nobleza, sino que se daban también entre la oligarquía ciudadana, especialmente entre los regidores; a fines del siglo XV los comportamientos de muchos de éstos, entre los que cabe destacar a Pedro de Barrientos y Pedro Suárez de Alcalá, se inscriben en esa misma línea, llegando incluso en el proceso de usurpación hasta la señorialización de aldeas de la Tierra34. La explicación de todo este complejo proceso de usurpación de propiedades y derechos se encuentra fácilmente si se tiene en cuenta, por un lado, la sólida posición alcanzada en Cuenca por los grupos oligárquicos, y el sector nobiliario, que controlaban todos los asuntos ciudadanos. En el caso de la nobleza más destacada, los apoyos para abusar impunemente llegaban incluso de fuera, desde las más altas instancias, sobre todo en algunas coyunturas más favorables. En este sentido hay que interpretar, por ejemplo, la forma en que se zanjó, en el reinado de Juan II, el problema ocasionado por las entradas, rozas, casas, pajares, labranzas de pan, corta y saca de madera y otras acciones ilegales practicadas en la Sierra de Cuenca por doña María de Albornoz, desde sus señoríos de Tragacete y Beteta, que originaron un pleito con la ciudad, en el que dicha señora, tras apelar con sus vasallos ante el monarca, y con el firme apoyo de su pariente don Álvaro de Luna, obtuvo, en 1435, una sentencia sumamente favorable «por ende, por señorío del dicho señor condestable e contemplaçion de doña María», por la cual el concejo de Cuenca consentía que los vecinos de Tragacete, Beteta y las alquerías de Beteta usaran de la Sierra como hasta ahora lo habían hecho, es decir, abusando35.

43Las consecuencias de todas estas prácticas fueron, naturalmente, diversas y graves, y merecen una consideración especial las que afectaban a la práctica del sistema comunitario. El mismo hecho de la segregación de aldeas de la Comunidad de Villa y Tierra de Cuenca para pasar bajo el poder señorial, vendría a imponer, por fuerza, la necesidad de replantear las relaciones internas en orden a la explotación comunal.

III. – La práctica del pastoreo a fines de la Edad Media. Posibilidades y limitaciones

44Las prácticas pastoriles alcanzaron un notable desarrollo en Cuenca en el último tercio del siglo XV, pero se vieron fuertemente condicionadas por la necesidad de adaptar las condiciones del medio a los intereses representados por los distintos grupos sociales. En el último tercio del siglo XV se asiste a un complejo proceso de reajuste de derechos en el que había que dar cabida a voluntades de distinta procedencia y sentido.

45La Sierra de Cuenca se había convertido en escenario de una práctica ganadera diversificada, lo que determinó innegables dificultades entre los derechos e intereses de varios tipos de propietarios de ganado: por un lado, los grandes propietarios, en su mayoría miembros de la nobleza y de la oligarquía urbana, representantes de un tipo de ganadería especulativa, e interesados en controlar directamente los pastos; por otro lado, los aldeanos, que practicaban un sistema económico mixto, en el que la ganadería tenía un sentido complementario, dando cabida a aprovechamientos forestales y usos diversos; por último, los ganaderos mesteños, que, procedentes de otros lugares, reclamaban el acceso a las hierbas y pastizales de estío en la Sierra conquense. Esta múltiple realidad, se encontraba enmarcada, además, en un panorama de confrontación entre los distintos poderes e instituciones, de carácter local –concejo ciudadano, concejos de la Tierra, señoríos–, y de ámbito externo –la monarquía y la Mesta.

Dificultades y presiones sobre el sistema ganadero

46La realidad del «pasto comun de la Syerra», derivada, en buena parte de factores naturales, había resultado muy vulnerable a los ataques y contradicciones de tipo social y económico, y la evolución bajomedieval produjo, como se ha visto, una distorsión en ambos sentidos: la orientación económica ganadera, y la explotación comunitaria. En las últimas décadas del siglo XV, muchos de los procesos iniciados antes, se consolidaron, en una clara tendencia a la ruptura de un sistema de explotación y gestión exclusiva ο preferente.

  • 36 Ver AMC, leg. 834, exp. 5. A lo largo del siglo XV el concejo de Cuenca mostró un claro interés en (...)
  • 37 La situación se había intensificado ostensiblemente a fines del siglo XV, cuando el concejo se quej (...)
  • 38 AGS, RGS, 13 de marzo de 1488, f° 7, en el que los Reyes Católicos conceden licencia de arrendamien (...)

47Desde la perspectiva económica, el pastoreo en la Sierra de Cuenca se vio sujeto a la presión ejercida por otras actividades, entre las que la agricultura alcanzaba un papel importante. La cuestión se había planteado tradicionalmente, en términos generales, como una dialéctica entre el «hambre de tierras» y la «demanda de pastos»; ambas se fundamentaban sobre sólidas realidades y, respectivamente, eran objeto de orientación en uno u otro sentido por los distintos grupos sociales ο sectores interesados. En la ciudad y la Tierra de Cuenca era innegable el convencimiento generalizado de la necesidad de incrementar la producción cerealera, que se explicaba en razón del concepto de «estrechez del término», ya indicado36. A fines del siglo XV, la necesidad de tierras para el laboreo pudo estar relacionada, además, con un incremento de población en esta comarca, ο en algunos de sus lugares, sobre todo como consecuencia de una redistribución del hábitat. Por otra parte, esta dedicación agrícola, y concretamente cerealera era también una manifestación de la existencia de campesinos acomodados, que, interesados por un sistema de explotación mixto –ganadería y agricultura– arrendaban tierras al concejo de Cuenca, provocando las protestas de los ricos propietarios de ganado vecinos de la ciudad37. Al acabar el período analizado, encontramos testimonios que demuestran que las «labranzas de pan» en la Sierra seguían siendo justificadas por el concejo y oficiales para el aprovisionamiento de la ciudad, por lo que solicitaban a los monarcas licencia para arrendar términos con ese fin38.

  • 39 Ibid., 21 de marzo de 1494, f° 395, el Consejo Real ordenaba al corregidor de Cuenca que gestionase (...)
  • 40 AMC, leg. 34, exp. 1.

48En cualquier caso, durante el reinado de los Reyes Católicos, la ganadería luchaba por mantenerse como referencia básica en la organización económica de estos territorios, aunque las otras actividades buscaban también su hueco; por eso, la situación se mostraba compleja, y dio lugar a pleitos, cuya resolución se tradujo en sentencias que frecuentemente condenaban a los responsables del «pan» sembrado en la Sierra39. Por otra parte, las cesiones de tierras a miembros de la oligarquía para usos agrícolas se había realizado con algunas condiciones, y entre ellas la del libre paso de los rebaños conquenses –aunque éstos, por su parte, debían evitar los daños en dehesas y cultivos–, porque la ciudad tenía esas tierras «por Sierra y por extremos para sus ganados»; detrás de esto se encontraba el respeto a los intereses ganaderos, fuertemente arraigados, pero la situación se complicaría más adelante, cuando una nueva generación se hizo con la propiedad de las tierras, y procedió a explotarlas de forma exclusiva, prendando a los ganados que intentaban pasar en busca de pastos40.

  • 41 AMC, leg. 46, exp. 2, año 1509. Los razonamientos son bastante explícitos: mientras Francisco de Ol (...)

49Cada uno de esos sistemas respondía a distintos intereses, en un marco muy complejo, que no sólo se relacionaba con la vertiente económica, sino que también tenía que ver con los modelos de organización jurisdiccional del territorio; es decir, se observan opciones enfrentadas entre la ciudad y la Tierra, y entre los vecinos de señoríos, y los habitantes de los lugares del término de la ciudad. La documentación refleja una firme contradicción entre las distintas posturas: por un lado, la que recogía el deseo de reservar ciertos espacios de la Sierra para la labranza, contra el pago de un censo a la ciudad –consistente en una fanega por cada par de bueyes–, con referencias a la costumbre antigua, que había consagrado la dedicación al cereal de ciertas partes de este territorio, y con alusiones a los títulos y derechos obtenidos por algunos de los vecinos de esos lugares, que era defendida por los vasallos de los señoríos, y por los procuradores de la Ciudad; por otro lado, la mantenida por el procurador de los lugares del entorno de la Sierra, que se esforzaba por defender el pastoreo, argumentando que «toda la Sierra de la ciudad, alta e baxa [...] todo es e siempre ha sido pasto comun», y desde la doble perspectiva de los dueños de ganado, interesados en que sus rebaños pudiesen andar libremente sin las interferencias de las labranzas, y a la vez en defensa de los derechos de los lugareños, frente a los vasallos de la poderosa nobleza señorial41.

  • 42 Ver, entre otros documentos, AGS, Consejo Real, leg. 41, doc. 23, del año 1522, que contiene una in (...)

50En años posteriores, las argumentaciones esgrimidas para justificar la actividad agrícola en dicha comarca, se alejaban de la contradicción entre pasto y labor, para proponer una interpretación consistente en la compenetración entre estas dos orientaciones; así, los interesados aludían reiteradamente a la conveniencia, y aun a la necesidad, de la tala y corta del bosque –seguida, naturalmente, del cultivo–, para prevenir la proliferación de alimañas, que, en definitiva, constituían un grave peligro para el ganado, tratando, por tanto, de involucrar también a ganaderos y pastores, en la consideración de la labranza en la Sierra como «cosa a todos provechosa»42.

  • 43 AGS, RGS, Real de la Vega de Granada, 17 de diciembre de 1491, confirmation por los Reyes Católicos (...)
  • 44 Ibid., 20 de diciembre de 1494, f° 200, que recoge la denuncia de Fernando de Beteta, vecino y regi (...)
  • 45 Cf. AGS. Consejo Real, leg. 20, doc. 7, que recoge, en un cuaderno de 87 folios, la documentación d (...)

51Otros usos económicos se superponían al pastoreo, generando tensiones entre los distintos sectores sociales. À fines del siglo XV, las talas realizadas en Cuenca y su Tierra, encaminadas al carboneo, y la obtención de leña para uso propio y para exportación, se habían incrementado, haciendo necesaria una actualización de la normativa correspondiente; por ello, el concejo y los oficiales de Cuenca elaboraron en 1491 unas ordenanzas para la «guarda de los montes e pinares», en las que se prohibía la corta de árboles en el entorno de la ciudad, preservando un espacio de tres leguas alrededor de ella, a la vez que se limitaban estas prácticas en todo su término, controlando la producción y el comercio de carbón, y la exportación indebida de madera, para evitar las irregularidades más frecuentes43. Tres años más tarde, la documentación seguía reflejando la continuidad de estos usos prohibidos de rozas y cortas de los montes, con las consiguientes consideraciones acerca de los peligros de despoblación de la Tierra de Cuenca, y los perjuicios a la explotación ganadera44. Sin embargo, esta serie de prohibiciones y limitaciones reflejaban los intereses identificados con los sectores ciudadanos, y en cambio, constituían un grave perjuicio para los habitantes de los lugares de la Tierra, más interesados en un sistema de explotación económica diversificado en los espacios de bosque y monte; así, entrado el siglo XVI, dicha situación generó un pleito entre Cuenca y ciertos lugares de su término, que denunciaban, en principio, que las ordenanzas se habían elaborado de espaldas a los procuradores de los distintos sexmos, y en clara contradicción con sus objetivos e intereses, en los que el pastoreo no resultaba predominante45.

La diversidad de formulas

  • 46 AMC, leg. 34, exp. 2, Madrid, 15de diciembre de 1396.
  • 47 M. Diago Hernando, art. cit., insiste en esta circunstancia, en relación con Molina, frente a la id (...)

52En expresión de la época, «en la Sierra de Cuenca hay pastos, lugares de yerbas y estremos para los ganados, para en tienpo de verano y del estio»46. Estas tierras ofrecían posibilidades para la alimentación del ganado estante, y servían de agostadero en los veranos para ganados de diversa procedencia. La división entre ganado local y ganado trashumante no tenía una correspondencia exacta con otros criterios sociales, y por tanto, ofrecía una serie de particularidades complejas; así, mientras algunos «señores de ganados» rehusaban integrarse en la Mesta –por tener acceso directo al pastoreo en condiciones ventajosas, desde su firme posición– en cambio, los documentos demuestran la presencia de aldeanos pecheros entre los integrantes de la ganadería trashumante, acogidos a la institución mesteña47. Por otra parte, a veces, el disfrute de los pastos comunales implicaba cierto desplazamiento, una «pequeña trashumancia», y en cualquier caso, dentro de cada uno de esos sistemas de pastoreo –local ο trashumante– existían distintas modalidades.

El pastoreo local

  • 48 M.-Cl. Gerbet, L’élevage dans le royaume de Castille sous les Rois Catholiques (1474-1516), Madrid, (...)

53Menos conocido y menos tratado en las investigaciones sobre economía ganadera, el ganado local ofrece un panorama de amplio desarrollo en los momentos finales del período medieval. El caso de Cuenca es, si cabe, uno de los más proverbiales, y encuentra en la Sierra, por las razones ya examinadas, uno de los ámbitos de mayor predominio. No obstante, la puesta en práctica de este sistema estuvo acompañada de dificultades y tensiones, que se reflejan bien en un tipo de documentación –pleitos en la corte, ejecutorias, sentencias– que nos sitúa sobre los verdaderos perfiles de la realidad. Algunos trabajos realizados sobre esta base, indican la superioridad de los procesos referidos al ganado estante, que sobrepasaron en número a los conflictos sobre el trashumante, en cualquiera de los períodos analizados, entre 1475 y 151648.

54La propiedad y explotación del ganado local respondía a diversas fórmulas y orientaciones, que se correspondían con dos sectores bien diferenciados; por un lado, el de los aldeanos, pequeños agricultores-ganaderos, que practicaban la cría y pastoreo de ganado diverso, en sentido no especulativo, e imprimían así a la práctica ganadera una orientación que favorecía el equilibrio económico en este ámbito. Sin embargo, en buena medida resultó afectado por la superposición del otro sector, el de los «señores de ganado», representantes de una ganadería extensiva, centrada fundamentalmente en el ganado ovino.

  • 49 El fenómeno era muy habitual en el siglo XV. Entre otras publicaciones, una reciente refleja la sit (...)
  • 50 El proceso puede seguirse a través de una documentación sufidentemente expresiva conservada en AGS, (...)

55Los problemas y obstáculos con que se enfrentaban los ganados estantes derivaban de algunas circunstancias, que ya han sido examinadas, como por ejemplo, la ruptura de los sistemas de explotación comunal, que era una de sus bases más firmes. La presión ejercida sobre estas tierras era muy fuerte, venía de atrás, y fue realizada por los sectores nobiliario-señorial, y oligárquico-ciudadano, con la utilización de diversos procedimientos49. Uno de ellos era, como se ha señalado antes, el adehesamiento, privado ο concejil, que habitualmente favorecía a los mismos grupos poderosos –la oligarquía, los miembros de la nobleza territorial y sus vasallos– mientras que los realmente perjudicados eran los vecinos de las aldeas. El caso de la dehesa de Los Masegosos, al norte, cerca de Arbeteta, lo pone bien de relieve. Se trataba de una tierra adehesada por el concejo de Cuenca, frente a los intereses del concejo y vecinos de Arbeteta, de la Tierra, que se veían así, privados por la ciudad, del acceso a los pastos y la tala. El arrendamiento se realizó en beneficio de Pascual de Alarcón –apellido de la oligarquía conquense– y de Diego de Provencio, habitantes del señorío de Beteta, perteneciente a los Carrillo de Albornoz. Las quejas y resistencias de los aldeanos, privados de la posibilidad de entrar con sus ganados, y de realizar cortas de árboles, se hicieron patentes, hasta el punto de que fue necesario en 1485 un seguro a favor de los arrendatarios, y tres años más tarde, el Consejo enviaba una comisión a Pedro Vaca, corregidor de Cuenca y Huete, para que determinase en la demanda de la villa de Arbeteta, despojada por la ciudad de este término. Las resistencias continuaron, y el seguro fue quebrantado mientras, por su parte, el corregidor impedía que la ciudad arrendara las hierbas de Los Masegosos –objeto de interés por parte de los lugares del sexmo de Arbeteta– hasta que el licenciado don Alfonso Díaz de Montalvo, del Consejo Real, dictó sentencia, en junio de 1488, por la que concedía a la ciudad licencia para dicho arrendamiento, ratificada luego por la reina; finalmente, en 1498, facultó a la ciudad para hacer una «dehesa dehesada» en los términos de Los Masegosos, en la Sierra50.

56Hay que tener en cuenta que estos términos, por otra parte, habían sido ocupados antes por uno de los más poderosos miembros de la nobleza señorial conquense, Pedro Carrillo de Albornoz, y que los arrendatarios protegidos por la monarquía, a instancias del concejo de Cuenca, eran vasallos suyos. Todo lo cual nos sitúa una vez más sobre la perspectiva de los numerosos abusos practicados, desde tiempo atrás, y acrecentados en este período, por la nobleza conquense, desde su firme posición señorial. Así se pone de relieve constantemente, en la documentación, con alusiones a la realidad generalizada de la amplitud de usos y derechos de los habitantes de los señoríos localizados en el término de la ciudad, y muchos de ellos en la Sierra, los cuales

  • 51 La transcripción está tomada de uno de los numerosos documentos recogidos en el pleito del AGS, Con (...)

usan de los dichos aprovechamientos en los montes e pinares y terminos della [se refiere a las roturaciones, laboreo y explotación de madera, prohibidos por las ordenanzas de fines del siglo XV], et no proçeden ni executan las dichas penas contra ellos ni las pueden executar; y viendo los señores cuyos son los dichos lugares las estorziones que hazen [...] qualquiera que se quisiere yr a bivir a sus tierras le franquian por diez años51.

57A través de este ejemplo, se pone de relieve una tendencia creciente a la sustitución de la ganadería relacionada con la agricultura, por otra especulativa, bajo la presión de los grupos que controlaban el poder local, amparados por la institución concejil. Por otra parte, estas situaciones perjudicaban también a los pastores y ganaderos mesteños.

La trashumancia y los problemas con la Mesta

  • 52 Resultaría muy prolijo aludir a la extensa bibliografía que, de uno u otro modo, incide en esta cue (...)

58La práctica de la trashumancia había encontrado en Cuenca uno de sus más importantes escenarios, a lo largo de toda la Baja Edad Media. El tránsito de los rebaños era contemplado ya en su texto foral, y aparecía apoyado en alguna de las instituciones de más relieve, como la práctica del servicio de vigilancia armada de los ganados –«esculca»– y la aparición de los caballeros de la Sierra; por otro lado, la presencia del tipo de ganado ovino más caracterizado tanto la oveja merina, documentada en este ámbito en fecha temprana como el desarrollo de la industria textil, como sector económico directamente relacionado con la explotación ovina, de preferencia trashumante, y algunas otras realidades bien conocidas, resultan argumentos sólidos para demostrar esa tradicional orientación pastoril conquense, y la destacada posición de Cuenca en la organización de la Mesta, donde algunos de los más importantes cargos fueron desempeñados por nobles conquenses, los Carrillo y los Acuña52.

  • 53 Las relaciones entre Cuenca y Albarracín fueron intensas, por razones de proximidad. En los asuntos (...)

59Por razones geográficas, los desplazamientos de los ganados se orientaban en los dos sentidos: los rebaños conquenses se dirigían hacia los pastizales de Murcia y las riberas del Guadiana, replegándose luego en la Sierra de Cuenca, mientras que hasta allí subían a pastar y herbajar los rebaños de fuera, en especial murcianos, manchegos, y del norte de Córdoba. A ello hay que añadir la situación de Cuenca como espacio de paso para los ganados aragoneses, sobre todo de Albarracín, y de los castellanos hacia tierras aragonesas53.

  • 54 M-Cl. Gerbet, op. cit., cf. especialmente pp. 69-70.

60Pese a todo, el pastoreo trashumante estuvo sujeto a todos los avatares de la compleja realidad agraria, y sufrió importantes limitaciones en este ámbito, donde puede decirse que no se ofrecían a los ganaderos integrados en la Mesta las garantías apetecidas; por el contrario, el marco en el que se desenvolvió fue el de un claro enfrentamiento entre la institución y los poderes locales54.

  • 55 Después de Juan II y Enrique IV, los Reyes Católicos confirmaron a los Acuña –concretamente a don P (...)
  • 56 Algunos comentarios y textos sobre la actitud de los oficiales de la Mesta en Cuenca en el artículo (...)

61Las diferencias de criterios se dejaron sentir muy pronto, y prosiguieron a lo largo de todo el período, determinando los recelos y protestas del concejo de Cuenca ante la monarquía para evitar lo que consideraban, en principio, como una intromisión en los asuntos internos de la ciudad. Constantemente, los Acuña, condes de Buendía, que habían estado en posesión de la alcaldía mayor de las mestas y cañadas desde el reinado de Juan II, vieron fuertemente contestada su actuación al frente de las responsabilidades de este organismo en las tierras de Cuenca. Las quejas sobre irregularidades en la gestión por parte de los responsables de los máximos oficios mesteños se sucedían constantemente; a fines del siglo XV, los monarcas se hicieron eco de ellas, y establecieron normas a seguir por los condes de Buendía en el ejercicio de sus funciones directas, y como responsables de la gestión de sus lugartenientes, alcaldes, y escribanos55. La regulación de su actividad por parte de la monarquía, condujo a establecer la necesidad de realizar la visita de los términos acompañados del corregidor, ο su lugarteniente, y, en su defecto, de un regidor, para evitar los enfrentamientos, pero los problemas no cesaron, y, al finalizar el período, la Corona tuvo que insistir en el cumplimiento de las leyes y ordenanzas correspondientes56.

  • 57 AMC, leg. 114, exp. 5. En los enfrentamientos entre quienes solicitaban licencia para practicar la (...)

62Por razones obvias, la Mesta desarrolló una oposición expresa a reconocer los distintos usos económicos practicados en la Sierra de Cuenca; su actitud radicalmente contraria a las roturaciones con destino agrícola, ο la práctica de cualquier actividad que significara una diminución de los pastizales, ο un obstáculo para la libertad de paso y pasto, resulta innegable. Una de las cuestiones más controvertidas era el adehesamiento de las tierras por el concejo de la ciudad: las dehesas concejiles constituían un perjuicio para los intereses mesteños, que entraban en contradicción con los de buena parte de los hacendados y propietarios de rebaños conquenses, quienes trataban de impedir la actuación de los alcaldes entregadores en los procesos pendientes; dichos oficiales sentían un recelo especial ante las labranzas en la Sierra, así como ante el acotamiento de tierras para el triple aprovechamiento privatizado de labor, monte y pasto, lo que trataban de impedir con decisiones como la de Fernando de la Muela, que, en relación con unas dehesas arrendadas por el concejo a varios vecinos de Huélamo, como alcalde de las mestas y cañadas, «las mando quebrantar e corner con quantos ganados pudo haber»57.

63En el último tercio del siglo XV el enfrentamiento entre los intereses locales y los mesteños se había incrementado. Dicha circunstancia era bastante común en otros ámbitos, pero en el caso de Cuenca ni siquiera la vinculación de los linajes conquenses a los cargos de relieve favorecieron el entendimiento. El pastoreo trashumante entraba en fuerte competencia con los intereses y apetencias de los miembros de la clase dominante, titulares de señoríos, a la vez que grandes propietarios de tierras y rebaños, con los ganaderos y pastores serranos, defensores del pastoreo local, y, por último, con los campesinos, en buena parte partidarios de fórmulas económicas más flexibles.

  • 58 Una de las publicaciones mis recientes en que se aborda con claridad el tema es la de F. Marín Barr (...)
  • 59 Los Reyes Católicos tuvieron que acoger bajo su «defendimiento» a Francisco Molero, vecino de Prieg (...)
  • 60 Existen bastantes testimonios de estos abusos, y entre ellos, un documento muy ilustrativo, ver ibi (...)

64Visto desde la óptica contraria, resulta bastante evidente que el pastoreo trashumante, y la propia Mesta, sufrieron las consecuencias del fuerte desarrollo del ganado local en la Sierra de Cuenca, frente a la tradicional interpretación, cada vez más cuestionada, de la fuerza arrolladora de dicha institución58. La documentación que recoge las protestas de la Mesta por los agravios sufridos en el territorio conquense es muy abundante. Por un lado, se trataba de la extorsión y amenazas a los oficiales, que en algunos momentos veían peligrar su integridad física, por lo que tuvieron que solicitar protección regia59. Por otro, de toda una serie de robos y agresiones, y abusos en la fiscalidad60. Pero, tal vez, el aspecto más relevante lo constituyen las dehesas y el arrendamiento de hierbas. El adehesamiento de tierras de antigua explotación comunal provocó el inevitable malestar en el seno de la organización trashumante, transmitido a la Corona; así, en 1490 los monarcas encargaron al corregidor de Cuenca que hiciese una averiguación en el casο presentado por el doctor Juan de Vinuesa, procurador del Concejo de la Mesta, sobre el grave perjuicio que ocasionaba a la cabaña real la ciudad, en razón de que

  • 61 AGS, RGS, 25 de junio de 1490, f° 32.

an fecho en el pasto comun de la Sierra de la dicha çibdad de Cuenca tres deessas que son la Pared del Pinillo e la Cañada el Mostajo e los Masegosos, e que maguer por muchas sentençias esa dicha çibdad aya sido condenada que las dichas deesas sean tornadas pasto comun segund que antiguamente se acostumbro a usar, diz que la dicha çibdad lo non queriendo fazer antes diz que las arrienda e prendan a los ganados que en ellas entran e fazen muchos agravios e sinrazones, lo qual diz que es en nuestro deserviçio e en daño de los ganados del dicho conçejo de la Mesta e en quebrantamiento de los privilegios e cartas quel dicho conçejo de la Mesta tiene61.

  • 62 Ibid., 3 de mayo de 1497, f° 119.

65Las limitaciones al paso y pasto del ganado en la Sierra de Cuenca eran numerosas, y, por otra parte, los ganados trashumantes encontraban dificultades en el momento de utilizar las hierbas en estos parajes, porque la ciudad solía impedir a los concejos de la Tierra que las arrendasen a los ganaderos de la Mesta62. Se trataba, por tanto, de un conflicto múltiple, que enfrentaba tres posiciones: por un lado, la que entrañaba la relación entre los lugareños de la Sierra, que, para incrementar sus recursos, deseaban arrendar sus hierbas a los ganaderos mesteños, y éstos mismos, interesados en dicho asunto; y, por otro lado, la de los ganaderos de la ciudad, que se interponían entre ambos, para impedir esos arrendamientos, y obtener ellos las hierbas en exclusividad y en mejores condiciones económicas.

  • 63 Ibid., 20 de marzo de 1494, f° 90, los dueños de ganados y pastores de Cuenca ponen de manifiesto s (...)
  • 64 Ibid., 22 de abril de 1485, f° 82: inhibición a Fernando de Castro, alcalde entregador de las mesta (...)

66En relación con todo lo anterior, es cierto que los representantes de la ganadería trashumante intentaban utilizar todos los medios a su alcance para lograr sus objetivos, y no faltaron, en este sentido, los abusos, como cuando se hacían con licencias del corregidor, ο de algunos de los regidores, para aprovechar los términos de la Sierra en las mejores condiciones, y el máximo de tiempo posible63. Con todo, estos casos eran objeto de denuncia, y en los procesos, la monarquía, contra la opinión traditional, no siempre se situaba del lado de la Mesta, sino que, en numerosas ocasiones, su posición secundaba los intereses de la ciudad, como cuando imponía el respeto a las dehesas del concejo, limitando la capacidad de los oficiales de la Mesta para su intervención en las demandas64.

La confrontación entre poderes ε instituciones

Mecanismos institucionales y presiones sociales en el concejo

  • 65 Entre otros, ibid., 27 de agosto de 1490, f° 11; 20 de marzo de 1494, f° 90; 11 de diciembre de 149 (...)
  • 66 Para el cargo se elegían cada año, por sorteo, a una serie de personas que debían cumplir algunas c (...)

67Correspondía al concejo de Cuenca la responsabilidad en el mantenimiento y buena gestión de los términos de su jurisdicción, y la explotación de los espacios rurales, mediante la adecuada utilización de los recursos, de acuerdo con el Fuero, los usos y costumbres, y las ordenanzas del siglo XV65. Los oficiales del concejo –regidores y alguaciles– tenían competencias en esas materias, pero la vigilancia de esas tierras, ton especial orientación hacia el respeto y cuidado de los bosques, prados y montes, en prevención de prácticas ilegales, recaía en un sector caballeresco especializado, presente en territorios de características similares: los caballeros de la Sierra. La naturaleza, extensión e importancia de la Sierra en Cuenca, junto con la constitución en la ciudad de un acreditado sector de caballería popular, determinó que estos individuos adquirieran un papel relevante; en efecto, se trataba de un oficio lucrativo, que daba derecho a la percepción de multas, «borras» y otros derechos, y que alcanzó un importante reconocimiento social66.

  • 67 Consideradones al respecto, y bastantes datos, en mi trabajo (Quintanilla Raso, «Los derechos sobre (...)
  • 68 AMC, leg. 3, exp. 1, donde se los menciona como «caballeros e fieles de la Sierra», y leg. 5, exp. (...)
  • 69 Ibid., leg. 5, exp. 94.

68Existen, no obstante, numerosas muestras de irregularidad de estos oficiales en el desempeño de su misión, tanto por parte de los regidores, como de los alguaciles, quienes demostraban, cuando menos, una patente desidia, y, a menudo, un decidido interés por introducirse ellos mismos en la trama de las ilegalidades67. La incompetencia, y la práctica de abusos de diverso tipo fueron, también, características generalizadas entre los «caballeros de la Sierra», denunciados con frecuencia por cobro de derechos excesivos, ο por los «avenimientos» con algunas personas, para concederles licencias indebidas, que fomentaban actuaciones ilegales, como, por ejemplo, el pastoreo en tierras serranas en época vedada, un uso apetecido por muchos, como se ha visto68. Otra de las ilegalidades más frecuentes se relacionaba con la práctica de «ygualas» con los señoríos y sus titulares, por las que les permitían la extralimitación en sus controvertidos derechos en la Tierra de Cuenca; en marzo de 1494, los monarcas reiteraban la prohibición de establecer avenencias con los vasallos de los señoríos, que hasta entonces estaban consiguiendo de dichos caballeros impunidad para la corta, el ramoneo, y otros usos indebidos69.

Incidencia de la señorialización nobiliaria

69La implantación nobiliaria en la Tierra de Cuenca produjo, en líneas generales, perjuicios en relación con la actividad ganadera. Sus actitudes tendían hacia la extralimitación de sus derechos y numerosos abusos de poder, que, de forma directa ο indirecta, repercutían negativamente: apropiación indebida de tierras, adehesamientos ilegales, fenómenos de «bandidaje señorial» –robos de ganado, agresiones a los pastores, etc.– y todo ello muchas veces realizado con la connivencia de los oficiales, que actuaban como satélites en torno suyo; por otra parte, el interés por los rendimientos agrícolas, orientados hacia la fiscalidad señorial, les llevó a impulsar entre sus vasallos la práctica del laboreo, mientras que la segregación de lugares de la ciudad para pasar bajo el poder nobiliario, interrumpió, en la práctica, la libre utilización de las tierras comunales por los ganados.

  • 70 Cortes de los antiguos reinos de León y Castilla, Madrid, Real Academia de ta Historia, 1863, II, C (...)
  • 71 AGS, RGS, 17 de octubre de 1499, f° 293, en que los Reyes Católicos, aludiendo a lo establecido en (...)

70En términos generales, en los señoríos asentados sobre espacios comunitarios, estaba asegurada la compatibilidad entre la jurisdicción señorial y la organización agraria comunal, pero existían numerosas excepciones, y en cuanto al sistema intercomunal de Villa y Tierra, sabemos que los lugares señorializados podían quedar englobados, de modo que el uso de los bienes comunales quedaba justificado por la vecindad, con toda la extensión de cargas inherentes a ella, según había dispuesto Juan I en las Cortes de Segovia de 138670. En el caso de Cuenca, la ciudad insistía en hacer pagar a los vasallos de los señoríos localizados en su término los pechos y tributos correspondientes –«marzazga», «pecho de San Miguel»– y en obligarles a contribuir en los repartimientos para la financiación de todo tipo de asuntos de interés público ciudadano, como contrapartida al derecho de uso de «todos los terminos della paçiendo las yerbas con sus ganados como los otros vezinos de la çibdad»71.

  • 72 La situación se observa bien, entre otros casos, en el condado de Priego, cuyos habitantes –vasallo (...)
  • 73 Hay suficientes muestras de ese interés, que resultó determinante en los procesos de ocupación inde (...)

71Así pues, los lugares señorializados debían quedar abiertos a los vecinos de la ciudad y la Tierra, mientras, por su parte, aquéllos también podrían disfrutar de todas las demás tierras de la Comunidad. Numerosas noticias acreditan, sin embargo, que esa situación de reciprocidad se veía fuertemente alterada al término de la Edad Media, porque las villas señoriales incumplían sistemáticamente sus obligaciones, negándose al pago de tributos, y cerrando sus términos a los otros vecinos de la ciudad y su término, a quienes arrebataban sus ganados y atacaban de múltiples formas. Por su parte, los vecinos de lugares próximos a estos señoríos reaccionaban del mismo modo, impidiendo a los vasallos de los distintos señoríos la entrada para el aprovechamiento de montes y pastos72. Todo eso significaba la imposición de trabas, en muy diverso sentido, a las prácticas pastoriles habituales del territorio, aunque la ganadería no quedase fuera de los intereses señoriales y vasalláticos73. En definitiva, la actuación de los señores y de sus vasallos era, en muchos casos, lo que estaba detrás de la imposición económica de otros usos, por encima del pastoreo, en la Sierra de Cuenca.

72En este contexto de presión señorial cabe indicar también la que se ponía de manifiesto, en muchos aspectos, en las relaciones de la propia ciudad con su Tierra. A lo largo de todo el período bajomedieval, la afirmación del concejo urbano sobre los vecinos y concejos de su término fue una realidad de peso creciente, que alcanzó su proyección también en las prácticas ganaderas, según se ha visto. Como era habitual, la ciudad alcanzó una rotunda preeminencia sobre sus lugares y aldeas, en el marco de las relaciones de la Comunidad.

Perfiles de la política regia

73Las últimas décadas del siglo XV y los principios del XVI ofrecían un panorama de confusión muy notable en la realidad agraria conquense. En este estado de cosas, era necesario arbitrar procedimientos eficaces para la resolución de los numerosos problemas y tensiones existentes, La reticencia del concejo urbano, como consecuencia de la implicación directa ο indirecta de sus oficiales en esos asuntos, determinó la iniciativa regia, que, si bien se produjo a lo largo de todo el siglo, tuvo su punto de inflexión en el reinado de los Reyes Católicos.

  • 74 Por ejemplo, ver el testimonio de las diligencias practicadas por orden regia por el corregidor Ped (...)
  • 75 Más datos y detalles sobre esta cuestión enMa C. Quintanilla Raso, «Estructuras y relaciones de pod (...)

74Entre las medidas tomadas por la monarquía se encontraban el impulso a la redacción de ordenanzas y normas específicas, y el envío de corregidores y jueces de términos, con facultades amplias y precisas sobre la atribución de términos y derechos de explotación de las tierras, aspectos que estaban constantemente sujetos a la confrontación entre la ciudad, los concejos de su término, y los poderes señoriales. Conocemos con detalle las gestiones y procedimiento a seguir: con la participación del corregidor, ο su lugarteniente, en la plaza mayor de Cuenca, se organizaba una comitiva de caballeros y gentes de a pie, que, con la enseña de la ciudad al frente, realizaba la institucionalizada «visita de términos», incumplida a menudo por los alguaciles; observada la situación, se dictaban órdenes tajantes –derribo de construcciones en términos ocupados, destrucción de labranzas ilegales, etc.– y se procedía a restituir los términos a su estado de legalidad, restableciendo los mojones en sus lugares oportunos, para, por último, proceder al pregón público advirtiendo contra la entrada, roza, labranza, y otros usos, en los lugares prohibidos, bajo penas pecuniarias, y pérdida de las cosechas y los bueyes de labor, en caso de laboreo74. Los mecanismos institucionales, por tanto, existían, pero con frecuencia, no alcanzaban la eficacia deseada; sabemos de la tendencia de los corregidores y jueces a introducirse en las complejas redes de intereses locales, entrando en connivencia con los sectores dominantes, por un lado, o, por el contrario, del enfrentamiento que se producía con los oficiales conquenses, cuando los primeros acometían correctamente su misión75.

  • 76 Así se observa en el documento del AGS, RGS, s. d., diciembre de 1493, f° 69, en el que los monarca (...)
  • 77 Sobre el interés monárquico por el mantenimiento de la Sierra como espacio de uso comunitario, orie (...)

75La actitud de la monarquía en los años finales del siglo XV, se caracterizaba por un respeto generalizado a los usos locales tradicionales; en este contexto encuentra sentido su protección de los pastos comunales en la Sierra, con disposiciones que mostraban su desacuerdo con la sustracción de tierras de antiguo uso ganadero para la agricultura, A menudo, manifestaban su apoyo a los sistemas de pastoreo trashumante, como cuando intervenían a favor de la libertad de los mesteños para arrendar hierbas y pastos en los lugares de la Sierra, aunque hay que tener en cuenta que, en casos como éste, trataban a la vez de favorecer los intereses de los lugares de la Tierra de Cuenca, frente a la presión de los grupos dominantes ciudadanos76. En otras ocasiones, sin embargo, defendían los derechos al adehesamiento y otras prácticas por parte del concejo ciudadano, ο de los particulares77. En general, actuaban con prudencia, encargando a los corregidores y oficiales, pertinentes averiguaciones y pesquisas para determinar los derechos respectivos, y las sentencias dictadas en los numerosos procesos abiertos en las décadas finales del siglo XV revelan una posición equilibrada entre los intereses del pastoreo local, el trashumante, y otras prácticas.

76La Tierra de Cuenca, y en especial la Serranía, experimentaron una sensible transformación de sus características esenciales a lo largo de la Baja Edad Media. La organización comunal, orientada preferentemente hacia el pastoreo, se vio alterada por una doble tendencia: mientras que por un lado se privatizaban los usos ganaderos, por otra parte, además, se ponían trabas a éstos, acotando tierras destinadas a la agricultura, y practicando otras actividades propias de la economía forestal.

77Las agresiones al sistema comunitario fueron consecuencia de la combinación de intereses de los miembros de la clase nobiliaria, y los integrantes de la oligarquía ciudadana de forma privada, ο institucional, utilizando, en este caso, el concejo como pantalla. Un ejemplo muy destacado en este orden de cosas lo representaban los numerosos señoríos nobiliarios implantados en el término de la ciudad, donde señores y vasallos interrumpieron, cada uno desde su opción, y a veces conjuntamente, el sistema de explotación comunal, con apropiaciones indebidas, acotamiento de términos, interrupción de las vías pecuarias, etc. La propiedad particular y los usos privatizados se abrieron paso, legal ο ilegalmente, en medio de tensiones y pleitos, rompiendo así la homogeneidad de un espacio rural organizado, en un principio, como público y colectivo, y explotado de forma comunitaria.

78En este contexto, la ganadería en la Cuenca medieval se debatía entre un marco teórico de amplias posibilidades, y un panorama práctico de fuertes limitaciones. La comarca de la Sierra era lugar de acogida de ganado estante y de rebaños trashumantes, pero su presencia se veía constreñida por la concurrencia de distintos intereses. Mientras la normativa intentaba dar cabida al desarrollo ganadero, acorde con la tendencia de la época, la documentación abunda en pleitos, ejecutorias, y sentencias, que demuestran el estado de conflictividad existence, asi como las grandes dificultades para la coexistencia pacífica de los distintos usos agrícolas, forestales, y ganaderos, y la explotación equilibrada de los pastizales por parte de los ganados locales y mesteños.

79En definitiva, a fines de la Edad Media, el pastoreo en Cuenca aparecía como un sector económico importante, pero con indudables fisuras, y desde luego, es preciso plantear serias reservas sobre su tradicional imagen como un ámbito privilegiado.

Εl pastoreo en Cuenca a fines de la Edad Media.
1. Zaorejas.
2. Armallones.
3. Arbeteta.
4. Recuenco.
5. Villanueva de Alcorón.
6. Poveda de la Sierra.
7. El Pozuelo.
8. Alcantud.
9. Carrascosa.
10. Beteta.
11. Masegosa.
12. Cañizares.
13. Fuertescusa.
14. Cañamares.
15. Vega del Codorno.
16. Poyatos.
17. Arcos de la Sierra.
18. Las Majadas.
19. Tragacete.
20. Mariana.
21. Huélamo.
22. Beamud.
23. Valdemeca.
24. Uña.
25. Cañete.
26. Buenache de la Sierra.
27. Cañada del Hoyo.
28. Moya.
29. Enguídanos.
30. Iniesta.
31. Priego.
32. Cañaveras.
33. Torralba.

Notes

1 Un buen ejemplo de la toma en cuenta de la Historia por los modelos naturalistas de interpretación de los paisajes en diverses publicaciones del geógrafo J.-J Dubois, «Du pollen au cadastre: contribution sur les aspects de méthode», en Du pollen au cadastre (Lille, 1985), actas de coloquio publicadas en los nos 2-3 de la revista Hommes et terres du Nord, 1986, pp. 81-87; Id., «L’approche de la biogéographie historique: concepts, méthodes, limites à l’interface de la phytodinamique et de l’histoire forestières», en J. Cramer (ed.), Phytodinamique et biogéographie historique des forêts. XXe Colloque phytosociologique (Bailleul, 1991), Berlín-Stuttgart, 1993, pp. 8-13; cf. también del mismo autor su participación en el seminario de investigación de la Casa de Velázquez, 1993-1994, «La place de l’histoire dans l’interprétation des paysages végétaux», Mélanges de la Casa de Velázquez (MCV), 30(1), 1994, pp. 231-271.

2 Estébanez Alvarez, Cuenca. Estudio geográfico, Madrid, 1974.

3 Expresión procedente de un pergamino de Alfonso XI, del Archivo Municipal de Cuenca (AMC), leg. 46, exp. 1.

4 Un estudio muy completo de Cuenca y su Tierra, en la obra de Y. Guerrero Navarrete y J. Ma Sánchez Benito, Cuenca en la Baja Edad Media: un sistema de poder, Cuenca, 1994. Sobre la configuración del término y las aldeas, interesa también la obra de J. M, Mangas Navas, El régimen comunal agrario de los concejos de Castilla, Madrid, 1981, pp. 42-47.

5 Un panorama de la señorialización nobiliaria de Cuenca en Ma C. Quintanilla Raso, «Marcos y formas de proyección de la nobleza conquense en su entorno urbano y territorial», en El Tratado de Tordesillas y su época. Congreso internacional de Historia (Setúbal-Salamanca-Tordesillas, 1994), t. I, Madrid, 1995, pp. 131-154 (citado Quintanilla Raso, «Marcos y formas de proyección»), Sobre el señorío de Priego, ver mi artículo, «El condado de Priego de Cuenca. Un ejemplo de estrategia señorial en la Baja Edad Media castellana», Historia, Instituciones, Documentos, 19, [Sevilla], 1992, pp. 381-402 (citado Quintanilla Raso, «El condado de Priego»).

6 AMC, leg. 190, exp. 2.

7 Datos relacionados directa ο indirectamente con los niveles de población en las Actas Municipales del Ayuntamiento de Cuenca 1 años 1417, 1419 y 1420, ed., transcr. y notas por Antonio Chacón Gómez-Monedero y Pedro Martínez Escribano, bajo la dirección de M. Jiménez Monteserín, Cuenca, 1994, pp. 39-52 (citado Actas Municipales), donde se contienen noticias sobre repartimientos fiscales, datos sobre posterías, etc. Un estudio pormenorizado de la evolución de la población en Cuenca y su Tierra en la obra de Y. Guerrero Navarrete y J. Ma Sánchez Benito, op. cit., pp. 78-109, con numerisas gráficas y cuadros; en relación con las cuestiones que aquí se tratan, es interesante su afirmación de la p. 88, en que se alude a los tres sexmos más poblados, que eran los de Altarejos, La Sierra y Areas.

8 Archive General de Simancas (AGS), Contadurías Generales, leg. 768, «Averiguaçion de las vezindades de la provinçia de Cuenca».

9 AMC, leg. 5, exp. 4 del año 1454, en que se recoge la queja de la ciudad ante el gran número de pobladores que se estaban trasladando a vivir a los «señorios comarcanos», como consecuencia de ciertas ventajas fiscales, y de la protección ejercida por los poderosos, en determinados aspectos, en función de sus propios intereses, como se verá más adelante.

10 Cf. entre otros documentos, AMC, leg. 34, exp. 1, con el testimonio de las diligencias practicadas en 1390 porel corregidor, para los amojonamlentos de los términos de Uña, Las Majadas, Poyatos, Beteta, Tragacete, La Vega, Huélamo y Beamud, en que se alude a algunos lugares –por ejemplo Poyatos– que eran muy fragosos, y en los que no se podía caminar «a menos de muy gran trabajo».

11 De interés para la época antigua el libro de S. Palomero Plaza, Las vías romanas en la provincia de Cuenca, Cuenca, 1987.

12 Cf. el aparcado sobre la red de comunicaciones de la obra de J. Ma Sánchez Benito, Las tierras de Cuencay Huete en el siglo XIV. Historia económica, Cuenca, 1994 (citado Sánchez Benito, Tierras de Cuenca y Huete), y algunos datos en el mapa, p. 17. Una perspectiva general sobre los puentes, en el artículo de C. Calderón, «Los puentes en la Castilla bajomedieval», Cuadernos de Historia de España, LXXI, [Buenos Aires], 1989, pp. 29-110.

13 Una mirada a las fuentes medievales en general, desde el texte forai hasta la documentación del Archivo Municipal –ponderado por J. Klein corne el más ilustrativo de los archivos locales sobre esta cuestión, cf. la traducción española de su obra La Mesta. Estudio de la historia económica española (1273-1836), Madrid, 1979, pp. 420-421– nos ilustra sobre la importancia de este sistema de explotación ganadera en la zona.

14 Más información en mis trabajos, citados supra, cf. Quintanilla Raso, «Marcos y formas de proyección», e Id., «El condado de Priego».

15 Se dió en el condado de Priego de Cuenca, cf. ibid., pp. 395 y 397.

16 Se conservan bastantes datos at respecto en uno de los conjuntos documentates depositado recientemente en el gran centro de documentación nobiliaria constituido en el Hospital de Tavera de Toledo: Archivo Histórico Nacional (AHN), Nobleza, Diversos Títulos y Familias, leg. 2.199 (signature antigua). Detalles sobre este asunto en mi artículo cit. supra «El condado de Priego».

17 AGS, Registro General del Sello (RGS), junio de 1477, f° 222. Los Ruiz de Molina y los señores de Priego mantenían fuertes disputas por los derechos al señorío de El Pobo. También los ganados del común de la villa de Molina se vieron afectados en su paso por los puentes bajo el control de los Carrillo de Mendoza. Ver M. Diago Hernando, «Ganaderos trashumantes y mercaderes de lanas en Molina y su tierra durante el reinado de los Reyes Católicos», Wad-al-Hayara, 19, 1992, pp. 129-149.

18 J. Ma Sánchez Benito, Tierras de Cuenca y Huete, pp. 175-181, que incluye un mapa con ta localización de las salinas. Ver también datos ilustrativos en las Actas Municipales, pp. 26-31, donde se hace referenda a los «alforís» de Monteagudo, Enguídanos, Huélamo, Tragacete, etc., y al repartimiento de sal efectuado en octubre de 1417, en el que correspondieron al sexmo de La Sierra 200 cahíces, la mayor cantidad, por encima de la ciudad, que recibió 160.

19 AMC, leg. 62, exp. 1, referido a las dedicadones de los vecinos del señorío de Priego desde riempo inmemorial, como argumentación esgrimida en un pleito con la ciudad.

20 Ver el interesante apartado dedicado a la oligarquía conquense, en la obra de Y. Guerrero Navarrete y J. Ma Sánchez Benito, op. cit., pp. 136-155, donde se incluyen numerosas referencias.

21 En el AGS, RGS, se conservan bastantes tesdmonios de vecinos deestos lugares que poseían grandes cantidades de ganado lanar; como ejemplo, ver los siguientes documentos, 9 de junio de 1480, con alusiones a un robo de 1.080 ovejas, propiedad de un vecino de Villanueva de Alcorón; 28 de marzo de 1477, f° 446, referido a un habitante de Valdemeca que sufrió un robo de 1.800 cabezas; y 12 de junio de 1477, f° 270, en que se bace alusión a la posesión, por otro vecino de ese lugar, de al menos, 5.000 ovejas, que le habían sido robadas también.

22 Así se observa en el texto foral, R. de Ureña y Smenjaud, Fuero de Cuenca (Formas primitiva y sistemática, texto latino, texto castellano y adaptación del Fuero de Izntoraf), Madrid, 1935, lib. I, tít. I, p. 115: «Do e otorgo a todos los omnes abitantes dela çibdad de cuenca [...] cuenca (con) todo su termina, e es a saber, con montes e con fuentes e con pastes e con rrios, con salinas, con venas e argente e fierro o de qualquier otro metal». La importancia del Fuero en la organización y explotación del territorio fue determinante. Ver a este respecto los siguientes trabajos: J. Gautier-Dalché, «Formes et organisation de la vie rurale dans le Fuero de Cuenca», y M. Riu, «Agricultura y ganadería en el Fuero de Cuenca», ambos en Cuenca y su territorio en la Edad Media, Madrid, 1982, pp. 149-165 y 167-181 respectivamente. De interés, también, es el artículo de C. López Rodríguez, «La organización del espacio rural en los foeros de la Extremadura castellana», En la España Medieval, 12, [Madrid], 1989, pp. 63-94, con constantes alusiones a este texto.

23 Entre otros testimonios, AMC, leg. 34, exp. 2, fechado en Arévalo, 12 de octubre de 1454.

24 La historiografía de los últimos años está haciendo de esta cuestión una de las más atendidas en el panorama de los estudios sobre las formas de explotación del espacio rural. Entre la bibliografía especializada reciente, merece la pena señalar el artículo de J. L. Martín Martín, «Evolución de los bienes comunales en el siglo XV», Studia Hirtorica. Historia medieval, VIII, [Salamanca], 1990, pp. 7-46. Una interesante incursión en el tema, con comentarios bibliográficos en Ma Asenjo González, «Las tierras de baldío en el concejo de Soria a fines de la Edad Media», Anuario de Estudios Medievales, 20, [Barcelona], 1990, pp. 389-411.

25 Desde fines del siglo XIV Cuenca solicitaba permiso regio para el arrendamiento de las dehesas de Fuente el Pinillo, Cañada el Mostajo y Pared del Cuerno: AMC, leg. 34, exp. 2.

26 AMC, leg. 114, exp. 5: el concejo de Cuenca arrendaba el 30 de junio de 1464 una serie de dehesas en La Sierra al concejo y vecinos de Huélamo, por las que debían pagar cada año 6.500 mrs y 2 carneros, para los «propios» de la ciudad.

27 Ibid., leg. 834, exp. 5.

28 Me he ocupado con detalle de estas cuestiones en un trabajo titulado «Los derechos sobre la tierra en el sector contro-oriental de la Extremadura castellana. Usos y abusos a fines de la Edad Media», Meridies, 3, 1996, pp. 29-50 (citado Quintanilla Raso, «Los derechos sohre la tierra»).

29 Así, por ejemplo, sabemos que los miembros del regimiento y las personas poderosas quebrantaron, a menudo, el sistema de arrendamiento de dehesas concejiles a particulates, salvo que fueran ellos mismos, ο sus dependientes y gentes de su entorno. Por eso fue necesario que Juan I confirmase al concejo la licencia de adehesamiento, ante las dificultades para llevar a cabo la gestión como bienes de propios, sin duda porque los regidores deseaban orientar la explotación de las dehesas concejiles para su beneficio exclusivo: ver entre otros, AMC, leg. 34, exp. 2.

30 Entre otros paralelos, puede indicarse la situación de Córdoba, cf. E. Cabrera Muñoz, «Usurpación de tierras y abusos señoriales en ta Sierra cordobesa durante los siglos XIV-XV», en Andalucía medieval. Actas I Congreso de Historia de Andalucía (1976), t. II, Córdoba, 1978, pp. 33-84.

31 AMC, leg. 34, exp. 1.

32 Ibid., leg. 3, exp. 15; y leg. 5, exp. 4.

33 Uno de los más claros ejemplos lo encontramos en las villas de Uña, Poyatos, Tragacete y Beteta, de los Albornoz, AMC, leg. 34, exp. 1, fechado en 1390. Se contienen precisiones al respecto en mi artículo cit. supra «Los derechos sobre la tierra».

34 Y. Guerrero Navarrete y J. Ma Sánchez Benito, op. cit.También se contienen referencias en mi artículo «Marcos y formas de proyección».

35 AMC, leg. 120, exp. 3.

36 Ver AMC, leg. 834, exp. 5. A lo largo del siglo XV el concejo de Cuenca mostró un claro interés en la producción cerealera, dictando ordenanzas para obligara la labranza, tanto a propietarios de tierras como de ganado (Y. Guerrero Navarrete y J. Ma Sánchez Benito, op. cit.). Sobre el abastecimiento de cereal en la ciudad, ver el artículo de J. Ma Sánchez Benito, «Crisis de abastecimientos y admimstración concejil. Cuenca (1499-1509)», En la España Medieval, 14, 1991, pp. 275-306.

37 La situación se había intensificado ostensiblemente a fines del siglo XV, cuando el concejo se quejaba de que los «labradores», vecinos de lugares de la Tierra, rompían y rozaban los «llecos» del término de la ciudad (AMC, leg. 5, exp. 66).Testimonios de la presencia de un campesino acomodado (ibid., leg. 34, exp. 6, y leg. 144, exp. 6), donde se mencionan varios contratos de arrendamiento de dehesas y tierras de Cuenca por parte de Juan Caja, vecino de Tragacete.

38 AGS, RGS, 13 de marzo de 1488, f° 7, en el que los Reyes Católicos conceden licencia de arrendamiento de esos términos para «labrar pan» en la Sierra, aunque sólo por tres años.

39 Ibid., 21 de marzo de 1494, f° 395, el Consejo Real ordenaba al corregidor de Cuenca que gestionase la venta del cereal cosechado en la Sierra, en contra de lo estipulado en algunas sentencias, y lo adjudicase a los ingresos de «propios» de la ciudad. Ver también AGS, Consejo Real, leg. 60, doc. 9, donde se contienen traslados de varias escrituras sobre los que habían roturado en la Sierra de Cuenca contra las sentencias que lo prohibían.

40 AMC, leg. 34, exp. 1.

41 AMC, leg. 46, exp. 2, año 1509. Los razonamientos son bastante explícitos: mientras Francisco de Olmedo y otros procuradores, en nombre de la ciudad, solicitaban a la reina doña Juana licencia para labrar en la Sierra, la parte contraria, el procurador de la Mesta, y especialmente, el representante del sexmo de Arbeteta, denunciaban el cultivo cerealero como muy perjudicial, exponiendo, entre otras razones, la queja sobre los numerosos vecinos de la Tierra, que se habían avecindado en los señoríos comarcanos, donde resultaban protegidos en su interés por lograr todo tipo de aprovechamiento de la comarca serrana, dándose la circunstancia de que a los vecinos del entorno de la Serranía les perjudicaba seriamente el laboreo de las tierras, porque, si bien las labranzas se habían producido de antiguo, era por la fuerte presión nobiliaria, «porque no podían resistir el poder de Diego Hurtado e de sus villas»; a ello se añadía que la producción de cereal en la Sierra no favorecía nunca a los vecinos de la ciudad, ya que no se pagaba el censo establecido, y no representaba ningún beneficio para el ganado, porque los rastrojos duraban poco, y eran aprovechados por los mismos «dueños de los panes». En definitiva, la contradicción no se reduce a los términos simples de agricultura frente a ganadería, sino que es mucho más profunda y compleja.

42 Ver, entre otros documentos, AGS, Consejo Real, leg. 41, doc. 23, del año 1522, que contiene una información, a instancias de la ciudad, sobre la conveniencia de que los lugares comarcanos volviesen a labrar, como se hacía desde antiguo, «un pedaço del termino e tierra que se dize la Syerra», pagando a cambio la contribución estipulada. Entre las opiniones recogidas en el documento, se dice que las sentencias condenatorias de los últimos años, en el reinado de los Reyes Católicos, respecto de la labranza en la Sierra, habían provocado perjuicio y carestías para la ciudad y su Tierra, e incluso para los ganados, al ocasionar un desarrollo de las «espesuras», que impedían los pastos, y favorecían la proliferación de lobos, raposos, y otros animales que ocasionaban la pérdida de ganado.

43 AGS, RGS, Real de la Vega de Granada, 17 de diciembre de 1491, confirmation por los Reyes Católicos de dichas ordenanzas, en las que las disposiciones, en su sentido restrictivo, hacían referencia al espacio, así como a las especies de árboles –pino, carrasco, roble– al procedimiento utilizado –se trataba de evitar que se arrancasen los árboles ο se hiciese una corta total «por el pie»–, y se ajustaban a la distinta condición de los interesados en estos usos, distinguiendo entre las posibilidades reservadas a los vecinos de la ciudad y de la Tierra, y las limitaciones a los forasteros. Algunas de esas actividades habían sido objeto de regulación desde tiempo atrás, como, por ejemplo, la extracción y exportación de madera, que quedaba sujeta a la condición de introducir provisiones y mantenimientos en la ciudad; no obstante, en las últimas décadas del siglo XV existen testimonios de que las normas no se cumplían debidamente: ver, entre otros, ibid., 11 de abril de 1485, f° 20, protesta de los regidores de la ciudad acerca del incumplimiento de la ordenanza de la «saca de madera»; ο ibid., 16 de agosto de 1486, f° 72, en que los monarcas, a instancias del procurador síndico de la ciudad prohibían a los regidores que dieran licencia para la exportación de madera y otras cosas vedadas.

44 Ibid., 20 de diciembre de 1494, f° 200, que recoge la denuncia de Fernando de Beteta, vecino y regidor de Cuenca, en nombre del concejo y oficiales, referida al incumplimiento de las ordenanzas que prohibían cortar, talar y quemar en los terminos de la ciudad pinos, ni carrascas ni robles ni otros árboles para hacer labranzas, salvo si se tratase de sabinales ο chaparros, que no se utilizaban para leña, con el riesgo de despoblación y de pérdida de posibilidades para la ganadería, porque los rebaños «tienen abrigo en los pinares y pastos», de forma que con esas prácticas «se menoscababa la cría de los ganados».

45 Cf. AGS. Consejo Real, leg. 20, doc. 7, que recoge, en un cuaderno de 87 folios, la documentación del pleito, en los años 1513 y 1514. Pascual de Solana, vecino de Fuentes, como procurador síndico de los lugares de la Tierra de Cuenca se presentó en el concejo el 23 de diciembre de 1513 para hacer un primer requerimiento acerca de los graves daños y extorsiones que sus representados estaban experimentando, a consecuencia de la aplicación de las citadas ordenanzas, en un sentido tan restrictivo, que resultaban ser «agraviadas» en perjuicio de la Tierra, instando al concejo y oficiales a que las revisaran y las mandaran enmendar y «desagraviar», para que los habitantes de esas villas pudieran vivir en ellas y gozar de sus términos, como lo habían venido haciendo tradicionalmente. A esto siguió, el 13 de enero de 1514, la presentación de una serie de razonamientos por los que solicitaban la revocación de la normativa, que se había realizado sin consentimienro de los lugares del término de la ciudad, ni de los sexmeros; entre ellos destaca el referido al caracter abrupto y moncuoso de las tierras, tan poco productivas, con tantas breñas, montes, y alimañas, que hacían necesario el adarar y entresacar los montes con un doble objetivo de seguridad y saneamiento, por un lado, y de explotación económica –labranza, obtención de leña, etc.– por otro; se argumentaba, además, que, pese a que pagaban la guarda de la Sierra, ellos hacían poco uso de la misma por su escasa dedicaión ganadera –literalmente, «por nuestro poco tener de ganados». En consecuencia, en nombre de sus representados solicitaba libertad para «gozar y usar de nuestros montes y términos». Otras quejas y peticiones en sentido similar fueron presentadas ante los oficiales del concejo por Martín Mexía, sexmero del sexmo del Campo, el cual hacía referenda también a las extorsiones causadas a los vecinos de dicho sexmo por algunos «caballeros de la Sierra», y al riesgo inminente de despoblación –«los lugares estan para se despoblar»– por lo que suplicaba que «los viçinos de la tierra no sean maltratados y no den causa a que se vayan a otros señorio», en los cuales nada de esto estaba vedado, al menos en la practica. Los usos económicos que se reclamaban eran, entre otros, la labranza de panes, y, especialmente, la corta de pinos y otros árboles, la producción de la «leña del rio» en la Sierra, y su transporte «rio avaxo», hacia la dudad, ya que, según se indica en el mismo documento, «la mayor parte de los vecinos se mantienen de lo que cortan en los montes e pinares». La ganadería, por tanto, sólo tenía un sentido complementario.

46 AMC, leg. 34, exp. 2, Madrid, 15de diciembre de 1396.

47 M. Diago Hernando, art. cit., insiste en esta circunstancia, en relación con Molina, frente a la idea tradicional de que los aldeanos quedaron excluidos de la trashumancia.

48 M.-Cl. Gerbet, L’élevage dans le royaume de Castille sous les Rois Catholiques (1474-1516), Madrid, Collection de la Casa de Velázquez (31), [2a ed. revisada], 1999. Se trata de una obra renovadora, en la que, frente a la visión tradicional de una monarquía decidida y exclusivarnente orientada en favor de la ganadería trashumante, y de la Mesta, se pone de relieve su tendencia a favorecer el equilibrio entre distintos sectores económicos, con una actitud muy favorecedora de la ganadería local. El amplio apartado dedicado al ganado estante incluye referencias de interés sobre la situación conquense.

49 El fenómeno era muy habitual en el siglo XV. Entre otras publicaciones, una reciente refleja la situación en el ámbito sevillano (Ma A. Carmona Ruiz, Usurpaciones de tierras y derechos comunales en Sevilla y su «tierra» durante el siglo XV, Sevilla, 1995).

50 El proceso puede seguirse a través de una documentación sufidentemente expresiva conservada en AGS, RGS, 11 de abril de 1485, f° 89; 19 de febrero de 148, f° 79; 17 de junio de 1488, f° 37; 11 de julio de 1488, f° 27; s. d., s. m., 1488, f° 209; 5 de noviembre de 1489, f° 275·. La disposición de 1498 se encuentra en AGS, Cámara de Castilla, Pueblos, leg. 7, doc. 37.

51 La transcripción está tomada de uno de los numerosos documentos recogidos en el pleito del AGS, Consejo Real, leg. 20, doc. 7.

52 Resultaría muy prolijo aludir a la extensa bibliografía que, de uno u otro modo, incide en esta cuestión. Por su especial relación con este ámbito, además de algunos trabajos citados, merece la pena señalar los de Ch.-J. Bishko, «El castellano, hombre de llanura. La explotación ganadera en el área fronteriza de la Mancha y Extremadura durante la Edad Media», en Homenaje a Jaime Vicens Vives, t. I, Barcelona, 1965, pp. 201-218; R. Pastor de Togneri, «La lana en Castilla y León antes de la organización de la Mesta», Moneda y Crédito, 112, 1970, pp. 47-69; de gran interés las obras colectivas: P. García Martín y J. Ma Sánchez Benito (eds.), Contribución a la historia de la trashumancia en España, Madrid, 1986, que incluye un amplio repertorio bibliográfico, y P. García Martín (ed.), Cañadas, cordeles y veredas, Valladolid, 1991; ver también el libro del mismo autor, La Mesta, Madrid, 1990, con un interesante apéndice documental; de interés local el de F. M. Martínez Fronce, Una cuadrilla mesteña: la de Cuenca, Cuenca, 1990.

53 Las relaciones entre Cuenca y Albarracín fueron intensas, por razones de proximidad. En los asuntos ganaderos, sabemos de la existencia de tensiones y pleitos, como los que tuvieron lugar entre Moya y su tierra, por un lado, y la «Universidad de Santa María de Albarracín», por otro, AGS, RGS, 13 de enero de 1488, f° 318. Una de las cuestiones más candentes era la explotación de un espacio situado entre ambos concejos, «un pedaço de termino que se dize el Entredicho de la Vega de Tajo», que era pasto común de los dos, pero en cuya explotación mostraban fuertes discrepancias; así, mientras el concejo de Cuenca solicitaba licencia a los reyes para hacer una «dehesa dehesada», los ganaderos y pastores de Albarracín se opusieron firmemente, ibid., s, s., noviembre de 1492, f° 14; 22 de junio de 1493, f° 112; y 25 de mayo de 1494, f° 374, entre otros testimunios.

54 M-Cl. Gerbet, op. cit., cf. especialmente pp. 69-70.

55 Después de Juan II y Enrique IV, los Reyes Católicos confirmaron a los Acuña –concretamente a don Pedro de Acuña–, el cargo, al tiempo que establecían las condiciones en el ejercicio de su gestión (AGS, RGS, 6 de marzo de 1477, f° 210), Se conservan sucesivas confirmaciones a titulares del linaje, ver, por ejemplo, ibid., 30 enero 1488, 247, dirigida a don Lope Vázquez de Acuña, con indicaciones sobre la necesidad de corregir aquellas prácticas que habían sido denunciadas ante la Corona, para lo que se insistía en el cuidado en el nombramiento de lugartenientes, que debían ser personas «abiles; abonadas e sufiçientes», que tendrían que jurar que administrarían justicia correctamente, sin llevar demasiados derechos, y les quedaba prohibido hacer acuerdos ilegales, así como confirmar dehesas a concejos ni a particulates, ο hacer otras nuevas. Ver también ibid., 25 de marzo de 1489, la merced del oficio a don Juan de Acuña, conde de Buendía, por estar vacante a la muerte de su padre.

56 Algunos comentarios y textos sobre la actitud de los oficiales de la Mesta en Cuenca en el artículo de C. López Rodríguez, art. cit., pp. 92-93. Testimonios documentales diversos sobre esta cuestión, entre otros muchos, en AMC, leg. 5, exp. 37, fechado en Córdoba el 22 de abril de 1485, y AGS, RGS, 13 de diciembre de 1491, f° 232, y 13 de marzo de 1498, f° 252. Ver también en AGS, Diversos de Castilla, leg. 8, doc. 75, la cédula de 1516 por la que la monarquía insiste en la normative a seguir por los alcaldes entregadores.

57 AMC, leg. 114, exp. 5. En los enfrentamientos entre quienes solicitaban licencia para practicar la agricultura en la Sierra, y los propietarios de rebaños, que defendían la vuelta al pasto común en todo el territorio, los procuradores del Concejo de la Mesta, lógicamente, secundaban esta segunda opción, cf. por como ejemplo, AGS, RGS, 11 de septiembre de 1592, f° 250.

58 Una de las publicaciones mis recientes en que se aborda con claridad el tema es la de F. Marín Barriguete, «Los Reyes Católicos y el Honrado Concejo de la Mesta. Una desmitificación necesaria», Cuadernos de Historia Moderna, 13, [Madrid], 1992, pp. 109-141, cuyo expresivo título no deja lugar a dudas sobre su contenido. Ver también del mismo autor, La Mesta en los siglos XVI y XVII, Madrid, 1987. En una posición similar se encuentra la obra de M-Cl. Gerbet, op. cit.

59 Los Reyes Católicos tuvieron que acoger bajo su «defendimiento» a Francisco Molero, vecino de Priego, alcalde del Concejo de la Mesta, frente a la actitud hostil de ciertos vecinos de Huete y su tierra, que le impedían ejercer su cargo, y le amenazaban (AGS, RGS, 11 de septiembre de 1492, f° 192).

60 Existen bastantes testimonios de estos abusos, y entre ellos, un documento muy ilustrativo, ver ibid., s. d., febrero de 1494, f° 152, con referencias a toda una serie de gravámenes que indebidamente se cobraba a los ganados mesteños de la cuadrilla de Ciudad Real, Campo de Calatrava, Chilión y Santofimia, que iban «de verano a ervajar con sus ganados a la Sierra», y se veían obligados a pagar dos veces el «servicio y montazgo», a entregar a los «caballeros de la Sierra» de Cuenca una cabeza por cada hato, y a satisfacer al alcaide de la fortaleza de Huélamo el pago de la «castillería». Sabemos de otra reclamación por imposiciones excesivas a los ganados de los vecinos de Cuenca que iban a Murcia y Cartagena (ibid., 29 de noviembre de 1485, f° 50). A veces esos abusos se debían a la iniciativa nobiliaria, muy proclive a extralimitarse en sus derechos, como, porejemplo, don Juan Hurtado de Mendoza, denunciado por el concejo, hombres buenos, ganaderos y pastores de Moya y su tierra por el cobro del «derecho de asadura», sin títulos para ello (ibid., s. d., agosto de 1478, f° 107). No faltan, además, los pleitos por robo de ganados que pasaban a La Sierra (ibid., 9 de febrero de 1491, f° 71, y 16 de agosto de 1491, f° 63), ni las quejas de los mesteños acerca de las prendas de animales realizadas por vecinos de Cuenca (ibid., 10 de diciembre de 1494, f° 310).

61 AGS, RGS, 25 de junio de 1490, f° 32.

62 Ibid., 3 de mayo de 1497, f° 119.

63 Ibid., 20 de marzo de 1494, f° 90, los dueños de ganados y pastores de Cuenca ponen de manifiesto su protesta en relación con el sistema de arrendamiento practicado por los vecinos de los lugares de la Tierra, que, sin atenerse al período establecido de nueve semanas, entre San Pedro y San Cebrián, se hacía en un plazo más amplio –una semana antes y otra después de esas fechas– ajustado a los deseos de ciertos ganaderos mesteños, procedentes de Ciudad Real, Campo de Calatrava, y otras partes, los cuales procuraban licencia de los corregidores y regidores para ello. La posición de los concejos y lugareños, necesitados de ampliar sus ingresos, era, en muchas ocasiones, coincidente con la de los mesteños (ibid., 29 de marzo de 1495, f° 476), donde se recoge la solicitud a la monarquía, por parte de los concejos de Arcos de la Sierra y Ribagorda, motivada por razones económicas –por los gastos ocasionados por los pleitos contra los herederos de don Pedro Carrillo de Albornoz– para la ampliación en once semanas del aprovechamiento de las hierbas por parte de los ganados de fuera.

64 Ibid., 22 de abril de 1485, f° 82: inhibición a Fernando de Castro, alcalde entregador de las mestas y cañadas del obispado de Cuenca, para que, respetando las dehesas de Pared del Pinillo, Cañada el Mostajo y Valderguinas, que la ciudad tenía por justos títulos, no interviniera en las demandas puestas por algunas personas y concejos contra ellas.

65 Entre otros, ibid., 27 de agosto de 1490, f° 11; 20 de marzo de 1494, f° 90; 11 de diciembre de 1494, f° 274; 20 de diciembre de 1494, f° 200; 23 de diciembre de 1494, f° 204. Recogen disposiciones sobre los arrendamientos de rentas y propios de la ciudad, sobre pastos y herbajes, ο acerca del «cortar y talar de los montes». Sobre estas cuestiones interesan básicamente las obras de Y. Guerrero Navarrete y J. Ma Sánchez Benito, op. cit.

66 Para el cargo se elegían cada año, por sorteo, a una serie de personas que debían cumplir algunas condiciones, como mantener caballo y armas, y no desempeñar oficios viles, aspecto éste que provocó en algunos momentos la polémica entre los miembros de la caballería popular y otros integrantes de sectores sociales, como los mercaderes –probablemente carniceros– que deseaban ser incluidos entre los sorteables, AMC, leg. 6, exp. 33, fechado en Medina del Campo, el 3 de julio de 1504, con la disposición regia que ordenaba que se los incluyera. Acerca del importante papel representado en Cuenca por el sector caballeresco popular hay que recordar la monografía de Ma D. Cabañas González, La caballería popular en Cuenca durante la Baja Edad Media, Madrid, 1980.

67 Consideradones al respecto, y bastantes datos, en mi trabajo (Quintanilla Raso, «Los derechos sobre la tierra»).

68 AMC, leg. 3, exp. 1, donde se los menciona como «caballeros e fieles de la Sierra», y leg. 5, exp. 77. En ocasiones, las arbitrariedades de los caballeros eran denunciadas por el propio concejo, como se lee en un documento de 1497, que alude a que habían realizado «algunas cosas non devidas en el año pasado que comenzó por el día de San Miguel de setiembre», mientras otros testimonios se refieren a que en sus actuaciones ilegales seguían órdenes de los regidores (ibid., leg. 5, exp. 77).

69 Ibid., leg. 5, exp. 94.

70 Cortes de los antiguos reinos de León y Castilla, Madrid, Real Academia de ta Historia, 1863, II, Cortes de Segovia de 1386, disposición 19, p. 347, donde se dice «quese non escusasen, [del pago de repartimientos] magner que fuesen des sennorios algunos delos lugares delos terminos delas dichas çibdades e villas, e sylos de los tales sennorios commiesen sus pastos e se aprouechasen de sus terminos». La problemática de los señoríos nobiliarios asentados en tierras comunitarias no ha sido estudiada en profundidad. Algunas ideas y datos de interés se encuentran en trabajos clásicos, como el de D.E. Vassberg, Tierra y sociedad en Castilla. Señores «poderosos» y campesinos en la España del siglo XVI, Barcelona, 1986, que dedica más de cien páginas a las tierras públicas y comunitarias, y hace referencia al sistema comunitario de Guadalajara, que incluía, en el siglo XVI, los señoríos del conde de Coruña, de Juan Hurtado de Mendoza, y de la princesa de Éboli. Ver también las obras de Alejandro Nieto, Bienes comunales, Madrid, 1964; de M. Cuadrado Iglesias, Aprovechamiento en común de pastos y leñas, Madrid, 1980; y de J. M. Mangas Navas, op. cit.

71 AGS, RGS, 17 de octubre de 1499, f° 293, en que los Reyes Católicos, aludiendo a lo establecido en las Cortes de Segovia de 1386, imponían a los señoríos conquenses la obligación de esos pagos, bajo la amenaza de que, en caso contrario, «no les consyentan comer ni gozar de los terminos de la çibdad». Ver también AMC, leg. 5, exp. 125, y leg. 1.244, exp. 1, que contiene la protesta de don Rodrigo Manrique, conde de Paredes, porque el concejo de Cuenca obligaba a pagar tributos a sus vasallos, vecinos de varias villas del término de la ciudad.

72 La situación se observa bien, entre otros casos, en el condado de Priego, cuyos habitantes –vasallos de Priego y de Cañaveras– se quejaban a la monarquía porque en las villas de Alcantud, El Pozueto, y Cañizares les estaban impidiendo sus derechos traditionales por los que podían meter sus ganados mayores y menores, y además beber las aguas, rozar, cortar, coger bellota, cortar madera y sacarla por el río, como habían hecho desde antiguo, hasta que los vecinos de las mismas se lo negaron, en correspondencia al cierre de términos que habían hecho los vasallos del conde: AMC, leg. 62, exp. 1. Ver también mi artículo (Quintanilla Raso, «El condado de Priego»).

73 Hay suficientes muestras de ese interés, que resultó determinante en los procesos de ocupación indebida de términos y lugares, en especial, de los despoblados, que se convirtieron en uno de los objetivos preferentes de la presión señorial. Ver un testimonio documentar, entre otros muchos, en el AMC, leg. 5, exp. 53, donde se lee que «los cavalleros que tyenen vasallos en esa comarca desa dicha çibdad [...] arriendan los dichos terminos e pastos de lugares despoblados […] para que los vasallos de los tales cavalleros se aprovechan dellos, deviendolos dexar para usa comun de los vezinos e moradores de la dicha çibdad e su tierra».

74 Por ejemplo, ver el testimonio de las diligencias practicadas por orden regia por el corregidor Pedro de Salcedo en la primavera y verano de 1464 para restituir a la ciudad algunos términos limítrofes con los señoríos de Poyatos, Tragacete y Uña (AMC, leg. 33, exp. 3).

75 Más datos y detalles sobre esta cuestión en Ma C. Quintanilla Raso, «Estructuras y relaciones de poder en la Tierra de Cuenca a fines de la Edad Media», en La Peninsula Ibérica en la Era de las Descubrimientos (1391-1492). Actas III Jornadas hispano-portuguesas de Hostoria Medieval (Sevilla, 1991), t. I, Sevilla, 1997, pp. 707-736.

76 Así se observa en el documento del AGS, RGS, s. d., diciembre de 1493, f° 69, en el que los monarcas ordenaban a los vecinos de Cuenca que consintieran a los lugares de la Sierra entrar en contacte con los pastores y ganaderos mesteños de las cuadrillas de Ciudad Real, Campo de Calatrava, Chillón y Santofimia para arrendarles los pastos.

77 Sobre el interés monárquico por el mantenimiento de la Sierra como espacio de uso comunitario, orientado preferentemente al pastoreo, ver, entre otros, AMC, leg. 46, exp. 2, de 1509, y AGS, Cámara de Castilla, Pueblos, leg. 7, de 1510, por el que se condenaba abiertamente a quienes habían privatizado los pastos comunales acotándolos como «términos redondos», para edificar y sembrar en ellos. En sentido contrario, ya se han mendonado algunos casos de respeto a las dehesas concejiles, y, en cuanto a las privadas, ver como ejemplo el documento recogido en el AGS, RGS, 25 de abril de 1478, f° 88, porel que protegían al regidor conquense Alonso de Alcalá en sus derechos a la dehesa de El Noguerol, y otros bienes, en Valera, frente a la actitud amenazante de algunos.

Table des illustrations

Légende Εl pastoreo en Cuenca a fines de la Edad Media.1. Zaorejas.2. Armallones.3. Arbeteta.4. Recuenco.5. Villanueva de Alcorón.6. Poveda de la Sierra.7. El Pozuelo.8. Alcantud.9. Carrascosa.10. Beteta.11. Masegosa.12. Cañizares.13. Fuertescusa.14. Cañamares.15. Vega del Codorno.16. Poyatos.17. Arcos de la Sierra.18. Las Majadas.19. Tragacete.20. Mariana.21. Huélamo.22. Beamud.23. Valdemeca.24. Uña.25. Cañete.26. Buenache de la Sierra.27. Cañada del Hoyo.28. Moya.29. Enguídanos.30. Iniesta.31. Priego.32. Cañaveras.33. Torralba.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2682/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 180k

Auteur

Universidad Complutense, Madrid

© Casa de Velázquez, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540