Version classiqueVersion mobile

Les archives familiales dans l’Occident médiéval et moderne

 | 
Véronique Lamazou-Duplan

III.2. — Transversalité sociale des pratiques

El proceso de «archivación» en la Cataluña Vieja, siglos xvi-xviii

Los archivos patrimoniales de señores útiles y propietarios de mansos en Girona

Pere Gifre Ribas

Texte intégral

  • 1 Si bien no disponemos de un censo de los archivos patrimoniales en Cataluña, la mayoría de los cua (...)
  • 2 Congost Colomer, 1990; Ead., Gifre Ribas, 2002; Gifre Ribas, 2012.

1El objetivo de este trabajo consiste en buscar una respuesta a la existencia y conservación de tantos archivos patrimoniales en la Cataluña Vieja1. En este artículo se plantea la idea de que la razón de su existencia se debe a una dinámica patrimonial específica relacionada con el proceso de formación histórica del grupo social de los poseedores de mansos, denominados señores útiles y propietarios de mansos en la Edad Media y la Moderna, hacendados en los siglos xix y xx, en Cataluña2. Sus descendientes, o quienes han entrado en la posesión del manso, han conservado la documentación hasta el presente.

2Si bien una parte significativa de estos fondos está depositada en archivos públicos, queda un número importante de estos, probablemente superior, en manos de los descendientes de los propietarios de mansos, algunos de los cuales, desde hace generaciones, ya no dependen de la renta agraria para vivir. A pesar de no tener una utilidad práctica, porque el sistema del manso que los originó ha desaparecido, la documentación forma parte de lo que uno de estos propietarios consideraba el «alma de la casa», es decir, el recuerdo, la historia, a través de los documentos, de su pasado familiar y patrimonial. Con ello, este propietario dejaba constancia de que él, en calidad de heredero, era un simple eslabón de la cadena de la transmisión patrimonial, usufructuario al fin y al cabo y por tanto legatario de la herencia recibida, en la cual cabe contar el archivo.

3En definitiva, estos archivos son para los actuales propietarios y poseedores un legado de los patrimonios y las familias que los generaron. Forman parte de la herencia material e inmaterial de unos y otras. Con todo, la transcendencia con que se expresaba el propietario, conservador, depositario y archivero del fondo patrimonial, no es habitual. Aún hoy existen fondos patrimoniales a los que no se les da ninguna importancia, son simples papeles viejos y pergaminos, forman parte del mobiliario de la casa. Y se pueden encontrar a la venta en anticuarios. En lo que se ponen de acuerdo los dos prototipos de propietarios es en que el archivo, los papeles y documentos que lo conforman forman parte de la casa. Pero mientras unos los valoran y los conservan, otros están prestos a venderlos al mejor postor, privado o público, ignorando que el valor del fondo está en su integridad.

  • 3 Fernández Trabal, 1991; Gifre Ribas, Matas Balaguer, Soler Simon, 2002, pp. 11-13.

4Es necesaria una aclaración pertinente. En Cataluña, hemos convenido designar a los archivos gestados por la administración de patrimonios agrarios no nobiliarios con el nombre de «archivos patrimoniales»3; en otras partes se les considera «archivos familiares». El adjetivo patrimonial se ha considerado apropiado en la medida en que prevalece el patrimonio a la familia: la casa, el patrimonio y la herencia condicionan sin duda la estrategia de las familias que poseen el patrimonio. Las familias, en una sociedad agraria y de Antiguo Régimen, pasan, el patrimonio permanece, lo que queda en la memoria colectiva es la casa y su nombre que se transmite a los futuros moradores.

Dominio directo versus dominio útil sobre la tierra (1486-1599)

  • 4 Es lo que constataba el viajero Francisco de Zamora a finales del siglo xviii y que recoge Vilar, (...)
  • 5 Así lo disponían, por ejemplo, los estatutos de la Pia Almoina de la sede de Girona en 1347, cuand (...)

5Si bien no es extraño que en los archivos patrimoniales encontremos documentación desde el siglo xiii4, lo más frecuente es que arranque de los siglos xiv y xv y, sobre todo, a partir del xvi. Sin lugar a dudas, el conflicto campesino que asoló el campo catalán en el siglo xv explica, en buena lógica, la necesidad de conservar la documentación probatoria de los derechos de propiedad, para responder con los mismos argumentos a los señores directos que también tenían guardados y clasificados sus documentos5. La división de dominios, directo y útil, en el sistema enfitéutico catalán, y la necesidad de defender el dominio útil y sus derechos ante la injerencia del dominio directo, hacen que los campesinos de mansos guarden la documentación probatoria de sus derechos.

  • 6 Orti Gost, 2015.
  • 7 Serra i Puig, 2010; Gifre Ribas, 2011.
  • 8 Así lo reconoce el notario Tos: «El enfiteota debe manifestar y poner en poder del escribano de la (...)

6La Sentencia arbitral de Guadalupe (1486) dictada por el rey Fernando II de Aragón, puso punto final al conflicto remensa y campesino y estableció en su articulado tres principios básicos: el mantenimiento de la jurisdicción, que fue puesta en duda en más de una ocasión durante el largo conflicto campesino6; el mantenimiento del pago de las rentas y prestaciones que debían proporcionar los detentores del dominio directo al dominio útil, es decir, el sistema enfitéutico en su integridad7; finalmente, la obligación, en el título VII, del señor útil de las tierras de cabrevar, es decir, reconocer al señor directo, tantas veces como fuera requerido. Ante cualquier causa de cabrevación, el enfiteuta estaba obligado a presentar los títulos acreditativos de la posesión; de no hacerse, el dominio directo podía incorporar el dominio útil8. Por otro lado, ya el derecho consuetudinario de la diócesis de Girona establecía en el título «De probationibus» la obligación del comprador de un bien enfitéutico de mostrar el documento de compra al señor directo; si no lo hacía, caía en comiso.

  • 9 Serra i Puig, 1988, pp. 49-56; Congost Colomer, Jover Avellà, Biagioli, 2003, pp. 65-70, 74-81.
  • 10 Lo que ha llevado a Congost Colomer, 2007, p. 190, a poner el calificativo de «revolución de la ig (...)

7Estas disposiciones fueron reafirmadas en las Cortes catalanas del siglo xvi, cuando el campo catalán experimenta un proceso de expansión de la superficie de cultivo y también un aumento de la renta agraria y feudal9. Los grandes debates en Cortes se centraron en la esencia del sistema enfitéutico y feudal, en particular sobre la manera de pagar y recolectar las rentas proporcionales a la cosecha —que fueron ratificadas en la Sentencia arbitral de Guadalupe—, básicamente las dos mayores, el diezmo y la tasca, y si esta renta había de ser pagada en grano o en gavilla, en la era del manso o en el campo una vez acabada la siega. El otro caballo de batalla de las Cortes catalanas fue la persecución del fraude en el pago del laudemio por el cual el señor directo podía percibir hasta una tercera parte del valor de la transacción. De manera que el interés por el mercado de la tierra y su control era un aspecto a tener muy en cuenta en la percepción de la renta por parte de los señores directos, especialmente importante en un periodo de expansión de la superficie agraria y de crecimiento, pero que topaba con prácticas campesinas que conseguían escapar al pago del laudemio «ignorando» en los contratos notariales la señoría directa10.

  • 11 Gifre Ribas, 2011.
  • 12 Olivares Periu, 2000.

8Hubo, con todo, algunos intentos, siempre localizados y reducidos a una población o a unas pocas, para cuestionar aspectos de la Sentencia arbitral de Guadalupe11. La negociación por la vía de la concordia y la sentencia judicial en la Audiencia catalana pusieron a las partes en su sitio12, si bien la negociación respondía más a los equilibrios de fuerzas en el interior de la comunidad campesina y los señores que a otra cosa. Litigar era frecuente en la sociedad catalana del Quinientos y para hacerlo se necesitaban pruebas, pruebas que con todo celo guardaban en sus arcones viejos los campesinos catalanes. El argumento irrefutable en cualquier juicio pasaba por la prueba documental y su disponibilidad era clave, mucho más que la declaración de los testigos que recurrían a la tradición oral «del no hay memoria en contrario»: la memoria y la costumbre eran invocadas para defender las prácticas comunitarias, y servían también para barrar el paso a cualquier innovación que se produjera. Los campesinos propietarios y de mansos aportaban como pruebas los documentos notariales, los únicos que podían contar delante de un juez. En definitiva, en el siglo xvi asistimos a la afirmación del dominio útil ante el dominio directo y la eclosión de los señores útiles y propietarios de mansos en la Cataluña Vieja. Una acción defensiva, probatoria de derechos, explica la necesidad de preservar los derechos del dominio útil.

  • 13 Pérez Latre, 2004; Gifre Ribas, 2008, pp. 172-174.
  • 14 Solo cabe ver la colección de privilegios locales que publica la Fundación Noguera, en la «Col·lec (...)

9El proceso de «archivación» no es exclusivo de los campesinos propietarios de mansos, sino que obedece a un proceso general que tiene lugar, especialmente, en Cataluña en el último tercio, como mínimo, del siglo xvi, sobre todo entre las dos celebraciones de Cortes generales en Cataluña, las de 1585 y las de 1599, cuando se vive un verdadero proceso de «archivación» y compilación documental13. Así, las de 1585 dispusieron la ordenación de los libros y la documentación de la Audiencia; en este mismo periodo el Consell de Cent de Barcelona mandó la recopilación de los privilegios de la ciudad, las conocidas como Rúbriques Bruniquer. En las Cortes de 1599 se dispuso la ordenación y clasificación de los libros de protocolos del Colegio Notarial de Barcelona. En cuanto a la compilación documental, las constituciones y capítulos de Cortes catalanas, la obra legislativa, no eran recopiladas desde hacía un siglo en un volumen, como dictaron las de 1585. De la misma manera, partió del brazo eclesiástico la disposición por la cual eran recopiladas las sinodales de los diferentes episcopados de la Tarraconense. Y el mismo proceso se vivió en un número importante de ciudades y municipios catalanes14, los cuales emprendieron la misión de recopilar los privilegios obtenidos de los reyes y barones, lo que representaba una reafirmación de la autonomía de la universidad, entendida como cuerpo jurídico representativo de los vecinos de un lugar, ante la autoridad jurisdiccional, pero sobre todo era una manera de preservar los derechos adquiridos e impedir su erosión.

10Del mismo modo que actuaban las instituciones, lo hacían los particulares, básicamente los dos principales contendientes en la dinámica agraria del mundo rural catalán: los señores directos y los señores útiles y propietarios de mansos. ¿Emulación? ¿Reacción? Solo las investigaciones concretas y localizadas pueden permitir una respuesta a esta cuestión. Lo que ahora nos interesa destacar es la dinámica general y esta se puede comprobar de sobra. Con todo, y aunque sea solo como una hipótesis de trabajo, en los archivos de señores útiles y propietarios de mansos encontramos documentos desde los siglos xii y xiii, mucho antes de este proceso general de «archivación» y compilación, con lo cual la respuesta debe ser otra y las razones de guardar la documentación menos coyunturales y más estructurales.

11La demostración de los títulos de propiedad sobre la tierra, es decir, la causa probatoria, se encuentra en el origen enfitéutico de la cesión de la tierra, lo cual debe explicar también el origen de los archivos patrimoniales del campesinado catalán desde la institucionalización del notariado. El fedatario público daba cuenta de la realidad jurídica. Guardar los documentos probatorios del derecho de acceso a la propiedad de la tierra, o a los derechos por los cuales se tenía, era básico para otorgar a los tenientes y poseedores de tierras la seguridad jurídica de su uso. Las relaciones agrarias se basaban en el pacto y este pasaba siempre, o casi siempre, por la escritura notarial: ya fuera la adquisición o la prolongación del contrato enfitéutico, pero también el reconocimiento de la señoría directa, a través de la confesión en el cabreve, o la obtención de un nuevo establecimiento o carta precaria, y hasta las relaciones por la cesión temporal del dominio útil, a través del arrendamiento, pasaban inicialmente por el notario. Por otro lado, la continuidad en la posesión de los predios agrarios pasaba por la herencia y la sucesión, de los cuales se guarda en los archivos patrimoniales la documentación protocolizada. En todos los casos, se busca obtener la seguridad y el reconocimiento público, y este solo lo podía otorgar el documento firmado ante un fedatario público, notario o, en su defecto, un clérigo.

Qué documentación se debe guardar, qué documentación se guarda

  • 15 Arxiu Històric de Girona (AHG), Not. Girona-9, 417, 20 de agosto de 1586.
  • 16 Gifre Ribas, 2008, pp. 183-191.

12En 1586 se llevó a cabo el inventario de los bienes de Ramon Xammar, doncel de Medinyà, y entre sus bienes aparece, ordenada por cajones, la documentación de cada uno de los lugares donde radican sus posesiones. Fijémonos en el «Memorial de las escripturas són en lo coffre y en lo caxó de Medinyà». El notario apunta su contenido: un trasunto de un cabreve, un «llevador» de rentas, una sentencia emitida por la Real Audiencia en 1550, cartas en pergamino que contienen establecimientos, reconocimientos de hombres propios, emancipaciones y reconocimientos feudales, es decir, documentación relativa a la cesión enfitéutica de la tierra, así como a la servidumbre15. Es la forma que tiene la nobleza, en este caso la pequeña nobleza, de ordenar los títulos y los documentos. Es un simple ejemplo. Conocemos muchos más16.

  • 17 AHG, Not. Girona-1, 859, f495ro,1571-1588, Inventario del manso Verdaguer de Sant Gregori (1573) (...)

13Por otro lado, la documentación que encontramos en los inventarios de archivos de patrimonios agrarios obedece a una lógica propia, la de conservar los documentos con los cuales poder demostrar los títulos de propiedad y continuidad en la posesión del dominio útil. De hecho, no solo los archivos de señores directos conservan los reconocimientos serviles de las tierras y mansos, también los podemos encontrar en archivos campesinos: el reconocimiento servil, que no desaparece después de la Sentencia arbitral de Guadalupe, no deja de ser una demostración de la posesión agraria. Básicamente, y siempre en un lugar prominente, figura la documentación constitutiva del patrimonio, la acreditativa de derechos de propiedad y la sucesión sobre tierras y bienes, imprescindible para la reproducción y perpetuación de las tierras y los mansos, como se escribe en un inventario y se repite muchas veces: «las scripturas y actas de la dita heretat17».

  • 18 Sirva de ejemplo el Llibre de arxivació dels actes en pergamí pertanyents al mas Buhigas de Banyer (...)
  • 19 Sobre estos clérigos ilustrados, Puigvert Solá, 2001, pp. 94-98, 103-110; o la labor del clérigo M (...)

14Solo esta documentación que acredita derechos de propiedad figura recopilada en extracto en los libros de «archivación» (llibres mestres o llibres d’actes en catalán) que se archivan siguiendo la fórmula «a uso y costumbre de archivo»: documentación relativa al acceso y confirmación del dominio útil, al matrimonio y la herencia, al mercado de la tierra, con toda la variedad documental, así como lo referente al crédito en la medida que afecta al patrimonio18. Es decir, según la fórmula consuetudinaria que supone numerar la documentación, que se guarda por pliegos y cajones, y substanciar lo esencial al dorso de los pergaminos y también de la documentación en papel. La tarea de catalogar y clasificar la documentación corresponde, algunas veces, a los mismos herederos, pero lo más habitual es que sean especialistas en la «archivación»: en primer lugar notarios, pero también podemos encontrar clérigos19, habituados a la lectura de textos antiguos. La elaboración de los libros de «archivación» denota una intervención a fondo en estos archivos. Algunos tenemos fechados en el siglo xvii, pero el grueso de los libros de «archivación» fue redactado en el siglo xviii.

15La realidad de los patrimonios agrarios campesinos impone la conservación de estos documentos probatorios de derechos de propiedad. No debemos pensar en un espíritu conservacionista, de anticuarios, sino que guardar estos documentos obedece a la práctica vivida por generaciones de campesinos habituados al sistema enfitéutico por el cual señores directos y señores útiles hacen de la defensa de sus derechos una labor diaria. El señor directo conserva en su archivo la confesión del señor útil reconocida en el acto de cabrevación, de la misma manera que lo conserva el señor útil: a uno sirve para exigir los censos, al otro para asegurar la posesión de sus fincas, de ahí la importancia de la delimitación de las parcelas y de los topónimos identificativos que figuran en el acto de confesión. Un mismo documento, usos distintos para los destinatarios.

16Es interesante destacar que las adquisiciones patrimoniales, compras perpetuas, y también las herencias que comportaran cesiones patrimoniales, suelen ir aparejadas con la aportación de la documentación poseída por el patrimonio vendedor o el que hiciera la cesión. Para ellos ya no tiene sentido guardar una documentación que no sirve para probar derechos cuando se han desprendido de su propiedad. Es al nuevo propietario a quien corresponde la documentación. De esta manera se entiende que en patrimonios de considerable dimensión, cuando los fondos documentales han sido clasificados, a menudo por mansos, se encuentre la documentación anterior a su adquisición o a su incorporación al patrimonio resultante.

17Al lado de esta, figura otra de menor importancia: la referida a la documentación administrativa y contable, la que puede ser prescindible, ya que de ella no depende la continuidad del patrimonio sino que obedece a la lógica de la administración patrimonial. Hemos visto en los inventarios post mortem de finales del siglo xvi cómo el mismo notario diferencia los libros de actas del patrimonio, o simples actas, de los libros de albaranes. En un inventario de 1641 estos documentos figuran bajo el epígrafe «altres paperots», irrelevantes, con lo que la expresión del mismo notario denota la poca importancia que tiene esta documentación para la familia y el patrimonio familiar. Con todo, si se guarda es para que sirva de referencia en la toma de decisiones patrimoniales a los presentes y a los futuros. En general, se encuentran albaranes, cuadernos de pagos y débitos; los pagos, algunas veces figuran recopilados en forma de libro, las más, son simples pliegos de papel, también los contratos de arrendamiento… En general se trata de documentación que no ha sido protocolizada y que es objeto de atención cuando el patrimonio agrario, resultado de la acumulación de parcelas y de mansos, sobrepasa la posibilidad de ser explotado directamente por la familia propietaria. Y cuando el patrimonio se halla disperso por diferentes parroquias y municipios, entonces aparece la figura del procurador o apoderado, con lo que se suele generar mucha más documentación contable.

  • 20 Roca Fabregat, 2005; Sanmartí Roset, 1994.

18Entre esta documentación administrativa y contable, en patrimonios considerables, o en patrimonios donde el heredero tiene el gusto por la escritura, se encuentran libros de notas y de cuentas. Los primeros libros de notas acostumbran a ser misceláneos, con anotaciones de todo tipo, referencias a actos notariales, al lado de noticias familiares o meteorológicas, sin orden preciso, más allá del que el heredero-escribano le quiera dar. Es frecuente encontrar libros empezados por el principio y por el final, libros en los cuales interviene más de una mano, libros de herederos. A medida que los patrimonios ven aumentadas sus posesiones, los libros contables se especializan: libros de entradas y salidas, libros de cosechas, libros de censos consignativos, etc. La especialización de los libros obedece al interés del heredero: tener a mano cuentas de años precedentes a la hora de tomar decisiones respecto al cultivo o al mercado. El campesino está habituado al mercado y las ferias, los frecuenta, ya que destina a ellos una buena parte de su cosecha. Ferias y mercados son los momentos precisos para cerrar los negocios, a menudo de forma oral, pero que se anotan en los libros de notas o de cuentas, para dejar memoria de los tratos y pagos o débitos. Es en estos textos donde se anotan las referencias al personal doméstico y asalariado: el día de entrada, el sueldo y el día de la partida, con referencia expresa a haber sido cerrado el trato y los pagos20.

  • 21 Torres Sans, 2000.
  • 22 Gifre Ribas, 2008, pp. 198-205, reseña el escrito histórico-genealógico de Fèlix Domènech a finale (...)
  • 23 Torres Sans, 2000; Jané Checa, Poujade (eds.), 2015.

19Además de la documentación administrativa y contable, los archivos patrimoniales pueden también contener documentación personal, familiar, privada. Desde notas sueltas, propias de quien escribe para sí mismo, a menudo de gran valor para el que estudia los fondos, ya que son escritos personales, hasta correspondencia. Estamos delante de sujetos alfabetizados; a través de estos documentos personales se traduce parte de la vida cotidiana. Y, algunos, no demasiados de estos archivos, pueden contener libros de familia21 o libros de memorias. En este caso la variedad de los escritos personales es diversa, como diversos son los campesinos memorialistas que los producen. Se encuentran desde libros de notas que, en un momento concreto, pasan a la narración de hechos excepcionales, hasta verdaderos libros de familia que recrean la sucesión familiar y patrimonial a partir de un pasado más o menos real22, con la sucesión de herederos, y también algunos dietarios, con apuntes de hechos de una cierta excepcionalidad, al lado de hechos familiares o notas de actos notariales en los que se ha intervenido23.

20Y siempre queda la documentación judicial. A veces se recopila todo el proceso, a menudo son partes del pleito las que se han conservado. Se trata, la mayoría de las ocasiones, de procesos que tienen largo recorrido. Abundan las concordias o actos de transacción entre las partes, mucho más que las sentencias judiciales.

21Queda aún un último apartado, el que en algunas partes han convenido en darle el nombre de documentación ajena a la familia y el patrimonio, o extraña si se quiere. Cuando se analiza su procedencia, tiene su razón de ser. Se trata de documentación recopilada por alguna persona de la familia a lo largo de su trayectoria cívica o profesional. Es parte de lo que podemos llamar archivo personal, pero que no tiene otra relación con el patrimonio que el hecho de haber ingresado en el archivo por voluntad de un miembro de la familia. Se trata de documentos de diversa índole, pero que tienen que ver con la administración parroquial o municipal; en muchas ocasiones la misma casa hizo de archivo de la documentación de la obrería parroquial o del municipio. Pero también encontramos documentación de la administración real, de la Diputación del General o señorial. Sin duda se trata de documentación que en el ejercicio del cargo público quedó en manos de alguno de los integrantes de la familia. El heredero la guardó y de ahí quedó el legado. Espíritu de anticuario, sí, pero también el de recordar trayectorias singulares de miembros del patrimonio y de la familia. Otro tipo de documentos son los impresos, jurídicos, gubernamentales o simples gacetas que hacen referencia a noticias o documentos que, con visión de futuro, se consideró en algún momento que podían tener interés, no por curiosidad, que también, sino sobre todo para la defensa de los intereses patrimoniales. En este sentido se encuentran las dudas jurídicas y las sentencias judiciales que pueden afectar a la parroquia, el municipio o municipios vecinos, pero que establecen jurisprudencia. Es este aspecto el que hace que los encontremos entre la documentación ajena al patrimonio y la familia. No por tener eclesiásticos y juristas, sino porque pueden servir en un futuro los intereses del patrimonio familiar.

  • 24 En el manso Vidal de Madremanya (1588): «altra caxa vella, ahont ha moltes cartes»; en el mas Pala (...)
  • 25 Ibid., p. 193.

22Los inventarios de bienes nos informan de dónde se guarda la documentación, con frecuencia en la habitación donde muere el heredero del manso, en cajas, cofres y arcones24, algunos en armarios, y algunos cerrados con llave. La familia de donceles Manresa de Riudellots de la Selva representa un estadio superior a los otros, pues el archivo figura repartido en diferentes estancias de la casa: en la habitación del obispo y en la de los frailes25. La presencia de habitaciones reservadas a dignidades eclesiásticas es propia de las casas donde estos se hospedaban cuando acudían en visita pastoral a la parroquia o en calidad de señor de la baronía. A veces son estos mismos quienes se encargan de la clasificación de los documentos del patrimonio.

Archivar para probar y defender los derechos de los señores útiles de mansos

23Señores directos y señores útiles guardaron la documentación que su actuación como poseedores de los respectivos derechos iba configurando a lo largo de generaciones, de siglos. Cada cual a su manera, y con magnitudes diferentes, se vieron obligados a conservar, clasificar y ordenar pergaminos y papeles, públicos y privados. Son objetivos diferentes y hasta contrarios, pero solo esta capacidad de mantener sus derechos y defender sus intereses particulares explica la abundancia de fondos documentales de señores y campesinos desde el siglo xiii, y en algunas ocasiones con documentos anteriores, con la continuidad que imponía el desarrollo patrimonial.

24Las diferencias entre los archivos de los poseedores del dominio directo y de los que poseían el útil suelen estar en el volumen documental y en la finalidad de la conservación. Mientras en los señores directos la documentación relativa al linaje ocupa un lugar prominente, sobre todo porque destaca la línea de la que desciende quien ostentó por primera vez el título nobiliario, en los archivos de los señores útiles la razón de ser se encuentra en los derechos patrimoniales; la familia y sus componentes son el elemento transmisor de los derechos de propiedad y toda actuación de sus herederos está dirigida a conservar y transmitir el patrimonio íntegro a las futuras generaciones.

25La duplicidad de derechos sobre la propiedad, dominio útil y dominio directo explica en buena medida la existencia de archivos patrimoniales en la Cataluña Vieja: la necesidad de guardar y preservar la documentación para probar derechos si fuera necesario. Sin duda, los señores útiles y propietarios de mansos debían presentar sus derechos si no querían perderlos. En más de una ocasión, después de un pregón público, marcando un tiempo limitado, el señor directo reclama la presencia de las personas que pudieran ser consideradas herederas de una tierra yerma o no trabajada. Pasado el plazo asignado, sin que nadie presentara sus derechos, se consideraba que el bien había caído ad benevisum; así lo consideraban los Usantiae et consuetudines civitatis et diocesis Gerundensis compilados en 1439 por Tomás Mieres, derecho vigente hasta bien entrado el siglo xviii, y el domino útil retornaba al señor directo. Se cumplía, en este caso, la máxima de «ninguna tierra sin señor directo». En cualquier caso, el poseedor del dominio útil debía defender sus derechos. Por otro lado, la manera de asegurar los derechos de propiedad pasaba por tener los documentos probatorios de la obtención del patrimonio, ya fuera por concesión, en forma de contrato de establecimiento enfitéutico, ya fuera por herencia, o por haber comprado el bien en el mercado de la tierra.

Notes

1 Si bien no disponemos de un censo de los archivos patrimoniales en Cataluña, la mayoría de los cuales son de propiedad privada, algunos datos demuestran la importancia de estos fondos documentales. En el año 2014, los archivos patrimoniales depositados en archivos públicos catalanes ascienden a 1 103 (Comasòlivas Font, 2014, p. 63). En un intento de recuento, aun sin ser exhaustivos, el año 2002 contamos 371 archivos patrimoniales en las comarcas de l’Alt Empordà, Baix Empordà, Gironès, la Selva y la Garrotxa (Gifre Ribas, Matas Balaguer, Soler Simon, 2002). Diez años después, la cifra ha aumentado.

2 Congost Colomer, 1990; Ead., Gifre Ribas, 2002; Gifre Ribas, 2012.

3 Fernández Trabal, 1991; Gifre Ribas, Matas Balaguer, Soler Simon, 2002, pp. 11-13.

4 Es lo que constataba el viajero Francisco de Zamora a finales del siglo xviii y que recoge Vilar, 1966, p. 561: «L’amo de la masia catalana […] té el seu arxiu, a vegades des de sis segles».

5 Así lo disponían, por ejemplo, los estatutos de la Pia Almoina de la sede de Girona en 1347, cuando ordenaban que se guardaran los documentos públicos probatorios de los dominios y rentas (Lluch Bramon, 2008, p. 108). En el conflicto campesino y remensa que asoló el campo catalán entraron en juego dos lógicas: la de «ninguna tierra sin señor», ante la de «ningún señor sin título» (Congost Colomer et alii, 2008).

6 Orti Gost, 2015.

7 Serra i Puig, 2010; Gifre Ribas, 2011.

8 Así lo reconoce el notario Tos: «El enfiteota debe manifestar y poner en poder del escribano de la cabrevación los títulos en virtud de los quales ha adquirido la finca hasta llegar al título real y primitivo. Y no solo se tiene por tal el establecimiento, sino también los precarios […] Si sin justo motivo se negase manifestarlos, podrá el señor directo pedir que se declare la consolidación del dominio útil con el directo» (Tos, Tratado de la cabrevación, cap. viii, 1, 2, 4).

9 Serra i Puig, 1988, pp. 49-56; Congost Colomer, Jover Avellà, Biagioli, 2003, pp. 65-70, 74-81.

10 Lo que ha llevado a Congost Colomer, 2007, p. 190, a poner el calificativo de «revolución de la ignorancia» al proceso seguido entrados los siglos xviii y xix. Véase Ead., 2008b.

11 Gifre Ribas, 2011.

12 Olivares Periu, 2000.

13 Pérez Latre, 2004; Gifre Ribas, 2008, pp. 172-174.

14 Solo cabe ver la colección de privilegios locales que publica la Fundación Noguera, en la «Col·lecció llibres de privilegis», de los que se han publicado los de los municipios siguientes: Cervera, Vilafranca, Olot, Manresa, Tàrrega, Girona, Figueres, Terrassa, Palafrugell, Puigcerdà y Perpinyà.

15 Arxiu Històric de Girona (AHG), Not. Girona-9, 417, 20 de agosto de 1586.

16 Gifre Ribas, 2008, pp. 183-191.

17 AHG, Not. Girona-1, 859, f495ro, 1571-1588, Inventario del manso Verdaguer de Sant Gregori (1573); en el manso Serra de Bordils (1591), el inventario especifica que hay: «cent y vint-y-quatre actes, tots trets en pergamí» y, separado: «set llibres de albarans» (f847ro); en el mas Gordey de Montcal (1585): «un gran plech de cartas de pragamí que fan per dita heretat» (f968ro); del manso Ros de Juià (1586): «cent trenta cartes de pregamí scrites que contenan cartes de compres, donacions, vendes, nupcials, diffinicions, àpochas y altres cosas, totas lligadas ab tres plechs», y relativo al manso Dalmau de Domeny, del mismo patrimonio: «vuytanta-sis cartes en pregamí, scrites, fahents per la heretat del dit mas Dalmau» y en otro ítem: «sinch llibres de albarans també fahents per lo mateix mas Dalmau» (fos 1109ro y 1110ro).

18 Sirva de ejemplo el Llibre de arxivació dels actes en pergamí pertanyents al mas Buhigas de Banyeras, parròquia de Sant Sadurní, en lo any 1799, donde figuran unas instrucciones del todo relevantes de lo que son y la utilidad que se les da a estos libros de «archivación». Se avisa a los futuros herederos de cómo deben actuar: «… qualsevol hereu que pocehesca lo mas Bohigas ha de advertir que qualsevol acte farà y firmarà, tant sien vendas, revendas, àpocas, devitoris, encarregaments de censals, creacions de censals, fer fermansas y qualsevols altres actes, los ha de notar, fer notar, en lo present llibre de esta manera: die tal, de tal mes y de tal any, en poder de tal notari, regint la notaria de tal ciutat, poble, vila o lloch, he fet assò, o tal compra, etc. Pues és tant esenssial fer lo sobredit, que a més de saber-se lo que ha passat en los temps passats, si se perdan los actes, en dit llibre se troban las diadas y anys, y de est modo és fàcil tornar-los fer tràurar quant convinga, hi en casos de plets és fácil encontrar lo que comvinga del present llibre, y assò voldria se practicàs de la manera tinch explicat, altrament se perdan los actes, com moltíssims ja ne faltan y se perd tot…» (Arxiu Comarcal de la Bisbal d’Empordà, Arxiu patrimonial Teixidor de Madremanya, Patrimoni Bohigas, 5).

19 Sobre estos clérigos ilustrados, Puigvert Solá, 2001, pp. 94-98, 103-110; o la labor del clérigo Miquel Santamaria i Cabanes al frente del patrimonio familiar de Serrateix entre 1809-1830, en Terradas Saborit, 1984.

20 Roca Fabregat, 2005; Sanmartí Roset, 1994.

21 Torres Sans, 2000.

22 Gifre Ribas, 2008, pp. 198-205, reseña el escrito histórico-genealógico de Fèlix Domènech a finales del siglo xvii, el Llibre de antiguitats y progresos de Pere Noguer de Segueró (1747), el Llibre d’actes del Sobirà d’Osor (1710) y el Llibre de notícias de Domènec Salvà i Campillo (1790). Podríamos añadir la Biografia o explicació del arbre genealògich de la descendència de casa Heras de Adri, publicado en 1857.

23 Torres Sans, 2000; Jané Checa, Poujade (eds.), 2015.

24 En el manso Vidal de Madremanya (1588): «altra caxa vella, ahont ha moltes cartes»; en el mas Palahí de Palausacosta (1588): «en un caxó»; en el mas Gordey de Moncalt (1590): «en un altre cofre vell ab pany y clau» (Gifre Ribas, 2008, pp. 192-193).

25 Ibid., p. 193.

Auteur

Universitat de Girona – Centre de Recerca Històrica

© Casa de Velázquez, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search