Version classiqueVersion mobile

Les archives familiales dans l’Occident médiéval et moderne

 | 
Véronique Lamazou-Duplan

III.3. — Memoria

Recrear y gestionar la memoria: crónicas y archivos reales en Navarra, siglos xiii-xiv

Fermín Miranda García

Texte intégral

  • 1 Orcid del autor: 0000-0002-0072-8224.

1El bien conocido esfuerzo de la monarquía navarra por modernizar sus estructuras ideológicas a partir del siglo xii no parece haberse visto acompañado, sin embargo, de la misma proyección en el terreno de la recreación de la memoria histórica, cuyos altibajos y discutible calidad apenas parecían ofrecer frutos de interés hasta el siglo xv1. En menor medida, así se presentaba también el panorama en el ámbito documental, una especie de desierto en el que solo la dinastía de Champaña habría iniciado unos tímidos pasos de recuperación. Las investigaciones recientes o en curso han venido a matizar profundamente ese panorama, aunque todavía queda mucho terreno abonado a la reflexión. Pero lo que aquí se viene a plantear es una apertura del foco desde cada uno de esos campos, el de la construcción narrativa y el de la diplomática, que el historiador emplea de modo conjunto pero sobre el que raramente plantea la posibilidad de que exista un empuje común en su articulación. ¿Puede al menos intuirse que detrás del cuidado —o la falta del mismo— que la monarquía navarra pone en el tratamiento de sus depósitos documentales y del impulso —o su ausencia— que recibe la elaboración de determinados textos narrativos, por escaso que parezca su valor como fuente de información, existe una convergencia de factores?

2La pregunta no parece ociosa si se tiene en consideración que desde el reinado de Sancho VII, a comienzos del siglo xiii, y hasta el de Carlos III, en el paso del xiv al xv, se produce una evidente evolución en las construcciones de los relatos cronísticos y, en paralelo, en los modelos de preservación archivística. La comparación entre esos dos «lugares de la memoria» puede por tanto ofrecer pistas de cierto interés respecto a las diversas fuerzas en tensión, y también, de la transición, con periodos de crisis intensa, desde una monarquía netamente apoyada en las redes familiares hacia otra con un mayor sentido de Estado pero donde la sangre mantiene un peso muy singular.

La memoria dividida: Sancho VII y la Casa de Champaña

  • 2 Lacarra y de Miguel, 1945. Para un panorama general sobre la historiografía navarra de esta etapa, (...)
  • 3 Martin, 2010. El número de la revista dedica un monográfico a la obra [Le Liber regum (ou Libro de (...)
  • 4 De hecho, puede plantearse que el autor tiene delante, además de otras fuentes de información como (...)
  • 5 Un balance de estas cuestiones en Bautista Pérez, 2010, y Martín Vidaller, Viruete Erdozáin, 2011.
  • 6 Klinka, 2010.
  • 7 Un último y clarificador balance de la importante renovación historiográfica abierta en este terre (...)
  • 8 Cooper, El Liber regum, p. 31 («cuando los godos llegaron a España, levantaron rey de su linaje»); (...)
  • 9 Ibid., p. 36.
  • 10 Klinka, 2010.
  • 11 Ramírez Vaquero, 2014, pp. 401-406.

3Tras doscientos años de absoluta sequía narrativa, que se había iniciado con el cierre de los llamados «Textos navarros del Códice de Roda», en el entorno del año 10002, solo a finales del siglo xii o comienzos del xiii un autor anónimo, en un lugar indeterminado del entorno navarro, escribía el conocido como Liber regum, que Georges Martin ha propuesto rebautizar como Libro de las generaciones y linajes de los reyes3; y lo hacía en la misma tradición de elaboraciones genealógicas que presentaba buena parte de aquellos «textos»4. Tanta indefinición resulta en sí misma demostrativa del pantanoso terreno en que se mueve cualquier hipótesis que pueda plantearse a propósito del tema que nos ocupa. Que el espacio fuera el navarro ya fue defendido de modo determinante por Diego Catalán y asumido desde entonces por el resto de los especialistas; y pese a las propuestas —escasamente seguidas— del propio Georges Martín para adelantar las fechas de una primitiva redacción hoy perdida al reinado de Sancho VI, el acuerdo de que la primera conservada no pudo producirse antes de 1198-1199 parece unánime, aunque las fechas se mueven en un arco que oscila entre 1203 y 1207 para ese primer texto conocido y 1220 para un segundo con algunos añadidos que aquí tienen un cierto interés5. También se ha insistido en el monarca Sancho VII como impulsor o, cuando menos, destinatario de la obra, legitimadora del linaje real navarro entre las diversas familias regias recogidas, y con determinados ingredientes de virtudes heroicas que incluso lo singularizarían entre todas ellas6. Bien es cierto que el problemático ascenso de la dinastía había exigido de un complejo y prolongado esfuerzo de asentamiento desarrollado a lo largo de generaciones, incluida la búsqueda y encuentro de un reconocimiento largamente trabajado7, y que el Liber no parece marcar en ese sentido distancias específicas respecto a la bondad de los orígenes de otros linajes reinantes. Pero cabe apuntar que el texto incide de modo sistemático en una cuestión que en la construcción del ideario monárquico de su tiempo adquiere cada vez un reflejo menor, cuando no se elude en la medida de lo posible, cual es el peso de la nobleza en la legitimación de la propia monarquía; en todos los casos expuestos, se hace mención del sistema de elección por ese grupo y de entre ese grupo, que se atribuye al conjunto de las dinastías reinantes. Habría ocurrido con los godos desde que llegaron a España, con Pelayo, con los jueces de donde procederían los condes y más adelante reyes de Castilla hasta el propio emperador Alfonso VII, con Hugo Capeto de Francia, con Ramiro II de Aragón8, y con el propio Sancho Garcés I, quien, pese a ser —según el texto— de linaje regio, solo habría conseguido el trono cuando «todos los ricos hombres de la tierra por la bondad y por el esfuerzo que vieron en él le levantaron rey9». De hecho, el propio relato narra cómo el niño, huérfano no nato de su padre muerto a manos de los musulmanes, es rescatado del vientre de su madre herida de una lanzada y cuidado por un magnate —que eligió su nombre—, hasta que los miembros de la alta nobleza valoraron sus aptitudes y lo proclamaron. Incluso el relieve que se da a la línea cidiana de la monarquía supone, más allá del heroísmo en que se centra E. Klinka10, todo un reconocimiento del grupo nobiliario como protector del reino y garante de las virtudes y derechos del rey. Y esa era una impronta que un sistema de monarquía «territorial» como la que venía construyendo la dinastía navarra desde, al menos, Sancho VI, aunque formase parte del imaginario colectivo y de la propia realidad del poder, no necesariamente situaba entre los pilares fundamentales del programa regio11. Ahora bien, si el modelo legitimador de la monarquía —de las monarquías cabría decir— no es el que más interesa en ese momento al rey a cuyo círculo se ha atribuido de modo tradicional la fabricación del relato, cui prodest? ¿A quién beneficia?

  • 12 Ead., 2011, en especial pp. 18-32.
  • 13 Bautista Pérez, 2010, § 9-10; Martín, 2010, § 7.
  • 14 Klinka, 2010.
  • 15 Thieulin-Pardo, 2010.

4Esta cuestión merece mucha más atención de la que cabe dedicarle en este limitado espacio, y en un trabajo que pretende una panorámica mucho más amplia. Pero en una muy breve pincelada puede sugerirse, en el seno de la peculiaridad más obvia, que el sector más favorecido es el más prominente de la nobleza, en cuya lengua habitual, el romance, está escrito el texto. Y entre ellos, a ciertos linajes como los Rada, cuyo personaje más conspicuo sería muy pronto nada menos que Rodrigo Jiménez de Rada, obispo de Osma en 1207 y enseguida —1208— arzobispo de Toledo. La familia contaba con una compleja red de relaciones familiares que se extendía desde Vizcaya y la Rioja (los Haro) a Castilla y Aragón (los Hinojosa, los Tizón), aparte claro está de la propia Navarra, y sus relaciones con la monarquía pasaron por una sucesión de altibajos bien conocidos12. Rodrigo había regresado a la península —aunque no a Navarra, sino a Castilla— en torno a 1202-1204, después de pasar por Bolonia y París. Sabemos que, ya arzobispo, tuvo a su disposición —tal vez encargó él mismo— una copia temprana del Liber Regum, actualizada con datos hasta aproximadamente 122013, y se ha apuntado hasta la saciedad que Liber Regum y Rodrigo Jiménez de Rada se encuentran como fuente e inspiración —si no como autor directo— tras la redacción del prólogo al Fuero Antiguo, base del Fuero General, que juró Teobaldo I cuando, aupado por la nobleza, asumió el trono a la muerte de Sancho VII y contra sus disposiciones. Si a todo ello se añade que las fuentes que habitualmente se citan como base para la narración del Liber Regum, como la Crónica Najerense, la Historia Roderici o los textos incluidos en el Códice de Roda14, surgen del entorno riojano-najerense de la segunda mitad del siglo xii o, en el último caso, todavía se conservaban allí con probabilidad en esas fechas, las facilidades para acceder a ellas desde ese círculo no resultarían especialmente complicadas. Obviamente, no se pretende afirmar con rotundidad nada en este terreno, entre otros motivos porque sigue faltando la esperada y largamente anunciada edición crítica moderna que permita despejar alguna de las muchas dudas que todavía ofrece esta obra y sobre la que pueda afinarse con mayor sentido cualquier propuesta en este terreno15. Solo se intenta ofrecer otra línea de trabajo que, quizás, no deba descartarse sin más.

  • 16 Ramírez Vaquero, 2014, pp. 408-411.

5De hecho, no eran estos lazos con el mundo castellano, o los hispanos en general que se resaltan en el magro relato del Liber, los que más habían interesado a la dinastía regia navarra en las últimas generaciones. Aunque ciertamente no habían faltado, en el programa a largo plazo de la monarquía se habían intensificado los vínculos con el mundo ultrapirenaico, y de modo singular con linajes directamente ligados a la realeza y nobleza normandas (Sicilia, Inglaterra) o relacionados con ella (Champaña), y esos vínculos habían alcanzado un valor especial, precisamente, en los años previos a la redacción del Liber, con el matrimonio entre las hermanas de Sancho VII, Berenguela y Blanca, con el rey Ricardo I de Inglaterra y el conde Teobaldo III de Champaña16.

  • 17 Littere Baronum, ed. de Evergates, 2003; The Cartulary of Countess Blanche of Champagne, ed. de Id (...)
  • 18 Los cálculos que siguen, siempre aproximados, se han efectuado sobre la base de aquellos diplomas (...)
  • 19 Archivo General de Navarra (1194-1234), ed. de Jimeno Jurío y Jimeno Aranguren, 1998, nos 131, 132 (...)
  • 20 Ibid., no 190.

6En este último enlace se sitúa el punto de partida del segundo puntal del análisis de este primer periodo. En 1201, la muerte del conde dejó a Blanca como regente de un niño, Teobaldo IV, en un periodo complejo y prolongado en el tiempo. A partir de 1211, la condesa contará con el apoyo de su hermanastro Ramiro, hijo natural de Sancho VII, a quien designará como canciller del condado, y que iniciará una profunda labor de renovación de esa institución al servicio del fortalecimiento de las posiciones de su hermana y de su sobrino frente a los levantiscos vasallos17. No parece casualidad que un proceso similar llegue a detectarse mucho más al sur, en las tierras gobernadas por su padre y, por tanto, resulta difícil resistirse a situarlo en parámetros de interés cercanos. Sin alcanzar los mismos niveles de ambición que se desplegarán en las regiones del norte franco, el giro que se aprecia en las labores de archivo de la documentación regia navarra a partir de 1211 resulta evidente. Hasta esa fecha, los diplomas hoy conservados que pueden situarse en manos de la Corona apenas superaban los 70, 53 anteriores a 1194, cuando se inicia el reinado de Sancho VII, y 19 datados entre el inicio del gobierno del rey y 121118. Entre 1212 y la muerte del rey en 1234 ascienden a 164, sin que pueda apreciarse una diferencia esencial entre los años anteriores y posteriores a la llegada de Ramiro a Navarra como obispo en 1220 (72 y 92 respectivamente). Como símbolo del cambio, ninguno de los diplomas que conocemos de 1211 se habría copiado en el «Cartulario 0» de 1237 y su noticia procede de copias incorporadas al archivo regio en fechas muy posteriores, ya en el siglo xivxv; por el contrario, todos los de 1212 tienen ya su hueco en el códice elaborado en los primeros años de Teobaldo I. Ahora bien, entre los textos que se conservan de la segunda etapa del reinado de Sancho VII no faltan los homenajes y reconocimientos de diverso tipo prestados por sus barones, como los Almoravid, Luxa, Baztán, Lehet o los Vidaurre19, incluido el muy significativo vasallaje de Bartolomé de Rada, cabeza oficial del linaje en Navarra y hermano del arzobispo (1222)20. Constituirían las particulares Littere Baronum del rey de Navarra, que bien podían constituir una peculiar respuesta al Liber regum.

  • 21 Ramírez Vaquero, 2014, pp. 418-419.

7Ese doble modelo no cambiará especialmente con la instauración de la dinastía de Champaña. Y ello pese al evidente triunfo, en un primer momento, de las propuestas nobiliarias encabezadas por Rodrigo Jiménez de Rada, firme apoyo de la nueva familia frente a las pretensiones fijadas en el prohijamiento de Sancho VII y Jaime I. Esa nobleza que no dudará en retomar el espíritu y la letra del Liber regum y situarlo como frontispicio del Fuero Antiguo —el germen del futuro Fuero General— que harán jurar al nuevo rey21. En esencia, el origen del reino, del conjunto de los reinos hispanos, se sitúa en la decisión de una nobleza a quienes la Iglesia y el Derecho (y en ambos campos Jiménez de Rada era campeón indiscutible) habrían atribuido esa misión.

  • 22 Crespo López, 2014, pp. 25-27.
  • 23 Littere Baronum, ed. de Evergates, 2003, pp. 21-22; The Cartulary of Countess Blanche of Champagne(...)

8Jiménez de Rada está muy presente en el escenario navarro en los primeros años del gobierno de Teobaldo I pero desaparece inopinadamente de la documentación navarra en abril de 1238. Tal vez se trate de una mera coincidencia, puesto que en los años siguientes, y hasta su muerte en 1247 al regreso del Concilio de Lyon, el arzobispo se movió constantemente por el Occidente europeo22 con muy diversos motivos, y de modo especial por los conflictos en torno a la primacía hispana de la sede toledana, pero no deja de resultar curioso que en esas mismas fechas, quizás unos pocos meses antes, la cancillería del rey había cerrado la composición del que E. Ramírez Vaquero ha denominado «Cartulario 0» (o «Cartularios 0»), el primer gran compendio de la documentación regia navarra. Parece evidente la sombra de los cartularios champañeses, cuya utilidad debía de resultar manifiesta al todavía conde cuando impulsó en 1231 la continuación del llamado Cartulario de la condesa Blanca (cerrado en 1224) hasta esa fecha (Cartulario 5) y cuando ordenó en 1232 la composición de una gran pieza recopilatoria de todos los códices previos, desde las Littere Baronum de 1211 hasta el apéndice del año anterior23.

  • 24 El primer cartulario de los reyes de Navarra, ed. de Ramírez Vaquero, 2013, pp. 34-55. Debe consul (...)

9La reciente edición del Cartulario 1 del Archivo General de Navarra (AGN) en que se subsumió en 1253 el «Cartulario 0» (hoy desaparecido, pero reconstruido ahora), y los estudios que E. Ramírez Vaquero y su equipo han realizado en torno a ellos exime de extenderse aquí sobre su contenido24. Solo se trata de resaltar la conclusión más obvia de todos esos trabajos en lo que aquí interesa: la elaboración de esos sucesivos códices y el giro en torno a la necesidad de conservar la memoria diplomática de la dinastía se sitúan a caballo entre lo interesado de la gestión patrimonial propia de una familia, por muy regia que fuese, y la importancia de preservar la base sobre la que construía la proyección pública del poder, incluidos, por ejemplo, los sucesivos homenajes prestados por esos mismos nobles (con los Rada a la cabeza) que parecen situarse tras la memoria histórica oficial que prologa el Fuero Antiguo. La propia presencia de registros contables de los oficiales centrales y territoriales de la Corona desde mediados de siglo no vendría sino a incidir en esa misma línea de actuación.

  • 25 Fuero General de Navarra, ed. de Martín Duque, 2005, pp. 34-37.

10Ahora bien, y eso también resulta interesante, no se aprecia una intencionalidad paralela por construir la propia versión regia de la memoria histórica; la fijada al servicio de los intereses nobiliarios en el Liber regum y en el Prólogo del Fuero General parece darse por buena, puesto que, en lo que hace al segundo, se mantuvo en las sucesivas compilaciones y modificaciones (amejoramientos) forales de los siglos xiii-xv que contribuyen a su conformación definitiva, todas ellas impulsadas ya por la Corona. Y ambos serán fuente de inspiración en la cronística tardomedieval surgida, ahora sí, desde el entorno regio, si bien con las peculiaridades que interesen en el momento. Se sabe, sin embargo, que sí hubo interés en fijar la memoria jurídica que el Fuero suponía, y que incluso en esa fijación, también establecida en 1238, el intervencionismo regio no se limitó a una mera compilación de preceptos previos, sino que se procedió a una determinada actualización de algunos de ellos25. Pero el colofón que hubiera podido suponer una narración sobre el pasado más favorable a los intereses legitimadores de la monarquía no llegó a concretarse ni, tal vez, a imaginarse, entre otros posibles motivos porque ni siquiera se contaría con resortes intelectuales propios capaces de articular un discurso historiográfico alternativo.

La memoria diluida: los Capeto

11La inopinada sucesión de acontecimientos que llevó a unir las coronas de Francia y Navarra en 1286, tras la muerte de Enrique I de Navarra (1274), el matrimonio entre la joven reina Juana I y el heredero francés Felipe [IV] en 1284 —previa la guerra civil navarra y la intervención militar y el protectorado franceses a partir de 1276—, y su proclamación como reyes de Francia a la muerte de Felipe III el Atrevido, supone un tal vez inevitable y en todo caso drástico cambio.

  • 26 Ubieto Arteta, Mandatos navarros de Felipe III. Este autor considera, sin embargo, que no se trata (...)
  • 27 Documentos navarros, ed. de Baleztena Abarrategui, 1978, nos 11 a 366.

12Durante el periodo de gobierno de Felipe III como tutor de la reina, todavía se mantiene la ficción de una administración separada, y los mandatos del rey capeto se recogen de forma individualizada en los correspondientes registros de cancillería26, que aunque en la actualidad se encuentran en el AGN, probablemente se conservaron en la corte francesa hasta 1328; allí se guardaron también numerosos diplomas relativos a Navarra para esta etapa que se cierra con la muerte del monarca en 1285 y que, a diferencia del registro y de otros documentos, no viajaron a Navarra con él27.

  • 28 Archives Nationales de France, JJ57-64.
  • 29 Martín Larráyoz en su «Prólogo» a Documentos navarros, ed. de Baleztena Abarrategui, 1978, pp. 18- (...)
  • 30 Así, por ejemplo, para el registro de 1309: Acta Vectigalia Regni Navarrae, dir. de Carrasco Pérez(...)
  • 31 Documentos navarros, ed. de Baleztena Abarrategui, 1978, pp. 31-32.

13Pero desde 1286 los registros de cancillería son comunes para Francia y Navarra28, la administración del reino pirenaico en poco difiere —aparte de la innegable importancia de la categoría jurídica— de cualquiera de las senescalías francesas, y buena parte de la documentación específicamente navarra se conservaba en los archivos reales parisinos29, incluidos originales y/o copias de los registros contables, que se remitían a París para su control por los clérigos de la administración capeta30, aunque lo correspondiente a la gestión diaria de la administración por parte de los delegados regios permaneciera, como resulta lógico, en Navarra. La elaboración de un detallado inventario de la documentación conservada en los depósitos documentales de Estella y Tiebas, tal vez los únicos de la Corona, en 1327-1328, durante los últimos meses del reinado de Carlos IV, supone en ese contexto una evidente continuidad con ese espíritu centralizador de los Capeto, para quienes el control de la documentación se consideraba primordial, como demuestra la resistencia que los encargados de la cancillería presentaron a cumplir hasta sus últimas consecuencias el acuerdo que alcanzaron los respectivos herederos de Carlos IV en Francia y en Navarra, Felipe VI de Valois y Felipe III de Evreux (como consorte de Juana II), para que esos diplomas relativos a Navarra viajaran a la península, de suerte que solo se cumplió con una parte del lote inicialmente previsto31.

  • 32 Martín Duque, Ramírez Vaquero, 1990, pp. 53-71.
  • 33 Guenée, 1986.
  • 34 Anelier de Toulouse, La Guerra de Navarra, ed. de Berthe et alii, 1995.
  • 35 Santano, «Guilhem Anelier».

14En este modelo ideológico-institucional, donde la personalidad jurídica de Navarra como reino singular quedaba desdibujada de modo perfectamente consciente32, no cabía esperar el impulso de ningún tipo de memoria histórica particular por parte de la Corona o de sus círculos intelectuales, centrados en la elaboración de las Grandes crónicas de Francia, todavía en esas fechas en manos de los monjes de Saint-Denis33. Como mucho, cabe mencionar el relato que de la intervención francesa de 1276, conocido como La Guerra de Navarra, hizo en su occitano nativo Guillermo Anelier de Tolosa, una chanson claramente laudatoria de la actuación de Felipe III el Atrevido, pero que no parece atribuible a encargo regio alguno sino a la propia profesión juglaresca del autor, que habría vivido de perpetuar el relato en los años siguientes34. Con todo, y siquiera de modo involuntario, parecía fijar el camino futuro: un reino que tras un prolongado periodo de buen gobierno con la Casa de Champaña había entrado en crisis a la muerte de Enrique I pero que había regresado a la paz y el orden deseables de la mano del rey de Francia. El autor había llegado a Pamplona en 1275 con el gobernador Beaumarchais, brazo ejecutor de Felipe III, y a su servicio participó en la guerra, por lo que su relato en nada se aleja de las posiciones de sus señores35.

La memoria reconstruida: los Evreux

  • 36 Mahn-Lot, inédita; Ead., 1944.
  • 37 Ramírez Vaquero, 2005b.
  • 38 Miranda García, 1995, pp. 164-172. También Beroiz Lazcano, 2005, y Segura Urra, 2005.

15Más allá de la imagen romántica que ofreciera en los años treinta del siglo pasado M. Mahn-Lot36, y que se convirtió en un tópico historiográfico, las investigaciones más recientes han demostrado que Felipe III, y con él la reina propietaria, Juana II, gobernante directa tras la muerte del rey en 1343, eran ante todo miembros del linaje Capeto, y como tales dotados de un importante espíritu práctico y de continuidad en el fortalecimiento del poder monárquico. En esa línea, la labor de sus oficiales por poner en marcha un Estado al «modo francés» en la vertiente sur de los Pirineos parece ya indiscutible, como también su capacidad para hacerlo navegando en las procelosas aguas de las relaciones con una nobleza muy menguada en su fortaleza pero con un innegable espíritu de revancha frente a los modelos impuestos desde París durante medio siglo37. La sistematización del Fuero General de Navarra que aprobaron las Cortes en 1330 y se actualizó («amejoró») en 1343, ponía en manos de la monarquía unos importantes resortes jurídicos gracias a la extensa normativización escrita que esa labor suponía38.

16Los monarcas bien se podían permitir el mantener el famoso «Prólogo» elaborado un siglo antes, y aceptar el anexo final de un breve resumen histórico que básicamente se apoyaba en la memoria atesorada en el Liber Regum, por mucho que fuera evidente la inspiración aristocrática del texto, aunque con el añadido de una breve lista de reyes que, significativamente, continuaba la del Liber solo hasta Enrique I, muerto en 1274, cuya jura de los fueros —como la de todos los monarcas a partir de Sancho VI—, también se recuerda.

  • 39 Corónicas navarras, ed. de Ubieto Arteta, 1964.
  • 40 Sobre esta cuestión, véase, entre otros títulos posibles, Woodacre, inédita.

17En última instancia, la incapacidad de esa nobleza para generar un texto novedoso parece apuntar más que nada a un agotamiento intelectual, sin personajes de la talla de Rodrigo Jiménez de Rada —ni menores—, que pudieran aportar su contribución, aunque el poso ideológico de estas llamadas Corónicas navarras resulte incuestionable39. Pero a la pareja real tampoco le venía mal el olvido de los Capeto directos en esa genealogía, siquiera porque los derechos de Juana II sobre Navarra procedían, precisamente, de Enrique I, y la mención a su hija Juana I implicaba recordar el vínculo con Francia cuya disolución les había llevado al trono40.

  • 41 Véase el estudio de Ramírez Vaquero en este mismo volumen (pp. 000-000).

18Pero en paralelo a esa aparente desidia historiográfica, la maquinaria Evreux (aventajada heredera de los Capeto) sistematizaba la memoria documental. Desde los primeros años del reinado de Felipe y Juana y hasta comienzos del siglo xv, se procede a una exhaustiva recopilación de privilegios locales ausentes de los fondos regios, en paralelo a la ordenación y reforma del Fuero General; también, a la normativización de los registros contables y de su validación, a la concentración de los fondos de archivo y, finalmente, a su centralización en Pamplona y, ya en torno a 1405-1407, a la magna compilación documental de los privilegios fundamentales para el despliegue del poder monárquico pero también para la conservación de la memoria familiar patrimonial que supone el llamado Cartulario Magno. Todo ello articula el núcleo fundamental —y casi exclusivo— de los fondos medievales del Archivo General de Navarra41.

  • 42 Crónica d’Espayña, ed. de Ward, 1999, en especial las pp. 396-397, relativas a Carlos II.
  • 43 Crónica de Garci López de Roncesvalles, ed. de Orcástegui Gros, 1977. Sobre la ideología de la Cró (...)

19Solo en esta última etapa parece que la monarquía —y cabría decir de modo específico Carlos III—, aprecia la conveniencia de que la gestión de la memoria archivística se acompañe de una reconstrucción de la memoria histórica, como una especie de colofón al entramado institucional, normativo y diplomático construido por la familia a lo largo de medio siglo. La Crónica de Espaynna de García de Eugui, y en concreto su último apartado de la «Genealogía de los reyes de Navarra», que se cierra con la muerte de Carlos II en 138742, y la Crónica de los reyes de Navarra de García López de Roncesvalles (ca. 1405)43, insistirán especialmente en la sangre capeta de los reyes navarros, Carlos II y Carlos III, más pura y directa que la de sus parientes franceses, y en reivindicar sus perdidos bienes en Francia.

  • 44 Crónica d’Espayña, ed. de Ward, 1999, pp. 22-27.

20Con todo, aún esperaron para su elaboración a una etapa en la que sus pretensiones al trono galo resultaban no ya remotas sino imposibles, y se muestran como una afirmación de prestigio personal, destinada más a mejorar posiciones en los complicados tableros de negociaciones peninsulares y continentales que al consumo interno, donde los mecanismos de control ideológico e institucional seguían otros caminos. En el caso de la Crónica de Espaynna de Eugui, el texto parece haberse redactado en los años inmediatamente anteriores y posteriores a la muerte de Carlos II que cierra la narración. Años de intensa actividad del príncipe y luego rey Carlos III por normalizar las deterioradas relaciones con Castilla, y en los que podemos ver al autor, obispo de Bayona desde 1385 y confesor real, en su círculo de relaciones más cercanas44. Cobra así mayor sentido que la obra, de tan significativo título, se dedique a narrar —aparte de las referencias a la historia universal— la historia de Castilla y de Navarra, pero también que se eleve el prestigio del linaje real navarro con el recuerdo de su pasado capeto.

  • 45 Ramírez Vaquero, 2007, pp. 138-157 y, más específico, Ead., 2005a.

21Por su parte, García López de Roncesvalles, tesorero del reino, escribe su Crónica en otro contexto, el de los primeros años del siglo xv, pero igualmente complicado desde el punto de vista diplomático: el cierre de las negociaciones de Carlos III con los parientes Valois para intentar no ya salvar sino articular de un modo coherente los debilitados dominios franceses de la familia, con una actitud que se ha considerado de franca reivindicación45. El sang royal de los Capeto, en unas fechas turbulentas para los ocupantes del trono francés, podía tener un importante peso en la discusión, más que la propia historia del territorio pirenaico, y de ahí quizás la especial insistencia que se hace sobre la cuestión, con mayor empeño incluso que en las posibles glorias del reino.

 

22En conclusión, la memoria cronística y la archivística del reino discurrieron divergentes durante casi doscientos años, hasta que la madurez institucional de la monarquía y la propia conciencia de la familia instalada en el trono articularon el clima propicio para un encuentro que en otros territorios y linajes regios venía produciéndose desde mucho tiempo atrás.

Notes

1 Orcid del autor: 0000-0002-0072-8224.

2 Lacarra y de Miguel, 1945. Para un panorama general sobre la historiografía navarra de esta etapa, Martín Duque, 1996 y Miranda García, Ramírez Vaquero, 1996.

3 Martin, 2010. El número de la revista dedica un monográfico a la obra [Le Liber regum (ou Libro de las generaciones y linajes de los reyes)], a varias de cuyas colaboraciones se hará aquí referencia, pero que resulta de interés en su conjunto.

4 De hecho, puede plantearse que el autor tiene delante, además de otras fuentes de información como la Crónica najerense, estos textos del Códice rotense, o alguna versión de los mismos, aunque los manipule con profusión, pues reitera el error de unificar en dos Sanchos y un solo García a los cinco primeros monarcas que alternativamente llevan esos nombres (véase Lacarra y de Miguel, 1945, p. 259 y Cooper, El Liber regum, pp. 35-36).

5 Un balance de estas cuestiones en Bautista Pérez, 2010, y Martín Vidaller, Viruete Erdozáin, 2011.

6 Klinka, 2010.

7 Un último y clarificador balance de la importante renovación historiográfica abierta en este terreno en Ramírez Vaquero, 2014.

8 Cooper, El Liber regum, p. 31 («cuando los godos llegaron a España, levantaron rey de su linaje»); p. 32 («e hicieron rey por elección al rey don Pelayo»); p. 33 («eligieron dos jueces [en Castilla] para que les acaudillasen»); p. 38 («y sacaron a su hermano Ramiro de la monjía y lo hicieron rey»); p. 39 («y los franceses levantaron rey a Hugo»).

9 Ibid., p. 36.

10 Klinka, 2010.

11 Ramírez Vaquero, 2014, pp. 401-406.

12 Ead., 2011, en especial pp. 18-32.

13 Bautista Pérez, 2010, § 9-10; Martín, 2010, § 7.

14 Klinka, 2010.

15 Thieulin-Pardo, 2010.

16 Ramírez Vaquero, 2014, pp. 408-411.

17 Littere Baronum, ed. de Evergates, 2003; The Cartulary of Countess Blanche of Champagne, ed. de Id., 2009.

18 Los cálculos que siguen, siempre aproximados, se han efectuado sobre la base de aquellos diplomas originales o de copia anterior a esa fecha conservados exentos y, sobre todo, de los que figuran en los llamados «Cartulario 0» y Cartulario 1, de los que se habla más tarde, y elaborados muy poco después de la muerte de Sancho, de acuerdo con las publicaciones siguientes: Archivo General de Navarra (1134-1194), ed. de Alegría Suescun, Lopetegui Semperena y Pescador Medrano, 1997; Archivo General de Navarra (1194-1234), ed. de Jimeno Jurío y Jimeno Aranguren, 1998; Ramírez Vaquero, 2013.

19 Archivo General de Navarra (1194-1234), ed. de Jimeno Jurío y Jimeno Aranguren, 1998, nos 131, 132, 148, 191, 219.

20 Ibid., no 190.

21 Ramírez Vaquero, 2014, pp. 418-419.

22 Crespo López, 2014, pp. 25-27.

23 Littere Baronum, ed. de Evergates, 2003, pp. 21-22; The Cartulary of Countess Blanche of Champagne, ed. de Id., 2009, pp. 11-20.

24 El primer cartulario de los reyes de Navarra, ed. de Ramírez Vaquero, 2013, pp. 34-55. Debe consultarse también el trabajo en este volumen de la misma autora, a la que agradezco que me haya facilitado la lectura del original.

25 Fuero General de Navarra, ed. de Martín Duque, 2005, pp. 34-37.

26 Ubieto Arteta, Mandatos navarros de Felipe III. Este autor considera, sin embargo, que no se trata de registros de la cancillería parisina sino de cartularios elaborados en Navarra a la recepción de los diplomas.

27 Documentos navarros, ed. de Baleztena Abarrategui, 1978, nos 11 a 366.

28 Archives Nationales de France, JJ57-64.

29 Martín Larráyoz en su «Prólogo» a Documentos navarros, ed. de Baleztena Abarrategui, 1978, pp. 18-32, comenta estos avatares documentales.

30 Así, por ejemplo, para el registro de 1309: Acta Vectigalia Regni Navarrae, dir. de Carrasco Pérez, t. VIII, 2002, p. 491, no 105 [3.426-7].

31 Documentos navarros, ed. de Baleztena Abarrategui, 1978, pp. 31-32.

32 Martín Duque, Ramírez Vaquero, 1990, pp. 53-71.

33 Guenée, 1986.

34 Anelier de Toulouse, La Guerra de Navarra, ed. de Berthe et alii, 1995.

35 Santano, «Guilhem Anelier».

36 Mahn-Lot, inédita; Ead., 1944.

37 Ramírez Vaquero, 2005b.

38 Miranda García, 1995, pp. 164-172. También Beroiz Lazcano, 2005, y Segura Urra, 2005.

39 Corónicas navarras, ed. de Ubieto Arteta, 1964.

40 Sobre esta cuestión, véase, entre otros títulos posibles, Woodacre, inédita.

41 Véase el estudio de Ramírez Vaquero en este mismo volumen (pp. 000-000).

42 Crónica d’Espayña, ed. de Ward, 1999, en especial las pp. 396-397, relativas a Carlos II.

43 Crónica de Garci López de Roncesvalles, ed. de Orcástegui Gros, 1977. Sobre la ideología de la Crónica, véase Pizarro Rivas, 2013.

44 Crónica d’Espayña, ed. de Ward, 1999, pp. 22-27.

45 Ramírez Vaquero, 2007, pp. 138-157 y, más específico, Ead., 2005a.

© Casa de Velázquez, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search