Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los rebaños de Gerión

 | 
Joaquín Gómez-Pantoja

Introducción

Joaquín Gómez-Pantoja

Texte intégral

1Este libro recoge las intervenciones habidas en el Coloquio Aspectos del pastoreo en la Península Ibérica, celebrado en la Casa de Velázquez los días 15 y 16 de enero de 1996. Al proponer esas jornadas de debate, Patrice Cressier y yo teníamos en mente una serie de problemas con los que nos hemos enfrentado de vez en cuando durante nuestras investigaciones. Debe advertirse que ambos hemos dedicado algún esfuerzo al estudio de unas pastorías que no son las canónicas entre los especialistas peninsulares: frente a la Mesta y sus símiles, a él le interesan los sistemas ganaderos nómadas, su reflejo en el reparto territorial y la interacción de los pastores con los grupos sedentarios, especialmente en un asunto tan delicado como el control del agua; a mí, ciertos datos dispersos y desatendidos que pueden interpretarse como indicadores de la práctica trashumante en la Península Ibérica en época romana. Αún así, creemos que nuestras dudas y dificultades quizá no resulten desconocidas para colegas trabajando en el mismo tema pero en otros períodos.

2Las dificultades y retos poco habituales con las que hemos tropezado son achacables a un rasgo connatural a los pastores y que no suele subrayarse tanto como se debiera. Nos parece que la mayor parte de las actividades pecuarias no sólo son elusivas para el historiador sino opacas a su mirada. Por un lado los enseres, las viviendas y otros elementos de la cultura material de los pastores apenas dejan rastro arqueológico, en unos casos por estar hechos de madera, cuerno u otro material perecedero; y en otros, por su carácter móvil ο provisional. Y desde el punto de vista institucional, la vida azagadera ha tendido a regirse por los usos consuetudinarios y la palabra dada, excluyendo la sanción documental, a la que se recurre sólo de modo excepcional; incluso, como Marie-Claude Gerbet muestra en este libro, las rutas pecuarias fueron habitualmente más difusas y peor cartografiadas de lo que dejan entender los detallados mapas que suelen acompañar los estudios sobre la Mesta.

3La opacidad histórica de la granjería pastoril se debe, pues, a que se ha desarrollado a espaldas de burócratas, jueces y aduaneros, que son en definitiva, los principales actores del fondo documental del que se alimenta el molino de la Historia. De ahí la curiosa paradoja de que, hablando de ganadería, lo que los historiadores trazan con facilidad es su reflejo en la sociedad civilizada (en el sentido más etimológico del término): cuestiones de propiedad y derechos de pasto en testamentos y donaciones de los archivos monacales y notariales de la Edad Media; la actividad de visitadores y jueces, alguaciles y cuadrilleros, alcabaleros y contadores en sistemas pastoriles tan regularizados e intervenidos como los de la Mesta castellana y la Dogana delle Pecore napolitana. Pero raramente asoman en esos testimonios el quehacer cotidiano de mayorales, gañanes y zagales, sus aspiraciones, las dificultades de la actividad cañariega y la repercusión social y cultural de sus modos de vida. Para ello es necesario recurrir a documentos excepcionales ο a ganaderos ilustrados como Varrón y Manuel del Río, que pusieron por escrito sus experiencias y recuerdos. El problema carece de importancia en períodos ο épocas de abundante documentación pero resulta desesperante cuando faltan los testimonios ο éstos son singulares; como ha resaltado una buena conocedora del pastoreo en Italia durante la Antigüedad clásica, Marinella Pasquinucci, «Senza la lex agraria del III a. de C., e senza il de re pecuaria di Varrone, cosa sapremo dell’allevamento transmuante nell’Italia centro-meridionale e in Epiro?»

4La pregunta es, por lo tanto, ¿cómo afronta y valora el historiador –y especialmente los que nos dedicamos a las épocas más remotas–, un aspecto de la sociedad y de la actividad económica que otros indicios nos muestran imprescindible para el entendimiento de las civilizaciones preindustriales? La celebración del Coloquio coincidió justamente con el quinquagésimo aniversario de la presentación de la Tesis de Estado de Fernand Braudel, de la que surgió el influyente y magistral estudio sobre La Méditerranée et le monde méditerranéen à l’époque de Philippe II. Uno de los méritos indiscutibles de Fernand Braudel es haber mostrado la importancia de las comarcas altas y montañosas, «las tierras pobres del Mediterráneo, sus reservas de proletarios», cuyo ritmo histórico fue tan lento que parece inmutable y, por ello, su devenir apenas ha dejado indicios detectables. Sólo se hicieron notar durante los ocasionales paroxismos que trastocaron la vida de las llanuras litorales y fluviales vecinas, donde florecieron las ciudades y donde, desde luego, se movían los principales actores históricos. Sin embargo, Braudel subrayó que tan importantes como esas tormentas fue el flujo constante de montañeses que emigraban hacia los lugares donde percibían que la vida era más fácil, dulce y amena (recuérdese el proverbio castellano Baixar semper, montar no, que encabeza uno de los epígrafes del libro), y sobre todo, el permanente movimiento de los pastores que buscaban alternativamente en las montañas y en las tierras bajas los pastos que le negaba la peculiar climatología mediterránea. Aunque en este punto Braudel está en deuda con los geógrafos que habían estudiado previamente la trashumancia mediterránea y la habían convertido en una constante social de la zona, no cabe duda que La Méditerranée et le monde méditerranéen à l’époque de Philippe II popularizó entre especialistas de otras épocas la idea de la importancia del pastoreo, sobre todo porque ayudaban a encajar en un marco conceptual claro –en un «modelo»– algunos indicios disponibles que de otro modo eran meras anécdotas ο permanecían inexplicados.

5Por ello, una de las cuestiones que Patrice Cressier y yo queríamos tratar explícitamente en este Coloquio era la del papel del pastor como agente de cambio y de riqueza en Iberia. Para las épocas más remotas, los historiadores de antaño gustaron considerar que las invasiones, la llegada violenta de extraños, fue el principal motor de cambio, de la implantación de nuevas ideas y modos de vida y la justificación por la que los mismos objetos y las mismas instituciones puedan ser reconocidas en lugares lejanos y apartados entre sí. Por el contrario, ahora parece imponerse la idea de que el mismo intercambio social, lento y de longue durée, cumple igualmente y de modo mucho más creíble, ese papel de agente difusionista; ¿y qué se ajusta mejor a esos requisitos que los movimientos pastoriles, especialmente aquellos regulares y que envuelven desplazamientos amplios como el alpage ο la trashumancia? Al menos así lo piensan los colegas que trabajan en la Protohistoria (vid. los capítulos de este libro firmados por Eduardo Galán y Marisa Ruiz-Gálvez y Philippe Gardes). Lógicamente el recurso, implícito ο consciente, a esta etiología es mayor entre quienes estudian las épocas que van de la Prehistoria a la Alta Edad Media que entre aquellos otros que se dedican a períodos más abundosos en documentación, pero la cuestión –el papel social y económico de los pastores– no cambia y puede también responderse en otros términos. Desde época muy temprana hay constancia de que el pastoreo era el camino más rápido para labrarse un buen patrimonio; Pedro Sáez recuerda en su contribución a este libro el valor proverbial que se atribuyó en Roma al dictum catoniano sobre bene pascere y en momentos cronológicamente más cercanos, los trabajos de las profesoras María Asenjo y Ma Concepción Quintanilla Raso muestran como en Soria y Cuenca, respectivamente, es el balance económico más que cualquier otra consideración, lo que marca la popularidad y la extensión de las superficies de pasto y del área ganadera.

6Por otro lado, resulta indudable que el Honrado Concejo de la Mesta ha sido el tema estelar de la historia del pastoreo ibérico, hasta tal punto que ser mesteño es muchas veces entendido como sinónimo de trashumante e incluso, de pastoril. El interés por la Mesta está más que justificado, pues la burocrática y regulada administración de los privilegios de la lana merina castellana generó tal cantidad de documentos y de tal calidad que no puede menos que concitar la curiosidad de los especialistas. Pero –y cito a Pedro García Martín– «el interrogante que se abre para los historiadores consiste en saber cuándo y cómo se iniciaron esas migraciones, y no nos referimos a las reglamentadas mesteñas, que son bien conocidas, sino a las altomedievales y antiguas». Los apologistas de la Mesta frecuentemente invocaron la excelencia de las producciones pecuarias de las Hispanias como prueba de la antigüedad y, si se quiere, de la inevitabilidad, del Honrado Concejo. Más recientemente, los geógrafos del pasado siglo XIX consideraron la trashumancia como una estrategia pecuaria obligada por el clima y el relieve de las tierras mediterráneas, elevándola así al grado de «constante histórica». Tal axioma, unido a la escasa visibilidad documental de lo pastoril y otras consideraciones que ya se han hecho, han permitido que las últimas décadas se haya popularizado la idea de que las pastorías móviles han existido siempre en la historia mediterránea y que en algunos casos, pudieron alcanzar la extensión y la complejidad del sistema mesteño ο de su contraparte italiano, la Dogana delle pecore napolitana. La cuestión es especialmente crítica en lo que respecta a la Italia romana –donde hay evidencia de grande transhumance desde el siglo II a. de C.– y a la Península Ibérica en ese mismo período, donde el pastoreo cañariego no está atestiguado a pesar de que aquí se dan las condiciones ideales para su práctica; y si esto se acepta, hay indicios que pueden encajarse con facilidad en un esquema de desplazamiento estacional del ganado. Toda esta marginalia es tratada por Carmen Alfaro y por mí mismo y debe confrontarse con la evidencia presentada por Pedro Sáez y con el modelo etnográfico de Martín Almagro. Mientras que el posible pastoreo extensivo y a larga distancia de Hispania pudo tener el componente especulativo del servicio al gran mercado que fue el Imperio romano, los dos ejemplos de aprovechamientos pastoriles altomedievales presentados por Julio Escalona y Javier Fernández Conde se limitan a un área geográfica pequeña y a una economía de subsistencia; pero la pequeña escala a la que se desenvolvían ambas empresas no debe hacer olvidar el componente subjetivo, pues a los ojos de sus protagonistas implicaban tan cuidadosa planificación estratégica como la requerida a un gran ganadero mesteño y los mismos riesgos económicos y físicos que arrostraba uno de los pastores de Varrón.

7El planteamiento diacrónico del Coloquio del que deriva este libro permitió explorar una temática inédita en la Historia Peninsular y, además, sus contribuciones afectan tanto al objeto de estudio como al método. Por ello, se incluyen tanto las aportaciones «positivas» –nuevos documentos ο datos que revelan aspectos poco conocidos– como las relativas a la misma investigación histórica –nuevos enfoques, nuevas perspectivas, nuevos modelos–, en la medida en que la cuestión que se debate constituye un buen ejemplo de cómo pueden expandirse los límites de la encuesta. Además, deseábamos contar siempre con la referencia de la Mesta y de ahí que este libro se abra con el capítulo de Pedro García Martín, un reconocido especialista en asuntos mesteños peninsulares y bien preparado para ofrecer al lector una razonada perspectiva de la situación de la historiografía pastoril peninsular.

8Toda iniciativa humana es, por definición, manifiestamente perfeccionable y esa regla se aplica de modo especial a este Coloquio, a sus organizadores, a sus participantes y a sus resultados. La ausencia de al-Andalus constituye, sin lugar a duda, la mayor laguna de este libro, tanto más cuanto que tal omisión introduce un corte artificial en nuestro entendimiento de las prácticas pastoriles heredadas de la Antigüedad y las plenamente medievales imperantes en los reinos cristianos peninsulares. Algunas continuidades apreciadas en la larga duración no se resistirían, quizá, a un análisis en profundidad del pastoreo (o de los pastoreos) andalusíes. Desgraciadamente, en 1996 no estábamos en condición, ni lo estamos hoy por hoy, de presentar ni siquiera una síntesis de los trabajos ya realizados sobre el pastoreo en al-Andalus, pues –sin discutir la notable valía de todos ellos–, se han limitado a aspectos muy parciales del fenómeno y según enfoques muy variados: históricos (los menos), jurídicos (fatawa) ο arqueológicos (los más fragmentarios, pero posiblemente también los más novedosos).

9Este libro no hubiera sido posible sin el entusiasmo de quienes han colaborado en él. Su editor debe, pues, agradecer en primer lugar a quienes participaron en el Coloquio, enviaron sus contribuciones y luego han debido soportar con paciencia las diversas fases del dilatado proceso de elaboración de este libro. Igualmente, la empresa fue posible gracias a la hospitalidad de la Casa de Velázquez y al apoyo de sus Directores sucesivos, Joseph Pérez y jean Canavaggio,y de forma especial a su Directeur d’études, Patrice Cressier, que acogió con entusiasmo la propuesta inicial del Seminario, la mejoró hasta hacerla suya y debe con todo derecho reclamar cualesquiera méritos pueda tener este libro; y a Vincent Lautié, Secrétaire aux publications, a quien pasó la responsabilidad del proyecto una vez celebrado el Coloquio y de cuyo buen saber editorial y el de su equipo se ha beneficiado mucho este libro.

© Casa de Velázquez, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540