Version classiqueVersion mobile

Le Portugal au temps du comte-duc d’Olivares (1621-1640)

 | 
Jean-Frédéric Schaub

Annexes

Resumen

Texte intégral

1Entre los territorios no castellanos de la monarquía hispánica de finales del siglo XVI, Portugal se distingue por algunos rasgos específicos. La unión dinástica duró sesenta años. De 1580 a 1640, tres reyes de Castilla, Felipe II, Felipe III y Felipe IV, ostentaron el título de reyes de Portugal. A partir de entonces, Portugal nunca más compartiría sus reyes con otras coronas. Proximidad y separación: tales son los términos de la imperfecta unidad peninsular. No faltan rasgos comunes: la experiencia conjunta de la conquista católica sobre el Islam en España; la aventura de ultramar, trenzada de emulaciones y complicidades; una identidad cultural y política determinada por la defensa de un catolicismo ortodoxo cuya manifestación extrema está representada por la Inquisición. En cuanto al elemento de diferenciación lingüística, no debió ser sentido como una barrera absoluta, si juzgamos por la persistencia de la pluralidad lingüística en la España contemporánea.

2La unión dinástica de 1580 reposaba en unas capitulaciones matrimoniales basadas en una radical separación de bienes. La columna vertebral de las instituciones portuguesas gozo de una rigurosa autonomía en el marco de la monarquía, lo que significa que ningún asunto relativo a territorios ο súbditos portugueses podía ser examinado por magistrados no Portugueses. Dicho de otro modo, solo los oficiales portugueses podían actuar en territorio portugués. Ninguno de los cuerpos de los que la casa de Avis se había dotado para gobernar fue disuelto. En virtud de dicho pacto político, definido en 1581 durante las cortes de Tomar, y de los usos políticos asumidos por los magistrados de los tres Habsburgo de Portugal, el jurista portugués Antonio de Sousa de Macedo podía escribir en 1631 que Portugal era un reino independiente. Ha habido que esperar 360 años para que los historiadores portugueses tomasen su análisis en serio, gracias a un formidable trabajo de crítica para eliminar la ganga ideológica que, desde 1640 hasta el régimen de Salazar, había ido recubriendo la historia de la unión dinástica.

3La paradoja que lleva a analizar la restauración de una independencia que nunca se había perdido proviene en primer lugar del hecho de que para nosotros el concepto de autonomía ha perdido en buena parte su sustancia, y ya no aparece en el vocabulario político contemporáneo más que para designar una independencia menor ο imperfecta. Conviene, sin embargo, devolverle toda su fuerza. La potestad de vivir según sus propias leyes significa, para una república, la posibilidad de existir sin que ninguna autoridad temporal superior le dicte su organización jurídica, sin que limite sus privilegios e inmunidades, en una palabra, sin modificar su identidad social. Es justamente en este punto donde se manifiesta la inadecuación de las nociones políticas contemporáneas para describir las estructuras sociopolitícas antiguas. En efecto, es la irrupción de la nación soberana la que más tarde determinará la distinción jerárquica entre autonomía limitada e independencia ilimitada. Es indudable que en la época de la unión dinástica la soberanía nacional portuguesa no pudo desarrollarse en el espacio político europeo ο mundial, pero tal aserto solo cobra sentido si lo acompañamos de otra pregunta: ¿qué soberanía nacional pudo hacerlo en el marco de la monarquía hispánica? Confesemos que ninguna; la castellana tan poco como la portuguesa, por una razón muy simple: la soberanía no hubiera podido, en ninguno de los dos casos, encarnarse precisamente en la nación, sujeto político todavía porvenir.

4La preservación de la autonomía portuguesa en el seno de la monarquía hispánica constituye un fenómeno político, institucional, jurídico y social que no tiene equivalente en la época contemporánea. Esta original estructura política debe ser analizada al mismo tiempo como una característica propia de la sociedad portuguesa y como un rasgo distintivo de la monarquía española. Reflexionar sobre la evolución política de la corona portuguesa en la época del ministerio de Olivares, implica pues interrogarse sobre las formas de articulación política de territorios de soberanía diferente en el Antiguo Régimen, y sobre la clase de decisiones que, en tales circunstancias, pueden ser vividas como una violación de las reglas de juego establecidas.

5Antes que inventor, el conde duque de Olivares, el ministre por excelencia, es un heredero. Se reviste con los hábitos de favorito del rey, ya probados y usados por los duques de Lerma y Uceda bajo el reinado de Felipe III. Acelera el tratamiento de los asuntos urgentes convocando las Juntas, tribunales ad hoc, eventuales ο permanentes, método ampliamente utilizado al menos desde el reinado de Felipe II. El recurso a los impuestos extraordinarios, cuyo símbolo lo constituyen los Millones del Rey Prudente, tampoco es obra de don Gaspar de Guzmán. Sin embargo, el ministerio de Olivares aporta una innovación innegable: por primera vez un favorito del rey, la única personalidad que, al igual que el monarca, puede tener acceso simultáneamente a los trabajos de todos los Consejos y Juntas de la monarquía, redacta, presenta y difunde —aunque solo sea en la corte— un programa político. Este punto, que hoy puede parecernos banal, resulta indudablemente esencial.

6Construir un programa significa que ni la atención a los designios de la Providencia, ni la sumisión a las sentencias de los magistrados de las diferentes jurisdicciones agotan el campo de lo posible en materia política. Desde el punto de vista de la teoría cristiana de la autoridad política, la escritura programática se emparenta con el arbitrio presentado por un súbdito a su rey, ο con la voluntad expresada por el rey, su real deseo, en contraposición a la función arbitral ο pasiva del monarca dispensador de justicia. En el piano interno, el discurso de Olivares, desde el Gran Memorial al memorial de Unión de Armas, propone reforzar los lazos políticos, jurisdiccionales, financieros y militares que aglutinan el conjunto de los territorios de la monarquía. El discursο de Olivares posee una fuerza performativa en cuanto sanciona el nacimiento de un ministerio político al margen de las jurisdicciones ordinarias del rey. Encarna el triunfo de la jurisdicción delegada al más alto nivel. Al mismo tiempo, el favorito se vuelve el blanco de todos los descontentos. El lema «Viva el rey, abajo el malvado ministro» nunca fue tan pertinente como cuando se aplicó a Olivares. Conspiraciones aristocráticas, huelga cortesana, revueltas populares, campanas de panfletos y, finalmente, su caída en desgracia: no se le perdonó ni una sola forma de rechazo, Pero ese rechazo obedeció también a algunas decisiones materiales. Le debemos una serie de medidas extraordinarias como el segundo tramo de los Millones, el impuesto de la media annata, la gabela sobre la sal, el papel timbrado. Su reputación, particularmente en el mundo portugués, se vió oscurecida por la acusación de haber manifestado una especial complacencia hacia los financieros cristianos nuevos.

7La historia política del Portugal de los años 1621-1640 permite medir los ecos de la política de Olivares desde una de las coronas no castellanas de la monarquía. Al mismo tiempo, el examen de la política portuguesa del conde duque permite el análisis del estatuto de una corona periférica dentro de ese sistema.

8El tema, en verdad, ha sido poco tratado. Si exceptuamos algunos estudios fondamentales en realización, el Portugal de los Habsburgo en general y el de Olivares en particular no han sido objeto de estudios globales. Tal silencio tiene dos explicaciones. La primera es ideológica: refleja el rechazo portugués a ocuparse de una época vivida como pérdida vergonzosa de la independencia. La segunda es más sustancial: tiene su origen en el estado de las fuentes disponibles. Hasta el momento no se ha encontrado la correspondencia completa de ninguno de los grandes tribunales u órganos de gobierno que registraban las principales decisiones concernientes a la corona de Portugal: Consejo de Portugal en Madrid, Conselho de Estado ο Desembargo do Paço en Lisboa. Nos encontramos pues ante un archipiélago documental, incompleto por definición, repartido principalmente entre los archivos de Portugal, España e Inglaterra.

9Según la interpretación historiográfica tradicional, toda la historia de este periodo se halla dominada por su fatal desenlace: la separación de 1640. El trabajo que nos ocupa carecería de sentido de no liberarse de esa perspectiva finalista. Para ello, era necesario abandonar el método de amalgama, consistente en reunir documentos sin tener en cuenta las condiciones de producción, difosión e incluso de conservación de dichos textos instituidos en fuentes, Por lo tanto, distinguiremos claramente aquí entre varios tipos de documentos: los textos destinados a la imprenta ο a la difosión manuscrita, pero que tienen en común la reivindicación reflexiva de ser textos, serán estudiados en la primera parte. Se trata, sin prejuzgar necesariamente sobre la fiabilidad de la noción de «literatura política», de descubrir ciertas representaciones sobre la monarquía, de comprender su frecuencia ο su banalidad, para inmunizarnos contra la tentación, a veces grande, de atribuir una originalidad marchita a los discursos mantenidos en las correspondencias reales. Tal enfoque no es únicamente negativo, puesto que pretende asimismo revelar una parte del alfabeto político que los protagonistas, de común acuerdo, comprendían y manejaban. En segundo lugar estudiaremos las correspondencias intercambiadas entre las principales instituciones de la monarquía y de la corona de Portugal, el rey, el favorito, los secretarios de Estado, el Consejo de Portugal, el Conselho de Estado, los virreyes, así como los informes de magistrados y las instrucciones destinadas a los gobernadores. Un trabajo de tal naturaleza permite ofrecer una historia política de las grandes decisiones concernientes a la organización del gobierno portugués de la época. Otra fuente de capital importancia vino a completarlo: los documentos del proceso político del secretario de Estado Diogo Soares. Para finalizar, hemos reunido en la tercera parte una documentación lo más amplia posible sobre las instituciones castellanas que tuvieron que desempeñar una parte de su jurisdicción en territorio portugués. Esta última etapa nos ha permitido examinar un tipo de correspondencia destinada a dar cuenta de las prácticas políticas cotidianas.

10Dicha disposición de las fuentes conduce a diferentes niveles de observación. Partiremos del vocabulario, del medio cultural, para pasar a las decisiones generales y, a partir de ellas, a los arbitrajes microscópicos del ejercicio banal del poder. No es ciertamente la misma monarquía la que se observa en cada una de las etapas.

11¿Quién escribe sobre la política? La investigación demuestra que, en esa sociedad corporativa, los juristas detentan —junto con los teólogos— el privilegio de poder expresarse legítimamente sobre la naturaleza de la monarquía. En este aspecto, se distinguen y se oponen a los arbitristas, francotiradores de la expresión. Por un lado, los letrados dominan el campo de la producción textual en tanto que son los autores de la casi totalidad de los escritos que tratan sobre la política. Por otro, al menos en lo relativo a la circulación de los impresos, detentan una parte del control, pues a ellos les corresponde, junto a eclesiásticos e inquisidores, la responsabilidad de censurar ο autorizar la difusión de los textos, La palabra de los juristas procede de las facultades de derecho y se ejerce en los tribunales de la monarquía. Por esta razón es arriesgado delimitar en el campo de la literatura letrada un ámbito político específico, separado de las prácticas jurisprudenciales de las que constituye el comentario. La unión dinástica, la tentación tiranicida, la noción de contrato, la posición del príncipe por encima de las leyes, la jerarquía de las jurisdicciones: tales son algunos de los campos objeto de doctas disertaciones, adornadas con citas de las autoridades más eminentes y que reflejan las prácticas jurídicas de la época. El campo de la política se expresa en términos de jurisdicción. Y esta constatación, lejos de encerrar la investigación en la abstracción escolástica, permite, por el contrario, comprender mejor cómo se decide la política en aquella época. En efecto, la sutileza dialéctica y el virtuosismo erudito no son juegos de mandarines, sino armas para tomar el poder. Al escribir como juristas sobre la política, estos autores, en un itinerario perfectamente circular, edifican un ámbito gubernamental íntegramente contenido en el derecho del que son intérpretes y creadores. Este trabajo sobre el discurso de los juristas no nos aleja del propósito del historiador de la política del Antiguo Régimen, pues son esos mismos autores los que en el sistema polisinodial elevan al rey las consultas de los Consejos; son ellos quienes pronuncian las sentencias de las Audiencias, Chancillerías, Relaçoes.

12Provisto de ese utillaje conceptual tan alejado de las nociones y el vocabulario del derecho administrativo, público y constitucional contemporáneos, el historiador se ve invitado a leer de otro modo la correspondencia política intercambiada entre Madrid y Lisboa durante ese periodo. Sus análisis permiten poner en su lugar cada uno de los episodios polémicos, evitando inscribirlos en la simple lógica de la acumulación de quejas portuguesas.

13Una investigación institucional afinada, más atenta a los mecanismos y las competencias reales, permite moderar la consideración del alcance ο la audacia de las reformas impulsadas por Olivares y sus agentes portugueses. Además, un examen detenido de las cartas intercambiadas entre las elites portuguesas y la corte madrileña nos prohibe dibujar un frente de oposición nacional. En efecto, muchos grandes aristócratas portugueses instalaron en Madrid, desde el inicio de la unión dinástica, redes de agentes y parientes que trabajaban en la defensa de sus intereses de clan.

14Es cierto que con la llegada de Diogo Soares, en 1631, al secretariado del Consejo de Portugal en Madrid, se produjo una especie de salto cualitativo. En efecto, por primera vez un oficial de finanzas portugués levanta, desde su oficina de Madrid, un monopolio de distribución de gracias y pensiones portuguesas, ofreciendo así a Olivares un instrumente de presión sobre las elites portuguesas. Diogo Soares se convierte, en cierto sentido, en un favorito portugués del favorito hispánico. Su cuñado y más tarde suegro, Miguel de Vasconcelos, desempeña por su parte la función de secretario del Conselho de Estado en Lisboa. Ambos tejen una red de influencias de capital a capital desconocida desde 1580. El sistema que establecieron tuvo la virtud de clarificar las posiciones de unos y otros en relación con la política de fiscalidad extraordinaria.

15Ese afán de clarificación condujo a un acontecimiento político de gran envergadura. En 1638, la mayoría de los prelados, nobles y altos magistrados fueron convocados a Madrid tras el fracaso de la organización de las cortes parciales en 1634 y la explosión de las revueltas de 1637. Esta vasta migración hizo planear sobre Olivares la sospecha de haber querido neutralizar a los «padres de la patria» para dejar el campo libre a la facción dirigida por sus secretarios de Estado. Además, a partir de 1635, la división interna afectó al gobierno virreinal de Margarita de Mantua. El marqués de la Puebla, primo del conde duque de Olivares, designado asesor de la nueva virreina, dándose cuenta de que el grupo de Vasconcelos-Soares controlaba las decisiones más importantes, pasó a la oposición partidista. Nos encontramos pues ante un escenario en el que un castellano, y de añadidura pariente cercano de Olivares, se convirtió en la cabeza visible del partido antiolivarista. En el Portugal del conde duque la divisoria de las aguas políticas no dibuja pues en absoluto una línea de separación en términos nacionales.

16El juego político establecido entre las dos capitales en la época de Olivares parece mucho más complejo que el simple trazado de un frente luso/castellano, que opondría a partidarios de la presión fiscal, de la extraordinaria y de la tiranía a los guardianes de la ordinaria y de los pactos establecidos en 1580. Así, no sólo el esquema metrópoli/colonia es inoperante, pues ni la ley, ni la lengua, ni la moneda de Castilla tienen curso en Portugal, sino que además el binomio centro administrador/periferia administrada es engañoso porque la sociedad política portuguesa no establece su relación con la monarquía de un modo pasivo. Y, en la medida en que todas las decisiones concernientes a Portugal pasan por el Consejo de Portugal —recordemos que se trata de un tribunal— y deben ser registradas por la Chancillería portuguesa y los diferentes tribunales del sistema polisinodial lisboeta, las categorías del discurso de la decisión son las mismas que habíamos señalado en la literatura política examinada al principio: se sigue tratando del ejercicio de la gracia y la justicia por el rey de Portugal. Dicho de otro modo, los enfrentamientos gubernamentales son conflictos de jurisdicciones.

17Por consiguiente, la investigación se orienta hacia la aplicación de jurisdicciones castellanas en terreno portugués. En ciertos ámbitos limitados, oficiales castellanos y Portugueses ejercen su actividad en Portugal en una relación de dependencia jerárquica de instituciones jurisdiccionales castellanas. Es, en primer lugar, el caso de las magistraturas militares encargadas de administrar los presidios castellanos instalados en el litoral portugués, establecimientos encargados de asegurar, en nombre de la monarquía, la defensa de la costa frente a la piratería argelina, inglesa, holandesa ο francesa, pero también de organizar la contribución no portuguesa a las flotas comunes. Otras dos actividades presentan las mismas características: el trabajo de inspección aduanera, cuya función consistía en aplicar los embargos comerciales, y, finalmente, la fiscalización de la exportación de la sal, materia prima esencial para la economía portuguesa. En ambos casos se trata de aplicar las inspecciones, multas y tasas a los negociantes extranjeros Ilegados a las costas portuguesas, en ningún caso de recaudar impuestos de los súbditos portugueses.

18Podemos así observar el día a día del trabajo de los oficiales. Vemos como tejen, a su escala, redes de informadores, de financieros y de adictos, sin los cuales la realización de su misión sería imposible. Asimismo constatamos que los movimientos de oposición a su actividad son ciertamente eficaces, pero sobre todo muy complejos, y no se corresponden tampoco en este caso con una línea de oposición nacional. El descubrimiento de la correspondencia de un administrador como Francisco Leitão, magistrado portugués al que las jurisdicciones castellanas encomiendan misiones de muy diversa índole, permite analizar, hasta en sus mínimos detalles, la invención de procedimientos originales, el establecimiento informal de redes de auxiliares y, al mismo tiempo, la imperiosa necesidad de la sumisión a la política ordinaria portuguesa. Ese trabajo cotidiano del oficial le compromete enteramente. Las innovaciones reposan en la activación de estructuras de poder e influencias que no pueden ser más tradicionales: la familia y la fidelidad personal. Ello nos da la medida del alto grado de privatización de la administración publica en un sistema jurisdiccional que —contrariamente a sus homólogos pontificio ο francés— podría parecer oponerse a la venalidad generalizada de los cargos.

19Pero si la adhesión a las reformas financieras depende de la pertenencia a un grupo de presión, la oposición a ellas está igualmente determinada por factores muy concretos. Las mismas personas que, como ministres del rey, se adhieren a las reformas, pueden perfectamente, en los arbitrajes concretos realizados en tierras de su pertenencia y en las ciudades dominadas por su influencia, frenar todo intento de cambio. Las modalidades del rechazo son extremadamente diversas y el levantamiento popular no es más que una de sus posibles manifestaciones, muy a menudo canalizadas, e incluso dirigidas, por las elites locales. Las correspondencias que se han encontrado dan fe de la asombrosa capacidad de respuesta de la sociedad ante las iniciativas procedentes de los comisarios encargados de aumentar los ingresos de la corona en beneficio de la monarquía. ¿Resulta acaso sorprendente, tratándose de una sociedad corporativa, es decir, de una sociedad compuesta de universitates dotados de privilegios y de parcelas de autoridad?

20En la coyuntura de los años 1630, numerosas corporaciones portuguesas ven sus intereses amenazados por la aplicación de los programas financieros trazados ο simplemente encarnados por Diogo Soares y Miguel de Vasconcelos. El clero se indigna ante las campañas de desamortización de los bienes inmovilizados en forma de capellanías. Los magistrados de concejos rehusan ver como aumenta la parte del impuesto que retienen directamente a sus conciudadanos. La nobleza, cuando no goza del favor de la corte, cuando no ve saciado su apetito de gracias reales, conspira. En el campo y en las ciudades el pueblo ve cómo se dispara el precio de los cereales, cómo se ponen trabas a la pesca de la sardina con la aplicación de consignas de vigilancia del tráfico marítimo. Los altos magistrados de los tribunales del rey se ofenden al observar cómo las secretarías del Consejo de Portugal y del Consejo de Estado se transforman, al margen de la jerarquía ordinaria de las altas jurisdicciones, en el canal privilegiado para las negociaciones del rey de Portugal con sus súbditos. En resumidas cuentas, no es necesario plantear la hipótesis de la existencia de un precoz sentimiento nacional para percibir la confluencia y la compleja e inestable combinación de los descontentos.

21El ejercicio de las jurisdicciones castellanas en territorio portugués, a pesar de ser tímido y frágil, y aun cuando no rige para los súbditos Portugueses, permite designar el mal. Pero hay que tener ante todo en cuenta la principal debilidad del sistema político establecido por Olivares: su política declaratoria. Tal política rebaja al favorito al rango poco envidiable, para la ética dominante, de arbitrista, y de ese modo se designa así misma como el adversario a batir, el intruso en el mundo de la jurisdicción real legítima.

22Así pues, la revolución que devolvió a la corona de Portugal la independencia que nunca había perdido ya no debería parecernos un fenómeno paradójico. Los conjurados de 1640 cambiaron un rey de Portugal por otro que consideraban que encarnaba la preservación de la organización tradicional de las jurisdicciones y la vuelta al control de la distribución de las pensiones por sus beneficiarios. El carácter extranjero, es decir castellano, del rey Habsburgo no tiene mayor peso en la movilización de la sociedad portuguesa que la italianidad de Mazarino en Francia, que no podemos, en cualquier caso, elevar al rango de causa fundamental de la Fronda. Desde esta perspectiva, la Restauraçao pierde su carácter de acontecimiento providencial. Para la historiografía, su evidencia procedía de su éxito. Podemos apostar que si el movimiento restaurador hubiese fracasado nos parecería tan complejo y azaroso como la Fronda. Lo que hace el acontecimiento comprensible en una escala extremadamente pequeña —el enfrentamiento entre un afán nacional centrífugo y un apetito imperial centrípeto— es justamente lo que hace que sea literalmente ilegible en una escala mucho más grande, la de la administración cotidiana de las decisiones políticas más modestas. Es sabido que, cuando el ojo se extravía, la lupa deja de aumentar, se nubla y acaba invirtiendo la imagen.

23El mayor defecto de la gran historia política tradicional de Portugal y de la monarquía hispánica habría consistido pues en elaborar una historia de la política incapaz de arraigar su investigación y sus descubrimientos en la historia social de dichas sociedades. Ha habido que esperar al vasto fresco de las Vésperas do Leviathan de António Manuel Hespanha para que se revele el carácter profundamente estructurador que el estallido de las fuentes de autoridad y de las modalidades del ejercicio del poder supuso, en una sociedad como la portuguesa, para la propia definición de esas grandes unidades políticas que son el rey, la corte, el gobierno de los pueblos. La conjunción de complejos intereses socio-políticos, y la dinámica que la sostiene, la alimenta ο la sofoca según las épocas, son las claves para una adecuada descripción de esa estructura política sin par que constituyó la monarquía hispánica, de los Reyes Católicos al siglo XVIII. El anclaje de Portugal a Castilla durante sesenta años, no más inscrito en los designios de la Providencia que su posterior divorcio, ofrece unas originales configuraciones políticas y permite al historiador poner a prueba un cierto número de hopótesis sobre las modalidades del ejercicio de la autoridad política bajo el Antiguo Régimen.

© Casa de Velázquez, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search