Version classiqueVersion mobile

L’église des laïcs

 | 
Ariane Boltanski
, 
Marie-Lucie Copete

II. — Le risque dévot. Vocation versus stratégies familiales ?

Inversión y movilidad social

La ordenación sacerdotal de hombres de color en la América portuguesa (1702-1745)

Anderson José Machado de Oliveira

Texte intégral

Orígenes y trayectorias

  • 1 El impedimento de ilegitimidad se explica porque los padres del ordenando no habían celebrado una (...)
  • 2 En la América portuguesa, el término «preto/preta» era mucho más corriente que «negro». Se refería (...)
  • 3 Archivo de la Curia Metropolitana de Río de Janeiro [ACMRJ], Habilitaciones Sacerdotales [HS], Fra (...)

1El 6 de febrero de 1708, el licenciado Francisco da Costa Maciel entregó en la Cámara Eclesiástica del obispado de Río de Janeiro una solicitud en la que pedía que se investigaran sus orígenes, ya que deseaba recibir todas las órdenes sacras. Presentó asimismo un breve apostólico que contenía una dispensa de ilegitimidad y de color1. El ordenando declaró ser hijo natural del licenciado Bento Curvelo Maciel, cura vicario propietario de la iglesia matriz de la Villa de São Paulo, quien lo había engendrado cuando todavía era secular con una «preta2» (negra) que se llamaba Madalena da Conceição, y que había sido esclava y ahora era liberta. Por el lado paterno, Francisco era nieto del capitán Antônio Curvelo Escudeiro y de doña Joana do Souto; por el materno, de negros de Angola3.

  • 4 ACMRJ, HS, Francisco da Costa Maciel, 1708-1737.
  • 5 Olival, Garcia, Lopes, Sequeira, 2013, p. 335.

2Los seis testigos que declararon en el proceso de genere juraron que conocían al ordenando, a sus padres y a sus abuelos paternos, y que tanto éstos como aquél eran cristianos viejos, sin raza o fama de nación infecta o condenada en derecho por la Iglesia Católica, a pesar de sufrir el defecto de color. Antônio Pedroso, escribano de la Santa Cruzada, agregó que los abuelos paternos del ordenando eran «personas principales» de la ciudad. Entre los testigos, además del doctor Luís Machado4, figuraban también dos hermanos, el cura Francisco Cabral de Távora y el sargento mayor Miguel Arias Maldonado, padrino de bautismo del ordenando. En el Antiguo Régimen, la calidad de los testigos confería credibilidad a la declaración prestada5.

  • 6 ACMRJ, HS, Francisco da Costa Maciel, 1708-1737.

3En mayo de 1708, el vicario general de Río de Janeiro aprobó las certificaciones relativas a la comprobación del patrimonio, que se componía de un bloque de casas en la villa de Nuestra Señora de los Remedios de Parati, en el sur de la Capitanía de Río de Janeiro. Las fechas de las investigaciones, autentificaciones de los breves apostólicos y proceso de comprobación del patrimonio indican que, en 1709, la habilitación de Francisco da Costa Maciel ya había concluido. A los 27 años de su ordenación, en 1736, el padre Francisco entregó otro breve apostólico a la Cámara Eclesiástica de la diócesis, para que se reconociese su nombramiento al puesto de notario apostólico, que pudo ejercer a partir del año siguiente cuando el vicario general dio el visto bueno para que se cumpliese el contenido del breve6.

  • 7 El notario apostólico actuaba en la Cámara Eclesiástica de la diócesis para la cual era nombrado t (...)
  • 8 Valverde, 2010, pp. 88-90.

4En el período que va desde la ordenación del padre Francisco hasta su ascensión al notariado apostólico hay una brecha que no logré elucidar. Así, sólo se pueden hacer conjeturas en cuanto a su trayectoria después de la ordenación. Su nombramiento demuestra que el padre gozaba de algún prestigio y de buenas relaciones7 que le garantizaron la recomendación apostólica para el oficio y su puesto en la diócesis. Los notarios apostólicos podían ser nombrados directamente por el papa y, luego, prestaban juramento ante el vice canciller en Roma, aunque este tipo de nombramiento sólo se usaba con los que no se encardinaban en una diócesis específica. Para aquellos que se destinaban a ejercer el oficio en una diócesis, en cambio, el nombramiento papal era indirecto y lo ejecutaba el obispo, quien procedía al examen de idoneidad del candidato, según criterios de buena filiación y vida digna, y recibía su juramento. La tercera vía era la autorización del papa al diocesano, que previamente había presentado una solicitud, para crear un número determinado de plazas de notario8.

  • 9 Vide, Regimento do Auditório Eclesiástico, p. 863.
  • 10 Oliveira, 2014a, p. 357.

5El caso analizado se ajusta a la segunda modalidad, ya que, según las Constituciones Primeras del Arzobispado de Bahía, era obligatorio que los notarios enseñaran los títulos al provisor o vicario general del obispado para que fuesen admitidos y examinados9. De este modo, eran importantes las relaciones locales ya que, al someterse a las reglas del Auditorio Eclesiástico, la admisión de los candidatos recaía en el obispo, así como los nombramientos para los puestos de escribano de la Cámara Eclesiástica. Los diocesanos elegían personas de su total confianza que actuarían como sus representantes no sólo en las escrituraciones de los documentos del obispado sino también en la fiscalización de las costumbres de los fieles. Con ello, los prelados, a través de esas recomendaciones y admisiones, acababan por reproducir los mecanismos de las relaciones clientelares que movían el sistema político en el Imperio portugués10.

  • 11 Portero de la Masa era un oficio de la casa real, subordinado al Portero mayor, que en las ceremon (...)
  • 12 El oficio de Portero de la Masa fue instituido por la misma provisión que creó las dignidades del (...)
  • 13 Paiva, 2005, p. 171.

6Cabe señalar que el padre Francisco da Costa Maciel era vicario de una localidad importante, además de pertenecer a una familia «principal», factores éstos que pueden haber favorecido su carrera. Francisco de Bessa Castro, uno de los declarantes en su habilitación de genere, ocupaba el oficio de Portero de la Masa11 de la Catedral de Río de Janeiro12. Aunque tal función no fuese de las más destacadas, el eclesiástico gozaba de familiaridad con personas relacionadas con el episcopado. El sacerdote ya había demostrado tener conexiones importantes que habían avalado la solicitud de las dispensas de defectos y de recomendación al oficio de notario, porque comunicarse con la Santa Sede era difícil y era además necesario entablar relación con agentes temporarios o permanentes en Roma que pudiesen ocuparse de la petición. Muchos de esos agentes estaban conectados con la autoridad eclesiástica como obispos, cabildos y órdenes religiosas13, que eran los que los mantenían.

  • 14 Vide, Regimento do Auditório Eclesiástico, pp. 863-865.

7La función notarial, además del dominio de la lectura y de la escritura, exigía el conocimiento del latín en la medida en que una de las atribuciones del notario era copiar bulas, breves y otras cartas apostólicas. El padre Francisco tenía el título de licenciado, lo que de alguna manera debe haber favorecido su acceso al puesto. Pero el notario apostólico realizaba también diligencias que podían exceder el territorio eclesiástico en que residía, además de hacer certificaciones y recoger testimonios cuando se lo pedían el provisor o el vicario general14.

  • 15 La iglesia de Nuestra Señora del Rosario pertenecía a una cofradía de negros que fue creada en el (...)
  • 16 ACMRJ, HS, Antônio Cabral da Fonseca, 1711-1717.

8La ordenación sacerdotal fue el camino que, como el cura Francisco da Costa Maciel, eligió Antônio Cabral da Fonseca, hijo de padres de color. En 1711, identificándose como clérigo de primera tonsura, agregado y sacristán de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario15, le pidió al vicario general que aceptase el breve de dispensa de defecto de nacimiento que había obtenido en Roma. En enero de 1712, el ordenando argumentaba que ya se le había dispensado de la ilegitimidad y del defecto de color, por lo que solicitaba que se hicieran las inquisiciones de genere por parte paterna para demostrar su limpieza de sangre16.

  • 17 ACMRJ, HS, Antônio Cabral da Fonseca, 1711-1717.

9Antônio era hijo ilegítimo del padre Francisco Cabral de Távora que, según los testigos del proceso de genere, lo había engendrado cuando aún pertenecía al estado secular, y de Teodósia de la Fonseca, una mujer negra de nación Angola. Como lo señalamos, el padre de Antônio declaró como testigo en el proceso de genere del primer caso aquí narrado. El perfil social de este ordenando era semejante al del anterior, pues a sus abuelos paternos, el capitán Luís Cabral de Távora y doña Isabel Tenreira, se les identificaba también como «personas nobles». De los abuelos maternos, tampoco se tenía noticia17. La similitud en los caminos trazados por Francisco da Costa Maciel y Antônio Cabral da Fonseca, rumbo al sacerdocio, no es simple casualidad, más adelante volveré sobre este aspecto.

  • 18 ACMRJ, Libro de Óbitos de la Feligresía del Santísimo Sacramento de la Sé [LOFSSS], 1746-1758, Tes (...)
  • 19 Chahon, 2008, pp. 341-344.
  • 20 Santos, 2010, p. 143.
  • 21 ACMJ, LOFSSS, 1719-1724, Testamento de Antônio Borges Teixeira.
  • 22 El puesto de maestre de campo correspondía a un oficial superior de las tropas de fronteras. Tenía (...)
  • 23 Mauricio, 1946, pp. 299-300.

10El proceso de habilitación de Antônio se concluyó en 1717. En 1736, al redactar su testamento, Antônio Cabral da Fonseca dio algunas indicaciones sobre su trayectoria después de su ordenación. Declaró ejercer la función de capellán en las cofradías del Santísimo Sacramento da Sé, de San José y de Nuestra Señora del Tercio18. Las cofradías del Santísimo, tradicionalmente en manos de las élites locales, se ocupaban de la financiación de las parroquias donde se veneraba la hostia consagrada, de la manutención del templo, de los costos del culto y de la procesión del Corpus Christi19. La cofradía de San José, cuyo origen se remontaba al siglo xvii, también presentaba rasgos elitistas en su estatuto como la prohibición de admitir en su seno a moros, judíos o mulatos, regla confirmada en 1730 por la Mesa del Desembargo de Paço20. La cofradía de Nuestra Señora del Tercio fue instituida en el año de 1722 en un altar de la Iglesia de San José. Entre sus fundadores y primeros afiliados figuraban el capitán Antônio Borges Teixeira, que también era hermano de la cofradía del Santísimo Sacramento de la Sé y de la orden tercera de San Francisco21. También la integraban Aires de Saldanha Albuquerque Coutinho Matos y Noronha, entonces gobernador de Río de Janeiro y juez, y el maestre de campo22 Manoel Gomes da Silva23.

  • 24 Paiva, 2000a, pp. 211-212; Faria, 1987, pp. 32-33; Salvador, 2012, p. 115.

11Por lo tanto, el padre Antônio fue capellán de instituciones frecuentadas por miembros de la «alta sociedad» por las buenas relaciones con que contaba. El haber sido sacristán de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario probablemente le haya sido de utilidad también. Las trayectorias de los curas Francisco da Costa Maciel y Antônio da Cabral da Fonseca confirman la tendencia del clero secular a permanecer de preferencia en espacios urbanos, donde las oportunidades de empleo eran frecuentes y más atractivas desde el punto de vista de los ingresos parroquiales24.

  • 25 ACMRJ, LOFSSS, 1746-1758, testamento del Padre Antônio Cabral da Fonseca.
  • 26 ACMRJ, LOFSSS, 1719-1724, testamento del Padre Francisco Cabral de Távora.

12La posibilidad de acumular recursos a través de las funciones litúrgicas desempeñadas en las cofradías se pone en evidencia en el caso del padre Antônio Cabral al comparar su situación en el momento de su ordenación, en 1717, y la que ilustra su testamento en 1736. Gracias a una donación de su madre y de su hermana, entre los bienes figuran tres viviendas, una suerte de tierras y una finca en Pendotiba con horno, atahona y utensilios de trabajo, además de una chácara en Sacopema con horno, atahona, utensilios de trabajo y doce esclavos25. Cabe señalar que ninguno de esos bienes era heredado ya que en el testamento Antônio dejaba a su madre y a su hermana las casas que le habían donado; su padre sólo le había legado la suma de treinta mil réis, cantidad que estaba muy por debajo del valor de los bienes que declaraba26.

  • 27 ACMRJ, HS, Vidal Arias Maldonado, 1713-1717.

13De hecho, la carrera sacerdotal parecía responder a una estrategia. En 1713, el licenciado Vidal Arias Maldonado, primo de Antônio Cabral da Fonseca, pidió que se iniciaran sus averiguaciones de genere para recibir las órdenes sacras. Vidal era hijo ilegítimo del coronel y caballero Miguel Arias Maldonado, profesor de la Orden de Cristo, y de la «preta» de nación guinea Joana de Jesús27. El coronel era hermano del cura Francisco Cabral de Távora y tío del cura Antônio Cabral da Fonseca, como ya indicamos, y, además, como declaró en el proceso, era padrino de bautismo del cura Francisco da Costa Maciel.

  • 28 ACMRJ, HS, Vidal Arias Maldonado, 1713-1717.

14En octubre de aquel mismo año de 1713, el doctor Gaspar Gonçalves de Araújo, provisor y vicario general del obispado de Río de Janeiro, dispensó a Vidal de los defectos de ilegitimidad y de color para que fuera habilitado para acceder al sacerdocio. En 1717, el proceso había concluido, al finalizarse las averiguaciones de patrimonio y vita et moribus. En esta última, declaró, a favor de las buenas costumbres de Vidal, el cura y licenciado Francisco Telles28, sobre el que volveré más adelante. Aquí sólo quería señalar su perfil, semejante a los otros dos ordenandos.

  • 29 ACMRJ, LOFSSS, 1727-1732, testamento de Miguel Arias Maldonado.

15El testamento del coronel Miguel Arias Maldonado, que data de 1732, ofrece algunos indicios que permiten reconstruir la trayectoria del cura Vidal después de su ordenación. En primer lugar, el coronel nombró al cura y a su hermano, el capitán João Arias Maldonado, como albaceas y herederos. João, al igual que Vidal, era fruto de la unión ilegítima del coronel y de la «preta» Joana de Jesús. El coronel explicaba que vivían con él en su hacienda azucarera en la parroquia de São Gonçalo do Amarante, municipio de Río de Janeiro. En las tierras de la propiedad había una capilla dedicada a Nuestra Señora de la Pena que, según el coronel, disponía de todo lo necesario para la celebración de misas29. Es razonable pensar que el cura Vidal haya celebrado en ella algunas funciones litúrgicas.

  • 30 Chanon, 2008, pp. 36-95.
  • 31 Levi, 2000, p. 192.
  • 32 Barral, 2007, pp. 29-47.

16La posesión de oratorios y capillas privados comportaba un privilegio y denotaba distinción social. Los recursos materiales e inmateriales se obtenían de los breves apostólicos cuyo posterior reconocimiento en la diócesis obligaban a recurrir a procuradores, así como a movilizar altos cargos de la Iglesia con el fin de reunir los documentos comprobatorios. Esas capillas, principalmente del interior del territorio, como es el caso que nos ocupa, eran centros de la vida religiosa, que ofrecían a veces alternativas a la fundación de parroquias30. Por lo tanto, a sus titulares les parecía que podían y debían influir en la vida moral de la comunidad31, lo que no dejaba de reforzar el prestigio local de sus propietarios. Así es como se justificaban las inversiones de algunas familias de la élite para que sus hijos fuesen colocados en parroquias rurales donde situaban sus intereses y ejercían cargos políticos32.

  • 33 ACMRJ, LOFSSS, 1727-1732, testamento de Miguel Arias Maldonado.

17El cura Vidal estaba obligado a celebrar las misas que figuraban en el testamento de su padre. El coronel Miguel había dejado a su hijo sacerdote una casa de dos pisos que compartía con su hermano, el cura Francisco Cabral de Távora, propiedad que habían recibido en herencia y que estaba destinada a producir rentas que se invertían en misas anuales por el alma de Estevão de Vasconcelos. El objeto del legado era que el cura Vidal sirviera media capellanía de misas anualmente, además de lo que le cupiere por rezar por las almas de sus abuelos paternos. Finalmente, el testamento instituía una capellanía anual de misas por el alma del doctor Diogo de Azevedo Coutinho, otro hermano del coronel. Las obligaciones que estipula el testamento debían cumplirse en la Santa Casa de la Misericordia, o en otro convento o monasterio de la ciudad, y en caso de que éstos no aceptasen, se debían buscar en las sedes de las mismas instituciones en Lisboa. El cura Vidal sólo diría las misas cuando el dinero se entregase a las instituciones señaladas33.

  • 34 Salvador, 2012, pp. 122-124.
  • 35 ACMRJ, Libro de Óbitos de la Feligresía de Candelaria [LOFC], 1764-1778, testamento del Padre Vida (...)

18La construcción de capillas y la constitución de capellanías, como en América y Europa, permitió dotar a los hijos sacerdotes de recursos. En México, era la base del sustento de la mayoría de los curas y fue responsable del crecimiento del clero secular en la primera mitad del siglo xviii34. En 1769, al redactar su testamento, el cura Vidal declaró que ya no tenía bienes con que pagar lo que debía y que la hacienda que había heredado de su padre se había subastado en pública almoneda, a él sólo le quedaban las casas de las capellanías que su padre le había legado35. El destino de su primo fue muy diferente ya que hizo fructificar su patrimonio a través de la función de capellán de cofradías.

  • 36 ACMRJ, HS, Vidal Arias Maldonado, 1713-1717.
  • 37 Oficial que fabrica toneles, pipas y barriles.
  • 38 ACMRJ, HS, Francisco Teles Barreto, 1712-1715; «Requerimiento del propietario del juez de huérfano (...)

19En 1712, Francisco Teles Barreto, quien había declarado como vimos, en el vita et moribus de Vidal, partiendo de condiciones semejantes a las descritas, quiso abrazar la vida sacerdotal. Dijo conocer a Vidal porque eran vecinos, así como compañeros de estudios36. Tal vez se estuviera refiriendo a la universidad, pues Francisco también poseía el título de licenciado. Era hijo ilegítimo de la parda libre Antônia da Silva y del licenciado Luís Teles de Menezes, quien había ejercido el cargo de juez de huérfanos. Francisco, como su padre, también había ocupado el puesto de mayordomo de la Santa Casa de Misericordia. Por el lado paterno, era nieto del capitán Francisco Teles Barreto de Menezes, quien fuera juez de huérfanos y mayordomo de la Santa Casa de Misericordia de Río de Janeiro, y de Doña Inés de Andrade. Por la vía materna, era nieto del oficial de tonelería37 João Antônio, nacido en el arzobispado de Braga, y de Gracia, de nación guinea38.

  • 39 Rudge, 1983, pp. 87-88.
  • 40 Fragoso, 2000, pp. 61-62.

20La familia Teles Barreto, entre mediados del siglo xvii y a lo largo de casi todo el siglo xviii, era propietaria de tierras en la parroquia de Jacarepaguá, y sus miembros habían ocupado puestos destacados durante la república. Además de las funciones en el cabildo, a partir de 1658 el juzgado de huérfanos era propiedad de la familia. Diogo Lobo Teles se lo dejó en su testamento al capitán Francisco Teles Barreto de Menezes, lo que fue confirmado por merced regia en 166139. Es importante señalar que le competía al juez de huérfanos el cuidado del arca de la institución, la gestión de las deudas activas y el cobro de las rentas de las haciendas heredadas de los padres fallecidos40. Como administrador, el titular del oficio gozaba de un inmenso poder ya que podía prestar los fondos que administraba.

  • 41 Russell-Wood, 1981, pp. 89-110; Machado, 2015.

21La participación de los miembros de la familia en la administración de la Santa Casa de Misericordia es otro aspecto que les dio prestigio. Se trataba de una institución hidalga por excelencia que en la América portuguesa procuró reproducir los patrones exclusivistas del estatuto de 1618 de la Misericordia de Lisboa. Tanto en Salvador como en Río de Janeiro, entre mediados del siglo xvii y mediados del xviii, los mayordomos de esta cofradía destacaron por su relación con la gran propiedad agraria y por ocupar puestos de gobierno, lo que los convertía en miembros de una nobleza política; el desempeño del puesto de mayordomo de la cofradía era uno de los elementos que acrecentaba su prestigio y honor41.

  • 42 ACMRJ, HS, Francisco Teles Barreto, 1712-1715; Rudge, 1983, p. 88.

22Aunque el coadjutor de la parroquia de la Sé informó que el ordenando Francisco Teles Barreto convivía con una negra y tenía deudas con muchas personas, su ascendencia y las buenas relaciones debieron pesar para que fuera dispensado de los defectos de color y de ilegitimidad, y fuera considerado apto para recibir las órdenes en 1715. El apoyo familiar es más evidente en el hecho de que el legado del patrimonio de Francisco provino del doctor Antônio Teles Barreto de Menezes, hermano del ordenando y heredero del licenciado Luís Teles Barreto. El doctor Antônio heredó no solamente las tierras sino el puesto de juez de huérfanos, con lo que perpetuó el control de la familia sobre aquél juzgado42.

  • 43 ACMRJ, Breve Apostólico, breve de Oratorio Privado al Dr. Antônio Teles de Menezes Juez de huérfan (...)
  • 44 ACMRJ, HS, Frutuoso Pimenta de Moraes, 1709-1730.
  • 45 Compromiso de la cofradía del Pe. São Pedro, fos 7-7vo.
  • 46 Ibid., f3.
  • 47 Oliveira, 2016.

23Es probable que, tras ordenarse, el cura Francisco Teles Barreto ejerciese algunas funciones litúrgicas en tierras de su hermano, el doctor Antônio, ya que éste, en 1722, obtuvo un breve apostólico que le autorizaba a mantener un oratorio privado, con derecho de celebración de misa diaria, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Concepción. En 1729, por orden del diocesano, un visitador inspeccionó el oratorio y comprobó que estaba decentemente adornado con las imágenes de la Virgen, con su corona de plata, así como del Santo Cristo, San Bento, Santa Rita, San José, San Francisco Xavier, además de contar con cáliz de plata, misal, candelabros y piedra de altar43. En 1730, el sacerdote declaró en el proceso de otro ordenando de color, Frutuoso Pimenta de Moraes. Francisco aparecía como escribano de San Pedro44, un puesto de la administración de la cofradía de San Pedro de los Clérigos. El estatuto de la cofradía, reformado en 1732, estipulaba que el puesto de escribano era el segundo en importancia en la institución, dado que su titular sustituía al mayordomo cuando fuera necesario, por lo que sería ocupado por un sacerdote respetado y acaudalado que estuviese en capacidad de ofrecer una buena limosna a la cofradía45. La mayoría de sus afiliados eran sacerdotes, aunque admitía seculares «graves y de reconocida nobleza46», perfil elitista que se conservó al menos hasta fines del siglo xviii47. Vemos, por lo tanto, que el cura Francisco Teles Barreto entabló relaciones que le confirieron algún prestigio en consideración a su estado.

  • 48 Puesto electivo, la responsabilidad de su titular consistía en proceder contra aquéllos que cometí (...)
  • 49 ACMRJ, HS, Francisco de Sampaio, 1713-1714.

24Para concluir este relato hay que poner en escena al ordenando Francisco de Sampaio. Su proceso de habilitación, iniciado en 1713, cuenta que había sido abandonado en la puerta de la casa del capitán Francisco de Sampaio e Almeida cuando éste se desempeñaba como juez ordinario48 en el cabildo. Los siete testigos del proceso de genere confirmaron la historia, al afirmar que nunca se había sabido quiénes eran sus padres y que el capitán Francisco de Sampaio y su esposa, Isabel de Almeida, lo habían acogido y criado en su hacienda en la parroquia de Irajá, además de que el capitán había sido su padrino de bautismo49.

  • 50 Brügger, 2007, pp. 202-203.
  • 51 ACMRJ, HS, Francisco de Sampaio, 1713-1714.

25El capitán Francisco y doña Isabel no tuvieron hijos. El ordenando era quizás hijo natural del capitán, ya que el abandono en las familias de la élite servía de mecanismo para disimular prácticas moralmente condenadas y uniones establecidas fuera de la Iglesia50. Sin embargo, ningún testigo evocó esa posibilidad como tampoco existe en las declaraciones de genere cualquier referencia al color del ordenando. Sólo se mencionaron al final del proceso de habilitación cuando, en el vita et moribus, el vicario general afirmó que estaba dispensado de la ilegitimad y del color, y era apto para recibir todas las órdenes sacras51.

  • 52 Ibid.
  • 53 Oliveira, inédit, pp. 117-136.

26Como los demás ordenandos, Francisco de Sampaio gozaba de fuertes relaciones familiares. En la época de su ordenación, el capitán Francisco de Sampaio e Almeida y su esposa ya habían fallecido, sin embargo, ésta, que murió después de su marido, dejó en su testamento al ordenando unas casas de dos pisos que constituyeron su patrimonio de ordenación52. Los Sampaio e Almeida eran una familia de propietarios agrarios que poseían haciendas productoras de azúcar en las feligresías de Irajá y de Jacarepaguá, además de ocupar tradicionalmente cargos en el cabildo. Sus diversas ramas originaron una extensa prole de hijos ilegítimos a los que, en la medida de lo posible, procuraron dotar de recursos53.

  • 54 ACMRJ, HS 988, Francisco de Sampaio, 1713-1714.

27Francisco de Sampaio se benefició de esa red de protección, pues en su proceso de vita et moribus constaba una carta de Antônio de Sampaio e Almeida en la que se obligaba a recibir como capellán al ordenando en la capellanía de São Boaventura que mantenía en su propiedad de Río Grande, en la feligresía de Jacarepaguá54. Antônio era hijo legítimo de Manoel de Sampaio e Almeida, y hermano del capitán Francisco de Sampaio.

  • 55 ACMRJ, LOFSSS, 1737-1740, testamento del Padre Francisco de Sampaio.

28La relación del cura Francisco de Sampaio con la familia, a la que todo indica que pertenecía, parece haberse intensificado ya que en su testamento hay elementos que evidencian que residió y ejerció sus funciones sacerdotales cerca de los Sampaio e Almeida. Declaró que era propietario de una finca con casas y zonas reformadas en la propiedad, además de cuatro esclavos, en una hacienda productora de azúcar en Río Grande que pertenecía al capitán Inacio de Sampaio, otro hermano de Antônio de Sampaio e Almeida. Se refirió a los hermanos como a sus compadres, declarando que tenía cuentas con ellos y otros moradores de Río Grande referidas a capellanías de misas, que en algunos casos no habían sido satisfechas55.

29Las trayectorias de los curas Francisco de Sampaio, Vidal Arias Maldonado y Francisco Tele Barreto se asemejan, pues esos sacerdotes ejercieron sus funciones en regiones en las que sus respectivas familias tenían propiedades rurales, con lo que consolidaron el prestigio local de su linaje y actuaron de forma tal que influyeron de algún modo en la conducta moral de los individuos que recurrían a los servicios de las capellanías privadas donde oficiaban. La inversión realizada en su ordenación como en la manutención de lugares de culto reforzaba el prestigio de sus respectivas familias en esas localidades.

30Las cinco trayectorias aquí analizadas también coincidían en los orígenes étnicos y sociales de esos sacerdotes, todos ellos frutos de uniones ilegítimas entre padres, miembros de las élites locales, y madres de pasado esclavo. Sus respectivos procesos de ordenación denotan inversiones de los grupos a los que pertenecían. Aunque no se pueda excluir en la elección de su estado una motivación vocacional de difícil comprobación, importante en una sociedad católica y profundamente religiosa, saltan a la vista los nexos políticos y sociales que mediaron en sus ordenaciones. Esos vínculos son los que paso ahora a analizar, situándolos en un contexto más amplio.

La ordenación de hombres de color: significados generales

  • 56 Paiva, 2012; Paiva, 2000b, p. 143.

31Según José Pedro Paiva, una de las mayores dificultades para llevar a cabo un análisis del clero secular es su diversidad social ya que sus miembros podían ser segundones o hijos ilegítimos tanto de familias hidalgas como del llamado «estado medio». En ese sentido, las expectativas desarrolladas con relación a la ordenación eran diversas: estrategias de preservación del patrimonio, afirmación de la honra familiar, promoción de la ascensión vertical, etc. De hecho, de acuerdo con el autor, en las relaciones que caracterizaron a la Iglesia en la época moderna es imprescindible tomar en cuenta las coyunturas que influyeron en los comportamientos de los individuos y/o grupos que desempeñaron funciones en las estructuras de la Iglesia y en otras instancias de poder, en sus relaciones con el Estado y la sociedad. En esos contextos se tomaron decisiones, se produjeron negociaciones y hubo conflictos, que favorecieron a unos y perjudicaron a otros, pero permitieron ante todo observar los intereses de individuos, de familias, de linajes y de clientelas que idearon estrategias de acción defendiéndolas en coyunturas diversas. Es, por tanto, necesario proponer una visión más allá de lo estrictamente institucional56.

32Un primer aspecto que hay que tomar en cuenta es el ambiente de recepción de las ordenaciones aquí consideradas. Si nos fijamos en el conjunto de las solicitudes para la ordenación sacerdotal, en la primera mitad del siglo xviii, hay claras diferencias en cuanto al registro de las peticiones en función del obispo que gobernaba la diócesis de Río de Janeiro (cuadro 1).

Cuadro 1. — Distribución en % de las solicitudes de habilitaciones refereridas a «hombres de color» (1702-1745)

Obispos Total de solicitudes por período N° de solicitudes de «hombres de color» % de solicitudes de «hombres de color» con relación al total
D. Francisco de São Jerônimo (1702-1721) 347 37 10,7
D. Frei Antônio de Guadalupe (1725-1740) 83 1 1,2
D. Frei João da Cruz (1741-1745) 27 1 3,7

Fuente: ACMRJ, Habilitaciones Sacerdotales (1620-1958). Los datos relativos al período del obispo D. Francisco de São Jerônimo están en Ferreira, inédito, p. 14.

  • 57 Ibid., pp. 14-15.
  • 58 Oliveira, 2015.

33Los datos del período de D. Francisco de São Jerônimo muestran un significativo aumento del registro de procesos de ordenación ya que durante el gobierno del obispo anterior —D. José de Barros Alarcão (1680-1745)—, sólo se contabilizaron 147 procesos. La época en que D. Francisco ocupa la cátedra episcopal se caracteriza por la expansión de la colonización gracias al descubrimiento de oro en Minas Gerais y al crecimiento del flujo migratorio voluntario o forzado relacionado con la intensificación de la trata de esclavos57. Fue éste el tercer obispo de Río de Janeiro y el primero en ocupar de forma más estable la silla episcopal. La historia de sus antecesores muestra una gran irregularidad frente al gobierno diocesano. El primer obispo de la diócesis, D. Frei Manoel Pereira, fue confirmado en 1676, pero jamás tomó posesión del obispado y renunció al puesto en 1680. El segundo, D. José de Barros Alarcão, nombrado en 1680, tomó posesión de la diócesis a través de su procurador y no llegó a Río de Janeiro hasta 1682; en 1689, estaba en Lisboa para tratar asuntos diocesanos, y volvió a Río en 1700, año de su muerte58. Estos factores pueden explicar el aumento de las solicitudes de ordenación y el empeño del diocesano por dotar al obispado de sacerdotes que pudieran ocuparse de la creciente población de fieles.

34Sin embargo, la disminución de las solicitudes de ordenaciones en los gobiernos episcopales siguientes es inversamente proporcional al crecimiento demográfico. De este modo, otros factores deben tomarse en consideración, y esto, aunque el periodo del obispo D. Frei João da Cruz fuera más corto que el de sus antecesores.

  • 59 Ibid.

35Creo que esa diferencia significativa se explica por la espiritualidad de D. Frei Antônio de Guadalupe y de D. Frei João da Cruz. Ambos eran adeptos del movimiento de reforma religiosa conocido como «jacobeia», que había nacido entre los Eremitas de Santo Agostinho en el Colegio de la Gracia de Coimbra a inicios del siglo xviii y que posteriormente se propagó por otros claustros portugueses. Sus adeptos defendían la ortodoxia y una profunda austeridad, condenaban la relajación de costumbres en los claustros y, más generalmente, en la sociedad. El éxito del proyecto y su difusión dependían de un clero, tanto regular como secular, bien formado y de conducta ejemplar ya que el objetivo era que ese estilo de vida pudiese ser la orientación moral del reino y de sus colonias. El rigorismo que asumieron estos dos obispos en el gobierno de la diócesis de Río de Janeiro se explica por ese compromiso, y se refleja en una mayor exigencia en los procesos de ordenación sacerdotal y, en particular, en los de los descendientes de africanos y esclavos59.

36Estos datos y los del cuadro 1 permiten comprender algunos elementos de las ordenaciones de los llamados hombres de color, y situar en un cuadro más amplio las narrativas que abrieron este texto.

37Para mejor enmarcar las expectativas de esos ordenandos en relación con el sacerdocio, empezaré por precisar cuáles eran sus orígenes sociales. Según la filiación, de los 39 casos identificados, 26 eran hijos naturales o ilegítimos y 13 hijos legítimos. Con relación a la condición jurídica de los padres, uno era liberto y para 38 no se precisa, por lo que se presume que se trataba de hombres libres. Entre las madres, 18 eran libertas, 3 eran esclavas, 1 era libre y para 17 no se menciona su condición, por lo que se supone que eran libres. Con relación al color, se menciona para 7 padres: 2 mulatos y 5 pardos. Entre las madres, se menciona el color en 25 casos: hay 4 mulatas, 10 pardas y 11 «pretas».

  • 60 Brügger, 2007, p. 54.

38La mayor proporción de mujeres libertas y de esclavas entre las madres puede explicar en parte el mayor índice de hijos ilegítimos, ya que la proporción de hijos naturales entre las libertas fue bastante alta en la América portuguesa60. Otros dos datos importantes son la desproporción entre la mención de la condición de las madres y de los padres, así como la referencia a su color. Hay una proporción mayor de padres libres y sin indicación de color, lo que habla de una profunda desigualdad en las uniones que dieron origen a los ordenandos. Otro índice que juzgo importante se refiere a la titulación u ocupación de los padres. Entre los 39 casos, se pudo identificar para 23 padres, como puede observarse en el cuadro 2.

Cuadro 2. — Título/Ocupación de los padres de los ordenandos

Título/Ocupación N° de casos
Religiosos 2
Cura Secular 1
Cura Secular con Títutlo Universitario y Vicario 1
Cura Secular Capellán 1
Alférez 1
Capitán 1
Capitán, Oidor y Concejal 1
Coronel y Cavallero de la Orden de Cristo 1
Título Universitario y Juez de huérfanos 1
Labrador 2
Tercero de São Franciscoa 2
Negociantes 1
Soldado 1
Oficiales Mecánicos 7
a. Se considera como un título, pues el propio declarante lo menciona; pertenecer a las órdenes terceras era un elemento de distinción de la élite, generalmente blanca, en la América portuguesa.

Fuente: ACMRJ, Habilitaciones Sacerdotales (1620-1958).

  • 61 Hespanha, 1994, p. 310.
  • 62 Sampaio, 2003, pp. 239-241.

39Se nota que la mayor parte de los padres ostentaba títulos u ocupaciones que indican que pertenecían a una élite política y económica, en particular los eclesiásticos, los altos mandos del ejército combinados, a veces, con puestos de gobierno —oidor y concejal—, además de la encomienda de la Orden de Cristo. Era asimismo el caso de aquéllos que tenían un título universitario, lo que a partir del siglo xvii en Portugal correspondía a cierto grado de ennoblecimiento61, como también el negociante, ya que este término a partir de fines del xvii designaba a los miembros de una élite mercantil que se distinguía de los mercaderes y dueños de tiendas62.

  • 63 Paiva, 2012.
  • 64 Schwartz, 1988, pp. 247-248.

40Los demás padres, y era una tendencia entre el clero portugués moderno, venían del llamado estado medio63: oficiales mecánicos, labradores o soldados. En la América portuguesa, el término labrador se refiere a la élite agraria —los que cultivaban caña—, y se usaba para designar a los que estaban justo debajo de los hacendados productores de azúcar que generalmente eran grandes propietarios y gozaban de mayor estatus64.

  • 65 Martins, 2009, pp. 349-352.

41En cuanto a los terceros de São Francisco, no es posible establecer su posición social con mayor exactitud, ya que a lo largo del siglo xviii predominaron entre sus miembros sectores mercantiles, en particular los «negociantes de grueso tracto» que coparon los puestos de dirección de la orden65.

42Otro índice que tal vez ayude a aclarar el origen de los ordenandos puede ser la titulación u ocupación de los abuelos paternos. Disponemos de 15 menciones que se distribuyen como puede verse en el cuadro 3.

Cuadro 3. — Título/Ocupación de los abuelos paternos

Título/Ocupación N° de casos
Capitán 7
Doctor 2
Escribano de Capellanía 1
Labrador 2
Hombres del Mar 2
Oficio Mecánico 1

Fuente: ACMRJ, Habilitaciones Sacerdotales (1620-1958)

  • 66 Los procesos relativos a la segunda mitad del siglo xviii marcan un cambio en la condición social (...)
  • 67 Ferreira, inédit, p. 61.

43Desde el punto de vista social, el acceso de los descendientes de africanos al sacerdocio, entre fines del siglo xvii y la primera mitad del xviii, corresponde a una selección social, pues de alguna manera la condición de los padres y abuelos paternos acababa siendo un factor relevante66. No fue sin embargo una particularidad de este grupo, ya que, entre 1702 y 1721, durante el episcopado de D. Francisco de São Jerônimo, los ordenandos generalmente provenían de sectores sociales similares67.

  • 68 Oficio de provisión regia que entre otras atribuciones tenía que controlar, con el provedor y el t (...)
  • 69 Bosl, 1966, pp. 21-22.

44Como los padres, los abuelos paternos, en su mayoría, ocupaban altos mandos militares, el cargo de escribano de capellanías68, un puesto burocrático otorgado por merced regia y bastante rentable, o tenían títulos universitarios, lo que, con relación a los descendientes de negros, puede indicar la apropiación de una mentalidad característica de las noblezas europeas, o sea la tendencia a encaminar a los hijos naturales hacia carreras militares y eclesiásticas, procurando garantizarles el futuro, librándolos de condiciones más subalternas, y salvaguardando el honor y el prestigio de las familias69.

  • 70 Oliveira, 2014b, pp. 228-229.

45De hecho, la carrera sacerdotal garantizaba la movilidad de los hijos marcados por el estigma de la esclavitud. En este sentido, la propia dispensa del defecto de color que se le exigía a la mayoría de los ordenandos de origen esclavo/africano indicaba que se estaba cambiando de estado en la medida en que borraba una de las principales máculas en esa sociedad esclavista. Sin embargo, era también una movilidad conservadora porque, a los descendientes de esclavos, les permitía ascender a unos y a otros no70.

46Se reforzó así el empeño de esas familias por dotar a sus hijos de lo necesario para la ordenación, especialmente en cuanto a la constitución de un patrimonio. Cabe señalar que, de los 39 ordenandos de color del período considerado, 30 se ordenaron a título de patrimonio de los cuales conseguí identificar a 28, aunque para dos el estado de la documentación es pésimo. De cualquier manera, se puede pensar que una tasa alta de los que iniciaron el proceso logró con éxito ordenarse ya que la comprobación del patrimonio constituía la etapa conclusiva del proceso de ordenación.

  • 71 Cunha, Constituições Sinodais do Arzobispado de Lisboa, p. 101.
  • 72 Sampaio, 2003, p. 121; Mattoso, 1988, p. 92.
  • 73 Ferreira, 2016, pp. 51-52.

47Las Constituciones Sinodales de Lisboa, que estuvieron en vigor en la América portuguesa hasta la promulgación de las Constituciones Primeras del Arzobispado de Bahía en 1707, establecían que el patrimonio que se comprobaba debía tener un valor mínimo de ciento cincuenta mil réis y un rendimiento anual de doce mil réis71. Las constituciones bahianas fueron más exigentes al establecer cuatrocientos mil réis como valor mínimo para el patrimonio con un rendimiento anual de veinticinco mil réis. A modo de comparación, un esclavo adulto en Río de Janeiro entre 1671 y 1720, podía valer entre ochenta y cuatro mil réis y ciento noventa y ocho mil réis, y en Bahía, en torno a 1705, ese valor alcanzaba los doscientos mil réis72. Esas cantidades muestran que acceder a la ordenación no era algo que pudiera alcanzar todo aquel que lo desease. Por otro lado, como el patrimonio se componía básicamente de donaciones de parientes de los ordenandos, es evidente el papel de las familias y sus estrategias para ordenar a sus hijos73.

48Entre los 28 procesos de patrimonio hallados, 13 muestran a los padres como donantes; el patrimonio había sido adquirido por los propios ordenandos en 9 casos entre los cuales figura el cura Francisco de Sampaio que compró una casa con el dinero que había heredado de su benefactora; otro declaró que la herencia se la había dejado su antiguo señor; el patrimonio había sido donado por otras personas en el caso de 6 individuos entre los cuales figuran uno que recibió una donación de su cuñado y de su hermana, y otro de un hermano como en el caso del cura Francisco Teles Barreto que ya evocamos, mientras que para un tercero la donación era de la madrina y del tío materno. En los tres casos restantes no fue posible establecer el origen de las donaciones. Queda así demostrado el peso de la parentela en la constitución del patrimonio, lo que no constituye un rasgo específico de los procesos de los ordenandos de color.

  • 74 Faria, 1987, p. 33; Salvador, 2012, pp. 119-121.

49Otro dato que refuerza el papel de la familia es la formación intelectual de los ordenandos. En el conjunto, 10 ya tenían grado universitario completo cuando iniciaron sus solicitudes de ordenación, mientras 3 tenían grados universitarios incompletos. En este sentido, prácticamente la tercera parte de los ordenandos había cursado estudios universitarios, aunque no se exigieran para la ordenación. La inversión en la formación intelectual era complicada en la América portuguesa por la ausencia de universidades a la inversa de lo que acontecía en las colonias americanas españolas. Aun así, el título permitía alcanzar posiciones privilegiadas en la carrera eclesiástica como se constata para otras áreas, en Europa y en Nueva España74.

  • 75 Oliveira, 2014a, pp. 353-362.

50La trayectoria del cura Francisco da Costa Maciel parece confirmar la importancia de los grados académicos, ya que su acceso al notariado apostólico sólo fue posible gracias a su formación universitaria, además de sus relaciones personales. Otro ejemplo que, aunque no forma parte de la muestra del periodo analizado, permite apuntalar este argumento es el del cura João de Barcelos Machado, hijo de Inácio de Barcelos Machado y de la mulata Felícia Tourinha. Como en los casos narrados, João de Barcelos descendía de una familia de la «nobleza de la tierra», estudió en la Universidad de Coimbra y poseía el título de Licenciado cuando inició su proceso de ordenación en 1669. Tras ser ordenado, sirvió como escribano de la Cámara Eclesiástica del obispado de Río de Janeiro hasta poco tiempo antes de ser cura propietario, en 1701, en la parroquia de Nuestra Señora de la Presentación de Irajá donde ejerció sus funciones hasta su muerte, en 173175.

51Lo que puede percibirse al comparar los análisis individuales y al ponerlos en relación con los datos generales, es la similitud de las estrategias adoptadas por las familias para promover a sus hijos. Algunas, como en los casos de los curas Francisco da Costa Maciel, Antônio Cabral da Fonseca y Vidal Arias Maldonado, tenían lazos lo suficientemente estrechos entre sí como para que el éxito alcanzado por uno de ellos incitase a repetir las mismas estrategias por parte de otros. Los curas Vidal y Antônio Cabral, los hermanos del coronel Miguel Arias Maldonado y el cura Francisco Cabral de Távora, testigos en el proceso de Francisco da Costa Maciel, adoptaron la misma estrategia con sus proles ilegítimas, al elegir la carrera sacerdotal como forma de encarar el futuro para sus hijos. El cura Francisco Teles Barreto afirmó haber convivido con Vidal Arias Maldonado cuando estudiaba, lo que demuestra que ambas familias vieron en la formación intelectual un camino propicio para mejor posicionarlos socialmente y, tal vez, permitirles acceder a la carrera sacerdotal.

  • 76 Mello, 2000, p. 13.

52El sacerdocio, por tanto, mantuvo su atractivo como medio de promoción social ya que permitía generar ganancias materiales y simbólicas tanto para el individuo como para el grupo familiar. Con relación a las proles mestizas que llevaban la marca de la ascendencia esclava y africana, la movilidad social conseguida a través de la ordenación no sólo les ofrecía nuevas posibilidades, sino que servía también para evitarles la deshonra, que dejaba de pesar sobre ellos, así como sobre las ramas hidalgas de la familia, especialmente la paterna como se acaba de demostrar en los casos analizados. De hecho, las inversiones en este tipo de ordenación promocionaban una movilidad bastante conservadora, pues reiteraban los patrones jerárquicos ya existentes y creaban otros al establecer nuevas desigualdades entre los sectores de color. De esta manera, como afirma Evaldo Cabral de Melo, esas prácticas, características de la América portuguesa, muestran que, «como si no bastase con el pecado original de la esclavitud, se habían trasplantado los valores comunes a las sociedades europeas del Antiguo Régimen, contribuyendo así a reproducir los sistemas de dominación76».

Notes

1 El impedimento de ilegitimidad se explica porque los padres del ordenando no habían celebrado una unión sancionada por la Iglesia, y, por tanto, éste tenía que pedir la dispensa eclesiástica para poder acceder a las órdenes. El defecto de color se definió en el ámbito de las legislaciones sinodales sin que lo proveyese la legislación tridentina. Las jerarquías locales desempeñaron pues un papel determinante en la definición de los criterios discriminatorios y clasificatorios. En general, el impedimento de color se debía a la existencia de un origen relacionado con la esclavitud : Oliveira, 2015.

2 En la América portuguesa, el término «preto/preta» era mucho más corriente que «negro». Se refería, generalmente a africanos y a esclavos, y cuando se añadía manumiso/manumisa se aludía a un pasado reciente en la esclavitud.

3 Archivo de la Curia Metropolitana de Río de Janeiro [ACMRJ], Habilitaciones Sacerdotales [HS], Francisco da Costa Maciel, 1708-1737.

4 ACMRJ, HS, Francisco da Costa Maciel, 1708-1737.

5 Olival, Garcia, Lopes, Sequeira, 2013, p. 335.

6 ACMRJ, HS, Francisco da Costa Maciel, 1708-1737.

7 El notario apostólico actuaba en la Cámara Eclesiástica de la diócesis para la cual era nombrado tras ser confirmado por el diocesano y después de haber sido examinado por el vicario general. Por lo tanto, trabajaba como un auxiliar directo del diocesano. El obispo era el que nombraba a los puestos de la Cámara, de los que se valía para colocar personas de su total confianza. Los obispos acababan así por reproducir en estos nombramientos parte del sistema político del imperio portugués, enfatizando las relaciones clientelares que caracterizaban la cultura política del Antiguo Régimen: Paiva, 2006, pp. 286-287.

8 Valverde, 2010, pp. 88-90.

9 Vide, Regimento do Auditório Eclesiástico, p. 863.

10 Oliveira, 2014a, p. 357.

11 Portero de la Masa era un oficio de la casa real, subordinado al Portero mayor, que en las ceremonias públicas precedía los cortejos a pie.

12 El oficio de Portero de la Masa fue instituido por la misma provisión que creó las dignidades del cabildo y otras funciones auxiliares del obispo. Véase Araújo, Memórias Históricas do Rio de Janeiro, p. 8.

13 Paiva, 2005, p. 171.

14 Vide, Regimento do Auditório Eclesiástico, pp. 863-865.

15 La iglesia de Nuestra Señora del Rosario pertenecía a una cofradía de negros que fue creada en el siglo xvii. Fue la primera cofradía de hombres de color de la ciudad.

16 ACMRJ, HS, Antônio Cabral da Fonseca, 1711-1717.

17 ACMRJ, HS, Antônio Cabral da Fonseca, 1711-1717.

18 ACMRJ, Libro de Óbitos de la Feligresía del Santísimo Sacramento de la Sé [LOFSSS], 1746-1758, Testigo del Padre Antonio Cabral da Fonseca.

19 Chahon, 2008, pp. 341-344.

20 Santos, 2010, p. 143.

21 ACMJ, LOFSSS, 1719-1724, Testamento de Antônio Borges Teixeira.

22 El puesto de maestre de campo correspondía a un oficial superior de las tropas de fronteras. Tenía que averiguar las indicaciones dadas por los capitanes de infantería que se presentaban a los puestos de alférez y de sargento, aprobándoles los grados y certificando que cumplían los requisitos. Le tocaba también estar presente en la presentación del tercio de infanteria, verificando las armas y las monturas. Si era necesario, podía servir en dos plazas recibiendo un sueldo de maestre de campo y otro de capitán de infantería. En las tropas pagadas, por provisión regia de 1747, la patente pasó a corresponder a la de coronel, la más alta del ejército. Véase Salgado, 1985, p. 308.

23 Mauricio, 1946, pp. 299-300.

24 Paiva, 2000a, pp. 211-212; Faria, 1987, pp. 32-33; Salvador, 2012, p. 115.

25 ACMRJ, LOFSSS, 1746-1758, testamento del Padre Antônio Cabral da Fonseca.

26 ACMRJ, LOFSSS, 1719-1724, testamento del Padre Francisco Cabral de Távora.

27 ACMRJ, HS, Vidal Arias Maldonado, 1713-1717.

28 ACMRJ, HS, Vidal Arias Maldonado, 1713-1717.

29 ACMRJ, LOFSSS, 1727-1732, testamento de Miguel Arias Maldonado.

30 Chanon, 2008, pp. 36-95.

31 Levi, 2000, p. 192.

32 Barral, 2007, pp. 29-47.

33 ACMRJ, LOFSSS, 1727-1732, testamento de Miguel Arias Maldonado.

34 Salvador, 2012, pp. 122-124.

35 ACMRJ, Libro de Óbitos de la Feligresía de Candelaria [LOFC], 1764-1778, testamento del Padre Vidal Arias Maldonado.

36 ACMRJ, HS, Vidal Arias Maldonado, 1713-1717.

37 Oficial que fabrica toneles, pipas y barriles.

38 ACMRJ, HS, Francisco Teles Barreto, 1712-1715; «Requerimiento del propietario del juez de huérfanos de la ciudad de Rio de Janeiro…»; Fazenda, 1960, p. 42.

39 Rudge, 1983, pp. 87-88.

40 Fragoso, 2000, pp. 61-62.

41 Russell-Wood, 1981, pp. 89-110; Machado, 2015.

42 ACMRJ, HS, Francisco Teles Barreto, 1712-1715; Rudge, 1983, p. 88.

43 ACMRJ, Breve Apostólico, breve de Oratorio Privado al Dr. Antônio Teles de Menezes Juez de huérfanos hijo de Luiz Barreto Teles de Menezes, 1722.

44 ACMRJ, HS, Frutuoso Pimenta de Moraes, 1709-1730.

45 Compromiso de la cofradía del Pe. São Pedro, fos 7-7vo.

46 Ibid., f3.

47 Oliveira, 2016.

48 Puesto electivo, la responsabilidad de su titular consistía en proceder contra aquéllos que cometían crímenes en el término del municipio, ejerciendo la función de juez de huérfanos cuando no hubiese este oficio, emitir mandatos de prisión y libertad, fiscalizar servicios de fondas y fijar sus precios.

49 ACMRJ, HS, Francisco de Sampaio, 1713-1714.

50 Brügger, 2007, pp. 202-203.

51 ACMRJ, HS, Francisco de Sampaio, 1713-1714.

52 Ibid.

53 Oliveira, inédit, pp. 117-136.

54 ACMRJ, HS 988, Francisco de Sampaio, 1713-1714.

55 ACMRJ, LOFSSS, 1737-1740, testamento del Padre Francisco de Sampaio.

56 Paiva, 2012; Paiva, 2000b, p. 143.

57 Ibid., pp. 14-15.

58 Oliveira, 2015.

59 Ibid.

60 Brügger, 2007, p. 54.

61 Hespanha, 1994, p. 310.

62 Sampaio, 2003, pp. 239-241.

63 Paiva, 2012.

64 Schwartz, 1988, pp. 247-248.

65 Martins, 2009, pp. 349-352.

66 Los procesos relativos a la segunda mitad del siglo xviii marcan un cambio en la condición social de los progenitores de los ordenandos, indicando una mobilidad un poco mayor de los grupos subalternos y medios que consiguieron que sus hijos ascendiesen en mayor número al sacerdocio: Oliveira, 2014a, pp. 350-353.

67 Ferreira, inédit, p. 61.

68 Oficio de provisión regia que entre otras atribuciones tenía que controlar, con el provedor y el tesorero de difuntos y ausentes, la ejecución de los testamentos, hacer inventarios, escrituras y papeles de personas fallecidas sin herederos. Le tocaba aún hacer la subasta pública de todo bien mueble inventoriado y de los bienes raíces de herederos que sí se sabía quiénes eran. Tenía también en su posesión una de las llaves de la caja fuerte en que se guardaban los valores de los bienes recogidos. Véase Salgado, 1985, pp. 200-201.

69 Bosl, 1966, pp. 21-22.

70 Oliveira, 2014b, pp. 228-229.

71 Cunha, Constituições Sinodais do Arzobispado de Lisboa, p. 101.

72 Sampaio, 2003, p. 121; Mattoso, 1988, p. 92.

73 Ferreira, 2016, pp. 51-52.

74 Faria, 1987, p. 33; Salvador, 2012, pp. 119-121.

75 Oliveira, 2014a, pp. 353-362.

76 Mello, 2000, p. 13.

Auteur

Universidad del Estado de Rio de Janeiro (Unirio) – CNPq

© Casa de Velázquez, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search