Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los rebaños de Gerión

 | 
Joaquín Gómez-Pantoja

«La principal sustancia destos reynos»

De la trashumancia premesteña en la Península Ibérica

« La principal sustancia destos reynos ». La transhumance avant la Mesta dans la péninsule Ibérique

«La principal sustancia destos reynos». On pre-Mesta transhumance in the Iberian Peninsula

Pedro García Martín

Résumé

Este ejercicio de síntesis de los trabajos que concurrieron en el seminario «Aspectos del pastoreo en la Península Ibérica», nos ha servido para elaborar un discurso de marcha atrás en la historia de la trashumancia ibérica, en et que desandamos el camino cronológico a la búsqueda de las permanencias pastoriles y en pos de las fuentes y métodos que las detectan. En este entendimiento de la historia como un continuum de larga duración, las investigaciones en torno al pastoreo premesteño tropiezan con la escasez y limitación de las fuentes tradicionales, por lo que hay que recurrir a otras alternativas y a la interdisciplina. Así como pasar de teorizar a reconstruir los paisajes y los pueblos pastoriles, construyendo modelos generales a partir de análisis regionales, hasta desembocar en esa cosmovisión que muestra elementos comunes a todas las ganaderías móviles del planeta

Essayant de présenter une synthèse des travaux présentés à l’occasion du séminaire intitulé « Aspectos del pastoreo en la Península Ibérica », nous proposons sur l’histoire de la transhumance ibérique un discours qui procède en quelque sorte « à reculons », remontant progressivement le cours de la chronologie à la recherche des permanences pastorales et aussi de sources et de méthodes permettant de les détecter. Menées dans le cadre d’une vision de l’histoire comme continuum de longue durée, les recherches sur l’élevage avant la Mesta rencontrent l’obstacle de la rareté et des limites des sources traditionnelles ; il faut donc recourir à d’autres solutions, notamment interdisciplinaires. De même, il faut passer de la simple théorisation des paysages et des peuples pasteurs à leur reconstitution en élaborant, à partir d’analyses régionales, des modèles généraux, de façon à parvenir à un point de vue général mettant en évidence des éléments communs à toutes les formes d’élevage nomade de la planète

This exercise in synthesis of the papers presented at the seminar on Aspects of Animal Husbandry in the Iberian Peninsula provided the opportunity to produce a backwards discourse in the history of Iberian transhumance, tracking the chronology in reverse in search of permanent features of husbandry and of sources and methods through which to detect them. In this approach to history as a long-term continuum, research into animal husbandry prior to the Mesta is beset by the scarcity and limitations of traditional sources, leaving no alternative but to resort to other alternatives and disciplines. Thus, from theory we move on to a reconstruction of pastoral landscapes and peoples, building general models from regional analyses to arrive finally at a global view encompassing elements common to transhumant stockraising the world over

Texte intégral

El pastor en movimiento vive en medios hirtórico-físicos distintos en diferenter épocas del año. Ésta ha sido ru fuerza y grandeza. También ru debilidad.
Julio Caro Baroja.

1La movilidad en el espacio gozada por el pastoreo halla su correlato en la dimensión temporal. La cosmovisión circular del nómada y del trashumante, a despecho de las fronteras políticas y culturales, muestra una continuidad histórica y una impronta vital en la faz de los pueblos ganaderos. La fortaleza de carácter y la debilidad de la subsistencia material, inmutable la una y cambiante la otra, de las que nos hablaba el bueno de don Julio Caro Baroja al amor de la lumbre mesteña. De resultas, los trabajos que a continuación prologamos a modo de síntesis y reflexiones en voz alta, se ordenan en nuestro discurso en una suerte de marcha a extremos histórica hacia atrás, desandando el camino cronológico a la búsqueda de las permanencias pastoriles en la Península Ibérica y en pos de las fuentes y métodos que las detectan.

2Los últimos grandes congresos sobre ganaderías móviles han supuesto saltos cualitativos incuesrionables en el análisis y dimensión del tema dentro de las disciplinas sociales. En Il pastoralismo mediterraneo, organizado por el Istituto Superiore Regionale Etnografico della Serdegna, celebrado en Nuoro en noviembre de 1991, se constaté el mimetismo cultural de los pueblos pastoriles del Mare Nostrum. El coloquio, L’homme, l’animal domestique et l’environnement, auspiciado por la Universidad y Escuela de Veterinaria de Nantes en octubre de 1992, evidenció la evolución paralela en Europa del status y relación con el entorno ambiental del hombre y los animales domésticos. El simposio, en fin, «Trashumancia y cultura pastoril en Extremadura», desarrollado en la Exposición Universal de Sevilla en septiembre de 1992, afrontó una visión global del fenómeno pastoril para una región contemplada en la «larga duración», sin caer en el provincianismo endogámico y afín en el localismo aficionado que han campado por sus fueros en otra serie de encuentros acerca de un tema de moda como es en estos momentos el trashumante.

3En consecuencia, el seminario que nos ocupa sobre Pastores y trashumancia en la Iberia antigua y medieval, ha tenido la responsabilidad de aportar líneas de trabajo y técnicas novedosas para el estudio de la ganadería móvil en sus épocas más desconocidas, desbrozando el camino para que las nuevas generaciones de investigadores corroboren ο desechen las hipótesis aquí planteadas. Es así como este manojo de ponencias viene a cumplir la función de «puente generacional» entre el páramo de los estudios pastoriles de hace una década y el herbazal de los presentes, donde es preciso laborar de forma selectiva para quedarnos con los más cualificados y convincentes, aun a riesgo de que el futuro desgrane aún más esta cosecha entreverada de teorías y certidumbres. Lo que a la postre sí parece incontestable es el acier to temático y temporal de esta convocatoria de la Casa de Velázquez.

4Los pastores de las cabañas trashumantes que en 1836 invernaban en los extremos meridionales, ignoraban la virulencia legislativa con que se estaba empleando el gobierno liberal para con la que había sido la mayor corporación pecuaria europea. Los ganaderos, sobre todo los dueños de las mayores explotaciones semovientes, sabían algo más: el aumento de los rompimientos campesinos en cañadas y dehesas, la desobediencia a las leyes y a las autoridades pastoriles, el clamor de los diputados progresistas contra gremios, fiscalidades y jurisdicciones privativas y privilegiadas, y, tal vez lo más preocupante, la ruina económica de la granjería lanar ante los competidores concurrentes en el mercado internacional.

  • 1 La cita de Julio Caro Baroja procede del Prólogo a Pedro García Martín, La ganadería mesteña en la (...)

5Por eso, a estos dueños merineros de gruesos caudales, muchos de ellos afines al régimen tardoabsolutista, no les debió sorprender tanto la avalancha de disposiciones que pretendían enterrar, además de las afines al subsector pecuario, las instituciones más representativas del Antiguo Régimen. De esta manera, una Real Orden de 31 de enero del citado año despojaba al Presidente de la Mesta de las funciones judiciales que aún conservaba y el hasta entonces Honrado Concejo pasaba a llamarse en adelante Asociación General de Ganaderos del Reino; un Real Decreto de 6 de septiembre resucitaba los preceptos de las Cortes de Cádiz y de las del Trienio Liberal suprimiendo el cobro de impuestos a los rebaños semovientes; y una Real Orden de 5 de noviembre transfería a los alcaldes ordinarios y ayuntamientos las competencias del ramo propias de los funcionarios mesteños1.

6Desaparecía así en tan sólo un ciclo migratorio la afamada Mesta, honrada a carta cabal y fuente de riquezas para sus defensores y vilipendiada como freno a la agricultura y al desarrollo por sus detractores, desde que poco después de la fundación alfonsina en 1273 permitiese a los cri adores y comerciantes castellanos monopolizar las lonjas laneras de Europa con la apreciada lana merina de superior calidad. Continuaban hasta nuestros días, algo que se tiende a olvidar, los desplazamientos estacionales de ganado a la búsqueda de pastizales complementarios, bien caminando por las vías pecuarias, bien en ferrocarril ο camión, pero parece claro que las reglas del juego económico y político habían cambiado y que se cerraba un proceso histórico con personalidad propia. El interrogante que se abre para los historiadores consiste en saber cuándo y cómo se iniciaron esas migraciones semestrales, y no nos referimos a las reglamentadas mesteñas que nos son bien conocidas, sino a las altomedievales y antiguas, apuntando algunas respuestas los trabajos de este seminario.

7En efecto, sabemos que fue una combinación de factores adversos los que llevaron a la crisis mesteña desde la invasión napoleónica de 1808, pues a la apuesta de los gabinetes ilustrados por un modelo de crecimiento económico en el que se primaba a la labranza por encima de la ganadería y a la lucha por acaparar los pastos, vinieron a sumarse la mortalidad animal por la guerra, la salida de la raza merina al exterior, la caída de las cotizaciones laneras ante nuevos competidores y la mengua de beneficios en las cabañas merineras.

  • 2 En esta descripción sintética de la historia mesteña, y dada la copiosa bibliografía existente que (...)

8Como también parece probado que en el siglo XVIII la Mesta había experimentado un «segundo auge» en relación con el primer esplendor vivido con los Reyes Católicos y los Austrias Mayores. La recuperación económica después de la Guerra de Sucesión y la apreciación de nuestros vellones en las ferias hizo vivir a los mesteños lo que algunos autores ban calificado como «Siglo de Oro». Aunque a la hora de barajar cifras eleven el techo de la cabaña hasta los 5.000.000 millones de cabezas trashumantes, lo más probable es que hayan sumado las merinas móviles con las estantes (que también estaban agremiadas), por lo que las fuentes más creíbles arrojan 3.490.000 de reses en 1765 frente al repunte de 3.177.669 en 1519. Sea como fuere, la centuria de las luces ve crecer los rebaños y los beneficios de los ganaderos, hasta tal punto que incluso Felipe V llega a crear una Cabaña Real Patrimonial de efímera vida, y asistimos a la novedad de la cotización de nuestra lana merina en la boisa de Amsterdam. Sin embargo, la actitud de los Borbones hacia la ganadería no fue uniforme, pues el reformismo ilustrado de Carlos III y sus ministros desarrollara una política antimesteña, que tendrá como argumento central el pleito con la provincia de Extremadura, en el que la reforma agraria siempre pendiente servirá de coartada a una trama de intereses de oligarcas, merineros y absentistas2.

9No obstante, la auténtica travesía del desierto para la corporación mesteña tuvo lugar en plena crisis diferencial del siglo XVII, que deprime a las economías mediterráneas y relanza a las atlánticas, y por ende, afecta de diverso modo a los productores lanares de Castilla y a los manufactureras de Inglaterra y Países Bajos. De manera que en el seno del Honrado Concejo se asiste a una paulatina concentración de riqueza pecuaria, polarizándose las categorías de agremiados entre los grandes propietarios de cabañas móviles y los modestos serranos que sobreviven con sus cuadrillas ο se convierten en pastores asalariados, así como a una lucha por acaparar los pastizales entre estantes y trashumantes y a una incorporación de los riberiegos a la granjería merinera. De tal estado de cosas nos queda el testimonio del arbitrista Miguel Caxa de Leruela, que en su obra Restauración de la abundancia de España percibe las repercusiones negativas para la ganadería que había tenido la expansión agrícola precedente, apostando por el reforzamiento de los privilegios mesteños como fuente de prosperidad para el reino.

10Mejor habían ido las cosas para los mesteños en el periodo de hegemonía hispánica con Felipe II y Carlos V, cuando el negocio lanero trazó dos polos de exportación por los puertos de Levante y por los del Cantábrico, suministrando la materia prima más apreciada para los textiles de lujo de esta época de expansión. Si bien, las bases de este éxito económico las habían sentado Isabel y Fernando, mediante una política proteccionista al subsector, concretada en la codificación de las leyes pastoriles, la concesión del privilegio sobre los pastos más tarde conocido como ley deposesión –explicitada en la Compilación de Palacios Rubios de 1511– y la organización interna de la institución mesteña, mediante la creación del cargo de Presidente en la persona del decano del Consejo Real y la regulación de la fiscalidad semoviente. En adelante, la dialéctica teórica y práctica se entablará entre una agricultura complementada por ganado estante y una ganadería trashumante desconectada de la labranza, lo que dará pie a distintas políticas económicas en los siglos modernos.

11En suma, tras esbozar las líneas maestras de lo que fue el devenir de la Mesta y la trashumancia en su tase más institucionalizada y reglamentada, para los investigadores se abren las puertas al análisis de lo que sucedió con anterioridad a esta cristalización del modelo pecuario por espacio de cinco centurias. Ο dicho de otra forma, antes de la selección de la raza merina, la captación de mercados por los castellanos y la consolidación del gremio mediante la concesión y confirmación de privilegios reales, la trashumancia se verificaba cíclicamente ajustada a modelos cambiantes que los historiadores debemos definir.

12En esta línea, uno de los temas inseparables de las migraciones pecuarias es el de la infraestructura viaria, el mallazo de cañadas, cordeles y veredas que posibilitaba el tránsito de las cabañas entre agostaderos e invernaderos, Y es la vía ganadera diagonal a la dirección del sistema tradicional la escogida por Marie-Claude Gerbet en «Une voie de transhumance méconnue: la cañada Soria-Portugal à l’époque des Rois Catholiques» para examinar la articulación de los caminos pastoriles en el siglo XV y hacer una serie de consideraciones en torno a la cartografía, terminología y estatuto jurídico de los mismos.

  • 3 Marie-Claude Gerbet ya buceó en la misma sección del Archivo de Simancas para elaborar su excelente (...)
  • 4 Acerca de estas continuidades pueden contrastarse las descripciones y mapas de la autora para el si (...)

13Si la apelación a la geografía como disciplina imprescindible para el estudio de esta cuestión vial es uno de los puntos de partida del trabajo, tanto en la visualización en mapas como en lo que hemos dado en llamar factores espaciales de la trashumancia, la utilización como fuente del Registro del Sello del Archivo General de Simancas es la apuesta documental diferenciadora de la época moderna –más no novedosa para la autora–, donde los itinerarios pastoriles los hallamos en los apeos de los alcaldes entregadores de Mesta3. El objetivo último estriba en desmenuzar cañada transversal que enlazaba Soria y Portugal, para la que dispone de testimonios de la época de los Reyes Católicos, como soporte en el que desembocaban los caminos mesteños longitudinales que unían Norte y Sur, para contrastar nombres, trazados, y en suma, permanencias históricas4.

14En buena medida, los obstáculos para una mejor comprensión de la red cañariega han derivado de dos malentendidos de partida, a saber: la imitación mimética de la primera representación gráfica de Julius Klein y la confusión de topónimos para viales de diferente naturaleza.

15El ideograma del autor norteamericano, donde mezcla información de Mesta y órdenes militares de distintos siglos en su afán de remontar el entramado caminero hasta el Fuero Juzgo visigodo, utiliza una escala en millas que ha sido mal convertida al sistema métrico y confunde la existencia de cuatro cuadrillas con otros tantos distritos ganaderos del reino que andando el tiempo recibirán el nombre de «partidos»; amén que se nos antoja esquemático y con insuficiente información, como la relativa a «puertos reales», exacciones particulares y pastizales. El sistema viario pastoril era más complejo y diversificado, no se reglamentó en su proyección vertical hasta después de la victoria cristiana sobre los almohades en las Navas (1212), al necesitar de cierta paz político-militar para su desarrollo, y verá cómo se trazan interconexiones y enlaces entre vías –como ésta de puertos sorianos a dehesas lusitanas– que avalan nuestra definición de la red cañariega como un trafago de vasos comunicantes.

16En cuanto a la terminología, la autora matiza una serie de conceptos de diferentes características físicas y jurídicas –vías pecuarias, cañadas reales, abiertas ο de libre paso, etc.–, aunque los sucesivos Quadernos de Leyes de la Mesta y la Novísima Recopilación son explícitos en la definición y anchura de las sendas pastoriles, a sabiendas de que la realidad era más mudable y ninguna cañada mantenía de manera uniforme las noventa varas desde las cabeceras hasta los extremos.

17La aportación de la profesora Gerbet es la de mostrarnos una vía perpendicular en plena vitalidad, con sus coladas de enchufe por donde discurrían las migraciones pecuarias, sus imposiciones de arbitrios por los poderosos y las resistencias de los ganaderos, sus obstáculos y avatares en los ciclos trashumantes. Por consiguiente, abogamos por la aparición de más trabajos de este tipo desde el momento en que la cartografía de las vías mesteñas debe ser cambiante como ellas, diacrónica comο la ganadería, así como los nombres que les asignamos y que suelen ser convenciones académicas que contrastan con la toponimia local y la documentación de cada periodo histórico.

  • 5 Anteriores aproximaciones al tema por parce de esta autora pueden verse en Ma Concepción Quintanill (...)

18Como diferentes son los panoramas pecuarios en la Baja Edad Media de los espacios complementarios de la trashumancia en sierras y extremos. Para el primer caso, contamos con la aportación de María Concepción Quintanilla Raso, «El pastoreo en Cuenca a fines de la Edad Media. Bases y lógicas de un sistema económico en la compleja realidad agraria», que escoge el momento en que la poderosa oligarquía caballeresca dedica su atención a los crecidos patrimonios ganaderos de que disponía en la comarca de La Sierra5.

  • 6 Para el conocimiento de las comunidades de Villa y Tierra véase José Manuel Mangas Navas, El régime (...)

19A partir de la configuración socioeconómica del territorio en los siglos XIV y XV, de una humanización del paisaje que lleva a una realidad material compleja y diversificada, la autora nos muestra cómo la trashumancia actúa como factor decisivo en la integración de esta comarca abrupta, despoblada y poco vertebrada. Para ello es preciso conocer las dos realidades jurisdiccionales que están percutiendo sobre el espacio serrano, la Comunidad de Villa y Tierra de Cuenca y los señoríos, así como sus estrategias de actuación sobre el campesinado, en las que la ganadería aparece como una actividad más a sumarse a los aprovechamientos de monte y labor. Subsector que, empero, presentaba una jerarquización social similar a otros ramos, desde los grandes propietarios nobiliarios hasta los pequeños ganaderos agrupados en cuadrillas y los pastores asalariados6.

20Ahora bien, las novedades que nos muestra la profesora Quintanilla en este trabajo, llegan a la hora de desentrañar las estrategias de la explotación económica de la comarca y, en particular, su incidencia en las diversas modalidades de pastoreo. Porque en el usufructo de los agostaderos chocarán los intereses de los grandes propietarios que practicaban una ganadería especulativa, de los aldeanos con aprovechamientos agrarios, pecuarios y forestales y de los mesteños trashumantes. De modo que los litigios enfrentarán en el ámbito local al concejo y los señoríos, en un pulso decantado a favor de los grupos oligárquicos que entenderán la Tierra como un señorío privativo y no colectivo, y en el externo a las instituciones autóctonas con la monarquía y el Honrado Concejo mesteño.

21El resultado de esta maraña de conflictos es que a medida que nos adentramos en el siglo XV el ganado estante conoce un gran desarrollo, como lo demuestra un mayor número de pleitos que el móvil, y lo que es más importante, que se desmorona la imagen tradicional de una Mesta todopoderosa ante la oposición de amplios grupos sociales –los titulares de señoríos, los pastores serranos y los agricultores– y de las instituciones conquenses. Es así como los abusos de poder se invierten, ο al menos se reequilibran, puesto que a las disposiciones de la Corona favorables a los trashumantes, le respondían las fuerzas vivas de la Tierra de Cuenca con adehesamientos que mermaban los agostaderos, robos de reses, agresiones a pastores y una viva actividad judicial. En definitiva, podemos ver cómo la ganadería trashumante ocupaba en este partido mesteño un lugar destacado junto a los usos agrícolas y forestales, pero no el privilegiado que se le había asignado hasta ahora.

  • 7 La autora ya se ha ocupado de algunos de estos aspectos en María Asenjo González, Segovia. La ciuda (...)

22También en territorios serranos de la Corona de Castilla se centra la ponencia de María Asenjo González, «Los espacios ganaderos. Desarrollo e impacto de la ganadería trashumante en la Extremadura castellano-oriental a fines de la Edad Media», donde se verá despuntar en el siglo XV a las migraciones pecuarias y sus consecuencias socioeconómicas en los concejos de Soria y Segovia, a la par que mermar la importancia de los tipos estante y transterminante que Servían de complemento a la agricultura7.

23Desde la repoblación de la Submeseta septentrional la coexistencia de estas actividades primarias había contribuido a la jerarquización social y a la organización del territorio. Los bienes comunales, y en concreto los pastos, eran explotados por los vecinos y los roces con los trashumantes no aparecerán hasta finales del siglo XV. Hasta entonces nos es bien conocido el proceso de afianzamiento de la Mesta y de las migraciones pecuarias, incentivado por la demanda de lana por parte de los telares de Flandes y por la propia expansión de la manufactura textil castellana, hasta culminar con un primer auge del ramo bajo el reinado de los Reyes Católicos.

24Mientras tanto, y en contra de lo que se ha venido suponiendo, María Asenjo nos demuestra cómo los concejos de Soria y Segovia no se incorporan a los circuitos trashumantes y formalizan sus contactos institucionales con la Mesta hasta esa coyuntura favorable de fines de la Baja Edad Media. Y, además, partiendo de unas similares características geográficas propicias para el fomento de la ganadería móvil, los dos ámbitos recorrieron caminos diferentes y se sumaron a la granjería merina con dialécticas personalizadas.

25En tierras sorianas, los mesteños tropezaron con los obstáculos que representaban el cobro de arbitrios a los ganados en las cañadas, las limitaciones de acceso a las ricas yerbas de los baldíos concejiles y el adehesamiento para labores de cultivo. No obstante los numerosos pleitos por tales conceptos, al final el Honrado Concejo consiguió interesar a la oligarquía gobernante de la ciudad y la tierra, a cuyo servicio puso a los alcaldes entregadores para defender la integridad de los términos y su dedicación pecuaria, lo que no fue óbice para que se diesen ulteriores disputas debidas a la ambición de los linajes urbanos por usurpar comunales y de la Mesta por convertir la comarca en zona de paso y pasto para los señores de ganado.

26En tierras segovianas difieren los términos de acceso al circuito trashumante, puesto que desde temprano la oligarquía de caballeros-villanos había monopolizado la explotación ganadera en perjuicio de los vecinos pecheros, alimentando la pañería de la capital, lo que supuso un freno a los intereses mesteños por las yerbas locales. De manera que serán los labradores ricos de los pueblos los que empezarán a interesarse por la trashumancia y, de resultas de los beneficios económicos derivados de tal actividad, experimentarán un acusado despegue a principios del siglo XVI.

27En común, los concejos de la Extremadura oriental rivalizaban con el gremio mesteño en el cobro de gravámenes a las cabañas, que, aunque prohibido por disposiciones reales, se mantendrá con mayor ο menor intensidad hasta la desaparición del Honrado Concejo, así como en los rompimientos de vías pecuarias y en asuntos de organización interna pastoril. La tardía vocación migratoria de estas comarcas, que pone en tela de juicio la inmediatez de la implantación trashumante en todas las regiones de la Corona de Castilla, sólo se logró cuando se atrajo a las oligarquías autóctonas al negocio lanero y permitió abandonar la economía de subsistencia hacia actividades más diversificadas.

28En suma, estos dos trabajos sobre la ganadería bajomedieval en las sierras castellanas desmitifican de una vez por todas a esa Mesta abusiva que ha hecho las delicias de los agraristas partidarios de su «leyenda negra», desde el momento en que los privilegios pasto riles no se ejercían en la práctica si no se vencían las reticencias de los grupos dominantes en los concejos, y ello solo se consiguió con el tiempo y mediante compensaciones. Así también, y desde un punto de vista metodológico, apuestan por los análisis historiográficos de escala regional y local, dada la complejidad observada en cada sujeto de estudio, a partir de los cuales se podrá construir el modelo general. De ahí que echemos en falta la carencia de investigaciones similares a las presentes para el partido leonés y para los invernaderos meridionales, que nos aporten la imagen de la otra cara espacial de la moneda trashumante, si bien queda el envite queda hecho con estas contribuciones medievalistas. Y, por último, tan sólo apuntamos la necesidad de contar con un elemento trascendente para el desarrollo de la granjería mesteña, como lue la selección de la raza merina, que vino a revolucionar los mercados laneros europeos y algo debió influir en la inclinación de las oligarquías concejiles a la práctica de la trashumancia.

29De nuevo es un aporte regional, el desarrollado por Julio Escalona Monge en «Jerarquización social y organización del espacio: bosques y pastizales en la Sierra de Burgos (siglos X-XXII)», el que intenta suplir la escasez de estudios ganaderos para este periodo de tránsito entre las economías de la Antigüedad, a las que se les presupone una combinación más ο menos armónica de labranza y cría de animales, y la expansión semoviente y manufacturera bajomedieval.

  • 8 Las actividades ganaderas en la Castilla altomedieval han sido estudiadas para la Montaña Cantábric (...)

30La existencia en Castilla entre los siglos X y XII de sistemas complejos de ganadería extensiva en los poderes señoriales, de los que la Mesta sería una etapa organizativa superior, no debe hacer olvidar la dedicación pecuaria de las comunidades de aldea. Para ello, el autor pretende integrar el análisis de las actividades ganaderas en el de las estructuras sociales, adoptando dos marcos espaciales de diferente escala como son el castellano meridional y el de la serranía burgalesa8.

31Esta sociedad jerarquizada, en la que están arraigando las relaciones feudales y su estructura señorial fragmentada, contempla cómo los señores detraen excedentes mediante el sometimiento de las familias campesinas en el ejercicio de la agricultura y la ganadería. Si bien la aristocracia muestra una dualidad entre los magnates, dueños de amplios señoríos y tejedores de redes clientelares, y los infanzones, linajes destacados de las comunidades aldeanas, ambos niveles de nobleza se beneficiaban de los aprovechamientos pecuarios, privatizando areas de bosque y disfrutando en mayor medida de los pastizales comunales. Al igual que harán los monasterios, con la ventaja de que al estar exentos de las particiones hereditarias podían organizar migraciones estacionales de rebaños, aunque los casos tan citados de Sahagún y San Millán de la Cogolla no tendrán continuidad en la trashumancia mesteña posterior. Y por su parte, las comunidades campesinas, que habían de asegurar la reproducción de las células familiares y la demanda de renta por parte de los poderes señoriales, despliegan un policultivo agrícola y ganadero estante y riberiego en el caso de las mancomunidades supralocales.

32Entre otras cuestiones que suscita la reflexión de Escalona Monge parecen descollar dos, a saber: la limitación de las fuentes para el estudio de la ganadería altomedieval y la verificación ο no de una trashumancia de largo radio. La primera surge desde el momento en que la documentación disponible se ha venido limitando a los cartularios y colecciones diplomáticas de los establecimientos del clero regular, y, en consecuencia, al testimonio de las mayores y mejor explotadas empresas agropecuarias. Con carácter eventual hallamos fuentes escritas aisladas que permiten evaluar la composición de rebaños campesinos, como, por ejemplo, las traditiones en las que el otorgante detalla los bienes donados a un monasterio. Mas como siguen pareciendo insuficientes, el autor apela decididamente a una investigación común de historiadores y arqueólogos, pues los estudios de arqueología medieval referidos al hábitat rural, al espacio económico y la estratificación social son al presente un solar que es preciso poblar de inmediato.

33El segundo interrogante, aún en estado embrionario, sí permite apostar por la presencia de circuitos de trashumancia corta en la cuenca del Duero, pues en ello estarían interesados tanto los señores que promovían una circulación más dinámica del excedente agrario como las élites concejiles en una escala menor, aunque las migraciones de largo alcance parecen impulsadas por las monarquías feudales en expansión. Más problemático resulta remontar la gran trashumancia a los pueblos de la Antigüedad, como veremos más adelante, porque la modalidad semoviente necesita de periodos pacíficos y de policía ο pactos muy firmes para desenvolverse con regularidad.

  • 9 Por «primera época medieval» el autor entiende las noticias sobre ganadería asturiana datadas hasta (...)

34La imagen de la ganadería medio milenio antes y para una región diferente como la asturiana, encastillada entre la montaña y el mar en el Septentrión ibérico, ofrece perfiles muy distintos a los precedentes, como nos expone Francisco Javier Fernández Conde en «Ganadería en Asturias en la primera Edad Media. Algunas características de la economía castreña y romana», Aun partiendo de la premisa de una insuficiente información acerca de la cultura castreña, tanto en registros como en restos arqueológicos, parece que sobre las economías recolectoras de los indígenas –que incluían caza, minería, metalurgia y pastoreo– vino a incidir la ocupación romana, que acentuó la explotación de los recursos minerales mediante una manο de obra barata e impulsó las actividades agrícolas desde las villae recién creadas de las que serán herederas las aldeas medievales9.

35La ganadería aparece desde fecha temprana imbricada en la economía aldeana de los astures y experimentará un desarrollo creciente a medida que se afiancen las propiedades del campesinado libre y de los señores. Entre estos últimos cabe suponer que pasado el año mil la nobleza que estaba conformando sus dominios feudales iría haciendo acopio de grandes cabañas lanares, como estaba ocurriendo en otras comarcas vecinas, pero las noticias más fidedignas nos muestran como grandes propietarios semovientes a los eclesiásticos. En diplomas y compilaciones de obispos y cenobios –como el Liber Testamentorum de la iglesia de San Salvador de Oviedo, el Libro Registro del monasterio de San Juan de Corias ο el archivo de la catedral ovetense– se da cuenta de su envergadura pecuaria, ora utilizando a los animales domésticos como precio estimativo en ventas ο permutas, ora valiéndose del vacuno para adquirir bienes fundiarios del campesinado. De nuevo se nos plantea el problema de las fuentes como filtro deformante, que por su escasez, pertenecían a un estamento privilegiado y a unas comarcas concretas –más a las occidentales y orientales que a las centrales–, lo que nos impide conocer las realidades pecuarias de la aristocracia laica y de la servidumbre.

36No obstante, y a sabiendas de que los testimonios no son muy elocuentes, la distribución geográfica medieval contemplaba espacios propicios para el pastoreo, como los prata asociados a la agricultura, los roza y bustum marginales y las branneas situadas en los puertos de montaña. Este hecho, junto a ciertas referencias documentales, presuponen la existencia de una trashumancia vertical, de corto radio entre valles y brañas, que habría tenido continuidad hasta hoy día y que nos lleva de inmediato a pensar en los «vaqueiros de alzada».

37Porque en muchos concejos de Asturias, más ο menos indemnes a las transformaciones de la revolución industrial, es reconocible un paisaje medieval fosilizado que permite a los historiadores teorizar y reconstruir el sistema aldeano desde un enfoque multidisciplinar. Y esto es lo que hace Fernández Conde al describirnos la organización del espacio productivo ο terrazgo, que ya perfilado con la feudalización del pleno Medievo, contempla la sucesión de parcelas de uso individualizado, parcelas de explotación mixta y terrenos comunales de pasto. En estos últimos, y henos a vuelta con las brañas vaqueiras, tendría cabida la trashumancia, asegurada por una red viaria que salvaguardaba la movilidad de hombres y reses.

38En esta merma de la información para el conocimiento de la ganadería en el pasado descendemos un peldaño más cuando nos adentramos en la época romana. Y, aunque el investigador intuye que el subsector pecuario debió tener una gran importancia económica y social, las vías de conocimiento son muchas veces hipotéticas y el desánimo de los estudiosos se encarna en la evidencia de la pobreza de trabajos al respecto. Por eso, un primer paso introductorio nos lo ofrece la tratadística, que Pedro Sáez analiza en «Los agrónomos latinos y la ganadería», mediante una lectura crítica de sus referencias al mundo de lo semoviente.

  • 10 Estos tratados ya han sido comentados por Pedro Sáez en «El lugar de la ganadería en los tratados d (...)

39El desconcierto inicial nos asalta cuando los primeros tratados de agronomía, el De agri cultura de Marco Porcio Catón y el de los Sasernae, no contienen alusiones a una actividad tan importante en la economía del momento como era la ganadería. Si a Catón se le ha tenido durante mucho tiempo por defensor del pequeño propietario agrícola, ahora sabemos que su mentalidad buscaba la mayor rentabilidad y que consideraba al pastoreo como más productivo que la labranza, aunque no lo explicitase por escrito. Y ello porque vive una coyuntura, tras la segunda guerra púnica en la que las oligarquías itálicas aprovecharon la expansión del ager publicus e intensificaron su dedicación pecuaria, lo que lleva a nuestro autor a ensalzar las virtudes del agricultor para apuntalar ese campesino-soldado que había favorecido la expansión romana por el Mediterráneo. Por su parte, la exclusión de la ganadería en los Sasernae responde al intento de incentivar la agricultura en plena colonización de la Cisalpina de la que se estaba beneficiando la nobilitas en el poder. Luego los fines propagandísticos de ambas obras silenciaron la trashumancia que por entonces se daba en el centro y sur de la Península Itálica10.

40Todo lo contrario que los escritores del siglo I a. de C. que, como Cicerón en su De oratore y Salustio en De re pecuaria, menosprecian la anterior preocupación por la agricultura y de gestores directos de sus dominios pasan a ser perceptores de rentas. Esta vocación pecuaria culmina en Varrón, representante de la reacción aristocrática desde el poder, que defiende tanto la trashumancia como la ganadería estante vinculada a la labranza en las villaticae pastiones, idealizando y prestigiando lo que su grupo social consideraba una ocupación noble. La conexión con la alabanza a los pequeños agricultores se restablece con Virgilio, que en sus Geórgicas tan sólo admite, a regañadientes, dedicar un canto a la ganadería extensiva, y culmina en la segunda mitad de siglo I d. de C. con la obra De re rustica de Columela que exalta de forma utópica un pasado agrícola pleno de virtudes morales, en el que a la cría de animales sólo se le concede el papel de fuerza de trabajo en la mejor línea de respeto a las tradiciones. Como hace Plinio el Viejo pero con la diferencia de criticar la agricultura científica y apostar por los agricolae que producen para el autoconsumo. Por fin, Paladio, a comienzos del siglo V, cambia el método de exposición de los tratados, dando lugar al criterio de calendario agrícola que precede a los almanaques y elaborando un ensayo de veterinaria. Esta revisión a la literatura agronómica romana resulta esclarecedora para comprender el tratamiento que los autores hispano-musulmanes darán al género y pone en relación la actitud económica de los pensadores con los intereses de la clase gobernante en cada momento.

41Sin embargo, el historiador debe dar un paso más desde el conocimiento teórico a la interpretación y constatación práctica, como hace con sutileza y discreción Joaquín Gómez-Pantoja en «Pastio agrestis. Pastoralismo en Hispania romana», que asume tal denominación empleada por las autoridades antiguas para referirse a cualquier industria pecuaria para hablar de forma genérica de pastorías móviles y no dejarse seducir por la simplificación cañariega.

42El historiador debe ser consciente de las dificultades metodológicas que tiene el estudio de la pastoría –empleo de contratos verbales, escasez de restes materiales, etc.– y del incremento de las mismas a medida que retrocedemos en el tiempo. En esta tesitura, la reconstrucción de la ganadería antigua ha de combinar el sentido común que nos habla de la importancia de este subsector en la economía del mundo clásico, apuntalado por las referencias de los autores grecolatinos y por comparación con sociedades parecidas, con datos fidedignos que den a las conclusiones marchamo científico. Por otra parte, hay que superar tanto la tentación positivista que utiliza argumentes manidos para mostrar la continuidad de la trashumancia mediterránea hasta la Antigüedad –condicionantes geográficos, la «prueba» de los monumentos megalíticos, la disposición de asentamientos a lo largo de las cañadas, etc.–, como el recurso a la retrospectiva histórica que proyecta hacia el pasado los modelos de la Mesta castellana y las Dogane italianas.

43La trashumancia parece documentada en el Mediterráneo clásico, sea en la Camarga gálica, en el Pindo griego ο en la Apulia italiana, en la cual funcionaba una red de «calles» para el transite pecuario, la legislación romana contemplaba puniciones a los pastores y la jurisprudencia las ejecutaba. Luego, si la ganadería era una actividad rentable en Italia, parece razonable suponer que también fuese promovida en provincias con características físicas y políticas similares.

  • 11 La hipótesis de Joaquín Gómez-Pantoja ha ido avanzando en diversos trabajos, como «Occultus callis»(...)

44En el caso de la Península Ibérica, los especialistas mantienen dos posturas extremas en torno a la abundancia y a la ausencia pecuaria, con la misma fruición que los agraristas modernos se posicionan a favor ο en contra de la Mesta. La hipótesis de Gómez-Pantoja acerca de desplazamientos trashumantes celtíbero-romanos la formula en la creencia de que dichas formas de vida son invisibles para aquellos historiadores que no vayan más allá de la certeza documental. Porque la información disponible es tan fragmentaria como la que él utiliza para tejer sus conclusiones, del talante de los códigos, la hagiografía, textes literarios y, sobre todo, la epigrafía. En particular las inscripciones funerarias de clunienses y uxamenses, localizadas bien en pastizales extremeros bien en la derrota de grandes cañadas, le llevan a pensar en la dedicación de estas poblaciones a la ganadería móvil, avalada por asociaciones pastoriles –como la sodalitas oviarorum ο la vicinia cliniensium–, migraciones desde puertos a dehesas y pactos de hospitalidad. Lo que pretende el autor es situar esta información, y aún la que deparen nuevas técnicas, como la más reciente del análisis químico del mercurio que se acumula en la materia orgánica de los restos animales, en un contexto inteligible en el que tengan cabida los modelos explicativos para tan acentuada dispersión de fuentes11.

  • 12 Esta postura es defendida con bastantes similitudes por Manuel Salinas de Frías, «En torno a viejas (...)

45Se esté más ο menos de acuerdo con estas deducciones, lo cierto es que no nos dejan indiferentes, y desde luego parecen dejar sentada de una vez la idea de que la gran trashumancia histórica, la reglamentada e institucionalizada a través de la Mesta, no invalida la existencia anterior de ganaderías móviles con otras fórmulas organizativas y diferentes magnitudes. La cuestión ahora a resolver, es cómo se manifestaban esas prácticas pecuarias en tiempos de guerra e inseguridad y entre pueblos de etnias distintas. En este punto, y abundando en el reto lanzado por Gómez-Pantoja, las últimas investigaciones apuntan hacia una intensa circulación ganadera en el Occidente peninsular antiguo mediante la conexión de las teseras de hospitalidad, los recorridos guerreros de los grupos indígenas y el itinerario de las vías pecuarias, así como hacia mecanismos de relación semoviente y mercantil entre vetones y vacceos mediante políticas de intercambio y amistad12.

  • 13 La autora ya había tocado el tema ganadero en sendos trabajos titulados «Algunos aspectos del trasq (...)

46La idea de realzar el papel que los caminos pastoriles y los pastores indígenas jugaron en la conquista y romanización de la Península Ibérica, cómo se formaron dichas vías y el uso que le dieron los ejércitos, nortea la ponencia de Carmen Alfaro Giner, «Vías pecuarias y romanización en la Península Ibérica». No sin antes insistir en el difícil rastreo de fuentes, pues si las literarias silencian el hecho ganadero de Hispania, los indicios epigráficos necesitarían de inscripciones normativas como las del mundo griego para complementarlas. De ahí que sea imprescindible el recurso a la interdisciplina y a nuevos métodos, como la puesta en relación del análisis de restos óseos animales con el entorno geográfico para detectar migraciones semovientes, ο las indagaciones antracológicas y polínicas para la formación de pastizales13.

  • 14 Esta concepción de los caminos pastoriles como bienes patrimoniales polisémicos nos ha llevado a di (...)

47La concepción del camino como un hecho natural, así como su trazado por las mismas sendas por las que hombres y animales buscaban fuentes y abrevaderos, se puede remontar dentro de una cierta lógica hasta el mismo Paleolítico. Más hipotética resulta la conexión de cuevas y abrigos con vías pecuarias y las características de los movimientos estacionales de especies domesticadas. Lo que sí parece más probable es que las afamadas vías romanas no se creasen ex novo, sino que se superpusiesen en muchos casos a los caminos indígenas preexistentes, sin que se pueda probar que todas las trochas pastoriles fuesen el origen de las calzadas. A nuestro entender, como hemos constatado en sendos trabajos sobre la llamada ruta de la Plata, los viales son polisémicos y polivalentes, ora entrecruzando sus trayectorias en una misma franja de territorio y mudando su dedicación con el tiempo, ora transitando hombres, ganado, mercancías y noticias por el mismo itinerario14.

48Algo que nos clarifica la profesora Carmen Alfaro es el recurso a las vías prerromanas y a guías de las tribus peninsulares por los ejércitos romano y cartaginés, recurriendo a la política de alianzas matrimoniales entre generales e hijas de la aristocracia local, ο la siempre socorrida toma de rehenes y alquiler de mercenarios como tropas auxiliares. En cambio, el comercio de productos ganaderos como la lana no tenía que hacerse necesariamente por vías pecuarias, sino que, como hemos indicado más arriba, cualquier camino en condiciones acogía tránsitos de diferente naturaleza. La detección de áreas sacralizadas en las que se practicaba el culto y el sacrificio pastoril, como el que en Grecia se rendía al dios Pan, nacería del mismo hecho caminero que lleva al peregrino a rezar en determinados hitos, al mercader a frecuentar puntos seguros de la ruta y al viajero en general a familiarizarse con lugares significativos y de especial trato en el transcurso del recorrido. Por último, parece que es un fenómeno común a todo el Mediterráneo la proximidad de granjas fortificadas ο casas con torre a los posibles caminos de tradición ganadera, con carácter defensivo y de vigilancia de ríos y pasos, que podían ser además centros de explotación ganadera de poderosas familias. En cualquier caso, las vías pastoriles junto al resto de la red caminera facilitaron los intercambios económicos y culturales entre el litoral y el interior, hasta el punto de ser uno de los motores del fenómeno de la romanización.

49El recurso a nuevos métodos, como el establecimiento de un paralelismo etnográfico cerrado entre la cultura actual de una región y las tradiciones ancestrales que emanan del mundo antiguo, lo que obliga a relacionar la geografía humana con la información arqueológica, es el hilo conductor de la ponencia de Martín Almagro-Gorbea titulada «Análisis etno-arqueológico de la ganadería en la Celtiberia meridional: la Serranía de Albarracín». El paisaje céltico, en el que la ganadería era pieza clave del sistema de explotación, se habría fosilizado hasta devenir en el paisaje serrano de hace unas décadas, lo que permitiría utilizar una imagen todavía viva para recomponer una especie de radiografía del pasado.

  • 15 Véase un primer acercamiento en Martín Almagro Gorbea, «Aproximación paleoetnológica a la Celtiberi (...)

50Parece opinión comúnmente aceptada que la España de los años 50 y 60 de nuestro siglo era un auténtico laboratorio rural, sobre el que han podido operar etnólogos, antropólogos e historiadores para rastrear manifestaciones culturales esclerotizadas. En el caso que nos ocupa, la elección comarcana de las Sierras de Albarracín y Cuenca se ve acentuada por su condición de islote ecológico por imposición del medio físico, que, por mor de una geografía montañosa y una marginación de los grandes viales camineros, ha conocido un aislamiento cultural en el que habrían pervivido tradiciones ancestrales. Luego, la interpretación paleontológica de nuestros días contribuiría al conocimiento de la organización territorial en época celtibérica, completando los escasos datos escritos y materiales de la Antigüedad15.

51La superposición de elementos entre ambas épocas comenzaría por el propio hábitat y la ordenación de su entorno, puesto que si el urbanismo celtíbero era castreño y cerrado y su hinterland comprendía la secuencia huertos, prados, campos y monte, el poblamiento contemporáneo ofrece una misma morfología y una correlación topográfica. Entre las formas de vida a reconstruir, merece especial atención para nuestro discurso la economía ganadera, que en los siglos modernos se practicó en el partido conquense, aneja a la granjería merina y al amparo de la Mesta, mientras que las mismas categorías estante y trashumante y su explotación mancomunada se daría entre estas tribus prerromanas, como avalan los restos de ovicápridos y vacunos hallados en los yacimientos y de las imprescindibles salinas. A estas alturas del trabajo salen a relucir las tesis costistas en torno al colectivismo agrario y los rebaños concejiles propios de los pueblos antiguos de Iberia.

52Las similitudes se mantienen en la alimentación, al ser la dieta resultado de la producción doméstica, pero titubean más en la aproximación demográfica porque la población esta expuesta a la incidencia de factores coyunturales endógenos y exógenos que acrecentarían y menguarían volúmenes y densidades en cada etapa histórica. Las actividades laborales, que responden a una división sexual del trabajo en la que los hombres laboran y pastorean y las mujeres cuidan la huerta y el hogar, así como la casa como unidad de consumo y producción y el reparto de roles entre los miembros de la familia, certifican el retrato que teníamos de la célula doméstica en las sociedades preindustriales. Sin embargo, al abordar los elementos de socialización que eran las fiestas y diversiones, hay que tener mucho cuidado para no caer en lo que Julio Caro Baroja llamaba la tentación de las supervivencias, esto es, la creencia de que el sustrato céltico se habría mantenido intacto a contracorriente de la romanización y cristianización del calendario onomástico, puesto que la cultura popular es algo vivo, que nace de la vida local y que cambia con ella.

53A vueltas con la defensa de la «comunidad» que hace Joaquín Costa, el autor apunta una pervivencia del derecho consuetudinario desde los oppida celtibéricos hasta las Comunidades de Ciudad y Aldea que, formadas durante la repoblación medieval, han subsistido hasta el fin del Antiguo Régimen y algunos de sus elementos –la ayuda vecinal, los concejos abiertos, etc.– funcionan en la sociedad serrana. Tan sólo apuntar que hay que rebajar el grado de fraternidad de tales asociaciones, puesto que experimentarán agudas tensiones entre villa y tierra y oligarquías y aldeanos, y que las instituciones van perdiendo su sentido originario en la larga duración y cambian con los regímenes políticos. En definitiva, sólo un estrecho condicionamiento de la Sierra de Albarracín por el medio ambiente permitiría la perduración de ese sustrato arcaico que enlazaría con el mundo céltico, entendiendo este ejercicio de imágenes paralelas como un método aproximativo a las realidades de los pueblos antiguos.

  • 16 Como aproximación anterior al tema de los mismos autores citaremos su artículo «Las estelas del sur (...)

54Por otra parte, en el debate entre las posturas maximalistas que trasponen las cañadas mesteñas al mundo prehistórico y las que niegan con rotundidad la posibilidad de una trashumancia en aquellos tiempos, viene a posicionarse la comunicación de Eduardo Galán y Marisa Ruiz-Gálvez, «Rutas ganaderas, transterminancia y caminos antiguos: el caso del Suroeste peninsular entre el Calcolítico y la Edad del Hierro», que evidencian a partir del momento megalítico las tentativas de los pueblos por delimitar el espacio, como pueden significar los dólmenes como elementos señalizadores y los contactes entre las dos vertientes del Sistema Central16.

55Después de acotar como zona de estudio el Occidente español por la proliferación de hitos de referencia y su vocación agropecuaria aprovechada en siglos posteriores por las cañadas leonesas, y tras esbozar los rasgos de un clima mediterráneo y de un paisaje adehesado, abordan de forma diacrónica la relación entre los antiguos caminos pastoriles y los asentamientos prehistóricos.

56De esta manera, sitúan en el IV milenio a. de C. la transformación del bosque mediterráneo en pastizales para el aprovechamiento ganadero, aventurando la introducción de la oveja lanera en el periodo campaniforme y la aparición de la institución patriarcal. Asimismo, las estatuas menhir, ídolos guijarro y petroglifos pueden asociarse a las rutas pecuarias, si no en grandes recorridos sí en desplazamientos transversales entre yerbas complementarias. En el Bronce Final estos cambios se acelerarían, tanto en la Meseta Norte donde la economía itinerante de las aldeas que combinaba los subsectores agrícola y ganadero da lugar a un poblamiento concentrado y sedentario que permitía las migraciones semovientes, como en la región meridional que muestra una tendencia a la territorialización en zonas de pastos y vías pastoriles. La conexión derivada entre ambas vertientes meseteñas, basada en el control de los puntos de paso y restes en los vados crearía un circuito para el transite de información, mercancías y personas.

57Ahora bien, los autores apuestan más por la transterminancia que por la trashumancia en el paso a la Edad del Hierro, recurriendo a la fragmentación territorial, ausencia de unidad política hasta la época romana y al hecho de que las transacciones interétnicas que apuntan otros investigadores requerirían un alto grado de organización social. Además, se alinean junto a los defensores de una concatenación entre los caminos de la ganadería prehistórica y las cañadas mesteñas, afirmando que las marchas de los rebaños no serían muy diferentes de las que se realizan en nuestros días. Aunque, a nuestro juicio, las vías pecuarias son cambiantes por una multiplicidad de factures –guerras, mercado de lana y yerbas, estaciones de peaje fiscal y hasta preferencias del pastor– y no estáticas e interseculares, y el método comparativo puede resultar un salto demasiado grande en el vacío para dos realidades históricas y geopolíticas bien distintas.

58Parte del mimetismo viario entre rutas antiguas y modernas se acusa también entre los autores que relacionan megalitos y cañadas, así como el hecho de dar por sentado que en regiones montañosas como la pirenaica al ser la trashumancia una actividad estructural y arcaica ha existido desde la más remota antigüedad, lo que es objeto de revisión por parte de Philippe Gardes en «La problématique de la transhumance protohistorique. L’exemple des Pyrénées occidentales».

59Si antes era mínima la información para el estudio de los rebaños y de los sistemas pastorales, ahora es excepcional y a veces anecdótica, puesto que, además de la imagen legada por las pinturas rupestres el único recurso es el derivado de los estudios zooarqueológicos de las especies animales halladas en determinados estratos húmedos. Es así como en el yacimiento de Olvena constatamos en el Neolítico Final una dedicación estable a la caza, el pastoreo y el cultivo de cereales, mientras que en la Edad del Bronce se pasa a un hábitat temporal con ausencia de útiles de labranza que quizás indiquen el paso hacia una ganadería trashumante. Y por otra parte, obsérvase una oposición geoeconómica entre grutas y poblados, como en los casos de Los Husos y La Hoya, que responden a las dos modalidades ganaderas, móvil y estante. Así también, la interpretación de los crónlechs tiende a relativizar su función funeraria, hay quien vuelve a ponerlos en relación con la trashumancia y desde luego plantean la necesidad de desentrañar su papel en la ocupación del suelo pirenaico.

  • 17 El autor hace alusión a documentos arqueológicos y palinológicos que abonen esta tesis en «Les piém (...)

60En esta yuxtaposición de testimonios aislados, el profesor Gardes acude también a la palinología, que permite dividir la región en tres entidades geográficas –llanura, meseta y alta montaña–, a los testimonios de la producción lechera, como son los recipientes para la fabricación del queso y el filtrado de líquido que experimentan toda una evolución tipológica, y al seguimiento de un producto de importancia capital en la ganadería como es la sal, que equilibra la alimentación de los animales y es imprescindible en la elaboración quesera. Como deducimos de las excavaciones en las salinas de Béarn, el comienzo de la producción hay que remontarlo a la Edad del Bronce, al tiempo que nos dan a conocer las distintas operaciones seguidas en su explotación, la organización del trabajo mediante una especialización artesanal y su continuidad hasta la época moderna. Y todos estos documentos vendrían a corroborar la clásica tesis que relaciona monumentos megalíticos con caminos pastoriles17.

61Como conclusión, cuando, nos planteamos el origen de la trashumancia constatamos, al menos en los Pirineos, una separación cronológica entre el Neolítico y el Bronce, a partir del cual se darían los grandes desplazamientos montaraces y se desarrollaría la producción lechera. El arraigo de este pastoralismo móvil vendría corroborado por un proceso de deforestación y colonización espacial en busca de pastizales, por la intensificación de la producción de sal por un aumento de la demanda y por la situación de las necrópolis cerca de los caminos pastoriles. La trashumancia estacional irá conociendo una especialización de las cabañas y una división del trabajo en lo que será un proceso multisecular.

62Entendemos la historia como un continuum que el investigador puede recorrer cronológicamente en el sentido que estime más conveniente, desde los orígenes del hombre –el sujeto de estudio– hasta nuestros días ο viceversa, por lo que la división en edades y en prefijos –pre, proto, post– no es más que una convención académica. Ahora bien, también somos conscientes de que cada periodo y cada sociedad –las coordenadas tiempo y espacio– son susceptibles de un estudio diferenciado, en función de la naturaleza de las fuentes y del recurso a los métodos específicos y generales.

63En consecuencia, la primera impresión que nos produce este conjunto de trabajos en torno al pastoreo en la Península Ibérica, es la de la escasez y limitación de las fuentes tradicionales, en particular las documentales, por lo que se hace imprescindible el recurso a otras alternativas –arqueología, epigrafía toponimia, análisis químicos, etc.– y a la interdisciplina. También ha llegado el momento en el que hay que pasar de teorizar a reconstruir, huyendo de un presentismo facilón –las instituciones y modalidades ganaderas de los siglos modernos se llevan intactas a los pasados–, así como a la construcción de modelos generales a partir de análisis regionales, puesto que junto a la gran trashumancia castellana hubo otras de distinta magnitud en las comarcas periféricas y aún en todas las tierras del Mediterráneo.

  • 18 La idea de una parecida cosmovisión para diversos pueblos pastoriles la hemos expuesto en Pedro Gar (...)

64Así también, la contemplación de paisajes inmovilizados, sobre todo en áreas montañosas definidas como «reservas de las tradiciones», no debe olvidar los cambios coyunturales de todo tipo hasta en la larga duración braudeliana. Y lo mismo le sucede a los caminos pastoriles, que mudan sus trazados con el paso del tiempo, y cuyo usufructo no siempre es privativo de las cabañas, sino que se aproximan más a las encrucijadas camineras del discurso quijotesco. Las permanencias quizás haya que buscarlas en los rasgos culturales, en esa cosmovisión que muestra elementos comunes para todos los pueblos pastoriles, y donde se dan respuestas parecidas a problemas similares18. Entre tanto, a la espera de nuevas aportaciones que enriquezcan más el panorama de los estudios pecuarios, lo que parece evidente es que en el mundo antiguo ibérico hubo ganaderías móviles, lo más probable que con desplazamientos cortos y discontinuidades temporales, pero que no pretendemos eclipsar con la gran trashumancia moderna y la tan traída y llevada Mesta de nuestras entretelas.

Notes

1 La cita de Julio Caro Baroja procede del Prólogo a Pedro García Martín, La ganadería mesteña en la España borbónica (1700-1836), Madrid, 1988, p. 13 (2ª edición, 1992). Para las disposiciones legislativas que suprimían la Mesta puede consultarse Manuel Gómez Valverde (ed.), El consultor del ganadero, Madrid, 1898. Algunos de los efectos inmediatos de ta desarticulación de la ganadería tradicional en P. García Martín, op. cit., pp. 124-125 extraídos del propio Archivo de la Mesta.

2 En esta descripción sintética de la historia mesteña, y dada la copiosa bibliografía existente que rebasaría el marco razonable de una nota, nos remitimos para seguir tas líneas maestras en los siglos modernos a Pedro García Martín, La Mesta, Madrid, Biblioteca Historia 16 (28), 1990, y para conocerel más reciente estado de la cuestión a la compilación de Pedro García Martín y José Ma Sánchez Benito (eds.), Contribución a la historia de la trashumancia en España, Madrid, 1996, 2ª ed. revisada y aumentada, con artículos de Ch. J. Bishko, A. Nieto, R. Sabatino, J. Dantín, R. Aitken, J. Klein, F. Cos, M. Basas, L. M. Bilbao, Ε. Fernández, R. Pastor, F. Ruiz, A. García, A. M. Bernal, así como una amplia relación bibliográfica. Los últimes congresos de tema mesteño han sido Extremadura y la trashumancia (siglos XVI-XIX), [Cáceres, 28-30 de abril de 1998], Mérida, 1999, organizado por la Junta y la Universidad de Extremadura y A última rota da transumância. Actas do Colóquio Montemuro, Arouca, 2000, prólogo de Pedro García Martín.

3 Marie-Claude Gerbet ya buceó en la misma sección del Archivo de Simancas para elaborar su excelente obra L’élevage dans le Royaume de Castille sous les Rois Catholiques (1454-1516), Madrid, Collection de la Casa de Velázquez (31), [2a ed. revisada], 1999.

4 Acerca de estas continuidades pueden contrastarse las descripciones y mapas de la autora para el siglo XV con las de Emilio Ruiz Ruiz, «La cañada real soriana occidental», en R García Martín (coord.), Cañadas, cordeles y veredas, Valladolid, 1991, pp. 183-202. Véase en esta misma obra el capitule de Pedro García Martín titulado «Historiografía de las cañadas reales», pp. 32-42 (3a ed.), 2000. Para el estado de la cuestión medievalista véase Enrique Rodríguez Picavea, «La ganadería en la Castilla medieval. Una revisión historiográfica», en Medievalismo, 8, 1988, pp. 111-152.

5 Anteriores aproximaciones al tema por parce de esta autora pueden verse en Ma Concepción Quintanilla Raso, «El condado de Priego de Cuenca. Un ejemplo de estrategia señorial en la Baja Edad Media castellana», Hiitoria, Instituciones, Documentos, 19, [Sevilla], 1992, pp. 381-402; Id., «Marcos y formas de proyección de la nobleza conquense en su entorno urbano y territorial», en El Tratado de Tordesillas y su época. Congreso Internacional de Historia (Setúbal-Salamancu-Tordesillas, 1994), t. I, Madrid, 1995, pp. 131-154.

6 Para el conocimiento de las comunidades de Villa y Tierra véase José Manuel Mangas Navas, El régimen comunal agrario de los concejos de Castilla, Madrid, 1981. La presión de las oligarquías sobre los comunales ha sido muy bien estudiada por Ma Antonia Carmona Ruiz, Usurpaciones de tierras y derechos comunales en Sevilla y su «tierra» durante el siglo XV, Madrid, 1995. Para el de la historia local en este periodo el libro de Yolanda Guerrero Navarrete y josé Ma Sánchez Benito, Cuenca en la Baja Edad Media: un sistema de poder, Cuenca, 1994.

7 La autora ya se ha ocupado de algunos de estos aspectos en María Asenjo González, Segovia. La ciudad y su Tierra afines del Medievo, Segovia, 1986; Id., «Las tierras de baldío en el concejo de Soria a fines de la Edad Media», Anuario de Estudios Medievales, ΧX, 1991, pp. 389-411; e Id., «La repoblación de las Extremaduras», en VV. AA,, Las sociedades de frontera en la España medieval. Zaragoza, Aragón en la Edad Media, Zaragoza, 1993, pp. 75-99.

8 Las actividades ganaderas en la Castilla altomedieval han sido estudiadas para la Montaña Cantábrica por José Ortega Valcárcel, La transformación de un espacio rural. Las Montañas de Burgos. Estudio degeografía regional, Valladolid, 1974, e Id., La Cantabria rural:sobre la Montaña, Santander, 1987; y para la Serranía Ibérica burgalesa por Julio Escalona Monge, Transformaciones sociales y organización del espacio en el alfoz de Lara en la Alta Edad Media, tesis doctoral leída en la Universidad Complutense de Madrid el 19 de enero de 1996 (inédita).

9 Por «primera época medieval» el autor entiende las noticias sobre ganadería asturiana datadas hasta el año 1050. En cuanto a las investigaciones acerca de la cultura castreña destaca la síntesis de José Luis Maya, La cultura material castreña, Barcelona, colección «Estudios sobre la Antigüedad» (4-5), 1988.

10 Estos tratados ya han sido comentados por Pedro Sáez en «El lugar de la ganadería en los tratados de agricultura de época romano-republicana: el De agri cultura de M, Porcio Catón», Ktèma, 12, 1987, pp. 257-269, y también por el mismo autor en «El lugar de la ganadería en los tratados de agricultura de época romano-republicana: el tratado de los Sasernae», Latomus, 51(3), 1992, pp. 549-556. El contexto pecuario de Emilio Gabba y Marinella Pasquinucci, Strutture agrarie e allevamento trasumante nell Italia romana (III-I sec. a. C.), Pisa, 1979.

11 La hipótesis de Joaquín Gómez-Pantoja ha ido avanzando en diversos trabajos, como «Occultus callis», Mélanges de la Casa de Velazquez (MCV), 30(1), 1994, pp. 61-73; Id., «Buscando a los pastores», en Actas del I Congreso Peninsular de Arqueología (Oporto, 1993), publicadas en el n° 33 de la revista Trabalhos de Antropologia e Etnologia, 1993, pp. 447-459; Id., «Pastores y trashumantes de Hispania», en Francisco Burillo (ed.), El poblamiento celtibérico, III Simposio sobre los celtíberos (Daroca, 1991), Zaragoza, 1995, pp. 495-505 (citado Burillo [ed.], Poblamiento celtibérico) y del mismo autor, «Celtíberos porel mundo», en Julio Mangas y Jaime Alvar, Homenaje al profesor José María Blázquez, t. IV, Madrid, 1995, pp. 241-259. Por otra parte, esta ponencia de Joaquín Gómez-Pantoja, «Pastio Agrestis. Pastoralismo en Hispania romana», pp. 177-213 de esta misma obra, contiene en sus notas una detallada información bibliográfica.

12 Esta postura es defendida con bastantes similitudes por Manuel Salinas de Frías, «En torno a viejas cuestiones: guerras, trashumancia y hospitalidad en la Hispania prerromana», en Francisco Villar y Francisco Beltrán (eds.), Pueblos, lenguas y escritura en la Hispania prerromana. Actas del VII Coloquio sobre lenguas y culturas paleohispánicas (Zaragoza, 12-15 de marzo de 1997), Salamanca, 1999, pp. 281-293, Y por Eduardo Sánchez Moreno, Meseta occidental e Iberia exterior. Contacte cultural y relaciones comerciales en época prerromana, tesis leída en la Universidad Autónoma de Madrid en julio de 1997 (edición en microfichas, 1998) e Id., «De ganados, movimientos y contactos. Revisando la cuestión trashumante en la Protohistoria hispana: la Mesta occidental», Studia Historica, Historia Antigua, 16, 1998, pp. 53-84, colega y amigo a quien agradezco su permanente atención a mis trabajos.

13 La autora ya había tocado el tema ganadero en sendos trabajos titulados «Algunos aspectos del trasquileo en la Antigüedad: a propósito de unas tijeras del castro de Montesclaros», Zephyrus, 28-29, pp-299 y 308; Id., Tejido y cestería en la Península Ibérica. Historia de su técnica e industrias desde la Prehistoria hasta la Romanización, Madrid, 1984.

14 Esta concepción de los caminos pastoriles como bienes patrimoniales polisémicos nos ha llevado a dirigir los proyectos interdisciplinares «Inventario del patrimonio mesteño de la Vía de La Plata», subvencionado por la Dirección General del Patrimonio, Consejería de Cultura y Turismo, de la Junta de Castilla y León (n° SUV 4-VP-5/93, fecha de resolución 31 de mayo de 1993), desarrollado en el curso 1993-19944 «Sierras y extremos», subvencionado por la misma Dirección General de la Junta de Castilla y León (n° SUV 4-VP-5/94, fecha de resolución 15 de junio de 1994), cuya campaña tuvo lugar en el curso 1994-1995, y que aún permanecen inéditos.

15 Véase un primer acercamiento en Martín Almagro Gorbea, «Aproximación paleoetnológica a la Celtiberia meridional: las serranías de Abarracín y Cuenca», en Burillo (ed.), Poblamiento celtibérico, pp. 433-446. Y para el poblamieno céltico en otra región Castros y oppida en Extremadura, Madrid, colección «Complutum Extra» (4), 1994, con interesantes trabajos de M. Almagro, A. Ma Martín, L. Berrocal y A. Morales.

16 Como aproximación anterior al tema de los mismos autores citaremos su artículo «Las estelas del suroeste como hitos de vías ganaderas y rutas comerriales», Trabajos de Prehistoria, 48, pp-257-273.

17 El autor hace alusión a documentos arqueológicos y palinológicos que abonen esta tesis en «Les piémonts pyrénéens occidentaux à la charnière du Néolithique et de l’âge du bronze. Données archéologiques et hypothèses de travail», dans Claude Mordant et Olivier Gaiffe (eds.), Le Bronze ancien en Europe occidentale: culture, technologie, économie (Clermont-Ferrand, 1992), París, 1996, pp. 539-561.

18 La idea de una parecida cosmovisión para diversos pueblos pastoriles la hemos expuesto en Pedro García Martín (coord.), Por los caminos de la trashumancia, Valladolid, 1994. Como modelo metodológico de trabajo interdisciplinar puede consultarse nuestra reciente obra, Pedro García Martín, Imagines Paradisi. Historia de la percepción del paisaje en la Europa moderna, Madrid, Caja Madrid, 2000.

Auteur

Universidad Autónoma de Madrid

© Casa de Velázquez, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540