Version classiqueVersion mobile

Les archives familiales dans l’Occident médiéval et moderne

 | 
Véronique Lamazou-Duplan

III.3. — Memoria

Archivos nobiliarios y de familia

El ethos, pathos y logos de su memoria

Manuel Romero Tallafigo

Texte intégral

  • 1 Pérez del Barrio Angulo, Secretario y consejero de señores y ministros, fo 45vo.

1Gabriel Pérez del Barrio, teórico archivístico de moda en el siglo xvii, persona con larga experiencia al servicio del marqués de los Vélez, de los Reales Consejos y de Chancillerías Reales, en su obra Secretario y consejero de señores y ministros, allá por 1667, metafóricamente señalaba a los archivos como «fuentes de luz y de noticias», es decir, fanales de argumentos y símbolos1. Un archivo bien conservado es foco de simbolización para individuos, linajes e instituciones sociales. El símbolo tiene mucha carga retórica porque se crea para mejor persuadir y convencer. Al fin y al cabo la retórica es ars persuadendi. Aristóteles, en su Retórica, señalaba tres modos principales de persuasión: ethos, logos, y pathos. Creemos que estas tres categorías pueden ser claves para dilucidar lo específico y determinante de un archivo nobiliario y familiar, a través del peso que cada una de ellas da a su definición. El ethos, o carácter, convence por los rasgos inconfundibles y éticos, la identidad, la autoridad moral, la credibilidad social del portador de un símbolo. Tendemos a creer y confiar en aquellos individuos, linajes e instituciones que producen y saben generar respeto. Valoramos un conjunto imaginado o real de rostros, atributos, rasgos y modos de comportamiento que perfilan su carácter y figura. El pathos, o pasión, arrastra solo mediante emociones aduladoras que crean unas respuestas de adhesión, vergüenza y amor en el sistema límbico e hipocampo cerebral de los que ven y oyen al personaje o personajes apoyados en recursos simbólicos. Por fin, el logos, o palabra, inteligencia y argumento, persuade mediante recursos o maneras puramente racionales, que no necesitan ningún énfasis emocional ante la lógica argumental, objetiva y fría que transmiten.

  • 2 Instrucción para el gobierno del Archivo de Simancas, ed. de Rodríguez de Diego, 1989, Preámbulo.
  • 3 Miguel de Unamuno, Del sentimiento trágico de la vida [1913], Madrid, Espasa-Calpe, 1996, p. 83.

2Ethos, pathos y logos son recursos necesarios a la nobleza como estatus que pretende destacar socialmente a través de la presunción de un linaje glorioso y sobresaliente. Aquí el archivo de escritura, lenguaje para ausentes y distantes en el tiempo, es un foco y yacimiento cargado de persuasiones polivalentes, consistentes y notorias. Sin historia —y decía Felipe II que «en las escripturas está la memoria de la antigüedad2»— el linaje nobiliario no es línea, no es símbolo persuasivo, es solo humo de espectros y fantasías. Como escribió Miguel de Unamuno acerca del linaje, este no es «más que una fatídica procesión de fantasmas, que van de la nada a la nada3».

  • 4 Alfonso X, Partida Segunda de Alfonso X el Sabio, ed. de Juárez Blanquer y Rubio Flores, 1991, tít (...)
  • 5 Morey Farré, 2015, p. 75.

3La nobleza notoria de una familia se adquiere, consigue convencer simbólicamente a los que no lo son, y se reafirma a través de tres vías persuasivas según recogen Las Partidas de Alfonso X: por el linaje, por el saber y, la tercera, por la bondad. La más importante de las tres, según las mismas, es el linaje («La nobleza que viene a los omes por linaje4»), que es ante todo historia narrada, hilo cronológico cargado de saberes y bondades, maravillosa secuencia y engarce de acontecimientos «a línea», en la que se reviven personas sumidas en el silencio y obscuridad de la muerte y los siglos. Michel Foucault, en su Historia de la sexualidad, marcaba a la aristocracia, preocupada sobre todo por su ascendencia, asentada en un árbol genealógico enraizado en pasado, y con la verdad de la sangre por delante. En cambio la burguesía se ocupó más de su descendencia, no de su genealogía pasada sino de su herencia futura, no de la sangre, sino de la sexualidad5.

  • 6 Huarte de San Juan, Examen de ingenios para las ciencias, ed. de Serés, 1989, p. 569.
  • 7 Alfonso X, Partida Segunda de Alfonso X el Sabio, ed. de Juárez Blanquer y Rubio Flores, 1991, tít (...)

4Nobleza mayor cuanto más continuada y sólida es la línea de historia con antepasados de buenos hechos y acciones sabias. Línea que afectó y afecta al honor en el presente de cada último eslabón o punto que ostenta la representación del linaje. Se ha admitido como un axioma que honra al hombre «tener buen apellido y gracioso nombre6». Nobleza, por tanto, es destacar por bondad y sabiduría, y mejor que ambas cosas afluyan en un linaje de buen y gracioso apellido que discurre desde el pasado hasta el presente. Hay una solidaridad ética o pretendida transmisión de valores entre el primer y el último punto o individuo de la línea y viceversa. Ser bien nacido y de claro linaje siempre fue una joya muy estimada. Así, con estas constantes de línea permanente y temporal o linaje, empastada de bondad y sabiduría, en un título de muchas leyes se definía la nobleza en Las Partidas de Alfonso X. Su lectura sirve para entender mejor la esencia de los archivos nobiliarios frente a otro tipo de archivos7.

  • 8 Cruz Isidoro, 2005, p. 432.
  • 9 Isaías 11, 1-2.

5En el programa iconográfico del santuario de la Virgen de la Caridad de Sanlúcar de Barrameda hay dos altares en cuyos retablos figuran las pinturas del árbol de Jesé en parangón con el árbol de los Guzmanes, linaje de la Casa Ducal de Medinasidonia. Resulta palpable la pretensión de establecer un «paralelismo entre la familia de Jesús y la de los Medinasidonia8». En esos cuadros hay dos semillas, en los vientres de Jesé y Alonso Pérez de Guzmán, engendradores de dos relatos o sagas. De esas barrigas brotan sendos árboles y troncos, cuyas ramas y vasos fructifican hijos, personajes descendientes, reyes, profetas, santos, papas, obispos… lo más granado de cada linaje. El profeta Isaías marcó la idea del paralelismo entre linaje y los vasos que conducen la savia en un árbol, con su versículo: «Y saldrá una vara del tronco de Jessé, y un renuevo retoñará de sus raíces9». Dante Alighieri, en su Divina Comedia, imaginaba ramas en los linajes de los penados en el Purgatorio, y afirmaba que en estos casos era menor la planta que el embrión o semilla y que desde esta raras veces resurge y se trasvasa la humana probidad o virtud a las ramas:

  • 10 Dante Alighieri, La Divina Commedia. Il Purgatorio, canto VII, vv. 121-129.

Rade volte risurge per li rami
l’umana probitate; e questo vole
quei che la dà, perché da lui si chiami.
Tant’è del seme suo minor la pianta,
quanto più che Beatrice e Margherita,
Costanza di marito ancor si vanta10.

Archivo nobiliario, ethos y pathos: identidad, autoridad y mito

  • 11 Lledó Íñigo, 2005.

6El ethos de conservar documentos es un recurso retórico que construye autoridad, identidad y carácter, los cuales trascienden desde el remoto pasado al palpitante presente. Cabildos catedralicios, monasterios y corporaciones de señores laicos lo asumieron así. Frente a lo concreto de cada persona física, realidades tan abstractas y jurídicas como un cabildo secular o eclesiástico, una comunidad monástica y una línea o linaje de apellidos que se suceden en la raya del tiempo necesitaron argumentos éticos y símbolos para reafirmarse. Así persuadían al respeto y continuidad de valores no solo a sus propios individuos sino a los grupos sociales de su alrededor. Los documentos —palabra derivada de docere, enseñar—, y los instrumentos —de instruere o instruir convincente— hacen a los archivos escuelas y academias persuasivas de nobles, de monjes y capitulares seculares y eclesiásticos, convencidos y persuadidos de su condición preeminente en la historia. Porque memoria y archivo es permanencia y cauce de una «manera de ser» de las personas y un «modo de ser de las instituciones» que sobreviven y resisten a los hombres individuales11.

  • 12 Romero Tallafigo, 1990, pp. 15-16; Archivo Ducal de Medinaceli (ADM), Archivo Histórico, leg. 120.

7Todas las familias en el punto inicial de su linaje redujeron su archivo a un cofre o arquilla. Como portador de pergaminos de la baronía de los Entenza, desde su inicio en 1174, el «cofre antich laminat de ferre», herméticamente guarnecido con cerradura y refuerzos de hierro, era un símbolo. Un dominus o señor, Guillén de Entenza, lo entrega al rey Jaime II de Aragón el 3 de diciembre de 1313. El monarca lo recibe como parte de los castillos y villas de Altafulla, Falset, Móra y Tivissa en Cataluña. Territorios y documentos se transmiten a cambio de cien mil sueldos de Barcelona. Un siglo después, en 1446, la misma arca se mantenía e integraba en un archivo más voluminoso y complejo, el de los condes de Prades. Pasó a formar parte de un mobiliario de armarios, arquibancos y cofres pero nunca perdió su identidad antigua y laminada de hierro, según reconocía Dalmau Tolosa, el archivero del condado de las Montañas de Prades12. Reflejaba el cofre antiguo una unidad territorial, la baronía de Entenza, con sus derechos, usos y costumbres, específicos y propios, dentro de la complejidad territorial del tal condado, primero, y luego de los inmensos ducados de Cardona y Medinaceli, hasta hoy.

8Por las capacidades propias de la escritura, en este cofre residía una identidad concreta y corpórea de la baronía, la continuidad de un linaje y de los derechos jurisdiccionales o solariegos ejercidos en el día a día por sucesivos apellidos (Castelvell, Sobirats-San Martí, Entenza), recibidos y respetados por el rey Jaime II, sus hijos los condes infantes Ramón y Pedro de Aragón, y todos sus descendientes. La secuencia crónica de pergaminos materializaba en tinta de agallas una línea de apellidos y personas, concatenizados por nacimientos o matrimonios que garantizaban la legitimidad de las transmisiones. El cofre se convertía en un objeto simbólico del señorío en su estructura y en su discurrir en el tiempo. Clasificados en taleguillas de buen lino estaban los pergaminos, plegados en forma de biombo para caber mejor. Cuando se extraían de la bolsa, se abrían y desplegaban, con el extracto del texto siempre a la vista en una de las caras por la parte del pelo. Si, sacados del cofre y la taleguilla, se esparcían como una baraja de cartas sobre una mesa, el extracto o brevete localizaba perfectamente la escritura pretendida. Puestos en hilera cronológica, esas portadas o brevetes representaban materialmente la cadena genealógica y lineal de sus titulares. Por el orden de la memoria el archivo antiguo es auténtico tesoro, el de cartas, por fundamental lo más valioso, heredado del tiempo y la antigüedad, valores siempre guardados en el «cofre antich».

  • 13 Romero Tallafigo, 1977, p. 571. Véase ADM, Condado de Prades, leg. 1, docs. 3 y 5; leg. 2, doc. 4.

9Veamos esta cadena y cómo se entrelazan los eslabones de una línea o linaje en las talegas o saquillos del cofre antiguo. Estaba, primero, el convenio feudal o «carta de conveniencia», expedido en diciembre de 1174, por Alfonso II, rey de Aragón y conde de Barcelona, por el que Guillén de Castellvell recibía el núcleo del señorío, los castillos de Tivissa, Mora, Garcia y Marsá a cambio de vasallaje. Seguían concatenados todos los documentos de alianzas matrimoniales (prendas, dotes, arras y donaciones) por los que este feudo pasó luego de los Castellvell al linaje de los Sobirats-San Martí entre los años 1205 y 1244 mediante el estricto respeto a la institución de un solo heredero universal, institución simbolizada en el cofre. En 1244, Alamanda, nieta de Alamanda de Sobirats, casa con Guillén de Entenza, uno de los grandes protagonistas de la conquista del reino de Valencia, boda que produce documentos que justifican la irrupción del linaje y eslabón de los Entenza13.

  • 14 El documento 25 del legajo 1 cerraba los documentos de este cofre antiguo. Ya todas las incidencia (...)

10La infecundidad de prole del segundo Entenza, titular la baronía, el llamado Guillén, tras el matrimonio con Berenguela de Moncada, fue la clave para que el rey Jaime II recobrase diplomáticamente y sin práctica oposición esta baronía junto con el cofre de documentos por solemne escritura de 3 de diciembre de 1313. Se cierran 139 años de existencia en manos sucesivamente de los linajes Castellvell, Sobirats y San Martí y, por fin, de los Entenza. Legitimado por su archivo se revierte el señorío a la Corona real, a cambio de una recompensa y suma de dinero en efectivo14. Gracias al ethos de conservación de documentos, una línea abstracta de nombres y apellidos de individuos, señores, castellanos, batles y vasallos de villas y concejos como Tivissa, Mora, Marsà y Garcia se hizo visible y materializó en una serie continua de diplomas, integrados en una baronía a la que dio nombre el linaje de los Entenza. Esos pergaminos, guardados como un tesoro en su cofre, con sus textos cargados de gramática, dialéctica y retórica, simbolizaban y construían una línea, y también, materializaban y encapsulaban personas, momentos y espacios concretos, ajenos al paso del tiempo.

11De este modo, el 6 de mayo de 1324 tal rey crea el condado de las Montañas de Prades, casa que absorbería a la de Entenza junto a su intacto cofre «antich» de documentos. Lo erige para su hijo el infante Ramón Berenguer, I conde de Prades. Une indisolublemente los castillos y villas de Altafulla, Falset, Tivissa y Mora a los territorios reales de las Montañas de Prades, con los que seguramente vino otra arca de pergaminos. El privilegio de fundación del nuevo condado será hasta hoy el número 1 de la primera talega o legajo del fondo Condado de Prades en el Archivo Ducal de Medinaceli. Pero el cofre antiguo, el que empezó a llenarse en 1174 y en 1313 fue entregado por el último de los Entenza, nunca se mezcló con otro. Quedó claro y distinto, rotulado y titulado con el nombre de «Entenza», junto a otros cofres y arquibancos del archivo condal. Con la integridad y unicidad de la arquilla permanecieron los documentos como núcleo y meollo que a su alrededor configuró un fondo, el hasta hoy de la Baronía de Entenza y cada uno de sus castillos. Desde el cofre «antich», los linajes sucesivos a los Entenza (Aragón, Folch de Cardona, de la Cerda) defenderían siempre un dominio territorial, una baronía aquilatada de identidad. En el día de hoy, ya fuera del arca, sobre estanterías y dentro de más de una veintena de legajos, en un fondo indiviso con signatura propia y exclusiva identidad, simbolizan una rama con carácter y ethos propio dentro del frondoso Archivo Ducal de Medinaceli, fronda de múltiples vástagos por Estados y linajes, territorios y apellidos.

  • 15 Desde Sumeria hasta nuestros días, los archivos han sido considerados «tesoros» guardados en cámar (...)

12El cofre nos lleva a un archivo familiar concebido como escondido tesoro de abundante de caudal. Tal visión alimenta un ethos de conservación. Los «tesoros de cartas», expresión consagrada y cargada de reminiscencias clásicas, metamorfosean los documentos, los convierten en joyas y metales preciosos15. En el siglo xvii, el mencionado Gabriel Pérez del Barrio, alcaide de Librilla y guía de archiveros de época, lo expresaba perfectamente con un lenguaje literario y metafórico:

  • 16 Pérez del Barrio Angulo, Secretario y consejero de señores y ministros, fo 23.

Del manejo de papeles: Halos de tener el secretario por su comunicación y consorcio, y en la estima que un enamorado las prendas de su dama, véalos, y trátelos de ordinario, y tráygalos en la memoria, celándolos y guardándolos, que si fueran joyas de valor16.

13Perder u olvidar los documentos, según su coetáneo Bernardo José Llobet, archivero de la Casa de Cardona en el siglo xvii, que integró el cofre de Entenza en el complejo archivo de los Medinaceli, es perder u olvidar el tesoro del linaje, el tesoro de los patrimonios, rentas y jurisdicciones:

  • 17 Bernardo José Llobet, «Adición del condado de Ampurias», ADM, 1668, fo 2.

Son los Archivos en semejantes Estados y Casas condición sine qua non pues por medio dellos y de sus libros y escrituras se conservan y defienden sus patrimonios; y sin ellos no solo se disminuyen sino que andando el tiempo y creciendo la malicia y cavilaciones de las partes contrarias, se echan a rodar o perder y a veces a mudar de dueño y señor natural17.

  • 18 Bouza Álvarez, 2001, p. 288.

14Este ethos se manifiesta también en el lujo, opulencia y magnitud de los grandes y gigantes inventarios, creados por el archivero Llobet en el siglo xvii, que reflejan el orden y potencia de la memoria. Son ostentación pretendida del poder y la autoridad: su impresionante bulto, su increíble peso al transportarlos, y su largo número de hojas, que extractan uno a uno, número a número, legajo a legajo, miles y miles de documentos, su encuadernación sólida como libros corales de catedrales, el destacado número de volúmenes de los mismos que llenan todo un estante, los escudos de la casa pintados con lujo en la portada de pergamino… por sí mismos expresan un poder ético que deriva de una potente memoria documental, en este caso de una Casa, Medinaceli, que poseía otra gran Casa, la de Segorbe-Cardona. La primera vez que los ojeamos y analizamos, la magnitud informativa y su estructura ordenada de textos, epígrafes y números nos dejó maravillados. Quizás esta impresión es la que en sus diarios de guerra sintió Ernst Jünger «una tarde de septiembre de 1942 en la Sala de Catálogos de la Biblioteca Nacional de París cuando anotó que los gruesos volúmenes de inventarios le parecían un último símbolo del poder del Estado, su atributo y su memoria, aquello que nunca podrían poseer los individuos personalmente18», pero sí también, añadimos, los linajes poderosos como el de Folch de Cardona.

  • 19 Sánchez González, 1993, p. 59.
  • 20 Alfonso X, Partida Segunda de Alfonso X el Sabio, ed. de Juárez Blanquer y Rubio Flores, 1991, tít (...)

15Como consecuencia nació otro ethos del archivo, el considerarlo como un territorio sagrado, venerable, intocable y respetable con visos de divino. Bernardo José Llobet lo manifestó al diseñar la arquitectura material del depósito o habitación del Archivo Ducal de la Casa de Cardona y Segorbe con el escudo heráldico en el suelo, en el techo y en los armarios, así como en el frontispicio de los grandes libros inventarios19. Los cuarteles heráldicos, bien visibles y posicionados, no solo revelaban el orden jerárquico y natural de los Estados y de los respectivos archivos, sino que sacralizaban y aforaban el recinto, los legajos y los inventarios. Esta sacralidad que provenía de los escudos está reconocida en una ley de Las Partidas de Alfonso X20.

  • 21 Ricoeur, 1993, pp. 35-42.
  • 22 Fernando de Rojas, La Celestina [1499], ed. de Francisco J. Lobera, Barcelona, Crítica, 2000, p. 2 (...)

16Por la fuerza de los textos y la inercia de las tintas, el archivo cumple otra función ética y primordial para la nobleza: configurar una identidad lineal mediante un relato bien documentado del tiempo pasado. Desde sus archivos se construyó la historia y la cualidad distinta de la nobleza. En palabras de Paul Ricoeur, el noble o su criado, el archivero, son «una parte de la producción, de la construcción de la memoria histórica». Las historias hechas y construidas por los archiveros de los nobles, muchas veces con más pathos que logos, con más pasión e imaginación que argumento y razón, llegan a convertirse en «un texto canónico, en un libro de cabecera de uno o varios grupos generacionales dentro del linaje de una familia política o de otros colectivos»21. En La Celestina de Fernando de Rojas, en los albores del siglo xvi, Sempronio discurseaba acerca de charlatanes, plebe, defectos y señores. Decía a Areusa: «el vulgo parlero no perdona las tachas de sus señores22».

  • 23 Romero Tallafigo, 2011.

17Muchas veces, de los inventarios y recopilaciones archivísticas, prologados con historias del linaje, se hicieron tres copias, una en poder del noble para su instrucción y educación, otra de sus administradores, y otra como copia maestra de seguridad23. Era el manual cargado de la retórica de la historia, unas veces con su logos y otras con su mito. Generación tras generación su texto persuadía al noble, crecía su corazón y le infundía aliento para esforzarse y mantener intactos el patrimonio y jurisdicción heredados. Es muy sintomático que los linajes nobles lleven siempre consigo un bagaje de heroico y legendario pasado, incontestable para ellos. Las Partidas de Alfonso X ilustran la importancia de los hechos de armas que debían ser oídos y leídos por los nobles o caballeros:

  • 24 Alfonso X, Partida Segunda de Alfonso X el Sabio, ed. de Juárez Blanquer y Rubio Flores, 1991, tít (...)

E por esso acostumbravan los caballeros, quando comían que les leyesen las estorias de los grandes fechos de armas que los otros fezieran, e los sesos e los esfuerzos, que ovieron para saber los vencer, e acabar lo que querían. E allí do non avían tales escrituras, fascíanlo retraer a los caballeros buenos e ancianos, que se en ellos acertaban. E sin todo esto aún fazía mas que non consentían que los juglares dixesen ante ellos otros cantares, si non de guerra, o que fablasen en fecho de armas.
E esso mismo fazían que quando non podían dormir cada uno en su posada, se fazía leer e retraer estas cosas sobredichas.
E esto era porque oyéndolas les crecían las voluntades e los corazones, e esforzavanse faziendo bien y queriendo llegar a los que otros fizieran o pasaban por ellos24.

18Una «estoria de un gran fecho» es argumento ético en el diploma matriz y primigenio del linaje de los Guzmanes, el que sostiene a la Casa Ducal de Medinasidonia, el solemne privilegio rodado y pieza denominada como primera de su archivo. El 13 de octubre de 1297 el rey de Castilla, Fernando IV, dio la villa de Sanlúcar de Barrameda a Alfonso Pérez de Guzman, alcaide del castillo de Tarifa. Este documento signaturado como número 1 del archivo, por boca del rey construye mito e historia fundacional. Ex ovo engendra un linaje aureolado de bondad noble. Nada mejor que el relato bíblico del fallido sacrificio de Isaac por parte de su padre Abraham. Se repite en paralelo con el Guzmán, por ello apodado como el Bueno. En su exposición de motivos Fernando IV cuenta un hecho heroico que pasó luego a la historia canónica del linaje, a la heráldica, al entorno arquitectónico de las fundaciones guzmanas y a la literatura épica. Dice el privilegio que estaba el Guzmán defendiendo el baluarte de Tarifa:

  • 25 Romero Tallafigo, 2017, pp. 109-110.

quando la çercaron el Infante don Johán con todo el poderío de los moros del rey Abeacob, en que mataron un fijo que este don Alfonso Pérez avía, que los moros trayan consigo, porque les non quiso dar la villa, e él mismo lanzó un su cuchiello a los moros con que matassen el su fijo porque fuessen ciertos que non daría la villa, que ante non tomasse la muerte, e los moros veyendo esto, matáronle el fijo con el su cuchiello25.

  • 26 Le Goff, 1991, p. 183.
  • 27 Carlos Barral, Cuando las horas veloces, Barcelona, Tusquets, 1981, p. 17.

19Con las introducciones históricas a los inventarios de archivo nunca se ha cumplido mejor lo afirmado por Le Goff: «La memoria por lo que atañe a la historia, que a su vez la alimenta, apunta a salvar el pasado, solo para servir al presente y al futuro26». El pasado de un linaje, construido sin yerros, salvado con buenos hechos, sin vergüenzas, identifica a la nobleza, a la del presente y a la del futuro. Con esa historia canónica, escrita en libros permanentes y durables, la memoria del linaje no adelgaza, no se hace borrosa y desfigurada «según se acerca el presente, que naturalmente es sordo y ciego desde el punto de vista de la memoria27». No en vano, en sus propias secretarías las cortes nobiliarias construían los «libros memorables». Así lo recogía Gabriel Pérez del Barrio cuando lo encomendaba como labor fundamental de los secretarios de los señores:

  • 28 Pérez del Barrio Angulo, Secretario y consejero de señores y ministros, hoja 4.

El secretario es el que escribe las relaciones de fiestas, prósperos y adversos, y las nuevas y discursos dellos, y a quien toca de formar y tener un libro memorable de los casamientos de hijos, gobiernos y policías de la Casa, empleos, cargos y oficios de los señores della, y las demás cosas que tan honrosa fama y reputación, alabanza y gloria28

  • 29 Huarte de San Juan, Examen de ingenios para las ciencias, ed. de Serés, 1989, p. 560.

20La nobleza es más estimada, se escribía en pleno siglo xvi, cuando se tiene «alguna dignidad o oficio honroso. Y por el contrario, ninguna cosa abaja tanto al hombre como ganar de comer en oficio mecánico en sus secretarías29». El ethos de identidad del linaje se enriquece con archivos agregados de actividades y funciones que por su rango y capacidad cumplieron distintos personajes nobles: las que hicieron en ámbitos que superaban los meros límites patrimoniales de sus Casas y Estados y que abarcaron el universo mayor de la monarquía de España. Nos estamos refiriendo a funciones y ejercicios de cargos tan claves como las de embajador en la Santa Sede, o en las cortes de Viena, París, Londres, etc., las de gobernadores de Milán, las de secretario real, la de secretario de Estado, la de virrey en Nápoles, Cerdeña, Sicilia y la de virrey en las Indias, las de adelantados y capitanes generales, las de caballerizos del rey, las de reales mayordomos, maestres de órdenes militares. Este es el caso de los llamados archivos de función en la Casa Ducal de Medinaceli y que también se han dado en otras casas nobiliarias.

21La Corona española dio poca importancia a estos documentos epistolares y misivos de estado y guerra, a diferencia de lo practicado meticulosamente por los nobles y secretarios, que sí los recogieron celosamente. Santiago Agustín Riol recogía en su archiconocida Noticia General de todos los archivos y papeles pertenecientes a los consejos y Archivos de España:

  • 30 Citado en Bouza Álvarez, 2001, pp. 247-248.

De los papeles causados en las embajadas y ministerios que exercieron los sujetos nombrados por esta corona para los virreynatos, embajadas y embiados a las cortes estrangeras no aya noticia de que en ningún tiempo se huviese dado orden ni providencia general para recogerlos y asegurarlos30.

Archivo nobiliario, logos e ingenio de razón

22En el Examen de ingenios para las ciencias, Juan Huarte de San Juan (1529-1588) daba mucha importancia a la razón y entendimiento con que se deben administrar haciendas, riquezas y mayorazgos. Sin este logos y argumento no se sostienen el edificio, consideración, aprecio y estima de la nobleza y los linajes:

  • 31 Huarte de San Juan, Examen de ingenios para las ciencias, ed. de Serés, 1989, p. 559.

La primera y más principal [cosa] es el valor de la propria persona, en prudencia, en justicia, en ánimo y valentía. Éste hace las riquezas y mayorazgos, de éste nacen los apellidos ilustres; deste principio tienen origen todas las noblezas del mundo. Y si no, vamos a las casas grandes de España, y hallaremos que casi todas tienen origen de hombres particulares, los cuales, con el valor de sus personas, ganaron lo que ahora tienen sus descendientes. La segunda cosa que honra al hombre, después del valor de la persona, es la hacienda; sin la cual ninguno vemos ser estimado en la república31.

23Clérigos y universitarios que pululaban por las cortes y palacios tenían muy bien asimilada desde el siglo xiii una definición de Rolandino Passaggeri en su Summa Artis Notariae. La integridad de un diploma original generaba pública fe sobre la pertenencia de un derecho, patrimonio o propiedad. Para mantener incorruptible esa sinceridad que emanaba del documento estaba el archivo, como aquel cofre «antich» que Guillén de Entenza entregó a Jaime II. Rolandino es contundente sobre la relación entre fe e integridad documental:

  • 32 Passaggeri, Summa Artis Notarie, p. 124.

Se da fe y creencia solamente al documento o instrumento público original, es decir, al que aparece a la vista sin dolosa manipulación, es decir, sin rotura o raspadura o tachado32.

24Todavía en el siglo xvii, el frontispicio que abría la edición de los seis libros De re diplomatica epigrafiaba a la Diplomática como ciencia reivindicadora de lo verdadero y lo justo: «Veri justique scientia vindex». La obra, realizada por el erudito benedictino Jean Mabillon, versaba sobre las formas, la justicia y argumentos de verdad de los diplomas de archivo. De ellos dependían los patrimonios y la historia.

  • 33 Justiniani Novellae, ed. de Rudolf Schöll y Wilheim Kroll, Berlín, Berolini apud Weidmannos, 1899, (...)

25Para asegurar más ese logos de los escritos, estaba el concepto romano y clásico «archivo». En el año 535 el emperador Justiniano promulgó nuevas constituciones (Novellae Constitutiones) que con el tiempo debían recogerse en un anterior y más recopilativo Código o Corpus Iuris Civilis. A mi entender, la Novella Constitutio número XV, De defensoribus civitatum, en su caput o capítulo v, da la mejor definición de archivo, que es hoy mismo actual y aplicable a un fondo nobiliario por razonable, clásica y canónica. Los defensores de las ciudades tenían la obligación de mantener un archivo, palabra derivada del arjè griego o gobierno perfecto del universo («sit apud eos archivum»). Gobierno excelente equivale a archivo. Se concibe como edificio público, suntuoso y emblemático en el paisaje de la urbe, alojamiento donde los diplomas o monumentos estén convenientemente recondidos y custodiados («quaedam habitatio publica»). Allí, por un lado, debían mantenerse incorruptos, integros, permanentes y durables («incorrupta maneant»), y por otro, velozmente y al instante se encontrarían y localizarían cuando fueran requeridos para la defensa de un derecho u obligación («velociter a requirentibus inveniantur»)33.

  • 34 Instrucción para el gobierno del Archivo de Simancas, ed. de Rodríguez de Diego, 1989, Preámbulo.

26Esta dicotomía racional del archivo como institución compuesta de un hardware y un software, con soportes y materias incorruptibles y con textos de inteligencia sintética, la repetirá con una genial traducción quince siglos después el rey Felipe II, en su Instrucción para el gobierno del Archivo de Simancas del año 1588, un modelo que asumieron muchos archivos nobiliarios. Archivo es «donde las dichas escripturas puedan estar con comodidad y tener lugar conocido, de manera que se hallen cuando se buscaren34».

  • 35 ADM, Archivo Histórico, leg. 120.
  • 36 Insistimos en lo de transportable porque la historia de este y otros archivos es la historia de tr (...)
  • 37 Romero Tallafigo, 1990, donde se establecen los tipos y formularios de una corte nobiliaria.

27En tal contexto de comodidad material e ingenio para recuperar el documento oportuno, ya en 1446, un 12 de abril, el citado Dalmau Tolosa, nuevo colector de rentas del condado de las Montañas de Prades y baronía de Entenza, hizo firmar una ápoca o recibo finiquito a su antecesor, el honorable Guillermo Ferrer. Era el momento de la entrega de las llaves del archivo del castillo de Falset, donde estaban depositados los «instrumentos» o documentos más fehacientes, «libros y escrituras» relativos a los Estados o territorios del condado35. Según refleja la ápoca, los documentos se guardaban y distribuían, primero, dentro y sobre contenedores «transportables»36, es decir, en cofres cajas y arquibancos, construidos de madera y hierro con cerradura y llave («tequam fusteam», «cofre antich laminat de ferre ab son panny e clau», «cofre laminat de ferre») y, segundo, en contenedores más estáticos y fijos (armaris). Era una división que en caso de desastre permitía sacar con facilidad los cofres con documentación más valiosa, y con menos facilidad los armarios con piezas menos trascendentes. La seguridad era máxima para los diplomas constitutivos del señorío. Tal es el caso de las cartas que dieron origen al mismo y que testimonian las múltiples operaciones que conllevan la sucesión de linaje (privilegios reales, testamentos, contratos matrimoniales) y el desarrollo y aumento territorial a través de los siglos (compraventas, permutas, donaciones…). Todos estos documentos se guardan en 1446 dentro de arcas seguras bajo llave, fácilmente transportables a sitio más seguro en caso de guerra o incendio. Sin embargo, los documentos de gestión cotidiana, como cuentas, registros de cancillería, capbreus o cabreves, ápocas, aparecen en armarios fijos y pesados, o expuestos sobre las tapaderas del largo arquibanco37.

  • 38 Bernardo José Llobet, «Recopilación e inventario de los autos y otras escrituras de la Baronía de (...)

28En 1660, casi tres siglos después, Bernardo José Llobet afrontó un nuevo reto para el ya gran archivo de la Casa Segorbe-Cardona. En el mismo cuerpo del castillo de Falset eligió un gran salón, amplio y sólido, con bóvedas y paredes de cal y canto, sin ningún género de vigas de madera, y ensolado con azulejos de Valencia. Parte de una concepción romanista del archivo como habitatio publica, recinto casi sagrado, que destacara en el conjunto arquitectónico de la fortaleza. Era lo que preveían la mencionada Novella del emperador Justiniano. La puerta de entrada, de nogal, recia y bien labrada, con «tres cerrajes, llaves y guarniciones». Solo una ventana, estratégicamente colocada, proporcionaba sana e indirecta luz meridiana, expuesta al tibio viento del sur en zona de terribles cierzos: «Y al cabo dél, una ventana grande y muy alta sobre el muro y la parte del mediodía con su rexa de hierro»38. Las paredes del salón se aprovecharon con armarios de dos puertas, consolidados con mampostería. En tales armarios se encajonaron 123 cajones «bien cerrados y clavados», en forma de arquillas con cerrajes y llaves; dentro de cada cajón iban los atados o legajos con cubiertas de pergamino e índices exteriores, no parlantes de su contenido a los meros curiosos e interesados. La signatura era solo un escudo de cada Casa y Estado con un número currens. Llobet hizo desaparecer el sistema de tecas, arcas y arquibancos. Lo sustituyó por otro más uniforme de armarios, cajones y legajos, todos de la misma dimensión.

  • 39 Chastang, 2014, pp. 145 sqq.

29No solo el ingenio de la razón o logos se asoció a la instalación material de los archivos nobiliarios, también a su organización y descripción. Pedro Lombardo (1100-1160), catedrático escolástico de la Universidad de París, en su modo de recopilar su Liber sententiarum, definió una clave de lo que es la descripción e inventario de los archivos nobiliarios desde la Edad Media hasta la actualidad. La importancia de Lombardo en la cultura escrita de la Europa del siglo xiii ya ha sido señalada con mucha lucidez por Pierre Chastang39. Lombardo confeccionó cuatro libros manuales en pergamino con epítomes y extractos de todas las sentencias de los Santos Padres. Según él manifiesta en el prólogo las ofrecía todas («complicans Patrum sententias»), pero en relato conciso y breve («brevi volumine»). Quien buscara una concreta («quaerere») dentro de aquella innumerable multitud y selva de autores y libros ya no necesitaba rebuscar, leer y manosear hoja por hoja los libros de cada uno de los autores («ut non sit necesse quaerenti librorum numerositatem evolvere»). El manual ofrecía al lector brevedad y clara distinción («brevitas et distinctio»). Gracias a ello, con poco trabajo y mucha eficacia le ofrecía el hallazgo del libro y capítulo de cada sentencia buscada («quod quaeritur offert sine labore»). Cada asiento estaba perfectamente ordenado y referenciado por libro y capítulo de cada padre de la Iglesia («singulorum librorum capitula distinguuntur»). Congeniaba lo mínimo con lo máximo, brevedad descriptiva y distinción de cada sentencia dentro de una muchedumbre de libros y autores:

  • 40 «Brevi volumine complicans Patrum sententias, ut non sit necesse quaerenti librorum numerositatem (...)

Hemos preparado un breve volumen que abarca las sentencias de los Padres, para que el que las busque no necesite abrir cada libro. La brevedad con que se diferencian los capítulos de cada uno de los libros ofrece sin trabajo alguno aquello que se busca40.

  • 41 Chastang, 2014, pp. 145 sqq.

30En este contexto intelectual, compilar y abreviar, dividir, clasificar y ordenar permiten abarcar un gran número de libros y documentos y rescatar prontamente cualquier noticia y autoridad. Como distingue el ya citado Pierre Chastang, compendiar cualquier masa documental de un archivo tiene una doble consideración, como práctica o como objeto. Como práctica es releer todas las piezas documentales, identificar autores y materias, fijar sus fechas, organizarlas, dividirlas y articularlas en segmentos o partidas, y por fin describirlas en un breve texto. Era simplemente llevar a la práctica archivística los principios de ordinatio y divisio, ejecutados en ámbitos paralelos como las colecciones de leyes canónicas y las sumas filosóficas y teológicas, tan revalorizadas por la escolástica de las universidades del siglo xiii y siguientes41. La recopilación, como objeto de un archivo, se materializa en un codex, un cartulario, un tumbo inventario, un libro registro, o un capibrevium o capbreu. Estos objetos eran como los espéculos clínicos, que con sus reflejos penetraban, iluminaban y permitían en un solo golpe de vista y al instante explorar y controlar dentro de una multitud los más recónditos documentos. Era el instantáneo «velociter inveniantur» del archivo que señaló el emperador Justiniano en su Novella XV. Era el «sine labore» del Liber sententiarum de Pedro Lombardo, o «el tener lugar conocido para hallar cuando se busquen» de la instrucción simanquina de Felipe II. Era el conocimiento panorámico y articulado de la inmensa arquitectura de piezas y series documentales. Era el logos o la organización y orden racional. Como tal objeto, este codex se convertía en un rector y actor social, influyente en cualquier gobierno racional y bien informado.

31Cuando en el siglo xv Dalmau Tolosa recibe el archivo del condado de Prades, el cofre «antich» de la baronía de Entenza ya tenía casi dos siglos y no cabía en él todo el acervo documental. El archivo y la escritura se desbordaban en más arcas y armarios de otros señoríos agregados. La escritura ya llevaba dos siglos como herramienta cotidiana de gobierno. Por eso se multiplicaban pergaminos, papeles y libros manuales. Según la ya mencionada ápoca de 1446, el archivero Dalmau aplicó la divisio y la ordinatio de Pedro Lombardo. Dividía y ordenaba, agrupaba y jerarquizaba cuatro series bien identificadas: cartes comuns, cartes rubricats, cartes censals y registres. Este era el remedio a la acumulación de la memoria, la división y ordenación.

32En el mismo contexto, tenemos dos siglos después, en el año 1668, noticias precisas y ricas en contenido archivístico sobre las vicisitudes de los archivos del condado de Ampurias, ducado de Cardona, baronía de la Conca de Odena, vizcondado de Vilamur, baronía de Juneda, baronía de Arbeca, baronía de Entenza y condado de Prades, marquesado de Pallars y baronía de Oliola, junto con el valenciano ducado de Segorbe. Todos estos Estados acababan de ser apropiados por un titular castellano del linaje real de De la Cerda pero con añadido y catalán apellido, Folch. Por castellano era señor también de casas tan importantes como la de Lerma, Alcalá y Medinaceli entre otras. Era una encrucijada relevante de comunicación y conocimiento entre entrambas y distintas geografías, lenguas e instituciones. Los documentos latinos, con toponimia y antroponimia catalana, y los redactados en catalán, se clarificaron a los nuevos titulares gracias a recopilaciones que castellanizaron sus breves relatos.

  • 42 Bernardo José Llobet, «Recopilación e inventario de los autos y otras escrituras de la Baronía de (...)
  • 43 En términos cuantitativos y cualitativos que señalan realeza, el Diccionario de Autoridades definí (...)
  • 44 Sánchez González, 1993, p. 59.

33Fue un momento álgido y necesario para reforzar la buena divisio y ordinatio de una memoria que otra vez se desbordaba. Sobre la experiencia tenemos el testimonio cualificado y directo del archivero propio, Bernardo José Llobet. Dirigió su labor desde una teoría muy sistemática, embebida de la Novella XV de Justiniano y del enciclopedismo de Pedro Lombardo, transmitida por las ordenanzas archivísticas de Felipe II. Aportó un impecable sistema de seguridad material y «recondimiento» de las escrituras, estableció una organización natural de los papeles o «dispusición, orden y política», y por fin, dejaba un espéculo matriz o espejo para penetrar, abrir y escudriñar mejor la organización de los documentos, una descripción de los fondos o códices inventarios. Seguridad, orden, e inventario facilitaban con poco trabajo el acceso a la valiosa información y testimonio de los documentos42. Para conseguir la ordinatio y la divisio de tan gran masa de pergaminos y papeles, Llobet estableció una «linda disposición y claridad que casi en un instante se puede hallar cualquier cosa». Hizo grandes clases o divisiones de papeles por Estados o señoríos (ducado de Cardona, condado de Prades, baronía de Entenza, condado de Ampurias, baronía de Juneda, etc.) pertenecientes en el momento al duque de Cardona dentro del ámbito del principado catalán y reino valenciano. Cada una de dichas grandes clases las ramificó en series de documentos comunes a cada Estado o en singulares por cada villa y castillo. Y dentro de estas clasificó por jurisdicciones, circunscripciones geográficas, rentas y derechos fiscales. La práctica de la divisio y ordinatio de Lombardo era la «linda disposición» de Llobet; el breve volumen de aquel, era en este la «recopilación e inventario de los autos y otras escrituras». Esta compendia y transmite un total de 22 745 diplomas, en forma concisa unas veces, y generosa otras, cuando es preciso. Se necesitaron 11 inmensos volúmenes, que suman 4 814 páginas en regias hojas de marca mayor43. Su descripción en un texto manejable y totalizador es todavía hoy el software o alma, logos y razón de un gran archivo nobiliario44.

34En versión aristotélica el archivo, sea solo un cofre, sea luego un solemne salón de armarios y estanterías, entra en las herramientas de persuasión que dotan a la nobleza de un ethos o carácter ético de autoridad y prestigio, capaz de encandilar el pathos en sus súbditos, sin que falte en ellos los argumentos convincentes, el ingenio racional o logos. Por sí mismos, los archivos revisten de un carácter ético y profundo a la nobleza, porque desde papeles y pergaminos el linaje adquiere tintes propios de estabilidad, continuidad, y acopio de sabiduría y bondades desde el pasado hasta el presente.

Notes

1 Pérez del Barrio Angulo, Secretario y consejero de señores y ministros, fo 45vo.

2 Instrucción para el gobierno del Archivo de Simancas, ed. de Rodríguez de Diego, 1989, Preámbulo.

3 Miguel de Unamuno, Del sentimiento trágico de la vida [1913], Madrid, Espasa-Calpe, 1996, p. 83.

4 Alfonso X, Partida Segunda de Alfonso X el Sabio, ed. de Juárez Blanquer y Rubio Flores, 1991, título XXI, ley 3.

5 Morey Farré, 2015, p. 75.

6 Huarte de San Juan, Examen de ingenios para las ciencias, ed. de Serés, 1989, p. 569.

7 Alfonso X, Partida Segunda de Alfonso X el Sabio, ed. de Juárez Blanquer y Rubio Flores, 1991, título XXI, ley 3.

8 Cruz Isidoro, 2005, p. 432.

9 Isaías 11, 1-2.

10 Dante Alighieri, La Divina Commedia. Il Purgatorio, canto VII, vv. 121-129.

11 Lledó Íñigo, 2005.

12 Romero Tallafigo, 1990, pp. 15-16; Archivo Ducal de Medinaceli (ADM), Archivo Histórico, leg. 120.

13 Romero Tallafigo, 1977, p. 571. Véase ADM, Condado de Prades, leg. 1, docs. 3 y 5; leg. 2, doc. 4.

14 El documento 25 del legajo 1 cerraba los documentos de este cofre antiguo. Ya todas las incidencias dinásticas y de linaje hay que abordarlas en la sección Condado de Prades y no en la de Entenza.

15 Desde Sumeria hasta nuestros días, los archivos han sido considerados «tesoros» guardados en cámaras sagradas de templos y palacios, junto al oro, la plata y las piedras preciosas. La necesaria y sacra dualidad dinero-documento (pecunia-instrumenta) se da en el templo de Atenea, en el de Saturno, en la Basílica Vaticana, junto a la tumba de San Pedro, en los templos de los reinos de Castilla y León, y originaba que en la España visigoda el comes thesaurorum custodiara el archivo real. Necesidad de lo sagrado para preservar la inercia material de incisiones y tintas que garantizaban perpetuamente los derechos. El archivo como el tesoro de monedas y joyas es poder.

16 Pérez del Barrio Angulo, Secretario y consejero de señores y ministros, fo 23.

17 Bernardo José Llobet, «Adición del condado de Ampurias», ADM, 1668, fo 2.

18 Bouza Álvarez, 2001, p. 288.

19 Sánchez González, 1993, p. 59.

20 Alfonso X, Partida Segunda de Alfonso X el Sabio, ed. de Juárez Blanquer y Rubio Flores, 1991, título XXI, ley 23.

21 Ricoeur, 1993, pp. 35-42.

22 Fernando de Rojas, La Celestina [1499], ed. de Francisco J. Lobera, Barcelona, Crítica, 2000, p. 208.

23 Romero Tallafigo, 2011.

24 Alfonso X, Partida Segunda de Alfonso X el Sabio, ed. de Juárez Blanquer y Rubio Flores, 1991, título XXI, ley 20.

25 Romero Tallafigo, 2017, pp. 109-110.

26 Le Goff, 1991, p. 183.

27 Carlos Barral, Cuando las horas veloces, Barcelona, Tusquets, 1981, p. 17.

28 Pérez del Barrio Angulo, Secretario y consejero de señores y ministros, hoja 4.

29 Huarte de San Juan, Examen de ingenios para las ciencias, ed. de Serés, 1989, p. 560.

30 Citado en Bouza Álvarez, 2001, pp. 247-248.

31 Huarte de San Juan, Examen de ingenios para las ciencias, ed. de Serés, 1989, p. 559.

32 Passaggeri, Summa Artis Notarie, p. 124.

33 Justiniani Novellae, ed. de Rudolf Schöll y Wilheim Kroll, Berlín, Berolini apud Weidmannos, 1899, no XV.

34 Instrucción para el gobierno del Archivo de Simancas, ed. de Rodríguez de Diego, 1989, Preámbulo.

35 ADM, Archivo Histórico, leg. 120.

36 Insistimos en lo de transportable porque la historia de este y otros archivos es la historia de traslados urgentes en carretadas o galeras a través del territorio nacional: Falset, Lucena, Barcelona, Madrid, Sevilla y Toledo.

37 Romero Tallafigo, 1990, donde se establecen los tipos y formularios de una corte nobiliaria.

38 Bernardo José Llobet, «Recopilación e inventario de los autos y otras escrituras de la Baronía de Entenza y Condado de Prades», ADM, 1667, fos 113-115.

39 Chastang, 2014, pp. 145 sqq.

40 «Brevi volumine complicans Patrum sententias, ut non sit necesse quaerenti librorum numerositatem evolvere, cui brevitas quod quaeritur offert sine labore singulorum librorum capitula distinguuntur praemisimus» (Pedro Lombardo, Liber sententiarum, en Patrologiae… series latina, ed. de Jacques-Paul Migne, París, Sirou, 1855, vol. 192, col. 522, traducción del autor del artículo).

41 Chastang, 2014, pp. 145 sqq.

42 Bernardo José Llobet, «Recopilación e inventario de los autos y otras escrituras de la Baronía de Entenza y Condado de Prades», ADM, 1667, fos 113-115.

43 En términos cuantitativos y cualitativos que señalan realeza, el Diccionario de Autoridades definía en 1737 el papel de marca mayor como «El que se hace con mayor longitud, latitud y grueso que ordinariamente sirve para estampar mapas y libros grandes. Por lo común es otro tanto mayor que el regular» (Diccionario de la Lengua castellana en que se explica el verdadero sentido de las voces… con phrases o modos de hablar…, Madrid, Imprenta de la Real Academia Española, 1737). En latín lo denomina Charta maior aut regia.

44 Sánchez González, 1993, p. 59.

Auteur

Universidad de Sevilla

© Casa de Velázquez, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search